Sie sind auf Seite 1von 6
Ciclo de Conferencias Religiones Comparadas Mons. Raúl Cuevas – Prof. Martín Ajzykowicz “La Iglesia Católica

Ciclo de Conferencias

Religiones Comparadas

Mons. Raúl Cuevas Prof. Martín Ajzykowicz

“La Iglesia Católica nada rechaza de lo que en otras religiones hay de verdadero y santo”

(Declaración Nostra Aetate 2, Concilio Vaticano II)

El Judaísmo: Principios de vida

2, Concilio Vaticano II) El Judaísmo: Principios de vida El judaísmo es tradición, es historia y

El judaísmo es tradición, es historia y costumbres, el judaísmo tiene que ver con una nación, con una patria, con un lugar de origen que se llama Israel. Israel pueblo, Israel tierra, Israel nación: Finalmente, hablamos del judaísmo como una civilización que abarcaría a todos estos aspectos recién mencionados: el lenguaje, el pueblo, la nación, la tierra, un destino común, un origen común y fundamentalmente una línea de ideas y principios de vida que nos llevan a todos a ser, tal vez, un poco mejores en esta tierra.

Los mandamientos fueron entregados a través de un texto, el texto escrito en el Pentateuco o Torá, que pasaron a ser la esencia del pensamiento judío y son justamente lo trascendente en nuestro pueblo; para el judaísmo, las naciones y las personas que viven de acuerdo a los preceptos son los justos del mundo, sean judíos o no judíos, es por eso que no somos proselitistas, aunque cualquiera puede convertirse a esta fe, si así lo desea verdadera y

1

honestamente hablando está todo dispuesto y preparado para ello a lo largo de estos 3000

honestamente hablando está todo dispuesto y preparado para ello a lo largo de estos 3000 años de historia.

La ética en el judaísmo no es simplemente no harás el mal a otro. La ética para un judío implica más allá de no hacer el mal, una búsqueda activa y constante de hacer el bien, no basta con quedarnos en casa sin hacer el mal a nadie o simplemente viviendo nuestras vidas sin meterse en la vida de los demás; sino exige: sal a buscar aquellos que te necesitan, sal a salvar aquellos que ocupan la salvación, busca hacer el bien y satisfacer la necesidad del otro.

Los principios básicos del judaísmo son tres: Dios, la Torá, (es la ley de Dios al pueblo) e Israel, pueblo y tierra. Cuando hablamos de Dios en el concepto judaico partimos de la base de que la vida del hombre no le pertenece depende de quien se la ha dado, y este ha sido el creador Dios Todopoderoso. Desde este punto de vista el hombre no es el dueño del mundo, ni el hombre posee el sentido total que está más allá de él y de sus conocimientos. El maravilloso designio que se manifiesta a través del cosmos y de la naturaleza con el reflejo de que algo o alguien superior, creador todopoderoso que mantiene un orden en este universo infinito nos hace a los hombres más pequeños y más finitos en nuestro existir diario.

Creer en Dios significa para nosotros la insuficiencia, reconociendo éstas, y las limitaciones de los humanos; creer en Dios implica los misterios de nuestra existencia, porque tal vez, podríamos no haber existido; creer en Dios implica que el mundo tiene un sentido y tiene un propósito; creer en Dios significa que nosotros debemos realizar ese sentido y vivir para aplicar el propósito encomendado que sería dedicando la existencia a la tarea creadora de mejorar el mundo que nos ha sido confiado por Dios por ser los continuadores de aquellos que seguimos después de que Dios creó el mundo en seis días durante la Creación.

Para ello hay varios conceptos básicos que hay considerar,

En primer lugar, para el judaísmo todos los hombres son iguales como creadores por la voluntad divina.

En segundo lugar, cada uno sin embargo, es un ser especial y distinto en el programa del proceso del universo dado por el todopoderoso.

En

tercer lugar, cada ser humano fue creado a imagen y semejanza de Dios y cada uno

debe por lo tanto, vivir de acuerdo para no desmentir esta imagen.

