Sie sind auf Seite 1von 8

PRÁCTICA # 12

“MYCOBACTERIUM”

OBJETIVOS

• Describir las técnicas y fundamentos implicados en los métodos baciloscópicos que detectan la presencia de
micobacterias en las muestras.
• Diferenciar microscópicamente entre los bacilos ácido-alcohol resistentes y otros microorganismos
• Reportar adecuadamente el hallazgo de bacilos acido-alcohol resistentes (BAAR) en las extensiones
preparadas a partir de muestras patológicas
• Describir las medidas de precaución bajo las cuales se deben efectuar el cultivo de las micobacterias
patógenas y su identificación

INTRODUCCIÓN

Características generales del género mycobacterium

Género Mycobacterium
Características generales Metabolismo
Bacilos delgados Aerobios
1-4 micras por 0.3 – Catalasa positivos
0.6micras
Extremos redondeados Nitrato positivos
Grampositivos Niacina positivos
Ácido alcohol resistentes Glucosa positivos
No esporulados Arabinosa positivos
No encapsulados Lactosa negativos
Sacarosa negativos
Sulfhídrico negativos
Indol negativos
Temperatura de crecimiento 37ºC
Ph de crecimiento 7.4 a 7.8
Produce pigmento amarillo

El género Mycobacterium está integrado por bacilos largos de 3 a 5µm de longitud o curvos en forma de maza,
inmóviles, no esporulados, con abundantes gránulos citoplasmáticos, que poseen una resistencia mayor a la tinción
por los colorantes comunes, pero una vez teñidos son resistentes a la decoloración con una mezcla de alcohol ácido.
Desde el punto de vista de los requerimientos atmosféricos algunos son aerobios y otros microaerófilos. En cuanto a
la velocidad de crecimiento algunas especies son de crecimiento rápido y otras lento.

Se destaca en su estructura una gran riqueza en lípidos (20-60%). El contenido de bases de guanina más citosina en
la molécula de ADN es de 62 a 70 moles %.

El género comprende 50 especies, entre ellas patógenos primarios, oportunistas y saprofitas.

Importancia

Las Mycobacterias son agentes de enfermedades infecciosas que han acompañado al hombre a lo largo de su
historia.

Mycobacterium tuberculosis y Mycobacterium leprae son los agentes etiológicos más frecuentes de las dos
enfermedades más conocidas de este género. Poco tiempo después que Roberto Koch en 1882 descubriera M.
tuberculosis, fueron identificadas otras Mycobacterias, constituyendo el grupo de las "Mycobacterias atípicas". El
hallazgo de estas últimas estuvo vinculado por años a colonización transitoria o contaminación de la muestra clínica,
pero es a partir de 1950 que se les ha asignado un rol en determinadas patologías; por ejemplo, actualmente M.
avium complex y enfermedad pulmonar y diseminada en pacientes con SIDA.

Clasificación y nomenclatura

En 1950, Timpe y Runyon propusieron una clasificación útil de Mycobacterium en cuatro grupos que se basaba en la
velocidad de crecimiento (rápido o lento, según sea superior o inferior a una semana), producción de pigmento en
presencia o ausencia de luz (fotocromógeno, escotocromógeno y no cromógeno) y características coloniales.
Morfología, estructura y composición

La morfología característica suele ser bacilar, ligeramente curvada, siendo la observable en frotis provenientes de
cultivo más regular que la que se observa en frotis de materiales patológicos.
Como todas las células procariotas, las Mycobacterias poseen un citoplasma, la membrana celular y un espacio
periplásmico que lo separa de una gruesa y compleja pared celular.

Fisiología y metabolismo

El metabolismo de las Mycobacterias es muy variable, encontrándose las Mycobacterias de crecimiento rápido que
crecen en menos de tres días en medios simples, así como Mycobacterias que crecen lentamente y necesitan
medios más ricos, hasta M. leprae que aún no ha podido ser cultivada en medios sin células.

