Sie sind auf Seite 1von 25

Saber clave

Saber clave Recursos para el docente V LITERATURA Las cosmovisiones realista y fantástica. Ciencia ficción y
Saber clave Recursos para el docente V LITERATURA Las cosmovisiones realista y fantástica. Ciencia ficción y

Recursos para el docente

V
V

LITERATURA

Las cosmovisiones realista y fantástica. Ciencia ficción y visión del mundo

Julieta Pinasco

ES 5.º año
ES
5.º año
L AS COSMOVISIONES REALISTA Y FANTÁSTICA . C I E N C I A FICCIÓN
L AS COSMOVISIONES REALISTA Y FANTÁSTICA . C I E N C I A FICCIÓN

LAS COSMOVISIONES REALISTA Y FANTÁSTICA. CIENCIA FICCIÓN Y VISIÓN DEL MUNDO

. C I E N C I A FICCIÓN Y VISIÓN DEL MUNDO R ECURSOS PARA
. C I E N C I A FICCIÓN Y VISIÓN DEL MUNDO R ECURSOS PARA

RECURSOS PARA EL DOCENTE

LITERATURA V. LAS COSMOVISIONES REALISTA Y FANTÁSTICA.

CIENCIA FICCIÓN Y VISIÓN DEL MUNDO es una obra colectiva creada

y diseñada en el Departamento Editorial de Ediciones Santillana S. A., bajo la dirección de Graciela Pérez de Lois, por el siguiente equipo:

Julieta Pinasco

Editora: Daniela Fernández Jefa de edición: Griselda Gandolfi Gerencia de gestión editorial: Mónica Pavicich

Índice

Jefa de arte: Claudia Fano. Diagramación: Estudio Paola Martini 07. Corrección: Andrea Gutiérrez.

Este libro no puede ser reproducido total ni parcialmente en ninguna forma, ni por ningún medio o procedimiento, sea reprográfico, fotocopia, microfilmación, mimeógra- fo o cualquier otro sistema mecánico, fotoquímico, elec- trónico, informático, magnético, electroóptico, etcétera. Cualquier reproducción sin permiso de la editorial viola derechos reservados, es ilegal y constituye un delito.

© 2011, EDICIONES SANTILLANA S.A. Av. L. N. Alem 720 (C1001AAP), Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.

ISBN 978-950-46-2395-3

Queda hecho el depósito que dispone la ley 11.723.

Impreso en Argentina. Printed in Argentina. Primera edición: enero de 2011.

Este libro se terminó de imprimir en el mes de enero de 2011, en Grafisur, Cortejarena 2943, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, República Argentina.

Pinasco, Julieta

Literatura V : las cosmovisiones realista y fantástica : ciencia ficción y visión del mundo : recursos para el docente . - 1a ed. - Buenos Aires : Santillana, 2011.

24 p. ; 28x22 cm. - (Saberes clave)

ISBN 978-950-46-2395-3

1. Guía del Docente . 2. Literatura . 3. Enseñanza Secundaria. I. Título

CDD 371.1

2

Recursos para la planificación

Recursos para la planificación

Recursos para la planificación
Recursos para la planificación
Capítulo Expectativas de logro Contenidos Estrategias didácticas - - - El ingenioso hidalgo don Quijote
Capítulo
Expectativas de logro
Contenidos
Estrategias didácticas
-
-
-
El ingenioso hidalgo
don Quijote de la Mancha.
-
La crítica en
la ficción
LECTURA. El ingenioso hidalgo don Quijote de la
Mancha
La vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas
y adversidades
LOS TEXTOS EN ESTUDIO
del género. El Quijote
OTROS LENGUAJES.
DESDE LA CRÍTICA.
Eduardo Galeano.
TEXTOS EN DIÁLOGO. Capítulos que se le olvidaron a
Cervantes
-
sus funciones.
El discurso
académico
función social.
-
-
LECTURA. Las novelas de Torquemada
LOS TEXTOS EN ESTUDIO. La sociedad del siglo XIX. El
OTROS LENGUAJES.
realidad.
DESDE LA CRÍTICA.
TEXTOS EN DIÁLOGO.
La narrativa
realista y la
crítica social
-

© Santillana S.A. Prohibida su fotocopia. Ley 11.723

3

 

 

 

El discurso

ESCRITORES EN TALLER

académico

 

 
3
3
 

-

LECTURA. Babilonia Gris de ausencia LOS TEXTOS EN ESTUDIO OTROS LENGUAJES. DESDE LA CRÍTICA. TEXTOS EN DIÁLOGO.

Teatro,

 

lenguaje y

sociedad

 

 

 

El discurso

ESCRITORES EN TALLER.

académico

 

 

4

Recursos para la planificación

Recursos para la planificación

Recursos para la planificación
Recursos para la planificación

Capítulo

Expectativas de logro

 

Contenidos

 

Estrategias didácticas

Leyendas

LECTURA. LOS TEXTOS EN ESTUDIO. Leyendas OTROS LENGUAJES. DESDE LA CRÍTICA. TEXTOS EN DIÁLOGO.

