P. 1
Revista Canadiense Nº 2-web

Revista Canadiense Nº 2-web

|Views: 66|Likes:
Veröffentlicht vonMarian Franco San Román

More info:

Published by: Marian Franco San Román on Nov 12, 2012
Urheberrecht:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/27/2013

pdf

text

original

Sections

Resumen

Este artículo trata sobre cuándo comenzó la música francesa-canadiense, la
forma en que evolucionó en arte y cómo este arte impacta la estética moderna
de los músicos y los compositores de música clásica en Canadá. Los inmigrantes
franceses trajeron la música con ellos cuando se establecieron en Quebec y otras
partes del país. A principios del siglo diecisiete había una fuerte infuencia de la
Iglesia Católica Francesa Romana, que condujo hacia esferas del arte creativo
dominadas por hombres. Este artículo examina el rol de las compositoras feme-
ninas en Quebec, sus destinos y el destino de sus trabajos, y los obstáculos que
debieron vencer para encontrar su propia voz, que las distingue en el abanico de
las compositoras canadieses contemporáneas.

Palabras clave: mujeres, compositoras, Quebec, clásico, música

Women Composers from Quebec City

Abstract

Tis paper looks at how early French Canadian music began, the way it devel-
oped as an art form and how this art impacts the modern aesthetics of musicians
and classical music composers in Canada. French immigrants brought music

Ralitsa Tcholakova - MacRae is a Canadian-Bulgarian violinist. She holds a Masters Degree from the
State Academy of Music in Bulgaria and a Diploma from the Hochschule fur Musik und Darstellende
Kunst in Vienna. She has been a Long Term Artist in Residency at the Banf Centre for the Arts. During
her residency she was involved in more than 25 concerts including Chamber Music performances with
Lawrence Lesser and Gilbert Kelish. “Her performance is characterized by a strong presence of spirit
and soul, tireless musical imagination and genuine passion.” (20. 04.2005, Main - Echo). She has an
active international solo career and has performed as a soloist with orchestras and at chamber music
series in Argentina, Austria, Belgium, Bulgaria, Canada, Czech Republic, Denmark, Ecuador, France,
Germany, Russia, Slovakia, Slovenia, USA and Uruguay. Her concerts have been recorded for broadcast
by CBC and other radio stations in Canada as well as by Bulgarian National radio and television. Ralitsa
is the recipient of numerous bursaries, scholarships, awards and grants such as Svetoslav Obretenov
Bulgarian National Competition, Sarasota Kiwanis Club, Baden - Baden Lion’s Club, Ottawa Symphony
Orchestra, Austrian Ministry of Culture, FACTOR, Europe 2000, Canada Arts Council and the Canadian
Department of Foreign Afairs.N. In 2006 her essay “Footsteps to Eternity” about Mozart’s life, was
published in the frst Anthology book in connection with the celebration of the composer’s 250th birth
anniversary in Bulgaria. In February 2007 she released a CD ”Soul of Tango”.

Revista Argentina de Estudios Canadienses

2 - 2008

108

with them when settling in Quebec and other parts of the country. In the early
17th century there was a very strong infuence of the French Roman Catholic
church, which led to male-dominated creative art spheres. Tis paper examines
the role of women composers in Quebec, their fate and the fate of their works, the
obstacles they had to overcome in order to fnd their unique voice which distin-
guishes them in the palette of Contemporary Canadian women composers.

Key words: women, composers, Quebec, classical, music

Compositrices musicales de la ville de Québec

Résumé

Cet article s´agit du commencement de la musique française-canadienne,
la manière d´evoluer en art et sa répercussion dans l´esthétique moderne des
musiciens et des compositeurs de musique classique au Canada. Les immigrants
français apportèrent cette musique avec eux lors de leur installation au Québec
et dans d´autres parties du pays. Au commencement du XVII siècle il y avait
une forte infuence de l´Église Catholique Française Romaine, qui mena a des
niveaux d´art créatif dominés par des hommes. Cet article examine le rôle des
compositrices au Québec, leurs destinées et le destin de leurs travaux. Les obsta-
cles qu´elles ont du vaincre pour trouver leur propre voix, qui les diférencie dans
la palette des compositrices canadiennes contemporaines.

Mots clés: femmes, compositrices, Québec, classique, musique.

Samuel de Champlain participated in an expedition led by the French Hu-
guenot Pierre du Gua de Monts, who was a lieutenant-general of New France,
the rank given to him by King Henri IV of France. Pierre du Gua de Monts held
the right and privileges of creating the new colony. Among the passengers of this
voyage who left Le Havre in 1604 were two Roman Catholic Priests, a Huguenot
minister and two cartographers: Jean de Biencourt (Baron de Poutrincourt) and
Samuel de Champlain1

During the winter of 1606, Samuel de Champlain founded the order called
l’Ordre de bon temps. Te French folk song A la Claire Fountaine was sung dur-
ing the ceremony. In the annals of Lescarbot it can be read that among twenty
to thirty Aboriginal people —men, women and children— were present and ob-
served the “style of service”. Trough the following years, the French settlements
would increase in number in the area founded as a Trading Post by Champlain in
1608, known as Quebec. Missionaries. Tey were soon followed by the Recollets,
in1619, by the Jesuits, in 1625 and by the Ursulines, in 1639.

Possibly, the earliest account of the successful use of music in the conversion
of Indians comes from the lay priest Jessé Fléché and antedates the arrival of the
Recollets and Jesuits. At Port-Royal, where he had arrived in 1610, Fléché taught

Compositoras musicales de
la ciudad de Quebec

109

the Micmacs the simplest parts of the church service. Within a year he was able to
baptize the chief Membertou and his tribe. At the ensuing ceremony the converts
joined in the singing of the Te Deum (JR, vol 2, p 137).

Ursuline and Augustinian nuns

Marie Guyart de Incarnation was born in the city of Tour, France. At the age
of 17 she married a silk maker and when she was 18 she had a son. Six months
later her husband died in bankruptcy, she refused to remarry in order to ensure
an income for herself and her son. Instead, she lived with her sister and brother
in law. In 1631 Marie left her 11-year-old son in the care of her sister and joined
the Ursuline monastery in Tours. In the monastery, Marie read the Jesuit rela-
tions, letters sent from “New France” by members of the Society of Jesus work-
ing as missionaries in Canada. She began to think about doing missionary work
herself. She volunteered and in 1639 she left France on a three-month voyage
to Quebec with two other Ursuline and three Augustinian nuns. Te Ursulines
founded a school and the Augustinians a hospital. Marie landed in Quebec on
August 1st, 1639. By 1642, Marie had built a convent, establishing the frst Ursu-
line school in New France. Her talents as a business administrator enabled the
convent to survive against enormous fnancial odds. Marie learned the Algon-
quin and Iroquois languages, and wrote dictionaries for both languages.

Mother Marie de Saint-Joseph (one of the Ursuline who came on the same
ship as Marie Guyard de Incarnation from France) was teaching Native girls how
to play the viol2

and sing. She won the trust of the Indians. In her task as teacher
of both French and Native girls in Quebec, music played an important role. Sis-
ter Anne de Saint-Claire wrote: ‘She is the teacher of our little seminars which
she loves as mother loves her children. After catechism she teaches them to sing
hymns and to play on the viol; sometimes, she has them dance in the manner of
the Indians.’ Apparently, a twelve-year-old girl became so profcient that she was
called to perform during religious services in 1640. However when Laval arrived
as Bishop in 1659, the Ursulines were told that their music was too elaborate for
church mass and they could perform only during Vespers and Tenebrae, in more
complex musical settings. (Te Priest said “We don’t allow singing at the mass
because this is a distraction to the celebrant. It is a vanity to sing at the church”).
Te manuscripts found from Ursuline and Augustinian nuns from the beginning
of the 1700s suggest that women were performing and possibly composing.

First Music Treatise in Canada

Canada’s First Music Teory manual was written in 1718 by Marie-Andreé
Duplessis de Saint-Helene (1687-1769). She was a highly educated and intelli-
gent religious woman from the order of Saint Augustine. Her Family arrived in
Canada in 1689, while she remained with her grandmother in France. It is as-
sumed that this is where she gained an excellent education where literature and
music were part of her studies. In 1702, Marie-Andreé joined her family in Cana-

Revista Argentina de Estudios Canadienses

2 - 2008

110

da and fve years later became a Hospitaller. She wrote a history of the Monastery
and of Quebec Annals, which assured her place among Canadian historians. Her
Musique spirituelle ou l’on peut s’exercer sans voix may be regarded as the frst
treatise on the theory and practice of music to be undertaken in North America.
Te treatise is allegorical: the elements of music and the various aspects of proper
performance are compared with the joys of monastic life, stressing prayer, obedi-
ence, charity and other virtues. Te work is composed of seven chapters; each
one of them consists of approximately 250 words and discusses elements of mu-
sic or aspects of its performance.

Te content is as follows

the scale, the three clefs, transposition (by change of clef);

the accidentals and their efects;

the staf, the notes and their values, their arrangements into measures;

the agréments du chant 3

singing in tune, chords and arpeggios, fugues;

rests, the symphony (i.e., improvised or composed preludes);

tempo and movement, the notes inégales,4

the conductors role;

“The measures in our spiritual music are the days of our live,
which, to be complete in the sight of the Lord, ought to be passed
in a perfect regularity, omitting nothing in all the good works one
performs, and accompanying every action from the heart…

…In ordinary music there are twelve different time signatures.
The beauty of the music depends on observing the quality of move-
ment that each signature indicates. Thus, if one goes quickly when
one ought to go slowly, or slowly when one ought to go quickly,
the Motet will be spoiled, for it’s beauty lies in it’s being well per-
formed. It is vital to observe the signature, which tells you how the
music goes. The signature of our spiritual music is obedience: the
more obedient one is, the better one sings. There is nothing easier
than living an orderly life, and nothing as pleasant as following
the precepts of our constitution….

…the Superior conducts all the music. She sets the tempo. She
calls for transpositions, provides accompaniments, furnishes the
symphonies, and beats time. Provided that one is careful to follow
her directions and to respond to the slightest cue, the concert will
be so harmonious that it will charm every observer. It will delight
God Himself, and will move Him to prepare substantial and rich
rewards for the souls who had made the best progress in this sci-
ence. I exhort you all to apply yourself to it with all your heart, so
that you may merit such a reward.”

Compositoras musicales de
la ciudad de Quebec

111

What the manuscript reveals to us is that Marie-Andreé Duplessis de Saint-
Helene had a command of contemporary French music practices. Tis suggests
that the monastery must have had copies of French musical treatises in its library
at the time, as well as a good collection of French sacred music in printed cop-
ies and manuscript. Musique spirituelle is an allegorical study and displays Mére
Marie-Andreé’s understanding about music and musical aesthetic. It is Canada’s
frst theoretical treatise.

Convent schools in Quebec

Until the late 19th century, in Canada music training was considered more
suitable for young women than for young men. In the beginning, music education
to women was available only privately and on a limited basis. However early in the
century it was ofered in a few ladies’ and girls’ schools as well. Te Academy of the
Ursuline Convent in Quebec City ofered lessons in accordion, guitar, harp, organ,
and piano to young girls. Organists from the Quebec Basilica De Québec taught
the girls at the boarding school of Quebec City’s Hospital general. Later, between
1857 and 1868, the nuns of the Hôpital général provided music instructions.

In the province of Quebec, music education has been in the domain of the
Roman Catholic female religious orders, which have established schools and
academies where children could be enrolled for a general education and in some
instances, specifcally for music training. While most such schools are in Que-
bec, the major orders have established similar ones in all the other provinces of
Canada. Tis paper will look only at those established in Montreal and Quebec.

