You are on page 1of 106

documentos r eciente s

Asunció n

Asunció n

documentos r eciente s

Ediciones

<a href=Edi c i ones Coordinación general: Jorge Sáenz Coordinación editorial: Fredi Casco Diseño y diagramación: Tamara Migelson Corrección: Silvia Sánchez Gestión cultural: Rocío Ortega Retoque digital: Negib Giha Impresión: AGZ www.elojosalvaje.org Asunción, documentos recientes (libro) © 2008: el ojo salvaje Asunción, documentos recientes (fotografías) © 2008: Javier Medina, Juan Carlos Meza, Joaquín Casco, Mónica Matiauda, Francene Keery Planás, Tamara Migelson, Negib Giha, Lucas Núñez, Fernando Romero, René González, Luis Vera, Jorge Vidart, Jorge Sáenz Exposición: Asunción, documentos recientes Centro Cultural de la Ciudad - Manzana de la Rivera Octubre - noviembre de 2008 Coordinación: Javier Medina Montaje: Blas Morel El ojo salvaje , Mes de la Fotografía en Paraguay ha sido declarado de Interés Cultural por los siguientes organismos públicos: Dirección de Relaciones Culturales del Ministerio de Relaciones Exteriores. VMRE/DGPB/DRC/N 298/2008. Dirección General de Cultura de la Municipalidad de Asunción. Res. Núm. 013/2008 DGCCC. Secretaría Nacional de Cultura de la Presidencia de la Nación. Res. SNC Núm. 116/08. Secretaría Nacional de Turismo de la Presidencia de la República. Res. Núm. 1093/08. Auspiciante general de el ojo salvaje Esta edición se realizó con el apoyo del Fondo Nacional de la Cultura y las Artes - FONDEC. Miembros del Consejo Directivo: Ticio Escobar (Presidente) Judith María Vera Elizabeth Vinader Katty Ortega Mario Coscia Dirección: Avenida Federación Rusa y Sargento Cabo Marecos - Banco Central del Paraguay, Portón Nº 4, Sector Cultural. Asunción - Paraguay Teléfonos: (021) 662 732 - (021) 662 736 Correo electrónico: fondec@click.com.py Auspician Apoyan EMBAJADA DE LA REPÚBLICA ARGENTINA Galería de arte y enmarcados Asunción documentos r ecientes " id="pdf-obj-2-7" src="pdf-obj-2-7.jpg">

Coordinación general: Jorge Sáenz Coordinación editorial: Fredi Casco Diseño y diagramación: Tamara Migelson Corrección: Silvia Sánchez Gestión cultural: Rocío Ortega Retoque digital: Negib Giha Impresión: AGZ www.elojosalvaje.org

Asunción, documentos recientes (libro) © 2008: el ojo salvaje Asunción, documentos recientes (fotografías) © 2008: Javier Medina, Juan Carlos Meza, Joaquín Casco, Mónica Matiauda, Francene Keery Planás, Tamara Migelson, Negib Giha, Lucas Núñez, Fernando Romero, René González, Luis Vera, Jorge Vidart, Jorge Sáenz

Exposición: Asunción, documentos recientes Centro Cultural de la Ciudad - Manzana de la Rivera Octubre - noviembre de 2008 Coordinación: Javier Medina

Montaje: Blas Morel

El ojo salvaje , Mes de la Fotografía en Paraguay ha sido declarado de Interés Cultural por los siguientes organismos públicos:

Dirección de Relaciones Culturales del Ministerio de Relaciones Exteriores. VMRE/DGPB/DRC/N 298/2008. Dirección General de Cultura de la Municipalidad de Asunción. Res. Núm. 013/2008 DGCCC. Secretaría Nacional de Cultura de la Presidencia de la Nación. Res. SNC Núm. 116/08. Secretaría Nacional de Turismo de la Presidencia de la República. Res. Núm. 1093/08.