Leyendas

4
4

Lo

legendario. Leyendas

legendario

y el

imaginario

popular

 

El discurso

 

 

académico

5
5
 

LECTURA. LOS TEXTOS EN ESTUDIO. OTROS LENGUAJES. DESDE LA CRÍTICA. TEXTOS EN DIÁLOGO.

 

Los

 

mecanismos

 

de lo

fantástico

 

en Cortázar

 

 

© Santillana S.A. Prohibida su fotocopia. Ley 11.723

5

 

incorporando el proceso de

 

 

El discurso

ESCRITORES EN TALLER.

académico

 

 
6
6
 

LECTURA. Cien años de soledad LOS TEXTOS EN ESTUDIO. boom OTROS LENGUAJES. DESDE LA CRÍTICA. TEXTOS EN DIÁLOGO. El reino de este mundo,

La narrativa

 

del realismo

mágico

 

producción.

época.

 

 

El discurso

académico

6

Recursos para la planificación

Recursos para la planificación

Recursos para la planificación
Recursos para la planificación
Capítulo Expectativas de logro Contenidos Estrategias didácticas 7 LECTURA. La invención de Morel LOS TEXTOS
Capítulo
Expectativas de logro
Contenidos
Estrategias didácticas
7
LECTURA. La invención de Morel
LOS TEXTOS EN ESTUDIO.
La invención de Morel
clásico.
OTROS LENGUAJES. La invención de Morel, en serie.
Lost.
DESDE LA CRÍTICA.
TEXTOS EN DIÁLOGO. La isla del Dr. Moreau, de H. G.
Wells.
Entre
utopías
y
contra-
utopías
El discurso
académico
paráfrasis.
ESCRITORES EN TALLER.
8
LECTURAS. El Eternauta
LOS TEXTOS EN ESTUDIO.
El
Eternauta
OTROS LENGUAJES. Mort Cinder
Oesterheld
y
la
construcción
del héroe
colectivo

© Santillana S.A. Prohibida su fotocopia. Ley 11.723

7

 

DESDE LA CRÍTICA. TEXTOS EN DIÁLOGO.

 

 

El discurso

académico

9
9

Futuros

imperfectos

LECTURA. Opus dos LOS TEXTOS EN ESTUDIO. Opus dos OTROS LENGUAJES. DESDE LA CRÍTICA. TEXTOS EN DIÁLOGO.

 

 

 

El discurso

ESCRITORES EN TALLER.

académico

 

En proyecto

 

Propuestas fotocopiables

Propuestas fotocopiables

Santillana S.A. Permitida su fotocopia solo para uso docente.

1. Trafalgar.

su fotocopia solo para uso docente. 1. Trafalgar . La cosmovisión realista Se me permitirá que

La cosmovisión realista

Se me permitirá que antes de referir el gran suceso

de que fui testigo, diga algunas palabras sobre mi infan-

cia, explicando por qué extraña manera me llevaron los azares de la vida a presenciar la terrible catástrofe de nuestra marina. Al hablar de mi nacimiento, no imitaré a la mayor parte de los que cuentan hechos de su propia vida, quie- nes empiezan nombrando su parentela, las más veces noble, siempre hidalga por lo menos, si no se dicen des- cendientes del mismo Emperador de Trapisonda. Yo, en esta parte, no puedo adornar mi libro con sonoros ape- llidos; y fuera de mi madre, a quien conocí por poco tiempo, no tengo noticia de ninguno de mis ascendien- tes, si no es de Adán, cuyo parentesco me parece indis-

cutible. Doy principio, pues, a mi historia como Pablos, el buscón de Segovia: afortunadamente Dios ha queri-

do que en esto solo nos parezcamos.

Yo nací en Cádiz, y en el famoso barrio de la Viña, que no es hoy, ni menos era entonces, academia de bue- nas costumbres. […] La sociedad en que yo me crié era, pues, de lo más rudo, incipiente y soez que puede imaginarse. […] Cuando tuve edad para meterme de

cabeza en los negocios por cuenta propia, con objeto de ganar honradamente algunos cuartos, recuerdo que lucí

mi travesura en el muelle, sirviendo de introductor de

embajadores a los muchos ingleses que entonces como

ahora nos visitaban. El muelle era una escuela ateniense para despabilarse en pocos años, y yo no fui de los alum- nos menos aprovechados en aquel vasto ramo del saber humano. […] El único ser que compensaba la miseria de mi exis- tencia con un desinteresado afecto era mi madre. Solo recuerdo de ella que era muy hermosa, o al menos a mí

buena, este era malo y muy cruel por añadidura. […]