During the 1870s, Lady Duferin, the wife of the governor general, visited sev-
eral Quebec convent schools, including that of Jésus Marie at Sillery, where she
viewed a hall with ‘12 glass boxes, each containing a piano so that the pupils can
practice simultaneously; whilst in another glass house sits the mistress, overlook-
ing, but happily for her, not overhearing’.5

Lady Duferin also toured the Sacred
Heart Convent Sacré-Coeur Convent in Montreal, at whose school in February
1878 she heard students perform ‘an original operetta’.6

Founded in Montreal in 1658 by Marguerite Bourgeoys, the religious order
the Sisters of the Congregation of Notre-Dame began to ofer piano lessons at its
boarding school in 1834. In 1908 the congregation established in Montreal an École
d’enseignement supérieur, a teacher training school afliated with Laval University.
Romain-Octave Pelletier was among the frst to teach there. In 1926 Sister Ste-Anne-
Marie founded the Institut pédagogique later in 1976 renamed Marguerite-Bour-
geoys College and the École normale de musique. Both schools are in Montreal.

In order to maintain uniformity in the music programs ofered at all its hous-
es, the Congregation of Notre Dame created the position of director general for
music studies in 1936. In 1943 a 10-year course of study, open to all regular stu-
dents, was initiated. In 1958, 137 of the order’s houses in Canada and the USA and
three of its missions in Japan ofered music instruction.

Revista Argentina de Estudios Canadienses

2 - 2008

112

Founded in Montreal in 1844 by Sister Marie-Rose, the Institute of the Sisters
of the Holy Names of Jesus and Mary began to ofer piano lessons in 1845. A cer-
tifcate was obtained after the frst six years of successfully completed education
and a diploma for the last three. In 1932 Sister Marie-Stéphane founded the École
supérieure de musique d’Outremont (renamed École Vincent-d’Indy in 1951).

Te Sisters of the Holy Cross arrived in Canada in 1847 and began to teach
piano at their boarding school at St-Laurent, Montreal, in 1848. In the 20th cen-
tury both a school and a college, the École and the Collège de musique Ste-Croix,
were established under Sister Marie de Ste-Jeanne-du-Rosaire, who was ap-
pointed the order’s music director in 1936. Te school provided instruction for
children, while the college did provide music education to advanced students,
granting certifcates and degrees in performance and teaching. Between 1957
and 1967 the college was afliated with the University of Montreal. In 1968 the
St-Laurent CEGEP absorbed both the school and the college. In the province of
Quebec, approximately 24 Sisters of the Holy Cross institutions have ofered mu-
sic instruction.

Te sisters of St Anne is a female religious congregation founded in 1850
in Vaudreuil, Quebec. Tis order was a primary teaching order. In 1869 the
program of studies founded by them was used as a model for the order’s other
schools. Since 1876, the order established an examination board and was able
to award certifcates. After 1899, many diplomas were issued and in 1937 the
order’s music school École supérieure de musique in Montreal was afliated to
the University of Montreal, later in 1965 renamed to École de musique Wilfrid-
Pelletier.

Women composers in religious music

Micheline Dumont made this remark concerning the role of religious women
in the feminine movement in Quebec:7

“the ambit of the women religious com-
munities was the frst manifestation of a Quebec feminism during the period
1850-1950, because those nuns had access to diferent professions and to a lot of
possibilities of artistic expression”

A remark George Upton made: “Te woman can be good interpreter but she

can not write music”

It is clear that the sphere of composition during that era was male dominated
and this is one of the main reasons why women had to choose to join a convent
if they wanted to explore and develop their music creativity. In fact, in the do-
main of composition, the women of the religious communities introduced and
formed programs of musical education, which involved the best lay teachers of
the period, who prepared the frst professional women composers, both religious
and lay. Te women composers took part in the difusion of the new repertoire of
musical pieces; they were involved in the organization of concerts and will edit
some music papers.

Compositoras musicales de
la ciudad de Quebec

113

Compositions of religious women composers

Te inventory of the musical production in the religious communities is
enormous: 45 composers and more than 700 pieces. From 1933 to 1973, in the
school Vincent-D’Indy 75% of students in composition were religious women,
but only 17% in interpretation (comparing to 25% and 83% lay people in the
same school). Tis happened in spite of the predominance of male composers
in music.

Te nuns utilized the composition for their teaching in the communities and
in the schools, and took over by number the male teachers. As a result of this, in
1950 there were a lot of nuns inscribed for bachelor, license, and master degree at
the new Music Faculty of Montreal University.

It’s difcult to analyze the whole repertoire of nuns. Teir music was created
for particular needs of the religious community (religious ofces, anniversary,
special visits) … as Claire Rhéaume wrote: Musical production of the religious
women fts within a quite specifc framework by its contribution to the Community
needs, spiritual or pedagogical…. Are these elements which encourage nuns to ex-
ercise their second profession…

Te repertoire of religious composers at the school Vincent-D’Indy could be

divided in:

Vocal religious music 442 pieces (62%)

Vocal profane music 163 pieces (23%)

Instrumental music for solo instruments 97 pieces (13%), with 71 pieces for

piano

Instrumental music for ensemble 16 pieces (2%)

By date:

1911-32

99 pieces

1932-50

222

1951-64

169

1965-86

78

Te pieces mentioned above have an intimate character; they are not written
for the general public but for the religious communities only. Te nuns were anon-
ymous to the lay people, but they received great rewards in their communities.

In the early 20th

century, there was some spread of operas by religious women
performed at concerts organized by the religious communities. Reference about

Revista Argentina de Estudios Canadienses

2 - 2008

114

these events can be found in the local music magazines. Here are some exam-
ples:

1920 review La Musique: some compositions of religious women must be

noted for their beauty.

1930 Rodolphe Mathieu organized a public concert of music composed by

women.

After thirteen Concerts organized by l’Ecole Superior d’Outremont, the opin-
ion of local critiques on the compositions of religious women can be read. Te
frst concert was held on April 29th, 1933 and Frederic Peletier wrote. ‘…we note
that some pieces (of women) are based on clear and studied personal ideas, with
a shape that the practice of writing could make more agile.”

For another concert held on October 20th

, 1934, Pellettier said : “…great value
of the performance, because it shows a teaching that try to free up the thinking
and the feeling of each student.”

In 1940, Leo Pol Morin wrote after a concert: “…you can seriously study com-
position in Quebec if you are a young girl.”

Te religious women composers won some prizes in the following contests:
Concours des “Jeuness Naturalistes” 1945, concours de la “Robe noire” by the
Jesuits 1949, concours de la CAPAC8

1949, concours de récitation du chapelet CK-

AC9

1951(recitation of the chain), Concours de mere Marie-Anne 1954, contest
for Canadian song at Radio Canada, 1957

First published composition by woman in Canada - 1841 “Union Waltz”

Te earliest available published composition written by a Canadian woman
is the Canada Union Waltz whose title refers to the union of Upper (presently
Ontario) and Lower (presently Quebec) Canada as recommended in Lord Dur-
ham’s report of 1840. Te use of a pseudonym, the cultural practice of the day
that encouraged women to be accomplished musicians in the home but frowned
upon their public recognition, is fully in evidence. Tis sophisticated version of
the waltz was also published in the popular New York periodical Te Albion or
British, Colonial, and Foreign Weekly Gazette 20 (January 1st

, 1842). Because Jo-
sephte Desbarats Sheppard had a piano work published in New York in 1856 and
was known as an accomplished pianist in Quebec City, it has been suggested that
she might be “the Canadian lady.” Other women composers during that era are
Loisa Puget and Emma Lajeunesse Albani.

Emma Albani

Emma Albani is the frst Canadian woman singer who gained an Internation-
al prominence and become one of the leading sopranos of the 19th and early 20th
centuries.

Compositoras musicales de
la ciudad de Quebec

115

Born in Chambly, Quebec, in 1847, Emma Lajeunesse began her musical
studies with her parents. Emma’s musical education began when her father start-
ed to train her at the age of four. She studied rigorously with her father until 1858,
when she was enrolled in a convent run by the “Dames du Sacré-Coeur” in Mon-
treal. She remained at the convent for seven years, leaving in July 1865 to live with
her father and her sister Cornélia (her mother died in 1856) in Prince Edward
County, Ontario, and later in Albany, New York.

As the frst Canadian musician to achieve international fame, Emma Al-
bani set high standards for later generations of Canadians. She received many
honors from royalty and became a personal friend of Queen Victoria, singing
for the Queen’s private soirées many times at Windsor and Balmoral castles.
Canadian commemorations include a monument at her birthplace in Cham-
bly, a street named after her in Montreal and a postage stamp issued in 1980 to
commemorate the 50th anniversary of her death. Archival materials are held at
Library and Archives Canada, the City of Chambly, and the Archives nationales
du Québec.

In her earlier years she composed and wrote the following works: for pia-
no - Grande marche triomphale, Grand Fantasia on ‘When Tis Cruel War is
Over’; for two pianos - Grand Duett on Temes from Sabatier’s Cantata; for
harp - Variation on ‘Tis the Last Rose of Summer’; and vocal works - ‘Hymne à
Pie IX,’ ‘And Must Tese States Now Sever,’ ‘Les Martyrs,’ and ‘Travail de recon-
naissance’.

Adele Lacerte (1870-1935)

Someone who deserves to be mentioned for fghting to establish the compo-
sition practice as a female profession is Adele Lacerte. She started writing music
in 1914 at the age of 44. Before that, she was a journalist writing for “Pour Vous
Mesdames”. As a composer, she wrote romances, text and music for the music
magazine “Passe-Temps”; and wrote reviews for the same magazine. Between
1915 and 1933 she wrote 83 pieces, which were published in “Passe-Temps”, in-
cluding 6 operas, 12 waltzes, 46 songs “oeuvres vocales”

Lacerte defended the job of women composers, her fght was for the work
of women composers to be recognized and rewarded. She encouraged women
to get into composition. She was a pioneer as a passionate fghter for her rights
and status as an author & composer. Between 1915 and 1935, her pieces of work
were spread at the salons of middle class and bourgeoisie of the French Canadian
society as well as to musical and literary circles

Twentieth Century Quebec women composers

Tere are a lot of names of women composers from Quebec that deserve to
be mentioned for their achievements in the 20th

century such as Albertine Morin-
Labrecque, Isabelle Delorme, Jeanne Landry, Jocelyne Binet, Jeannine Vanier,

Revista Argentina de Estudios Canadienses

2 - 2008

116

Micheline Coulombe Saint-Marcoux, Marcelle Deschenes and Barbara Croal
(native composers).

Until the Quiet Revolution in 1960 in Quebec, the preferred place for
women who liked to exercise the profession of composition were still the con-
vent schools belonging to Catholic orders. Tese circumstances made a lot of
women to join religious communities. However, after the Quiet revolution, the
situation changed and the number of female students in the public institu-
tion did increase. While the religious women composers wrote mostly music
to serve their religious communities, the new trend set by women composers
in the second half of the 20th

century in this feld was characterized by endless
musical fantasy implemented in new forms of expression. In their works, they
conveyed their vision of the world, innovative ideas, to be a refection of ac-
tual events and characterized by exploration and integration of diferent music
languages.

Marcelle Deschenes – “Witch of Sounds”

Multimedia artist, composer and teacher, her creative works have been di-
rected towards new forms of expression.

Her mother was a creative person, full of imagination. Te letters the mother
sent to her daughter were full of cartoons and would add some meaning to the
surrounding world. Marcelle took this idea and used it in her music scores later in
her life. In her youth she lived with freedom. Because of this she developed great
imagination and invention. She would invent things from simple observations
such as “Dreaming on the forms of leaves foating on the river”. After her general
studies, she went to study music in Montreal. Her frst composition was called
“1 ½” using the technique of serialism.10

Another composition to mention is “Gun
Machine Song” “Voz, Cantate Mitrailleuse” – collage of political texts where she
used amplifed instruments. She exploits on amplifed instruments the possibil-
ity to imitate electro acoustic sounds. Te following work 7+7+7+7 or progression
of the perimeter of the circle from yellow to red through orange, than from red to
blue through violet or else embracing the total perimeter. Tis piece was inspired
by the Téorie de l’art moderne” by Paul Klee

“The art is a refection of creation. C’est un symbole, tout comme
le monde terrestre est un symbole du cosmos”. “It is a symbol, like
the earthly world is a symbol of the cosmos”.