Auspiciante general de el ojo salvaje

<a href=Edi c i ones Coordinación general: Jorge Sáenz Coordinación editorial: Fredi Casco Diseño y diagramación: Tamara Migelson Corrección: Silvia Sánchez Gestión cultural: Rocío Ortega Retoque digital: Negib Giha Impresión: AGZ www.elojosalvaje.org Asunción, documentos recientes (libro) © 2008: el ojo salvaje Asunción, documentos recientes (fotografías) © 2008: Javier Medina, Juan Carlos Meza, Joaquín Casco, Mónica Matiauda, Francene Keery Planás, Tamara Migelson, Negib Giha, Lucas Núñez, Fernando Romero, René González, Luis Vera, Jorge Vidart, Jorge Sáenz Exposición: Asunción, documentos recientes Centro Cultural de la Ciudad - Manzana de la Rivera Octubre - noviembre de 2008 Coordinación: Javier Medina Montaje: Blas Morel El ojo salvaje , Mes de la Fotografía en Paraguay ha sido declarado de Interés Cultural por los siguientes organismos públicos: Dirección de Relaciones Culturales del Ministerio de Relaciones Exteriores. VMRE/DGPB/DRC/N 298/2008. Dirección General de Cultura de la Municipalidad de Asunción. Res. Núm. 013/2008 DGCCC. Secretaría Nacional de Cultura de la Presidencia de la Nación. Res. SNC Núm. 116/08. Secretaría Nacional de Turismo de la Presidencia de la República. Res. Núm. 1093/08. Auspiciante general de el ojo salvaje Esta edición se realizó con el apoyo del Fondo Nacional de la Cultura y las Artes - FONDEC. Miembros del Consejo Directivo: Ticio Escobar (Presidente) Judith María Vera Elizabeth Vinader Katty Ortega Mario Coscia Dirección: Avenida Federación Rusa y Sargento Cabo Marecos - Banco Central del Paraguay, Portón Nº 4, Sector Cultural. Asunción - Paraguay Teléfonos: (021) 662 732 - (021) 662 736 Correo electrónico: fondec@click.com.py Auspician Apoyan EMBAJADA DE LA REPÚBLICA ARGENTINA Galería de arte y enmarcados Asunción documentos r ecientes " id="pdf-obj-2-49" src="pdf-obj-2-49.jpg">

Esta edición se realizó con el apoyo del Fondo Nacional de la Cultura y las Artes - FONDEC. Miembros del Consejo Directivo:

Ticio Escobar (Presidente) Judith María Vera Elizabeth Vinader Katty Ortega Mario Coscia

Dirección: Avenida Federación Rusa y Sargento Cabo Marecos - Banco Central del Paraguay, Portón Nº 4, Sector Cultural. Asunción - Paraguay Teléfonos: (021) 662 732 - (021) 662 736 Correo electrónico: fondec@click.com.py

Auspician

<a href=Edi c i ones Coordinación general: Jorge Sáenz Coordinación editorial: Fredi Casco Diseño y diagramación: Tamara Migelson Corrección: Silvia Sánchez Gestión cultural: Rocío Ortega Retoque digital: Negib Giha Impresión: AGZ www.elojosalvaje.org Asunción, documentos recientes (libro) © 2008: el ojo salvaje Asunción, documentos recientes (fotografías) © 2008: Javier Medina, Juan Carlos Meza, Joaquín Casco, Mónica Matiauda, Francene Keery Planás, Tamara Migelson, Negib Giha, Lucas Núñez, Fernando Romero, René González, Luis Vera, Jorge Vidart, Jorge Sáenz Exposición: Asunción, documentos recientes Centro Cultural de la Ciudad - Manzana de la Rivera Octubre - noviembre de 2008 Coordinación: Javier Medina Montaje: Blas Morel El ojo salvaje , Mes de la Fotografía en Paraguay ha sido declarado de Interés Cultural por los siguientes organismos públicos: Dirección de Relaciones Culturales del Ministerio de Relaciones Exteriores. VMRE/DGPB/DRC/N 298/2008. Dirección General de Cultura de la Municipalidad de Asunción. Res. Núm. 013/2008 DGCCC. Secretaría Nacional de Cultura de la Presidencia de la Nación. Res. SNC Núm. 116/08. Secretaría Nacional de Turismo de la Presidencia de la República. Res. Núm. 1093/08. Auspiciante general de el ojo salvaje Esta edición se realizó con el apoyo del Fondo Nacional de la Cultura y las Artes - FONDEC. Miembros del Consejo Directivo: Ticio Escobar (Presidente) Judith María Vera Elizabeth Vinader Katty Ortega Mario Coscia Dirección: Avenida Federación Rusa y Sargento Cabo Marecos - Banco Central del Paraguay, Portón Nº 4, Sector Cultural. Asunción - Paraguay Teléfonos: (021) 662 732 - (021) 662 736 Correo electrónico: fondec@click.com.py Auspician Apoyan EMBAJADA DE LA REPÚBLICA ARGENTINA Galería de arte y enmarcados Asunción documentos r ecientes " id="pdf-obj-2-59" src="pdf-obj-2-59.jpg">
<a href=Edi c i ones Coordinación general: Jorge Sáenz Coordinación editorial: Fredi Casco Diseño y diagramación: Tamara Migelson Corrección: Silvia Sánchez Gestión cultural: Rocío Ortega Retoque digital: Negib Giha Impresión: AGZ www.elojosalvaje.org Asunción, documentos recientes (libro) © 2008: el ojo salvaje Asunción, documentos recientes (fotografías) © 2008: Javier Medina, Juan Carlos Meza, Joaquín Casco, Mónica Matiauda, Francene Keery Planás, Tamara Migelson, Negib Giha, Lucas Núñez, Fernando Romero, René González, Luis Vera, Jorge Vidart, Jorge Sáenz Exposición: Asunción, documentos recientes Centro Cultural de la Ciudad - Manzana de la Rivera Octubre - noviembre de 2008 Coordinación: Javier Medina Montaje: Blas Morel El ojo salvaje , Mes de la Fotografía en Paraguay ha sido declarado de Interés Cultural por los siguientes organismos públicos: Dirección de Relaciones Culturales del Ministerio de Relaciones Exteriores. VMRE/DGPB/DRC/N 298/2008. Dirección General de Cultura de la Municipalidad de Asunción. Res. Núm. 013/2008 DGCCC. Secretaría Nacional de Cultura de la Presidencia de la Nación. Res. SNC Núm. 116/08. Secretaría Nacional de Turismo de la Presidencia de la República. Res. Núm. 1093/08. Auspiciante general de el ojo salvaje Esta edición se realizó con el apoyo del Fondo Nacional de la Cultura y las Artes - FONDEC. Miembros del Consejo Directivo: Ticio Escobar (Presidente) Judith María Vera Elizabeth Vinader Katty Ortega Mario Coscia Dirección: Avenida Federación Rusa y Sargento Cabo Marecos - Banco Central del Paraguay, Portón Nº 4, Sector Cultural. Asunción - Paraguay Teléfonos: (021) 662 732 - (021) 662 736 Correo electrónico: fondec@click.com.py Auspician Apoyan EMBAJADA DE LA REPÚBLICA ARGENTINA Galería de arte y enmarcados Asunción documentos r ecientes " id="pdf-obj-2-61" src="pdf-obj-2-61.jpg">
Apoyan EMBAJADA DE LA REPÚBLICA ARGENTINA Galería de arte y enmarcados
Apoyan
EMBAJADA DE LA REPÚBLICA ARGENTINA
Galería de arte
y enmarcados

