Sie sind auf Seite 1von 134
Diqcroníq y Gromótico Histórico de lo lenguq
Diqcroníq y Gromótico
Histórico de lo lenguq
Espoñolo 3s edición, revisodo y octuolizodq
Espoñolo
3s edición, revisodo y octuolizodq

e

tr

(€-(

361

UNIVERSIDAD COMPLUTENSE

r ilil ilrllllulu ulilull[ll[l ululll

llll llll

tt

( r ii

DIACRONIA

Y

GRAMÁTTCN HISTÓNTCN

DE LA LEI\IGUA ESPAÑOTN

3u edición, revisada y actualizada

MlnÍn Tsnssn Ecnnureup Errzoxno MnnÍr JosÉ MnnrÍuBz ArcRrnn

U niv ersit at de València

t¡ront lo blllonch

Valencia,2005

Copyright @ 2005 Todos los derechos reservados. Ni la totalidad ni parte de este libro
Copyright @ 2005
Todos los derechos reservados. Ni la totalidad ni parte de este libro
puede reproducirse o transmitirse por ningún procedimiento electró-
nico o mecánico, incluyendo fotocopia, grabación magnética, o cual-
quier almacenamiento de información y sistema de recuperación sin
permiso escrito de las autoras y del editor.
"Según todos admitimos, no hay lenguas puras,
sino que todas las lenguas que existen o han existido
son impuras en mayor o menor grado, ya que
En caso de erratas y actualizaciones, la Editorial Tirant lo Blanch
publicará la pertinente corrección en la página web www.tirant.com
(http://www.tirant.com).
contienen elementos alógenos de todo orden: uni-
dades distintivas y significativas, categorías grama-
ticales, constrlrcciones, orden de palabras, etc.))
oAfirmar que todas las lenguas del mundo están
Director de la colección:
emparentadas, afirmación que acaso sea cierta, es
MANUEL ASENSI PÉREZ
poco más o menos lo mismo que afirmarqueno hay
ningún parentesco entre las lenguaso
Luis Michelena, l,enguas y protolenguas
O MARÍA TERESA ECHENIQUE ELIZONDO
MARÍA JoSÉ MARTÍNEZ ALCALDF,
O TIRANTLOBLANCH
EDITA: TIRANT LO BLANCH
C/Artes Gráficas, 14 - 46010 - Valencia
TELFS.: 961361 00 48 - 50
FAX:961369 41 51
Email:tlb@tirant.com
http ://www.tirant. com
Librería virtual: http://www.tirant.es
DEPOSITO LEGAL: V - 2468 - 2005
LS.B.N.:
84 - 8456 - 379 - 0
IMPRIME: GUADA IMPRESORES, S.L. - pMc
Media, S.L.
L1
6zzgo5 |
i
Lzs2 L ú1
lruotce Nota a la tercera edición l3 Nota a la segunda edición t5 Prólogo a
lruotce
Nota a la tercera edición
l3
Nota a la segunda edición
t5
Prólogo a la primera edición
I9
O. ET cen¡ETO LINGÜÍSTICO Y LA HISTORIA DEL ESPAÑOL
0.1 Diacronía lingüística e Historia de Ia lengua
t9
0.2 Fundamentos teóricos
20
0.3 Transmisión del cambio lingùístico. Consideraciones finales
24
0.4 Bibliografía básica
25
Penroorz.qcró¡r E HrsroRIA EXTERNA EN LA HISToRIA DE LA LENGUA ESPAñoLA
1.1. Criterios para la periodización de la lengua española
l. 1. 1. Criterios ointernos> y <externos)
27
27
1. 1.2. Propuestas de periodización
29
1.2. Hispania prerromana y romana
3t
1.2.1. Consideraciones sobre la protohistoria lingüística de
la Península Ibérica
31
1.2.2. Hispania en la protohistoria europea
JJ
1.2.3. El factor sustrato en Ia Hispania antigua
JJ
1.2.4. Consideraciones
sobre la reconstrucción general de las
áreas lingüísticas de la Hispania antigua
35
1.2.5. Consideraciones generales sobre los efectos del sustrato
en los sistemas románicos peninsulares
36
1.2.ó. Hispania romana
40
1.3. La Romania. Latín',.ulgar, protorromance y prerromance
43
1.4. Historia externa de la emergencia castellana
46
1.4.1.
Lengua hablada/lengua escrita
50
1.4.2. Centros de irradiación lingùística
52
1.4.3. Lingua et nalio
- 1.5. El castellano prealfonsí.
54
56
1.5.1.
Los orígenes del español: el castellano desde su apari-
ción hasta el siglo XI
I.5.2. Siglo XII y primera mitad del XIII
57
1.6. La lengua castellana en el tiempo de Alfonso X (c. 126O-1290)
58
1.7. E,lespañol preclásico y el español clásico de los Siglos de Oro
6t
1.7.1. Español preclásico
6t
1.7.2. Espai'ol clásico de los Siglos de Oro
63
1.8. El español moderno: siglos XVIII al XX
64
10 l1 I ndtce Índice 1.9, Bibliografía básica 66 3.3. Fonética y fonología evolutivas del
10
l1
I ndtce
Índice
1.9, Bibliografía básica
66
3.3.