“Art does not reproduce the visible, it makes visible.”

[Paul Klee] - Extrait de Théorie de l’art moderne [Paul Klee] -
From Theory of modern art

Following this frst experiments and with funding from French Canadian
Quebec Government she spent three years in Paris from 1968 to 1971. During

Compositoras musicales de
la ciudad de Quebec

117

this time she discovered the group “Groupe de recherché Musicale”11

which she
joined. Later, while in France, she experienced the diferent ways of collective cre-
ation of “musique éclatées” —“Burst in music”— a composition presented at the
Festival of Music in d’Avignon. Tis musical experiment was followed by rigorous
academic formation. In 1970 she wrote a piece called “Talilalilalilalarequiem” for
fûte, hautbois, clarinette, basson, trompette, cor, tuba, violoncelle, piano, orgue
électronique, 4 groupes de percussions et bande. When she went back to Quebec
she worked at the electro acoustic studio at the University of Laval. In 1973 she
organized sessions of collective music with no musicians. Te group consisted of
30 women from Quebec Federation of Women. For fve years during her time as
professor in Laval she realized multidisciplinary researches on music education
working with children. Te pictures left as documentary show children sitting all
together on hands and knees, drawing pictures and shaping sounds, using one
medium to stimulate another. Te association between image, color and sound
seems so natural and refects the infuence of Paul Klee on her teaching tech-
niques. In 1976 she composed an interesting piece which is also very important
as a creative path: the opera “Moll for lilliputs and six smooth rocks, whose score
is also something to be seen. Tis piece uses some funny instruments, voice of a
child, 2 clarinettes, 3 trombones, 3 groupes de percussions, jouets d’enfant et bande.
Te presence of a child would become a leitmotif of many of her compositions.

“In all my pieces there is a voice of a child that shouts something
that no one ever listens to and this cry is maybe the only true
thing”

In 1980 she became a teacher at Montreal University. Together with Louise
Gariepy, Francis Dhomont and Jean Pichet she participated in the quicker devel-
opment of superior studies of Electro acoustic and Multidisciplinary creation.

In 1983 her “OPÉRAaaaAH” a multimedia composition becomes an em-
blematic stamp of collective memory. “Spectacle multimedia” involves electro
acoustic band, dancers, performers-actors, projection lights - multi image, smell
of freshly cut grass and mimes. Te opera implements an integration of difer-
ent music languages. Based on the novel of the “Genesis” and development of
diferent pictures, the opera shows the man as king in all his nudity. (original na-
kedness) People dressed by their hearts, lungs, sex, society. Society undresses
them and this makes them to loose their identity by fading in the consumption of
power and urbanization.

An excerpt from this work, ‘L’Écran humain,’ (human screen) has been used
as part of a multi-media show by Paul Saint-Jean which has been performed all
over the world. In January 1983, the same excerpt had represented Canada at the
Centre Georges-Pompidou in Paris, as part of the Journées audiovisuelles inter-
nationals. Among other multi-media works by Deschênes are deUSirae (1985),
which won a gold medal at the Multi-Images international competition in Mu-
nich.

Revista Argentina de Estudios Canadienses

2 - 2008

118

In 1985 Marcelle Deschenes worked on a piece called “Lux”, spectacle multi-
média de cooperation with Renee Bourassa12

. “Big Bang” II & III music for mul-
timedia installation of George Dyens was written between 1992 and 1995. “Noel”
reinventing Christmas, was written in1988 and presented at the Museum of
Civilization in Quebec. “Ludi” was created in 1990. It is an Opera-Teater which
implements new audiovisual technology and was created in collaboration with
Renee Bourassa. Part of this opera was presented at the Music Festival in Mong-
real on November 1, 1990.

What she says with her own words about her music: “As in the wicked music
which is with no doubts impure I want to promote unofcial values which cultural
and political detour forces us to leave. Tan I want to come back to listen to our
(acts) such as gestures and movements of the body, to take a look at our hand,
belly, passions, lips, sounds, works, smiles, cries and imaginations and to fnd the
lost dimensions. It is better if this greater irrationality leads us to music (which is in
the nothingness) but it uses all the languages in a greater freedom.

Notas

1 Keilor, Elaine, Te Canadian Soundscape, “Music Te French Brought to Canada”, pp 47.

Date??

2 A bowed string instrument from the Renaissance and Baroque periods. (Te Oxford Companion

to Music).

3 Executing a French melody with the appropriate ornaments.

4 In music, notes inégales refers to a performance practice, mainly from the Baroque and Classical
music eras, in which some notes with equal written time values are performed with unequal du-
rations, usually as alternating long and short.

5 Lady Duferin - My Canadian Journal 1872-78, Toronto 1969, p. 24.

6 ibid, p. 285.

7 Chicago “Women in Music” A.C. McClung & Co 1880 pp. 115/18.

8 Composers, Authors and Publishers Association of Canada.

9 French-Canadian radio station.

10 In music, serialism is a technique for composition that uses sets to describe musical elements,
and allows the manipulation of those sets.

11 Founded in 1958 for creative activities and research in the feld of sound and electroacoustic

music.

12 Renée Bourassa east media artist, designer and director in the new media. Since the early 1980,
she signed many achievements some of which have been disseminated internationally (Canada,
Europe).

Compositoras musicales de
la ciudad de Quebec

119

Bibliography

Lefebvre, M.T. 1991. La Création musicale des femmes au Québec, Montreal:
Remue-ménage.

Keillor, E. 1998. Te Canadian Soundscape,’ Profles of Canada, 2nd Ed To-
ronto. “Music Te French Brought to Canada

Te Jesuit Relations and Allied Documents 1610 to 1791. http://pufn.crei-
ghton.edu/jesuit/relations/

Schwandt, E. 1718. Musique spirituelle. Canada’s frst music theory manual,’
Musical Canada

Encyclopedia of Music in Canada

http://www.thecanadianencyclopedia.com/index.
cfm?PgNm=EMCSubjects&Params=A1

Lady Diuferin. 1980. My Canadian Journal, (1872-1878) Toronto, Canada,
Longmans.

Verzino, Graciela E.
Silvicultura, Facultad de Ciencias Agropecuarias
Universidad Nacional de Córdoba

verzinog@yahoo.com.ar

Manejo sustentable de cuencas hídricas. Acciones en la
Cuenca del Grand River, Ontario, Canadá, aplicables a la
Cuenca del Lago San Roque, Córdoba, Argentina

Resumen

En 1966 se conformó la Grand River Conservation Authority (Agencia de
Conservación del Grand River - ACGR) con el objetivo principal de “conservar
los procesos naturales y recursos que contribuyen a mantener un ambiente sano
y seguro para la futuras generaciones en la cuenca del Grand River”. La ACGR,
constituída por 34 municipios sobre una extensión de 6.965 km2

, con 925.000
habitantes, trabaja en dos programas principales: Manejo de cuencas y Recrea-
ción y educación ambiental. Como resultado de estos programas el Grand River
es, actualmente, uno de los ríos más saludables de Norte América en una región
densamente poblada. En el otro extremo del continente se encuentra la Cuenca
del Lago San Roque, que ocupa 1.750 km2

en Córdoba, Argentina. La cuenca, con
170.000 habitantes está afectada por serios procesos de degradación provocada
por la acción antrópica. Muchas de las medidas que se aplican con éxito para
la conservación y el manejo de la cuenca del Grand River son aplicables en la
cuenca del San Roque. Los objetivos del presente estudio fueron: 1. Analizar las
actividades más importantes que lleva a cabo la Agencia de Conservación del
Grand River, con énfasis en producción forestal, manejo de bosques en zonas
rurales y urbanas y sistemas agroforestales. 2. Comparar estas actividades con las
realizadas en la cuenca del Lago San Roque y evaluar sus resultados.

Se concluye que la transferencia de tecnologías sobre conservación y manejo
de bosques desde la ACGR hacia la cuenca del lago San Roque está limitada, no

Graciela Verzino es Ingeniera Agrónoma (1978) y Master of Science with Major in Forest Resources
(1983). Actualmente se desempeña como profesora adjunta en la cátedra de Silvicultura, Facultad de
Ciencias Agropecuarias de la Universidad Nacional de Córdoba y directora del Banco Nacional de
Germoplasma de Prosopis, con sede en la misma Facultad.
Dirigió numerosos proyectos de investigación sobre recursos forestales nativos e implantados de
Argentina, tiene numerosas publicaciones en revistas nacionales e internacionales y presentaciones a
congresos. Es autora de dos capítulos de libros y un libro sobre los recursos forestales de Argentina.
Ha sido presidenta de la Asociación Argentina de Prosopis, y desde 1993 forma parte de la Comisión
Directiva del Centro Cultural Canadá Córdoba.
Becaria del gobierno canadiense en tres oportunidades, trabaja desde 1992 en colaboración con
instituciones de Canadá tales como University of Guelph, Ontario Forest Research Institute, Canadian
Model Forest y Grand River Conservation Authority.

Revista Argentina de Estudios Canadienses

2 - 2008

122

por cuestiones técnicas, que son de fácil adaptación en el mediano y corto plazo,
sino por factores sociales y económicos que exceden los alcances del presente
trabajo. La creciente relación de mellizaje entre la ACGR y la provincia de Córdo-
ba debe seguir trabajando intensamente sobre aquellos aspectos que contribu-
yan a modifcar la actitud de la comunidad hacia el ambiente, para transformarla
en una actitud más solidaria y respetuosa con sus vecinos y con el ambiente que
los rodea.

Palabras clave: manejo de cuencas hídricas, restauración forestal, parti-
cipación ciudadana, recuperación ambiental

Sustainable Management of W atersheds. Actions in the Grand River
Watershed, Ontario, Canada and application to the San Roque Lake
Watershed, Córdoba, Argentina

Abstract

In 1966, the Grand River Conservation Authority (GRCA) was created with
the goal of “conserving the natural processes and resources that support a safe
and healthy environment for future generations in the Grand River watershed”.
Located in southeast Ontario, the Grand River, together with its tributaries,
drains 6,965 km2

of land. Te GRCA manages water and other natural resourc-
es on behalf of 34 municipalities and 925,000 residents. Te main programs are
Watershed management and Recreation and environmental education. As a re-
sult of these programs the Grand River is, nowadays, one of the healthiest rivers
in North America in a densely populated area. In Córdoba, Argentina, the San
Roque Lake watershed, with 1,750 km2

and 170,000 inhabitants, is afected by
serious degradation processes associated with human activity. Taking into ac-
count the GRCA’s vast experience in watershed management, many actions that
are successfully applied in Ontario could be also applied in the San Roque Lake
Watershed. Te objectives of the present study were as follows: 1. To analize the
more important activities the GRCA carries out in the Grand River Watershed,
focusing on forest production, forest management in rural and urban areas and
agroforestry systems. 2. To compare these activities with those in the San Roque
Lake watershed and to evaluate their results.

It is concluded that the transfer of innovative or conventional technology
from the Grand River watershed to the San Roque Lake watershed is perfectly
feasible. Although the environmental conditions of both watersheds are very dif-
ferent, the general principles of the techniques and management procedures can
be easily adopted. Te main issues to keep working on are those which contribute
to modify the community’s attitude towards the environment, in order to make it
more friendly and respectful.

