You are on page 1of 747

El Tesoro de David

SALMO 1
Este Salmo puede ser considerado como el Salmo prefacio, puesto que en él hay una idea del
contenido de todo el libro. El deseo del Salmista es enseñarnos el camino a la bienaventuranza y
advertirnos de la destrucción segura de los pecadores. Éste es, pues, el asunto del primer Salmo,
que puede ser considerado, en ciertos aspectos, como el texto sobre el cual el conjunto de los
Salmos forma un sermón divino. C. H. S.
El Salmista dice más, y de modo apropiado, sobre la verdadera felicidad, en este corto
Salmo, que ninguno de los filósofos, o que todos ellos juntos; éstos no hacen más que andarse
por las ramas; Dios va certeramente al punto y dice lo esencial. John Trapp.

Vers. 1. Bienaventurado. ¡Obsérvese cómo este Libro de los Salmos empieza con una
bendición, lo mismo que el famoso Sermón de nuestro Señor en el monte. La palabra traducida
como «bienaventurado» es una palabra muy expresiva. En el original es plural, y es una cuestión
discutida si se trata de un adjetivo o de un sustantivo. De ahí podemos colegir la multiplicidad de
las bendiciones que reposan sobre el hombre, a quien Dios ha justificado, y la perfección y
grandeza de las bendiciones de que gozará.
Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos. Este hombre sigue el
consejo prudente, y anda en los mandamientos del Señor, su Dios. Para él los caminos de la
piedad son caminos de paz y bienandanza. Sus pisadas son ordenadas por la Palabra de Dios y no
por la astucia y argucias del hombre carnal. Es una señal cierta de gracia interior el hecho de que
el modo de andar ha cambiado y que la impiedad es apartada de nuestras acciones. C.H.S
La palabra haish es enfática este hombre; uno entre mil que vive para el cumplimiento del
fin para el cual Dios le ha creado. Adam Clarke
Ni estuvo en camino de pecadores. El pecador tiene un camino o modo particular de
transgredir; el uno es un borracho, el otro es poco honrado o de mala fe, el otro impuro. Hay
pocos que se entreguen a toda clase de vicios. Hay muchos avaros que aborrecen la embriaguez,
y muchos borrachos que aborrecen la avaricia; y así respecto a otras cosas. Cada uno tiene su
pecado dominante; por lo tanto,.como dice el profeta: «Deje el impío su camino» (Isaías 55:7).
Ahora bien, bienaventurado el que no anda por un camino semejante. Adam Clarke
Ni en silla de escarnecedores se ha sentado. Que los demás se mofen del pecado, de la
eternidad, del infierno y del cielo y del Dios eterno; este hombre conoce una filosofía mejor que
la de los infieles y tiene un sentido demasiado claro de la presencia de Dios para permitir que su
nombre sea blasfemado.
Cuando los hombres viven en el pecado, van de mal en peor. Al comienzo andan
meramente en el consejo de los descuidados e impíos, que no se preocupan de Dios – el mal es
más bien de carácter práctico que habitual –, pero después de esto se habitúan al mal y andan en
el camino de los pecadores declarados que voluntariamente quebrantan los mandamientos de
Dios; y si se les deja solos, van un paso adelante y se vuelven maestros y tentadores deplorables
respecto a los demás, y con ello se sientan en la silla de los escarnecedores. Se han graduado en
el en e vicio, y como verdaderos doctores de condenación, se les ha concedido el título, y los
demás les consideran como maestros en Belial. Pero el hombre bienaventurado, el hombre que
posee todas las bendiciones de Dios, no puede tener contacto con personajes de esta clase, Se

1
mantiene puro y libre de estos leprosos; aparta las maldades de él como vestidos manchados por
la carne; sale de entre los perversos y se va fuera del campamento llevando el reproche de Cristo.
¡Oh, si pudiéramos tener gracia para mantenernos separados así de los pecadores! C. H. S.

Vers. 2. Sino que en la ley de Jehová. «La ley de Jehová» es el pan diario del creyente
verdadero. Y, con todo, en el día de David, ¡qué reducida era la cantidad de inspiración, porque
apenas había nada más que los cinco primeros libros de Moisés! ¡Cuánto más, pues, deberíamos
alabar toda la Palabra escrita que tenemos el privilegio de poseer en nuestras casas! Pero, ¡hay!,
qué trato tan pobre damos a este ángel del cielo. No somos como los escudriñadores de Berea en
cuanto a las Escrituras. ¡Cuán pocos hay entre nosotros que pueden reclamar la bendición de este
texto! C. H. S.
La «voluntad» a la que se alude aquí, es el deleite del corazón, y el placer cierto en la ley,
que no mira a lo que la ley promete, ni a lo que amenaza, sino sólo a esto: que «la ley es santa,
justa y buena». De ahí que no sólo es amor a la ley, sino que es un deleitarse amoroso en la ley
que ni la prosperidad, ni la adversidad, ni el mundo, ni el príncipe del mundo pueden quitar o
destruir; porque se abre camino victoriosamente en medio de la pobreza, la mala fama, la cruz, la
muerte y el infierno, y en medio de las adversidades es cuando brilla más. Martín Lutero.
Y en su ley medita de día y de noche. En este versículo tan sencillo hay todo un mundo
de santidad y espiritualidad; y si en oración y dependencia de Dios nos sentamos y lo
estudiamos, podremos contemplar mucho más de lo que se nos presenta a la vista. Es posible que
cuando leamos o miremos veamos poco o nada; el siervo de Elías fue a mirar una vez y no vio
nada; por lo que se le dio la orden de ir a mirar siete veces. «¿Qué ves ahora?» – le preguntó el
profeta –. «Veo una nube que asciende, como la palma de la mano», y, antes de poco, toda la
superficie de los cielos se hallaba cubierta de nubes. Igualmente es posible que eches una mirada
a la ligera sobre un pasaje y no veas nada; medita sobre él con frecuencia; pronto verás luz, como
la luz del sol. Jos. Carvil.
«La boca de los justos meditará sabiduría.» Por ello Agustín tiene en su traducción
«charlar»; lo cual es una hermosa metáfora, puesto que indica un conversar constante, familiar,
con la ley del Señor, que es aquello en que debería ocuparse el hombre, porque el hablar es
peculiar del hombre. Martin Lutero
El hombre piadoso lee la Palabra de día para que, viendo los demás sus buenas obras,
puedan glorificar a su Padre que está en los cielos; lo hará de noche para no ser visto de los
hombres; de día, para mostrar que no es uno de los que temen la luz; de noche, para mostrar que
es uno de los que pueden brillar en la sombra; de día, porque es la hora de obrar, y así obra
mientras es de día; de noche, para que su Señor no venga, como ladrón en la noche, y le
encuentre ocioso. Richard Baker.
No tengo descanso, como no sea en compañía del libro. Thos. A Kemps.

Vers. 3. Será como árbol plantado; no un árbol silvestre, sino «un árbol plantado», escogido,
considerado como propiedad, cultivado y protegido de ser desarraigado, porque «toda planta que
no ha plantado mi Padre celestial, será desarraigada».
Junto a corrientes de aguas. De modo que incluso si falla una corriente, hay otra
disponible. Los ríos del perdón y los ríos de la gracia, los ríos de la promesa y los ríos de la
comunión con Cristo, son fuentes de provisiones que no fallan nunca.
Que da su fruto a su tiempo. El hombre que se deleita en la Palabra de Dios, recibe
instrucción de ella, dispone de paciencia en la hora del sufrimiento, fe en la de la prueba y gozo

2
santo en la hora de la prosperidad. El dar fruto es una calidad esencial del hombre que posee
gracia, y su fruto será en sazón. C. H. S.
Los impíos tienen sus días marcados, sus ocasiones, sus obras y sus lugares
determinados, a los cuales se adhieren estrechamente; de modo que si su vecino muriera de
hambre, no por ello se apartarían de su costumbre. Pero el hombre bienaventurado, siendo libre
en todos los momentos, en todos los lugares, para todas las obras y para todas las personas, acude
a servir y ayudar siempre que haya una necesidad.
Y su hoja no cae. Describe antes el fruto que la hoja, y, por ello, se intima al que profesa
la palabra de doctrina que dé primero los frutos de vida si no quiere que su fruto se marchite,
porque Cristo maldijo la higuera que no daba fruto. Martín Lutero.
Y todo lo que hace, prosperará. Así como hay una maldición envuelta en la prosperidad
del malvado, hay también una bendición escondida en las cruces, pérdidas y aflicciones del justo.
Las pruebas y tribulaciones del santo pertenecen a la administración divina, y por medio de ellas
crece y da fruto en abundancia. C. H. S.
La prosperidad externa, si sigue al hecho de andar con Dios, es muy dulce; como el cero,
que cuando sigue a un dígito aumenta el valor del número, aunque él mismo, en sí, no es nada.
John Trapp

Ver. 4. No así los malos. Nota el uso de la palabra, «malos» o impíos, porque, como
hemos visto al comienzo del Salmo, éstos son los principiantes en el mal y son los pecadores que
ofenden menos. Éstos son los que prescinden de Dios, aunque continúan sin alterarse en su
moralidad. Si éste es su triste estado, ¿cuál será la condición de los pecadores francos y
declarados, los infieles y reprobados? C. H. S.
Que son como el tamo. Éste es su carácter: intrínsecamente sin valor, muertos, inútiles,
sin sustancia y llevados por el viento. C. H. S.
Que arrebata el viento. Aquí vemos su destino y condenación: la muerte los arrebatará con sus
ráfagas terribles de fuego, en el cual serán totalmente consumidos. C. H. S.
Aquí, de paso, podemos ver que los malos tienen algo de que dar gracias, sin que lo
sepan; que pueden agradecer a los piadosos por los días buenos que viven en la tierra, puesto que
es por ellos y no por sí mismos que gozan de lo que gozan. Porque como el tamo, en tanto que
está unido al trigo, goza de algunos privilegios por causa del trigo, puesto cuidadosamente en el
granero, pero tan pronto como es ido y separado del trigo es echado y desparramado por el
viento, así los malos, en tanto que se hallan en compañía de los buenos, en medio de ellos,
participan por su causa de algunas de las bendiciones prometidas a los buenos; pero si los buenos
los abandonan o son apartados de ellos, entonces cae sobre ellos como un diluvio de fuego, como
ocurrió a Sodoma cuando Lot la abandonó y se fue de la ciudad. Sir Richard Baker

Vers. 5. Por tanto, no se erguirán en la congregación de los justos. Toda la iglesia tiene un
demonio en ella. La cizaña crece en los mismos surcos que el trigo. No hay ninguna era que haya
sido limpiada del todo del tamo. Los pecadores se mezclan con los santos, y la escoria con el oro.
Los preciosos diamantes de Dios se hallan todavía en el mismo terreno que los guijarros.
Los pecadores no pueden vivir en el cielo. Estarían fuera de su elemento. Sería más fácil
para un pez vivir encaramado en un árbol que para un malvado vivir en el Paraíso. C. H. S.
Vers. 6. Porque Jehová conoce el camino de los justos, o como el hebreo aún de modo más
pleno: «El Señor es conocedor del camino de los justos.» Él está observando constantemente su

3
camino, y aunque el camino pueda pasar por entre la niebla y la oscuridad, todo, el Señor lo
conoce.
Más la senda de los malos conduce a la perdición. No sólo van perecer ellos mismos, sino
que también perecerá su camino. El justo: cincela su nombre en la roca, pero el malo escribe su
recuerdo sobre la arena. C. H. S.

***

SALMO 2
No vamos a ir descaminados en nuestro sumario de este sublime Salmo si lo llamamos el «Salmo
del Mesías Príncipe», porque presenta, como en una visión maravillosa, el tumulto o motín de los
pueblos que se levantan contra el Señor ungido, el propósito decidido de Dios de exaltar a su
propio Hijo, y el reinado final de este Hijo sobre todos sus enemigos. Leámoslo con los ojos de
la fe, contemplando, como en un espejo, el triunfo final de nuestro Señor Jesucristo sobre todos
sus enemigos.
Tenemos en los tres primeros versículos una descripción del odio de la naturaleza
humana en contra del Cristo de Dios. No se puede hacer mejor comentario sobre ello que el
cántico apostólico de Hechos 4:27, 28: «Porque verdaderamente se aliaron en esta ciudad contra
tu santo Siervo Jesús, a quien ungiste, Herodes y Poncio Pilato, con los gentiles y el pueblo de
Israel, para hacer cuanto tu mano y tu designio habían predestinado que sucediera.» C. H. S.

Vers. 1. ¿Por qué se amotinan las gentes, y los pueblos piensan cosas vanas? El Salmo empieza
abruptamente con una interrogación airada; y con razón: no es para menos que asombrarse a la
vista de las criaturas en actitud hostil en contra de su Dios, y esto es lo que deja' atónito al
Salmista. C. H. S.
Cosas vanas. En España hay dos columnas monumentales que fueron erigidas en el
pasado, en las cuales se halla escrito:
I. «A Diocleciano Joviano Maximiano Hercúleo César Augusto, por haber extendido el
Imperio Romano en el este y en el oeste, y por haber extinguido el nombre de los cristianos, que
trajo la ruina a la República.»
II. «A Diocleciano Joviano Maximiano Hercúleo César Augusto, por haber adoptado a
Galerio en el este, por haber abolido por todas partes la superstición de Cristo, por haber
extendido el culto a los dioses.»
«Tenemos aquí un monumento erigido por el paganismo sobre la tumba de su enemigo
vencido, pero en esto "el pueblo se imaginaba cosas vanas". Ni en España ni en parte alguna
puede señalarse la tumba del cristianismo; "no existe, porque los vivos no tienen tumbas".»

Vers. 2. Se levantan los reyes de la tierra. Con malicia decidida se organizaron en oposición
contra Dios. No era un alboroto y furia pasajeros, sino que era un odio profundo, porque habían
resuelto de modo claro resistir al Príncipe de Paz. C. H. S.
Y los príncipes conspiran juntamente contra Jehová y contra su ungido. Se preparan para
su campaña de guerra con astucia, no con prisas e improvisación, sino de modo sistemático y
deliberado. Hacen uso de todas las artes de la guerra. Como Faraón exclaman: «Los trataremos
con astucia y prudencia.» Ojalá que los hombres sirvieran a Dios con la mitad del cuidado y

4
tesón con que sus enemigos atacan su reino astutamente. Los pecadores son sagaces en esto, y
los santos son lentos y torpes. C. H. S.

¿Por qué se juntaron en armas en contra del Señor y en contra de su Ungido? ¿Querían derramar
su sangre? Sí, «hicieron consejo» – dice Mateo – «y decidieron darle muerte». Tenían al
demonio en su mente, que no se satisfacía sino con la muerte. ¿Y cómo se las ingeniaron? Dice:
«conspiraron juntamente contra Él». Henry Smith.

Vers. 3. Rompamos sus ligaduras. Seamos libres para cometer toda clase de abominaciones.
Seamos nuestros propios dioses. Desembaracémonos de todo freno y restricción.

Echemos de nosotros su yugo. Hay monarcas que han hablado de esta manera, y todavía hay
algunos que son este tipo de rebeldes sentados en tronos. Por loca que sea la resolución de
rebelarse contra Dios, el hombre, desde la creación, ha perseverado en ella y continúa en ella
hasta este día. El glorioso reinado de Jesús en los últimos días no quedará consumado hasta que
una lucha terrible haya convulsionado las naciones. Para la cerviz sin la gracia, el yugo de Cristo
es intolerable, pero para el pecador salvado es fácil y ligero. Podemos juzgarnos a nosotros
mismos en esto: ¿Amamos este yugo o procuramos echarlo lejos de nosotros? C. H. S.

Vers. 4. El que mora en los cielos se reirá. Según nuestra capacidad, el profeta describe a Dios
presentándole, lo mismo que nosotros haríamos en este caso, en una actitud de desprecio,
burlándonos de los vanos intentos. Se ríe, pero con desprecio. Desprecia, pero con venganza. Él
permite que su templo sea saqueado, que sean profanados los santos vasos y se emborrachen
bebiendo de ellos; pero, ¿no hizo temblar la sonrisa de Dios a Belsasar cuando vio el mensaje en
la pared. ¡Oh que terrible ha de ser su ceño cuando su sonrisa es tan severa! THOS. ADAMS.

El que mora en los cielos se reirá; el Señor se burlará de ellos. Esta tautología, o repetición de la
misma cosa es un signo de que la cosa ha quedado establecida: según la autoridad del patriarca
José (Génesis 41:32), cuando, habiendo interpretado los sueños de Faraón, dijo: « Y e suceder el
sueño a Faraón dos veces, significa que la cosa es firme de parte de Dios, y que Dios se apresura
a hacerla.» Y, por tanto, aquí también «se reirá» y «se burlará de ellos». Y es una repetición para
mostrar que no hay duda posible de que estas cosas van a suceder. MARTIN LUTERO.

Vers. 5. Luego les hablará en su furor. Después de haberse reído, les habla; no les hiere; pero con
el aliento de sus labios basta. C. H. S.
Y les turbará con su ira, sea por medio del horror en su conciencia o por medio de plagas
corporales; de una forma u otra Él les hará comprender bien lo que Él piensa de ellos, como
siempre ha hecho a los que han perseguido a su pueblo. JOHN TRAPP

Vers. 5, 9. Es fácil para Dios destruir a sus enemigos. De los treinta emperadores romanos,
gobernadores de provincias, y otras personas con cargos elevados que se distinguieron por su
celo y malicia en perseguir a los cristianos primitivos, uno de ellos se volvió loco después de
cometer una crueldad terrible a otro le dio muerte su propio hijo; uno se volvió ciego; a otro se le
salieron los ojos de la cabeza; otro murió ahogado; otro, estrangulado; uno murió en la
cautividad abyecta; otro cayó muerto; otro murió de una enfermedad asquerosa, de modo que sus
médicos tuvieron que darle muerte porque no era posible resistir el hedor que llenaba la

5
habitación; dos se suicidaron; un tercero lo intentó pero tuvo que pedir ayuda para poder hacerlo;
cinco fueron asesinados por sus siervos u otros; cinco murieron en circunstancias de extremo
sufrimiento: varios de ellos de complicaciones de enfermedades; ocho murieron en batalla o
después de haber caído prisioneros

Entre ellos se hallaba Juliano el Apóstata. En los días de su prosperidad, se dice que amenazó
con su espada al cielo, desafiando al Hijo de Dios, a quien llamaba comúnmente el «galileo».
Pero cuando fue herido en una batalla y vio que todo había terminado para él, echó un grumo de
su propia sangre al aire y exclamó: «Has vencido, "galileo".» Wm. S. PLUMBER

Vers. 6. Yo mismo he ungido a mi rey sobre Sión, mi santo monte, a pesar de vuestra malicia, a
pesar de vuestras algaradas, a pesar de la sabiduría de vuestros consejos y a pesar de la astucia de
vuestros legisladores. Él ha hecho lo que sus enemigos intentaban impedir. En tanto que ellos
estaban proponiendo algo, Él ya había decidido la cuestión. La voluntad de Jehová se hace, y el
hombre se revuelve y agita en vano. C. H. S.

Cristo es un Rey por encima de todos los reyes. ¿Qué son todos los hombres poderosos, los
grandes y honrados de la tierra, al lado de Cristo Jesús? No son más que una burbuja de agua;
porque si todas las naciones, comparándolas con Dios, son como una gota de agua en un cubo, o
el polvo en unas balanzas, de que habla Isaías 40:15, ¡qué poco han de ser los reyes de la tierra!
Wm. DYER en Los títulos famosos de Cristo.
Vers. 7. Yo publicaré el decreto. Contemplando el rostro airado de los reyes rebeldes, el Ungido
parece decir: «Si esto no basta para reduciros al silencio, yo publicaré el decreto. Ahora bien,
este decreto está en conflicto directo con los planes del hombre, porque su intento es el
establecimiento del mismo dominio contra el cual las naciones están haciendo planes. C. H. S.

Tú eres mi Hijo. Ésta es la noble prueba de la gloriosa divinidad de nuestro Emmanuel. Yo te he


engendrado hoy. Si esto se refiere a la divinidad de nuestro Señor, no intentemos sondearla,
porque es una gran verdad, que ha de ser recibida con reverencia, pero no ha de ser investigada
con irreverencia. Al intentar definir la Trinidad, o desvelar la esencia de la divinidad, muchos
hombres se han perdido; aquí grandes navíos han naufragado. ¿Qué hemos de conseguir en este
mar con nuestros frágiles esquifes?
La discusión referente a la filiación eterna de nuestro Señor no hace más que manifestar
curiosidad presuntuosa, no fe reverente. Es un intento de explicar aquello que es mucho mejor
adorar. Podríamos dar exposiciones opuestas de este versículo, pero no vamos a hacerlo. La
controversia es una de las tareas menos provechosas en que se han ocupado las plumas de los
teólogos. C. H. S.

Vers. 9. Los quebrantarás con cetro de hierro; como vasija de alfarero los desmenuzarás. Los que
no se doblan han de ser quebrantados. La vasija del alfarero no puede ser restaurada una vez ha
sido desmenuzada, y la ruina de los pecadores será sin esperanza si Jesús los hiere y desmenuza.
C. H. S.

Vers. 10. Sed sensatos. ¡Oh, qué sabiduría infinita es la obediencia a Jesús, y qué espantosa es la
locura de aquellos que siguen siendo sus enemigos! C. H. S.

6
Vers. 11. Servid a Dios con temor. Temor sin gozo es tormento; y gozo sin santo temor sería
presunción. C. H. S.

Vers. 12. Besad al Hijo para que no se enoje. Judas traicionó a su Maestro con un beso, y, con
todo, Dios lo manda, y expresa amor en esto; aquello de que es posible abusar no por eso tiene
que ser abandonado; el que se pueda tergiversar una cosa no significa que tenga que ser
abandonada, sino que las cosas buenas que han sido desviadas para usos impropios por algunos
pueden ser vueltas a su bondad primitiva. Por tanto, consideremos y engrandezcamos la bondad
de Dios, que nos ha traído a este punto en que podamos besar al Hijo; y que el expresar este
amor se halla en nuestras manos.
Dios, que es amor, puede estar airado; y, entonces, este Dios que está airado aquí es el Hijo de
Dios, el cual ha hecho tanto por nosotros, y por tanto y por tanto está airado justamente; Él es
nuestro juez, y por tanto con razón hemos de temer su ira; y, finalmente, podemos ver lo
fácilmente que se aparta su ira: basta con un beso.

Si eres despreciado por amar a Cristo en su evangelio, recuerda cuando David fue mirado con
desprecio porque danzaba tras el arca. «Cuanto más afligido te veas por los demás por causa de
Cristo, mayor será la paz que tendrás en Cristo.» De los sermones de JOHN DONNE

Para hacer las paces con el Padre hay que besar al Hijo. «¡Oh, si él me besara con besos de su
boca!», era la oración de la iglesia (Cantares l:2). Besémosle, que ésta sea nuestra empresa. En
realidad, hay que ser besado por el Hijo primero, antes que nosotros le besemos a El en nuestra
piedad. Señor, concédenos, en estos besos mutuos y en estos abrazos ahora, que podamos entrar
en la fiesta de las bodas plenamente más adelante, cuando el coro de los cielos, incluso las voces
de los ángeles, cantarán el cántico de boda, el epitalamio, en las bodas de la esposa del Cordero.
THOS. ADAMS

Y perezcáis en el camino; pues se inf1ama de pronto su ira. Es algo terrible perecer en medio del
pecado, en los caminos de la rebelión; y con todo ¡qué fácilmente puede destruirnos su ira
súbitamente! No es necesario que su ira se caliente siete veces más que de ordinario; basta con
que se encienda un poco para que seamos consumidos. ¡Oh pecador! Vigila y teme los terrores
del Señor; «porque nuestro Dios es un fuego consumidor» C. H. S.

La ira de Dios ha de ser indescriptible, si se enciende plenamente ya que la perdición puede


sobrevenir con sólo que se encienda un poco. JOHN NEWTON

En el primer Salmo vimos al malvado arrebatado como si fuera tamo; en el segundo vemos que
es quebrantado y desmenuzado como una vasija de alfarero. En el primer Salmo contemplamos
al justo plantado como un árbol junto a corrientes de agua; y aquí contemplamos a Cristo, la
Cabeza Ungida de los justos, hecho mejor que un árbol plantado junto a corrientes de agua,
porque es hecho rey de todas las islas, y todos los paganos se inclinan ante El y besan el polvo,
en tanto que el mismo da su bendición a todos los que han puesto su confianza en Él. C. H. S.

***

SALMO 3

7
Un Salmo de David cuando huía de delante de Absalón su hijo. Podemos recordar la triste
historia de la huida de David de su propio palacio, cuando en plena noche cruzó el vado del
Cedrón y se escapó con unos pocos fieles servidores, para esconderse durante un tiempo de la
furia de su hijo rebelde. Recordemos que David en esto era un tipo del Señor Jesucristo. El
también huyó; El también pasó el vado del Cedrón cuando su propio pueblo se rebeló contra El,
y con un grupito de seguidores se dirigió al jardín de Getsemaní. El también bebió las aguas del
arroyo en su camino, y por tanto levantó su cabeza. Muchos estudiosos, titulan este Salmo «el
Himno matutino». ¡Ojalá nos despertemos siempre con la santa confianza en nuestros corazones
y un cántico en nuestros labios!

Este Salmo puede ser dividido en cuatro partes de dos versículos cada una. En los primeros dos
versículos tenemos a David presentando una queja a Dios contra sus enemigos; luego, declara su
confianza en el Señor (3, 4), canta su seguridad en el sueño (5, 6) y se siente corroborado para el
conflicto futuro (7, 8). C. H. S.

Vers. 1. Jehová, ¡Oh cuánto se han multiplicado mis adversarios! Los adversarios vienen en
grupo. La aflicción tiene una familia numerosa. Muchos son los que se levantan contra mí. Las
legiones de nuestros pecados, los ejércitos de enemigos, la muchedumbre de dolores corporales,
la hueste de aflicciones espirituales, y todos los aliados de la muerte y el infierno, se han
dispuesto en batalla contra el Hijo del hombre. C. H. S.

¡Qué engañosos y peligrosos son todos ellos! ¡Y qué poca fidelidad y constancia se halla entre
los hombres! David tenía el afecto de sus súbditos tanto como puede haberlo tenido cualquier
otro rey, y, con todo, de repente, ¡los perdió todos! MATHEW HENRY

Vers. 2. Muchos son los que dicen de mí: No hay para él salvación de Dios. David se queja
delante de su Dios amante de la peor arma de sus enemigos en sus ataques, y la gota más amarga
de sus penas. Este era el comentario más hiriente de todos, pues declaraban que no había
salvación para él en Dios. Con todo, David sabía en su propia conciencia que había dado base
hasta cierto punto para esta exclamación, porque había cometido pecado contra Dios a la misma
luz del día.
Si todas las pruebas que nos vienen del cielo, todas las tentaciones que ascienden del infierno, y
todas las cruces que se levantan de la tierra pudieran mezclarse y oprimirnos, no podrían hacer
una prueba tan terrible como la que está contenida en este versículo. Es la más amarga de todas
las aflicciones: temer que no haya ayuda ni salvación para nosotros en Dios. No obstante,
recordemos que nuestro bendito Salvador tuvo que sufrir esto el grado sumo cuando exclamó:
«¡Dios mío, Dios mío!, ¿por qué me has desamparado?» C. H. S.
Cuando el creyente pone en duda el poder de Dios, o su interés en él, su gozo desaparece como
la sangre sale de una arteria cortada. Este versículo es, verdaderamente, una herida dolorosa.
WM. GURNALL

Un hijo de Dios se sobresalta ante el mismo pensamiento de desesperar de la ayuda de Dios; no


puedes afligirle con algo peor que el intentar persuadirle de que «No hay salvación para él en
Dios». MATTHEW HENRY

8
Selah. La palabra ocurre setenta y tres veces en los Salmos, y tres veces en el libro de Habacuc.
ALBERT BARNES

Vers. 3. Tú eres mi gloria. ¡Oh, que tengamos la gracia de ver nuestra gloria futura en medio del
oprobio presente! Hay una gloria presente en nuestras aflicciones, si podemos discerniría, porque
no es algo sin importancia el tener la comunión de Cristo en sus sufrimientos. David fue honrado
cuando ascendió al Olivete, llorando, con la cabeza cubierta; porque en todo fue hecho como su
Señor.
¡Nosotros podemos aprender, a este respecto, a gloriarnos también en las tribulaciones! C. H. S.

Vers. 4. Con mi voz clamé a Jehová. Cuando la oración va en vanguardia, a su debido tiempo la
liberación cubre la retaguardia. Thos. Watson

Y El me respondió. Con frecuencia he oído que algunas personas dicen en oración: «Tú escuchas
la oración, y la respondes, oh Dios»; pero la expresión contiene algo superfluo, puesto que para
Dios escuchar es, según las Escrituras, lo mismo que responder. C. H. S.
Vers. 5. Yo me acosté y dormí. Hay un sueño de presunción; ¡Dios nos libre de él! Hay el sueño
de la santa confianza; ¡Dios nos ayude a cerrar los ojos para disfrutarlo! C. H. S.

Tiene que haber sido verdaderamente una blanda almohada la que pudo hacer que David olvidara
su peligro cuando un ejército rebelde estaba avanzando en su búsqueda; con todo, tan
trascendente es la influencia de esta paz, que puede hacer que la criatura se acueste tan
alegremente para dormir en la tumba como si fuera la cama más blanda. Se puede decir que el
niño que llama para que le pongan en la cama está dispuesto; algunos de los santos han deseado
que Dios les pusiera a descansar en sus camas de polvo, y esto, no como resultado de una
desazón o aflicción presente, como hizo Job, sino por un dulce sentido de esta paz en su pecho.
«Ahora despide a tu siervo en paz, porque mis ojos han visto tu salvación», fue el cántico del
anciano Simeón. Wm. Gurnall

Una buena conciencia puede dormir en la boca de un cañón; la gracia es una cota de malla para
el cristiano, el cual no teme la flecha ni la bala. Thos. Watson

Jehová me sostenía. Nos sería muy útil considerar el poder sustentador manifestado en nosotros
en tanto que estamos durmiendo. En el flujo de la sangre, en el dilatarse y contraerse los
pulmones, etc., en el cuerpo y en la continuidad de las facultades mentales, en tanto que la
imagen de la muerte está sobre nosotros. C. H. S.
Cristo, en las palabras de este versículo, da a entender su muerte y su sepultura. Martn Lutero

Vers. 6. No temeré a diez millares de gente, que pongan sitio contra mí. El Salmista confiará a
pesar de las apariencias amenazadoras. El Salmista no temerá aunque haya diez mil enemigos
que le rodeen. Los creyentes débiles ahora están dispuestos a excusarse, y nosotros mismos
estamos demasiado dispuestos a hacer uso de excusas; en vez de sobreponernos a las debilidades
de la carne, nos refugiamos bajo la misma y la usamos como una excusa. El confiar solamente
cuando las apariencias son favorables, es navegar sólo con el viento y la marea, creer sólo
cuando podemos ver. ¡Oh!, sigamos el ejemplo del Salmista y busquemos esta fe sin límite que

9
nos permitirá confiar en Dios, venga lo que venga. Philip Bennett Power en «Yo quiero» en los
Salmos»

No importa quiénes sean nuestros enemigos, por más que sean legiones en cuanto al número; en
cuanto al poder, principados; en sutileza, serpientes; en crueldad, dragones; en ventaja de
emplazamiento, príncipes del aire; en cuanto a malicia, maldades espirituales; más fuerte es el
que está con nosotros que los que están contra nosotros; no hay nada que nos pueda separar del
amor de Dios. En Cristo Jesús nuestro Señor seremos más que vencedores. Wm. Cowper

Vers. 8. La salvación es de Jehová. Este versículo contiene la suma y sustancia de la doctrina


calvinista. Escudriña las Escrituras, y si las lees con la mente abierta y sincera, te persuadirás de
que la doctrina de la salvación, por la gracia solamente, es la gran doctrina de la Palabra de Dios.
Este es un punto con respecto al cual estamos en pugna constante. Nuestros oponentes dicen: «La
salvación pertenece a la voluntad libre del hombre; sino al mérito del hombre, por lo menos a la
voluntad del hombre»; pero nosotros sostenemos y enseñamos que la salvación desde el
principio al fin, en cada punto y detalle de la misma, pertenece al Dios Altísimo. Es Dios el que
escoge a su pueblo. Él los llama por su gracia; Él los aviva por medio de su Espíritu, y los guarda
con su poder. No es del hombre ni por el hombre; «no es del que quiere, ni del que corre, sino de
Dios que muestra misericordia». Todos hemos de aprender esta verdad experimentalmente,
porque nuestra carne y sangre orgullosas nunca nos permitirán aprenderla de otra manera. C. H.
S.

Sobre tu pueblo sea tu bendición. Aquellos cristianos de primera magnitud, de los cuales el
mundo no era digno, «experimentaron vituperios y azotes, y a más de esto prisiones y cárceles.
Fueron apedreados, aserrados, puestos a prueba, muertos a filo de espada» (Hebreos 11:36, 37).
¡Cómo! ¿Y durante todo este tiempo de sufrimiento eran bienaventurados? Un hombre carnal
podría pensar que si esto es bendición, que Dios le libre de ella.

Pero, sea cual sea la opinión que tengamos del hecho, nuestro Cristo Salvador, dijo que el
hombre piadoso es bienaventurado; aunque lleve luto, aunque sea un mártir, es bienaventurado.
Job, sentado en las cenizas de la basura, era bienaventurado. Los santos son bienaventurados
cuando son maldecidos. Los santos, aunque sean magullados y heridos, son bienaventurados.
Thos. Watson

***

SALMO 4

Si el tercer Salmo puede ser titulado el Salmo matutino, éste, por su contenido, merece a su vez
el título de «Himno vespertino».

En el primer versículo David pide ayuda a Dios. En el segundo increpa a sus enemigos, y sigue
dirigiéndose a ellos hasta el fin del versículo 5. Luego, desde el versículo 6 en adelante, se
deleita contrastando su propia satisfacción y seguridad con la inquietud de los impíos aun en el
mejor de los estados en que puedan hallarse. C. H. S.

10
Vers. 1. Respóndeme cuando clamo. No hemos de imaginarnos que el que nos ha ayudado en
seis tribulaciones va, a abandonarnos en la séptima. Dios no hace nada a medias, y El nunca deja
de ayudarnos hasta que cesa la necesidad. El maná caerá cada mañana hasta que crucemos el
Jordán. C. H. S.

La fe es un buen orador y un noble disputador en la contienda; puede razonar partiendo de la


disposición de Dios a escuchar. David Dickson

Vers. 2. ¿Hasta cuándo? Ahora les pregunta hasta cuándo intentan ellos hacer burla de su honor y
mofa de su reputación. Un poco de regocijo de este tipo ya es excesivo; ¿por qué han de
continuar en su diversión? C. H. S.

Hijos de los hombres, ¿hasta cuándo volveréis mi honra en infamia?, etc. Podríamos imaginarnos
cada sílaba de este precioso Salmo usado por nuestro Señor alguna tarde, cuando está a punto de
salir del Templo aquel día para retirarse a su acostumbrado reposo en Betania (vers. 8), después
de sus inútiles llamamientos a los hombres de Israel. Andrew Bonar

¿Hasta cuándo amaréis la vanidad, y buscaréis la mentira? Crisóstomo dijo una vez que «si él
fuera el hombre más apto del mundo para predicar un sermón a todo el mundo, congregado a su
alrededor para escucharle, y tuviera alguna alta montaña como púlpito desde la cual pudiera
tener todo el mundo ante su vista, y estuviera provisto de una voz de bronce, una voz que
resonara como las trompetas del arcángel, de modo que todo el mundo pudiera escucharle,
escogería como texto de su sermón éste de los Salmos: «Oh mortales, ¿hasta cuándo amaréis la
vanidad, y buscaréis la mentira?» Thos. Brooks

Selah. Sin duda nosotros también hemos de detenemos y meditar sobre la insensatez inveterada
de los malos, y su persistencia en la maldad, para su destrucción segura; y podemos aprender a
admirar esta gracia que nos ha hecho diferentes, y nos ha enseñado a amar la verdad y buscar la
justicia. C. H. S.

Vers. 3. Sabed, pues, que Jehová ha escogido al piadoso para sí. David era rey por decreto
divino, y nosotros somos el pueblo de Dios de la misma manera; digámosles a nuestros enemigos
a la cara, que están luchando contra Dios y el destino cuando se afanan por derribarnos. C. H. S.

Vers. 4. Meditad en vuestro corazón estando en vuestra cama, y callad. «Temblad y no pequéis.»
Cuántos hay que invierten el consejo y pecan, pero no tiemblan. Oh, si los hombres siguieran el
consejo de este versículo y meditaran en sus corazones. C. H. S.
El meditar contribuirá mucho a doblegar tu obstinación, tus pasiones. La meditación seria, como
el echar tierra entre las abejas, va a calmar los afectos desordenados e impetuosos, que hacen
tanto ruido y tan desagradables. George Swinnock

Vers. 6. Muchos son los que dicen: ¿Quién me mostrará el bien? Había muchos entre los mismos
seguidores de David que preferían ver a creer. ¡Ay, ésta es la misma tendencia hoy en día! En
cuanto a los mundanos, esto es lo que dicen: «¿Quién nos mostrará el bien?» Nunca están
satisfechos, moviéndose anhelantes en todas direcciones, con el corazón vacío, ansiosos de beber

11
cualquier engaño que inventan los impostores; y cuando éstos fallan, pronto ceden a la
desesperación y declaran que no hay nada bueno en el cielo o en la tierra. C. H. S.

Los hombres quieren lo bueno; aborrecen lo malo, porque lleva dolor, sufrimiento y la muerte
consigo; y desean hallar el bien supremo que va a dar contento a su corazón y los salvará del
mal. Pero los hombres confunden este bien. Procuran dar gratificación a sus pasiones; no tienen
idea de una felicidad que no venga por medio de los sentidos. Por ello, rechazan el bien,
espiritual, rechazan al Dios supremo, aunque es sólo por medio de El que pueden ser satisfechas
todas las potencias del alma del hombre. Adam Clarke

Para que las riquezas no sean contadas como malas en sí mismas, Dios a veces las da a los justos;
y para que no sean consideradas como el bien principal, las concede con frecuencia a los malos.
Pero, en general, son más bien la porción de sus enemigos que de sus amigos. ¡Ay!, ¿de qué
valor es recibir pero no ser recibido, y no poseer otros rocíos de bendición que los que por
necesidad irán seguidos por el fuego y el azufre?

El mundo es una isla flotante, y si nosotros echamos nuestra anda en él, vamos a ser arrastrados
por él. Dios, y todo lo, que El ha hecho, no es más que Dios sin nada de lo que ha hecho. El es
bastante sin la criatura, pero la criatura no es nada sin El. Por tanto,,es mejor gozar de El sin nada
más, que gozar de todo lo demás sin El. Wm. Secker

Vers. 7. Tú diste alegría a mi corazón, mayor que la de ellos cuando abundan en grano y en
mosto. «Es mejor sentir el favor de Dios una hora en nuestras almas arrepentidas, que estar
sentado durante edades bajo el sol más cálido que ofrece este mundo.» Cristo en el corazón es
mejor que el grano en el granero o el vino en la cuba. El trigo y el vino son los frutos de este
mundo, pero la luz del rostro de Dios es el fruto abundante del cielo. Que mi granero esté vacío,
que yo estoy lleno todavía de bendiciones porque Jesucristo me sonríe; pero si tengo todo el
mundo, sigo siendo un pobre si no le tengo a El.

Este versículo son las palabras del justo en oposición a los dichos de muchos. ¡Qué rápidamente
da evidencia la lengua del carácter! «¡Habla, que pueda verte!», dijo Sócrates a un joven de buen
parecer. El metal de una campana se conoce mejor por el sonido. Los pájaros revelan su
naturaleza al cantar. C. H. S.

¡Qué locura es que los favoritos del cielo hayan de envidiar a los hombres del mundo, que en el
mejor de los casos se alimentan de las migajas que caen de la mesa de Dios! Thos. Brooks

Vers. 8. En paz me acostaré, y asimismo dormiré; porque sólo Tú, Jehová, me haces vivir
confiado. Una conciencia tranquila es una buena compañía en la almohada. Cuántas veces
nuestras horas de desvelo pueden ser achacadas a nuestra mente en desorden y desconfiada.
Aquel a quien mece la fe en su sueño duerme dulcemente. No hay almohada tan dulce como una
promesa; no hay cobertura tan caliente como un interés seguro en Cristo. C. H. S.
Ahora tenemos que retirarnos un momento de la contienda y disputa y de la hostilidad abierta de
los enemigos, a la quietud e intimidad de nuestro dormitorio. Y allí hay algo que ha de ser
inefablemente dulce para el creyente, porque le muestra el cuidado exquisito de Dios, la
individualidad de su amor; la forma en que El condesciende y obra, no sólo en las cosas

12
importantes, sino también en las pequeñas; no sólo cuándo se puede obtener gloria de grandes
resultados, sino cuando no hay que alcanzar nada excepto la gratitud y amor de una pobre
criatura, cuya vida ha sido protegida y preservada en un período de sueno. ¡Qué bienaventurado
sería si pensáramos en El como presente en todas las horas de la enfermedad, la inquietud y el
dolor!

Hay algo conmovedor en este «me acostaré» del Salmista. En este acostarse, él renuncia
voluntariamente a toda guardia personal de sí mismo. Muchos creyentes se acuestan, pero no
duermen. Quizá se sientan seguros en cuanto a su cuerpo, pero los cuidados y la ansiedad
invaden la intimidad de su habitación. Hay una prueba en la quietud; y con frecuencia la
habitación quieta exige más confianza que un campo de batalla. ¡Oh, si pudiéramos confiar más
en Dios para nuestras cosas personales! ¡Oh, si El fuera el Dios de nuestro dormitorio, así como
de nuestros templos y hogares en general!

El hermano del obispo Ridley se le ofreció para permanecer a su lado durante la noche que
precedió a su martirio, pero Ridley declinó el ofrecimiento, diciendo que «quería acostarse y
dormir tan confiado como lo había hecho toda su vida». Philip Bennett Power

***

SALMO 5
Para la menea devota hay aquí una vista preciosa del Señor Jesús, del cual se dice que en los días
de su carne ofreció oraciones y súplicas con gran clamor y lágrimas.

Vers. 1. Escucha, oh Jehová, mis palabras; considera mi meditación. Las palabras no son la
esencia, sino sólo el ropaje de la oración. C. H. S.

La meditación es el mejor comienzo de la oración, y la oración es la mejor conclusión de la


meditación. George Swinnock

Es cierto que la mayor parte de los hombres desgranan oraciones vanas, lánguidas e ineficaces,
indignas de ser escuchadas por el bendito Dios, de modo que parecen hasta cierto punto dar la
evaluación de ellas, ya que ni esperan éxito en sus peticiones, ni tampoco tienen después
solicitud alguna sobre las mismas, sino que lanzan palabras al viento, que son realmente vanas.
Robert Leighton

Vers. 1, 2. Observa el orden y la fuerza de las palabras «mi lamento», «la voz de mi clamor» o de
«mi oración»; y también «está atento», «considera», «escucha». Estas expresiones son todas ellas
evidencia de la urgencia y energía de los sentimientos y peticiones de David. Primero tenemos
«da oído», esto es, «escúchame». Pero sirve de poco que sean escuchadas las palabras a menos
que el «clamor», o meditación, sea considerado. Es como si dijera: no puedo expresarme ni
hacerme entender como quisiera; por tanto, oh Dios, entiende mis sentimientos mejor de lo que
soy capaz de expresarlos con palabras. Martin Lutero

13
Vers. 2. La voz de mi clamor. Para un padre amante, el clamor de los hijos es música, y tienen
sobre él una influencia mágica que su corazón no puede resistir.
Mi Rey y mi Dios. Observa cuidadosamente estas palabras: «Mi Rey y mi Dios.» Son el meollo
de la oración. Aquí el gran argumento por el cual Dios debe escuchar la oración es porque El es
nuestro Rey y nuestro Dios. Nosotros no somos extraños a El: El es el Rey de nuestro país. De
los reyes se espera que escuchen las solicitudes de su propio pueblo. Nosotros no somos extraños
para El; somos adoradores suyos, y El es nuestro Dios; nuestro por el pacto, la promesa, el
juramento y por la sangre. C. H. S.

Vers. 3. Oirás mi voz. Observa, esto no es tanto una oración como una resolución. Sin oración no
valdría la pena vivir.

En la mañana. Una hora en la mañana vale dos por la noche. En tanto que el rocío está sobre la
hierba, que la gracia descienda sobre el alma. Demos a Dios las mañanas de nuestros días y la
mañana de nuestras vidas. La oración ha de ser la clave del día y el cerrojo de la noche. C. H. S.

«En los días de nuestros padres» —dice el obispo Burnet—, «cuando una persona llegaba
temprano por la mañana a la puerta de su vecino y deseaba hablar con el dueño de la casa, era
costumbre que los siervos le dijeran con franqueza: «Mi amo está orando», del mismo modo que
ahora dicen: «Mi amo está en la cama.»

Me presentaré delante de ti, y esperaré. Colocaré mi oración en el arco y lo dirigiré hacia el cielo,
y luego, cuando dispare la flecha, miraré para ver adónde ha ido a parar. Pero el hebreo tiene
todavía un significado más pleno que esto: «Dirigiré mi oración.» Es la palabra que es usada para
poner en orden la leña y los trozos de la víctima sobre el altar, y que se usa también para poner el
pan de la proposición sobre la mesa. Significa precisamente esto: «Ordenaré mi oración delante
de Ti»; la pondré sobre el altar por la mañana, tal como el sacerdote dispone el sacrificio
matutino. Ordenaré mi oración, o como Master Trapp dice: «Pondré en orden de batalla mis
oraciones», las pondré en orden, y las colocaré en sus lugares apropiados, para que pueda orar
con toda mi fuerza, y orar de modo aceptable.

Voy a mirar, o como podría traducirse mejor el hebreo: «voy a observar a estar observando la
respuesta. Después de haber orado, esperaré que venga la bendición.» Es la palabra que se usa en
otro lugar donde leemos de los que velan esperando la mañana. ¡De este modo velaré observando
tu respuesta, ¡oh Señor! Voy a disponer mi oración como la víctima sobre el altar, y miraré y
esperaré recibir la respuesta por el fuego del cielo al consumir los sacrificios. ¿No nos perdemos
mucho de la dulzura y eficacia de la oración por falta de una meditación cuidadosa antes de ella
y de una expectativa anhelante después? La oración sin fervor es como cazar con un perro
muerto, y la oración sin preparación es ir a la caza con un halcón ciego. Dios hizo al hombre,
pero El usó el polvo de la tierra como material; el Espíritu Santo es el autor de la oración, pero El
emplea los pensamientos de un alma fervorosa como si fuera oro con que formar un vaso. ¡Que
nuestras oraciones y alabanzas no sean como los destellos de un cerebro llameante y apresurado,
sino como el ardor constante y seguro de un fuego bien encendido!

Somos como el avestruz, que pone sus huevos y no se preocupa de sus pequeños. Sembramos la
simiente, pero somos demasiado indolentes para recoger la cosecha. Que la preparación santa se

14
una a la expectativa paciente, y tendremos respuestas mucho más abundantes a nuestras
oraciones. C. H. S.

David quería dirigir su oración a Dios y mirar; no al mundo y su corrupción, sino a Dios y a lo
que El diría. Wm. Gurnall

Y si crees, ¿por qué no esperas? Oh cristiano, mantente junto a tu oración con la expectativa
santa de que has conseguido el crédito de la promesa. Wm. Gurnall

Ve rs. 4. Porque Tú no eres un Dios que se complace en la maldad. «Cuando oro contra los que
me tientan» dice David-, «oro contra las mismas cosas que Tú mismo aborreces». Tú aborreces
el mal. Aprendamos aquí la solemne verdad del aborrecimiento que el Dios justo ha de tener
hacia el pecado. C. H. S.

Un hombre que corta con un cuchillo romo es la causa del acto de cortar, pero no del cortar mal;
la causa de esto es el cuchillo; o si un músico toca un instrumento que está desafinado, él es la
causa del sonido, pero no de la desafinación; la causa de ésta son las cuerdas desafinadas; o
cuando un jinete cabalga un caballo que cojea y lo espolea, el jinete es la causa del movimiento,
pero el caballo produce el movimiento a sacudidas; de la misma manera, Dios es el autor de toda
acción, pero no del mal de esta acción; la causa de esto es el hombre. Spencer, Cosas nuevas y
viejas

El malo no habitará junto a Ti. ¡Oh, qué insensato es intentar hospedar a la vez a dos invitados
hostiles entre sí como son Cristo Jesús y el diablo! Puedes tener la seguridad de que Cristo no va
a vivir en la sala de tu corazón si al mismo tiempo hospedas al diablo en el sótano de tus
pensamientos. C. H. S.

Vers. 4-6. Aquí se nos presenta al Señor apartando a los malos y parece que lo hace en seis
pasos. Primero, no tiene placer en ellos; segundo, ellos no habitan con El; tercero, los echa de si,
no estarán ante su vista; cuarto, su corazón se aparta de ellos: «aborreces a los que hacen
iniquidad»; quinto, su mano se vuelve contra ellos: «Tú destruirás a los que hablan mentira»;
sexto, su Espíritu se levanta contra ellos, y se aleja de ellos: «el Señor abomina al hombre
sanguinario y engañador».

Estas palabras, «los que obran iniquidad», pueden ser consideradas de dos maneras: primero,
afectando, no a todos los grados de pecadores, o a los pecadores de cada grado, sino al grado más
alto de pecadores, pecadores grandes y burdos, pecadores tercos y voluntariosos. Tal es el
pecado cometido con tesón, como si dijéramos, algo artificial, con esmero y cuidado para
conseguir un nombre para sí, como Si tuvieran la ambición de ser contados como profesionales,
que no se avergüenzan de hacer aquello de que deberían avergonzarse; éstos, en el sentido
estricto de las Escrituras, son los obradores de iniquidad. Por ello, nota que estos pecadores
nefandos hacen del pecado su oficio, su ocupación. Aunque cada pecado es una obra de
iniquidad, con todo, sólo algunos pecadores son obradores de iniquidad; y éstos que son
llamados así, hacen del pecado su profesión. Leemos de algunos que aman v obran mentiras
(Apocalipsis 22:15). Jos. Caryl

15
Vers. 5. Los insensatos no estarán delante de tus ojos. Los pecadores son insensatos ampliados.
Un pecado pequeño es una gran locura, y la mayor de todas las locuras es un gran pecado.

Aborrece a todos los que hacen iniquidad. No se trata de un desagrado leve sino de un
aborrecimiento a fondo el que Dios tiene hacia todos los que hacen iniquidad. El ser aborrecido
por Dios es una cosa terrible. Seamos fieles advirtiendo a los malos que nos rodean, porque sería
una cosa terrible para ellos el caer en las manos de un Dios airado. C. H. S.

Qué cosa tan asombrosa es el pecado, que hace del Dios de amor y Padre de misericordias un
enemigo de sus criaturas, y que sólo puede ser purificado por la sangre del Hijo de Dios. Thos.
Adam pensamientos privados.

Para saber lo que Dios piensa del pecado, véanse: Deuteronomio 7:22; Proverbios 6:16;
Apocalipsis 2:6, 15. Wm. Gurnall

Si un hombre aborrece a un animal venenoso, aborrece aún más al veneno. La fuerza del
aborrecimiento de Dios es hacia el pecado, y por ello nosotros también deberíamos aborrecer al
pecado, y aborrecerlo con toda nuestra fuerza; es una abominación para Dios, por lo que debería
serlo para nosotros. Wm. Greenhill

Los obradores de iniquidad han de perecer (Lucas 13:27). David Clarkson

Vers. 6. Destruirás a los que hablan mentira. Los que hablan mentira deben ser castigados como
los obradores de maldad. Todos los mentirosos tendrán su porción en el lago que arde con fuego
y azufre. C. H. S.

Sea que mientan en broma o que mientan en serio, todos los que mienten (si no se arrepienten)
irán al infierno en serio. John Trapp

En el mismo campo en que Absalón presentó batalla contra su padre estaba el roble que fue su
cadalso. La mula en que cabalgaba fue su verdugo, porque la mula le llevó al árbol, y su cabello,
del cual se gloriaba, sirvió como cuerda para dejarlo colgando. Poco saben los malvados que
todo lo que ahora tienen será una trampa o lazo para ellos cuando Dios empiece a castigarlos.
Wm. Cowper

Vers. 7. Mas yo por la abundancia de tu misericordia entraré en tu casa. ¡Qué versículo tan
hermoso es éste! Las palabras y el sentido de las mismas llevan consigo un poderoso contraste.
Porque hay dos cosas a las cuales estamos sometidos en esta vida: la esperanza y el temor, que
son, como si dijéramos, las dos fuentes de Jueces 1:15, la de arriba, y la de abajo. El temor viene
al considerar las amenazas y juicios terribles de Dios; pero la esperanza viene de considerar las
promesas y dulces misericordias de Dios. Martin Lutero
Por la abundancia de tu misericordia. No entraré en ella por mis propios méritos; no, tengo una
gran multitud de pecados, y, por tanto, entraré por la abundancia de tu misericordia. C. H. S.

Vers. 8. Guíame, Jehová. Es seguro y agradable andar cuando el Señor nos guía.

16
En tu justicia. No en mi justicia, porque ésta es imperfecta, sino en la tuya, porque Tú eres la
misma misericordia.

Allana tu camino delante de mí. No mi camino. Cuando hemos aprendido a ceder en nuestro
propio camino y a andar en el camino de Dios, es una bienaventurada señal de gracia; y no es
una misericordia pequeña el ver el camino de Dios con una visión clara delante de nuestro rostro.
C. H. S.

Vers. 9. Esta descripción del malvado ha sido copiada por el apóstol Pablo como una descripción
exacta de toda la raza humana, no de los enemigos de David solamente, sino de todos los
hombres por naturaleza. C. H. S.

Sus entrañas son maldad. Si toda el alma está infectada con una enfermedad tan desesperada, qué
obra tan grande y difícil es el regenerarla, restaurar a los hombres de nuevo a la vida y el vigor
espirituales; curar los pulmones o el hígado si están enfermos se considera una gran cura, aunque
sólo sean una parte de la persona; pero en cuanto a ti, todas tus entrañas están corrompidas. ¡Qué
gran cura es, pues, el sanarte! Es tan grande que sólo puede realizarla la habilidad y poder de
Dios. Thos. Goodwin

Sepulcro abierto es su garganta, un sepulcro lleno de cosas asquerosas, miasmas, pestilencia y


enfermedad. Pero, peor aún, es un sepulcro abierto, con todos los gases y hedores saliendo del
mismo y esparciendo muerte y destrucción alrededor. Así que sería una gran misericordia si la
garganta de los malvados pudiera ser cerrada, pero «su garganta es sepulcro abierto» y, como
resultado, toda la maldad de su corazón sale fuera por ella.
¡Qué peligroso es un sepulcro abierto!; los hombres, al pasar por allí, pueden fácilmente tropezar
y caer en él y encontrarse entre los muertos. ¡Ah!, cuidado con el malvado, porque hará y dirá
cuanto pueda para destruirte. Hay un pensamiento dulce aquí, sin embargo. En la resurrección,
ésta será no sólo de los cuerpos, sino de los caracteres. C. H. S.

Esta figura retrata gráficamente la conducta depravada de los malos. No hay nada más
abominable para los sentidos que un sepulcro abierto; cuando un cadáver empieza su
putrefacción salen de allí pútridas emanaciones. Robert Haldane en Exposiciones de la Epístola a
los Romanos

Así como un sepulcro, después de haber devorado muchos cadáveres, está todavía dispuesto a
consumir más, y no está nunca satisfecho, del mismo modo el malvado, habiendo derribado a
muchos con sus palabras, sigue con su nefasta pesquisa, buscando aún a quién devorar. Thos.
Wilson

Con su lengua hablan lisonjas. Cuando el lobo lame al cordero, se está preparando para mojar sus
dientes con la sangre del inocente animal. C. H. S.

Vers. 10. Contra Ti; no contra mí. Si ellos fueran mis enemigos los perdonaría, pero no puedo
perdonar a los tuyos. Hemos de perdonar a nuestros enemigos, pero a los enemigos de Dios no
está en nuestro poder el perdonarlos. Estas expresiones han sido notadas con frecuencia por
hombres de gran refinamiento que han dicho que son ásperas y ofensivas al oído. Recordemos

17
que no pueden ser interpretadas, como tampoco las profecías, según se quiera. Nunca hemos
oído de un lector de la Biblia a quien la lectura de estas palabras haya hecho vengativo. Cuando
oímos a un juez que condena a un asesino, por severa que sea la sentencia, no por ello pensamos
que nosotros quedamos justificados para condenar a otros por una injuria privada que nos hayan
hecho. C. H. S.

Si Abraham hubiera estado al lado del ángel que destruyó a Sodoma y hubiera visto que el
respeto al nombre de Jehová requería la destrucción de aquellos rebeldes impenitentes, habría
exclamado: «¡Que descienda la lluvia del cielo, el fuego y el azufre!»; no con espíritu de
venganza, no por falta de amor o ternura para las almas, sino con intensa sinceridad respecto a la
gloria de su Dios. Thos. Fuller

Vers. 11. Pero alégrense todos los que en Él confían; den voces de júbilo para siempre, porque
Tú los defiendes; en Ti se regocijen los que aman tu nombre. El gozo es el privilegio del
creyente. Cuando los pecadores sean destruidos nuestro regocijo será completo. Ellos se ríen
primero y llorarán después para siempre; nosotros lloramos ahora, pero nos gozaremos
eternamente. C. H. S.

Vers. 12. Porque Tú, oh Jehová, bendecirás al justo. Ésta es una promesa de infinito alcance,
amplitud y longitud ilimitadas, y sumamente preciosa. C. H. S.

Cómo con un escudo lo rodearás de favor. El escudo no es para la defensa de alguna parte del
cuerpo en particular, como lo son cada una de las otras piezas de la armadura, sino que es una
pieza destinada a la defensa de todo el cuerpo. El escudo no sólo defiende todo el cuerpo, sino
que es una defensa para la armadura del soldado también. Así, la fe es una armadura sobre la
armadura, una gracia que preserva a las demás gracias. Wm. Gurnall

***

SALMO 6
Este salmo es llamado comúnmente el primero de los «Salmos penitenciales», y ciertamente su
lenguaje corresponde a los labios de un penitente, porque expresa a la vez la pena (vers. 3, 6, 7),
la humillación (vers. 2, 4) y el aborrecimiento del pecado (vers. 8), que son las marcas infalibles
del espíritu contrito que se vuelve a Dios.

Vers. 1. Jehová, no me reprendas en tu enojo. El Salmista se da cuenta de que merece ser


reprendido, y no pide que la reprensión sea suprimida totalmente, porque podría perder una
bendición escondida, sino: «Señor, no me reprendas en tu enojo.» Si Tú me recuerdas mi pecado,
está bien; pero, ¡oh!, no me lo recuerdes cuando estés enojado contra mi, para que el corazón de
tu siervo no desmaye. Así dice Jeremías: «Oh Señor, corrígeme, pero con moderación; no en tu
ira, para que no me destruyas.» C. H. S.

Vers. 2. Ten misericordia de mí, oh Jehová. Para huir y escapar de la ira de Dios, David no ve
ningún medio en el cielo ni en la tierra, y por tanto se acerca a Dios, aunque le haya herido, para
que pueda sanarlo. Huye, no como Adán a la espesura, ni como Saúl a la hechicera, ni como

18
Jonás a Tarsis; sino que apela a un Dios misericordioso en defensa de uno enojado y justo, o sea
que va de El a El mismo, la mujer que fue condenada por el rey Felipe va «del Felipe borracho al
Felipe sobrio». Pero David va de una característica, la justicia, a otra, la misericordia. Archibald
Symson

Porque desfallezco. No arguyas tu bondad o tu grandeza, sino que has de apelar a tu pecado y tu
pequeñez. Un sentido de pecado había abatido el orgullo del Salmista, había eliminado su
jactanciosa fuerza, de modo que se hallaba débil incluso para obedecer la ley, débil a causa de la
aflicción que sentía, demasiado débil, quizá, para echar mano de la promesa. «Desfallezco». El
original puede traducirse como «Caigo sin fuerzas», como se marchita una planta con tizoncillo.
C. H. S.

Al presentarte delante de Dios, el argumento más poderoso que puedes usar es tu necesidad, tu
pobreza, lágrimas, miseria, impotencia y confesarías delante de El, lo cual te abrirá la puerta y te
proveerá de todas las cosas que El tiene. El mendigo echado muestra sus llagas a la vista del
mundo para moverles a, compasión. Así deploremos nuestras desgracias ante Dios, para que El,
como el compasivo samaritano, a la vista de nuestras heridas, pueda ayudarnos a su tiempo
debido. Archibald Symson

Oh Señor, sáname, porque mis huesos se estremecen. Su terror había aumentado tanto que sus
mismos huesos se estremecían; no sólo sentía estremecimientos en la carne, sino en los huesos;
las columnas del edificio humano estaban temblando. ¡Ah!, cuando el alma tiene el sentimiento
de pecado, basta con él para que los huesos se estremezcan; basta para que se ericen los cabellos
de su cabeza, y pueda ver las llamas del infierno debajo, un Dios enojado arriba y el peligro y la
duda que le rodean. C. H. S.

El término huesos algunas veces se aplica literalmente al cuerpo humano de nuestro Señor, al
cuerpo que colgó de la cruz. A veces también ha hecho referencia al cuerpo místico, la iglesia.
En algunos pasajes se aplica al alma y no al cuerpo, al hombre interior del cristiano individual.
Entonces implica la fortaleza del alma, el coraje animoso que la fe en Dios da al justo. Este es el
sentido en el que se usa en el segundo versículo de este Salmo. Agustín, Ambrosio y Crisóstomo

Vers. 3. Mi alma también está muy turbada. El alma está turbada, lo cual es el mismo centro de
la turbación. C. H. S.

Los compañeros de yugo en el pecado son los compañeros de yugo en el dolor; el alma es
castigada por dar los informes; el cuerpo, por la ejecución; tal como el que informa y el que
ejecuta, la causa y el instrumento, el que azuza al pecado y el ejecutor del mismo son castigados.
John Donne

Y Tú, Jehová, ¿hasta cuándo? Esta sentencia termina abruptamente, porque las palabras fallan y
la pena ahoga el poco consuelo que había asomado.

La exclamación favorita de Calvino era «Domine usuequo»: ¿Señor, hasta cuándo?» Y éste
debería ser el clamor de los santos que esperan la gloria milenial. ¿Por qué los carros del Señor
tardan tanto en venir?; Señor, ¿hasta cuándo? C. H. S.

19
En esto hay tres cosas que hemos de observar; primero, que hay un tiempo designado que Dios
ha medido para las cruces de todos sus hijos, antes de cuyo tiempo no serán librados, y que
deben esperar con paciencia, no pensando en prescribir a Dios el tiempo para su liberación o
limitar al Santo de Israel. Los israelitas permanecieron en Egipto hasta que completaron el
número de cuatrocientos treinta años. José estuvo tres años y algo más en la cárcel, hasta que
llegó el tiempo designado para su liberación. Los judíos permanecieron setenta años en
Babilonia. Dios conoce el tiempo conveniente para nuestra humillación y nuestra exaltación.

Luego, vemos la impaciencia de nuestra naturaleza en nuestras desgracias; nuestra carne todavía
se rebela contra el Espíritu, que con frecuencia se olvida de sí misma hasta el punto de entrar en
argumentaciones y altercados con El, como leemos de Job, Jonás, etc., y aquí también de David.

En tercer lugar, aunque el Señor demora su venida para aliviar a sus santos, con todo, tiene su
causa si queremos considerarla; porque cuando estábamos en el calor de nuestros pecados,
muchas veces El clamaba por la boca de sus profetas y siervos: «Oh insensatos, ¿hasta cuándo
seguiréis en vuestra locura?» Y nosotros no queríamos escuchar; y, por tanto, cuando estamos en
el calor de nuestros dolores, pensando que cada día es un año hasta que somos librados, no es de
extrañar si Dios no nos escucha; consideremos la forma justa en que Dios nos trata; que cuando
El nos llamaba, nosotros no queríamos escuchar, y ahora nosotros clamamos y El no nos
escucha. A. Symson

Vers. 4. Vuélvete, oh Jehová, libra mi alma. Dijo un antiguo matemático que podía hacer mover
el mundo si se le daba una palanca suficientemente grande y un punto para apoyarla. Así
también, cuando una petición ha alcanzado a Dios, obra sobre Dios, mueve a Dios, prevalece
para con Dios enteramente para todo. David, pues, teniendo este punto de apoyo que es Dios, se
acerca más a Dios; pasa de la deprecación a la petición; no sólo que Dios no haga nada en contra
de él sino que quiera hacer algo en favor suyo. John Donne
Sálvame por tu misericordia. Si apelamos a la justicia, ¿qué Podemos decir? Pero si apelamos a
la misericordia podemos todavía clamar, a pesar de la inmensidad de nuestra culpa: «Sálvame,
por tu misericordia.» C. H. S.

Observa que con frecuencia David invoca el nombre de Jehová, que el que se indica cuando se
usa el nombre Señor en mayúsculas. En cuatro versículos lo usa cinco veces. ¿No es esto una
prueba de que el glorioso nombre está lleno de consolación para el santo atribulado? C. H. S.

Vers. 5. Porque en la muerte no queda recuerdo de Ti; en el Seol,¿quién te alabará? Es por la


gloria de Dios que es salvado el pecador. La misericordia honra a Dios. C. H. S.
Vers. 6. Me he consumido a fuerza de gemir. El pueblo de Dios puede gemir, pero no puede
refunfuñar. C. H. S.

Puede parecer un cambio maravilloso en David, siendo un hombre de una mente tan grande, que
se vea así abatido y deprimido. ¿No prevaleció contra Goliat, contra el león y el oso, con su
fortaleza y magnanimidad? Pero ¡ahora está sollozando, suspirando, llorando como un niño!
Cuando los hombres y las bestias están frente a él, David es más que vencedor; pero cuando tiene
que entendérselas con Dios, contra el cual ha pecado, queda reducido a menos que nada.

20
Todas las noches inundo de llanto mi lecho. Riego mi cama con mis lágrimas; o sea, inundo de
lágrimas mi cama. Así como la mujer con el flujo de sangre que tocó el borde del vestido de
Cristo no fue menos bien recibida por Cristo que Tomás, que puso sus dedos en la marca de los
clavos, así Dios no mira la cantidad, sino la sinceridad de nuestro arrepentimiento.

Vers. 6, 7. Mis ojos están gastados de sufrir; se han envejecido a causa de mis angustiadores. La
convicción de pecado a veces tiene tal efecto sobre el cuerpo que incluso los órganos externos
tienen que sufrir. C. H. S.

Mis angustiadores o enemigos. Si un hombre no tiene la gracia consigo, Satanás no tiene mucho
interés en él; pero si está lleno de gracia, como del amor de Dios, su temor y otras virtudes
espirituales, puede tener la seguridad de que Satanás sabe que esto está en él, de modo que no
dejará de intentar robárselas si puede. Archibald Symson

Vers. 8. Apartaos de mí, todos los hacedores de iniquidad. El arrepentimiento es una cosa
práctica. No basta lamentar la profanación del templo del corazón; hemos de azotar a los que
compran y venden y derribar las mesas de los cambistas. Un pecador perdonado va a aborrecer
los pecados que costaron al Salvador su sangre. C. H. S.

Que los miembros de la iglesia no tengan demasiada familiaridad con los pecadores
impenitentes. Sé que el hombre es una criatura sociable, pero esto no excusa a los santos a ser
descuidados en la elección de sus compañías. Lewis Stuckley

Los malvados son llamados «hacedores de iniquidad» porque están dispuestos a pecar. Tienen
una fuerte inclinación en el espíritu para hacer lo malo, y lo hacen a conciencia, no a medias; no
un poco aquí y un poco allá (como es posible que lo haga el hombre bueno), sino que lo engullen
en grandes cantidades; están llenos de él y lo hacen plenamente; lo hacen en cantidad, y son
«hacedores de iniquidad». Jos. Caryl

Porque Jehová ha oído la voz de mi llanto. ¿Habla el llanto? ¿En qué lenguaje expresa lo que
dice? Pues en esta lengua universal que es conocida y entendida en toda la tierra, incluso en los
cielos arriba. El llanto es la elocuencia de la pena. Aprendamos a pensar en las lágrimas como
oraciones líquidas, y en el llanto como una intercesión constante e insistente que se abrirá paso
directamente hasta el mismo corazón de la misericordia, a pesar de las dificultades y obstáculos
que se interpongan en su camino. C. H. S.

No es tanto el ojo lleno de lágrimas que Dios respeta como el corazón contrito; con todo, no me
atrevería a detener las lágrimas del que llora. Dios estuvo mirando las lágrimas de Ezequías
(Isaías 38:5): «He visto tus lágrimas». Las lágrimas de David eran músicas a los oídos de Dios.
T. Watson

El lloro tiene una voz, y como la música sobre el agua suena a mayor distancia y más
armoniosamente que sobre la tierra, así también las oraciones, unidas a las lágrimas, claman más
alto a los oídos de Dios, y suenan más dulces que cuando están ausentes las lágrimas.

Spencer, Cosas nuevas y viejas

21
Tal como Dios ve el agua de la fuente en las venas de la tierra antes de que burbujee sobre su faz,
también ve Dios las lágrimas en el corazón del hombre antes de que asomen a sus ojos. John
Donne

Bien decía Lutero: «La oración es la sanguijuela del alma que succiona el veneno y la hinchazón
de la misma.» Bernardo dijo: «¡Con qué frecuencia la oración me ha hallado casi desesperado,
pero me ha dejado triunfante y seguro del perdón!» C. H. S.

Vers. 9. Jehová ha escuchado mi ruego. Ha acogido mi oración. Aquí hay una experiencia pasada
usada para el aliento futuro. El ha escuchado, El escuchará. C. H. S.

Vers. 10. Se avergonzarán y se turbarán mucho todos mis enemigos; retrocederán y serán
avergonzados de repente. Los romanos acostumbraban a decir: «Los pies de los dioses
vengadores van calzados de lana.» Con pasos sin ruido se acerca la venganza a su víctima y, de
súbito y de modo abrumador, la destruye de un golpe. Si esto fuera una imprecación, hemos de
recordar que el lenguaje de la antigua dispensación no es el de la nueva. Nosotros oramos por
nuestros enemigos, no contra ellos. C. H. S.

***

SALMO 7
El título es «Shigaion de David». Por lo que podemos colegir de las observaciones de los
entendidos y de una comparación de este Salmo con el otro único Shigaion de la Palabra de Dios
(Habacuc 3), este título parece indicar «Cánticos variables», con los que se asocia la idea de
solaz y de placer.

Parece probable que Cus el benjaminita había acusado a David ante Saúl de una conspiración
traicionera contra la autoridad real.

Esto puede entenderse como el «Cántico del santo calumniado». Aun esta penosa aflicción es
ocasión para un Salmo.

Vers. 1. Jehová, Dios mío, en Ti he confiado. El caso se inicia aquí con una confesión de
confianza en Dios. Sea cual sea la premura de nuestra condición, nunca debemos olvidar el
retener nuestra confianza en Dios. «Oh Señor. Dios mío» -mío por un pacto especial, sellado por
la sangre de Jesús, y ratificado en mi propia alma por un sentimiento de unión a Ti- en Ti, y en
Ti solamente, he puesto mi confianza ahora en mi penosa aflicción. Yo tiemblo, pero la roca no
se mueve. Nunca está bien desconfiar de Dios, y nunca es en vano el confiar en El. C. H. S.
Vers. 2. No sea que desgarren mi alma cual león. Había un enemigo de David que era más
poderoso que los demás. Es de este enemigo; que con urgencia busca liberación. Quizás se
trataba de Saúl su enemigo real; pero en nuestro caso hay uno que va dando vueltas alrededor
como un león, que intenta devorarnos, con respecto al cual hemos de clamar: «líbranos del
maligno».C. H. S.

22
He leído de algunas naciones bárbaras que, cuando el sol calienta demasiado, disparan flechas
contra él; de la misma manera los malvados disparan a la luz y calor de la piedad. Jeremiah
Burroughs

Y me destrocen sin que haya quien me libre. Este es un retrato conmovedor de un santo
entregado a la voluntad de Satanás. Esto hará conmover las entrañas de Jehová. Un padre no
puede permanecer en silencio cuando su hijo está en un peligro semejante.

Haremos bien aquí en recordar que ésta es una descripción del peligro al cual se ve expuesto el
Salmista por lenguas calumniadoras. La calumnia deja su baba, por más que pueda desmentirse.
Si Dios fue calumniado en el Edén, nosotros no sufriremos menos en esta tierra de pecadores. Si
queremos vivir sin ser calumniados, hemos de esperar hasta llegar al cielo. C. H. S.

Vers. 3. Jehová, Dios mío, si yo he hecho esto, si hay en mis manos iniquidad. Josefo nos cuenta
de Apolinario que decía respecto a los judíos y cristianos que eran más necios que los bárbaros.
Y Paulus Fagius cuenta una historia de un egipcio que decía con respecto a los cristianos: «Son
un hato de gente traicionera y asquerosa»; y respecto a guardar el sábado dice: «Tenían una
enfermedad, y querían reposar el séptimo día a causa de la misma.» Jeremiah Burroughs

El aplauso de los malos generalmente implica algún mal, y su censura implica algún bien. Thos.
Watson

Vers. 4. Si he dado mal pago al que estaba en paz conmigo. El devolver mal por bien es una
corrupción humana; el hacer bien por bien es una retribución cívica; pero el hacer bien por mal
es una perfección cristiana. Aunque no sea la gracia de la naturaleza, con todo, es la naturaleza
de la gracia. Wm. Secker

Vers. 6. El juicio que has convocado. David, para orar debidamente, reposa en la Palabra y
promesa de Dios; y el resultado de su ejercicio es éste: Señor, no soy llevado por la ambición, o
la pasión voluntariosa y necia, o el deseo corrompido, desconsiderado, de pedirte todo lo que
agrada a mi carne; sino que es la clara luz de tu Palabra la que me dirige, y en ella me fundo con
firmeza. Juan Calvino

Vers. 8. En los dos últimos versículos procuraba que Jehová se levantara, y ahora que se ha
levantado, David se prepara para mezclarse con «la congregación del pueblo» que le rodea. C. H.
S.

Vers. 9. Que cese ya la maldad de los inicuos; afianza, en cambio, Tú al justo. ¿No es éste el
anhelo universal de toda la compañía de los elegidos? C. H. S.
Vers. 10. Mi escudo está en Dios, que salva a los rectos de corazón. La verdad, como el aceite,
siempre surge por encima; nuestros enemigos no tienen poder para ahogaría. C. H. S.

Vers. 11. Dios está airado contra el impío todos los días. No tenemos a un Dios insensible e
impasible ante quien presentarnos; El puede estar airado, es más, está airado hoy y cada día
contigo, con los inicuos y los pecadores impenitentes. El mejor día que amanece sobre un
pecador, con todo, le es causa de maldición. C. H. S.

23
Dios está enojado. La expresión original aquí es muy expresiva. La verdadera idea de la misma
es «echando espuma por la boca» a causa de su indignación. Richard Mant

Vers. 12. Si no se arrepiente, Él afilará su espada. La espada de Dios ha sido afilada en la piedra
que gira de nuestra maldad diaria, y si no nos arrepentimos, con presteza nos hará pedazos. El
pecador no tiene otra alternativa. C. H. S.

¡Cuán pocos son los que creen que Dios llamará a cuentas al malvado! Si lo creyéramos,
temblaríamos como el que está dentro de una casa que se derrumba; nos esforzaríamos por
«salvarnos de esta generación depravada». C. H. S.

Armado tiene ya su arco, y lo ha preparado. Y ¿estamos a salvo allí donde las flechas de Dios
van a caer pronto como gotas de lluvia? «¡Apártate!» dijo Dios a Moisés- «de las tiendas de
Coré, Datán y Abirán, para que no seas consumido en todos sus pecados.» ¡Cómo se han
deteriorado las buenas manzanas al estar en el cesto con las malas! ¿No es perjudicial para el oro
estar unido con la escoria? Lewis Stuckley

Vers. 13. Instrumentos de muerte. Recuerda, las flechas de Dios nunca yerran, y siempre son
«instrumentos de muerte». C. H. S.

Ha templado al fuego sus saetas. La palabra «templado» significa lo mismo que arder en ira
contra los impíos; y la palabra «preparado» significa que ha puesto a punto sus flechas; El no las
dispara al azar, sino que las dirige a los inicuos. Un tal Félix, conde de Wartenberg, uno de los
capitanes del emperador Carlos V, juró, en la presencia de varios en una cena, que antes de morir
cabalgaría donde le llegara la sangre de los luteranos hasta las espuelas. Este hombre ardía en
malicia, pero observemos cómo Dios dirige sus saetas contra él: aquella misma noche la mano de
Dios le hirió de tal forma que fue estrangulado y se ahogó en su propia sangre; no cabalgó, sino
que se bañó él mismo; no hasta las espuelas, sino hasta la garganta; no en la sangre de los
luteranos, sino en su propia sangre. Jeremiah Burroughs

Vers. 14. Concibió maldad, gestó iniquidad. Una mujer encinta proporciona la metáfora: gestó
iniquidad. El impío está lleno de ella, de tal modo que no la puede llevar; quiere hacer su
voluntad; está lleno de dolores hasta que es ejecutado su malvado intento. C. H. S.
Concibió maldad. Nadie le fuerza a ello; él mismo lo hace voluntariamente. Richard Sibbs
El orden natural es primero concebir y después gestar, pero aquí el gestar va primero; la razón de
ello es que el malvado va con tanto ardor en persecución de su intento, que va a actuar
inmediatamente si supiera cómo hacerlo, incluso antes de concebir con qué medios lo hará. J.
Mayer

Vers. 15. Pozo ha cavado, y ha ahondado. Había astucia en sus planes y diligencia en su labor.
Ha condescendido a la penosa tarea de cavar. No teme ensuciarse las manos con la tierra; está
dispuesto a hacer un hoyo para que otros caigan en él. ¡Qué cosas tan indignas es capaz de hacer
el hombre para vengarse de los fieles!

24
Vers. 16. Su iniquidad se volverá sobre su cabeza. Las cenizas siempre van a parar a la cara de
aquel que las echa al aire. C. H. S.

***

SALMO 8

Podemos titular este Salmo el Salmo del astrónomo.

Vers. 1. ¡Oh Jehová, Señor nuestro, cuán glorioso es tu nombre en toda la tierra! Has puesto tu
gloria sobre los cielos. Incapaz de expresar la gloria de Dios, el Salmista profiere una
exclamación:

¡Oh Jehová, Señor nuestro! La estructura sólida del universo se apoya sobre su brazo eterno. El
está presente universalmente, y por todas partes su nombre es excelente.

Desciende, si quieres, a las mayores profundidades del océano, donde duerme el agua
imperturbable, y la misma arena, inmóvil en quietud perenne, proclama que el Señor está allí,
revelando su excelencia en el palacio silencioso del mar. Pide prestadas las alas de la mañana y
recorre los confines más distantes del mar, y Dios está allí. Sube a los más altos cielos, o lánzate
al infierno más profundo, y Dios es en uno y Otro, cantado en un cántico eterno o justificado en
una venganza terrible. Por todas partes y en todo lugar, Dios reside y es manifestado en su obra.

Apenas podemos hallar palabras más apropiadas que las de Nehemías: «Tú solo eres Jehová; tú
hiciste los cielos, y los cielos de los cielos, con todo su ejército, la tierra y todo lo que está en
ella, los mares y todo lo que hay en ellos; y tú vivificas todas estas cosas, y los ejércitos de los
cielos te adoran» (Nehemías 9:6). Volviendo al texto, nos lleva a observar que este Salmo es
dirigido a Dios, porque nadie sino el Señor mismo puede plenamente conocer su propia gloria. C.
H. S.

Vers. 2. Por boca de los niños y de los que maman, afirmas tu fortaleza frente a tus adversarios.
¡Con qué frecuencia los niños nos hablan de un Dios al cual nosotros hemos olvidado! ¿No
proclamaron su «¡Hosanna!» los niños en el Templo, cuando los fariseos, orgullosos, guardaban
silencio y mostraban desprecio? ¿Y no cita el Salvador estas mismas palabras como justificación
de sus gritos infantiles?

Fox nos dice en su Libro de los mártires que cuando Mr. Lawrence fue quemado en Colchester,
después de llevarle a la hoguera en una silla porque a causa de la crueldad de los papistas no
podía sostenerse en pie, varios niños acudieron cerca de la hoguera y gritaron, diciendo según
ellos pudieron: «Señor, fortalece a tu siervo, y guarda su promesa.» Dios contestó su oración,
porque Mr. Lawrence murió con una calma y una firmeza que cualquiera podría desear para sí en
sus últimos momentos.

Cuando uno de los capellanes papistas le dijo a Mr. Wishart, el gran mártir escocés, que tenía
dentro de sí un diablo, un niño que estaba cerca exclamó: «Un diablo no puede decir palabras
como las que dice este hombre.» Un ejemplo más lo tenemos en un período más cercano a

25
nuestros tiempos. En una posdata a una de sus cartas, en la cual detalla su persecución cuando
empezó a predicar en Moorfields, Whitefield dice: «No puedo por menos que añadir que varios
niños y niñas que acostumbraban sentarse alrededor de mí en el púlpito mientras predicaba, y me
entregaban las notas que les daba la gente por más que con frecuencia les acertaran con huevos
podridos, fruta, fango, etc., que iban dirigidos a mí, nunca cedieron y dejaron de hacerlo; al
contrario, cada vez que me tocaban con algo, me miraban con sus ojuelos llenos de lágrimas, y
parecía que deseaban recibir los impactos dirigidos a mí. Dios hizo de ellos, en sus años de
crecimiento, mártires grandes y vivos para El, que «¡de la boca de los niños y de los que maman
perfecciona la alabanza!» C. H. S.

¿Quiénes son estos «niños y niñas que maman»? El hombre en general, que viene de un
comienzo tan débil y pobre como son los niños y los que maman, con todo, acaba teniendo tal
poder que puede enfrentarse y vencer al enemigo y al rebelde. Los apóstoles, cuya apariencia
externa era deplorable, en cierto sentido comparable a los niños y a los que maman si los
cotejamos con los grandes del mundo, aunque criaturas pobres y despreciadas, eran, con todo,
instrumentos principales al servicio y gloria de Dios. Por tanto, es notable que cuando Cristo
glorificó a su Padre por la dispensación sabia y gratuita de su gracia salvadora (Mateo 11:25),
dijera: «Te doy gracias, oh Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas
de los sabios y los prudentes, y las has revelado a los niños.»

Se nos dice (Mateo 18:3): «A menos que os convirtáis y os volváis como niños», etc. Como si
hubiera dicho: vosotros os esforzáis por lugares preeminentes y por la grandeza mundana en mi
reino; yo os digo que mi reino es un reino de niños, y en él no hay sino los que son humildes y
los que se ven poca cosa a sus propios ojos, y están contentos con ser pequeños y despreciados a
los ojos de los demás, y no buscan los grandes lugares y cosas del mundo. Thos. Manton

La obra que se hace en amor pasa a ser la mitad de difícil y tediosa. Es como con una piedra
grande, que si intentamos moverla en el aire o sobre el suelo no lo conseguimos. Pero si
inundamos el campo donde se halla y la piedra queda enterrada en el agua, ahora, una vez
sumergida, hallamos que aplicando nuestra fuerza la podemos mover de su lugar con nuestro
brazo. Del mismo modo, bajo las influencias celestiales de la gracia, la marea del amor se
levanta, envuelve nuestros deberes y dificultades, y un niño puede hacer la labor de un hombre, y
un hombre la de un gigante. Thos. Guthrie

¿No nos asombramos todos tanto de la obra perfecta de las manos de Dios realizada en la
hormiga, este pequeño insecto que se arrastra, como de la que ha hecho en el mayor de los
elefantes? ¿De qué haya tantas partes y miembros ensamblados en un espacio tan pequeño? ¿De
que una criatura tan pobre pueda proveer en el verano el alimento que necesitará en invierno?
Daniel Rogers

Para hacer callar al enemigo y al rebelde. Esta misma confusión y rebeldía de Satanás, que fue la
causa de la caída del hombre, fue dirigida contra Dios primero; por tanto, la primera promesa y
predicación del evangelio a Adán que se le hizo al sentenciarle fue que la simiente de la mujer
quebrantaría la cabeza de la serpiente, siendo el objetivo de Dios tanto el confundir a Satanás
como salvar al hombre. Thos. Goodwin
Vers. 3. Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, y la luna y las estrellas que Tú formaste.

26
La mente carnal no ve a Dios en nada, ni aun en las cosas espirituales, su Palabra o sus
ordenanzas. La mente espiritual lo ve en todo, incluso en las cosas naturales, mirando los ciclos y
la tierra y todas las criaturas. Robert Leighton

Si pudiéramos trasladarnos más allá de la luna, si pudiéramos alcanzar las estrellas más elevadas
con nuestra cabeza, podríamos descubrir al punto nuevos cielos, nuevas estrellas, nuevos soles,
nuevos sistemas, y quizá adornados de modo más magnífico. Pero incluso entonces los vastos
dominios de nuestro gran Creador no habrían terminado; para nuestro asombro, veríamos que
sólo habíamos llegado a los inicios de las obras de Dios.

¡Qué admirables son los cuerpos celestes! ¡Estoy asombrado por su esplendor, y me deleito en su
hermosura! Pero, a pesar de esto, por hermosos y ricamente adornados que sean, este cielo carece
de inteligencia. No se da cuenta de su propia hermosura, en tanto que yo, que soy mera arcilla,
moldeada por la mano divina, estoy dotado de sentido y razón. Christopher Christian Sturm en
Reflexiones

Vers. 4. Digo: ¿Qué es el hombre, para que de él te acuerdes, y el hijo del hombre, para que
cuides de él? Quizá no hay seres racionales por todo el universo entre los cuales el orgullo
pudiera aparecer más impropio e incompatible que en el hombre, considerando la situación en
que está colocado. Está expuesto a numerosas degradaciones y calamidades, a la furia de las
borrascas y tempestades, a la devastación de los terremotos y los volcanes, al ímpetu de los
torbellinos, a las ingentes olas del océano, a los estragos de la espada, el hambre, la pestilencia y
a toda clase de enfermedades; y al final ¡ha de hundirse en la tumba y su cuerpo será pasto de los
gusanos! El más altivo y pagado de sí mismo entre los hijos de los hombres está sometido a las
mismas vicisitudes que los más humildes de la familia humana. Sin embargo aun en estas
circunstancias, el hombre, este endeble gusano de polvo, cuyo conocimiento es tan limitado y
cuyas necedades son tan numerosas y evidentes, tiene el desparpajo de pavonearse en la altanería
del orgullo y gloriarse en su desvergüenza.

El Dr. Chalmers, en sus Discursos astronómicos, dice verdaderamente: «Os damos una imagen
débil de nuestra relativa insignificancia cuando decimos que el esplendor de un bosque extenso
no sufriría más por la caída de una sola hoja que la gloria de este extenso universo si este globo
en el cual nos hallamos, "y todo lo que de él proviene, se disolviera"». C. H. S.
Es algo maravilloso que Dios piense en los hombres y los recuerde continuamente. Juan Calvino

¿Puede alcanzar una criatura tan despreciable como yo favor a los ojos de Dios? En Ezequiel
16:1-5, tenemos una relación de la maravillosa condescendencia de Dios con el hombre, el cual
allí es comparado a un niño de origen despreciable, abandonado en el día de su nacimiento, en su
sangre y su suciedad, ni aun envuelto con fajas, a quien no compadece nadie; criaturas lastimosas
así somos delante de Dios; y, con todo, cuando El pasó y nos vio agitándonos en nuestra sangre
dijo: «Vive». James Janeway

Pide al profeta Isaías: «¿Qué es el hombre?», y contesta: «El hombre es hierba. Toda carne es
hierba, y toda su gloria como flor del campo» (40:6). Pregunta a David: «¿Qué es el hombre?»
Te contesta: «el hombre es una mentira» (Salmo 62:9); no sólo un mentiroso, un engañador, sino

27
«una mentira» y un engaño. La naturaleza pecaminosa del hombre es enemiga de la naturaleza de
Dios y quisiera arrancar a Dios (leí cielo; y, a pesar de ello, Dios, entretanto, está elevando al
hombre al cielo; el pecado quisiera disminuir al gran Dios, y, a pesar de ello, Dios engrandece al
hombre pecador. Jos. Caryl

¡Oh la grandeza y la pequeñez, la excelencia y la corrupción, la majestad y la bajeza del hombre!


Pascal

Vers. 5. Le has hecho un poco inferior a los ángeles. En orden a dignidad, el hombre se halla por
debajo de los ángeles, es un poco menos que ellos; en el Señor Jesús esto también fue realizado,
porque El fue hecho un poco menor que los ángeles a causa del sufrimiento de la muerte. C. H.
S.

Es una cosa misteriosa, a la que apenas nos atrevemos a aludir, que haya aparecido un Redentor
de los hombres caídos, pero no de los ángeles caídos. No quisiéramos elaborar teorías sobre esta
verdad tan terrible e inescrutable; pero ¿no es demasiado sugerir que la intervención en favor del
hombre, y la no intervención en favor de los ángeles, no nos da base para la convicción de que
los hombres ocupan un lugar que no es inferior al de los ángeles en el amor y la solicitud de su
Hacedor?

El Redentor se nos presenta como sometiéndose a ser humillado -«hecho un poco inferior a los
ángeles»- por amor o con vistas a la gloria que había de ser la recompensa de sus sufrimientos.
Esto es una representación importante, que debe ser considerada con la máxima atención; y de la
cual podemos sacar, creo, un argumento claro y sólido en favor de la divinidad de Cristo.

No podríamos considerar que pudiera ser humildad en una criatura, fuera cual fuera la dignidad
de su condición, el hecho de que asumiera el oficio de Mediador y obrara nuestra reconciliación.
No olvidemos a qué degradación extrema un Mediador consiente en ser reducido. y a través de
qué sufrimientos e ignominia debe someterse para poder conseguir nuestra redención; pero
tampoco olvidamos la inconmensurable exaltación que fue el resultado o recompensa de este
Mediador, y que si la Escritura es cierta, había de hacerle mucho más elevado que los más altos
principados y potencias, y nosotros no podemos conocer dónde habría habido la asombrosa
humildad, y la condescendencia sin paralelo, si alguna mera criatura hubiera consentido en
aceptar este oficio con la perspectiva de tal recompensa. Henry Melvill

***

SALMO 9

Vers. 1. Te alabaré, oh Jehová, con todo mi corazón. A veces es necesaria toda nuestra decisión
para hacer frente a los dientes de sus enemigos, afirmando que, por más que los demás callen,
nosotros bendeciremos su nombre; aquí, sin embargo, el derrumbamiento del ene-migo se ve
como total y el cántico fluye con la sagrada plenitud del deleite. Nuestro deber es alabar al
Señor; ejerzamos este privilegio.

Con todo mi corazón. La mitad del corazón no es el corazón.C. H. S.

28
Las medias tintas, el desánimo y el desprecio de la gracia divina van de la mano. E. W.
Hengstenberg

Vers. 1. Contaré todas tus maravillas. La gratitud por un acto de misericordia refresca la
memoria de millares de ellos. Un eslabón de plata en la cadena arrastra una larga serie de
recuerdos tiernos. Aquí hay una obra eterna para nosotros, porque no puede haber fin a la
manifestación de todos sus actos de amor. C. H. S.

Cuando hemos recibido algún bien especial del Señor, es bueno que, según la oportunidad que
tengamos, lo contemos a otros. Cuando la mujer que había perdido una de sus diez monedas de
plata la halló, reunió a sus vecinas y amigas y les dijo: «Regocijaos conmigo, porque he hallado
la moneda que había perdido.»

¿Quién conoce tantas de las obras maravillosas de Dios como su propio pueblo? Si ellos callan,
¿cómo podemos esperar que el mundo vea lo que Él ha hecho? No nos avergoncemos de
glorificar a Dios contando lo que conocemos y sabemos que El ha hecho; busquemos la
oportunidad de poner claramente estos hechos en evidencia; deleitémonos en hallar la
oportunidad de contar, de nuestra propia experiencia, lo que ha de redundar en su alabanza; y a
los que honran a Dios, Dios, a su vez, los honrará; si estamos dispuestos a contar sus hechos, El
nos dará en abundancia de qué hablar. P. B. Power en «Yo quiero» en los Salmos

Vers. 2. Me alegraré y me regocijaré en Ti. Dios ama al dador alegre, tanto si lo que presenta
ante el altar es el oro de su bolsa como el oro de su boca.

Cantaré a tu nombre, oh Altísimo. Los cánticos son la expresión adecuada del agradecimiento
interior, y haríamos bien en procurar honrar a nuestro Señor con muchos más. Mr. B. P. Power
dijo, y muy bien: «Los marineros dan un grito de alegría cuando levan el anda; el labrador silba
por la mañana cuando sigue su yunta; la lechera canta una canción rústica cuando se dispone a
empezar su tarea; cuando los soldados dejan a sus amigos detrás, no avanzan al cántico de la
"Marcha fúnebre de Saúl", sino al aire vivo de una marcha. Un espíritu que alaba hará por
nosotros lo que sus cánticos hacen en favor de ellos; y si nos decidimos a alabar al Señor,
sobrepasaremos muchas dificultades que con el espíritu abatido no seriamos capaces de superar,
y doblaremos el trabajo hecho respecto a silo hacemos con languidez, abrumados y aplastados en
el alma. Así como el espíritu malo en Saúl cedió en tiempos de antaño a la influencia del arpa del
hijo de Isaí, también el espíritu de melancolía huirá de nosotros con tal que entonemos el himno
de alabanza.»C. H. S.

Vers. 4. Porque has mantenido mi derecho y mi causa. Si procuramos sostener y honrar a nuestro
Señor podemos sufrir reproches y calumnias, pero es un gran consuelo recordar que Aquel que
está sentado en el trono juzga nuestros corazones y no nos dejará a merced de la ignorancia del
juicio del hombre falible. C. H. S.

Vers. 8. El juzgará al mundo con justicia, y a los pueblos con rectitud. ¡Oh, cómo debe frenar
nuestras acciones la idea de aparecer ante el tribunal del gran Rey cuando estemos tentados a
pecar, y cómo debe confortarnos cuando seamos calumniados y oprimidos! C. H. S.

29
La conciencia culpable no puede sufrir que se hable de este día porque entonces oye su propia
condenación. Yo creo que si hubiese una colecta mundial para que no hubiese día de juicio,
entonces Dios seria tan rico que el mundo quedaría en la bancarrota y seria una desolación.
Henry Smith

Vers. 9. El Señor será un refugio para los oprimidos, un refugio en tiempo de tribulación. Se dice
de los egipcios que, viviendo en regiones pantanosas, y molestados por los mosquitos,
acostumbraban a dormir en altas torres; estos insectos no podían subir tan arriba, por lo que se
veían libres de sus picaduras; así debe ser con nosotros cuando nos combaten los cuidados y el
temor, hemos de acudir a Dios en busca de refugio y descanso confiado en su ayuda. John Trapp

Vers. 10. En Ti confiarán los que conocen tu nombre, por cuanto Tú, oh Jehová, no desamparas a
los que te buscan. La fe es una gracia inteligente; aunque puede haber conocimiento sin fe, no
puede haber fe sin conocimiento. Dicen que la ignorancia es la madre de la devoción; pero, con
toda seguridad, cuando se pone el sol sobre el entendimiento, tiene que ser la noche en los
afectos. Tan necesario es el conocimiento para la existencia de la fe, que las Escrituras a veces
llaman a la fe con el nombre del conocimiento. Isaías 53:11: «por su conocimiento justificará mi
siervo justo a muchos». El conocimiento es puesto aquí en lugar de la fe. Thos. Watson

No pueden hacer otra cosa los que a través de la salvación conocen los dulces atributos de Dios y
sus nobles actos en favor de su pueblo. Nunca confiamos en un hombre hasta que le conocemos
bien, y los hombres malos es mejor que los conozcamos que no que confiemos en ellos. No es así
con respecto al Señor; porque allí donde su nombre es ungüento, derramado, las vírgenes le
aman, se regocijan en El y reposan en El. John Trapp

Vers. 12. Porque el que pide cuentas de la sangre se acordó de los afligidos. Oh perseguidores,
llega un tiempo en que Dios hará una investigación estricta de la sangre de Hooper, Bradford,
Latimer, Taylor, Ridley, etc. Llega un tiempo en que Dios va a inquirir quién cerró la boca de
muchos ministros suyos, y quién encarceló, confinó y desterró a otros que eran en un tiempo
antorchas ardientes y brillantes, y que estaban dispuestos a consumirse para que los pecadores
pudieran ser salvados y Cristo glorificado. Llega un tiempo en que el Señor hará una estricta
averiguación de todas las acciones y prácticas de los tribunales, consejos, comités eclesiásticos, y
tratará a los perseguidores como ellos trataron a su pueblo. Thos. Brooks

Hay la vox sanguinis, la voz de la sangre; y «El que hizo el oído, ¿no oirá?» Cubrió el mundo
antiguo de agua. La tierra estaba llena de crueldad; la vox sanguinis era la que clamaba, y los
cielos oyeron a la tierra, y las ventanas de los cielos se abrieron y dejaron caer su juicio y su
venganza sobre ella. Edward Marbury

No se olvidó del clamor del humilde. La oración es un puerto para el náufrago, un áncora para
los que se están hundiendo en las olas, un cayado para los miembros del que se tambalea, una
mina de joyas para el pobre, un médico para las enfermedades y un guardián de la salud. La
oración nos asegura a la vez la continuidad de nuestras bendiciones y disipa las nubes de nuestras
calamidades. ¡Oh bienaventurada oración!, Tú eres el conquistador denodado de los males
humanos, el fundamento firme de la felicidad humana, la fuente de gozo perdurable, la madre de
la filosofía. El hombre que puede orar verdaderamente, aunque languidezca en la indigencia más

30
extrema, es más rico que todos los que le rodean, en tanto que el desgraciado que nunca ha
doblado su rodilla, aunque se siente orgulloso como monarca de todas las naciones, es el más
destituido de los hombres. Crisóstomo

Vers. 13. Ten misericordia de mí, Jehová. Tal como Lutero acostumbraba a llamar a algunos de
los textos pequeñas Biblias, también nosotros podemos llamar a esta cláusula un pequeño libro
de oración, porque tiene en sí el alma y tuétano de la oración. C. H. S.

Vers. 14. Para que proclame yo todas tus alabanzas. No hemos de olvidar el objeto de David al
desear misericordia; es la gloria de Dios. Los santos no son tan egoístas como para procurar sólo
para sí mismos; desean el diamante de la misericordia para que los demás puedan ver cómo
reluce y admiren a Aquel que da gemas tan preciosas a sus amados. C. H. S.

Vers. 15-17. Va a resultar en un aumento del tormento de los condenados el que sus tormentos
sean tan grandes y tan fuertes como su comprensión y sus afectos, lo cual hará que aquellas
pasiones violentas sean todavía activas. Si su pérdida no fuera tan grande y su sentimiento de
ello no fuera tan apasionado, si pudieran perder el uso de su memoria, estas pasiones morirían, y
esta pérdida, siendo olvidada, les turbaría menos. Pero como no pueden poner a un lado ni su
vida ni su ser, ya que ellos considerarían su aniquilación una misericordia singular, tampoco
pueden poner a un lado ninguna parte de su ser.

El entendimiento, la conciencia, los afectos, la memoria, todos ellos han de vivir para
atormentarlos, en tanto que deberían haber contribuido a su felicidad. Y así como con estas
facultades podrían haberse alimentado en el amor de Dios y sacar perpetuamente los goces de su
presencia, así también por ellas mismas ahora reciben la ira de Dios y sacan continuamente los
dolores de su ausencia.
Ahora no dedican tiempo ni lugar en sus memorias para considerar las cosas de la otra vida. Ah,
entonces tendrán tiempo suficiente; se hallarán donde no tendrán nada más para considerar: sus
recuerdos no tendrán otra utilidad que dañarles; se hallarán grabados sobre las tablas de sus
corazones. Richard Baxter

Vers. 16. En la obra de sus manos fue enredado el malo. La paga que el pecador busca con su
pecado es vida, placer y ventajas; pero la paga que le resulta del mismo es tormento, muerte y
destrucción. El que quiera entender lo falso y engañoso del pecado debe comparar las promesas y
el pago juntamente. Robert South

No sólo lo leemos en la Palabra de Dios, sino que toda la historia y toda la experiencia dan
constancia de la misma justicia recta de Dios al enredar al malvado en la obra de sus propias
manos. Quizá el ejemplo más notable que tenemos, junto al de Amán en su propia horca, es uno
que se relaciona con los horrores de la Revolución Francesa, en el cual se nos dice que «al cabo
de nueve meses de la muerte de la reina Maria Antonieta en la guillotina, cada uno de los
implicados en su trágico fin -acusadores, jueces, el jurado, los fiscales, los testigos, todos
aquellos cuyo destino es conocido, sin excepción alguna-, perecieron en el mismo instrumento
que su víctima inocente». «En la red que tendieron para ella quedaron presos sus propios pies, en
el hoyo que cavaron para ella cayeron ellos mismos.» Barton Bouchier

31
Vers. 17. Los malos serán trasladados al Seol. Los impíos al morir tienen que sufrir el furor y la
indignación de Dios. He leído de una piedra imán que se halla en Etiopía que tiene dos lados,
uno de ellos atrae el hierro a sí, en tanto que el otro lo aleja; del mismo modo, Dios tiene dos
manos, la de misericordia y la de justicia; con la una atrae a los piadosos al cielo, con la otra va a
lanzar al pecador al infierno; y, ¡oh, qué lugar tan terrible es éste! Se le llama el lago ardiente
(Apocalipsis 20:15); un lago, para denotar los abundantes tormentos del infierno; un lago
ardiente, para mostrar el ardor de ellos: el fuego es el elemento más atormentador. Thos. Watson

Todas las gentes que se olvidan de Dios. Hay naciones enteras que lo hacen; los que se olvidan
de Dios son más numerosos que los profanos o los libertinos, y, según la misma expresión
gráfica del hebreo, el lugar más hondo del infierno será aquel al cual serán echados todos de
cabeza. El olvidarse parece un pecado pequeño, pero acarrea la ira eterna sobre el hombre que
vive y muere en él. C. H. S.

El recordar a Dios es el manantial de la virtud; el olvidarle, la fuente del vicio. George Horne

Vers. 18. La esperanza del pobre no perecerá para siempre. Un pagano podría decir cuando un
pájaro, aterrorizado por un milano, se esconde en su pecho: «No voy a traicionarte al enemigo,
puesto que has buscado asilo en mi.» ¡Cuánto menos podría entregar Dios un alma a su enemigo
que se ha refugiado en su nombre, diciendo: «Señor, no tengo confianza en mí mismo ni en nadie
más; en tus manos entrego mi causa, y confío en Ti.» Esta dependencia de un alma
indudablemente va a despertar el poder todopoderoso de Dios para la defensa de ella. El ha
jurado con el mayor juramento que puede salir de sus labios, esto es, por sí mismo, que aquellos
que buscan refugio en El recibirán gran consolación (Hebreos 6:17). Wm. Gurnall

Vers. 19. Levántate, oh Jehová; no triunfe el hombre; sean juzgadas las naciones delante de Ti.
¿Qué significa esto? ¿Hemos de considerar que el Salmista está orando para la destrucción de sus
enemigos, pronunciando una maldición sobre ellos? No; éstas no son las palabras de uno que
desea que ocurra algo malo a sus enemigos; son las palabras de un profeta, de uno que está
prediciendo, en lenguaje escritural, el mal que va a sucederles a causa de sus pecados. Agustin

Vers. 20. Aprendan las naciones que no son sino hombres. Uno podría imaginarse que los
hombres no pueden llegar a ser tan vanos que nieguen que son realmente hombres, pero parece
que ésta es una lección que el divino Maestro puede enseñar a algunos espíritus orgullosos. El
que lleva una corona no deja de ser hombre; los títulos universitarios eminentes no hacen que los
que los posean sean otra cosa que hombres; el valor y las conquistas no elevan por encima del
simple nivel de hombre; y toda la riqueza de Creso, la sabiduría de Solón, el poder de Alejandro,
la elocuencia de Demóstenes, si se añaden, van a dejar a su posesor siendo un hombre, después
de todo.

Recordemos esto siempre, para que no sea necesario que, como a los que menciona el texto, haya
que infundírsenos temor. C. H. S.

El original es enosh; y, por tanto, es una oración para que puedan conocer ellos mismos que no
son sino hombres desgraciados, frágiles, mortales. La palabra está en singular, pero se usa en
forma colectiva. Juan Calvino

32
***

SALMO 10

No hay, a juicio mío, un solo Salmo que describa la mente, las costumbres, las obras, las
palabras, los sentimientos y el destino del impío con tanta propiedad, plenitud y luz como este
Salmo. Así que, si en algún aspecto no se ha dicho bastante todavía del impío, o si falta todavía
algo en los Salmos que siguen, podemos hallar aquí una imagen y representación perfecta de la
iniquidad. Este Salmo, pues, es un tipo, forma y descripción de este hombre, el cual, aunque él
mismo se vea, y aun los otros le vean, como el más excelente de los hombres, más que Pedro, es
detestable a los ojos de Dios; y esto es lo que impulsó a Agustín y a los que siguieron a entender
este Salmo con referencia al Anticristo. Martin Lutero

Vers. 1. ¿Por qué estás lejos, oh Jehová? La presencia de Dios es el gozo de su pueblo, pero la
sospecha de su ausencia es desazonante sin medida. Por tanto, recordemos que el Señor está
cerca de nosotros. El orífice no está nunca lejos de la boca del horno cuando tiene el oro en el
fuego, y el Hijo de Dios siempre está andando en medio de las llamas cuando sus santos hijos
son echados en ellas. C. H. S.
¿Por qué te escondes en el tiempo de la tribulación? No es la tribulación, sino el que nuestro
Padre esconda su faz, lo que nos hiere en lo vivo. Si necesitamos respuesta a la pregunta «¿Por
qué te escondes?» la hallaremos en el hecho de que hay una necesidad no sólo para la prueba,
sino para la pesadez del corazón bajo la prueba (1! Pedro 1:6); pero, ¿cómo puede ser así si el
Señor debería brillar sobre nosotros cuando nos está afligiendo? Si el padre consuela a su hijo
cuando le está corrigiendo, ¿de qué serviría la disciplina? Un rostro sonriente y la vara no son
compañeros apropiados. Dios desnuda la espalda para que el golpe se sienta más; porque es sólo
la aflicción sentida la que pasa a ser aflicción bendita. Si fuéramos llevados en brazos por Dios al
pasar cada corriente, ¿dónde estaría la prueba, dónde la experiencia que la tribulación tiene por
objeto enseñarnos?

Si el Señor no se escondiera, no seria tiempo de tribulación en absoluto. Lo mismo podrías


inquirir por qué el sol no brilla de noche, cuando es seguro que no habría noche silo hiciera. C.
H. S.

«El tiempo de la tribulación» debería ser tiempo de confianza; el tener fijo el corazón en Dios,
debería prevenir los temores del corazón. «Confiando en el Señor, su corazón es establecido; no
temerá.» De otra manera, sin ello, seriamos como la llama de una vela, como una veleta;
movidos por cada ráfaga de malas noticias, nuestras esperanzas se hundirían o flotarían según las
noticias que oyéramos. La falta de fe sólo impide a Dios que nos muestre su poder al tomar
nuestra parte. Stephen Charnock

Vers. 2. Con arrogancia el malo persigue al pobre. La acusación se divide en dos partes distintas:
arrogancia y tiranía; la una es la raíz de la otra. El orgullo es el huevo de la persecución. C. H. S.