Fonética y fonología evolutivas del castellano medieval
127
3.3.1.
Cambios generales. Vocalisino. Consonantismo
127
2. Gnrr¡íns
3,3.2. Cambios esporádicos
y crd{FÉMtcA EN t-A HtsroRrA DE LA LENcuA
133
2.1. Conceptos básicos
3.4.
Fonoìogía del castellano alfonsí. Contienda de normas en el
69
2.2. Las grahas cn los orígenes del español y en castellano prealfonsí
castellano medieval
134
(hasta c. 1260):la scripta castellana
3.5.
Las normas del español clásico
135
71
2.2.1. Vocalismo
3.5. 1 . La norma castellana de Castilla la Vieja
136
72
2.2.2. Consonantismo
3.5.2. La norma toledan¿r
138
73
2.2.3. Comentario gráfico de lrna Glosa Emilianense, rü-l
3.5.3. La norma meridional: el español nteridional-atlántico
139
ftagrner.rto del Auto de los Reyes Mttgos y otro de E/
3.6.
Fonética y fonología del español moderno
140
l4l
FtLero de Madrid
3.7.
Ejercicios prácticos de evolución de palabras
77
2.3. La lcngr-ra en tiempo de Alfonso X (1260-1290)
3.8.
Bibliografía básica
147
83
2 . 3 . 1 . La cuestión de la regularización gráfica en el sc riptoriunt
alfonsí: Ia scriptn castellana
Mon¡osrNuxrs HrsróRrcA
84 4.
2.3.2. Comentario gráf ico de un fiagmento dela Estoria de
España (Primera Crónica General)
4. 1. El cambio morfosintáctico
149
86 4.2, Conceptos básicos
153
2.4. Las grafías en el español preclásico y clásico
4.3. Morfosintaxis del castellano medieval
156
88
2.4.1. E\príncipio de la teorización sobre orlografía castella-
4.3. 1. Sr-rstantivo
156
na
,
4.3.2. Ãdjetivo
160
2.4.2. Los
principales lratados ortográficos de los siglos XVI
4.3.3.
Pronombres y artíclllo
161
y XVII
4.3.4.
Verbo
168
B9
2.4.3. Principales cuestiones ortográficas planteadas en los
tratados
4.
3. 5. Adverbios, preposiciones y conjunciones
,
172
4.3.6. Comentario morfosintáctico de un fragmento del.Can-
92
2.4.4. Resumen de la relación entre grafías y fonemas en los
siglos XVIyXVII antes de la transformación fonológica
tar de Mio
.,.,
, ,
Çid
174
4.3.7. EÌaboración sintáctica en el período alfonsí
175
97
2.4.5. Resumende iarelaciónentre grafíasyfonemasunavez
cumpìida la transformación fonológica
4.3.8. Comentario morfosintáctico de un fragmento de la
,
,
Estoria de España (Primera Crónica General)
99
178
2.4.6. Conentario gráfico cle un fragmento dela OrtografícL
4.4. Morfosintaxis del español preclásico y clásico
184
Castellana de Mateo Alemán
4.4.1. Morfosintaxis del español preclásico o de transición al
r00
2.5. Las grafías en el español moderno (siglos XVIII-XX)
español cÌásico
106
184
2 .5. I . Los tratados ortográficos de la Real Academia Españo-
4.4.2. Morfosintaxis del español clásico
187
4.4.3. Comentario morfosintáctico de un fragmento de la
10ó
2.5.2. Evolución de la orlografía académica
Grantática de la lengua castellana de Nebrija
19t
107
2.5.3. Ortografías no académicas.
4.5 Morfosintaxis deÌ español en la época moderna
109
197
2.5.4. Las propuestas de reforma ortográfica en los dos
4.5.1. Algunos fenómenos y tendencias gramaticales
197
últimos siglos
r10
4.5.2. Comentario morfosintáctico de un fragmento de El sí
2.5.5. Las últimas ediciones de la Ortografía académica
de las niñas de Leandro Fernández de Moratín
200
114
2.5.6. Comentario gráfico de un fragmento del .Discurso
4.ó, Bibliografía básica
204
proemial sobre la orthographia, del Diccionario de
Autoridades
5. LÉxrco y Lexrcocr.e¡ÍA HrsróRrcAS
115
2.6. Bibliografia básica
5.1, El cambio léxicr-r
207
122
5.1.1.
Conceptos básicos
207
3. FoxÉrrca y FoNoLoGÍA BVOLUTTvAS
5.
1.2. Cambios esporádicos
210
3,1. El cambio fonético y el cambio fonológico
5.2. Léxico casteilano medieval prealfonsí
213
125
3.2. Conceptos básicos
t26

12

-).-J.

 

Índice

5.2.1.

Comentario Ìéxico cle un fragmento de El Fuero de Madrid

214

Creación y ampliación léxicas del castellano en tiempo de Alfonso X

216

5.3.1.

Comentario léxico de un lragmento de 7a Estoria de

Norn A LA 3a EDtctóN

 

Espatla (Primera Crónica Genernl)

217

5.4. Léxico y lexicografía del español preclásico y clásico

222

 

5.4.1.