Asunción

documentos r ecientes

   

Asunción

documentos recientes

   

Introducción

por Jorge Sáenz

Documentos de autor

propaganda ha sido útil a la hora de historiar y documentar un régimen

deben ser cambiadas, o a mostrar simple y directamente lo que no v emos y

en su propia tierra, llegan a Asunción cada semana buscando algo que les

“De Asunción sabemos muy poco. Sigue siendo un misterio, salvo

tico sensibilizador y movilizador de conciencias, ya que no solo necesitamos

tituir el ojo salvaje .

El uso documental de la fotografía, el que necesita considerar los obje- tos y acciones que en ella se representan como evidencias, ha sido prolífico a lo largo de la corta historia de este medio y se ha ido adaptando al desa- rrollo de las tecnologías que intervienen en el proceso. Hoy más que nunca, estos pr ocesos se encuentran en permanente transformación. Lo que no se ha transformado, por suer te, es la v ocación de algunas per- sonas de contarnos su mundo y las cosas que les interesan o preocupan a través de imágenes que testimonian su experiencia y, sobre todo, su perso- nal opinión sobre el tema tratado. Dentro del conjunto de los diversos

determinado. Sabemos por múltiples experiencias que la existencia de fotografías que documentan de un modo crítico la sociedad en que vivimos no constituye por sí misma un factor de cambio. Su papel se reduce, modestamente, a señalar con el dedo de la conciencia las cosas que el autor considera que

por tanto no v aloramos. S i la publicación y difusión de este pensamiento crítico, en forma de fotografías, entr onca con la movilización de mentes sensibles –posibles agentes de cambio– entonces los resultados bien pueden ser otros.

permita sobrevivir. Muchos de ellos terminan vendiendo frutas o mercan- cías de contrabando en los semáforos y aumentando la ya superpoblada ribera o los pueblos aledaños. Más de un millón de almas transita y habita en Asunción, sin poder ver ni hacerse cargo de toda la problemática com- pleja que la ciudad encierra. La mayoría nos consideramos meramente usuarios de Asunción, y muy pocos sus ciudadanos. ¿Nos gusta nuestra ciudad? Si la respuesta es afirmativa, ¿por qué no hay, como sí hay de otras ciudades, pr ofusión de libros sobre ella? Como míni- mo podemos decir que, desde el punto de vista de la intención documen- tal seria, ha sido un amor casi olvidadizo. Únicamente cabe destacar los

políticas municipales apropiadas, sino también aumentar la conciencia individual y social respecto de los problemas urbanos. Una de las grandes contradicciones de la fotografía autoral en acción es que si bien podemos considerarla un medio plural, el carácter individual de la acción y la responsabilidad de fotografiar (uno mira, uno decide, uno aprieta el disparador) ha condicionado a los cultores de esta disciplina al individualismo y al consecuente aislamiento. Por esta razón, ha sido un gran salto para el gr upo de autores que partimos del Taller de Ensayo Fotográfico –que me enorgullece coordinar desde hace cuatro años– cons-

géneros documentales, el uso de la fotografía fija se consolida en la prefe-

Es así que al ver un trabajo documental que nos emociona, el “esto fue”

antecedentes de carácter excepcional en su compromiso, realizados en dis-

Este colectivo se funda, entre otras cosas, para romper el aislamiento en

Julio de 2008

rencia de los espectadores por ser un terreno más propicio para la reflexión.

