Sie sind auf Seite 1von 24

EL ESPÍRITU SANTO EN EL APOCALIPSIS: PNEUMATOLOGIA Y ESCATOLOGÍA

Héctor H. Salazar Cayuleo hectorsalazar@unach.cl

Universidad Adventista de Chile

I

Proemio

A) Contextualización y estado de la cuestión. Con la llegada del Espíritu a

través de la vocación profética de Juan el Bautista y particularmente el ministerio de Jesús no tan solo se re-estructura el flujo de comunicación de Dios con el hombre si no que en palabras de FX Durrwell – “en todas partes en donde nace

De esta

forma, señala E. Kamlah, el Espíritu Santo ha sido dado a la humanidad cristiana por mediación de Jesús 2 . De este modo, el Espíritu no llega sin la intervención del

la iglesia interviene el Espíritu; es siempre el Espíritu de los orígenes1 .

Hijo. Según el Nuevo Testamento, el Espíritu Santo es alguien que pertenece al fin de los tiempos - escatología. Se presume como suceso histórico como experiencia también histórica 3 . Ha sido dado en el presente a los que creen en Cristo. Transforma desde ahora nuestro hombre interior. El Espíritu que ya está actuando en “nosotros”, es pues una prenda del futuro. Pablo lo llama “arras” o “primicia”. Por eso Pedro en Pentecostés lo interpreta como un signo de que “los últimos días” han llegado. A partir de este momento, el Espíritu santo ya no se apodera de una persona profeta sino de una comunidad entera (cf. Hech 2:17

s.) Es pues el Espíritu Santo un ser que nos sobrepasa, ya que nosotros vivimos y pertenecemos todavía en una época presente. Mientras al presente vamos siendo trasformados interiormente por el Espíritu, Dios mismo está actuando en nosotros. ¿Cómo actúa Dios en nosotros? Capacitándonos para combatir con la carne, que es el gran enemigo del Espíritu. La carne es también, la mentira y el error, como el Espíritu Santo es la verdad. El Espíritu Santo enseña, más todavía, ilumina nuestro entendimiento, nuestro pensamiento, del mismo modo como santifica nuestra voluntad, nuestros actos. El Nuevo Testamento enumera tres situaciones en las cuales el Espíritu santo nos habla 1) cuando oramos; 2) cuando confesamos nuestra fe; 3) cuando nos consagramos a la sabiduría de Dios, a la teología.

1 1990. El Espíritu Santo en la Iglesia. Ediciones Sígueme, Salamanca. p. 83. 2 Coenen, L - Beyreuther, E Bietenhard, H. 1982. Diccionario Teológico del Nuevo Testamento. “πκεΰια”. Ediciones Sígueme, Salamanca. 2:140s. 3 Moltmann, J.1998. Espíritu de la Vida. Ediciones Sígueme, Salamanca. pp. 31-72.

1

Vosotros diréis ¿entonces los teólogos son los únicos capaces de ser dirigidos por el Espíritu Santo en toda la verdad? Ciertamente, no. Hay también revelaciones directas. Y éstas están al alcance de todos los que poseen el Espíritu Santo, incluso de quienes no tienen estudios. A ellos se refiere Jesús cuando da gracias a Dios por haber revelado estas cosas a los niños (cf. Mt 11:25) También Pablo, recibe revelación directa sin que mediara reflexión teológica (cf. 1 Cor 12) Porque el Espíritu en cuanto a Espíritu de verdad, actúa de dos formas: a) directamente en forma de revelación, de inspiración espontánea. En forma de revelación puede ser concedida a todos por una gracia excepcional; 2) el Espíritu actúa mediante la razón que él ilumina. Este modo de actuar presupone la reflexión, reflexión de los teólogos y de aquellos a quienes éstos la comunican. No todos los fieles pueden por sí mismos realizar la tarea teológica para lo que se necesita un carisma y una preparación un tanto especial, digamos específicamente, técnica. Pero ¿cómo devienen los estudios de pneumatología en la teología adventista, hoy? Los estudios de la teología adventista muestran trabajos no centrado en el Espíritu Santo, sino más bien, orientado a una cristología. Puede avisarse que en los inicios de la década de los noventa, el paper de Jack J. Blanco,

intitulado “The Historicist Interpretation of Prophecy: Its Present Relevance in the

Light of the Holy Spirit”, contiene una riqueza significativa, ya que apunta auna historicidad-revelativa del Espíritu en el alborear del movimiento adventista: a) El Espíritu aparece ajustando la orientación interpretativa de la teología adventista en su inicio; b) la obra del Espíritu no tiene género, sino que busca una disposición del adorador; c) Dios, amonesta a la comunidad de creyente a “oír/listen” lo que el Espíritu dice a la Iglesia; d) la Iglesia de hoy, necesita además de los dones del Espíritu, su guía; e) el movimiento adventista no ha de atribuirse a la metodología humana o estratagemas que busquen limitar la influencia y obra del Espíritu en dicho movimiento, y finalmente f) el Espíritu utiliza una variada metodología comunicacional, todas ellas extraídas de las Escrituras 4 . Sin embargo, puede rescatarse para el año 1997 en los ensayos presentados en honor a William H. Shea, al menos uno en todo caso, breve. En efecto, Larry G. Herr, presentó un tema intitulado: “Polysemy of Rûah in 1 Kings 22:19-255 . Dos conclusiones significativas: a) la significancia intencional vocal de rûah, es gravitante para definir si en caso, el término conlleva la idea de “viento” o bien, “espíritu”. Y, b) los conectores terminológicos de rûah YHWH son determinantes en el lenguaje del profeta para construir a veces una terminología única.

En el Simposio del año 2000, realizado en Cochabamba, Bolivia, titulado:

“Entender la Palabra: Hermenéutica Adventista para el Nuevo Siglo”, no existe ni

4 Blanco, Jack J. 1991. “The Historicist Interpretation of Prophecy: Its Present relevance in the Light

of the Holy Spirit”. Journal of the Adventist Theological Society. 2/2, pp. 67-80.

5 Merling, A. (Edit.) 1997. To Understand the Scripture. Essays in Honor of William H. Shea.

Archeological Publication Department of the Andrews University Institute of Archeology. Berrien Spring, Micchigan. pp. 29-31.

2

un trabajo orientado hacia el Espíritu Santo, agente por el cual, conocemos las Escrituras. Los intentos de Efraín Choque, con ciertas galimatías, son ciertamente esfuerzos significativos. Concluye Choque en su análisis de Lucas 1:1-4, que el Espíritu Santo, impresiona la mente para una determinada manera de actuar y de compilar documentación asertiva y veraz en la composición canónica del Nuevo Testamento 6 . Un sintético pero detallado resumen de Ron E. M. Clouzet, respecto a la personalidad del Espíritu, es significativo. El documento se intitula: The

Personhood of the Holy Spirit and Why it Matters7 . Nos concentramos en las

conclusiones 8 : a) El Espíritu es el parakletos enviado a la tierra para interceder por ella (cf. Rom 8:26, 27); b) Su función es hablar y orientar hacia las Escrituras; c) Aunque se encuentre 88 veces en el Antiguo Testamento y 325 en el Nuevo Testamento con todo, el Espíritu dice de sí, muy poco, no obstante en aquella humildad no hay conflicto entre sumisión e igualdad; d) La actitud, digamos cooperativa del Espíritu hacia la Iglesia dones y su marcado liderazgo no busca centrarse para sí, sino hacia Cristo. De este modo finaliza Clouzet el Espíritu no es una impresión mental, él es por el contrario, una guía para la mente humana. Los planteamientos de W. Whiden, J. Moon y J. W. Reeve, respecto al Espíritu Santo en su paper, Trinidad, no pasan de ser comentarios de carácter homiléticos con una fuerte dependencia teológica protestante. Por otro lado, habrá que señalar a favor del mismo documento, la parte histórica que construye, mejor re-construye una trinidad olvidad en su contextualización general 9 . Bien que también en el Tratado de Teología Adventista, el trabajo de F. Canale, encalla en una visión ahistórica trinitaria, particularmente cristológica, tanto vetero como neotestamentaria. A ello se impone una cierta dialéctica del escritor al yuxtaponer, un suceso ahistórico de la deidad con la manifestación histórica del Espíritu. Hay aquí una cierta vaguedad interpretativa 10 . En el caso de John T. Baldwin, “La Fe, la Razón y el Espíritu Santo”, las expresiones «fe», «razón» y «Espíritu Santo», se hallan más bien orientadas hacia una hermenéutica sobrenatural de la angeofanía, más que una pneumatología. Por otro lado, la esencialidad que dispone a un Espíritu como medio que obra no desde

6 Alomía, M. Klingbeil, G. Klingbeil, M. Torreblanca, J. (Edit.) 1999. Entender la Palabra:

Hermenéutica Adventista para el Nuevo Siglo. Segundo Simposio Bíblico-Teológico Sudamericano. Cochabamba, 29-31 de Octubre. Efraín Choque. “Cómo Funciona la Inspiración cuando el Escritor Solamente depende de la Investigación? Un Estudio Hermenéutico de Lucas 1:1-4”. pp. 311-322.

Se advierte como paradójico, al menos que no se encontrase en el Simposio en Honor a Hans K.

LaRondelle – “O Futuro: A Visâo Adventista dos Últimos Acontecimentos, 2004 por cierto de

carácter, eminentemente escatológico ni un trabajo en relación a una pneumatología escatológica.

7 Clouzet, Ron E. M. 2006. “The Personhood of the Holy Spirit and Why It Matters”. Journal of the

Adventist Theological Society. 17/1, pp. 11-32.