Los medios de cultivo pueden ser sólidos o líquidos, dependiendo de su uso. Los medios sólidos pueden ser en base
de agar o en base de huevos (Lowenstein-Jensen), siendo este último el más usado. Entre 3 a 5 semanas se
observa el desarrollo de colonias para las Mycobacterias de crecimiento lento (por Ej.: M. tuberculosis).

Desde el punto de vista de los requerimientos atmosféricos M. tuberculosis y la mayoría de las micobacterias, son
aerobios estrictos, excepto M. Bovis que es microaerófilo. El crecimiento es favorecido con una atmósfera de 5-10%
de CO2. La temperatura óptima de crecimiento es variable; M. tuberculosis lo hace a 37ºC con un rango entre 30 y
42ºC.

Resistencia a los agentes físicos y químicos

Las Mycobacterias son altamente resistentes a la desecación y permanecen viables en el esputo desecado de 6 a 8
meses cuando están protegidas de la luz solar directa. Son, en general, más resistentes a los agentes desinfectantes
que otras formas vegetativas, pero son destruidos por procedimientos de pasteurización.

Clasificación y Tipos antigénicos:

Con excepción de M. leprae, las micobacterias son clasificadas en 2 amplias categorías:

a.- Complejo M. tuberculosis: M. tuberculosis, M. bovis, M. microtii, M. africanum.


b.- Micobacterias no tuberculosas: especies habitualmente saprofitas pero potencialmente patógenas para el hombre.
M. avium intracellulare, M.kansasii, M. marinum, M. fortuitum y otras. Estas últimas se describen según
características de velocidad de crecimiento y pigmentación con y sin exposición a la luz.1

Inmunoprofilaxis

BCG es una vacuna con microorganismos vivos atenuados en forma irreversible, derivada de una cepa de M. bovis
(Bacilo de Calmette y Guerin, en honor a sus creadores). Esta cepa entra en los macrófagos y se replica brevemente
antes de ser destruida, y debería desencadenar el mismo tipo de respuesta inmune que M. tuberculosis, asumiendo
que los antígenos más importantes están expresados.2

M. tuberculosis, se multiplica en promedio cada 20 a 22 horas, muy lentamente, por lo que se requieren 4 a 6
semanas para obtener crecimiento bacteriano. Crecen en medios especiales, a temperatura de 37°C y en un rango
de pH de 7 a 7.2.

El ácido alcohol resistencia está dado por la constitución química de la pared bacteriana. Esta pared rígida está
compuesta por ácidos micólicos, ceras complejas y glicolípidos. Los ácidos micólicos contienen largas cadenas
laterales que se unen a la molécula de ácido murámico del peptidoglicano, a través de puentes de fosfodiésteres y a
los arabino galactanos por uniones de glicolípidos. Otro componente importante son los dimicolatos de trehalosa
(llamados cord factor) y los sulfolípídos, los cuales juegan un rol en la virulencia. Otro constituyente único es el lipo-
arabino-manano (L.A.M.) que puede contribuir al daño del hospedero. Diferencias en la estructura de ellos, pueden
estar relacionados con la capacidad de estimular la producción de citoquinas en cultivos de células mononucleares.

1
http://www.med.uchile.cl/apuntes/archivos/2007/medicina/capitulo11_6mycobacterium.pdf
2
http://www.higiene.edu.uy/cefa/Libro2002/Cap%2024.pdf
Características de M. Tuberculosis

Naturaleza de la envoltura de M. Tuberculosis

La envoltura bacteriana provee protección y soporte a las bacterias y también poseen mecanismos que permiten el
intercambio de sustancias entre la bacteria y el medio ambiente. Hay una marcada similitud tanto química como
estructural entre las envolturas de la mayoría de las bacterias. M. tuberculosis y otras Mycobacterias son biológicamente
similares a las bacterias Gram+ (aunque frente a la tinción de Gram las Mycobacterias son débilmente Gram+ o no se
tiñen); pero tienen aspectos distintos. En especial, se debe destacar que, aunque ambos poseen péptidoglicano, las
moléculas unidas o asociadas a este polímero son, en las Mycobacterias, fundamentalmente de naturaleza lipídica en
vez de proteínas y lipopolisacáridos, como en otras bacterias.