Comentario léxico de un fragmento del Diálogo de la

La buena acogida que este manual ha tenido entre los

 

lengua de Juan de Valdés

223

5.5. Léxico y lexicografía del español moderno

5.5.1.

Comentario de un ar1ículo clel Diccionario Críticr¡

Etimológico Castelktnc¡ e Hispãttico de Joan Corominas

225

universitarios nos ha movido a preparar esta 3" edición, revisa-

da y aumentada, con el fin de corregir erratas de ediciones

anteriores e incorporar, al mismo tiernpo, las principales nove-

 

y José Antonio Pascual

228

dades surgidas en el ámbito de la Diacronía y GrcLntcítica

.5.6.

Bibliografía básica

231 histórica delalengua española, campo de estudio en crecimien-

ó. FusporocÍ¡ y ppts¡ocn cpÍ¡ nrsrónrc¡s

to constante.

6.1, Conceptos básicos 6.2. Fraseología y diacronía 6.3. Apunte historiográfico de fraseología y fraseografía españo-

las

6.3.1. Las recopilaciones paremiológicas desde el siglo XV

233 En esta 3" edición se ha reducido el capítulo relativo a la

235

239

239

situación prerromana de Hispania, integrándolo en el apartado

correspond iente a Periodización e historia externa en la Historia

de la lengua espaäola. El resto de los capítr-rlos ha sido actuali-

zado, así como enriquecido con la incorporación de las últimas

aportaciones filológicas publicadas en libros y revistas especia-

lizadas. Agradecemos las sugerencias recibidas de nuestros

colegas y de los estudiantes que han hecho uso de este libro, así como las observaciones recogidas en la reseña de Joan Antoni

6.3.2. La fraseología en las obras destinadas a la enseñanza del español

241

6.3.3. La fraseología en los diccionarios

243

6.3.4. Comentario de un foagmento del "Prólogo" aI Diccio-

nario Castellano cotL las yoces de ciencitts y artes y stts

correspondientes

en las tres lenguas fr.ancesa, latina e

italiana de Esteban de Terreros v Pando

246 Rabella en Estudis Romànics XXV, 2003, 3ó8-370.

248

ó,4. Bibliografía básica

7. BreuocRAFÍA cÈNERAL

El presente libro nació como texto básico de apoyo a la tarea

253

docente en el aula y continúa manteniendo la misma finalidad,

B. Grosrnio

por lo que debe seguir siendo entendido como resumen esen-

257 cial de ias materias en él tratadas. La síntesis elaborada en todos los capítulos recoge al final de cada Llno de ellos la Bibliografíab(isica, pertinente y actualizada, en forma sustan-

cial, completada con la BßuocRepÍR c¡,Nen¡r que hay al final del

libro.

M" Teresa Echenique Elizondo

M" José Martínez Alcalde

Universitat de València

Nora t, ta2" ¡otctór.t

La acogida dispensada a la publicación del presente libro

nos ha permitido actualizar el texto, incorporar los trabajos

importantes (numerosos) aparecidos en los dos últimos años sobre Diacronía y Gramática histórica de la lengua española, así

como corregir erratas e integrar cuanto se ha considerado

necesario para presetvar, a la par que enriquecer, el carácter de manual universitario con el que esta obra nació en su primera edición.

Con este objetivo se ha procedido a la mejora

tipográfica de

los Êragmentos seleccionados para el comentario de textos en los diferentes apartados.

Porlo que al contenido del libro se refiere, se ha desarrollado

con algún detalle el capítulo relativo a Hispania prerromana

con el fin de establecer con mayor nitidez las consecuencias del

contacto de lenguas en época antigua y poder entender mejor,

de este modo, las apelaciones que a lo largo del texto se

encuentran sobre la incidencia del factor sustrato en la forma-

ción de la lengua castellana. Por otra parte, se han ampliado y actualizado los capítulos dedicados a la Grafemática histórica,

a la Fonología evolutiva, alaMorfosintaxis histórica, así como

al Léxico y Lexicografía históricos. Además, se ha incluido un

capítulo nuevo sobre Fraseología histórica española por consi-

derar que esta parcela del estudio filológico cuenta ya con el

cultivo suficiente para formar parte esencial del estudio histó-

rico de la lengua. Queremos agradecer las observaciones y sugerencias recibi-

das de colegas y alumnos, que nos han animado a tratar de mejorar la estructura y contenido de los diferentes apar^tados.

16

M" Teresa Echenique y M" José Martínez

La finalidad de este libro sigue siendo la de serwir como texto

básico para la labor docente en el aula, razórr en la que se sustenta el carácter de síntesis que ha presidido la elaboración

de la obra también en su 2" edición.

M" Teresa Echenique Elizondo

Mu José lllartínez Alcalde

Univ ers itat de València

Pnóloco A LA 1u ¡olclÓ¡¡

El presente libro está concebido como un manual de base paralas asignaturas Diacronía de la lengua española y Gramd- tica histórica española, materias ambas troncales en los nuevos planes de estudios de Filología hispánica.

La intención de las autoras es presentar en él los contenidos nucleares de manera tal que permita al estudiante disponer de la ayuda adecuada para superar con éxito las correspondientes

pruebas de examen, así como servir de guía a la actividad

docente del profesor. Con tal motivo se ha procurado ofrecer el resultado meditado y crítico de las principales cuestiones que afectan a la evolución de la lengua española en sus líneas más relevantes, si bien la presentación tiene un carácter necesaria- mente sencillo en su densidad.