33
El «orgullo» es un vicio que se adhiere de modo tan firme a los corazones de los hombres, que si
tuviéramos que quitarnos nuestras faltas una tras otra, sin duda hallaríamos que es la última y la
más difícil de arrancar. Richard Hooker

Queda atrapado en la trama que le ha urdido. La idea es razonable, justa y natural. Incluso
cuando nuestros enemigos son los jueces, es justo que los hombres sean tratados como ellos
desean tratar a los Otros. Sólo sopesamos al otro en nuestras propias balanzas, y medimos el
trigo con nuestra propia medida. Nadie va a disputar la justicia de Dios cuando El ahorque a cada
Amán en su propia horca, y eche a cada uno de los enemigos de sus Danieles en sus propios
fosos de leones. C. H. S.

Vers. 3. Porque el malo se jacta de los antojos de su alma. La evidencia es plena y concluyente
sobre la cuestión del orgullo, y ningún juez vacilaría en pronunciar veredicto contra el reo. El
primer testigo testifica que es un jactancioso. Los pecadores jactanciosos son los hombres más
despreciables, los peores, especialmente cuando sus inmundos deseos demasiado inmundos para
poder ser realizados-pasan a ser objeto y tema de sus jactancias.

El codicioso bendice, mas Jehová lo desprecia. Otro testimonio que desea que se le escuche. Esta
vez el descaro del orgulloso rebelde es aún más aparente; porque «el codicioso bendice a quien
Jehová aborrece». Esto es insolencia, que es orgullo disfrazado. Los únicos pecadores que son
recibidos como respetables son los codiciosos. Si un hombre fornica, o es un borracho, se le echa
de la iglesia; pero, ¿quién ha oído de disciplinar en la iglesia a este idólatra desgraciado: un
codicioso? Temblemos para que no seamos hallados participes de este atroz pecado del orgullo:
«el codicioso bendice a quien Jehová aborrece». C. H. S.

Cristo sabía lo que decía cuando exclamó: «Ningún hombre puede servir a dos señores.» Como
el ángel y el diablo luchaban por la posesión del cuerpo de Moisés (Judas 9), no para partírselo,
sino para poseerlo entero cada uno, del mismo modo se esfuerzan todavía por nuestras almas,
para ver quién va a poseerlas enteras. Henry Smith

Vers. 4. El malo, por la altivez de su rostro, no busca a Dios. El rostro duro como el bronce y el
corazón quebrantado nunca van juntos. No estamos del todo seguros que los atenienses fueran
sabios cuando ordenaron que los hombres fueran sentenciados en la oscuridad para que la
expresión de sus rostros no pudiera ser sopesada por los jueces; porque hay mucho más que se
puede aprender de los gestos de la cara que de las palabras de los labios. La sinceridad brilla en
el rostro, pero la vileza de algunos asoma a los ojos. C. H. S.

Son a millares los que morirán y serán condenados, más bien que aceptar el perdón sobre el
hecho único de los méritos y obediencia a Cristo. ¿Cuándo van a estar contentos los hombres con
el método de Dios para salvarlos por la sangre del pacto eterno? ¿Vas tú a ser condenado para
poder ser tu propio salvador? ¿Eres tan orgulloso que no quieres contemplar a Dios? No vas a
merecer ni recibir nada. ¿Qué diré? Eres pobre, pero orgulloso; no tienes más que miseria, pero
estás hablando de hacer una compra. El que está orgulloso de sus vestidos, y su linaje no es tan
despreciable a los ojos de Dios como el que esta orgulloso de sus méritos y por ello se niega a
someterse a los métodos de Dios para su salvación por medio de Cristo y de su justicia
exclusivamente. Lewis Stuckley

34
El orgullo de los malvados es la razón principal por la que no buscan el conocimiento de

Dios. El orgullo consiste en una exaltada opinión de uno mismo sin base para ello. Por tanto, el
orgulloso se siente impaciente ante un rival, aborrece a un superior, y no puede tolerar un amo.
Es evidente que no hay nada más penoso para el corazón orgulloso que el pensamiento de un ser
como Dios. Una persona orgullosa sólo puede considerarlo con sentimientos de temor, aversión
y aborrecimiento. Tiene que verle como su enemigo natural, su gran enemigo, a quien ha de
temer.

El orgullo hundió a Satanás desde el cielo al infierno; desterró a nuestros primeros padres del
paraíso; y, de modo similar, va a ser la ruina de los que lo sientan. Nos mantiene en la ignorancia
de Dios; nos cierra su favor; nos impide que nos asemejemos a El. ¡Vigila el orgullo! Vigila para
que no caigas en él imperceptiblemente, porque es quizá, de todos los pecados, el más secreto,
sutil y solapado. Edward Payson

No hay Dios en ninguno de sus pensamientos. Entre los montones de paja no había ningún grano
de trigo. El único lugar donde no hay Dios es en los pensamientos del malvado. Esta es una
acusación devastadora; porque allí donde no hay el Dios del cielo, está reinando avasallador el
señor del infierno; y si Dios no está en nuestros pensamientos, nuestros pensamientos nos llevan
a la perdición. C. H. S.
Algunos leen: «No hay Dios en ninguno de sus propósitos astutos y presuntuosos»; otros: «En
ninguno de sus pensamientos hay Dios» Thos. Goodwin

Nos preocupamos de las menudencias, pero Dios no se halla en absoluto en nuestros


pensamientos; raramente es el único objeto de ellos. Dedicamos nuestros pensamientos
duraderos a las cosas transitorias, y los pensamientos fugaces, al bien perdurable y eterno.
Stephen Charnock

Vers. 5. Tus juicios los tiene muy lejos de su vista. Este hombre mira hacia arriba, pero no
bastante. Habiendo olvidado a Dios, también ha olvidado sus juicios. No es capaz de comprender
las cosas de Dios; más bien podemos esperar que un cerdo mire por un telescopio a las estrellas
que no que este hombre estudie la Palabra de Dios para entender la justicia del Señor. C. H. S.

Vers. 6. Dice en su corazón: No seré inquietado jamás; nunca me alcanzará el infortunio. ¡Oh
impertinencia sin sentido! El hombre se cree inmutable y omnipotente, también, porque nunca ha
de verse en la adversidad. C. H. S.

Pompeyo, cuando hubo asaltado en vano una ciudad y no pudo tomaría por la fuerza, se ingenió
una estratagema, fingiendo la proposición de un pacto: les dijo que abandonaría el sitio y haría
paz con ellos con la condición de que dejaran entrar a unos pocos soldados débiles, enfermos y
heridos para que los curaran. Ellos dejaron entrar a los soldados, y cuando la ciudad estaba
segura, los soldados dejaron entrar al ejército de Pompeyo. Una seguridad carnal establecida va a
permitir a todo el ejército de los deseos carnales en el alma. Thomas Brooks

35
Vers. 7. Llena está su boca de maldición, y de engaños y fraude. No hay poco engaño aquí, sino
que su boca está llena de él. Una serpiente de tres cabezas había escondido sus colmillos y
veneno dentro del ámbito de su negra boca. C. H. S.

Vers. 8. Se sienta en acecho cerca de las aldeas; para matar a escondidas al inocente. Sus ojos
están acechando al desvalido. A pesar de las jactancias de este hombre vil y miserable, parece
que es tan cobarde como cruel. Sus actos son los del salteador de caminos que se lanza sobre el
caminante que no sospecha nada en algún lugar desolado del camino. C. H. S.

El bandido árabe acecha como un lobo entre los montones de arena, y a veces salta súbitamente
sobre el caminante solitario, le roba en un santiamén, y luego desaparece entre las dunas y
altibajos, donde es imposible perseguirle. W. M. Thompson en La tierra y el libro

La extirpación de la verdadera religión es el gran objeto de los enemigos de la verdad y la


justicia; y no hay nada que les detenga en su pesquisa por conseguir este objetivo. John Morrison

Vers. 9. Acecha en oculto, como el león desde su cueva; acecha para arrebatar al pobre; atrapa al
desdichado atrayéndolo a su red. La opresión hace de los príncipes leones rugientes, y a los
jueces lobos rapaces. Es un pecado innoble, contra la luz de la naturaleza. Ninguna criatura
oprime a los de su propia especie. Mira las aves de presa, como las águilas, los buitres, los
milanos, y no verás que ataquen nunca a los de su propia especie. Mira las bestias de la selva,
como el león, el tigre, el lobo y el oso, y hallarás que son favorables a los de su propia especie;
sin embargo, el hombre, contra lo que es natural, hace presa de otros hombres, como los peces
del mar, que se tragan a los que son menores en tamaño. Thos. Brooks

Vers. 10. Se encoge, se agacha, y caen en sus fuertes garras muchos infelices. Verás a su
santidad el papa con los peregrinos a sus pies, si esta estratagema es necesaria para engañar la
mente de las multitudes; o le verás sentado en un trono de púrpura, si quiere asombrar y
atemorizar a los reyes de la tierra. John Morrison

Vers. 11. Dice en su corazón: Dios se ha olvidado; tiene tapado su rostro; nunca lo verá. Como
en el caso anterior, lo mismo aquí; un testigo va a aparecer que ha estado escuchando por el ojo
de la cerradura del corazón. Este hombre cruel se consuela a sí mismo con la idea de que Dios es
ciego, o por lo menos olvidadizo: una fantasía engañosa, realmente. C. H. S.
Los viejos pecados olvidados por los hombres se quedan fijados de modo permanente en un
entendimiento infinito. El tiempo no puede borrar lo que El ha venido conociendo desde la
eternidad. ¿Por qué habrían de borrarse después de muchos años de haber sido realizados, si ya
eran conocidos previamente antes de ser cometidos, o que el criminal pudiera practicarlos? Lo
mismo seria decir que Dios no conoce de antemano lo que ocurrirá hasta el fin del mundo, como
que El va a olvidar algo de lo que ha sido efectuado desde el comienzo del mismo. Stephen
Charnock

El hombre se abstiene de arrepentirse porque Dios se abstiene de castigar. La abeja da miel de


modo natural, pero pica cuando se enoja. Thos. Watson

36
Como la justicia parece estar dormitando, el hombre supone que es ciega; por el hecho de
demorar el castigo, se imagina que se niega a castigarlos; porque no siempre les reprueba los
pecados, suponen que los aprueba. Pero que sepan éstos que la flecha silenciosa puede destruir lo
mismo que el cañón rugiente. Aunque la paciencia de Dios es duradera, no es permanente. Wm.
Secker

Vers. 13. ¿Por qué desprecia el malo a Dios? En estos versículos se condensa la descripción de
los malos, y el mal de su carácter es diseñado según su fuente, a saber, las ideas ateas con
respecto al gobierno del mundo.

En su corazón han dicho: Tú no lo inquirirás. Si no hubiera infierno para otros, tendría que
haberlo para los que niegan la justicia del mismo. C. H. S.

¡Cómo! ¿Crees que Dios no recuerda los pecados que nosotros no tenemos en cuenta? Porque
cuando pecamos, sigue apuntándose en la cuenta, y el Juez lo anota todo en la tabla de los
recuerdos, y su pergamino alcanza el cielo. Henry Smith

Vers. 14. Tú lo has visto; porque miras los trabajos y la vejación, para dar la recompensa con tu
mano. La maldad osada va a recibir su merecido en deplorable castigo, y los que albergan
desdén, heredarán aflicción. C. H. S.

Vers. 16. Jehová es Rey eternamente y para siempre; de su tierra han sido barridos los gentiles.
Esta confianza y fe han de aparecer al mundo como extrañas e inexplicables. Si la historia es
verdadera, es como lo que sus conciudadanos tienen que haber pensado del hombre del cual se
dice que la potencia de su visión era tan extraordinaria que podía distinguir bien la flota de los
cartagineses entrand9 en el puerto de Cartago cuando él se hallaba en Lilyboeum, en Sicilia. ¡Un
hombre que viera a tal distancia a través del mar, podía deleitarse en la visión de lo que los
demás no podían ver!

Lo mismo la fe que se halla ahora en su Lilyboeum, y ve la zarandeada flota entrando con toda
seguridad en el puerto deseado, gozando la bendición que está todavía distante, como si ya
hubiera llegado. C. H. S.

Vers. 17. El deseo de los humildes escuchas, oh Jehová; Tú confortas su corazón, y tienes atento
tu oído. Hay una clase de omnipotencia en la oración que es el prevalecer en la omnipotencia de
Dios. Soltó cadenas de hierro (Hechos 16:25, 26); abrió puertas de hierro (Hechos 12:5-10);
abrió las ventanas del cielo (1º. Reyes 18:41); desmenuzó los grillos de la muerte (Juan 11:40-
43).

Satanás tiene tres títulos en las Escrituras, que muestran su malignidad contra la iglesia de Dios:
dragón, para denotar su malicia; serpiente, para denotar su astucia; león, para denotar su fuerza.
Pero ninguno de éstos puede resistir y hacer frente a la oración. La mayor, malicia de Amán se
hunde ante la oración de Ester; el consejo astuto de Ahitófel se marchita ante la oración de
David; el gran ejército de los etíopes huye como un enjambre de cobardes ante la oración de Asá.
Edw. Reynolds

37
***

SALMO 11
David, en los diferentes períodos de su vida, estuvo colocado en casi todas las situaciones en que
un creyente, sea rico o pobre, puede ser colocado; en estas composiciones escritas celestiales
delinean todas las actividades de su corazón.

Para ayudamos a recordar este Salmo tan breve, pero tan dulce, le daremos el nombre de
«Cántico del Amigo Firme y Fiel». C. H. S.

Los amigos de David, o los que decían serlo, le advirtieron que huyera al país montañoso en que
había nacido, y que permaneciera allí escondido durante un tiempo hasta que el rey se le
mostrara más favorable. David en aquel entonces no aceptó el consejo, aunque más adelante
parece haberlo seguido. Este Salmo se aplica al establecimiento de la iglesia contra las calumnias
del mundo y los consejos de avenencias y componendas dados por el hombre, afirmando que la
confianza ha de ser colocada en Dios, el Juez de todos. W. Wilson
Notemos de qué modo tan notable este Salmo se corresponde con la liberación de Lot cuando se
hallaba en Sodoma. Este versículo, con la exhortación del ángel: «Escapa a las montañas, para
que no seas consumido», y la respuesta de Lot: «No puedo escapar a las montañas, no sea que
me alcance el mal, y muera» (Génesis 19:17-19). Y también: «Jehová tiene en el cielo su trono, y
sobre los malos hará llover calamidades; fuego, azufre y viento abrasador será la porción del
cáliz de ellos»; con: «Entonces el Señor hizo llover sobre Sodoma y Gomorra azufre y fuego del
cielo»; y también: «Los rectos contemplarán su rostro», con: «libró al justo Lot... porque este
justo, que residía entre ellos, afligía cada día su alma justa, viendo y oyendo los hechos inicuos
de ellos» (2ª Pedro 2:7, 8). Casiodoro en el Comentario sobre los Salmos de John M. Neale, de
escritores primitivos y medievales.

Los combatientes en el lago Trasimeno se dice que estaban tan absortos en el combate que ni
unos ni otros se dieron cuenta de las convulsiones de la naturaleza que tenían lugar en el terreno
que pisaban. Lo mismo ocurre, aunque con una causa más noble, a los soldados del Cordero.
Creen, y por ello no se apresuran; es más, pueden apenas sentir las convulsiones de la tierra,
como los demás hombres, debido a su anhelo de seguir adelante para llegar al advenimiento del
Señor. Andrew A. Bonar

Vers. 1-3. Estos versículos contienen un relato de una tentación a desconfiar de Dios, la cual
había causado gran desasosiego en David en una ocasión que no se menciona. Es posible que en
los días en que se hallaba en la corte de Saúl le aconsejaran que escapara en unos momentos en
que su huida podía ser achacada a un incumplimiento de su deber respecto al rey o a una prueba
de cobardía personal. Su caso era como el de Nehemías, cuando sus enemigos, bajo el pretexto
de la amistad, esperaban entramparle en vez de que huyera para salvar su vida, mediante los
consejos que le daban. C. H. S.

Vers. 1. En Jehová he confiado; ¿cómo decís a mi alma, que escape al monte cual ave? Cuando
Satanás no puede derrotamos por medio de la presunción ¡con qué astucia procura nuestra ruina
por medio de la desconfianza! Echará mano de nuestros amigos más queridos para convencernos

38
de que no tengamos confianza, y usará una lógica tan plausible que, a menos que afirmemos de
modo definitivo nuestra confianza inmutable en Jehová, conseguirá que como un pájaro tímido
huyamos a las montañas siempre que se presente peligro. C. H. S.

Podemos observar que David se complacía usando la metáfora con frecuencia, comparándose a
un ave, y a varias clases de ellas; primero a un águila (Salmo 103:5): «Mi juventud es renovada
como la de un águila»; a veces a un búho (Salmo 102:6): «Soy como un búho entre ruinas»; a
veces a un pelícano, en el mismo versículo: «como un pelícano en el desierto»; otras a un gorrión
(Salmo 102:7): «Como el gorrión solitario sobre el tejado»; algunas veces a una perdiz: «Como
cuando uno caza una perdiz.»

Algunos dirán: «¿Cómo es posible que aves de pluma tan diferente puedan agruparse y
representar el carácter de David?» Contestaremos que no hay dos hombres que puedan diferir
más el uno del otro que el mismo siervo de Dios en distintos momentos puede diferir de sí
mismo.

Sus palabras «¿cómo decís a mi alma, que escape al monte cual ave?» Implican cierta emoción,
por lo menos desagrado ante el consejo. Se arguye que David no estaba ofendido por el consejo,
sino por la manera en que le es propuesto. Sus enemigos lo hacen irónicamente, burlándose,
como si el ir volando allí no tuviera propósito alguno y que no era probable que hallara allí la
seguridad que buscaba. Así, cuando los principales sacerdotes se burlaban de Jesús (Mateo
27:43), decían: «Ha puesto su confianza en Dios; líbrele ahora si le quiere.» La confianza de
Cristo en Dios nunca varió un punto por las mofas o increpaciones que le lanzaban. Por otra
parte, si las burlas de los hombres hacen que menospreciemos el buen consejo, en esta época con
burlas nos apartarían de nuestro Dios, y Cristo, y las Escrituras, y el cielo; el apóstol Judas, vers.
18, ya predijo que en los últimos tiempos habría burladores, que andarían conforme a sus propias
concupiscencias. Thomas Fuller

Es una ofensa tan grande el hacerse un nuevo Dios como el negar el verdadero. «¿A quién tengo
yo en los cielos sino a ti?», entre los miles de santos, entre Miguel o Gabriel, Moisés o Samuel.
«Y no hay nada en la tierra que desee en comparación contigo.» John King

En las tentaciones de tribulación y terror no es conveniente discutir la cosa con Satanás. Richard
Gilpin

La sombra no refresca, a menos que se esté en ella. ¿De qué sirve tener sombra, ni que sea de
una alta peña, si nos sentamos bajo el sol; el tener a disposición el brazo del omnipotente, si
nosotros nos apartamos de él y hacemos escapadas en las mismas fauces de la tentación? Las
caídas de los santos han tenido lugar cuando han salido de su trinchera y su fortaleza; porque su
fuerza es como la de los conejos, animales débiles en sí mismos, cuya fortaleza se halla en la
roca del Todopoderoso, que es su habitación. William Gurnall

Vers. 2. Porque he aquí, los malos tensan el arco; tensan la saeta sobre la cuerda. El arco es
tensado, y la flecha es colocada en la cuerda: «Huye, huye, pájaro indefenso; tu seguridad está en
la huida; huye, porque tus enemigos van a enviar sus dardos a tu corazón; ¡apresúrate, porque
pronto van a destruirte!» David parece haber sentido la fuerza del consejo, porque venía de su

39
propia alma; pero, con todo, no quiere ceder, sino que se atreve a arrostrar el peligro antes que
exhibir desconfianza en el Señor su Dios. C. H. S.

Los principales sacerdotes y fariseos prepararon asechanzas para entrampar a Jesús por medio de
su astucia y matarle; tensaron su arco cuando compraron a Judas Iscariote para que traicionara a
su Maestro; colocaron sus flechas en la cuerda cuando buscaron «falsos testimonios contra Jesús
para darle muerte» (Mateo 26:59). Michael Aygaun en Comentario de J. M. Neale

Vers. 3. Si se socavan los fundamentos, ¿qué podrá hacer el justo? ¿Es posible que los
fundamentos de la religión sean destruidos? ¿Puede Dios estar soñoliento, sí, letárgico, de modo
que sea posible su ruina? Si El mira, y, con todo, no ve que estos fundamentos son destruidos,
¿dónde está su omnisciencia? Si lo ve y no puede evitarlo, ¿dónde se halla su omnipotencia? Si
lo ve, puede evitarlo y no lo hace, ¿dónde se hallan su bondad y misericordia?
Respondemos de modo negativo, que es imposible que los fundamentos de la religión puedan ser
destruidos de modo total y final, sea en relación con la iglesia en general o con referencia a cada
uno de sus miembros vivos y verdaderos. Por la razón de que tenemos una promesa explícita de
Cristo: «Las puertas del infierno no prevalecerán contra ella» (Mateo 16:18). Thomas Fuller

Si. Es la única palabra de consuelo en el texto, ya que muestra que todo lo que se dice no es
positivo, sino una suposición. Bien, es bueno conocer lo peor de todo, para que podamos
prevenirnos en consecuencia; y, por tanto, que, en hipótesis, contemplemos este caso lamentable
no como dudoso, sino como un hecho; no como temido, sino como sentido; no como
sospechado, sino como habiendo ocurrido en realidad. Thomas Fuller

Primero, un triste caso supuesto: Si los fundamentos son socavados. Segundo, una triste pregunta
que propone: ¿ Qué podrá hacer el justo? Tercero, una triste respuesta implicada, a saber, que no
puede hacer nada con miras a restablecer el fundamento destruido. Thomas Fuller

Su respuesta a la pregunta «¿Qué puede hacer el justo?» sería la contra pregunta «¿Qué es lo que
no pueden hacer?». Cuando la oración pone en movimiento a Dios de nuestro lado, y cuando la
fe asegura el cumplimiento de la promesa, ¿qué motivo puede haber para la huida, por crueles y
poderosos que sean nuestros enemigos? C. H. S.

¿Qué puede hacer el justo? El «puede» del justo es un «puede» limitado, confinado a la regla de
la Palabra de Dios. El justo no puede hacer nada que no sea legal hacer (2ª Corintios 13:8).
Porque no podemos hacer nada contra la verdad, sino para la verdad. El malvado puede hacerlo
todo; su conciencia, que es tan ancha que ni es conciencia, le permite hacerlo todo, por ilegitimo
que sea: matar, envenenar, lo que sea, por todos los medios, en todo tiempo, en cualquier lugar, a
todo aquel que se interpone entre él y la consecución de sus deseos.

No así el justo; éstos tienen una regla por la cual han de obrar, que ni pueden, ni deben, ni se
atreven a quebrantar. Por tanto, si un justo tuviera la seguridad de que el quebrantar uno de los
mandamientos de Dios puede restaurar la religión decaída y volver las cosas a su estado previo,
sus manos, su cabeza y su corazón estarían maniatados; no puede hacer nada, porque caería
sobre él la condenación justa que dice: «Hagamos males para que vengan bienes» (Romanos
3:8); Thomas Fuller

40
Los tiempos de pecar en abundancia han sido siempre, para los santos, tiempos para mucha
oración. Sí, esto es lo que pueden hacer: «ayunar y orar». Hay todavía un Dios en los cielos a
quien acudir cuando la liberación de un pueblo se halla más allá de lo que pueden hacer las
disposiciones y el poder humanos. William Gurnall

Vers. 4. Jehová está en su santo templo. Los cielos están encima de nuestras cabezas en todas las
regiones de la tierra, y así el Señor se halla siempre cerca de nosotros en todo estado y condición.
Esta es una razón muy poderosa para que no adoptemos las viles sugerencias de desconfianza.
Hay Uno que alega su preciosa sangre en favor nuestro en el templo de arriba, y allí hay Uno en
el trono que no está nunca sordo a la intercesión de su Hijo. ¿Por qué, pues, hemos de temer?
¿Qué planes e intrigas puede imaginar el hombre, que Jesús no pueda descubrir?

Jehová tiene en el cielo su trono. Si confiamos en este Rey de reyes, ¿no basta? ¿No puede Él
librarnos sin nuestra cobarde retirada? Sí, bendito sea nuestro Señor y Dios, que podemos
saludarle como Jehová-nissi; en su nombre enarbolamos nuestras banderas, y, en vez de huir,
gritamos una vez más el grito de guerra. C. H. S.

Sus ojos ven. Dios no escudriña como el hombre, inquiriendo en lo que estaba antes escondido
de él; su escudriñar es simplemente mirar; El ve el corazón, El contempla los riñones; la misma
vista de Dios es escudriñadora. Richard Alleine

En Apocalipsis 1:14, en que se describe a Cristo, se dice que sus ojos son como llama de fuego;
ya sabemos que la propiedad del fuego es escudriñar y poner a prueba las cosas que a él son
sometidas, y el separar la escoria del metal puro; así, también, los ojos de Dios son como fuego,
para probar y examinar las acciones de los hombres. Es un Dios que puede ver a través de las
hojas de higuera de nuestras palabras con que profesamos, y discernir la desnudez de nuestros
deberes por medio de ellas. Ezequiel Hopkins

Acepta a Dios en tu consejo. El cielo se halla por encima del infierno. Dios en todo momento
puede decirte qué planes se están incubando allí contra ti. William Gurnall

Sus párpados escudriñan a los hijos de los hombres, como un juez somete a prueba a un reo con
sus ojos y lee los caracteres de maldad impresos en su rostro. En el gran pavor descrito en
Apocalipsis 6:16, todos los que huyen piden poder esconderse de la mirada de Aquel que está
sentado en el trono. La maldad no puede resistir la observación de ningún ojo, y mucho menos el
ojo de la justicia. Es muy difícil no mostrar la culpa del corazón en el rostro, tan difícil como
dejar de verla. Joseph Caryl

Vers. 5. Jehová prueba al justo y al impío. No los aborrece, sólo los prueba. C. H. S.
Con la excepción de nuestros pecados, no hay nada tan abundante en este mundo como las
tribulaciones que resultan del pecado, que son como los mensajeros que, uno tras otro, iban
llegando a Job. Como no nos hallamos en el paraíso, sino en el desierto, hemos de esperar una
tribulación tras otra. Así como a David le llegó un oso después de un león, y un gigante después
del oso, y un rey tras el gigante, y los filisteos después del rey, así también, cuando los creyentes
han combatido la pobreza, tendrán que luchar contra la difamación; cuando han luchado contra la

41
difamación, tendrán que hacerlo contra la enfermedad; serán como un obrero que nunca cesa en
su trabajo. H. Smith

Vers. 6. Sobre los malos hará llover calamidades. No hay calamidades que nos caigan encima
con tanta abundancia como las de nuestros propios pecados; siguen cayendo sobre nuestras
cabezas, y nos encorvan, de modo que no podemos erguirnos; para el que no tiene la conciencia
cauterizada, hay poco descanso a causa de ellas. Samuel Page

Viento abrasador. Algunos expositores creen que el término se refiere a una tempestad. Hay una
alusión en hebreo aquí al viento sofocante, ardiente, que sopla a través del desierto de Arabia,
conocido como el simún. «Una tempestad ardiente» la llama Lowth, en tanto que Otro
comentarista lee «viento de ira»; en una u otra versión sólo vemos terrores.

Será la porción del cáliz de ellos. Una gota del infierno es terrible, pero ¿qué será una copa llena
de tormento? Pensemos en ello: una copa de miseria, sin una gota de misericordia. ¡Oh pueblo de
Dios, qué necio es temer a los hombres que serán pronto haces ardientes en el fuego del infierno!
Piensa en su fin, su fin terrible, y todo tu temor se cambiará en desprecio a sus amenazas y
compasión a su miserable estado.C. H. S.

Vers. 7. Porque Jehová es justo, y ama la justicia. No sólo es su ocupación el defenderla, sino
que su naturaleza es amarla.

Los rectos contemplarán su rostro. (O según otras versiones: Su rostro contempla a los rectos).
Mamon, la carne, el diablo, todos ellos susurran a nuestro oído: «Huye como un pájaro a tu
montaña»; pero nosotros hemos de avanzar y desafiarlos. «Resistid al diablo, y de vosotros
huirá.» ¡Adelante! ¡Que la vanguardia avance! ¡Al frente todas las potencias y pasiones del alma!
¡Adelante! ¡Adelante!; en nombre de Dios, ¡adelante!, porque «Jehová de los ejércitos está con
nos9tros; el Dios de Jacob es nuestro refugio». C. H. S.

El nos contempla con ojo sonriente, y por tanto no puede mirar con favor al injusto; así que esta
necesidad no está fundada solamente en la orden de Dios de que seamos renovados, sino en la
misma naturaleza de la cosa, porque Dios, con relación a su santidad, no puede conversar con
una criatura impura. Dios tendrá que cambiar su naturaleza o bien tendrá que cambiar la
naturaleza del pecador. Lobos y ovejas, tinieblas y luz, no pueden estar de acuerdo. Dios no
puede amar a un pecador como pecador, porque El aborrece la impureza tanto por necesidad de
su naturaleza, como por decisión de su voluntad. Es tan imposible que El ame la impureza como
que cese de ser santo. Stephen Charnock

***

SALMO 12

Este Salmo está encabezado con el título «Al músico principal; sobre Seminit. Salmo de David»,
título que es idéntico al del Salmo seis, excepto que aquí se omite «Neginot». El tema será más
gráfico silo llamamos «Buenos pensamientos en tiempos malos». Se supone que fue escrito
cuando Saúl perseguía a David y a los que favorecían su causa.

42
Vers. 1. Salva, oh Jehová. El Salmista ve el peligro extremo de su posición, porque para un
hombre es mejor estar entre leones que entre mentirosos; siente su propia incapacidad para tratar
con estos hijos de Belial, porque «el que los toque debe estar rodeado de hierro». Por tanto, se
vuelve a su Ayudador del todo suficiente: el Señor. Su ayuda nunca es negada a sus siervos, y su
ayuda es bastante para todas las necesidades.

Así como los navíos pequeños pueden navegar en puertos en que otros mayores, por calar más
profundo, no pueden entrar, así también nuestras breves exclamaciones y cortas peticiones
pueden navegar al cielo cuando nuestra alma es privada por el viento, o por los asuntos, de
ejercicios de devoción más prolongados, y cuando la corriente de la gracia parece demasiado
baja para que flote en ella una suplica mas elaborada.C. H. S.

Ya era hora de pedir ayuda al cielo, cuando Saúl había dicho: «íd, matadme los sacerdotes de
Jehová» (que se supone es la ocasión en que fue escrito este Salmo), y por ello cometió el pecado
contra el Espíritu Santo, en opinión de algunos solemnes teólogos. John Trapp
Porque se acabaron los compasivos. La muerte, la partida o la declinación de los hombres
piadosos debería ser un trompetazo que llame a más oración.

Porque han desaparecido los leales de entre los hijos de los hombres. Cuando se ve la piedad,
inevitablemente le sigue la lealtad; sin el temor de Dios los hombres no aman la verdad. David,
en medio del desorden general, no se armó complots y sediciones, sino que presentó peticiones
solemnes; ni se juntó con la multitud para obrar mal, sino que echó mano de las armas de la
oración para resistir los ataques de ellos contra la virtud. C. H. S.
¿Te encuentra tu amigo o vecino fiel con respecto a él? ¿De qué da testimonio nuestro trato
diario? ¿No resulta a expensas de la verdad, con frecuencia, lo que decimos con ánimo de ser
agradables? Charles Bridges

Vers. 2. Habla mentira cada uno con su prójimo. Los cumplimientos y halagos son odiosos para
las personas sinceras; éstas saben que silos aceptan deben devolverlos, y desprecian una y otra
cosa.

Hablan con labios lisonjeros, y con doblez de corazón. El que hincha el corazón de otro no tiene
nada más que viento en el propio. C. H. S.

No hay una cosa más apropiada para hacer una capa de ella que la religión; no hay nada más de
moda, nada tan provechoso; es una librea con la cual el prudente puede servir a dos señores, a
Dios y al mundo, y ganar en el servicio de ambos. Yo sirvo a los dos, y con ello a mí mismo,
prevaricando a los dos. Ante el hombre, no hay nadie que sirva a su Dios con una devoción más
severa; por lo cual, entre los mejores de los hombres, busco y alcanzo mis objetivos, y me sirvo a
mí mismo. En privado, sirvo al mundo; no con una devoción tan estricta, pero con más deleite;
cuando cumplo los deseos de sus siervos, procuro mis propios objetivos y me sirvo a mí mismo.

La casa de la oración, ¿quién la frecuenta más que yo? En todos los deberes cristianos, ¿quien se
halla más a la vista que yo? Ayuno con los que ayunan y como con los que comen. Hago luto
con los que lo observan. No hay mano más abierta a la causa que la mía, y en sus familias no hay

43
nadie que ore más tiempo y más alto. Así, cuando la opinión de una vida santa ha proclamado la
bondad de mi conciencia, mi tienda es frecuentada por los parroquianos, mi mercancía tiene buen
precio, mis palabras merecen crédito, mis acciones no carecen de alabanza.

Soy avaro, pero se interpreta que soy providente; soy ruin y mezquino, esto es, templado; si
melancólico, se me interpreta como piadoso; si amo el jolgorio, se entiende que es gozo
espiritual; si soy rico, son las bendiciones de una vida piadosa; si soy pobre, se supone que es el
fruto de una conciencia estricta en los tratos; si se habla bien de mí, lo merezco por mi santa
conducta; si mal, es malicia de envidiosos.
Así que navego con todos los vientos, y consigo mis fines en todas condiciones. Esta capa en
verano me mantiene fresco, caliente en invierno, y esconde el costal de todos mis secretos deseos
carnales. Bajo esta capa ando en público en medio del aplauso frecuente, y en privado peco sin
temor a ofensa; actúo astutamente sin que se me descubra. Busco cielo y tierra para hacer un
prosélito; y una vez lo hago, él me hace a mí. En el ayuno proclamo Ginebra; en una fiesta,
Roma.

Si soy pobre, hago ver que tengo abundancia, para salvaguardar mi crédito; si soy rico, lo
disimulo, y presento pobreza para que no me echen cargas. Las opiniones más cismáticas son las
que hallo más provechosas, pues de ellas aprendo a divulgar y mantener nuevas doctrinas; ellas
me sostienen con la cena tres días a la semana. Hago uso de alguna mentira a veces, como una
nueva estratagema para defender el evangelio; y execro la opresión con los juicios de Dios
ejecutados sobre los malos. La caridad la tengo por un deber extraordinario; por tanto, no la
ejecuto de ordinario. Lo que repruebo de cara al público, para mi propio provecho, lo hago
secretamente en casa, para mi propio placer. Pero, alto, veo un escrito en mi corazón que hace
desfallecer mi alma. Las palabras del mismo son: «¡Ay de vosotros, hipócritas!» (Mateo 23:13).
Francis Quarles en Soliloquio del hipócrita.

El mundo verdaderamente dice que la sociedad no podría existir si hubiera una veracidad y una
sinceridad perfectas entre hombre y hombre; pero, ¡qué cuadro presenta el edificio social, cuando
sus paredes parecen tener por argamasa sólo halagos y la falsedad! Barton Bouchier

El filósofo Bion, cuando se le preguntó qué animal consideraba como el más dañino, contestó:
«De todas las criaturas salvajes, el tirano; de las domesticadas, el halagador. » El libro de los
símbolos Hablan con labios lisonjeros, y con doblez de corazón. El original dice: «un corazón y
un corazón»; uno para la iglesia, otro para lo demás; uno para los domingos, otro para los días de
entre semana; uno para el rey, otro para el papa. Un hombre sin corazón es una maravilla, pero
un hombre con dos corazones es un monstruo. Se dice de Judas «Había muchos corazones en un
hombre»; y leemos de los santos: «Y la multitud de los que habían creído eran de un solo
corazón» (Hechos 4:32). ¡Una bendición especial! Thomas Adams

Cuando un hombre cesa de ser fiel a su Dios, el que espera que sea fiel a los otros quedará
decepcionado. George Horne

Vers. 3 Arranque Jehová todos los labios lisonjeros, y la lengua que habla jactanciosamente. Es
extraño que el yugo fácil del Señor sea tan duro para los hombros del orgulloso, en tanto que las
cadenas de Satanás que los atan les parezcan de oro.

44
Uno se imagina generalmente que los halagadores son parásitos despreciables, que se arrastran y
lamen, y que no pueden ser orgullosos; pero el sabio te dirá que si bien todo orgullo es
verdaderamente mezquino, hay mucho orgullo en la mezquindad extrema. El caballo de César
está más orgulloso de llevar al César que éste de cabalgar en él. Nadie es tan detestable como
dominador como las criaturas ruines que se encaraman a los cargos de importancia aferrados a la
levita de los grandes; son tiempos malos, verdaderamente, aquellos en que estos seres nefastos
son numerosos y poderosos. C. H. S.
Vers. 4. A los que han dicho: Por nuestra lengua prevaleceremos. Desde el tiempo de Tertuliano
al de Juliano el Apóstata toda clase de oratoria, conocimientos e ingenio fueron usados
pródigamente contra la Iglesia de Dios. Michael Ayguan en Comentario de J. M. Neale

Nuestros labios por nosotros; ¿quién va a ser amo nuestro? Si tenemos que ver con Dios, hemos
de dejar de decir que somos nuestros y considerar a Dios como nuestro amo. John Howe

Vers. 5. Por la opresión de los humildes. La pobreza, la necesidad y la miseria deben ser motivos
para la compasión; pero los opresores hacen de ellas las piedras afiladoras de su crueldad y
severidad, y por tanto el Señor defiende la causa de sus pobres y oprimidos, contra sus opresores,
sin honorarios ni temor; sí, El defenderá su causa con pestilencia, sangre y fuego. Thomas
Brooks

Vers. 6. Las palabras de Jehová son palabras sinceras, como plata refinada en horno de tierra,
purificada siete veces. Las palabras del hombre son sí y no, pero las promesas del Señor son sí y
amén. En el original hay una alusión al proceso purificador más estricto conocido por los
antiguos, por medio del cual la plata pasaba al grado de pureza máximo deseado; la escoria era
consumida totalmente, y sólo quedaba el metal precioso y reluciente; así, limpio y libre de toda
aleación de error o infidelidad es el libro de las palabras del Señor. La Biblia ha pasado por
medio del horno de la persecución, el criticismo literario, la duda filosófica, los descubrimientos
científicos, y no ha perdido nada sino las interpretaciones humanas que se adhieren a ella como
aleación al precioso mineral. C. H. S.

Los que purificaban la plata, para conseguirlo la introducían en el fuego una y otra vez, hasta que
quedaba totalmente probada. La doctrina de la gracia gratuita de Dios ha sido puesta a prueba
una y otra vez y mil veces. Pelagio empieza y mezcla con ella su escoria: dice que la gracia no es
nada más que la naturaleza del hombre. Bien, su doctrina fue purificada, y una gran parte de la
escoria fue eliminada.

Luego vienen los semipelagianos, que dicen que la naturaleza no puede hacer nada sin la gracia,
pero hacen que la naturaleza concurra con la gracia, y tenga su influencia, lo mismo que la
gracia; y esta escoria también fue quemada. Los papistas emprenden la misma cuestión, y no
serán ni pelagianos ni semipelagianos, pero siguen mezclando todavía escoria.

Vienen los arminianos y refinan el papismo sobre este punto una vez más; con todo, aún siguen
mezclando escoria. Dios hace que su verdad sea probada siete veces en el fuego, hasta que puede
presentarse pura, como debe ser. Y digo esto porque esta verdad es preciosísima. Thomas
Goodwin

45
La Escritura es el sol; la iglesia es el reloj. El sol sabemos que es seguro, y regular de modo
constante en sus movimientos; el reloj puede adelantarse o bien atrasarse. Por ello, hemos de
condenar como loco al que profesa confiar en el reloj más bien que en el sol, y también no
podemos por menos que echar de ver la credulidad de los que prefieren confiar en la iglesia a
confiar en la Escritura. Obispo Hall

«Cuando Voltaire lee un libro, saca de él lo que quiere, y luego escribe contra lo que él se ha
imaginado», dice Montesquieu de Voltaire. Gardiner Spring

«La palabra de Dios es limpia, es escudo a los que en él esperan» (Proverbios 30:5); así como el
oro no sufre pérdida al ser sometido al fuego, tampoco las promesas sufren pérdida cuando son
puestas a prueba, sino que siguen válidas aun en nuestras mayores tribulaciones. Thomas Manion

Vers. 8. Los malvados nos cercan, porque la vileza es exaltada entre los hijos de los hombres.
Así como el sol caliente trae moscas nocivas, lo mismo el pecador puesto en honra estimula el
vicio por todas partes. C. H. S.

***

SALMO 13
Es costumbre llamar a este Salmo «¿Hasta cuándo?» Casi diríamos que es el Salmo del gemido,
por la incesante repetición del grito «¿Hasta cuándo?»

Vers. 1. ¿Hasta cuándo? Esta pregunta se repite no menos de cuatro veces. Corresponde al
intenso deseo de liberación y a la gran angustia del corazón. Y no tiene por qué no haber algo de
impaciencia mezclada con ello; ¿no es éste el retrato más fiel de nuestra propia experiencia? No
es fácil prevenir y evitar que los deseos degeneren en impaciencia. La aflicción prolongada
parece representar abundante corrupción; pues el oro que tiene que permanecer mucho en el
fuego, es que contiene mucha escoria que ha de ser consumida; de ahí que la pregunta ¿Hasta
cuándo? pueda sugerir una búsqueda profunda del corazón.

¿Hasta cuándo, Jehová? ¿Me olvidarás para siempre? ¡Ah, David!, ¡qué necias son estas
palabras! ¿Puede Dios olvidar? ¿Puede el Omnisciente fallar en el recuerdo? Por encima de todo,
¿puede el corazón de Jehová olvidar a su hijo amado? ¡Ah, hermanos, echemos lejos de nosotros
la idea, y escuchemos la voz de nuestro Dios del pacto, por boca del profeta: «He aquí te tengo
grabado en las palmas de mis manos; tus muros están continuamente delante de mí»!

Para siempre. ¡Qué pensamiento tan tenebroso! Sin duda era bastante sospechar un olvido
temporal, pero ¿haremos una pregunta ingrata y nos imaginaremos que el Señor va a abandonar
para siempre a su pueblo? No, su ira puede durar una noche, pero su amor permanece
eternamente. C. H. S.

¿Hasta cuándo esconderás tu rostro de mí? ¿Qué es lo que hay en nuestro corazón o en nuestra
vida por lo que Dios esconde su rostro y frunce el ceño sobre nosotros? Timothy Rogers

46
Tal como la noche y las sombras son buenas para las flores, y la luz de la luna y el rocío son
mejor que el sol continuo, así también la ausencia de Cristo tiene su uso especial y algo de virtud
nutritiva, y da savia a la humildad, y aviva el apetito, y provee un campo libre para que la fe haga
acto de presencia y ejercite sus dedos para alcanzar lo que no ve. Samuel Rutherford

Vers. 1, 2. Lo que dice el proverbio francés de la enfermedad es verdadero de todos los males,
que vienen a caballo, pero se van a pie. Joseph Hall

El cristiano, en tanto que está en el mundo, vive en un clima insano; por un lado, los deleites del
mismo amortiguan su amor a Cristo; por otro, la tribulación con que se encuentra debilita su fe
en la promesa. William Gurnall

Vers. 2. ¿Hasta cuándo? Hay muchas situaciones en la vida del creyente en que las palabras de
este Salmo pueden ser una consolación y ayuda para revivir la fe que se hunde. Cierto hombre
que yacía en el estanque de Betesda, tenía una enfermedad desde hacía treinta y ocho años (Juan
5:5). Una mujer que tenía espíritu de enfermedad pasó dieciocho años antes de ser «liberada»
(Lucas 13:11). Lázaro, toda su vida había sufrido de la enfermedad y la pobreza, hasta que fue
librado por la muerte y transferido al seno de Abraham (Lucas 16:20-22). Así pues, todo el que
se sienta tentado a usar las quejas de este Salmo tenga la seguridad en su corazón de que Dios no
olvida a su pueblo, que al final vendrá la ayuda, y, entretanto, todas las cosas cooperan para bien
en favor de los que le aman. W. Wilson

Así pues, el lector cuidadoso notará que la pregunta ¿Hasta cuándo? se presenta en cuatro
formas. La pena del escritor se ve: según parece, según es, según le afecta por dentro, y según
afecta a sus enemigos fuera. Todos tendemos a tirar de la cuerda que más abate. Colocamos losas
enormes sobre las tumbas de nuestros gozos, pero ¿quién piensa en erigir monumentos de
alabanza por las misericordias recibidas? Escribimos cuatro libros de Lamentaciones y sólo uno
de Cantares, y nos hallamos más a tono en los gemidos del Miserere que en el canto del Te
Deum.

Vers. 5. Mas yo en tu misericordia he confiado; mi corazón se alegrará en tu salvación ¡Qué


cambio vemos aquí! Mirad, la lluvia ha terminado, y de nuevo cantan los pájaros. El corazón de
David estaba desafinado con más frecuencia que su arpa. Empieza muchos de sus salmos
suspirando, pero los termina cantando. C. H. S.

Vers. 6. Cantaré a Jehová por el bien que me ha hecho. El mundo se maravilla de cómo podemos
estar tan contentos bajo desgracias tan extremas; pero nuestro Dios es Omnipotente. El vuelve la
desgracia en felicidad. Creedme no hay gozo en el mundo comparable al que disfrutan los hijos
de 'Dios bajo la cruz de Cristo. Puedo hablar por experiencia, y por tanto, creedme, no temáis
nada de lo que el mundo puede haceros, porque cuando aprisionan vuestros cuerpos, dejan
vuestras almas en libertad para conversar con Dios; cuando os echan y aplastan, os levantan;
cuando nos matan, entonces nos envían a la vida eterna. ¿Qué mayor gloria puede haber que el
ser conformados a nuestra cabeza, Cristo. Y esto lo hace la aflicción. ¡Oh buen Dios!, ¿qué soy
yo, para que me concedas una misericordia tan grande? John Trapp
No sabía lo que era el que Dios estuviera a mi lado en toda circunstancia y en toda oferta con que
me aflige Satanás, etc., según he visto y hallado que El hace desde que he venido a este lugar;

47
porque, he aquí, cuando se han presentado temores, han venido con ellos ánimo y apoyo; sí,
cuando he empezado como si dijéramos con nada, excepto mi sombra, Dios con su ternura no ha
permitido que fuera molestado, sino que con un texto u otro de la Escritura me ha fortalecido
contra todo, hasta el punto que con frecuencia he dicho: Si esto fuera legítimo, pediría en oración
mayores tribulaciones para conseguir mayores consuelos. John Bunyan

***

SALMO 14

Como este Salmo no tiene ningún título específico, sugerimos, como un apoyo para la memoria,
que se le llame «Con referencia al ateísmo práctico». C. H. S.

Hay una marca peculiar puesta sobre este Salmo, en el hecho de que se halla dos veces en el libro
de los Salmos. El Salmo catorce y el Salmo cincuenta y tres son iguales, con la alteración de una
o dos expresiones, a lo máximo. John Owen

Vers. 1. El necio. El ateo es el necio de modo preeminente y un necio de modo universal, en


todos los aspectos. No negaría a Dios si no fuera un necio por naturaleza, y habiendo negado a
Dios, no es de extrañar que se convierta en un necio en la práctica. El pecado es siempre una
locura; pero es el colmo del pecado, y la locura mayor imaginable, el atacar la misma existencia
del Altísimo. Un necio los hace a centenares, y un blasfemo locuaz esparce sus horribles
doctrinas como un leproso esparce la plaga.

Ainsworth, en sus Anotaciones, nos dice que la palabra usada aquí es Nabal, que tiene el
significado de desmayar, morir, decaer, como la hoja o la flor marchita; es un título que se da al
necio en el sentido de que ha perdido el jugo y savia de la sabiduría, la razón, la sinceridad y la
piedad. Trapp acierta cuando le llama «un individuo sin savia, el esqueleto de un hombre, un
sepulcro ambulante de sí mismo, en quien toda religión y recta razón se han marchitado, secado
y decaído». Algunos lo traducen como «apóstata», y otros como «desgraciado». Con qué
sinceridad deberíamos evitar la aparición de duda en cuanto a la presencia, actividad, poder y
amor de Dios, porque esta desconfianza es de la naturaleza de la locura, y ¿quién hay entre
nosotros que quiera ser equiparado al necio del texto? Con todo, no olvidemos que todos los
hombres que no han sido regenerados son más o menos este tipo de necios. C. H. S.

«El necio», un término de la Escritura que significa un malvado, es usado también por los
filósofos paganos para significar una persona viciosa, mala. Significa también la extinción de la
vida en el hombre, los animales y las plantas; así se usa la palabra en Isaías 40:7, «la flor se
marchita»; en Isaías 28:1, una planta que ha perdido todo el jugo que la hace preciosa y útil. Así,
un necio es el que ha perdido su sabiduría y sus nociones rectas de Dios y de las cosas divinas
que fueron comunicadas al hombre con ocasión de la creación; un muerto en pecado, si bien uno
que no está tan desprovisto de facultades racionales como de la gracia de estas facultades; uno
que posee razón, pero que abusa de su razón. Stephen Charnock

Dijo el necio en su corazón: No hay Dios. ¡Qué terrible es la corrupción que hace que toda la
raza adopte como deseo de su corazón este «¡no hay Dios!» C. H. S.

48
Los demonios creen y reconocen cuatro artículos de nuestra fe (Mateo 8:29): 1) Reconocen a
Dios; 2) reconocen a Cristo; 3) el día del juicio; 4) que serán atormentados allí; de modo que el
que no cree que hay Dios es más vil que el diablo. El negar que haya Dios es una clase de
ateísmo que no se halla en el infierno.

En la tierra hay muchos ateos.


En el infierno, ninguno.
—T. Brooks

Sería preferible que un hombre creyera que él mismo no existe, y que él no es un ser, a que no
crea que hay Dios; porque él puede dejar de ser, y hubo un tiempo en que no era, y será
cambiado de lo que es, y en muchos períodos de su vida no sabe lo que es; y esto ocurre cada
noche mientras duerme; pero ninguna de estas cosas pueden ocurrir a Dios; y si este hombre no
lo sabe, es un necio.

En la aflicción, el ateo tiene que ser la más desgraciada y solitaria de todas las criaturas. Hace
unos treinta años estaba en un barco con una de estas criaturas ponzoñosas, cuando se levantó
una terrible borrasca. El fue el que se asustó más. Con el barco dando tumbos, cayó de rodillas
ante el capellán y confesó que había sido un ateo ruin y que había negado al Ser supremo desde
que tenía uso de razón.

El buen hombre quedó anonadado, y corrió pronto la voz de que en el barco había un ateo, en la
cubierta superior. Varios de los marineros comunes, que no habían oído nunca la palabra antes,
pensaron que se trataba de algún pez extraño; pero se quedaron aún más sorprendidos cuando
vieron que era un hombre y oyeron de su propia boca «que nunca había creído hasta aquel día
que hubiera Dios».

Mientras se hallaba postrado en las agonías de la confesión, uno de los sencillos marineros
susurró al contramaestre «si no harían bien echándolo por la borda». Pero ya estábamos a la vista
del puerto, cuando de repente el viento amainó y el penitente, relapsado, pidió a todos los que
habían estado presentes que eran caballeros, que no dijeran nada a nadie de lo que había pasado.

Al cabo de un par de días de haber desembarcado, uno de los de la compañía empezó a


chancearse de él por su devoción cuando estaba a bordo, si bien él lo negó con tanto hincapié que
se hacía evidente que uno de los dos estaba mintiendo. La cosa terminó en un duelo. El ateo fue
herido y empezó a manar sangre en abundancia, con lo cual volvió a ser un buen cristiano como
cuando estaba en el mar, hasta que se hizo evidente que la herida no era mortal. Actualmente es
incluso famoso, y escribe folletos en contra de las opiniones de los que aceptan la existencia de
las hadas. Joseph Addison en El hablador.

La lechuza del ateísmo,


Volando con sigilosas alas por la luna,
Deja caer sus mortecinos párpados,
Las cierra bien, y ulula:
¿Dónde se halla este glorioso sol de que os jactáis?

49
—Samuel Taylor Coleridge

Así que el texto nos presenta estos tres puntos: ¿Qué es?: Un necio. ¿Qué dice?: No hay Dios.
Ahora añade: En su corazón. No es el necio natural, sino moral, este necio del que habla David,
la persona malvada, carente de gracia, pues éste es el sentido del término original. ¿Qué ha hecho
este necio? Sin duda nada; sólo ha dicho. ¿Qué es lo que ha dicho? Nada tampoco; sólo ha
pensado; porque decir en el corazón es sólo pensar. Richard Clerke (uno de los traductores de la
Biblia inglesa).

No hay quien haga el bien. Excepto allí donde reina la gracia, no hay quien haga el bien; no hay
bien alguno; la humanidad, caída y degradada, es un desierto sin un oasis, una noche sin una
estrella, un estercolero sin una joya, un infierno sin fondo. C. H. S.

Vers. 3. A una se han corrompido. La única razón por la que no vemos más claramente esta
corrupción es porque estamos acostumbrados a ella, tal como el que trabaja diariamente en un
ambiente apestoso deja de percibir el hedor en medio del cual se encuentra. C. H. S.

No queda nada ya, para días futuros,


Que se pueda añadir a la lista de crímenes;
Los hijos, resignados, deben sentir deseos
Que no pueden ser peores que los de sus padres.
EI vicio ha alcanzado su cenit.
—Juvenal. Sátira 1

El texto lo ha dicho positivamente. Lo repite negativamente: No hay quien haga lo bueno, no hay
ni siquiera uno. El Espíritu Santo no está contento con decir todos y conjuntamente, sino que
añade estos negativos: «no», «ninguno», «ni siquiera uno».

Vers. 4. Que devoran a mi pueblo como si comiesen pan. Como las carpas en una laguna se
comen a los peces más pequeños, y las águilas hacen presa de otros pájaros, y los lobos
descuartizan las ovejas del prado, lo mismo los pecadores, de modo natural, y siguiendo su
curso, persiguen, calumnian y se mofan de los seguidores del Señor Jesús. C. H. S.

Los malvados corren el riesgo de condenar sus propias almas con tal que puedan usar la daga
sobre los que son la niña del ojo de Dios. Lewis Stuckey

Cuando halles una serpiente sin colmillos o un leopardo sin manchas, puedes esperar hallar un
mundo malvado sin odio a los santos. Si el mundo aborreció a Cristo, no es de extrañar que nos
aborrezca a nosotros. «El mundo me aborreció a mí antes que os aborreciera a vosotros» (Juan
15:18). ¿Por qué ha de aborrecer alguien a, Cristo? Esta paloma bienaventurada carecía de hiel;
esta rosa de Saron exhalaba suave perfume; pero esto muestra la bajeza del mundo, que es un
mundo que odia a Cristo y desgarra a los santos. Thomas Watson

Vers. 6. De los planes del desvalido hacéis burla vosotros, pero Jehová es su esperanza. Esto
ilustra dulcemente el cuidado que tiene Dios de sus pobres, no meramente los pobres de espíritu,
sino literalmente, los pobres y humildes, los oprimidos y los ultrajados Es este carácter de Dios

50
el que se halla delineado de modo conspicuo en su Palabra. Podemos ir a los Vedas de los
hindúes, al Corán de los mahometanos, considerar la legislación de los griegos, el código de los
romanos, y aun el Talmud de los judíos, el más amargo de todos; pero en ninguna línea o en
ninguna página hallaremos rastro de la ternura, compasión, simpatía por las injusticias,
opresiones, aflicciones y tribulaciones de los pobres de Dios que se muestra de manera constante
en casi cada página de la Biblia cristiana. Barón Bouchier

El sabio confía en su sabiduría, el fuerte en su fortaleza, el rico en sus riquezas; pero, para ellos,
el confiar en Dios es la mayor necedad del mundo. John Owen

Vers. 7. ¡Oh, quién nos diese que de Sión saliera la salvación de Israel! Cuando Jehová haga
volver a los cautivos de su pueblo, se gozará Jacob y se alegrará Israel. Es natural esta
conclusión para la plegaria, porque ¿qué podría convencer de modo más efectivo a los ateos,
derribar a los perseguidores, detener el pecado, asegurar la piedad sino la aparición manifiesta de
la gran salvación de Israel? La venida del Mesías ha sido el deseo de los fieles en todas las
edades, y aunque El ya ha venido como ofrenda por el pecado para expiar nuestra iniquidad,
esperamos que venga por segunda vez, sin ofrenda para el pecado, para salvación. C. H. S.

La aflicción es como si dijéramos la salsa de la oración, como el hambre lo es para el pecado.


Verdaderamente la oración es, en general, insulsa para el que no está afligido, y muchos de ellos
no oran verdaderamente, sino más bien falsifican una oración de rutina, una oración por la
costumbre. Wolfgang Musculus

La cautividad es la de nuestras almas a la ley de la concupiscencia, de nuestros cuerpos a la ley


de la muerte; la cautividad de nuestros sentidos al temor; cautividad, la conclusión de la cual está
expresada con tanta hermosura por uno de nuestros mayores poetas, a saber, Giles Fletcher, en su
Cristo triunfa sobre la muerte:
Ahora no cuelga pena alguna de su frente;
Ni palidez de enfermedad hay en su rostro;
La edad no pone hebras de plata en su cabello;
Ni desnudez ni pobreza dañan al cuerpo;
Ni el temor de la muerte anula el goce de la vida;
No hay pesadillas vanas que causen desazón;
No hay pérdida, dolor, cambio ni espera
Que altere ahora el suave deslizarse de sus horas.

Citado por John Mason Neale

***
SALMO 15

Este Salmo de David no tiene título o dedicatoria que indique la ocasión en que fue escrito, pero
es muy probable que su composición, junto con la del Salmo veinticuatro, que tiene con él una
notable semejanza, estuviera relacionada con el traslado del arca al santo monte de Sión.

51
Lo llamaremos el Salmo de «La pregunta y la respuesta». El primer versículo hace la pregunta;
el resto de los versículos son la respuesta.

Vers. 1. Jehová, ¿quién habitará en tu tabernáculo? Allí donde los ángeles inclinan sus rostros
velados, ¿cómo podrá el hombre adorar en absoluto? C. H. S.

¿Quién es éste? Decidlo si podéis:


¿Quién llegará a esta firme morada?
Pilato dice: «¡He aquí el Hombre!»
Y Juan: «¡He aquí el Cordero de Dios!»
—John Barclay, citado por A. A. Bonar

Vers. 2. El que anda en integridad y hace justicia, y habla ver-dad en su corazón. Observad el
andar, obrar y hablar del hombre aceptado. Andar es de más importancia que hablar. Sólo es
justo el que anda en integridad y hace justicia. Su fe se muestra mediante buenas obras, y por
tanto no es una fe muerta. La casa de Dios es una colmena de obreros, no un nido de zánganos.
C. H. S.

Cuando las ruedecillas de un reloj se mueven dentro de la caja, las manecillas de la esfera se
mueven fuera. Cuando el corazón de un hombre es sano en su conversión, entonces la vida será
hermosa en su profesión. Cuándo un conducto está cerrado a la vista, ¿cómo podremos juzgar de
la fuente sino por las aguas que circulan y salen del caño? William Secker

Y hace justicia. Un justo puede hacer obras justas, pero no hay obras de un hombre injusto que
puedan hacerle justo. Thomas Boston

La escalera de Jacob tenía peldaños, en los cuales no vio a nadie que estuviera quieto, sino que
todos ascendían o descendían por ella. Asciende tú de la misma manera al extremo de la escalera,
al cielo, y allí oirás a uno que dice: «Mi Padre está obrando ahora, y yo también obro.» Thomas
Playfere

Pero observa aquí, dice David, «que obra justicia»; no que habla sobre la justicia, piensa u oye
sobre ella; porque «no son los oidores de la ley, sino los obradores de la ley, los que son
justificados». La única obra que podemos esperar que sea considerada y tenida en cuenta es la
obra de justicia; todas las demás obras que nos impulsan o atraen bajo la apariencia de piedad no
son nada. Martin Lutero

Y habla verdad en su corazón. Los anatomistas han observado que la lengua del hombre está
relacionada con una doble cuerda al corazón. Thomas Boston

Estoy agradecido por la convicción y sentimiento que tengo de la maldad de mentir; el Señor
aumente mi aborrecimiento a él. Me esforzaré por limpiarme de toda inmundicia: nunca habrá
una lengua mortificada cuando haya un corazón sin mortificar. Benjamín Bennet, Oratoria
cristiana

52
Vers. 3. El que no calumnia con su lengua, ni hace mal a su prójimo, ni hace agravio alguno a su
vecino. Todos los calumniadores son el fuelle del diablo para aumentar la contienda, pero son
peores los que soplan desde detrás del fuego. Trapp dice que «el chismoso lleva al diablo en su
lengua, y los que le escuchan, el diablo en su oído».

«¡Echad a este hombre!», decimos de un borracho; con todo, es discutible si su comportamiento


zafio nos causará tanto daño como la historieta insinuante del chismoso. «¡Llamad a la policía!»,
decimos cuando vemos a un ladrón haciendo de las Suyas; ¿no deberíamos sentir indignación
cuando oímos a un chismoso aplicado a su labor? «¡Perro rabioso, perro rabioso!» es un grito
terrible y causa un gran alboroto, pero hay pocos perros que muerdan con tanta saña como las
lenguas de los que llevan comidillas. «¡Fuego, fuego!» es un grito que nos alarma, pero la lengua
del chismoso está encendida en el fuego del infierno, y los que se ocupan en chismorrear harían
mejor en cambiar, pues van a hallar que hay fuego en el infierno para las lenguas sin freno. C. H.
S.

Y esto sería más tolerable si fuera la única falta del hombre impío, de los enemigos de la
religión, porque como dice el proverbio: «La maldad procede del malvado.» Cuando el corazón
de un hombre está lleno del infierno, no es de extrañar escuchar a esta persona que reprocha a los
hombres de bien, incluso por su bondad. Pero, ¡ay!, la enfermedad no se limita a esto; esta plaga
no se halla sólo entre los egipcios, sino también entre los israelitas. Ten compasión de tus
hermanos; ya es suficiente que los ministros y cristianos piadosos estén llenos de reproche hacia
el malo, no hay necesidad de que tú aportes tu porción en esta forma diabólica. Matthew Poole

La víbora sólo hiere cuando pica; las hierbas o raíces venenosas sólo matan al que las masca,
maneja, huele o se acerca a ellas; pero el veneno de las lenguas calumniadoras es mucho más
letal y pestífero; porque a escondidas mata y hiere, no sólo de cerca, sino también de lejos; no
sólo en casa, sino también fuera; no sólo en nuestra nación, sino en los países extranjeros; y no
tiene compasión ni de vivos ni de muertos. Richard Turnbull

Vers. 3, 4 y 5. ¿Qué me importa ver a un hombre conmovido al escuchar un sermón, si engaña y


miente tan pronto como llega a su casa? El que no tiene religión para gobernar su moralidad no
es mucho mejor que mi mastín; en tanto que se le acaricia, complace y no se le pellizca, jugará
contigo como si fuese un animal bueno y moral; pero si le dañas, se te echará a la cara y te
desgarrará el cuello. John Seldon

Vers. 4. Aquel a cuyos ojos el vil es menospreciado, pero honra a los que temen a Jehová. Un
pecador adornado con una cadena de oro y vestidos de seda no puede ser comparado con un
santo en harapos, como la lumbre de un candelero de plata con el sol tras una nube. C. H. S.

El condenar al malo y honrar al piadoso son cosas que están en oposición. Dios no aborrece a
nadie, pero no hay nada más que aborrezca en el mundo que el pecado. Peter Baro

Agustín, como dice Posidonio, para mostrar cuánto aborrecía a los chismosos y calumniadores
de los demás, tenía dos versitos escritos sobre su mesa; la traducción de los mismos es como
sigue:

53
Aquel a quien le gusta difamar al ausente,
Sepa que en esta mesa no puede estar presente.
—Richard Turnbull

Aquel que jura para su propio daño, y no cambia después.


Sus palabras son firmes como oráculos;
Su amor, sincero; inmaculado es su pensamiento;
Sus lágrimas, del corazón mensajeros directos;
Su corazón se halla del fraude tan distante
Como lejos se halla el cielo del infierno.
—William Shakespeare

Vers. 5. Quien su dinero no dio a usura, ni contra el inocente admitió cohecho. Los teólogos
puritanos están casi unánimemente en contra de aceptar interés alguno por un préstamo de
dinero, y llegan a decir que prestar a un penique por ciento al año basta para llevar al infierno al
que persiste en hacerlo. El exigir un interés excesivo es un pecado detestable; el percibir los
intereses usuales y corrientes en un país comercial no es contrario a la ley del amor.C. H. S.

Por usura se entiende generalmente la ganancia de algo por encima del capital, o sea lo que se
presta, exigido sólo en consideración al préstamo, se trate de dinero, trigo, mercancía u otra cosa
semejante. Es considerada como una ganancia ilegítima la que una persona hace por medio de su
dinero o bienes. Alexander Cruden

No hay clases de usura peores que una manera injusta de hacer tratos, en que la equidad es
puesta a un lado por los dos participantes en el trato. Recordemos, pues, que todos los tratos en
que uno injustamente procura ganar por medio de la pérdida del otro, se les dé el nombre que se
quiera, han de ser condenados.

Se puede preguntar si todas las clases de préstamos a interés han de ser puestas bajo esta
denuncia y ser consideradas como ilegitimas. Si las condenamos a todas sin distinción, hay el
peligro de que muchos se vean llevados a una situación apurada en que, viendo que han de
incurrir en pecado en cualquier forma que se muevan, puedan sentirse desesperados y, por ello,
se lancen a toda clase de usura sin discriminación. Por otra parte, cuando admitimos que algo
puede hacerse legalmente en esta dirección, muchos pueden creer que se les da carta blanca, y
piensan que se les ha concedido hacer uso de la usura sin control o moderación.
No es sin causa que Dios, en Levítico 25:35-37, prohíbe la usura, añadiendo esta razón: «Y
cuando tu hermano empobrezca y se acoja a ti, tú lo ampararás; como forastero y extranjero
vivirá contigo. No tomarás de él usura ni ganancia, sino tendrás temor de tu Dios, y tu hermano
vivirá contigo. No le darás tu dinero a usura, ni tus víveres a ganancia.» Vemos que el fin que
motiva la ley fue que el hombre no oprima cruelmente al pobre, sino que le reciba con simpatía y
compasión.

De donde se sigue que la ganancia que adquiere el que presta su dinero a interés sin causar
opresión a otro no está incluida dentro del capítulo de la usura injusta. La palabra hebrea neshek
que emplea David, se deriva de otra que significa «morder», lo cual muestra suficientemente que
la usura es condenada en cuanto al hecho implicado en ella de llevar a la licencia de robar y

54
esquilmar a nuestro prójimo. En resumen, siempre que hayamos grabado en nuestro corazón la
regla de equidad que Cristo prescribe en Mateo 7:12: «Así que, todo cuanto queráis que los
hombres os hagan a vosotros, así también hacedlo vosotros a ellos», no será necesario entrar en
una discusión prolongada respecto a la usura. Juan Calvino

El que hace estas cosas, no resbalará jamás. No es el que oye mucho o habla mucho de religión,
ni el que predica u ora mucho, ni el que piensa mucho sobre estas cosas y tiene buena intención,
sino el que hace estas cosas -el que realmente se ocupa en ellas- el que es religioso y
verdaderamente piadoso.

No es el que profesa de modo formal, el que discute mucho, el perfeccionista; no es el que oye
constantemente o habla sin cesar, ni el maestro laborioso, ni el hermano dotado, ni el que tiene
buenos deseos pasajeros, sino que el que honrada y sinceramente hace estas cosas, permanecerá
firme en la prueba, en tanto que todas las pretensiones falsas arderán y se consumirán bajo las
llamas escudriñadoras, como paja y hojarasca, según expresa el apóstol.

El llevar la librea de Cristo y no servirle, es una burla para el Maestro; el admitir en nuestra
profesión y negar en nuestra vida práctica, es como el caso de Judas: Traicionarle con un beso de
homenaje; como el de los rudos soldados, inclinar la rodilla delante de El y, entretanto, golpearle
la sagrada cabeza con el cetro de caña; y como Pilato, coronarle de espinas, crucificarle y escribir
sobre su cabeza «Rey de los judíos»; en una palabra, injuriarle con nuestros honores y herirle con
nuestros reconocimientos.

Profesar ser cristianos sin que haya una vida que corresponda, no sólo no contribuirá en forma
alguna a salvar a nadie, sino que agravará la condenación del tal; una amistad fingida, en el gran
día de los descubrimientos, se verá que es la peor de las enemistades. Una mera formalidad
externa de adoración es, a lo más, el sacrificio de Prometeo, un esqueleto de huesos y un fraude
religioso. Condensado de Adam Litleton

Porque si fuera bastante con leer o escuchar estos preceptos, entonces habría un número ingente
de personas vanas y malvadas que entrarían y seguirían en la iglesia, que, después de todo, no
tienen lugar en ella; porque hay muy pocos, o ninguno, que no haya leído o escuchado estas
cosas. A pesar de ello, no las hace. Richard Turnbull

***

SALMO 16

Titulo: Mictam de David. Esto se entiende generalmente que significa el Salmo de oro.
Ainsworth lo llama «Joya de David o cántico notable», el Salmo del secreto precioso.

No nos vemos limitados a intérpretes humanos para hallar la clave de este misterio de oro,
porque habland9 por el Espíritu Santo, Pedro nos dice: «David habla con respecto a El» (Hechos
2:25). El apóstol Pablo, guiado por la misma inspiración infalible, cita este Salmo y testifica que
David escribió del hombre a través del cual nos es predicado el perdón de los pecados (Hechos
13:35-38). El plan de los comentaristas ha sido, en general, aplicar el Salmo a David a los san-tos

55
y al Señor Jesús, pero nos atrevemos a creer que en él «Cristo es todo», puesto que en los
versículos noveno y décimo podemos ver «a Jesús solo», como los apóstoles en el monte. C. H.
S.

Vers. 1. Guárdame, presérvame, como un cuerpo de guardias que rodean a su monarca, o como
los pastores protegen sus rebaños. Uno de los grandes nombres de Dios es el de «Preservador de
los hombres» (Job 7:20), y este oficio de gracia del Padre se ejerce hacia nuestro Mediador y
Representante. Había sido prometido al Señor Jesús en palabras expresas que sería preservado
(Isaías 49:7, 8). C. H. S.

Vers. 2. Oh alma mía, dijiste a Jehová; Tú eres mi Señor. En lo más íntimo de su corazón, el
Señor Jesús mismo se inclinó para rendir servicio a su Padre celestial, y ante el trono de Jehová
su alma ofreció lealtad al Señor en favor nuestro. C. H. S.

No hay, para mí bien fuera de Ti. Antigua traducción usada aquí: Mi bondad no se extiende a Ti.
Aunque la obra de la vida y la agonía de la muerte del Hijo reflejaron resplandor sobre cada uno
de los atributos de Dios, con todo, el Dios bienaventurado infinitamente no tenía necesidad de la
obediencia y muerte de su Hijo; fue por nuestra causa que la obra de redención fue emprendida,
y no por falta o necesidad en el Altísimo. ¡Con qué modestia estima aquí su propia bondad!

Creo que las palabras deberían entenderse respecto a lo que el Mesías hacía por los hombres. Mi
bondad, tobhathi, «mi bien», no añade nada a tu Divinidad; Tú no provees este sacrificio
asombroso para derivar excelencia de él; pero esta bondad se extiende a los santos -a todos los
espíritus de los justos hechos perfectos, cuyos cuerpos están todavía en la tierra-; y a los
excelentes, addirey, «los nobles o supereminentes», los que por la fe y paciencia heredan las
promesas. Adam Clarke

¡Oh!, ¿qué puedo entregarte a Ti, mi Dios, por todos tus beneficios hacia mí? ¿Cómo te pagaré?
¡Ay!, no puedo hacer bien alguno porque mi bondad imperfecta no puede complacerte, pues eres
perfecto y bueno esencialmente; el bien que haga no puede añadir a tu bien; mi maldad no puede
perjudicarte. Yo recibo todo el bien de Ti, pero no puedo devolverte ninguno; por lo que te
reconozco como muy rico, y yo como muy pobre; tú estás muy lejos de tener necesidad de mí.
Richard Greenham
Vers. 2, 3. Mi bondad se extiende no a Ti, sino a los santos que están en la tierra. Algunos hijos
no sacan nada de sus padres terrenales, como el hijo de Cicerón, que no se parecía en nada a su
padre, excepto en el nombre; pero los hijos de Dios participan todos de la naturaleza de su Padre
celestial. William Gurnall

Vers. 3. Para los santos que están en la tierra, y para los íntegros, es toda mi complacencia. Estos
santificados, aunque están todavía sobre la tierra, participan de los resultados de la obra
mediadora, y por su bondad son hechos lo que son. El pueblo peculiar, celoso para buenas obras,
y santificado para el servicio sagrado, está revestido de la justicia del Salvador y ha sido lavado
en su sangre, y por ello recibe de la bondad atesorada en El; éstas son las personas que se
benefician de la obra del Hombre Jesucristo; pero esta obra no añade nada a la naturaleza,
atributos o felicidad de Dios, que es bienaventurado para siempre jamás.

56
Los creyentes pobres son receptores de Dios y tienen la garantía de la corona para recibir el
producto de nuestra ofrenda en el nombre del Rey. Los santos que han partido, nosotros no los
podemos bendecir; incluso la oración en favor de ellos no tiene valor alguno; pero, en tanto que
están aquí, hemos de probar de modo práctico nuestro amor a ellos, como hizo nuestro Maestro,
porqué ellos son los buenos y óptimos de la tierra. C. H. S.

Sabemos que el Nuevo Testamento brilla más que el Antiguo, tal como el sol brilla más que la
luna. Si, pues, vivimos en una dispensación más gloriosa, debemos observar una conducta más
gloriosa... excelente. Si el sol no diera más luz que una de las estrellas, no podríamos creer que
fuera el regente del día; si no transmitiera más luz que una luciérnaga, pondrías en duda que
fuera la fuente del calor elemental. Si Dios no hiciera más que la criatura, ¿dónde se hallaría su
Divinidad? Si el hombre no hiciera más que el bruto, ¿dónde se hallaría su condición humana? Si
un santo no fuera superior al pecador, ¿dónde se hallaría su santidad? William Secker

Ingo, un antiguo rey de los dravos, en una fiesta oficial relegó a sus nobles, que en aquel tiempo
eran paganos, a que se sentaran en una sala inferior, y mandó que ciertos pobres cristianos fueran
traídos a la cámara de presencia, para que se sentaran a su mesa, comieran y bebieran y se
alegraran con él, por lo que muchos se asombraron, y él dijo que consideraba a los cristianos,
aunque pobres, como el mayor ornamento de su mesa, y una compañía más digna que la de los
mayores nobles no convertidos a la fe cristiana; porque éstos es posible que fueran echados al
infierno, en tanto que los pobres serían su consuelo y compañeros príncipes en el cielo. Aunque
vemos las estrellas algunas veces reflejadas en un charco, en el fondo de un pozo o en una charca
hedionda, con todo, las estrellas están situadas en el cielo. Igualmente, aunque vemos a un
hombre piadoso en condición pobre, miserable, baja, despreciada, considerando las cosas de este
mundo, sin embargo está fijo en el cielo, en la región del cielo. «El cual nos ha levantado» -dice
el apóstol- «y nos ha hecho sentar en lugares celestiales en Cristo Jesús». Charles Bradbury,
Cofre de joyas

Vers. 4. Se multiplicarán los dolores de aquellos que sirven diligentes a otros dioses. Los
creyentes de mera profesión con frecuencia son lentos en servir al verdadero Señor, pero los
pecadores sirven diligentes a otros dioses. Corren como locos en tanto que no50tr05 nos
arrastramos como caracoles. Que su celo sea un reproche para nuestra tardanza. Con todo, cuanto
más corren, peor, porque sus aflicciones serán multiplicadas por su diligencia en multiplicar sus
pecados. Matthew Henry dijo: «El que multiplica los dioses multiplica sus propias aflicciones;
porque el que cree que un Dios es demasiado poco, hallará que dos son demasiados, y, con todo,
centenares no le bastarán. »

Las crueldades y dificultades que sufren los hombres por causa de los falsos dioses son
asombrosas; nuestros misioneros informan en abundancia sobre este punto; pero quizá nuestra
propia experiencia es igualmente vívida en lo que nos dice; porque cuando hemos dado nuestro
corazón a los ídolos, más tarde o más temprano hemos tenido que sufrir por ello.

Moisés desmenuzó el becerro de oro, y molió el polvo y lo echó en el agua de la cual bebía
Israel, y lo mismo nuestros ídolos queridos pasarán a ser porciones amargas para nosotros, a
menos que los abandonemos.

57
No hay comunión posible entre el pecado y el Salvador. Él vino para destruir las obras del
diablo, no para aliarse con ellas o favorecerlas. De ahí que rehusara el testimonio de los espíritus
impuros en cuanto a su divinidad, porque no quería tener contacto alguno con las tinieblas.
Deberíamos tener cuidado extremo en no relacionarnos en el menor grado con la falsedad en la
religión.

No ofreceré yo sus libaciones de sangre. El viejo proverbio dice: «No es seguro comer en la
mesa del diablo, por larga que sea la cuchara. »

El mero mencionar las palabras zafias es algo que hemos de evitar: ni en mis labios tomaré sus
nombres. Si permitimos que el veneno se ponga en contacto con los labios, es posible que antes
de poco penetre en el interior, y es bueno mantener fuera de la boca lo que no queremos que
entre en el corazón. Si la iglesia quiere gozar de su unión con Cristo, debe romper todos los lazos
de impiedad y mantenerse pura de todas las contaminaciones del culto de la voluntad carnal, que
ahora contamina el servicio de Dios. C. H. S.

Un pecado que se esconde bajo la lengua se vuelve blando y movible, y la garganta es tan corta y
su paso tan resbaladizo que insensiblemente puede deslizarse de la boca al estómago; y el
desparpajo en la consideración rápidamente se transforma en impureza práctica. Thomas Fuller

Vers. 5. Jehová es la porción de mi herencia y de mi copa. ¡Con qué confianza y gozo se vuelve
Jesús a Jehová, a quien posee su alma y en quien se deleita! Contento sin medida con su porción
en el Señor su Dios, no tiene el menor deseo de ir en busca de otros dioses.
Vers. 6. Las cuerdas me cayeron en lugares deleitosos, y es hermosa la heredad que me ha
tocado. Jesús halló que el camino de la obediencia guía a lugares deleitosos. A pesar de todas las
aflicciones que marcan su rostro, exclama: «He aquí he venido; en el rollo del libro está escrito
de mí, y me deleito en hacer tu voluntad, Dios mío; sí, tu ley está en mi corazón.» Puede parecer
extraño, pero aunque ningún otro hombre llegó a conocer la aflicción tan a fondo, creemos que
ningún otro hombre experimentó jamás tanto gozo y deleite en el servicio, porque ninguno sirvió
tan fielmente y con tales resultados a la vista de su recompensa.
Todos los santos pueden usar el lenguaje de este versículo, y cuanto más completamente puedan
entrar en su espíritu de contento, agradecimiento y gozo, mejor para ellos y más gloria para su
Dios. Los espíritus descontentos no son como Jesús, sino tan disimilares a El como el ronco
cuervo de la paloma arrulladora. Los mártires eran felices en sus calabozos.
Mr. Greenham osó decir: «Nunca han sentido el amor de Dios o probado el perdón de sus
pecados los que están descontentos.» Algunos teólogos creen que el descontento fue el primero
de los pecados, la roca que echó a perder a nuestra raza en el paraíso; ciertamente, no hay paraíso
allí donde este espíritu malo tiene poder. Su baba emponzoñará todas las flores del jardín. C. H.
S.

Las hierbas amargas pueden tragarse bien cuando el hombre dispone de estas «viandas deliciosas
que el mundo no conoce». El sentimiento del amor de nuestro Padre es como la miel al final de
la vara; hace volver la piedra en pan, el agua en vino y el valle de tribulación en una puerta de
esperanza; hace que los mayores males parezca que no lo son o que son mejores de lo que son en
realidad; porque hace que nuestros desiertos se vuelvan jardines del Señor, y cuando estamos
sobre la cruz, por Cristo, es como si estuviéramos en el paraíso con Cristo. Timothy Cruso

58
Vers. 7. Mi conciencia me enseña en la noche. Los grandes generales pelean sus batallas en su
mente mucho antes de que suene la trompeta, y lo mismo hizo nuestro Señor para ganar nuestra
batalla de rodillas antes de ganarla en la cruz. El que aprende de Dios se procura la simiente y
pronto hallará sabiduría dentro de si, que crece en el huerto de su alma: «Tus oídos oirán una voz
detrás de ti que dirá: Este es el camino, anda por él, y te diré cuándo has de volver a la derecha o
a la izquierda.» La noche es la hora que el pecador escoge para sus pecados; y es la hora quieta
cuando los creyentes escuchan las voces sosegadas del cielo y de la vida celestial dentro de sí.

Vers. 8-11. El temor de la muerte durante un tiempo proyectó su sombra oscura sobre el alma del
Redentor, pero se le apareció un ángel confortándole; entonces la esperanza brilló plenamente
sobre el alma del Señor y, como nos dicen estos versículos, contempló el futuro con santa
confianza porque había estado con los ojos fijos en Jehová y gozado su presencia perpetua.
Sintió que, sostenido así, nunca podía ser apartado del gran plan de su vida; ni lo fue, porque no
se detuvo nunca su mano hasta que pudo decir: «Consumado es.» ¡Qué misericordia tan infinita
fue la suya para nosotros!

El reconocer la presencia del Señor es el deber de todo creyente: «He puesto al Señor siempre
delante de mí.» Y el confiar en el Señor como nuestro campeón y guarda es el privilegio de todo
santo: «porque El está a mi derecha, y no seré zarandeado». C. H. S.

Vers. 8. Un cristiano fiel, tanto si abunda en la riqueza como si lo atenaza la pobreza, tanto si su
posición en el mundo es elevada como si es humilde, debe tener continuamente su fe y esperanza
edificadas y basadas con firmeza, en Cristo, y tener su corazón y su mente fijos y establecidos en
El, y seguir por las buenas y las malas, por el fuego y el agua, en guerra y paz, en hambre y frío,
entre amigos y enemigos, a través de mil peligros y riesgos, ante las embestidas de la envidia, la
malicia, el odio, las calumnias, las amenazas, los insultos, el desprecio del mundo, la carne y el
diablo, y aun en la misma muerte, por cruel, amarga y tiránica que sea, sin perder nunca de vista
a Cristo, sin ceder la fe, la esperanza y la confianza en El. Robert Cawdray

La nube cargada pronto deja caer lluvia; el mortero cargado pronto se dispara cuando se le aplica
el fuego. Un alma que medita está en potencia próxima a la oración. William Gurnall
Enoc anduvo tanto con Dios que andaba como Dios; no «andaba como los hombres», algo que el
apóstol reprueba (lª Corintios 3:3). Andaba tan poco como el mundo, que permaneció poco en el
mundo. Joseph Caryl

Vers. 9. Por tanto, se alegró mi corazón y se gozó mi alma. Su gozo interior era incontenible.
Nosotros damos testimonio de nuestro placer en cosas comunes, incluso por la gratificación de
nuestros sentidos; cuando nuestro oído recoge una melodía suave, cuando nuestro ojo contempla
objetos hermosos, cuando nuestro olfato se recrea en olores agradables, cuando nuestro sentido
del gusto se deleita en provisiones exquisitas; y mucho más se deleitará nuestra alma cuando sus
facultades, que son de una constitución más delicada, encuentren cosas que son en todos los
aspectos agradables y placenteras para ellas; y en Dios las encontrarán; con su luz nuestro
entendimiento será renovado, y nuestra voluntad con su bondad y su amor. Timothy Rogers

59
Vers. 10. No dejarás mi alma en el Seol. Cristo, en su alma, descendió al infierno cuando, como
nuestra garantía, se sometió a sufrir las penas infernales (o su equivalente) que nosotros
merecíamos sufrir, por causa de nuestros pecados, para siempre. Así Cristo descendió al infierno
cuando estaba vivo, no cuando estaba muerto. Así su alma estuvo en el infierno cuando en el
jardín sudó gotas de sangre, y en la cruz cuando exclamó tan afligido: «Dios mío, Dios mío, ¿por
qué me has desamparado?» (Mateo 26:38). Nicholas Byfield, Exposición del Credo

Ni permitirás que tu santo vea corrupción. En la prisión externa de la gracia su cuerpo pudo
entrar, pero en la prisión interna de la corrupción Él no podía entrar. Esto es un noble aliento
para todos los santos; todos ellos han de morir, pero se levantarán, y aunque en su caso ellos
verán corrupción, con todo, resucitarán para vida eterna. La resurrección de Cristo es la causa,
las arras, la garantía y el emblema de la resurrección de todos los suyos. C. H. S

Vers. 11. Me mostrarás la senda de la vida. En este versículo se pueden observar cuatro cosas: 1)
Un Guía -Tú; 2) un viajero -yo; 3) un camino -la senda; 4) el fin -la vida descrita después.
Porque lo que sigue no es otra cosa que la descripción de esta vida.

El Guía lo hallamos mencionado en el primer versículo: Jehová. Aquí podemos empezar, como
debemos en todos los ejercicios santos, con adoración. El viajero. Habiendo hallado al Guía, no
buscaremos ya a uno que carezca de Él; porque si es así, aquí hay un hombre fuera de su senda.
Así como hay un solo Guía, así también habla en la persona de un solo viajero. Es para mostrar
su confianza.

Pero veamos ahora lo que El nos mostrará: «la senda». Hemos de saber que así como los
hombres tienen muchos caminos fuera de la senda en el mundo, pero todos ellos terminan en la
destrucción, así Dios tiene muchas sendas en el camino general de su Palabra, y todos ellos
terminan en la salvación. William Austin

En tu presencia hay plenitud de gozo; delicias a tu diestra para siempre. La nota de Trapp sobre
el versículo celestial que termina el Salmo es un bocado deleitoso, que puede servir para una
meditación y proveernos de un anticipo de nuestra herencia. Escribe: «Aquí se dice cuanto se
puede decir, pero las palabras son demasiado débiles para expresarlo. Como calidad hay los
placeres y gozo del cielo; como cantidad hay plenitud, una corriente en la que beber sin cese o
saciedad; como constancia está a la diestra de Dios, el cual es más fuerte que todos, y nadie
puede arrebatarnos de su mano; es una felicidad constante, sin interrupción; y como perpetuidad,
es para siempre. Los goces del cielo son sin medida, mezcla o término.» C. H. S.

Todos los que estamos aquí presentes ahora somos meros extraños en medio del peligro, estamos
perdiéndonos a nosotros mismos y perdiendo nuestras vidas en la tierra de los muertos. Pero
antes de poco hallaremos nuestras vidas, y nosotros mismos otra vez en el cielo con el Señor de
la vida, y seremos hallados en El en la tierra de los vivos. Si cuando morimos, morimos en el
Señor de la vida, nuestras almas con toda seguridad serán unidas al haz de la vida, de modo que,
cuando vivamos otra vez, podamos estar seguros de hallarlas en la vida del Señor.

una onza, una libra, una tonelada de pesadez; ahora tenemos sólo una gota de gozo para un
océano de penas, un momento de sosiego para un siglo de dolor; pero entonces tendremos un

60
solaz interminable sin dolor, la verdadera felicidad sin pesadez, la mayor medida de felicidad sin
la menor miseria, la medida más plena de gozo que pueda haber, sin mezcla alguna de aflicción.
Aquí, pues (como nos advierte san Gregorio el teólogo), hemos de soltar nuestras pesadas cargas
de sufrimientos, y endulzar nuestras copas amargas de penas en la meditación continua y en la
expectativa constante de la plenitud del goce de la presencia de Dios, y el placer a su diestra para
siempre.

En tu presencia hay -no habrá, ni tampoco puede que haya, sino que hay-; hay plenitud de gozo
sin cese ni interrupción, está siempre y ha estado y tiene que estar. Porque ¿qué es lo que el
hombre aquí en el presente desea más que el gozo? ¿Y qué medida de gozo puede desear hombre
alguno más que la plenitud del gozo? La consumación de la felicidad, por Edward Willan

En el cielo están libres de necesidades; no les falta nada, a menos que sea el mismo faltarles.
Pueden hallar la falta de mal, pero nunca sienten el mal de carencia. El mal no es sino la carencia
de bien, y la carencia de mal no es sino la ausencia de carencia. Aquí algunos comen sin hambre,
mientras que otros tienen hambre sin comida, y algunos beben en exceso sin tener sed, mientras
que otros, sedientos, no tienen nada que beber. Pero en la presencia gloriosa de Dios ninguno
será mimado en exceso ni ninguno languidecerá deseando algo. Edward Willan

En esta vida nuestro gozo está mezclado con aflicción como las espinas con la rosa. Jacob tuvo
gozo cuando sus hijos regresaron de Egipto con los sacos llenos de trigo, pero mucha aflicción
cuando se dio cuenta de la plata en la boca de los sacos. David tuvo mucho gozo al subir el arca
de Dios, pero al mismo tiempo mucha pena cuando Uzá cometió su infracción. Ésta es la gran
sabiduría del Señor, templar y moderar nuestro gozo.

Como el hombre de constitución débil ha de beber el vino diluido con agua por temor de sufrir
del estómago, así también en esta vida (debido a nuestra debilidad) tenemos nuestro gozo
mezclado con aflicción, para que no nos volvamos altaneros e insolentes. Aquí nuestro gozo está
mezclado con temor (Salmo 2). «Gózate temblando». Las mujeres partieron del sepulcro de
nuestro Señor «con temor y gran gozo» (Mateo 28:8).

Como nuestro gozo aquí está mezclado con temores, también ocurre lo mismo con nuestras
aflicciones. Los creyentes sanos miran al Cristo crucificado y se regocijan en su incomparable
amor, de que una persona así haya muerto de una muerte semejante por los que eran enemigos de
Dios a causa de sus inclinaciones pecaminosas y sus malas obras; se miran a sí mismos en sus
propios pecados que hirieron y crucificaron al Señor de la gloria, y esto les parte el corazón.
William Colvill, Corrientes refrescantes

Nota que como calidad hay placeres; como cantidad, plenitud; como dignidad, a la diestra de
Dios; como eternidad, para siempre. Y millones de años multiplicados por millones, no hacen ni
un minuto de esta eternidad de gozo que los santos tendrán en el cielo. En el cielo no habrá
pecado que pueda echar a perder nuestro gozo, ni el diablo para quitárnoslo; ni hombre alguno
para usurpárnoslo. «Vuestro gozo nadie puede quitároslo» (Juan 16:22). Los goces del cielo
nunca declinan, nunca se marchitan, nunca mueren, ni nada puede interrumpirlos ni disminuirlos.
El gozo de los santos en el cielo es un gozo constante, eterno, en la raíz y en la causa, y en la

61
materia del mismo, y en sus objetos. «Su gozo permanece para siempre si su objeto permanece
para siempre». Así es Cristo (Hebreos 13:8). Thomas Brooks

***

SALMO 17

Título y tema: «Una oración de David». David no habría sido un hombre según el propio corazón
de Dios de no haber sido un hombre de oración. Era un maestro en el arte sagrado de la súplica.
Recurrió a la oración en todo tiempo de necesidad, como el piloto se apresura al puerto bajo la
presión de la tempestad. Tenemos aquí un cántico doliente. «Una apelación al cielo» por las
persecuciones en la tierra. C. H. S.

Aunque los otros Salmos contienen varias oraciones mezcladas con otras cosas, ésta es una
súplica en todo su curso. El Venerable Beda

Divisiones: No hay líneas de separación clara en sus partes; pero preferimos la división adoptada
por este gran comentarista antiguo, David Dickson. En los versículos 1-4 David anhela justicia
en la pugna entre él y sus opresores. En los versículos 5 y 6 requiere la gracia del Señor para
poder obrar rectamente mientras dura su prueba. Desde el versículo 7 al 12 busca protección de
sus enemigos, a quienes describe gráficamente; y en los versículos 13 y 14 suplica que ellos
queden decepcionados, terminando el conjunto en una confianza sosegada de que todo acabará
bien al final. C. H. S.

Vers. 1. Oye, oh Jehová, una causa justa. El que tiene la peor causa hace más ruido; por ello el
alma oprimida teme que su voz sea ahogada, y por tanto suplica en este versículo que se le oiga
no menos de tres veces. Es más de temer que nosotros no oigamos al Señor que no que el Señor
no nos oiga a nosotros. C. H. S.

Está atento a mi clamor. Un grito real, amargo, sincero, puede casi fundir una roca; no hay temor
de que no sea atendido por nuestro Padre celestial. Si nuestra oración, como el grito del niño, es
más natural que inteligente, y más sincera que elegante, no por ello será menos elocuente para
Dios. Hay un gran poder en el grito del niño para prevalecer en el corazón del padre. C. H. S.

Escucha mi oración. La duplicación usada aquí no es ni superstición ni tautología, sino que es un


golpe repetido del martillo que da en el mismo clavo, para afirmarlo de modo más efectivo, o el
importuno aldabonazo del mendigo a la puerta, que no quiere que se le niegue la limosna. C. H.
S.

Esta petición repetida tres veces indica un gran poder de sentimiento y muchas lágrimas; porque
la astucia de los impíos, en verdad, aflige al hombre espiritual más que su poder y violencia, pues
podemos darnos cuenta de la violencia y la fuerza aplicadas abiertamente, y cuando vemos el
peligro, podemos resguardamos de alguna forma contra él. Martin Lutero

Hecha de labios sin engaño. El que quiere engañar y halagar es mejor que emplee su astucia con
un necio como él mismo, porque el engañar al Dios omnipotente es tan imposible como recoger

62
la luna en una red o entrampar al sol. El que quiera engañar a Dios se engaña a si mismo
burdamente. Nuestra sinceridad en la oración no tiene mérito en si, como no la tiene la sinceridad
del mendigo en la calle; pero al mismo tiempo el Señor la considera, por medio de Jesús, y no
rehusará prestar su oído a uno que suplica de modo sincero y ferviente. C. H. S.

Hay lo que podemos llamar «labios fingidos»; una contradicción entre el corazón y la lengua, un
clamor en la voz y una mofa en el alma. Stephen Charnock

Se puede observar que el águila sube más arriba en el aire, no con la intención de volar al cielo,
sino para conseguir mejor su presa; y así es que muchos se extienden en aparente devoción,
elevando sus ojos al cielo; pero lo hacen sólo para realizar de modo más fácil, seguro y con
aplauso sus designios malvados y perversos en la tierra; son Catones por fuera pero Nerones por
dentro; escúchalos; nadie habla mejor; sondéalos y ponlos a prueba, ninguno es peor; tienen la
voz de Jacob pero las manos de Esaú; profesan ser santos, pero en la práctica son satanases;
pronuncian oraciones largas, pero lo que piden es breve; son como algunos productos del
boticario, títulos excelentes, pero dentro veneno mortal; santidad falsa es su capa para toda clase
de vilezas. Peter Bales en Spencer: Cosas nuevas y viejas

Vers. 2. De tu presencia proceda mi vindicación. Con Jesús como nuestra justicia completa y
gloriosa no tenemos que temer aunque el día del juicio comience al instante y el infierno abra su
boca a nuestros pies, sino que podemos probar con gozo la verdad en que confía el escritor del
himno:

De pie me sostendré aquel gran día;


Pues ¿quién pondrá nada a mi cargo?
Por la sangre de Cristo he sido absuelto,
Del oprobio y maldición del pecado.
—C. H. S.

Vers. 3, 4, 5. Allí donde hay verdadera gracia, hay aborrecimiento de todo pecado. Stephen
Charnock

Vers. 3. Tú has probado mi corazón, me has inspeccionado de noche, me has puesto a prueba, y
nada inicuo hallaste. Sin duda el Salmista quiere decir nada hipócrita o inicuo en el sentido en
que sus calumniadores le acusaban; porque si el Señor pone a prueba al mejor de su pueblo en el
crisol, la escoria haría su aparición terrible, y requeriría que la penitencia abriera sus compuertas.
Los refinadores pronto descubren la presencia de otro metal, y cuando el Jefe de los refinadores,
al final, nos diga que no ha hallado nada, será un momento glorioso verdaderamente. «Están sin
falta alguna delante del trono de Dios.» Incluso aquí, vistos en la Cabeza del pacto por lo menos,
el Señor no ve pecado en Jacob ni perversidad en Israel; incluso la mirada escrutadora del
Omnisciente no puede ver falta donde el gran Sustituto lo cubre todo con su hermosura y
perfección.

He resuelto que mi boca no ha de propasarse. El número de enfermedades de la lengua es tan


numeroso como el resto de las del hombre puestas juntas, y son más inveteradas. Se necesita más
que resolución para mantener a este ágil ofensor dentro de sus propios límites. El domar leones y

63
el encantar serpientes no se pueden considerar tan difíciles, porque a la lengua nadie la puede
domar.

David deseaba, en todos sentidos, afinar sus labios a la música dulce y sencilla de la verdad Sin
embargo, David fue calumniado, como para mostrarnos que la inocencia más pura puede ser
enlodada por la malicia. No hay sol sin sombra, ni fruto maduro al que no picoteen los pájaros.
C. H. S.

Vers. 4. En cuanto a las obras humanas, por la palabra de tus labios yo me he guardado de las
sendas de los violentos. He de adscribirlo a la buena Palabra de Dios; la consulto, y por medio de
ella me mantengo aparte de los métodos turbios de otros que no hacen uso de la Palabra como
defensa, los cuales son arrastrados por Satanás el destructor. ¿Podemos ir contra el pecado y
contra Satán con un arma mejor que la que Cristo usó para vencer al tentador? Cristo podía, con
un rayo disparado desde su divinidad (si El hubiera querido hacerlo), dejarle postrado a sus pies,
como hizo después con los que fueron a atacarle; pero prefirió poner a un lado la majestad de su
divinidad y permitir a Satán que se le acercara, para poder confundirlo con la Palabra, y de este
modo darle prueba de lo que es la espada de sus santos, que El había de dejarles para su defensa
contra el mismo enemigo. William Gurnall
«Os escribo a vosotros, jóvenes, porque sois fuertes.» ¿Dónde se halla su fuerza? «Y la Palabra
de Dios permanece en vosotros, y habéis vencido al maligno» (1ª Juan 2:14). Thomas Manton

Vers. 5. Platón dijo a uno de sus discípulos: «Cuando los hombres hablan mal de ti, vive de
modo que nadie les crea.»
Sustenta mis pasos —como el cochero tira de la rienda de su caballo al ir cuesta abajo. Tenemos
toda clase de pasos, rápido y lento, y el camino nunca sigue mucho tiempo igual, pero
sosteniendo Dios nuestros pasos no puede haber fallo por causa del camino o de nuestro paso.

En tus caminos. No podemos guardarnos del mal sin seguir obrando el bien.

Para que mis pies no resbalen. Sí, el camino es bueno, pero nuestros pies son malos, y por tanto
resbalan, incluso en la carretera real. Uno puede tropezar tanto sobre una ordenanza como sobre
una tentación. C. H. S.

La oración de Beza, que debe ser nuestra, era: «Señor perfecciona lo que has empezado en mi,
para que no sufra naufragio cuando ya estoy para llegar al puerto.» Thomas Watson

Vers. 6. Yo te he invocado, por cuanto tú me oyes, oh Dios. Dios no sólo oirá nuestro clamor,
sino que también nos oirá antes que clamemos, y nos ayudará. T. Playfere

Te he invocado antes; por tanto, Señor, escúchame ahora. Los comerciantes están dispuestos a
favorecer a los que han sido parroquianos suyos desde hace tiempo. Matthew Henry

Vers. 8. Guárdame como a la niña de tus ojos. El sabio Creador ha colocado el ojo en una
posición muy protegida; se halla rodeado por huesos salientes, como Jerusalén está rodeada de
montañas. Además, su gran Autor lo ha rodeado de varias túnicas interiores, así como del seto de
las cejas, el telón de los párpados, el vallado de las pestañas; y, además de esto, ha imbuido en

64
cada hombre la idea de un valor tan alto para sus ojos, y una respuesta tan rápida ante la
aprensión del peligro, que ningún miembro del cuerpo está mejor protegido que el órgano de la
vista. C. H. S.

¿No te parece que es una obra de la Providencia el que, considerando la debilidad del ojo, El lo
haya protegido con párpados como puertas, que siempre que hay ocasión para usarlos se abren y
de nuevo se cierran durante el sueño7 Y para que no sufran lesión por los vientos, ha puesto las
pestañas como un cedazo, y sobre los ojos ha dispuesto las cejas como cubierta, para que el
sudor de la cabeza no los alcance. Sócrates en Jenofonte.

Vers. 9. De la vista de los malos que me oprimen, de mis enemigos que buscan mi vida. Los
enemigos del alma del creyente son enemigos mortales de modo claro, porque los que hacen
guerra contra nuestra fe tienen por objetivo la misma vida de nuestra vida. Los pecados mortales
son enemigos mortales, y ¿qué pecado hay que no lleve la muerte en sus entrañas?
Vers. 10. Envueltos están con su grosura. La lascivia y la glotonería engendran grosura vana en
el corazón, que cierra sus puertas contra toda emoción compasiva y todo juicio razonable. El
viejo proverbio dice: «A vientres repletos, cráneos vacíos», y aún es más cierto que hacen, con
frecuencia, corazones vacíos.

Con su boca hablan arrogantemente. El que se adora a si mismo no dispondrá su corazón para
adorar al Señor. Lleno de placer egoísta en su corazón, el infiel llena su boca de expresiones
jactanciosas y arrogantes. La prosperidad y la vanidad con frecuencia se alojan juntas. ¡Ay del
buey cebado cuando brama a su amo; su fin está muy cercano! C. H. S.

Vers. 11. Han cercado ahora nuestros pasos; tienen puestos sus ojos para echarnos por tierra Es
una alusión, creo yo, a los cazadores, que hurgan el suelo para hallar las huellas de la liebre
cuando los sabuesos no encuentran su rastro por el olfato. Joseph Caryl

Vers. 13. Libra mi alma de los malos con tu espada. El diablo y sus esbirros pueden ser usados
como instrumentos por Dios; por tanto, «los malos» son llamados su «espada». El diablo y todo
su grupo son como necios para Dios; es más, su sabiduría es necedad.
William Gurnall

Vers. 14. De los hombres mundanos, cuya porción la tienen en esta vida. Lutero siempre tenía
miedo de obtener su porción aquí, y por ello, con frecuencia, repartía grandes cantidades de
dinero que le habían ofrecido. No podemos tener la tierra y el cielo a la vez como nuestra
porción; los sabios escogen lo que va a durar más. C. H. S.

Dios da a los malos su porción aquí para enseñarles lo poco de bueno que hay en todas estas
cosas, y mostrar al mundo el escaso valor de todas las cosas que existen aquí en la tierra.

Ciertamente, si fueran muy buenas no las tendrían; se dice que no hay gran valor en la fuerza del
cuerpo, porque un buey tiene más que tú; se dice que no hay gran valor en la agilidad del cuerpo,
porque un perro tiene más que tú; se dice que no hay gran valor en vestidos lujosos, porque un
pavo real los tiene mejores que tú; se dice que no hay gran valor en el oro y en la plata, porque

65
los indios, que no conocen a Dios, tienen más que tú; y si estas cosas tuvieran gran valor en si
mismas, ciertamente Dios nunca las concedería a los malvados.

En cuanto a las cosas externas, el Señor no tiene inconveniente en que vayan a parar a manos no
santas; pero cuando se trata de las misericordias escogidas en Cristo, hace una distinción. ¡Oh,
esto es fruto precioso! Un herrero que trabaja sobre hierro, con sus golpes levanta infinidad de
chispas, y no le preocupa; pero un orfebre que trabaja con oro, preserva cada partícula de polvo
del mismo; un lapidario que trabaja con piedras preciosas, se asegura de que sean bien
preservadas; un carpintero corta acá y acullá, y tira los pedazos.

Así que estas cosas, virutas y aserrín, es lo que Dios da como porción a los malos. Jeremiah
Burroughs

La tierra y los productos de la misma, Dios los distribuye sin hacer acepción de personas, incluso
a los que son sus hijos sólo por la creación, no por la adopción. Miles Smith

Hay aún otra cosa que se puede observar, mucho más monstruosa, en esta criatura el hombre:
que aunque está dotado de razón y consejo, y sabe que esta vida es como una sombra, un sueño,
un cuento, una vela de la noche, hum9, tamo que el viento esparce, una burbuja de agua y cosas
pasajeras, y que la vida venidera no tendrá fin, sin embargo centra su mente cuidadosamente en
la vida presente, que hoy es y mañana no es; pero en la vida que es perdurable, ni tan sólo piensa.
Si esto no es ser un monstruo, no sé a qué puede llamarse monstruoso. Thomas Tymme

Lo que los malos poseen en este mundo es todo lo que esperan; ¿por qué regatearles costales
llenos o títulos rimbombantes? Esta es toda su porción; reciben ahora sus cosas buenas.

En tanto que tú, oh cristiano, que no posees nada, eres el heredero del cielo, coheredero con
Jesucristo, el cual es el heredero de todas las cosas, y tiene una cantidad infinita de riquezas
atesoradas para ti; tan grande e infinita, que todas las estrellas del cielo son pocas para igualar su
número; no tienes razón de quejarte de que te quedas corto; porque todo lo que tiene Dios es
tuyo, sea prosperidad o adversidad, vida o muerte, todo es tuyo. Lo que Dios da es para tu
bienestar, lo que te niega o te quita es para probarte; es con miras al aumento de estas gracias,
que son mucho más valiosas que todos los goces temporales. Si al ver a los malvados e impíos
flotando en la riqueza y el bienestar te sientes forzado a luchar contra los inconvenientes y las
dificultades de tu escasez, has aprendido un santo desprecio y desdén al mundo, créeme, y Dios
te ha dado más que si te hubiera dado el mismo mundo. Ezekiel Hopkins

Un amo o señor paga a su siervo su sueldo actual, en tanto que reduce la asignación a su hijo
cuando es menor de edad, para que pueda aprender a depender de su padre para su herencia.

Sin duda, dicen muchos, si Dios no me amara no me daría esta porción en el mundo. No te
engañes en una cuestión de tanta importancia. Lo mismo puedes decir que Dios amaba a Judas
porque llevaba la bolsa, o a Dives porque comía manjares delicados, y ahora está gimiendo en el
infierno. John Frost

66
Y cuyo vientre está lleno de bienes que tú les reservas. Un hombre generoso no niega los huesos
a sus perros; y nuestro Dios generoso da incluso a sus enemigos bastante con qué saciarse, si no
fueran tan poco razonables que nunca están contentos. El oro y la plata que están encerrados en
las entrañas oscuras de la tierra son concedidos a los malos generosamente, y por ello se
regodean en toda clase de deleites carnales. C. H. S.

Los malos pueden tener la tierra y su plenitud, la tierra y todo lo que es terrenal; sus vientres son
llenados por Dios mismo con bienes que Dios les reserva. Joseph CARRIL
Los corazones de los santos están sólo llenos de «maná escondido», pero los vientres de los
malos con frecuencia están llenos de tesoro escondido; esto es, con las golosinas y grosuras que
suelen estar escondidas y brotan de las entrañas de la tierra. Joseph CARRIL

Sacian a sus hijos. La significación es evidente, que tienen bastante para ellos y para sus hijos.
Albert Barnes

Vers. 15. En cuanto a mí, veré tu rostro en justicia; al despertar, me saciaré de tu semblante. Los
hombres buenos tienen aquí abajo vistas de la gloria, para calmar su hambre sagrada, pero el
pleno banquete les aguarda en los cielos. Frente a esta plenitud de deleite profundo, inefable,
eterno, los goces de los mundanos son como la luciérnaga comparada con el sol, o un cubo de
agua con el océano. C. H. S.

Ahora se mantiene el andamio entre los hombres mucho después que el fresco ha empezado a ser
pintado; y veremos descubrimientos asombrosos cuando Dios quite este andamio y revele lo
hecho.