inherente a toda fotografía se traducirá en “esto es y no lo vi

”,

o “esto es

tintas épocas por parte de los autores Jesús Ruiz Nestosa, Carlos Bittar,

el que se ha sumido la práctica fotográfica en Paraguay e impulsar el estu-

Al ser la acción de mirar una acción del pensamiento, cobra importan-

y va a seguir así si no hago algo para que cambie

”.

Transformación que

Gabriela Zucolillo y Fernando Allen. Cuando las hubo, la publicación de

dio de esta disciplina del arte; coordinar esfuerzos para difundir por medio

cia el saber quién lo vio así y nos lo cuenta desde las páginas de un libr o, un diario o la pantalla de una computadora. El reconocimiento de la categoría autoral de un trabajo documental debe par tir por juzgar si el trabajo ha sido inv estigado con la honestidad y

Nuestra ciudad

estos trabajos ha sido de carácter marginal y con un gran esfuer z o indivi - dual de sus autores. H agamos sino la pr ueba de ir a una librería de Asunción y pedir un libro sobre esta ciudad ... Anticipando nuestra percepción, desde el pr ólogo a la edición de 2002

de muestras y publicaciones la obra hasta ahora dispersa de autores locales y pr omov er el intercambio con otros autores fuera de nuestras fronteras. En esta ocasión encontramos oídos cada vez más receptivos a este esfuer- z o. Agradecemos el auspicio general del FONDEC y al Centr o Cultural de

compr omiso suficiente que nos permita saber desde dónde nos habla su autor, qué posición adopta concientemente frente al tema tratado. Ver y darle forma personal a un discurso fotográfico pone en juego las capacidades estéticas del autor, a tal grado que muchas veces escuchamos este comentario al colgar una fotografía documental en la pared de una galería o un museo: “Esta fotografía trasciende lo meramente documental”. Como si lo documental fuera algo simple. La creación artística del mensa-

El tema que aquí tratamos con multiplicidad de enfoques es Asunción y sus alrededores. La ciudad ha sido un tema recurrente en fotografía docu- mental y Asunción es una capital con historia y vida particulares. ¿Sabemos por qué fue llamada “el Paraíso de Mahoma” en la primera época colonial? ¿Qué sabemos sobre el sufrimiento de sus pobladores durante la guerra, que los hizo extranjeros en su propia tierra? ¿Qué de las

del primer v olumen de Postales de la A sunción de antaño de Jorge Rubiani, el escritor Helio Vera comenta:

obviedades que prodigan los libros de lectura. Ella nos habita, pero no sabe- mos quién es. S on pocos los que se entregar on a la tarea de interr ogarla, o por lo menos de cavilar sobre las preguntas que hubiésemos querido hacer ” ...

la Ciudad-Manzana de la Riv era, donde se exponen las fotografías publica - das en este v olumen. Agradecemos también el apoyo de las siguientes orga- nizaciones públicas y privadas para las demás exposiciones y eventos que conforman el primer Mes de la Fotografía en Paraguay: Centro Cultural de la República-El Cabildo, Fundación Migliorisi, Museo del Barro, las emba- jadas de Francia, Brasil, Argentina y Alemania, Centro Cultural de España Juan de Salazar, Centro Cultural Paraguayo-Americano, Instituto Cultural

je es inherente a todo pr oceso fotográfico documental de autor, por eso no cabría distinguir a priori entre arte y documento, más que por el uso y el contexto en que este trabajo se muestra.

luchas contra la dictadura? ¿Conocemos los pr oblemas que hoy enfrentan los habitantes de los barrios? Para el ojo observador, sin embargo, todas estas historias están grabadas en sus calles y paredes, y en la cara de sus

La mirada colectiva en acción: el ojo salvaje

Paraguay o Alemán, Galería Larissa Jiménez y Pomelo Editorial. Gracias a ellos, nos sentimos orgullosos de presentar ante el público nuestro trabajo Asunción, documentos recientes , inscrito en un circuito mayor de exposicio-