Por razones propedéuticas se prescinde, salvo en casos

relevantes, de la discusión académica que afecta a prâctica- mente todas las parcelas de conocimiento; tampoco se dedica atención a los desacuerdos existentes entre autores. Todo ello

constituye la parte más dinámica de Iatarea docente universi-

taria que necesita de la interacción profesor-alumno en el

marco académico propio. De hecho, en ocasiones el texto está

pensado para dar pie al profesor a enriquecerlo con sus apor-

taciones particulares y al alumno a ejercitar su capacidad

crítíca sobre la materia.

Esta es la razón por la que el texto está escrito en forma apretada y concisa, dado que su fin primordial es ser-vir de

complemento y guía a las clases impartidas en el aula. No se detalla todo lo que está tratado en forma completa y ac[taliza-

da en la bibliografía general o particular de cada capítulo, pues el objetivo de este libro es recoger de manera orientadora las

18

M" Teresa EcheniqtLe y M" José Martíne1

aportaciones que la disciplina ha ido recibiendo en sus distin-

tas parcelas en los últimos años. De hecho, debe ser entendido

como un resumen esencial, cuyo contenido habrá de ser conve-

materia tratada. final del libro hay un Glosario que reúne los

correcta comprensión del texto; la

da relieve con letra

negrita con el fin de facilitar su consulta.

conceptos necesarios para la primera vez que uno de ellos

aparece, se

M" Teresa Echenique Elizondo M" José Martínez Alcalde

Uniy er s it at de Valènc ia

O. Er cAMBro LrNcüíslco Y LA HtsroRtA DEL ESPAñoL

0.1. Diacronía lingüística e Historia de la lengua

El estudio histórico de la lengua castellana y española, al

igual que la de cualquier otra lengua, sólo se justifica como

disciplina científica si la situamos en el marco de una metodo- Iogía diacrónica, válida y suficiente, que nos permita empren- der su estudio de forma sistemática.

Todo cambio lingüístico tiene su origen en el diálogo, en el que surge la innovación que, más tarde, los hablantes adoptan si realmente tiene Ia capacidad de responder a sus necesidades. Es cierto que la intención expresiva del hablante se mantiene,

en gran medida, dentro de lo permitido por la tradición, pero

no es menos cierlo que la variedad misma del saber lingüístico

ofrece amplios márgenes de selección y que toda selección

supone una modificación del equilibrio de la lengua, que, desde luego, opera siempre dentro de sus posibilidades. Es ésta la

razón de que todo cambio, por cuanto implica de constitución de un modo sistemático nuevo, debe encontrar su justificación

y sus límites en la funcionalidad del sistema en que se inserta.

Por otra parte, una norma cultural fuefte puede hacer

perdurar un sistema udesequilibrado, mediante un constante

juego dialéctico entre lo funcionalmente necesario y lo

culturalmente consentido, de donde puede llegar a derivarse una situación de cambio, por una parte, y de resistencia al cambio, por otra, sin solución de continuidad. Puede suceder,

asimismo, que las necesidades expresivas de los hablantes

movilicen tendencias contradictorias de la lengua cuando no

están orientadas en un único sentido. Generalmente, la inesta-

bilidad que se advierte en un determinado cuadro fonológico, morfológico o sintáctico de una lengua, suele ser indicio de

:

:

I

I

t

20

María Teresa Echenique y María José Martínez

reajuste, de una fase de transición entre dos sistemas, y tal

estado de cosas suele presentarse de una manera compleja, que, en lugar de por su claridad y coherencia, puede llegar a caracterizarse por el encabalgamiento de unos factores sobre

otros que, en ocasiones, se prolonga dtirante largo tiempo.

Pues bien, el estudio de todos estos factores y procesos

lingüísticos, entendidos como constante fluir, pero insertos por

otra parle en una tradición lingüística, la de la lengua española, con sus vicisitudes y circunstancias peculiares, constituyen, a

nuestro entender, el objeto de estudio de la disciplina que

denominarnos Historia de la lengua española y que, por defini-

ción, se engloba y entiende como estudio histórico-diacrónico,

esto es, como estudio de Diacronía lingùística. Ademâs, dado

que la aparición de variedades románicas es la conSecuencia de

un proceso de la fragmentación de la lengua latina y de la

conversión de los dialectos latinos en dialectos románicos, será conveniente no perder de vista los principios reguladores de la Dialectología histórica en toda su complejidad, esto es, diatópica,

diastrática y diafásica, en el surgimiento de las tradiciones

discursivas.

0.2. Fundamentos teóricos

El ámbito teórico-metodológico en el que debe desenvolver-

se la lingùística diacrónica fue

denominado por Malkiel

Glotodiná"mica. Ésta proporciona aIa Gramática histórica un

fondo de referencia teórico totalmente necesario para que los datos que maneja no queden reducidos a puras constataciones empíricas, sino que encuentren un marco apropiado y sistemá-

tico dentro de esquemas conceptuales que permitan su trata-

miento teórico-lingüístico; de ahí que tenga como objeto pre-

sentar las diferentes tesis teóricas que afectan al cambio lin-

güístico, así como el estado actual de la cuestión.