Mi madre debió padecer mucho con las atrocidades de

su hermano, y esto, unido al trabajo tan penoso como

mezquinamente retribuido, aceleró su fin. […] Mi espí- ritu no había conocido aún ninguna emoción fuerte y verdaderamente honda, hasta que la pérdida de mi ma-

dre me presentó a la vida humana bajo un aspecto muy

distinto del que hasta entonces había tenido para mí. […] No tengo presente lo que hizo mi tío en aquellos días. Solo sé que sus crueldades conmigo se redoblaron

hasta tal punto que, cansándome de sus malos tratos,

me evadí de la casa deseoso de buscar fortuna. Me fui a

San Fernando; de allí a Puerto Real. Junteme con la gente más perdida de aquellas playas. […] Mi buena estrella me llevó a cierta casa, cuyos dueños se apiada- ron de mí, mostrándome gran interés, sin duda por el relato que de rodillas, bañado en lágrimas y con ademán suplicante, hice de mi triste estado, de mi vida, y sobre todo de mis desgracias. Aquellos señores me tomaron bajo su protección, librándome de la leva, y desde entonces quedé a su ser- vicio. […] Mis ángeles tutelares fueron D. Alonso Gu-

tiérrez de Cisniega, capitán de navío, retirado del servi-

cio, y su mujer, ambos de avanzada edad. Enseñáronme

muchas cosas que no sabía, y como me tomaran cariño,

al poco tiempo adquirí la plaza de paje del Sr. Don

Alonso, al cual acompañaba en su paseo diario, pues el buen inválido no movía el brazo derecho y con mucho trabajo la pierna correspondiente. No sé qué hallaron

en mí para despertar su interés. Sin duda mis pocos

años, mi orfandad y también la docilidad con que les obedecía, fueron parte a merecer una benevolencia a que he vivido siempre profundamente agradecido. […]

me

lo parecía. Desde que quedó viuda, se mantenía y

me

mantenía lavando y componiendo la ropa de algu-

Benito Pérez Galdós. Episodios Nacionales. T. I.

nos marineros. Su amor por mí debía de ser muy gran- de. […] Mi madre tenía un hermano, y si aquella era

Madrid, Administración de La Guirnalda y Episodios Nacionales, 1882. Edición digital. Fragmento.

2. Respondé.

a) Trafalgar La vida de Lazarillo de Tormes

b) La vida de Lazarillo de Tormes

c)

d)

e)

de Tormes b) La vida de Lazarillo de Tormes c) d) e) 8 El narrador de

8

El narrador de Trafalgar se autopresenta a la manera de la literatura picaresca.

Propuestas fotocopiables

Propuestas fotocopiables

Santillana S.A. Permitida su fotocopia solo para uso docente.

S.A. Permitida su fotocopia solo para uso docente. Los títulos y subtítulos 1. TEMÁTICO INFORMATIVO

Los títulos y subtítulos

1.

TEMÁTICO

para uso docente. Los títulos y subtítulos 1. TEMÁTICO INFORMATIVO EXPRESIVO APELATIVO 2. 3. Ana Karenina
para uso docente. Los títulos y subtítulos 1. TEMÁTICO INFORMATIVO EXPRESIVO APELATIVO 2. 3. Ana Karenina
para uso docente. Los títulos y subtítulos 1. TEMÁTICO INFORMATIVO EXPRESIVO APELATIVO 2. 3. Ana Karenina
para uso docente. Los títulos y subtítulos 1. TEMÁTICO INFORMATIVO EXPRESIVO APELATIVO 2. 3. Ana Karenina
para uso docente. Los títulos y subtítulos 1. TEMÁTICO INFORMATIVO EXPRESIVO APELATIVO 2. 3. Ana Karenina
para uso docente. Los títulos y subtítulos 1. TEMÁTICO INFORMATIVO EXPRESIVO APELATIVO 2. 3. Ana Karenina
para uso docente. Los títulos y subtítulos 1. TEMÁTICO INFORMATIVO EXPRESIVO APELATIVO 2. 3. Ana Karenina
para uso docente. Los títulos y subtítulos 1. TEMÁTICO INFORMATIVO EXPRESIVO APELATIVO 2. 3. Ana Karenina

INFORMATIVO

EXPRESIVO

APELATIVO

2.

3.

Ana Karenina
Ana Karenina
Memorias de Adriano
Memorias de Adriano
Vida de don Quijote y Sancho
Vida de don Quijote y Sancho
La vida está en otra parte
La vida está en otra parte
Perdón, imposible
Perdón, imposible
2. 3. Ana Karenina Memorias de Adriano Vida de don Quijote y Sancho La vida está
2. 3. Ana Karenina Memorias de Adriano Vida de don Quijote y Sancho La vida está
2. 3. Ana Karenina Memorias de Adriano Vida de don Quijote y Sancho La vida está
2. 3. Ana Karenina Memorias de Adriano Vida de don Quijote y Sancho La vida está
2. 3. Ana Karenina Memorias de Adriano Vida de don Quijote y Sancho La vida está

4.

9

2. 3. Ana Karenina Memorias de Adriano Vida de don Quijote y Sancho La vida está

Propuestas fotocopiables

Propuestas fotocopiables

Santillana S.A. Permitida su fotocopia solo para uso docente.