Es notable la coincidencia en la falta de desarrollo de la fotografía docu- mental en países que han tenido largos periodos de gobiernos dictatoriales. Si bien hoy en día ya no confundimos fotografía con realidad, es evidente que a los dictadores no les ha gustado la imagen fotográfica más que como propaganda explícita de su régimen. Aunque, paradójicamente, hasta la

habitantes. Hoy, esta ciudad verde, privilegiada por tener entre las ramas de sus árboles más de 200 especies de aves, está en inexorable transformación. La clásica población capitalina se v e, desde hace unas décadas, aumentada por los miles de habitantes rurales que, sin posibilidades de sembrar y cosechar

Coordinar este trabajo documental colectivo ha sido un desafío. Cada participante del proyecto, lejos de la mirada neutral, ha elegido y produci- do durante más de un año un conjunto de imágenes tomadas de nuestra realidad cotidiana. Y es así que la fotografía puede acercarse a un diagnós-

nes ( el ojo salvaje ) que durante un mes convertirán a Asunción en un refe- rente de la fotografía en la región.

Amplitud de la mirada por Juan Carlos Me za

Amplitud de la mirada

por Juan Carlos Me za

Fachadas por Javier Medina

Fachadas

por Javier Medina

12 13
12 13
14 15
14 15
16 17
16 17
18 19
20 21
20 21

Durante 60 años, la superestructura del Partido Colorado gobernó el Paraguay bajo un régimen de dictadura cívico-militar que apeló a exilios, ausen- cia de garantías constitucionales, crímenes y, por sobre todo, al ejercicio abusi- v o del poder. En este marco, una clase favorecida a escalas fantásticas por la dictadura y económicamente fundada en su benevolencia configuró una estructura que envolvería a los tres poderes del Estado para su absoluto beneficio. Así, la masa estatal fue degradándose hasta convertirse en una fachada carcomida y despoja- da de sus fundamentos. Esta cultura impartida desde el poder fue impregnando la conciencia moral del pueblo. La corrupción se ramificó hasta en las más pequeñas micro estruc- turas sociales, traduciéndose, entre otras cosas, en negociados de importación y exportación “libre de impuestos”, repartición abusiva de la tierra pública, sobre-

empleo estatal, licitaciones arregladas, vecinos “enganchados” al tendido eléctri- co, evasión impositiva, etc. Naturalmente las cosas comenzaron a decaer y el fin de las dictaduras en los países v ecinos favoreció la caída de Alfredo Stroessner. La neodemocracia se ves- tía de farsa. El Partido Colorado seguiría en el poder hasta el año 2008, con una sucesión de gobiernos que repetirían el sistema de favoritismos, corrupción y luchas intestinas. Trabajar con la simbología del Estado es trabajar con el producto de las deci- siones que nos afectan a todos. Rumores, entredichos políticos y sutilezas de la fisonomía local: un mundo que quisiéramos cambiar y decae con insistencia.

Javier Medina, julio de 2008

Durante 60 años, la superestructura del Partido Colorado gobernó el Paraguay bajo un régimen de dictadura

11: Panteón de los Héroes

12: Mansión inconclusa de Alfredo Stroessner, hijo del ex dictador

13: Indígenas Mbya Guaraní que ocuparon por meses la Plaza Uruguaya

14: Complejo habitacional Mariano Roque Alonso

15: Aviones de la extinta empresa estatal Líneas Aéreas Paraguayas

16: Cartel electoral del ex general Lino César Oviedo

17: Silos abandonados del ejército paraguayo

18: Pileta pública en el Parque Bernardino Caballero

20: Seccional Nº 19 de la Asociación Nacional Republicana (Partido Colorado)

21: Estatua de Chiang Kai-shek 22: Casa de gobierno

24 Amplitud de la mirada, por Juan Carlos Meza / 25
Densidad por René G onzále z

Densidad

por René G onzále z

28 29
28 29
30 31
30 31
32 33
32 33
34 35
34 35
36 37
36 37

Fotografiar la cascada de sangre naciente de un matadero al borde del arroyo me causa tristeza. Los desechos llegan al curso hídrico que ya trae agua turbia en su recorrido. Pareciera que es la propia naturaleza desangrándose, pues todo raudal con basura de alguna forma llegará al río, y las mismas aguas a mi mate de todas las mañanas. La magia de la fotografía: en una milésima de segundo puede fijar en el tiem- po una imagen que quedará como documento o como recuerdo de un hecho. Pero en cuanto a la contaminación, está todo mal… no será un recuerdo. No existen arroyos o ríos cerca de las ciudades que no estén contaminados. El Río Paraguay, por ejemplo, tiene un alto contenido de mercurio. Una pila con-

tamina 30 mil litros de agua, una lata tarda 500 años en desintegrarse, el plástico 300. Casi no quedan peces. Después de mucho mirar estas fotografías, me duele la realidad y se me enre- dan las preguntas ¿Por qué ensuciamos? A los dueños de fábricas, mataderos, industrias, a la gente que vive cerca de arroyos o del río, ¿no les preocupa el futu- ro? Y a todos los ciudadanos, ¿qué ambiente vamos a dejar? ¿Qué agua beberán nuestros hijos?