8 No sin adentrarnos al menos en las sospechas al vincular la Deidad en características de sociedad.

Por cierto Clouzet – salva la diferencia al enfatizar que “Not a group of Gods but a union of three Persons who practice and express perfect love in perfect humility”. p. 27.

9 Whiden, W. Moon, J. - Reeve, J. W. 2007. La Trinidad. ACES, Buenos Aires, pp. 73-84.

10 Reid, George W. 2009. Tratado de Teología Adventista del Séptimo

ACES, Buenos Aires. pp. 121-179.

3

F. Canale. “Dios”.

la razón, sino, desde fuera de ella, y de menara contraria a sus leyes, como lo es, la fe no aparece desarrollado por Baldwin. En un sentido claro, la fe se dispone como método, tanto como un medio para que la razón se oriente espiritualmente si en caso aquello es posible no sin el escándalo de la razón - en el suceso consciente del quehacer cristiano 11 . En su Systematic Theology, Norman Gulley, se adentra a un sucinto comentario semi-exegético del Evangelio de Juan 14-16, donde cree sostener la personalidad del Espíritu. Sus conclusiones generales son: a) La orientación textual e intertextual, determina la personalidad del agente divino, es decir, allos otro hetero diferente son significativos en una exégesis pneumatológica; b) Cristo y el Espíritu son en sí, una expresión de Dios 12 . Marcos de Benedicto, en su artículo, “O Espíritu da Missâo: Um Paradigma

Pneumatológico para a Atividade Evangelizadora da Igreja” ha construido una

disposición al menos exhaustiva a mi juicio de la realidad pneumatológica de la misión. Es evidente que De Benedicto es consciente de que los trabajos tocantes a este quehacer pneumatológico-misionológico-escatológico, quedan relegados a una cristología que, aunque fecunda con todo no se centra en la naturaleza misionológica del Espíritu 13 . Últimamente en el año pasado, L. Caesar, escribió un ensayo intitulado: “El

Espíritu Santo en el Antiguo Testamento14 . Habrá que señalar de inmediato que el

trabajo de Caesar, consta de una buena estadística sobre la expresión Rûah YHWH en el Antiguo Testamento. En la estadística pp. 246-248 Caesar llega a la conclusión que únicamente se hallan 26 textos relevantes con la expresión, Rûah YHWH. En su análisis de los textos, concluye que:

“En cambio [Rûah YHWH] es un poder transformador que hace de una persona lo que antes no había sido. (…) La transformación personal que permita al ser humano vivir en armonía con la voluntad de Dios es el milagro de Dios mismo” 15 .

El ejercicio se establece con el nexo Rûah YHWH y Rûah Eloim en donde hay un equilibrio de ambos conceptos en la literatura de los libros históricos. Pero en las conclusiones, Caesar, cae en cuenta normal por cierto en no hallar una terminología adecuada para definir al Espíritu de Dios. El problema se acrecienta cuando señala:

11 Reid, George W. (Edit.) 2010. Entender las Sagradas Escrituras. ACES, Buenos Aires. pp. 19-32. 12 Gulley, N. 2011. Systematic Theology. God as Trinity. Andrews University Press. Berrien Springs, Michigan. 2:16-19. También del mismo autor. 2006. “Trinity in the Old Testament”. JATS. 17/1, pp.

80-97.

13 De Souza, E. B. (Edit.) 2011. Teología e Metodología da Missâo. VIII Simpósio Bíblico-Teológico Sul-Americano. Seminario Adventista Latinoamericano de Teología, Cachoeira, Brasil. pp. 267-323.

14 2012. Theologika. Revista Bíblico-Teológica. Vol. XXVII, Nº 2, pp. 245-266. 15 2012. Theologika. Revista Bíblico-Teológica. Vol. XXVII, Nº 2, p. 255.

4

“Mientras Dios buscaba la liberación de su pueblo, ellos se le oponen, se rebelan, enojan al Espíritu Santo. Él se vuelve su enemigo: por ser persona, el Espíritu Santo puede ser enojado, decepcionado, contrariado” 16 .

Nos consultamos si el autor estaba consciente de su declaración. Al menos tres interrogaciones salen al paso: a) ¿Es correcto el uso del término greco-romano persona?; b) ¿Puede darse una especie de pneuma-antropología? Y c) ¿Cómo se aviene vincular las pasiones y sentimientos humanos con la naturaleza distinta del Espíritu de Dios? Desde esta orilla, las conclusiones de L. Caesar son al menos, poco reflexivas. Así las cosas, el rodeo que nos hemos dado, busca establecer la realidad implícita del conocimiento de la obra del Espíritu Santo, no obstante, se advierte una carencia de estudios en cuanto a su naturaleza evito conscientemente el término persona 17 situación, claro está, misteriosa pero según el adjetivo “santo”, en modo alguno separado de la tierra 18 .

II

Desarrollo

B. La Extinción del Profetismo en la Tradición Judía: Lo Previo a la Era salvífica. Según se sabe, por propio testimonio de la literatura judía que ha

16 2012. Theologika. Revista Bíblico-Teológica. Vol. XXVII, Nº 2, p. 262. 17 La terminología quizás el lenguaje es bastante difícil para expresar las realidades sobrenaturales que acompañan la naturaleza religiosa de las cosas. El griego – φπμηείιεκμκ – es decir, lo que se halla presente y por tanto, lo que concentra todo en sí. Es pues, la dependencia latina para la palabra “sujeto” – subjectum que implica, lo esencial, lo que se halla de-bajo. Mas todavía ¿qué diremos de la mentada y reconocida terminología greco-romana para la palabra:

persona? O bien, la cuestión estoica que subyace en ella, por lo cual, conscientemente no podríamos utilizar una terminología a priori sin re-conocer las delimitaciones de la misma. La terminología hebrea en tanto, busca disponer una polisemia terminológica, amparada en un «hacer» divino, más que del mismo «ser» divino. De acuerdo con K. Barth “ el nombre bíblico de este poder soberanamente eficaz es Ruah o Pneuma. Ambos términos significan específicamente aire movido y que mueve; significan soplo, viento, también probablemente tempestad, y en este sentido portan el significado de espíritu. En el término latino continúa Barth Spiritus, y también en el francés Espirit, este significado se reconoce claramente. En inglés el significado no resulta claro en el término Ghost, que se aproxima desafortunadamente al sentido de «fantasma». En alemán, por desgracia, el término Geist, es un vocablo en el que no trasparenta el significado dinámico del término bíblico”. 2006. Introducción a la Teología Evangélica. Ediciones Sígueme, Salamanca. pp. 75. Para una compresión filosófica del concepto sujeto/persona, M. Heidegger. 1960. Sendas Perdidas. Editorial Losada, Buenos Aires. p. 77; E. Tugendhat. 2003. Introducción a la Filosofía Analítica. Editorial Gedisa, Barcelona. pp. 79ss. Como también E. Gilson. 1985. El Ser y Los Filósofos. Ediciones Universidad de Navarra, Pamplona. pp. 121ss. 18 Pero según se advierte en Elena de White la naturaleza misteriosa del Espíritu Santo es inexplicable y no revelada por Dios. En sí, el revelador no-revelado. 2001. Los Hechos de los Apóstoles. ACES, Buenos Aires. p. 43.

5

habido una extinción del Espíritu de Dios en el pueblo judío 19 , y esto ¿a razón de qué? Como advierte Tos. Sota 13, 2:

“Cuando murieron Hageo, Zacarías y Malaquías, los últimos profetas, desapareció de Israel el Espíritu santo”.

De esto se desprende también, que según el judaísmo rabínico la voz de Dios no se dejaba oír en Israel; la palabra de Dios, pronunciada antes por los profetas, había sido sustituida por el eco de la voz - bath qôl. Hay que considerar aquí, además, pasajes como el de 1 Macabeos 9:27, donde se lee:

“Fue ésta una gran tribulación en Israel, cual no se vio desde el tiempo en que no se había entre ellos profetas”.

Además de este texto, se encuentra otro como 1 Mac 14:41, donde no es un profeta quien unge a Simón, por príncipe y sacerdote, al igual que antes, cuando Samuel ungió a David 1 Samuel 16 – sino que a la falta de un „profeta digno de fe‟ los príncipes y dirigentes se arrebataron para sí uno de los oficios proféticos. Como también en donde es más evidente la falta del profetismo, se encuentra en la literatura apocalíptica, cuya seudonomía hace más palpable la carencia del oficio sagrado. Concretamente lo hallamos en Apocalipsis Siriaco de Baruc 85,3 donde lacónicamente se lee:

“Los profetas se han echado a dormir

La convicción sintética rabínica era la siguiente: en la época patriarcal, todas personas, piadosas y justas tenían el Espíritu de Dios. Cuando Israel pecó con el becerro de oro, Dios restringió el Espíritu, limitándolo a personas escogidas, profetas, sumos sacerdotes y reyes, hasta llegar hasta el eco de la voz de Dios, un pobre sustituto de su presencia. En Palestina un entusiasmo escatológico condujo repetidas veces a la esperanza de que el Espíritu volvía a actuar. Asimismo hay que considerar a la secta del Qumrâm como una excepción. En los himnos de alabanza principalmente en los himnos tardíos, que se conocen con el nombre de „himnos de la comunidad‟, el orante, habla repetidas veces del „Espíritu, que tú [Dios] has dado en mí‟ (cf. 1 QH 12, 11 s.) es decir, con motivo de mi entrada en la comunidad; y añade que por el Espíritu santo de Dios ha sido purificado (cf. 1 QH 16, 12) y ha recibido conocimiento de Dios (cf. 1 QH 12, 11) De súbita importancia, es también lo que atestiguo el historiador judío Flavio Josefo de que un esenio poseía el don de profecía:

19 Se está de acuerdo con W. Pannenberg que «(El) espíritu es la fuente de su vida del hombre y está actuante en el hombre». W. Pannenberg. 1993. Antropología en Perspectiva Teológica. Ediciones Sígueme, Salamanca. p.600.