La envoltura consiste en dos partes principales: la membrana plasmática y, alrededor de ella, la pared celular. La
primera le otorga a la célula protección osmótica y transporte de iones y moléculas, en tanto que la segunda le brinda
soporte mecánico y protección.

Pared celular
La pared celular está constituida por tres capas. Con tinciones convencionales su apariencia es:
- capa interna, moderadamente electrón-densa, compuesta por el peptidoglicano cuya estructura es similar a la de otras
bacterias;
- capa media, más ancha que la anterior y electrón-transparente, compuesta por polisacárido, el arabinogalactano,
cuyos extremos distales están esterificados con ácidos grasos de alto peso molecular, los ácidos micólicos, de tamaño y
estructura única para las Mycobacterias (70-90 átomos de Carbono).
- capa externa de grosor variable, electrón-opaca, de la cual no puede conocerse con las técnicas actuales, su exacta
composición, aunque se le atribuye una estructura glucolípida.

Además de los componentes anteriores existen proteínas asociadas a la pared, algunas con función enzimática
(necesarias para la construcción y reconstrucción de los polímeros de la pared durante el proceso de división celular y
crecimiento), otros recientemente descubiertos con función de porina.

Membrana citoplasmática

La membrana plasmática de las Mycobacterias aparece en cortes ultrafinos como una membrana biológica trilaminar
clásica, es decir, dos capas electrón-densas separadas por una capa transparente. Sin embargo, tiene como
característico la presencia de moléculas de lipopolisacáridos, lipoarabinomananos (LAM), lipomonanos y fosfatidil-
inositol-manósidos.

Factores de virulencia
Un aspecto característico de M. tuberculosis que contribuye a su virulencia es su habilidad para crecer dentro de
monocitos y macrófagos.

Aún no está aclarado exactamente como M. tuberculosis entra en el macrófago. Existen dos posibilidades no totalmente
aclaradas:
• mediante el proceso habitual de fagocitosis mediado por la opsonización por C3b o C3b.
• la bacteria estimula su propia fagocitosis a través de invasinas.

Por otra parte, se sabe actualmente que un factor de virulencia que podría contribuir a la supervivencia de M.
tuberculosis en los macrófagos, es su habilidad para prevenir la acidificación del fagosoma. Habitualmente la ingestión
de una bacteria por fagocitosis es seguida de la acidificación del fagosoma, mediada por ATPasas de la membrana
fagosomal, la que bombea protones hacia el interior de esta estructura, reduciendo el pH en él. Dicha acidificación no
sólo inhibe el desarrollo bacteriano sino que, además, es un paso importante en la fusión lisosoma-fagosoma, y en la
activación de los factores bactericidas liberados durante la fusión.

Destrucción tisular

Muchos patógenos bacterianos causan daño en los tejidos del huésped por desencadenar una respuesta inflamatoria
local o sistémica. Esta hipótesis es una posible explicación del daño pulmonar causado por M. tuberculosis y hay gran
interés en detectar qué antígenos son los responsables del desencadenamiento de esta respuesta destructiva del
hospedero. Se sabe poco acerca de los antígenos más importantes responsables de esta respuesta, pero los implicados
en la actualidad son:
• ácidos micólicos de la pared celular (factor cuerda). Son tóxicos cuando son inyectados a animales y pueden
desencadenar una respuesta inflamatoria;
• muramil dipéptido, estimula el sistema inmune y dispara la producción de citoquinas; compuestos de la pared
no identificados y productos tóxicos liberados por los lisosomas que estimulan la producción de factor de
necrosis tumoral alfa (NFT).

