Sie sind auf Seite 1von 1

El hada y la sombra Hace mucho, mucho tiempo, antes de que los hombres y sus ciudades llenaran la tierra, antes

incluso de que muchas cosas tuvieran un nombre, exista un lugar misterioso custodiado por el hada del lago. Justa y generosa, todos sus vasallos siempre estaban dispuestos a servirle. Y cuando unos malvados seres amenazaron el lago y sus bosques, muchos se unieron al hada cuando les pidi que la acompa aran en un peligroso via!e a trav"s de ros, pantanos y desiertos en busca de la #iedra de $ristal, la %nica salvacin posible para todos.

El hada advirti de los peligros y di&icultades, de lo di&cil que sera aguantar todo el via!e, pero ninguno se asust. 'odos prometieron acompa arla hasta donde hiciera &alta, y aquel mismo da, el hada y sus () m*s leales vasallos comenzaron el via!e. El camino &ue a%n m*s terrible y duro que lo haba anunciado el hada. +e en&rentaron a bestias terribles, caminaron da y noche y vagaron perdidos por el desierto su&riendo el hambre y la sed. ,nte tantas adversidades muchos se desanimaron y terminaron por abandonar el via!e a medio camino, hasta que slo qued uno, llamado +ombra. -o era el m*s valiente, ni el me!or luchador, ni siquiera el m*s listo o divertido, pero continu !unto al hada hasta el &inal. $uando "sta le preguntaba que por qu" no abandonaba como los dem*s, +ombra responda siempre lo mismo ./s di!e que os acompa ara a pesar de las di&icultades, y "so es lo que hago. -o voy a dar media vuelta slo porque haya sido verdad que iba a ser duro..

0racias a su leal +ombra pudo el hada por &in encontrar la #iedra de $ristal, pero el monstruoso 0uardi*n de la piedra no estaba dispuesto a entreg*rsela. Entonces +ombra, en un %ltimo gesto de lealtad, se o&reci a cambio de la piedra qued*ndose al servicio del 0uardi*n por el resto de sus das...

1a poderosa magia de la #iedra de $ristal permiti al hada regresar al lago y expulsar a los seres malvados, pero cada noche lloraba la ausencia de su &iel +ombra, pues de aquel &irme y generoso compromiso surgi un amor m*s &uerte que ning%n otro. Y en su recuerdo, queriendo mostrar a todos el valor de la lealtad y el compromiso, regal a cada ser de la tierra su propia sombra durante el da2 pero al llegar la noche, todas las sombras acuden el lago, donde consuelan y acompa an a su triste hada.