El desarrollo de una lingüística diacrónica estructural en

Europa está estrechamente ligado a la acuñación de las nocio-

Diacronía y grantática histórica de la lengua española

21

estar ausente en Saussure), aunque bien es cierto que, en Ia

Glosemática,

el concepto de función, entendido en el sentido

de relación formal entre una clase y su elemento,

matemâtico

así como entre los elementos recíprocamente, parece escapar a consideraciones teleológicas; pero ello no ha sido óbice para la

introducción de las nociones de función y de sisterna en el

análisis diacrónico; por el contrario, se ha llegado a situar la

noción de función en la clase de conceptos teleológicos, y en

este sentido ha sido desarrollado porJakobson o Martinet en el modelo de la economía de los cambios fonéticos, al mismo tiempo que ha sido aplicado a la evolución del español por

Alarcos. De acuerdo con esta concepción, la función del cambio

lingüístico es la de restablecer el equilibrio del sistema median- te sr autorregulación.

El estmcturalismo americano, en cambio, ha concebido la

función de modo muy distinto a como lo hace la lingüística

praguense; sus análisis han sido rigurosamente sincrónicos y taxonómicos, de forma tal que no se han tenido en cuenta las variaciones habidas en el sistema ala hora de describirlo, con

lo cual se produce una renuncia implícita a la descripción (mucho más a la explicación) de los procesos evolutivos. En

este sentido han dirigido sus críticas a Bloomfield autores

como Weinreich, Labov y Herzog, al sostener la necesidad de

llevar a cabo una aproximación sistemática y estructural al

problema del cambio lingüístico. Así, la Sociolingüística afir-

ma que el origen de un cambio es casual y externo al sistema

(como pensaba Saussure) y reside, en último término, en una

variación que puede provenir de diferentes procesos que, en

definitiva, son producto de Ia interacción del sistema ìingüísti-

co, de una parte, y las características fisiológicas o psicológicas

dei individuo, de otra. El propio Labov ha sugerido distinguir

en el problema del cambio lingüístico tres aparlados: el origen,

22 María Teresa Echenique y María José Martínez y gramática histórica de la lengua 23
22
María Teresa Echenique y María José Martínez
y gramática histórica de la lengua
23
española
la difusión y la regularidad del cambio, con lo cual su estudio
permite ampliar la perspectiva a aspectos diferentes de un
mismo proceso.
En trabajos posteriores se ha subrayado la dificultad que
sean universales. En realidad, una teoría de
entraña una concepción funcionalista a la hora de extraer leyes
generales del funcionamiento o de la evolución del sistema;
fistologíahumana
índole
no se encuentra aislada, sino que entronca con otros
esta
sectores de la Lingüística y de la Psicología interesados en
Lloyd es autor de un minucioso examen de todos los aspectos
que afectan al cambio lingüístico desde la perspectiva histórica
analizar aspectos relacionados con la percepción y compren-
sión del lenguaje, así como en el estudio de las estructuras
y, más concretamente, de la historia de la lengua española, que
constituye la base más adecuada deaproximación a su estudio.
de los seres humanos. Con ello se ha elaborado, a
cognitivas
del marco teórico propuesto por Chomsky, una nueva
oarrír
Lightfoot, por su parte, propuso un principio detransparen-
äimensión en la que la importancia va dirigida al proceso de
cia destinado a explicar, primero ,y predecir después, el cambio
del lenguaje por parte del niño, a las exigencias
adquisición
sintáctico, y ello en el marco de la Teoría Estándar Extendida,
comunicativas de los hablantes; en definitiva, a los
cognitivas y
según el cual, cuando una gramática acumula un grado de
opacidad excesivo, se opera en ella un proceso de reandlisis
terapéutico. Las críticas a este principio de transparencia\han
procesos que actúan en la regulación de la mente en los seres
humanos. Esta aproximación psicolingüística a los hechos del
sistema de comunicación parte de unos principios que le
sido numerosas yvienen a incidir en el hecho de que, partiendo
permiten funcionar plenamente como lengua hum arra, a saber,
de este fundamento teórico, se puede llegar a predecir que vaya
a haber un cambio, pero no así cuáles son los mecanismos
los principios de orden , coherencia y organilación racional , que,
en la medida en que permiten su consideración autónoma
capaces de llegar a producirlo. En cualquier caso, la noción de
respecto del lenguaje mismo, pueden ser invocados como
reestructuración terapéutic a contiene,una referencia explícita a
explicaciones funcionales, según las cuales los cambios tienen
lugar para mejorarla grarnéttica o una parte de la misma. En el
principios expiicativos del cambio. Dentro de este marco,
Harris ha desarrollado la explicación cognitiva de la coheren-
cia en la evolución de las palabras.
caso de la Diacronía del español, estamos aún en una fase de su
investigación y conocimiento en la que, antes de atender a
La noción de teleología de raíz humboldtiana ha sido, de este
modo, superada, para ser sustituida por aquella otra de teleología
consideraciones teóricas de más alto'u.uelo, tratamos de expli-
car algo mejor determinados cambios, tal como se producen.
funcional, en la que los acontecimientos lingüísticos tienen la
misión de mantener operante el sistema mismo. A diferencia de
Unaveztengamos la explicación de la totalidad de procesos de
lo que se defendía con anterioridad, ahora la teleología se
gramaticalización registrados a lo largo de los diferentes
períodos, será más factible abordar el problemq teórico general
del cambio en la historia de la lengua española.
transfiere de la lengua ala mente del hablante y se traduce en
principios perceptivos y cognitivos de carácter general y no en
reglas específicas. Tales principios, çlue son universales, tien-
Dressler, por su parte, ha desarrollado un marco teórico
den a observar los mismos efectos de una generación a otra, lo
según el cual las operaciones fonológicas y morfológicasnatu-
rales deben ser también funcionales; se postula, de este modo,
que explica por qué una generación da continuidad a un
cambio iniciado en otra.
que las principales funciones de las lenguas humanas están
basadas enlanaturalidad, considerada ésta en estrecha rela-