Patogenicidad

Los núcleos goticulares conteniendo muy pocos bacilos, dispersos en el aire, provenientes de un sujeto enfermo con
tuberculosis pulmonar abierta, son lo suficientemente pequeños para no quedar atrapados en el aparato mucociliar
bronquial y así alcanzar el espacio terminal aéreo donde comienza la multiplicación. El foco inicial es casi siempre de
localización subpleural generalmente ubicado en la zona media de los pulmones donde el mayor flujo aéreo favorece el
establecimiento de los bacilos inhalados. Excepcionalmente se encuentra el foco inicial en otras áreas (por Ej.: piel,
intestino, orofaringe, genitales).

En el pulmón las bacterias son ingeridas por los macrófagos alveolares, los cuales pueden tener un bajo grado de
actividad antimicobacteriana como para eliminar pequeñas cantidades de bacilos. Sin embargo, la multiplicación
bacteriana no puede ser impedida y, eventualmente, destruye los macrófagos.

Hacia el foco son atraídos desde el torrente sanguíneo linfocitos y monocitos, diferenciándose los últimos en macrófagos
que ingieren las bacterias liberadas de las células degeneradas y lentamente se desarrolla una o más áreas de
neumonitis.

Los macrófagos infectados son llevados por vía linfática a ganglios linfáticos regionales (hiliares, mediastinales y, a
veces, supraclaviculares o retroperitoneales), pero en el huésped no inmune no son retenidos allí y se puede diseminar
por vía hemática a diferentes tejidos, hecho condicionado por el tipo de flujo sanguíneo. Preferentemente se ubicarán
en: ganglios linfáticos, riñones, epífisis de huesos largos, espacio subaracnoideo, pero el sitio más importante serán las
áreas apicales pulmonares.

Los bacilos tuberculosos que continúan multiplicándose lesionan los órganos donde están localizados, provocando
licuefacción de los tejidos, donde crecen extracelularmente, llegando a ser millones. En estas condiciones es fácil que,
dado el gran número de bacilos, aparezcan mutantes resistentes a los agentes antituberculosos.

Un 5% aproximadamente de los infectados desarrolla la enfermedad durante el primer año y otro 5% lo hará más tarde
como resultado de reactivaciones de los bacilos persistentes dentro de viejos focos de infección; Estas reactivaciones
tardías se producen habitualmente en las zonas altas del pulmón, pero puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo.

Prueba de la tuberculina

El diagnóstico inmunológico se basa en la prueba de tuberculina o Mantoux, que muestra la existencia de respuesta
inmunitaria celular o hipersensibilidad retardada (se positiviza entre la semana 2 y 12 tras la infección). Su positividad
indica infección, pero no siempre enfermedad. La AAP y los CDC desaconsejan el empleo sistemático del Mantoux en
niños sin factores de riesgo

Técnica

La lectura registra en milímetros (mm) la induración mediante palpación, medida en eje transversal al eje mayor del
antebrazo, y debe realizarse a las 48-72 horas de la inyección. Puede haber falsos positivos y negativos

Interpretación de la prueba de tuberculina

- Induración > 5 mm. Positiva en niños en contacto con TBC activa, niños con sospecha clínica o radiológica de TBC,
niños inmunodeprimidos/VIH y niños seroconversores de Mantoux
- Induración > 10 mm. Positiva en cualquier otro caso, incluidos niños inmigrantes, adoptados en el extranjero y cribado
de niños sanos (la AAP considera Mantoux positivo ≥ 15 mm en niños sanos ≥ 4 años)

La vacuna BCG puede determinar cierta reactividad durante 3-5 años, a veces más. En caso de vacuna BCG reciente (<
3 años) se considera Mantoux positivo a una induración > 15 mm. En situaciones de riesgo de desarrollar TBC debe
obviarse el antecedente de la BCG
El niño enfermo presenta en más del 90% de los casos un Mantoux positivo. No obstante, en ciertas ocasiones (anergia)
y hasta en el 50% de la tuberculosis miliar y meníngea, la prueba puede ser inicialmente negativa

Falsos positivos
- Infección no tuberculosa (micobacterias atípicas y vacunación BCG previa)
- Otras: transfusión de sangre de donantes reactores positivos previa, hematoma local, infección del punto de inyección,
sensibilidad a los componentes de la tuberculina, etc