Tu retrato y el mío van siendo pintados, y Dios, con rasgos e influencias, está formándonos a su
propio ideal. Una y otra vez lo que estás haciendo te forma a ti mismo; Dios está obrando para
hacerte semejante a El. Y la declaración maravillosa es que cuando estés delante de Dios y veas
lo que se ha hecho por ti, quedarás «satisfecho». ¡Oh palabra que has venido vagando solitaria y
sin alojamiento desde que empezó el mundo, y las estrellas de la mañana cantan juntas con gozo!
¿Ha habido una criatura humana que pueda hallarse en esta vieja tierra, vestida de carne, y decir:
«Estoy satisfecha»? Henry Ward Beecher en Verdades regias

Incluso bajo el peso y combinación de tantos males y aflicciones, David se comporta como quien
no ha perdido la esperanza ni se siente abandonado; sí, compara su situación con la de ellos y, en
este estado abatido de su curso, les desafía en cuanto a felicidad. William Spurstow

Cuando un conquistador romano había ido a la guerra y ganado grandes victorias, regresaba a
Roma con sus soldados y entraba privadamente en su casa, y se solazaba en ella hasta el próximo
día, en que debía salir de la ciudad, para volver a entrar públicamente en triunfo. Ahora, los
santos, diríamos, entran privadamente en el cielo sin sus cuerpos; pero en el último día, cuando
sus cuerpos despierten, van a entrar en sus carros triunfales. Me parece estar viendo esta gran
procesión, en que Jesucristo, delante, con muchas coronas en su cabeza, con su cuerpo glorioso,
resplandeciente e inmortal, dirige la marcha.

67
«Estaré satisfecho» en aquel glorioso día cuando todos los ángeles de Dios vendrán, a ver los
triunfos de Jesús, y cuando su pueblo será victorioso con El. Sermones de Spurgeon

Cuando un hombre que tiene sed sea llevado a un océano de agua pura, y tenga bastante. Si hay
bastante en Dios para satisfacer a los ángeles, entonces, sin duda, hay bastante para satisfacernos
a nosotros. Hay goces renovados que brotan continuamente de su rostro; y son tan deseables
ahora como dentro de millones de años para las almas glorificadas. Si hay tanto deleite en Dios
cuando le vemos sólo por fe (1! Pedro 1:8), ¡cuál será el gozo de la visión cuando le veremos
cara a cara! Si los santos hallan tanto deleite en Dios mientras están sufriendo, ¡oh, qué gozo y
deleite no tendrán cuando estén coronados! ¿Quién puede comparar algo con la Divinidad?
¿Quién puede sopesar una pluma con una montaña de oro? Dios excede a todas las cosas de
modo más infinito que el sol excede la luz de una vela. Thomas Watson

Dicen que los galos, cuando probaron por primera vez los vinos de Italia, se quedaron tan
prendidos de su sabor y dulzura que, no contentándose con ir a buscarlos allí, decidieron
conquistar la tierra que los producía. Así el alma sincera cree que no basta con recibir un poco
ahora y luego otro poco de la gracia y consuelo del cielo, en un comercio a distancia con Dios en
sus ordenanzas aquí abajo, sino que proyecta y medita una conquista de esta tierra santa y lugar
bendito del cual proceden tales mercancías, para que pueda beber el vino de este reino. William
Gurnall

Hay un triple significado en este versículo:

1. Los santos se deleitarán grandemente en el estado glorioso en que resucitarán. 2. Van a


deleitarse grandemente en Jesús, en quien y por quien han sido traídas a la luz la resurrección y
la inmortalidad. Y 3. Se deleitarán grandemente al contemplar la faz bienaventurada y
reconciliada de Jehová el Padre, a quien los ojos de la carne no pueden ver. Benjamin Weiss

***

SALMO 18
Lo llamamos «Una mirada retrospectiva agradecida». C. H. S.

Es una oda eucarística magnífica. John Brown

Kitto, en la Biblia pictórica, tiene la siguiente nota sobre 2º Samuel 22: «Esto es igual que el
Salmo 18.»

La prueba de la grandeza de este Salmo está en el hecho de que ha pasado la prueba de toda clase
de traducciones e incluso versos, que han resultado divinos. Quizá el gran encanto del mismo,
aparte de la poesía del descenso, es la exquisita y sutil alteración del Yo y el Tú. George
Gilfillan, en Los bardos de la Biblia

El que quiera ser sabio, que lea los Proverbios; el que quiera ser santo, que lea los Salmos. El
santo David, estando cerca de la orilla, mira aquí los antiguos peligros y liberaciones,

68
experimentados con un corazón agradecido, y escribe este Salmo para bendecir al Señor; como si
cada uno de nosotros, una vez entrado en años, repasara la vida y observara las bondades
maravillosas y la providencia de Dios hacia él, y entonces se sentara y escribiera un humilde
recordatorio de las misericordias más notables, para consuelo propio y para la posteridad; una
excelente idea.
Después que David ha acumulado sobre Dios todos los nombres dulces que puede imaginar
(vers. 2), como verdadero santo cree que nunca puede hablar bastante bien de Dios, o demasiado
mal de sí mismo, y entonces empieza su narración. 1. De sus peligros (vers. 4). 2. De su retiro, y
esto era la oración sincera a Dios (vers. 6). La madre sigue atareada en tanto que el niño gimotea,
pero cuando chilla más alto -el grito exacerba cada nervio y cada vena, entonces suelta lo que
está haciendo y atiende su deseo. En tanto que nuestras oraciones son sólo suspiros, nuestro Dios
puede seguir esperando; pero cuando caemos, entonces: «Ahora me levantaré, dice el Señor.» 3.
De su rescate (vers. 7-20). 4. De la razón de estos tratos misericordiosos de Dios con él (vers. 20,
etc.). Richard Steele, Discurso sencillo sobre la justicia

Vers. 1. Te amo, oh Jehová. Te amaré de todo corazón, con mis entrañas. Nuestro Dios trino
merece el amor más férvido de nuestros corazones. C. H. S.

Vers. 1, 2. Dios se ha entregado, por así decirlo, a sus creyentes. Es Dios mismo que es la
salvación y la porción de su pueblo. La fe se basa principalmente en Dios mismo; El será mi
salvación, si le tengo, y esto ya es salvación bastante; Él es mi vida, mi consuelo, mis riquezas,
mi honor, mi todo.

David se complacía más en que Dios fuera su fortaleza que en que le diera a él fortaleza; en que
Dios fuera su liberador que en ser liberado; en que Dios fuera su escudo, su cuerno, su torre alta,
que en recibir el efecto de todos ellos. Lo que le complacía de veras a David y complace a todos
los santos es que Dios sea su salvación, sea temporal o eterna, más que el hecho de que los salve:
los santos miran más a Dios que lo que es de Dios. Joseph Caryl
Vers. 2. Jehová, roca mía y castillo mío. Habitando en los peñascos y fortalezas montañosas
naturales de Judea, David había escapado de la malicia de Saúl, y aquí compara a su Dios con
estos escondederos y refugios.

Mi fortaleza. Esta palabra es realmente «mi roca», en el sentido de fuerza y fijeza; mi confianza
y apoyo seguro, inmutable, eterno. Así la palabra «roca» ocurre dos veces, pero no es tautología,
porque la primera vez es una roca para resguardarse, y aquí una roca para firmeza e
inmutabilidad.

Mi escudo, que desvía los golpes del enemigo, me protege de las flechas o la espada.

Aquí hay muchas palabras, pero ninguna de más; podríamos examinarlas una a una si
dispusiéramos de tiempo, pero resumiéndolas en un conjunto, podemos llegar a la conclusión de
Calvino de que David aquí arma al fiel de la cabeza a los pies.

Vers. 4. Torrentes de perversidad me atemorizaron. En la noche del lamentable accidente que


tuvo lugar en el «Surrey Music Hall», las olas de Belial quedaron sueltas y los comentarios
subsiguientes de gran parte de la Prensa fueron en extremo maliciosos y malintencionados;

69
nuestra alma temía al ver que estábamos rodeados de olas de muerte y blasfemias crueles. Pero
¡qué misericordia hubo en todo ello, y qué dulce miel de bondad fue extraída por nuestro Señor
de este león de aflicción! C. H. S.

No hay metáfora que usen con más frecuencia los sagrados poetas que la que representa las
espantosas e inesperadas calamidades que resultan de las aguas avasalladoras. La imagen parece
haber sido especialmente familiar entre los hebreos, puesto que se derivaba del hábito peculiar de
la naturaleza de su propio país. Tenían continuamente delante de los ojos el río Jordán, que cada
año rebasa sus riberas. Robert Lowth

Vers. 5. Ligaduras del Seol me rodearon. Un cordón de demonios acosaba al hombre de Dios
acorralado; parecía que toda vía de escape estaba cerrada. Satán sabe cómo bloquear nuestras
costas con los barcos de guerra de la aflicción, pero, bendito sea el Señor, el puerto de la oración
está todavía abierto, y la gracia puede atravesar el bloqueo, llevando mensajes de la tierra al cielo
y bendiciones en su retorno del cielo a la tierra.

Según las cuatro metáforas que emplea, estaba amarrado como un malhechor para ser ejecutado;
abrumado como un marinero náufrago; rodeado y batido como un ciervo cazado; y capturado en
una red como un pájaro tembloroso. ¡Cuánto terror y aflicción pueden caer sobre una cabeza
pobre e indefensa! C. H. S.

Me tendieron lazos de muerte. Estos lazos, o trampas, estaban tendidos delante de mí.

Vers. 6. En mi angustia. Si escuchas el arpa de David, vas a oír muchos cánticos tristes,
endechas, así como villancicos y cantares; y la pluma del Espíritu Santo ha trabajado más en
describir las aflicciones de Job que las alegrías de Salomón. Vemos en bordados y tapices, que es
más agradable tener un patrón alegre sobre un fondo triste y solemne que cuando la cosa es al
revés; juzga, pues, de los placeres del corazón por los placeres del ojo. Ciertamente, la virtud es
como los olores preciosos, son más fragantes cuando son exprimidos; porque la prosperidad
manifiesta el vicio, pero la adversidad manifiesta mejor la virtud. Francis Bacon

Vers. 6, 7. La oración de un solo santo va seguida a veces de efectos maravillosos; ¿qué va a


resultar, pues, de la legión atronadora de plegarias de gran número de almas suplicantes? La
reina de Escocia decía que temía más a las oraciones de Knox que a un ejército de diez mil
hombres. John Flavel

Vers. 7. La tierra fue sacudida y tembló. Observa cómo la cosa más sólida e inconmovible nota
la fuerza de la súplica. La oración ha sacudido casas, abierto puertas de cárceles y hecho temblar
a los corazones más aguerridos. La oración hace sonar la campana de llamada, y el amo de la
casa se levanta para prestar ayuda, sacudiendo todas las cosas bajo sus pisadas.

Vers. 8. Humo subió de su nariz. Un método violento oriental de expresar gran furor. Como el
aliento de las narices es calentado por la emoción fuerte, la figura retrata al Liberador
todopoderoso proyectando humo en el calor de su furor y en el ímpetu de su celo.
Y de su boca fuego consumidor. Este fuego no era temporal, sino que era permanente. C. H. S.

70
Vers. 8-19. Como el hombre hace más caso del cielo cuando siente sus iras que cuando siente sus
bendiciones, y considera más a Dios cuando desciende a la tierra en la tormenta que cuando lo
hace en el arco iris, David describe la bienaventurada condescendencia de Dios con la figura de
una tempestad. Augustus F. Tholuck

Vers. 10. Cuando Dios viene a castigar a sus enemigos y a rescatar a su pueblo, no hay nada que
más haya sorprendido a sus amigos o enemigos que la admirable rapidez con que se mueve y
actúa: Vuela sobre las alas del viento. William S. Plumer

Vers. 11. Espesos nubarrones. Bienaventuradas las tinieblas que velan a Dios; aunque no
podemos verle, es muy dulce saber que está obrando en secreto para mi bien eterno. Incluso los
necios pueden creer que Dios se halla allí cuando hace el sol y la calma, pero la fe es sabia, y le
discierne en las tinieblas y en la tormenta amenazadora.

Vers. 13. Tronó en los cielos Jehová, y el Altísimo dio su voz. ¿Cómo podrán los hombres
resistir su voz el último día, cuando tenga lugar la proclamación de su condenación, si hoy están
atemorizados y temblando al oírla de lejos cuando murmura? En todo este terror David halló
tema para un cántico, y de esta manera cada creyente halla incluso en los terrores de Dios un
tema para un cántico santo.

Granizo y centellas de fuego. Horne hace notar que «cada tempestad debería recordarnos la
exhibición de poder y venganza que al final del mundo va a acompañar a la resurrección
general».

Vers. 18. Me asaltaron en el día de mi quebranto, mas Jehová fue mi apoyo. ¡Qué bendición este
«mas», que corta el nudo gordiano y mata a la hidra de cien cabezas! No hay temor de no ser
liberados cuando dependemos de Jehová. C. H. S.

Cuando Enrique VIII hubo hablado y escrito acerbamente contra Lutero, dijo éste: «Decid a los
Enriques, a los obispos, a los turcos y al mismísimo diablo, que hagan lo que quieran, que
nosotros somos los hijos del reino, adoradores del Dios verdadero, a quien ellos, y otros como
ellos, escupieron y crucificaron.» Charles Bradbury

Vers. 19. Me sacó a lugar espacioso. El Señor no deja su obra a medias, porque habiendo
derrotado al enemigo saca al cautivo y le da libertad.

Me libró, porque me amaba. Por qué ha de deleitarse el Señor en nosotros, es una pregunta a la
que no podemos contestar. Creyente, siéntate y absorbe interiormente esta cláusula instructiva
que tienes delante, y aprende a ver el amor sin causa de Dios como la causa de todas las
bondades de que participamos. C. H. S.

Vers. 20. Jehová me retribuye conforme a mi justicia. Viendo este Salmo como profético del
Mesías, estas pretensiones tan notables a la justicia se pueden entender fácilmente, porque sus
vestidos eran blancos como la nieve; pero considerándolas como el lenguaje de David, han
dejado perplejos a muchos. Las tribulaciones iniciales de David tuvieron lugar a causa de la
malicia del envidioso Saúl, el cual, sin duda, le perseguía, pero daba pretextos y acusaciones, que

71
echaba sobre el carácter del «hombre según el propio corazón de Dios». David declara que estas
acusaciones son falsas por completo, y afirma que posee una justicia dada por la gracia, que el
Señor le ha concedido en su gracia, y con ello desafía a todos sus calumniadores. Ante Dios, el
hombre, según el propio corazón de Dios, era un humilde pecador, pero ante sus calumniadores
podía hablar de la limpieza de sus manos y la justicia de su vida sin ruborizarse. No está en
oposición a la doctrina de la salvación por la gracia, ni es una evidencia de espíritu farisaico, el
que un hombre bajo la gracia, habiendo sido calumniado, sostenga resueltamente su integridad y
defienda con vigor su carácter.

Vers. 21. Hay aquí un «he», y un «no he» y los dos vienen a unirse en una vida verdaderamente
santificada; la gracia que constriñe y restringe debe tener su parte en ello. C. H. S.

No me aparté impíamente de mi Dios. El hombre de corazón falso en el mundo no mira sólo a


Dios, sino a algo más junto con Dios; aunque Herodes tenía en consideración a Juan, consideraba
más a Herodías; y el joven del evangelio viene a Cristo, pero está pensando en sus posesiones; y
Judas siguió a Cristo, pero tiene la mirada en la bolsa; esto es apartarse impíamente de Jehová.
William Strong

Vers. 23. Fui fiel para con él, y me he guardado de mi maldad. El genio impulsivo de David
podría haberle llevado a matar a Saúl cuando le tuvo en su poder, pero la gracia le capacitó para
mantener las manos limpias de la sangre de su enemigo. C. H. S.

Tal como en la colmena tiene que haber una reina, así también en el corazón ha de haber un
pecado dominante; hay un pecado que no sólo está más cerca del hombre que el vestido que
lleva, pero que le es agradable a los ojos. El diablo puede dominar a un hombre de modo tan
firme por medio de este eslabón como por medio de toda una cadena de vicios. El cazador de
pájaros tiene al pájaro bien sujeto con sólo que agarre una de sus alas. Un cristiano recto echa
mano del cuchillo sacrificador de la mortificación y atraviesa con él su pecado predilecto.
Thomas Watson

Vers. 24. Por lo cual me ha recompensado Jehová conforme a mi justicia; conforme a la pureza
de mis manos delante de su vista. Dios primero nos da la santidad y luego nos recompensa por
ella. Al premiado se le concede la flor del concurso, pero el hortelano la ha cultivado; el niño
gana el premio en la escuela, pero el honor real de su enseñanza se halla en el maestro, aunque
en vez de recibirlo es el que da el premio. C. H. S.

Vers. 24-27. Así como el sol es muy agradable y sano para los ojos sanos y sin enfermedades,
aunque para los mismos ojos, cuando son débiles, enfermos, doloridos, es muy pernicioso y
penoso, por más que el sol sea siempre el mismo en uno y otro caso, lo mismo Dios, que se ha
mostrado benigno y generoso con los que son tiernos y buenos con los santos, es misericordioso
para con los que muestran misericordia. Pero, con respecto a estos mismos hombres, cuando
caen en la maldad y su comportamiento es cruel, el Señor se muestra lleno de ira y furor, y, con
todo, es un mismo Dios inmutable desde el siglo y para el siglo. Robert Cawdray

Vers. 25. Con el misericordioso te mostrarás misericordioso. «Noé era un varón justo y perfecto
en su generación,, y Noé anduvo con Dios. Y Noé halló gracia a los ojos de Jehová. Estas son las

72
generaciones de Noé; Noé engendró tres hijos.» Noé, Noé, Noé, me gusta el sonido de este tu
nombre; y todos vuestros nombres son preciosos para Dios, por más que sean aborrecidos por los
hombres, si el nombre de Dios os es querido y dulce.

Para un hipócrita hay «muchos dioses y muchos señores», y ha de tener un corazón para cada
uno de ellos; pero para el justo sólo hay uno, Dios el Padre, y un Señor Jesucristo, y un corazón
sirve a los dos. El que pone su corazón sobre las criaturas, ha de disponer su corazón sobre cada
una de ellas, y al hacerlo lo divide y lo destruye (Oseas 10:2). Los beneficios mundanos llaman a
la puerta, ha de tener un corazón para ellos; los placeres carnales se presentan, ha de tener un
corazón para ellos; los atractivos pecaminosos se presentan, ha de tener un corazón para ellos. El
justo ha hecho su elección, que es Dios, y con ello le basta. Richard Steele

Vers. 28. Tú encenderás mi lámpara. Las lámparas encendidas por Dios el diablo no las puede
apagar.

Vers. 29. Contigo desbarataré ejércitos, y con mi Dios saltaré muros. Estas hazañas han sido ya
realizadas, pues hemos pasado de un tirón huestes de dificultades, y hemos escalado cosas
imposibles de un salto. Los guerreros de Dios pueden esperar que tendrán que pasar por toda
forma de lucha, y mediante el poder de la fe han de decidir comportarse como hombres de veras.

Vers. 31. ¿Quién es Dios sino sólo Jehová? El Dios de David crea, sostiene, prevé y rige. ¿Hay
otros que puedan hacerlo? ¿Quién sino El es perfecto en cada atributo y glorioso en cada acto? C.
H. S.

Aquí ocurre por primera vez en los Salmos el nombre Eloah, traducido como Dios. Ocurre más
de cincuenta veces en las Escrituras, si pero sólo cuatro veces en los Salmos. Es el singular de
Elohim. Muchos han supuesto que este nombre se refiere especialmente a Dios como objeto de
adoración religiosa. Esta idea puede muy bien ser prominente en este lugar. William S. Plumer

Vers. 33. Quien hace mis pies como de ciervas, y en las alturas me sostiene en pie. Persiguiendo
a sus enemigos el guerrero había sido rápido en sus pies como una cierva joven, pero, en vez de
gozarse en la ligereza de los pies de un hombre, adscribe la virtud a la rapidez del mismo Señor.

Vers. 34. Quien adiestra mis manos para la batalla, para entesar con mis brazos el arco de
bronce. Estos arcos eran muy difíciles de doblar con la fuerza de los brazos; el arquero requería
la ayuda del pie; era una gran hazaña, pues, el tener fuerza para doblar un arco.

Jesús no sólo destruye las sugerencias de Satanás, sino que desmenuza los argumentos del
mismo por medio del uso de las Santas Escrituras contra él; por los mismos medios podemos
conseguir el triunfo, rompiendo el arco y partiendo la lanza con el golpe de la verdad revelada.
Probablemente David tenía una naturaleza muy vigorosa y forzuda; pero aún es más probable
que, como Sansón, estuviera revestido a veces de una fuerza descomunal; en todo caso, adscribe
el honor de sus hazañas enteramente a su Dios. No intentemos robar al Señor lo que se merece,
sino démosle fielmente la gloria debida a su nombre.

73
Vers. 35. Me diste asimismo el escudo de tu salvación; tu diestra me sustentó. Por encima de
todo hemos de tomar el escudo de la fe, porque nada más puede apagar los dardos encendidos de
Satanás.

Tu benignidad me ha engrandecido. Otros traducen «Tu condescendencia». En un sentido Dios


se empequeñece al acercarse a nosotros, como si ejerciera humildad. Es Dios, haciéndose
pequeño, que es la causa de que nosotros seamos engrandecidos. Somos tan poco, que si Dios se
manifestara en su grandeza sin condescendencia, seríamos aplastados sin remisión; pero Dios,
que se inclina para mirar los cielos y los ángeles, mira a los humildes y contritos y los
engrandece.

Vers. 36. Ensanchaste el camino debajo de mis pasos. Es una gran misericordia el ser llevados a
la libertad y ensanchamiento cristianos, pero es un mayor favor todavía el ser capacitados a andar
dignamente en esta libertad, sin que nuestros pies resbalen. C. H. S.

Vers. 37, 38.


Oh, he visto el día
En que con una sola palabra
Dios me ayudó a decir:
«Mi confianza está en el
Mi alma ha hecho callar a miles de enemigos,
Sin temer a cuantos puedan oponérseme.
—William Cower

Vers. 39, 40. Es imposible excederse en el cumplimiento del deber de adscribir todas nuestras
victorias al Dios de nuestra salvación.

Vers. 41. Clamaron, y no hubo quien salvase; aun a Jehová, pero no los oyó. La oración es un
arma tan notable que incluso los malvados pueden atreverse a usarla en momentos de
desesperación. Los malos han apelado a Dios en contra de sus propios siervos, pero es en vano.
Hay oraciones a Dios que no son mejores que blasfemias, que no producen respuesta agradable,
sino que provocan al Señor a una mayor ira. C. H. S.

Se cuenta de Antioco que juró en su última enfermedad que «se haría él mismo un judío, y que
iría por todo el mundo habitado y declararía el poder de Dios.» Pero, sigue el historiador: «A
pesar de todo esto, sus dolores no cesaron, porque el justo juicio de Dios había caído sobre él.»
John Lorinus Y Remigius, citado por J. M. Neale

Vers. 42. Y los molí como polvo delante del viento; los desmenucé como lodo de las calles.
El infierno y los pecados resisten mi curso,
Pero uno y otros son enemigos vencidos.
Jesús los clavó en la cruz, y luego
Resucitó y entona el himno triunfal.
—C. H. S.

74
El echar a uno, pues, como si fuera lodo de la calle, es una imagen muy fuerte de desprecio. John
Kitto

Vers. 43. Me has librado de las contiendas del pueblo; me has hecho cabeza de naciones; pueblo
que yo no conocía me sirve. Sin duda hay mucho más de Jesús que de David aquí.

Vers. 44. En cuanto me oyen, me obedecen; los hijos de los extranjeros se sometieron a mí. «El
amor a primera vista» no es raro cuando Jesús es el que corteja. Jesús puede escribir el mensaje
de César sin que sea jactancia; su evangelio, en algunos casos, tan pronto es oído es creído. ¡Qué
estímulo para esparcir la doctrina de la cruz!

Vers. 45. Los extranjeros palidecieron y salieron temblando de sus encierros. Los que son
extraños para Jesús son extraños a toda felicidad duradera; los que se apartan temblando son los
que rehúsan beber del río de la vida. C. H. S.

Ellos temerán por causa de sus lugares de encierro. Un erudito judío lo interpreta de la siguiente
manera: «Ellos temerán las prisiones en las cuales yo los encerraré y los tendré confinados.»
John Brown

Vers. 46. El Señor vive. Nosotros no servimos a ningún Dios inanimado, imaginario o
moribundo, sino al único que tiene inmortalidad. Como leales Súbditos de este rey exclamamos:
«Jehová vive. Vive el Rey de reyes». C. H. S.

¿No ves a los herederos jóvenes de grandes haciendas que gastan el dinero en abundancia, pues
no tienen ninguna escasez? ¿Por qué tú, pues, siendo hijo del Dios del cielo, tienes que ir vestido
de harapos como si no valieras un ochavo?

Una mujer verdaderamente piadosa, habiendo enterrado a su hijo, y sentada sola en medio de la
tristeza, consiguió aliviar su corazón con la expresión «Dios vive»; y después de haberse
despedido de otro hijo, todavía insistió: «Los consuelos mueren, pero Dios vive». Al fin murió su
querido esposo, y se sentó abatida y abrumada por el dolor. Tenía un niño pequeño todavía, el
cual, habiendo observado lo que ella había dicho antes, para consolarla se le acercó y le dijo:
«¿Ha muerto Dios, madre? ¿Ha muerto Dios?» Esto le llegó al corazón, y con la bendición de
Dios recobró la antigua confianza en su Dios, que es un Dios vivo. Así, oh cristianos, es
necesario que salgáis de vuestro desánimo y animéis vuestros espíritus como hizo David. Oliver
Heywood en Misericordias firmes a David

Enaltecido sea el Dios de mi salvación. Deberíamos proclamar la historia del pacto y de la cruz,
de la elección del Padre, de la redención del Hijo y de la regeneración del Espíritu.

Vers. 47. El Dios que venga mis agravios, y somete pueblos debajo de mí El que perezcan los
pecadores es en sí una consideración penosa, pero el que la ley del Señor sea vengada sobre los
que la quebrantan es para la mente piadosa un tema de agradecimiento. C. H. S.

Es Dios. «Sire, esto no es nada más que la mano de Dios; y a Él sólo pertenece la gloria, que
nadie ha de compartir con Él. El general te ha servido con toda fidelidad y honor; y el mejor

75
elogio que puedo hacer de él es que me atrevo a decir que lo atribuye todo a Dios, y antes
perecería que atribuírselo a él mismo.» Escrito al Speaker del Parlamento, después de la batalla
de Naseby, por Oliver Cromwell

Ver. 49. Por tanto yo te confesaré entre Zas naciones, oh Jehová, y cantaré a tu nombre. Al
luchar con los demás, David los venció; pero al cantar y deleitarse, se venció a sí mismo.
Thomas Playfbre

***

SALMO 19

El hombre sabio lee el libro del mundo y el libro de la Palabra como dos volúmenes de la misma
obra y piensa respecto a ellos: «Mi Padre escribió los dos.» C. H. S.

Este Salmo forma un contraste perfecto con el Salmo 8, evidentemente compuesto por la noche,
y debería leerse en relación con él, ya que es probable que fuera escrito aproximadamente al
mismo tiempo, y los dos son cánticos de alabanza derivados de los fenómenos naturales, y por
tanto apropiados de modo peculiar a la vida rural o pastoral. John Mason Good

Así como Aristóteles tenía dos clases de escritos, unos llamados exotéricos, para los oyentes
comunes, y otros acromáticos, para sus estudiantes privados y conocidos, del mismo modo Dios
tiene dos clases de libros, según se da a entender en este Salmo; a saber, el libro de sus criaturas,
como un libro corriente para todos los hombres del mundo (versículos 1-6), y el libro de sus
Escrituras, como un libro de estatutos para su auditorio doméstico: la iglesia (versículos 7, 8).

Así, los cielos declaran, esto es, hacen que los hombres declaren la gloria de Dios a causa de su
estructura, movimientos e influencias admirables. La predicación de los cielos es maravillosa en
tres aspectos: 1) como predicación realizada toda la noche y todo el día, sin interrupción (vers.
2); 2) como predicación en todos los lenguajes (vers. 3); 3) como predicación en todas partes del
mundo, y en cada parroquia de cada parte, y en cada lugar de cada parroquia (vers. 4). Son
pastores diligentes, que predican sin cesar; son pastores entendidos, que predican en todas las
lenguas; y pastores ecuménicos, O católicos, que predican en todas las ciudades.

Éste es el primer libro de lectura de Dios, como si dijéramos, para toda clase de personas. Los
paganos leen este libro, pero los cristianos están familiarizados con su Biblia. John Boys

Vers. 1. Los cielos cuentan la gloria de Dios. El libro de la naturaleza tienes tres hojas: el cielo,
la tierra y el mar, de los cuales el cielo es el primero y el más glorioso, y con su ayuda podemos
ver las bellezas de los otros dos. El que empieza a leer la creación estudiando las estrellas
empieza el libro en el lugar debido.
Los cielos son plural por su variedad, ya que comprenden los cielos acuíferos, con sus nubes en
formas incontables; los cielos aéreos, con sus calmas y tempestades; los cielos solares, con todas
las glorias del día, y los cielos estrellados, con todas las maravillas de la noche; lo que el cielo de
los cielos debe ser no ha entrado en el corazón del hombre, pero allí todas las cosas cuentan la

76
gloria de Dios de modo principal. No es meramente gloria lo que declaran los cielos, sino la
gloria de Dios.

El firmamento anuncia la obra de sus manos. La expansión está llena de obras que muestran la
habilidad suprema de las manos creadoras del Señor. En la expansión encima de nosotros Dios
hace volar, por así decirlo, su bandera estrellada, para mostrar que el rey está en casa, y cuelga su
escudo para que los ateos vean cómo El desprecia sus increpaciones. El que mira el firmamento
y luego se hace llamar ateo, se muestra como un necio o un mentiroso. C. H. S.

Los cielos manifiestan su sabiduría, su poder, su bondad; y así no hay una criatura, por pequeña
que sea, que no admire al Creador en ellos. Como una habitación en cuyas paredes cuelgan
espejos representa el rostro en cualquier dirección en que uno se vuelva, así también todo el
mundo muestra la misericordia y la magnificencia de Dios; aunque visible, con todo, descubre a
un Dios invisible y sus atributos invisibles. Anthony Burges

Durante la Revolución Francesa, Jean Bon St. André, el revolucionario vendeano, dijo a un
labrador: «Voy a hacer derribar todas las cúpulas de las iglesias, para que no tengáis ningún
objeto que os recuerde vuestras antiguas supersticiones.» «Pero» -replicó el labrador-«no puedes
por menos que dejarnos las estrellas». John Bates

Vers. 1, 2. Podrían presentarse los dos primeros versículos de modo literal de la siguiente
manera:

Los cielos CUENTAN la gloria de Dios.


El firmamento ANUNCIA la obra de sus manos;
Un día a otro día COMUNICA el mensaje,
Una noche a la otra EXHALA conocimiento.
—Henry Crak

Vers. 1-4. Aunque todos los predicadores de la tierra callaran, y toda boca humana cesara de
publicar la gloria de Dios, los cielos arriba nunca cesarían de declarar y proclamar su majestad y
gloria. Aunque la naturaleza se mantuviera en silencio cuando el sol en su gloria alcanza el cenit
en el cielo de azur, aunque el mundo guardara su silencio festivo cuando las estrellas brillan por
la noche, con todo, dice el Salmista, hablan; sí, un silencio santo que es un hablar, siempre que
haya un oído para escucharlo. Augustus T. Tholuck

Vers. 2. Un día comunica el mensaje a otro día, y una noche a otra noche declara la noticia.
Como si un día emprendiera el relato allí donde lo dejó el otro, y cada noche prosiguiera la
maravillosa historia que viene de la noche anterior. C. H. S.
Un día habla al otro, es un día enseña al otro. John Boys

Vers. 3. No es un lenguaje de palabras. No diré que la voz de Dios no se oiga; habla, en el mismo
silencio, tan alto como un trueno que retumba. John Gadsby

Vers. 4-6. El comienzo de la dispensación del evangelio tal como fue introducida por Cristo es
llamado el Sol de justicia levantándose (Malaquías 4:2). Pero esta dispensación del evangelio

77
comienza con la resurrección de Cristo. Aquí el Salmista dice que Dios ha colocado un
tabernáculo para el sol en los cielos; también que Dios el Padre ha preparado una morada en el
cielo para Jesucristo; ha puesto un trono para Él en el cielo, al cual El ascendió después de
resucitar. Así Cristo, cuando resucitó de la tumba, ascendió a la altura del cielo, y mucho más
arriba que todos los cielos, pero al final del día del evangelio va a descender de nuevo a la tierra.
Se dice aquí que el sol al levantarse «se alegra como un atleta corriendo su carrera». Así también
Cristo, cuando resucitó, se levantó como un hombre de guerra, como el Señor fuerte y poderoso,
el Señor poderoso en batalla. Jonathan Edwards

Vers. 5. Como esposo que sale de su tálamo; Cristo es el esposo, la naturaleza del hombre la
esposa, la conjunción y bienaventurada unión de ambos en una persona en su matrimonio. La
mejor manera de reconciliar dos familias desavenidas es hacer un matrimonio entre ellas; así,
también, el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros en el mundo para que pudiera de esta
manera hacer nuestra paz, reconciliando a Dios con el hombre y al hombre con Dios. Mi pecado
es su pecado, y su justicia es mi justicia. El que no conoció pecado, por mí fue hecho pecado; y,
en sentido inverso, a pesar de no tener nada bueno, soy hecho justicia de Dios en El. John Boys

Vers. 6. Y nada hay que se esconda de su calor. Las entrañas de la tierra están llenas del producto
antiguo de los rayos de sol, y aun las cavernas más profundas del mundo han sentido su poder.
Allí donde se cierra el paso a la luz, aún hay calor, y otras influencias más sutiles penetran de
todas formas.

El camino de la gracia de Dios es sublime y ancho y pleno de su gloria; en todas sus


manifestaciones ha de ser admirado y estudiado con diligencia. Jesús, como el sol, reside en
medio de la revelación, teniendo su tabernáculo entre los hombres en todo su resplandor;
gozándose, como el Esposo de su iglesia, para revelarse a los hombres, y, como un campeón,
conseguir renombre para El. El hace un circuito de misericordia, bendiciendo los rincones más
remotos de la tierra.

La tierra recibe su calor del sol, y por medio de la conducción, una parte del mismo penetra la
corteza de nuestro globo. Por convección, otra porción es llevada a la atmósfera y la calienta.
Otra porción es radiada al espacio, según leyes que no entendemos bien del todo aún, pero que
están evidentemente relacionadas con el color, la composición química, la estructura mecánica
de las partes de la superficie de la tierra. Edwin Sidney en Conversaciones sobre la Biblia y la
Ciencia

No sólo es en la cumbre de las montañas que se ve la luz de Cristo, como en los días anteriores a
su venida y resurrección plena, cuando sus rayos, aunque invisibles para el resto del mundo,
rodearon de gloria las cabezas de los profetas que le vieron, en tanto que para la parte principal
de la humanidad estaba situado todavía por debajo del horizonte. Ahora, sin embargo, Él ha
subido y derrama su luz por todo el valle, así como sobre la montaña; ni hay nadie, por lo menos
en estos países, que no capte algunos rayos de esta luz, excepto los que cavan y hurgan las
madrigueras y se esconden en las cavernas del pecado.

78
No sólo ilumina los entendimientos, sino que ablanda y funde y calienta el corazón, de modo que
amará la verdad, y producirá fruto de ello, y madurará el fruto que ha producido; y esto tanto en
la planta más humilde que se arrastra por el suelo como en el árbol más elevado.
Julius Charles Hare

Vers. 7. La ley de Jehová es perfecta; por medio de la cual no queremos decir meramente la ley
de Moisés, sino la doctrina de Dios, toda la extensión de la Sagrada Escritura. No hay
redundancias ni omisiones en la Palabra de Dios y en el plan de la gracia; ¿por qué, entonces, los
hombres tratan de mejorarlo si es perfecto? El evangelio es perfecto en todas sus partes, y
perfecto como conjunto; es un crimen añadir al mismo, una traición el alterarlo, y un grave error
quitar de él.

Convierte el alma. El gran medio de la conversión de pecadores es la Palabra de Dios, y cuanto


más cerca nos mantengamos en nuestro ministerio, mayores garantías tenemos de triunfar en
nuestra empresa. Es la Palabra de Dios, más bien que el comentario sobre la Palabra de Dios por
el hombre, que tiene poder sobre las almas.

Vers. 8. Los mandamientos de Jehová son rectos, que alegran el corazón. Nota el progreso; el
que fue convertido, luego fue hecho entendido, y ahora es hecho feliz; esta verdad hace recto al
corazón y luego da gozo al corazón recto. C. H. S.

¡Qué detestable es el descuido de los cristianos que no se preocupan de la Santa Escritura y se


entregan a la lectura de otros libros! ¡Cuántas horas preciosas pasan muchos, y no sólo los días
de entre semana, sino también los domingos, en novelas necias, historias fabulosas y Poemas
lascivos! Y ¿por qué esto, sino que con ello se alegran y deleitan, cuando el pleno gozo sólo se
encuentra en estos libros sagrados? Otros libros pueden consolarnos en casos de problemas
externos, pero no contra los temores internos; pueden alegrar la mente, pero no aquietar la
conciencia; pueden animar y dar algunas chispas de gozo, pero no pueden calentar el alma con el
fuego permanente de las consolaciones firmes.

Si Dios te da alguna vez oído espiritual para juzgar las cosas debidamente, vas a reconocer que
no hay campanas como las de Aarón, ni arpa como la de David, ni trompeta como la de Isaías, ni
flautas como las del apóstol; y vas a confesar con Petrus Damianus que los escritos de los
oradores, filósofos y poetas paganos, que antes te gustaban tanto, ahora son aburridos y
monótonos en comparación con el consuelo de las Escrituras. Nathanael ARDÍ
Alumbra los ojos. Tanto si el ojo está nublado por la aflicción como por el pecado, la Escritura es
un hábil oculista que deja el ojo claro y brillante. Mira el sol, y te hace cerrar los ojos; mira a lo
que es más que la luz del sol, la de la Revelación, y te ilumina; la pureza de la nieve puede cegar
al viajero alpino, pero la pureza de la verdad de Dios tiene el efecto contrario y cura la ceguera
natural del alma. Es bueno observar de nuevo la gradación; el convertido se vuelve un discípulo
y luego un alma que se regocija; ahora se consigue un ojo discerniente, y como un hombre
espiritual discierne todas las cosas, aunque él mismo no es discernido por ninguno.

Vers. 9. Permanece para siempre. Cuando los gobiernos de las naciones son conmovidos por una
revolución y las antiguas constituciones son abrogadas, es consolador saber que el trono de Dios
queda inconmovible y su ley inalterada.

79
Vers. 10. Deseables son más que el oro, y más que mucho oro afinado. La metáfora consigue
fuerza por la manera en que es presentada: oro, oro afinado, mucho oro afinado; es bueno, mejor,
el mejor, y por tanto no es sólo deseable para la codicia del avaro, sino mucho más que esto. Los
hombres hablan de oro sólido, pero ¿qué hay tan sólido como una verdad sólida? Por amor al oro
se pone a un lado el placer, se renuncia a la comodidad y aun se pone en peligro la vida; ¿no
estaremos dispuestos a hacer otro tanto por amor a la verdad?
C. H. S.

Y dulces más que la miel, y que el destilar de los panales. No hay diferencia para nosotros entre
lo delicado de la miel del panal y la que está separada del mismo. Samuel Burder en Costumbres
orientales

Vers. 11. Tu siervo es además instruido con ellos. Cierto judío había concebido el plan de
envenenar a Lutero, pero fue desengañado por un amigo fiel, que envió a Lutero un retrato de
este hombre, advirtiéndole contra él. De este modo, Lutero conoció al presunto asesino y escapó
de sus manos. Del mismo modo la Palabra de Dios, oh cristianos, muestra el rostro de los deseos
carnales que emplea Satanás para destruir tus consuelos y envenenar tu alma. G. S. Bowes

En guardarlos hay un gran galardón. Hay una paga, y es grande; aunque nosotros no sacamos
nada de la deuda, conseguimos grandes beneficios de la gracia. C. H. S.

No sólo por guardarlos, sino en el hecho de guardarlos hay gran galardón. Thomas Brooks

Ver. 12. ¿Quién podrá descubrir sus propios errores? El que se conoce mejor es el que conoce
mejor la Palabra, pero incluso éste se asombrará respecto a lo que no sabe, más bien que en el
montón de felicitaciones por lo que sabe. C. H. S.

Nadie puede entender sus errores en cuanto a profundidad y fondo. En este punto hay dos cosas a
considerar: 1) Una concesión. 2) Una confesión. Las Escrituras afirman que «Todos nos
descarriamos como ovejas». Todo hombre por naturaleza es como un árbol cortado de raíz,
cuyos frutos son comidos por los gusanos. El hombre en sí, en la vida, es como un instrumento
musical desafinado, que desafina en cada sonido. Aunque no los entendamos, son muchos.
Robert Abbot

Si un hombre no se arrepiente hasta que ha hecho confesión de todos sus pecados al oído de un
padre fantasma; si un hombre no puede tener absolución de sus pecados hasta que los ha contado
al oído de un sacerdote, y puesto que, dice David, nadie puede entenderlos, y mucho menos
expresar todos sus pecados, ¡ay!, ¿no se sentirá un hombre apartado del arrepentimiento por esta
doctrina? John Bradford (mártir)

«El corazón del hombre es en extremo malvado, ¿quién puede conocerlo?» Obadiah Sedgwick

No hay aritmética que pueda poner número a nuestros pecados. Antes que lleguemos a contar
hasta mil ya hemos cometido diez mil mas. Thomas Adam

80
Límpiame de los que me son ocultos. Los pecados secretos, como los conspiradores privados,
deben ser buscados, o pueden causar daños irreparables; es bueno orar mucho respecto a ellos.
En el Concilio lateranense de la Iglesia de Roma fue aprobado un decreto por el que todo
verdadero creyente debe confesar sus pecados, todos ellos, por lo menos una vez al año; y
añadieron al decreto esta declaración: que no hay esperanza de perdón si no se cumple este
decreto. ¿Qué hay que pueda compararse en absurdidez a un decreto así? ¿Suponen que pueden
contar sus pecados de modo tan fácil como cuentan sus dedos? C. H. S.

«Desgraciado hombre de mí» dice Pablo, «¿quién me librará?» Verdaderamente, hermanos, el


suyo no era pecado fuera, sino en casa; no al exterior, sino dentro; no era el pecar de Pablo con
los hombres, sino el pecar de Pablo dentro de Pablo. Como Rebeca estaba cansada, no debido a
problemas exteriores, sino dentro de su propia casa «las hijas de Het» dentro de la casa le hacían
la vida penosa-, del mismo modo la irrupción privada y secreta de corrupción dentro de Pablo era
la causa de su turbación, que daba motivo a su deseo y exclamación: «¿Quién me librará?»
Obadiah Sedgwick

Algunos pueden ver y no ven, como Balaam; otros quisieran ver y no pueden, como el eunuco;
algunos ni ven ni pueden ver, como Faraón; algunos pueden ver y ven, como David. Thomas
Adams

La ley del Señor es tan santa que es necesario orar pidiendo perdón incluso por los pecados
escondidos. (NOTA: Este fue un texto principal de los reformadores contra la confesión auricular
de los católicorromanos.) T. C. Barth, Manual Bíblico

Si aparece al exterior pecado en un hombre hay un ministro a mano, un amigo cerca, u otros le
reprueban, le advierten y le guían; pero cuando es él mismo el artífice de sus deseos carnales, él
mismo se priva de todo remedio público y procura y se arriesga a condenar su alma cubriendo
sus pecados secretos con sumo cuidado, con algún barniz plausible que pueda producir una
buena opinión en los demás respecto a sus caminos. Obadiah Sedgwick
Hay un poema singular de Hood, llamado «Sueño de Eugene Aram», un fragmento literario
notable, que ilustra el punto que tratamos. Ararn ha asesinado a un hombre y ha echado su
cadáver al río, «agua turbia, negra como tinta, en extremo profunda». A la mañana siguiente
visita la escena de su culpa:

Y busca el maldito remolino,


Con ojo inquieto y receloso;
Y vio al muerto en el fondo del lecho,
Pues la corriente estaba seca.

Entonces cubre el cadáver con montones de hojas, pero se levanta un viento recio que se lleva la
hojarasca y deja el secreto a la luz del sol.

Entonces incliné el rostro


Y empecé a llorar al punto,
Pues me di cuenta que la tierra
Se negaba a guardar el secreto;

81
Tierra o mar, ni que lo escondiera
A diez mil leguas de profundidad.

En acentos quejumbrosos profetiza su propio descubrimiento. Entierra a su víctima en una cueva


y la cubre de piedras, pero cuando pasan los años, el hecho es al fin descubierto y el asesino es
ejecutado.

La hipocresía es un juego muy duro de jugar porque enfrenta a un engañador contra muchos
observadores. ¡Pecador secreto!, si te falta tener un anticipo de la condenación sobre la tierra;
sigue en tus pecados secretos; porque ningún hombre es más desgraciado que el que peca
secretamente y sigue intentando preservar su fama. El ciervo perseguido por sabuesos con las
fauces espumeantes, es mucho más feliz que el hombre que es perseguido por sus pecados.
Sermón de Spurgeon sobre «Pecados secretos»

El que Satanás nos tiente es como prender fuego a leña seca, que pronto arde; nuestros corazones
se encienden con la primera chispa que cae; como un vaso que está a punto de rebosar, a la
menor sacudida se derrama. Y por ello ocurre que muchas veces las tentaciones pequeñas y las
ocasiones triviales dan motivo a grandes corrupciones; como un vaso que está lleno de licor
nuevo, fácilmente produce espuma. Ezequiel Hopkins

La Escritura ordena a menudo el deber de escudriñar, probar, examinar y estar en contacto con
nuestros corazones. Anthony Burgess

Vers. 12, 13. El que quiere pecar, cuando ha pecado dirá, no para fortalecer su alma contra
Satanás, sino para halagarse a sí mismo en su pecado, que no es sino una debilidad; pero, que yo
sepa, puede ir al infierno por sus debilidades.

David no dice «limpia», sino «preserva» a tu siervo de insolencia, o sea, el pecado de


presunción. Podemos, pues, mantenernos a distancia. Obtén el perdón diariamente. A menos que
seas preservado de ellos, estos pecados van a tener dominio sobre ti. Sigue, luego, «entonces seré
irreprochable»; de modo que el hombre en quien el pecado o pecados de presunción no tienen
dominio es un hombre recto. Richard Capel

Vers. 13. Preserva a tu siervo. Es una cruz para el hombre malo el ser restringido del pecado y es
un gozo del buen hombre el ser apartado del pecado. Un mal hombre es apartado del pecado
como un amigo de otro amigo, como un amante de su amada, con afectos unidos y proyectos de
reunirse otra vez; pero un buen hombre es preservado del pecado como un hombre de su
enemigo mortal, cuya presencia aborrece y con deseos de que sea destruido. La desgracia del
buen hombre es que tiene un corazón que ha de ser más dominado; el descontento y aflicción del
mal hombre es que en todo tiempo sea retenido por una cuerda y una brida. Obadiah Sedgwick

No es nuestra gracia, nuestra oración ni nuestra vigilancia lo que nos guarda, sino que es el poder
de Dios, su diestra, que nos apoya. Anthony Burgess

82
Dios guarda a sus siervos de pecar: 1) Por medio de la gracia preservadora; 2) por medio de la
gracia ayudadora; 3) por medio de la gracia avivadora; 4) por medio de la gracia directiva, y 5)
por medio de la gracia activa. Condensado de Obadiah Sedgwick

De los pecados de presunción. Los pecados de presunción son peligrosos de modo especial. Es
notable que aunque fuera provista una expiación para toda clase de pecado, en la ley judía hay
una sola excepción: «Pero el alma que peca por presunción, no tendrá expiación; será cortada de
en medio de mi pueblo.» Los pecadores por presunción mueren sin perdón, han de esperar recibir
una doble porción de la ira de Dios y una porción más terrible del castigo eterno en el hoyo
cavado para los malos. C. H. S.

Los rabinos distinguen todos los pecados en los cometidos por ignorancia y los de presunción.
Benjamin Kennicott

Cuando el pecado comienza a pasar de un acto a un deleite, del deleite a nuevos actos, de la
repetición de actos pecaminosos a una indulgencia en el vicio, a un hábito y costumbre y a una
segunda naturaleza, de modo que todo lo que toca es gravoso y hiere el corazón del hombre;
cuando ha llegado al lugar de Dios y requiere ser amado con toda la fuerza, hace retirar la gracia
y los demás vicios le prestan homenaje, exige que todo sea sacrificado al mismo y ser servido
con la reputación, la fortuna, cuerpo y alma del hombre, hasta la pérdida irreparable de su tiempo
y su eternidad, cuando llega a esta altura en su dominio, entonces el pecado pasa a ser
«excesivamente pecaminoso». Adam Littleton

David pide que Dios le preserve de los pecados de presunción, de los pecados conocidos y
evidentes, tales como los que proceden de la elección de la voluntad perversa contra la mente
iluminada. Alexander Cruden

Que no se enseñoree de mí. Todo pecado, aunque sea pequeño, puede acabar dominando al
pecador y derrotarle con el tiempo, pero el pecado de presunción causa una gran alteración en el
estado del alma al instante, y en un sólo acto avanza de modo terrible, debilita al espíritu y da
una ventaja inmensa a la carne, incluso hasta el punto de una conquista completa. Robert
Sanderson

David ora primero: líbrame de los que me son ocultos, refiriéndose a los pecados, los causados
por la ignorancia, y luego ora por los de presunción, que, como muestra la oposición entre los
otros, son pecados de conocimiento; porque dice: «que no se enseñoree de mi; entonces seré
irreprochable y quedaré libre de grave delito», esto es, este pecado imperdonable que no debe ser
olvidado nunca. Porque para cometer este pecado hay dos cosas que son necesarias: luz en la
mente y malicia en el corazón; no sólo malicia, sino también luz. Thomas Goodwin
Felices las almas que, bajo un sentimiento de paz, por medio de la sangre de Jesús, oran
diariamente para ser conservadas por la gracia de Dios. Estas se conocen verdaderamente, ven su
peligro de caer, no quieren, no se atreven a paliar o aminorar la odiosa naturaleza y deformidad
de su pecado. No quieren dar un nombre más suave al pecado que el que merece, para no
despreciar el valor infinito de la preciosa sangre que Jesús derramó para expiar su culpa. ¡Ay!, el
santo más exaltado, el creyente más establecido, si se deja a él mismo, pronto va a cometer los

83
pecados más horribles, los pecados de presunción, que acabarán dominándole. Willam Mason en
Un tesoro espiritual para los hijos de Dios.

Entonces seré irreprochable y quedaré libre de grave delito. David tiembla ante la idea de haber
cometido el pecado imperdonable. El pecado secreto es una pasarela hacia el pecado de
presunción, y éste es el vestíbulo del «pecado que es para muerte». El que tienta al diablo a que
le tiente, está en el camino que le llevará de mal en peor, y así más y más. C. H. S.

Ocurre en los movimientos de un alma tentada a pecar como en los movimientos de una piedra
que cae por la ladera de una colina: al principio es fácil de detener, pero una vez ha adquirido
ímpetu, ¿quién la va a detener? Y, por tanto, la mayor sabiduría del mundo es observar los
primeros movimientos del corazón, para frenarlo y detenerlo. G. H. Salter

Ten cuidado especial en aquellos pecados que se acercan al pecado contra el Espíritu Santo; y
éstos son: hipocresía, hacer sólo una profesión externa de religión, y de este modo fingir y
burlarse de Dios; pecar voluntariamente contra la convicción de la conciencia, y contra una gran
luz y conocimiento, pecar por presunción. Estos pecados, aunque ninguno de ellos es un pecado
directo contra el Espíritu Santo, sin embargo se acercan al mismo. Robert Russell

Vers. 14. Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de Ti, oh
Jehová, roca mía, y redentor mío. Las palabras de la boca son una burla si el corazón no las
medita. C. H. S.

Pero, Señor, ¿qué son mis palabras?, ¿qué son mis pensamientos? Unos y otros son malos; mi
corazón, una fuente de corrupción, y mi lengua, una corriente contaminada; ¿y voy a presentar
un sacrificio así a Dios? El animal cojo, el ciego, por más que en otros aspectos fueran limpios,
eran sacrificios abominables a Dios; ¿cuánto más si nosotros ofrecemos animales que son
inmundos? Y, con todo, Señor, mi sacrificio no es mejor: palabras vacilantes, pensamientos
errabundos; ni unos ni otros son presentables a Ti; ¡cuánto menos los pensamientos malos, las
palabras ociosas! Con todo, esto es lo mejor que tengo. ¿Hay remedio? Si es que existe, está en
Ti, oh Señor, es en Ti que debo buscarlo y por ello lo estoy buscando en Ti. Tú solo, oh Señor,
puedes santificar mi lengua; santifica mi corazón para que mi lengua pueda decir, y mi corazón
pensar, lo que es aceptable delante de Ti, sí, lo que pueda causarte deleite. Arthur Lake en
Meditaciones divinas

***

SALMO 20
Tema: Tenemos delante un himno nacional apropiado para ser cantado al comienzo de una
guerra, cuando el monarca está ciñéndose la espada para el combate. Si David no hubiera sido
afligido con guerras, no habríamos sido favorecidos jamás con un salmo así. Hay necesidad de
que el santo sea atribulado, para que pueda dar consolación a los demás.

84
Vers. 1. Jehová te oiga en el día de la angustia. ¡Qué misericordia que podamos orar en el día de
la tribulación, y qué privilegio bendito que ninguna tribulación pueda impedir que el Señor nos
escuche! Las tribulaciones rugen como el trueno, pero la voz del creyente puede ser oída por
encima de la tempestad. C. H. S.

Todo los días de Cristo fueron días de tribulación. El fue un hermano nacido para la adversidad,
un varón de dolores y experimentado en quebrantos... Pero de modo más particular fue un «día
de angustia» aquel en que estuvo en el Jardín, apesadumbrado y angustiado, sudando gotas de
sangre que caían al suelo, y su alma estaba angustiada hasta la muerte; pero más especialmente
ocurrió esto cuando colgaba de la cruz..., cuando llevaba todos los pecados de su pueblo,
sobrellevó la ira de su Padre y fue desamparado por Él. Condensado de John Gill

¿Y quién hay de los hijos de los hombres para quien no llega un día de tribulación, cuyo camino
no sea oscuro a veces, o que vea el sol, sin nubes, desde la cuna a la tumba? «Hay pocas plantas»
—dice el viejo Jacom— «que tengan sol por la mañana y por la tarde»; y uno mucho más
antiguo ha dicho: «El hombre ha nacido para la tribulación.» Barton Bouchier

El nombre de Jacob te defienda del Dios. Cuanto más conocemos su nombre, esto es, su bondad,
misericordia, verdad, poder, sabiduría, justicia, etc., más osadamente pedimos a El, no dudando
que El va a contestamos... Porque aquellos que tienen más renombre por su amor a la libertad y
la compasión son los que primero acudirán para ayudar a los necesitados, y los pobres dirán:
«Voy a ir a esta casa, porque tiene buena fama.» Nicholas Bownd

Vers. 2. Te envíe ayuda desde el santuario. Los hombres del mundo desprecian la ayuda del
santuario, pero nuestros corazones han aprendido a valorarla en más que toda ayuda material.
Los hay que buscan su ayuda en la armadura, el tesoro, la alacena, pero nosotros nos volvemos
hacia el santuario. C. H. S.

Aquí vemos la naturaleza de la verdadera fe, que hace que busquemos nuestra ayuda en el cielo,
y por ello oremos pidiéndola cuando no hay nadie alrededor visible en la tierra.

Y ésta es la diferencia entre la fe y la incredulidad: que los mismos no creyentes pueden por la
razón concebir ayuda, siempre y cuando tengan algún medio para ayudar; pero si fallan, ya no
pueden ver nada más; de modo que son como los cortos de vista, que no pueden ver nada, a
menos que esté muy cerca. Pero la fe ve a distancia, incluso llega al cielo, de modo que es «la
evidencia de las cosas que no se ven». Nicholas Bownd
Vers. 3. Haga memoria de todas tus ofrendas, y acepte tu holocausto. Selah. Antes de la guerra
los reyes ofrecían sacrificios de cuya aceptación ellos dependían para la victoria; nuestro Señor
se presenta a si mismo como víctima, y fue un olor suave para el Altísimo, y después emprendió
el combate y derrotó a las legiones del infierno. C. H. S.

Todas tus ofrendas. Estas son: la humillación que le trajo del cielo a la tierra; su paciente
permanencia en el seno de la Virgen madre; su natividad humilde; el pesebre duro; el buey y el
asno como cortesanos; la huida penosa a Egipto; la casita de Nazaret; el hacer bien y soportar el
mal; los milagros, los sermones, las enseñanzas; el ser increpado como hombre comilón y
bebedor, amigo de publícanos y pecadores; la atribución de sus actos maravillosos a Beelzebú.

85
Y acepte tu holocausto. Como cada parte de la víctima era consumida en un holocausto, ¿qué
miembro, qué sentido de nuestro querido Señor no sufrió agonías en su pasión? La corona de
espinas sobre su cabeza; los clavos en sus manos y sus pies; los reproches que llenaron sus oídos;
las multitudes burlándose de su agonía; el vinagre y la hiel; los hedores de la colina de muerte y
corrupción. Arados araron sobre su espalda e hicieron surcos profundos; su rostro sagrado fue
herido por manos insolentes, su cabeza con una caña. Dionisio Y Gerohus, citado por J. M.
Neale

Aceptar: en hebreo «transformar en cenizas», por el fuego del cielo, como prueba de su
aceptación, como era costumbre. Matthew Poole

Vers. 5. Nosotros nos alegraremos de tu victoria. Deberíamos hacer la resolución de que, venga
lo que venga, nos gozaremos en el brazo salvador del Señor Jesús. Las personas en este Salmo,
antes de que su rey vaya a la batalla, están seguras de la victoria y, por tanto, empiezan a
regocijarse de antemano; ¡cuánto más deberíamos hacerlo nosotros, que hemos visto ganada la
victoria por completo! La incredulidad empieza a llorar pensando en el entierro antes que el
enfermo haya muerto; ¿por qué no debe la fe hacer sonar los pífanos antes que empiece la danza
de la victoria? C. H. S.

En el nombre de nuestro Dios. Como los que gritaron (Jueces 7:20):

«La espada de Jehová y de Gedeón»; y como tenemos en Josué 6:20:

«Y el pueblo gritó, y las murallas de Jericó cayeron»; y el rey Abías, gritando con sus hombres
de la misma manera, hizo enormes estragos en el ejército de Israel (2º Crónicas 13:17).

Lo mismo ahora, según las costumbres militares de nuestros tiempos, los soldados se jactan en el
nombre y gloria de su general, a fin de animarse contra sus enemigos. Y es precisamente esta
costumbre que el versículo presente nos está enseñando, sólo que en una forma piadosa y
religiosa. Martin Lutero

Vers. 6. Le responde. Estaría contento de ser objeto de las oraciones de todas las iglesias de
Cristo; oh, si no hubiera un santo en la tierra que no tuviera mi nombre en sus oraciones por la
mañana y por la tarde (seas quien seas que lees esto, te ruego que ores por mí), pero, por encima
de todo, dejadme poseer las oraciones e intercesiones que son propias sólo de Cristo; estoy
seguro de que entonces nunca fracasaré; las oraciones de Cristo son celestiales, gloriosas y muy
efectivas. Isaac Ambrose

Vers. 7. Unos confían en carros, y otros en caballos; mas nosotros del nombre de Jehová nuestro
Señor nos acordamos. Los carros y los caballos son imponentes ante los ojos, y con sus arreos y
sus adornos tienen un aspecto que entusiasma a los hombres; pero el ojo discerniente de la fe ve
más en el Dios invisible que en ellos. La máquina de guerra más temida en los tiempos de David
era el carro de guerra, armado con guadañas, que segaba a los hombres como si fueran hierba;
esto era el orgullo y gloria de las naciones vecinas, pero los santos consideraban el nombre de
Jehová como una defensa mejor.

86
El nombre de nuestro Dios es Jehová, y esto no debe ser olvidado nunca; este YO SOY existente
por si mismo, independiente, inmutable, siempre presente e infinito. Adoremos este Nombre
incomparable y nunca lo deshonremos al desconfiar de él o poniendo nuestra confianza en la
criatura. C. H. S.

Sería para el tiempo de san Miguel, a finales de septiembre, cuando, hallándome en un apuro de
dinero extremo, salí al campo, en un tiempo espléndido, y contemplé el cielo azul, y mi corazón
fue fortalecido en su fe (algo que yo no adscribo a mis propios poderes, sino solamente a la
gracia de Dios), de modo que pensé dentro de mí: «¡Qué cosa tan excelente es el que no
tengamos nada, y no podamos confiar en nada, excepto en el Dios vivo, que hizo los cielos y la
tierra, y nuestra única confianza es El, y que esto nos permita estar tranquilos en el mismo
corazón de la necesidad!»

Aunque me daba cuenta de que necesitaba dinero aquel mismo día, con todo, mi corazón se
sentía fortalecido en la fe y mi ánimo era elevado. Al llegar a casa me esperaba el capataz de los
obreros y albañiles, el cual, como era sábado, esperaba recibir dinero con qué pagarles la
soldada. El hombre confiaba en que el dinero estaría preparado para poder pagarles al punto,
pero al preguntarme si tenía qué darle, y si había recibido algo, yo le contesté: «No, pero tengo fe
en Dios.»

Apenas había pronunciado estas palabras, cuando vino un estudiante para anunciarme que traía
treinta dólares que alguien le había dado, cuyo nombre no podía decirme. A continuación fui al
capataz, que esperaba en la otra habitación, y le pregunté cuánto necesitaba para pagar a los
obreros; me contestó: «Treinta dólares». «Aquí están», le dije, y le pregunté al mismo tiempo si
necesitaba algo más. El me contestó que no, lo cual fortaleció mucho la fe de los dos, puesto que
se había hecho evidente la milagrosa mano de Dios que había resuelto la dificultad enviando el
dinero en el mismo momento que lo necesitaba. Augustus Herman Franke

Vers. 8. Ellos flaquean y caen. El mundo, la muerte, Satanás y el pecado serán pisoteados bajo
las plantas de los campeones de la fe, en tanto que los que confían en el brazo de la carne serán
avergonzados y quedarán confundidos para siempre. C. H. S.

***

SALMO 21

Si pedimos un beneficio y lo recibimos, antes de que se ponga el sol hemos de alabar a Dios por
esta misericordia, o bien merecemos que se nos niegue la próxima vez. Este Salmo ha sido
llamado el cántico triunfante de David, y podemos recordarlo como «La oda triunfal del rey». El
rey es muy prominente en todo, él, y lo leeremos con verdadero provecho si nuestra meditación
de El es suave al considerarlo. C. H. S.

Estoy persuadido de que no hay nadie que consienta en la aplicación del Salmo precedente a
Cristo en su tribulación que no reconozca en éste a Cristo en su triunfo.

87
Allí estaba en el valle oscuro, en el valle de Acor; ahora está en el monte de Sión; allí sufría
tribulación y aflicción; ahora recuerda solamente la angustia, porque el gozo de una simiente
espiritual ha nacido en el mundo; allí estaba asediado por enemigos mortales que le rodeaban por
todos lados; pero aquí ha entrado en lo que está escrito en Salmo 78:65, 66: «Entonces despertó
el Señor como si se hubiese dormido, como un guerrero aturdido por el vino. E hirió a sus
enemigos en las partes posteriores; les dio perpetua afrenta.» Hamilton Verschoyle

Vers. 1. El rey se alegra en tu poder, oh Jehová. Jesús es un personaje real. La pregunta «Luego,
¿tú eres un rey?» recibió su plena respuesta de los labios del Salvador: «Tú dices que yo soy un
rey. Para esto he nacido, y para esto vine al mundo, para poder dar testimonio de la verdad.»

No es meramente un rey, sino el Rey; rey sobre las mentes y los corazones, reinando con un
dominio de amor ante el cual todos los otros dominios son mera fuerza bruta. Fue proclamado
Rey incluso en la cruz, porque allí, verdaderamente, para el ojo de la fe, reinó como en un trono,
bendiciendo con más que munificencia imperial a los hijos necesitados de la tierra. C. H. S.

Tu fuerza... tu salvación. No hallamos motivo para el gozo en la fuerza sola. No, no en la fuerza
de Dios, si no lleva consigo, además, salvación. Fuerza, no para derribarnos, sino fuerza para
librarnos; éste es el aspecto gozoso. Ahora mirémoslo desde el otro lado. Como la fuerza, si
termina en salvación, es motivo de gozo, asimismo la salvación, si va con la fuerza, hace que el
gozo sea aún más gozoso; porque pasa a ser una fuerte salvación, una poderosa liberación.
Lancelot Andrewes

El gozo de que se habla aquí se describe como una nota de exclamación y una palabra de
sorpresa: ¡cómo! El gozo de nuestro Señor resucitado ha de ser inefable como su agonía. Si los
montes de su gozo se elevan en proporción a la profundidad de los valles de su aflicción,
entonces su bienaventuranza sagrada es tan alta como el séptimo cielo. Porque por el gozo que
estaba puesto delante de El sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y ahora el gozo crece
diariamente, porque reposa en su amor y se regocija sobre sus redimidos con cánticos cuando en
su debido orden son llevados a hallar su salvación por su sangre.
Gocémonos en nuestra salvación con nuestro Señor, puesto que viene de Dios, llega a nosotros,
se extiende a otros, y pronto va a alcanzar a todos los países. No debemos temer regocijarnos en
exceso a este respecto; este fundamento sólido va a sostener el magnífico edificio del gozo. Los
gritos de los primitivos metodistas en el entusiasmo de su gozo eran mucho más comprensibles
que nuestra propia tibieza. Nuestro gozo debería tener algo de inexpresable. C. H. S.

Y no le negaste la petición de sus labios. Lo que está en el pozo del corazón es seguro que saldrá
en el cubo de los labios, y las únicas oraciones seguras son las del deseo del corazón, primero, y
las seguidas por la petición de los labios después.

Vers. 3. Porque le has salido al encuentro con bendiciones venturosas. La palabra «prevenir», o
salir al encuentro, significa preceder o ir delante, y sin duda Jehová ha precedido a su Hijo con
bendiciones. Antes de que murieran los santos eran salvados por el mérito anticipado de su
muerte; antes, de que Él viniera los creyentes veían su día y estaban contentos; y El mismo tenía
sus deleites con los hijos de los hombres.

88
El Padre está tan dispuesto a dar bendiciones a través de su Hijo que, en vez de ser constreñido a
conceder su gracia, va más adelante que la marcha mediadora de la misericordia. «No digo que
rogaré a mi Padre por vosotros, porque el mismo Padre os ama.» Antes que Jesús llamara, el
Padre contesta, y cuando Jesús está hablando todavía, Él ya oye. Las misericordias pueden ser
comparadas con sangre, pero son dadas gratuitamente. El amor de Jehová no es debido al
sacrificio del Redentor, sino que este amor, con sus bendiciones de bondad, precede a la gran
expiación y provee la expiación para nuestra salvación.

Lector, será muy acertado y dichoso por tu parte si, como tu Señor, puedes ver a la vez la
providencia y la gracia precediéndote, saliendo al encuentro de tus necesidades y preparando tu
camino. La misericordia, en el caso de muchos de nosotros, va delante de nuestros deseos y
oraciones, y siempre va más deprisa que nuestros esfuerzos y expectativas, y aun nuestras
esperanzas se quedan atrás. La gracia preveniente merece cánticos; podemos hacer uno de esta
cláusula: prorrumpamos en gritos. C. H. S.

Como si dijera: «Señor, nunca te he pedido un reino, y nunca he pensado en un reino, pero
Tú me has precedido con tus bendiciones y tu bondad.» De donde llego a esta conclusión o
doctrina: que es una cosa dulce y digna de todo nuestro reconocimiento y agradecimiento el ser
precedido por las bendiciones de la bondad de Dios o las buenas bendiciones de Dios.

No es nada nuevo que Dios salga al encuentro de sus hijos con amor y misericordia. Es de esta
forma que siempre nos ha tratado, nos trata y nos tratará; así ha tratado siempre con el mundo,
con las naciones del mundo, con las ciudades y los pueblos, con las familias y con las almas
particulares.

Y dime: ¿qué piensas de este capítulo de Lucas, el quince? Hay tres parábolas: la parábola de la
moneda perdida, la de la oveja perdida, y la del hijo perdido. La mujer había perdido la moneda
y barrió para hallarla, pero ¿se dirigió la moneda hacia la mujer o la mujer hacia la moneda?
El pastor había perdido su oveja, pero ¿dio los primeros pasos para hallar al pastor la oveja, o fue
el pastor el que buscó la oveja? Verdaderamente, se dice con respecto al hijo perdido que el hijo
hace la resolución: «Iré a mi padre», pero cuando su padre le vio de lejos, corrió y fue a su
encuentro, le besó y le dio la bienvenida a su casa. ¿Por qué? Para mostrar que la obra de la
gracia y la misericordia son realizadas en forma de amor que precede. Condensado de William
Brige

Una gran porción de nuestra bendición nos es dada antes de que la pidamos o la busquemos. La
existencia, la razón, el intelecto, el nacimiento en un país cristiano, la llamada de nuestra nación
al conocimiento de Cristo, y Cristo mismo, con muchas otras cosas, nos son concedidas sin que
las busquemos, como el derecho de David al trono le fue concedido. Nadie pidió nunca un
Salvador, hasta que Dios por su propia cuenta prometió «la simiente de la mujer». William S.
Plumer

Corona de oro fino has puesto sobre su cabeza. Jesús llevó la corona de espinas, pero ahora lleva
la corona de gloria. Es una «corona» que indica naturaleza real, poder imperial, honor merecido,
conquista gloriosa y gobierno divino. Napoleón se coronó a si mismo, pero Jehová coronó al

89
Señor Jesús; el imperio del uno se derritió en una hora, pero el Otro tiene un dominio
permanente. C. H. S.

Vers. 4. Vida te demandó. Ezequías pidió una vida, y Dios le, dio quince años, lo cual nosotros
consideramos como dos vidas. El da generosamente, y a su propia medida; como hizo el gran
Alejandro cuando dio al mendigo una ciudad; y cuando envió a su maestro un barco lleno de
incienso y le mandó que sacrificara en abundancia. John Trapp

Vers. 5. Gran gloria le da tu salvación. Señor, ¿quién es como Tú? Salomón, en toda su gloria no
podía compararse contigo, ¡Tú que fuiste un tiempo el despreciado Hombre de Nazaret! C. H. S.

Supongamos que todas las arenas de la playa, todas las flores, hierbas, hojas, ramitas y árboles de
los bosques, todas las estrellas de los cielos, todas las criaturas racionales, tuvieran la sabiduría y
lenguas de los ángeles para expresar la hermosura, gloria y excelencia de Cristo una vez ha ido al
cielo y está sentado a la diestra del Padre. Aun así se quedarían cortos, con toda esta alabanza, en
millones de leguas de llegar a la que merece Jesucristo. Isaac Ambrose

Honor y majestad has puesto sobre El. Si hay un peso eterno de gloria, sobremanera grande, para
sus humildes seguidores, ¿cuál ha de ser el de nuestro mismo Señor? Todo el peso del pecado fue
puesto sobre El; es apropiado que la medida plena de la gloria de llevarlo sea puesta sobre la
misma Persona amada. Una gloria conmensurada con su oprobio es la que tiene que recibir,
porque se la ha ganado.

No es posible que honremos a Jesús demasiado; aquello que nuestro Dios se deleita en hacer,
nosotros podemos ciertamente hacerlo hasta lo sumo. C. H. S.
Feliz el que deja un hueso o un brazo para ponerlo en la corona sobre la cabeza de nuestro Rey,
cuyo carro está cubierto de amor. Si hubiera diez mil millones de cielos creados sobre los cielos
más altos, y otros tantos encima de ellos, y otros tantos sobre éstos, hasta que los ángeles se
cansaran de contarlos, el lugar sería demasiado humilde para establecer el trono principesco de
nuestro Señor Jesús en él. Samuel Rutherford

Vers. 7. Por cuanto el rey confía en Jehová, y con la gracia del Altísimo, no ha de vacilar. La
misericordia eterna asegura el trono mediador de Jesús. El que es más alto en todo sentido ocupa
todas sus perfecciones infinitas en mantener el trono de gracia sobre el cual reina nuestro rey en
Sión. No fue desviado de su propósito ni por sus sufrimientos, ni por sus enemigos, ni será
desviado del cumplimiento de sus designios. El es el mismo, ayer, hoy y por los siglos. C. H. S.

Vers. 8. ¿Quién puede resistir el día de su venida? Si los hermanos de José estaban tan
aterrorizados que no sabían qué contestarle cuando les dijo: «Yo soy José vuestro hermano»,
¿qué les ocurrirá a los pecadores cuando oigan la voz del Hijo de Dios, cuando El venga
triunfante sobre ellos en su ira, y les diga: «Yo soy Aquel» a quien despreciasteis; «Yo soy
Aquel» a quien ofendisteis; «Yo soy Aquel» a quien crucificasteis?

Si estas palabras «Yo soy» hicieron caer de espaldas a los soldados en el huerto de los Olivos
(Juan 18:6), aunque fueron pronunciadas con naturalidad, ¿qué ocurrirá cuando su indignación
salga a borbotones y caiga sobre sus enemigos como un rayo que los reduzca a polvo? Entonces

90
gritarán aterrorizados y dirán a las montañas: «Caed sobre nosotros, y escondednos del rostro de
Aquel que está sentado en el trono, y de la ira del Cordero» (Apocalipsis 6:16). James Nouet

Vers. 9. Los pondrás como horno de fuego en el día de tu ira. Como haces de leña en un horno
arderán bajo la ira del Señor; «serán echados en un horno de fuego; allí será el llanto y el crujir
de dientes».

Éstas son palabras terribles, y los maestros no hacen bien cuando se esfuerzan en presentar
razonamientos sofisticados que debiliten su fuerza.

Lector, no consientas en el más leve pensamiento que desprecie el infierno o pronto vas a tener
pensamientos tolerantes con el pecado. El infierno de los pecadores debe ser terrible más allá de
toda concepción, pues de otro modo no se usaría el lenguaje que tenemos aquí. ¿Quién quiere
tener al Hijo de Dios como un enemigo cuando este fin es el que les espera?
La expresión «el día de tu ira» nos recuerda que ahora es el día de la gracia, de modo que hay un
tiempo dispuesto para su ira. El juez se sienta en el tribunal en el momento designado. Hay un
día de venganza para nuestro Dios; que los que desprecien el día de la gracia recuerden este día
de la venganza. C. H. S.

No sólo serán echados en un horno de fuego (Mateo 13:42), sino que ellos mismos serán hechos
como un horno de fuego, ellos mismos serán sus atormentadores; las reflexiones y terrores de sus
propias conciencias serán su infierno. Los que podrían haber tenido a Cristo para que gobernara
sus vidas y los salvara, pero lo rechazaron, y lucharon contra El, incluso el recuerdo de esto será
bastante para hacer que su eternidad sea un horno de fuego para ellos. Matthew Henry

Ningún poder puede rescatamos de la ira de Dios; ningún rescate, excepto la sangre de Cristo,
puede redimirnos. Una vez la voluntad de Dios es puesta en marcha, todos sus atributos siguen;
si su voluntad dice: «Estoy airado», sus ojos buscan el objeto de su ira y lo hallan; su sabiduría
prepara la copa, y sus manos afilan la espada, su brazo da el golpe. De, esta manera hay un día de
la ira de Dios hacia el pecado, porque El quiere que sea así. John Cragge

Vers. 11. Porque intentaron mal contra Ti. Dios toma nota de sus intenciones. El que quiso
hacerlo pero no pudo, es tan culpable como el que lo hizo. La iglesia de Cristo y su causa no sólo
son atacadas por los que no la entienden, sino también por los muchos que tienen la luz y la
odian.

El mal intencional tiene un virus en sí que no se halla en los pecados de ignorancia; ahora,
cuando los impíos con malicia preconcebida, atacan el evangelio de Cristo, su crimen es mayor,
y su castigo será proporcionado. Las palabras «contra Ti» nos muestran que el que intenta mal
contra el pobre creyente, quiere mal contra el mismo Rey; que tengan cuidado los perseguidores.

Los que fraguan maquinaciones, no prevalecerán. La falta de poder es lo que, como el fango,
detiene el pie de los que odian al Señor Jesús.

Tienen la maldad de imaginar, la astucia de intrigar y la malicia de planear iniquidades, pero,


bendito sea Dios, fracasan al intentar ejecutarlas; serán juzgados, sin embargo, por lo que tienen

91
en su corazón, y la voluntad será tomada como un hecho en el gran día en que se pasarán
cuentas. C. H. S.

***

SALMO 22
Titulo: Ajelet Sahar. El título del Salmo 22 es «Ajelet Sahar»: el ciervo matutino. Todo el Salmo
se refiere a Cristo, y contiene muchas cosas que no pueden ser aplicadas a otro: partir los
vestidos, echar suertes sobre ellos, etc.

Es descrito como un ciervo hermoso, tierno, manso, asustado por los cazadores en el alba del día.
Herodes empezó cazándole tan pronto como apareció. La pobreza, el aborrecimiento de los
hombres y la tentación de Satanás se añadieron al acoso. Siempre hubo algún «perro» o «toro» o
«unicornio» dispuesto a atacarle. Después de su primer sermón los cazadores se juntaron a su
alrededor, pero El fue más ligero y se escapó.

Cristo halló el Calvario, que era una colina peñascosa, rasgada y terrible, «una montaña de
división». De ahí fue acosado por los cazadores hacia el borde de los espantosos precipicios de
inminente destrucción, en tanto que le rodeaban y le azuzaban las bestias de presa y los
monstruos de la selva infernal. El «unicornio» y «los toros de Basán» le hirieron con sus
cuernos; el gran «león» rugió, y el «perro» hincó sobre El sus dientes.
Pero El se libró de ellos. A su tiempo inclinó la cabeza y entrego su espíritu. Fue enterrado en
una tumba y sus atacantes consideraron que su victoria era completa. No habían considerado que
era un «ciervo matutino». Sin duda alguna, a su debido tiempo escapó de la red del cazador y
puso sus plantas sobre los montes de Israel, vivo, para no morir más.

Ahora está con María Magdalena en el jardín, dando evidencia de su propia resurrección; en un
momento se halla en Emaús, animando a los discípulos, desconcertados y tímidos. No le cuesta
nada ir desde allí a Galilea, a sus amigos, y de nuevo al monte de los Olivos, «a los montes de las
especias», llevando consigo el alba matutina, vestida de vida y hermosura para siempre.
Christmas Evans

Tema: Este es, mucho más que todos los demás, «El Salmo de la Cruz». Es posible que lo
repitiera realmente, palabra por palabra, nuestro Señor cuando colgaba de la cruz; sería
demasiado atrevido afirmar que esto tuvo lugar, pero incluso el lector casual no puede por menos
que preguntarse si no fue así. Empieza con «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has
desamparado?», y termina, según algunos, en el original, con «Consumado es». Para hallar
expresiones de gemidos que se elevan desde las profundidades inexpresables del sufrimiento,
podemos decir que no hay ningún Salmo como éste.

Es la fotografía de las horas más tristes de la vida de nuestro Señor, el testimonio de sus palabras
al morir, el vaso que recoge sus últimas lágrimas, el recordatorio de sus gozos al expirar. David y
sus aflicciones pueden hallarse aquí en un sentido muy modificado, pero así como la estrella
desaparece ante la luz del sol, el que ve a Jesús, probablemente ni tan sólo pensará en buscar a
David.

92
Ante nosotros tenemos una descripción de las tinieblas y la gloria de la cruz, los sufrimientos de
Cristo y la gloria que siguió después de ellos. ¡Oh, si tuviéramos gracia para poder acercamos y
contemplar esta gran visión! Leeríamos con reverencia, quitándonos el calzado como Moisés
ante la zarza ardiente, porque si hay un lugar santo en algún punto de la Escritura es en este
Salmo. C. H. S.

Vers. 1. Dios mío, Dios mío. Demos una mirada con santo asombro y notemos los destellos de
luz entre las horribles tinieblas de este mediodía-medianoche. Primero, la fe de nuestro Señor
requiere nuestra reverente imitación; El sigue agarrado a su Dios con ambas manos y grita dos
veces: ¡Dios mío, Dios mío! El espíritu de adopción era fuerte dentro del Hijo del Hombre que
sufría, y no tenía duda de su interés en su Dios. ¡Oh, si nosotros pudiéramos imitarlo en este
adherirse a un Dios que nos aflige! Y el que sufre no desconfía del poder de Dios para sostenerle,
porque el título que usa -«El»-, significa fuerza y es el nombre del Dios omnipotente.

¿Por qué me has desamparado? Hemos de poner énfasis en cada una de las palabras de esta la
más triste de todas las expresiones.

¿Por qué? ¿Cuál es la gran causa de este extraño hecho, que Dios abandone a su propio Hijo en
un momento de aflicción tan intensa? No hay causa en El; ¿por qué, pues, le ha desamparado?
Has. Es algo que ha tenido lugar, y el Salvador está sintiendo su efecto cuando hace la pregunta;
¡sin duda es cierta, por más que sea tan misteriosa! No era una «amenaza,» de ser desamparado
lo que le hace clamar hacia la gran Seguridad; El está sufriendo este desamparo en la realidad
pura.

Tú. Puedo entender por qué el traidor Judas y el tímido Pedro no se hallaban allí, pero ¡que Tú,
mi Dios, mi fiel Amigo, me hayas abandonado! Esto es lo peor de todo, sí, peor que todo lo
demás junto. El infierno mismo tiene como su peor llama la separación del alma de Dios.

Desamparado. Si Tú me hubieras afligido podría sufrirlo, porque tu faz resplandecería; pero el


abandonarme del todo, ¡ah!, ¿por qué?

Me. Tu Hijo inocente, obediente, sufrido, ¿por qué abandonarme cuando estoy pereciendo? La
idea de uno mismo sometido a penitencia, y la vista de Jesús en la cruz, vistas por la fe, pueden
explicarnos mejor esta pregunta. Jesús es desamparado porque nuestros pecados se han
interpuesto entre nosotros y nuestro Dios. C. H. S.

¿Por qué? No el porqué de la impaciencia o la desesperación, no el preguntar pecaminoso de uno


cuyo corazón se rebela contra su disciplina, sino más bien el de un hijo perdido que no entiende
por qué su padre le ha dejado, y que anhela ver el rostro de su padre de nuevo.
J. J. Stewart Perowne

¡Oh!, cómo se funden de amor nuestros propios corazones cuando recordamos cómo nos hemos
afligido nosotros por nuestros pecados contra Él; ¡cuánto mayores, eran sus agonías por
nosotros! Hemos sufrido hiel y ajenjo, pero El ha gustado una, copa más amarga. La ira de Dios
ha secado nuestros espíritus, pero El fue abrasado con ira flameante.

93
Estuvo sometido a un dolor violento en el huerto y en la cruz; la pena que sintió fue inexpresable
al ser abandonado por su Padre, dejado por sus discípulos, ultrajado y reprochado por sus
enemigos, y hecho maldición por nosotros. Este Sol se hallaba bajo un eclipse, este Señor vivo
estaba muriendo, y su muerte ocurrió bajo el ceño de un Dios airado. Timothy Rogers

Vers. 2. Dios mío, clamo de día, y no respondes. El que nuestras oraciones parezca que no son
contestadas no es una tribulación nueva. Jesús sintió lo mismo delante de nosotros, y se puede
observar que a pesar de ello siguió firme en su confianza en Dios, y clamó: ¡Dios mío! Por otra
parte, su fe no le hizo menos insistente, porque en medio del horror de aquel día espantoso no
cesó en su clamor, tal como en Getsemaní había sufrido agonías durante la noche.

Nuestro Señor siguió orando aunque no llegó a ninguna respuesta, y en esto nos da un ejemplo a
la obediencia con sus propias palabras: «Los hombres han de orar siempre, y no desmayar.» Ni la
luz del día es demasiado deslumbrante, ni la noche es demasiado oscura para orar; y ninguna
dilación o negativa aparente, por dolorosa que sea, debería tentarnos a abstenernos de nuestro
insistente ruego. C. H. S.
Vers. 2, 3. Aquellos que tienen cañerías de agua que van a sus casas, si no les llega el agua,
llegan a la conclusión de que los caños se han obturado o roto, pero no la fuente. Si la oración no
da resultado, hemos de estar seguros que la falta no está en Dios, sino en nos otros; si
estuviéramos nosotros maduros para la misericordia, El estaría dispuesto a hacérnosla llegar, y
aun está esperando con este propósito. John Trapp

Vers. 3. Pero Tú eres santo, Tú que habitas entre las alabanzas de Israel. Si no podemos ver
ningún motivo para la dilación en la respuesta a la oración, hemos de dejar el enigma sin
resolver, pero no hemos de huir del rostro de Dios a fin de inventar otra respuesta. El argumento
es: Tú eres santo; ¡oh!, ¿por qué desamparas a tu santo en esta hora de suprema angustia? No
podemos poner en duda la santidad de Dios, sino que hemos de considerarla y usarla como una
base en nuestras peticiones. C. H. S.

Aquí tenemos el triunfo de la fe: el Salvador se mantuvo como una roca en el ancho océano de la
tentación. Por más que las olas se levantaran, lo mismo se levantó su fe, como una roca de coral,
que crece y se hace fuerte, hasta que pasó a ser una isla de salvación para nuestras almas en
naufragio. Es como si hubiera dicho: «No importa lo que he de sufrir. Las tempestades pueden
rugir sobre mi, los hombres pueden despreciarme, los demonios tentarme, las circunstancias
arrollarme, y Dios desampararme; con todo, Dios es santo, no hay injusticia en El.» John
Stevenson

¿Parece extraño que el corazón en las tinieblas y la pena halle consuelo en este atributo de Dios?
No, porque la santidad de Dios no es sino otro aspecto de su fidelidad y misericordia. Y en este
nombre notable, «el Santo de Israel», se nos enseña que el que es el santo Dios es también el
Dios que ha hecho pacto con sus escogidos. J. J. Stewart Perowne

Aunque las tentaciones fueran más negras, la fe no hará el menor caso de una mala palabra dicha
contra Dios, sino que justificará a Dios siempre. David Dickson

94
Vers. 4. En Ti esperaron nuestros padres; esperaron, y Tú los libraste. Esta es la regla de la vida
para con toda la familia escogida. Es mencionada tres veces, confiaron, confiaron y confiaron, y
nunca dejaron de confiar, porque era su modo de vida; y las cosas les fueron bien también,
porque Tú los libraste.

La experiencia de otros santos puede ser una gran consolación para nosotros cuando estamos en
las aguas profundas; sí, la fe puede estar segura de que vamos a recibir liberación; pero cuando
sentimos que nos hundimos, es un consuelo muy pobre ver que otros están nadando.

El uso del pronombre plural nosotros muestra lo unido que se hallaba con su pueblo Jesús
incluso en la cruz. Decimos: «Padre nuestro que estás en los cielos», y El llama «nuestros
padres» a aquellos por los que llegamos al mundo, aunque El no tenía padre en la carne.

Vers. 6. Mas yo soy gusano, y no hombre. Este versículo es un milagro del lenguaje. ¿Cómo
podía el Señor de la gloria llegar a una sumisión tan grande como para no sólo ser inferior a los
ángeles sino también inferior a los hombres? ¡Qué contraste entre «YO SOY» y «Soy un
gusano»!; con todo, esta doble naturaleza fue hallada en la persona de nuestro Señor Jesús
cuando sangraba en el madero.

El se sintió comparable a un gusano, inerme, impotente, pisado por todos, pasivo, cuando era
aplastado y despreciado por los que le hollaban. Selecciona la más humilde de las criaturas, que
es todo carne, y que cuando es aplastada es una masa que se retuerce, privada de tod9 poder
excepto fuerza para sufrir.

Esta era la verdadera semejanza suya cuando su cuerpo y su alma hubieron pasado a ser una
masa de miseria -la misma esencia de la agonía- en los dolores agónicos de la crucifixión. El
hombre, por naturaleza, no es más que un gusano; pero nuestro Señor se puso por debajo de los
hombres, a causa del desprecio que se amontonó sobre El y la debilidad que sintió, y por tanto
añade: y no hombre. C. H. S.

Él que, vino para realizar la gran obra de nuestra redención, cubrió y escondió su divinidad
dentro del gusano de su naturaleza humana. La gran serpiente de agua, Leviatán, el diablo,
pensando engullir al gusano de su humanidad, quedó prendido del anzuelo de su divinidad. Este
anzuelo se quedó clavado en sus fauces, y las desgarró. Pensando destruir a Cristo, destruyó su
propio reinado y perdió su propio poder para siempre. Lancelot Andrewes

Así, hollado, maltrecho, abofeteado y escupido, mofado y atormentado, parece más bien un
gusano que un hombre. Fue tan grande el desprecio que sufrió el Señor de la Majestad, que ¡su
confusión puede ser nuestra gloria; su castigo, nuestra bienaventuranza celestial! ¡Sin cesar
hemos de imprimir este espectáculo en nuestra alma! Dionisio, citado por Isaac Williams

Vers. 7. Todos los que me ven me escarnecen; tuercen 105 labios, menean la cabeza. Los
sacerdotes y el pueblo, los judíos y los gentiles, los soldados y los civiles, todos se unieron en su
mofa general, y esto en el momento en que se hallaba postrado en la debilidad y a punto de
morir. ¿De qué hemos de maravillarnos más, de la crueldad del hombre o del amor del Salvador
sangrante? ¿Cómo podemos quejar-nos nunca de ser ridiculizados, después de esto?

95
Los hombres le hacen muecas a Aquel delante del cual los ángeles cubren su rostro y adoran. Las
formas más bajas de desdén le fueron aplicadas maliciosamente. C. H. S.

Imaginémonos la espantosa escena. ¡Contemplemos esta abigarrada multitud de ricos y pobres,


de judíos y gentiles! Algunos se unen en grupos y miran. Algunos se reclinan sobre el suelo para
mirar con calma. Otros se mueven alrededor con palpable satisfacción ante el suceso. Hay una
mirada de satisfacción en todos los rostros. Ninguno está silencioso. La rapidez de su charla les
parece lenta. El tema es demasiado importante. Todos hablan a la vez.

Los soldados rudos también están ocupados a su manera. La obra de sangre ha terminado. Ahora
es la hora de los refrescos. Y algunos, satisfechos, se acercan a la cruz y ofrecen al Salvador algo
de vinagre y agua, y le dicen que beba, pero la retiran (Lucas 23:36). Saben que ha de sufrir una
sed intensa, y que con ello agravan la burla del refrigerio.
¡Crueles romanos!, ¡regicidas judíos! ¿No basta con la muerte? ¿Es necesario añadir la burla y el
escarnio? En este triste día Cristo os congregó. Una unidad horrible, ¡constituida por burladores
y asesinos del Señor de la gloria! John Stevenson

Vers. 8. Se encomendó a Jehová; líbrele Él; sálvele, puesto que en El se complacía. Aquí hay la
increpación dirigida cruelmente a la fe en Dios del que sufre, que es el punto más tierno del alma
de un hombre bueno, la misma niña de su ojo. Tienen que haber aprendido este arte diabólico de
Satanás mismo, al mostrar este raro aprovechamiento en él.

Vers. 9. Pero Tú eres el que me sacó del vientre. El estado humilde de José y María, lejos de sus
amigos y hogar; les llevó a ver la mano de Dios en el parto feliz de la madre y el nacimiento del
niño; este Hijo está ahora luchando la gran batalla de su vida, usando la misericordia de su
natividad como un argumento ante Dios. La fe halla armas por todas partes; el que quiere creer,
nunca carecerá de razones para hacerlo. C. H. S.

Tú el que me hizo estar confiado desde que estaba a los pechos de mi madre. ¿Era nuestro Señor
tan pronto un creyente? ¿Fue El uno de estos niños de cuyas bocas es ordenada fuerza? Así lo
parece; y si es así, ¡qué base para nuestra ayuda! La piedad temprana da un consuelo peculiar
después de las pruebas, porque sin duda Aquel que nos amó cuando éramos niños es demasiado
fiel para echarnos en nuestros años maduros. C. H. S.

Vers. 10. Sobre Ti fui echado desde el seno; desde el vientre de mi madre Tú eres mi Dios.
Nuestro nacimiento es el momento más débil y peligroso de la existencia; si entonces estábamos
seguros en la ternura del Omnipotente, sin duda no tenemos motivo ahora para sospechar que la
bondad divina nos va a fallar. El que era nuestro Dios cuando dejamos a nuestra madre, estará
con nosotros hasta que volvamos a la madre tierra, y nos guardará de perecer en el infierno.

Vers. 12. Me han rodeado muchos toros; fuertes toros de Basán me han cercado. Los poderosos
en la multitud son marcados aquí, notados por el ojo lleno de lágrimas de su víctima. Los
sacerdotes, los ancianos, los fariseos, los escribas, los capitanes, rugían alrededor de la cruz
como animales salvajes, alimentados en los pastos solitarios de Basán, llenos de fuerza y vigor;
todos pisotean, espumando con su boca, al inocente, y desean herirle de muerte con sus

96
crueldades. Hemos de concebir al Señor Jesús como un hombre inerme, desnudo, echado en
medio de un hato de toros salvajes furiosos. C. H. S.

Vers. 12, 13. Basán es un territorio fértil (Números 32:4), y el ganado que pace en estos prados
es gordo y fuerte (Deuteronomio 32:14). Como ellos, los judíos en aquella tierra «se engordaron
y cocearon», volviéndose orgullosos y rebeldes; olvidando a Dios «que los hizo, y estimando en
poco la roca de su salvación». George Horne

Vers. 14. Estoy derramado como agua; esto es, en las ideas de mis enemigos, estoy
completamente destruido. «Porque hemos de morir, y somos como agua derramada en el sueño,
que no puede volver a ser recogida» (2º Samuel 14:14). «¡Qué maravilla», dice san Bernardo,
«que el nombre del Esposo sea como ungüento derramado, cuando El mismo, por la grandeza de
su amor, fue derramado como agua!» J. M. Neale
Todos mis huesos se descoyuntaron. El potro funcionaba como un aparato de tortura horrible. Y
la cruz era un potro en el que El fue distendido, dice el Salmo, hasta que sus huesos fueron
descoyuntados. Pero incluso el estar colgando durante tres horas largas, con los brazos
extendidos, tiene que haber sido un dolor increíble.

Las manos y los pies estaban clavados (una parte del cuerpo en extremo sensible, a causa de los
tendones que hay en ellas), por lo que su dolor tenía que ser imposible de medir. Lancelot
Andrewes

Mi corazón se torna como cera; derritiéndose en medio de mis entrañas. El Dr. Gill observa: «si
el corazón de Cristo, el León de la tribu de Judá, se fundía, ¿qué corazón puede resistir o qué
manos pueden soportar cuando Dios las trata en su ira?»

Vers. 16. Porque perros me han rodeado. Los cazadores con frecuencia rodean a su presa en un
círculo y gradualmente lo van estrechando, acercándose a ella perros y hombres. Este es el
cuadro que tenemos delante. En el centro se halla, no el ciervo jadeante, sino un hombre
sangrante, que se desmaya, y a su alrededor los malvados que están ejecutando su sentencia.
Aquí tenemos el «ciervo de la mañana», de quien el Salmo canta tan quejumbrosamente, cazado
por los sabuesos, todos sedientos de devorarle.

Me ha cercado una banda de malhechores. Así el pueblo judío, que se llamaba a sí mismo una
asamblea de justos, queda marcado en su frente como una asamblea de malvados. Esta no es la
única ocasión en que las iglesias que profesan ser de Dios se han vuelto sinagogas de Satanás y
han perseguido al Santo y al Justo. C. H. S.

Horadaron mis manos y mis pies. Para el Hijo de Dios fue terrible el ser atado; más el ser
azotado; más aún el que le dieran muerte; pero ¿qué diremos del ser crucificado? Esta es la
muerte más vil e ignominiosa; fue una muerte cruel y maldita, que Él no se negó a aceptar; y
aquí tenemos un claro testimonio en favor de su cruz. John Trapp

La separación de las fibras de las manos y los pies, la laceración de los nervios, el estallido de
muchos vasos sanguíneos, tiene que haber producido una agonía intensa. Los nervios de las
manos y los pies están unidos, mediante el brazo y la pierna, con los nervios de todo el cuerpo; la

97
laceración tiene que haber sido sentida por todo el cuerpo. Pensemos en el dolor que nos produce
el pinchazo de una aguja en un nervio remoto. O un espasmo de los músculos de la cara, que
unen las mandíbulas inseparablemente.

Cuando, por tanto, las manos y los pies de nuestro Señor fueron horadados con clavos, tuvo que
haber sentido agudísimos dolores en todo su cuerpo. Apoyado sólo en sus miembros, lacerado y
suspendido por las manos horadadas, nuestro Señor estuvo sufriendo casi seis horas de tormento.
John Stevenson

Vers. 17. Contar puedo todos mis huesos. ¡ Ah, si nos preocupáramos menos del disfrute y solaz
de nuestro cuerpo y más de los negocios de nuestro Padre! Sería mejor que contáramos los
huesos de un cuerpo extenuado, que ser causa de que nuestras almas sean enjutas.
Entretanto, ellos me miran y me observan. Sonrojémonos por la naturaleza humana, y sintamos
simpatía ante la vergüenza de nuestro Redentor. El primer Adán nos hizo a todos desnudos, y por
tanto el segundo Adán se desnudó para poder vestir nuestras almas desnudas.
C. H. S.

¡Oh, qué diferente es esta mirada del pecador despertado dirigida al Calvario cuando la fe hace
elevar el ojo hacia el agonizante que sangra por el culpable! Y qué gratitud deberían sentir los
hombres que perecen por el hecho de que del que pende del madero maldito proceden las
palabras de invitación: «Miradme, y sed salvos todos los términos de la tierra, porque yo soy
Dios, y no hay más.» John Morison

Vers. 18. Repartieron entre sí mis vestidos, y sobre mi túnica echaron suertes. Puede notarse que
el hábito del juego es de todos el más inveterado, porque los hombres podían practicarlo incluso
al pie de la cruz, manchados por la sangre del crucificado. No hay cristiano que pueda resistir el
ruido de los dados cuando piensa en esto. C. H. S.

Por trivial que pueda parecer este acto de echar suertes sobre la túnica del Señor, es muy
significativo. Tiene una doble lección. Nos enseña el valor que se daba a una túnica sin costura;
lo poco en que se tenía a Aquel a quien pertenecía. Parece decir: el vestido es más valioso que su
dueño. Como se dijo de las treinta piezas de plata: «Un buen precio en que le evaluaron»; así
podemos ver, por el hecho de las suertes, en qué poco valor tenían a Cristo. John Stevenson

Vers. 21. Sálvame de las fauces del león. Satanás es llamado león, y es apropiado; porque tiene
los rasgos del león: es atrevido, fuerte, furioso, terrible como un león rugiente. Sí, pero hay más:
el león carece de sutileza y suspicacia; aquí el demonio está más allá del león. El león desdeña
atacar al postrado; el diablo se aprovecha de ello.

El león, cuando está harto, no caza; el diablo está harto y devora. Lo busca todo; que el simple no
diga: «No se fijará en mi»; ni el astuto: «No me podrá cazar»; ni el noble: «No se atreverá
conmigo»; ni el rico: «;No querrá habérselas conmigo»; porque él busca y devora a todos. El es
nuestro adversario común; por tanto, dejemos de tener altercados entre nosotros y luchemos
contra él. Thomas Adams

98
Vers. 21, 22. La transición es muy marcada; una horrible tempestad ha cambiado en calma. La
oscuridad del Calvario al fin ha pasado del rostro de la naturaleza y del alma del Redentor y,
contemplando la luz de su triunfo y sus resultados futuros, el Salvador sonríe.

Vers. 22. Anunciaré tu nombre a mis hermanos. Entre las primeras palabras después de su
resurrección hay: «íd a mis hermanos». En el versículo que tenemos delante, Jesús ve por
adelantado la felicidad al comunicarse con su pueblo; se propone ser su maestro y ministro, y
piensa en el tema de su discurso. Podemos aprender de esta resolución de nuestro Señor que uno
de los métodos más excelentes de mostrar nuestro agradecimiento por la liberación es contar a
nuestros hermanos lo que el Señor ha hecho por nosotros. Mencionamos nuestras aflicciones con
mucha frecuencia; ¿por qué somos tan lentos en declarar nuestras liberaciones? C. H. S.
Mis hermanos. Esto nos da evidencia de la condescendencia del Hijo de Dios, y también de la
gran exaltación de los hijos de los hombres; que el Hijo de Dios sea hermano de los hijos de los
hombres es una gran humillación, y que los hijos de los hombres sean hechos hermanos del Hijo
de Dios es un alto grado de exaltación; porque los hermanos de Cristo son en este sentido hijos
de Dios, herederos de la salvación, o sea reyes, no terrenales, pero sí celestiales; no temporales,
sino reyes eternos... Este respeto de Cristo a sus hermanos es un gran aliento y consuelo para los
que son despreciados y escarnecidos por los hombres de este mundo a causa de profesar a Cristo
en él. William Gouge

Vers. 24. Porque no menospreció ni desdeñó la aflicción del afligido. Es cierto que la justicia
exigía que Cristo llevara la carga que, como sustituto, se ofreció para llevar, pero Jehová siempre
le amó y en amor puso esta carga sobre El con miras a su gloria ulterior y al cumplimiento del
deseo más querido de su corazón.

Pero cuando clamó, Él le escuchó.


Ninguno que se acerca a su trono
Va a hallar a Dios infiel o desdeñoso.

Vers. 25. De d procede mi alabanza en la gran congregación. La palabra indica claramente que la
verdadera alabanza es de origen celestial. Las armonías más delicadas en la música no son nada a
menos que sean sinceramente consagradas a Dios por corazones santificados por el Espíritu.

Vers. 26. Comerán los humildes, y serán saciados. ¡Nota cómo el Amigo amante de nuestras
almas se solaza con el resultado de su muerte! Los, pobres espirituales hallan un banquete en
Jesús; se alimentan de El para la satisfacción de sus corazones; estaban hambrientos hasta que El
se les dio a sí mismo; pero ahora están saciados con los manjares exquisitos. C. H. S.

Alabarán a Jehová los que le buscan; vivirá su corazón para siempre. Ahora quisiera saber quién
es el hombre que habría podido dictar tales leyes que unieran los corazones de los hombres o
prepararan recompensas que llegaran a las almas y conciencias de los hombres.

Verdaderamente, si algún mortal promulgara alguna ley ordenando que sus súbditos le amaran
con todo su corazón y toda su alma, y no se atrevieran, bajo el peligro de su gran indignación, a
tener el más pequeño pensamiento traicionero hacia su persona real, y que si fuera así, que se lo
confesaran inmediatamente, o de lo contrario tendrían que pagar cara su osadía, se le

99
consideraría por su locura y orgullo que está mal de la cabeza, como Jerjes, por echar cadenas en
el Helesponto para encadenar las aguas a su obediencia; o como Calígula, que amenazó al aire si
se atrevía a dejar caer lluvia durante sus diversiones, pues él ni se atrevía a mirar al aire cuando
tronaba.

Ciertamente, un hombre así no tendría bien la cabeza y no sería apto para un trono, ya que no es
posible pensar que los pensamientos y corazones de los hombres pudieran hallarse bajo su
jurisdicción. William Gurnall

Vers. 27. Se acordarán, y se volverán a Jehová todos los confines de la tierra, y todas las familias
de las naciones adorarán delante de Ti. La naturaleza de la verdadera conversión: Recordar,
volverse al Señor, y adorar delante de El. Este es un proceso sencillo y simple. Quizá el primer
ejercicio religioso para la mente, de que somos conscientes, es la reflexión. Un estado de no ser
regenerado es un estado de olvido. Dios es olvidado. Los pecadores han perdido todo sentido
justo de su gloria, autoridad, misericordia y juicio; viven como si no hubiera Dios, o como si
pensaran que no lo hay.

Pero si somos llevados a la verdadera conversión, se nos hace recordar todas estas cosas. Este
cambio divino es expresado debidamente por el caso del prodigio, el cual se dice que volvió en
sí, o sea, a su mente sana.

Pero, además, la verdadera conversión no consiste sólo en recordar, sino en volverse al Señor.
Esta parte del pasaje expresa el renunciar a nuestros ídolos del corazón, sean los que sean, y una
sumisión al camino del evangelio para la salvación por Cristo solamente. Aún más, la verdadera
conversión a Cristo va acompañada de adoración a El. Condensado de Andrew Fuller

Y todos los confines de la tierra recordarán. Esta es una expresión notable. Implica que el
hombre ha olvidado a Dios. Representa a todas las generaciones sucesivas del mundo como si
fuera una sola, y luego muestra a esta generación como si hubiera estado un tiempo en el paraíso
recordando súbitamente al Señor a quien habían conocido pero luego olvidado. Las naciones
convertidas, sabemos por este versículo, no sólo obtendrán el recuerdo de su pasado, sino que
serán llenas del conocimiento de su deber presente. John Stevenson

Vers. 29. Nadie puede conservar la vida a su propia alma. Esta es la solemne contrapartida del
mensaje del evangelio de «mira y vivirás». No hay salvación fuera de Cristo. Hemos de
conservar la vida, y tener la vida de Cristo como un don, o pereceremos eternamente. Esta es una
doctrina evangélica muy sólida, y debería ser proclamada en cada rincón de la tierra, para que,
como un gran martillo, pueda desmenuzar la confianza propia en todos. C. H. S.

***

SALMO 23

No hay titulo inspirado para este Salmo, y no se necesita ninguno, porque no registra ningún
suceso especial, y no necesita otra clave que la que todo cristiano puede hallar en su propio
pecho. Es la «Pastoral celestial» de David; una oda magnífica, que ninguna de las hermanas de la

100
música puede superar. El clarín de guerra aquí cede a la flauta de la paz, y el que ha estado
gimiendo últimamente los males del Pastor, de modo afinado practica y canta los goces del
rebaño.

Esta es la perla de los Salmos, cuyo fulgor puro y suave deleita los ojos; una perla de la que el
Helicón no tiene de qué avergonzarse, aunque el Jordán la reclama. Se puede afirmar de este
canto deleitoso que si su piedad y su poesía son iguales, su dulzor y su espiritualidad son
insuperables.
La posición de este Salmo es digna de que se note. Sigue al veintidós, que es de modo peculiar el
Salmo de la cruz. No hay verdes prados ni aguas tranquilas antes del Salmo veintidós. Es sólo
después de que hemos leído «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?» que llegamos
a «El Señor es mi pastor». Hemos de conocer por experiencia el valor de la sangre derramada, y
ver la espada desenvainada contra el Pastor, antes de que podamos conocer verdaderamente la
dulzura de los cuidados del Pastor.

Se ha dicho que lo que es el ruiseñor entre los pájaros lo es esta oda entre los Salmos, porque ha
sonado dulcemente en el oído de muchos afligidos en la noche de su llanto y les ha traído
esperanza de una mañana de gozo. Me atreveré a compararlo también a una alondra, que canta al
remontarse, y se remonta cantando, hasta que se pierde de vista, y aun entonces oímos sus
gorjeos. C. H. S.

Agustín ha dicho que vio en un sueño el Salmo ciento diecinueve que se elevaba delante de él
como un árbol de vida en medio del paraíso de Dios. Este Salmo veintitrés puede ser comparado
a las flores más hermosas que crecen a su alrededor. El primero ha sido comparado al sol entre
las estrellas; sin duda, ¡ése es como la más rica de las constelaciones, incluidas las Pléyades!
John Stoughton en Los cánticos del rebaño de Cristo
Algunas almas piadosas se sienten turbadas porque no pueden usar en todos los tiempos, o
incluso con cierta frecuencia, el lenguaje de este Salmo, en su sentido gozoso. Estas deben
recordar que David, aunque vivió muchos años, nunca escribió más que un Salmo veintitrés.
William S. Plumer

Vers. 1. El Señor es mi pastor. Es bueno saber, de modo tan cierto como sabía David, que
pertenecemos al Señor. Hay una noble nota de confianza en esta frase. No hay un «si» ni un
«pero», ni tampoco un «espero»; sino que dice: «El Señor es mi pastor.» Hemos de cultivar el
espíritu de dependencia confiada en nuestro Padre Celestial.