S.A. Permitida su fotocopia solo para uso docente. La cosmovisión realista 1. El acompañamiento

La cosmovisión realista

1. El acompañamiento Teatro Abierto.

Tuco es un hombre que está muy cerca de jubilarse. En un desesperado intento, quiere hacer realidad su sueño de ser cantante. Encerrado en su pieza, se prepara para el triunfo, ilusionado falsamente por Mingo, un “amigo”. Sebastián, a pedido de la familia, va a visitarlo para hacerlo entrar en razón.

([…] Se oyen golpes en la puerta. Con ansiedad, Tuco detie- ne el disco, va hacia la puerta y allí susurra ansiosamente). TUCO: –¿Quién es? SEBASTIÁN: –Sebastián. TUCO: (Asombrado, casi desilusionado). – ¿Quién? SEBASTIÁN: –Sebastián. (Tuco duda y al fin abre dando vuelta la llave. Deja pasar a Sebastián y vuelve a entornar la puerta). SEBASTIÁN: –Qué decís. (Entra). TUCO: –¿Qué hacés acá? SEBASTIÁN: (Nervioso). –Y… Hacía mucho que no te veía, y… TUCO: (Decepcionado). –Creí que era el acompaña- miento. (Espía hacia afuera por la hendija). SEBASTIÁN: –¿Quién? TUCO: –El acompañamiento. Los estoy esperando. SEBASTIÁN: –¿Qué acompañamiento? TUCO: –Las guitarras. SEBASTIÁN: –Ah. TUCO: –Pasá, pasá. De veras que hacía mucho que no venías. SEBASTIÁN: –Sí. El boliche, ¿sabés? Me lleva todo el tiempo. (Observa cómo Tuco cierra con llave). ¿Por qué cerrás con llave? TUCO: –Por esos. Ya me tienen podrido. SEBASTIÁN: –¿Quiénes? ¿El acompañamiento? TUCO: –¡No! ¡Esos! (Señala la puerta). ¿No los cono- cés, acaso? SEBASTIÁN: –Ah. ¿Tu… tu familia? TUCO: –¡Mi familia! ¡Me tienen podrido! ¡Me tienen podrido! Vení, vení, sentate. (De pronto se detiene y lo mira). No te habrán mandado ellos, ¿no?

SEBASTIÁN: –No, qué me van a mandar. Ni los vi. TUCO: –Seguro que viniste solo. Por tu cuenta. SEBASTIÁN: –De motu proprio. TUCO: –Ah, de motu proprio. Entonces sentate, no- más. (Sebastián se sienta. Tuco lo mira con picardía). […] TUCO: –No quieren dejarme cantar. SEBASTIÁN: (Se hace el sorprendido). –¿Ah, no? ¿Y por qué? TUCO: –Qué sé yo por qué. Con los locos nunca sa- bés. (Lo mira fijo). Seguro que no te fueron a pedir que me convencieras, ¿no? SEBASTIÁN: (Exagerado). –¿A mí? ¿A tu mejor amigo? TUCO: –Mirá que te creo, eh. SEBASTIÁN: (Molesto). –Sí, claro. Podés creerme. […] Aunque de todos modos… vos le decís “esos”

como si fueran extraños. Al fin de cuentas es tu familia:

tu mujer, tu hija… el abuelo… No son extraños.

TUCO: –No. No son extraños: son locos. […] Me gri- tan loco a cada rato. Se ponen ahí detrás de la puerta y

meta gritar: “Estás loco, Tuco, estás loco. Salí que te vas

a enfermar”. […] ¿Sabés cuándo empecé a darme

cuenta de que ellos estaban rayeti? Cuando empecé a ensayar y les tuve que contar lo de Mingo y la televi- sión. Claro, vieron que no iba a laburar, y entonces… ¿Sabés lo que me dijeron? Que el Mingo me estaba to- mando el pelo. Y Gracielita me dijo otra cosa: que me estaba jodiendo, me dijo. Jodiendo. ¿Te parece que es esa una manera de hablar para una chica?

Gorostiza, Carlos. Teatro 1. Buenos Aires, Ediciones de la Flor, 1991. Fragmento.

2.

3. El acompañamiento Gris de ausencia

4. a) b)

1 . Buenos Aires, Ediciones de la Flor, 1991. Fragmento. 2. 3. El acompañamiento Gris de

10

Propuestas fotocopiables

Propuestas fotocopiables

Santillana S.A. Permitida su fotocopia solo para uso docente.

fotocopiables Santillana S.A. Permitida su fotocopia solo para uso docente. El resumen 1. o presionada. 2.

El resumen

1.

o presionada.

2.

3.

4.

11

fotocopiables Santillana S.A. Permitida su fotocopia solo para uso docente. El resumen 1. o presionada. 2.

Propuestas fotocopiables

Propuestas fotocopiables

Santillana S.A. Permitida su fotocopia solo para uso docente.

1.