24

María Teresa Echenique y María José. Martínez

0.3. Transmisión del cambio lingüístico. consideraciones finales

En definitiva, al obserwar el cambio de una lengua a través del tiempo, podemos observar también las propiedades univer-

sales que permanecen constantes-a través de los cambios

sucesivos. Desde esta perspectiva, Slobin ha apuntado la idea

de que el estudio de la lengua durante las fases inestables o de cambio es un excelente instr-umento para descubrirlas propie- dades esenciales del lenguaje. Por estarazón, la evolución del

lenguaje en el niño, la

(tanto por parte del niño como del adulto), la aparición

adquisición de una segunda lengua

de

pidgins y lenguas criollas, constituyen una área que, ofueciendo

un interés primario para la Lingüística general, está íntima-

mente ligada a la de la Historia de las lenguas. Dentro de este

marco se inscribe la afirmación hecha por Alarcos en el sentido

de ag9, en el origen del castellano, ha habido un proceso de

acriollamiento, o, en la misma línea, \ateoría

schlieben-Lange, según la cual el proceso de criolrización

proþuesta por

estaría en el origen de todas las lenguas románicas.

Todas estas consideraciones constituyen el fondo de ros

la diacronía castellana, que no es ajena a la incorporación de

hechos extrasistemáticos, fundamentalmente de oiden históri-

y gramática histórica de la lengua espanola

25

co y social, en tanto en cuanto inciden de forma relevante en la

ãváluci¿n del sistema'

De la conjunción de las diversas perspectivas puede llegar a

ser superada

en el

sentido

bibliotecolog

descripción

un fin en

a lingüística diacrónica,

debe convertirse en una

d, la clasificación y la

lingüísticas, siendo indispensables, no constituyen mismas, sino que pertenecen a fases preteóricas de

la investigación

nlenamente

en sentido estricto, que solo se alcanzarâ

cuando proporcione la explicación perlinente de

ios problemas vinculados al cambio lingüístico.

0.4. Bibliografía básica

Arancos, Emilio (I976) t.

Ar¡ncos, Emilio, Gramática funcionø|, Madrid, Gredos, !977, 2'

ed.

Arnncos, Emilio (1982).

Broorunrerr, Leonard, Language, New York, Holt, Rinehardt &

Winston, 1933.

CoupnNv CoMpANy, Concepción,, "Gramatic alización, debilitamien-

to sintáctico y reanálisis. El posesivo como artículo en la

evolución sintáctica del español", RFE, LXXXI, 200I,49-87. Cosenru, 8., Sincroníø, diacronía e historia. El problema del cambio

lingüístico, Madrid, Gredos, 1973,2" ed.

Hocr, Hans Henrich, Principles of Historical Lingui.s/lcs, Berlin/

New York, Mouton/De Gruyter, 1991,

"On

Word

2" ed.

Formation in Natural

DnessLeR, Wolfgang U.,

Morphology,, Wiener Linguistische Gazette, 26, I98 l, 3 -I 3.

DwonxrN, Steve,

Historical Romance Linguistics. The death of a 'en

La corónica. A Jount&l of medieval Spanish

discipline?,

Language and Literqture, 2003, 37.2.

En la Bibliografía básica

çlue

aparece al final de cada capítulo, las

referencias que sólo presentan el nombre del autor y Ia fecha de la obra

remiten ala Bibliografía General.