Falsos negativos

- Infecciones sistémicas recientes: bacterianas (TBC reciente -fase anérgica-, grave o diseminada, fiebre tifoidea,
brucelosis, tosferina, lepra), víricas (VIH, sarampión, parotiditis, varicela, gripe), fúngicas
- Vacunaciones con virus vivos en 1-2 meses previos: sarampión, parotiditis y varicela
- Enfermedades graves, personas inmunocomprometidas. Insuficiencia renal crónica, desnutrición protéica grave,
linfomas, leucemias, sarcoidosis
- Corticoterapia y tratamientos inmunosupresores
- Edades extremas (menores de 3 meses)
- En relación con la técnica de la prueba: tuberculina empleada, método de administración (no intradérmica), lectura
inadecuada (importante medir induración y no eritema)

Tratamiento en la enfermedad tuberculosa

FASE DE ELECCIÓN ALTERNATIVAS


Inicial: 2 Isoniacida (INH), 10-15 En el TDO intermitente en pacientes con difícil
meses mg/kg/día14 (máximo 300 mg) cumplimiento, se pueden dar 2-3 veces a la semana desde
Rifampicina, 10-20 mg/kg/día la 2ª semana a los 2 meses: INH, 20-30 mg/kg/día
(máximo 600 mg) (máximo 900 mg); rifampicina, 10-20 mg/kg/día;
Pirazinamida, 20-40 mg/kg/día pirazinamida, 50 mg/kg/día
(máximo 2 g) Añadir un 4º fármaco si:
(los tres fármacos en una dosis - Procedencia de un país con elevada resistencia (> 4%)
diaria matinal) a la INH (o habitar en zonas con resistencia primaria)
- Sospecha de caso índice resistente a la INH
- Meningitis tuberculosa o enfermedad muy grave
- Infección VIH
Cuarto fármaco a añadir:
- Etambutol, 10-15 mg/kg/día15 (máximo 2,5 g)
- Amikacina, 15-30 mg/kg/día (máximo 1 g)
- Estreptomicina, 20-40 mg/kg/día IM (máximo 1 g)
Continuación: INH: 10-15 mg/kg/día (máximo - En la meningitis tuberculosa la fase de continuación
4 300 mg) será de 7-10 meses
meses Rifampicina:10-20 mg/kg/día - En la infección por VIH: 7 meses
(máximo 600 mg) - En los casos de resistencia a INH o rifampicina: 10-16
(en una dosis diaria matinal) meses (conviene consultar a expertos)
- Si existen lesiones cavitadas inicialmente y después de
2 meses el esputo permanece positivo: 7 meses
- TDO. 2-3 días a la semana, 36 dosis, 18 semanas
Latente Isoniacida, 5-10 mg/kg/día, 9 Isoniacida 5-10 mg/kg/día, 6 meses, diariamente
meses, Isoniacida 15 mg/kg/día, 9 meses, 2-3 veces por semana en
una dosis diaria (máximo 300 TDO
mg) En caso de resistencia a la INH > 4%, o sospecha de ésta16:
rifampicina
10 mg/kg/día, 6 meses, una vez al día, o en TDO 15 mg/kg/día,
3 veces
por semana

Tinción de Zielh Nielsen

La tinción diferencial de ácido-alcohol resistencia fue desarrollada por Paul Ehrlich en 1882. Actualmente se utiliza una
modificación de la técnica de Ehrlich que recibe el nombre de tinción de Ziehl-Neelsen. Esta tinción sirve para teñir
bacterias del género Mycobacterium, el resto de las bacterias se tiñen de azul por el colorante de contraste. M.
tuberculosis, causante de la tuberculosis y M leprae, causante de la lepra o enfermedad de Hansen, se identifican
mediante esta tinción. Las micobacterias son ácido-alcohol resistentes porque poseen en sus cubiertas lípidos de ácidos
grasos complejos que forman en su pared celular un material de tipo céreo resistente a la decoloración