6

“ (…) un cierto Judas, esenio, el cual en sus predicciones nunca se apartó de la verdad. Éste al ver a Antígono pasar cerca del Templo, exclamó, dirigiéndose a sus compañeros y amigos que le rodeaban para escuchar sus predicciones sobre lo futuro: Merezco morir por haber mentido, pues Antígono todavía vive. Habiendo predicho que Antígono moriría en la Torre de Estratón y ahora lo veía pasar el lugar donde tenía que morir se encontraba a una distancia de seiscientos estadios (…) corría el peligro de que oráculo resultara falso. Mientras decía estas cosas y se lamentaba, fue anunciada la muerte de Antígono en un lugar subterráneo, que se denominaba torre de Estratón, el mismo nombre que el de la ciudad marítima de Cesarea. Esto había sido la causa de la perturbación del profeta” 20 .

En todo lo cual nos llama la atención, el hecho que el autor no corresponda al término común griego πνμθήηδξ, evidentemente con intención. Sin embargo, no se dice que el Espíritu Santo sea el don escatológico anticipado de la salvación. El Espíritu aparece, más bien, como una posesión continua de la comunidad esenia en su calidad de verdadero pueblo de Dios. Sin embargo, no se dice en la comunidad esenia que el Espíritu sea considerado como don escatológico anticipado de la salvación La opinión dominante del judaísmo ortodoxo era la convicción de que el Espíritu se había extinguido. Esto también, es propio en las declaraciones de Juan el Bautista y su comunidad (cf. Mc 1:8) 21 En la idea de la extinción del oficio profético, se engloba más profundamente la conciencia de la lejanía de Dios en el tiempo presente. Un tiempo sin Espíritu es un tiempo bajo el juicio, es un tiempo sin oficio profético. La revelación que en sí es presencia del presente histórico de Jehová, se halla no solo en ausencia, sino en expectación.

C. Juan el Bautista: Entre el Antiguo y Nuevo Eón Salvífico. En Lucas 1:76, Juan el Bautista es llamado „profeta del Altísimo‟, esto es ya, ciertamente significativo, no ha ocurrido un título así de quien ostente el oficio. Como tampoco nunca antes en la historia de Israel había habido una ausencia para el país de toda perspectiva para una nueva vida si en el periodo anterior al del levantamiento macabeo, la oposición pagana había sido más sistemática y cruel, poniendo en peligro la misma existencia del judaísmo. Había por lo menos una reacción en Israel, se encontraba en conflicto la posibilidad, sino más bien la perspectiva de una liberación nacional a través de lo bélico. Pero ahora sólo fanáticos religiosos extremos, a menos que estuvieran enloquecidos por el terror, podían haber tenido esperanza de sacudirse el dominio de Roma, representado por la insolencia y la tiranía de Pilatos. Con un gobernador así en lugar del hijo de David con el sumo sacerdote casi hereditario en la familia de Anás, proverbialmente corrupta y avara la condición se veía como totalmente desesperanzadora e irremediablemente;

20 Antigüedades de los Judíos. XII, XI.

21 Jeremías, J. 2001. Teología del Nuevo Testamento. Ediciones Sígueme, Salamanca. 1:103.

7

mientras, dentro de Israel, la sangre de la vida del Antiguo Testamento apenas podía pulsar ya a través de las arterias esclerosadas del tradicionalismo y el rabinismo. La justicia propia y el externalismo de los fariseos, la indiferencia y orgullo de los saduceos, el misticismo semipagano de los esenios, la extremosidad alocada que había ido a parar el nacionalismo, quizás ayudado por los celotas, todo esto, verdaderamente, estaba haciendo del país, antes agradable, un desierto moral 22 . ¡Qué realidad tan patética! Al detenernos a comentar Mc 1:1-8, J. Gnilka, nos llama la atención de las actividades del Bautista, que trascendían a su oficio profético. Nos consultamos ¿por qué el autor sinóptico, cita a Isaías, si el texto se encuentra imbuido por interpolaciones textuales? En efecto, la cita de Isaías 40:3, se encuentra fusionada con Mal 3:1 y Exo 23:20, teniendo, ciertamente, paralelos con Mt 11:10. Ambas añadiduras pretenden establecer claramente el papel precursor del Bautista respecto al Mesías. La cita mixta es un oráculo de Dios dirigido al Mesías. El verso

Mc 1:7 s, ofrecen la predicación cristológica del Bautista. La sección de Mc 1:3-6,

es un oráculo cerrado, cuya particularidad consiste en que describe la totalidad de la actividad de un hombre y no encierra ningún rasgo reconciliable como cristiano. Es en sí un texto estructural y estilísticamente hebraico. Está acuñado teológicamente por medio de la cita de Isaías, que el evangelista hace suya mediante la anotación “en el desierto” – Mc 1:4. El desierto, que, a diferencia de lo que sucede en el texto masorético TM es referido al que pregona y está en concurrencia con el río Jordán 23 . En rigor, la predicación y la llamada de Dios a Juan el Bautista, hacen del anuncio mesiánico un impronta y acontecimiento característico y único de su mensaje. La familia de Juan el Bautista, es de casta sacerdotal (cf. Lc 1:5), sin embargo, la esterilidad había llegado a la pareja. Semejante es la situación de la esposa de algunos patriarcas, Sara, por ejemplo. Juan el Bautista, había sido lleno

del Espíritu santo biblicismo que significado dotado del don del Espíritu como

puede verse en (cf. Lc 1:15) Nos consultamos ¿es Juan el Bautista nazareo, según Números 6:3 o bien, es representante de la secta de los esenios como gran parte

de los eruditos neotestamentarios desean advertir? Una nota de Elena de White,

nos señala:

“Juan había de salir como mensajero de Jehová, para comunicar a los hombres la luz de Dios. Debía dar una nueva dirección a sus pensamientos. Debía hacerles sentir la santidad de los requerimientos de Dios, y su necesidad de perfecta justicia divina. Un mensajero tal debía ser santo. Debía ser templo del Espíritu de Dios. A fin de cumplir su misión, debía tener una constitución física sana, y fuerza mental y espiritual. Por lo tanto, le sería necesario dominar sus apetitos y pasiones. Debía poder dominar todas sus facultades, para poder permanecer entre los hombres tan

22 Edersheime, A. 1986. Profecía e Historia en Relación con el Mesías. Ediciones Clie, Barcelona. pp. 285 s. 23 Gnilka, J. 1999. El Evangelio Según San Marcos. Ediciones Sígueme, Salamanca. pp. 36 ss.

8

inconmovibles frente a las circunstancias que le rodeasen como las rocas y montañas del desierto” 24 .

¡Oh, ciertamente, Juan no era un esenio 25 , sino un profeta, y no uno cualesquiera, era uno que anticipaba la venida del Mesías (cf. Isa 40:3)! Era el pregonero de la era mesiánica-salvífica. El mensaje de Juan, es ante todo, el anuncio de una crisis inminente. Tenía que sobrevenir un doble bautismo: el del Espíritu y el del fuego (cf. Mt 3:11) 26 La expectativa de una manifestación escatológica del Espíritu encuentra una amplia base en el Antiguo Testamento. En una profecía del siervo de Isaías, Dios promete derramar su Espíritu sobre los descendientes de Jacob con poder vivificante y dador de vida (cf. Isa 44:3, 4) Este derramamiento del Espíritu de Dios, será un elemento básico para producir una trasformación de la era mesiánica en la que el Rey/Mesiánico, gobernará con justicia y prosperidad, en donde ambas prevalecerán conjuntamente con la paz (cf. Isa 32:15) Ezequiel propone la resurrección de la nación si no acaso el remanente cuando Dios ponga su Espíritu dentro de ellos para darles vida (cf. Eze 37:14) Dios le dará un corazón - lêb y un espíritu nuevos al poner dentro de ellos su Espíritu, capacitándolos para caminar en obediencia a la voluntad de Dios (cf. Eze 36:27) En Joel, se reitera una promesa semejante (cf. Jl 3:28-32) 27 El gran derramamiento mesiánico del Espíritu está a punto de darse 28 . La venida del Reino, del cual Juan trata como realidad irremediable para su pueblo y el mundo, afectando de esa forma a toda la humanidad, no sin embargo, se deja abierta la posibilidad una distinción: algunos serán echados al granero divino además de ser dotados del Espíritu y otras serán expuestos al fuego de consecuencias irremediables: ¿Quién os enseñó a huir de la ira venidera? (cf. Mt 3:7-10; Lc 3:7-9) El carácter dramático, lacónico del anuncio hace que el pueblo, de conjunto, advierta que esto es una sentencia. Dos reflexiones nos faltan para acabar este apartado, y pueden ser presentadas como consultas: ¿Cómo reconoció Jesús el ministerio de Juan el Bautista? y ¿Cuál es la relación de Juan entre el eón antiguo y nuevo eón escatológico-salvífico? Comentemos brevemente las dos consultas, por cuanto, ambas tratan una y la misma cosa:

1) ¿Cómo reconoció Jesús el ministerio de Juan el Bautista? Jesús reconoció con palabras muy encarecidas la misión del Bautista. Su bautismo “era de Dios” (cf. Mc 11:30) Era más que un profeta (cf. Mt 11:9) Más aún, era “el mayor de todos los hombres” (cf. Lc 7:28) He aquí lo más asombroso del Bautista en labios de Jesús, el cual consiste en que este hombre inició el tiempo de

24 1996. El Deseado de todas las Gentes. ACES, Buenos Aires. p. 75.