Key words: watershed management, forest restoration, civic participa-
tion, environmental recovery

123

Manejo sustentable de cuencas hídricas. Acciones en la Cuenca del Grand River,
Ontario, Canadá, aplicables a la Cuenca del Lago San Roque, Córdoba, Argentina

Maniement soutenable des bassins hydriques. Opérations dans
le basin du Grand River, Ontario, Canada, applicables au basin
du lac San Roque, Córdoba, Argentine

Résumé

En 1966 s’est constitué l’Agence de Conservation du Grand River dont l’ob-
jectif principal est celui de “conserver les procès naturels et les ressources qui
contribuent au maintien d’un milieu sain et sûr pour les générations futures dans
le bassin du Grand River”. Cette Assemblée, formé par 34 mairies sur une exten-
sion de 6.965 km2

, avec 925.000 habitants, travaille sur deux programmes princi-
paux : le maniement des bassins hydriques et la récréation et l’éducation sur le
milieu. Comme résultat de ces programmes le Grand River est aujourd’hui l’un
des feuves les plus salutaires de l’Amérique du Nord dans une région très peuplé.
À l’autre extrême du continent se trouve le Bassin du Lac San Roque, qui occu-
pe 1.750 km2

à Córdoba, Argentine. Le bassin, avec 170.000 habitants est atteint
par des procès de dégradation très sévères provoqués para l’action anthropique.
Beaucoup de mesures appliquées avec succès pour la conservation et le manie-
ment du bassin du Grand River peuvent être appliquées dans le bassin du San
Roque. Les objectifs de ce travail ont été : 1 : Analyser les activités les plus impor-
tantes réalisées par l’Agence de Conservation du Grand River, principalement la
production forestière, le maniement des forêts dans les zones rurales et urbaines
et les systèmes agro forestiers. 2. Comparer ces activités avec celles qui ont été
réalisées dans le bassin du Lac San Roque et en évaluer les résultats.

On arrive à la conclusion que le transfert de technologies sur la conservation
et le maniement des forêts de l’Agence de conservation du Grand River vers le
bassin du Lac San Roque est limité, non pas par des questions techniques, sus-
ceptibles d’une bonne application à court ou moyen terme, sinon par des facteurs
sociaux et économiques qui dépassent les buts de ce travail. Le jumelage récent
entre l’Agence et la province de Córdoba doit continuer à travailler avec intensité
sur les aspects qui contribuent à modifer l’attitude de la communauté envers le
milieu, pour la transformer en une conduite plus solidaire et respectueuse avec
les voisins et le milieu qui les entoure.

Mots clés: Maniement des bassins hydriques, restauration forestière, par-
ticipation des citoyens, recupération du milieu.

Introducción

Una cuenca hidrográfca es un territorio que se encuentra delimitado por la
propia naturaleza, esencialmente por los límites de la zona de escurrimiento de
las aguas que convergen hacia un mismo cauce.

En diversas regiones del mundo las cuencas se constituyen en ejes naturales de
comunicación y de integridad comercial. Hay estrechos mecanismos de interac-
ción entre sus habitantes, lo que permite fomentar sus relaciones (independien-

Revista Argentina de Estudios Canadienses

2 - 2008

124

temente de que estos se agrupen en distintas áreas urbanas por razones político-
administrativas) debido a la dependencia de un sistema hídrico compartido, a las
vías de acceso y comunicación y al hecho que deben enfrentar problemas comu-
nes. La cuenca adquiere, así, un valor signifcativo como base de coordinación de
actores ligados a un recurso común: el agua.

En 1932, ocho municipios pertenecientes a la cuenca del Grand River, en On-
tario, Canadá, decidieron unirse para formar la Grand River Conservation Com-
mission. Esta organización fue consolidándose hasta crear, en 1966, la Grand River
Conservation Authority (Agencia de Conservación del Grand River - ACGR) con el
objetivo principal de “conservar los procesos naturales y recursos que contribuyen a
mantener un ambiente sano y seguro para la futuras generaciones en la cuenca del
Grand River”. La ACGR, vigente hasta nuestros días, está constituída por 34 munici-
pios que trabajan en forma mancomunada para alcanzar el objetivo propuesto.

La ACGR cumple sus funciones en una extensión de 6.965 km2

, albergando aproxi-
madamente 925.000 residentes ubicados en el SE de Ontario. Son numerosas las acti-
vidades que realiza en el marco de dos programas de acción principales: 1. Manejo de
cuencas, que tiene a su cargo la reducción de daños de inundaciones, mejoramiento
de la calidad del agua, protección de áreas naturales, planifcación de cuencas y provi-
sión de suministro adecuado de agua, 2. Recreación y educación ambiental. Como re-
sultado de estos programas el Grand River es, actualmente uno de los ríos más saluda-
bles de Norte América en una región densamente poblada. La ACGR recibió en el año
2000, reconocimiento global a través del premio Tiess Riverprize, a la excelencia en el
manejo de cuencas, otorgado por the Riverprize Foundation, en Brisbane, Australia.

En el otro extremo del continente americano se encuentra la Cuenca del Lago
San Roque. La misma ocupa 1.750 km2

en el Departamento Punilla (60% de la su-
perfcie del departamento), al noroeste de la provincia de Córdoba, Argentina. La
cuenca del Lago San Roque, enclavada entre las Sierras Chicas y las Sierras Gran-
des, abastece de agua potable a gran parte de la población de la ciudad de Córdoba,
que cuenta con 1.300.000 habitantes. Los numerosos cursos de agua que recorren
la cuenca dan lugar a un sinfín de rincones de inusitada belleza, lo que posibilita
un importante desarrollo turístico. En esta zona serrana viven en forma permanen-
te 170.000 habitantes, cifra que se cuadruplica durante los meses de enero y febrero
por la importante afuencia de turistas.

El asentamiento del hombre, sumado a la incidencia temporal de los visitantes,
ha producido profundos cambios en el ambiente original. Hoy, las serranías son un
mosaico de ecosistemas: el urbano, el productivo y el natural. Este último, a su vez,
se ha empobrecido y reducido en su superfcie por la explotación incontrolada de
especies vegetales leñosas, así como de medicinales y aromáticas, los incendios, el
pastoreo no planifcado, la introducción de especies vegetales exóticas y la urbani-
zación. La alteración de la cubierta vegetal, a su vez, ha generado fuertes procesos
de erosión hídrica y eólica que condujeron al deterioro progresivo de la capacidad
de almacenamiento de agua del lago y de su calidad, tanto para consumo humano
como para recreación y deportes acuáticos.

125

Manejo sustentable de cuencas hídricas. Acciones en la Cuenca del Grand River,
Ontario, Canadá, aplicables a la Cuenca del Lago San Roque, Córdoba, Argentina

Preocupados por esta situación, un grupo de pobladores liderado por la Aso-
ciación Los Algarrobos estableció el Programa de Apoyo para la Recuperación Am-
biental de la Cuenca del Lago San Roque. La Universidad Nacional de Córdoba
brindó asistencia técnica para el desarrollo del Programa. También se buscó el
apoyo de la ACGR, basados en su vasta experiencia en manejo y conservación de
cuencas hídricas. Como resultado de este esfuerzo de colaboración, en septiembre
de 2004 se frmó un Convenio de Mellizaje entre la ACGR y la Agencia Córdoba
Ambiente, con el objeto de facilitar las actividades en común.

Muchas de las medidas que se aplican con éxito para la conservación y el ma-
nejo de la cuenca del Grand River son de aplicación en la cuenca del San Roque.
Para ello es necesario identifcar y describir someramente estas acciones a la vez
que evaluar la potencialidad de su aplicación en las condiciones de nuestra región.
Los objetivos del presente estudio fueron: 1. Analizar las actividades más impor-
tantes que lleva a cabo la Agencia de Conservación del Grand River, con énfasis
en producción forestal, manejo de bosques en zonas rurales y urbanas y sistemas
agroforestales. 2. Comparar estas actividades con las que se realizan en la cuenca
del Lago San Roque y evaluar sus resultados.

La Cuenca del Grand River

El Grand River. Presente y pasado

El Grand River corre caudaloso a lo largo de 300 kilómetros atravesando el su-
doeste de Ontario desde las tierras altas de Duferin County, cerca de Georgian
Bay, hasta Port Maitland, sobre el lago Erie. A lo largo de su recorrido desciende
352 m y recibe el aporte de ríos y arroyos como Conestogo, Speed, Eramosa y Nith.
La cuenca del Grand River, con una superfcie aproximada de 7.000 km2

, alberga
granjas, pequeñas poblaciones y ciudades, bosques, humedales y tierras agrícolas,
dispuestas en una armoniosa interacción de cultura y naturaleza (Figuras 1 y 2).

Hacia 1800 el Grand River constituía
una importante vía de transporte así
como de provisión de agua y energía, lo
que constituía un gran atractivo para la
instalación de colonos en sus costas.

Por su ubicación en una de las áreas
con mayor densidad poblacional de
Canadá, el Grand es, quizás, uno de los
ríos que más ha participado de la histo-
ria y la cultura del país y, en coinciden-
cia, que más ha sufrido los impactos de
la actividad humana.

Figura 1: Localización de la cuenca del Grand River

Revista Argentina de Estudios Canadienses

2 - 2008

126

Así, la deforestación, la ganadería y la urbanización se combinaron provo-
cando alternadamente fuertes procesos de inundaciones y sequías. La calidad
del agua también se vio amenazada hasta el punto de generar un serio riesgo
para la salud de la población. Como consecuencia de la actividad antrópica a
principios del siglo XIX la cobertura de bosques en la cuenca se había redu-
cido al 5-6% de la cobertura original, casi una tala rasa en el término de 100
años, desde el comienzo de la colonización. Este terrible impacto fue percibi-
do por la comunidad y se iniciaron diversos planes tendientes a la recupera-
ción forestal de la cuenca. Actualmente, la superfcie con bosque es del 20%,
recuperada mayormente por reforestación, regeneración natural y suspensión
del pastoreo del ganado doméstico. La preocupación por la fuerte alteración
ambiental impulsó a algunos pobladores a unirse para trabajar mancomuna-
damente.

Creación de la Agencia de Conservación del Grand River (Grand River
Conservation Authority)

En el año 1932 ocho municipios de la cuenca se organizaron para formar
la Grand River Conservation Commission. Hacia 1946 el gobierno provincial
aprobó la ley sobre Agencias de Conservación (Conservation Authority). Bajo
los términos de la ley se formó, en 1948, la Grand Valley Conservation Authority
(Agencia de Conservación del Grand Valley), resultando así dos organizaciones
que trabajaban en la misma región, con los mismos objetivos (Gran River Con-
servation Commission y Grand Valley Conservation Authority).

En el año 1966 se unieron ambas organizaciones en una única Grand River
Conservation Authority (Agencia de Conservación del Grand River - ACGR).

Composición actual, objetivos y actividades principales de la ACGR

Treinta y cuatro municipalidades componen actualmente la Agencia de Con-
servación del Grand River. Los miembros del la ACGR son 26, que representan a
los municipios en proporción directa a su densidad poblacional.

El objetivo principal de la ACGR es conservar los procesos naturales y re-
cursos que contribuyen a mantener un ambiente sano y seguro para las futu-
ras generaciones en la cuenca del Grand River.

La Agencia juega un rol protagónico en la planifcación de todas las activida-
des a realizar en la cuenca a través de las siguientes acciones generales: 1. Provee
un foro de discusión de los problemas comunes de los municipios; 2. Proporcio-
na información y asistencia técnica a municipios y pobladores locales para tomar
decisiones sobre el uso de los recursos naturales; 3. Lleva adelante estudios para
resolver problemas que surgen en la cuenca; 4. Actúa como facilitador para in-
volucrar a socios en actividades de planifcación y acción; 5. Desarrolla y ejecuta
planes para la resolución de problemas en la cuenca. Las actividades se organi-
zan en programas dentro de dos áreas principales, el área de Manejo de Cuencas

127

Manejo sustentable de cuencas hídricas. Acciones en la Cuenca del Grand River,
Ontario, Canadá, aplicables a la Cuenca del Lago San Roque, Córdoba, Argentina

y el área de Recreación y Educación Ambiental. A los efectos del presente trabajo
se describen sólo los programas en Manejo de Cuencas.

