Sie sind auf Seite 1von 412

Valoración y tratamiento

del riesgo cardiovascular

guía clínica basada en la evidencia

guía clínica basada en la evidencia

Valoración y tratamiento del riesgo cardiovascular

Febrero 2008

© Junta de Castilla y León Gerencia Regional de Salud

Realización editorial: Gerencia Regional de Salud

Depósito Legal:

Imprime: Gráficas Andrés Martín.

guía clínica basada en la evidencia

Valoración y tratamiento del riesgo cardiovascular

Febrero 2008

Autores SOCIEDAD CASTELLANO LEONESA DE MEDICINA FAMILIAR Y COMUNITARIA José Manuel Iglesias Clemente Manuel Angel Gómez Marcos María Luisa González de Castro

SOCIEDAD ESPAÑOLA DE MÉDICOS DE ATENCIÓN PRIMARIA Luís García Ortiz José Javier Mediavilla Bravo Agustín Garzón Martín

SOCIEDAD ESPAÑOLA DE MÉDICOS GENERALES Y DE FAMILIA Javier Gamarra Ortiz

ASOCIACIÓN DE ENFERMERÍA COMUNITARIA Pilar Trigueros Aguado Pilar López Merino Milagros Merino Gutiérrez

SOCIEDAD ESPAÑOLA DE ENFERMERÍA FAMILIAR Y COMUNITARIA Raúl Soto Cámara María del Pilar Mena Martín

SOCIEDAD CASTELLANO-LEONESA DE ENDOCRINOLOGÍA Y NUTRICIÓN Victor Andía Melero Eduardo Guerrero Martínez Marta Ventosa Viña

SOCIEDAD CASTELLANO-LEONESA DE CARDIOLOGÍA José María Asín Guillén. Cardiólogo. Hospital Río Carrión, Palencia

Judit Ceruelo Bermejo. Dirección Técnica de Farmacia Rosa Miranda Hidalgo. Dirección Técnica de Farmacia Sandra García Ortiz. Dirección Técnica de Farmacia

Coordinadores María Ángeles Guzmán Fernández Siro Lleras Muñóz

PRESENTACIÓN

El estudio poblacional de Riesgo Cardiovascular en Castilla y León pu- blicado en 2005 puso de manifiesto, con carácter general, que la pobla- ción de Castilla y León presenta niveles altos de los principales factores de riesgo cardiovascular, y que por tanto se requieren esfuerzos impor- tantes en la prevención y control de las enfermedades cardiovasculares.

No ajena a la importancia de este problema, la Gerencia Regional de Salud de Castilla y León incluye dentro de sus líneas estratégicas "el impulso de medidas en materia de prevención de la enfermedad car- diovascular en el ámbito comunitario y a nivel individual". Es en este sentido donde la valoración del riesgo cardiovascular y la realización de intervenciones oportunas, tanto en relación al nivel de riesgo como a los factores de riesgo encontrados, constituyen posiblemente unas de las actuaciones más relevantes y pertinentes que el profesional sanita- rio puede y debe realizar para mejorar la calidad y la expectativa de vi- da de sus pacientes.

El propósito de esta Guía es precisamente ofrecer al profesional las re- comendaciones actuales basadas en la evidencia y con ello aportar cri- terios objetivos para la toma de decisiones. Se trata de una Guía, fru- to del esfuerzo de más de 50 profesionales, integral, consensuada con las sociedades científicas de Atención Primaria y Especializada que ha pretendido adaptarse a la realidad asistencial de nuestra Comuni- dad. Pero sobre todo es una Guía que nace para ser dinámica, viva, abierta a futuras modificaciones y actualizaciones, para lo cual se cre- ará una estructura estable que se encargue de su revisión y puesta al día.

y actualizaciones, para lo cual se cre- ará una estructura estable que se encargue de su
Nace también con un plan definido de implantación, en el que la for- mación de

Nace también con un plan definido de implantación, en el que la for- mación de los profesionales, la implicación de los directivos, la parti- cipación activa y directa de los profesionales en la gestión de los pro- cesos y el seguimiento y evaluación de los indicadores clave, son sus principales medidas. Se trata, por tanto, de aplicar un plan multidi- mensional que facilite su aplicación y su actualización continua.

Es necesario resaltar y agradecer el esfuerzo y la participación de to- dos los profesionales en la elaboración de la presente Guía, que que- remos hacer extensivo a los revisores externos e internos, a los que con sus críticas y aportaciones han enriquecido su contenido y, por ade- lantado, a los que, con espíritu crítico, la analicen y apliquen en mayor o menor medida. Su éxito será el resultado de la masa crítica que ha- ya podido crear, ya que de ella se derivará una mayor y mejor impli- cación de los profesionales y de los pacientes en la prevención de las enfermedades cardiovasculares.

Francisco Javier Álvarez Guisasola Consejero de Sanidad de la Junta de Castilla y León

DECLARACIÓN DE INTENCIONES

Las guías de práctica clínica basadas en la evidencia se producen pa- ra ayudar a los profesionales de la salud, a los pacientes y a los consu- midores a tomar decisiones compartidas sobre distintas opciones de cuidados de salud en situaciones clínicas específicas. Cuando están adecuadamente desarrolladas, comunicadas e implementadas, las guías de práctica clínica (GPC) pueden contribuir a la mejora de los cuidados de salud. Aunque proponen la mejor práctica clínica que en el momento de la publicación esté basada en las últimas evidencias disponibles, no pretenden remplazar el juicio clínico en cada caso in- dividual.