René González , julio de 2008

Fotografiar la cascada de sangre naciente de un matadero al borde del arroyo me causa tristeza.

27: Quema de neumáticos en desuso ordenada por la Municipalidad de Asunción en instalaciones de la Planta Asfáltica Municipal (2007).

28 y 29: Descarga de los desechos de la matanza de animales en los frigoríficos del Barrio Tablada Nueva al Arroyo Mburicaó (2007).

30: Polución aérea en el Barrio Los Laureles

(2008).

31: Vista elevada de la ciudad de Asunción en hora pico (2008).

  • 32 y 33: Dos recicladores de residuos recogen material de la costa del Río Paraguay en el Barrio Santa Ana (2007).

  • 34 y 35: Quema de neumáticos en la Planta Asfáltica de la Municipalidad de Asunción (2007).

36: Obrero reciclador

37: Vista del Vertedero Municipal de Asunción en el Barrio Cateura (2008).

38: Una mujer internada en el hospital Juan Max Boettner recibe oxígeno suplementario.

40 Amplitud de la mirada, por Juan Carlos Meza / 41
Buscando la sombra por Francene K eer y Planás

Buscando la sombra

por Francene K eer y Planás

44 45
44 45
46 47
46 47
48 49
48 49
50 51
50 51
52 53
52 53

Fíjese detenidamente y quizás descubra un nuevo paisaje que le remonta al mundo del pasado. D espués de haber nacido y crecido en la ciudad de Nueva York, venir a vivir a Paraguay fue un cambio enorme. La combinación de la vegetación con su v ariada paleta de verdes y la brillante calidad de la luz en este país subtropical me emocionaron de forma inmediata. Los árboles floridos y sus aromas captu- raron mis sentidos. ¡Toda planta parece devenir en árbol o arbusto en una noche! Variedades de orquídeas, cactus y palmeras aparecen súbitamente para deleitar mis ojos. Vivo a orillas de un campo, a quince minutos en auto del centro de Asunción. En este barrio entro a un mundo de naturaleza. Paseando, cámara en mano, descubro imágenes nunca vistas. No me canso de mirar este paisaje, ni de tomar fotografías. Siempre me han gustado los lentes de aproximación para tomar fotos de cerca, representando los objetos de una manera diferente. Me fascinan las pers-

pectivas con elementos cercanos y lejanos, la construcción de imágenes con pro- fundidades inusuales de campo visual. La fotografía de naturaleza en color siem- pre ha sido mi tema. Observar la naturaleza y sus paletas de colores traducidas en fotografías es un desafío. Priorizo composiciones de luz, color y la manera en que esto afecta el espacio ar quitectónico. Disparo en horas específicas del día, tomando en cuenta la luz, las estaciones y las condiciones climáticas del día. Cada estación ofrece distintas floraciones de plantas y árboles (con algunas con- tribuciones de deliciosas frutas). La calidad de la luz sumada a la humedad resul- ta en fabulosas formaciones de nubes y cielos con efluvios de pictóricos azules. Paraguay ostenta una sorprendente abundancia de riquezas naturales. Sin embargo, las personas y el gobierno parecen dar la espalda a esta herencia. Tal vez mis fotografías inspiren a recordar la importancia de este bien cultural, eco- nómico y ecológico para que sea pr otegido.

Francene Keery Planás, junio de 2008

Fíjese detenidamente y quizás descubra un nuevo paisaje que le remonta al mundo del pasado. D

43: Árbol solitario, Ybyre pytre

50: Arbustos de ciprés

44: Caballo salvaje

51: Arbusto de Santa Ana y Mírame no me toquéis en blanco y rojo

45: Santa Rita y Petra 46: Camalote de medianoche 47: Llantén de agua 48: Pelo de araña 49: Cuerno de ciervo