25 Josefo en un preliminar informe, nos comenta de los tres „géneros filosóficos‟ que había entre los judíos: los fariseos, los saduceos y unos judíos naturales denominados los esenios. Guerra de los

Judíos. II, VII.

26 Sintéticamente, Marcos en su muy compendiado comentario sobre el ministerio de Juan el Bautista, únicamente se refiere al bautismo del Espíritu cf. Mc 1:8.

27 Infra.

28 Ladd, G. E. 2002. Teología del Nuevo Testamento. Ediciones Clie, Barcelona. pp. 62 ss.

9

salvación. Aquí un texto logion de Mateo 11:12 s., y Lc 16:16, que necesitamos analizar, veamos:

 

MATEO 11:12, 13

   

LUCAS 16:16

 

TG άπυ δέ ηχκ ήιενχκ „Ιςάκκμο

   

ημτ

ααπηζζημΰ

έςξ

άνηζ

ή

ααζζθεία ηχκ μφηακχκ αζάγεηαζ, ηαί αζαζηαί άνπάγμοζζκ αφηήκ. Mt 11:12

VRV

Desde

los

días

de

Juan

el

Bautista hasta ahora, el

reino de

los

cielos

sufre

violencia, y los arrebatan.

violentos

lo

 

Mt:11:12

BJ

Desde los días

de Juan

el

Bautista hasta, el reino de los

cielos está en

tensión, y los esforzados lo arrebatan.

 

TG πάκηεξ βάν μί πνμθήηαζ ηαί υ κυιμξ έςξ „Ιςάκκμο έπνμθήηεοζακ. Mt

TG υ κυιμξ ηαί μί πνμθήηαζ ιεπνζ „Ιςάκκμο άπυ ηυηε ή ααζζθεία ημΰ εεμΰ εφαββεθίγεηαζ ηαί πάξ είξ αφηήκ αζάγεηαζ. Lc 16:16 VRV La ley y los profetas eran hasta Juan;

11:13

VRV Porque todos los profeta y la ley

 

profetizaron

hasta

Juan.

Mt.

11:13

 

desde entones el reino de Dios

es

 

anunciado, y

 

todos

se

esfuerzan por entrar en él. Lc 16:16. BJ La ley y los profetas llegan hasta Juan;

 

desde

entonces

se

anuncia

el

reino de Dios y cada cual ha de esforzarse

por por entrar en él. Lc 16:16.

 

2) ¿Cuál es la relación de Juan entre el eón antiguo y nuevo eón escatológico-salvífico? La frase „hasta Juan‟, que hemos subrayado en el texto griego puede entenderse en sentido exclusivo o inclusivo. Si έςξ/ιεπνζ – como

10

variante de traducción – tiene sentido inclusivo, es decir, „los profetas y la ley profetizaron hasta Juan inclusive‟, entones el Bautista pertenece todavía al tiempo del antiguo eón. Así lo habrá entendido Lucas, porque él acentúa una y otra vez, en los Hechos de los Apóstoles, que el tiempo de la salvación comenzó después de la muerte del Bautista (cf. Hech 1:5; 10:37; 13:24) 29 Por el contrario, la tradición de Mateo entendió asumiéndolo así la traducción – el έςξ/ιεπνζ en sentido exclusivo, como nos lo muestra la frase: άπυ δέ ηχκ ήιενχκ „Ιςάκκμο ημτ ααπηζζημΰ de Mt 11:12. Esta frase, que no corresponde a la manera corriente de expresarse en griego, es un semitismo nacido del hecho de que el lenguaje semítico no tiene una palabra corriente para expresar “tiempo” en sentido durativo. Y para expresar la duración de una vida, de un reinado, la actividad, utiliza la frase de „los días de N.N‟. Por consiguiente, la frase άπυ δέ ηχκ ήιενχκ „Ιςάκκμο ημτ ααπηζζημΰ, significa “desde la actividad del Bautista”. Esto quiere decir: lo nuevo está actuando ya desde que hizo su aparición el Bautista. Según entendamos el έςξ/ιεπνζ en sentido inclusivo o exclusivo, tendremos una distinta valoración del Bautista, y hasta una valoración distinta de la historia de la salvación. Lucas que entiende el sentido inclusivo el ιεπνζ, el Bautista pertenece todavía a la época de la Ley y los profetas. De esta forma, únicamente con Jesús comienza el tiempo de salvación. Según Mateo, que entiende el έςξ en sentido exclusivo, el Bautista pertenece ya al nuevo eón o bien introduce un tiempo intermedio que constituye el preludio del nuevo eón soteriológico. En el caso de Lucas 16:16, un especialista en el área exegética, y particularmente de Lucas, sentencia que el reino no ha venido, pero no obstante, comenzó el tiempo en que ha de ser anunciado, arguye H. Conzelmann 30 . R. Bultmann, se plantea principalmente en una realidad de división de grupos, es decir uno solidario con el ministerio del Bautista y un grupo ligado a Jesús y con ello a la experiencia casi exclusiva del cristianismo 31 . Nos inclinamos, por la propuesta de J. Jeremías, es decir, la obra del Bautista es el preludio del nuevo eón, la antesala de la era de salvación 32 . Al finalizar este apartado, caemos en cuenta de esta especial relación de Juan el Bautista y Jesús, nos concentramos a manera de ejemplo en el texto de Mt 11:2 ss. Después de haber sido encarcelado, Juan envió a Jesús unos discípulos para consultar si era o no el Cristo. Mucho han interpretado este texto como si Juan, al estar encarcelado por Herodes Antipas, comenzó a poner en duda la realidad de su propio llamamiento y misión. Sin embargo, la clase encuentra en

29 ¿Cómo hemos de entender Hechos 19:2, sino conforme, a lo ya expuesto en Lucas 16:16? F. F. Bruce. 1998. Hechos de los Apóstoles. Ediciones Clie, Barcelona: p. 426. Y, sin embargo, ¿cómo hemos de interpretar Jn 7:39? La no presencia o llegada del Espíritu, es según la interpretación judía una demora de la época de salvación escatológica, antes anunciada.

30 1974. El Centro del Tiempo. Estudio de la Teología de Lucas. Ediciones cristiandad, Madrid. p.

163.

31 2000. Historia de la Tradición Sinóptica. Ediciones Sígueme, Salamanca. p. 224. 32 Jeremías, J. op. cit., p. 64. Para una sintética investigación del Reino de Dios en el pensamiento bíblico neotestamentario W. Pannenberg. 1974. Teología y Reino de Dios. Ediciones Sígueme,

Salamanca; G. E. Ladd. 1974 . El Evangelio del Reno. Ediciones Cristiandad, Barcelona.

11

Mateo 12:2, “al oír Juan (…) los hechos de Cristo”. El punto es que no eran los hechos que Juan esperaba. No era ni bautismo de Espíritu ni de fuego. El reino no había venido. El mundo seguía igual. Lo que Jesús hacía no era sino predicar amor y sanar enfermos. Esto no era lo que Juan había esperado. Nunca había puesto en duda su llamamiento y mensaje, sólo se interrogaba acerca de si Jesús era en realidad el que había de traer el Reino con poder apocalíptico. Como respuesta, Jesús afirmó que la profecía mesiánica de Isaías 35:5 se había ido cumpliendo en su misión. Habían llegado los días del cumplimiento mesiánico. Luego dio a Juan un espaldarazo de elogios. Jesús, situó a Juan en la tipología histórica de el nuevo Elías, sobre la base textual de Malaquias 4:5. A partir de Juan, comienza a actuar en el mundo: el Reino de Dios, el último de esta era conocerá más bendiciones que las que Juan el Bautista conoció, porque disfruta de la comunión personal con el Mesías y de las bendiciones que ello conlleva.

C) Cristo: el Centro de la Profecía y del Clímax Profético. Con insistencia, Jesús, se ha proclamado como el centro orgánico de las Escrituras (cf. Lc 24:27, 44, 45; Jn 5:39) En una actuación exterior, Jesús, tiene cierta semejanza con los escribas. Enseña rodeado de un grupo de discípulos; discute sobre la interpretación de la ley; acuden a él para solicitarle que decida en puntos de la ley 33 ; predica en el culto sinagogal; le dirigen la palabra llamándole rabbí 34 . Jesús no fue un rabbí. Por cuanto, de lo que nosotros sabemos, a Jesús le falta la condición formal esencial para ser considerado escriba: el estudio teológico. El juicio unánime respecto a Jesús según sus contemporáneos es que él era profeta. Este eco está resonando en todo el pueblo (cf. Mc 6:15; Mt 21:11, 46; Lc 7:16; Jn 4:19; 6:14; 7:40, 52; 9:17) Tal eco, se escuchaba incluso, aunque con escepticismo en el círculo de los fariseos (cf. Lc 7:39; Mc 8:11) 35 También el círculo de sus discípulos lo consideraron como tal, según Lucas 14:19, es decir un profeta. Finalmente a Jesús lo apresaron acusándole de falso profeta. Como falso profeta, Jesús según Deuteronomio 18:20 tenía que morir, y la ejecución debería tener lugar durante la fiesta de Pascua para que sirva de escarmiento. Jesús mismo no rechazó el dictamen de que él era profeta. Aunque esta declaración no distingue, esencialmente el objetivo de su misión. Sin embargo, él se consideró entre los profetas (cf. Lc 13:33; Mt 23:31 s. 34-36; Jn 4:44) Y Jesús, no sólo lo hace en los pasajes en donde él mismo emplea el término de profeta, sino también cuando reclama para sí la posesión del Espíritu. Porque para la sinagoga, la posesión del Espíritu Santo, es decir del Espíritu de Dios, era por excelencia la nota característica de la profecía. Poseer el espíritu de Dios, significa

33 Cf. Lc 12:13 s.; Mc 12:13 s.

34 Cf. Mc 9:5; 11:21; 14:45; Mt 26:25.

35 La solicitud de señales, indica que Jesús es profeta y tiene que acreditarse como tal. Andreas J. Köstenberger. 1998. “Jesus as Rabbii the Fourth Gospel”. Bulletin for Biblical Research. 8, pp.