Una tinción ácido-alcohol resistente se realiza según los siguientes pasos:

1. Tinción primaria con fucsina básica, que tiñe todas las células de rojo.
2. Calentamiento suave de la preparación para facilitar la penetración del colorante en el interior de la célula.
3. Decoloración con una solución de ácido clorhídrico en etanol. Este decolorante elimina la fucsina de todas las células
excepto de las micobacterias, que la retienen debido a su superficie cerea.
4. Coloración de contraste con azul de metileno. Se tiñen de azul todas las células previamente decoloradas, lo que
facilita la diferenciación entre las células de Mycobacterum, aún teñidas de rojo, vs las células restantes del espécimen.

MATERIAL

1 campo de algodón
Batas desechables
Respiradores
Guantes
1 pipeta 5ml
Mechero
3 portaobjetos
1 puente de tinción
Algodón
1 frasco de vidrio
Palillos largos para hisopo
1 pizeta
Pipetas pasteur con bulbo
1 varilla

REACTIVOS

Agua destilada
Fascina básica
Alcohol ácido (alcohol clorhídrico) al 3%
Azul de metileno
Aceite de inmersión
Etanol

EQUIPO

Microscopio

PROCEDIMIENTO

1. Hacer un frotis de la muestra de esputo. Disolver la bacteria con agua. O directamente del medio Lowensten-
Jensen
2. La fijación al calor asegurará de que el frotis quede adherido al portaobjetos. Un frotis muy delgado puede darle
resultados falsamente negativos y un frotis muy grueso puede desprenderse del portaobjetos durante la tinción.
3. Utilizando pinzas, coloque los portaobjetos en una gradilla de tinción con los extendidos hacia arriba. Coloque todos
los portaobjetos orientados uniformemente, con el frotis hacia arriba. Dejar el frotis sobre el puente de tinción.
4. Aplicar fucsina básica.
5. Deje que el colorante permanezca sobre los portaobjetos durante 5 minutos. Mantenga el calor durante este
período.
6. Calentar con un mechero (en este caso se uso torunda con alcohol, para que no sea muy brusco el calor
proporcionado) hasta la emisión de vapores (3-5 minutos).
7. Se requiere el tiempo adecuado para que la fucsina básica penetre y tiña la pared celular de la bacteria. No deje
que hierva o se seque el colorante.
8. Lave suavemente el colorante de cada portaobjetos con agua corriente fría hasta que toda la tinción libre quede
lavada. Lave suavemente de manera que el extendido no se barra del portaobjetos. Retire el exceso de agua.
9. Decolorar con alcohol-ácido.
10. Cubra cada portaobjetos con la solución decolorante, tal como alcohol ácido y manténgalo sobre el portaobjetos
durante 3 minutos. Si no se decolora suficientemente, el contenido del esputo que no son bacilos TBC puede
permanecer teñido. Enjuague con agua una vez más los portaobjetos y quite el exceso de agua..
11. Aplicar azul de metileno (1 minuto).
12. Aplique la solución de contraste, azul de metileno, durante 1 minuto.
13. Enjuagar con agua
14. Vuelva a enjuagar con un leve chorro de agua e incline cada portaobjetos hasta drenar el exceso de agua.
Finalmente, coloque cada portaobjetos a que sequen al aire.
15. Ahora colóquele una pequeñita gota de aceite de inmersión y haga la observación al microscopio con 10 x 100

RESULTADOS

TINCIÓN OBSERVACIONES IMAGEN


Los bacilos observados eran muy pequeños y de color rojo
BAAR (ácido alcohol resistentes).
En el frotis se podían observar algunos otros tipos de
microorganismos de color azul (por el azul de metileno).
En el esputo de un No móviles, aerobios, no esporula, no capsulados
paciente La mayoría de los bacilos se encontraban cerca o junto a los
macrófagos del paciente

Se observaron bacilos pequeños de tipo BAAR


En cepa de Se observo el efecto cordón, pleomórfico ya que se nos
mycobacterium quemo un poco el frotis
Tuberculosis Se observaron ramificaciones y filamentos