52: Lluvia de orquídeas 53: Frutas de mango 54: Jazmín Magno

56 Amplitud de la mirada, por Juan Carlos Meza / 57
Comedor es por Tamara Migelson

Comedor es

por Tamara Migelson

60 61
60 61
62 63
62 63
64 65
64 65
66 67
66 67
68 69
68 69

El almuerzo, para el que trabaja fuera de su casa, es un momento deseado, íntimo. Además de ser vital para el cuerpo, es fundamental para recuperar a la persona que viene peleando duro y parejo por el guaraní desde temprano. Espacio rutinario, solitario en general, lejos de la alienación. Es el momento del yo, del gusto y la energía. Del descanso. Desperdigados por toda la ciudad, los comedores se encuentran. Espacios y personas, como uno. Robar una foto en esas circunstancias resulta imposible. Ese más fácil darle el lugar que se merece al asunto. Permiso y ceremonia para retratar a los come-

dores. Rapidez y sangre fría para apurar la foto del plato, que a esas alturas, anhela ser devorado. Y la luz de estos espacios, tan esquiva e intensa, desafiando siempre. Descubrí el valor inmenso que la luz tiene para la fotografía. Aprendí a espe- rar, a vencer cierta timidez, a irrumpir, a compartir… Hice amigos. Pasada esa hora, hora y media, la del mediodía, todo vuelve a su cauce, cada uno a su laburo, con la esperanza de que el siguiente momento propio sea en casa. ¡Sabroso!

Tamara Migelson, julio de 2008

El almuerzo, para el que trabaja fuera de su casa, es un momento deseado, íntimo. Además

70

59: “Tabaquería 33”. Acceso al comedor del Mercado Municipal N° 4. Calle República de Colombia entre Padre L. Vera y Battilana.

60: Locro con ensalada, Gs. 9.000. Comedor N° 15 “Ña Agustina”. Mercado Municipal N° 1. Calle Yegros 1032.

61: “Bar Estados Unidos”. Calle EE.UU. y Rodríguez de Francia.

62: Milanesa con ensalada y mandioca, Gs. 9.000. Copetín “Noelia”. Calle Gubetich 1487 casi Sacramento.

63: Milanesa con ensalada, arroz y mandioca, Gs. 6.000. Comedor “El Uru” (demolido a principios de 2008). Calle Federación Rusa

1080.

64: Sopa de pescado, Gs. 8.000. Comedor N° 32 “María Auxiliadora”. Mercado Municipal N° 4. Calles Pettirossi y Battilana (planta alta).

65: Milanesa con ensalada y mandioca, Gs. 9.000. Copetín “Noelia”. Calle Gubetich 1487 casi Sacramento.

66: Soyo, Gs. 6.000. Comedor “La Bodeguita”. Avenida Santísima Trinidad esquina Julio Correa.

67: Tallarines con estofado, Gs. 8.000 (Plato del día, “Comida Italiana”). Bar “Estados Unidos”. Calle EE.UU. y Rodríguez de Francia.

68: Asado con mandioca y ensalada, Gs. 10.000. Casilla “Ña Mari”. Jardín Botánico.

69: Tallarines a la boloñesa, Gs. 5.000. Delivery del comedor N° 28 “Liz Dahiana”. Rampa de

acceso al comedor del Mercado Municipal N° 4. Calles Pettirossi y Battilana (planta alta).

70: Locro con ensalada (media porción) Gs. 4.500. Comedor N° 15, “Ña Agustina”. Mercado Municipal N° 1. Calle Yegros 1032.

72 Amplitud de la mirada, por Juan Carlos Meza / 73
Mercado por Mónica Matiauda

Mercado

por Mónica Matiauda

76 77
76 77
78 79
78 79
80 81
80 81
82 83
82 83
84 85
84 85

El Mercado Nº 4 siempre me pareció interesante por su complejidad. Es un lugar en el medio de la ciudad, por donde pasa la mayor parte del transporte público urbano, pero sobre todo, es un lugar donde viven, trabajan, concurren y pasan cientos de miles de personas, todos los días del año. Allí se puede encontrar todo lo que uno quiera o se imagine en un caos de gente, de cosas y de miles de pequeñas historias que ocurren simultáneamente todos los días. Desde hace algunos años voy al mercado a sacar fotos a la gente, a las cosas, a los lugares abarrotados. Esta vez busqué ese mismo mercado, que ya conozco

bien, pero desde otra mirada. Fotografié esos lugares por donde paso siempre, pero esta vez vacíos, sin la gente ni las cosas. Busqué redescubrir esos lugares como paisajes, como escenarios, como arquitectura urbana en constante cambio. Sus espacios, sus calles, sus colores, sus luces. Tuve la intención de encontrar lo que generalmente no veo cuando el caos de gente y cosas están presentes.

Mónica Matiauda, julio de 2008

El Mercado Nº 4 siempre me pareció interesante por su complejidad. Es un lugar en el

75: 10:01:00

81: 03:09:08

76: 06:24:59

82: 05:40:19

77: 09:23:52

83: 10:56:26

78: 05:55:29

84: 03:36:38

79: 10:31:18

85: 02:33:57

80: 05:33:15

86: 02:49:08

88 Amplitud de la mirada, por Juan Carlos Meza / 89
Kavayú por Negib Giha

Kavayú

por Negib Giha

92 93
92 93
94 95
94 95
96 97
96 97
98 99
98 99
100 101
100 101

–Perfecto ahí. Una más. –¿Opama? –Una más y terminamos. –¿Puedo ver? –Sí, claro.