La palabra más dulce de todas ellas es el monosílabo «mi». No dice: «El Señor es el pastor del
mundo en general, y guía a la multitud de su rebaño», sino: «Jehová es mi pastor»; aunque no
fuera el pastor de nadie más, es, con todo, mi pastor; me cuida, me vigila y me guarda. Las
palabras están en tiempo presente. Sea cual sea la posición del creyente, ahora está bajo el
cuidado pastoral de Jehová. C. H. S.

Satanás te trata, al parecer, suavemente, para poder atraerte al pecado, pero al fin se portará de
modo amargo. Cristo, verdaderamente, parece áspero, para mantenerte alejado del pecado,
poniendo setos de espinos a la vera de tu camino. Pero El será realmente dulce si entras en su
rebaño, incluso a pesar de tus pecados. Es posible que ahora Satanás te sonría de modo

101
placentero mientras estás en pecado; pero tú sabes que será duro contigo al final. El que canta
como una sirena ahora va a devorar como un león al final. Él te atormentará y te afligirá y será
amargo para ti.

Ven, pues, a Jesucristo; deja que Él sea ahora el pastor de tu alma. Y sabe que El será dulce al
procurar guardarte del pecado antes que lo cometas. Oh, que este pensamiento —que Jesucristo
es dulce en su trato con todos sus miembros, con su rebaño, especialmente con los que pecan—
persuada los corazones de algunos pecadores a que entren en su aprisco. John Durant
Noto que algunas ovejas del rebaño se mantienen cerca del pastor y le siguen adondequiera que
vaya, sin la menor vacilación, mientras que otras van por su cuenta, de un lado a otro, o se
detienen detrás; y él con frecuencia se vuelve y las regaña con un grito áspero y agudo, o les echa
una o dos piedras. Vi que un pastor dejó a una coja. No es ésta la forma en que se comporta el
buen pastor.

Y cuando vienen el salteador y el ladrón (y vienen de veras) el pastor fiel con frecuencia pone su
vida en defensa de su rebaño. He visto más de un caso en que el pastor ha dejado literalmente la
vida en un conflicto. Un pobre pastor fiel, la última primavera, entre Tiberias y Tabor, en vez de
huir, hizo frente a tres beduinos que fueron a robarle y le descuartizaron y le dejaron muerto
entre las ovejas que defendía.

Algunas ovejas se mantienen cerca del pastor y son sus predilectas. Cada una de ellas tiene un
nombre al cual responde alegremente, y el bondadoso pastor les distribuye porciones escogidas
que recoge con este propósito. Hay las contentas y satisfechas. No corren el peligro de perderse o
verse en dificultades, sea por animales salvajes o ladrones que se lancen sobre ellas.

El gran cuerpo del rebaño, sin embargo, o sea los que son meramente «mundanos», intentan
solamente conseguir sus placeres o intereses egoístas. Corren de arbusto en arbusto, buscando
variedad en sus pastos, y sólo de vez en cuando levantan la cabeza para ver dónde está el pastor,
o bien dónde está el rebaño en general, a menos que se descarríen por alejarse demasiado, de
modo que se procuran una reprensión de su cuidador por haberse hecho notar de esta manera.

Otras, también, están inquietas y descontentas, y saltan a los campos cercanos, se encaraman en
los arbustos y aun en los árboles inclinados, de donde caen y se rompen una pata. Estas dan al
pastor incesantes preocupaciones. W. M. Thomson en La tierra y el libro

Las palabras siguientes son una especie de inferencia de la primera afirmación, son una sentencia
positiva: nada me faltará. Es posible que sufra en otras circunstancias, pero cuando Jehová es mi
pastor, El puede suplir todas mis necesidades, y El ciertamente está dispuesto a hacerlo, porque
su corazón está lleno de amor, y por tanto, nada me faltará. No me faltarán cosas temporales.
¿No alimenta El a los cuervos y hace que crezcan los lirios? ¿Cómo, pues, puede dejar a sus hijos
que perezcan de hambre? No me faltarán cosas espirituales; sé que su gracia será suficiente para
mi. C. H. S.

«Nada me falta»; puede también traducirse así, pero en nuestra versión se halla en tiempo futuro.
J. R. Macduff en El Pastor y su rebaño

102
El hombre piadoso no carece de nada. Porque aunque con referencia a las cosas innecesarias él
«no tiene nada», con referencia a las otras es como si las poseyera todas. No carece de nada que
sea necesario para glorificar a Dios (pudiendo hacerlo del mejor modo posible por medio de sus
aflicciones), o para que Dios le glorifique a él, y le haga feliz, teniendo a Dios mismo como su
porción, y supliendo todas sus necesidades, el cual es suficiente en abundancia en todos los
tiempos, para todas las personas y en todas las condiciones. Zachary Bogan
¿Cómo, pues, podemos carecer de algo? Cuando estamos unidos a El, tenemos derecho a usar de
todas sus riquezas. Nuestra riqueza es su riqueza y su gloria. Con El nada nos puede ser negado.
La vida eterna es nuestra, con la promesa de que todo nos será añadido; todo lo que El sabe que
necesitamos. Theodosia A. Howard, vizcondesa Powerscourt, en Cartas, etc., editado por Robert
Daly

En el capítulo diez del Evangelio de Juan hallaremos las seis marcas de la oveja de Cristo: 1)
Conoce a su pastor; 2) conoce su voz; 3) le oye cuando llama por su nombre; 4) le ama; 5) confía
en El; 6) le sigue. Mrs. Rogers

Vers. 2. En lugares de delicados pastos me hará descansar; junto a aguas de reposo me


pastoreará. La vida del cristiano tiene dos elementos, el contemplativo y el activo, y los dos son
provistos ricamente. Primero, el contemplativo: En lugares de delicados pastos me hará
descansar. ¿Cuáles son estos verdes pastos sino las Escrituras de la verdad, siempre jugosos,
siempre frescos, nunca agotados? No hay temor de morder el duro suelo cuando las hojas de
hierba son bastante largas para que el rebaño se eche en el prado. Dulces y llenas son las
doctrinas del evangelio; aptas como comida para las almas, su hierba tierna y nutrición natural
para las ovejas.

La segunda parte de una vida cristiana vigorosa consiste en una actividad de gracia. No sólo
pensamos, sino que obramos. No siempre estamos echados para alimentarnos y descansar, sino
que estamos avanzando hacia la perfección; de ahí que leemos: Junto a aguas de reposo me
pastoreará. ¿Cuáles son estas aguas de reposo sino las influencias y gracias de su bendito
Espíritu? Su Espíritu nos ayuda en varias actividades, como aguas en plural para limpiarnos,
refrescarnos, fertilizar, querer. C. H. S.

Descansar, pastorear. María sentada a los pies de Jesús, y la ajetreada Marta, son emblemas de la
contemplación y la acción, y las dos residen en la misma casa, y lo mismo ha de ser en nuestro
corazón. Nathanael ARDÍ

Este corto y conmovedor epitafio se ve con frecuencia en las catacumbas de Roma: «In Christo,
in pace» («En Cristo, en paz»). Date cuenta de la presencia constante del Pastor de paz. J. R.
Macduff

Delicados pastos. Aquí hay muchos pastos, y cada pasto lozano y jugoso, de modo que no es
posible agotar la hierba, dejando el suelo desnudo; aquí hay muchas corrientes, y las corrientes
son profundas y anchas, de modo que no pueden secarse. Las ovejas han venido comiendo en
estos pastos desde que Cristo fundó su iglesia en la tierra, y, con todo, están llenos aún de hierba,
como siempre. Las ovejas han venido bebiendo en estas corrientes desde Adán y, con todo, están

103
llenas a rebosar hasta el día de hoy, y seguirán estándolo hasta que las ovejas ya no tengan que
usarlas, ¡por estar en el cielo! Ralph Robinson

Vers. 3. Confortará mi alma. Cuando el alma está afligida, Él la restaura; cuando peca, la
santifica; cuando es débil, la corrobora. El lo hace. Sus ministros no podrían hacerlo si no lo
hiciera El. Su Palabra no bastaría por sí sola. «El conforta mi alma.» ¿Hay algunos en que la
gracia haya sufrido un descenso? ¿Sentimos que nuestra espiritualidad se halla en su nadir? El
que puede transformar este bajo nivel en una inundación, puede también restaurar nuestra alma.
Pídele, pues, su bendición: «¡Restáurame, Pastor de mi alma!» C. H. S.

El restaura el alma a su pureza original, que había pasado a ser negra y hedionda por el pecado;
porque ¿qué bien habría en pastos delicados con un alma apestosa? El la restaura al estado
natural en los afectos, que había sido deformado por la violencia de las pasiones; porque, ¡ay!
¿qué bien habría en «aguas de reposo» para espíritus turbulentos?

El la restaura realmente a la vida, que había pasado a ser muerte; y ¿quién puede «restaurar mi
alma» a la vida sino aquel que es el Buen Pastor y que da su vida por sus ovejas? SIR Richard
Baker

Caminos de justicia. ¡Ay, Señor!, estos «caminos de justicia» han sido desde hace tiempo tan
poco frecuentados que las huellas en ellos apenas son visibles; ahora resulta difícil hallar dónde
se encuentran los caminos de justicia, y si se pueden hallar son tan estrechos y llenos de rodadas
que es imposible evitar el caer o perderse. Sir Richard Baker

Vers. 4. Aunque pase por valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno. Este versículo
delicioso ha sido cantado por muchos en su lecho de muerte y les ha ayudado a transformar el
oscuro valle en claro día en su mente. Cada palabra del mismo tiene una riqueza de significado.

«Si, aunque ande», en que vemos que el creyente no aviva su paso cuando llega la hora de morir,
sino que con calma va andando con Dios. Andar indica el avance firme y seguro del alma que
conoce la ruta, su fin, y decide seguir el camino, se siente segura, y por tanto está perfectamente
sosegada y calmada. El santo que muere no se apresura, no corre como si estuviera alarmado, no
se queda quieto como si se negara a seguir adelante; no está confuso ni avergonzado, y por tanto
sigue a su antiguo paso.

Observa que no es andando en el valle, sino por el valle. Nosotros vamos a lo largo del oscuro
túnel de la muerte y salimos a la luz de la inmortalidad. No morimos, sino que dormimos para
despertar en la gloria. La muerte no es la casa, sino el pórtico; no es el objetivo ni la meta, sino el
pasaje a la misma. El paso de la muerte es llamado un valle. Y entonces no es «el valle de
muerte», sino «el valle de la sombra de muerte», porque la muerte en su sustancia ha sido
eliminada y sólo queda de ella su sombra. Alguien ha dicho que cuando hay una sombra tiene
que haber luz en alguna parte, y la hay. La muerte se halla junto al camino por el que hemos de
transitar, y la luz del cielo brillando sobre el caminante proyecta una sombra a nuestro paso;
alegrémonos de que haya luz más allá.

104
Nadie tiene miedo de una sombra, porque una sombra no puede detener a un hombre en su
camino ni aun un instante. La sombra de un perro no muerde; la sombra de una espada no mata;
la sombra de la muerte no puede destruirnos. Por tanto, no hay motivo para temer.

No temeré mal alguno. No dice que no haya de haber mal alguno; había ido más allá incluso de
esta garantía, y sabía que Jesús había eliminado todo mal; si no «no temeré mal alguno»; como si
incluso sus temores, estas sombras de mal, hubieran desaparecido para siempre.
Los peores males de la vida son los que no existen excepto en nuestra imaginación. Si no
tuviéramos más que tribulaciones reales, éstas no serían más que una décima parte de nuestras
aflicciones presentes. Sentimos mil muertes al temer una; pero el Salmista estaba curado de la
enfermedad del temor. C. H. S.

Así esta muerte corporal es una puerta para entrar en la vida, y por tanto no es de temer silo
consideramos debidamente, puesto que es confortable; no un daño o agravio, sino el remedio
para el mismo; no un enemigo, sino un amigo; no un cruel tirano, sino un guía considerado que
nos lleva, no a la mortalidad, sino a la inmortalidad; no a la aflicción y al dolor, sino al gozo y al
placer, y esto para durar para siempre. Homilía contra el temor y la muerte

Aunque fuera llamado para contemplar una visión como la de Ezequiel, un valle lleno de huesos
de muertos; aunque el rey de los terrores cabalgara en gran pompa por las calles, cortando
cabezas, y cayeran a millares a mi lado, y diez mil a mi derecha, no temería mal alguno.

Aunque la muerte dirigiera sus flechas fatales al pequeño circulo de mis amados y arrastrara
deudos y amigos lejos de mí, hacia las tinieblas, no temeré mal alguno. Si, aunque yo mismo
sienta la flecha que se clava en mi y el veneno es absorbido por mi espíritu; aunque como
resultado me sintiera enfermar y languidecer y tuviera los síntomas de la disolución inminente,
todavía no temeré mal alguno.

Mi naturaleza puede temblar, pero yo confío que Aquel que sabe que la carne es débil, tendrá
compasión y perdonará estas luchas. Por mucho que tema las agonías de la muerte, no temeré
mal alguno en la muerte. El veneno de su aguijón ha sido quitado. La punta de su flecha es roma
y no puede penetrar profundo en el cuerpo. Mi alma es invulnerable. Puedo sonreír ante la lanza
que se agita mirar inmóvil los destrozos causados por el inexorable destructor en mi tabernáculo,
y anhelar el momento feliz en que tendré un respiro para que mi espíritu, que anhela el cielo,
pueda volar a su descanso. Samuel Lavington

«Quiero hablarte sobre el cielo» dijo un padre que se moría a un miembro de su familia-. «Es
posible que no tengamos otra oportunidad. ¡Deseo que nos podamos reunir alrededor del trono
de gloria como una familia, en el cielo!»

Abrumada por la idea, la amada hija exclamó: «¿Sin duda no crees que haya tanto peligro?» Con
calma y sosiego el padre replicó: «¿Peligro, querida? No uses esta palabra. No puede haber
peligro para el cristiano, espere lo que espere. ¡Todo está bien! ¡Todo está bien! ¡Dios es amor!
¡Todo está bien! ¡Bien para siempre!» John Stevenson

105
Cuando el corazón de un hombre carnal está preparado para morar dentro de él y se vuelve como
una piedra, ¡con qué alegría pueden esperar los que tienen a Dios como amigo! ¿Cuál de los
valientes del mundo puede mirar cara a cara a la muerte y dirigir luego su mirada con alegría a la
eternidad? ¿Cuál de ellos puede abrazarse a un haz de leña y entrar animoso en las llamas? Esto
lo puede hacer un santo, y más aún; porque puede mirar a la justicia infinita a la cara con el
corazón animoso; puede oír hablar del infierno con gozo y agradecimiento; puede pensar en el
día del juicio con deleite y consuelo.
Desafío al mundo a sacar uno de entre sus alegres compañías que pueda hacer todo esto. ¡Venid,
jóvenes alocados en vuestro jolgorio; traed vuestras arpas y violas; añadid lo que queráis para
hacer completo el concierto; escanciad vinos ricos; juntad las cabezas y esforcé-monos en
agregar lo que contribuya al placer! Bien, ¿ya está hecho? Ahora recuerda, pecador, que esta
noche tu alma ha de aparecer delante de Dios.

Bien, ¿qué dices ahora, joven? Te falta el ánimo. Llamas a tus alegres compañeros para que
animen tu corazón. Alargas la mano ahora para alcanzar una copa, una cortesana; no temas, no
temas. Ten buen ánimo. ¿Puede temblar un hombre tan valeroso, que se burlaba y amenazaba al
Dios todopoderoso? Antes tan jovial y dicharachero, pero ahora tu boca está cerrada. ¡Vaya
cambio!

¿Y dónde están tus alegres compañeros, digo? Todos han huido. ¿Dónde están tus placeres?
Todos te han abandonado. ¿Por qué has de estar abatido? Te ves privado de todo consuelo. ¿Qué
pasa? ¿Qué pasa? Hay una pregunta que con todo mi corazón he de hacer a un hombre que ha de
aparecer ante Dios mañana por la mañana. Bien, pues, parece que tu corazón desfallece. ¿Qué
significaban todos aquellos goces y placeres? ¿A esto han venido a parar?

Allí tenemos a uno 4ue ahora tiene el corazón tan lleno de consuelo y fortaleza que no puede
contenerlos, y los mismos pensamientos sobre la eternidad que abaten tu alma levantan la suya.
¿Quieres saber la razón? El conoce que va a su Amigo; es más, su amigo le acompaña por la
calleja oscura. Mira qué bueno y agradable es que Dios y el alma moren juntamente en uno. Esto
es tener a Dios por amigo. «Bienaventurada es el alma que así se encuentra; sí, bienaventurada el
alma cuyo Dios es Jehová.» James Janeway

Según un antiguo proverbio, cuando uno había realizado una gran hazaña, se decía de él que
«había tirado de la barba del león»; cuando un león ha muerto, hasta los niños pequeños pueden
hacerlo.

Incluso un niño, cuando ve un oso, un león o un lobo muerto por la calle, puede tirarle del pelo,
insultarle y hacerle lo que quiera; pisotearle y todo lo que ni por asomo se atrevería a intentar si
estuviera vivo.

Una cosa así es la muerte: una fiera rabiosa, un león rugiente, un lobo devorador; con todo,
Cristo ha dado muerte a la muerte, para que los hijos de Dios puedan triunfar sobre ella, como
los mártires de los tiempos primitivos, que alegremente se ofrecían al fuego, a la espada, a la
violencia de las fieras hambrientas; y por la fe que había en la vida de Cristo se burlaban de la
muerte que la había sometido a si mismo (1ª Corintios 15). Martín Day

106
El Salmista confía incluso ante lo desconocido. Aquí, sin duda, hay confianza completa.
Tenemos lo desconocido por encima de lo que podemos ver; un pequeño ruido en la oscuridad
nos aterroriza, cuando incluso los graves peligros a la luz del día no nos asustan; lo desconocido,
con su misterio, y la incertidumbre, con frecuencia llenan el corazón de ansiedad, si no de
presentimientos y angustia.

Aquí el Salmista hace frente a la forma extrema de lo desconocido, su aspecto más terrible para
el hombre, y dice que aun en medio de esto va a confiar. ¿Qué es lo que puede haber tan distante
del alcance de la experiencia y la especulación humanas, incluso de la imaginación, como «el
valle de sombra de muerte», con todo lo que hace referencia al mismo?; pero el Salmista no hace
reserva de su caso; él va a confiar allí donde no puede ver.

¡Con qué frecuencia estamos aterrorizados ante lo desconocido, como los discípulos lo estaban
«al entrar en la nube»! ¡Con qué frecuencia es la incertidumbre del futuro una prueba más difícil
para nuestra fe que la presión de algún mal presente! Muchos hijos queridos de Dios pueden
confiar en El en todos los males conocidos; pero ¿por que estos temores y presentimientos, este
decaimiento del corazón, si pueden confiar igualmente en Él para lo desconocido? Philip B.
Power

Tú estarás conmigo. ¿Conoces la dulzura, la seguridad, la fuerza del «Tú estás conmigo? Cuando
vemos venir la hora solemne de la muerte, cuando el alma está dispuesta a detenerse y preguntar:
¿Qué será?, podemos volvernos en el afecto de nuestra alma hacia Dios y decir: «No hay nada en
la muerte que pueda dañarme en tanto que tu amor no me deje». Puedes decir: «¡Oh muerte!,
¿dónde está tu aguijón?»

Se dice que cuando una abeja ha dejado su aguijón en alguno ya no tiene más poder para dañar.
La muerte ha dejado su aguijón en la humanidad de Cristo y ya no tiene poder para dañar al hijo
de Dios. La victoria de Cristo sobre la tumba es la victoria de su pueblo. «En este momento estoy
contigo» -susurra Cristo, «el mismo brazo que se ha mostrado fuerte y fiel a lo largo del camino
por el desierto, que nunca ha fallado cada vez que tú te has apoyado en él en tu debilidad.»
Viscount Powerscourt

Tu vara y tu cayado me infundirán aliento. Muchas personas dicen recibir mucho consuelo de la
esperanza de que no habrán de morar. Ciertamente habrá algunos que estarán «vivos y habrán
permanecido» hasta la venida del Señor, pero ¿hay tanta ventaja en este escapar de la muerte
como para hacer de ello el objeto del deseo del cristiano?

Un sabio puede preferir, entre los dos, el morir, porque los que no hayan de morir, sino que sean
«arrebatados con el Señor en el aire», van a perder más bien que ganar. Van a perder la
comunión real con Cristo en la tumba en que mueren los santos aquí, y se nos dice de modo
expreso que no habrá preferencia con respecto a los que estén dormidos.

Seamos de la opinión de Pablo y digamos que «el morir es ganancia», y pensemos que «partir
con Cristo es mucho mejor». Este Salmo veintitrés no está gastado, y es tan dulce al oído del
cristiano ahora como lo era en tiempos de David; que digan lo que quieran los amantes de la
novedad. C. H. S.

107
No mucho antes de morir bendijo a Dios por la seguridad de su amor, y dijo que ahora podía
morir tan fácilmente como cerrar los ojos; y añadió: «Aquí estoy anhelando el silencio del polvo
y gozar de Cristo en la gloria. Deseo estar en los brazos de Jesús. No vale la pena que lloréis por
mí» Luego, recordando lo ocupado que había estado el diablo con él, estaba en gran manera
agradecido a Dios por su bondad al reprenderle. Memorias de James Janeway

Cuando Mrs. Hervey, la esposa de un misionero en Bombay, estaba muriendo, un amigo le dijo
que él confiaba que el Salvador estaría con ella cuando anduviera por el oscuro valle de la
sombra de muerte.

«Si esto» contestó Mrs. Harvey- «es el valle oscuro, no tiene sombras en él; todo es luz».
Durante la mayor parte de su enfermedad había tenido visiones hermosas de las perfecciones de
Dios. «Su gran santidad» -dio- «parece como el más hermoso de todos sus atributos». A un
tiempo ella dijo que carecía de palabras para expresar sus visiones de la gloria y majestad de
Cristo. «Parece» -dijo- «que si toda otra gloria queda aniquilada y no queda nada sino El solo,
será bastante; ¡sería un universo de gloria!»

Vers. 5. Aderezarás mesa delante de mí en presencia de mis adversarios. El buen hombre tiene
enemigos. No puede ser como su Señor y no tenerlos. Si no tuviéramos enemigos podríamos
temer que no somos amigos de Dios, porque la amistad del mundo es enemistad contra Dios.
Con todo, ved el sosiego del hombre piadoso a pesar de sus enemigos y a la vista de los mismos.
¡Qué consoladora es su calma valerosa! «Aderezarás mesa delante de mí en presencia de mis
adversarios.» Cuando un soldado se halla en la presencia de sus enemigos, se apresura a comer
algo rápidamente y se dirige a la batalla.

Pero observa: «Aderezarás mesa», tal como el siervo pone el mantel y los adornos para un
banquete, en una festividad de paz. No hay prisas, ni confusión, ni desorden. El enemigo está a la
puerta, y, con todo, Dios prepara la mesa, y el cristiano se sienta como si todo estuviera en
perfecta paz. ¡Oh la paz que Jehová da a su pueblo, aun en medio de las peores circunstancias y
tribulaciones! C. H. S.

Para que una cosa pueda impedir a otra de modo efectivo, no sólo ha de ser de tipo contrario,
sino también superior: una gota de agua no puede apagar un incendio, porque aunque tiene una
naturaleza contraria, no tiene suficiente poder. Ahora bien, la malicia y las añagazas de los
inicuos son cortas y débiles para la intención divina de bendición, que se acompaña de su
poderoso brazo. Los hombres malos no dejan de ser hombres, y Dios es Dios; y siendo sólo
hombres, no pueden hacer más que los hombres. Condensado de Obadiah Sedgwick

Tú ungiste mi cabeza con aceite. Un sacerdote sin aceite carece del calificativo principal para su
oficio, y el sacerdote cristiano carece de su principal aptitud para el servicio si está desprovisto
de nueva gracia de lo alto.

Mi copa está rebosando. No bastaba con que tuviera una copa llena, sino que tenía más: una copa
que rebosaba. El pobre puede decir esto, así como los que están en situaciones prósperas. «Qué,
¿todo esto, y Jesucristo también?», dijo un pobre que vivía en una choza cuando partió un pan y

108
llenó un vaso de agua fría. Un hombre puede ser muy rico, pero si está descontento, su copa no
puede rebosar; está rajada y se sale. El contento es la piedra filosofal que transforma en oro todo
lo que toca; feliz el que la ha encontrado. El contento es más que un reino, es otra palabra para la
felicidad. C. H. S.
Este hombre no tiene sólo plenitud de abundancia, sino sobreabundancia. Los que tienen esta
felicidad deben llevar su copa derecha y procurar que rebose en los vasos vacíos de sus hermanos
pobres. John Trapp

Para este fin hace el Señor que tu copa rebose, para que los labios de otros puedan probar el
licor. Las lluvias que caen sobre las montañas más altas han de ir resbalando hacia los valles más
humildes. «Dad, y se os dará» (Lucas 6:38) es una máxima poco puesta en práctica William
Secker

O como dice en la Vulgata: «Y mi cáliz rebosante, ¡qué excelente es! » De esta copa los mártires
se saciaron cuando, saliendo para su martirio, ni aun reconocían a sus deudos; ni a su esposa que
lloraba, ni a sus hijos, ni a sus familiares; dando gracias, decían: «¡Beberé la copa de mi
salvación!» Agustín

Vers. 6. En la casa de Jehová moraré por largos días. Es posible que un infiel se deje caer en la
casa de Dios y diga una oración, etc., pero el profeta (y así debe ser con todos los hombres
piadosos) vive en ella perpetuamente; su alma se halla siempre ante el trono de la gracia,
pidiendo más gracia.

Un infiel ora tal como el gallo canta; el gallo canta y cesa, y canta de nuevo y cesa otra vez, y no
piensa en cantar otra vez hasta que lo está haciendo; así un hombre inicuo ora y cesa, ora y cesa
de nuevo; su mente nunca está ocupada en pensar si sus oraciones son escuchadas o no; cree que
es una buena práctica para él el orar y, por tanto, da por sentado que sus oraciones son
escuchadas, aunque en realidad Dios nunca escucha sus oraciones, y las respeta como si se
tratara de los mugidos de un buey. William Fenner en El sacrificio de los fieles

***

SALMO 24

Título: «Un salmo de David». Por el título sólo conocemos quién fue el autor, pero esto, en si, ya
es interesante y nos lleva a observar las maravillosas operaciones del Espíritu sobre la mente del
dulce cantor de Israel, capacitándole para tocar la cuerda dolorida del Salmo 22, derramar las
notas suaves de paz del Salmo 23 y, aquí, emitir acordes majestuosos y triunfantes. Podemos
cantar y hacer todas las cosas cuando el Señor nos fortalece.

Este himno sagrado fue probablemente escrito para ser cantado cuando el arca del pacto fue
trasladada desde la casa de Obed-edom para permanecer tras las cortinas del monte de Sión. Lo
llamaremos «El Canto del Ascenso». Este Salmo va emparejado con el Salmo 50. C. H. S.

109
No sé lo que otros piensan sobre este punto, ni pretendo describirlo, pero por mi parte no creo
que nadie haya oído ni visto algo tan grande, tan solemne y tan celestial a este lado de las puertas
del cielo. Patrick Delany
Vers. 1. De Jehová es la tierra y cuanto hay en ella; el mundo y los que en él habitan. ¡Qué
diferente es esto de las burdas nociones que tenían de Dios los judíos en los tiempos de nuestro
Salvador! Los judíos decían: «La tierra santa es de Dios, y la simiente de Abraham es su único
pueblo»; pero su gran Monarca hacía mucho tiempo que les había enseñado: «La tierra es de
Jehová, y cuanto hay en ella.» Todo el ancho mundo es reclamado por Jehová, «y los que habitan
en él» son declarados sus súbditos.

Cuando consideramos el fanatismo del pueblo judío al tiempo de Cristo y su indignación contra
nuestro Señor porque dijo que había muchas viudas en Israel, pero a ninguna de ellas fue enviado
el profeta excepto a la viuda de Sarepta, y que había muchos leprosos en Israel, pero ninguno de
ellos fue curado excepto Naamán el sirio...

Cuando recordamos también que se airaron al mencionar Pablo que había sido enviado a los
gentiles, nos asombramos que hubieran permanecido en esta ceguera y, con todo, cantaran este
Salmo, que muestra claramente que Dios no es el Dios de los judíos solamente, sino también el
de los gentiles.

¡Qué reprensión es también para los que hablan de los negros y otras razas como si fueran
inferiores y el Dios del cielo no se preocupa de ellas! Si un hombre es un hombre, el Señor lo
reclama, y el que se atreva a considerarlo como una mercancía, ¡ay de él! El más humilde de los
hombres es un habitante del mundo, y por tanto pertenece a Jehová. Jesucristo ha puesto fin al
exclusivismo nacionalista. Ya no hay bárbaros, escitas, siervos ni libres, sino que todos somos
uno en Cristo Jesús.

El hombre vive sobre «la tierra» y divide su suelo entre sus reyes y autócratas; pero la tierra no
es del hombre; él no es sino un ocupante, uno que la arrienda en forma precaria y que puede ser
desahuciado en cualquier momento. El gran terrateniente y verdadero propietario tiene su asiento
por encima de las nubes y se ríe de las escrituras y títulos de venta de los gusanos, del polvo.

La tierra está llena de Dios; El la llenó y la mantiene llena a pesar de los requerimientos y abusos
de las criaturas vivas sobre sus reservas. El mar está lleno a pesar de las nubes que se levantan
sobre él; el aire está lleno a pesar de todas las vidas que respiran en él; el suelo está lleno aunque
millares de plantas deriven su nutrición de él. C. H. S.

La tierra es de Jehová, esto es, de Cristo, que es el Señor de señores (Apocalipsis 19:16); porque
todo el mundo y todas las cosas en él son suyas por un título doble.

Primero, por donación de Dios su Padre: «todo poder le es dado en el cielo y en la tierra» (Mateo
28:18), incluso todas las cosas del Padre son suyas (Juan 16:15); y en consecuencia es «hecho
heredero de todas las cosas» (Hebreos 1:2).

Segundo, la tierra es de Cristo, y todo lo que hay en ella, por derecho de creación, porque «Él la
fundó», dice el profeta -y esto en una forma maravillosa-, «sobre los mares y las aguas»... Todas

110
las cosas, pues, son de Cristo, con respecto a la creación, «por quien todas las cosas fueron
creadas» (Juan 1:3); con respecto a la sustentación, porque sostiene todas las cosas con su
palabra poderosa (Hebreos 1:3); con respecto a la administración, pues va de un confín al otro, y
ordena todas las cosas dulcemente (Proverbios 8:1); en una palabra, «de El, y por El, y para El,
son todas las cosas» (Romanos 11:36). John Boys

San Crisóstomo, que sufrió bajo la emperatriz Eudoxia, dice a su amigo Ciriaco en qué forma se
había armado de antemano: «Pensé, ¿te van a desterrar? "La tierra es del Señor y su plenitud."
¿Van a quitarme los bienes? "Desnudo nací al mundo y desnudo he de salir de él." ¿Van a
apedrearme? Recuerdo a Esteban. ¿Decapitarme? Recuerdo a Juan el Bautista», etc.

Así debe ser con todos los que intentan vivir y morir consolados; han de guardar algo, como
decimos, para el día lluvioso; han de almacenar gracias, promesas, proveerse de experiencias de
la bondad de Dios hacia otros y a ellos mismos, de modo que cuando venga el día malo puedan
restaurarse con el acopio hecho. John Spencer

«La luz es el semblante del Eterno», cantó el sol poniente. «Yo soy el borde de su manto»,
respondió el rubor del alba. Las nubes se reunieron y dijeron: «Nosotras somos su tienda
nocturna.» Y las aguas en las nubes, y las roncas voces de los truenos se unieron al gran coro:

«La voz del Eterno está sobre las aguas, el Dios de gloria tronó en los cielos, el Señor está sobre
las muchas aguas.»

«El vuela sobre mis alas», susurró el viento; y la suave brisa añadió: «Yo soy el aliento de Dios,
las aspiraciones de su presencia benigna.» «Nosotros oímos los cánticos de alabanza», dijo la
tierra re seca; «todo alrededor es alabanza; yo sola estoy triste y silenciosa». Entonces el rocío, al
descender, replicó: «No. Yo te nutro, para que seas renovada y te regocijes, y tus hijos puedan
florecer como la rosa.» «Brotamos gozosamente», cantaron los prados refrescados; las espigas de
trigo se menearon y dijeron: «Nosotras somos la bendición de Dios, los ejércitos de Dios contra
el hambre.»

«Yo te bendigo desde las alturas», dijo la delicada voz de la luna; «Nosotras también te
bendecimos», respondieron las estrellas; y el s4tamontes ágil añadió: «Yo también, El bendice en
la gota de rocío.» «El apaga mi sed», dijo la gacela; «y me renueva», añadió el ciervo; «y
concede nuestro alimento», dijeron los animales de la selva; «y viste a mis corderos», dijo
agradecida la oveja.

«Él me escucha», graznó el cuervo, «cuando me siento abandonado y solo»; «El me escucha»,
dijo la cabra salvaje de las rocas, «cuando llega mi tiempo y vienen mis crías». Y la tórtola y la
golondrina y los demás pájaros se unieron al canto: «Nosotras hacemos nuestros nidos, y
nuestras casas, y habitamos sobre el altar del Señor, y dormimos bajo la sombra dé sus alas en
tranquilidad y paz.»

«Y paz», replicó la noche, y un eco prolongó el sonido cuando el anunciador de la mañana cantó
con gozo: «¡Abrid los portales, ensanchad los portales del mundo! El Rey de gloria se acerca.

111
¡Despertad! ¡Despertad, hijos de los hombres; dad alabanza y gracias al Señor, porque el Rey de
gloria se acerca! »
El sol se levantó y David despertó de su trance melódico. Pero, en tanto vivió, los acordes de la
armonía de la Creación permanecieron en su alma, y diariamente los recordó desde las cuerdas
de su arpa. De «Leyenda de los cánticos de la noche», en el Talmud, citado en Antigüedades
Bíblicas por F. A. Cox

Vers. 2. Porque Él la fundó sobre los mares. El mundo es de Jehová, porque de generación en
generación lo preserva y sostiene, habiendo puesto sus fundamentos. La Providencia y la
Creación son los dos sellos legales sobre el título de posesión del gran Autor de todas las cosas.
El que edificó la casa y sostiene su fundamento sin duda tiene derecho a llamarla suya. Notemos,
sin embargo, sobre qué fundamentos tan inseguros están fundadas todas las cosas. Fundadas
sobre los mares.

Bendito sea Dios que el cristiano tiene otro mundo al que mirar, y repone sus esperanzas sobre
un fundamento más estable que el que ofrece este pobre mundo. Los que confían en las cosas del
mundo edifican sobre el mar; pero nosotros hemos puesto nuestras esperanzas, por la gracia de
Dios, sobre la Roca de los siglos; estamos reposando sobre la promesa de un Dios inmutable;
dependemos de la constancia de un Redentor fiel.

Vers. 3. ¿Quién subirá al monte de Jehová? Es cuesta arriba para la criatura el alcanzar al
Creador. ¿Dónde está el poderoso escalador de estas ingentes alturas? No es altura sólo; es gloria
también. ¿Qué ojo verá al Rey en su hermosura y residirá en su palacio? C. H. S.

El ser del número de los siervos fieles y verdaderos de Cristo no es trabajo leve; es una lucha,
una carrera, es una campaña de guerra continua; ayunos y velas, frío y desnudez, hambre y sed,
cadenas, cárceles, peligros y aflicciones, ignominia y reproche, persecuciones, el odio del mundo
y el descuido de los amigos; todo lo que llamamos duro y difícil se halla en el camino que hemos
de seguir.

Un hombre no puede abandonar un deseo carnal, desprenderse de una mala compañía, abandonar
el curso del pecado, entrar en una vida de virtud, vivir su religión o mantenerse firme en ella; no
puede ascender la cuesta espiritual a menos que haga frente a una u otra de estas dificultades y
las venza. Pero no sólo el ascender, sino permanecer donde está, como dice la palabra; continuar
en su estado, ser constante en la verdad y la piedad, esto será muy difícil, y traerá más
dificultades con qué luchar. Mark Frank

Vers. 4. El limpio de manos y puro de corazón. Por fuera, la santidad práctica es una marca
preciosa de gracia. El lavarse con agua, como Pilato, no cuesta nada, pero el lavarse en inocencia
es lo importante. Es de temer que muchos que profesan religión han pervertido la doctrina de la
justificación por la fe de tal forma que tratan las buenas obras con desprecio; si es así, van a
recibir eterno desprecio en aquel gran día. Es en vano hablar de experiencias internas a menos
que la vida diaria esté libre de impureza, deshonestidad, violencia y opresión.
Pero «las manos limpias» no será suficiente a menos que estén unidas con «un corazón puro». La
verdadera religión es una obra del corazón. Podemos lavar por fuera la copa y el plato tanto
como queramos, pero si su interior es sucio, estamos sucios por completo a la vista de Dios,

112
porque nuestros corazones son más verdaderamente nosotros mismos que nuestras manos.
Podemos perder las manos y seguir viviendo, pero no podemos perder nuestro corazón y seguir
viviendo; la misma vida de nuestro ser se halla en la naturaleza interna, y de ahí la necesidad
imperiosa de pureza por dentro. La suciedad en el corazón echa polvo a los ojos. C. H. S.

¿Os diré, pues, quién es un hombre moral a la vista de Dios? Es el que se inclina ante la luz
divina de la regla suprema de derecho; el que es influido por la consideración rectora de Dios en
todas sus acciones; el que obedece otros mandamientos espontáneamente porque ha obedecido el
primero y mayor de los mandamientos: «Dame tu corazón». Su conducta no se conforma a la
costumbre y la conveniencia, sino a una norma de derecho consecuente e inmutable.

Llevad a este hombre a un tribunal de justicia para que testifique y no dará falso testimonio.
Dadle un tesoro ingente para que lo guarde y no hurtará nada. Confiadle los intereses más
queridos de vuestra familia o propios; estáis sobre seguro, porque tiene un principio de verdad e
integridad en su seno. Es tan digno de confianza a medianoche como al mediodía; porque es un
hombre moral, no porque su reputación o interés lo exige; no porque el ojo de la pública
observación está fijo en él, sino porque el amor y el temor de Dios tienen un ascendente en su
corazón. Ebenezer Porter

El que no ha llevado su alma a cosas vanas. Si mamamos nuestro consuelo de los pechos del
mundo, se demostrará que somos hijos del mismo. ¿Satisface el mundo a éstos? Entonces tú
tienes la recompensa y tu porción en esta vida; aprovéchate cuanto puedas, porque no conocerás
otro gozo. C. H. S.

El que no ha llevado su alma a cosas vanas lo traduce Ario Montano «El que no ha recibido su
alma en vano». ¡Oh! Cuántos hay que reciben sus almas en vano, no haciendo más uso de ellas
que los cerdos, de quien el filósofo observa que sus almas son sólo para salarios a fin de que sus
cuerpos no hiedan. ¿A quién no apena el pensar que algo tan escogido pueda ser empleado para
un uso tan vano? George Swinnock

Ahora llegamos a las cuatro condiciones requeridas para hacer posible un ascenso: 1)
Abstinencia de obrar mal: «El que tenga las manos limpias.» 2) Abstinencia de pensar mal: «y un
corazón puro». 3) El que hace el deber por el cual ha sido enviado al mundo: «El que no ha
llevado su alma a cosas vanas.» Y 4) Recuerda los votos por los que está obligado a Dios: «No
ha jurado con engaño.»

Y en el sentido más pleno sólo hay Uno en el cual se cumplieron estas cosas; de modo que la
respuesta a la pregunta « ¿Quién subirá al monte de Jehová?» es: «Nadie ascendió a los cielos,
sino el que descendió de los cielos, a saber, el Hijo del hombre, que está en el cielo» (Juan 3:13).
«Por tanto, está bien escrito» dice san Bernardo «que este Sumo Sacerdote nos conviene, porque
conoce la dificultad de este ascenso al monte celestial, conoce la debilidad de los que hemos de
ascender.» Lorino Y Bernarno, citado por J. M. Neale

El cielo no se gana con buenas obras y con una profesión de religión. El cristiano que obra es el
hombre que permanece cuando el que simplemente se jacta de su fe cae. Los que hablan mucho

113
de religión son con frecuencia los que menos hacen. Es en vano la profesión del que no trae
cartas que testifican una vida santa. William Gurnall
Vers. 5. Él recibirá bendición... y justicia. En cuanto a nuestra propia justicia que tenemos sin El,
Isaías nos dice: «Son trapos sucios»; y san Pablo, que no es sino «estiércol». Las dos son
comparaciones ordinarias, pero son hechas por el mismo Espíritu Santo; con todo, aún son más
ordinarias en el original, en que son tan odiosas en cuanto a la manera del trapo sucio o la clase
de estiércol mencionado, que no nos atrevemos a traducirlo. La nuestra, pues, no siendo
aprovechable, es mejor que la busquemos en otra parte.

El recibirá ¡a justicia, dice el profeta; y «el don de justicia», dice el apóstol (Filipenses 3:8, 9;
Romanos 5:17). Es, pues, otra que nos es dada, y que recibimos, y que hemos de procurarnos.

¿Y adónde iremos en su búsqueda? Job se basta para aclarar este punto (cap. 15:15; 4:18; 25:5).
No a los cielos o las estrellas; son impuras a su vista. No a los santos, porque en ellos halla
locura. No a los ángeles, porque ni en ellos halla firmeza. Ahora bien, si ninguno de éstos sirve,
vemos una razón necesaria por la que Jehová ha de ser parte de este nombre: «Jehová nuestra
justicia» (Jeremías 23:6). Lancelot Andrewes

Vers. 6. Tal es la generación de los que le buscan, de los que van tras tu rostro, oh Dios de Jacob.
Éstas son la regeneración; éstas están en la línea de la gracia; éstas son la simiente legítima. Con
todo, sólo están buscando; de ahí que sepamos que los verdaderos buscadores son tenidos en
gran estima por Dios y El anota su nombre en su registro.

Incluso el buscar tiene una influencia santificadora; ¡qué poder de consagración ha de haber en
hallar y gozar el rostro y el favor del Señor! El desear la comunión con Dios es una cosa que
purifica. Oh el tener hambre y sed más y más de la visión de Dios; esto va a llevarnos a
purificarnos de toda inmundicia y a andar con circunspección celestial. C. H. S.

Los cristianos han de ser buscadores. Ésta es la generación de los buscadores. Toda la
humanidad, si es que ha de llegar al cielo, ha de ser una generación de buscadores. El cielo es
una generación de buscadores, posesores, halladores y gozadores de Dios. Pero aquí somos una
generación de buscadores. Richard Sibbes

Con la palabra «tal» el Salmista borra del catálogo de los siervos de Dios a todos los israelitas
falsos, que confían sólo en su circuncisión y el sacrificio de animales no tienen interés en
ofrecerse ellos mismos a Dios; y, pese a ello, al 'mismo tiempo se lanzan precipitadamente
dentro de la iglesia. Juan Calvino

Vers. 7. Estos últimos versículos nos revelan al gran Hombre representativo, que respondió al
pleno carácter establecido, y, por tanto, por su derecho propio ascendió al monte santo de Sión.
Nuestro Señor Jesucristo pudo ascender al monte del Señor porque sus manos eran limpias, y su
corazón era puro, y si nosotros por fe somos hechos conforme a su imagen, también entraremos
allí. C. H. S.

Alzad, oh puertas, vuestras cabezas; y alzaos vosotras, puertas eternas, y entrará el Rey de la
gloria. En la historia del evangelio hallamos que Cristo tenía una triple morada entre los

114
hombres. Algunos le recibían en la casa, no en el corazón, como Simón el fariseo (Lucas 7:44),
el cual no le dio beso ni agua para los pies; algunos en el corazón, pero no en su casa, como el
fiel centurión (Mateo 8:34); algunos en su casa y en el corazón, como Lázaro, María, Marta
(Juan 3:15; Lucas 10:38). John Boys

Debido a que la puerta del corazón del hombre está cerrada a piedra y lodo, y el hombre está
dormido profundamente, no oye los aldabonazos que resuenan en ella, aunque sean ruidosos,
aunque sea un rey; por ello, David vuelve a llamar: «Alzad, oh puertas, vuestras cabezas. Y
alzaos vosotras, puertas eternas.» «¿Por qué?, ¿a qué viene esta prisa?», dice el pecador. «¿Qué
prisa?» Porque aquí hay el Rey a tus puertas; y éste no es un rey ordinario tampoco; es un Rey
glorioso, que te va a honrar si le abres rápidamente para alojarle dentro, si Él toma residencia en
tu casa para vivir contigo.

Pero el alma, con todo esto, no abre, sino que se queda de pie, indecisa, como si se tratara de un
enemigo en vez de un amigo que estuviera allí, y pregunta: «¿Quién es el Rey de gloria?»
¿Quién? La respuesta es: Jehová de los ejércitos; Aquel que, si no abres rápidamente y
agradecido además, puede derribar tu casa sobre tu cabeza; es Jehová de los ejércitos, el Rey que
tiene un poderoso ejército siempre a sus órdenes, que está dispuesto a sus mandatos. Y deberías
saber quién es, para que le tengas como amigo. «Levantad, por tanto, vuestras cabezas, oh
puertas.»

Abrid inmediatamente los que queráis tener a Dios como amigo y no como enemigo. Oh, ¿por
qué no ha de exclamar el alma de cada pecador: «Señor, la puerta está cerrada, y Tú tienes la
llave; he hecho todo lo posible, pero los muelles están herrumbrosos y no puedo dar la vuelta a la
llave?»

Pero, Señor, arranca la puerta con sus goznes, lo que sea, con tal de que puedas entrar y residir
aquí. Ven, oh Dios poderoso, pasa por puertas de hierro, barras de bronce, y ábrete paso con tu
amor y poder. Ven, Señor, y sé bienvenido; todo lo que tengo está a tu servicio; ¡oh, haz mi alma
digna de recibirte! James Janeway

Él nos ha dejado las arras del Espíritu y se ha llevado las arras de nuestra carne al cielo como
garantía de todo lo que va a seguir. Tertuliano

Cristo ha ido al cielo como vencedor, atando al pecado, a Satanás, la muerte, el infierno y a todos
sus enemigos a las ruedas de su carro de triunfo. No sólo ha vencido Él a sus enemigos para sí
mismo, sino para todos los suyos, a quienes ha hecho más vencedores, sí, «más que
vencedores,». Así como Él ha vencido, también venceremos nosotros; y como El ha ido al cielo
de modo victorioso, seguiremos en triunfo. Henry Pendlebury

Esta arca, que ha salvado al mundo de la destrucción después de flotar en un diluvio de sangre,
reposa en la altura del monte. Este inocente José, cuya virtud fue oprimida por la sinagoga, ha
salido del calabozo para recibir una corona. Este invencible Sansón se ha llevado las puertas del
infierno a cuestas y va en triunfo a las colinas eternas.

115
Este victorioso Josué ha pasado por el Jordán con el arca del pacto y toma posesión de la tierra
de los vivos. Este Sol de justicia, que ha ido diez grados adelante, vuelve al punto del que había
partido. El que fue «un gusano» cuando nació, un Cordero en su pasión y un león en su
resurrección, ahora asciende como águila a los cielos, y nos anima a seguirle allí. De la Vida de
Jesucristo en la gloria de James Nouet

Vers. 7, 8. ¡Oh alma mía, cómo debería aumentar tu gozo y ampliar tus consuelos el que Cristo
se halle ahora en la gloria! Cada visión de Cristo es gloriosa, y en cada visión debes esperar en el
Señor Jesucristo para recibir algunas manifestaciones gloriosas suyas. Ven, vive a la altura de
este gran misterio; mira a Cristo cuando entra en la gloria, y hallarás el mismo resplandor de la
gloria en tu corazón. ¡Oh, esta visión es una visión transformadora!: «Y todos, mirando a cara
descubierta como en un espejo la gloria del Señor, vamos siendo transformados de gloria en
gloria a la misma imagen, como por la acción del Señor, del Espíritu» (2! Corintios 3:18). Isaac
Ambrose

Vers. 7, 8. Y sabed todos los fieles y obedientes, para vuestro ánimo y consuelo, Quién es y qué
calidad es la del Rey glorioso, el Señor Jesús, a quien el mundo desprecia pero vosotros honráis.
Porque El es el Dios todopoderoso, cuyo poder omnipotente preserva y defiende a su pueblo y a
la iglesia, que confiando en El le ama y le sirve, contra toda la fuerza y el poder de los hombres y
los demonios que dañan o intentan hacerlo o se oponen a ellos; y para derrotarlos, y frustrarlos,
según nosotros su Israel, hemos hallado por experiencia, para vuestra instrucción y
corroboración, que sois su pueblo en espíritu. George Abbot en Breves notas sobre el Libro de
los Salmos

Vers. 7-10. Ciertamente, si cuando Dios envió al mundo a su Hijo unigénito dijo: «Adórenle
todos los ángeles», mucho más ahora que «ascendió a lo alto y llevó cautiva la cautividad, le
exaltó hasta lo sumo, y le otorgó el nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de
Jesús se doble toda rodilla». Y silos santos ángeles cantaron con júbilo su nacimiento, esto es, su
entrada a un estado de humillación y fragilidad, ¡con cuánto más triunfo no le recibirían ahora,
que regresaba de cumplir y perfeccionar la redención del hombre! Joseph Hall

Vers. 7-10. Cuando Jesús entró en Jerusalén tuvo lugar un triunfo aparente. Toda la ciudad
estaba conmovida y preguntaba «¿Quién es éste?» Y la multitud respondía: «Es Jesús, el profeta
de Nazaret»; y los mismos niños cantaban: «¡Hosanna al Hijo de David; bendito el que viene en
el nombre del Señor; Hosanna en las alturas! »

¡Cuánto mayor ha de ser el triunfo de su entrada en la Jerusalén celestial! ¿No va a estar


conmovida en este caso diciendo: «¿Quién es éste?» Ved a millares de ángeles en su cortejo, y
millares y millares de ellos acuden para recibirle. La entrada del arca en la ciudad de David fue
sólo una sombra de esto, y los acordes con que se celebró en aquella ocasión serían mucho más
aplicables a ésta. Andrew Fuller

Vers. 7-10 Él solo se levantó de los muertos; solo, hasta donde puede ver el hombre, subió a los
cielos. Así El demostró que es «el Señor poderoso en batalla», tan poderoso que en un solo
combate, El, como nuestro campeón, nuestro David, victoriosamente arrolló a nuestro gran
enemigo. Pero cuando El venga otra vez, va a mostrar que es «el Señor de los ejércitos». En vez

116
de venir solo en silencio misterioso, como en su encarnación maravillosa, vendrá seguido de
todos los ejércitos del cielo. «El Señor mi Dios vendrá, y con El todos los ejércitos del cielo.» El
Señor viene con diez mil de sus santos.» «El Hijo del hombre vendrá en la gloria de su Padre, y
todos sus santos ángeles con El.» «Mil millares estarán con El, y diez mil veces diez mil van a
ministrarle.»

En vez del silencio de la quieta habitación de Nazaret y el santo seno de la virgen, habrán la voz
del arcángel y la trompeta de Dios que le acompañará. John Keble

Vers. 8. Los centinelas a la puerta, oyendo el cántico, miran por los pretiles y almenas y
preguntan: ¿Quién es este Rey de la gloria? Una pregunta llena de significado y digna de ser
meditada por toda la eternidad. ¿Quién es como persona, naturaleza, carácter, oficio y misión?
¿Cuál es su linaje? ¿ Cuál es su rango y raza?

La respuesta dada es: «Jehová el fuerte y valiente, el poderoso en batalla». Conocemos el poder
de Jesús por las batallas que peleó, las victorias que ganó sobre el pecado, la muerte y el infierno,
y aplaudimos al ver que lleva cautiva la cautividad en la majestad de su fuerza. ¡Oh, quién
tuviera un corazón capaz de alabarle! ¡Héroe poderoso, sé coronado para siempre Rey de reyes y
Señor de señores!

Vers. 9. Querido lector, es posible que digas: «Yo no podré entrar nunca en los cielos, ¡porque
no tengo las manos limpias ni el corazón puro!» Mira, pues, a Cristo, el que ya ha subido al
monte santo. El ha entrado como precursor de todos los que confían en El. Sigue sus pisadas y
reposa en su mérito. Él cabalga triunfante al cielo, y tú también irás allí si confías en Él.

«Pero» dices- «¿cómo puedo conseguir ser lo que expresas?» El Espíritu de Dios te dará este
carácter. El va a crear en ti un corazón nuevo y un espíritu recto. La fe en Jesús es la obra del
Espíritu Santo, y tiene todas las virtudes envueltas en sí. La fe se halla junto a la fuente llena de
sangre, y el que se lava en ella, recibe manos limpias, un corazón puro, un alma santa y una
lengua veraz. C. H. S.

***

SALMO 25

Título: «Salmo de David». David es retratado en este Salmo como en una miniatura fiel. Su
confianza santa, sus muchos conflictos, su gran trasgresión, su amargo arrepentimiento, su
profunda aflicción están aquí; de modo que podemos ver el mismo corazón del «hombre según el
propio corazón de Dios». Es, evidentemente, una composición de los últimos días de David, por
la mención a los pecados de su juventud, y por las penosas referencias a la astucia y crueldad de
sus muchos enemigos, no sería una teoría especulativa el referirí9 al período en que Absalón
capitaneó una gran rebelión contra él. Este ha sido llamado el segundo de los siete Salmos
Penitenciales. La marca del verdadero santo es que sus aflicciones le recuerdan sus propios
pecados, y su pena por el pecado le lleva a su Dios. C. H. S.

117
En estos cuatro Salmos, que se siguen el uno al otro, podemos hallar el alma de David presentada
en todas las diferentes posturas: postrado, de pie, sentado y de rodillas. En el Salmo veintidós
está echado, postrado sobre su rostro, gimiendo en el suelo, incluso casi entrando en un grado de
desesperación; hablando de sí mismo en la historia de Cristo en el misterio: «Dios mío, ¿por qué
me has desamparado?»

En el Salmo veintitrés está de pie, y en pleno favor de Dios, a pesar de sus enemigos, erguido y
triunfando sobre toda oposición: «El Señor es mi pastor, nada me faltará.»

En el Salmo veinticuatro están sentado, como un doctor en su silla o un profesor en su cátedra,


dando una conferencia sobre la divinidad y describiendo el carácter del hombre «que asciende el
santo monte», y cómo ha de realizarlo, y después participa de su felicidad.
En este Salmo veinticinco está de rodillas y levanta su voz a Dios, y sobre estos dos goznes gira
todo el Salmo; por una parte ruega de todo corazón a Dios suplicando misericordia; por otra,
humildemente lamenta su propia miseria. Thomas Fuller

Vers. 1. A Ti, oh Jehová, levantaré mi alma. Ved cómo el alma santa vuela a su Dios como una
paloma a su cobijo. Cuando los vientos de la tempestad están desatados, los navíos del Señor
amainan las velas y se dirigen al bien recordado puerto de refugio. ¡Qué misericordia la del
Señor al condescender a escuchar nuestro clamor en tiempo de tribulación, aunque nosotros
podamos habemos casi olvidado de El en nuestras horas de supuesta prosperidad! Muchas veces
el alma no puede levantarse; ha perdido sus alas, y se siente pesada, pegada a la tierra; más
semejante a un topo que hurga que a una águila que se remonta. En estas temporadas nubladas no
hemos de renunciar a la oración, sino que, con la ayuda de Dios, hemos de ejercer todas nuestras
potencias para levantar nuestros corazones. Que la fe sea la palanca, y la gracia el brazo, y la
masa muerta se moverá.

Pero ¡qué alivio sentimos a veces! A pesar de este tirar y este esfuerzo, hemos sido totalmente
derrotados, hasta que la piedra imanada celestial del amor de nuestro Salvador ha desplegado sus
atracciones omnipotentes, y entonces nuestros corazones han subido a nuestro amado como en
llamas de fuego. C. H. S.

El elevar el corazón presupone un abatimiento previo del alma. El alma del hombre es oprimida
por el pecado y los cuidados de este mundo, que, como los plomos a la red, la hacen hundir, y no
puede subir hasta que Dios envía oraciones espirituales, como corchos a la red, para ponerla a
flote; las cuales proceden de la fe, como la llama del fuego, y que han de librarnos de los
cuidados seculares y todas las cosas que nos oprimen, y que nos dan evidencia de que los
mundanos no pueden orar, como el topo no puede volar. Pero los cristianos son como águilas que
se remontan hacia el cielo.

Viendo, pues, que el corazón del hombre, por naturaleza, está fijado a la tierra, y que por sí
mismo no es capaz de levantarse de ella, como una piedra que está fija en el suelo, hasta que
Dios la levanta con su poder, la Palabra y sus obreros, nuestra petición principal ha de ser al
Señ9r para que se complazca en atraemos, y que podamos correr hacia El; que quiera exaltarnos
y elevar nuestros corazones al cielo, y no seguir echados en el charco de esta tierra. Archibald
Symson

118
Un hombre piadoso ora igual que un albañil edifica. Ahora bien, un albañil pone un fundamento,
y como no puede terminar en un día vuelve al día siguiente y halla que el trabajo del primer día
está firme; y luego añade un día más de trabajo; después viene el tercer día, y encuentra firme el
trabajo de los dos primeros días; y trabaja un tercer día y hace las paredes, y así sucesivamente
hasta que todo el edificio ha terminado.

Del mismo modo, la oración es la edificación del alma, hasta que alcanza el cielo; por tanto, un
corazón piadoso ora y va llegando más v más alto en la oración, hasta que al fin sus oraciones
llegan a Dios. William Fenner

Una oración sin la intención del afecto es como un cuerpo sin alma con todo, su devoción es algo
externo, dijo uno: una cabeza sin cerebro, y un cuerpo sin alma: «Este pueblo se acerca a mí con
sus labios, pero su corazón está lejos de mi» (Isaías 29:13). Un hombre carnal puede levantar su
corazón en oración lo mismo que un topo puede volar. David halla la tarea difícil; pues el mejor
de los corazones es pesado, y empuja hacia abajo, como el peso de un reloj o el plomo de una
red. Por tanto, poniendo a un lado todo peso y el pecado que nos asedia, orando a Dios,
acerquémonos a El, como el hierro al imán. John Trapp

Vers. 2. Dios mío, en Ti confío. La fe es el cable que amarra nuestro bote a la orilla, y al tirar de
él nos acerca a la tierra; la fe nos une a Dios, y entonces tira de nosotros hacia El. En tanto que el
anda de la fe se mantiene firme no hay temor de la peor tempestad; si falla, no nos queda
esperanza. Hemos de procurar que nuestra fe sea sana y tuerte, pues de otro modo la oración no
puede prevalecer ante Dios. Ay del guerrero que tira su escudo; ¿qué defensa tendrá el que no
halla defensa en su Dios? C. H. S.

Vers. 3. Ciertamente ninguno de cuantos esperan en Ti será confundido. El sufrimiento ensancha


el corazón, al crear poder para simpatizar. Si oramos sinceramente por nosotros mismos, no
seguiremos mucho tiempo dejando en el olvido a nuestros compañeros de sufrimiento. No hay
ninguno que tenga compasión del pobre como los que han sido pobres o aún lo son; ninguno
tiene tanta ternura para con cl enfermo como el que tiene mala salud. Hemos de estar
agradecidos por las penas ocasionales si nos preservan de la dureza crónica del corazón, porque
de todas las aflicciones, el corazón desabrido es la peor; es una plaga para el que lo tiene y un
tormento para los que le rodean.

Sean avergonzados los que se rebelan sin causa. David no había provocado a sus enemigos; el
odio de ellos era inmerecido. Los pecadores no tienen razón justificable o excusa válida para
transgredir; no benefician a nadie, ni aun a ellos mismos, con sus pecados; la ley contra la cual
faltan no es dura ni injusta; Dios no es un amo tiránico; la providencia no es esclavitud; los
hombres pecan porque quieren pecar, no porque sea provechoso o razonable hacerlo.

De ahí que la vergüenza sea la retribución apropiada. Sonrójense con vergüenza penitencial
ahora, pues de otro modo no podrán escapar al desprecio perdurable y la vergüenza amarga que
es el destino de los necios en el mundo venidero. C. H. S.

119
Que la vergüenza recaiga sobre el que la merezca, incluso los que obran con deslealtad, sin ser
provocados por mi parte. Y así fue; porque Ahitófel se ahorcó; Absalón fue colgado por la mano
de Dios y Joab le dio muerte; los que conspiraron con él perecieron, en parte, por la espada, y en
parte huyeron, avergonzados de su empresa. ¡Oh el poder de la oración! ¿Qué hay que no
consigan los santos si lo piden? John Trapp

Vers. 4. Muéstrame, oh Jehová, tus caminos; enséñame tus sendas. Hay los caminos de los
hombres y los caminos de Dios; las sendas del pecado y las sendas de la justicia; hay tus caminos
y mis caminos; los tuyos son caminos de verdad, los míos son caminos de error; los tuyos son
buenos ante tus ojos, y los míos son buenos ante mis ojos; los tuyos llevan al cielo, y los míos
llevan al infierno. Por tanto: «Muéstrame tus caminos, oh Señor; enséñame tus sendas», para
que, equivocadamente, no vaya por mis caminos en vez de por los tuyos; sí, guíame en la verdad,
y enséñame, para que no me desvíe de tus caminos y entre en los míos; «muéstrame tus sendas»
mediante el ministerio de tu Palabra; «enséñame tus sendas» con la guía de tu Espíritu; «guíame
en tu verdad» mediante la ayuda de tu gracia. Robert Mossom

Vers. 4, 5, 9. Haz lo que sepas, y Dios te enseñará lo que has de hacer. Haz lo que sepas es tu
deber presente, y Dios te dará a conocer u deber futuro cuando pase a ser presente. Ocúpate en
evitar las omisiones conocidas, y Dios te guardará de las comisiones temidas. Samuel Annesley

Vers. 5. Encamíname en tu verdad, y enséñame. David sabía mucho, pero se daba cuenta de su
ignorancia y deseaba seguir en la escuela del Señor; cuatro veces en estos dos versículos solicita
ser admitido a la escuela de la gracia. Sería bueno que muchos que enseñan a otros, en vez de
seguir sus propios métodos y trazar nuevos caminos de pensamiento para si mismos, inquirieran
sobre los antiguos y buenos caminos de la propia verdad de Dios, y solicitaran al Espíritu Santo
que les diera entendimientos santificados y deseosos de aprender. C. H. S.

Aquel cuya alma es insaciable en la oración, avanza, se acerca a Dios, gana algo y termina con
su corazón más elevado. Así como un niño que ve a su madre con una manzana en la mano y le
gustaría poseerla va a su madre y se la pide con disimulo: ahora le agarra un dedo, luego se lo
deja; otra vez tira del dedo, y lo tiene apretado, y así sigue tirando y llorando hasta que consigue
lo que desea.

Así el hijo de Dios, viendo todas las gracias que hay en El, se acerca al trono de la gracia
pidiéndolas, y con sus oraciones sinceras y fieles abre las manos de Dios hacia él; Dios trata a
sus hijos como hacen los padres, y retiene lo deseado un tanto; no porque no esté dispuesto a
darlo, sino para hacer más vivo el anhelo; para acercar al que desea a El. William Fenner

Porque Tú eres el Dios de mi salvación. Jehová Trino es el autor y perfeccionador de la salvación


de su pueblo. Lector, ¿es El el Dios de tu salvación? ¿Hallas en la elección del Padre, en la
expiación del Hijo y en el avivamiento del Espíritu la base de tus esperanzas eternas? Si es así,
puedes usar esto como argumento para obtener nuevas bendiciones; si el Señor ha ordenado que
seas salvo, sin duda no va a rehusarte instrucción en sus caminos. Es dichoso que podamos
dirigirnos al Señor con la confianza que David manifiesta aquí; nos da gran poder en la oración y
consuelo en la prueba. C. H. S.

120
En Ti he esperado todo el día. El esperar en Dios es: 1) Vivir una vida de deseo hacia Dios;
esperar en El como el mendigo espera en su benefactor, con deseo sincero de recibir provisiones,
como el enfermo del estanque de Betesda observaba cuándo serían agitadas las aguas, y esperaba
en los pórticos con deseo de que le ayudaran a entrar en ellas y ser sanado. 2) Es vivir una vida
en Dios, como el amante espera a la amada. El deseo es amor en movimiento, como el pájaro al
volar; el deleite es amor en reposo, como el pájaro en su nido; ahora bien, aunque nuestro deseo
debe ser hacia Dios de tal forma que aún deseemos más de Dios, sin embargo nuestro deleite ha
de ser tal en Dios que nunca deseemos más de Dios. Condensado de Matthew Henry en
Comunión con Dios

En Ti he esperado. Esperado para oír la voz secreta de tu Espíritu, poniendo paz en mi


conciencia; esperado para sentir el vigor renovador de tu gracia, avivando mi obediencia;
esperado para ver el poder subyugador de tu Espíritu Santo, apagando mi pecado rebelde;
esperado para sentir la virtud alentadora de tus consuelos celestiales, como refrigerio para mi
alma que desmaya; esperado todas estas bendiciones. Robert Mossom

Vers. 6. Acuérdate, oh Jehová, de tus piedades y de tus misericordias. Hay una santa osadía que
se atreve a tratar así con el Altísimo. Cultivémosla. Pero hay también una incredulidad no santa
que sugiere nuestros temores. Esforcémonos contra ella con toda nuestra fuerza. ¡Qué joyas son
estas dos expresiones: «tus piedades y tus misericordias»! Son como la miel del lenguaje; su
suavidad no hay palabra que la supere; pero en cuanto a los favores de la misericordia que
implican, la lengua falla en poder describirlos. C. H. S.

¡Oh, en qué forma un abismo llama a otro abismo! ¡La profundidad de mis múltiples miserias
dama, en voz alta, a la profundidad de tus múltiples misericordias!; incluso esta misericordia por
la cual Tú perdonas mis pecados y ayudas mis debilidades; esta misericordia por la cual me
santificas por tu gracia y me confortas con tu Espíritu; esta misericordia por la cual me libras del
infierno y me aceptas en el cielo. «Recuerda, oh Jehová», que tus piedades y tus misericordias
han sido «desde antiguo» para tus santos. Robert Mossom

Que son perpetuas. David era un creyente sano en la doctrina del amor eterno de Dios. Las
bondades del Señor no son una novedad. Cuando le rogamos que nos las conceda, podemos
poner énfasis en el uso y costumbre que vienen de muy antiguo. En los tribunales de justicia los
hombres hacen mucho hincapié sobre los precedentes, y nosotros podemos invocarlos en el trono
de la gracia. «La fe» -dijo Dickson- «tiene que hacer uso de las experiencias y repetirlas ante
Dios, desde el registro de una memoria santificada, como un recordatorio que El no puede
olvidar.» C. H. S.

El amor divino es una fuente eterna, que nunca deja de manar en tanto que hay una vasija vacía o
capaz de recibir algo más; y está a disposición de todos los que llegan: por tanto, acudamos; y si
no tenemos bastantes vasos para almacenaría, vayamos a pedir prestados vasos vacíos, y no
pocos; «paga tus deudas con ello, y vive del resto» (2ª Reyes 4:7) hasta la eternidad. Elisha Coles
en La soberanía de Dios

Vers. 7. De los pecados de mi juventud, y de mis transgresiones, no te acuerdes. El mundo no


hace caso de los pecados de los jóvenes, pero no son tan pequeños, después de todo; los huesos

121
de los festines de nuestros jóvenes en la mesa de Satanás van a quedarles dolorosamente
atragantados en el cuello cuando sean mayores. El que presume de su juventud está envenenando
su edad madura y su ancianidad. ¡Cuántas lágrimas van a mojar estas páginas cuando algunos se
reflejen en su pasado! C. H. S.

Antes de llegar al punto principal, primero hemos de quitar del texto el estorbo de una doble
objeción. La primera es: Parece (pueden decir algunos) muy improbable que David hubiera
tenido pecados en su juventud si consideramos los principios en que transcurrió su pasado.

El primero era la pobreza. Leemos que su padre Isaí era tenido como anciano, no como un
hombre rico; y es probable que sus siete hijos fueran la parte principal de su riqueza. Segundo:
penas. David, aunque era joven, no era mimado, sino que trabajaba de firme; enviado por su
padre a seguir las ovejas con crías, donde parece haber aprendido la inocencia y simplicidad de
las ovejas que guardaba. Tercero: piedad (Salmo 71:5): «Porque Tú eres mi esperanza, oh Dios;
Tú eres mi confianza desde mi juventud.» Y de nuevo en el versículo 17 del mismo Salmo: «Oh
Dios, Tú me has enseñado desde mi juventud.» David empezó a ser bueno pronto, un santo
aunque joven. Y lo que es más, se hallaba constantemente en el horno de la aflicción (Salmo
88:15): «Aun desde mi juventud estoy afligido y enfermizo; me han abrumado tus terrores, y
estoy amedrentado.»

De lo que se trata es, pues: ¿Cómo podía ser corrupta esta agua que era clarificada diariamente?
¿Cómo podía oxidarse un pedazo de acero que era bruñido con regularidad? ¿Cómo podía el
alma de David en su juventud estar ensuciada por el pecado, si era rascada constantemente por el
sufrimiento? Pero la respuesta es fácil: porque aunque David, en general, era un hombre según el
corazón de Dios (la mejor trascripción de la mejor copia), con todo, especialmente en su
juventud, tuvo sus faltas y debilidades; sí, sus pecados y transgresiones.

Si la juventud de David, que fue pobre, penosa y pía, era culpable de pecados, ¿qué diremos de la
de aquellos cuya educación ha sido rica, despreocupada y pecaminosa? Y afirmo que la del resto
está llena de oprobio, pena y silenció en la conciencia de todos. Thomas Fuller
Y de mis transgresiones. Otra palabra para los mismos males. El penitente sincero no puede
pasar por las confesiones a galope; se ve obligado a lanzar muchos gemidos, porque los muchos
pecados le abruman con innumerable aflicción.

Un sentimiento penoso de algún pecado provoca en el creyente un arrepentimiento por la masa


entera de sus Iniquidades. No hay nada que satisfaga del todo una conciencia despierta, como no
sea el perdón más pleno y claro. David no quiere que sus pecados sean perdonados, sino
olvidados.

Conforme a tu misericordia acuérdate de ml, por tu bondad, oh Jehová. David y el ladrón


moribundo exhalan la misma oración, e indudablemente están basados en la misma alegación, a
saber, la gracia gratuita y la bondad de Jehová, inmerecida por nuestra parte. No nos atrevemos a
pedir que se nos mida nuestra porción en las balanzas de la justicia, sino que pedimos que se nos
trate con la mano de la misericordia.
Vers. 8. Bueno y recto es Jehová; por tanto, Él enseñará a los pecadores el camino. No es menos
verdadero que maravilloso el que, por medio de la expiación, la justicia de Dios ruega tan

122
insistentemente como su gracia para la salvación de los pecadores, para salvar a aquellos por los
que Cristo murió. Además, tal como un buen hombre de modo natural se esfuerza en hacer a los
demás como él mismo, así también el Señor nuestro Dios, en su compasión, traerá a los
pecadores al camino de la santidad y los modelará a su propia imagen; así, la bondad de nuestro
Dios nos lleva a esperar que sean reclamados los pecadores.

No lleguemos, sin embargo, a la conclusión de que la bondad de Dios salvará a todos los
pecadores que siguen descarriándose por sus propios caminos; pero podemos estar seguros de
que El renovará el corazón de los transgresores y los guiará al camino de la santidad. Que los que
deseen ser librados del pecado se consuelen en esto: Dios mismo condescenderá a ser el maestro
de los pecadores. ¡Qué escuela es ésta que Dios quiere enseñar en ella! La enseñanza de Dios es
práctica; El enseña a los pecadores no solamente la doctrina, sino el camino. C. H. S.

Como la elección es el efecto de la soberanía de Dios, nuestro perdón es el fruto de su


misericordia, nuestro conocimiento una corriente de sabiduría, nuestra fuerza una impresión de
su poder; así que nuestra pureza es un rayo de su santidad. Stephen Charnock

Vers. 10. Todas las sendas de Jehová. ¡Qué frecuentes, qué marcadas y qué numerosas son las
huellas para cada familia y cada individuo! Adondequiera que vamos, vemos que la misericordia
y la verdad de Dios han pasado por allí, por las profundas huellas que han quedado detrás. Adam
Clarke

Vers. 11. Por amor de tu nombre, oh Jehová, perdonarás también mi pecado, que es grande. Aquí
hay un ruego bendito que no falla nunca. No por nuestros propios méritos, sino para glorificar tu
misericordia y para mostrar la gloria de tus atributos divinos.

Perdona mi pecado que es grande. Es confesado; es aborrecido; está consumiendo mi corazón de


pena. Señor, perdónalo; pronuncia con tus labios la absolución. Pesa muchísimo, y te ruego que
lo quites. Su tamaño no es una dificultad para Ti, porque Tú eres un Dios grande, pero la miseria
con que me oprime es el argumento que uso para pedirte perdón rápido.

Señor, el paciente está muy enfermo; sánalo, pues. El perdonar a un gran pecador te va a acarrear
gran gloria; por tanto, por amor a tu nombre, perdóname.

Observa en qué forma este versículo ilustra la lógica de la fe, que es lindamente contraria al
espíritu legal; la fe no mira los méritos en la criatura, sino que considera la bondad del Creador;
y en vez de quedar aplastado por los méritos negativos del pecado, mira a la preciosa sangre y
suplica con más vigor debido a la urgencia del caso. C. H. S.
Entre las obras divinas no hay ninguna que establezca mejor su gloria que la de la remisión.

El pecado, al ser cometido, es causa de mucha deshonra para Dios, y, con todo, al perdonarlo,
Dios levanta para si un gran honor. Como Dios perdona los pecados por amor a su nombre,
estará dispuesto a perdonar muchos pecados lo mismo que pocos, grandes y pequeños; en
realidad, cuanto mayores y en mayor número son los pecados, mayor es el perdón y, como
resultado, mayor la gloria de Dios; y, por tanto, David, sobre esta consideración del nombre y la
gloria de Dios, hace de la grandeza de su iniquidad un motivo de perdón.

123
En realidad, el incurrir en pecados graves para que Dios pueda glorificarse más al perdonarlos es
una aborrecible presunción, pero el esperar que estos pecados graves en que hemos incurrido
serán perdonados por Dios si sentimos verdadero arrepentimiento, por amor a su nombre, es una
expectativa bien fundada, y puede ser apoyada en nuestros espíritus contra las mayores
tentaciones de sentirnos abatidos. Nathanael ARDÍ

David alega la grandeza de su pecado, y no la pequeñez del mismo; refuerza su oración con esta
consideración: que sus pecados son muy graves. Cuando un mendigo pide pan, alegará lo
extremo de su pobreza y su necesidad. Cuando un hombre afligido dama misericordia, ¿qué
puede haber más apropiado que alegar la extremosidad de su caso? Y Dios permite este ruego
porque El es movido a misericordia hacia nosotros, no por nada que haya en nosotros, sino por lo
miserable de nuestro caso.

El honor de Cristo es salvar a los mayores pecadores que acuden a El, como el honor de un
médico es curar los casos más desesperados de enfermedades y heridas. Por tanto, no dudemos
que Cristo ya a estar dispuesto a salvar a los mayores pecadores que acudan a El; porque El está
deseoso de glorificarse a sí mismo y exaltar el valor y virtud de su propia sangre. Viendo que El
está así dispuesto a redimir a los pecadores, no se negará a mostrar que puede redimir hasta lo
sumo. Jonathan Edwards

Los pecadores que acuden a Dios en busca de perdón consideran sus pecados como muy
grandes; porque frente a un gran Dios -grande en poder, en justicia, en santidad- yo soy un
gusano, y además peco, y esto atrevidamente contra un Dios tan grande. ¡El que un gusano se
levante frente a un Dios grande e infinito, hace que cada pecado sea grande, y reclama la
venganza máxima de un Dios tan grande!

Debido a que han pecado contra la gran paciencia, despreciando la bondad y longanimidad de
Dios, que se dice «atesora su ira» (Romanos 2:4, 5).

Los pecados parecen grandes porque dan lugar a grandes misericordias. ¡Oh, contra qué
misericordias tan grandes y bondades pecan los pecadores, y hacen pecado de estas
misericordias!

Lo que hace mayor el pecado a los ojos de los pobres pecadores que claman pidiendo perdón es
que han pecado contra una gran luz -la luz de la conciencia-; esto aumenta el pecado en alto
grado, especialmente para aquellos que están bajo la influencia del evangelio; y es en realidad el
pecado de todos en esta nación.

Aun así, no hallamos que la juventud de David sea pecaminosa en grado notable; pero el que no
ocupara su juventud para obtener conocimiento y servir al Señor de modo pleno fue su carga y su
queja delante del Señor; cuánto más penoso y abominable a sus almas ha de ser para aquellos
cuya juventud ha transcurrido sólo en la vanidad, las palabras vanas, el mentir, jurar, profanar el
día del Señor con diversiones y excesos de todas clases, cuando el Señor lo pone sobre sus
conciencias. Anthony Palmer en La nueva criatura del Evangelio

124
«¡Oh!» -dijo Faraón-, «¡quitad estas ranas asquerosas, este trueno horroroso!» Pero, ¿qué dice
David? «Señor, ¡quita la iniquidad de tu siervo!» El uno quería verse libre de castigo. Y es muy
verdadero que un cristiano más bien suele perturbarse por el pecado que por las ranas y el trueno;
ve más inmundicia en el pecado que en las ranas y sapos, y más horror que en el trueno y el
relámpago. Jeremiah Dyke

Faraón lamentaba más los golpes que recibía que la dureza de corazón de dentro. Esaú se
lamentaba, no porque había vendido el derecho de nacimiento, que era su pecado, sino porque
había perdido la bendición, lo cual era su castigo.

Esto es lo mismo que llorar por aplicarse una cebolla; el ojo derrama lágrimas porque duele. Un
marinero lanza un fardo durante una tempestad, que desea recoger al regreso, cuando los vientos
hayan amainado. Muchos se quejan más de las aflicciones con las cuales han nacido que de los
pecados con que han nacido; tiemblan más ante la venganza del pecado que ante el veneno del
pecado; el uno los deleita, el otro los aterra. William Secker

Vers. 12. ¿Quién es el hombre que teme a Jehová? El temor presente engendra seguridad eterna;
teme a Dios, que está sobre todas las cosas, y no tendrás que temer a los hombres en absoluto.
AGUSTÍN

El le enseñará el camino que ha de escoger. Aquellos cuyo corazón es recto no errarán por falta
de dirección celestial. Cuando Dios santifica el corazón, ilumina la mente. Todos deseamos
escoger nuestro camino; pero, ¡qué misericordia cuando el Señor dirige esta elección y hace que
la elección libre sea la elección buena! Si hacemos nuestra la voluntad de Dios, Dios nos
permitirá tener nuestra voluntad.

Dios no fuerza nuestra voluntad, sino que deja mucho a nuestra elección; sin embargo, El
instruye nuestra voluntad, y por ello escogemos lo que es agradable a su vista. La voluntad debe
estar sometida a la ley; hay una manera en que podemos escoger, pero somos tan ignorantes que
necesitamos ser enseñados, y somos tan voluntariosos que sólo Dios puede enseñarnos de modo
efectivo. C. H. S.

Vers. 13. El que teme a Dios no tiene que temer nada más. Gozará de bienestar. Ocupará la
estancia del contentamiento. Uno puede dormir tan bien en un camastro como en la cama más
mullida; no es la abundancia, sino el contentamiento, lo que nos da la verdadera comodidad. C.
H. S.

El temor santo de Dios va a destruir los temores pecaminosos de los hombres, tal como la
serpiente de Moisés devoró las serpientes de los magos. Robert Mossom

Vers. 14. El secreto de Jehová es para los que le temen. Algunos dicen aquí «la amistad»;
significa relación familiar, intimidad, confidencias, y amistad selecta. Este es un gran secreto.
Las mentes carnales no pueden ni imaginarse lo que significa, y aun los creyentes no pueden
explicarlo en palabras, porque es necesario sentirlo para conocerlo.

125
La vida espiritual más elevada es por necesidad una senda que el ojo del águila no conoce y que
el cachorro del león no puede seguir; ni la sabiduría ni la fuerza natural pueden forzar la puerta
de esta cámara interior. Los santos tienen la clave de los jeroglíficos del cielo; sólo ellos pueden
descifrar los enigmas celestiales. Son los iniciados en la comunión de los cielos; han oído las
palabras que no es posible que repitan a sus compañeros. C. H. S.

Hay un sentido vital en que «el hombre natural no discierne las cosas del Espíritu de Dios» y en
que todas las realidades de la experiencia cristiana quedan por completo fuera de sus
percepciones. El hablarle de la comunión con Dios, del sentimiento de perdón, de la viva
expectativa del cielo, del testimonio del Espíritu Santo, de las luchas de la vida espiritual, sería
como razonar con un ciego sobre colores o con un sordo sobre armonía musical. John Morison

¡Ah!, pero tú dices: ¿No conocen el evangelio muchos hombres carnales y hablan de las cosas
del mismo con la fuerza del entendimiento, etc.? Contesto con el texto de Colosenses 1:26, 27
que, aunque puedan conocer las cosas que revela el evangelio, no conocen las riquezas y gloria
del mismo; que el mismo conocimiento rico del que habla la Palabra ellos no lo tienen, y por
tanto no lo conocen; un niño y un joyero miran los dos una perla y la llaman igual; pero el niño
no la conoce como una perla en cuanto al valor y riqueza de la misma, como el joyero, y por
tanto no se puede decir que la conozcan igual. Thomas Goodwin

El andar con Dios es la mejor manera de conocer la mentalidad de Dios; los amigos que andan
juntos se comunican los secretos. El secreto de Jehová es para los que le temen. Noé anduvo con
Dios y el Señor le reveló un gran secreto: que destruiría al viejo mundo, y le quería a él en un
arca.

Abraham anduvo con Dios, y Dios le dejó entrar en su consejo privado: «¿Esconderé de
Abraham lo que voy a hacer?» (Génesis 18:17 y 24:40). Dios algunas veces hace conocer los
secretos de su seno al alma en oración, y en la Santa Cena, como Cristo se dio a conocer a sus
discípulos en el partimiento del pan (Lucas 24:35). Thomas Wattson

Vers. 15. Mis ojos están siempre vueltos hacia Jehová. El escritor dice que está fijo en su
confianza y constancia de su expectativa; mira con confianza y aguarda con esperanza. Podemos
añadir a esta mirada de fe y de esperanza la mirada obediente de servicio, la mirada humilde de
reverencia, la mirada de admiración y asombro, la mirada diligente de la meditación, y la tierna
mirada de afecto. Felices aquellos cuyos ojos no se apartan nunca de su Dios. «El ojo» -dice
Salomón- «nunca está satisfecho de ver»; pero esta vista es la que más satisface en el mundo.

Porque El sacará mis pies de la red. Observa la condición conflictiva en que un alma llena de
gracia se ha colocado; sus ojos están en el cielo, y, con todo, sus pies están a veces en la red; su
naturaleza más noble no cesa de contemplar las glorias de Dios, en tanto que su parte inferior
está sufriendo las miserias del mundo. C. H. S.
Una desgraciada paloma cuyas patas habían caído en el lazo del cazador es un perfecto emblema
del alma, entrampada en los cuidados y placeres del mundo, que siente el deseo de tener el poder
de la gracia para huir y estar en reposo con su Redentor glorificado. George Horne

126
Vers. 16. Sus propios ojos estaban fijos en Dios, pero temía que el Señor, airado, hubiera
apartado su rostro de él. A veces la incredulidad sugiere que Dios dirige su mirada apartándola
de nosotros. Si nosotros estamos vueltos hacia Dios, no tenemos por qué temer que él se vuelva
de nosotros, sino que podemos exclamar con osadía: «Vuélvete a mi.»

Vers. 17. Las angustias de mi corazón se han aumentado. Cuando la tribulación penetra en el
corazón, es verdaderamente tribulación. En el caso que tenemos delante el corazón estaba
tumefacto de pena, como un lago relleno a causa de grandes avenidas; esto lo usa como
argumento en favor de la liberación, y es un argumento potente.

Cuando llega la hora más oscura de la noche esperamos la aurora; cuando el mar está en su punto
más bajo, en la marea, ésta tiene que cambiar, y cuando nuestras tribulaciones han aumentado en
extremo, entonces podemos orar confiados: ¡Oh Señor, sácame de mis congojas! C. H. S.

Que ningún hombre se sorprenda de que su aflicción sea grande y para él inexplicable. Siempre
ha sido así entre el pueblo de Dios. El camino hacia el cielo está húmedo de lágrimas y sangre de
los santos. William S. Plumer

No podemos quejarnos de Dios, pero podemos quejarnos a Dios. Con sumisión a su santa
voluntad, podemos pedir sinceramente ayuda y liberación. William S. Plumer

Vers. 18. Mira mi aflicción y mis trabajos, y perdona todos mis pecados. Nota las muchas
pruebas de los santos; aquí tenemos no menos de seis palabras, todas ellas para describir
aflicción: «Aflicción, angustias, congojas, trabajos, tribulaciones, pena.» Pero también el espíritu
sumiso y creyente de un verdadero santo; todo lo que pide es: «Señor, mira mi aflicción y mis
trabajos.» No pronuncia ni aun expresa una queja; una mirada de Dios le deja contento, y
habiendo sido concedida, no pide más.

Aún más notable es la forma en que el creyente bajo la aflicción descubre la verdadera causa de
lo que sufre y pone el hacha a la raíz de la misma. «Perdona todos mis pecados» es el clamor de
un alma que está más acongojada por el pecado que por el dolor y quiere más bien ser perdonada
que curada. Bienaventurado el hombre para quien el pecado es más insoportable que la
enfermedad; no tardará mucho antes que el Señor le haya perdonado la iniquidad y curado la
enfermedad. Los hombres son lentos en darse cuenta de la íntima conexión entre el pecado y la
aflicción; solamente un corazón enseñado por la gracia se da cuenta de ello. C. H. S.

Es a causa de la enfermedad del alma que Dios nos visita con la enfermedad del cuerpo. Su
objetivo es curar el alma al tocar el cuerpo. Y, por tanto, en este caso, cuando Dios nos visita con
la enfermedad, deberíamos pensar que nuestra tarea está más bien en el cielo con Dios que entre
los hombres y los médicos. Richard Sibbes
Vers. 19. Considera mis enemigos. O sea, míralos; pero con otra clase de mirada; tal como
miraba a través de la columna de fuego sobre los egipcios y los perturbó (Éxodo 14:24), con una
mirada de ira y de venganza. John Gill

Dios no necesita hacer uso de muchas criaturas para disciplinar al hombre; lo hace por su cuenta.
No hay ninguna criatura tan perjudicial para el hombre como él mismo. Algunas dañan a otras

127
especies y dejan en paz a la propia, pero la humanidad se destruye con toda clase de medios. Los
hombres son más astutos contra los hombres que una zorra, más crueles que un tigre, más fieros
que un león; en una palabra, si dejamos al hombre en manos de otro hombre, éste se comporta
como un diablo. William Struther

Vers. 20. Guarda mi alma del mal, y líbrame cuando caigo en él. Esta es otra versión de la
oración: «No nos dejes caer en la tentación, mas líbranos del mal. »

No sea yo avergonzado. Este temor es como un espectro que gira alrededor de la mente del
Salmista. Tiembla para que su fe no sea objeto de ridículo a causa de lo extremo de su aflicción.
Los corazones nobles no pueden tolerar la vergüenza. David tenía un espíritu caballeroso, que
podía resistir cualquier tormento, antes que el de la deshonra. C. H. S.

***
SALMO 26
Titulo: «Salmo de David.» El dulce cantor de Israel está delante de nosotros en este Salmo como
alguien que sufre reproche; en esto era el tipo del gran Rijo de David, y un ejemplo alentador
para que llevemos la carga de la calumnia al trono de la gracia. Es una suposición ingeniosa la de
que esta apelación al cielo fue escrita por David en el tiempo del asesinato de Is-boset por Baaná
y Recab, para protestar su inocencia de toda participación en aquel asesinato a traición. El tenor
del Salmo ciertamente está de acuerdo con la supuesta ocasión, pero no es posible ir más allá de
la conjetura con datos tan endebles.

Vers. 1. Júzgame, oh Jehová. Una apelación así no debe hacerse de modo precipitado en ninguna
ocasión; y en toda nuestra vida no debería hacerse en modo alguno, a menos que estemos
justificados en Cristo Jesús; una oración mucho más apropiada para un mortal pecador es la
súplica: «No entres en juicio con tu siervo.» C. H. S.

Como un ejemplo de apelación al cielo podemos citar la del gran predicador de la Palabra,
George Whitefield: «Aunque algunos me consideren un saltabanco o un entusiasta, uno que va a
haceros dar vueltas a la cabeza con método, y pueden lanzarme toda clase de invectivas, con
todo, Cristo lo sabe todo; El lo observa, y le dejo a El que defienda mi causa, porque es un Amo
misericordioso. Ya he visto que lo es, y estoy seguro que seguirá siéndolo. La venganza es suya,
El pagará.» George Whitefield

Porque yo en mi integridad he andado. David tenía la integridad como principio, y andaba en ella
como práctica. No había usado medios solapados o torcidos para ganar la corona y conservarla;
sabía perfectamente que era guiado por los principios más nobles del honor en todas sus acciones
referentes a Saúl y su familia.

¡Qué consuelo es tener la aprobación de la conciencia propia! Si hay paz dentro del alma, las
borrascas de la calumnia que tanto aúllan alrededor de nosotros no tienen mucha importancia.
Cuando el pajarillo en mi seno canta una canción alegre, no me importa si ululan alrededor de mí
cien lechuzas.

128
He confiado asimismo en Jehová sin titubear. ¿Por qué debo robar, cuando Dios ha prometido
suplir mi necesidad? ¿Por qué debo vengarme, cuando sé que el Señor ha adoptado mi causa? La
confianza en Dios es la seguridad más efectiva contra el pecado.

Por tanto, no resbalaré. El camino es resbaladizo, de modo que ando como sobre el hielo; pese a
ello, la fe guarda mis pies de caer y seguirá haciéndolo. Los caminos dudosos más tarde o más
temprano harán caer al que camina por ellos, pero los caminos de honradez y sinceridad, aunque
sean ásperos, son siempre seguros. No podemos confiar en Dios si andamos por caminos
torcidos, o sea, usando medios turbios; pero los caminos rectos y la fe simple llevan al peregrino
al término feliz de su jornada. C. H. S.

Vers. 2. El Salmista usa tres palabras: «examina», «escudriña», «prueba». Estas palabras tienen
por objeto incluir todos los modos en que la realidad de algo puede ser puesta a prueba; e
implican, juntos, que deseaba que se hiciera la más concienzuda investigación; no trataba de
esquivar la prueba. Albert Barnes

Examina, escudriña, prueba. Como el oro es purificado de la escoria por el fuego, así la
sinceridad del corazón y la simplicidad del verdadero cristiano se ven mejor y se hacen más
evidentes en las tribulaciones y la aflicción. En la prosperidad todo hombre parece piadoso, pero
las aflicciones hacen salir del corazón lo que hay en él, sea bueno o malo. Robert Cawdray

Vers. 3. Y ando en tu verdad. Algunos hablan de la verdad; es mejor andar en ella. Algunos
prometen obrar bien en el futuro, pero sus resoluciones se desmoronan; sólo el hombre
regenerado puede decir: «Ando en tu verdad.» C. R. S.

Vers. 3, 4. Dios no va a dar la mano al inicuo, como dice la Vulgata (Job 8:20), ni tampoco debe
hacerlo el hombre piadoso. David demuestra la sinceridad de su curso por el cuidado con que
evita estas compañías. George Swinnock

Vers. 4. No me he sentado con hombres hipócritas. Lejos de ser un ofensor abierto contra las
leyes de Dios, el Salmista ni aun se había asociado con los amadores del mal. Se había
mantenido aparte de los hombres de Belial. Un hombre se conoce por sus compañeros, y si nos
hemos mantenido a distancia de los malos, siempre será una evidencia a favor nuestro, caso que
nuestro carácter sea impugnado. El que nunca se ha embarcado no puede ser el que ha hundido el
barco.

Los verdaderos ciudadanos no tienen tratos con los traidores. David no se había sentado con
hombres hipócritas. No eran sus amigos en las fiestas, ni sus consejeros en los consejos, ni sus
amigos en la conversación. Tenemos necesidad de ver, hablar y tratar con los hombres del
mundo, pero no hemos de tener nuestro esparcimiento y solaz en una sociedad frívola. No sólo el
hombre de palabra soez, sino también el vano e hipócrita deben ser evitados. Todos los que son
superficiales, charlatanes y frívolos, son indignos de la amistad de un cristiano. C. H. S.

¿Qué tienen que hacer las palomas de Cristo entre las aves de presa? ¿Qué tienen que ver las
vírgenes con las rameras? La compañía de los malos contamina; es como pasearse entre los que
tienen la plaga. «Se mezclaron con los paganos y aprendieron sus obras.» Si mezclas una

129
armadura brillante con otra herrumbrosa, la bruñida no hará brillante a la herrumbrosa, sino que
la herrumbrosa echará a perder a la otra. Faraón enseñó a José a jurar, pero José no enseñó a
Faraón a orar. Thomas Watson

Ni entré con los que andan simuladamente. La congregación de los hipócritas es tal que no
merece que tengamos comunión con ella. Dejemos de relacionarnos con ellos pronto, pues más
adelante quizá no sintamos el deseo de hacerlo. C. H. S.

El hipócrita tiene mucho de ángel por fuera, pero más de diablo por dentro. Es ardiente en
palabras, helado en obras; habla a varas, hace bien a pulgadas. Es un estercolero hediondo
cubierto de nieve; un molino que sigue girando pero no muele nada; una gallina que cacarea,
pero que no pone. Thomas Adams
Vers. 4, 5. «Es difícil, incluso en caso de un milagro, guardar los mandamientos de Dios y tener
malas compañías a la vez.» Lewis Stuckley

Vers. 5. Aborrecí la reunión de los malignos. Una frase severa, pero no demasiado severa. Un
hombre que no aborrece el mal a fondo no ama el bien de corazón. A los hombres, como
hombres, siempre hemos de amarlos, porque son nuestros prójimos, y por tanto hemos de
amarlos como a nosotros mismos; pero los malhechores, como tales, son traidores al gran Rey, y
ningún súbdito leal puede amar a los traidores. Lo que Dios aborrece hemos de aborrecerlo
nosotros. La congregación o asamblea de los malhechores significa hombres violentos, aliados
para derrocar al inocente; estas sinagogas de Satanás han de ser aborrecidas.

Qué reflexión tan triste es la de que debería de haber una congregación de malhechores, así como
una congregación de justos; una iglesia de Satanás, y una iglesia de Dios; una simiente de la
serpiente, así como una simiente de la mujer; una antigua Babilonia, así como una nueva
Jerusalén; una gran ramera sentada sobre las muchas aguas, para ser juzgada en ira, así como una
casta esposa del Cordero que sea coronada a su venida. C. H. S.

El odio a los enemigos en cuanto enemigos (sí, el tenerles verdadero odio), tan por completo
opuesto al indiferentismo de nuestros días, siempre ha sido una marca de sus siervos antiguos.
Piénsese en Fineés (Salmo 106:31): «Y le fue contado por justicia de generación en generación
para siempre»; Samuel con Agag; Elías con los sacerdotes de Baal. Y notemos el elogio del
ángel de Efeso: «Tú no puedes tolerar a los malos» (Apocalipsis 2:2). J. M. Neale

Y con los impíos nunca me senté. Los santos tienen un asiento en otra mesa, y nunca dejan las
viandas del Rey por las cáscaras de la pocilga. Es mejor estar sentado con los ciegos, cojos y
mancos en la mesa de la misericordia que con los inicuos en sus fiestas impías; sí, mejor estar
sentado en la ceniza con Job que con Faraón en el trono. Que cada lector procure la buena
compañía, porque la que tengamos en este mundo es probable que sea la misma que tendremos
en el próximo. C. H. S.

¡Cuán pocos son los que consideran que su contacto con los inicuos les endurece, en tanto que el
apartarse de ellos podría dar por resultado que se sintieran avergonzados! Mientras que nos
divertimos con ellos, les hacemos creer que su condición no es deplorable, que su peligro no es
grande; por el contrario, si les evitamos, como evitamos una pared que se desploma, en tanto que

130
siguen siendo enemigos del Señor, esto podría hacerles bien, pues les sobresaltaría y despertaría
de la seguridad y engaño en que ahora se encuentran. Lewis Stuckley

Vers. 6. La varé en inocencia mis manos, y así andaré alrededor de tu altar, oh Jehová. Digan lo
que quieran los psicólogos de Roma haciendo ver el poder de la naturaleza y la libre voluntad, a
nosotros, miserables pecadores, se nos enseña a damos mejor cuenta de nuestra propia debilidad.
El mismo apóstol de Cristo, el fuerte Tomás, falló en la fe de su resurrección; Pedro (cuya
cátedra ahora se quiere hacer ver que es la sede de infalibilidad) negó a su Maestro; David, «un
hombre según el corazón de Dios», tuvo necesidad de ser purificado; y ¿quién puede decir: «Soy
puro a la vista del Señor»? Ciertamente, oh Señor, ninguna carne es justa ante tu vista. Isaac
Bargrave

Vers. 7. Y contando todas tus maravillas. El pueblo de Dios no debería tener la lengua trabada.
Las maravillas de la gracia divina son bastantes para hacer hablar a up mudo. Las obras del amor
de Dios son maravillosas si consideramos el poco valor de sus objetos, el coste de su método y la
gloria de su resultado. Y si como hombres hallamos gran placer en hablar de cosas notables y
asombrosas, de la misma manera los santos se regocijan contando las grandes cosas que el Señor
ha hecho por ellos. C. H. S.

Vers. 8. Jehová, la habitación de tu casa he amado. «Tengo en mi congregación» dijo un ministro


venerable del evangelio «una señora anciana que durante muchos años ha sido sorda como una
tapia, pero siempre es de las primeras en sentarse a la hora de la reunión.

»Al preguntarle la razón de su asistencia constante, aunque no pudiera oír el sermón, contestó:
"Aunque no puedo oírle, vengo a la casa de Dios porque quiero hacerlo, y quiero que se me halle
en sus caminos; y Dios me da pensamientos dulces sobre el texto cuando se me indica; otra razón
es que estoy entre la mejor compañía aquí, en la presencia más inmediata de Dios, y entre sus
santos, los dignos de la tierra. No estoy satisfecha de servir a Dios en privado; mi deber y
privilegio es honrarle regularmente en público"» ¡Qué reprensión hay aquí para los que pueden
oír, si es que se presentan y no acuden a destiempo al lugar de adoración, si es que acuden! K.
Arvine

Vers. 9. No juntes con los pecadores mi alma. «¡No juntes mi alma con los pecadores» por causa
del lagar de tu ira eterna! Marción, el hereje, viendo a Policarpo, se admiraba de que no le
reconociera. «¿No me conoces, Policarpo?» «Sí» contestó Policarpo», «te conozco como al
primogénito del diablo», y le despreció. George Swinnock

La muerte es el momento de la cosecha para Dios, en que recoge las almas que le pertenecen y el
diablo recoge las que le pertenecen a él. Un tiempo han ido juntas, pero luego se separan; y los
santos son llevados a la congregación de los santos, y los pecadores a la congregación de los
pecadores. Y lo que nosotros hemos de decir es: «No juntes con los pecadores mi alma.» Sean
cuales sean los nuestros aquí, el pueblo de Dios o el del diablo, la muerte va a juntar nuestras
almas con ellos.

Será algo horrible verse juntado a los pecadores en el otro mundo. El mero hecho de pensar que
nuestras almas puedan ser juntadas a ellos, basta para erizarle a uno los cabellos.

131
Hay ahora muchos que se juntan de buena gana con los pecadores; es el deleite de sus corazones;
su vida es atrevida, divertida a sus ojos. Les es una carga juntarse con los santos, ocuparse del
Señor y sus cosas los domingos.

Pero el ser juntado con ellos en el otro mundo es algo terrible. A) Los santos lo temen, como en
el texto. David nunca temió tanto la compañía de los enfermos, los perseguidos, etc., como la de
los pecadores. Estaba contento al reunirse con los santos de cualquier condición; pero, «Señor»
dice-, «no juntes mi alma con los pecadores». B) Los malvados mismos tienen horror ante la
perspectiva. «Déjame morir la muerte de los justos» dice el inicuo Balaam-, «y que éste sea mi
fin» (Números 23:10). Aunque están contentos viviendo con ellos en la vida, sus conciencias les
dan testimonio de que están horrorizados ante la idea de estar con ellos en la muerte. Quieren
vivir con los pecadores, pero morir con los santos. Una idea pobre, que se condena a sí misma.
Thomas Boston

Vers. 10. Sobornos.


¿Con qué pueden hacerse todas las doctrinas
Claras, honestas y aceptables? Muy sencillo.
Basta con doscientas libras anuales.
¿Y si es necesario demostrar
Que lo recto es torcido, o viceversa?
¡Fácil! ¡Doscientas libras más!
—SAMUEL BUTLER en Hudibras

SALMO 27
Este Salmo puede ser leído provechosamente en un triple plano: como lenguaje de David como
refiriéndose a la iglesia y como referente al Señor Jesús. La plenitud de la Escritura aparecerá
maravillosa de esta manera. C. H. S

Vers. 1. Jehová es mi luz y mi salvación. Allí donde no hay bastante luz para ver nuestra propia
oscuridad y sentir anhelo del Señor Jesús, no hay evidencia de salvación. La salvación nos halla
en la oscuridad, pero n9 nos deja allí. No se dice meramente que el, Señor da luz, sino que El
«es» luz; no que da salvación, sino que El «es» salvación. C. H. S.
Alice Driver, mártir, al ser examinada hizo callar a los doctores que la interrogaban, de modo
que no pudiendo decir una sola palabra, se miraron el uno al otro; entonces ella dijo: «¿No tenéis
nada más que decir? Dios reciba todo honor, que no podéis resistir al Espíritu de Dios en mí, una
pobre mujer. Soy la hija de un hombre pobre pero honrado, nunca he ido a la universidad como
vosotros; he guiado el arado ayudando a mi padre muchas veces, por lo que estoy agradecida a
Dios; sin embargo, en defensa de la verdad de Dios y la causa de mi Señor, Cristo, por su gracia
os desafío a todos en el mantenimiento y defensa de ella; y si mil vidas tuviera, mil vidas
ofrecería por amor de la misma.» Por lo que el canciller la condenó, y fue devuelta gozosa a la
cárcel. Chas. Bradbury

Hay una gran diferencia entre la luz y el ojo que la ve. Un ciego puede saber mucho acerca del
brillo del sol, pero éste no brilla para él, no le da luz. De igual modo, el saber que «Dios es luz»

132
es una cosa (1ª Juan 1:5), y el poder decir: «El Señor es mi luz» es algo distinto. Cuando El es en
esta forma «nuestra luz», entonces es también «nuestra salvación». El nos ha prometido que nos
guiaría rectamente; no sólo para mostramos el pecado, sino para libramos de él; no sólo para
hacernos ver el aborrecimiento que tiene Dios al pecado y su maldición del mismo, sino también
para atraernos al amor de Dios y quitar la maldición. De Meditaciones sacramentales

«Sol agradable» -gritó san Bemard-, «no puedo andar sin Ti; ilumina mis pasos y provee a este
entendimiento ignorante y reseco pensamientos dignos de Ti. Adorable plenitud de luz y calor, sé
el mediodía de mi alma; extermina sus tinieblas, dispersa sus nubes, quema, seca y consume toda
su suciedad e impurezas. ¡Sol divino, levántate en mi alma y no te pongas nunca!» Jean Avrillon

¿De quién temeré? Una pregunta que lleva consigo la respuesta. A los poderes de las tinieblas no
hay que temerlos, porque el Señor, nuestra Luz, los destruye; y a la condenación del infierno no
tenemos por qué temerla, puesto que el Señor es nuestra salvación. C. H. S.

No comprendo una profesión de cristiano tímida y vacilante. Estos predicadores y profesos son
como una rata jugando al juego del escondite tras un friso de madera en la pared: asoman la
cabeza por un agujero para ver si hay peligro a la vista, y se atreven a salir si no hay nadie cerca,
pero vuelven a esconderse al instante si aparece algún peligro. No podemos ser sinceros para
Cristo a menos que seamos atrevidos. El vale más que todo lo que podemos perder por El, o no
vale nada. H. G. Salter

Vers. 2. Cuando los malignos. Es una señal de esperanza cuando los malignos nos aborrecen; si
nuestros enemigos fueran personas piadosas, sería algo lamentable, pero tratándose de los
malignos, su aborrecimiento es mejor que su amor. C. H. S.

No hay bocado más delicado para un estómago malicioso que la carne de un enemigo; se lo traga
sin mascarlo, como hacen los glotones. Sir Richard Baker

Todos los grandes peces se comen a los pequeños, y los hombres prepotentes no tienen más peso
en la conciencia por comerse a Otros que por comer una rebanada de pan. R. Sjbbes
Los buitres sienten antipatía hacia los olores placenteros; así también, en los malvados hay una
antipatía contra el pueblo de Dios; odian el suave perfume de sus gracias. Thomas Watson

Hay mucha sabiduría en la plegaria de John Wesley: «Señor, si he de tener pugnas, que no sea
con tu pueblo.» Cuando tenemos como enemigos a los que aborrecen a los buenos, hallamos por
lo menos esta consolación: que Dios no está a su lado, y por tanto son esencialmente débiles.
Wm. Plumer

Vers. 3. Aunque un ejército acampe contra mi, no temerá mi corazón. El ejército acampado
inspira mayor terror que el mismo ene-migo en plena batalla. Young nos dice que «algunos
sienten mil muertes al temer una». C. H. S.

Felizmente para mí, no podéis anularme delante de Dios, y su estimación sola me compensa, y
me recompensa, por vuestro desprecio. Jean Avrillon

133
Allí donde no hay confianza en Dios, no habrá permanencia de contacto con Dios. Cuando el
viento de la fe deja de hinchar las velas, el barco de la obediencia deja de surcar los mares. Wm.
Secker

Vers. 4. Una sola cosa. El hombre de un libro es eminente; el hombre que tiene sólo un ideal
triunfa. Que todos nuestros afectos se reúnan en el haz de un afecto, y que éste se centre en las
cosas celestiales. C. H. S.

Entiendo, de modo general, que David se refiere a la comunión del hombre con Dios, y que si un
cristiano la tiene, no desea nada mas. John Stoughton

He pedido. Lo que no podemos conseguir al instante, está bien que lo deseemos. Dios nos juzga,
en gran parte, por los deseos de nuestro corazón. El que cabalga un caballo cojo, no es culpado
por su amo por su lentitud, si él va tan deprisa como puede; Dios acepta la voluntad por los actos
con respecto a sus hijos. C. H. S.

Del Señor. Este es el objetivo apropiado para nuestros deseos; este es el pozo en que hundir
nuestros cubos; ésta es la puerta a la que hay que llamar, el banco al que girar; centra tu deseo en
los hombres y yaces en el polvo como Lázaro; pon tu deseo en el Señor y eres llevado por los
ángeles al seno de Abraham. Bajo las penosas circunstancias de David podríamos haber esperado
que deseara reposo, seguridad y mil otras cosas buenas, pero no, ha puesto su corazón en la perla
y deja lo demás. C. H. S.

Y la vengo buscando. Los santos deseos deben llevar a una acción resuelta. C. H. S.

Para contemplar la hermosura de Jehová. No hemos de entrar en las asambleas de los santos para
ver y ser vistos, o meramente para escuchar al ministro. ¡Mejor contemplar por fe! ¡Qué vista
será cuando cada creyente, fiel seguidor de Jesús, contemplará «al Rey en su hermosura»! ¡Oh,
qué visión infinitamente bienaventurada! C. H. S.