S.A. Permitida su fotocopia solo para uso docente. 1. La cosmovisión fantástica Diario de Alina Reyes

La cosmovisión fantástica

Diario de Alina Reyes

20 de enero […] A veces sé que tiene frío, que sufre, que le pegan. Puedo solamente odiarla tanto, aborrecer las manos que la tiran al suelo y también a ella, a ella todavía más porque le pegan, porque soy yo y le pegan. Ah, no me desespera tanto cuando estoy durmiendo o corto un vestido o son las horas de recibo de mamá y yo sirvo el té a la señora de Regules o al chico de los Rivas. Enton- ces me importa menos, es un poco cosa personal, yo conmigo; la siento más dueña de su infortunio, lejos y sola pero dueña. Que sufra, que se hiele; yo aguanto desde aquí, y creo que entonces la ayudo un poco. Como hacer vendas para un soldado que todavía no ha sido herido y sentir eso de grato, que se le está aliviando desde antes, previsoramente. Que sufra. Le doy un beso a la señora de Regules, el té al chico de los Rivas, y me reservo para resistir por dentro. Me digo: “Ahora estoy cruzando un puente he- lado, ahora la nieve me entra por los zapatos rotos”. No es que sienta nada. Sé solamente que es así, que en al- gún lado cruzo un puente en el instante mismo (pero no sé si es el instante mismo) en que el chico de los Ri- vas me acepta el té y pone su mejor cara de tarado. Y aguanto bien porque estoy sola entre esas gentes sin

sentido, y no me desespera tanto. Nora se quedó ano- che como tonta, dijo: “¿Pero qué te pasa?”. Le pasaba a aquella, a mí tan lejos. Algo horrible debió pasarle, le pegaban o se sentía enferma y justamente cuando Nora

iba a cantar a Fauré y yo en el piano, mirándolo tan feliz

a Luis María acodado en la cola que le hacía como un

marco, él mirándome contento con cara de perrito, es- perando oír los arpegios, los dos tan cerca y tan que- riéndonos. Así es peor, cuando conozco algo nuevo so- bre ella y justo estoy bailando con Luis María, besándo- lo o solamente cerca de Luis María. Porque a mí, a la

lejana, no la quieren. Es la parte que no quieren y cómo no me va a desgarrar por dentro sentir que me pegan o

la nieve me entra por los zapatos cuando Luis María bai-

la conmigo y su mano en la cintura me va subiendo como un calor a mediodía, un sabor a naranjas fuertes o tacuaras chicoteadas, y a ella le pegan y es imposible re- sistir y entonces tengo que decirle a Luis María que no estoy bien, que es la humedad, humedad entre esa nieve que no siento, que no siento y me está entrando por los zapatos. ]

[

Cortázar, Julio. Cuentos completos I. Buenos Aires, Alfaguara, 2010. Fragmento.

2.

a)

b)

c)

3.

4.

5.

] [ Cortázar, Julio. Cuentos completos I . Buenos Aires, Alfaguara, 2010. Fragmento. 2. a) b)

] [ Cortázar, Julio. Cuentos completos I . Buenos Aires, Alfaguara, 2010. Fragmento. 2. a) b)

] [ Cortázar, Julio. Cuentos completos I . Buenos Aires, Alfaguara, 2010. Fragmento. 2. a) b)

] [ Cortázar, Julio. Cuentos completos I . Buenos Aires, Alfaguara, 2010. Fragmento. 2. a) b)

6.

] [ Cortázar, Julio. Cuentos completos I . Buenos Aires, Alfaguara, 2010. Fragmento. 2. a) b)

12

Propuestas fotocopiables

Propuestas fotocopiables

Santillana S.A. Permitida su fotocopia solo para uso docente.

S.A. Permitida su fotocopia solo para uso docente. El ensayo 1. Leé el siguiente fragmento del

El ensayo

1. Leé el siguiente fragmento del ensayo Política para Amador, de Fernando Savater.

[…] ¿Te acuerdas de lo que decíamos en la Ética para Amador que constituye la diferencia fundamental

miento de lo que va a ser el mañana, ese mañana en el que quizá yo ya no esté pero en el que aún vivirán los

entre la actitud ética y la actitud política? Las dos son formas de considerar lo que uno va a hacer (es decir, el empleo que vamos a darle a nuestra libertad), pero la ética es ante todo una perspectiva personal, que cada in- dividuo toma atendiendo solamente a lo que es mejor para su buena vida en un momento determinado y sin esperar a convencer a todos los demás de que es así como resulta mejor y más satisfactoriamente humano vivir. En la ética puede decirse que lo que vale es estar

que yo quiero y donde aún puede durar lo que yo he amado. […] […] Los antiguos griegos (tipos listos y valientes por los que ya sabes que tengo especial devoción), a quien no se metía en política le llamaron idiotés; una pa- labra que significaba persona aislada, sin nada que ofre- cer a los demás, obsesionada por las pequeñeces de su casa y manipulada a fin de cuentas por todos. De ese ”idiotés” griego deriva nuestro idiota actual, que no ne-