97.128.

12

ser profeta. Conforme a Lucas 4:18-21 36 Jesús refirió y se aplicó a sí mismo la profecía del Espíritu, de la que se nos habla en Isaías 61:1. Todos estos pasajes nos permiten saber que Jesús, desde su vocación con ocasión de su bautismo, reclamó para sí la autoridad profética. El reconocer el mesianismo profético de Jesús, basado en los textos canónicos veterotestamentarios, por parte de los apóstoles, es además de una osadía en aquel tiempo, una llamada de atención a reconocer la unidad orgánica del acontecer profético convergente a la persona del Cristo como el caso del Salmo 16 y Hechos 2:25-33. Es decir, la promesa hecha a David en 2 Samuel 7, converge sólo al acontecer del Cristo neotestamentario, es imposible salvar la profecía de otro modo 37 . En el año 35 de nuestra era, Esteban, un diácono de la iglesia primera (cf. Hech 6:5) realiza un análisis histórico profético en el cual unifica, tanto las promesas de Dios como el hecho que esas promesas se encuentran ancladas a la esperanza de la venida del Mesías. Ciertamente, el futuro primer mártir, solamente reconoce una consecuente unidad histórico-profética con el acontecer histórico-redentivo 38 , producido no por los vaticinios proféticos sino por la autoridad del Mesías, ya venido que Dios lo ha entronizado, Jesús (cf. Hech 7:56) 39 Ahora bien, el profetismo en la iglesia primera o lo que se desprende de ello en los escritos paulinos, los profetas o bien el profetismo se ligó a un oficio espiritual con un - ¡rango determinado! entre la comunidad: entre los apóstoles o en el mismo plano que ellos los doctores (cf. 1 Cor 12:28; Efe 4:11) se lee que los profetas en la iglesia primera participan del servicio divino (cf. 1 Cor 14:23 s) tienen la misión de aconsejar a la nueva comunidad de creyentes (cf. 1 Cor 14:3, 24) de consolar (cf. 1 Cor 14:3) de comunicarle conocimientos y secretos (cf. 1 Cor 13:2, cf. también con Am 3:7) Todo esto tiene que hacerse con palabras inteligentes (cf. 1 Cor 12:1) Los profetas traen el fundamento de la comunidad (cf. Efe 2:29) Únicamente el profeta ha de someterse a la profecía. Es decir que el espíritu de los profetas está sometido a ellos (cf. 1 Cor 14:32) Las profecías acabarán (cf. 1 Cor 13:8) mientras tanto, no hay que menospreciarlas (cf. 1 Tes 5:20) Por el contrario, ellas son las que traen seguridad a la iglesia (cf. 2 Ped 1:19) por cuanto, fueron reveladas por el Espíritu de Dios (cf. 1 Ped 1:21) trayéndonos fidelidad y veracidad de parte de Dios (cf. Apoc 22:6) Sobre la centralidad cristológica-profética como también, de dónde provienen la reflexiones teológicas, más concretas, podría resumirse en el siguiente cuadro de Norman Gulley:

36 Cf. Mt 5:3; Lc 6:20; Mt 11:5.

37 Kaiser, W. C. 1980. “The Promise to David in Psalm 16 and its Application in Acts 2:25-33 and

13:32-37”. JETS. 23/3, pp. 219-229. 38 White, E. 2001. Los Hechos de los Apóstoles. ACES, Buenos Aires.pp. 81-85. 39 Cf. también con W. Paroshi. The Prophetic Significance of Stephen”. 9/ 1-2 JATS. (2000):343- 361. A mediados del siglo IV de nuestra era, Eusebio de Cesarea, re-enfocó la profecía veterotestamentaria que apuntaba a Jesús, a la realidad pagana-asmonea-judaica local del primer

siglo. Eusebio de Cesarea. Historia Eclesiástica. I, VI.

13

Dios Cristo Salvación
Dios
Cristo
Salvación

Iglesia

Eventos Finales

Eternidad

El esquema arriba presentado, busca establecer que es a través de la obra de la crucifixión de Jesús de Nazareth como Mesías de Dios, donde gravita su proclamación como Señor de la historia redentiva, del mismo modo como salvífica (cf. Hech 2:36) Aparejado a ello, la unción del Espíritu - Isa 63:1-3; Hech 10:38- expresan la idea de un mesianismo carismático y por ende, histórico que alborea a una escala universal. Ya que es, la naturaleza de Cristo, su mensaje y su obra, lo que marca el sentido soteriológico del hombre. 40 Su acontecer real y exclusivo en la crux, es en tanto, misterio y revelación y sin embargo no es menos significativo decir, que la posesión del Espíritu de Dios, le otorga a su mesianismo un carácter, además, excluyente 41 .

El Espíritu Santo en Apocalipsis: Pneumatología y Escatología

La cuestión estructural del libro de Apocalipsis, bien que de ella se ha alardeado en demasía, bien que se ha esquematizado al punto de construir una hermenéutica sin flexibilidad y una revelación dependiente de aquella inflexibilidad 42 . En efecto, la rigidez estructural no ayuda y detiene, por lo demás, el dinamismo y fluidez del signo. El libro de Apocalipsis es ante todo, fluidez del lenguaje simbólico 43 . Por el contrario para nuestro ensayo, nos moveremos en la expresión amplia del lenguaje simbólico. El Espíritu – πκεΰια 44 - bien que posee una preponderancia en el suceso neotestamentario, tanto pre-cristológico Lc 1:15, 35 cristológico Lc1:41, 67;

40 Donkor, K. 2005. The Nature of Christ: The Soteriological Question. R/H Publishing, Washington; R. Adams. 2003. La Naturaleza de Cristo. Su Relación con el Pecado, la Justicia y la Perfección.

ACES, Buenos Aires; Elena de White. 1990. Cristo en su Santuario. ACES, Buenos Aires.

41 Gulley, Norman R. 1997. “Toward a Christ-Centered Expression of Our Faith”. Ministry

pp.24-27.

42 Holbrook, Frank B. (Edit.) 2010. Kenneth A. Strand. “Las Ocho Visiones de Apocalipsis”. En Simposio sobre Apocalipsis. Ediciones APIA, Florida. pp. 43-55. R. Stefanovic. 2002. Finding Meaning in the Literary Patterns of Revelation”. JATS., 13/1, pp. 27-43. Como también J. Paulien. 2004. The Deep Things of God. Review and Herald Publishing Association, Hegerstown. pp. 112ss. Paulien en su mirada estructural del libro, cree necesario construir un principio llamado «duodireccional» pero en el fondo se produce un dualismo hermenéutico complejo de carácter implícito, a saber, suponer una dicotomía entre Juan, el prisionero de Patmos y Juan, el profeta de Dios. p. 119. 43 Ricoeur, P. 2010. La Memoria, La Historia, El Olvido. FCE, México D. F. pp. 150-152.

44 Para análisis técnico, históricos y teológico: G. Friedrich. (Edit.) 1995. TDNT. H. Kleinknecht. «Πκεφια» Wn. B. Eerdmans Publishing Company, Grand Rapids, Michigan. 6:332-359. También L.

14

Lc 2:26 -, además de postcristológico Hech 1:5; 2:4, 38. Con ello tendrá que acreditarse una pneumatología eclesiástica a través de los dones Rom 12; 1 Cor 12, etc y por sobretodo una vida pneumática Rom 8. Pero el caso es que en el Apocalipsis, el Espíritu es un agente esencial que gravita en el suceso escatológico. El estudio previo de Richard J. Bauckham – “The Role of the Spirit in the Apocalypse45 -es significativo para adentrarnos a este acontecer. Bauckham, advierte que el término βεκέζεαζ έκ πκεοιαηζ – cf. 1:10; 42 es un terminus technicus. En rigor βεκέζεαζ έκ πκεοιαηζ, es la construcción estricta de una fenomenología del Espíritu en la teología lucana Hech 10:10 46 . En el caso de Apocalipsis, έκ πκεοιαηζ, posee y según su contexto, la idea respecto que Juan es llevado al cielo, ya que se poseen en la terminología apocalíptica judía expresiones semejantes 1 Enoc 39:3 47 Pero las expresiones un tanto semejantes de Juan y los escritores judíos, no refrendan en modo alguno, la idea de una dependencia del primero en cuanto grafía, terminología y teología de la expresión έκ πκεοιαηζ, respecto del segundo grupo 48 . El término έκ πκεοιαηζ – en Espíritu es instrumental en Apocalipsis. Por lo demás, ya en la literatura cristiana, señala Bauckham, acusaba dependencia en la configuración de un lenguaje de carácter escatológico, según se advierte en Jl 2. Es decir, la pneumatología se hace escatológica en el suceso eclesiológico, ya que este último, se orienta en la parusía 49 . Sin más, no existe misión sin el obrar de la testificación del Espíritu para el mundo. La realidad escatológica exige moverse, por tanto, sobre una teología crucis. Las expresiones de Apocalipsis 11 y Zacarías 4, elaboran un lenguaje puramente histórico, lo que garantiza que el suceso pneumatológico se percibe como acontecimiento histórico-redentivo. Y qué significa aquello, Bauckham sentencia: «De este modo el Espíritu define el presente escatológico» 50 . En su Theology of Revelation 51 , Bauckham, señala que Apocalipsis 11, implica, el Espíritu de Dios se encuentra dotando con poder para la testificación de la Iglesia. Los siete espíritus de Apocalipsis 5, enfatizan el triunfo vicario de Jesús, ascendido

Coenen- E. Beyreuther- H. Bietenhard. (Edit.) 1998. DTNT. E. Kamlah. «Πκεφια». Ediciones Sígueme, Salamanca. 1:524-533. Así como H. Balz- H. Schneider. (Edit.) 2002. DENT. J. Krener. «Πκεφια». Ediciones Sígueme, Salamanca. 2:1022-1038.