Decidme si hay, si puede haber, alguna petición mayor. Este «una cosa» que David desea es, en
efecto, el unum necessarium de que habla Cristo en el evangelio; lo que María escogió, lo mismo
que David, aquí. Sir Richard Baker

Otra cosa que podemos llamar un elemento de la hermosura en Dios es la combinación de sus
varios atributos en un todo armonioso. Los colores del arco iris son hermosos tomados aislados;
pero hay una hermosura en el arco iris que no depende de ninguno de los colores aislados. La
santidad es hermosa; la misericordia es hermosa; la verdad es hermosa. Andrew Gray

Vers. 5. Porque Él me esconderá en su tabernáculo en el día del mal. El me dará el mejor refugio
en el peor peligro. En el secreto de su tabernáculo El me esconderá. Nadie en la antigüedad
osaba entrar en el lugar santísimo, bajo pena de muerte; y si el Señor ha escondido a su pueblo
allí, ¿qué enemigo se atreverá a molestarles? C. H. S.

134
Vers. 7. Oye, oh Jehová, mi voz con que a Ti clamo. La voz que en el último versículo estaba
afinada a la música, aquí se ha transformado en llanto. A los fariseos no les importaba que el
Señor les oyera con tal que les oyeran los hombres. C. H. S.

Vers. 8. Cuando Tú dices: Buscad mi rostro, mi corazón responde: Tu rostro buscaré, oh Jehová.
¡Oh si pudiéramos estar aún mejor dispuestos a esta santidad! Es decir, que Dios nos hiciera más
maleables a la mano divina, y más sensibles al toque del Espíritu de Dios. C. H. S.

Dios quiere que le conozcamos. Él está dispuesto a abrirse y dejar-se ver. No se deleita en
esconderse. Dios no nos mantiene a distancia como algunos emperadores, que creen que la
presencia disminuye el respeto. Dios no es esta clase de Dios, sino que puede ser buscado. En el
hombre, cuando descubrimos alguna debilidad, podemos pronto hurgar y hallar los límites de su
excelencia; pero con Dios es totalmente al revés. Cuanto más le conocemos, más hallamos en El
para admirar. Buscad mi rostro. El desea revelarse a nosotros. R. Sibbes

Cuando Tú dices. Aquí tenemos una oración; esto es, Él derrama sobre un hombre un espíritu de
gracia y de suplicación, una disposición a orar. Pone motivos, sugiere argumentos y ruegos hacia
Dios. Thomas Goodwin

Podemos decir esto: Dios no nos estimula y corrobora para que le busquemos sino cuando Él
intenta que le hallemos. «Tú has oído el deseo del humilde; Tú prepararás su corazón; Tú harás
que tu oído escuche» (Salmo 10:17). «Y me buscaréis y me hallaréis, cuando me busquéis de
todo corazón» (Jeremías 29:13). Thomas Cobbet

Mi corazón responde. El corazón está entre Dios y nuestra obediencia, como si fuera un
embajador. Comprende lo que Dios quiere que se haga, y luego pone una orden sobre todo el
hombre. El corazón y la conciencia del hombre son en parte divinos y en parte humanos. Richard
Sibbes

No rechaces con ira a tu siervo. Dios aparta a muchos con ira a causa de su supuesta bondad.
Pero no a ninguno por su maldad confesada. John Trapp

Tu siervo. Es algo bendito y feliz ser un verdadero siervo de Dios. Considera lo que dijo la reina
de Sebá de los siervos de Salomón: «Felices son tus siervos» (1º Reyes 10:8). Thomas Pierson

Vers. 10. Aunque mi padre y mi madre me abandonasen. Éstas son relaciones queridas y son las
últimas en abandonamos, pero si la leche de la bondad humana se seca incluso en los pechos, hay
un Padre que no olvida nunca. C. H. S.

Con todo, Jehová me recogerá. Se trata de su amor, su sabiduría, su poder, su eternidad, y todo
en su naturaleza. Y a éstos añade su promesa, con lo que tenemos la plenitud de toda la seguridad
que uno puede desear. Robert Sanderson

Vers. 11. Enséñame, oh Jehová, tu camino, y guíame por senda de rectitud a causa de mis
enemigos. Si un hombre viaja por la carretera real y le roban en pleno día, puede recibir
satisfacción del condado en el cual tuvo lugar el robo; pero si emprende el viaje por la noche, no

135
hay protección durante este tiempo, hace el camino bajo su riesgo y ha de aceptar el resultado.
Del mismo modo, si un hombre guarda los caminos de Dios, puede estar seguro de la protección
de Dios; pero si se ha descarriado, él mismo se expone al peligro. Robert Skinner
A causa de mis enemigos. Es maravilloso observar en qué forma la simple sinceridad
desconcierta y supera la astucia de la maldad. La verdad es sabiduría. El mejor modo de proceder
es la sinceridad. C. H. S.

Los creyentes condenan con sus vidas a quienes condenan con sus labios. Cristiano, si tú vives
en la tienda abierta del libertinaje, el inicuo no retrocederá unos pasos, como por vergüenza
hicieron Sem y Jafet, para cubrirte, sino que seguirá adelante para publicarlo, como hizo Cam.
Así, hacen uso de tu debilidad como excusa para su maldad. Los hombres son implacables en sus
censuras de los cristianos; no tienen simpatía y comprensión respecto a su debilidad. En tanto
que un santo es una paloma a los ojos de Dios, es sólo un cuervo para la estimación de los
pecadores. Wm. Secker

Resiste, tus enemigos huirán. Tiembla el infierno cuando le mira el cielo; Procura defenderte más
bien que atacar la confianza propia falla en el conflicto. Cuando te desafían, has de arrostrar
peligros; El valor verdadero no es fuego de virutas, Sino un horno encendido permanente;
Siempre es humilde, no confía en sí mismo, Y no se lanza de por sí al peligro. Sé fiel a Dios,
encomiéndate a El, y encontraras Que Dios lucha por ti si a El te resignas. ¡Ama a Jesús!, el
temor no resiste al amor. ¡Ama a Jesús!, y serás vencedor. -Thomas Secken

Vers. 12. Porque se han levantado contra mí testigos falsos, y los que respiran crueldad. La
calumnia es un arma antigua del armamento del infierno, y se hace de ella abundante uso
todavía; y no importa lo santo que pueda ser un hombre, siempre habrá quienes estén dispuestos
a difamarle. Su mismo aliento es odiar al que es bueno. C. H. S.

Vers. 13. Hubiera yo desmayado. Puedes, si quieres, dudar de que todas las aguas del océano
llenen una cuchara, antes que dudar de que la plenitud divina no baste para ti si no te queda nada
en este mundo. Una gota de la dulzura divina es bastante para hacer que en la misma agonía de la
muerte más cruel grites con gozo: «La amargura de la muerte ha pasado.» La bondad de Dios le
dispone a hacerlo. Su bondad pone en marcha un gran poder para que obre en favor de los santos
que sufren. David Clarkson

Vers. 14. Espera en Jehová. Espera a su puerta en oración; espera a sus pies con humildad;
espera a su mesa con servicio; espera a su ventana con expectación. C. H. S.

Resiste, tus enemigos huirán.


Tiembla el infierno cuando le mira el cielo;
Procura defender más bien que atacar.
La confianza propia falla en el conflicto.
Cuando te desafían, has de arrostrar peligros;
El valor verdadero no es fuego de virutas.
Si no un horno encendido permanente;
Siempre es humilde, no confía en sí mismo.
Y no se lanza de por sí al peligro.

136
Se fiel a Dios, encomiéndate a El y encontrarás
Que Dios lucha por ti si a El te resignas.
¡Ama a Jesús!, el temor no resiste al amor.
¡Ama a Jesús!, y serás vencedor.
—Thomas Ken.

***

SALMO 28

Decían los antiguos que hay una espina en el pecho del ruiseñor que le hace cantar. Las
aflicciones de David dan elocuencia a su santo Salterio. C. H. S.

Vers. 1. A Ti clamaré, oh Jehová. Roca mía. Será en vano clamar a las rocas en el día del juicio,
pero nuestra Roca escucha nuestros clamores. C. H. S.

Es de la mayor importancia que tengamos un objeto definido en que fijar nuestros pensamientos.
«Invócame, y te responderé, y te mostraré grandes proezas que tú no sabes.» Uno que le está
mirando desde arriba le escucha, se prepara para contestarle. Querido lector, en tiempo de
tribulación no desvaríes, que tus pensamientos no vayan de un lado a otro buscando un punto en
que fijarse. «A Ti clamaré...» Feliz el hombre que siente y sabe que cuando llega la tribulación
no tiene que estar perplejo y confuso por el golpe, por fuerte que sea. PHILIP BENNETT
POWER

Roca mía. «Cristo en su persona, Cristo en el amor de su corazón y Cristo en el poder de su


brazo es la Roca sobre la cual reposamos.» K. ARVINE

No te desentiendas de mí. Su silencio llena de temor al ansioso suplicante. ¡Qué caso tan terrible
sería si el Señor se quedara para siempre silencioso ante nuestas oraciones! C. H. S.
¿Qué deseamos que nos diga Dios? Queremos que nos haga saber que nos escucha; queremos
oírle que nos habla de modo claro a nosotros, tal como sabemos que nosotros le hemos hablado.
«Se nos dice» -dijo Rutherford sobre la demora del Salvador en contestar la petición de la mujer
sirofenicia- «"que Él no le contestó una palabra"», pero no se nos dice que "Él no oyó una
palabra". Cristo escuchaba, aunque con frecuencia no diera respuesta. El que no responda es una
respuesta, y nos dice "Sigue orando, sigue y clama, porque el Señor mantiene la puerta cerrada",
no para que te quedes fuera, sino para que llames, y llames más, y entonces se te abrirá.» PHEUP
BENNETT POWER

Para que no sea yo. . . semejante a los que descienden al sepulcro. Con horror secreto oigo que
algunos blasfeman los dones inefables de tu gracia, y ridiculizan la fe y el fervor de los fieles,
como si fuera imbecilidad mental. Temo que insensiblemente yo mismo me engañe hasta
disfrazar mi timidez culpable con el nombre de prudencia. Sé que es imposible agradar a la vez
al mundo corrupto y al Dios santo, y, con todo, estoy perdiendo de vista esta verdad.
Fortaléceme, oh Señor, contra estos descensos tan perjudiciales para tu gloria, tan fatales para la
fidelidad debida a Ti. JEAN MASSILLON

137
Vers. 2. Oye la voz de mis ruegos. Una oración silenciosa puede hablar con voz más alta que los
gritos de los sacerdotes que se esforzaban por despertar a Baal con sus gritos. C. H. S.

Cuando alzo mis manos hacia tu santo templo. Extendemos nuestras manos vacías porque somos
mendigos; las levantamos porque buscamos provisiones celestiales; las elevamos hacia el
propiciatorio de Jesús. C. H. S.

Vers. 3. No me arrebates juntamente con los malos. Éstos serán arrastrados al infierno, como
leños echados al fuego, como haces en una hoguera. David teme que sea atado en un haz y
arrastrado a su perdición.

Los cuales hablan paz con sus prójimos, pero la maldad está en su corazón. Palabras blandas,
untuosas por el amor fingido. Sería mejor estar encerrado en un pozo con serpientes que obligado
a vivir entre mentirosos. C. H. S.

El amor fingido es peor que el odio; la amistad falsificada es peor una mentira. THOMAS
WATSON

Vers. 4. Lector infiel, ¿cuál será tu destino cuando el Señor te juzgue? Nuestros «intentos» son
considerados como si fueran «actos»; los juzga tanto la voluntad como el hecho, y castiga o
recompensa en consecuencia conforme a sus obras. C. H. S.

Es indudable que si la carne nos impulsa a vengarnos, el deseo es malo a la vista de Dios. Él
prohíbe las imprecaciones de mal sobre nuestros enemigos como venganza. El santo profeta no
se siente inflamado aquí, por su aflicción personal, a invocar la destrucción de sus enemigos,
sino que poniendo a un lado el deseo de la carne, enjuicia la cosa en sus propios méritos. Antes
que un hombre pueda clamar pidiendo venganza, pues, contra los malvados, primero tiene que
desembarazarse de todos los sentimientos impropios en su propia mente, algo que sucedía
incluso a los discípulos de Cristo. En resumen, David, estando libre de malas pasiones, ruega
aquí, no en favor de su propia causa, sino por ser la causa de Dios. JUAN CALVINO

Gran Dios, Tú desde el principio te has venido ocupando solamente de la salvación de los
hombres. La misma benevolencia hacia la humanidad requiere tus truenos contra estos
corruptores de la sociedad. Sus labores incesantemente alejan a los hombres de Ti, Dios mío, y
en justo pago Tú les apartarás de Ti para siempre y tendrán la desoladora consolación de ser ellos
mismos así por toda la eternidad. ¡Espantosa necesidad la de odiarte a Ti para siempre! JEAN
MASSILLON

Dales conforme a sus obras. Medita en la justicia de Dios, que no es sólo su voluntad el castigar
el pecado, sino que es también su naturaleza. Dios no puede por menos que aborrecer el pecado,
porque es santo; y no puede por menos que castigarlo. Dios no puede renunciar a su propia
naturaleza para satisfacer nuestros caprichos. CHRISTOPHER FOWLER
David ora contra sus enemigos, siendo guiado por el Espíritu infalible de la profecía, viendo a
estos hombres como los enemigos de Cristo, y de su pueblo, en todas las edades. DAVID
DICKSON

138
Dales su merecido... Él los destruirá. Por tanto, si los verbos en todos estos pasajes fueran
traducidos en futuro, se vería claramente que son, precisamente, profecías de los juicios divinos
que ya han sido ejecutados contra los judíos. GEORGE HORNE

Vers. 6. Bendito sea Jehová. Nuestro Salmo ha sido una oración hasta este punto, y ahora se
transforma en alabanza. Los que oran bien, pronto van a alabar bien: la oración y la alabanza son
los dos labios del alma; dos altares; dos de los lirios de Salomón. C. H. S.
Vers. 7. Jehová es mi fortaleza y mi escudo. Si se le añade fortaleza, en caso de que la carga se
duplique, la fortaleza se triplica, y la carga no será más pesada, sino más liviana. Si no podemos
llevar la carga con nuestra propia fuerza, ¿por qué no hemos de poderla llevar con la fuerza de
Jesucristo? ¿Podemos tener la fortaleza de Jesucristo? Sí, esta misma fortaleza nos es entregada
por la fe y, por tanto, la fortaleza de Cristo es nuestra, que ha pasado a nosotros. ISAAC
AMBROSE Por lo que exulta de gozo mi corazón,, y con mi cántico le alabaré. Alabemos al
Señor y regocijémonos en El. Es bueno que seamos más como la alondra y menos como el
cuervo. Cuando Dios nos bendice, nosotros deberíamos alabarle con todo nuestro corazón. C. H.
S.

Vers. 8. Jehová es la fortaleza de su pueblo. No la mía solamente, sino la fortaleza de cada


creyente. Porque estamos seguros que hay bastante para todos y para cada uno. MATTHEW
HENRY

***

SALMO 29
Este Salmo tiene por objeto expresar la gloria de Dios según la oímos en el trueno ensordecedor.
Los versículos avanzan al compás de los rayos. Los verdaderos ministros son hijos del trueno, y
la voz de Dios en Cristo Jesús está llena de majestad. Así tenemos las obras de Dios y la Palabra
de Dios unidas. C. H. S.

Todo el Salmo: En este Salmo se celebra la fortaleza de Jehová; y la ejemplificación de la misma


es evidentemente tomada de una tempestad en el Líbano. Desde las montañas, la tormenta se
extiende sobre el llano. Robert Murray M'cheyne

No hay fenómeno en la naturaleza tan imponente como una tempestad con truenos y relámpagos.
El Salmo veintinueve denota una vitalidad y poder sagrados de la presencia de Jehová en el
estruendo de la tormenta. James Hamilton, D.

Deberíamos comprender lo que es una tempestad en el Oriente, para apreciar los sentimientos del
poeta; con un poder que sugiere el fin del mundo. Augustus F. Tholuck
Vers. 1. Dad a Jehová. Ni el hombre ni los ángeles pueden conferir nada a Jehová, pero pueden
reconocer su gloria y poder. Las causas naturales, como las llaman los hombres, son Dios en
acción, y nosotros no debemos adscribirles poder directamente. C. H. S.

139
Esto muestra lo poco dispuestos que solemos estar a conceder a Dios lo que se le debe. John
Trapp

Vers. 2. Rendid a Jehová la gloria debida a su nombre. Por tercera vez se nos hace esta
admonición, porque los hombres se resisten a glorificar a Dios, y especialmente los hombres
importantes. La incredulidad y la desconfianza, las quejas y las murmuraciones roban a Dios su
honor debido. C. H. S.

Lo cual no puedes hacerlo, pues su nombre está por encima de toda alabanza; pero puedes
procurar hacerlo. John Trapp

Adorad a Jehová. ¿Por qué ha de ser adorado? ¿Por qué hemos de concederle este alto honor?

Vers. 1, 2. Un cristiano sincero tiene como objetivo glorificar a Dios, exaltar a Dios y elevar a
Dios en el mundo. El que pone la gloria de Dios como su meta principal hallará que su meta
principal, gradualmente, socavará todas las metas inferiores. Allí donde la gloria de Dios es
tenida como el fin más elevado, todos los demás son mantenidos debajo. Thomas BROOKS

Vers. 3. Voz de Jehová sobre las aguas. No hay vista que más alarme que el destello del rayo
alrededor del mástil del barco.

Truena el Dios de gloria. El trueno es en realidad un mero fenómeno eléctrico, pero es causado
por la intervención de Dios mismo. La electricidad por sí misma no puede hacer nada; tiene que
ser usada y enviada a su objetivo; y hasta que el Señor Todopoderoso la envía, su rayo es inerte e
impotente. Antes volaría por los cielos una roca de granito que un relámpago cruzara el espacio
sin ser enviado por la Causa Primera. C. H. S.

Sí, gran Dios, este corazón hasta aquí tan seco, tan duro, tan árido; esta roca que Tú has golpeado
por segunda vez, no va a resistirte ya más, porque de Ti brotan aguas saludables y abundantes.
La misma voz de Dios que trastoma las montañas, envía sus truenos y relámpagos y divide el
cielo por encima del pecador, ahora manda a las nubes que derramen lluvias de bendiciones,
cambiando el desierto de su alma en un campo que produce a ciento por uno; esta voz escucho. J.
B. Massilon

Las potencias naturales de la materia y las leyes del movimiento son verdaderamente los efectos
de la actividad de Dios sobre la materia. En consecuencia, no hay tal cosa como causas naturales
o poder de la naturaleza independientes. Samuel Clarke

Vers. 4. Voz de Jehová con potencia. Como la voz de Dios en la naturaleza es tan poderosa,
también lo es en la gracia; el lector puede trazar un paralelo, y hallará mucho en el evangelio que
puede ser ilustrado por el trueno del Señor en la tempestad. Procura no rechazar al que te habla.
Si su voz es poderosa, ¡piensa lo que será su mano! C. H. S.

El caos no puede resistirte, escucha tu voz con obediencia, pero el corazón endurecido te
rechaza, y tu voz poderosa llama muchas veces en vano a su oído. Tú eres mayor que cuando

140
creas los mundos de la nada, cuando mandas al corazón rebelde que se levante de su abismo de
pecado y siga por los caminos de tus mandamientos. J. B. Massillon

Voz de Jehová con gloria. El Rey de reyes habla como un rey. Así como cuando el león ruge
todas las bestias de la selva se acurrucan en silencio, así también la tierra está silenciosa y muda
cuando resuena el trueno de Jehová. C. H. S.

Oh, si el «Boanerges» evangélico hiciera que el glorioso sonido del evangelio fuera oído por
debajo de todo el cielo, y que el mundo pudiera de nuevo ser sensible al mismo, antes que la voz
del Hijo del Hombre, que tantas veces ha llamado a los pecadores al arrepentimiento, los llame a
juicio. George Horne

Vers. 5. Voz de Jehová. Es diabólica la ciencia que centra nuestras contemplaciones en las obras
de la naturaleza y las aparta de Dios. Si alguno que quiere conocer a un hombre prescinde de su
rostro y fija sus ojos en las uñas, ésa es una locura merecedora de nuestra burla. Juan Calvino

Las cedros del Líbano. Estos árboles de Dios tan poderosos, que durante siglos han resistido la
fuerza de la tempestad, son los primeros objetos de la furia de los rayos, que, como se sabe bien,
visitan primero los objetos más altos. Robert Murray M’cheyne

Vers. 6. Los hace saltar como becerros; al Líbano y al Sirión como crías de búfalos. La voz de
nuestro Salvador moribundo hendió las rocas y abrió las tumbas; su voz viviente todavía obra
maravillas semejantes. C. H. S.

A toda bestia del bosque Él pone en el trance de dar a luz sus crías. El nuevo nacimiento, el
arrepentimiento y la humillación del evangelio abren los corazones de los hombres, que son
gruesos y llenos de la propia vanidad, orgullo, hipocresía, amor propio y pagados de sí mismos, y
también fanfarronería y sensualidad, como todo bosque está lleno de matorrales y espesura, que
impide el paso, hasta que es limpiado, sea quemándolo o destrozándolo. Joseph Caryl

Vers. 7. Voz de Jehová que lanza llamas de fuego. El mismo poder de Dios sale de su palabra,
«viva y poderosa, y aguda como espada de dos filos», que penetra, ilumina e inflama los
corazones de los hombres. George Horne

«La voz de Jehová envía llamas partidas de fuego.» Esto es muy descriptivo de la acción divina
en Pentecostés enviando llamas partidas, en lenguas de fuego que estaban divididas desde su
fuente celestial, y se posaron sobre las cabezas de los apóstoles, y los llenaron del fuego del celo
y el amor santos. Christopher Wordsworth
Vers. 8. Voz de Jehová que hace temblar el desierto. Sí, incluso aquí, gran Dios, donde creí que
hallaría un asilo inaccesible a tu misericordia eterna y podría pecar con impunidad, incluso en
esta soledad tu voz me detuvo y me hizo postrar a tus pies. J. B. Massillon

Vers. 9. Voz de Jehová que desgaja las encinas. Nuestros primeros padres buscaron un refugio
entre los árboles, pero la voz de Dios los halló muy pronto e hizo temblar sus corazones. El
evangelio tiene un poder revelador en los corazones oscuros, y hace que el alma tiemble delante
del Señor. C. H. S.

141
Y en su templo todo proclama su gloria. Hay mucho más poder real en el trueno de la Palabra
que en la palabra del trueno. Este aterroriza sólo para convencer, pero el otro aterroriza para
salvación. Joseph Caryl

Vers. 11. Jehová dará fuerza a su pueblo; Jehová bendecirá a su pueblo con paz. En el huracán
que describe este Salmo se desplegó un gran poder; en la calma suave después de la tormenta se
promete que este poder será la fuerza de los escogidos. C. H. S.

Primero, el evangelio pone este premio en la mano del que está dispuesto a adquirirlo; es paz de
conciencia, porque la paz de conciencia no es sino un pago realizado bajo la mano de Dios, el
que la deuda de la justicia divina sea pagada plenamente.

Segundo, todo verdadero creyente tiene paz de conciencia en la promesa, que nosotros contamos
tan buena como dinero constante y sonante. Vale la pena leer todo el Salmo para ver qué peso
pone el Señor en esta promesa dulce. El Salmo tiene por objeto mostrar, qué grandes cosas puede
hacer Dios, y que esto no significa para El nada más que una palabra. Este Dios que hace todo
esto, promete bendecir a su pueblo con paz. ¿No sería una paz triste si hubiera calles tranquilas
pero nos cortáramos el cuello en nuestras casas? Con todo, infinitamente más triste es tener paz
en las calles y las casas pero guerra y sangre en nuestras conciencias culpables. «Mi paz os dejo,
mi paz os doy.»

En tercer lugar, es llamado «el fruto apacible de la justicia». Sale de modo tan natural de nuestra
santidad como un fruto brota de la simiente correspondiente. William Gurnall

***

SALMO 30
Título: «Salmo cantado en la dedicación de la Casa. Salmo de David», o un cántico de fe, puesto
que la casa de Jehová, en su proyecto, fue algo que David nunca vio realizado. Un Salmo de
alabanza, puesto que había sido detenido un penoso juicio y perdonado un gran pecado.

Vers. 1. Te ensalzaré, oh Jehová. Tendré una concepción de Ti alta y honrosa, y la expresaré con
mi música mejor. Otros pueden olvidarte, murmurar de Ti, despreciarte, blasfemar tu nombre,
pero «Yo te ensalzaré», porque he sido favorecido por encima de los demás.
Porque tú me has puesto a salvo. Aquí hay una antítesis. «Te ensalzaré, porque tú me has
ensalzado.» La gracia nos ha sacado del foso del infierno, de la zanja del pecado, del pantano del
abatimiento, del lecho de enfermedad, de la esclavitud de las dudas y temores; ¿no tenemos
cántico que ofrecer por todo esto? ¿Hasta dónde nos ha ensalzado nuestro Señor? Nos ha
ensalzado al lugar de hijos, para adoptarnos en su familia; nos ha ensalzado a una unión con
Cristo, «para estar juntos con Él en lugares celestiales». Ensalzad el Nombre de nuestro Dios,
porque El nos ha ensalzado por encima de las estrellas. C. H. S.
El verbo usado en el original denota «movimiento recíproco de cubos en un pozo, uno que
desciende y otro que sube, y viceversa; y es aplicado aquí con propiedad admirable para indicar

142
la reciprocidad y cambio en las fortunas de David según se describen en este Salmo, como la
prosperidad y la adversidad. Samuel Chandler

Vers. 2. Dios mío, a Ti clamé, y me sanaste. Si se nos para el reloj lo llevamos al relojero; si
nuestro cuerpo o alma están en una situación difícil, recurrimos al que los ha creado, y a su
habilidad infalible, para ponerlos de nuevo en condiciones. En cuanto a nuestras enfermedades
espirituales, no hay nada que las sane excepto el toque del Señor Jesucristo; si tocamos el borde
de su túnica seremos sanados, en tanto que si abrazamos a otros médicos no nos van a ser muy
útiles.

Vers. 3. Oh Jehová, hiciste subir mi alma de la tumba. Nota bien, no es «Espero que», sino «Tú
has», tres veces. David está seguro, sin la menor duda, que Dios ha hecho grandes cosas para él,
por lo que está contento sobremanera.

Vers. 4. Cantad a Jehová, vosotros sus santos. David no quería llenar su coro de réprobos, sino
de personas santificadas que cantaran de corazón. Te llama, oh pueblo de Dios, porque vosotros
sois santos; y silos pecadores están silenciosos en su maldad, que vuestra santidad os constriña a
cantar. Sois sus santos, escogidos, comprados con sangre, llamados y puestos aparte para Dios;
santificados para que ofrezcáis el sacrificio diario de alabanza. Sed abundantes en el
cumplimiento de este deber celestial. C. H. S.

Vers. 5. Su ira. Oh, admirad y maravillaos para siempre ante la gracia de Dios soberana. ¿Sois
vosotros los que poseéis abundancia mejor que muchos de su pueblo que ahora son echados en el
horno de fuego? ¿Tenéis menos escoria que ellos? ¿Han pecado ellos con mayor frecuencia que
vosotros? El está airado con ellos por su tibieza, porque se han vuelto atrás; ¿arden vuestros
corazones siempre de amor? ¿Han guardado siempre vuestros pies sus caminos sin vacilar?
¿Habéis salido del camino? ¿Os habéis desviado hacia la derecha o hacia la izquierda? Sin duda
lo habéis hecho; y, por tanto, qué misericordia es que Él no esté tan airado con vosotros como lo
está con ellos. Timothy Rogers

En su favor hay vida. Si un alma condenada fuera admitida a gozar de los placeres de la vida
eterna sin el favor de Dios, el cielo sería un infierno para él. No es el lugar hórrido y tenebroso
de sufrimiento lo que hace desgraciada al alma en el infierno, sino el desagrado de Dios.

Si un alma elegida fuera echada allí y retuviera el favor de Dios, el infierno sería un cielo para él,
y su gozo no podrían quitárselo todos los demonios del infierno; la noche para él sería
transformada en día. Edward Marbury
Por la noche nos visita el llanto, pero a la mañana viene la alegría. Cuando viene el Sol de
justicia, nos enjugamos los ojos, y la alegría echa fuera a la pena. ¿Quién no está gozoso
conociendo a Jesús? Los primeros rayos de la mañana nos traen consuelo cuando Jesús viene con
el alba, y todos los creyentes lo saben. El duelo sólo dura hasta la mañana; cuando la noche se va
se desvanece la tristeza. Esto es aducido como una razón para cantar santamente, y es de peso;
las noches cortas y los días alegres llaman al salterio y al arpa. C. H. S.

¡Qué peso tiene una tribulación durante la noche! Nuestros nervios y cerebro, cansados, parece
que no pueden resistir la presión. El pulso late furioso, y el cuerpo, febril, inquieto, rehúsa

143
ayudar en la tarea de la resistencia. Después de una noche así de lucha, y del sueño pesado del
agotamiento, nos despertamos con un sentimiento vago de alteración. ¿Por qué nos sentíamos tan
abatidos? Las cosas no se ven igual ahora: tristes, cierto, pero tolerables; duras, pero ya no
imposibles; malas quizá aún, pero no desesperamos ya. El llanto nos visita por la noche, pero a la
mañana viene la alegría.

Y así, cuando la vida, con sus luchas y problemas y pecados, trayéndonos un conflicto perpetuo,
termina al final en las luchas agónicas de la muerte, entonces Dios «da sueño a sus amados».
Duermen en Jesús y despiertan en el gozo de una mañana que no se desvanecerá ni disminuirá: la
mañana de gozo.

El Sol de justicia brilla sobre ellos. La luz se halla por todas partes. Y sólo pueden maravillarse
cuando no recuerdan la desesperación, las tinieblas y la violencia de la vida terrenal, y dicen,
como habían dicho varias veces sobre la tierra: «Por la noche nos visita el llanto, pero a la
mañana viene la alegría.» Y nuestras penas, nuestras dudas, nuestras dificultades, nuestros
anhelos hacia el futuro, desmayando de poder tener fuerza para resistir una noche de tribulación
tan prolongada, ¿dónde se hallan entonces? ¿No sentiremos cómo nos describen las hermosas
palabras de nuestros himnos:

Cuando nos reunamos en la patria mejor,


Veremos a los nuestros otra vez,
Entonces nos será difícil comprender
Por qué antes teníamos que llorar y apenarnos.
—Mary B. M. Duncan

Su llanto sólo va a durar hasta la mañana. Dios va a transformar la noche invernal en un día de
verano, sus suspiros en cantos, su pena en alegría, su duelo en música, su amargura en dulzura,
su soledad en un paraíso.

Lo mejor para la salud del alma es que el viento del mediodía de la misericordia, y el viento del
norte de la adversidad, soplen sobre ella; y aunque cada viento que sopla traerá bien a los santos,
ciertamente sus pecados menguan y sus gracias prosperan cuando se hallan bajo el viento seco,
helado e hiriente de la calamidad, tanto como bajo el viento cálido y acariciador de la
misericordia y prosperidad. Thomas Brooks

Vers. 6. En mi prosperidad. Cuando todos los enemigos de David estaban quietos y su hijo
rebelde había muerto, entonces fue el momento del peligro. Muchos navíos se hunden en la
calma. Ninguna tentación es peor que la tranquilidad. C. H. S.

Nunca estamos en mayor peligro que bajo la caricia del sol de la prosperidad. El ser mimado por
Dios y no probar nunca la tribulación es una muestra de que Dios nos tiene descuidados, más
bien que de su tierno amor. William Struther

Dije: no seré jamás zarandeado. ¡Ah!, David, has dicho más de lo prudente, o incluso con sólo
pensarlo, porque Dios ha fundado el mundo sobre las aguas para mostrar lo endeble, mudable e

144
inconstante que es. ¡Desgraciado el que edifica sobre él! Se está construyendo una mazmorra
para sus esperanzas.

Vers. 7. Jehová, con tu favor me afianzaste como monte fuerte. Compara su estado al de una
montaña, aunque un montón de arena habría sido mejor; nunca pensamos demasiado poco de
nosotros.

David se jacta de que su montaña es firme, y, con todo, antes, en el Salmo 29, hablaba del Sirón
y el Líbano saltando como becerros.

¿Era el estado de David más firme que el Líbano? ¡Ah, engreimiento vano, común en todos! Qué
pronto va a estallar esta burbuja cuando al pueblo de Dios se le sube este orgullo a la cabeza y
piensa que va a gozar de inmutabilidad bajo las estrellas y constancia en el orbe circundante.
¡Qué conmovedora y aleccionadora es la forma en que Dios corrigió la equivocación de su
siervo!

Pero escondiste tu rostro y quedé desconcertado. No hubo necesidad de aplicarle golpe alguno,
bastó con que Dios escondiera el rostro. Esto prueba, primero, que David era un santo genuino,
porque el que Dios esconda el rostro, en la tierra, no turba al pecador; y segundo, que el gozo del
santo depende de la presencia de su Señor. C. H. S.

Los goces engendran confianza; la confianza da lugar al descuido; el descuido hace que Dios se
retire y da oportunidad para que Satán obre a escondidas. Y así como los ejércitos después de la
victoria se sienten seguros, y entonces es cuando son sorprendidos, nosotros, con frecuencia,
después de progresos espirituales somos derribados. Richard Gilpin

Ningún versículo puede enseñamos más claramente esta verdad gloriosa y consoladora, sobre la
que a los escritores medievales les gusta insistir, de que el que Dios mire o no mire a sus
criaturas es causa de la felicidad o desgracia de las mismas. John Mason Neale

Si Dios es tu porción, entonces no hay pérdida en todo el mundo que sea tan dura y pesada como
la pérdida de Dios. La palabra hebrea bahal significa grandemente turbado o aterrorizado, como
se puede ver en 1º Samuel 28:21: «Y la mujer fue a Saúl, y vio que estaba turbado en gran
manera.» Aquí tenemos la misma palabra hebrea, bahal. Thomas Brooks

Vers. 8. A Ti, oh Jehová, clamé. La oración es el recurso infalible del pueblo de Dios. Aun
cuando se vean acorralados y sin saber por dónde volverse, todavía pueden acudir al
propiciatorio. Cuando un terremoto hace temblar nuestra montaña, el trono de la gracia sigue
firme y podemos ir a él. No nos olvidemos nunca de orar, no dudemos nunca del buen resultado
de la oración. La mano que hiere puede curar; acudamos al que nos da el golpe, porque El quiere
oírnos.

La oración es mejor solaz que la edificación de una ciudad por Caín o el procurarse música Saúl.
La alegría, la diversión y los deleites de la carne son una receta lamentable para la mente afligida
y abatida; la oración triunfa donde todo lo demás falla. C. H. S.

145
Vers. 9. ¿Qué provecho hay en, mi sangre? Igualmente cuando los pobres santos de Dios acuden
a El y le dicen en sus oraciones que El puede condenarlos, o echarlos, que puede fruncir el ceño
sobre ellos; negarles éstas u otras peticiones, por ciertas causas Justas, ¿que ventaja le reportará?

Dios puede conseguir muchas alabanzas, etc., al escucharlos y ayudarlos; pero, ¿qué bien
resultará de verles oprimidos por los enemigos de sus almas?, o ¿qué deleite habrá para El en
verlos hundiéndose y desmayando bajo la terrible presión, etc.? Éste es un método permisible y
útil de súplica. Thomas Cobbet

¿Te alabará el polvo? ¿Puede bastar algún número de almas para alabarte? ¿Puede haber
bastantes bocas que declaren tu verdad? ¿Y no puedo yo ser una -ya sé que pecaminosa-, pero
una en el número, si a Ti te agrada el eximirme de descender a la fosa? Sir Richard Baker

La oración que prevalece ante Dios es, a veces, una oración que presenta argumentos. A Dios le
gusta que oremos razonando nuestra petición, puede considerar aceptables nuestros argumentos.
Thomas Watson

Vers. 10. Señor, sé Tú mi ayudador. Una forma compacta y apropiada de oración. Es útil en
centenares de casos para los hijos de Dios; es apropiada para un ministro cuando ha de ir a
predicar, para el que sufre en la cama del dolor, para el que trabaja en el campo de servicio, para
el creyente bajo la tentación, para el hombre de Dios bajo la adversidad; cuando Dios ayuda, las
dificultades desaparecen. C. H. S.

Vers. 11. Has cambiado mi lamento en una danza; desataste mi sayal, y me ceñiste de alegría.
Esto puede ser verdad de David, librado de su calamidad; fue verdad de Cristo, al levantarse de
la tumba para no morir más; es verdad del penitente, cambiando su sayal por los vestidos de
salvación; y se verificará en nosotros todos, el último día, cuando nos quitaremos los vestidos de
deshonor de la tumba para brillar en gloria inmarcesible. George Horne

Vers. 12. A fin de que mi alma te cante y no esté callada. Jehová, Dios mío, te alabaré para
siempre. A este fin, es decir, con este fin e intento -esto es, mi lengua o mi alma-, puede cantar
alabanzas a Ti y no estar en silencio. Sería un crimen vergonzoso si, después de recibir las
misericordias de Dios, nos olvidáramos de alabarle.

Dios no quiere que nuestras lenguas estén ociosas cuando hay tantos temas de gratitud a
disposición. El no quiere que sus hijos estén mudos en la casa. Han de cantar en el cielo y, por
tanto, deben cantar en la tierra. Cantemos con el poeta:

Quiero empezar la música aquí,


Y así mi alma debe elevarse;
Y con unas cuantas notas celestiales,
Llevar mis afectos a los cielos.
—C. H. S.

El profeta de este Salmo empieza con la ira de Dios, pero termina con su favor; como en los
tiempos antiguos, cuando entraban en el tabernáculo veían al principio cosas desagradables,

146
como los cuchillos de los sacrificios, la sangre de las víctimas, el fuego que ardía sobre el altar y
consumía las ofrendas, pero cuando pasaban un poco más adelante, hallaban el lugar santo, el
candelero de oro, el pan de la proposición y el altar de oro en que se ofrecían perfumes; y más
adentro estaban el Lugar Santísimo con el arca del pacto, el propiciatorio y los querubines, que
velaban el rostro de Dios. Thimoty Rogers

¿Qué es alabanza? El arriendo que pagamos a Dios, y cuanto mayor es la finca, mayor debe ser
el arriendo. G. S. Bowes

***

SALMO 31

Algunos han pensado que la ocasión en la atribulada vida de David que le llevó a este Salmo fue
la traición de los hombres de Keila, y nos hemos sentido muy inclinados a esta conjetura; pero,
después de reflexionar, nos ha parecido que el tono doliente y la alusión a su iniquidad requieren
una fecha posterior, y podría ser más satisfactorio decir que ilustra el período en que Absalón se
rebeló y sus propios partidarios le abandonaron, y labios mentirosos esparcieron millares de
rumores maliciosos contra él.

Vers. 1. En Ti, oh Jehová, he confiado; no sea yo confundido jamás. ¿Cómo puede el Señor
permitir que sea de modo definitivo avergonzado el hombre que depende y confía
exclusivamente en El? Esto no sería tratarnos como un Dios de verdad y de gracia. Traería
deshonor sobre Dios mismo si la fe no fuera al final recompensada. Sería un día triste
verdaderamente para la religión si Dios no trajera consolación y ayuda. C. H. S.

Vers. 2. Inclina a mí tu oído. Escucha mi queja. Pon tu oído junto a mis labios, para que puedas
escuchar lo que mi debilidad es capaz de pronunciar. Generalmente ponemos los oídos cerca de
los labios de los enfermos y los moribundos para poder escuchar lo que dicen. A esto parece que
se refiere el texto. Adan Clarke

Y ciudadela para salvarme. ¡Cuán simple y sencilla es la oración del justo y, no obstante, cuán
enjundiosa y profunda! No echa mano de ornamentos ni florituras; su espíritu es demasiado
sincero y profundo como para hacerlo de otra forma; cuánto mejor no sería si cuando oramos en
público tuviéramos siempre en cuenta esta regla.

Vers. 3. Se Tú mi roca y mi ciudadela para salvarme. Las dos promesas personales son como
clavos firmes sobre los que colgar la fidelidad al Señor. ¡Oh, si tuviéramos gracia para que
nuestro corazón estuviera fijo en la creencia imperturbable y firme en Dios!

Por tu nombre me guiarás y me encaminarás. No es posible que el Señor permita que su, honor
sea mancillado, pues esto implicaría que los que confían en El han de perecer. Este fue el ruego
de Josué. «¿Qué harás a tu gran Nombre?» C. H. S.

147
Si el mero honor de la criatura, el crédito de los ministros o la gloria de los ángeles fuera lo
implicado, la salvación del hombre sería sin duda incierta. Pero cada paso de ella implica el
honor de Dios. Rogamos en su Nombre. William S. Plumer

Vers. 4. Pues Tú eres mi refugio. El Omnipotente corta la red que teje las conveniencias. Aunque
nosotros, pobres criaturas, estamos en la red, Dios no está. En la antigua fábula el ratón pone en
libertad al león; aquí el león libera al ratón.

Vers. 5. En tus manos encomiendo mi espíritu. Estas palabras vivas de David fueron las palabras
que pronunció nuestro Señor al morir, y han sido usadas con frecuencia por los santos en la hora
de su partida. Podemos estar seguros que son buenas, sabias y solemnes; podemos usarlas ahora
y en nuestra última hora. C. H. S.

Estas fueron las últimas palabras de Policarpo, de Bernardo, de Huss, de Jerónimo de Praga, de
Lutero, de Melanchthon y de muchos Otros. «Bienaventurados son» dijo Lutero» «los que
mueren no sólo por el Señor como mártires, no sólo en el Señor, como todos los creyentes, sino
igualmente con el Señor, exhalando sus vidas en sus manos: "En tus manos encomiendo mi
espíritu".» J. J. Stewart Perowne

Encomiendo y pongo en tus sagradas manos, oh Dios mío, lo que soy, que Tú conoces mucho
mejor que yo, débil, desgraciado, herido, voluble, ciego, sordo, mudo, pobre, desprovisto de
todo, sí, menos que nada, a causa de mis pecados, y más miserable de lo que puedo saber o
expresar.

Recíbeme, Señor Dios, y haz de milo que Él, el Cordero divino, quiere que sea. Te encomiendo y
ofrezco y entrego en tus manos todos mis asuntos, cuidados, afectos, consuelos y labores, todo lo
que Tú sabes viene sobre, mí. Fray Tomás De JESÚS

Con gran voz El exclamó estas palabras ante el mundo, que para siempre irá hundiéndose en la
aprehensión pagana de la muerte, del temor de la muerte, la desesperanza de la inmortalidad y la
resurrección, porque está siempre permitiendo que la presencia y conciencia de la personalidad
de Dios, y de la unión personal con El, queden oscurecidas y desfiguradas. J. P. Lange, D. D.

Tú me has redimido, oh Jehová, Dios de verdad. La redención es una base sólida para la
confianza. David no conoció el Calvario como lo conocemos nosotros, pero la redención
temporal le animaba; y ¿no nos consolará más dulcemente a nosotros la redención eterna?

Vers. 6. Aborrezco a los que esperan en vanidades ilusorias. Los que no se apoyan en el
verdadero brazo de fortaleza, van a poner confianza vana en sí mismos. Muchos han de tener un
dios, y si no adoran al Dios vivo, verdadero y único, se hacen uno ellos mismos, y le prestan
atención supersticiosa, y esperan con esperanza ansiosa, basada en una ilusión. Los hombres que
hacen dioses de sus riquezas, sus personas, sus entendimientos o cualquier otra cosa, tienen que
ser evitados por aquellos cuya fe descansa sobre Dios en Jesucristo; y, lejos de ser envidiados,
han de ser compadecidos por depender de estas vanidades. C. H. S.

148
Los romanistas fingen milagros de los santos, para hacerlos, según creen, más gloriosos. Dicen
que la casa en que la Virgen María se hallaba cuando la visitó el ángel Gabriel, muchos
centenares de años después, fue transportada de Galilea a Dalmacia, a unas dos mil millas, y de
allí, por mar, a Italia, en donde fue llevada de un Sitio a otro, hasta que se halló un lugar
apropiado; y por ella fueron realizadas muchas curas maravillosas, y que los mismos árboles,
cuando llegó, se inclinaron ante ella.

Hay infinitas historias de esta naturaleza, especialmente en la leyenda de los santos, que llaman
«La leyenda áurea», un libro lleno de errores tan inmensos que Luis Vives, un católico, pero
hombre inteligente y erudito, dijo de él con gran indignación: «¿Qué puede haber más
abominable que este libro?»; y se maravilló de que lo llamaran «áureo», pues «lo que se escribió
en él tiene hierro por boca y plomo por corazón».

«Por todas partes podéis hallar» dice Erasmo, «ofrecida para obtener ganancia, la leche de María,
que honran casi como el cuerpo de Cristo consagrado; aceite prodigioso; muchos fragmentos de
la cruz, que si fueron recogidos, no cabrían en un gran barco.

»Aquí hay el capuchón de Francisco; allí las prendas interiores de la Virgen; en otro lugar el
peine de Ana; en otro, un calcetín de José; en otro, el zapato de Thomas de Canterbury; en otro,
el prepucio de Cristo, que, aun siendo algo incierto, adoran con más fervor que a la persona de
Cristo.

»Y no dicen que estas cosas han de ser meramente toleradas, para ayudar a la gente sencilla, sino
que toda la religión está casi colocada en ellas.» Christopher Cartwright

Mas yo en Jehová he esperado. Esto puede no estar de moda, pero el Salmista se atreve a ser
distinto. Los malos ejemplos no nos deben desviar de la verdad, sino que, aun en medio de una
defección general, deberíamos hacernos más osados. Esta adherencia a la confianza en Jehová es
el punto sobre el cual se insiste: el que está turbado se acoge a los brazos de su Dios y se atreve a
todo en la fidelidad divina.

Vers. 7. Me gozaré y alegraré en tu misericordia. Estas dos palabras, alegraré y gozaré, son una
reduplicación instructiva. No tenemos que ser mezquinos en nuestro triunfo santo. Este vino
podemos beberlo a jarros, sin temor a excedemos.

Tú has visto mi aflicción. Dios reconoce a sus santos cuando otros están avergonzados de
reconocerlos; nunca rehúsa reconocer a sus amigos. No piensa poco en ellos por el hecho de que
vayan cubiertos de harapos. No los juzga en falso y los echa cuando sus caras están demacradas
por la enfermedad, o sus corazones pesados por el abatimiento. C. H. S.

Sí, aunque hayamos perdido nuestro rico vestido y vayamos a Él en harapos; aunque nuestra
carne esté debilitada por el dolor o la vejez (Salmo 6:7); aunque la enfermedad y la pena hayan
consumido nuestra hermosura como la polilla (Salmo 39:11); aunque el sonrojo, las lágrimas y el
polvo se extiendan por nuestro rostro (Salmo 69:7), El nos reconoce todavía y no se avergüenza
de nosotros. Consuélate con esto, porque ¿qué daño te va a hacer el que los hombres te
desprecien, si Dios el Señor no te ha olvidado? Christian Scriver

149
Vers. 8. Pusiste mis pies en lugar espacioso. Bendito sea Dios por la libertad: la libertad civil es
valiosa, la libertad religiosa es preciosa, la libertad espiritual no tiene precio.

Vers. 9. Ten misericordia de mí, oh Jehová, porque estoy en angustia. Esta primera frase abarca
todo lo que sigue: es el texto de su discurso quejumbroso. La miseria mueve a misericordia -no
se necesitan más razonamientos-. «Ten misericordia» es la oración; el argumento prevalece,
puesto que es sencillo y personal: «Estoy atribulado.

Mis ojos se han consumido de tristeza. Las lágrimas sacan su sal de nuestra fuerza, y cuando
manan en abundancia pueden consumir la fuente de la cual proceden. Los ojos hundidos y
ojerosos son una indicación clara de mala salud. Dios quiere que le digamos los síntomas de
nuestra enfermedad, no para su información, sino para mostrar nuestro sentimiento de necesidad.

Mi alma también, y mis entrañas. El alma y el cuerpo están tan íntimamente unidos que la una no
puede declinar sin que lo sienta el otro. En estos días no son raros estos dobles decaimientos
como los descritos por David; hemos sentido que nos desmayamos por el sufrimiento físico, y
sido afligidos por la enfermedad mental; cuando las dos coinciden, es bueno que el piloto esté
frente al timón, en medio de la borrasca, y haga que la tempestad se transforme en un triunfo de
su arte.

Vers. 10. Porque mi vida se va gastando de dolor, y mis años de suspirar. El dolor es un mercado
muy triste en que gastar toda la riqueza de nuestra vida, pero un negocio mucho más provechoso
que el que se hace en la Feria de Vanidad; es mejor ir a la casa del luto que a la del festín. El
negro es un color que cae bien. La sal de las lágrimas es una medicina saludable. Es mejor pasar
los años suspirando que pecando.

Se agotan mis fuerzas a causa de mi aflicción. Es una aflicción provechosa la que nos lleva a ver
nuestros fallos. ¿Se trataba del peor pecado que cometió el Salmista y que roía su corazón y
devoraba su energía? Es muy probable que lo fuera. C. H. S.
Hallo que cuando los santos están atribulados y muy humillados, los pecados pequeños gritan
desaforadamente en su conciencia; pero, en la prosperidad, la conciencia es un papa que da
dispensaciones y manga ancha a nuestros corazones. La cruz es, por tanto, necesaria, como la
corona es gloriosa. Samuel Rutherford

Vers. 11. De todos mis enemigos soy objeto de oprobio. Se divertían en echarme algo en cara; mi
estado lastimoso era música para ellos, porque interpretaban maliciosamente que era un juicio
del cielo sobre mí. Los que no son llamados a soportarlo no dan mucha importancia a los
reproches, pero el que se halla bajo su látigo conoce lo profundo de sus heridas. Los mejores
hombres pueden tener los enemigos más acerbos y verse sometidos a las increpaciones más
crueles. C. H. S.

Si alguno procura ser paciente y humilde, se dice que es un hipócrita. Si se permite algunos de
los placeres de este mundo, que es un glotón; si busca la justicia, impaciente; si no la busca, un
necio. Si es prudente, se le llama avaro; si quiere hacer felices a los demás, di-soluto. Si se da a
la oración, vanidoso.

150
Y ésta es la gran pérdida de la iglesia, ¡que por estos medios muchos se abstienen de obrar bien!,
de lo cual el Salmista se lamenta diciendo: «De todos mis enemigos soy objeto de oprobio.»
Crisostomo, citado por J. M. Neale

Y de mis vecinos mucho más. Los que están más cerca de nosotros son los que peor nos
apuñalan. Sentimos más los desprecios de los que deberían mostrarnos simpatía.

Y el horror de mis conocidos. Cuanto más íntimos, más se apartan de nosotros. Nuestro Señor
fue negado por Pedro, traicionado por Judas y abandonado por todos en la hora de la máxima
necesidad. Todo el rebaño se vuelve contra el ciervo herido. La leche de la bondad humana se
vuelve agria cuando un creyente despreciado es víctima de acusaciones calumniosas.

Las que me ven en la calle huyen de mí. ¡Qué cosa más monstruosa y villana es la calumnia,
capaz de transformar al más eminente de los santos, al hombre que fuera admiración de todos, en
un despreciado, convirtiéndole en el blanco de las cornadas de todos y objeto de la aversión
general!

Vers. 12. He sido olvidado de su corazón como un muerto. Mejor le es al hombre la muerte que
el verse asfixiado en la calumnia y el escándalo. De los muertos no se dicen más que virtudes y
alabanzas, pero en el caso del Salmista no decían de él más que lo malo.

He venido a ser como un vaso echado a perder. Veamos aquí el retrato del Rey de reyes en su
humillación, cuando renunció a todo buen nombre y tomó sobre sí forma de siervo.

Vers. 13. Porque oigo el murmurar de muchos. Una víbora calumniadora es muerte para todo
consuelo. ¿Cuál será el veneno de toda la nidada? C. H. S.

Desde mi misma infancia, cuando me di cuenta de los intereses de las almas de los hombres, me
entró admiración al hallar que por todas partes los religiosos y piadosos, que sólo se preocupaban
seriamente de su propia salvación y de la de los demás, eran objeto de toda clase de desprecios y
calumnias, especialmente por los hombres más nefandos y viciosos; de modo que los que
profesaban los mismos artículos de fe, los mismos mandamientos como ley de Dios y las mismas
peticiones del Padrenuestro como su deseo, y así profesaban la misma religión, por todas partes
hablaban mal de los que se esforzaban en vivir sinceramente lo que decían.

Si la religión es mala y nuestra fe no es verdadera, entonces, ¿por qué la profesan estos hombres?
Si es verdadera y buena, ¿por qué aborrecer y menospreciar a los que viven en la práctica seria
de la misma, si ellos mismos no la practican? Pero no hemos de esperar que sean razonables los
hombres a los que el pecado y la sensualidad han hecho irrazonables.

Aun así, he de admitir que desde que observé el curso del mundo y el acuerdo entre la Palabra y
la providencia de Dios, consideré como una prueba notable de la caída del hombre, de la verdad
de las Escrituras, y del origen sobrenatural de la santificación verdadera, el hallar esta enemistad
universal entre la simiente santa y la de la serpiente, y hallar que el caso de Caín y Abel queda
ejemplificado con regularidad, y el que es nacido de la carne, persigue a aquel que ha nacido del

151
Espíritu. Creo que en el día de hoy vemos la evidencia patente que confirma nuestra fe cristiana.
Richard Baxter

Mientras se conjuran contra ml y maquinan quitarme la vida. Es mejor caer en las garras de un
león que bajo la voluntad de perseguidores maliciosos, porque la fiera puede no hacer caso de su
presa si está harta, pero la malicia es implacable y cruel como un lobo. De todos los enemigos, el
más cruel es la envidia.

Vers. 14. Digo: Tú eres mi Dios. David proclamó en voz alta su decisiva fidelidad a Dios. No era
un creyente de los que continúan cuando todo va viento en popa. Podía hacer uso de su fe en el
helado invierno y envolvérsela alrededor del cuello para protegerle y evitar las inclemencias.

El que puede decir lo que dijo David, no tiene por qué envidiar la elocuencia de Cicerón. «Tú
eres mi Dios» es más dulce que todas las demás palabras que pueda formular el habla humana.
Nota que esta fe mencionada aquí es un argumento que usa para recordar a Dios su promesa de
enviarle liberación pronta. C. H. S.

¡De cuánto más valor que poseer diez mil minas de oro es el poder decir «Dios es mío»! El
siervo de Dios está convencido de ello, y esto es la felicidad completa para él, y en ella se
deleita.

Cierto servidor del rey Ciro, que gozaba de su favor, estaba a punto de conceder su hija en
matrimonio a un hombre muy importante, si bien él no poseía muchas riquezas; por ello, alguien
le dijo: «Oh, ¿cómo vas a poder dar una dote a tu hija proporcionada a su categoría? ¿Dónde
están tus riquezas?» A lo que contestó: «No necesito nada. Ciro es mi amigo.»

Pero ¿no podemos decir nosotros mucho más siendo nuestro amigo el Señor, que tiene todos los
atributos excelentes y gloriosos que no pueden quedar cortos en ninguna necesidad y hacernos
felices, especialmente siendo capaces para ello? John Stoughton, La verdadera felicidad del justo
Vers. 15. En tu mano están mis tiempos. Se dice que la luna con-trola las mareas de los mares;
¿no hay un poder dominante de las almas? No tiene por qué ser así, al parecer, en la mayoría de
las vidas que son terrenales, pero lo es en las celestiales; del mismo modo que la luna dirige las
mareas, lo mismo Dios nuestras almas. La mano de Jesús es la mano que rige nuestros tiempos.
El regula el reloj de nuestra vida. Cristo por nosotros y Cristo en nosotros. Mis tiempos están en
su mano. Mi vida no puede ser en vano, como la vida del Salvador no es en vano. E. Paxton
Hood

Líbrame de la mano de mis enemigos y de mis perseguidores. Es legítimo desear escapar de la


persecución si es la voluntad del Señor.

Vers. 16. Haz resplandecer tu rostro sobre tu siervo; sálvame por tu misericordia. Dame la luz
del sol del cielo en mi alma, y desafiaré las tempestades de la tierra. Permíteme gozar del
sentimiento de tu favor, oh Señor, y saber lo que quieres en mi manera de vivir, y no me importa
que los hombres frunzan el ceño y me calumnien.

152
Vers. 18. Enmudezcan los labios mentirosos, que profieren insolencias contra el justo. Los
pensamientos propios orgullosos con frecuencia dan por resultado estimaciones devaluadoras de
los demás. Cuanto más espacio procuramos para nosotros, menos queda para nuestros vecinos.
¡Qué iniquidad es que los personajes indeseables siempre estén despotricando contra los hombres
buenos! No tienen capacidad para apreciar el valor moral, del cual ellos carecen por completo, y
tienen la desvergüenza de ascender al tribunal y juzgar a los hombres, a cuyo lado ellos no son
más que escoria. C. H. S.

En la venerable y monumental obra original de la Iglesia Valdense, titulada La lección de oro, de


fecha 1100, hallamos un verso que ha sido traducido de la siguiente forma:

Si alguno ama y teme a Jesucristo,


Y no maldice, jura o miente,
Es casto, no mata, ni hurta a otros;
Dicen que es un valdense, y merece castigo.
—Antoine Monastier,
en Historia de la Iglesia Valdense

Vers. 19. Cuán grande es tu bondad. No nos dice lo grande que es la bondad de Dios, porque no
puede; no hay medidas para delimitar la inconmensurable bondad de Jehová, que es la bondad
misma. Se asombra, usa interjecciones cuando fallan los adjetivos. Si no podemos medirla,
podemos asombrarnos.

Vers. 20. En lo secreto de tu presencia los esconderás de la conspiración del hombre. Los que
viven al pie de la cruz de Cristo se vuelven indiferentes a la burla de los poderosos. Las heridas
de Jesús destilan un bálsamo que cura todas las heridas que infligen las armas del desprecio; de
hecho, cuando tengo la misma mentalidad que había en Cristo Jesús, soy invulnerable a todos los
dardos del orgullo.

Vers. 21. Bendito sea Jehová. Cuando el Señor nos bendice, nosotros no podemos por menos que
bendecirle a Él de vuelta.
Vers. 22. Decía yo en mi inquietud: Cortado soy de delante de tus ojos. etc. Generalmente,
cuando tenemos prisa farfullamos lo que no debemos. Las palabras precipitadas las dice la
lengua en un momento, pero pueden permanecer durante muchos años en la conciencia. C. H. S.

¡Oh, qué amor le debemos a Cristo, que ha abogado por nosotros cuando nosotros no teníamos
nada que decir! ¡Esto nos ha sacado del foso de los leones y de las fauces del león rugiente!

Es decir, como afirmó Mrs. Sarah Wright: «He obtenido misericordia, cuando yo creía que
estaba más allá ya de la misericordia; esperanza del cielo, cuando creía que ya estaba condenada
por mi incredulidad; he dicho muchas veces: no hay esperanza para mí; estaba desesperada y no
me importaba lo que hubiera de pasarme.

»A menudo me hallaba al mismo borde de la muerte y el infierno, incluso a las mismas puertas
de ellos, y entonces Cristo las cerró. Me hallaba como Daniel en el foso de los leones, y El
detuvo a estos leones y me dio libertad.

153
»La bondad de Dios es inescrutable; cuán inmensa es la excelencia de su majestad para que se
digne mirar a una persona como yo; que me haya dado paz cuando estaba llena de terror y
andaba continuamente en medio del fuego y el azufre.» Timothy Rogers

Vers. 23. Amad a Jehová todos vosotros sus santos. Si los santos no aman al Señor, ¿quién lo
'hará? El amor es la deuda universal de toda la familia salvada; ¿quién quiere eximirse de
pagarlo? Se dan las razones para amar, porque el amor que cree no es ciego. C. H. S.

Vers. 23. Y paga abundantemente al que procede con soberbia. Lo que hemos de preguntar
seguidamente es: ¿cómo recompensa Dios al orgulloso?

1º) Por medio de represalia o desquite -porque a Adoni-bezek, que cortaba los pulgares de las
manos y de los pies de los demás, le cortaron los suyos (Jueces 1:7)-. Así los judíos, que
vociferaban: «Crucifícale, crucifícale», fueron muchos de ellos crucificados; que si hemos de
creer a Josefo, no había bastante madera para hacer cruces, ni espacio, en el lugar acostumbrado,
para colocar tantas cruces como hicieron. Las trampas que cava el orgulloso son para él mismo, y
de ello da abundante testimonio la Escritura.

2º) Mediante desengaños vergonzosos, cosechando raramente de lo que habían sembrado, o no


comiendo lo que habían cazado, lo cual se ve claro en el estado judío cuando Cristo se hallaba
entre ellos. Judas traicionó a Jesús por dinero, y no vivió para poder gastarlo. Pilato, para agradar
al César, resiste todos los consejos, y cede y accede al asesinato por el que vino su ruina y la del
César. Hugh Peters

Vers. 24. Esforzaos todos vosotros. El ánimo del cristiano puede ser descrito así: Es la audacia
indomable de un corazón santificado que se aventura a afrontar dificultades y sufrir penalidades
por una buena causa cuando Dios le llama a ello.

La audacia que hay en los brutos es mencionada como semejante al valor que Dios concede a los
hombres (Ezequiel 3:9). Esta es la promesa del Señor: «Como el diamante, más duro que el
pedernal, he hecho yo tu frente.» La locución «más duro» es la misma en el hebreo que se usa en
este texto -fortiorem petra-, la roca que no teme las inclemencias del tiempo: verano o invierno,
sol o lluvia, calor o frío, heladas o nieve; no se sonroja, no se arruga, no cambia en su calidad; es
todavía la misma.

Amado, el valor no consiste en un ojo penetrante, una mirada hosca, en palabras altisonantes;
sino que consiste en los hechos, el vigor de tu brazo, de tu pecho. La raíz de donde viene el
coraje es el amor a Dios; todos los santos de Dios que aman al Señor son de buen ánimo. El amor
a Cristo me constriñe a estas empresas, dice el apóstol (2ª Corintios 5:14). La regla por la cual se
rige es la Palabra de Dios: lo que el Señor se ha complacido en dejarnos registrado para la guía
del cristiano en las páginas sagradas (lº Crónicas 22:12, 13). Y el final, al cual se refiere, es Dios.
Porque para todo hombre santificado, siendo un hombre que se niega a sí mismo y mira a Dios y
sus intereses, Dios en su centro, en que reposan sus actividades y sus empresas; y su alma no se
satisface, ni puede hacerlo, si no es en Dios. Simeon Ash, «Sermón predicado ante los
comandantes de las fuerzas militares de la ciudad de Londres.»

154
El cuartear los deseos camales, para un hombre, es como cuartear su propio cuerpo; es un trabajo
doloroso y penoso, como si un hombre se cortara sus propios pies, se cortara las manos o se
pinchara sus propios ojos, como expresan Cristo y el apóstol Pablo. Simeon Ash.

***

SALMO 32
Título: «Salmo de David. Masquil». Que David escribió este Salmo gloriosamente evangélico
queda probado no sólo por este título sino por las palabras del apóstol Pablo en Romanos 4:6-8:
«Como también David habla de la bienaventuranza del hombre a quien Dios atribuye justicia sin
obras... » Probablemente su profundo arrepentimiento del gran pecado fue seguido por una paz
bienaventurada, y se vio llevado por ella a derramar su espíritu en la música suave de este
cántico escogido. En el orden cronológico parece seguir el cincuenta y uno. C. H. S.

La marca del verdadero penitente cuando ha sido una piedra de tropiezo para los otros es el ser
tan cuidadoso en levantarlos con su arrepentimiento como les fue perjudicial con su pecado; y
creo que nunca un hombre que es verdaderamente penitente se avergüenza de enseñar a los
pecadores el arrepentimiento mediante su propia prueba particular.

La mujer samaritana, cuando se convirtió, dejó el cubo en el pozo, fue a la ciudad y dijo: «Venid
aquí; ved a un hombre que me ha dicho todo cuanto he hecho» (Juan 4:29). Y nuestro Salvador
dijo a Pedro: «Cuando te hayas vuelto, fortalece a tus hermanos» (Lucas 22:32). Tampoco Pablo,
después de su conversión, se avergonzó de llamarse el principal de los pecadores, y de enseñar a
los otros a arrepentirse de sus pecados arrepintiéndose de los propios. Feliz, tres veces feliz, el
hombre que puede edificar tanto como ha derribado. Archibald Symso

Se dice de Lutero que un día le preguntaron cuál de los Salmos era el mejor, y contestó: «Psalmi
paulini»; y cuando sus amigos insistieron en saber cuáles eran, añadió: «El 32, el 51, el 130 y el
143.

Porque todos ellos enseñan que el perdón de nuestros pecados viene sin la ley y sin las obras del
hombre que cree, y por tanto los llamo Salmos Paulinos.» Lutero, Conversaciones de sobremesa

Los Salmos penitenciales: Cuando Galileo fue encarcelado por la Inquisición en Roma por
afirmar la exactitud del sistema copernicano, se le mandó como penitencia que repitiera los siete
salmos penitenciales cada semana durante tres años.

Esto tiene que haber sido con el objeto de extraer de él una especie de confesión de su culpa y
admisión de la justicia de su sentencia; y en ello había cierta sagacidad, y en realidad humor,
añadida a la iniquidad (o necedad) del procedimiento. De otra manera, no es fácil entender qué
idea de castigo podían adscribir los padres a un ejercicio devocional así, que en cualquier caso
sólo podía ser agradable y consolador para el preso. M. Montague en Los siete Salmos
penitenciales en vers.

155
Vers. 1. Bienaventurado. Como el Sermón del Monte, este Salmo empieza con bienaventuranzas.
Este es el segundo Salmo de bienaventuranzas. El primer Salmo describe el resultado de la santa
bendición; el treinta y dos detalla la causa de la misma. El primero describe el árbol en pleno
crecimiento; éste muestra cuándo se le planta y riega. C. H. S.

Bienaventurado. ¡Oh dichoso!; o bien: ¡Oh felicidad de este hombre! Robert Leighton

Nota que éste es el primer Salmo, -sin contar el primero de todos-que empieza con una
«bienaventuranza». En el primer Salmo tenemos la bienaventuranza de la inocencia, o mejor, de
aquel que únicamente es inocente; aquí tenemos la bienaventuranza del arrepentimiento como el
estado más feliz que sigue al de la falta de pecado. Lorinus en Comentario de Neale

Bienaventurado aquel a quien es perdonada su trasgresión. Un perdón de la trasgresión pleno,


instantáneo, irreversible, vuelve el infierno del pobre pecador en un cielo y le convierte, de
heredero de ira, en participante de bendición. La palabra traducida por «perdón» en el original es
«quitar», como una carga que es quitada o una barrera eliminada. ¡Qué descanso y alivio! Le
costó a nuestro Salvador sudar sangre el llevar nuestra carga. Sí, le costó la vida el quitarla.
Sansón se llevó las puertas de Gaza a cuestas, pero ¿qué era esto comparado con el peso que
Jesús llevó en favor nuestro? C. H. S.

El santo David, al comienzo de este Salmo nos muestra en qué consiste la verdadera felicidad: no
en la hermosura, el honor, las riquezas (la trinidad del mundo), sino en el perdón del pecado.
Pablo exclama: «He obtenido misericordia» (1ª Timoteo 1:13). Cuando el Señor perdona a un
pecador, Él no paga una deuda, sino que concede un legado.
Dios, al perdonar el pecado, remite la culpa y el castigo. La culpa dama a la justicia: tan pronto
como Adán hubo comido la fruta, vio la espada flameante y oyó la maldición; pero en la
remisión Dios parece decir al pecador: «Aunque has caído en las manos de mi justicia y mereces
la muerte, a pesar de ello te absuelvo, y todo lo que está cargado a tu cuenta queda remitido.»
Thomas Watson

Cubierto su pecado. Cubierto por Dios, como el arca estaba cubierta por el propiciatorio, como
Noé fue cubierto por el diluvio, como los egipcios fueron cubiertos por las profundidades del
mar. ¡ Qué cubierta ha de ser que esconda para siempre de la vista del Dios Omnisciente toda la
inmundicia de la carne y del espíritu! El que ha visto una vez el pecado en toda su horrible
deformidad, puede apreciar la felicidad de no tener que verlo más. C. H. S.

Hay una forma de cubrir el pecado que es una maldición (Proverbios 28:13). «El que encubre sus
pecados, no prosperará.» Hay un modo de encubrirlo, que es no confesarlo, o lo que es peor,
negarlo -Gehazi lo usó-, un cubrir el pecado con una mentira; y hay también un cubrir el pecado
al justificamos: «No he hecho esto», o «No era nada malo».

Todas éstas son formas falsas de cubrirlo; el que cubre así su pecado no prosperará. Pero hay una
forma bendita de cubrir el pecado: el perdón del pecado es esconderlo de la vista, y esto es la
bienaventuranza. Richard Alleine

156
Vers. 1, 2. En estos versículos se mencionan cuatro males: 1) Trasgresión, pesha; 2) pecado,
chataah; 3) iniquidad, avon; 4) doblez, remiyah.

El primero significa pasarse de la raya, hacer lo prohibido.


El segundo significa errar el blanco, no hacer lo mandado; pero es con frecuencia tomado como
expresión pecaminosa, o pecado en la naturaleza, que produce trasgresión en la vida.

El tercero significa lo que se ha desviado de su curso o situación apropiados; algo moralmente


deformado o tergiversado; iniquidad, que es contrario a equidad o justicia.

El cuarto significa fraude, dolo, doblez, etc.

Para quitar estos males son mencionados tres actos: perdonar, cubrir, no imputar. Adam Clarke

Vers. 1-2, 6-7. ¿Quién es bienaventurado? No el que cubre, esconde o no confiesa su pecado. En
tanto que David estaba en este estado, era muy desgraciado. Había doblez en su espíritu (2),
miseria en su corazón, sus mismos huesos habían envejecido, su jugo se había secado como en
una sequía de verano (3, 4).

¿Quién es bienaventurado? El que no tiene pecado, que no ha pecado, el que no contrista más
con su pecado el pecho de aquel sobre el cual se reclina. Esta es una bienaventuranza superlativa,
su elemento más alto de felicidad del cielo. El ser como Dios, el rendir obediencia implícita,
plena, perfecta, la obediencia del corazón, de nuestro ser entero; ésta ha de ser la más bendita de
todas las bienaventuranzas. James Harrington Evans, M. A.
Vers. 2. Bienaventurado el hombre a quien Jehová no imputa iniquidad. Nota las tres palabras
usadas con tanta frecuencia para denotar desobediencia: trasgresión, pecado e iniquidad, son las
tres cabezas del cancerbero del infierno, pero nuestro glorioso Señor ha hecho callar sus ladridos
contra los suyos que creen para siempre. La trinidad del pecado es vencida por la Trinidad del
cielo.}

Y en cuyo espíritu no hay doblez. Libre de culpa, libre de doblez. Los que son justificados de
culpa son santificados de falsedad. Un mentiroso no es un alma perdonada. La traición, la
doblez, la disimulación, la tacañería, son rasgos de los hijos del diablo, pero el que ha sido
limpiado de pecado es veraz, sincero y simple como un niño. C. H. S.

Cuando ha sido perdonado, el creyente tiene el valor de ser veraz ante Dios; puede permitirse el
abandonar la doblez en el espíritu. ¿Quién no declara todos sus débitos cuando otro está
dispuesto a pagarlos? ¿Quién no declararía su enfermedad si estuviera seguro de ser curado con
ello?

La fe verdadera no sólo sabe que la doblez es imposible delante de Dios, sino también que ya no
es necesaria. El creyente no tiene nada que esconder; se ve como delante de Dios, abierto y
desnudo; y si ha aprendido a verse a sí mismo tal cual es, también ha aprendido a ver a Dios
cuando se revela. J. W. Reeve, M. A.

157
«Aquí hay agua» dijo el eunuco, «¿qué impide que sea bautizado?» (Hechos 8:36). Ahora bien,
observa la respuesta de Felipe, vers. 37: «Si crees de todo corazón, bien puedes»; como si dijera:
«No hay nada, excepto un corazón hipócrita, que pueda impedirlo. Es el corazón falso solamente
el que halla cerradas las puertas de la misericordia.» William Gurnall

Vers. 3. Se consumieron mis huesos. ¡Qué clase de muerte es el pecado! Es una enfermedad
pestilencial! ¡Un fuego en los huesos! En tanto que intentamos cubrir nuestro pecado ruge por
dentro y, como una herida infectada, se hincha horriblemente y es causa de gran dolor.
En mi gemir todo el día. Nadie conoce los dolores de la convicción de pecado como el que ha
pasado por ella. El potro, la rueda, el haz llameante son fáciles de soportar comparados con el
Tófet que es una conciencia culpable inflamada dentro del pecho: es mejor sufrir todas las
enfermedades que aquejan la carne que yacer bajo el sentimiento aplastante de la ira del Dios
Todopoderoso. La Inquisición española, con todas sus torturas, no era nada comparado con la
pesquisa de la conciencia dentro del corazón.

Vers. 4. Porque de día y de noche pesaba sobre mí tu mano. El dedo de Dios puede aplastarnos
-¿qué no puede hacer su mano?- y está presionando de modo pesado y continuo. Bajo los terrores
de la conciencia los hombres tienen poco descanso, día y noche; porque los tristes pensamientos
de todo el día les acosan en sus dormitorios y les persiguen en sus sueños, o bien les dejan
despiertos en un sudor frío de temor; es mejor llevar un mundo en el hombro, como Atlas, que la
mano de Dios en el corazón, como David. C. H. S.
La sequía del verano. Durante los doce años de 1846 a 1859 sólo llovió, escasamente, un par de
veces en Jerusalén entre los meses de mayo y octubre. Una vez fue enjulio de 1858; la otra en
junio de 1859. Dr. Whitfy

Si Dios aflige y castiga con dolor a aquellos que le son propicios, ¡cuán más duramente no
afligirá a aquellos que no le son propicios! Gregory

Vers. 4, 5. Si vuestras ofensas han sido, no como mosquitos, sino como camellos, nuestra pena
ha de ser, no una gota, sino un océano. Los pecados carmesí requieren lágrimas de sangre; y si
Pedro pecó vergonzosamente, tuvo que llorar amargamente. Por lo tanto, si tu vida antigua ha
sido una retahíla de iniquidades, una cuerda bien trenzada, un escrito repleto de borrones, un
curso manchado con pecados diversos y serios, multiplica tus confesiones y amplía tu
humillación; dobla tus ayunos y triplica tus oraciones; derrama tus lágrimas y acarrea profundos
suspiros.

En una palabra, repite e incrementa tu reconocimiento, aunque, como dice el apóstol en otro
caso: «No te aflijas como los que no tienen esperanza», que ante tu arrepentimiento sincero y
apropiado la bondad divina va a perdonarte los pecados. Nathanael Hardy

Vers. 5. Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad. Entre los hombres, una confesión
franca abre el paso a la sentencia; pero con Dios, cuanto más lamenta un pecador su ofensa más
se atenúa la ira de su Juez. El pecado llama la justicia, puesto que es una ofensa contra Dios; con
todo, una vez es una herida para el alma, le mueve a la misericordia y la clemencia. Isaac Craven

158
Este pecado parece muy probable que fuera su adulterio con Betsabé y el asesinato de Urías.
Ahora David, para dar más evidencia de la misericordia perdonadora de Dios, dice que no sólo
perdonó su pecado, sino la iniquidad de su pecado; y ¿qué era esto?

Sin duda, lo peor que se puede decir sobre esto, su complicado pecado, es que hubiera tanta
hipocresía en él: David jugó arriesgada-mente con Dios y el hombre al cometerlo; esto, sin duda,
era la iniquidad de su pecado, y agravó la cosa mucho más que la sangre que había vertido.

¿No había dado David ningún otro paso falso además de éste? ¿Declara el Espíritu de Dios,
exceptuando esto, su aprobación de todo lo demás que había hecho? No; sin duda el Espíritu de
Dios registra otros pecados que escaparon a este eminente siervo de Dios; pero todos éstos
quedan incluidos aquí, y éste mencionado es la gran mancha de su vida.

Pero, ¿por qué? Sin duda porque aquí aparecía menos sinceridad, sí, más hipocresía en éste que
en todos los demás juntos; aunque David en estos otros había obrado mal en cuanto al acto
cometido, pese a todo, su corazón era menos torcido en la forma de cometerlo. William Gurnall

Vers. 6. Por esto orará a Ti todo santo, dice David. ¡Por esto! ¿Qué? Sus pecados. Y ¿quién? No
es el inicuo, sino el santo, en este sentido, que tiene motivos para orar. ¿Y por qué ha de orar?
Sin duda, para que le sea renovado el perdón, incrementada la gracia y perfeccionada la gloria.
No podemos decir que no tenemos pecado. ¡ Oh!, oremos, pues, con David: «No entres en juicio
con tu siervo, ¡oh Jehová!» Nathanael ARDÍ

En el tiempo en que puedas ser hallado. Hay, sin embargo, un tiempo señalado para la oración,
más allá del cual no sirve de nada; entre el tiempo del pecado y el día del castigo la misericordia
tiene la palabra, y Dios puede ser hallado; pero una vez la sentencia ha sido pronunciada, las
apelaciones son inútiles, porque el Señor no será hallado por el alma condenada. C. H. S.

Ciertamente en la inundación de muchas aguas no llegarán éstas a él. Los efectos de la oración
hasta entonces habían sido maravillosos. La oración había cerrado las ventanas de los cielos para
que no lloviera, y de nuevo habían sido abiertas para que la tierra pudiera dar su crecimiento.

La oración había detenido el rápido curso del sol y hecho que regresara quince grados. La
oración detuvo la mano de Dios para que no hiriera a su pueblo cuando El estaba dispuesto a
hacerlo. La oración, sin ninguna otra ayuda o medio, había derribado los sólidos muros de Jericó.
La oración ha dividido el mar para que las aguas no alcancen a los israelitas. En este lugar,
ahora, había librado al hombre fiel de todos los peligros de este mundo. Thomas Playfere

El fuego y el agua no tienen misericordia, decimos. Pero, de los dos, el agua es la peor. Porque el
fuego puede ser apagado con agua; pero la fuerza del agua, si entra en violencia, no hay poder
humano que, la detenga.

El. La filosofía define a este «él», o sea, el hombre, por la razón y las virtudes morales de la
mente; pero la Divinidad define al cristianismo por su fe y su conjunción por medio de ella con
Cristo. Thomas Playfere

159
Vers. 7. Tú eres mi refugio. Observa que el mismo hombre que en el versículo cuatro estaba
oprimido por la presencia de Dios aquí halla refugio en El. Ve lo que pueden hacer la sincera
confesión y el pleno perdón. El evangelio en la doctrina de la sustitución hace de El nuestro
refugio, cuando de otro modo sería nuestro Juez. C. H. S.

Supongamos que un viajero en un páramo expuesto y solitario se alarma cuando ve avecinarse


una tempestad. Busca cobijo. Pero si su ojo discierne un lugar donde esconderse de la tormenta,
¿se queda quieto y dice: «Veo este refugio, y por tanto voy a permanecer donde estoy»? ¿No se
dirigirá a él? ¿No va a correr para escapar de la furia del viento y la tempestad? Era «un» refugio
ya antes, pero pasa a ser «su» refugio cuando el viajero se esconde en él y está seguro. Si no
hubiera entrado en él, aunque podría haber sido protección para otros viajeros que hubieran
acudido al mismo, para él habría sido como si no existiera.

¿Quién no se da cuenta al instante, por esta simple ilustración, de que las bendiciones del
evangelio son sólo para el que se las apropia al alma? El médico sólo puede curar al que le llama;
la medicina sólo puede curar al que la toma; el dinero sólo enriquece al que lo posee; y el
mercader de la parábola no habría sido más rico al descubrir que había una «perla de gran
precio» si no la hubiera adquirido.

Lo mismo sucede con referencia a la salvación del evangelio: Si Cristo es el «bálsamo de


Galaad», aplícate el remedio; si es el «médico», ve a Él; si es «la perla de gran precio»,, vende
todo lo que tienes y cómprala; y si es el «refugio», corre a El y ponte, a salvo; no habrán gozo y
paz sólidos en tu alma hasta que El sea tu «escondedero». Fountain Elwin

Me guardarás de la angustia. La angustia no me causa daño cuando el Señor está conmigo; más
bien será causa de mucho beneficio para mí, como la lima que quita la herrumbre pero no
destruye el metal. Observa los tres tiempos; hemos notado el pasado deplorable, la última
cláusula era un gozoso presente, ésta es un futuro gozoso. C. H. S.

Dios usa ambos medios en favor de sus siervos: a veces suspende la operación de lo que ha de
obrar como tormento, como cuando suspendió el furor de los leones de Daniel y el calor del
fuego del horno encendido de los jóvenes; otras veces concede insensibilidad al que sufre; así
san Lorenzo no sólo fue paciente, sino que se burló e hizo bromas cuando le asaban; y así leemos
de muchos otros mártires que han sido menos afectados por los tormentos que sufrieron que los
verdugos que los infligían. John Donne

Vers. 8. Esta triple repetición: haré entender, enseñaré, guiaré, muestra tres características de un
buen maestro. Primero, hacer que las personas entiendan el medio de salvación; segundo, ir
delante de ellos; tercero, velar sobre ellos y sus caminos. Archibald Symson

Sobre ti fijaré mis ojos. «Te aconsejaré, mis ojos estarán sobre ti.» Éste es el sentido del hebreo.
El significado literal es: «Te aconsejaré; mis ojos estarán sobre ti.» De Wette: «Mi ojo está
dirigido hacia ti.»

La idea es la de uno que muestra a otro el camino que ha de tomar a fin de llegar a cierto punto;
y le dice que le observa, o fija el ojo sobre él, para asegurarse que no se desvía. Albert Barnes

160
Vers. 9. No seáis como el caballo, o como el mulo. Según la naturaleza de estas dos bestias, los
padres y otros expositores han dado varias interpretaciones, o por lo menos alusiones.
Consideran que el caballo y el mulo admiten a un jinete, una carga, sin discreción o diferencia,
sin debate o consideración; no preguntan si el jinete es noble o villano, ni si la carga es de oro
para el tesoro u hortalizas para el mercado. Y estos expositores hallan la misma indiferencia en el
pecador habitual a toda clase de pecado; tanto si es por placer, o para beneficio, o para compañía,
todos son pecados. John Donne

Que han de ser sujetados con cabestro y con freno, porque Si no, no se pueden dominar. El freno
de la aflicción muestra lo duros que somos de dominar; las bridas de la enfermedad y dolencias
manifiestan lo obstinado de nuestra voluntad. No deberíamos ser tratados como mulas si no
hubiera mucho del asno en nosotros.

Vers. 10. Muchos dolores habrá para el impío. El que siembra pecados cosechará aflicción en
gavillas copiosas. Las penas de la conciencia, el desengaño, el terror, son la herencia segura del
pecador en el tiempo, y luego las penas de remordimiento y desesperación para siempre.
Mas al que espera en Jehová, le rodeará la misericordia. El malvado tiene un enjambre de avispas
que le rodean, muchas penas; pero nosotros tenemos un enjambre de abejas que producen miel.
C. H. S.

Se verá rodeado de misericordia, como nos rodea el aire o la luz del sol. Hallará misericordia y
favor por todas partes: en casa, fuera; de día, de noche; en sociedad, en soledad; en enfermedad,
en salud; en vida, en muerte; en el tiempo, en la eternidad. Andará entre misericordia, morirá
entre misericordias; vivirá en un mundo mejor en medio de las misericordias eternas. Albert
Barnes

«Nota bien este texto» dijo Richard Adkins a su nieto Abel, que estaba leyéndole el Salmo
treinta y dos-. «Nota este texto: "Al que espera en Jehová, le rodea la misericordia." Lo leí en mi
juventud y lo creí; y ahora lo leo en mi ancianidad, y, gracias a Dios, sé que es verdad. Oh, es
una gran bendición en medio de los goces y sufrimientos del mundo, Abel, el confiar en el
Señor». El Tesoro cristiano

Vers. 11. Alegraos. La felicidad no es sólo un privilegio, sino que es nuestro deber.
Verdaderamente servimos a un Dios generoso, puesto que hace que una parte de nuestra
obediencia sea el estar gozosos. ¡Qué pecaminosas son nuestras murmuraciones rebeldes!
Leemos de uno que murió al pie del patíbulo, de la inmensa alegría que tuvo al recibir el perdón
de su monarca; y ¿vamos a recibir el perdón gratuito del Rey de reyes y, con todo, nos
entregamos a una pena inexcusable?

Y cantad con júbilo todos vosotros los rectos de corazón. Es de temer que la iglesia de nuestros
días, aunque sea a causa de su afán de comportarse debidamente, se ha vuelto demasiado
artificial; así, los gritos de los penitentes y de los creyentes, si alguien intentara pronunciarlos en
nuestras reuniones, serían acallados. Esto puede ser mejor que el fanatismo vociferante, pero hay
tanto peligro en una dirección como en la otra.

161
Por nuestra parte, nos conmueve el corazón un poco de exceso sagrado, y cuando los hombres
piadosos, en su gozo, saltan los límites estrechos del decoro, no los miramos con espíritu crítico,
como la hija de Saúl, Mical, a David. C. H. S.

Cuando el poeta Carpani inquirió de su amigo Haydr por qué su música religiosa era tan alegre,
el compositor le dio una hermosa respuesta: «No puedo hacerla de otra forma. Escribo según los
pensamientos que siento; cuando pienso en Dios, mi corazón está tan lleno de gozo que las notas
bailan y saltan de mi pluma; y como Dios me ha dado un corazón alegre, me perdonará si le sirvo
con un espíritu alegre. Anécdotas de John Whitecross

***

SALMO 33
Título: Este canto de alabanza no tiene título o indicación de autor; «nos enseña» dice Dickson-
«a ver las sagradas Escrituras como totalmente inspiradas por Dios, y no atribuirles valor según
105 escritores de las mismas».

La alabanza de Jehová es el motivo de este cántico sagrado. C. H. S.

¡De qué modo tan absurdo tratan los filósofos el origen del mundo! ¡Qué pocos han razonado de
modo sistemático sobre este tema tan esencial! Nuestro profeta resuelve la importante cuestión
con un solo principio; y lo que es más notable: este principio, que es expresado noblemente, lleva
consigo la evidencia más clara.

El principio es: «Por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos, y todo el ejército de ellos por
el aliento de su boca» (vers. 6). Esta es la explicación más racional que se ha dado nunca de la
creación del mundo. El mundo es la obra de una voluntad eficiente por si misma, y este principio
solamente puede explicar su creación.

La doctrina de la providencia expresada en estas palabras: «Dios considera las obras de los
habitantes de la tierra» es una consecuencia necesaria de su principio «Dios formó sus
corazones»; y este principio es una consecuencia necesaria de lo que el Salmista había indicado
antes como explicación del origen del mundo.

Una de las objeciones más especiosas que se han opuesto nunca a la doctrina de la providencia es
el contraste entre la grandeza de Dios y la pequeñez del hombre. ¿Cómo puede una criatura tan
insignificante como el hombre ser objeto del cuidado y atención de un ser tan magnífico como
Dios.

No hay objeción que pueda ser más especiosa o, en apariencia, más invencible. La distancia entre
el insecto más rudimentario y el monarca más poderoso, que pisa y aplasta a los reptiles sin la

162
menor consideración para ellos, es una imagen muy imperfecta de la distancia entre Dios y el
hombre. Lo que prueba que estaría por debajo de la dignidad del monarca el observar los
movimientos de las hormigas, o gusanos, e interesarse en sus acciones y castigarías o premiarías,
parece demostrar que Dios se degradaría si observara, dirigiera, castigara o premiara a la
Humanidad, que es infinitamente inferior a El.

Pero con un hecho basta para contestar esta objeción especiosa: esto es, que Dios ha creado a la
Humanidad. ¿Se degrada Dios más al gobernar que al crear a la Humanidad? James Saurtn

Vers. 1. Alegraos, oh justos, en Jehová. El gozarse en las comodidades temporales es peligroso;


gozarse por si mismo es necio; gozarse en el pecado es fatal; pero gozarse en Dios es celestial.
Quien quiera tener el cielo dos veces, tiene que empezar ya aquí a gozarse como los de allá. C.
H. S.

El verbo hebreo, según los etimólogos, originalmente significa «danzar de gozo», y por tanto es
una expresión muy fuerte de viva exultación. J. A. ALEXANDER

No os gocéis en vosotros mismos, porque no es seguro, sino gozaos en el Señor. Agustin


A los rectos les va bien la alabanza. La alabanza no va bien a los cantantes profesionales no
perdonados; es como zarcillo de oro en la nariz del cerdo. Los corazones torcidos aman la
música torcida, pero los rectos tienen su deleite en el Señor. La alabanza es el vestido de los
santos en el cielo; es apropiado que se lo prueben aquí abajo. C. H. S.

La alabanza no va bien, a menos que se sea piadoso. La alabanza en la boca del pecador es como
un oráculo en la boca de un necio: ¡Qué poco apropiada es para él la alabanza de Dios si su vida
deshonra a Dios! Thomas Watson

Agrada a Dios aquel cuyo agrado está en Dios. Agustín

Vers. 3. Cantadle. Cantar es la música de los santos. 1. Han ejecutado este deber en grandes
números (Salmos 147:1,2). 2. En sus mayores apuros (Isaías 26:19). 3. En sus mayores luchas
(Isaías 42:10, 11). 4. En sus mayores liberaciones. 5. En sus mayores abundancias (Isaías 65:14).
John Wells

Hacedlo bien. Es lamentable escuchar alabanzas a Dios hechas descuidadamente. Todo cristiano
debe esforzarse por cantar según las reglas del arte, de modo que cante a compás y afinando con
toda congregación. Las melodías más dulces y las voces más dulces, con las palabras más dulces,
son todas ellas poco para el Señor nuestro Dios; no las ofrezcamos de modo discorde y
desagradable. C. H. S.

Tañendo con júbilo. La buena voluntad y el corazón han de ser conspicuos en la alabanza divina.
Hay que cantar con ánimo, no languideciendo y arrastrándose. No es que el Señor no quiera
oírnos si no lo hacemos de modo vivo y bien alto, pero no es el modo natural para una gran
exultación. Los hombres gritan a la vista de sus reyes; ¿no vamos a ofrecer hosannas con júbilo
al Hijo de David? C. H. S.

163
Vers. 4. Porque recta es la palabra de Jehová, y toda su obra es hecha con fidelidad. Dios escribe
con una pluma que no hace borrones, habla con una lengua que nunca se traba, obra con una
mano que nunca falla. ¡Bendito sea su Nombre!

Vers. 5. De la misericordia de Jehová está llena la tierra. Venid aquí, astrónomos, geólogos,
naturalistas, botánicos, químicos, mineros, sí, todos los que estudiáis las obras de Dios, porque lo
que tenéis que contarnos confirma esta declaración. Desde el animálculo que piruetea en el rayo
de sol, al leviatán en el océano, todas las criaturas deben su abundancia al Creador. Incluso el
desierto sin caminos contiene algunas misericordias no descubiertas, y las cavernas del océano
esconden tesoros de amor. La tierra podría haber estado llena de terror lo mismo que de gracia,
pero abunda en toda clase de bondades.

El que no puede verlo y, con todo, vive en ella como el pez en el agua, merece morir. Si la tierra
está llena de misericordia, ¿de qué ha de estar lleno el cielo? C. H. S.
Vers. 6. Es interesante notar la mención del Espíritu en la cláusula: y todo el ejército de ellos por
el aliento de su boca. La palabra aliento es la misma que se traduce en otros puntos por
«Espíritu». Así, las tres personas de la Divinidad se unen al crear las cosas. ¡Qué fácil para el
Señor hacer los astros más poderosos y los ángeles más gloriosos! Una palabra, un aliento, pudo
hacerlo. Fue tan fácil para Dios crear el universo como para el hombre respirar; no, más fácil
aún, porque el hombre respira no de modo independiente, sino que pide prestado aliento de sus
narices a su Hacedor.

Vers. 7. Él junta como montón las aguas del mar. El pone en depósitos los abismos. Es posible
que el texto se refiera a las nubes y a los depósitos de granizo y nieve y lluvia, estos tesoros de
misericordia y riqueza para los campos de la tierra. Estas masas acuosas se hallan almacenadas
para un uso futuro benéfico. La ternura abundante se ve en la previsión de nuestro celestial José,
cuyos graneros ya están llenos para el tiempo de necesidad en la tierra. Estos almacenes pueden
haber sido, y fueron un tiempo, municiones de venganza; ahora son parte del ministerio de
misericordia. C. H. S.

Vers; 8. Tema a Jehová toda la tierra. Que no teman a otro en vez de El. ¿Ruge una fiera? Teme
a Dios. ¿Acecha en emboscada una serpiente? Teme a Dios. ¿Te odia el hombre? Teme a Dios.
¿Lucha contra ti el diablo? Teme a Dios. Porque toda la creación está bajo Aquel a quien se te
manda que temas. Agustin

Vers. 9. Porque Él dijo, y fue hecho. ¡Feliz el hombre que ha aprendido a apoyarse en la segura
Palabra de Aquel que hizo los cielos! C. H. S.

Vers. 10. Jehová frustra el plan de las naciones. Cuanto más se oponían a la verdad los fariseos
antaño, y sus sucesores los prelados ahora, más prevalece. La Reforma de Alemania prosperó en
gran manera por la oposición papista; sí, cuando dos reyes (entre muchos otros) escribieron
contra Lutero -a saber: Enrique VIII de Inglaterra, y Ludovico, de Hungría- y tomaron parte en la
controversia, esto hizo que muchos entraran en curiosidad e investigarán la cosa, y el resultado
fue un estímulo e inclinación general hacia las opiniones de Lutero. Richard Younge, de Librería
cristiana y anula las maquinaciones de los pueblos. Sus persecuciones, calumnias y falsedades
son como bolas de nieve estrellándose contra una pared de granito: sin efecto ni resultado

164
alguno; el Señor se enseñorea sobre el mal, y aun del mal saca bienes. La causa de Dios nunca
está en peligro: las artimañas infernales son superadas por la sabiduría Infinita, y la malicia
satánica se ve en jaque ante el poder que no tiene límites. C. H. S.

Vers. 11. El consejo de Jehová permanecerá para siempre. Las ruedecillas de un reloj de bolsillo
o de pared se mueven en sentido contrario unas de otras, las unas en una dirección, las otras en
otra; con todo, sirven, según el propósito del artesano, para mostrar el tiempo o para hacer que
suene la hora.

Así, en el mundo, la providencia de Dios se puede ver que circula por todas sus promesas, los
unos de una forma, los otros de otra; los hombres buenos van en una dirección, los malos en otra;
pero todos, en conclusión, ejecutan la voluntad y centran su propósito en Dios, el gran Creador
de todas las cosas. Richard Sibbes
Vers. 12., Bienaventurada la nación cuyo Dios es Jehová, el pueblo que El escogió como heredad
para sí. Un hombre puede tener su nombre estampado en crónicas y, sin embargo, perderse el
nombre; cincelado en mármol perdurable, pero aun así perece; puesto sobre un monumento igual
al Coliseo, y a pesar de ello ser cubierto de ignominia; inscrito en las puertas de un hospital, pero
ir al infierno; grabado en la fachada de su propia casa, pero la casa estar en posesión de otro;
todos estos casos son de escritura en el polvo o sobre el agua, en que los rasgos perecen tan
pronto como han sido trazados; no demuestra que el hombre sea feliz, como el necio no podía
probar que Poncio Pilato era feliz porque tenía su nombre escrito en el Credo.

Pero el verdadero consuelo para un hombre es cuando, por la seguridad recibida, puede llegar a
la conclusión en su alma de que su nombre está escrito en las hojas eternas del cielo, en el libro
de la elección de Dios, que nunca serán envueltas en las hojas de la oscuridad, sino que seguirán
legibles por toda la eternidad. Thomas Adams

Algunas veces he equiparado los grandes hombres del mundo y los hombres buenos del mundo,
con las consonantes y vocales del alfabeto. Las consonantes son de mayor tamaño; ocupan la
mayor parte de la sala y hacen bulto; pero, creedme, las vocales, aunque son en menor número y
son las más pequeñas, son las más útiles, las que producen mayor sonido; no hay pronunciación
sin las vocales.

¡Ah! queridos, aunque los grandes hombres del mundo ocupan el lugar y se exhiben por encima
de los demás, no son sino las consonantes, un grupo de consonantes mudas y sordas en su mayor
parte; los hombres buenos son las vocales, usadas y más útiles en todo momento; un buen
hombre ayuda con sus oraciones; un buen hombre aconseja con sus advertencias; un buen
hombre se interpone con su autoridad; ésta es la pérdida que lamentamos, que hemos perdido a
un buen hombre; la muerte ha borrado una vocal.

Temo que habrá más silencio allí donde ahora falta; silencio en la cama, silencio en la casa,
silencio en la tienda, silencio en la iglesia y silencio en la parroquia, porque en todas partes era
una vocal, un buen hombre en todos los sentidos. John Kitchin, M.A., en el sermón de un
entierro.

165
Vers. 15. Observa a todos los moradores de la tierra. Dos hombres dan limosna a un pobre, el
uno busca su recompensa en el cielo, el otro la alabanza de los hombres. Tú, en los dos, ves una
cosa; Dios entiende dos cosas. Porque El entiende también lo que está dentro, sabe lo que está
dentro; El ve sus fines, sus intenciones. «El entiende todas sus obras.» Agustin

Vers. 16. El rey no se salva por la multitud del ejercito. El poder de los mortales es falso, y los
que confían en él están engañados. Las hileras apretadas de hombres armados no han sido
capaces de sostener un imperio, o incluso la vida del monarca cuando ha sido emitido un decreto
del tribunal del cielo proclamando la derrota del mismo. C. H. S.

En la batalla de Arbela los ejércitos de Persia eran en número de medio a un millón de hombres,
pero fueron totalmente derrotados por el de Alejandro, que no contaba con más de cincuenta mil;
y el antes poderoso Darío fue vencido.
Napoleón entró en Rusia con medio millón de hombres, pero un invierno terrible deshizo su
ejército y él terminó prisionero en la roca solitaria de Santa Elena. Este versículo ha venido
siendo comprobado a lo largo de la línea de la historia. Los batallones más fuertes se derriten
como copos de nieve cuando Dios está contra ellos. C. H. S.

Vers. 18. El ojo de Jehová está sobre los que le temen. Mira el sol cuando proyecta su luz y su
calor sobre el mundo en su curso general, y verás que brilla sobre buenos y malos con la misma
influencia; pero deja que sus rayos se concentren en un cristal de aumento: entonces
comprobarás que enciende el objeto que toca, pero que los que le rodean no sufren este efecto.

De la misma manera, en la creación, Dios mira a todas sus obras con un amor general -erant
omnia valde bona-, se agrada de todas.

¡Oh!, pero cuando El se complace en proyectar los rayos de su amor y hace que éstos brillen
sobre sus elegidos en Cristo, entonces sus afectos son inflamados, en tanto que los otros sólo
reciben una influencia leve, la gracia común que brilla un poco sobre cada uno. Richard
Holdsworth

Vers. 19. Para librar sus almas de la muerte. La mano del Señor va con su ojo; su soberanía
preserva a aquellos a quienes observa en su gracia. Los rescates y restauraciones son como un
mosaico que sustenta la vida de sus santos; la muerte no puede tocarlos hasta que el Rey firma su
licencia y les deja partir, y entonces su toque ya no es mortal, sino inmortal; no nos da muerte,
sino que mata nuestra mortalidad. C. H. S.

Vers. 20. Nuestra alma. No nuestras almas, sino nuestra alma, como si todos ellos tuvieran una.
Y ¿cuál es la expresión de Dios según el profeta?: «Les daré un corazón y un camino.» Y así los
dos discípulos que iban a Emaús exclamaron, en la sorpresa de su descubrimiento: «¿No ardía
nuestro corazón dentro de nosotros?»

Por ello, al principio de esparcirse el evangelio se decía: «La multitud de ellos creía en un solo
corazón y una sola alma.» Hemos visto varias gotas de agua sobre la mesa que, al ser puestas en
contacto, se juntan en una. Si los cristianos se conocieran mejor entre sí, fácilmente se unirían.
William Jay

166
Nuestra alma espera en Jehová; nuestra ayuda y nuestro escudo es El. Hay una historia excelente
de un joven que se hallaba navegando, en medio de una furiosa tempestad; y cuando todos los
pasajeros estaban desesperados por el terror, él era el único que estaba tranquilo. Cuando le
preguntaron la razón de su tranquilidad, contestó: «El piloto del barco es mi padre, y sé que mi
padre hará bien las cosas.»

El Dios sabio y grande, que es nuestro Padre, desde toda la eternidad ha decretado cuál será el
resultado de todas las guerras y el final de todos los tumultos; Él es nuestro piloto, El se halla al
timón; y aunque el barco, la Iglesia o el Estado se hallen a punto de naufragar, podemos estar
tranquilos, que nuestro Piloto tendrá cuidado de nosotros.

No se hace nada en este parlamento inferior que es la tierra sin que antes no sea decretado en el
superior, que está en los cielos. Las ruedas pequeñas vienen regidas por las mayores. «No se
venden cinco gorriones por un cuarto», dijo Cristo. Un gorrión no vale ni medio cuarto. Y no hay
hombre que no tenga el valor de un cuarto. Y a ningún hombre se le hará ni un cuarto de daño
más de lo que Dios ha decretado desde la eternidad. Edmund Calamy

***

SALMO 34
Título: «Salmo de David, cuando mudó su semblante (conducta) delante de Abimelec, y él lo
echó, y se fue». De este suceso que no refleja crédito alguno en la memoria de David se nos da
un relato en 1º Samuel 21. Aunque la gratitud del Salmista le hizo registrar por escrito la bondad
del Señor al concederle una liberación inmerecida, sin embargo, él no elabora ninguno de los
incidentes de su escape en el relato, sino que insiste sólo en el gran hecho de ser escuchado en la
hora de peligro.

Podemos aprender de este ejemplo a no exhibir nuestros pecados delante de los demás, como
algunos vanidosos acostumbran, que exhiben sus pecados como si fueran veteranos de campaña
cargados de cruces y medallas. David se finge loco con gran habilidad, pero no estaba tan loco
como para cantar las hazañas de su propia locura.

Vers. 1. Bendeciré a Jehová en todo tiempo. El que alaba a Dios por sus misericordias nunca
carecerá de misericordia que alabar. El bendecir al Señor es siempre oportuno; no hay sazones
más apropiadas que otras. C. H. S.

El mártir Bradford, hablando a la reina Mary, en cuyo poder se hallaba, y por consiguiente bajo
su cruel clemencia, le dijo: «Si la reina se complace en soltarme, se lo agradeceré; si me
encarcela, se lo agradeceré; si me quema, se lo agradeceré», etc. Esto dijo un alma creyente:
«Hágame Dios lo que me haga, estaré agradecido.» Samuel Clarke

Vers. 2. En Jehová se gloriará mi alma. El jactarse es una tendencia muy natural, y si nos hemos
de jactar como en este caso, cuanto ti mejor. La exultación de este versículo es más que mera

167
jactancia de la lengua; el alma va incluida, el gloriarse es algo que se siente antes de ser
expresado. ¡Qué alcance tiene este gloriarse santo en Jehová! C. H. S.

Vers. 4. Busqué a Jehová, y Él me escuchó. Dios espera oírnos a nosotros antes que nosotros le
oigamos a El. Si tú retienes la oración, no es de extrañar que la misericordia prometida sea
retenida. La meditación es como el estudio que hace el abogado del caso, a fin de defenderlo ante
el tribunal; cuando tú has visto la promesa y tu corazón ha sido afectado por las riquezas de la
misma, entonces lánzate al trono de la gracia y preséntala delante del Señor. William Gurnall

Vers. 5. Los que miran hacia Él. Cuanto más pensam9s en nuestro Señor y menos en nosotros,
tanto mejor. El mirarle a El, sentado a la diestra del trono de Dios, va a ayudarnos a mantener
firmes nuestras cabezas y nuestros corazones cuando atravesamos las aguas turbias de la
aflicción.

He pensado con frecuencia en esto al cruzar las aguas en el antiguo lugar de Langholm. Hallo
que cuando miro al agua siento vértigo, y por tanto fijo los ojos en un objeto distante, al otro
lado, y me siento tranquilo. David Smith

Vers. 6. Este pobre clamó. Su oración era un grito, por la brevedad y la amargura, por la
sinceridad y la sencillez, por la naturalidad y la pena; era el grito de un pobre, pero no menos
poderoso para el cielo, porque el Señor le escuchó, y el ser escuchado por Dios es ser librado; y
por ello se añade: El le libró de todas sus angustias.

Al instante David se vio libre de todos sus males. El Señor barrió su aflicción como los hombres
destruyen un nido de avispas o el viento disipa la niebla. La oración puede aclarar nuestras
tribulaciones tan fácilmente como el Señor limpió de ranas y moscas a Egipto cuando Moisés se
lo pidió. C. H. S.

Una flecha tirada con plena energía se dirige rápidamente a su blanco; por tanto, las oraciones de
los santos son expresadas clamando sobre las Escrituras. Samuel Rutherford

Vers. 7. El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende. No voy a hacer
las preguntas que se han hecho en el pasado sobre silos ángeles pueden hacer esto o aquello;
tampoco me ocuparé de cuál es su sustancia, su virtud u operación. Pero de esto el hombre
piadoso puede estar seguro: que siempre que está en necesidad, a pesar de puertas, cerrojos y
barrotes, puede disponer de uno en un instante con sólo indicarlo. Zachary Bogan
Vers. 8. Gustad, y ved cuán bueno es Jehová. Nuestros sentidos ayudan a nuestro entendimiento;
no podemos, mediante nuestro entendimiento racional, percibir la dulzura de la miel; pruébala, y
saboréala; esto basta. Richard Alleine en Cielo abierto.

No basta con que la veas de lejos, si no la tienes, como le ocurrió al rico de la parábola; o tenerla
y no probarla, como el león de Sansón, que era un depósito de la misma, pero no probaba su
dulzura; sino que además de verla debes probarla. Thomas Payfere

No quieras tragarte 1Q5 buenos dones de Dios sin gustar el sabor de los mismos; ni los olvides
maliciosamente, sino usa tu paladar y considera su sabor. D. H. Mollerus

168
Vers. 10. Los potentados se empobrecen, y tienen hambre; pero los que buscan a Jehová no
tendrán falta de ningún bien. No faltará plata en el saco de Benjamín si José la echa allí. La
gracia no es como un huésped pobre, que no paga su estancia. Cuando se adora al mejor de los
seres, se gozan las mejores bendiciones. William Secker

La carencia santificada es un medio notable de llevar al arrepentimiento, de obrar en nosotros un


cambio de vida; estimula a la oración; nos desteta del amor del mundo; nos mantiene preparados
siempre para el combate espiritual; revela si somos verdaderos creyentes o hipócritas; impide
mayores males de pecado y castigo futuros; nos hace humildes, conformes para con Cristo,
nuestra Cabeza; aumenta nuestra fe, nuestro gozo y agradecimiento, nuestra sabiduría espiritual,
y al mismo tiempo nuestra paciencia, como ya he mostrado en otro tratado. Richard Young en El
abogado de los pobres

Recuerdo que cuando pasé por el campo conocí a una pobre viuda cuyo marido había caído en
Bothwell; los soldados saquearon su casa, diciéndole que se llevarían todo lo que tenía. «No
dejaremos nada» -le dijeron-, «ni sobre ti, ni alrededor». «No me importa» -les contestó-, «no lo
necesito en tanto que tenga a Dios en los cielos». Esta fue la respuesta de un creyente. Sermón de
Alejandro Peden

Da una mirada al cielo y a la tierra y las cosas que hay en ellos, y todo lo que tenga base sólida
para creer que es bueno pídelo con confianza a Cristo; su amor no te lo negará. Si fuera bueno
para ti que no hubiera pecado, demonio, aflicción o destrucción, el amor de Cristo al instante los
aboliría. Es más, si la posesión de todos los reinos del mundo fuera buena en absoluto para ser un
santo, el amor de Cristo al instante le coronaría como monarca de los mismos. David Clarkson

Vers. 11. Venid, hijos. Cuando Dios hubo creado los cielos y la tierra, lo primero que hizo fue
adornar el mundo con luz y separarlo de las tinieblas. Feliz el niño para quien la luz del
conocimiento salvador empieza a alumbrar pronto. Dios, en la ley, requiere el primogénito y las
primicias, y lo mismo aun hoy quiere que le ofrezcamos nuestros primeros días. Nathanael Hardy

David, en esta parte del Salmo emprende la educación de los niños; aunque era un hombre de
guerra y ungido rey, no pensaba que esto estuviera por debajo de su dignidad; aunque tenía la
mente llena de cuidados y asuntos en sus manos, podía hallar tiempo y corazón para dar buenos
consejos a los jóvenes, usando su propia experiencia. Matthew Henry

Observemos: 1º) Lo que Él espera de ellos: oídme, dejad vuestros juegos, y escuchad lo que
tengo que deciros; no sólo prestadme atención, sino observadme y obedecedme. 2º) Lo que
intenta enseñarles: el temor de Jehová, incluidos todos los deberes de la religión.