Figura 2: Cuenca del Grand River, principales tributarios,
localidades y rutas (www.grandriver.ca).

Revista Argentina de Estudios Canadienses

2 - 2008

128

Programas en el Área de Manejo de Cuencas

Para reducir los daños por inundaciones las principales actividades son: 1.
Operación y mantenimiento de diques, reservas y canales. 2. Monitoreo del cau-
dal de ríos y arroyos. Registros de precipitaciones. 3. Pronóstico de inundaciones
y sistema de alarma.

Para mejorar la calidad del agua las principales actividades son: 1. Opera-
ción y mantenimiento de diques y reservas; 2. Monitoreo de la calidad del agua;
3. Implementación de programas de conservación de suelos y aguas; 4. Estudios
de impacto de contaminantes de origen urbano y rural.

Para proveer un suministro adecuado de agua: 1. Operación y mantenimien-
to de diques y reservas; 2. Protección de la calidad de las aguas subterráneas y de
sus zonas de recarga; 3. Desarrollo de estrategias de abastecimiento de agua

Para proteger las áreas naturales: 1. Manejo de alrededor de 19.000 ha de
tierras frágiles propiedad de la Agencia; 2. Trabajos en colaboración con otros
socios; 3. Administración de áreas naturales de propiedad privada; 4. Ejecución
de proyectos de restauración y rehabilitación de tierras degradadas; 5. Regula-
ción de la urbanización en áreas naturales; 6. Operación de un vivero forestal y
plantación de árboles (hasta la fecha 27 millones de ejemplares plantados)

A continuación se describen algunos aspectos relevantes sobre las activida-
des que realiza la ACGR en materia de recuperación, conservación y manejo de
bosques. Paralelamente, se analiza la potencialidad de aplicación de estas inicia-
tivas en la cuenca del Lago San Roque, en la provincia de Córdoba.

El bosque en la cuenca del Grand River

El patrón de distribución de especies varía ampliamente a lo largo de la
Cuenca, en función de diferencias en topografía, suelos, drenaje, clima, tenencia
de la tierra y características del proceso de colonización y urbanización posterior
(Grand River Conservation Authority 2004).

Como consecuencia de la severa intervención humana, el bosque, de un es-
pectacular valor escénico, ecológico, recreativo, turístico y educativo, se presenta
fuertemente fragmentado, con muchos parches pequeños y escasas conexiones en-
tre ellos, confnado, en algunas regiones, a los sitios más bajos y anegadizos. Entre
estos parches boscosos se incluye el arbolado urbano, no siempre reconocido por la
comunidad como parte del entramado forestal de la cuenca. Sin embargo, 81% de la
población local vive en bosques considerados urbanos, lo que habla claramente de
la importancia de estos bosques para el benefcio integral de la comunidad.

Composición vegetal del bosque de la cuenca

Se diferencian dos grandes regiones ftogeográfcas (Forest Types): En la mi-
tad norte la región Great Lakes-Saint Lawrence, caracterizada por Tsuga cana-

129

Manejo sustentable de cuencas hídricas. Acciones en la Cuenca del Grand River,
Ontario, Canadá, aplicables a la Cuenca del Lago San Roque, Córdoba, Argentina

densis, Pinus strobus, Tuja occidentalis, abeto balsamífero (Abies balsamífera),
Picea glauca, abedul blanco (Betula alba) y Picea mariana. Hacia el sur, la región
Carolinian Forest presenta mayormente especies caducas de hoja ancha, muy
llamativas por el color de su follaje en primavera y principalmente en otoño. Se
destacan: el arce azucarado (Acer saccharum), el haya (Fagus spp), el tilo (Tilia
americana), el arce plateado (Acer saccharinum), y varias especies de robles.
Además, varias especies de olmos y fresnos, varias especies del género Carya,
cerezo negro (Prunus serótina) y abedul amarillo (Betula alleghaniensis). Nume-
rosas especies de plantas y animales alcanzan su distribución norte más extrema
en la mitad sur de la Cuenca, entre ellos Carya spp, sicomoro (Platanus occiden-
talis), sassafras (Sassafras albidum), roble Chinkuapin (Quercus muehlenbergii) y
el castaño americano (Castanea dentata).

Objetivos y Actividades de la ACGR en relación a los bosques

En el año 2004 la ACGR plasmó en un documento (A Watershed Forest Plan
for the Grand River) los objetivos que perseguía en materia forestal, los que se
detallan a continuación:

Aumentar la superfcie boscosa logrando 75% de las zonas ribereñas foresta-
das, 30% de cobertura forestal total, 40% de cobertura de copas en zonas urbanas,
95% de los cursos de agua y humedales bordeados con vegetación natural y 0%
de pérdida neta de bosques.

Mejorar la integridad forestal logrando 0% de pérdida de especies nativas,
protección y mejoramiento del hábitat de especies en riesgo, reducción de las
poblaciones de exóticas invasoras y adecuada representación de cada tipo fores-
tal por eco-región.

Aumentar los benefcios sociales mediante el aumento de las oportunidades
de recreación en el bosque, concientización del sector educativo y de la comuni-
dad y mejoramiento de las contribuciones económicas

La ACGR realiza innumerables actividades tendientes a alcanzar estos objeti-
vos. Se trabaja en todos los frentes: la producción de plantines de árboles y arbus-
tos para abastecer los proyectos de forestación y reforestación, el manejo de los
bosques existentes en tierras de la ACGR y en propiedad privada, esto incluye el
arbolado urbano, la implementación de programas de reforestación y restauración
forestal, con énfasis en zonas ribereñas, cortinas forestales y zonas deforestadas
o degradadas, etc. Todas estas actividades conllevan un fuerte trabajo con la co-
munidad a través de distintas acciones de concientización, educación y asistencia
técnica. Se describen a continuación algunas de las actividades más relevantes.

Producción forestal

Las actividades de forestación y reforestación que llevan adelante la ACGR y
muchos forestadores privados y municipios se basan en la producción de plan-

Revista Argentina de Estudios Canadienses

2 - 2008

130

tines del Vivero Forestal de Burford, pertenciente a la ACGR. El vivero está lo-
calizado a poca distancia de la localidad del mismo nombre, en Brant County y
tiene una superfcie de 43 ha, recuperadas de la producción de tabaco. Produce
anualmente alrededor de 150.000 plantines de árboles y arbustos nativos de las
dos regiones principales de la cuenca (Great Lakes-Saint Lawrence y Carolinian
Forest), entre ellos se destacan diversas especies de robles, fresnos y arces. Estos
plantines, producidos en envases o a raíz desnuda, según la especie y el destino,
se venden a precios promocionales y son utilizados en proyectos de forestación
y reforestación.

Manejo forestal

La ACGR posee, actualmente, alrededor de 19.600 ha de tierras en la cuenca
del Grand River para las cuales ha defnido los siguientes objetivos (Gauley 2005):
1. Mantener una adecuada representación de los tipos forestales, 2. Acelerar la
sucesión en plantaciones hacia condiciones de bosque natural, 3. Usar material
genético apropiado, 4. Implementar métodos de manejo adaptativo, 5. En ope-
raciones de raleo, tratar de copiar los procesos naturales, 6. Evitar la invasión de
exóticas, 7. Proveer de áreas boscosas apropiadas para la recreación, 8. Proteger
los ambientes físicos más signifcativos, 9. Mantener la productividad del sitio
a la vez que minimizar la compactación del suelo y la erosión, 10. Balancear la
utilización del bosque con la regeneración

A los efectos de ilustrar esta sección se describen a continuación sólo dos as-
pectos del manejo forestal en la cuenca: la restauración de la vegetación en zonas
sin bosques y la gestión del arbolado urbano.

Restauración ecológica en Dunnville Marsh

Dunnville Marsh es un lote de 14 ha ubicado en la cuenca baja, donde se
cultivó soja hasta hace pocos años, cuenta con un humedal de gran diversidad
biológica (GRCA 2006).

Su restauración comenzó en diciembre de 2005 con sucesivas intervencio-
nes tendientes a generar un bosque lo más parecido posible al bosque original
del lugar. Se intenta re-instalar los pastos nativos, los arbustos y árboles nativos,
propios de la región ftogeográfca Carolinean Forest, de riqueza botánica y escé-
nica. Entre las especies arbóreas reintroducidas se destacan algunas latifoliadas
como Quercus rubra, Q. macrocarpa, Fraxinus pennsylvanica, F. nigra, Acer sac-
charinum, A. saccharum y A. rubum. Se utilizan las técnicas de siembra directa y
plantación de plantines.

Para imitar las condiciones naturales de un bosque receptivo a la resiembra
es necesario darle al sitio ciertas condiciones de rugosidad, propias de una masa
con árboles decrépitos que se desmoronan produciendo depresiones al descal-
zarse sus raíces. Mediante una máquina retroexcavadora se practican en el terre-
no llano y sin vegetación leñosa, pequeñas depresiones y lomadas. Los plantines

131

Manejo sustentable de cuencas hídricas. Acciones en la Cuenca del Grand River,
Ontario, Canadá, aplicables a la Cuenca del Lago San Roque, Córdoba, Argentina

se establecen muy bien en las depresiones, no así en las lomadas. Se observa
excelente dispersión y prendimiento de Populus sp. Las peores amenazas para
las plantitas las constituyen los ciervos y el ataque de una mariposita (Lymantria
dispar).

El criterio de reforestación utilizado actualmente difere del que se aplicaba
diez años atrás y se espera que los sistemas obtenidos sean más diversos y, por
ende, más estables.

El arbolado urbano

Dunster y Dunster (1996) defnen arbolado urbano como una “forma de ges-
tión forestal referida al cultivo y manejo de árboles en el área de infuencia o uti-
lizada por la población urbana. Incluye árboles en las veredas o junto a calles, en
parques, en propiedades privadas así como en cuencas hídricas”.

Este arbolado brinda numerosos benefcios ecológicos, sociales y hasta eco-
nómicos a la comunidad que interactúa con él, pero sólo recientemente estos
benefcios han comenzado a ser valorados. Su importancia radica en la acción
combinada de todos los árboles de un sitio más que en la acción de cada árbol.
Por eso es necesario considerar el arbolado urbano a nivel de ecosistema y no
simplemente como la suma de árboles individuales. En una escala superior, la
consideración del arbolado urbano como parte integrante de los bosques de la
cuenca marca la tendencia general hacia el manejo forestal a nivel de paisaje
(Grand River Conservation Authority 2004).

En términos generales, el Plan Forestal desarrollado para la cuenca plantea
los siguientes objetivos, respecto del arbolado urbano (Grand River Conserva-
tion Autorithy 2004): 1. Integrar el arbolado urbano en la planifcación de los mu-
nicipios. 2. Asignarle el estatus de infraestructura y tenerlo en cuenta durante el
proceso de planifcación y manejo posterior de la edifcación. 3. Desarrollar una
visión amplia de la comunidad, con objetivos bien defnidos para la gestión del
arbolado urbano. 4. Fomentar la participación de los propietarios en la amplia-
ción y el mantenimiento del arbolado urbano. 5. Facilitar la creación de nuevas
redes y el funcionamiento de las existentes para el intercambio de información y
experiencias sobre esta problemática

En cuanto a los criterios de manejo del arbolado urbano los principales li-
neamientos son: 1. Propiciar la diversidad en las especies que se plantan para
evitar decaimientos y muertes masivas del arbolado de una ciudad, como con-
secuencia del ataque de plagas y/o enfermedades sobre especies muy utiliza-
das. 2. Fomentar la restauración de bosques nativos mediante la resiembra y re-
plantación de especies herbáceas, arbustivas y arbóreas indígenas de la región
y/o mediante el uso de técnicas que favorezcan la reinstalación de las especies
nativas (p.ej. el fuego controlado para favorecer la reinstalación de Quercus ru-
bra en sabanas naturales) y 3. Controlar la introducción y el avance de especies
invasoras.