Y

por último, el concepto de santificación, santificación es la realización de la

existencia de uno, nos dice el texto de la Torá en el pentateuco "consagrados seréis, ante mi, porque yo soy vuestro Dios y soy un Dios santo", cada uno debe por lo tanto, hacer lo mejor que está a su alcance para realizar esta santidad y esta consagración de

vida y sus familiares en su existencia, al cumplir con el proyecto de ayudar a Dios a mejorar y lograr la felicidad en este mundo.

su

Frente al problema del mal debemos decir que al ser, simplemente humanos desconocemos el porqué del mal en el mundo, no conocemos la totalidad del plan divino, y tal vez lo que nos parezca injusto y humano lo es solo desde nuestra perspectiva finita y humana, quien sufre no debe creer que él debe ser interrogado y preguntar acerca del sufrimiento y lo más importante, es ver cual es la respuesta

nuestra frente el sufrimiento del mal que hay ante el mundo y de su posible corrección.

El hombre mismo debe ser responsable en última instancia, creemos que debe haber

una justicia frente a los hechos de la maldad, sino toda la historia sería un absurdo.

El segundo de los aspectos. Es la Tora, la palabra revelada por Dios a su pueblo y a

toda la humanidad. El primero de los conceptos sobre Dios cobra su sentido con la declaración de fe del pueblo de Israel, a través de los milenios que dice: Shemá

2

pueblo de Israel el Señor es nuestro Dios, el Señor es único"; Dios es único

pueblo de Israel el Señor es nuestro Dios, el Señor es único"; Dios es

único y es nuestro Dios y de cada uno, si así lo querréis, la idea de Dios en el judaísmo

está íntimamente relacionada con otras dos: la Torá como la revelación de su palabra y su voluntad, e Israel como su pueblo que cumple y es testigo de su palabra y voluntad así como la tierra de Israel, como el lugar que Dios eligió para hacer su pueblo.

Israel

Oye

La Torá es la enseñanza, la tradición entendida como revelación divina, en un sentido estricto sería el Pentateuco, es decir los cinco libros de Moshé, con los cuales inicia la historia de la creación del mundo y del pueblo judío y de toda la humanidad, en una definición más amplia la Torá es aquella que fue escrita por Moisés a través de una revelación divina de un sentido esencialmente espiritual entregado por Dios.

Los principios, los mandamientos y los valores contenidos en el texto de la palabra son la parte esencial del ser judío, y estos no son simplemente de propiedad judía, fueron dados para ser entregados a toda la humanidad; aquel que quiera acercarse, dice el texto bienvenido sea.

Los principios serían los valores eternos, mientras que las leyes serían ajustables y requerirían de la interpretación de las generaciones y en cada generación las interpretamos y las volvemos a interpretar para poder hacer del tiempo algo que tiene que ver con estos principios e ir dándoles el lugar necesario e importancia merecida para cada uno de ellos, a pesar de ser tal vez, principios y valores de más de 4 mil años de existencia son más vigentes hoy que nunca cuando hablamos del amor, de la necesidad de compartir, de ayudar y de ser sensibles, solidarios y tolerantes en este mundo.

Ahí mismo se entiende que la Torá es la misma de siempre que fue entregada en el Monte Sinaí, pero en cada época la voluntad divina requiere una interpretación, al cambio que representa el proceso de Dios en la historia, para ello más que hablar de una Tora entregada desde los Cielos por Dios, en cada momento histórico es parte de una revelación nunca, pero nunca interrumpida, variable, pero a la vez unificada, por los principios invariables estos principios serían los rituales y las festividades, la idea del amor a la justicia y a los hombres, la idea de la oración como comunión del hombre con Dios y todo en conjunto como una manera de amor a Dios, de servicio hacia Dios y hacia el prójimo y andar humildemente en sus caminos para la realización de la santidad de un individuo y de todo el pueblo.