de

acuerdo con uno mismo y tener el inteligente coraje

cesito explicarte lo que significa. En el libro anterior me

de

actuar en consecuencia, aquí y ahora: no valen apla-

atreví a decirte que la única obligación moral que tene-

zamientos cuando se trata de lo que ya nos conviene,

mos es no ser imbéciles, con las variadas formas de im-

que la vida es corta y no se puede andar dejando siem-

becilidad que pueden estropearnos la vida y de las que

pre

lo bueno para mañana

En cambio, la actitud polí-

allí hablamos. Pues resulta que el mensaje de este libro

tica busca otro tipo de acuerdo, el acuerdo con los de- más, la coordinación, la organización entre muchos de

que empiezas a leer también es un poco agresivo y fal- tón, porque puede resumirse en tres palabras: ¡no seas

lo que afecta a muchos. Cuando pienso moralmente no tengo que convencerme más que a mí; en política, es imprescindible que convenza o me deje convencer por

idiota! Si tienes otra vez paciencia conmigo, intentaré aclararte en los siguientes capítulos lo que quiero decir con ese consejo que suena de modo tan poco amable

otros. Y como en cuestiones políticas no solo se trata de

mi vida, sino de la armonía en acción de mi vida con

otras muchas, el tiempo de la política tiene mayor ex- tensión: no solo cuenta el deslumbramiento inaplazable

del ahora sino también períodos más largos, el planea-

Savater, Fernando. Política para Amador. Barcelona, Ariel, 1992. Fragmento.

2. Analizá en este fragmento:

a) cuál es la tesis,

b) citas de autoridad,

c) palabras subjetivas,

d) pronombres personales, y

e) formas verbales conjugadas en primera persona y en segunda persona.

3. ¿Qué marcas lingüísticas encontrás en este fragmento que demuestren que el autor está dialogando con el lector?

4. ¿A qué parte del ensayo pertenece el fragmento que leíste? Marcá con una X la respuesta y justificá.

que leíste? Marcá con una X la respuesta y justificá. Presentación Desarrollo Cierre 5. Proponé un

Presentación

Marcá con una X la respuesta y justificá. Presentación Desarrollo Cierre 5. Proponé un título subjetivo

Desarrollo

una X la respuesta y justificá. Presentación Desarrollo Cierre 5. Proponé un título subjetivo para el

Cierre

5. Proponé un título subjetivo para el fragmento leído.

6. Enumerá las características del ensayo presentes en el texto leído.

13

título subjetivo para el fragmento leído. 6. Enumerá las características del ensayo presentes en el texto

Propuestas fotocopiables

Propuestas fotocopiables

Santillana S.A. Permitida su fotocopia solo para uso docente.

1.

S.A. Permitida su fotocopia solo para uso docente. 1. La cosmovisión fantástica Las hipérboles en Cien

La cosmovisión fantástica

Las hipérboles en Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez.

Todo lector que lea esta novela se da cuenta ensegui- da de un recurso estilístico que aparece constantemente:

la hipérbole o exageración. […] El ser una figura retórica tan recurrente se debe a que el escritor le dio una especial importancia para construir su universo de ficción. Mucho se ha pensado en esta cuestión y se ha llega- do a conclusiones como que la hipérbole de García Márquez se debe a la influencia de Rabelais. Sin duda, esto es verdad, pero no toda. El propio autor comentó que "la influencia de Rabelais no está en lo que escribo yo sino en la realidad latinoamericana, la realidad lati- noamericana es totalmente rabelaisiana". […] La hipérbole es un rasgo que define a José Arcadio Buendía, el cual "conservaba su fuerza descomunal, que le permitía derribar un caballo agarrándolo por las ore- jas". Como él es el fundador de la familia y, además, de Macondo, tiene que poseer alguna característica propia de un héroe y la fuerza física es muy apropiada a este tipo de personajes de leyenda. ¿Se imaginan un héroe sin fuer- za? No es posible. Cuando José Arcadio está en plena ve- jez todavía conserva esta característica: "no supo en qué momento se le subió a las manos la fuerza juvenil con que derribaba un caballo". Parece que el tiempo no le afecta, como a cualquier héroe. Sin embargo, cuando pierde la razón le atan a un árbol, pero para esto "necesitaron diez hombres para tumbarlo, catorce para amarrarlo, veinte para arrastrarlo hasta el castaño del patio". Ya se sabe, el héroe siempre es héroe y no decaen sus facultades. Inclu- so poco antes de morir todavía es un personaje hiperbóli- co, por eso su esposa "pidió ayuda para llevar a José Arca- dio Buendía a su dormitorio”. […] Por norma general, los personajes significativos de la novela presentan rasgos hiperbólicos.

[…] Úrsula, su fuerza vital y la cantidad de tiempo que vive son también una exageración de la mujer fuerte. […] La última hipérbole que vamos a comentar corres- ponde a la muerte de José Arcadio, en concreto al olor de la pistola. Su asesinato está rodeado de una aureola de misterio y elementos mágicos (el desconocimiento del asesino y sus móviles, la sangre que emana de su oído y va a avisar a Úrsula). Pero lo que aquí interesa es que un elemento tan insignificante como el olor pueda adquirir una gran importancia. En este punto conviene recordar una idea de Lotman, a saber, que "un texto ar- tístico es un significado de compleja estructura. Todos sus elementos son elementos de significado". Pues bien, parece que nuestro escritor quiere mostrar que cual- quier cosa puede ser una hipérbole en su universo fic- cional, hasta un olor determinado. […] El olor parece indicar algo en el texto, de ahí su persistencia: "Aunque en los meses siguientes reforzaron la tumba con muros superpuestos y echaron entre ellos ceniza apelmazada, aserrín y cal viva, el cementerio siguió oliendo a pólvora hasta muchos años después". […] La hipérbole, por lo tanto, es un elemento literario fundamental para García Márquez. Es el reflejo de un mundo ficcional en el que todo es posible. También es una forma de acabar con un realismo trasnochado, co- pia de lo "real" del mundo físico.