Revista Argentina de Estudios Canadienses

2 - 2008

132

El 80 a 90% del arbolado urbano de la cuenca se encuentra en propiedad
privada. El objetivo general es aumentar la cobertura de copas en zonas urbanas
hasta alcanzar 40% de la superfcie total.

Existen diversas organizaciones y programas abocados a la forestación en las
ciudades y su mantenimiento. Por ej., Trees for Guelph (Árboles para Guelph) es
una ONG preocupada por el ambiente y abocada a la tarea central de plantar
árboles (www.treesforguelph.ca). Asimismo, en Guelph, está en marcha el pro-
grama Bosques 2020: Celebrando 100 años de logros y creando 100 acres de bosque
(Rotary Club of Guelph 2007).

Sistemas Agroforestales

La forestación en riberas y las cortinas forestales son los sistemas agrofores-
tales que mayor atención reciben, en términos de fnanciación y asistencia técni-
ca. Los párrafos siguientes describen las líneas de acción en tal sentido.

Forestación en riberas

La vegetación ribereña es el conjunto de especies arbóreas, arbustivas y her-
báceas que crecen en las riberas de los cursos de agua. Constituyen zonas de
transición entre los sistemas terrestres y los acuáticos desempeñando importan-
tes funciones ecosistémicas, productivas y sociales (Camacho-Rico et al. 2006).

Estos ecosistemas tan valiosos fueron afectados por la colonización en el siglo
XVIII y XIX, al igual que el resto de la superfcie boscosa, siendo frecuente el avance
de las actividades agrícolas o ganaderas hasta el borde mismo del curso de agua.

La ACGR trabaja intensamente en estos aspectos, administrando fondos de
diversos orígenes destinados a la implementación de las obras de recuperación.
También se brinda asistencia técnica a los productores zonales. Los proyectos
de forestación en riberas contemplan la plantación de árboles, conjuntamente
con el cercado de los cursos de agua para impedir el libre acceso del ganado y las
clausuras de esos terrenos frágiles con vistas a su recuperación y al mejor creci-
miento de las plantaciones.

Las forestaciones comenzaron con especies de coníferas, más rústicas y se-
guras en emprendimientos de este tipo. Más recientemente se incorporaron las
latifoliadas, de prendimiento más azaroso, pero con algunas ventajas en cuanto a
provisión de hábitat para vida silvestre, biodiversidad y paisaje.

Cortinas forestales

La ACGR ha ayudado a los granjeros a implantar sus cortinas durante cin-
cuenta años. Se detallan a continuación algunas cifras demostrativas de las nu-
merosas ventajas y benefcios que proveen las cortinas forestales (Vezina 2005):
Reducción de olores desagradables hasta un 33%. Disminución de los costos
de calefacción hasta un 25%. Intercepción de polvo hasta 40% de su volumen.

133

Manejo sustentable de cuencas hídricas. Acciones en la Cuenca del Grand River,
Ontario, Canadá, aplicables a la Cuenca del Lago San Roque, Córdoba, Argentina

Secuestro de carbono atmosférico hasta 300 t por kilómetro de cortina en un
período de 40 años. Reducción de ruidos de rutas aledañas hasta un tercio.

Algunos aspectos técnicos (Vezina 2005, Gordon et al. 1997)

1). Especies utilizadas: Picea glauca, Picea mariana, Picea abies, Pinus resi-
nífera, Tsuga canadensis, Tuja occidentalis, Juniperus virginiana, Fraxinus pen-
sylvanica, Acer saccharinum, Populus deltoides. 2). Distancias utilizadas: 2x2 m ó
3x3 m. 3). Mulch negro: Plástico de 1,2 ó 1,5 m de ancho y 60 micrones de espesor
que se coloca sobre la línea de árboles previo a la plantación y cuya función es
promover el crecimiento inicial de las plantas al evitar la evaporación del agua de
riego y la emergencia de malezas.

Asistencia técnica y fnanciera

Los costos de recuperación de la vegetación ribereña e implantación de cor-
tinas forestales son contemplados en el Programa de Calidad del Agua Rural,
implementado hace casi diez años por los gobiernos municipales, provincial y
nacional (www.grandriver.ca). La ACGR es la encargada de la dirección del pro-
grama, aportando plantas, asistencia técnica y recursos fnancieros.

El Programa ayuda a los granjeros a recuperar y mantener la calidad de las
aguas superfciales y subterráneas en sus predios, contribuyendo así a la mejor
calidad del agua en la cuenca. Para ello se cuenta con la asistencia de organi-
zaciones de productores y ambientalistas. Se otorga ayuda fnanciera de monto
variable en función del tipo de proyecto.

Hasta el momento se establecieron más de 200 zonas de vegetación ribereña, a
lo largo de más de 100 km de cursos de agua. Las áreas re-vegetadas se extienden en
tramos de 140 a 2000 m de longitud, con anchos que van desde los 3 hasta los 15 m.

El Green Cover Canada, es un programa federal desarrollado para mejorar
las prácticas de manejo de pasturas, proteger la calidad del agua, reducir las emi-
siones de gas efecto-invernadero y mejorar la biodiversidad y el hábitat para la
fauna silvestre. Entre otros objetivos, apunta al tratamiento de las áreas sensibles
o críticas mediante asistencia técnica y fnanciamiento para plantación de árbo-
les. Ofrece cubrir costos parciales de proyectos que apliquen Prácticas de Manejo
Benefciosas (BMP) y fnancia proyectos demostrativos de BMP. La ACGR ha re-
cibido fondos para llevar adelante uno de estos proyectos demostrativos (10 en
toda la provincia de Ontario), el que consiste en una evaluación de toda la vege-
tación ribereña de la cuenca en cuanto a su comportamiento ecológico.

La Cuenca del Lago San Roque

Descripción ambiental

Ubicada en el centro oeste de la provincia de Córdoba, en el complejo de las
Sierras Pampeanas, entre los 30° 58’ y 31° 37’ de latitud sur y los 64° 23’y 64° 61’de

Revista Argentina de Estudios Canadienses

2 - 2008

134

longitud oeste, la cuenca que alimenta el lago San Roque tiene una superfcie de
1.750 km2

(Figura 3)

Está conformada por cuatro subcuencas que son la del río Cosquín, el río
Los Chorrillos, el río San Antonio y la del arroyo Las Mojarras. Todos estos ríos,
por nacer en zona de sierras, presentan en general, marcadas pendientes en sus
tramos iniciales. Además, se producen enormes variaciones en su caudal y en sus
niveles de contaminación a lo largo del año y entre años sucesivos. Las precipi-
taciones, de régimen estival, varían entre 900 mm en las zonas de mayor altitud
hasta 700 mm en las regiones más bajas.

En las áreas montañosas se encuentran suelos someros, muy pedregosos y
suelos aluviales más profundos asociados a valles inter-serranos, susceptibles a
erosión hídrica. Ante prácticas de manejo inadecuadas, se desencadenan fuer-
tes procesos erosivos, con formación de cárcavas y arrastre de sedimentos por
los ríos. Los suelos del llano tienen textura franca a franco-arenosa, a veces con
salinidad y alcalinidad moderada sub-superfcial y son también susceptibles de
erosión por viento y agua

La vegetación de la cuenca

Las variaciones en altitud, que desde las lomadas menores hasta las cumbres
mayores oscilan entre 600 y 2900 msnm, infuyen de tal manera en las caracte-
rísticas ecológicas, que determinan la presencia de “pisos” o cinturones de vege-
tación, cuya existencia, amplitud y elevación están condicionadas por la altitud
total, la latitud y la exposición u orientación geográfca (Luti et al. 1979).

El Bosque Serrano comprende el piso de vegetación más conspicuo. Se extien-
de entre los 600 y los 1300 m de altitud, de acuerdo con diferencias ecológicas. Es un
bosque generalmente abierto, denso en sitios favorables y ralo en los más severos.

Superfcie: 1750 km2
Precipitación media anual: 800 mm

Río Cosquín

Lago San Roque

Río San Antonio

Figura 3 : Cuenca del Lago San Roque

135

Manejo sustentable de cuencas hídricas. Acciones en la Cuenca del Grand River,
Ontario, Canadá, aplicables a la Cuenca del Lago San Roque, Córdoba, Argentina

Las especies arbóreas más importantes son: “molle de beber”, Lithraea mo-
lleoides, “coco”, Zanthoxylum coco y “orco quebracho” o “quebracho serrano”,
Schinopsis marginata, Alternando con las especies mencionadas se encuentran
otras plantas oróflas, como el “manzano del campo”, Ruprechtia apetala; el “du-
razno de la sierra”, Kageneckia lanceolata; el “mato”, Myrcianthes cisplatensis; y el
“piqullín de las sierras”, Condalia montana. En las quebradas y cajones que sur-
can la parte elevada de las Sierras Grandes se presentan especies arbóreas como
el “tabaquillo”, Polylepis australis y el “orco-molle”, Maytenus boaria.

Areas Forestadas con especies exóticas: Las áreas con vegetación arbórea intro-
ducida se localizan generalmente en los peri-domésticos de chacras o fncas; cum-
pliendo funciones de cortinas rompevientos; como espacios verdes en ciudades o
centros de recreación; a lo largo de ríos, arroyos, balnearios y espejos de agua.

Consideraciones socio-económicas

La unidad socio-económica más notable de la cuenca es el Valle de Punilla,
que la recorre de norte a sur por su zona central a lo largo de 70 km. Gracias a su
clima benéfco y a la innumerable cantidad de rincones de belleza escénica, en
el Valle se encuentran enclavadas importantes poblaciones cuya principal acti-
vidad es el turismo.

Por otra parte, la zona está sufriendo un acelerado proceso de urbanización,
el que genera problemas erosivos por desmontes y trazado inadecuado de las
vías de circulación, con la consiguiente pérdida en la calidad del paisaje. Ade-
más, es alarmante la escasez de agua para abastecimiento de las poblaciones y el
inadecuado tratamiento de efuentes y de residuos domiciliarios e industriales.

A los efectos de la urbanización y el turismo se suman los provocados por in-
cendios de campos, las actividades extractivas de madera, leña, minerales, hier-
bas medicinales y fauna silvestre así como el pastoreo no planifcado del ganado
doméstico.

Todas estas acciones, que se han intensifcado en los últimos 100 años, pro-
vocan una profunda degradación de la vegetación original y pérdida de superf-
cie boscosa, con lo que se altera el funcionamiento normal de la cuenca hídrica.
Como consecuencia, además de verse afectado el paisaje y las condiciones de
salubridad ambiental para las poblaciones enclavadas en la cuenca, se resiente
peligrosamente la capacidad de provisión de agua en cantidad y calidad a la po-
blación de la ciudad de Córdoba, capital de la provincia, donde más de 1.000.000
de personas dependen de esta fuente.

El Programa de Apoyo a la Restauración Ambiental de la Cuenca del
Lago San Roque

Un grupo de actores sociales mayormente habitantes de la cuenca, confor-
mado por municipios, escuelas, asociaciones no gubernamentales ambientalis-

Revista Argentina de Estudios Canadienses

2 - 2008

136

tas, asociaciones de bomberos voluntarios, asociaciones de productores, entre
otros, impulsados y liderados por la Asociación Civil Los Algarrobos (ACLA),
ideó y puso en marcha, en el año 2002, el Programa de apoyo a la restauración
ambiental de la cuenca del Lago San Roque (www.acla.org.ar). Participan, ade-
más, organismos públicos de gestión y control, en el área de Ambiente, Turismo
y Educación, universidades radicadas en la provincia e instituciones técnicas de
apoyo a la actividad agropecuaria y forestal.