45 1980. The Evangelical Quarterly. 52.2. April-June, pp. 66-83.

46 Comentando Hechos 10:10, F. F. Bruce, señala «Y le vino la revelación en una visión». 1998. Hechos de los Apóstoles. Ediciones Nueva Creación, Buenos Aires. p. 244. Un tanto distinto, S. J.

Kistemaker. 1996. Comentario al Nuevo Testamento: Exposición a los hechos de los Apóstoles.

Libros Desafío, Grand Rapids, Michigan. p. 401.

47 El texto de 1 Enoc 39:3, dice: «Y las nubes me cubrieron, y el viento me levantó de la superficie de la tierra y me dejó en los límites de los cielos» Respecto a la literatura apocalíptica judía, ver J.

Barton (Edit.) 2001. La Interpretación Bíblica, Hoy. James C. Vanderkam. “Literatura Apocalíptica”.

Ediciones Sal-Terrae, Santander. pp. 349-367.

48

49

50

Bauckham, Richard J. op. cit., p. 70.

Bauckham, Richard J. op. cit., p. 73.

Bauckham, Richard J. op. cit., p. 82.

51 1993. The Theology of the Book of Revelation. Cambridge University Press, Cambridge, UK. pp. 109 ss.

15

como Mesías 52 . Las modificaciones del profeta neotestamentario en relación con el lenguaje del veterotestamentarios, se encuentran justificadas por el acontecer mesiánico que se abre y nutre, y sin embargo, construye con la verdad presente una nueva terminología, más amplia y con una novedad hermenéutica: la era mesiánica, se construye con la revelación del Espíritu 53 . La construcción de un lenguaje pneumatológico por parte del libro de Apocalipsis no se encuentra en modo alguno lejos del proceder de la revelación que se halla ya en el Antiguo Testamento. Conforme lo hemos mencionado en el presente ensayo nos moveremos conjugando una terminología que se desprende del acontecer simbólico del libro de Apocalipsis. Los movimientos terminológicos son internos y externos: Ad intra y ad extra 54 . Apocalipsis 2-3. Jesús se presenta en medio de las Iglesias en amplio acontecer dinámico y lleno del Espíritu de Dios: se presenta como Mesías Hech 2:36. El cuadro presentado abajo nos es útil para las reflexiones posteriores:

IGLESIA

CONCEPTO

PNEUMATOLOGIA HISTÓRICA

Efesio

2:1 έπηά θοπκζχκ 2:2a ηά ένβα 2:2b φπμιμκήκ 2:5 ιεηακυδζμκ

Las expresiones fenomenológicas-pneumáticas se hallan en vinculadas a los frutos del Espíritu en Gálatas 5:22s., que en caso son muy propias de la Iglesia primera.

Esmirna

2:9 ηήκ αθαζθδιίακ

Nos consultamos:¿Acaso no expresa de trasfondo el lenguaje de Juan la expresión de la blasfemia contra el Espíritu Santo Mt 12:31? ¿No es también, la representación bufonesca de la representación hipocresía - fariseos y saduceos que configuran una religión desprovista del Espíritu de Dios?

Pérgamo

2:14 ηήκ δζδαπήκ Βαθαάι

Las expresiones de Números 22-24, buscan representar del cómo el Espíritu de YHWH así como del lenguaje profético 23:5, 16; 24:3, 4, 16 centra en el suceso profético. El clímax del relato, subyace en que el Espíritu de Dios contenía el ímpetu del mal augurio hacia el pueblo del pacto, Israel Nm 24:2.

Tiatira

2:19a ηά ένβα 2:19b ηήκ άβάπδκ 2:19c ηήκ πίζηζκ 2:23 έβχ είιζ υ ένεοκϖ κ κεθνμφξ ηαί ηανδίαξ ηαί δχζς φιζκ έηάζης ηαηά ηά ένβα

La disposición dialéctica entre carne/sangre, se encuentran manifiestas en las expresiones del obrar, andar en el Espíritu y desear lo carnal Gál 5:16, 17, 22, 25. La nueva disposición pactual berît se sustenta con la transformación del corazón lêb. La teología del remanente veterotestamentario se hace comprensible con la radical transformación del hombre, llevada a cabo por el

52 Bauckham, Richard J. The Theology of the Book of Revelation. p. 114.

53 Bauckham, Richard J. The Theology of the Book of Revelation. p. 116.

54 Arens, Eduardo K. 1998. La Composición del Apocalipsis”. Revista Bíblica. Año 60, p. 21.

16

   

Rúah YHWH Eze 36:26, 27.

Sardis

3:1 έπηά πκεοιαηα

Conjuntamente con Apocalipsis 5, refrendan la expresión sacrificial-regia de Cristo como Señor de la tierra y el nuevo orden creacional para ésta historia y para la venidera. Desde esta perspectiva, es Señor también del tiempo histórico que es advertido como redentivo.

Filadelfia

3:10 χναξ ημΰ πεζναζιμΰ

La hora de la prueba en Jesús, es la crucifixión Jn 12:27. Es la ausencia de la presencia divina Salmo 22:1. Donde el Espíritu no obra el arrepentimiento en el mundo. Es, por tanto, la hora de la espera, previo a la glorificación de los redimidos - Jn 16:4; Apocalipsis 3:11 ζηέθακυκ.

Laodicea

3.18f έβΧνίζαζ ημφξ υθεαθιμφξ ζμο σκα αθέπδξ

La obra del Espíritu de Dios, trae conciencia de la envergadura del pecado, tanto al hombre y al mundo. Las expresiones «ver», «conocer», se asociación al concepto cardinalmente escatológico-redentivo: «vivir»Jn 14:17-19;

16:7-11.

Habrá sin embargo que disponer los términos leimotiv de la sección de Apocalipsis 2 y 3, que a la verdad son una palabra y una frase: ιεηακυδζμκ 55 y πκεΰια θέβεζ ηαίξ έηηθδίαζξ 56 . En efecto «¡Arrepiéntete!» y «el Espíritu dice a las Iglesias» configuran - en enfático el primero -, que la era escatológica ha arribado a la experiencia y esfera humana. Este es el anuncio capital de la llegada del reino de Dios en el lenguaje de Jesús Mc 1:14, 15. El suceso por el cual, lo pneumético aparece como gestor del momento kerygmático y enfático, gravita inexorablemente en la premura y expectativa de la parusía. Todo el suceso eclesiástico es llevado por el Espíritu Santo a la expectativa constante e histórica de la parusía. Desde esta urgencia, el arrepentimiento es no posibilidad, sino necesidad humana. El fenómeno que se da en el sintagma «oír» y «decir» que de paso, se halla en toda la estructura eclesiástica Apocalipsis 2 y 3 no es en modo alguno antojadizo ni fortuito. Oír, es ante todo, disponibilidad y responsabilidad. En el lenguaje hebreo esto queda establecido en la Shemá Deuteronomio 6:4. La situación no es distinta en el lenguaje neotestamentario. Oír es «la palabra» revelada, el suceso por el cual, deviene fe Romanos 10:17. En el Apocalipsis ambos conceptos no están yuxtapuestos, sino más bien la revelación es lo que se

dice en la palabra y por ella que busca hallar en el hombre, responsabilidad para ser obedecida.

Apocalipsis 4-5. Las expresiones pneumatológicas suscitan el reconocimiento de Jesús como Señor de la historia redentiva.

55 Apocalipsis 2:5a, 5c, 16, 21a, 21b; 3:3, 19. 56 Apocalipsis 2:7, 17, 29; 3:6, 13, 22.

17

Texto

Situación-Historicidad

 

Observaciones

 

4:6 ηά έπηά πκεφιαηα ημΰ εεμΰ

Conjuntamente con Apocalipsis 3:1, se advierte la conciencia mesiánica y regia de Jesús.

El santuario celestial como contenedor de la Deidad y su misterio.

5:6 έπηά πκεφιαηα ημΰ εεμΰ άπεζηαθιέκμκ είξ πάζακ ηήκ βήξ

La construcción del texto es una semblanza de Zacarías 3:9 y 4:10.

Jesús

como

Señor,

ha

tomado

sobre

sí,

la

naturaleza del lenguaje de

   

Jehová.