DISCUSIÓN DE RESULTADOS

 Se realizó la tinción de Tinción de Ziehl-Neelsen para mycobacterium tuberculosis tanto del esputo de un paciente
enfermo como directamente de un cultivo procedente de un medio de Lowensten-Jensen.
 Al observar la preparación al microscopio con aceite de inmersión estos bacilos que son ácido alcohol resistentes
se observaron teñidos de rojo mientras que el resto de bacterias presentes en la muestra aparecen teñidas de azul
(cocos, otros bacilos, etc.) ya que no son bacilos BAAR ya que el alcohol ácido elimina la fucsina de todas las
células excepto de las micobacterias, que la retienen debido a su superficie cérea y las que no se tiñen de azul al
haber sido previamente decoloradas, lo que facilita la diferenciación entre las células de Mycobacterum, aún teñidas
de rojo, vs las células restantes del espécimen.
 M. Tuberculosis es un BAAR ya que su pared celular contiene ácidos grasos (ácidos micólicos) de cadena larga (50
a 90 átomos de carbono) que les dan la propiedad de resistir la decoloración con alcohol-ácido, después de la
tinción con los colorantes utilizados y el calentamiento que se realizo (con los vapores) fue para que el colorante
atravesara la pared que contiene ceras.
 Se observo en la baciloscopía del paciente que contenía muy pocos bacilos de tuberculosis y estos eran demasiado
pequeños a comparación de los de la cepa en la cual se encontraron bacilos un poco más grandes posiblemente
por el desarrollo de estos mismos y ya que se nos quemaron un poco los de la cepa logramos observar claramente
el factor cordon o factor serpentina (el desarrollo de la bacteria en forma de cordones)., que corresponde al
micósido (glucolípido) 6,6´- dimicoliltrehalosa y que, además de ser el responsable de la disposición micobacteriana
en paralelo y cadenas (in vitro), es altamente tóxico para los leucocitos ya que les inhibe la acción de la succinato
deshidrogenasa, provoca el hinchamiento de sus mitocondrias y separa a los ribosomas del retículo endoplásmico
rugoso.

CONCLUSIONES

En esta práctica se comprueba la alta patogenicidad que tiene esta bacteria llamada M. tuberculosis ya que el realizar la
tinción se tuvo sumo cuidado y precaución utilizando batas desechables y respiradores, ya que por sus características
toxicológicas es muy contagioso y las consecuencias son mortales ya que actúa sobre los leucocitos que estos son una
de nuestras principales defensas.

En la tinción se comprobó su resistencia ácido-alcohol, observándose bacilos pequeños de color rojo, cierta resistencia
se debe a la capa lipídica que soporta las condiciones ácido-alcohólicas. Se debe tomar en cuenta que esta tipo de
tinciones se puede aplicar en otros microorganismos con esta capacidad y que antes de realizarla se debe de hacer un
estudio e investigación previa al origen de la muestra y del paciente desde luego. Haciendo así una prueba segura de
previa identificación, el medio en donde se desarrollan mas específicamente esta bacteria es el Lowensten-Jensen,
donde se corroborara el diagnostico de tuberculosis o no, aun así se realizan mas pruebas ya que el diagnostico de
tuberculosis es de suma importancia para toda la comunidad clínica ya que es una enfermedad moral y sin cura,
especialmente altamente contagiosa.

REFERENCIAS

Cabello Romero Raúl, Microbiología y parasitología humana Editorial panamericana, 2ªEd. , México 2006. p.386
http://www.infodoctor.org/gipi/guia_abe/pdf/tuberculosis_v1_2007.pdf
http://aulavirtual.usal.es/aulavirtual/demos/microbiologia/unidades/documen/uni_02/56/cap305.ht
http://www.med.uchile.cl/apuntes/archivos/2007/medicina/capitulo11_6mycobacterium.pdf
http://www.higiene.edu.uy/cefa/Libro2002/Cap%2024.pdf