26 María Teresa Echenique y María José Martínez Ec ingüística la lengua I Spanish Ervrn¡,
26
María Teresa Echenique y María José Martínez
Ec
ingüística
la lengua
I Spanish
Ervrn¡, Javier (1998).
f . PrnlootzActóN E HtsroRtA EXTERNA EN LA HtsroRtA DE LA
Fen¡rÁn¡ez oRDóNEZ, Inés, "Hacia una Dialectología histórica. Re-
LENGUA ESPAÑOLA
flexiones sobre la historia
del leísmo, el laísmo y el loísmo,,,
BRAE, LXXXI, 2001, 389_464.
Graceroue Rnnrar, Anna, .Verso una teoria del mutamento
sintattico,, Linguø e Stile,15, 1980, 539-563.
Hennrs, Martin, nOn
63, 1984, 175-204.
the causes of Word Order Changer, Lingua,
1.1. Criterios para la periodizaciónde la lengua espa-
ñola
Hr'rusrev, Louis, Sistema lingüístico y cambio
lingùístico ,Madrid,
1.1.1. Criterios <internos>, y <externos>
Gredos, 1973 (edición original en danés de 1933).
JAroesou, Roman, nPrinzipien der historischen phonologier,
El estudio de la lengua desde un punto de vista histórico
Travoux du Cercle Linguistique de prague, 4,
lg3l,
247_267 .
supone la demarcación de una serie de períodos o etapas en las
Lrcurroor, David W., The Development of Language. Acquisition,
que se encuadran las transformaciones del sistema lingüístico.
Change and Evolution, Malden.
Mass./Oxford,
BlackweÌI,
2000.
Estos períodos aparecen de forma más evidente en aquellas
Marle¡r, Martin, "A necessary discipÌine: Historical Romance
obras que se ocupan de la historia de la lengua desde una
Linguistics", Itt c orónica. A Jourual
of Mediev al Sp anish Language
perspectiva ( externa) (lo que se denomin a historia lingùística),
and Literature, 2004, 32.2, 215-222.
Merzuer, Yakov,
history and Historical linguisticsu,
"Language
Romance Philology
es decir, en las llamadas Historias de la lengua, en las que los
cambios lingüísticos se ordenan en una serie de épocas desde
, 1953-54, 65-7 6.
MaRrrNEr, André, Economía de
su origen hasta el momento presente. En el caso de las Gramá.-
los cambios fonéticos, Madrid,
Gredos, 1973 (edición original:
Economie des changements
ticas históricas, es decir, de las obras que abordan los cambios
phonétiques, Berna, Francke, 1964,2 ed.).
desde un punto de vista <interno> (lo que se llama lingùística
Pnu r, Herm
ann, Pr inzip i en d er Sp r ac hge s c hi c ht e, ]F'alle, Ni emeyer,
1920, 5" ed.
Rnr, Joel (1999).
histórica), esta periodizaciónno aparece de forma tan evidente,
ya que los cambios se suelen ordenar por niveles lingüísticos de
análisis (fonología, morfosintaxis, etc.); pero incluso en estos
ScHU¡,epN-LaucE, Birgitte, <L'origine des langues romanes _un
casos se alude a conceptos como lengua medieval, lengua
cas de créolisation>, enJ. M. Meisel (ed.),Longuages incontact_
Pidgins-Créoles, Tübingen, Niemeye r, 197 6.
antigua, lengua moderna, lo que supone un criterio implícito
SLoeru, Dimitri L,
de periodización.
Studies in Child Language Developmenl, New
York, Routledge,1973.
W
uEmpirical
Tradicionalmente, en las propuestas de periodización que
aparecen en las historias de la lengua se utilizan criterios que
,enW.P.
pueden considerarse <extralingüísticos), ya que se basan, en
linguistics,
gran medida, en acontecimientos históricos y en las etapas
referidas a la historia de la literatura. Frente a esto, se plantea
la necesidad de establecer una periodización para el español
basada en criterios internos, es decir, en los datos proporciona-

I

I

I

28

María Tereso Echenique y María José Martínez

dos por los cambios del propio sistema. En la posibilidad de

llevar a cabo una propuesta de este tipo subyacen cuestiones debatidas en los estudios sobre historia de la lengua: la valora-

ción de los elementos históricos (externos> dentro de la lingüís-

tica histórica, el papel concedido en esta disciplina a la lengua

literaria y a la evolución de los modelos retóricos, frente a los testimonios de textos caracterizados como (no literarios>, etc. Por otra parte, una periodización basada en criterios internos supondría el establecimiento de una cronología absoluta de

los cambios en los distintos niveles, es decir, la posibilidad de

Iocalizar determinadas transformaciones en un eje temporal

concreto. Sin embargo, en muchos casos sólo es posible fijar

una cronología relativa de los fenómenos, en la que la falta de

testimonios procedentes de los textos conocidos en un momen-

to determinado hace que algunos cambios sólo puedan ser situados de manera relativa como anteriores o posteriores a

otros que sí han podido ser documentados. No obstante, la

aparición de nuevos testimonios documentados permitiría ir

completando etapas que, hasta ese momento, eran el resultado

de una propuesta metodológica de carâcter reconstructivo. Desde el punto de vista diacrónico, una lengua es un sistema que retiene cierta cantidad de información sobre su pasado,

sobre sus fases anteriores; de ahí procede la capacidad

reconstructora desde un punto de vista interno y comparativo. Si a ello unimos la existencia de textos, que en gran medida

están correctamente fechados, la Historia de la lengua se revela

como una disciplina a salvo de falsedades en el sentido filosó-

fico (a excepción de las falsificaciones en sentido estricto).