Las expresiones de Apocalipsis 4:6 y 5:6, construyen el avance del misterioso suceso de la naturaleza de Dios. A medida que se penetra en el sentido escatológico de la historia, se desenvuelve y comprende más la obra del Padre, Hijo y Espíritu. Explícitamente, el Apocalipsis no contiene todavía al igual que la revelación anterior a Juan ni un tratado ontológico de Dios. Por el contrario, el hacer de Dios se encuentra desarrollado y a través de ese acontecer, se vislumbran aspecto de la naturaleza del ser de Dios. Los capítulos 4 y 5 de Apocalipsis se hallan en un sentido concéntrico de cualesquier interpretación quiástica del libro. Las expresiones verbales son tomadas de la revelación del santuario celestial como del acontecer mesiánico que aparecen en gran parte, sino todo el Antiguo Testamento y que de conjunto se orientan en torno al pacto de DiosGén 49:9; Isa 6:3; Isa 11; 63:1-3; Eze 2:9. Habrá que señalar no obstante que Apocalipsis 5:12, donde los atributos séptuples del Ebed/Cristo Apocalipsis 5:5, 6 son la semblanza del Mesías del Isaías 11:1-3; 63:1-3. En ambos relatos, la construcción del lenguaje, establecen el sacrificio y el acontecer regio posterior como norma mesiánica. En hebreo «pisar el lagar» - Isa 63:2 – es, según G. von Rad, sinonimia de “dominio, sometimiento” 57 . La cuestión no es distinta en Apocalipsis 5:6, ya que άνκίμκ έζζζηδηυξ χξ έζθαβιέκμκ, refrendan la fuerza violenta del sacrificio que ha garantizado la gloria. Es menester, por tanto, volver a la expresión lucana de Hechos 2:36, el sintagma duplo: Señor y Cristo. Atinadamente tendrá que decirse conjuntamente con Otto Karrer lo siguiente:

“El título «Cristo», según su sentido literal el ungido por el Espíritu enlaza la historia salvífica pasada con la venidera: por un lado remite a la elección de Israel como pueblo adorador de la santa alianza y por otro apunta al nuevo Israel, no según la carne sino según el espíritu, a la Iglesia de Cristo, alzada como signo en la humanidad de Dios” 58 .

El reclamo por parte de Pedro de los derechos de Jesús como soberano de la historia y de la Iglesia se amparan bajo el arameísmo: maranatha. En sí, la frase

57 Von Rad, Gerhard. 2000. Teología del Antiguo Testamento. Ediciones Sígueme, Salamanca.

1:196.

58 Cullmann, O- Karrer, O. 1968. La Biblia en el Diálogo Interconfesional. Ediciones Sígueme, Salamanca. p. 29.

18

expresa por un lado, la presencia de Cristo en su Iglesia según O. Cullmann y por el otro lado, el deseo que implora, el advenimiento del reino eterno y universal 59 . El suceso que entronca el posicionamiento de Jesús en cuanto Mesías, y su entronización como Kyrios y del cual, deviene la urgencia del arrepentimiento, es, en efecto que la presencia del Espíritu, anuncia lo escatológico como hecho ya en pleno desarrollo. El Espíritu anuncia, por tanto la aceptación y gloria del sacrificio Jn 7:39 60 . Las expresiones séptuples que se dan en Apocalipsis 5:12, poseen ecos de Isaías 11:1-3.

Apocalipsis 5:12

Isaías 11:1-3

Poder / Riqueza /Sabiduría / Fortaleza Honra / Gloria / Alabanza

Sabiduría / entendimiento / Consejo Fortaleza / Ciencia / Piedad / Temor

Estas siete características son una inundación carismática del Espíritu de Dios que lo capacita para la misión. La reunión de todos los dones en la persona del Mesías, garantizan su designación como «enviado de Dios». En efecto, la plenitud carismática lo orienta hacia el sacrificio como Ebed YHWH. La alborada mesiánica no llega sin el Espíritu. Ambos, Espíritu y Mesías se disponen hacia suceso misterioso y oscuro de la naturaleza redentora de la cruz. La plenitud de los dones mesiánicos llega por vía del Rúah YHWH en el Antiguo Testamento. El reclamo que Jesús hace para sí de Isaías 61:1-2 con modificación en el lenguaje, Lucas 4:16-19 es en efecto su clara conciencia mesiánica.

Apocalipsis 5:12

Isaías 11:1-3

Isaías 61-2

Poder / Riqueza /Sabiduría / Fortaleza Honra / Gloria / Alabanza

Sabiduría / Entendimiento / Consejo / Fortaleza / Ciencia / Piedad / Temor

Ungido /Buenas Nuevas Enviado a sanar / pregonar libertad / Vista a los ciegos Libertad a los oprimidos / Predicar el año agradable del Señor

En rigor las expresiones tanto de Apocalipsis 5 como de Isaías 11, arguyen el sentido inverso del acontecer mesiánico. En sí, Apocalipsis 5 e Isaías 11, se hallan como la resultante del acontecer de Isaías 61. La conciencia mesiánica de Jesús Isaías 61:1, 2 cosa que el mismo Lucas enfatiza en Hechos 10:38, es el sustento para su correspondencia regia Isaías 11:1-3; Apocalipsis 5:12. El cumplimiento mesiánico de la profecía se logra sobre la base de una

59 Cullmann, O. 1998. Cristología del Nuevo Testamento. Ediciones Sígueme Salamanca. p. 285.

60 Habrá que asentir con J. Jeremías que el eón mesiánico que es también el arribo del Espíritu, trae consigo la nueva creación del Espíritu – Τυ πκεΰοια έζηίκ ηυ γςμπμζμΰκ, Jn 6:63. 2001. Teología del Nuevo Testamento. Ediciones Sígueme, Salamanca. 1:104. Respecto a la relación del Espíritu y Jesús en el Evangelio sinóptico de Lucas, Particularmente los términos: : έλμοζία y

δφκαιζξ

H. Conzelmann. 1974. El Centro del Tiempo. Estudio de la Teología de Lucas. Ediciones

Fax Zurbano, Madrid. pp. 254 ss.

19

pneumatología que inunda la experiencia misional de Jesús que no culminara hasta ser proclamado Mesías de la Iglesia y Señor de la historia Hech 2:36.

Apocalipsis 6-7. El relato de los sellos que, conforme se describe de manera climática en el relato, busca su cenit en Apocalipsis 6:16, 17. En efecto, el texto describe la realidad histórica del desarrolla del Evangelio en el cristianismo. El lenguaje de Apocalipsis como es natural, es de trasfondo veterotestamentario. En Isaías 2, se aluden conceptos, tales como «casa de Jehová» y la «exaltación de Jehová en el día de su ira» - Isa 2:3, 11, 12, 17. Más precisamente, el sucot hebreo que se expresa en el recordar el mentado acontecer soteriológico de Dios en la experiencia histórica y peculiar de Israel. El predominio de Jehová por sobre los ídolos y la altivez del hombre Isa 2:8-10 queda manifiesta. El día de la ira de Jehová, es la re-vindicación y predominio de su palabra dabar que sobrepuja toda potencia idolátrica. Las expresiones de Apocalipsis 6:15, 16, refrendan el quehacer triunfante del Evangelio. En efecto, el Evangelio es acontecimiento de la revelación para todas las generaciones que tiene su cúlmine en la parusía. La parusía es la justificación de la semblanza, de la unificación del lenguaje, tanto del Antiguo como Nuevo Testamento. El Evangelio se justifica en la parusía. La parusía valida el Evangelio como obra del Espíritu en la historia del hombre. Hombre que es ante el acontecer de la parusía de Jehová un anécdota, alguien «cuyo aliento está en su nariz» - Isa 2:22.

Apocalipsis 8-9 y su relación con Apocalipsis 10-11. Las trompetas shôfar hebreo 61 se han de comprender solamente en virtud de lo interno de la comunidad hebrea o judía según corresponda. Desde este punto de vista, la llamada de las trompetas se orientan a núcleos religiosos cristianos no importando éstos, cuán amplios sean. Ese aspecto es fundamental para construir la idea de un cristianismo protestante apóstata, de paso, tan mentado y exclusivo de Apocalipsis

13:11.

El lenguaje se orienta desde el santuario celestial Apocalipsis 8:2-4. Este es el eje ejecutor de todo acontecimiento para la tierra. Es allí, donde Jesús se ubica como Señor de la historia y ejerce su soberanía sobre los reyes de la tierra en calidad de Mesías de Dios Hech 2:36, Apocalipsis 3:21. La teofanía es innegable Apocalipsis 8:5 ; es significativo al menos que en Mateo 27:51, la teofanía es ahora una cristofanía que evoca la muerte violenta del Mesías. En Apocalipsis 9:13, «los cuatro cuernos del altar de oro» se hallan «ante Dios». Las trompetas shôfar se contextualizan desde una perspectiva cúltica, es decir, desde el santuario celestial lo que justifica la llamada al arrepentimiento de las comunidades cristianas que se encausan a una apostasía. Las imágenes que desde el punto de vista hebreo son idolátricas Apocalipsis 9:20 conllevan sin embargo, la fuerza del acontecer humano que excluye la obra del Espíritu de Dios.