El Programa, iniciado incipientemente en 1993, con la visita del presidente
de la ACLA a Canadá, contó, desde entonces con el fnanciamiento de numero-
sas instituciones y empresas de carácter nacional e internacional. Entre ellas se
destacan CIDA (Canadian International Development Agency), IDRC (Interna-
tional Development Research Centre), University of Guelph y Grand River Con-
servation Authority.

Objetivos y actividades principales del Programa

El objetivo general del Programa es restaurar la cuenca del lago San Roque.
Dentro del programa se determinaron tres líneas de acción principales, sobre las
que se interviene simultáneamente: 1) Restauración del Paisaje Forestal (RPF);
2) Capacitación y 3) Comunicación y Prevención. Dada la orientación casi exclu-
siva del presente trabajo a los aspectos forestales, sólo se describe brevemente, a
continuación, la primera línea de acción, Restauración del Paisaje Forestal.

Con la participación de diferentes actores se formuló el Plan de Manejo para
el Proyecto de RPF, que incluye cuatro elementos principales: - Prevención de in-
cendios forestales; - Actividades de forestación; - Manejo del suelo; y - Rotación
de cultivos

Las actividades de campo comenzaron en Pampa de Olaen con el compo-
nente de forestación. La metodología de “aprender haciendo” se usó alternativa-
mente en diferentes establecimientos agropecuarios, en combinación con talle-
res; para comprender el alcance, objetivos y medios que el modelo de RPF tiene
para los dueños de tierras en las cabeceras de cuencas. Este esquema realza el
trabajo comunitario entre los dueños de terrenos y les permite valorar la impor-
tancia de la forestación en las cabeceras de la Cuenca para detener los procesos
de erosión del suelo, mejorar la calidad de sus terrenos y diversifcar sus fuentes
de ingresos.

Otras acciones tendientes a la Recuperación Ambiental de la Cuenca
del Lago San Roque

Las acciones de remediación que lleva adelante la provincia, con apoyo del
gobierno nacional, en algunos casos, tales como plantas de líquidos cloacales
(en Villa Carlos Paz, 2008), servicios de cloacas (en La Falda, Villa Giardino, Va-
lle Hermoso y Huerta Grande), plantas depuradoras terciarias y erradicación de
basurales a cielo abierto (Casa Grande, Valle Hermoso, Huerta Grande y Villa

137

Manejo sustentable de cuencas hídricas. Acciones en la Cuenca del Grand River,
Ontario, Canadá, aplicables a la Cuenca del Lago San Roque, Córdoba, Argentina

Giardino, en 2008) (www.cordobaambiente.cba.gov.ar), si bien importantes, son
insufcientes para lograr una cuenca limpia.

En cuanto a las actividades netamente forestales, y a efectos de su compara-
ción con actividades similares en la cuenca del Grand River (descriptas en la pri-
mera parte de este trabajo), se hace referencia, a continuación, a la producción
de plantines de árboles y arbustos, el manejo de los bosques existentes, el arbo-
lado urbano, la implementación de programas de reforestación y restauración
forestal y las cortinas forestales.

Viveros forestales

La Secretaría de Ambiente de la provincia de Córdoba (ex Agencia Córdoba
Ambiente) no cuenta con viveros dentro de los límites de la cuenca. Los viveros
más cercanos son el de Villa del Totoral, con una producción anual de 400.000
plantas, el de Santa Rosa de Calamuchita, que produce alrededor de 600.000
plantas y el de Chancaní, de pequeñas dimensiones. El primero y el tercero pro-
ducen especies nativas de Córdoba y del país, el segundo produce principalmen-
te especies exóticas. Estos viveros abastecen los programas de forestación y refo-
restación de la Autoridad Ambiental provincial.

Dentro de la cuenca sólo hay pequeños viveros concentradores o producto-
res de reducidas cantidades de ejemplares de especies exóticas y algunas nativas.
Ejemplos son el vivero de tabaquillo de Cuesta Blanca y el vivero forestal de Santa
María de Punilla.

Manejo forestal

El bosque típico de la cuenca es el bosque serrano, formación con especies
xeróftas, que no supera los 10 m de altura. El bosque nunca ha recibido un ma-
nejo planifcado por objetivos, ha sido muy explotado para obtención de leña
para las caleras de la zona y los pobladores aledaños. Además, los incendios, la
urbanización y el sobrepastoreo lo han afectado dramáticamente de forma que
entre 1970-1997 la pérdida de bosque alcanzó al 40%. Durante el mismo período
el área urbana se incrementó en un 540%. Si se extrapolan las tendencias obser-
vadas, sería de esperar que para el año 2020 el bosque se reduzca a un 20% de la
superfcie observada en 1970 (Bucher y Gavier 2003).

En cuanto a las plantaciones forestales, a pesar de su aptitud forestal la
superfcie con plantaciones en el departamento Punilla es reducida y se li-
mita, en su mayoría, a pinos y algunos lotes de cipreses y eucaliptos. Sólo las
plantaciones más jóvenes reciben algún tipo de manejo, como podas. Las más
antiguas, que superan en general los 30 años, son de pinos y ya están en su
turno de corte. Presentan defciente estado sanitario y no han sido sometidas
a cortas de mejora. La potencialidad de forestación con exóticas en la cuenca
es muy alta, ya sea por su aptitud ecológica como por la alta demanda regional
de madera.

Revista Argentina de Estudios Canadienses

2 - 2008

138

Programas de reforestación y restauración forestal

Programas ofciales

El Programa Córdoba Verde, iniciado en 2002 por la Secretaría de Ambiente
de la Provincia de Córdoba, tiene los siguientes objetivos (www.cordobaambien-
te.cba.gov.ar): 1. Proteger a las localidades de la erosión eólica a través de corti-
nas forestales. 2. Proteger las costas de los cursos de agua, con forestaciones, …
3. Dotar a caminos y rutas provinciales de bolsones verdes diseñados paisajísti-
camente y 4. Concientizar a la población respecto de la importancia del recurso
forestal urbano como indicador de la calidad de vida. Este programa produjo,
hasta el momento, un reducido impacto sobre la cuenca.

Otro instrumento de fomento, el Programa Provincial de Promoción Fores-
tal, fue aprobado en junio de 2005. Este programa, complementario de la ley
nacional de Inversión para Bosques Cultivados (25080), subsidia plantaciones
de especies exóticas o nativas en macizos, cortinas o para el enriquecimiento de
bosques nativos. Ya sea por falta de difusión o de asesoramiento técnico, o bien
por temor a incurrir en gastos que luego, por la inseguridad jurídica existente,
pueden no ser reconocidos, los productores de la cuenca no utilizan estos inte-
resantes instrumentos de fomento. En consecuencia, la superfcie forestada en la
región, en el marco de estas dos leyes es muy escasa.

Proyectos de otras instituciones

Algunas organizaciones no gubernamentales realizan campañas de foresta-
ción con especies nativas. Cabe destacar la tarea del Dr Daniel Renison, (Con-
servación y reforestación de las Sierras Grandes de Córdoba, Argentina), focali-
zado sobre la restauración del tabaquillo (Polylepis australis), leñosa de la región
(http://www.freewebz.com/sierras/sierras.htm).

Arbolado urbano y cortinas forestales

Los municipios son los responsables del arbolado urbano y le dan relativa
importancia, variando con la localidad y las autoridades a cargo. Salvo Villa Giar-
dino, no poseen una ofcina dedicada a las cuestiones ambientales ni personal
especializado, por lo que el arbolado urbano y las cortinas forestales en zonas
periurbanas responden, generalmente, a necesidades coyunturales más que a
una planifcación institucional.

Ni el arbolado urbano ni las cortinas forestales periurbanas están contem-
plados como parte de los bosques de la cuenca, por lo que su diseño y ejecución
responde más a cuestiones estético-funcionales que a aspectos ambientales. Es
así como, en general, se utilizan especies exóticas de rápido crecimiento y de
amplia difusión regional, dejando de lado las especies nativas. A diferencia de
lo que sucede en la cuenca del Grand River, el arbolado urbano no se conside-
ra acá como un ecosistema, ni como parte de un paisaje al que debe integrarse

139

Manejo sustentable de cuencas hídricas. Acciones en la Cuenca del Grand River,
Ontario, Canadá, aplicables a la Cuenca del Lago San Roque, Córdoba, Argentina

armoniosamente, sino simplemente como la suma de árboles que cumplen una
función estética y de protección en las ciudades.

Factibilidad de implementación de medidas de la ACGR en la cuenca
del Lago San Roque

Las técnicas de vivero utilizadas para producir los plantines son similares en
ambas zonas, con las particularidades propias de cada especie y de cada región
geográfca. La priorización de un programa de restauración ambiental deman-
daría, posiblemente, la instalación de un vivero que abastezca de plantas a toda
la región.

En cuanto al manejo forestal en la cuenca, los actores involucrados debie-
ran defnir los principales objetivos con respecto a los bosques nativos y a las
plantaciones con exóticas.

Algunos aspectos fjados por la ACGR para el manejo de sus bosques (Gau-
ley 2005) son también de aplicación en la cuenca del lago San Roque. Por ejem-
plo, usar material genético apropiado para la restauración, teniendo en cuenta
la gran erosión genética existente, que se traduce en un bosque con individuos
de pobres características alométricas. También, implementar métodos de manejo
adaptativo, que permitan la aplicación de técnicas de manejo que se adapten a
las variables condiciones ambientales y sociales.

En cuanto a evitar la invasión de exóticas, cabe aquí efectuar algunas con-
sideraciones. Si bien puede ser cuestionado el uso de especies exóticas por su
incidencia sobre la biodiversidad, los benefcios que pueden brindar algunas
especies en términos de control de la erosión hídrica, fjación de riberas en la
cuenca alta, provisión de maderas valiosas y provisión de productos no made-
rables compensa el posible impacto sobre la diversidad biológica. Estos mismos
aspectos se plantean en A watershed forest plan for the Grand River (2004) que
hace una particular distinción entre las exóticas invasivas y aquellas que no lo
son. Será necesario, entonces, discernir qué especies constituyen una amenaza
por su gran agresividad, por lo cual deben ser controladas y evitar su dispersión,
y cuáles pueden ser cultivadas sin mayor peligro para las especies locales.

Aspectos como proveer de áreas boscosas apropiadas para la recreación, pro-
teger los ambientes físicos más signifcativos, mantener la productividad del sitio
a la vez que minimizar la compactación del suelo y la erosión, también debieran
contemplarse al defnir los criterios para el manejo forestal en la cuenca.

Con referencia al diseño del arbolado urbano y a la implantación de cortinas
forestales, el criterio de integrarlos a la red de bosques de la cuenca es de sencilla
aplicación. Para ello será necesario sistematizar y difundir la información ya exis-
tente sobre especies típicas del bosque nativo que pueden utilizarse en planta-
ciones urbanas y en cortinas forestales, a la vez que profundizar algunos estudios
sobre sus requerimientos bioecológicos. La ley provincial 9219 y la ley nacional

Revista Argentina de Estudios Canadienses

2 - 2008

140

26331, que prohíben los desmontes de bosque nativos, son importantes herra-
mientas para la conservación de los escasos bosques remanentes en la cuenca y
el mantenimiento y mejoramiento de los corredores biológicos que actúan a la
manera de cortinas forestales.

En relación a la restauración de la vegetación en las cabeceras de cuenca y
en otras zonas ribereñas, se requiere una urgente intervención estatal mediante
la orientación de subsidios para la forestación y otros mecanismos de fomento.
A pesar de los instrumentos de promoción forestal existentes, tanto de carácter
nacional como provincial, no se observan avances signifcativos en materia de
plantaciones ribereñas.

Por su carácter de cuenca de montaña, sujeta a pendientes muy extremas y
por las condiciones climáticas propias de la región, con precipitaciones torren-
ciales concentradas en una época del año, esta cuenca es muy susceptible de
degradación ante prácticas no conservacionistas. La conservación de la vegeta-
ción original, principalmente en las cabeceras de los cursos de agua, sumada a
forestaciones protectoras debieran ser prácticas subsidiadas en el marco de una
política provincial.