© Juan José del Rey Poveda 2000. Espéculo. Revista de estudios literarios. Universidad Complutense de Madrid. Disponible en: http://www.ucm.es/info/especu-

lo/numero15/hiper100.html

Fragmento.

2. Cien años de soledad.

3.

4. intensidad, unidad cerrada significación

Fragmento. 2. Cien años de soledad . 3. 4. intensidad, unidad cerrada significación 14

14

Propuestas fotocopiables

Propuestas fotocopiables

Santillana S.A. Permitida su fotocopia solo para uso docente.

fotocopiables Santillana S.A. Permitida su fotocopia solo para uso docente. El ensayo 1. 2. a) b)

El ensayo

1.

fotocopiables Santillana S.A. Permitida su fotocopia solo para uso docente. El ensayo 1. 2. a) b)

2.

a)

b)

c)

d)

e)

3.

fotocopiables Santillana S.A. Permitida su fotocopia solo para uso docente. El ensayo 1. 2. a) b)
fotocopiables Santillana S.A. Permitida su fotocopia solo para uso docente. El ensayo 1. 2. a) b)

4.

fotocopiables Santillana S.A. Permitida su fotocopia solo para uso docente. El ensayo 1. 2. a) b)
fotocopiables Santillana S.A. Permitida su fotocopia solo para uso docente. El ensayo 1. 2. a) b)

15

fotocopiables Santillana S.A. Permitida su fotocopia solo para uso docente. El ensayo 1. 2. a) b)

Propuestas fotocopiables

Propuestas fotocopiables

Santillana S.A. Permitida su fotocopia solo para uso docente.

S.A. Permitida su fotocopia solo para uso docente. Ciencia ficción y visión del mundo 1. Plebster

Ciencia ficción y visión del mundo

1.

Plebster estaba mirando por la ventanilla frontal de la nave el paso oscilante de los meteoritos. Como todos los dermolinfomas del planeta Procyon, el pequeño Plebster experimentaba una inusual melancolía a la vis- ta de aquellos inmensos pedazos de roca que surcaban el espacio, ya que le recordaban a Vendelinus, la segun- da luna de Procyon, estallada tempranamente. Esa me- lancolía no llegaba a ser tristeza, pues la tristeza, en su planeta, era un líquido. Más allá, abstraído en la conducción de la nave, se hallaba Orsi, su compañero de vuelo. Orsi era extraña- mente inquieto para ser un nativo de Procyon y hallaba interés aun en las cosas más mundanas y rutinarias del espacio. Plebster, en cambio, acusaba ya el cansancio de la larga misión que les fuera asignada y su leve piel casi traslúcida había comenzado a tomar el tinte ceniciento del hastío. No deseaba otra cosa que volver a la exultan- te atmósfera de Procyon y reunirse con Enif. −Oye, Plebster −dijo Orsi, de pronto−. Hemos teni- do que desviarnos bastante de la ruta. Plebster no le contestó. Empezaba a molestarle, in- cluso, el acento apagado de la voz de su compañero. −Pero es que aún subsiste la lluvia de meteoros −ex- plicó Orsi. −Apenas termine, regresemos a nuestra elipse −bufó Plebster. −No es eso. No es eso lo que quería decirte. Ocurre que nuestro desvío nos ha llevado al área de influencia de un planeta muerto, el viejo Maurolycus. […] No sé si recuerdas que Maurolycus era un planeta habitado. Y que sus habitantes lo llamaban "Tierra". ¿Recuerdas? Plebster aprobó con la bamboleante cabeza experi- mentando el consabido hormigueo en su zona motriz. La memoria era una función fisiológica en los naturales