David era un músico famoso, un hombre de estado, un soldado, pero no dice a sus hijos: «Os
enseñaré a tocar el arpa, o a manejar la espada o la lanza, o a disparar el arco», o bien: «Os
enseñaré las máximas de la política del Estado»; sino que dice: «Os instruiré en el temor de
Jehová», que es mejor que todas las artes y ciencias, mejor que todos los holocaustos y
sacrificios. Es esto lo que tendríamos que ser solícitos en aprender nosotros y enseñar a nuestros
hijos. Matthew Henry

169
El Maestro de las Sentencias insiste, a partir de este versículo, en las cuatro clases de temor:
mundano, servil, inicial y filial. Mundano, cuando tememos incurrir en pecado, simplemente
para que no perdamos algunas de las ventajas sociales e incurramos en algún inconveniente en el
mundo. Servil, cuando tememos pecar, simplemente por temor del infierno, que es su castigo.
Inicial, cuando tememos cometer pecado, para no perder la felicidad del cielo. Filial, cuando
tememos sólo y exclusivamente, porque no queremos ofender a Dios, a quien amamos de todo
corazón.
«El temor humano está lleno de amargura; el temor divino, lleno de dulzura; el uno lleva a la
esclavitud, el otro lleva a la libertad; el uno teme la prisión de la Gehena, el otro abre el reino de
los cielos», dice Casiodoro. J. M. Neale

Vers. 14. Haz el bien. La bondad negativa no es suficiente para hacernos aptos para el cielo. Hay
algunos en el mundo cuya religión está fundada sólo sobre negaciones; no son borrachos, no
juran, y, por ello, se consideran bienaventurados.

Ve cómo el fariseo se extasía (Lucas 18:11): «Dios, te doy gracias que no soy como los demás
hombres, ladrones, injustos, adúlteros, etc.» ¡Ay!, el no ser causa de escándalo no hará de un
hombre un cristiano, como un dígito no forma una suma.

Se nos manda, no que cesemos de obrar mal, sino que obremos bien. Será una alegación muy
pobre al final el decir: «Señor, me abstuve de mancharme en pecados graves: no hurté.» Pero,
¿qué bien hay en ti? No basta que el siervo de la viña no haga daño en ella, que no destruya
árboles ni setos; si no trabaja en la viña, pierde su jornada.

No basta que digamos el último día: «No he hecho daño a nadie; he vivido sin cometer pecados
graves»; pero, ¿qué has hecho en la viña? ¿Dónde está la gracia que has recibido? Si no puedes
mostrar esto, has perdido tu paga y quedado corto de tu salvación. Thomas Watson

Busca la paz. La ira es un crimen tanto para uno mismo, como para el que es objeto de ella.
Y síguela. Búscala; persíguela con anhelo. Es posible que la pierdas pronto -no hay nada tan
difícil de retener-, pero haz lo que puedas, y si la enemistad aparece, que no sea por tu culpa.
Vete tras la paz cuando ésta se escabulle; haz la decisión de no tener un espíritu contencioso. La
paz que así procuras te será devuelta en tu propio seno, y será una fuente de consuelo perenne
para ti. C. H. S.

Las cosas más deseables no son las más fáciles de obtener. Lo más hermoso para la imaginación
es la tranquilidad y la paz. Pero esta gran bendición no se presenta por su cuenta de modo
voluntario; hemos de buscarla. Incluso cuando la buscamos, con frecuencia nos esquiva; huye, y
tenemos que perseguiría. Condensado del sermón del DR. Waterland en J. R. Pitman's Course
(Sermones sobre los Salmos)

Vers. 18. Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón. Cercano en amistad para aceptar y
consolar. Los corazones quebrantados creen que Dios está muy lejos, cuando en realidad está
muy cerca; sus ojos están nublados y no pueden ver a su mejor amigo. C. H. S.

170
Considera las ventajas de este corazón quebrantado. Un corazón quebrantado es aceptable y
agradable a Dios (Salmo 51:17). Compensa muchos defectos en tu servicio y deberes (Salmo
51:17). Hace al alma un receptáculo apto para que Dios resida en ella (Isaías 57:15). Nos acerca
a Dios (Salmo 34:18). Te prepara para la dulce curación de Cristo (Ezequiel 34:16). Si, te pone
en el camino recto para el cielo, donde todas tus heridas y golpes serán curados (Apocalipsis
22:2). John Spalding en Sintaris Sacra, o colección de sermones

Tenemos tendencia a pasar por alto a los hombres en proporción a lo humilde de su posición con
respecto a nosotros. Dios los considera más en esta misma relación. Los vasos de honor son
hechos de un barro que es desmenuzado antes en partículas más pequeñas. George Horne

¡Oh, pobre pecador!, tú tienes una carga insoportable de pecado y culpa dentro de tu alma, que te
está oprimiendo hasta el infierno, y, con todo, no la sientes; tienes la ira de Dios colgando sobre
tu cabeza por el hilo de una vida corta, y es posible que se te caiga encima antes de un año, quizá
un mes, pero que no ves ahora; si la vieras, entonces gritarías como se oyó en el campo de
Bosworth: «¡Un caballo!, ¡un caballo!, ¡un reino por un caballo'» Y tú exclamarías: «¡Nadie sino
Cristo! ¡Nadie sino Cristo! ¡Diez mil mundos por Cristo!» James Nalton

Contritos de espíritu -«dakkeey ruach»-. En ambas palabras va implicada la idea de un martillo;


el romper a pedazos el mineral, y luego el batir el metal que ha sido separado del mineral. Esto
recordará al lector Jeremías 23:29: «¿No es mi palabra como fuego dice Jehová y como martillo
que rompe la roca en pedazos?» Adam Clarke

Vers. 19. Le librará el Señor de todas ellas. El abogado puede librar a su cliente en un pleito; el
médico puede librar al paciente de una enfermedad, el amo puede librar a su siervo de la
servidumbre, pero el Señor nos libra de todas las aflicciones. Como cuando Moisés fue a liberar
a los israelitas no quería dejar absolutamente nada detrás, lo mismo cuando el Señor viene para
liberar a los justos no deja ninguna tribulación detrás. El que dice: «Quité de en medio todas tus
iniquidades», también dirá: «He quitado de en medio todas tus enfermedades y aflicciones.»
Henry Smith.

Vers. 20. El guarda todos sus huesos; ni uno de ellos será quebrantado. La eternidad va a curar
todas sus heridas. Ni un hueso del cuerpo místico de Cristo será quebrantado, incluso su marco
corporal fue conservado intacto. El amor divino vela sobre cada creyente como veló sobre Jesús;
ninguna herida fatal ocurrirá. Ni seremos detenidos ni hechos inútiles en el reino, sino que
seremos presentados después de las pruebas de la vida sin mancha ni arruga ni cosa semejante,
preservados en Cristo Jesús y guardados por el poder de Dios por la fe para salvación. C. H. S.

Los huesos de Jesús podían ser fracturados en hipótesis, pero en realidad no podían serlo por
toda la violencia del mundo, porque Dios había decretado de antemano: «Ningún hueso suyo
será fracturado». Así confesamos que los hijos de Dios son mortales; pero todo el poder del
diablo o del hombre no puede, no debe, matarlos antes de su conversión, en conformidad con la
elección de Dios para vida, que por necesidad ha de ser realizada. Thomas Fuller

***

171
SALMO 35

Título: «Salmo de David». Esto es todo lo que sabemos sobre el Salmo, pero la evidencia interna
parece establecer la fecha de la composición en los tiempos turbulentos en que Saúl perseguía a
David por montes y valles, y cuando los que halagaban al rey cruel calumniaban al objeto
inocente de su ira; o puede referirse a los días desasosegados de las insurrecciones frecuentes que
tuvieron lugar en la ancianidad de David. Todo el Salmo es una apelación al cielo hecha por un
corazón osado y una conciencia clara, irritada desmesuradamente por la opresión y la malicia.
Sin la menor duda, el Señor de David se puede ver aquí con el ojo espiritual. C. H. S.

Bonar titula este Salmo «La terrible declaración del Justo con respecto a los que le aborrecen sin
causa», y hace los siguientes comentarios: «En aquel día, cuando nuestras ideas de la justicia
serán mucho más claras y plenas que ahora, entenderemos cómo pudo Samuel descuartizar a
Agag, y los ejércitos piadosos exterminar en Canaán a hombres, mujeres y niños por las órdenes
de Dios. Podremos, no sólo estar de acuerdo plenamente en la sentencia: "Sean confundidos",
etc., sino aun cantar: "Amén, Aleluya1' sobre el humo del tormento» (Apocalipsis 19:1, 2)

Deberíamos en alguna medida ser capaces de aplicarnos cada versículo ae este Salmo a nosotros
mismos en el espíritu en que habla el Juez, sintiéndonos sus asesores en la acción de juzgar al
mundo (1ª Corintios 6:2), pues, de todos modos, es algo que tendremos que hacer cuando lo que
aquí está escrito tenga su cumplimiento. Andrew A. Bonar

Vers. 1. Pleitea, oh Jehová, con los que contra mí contienden. ¿Te condena el mundo por tu celo
en el servicio de Dios? ¿Amontona reproche y desprecio sobre ti por tu cuidado en seguir
obrando el bien? ¿No se sonroja al imputarte toda clase de falsedades, con hipocresía farisaica?

¡Oh!, pero si tu conciencia no te condena en lo más mínimo, si te sientes confirmado por la santa
Palabra de Dios, si tu objetivo es su gloria al proseguir en tu propia salvación, y no te asocias con
los que perturban la iglesia, sigue adelante, buen cristiano, en la práctica de la piedad, no te
desanimes en tus laudables esfuerzos, sino recuerda con consuelo que el Señor es tu Juez (1ª
Corintios 4:4). Isaac Craven, Sermón

Vers. 3. Blande la lanza, y cierra contra mis perseguidores. El detener el tumulto es un verdadero
acto de bondad. Lo mismo que un guerrero valiente con su lanza detiene a una hueste hasta que
su hermano más débil ha podido escapar, así el Señor a menudo detiene a los enemigos del
creyente hasta que el hombre bueno ha recobrado aliento y ha escapado de la mano de sus
enemigos. C. H. S.

Di a mi alma: Yo soy tu salvación. Observa que la salvación puede ser asegurada al hombre.
David nunca oraba por aquello que era imposible, ni Pedro nos encomienda un deber que no
tiene la posibilidad de ser ejecutado. «Aseguraos de vuestra elección» (2ª Pedro 1:10).

Y para detener los aullidos y vociferación de los adversarios, Pablo lo demuestra directamente:
«Examinaos a vosotros mismos para ver si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos. ¿O no os
conocéis bien a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros? A menos que estéis
reprobados» (2ª Corintios 13:5). Por tanto, podemos saber si Cristo está en nosotros. Si Cristo

172
está en nosotros, nosotros estamos en Cristo; si estamos en Cristo, no podemos ser condenados,
pues leemos en Romanos 8:1: «Ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús.»
Thomas Adams

Si Dios nos da consuelo, ruge de horrores el infierno. No hay aflicción como la aflicción del
alma; ni consolación como la consolación del alma... Que esto nos enseñe a sacar mucho de este
«mi». La seguridad de que Dios va a salvar a algunos la tienen bien clara los demonios. Los
mismos reprobados pueden creer que hay un libro de elección; pero Dios nunca les ha dicho qué
nombres hay escritos allí. El mendigo hambriento, en la casa del festín, huele desde la puerta,
pero el dueño no le dice: «Esto está provisto para ti».

La hermosura de esta excelente ciudad de Jerusalén, edificada de zafiros, esmeraldas, crisólitos y


otras piedras preciosas, cuyos fundamentos y paredes son de oro (Apocalipsis 21), no da
consuelo al alma a menos que pueda decir: «Yo tengo una mansión en ella.» Los méritos
suficientes de Cristo no tienen valor para ti a menos que sea tu Salvador. El mundo falla, la carne
falla, el diablo mata. Sólo el Señor salva. ¿Cómo? Salvación. Algo especial; todo hombre la
desea. «Te daré un señorío» dijo Dios a Esaú-. «Te daré un reino» dijo Dios a Saúl». «Te daré un
apostolado» dijo Dios a Judas-. Pero «Seré tu salvación» Él lo dice a David, y sólo a los santos.
Condensado de Thomas Adams

Vers. 4. Sean avergonzados y confundidos los que buscan mi vida. No hay malicia aquí; el
calumniado simplemente anhela justicia, y la petición es natural y justificada. Guiado por el buen
Espíritu de Dios, el Salmista predice la confusión eterna de todos los que aborrecen a los justos.

Un desengaño terrible será para la porción de los enemigos del evangelio, y el cristiano de
corazón más tierno no puede desear otra cosa mirando a los pecadores como hombres, los
amamos y queremos su bien, pero considerándolos como enemigos de Dios, no podemos pensar
en ellos sino detestándolos y deseando lealmente que sean confundidos' en sus añagazas.

Ningún ciudadano leal puede desear bien a los rebeldes. La sentimentalidad enfermiza puede
objetar al lenguaje recio que se usa aquí, pero en sus corazones todos los hombres de bien desean
la confusión de los inicuos. C. H. S.

Vers. 4, 8, 26. ¿Cómo podemos considerar estas oraciones como teniendo por objetivo la
venganza? Las hallamos principalmente en cuatro Salmos: el siete, treinta y cinco, sesenta y
nueve y ciento nueve, y las imprecaciones en ellos forman una culminación terrible. En el último
no hay menos de treinta anatemas. ¿Son estos anatemas sólo estallidos de sentimiento o pasión
no santificada, o bien son la expresión legítima de una indignación justa? Una conmiseración
mal informada sabemos bien que ha llevado a muchas personas a abstenerse de leer estos Salmos
en absoluto.

Ahora bien, la fuente real de la dificultad se halla en que no observamos ni distinguimos la


diferencia esencial entre el Antiguo y el Nuevo Testamento. La antigua dispensación era en todo
sentido más severa que la nueva. El espíritu de Elías, aunque no era un espíritu malo, no era el
espíritu de Cristo. «El Hijo del Hombre no vino para destruir las vidas de los hombres, sino para
salvarlas» (Lucas 9:56). J. J. Stewart Perowne

173
David sentía el mismo deseo de venganza de todo personaje público típico que pueda ser
nombrado. Su conducta en relación a Saúl, desde el principio al fin, desplegó un espíritu
singularmente noble, muy alejado del deseo carnal de venganza; y la mansedumbre con que
soportó los reproches acerbos de Siemeí, da testimonio del mismo espíritu después de su acceso
al trono...

Puede afirmar con respecto a sus enemigos implacables: «Oh Señor, si yo he hecho esto; si hay
iniquidad en mis manos; si he dado mal pago al que estaba en paz conmigo (sí, he librado a aquel
que sin causa es mi enemigo), que el enemigo persiga mi alma y la tome; sí, que pisotee mi vida
sobre la tierra» (Salmo 7:3-5).

Sin duda, hemos de pensar dos veces antes de interpretar estas imprecaciones en formas
totalmente incompatibles con estas apelaciones, pronunciadas casi juntamente con ellas. William
Binnie D. D.

Vers. 7. Porque sin causa me tendieron una trampa; sin causa cavaron hoyo para mi alma. David
afirma dos veces en un versículo que sus adversarios han tramado contra él sin causa. El cavar
hoyos y tender redes requiere tiempo y trabajo, y las dos cosas las hacen los inicuos, contentos
con tal de ver derribado al pueblo de Dios.

Vers. 8. Sobre cada uno de ellos caiga de improviso la ruina, lo prenda la misma red que
escondió, y en su fosa se hunda. Aquí vemos una lex talionis de Dios que a menudo obra
sorpresas. Los hombres ponen trampas, y se les quedan agarrados los dedos en ellas. Tiran
piedras, y éstas caen sobre sus cabezas. ¡Con qué frecuencia Satán se equivoca y se quema los
dedos en sus propios carbones!

Esta, sin duda, será una de las agravaciones del infierno, que los hombres se atormentarán a sí
mismos con lo que un día acostumbraban maquinar en sus mentes rebeldes. Maldicen, y son
maldecidos; tiran coces contra el aguijón, y se desgarran las carnes; dejan caer diluvios de fuego,
y ellos son los que se queman por dentro y por fuera. C. H. S.

Al dar bastante cuerda a Ahitófel, el Señor preservó a David de perecer. ¿Quién no admira que
Goliat fuera muerto con su propia espada, y que el orgulloso Naamán sostuviera el estribo de
Mardoqueo y fuera el heraldo de su honor? El malvado será derrotado en sus propios actos; todas
las flechas que dispara contra el justo caerán sobre su propia cabeza.
Majencio construyó un puente falso para que Constantino se ahogara en él, pero fue él quien
pereció ahogado. Enrique III de Francia fue apuñalado en la misma estancia en que colaboró para
organizar la cruel matanza de los protestantes franceses. Y su hermano, Carlos IX, que se
deleitaba en la sangre de los santos, tuvo que beber sangre hasta la saciedad. Condensado de
Thomas Brooks

Vers. 11. Se levantan testigos malvados. Ésta es una de las argucias de los impíos, y no hemos de
maravillarnos de que la usaran contra nuestro Señor y contra nosotros. Para agradar a Saúl,
siempre había hombres que eran bastante ruines para calumniar a David.

174
Me acusan de cosas que ni sé. No tenía la menor idea de la sedición; era leal, más de lo que
debía, y le acusaban de conspirar contra el ungido del Señor. No sólo era inocente, sino que ni
aun tenía idea de la acusación. Es bueno que nuestras manos sean tan limpias que no haya rastro
de suciedad en ellas. C. H. S.

Dirás: «¿Por qué permite Dios que los malvados acusen a los fieles de tales cosas cuando son
inocentes? Si Dios quisiera podría impedirlo, y cerrar la boca de los malvados para que no
pudieran hablar en contra de sus hijos.»

Respuesta: Como todas las cosas obran para bien de los que aman a Dios, también resulta esto
para el bien del pueblo de Dios. Dios lo permite para el bien de su pueblo, y de esta manera
frustra las esperanzas de los malos: ellos intentan mal contra los buenos, y Dios lo dispone para
bien. Como dijo José a sus hermanos: «Intentasteis este mal contra mí, pero Dios lo ha dispuesto
para el bien.»

Hay un bien cuádruple que Dios saca de ello para su pueblo.

Primero: por este medio Dios los humilla, y hace que examinen lo que hay malo en ellos.

Segundo: por este medio Dios les pone de rodillas con más frecuencia, para que le busquen para
abogar su causa y para clarificar su inocencia. ¡Cuántas veces habló el profeta a Dios cuando los
malvados le acusaban falsamente!

Tercero: Dios usa el reproche de los malos como una medicina preventiva contra el crimen de
que los malos les acusan. Los fieles tienen una naturaleza no renovada, así como la renovada, y
si Dios los dejara siempre a sí mismos, ellos no son sus guardadores apropiados para que no
cayeran en el pecado del cual los malos los acusan; y todo hombre o mujer piadoso puede decir
cuando se le acusa falsamente: «Es por la misericordia de Dios que no he caído en este pecado de
que me acusan.»

Cuarto: Dios, por este medio nos enseña cómo juzgar a los demás cuando se nos acusa
falsamente. En el futuro no van a escuchar los falsos informes sobre sus prójimos; se asegurarán
de la verdad antes de creerla, y sabrán cómo consolar a otros que se hallen en condiciones
semejantes. Sermón de Zephaniah Smyth

Vers. 12. Me devuelven mal por bien. Por el bien que David había hecho al matar a Goliat, al
matar a sus diez mil filisteos, y con ello salvar a su rey y a su país, Saúl y sus seguidores le
tenían envidia e intentaban matarle; así nuestro Señor Jesucristo, por todo el bien que había
hecho a los judíos, curando sus cuerpos y enfermedades y predicando el evangelio para beneficio
de sus almas, fue premiado con reproches y persecuciones, y al final con la muerte de oprobio en
la cruz; y lo mismo le sucede a su pueblo; pero éste es un mal que no quedará sin castigo (ver
Proverbios 17:13 ). John Gill

Y mi oración regresó a mi propio seno. La oración nunca se pierde; si no bendice a aquellos por
quienes hemos intercedido, por lo menos bendice a los intercesores. Las nubes no siempre dejan
caer la lluvia sobre el mismo lugar de donde asciende el vapor, sino que riegan otro lugar; y, aun

175
así, las súplicas de uno u otro lugar producen lluvias de misericordia. Si nuestra paloma no halla
descanso para su pie entre nuestros enemigos, volará a nuestro pecho y traerá consigo una ramita
de paz en su boca. C. H. S.

Vers. 14. Su madre. Cuando le preguntaron a Mahoma qué relación tenía más fuerza para su
afecto y respeto, contestó: «La madre, la madre, la madre.»

Vers. 15. Pero ellos se alegraron en mi adversidad, y se juntaron. Se alegraron cuando cojeaba.
Mi cojera era divertida para ellos. El peligro estaba cerca, y ellos cantaban sobre mi derrota
inminente. ¡Qué contentos están los malvados al ver a un buen hombre que cojea! C. H. S.

No te gloríes en la desgracia de tu prójimo. Muchos se regocijan en los sufrimientos de los


demás. Los que se regocijan en los sufrimientos de los otros están enfermos de la enfermedad del
diablo; pero el Señor libre nuestras almas de esta enfermedad. No hemos de orar para que
lluevan calamidades ni decir con Clemente el agnóstico: «Dame calamidades para que me gloríe
en ellas.» No puede haber mayor evidencia de un corazón malvado que el que se alegre de la
desgracia de otros. «El que se alegra de las calamidades (esto es, de las de los otros) no quedará
sin castigo» (ver Proverbios 17:5). Thomas Brooks

¡Maravillosa es esta profecía de la cruz!, sólo aventajada, silo es, por el Salmo veintidós.
Todavía más cerca de la historia si leemos la Vulgata: «Los azotes fueron todos recogidos sobre
mí.» Incluso así, oh Señor Jesús, los que araban tu espalda hicieron profundos surcos en ella;
preciosos surcos para nosotros, que son sembrados con paciencia para la vida presente y gloria
para la venidera; en que hay sembrada esperanza que no avergüenza y amor que las muchas
aguas no pueden apagar. Luis De Granada

Se juntaron contra ml gentes despreciables. ¡Qué unánimes son los poderes del mal; de qué buen
grado los hombres sirven al diablo y ninguno renuncia a su servicio porque no están dotados de
suficiente capacidad!

Me despedazaban sin descanso. Es tal la afición de los malvados a desgarrar y hacer trizas la
reputación de un buen hombre que, cuando se ocupan en ello, se resisten a abandonar la tarea.
Una jauría de perros despedazando su presa no es nada comparado con un grupo de chismosos
magullando la reputación de un hombre digno. El que los que aman el Evangelio en estos días no
sean descuartizados como en los antiguos tiempos de la reina Mary, hay que atribuirlo a la
providencia de Dios más bien que a la bondad de los hombres.

Vers. 16. Como lisonjeros escarnecedores y truhanes, crujieron contra mí sus dientes. ¡Nuestro
Señor podría haber usado las palabras de estos versículos! No olvidemos el ver aquí al
despreciado y rechazado entre los hombres en un retrato de tamaño natural. El Calvario y la
turba inicua alrededor de la cruz parecen hallarse delante de nuestros ojos. C. H. S.

Algunos no pueden divertirse como no sea a costa de las Escrituras; si quieren jolgorio, ¡el tema
de sus discursos ha de ser los san-tos!; su anhelo es hacer burlas profanas sobre la Palabra de
Dios; su pasatiempo preferido es éste mientras van bebiendo cerveza en la taberna. ¡Qué bien
preparadas tienen sus reflexiones rebeldes; han aprendido este lenguaje de sus padres, son

176
acusadores de los hermanos; sus palabras dan evidencia de que pertenecen al infierno! Oliver
Heywood

Vers. 17. Señor, ¿hasta cuándo verás esto? ¿Por qué eres un mero espectador? ¿Por qué
descuidas a tu siervo? ¿Eres indiferente? ¿No te afecta el que perezcamos? Así podemos razonar
con el Señor. El nos permite que llevemos hasta este punto de familiaridad.

Vers. 18. Te confesaré en gran congregación. La mayoría de los hombres publica sus agravios;
los buenos proclaman sus misericordias.

Vers. 19. No se alegren de mí mis pérfidos enemigos, ni los que me aborrecen sin causa guiñen
el ojo. Tu causa aborrecida es el blanco de los inicuos; el sufrimiento sin causa es la porción de
los justos. C. H. S.

Vers. 21. Dijeron: ¡Ja, ja, nuestros ojos lo han visto!, contentos de hallar una falta o un infortunio
o de jurar que han visto mal allí donde no lo había. La malicia sólo tiene un ojo; es ciega para la
virtud de su enemigo. Los ojos generalmente pueden ver lo que desea ver el corazón. Un hombre
con una mota en el ojo ve una mancha en el. ¡Son semejantes a un asno que rebuzna sobre el
infortunio de otro! Son como el diablo cuando ríe como una hiena por el resbalón de un hombre
bueno. C. H. S.

Vers. 23. Dios mío y Señor mío. La exclamación de Tomás cuando vio las heridas de Jesús. Si es
que no consideraba que nuestro Señor era divino, entonces tampoco aquí adscribe David
divinidad a Jehová, porque no hay diferencia en las expresiones, excepto en el orden de las
palabras y la lengua en que fueron pronunciadas; el significado es idéntico.

¡Qué palabras son éstas! Dos ojos que ven a Jehová en dos aspectos, pero, siendo El uno, lo
captan con las dos manos en un doble «mío» para el corazón; porque la palabra es una y la
misma, por la que se inclinan y arrodillan para adorarle con la más humilde reverencia.

Bien podía Nouet, en su exposición de las palabras como las usa Tomás, exclamar: ¡Oh dulce
palabra, la diré toda mi vida; la diré en la hora de la muerte; la diré en la eternidad! C. H. S.

Vers. 27. Sea exaltado Jehová, que se complace en la paz de su siervo. Los romanos, cuando
estaban en un gran apuro, no tenían inconveniente en sacar las armas del templo de sus dioses
para luchar contra sus enemigos y vencerlos.

Así, cuando el pueblo de Dios está apurado por causa de las aflicciones y persecuciones, las
armas que han empleado han sido oraciones y lágrimas, y con ellas vencen a sus perseguidores.
Thomas BROOK

Vers. 28. Mi lengua hablará de tu justicia y de tu alabanza todo el día. Veo que he hecho un
discurso algo largo; estáis cansados. ¿Quién puede resistir la alabanza a Dios todo el día? Voy a
sugerir un remedio para que podáis alabar a Dios todo el día si queréis. Hagáis lo que hagáis,
hacedlo bien y, con ello, alabaréis a Dios. Agustin

177
Algunos pecadores se halagan de que ya se han convertido. Se sientan y descansan en una
esperanza falsa, persuadiéndose de que todos sus pecados están perdonados, que Dios les ama,
que irán al cielo cuando mueran, y que no tienen que preocuparse más. «Porque dices: Yo soy
rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un
desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo» (Apocalipsis 3:17). Condensado de Jonathan
Edwards

***

SALMO 36

Es el Salmo del Servicio dichoso, al que se unen los que llevan el yugo fácil de Jesús. Los malos
son puestos en contraste con los justos, y el Señor de los fieles es ensalzado de todo corazón; así
se insiste en la obediencia a un Señor tan bueno, y es condenada la rebelión contra El.

Vers. 1. La iniquidad del impío le dice al corazón: No hay por qué temer a Dios ni en su
presencia. Los pecados de los hombres tienen voz para los oídos piadosos. Son un indicador
externo de un mal interior. La maldad es el fruto de la raíz atea. Si Dios está en todas partes y yo
le temo, ¿cómo puedo atreverme a quebrantar sus leyes en su misma presencia? C. H. S.

«No teniendo el temor de Dios ante sus ojos» es algo que ha quedado incrustado en los
procedimientos de los tribunales de justicia. Cuando un hombre no teme a Dios, está preparado
para cualquier crimen. William S. Plumer

Vers. 2. Porque se lisonjea, en sus propios ojos. Los hombres temerosos de Dios ven sus pecados
y los lamentan. Cuando es al revés, podemos estar seguros que no hay temor de Dios. El excusar
la propia conducta ante la conciencia de uno (que es lo que significa en el hebreo) es a Hanar el
propio camino hacia el infierno.

El que no tiene a Dios delante de sus ojos en santo temor, se pone a sí mismo en admiración no
santa. El que tiene en poco a Dios se considera muy importante. Los que olvidan la adoración
caen en la adulación. Los ojos han de ver algo, y si no admiran a Dios, se halagan a sí mismos.
C. H. S.

Vers. 3. Las palabras de su boca son iniquidad y engaño. Esta pareja de perros del infierno
generalmente cazan juntos, y lo que uno no alcanza lo consigue el otro; si la iniquidad no puede
vencer por la opresión, el engaño lo conseguirá con sus artimañas. Cuando el corazón es tan
corrupto que se halaga a sí mismo, la lengua no le va en zaga. El sepulcro abierto de la garganta
revela la corrupción de la naturaleza interior. C. H. S.

Vers. 4. Maquina maldad sobre su cama. Su lugar de descanso pasa a ser el lugar para maquinar.
Su cama es el criadero de hierbas ponzoñosas. Tiene al diablo como compañero de cama, que
intriga con él en la forma en que ha de pecar. Dios está lejos de él. C. H. S.
Tal como el hombre que teme a Dios consulta a su corazón en la cama para no pecar, no, no en
su corazón, así el hombre que no teme a Dios maquina la forma en que puede ejecutar su pecado
a sabiendas. David Dickson

178
Con toda diligencia, Ayguan sigue las expresiones escriturales referentes a la cama y nos dice
que hay seis diferentes camas de maldad: la de la lascivia, la de la avaricia, la de la ambición, de
la codicia, de la torpeza y de la crueldad, y lo ilustra con ejemplos de la Escritura. J. M. Neale

De la ruindad de los malos el Salmista se vuelve a la contemplación de la gloria de Dios. Los


contrastes son impresionantes.

Vers. 5. Tu fidelidad alcanza hasta las nubes. Cuando podemos medir los cielos, vemos que
estamos circundados por la misericordia del Señor. Hacia sus propios siervos en especial, en la
salvación del Señor Jesús ha desplegado gracia con mayor elevación que los cielos de los cielos
y más ancha que el universo. ¡Oh, si el ateo pudiera verlo, con qué asiduidad anhelaría llegar a
ser un siervo de Jehová! C. H. S.

Cuando los hombres pecan de modo descarado, ¿quién no se admira de la longanimidad divina?
Sebastian Munster

Tu fidelidad alcanza hasta las nubes. Más alta, much9 más alta que toda comprensión es la
verdad de la fidelidad de Dios. El nunca falla, ni olvida, ni deja en falso su Palabra. C. H. S.
Vers. 6. Tu justicia es como los montes de Dios. Firmes e inmóviles, elevados y sublimes. Como
los vientos y los huracanes no hacen estremecer los Alpes, tampoco la justicia de Dios es
afectada en el grado más mínimo por las circunstancias; El siempre es justo. ¿Quién puede
sobornar al Juez de toda la tierra, o quién puede, con amenazas, conseguir que trastorne el juicio?
Ni aun para salvar a sus elegidos, permitiría el Señor que su justicia fuera puesta a un lado.
Cerrando el paso del camino a todo hombre inicuo que sueña con el cielo se encuentran los
Andes majestuosos de la justicia divina, que ningún pecador sin regenerar puede soñar en
atravesar. C. H. S.

Tus juicios, como el gran abismo. Los tratos de Dios con los hombres no pueden ser sondeados
por ningún hombre lleno de jactancia que quiere ver el porqué de todo. El Señor no admite ser
interrogado por nosotros respecto a por qué esto y por qué aquello. El tiene sus razones, pero no
quiere someterlas a nuestra necia consideración.

Vers. 7. Por eso los hijos de los hombres se amparan bajo la sombra de tus alas. ¡Oh si más
personas pudieran conocer la excelencia del refugio celestial! El ver que le rechazaban hizo
llorar a Jesús; nuestras lágrimas pueden lamentar el mismo mal. C. H. S.

En celda solitaria me encuentro detenido,


Atado por amor a Cristo, testigo a su verdad;
Las paredes son gruesas, mas las puertas abiertas.
Dios es mi fuerza, mi reposo y solaz.

En una carta para JERONIUS SEGERSON, escrita en la prisión de Amberes a su esposa,


llamada Lysken, la cual se hallaba también allí.

179
Vers. 8. Serán completamente saciados. Tal como Dios espera lo mejor para nosotros, también
nos da lo mejor. George Swinnock

Saciados de la abundancia de tu casa. Oí una vez a un padre que decía que cuando se trasladó
con su familia a una nueva residencia, en que las estancias eran mucho más amplias, con
muebles y enseres y provisiones más ricas y variados que en su residencia anterior, su hijo
menor, muy pequeño aún, corría de un lugar a otro examinando las cosas nuevas lleno de
entusiasmo, exclamando con asombro infantil a cada descubrimiento: «¿Es esto nuestro, padre?,
¿es nuestro?»

El niño no decía «tuyo» y observé que el padre, mientras contaba la historia, no se sentía
ofendido por la libertad de su hijo. Se podía ver en sus ojos que la confianza del niño al
apropiarse como suyo también lo que era de su padre constituía un elemento importante en su
satisfacción.

Así serán, supongo, el gozo y la confianza con que el hijo de la familia de nuestro Padre lo
considerará todo como propio cuando sea mudado de la condición relativamente humilde
presente y entre en la realidad infinita venidera. Cuando las glorias del cielo irrumpan ante su
vista, no se mantendrá a distancia como un extraño, diciendo: «¡OH Dios mío, estas cosas son
tuyas!» Dará un salto hacia adelante y tocará todas las provisiones que contenga la mansión
bendita, exclamando al mirar el rostro de su Padre: «¡Padre, esto y aquello es nuestro!» El niño
está contento con todas las riquezas del Padre, y el Padre está más contento por su hijo querido.
William Arnot

Y tú los abrevarás del torrente de tus delicias. ¿Tiene motivo, causa o razón alguna el niño para ir
mendigando aquí y allá migajas y restos, cuando su Padre tiene artículos tan valiosos y
exquisitos a su disposición? George Swinnock

Delicias. Vemos esta misma palabra en forma de «Edén» en el Génesis, sólo que aquí está en
plural. Dalman Asptone, M. A.

Vers. 9. Porque de Ti brota el manantial de la vida. Este versículo está hecho de palabras simples
pero como el primer capítulo del Evangelio de Juan, es muy profundo. Del Señor, como fuente
independiente y suficiente de por sí procede toda criatura, es sostenida y sustentada por Él, y por
medie' de Él sólo puede ser perfeccionada. La vida está en la criatura, pero la fuente de la misma
sólo en el Creador. C. H. S.

Éstas son algunas de las palabras más maravillosas que se hallan en el Antiguo Testamento Su
plenitud de significado no puede ser agotada por ningún comentario Son en realidad el meollo y
la anticipación de gran parte de las enseñanzas más profundas del apóstol Juan. J. J. Stewart
Perowne

En tu luz vemos la luz. El conocimiento de Dios derrama más luz en las cosas espirituales que
sobre todos los otros temas. No necesitamos una vela para ver el sol; lo vemos por su propio
resplandor, y luego vemos todo lo demás por este brillo. Nunca vemos a Jesús con nuestra luz,
sino a nosotros a la luz de Jesús. Es un vanidoso el que confía en el conocimiento y el ingenio

180
humanos; un rayo del trono de Dios es mejor que el resplandor del mediodía de la sabiduría
creada. ¡Señor, danos el sol, y dejemos a los que se deleitan en las velas de cera de la
superstición y la fosforescencia de la filosofía corrupta! C. H. S.

Esta vista gloriosa que Daniel vio le quitó la energía (Daniel 10:8). El objeto, estando fuera de él,
le quitó todo vigor al contemplarlo, y le dejó exánime; pero en el cielo, nuestro Dios, a quien
veremos y conoceremos, se hallará dentro de nosotros para fortalecernos; entonces viviremos
porque veremos su faz. Será una luz consoladora, como la luz de la mañana para el centinela
cansado, que anhela verla durante la noche. William Colville

La luz de la naturaleza es como una chispa, la luz del evangelio como una lámpara, la luz de la
gracia una estrella, pero la luz de la gloria es el mismo sol. Cuanto más ascendemos, mayor es
nuestra luz; Dios reside «en la luz inaccesible» (1ª Timoteo 6:16) para todo hombre que arrastra
su mortalidad y su pecado; pero cuando estas dos características corruptas e impotentes sean
eliminadas, entonces contemplaremos esta luz.

Ahora estamos contentos de que el sol y las estrellas se hallen sobre nuestras cabezas para darnos
luz: ¡qué luz y deleite serán cuando éstos se hallen a nuestros pies! Esta luz tiene que estar por
encima de la de ellos, tal como ahora ellos están por encima de nosotros. T. ADAMS

Hacemos grandes alardes de la luz que tenemos en el mundo, y hay motivos para ello en las
cosas naturales; pero así como en los tiempos antiguos el mundo no pudo conocer a Dios por
medio de la sabiduría, lo mismo es válido ahora. Si hemos de conocer a Dios, ha de ser mediante
su Palabra. Andrew Fuller

Conoceremos inconcebiblemente más en el primer momento de llegar al cielo que lo que somos
capaces de alcanzar aquí en todos nuestros días. Timothy Cruso

En esta comunión de Dios, ¿qué nos falta? Porque Dios será el todo en todos; El será hermosura
para el ojo, música para el oído, miel para el paladar, y contento y satisfacción plenos para
nuestros deseos, y esto de modo inmediato. E. Pinchbeck en La fuente de la vida (sermón de un
entierro)

Vers. 10. Y tu justicia en los rectos de corazón. La peor cosa que debe temer el hombre de Dios
es el desamparo y el abandono del cielo; de aquí la razón de esta plegaria. Pero el temor carece
de fundamento si consideramos la paz que nos brinda la fe. Aprendamos de este versículo que
merced al pacto tenemos garantizada la continuidad de la misericordia, aunque no por ello
podemos dejar de hacer de ésta objeto de nuestra oración.

Vers. 11. Que el pie del orgullo no me alcance. Los hombres buenos hacen bien en temer a los
orgullosos, porque la simiente de la serpiente nunca cesa de morder el talón de los fieles. C. H. S.

***

SALMO 37

181
Tema: El gran enigma de la prosperidad de los malos y la aflicción de los justos, que ha dejado
perplejos a tantos, es tratado aquí a la luz del futuro; la inquietud y lamentos son prohibidos de
modo expreso.

Es un Salmo en que el Señor acalla con dulzura las quejas demasiado comunes de su pueblo y
calma su mente en cuanto a sus tratos presentes con sus propios escogidos, un rebaño rodeado de
lobos. Contiene ocho grandes preceptos, está ilustrado dos veces con afirmaciones
autobiográficas, y abunda en contrastes notables. C. H. S.

Este Salmo puede muy bien titularse «El cordial del hombre bueno en los tiempos malos; un
remedio soberano en la plaga del descontento, o un antídoto escogido contra el veneno de la
impaciencia». Nathanael Hardy en un sermón de un entierro

Vers. 1. No te impacientes a causa de los malvados. El impacientarse es preocuparse, afligirse,


sufrir indignación. La naturaleza es capaz de encender un fuego de celos cuando ve a los que
quebrantan la ley cabalgando arrogantes, en tanto que los rectos se arrastran en el fango. Parece
difícil, al juicio natural, que la carne más exquisita tenga que ir a los perros, mientras que los
hijos amados carecen de ella y sufren por su falta.

Ni tengas envidia de los que hacen iniquidad. ¿Quién envidia al buey engordado, y con las cintas
y guirnaldas que lo decoran, cuando es llevado al matadero? Pues bien, el caso presenta un
paralelismo, porque el rico impío no es más que un animal engordado para el matadero. C. H. S.

La reina Elizabeth envidiaba a la lechera cuando ella se hallaba en la cárcel; pero si hubiera
conocido qué reino tan glorioso le esperaba después, durante cuarenta y cuatro años, no la habría
envidiado. Y el hombre piadoso, aunque se halle en la miseria, no tiene por qué envidiar al
inicuo en el fulgor de su prosperidad y bienestar, considerando que él tiene a mano lo que tiene
en esperanza. John Trapp

¿De qué les aprovecha la prosperidad? No hace más que apresurar-les a su ruina, no a su
recompensa. El buey que ara vive más que el que pace; el que le pongan en buenos pastos
apresura su matanza; y cuando Dios pone a los inicuos en pastos lozanos, en lugares de honor y
poder, esto sólo acelera su ruina. Ludovuco De Carbonte, citado por John Spencer

Vers. 2. Y como el césped verde se secarán. ¡Qué completo es el fin del hombre que se gloría sin
término! ¿Vale la pena desgastarnos en la ansiedad sobre el insecto de una hora, algo efímero
que muere el mismo día que nace? Dentro de los creyentes hay una semilla viva e incorruptible,
que vive y permanece para siempre; ¿por qué hemos de envidiar la mera carne, y la gloria de
ella, que no es sino hierba, y flor de hierba?

Vers. 4. Pon asimismo tu delicia en Jehová. En cierto sentido, imita al malvado: él se deleita en
su porción; tú atiende a la tuya y, lejos de envidiarle, vas a tener compasión de ellos. No hay
lugar para la ansiedad o el afán si recordamos que Dios es nuestro. C. H. S.

182
Y considera que tu condición en la tierra es tal que te expones a muchos sufrimientos y
penalidades que, al no deleitarte en El, nunca puedes estar seguro de poder evitar (porque son
comunes a todos los hombres), pero que al deleitarte en El puedes soportar fácilmente.
Además de todo esto, considera seriamente que has de morir. No puedes alterar este hecho de
ninguna manera. ¡Qué fácilmente tolerable y placentero será, pues, el pensar que vas a Aquel con
quien has vivido ya antes en comunión deleitosa! Y ¡qué terrible el aparecer delante de Aquel
con quien te has portado como un extraño y sin mostrarle afecto (a pesar de todos sus
requerimientos y solicitudes), según te acusa tu propio corazón! John Howe en Tratado del
deleite con Dios

Vers. 5. Encomienda a Jehová tu camino es traducido en la Vulgata como «Revela viam


Domino»: «revela tu camino»; y san Ambrosio entendía: el revelar nuestros pecados a Dios.
Verdaderamente, es imposible cubrir nuestros pecados, así que ¿por qué no revelárselos? No
escondas lo que Dios ya conoce y quiere que le des a conocer. Es un mal oficio el ser secretario
del diablo. Interrumpe tus tratos con Satanás revelando tus secretos y tus pecados a Dios.
Nathanael Hardy

Y confía en El; y El actuará. El labrador ara, grada y siembra, y luego deja la cosecha a Dios.
¿Qué más puede hacer? No puede cubrir los cielos de nubes, u ordenar lluvia, o hacer salir el sol,
o hacer descender rocío. Lo deja todo en las manos de Dios; y esto es para todos la verdadera
sabiduría: el confiar obedientemente en Dios, y dejar los resultados en sus manos y esperar su
bendición.

Vers. 6. Exhibirá tu justicia como la luz. Cuanto más nos angustiamos en este caso, peor para
nosotros. Nuestra fuerza consiste en estar quietos. El, Señor va a dejar en claro al calumniado. Si
procuramos su honor, El cuidará del nuestro. Es maravilloso ver, cuando la fe aprende a resistir
la calumnia con calma, que la suciedad no la contamina, sino que cae como bolas de nieve sobre
un muro de granito. C. H. S.

Vers. 7. Guarda silencio ante Jehová. Y éste es un precepto muy duro para el hombre, hasta el
punto que el precepto de acción más difícil es como nada cuando lo comparamos con este
mandamiento a la inacción. Jerónimo

La palabra hebrea traducida como «silencio» es dom, probable raíz de «mudo» en algunas
lenguas. El silencio que se nos manda aquí se opone al murmurar y quejarse. James Anderson en
Comentario a Calvino

Vers. 8. Deja la ira, y depón el enojo; no te excites en manera alguna a hacer lo malo. Uno puede
hacer lo malo al angustiarse por la prosperidad del malvado, o imitándole, haciendo lo que él
hace, con la esperanza de conseguir su prosperidad. John Gill

Vers. 9. Porque los malhechores serán destruidos, pero los que esperan en Jehová, heredarán la
tierra. La pasión, según la parábola de Bunyan, consigue sus cosas buenas primero, y luego
pronto se desvirtúan; la paciencia tiene sus cosas buenas al final, y duran para siempre.

183
Vers. 10. Pues de aquí a poco no existirá el malvado. Por lo tanto, creyente probado, ¿por qué
envidiar a uno que dentro de poco yacerá más bajo que el polvo? Observarás su lugar, y ya no
estará allí. Su casa estará vacía, no estará sentado en su silla, su hacienda carecerá de propietario.
Habrá pasado como una nube pasajera, olvidado, como un sueño, borrado por sus propios
excesos, o terminando en la penuria por su propio despilfarro. ¿Dónde están sus jactancias y
fanfarronadas, dónde la pompa que hace pensar a algunos que el pecador es bendecido? C. H. S.

Vers. 11. Los mansos heredarán la tierra. No los de espíritu altanero, que remueven el mundo
para conseguirlo, sino los mansos, que son vapuleados de un rincón al otro, y sufren y apenas se
les deja tranquilos en parte alguna. Esta tierra de la cual estaban privados, ahora la poseerán para
gozar de ella. John Pennington

Vers. 13. El Señor se reirá de él. Para que la carne no murmure y se queje preguntando a Dios
por qué sólo ha de reír el inicuo y no se venga de ellos, se añade la razón de que El ve el día de
su destrucción inminente. «Porque ve que le llega su día.» Juan Calvino

Porque ve que le llega su día. El malvado no ve que se acerca su destrucción, que le pisa los
talones; se jacta de aplastar a otros, cuando el pie de la justicia ya está levantado para hollarle
como el fango de las calles. ¡Pecadores en la mano de un Dios airado, y, con todo, maquinando
contra sus hijos! Pobres almas, que embisten la punta de la lanza de Jehová. C. H. S.

Su día fatídico, el día de su muerte, que será también el día de su condenación. John Trapp

Vers. 16. Más vale lo poco del justo, que las muchas riquezas del impío. Preferiríamos pasar
hambre con el Bautista que festejar con Herodes; mejor alimentarse de la escasez de los profetas
en la cueva de Abdías que envalentonarnos con los sacerdotes de Baal. La felicidad del hombre
no consiste en los montones de oro que tiene almacenados. El contento halla multum in parvo, en
tanto que al corazón malvado no le basta todo el mundo. C. H. S.

¡Oh, qué consuelo es probar la dulzura del amor de Cristo en cada goce! Cuando podemos decir:
«Cristo me amó y se dio a sí mismo por mí, para que pueda gozar de estas bendiciones», ¡oh,
cómo ensalza esto el valor de toda misericordia común! David Clarkson
Como las aguas que fluyen de las colinas de algunas islas de Moluca saben a la canela y clavos
que crecen allí, así también tu don, aunque sea sólo agua, sabe a la buena voluntad y la gracia
especial del Dador. George Swinnock

Es tan posible que un infiel llene su cuerpo de aire y su pecho de gracia como su mente de
riqueza. Les pasa como a los barcos: pueden estar sobrecargados de plata y oro, hasta hundirse, y
aún les queda espacio para contener diez veces más. Así, el desgraciado codicioso, aunque tenga
bastante para hundirse, con todo, no tiene todavía suficiente para estar satisfecho. John Glascock,
sermon
Vers. 16, 17. Nunca debe murmurar un cristiano porque tiene poco, sino más bien ha de bendecir
al Dios que ha bendecido lo poco que tiene. Thomas Brooks

Vers. 18. Conoce Jehová los días de los íntegros. Deposita tus días, los pone a resguardo; éste es
el significado de la idea en hebreo. John Fry

184
Vers. 20. Mas los impíos perecerán. Aunque haya fuegos fatuos que se burlan de su presente, su
futuro es negro y oscuro, pura noche. C. H. S.

Serán consumidos; se disiparán como el humo. «¿De qué nos ha servido el orgullo?, o ¿qué nos
han proporcionado nuestras jactancias de las riquezas?» Estas son las cosas de que hablarán en el
infierno los que han pecado. Porque la esperanza de los impíos es como un cardo seco arrastrado
por el viento, o la espuma esparcida sobre las olas, o el humo que flota de acá para allá en el aire,
o el recuerdo del caminante de un día. Wouter De Stoelwyk
Vers. 25. Ni a su descendencia mendigando el pan. Si alguien dice que el mismo David mendigó
-pidió pan a Abimelec y a Nabal-, diré que los casos transitorios y los incidentes súbitos no son
la regla, no hacen mendigos; no decimos: «David era un mendigo, o mendigó su pan» porque
una vez estuvo en un apuro y pidió pan a Abimelec, y en otro apuro lo hizo a Nabal.

En estos casos inesperados el rico en el mundo puede verse airado para pedir un pedazo de pan.
Un buen hombre puede caer en una necesidad así, pero los hombres buenos muy raramente, si es
que ocurre alguna vez, acaban en tanta necesidad. Joseph Caryl

Vers. 25, 26. El hombre bueno siempre es misericordioso y presta; y su descendencia es


bendecida. Lo que piensa el mundano hará pobre su posteridad; Dios dice hará la del hombre
bueno rica. El precepto nos da una promesa de misericordia a la obediencia, no confinándola al
mismo hombre obediente, sino extendiéndola a su descendencia, hasta mil generaciones (Exodo
20:6).

Confía, pues, tus hijos a Cristo; cuando tus amigos fallen, la opresión sea condenada al infierno,
tú mismo al polvo, y el mundo haya sido consumido y transformado en ceniza, todavía
«Jesucristo es el mismo, ayer, hoy y para siempre.» Thomas Adams

Vers. 34. Espera en Jehová. El que verdaderamente confíe en Dios se mantendrá en el tiempo de
Dios, y usará los medios de Dios, y andará por el camino de Dios aunque le parezca que dé
vueltas. David Clarkson

Espera... guarda. En tanto que esperamos, procuremos no vacilar. No demos un paso fuera del
camino de Dios aunque se nos plante un león delante; no evitemos el deber, para obtener
seguridad; sigamos en la senda de Dios, la buena senda antigua (Jeremías 6:16), la senda
empedrada con la santidad. «Y habrá allí calzada y camino, y será llamado Camino de Santidad»
(Isaías 35:8).

Evita los caminos torcidos, vigila no se desvíen hacia la izquierda y no andes por ella. El pecado
cruza nuestras esperanzas, pone barricadas en nuestro camino; un hombre puede esperar hallar el
cielo, pero hallará el infierno si sigue un camino pecaminoso. Thomas Watson

Vers. 35. Vi yo al impío sumamente enaltecido «terrible, airado, violento», y que prosperaba
como un cedro frondoso. Una figura sorprendente del inicuo en este mundo, firmemente
enraizado en las cosas terrenales: crecido en su suelo nativo, orgulloso y altanero en su
prosperidad, sin temor de percance alguno. William WILSON

185
Y ¿por qué un cedro? Porque en invierno, cuando los demás árboles que dan provecho -higueras,
manzanos, etc.- están secos y desnudos, el cedro sigue tan verde como en verano.
Así sucede con los inicuos; cuando los hijos de Dios, en las tormentas de la persecución y las
aflicciones y miserias, parecen marchitos, como si estuvieran muertos, los malos siguen
prosperando, y se ven verdes a los ojos del mundo; se nutren en la riqueza del mundo, pero es
para su destrucción; se engordan, pero es para el día de la matanza.

Éste era el caso de Ofni y Fineés; el Señor les dio bastante y permitió que ellos prosperaran en su
maldad; pero, ¿cuál era la razón? Él iba a destruirlos. J. Gore, sermón

Vers. 36. Lo busqué, y no fue hallado. Si, impulsados por la curiosidad, inquirimos acerca de los
impíos, vemos que no han dejado rastro, como los pájaros de mal agüero, y nadie desea
recordarlos. Algunos de los justos más humildes son inmortalizados, sus nombres son fragancia
imperecedera en la iglesia, en tanto que los más capaces de los infieles y blasfemos apenas son
recordados a los pocos años. Antes estaban en la boca de todos, pero hoy han sido olvidados,
porque sólo la virtud es inmortal. C. H. S.

Vers. 37. Considera... y mira. Si Cristo quiso que el nombre de María fuera recordado en el
Evangelio hasta el fin de los tiempos por el vaso de ungüento que derramó sobre su cabeza, no
podemos imaginar que quiera que los muchos actos piadosos y misericordiosos de sus siervos
sean enterrados en el olvido. Nathanael Hardy

El hombre Integro. Así todo santo es perfecto en comparación con los impíos entre los que vive.
En este sentido se dice de Noé: «Era un justo en su generación»; su gracia, comparada con la
maldad del antiguo mundo, bien merecía el nombre de perfección; en realidad, todo hombre
íntegro es perfecto en comparación con los que francamente son malos, o buenos exteriormente:
manchados por la maldad, o con un barniz de santidad. Nathanael Hardy

Considera al Integro, y mira al justo; porque hay un porvenir dichoso para él y para su
posteridad. El texto puede dividirse en dos partes: 1) La característica del hombre piadoso; 2) el
privilegio del hombre piadoso. Su característica es la perfección; su privilegio es la paz. Aquí
tenemos el carácter del santo y la corona del santo; se caracteriza por la integridad o sinceridad y
es coronado por la paz.

Aquí tenemos el camino del cristiano y su meta, su movimiento y su descanso. Su camino es la


santidad, su meta la felicidad; su movimiento es hacia la perfección y la integridad; su reposo es
paz al fin de su jornada. John Whitlock en un sermón de un funeral.
Para morir bien, asegúrate de vivir bien; no hemos de pensar en tener la muerte de Lázaro y la
vida del rico Dives; como el que menciona Plutarco, que quería vivir como Creso, pero quería
morir como Sócrates.

No, los deseos de Balaam son necios e inútiles; si quieres morir bien, cristiano, has de tener
cuidado en vivir bien; si quieres morir sosegado, has de vivir de modo recto; si quieres vivir
tranquilo, vive moderadamente; si quieres vivir feliz, vive santamente. John Kitchen, M. A.

186
Vers. 40. Jehová les ayudará. ¡Qué seguridad la de los santos! ¡Qué certidumbre hay en las
promesas! John Trapp

Y los salvará, por cuanto en él esperaron. La fe garantiza la seguridad de los elegidos. Es la


marca de las ovejas, por la cual serán separadas de las cabras. No es su mérito, sino su fe, lo que
les distingue. C. H. S.

Lutero termina su Exposición de este Salmo con las palabras: «¡Qué vergüenza para nuestra falta
de fe, desconfianza y vil incredulidad que no creamos declaraciones tan ricas, poderosas y
consoladoras de Dios, y aceptemos con tanta credulidad cualquier cosa que nos digan en sus
malvados discursos los impíos! ¡Ayúdanos, oh Dios, para que podamos alcanzar la fe recta!
Amén.»

***

SALMO 38
Título: «Salmo de David, para recordar». David tenía la impresión de que Dios le había olvidado,
y por ello repasa sus aflicciones y clama en alta voz pidiendo ayuda. El Salmo 70 tiene el mismo
título y en él el Salmista derrama sus quejas delante de Dios. Sería de poco provecho tratar de
acertar el punto en la historia de David en que fue escrito; por otra parte, puede haber sido
compuesto por él para uso de los santos enfermos y calumniados, con una referencia especial a sí
mismo.

Entre las cosas que David recuerda, las principales son: 1) sus pruebas y liberaciones pasadas. El
punto culminante del Salmo de David, sin embargo, es el recordar; 2) la corrupción de su
naturaleza. Quizás no hay otro Salmo en que se describa más plenamente la naturaleza humana,
vista a la luz que Dios, el Espíritu Santo, proyecta sobre ella, al tiempo en que nos redarguye de
pecado.

Estoy persuadido de que la descripción que hay en el Salmo no corresponde a ninguna


enfermedad corporal conocida. Es muy semejante a la lepra, pero hay ciertos rasgos que nos se
hallan en ningún caso de lepra descrito, sea en el pasado o en nuestros días.

El hecho es que se trata de una lepra espiritual; es una enfermedad interior la que describe, y
David la pinta en su propia vida y quiere que nosotros la recordemos. C. H. S.

Vers. 1. Jehová, no me reprendas en tu furor. He de ser reprendido porque soy un hijo que ha
errado, pero Tú, Padre cuidadoso, no pongas demasiada ira en el tono de tu voz; trátame
suavemente aunque haya pecado de modo grave. La ira de otros puedo sobrellevaría, pero no la
tuya. C. H. S.

Vers. 2. Porque tus saetas se han clavado en mí. Son saetas, verdaderamente, que penetran
rápidamente, y para darles impulso son disparadas en tu arco cruzado, pues de otro modo no
volarían tan rápidas, no penetrarían tan profundo como las cruces y aflicciones con que me has
sorprendido.

187
¡Oh, así como has extendido el brazo de tu ira, oh Dios, para disparar estas flechas contra mí,
extiende tu brazo de misericordia para arrancarlas, y que pueda cantarte himnos y no elegías; y
que Tú puedas mostrar tu poder al perdonarme como lo has hecho al condenarme! Sir Richard
Baker

Las flechas son: 1) rápidas; 2) secretas; 3) agudas; 4) letales. Son instrumentos que sacan sangre
y beben sangre hasta emborracharse (Deuteronomio 32:42); las aflicciones son como flechas en
todos estos rasgos. Joseph Caryl

Vers. 3. Tu indignación... mi pecado. ¡Ay! Soy como un yunque bajo dos martillos: el uno tu ira,
el otro mi pecado; ambos me golpean incesantemente; el martillo de tu ira golpea mi carne, y el
de mi pecado, mis huesos; tu ira golpe a mi carne, que es más sensible; mi pecado golpea mis
huesos, que son más duros.
La ira de Dios y el pecado son dos causas eficientes de toda miseria; pero la causa
verdaderamente es el pecado; la ira de Dios, como ocurrió con el edificio que Sansón derribó
sobre su propia cabeza, no cae sobre nosotros a menos que nosotros empujemos y tiremos hasta
que se nos venga encima. Sir Richard Baker

Ni hay reposo en mis huesos, a causa de mi pecado. El cristiano en esta vida es como el
mercurio, que tiene en si mismo un principio de movimiento, pero no de reposo; nunca está
quieto, como el barco sobre las olas.

En tanto tenemos pecado, somos como el mercurio: un hijo de Dios está lleno de movimiento e
inquietud... Está en constante fluctuación, siempre tiene prisa; su vida es como la marea, unas
veces sube, otras veces baja. No hay descanso; y la razón es porque se halla fuera de su centro.

Todo está en movimiento hasta que vuelve a su centro; Cristo es el centro del alma; la manecilla
de la brújula tiembla hasta que marca el polo norte. Thomas Watson

Aprende aquí de los mendigos a procurarte alivio y subsistencia. Muestran sus llagas, dan a
conocer su necesidad, manifiestan toda su miseria; no hacen su situación mejor de lo que es. Los
mendigos saben por experiencia que cuanta mayor miseria exhiben más son compadecidos y más
auxilio reciben. William Gouge

Vers. 4. Como carga pesada gravitan sobre mí. Es bueno que el pecado sea una carga intolerable
y que el recuerdo de nuestros pecados nos abrume hasta hacerse irresistible. Este versículo es el
clamor genuino de uno que se siente deshecho por su trasgresión y, con todo, no ve el gran
sacrificio. C. H. S.

No hay nadie tan fuerte al que no se le pueda cargar en exceso; aunque Sansón se cargó al
hombro las puertas de Gaza, cuando se derrumbo el templo de Dagón sobre su cabeza murió
aplastado.

Y así soy yo; desde que nací llevo sobre mí carga de pecado; antes la llevaba ligeramente, como
Sansón las puertas de Gaza; pero ahora he tirado de la casa entera del pecado y ha caído sobre

188
mí, y no puedo evitar ser aplastado por un peso tan grande. Y aplastada habrías quedado, oh alma
mía, si Dios a pesar de su ira no se hubiera compadecido de ti y, a pesar de su desagrado, no
hubiera detenido su mano de un mayor castigo. Sir Richard Baker

Es de utilidad especial para nosotros que las caídas de los santos de Dios sean registradas en las
Sagradas Escrituras. Las manchas no se ven más desagradables en parte alguna que en un rostro
hermoso o en un vestido limpio.

Y es conveniente tener un conocimiento perfecto de la inmundicia del pecado. Aprendamos


también a pensar con humildad de nosotros mismos y depender de la gracia de Dios para
mantenernos bajo estricta vigilancia, no sea que caigamos en los mismos pecados, o peores
(Gálatas 6:1). Herman Witsius, D. D.

Vers. 5. Hieden y supuran mis llagas, a causa de mi locura. La conciencia ha ido hurgando el mal
hasta llegar a ser una herida que supura, y la corrupción es espantosa. ¡Qué criatura tan horrible
se ve el hombre ante su propia conciencia cuando su corrupción y vileza son abiertas y hechas
patentes por la ley de Dios, aplicada por el Espíritu Santo!

Ni las enfermedades más repelentes pueden compararse al pecado. Ni las úlceras, cánceres o
llagas pútridas pueden compararse en su indescriptible pestilencia. Nosotros mismos nos vemos
de esta manera. Escribimos de lo que sabemos y damos testimonio de lo que hemos visto; e
incluso ahora temblamos al pensar lo enconado del mal en lo profundo de nuestra naturaleza. C.
H. S.

¿Podía la tumba retener a Lázaro cuando Tú abriste tu boca y le llamaste? Tampoco puede la
corrupción de mis llagas ser un estorbo para su curación si te complaces en curarlas. Sir Richard
Baker

Vers. 5, 6. Siempre que Dios quiere revelar a su Hijo con poder, siempre que quiere que el
evangelio haga resonar las cuerdas del corazón en cuanto al pecado, hace sentir el peso del
mismo a la conciencia y la hace gemir. Y estoy seguro de que cuando una persona está
trabajando bajo la carga del pecado lo hará llena de gemidos y quejas. La Biblia registra
centenares de quejas de hijos de Dios bajo la carga del pecado.

La queja espiritual, pues, es una marca de vida espiritual y Dios la reconoce como tal.
«Ciertamente, he oído los gemidos de Efraín» (Jeremías 31:18). Muestra que Efraín tiene algo
que le oprime, que le hace gemir; que su pecado está patente a su vista en toda su malignidad;
que es angustia para su alma; que se lo encuentra en la boca; que es descubierto por el ojo
penetrante de Dios y fustigado por la mano de Dios. J. C. Philpot

Vers. 6. Estoy encorvado, estoy abatido en gran manera, ando como enlutado todo el día. Que un
hombre se vea y se sienta encadenado por la culpa, en peligro del infierno, bajo el poder de sus
concupiscencias, en enemistad contra Dios, y Dios como un extraño para él; que el sentimiento
de esta condición se halle en su corazón, y toda su alegría se habrá disipado.

189
¡Qué lamentable criatura es el hombre ante sus propios ojos! Envidia la dicha de las bestias que
corren y retozan en los prados. Sabemos de uno que al ver un sapo sollozó, porque Dios le había
hecho un hombre; la bondad de Dios le hacia llorar, según él la veía; pero este hombre cree que
su condición es inmensamente peor que la de un sapo, y quisiera cambiarse en uno, porque el
sapo no siente la culpa del pecado, no teme la ira de Dios, no está bajo las garras de la
concupiscencia; Dios no es un enemigo para el sapo; esto es lo que él siente. Giles Firmin.

Vers. 7. Mis lomos están ardiendo de fiebre. En muchas cosas nuestras evaluaciones son
exageradas, pero nunca estimamos con exceso la maldad del pecado. Corrompe y condena.
Cubre el alma de manchas de plaga, como la lepra (Isaías 1:5, 6 ) William S. Plumer

Vers. 8. Estoy debilitado y molido en gran manera. El original dice «entumecido», como helado;
hay contradicciones en mi mente que desvaría y en mi cuerpo enfermo; me parece que,
alternativa-mente, parte de mi es caliente y otra fría.

Como las almas en el purgatorio de los papistas, echadas desde hornos ardientes a témpanos de
hielo, así los corazones atormentados van de un extremo al otro, los dos torturantes igualmente.
Del calor del temor, al escalofrío del horror; del deseo ardiente, a una insensibilidad horrible;
estos estados sucesivos del que se halla bajo convicción de pecado le llevan a la puerta de la
muerte. C. H. S.

Gimo, etc. Es difícil que el penitente verdadero, en la amargura de su alma, repase la vida que ha
arrastrado en su pecaminosidad sin gemir y suspirar desde el fondo de su corazón. Pero ¡dichosos
son estos gemidos, dichosos estos suspiros y sollozos, puesto que fluyen de la influencia de la
gracia y del aliento del Espíritu Santo, el cual, en forma inefable, gime dentro de nosotros y con
nosotros, y forma estos gemidos en nuestros corazones por medio de la penitencia y del amor!
Jean Baptiste Elias Avrillon

Vers. 9. Mi suspiro no te es oculto. Las lágrimas secretas para los pecados secretos son una señal
excelente de un corazón santo y de un bálsamo curativo para los espíritus quebrantados. Samuel
Lee

Vers. 11. Mis amigos y mis compañeros se mantienen lejos de mi llaga. Es muy duro, porque los
que deberían acudir primero para ayudarnos son los primeros en abandonarnos. En tiempos de
tribulación profunda del alma, incluso los amigos más íntimos no pueden entrar en el caso del
que sufre. Pueden estar ansiosos acerca de él, pero no pueden vendar las heridas de una
conciencia dolorida y tierna. ¡Oh, qué soledad la de un alma que pasa por el poder del Espíritu
Santo que la redarguye de pecado! C. H. S.

La prueba del afecto se ve en los hechos. Oigo el nombre de parientes y amigos, pero no veo los
hechos. A Ti acudo, pues, cuya Palabra son hechos; porque necesito tu ayuda. Del latín de A.
Rivetus

Vers. 13. Mas yo, como si fuera sordo, no oigo; y soy como mudo que no abre la boca. ¡Oh!, qué
felices podríamos ser si siempre pudiéramos hacer lo que sabemos que es mejor hacer y si
nuestras voluntades estuvieran dispuestas a obrar tal como puede actuar nuestra razón; entonces

190
evitaríamos muchas rocas en las que tropezamos ahora; evitaríamos muchos errores en los que
incurrimos. El ser sordo-mudo es ciertamente una gran incapacidad cuando estos defectos son
naturales; pero cuando son voluntarios, podríamos decir artificiales, entonces más bien son
ventajas, son perfecciones. Sir Richard Baker

Vers. 15. Porque en Ti, oh Jehová, he esperado; Tú responderás, Jehová Dios mío. El hombre
que ha de descender a un gran pozo no se tira de cabeza en él o salta a ver qué pasa, sino que ata
una cuerda a una viga atravesada en la boca, o fija de modo seguro, y va descendiendo
gradualmente.

Así pues, desciende en la consideración de tu pecado colgando de Cristo, y cuando hayas ido tan
abajo que ya no puedas más, pero estás dispuesto a vencer el horror y oscuridad de tu
desgraciado estado, no permanezcas más tiempo ante las puertas del infierno, para que el diablo
no te haga entrar de un tirón, sino asciende nuevamente por actos de fe renovados, y «huye para
refugiarte en la esperanza que está puesta delante de ti» (Hebreos 6:18). Thomas Cole en
Ejercicios matutinos

Vers. 16. Cuando mi pie resbale, no se engrandezcan sobre mí. La menor falla en un santo es
infaliblemente notada; mucho antes de que sea una caída el enemigo ya empieza a abochornar; el
menor desliz del pie hace ladrar a todos los perros del infierno. ¡Qué cuidadosos hemos de ser y
qué insistentes en la oración para obtener gracia sustentadora! No queremos, como Sansón ciego,
ser burla de nuestros enemigos; de modo que estemos alerta y vigilemos a la traidora Dalila del
pecado, por cuyos medios puede que nos saquen los ojos. C. H. S.

Vers. 17. Porque yo estoy a punto de caer. De mostrar mi debilidad en mis pruebas y aflicciones,
como Jacob cojeaba después de su lucha con el ángel (Génesis 32:31). En griego, «estoy listo
para los azotes», esto es, para sufrir corrección y castigo por mis pecados; y en caldeo, para la
«calamidad». Henry Ainsworth

Vers. 18. Por tanto, confieso mi maldad. Cuando la pena lleva a un reconocimiento sincero y
apenado del pecado, es una pena bienaventurada, algo que tenemos que agradecer a Dios de
corazón.

Y me contrista mi pecado. El sentir dolor por el pecado no es expiación para el mismo, pero es el
espíritu adecuado con que acudir a Jesús, que es la reconciliación y el Salvador. Cuando el
hombre se halla finalmente delante de sus pecados, está cerca del fin de sus tribulaciones.

Vers. 19. Porque mis enemigos son activos y poderosos. Por débil y desfalleciente que se
encuentre el justo, los males que se le oponen son verdaderamente activos. Ni el mundo, ni la
carne, ni el demonio se sienten conmovidos por la debilidad que le aqueja; este terceto de maldad
labora con implacable energía para derrocarnos.

Si el diablo estuviera enfermo o nuestros deseos carnales fueran débiles, podríamos aflojar en la
oración; pero teniendo enemigos tan activos y vigorosos, no podemos cesar en nuestro clamor a
Dios.

191
Vers. 20. Me son contrarios, por seguir yo lo bueno. Si los hombres nos aborrecen por esta razón,
nosotros hemos de regocijarnos de ello; su ira es un homenaje inconsciente que el vicio rinde a la
virtud. Este versículo no es incompatible con la previa confesión del escritor; podemos sentirnos
igualmente culpables delante de Dios y, pese a ello, ser enteramente inocentes de mal alguno
hacia nuestros prójimos. Una cosa es el reconocimiento de la verdad, y otra el someterse a ser
calumniado. El Señor me hiere justamente, y, con todo, yo puedo decir a mi vecino: «¿Por qué
me hieres?» C. H. S.

***

SALMO 39

El Salmista, abatido por la enfermedad y la pena, se ve agobiado por pensamientos de


incredulidad que decide ahogar para que no le venga ningún mal por expresarlos (vers. 1, 2).
Pero el silencio crea una pena insoportable, que por fin exige ser expresada, y lo consigue en la
oración de los versículos 3-6, que es casi una queja y un suspiro por la muerte, o por lo menos un
cuadro sin esperanza de la vida humana. En los versículos 7-17 el tono es de mayor sumisión y
se hace más claro el reconocimiento de la mano divina; la nube evidentemente ha pasado y el
corazón dolorido es aliviado. C. H. S.

La más hermosa de todas las elegías en el Salterio. H. Ewald

Vers. 1. Dije. He resuelto, me he decidido. En su gran perplejidad, su mayor temor era que
podría pecar; y, por ello, busca el método que más le garantice el evitarlo, y está decidido a
callar. Es excelente que un hombre se confirme en un buen curso o trayectoria, por el
recordatorio de una resolución bien hecha y buena. C. H. S.

Dije: Velaré sobre mis pasos. Se cuenta de un tal Pambo, un hombre bueno y bien intencionado
que fue a ver a un amigo suyo y le pidió que le enseñara uno de los Salmos de David. El amigo
le leyó este versículo. Pambo contestó: «Este versículo es bastante si lo aprendo bien.»
Diecinueve años más tarde dijo que durante todo aquel tiempo apenas había podido aprender
aquel versículo. Samuel Page

Para no pecar con mi lengua. Los pecados de la lengua son muy graves; como las chispas del
fuego, las palabras necias o vanas esparcidas pueden causar gran daño. Si los creyentes
pronuncian palabras duras contra Dios en tiempos de depresión, el maligno y los impíos van a
aprovecharlo y usarlas como justificación para sus vidas pecaminosas. Si los propios hijos de un
hombre murmuran o le faltan al respeto, no es de extrañar que la boca de los enemigos se halle
llena de insultos. C. H. S

La boca del hombre, aunque es sólo un agujero pequeño, puede contener un mundo de pecado.
Porque no hay ningún pecado prohibido en la ley o en el evangelio que no sea dicho por la
lengua, pensado en el corazón o hecho en la vida. ¿No es, pues, casi tan difícil gobernar la lengua
como gobernar al mundo? Edward Reyner

192
Pondré a mi boca un freno, o más exactamente, un bozal o mordaza. El bozal -según el original-
es más efectivo que una brida o un freno, pues impide hablar del todo. David habría hecho bien
resolviendo ser muy precavido en sus palabras, pero cuando tomó la decisión de guardar silencio
total, incluso para el bien, es que tenía evidentemente amargura en su alma. El evitar una falta no
nos debe llevar a otra. El usar la lengua contra Dios es un pecado de comisión, pero el no usarla a
su favor es un pecado de omisión. Las virtudes elogiosas deben ser seguidas tanto como los
vicios han de ser evitados; pero para librarnos de Escila no hemos de caer en Caribdis.

En tanto que el impío esté delante de mí. Esto modifica el carácter de su silencio y atenúa la
crítica, porque el mal hombre va a usar mal incluso nuestras palabras más santas, y no es bueno
que echemos nuestras perlas delante de los puercos. Los creyentes más firmes son probados por
la incredulidad, y el diablo conseguiría una gran victoria si publicaran sus dudas y vacilaciones.
Si yo tengo calentura, no hay razón para que procure contagiar al vecino. Si hay alguien a bordo
enfermo, hay que poner el corazón en cuarentena y no permitir que nadie desembarque en el bote
del habla hasta que tenga un certificado de salubridad. C. H. S.

Es una aflicción el verse obligado a escuchar tanta cháchara en este mundo, y es una ventaja el
discernirlo y evitar las palabras inútiles. Es sorprendente que los hombres puedan poner en
movimiento tanto viento, y cuanto más exhalan, más pródigos son en su aliento y su abuso de la
paciencia de los demás, y descuidados de sus propias conveniencias. William Struthr

Vers. 2. Enmudecí. Hay siete clases de silencio: 1) Silencio estoico. 2) Silencio político o
diplomático. 3) Silencio necio. 4) Silencio hosco. 5) Silencio forzado. 6) Silencio del desánimo.
7) Silencio santo, prudente, gracioso. Thomas Brooks

Guardé silencio y me callé. A un cristiano le preguntaron qué fruto había obtenido de Cristo, y
contestó: «¿No es un fruto el no sentirse afectado por vuestros reproches?» En casos de esta
naturaleza hemos de referirlo todo a Dios. Christopher Sutton, B. D.

Vers. 2-9. Un inválido al cual habían ordenado que tomara un par de tabletas, en vez de
tragárselas de golpe, fue desplazándolas por la boca con la lengua para que se disolvieran a pesar
de ser muy amargas.
Gotthold estaba presente y murmuró: «Los insultos y las calumnias de los adversarios son
píldoras amargas; no todos entienden el arte de tragar sin mascar.»

Para los cristianos, sin embargo, son saludables en varias formas. Les recuerdan su propia culpa;
ponen a prueba su mansedumbre y paciencia; les muestran de qué deben guardarse; y al fin
redundan en su honor y gloria a la vista de Aquel por quien han tenido que sufrir.

Con respecto a las píldoras de la calumnia, sin embargo, así como las otras, es aconsejable no ir
diluyéndolas continuamente en la mente, o juzgarlas según la carne y la opinión del mundo. Esto
va a incrementar su sabor amargo, lo extenderá por la lengua y llenará el corazón de animosidad
en proporción. La forma correcta de proceder es tragarías, guardar silencio y olvidar. Christian
Scriver

193
Vers. 3. Ardía mi corazón dentro de mí. La fricción de los pensamientos internos producía un
calor intenso mental. La puerta de su corazón estaba cerrada, y con el fuego del sufrimiento
ardiendo dentro la estancia de su alma se había calentado de modo irresistible. El silencio es algo
terrible para el que sufre; es un método seguro para perder la razón.

En mi meditación se encendió fuego. En tanto que su corazón estaba meditando, se estaba


derritiendo, puesto que el tema era confuso. C. H. S.

¡Qué bendición, qué privilegio es la oración (aparte de ser un deber)! Ahora, la meditación es
una ayuda a la oración. Gersom la llama el ayo de la oración. La meditación es como aceite para
la lámpara; la lámpara de la oración se apagará, a no ser que la meditación la Sostenga.

La meditación y la oración son como dos tórtolas; si se separa la una de la otra, mueren. Un
pescador astuto observa el tiempo y la sazón en que los peces pican más, y entonces mete el
anzuelo en el agua; cuando el corazón está calentado por la meditación, es el mejor momento
para echar la caña de la oración y pescar misericordia.

Después que Isaac hubo meditado en el campo, estaba preparado para la oración cuando llegó a
casa. Cuando el cañón ha sido cargado con la pólvora está a punto para disparar. Así que cuando
la mente está llena de buenos pensamientos, el cristiano está preparado para disparar la oración,
y ahora envía ráfaga tras ráfaga de suspiros y gemidos del cielo.

La meditación produce un doble beneficio: vierte dentro y fuera; primero vierte buenos
pensamientos en la mente, y luego los derrama otra vez en oración; la meditación primero provee
el material para la oración y luego prepara al corazón para orar. Thomas Watson

Medita hasta que veas que tu corazón se ha calentado para este deber. Si cuando un hombre
siente frío le preguntas durante cuánto tiempo se quedará junto al fuego, te dirá: hasta que me
haya calentado y me sienta listo para trabajar.

Así que, cristiano, tu corazón es frío; ponte cerca del fuego de la meditación hasta que sientas tus
afectos calientes y preparados para el servicio espiritual. Thomas Watson
Cuando los alguaciles entran por la noche en una casa sospechosa, la primera pregunta que hacen
es: «¿Cuántos y quiénes son los que están aquí?» Así, cuando Dios entra en nuestro corazón
oscuro, la pregunta es: ¿Qué pensamientos hay aquí? ¿Por qué surgen estos pensamientos en tu
mente? «¿No os habéis vuelto jueces de malos pensamientos?» (Lucas 24:38; Santiago 2:4).
Faithful Teat

Proferí con mi lengua. La lengua amordazada rompe las trabas. Va a salir miseria en abundancia.
Puedes hacer enmudecer la alabanza, pero la angustia dama y vocifera. Resolución o no,
precaución o no, pecado o no, el torrente avasallador se abre paso y lo arrastra todo a su paso. C.
H. S.

Vers. 4. Hazme saber mi fin. El Salmista quiere saber más de la brevedad de su vida para poder
sobrellevar sus males pasajeros, y hasta aquí podemos arrodillarnos con él, pronunciando la
misma petición. Pero el que no haya límite a su miseria es un verdadero infierno; el que haya fin

194
a la aflicción de la vida es la esperanza de todos los que tienen esperanza más allá de la tumba.
Dios es el mejor maestro de la filosofía divina, que mira hacia un fin esperado. Los que ven la
muerte a través del cristal del Señor ven una vista hermosa, que les hace olvidar el mal de la vida
al prever el fin de la vida. C. H. S.

Y cuál es la medida de mis días; sepa yo cuán frágil soy. Es decir, cuándo voy a dejar de ser.
¡Ay!, pobre naturaleza humana, querida como la vida, el hombre alterca con Dios de mod6 que
más bien desea dejar de ser que sobrellevar lo asignado por el Señor. ¡Qué mezquindad en un
santo! Pero esperemos un poco hasta que nos hallemos en una posición semejante a la suya, y no
obraremos mucho mejor. El barco en el muelle se sorprende de que aparezca una vía de agua en
la barca, pero cuando él se lanza a alta mar se asombra de que los maderos resistan tales
tempestades sin resquebrajarse. El caso de David no se registra para que lo imitemos, sino para
que aprendamos. C. H. S.

Entre Walsall e fretsy, en Cheshire, hay una casa (una taberna), edificada el año 1636, con el
armazón de roble, rellenado con ladrillo. Sobre el dintel de una ventana se puede leer, grabada en
el roble, una inscripción en latín que dice: «Llorarías si supieras que sólo te queda un mes de
vida; pero ríes, sin saber qué quizá sólo te queda un día.»

Qué triste es la idea de que con este mentor silencioso, este sermón veraz ante los ojos, hayan
sido a millares los que, entrando en ella, se han emborrachado para la destrucción de su alma. Y,
con todo, esto es una semejanza de lo que vemos constantemente en nosotros mismos.

Vers. 5. El tiempo de mi vida es como nada delante de Ti. Tan corto que no es casi nada. Piensa
en la eternidad, y en un ángel recién nacido, el mundo nuevo y reluciente, el sol como una chispa
que ha saltado del fuego, y el hombre inexistente. Ante el Eterno, la edad del hombre es como un
tic-tac de reloj. C. H. S.

Si un hombre es tan minúsculo comparado con la fábrica del gran mundo, y el mundo en sí tan
pequeño que no puede contener al Señor, tan pequeño y ligero que El no siente el peso del
mismo en la punta de su dedo, se puede muy bien decir del hombre que no es «nada» colocado
ante el Señor. Edmund Layfielde
Ciertamente es como un soplo todo hombre que vive. Esto es una gran verdad, y no hay nada
más cierto que ello. Considera un hombre, el mejor, y no es más que un hombre, un soplo,
insustancial como el viento. Su constancia es la inconstancia. Su vanidad es la única verdad; lo
mejor en él es que es vano, sólo vanidad. C. H. S.

Selah. Esta expresión se menciona setenta y cuatro veces en la Escritura: setenta y una veces en
el libro de los Salmos y tres en el libro del profeta Habacuc, que fue escrito en forma de Salmo.
E. Layfielde

Vers. 6. Sí, como una sombra que pasa es el hombre. Los hombres en el mundo andan como un
viajero que tiene un espejismo: engañados, confundidos y, pronto, llenos de desengaño y
desesperación.

195
Ciertamente, en vano se afana. Lee bien este texto y luego escucha el clamor del mercado, el
rumor de la bolsa, el estruendo de las calles de la ciudad, y recuerda que todo este ruido, esta
interrupción de la quietud, es algo insustancial, vanidades pasajeras. El descanso interrumpido, el
temor ansioso, el cerebro sobrecargado, la mente que se derrumba, la locura, todos ellos son
pasos en el proceso de la inquietud y desasosiego de muchos, y todos se afanan para ser ricos, o
sea, llenarse hasta rebosar de arcilla; arcilla que van a dejar pronto, después de todo. C. H. S.

Todo hombre carnal anda en una feria de vanidad y, pese a todo, ¡cómo se envanece de su feria
de vanidad! Se inquieta en vano, y es sólo vanidad lo que le inquieta. Labora toda su vida por la
ganancia de las riquezas, y, con todo, en la muerte, sus riquezas no le aprovecharán. El que mira
a un buey que pasta en un prado lozano, llega a la conclusión de que le preparan para la matanza.
William Secker

Amontona riquezas, y no sabe quién las recogerá. Los hombres se levantan temprano y se
acuestan tarde para edificar una casa, y luego un extraño se pasea por sus corredores, se ríe en
sus estancias, y ni se acuerda de quien la edificó y la llama suya propia. Este es uno de los males
bajo el sol para el cual no hay remedio prescrito. C. H. S.

La trinidad del mundo consiste en: 12 honores sin fruto; los que les parecen honores de sustancia
no son sino una vana ostentación. 22 Cuidados innecesarios. Se desasosiegan en vano. Congojas
imaginarias que sustituyen a los cuidados reales y necesarios. 32 Riquezas inútiles; tales que no
les dan satisfacción permanente ni a ellos ni a sus descendientes que las reciben. G. Rogers

Mañana, mañana, y de nuevo mañana,


Que vienen paso a paso, uno tras otro,
Y así hasta el fin del tiempo registrado;
Y cada ayer fue acompañando a necios
En su camino al polvo. ¡Basta ya, endeble vela!
La vida es una sombra que se mueve;
Un pobre actor que se pasea un rato
De arriba abajo por la escena, y luego
Se va y no vuelve ya a asomarse; es un relato
Contado por un necio, bien repleto
De gritos y de gestos, mas sin significado.
—William Shakespeare

Vers. 8. Líbrame de todas mis transgresiones. Es una buena señal cuando el Salmista ya no
insiste sobre sus aflicciones, sino que pide ser librado de sus pecados. ¿Qué es la pena cuando la
comparamos con el pecado? Que el veneno del pecado sea quitado de la copa, y no tenemos por
qué temer su amargura, porque lo amargo cura. Nadie puede librar a un hombre de su
trasgresión, más que Aquel bendito a quien llamamos Jesús, porque El salva a su pueblo de sus
pecados. C. H. S.

No me pongas por escarnio del insensato. ¡Por los placeres carnales de unos pocos días algunos
truecan su joya eterna! ¡Por unos granos de tierra amarilla se pierden la ciudad empedrada de oro
y puertas de perlas! ¡Oh necedad sin medida! ¡Oh locura inconcebible! Verdaderamente, hemos

196
de orar con toda sinceridad: «No me pongas por escarnio del insensato.» Origenes, citado por J.
M. Neale

Vers. 9. Enmudec4 no abrí mi boca, porque Tú lo hiciste. Dios está enseñando a sus hijos aquí.
Este es el verdadero carácter de sus tratos con ellos. La educación de sus santos es el objeto que
tiene a la vista. Es un entrenamiento para el reino; es una educación para la eternidad. Es la
disciplina del amor. Cada paso del mismo es bondad. No hay ira ni venganza en parte alguna del
proceso. La disciplina de la escuela puede ser severa y rígida, pero la de la familia es amor.

El santo anciano estaba en la prisión «por la Palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo». Sus
perseguidores implacables le llevaron en una bandeja la cabeza sangrante de su hijo martirizado,
Richard Cameron, y le preguntaron con sorna si la conocía. «La conozco, la conozco» dijo el
padre, y besó la frente del hijo; «¡es la de mi hijo, mi propio hijo querido! ¡Es el Señor! Buena es
la voluntad del Señor, que no puede hacerme daño a mí o a los míos, sino que ha hecho que la
bondad y la misericordia nos sigan todos los días de la vida». Horatius Bonar en La noche del
llanto

Si el Rey de reyes pone su mano sobre nuestro hombro, queridos, pongamos la nuestra sobre la
boca. Nicholas Estwick, B. D.

Una niña, en la providencia de Dios, nació sordomuda. Fue aceptada y enseñada en una
institución establecida para los que padecen este defecto. Un día, un visitante hacía preguntas a
estos niños privados de los goces comunes de la infancia. Hizo varias preguntas, que fueron
rápidamente contestadas mediante papel y lápiz.

Finalmente, el visitante escribió: «¿Por qué naciste sordomuda?» Una mirada de angustia nubló
por un momento el rostro de la niña, pero rápidamente desapareció y, tomando el papel y el
lápiz, escribió:

«Está bien, Padre, porque así agrado a tu vista.» Mrs. Rogers en El rey pastor

Vers. 10. Estoy consumido bajo la dureza de tu mano. Podemos fundar nuestros ruegos en
nuestra debilidad y aflicción. Es bueno mostrar a nuestro Padre las magulladuras que resultan de
sus azotes, por si su compasión paternal le aligera la mano, y le mueve a consolarnos en su
pecho. No es para consumirnos que El dirige su disciplina, sino para consumir nuestros pecados.

Vers. 11. Castigando sus pecados, corriges al hombre. Dios no juega con su vara; la usa a causa
del pecado, y con vistas a vapulearnos con ella; de ahí que quiere que sintamos los golpes, y de
veras los sentimos.

Y deshaces como polilla toda su belleza. Como la polilla echa a perder la tela, y con ello su
belleza, agujereándola y dejándola inservible, lo mismo los castigos de Dios descubren en
nosotros nuestra locura y debilidad y nos hacen sentir como vestidos viejos, gastados e inútiles.
La belleza ha de ser muy poca cosa cuando una polilla puede consumirla y una reprensión
echarla a perder. C. H. S.

197
Las polillas del Oriente son muy grandes y hermosas, pero de corta vida. Después de unos
chubascos, estos espléndidos insectos se ven revolotear en la brisa, pero el tiempo seco y sus
numerosos enemigos pronto los eliminan. Del mismo modo, la hermosura del hombre se
consume como la de este hermoso insecto, vestido en sus ropas de púrpura, escarlata y verde.
John Kitto

Algunas mariposas sólo viven unas veinticuatro horas. ¡Qué tragedia para la que nace en un día
lluvioso! Anónimo

Sin duda como un soplo es todo hombre. ¿Qué es la grandeza? ¿Podemos adscribirla al hombre,
independientemente de sus cualidades como ser inmortal? ¿O de sus acciones,
independientemente de sus principios y motivos? Así pues, el relucir de la nobleza no es superior
al plumaje de un pavo real, ni el valor de un Alejandro a la furia de un tigre, ni los deleites
sensuales de Epicuro a los del animal que merodea por el bosque. Ebenezer Porter, D. D.

Vers. 12. Oye mi oración, oh Jehová. Ahora, en esta oración de David hallamos tres cosas, que
son tres calificaciones para las oraciones aceptables. La primera es la humildad. La segunda son
el fervor y la insistencia. La tercera es la fe. «El que va a Dios es menester que crea que existe, y
que es galardonador de los que le buscan con diligencia» (Hebreos 11:6). Y, ciertamente, como
el que va a Dios ha de creer esto, el que lo cree, no puede por menos que acudir a Dios.
Condensado, de Robert Leighton

No te hagas sordo a mis lágrimas. Las lágrimas hablan con más elocuencia que diez mil lenguas;
actúan como llaves en los departamentos de los corazones tiernos, y la compasión no les niega
nada si a través de ellas el que llora mira las gotas de la sangre de Jesús.

Porque forastero soy junto a Ti. No para Ti, sino junto a Ti. Como Tú, Señor mío, un extraño
entre los hijos de los hombres, un extraño para los hijos de mi madre. Dios hizo el mundo, lo
sustenta, lo posee, y, con todo, los hombres le tratan como si fuera un intruso y extraño; y como
tratan al Señor, así tratan a sus siervos. «No es sorprendente que seamos desconocidos». Estas
palabras pueden también significar: «Yo comparto la hospitalidad de Dios» como un extraño
hospedado por un anfitrión generoso. C. H. S.

Por más que estén bien establecidos, éste es el temple de los santos sobre la tierra: el
considerarse como extraños. Todos los hombres son en realidad extraños y forasteros, pero los
santos disciernen mejor y lo reconocen de modo más franco.

Los hombres malos no tienen morada permanente en la tierra, pero esto va contra sus
intenciones; su pensamiento y su deseo internos son que puedan vivir para siempre. Son extraños
contra su voluntad; su habitación en el mundo es incierta; y no pueden evitarlo. Thomas Manton

Vers. 13. Déjame, y tomaré fuerzas, antes que me vaya y perezca. El hombre en su estado
corrupto es como Nabucodonosor: tiene un corazón de bestia que solamente anhela la
satisfacción de su apetito sensual; pero cuando es renovado por la gracia, entonces recobra el
entendimiento.

198
David, hasta aquí no se ha recobrado todavía de aquel pecado que le puso en un nivel tan bajo
como podemos percibir en los versículos 10 y 11. Y el hombre bueno no puede pensar en morir,
aceptando el hecho, hasta que su corazón está en condición más santa; y para la paz del
evangelio, serenidad de la conciencia y gozo interno, toda falta de santidad es como veneno para
los espíritus que la beben. William Gurnall

***

SALMO 40

Tema: Jesús está aquí evidentemente, y aunque no hay que forzar mucho el lenguaje para ver
tanto a David como a su Señor, Cristo, y la iglesia, el doble comentario puede resultar algo
oscuro, y por tanto hemos de dejar entrar el sol aunque esto va a borrar las estrellas. Incluso en el
caso de que el Nuevo Testamento no se expresara sobre ello, llegaríamos a la conclusión de que
David habla de nuestro Señor (en los versículos 6 al 9), pero el apóstol, en Hebreos 10:5-9,
elimina las conjeturas y confina el significado a Aquel que vino al mundo para hacer la voluntad
del Padre.

Vers. 1. Pacientemente esperé en Jehová. El esperar paciente en Dios caracterizó al Señor. La


impaciencia nunca se alberga en su corazón; mucho menos se escapa de sus labios. A lo largo de
toda la agonía de Jesús en el Huerto, su juicio de burlas crueles entre Herodes y Pilato, y su
pasión sobre el madero, esperó en paciente omnipotencia.

Ni una mirada de ira, ni un murmullo, ni un acto de venganza del paciente Cordero de Dios;
esperó y siguió esperando; fue paciente, paciente hasta la perfección, excediendo a todos los
demás que, según su medida, glorificaron a Dios en el fuego. Job sobre la ceniza no iguala a
Cristo en la cruz. El Cristo de Dios lleva la corona imperial entre los pacientes. C. H. S.
Esperé pacientemente. Más bien ansiosamente; el original dice dos veces «esperé esperando», un
hebraísmo que significa una solicitud vehemente. Daniel Cresswell

La paciencia de nuestro Señor bajo el sufrimiento fue un elemento de perfección en su obra. Si se


hubiera impacientado, como hacemos a veces nosotros, y se hubiera desanimado, su expiación
habría sido pobre. Podemos gozarnos de que en medio de todas sus tentaciones, y en lo más recio
de la batalla contra el pecado y Satán, permaneció paciente y dispuesto a terminar la obra que su
Padre le había encomendado. James Frame

Vers. 2. El pozo de la desesperación. Algunos pozos a los que se refiere la Biblia eran
mazmorras, como uno que vi en Atenas y otro en Roma. En ellos no había aberturas, excepto el
agujero en la parte de arriba, que servía como puerta y como ventana. El fondo de estos pozos
por necesidad era sucio y repugnante, y a veces lleno de lodo. John Gadsby
Del lodo cenagoso. Si el hombre tiene un apoyo firme donde poner el pie, su carga queda
aliviada; pero si está cargado y ha de andar por fango resbaladizo, su prueba es doblemente
difícil.

Vers. 3. Puso luego en mi boca cántico nuevo, un himno de alabanza a nuestro Dios. En la
Pascua, antes de su pasión, nuestro Señor cantó uno de los grandes Salmos antiguos de la

199
alabanza; pero, ¿cuál es la música de su corazón ahora, en medio de sus redimidos? ¿Qué cántico
es éste en que su corazón alegre para siempre dirige el coro de los elegidos? Ni el tambor de
Miriam ni el himno alborozado de Moisés pueden por un momento rivalizar con este cántico
nuevo y triunfante.

La justicia engrandecida y la gracia victoriosa; el infierno sometido y el cielo glorificado; la


muerte destruida y la inmortalidad establecida; el pecado derrocado y la justicia resplandeciente;
¡qué tema para un himno en aquel día en que nuestro Señor beba el vino nuevo con nosotros
todos en el reino de nuestro Padre celestial! C. H. S.

Muchos verán, y temerán, y confiarán en Jehová. Pero en tanto que el pecador sólo ve y teme,
sólo está en el estadio inicial de la conversión, en un estado de preparación para huir de la ciudad
de destrucción. Puede haber dado el primer paso en su peregrinaje, pero no ha llegado a su Padre
todavía para recibir el beso de bienvenida y de perdón.

No ha dado todavía el paso definitivo. Ha visto, realmente; ha temido, también; pero todavía
necesita confiar, confiar en el Señor y ahuyentar todos sus temores. Este es el paso culminante
del gran cambio; y, a menos que se dé, las otras experiencias van a borrarse y perecer como una
flor prematura, o serán combustible para el fuego que no se apaga. James Frame

Vers. 4. Bienaventurado el hombre que puso en Jehová su confianza. La fe obtiene las promesas.
Una confianza simple, sencilla, en Dios es la marca segura de la bienaventuranza. Un hombre
puede ser tan pobre como Lázaro, tan aborrecido como Mardoqueo, estar tan enfermo como
Ezequías, o tan sólo como Elías, pero en tanto que su mano de la fe está agarrada en Dios,
ninguna de sus aflicciones externas puede impedirle ser nombrado entre los bienaventurados.
Y no mira a los rebeldes, ni a los que se desvían tras la mentira. Nunca hemos de prestar atención
a los apostatas, a los falsos maestros; son levadura dañina, y cuanto más alejados de ellos
estemos mejor; bienaventurados son aquellos a quienes Dios preserva del error en las creencias y
la práctica. Verdaderamente, si el enemigo del infierno se paseara en carruaje y criados con
librea, y viviera como un señor, tendría a millares que cortejarían su amistad.

Vers. 6. Aquí entramos en uno de los pasajes más maravillosos de todo el Antiguo Testamento,
un pasaje en que el Hijo de Dios encarnado se ve, no a través de un cristal oscuro, sino cara a
cara.

Sacrificios y ofrendas no te agradaron. Considerados en sí mismos, y por amor a ellos, el Señor


no veía nada satisfactorio en las varias ofrendas de la ley ceremonial. Ni la víctima derramando
su sangre ni la harina desprendiendo humo en el altar podían dar contento a la mente de Jehová;
no tenía interés en la carne de los toros o de los machos cabríos, ni se agradaba del trigo, el vino
o el aceite.

Estas ofrendas tenían su valor como tipo, pero cuando Jesús, en antitipo, vino al mundo, dejaron
de tener valor, del mismo modo que las velas son retiradas cuando sale el sol. C. H. S.
Has horadado mis orejas, expresión cuyo significado es simbólico: «Tú me has aceptado como tu
esclavo», una alusión a la costumbre de Éxodo 21:6, en que el amo perforaba el pabellón de la

200
oreja de un esclavo que rehusaba la libertad que se le había ofrecido, como prueba de que era
aceptado de nuevo. Daniel Cresswell

No deseabas holocausto ni expiación. Sabemos por este versículo que Jehová da más valor a la
obediencia del corazón que a todas las ceremonias imponentes del culto ritualístico; y que
nuestra expiación del pecado viene, no por el resultado de un ceremonial complicado, sino por el
efecto de la obediencia de nuestro Sustituto a la voluntad de Jehová.
rra! Aquí hay algo digno de que fijéis en ello la mirada. ¡Sentaos y observad con cuidado, porque
el Dios invisible viene en la semejanza de carne pecaminosa, y como un niño el que es infinito
pende del pecho de una virgen!

Emmanuel no fue enviado, sino que vino; vino en su propia personalidad, en todo lo que
constituía su yo esencial. Vino desde los palacios de marfil a los recintos de la miseria; vino en el
momento destinado; vino con alegría santa, como uno que se ofrece libremente.
C. H. S.

Como su nombre está por encima de todo otro nombre, así también su venida está por encima de
cualquier otra venida. A veces decimos que nuestros nacimientos son nuestra venida al mundo;
pero, en realidad, ninguno ha venido al mundo sino El. Porque:

1º De El sólo, verdaderamente, se puede decir que viene, que existe ya, antes de venir; y esto no
lo podemos decir de nosotros, pero sí de El.

2º Sólo viene de modo estricto el que viene voluntariamente; nosotros lloramos y luchamos en
nuestra entrada en el mundo como si no estuviéramos dispuestos a hacerlo. El sólo dice: «Aquí
estoy.»

3º Sólo viene el que va de un lugar a otro. ¡Ay de nosotros, no venimos de ningún otro sitio sino
del seno de la nada! Solamente El tenía un lugar en el que estaba antes de venir. Mark Frank

Vers. 8. El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado. ¿Falló Cristo placer en humillarse y en
el tormento, en sufrir y morir por mí, y puedo yo no hallar placer en orar, escuchar, meditar y
gozar de los dulces deberes de la comunión con El? ¿Vino El tan alegremente a morir por mí, y
yo me dedico a la oración y tomo los sacramentos para tener comunión con El con desánimo?
¿Fue un gozo para Él derramar su sangre, y no lo es para mí el aplicármela, el cosechar los
beneficios de ella?

¡Oh, cesen los gemidos y murmuraciones, las excusas culpables, los desánimos y las ejecuciones
indiferentes del deber, después de un ejemplo así! Está dispuesto a hacer la voluntad de Dios;
está dispuesto también a sufrir. Y en cuanto a los sufrimientos por Cristo, no deberían ser
gravosos para los cristianos que saben que Cristo vino del seno del Padre a morir por ellos con
buen ánimo.

¿Podemos comparar nuestros sufrimientos con los de Cristo? En modo alguno, pues no hay
comparación; hubo más amargura en una gota de sus sufrimientos que en un mar de los nuestros.

201
Para concluir: tu deleite y disposición para seguir los caminos de la obediencia, son la misma
medida de tu santificación. Condensado de John Flavel

Fue Jesús el que hizo la obra. El Padre la quiso, pero no la hizo. Fue Jesús quien la hizo, quien la
trajo, quien la llevó tras el velo y la presentó como una ofrenda aceptable y meritoria a los pies
del Padre, que se agradó de ella.

La obra estaba terminada; consumada. No tenemos ya que hacerla nosotros. No podemos


hacerla. No podemos hacer lo que ya está hecho; y no podríamos hacerla, caso de que no hubiera
sido hecha. Hay mucho que puede hacer el hombre, pero no puede ser propiciación por los
pecados. James Frame

Tu ley está en medio de mi corazón. Cristo no rindió devoción formal, externa; su corazón estaba
en su obra, la santidad era su elemento, la voluntad del Padre su comida y bebida. Cada uno de
nosotros hemos de ser como nuestro Señor en esto, o nos faltará la evidencia de ser sus
discípulos. Allí donde no hay obra del corazón, no hay place ni deleite en la ley de Dios, no
puede haber aceptación. C. H. S.

Él estaba dispuesto a sangrar y morir por ti como tú estás dispuesto a comer cuando tienes
hambre. Él se deleita en ser azotado, herido y crucificado como tú te deleitas en la comida. David
Clarkson

Vers. 9. He proclamado tu justicia. Es Jesús el que habla, y habla de sí mismo como predicador.
Era un predicador, y un gran predicador además.
1. Poseía elocuencia genuina. Su mente tocaba la mente de sus Oyentes.

2. Su conocimiento era muy grande. Muchos dominan las palabras y las usan con destreza, pero
lo que dicen «carece de conocimiento». Van hablando, intentando al mismo tiempo pensar y
guiar a sus oyentes a un terreno inexplorado incluso por ellos mismos.

3. Era grande en bondad. Hay grandeza en la bondad, y la grandeza de la bondad es un elemento


importante en la grandeza de un predicador.

4. Otro elemento de la grandeza de Jesús como predicador consistía en la grandeza de su


dignidad esencial. Era Dios y hombre a la vez. Esto era Cristo como predicador. Es verdad que
era mas que un predicador: era también un Modelo, un Sacerdote y un Propiciador; y como
modelo, sacerdote y propiciador no tiene igual. Nunca ha habido un predicador como Él.
Condensado de James Frame

He aquí, no refrené mis labios, Jehová, Tú lo sabes. Ni por amor a la conveniencia ni al temor de
los hombres se quedaron cerrados los labios del gran Maestro. Sus palabras no variaban según la
sazón.

El pobre le escuchaba, y los príncipes escuchaban sus reprensiones; los publícanos se gozaban en
El, los fariseos se sentían irritados, pero a todos proclamaba El la verdad del cielo. C. H. S.

202
Vers. 9, 10. He proclamado, no refrené... no he ocultado, he publicado. Estas palabras se juntan
para expresar su franqueza: la de un corazón ardiente que quiere mostrar su gratitud. No se
necesita ninguna descripción complicada para que podamos ver la semejanza de Uno «cuya vida
era un acto de acción de gracias». J. J. Stewart Perowne

Vers. 10. No encubrí. Esto da a entender que todo el que emprende la predicación del evangelio
de Cristo va a sentir la gran tentación de esconderlo, porque tiene que ser predicado contra gran
oposición y frente a dificultades. Matthew Henry

No oculté tu misericordia y tu verdad a la gran asamblea. Jesús reveló plenamente los atributos
de Dios, tanto los tiernos como los severos. El esconder estaba muy lejos del Gran Apóstol de
nuestra profesión. Nunca exhibió cobardía ni vacilación en su lenguaje.

El que como niño de doce años hablaba en el templo entre los doctores, y después predicó a
cinco mil en Genezaret y a las vastas muchedumbres en Jerusalén en aquel gran día, el último de
la fiesta, siempre estaba dispuesto a proclamar el nombre del Señor y nunca puede ser acusado
de un silencio no santo.

Vers. 12. Me han rodeado males sinnúmero; me han alcanzado mis maldades, y no puedo
levantar, la vista. El no tenía pecado, pero los pecados fueron puestos sobre El, y El los tomó
como si fueran suyos. «Fue hecho pecado por nosotros.» ¡Oh alma mía!, ¿qué consecuencias te
habrían acarreado tus pecados eternamente si el amigo de pecadores no hubiera condescendido
en tomarlos sobre sí?

Son más que los cabellos de mi cabeza.


Pecados contra el Dios Santo,
Pecados contra sus leyes justas,
Pecados contra su amor, su sangre;
Pecados contra su nombre y su causa,
Pecados inmensos como el mar.
¡Escóndeme, oh Getsemaní!
C. H. S.

El apóstol decuplica cada pecado (Santiago 2:10). Lo que nos parece uno a nosotros, según el
sentido de la ley y la cuenta de Dios es multiplicado por diez. El pecar directamente contra uno
quebranta cada mandamiento, y por ello peca diez veces en una; además, hay un enjambre de
circunstancias pecaminosas y agravantes que rodean cada acto en tal número, que son como
átomos que rodean nuestro cuerpo en una habitación polvorienta; te sería más fácil contarlos que
contar los pecados.

Y aunque algunos cuentan éstos sólo como fracciones, pecados incompletos, a pesar de ello es
más difícil aún sacar el número de la cuenta. Y, lo que es más asombroso, piensa en los deberes
religiosos mejores que hayas ejecutado, e incluso aquí podrás hallar un enjambre de pecados
sinnúmero.

203
En la mejor oración que puedas presentar a Dios hay irreverencia, tibieza, incredulidad, orgullo
espiritual, auto estimación, hipocresía, distracciones, etc., y muchos otros, que un alma
iluminada lamenta; y, con todo, hay muchos más que los ojos puros de Dios disciernen pero que
el hombre no nota. David Clarkson

Vers. 13. Los versículos que quedan de este Salmo son casi exactamente iguales al Salmo 70.

Vers. 14. Sean avergonzados y confundidos a una los que buscan mi vida para destruirla. Ha de
redundar en la confusión infinita de Satanás que sus intentos de destruir al Salvador le
destruyeron a él; el cónclave diabólico que tramó en el consejo ahora ha sido todo él
avergonzado, porque el Señor Jesús ha replicado a todos sus puntos y ha convertido su sabiduría
en necedad.

Vers. 15. Quedan consternados en pago de su afrenta los queme dicen: ¡Ja, ja! ¿Escarnecen hoy
los malos el nombre del Redentor? ¡Su devastación le vengará a El de todos sus adversarios!
Jesús es el manso Cordero para todos los que buscan misericordia por medio de su sangre; pero
los que le desprecian, que tengan cuidado, porque es el León de la tribu de Judá, y ¿quién lo
despertará? ¡Oh lector infiel!, si hay alguno que mire y lea esta página, vigila si persigue a Cristo
y a su pueblo, porque Dios sin duda vengará a sus elegidos. Tus ¡Ja!, ¡Ja! te van a costar muy
caro. Dura cosa es dar coces contra el aguijón.