El estudio del cambio presenta, por otra parte, peculiarida-

des en los distintos niveles. Por ejemplo, la transformación del

sistema fonológico del español puede aparecer de forma más

evidente en un determinado momento y conver[irse en criterio

para fijar una determinada etapa; sin embargo, es más difícil

estudiar si, en la misma etapa, se ha producido ya un cambio equiparable en las estructuras sintácticas o léxicas. En este sentido, Ias posibilidades ofrecidas por la informática para el

y gramática histórica de la lengua española

29

de amplias bases de datos permiten establecer nexos

'enïreunaserie de cambios sintácticos, Io que puede contribuir

,¡aneio

I d"lr-itur etapas desde criterios internos con una mayor

precisión'

Toda periodización es una propuesta que se establece a

.tartir de la obserwación de los datos; pero, a lavez, introduce un cierto punto de vista sobre los testimonios al disponerlos una ordenación en la que, de hecho, se tienen en

siguiendo

cuenta

factores de distinto tipo, desde los que pueden conside-

rarse propiamente lingüísticos hasta los puramente pedagógi-

cos o de vinculación con otras disciplinas dentro de lo que se

denominan Ciencias humanas o sociales.

1. 1.2. Propuestas de periodización En historias de la lengua como la de Rafael Lapesa o,

posteriormente,

línea marcada

la de Rafael Cano, encuadradas dentro de la

por la Escuela Española de Lingùística, se

establecen una serie de capítulos en los que se abordan tanto

cuestiones de gramática histórica, es decir, de evolución inter- na del sistema, como aspectos relativos al contexto histórico y

a la historia de la producción literaria o de los tratados sobre la lengua (gramáticas, orlografías, diccionarios, etc.). Desde esta

perspectiva se establecen, en general, los siguientes períodos:

a) Situación lingüística de la Península antes de la invasión

ârabe: lenguas prerromanab y romanización.

b) Formación de los primitivos romances peninsulares: las lenguas peninsulares tras la invasión ârabe; respecto al caste- llano, es lo que suele denominarse época de orígenes.

c) Castellano medieval: los límites de esta etapa estarían situados entre el siglo XII y el XIV, pero con matices en cuanto a su división interna, en la que se distingue una etapa prealfonsí diferenciada de la época alfonsí y del siglo XIV.

30

María Teresa Echenique y María José Martínez

d) Transición del español medieval al clásico: entre el siglo

XN-XV y la primera mitad del XVL

e) Español clásico: hace referencia, fundamentalmente, al

español de los siglos XVI y XVII, es decir, los Siglos de Oro,

según una denominación habitual en la historia de la literatura.

f) Español moderno: del siglo XVIII hasta la actualidad.

Este tipo de periodización ha sido puesta en cuestión por estimarse que atiende, fundamentalmente, a criterios históri-

cos y culturales que pueden considerarse externos a la propia

lengua. Frente a esto, surgen propuestas basadas en criterios de

evolución interna. Desde este punto de vista, Eberenz conside- ra menos relevante la división entre español antiguo y español

moderno, que aparece en algunas gramáticas históricas, por ceñirse demasiado al binomio histórico que distingue entre

Edad Media y Edad Moderna en torno a 1500 como eje.

Basándose en los cambios propiamente lingüísticos, propone

este autor tres períodos:

a) Fase antigua, entre 1200 y 1450, caracterizada por una

relativa estabilidad de las estructuras esenciales dentro de los

moldes creados por la reforma de la etapa alfonsí.

b) Fase media, entre 1450 y 1650, en la que se percibe una

transformación más rápida de los parámetros fonológicos y morfosintácticos.

c) Fase moderna, desde 1650 hasta la actualidad, que mos-

traría un sistema esencialmente estable.

En esta periodización en tres grandes etapas, Eberenz con-

sidera la existencia de fases formativas y fases de estabiliza-

ción, lo que hace que se deban tener en cuenta los procesos de

reforma y planificación lingüística que periódicamente han

afectado a la historia de la lengua, como ya había señalado Marcos Marín. Las propuestas de periodización que atienden

a criterios internos, en la línea marcada por Eberenz, han

encontrado eco entrabajos que se han centrado enlos cambios

y reajustes morfosintácticos que pueden observarse a fines del

y gramática histórica de la lengua espatlola

31

XV

y principios del XVI, en la etapa denominada español

nreclásico y en la Êrontera que, en muchos trabajos tradiciona-

ies, sirve para delimitar el llamado "español antiguo".

En todo caso, cualquier propuesta de periodización con

criterios exclusiva o predominantemente internos parle de la posibilidad de establecer una cronología absoluta de los cam-

bios lo más ajustada posible. Esto se hace especialmente difícil

en el caso de los testimonios más antiguos, en los que se

establece, además, un problema de límites entre latín y roman-

textos y al uso de

nociones como nlatín vulgarn, (prerromance>, etc., a las que

ce qûe afecta a la interpretación de los

nos referiremos más adelante.

1.2. Hispania prerromana y romana

1.2.1. Consideraciones sobre la protohistoria lingaiística de la Península lbérica

En el umbral del siglo XXI hemos asistido entre los hispanis- tas a una devaluación generalizada del factor sustrato,a la hora de juzgar su papel como elemento de cambio en la emergencia

románica. Pero, al mismo tiempo, la propia consideración

renovada del contacto de lenguas como impulsor del cambio lingüístico ha obligado a infundir otra mirada ala convivencia

de lenguas en el pasado y ello ha traído como consecuencia la

valoración más sistemática de su reflejo en la formación de las

lenguas romances hispánicas en general y del castellano en particular. La investigación sobre el pasado peninsular ante-

rior a la romanización ha conocido camb<