de Procyon, que se incentivaba con la inmovilidad. −Decía mi padre −continuó Orsi, entusiasmado− que la atmósfera de la Tierra debió de haber sido bas- tante similar a la nuestra. Y, por lo tanto, sus habitantes parecidos a nosotros. −No sigas, Orsi. Ya sé adónde quieres llegar. −Te explico, solamente. −No. Lo que tú quieres es bajar en ese planeta. […] −Te explico, solamente −repitió. −Te conozco, Orsi. Se te ha metido esa insana idea en tu centro de reflexiones y no habrá poder en el uni- verso que te la quite. Orsi no contestó pero, como corroborando lo dicho por Plebster, buscó algo frenéticamente en la consola de informes. Tomó entonces uno de los compendios de co- nocimiento y lo introdujo en la memoria de la pantalla. Pronto, una sucesión de caracteres pobló el recua- dro luminoso. −Mira, Plebster −anunció−. Algo raro ocurrió, lue- go, en ese planeta. Combatieron entre ellos mismos. Se elevó una enorme nube de polvo que lo cubrió todo y ya fue imposible observarlo desde afuera −Se cansaron, Orsi. Se cansaron de que los espiára- mos −gruñó Plebster. −No. Nada de eso. Fue una guerra total. No quedó nada vivo −Se cansaron de que criaturas como tú se la pasaran espiando qué era lo que ellos hacían o dejaban de hacer −Dos sensores que enviamos hace mucho tiempo no detectaron ni actividad humana ni vegetación. Solo desiertos arrasados y secos.

Roberto Fontanarrosa. Disponible en: http://www.abanico.org.ar Fragmento.

2.

a)

b)

3. Opus dos

a)

b)

c)

d)

Roberto Fontanarrosa. Disponible en: http://www.abanico.org.ar Fragmento. 2. a) b) 3. Opus dos a) b) c) d)

16

4.

Propuestas fotocopiables

Propuestas fotocopiables

Santillana S.A. Permitida su fotocopia solo para uso docente.

1.

S.A. Permitida su fotocopia solo para uso docente. 1. Ciencia ficción y visión del mundo Opus

Ciencia ficción y visión del mundo

Opus dos, de
Opus dos, de

2.

3.

a)

b)

c)

d)

e)

17

Permitida su fotocopia solo para uso docente. 1. Ciencia ficción y visión del mundo Opus dos,

Proyecto de lectura

Leer libros completos I

© Santillana S.A. Prohibida su fotocopia. Ley 11.723

La cosmovisión realista en la narrativa española contemporánea

FICHA TÉCNICA El lápiz del carpintero Serie Roja
FICHA TÉCNICA
El lápiz del carpintero
Serie Roja
FICHA TÉCNICA El lápiz del carpintero Serie Roja 18 RESEÑA ARGUMENTAL La lengua de las mariposas

18

RESEÑA ARGUMENTAL

La lengua de las mariposas El lápiz del carpinte- ro

Pórtico de la Gloria

Proyecto de lectura

Proyecto de lectura

© Santillana S.A. Prohibida su fotocopia. Ley 11.723

PARA LA LECTURA

- -

Buscar una reproducción del cuadro Guernica de - -

-

a)

b) -

c) -

d)

e)

- -

- -

-

- -

- -

a)

b)

c)

d)

- -

PARA LA PRODUCCIÓN

-

-

19

- - - a) b) - c) - d) e) - - - - - -

Proyecto de lectura

Leer libros completos II

© Santillana S.A. Prohibida su fotocopia. Ley 11.723

Las cosmovisiones realista y fantástica en la narrativa latinoamericana

FICHA TÉCNICA Cuentos latinoamericanos. Antología. Serie Roja
FICHA TÉCNICA
Cuentos latinoamericanos. Antología.
Serie Roja

RESEÑA ARGUMENTAL

en la narrativa latinoamericana FICHA TÉCNICA Cuentos latinoamericanos. Antología. Serie Roja RESEÑA ARGUMENTAL 20

20

Proyecto de lectura

Proyecto de lectura

© Santillana S.A. Prohibida su fotocopia. Ley 11.723

PARA LA LECTURA

boom - -

El reparto de las tierras En la trinchera

Pandillas de Nueva York, del direc- -

a) -

-

f) -

-

-

-

- -

-

-

PARA LA PRODUCCIÓN

b)

-

c) - (Los conductores “sobrecalentados” parecen no te- ner historia… Como realidad, un embotellamien- to impresiona, pero no nos dice mucho

-

d)

-

-

e) -

- -

-

21

embotellamien- to impresiona, pero no nos dice mucho - d) - - e) - - -

Proyecto de lectura

Leer libros completos III

© Santillana S.A. Prohibida su fotocopia. Ley 11.723

Ciencia ficción y visión del mundo FICHA TÉCNICA Todos los soles mienten Serie Roja
Ciencia ficción y visión del mundo
FICHA TÉCNICA
Todos los soles mienten
Serie Roja
11.723 Ciencia ficción y visión del mundo FICHA TÉCNICA Todos los soles mienten Serie Roja 22

22

RESEÑA ARGUMENTAL

Proyecto de lectura

Proyecto de lectura

© Santillana S.A. Prohibida su fotocopia. Ley 11.723

PARA LA LECTURA

-

- -

- - sans culottes en la - yalawohes

-

a)

b)

c) -

-

d) yalawohes

e)

f) -

g)

-

-

-

- yalawohes Eduardo E.

-

PARA LA PRODUCCIÓN

-

  - -

 

- -

 

 

 

 

 

.

  -

 

-

no del

 

23

- -         .   - no del   23

Notas

Notas

© Santillana S.A. Prohibida su fotocopia. Ley 11.723

Notas © Santillana S.A. Prohibida su fotocopia. Ley 11.723 24

24