You are on page 1of 1

2. CUERPO.

Lo que cada figura intenta es darnos una o varias verdades centrales para que vaya-
mos contemplando la extraordinaria y verdadera identidad de la Iglesia. Por eso se necesi-
tan varias figuras porque ninguna es completa en si misma, por ejemplo, la del “edifi-
cio-templo”, que ya vimos, aclara que está formado por “piedras vivas” que hacen que este
edificio tenga la particularidad de seguir creciendo, cosa que en lo natural no existe, pero la
figura nos enseña verdades centrales sobre la Iglesia.

(1) La mayor ilustración de la Iglesia como Cuerpo está en 1Co 12:1-31.

1) v.7: “para provecho”, mejor: “para que seamos de provecho”.


2) v.11: Su perfecta voluntad determina el don, el don determina la función, la fun-
ción determina la tarea, y la tarea determina que agrades a Dios.
3) v.12: La diversidad está por debajo de la unidad. Podemos llegar a idolatrar la di-
versidad y menospreciar la unidad. La unidad demuestra hasta que punto Jesús
es el Señor en nosotros.
4) v.13: ¿Reconoces el Bautismo en el Cuerpo por el Espíritu? Esto no es el bautismo
del Espíritu, se refiere a que debemos reconocer que desde que nacimos de nuevo
fuimos hechos parte de este Cuerpo.
5) v.21-31: Nos necesitamos unos a otros.

(2) Esta figura nos enseña la base de la comunión y del servicio (Ef.4:10-16). Amar el
Cuerpo es amar a Jesús. Si no amas el Cuerpo de Cristo amas a un Jesús decapitado.

1) El Cuerpo crece por tres vías:


Los ministros de la Palabra (v.12-14).
I. La cabeza que es Cristo (vv.15,16).
II. La Unidad operacional (v.16). No es una unidad nominal. No entramos en el
proceso de maduración si no entramos a esta unidad operacional.

(3) 1Co.10:16,17 ilustra nuestra “personalidad corporativa”.

1) “Entre todos” proyectamos a Jesús, un solo miembro no lo puede hacer.


2) Debemos “asimilar” el Cuerpo de Cristo para que el Cuerpo “nos asimile”.

(4) Jesús se manifiesta por medio de la Iglesia (Ef.1:19-23).

(1) La Cabeza que tenemos es la cabeza de todo. ¡WOW!


(2) La Iglesia completa a Jesús. ¡WOW!

(5) En el Cuerpo hay protección (Col.2:18,19). Si atacan una mano suelta esta no se
puede defender, pero si está conectada con los pies, por lo menos puede escapar.

(6) La Iglesia fue “llamada afuera” de la conducta egoísta a la de servicio mutuo


(Gá.5:13-26). La mano no se rasca a si misma, y cuando lo hace a otra parte del
Cuerpo lo hace sin retrasarse o pedir permiso, lo hace espontáneamente. No más
heridas al Cuerpo de Cristo. No seamos como los impíos que lo crucificaron.