El Cuidado de las Cuencas según los Representantes del Pueblo

En Canadá los consejeros y en Córdoba los concejales son los representantes
del pueblo en el Municipio. Son elegidos democráticamente y su fnalidad última
es, en líneas generales, el bienestar de la comunidad a la que representan. La
ACGR (Agencia de Conservación del Grand River – Grand River Conservation
Authority) está constituída por consejeros, y en algunos casos, intendentes (26 en
total), que representan a 34 poblaciones de la cuenca del Grand River.

Con el objeto de obtener información directa de los pobladores de la cuenca
del Grand River, se formuló una encuesta que se entregó a los miembros de la
ACGR. Se obtuvo una muestra del 50% ya que 13 miembros de la ACGR respon-
dieron al requerimiento. A los efectos de su comparación con la cuenca del lago
San Roque, se efectuó una encuesta similar a algunos concejales de municipios
de la cuenca.

Modelo de Encuesta (ACGR)

1. ¿Dónde está localizado el municipio que Ud representa? Cuenca alta., me-

dia.., baja….,

2. ¿Cuál es la superfcie del ejido municipal? ________km2

. Tamaño de la po-

blación?

3. ¿Cuál es la importancia que la comunidad le da a la sustentabilidad de la

cuenca?

141

Manejo sustentable de cuencas hídricas. Acciones en la Cuenca del Grand River,
Ontario, Canadá, aplicables a la Cuenca del Lago San Roque, Córdoba, Argentina

4. ¿Participa la comunidad en acciones de conservación de la cuenca o del

agua?

5. ¿Cuáles son las actividades principales en que la comunidad (urbana o
rural) participa o ha participado en términos de conservación de cuenca o del
agua que recibe de ella?

6. ¿Qué hace el Municipio para involucrar a la gente en la conservación de la

cuenca?

7. ¿Cómo se benefcia su municipio por formar parte de ACGR?

8. ¿Qué programas/proyectos/servicios que se realizan en su localidad o al-
rededores son más valiosos para la gente?

9. ¿Qué cosas cree Ud que la ACGR está haciendo bien y qué cosas deberían

mejorarse?

Preguntas específcas para la cuenca del Lago San Roque (reemplazan las

7, 8 y 9)

7. ¿Qué acciones directas cumple el Municipio en favor del mejoramiento/
conservación de la cuenca del Lago San Roque?

8. ¿Considera que las acciones del Municipio en la cuenca son sufcientes?

9. ¿Considera que las acciones del gobierno provincial en la cuenca son su-

fcientes?

En general el tema recibe escasa atención por parte del poder político de Cór-
doba, por lo que resultó complicado lograr respuestas en las distintas poblacio-
nes. Fueron contactados representantes de 8 localidades, incluyendo la ciudad
de Córdoba, pero sólo los concejales de 3 poblaciones contestaron las encuestas.
Los concejales de Córdoba no respondieron a las reiteradas solicitudes. A conti-
nuación se presentan los resultados de ambos cuestionarios.

Resultados comparativos de las encuestas en ambas cuencas

A simple vista se observa un mayor compromiso de la comunidad de la cuen-
ca del Grand River con su ambiente. Mientras que el 93% de los consejeros cana-
dienses manifesta que la gente le da una importancia relativa entre media y alta
a la sustentabilidad de la cuenca, el 61% de los concejales argentinos declaran
que la población le da poca importancia.

El 50% de los consejeros canadienses manifesta que los pobladores de la
cuenca tienen activa participación en el ahorro del agua y el control de la conta-
minación. Por su parte, casi el 70% de los concejales argentinos piensa que son

Revista Argentina de Estudios Canadienses

2 - 2008

142

muy pocos los ciudadanos que participan activamente en la conservación de la
cuenca o del agua y lo hacen, mayormente, a través de ONG’s.

Al ser interrogados los consejeros sobre los benefcios que percibe el mu-
nicipio al formar parte de la ACGR, contestaron que el municipio se benefcia
mediante el control de inundaciones; el apoyo de grupos locales, la estabilidad
en la provisión de agua y la recreación. Por otra parte, consideran que el mayor
inconveniente que sufre la cuenca es el escaso fnanciamiento provincial.

Por su lado, los concejales argentinos declaran que los municipios hacen
muy poco (46%) o nada (31%) para involucrar a la gente en la conservación y
mejoramiento de la cuenca. Si bien 38% manifesta que los municipios están
construyendo las cloacas, el 100% cree que no son sufcientes las acciones del
municipio ni las de la provincia para controlar y/o revertir la degradación.

Es llamativo como los concejales entrevistados, en su mayoría, atribuyen la
responsabilidad de resolución de este serio problema a otros estamentos del po-
der político, por ejemplo, el poder ejecutivo municipal o provincial, deslindando
su propia responsabilidad como autoridad municipal.

Cabe aquí una refexión: Esta forma de comportamiento es bastante común
en la sociedad argentina, cuyos integrantes preferen ver en los otros la causa
de sus problemas en vez de reconocer y asumir su propia responsabilidad. Es
evidente que, comenzar a reconocer nuestra responsabilidad individual y perso-
nal en los problemas ambientales que nos rodean es el primer paso para poder
trabajar en su solución. Mientras pensemos que la solución del problema está en
manos de otros no haremos nada por cambiar la situación.

Conclusiones

La transferencia de tecnologías sobre conservación y manejo de bosques
desde la ACGR hacia la cuenca del lago San Roque está limitada no por cuestio-
nes técnicas, que son de fácil adaptación en el mediano y corto plazo, sino por
factores sociales y económicos que exceden los objetivos del presente trabajo.

Existen actualmente actores sociales que, agrupados en organizaciones no
gubernamentales o en forma individual, están abocados a la tarea de recuperar
y conservar la cuenca del Lago San Roque. Existen, asimismo, algunas acciones
desde el ámbito ofcial, tendientes a disminuir la contaminación ambiental y al-
gunos instrumentos de fomento provistos por los gobiernos nacional y provincial
que pueden contribuir al cambio. Pero paralelamente existe una formidable des-
preocupación por el ambiente, seguramente debido a la falta de conocimiento y
educación comunitaria, que conduce inexorablemente a la degradación y pérdi-
da de recursos tan valiosos como la biodiversidad, el agua y el paisaje.

La creciente relación de mellizaje entre la ACGR y la provincia de Córdoba debe
seguir trabajando intensamente sobre aquellos aspectos que contribuyan a modif-

143

Manejo sustentable de cuencas hídricas. Acciones en la Cuenca del Grand River,
Ontario, Canadá, aplicables a la Cuenca del Lago San Roque, Córdoba, Argentina

car la actitud de la comunidad hacia el ambiente, para transformarla en una actitud
más solidaria y respetuosa con sus vecinos y con el ambiente que los rodea.

Canadá, siendo un país tan joven como Argentina, ha dado muestras de
madurez cívica, de respeto y amor por la naturaleza. Quizás esas virtudes sean
difícilmente transferibles, pero no lo son los mecanismos que pueden ayudar a
lograrlas. Este es un proceso lento que requiere de la participación de todos los
actores directa o indirectamente involucrados con la cuenca, pero, fundamental-
mente requiere de la voluntad política para generar y apoyar el cambio.

Agradecimientos

La autora agradece a las autoridades y al personal técnico y administrativo de
la Grand River Conservation Authority, especialmente a Martin Neumann, por
su cálida hospitalidad y gentil predisposición para ayudarla a llevar adelante el
presente estudio. Al Ph.D. Peter Williams, de Williams and Associates, al Profes-
sor Andrew Gordon y Ph.D. Naresh Tevathasan, de la University of Guelph y a
Beth McEwen, del Urban Forestry Services, Municipio de Toronto, por recibir-
la y mostrarle las diferentes áreas de estudio y por compartir con ella su vasta
experiencia. A la Asociación Los Algarrobos, de La Cumbre, Córdoba, al Centro
Cultural Canadá, Córdoba y a la Asociación Argentina de Estudios Canadienses
por su permanente apoyo. A los consejeros canadienses y concejales argentinos,
quienes amablemente aceptaron responder el cuestionario sobre la actitud de
las respectivas comunidades hacia las cuencas. Al Gobierno Canadiense y a la
Universidad Nacional de Córdoba por el apoyo fnanciero brindado.

Acknowledgments

Te author is indebted to the Administration and staf of the Grand River
Conservation Authority, specially to Martin Neumann, for their warm hospitality
and their kind predisposition to help her with this study. To Ph.D. Peter Williams,
from Williams and Associates, to Professor Andrew Gordon and Ph.D. Naresh
Tevathasan, from the University of Guelph and to Beth McEwen, from the Ur-
ban Forestry Services, City of Toronto, for receiving and showing her the difer-
ent study areas and for sharing their vast experiences with her. To the Asociación
Los Algarrobos, of La Cumbre, Córdoba, to the Centro Cultural Canadá, Córdoba
and to the Asociación Argentina de Estudios Canadienses, for their permanent
support. To the councellors from Ontario and Córdoba (Argentina), who kindly
accepted to answer a questionnaire regarding the communities` attitude towards
the watersheds. To the Canadian Government and to the Universidad Nacional
de Córdoba for the fnancial support.

Bibliografía

Bucher, E. y G. Gavier 2003. Deforestación de las Sierras Chicas de Córdoba
(Argentina) en el período 1970-1997. Miscelánea 101, Academia Nacional de
Ciencias (http://acad.uncor.edu/publicaciones/miscelaneas/mis 101)

Revista Argentina de Estudios Canadienses

2 - 2008

144

Camacho-Rico, F.,Trejo, I. y C. Bonfl 2006. Estructura y composición de la
vegetación ribereña de la barranca del río Tembembe, Morelos, México. Bol.
Soc. Bot. Méx. 78: 17-31.

Dunster, J. & Dunster, K. 1996. Dictionary of Natural Resource Management.
UBC Press.

Gauley, V. 2005. Forest and Forestry at the GRCA. Presentación en ppt.

Grand River Conservation Authority 2006. 2006 Terrestrial Resources Annual
Report.

Grand River Conservation Autorithy 2004. A watershed Forest Plan for the
Grand River. (in www.grandriver.ca).

Kidd, J., Christensen, T. and B. Mc Ewen (¿?) High Park. Restoring a jewel of
Toronto’s Park System. City of Toronto – Friends of the Environment Founda-
tion.

Luti, R., Bertran de Solis, M., Galera, F.M., Muller de Ferreira, N., Berzal,
M., Nores, M., Herrera, M. y J. C. Barrera. 1979. Vegetación. EN: Miatello, R.
Geografía física de la provincial de Córdoba. Ed. Boldt, Bs.As., pp. 297-367.

Neumann, M., I.. Bruce and Ass.1992. Best Management Practices. Farm For-
estry and Habitat Management. Eds. Taylor, T., P. Roberts, J. Irwin and P. Wil-
liams. Agricultura Canada – OMAF.

Rotary Club of Guelph 2007. Project Forest 2020 Celebrating 100 Years of
Achievement by Creating 100 Acres of Forest

Vezina, A. 2005. Farmstead Shelterbelts. Eds. Foulds, C. and A. Loefer. Insti-
tut de technologie agroalimentaire, La Pocatiere Campus.

Williams, P.A., Gordon, A.M., Garrett, H.E. and L. Buck 1997. Agroforestry in
North America and its role in farming systems. IN Gordon, A.M. and S. M.
Newman (Eds) Temperate Agroforestry Systems. CAB International. Univ.
Press, Cambridge. UK www.grandriver.ca/forestry/2006TerrestrialReport.
pdf

Enríquez, Silvia Cecilia
Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación
Universidad Nacional de La Plata.

silviayenrique@tutopia.com

You're Reading a Free Preview

Herunterladen
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->