Las decisiones en los cuidados de salud deben tener en cuenta los si- guientes elementos:

· La situación clínica del individuo, su edad y la presencia de otras enfermedades.

· Las creencias y preferencias personales y de la familia.

· La mejor práctica clínica basada en las últimas evidencias dispo- nibles proporcionadas por la investigación.

· El entorno clínico en el que se trabaja y los recursos de que se dispone.

El juicio clínico (incluyendo las habilidades y la experiencia) del pro- fesional es la clave para integrar estos elementos y conseguir para la persona los mejores resultados posibles.

ADAPTACIÓN DE LA GUÍA

Esta Guía de valoración y tratamiento del riesgo cardiovascular es una traducción, adaptación y actualización de la publicada en el año 2003 por el New Zealand Guidelines Group. Se han producido bastantes cambios con respecto a la edición original. Son debidos a los distintos hábitos y costumbres de nuestra población, a su diferente riesgo car- diovascular, a las características específicas de nuestro Servicio de Sa- lud y a las pruebas científicas que se han publicado desde su edición.

ÍNDICE

ABREVIATURAS

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.Pág.

14

INTRODUCCIÓN

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.Pág.

15

1 PROPÓSITO

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.Pág.

17

2 JUSTIFICACIÓN

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

. LIMITACIONES DE LA PRÁCTICA CLÍNICA ACTUAL

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.Pág.

.Pág.

20

20

 

.Pág. 21

3 PROCESO DE DESARROLLO DE LA GUÍA GRUPO DE TRABAJO DE LA GUÍA CONSULTA Y EVALUACIÓN POR PARES

 

.Pág. 23

.Pág. 26

DECLARACIÓN DE POSIBLES CONFLICTOS DE INTERESES

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.Pág.

26

FINANCIACIÓN

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.Pág.

26

SISTEMA DE CLASIFICACIÓN DE LA EVIDENCIA

 

Y GRADACIÓN DE LAS RECOMENDACIONES

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.Pág.

27

4 SUMARIO

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.Pág.

27

IDEAS CLAVE

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.Pág.

27

VALORACIÓN Y TRATAMIENTO DEL RIESGO CARDIOVASCULAR

.

BIBLIOGRAFÍA

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.Pág. 29

35

.Pág.

1. CONSIDERACIONES GENERALES.

 

PIDEMIOLOGÍA DE LA ENFERMEDAD CARDIOVASCULAR

 

.Pág. 41

Bibliografía.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.Pág.

49

2. VALORACIÓN DEL RIESGO CARDIOVASCULAR

 

.Pág. 51

1)

Recomendaciones.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.Pág.

53

2)

3)

Finalidad de la valoración del riesgo cardiovascular.

.

El riesgo cardiovascular.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.Pág.

.Pág.

54

55

4)

. Los factores de riesgo cardiovascular.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.Pág.

57

5)

6)

7)

Valoración de los factores de riesgo cardiovascular.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.Pág.

68

Cómo determinar el riesgo Riesgo Cardiovascular y edad.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.Pág. 75

79

.Pág.

Bibliografía.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.Pág.

81

3. PLAN DE CUIDADOS DE ENFERMERÍA A LAS PERSONAS CON RCV

.

.

.

.

.

.

.

.Pág.

95

1)

Abordaje del cumplimiento del tratamiento.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.Pág.

97

2)

Proceso de atención de enfermería: estandarización de cuidados.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.Pág.

100

3) Planes de cuidados estandarizados en personas con riesgo

 

.Pág. 101

4)

Relación de las etapas de cambio y el plan de cuidados

 

.Pág. 103

5)

Valoración por patrones funcionales de salud de Marjory Gordon.

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.Pág.

105

6) Diagnósticos enfermeros, resultados e intervenciones

 

.Pág. 110

7) Intervenciones y actividades propuestas en el plan de cuidados estandarizado

 
 

para el riesgo cardiovascular.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.Pág.

123

8)

Estrategias motivacionales. Plan de cuidados individual.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.Pág.

139

Bibliografía.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.Pág.

143

4. INTERVENCIÓN: HÁBITOS DIETÉTICOS CARDIOSALUDABLES

.Pág. 149

1)

Recomendaciones.

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.Pág.

151

2)

Evidencias.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.Pág.

152

3)

Hábitos dietéticos

 

.Pág. 153

4) Intervenciones sobre los hábitos dietéticos que reducen la mortalidad y la

 

.Pág. 158

5)

Dieta y medicación.

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.Pág.

161

6)

Abordaje poblacional.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.Pág.

161

Bibliografía.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.Pág.

162

5. INTERVENCIÓN: ACTIVIDAD FÍSICA

 

.Pág. 169

1)

Recomendaciones.

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.Pág.

171

2)

3)

. Valoración de la actividad

Evidencias.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

172

.Pág. 172

.Pág.

4)

Beneficios de las intervenciones sobre la actividad

 

.Pág. 176

5)

Riesgos de la actividad física.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.Pág.

177

6)

Intervenciones sobre actividad

 

.Pág. 177

Bibliografía.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.