Vers. 16. Gócense y alégrense en Ti todos los que te buscan. El gimió para que nosotros
podamos cantar, y quedó cubierto de sudor y sangre para que nosotros podamos ser ungidos con
el aceite de la alegría. C. H. S.
Vers. 17. Aunque yo estoy afligido y necesitado, Jehová pensará en mí. El que encauza a su
voluntad los corazones de los reyes como las aguas de los ríos, hace también que a su palabra
todos los arroyuelos del mundo bañen y fertilicen cualquier tierra, por sedienta y asolada que
pueda estar. Samuel Lee

Hay tres cosas en el hecho de que Dios piense en nosotros que nos proporcionan solaz y deleite.
Observa, primero, la frecuencia de sus pensamientos. Verdaderamente son incesantes. Si tienes
un amigo a quien aprecias y amas y quieres vivir en su mente, cuando parte le dices que te
escriba: «Piensa en mí.» Le das, quizá, un recordatorio para avivar su memoria.

Pero el amigo más íntimo del mundo no puede estar pensando siempre en ti. ¡La mitad del
tiempo está durmiendo y durante la otra mitad está muy ocupado! En cambio, no hay cese en los
pensamientos del Señor.

Observa, luego, la sabiduría de sus pensamientos. Tienes un hijo ausente y le sigues en tu mente.
Pero no conoces sus circunstancias presentes. Le dejaste en un lugar determinado, pero ¿dónde
está ahora? Le dejaste en una condición dada, pero ¿cómo está ahora?

Tal vez mientras estás pensando en su salud está gimiendo con un brazo magullado o una
enfermedad seria. Quizás mientras estás pensando en su seguridad algún enemigo saca ventaja de
su inocencia. Quizás mientras te regocijas en su prudencia está dando un mal paso que afectará a
toda su vida.

204
Pero cuando Dios piensa en ti, Él sabe perfectamente cuál es tu situación, tus peligros, tus
necesidades.

Asimismo, observa la eficiencia de sus pensamientos. El que piensa en ti es un Dios a mano, no


distante; El tiene todos los sucesos bajo su control; es el Dios de toda gracia. William Jay

En las memorias del editor, Dr. Malan, uno de sus hijos escribe así de su hermano Jocelyn, que
estuvo sometido durante anos, con anterioridad a su muerte, a dolores intensos corporales: «Un
rasgo sobresaliente de su carácter era el santo temor de Dios y la reverencia ante su voluntad.»

Un día estaba yo repitiendo un versículo de los Salmos: En cuanto a mí, soy una pobre alma
necesitada, pero el Señor cuidará de mí,' Tú eres mi ayudador y mi libertador. ¡Oh Señor, no
tardes! El dijo: «Mamá, me gusta este versículo, excepto el final, parece como si murmuraras
contra Dios. El nunca "tarda" en mi caso». De La vida, labores y escritos de Cesar Malan, por
uno de sus hijos.

***

SALMO 41
El gran tema de este Salmo es, evidentemente, Jesucristo, traicionado por Judas Iscariote; pero
no creemos que sea el exclusivo. El es el antitipo de David, y todos los suyos son en cierta
medida como El, por lo que las palabras atribuidas al Gran Representante son aplicables a todos
los que están en El.

Los que reciben oprobio como recompensa de su bondad hacia los demás pueden leer este Salmo
con mucho consuelo, porque verán que, por desgracia, es común para el mejor de los hombres el
ser recompensado con crueldad y desprecio por su caridad; y cuando han sido humillados por
haber caído en el pecado, se ha sacado partido de su condición abatida, se han olvidado sus
buenos hechos y se les ha mostrado el vilipendio más ruin.

Vers. 1. Bienaventurado el que se preocupa del pobre. Todos aquellos que han sido participantes
de la gracia divina reciben una naturaleza más tierna y no se endurecen contra los de su propia
sangre y carne; adoptan la causa de los humildes y dirigen su mente con tesón al fomento de su
bienestar. No les echan una moneda al pasar, sino que inquieren en sus aflicciones, disciernen
sus causas, estudian los mejores métodos de aliviarlos y prácticamente acuden a rescatarlos. C.
H. S.

No hablamos ya de los pobres del mundo en común ni de los pobres santos en particular, sino de
una persona pobre específica; porque la palabra está en número singular, y designa a nuestro
Señor Jesucristo, que en el último versículo del Salmo precedente se dice que fue pobre y
necesitado. John Gill

El dar dinero no es toda la obra y labor de benevolencia. Has de ir al enfermo en su cama. Has de
darle la mano para ayudarle. Ésta es la bondad verdadera y sencilla. De un sermón de Thomas
Chalmers

205
Un noble piamontés a quien conocí en Turín me contó la siguiente historia: «Yo estaba cansado
de la vida, y después de un día espantoso, que ni quiero recordar, salí corriendo a la calle en
dirección al río, cuando de repente me dieron un tirón de la capa; me volví y vi a un niño
pequeño que la había agarrado y ansiosamente procuraba llamar mi atención. Su mirada y su
actitud eran irresistibles. También lo fue la lección que aprendí: "Somos seis hermanos y nos
estamos muriendo de hambre."

»"¿Por qué no he de aliviar a estos desgraciados?" -pensé-. "Tengo los medios, y no tardaré más
que unos minutos. Pero es igual si tardo más." La escena de miseria a la que me condujo era
indescriptible. Les tiré la bolsa, y su explosión de gratitud me dejó anonadado. Llenó mis ojos de
lágrimas, fue un bálsamo para mi corazón. "Volveré mañana" -les grité.- "¡Necio, y tú pensabas
dejar un mundo donde se pueden tener satisfacciones de este tipo por tan poco!"» Samuel Rogers
en Italia

¡Qué necios son los que temen perder sus riquezas al darlas y no temen perderse ellos al
conservarlas! El que encierra su oro puede ser un buen carcelero, pero el que lo desparrama es un
buen mayordomo. Haz bien mientras tengas oportunidad de hacerlo; alivia al oprimido y ayuda
al huérfano en tanto que tienes tu hacienda en la mano; cuando estés muerto, tus riquezas pasarán
a otros. Una lámpara que uno lleva mirando hacia delante es mucho más útil que veinte hacia
atrás. En tu compasión por los necesitados o para otros usos piadosos, que tus manos sean los
ejecutores y tus ojos los inspectores. Francis Raworth en un sermón

En el día malo lo librará Jehová. La promesa no es que el santo generoso no tendrá tribulaciones,
sino que será preservado en ellas y a su debido tiempo se le librará. ¡Qué verdadero fue esto en el
caso de nuestro Señor! Nunca hubo aflicción más profunda ni triunfo más brillante que el suyo,
y, gloria sea a su nombre. El garantiza la victoria final a todos aquellos a quienes ha comprado
con su sangre.

El egoísmo lleva consigo una maldición; es un cáncer en el corazón, en tanto que la generosidad
es felicidad y forma tuétano en los huesos. En los días oscuros no podemos reposar en el
supuesto mérito de la limosna, pero, con todo, la música de la memoria trae consigo no poco
solaz cuando cuenta de viudas y huérfanos a quienes hemos socorrido y presos y enfermos a
quienes hemos ministrado. C. H. S.

Vers. 1, 5. El que considera. Mis enemigos. Strigelius ha observado que hay una antítesis
perpetua en este Salmo entre los pocos que tienen la debida consideración de los pobres en
espíritu y los muchos que los afligen o abandonan. W. Wilson

Vers. 2. Jehová lo guardará, y le dará vida. El avaro no es útil hasta que ha muerto: que muera; el
justo, como el buey, es útil toda su vida: que viva.

Será bienaventurado en la tierra.


Habla un hombre, un verdadero enigma,
Porque cuanto más daba, más tenía.

206
Vers. 3. Jehová lo sustentará sobre el lecho del dolor. Los brazos eternos sostendrán su alma;
como manos amigas y almohadas blandas apoyarán su cuerpo enfermo. ¡Qué tierna y amorosa es
esta imagen; qué cerca trae a nuestro Dios de nuestras dolencias y enfermedades! ¿Quién ha oído
esto de los antiguos dioses paganos, los de la India o la China?

Éste es el lenguaje peculiar del Dios de Israel; El se digna atender y cuidar personalmente a los
hombres buenos. Si hiere con una mano, sostiene con la otra. ¡Oh, bendito desmayo cuando uno
cae en el pecho del Señor y es sostenido por El! C. H. S.

Tú harás su cama en su enfermedad.~ ¿Cómo va a hacer Dios mi cama si no tengo cama propia?
¡Necio! El puede hacer que el que no tengas cama pase a ser una ventaja para ti. Cuando Jacob
durmió sobre el suelo, ¿quién no habría cambiado la suya por el suelo duro, con tal de tener su
sueño celestial? Thomas Fuller

Cuando fui a visitar, un día, a un querido amigo moribundo, Benjamín Parsons, le dije: «¿Cómo
se encuentra hoy?» Me contestó: «Mi corazón descansa dulcemente sobre tres almohadas: amor
infinito, poder infinito, sabiduría infinita.» Paxton Hood

Vers. 4. Porque contra Ti he pecado. El pecado y el sufrimiento van inevitablemente juntos.


Observa que el Salmista entendía que el pecado era principalmente un mal porque iba dirigido
contra Dios. Esta es la esencia del verdadero arrepentimiento. Aplicando la petición a David y a
otros creyentes pecadores, qué evangélico resulta el argumento: sáname, no porque soy inocente,
sino porque he pecado. ¡Qué contrario es esto a toda transacción de justicia propia! ¡Cómo
concuerda con la gracia! ¡Qué incompatible con el mérito!

Incluso el hecho de que el penitente que confiesa había recordado a los pobres es mencionado
Sólo indirectamente, pero se hace una apelación directa a la misericordia en base al gran pecado.
Oh lector que tiemblas, aquí hay un precedente revelado divinamente para ti; no tardes en
seguirlo. C. H. S.

Saúl y Judas dijeron uno y otro: «He pecado»; pero David dice: «He pecado contra Ti.» William
S. Plumer

Vers. 5. ¿Cuándo se morirá, y perecerá su nombre? Si los perseguidores se salieran con la suya,
la iglesia tendría sólo un cuello, y éste estaría en el tajo. Los ladrones de buena gana apagarían
todas las velas. Las luces del mundo no son los deleites del mundo. Los pobres murciélagos, que
son ciegos, vuelan hacia la lámpara y tratan de derribarla. C. H. S

Es el nombre, el carácter y los privilegios de los verdaderos siervos de Dios lo que provoca el
odio de los impíos, y de buena gana extirparían a Dios de su vista. W. Wilson

Vers. 6. Y si vienen a verme, hablan mentira. Sus visitas de simpatía son una farsa. Cuando la
zorra visita al cordero enfermo, sus palabras son blandas, pero se lame el hocico pensando en su
cadáver.

207
Su corazón, repleto de iniquidad. A cada cual lo suyo. El pájaro hace su nido de plumas. De las
flores más dulces el químico puede destilar veneno, y de los actos y palabras más puras la
malicia puede hallar base para informes calumniosos. Es maravilloso comprobar cómo el odio
teje su telaraña sin material alguno. C. H. S.

Recuerdo un pequeño apólogo que cuenta Bromiard: «Un pajarero, una fría mañana, habiendo
cazado muchos pajaros que había estado esperando mucho tiempo, empezó a recoger sus redes,
cortando la cabeza a los pájaros y poniéndolos en el suelo unos junto a otros.

»Desde un arbusto, un tordo vio que por sus mejillas resbalaban unas lágrimas, debidas sin duda
al frío extremo reinante, y dijo a su madre que el hombre era compasivo, pues lloraba
amargamente por la calamidad cometida contra los pájaros. Pero la madre le dijo que juzgara
más bien por la actividad de su mano que por la del ojo; y si sus manos obraban a traición, nunca
admitiera amistad con él aunque hablara bien y llorara de compasión.» Jeremy Taylor

Vers. 7. Reunidos murmuran contra mí todos los que me aborrecen. El espía se reúne con sus
compañeros y se ponen a hablar en voz baja. ¿Por qué no hablar en voz alta? ¿Tenían miedo del
guerrero enfermo? ¿O bien sus designios eran tan aleves que debían esconderlos al
mencionarlos?
Observa la unanimidad de los inicuos: todos. ¡Qué fácilmente se unen los perros para salir a
cazar al ciervo! Ojalá que nosotros estuviéramos unidos en la santa labor sólo la mitad de lo que
están ellos, y nuestra prudencia fuera la mitad de su astucia.

Vers. 9. Hasta mi amigo íntimo. «El hombre de mi paz», según el original, con el cual no tenía
diferencias, con el cual estaba unido, que era antes su paz y su consuelo. Este era Ahitofel, que
fue para David lo que Iscariote fue para nuestro Señor.

Judas era un apóstol admitido a la intimidad del Gran Maestro, al corriente de su pensamiento
secreto, como si dijéramos, permitiéndosele leer el mismo corazón de Jesús. El beso del traidor
hirió el corazón del Señor como el clavo hirió su mano. C. H. S.

Los sufrimientos de la iglesia, como los de su Redentor, generalmente empiezan en casa; sus
enemigos francos no pueden dañarla hasta que sus amigos supuestos la han entregado en sus
manos; y, por extraño que parezca, los que han engordado de sus riquezas son los primeros en
«levantar el talón» contra ella. George Horne

Vers. 11. En esto conoceré que te he agradado. María y Marta recordaron a Cristo sólo dos cosas:
la primera era que Cristo amaba a su hermano Lázaro; la segunda, que Lázaro estaba enfermo;
«El que Tú amas está enfermo»; no había necesidad de decirle qué debía hacer, puesto que
sabían que El haría lo que había de hacer por él, porque le amaba.

Así también podemos decir al Señor cuando estamos seguros de que nos ama: «Señor, el que
amas necesita esto o aquello para su cuerpo o su alma.» No tenemos, pues, que asignarle lo que
ha de hacer, o cuándo, o cómo; porque lo que El vea como más conveniente para nosotros y para
su propia gloria, esto es sin duda lo que hará. William Burton

208
En que mi enemigo no cante victoria de mí. Cuando Dios nos libra de las manos de nuestros
enemigos, o de otra tribulación, podemos estar persuadidos por ello de que El está en favor
nuestro, como estaba David persuadido.

Pero entonces se puede preguntar: si Dios ama a su iglesia, ¿por qué permite que su iglesia sea
turbada y molestada por los enemigos? La razón es ésta: porque por este medio su amor puede
hacerse más manifiesto al salvarlos y librarlos. Porque, así como un amigo seguro no es probado
hasta el tiempo de la necesidad, del mismo modo la bondad y amor de Dios nunca serán tan bien
percibidos como cuando nos ayuda en momentos en que nosotros no podemos hacer nada por
nosotros mismos. William Burton

Vers. 12. En cuanto a mí, me sustentas en mi integridad. Somos igual que vasos sin pie, que sólo
pueden estar derechos si se les sostiene en la mano; nosotros caemos, lo derramamos y echamos
a perder todo, si se nos deja solos. El Señor debe ser alabado cada día si somos preservados de
grave pecado. Cuando los otros pecan, nos enseñan lo que seríamos nosotros de no ser por la
gracia. «El hoy, y yo mañana» fue la exclamación de un santo cuando veía a otro que caía en
pecado. C. H. S.

Esta misma integridad es como el arca en la que Noé fue preservado cuando todos los demás
perecieron al estar fuera de ella. Es como el cordón rojo que los espías de Josué entregaron a
Rahab, que fue la garantía por la que salvó su vida cuando el resto de la ciudad fue destruido.

Admito que esta integridad es de poca monta para los hombres de este mundo, que creen que no
hay cielo, sólo tierra; pero así como el cordón de Rahab fue mejor para ella que todos sus dioses,
y se probó cuando vino la espada, así también es mejor para los hijos de Dios que todo el mundo
cuando viene la muerte. William Burton

Vers. 13. El Salmo termina con una doxología. Bendito sea Jehová, esto es: sea El glorificado.
La bendición, al comienzo de la boca de Dios, es devuelta, al final, por boca de su siervo. No
podemos añadir a la bendición del Señor, pero podemos derramar nuestros deseos agradecidos, y
éstos El los acepta como nosotros aceptamos flores de los hijos que nos aman. C. H. S.

AQUÍ TERMINA EL PRIMER LIBRO DE LOS SALMOS

***

SALMO 42
Título: Siempre edifica el escuchar la experiencia de un santo muy afligido y dotado de gracia.

Aunque no se menciona a David como el autor, este Salmo tiene que ser de su pluma; es tan
davídico que huele a él; lleva las marcas de su estilo y sus experiencias en cada letra. Podríamos,
más bien, poner dudas sobre la paternidad de la segunda parte de El Peregrino que poner en duda
el nombre de David como autor de este Salmo. C. H. S.

Hijos de Coré. Los escritores medievales hacen notar que aquí, como ocurre con frecuencia, la
voluntad de Dios era levantar santos allí donde menos podía haberse esperado. ¿Quién podría

209
haberse imaginado que de la posteridad de uno que dijo: «Os quedáis demasiado, vosotros hijos
de Aarón» podrían haber surgido descendientes cuyos dulces salmos serían la herencia de la
iglesia de Dios hasta el fin de los tiempos? J. M. Neale

Tema: Es el grito de un hombre apartado de las ordenanzas y culto externo de Dios, suspirando
por la casa de su Dios, tan amada; y al mismo tiempo es la voz de un creyente espiritual
deprimido, que anhela la renovación de la presencia divina, luchando con dudas y temores, pero,
con todo, manteniéndose firme en su fe en el Dios vivo.

Vers. 1. Como el ciervo busca jadeante las corrientes de las aguas, así te anhela a Ti, oh Dios, el
alma mía. Excluido del culto público, David sentía su corazón enfermo. No buscaba
comodidades; no suspiraba por honores; pero el disfrute de la comunión con Dios era una
necesidad vital para su alma. La consideraba no meramente como el más dulce de todos los
privilegios, sino como una necesidad absoluta, como el agua para el ciervo.
Dadle su Dios, y está contento, como el ciervo que al fin apaga su sed y está perfectamente
satisfecho; pero negadle su Señor, y su corazón jadea, su pecho palpita, todo él se estremece
como uno a quien le falta el aire después de una carrera.

Querido lector, ¿sabes tú lo que es esto por haberlo sentido personalmente? Es una dulce
amargura. Después de haber vivido a la luz del amor del Señor, lo mejor es ser desgraciado hasta
que lo poseemos, y jadear en su busca. La sed es una necesidad perpetua y no hay que olvidarla,
y lo mismo es continuo el anhelo del corazón hacia Dios.

Cuando es tan natural para nosotros anhelar a Dios como para un animal estar sediento, las cosas
van bien en nuestra alma, por penosos que sean nuestros sentimientos. Aprendemos en este
versículo que la intensidad de nuestro deseo puede hacerse valer ante Dios, y más aún porque
hay promesas especiales para el que es importuno y ferviente. C. H. S.

Vers. 2. Mi alma tiene sed de Dios. Procura que tu corazón no repose en cualquiera de tus
deberes, salvo que sea en Cristo. Deja todo deber, a menos que puedas hallar algo de Cristo en
él; y no un puñado, sino una brazada (con el anciano Simeón, Lucas 2:28). En realidad, debes
tener relación con el cielo y comunión con Cristo, lo cual es llamado la presencia de Dios, o sea,
el presentarte delante de El.

Agustín decía que ya no le gustaban las elegantes frases y discursos de Tulio (al revés de antes)
porque no podía hallar a Cristo en ellas; ni el alma con la gracia tiene interés en deberes vacíos.
Las flores y adornos retóricos, expresiones sin impresiones al orar o predicar, no son pan
verdadero, sino címbalos que retiñen. Christpher Ness

Del Dios vivo. Un Dios muerto es una farsa; odiamos una deidad monstruosa; pero el Dios vivo,
la fuente perenne de vida y de luz y amor, es el deseo de nuestra alma.

¿Cuándo vendré, y me presentaré delante de Dios? «El ver el rostro de Dios» es una traducción
más exacta del hebreo; pero las dos ideas pueden combinarse: quiere ver a su Dios y ser visto por
El; ¡esto es digno de ser buscado! C. H. S.

210
Un hombre inicuo nunca puede decir con sinceridad: «¿Cuándo vendré, y me presentaré delante
de Dios?», porque tendrá que hacerlo demasiado pronto, y antes de lo que quisiera, como los
diablos que dijeron a Cristo «que los atormentaba antes de su tiempo». Pregúntale a un ladrón si
quiere aparecer ante el juez. La respuesta es segura: preferiría que no hubiera jueces en absoluto.
Y así es con los hombres del mundo con respecto a Dios, más bien desean esconderse de El.
Thomas Horton

Si quieres que un niñito se contente con sus juguetes, no estará muy satisfecho y llorará pidiendo
el pecho de su madre. Así, si un hombre sube al púlpito con frases adornadas y anécdotas
preciosas, éstas no contentarán al alma hambrienta. Necesita la leche sincera de la Palabra con
que alimentarse. Oliver Heywood

Vers. 3. Fueron mis lágrimas mi pan de día y de noche. El poder llorar, y hacerlo con franqueza,
es una prueba de sinceridad. Quizá es bueno para el corazón de este hombre, como una válvula
de seguridad; hay una pena seca que es mucho más terrible que las penas con lágrimas.

Mientras me dicen todos los días: ¿Dónde está tu Dios? El malvado sabe que la desgracia peor
para nosotros sería perder el favor de Dios; por ello su malicia diabólica les lleva a decir estas
palabras. C. H. S.

¿Qué ha pasado a tu Dios del que tanto blasonabas y te creías feliz en El aunque no hubiera sido
el Dios de nadie más excepto el tuyo? De ello podemos aprender la disposición del malvado. Es
venenosa, y su interés es herir a un hombre con su religión.

¿Dónde está tu Dios? Así trató el diablo a la Cabeza de la iglesia, nuestro bendito Salvador,
cuando fue a tentarle. «Si eres e] Hijo de Dios, manda que estas piedras se conviertan en pan»
(Mateo 4:3). Viene con un «si»; lo elabora para hacerle vacilar en su Filiación. El diablo, como
está apartado de Dios externamente, se ha vuelto un espíritu de división; trabaja para dividir
incluso a Dios el Padre de su propio Hijo: «Si eres el Hijo de Dios».

Así procura separar a los cristianos de su Cabeza, Cristo. «¿Dónde está tu Dios?» Este es su
objetivo, poner división, si puede, entre su corazón y Dios, hacerle sentir celos de Dios como si
El no le hubiera considerado; tú has, pasado por muchas cosas para servir a tu Dios; mira cómo
te trata El ahora a ti. «¿Dónde está tu Dios?» Richard Sibbes

Vers. 4. Derramo mi alma dentro de mí. La misma alma de oración se halla en el derramar el
alma delante de Dios. Thomas Brooks

De cómo yo iba con la multitud, y la conducía hasta la casa de Dios, entre voces de alegría y de
alabanza del pueblo en fiesta. ¡Qué degradación el suplantar el canto inteligente de toda la
congregación por refinamientos insulsos y teatrales, cuartetos, coros y viento de fuelles y tubos!
Lo mismo podríamos orar con maquinaria que alabarle con ella. C. H. S.

El Dios de gracia se ha complacido en estimar como su gloria el que haya muchos mendigos
pululando por la Puerta Hermosa de su templo, pidiendo limosna espiritual y corporal. ¡Qué
honor para nuestro Señor y Propietario que estas multitudes de ocupantes acudan a su casa a

211
pagar su arriendo de gracias y adoración por todo lo que están usando en esta vida! George
Swinnock

Vers. 5. ¿Por qué te abates, oh alma mía? El averiguar la causa de nuestra pena es con frecuencia
la mejor cirugía para la misma. La ignorancia no es felicidad; en este caso es miseria. La niebla
de la ignorancia aumenta nuestros motivos de alarma; una visión clara hará ver que los
monstruos son bagatelas. C. H. S.

Pensad en esto los que sentís la pesadez de vuestra alma; pensad en ello los que no la sentís, para
que podáis sentirla. Sabed que hay una pena que «obra arrepentimiento del que no hay que
arrepentirse». Sabed que hay una pena que «consume hasta la muerte».

Recuerda que las lágrimas acompañaron a María Magdalena al cielo; recuerda también que hubo
lágrimas que no hicieron nada por Esaú lleno de pecado. Porque, como en el martirio, no es la
espada, el fuego ni lo que sufrimos lo que nos justifica, sino aquello por lo que sufrimos. Brian
Duppa, sermón.

Los inicuos oprimen a David, y el diablo le tienta; con todo, él reprende a su propio corazón y
nada más. David no reprende a Saúl ni a Absalón, sino que reprende y mira su propio corazón.
¿Por qué te abates, oh alma mía? Aunque el diablo tienta y los malvados oprimen como
instrumentos de castigo por el pecado, pese a todo, nosotros, con David, hemos de reprender a
nuestro propio corazón. Christopher Love en Cura del alma abatida
¿Por qué... te turbas dentro de ml? «Estás en tumulto», una expresión aplicada al rugir el mar
entumecido. Ver Isaías 17:12; Jeremías 5:22; 6:23; 51:55. Henry March

Espera en Dios. La esperanza nunca produce más gozo que en la aflicción. Es en la nube que
lleva agua que el sol pinta los curiosos colores del arco iris... Hay dos gracias que Cristo usa
especialmente para llenar el alma de gozo: la fe y la esperanza, porque estas dos aportan el vino
sin escatimarlo. La fe dice al alma lo que Cristo ha hecho por ella, y así la consuela y conforta; la
esperanza aviva al alma con la noticia de lo que Cristo hará; las dos sacan sus recursos de un
origen común: Cristo y su promesa. Condensado de William Gurnall
Espera en Dios; porque aún he de alabarle. Cuando se puede decir: «Aquel a quien Dios ama está
enfermo», puede decirse también: «Esta enfermedad no es para muerte»; y aunque sea la primera
muerte, no será la segunda.

¿Quién habría pensado cuando Jonás se hallaba en el mar (ver Jonás 3) que predicaría en Nínive?
¿Quién habría pensado cuando Nabucodonosor se hallaba en el bosque (ver Daniel 4) que
volvería a reinar en Babilonia? ¿Quién habría pensado cuando José fue vendido por sus
hermanos que éstos le buscarían como siervos suyos? ¿Quién hubiera pensado cuando Job se
rascaba sus llagas sentado sobre las cenizas de la basura, sus casas consumidas por el fuego, sus
ganados robados y sus hijos muertos que volvería a ser mucho más rico de lo que nunca fue? Así
son las acciones de la misericordia divina, que hacen a los rectos exclamar cantando: «El Señor
ha triunfado gloriosamente» (Exodo 15:21). Henry Smith

No creas que baste acallar tu corazón para que no alterque con Dios, sino que no debes cesar
hasta que le hayas colocado donde repose dulcemente en El. El santo David llegó hasta aquí; no

212
sólo reprendió a su alma por su desasosiego, sino que le encargó que confiara en Dios. William
Gurnall

Vers, 5, 11. Lo que molesta a la pobre bestia no es el peso de la carga, sino las ataduras en sus
lomos; así, no es el peso de los males externos, sino el escozor interno de una conciencia
amargada, no purificada ni curada por la fe, lo que aflige y turba a la pobre criatura. Mathew
Laurence en El uso y la práctica de la fe

El pájaro insensato, hallándose en una estancia con la puerta cerrada y los postigos cerrados,
arremete contra la pared y las ventanas, magullándose y haciendo saltar sus plumas, en tanto que
si esperara a que le abrieran la ventana podría partir sin herirse; lo mismo nos ocurre a nosotros.

Cuando el Señor nos encierra y limita nuestra libertad durante un tiempo, queremos abrirnos
paso por nuestra cuenta, usando todos los recursos de nuestro corazón para pasar por las paredes
de su providencia; mientras que si esperáramos confiando en su promesa y nos sometiéramos a
su disposición, podríamos soportar más fácilmente el encierro y, sin heridas, acabaríamos
recobrando la libertad. Porque Dios toma su decisión, y ¿quién puede cambiarla? Él hará que
suceda lo que ha decretado sobre nosotros. John Barlow sermón

Si quieres estar más seguro, pasa más tiempo reforzando tus evidencias del cielo que poniéndolas
en duda. La gran falta de muchos cristianos es que pasan más tiempo haciendo preguntas que
tratando de afianzar sus consuelos. A base de razonamientos acaban en la incredulidad, y dicen:
«Señor, ¿por qué debo creer?» Christopher Love

Vers. 6. Dios mio. ¡Asombrosa expresión! ¿Quién puede atrever-se a decir al Creador de la
tierra, la Majestad de los cielos: «Dios mío»? Un desterrado, un paria, un descarriado; un hombre
abandonado, despreciado, un alma abatida y desasosegada, ¿cómo se atreve? ¿Con qué derecho?
Por el pacto. Henry March

Me acordaré, por tanto, de Ti. Es sabio el almacenar en la memoria nuestras ocasiones especiales
de conversación con el cielo; podemos necesitarlas otro día cuando el Señor sea lento en
devolvernos de entre los expulsados y nuestra alma se duela y tiemble. ¡Oh valle de Acor no
olvidado, tú eres una puerta de esperanza! Días hermosos, ahora desaparecidos, habéis dejado
una luz detrás que alegra nuestras tinieblas presentes. C. H. S.

Vers. 7. Un abismo llama a otro a la voz de tus cascadas. Aquí ha unido dos fenómenos naturales
terribles. Es un hecho bien conocido por la evidencia de viajeros que los chubascos en forma de
tromba marina no son raros en la costa de Judea. Parece que son ocasionados por la acumulación
de grandes masas de nubes, cuyas aguas se concentran en un punto para descender luego en una
columna ingente, acompañada de un ruido ensordecedor.

Ahora bien, la imagen concebida en la mente del Salmista parece ser la de un inmenso torbellino
que se precipita en el mar, ya agitado, y aumenta el remolino y turbulencia de las olas. ¡Qué
cuadro tan terrible! Especialmente si añadimos a él las ideas de un cielo nublado, tempestuoso, y
el rugido del trueno sumado al tumulto. ¿Cuál sería la situación de un buque en medio de una
tempestad así, un diluvio cayendo desde arriba y alrededor el mar furioso, levantándose en

213
tremendas oleadas, como un barco sin control, inerme, hundiéndose, a menos que escape por una
intervención milagrosa?

Pues bien, a una situación así compara David el estado de su alma cuando, sumergido bajo un
mar de aflicciones, dice: «Todas tus ondas y tus olas han pasado sobre mí. » ¡Qué vivo había de
ser su sentimiento de angustia en aquella ocasión para hacer uso de una comparación así que
expresa el terror más extremo! Henry March
Todas tus ondas y tus olas han pasado sobre mí. Las olas del Atlántico sucediéndose
incesantemente, trombas marinas que se acercan, y todo el océano en tumulto alrededor del
nadador; la mayoría de los herederos del cielo pueden comprender la descripción, pues muchos
han experimentado cosas semejantes.
Esta es una experiencia profunda desconocida para los recién nacidos en la gracia, pero bastante
común para los que viajan por las aguas profundas de la aflicción; para éstos sirve de consuelo el
recordar que las olas y ondas son del Señor. «Tus olas y tus ondas» dice David-, «todas han sido
enviadas y dirigidas por El y realizan sus designios, y el Hijo de Dios, sabiéndolo, está
resignado.»

Vers. 8. Pero de día mandará Jehová su misericordia. No amanecerá ningún día sobre el heredero
de la gracia, hallándole abandonado por completo por el Señor; el Señor reina, y es un soberano
que con autoridad ordena que la misericordia sea reservada para sus escogidos. C. H. S.

Su expresión es notable; no dice simplemente que el Señor concederá, sino que ordenará su
misericordia. Como el don concedido es gracia -favor gratuito al que no es digno de él-, así la
manera de concederlo es soberana. Es dada por decreto; es un donativo regio. Y si Él manda la
bendición, ¿quién impedirá su recepción? Henry March

Y de noche. Para decir la verdad, creo que la noche es el momento más dichoso para el hombre
piadoso, y el más triste para el inicuo; éste, aunque hace uso de la noche para esconder su
pecado, pese a todo teme a causa de aquello mismo en que consiste su seguridad. Zachary Bogan

Y mi oración al Dios de mi vida. Aquí podemos ver que la religión de David era una religión de
oración tanto después de la liberación, como antes. El egoísta que dama en la tribulación habrá
terminado con sus oraciones cuando haya terminado la tribulación.

Con David era al revés. La liberación de la tribulación fortalecía su confianza en Dios, enardecía
sus peticiones y le proporcionaba nuevos argumentos... Hay una gran necesidad de oración
después de la liberación, porque el momento de la liberación es con frecuencia el de la tentación;
el alma está jubilosa y afloja su vigilancia. Henry March

Vers. 9. ¿Por qué andaré yo enlutado por la opresión del enemigo? Es lamentable que haya que
amputar un miembro a un hombre, pero cuando sabemos que la operación es necesaria para
salvar su vida, estamos contentos de saber que ha sido realizada con éxito; incluso así, cuando
está en marcha la prueba, el designio del Señor al enviarla se hace más fácil de llevar.

Vers. 10. Diciéndome cada día: ¿Dónde está tu Dios? Tal era la malicia de los enemigos de
David que, habiendo pensado en esta cruel pregunta, se la repiten constantemente, sin duda para

214
enloquecerle, y quizá lo habrían conseguido de no haber él recurrido a la oración y hacer de las
persecuciones de sus enemigos un motivo de ruego a su Señor. C. H. S.

David podía haberles dicho: «Dónde están vuestros ojos? ¿Dónde está vuestra vista? Porque
Dios no sólo está en el cielo, sino en mí.» Aunque David no podía presentarse en el santuario, el
alma de David era un santuario para Dios; porque Dios no está atado a un santuario hecho de
manos. Dios tiene dos santuarios; tiene dos cielos: el cielo de los cielos y el espíritu quebrantado.
Richard Sibbes
Las moscas en el campo, aunque sean pequeñas, pueden atormentar y enloquecer a un caballo de
guerra; por ello, David dice: «Hasta romperme los huesos, mis enemigos me afrentan,
diciéndome cada día: ¿Dónde está tu Dios?» Frederick William Robertson

Vers. 11. Esperanza. La esperanza es como el sol, que cuando nos dirigimos hacia él proyecta la
sombra de nuestra carga detrás. Samuel Smiles

Espera en Dios; porque aún he de alabarle, salvación mía y Dios mío. La salud y la vida de tu
gracia se hallan las dos, no en tu gracia, dice la fe, sino en Dios, el cual es tu Dios; por tanto,
viviré y alabaré a Dios. No es de extrañar que el cristiano débil esté abatido y triste cuando ve su
rostro enfermo en algún otro espejo distinto de éste. William Gurnall

¿Has visto brillar el sol en el mes de febrero, con el cielo azul, los setos a punto de brotar, las
primaveras asomando la cabeza por la ribera del arroyo, y los pájaros jugueteando y cantando
por entre los arbustos? ¿Has pensado que la primavera ya está aquí con su hermosura y sus
fragancias suaves? Pero pasan unos 'días, vuelven las nubes, el aire es helado, los pájaros
enmudecen y la nieve cubre el suelo, y dices que la primavera no va a venir nunca.

Y así, algunas veces, el joven convertido ve que sus temores son quitados y los consuelos del
evangelio vertidos en su corazón, y la alabanza, la acción de gracias y un cántico nuevo brotan
de su boca. Y cree, erróneamente, que sus tribulaciones son cosa del pasado. Pero pronto sus
dudas reaparecen, sus consuelos menguan, le es quitada la luz y su espíritu está abrumado, y
llega a la conclusión de que la salvación y todas sus bendiciones no son para él. Pero la
primavera, aunque llegue tarde, por fin extenderá su manto de belleza y de luz. H. G. Salter
Libro de ilustraciones

***

SALMO 43

Tema: A causa de la semejanza de la estructura de este Salmo con el Salmo 42, se ha supuesto
que es un fragmento separado por equivocación del cántico precedente; pero siempre es
peligroso dejar cabida para teorías sobre errores en la Escritura, y en este caso sería difícil
mostrar motivos para esta admisión.

Vers. 1. Júzgame, oh Dios. Puedo reírme de las lucubraciones de la mente humana si sé que Tú
estás a mi lado.

215
Y defiende mi causa; líbrame de gente maligna. Cuando tratarnos con infieles, no es de extrañar
que sean injustos, y por ello no se puede esperar que traten con justicia a su pueblo los que no
son fieles a Dios. Odian al Rey y no pueden amar a 'sus súbditos. La opinión popular pesa para
muchos, pero la opinión divina tiene mucho más peso para los que poseen la gracia. Una palabra
de Dios pesa para él más que cien mil discursos de los hombres. El que confía en Dios en todas
las cosas, lleva un escudo de bronce en su brazo y las flechas de la calumnia, al tocarlo, caerán
sin clavarse en él. C. H. S.
Ahora bien, Dios no puede en justicia castigar dos veces; por lo tanto, habiendo sido herido
Cristo, los creyentes han de ser curados (Isaías 53). A los creyentes se les ha imputado la justicia
de Dios (2ª Corintios 5); por ello, Dios tiene que tratarlos como trata con su propia justicia.
Condensado de Nathanael Homes

Líbrame de gente maligna, y del hombre engañoso e inicuo. El engaño y la justicia van juntos; el
que halaga no teme calumniar. De estos dos demonios nadie puede librarnos sino Dios.

Vers. 2. ¿Por qué me has desechado? Hay muchas razones por las cuales Dios podría habernos
desechado, pero ninguna razón prevalecerá para que lo haga. El no desecha a su pueblo, aunque
por un tiempo los trata como silos hubiera desechado. Aprende de esta pregunta que es bueno
inquirir en las cosas oscuras, pero hemos de inquirir de Dios, no de nuestros temores. El que es el
autor de una prueba misteriosa es el que mejor puede explicárnosla.

La incredulidad ciega yerra sin fallo,


Y contempla la obra de Dios en vano;
Dios es su propio intérprete
Y Él la explicará de modo claro.
—C. H. S.

Vers. 3. Envía tu luz. «¡El día que comas de ella, ciertamente morirás!» Adán comió, y en aquel
mismo día quedó sometido al pecado y a la muerte. Esta fue la verdad ejecutando el juicio. Pero
surgió la luz de las tinieblas; los rayos de la misericordia templaron la nube espesa. La promesa
del Gran Libertador fue pronunciada, y la fidelidad quedó alistada del lado de la gracia y pasó a
ocuparse en concederla; «la misericordia y la verdad se encontraron; la justicia y la paz se
besaron». A partir de entonces, todas las almas humildes y confiadas las han contemplado unidas
y han hecho de su unión la base de su confianza y su gozo. Henry March

Estas me guiarán. Que ésta sea la estrella que me guíe al descanso.

Que éstos sean los guías alpinos que me conduzcan sobre las montañas y los precipicios de las
moradas de gracia.

Me conducirán a tu santo monte, y a tus moradas. No buscamos luz para pecar ni verdad para ser
ensalzados por ella, sino para que sean los guías prácticos para una comunión más íntima con
Dios. C. H. S.

Vers. 4. Entraré al altar de Dios. Hacia este altar han convergido desde la eternidad todos los
rayos de la luz del favor y la gracia divinos, y la verdad y la santidad divinas; y desde este punto

216
brillan sobre el alma y el corazón del penitente pobre y alejado, atrayéndole al altar en que pueda
encontrar a su Dios. John Offord

Al Dios de mi alegría y de mi gozo. No era en el altar como tal que se interesaba el Salmista; no
creía en el paganismo de los rituales; su alma deseaba comunión espiritual, comunión con Dios
mismo en la realidad. ¿Qué son los ritos del culto a menos que el Señor esté en ellos?; ¿qué son
verdaderamente sino cáscaras vacías? C. H. S.

Vers. 5. Espera en Dios. El lema del mundo es «pájaro en mano». «Dame hoy», y «mañana
veremos». Pero la palabra de los creyentes es spero meliora: mis esperanzas son mejores que las
posesiones presentes. Elnathan Parr

***

SALMO 44

Título: «Al músico principal. Masquil de los hijos de Coré». El título es similar al del Salmo
cuarenta y dos, y aunque esto no es prueba de que sea por el mismo autor, lo hace muy probable.
No hay que buscar otro escritor para ninguno de los Salmos cuando David es suficiente, y por
tanto nos resistimos a adscribir este canto sagrado a otro que no sea el gran Salmista, por más
que no sepamos a qué período de su vida pueda corresponder. Las últimas líneas presentan
mucha semejanza con los famosos versos de Milton sobre la matanza <le protestantes entre las
montañas de Piamonte. C. H. S.

San Ambrosio observa que en Salmos anteriores hemos visto una profecía de la pasión
resurrección y ascensión de Cristo, y de la venida del Espíritu Santo, y que aquí se nos enseña
que hemos de estar preparados para luchar y sufrir para que aquellas cosas nos sean provechosas.
La voluntad humana debe obrar conjuntamente con la gracia divina. Christopher Wordsword

Vers. 1. Oh Dios, con nuestros oídos hemos oído. El oír con los oídos nos afecta de modo más
sensible que el leer con los ojos; debemos tener esto en cuenta y aprovechar toda oportunidad
posible para proclamar el evangelio de nuestro Señor Jesucristo de viva voz, puesto que es el
modo de comunicación más efectivo.

Nuestros padres nos han contado. Cuando los padres tienen la lengua trabada para hablar
religiosamente a sus hijos. ¿es necesario extrañarnos de que los corazones de los hijos queden
trabados por el pecado? la conversación religiosa no tiene por qué ser aburrida; en realidad no
puede serlo, como en este caso, si trata más de hechos que de opiniones. C. H. S.

La obra que hiciste. ¿Por qué sólo la obra en singular, cuando hay tantas, innumerables,
liberaciones que han sido obradas por El, desde el pasaje del mar Rojo a la destrucción de los
ciento ochenta y cinco mil en el campo de los asirios? Porque todo esto no son más que tipos de
la gran obra que procede de la mano del Señor, en que Satanás es vencido, la muerte destruida y
el reino de los cielos abierto a todos los creyentes. AMBROSIO

217
En tanto que los cánticos de otras naciones exaltan el heroísmo de sus antepasados, los cánticos
de Israel celebran las obras de Dios. Augustus F. Tholuck

Vers. 2. Tú con tu mano echaste las naciones, y los plantaste a ellos. ¡Qué hermosa es la
misericordia cuando se halla al lado de la justicia'. ¡Los rayos esplendorosos de la estrella de la
gracia en medio de la noche de la ira! Es un pensamiento solemne el de que la grandeza del amor
divino tenga su contrapartida en la grandeza de su indignación.

Vers. 3. Porque no se apoderaron de la tierra por su espada. El pasaje se puede considerar como
una hermosa parábola de la obra de la salvación; los hombres no son salvados sin oración,
arrepentimiento, etc., pero ninguna de estas cosas salva al hombre; la salvación es totalmente del
Señor. Canaán no fue conquistada sin los ejércitos de Israel, pero es también cierto que no fue
conquistada por ellos; el Señor fue el conquistador, y el pueblo no fue sino un instrumento en sus
manos.

Vers. 5. Contigo embestíamos a nuestros enemigos; en tu nombre hollábamos a nuestros


adversarios. Observa bien que todas las conquistas de estos creyentes se dice que fueron hechas
«por Ti», «en tu nombre»; no olvidemos esto nunca, para que no emprendamos una campaña por
nuestra cuenta y fallemos ignominiosamente. Por otra parte, no caigamos en el pecado
igualmente peligroso de la desconfianza, porque el Señor puede poner al más débil de nosotros a
la altura de las circunstancias.

Vers. 6. No estaba mi confianza en mi arco, ni mi espada me hizo vencedor. Brazo de carne,


¿cómo te atreves a confiar en ti? ¿Cómo me atrevo a acarrear sobre mí la maldición de los que
confían en el hombre? C. H. S.

Cuanta menos confianza tenemos en nosotros mismos o en cualquier otro, aparte de Dios, más
evidencia tenemos de la sinceridad de nuestra fe en Dios. David Dickson

Vers. 8. En Dios nos gloriábamos todo el día. ¡Qué bendito gloriarse es éste! Es el único
gloriarse que es aceptable. Todo maná producía gusanos y hedía si se dejaba, excepto el que era
colocado delante del Señor; y todo gloriarse es aborrecible excepto el gloriarse en el Señor, que
es elogioso y agradable.

Vers. 11. Nos has esparcido entre las naciones. Todo esto es adscrito al Señor como permitido
por El, y aun designado por su decreto. Es apropiado seguir nuestras penas hasta la mano de
Dios, porque sin duda vienen de allí. C. H. S.

Vers. 12. Has vendido a tu pueblo de balde. Refiriéndose al sitio de Jerusalén por Tito, Eusebio
dice: «Muchos fueron vendidos por poca cantidad; había muchos para vender, pero pocos para
comprar.»

Vers. 13. Por escarnio y por burla de los que nos rodean. El ser un escarnio de fuertes y débiles,
superiores, iguales e inferiores es difícil de sobrellevar. Los dientes del escarnio penetran hasta
los huesos.

218
Vers. 14. Nos pusiste por proverbio entre las naciones; todas al vernos menean la cabeza. El
mundo no conoce su nobleza y no tiene vista para la verdadera excelencia; halló una cruz para el
Maestro y no se puede esperar que conceda coronas a sus discípulos.
Vers. 17. Todo esto nos ha sobrevenido, y no nos habíamos olvidado de Ti. Cuando en medio de
nuestras aflicciones podemos mantenernos adheridos a Dios en obediencia amorosa las cosas van
bien. La verdadera fidelidad puede resistir un trato duro. Los que siguen a Dios por lo que sacan
de ello, van a dejarle cuando se agita la persecución, pero no el creyente sincero; éste no olvidará
a su Dios aunque venga lo peor de lo peor. C. H. S.

Eusebio, narrando las crueldades infligidas por el tirano oriental Maximino a los cristianos, dice:
«Prevaleció contra toda clase de personas, con la excepción de los cristianos, que despreciaban la
muerte y despreciaban su tiranía.

»Los hombres sufrieron ser quemados, decapitados, crucificados, ser devorados por fieras,
ahogados en el mar, tullidos y asados sus miembros, ensangrentados, que les sacaran los ojos y
magullaran todo el cuerpo; además, hambre y cárceles; en una palabra, sufrieron toda clase de
tormento por el servicio de Dios, antes que abandonar la adoración a Dios y abrazar el culto a los
ídolos.

»Las mujeres, asimismo, no fueron inferiores a los hombres en el poder de la Palabra de Dios, y
se revistieron de valor, por lo que algunas sufrieron las torturas con los hombres y alcanzaron las
mismas cumbres de valor.» De La Historia Eclesiástica de Eusebio Pánfilo
Vers. 17-19. Ni la persecución de los hombres ni la mano disciplinante de Dios hacían ceder a
los santos de antaño. Los creyentes se asemejan a la luna en que ésta surge del eclipse al seguir
en movimiento, y no cesa de brillar porque los perros ladren al verla. ¿Cesaremos en nuestra
profesión porque otros no cesan en su persecución? Killiam Secker
Vers. 18. No se ha vuelto atrás nuestro corazón. La piedad sincera ha pasado a ser un motivo de
ridículo para el ingenio fanfarrón de este mundo ateo que se pavonea. John Flavel

Nuestro entendimiento y nuestra mente son idénticos a lo que eran en un día de verano, por más
que ahora nos hallemos en medio de una borrasca de invierno; aunque ahora nos veamos
afligidos, zarandeados, fracturados y perseguidos, a pesar de ello nuestro corazón no se ha
echado atrás; nuestra mente, voluntad, afectos y conciencia, nuestra alma toda, es la misma hoy
que antes. Thomas Brooks

Vers. 19. Para que nos quebrantases en el lugar de chacales. El mantenerse fiel a un Dios que nos
disciplina, aun cuando los golpes desbaratan nuestros goces y los esparcen, es ser tales que el
Señor se deleita en nosotros. Es mejor ser quebrantado por Dios que separado de Dios.

Vers. 20. Si nos hubiésemos olvidado del nombre de nuestro Dios. Esto sería el primer paso
hacia la apostasía; los hombres primero olvidan lo verdadero, y luego adoran lo falso. C. H. S.

Vers. 21. Porque Él conoce los secretos del corazón. Un hombre piadoso no se atreve a pecar
secretamente. Sabe que Dios ve en secreto. Como Dios no puede ser engañado por nuestra
sutileza, tampoco puede ser puesto a un lado con nuestro sigilo. Thomas Watson

219
Vers. 22. Pero por tu causa nos matan cada día, etc. Corremos por el bosque y nos cazan con
perros. Se nos llevan atados de pies y manos como corderos que no abren su boca. Nos acusan de
ser personas sediciosas y herejes. Somos llevados como ovejas al matadero. Muchos están
oprimidos y amarrados, y su cuerpo desfallece. Algunos se han desmoronado por el sufrimiento
y mueren sin culpa alguna.

Aquí vemos la paciencia de los santos sobre la tierra. Liemos de ser probados por el sufrimiento
aquí. A los fieles les han colgado de árboles, estrangulado, descuartizado, ahogado abierta y
secretamente. No sólo los hombres, sino también las mujeres y doncellas han dado testimonio de
la verdad: que Jesucristo es la verdad y el único camino a la vida eterna. De Un martirologio de
las iglesias de Cristo, comúnmente llamadas Bautistas, editado por E. B. Underhill

Somos contados como ovejas para el matadero. De Piamonte y Smithfield, de la matanza de san
Bartolomé y las persecuciones de Claverhouse, esta apelación asciende a los cielos, en tanto que
las almas bajo el altar siguen clamando venganza. No siempre clamará la iglesia de esta manera,
porque su oprobio será recompensado, y su triunfo es seguro. C. H. S.

Vers. 23. Despierta; ¿por qué duermes, Señor? Y Salmo 121:4: «He aquí, no dormirá ni se
adormecerá el que guarda a Israel.» Si Dios no está durmiendo, ¿por qué la iglesia le llama tantas
veces para que se despierte? Si ha de ser despertado del sueño, ¿por qué dice el Salmista que
nunca duerme? ¿No vemos aquí una contradicción?

Respuesta: Una cosa es que la iglesia afligida clame en el ardor de sus sufrimientos, y otra lo que
el Espíritu de la verdad dice para el consuelo de los santos. Lo mejor que pueden hacer los santos
y mártires durante la tormenta es ir a Dios, como hizo Pedro en el mar (cuando Cristo dormía a la
popa de la barca), con tanta insistencia en la oración como si el Señor no sintiera más su agonía
que Jonás la angustia de los marineros a punto de perecer en el mar agitado, hasta que le dijeron:
«¿Qué haces aquí, dormilón? ¡Despiértate!» Los santos tienen tanta familiaridad con Dios en la
oración que parece corno si El estuviera al lado de su cama. William Streat

No nos deseches para siempre. Al pensar lo que los santos han sufrido de sus altivos enemigos,
nos unimos con el bardo del Paraíso a la voz del clamor del mártir:

Venga, ¡oh Señor!, a tus santos diezmados,


Sus huesos esparcidos por los Alpes;
Los que guardaron pura la fe antigua,
Cuando nuestros antepasados adoraban
Leños y piedras. Sí, no los olvides,
Porque en tu libro se hallan registrados
Sus gemidos, y eran tus ovejas.
—MILTON en Matanza en el Piamonte

***

SALMO 45

220
Para un canto tan divino son asignados cantores especiales. El Rey Jesús merece ser alabado por
los mejores coristas, no al azar o de modo descuidado, sino con la música más dulce y suave.

Tema: Algunos ven aquí a Salomón y la hija de Faraón solamente: son cortos de vista; otros ven
a Salomón y a Cristo: ven doble, son bizcos; los ojos espirituales bien enfocados sólo ven a
Cristo, o si Salomón está presente en algún punto, ha de ser como las sombras borrosas de los
que pasan por delante del objetivo de la máquina fotográfica y apenas son visibles en el paisaje
fotografiado. «El Rey», Dios, cuyo trono es para siempre, no es mero mortal, y su dominio
perdurable no está limitado por el Líbano ni el río de Egipto. Esto no es un canto epitalámico de
unas bodas terrenales, sino el de la esposa celestial y su esposo elegido.

Vers. 1. Brota de mi corazón un bello canto. Es triste cuando el corazón está frío ante un buen
tema, y peor cuando está ardiente ante un mal tema; pero es incomparable cuando el corazón
arde y de él brota un bello canto. C. H. S.

Se dice de Orígenes, según Erasmo, que siempre era muy serio y férvido, pero en especial
cuando hablaba de Cristo. De Johannes Mollias se dice que cuando hablaba de Jesucristo sus
ojos se cubrían por los párpados porque se sentía lleno de un potente fervor del Espíritu Santo; y,
como el Bautista, primero fue una lámpara ardiente, y luego incandescente. John Trapp

Vers. 2. Tú. Como si el Rey mismo hubiera aparecido súbitamente delante de él, el Salmista,
arrobado de admiración por su persona, deja su prefacio y se dirige al Señor. Un corazón amante
tiene el poder de captar su objeto. Los ojos de un corazón verdadero ven más que los ojos de la
cabeza.

Además, Jesús se revela a sí mismo cuando nosotros derramamos nuestro afecto hacia El. Este
suele ser el caso cuando nosotros estamos preparados: que Cristo se nos aparece. Si nuestro
corazón es ardiente, es una indicación de que el sol está brillando, y cuando disfrutamos de su
calor, pronto contemplaremos su luz.

Eres el más hermoso de los hijos de los hombres. En persona, pero especialmente en su mente y
carácter, el Rey de los santos es incomparable en hermosura. La palabra hebrea es doble:
«hermoso, precioso eres Tú». Jesús es tan hermoso que las palabras han de doblarse, extenderse,
sí, agotarse antes de poder describirle. C. H. S.

Así empieza a destacar su hermosura, en la que hay lo más delicioso de una persona; así ocurre
en el alma cuando Dios ha dado a conocer al hombre su propia suciedad y fealdad por causa del
pecado, y que sólo por Jesús es quitado el pecado; ¡oh, qué hermosura la de su faz a la primera
vista de El! Richard Coore

Hermoso en su virilidad; si no lo hubiera sido, dice san Jerónimo, si no hubiera habido algo
admirable en su faz y su presencia, alguna hermosura celestial, los apóstoles y todo el mundo
(como confesaban los mismos fariseos) no le habrían seguido inmediatamente. Hermoso en su
transfiguración, blanco como la luz o como la nieve, su faz deslumbrante como el sol (Mateo
17:2), hasta arrebatar la misma alma de Pedro que «no sabía lo que decía», y quería tener fijos
los ojos en aquel rostro para siempre, y no descender ya más del monte.

221
Hermoso en su pasión. Sin fealdad en su desnudez; sus mismas heridas y marcas sangrantes de
los azotes llevaron a Pilato a pronunciar: «He aquí el hombre». La dulzura de su rostro y su porte
en medio de los escarnios y golpes. Mark Frank

¡Oh hermoso sol y luna hermosa; hermosas estrellas, hermosas flores, rosas y lirios; pero diez
mil veces más hermoso Tú, Señor Jesús! Ay!, te he faltado al compararte de esta manera. ¡Oh sol
túrbido y luna decrépita, pero hermoso Tú, Señor Jesús! Negras flores, lirios y rosas asquerosas,
pero ¡oh hermoso, hermoso, siempre hermoso Señor Jesús! Cielos de plomo, pero ¡oh hermoso
Cristo! Ángeles horribles, pero ¡oh sobremanera hermoso Señor Jesús! Samuel Rutherford

En Cristo podemos contemplar y hemos de confesar toda la hermosura y belleza de cielos y


tierra; la hermosura del cielo es Dios, la hermosura de la tierra es el hombre; la hermosura del
cielo y tierra juntamente es este Dios-Hombre. Bdward Hyde, D. D.

«Sólo tengo una pasión» observó el conde Zinzendorf en uno de sus discursos a la congregación
de Herrnhut-, «y es El, sólo El».

La gracia se derramó en tus labios. Una palabra suya disolvió el corazón de Saulo de Tarso y le
hizo un apóstol; otra palabra hizo levantar a Juan el Teólogo cuando desmayaba en la isla de
Patmos. Con frecuencia, una frase de sus labios ha transformado nuestra propia medianoche en
mañana, nuestro invierno en primavera. C. H. S.

Nunca fueron pronunciadas palabras de tanto amor y dulzura por hombre alguno como las suyas;
nunca hubo un corazón tan amante y tierno como el corazón de Jesucristo: «Gracia se derramó
en sus labios.» Ciertamente, nunca se pronunciaron palabras de tanto, amor, dulzura y ternura
sobre la tierra como las últimas palabras que El pronunció un poco antes de sus sufrimientos, que
se registran en los capítulos 13 al 17 de Juan. Lee todos los libros sobre amor y amistad que han
sido escritos por los hijos de los hombres; todos se quedan cortos de estos acordes sublimes de
amor expresados allí. John Row

Vers. 3. Tu espada. La Palabra de Dios es comparada a una espada, porque el apóstol nos
informa que es viva, y poderosa, y más afilada que una espada de dos filos, que penetra y divide
el alma y el espíritu, separa las coyunturas y el tuétano, y revela los pensamientos e intenciones
del corazón.

Hemos de observar, sin embargo, que esta descripción de la Palabra de Dios es sólo aplicable
cuando Cristo la ciñe y la emplea como su espada. ¿De qué sirve una espada, aunque sea la de
Goliat, cuando se halla en su vaina o la empuña la mano de un niño débil?
Armado con esta espada, el Capitán de nuestra salvación se abre paso hasta el pecador con suma
facilidad y, por más que esté rodeado de rocas y montañas, desbarata fortalezas y baluartes de
mentiras, y de un mandoble poderoso parte su corazón de diamante y le deja postrado y
temblando a sus pies.

222
Siendo éstos los efectos de esta arma en la mano de Cristo, es del todo apropiado que el Salmista
empiece requiriendo que se la ciña y no la deje inactiva en la vaina o impotente en las manos de
ministros enclenques. Edward Payson

En tu gloria marcha, cabalga. Nunca podemos estimar en exceso a nuestro Cristo precioso. El
cielo mismo apenas es bastante bueno para Él. Toda la pompa que ángeles y arcángeles, tronos,
dominios, principados y poderes puedan poner a sus pies no es bastante para El. Sólo su propia
gloria esencial es tal que responda plenamente al deseo de su pueblo, que no puede nunca
ensalzarlo en exceso.

Vers. 5. Haciendo desmayar el corazón de los enemigos del Rey. Nuestro Capitán apunta a los
corazones de los hombres y no a sus cabezas; sus disparos siempre dan en el blanco y penetran
profundo en la parte vital de la naturaleza del hombre. Sea amor o venganza, Cristo nunca deja
de ver el pecado, y cuando sus flechas dan en el blanco, duelen y no son olvidadas al poco, una
herida que sólo El puede curar. Las flechas de la convicción de pecado de Jesús son agudas en la
aljaba de su Palabra y agudas en el arco de sus ministros.

Conque caerán pueblos debajo de Ti. Nadie puede sostenerse contra el Hijo de Dios cuando el
arco de su poder está en sus manos. Terrible será la hora en que su arco será entesado y rayos de
fuego devorador serán lanzados contra sus adversarios; entonces los príncipes caerán y las
naciones perecerán.

Vers. 6. Tu trono es el trono de Dios; es eterno y para siempre. ¿De quién se puede decir esto
sino del Señor? El Salmista no puede poner freno a su adoración. Sus ojos iluminados ven en el
Esposo regio de la iglesia a Dios, a Dios para ser adorado, para reinar y reinando para siempre.
¡Bienaventurada visión! ¡Ciegos son los ojos que no pueden ver a Dios en Cristo Jesús!

Cetro de justicia es el cetro de tu reino. Él es un monarca legítimo en todas las cosas. Su régimen
está fundado en el derecho, su ley es recta, su resultado es recto. Nuestro Rey no es un usurpador
y un opresor. Incluso cuando quebranta a sus enemigos con una vara de hierro no hará injusticia
al hombre; su venganza y su gracia son conforme a la justicia.

Por ello confiamos en Él sin sospecha; no puede errar; no hay aflicción que sea demasiado severa
si Él la envía; no hay juicio demasiado estricto si El lo ordena. ¡Oh bienaventuradas manos de
Jesús!, el poder reinante está seguro en ti. Todos los justos se gozan en el gobierno del Rey que
reina en justicia. C. H. S.

Vers. 7. Has amado la justicia y aborrecido la maldad. Muchos aman la justicia, pero no están
dispuestos a defenderla; este amor no es el amor de Cristo. Muchos aborrecen la iniquidad, no
por ella en sí, sino por causa de sus consecuencias; este aborrecimiento no es el de Cristo.
Para ser como Cristo hemos de amar la justicia como Él la amó y aborrecer la maldad como El la
aborreció. El amar y aborrecer como El amó y aborreció es ser perfecto como Él es perfecto. La
perfección de este amor y aborrecimiento es perfección moral. George Harpur
Por tanto. No dice: «Por tanto El te ungió para que fueras Dios, o Rey, o Hijo, o Verbo»; porque
El era ya antes y es para siempre, como se ha mostrado; sino «Como eres Dios y Rey, fuiste

223
ungido, puesto que sólo Tú podías unir al hombre con el Espíritu Santo, Tú, la imagen del Padre,
en el cual nosotros fuimos hechos al principio; porque tuyo es el Espíritu.» Atanasio

Vers. 10. Oye, hija, y mira, y pon oído. Este es siempre el gran deber de la iglesia. La fe viene
por el oír, y la confirmación por la consideración. Ningún precepto puede ser más digno de
atención por aquellos que se honran siendo esposados a Cristo que el que sigue: Olvida tu
pueblo, y la casa de tu padre. La casa de nuestro nacimiento es la casa del pecado -fuimos
formados en iniquidad-; la mente carnal está en enemistad contra Dios; hemos de salir de la casa
de la naturaleza caída, porque está edificada en la ciudad de Destrucción. No es que los lazos
naturales hayan de ser interrumpidos por la gracia, pero silos lazos de la naturaleza caída, los
lazos de la afinidad carente de gracia. Tenemos tanto que olvidar como que aprender, y este
olvidar es tan difícil que sólo el oír diligente y el considerar y el inclinar toda el alma a ello
puede realizar la tarea; e incluso así seríamos demasiado débiles si no nos ayudara la gracia
divina.

Con todo, ¿por qué hemos de recordar el Egipto del que hemos salido? ¿Son los puerros, los ajos
y las cebollas algo que valga la pena si se recuerda la esclavitud de hierro, las tareas serviles y el
trato infernal de Faraón? Nos desprendemos de la locura, por la sabiduría; de las burbujas, por
los gozos eternos; del engaño, por la verdad; de la miseria, por la felicidad; de los ídolos, por el
Dios vivo.

¡Oh!, si los cristianos tuvieran más en cuenta el precepto divino que se les recuerda aquí; pero,
¡ay!, abunda la mundanalidad; la iglesia está contaminada, la gloria del gran Rey está velada.
Sólo cuando toda la iglesia lleve una vida separada volverá a brillar el pleno esplendor y el poder
del Cristianismo en el mundo. C. H. S.

«Tres "todos" de los que espero os separéis» dice Cristo:

1. Todos vuestros deseos carnales, todo los caminos del viejo Adán, la casa de vuestro padre.
Después de la apostasía de Adán, Dios y el hombre siempre han tenido dos casas separadas.
Desde entonces la casa de nuestro padre es una casa ordinaria, rebajada, de pecado y de maldad.

2. Todas vuestras ventajas mundanas. «Si alguno viene en pos de mí, y no aborrece a su padre, y
madre, y esposa, e hijos, y hermanos, y hermanas, incluso su propia vida, no puede ser mi
discípulo» (Lucas 14:16). El que tenga todas estas cosas tiene que estar dispuesto a
abandonarlas; están unidas de modo copulativo, no disyuntivo.

3. Todo el yo, la voluntad propia, la justicia propia, la autosuficiencia, la confianza en uno


mismo y la ambición centrada en el yo. Lewis Stuckley
Si te hallas en la montaña, nada te atrae para que mires hacia Sodoma. Si estás en el arca, no
vueles al mundo otra vez como hizo el cuervo. Si has puesto tus pies en dirección a Canaán,
olvida las ollas de Egipto. Si estás en marcha contra Madián, no te agaches a las aguas del Harod
(Jueces 7).

Si estás en el terrado, olvida lo que hay debajo (Marcos 13:15). Si tu mano está puesta sobre el
arado, no mires hacia atrás (Lucas 9:62). Temistocles deseaba aprender, más bien, el arte del

224
olvido que el del recuerdo. La filosofía es un arte del recuerdo; la divinidad incluye en ella un
arte del olvido.

La primera lección que Sócrates enseñaba a sus discípulos era: «Recuerda», porque pensaba que
el conocimiento no era otra cosa que recordar las cosas que la mente conocía antes de entrar en el
cuerpo. Pero la primera lección con que Cristo enseña a sus alumnos es: «Olvida, olvida a tu
propio pueblo»; «arrepentios» (Mateo 4:17); primero, «evitad el mal» (1ª Pedro 3:11). Thomas
Adams

Vers. 11. Y se prendará el rey de tu hermosura. No se nos puede conceder ningún avivamiento
grande y duradero en la religión hasta que los que profesamos amar a Jesús demostremos nuestro
afecto saliendo del mundo impío, separándonos y no tocando nada inmundo. C. H. S

Esta es una promesa muy dulce. Porque el Espíritu Santo sabe que este monstruo -la
superstición- se adhiere a nuestro corazón, a los que queremos ser puros y sin mancha delante de
Dios. Así, bajo el romanismo, toda mi tentación era ésta. Acostumbraba decir: «Iría de buena
gana al sacramento si fuera digno.»

Así buscamos, de modo natural, una pureza en nosotros; y examinamos toda nuestra vida y
queremos hallar una pureza en nosotros para no tener necesidad de la gracia, sino que podamos
ser proclamados justos en base a nuestros propios méritos... Nunca serás justo por ti mismo y por
tus propias obras.

La suma de todo esto es: que nuestra hermosura no consiste en nuestras propias virtudes, ni aun
en los dones que hemos recibido de Dios, por medio de los cuales nos revestimos de virtudes y
hacemos todas las cosas que pertenecen a, la vida de la ley, sino en esto: que captamos a Cristo y
creemos en El. Entonces es cuando somos verdaderamente hermosos; y es esta hermosura
solamente que Cristo mira, no otra. Martín Lutero

Vers. 12. Las hijas de Tiro vendrán con presentes. El poder de las misiones extranjeras está en
nuestro propio país; una iglesia santa será una iglesia poderosa. Ni habrá falta de tesoro en
nuestros cofres cuando la gracia se halle en el corazón; los dones de un pueblo dispuesto
capacitarán a los obreros de Dios para llevar adelante sus empresas sagradas sin detenerse. C. H.
S.
Vers. 13. Entra. El arca fue calafateada con el mismo material por fuera que por dentro; éste es el
hombre sincero: igual por dentro, que por fuera, todo igual.

Si, es mejor de lo que parece, como la hija del rey, cuyo exterior puede, a veces, ser sayal, pero
es totalmente gloriosa por dentro, y sus vestidos de brocado de oro. O como el templo, por fuera
sólo madera y piedra a la vista; por dentro, rico y hermoso, especialmente el sanctum sanctorum
(donde había tendido el velo), todo él de oro. El mismo suelo, como el techo, cubierto de oro (1
Reyes 6:30). John Shefield

Vers. 15. Entre alborozo y regocijo avanzan. Los santos mismos se regocijarán
indescriptiblemente cuando entren en el palacio del Rey para estar para siempre con el Señor (lª
Tesalonicenses 4:17). Verdaderamente, habrá gozo por todas partes, excepto entre los demonios

225
y los condenados, que crujirán de dientes por la envidia del eterno ascenso y gloria de los
creyentes. John Flavel

Serán traídos. Lector, no dejes de observar la forma de la expresión: la iglesia es traída, no viene
por su cuenta. No, ha de ser redargüida, convertida, convencida y dispuesta. Nadie puede ir a
Cristo, a menos que el Padre, que ha enviado a Cristo, lo atraiga a sí (Juan 6:44).
Robert Lawker

***

SALMO 46

Título: «Al músico principal». Al que podía cantar otros Salmos, también podía confiársele esta
noble oda. Los coritos pueden ser dejados para los músicos comunes, pero el artista más hábil de
Israel es el que se ha de encargar de la ejecución de este canto, con las voces más armoniosas y
la música más selecta.

Tema: Suceda lo que suceda, el pueblo de Dios es dichoso y está seguro; ésta es la doctrina del
Salmo, y para ayudar a nuestra memoria podría ser llamado «El Cántico de la Santa Confianza»,
si no fuera que por el amor del gran reformador a este himno conmovedor probablemente seguirá
recordándose como el Salmo de Lutero. C. H. S.

Cantamos este Salmo en alabanza a Dios porque Dios está con nosotros y poderosa y
milagrosamente preserva y defiende a su Iglesia; a su Palabra contra todos los espíritus fanáticos,
contra las puertas del infierno, contra el odio implacable del diablo y contra todos los asaltos del
mundo, la carne y el pecado. Martin Lutero

Lutero y sus compañeros, con su osadía frente al peligro y la muerte en defensa de la causa de la
verdad, pasaron momentos en que sus sentimientos eran semejantes a los del divino cantor, que
dijo: «¿Por qué estás abatida, oh alma mía?» Pero en estas horas el reformador denodado decía
alegremente a su amigo Melanchthon: «Ven, Felipe, cantemos el Salmo cuarenta y seis»; y 10
cantaban en la propia versión de Lutero:

Castillo fuerte es nuestro Dios,


Defensa y buen escudo,
Con su poder nos librará
En este trance agudo.
Aun si están demonios mil
Prontos a devorarnos,
No temeremos, porque Dios
Sabrá aún prosperarnos.
—S. W. CHRISTOPHERS en

Los himnos y sus escritores


Vers. 1. Dios es nuestro amparo y fortaleza. No en nuestros ejércitos o nuestras fortalezas. Israel
se gloriaba en Jehová, el único Dios vivo y verdadero. Los otros se jactaban de sus castillos

226
inexpugnables, colocados en peñascos inaccesibles y reforzados con puertas de hierro, pero Dios
es un refugio mucho mejor de la tribulación que todos éstos; y cuando llega el momento de llevar
la guerra a los territorios enemigos, el Señor pone á su pueblo en mejores condiciones que todo
el valor de las legiones o la fuerza de los carros y los caballos.

«El es mi refugio y fortaleza.» No olvidemos el hecho de que Dios es nuestro refugio tanto ahora
mismo, en este presente momento, como lo era cuando David escribió estas palabras. Dios solo
es nuestro todo. Todos los demás refugios son refugios de mentiras; toda otra fuerza es debilidad,
porque el poder pertenece a Dios; pero como Dios es suficiente en todo, nuestra defensa y poder
están a la altura de todas las situaciones apuradas. C. H. S.

Empieza abrupta pero noblemente; podéis confiar en quien queráis y en lo que os plazca, pero
Dios (Elohim) es nuestro refugio y fortaleza. Nuestra ayuda presente. Una ayuda que es poderosa
y efectiva en los apuros y dificultades, Las palabras son muy enfáticas: «ezrah betsaroth nimtsa
meod»: «El se ha demostrado una ayuda extrema o superlativa en las dificultades.» Esto hemos
hallado en El, y por tanto celebramos su alabanza. Adam Clarke
Vers. 2. Por tanto, no temeremos. ¡Con Dios a nuestro lado sería irracional temer! Allí donde
está El hay todo el poder y todo el amor; ¿por qué, pues, hemos de temblar? C. H. S.
Aunque la tierra sea removida. John Wesley predicó en Hyde-Park con ocasión del terremoto
que se sintió en Londres el 8 de marzo de 1750, y repitió estas palabras.

Y se traspasen los montes al corazón del mar. Aunque suceda lo peor, el hijo de Dios nunca debe
perder su confianza; como Dios permanece fiel, no hay peligro para su causa o su pueblo.
Cuando los elementos se fundan por el calor, y los cielos y la tierra desaparezcan en la
conflagración final, con serenidad contemplaremos «el naufragio de la materia y el estallido de
los mundos», porque incluso entonces nuestro refugio nos preservará de todo mal, nuestra fuerza
nos preparará para todo bien.

Vers. 4. Hay un río. La gracia divina fluye suavemente, fertilizando, un río que nunca mengua en
caudal, que da refrigerio y consolación a los creyentes.

Cuyas corrientes -en sus varias influencias, porque hay muchas- alegran la ciudad de Dios, al
asegurar a los ciudadanos que el Señor de Sión de modo infalible va a suplir todas sus
necesidades. Las corrientes no son efímeras, como el Cherit; ni fangosas, como el Nilo; ni
torrenciales, como el Kishon; ni traidoras, como los arroyos engañosos de Job; ni son aguas de
«ningún valor»: como las de Jericó, son claras, frescas, abundantes, y alegran.

El gran temor de una ciudad oriental en tiempo de guerra era que su provisión de agua fuera
cortada durante un sitio; si ésta era segura, la ciudad podía resistir ataques durante un período
indefinido. En este versículo, Jerusalén, que representa la ciudad de Dios, se nos dice que está
aprovisionada de agua, para mostrar el hecho de que en las temporadas de prueba la gracia que se
les dará les permitirá resistir hasta el fin. C. H. S.

¿Cuál es el río que alegra la ciudad de Dios? La respuesta es: Dios mismo es el río, según el
versículo siguiente: «Dios está en medio de ella.»

227
1. Dios, el Padre, es el río: «Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de
agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua» (Jeremías 2:13).

2. Dios, el Hijo, es el río, la fuente de salvación: «En aquel tiempo habrá un manantial abierto
para la casa de David y para los habitantes de Jerusalén, para la purificación del pecado y de la
inmundicia» (Zacarías 13:1).

3. Dios, el Espíritu, es el río: «El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán
ríos de agua viva» (Juan 7:38). «El que beba del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino
que el agua que yo le daré se convertirá dentro de él en una fuente de agua que salta para vida
eterna» (Juan 4:14).

¿Cuáles son las corrientes de este río? Respuesta: las perfecciones de Dios, la plenitud de Cristo,
las operaciones del Espíritu, y éstos corren en el cauce del pacto de la promesa. Ralph Erskine

La ciudad. La iglesia de Dios es como una ciudad:

1) Porque una ciudad es un lugar de seguridad.


2) Un lugar de sociedad; lo que uno necesita, el otro se lo proporciona; tienen interrelación
mutuamente.

3) Un lugar de unidad, para que la gente viva allí en paz y concordia.

4) Un lugar de comercio y transacciones. Aquí hay el mercado de la gracia gratuita: «Venid, todo
el que tenga sed...» Aquí hay la perla de gran precio que está a la venta.

5) Un lugar de libertad; libertad de la culpa del pecado, de la ira de Dios, de la maldición de la


ley, del presente mundo malo, de la esclavitud de Satanás, etc., etc.

6) Un lugar de orden y regularidad; tenía sus leyes y ordenanzas.

7) Un lugar de reposo confortable en que vivir, y esto en oposición a la soledad y el desierto.

8) Un lugar de privilegios.

9) Un lugar de pompa y esplendor; allí está el rey, la corte, el trono.


10) Un lugar de placer y de hermosura (Salmo 48:2). Ralph Erskine
El santuario de las moradas del Altísimo. El ser un templo para el Espíritu Santo es la porción
deleitosa de cada santo; el ser un templo vivo para el Señor nuestro Dios es también el alto honor
de la iglesia en su capacidad corporativa. No tenemos un gran Dios en la naturaleza y un Dios
pequeño en la gracia, no; la iglesia contiene una revelación tan clara y convincente de Dios como
las obras de la naturaleza, y aún más asombrosa, en la gloria excelente que brilla entre los
querubines, que están sobre el propiciatorio, que es el centro y punto de reunión del pueblo del
Dios vivo. C. H. S.

228
Vers. 5. Dios está en medio de ella. Su ayuda es, pues, segura y cercana. Si está sitiada, entonces
El mismo está sitiado con ella, y podemos estar seguros que El se abrirá paso entre sus
adversarios. Cuán cerca está el Señor de las angustias de los santos residiendo, como reside, en
medio de ellos! C. H. S.

La iglesia se extiende porque su Dios está en medio de ella. Cuando en algún tiempo ha olvidado
su dependencia de la intercesión invisible de su Cabeza, y la energía de la gracia de su Espíritu,
como Sansón, se ha visto privada del cabello de su gran fuerza y ha pasado a ser el hazmerreír de
los filisteos. William Binnie D. D.

Los enemigos de la iglesia pueden agitarla como las olas a un corcho, pero no pueden estrellarla
contra las rocas. Puede mojarse en el agua como una pluma, pero no se hundirá como un plomo.
El que es un pozo de agua dentro de ella para guardarla de desmayar, también se verá que es un
muro de fuego a su alrededor para impedir que caiga. Puede ser probada, pero nunca destruida.
Su fundamento es la Roca de los Siglos, y su defensa los brazos eternos. William Secker

Cuando los papistas se engallaban, y Melanchthon, a veces, tenía miedo que la recién nacida
Reforma fuera sofocada sin remisión, Lutero acostumbraba a consolarle con estas palabras: «Si
perecemos, Cristo ha de caer también ("El está entre nosotros"), y si ha de ser así, que sea; yo
prefiero perecer con Cristo, que es el gran soberano del mundo, que prosperar con el César.»
John Collings

Dios la ayudará al clarear la mañana. El Señor se levantará pronto. Nosotros somos tardíos en
recibirle, pero El nunca lo es en ayudamos. La impaciencia se queja de las demoras divinas, pero
en realidad el Señor no tarda respecto a su promesa. La prisa del hombre es a veces locura, pero
las dilaciones aparentes de Dios siempre son sabias, y cuando se ven debidamente, no son
demoras en absoluto. C. H. S.

Por tanto, nota que todas las grandes liberaciones obradas en la Santa Escritura lo fueron tan
temprano que se puede decir que ocurrieron en medio de la noche. Así Gedeón, con sus cántaros
y antorchas contra los madianitas; así Saúl cuando salió contra Nahás, el amonita; lo mismo
Josué cuando fue en socorro de Gibeón; lo mismo Sansón cuando se llevó en triunfo las puertas
de Gaza; como los reyes asociados bajo la guía de Eliseo, en su expedición contra los moabitas,
en que ellos, siguiendo las órdenes de Dios, llenaron el terreno de zanjas, y el reflejo del sol en
las aguas engañó a los moabitas, que creyeron era sangre y los atrajo a su destrucción. Michael
Ayguan

Al clarear la mañana. La restauración de los judíos será uno de los primeros sucesos que
ocurrirán en el segundo adviento. Será realizada al clarear la mañana de aquel día, «cuando el
Sol de justicia se levantará y en sus alas traerá salud.» Samuel Horsley

Vers. 6. Braman las naciones. Las naciones estaban en furioso tumulto; estaban congregadas
contra la ciudad del Señor como lobos hambrientos para atacar a su presa; espumando y rugiendo
como mar embravecido.

229
Se tambalean los reinos. Una confusión general se apoderó de la sociedad; los invasores estaban
agitando en sus dominios y azuzando a la población para lanzarse a la guerra; y desolaban los
otros territorios en su marcha devastadora hacia Jerusalén. Las coronas caían de las cabezas
reales, los tronos antiguos se tambaleaban como árboles sacudidos por la tempestad, poderosos
imperios eran descuajados como pinos por la borrasca; todo estaba en confusión, y el desmayo se
había apoderado de los que no conocían al Señor.

Lanza El su voz, y se derrite la tierra. ¡Qué poderosa es la palabra de Dios! ¡Qué potente es el
Verbo encarnado! ¡Oh, si esta palabra viniera de la gloria excelente ahora mismo, para derretir
todos los corazones en amor a Jesús y poner término para siempre a todas las persecuciones,
guerras y rebeliones de los hombres! C. H. S.

Vers. 7. Nuestro refugio. «Los conejos son animales débiles, pero tienen sus madrigueras en las
rocas». Están seguros en las rocas si pueden llegar allí, aunque sean muy débiles ellos mismos.
Así la iglesia, aunque perseguida por sus enemigos sanguinarios, y aunque débil de por si, con
todo, bajo el ala del Dios de Jacob no teme nada, porque está segura. El es nuestro refugio.

Sería valorar en poco a Dios si temiéramos a las criaturas cuando Él está con nosotros. Antígono,
cuando oyó que sus soldados estaban considerando cuántos eran sus enemigos, se puso en medio
de ellos y les preguntó: «¿Y cuántos contáis a mi lado?» John Strickland
Vers. 8. Venid, ved las obras de Jehová. Haríamos bien en notar también cuidadosamente los
tratos providenciales de nuestro Dios del pacto y percibir rápidamente su mano en las batallas de
su iglesia. Siempre que leemos historia, tendría que ser con este versículo sonando en nuestros
oídos. Deberíamos leer el periódico con el mismo espíritu, para ver en qué forma la Cabeza de la
iglesia rige a las naciones para el bien de su pueblo, como José gobernó a Egipto por amor a
Israel. C. H. S.

Dios quiere que sus obras sean bien observadas, y especialmente cuando ha obrado alguna gran
liberación en favor de su pueblo. De entre todas las cosas, no puede tolerar que se le olvide. John
Trapp

Que ha puesto asolamiento en la tierra. El destruye a los destructores, deja desolados a los
desoladores. ¡Qué bien queda demostrado este versículo! Las ciudades en ruina de Asiria,
Babilonia, Petra, Basan, Canaán son nuestros instructores, y en tablas de piedra quedan
registradas las obras del Señor. En cada lugar en que su causa y corona han sido menospreciadas
ha seguido invariablemente la ruina; el pecado ha sido una plaga para las naciones y ha
convertido sus palacios en montones de ruinas. C. H. S.
Aquí se nos invita primero a una vista trágica. Somos llevados a la cámara de muerte para ver el
rostro espectral de muertes y desolaciones por todo el mundo, no siendo posible que haya nada
más horrible o espantoso. Se nos llama a ver montones de cadáveres; en canastas de cabezas,
como se le mostró a Jehú; un espectáculo lastimoso, pero necesario.

Ved, pues, qué desolaciones ha hecho el Señor en la tierra. Desolaciones por medio de guerras;
¡cuántos campos han sido empapados de sangre y abonados por los cadáveres; cuántos millones
de hombres han sido cortados, en todas las edades, a filo de espada!

230
Desolaciones por hambre, en que los hombres se han visto forzados a hacer de sus cuerpos el
sepulcro de otros hombres, y madres que han devorado a sus hijos. Desolaciones de plagas y
pestilencias, que han barrido a centenares de millares en una sola ciudad, según nos cuenta la
historia. Joseph Hall

Vers. 9. Y quema los carros en el fuego. ¡Qué gloriosa será la victoria definitiva de Jesús en el
día de su aparición, cuando todos sus enemigos morderán el polvo!

Vers. 10. Estad quietos, y conoced que yo soy Dios. Retirad las manos, enemigos. ¡Sentaos y
esperad con paciencia, creyentes! ¡Reconoced que Jehová es Dios, vosotros los que sentís los
terrores de su ira! Adoradle, y sólo a El, vosotros los que participáis de la protección de su
gracia. Como nadie puede proclamar dignamente su naturaleza, que «el silencio exprese su
alabanza». Las jactancias de los inicuos y los tímidos presentimientos de los santos ciertamente
deben cesar a la vista de lo que el Señor ha hecho en edades pasadas. C. H. S.

Como si el Señor hubiera dicho: «Ni una palabra, no intentéis replicar; veáis lo que veáis,
quedaos quietos, callad; sabed que yo soy Dios y no doy cuenta de ninguno de mis actos.»
Joseph CARRIL

Muchos altercan con Dios y no consideran el riesgo que ello supone. Cuidado, porque es
espantoso altercar con Dios. ¿Quién puede decirle: «¿Qué haces tú?» Aarón fue prudente
cuando, al ver que Dios hizo que el fuego destruyera a sus hijos, no dijo una palabra. Así pues,
mientras llevamos el yugo, «sentémonos solos y callemos; pongamos la boca en el polvo, por si
aún hay esperanza» (Lamentaciones 3:28, 29).

Como sabemos, las murmuraciones de los hijos de Israelíes costaron muy caras. Estate quieto,
esto es, vigila, no murmures contra mí dice el Señor-. Dios no da cuenta de sus cosas porque
puede haber muchas cosas que no comprendemos; y, por ello, podemos pensar que es mejor
quererlas, y mucho más, por el crédito de Dios y de la iglesia.

Repito: Dios no da cuenta de sus actos a nadie. Por tanto, abstengámonos de sacar conclusiones
precipitadas. Sermón de Richard Cameron predicado tres días antes de su muerte en Airsmoss

La razón por la que el pecador presuntuoso no tiene miedo, y el alma ansiosa tanto, es el no
hacerse cargo de que Dios es tan grande; por tanto, para curar a uno y otro, la consideración seria
de Dios bajo esa noción es la debida: Estad quietos, y sabed que yo soy Jehová; como si hubiera
dicho: «Sabed, inicuos, que Yo soy Dios, que puedo vengarme cuando me plazca de vosotros, y
cesad de provocarme con vuestros pecados, para vuestra propia confusión; y además sabed,
almas temblorosas, que Yo soy Dios; y por tanto puedo perdonar los mayores pecados, y cesad
de deshonrarme con vuestros pensamientos de incredulidad.» Willliam Gurnall

La sola consideración de que Dios es Dios, es suficiente para acallar todas las objeciones a su
soberanía. Jonathan Edward

231
Vers. 11. Jehová de los ejércitos está con nosotros. A Mr. Wesley, el martes, apenas se le podía
entender con dificultad aunque intentó hablar varias veces. Al fin, con toda la fuerza que le
quedaba exclamó: «Lo mejor de todo es que Dios está con nosotros.»

Luego, levantando la mano y moviéndola en triunfo, exclamó de modo conmovedor: «Lo mejor
de todo es que Dios está con nosotros.» Estas palabras parecen expresar los rasgos principales de
toda su vida. Dios había estado con él desde la primera infancia; su providencia le había guiado a
lo largo de sus múltiples peregrinajes en la vida; y ahora, cuando estaba a punto de entrar en el
«valle de la sombra de muerte», la misma mano le sostenía. De Wesley y sus coadjutores, por el
Rev. W. C. Larrabee, A. M.

***

SALMO 47
Título: «Al músico principal.» Hay muchos cánticos dedicados a este director del coro, pero no
le sobraban. El servicio de Dios es un deleite tal que nunca puede cansarnos; y lo mejor del
mismo, el canto de sus alabanzas, es tan placentero que podemos sacar mucho gozo del mismo.
Nuestro oído se ha acostumbrado al sonido de las composiciones de David, y estamos totalmente
seguros que lo tenemos en este Salmo. Todo experto podría descubrir aquí el autógrafo del hijo
de Isaí sin temor a equivocarse.

Algunos han aplicado este Salmo a la ascensión de Cristo, pero habla de su segunda venida. El
Poderoso está sentado pacíficamente en su trono. Se nos indica el Salmo 45. Andrew A. Bonar

Vers. 1. Pueblos todos, batid palmas. La más natural y más entusiástica de las muestras de
ensalzamiento que usamos ante las victorias del Señor y su reino universal. Nuestro gozo en Dios
puede ser demostrativo, y, con todo, El no lo censura.

El gozo se extiende a todas las naciones; Israel puede llevar la batuta, pero todos los gentiles han
de seguir en la marcha de triunfo, porque tiene una parte igual en este reino en que no hay ni
judío ni griego, sino Cristo en todos. C. H. S.

Pueblos todos, batid palmas; aclamad a Dios con gritos de júbilo. Esto hay que hacerlo: 1)
Alegremente: Batid palmas, porque esto es una señal de gozo interior (Nahum 3:19). 2)
Universalmente: «Batid palmas, pueblos todos.» 3) Vocalmente: Aclamad a Dios con gritos de
júbilo. 4) Frecuentemente: Cantad a Dios, cantad; cantad a nuestro RQV cantad (v. 6); y de
nuevo: cantad con destreza (v. 7). No es posible excederse con la frecuencia. 5) Con discreción y
entendimiento: «Cantad vuestras alabanzas con entendimiento»; sabiendo la razón por la que le
alabáis. Adam Clarke

Estas expresiones son de afecto piadoso y devoto, que a algunos les pueden parecer impropias o
irreverentes, pero que no deben ser censuradas ni condenadas, y mucho menos ridiculizadas;
porque salen de un corazón recto, Dios las acepta por el afecto, y excusa la debilidad de su
expresión. Matthew Henry

232
La voz de la melodía no es tanto para ser pronunciada por la lengua como por las manos; esto es:
son nuestros hechos, no nuestras palabras, los que alaban aquí a Dios. Del mismo modo que
vemos el ejemplo en El, al que hemos de seguir: «Jesús empezó a hacer y a enseñar.» J. M.
Neale

Vers. 2. Porque Jehová. El que existe por sí mismo, el único Dios -el Altísimo- el que es
omnipotente, alto en dominio, eminente en sabiduría, elevado en gloria- es temible.
Omnipotencia para aplastar, Omnipotencia para proteger.

Rey grande sobre la tierra. Nuestro Dios no es una divinidad local; rige el universo en su infinita
majestad, árbitro del destino, el único monarca de todas las tierras, Rey de reyes y Señor de
señores. No se excluye de su dominio ni una aldea ni una islita. ¡Qué tiempo tan glorioso será
cuando esto sea visto y conocido por todos, cuando en la persona de Jesús toda carne
contemplará la gloria del Señor!

Vers. 4. Él nos elegirá nuestras heredades. Nos sometemos a su voluntad, nuestra elección,
nuestro deseo, nuestro todo. Nuestra heredad aquí y después la dejamos a El, que El haga con
nosotros según le parezca. C. H. S.

Se dice que a una mujer, estando enferma, le preguntaron si quería vivir o morir, y contestó: «Lo
que plazca a Dios». «Pero» dijo uno» «si Dios lo pusiera en tus manos, ¿qué escogerías?»
«Verdaderamente» -replicó la mujer-, «se lo devolvería para que Él decidiera.»

Así el hombre recibe su voluntad de Dios si se le somete del todo. No hemos de alterarnos por no
recibir más de Dios, pero hemos de preocuparnos por no hacer más por Dios. Cristianos, si el
Señor se complace en vosotros como personas, ¿no deberíais estar complacidos con vuestras
condiciones? Hay más razón para que estés contento con ellas que no para que El esté contento
contigo.

Los creyentes deberían ser como ovejas, que cambian sus pastos según la voluntad del pastor; o
como vasijas en casa, que están llenas o vacías según el placer de su dueño. El que navega en el
mar de este mundo por su cuenta va a hundirse al fin en un océano sin fondo. William Secker

Es posible que seas piadoso y pobre. Está bien; pero puedes decir, caso de no ser pobre, ¿querrías
ser piadoso? Sin duda Dios nos conoce mejor que nosotros a nosotros mismos y, por tanto, puede
adecuar mejor el estado a la persona. Giles Fletcher
La gloria de Jacob, al cual amó. Nuestra hermosura, nuestra gloria, nuestro tesoro, consiste en
tener un Dios así en quien confiar, un Dios que nos ama.

Vers. 5. Sube Dios entre aclamaciones. La fe oye al pueblo que ya está aclamando. La orden del
primer versículo aquí pasa a ser un hecho. La lucha ha terminado, el vencedor asciende en su
carro triunfal, y avanza hacia las puertas de la ciudad que está resplandeciendo por el gozo de su
regreso.

233
Las palabras son plenamente aplicables a la ascensión del Redentor. No dudamos de que los
ángeles y los espíritus glorificados le dieron la bienvenida con aclamaciones. El que no vino sin
cánticos, ¿podemos imaginamos que regresará en silencio?

Acompañado del sonido de trompeta. Jesús es Jehová. El sonido vibrante y gozoso de la


trompeta corresponde al esplendor de su triunfo.

Vers. 7. Porque Dios es el Rey de toda la tierra. Los judíos del tiempo de nuestro Salvador
estaban resentidos por esta verdad, pero si sus corazones hubieran sido rectos se habrían
regocijado en ella. Preferían guardarse a su Dios para ellos solos, y ni aun permitían a los perros
gentiles que comieran las migajas bajo su mesa. ¡Ay!, que el egoísmo torna la miel en hiel.

Cantad a Dios con destreza. Es de temer se refiere a la forma en que algunos cantan, que es ruido
más bien que sonido, pues consideran que con tal que se oiga ya basta. Por otra parte, cuando se
presta atención extrema a la mera música, nos causa tristeza que el significado no tenga efecto
sobre ellos. No es un pecado alegrar los oídos con sonidos dulces cuando adoramos al Señor.
Pero, ¿qué tiene que ver el deleite de órganos, cánticos y música especial con la devoción? ¿No
confundimos aquí los efectos físicos con los impulsos espirituales? ¿No se ofrecen a Dios
acordes destinados a la diversión humana más que a la aceptación divina? Y el entendimiento
iluminado por el Espíritu Santo es el único que puede ofrecer alabanza digna. C. H. S.

El no entender lo que cantamos dice poco a nuestro espíritu; es descuido o dureza de corazón; es
un servicio impropio. ¿Por qué cantar en lengua extraña como hacen los romanistas? Dios no
desea un servicio que nosotros no entendemos. Una de las primeras cosas creadas fue la luz, y
ésta ha de hallarse en cada uno de nuestros deberes. John Wells

Vers. 8. Se sentó Dios sobre su santo trono. Inconmovible, Él ocupa un trono no disputado; sus
decretos, actos y órdenes son la misma santidad. ¿Qué trono hay semejante a éste? Nunca fue
manchado por la injusticia o contaminado por el pecado. Y el que está sentado en él no desmaya
ni vacila. Está sentado en serenidad, porque conoce su poder y ve que su propósito se realizará.
Aquí tenemos bastantes razones para el cántico santo. C. H. S.

***

SALMO 48

Título: «Cántico y Salmo de los hijos de Coré». Un cántico de gozo y un Salmo de reverencia.
¡Ay!, no todo cántico es un Salmo, porque no todos los poetas han nacido del cielo, y no todo
Salmo es un cántico, porque al acudir delante de Dios hemos de expresar confesiones penosas lo
mismo que alabanzas exultantes.
gún su-ceso de la historia judía. Su autor y fecha son desconocidos. Registra la retirada de ciertos
reyes confederados de Jerusalén, cuando les falló el coraje antes de dar un golpe.

Ver. 1. Grande es Jehová. Hasta, qué punto es grande, nadie puede concebirlo; pero podemos ver
que El es grande en la liberación de su pueblo, grande en la estimación de los que son librados, y
grande en los corazones de sus enemigos, a quienes desparramó con sus propios temores. En vez

234
del grito de Efeso: «Grande es Diana», damos un testimonio razonable, demostrable y evidente
por sí mismo: «Grande es Jehová.» C. H. S.

Mayor (Job 33:12); el mayor (Salmo 95:3). La misma grandeza (Salmo 95:3). Un grado que está
más alto que el superlativo. John Trapp

Vers. 2. El gozo de toda la tierra, es el monte de Sión. Jerusalén era la estrella del mundo; toda
luz existente en la tierra la habían pedido prestada de los oráculos preservados en Israel. C. H. S.

Cuando estuve aquella mañana en la cumbre del Olivete y miré hacia abajo a la ciudad coronada
por alturas almenadas y rodeada de fosos y barrancos oscuros, exclamé involuntariamente:
Hermoso por su situación, el gozo de toda la tierra, es el monte de Sión, a los lados del norte, la
ciudad del gran Rey. Y, al mirar, los rayos rojos del sol del orto formaban un halo alrededor de la
cima del castillo de David; luego teñían de oro los minaretes, y doraban la cúpula de cada
mezquita e iglesia, y al final, bañados en una luz rubicunda, los terrados de la ciudad, y la hierba
y el follaje, las cúpulas, pavimentos y los muros colosales de la Haram. Ningún humano podría
sentirse decepcionado al ver por primera vez a Jerusalén desde el Olivete. J. L. Porter

Vers. 5. Y apenas la vieron, se maravillaron. Llegaron, miraron, pero no conquistaron. No hubo


veni, vidi, vici para ellos. Tan pronto como percibieron que el Señor estaba en la Santa Ciudad se
alejaron. Antes que el Señor entrara a golpes con ellos, se desmayaron y se dieron a la fuga. C.
H. S.

Vers. 5, 6. Los potentados del mundo vieron los milagros de los apóstoles, el valor y constancia
de los mártires y el incremento diario en la iglesia, a pesar de todas sus persecuciones;
contemplaron con asombro el rápido progreso de la fe por todo el Imperio Romano; llamaron a
sus dioses, pero sus dioses no les dieron ayuda alguna; la idolatría había expirado al pie de la
cruz victoriosa. George Horne

Vers. 7. Con el viento solano quiebras tú las naves de Tarsis. Herejías especulativas, que
pretendían traernos riquezas lejanas, están asaltando constantemente a la iglesia, pero el aliento
del Señor las empuja pronto a su destrucción. La iglesia, muchas veces, confía en exceso en la
sabiduría de los hombres, y estas ayudas humanas pronto naufragan; con todo, la iglesia misma
está segura bajo el cuidado de su Dios y Rey.
Vers. 9. Nos acordamos. Los santos son hombres reflexivos; no permiten que las maravillas de
Dios pasen delante de sus ojos y se deslían en el olvido, sino que meditan profundamente en
ellas.

De tu misericordia, oh Dios. ¡Qué tema tan deleitoso! Las mentes devotas nunca se cansan de un
tema tan divino.

En medio de tu templo. Los recuerdos de la misericordia deben asociarse con la continuidad de


la alabanza. Junto a la mesa del pan de la proposición que conmemora su abundancia ha de haber
el altar del incienso que denota nuestra alabanza.

235
Vers. 10. Conforme a tu nombre, oh Dios, así es tu loor hasta los confines de la tierra. Gran fama
pertenece a su gran Nombre. La gloria de las proezas de Jehová traspasa los límites de la tierra;
los ángeles las contemplan con asombro, y de cada estrella inteligencias contentas proclaman su
fama más allá de los confines de la tierra.

Si los hombres se callan, los bosques, los mares y las montañas, con todas sus tribus incontables
y todos los espíritus invisibles que andan por ellas, están llenos de la alabanza divina. Así como
en una concha podemos escuchar los murmullos del mar, también en las órbitas de la creación
podemos oír las alabanzas de Dios.

De justicia está llena tu diestra. Tu cetro y tu espada, tu gobierno y tu venganza son todos ellos
justos. Tu mano nunca está vacía, sino llena de energía, abundancia y equidad. Ningún santo ni
pecador hallará al Señor con las manos vacías. En uno y otro caso El tratará con justicia suma: al
uno, por medio de Jesús, será justo perdonándole; al otro, condenándole.

Vers. 13. Considerad atentamente su antemuro. La seguridad del pueblo de Dios no es una
doctrina que haya que guardar al fondo. Se puede enseñar en primer plano, y con frecuencia hay
que ponderarla. Sólo los corazones bajos creerán que esta verdad gloriosa es perjudicial. Los
hijos de perdición hacen una piedra de tropiezo incluso del mismo Señor Jesús; ¿es de extrañar
que tergiversen la verdad de Dios con respecto a la perseverancia final de sus santos? C. H. S.

Vers. 14. Así es Dios, nuestro Dios eternamente y para siempre. ¡Qué porción, pues, es la del
creyente! El dueño de la tierra no puede decir de sus campos: «Estos campos son míos para
siempre.» El rey no puede decir de su trono: «Este trono es mío para siempre.» Estas posesiones
serán entregadas a otros dueños; estos posesores se mezclarán con el polvo, e incluso la tumba
que ellos mismos ocuparán no será suya mucho tiempo.

Pero la felicidad singular y suprema de todo cristiano es decir, o tener el derecho a decir: «Este
Dios glorioso con todas sus perfecciones divinas es mi Dios para siempre, y aun en la muerte no
me separaré de su amor.» George Burder

Dios no sólo es una porción satisfactoria que llena cada resquicio de tu alma con luz de gozo y
consuelo; y una porción universal; no la salud, o la riqueza, los amigos o los honores, la libertad
o la vida, la casa, la esposa, el hijo, el perdón o la paz, la gloria, la tierra, el cielo, sino todos
ellos, e infinitamente más; pues también Él es tu porción eterna. Este Dios será tu Dios para
siempre y eternamente. ¡Oh dulces palabras, para siempre! Tú eres la corona de la corona de los
santos, y la gloria de su gloria. George Swinnock

***

SALMO 49

Vers. 2. Así los plebeyos como los nobles, el rico y el pobre juntamente. Nuestra predicación
debería tener una voz que hablara a todas las clases, y todos deberían tener oído para ella.
Acomodar nuestra palabra a los ricos sólo sería una adulación vergonzosa, y dirigirnos sólo a los
pobres para agradarles es hacer la obra de un demagogo. La verdad puede ser dicha de tal forma

236
que tenga poder para todos, y el sabio procura conseguir este estilo aceptable. Ricos y pobres
pronto han de hallarse en la tumba; pueden estar contentos encontrándose ya ahora. En la
congregación de los muertos serán abolidas todas las diferencias de rango; no debería haber
ahora impedimentos para recibir instrucción conjunta.

Vers. 3. Y la meditación de mi corazón [hablará], inteligencia. El mismo Espíritu que hacia a los
antiguos videntes elocuentes los hacía también reflexivos. La ayuda del Espíritu Santo nunca fue
para reemplazar el uso de nuestras propias potencias mentales. El Espíritu Santo no nos hace
hablar como el asno de Balaam, que meramente emitía sonidos pero no meditaba; sino que
primero nos lleva a considerar y reflexionar, y luego nos da la lengua de fuego para hablar con
poder.

Vers. 5. ¿Por qué he de temer en los días de adversidad, cuando la iniquidad de mis opresores me
rodee? El hombre de Dios mira hacia adelante con calma a los tiempos duros en que los males
que le han pisado los talones conseguirán una ventaja temporal sobre él. Hombres inicuos, aquí
llamados en forma abstracta iniquidad, están al acecho de los justos como serpientes que buscan
el talón del caminante. C. H. S.

Vers. 6. Los que confían en sus bienes, y de la muchedumbre de sus riquezas se jactan. ¿Quién
llama con aldabonazos más fuertes a la puerta del cielo para que se le deje entrar que aquellos a
quienes Cristo rechazará como obreros de iniquidad? ¡Oh, qué desengaño será! Calígula nunca se
puso más en ridículo que cuando se hizo honrar como un Dios, pese a que vivía como un
demonio. Antes que otros os tomen por cristianos, por amor de Dios, probad que sois hombres y
no bestias, no como ahora que vivís vidas de brutos. No habléis de vuestras esperanzas de
salvación en tanto que las marcas de la condenación se vean en vuestras vidas depravadas.

Un fraile estaba predicando en Roma una cuaresma, y mostró que poseía un juicio muy sano en
este punto, porque estando algunos cardenales y muchos otros grandes presentes, empezó su
sermón diciendo abruptamente y con ironía: «San Pedro era un necio, san Pablo era un necio, y
todos los cristianos primitivos eran necios; porque pensaban que el camino del cielo era el de las
oraciones, lágrimas, ayunos y vigilias, mortificaciones severas, y negarse la pompa y gloria de
este mundo; en tanto que vosotros, aquí en Roma, pasáis el tiempo en bailes y máscaras, vivís en
pompa y orgullo, concupiscencia y lascivia, y, con todo, os tenéis por buenos cristianos y
esperáis ser salvos; pero al final vais a demostrar que los necios sois vosotros, y ellos hallarán
que eran sabios.» William Gurnall en un sermón funerario para Lady Mary Vere

Vers. 7. Ninguno de ellos podrá en manera alguna redimir al hermano. Con todas sus riquezas,
todos ellos puestos juntos no podrán rescatar a un camarada de las garras de la muerte. Se jactan
de lo que harán con nosotros; que procuren por ellos. Que pesen su oro en las balanzas de la
muerte, y vean cuántos gusanos y podredumbre pueden comprar con él para su tumba. C. H. S.

Vers. 8. Porque el rescate de su vida es demasiado caro, y nunca le bastará. En este juicio las
lágrimas no prevalecerán, las oraciones no serán escuchadas, las promesas no serán admitidas,
los arrepentimientos vendrán demasiado tarde, y en cuanto a las riquezas, títulos honoríficos,
cetros y diademas no les servirán de mucho. Thomas Tymme

237
Vers. 9. No hay precio que pueda asegurar a nadie que viva en adelante para siempre, y nunca
vea corrupción. Los hombres se desviven en busca de oro; ¿qué harían si fuera el elixir de la
inmortalidad? El oro es pagado en abundancia para engañar al gusano del pobre cuerpo al
embalsamarlo o al incluirlo en un ataúd de plomo, pero es un negocio miserable, una farsa y una
burla. En cuanto al alma, es algo demasiado sutil para ser detenida aquí cuando oye la orden
divina de ascender por rutas desconocidas. Nunca, pues, temeremos a aquellos que nos muerden
los talones y se jactan de tesoros que son impotentes para salvar.
Vers. 10. Que perecen del mismo modo que el insensato y el necio. La locura no inmuniza contra
la muerte. Mueren el juglar que piruetea y el bufón que divierte, como también el erudito y el
estudioso. La alegría no puede burlarse de la hora de la muerte; la muerte que visita la
universidad no exime a la taberna.

Vers. 11. Su íntimo pensamiento es que sus casas serán eternas, y sus habitaciones para
generación y generación. Es muy necio el que en su pensamiento es más necio de lo que se
permite al hablar. Este fruto podrido, podrido en su centro, son los mundanos. En lo profundo de
su corazón, aunque no se atreven a decirlo, se imaginan que los bienes terrenales son reales y
duraderos. ¡Soñadores insensatos! La ruina de sus castillos y palacios debería enseñarles una
lección, pero todavía acarician el engaño. No pueden distinguir el espejismo, de las verdaderas
corrientes de agua; se imaginan que hay arco iris en el establo, y que las nubes son las colinas
eternas. C. H. S.

¡Cristianos!, muchos, como oradores, declaman contra la vanidad de la criatura, y hablan de


modo despectivo del dinero, como hacen Otros, y dicen: «Sabemos que es un poco de tierra
refinada»; pero en sus corazones están apegados al mismo, se resisten a separarse de él por amor
a Dios o ante la voluntad declarada de Dios. Así como el que dice buenas palabras de Dios no
significa que confía en Dios, el hablar malas palabras de las riquezas del mundo no los exime de
confiar en ellas. Hay una diferencia entre declamar como un orador y actuar como un cristiano.
Thomas Manton

Dan sus nombres a sus tierras. Es bastante común esta práctica. Sus terrenos son indicados por
sus nombres; es como silos escribieran sobre el agua. Los hombres incluso han llamado países
según sus propios nombres, pero, ¿de qué les sirve este cumplimiento, aun en el caso de que los
demás persistan llamándolos así?

Vers. 12. Mas el hombre no permanecerá en su opulencia. No es sino un huésped o inquilino


durante una hora, ni siquiera toda una noche; aunque viva en salas de mármol, se le da noticia de
salir. La eminencia es siempre una inminencia de peligro. El héroe del momento dura esto: un
momento. Los cetros caen de las manos paralizadas que un tiempo los retenían con vigor, y las
coronas resbalan de los cráneos cuando la vida se despide. C. H. S.

Los rabinos lo leen así: «Adán, siendo honrado, se alojó menos de una noche.» La palabra hebrea
«permanecer» significa «alojarse toda la noche». Adán, pues, al parecer, no estuvo ni una sola
noche alojado en el Paraíso. Thomas Watson

Es semejante a las bestias que perecen. No es como las ovejas que son preservadas por el Gran
Pastor, sino como el animal cazado condenado a morir. Vive la vida del bruto y muere la muerte

238
del bruto. Nadando en las riquezas, saciado de placer, ha engordado para la matanza, muere
como el buey en el matadero. ¡Ay!, que una criatura tan noble use su vida de modo indigno y
termine de modo tan desventurado y vergonzoso. Por lo que se refiere a este mundo, ¿en qué
forma difiere la muerte de muchos hombres de la de un perro? Se hunden

En el polvo vil de donde procedieron,


Sin que nadie los llore, honre o cante.

¿Qué razón hay, pues, para que los piadosos teman cuando estas bestias brutas naturales los
asaltan? ¿No deberían seguir poseyendo sus almas en paciencia? C. H. S.

Vers. 13. Éste su camino es locura. La locura del hombre raramente se ve más que en el afanarse
por nada, en hacer un gran ruido cuando hay muy pocas nueces, como el bobalicón que se
presentó a Alejandro jactándose de que podía hacer pasar un guisante por un agujero muy
pequeño desde cierta distancia destreza que le había costado muchas horas de prácticas-, y
pensaba que recibiría una gran recompensa; pero el rey le regaló una canasta de guisantes,
recompensa apropiada a su diligente negligencia u ociosa actividad. George Swinnock

Vers. 14. La muerte los pastorea. La muerte, como un pastor torvo y ceñudo los guía, y los lleva
al lugar de sus pastos eternos, donde todo es soledad y miseria.