La religión judía, con quienes profesamos la fe en la Antigua Alianza - compartimos los comunes inicios de la fe, Patriarcas, Moisés y los Profetas - no se puede olvidar que de ellos hemos recibido la Revelación del Antiguo Testamento - todo esto constituye un fundamento orgánico para una relación recíproca. La Iglesia debe llevar adelante con todos los hombres en el mundo de hoy un diálogo de salvación, buscando la plenitud de la verdad en la caridad y en la paz. A esto nos impulsa precisamente nuestra fe.

3

Anexo : Principios de fe dados por Maimónides (Rabí Moshé RamBam) Yo creo con Fe

Anexo: Principios de fe dados por Maimónides (Rabí Moshé RamBam)

Yo creo con Fe completa

1) Que el Creador alabado su nombre, creó y dirige el mundo, El únicamente hizo, hace y hará todos los hechos.

2) Que el Creador alabado su nombre no es corporal, no lo alcanzan las influencias corporales, y nada puede compararse a El.

3) Que el Creador no posee cuerpo ni forma alguna.

4) Que el Creador alabado su nombre, Él es el principio y la eternidad.

5) Que a El Creador alabado su nombre es digno de hacer Tefilá (oración) y no hay a quien pedir fuera de El.

6) Que todas las palabras de nuestros profetas son verdades.

7) Que la profecía de Moshe, nuestro maestro, es verídica y él fue el padre de los profetas de todos los tiempos.

8) Que la Torá que tenemos es la misma que fue entregada a Moshe, nuestro maestro.

9) Que esta Torá no será cambiada y no habrá otra del Todopoderoso.

10) Que el Creador alabado su nombre, sabe todo lo que la persona hace y conoce todos sus pensamientos.

11) Que el Creador alabado su nombre recompensa bien a los que cumplen sus Mitzvot (preceptos) y castiga a los que transgreden sus preceptos.

12) Que el Mesías vendrá. Y aunque se demore esperamos cada día su llegada.

13) Que los muertos van a resucitar cuando sea la voluntad del Todopoderoso, alabado su nombre.

4

Doctrina El concilio Vaticano II en la declaración “Nostra Aetate” destaca la unidad que e

Doctrina

El concilio Vaticano II en la declaración “Nostra Aetate” destaca la unidad que existe entre el pueblo de la Antigua Alianza y el Cristianismo. Invita a colaborar mutuamente y a incentivar el diálogo fraterno. Israel tiene un fuerte significado religioso a lo largo de toda su historia. Traigo a colación un comentario, el Káiser Alemán Guillermo I le dijo a un preso: “Te dejo libre si con una palabra me demostrás que Dios existe” y sin dudar este le contestó: “Israel”. Judío viene de Judá, reino del sur, al dividirse Israel este reino termino en el exilio de Babilonia en el 586 a.C. A su regreso con la restauración del Templo y la posesión de la tierra dio origen al judaísmo propiamente dicho. (Ver Esdras y Nehemías). El judaísmo tiene su fundamento en la fe de un solo Dios creador que hizo alianza con su pueblo, La Torá con sus 613 mitsvot (mandamientos), la futura llegada del Mesías y la restauración de Israel.

Libros sagrados

Libros canónicos: El Tanaj (para los cristianos es el Antiguo Testamento) que se divide en tres partes: La Torá (Ley) que contiene los primeros cinco libros de la Biblia (el Pentateuco); Nebiin que contiene los profetas mayores y menores y Ketubin que contiene los otros escritos. El Talmud que recopila enseñanzas e interpretaciones (Midrash) de la Ley.

Libros no canónicos: Zohar es un libro mítico y poético. También está la literatura halájica.

La religión judía no tiene dogmas ni un magisterio, hay una libre interpretación y es por eso que existen numerosos comentarios sobre la Ley, muchos de ellos son recopilados en el Talmud.

El calendario y las festividades

La era judía comienza a contar desde la creación del mundo, que se calcula sumando las edades de las distintas generaciones mencionadas en la Biblia. Actualmente el año judío es el 5772. El año judío es solar pero los meses son lunares, al principio no tenían nombre sino que se numeraban.