61 Shofar, en hebreo, cuerno.

20

La llamada al arrepentimiento, ciertamente es la obra del Espíritu que ahora aparece como ignorada. En efecto μφ ιεηεκυδζακ, «no se arrepintieron» - Apocalipsis 9:20, 21. Se han vuelto al culto idolátrico que se caracteriza por el lenguaje profano esparcido en todo el texto v. gr. hechicería y fornicación. La negada realidad que conlleva una expresión cútica sin el acontecer del Espíritu de Dios, que se expresa en imágenes fuertes y convulsionadas en ambos capítulos, refrendan la ausencia del Espíritu en la expresiones del lenguaje religioso expresadas aquí. De manera muy señera, el Espíritu se volcará de lleno a inundar la experiencia profética-histórica del remanente y su misión. Es Cristo, quien asumiendo las imágenes de Jehová en la experiencia del pacto antiguo, quien acompaña cristofánicamente la misión evangelizadora del remanente Apocalipsis 10. Y en segunda instante, el Espíritu de Jehová quien validará la revelación de Dios a través del tiempo, y para el tiempo del fin, será quien re-valide la Palabra de Dios como mensaje para el fin de la historia Apocalipsis 11. De esta forma, el remanente se orienta en relación con el ministerio sacerdotal de Cristo en el Santuario y el Espíritu de Dios, configura la experiencia de la revelación histórica como Palabra de Dios para todos los tiempos y las edades. Una teología que se oriente en la reflexión bíblica-histórica, considerará que el quehacer eclesiológico es eminentemente pneumático-kerygmático, pues, es, la Deidad quien se ha revelado en la historia de manera plena y no menos que abierta. Cuando disponemos que es abierta, damos énfasis al sujeto, también histórico y no menos abierto.

Apocalipsis 12-14. Nos consultamos: ¿Se halla el Espíritu de Dios aquí? Y si la respuesta es afirmativa: ¿Cómo? El sentido parodial satura el relato: El dragón le da poder a la bestia – δναηςκ ηήκ δφκαιζκ, Apocalipsis 13:2. El dragón es el diablo, la serpiente antigua, Satán ϑ άθαζζακ, Apocalipsis 12:9. El texto tiene base en Daniel 7:13, el Anciano de días y el Hijo del Hombre se hallan. Hijo del Hombre será el terminus gloriae de Jesús en su ministerio terrenal Lc 17:30 62 . La recepción del júbilo por la herida mortal y posterior resurrección de la bestia ϑ δνίμκ - ¿no es una representación de la resurrección de Jesús? A esto tendrá que anudarse el ministerio itinerante de blasfemia durante 42 meses Apocalipsis 13:5. No es en sí, la parodia de ministerio de Jesús por tres años y medio, haciendo el bien lleno del Espíritu de Dios Hechos 10:38. Nos consultamos: ¿Dónde yace el Espíritu Santo aquí? Continuando con el suceso parodial, la bestia que habla como dragón Apocalipsis 13:11 no busca gloria para sí, sino que encausa la adoración a la bestia que tenía la herida mortal y fue sanada Apocalipsis 13:12. Efectivamente esta es una burda representación de la obra del Espíritu de Dios. Juan 16:14, 15 ¿no enseña que el Espíritu se somete y glorifica a Jesús? Por lo demás se habla de señales «y hasta descender

62 Ladd, George E. 1990. Crítica del Nuevo Testamento. Una Perspectiva Evangélica. Editorial

Mundo Hispano, Michigan. pp. 137-154.

21

fuego del cielo a la tierra ante los hombres» 63 . En el acontecer, tanto del Antiguo Testamento como del Nuevo, descender fuego del cielo es prerrogativa divina. Es teofanía. En efecto, se hace en virtud de un castigo como es el caso de Sodoma y Gomorra 64 , o bien en el culto al verdadero Dios que desempeñó Elías ante los profetas de Baal 65 . Para el Nuevo Testamento, la señal de descender fuego del cielo, es pneumofanía Hech 2:3, 4. En el texto de Apocalipsis 13:13, 14, dicha señal – ζδιεία – es la usurpación de las prerrogativas divinas ante los seres creados. El cordero que habla como dragón ha usurpado el obrar del Espíritu. Lo hace engañando, amén que Espíritu se dispone en la verdad 66 . En Apocalipsis 14:5, μφπ εφνέϑ δ ρεΰδμξ, con un no enfático, precisamente: «no se halló engaño» es ante todo, la prístina acción del Espíritu de Dios en la experiencia vital del creyente. No disponerse hacia el engaño y no hallarse en él, es adentrarse a la vida religiosa en Cristo y a través del Espíritu Rom 8:10. Tal situación es fundamental en la expresión de la misión y ante todo en la cotidianeidad del sujeto religioso. El καί, θέβεζ ηυ πκεΰια, precisamente: «sí, dice el Espíritu» de Apocalipsis 14:13, es ante todo lo enfático del presente escatológico que se vive en la presencia del Espíritu Santo. Los tres mensajes angélicos han de ser percibidos por este «decir del Espíritu» ya no únicamente al mundo, pues el mundo se ha deslindado de lo pneumatológico en el acontecer escatológico de la historia. El sí enfático del Espíritu, es hacia el creyente que advierte la muerte ya no como ausencia y desarraigo de la historia, sino como un permanecer en el recuerdo por el obrar fidedigno – ένβα. En el obrar del Espíritu en el suceso escatológico de la historia, la muerte no es vista como puro anonadamiento del ser, sino como la certeza de un testimonio fidedigno que aguarda en silencio el despertar de la resurrección, garantizada por el sí enfático del Espíritu que es de igual modo, un amén divino.

Apocalipsis 16-18. Las copas de ira de Dios son vertidas desde el santuario celestial Apocalipsis 15. Tal situación implica cesación de la intercesión. La ira de Dios se expresa sin misericordia hacia los no creyentes en rigor al mundo. La terminología es recurrentemente tipológica, bien que sea para expresar cautividad del mal, Éxodo, Babilonia o liberación y vindicación como es el caso Apocalipsis 16:12, 16. Desde el santuario celestial, se enjuicia al mundo impío y al falso sistema religioso. Ambos acontecimientos están representados por una teofanía y una declaración que tiene su reminiscencia en el Calvario - Jn 19:30. La ausencia de arrepentimiento – μφ ιεηεκυδζακ 67 - además de la constante blasfemia – έαθαζθήιδζακ – bien que también, ambos conceptos se encuentren

63 Apocalipsis 13:13

64 Génesis 19. 65 1 Reyes 18:36-39. No es menos significativo que el suceso de los profetas de Baal conjuntamente con Elías, éste último, se mueva en una temporalidad sometida al santuario - «cuando llegó la hora de ofrecer el holocausto» 1 Rey 18:36.

66 Juan 14:17

67 Apocalipsis 16:9, 11.

22

vinculados, refuerzan la concepción de ausencia del Espíritu Santo como agente que motiva la transformación. La ausencia del Espíritu, en el período del juicio divino, hace fermentar la presencia de «falsos espíritus» - ρεοδμπνμθήημο πκεφιηα -, o bien «espíritus demoníacos» - πκεφιηα δαζιμκίςκ – Apocalipsis 16:13. El Espíritu Santo obra el arrepentimiento en conexión con el suceso sacrificial. Agua y Espíritu en el lenguaje de Jesús - Jn 3:3 obran mancomunados 68 . La ausencia de Jesús en el santuario celestial es inexorable juicio, y por tanto ¿qué valor tiene el arrepentimiento sin liberación de la culpa? El Espíritu, únicamente lleva en éxtasis a Juan para presencia la condenación de la Gran Ciudad, Babilonia 69 - έκ πκεφιαηζ.

Apocalipsis 19-20. En pleno contexto de la parusía, se hace referencia al «es el espíritu de la profecía» - έζηζκ πκεΰιαηα ηήξ πνμθδηείαξ, Apocalipsis 19:10. Sintéticamente ¿qué significa esta frase? La frase en sí representa el diálogo del Espíritu a través de la historia. En efecto, la revelación es causa del Espíritu a los profetas y éstos, anunciaron el suceso cristológico 1 Pedro 1:10, 11. La parusía es tanto suceso cristológico como pneumatológico. ¿Cómo es ello posible? La Iglesia ha sido confiada al Espíritu y él ha conducido a la Iglesia por el crisol de la prueba. El Espíritu ha garantizado que la Palabra de Jehová no vuelva vacía, sino prosperada Isa 55:10. Ο θυβμξ ημΰ εεμΰ, «El Verbo de Dios» - Apocalipsis 19:13 de esta manera: ¿no es acaso el dinamismo de Dios para esta historia y la venidera? ¿No es el verbo quien le ha dado vida, sentido y autoridad a la expresión profética? ¿No es el Espíritu responsable de la revelación a través de todos los tiempos? Por tanto: ¿No son el Espíritu y el Verbo quienes han obrado la experiencia terrena de la redención? La historia sin Cristo es, inexorable fracaso y sin el Espíritu, ausencia de vida nueva. La parusía es por tanto un re-encuentro.

Apocalipsis 21-22. La frase «No selles la Palabra de la profecía» 70 es un hebraísmo. No hay sello, en el Espíritu obra la comprensión segura, el canon por cierto, está abierto a la comprensión histórica-salvífica. El Espíritu abre y cierra la revelación de Dios Gén 1:2 y Apocalipsis 22:17. En efecto, ηυ πκεΰια, se reclama el derecho de optar por lo eterno. Se hace provisión en él para que lo escatológico sea una hallarse en Cristo.

III Conclusiones

Pueden desprenderse al menos, tres conclusiones específicas respecto al obrar del Espíritu de Dios en el Apocalipsis:

68 Rom 6:4; 8:9.

69 Apocalipsis 17:3.

70 θυβμοξ - Apocalipsis 22:10.

23

a) Es quien recoge la historia y la dispone como construcción histórica-revelativa para la comunidad de creyentes. b) Hace que lo escatológico se configure como la certeza de una experiencia histórica. c) Se halla ausente en el mundo, presente en la Iglesia. Configura una eclesiología orientada en una escatología consciente de la parusía.

24