Las rectos dominarán sobre ellos. Por la mañana... Los rectos se hallaban antes a la cola, pero por
la mañana se hallarán a la cabeza. Los pecadores rigen al caer la noche; sus honores se marchitan
y por la mañana la posición de ellos está invertida. La reflexión más dulce del justo es que «por
la mañana» aquí significa el comienzo de un día interminable, inmutable. C. H. S.

Su hermosura se consume, y el Seol será su morada. ¿Dónde se halla su pompa, su delicadeza, su


belleza? Todas estas cosas se han desvanecido como el humo, y ahora no queda nada sino polvo,
horror y peste. El alma, habiéndose soltado, yace sobre el suelo, no un ser humano, sino un
cadáver sin vida, sin sentido, sin fuerza y horrible a la vista, si es que se puede mirar. Thomas
Tymme

¡Ah!, la tristeza, el montón de ruinas confuso de la humanidad, ¡qué terrible carnicería se hace de
la raza humana! Y ¡qué solemne y terrible escena, cubierta de los restos desordenados de sus
compañeros, se presenta en sus mentes! ¡Allí yacen los huesos del monarca orgulloso, que se
tenía casi por un dios, mezclados con las cenizas de sus súbditos más pobres! La muerte se
apoderó de él en la cumbre de su vanidad; estaba regresando de una conquista, su mente altanera
hinchada por el poder y la grandeza, cuando una de las flechas fatales le tocó el corazón y en un
instante dio al traste con sus pensamientos e intrigas; el sueño de gloria se desvaneció, y todo su
imperio quedó confinado a la tumba.

Allí hay un cuerpo al que se prodigaban cuidados, y cuya hermosura y forma eran admiradas
neciamente, ahora podrido; nada sino gusanos le acompañan; éste es el cambio que ha traído la
muerte. Mira, después, las cenizas oscuras y anónimas de un rico, un codicioso, un avaro cuya
alma estaba pegada a este mundo y abrazada a sus tesoros; ¡con qué convulsiones y agonías la

239
muerte le arrancó de esta tierra! ¡Cómo se agarraban sus dedos al oro! ¡Con qué vehemencia
hundía sus manos en la plata, indiferente a su desespero! William Dunlop

Vers. 15. Pero Dios redimirá mi vida del poder del Seol. De nuestro lugar temporal de descanso
saldremos a su debido tiempo avivados por la energía divina. Como nuestra Cabeza resurrecta,
no podemos ser retenidos por los lazos de la tumba; la redención nos ha emancipado de la
esclavitud de la muerte. El hombre no puede hallar redención en las riquezas, pero Dios la ha
hallado en la sangre de su querido Hijo. C. H. S.

Porque El me tomará consigo. Este medio versículo, bien corto, como hace notar Boncher, pesa
más por su misma brevedad. La misma expresión ocurre de nuevo (73:24): «Tú me tomarás»,
siendo el original de los dos, Génesis 5:24, en que se dice del traslado de Enoc: «Y no se halló
porque Dios se lo había llevado.» J. J. Stewart Perowne

Vers. 16. No temas cuando se enriquece alguno. No te preocupes cuando ves al impío que
prospera. No hagas preguntas sobre la justicia divina; que ningún presentimiento nuble tu mente.
La prosperidad temporal es de tan poco valor que no vale la pena preocuparse por ella; que los
perros roan sus huesos, y los cerdos hurguen.

Cuando aumenta la gloria de su casa. Aunque el pecador y su familia son objeto de gran estima,
y su posición es muy elevada, no importa; todas las cosas serán puestas en su lugar a su debido
tiempo. Sólo aquellos cuyo juicio es sin valor van a estimar a los hombres más a causa de la
extensión de sus tierras; los que son estimados por razones tan faltas de razón, van a hallar su
nivel antes de poco, cuando la verdad y la justicia pasen a primera fila.

Vers. 17. Porque cuando muera no se llevará nada. Sólo tiene sus tierras en arriendo, y la muerte
termina el plazo del mismo. El hombre tiene que atravesar el río de la muerte desnudo. Ni un
harapo como vestido, ni una moneda de todo su tesoro, ni una pizca de su honor puede el
mundano llevarse consigo al morir. ¿Por qué, pues, angustiarse por una prosperidad tan pasajera?
C. H. S.

Los ricos son como las piedras del granizo; hacen mucho ruido en el mundo, como el tableteo del
granizo al caer sobre las tejas de la casa; caen, se quedan sobre el suelo y se derriten. La vida del
hombre es como las riberas de un río, su estado temporal es la corriente; el tiempo erosiona las
riberas, pero la corriente no cesa, sigue abajo, sin cesar. Thomas Adams

Su gloria no desciende tras él. Al descender, abajo, más abajo siempre, ninguno de sus honores o
posesiones le sigue. Las patentes de nobleza son papel mojado en el sepulcro. Su señorío, su
honor, su gracia, todo ello son títulos ridículos en la tumba. El infierno no sabe nada de la
aristocracia. Los pecadores delicados y melindrosos hallarán que las llamas eternas no respetan
sus afectaciones y re-finamientos. C. H. S.

La muerte agarra al pecador por el cuello y «le arrastra escaleras abajo a la tumba». La
indulgencia de alguna tendencia pecaminosa tiene esta propensión al descenso, que es mortal.
Toda concupiscencia, sea por las riquezas, los honores, los juegos, el vino o las mujeres, guía al
engañado y desgraciado adicto, paso a paso, a las cámaras de la muerte. No hay esperanza en la

240
perspectiva temida: la tribulación y la angustia se apoderan del espíritu. ¿Has escapado, alma
mía, de la red del infernal cazador? No olvides que es un carbón encendido arrancado del fuego.
¡Oh, qué deudores somos a la gracia! George Offor

Vers. 18. Aunque mientras viva, llame dichosa a su alma. Se considera feliz. Tiene las buenas
cosas de esta vida. Su objetivo principal es bendecirse a sí mismo. Estaba cargado de la
adulación de los halagadores.

Los hombres te alabarán cuando las cosas te van bien. La generalidad de los hombres da culto al
éxito, no importa cómo se consiga. No importa el color del caballo que gana; basta con que gane.
«Cuida el número uno» es la filosofía del mundo proverbial, y el que presta atención a él es
«listo», «un hombre de negocios capaz», «un individuo astuto y con sentido común», eté. El
banquero se pudre como el limpiabotas, y el noble como el pobre. ¡Ay!, pobres riquezas, que son
los colores del arco iris en una burbuja, el arrebol de la niebla matutina, sin sustancia alguna.

Así termina el canto del poeta. El tema es consolador para el justo; lleno de advertencia al
mundano. Escucha, oh rico. Escucha, oh pobre. Prestad vuestro oído al mismo, vosotras naciones
de la tierra. C. H. S.

***

SALMO 50

Título: «Salmo de Asaf». Este es el primer Salmo de Asaf, pero no sabemos si fue la producción
de este eminente músico o meramente era dedicado a él. Los títulos de doce Salmos llevan su
nombre, pese a lo cual no sabemos si hemos de adscribirle la paternidad a él, porque varios de
estos Salmos son de fecha demasiado tardía para haber sido compuestos por el mismo autor que
los otros. C. H. S.

Vers. 3. ¡Vendrá nuestro Dios! ¡Que venga nuestro Dios! Una oración para apresurar su
advenimiento, como en Apocalipsis 22:20. Pool's SINOPSIS

Un fuego consumidor hay delante de él. Como Él dio su ley en fuego, así también en fuego será
requerida. John Trapp

Vers. 5. Juntadme mis santos. Id, mensajeros veloces, y separad lo precioso de lo vil. Recoged el
trigo del granero celestial. Que los elegidos, por más que estén desde tiempo esparcidos,
marcados por mi gracia selectiva como mis santificados, sean ahora congregados en un lugar.

No todos los que parecen santos lo son; es necesario hacer una separación; por tanto, que todos
los que profesan ser santos se reúnan delante de mi trono de juicio y que oigan la Palabra que va
a escudriñar y poner a prueba a todos, para que puedan ser hallados los falsos y los verdaderos
revelados. C. H. S.

241
Recuerda esta verdad importante: que los cristianos son llamados a ser santos por el Evangelio;
que vosotros sois cristianos, no ya por vuestra ortodoxia, sino por vuestra santidad; que sois
santos ni un punto más allá de lo que sois santos en vuestra conducta.

El pueblo de Dios da evidencia de ser santo por su conducta piadosa. «Por sus frutos», no por sus
sentimientos; no por sus labios ni por lo que hayan profesado, sino «Por sus frutos los
conoceréis». El carácter de los santos es evidenciado por la consagración divina. El pueblo de
Dios es llamado santo en cuanto es dedicado a Dios. El deber y privilegio de los santos es
consagrarse al servicio de Dios. Incluso un filósofo pagano pudo decir: «Yo me presto al mundo,
pero me entrego a los dioses.» Pero nosotros poseemos más luz y conocimiento, y por tanto
ponemos más énfasis en las obligaciones que Séneca. Condensado de J. Sibree, sermón

Las que hicieron conmigo pacto con sacrificio: ésta es la gran prueba, y algunos se han atrevido a
imitarla. El pacto fue ratificado por el sacrificio de víctimas, el cortarlas y dividir las ofrendas;
esto lo han hecho los justos al aceptar con fe verdadera el gran sacrificio propiciatorio, y esto, los
que sólo aparentan, lo han hecho meramente en la forma externa. Que se reúnan ante el trono
para hacer la prueba, y todos aquellos que han ratificado realmente el pacto por la fe en el Señor
Jesús recibirán testimonio ante los mundos de ser objeto de gracia distintiva, en tanto que los
formalistas se darán cuenta de que los sacrificios externos son todos en vano. ¡Oh solemne
congregación, cómo se inclina en santa reverencia mi alma ante esta perspectiva!

Lo que sigue, empezando en el versículo siete, va dirigido directamente a los que profesan
pertenecer al pueblo de Dios. Se dirige claramente a Israel, en primer lugar, pero es aplicable
igualmente a la iglesia visible de Dios en todas las épocas. Declara la futilidad del culto externo
cuando la fe espiritual está ausente y reposa meramente en las ceremonias externas.
Vers. 9. Pero no tomaré de tu casa becerros. Neciamente han soñado que los becerros con
cuernos y pezuñas podían agradar al Señor, cuando en realidad El busca corazones y almas. Se
han imaginado impíamente que Jehová necesita estas provisiones, y que si ellos proveen su altar
de animales engordados, El estará contento. Lo que tenía por objeto su instrucción pasó a ser su
confianza. No recuerdan que «obedecer es mejor que los sacrificios, y el atender, mejor que la
grosura de los carneros». C. H. S.

Vers. 11, 12. Con nuestros pensamientos secretos de merecer algo de El por nuestros actos
religiosos lo que hacemos es mostrar nuestro desprecio a la suficiencia de Dios, como si Dios
estuviera en deuda con nosotros, se viera obligado a algo. Como si nuestras devociones pudieran
traer una bienaventuranza a Dios mayor que la que ya posee esencialmente, cuando, realmente,
«nuestra bondad no pasa a El». Stephen Charnock

Vers. 12. Si yo tuviese hambre, no te lo diría a ti. Concepto extraño éste el de un Dios
hambriento. Con todo, si una idea absurda fuera verdad, si el Señor deseara la carne, no se la
pediría a los hombres. Él podría proveérsela de sus propias posesiones; no necesitaría
aprovisionamiento procedente de sus criaturas. Incluso bajo la idea más burda posible de Dios, la
fe en las ceremonias externas es altamente ridícula.

¿Piensan los hombres que el Señor necesita banderas y música, incienso y lino fino? Si fuera así,
las estrellas levantarían su estandarte, los vientos y las olas serían su orquesta, diez mil veces

242
diez mil flores exhalarían perfume, la nieve sería su alba, el arco iris su cinto, las nubes de luz su
manto. ¡Oh necios y tardos de corazón, adoráis lo que no sabéis!

Vers. 13. ¿He de comer yo carne de toros, o he de beber sangre de machos cabríos? ¿Tan
infatuados y ciegos sois pensando esto? ¿Puede el gran YO SOY tener necesidades corporales
que se satisfagan tan burdamente? Los paganos tenían esta idea de sus ídolos, pero ¿os atrevéis a
pensar así del que hizo los cielos y la tierra? ¿Podéis haber caído tan bajo que penséis esto de mí,
oh Israel? ¡Qué vívido razonamiento es éste! ¡Cómo fulgura el resplandor del fuego en los
rostros fatuos de los que confían en las formas externas!

Oh ciegos seguidores de Roma, ¿podéis leer esto y no sentiros sacudidos? La increpación está
llena de indignación; las preguntas desconciertan; la conclusión es inevitable; el corazón adora
sólo lo que es aceptable al verdadero Dios. Es inconcebible creer que las cosas externas pueden
satisfacerle más allá de que mediante ellas se expresan nuestra fe y nuestro amor.

Vers. 14. Ofrece a Dios sacrificio de alabanza. No mires a tus sacrificios en sí mismos como
agradables a Dios, sino preséntalos como tributos de tu gratitud; es entonces que serán aceptados,
pero no hasta tanto tu alma no sienta amor y agradecimiento que ofrecerle.
Vers. 15. E invócame en el día de la angustia. ¡Oh versículo bienaventurado! ¿Es éste, pues, el
verdadero sacrificio? ¿Es una ofrenda, pues, el pedir limosna al cielo? Lo es. El mismo Rey lo
considera así. Porque en ella se manifiesta la fe, en ella se prueba el amor; porque en la hora de
peligro corremos hacia aquellos que amamos. ¿Quién dirá que los santos del Antiguo Testamento
no conocían el evangelio? Su mismo espíritu y esencia se exhalan como incienso en todo este
santo Salmo.
Y tú me honrarás. Aquí vemos lo que es el verdadero ritual. Aquí leemos rúbricas inspiradas. La
adoración espiritual es lo importante, lo esencial; todo lo demás fuera de ella es más bien una
provocación para Dios. Como ayudas al alma, las ofrendas externas eran preciosas, pero cuando
los hombres no van más allá de ellas, incluso estas cosas santificadas quedaban profanadas a la
vista del cielo. C. H. S.

La oración es como el anillo que la reina Elizabeth dio al conde de Essex, ordenándole que si se
hallaba en alguna situación desesperada se lo enviara y ella le socorrería. Dios manda a su
pueblo que si se hallan perplejos le envíen este anillo: «Invócame en el día de la angustia; y yo te
libraré y tú me honrarás.» George Swinnock

¿Quién va a pedir un pedazo de carne de venado a un guarda, si tiene acceso libre a los rebaños
del amo con sólo indicar que lo desea? No suspires por otros ayudadores; confía sólo en El;
confía plenamente en el uso de tales medios como los que El prescribe y facilita. Dios es celoso,
no admite rivales ni permite que tú (en este caso) pongas dos cuerdas en tu arco. El que lo hace
todo en todos, tiene que ser para ti el todo; del cual, y por el cual y para el cual, son todas las
cosas; a El sea la alabanza para siempre (Romanos 11:36). George Gipps en un sermón
predicado en el Parlamento.

Dios retiene las cosas a los que no se las piden, no sea que reciba quien no desea (Agustín).
David tenía confianza en que por el poder de Dios podía saltar por encima de una pared; pero, no

243
sin poner su propia fuerza y agilidad en acción. Las cosas que pedimos, hemos de esforzarnos
por conseguirlas (Agustín). Thomas Adams

Aquí, empezando en el versículo dieciséis, el Señor se dirige de modo manifiesto a los malos
entre su pueblo; y los tales existían incluso en los lugares más elevados de su santuario.

Si los formalistas morales han sido reprendidos, ¿cuánto más aquellos que pretenden, a pesar de
su inmoralidad, participar en la comunión con el cielo? Si la falta de corazón echa a perder la
adoración de los que son decentes y virtuosos, ¿cuánto más las violaciones de la ley, cometidas a
las claras, corromperán los sacrificios de los malos?

Vers. 16. Pero al malo le dice Dios: ¿Qué tienes tú que hablar de mis leyes? ¡Tú quebrantas
abiertamente mi ley moral y, a pesar de ello, pones gran énfasis en las órdenes ceremoniales!
¿Qué tienes que ver con ellas? ¿Qué interés tienes en ellas? ¿Te atreves a enseñar mi ley a otros,
y la profanas tú mismo? ¡Qué impudencia, qué desvergüenza y blasfemia es ésta! ¡Tú guardas los
días santos, observas los rituales, defiendes lo externo, y desprecias, en cambio, lo importante de
la ley! Guías ciegos, coláis el mosquito y tragáis el camello; vuestra hipocresía se ve escrita en
vuestra frente y es manifiesta a todos. C. H. S.

«Como la nieve en verano y la lluvia al tiempo de la cosecha, así el honor no es apropiado para
el necio.» ¿No lo es? No es extraño, pues, que la sabiduría divina nos requiera que nos
despojemos del viejo hombre (como las serpientes mudan su piel) antes de entrar en el oficio
honroso de reprender el pecado. Daniel Burges

Los malos. Por los cuales se entiende, no los pecadores francos y abiertos, sino los hombres que
hacen profesión de religión, y realmente son maestros de los demás, según se ve en las siguientes
reconvenciones a los mismos: los escribas, los fariseos y los doctores entre los judíos, y así
Kimchi lo interpreta en el sentido de eruditos o entendidos que aprenden y enseñan la ley pero no
la ponen en práctica. John Gill

¿Qué tienes tú que hablar de mis leyes, y tomar mi pacto en tu boca? Os refugiáis en mi pacto y
holláis mi santidad como los cerdos pisotean las perlas; ¿pensáis que puedo consentirlo?
Vuestras bocas están llenas de mentira y calumnia, y, con todo, ponéis mis palabras en ella
¡como si fueran bocados delicados para vosotros! ¡Qué terrible mal es el que se hace en este día
cuando los hombres que explican las doctrinas desprecian los preceptos! Hacen de la gracia una
cobertura para el pecado, e incluso se consideran sanos en la fe, cuando su vida es podredumbre.
Necesitamos la gracia de las doctrinas tanto como las doctrinas de la gracia, y sin ella un apóstol
no es más que un Judas, y un profesor elocuente es un enemigo redomado de la cruz de Cristo. C.
H. S.

Observa lo que sigue, y lo que significa queda expuesto: Pero tú aborreces la corrección. Como
si Dios dijera: «Tú, malvado, que no quieres ser reformado, que proteges tu pecado y lo aprietas
junto a tu pecho, rehusando cambiar y odiando reformarte, ¿qué tienes que ver con mi pacto?
Suelta las manos, que lo ensucias. El que está decidido a retener su pecado echa mano del pacto
inútilmente, o bien finge sostenerlo pero no tiene contacto con él. ¡Ay de vosotros que pedís
misericordia pero descuidáis el deber! Joseph Caryl

244
Cuando un ministro no hace lo que enseña, esto lo convierte en una persona ruin y despreciable;
es más, lo pone en ridículo como el farmacéutico de Luciano, que tenía medicinas en su tienda
para curar la tos, y las ofrecía a otros, pero él tosía sin parar. William Fenner

Vers. 17. Pero tú aborreces la corrección. Los que profesan y enseñan pero viven como profanos,
muchas veces son demasiado sabios para aprender, demasiado ciegos en su orgullo para ser
enseñados por Dios.

Y echas a tu espalda mis palabras. Despreciándolas, echándolas como inútiles fuera de la vista,
como perniciosas. Muchos que se glorían en la ley, hacen esto de modo práctico; y en estos días
en que hay quienes escogen esto y aquello en la Palabra de Dios, no pueden tolerar la parte
práctica de las Escrituras; sienten aversión al deber, aborrecen la responsabilidad, arrancan los
textos de su significado obvio, desgajan las Escrituras, para su propia destrucción. Es un mal
signo cuando un hombre no se atreve a mirar a las Escrituras a la cara y, dando evidencia de
impudicia, trata de darles significados menos condenatorios para sus pecados, y se esfuerza en
probar que sus demandas no son tan abarcativas, después de todo. C. H. S.

Vers. 18. Si ves a un ladrón, tú te vas enseguida con él. Esto era literalmente verdad de los
escribas y fariseos; devoraban las casas de las viudas y robaban sus haciendas con el pretexto de
hacer largas oraciones; consintieron en los hechos de Barrabás, un ladrón, a quien prefirieron a
Jesucristo; y se juntaron con los ladrones de la cruz para vilipendiarle; y, en el sentido espiritual,
robaron la Palabra del Señor, cada uno, de su prójimo; quitaron la ley del conocimiento del
pueblo y pusieron falsas glosas sobre los escritos sagrados. John Gill

Y con los adúlteros alternas ¡De qué modo tan simple declara esto que sin la santidad ningún
hombre verá al Señor! No hay cantidad de ceremonial ni precisión teológica que pueda cubrir la
falta de honradez y la fornicación; estas inmundicias han de ser purificadas de nosotros por la
sangre de Jesús, pues de lo contrario encenderán un fuego en la ira de Dios que va a arder hasta
el infierno.

Vers. 19. Das suelta a tu boca para el mal. Los pecados contra el noveno mandamiento son
mencionados aquí. El hombre que se entrega al hábito de calumniar es un hipócrita vil si se
asocia con el pueblo de Dios. La salud del hombre es fácilmente juzgada por su lengua. Una
lengua sucia, un corazón sucio. Algunos calumnian casi con tanta frecuencia como respiran, y,
no obstante, son sostenedores de la iglesia y muy escrupulosos con la santidad. ¿Hasta qué
profundidades del mal no irán los que se deleitan en esparcirlo con su lengua?

Tu lengua trama engaños. Esta es una forma más decidida de calumnia, en que el hombre elabora
métodos de difamación. Hay ingenio para la calumnia en algunos, y, ¡ay!, incluso hay algunos
que se creen seguidores del Señor Jesús. Fabrican falsedades, las tejen en su propio telar, les dan
forma en su yunque y ponen a la venta su mercancía.

¿Son éstos aceptos para Dios? Aunque pongan su riqueza sobre el altar y hablen elocuentemente
de la verdad y la salvación, ¿puede serles Dios favorable? Si así lo creyéramos estaríamos
blasfemando contra el santo Dios. Ante su vista son corrupción, hedor a sus narices. El echará a

245
todos los mentirosos en el infierno. Que prediquen, oren y sacrifiquen cuanto quieran; hasta que
se vuelvan veraces, el Dios de la verdad los detesta hasta lo sumo.

Vers. 20. Hablas contra tu hermano. El calumniador no hace caso de los lazos de parentesco.
Apuñala a su hermano a escondidas y se envuelve en el vestido de la hipocresía, soñando que es
un favorito del cielo.

¿No hay monstruos así hoy en día? ¡Ay!, Contaminan nuestras iglesias todavía, y son raíces de
amargura, manchas en nuestras solemnidades, estrellas errantes, para quienes está reservada la
negrura de la noche para siempre.

Quizás algunos que lean estas líneas lo son, por más que las lean en vano; sus ojos están
demasiado oscurecidos para ver su propia condición, su corazón engrosado, sus oídos romos para
oír; han sido entregados a un engaño, para que crean la mentira, y sean así condenados.

Vers. 21. ¿Pensabas que de cierto sería yo como tú? La inferencia que sacamos de la paciencia
del Señor es infamante; el culpable, en espera, pensaba que su Juez pertenecía a su mismo orden.
El ofrecía sacrificios y los creía aceptados; seguía en el pecado y no había castigo y por ello se
decía: «¿Por qué creer en estos profetas demenciales?

A Dios no le importa cómo vivimos con tal de que paguemos los diezmos. Él no considera la
rapiña si se le ofrecen becerros en el altar.» ¿Qué es lo que no se imaginarán los hombres
respecto al Señor? Hubo un tiempo en que hicieron de un becerro la gloria de Israel, y de nuevo
se han embrutecido. C. H. S.

Tales son la ceguera y corrupción de nuestra naturaleza, que nuestros pensamientos de El se


hallan deformados hasta que por el ojo de la fe vemos su rostro en el cristal de la Palabra; y, por
ello, algunos afirman que todos los hombres hijos de Adán (con la excepción de Cristo) son por
naturaleza ateos; porque al mismo tiempo que reconocen a Dios, niegan su poder, presencia y
justicia, y sólo le dejan ser lo que a ellos les agrada.

En realidad, es natural que cada hombre desee acomodar sus deseos carnales a un concepto tal de
Dios que le sea favorable y cómodo. Dios nos dice: «¿Pensabas que de cierto sería yo como tú?»
Los pecadores hacen con Dios como los etíopes coptos con los ángeles, a quienes en sus cuadros
los pintan caras negras para que se parezcan a ellos. William Gurnall

Esto hacen los hombres cuando ruegan sobre pecados pequeños, veniales, tales que Dios no va a
considerar dignos de nota; y como ellos piensan que es así, por tanto Dios ha de pensar lo
mismo. El hombre, con un orgullo descomunal, quisiera encaramarse al trono del Todopoderoso
y establecer una contradicción con la voluntad de Dios, al poner su propia voluntad y no la de
Dios como la regla y escuadra de sus acciones. Este principio comenzó en el Paraíso cuando
Adán no quiso atenerse a la voluntad revelada de Dios para él, sino que obró por su propia
cuenta y con ello quiso ser como Dios. Stephen Charnock

Y las pondré delante de tus ojos; como si dijera: «Tú pensaste que todos tus pecados estaban
desparramados y dispersos; que no podía hallarse ningún pecado; que no podían ser juntados;

246
pero yo te aseguro que los ordenaré como soldados de un ejército, los pondré en hileras delante
de tus ojos, y verás cómo no puedes contemplar -no ya contender con- una hueste semejante.»

Si un ejército de terrores divinos es tan espantoso, ¿qué será un ejército de pecados negros,
infernales, cuando Dios traerá regimientos de ellos contra ti -aquí un regimiento de palabras
profanas, otro de mentiras, otro de tratos falsos; aquí una tropa de acciones impuras; allá una
legión de pensamientos impíos-, luchando todos a la vez contra tu vida y tu paz perdurable?
Joseph Caryl

Los ateos se mofan de las Escrituras que nos dicen que tendremos que dar cuenta de todos
nuestros actos, pero Dios hará que hallen la verdad en el día en que se pasarán cuentas. Es tan
fácil para El hacer que sus mentes olvidadizas recuerden, como crear la mente en ellos. Cuando
El aplique su registro a sus espíritus olvidadizos, se acordarán de todos sus pecados olvidados.

Cuando el impresor prensa los moldes contra el papel limpio, el papel registra cada una de las
letras; del mismo modo, cuando Dios estampe nuestras mentes con su registro, verán todos sus
pecados anteriores ante sus ojos. La mano ya escribía en la pared contra Belsasar, mientras
estaba pecando, aunque él no la vio hasta que la copa quedó llena; así también los malvados; sus
pecados son contados y sopesados, y no los ven hasta que llega el momento del terrible
despertar. William Struther

Vers. 22. Entended ahora esto, los que os olvidáis de Dios, etc. ¿Qué hay menor que un grano de
arena? Pero cuando lo multiplicas, ¿qué hay más pesado que las arenas del mar? Una suma
pequeña, multiplicada, se incrementa; lo mismo un pecado pequeño del que no nos hemos
arrepentido nos condena, como una vía de agua en el barco, aunque sea pequeña, si no se obtura,
será bastante para que perezcamos ahogados. Thomas Watson

Vers. 23. El que ofrece sacrificios de alabanza me glorifica. La acción de gracias es una obra que
ensalza a Dios. Aunque no hay nada que pueda añadir un codo a la gloria esencial de Dios, con
todo, la alabanza le ensalza a la vista de los demás. Thomas Watson

***

SALMO 51

Título: «Al músico principal.» Por tanto, no fue escrito para meditación privada solamente, sino
para el servicio público de canto. Apropiado para la intimidad de la penitencia individual, este
Salmo incomparable se adapta también para una asamblea de pobres en espíritu. «Un Salmo de
David.» Es maravilloso, pero es un hecho que ha habido escritores que han negado la paternidad
de David para este Salmo, si bien sus objeciones son frívolas; el Salmo es por completo de
David. Sería más fácil imitar a Milton, Shakespeare o Tennyson que a David. Su estilo es
totalmente sui generis, y es tan distinguible como el diseño de Rafael o el colorido de Rubens.

No puede excusarse el gran pecado de David, pero hay que recordar que su caso presenta una
serie de coincidencias especiales. Era un hombre de pasiones fuertes, y un monarca oriental con

247
poder despótico; ningún otro rey de su tiempo habría sentido la menor compunción por un acto
así, y por ello no estaba rodeado por las restricciones de la costumbre y la asociación que,
cuando son infringidas, hacen la ofensa más escandalosa.

Él nunca insinúa ninguna forma de atenuante, ni mencionamos nosotros estos hechos con miras a
excusar su pecado, que era detestable en el más alto grado; sino para advertencia a los demás, y
que reflexionen que la licencia que se permiten ellos mismos en estos días puede tener
consecuencias y culpa más grave que en el caso del Rey de Israel que cometió este yerro.
Cuando recordamos su pecado, insistamos principalmente en su penitencia y en la larga serie de
castigos que siguieron y que hicieron del resto de su vida una historia tan luctuosa. C. H. S.

Este Salmo es la joya más preciosa de todo el Libro, y contiene instrucción tan importante y
doctrina tan grande que la lengua de los ángeles no podría hacer justicia a su pleno desarrollo.
Victorinus Strigelius

Este Salmo es titulado con frecuencia y apropiadamente «La Guía del Pecador». En algunas
versiones es una ayuda para el pecador arrepentido. Atanasio recomienda a algunos cristianos, a
quienes está escribiendo, que lo repitan cuando se despierten por la noche. Todas las iglesias
evangélicas están familiarizadas con él. Lutero dice: «No hay otro Salmo que sea cantado u
orado con mayor frecuencia en la iglesia.» Este es el primer Salmo en que tenemos la palabra
Espíritu usada en su aplicación al Espíritu Santo. William S. Plumer

Éste es el más conmovedor de todos los Salmos, y estoy seguro que es uno de los que me son
más aplicables. Parece haber sido la efusión de un alma dolorida por el sentimiento de una
trasgresión seria y reciente. Dios mío, tanto si es reciente como si no lo es, haz-me sentir la
enormidad de mis múltiples ofensas y no recuerdes contra mí los pecados de mi juventud.
Thomas Chalmers

Vers. 1. Ten piedad de mí, oh Dios. David apela al instante a la misericordia de Dios, antes
incluso de mencionar su pecado. La vista de la misericordia es buena para los ojos que duelen del
llanto penitencial. El perdón del pecado siempre ha de ser un acto de pura misericordia, y por
tanto es a este atributo que ha de dirigirse el pecador despertado. C. H. S.

No me atrevo a decir mi Dios, porque esto sería presunción. Te he perdido a Ti por mi pecado,
me he distanciado de Ti al seguir al enemigo, y por tanto no soy limpio. No me atrevo a
acercarme a Ti, sino que me quedo a distancia y elevo mi voz con emoción y contrición de
corazón, y clamo y digo: «Ten piedad de mí, oh Dios.» Del Comentario sobre los siete Salmos
penitenciales, de fuentes antiguas, por el Rev. Forbes, obispo de Brechin

Conforme a la multitud. Los hombres se quedan aterrorizados ante la multitud de sus pecados,
pero aquí hay consuelo: nuestro Dios tiene multitud de misericordias. Si nuestros pecados fueran
en número como los cabellos de nuestra cabeza, las misericordias de Dios son como las estrellas
de los cielos; y como El es un Dios infinito, sus misericordias son infinitas; si, muchas más que
nuestros pecados, como Él mismo está por encima de nosotros pobres pecadores. Archibald
Symson

248
Vers. 2. Lávame afondo de mi maldad. El tinte es en sí indeleble, y yo, pecador, he
permanecido sumergido en él largo tiempo, hasta que el carmesí ha quedado fijado; pero, Señor,
lávame, lávame y lávame de nuevo, hasta que la última mancha haya desaparecido y no quede
rastro en mí de mi contaminación. El hipócrita se contenta con que sean limpiados sus vestido,;
pero el verdadero penitente dama: «Lávame a mí.» Uno de los pecados es contra Betsabe, que
sirvió para mostrar al Salmista toda la montaña de su iniquidad, de la cual este hecho nefando era
sólo una piedra desprendida. Su deseo es librarse de toda la masa de su inmundicia, que, aunque
poco notada antes, ha pasado a ser un terror horrible y alucinante para su mente. C. H. S.

De donde aprendemos qué cosa tan vil, asquerosa y miserable es el pecado a la vista de Dios;
tiñe el cuerpo del hombre, y tiñe su alma, y le hace más vil que la más vil de las criaturas; ningún
sapo es más vil y repugnante a la vista del hombre que un pecador manchado y contaminado por
el pecado a la vista de Dios, hasta que es limpiado y lavado en la sangre de Cristo. Samuel
Smith

Y límpiame de mi pecado. Esta es una expresión más general, como si el Salmista dijera: «Señor,
si no basta con lavarme, prueba otro medio; si el agua no sirve, prueba el fuego; no dejes nada
sin probar, para que pueda ser purificado. Líbrame de mi pecado por el medio que sea, por todos
los medios, sólo purifícame por completo, y no dejes culpa en mi alma.» No es por causa del
castigo que dama, sino por el pecado.

Muchos criminales están más alarmados ante la horca que en presencia del crimen que los lleva a
ella. El ladrón se deleita en el pillaje, aunque teme la cárcel. No es así David; el pecado le
trastorna por ser pecado; sus gritos más penetrantes son contra el mal de su trasgresión y no
contra las penosas consecuencias de la misma. Cuando tratamos seriamente con nuestro pecado,
Dios nos trata cuidadosamente a nosotros. Cuando aborrecemos lo que aborrece el Señor, Él
pronto va a poner fin al tormento y nos devolverá el gozo y la paz. C. H. S.

El pecado es repugnante: pensar en él, hablar de él, escuchar acerca de él, hacerlo; en una
palabra, sólo hay en ello ruindad y vileza. Arcribald Symson

Vers. 3. Porque yo reconozco mis delitos. Parece decir: «Hago plena confesión de ellos.» No es
esto lo que alego para obtener perdón, sino que es una evidencia clara de mi necesidad de
misericordia, y soy por completo incapaz de buscarla en otra dirección.

Y mi pecado está siempre delante de mí. Mi pecado, en conjunto, nunca se aparta de mi mente;
está oprimiendo mi espíritu sin tregua. Lo pongo ante Ti porque está siempre delante de mí;
Señor, apártalo de Ti y de mí. Para una conciencia despierta, el dolor, a causa del pecado, no es
pasajero y ocasional, sino intenso y permanente, y esto no es una señal de la ira divina, sino más
bien un prefacio seguro del favor inminente. C. H. S

David confiesa y admite su pecado como propio. Aquí está nuestra riqueza: ¿qué es lo que
podemos llamar nuestro sino el pecado? Nuestro alimento y vestido, las cosas necesarias para la
vida, son algo prestado. Venimos al mundo, hambrientos y desnudos; pedimos prestadas estas
cosas y no merecemos ninguna aquí. Nuestro pecado vino con nosotros, como confiesa después
David. Tenemos derecho por herencia al pecado, recibiéndolo por la transmisión de nuestros

249
padres; tenemos derecho a poseerlo. Como Job: «Tú me haces poseer los pecados de mi
juventud.» Samuel Page

Vers. 4. Contra Ti, contra Ti solo he pecado. Un pecado de debilidad puede admitir algo de
excusa; un pecado de ignorancia puede encontrar excusa; pero un pecado de desafio no tiene
defensa. Sir Richard Baker

Hay una pena de origen divino que lleva al hombre a la vida; y esta pena es obrada en el hombre
por el Espíritu de Dios, y en el corazón del que es piadoso; que lamenta el pecado porque ha
ofendido a Dios, que es tan tierno y dulce como Padre hacia él. Y aunque no hubiera cielo que
perder ni infierno que obtener, con todo, está triste y apenado en el corazón, porque ha agraviado
a Dios. John Welch

Y he hecho lo que es malo delante de tus ojos. El cometer una traición en el mismo tribunal del
rey y delante de sus ojos es una verdadera insolencia; David sentía que su pecado había sido
cometido en toda su repulsividad mientras Jehová le estaba mirando. Nadie excepto el hijo de
Dios se preocupa del ojo de Dios, pero donde hay gracia en el alma está refleja la culpa
espantosa ante el acto malo, cuando recordamos que Dios a quien ofendimos estaba presente
cuando se cometía la trasgresión.

Vers. 5. Mira que en maldad he sido formado. David está anonadado por el descubrimiento de
su pecado innato, e inmediatamente lo pone delante. Esto no es con la intención de justificarse,
sino más bien de completar la confesión. Es como si dijera: «No sólo he pecado esta vez, sino
que soy por mi propia naturaleza un pecador. La fuente de mi vida está contaminada ya en su
comienzo. Las tendencias por mi nacimiento están desequilibradas: me inclino a las cosas
prohibidas. La mía es una enfermedad constitucional, que hace mi misma persona detestable para
tu ira.»

Y en pecado me concibió mi madre. Vuelve a los primeros instantes de su ser, no para culpar a
su madre, sino para reconocer las raíces más profundas de su pecado. Negar el pecado original y
la corrupción natural que nos enseña la Escritura es ponerse frente a frente de la misma. Sin
duda, a los hombres que se revuelven contra esta doctrina es necesario que les enseñe el Espíritu
Santo cuáles son los primeros principios de la fe. C. H. S.

Vers. 5, 6. Es un mirar de asombro, como hallándose delante del grande y santo Dios; y, por
tanto, lo hace seguir de otro (en el original), dirigido a Dios: «Mira, Tú amas la verdad en lo
íntimo.» Y es como si dijera en ambos: «¡Oh, hasta qué punto estoy abrumado cuando me miro,
por un lado, a mí mismo y veo lo infinitamente corrupto que soy en la misma constitución de mi
naturaleza, y, por otro, contemplo y considero qué Dios tan infinitamente santo eres Tú, en tu
naturaleza y ser, y qué santidad es la que requieres! ¡Estoy del todo abrumado al darme cuenta de
las dos cosas, y no puedo mirar más, ni aun a Ti, oh Santo Dios!» Thomas Goodwin

Vers. 6. Tú amas la verdad en lo íntimo. Dios exige realidad, sinceridad, verdadera santidad,
fidelidad del corazón. No tiene interés en la pureza pretendida; mira la mente, el corazón, el
alma. El Santo de Israel siempre ha estimado a los hombres en su naturaleza interior, y no en lo

250
que profesan exteriormente; para El, lo interior es tan visible como lo exterior, y juzga
rectamente que el carácter esencial de una acción se halla en el motivo del que la ejecuta.

Vers. 7. Purifícame con hisopo. Dame la realidad simbolizada por las ceremonias legales. Este
pasaje debe ser leído como la voz de la fe, así como una oración, y dice: «Límpiame con hisopo,
y seré limpio.» Sucio como estoy, hay tal poder en la propiciación divina que mi pecado
desaparecerá.

Y quedaré más blanco que la nieve. Nadie sino Tú puede emblanquecerme, pero Tú puedes en
tu gracia rehacer la naturaleza y ponerla en su estado más puro. La nieve pronto recoge humo y
polvo; se derrite y desaparece; Tú puedes darme una pureza permanente. La nieve es blanca por
debajo, así como en la superficie; Tú puedes obrar con una pureza semejante en mí y hacerme
tan limpio que sólo con una hipérbole -más blanco- se pueda expresar mi condición inmaculada.
Señor, ¡hazlo!; mi fe cree que lo harás, y sabe bien que puedes hacerlo.

Las Escrituras contienen pocos versículos en que se exprese una le tan plena como ésta.
Considerando la naturaleza del pecado y el profundo sentido que tiene el Salmista del mismo, es
una fe gloriosa la que puede ver en la sangre un mérito más que suficiente para purificarla
enteramente. C. H. S.

Pero, ¿cómo es posible esto? Todos los tintes de la tierra no pueden teñir el rojo y volverlo
blanco; ¿cómo es posible, pues, que mis pecados, que son rojos como el carmesí, puedan ser
hechos más blancos que la nieve? Realmente esta retrogradación no es obra del arte humano;
tiene que ser obra de Aquel que hizo retroceder diez grados el sol en el reloj de Acaz; porque
Dios tiene un salitre de gracia capaz no sólo de desvirtuar el rojo de los pecados carmesí, sino la
negrura de los pecados mortales y dejar el alma blanca y pura.

Pero la blancura como la que se manifiesta en la nieve no va a ser útil, porque, como en el caso
de Guejazí, que «salió de delante de Elías leproso y blanco como la nieve», lo que necesitamos,
según dice Da-vid, es ser hechos «más blancos que la nieve». Y esta blancura es la que se obra
en nosotros por dentro al ser lavados por Dios, porque no hay nieve que sea tan blanca a los ojos
de los hombres como la del alma limpiada de pecado a los ojos de Dios. Sir Richard Baker

Vers. 8. Hazme oír gozo y alegría. Así como el cristiano puede ser el hombre más apenado del
mundo, así también no hay otro más gozoso que él, porque la causa de su gozo es la mayor. Y al
ser su mi seria grande, su liberación es grande, y por ello su gozo es máximo. Archibald Symson

Y se recrearán los huesos que has abatido. David gemía no por meras heridas de la carne; sus
potencias más firmes y tiernas estaban «quebrantadas, desmenuzadas»; su humanidad había sido
dislocada, magullada. Con todo, si el que había triturado quería curar, cada herida pasaría a ser
una boca para el canto; cada hueso, temblando antes en la agonía, una fuente de intenso deleite.
La figura es atrevida, y lo mismo el suplicante. Está pidiendo una gran cosa: busca gozo para un
corazón pecaminoso, música para los huesos abatidos. ¡Una adoración asombrosa de ser enviada
a cualquier parte excepto al trono de Dios! Más asombrosa allí aún, de no ser por la cruz en que
Jehová Jesús llevó nuestros pecados en su cuerpo en el madero. C. H. S.

251
Vers. 9. Oculta tu rostro de mis pecados. Dice en el tercer versículo que su pecado está siempre
dlelante de su vista, y ahora ruega que Dios lo quite de la vista de El. Este es un orden correcto.
Si tenemos nuestros pecados frente a nuestros ojos para considerarlos, Dios los echará tras su
espalda para perdonarlos; pero silos recordamos y nos arrepentimos, El los olvidará y los
perdonará. William Cowper

Borra todas mis maldades. Si Dios no esconde su rostro de nuestro pecado, tiene que esconderlo
para siempre de nosotros; y si El no borra nuestros pecados, tiene que borrar nuestros nombres
del libro de la vida.

Vers. 10. ¡Crea! ¿Qué? ¿De tal forma nos ha destruido el pecado que el Creador tiene que ser
invocado de nuevo? ¡Qué ruina ha obrado el mal entre la Humanidad! Crea en mí. Yo, en mi
fábrica externa, existo todavía; pero estoy vacío, desierto por dentro. Ven, pues, y que tu poder
sea visto en una nueva creación dentro de mi yo caído. Tú hiciste a un hombre en el mundo al
principio; Señor, haz un nuevo hombre en mi.

Un corazón limpio. En el versículo siete ha pedido ser limpiado; ahora busca un corazón
apropiado a este estado de limpieza; pero no dice: «Limpia mi viejo corazón»; tiene demasiada
experiencia en la inutilidad de la vieja naturaleza. Quiere el viejo hombre enterrado como algo
muerto, y que una nueva creación ocupe su lugar. Nadie sino Dios puede crear, sea un nuevo
corazón o una nueva tierra.

Vers. 11. No me eches de delante de Ti. No me eches como inútil; no me expulses, como a
Caín, de tu presencia, de tu rostro y de tu favor. Permíteme estar sentado entre los que participan
de tu amor, aunque sea atendiendo la puerta. Merezco que se me niegue para siempre la entrada
en tus atrios; pero, oh buen Señor, permíteme este privilegio todavía, que es tan caro para mí
como la vida.

Vers. 12. Devuélveme el gozo de tu salvación. Nadie sino Dios; puede volver este gozo; El
puede hacerlo; nosotros podemos pedirle lo hará para su propia gloria y nuestro beneficio. Este
gozo no viene al principio, pero sigue al perdón y la purificación; en este orden es seguro, en otro
es vana presunción y delirio insano. C. H. S.

Es un gran consuelo para el hombre que ha perdido su recibo por una deuda pagada el recordar
que la persona con quien trata es buena y justa, aunque él no pueda hallar de momento la prueba
del pag9. El Dios con quien tratas es un Dios de gracia; lo que has perdido, El puede restaurarlo
(la evidencia de tu gracia, quiero decir). William Gurnall

¿Cómo puede restaurar Dios lo que no quitó? Porque, ¿puedo yo acusar a Dios de haberme
quitado el gozo de su salvación? Oh Dios de gracia, no te acuso de habérmelo quitado, sino que
yo lo he perdido. Sir Richard Baker

Renueva un espíritu recto dentro de mí. Me siento tentado a pensar que ahora soy un cristiano
firme y que he vencido este deseo y el otro, siempre y cuando estoy en el hábito de la gracia
opuesta, de modo que no hay temor; puedo aventurarme muy cerca de la tentación, más cerca
que los demás.

252
Esto es una mentira de Satán. Podría lo mismo pensar que la pólvora, con el hábito, adquiere el
poder de resistir el fuego, de modo que no la afectará la chispa. Cuando la pólvora está mojada
resiste la chispa, pero cuando está seca, está a punto de explotar al primer contacto. En tanto que
el Espíritu reside en mi corazón, me amortigua para el pecado; de modo que si legalmente tengo
que pasar por la tentación, puedo contar que Dios me llevará al otro lado incólume. Pero cuando
el Espíritu me deja, soy como la pólvora seca. ¡Oh, dame un sentimiento bien claro de esto!
Robert Murray Mcheyne

Una madre amante escoge el lugar apropiado y el momento oportuno para permitir que su hijo se
caiga; el niño está aprendiendo a andar y se excede en su confianza, por lo que si se pone en un
lugar peligroso, poseído de toda su confianza, puede causarse grave daño al caer. Así que le
permite que caiga en un lugar y una forma en que no pueda causarse mucho daño, un daño
saludable, pero no peligroso. Ahora ha perdido su confianza y se agarra con más asiduidad al
brazo fuerte de su madre, que le sostiene en todos sus pasos.

Así David, este niño del gran Dios, ha caído; es una caída grave, y sus huesos están fracturados,
pero ha sido, con todo, una lección provechosa para él; ya no tiene confianza en sí mismo; su
confianza no está ahora en el brazo de carne. «Renueva un espíritu recto dentro de mí» Thomas
Alexander

Vers. 13. Entonces enseñaré a los transgresores tus caminos. Los cazadores furtivos redimidos
son los mejores guardabosques. El haber sido perdonado le será útil, porque ha sido enseñado en
la escuela de la experiencia, y su manera va a ser convincente, porque hablará con simpatía,
como uno que siente lo que declara. La audiencia que el Salmista escogería es digna de ser
notada: instruirá a los transgresores como él mismo; los demás pueden despreciarlos, pero «un
compañero de fatigas crea un lazo de simpatía». Si es indigno de edificar a los santos, se
arrastrará con los pecadores y les hablará humildemente del amor divino.

Vers. 14. Líbrame de la sangre derramada. Él había sido causa de la muerte de Urías el heteo,
un súbdito suyo fiel y leal, y ahora confiesa el hecho. Además, su pecado de adulterio era una
ofensa capital, y él admite que es digno de muerte. Los penitentes sinceros no procuran hacer
frases elegantes para confesar sus pecados, sino que van al grano y llaman al pan, pan y al vino,
vino, y se lo sacan del pecho. ¿Qué otro curso puede ser racional al tratar con el Omnisciente?

Oh Dios, Dios de mi salvación. No se había atrevido a llegar tan cerca antes. Hasta ahora había
dicho sólo ¡oh Dios!, pero ahora exclama: «Oh Dios de mi salvación.» La fe aumenta con el
ejercicio de la oración. Confiesa su pecado de modo más claro en este versículo que antes, y, con
todo, trata con Dios con más confianza; el ir hacia arriba y al mismo tiempo hacia abajo es algo
perfectamente compatible. Nadie sino el rey puede remitir la pena de muerte; por tanto, es un
gozo para la fe que Dios sea el Rey, y que El sea el autor y consumador de nuestra salvación.

Y mi lengua cantará tu justicia. Uno podría más bien haber esperado que dijera: «Y mi lengua
cantará tu misericordia»; pero David puede ver el camino divino de la justificación, esta justicia
de Dios de la que Pablo habló más tarde, por la cual los impíos son justificados, y promete
cantar, sí, y cantar con gozo sobre los caminos de la misericordia justa.

253
Después de todo, es la justicia de la divina misericordia que es su maravilla suprema. Observa
que David, en el último versículo, se ofrece para predicar, y ahora para cantar. No podemos
nunca hacer demasiado para el Señor, a quien debemos más que nuestro todo. Si pudiéramos ser
predicadores, porteros, cantores, cuidadores, todo en uno, todo ello no sería bastante para mostrar
nuestra gratitud. Un gran pecador perdonado se vuelve un buen cantor. El pecado tiene una voz
resonante, y así debe ser nuestro agradecimiento. No cantaremos nuestras propias alabanzas si
somos salvados, sino que nuestro tema será el Señor nuestra justicia, en cuyos méritos somos
justamente aceptados en justicia.

Vers. 15. Y publicará mi boca tu alabanza. Si Dios le abre la boca, es seguro que es para
obtener su fruto. Según sea el guardián de la puerta es el carácter de lo que sale de los labios del
hombre; cuando las que abren la puerta son la vanidad, la ira, la falsedad y las pasiones, salen de
ella las peores maldades. C. H. S.

Si deseamos guardar la puerta de la casa de Dios, roguemos a Dios primero que seamos, buenos
guardadores de la puerta de nuestra propia casa, para que El cierre nuestra boca contra palabras
impropias y abra la puerta de nuestros labios «para que nuestra boca publique su alabanza». Esta
era la oración de David, y debería ser tu práctica, para lo cual observa tres puntos especialmente:
¿Quién?: El Señor; ¿qué?: abre mis labios; ¿por qué?: para que mi boca publique tu alabanza.
John Boys

David pide que sus labios sean abiertos; en otras palabras, que Dios le dé motivo de alabanza. El
significado que solemos dar a la expresión es que Dios dirija su lengua por medio del Espíritu de
modo que le haga apto para cantar sus alabanzas. Pero, aunque sea verdad que Dios ha de
proveernos las palabras, y que si no lo hace no podemos por menos que quedar en silencio,
David parece dar a entender que debe callar hasta que Dios le llame al ejercicio de la acción de
gracias al concedernos el perdón. Juan Calvino

Vers. 16, 17. ¿Es algo roto útil aún para algo? ¿Podemos beber en un vaso roto? ¿Podemos
apoyarnos en un cayado roto? Aunque otras cosas puedan quedar peores por haber sido rotas,
con todo, el corazón nunca está en mejores condiciones que cuando está quebrantado o partido,
porque si no está partido no podemos ver lo que hay dentro; aunque Dios ama un corazón entero
en su afecto, pese a ello, ama el corazón quebrantado en el sacrificio. Sir Richard Baker

Vers. 17. Sacrificio es para Dios un espíritu quebrantado. Cuando el corazón lamenta su
pecado, Tú te complaces más que cuando los becerros sangran bajo el cuchillo. C. H. S.

***

SALMO 52

Título: «Al músico principal». Incluso los Salmos cortos, que sólo registran un caso de la bondad
del Señor y reprenden, aunque sea brevemente, el orgullo del hombre, son dignos de ser cantados
por nosotros. Cuando vemos que cada Salmo es dedicado al «músico principal», debe hacernos

254
valorar nuestro Salterio y enseñarnos a no alabar al Señor de modo descuidado. «Masquil». Un
Salmo con instrucción. Incluso la malicia de un Doeg puede proporcionar instrucción a un
David. «Salmo de David». El era el objeto principal del aborrecimiento extremo de Doeg y, por
tanto, la persona más apropiada para sacar del incidente la lección que lleva incluida en sí.

Vers. 1. ¿Por qué te jactas de maldad, oh tirano? Doeg no tenía mucho de qué alabarse, por
haber procurado la matanza de un grupo de sacerdotes indefensos. Un hombre poderoso, sin
duda, que mataba a otros hombres que nunca habían tocado una espada. Debía sentirse
avergonzado de su cobardía. ¡No había motivo para su exultación! Títulos de honor que no son
sino una ironía cuando el que los lleva es cruel y mezquino. C. H. S.

La misericordia de Dios dura todo el día. Contrasta la bondad de Dios con el poder y riqueza de
Doeg, y el fundamento de la bondad de Dios, que permanece para siempre y se muestra efectiva.
Hermann Venema

Vers. 2. Como navaja afilada su lengua trama engaños. La manera astuta y hábil de ejecutar
una intriga malvada ni esconde ni atenúa su maldad. El asesinato con una navaja afilada es tan
cruel como matar con un hacha. Una mentira formulada con maña y facilitada por el aceite del
ingenio es una locura igual al intento burdo para engañar. William S. Plumer

Vers. 3. Selah. Hagamos una pausa y consideremos al mentiroso altanero y fanfarrón. Doeg ya
no existe, pero hay otros perros que ladran al pueblo de Dios. El ganadero de Saúl está enterrado,
pero el diablo tiene a otros que de buena gana llevarían a sus santos como ovejas al matadero.

Vers. 4. Has amado. Te gusta el lenguaje soez y bajo.

Palabras perniciosas. Hay palabras que, como la boa constrictora, se tragan al animal entero, o
como los leones, que los despedazan primero; estas palabras las mentes malvadas las tienen en
gran estima. Su oratoria es siempre furiosa y sanguinolenta. Emplean lo que puede provocar más
fácilmente las pasiones más bajas de los hombres, y creen que el alimentar la locura de los
inicuos es hacer gala de elocuencia de primer orden.

¡Oh engañosa lengua! Los hombres pueden decir cosas perniciosas, y hacerlo bajo el pretexto
de justicia. Dicen que sienten celo por el derecho, pero lo que procuran es derribar la verdad y la
santidad, y lo hacen con astucia, bajo pretextos que son transparentes.

Vers. 7. He aquí. Mirad aquí, y leed el epitafio de un hombre poderoso, que se enseñoreó
orgullosamente durante su corta hora y puso su talón sobre el cuello de los escogidos del Señor.

No puso a Dios por su fortaleza. ¡He aquí el hombre, grande, vanidoso! Fundó su fortaleza, no
en Dios; se glorió en su poder, no en el Todopoderoso. ¿Dónde se encuentra ahora? ¿Qué tal le
ha ido en la hora de su necesidad? Contemplad su ruina y recibid instrucción.

Si no que confió en la multitud de sus riquezas. Se enorgullecía de los bienes que había
recogido y los atropellos que había cometido. La riqueza y la maldad eran sus compañeras; en
combinación eran un monstruo. Cuando el diablo es el amo de la bolsa, es un diablo de veras.

255
Beelzebú y mamon calientan juntos el horno siete veces más para el hijo de Dios, pero al fin sólo
consiguen su propia destrucción. Siempre que vemos hoy a un hombre eminente en el pecado y
en hacienda, haremos bien considerando su fin y poniendo este versículo en nuestra mente como
su epitafio. C. H. S.

***

SALMO 53

Título: «Al músico principal». Si el dirigente del coro tiene el privilegio de cantar los jubileos de
la gracia divina, no por e119 debe desdeñar el canto de las miserias de la depravación humana.
Esta es la segunda vez que se le confía este Salmo (ver Salmo 14), y por tanto tiene que tener
más cuidado al cantarlo.

«Sobre Mahalat». La palabra Mahalat al parecer significa, en algunas formas de la misma,


«enfermedad», y verdaderamente este Salmo es «El canto de la enfermedad del hombre»: la
mancha mortal, hereditaria, del pecado. No es una copia del Salmo catorce enmendada y
revisada por mano extraña; es otra edición por el mismo autor, que pone énfasis en ciertas partes
y vuelve a escribirlas con otro propósito.

Tema: La naturaleza malvada del hombre se presenta aquí ante nuestra vista por segunda vez y,
casi, en las mismas palabras inspiradas. Las repeticiones no son innecesarias. Somos lentos en
aprender y hemos de ir línea tras línea. David, después de una larga vida, halló que los hombres
no eran mejores entonces de lo que eran en su juventud. C. H. S.

Probablemente los dos Salmos se refieren a períodos distintos: el catorce, a la parte anterior del
mundo, o a la historia judía; el cincuenta y tres, a un período posterior, quizá, entonces, aún en el
futuro. Jehová, por medio de Cristo, se dice frecuentemente que mira al mundo para ver cuál es
su condición, y siempre con el mismo resultado. «Toda carne se había corrompido por su
camino» en los días de Noé, y «cuando el Hijo del Hombre venga», de nuevo se insinúa que no
va a hallar casi «fe en la tierra». Los dos Salmos también se aplican a personas diferentes. R.
Ryland en Los Salmos restaurados del Mesías

El estado de la tierra deberíamos sentirlo profundamente. El mundo postrado en la maldad


debería ocupar gran parte de nuestros pensamientos. La culpa enorme, la contaminación
inconcebible, el ateísmo provocador de esta provincia caída del dominio de Dios, podría ser un
tema para nuestra meditación incesante y luctuosa. Para hacer más hincapié en ello e impresión
en nosotros, pues, el Salmo repite lo que ya ha cantado en el Salmo 14. Andrew A. Bonar

Este Salmo es una variación del Salmo 14. En cada uno de estos dos Salmos ocurre siete veces el
nombre de Dios. En el Salmo 14 es tres veces Elohim y cuatro veces Jehová; en el Salmo
presente es siete veces Elohim. Christopher Wordsworth

256
1. El hecho del pecado. Dios es un
testigo del mismo.

2. La culpa del pecado. Es iniquidad


(vers. 1, 4).

3. La fuente del pecado. ¿Por qué


son tan malos los hombres?

4. La locura del pecado. Es un necio


el que alberga pensamientos tan
corruptos.

5. La inmundicia del pecado. A pesar


de toda la decencia que pretenden los
pecadores orgullosos, es cierto que la
maldad es lo más nefasto del mundo.

6. El fruto del pecado. Ved hasta qué


grado de barbaridad lleva finalmente
a los hombres.

7. 7 El temor y la vergüenza que


siguen al pecado (vers. 5). Matthew
Henry

Vers. 1. Dice el necio en su corazón: No hay Dios. Y esto es lo que le hace un necio. El ser un
necio le hace hablar conforme a su naturaleza; el ser un gran necio le hace meterse en un gran
tema y llegar a una conclusión disparatada. El ateo, moral y mentalmente es un necio, un necio
en el corazón así como un necio en la cabeza; un necio en lo moral así como en la filosofía. Con
la negación de Dios como punto de partida, podemos llegar a la conclusión de que el progreso
del necio es rápido, tumultuoso, ruinoso. El que empieza en la impiedad está listo para todo. Una
vez se ha interpuesto el «No hay Dios», significa que no hay ley, ni orden, ni restricción a la
concupiscencia, ni límite a la pasión. C. H. S.

Es en su corazón que lo dice; éste es el deseo secreto de todo pecho no convertido. Si el pecho de
Dios estuviera al alcance de los hombres, lo habrían apuñalado un millón de veces, en un
momento. Cuando Dios se manifestó en la carne era hermoso; El no tenía pecado; El fue por el
mundo haciendo bienes sin cesa, y,,con todo, le prendieron, le colgaron de un madero, se
mofaron de El y le escupieron encima. Y ésta es la forma en que los hombres tratarían a Dios silo
tuvieran de nuevo a mano.

Aprendamos. Primero: La corrupción espantosa del corazón humano, el nuestro. Me atrevo a


decir que no hay un hombre no convertido presente que tenga la más remota idea de la
monstruosa maldad albergada en su pecho. Espera a que llegue al infierno, y va a irrumpir sin
restricciones. Pero, con todo, permíteme que te diga que tienes un corazón que mataría a Dios si

257
pudiera. Si el pecho de Dios se hallara a tu alcance y de un golpe pudieras librar al universo de
Dios, tu corazón es capaz del acto. Segundo: El asombroso amor de Cristo. «Cuando aún éramos
enemigos, Cristo murió por nosotros.» Robert Murry M'cheyne

Se han corrompido. Es inútil hacerles el cumplimiento de decir que son sinceros al dudar y
pensar, pues lo que son, es corruptos. Se considera y trata el ateísmo hoy en día con guantes de
cabritilla; no es un error inofensivo, sino que es un pecado ofensivo, putrefacto, y los justos
tendrían que verlo bajo esta luz. Todos los hombres, en cuanto son más o menos ateos en
espíritu, son también corruptos en este mismo grado; su corazón es repulsivo, y su naturaleza
moral corrupta. C. H. S.

E hicieron abominable maldad. Si todos los hombres no son exteriormente viciosos, hay que
explicarlo por el poder de otros principios mejores, pero dejados al espíritu del «No hay Dios»,
tan universal en la Humanidad, no producirían nada más que actos en extremo detestables. C. H.
S.

No hay quien haga el bien. El necio típico se reproduce en toda la raza; sin una sola excepción,
los hombres han olvidado el camino recto. Esta acusación se hace dos veces en el Salmo, y la
repite por tercera vez el inspirado apóstol Pablo, y es una acusación solemne y extensa, pero
Aquel que no puede errar, sabe lo que hay en el hombre; no pondrá más a cargo del hombre de lo
que puede probar. C. H. S.

Vers. 2. Dios desde los cielos miró sobre los hijos de los hombres para ver si había alguno
sensato que buscara a Dios. Lo hizo en épocas pasadas y sigue haciéndolo desde su alto
observatorio. Si hubiera habido un hombre entendido, un verdadero amante de su Dios, el ojo
divino lo habría descubierto.

Los paganos puros y los salvajes admirables de que hablan tanto los hombres no son visibles, al
parecer, a los ojos del Omnisciente, siendo así que viven sólo en el reino de la imaginación. El
Señor no buscaba grandes gracias, sino sólo sinceridad y deseo recto, pero no pudo hallarlos. Vio
todas las naciones, y los hombres de todas las naciones, y los corazones de todos los hombres, y
los movimientos de cada corazón, pero no vio una cabeza clara ni un corazón limpio entre todos
ellos. Donde los ojos de Dios no ven un signo favorable, podemos estar seguros que no hay
ninguno. C. H. S.

Vers. 3. Se habían corrompido en masa (neelachu). Se han vuelto rancios, han fermentado
como la leche que se vuelve agria, sin valor. Adam Clarke

No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno. La raza humana caída, dejada a su propia
energía, no ha producido un solo hombre que ame a Dios o haga lo santo; ni nunca lo habrá. La
gracia ha de interponerse, o no se hallará ningún ser humano que siga lo bueno y verdadero. Este
es el veredicto de Dios después de mirar la raza. ¿Quién puede contradecirlo? C. H. S.

Los hombres malos no sólo son culpables de pecados de comisión, habiendo hecho iniquidades
abominables, sino que también son culpables de pecados de omisión. De hecho, nunca han

258
realizado un solo acto santo. Pueden ser morales, decentes, amables, e incluso pertenecer a la
iglesia; pero «no hay ninguno que haga bien, ni uno». Wm. S. Plumer

Vers. 5. Temblarán de pavor donde no hay nada que espante. David ve el fin de los impíos y el
triunfo final de la simiente espiritual. La marcha rebelde y furiosa contra la gracia, pero
súbitamente se apodera de ellos un pánico inmotivado. Los que se jactaban impávidos antes,
ahora tiemblan como las hojas de un álamo, asustados de sus propias sombras. En esta cláusula y
en este versículo este Salmo difiere mucho del catorce. C. H. S.

He aquí qué infierno tan espantoso es una conciencia herida. Nicholas Gibbins

Vers. 4. ¿No tienen conocimiento todos los que hacen iniquidad? La conciencia es un medio
para frenar y restringir, controlar y reprender a la naturaleza corrupta y las formas crecientes de
la misma. No está en calidad de habitante nativo, sino como una guarnición plantada en una
ciudad rebelde por el gran Gobernador del mundo, para mantener la rebelión de sus habitantes
dentro de límites, pues de otro modo estallaría en una indescriptible confusión. Thomas
Goodwin

Que devoran a mi pueblo como si comiesen pan. No tienen con-ciencia ni escrúpulos. El obrar
mal es para ellos tan común como el comer un bocado de pan.

Vers. 5 Temblarán de pavor donde no hay nada que espante. David ve el fin de los impíos y
el triunfo final de la simiente espiritual. La marcha rebelde y furiosa contra la gracia, pero
súbitamente se apodera de ellos un pánico inmotivado. Los que se jactaban impávidos antes,
ahora tiemblan como las hojas de un álamo, asustados de sus propias sombras. En esta cláusa y
en este versículo este Salmo difiere mucho del catorce. C. H. S.

He aquí que infierno tan espantoso es una conciencia herida. Nicholas Gibbins

***

SALMO 54

La monotonía es a menudo la muerte de la alabanza congregacional. La providencia es variada, y


por ello deberían serlo nuestros cantos.

De los versículos 1 al 3, cuando la palabra Selah hace una pausa, el Salmista suplica a Dios; y
luego, en el resto del Salmo, poniendo a un lado toda duda, canta un himno de triunfo gozoso. El
vigor de la fe es la muerte de la ansiedad y el nacimiento de la seguridad. C. H. S.

David, cuyo atrevimiento es bien conocido en otras cosas, no se atreve a levantar sus manos, ni
aun contra los enemigos de Dios, hasta que primero las haya elevado en humilde súplica al Señor
pidiendo ayuda. J. Dolben

259
Vers. 1. Oh Dios, sálvame. Tú eres mi Salvador; a mi alrededor hay mis enemigos y los que
colaboran con ellos. No tengo refugio. Todos me rechazan y me niegan cobijo. Pero Tú, oh Dios,
me darás refugio y me librarás de todos mis enemigos. C. H. S.

Vers. 2. Escucha mi oración, oh Dios. Ésta ha sido siempre la defensa de los santos. En tanto
que Dios tenga campos y aire libre, no podemos ser encerrados en la tribulación. Todas las
demás armas es posible que sean inútiles, pero la oración siempre está disponible. Mas ¿de qué
sirve la oración si Dios no la escucha? C. H. S.

Vers. 3. Porque extranjeros se han levantado contra mí. Sería mejor que ellos se ocuparan de
sus propias cosas. C. H. S.

Y hombres violentos buscan mi vida. Los reyes generalmente acuñan sus propios semblantes. C.
H. S.

No han puesto a Dios delante de sí. No tienen consideración para el derecho o la justicia, como
si no supieran que hay Dios o no les importara. David consideraba que el ateísmo se hallaba en el
fondo de la enemistad de los que le perseguían. Los hombres buenos son aborrecidos por causa
de Dios, y ésta es una buena alegación a presentar contra ellos.

Selah. Basta ya de esto. C. H. S.

Vers. 4. «He aquí» -dice David-: «He presentado un hecho cierto, bien conocido, demostrado
con una nueva prueba, digno de atención; la partícula he aquí contiene esta amplitud de
significado.» Hermann Venema

He aquí, Dios es el que me ayuda. David veía enemigos por todas partes, y ahora con alegría
mira al lado de sus defensores y ve a Uno cuya ayuda es mejor que toda la ayuda de los hombres;
se siente lleno de gozo al reconocer a su divino Campeón, y grita: He aquí. No es éste un tema
para la exaltación piadosa en todos los tiempos, el que el gran Dios nos proteja, a su propio
pueblo: ¿qué importa el número y la violencia de nuestros enemigos cuando El levanta el escudo
de su omnipotencia para preservamos y la espada de su poder para ayudarnos? Poco nos
importan los desafíos del enemigo mientras tenemos la defensa de Dios. C. H. S.

Hay más gozo en la presencia de Dios que pena al sentir la tribulación, porque el pasaje «He
aquí, Dios es el que me ayuda», es más consolador para David que no era gravosa para él la
aspereza de sus amigos y la malicia de los extranjeros. David Dickson

El Señor está con los que sostienen mi vida. Es una gran misericordia tener a algunos amigos,
pero mayor misericordia es ver que el Señor está en medio de ellos, porque, como con las cifras,,
nuestros amigos cuentan como cero, en tanto que el Señor se pone El mismo como la gran
Unidad delante de ellos.

Vers. 6. De todo corazón te ofreceré sacrificios. Espontáneamente te ofreceré ofrendas. Tan


cierto está de su liberación, que ofrece un voto anticipadamente. Su gratitud rebosa y quiere
llenar los altares de Dios de víctimas presentadas con alegría. Cuanto más recibimos, más hemos

260
de entregar. Lo espontáneo de nuestros dones es un gran elemento en su aceptación: «El Señor
ama al dador alegre.» C. H. S.

***

SALMO 55

Sería inútil intentar establecer el tiempo y ocasión para este Salmo de modo dogmático. Da la
impresión de haber sido escrito al tiempo de Absalón y Ahitofel. C. H. S.

Una oración del Hombre Cristo en su humillación, despreciado y rechazado por los hombres,
cuando El fue hecho pecado por su pueblo, para que pudiéramos ser hechos justicia de Dios en
El, cuando El estaba a punto de sufrir su castigo, pagar su deuda y satisfacer su rescate. John
Noble Coleman

Vers. 1. Escucha, oh Dios, mi oración. Pero notemos bien que no es nunca el mero acto de
oración lo que satisface al hombre piadoso; busca audiencia en el cielo y respuesta del trono, y
no puede quedar satisfecho sin ello.

Vers. 2. Atiéndeme, y respóndeme. Esta es la tercera vez que hace la misma oración. Es sincero,
profunda y amargamente sincero. Si su Dios no le escucha, considera que todo ha terminado para
él. Le ruega a Dios que le escuche y le conteste.

Clamo en mi oración, y me desasosiego. ¡Qué consuelo poder tener esta familiaridad con Dios!
No podemos quejarnos de El, pero sí quejarnos a El. Nuestros pensamientos que desvarían
cuando estamos angustiados, podemos presentarlos a El, y es posible que no sean muy
coherentes, más sonidos que lenguaje. «Gemidos que son inexpresables», son con frecuencia
oraciones que no pueden ser rehusadas. Nuestro mismo Señor clamó a gran voz, con lágrimas, y
fue oído en lo que temía.

Vers. 3. Y con furor me persiguen. Con un odio casi enfermizo detestaron al santo. No era una
animosidad aparente, sino un verdadero y genuino rencor moral que anidaba en el fondo de sus
corazones. No hace falta demostrar cómo se aplican estas palabras a nuestro Señor.

Vers. 4. Y terrores de muerte sobre mí han caído. Pensemos en nuestro Señor en el jardín, con
su «alma en extremo angustiada hasta la muerte», y tenemos un paralelo con la pena del
Salmista. Quizá, querido lector, si tú no 'has andado por esta senda tenebrosa lo tendrás que
hacer pronto; entonces ten por seguro que notarás las pisadas de tu Señor en esta parte cenagosa
del camino. C. H. S.

En tanto que el cristiano está atendiendo sólo a sus propios hábitos y temperamento, siempre será
un desgraciado; pero si mira a la gran Seguridad, Cristo Jesús, sus perspectivas deprimentes
pronto se transforman en gozo. Si nuestra fe fuera ejercida con más frecuencia, nos veríamos

261
capacitados para ver más allá de las tristes mansiones de la tumba con la plena esperanza de la
inmortalidad. Condensado de un Sermón de John Grove

El temor de la muerte se halla en toda carne. No es una señal de valor el no tenerlo. El vencerlo
en la senda del deber es valor; el afrontar la muerte con paciencia es fe; pero el no temerla es, o
bien un don especial de la gracia, o una insensibilidad peligrosa. Henry Edw. Manning

Vers. 5. El temor y el temblor vinieron sobre mí. Los murmullos misteriosos y solapados de la
calumnia con frecuencia hacen que una mente noble les tema más que ante sus enemigos
abiertos; podemos arrostrar el ataque de un enemigo franco, pero las conspiraciones cobardes y
las intrigas nos desconciertan y angustian. C. H. S.

Temor. ¡Qué natural es esta descripción! Está en angustia, gime, solloza, suspira; su corazón está
herido y no espera otra cosa que la muerte; esto produce temor, y produce temblor, que termina
en la profunda aprehensión de una ruina inevitable e inminente que le abruma de horror. Ningún
hombre ha descrito un corazón herido como David. Adam Clarke

Vers. 6. Y dije: ¡Quién me diese alas como de paloma! Volaría yo, y descansaría. Es una
cobardía el huir de la batalla que Dios quiere que luchemos. Haríamos mejor en dar la cara al
enemigo, porque no tenemos armadura a nuestra espalda. Necesitaba un método de transporte
más veloz que las alas de la paloma para evitar la calumnia; se halla en mejor reposo el que no
huye pero encomienda su caso a Dios.

Este texto era predilecto entre los antiguos teólogos y sobre él se han predicado algunos de los
sermones más asombrosos.

Rastrearon en Plinio y Aldrovando en busca de las fábulas más disparatadas sobre las palomas,
sus ojos, sus hígados, sus buches, incluso su estiércol, y luego hallaron toda clase de emblemas
de cristianos en hechos y fábulas.

Griffith Williams se extiende minuciosamente en el hecho de que David no deseaba alas como
de un saltamontes para saltar de flor en flor, como las almas apresuradas que saltan en religión
pero no siguen perseverantes; ni como un avestruz, que no pierde contacto con el suelo aunque
es un pájaro, así como los hipócritas, que nunca se elevan a las cosas celestiales; ni como un
águila, o un pavo real, o un abejorro, o un cuervo, o un milano, o un murciélago; y después de
haber mostrado de muchas maneras la semejanza entre la piedad y las palomas, habla de Hugo
Cardinalis y de varios otros.

No creemos que fuera edificante llenar estas páginas de semejantes excentricidades. Esta frase
del obispo Patrick basta: «Más bien deseaba que esperaba escapar.» No veía manera de escapar
excepto por algún medio imposible o improbable. C. H. S.

Doquiera que el Salmista ponía el ojo, veía inscrita vanidad y aflicción. Un diluvio de pecado y
de miseria cubría el mundo, de modo que, como la paloma de Noé, no podía hallar descanso para
el pie, por lo que dirige su curso hacia el cielo, y dice: ¡Quién me diera alas como de paloma!
Volaría yo, y descansaría. Thos. Sharp en Consuelos divinos

262
Cuando los galos hubieron probado los vinos de Italia, buscaron el lugar de donde procedían las
uvas y no estuvieron tranquilos hasta que llegaron allá. Del mismo modo puedes gritar: ¡Oh, si
tuviera alas como de paloma! Volaría yo, y descansaría. Un creyente está dispuesto a perder el
mundo para poder gozar la gracia; y está dispuesto a dejar el mundo para disfrutar de la gloria.
Wm. Secker

Vers. 8. Me apresuran a escapar del viento borrascoso, de la tempestad. Había viento


borrascoso y tempestad fuera, y lo que era peor, tumulto y alboroto en sus pensamientos. Un
hombre puede escapar de las confusiones externas, pero, ¿cómo puede escapar de sí mismo?
Thos. Sharp

Vers. 11. Sólo hay insidias en medio de ella. El mismo corazón de la ciudad estaba envilecido.
En los lugares de autoridad el crimen se daba la mano con la calamidad. Los elementos más
inicuos dominaban; la escoria flotaba; la justicia era desconocida; la población estaba
desmoralizada; la prosperidad se había desvanecido.

Y la violencia y el fraude no se apartan de sus plazas. En todas partes, lenguas astutas


intentaban persuadir a la gente con halagos. Los demagogos agitaban al pueblo. Su buen rey era
difamado en todas formas, y cuando vieron que se marchaba, vilipendiaron a los gobernantes que
él había elegido. El foro era un reducto de fraudes, una convención de astucia. ¡Pobre Jerusalén,
víctima del pecado y de la vergüenza! ¡La virtud pisoteada y el vicio reinando! Sus solemnes
asambleas interrumpidas, los sacerdotes habían escapado, el rey exiliado, las tropas sin disciplina
dedicadas al pillaje. Había bastante desconcierto que queda reflejado en estos tres versículos.

Vers. 12. El lector hará bien observando lo preciso de la descripción del Salmista en su propio
Salmo cuando dice: «Desmayo en mi queja», y «Suelta mis pensamientos», porque va de un
punto a otro en su aflicción, deteniéndose acá y acullá, en una confusión de pausas breves que no
dan idea clara de que cambia el tema.

Porque no me afrentó un enemigo, lo cual habría soportado. Los reproches de nuestros


íntimos, en quienes confiamos, son los que más hieren; y conocen bien nuestras peculiares
debilidades, y pueden tocar las cuerdas más sensibles, y hablar de forma que más nos hiera.
Podemos tolerar a Simeí, pero no podemos sufrir a Ahitofel.

Ni se alzó contra ml el que me aborrecía, porque me hubiera ocultado de él. Si nuestros


orgullosos enemigos se jactan acerca de nosotros, podemos ofrecer resistencia, pero cuando los
que hacen ver que nos aman nos miran con desdén, ¿adónde iremos? Nuestro bendito Señor tuvo
que sufrir su peor desengaño e infidelidad de un discípulo favorecido; no nos sorprendamos
cuando se nos llama a seguir el camino que pisaron sus pies. C. H. S.

Vers. 13. Sino Tú. Con qué justicia podía haber señalado el Señor a Judas, y decir Sino Tú pero
su espíritu manso advirtió al hijo de perdición en la forma más suave, y si Iscariote no hubiera
sido, diez veces un hijo del infierno, habría renunciado a su infame propósito. C. H. S.

Vers. 14. Que andábamos en amistad en la casa de Dios. Hay una medida de impiedad de
carácter detestable en el engaño que rebaja la unión de hombres que han hecho profesión de

263
piedad. ¿Se ha de ver el mismo altar de Dios ensuciado por la hipocresía? ¿Han de verse las
mismas asambleas del templo contaminadas por la presencia de la traición? Todo esto era verdad
de Ahitofel y, hasta cierto punto, de Judas. Su unión con el Señor era a causa de la fe; estaban
unidos en la más santa de las empresas; había sido enviado a dar el mensaje más lleno de gracia.
Su cooperación con Jesús para servir sus fines abominables le marca como un primogénito del
infierno. Mejor le hubiera sido no haber nacido.

Que todos los profesos engañosos sean advertidos por su fin, porque como Ahitofel, fue a su
lugar por su propia mano, y retiene una horrible preeminencia en el calendario del crimen
notorio. Aquí hay una fuente de quebranto del corazón para el Redentor, compartida por sus
seguidores. De la nidada de la serpiente quedan aún algunas víboras que pican la mano que las
acaricia y venden por plata a los que les han levantado a la posición en que pueden hacerse
traidores abominables. C. H. S.

Vers. 15. Que la muerte les sorprenda. Los traidores de esta clase merecen la muerte; no hay
vida en ellos. La tierra está contaminada por sus pisadas; silos espías son fusilados, mucho más
deberían serlo estos villanos que acechan a traición. C. H. S.

Esta oración es una profecía sobre la ruina final y permanente de todos los que abierta o
secretamente se oponen y se rebelan contra el Mesías del Señor. Matthew Henry

Desciendan vivos al Seo1. Aún en el vigor de la vida, que se hundan en el Seol; que cambien el
goce de los vivos por el sepulcro de los muertos. Sin embargo, no hay necesidad de leer este
versículo como una imprecación; es más bien una expectativa confiada, o una profecía.

Porque la maldad anida en sus moradas, en el interior de ellos. Hay justicia en el universo; el
amor mismo la requiere; compadecer a los que se rebelan contra Dios no es virtud: oramos por
ellos como criaturas, pero los aborrecemos como enemigos de Dios. Necesitamos en estos días
guardarnos contra la iniquidad disimulada que simpatiza con el mal y considera el castigo como
una crueldad y dureza de una época pasada. C. H. S.

Vers. 17. Tarde y mañana y a mediodía oraré y clamaré. Con frecuencia, pero no con
demasiada frecuencia. Las ocasiones de gran necesidad requieren períodos más frecuentes de
devoción. Los tres períodos escogidos son los más apropiados: el empezar, seguir y terminar el
día con Dios es una sabiduría suprema. Cuando el tiempo, de modo natural, ha puesto un límite,
allí hemos de acumular nuestras piedras para el altar. El Salmista dice que él va a orar siempre;
seguirá en la oración a lo largo del día, e irá siguiendo al sol con sus peticiones. De día y de
noche veía a sus enemigos ocupados (vers. 10), y por tanto él quería cubrir sus actividades con
oración continua. C. H. S.

Esta era la costumbre de los hebreos piadosos (ver Daniel 6:10). Los judíos empezaban el día por
la tarde, y por ello David menciona la tarde primero. Los rabinos dicen que los hombres deben
orar tres veces al día porque el día cambia tres veces. Esto era observado en la iglesia primitiva;
pero los tiempos variaban en los diferentes lugares.

264
Si nuestros cuerpos, pobres y débiles, necesitan el refrigerio del alimento tres veces al día, quien
conoce nuestra propia debilidad dirá que necesita un refrigerio no menos frecuente para nuestros
espíritus pobres y frágiles. Wm. S. Plumer

Vers. 19. Dios oirá, y los humillaré luego. Hacen ruido, también, como yo, y Dios también les
oirá. La voz de la calumnia, de la malicia y el orgullo no sólo es oída por los que la sufren. Llega
también al cielo; penetra en los oídos divinos, exige venganza y la tendrán.

Por cuanto ellos no se enmiendan ni temen a Dios. Su propio sentimiento reverencial hace que
recuerde la atrevida impiedad de los inicuos; siente que sus tribulaciones le han llevado a su
Dios, y declara que la prosperidad ininterrumpida de ellos ha sido la causa, en sus vidas, de un
descuido tal del Altísimo. Es un hecho manifiesto que el placer y la comodidad prolongados
producen las peores influencias en el hombre sin gracia; aunque las tribulaciones no los
convierten, la ausencia de las mismas hace que su corrupta naturaleza se desarrolle más. El agua
estancada se corrompe rápidamente. En verano cría insectos nocivos. El que no pasa por
tribulaciones con frecuencia no hace caso de Dios. Es una prueba notable de la depravación
humana que el hombre transforma la misericordia de Dios en nutrición para el pecado; el Señor
nos salve de ello. C. H. S.

Vrs. 21. Los dichos de su boca son más blandos que la mantequilla. Elogia y unta al hombre
que quiere perder. Le unta de halagos y de malicia. Cuidado con un hombre que tiene demasiada
miel en la lengua; es una trampa de la que hay que sospechar. Las palabras suaves, blandas y
untuosas son abundantes allí donde la verdad y la sinceridad son más escasas. C. H. S.

Vers. 22. Echa sobre Jehová tu carga, y Él te sustentará. No dejará para siempre caído al
justo. El remedio que sugiere el Salmo, y quizá el único recurso en una dificultad de esta clase,
en que los enemigos de la verdadera religión están luchando bajo la capa de la amistad, es
anunciado por la voz profética de Dios: «Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará; no dejará
para siempre caído al justo.» R. H. Ryland

Dios no se deleita en ver lágrimas en tus ojos y palidez en tu semblante; tus gemidos y sollozos
no son música a sus oídos. Más bien quiere que te veas libre de tu carga echándosela sobre sus
hombros, para que puedas regocijarte en su gozo y consuelo. Samuel Blackerby

***

SALMO 56

Tenemos aquí los cánticos del siervo de Dios, que se regocija una vez más por su retorno del
destierro, y abandona los lugares peligrosos en que se había visto obligado a refugiarse y callar,
incluso ante lo bueno. Hay un conocimiento tan profundo y espiritual en este Salmo, que
podríamos decir de él: «Bienaventurado eres, David Bar-jonás, porque no te lo han revelado
carne y sangre.» C. H. S.

265
Vers. 1. Ten misericordia de mí, oh Dios. Ésta es para mí la fuente de todo lo que espero, la
fuente de todas las promesas: Miserere mei, Deus, miserere mei. Bernard

Porque me devoraría el hombre. No es más que una criatura, un mero hombre, pero es como un
monstruo, ávido de sangre; está acechándome; no sólo para herirme, alimentarse de mi sustancia,
sino que querría devorarme, poner fin a mi vida. Las bocas abiertas de los pecadores, cuando nos
rodean en su ira, deben hacernos abrir a nosotros la boca en oración. C. H. S.

Vers. 2. Todo el día mis enemigos me pisotean. No falla nunca en ellos su apetito de sangre. No
es posible una tregua o armisticio. Son muchos y unánimes contra mí. No puedo hacer nada para
que desistan. A menos que me devoren no estarán contentos.

son muchos los que pelean contra mí con altivez Porque. Los pecadores son criaturas gregarias.
Los perseguidores van en hordas. Estos lobos de la iglesia raramente vienen uno a uno. C. H. S.

Vers. 3. En el día en que tengo miedo, yo en Ti confío. David no se jactaba, no era un


fanfarrón; no dice que nunca tenía miedo; no es un estoico que no teme nada y al cual falta
ternura. La inteligencia de David le impedía adoptar una actitud de indiferencia o ignorancia; se
daba cuenta del peligro y tenía miedo. Somos hombres, y por tanto podemos ser derribados;
somos débiles, y por tanto incapaces de impedirlo; somos pecadores, y por tanto lo merecemos, y
por estas razones tenemos miedo.

Pero la condición de la mente del Salmista era compleja, pues el temor no invadía toda su mente,
porque añade: yo en Ti confío. Es posible, pues, que el temor y la fe ocuparan la mente en el
mismo momento. Somos seres extraños, y nuestra experiencia en la vida divina es todavía más
extraña. Con frecuencia nos hallamos en un crepúsculo en que la luz y las tinieblas están
presentes las dos y es difícil decir cuál de las dos predomina.

Es un temor bendito el que nos lleva a la confianza. El temor no regenerado aleja de Dios; el
temor con la gracia lleva a El. Si temo al hombre, me basta con confiar en Dios, y tengo el mejor
antídoto. C. H. S.

No hay nada como la fe para ayudar en el momento de la necesidad; la fe disuelve las dudas
como el sol la niebla. Y para que no vaciles, recuerda que el momento para creer es siempre. Hay
momentos en que algunas gracias no son usadas, pero no hay un solo momento en que podamos
decir esto de la fe. Por lo tanto, la fe debe ser ejercida en toda ocasión.

La fe es el ojo, es la boca, es la mano, y uno de ellos por lo menos es usado durante todo el día.
La fe es ver, recibir, obrar, comer; y un cristiano debe ver, o recibir, u obrar, o alimentarse todo
el día. Que llueva, que truene o relampaguee, el cristiano debe seguir creyendo. «En el
momento» -dijo el hombre buen- «en que tema, confiaré en Ti.» John Bunyan

Una chispa divina puede vivir en el humo de las dudas sin que se levante en forma de llama.
Cuando hay gracia en el fondo de la duda, habrá dependencia en Cristo y súplicas vivas a El. La
fe de Pedro vacila cuando empieza a hundirse, pero echa una mirada y dama a su Salvador,
reconociendo su suficiencia (Mateo 14:30): «Señor, sálvame.» Stephen Charnock

266
Es una buena máxima con la que entrar en un mundo de peligro; una buena máxima para entrar
en el mar; una buena máxima en la tormenta; una buena máxima cuando estamos en peligro en
tierra; una buena máxima cuando estamos enfermos; una buena máxima cuando pensamos en la
muerte y el juicio. «En el día en que tengo miedo, yo en Ti confío.» Albert Barnes

Vers. 4. En Dios alabaré su palabra. La fe hace brotar las alabanzas. El que puede confiar,
pronto va a cantar. C. H. S.

No temeré; ¿qué puede hacerme el hombre mortal? Una vez mas no hemos de temer a la carne.
Nuestro Salvador (Mateo 10), tres veces, en el espacio de seis versículos, nos manda que no
temamos al hombre; si tu corazón tiembla ante él, cómo vas a comportarte en la lid contra
Satanás, cuyo meñique es mas Poderoso que los lomos del hombre? Los romanos tenían arma
proelusoria, armas para dar golpes, que usaban antes de llegar a las armas de filo.

Si no puedes aguantar los golpes de las armas contundentes del hombre, ¿qué harás cuando
tengas la espada de Satanás en tu costado? Dios considera que se le hace reproche cuando sus
hijos temen al hombre; por tanto, hemos de santificar al Señor y no temerlos a ellos. William
Gurnall

Eusebio nos cuenta que Ignacio, hallándose en manos de sus enemigos, poco antes de sufrir hizo
un notable discurso en el que presentaba un espíritu de gran elevación, por encima del mundo y
d,e sí mismo. «No me importa nada, visible o invisible, con tal que este con Cristo. Sea el fuego,
la cruz, las fieras, el quebrantamiento de huesos, el arrancar mis miembros o que trituren todo mi
cuerpo, y los tormentos de los demonios pueden venir sobre mí, con tal que tenga a Cristo.» De
Jeremiah Burroughs

El temor del hombre es un ídolo hosco con la boca sanguinolenta; ¡a muchos hombres ha
devorado y los ha pisoteado hasta el infierno! Sus ojos están llenos de odio a los discípulos de
Cristo. Hay burla y mofa en sus ojos. La risa del escarnecedor está en su garganta. Echa al suelo
este ídolo. Te impide la oración privada, el adorar a Dios en la familia, el presentar tu caso ante
los ministros, el confesar abiertamente a Cristo. Tú que has sentido el amor de Dios y su Espíritu,
desmenuza este ídolo. «¿Quién eres tú que debas tener miedo al hombre que es mortal?» «No
temas, gusano de Jacob.» «¿Qué tengo yo que ver con los ídolos?» Robert Murray M'cheyne

Vers. 5. Todos los días ellos retuercen mis palabras. Ésta es una forma común de guerrear de
los impíos. Ponen tus palabras en el potro; les extraen significados que no contienen. Así la
profecía de nuestro Salvador con referencia al templo de su cuerpo, e innumerables acusaciones
contra sus siervos que fueron basadas en tergiversaciones y hechas a propósito. Hacen esto cada
día y adquieren en ello gran destreza. Un lobo siempre puede hallar en las palabras del cordero
una razón que justifique que se lo coma. Puedes hallar que las oraciones son blasfemias si
quieres leerlas de abajo arriba o diagonalmente. C. H. S.

Todos sus pensamientos contra mí son para mal. No hay mezcla de buena voluntad que atenúe
su malicia. Tanto si le consideraban como un rey, un salmista, un hombre, un padre, un guerrero,
un paciente, lo mismo daba; lo veían todo en un cristal coloreado y no había pensamiento alguno
generoso hacia él. Incluso se esforzaban por menospreciar las acciones suyas que habían sido

267
una bendición indudable a la comunidad. ¡Oh fuente turbia, de la cual no mana ni una gota de
agua pura! C. H. S.

Vers. 6. Se esconden. Los hombres maliciosos son cobardes.

Vers. 8. Pon mis lágrimas en tu redoma. No hay alusión a los pequeños lacrimatorios que
estaban de moda entre los romanos; es una metáfora robusta que va más lejos; los torrentes de
lágrimas que David había llorado no podían ser contenidos en una redoma. C. H. S.

Es una observación aguda la de que Dios se dice en las Escrituras tiene una bolsa y una botella;
una bolsa para nuestros pecados y una botella para nuestras lágrimas; y que deberíamos ayudar a
llenar ésta, ya que tenemos la otra. Hay una alusión aquí en el original que no se puede traducir.
John Trapp

El ungimiento con el que la mujer en la casa del fariseo ungió los pies de Cristo era precioso;
pero sus lágrimas, con las que le lavó los pies, tenían más valor que el nardo. Abraham Wright

Vers. 9. El día en que yo clame. El clamor de la fe y la oración a Dios es más temido por
nuestros enemigos espirituales que el grito de guerra de los indios por sus enemigos. Adam
Clarke

Vers. 13. Para que ande delante de Dios en la luz de los que viven. Aquí se alcanza el grado
más elevado de la ambición del hombre: el residir con Dios, el andar con justicia delante de El, el
regocijarse en su presencia y en la luz y gloria suyas. C. H. S.

***

SALMO 57

Esta petición es una oración compacta, llena y breve, y digna de ser el emblema de un cántico
sacro. David había dicho: «No le destruyas», con referencia a Saúl, cuando lo tenía en su poder,
y ahora él se complace en emplear las mismas palabras en su súplica a Dios. Podemos inferir por
el espíritu de la oración al Señor que el Señor nos eximirá a nosotros si nosotros eximimos a
nuestros enemigos. Hay cuatro «No destruyas» en los Salmos, a saber: en el 57, el 58, el 59 y el
75. C. H. S.

Desde el punto de vista místico este himno se puede entender de Cristo, el cual en los días de su
carne se veía asaltado por la tiranía tanto de sus enemigos espirituales como de los temporales.
Sus enemigos temporales, Herodes y Poncio Pilato, con los gentiles y el pueblo de Israel, se
agitaban furiosamente y tomaban consejo contra El. El principal de los sacerdotes, y los
príncipes, eran, según dice Jerónimo, como leones, y el pueblo como los cachorros de los
leones, todos ellos dispuestos a devorar su alma. Los gobernantes pusieron una red a sus pies
con sus interrogatorios capciosos, preguntando: «¿Es licito dar tributo a César, o no?» (Mateo
22:17); y si la mujer tomada en adulterio debía ser apedreada o no (Juan 8:5).

268
El pueblo estaba soliviantado cuando vociferaban contra El, y sus dientes y lenguas eran como
lanzas y espadas clamando: «Crucifícale, crucifícale.» Sus enemigos espirituales también
buscaban el modo de devorarle; su alma se hallaba entre leones todos los días de su vida hasta la
hora de su muerte, y entonces de modo especial. El diablo, al tentarle, puso un lazo a sus pies; y
la muerte cavó una fosa para El con la idea de devorarle. Así como David se hallaba en la cueva,
lo mismo Cristo, el Hijo de David, se hallaba en la tumba. John Boys

Vers. 1. Ten misericordia de mí, oh Dios. Este Salmo excelente fue compuesto por David
cuando había suficiente para desconcertar al mejor hombre del mundo. John Flavel

Y en la sombra de tus alas me ampararé. No iba a esconderse en la cueva solamente, sino en la


Roca de los siglos hendida. C. H. S.

Hasta que pasen los quebrantos. Atanasio dijo de Juliano, que estaba furioso contra el Ungido
del Señor: «Nubecula est, cito transibit»; es decir: «Es una pequeña nube, que pronto pasará».
John Boys

Vers. 2. Clamaré. Está seguro, pero, con todo, ora, porque la fe nunca es muda. Ora porque cree.

Vers. 3. El enviará desde los cielos, y me salvará de la infamia del que me acosa. ¡ Oh perro
del infierno, no sólo seré librado de tu mordedura, sino incluso de tu ladrido! Nuestros enemigos
no tendrán el poder de burlarse de nosotros, sus burlas crueles y sus increpaciones serán
terminadas por el mensaje de los cielos, que nos salvará para siempre. C. H. S.

Selah. Ante una misericordia tan grande, tenemos que hacer una pausa y meditar. ¡Reposa,
cantor, porque Dios te ha dado descanso!

Dios enviará su misericordia y su verdad. El pedía misericordia y la verdad vino con ella. Así
nuestro Dios nos da más de lo que pedimos o pensamos. Sus atributos, como los ángeles, están
siempre dispuestos a acudir a rescatar a sus escogidos. C. H. S.

Vers. 4. Mi vida está entre leones. Once papas llevaron este nombre, de los cuales, todos menos
dos o tres eran leones rugientes, leones voraces que buscaban una presa. John Boys

Y yo me hallo como el que está en medio del fuego. Como la zarza de Horeb, el creyente se
halla con frecuencia en medio de llamas, pero nunca es consumido. Es un gran triunfo de la fe
cuando somos echados entre tizones y hallamos descanso, porque Dios es nuestra defensa. C. H.
S.

Los horrores de un foso de leones, y de un horno encendido, y el cruel azote de la guerra, son
imágenes vívidas que David usa aquí para describir el peligro y miseria de su condición presente.
John Morison

Vers. 6. Red han tendido a mis pasos; se ha abatido mi alma; cavaron una fosa delante de mí;
en ella han caído ellos mismos.

269
Selah. El mal es una corriente que un día refluye a su fuente. Selah. Podemos estar sentados en la
boca del foso y ver con asombro la retribución justa de la providencia a los malos. C. H. S.

Vers. 7. Mi corazón está dispuesto. Uno podría pensar que diría: «Mi corazón está fluctuante»,
pero no, está calmado, firme, contento, resuelto, fijo. Cuando el eje central está seguro, toda la
rueda es afirmada. Si nuestra anda de proa se mantiene firme, el barco no irá a la deriva.

Oh Dios, mi corazón está dispuesto. Estoy resuelto a confiar en Ti, a servirte y a alabarte.
Fijémonos que esta expresión se repite dos veces, para gloria de Dios, quien en consecuencia
consuela y fortalece el corazón de sus siervos. Y esta promesa, lector, es firme y segura también
para ti si tu corazón, una vez extraviado, se halla ahora resuelto a confiar en Dios y a proclamar
su gloria.

Cantaré, y trovaré salmos. Con mi voz y con instrumentos voy a celebrar tu adoración. Con el
labio y con el corazón te daré honor. Satanás no va a detenerme, ni Saúl, ni los filisteos. Haré
que Adullam resuene con la música, y todas las cuevas van a resonar con el eco del gozoso
canto. Creyente, haz una firme resolución de que tu alma, en todas las ocasiones, engrandecerá al
Señor.

Canta, aunque el sentido y la razón

Te dicen que es mejor que calles;

Canta y considera una traición

Que un santo no le dé alabanza.

—C. H. S.

Los santos, tanto si vencen como si son vencidos, siguen cantando. Bendito sea Dios por esto.
Que los pecadores tiemblen al contender con hombres de un espíritu tan celestial. Wm. S.
Plumer

La sinceridad hace que el cristiano cante cuando no tiene nada con que cenar. David no se
hallaba en mejor situación cuando se escondió en la cueva; con todo, nunca le hemos visto más
contento, y su corazón hace una música más dulce que su arpa. Wm. Gurnall

Vers. 8. Despierta, alma mía; despierta, salterio y arpa. Hemos de cantar con gracia y
entusiasmo. No sólo con la gracia habitual, sino con entusiasmo también; la música de los
instrumentos no deleita sino cuando son tocados. En este deber hemos de seguir el consejo de
Pablo a Timoteo (2! Timoteo 1:16), activar la gracia que hay en nosotros y exclamar como
David: «Despierta amor, despierta deleite.»

Es necesario dar cuerda al reloj si esperamos que nos indique la hora; el pájaro está contento, no
en su nido, sino en su canto; las campanas sólo repiquetean cuando dan vueltas. Por tanto,
pidamos al Espíritu Santo que sople sobre nuestro jardín, para que la fragancia de las especias

270
del mismo se desparrame cuando nos disponemos a este gozoso servicio. Dios ama la gracia
activa en el deber, para que el alma pueda estar ataviada cuando se presenta ante Cristo para
adorarle. John Wells en Ejercicios Matutinos

Vers. 10. Y hasta las nubes tu verdad. Él pone el sello de su verdad, el arco iris, sobre las nubes,
el cual ratifica su pacto; en las nubes Él esconde su lluvia y la nieve, que demuestran su verdad al
traernos los tiempos de la siembra y la cosecha, el frío y el calor. C. H. S.

Vers. 11. ¡Álzate, oh Dios, sobre 105 cielos! Sobre toda la tierra sea tu gloria. Nunca salieron
de labios humanos mayores palabras de oración. Los cielos y la tierra tienen una historia
mutuamente entretejida, según implican, y el fin bendito y glorioso de esto es la sonrisa de la
gloria divina sobre ambos. Frank Delitzsch

***
SALMO 58

Éste es el cuarto de los Salmos del «Secreto áureo» y el segundo de los «No destruyas». Estos
nombres, si no sirven para nada más, son útiles para ayudar a la memoria. Los hombres dan
nombres a sus caballos, joyas y otras posesiones, y estos nombres no significan más que una
distinción para reconocerlos, y en algunos casos exhiben la alta estima del poseedor sobre este
tesoro; de la misma forma, el poeta oriental da un título al canto que ama, y con ello ayuda a su
memoria y expresa su estimación del mismo. No siempre hemos de considerar que haya un
significado en estas inscripciones; basta con tratarlos como títulos de poemas o nombres de
tonos.

Vers. 1. Oh poderosos, ¿pronunciáis en verdad justicia? «Lo que todo el mundo dice, ha de ser
verdad», dice con labio mentiroso un proverbio, que pone fe en los números grandes. Si nos
hemos puesto todos de acuerdo en acosar a un hombre hasta su muerte, ¿quién se atreve a
suponer que estando tantos de acuerdo se hayan equivocado? Con todo, el perseguido pone el
hacha a la raíz, requiriendo a sus jueces que digan si están obrando conforme a la justicia. Sería
bueno que los hombres hicieran una pausa y contestaran la pregunta con franqueza. Algunos de
los que rodeaban a Saúl eran perseguidores pasivos más que activos; mantenían quieta su lengua
cuando era calumniada la persona objeto del odio real. El que se abstiene de defender el derecho
es un cómplice del entuerto. C. H. S.

Vers. 2. No, que de corazón maquináis iniquidades; hacéis pesar la violencia de vuestras
manos, en la tierra. ¡Ved con qué generación tienen que tratar los santos! Estos eran los
enemigos de nuestro Señor, una generación de víboras, una generación mala y adúltera;
procuraban matarle porque El era justo, pero disfrazaban su odio de bondad al acusarle de
pecado. C. H. S.

El Salmista no dice ya que hubiera maldad en su corazón, sino que ellos la maquinaban; el
corazón es una tienda interior, un obrador dentro; allí forjaban sus propósitos malignos, y los
preparaban para ponerlos en acción; hacían pesar la violencia de sus manos en la tierra. Esto es
una alusión a los mercaderes, que compran y venden por peso; ellos pesan la mercancía en

271
onzas; no la dan al por mayor, sino con el peso exacto. Por ello dice el Salmista: «hacéis pesar la
violencia de vuestras manos»; no oprimen burdamente, sino que, con precisión y destreza, se
sientan para considerar cuánta violencia han de usar en un caso dado, y cuánto puede resistir una
persona en una oportunidad dada. Joseph Caryl

Los principios de los malignos son peor que sus prácticas y costumbres; la violencia premeditada
es doblemente culpable. George Rogers

Vers. 3. Torcidos están los impíos desde la matriz; extraviados y mentirosos desde que
nacieron. No es de extrañar que algunos persigan la simiente justa de la mujer, puesto que todos
ellos son la simiente de la serpiente y hay entre las dos enemistad. Tan pronto como nacen, se
hallan alienados de Dios; ¡ésta es la condición en que se encuentran! El que empieza tan
temprano por la mañana va muy lejos antes de la noche. El ser mentiroso es una de las pruebas
más seguras del estado caído, y como la falsedad es universal, también lo es la depravación
humana. C. H. S.

¡Qué pronto pecan los hombres! ¡Cuánto tardan en arrepentirse! Tan pronto como salieron de la
matriz ya estaban descarriados, pero si se les deja a sí mismos no van a regresar hasta que
mueran; nunca van a regresar. Joseph Caryl

De todos los pecados, ninguno puede llamar a Satanás padre como la mentira. Toda la
corrupción que hay en nosotros viene de Satanás, pero este pecado de forjar mentiras es más del
diablo que ninguno; sabe al diablo más que ninguno. Así como estando en el cuerpo, y sometidos
a todas las enfermedades, algunos son más propensos a unas enfermedades que a otras, así
también el alma es toda ella apta para pecar, y algunas con más tendencia a un vicio que otro;
pero todas muy inclinadas a mentir. Richard Capel en Tentaciones: su naturaleza, peligro,
cura

La serpiente más joven puede llevar veneno al morder; y el sufrimiento en todos los casos es
grande, aunque la mordedura raramente es fatal. Joseph Roberts

Vers. 4. Veneno tienen como veneno de serpiente. Hay algo que llamamos veneno, pero ¿dónde
hallarlo? De todos los lugares, ¿quién lo buscaría en el hombre? Dios hizo el cuerpo del hombre
del polvo de la tierra; no mezcló veneno en él. Inspiró su alma en el cielo; no sopló veneno en
ella. Le alimentó con pan, que no lleva veneno consigo. ¿De dónde viene el veneno? En Mateo
13:27 los criados dicen a Jesús: «¿No sembraste, Señor, buena semilla en tu campo? ¿De dónde
viene la cizaña?» ¿De dónde? «El enemigo ha hecho esto.» Podemos percibir el diablo en ello.
La gran serpiente, el rojo dragón, ha derramado este veneno en los corazones malvados. Su
propio veneno, la maldad. «Cuando él derrama pecado, derrama veneno.»

El pecado es un veneno. La maldad original es llamada corrupción; veneno en realidad. La


violencia y la virulencia de esta característica venenosa no vienen al principio. Ningún hombre
se hace muy malo al principio. Todos hemos nacido corruptos, pero nos hemos hecho venenosos.
Hay tres grados, por así decirlo, tres edades en el pecado. Primero: el pecado secreto; una úlcera
en los huesos, pero con piel, por encima, de hipocresía. Segundo: pecado abierto, que sale fuera

272
en vileza manifiesta. El primero es corrupción y el segundo es erupción. Tercero: pecado
frecuente y confirmado, y éste es puro veneno, que emponzoña alma y cuerpo. Thos. Adams

Son como el áspid sordo que cierra su oído. El punto de la reprensión es que el áspid de que se
trata aquí puede oír hasta cierto grado, pero no quiere; tal como los jueces injustos o
perseguidores de David podían oír con sus oídos externos las apelaciones que hace en los
versículos 1 y 2, pero no querían. A. R. Fausset

Vers. 5. Por más hábil que sea el encantador. Los impíos no se ganan para el bien con
argumentos lógicos o apelaciones patéticas. ¡Prueba todas tus artes, predicador de la palabra!
Prepárate para contrarrestar todos los prejuicios y gustos de los pecadores, y acabarás
exclamando: «¿Quién ha creído nuestro anuncio?» La causa del fracaso no se halla en tu música,
sino en el oído del pecador, y es sólo el poder de Dios el que puede quitarla.

Vers. 6. Quiebra, oh Jehová, las muelas de su boca. Trátalos como los encantadores de
serpientes, sácales los colmillos.

Vers. 7. Sean disipados como aguas que se escurren. Marchaos, corrientes pestilentes; cuanto
antes hayáis desaparecido, mejor será para el universo.

Vers. 8. Pasen ellos como la babosa que se deslíe. Como la babosa se abre paso en el lodo y se
disuelve al hacerlo, y su piel se halla vacía como si el que había en ella se hubiera disuelto, así
también el malicioso devora su propia fuerza cuando prosigue en sus designios malévolos, y
desaparece.

Como el que nace muerto, no vean el sol. Son como si no hubieran sido. Su carácter es repulsivo,
informe. Son más aptos para estar escondidos en una tumba desconocida que para ser contados
entre los hombres. Su vida nunca madura, sus objetivos son abortivos, todos sus logros son traer
miseria a los demás y horror a sí mismos.

Hombres como Herodes, Judas, Alba, Bonner, ¿no habría sido mejor si no hubieran existido?
¿Mejor para las madres de las cuales nacieron? ¿Mejor para los países para los que fueron una
maldición? ¿Mejor para la tierra en que sus pútridos cadáveres fueron escondidos del sol? Todo
hombre no regenerado es un aborto. Pierde la verdadera forma de la humanidad hecha por Dios;
se corrompe en la oscuridad del pecado; nunca ve o verá la luz de Dios en su pureza en el cielo.
C. H. S.

Todos los inicuos son, por así decirlo, abortos humanos; son y serán para siempre seres
defectuosos que nunca han realizado el gran propósito de su existencia. El cielo es el objetivo
para el que el hombre fue creado, y el que se queda corto del mismo no alcanza el propósito de
su creación; es un aborto eterno. O. Prescott Hiller

Vers. 9. Antes que vuestras ollas sientan la llama de los espinos, verdes o quemados, que los
arrebate la tempestad. Que el fuego, la olla, la carne, todo desaparezca de golpe, arrebatado
hacia la destrucción.

273
A la mitad de la vida del hombre, en la furia de su furor contra los justos, el perseguidor es
abrumado por un