El calendario es eminentemente religioso y festivo. El mes de Tisrí (septiembre octubre) marca el inicio del calendario y se comienza con el Año nuevo “Rosh Ha-Shanah” que significa “Cabeza del año”. En ese día Adam, el primer hombre y Eva, la primera mujer fueron creados. Es el primero de los diez días destinados al arrepentimiento. Durante este periodo se medita sobre los pecados y se expresa el deseo de enmienda.

“Yom Kippur” El día del Perdón El ayuno de este día es estricto. Cada uno debe reconocer sus faltas para beneficiarse con el perdón divino. Por la noche suena el Chocar (cuerno de cordero) anunciando la remisión de los pecados.

“Sucot” Fiesta de los Tabernáculos Recuerda el tiempo en que el pueblo judío vivía en el desierto en cabañas.

“Simjat Torá” Finaliza la lectura del Pentateuco

5

Ese día se termina la lectura de la Torá. Se saca la sagrada escritura de

Ese día se termina la lectura de la Torá. Se saca la sagrada escritura de las sinagogas y se baila con ellas en las calles y plazas.

El mes de Tebet (diciembre/enero) se celebra la “Januká”, Fiesta de las luminarias. Recuerda la victoria de los Macabeos sobre el pueblo heleno que pretendía la religión judía. El templo fue profanado dedicándolo a los dioses paganos y no tenían suficiente aceite para consagrarlo antes de su reapertura, milagrosamente el aceite que debía durar una jornada duro 8 días. Durante la Januká se enciende un candelabro de 8 brazos y al encender cada vela se dice una oración. La fiesta dura 8 días.

En el mes de Shebat (enero / febrero) se celebra el “To Bisvat” Año nuevo de los árboles. Comienzan a asomarse los primeros brotes. Se plantan árboles. Es una fiesta de la naturaleza.

En el mes de Adar (febrero/marzo) se celebra el “Purim” Recuerda la historia de la reina Esther. Un ayuno fue decretado por Esther mientras intercedía ante Asuero, rey de los persas, para salvar a su pueblo.

En el mes de Nisán (marzo/abril) se celebra el “Pesaj”. La Pascua Se conmemora la salida de Israel de la esclavitud de Egipto, cuando Moisés los hizo cruzar por el mar. La familia se reúne en torno a la mesa para comer la cena pascual y se hace memoria (Agada) de la historia (Éxodo 12).

En el mes de Iyar (abril/mayo) se celebra el “Lag Baomer”. Está relacionado con la rebelión frente a los romanos de un grupo de alumnos. La tradición es que ese día los muchachos salen a los bosques con arco y flecha y encienden hogueras.

El mes de Tamuz (junio /julio) celebra el “Bicurim” o “Savohot” que recuerda cuando Dios le dio la Ley a Moisés en el monte

Sinaí. Además es la fiesta de la cosecha y de los primeros frutos ofrecidos en el templo. El 17 de Tamuz se observa un ayuno durante todo el día en recuerdo de la destrucción del Templo de Jerusalén, en el 586 a.C. por Nabucodonosor rey de Babilonia y en el 70 por las tropas romanas comandadas por Tito.

En el mes de Ab (julio/agosto) se observa el ayuno de Tisha Beav, recordando la destrucción del primer templo. Es el día en que el Mesías debe aparecer y construir el tercer y último templo, símbolo de la salvación de Israel y de todos los pueblos.

Grupos judíos

Existen diferentes ramas o corrientes dentro del judaísmo. Las principales son:

Jasidismo: (“jasidim”= los piadosos), corriente que surge en Polonia en el siglo XVIII. Transmitían la fe a los judíos que vivían en Polonia. Ortodoxos: presentan a la religión como una sola unidad, no hay corrientes alternativas. Observan las tradiciones dadas por Dios a Moisés y fundamentalmente la Torá. Humanista secular: es una corriente más liberal. Judaísmo Mesiánico: Judíos creyentes en la medianidad de Jesús. Ebionismo: movimiento yavístico basado en el seguimiento de Jesús. Caraítas: Es la forma más primigenia del Judaísmo tal como lo prescribió Dios en la Torá, rechazando cualquier añadido posterior.

6

Verwandte Interessen