Juan Ramón se pone a mi lado. Entrecierra los ojos, se agacha un poco y acerca

su cabeza a la cámara. Voy adelantando las fotos lentamente. Las sigue con una mira- da inescrutable sin decir nada.

–¿Te gustan? –Mmm están bien. –Parece que no te gustaron tanto. –Salgo muy chico. –Pero está bien eso. ¿Cuántos años tenés? –No chico de edad. Chico de tamaño. –¿Cómo así?

-Al lado de los caballos quedo muy chico. –Y es que los caballos son grandes. Y yo también soy pequeño al lado de los caballos. –Pero no sé. Yo con los caballos siempre me imagino más, no sé, más como un vaquero.

Mientras converso con Juan Ramón su padre va subiendo escombros a la carreta.

Una tapa de inodoro, pedazos de cielo raso, una canilla suelta. Al parecer alguien estuvo remodelando un baño en la cuadra. El padre de Juan Ramón sube las últimas

cosas a la carreta y se monta en ella. Le hace una seña a Juan Ramón para que suba a la carreta. Tienen que seguir con su ruta. Les agradezco por las fotos.

–¿Me invitás un cigarrillo? –Sos un poco chico para fumar. –No fumo. Me gusta andar en la carreta con el cigarrillo en la boca, es más vaquero. –Sí. Es más vaquero, tomá, pero no lo vayas a prender. –Para nada.

Juan Ramón sube de un salto a la carreta. León y Pancho la estiran lentamente. El padre levanta una piola atada a un palo y golpea levemente a Pancho. El trote se hace algo más veloz. Para adelante, asfalto y sol. Me quedo parado haciéndoles las últimas fotos. Luego las miro y hay una que es perfecta. Perfecta para Juan Ramón. La carreta, las siluetas, los caballos y el sol. Juan Ramón convertido en un Gary Cooper asunceno. Quiero correr para mostrarle pero ya están muy lejos. La guardo. La próxima vez que me encuentre con él voy a poder mostrarle una foto que le guste. Una foto de vaquero.

Negib Giha, julio de 2008

–Perfecto ahí. Una más. –¿Opama? –Una más y terminamos. –¿Puedo ver? –Sí, claro. Juan Ramón se

91: Calle Azara esquina Yegros, centro de Asunción.

92: Recolección de escombros, basura y objetos de mucho peso. Reciclaje.

93: Avenida Artigas, 2:24 pm. “Solo Dios sabe mi destino.”

94: Herramientas de jardinería.

95: Trabajo de jardinería. Duración: 5 horas. Viajes para almacenar malezas: 4 idas y 3 vueltas. Distancia: 12 cuadras. Gs. 150.000.

96: Domingo, fin de jornada. Camino a Tablada.

97: Recorrido diario: 8 kilómetros. Cambio de herraduras aproximadamente una vez al mes. 98: Entrega de leche a domicilio. Gs.2.400 el litro. 99: Caballo asunceno, sevillano tipo árabe. La raza más abundante en Asunción desde sus inicios. 100: Río Paraguay a 200 metros del Palacio de López. Baño una vez por semana. 101: Tiempo de vida entre 25 y 30 años.

Agradecimientos: Juan Ramón y familia, Amalia Rivas, Marcelo Tolces y Andrés Quintana

104 Amplitud de la mirada, por Juan Carlos Meza / 105
Turno noche por Fernando Romero

Turno noche

por Fernando Romero

108

108 109
108 109

109

110 111
110 111

110

111

112 113
112 113

112

113

114 115
114 115

114

115

116 117
116 117

116

117

Mientras gran parte de la población descansa, hay quienes viven su mundo bajo los viaductos, tras los barrotes de una comisaría o simplemente tendidos en las veredas, esperando ver el nuevo día. Otro más. Cualquiera. Entre la vida y la muerte, lo sublime y lo abominable. La noche asuncena esconde sorpresas que se descubren entre la inocencia y la perversión, en la ebriedad o la sobrie- dad de quienes ayudan a salvar vidas o se desvelan por la seguridad de los demás.

Personas devoradas por las lacras de la sociedad deambulan entre los dese- chos de la civilización diurna. Estas imágenes son evidencia, postales de la rea- lidad cotidiana. Imágenes que encuentran la belleza incluso dentro del horror.

Fernando Romero, julio de 2008

Mientras gran parte de la población descansa, hay quienes viven su mundo bajo los viaductos, tras

118

107: Un hombre pasa la noche en una vereda cercana al Mercado Central de Abasto.

108: Este malabarista de nueve años es el sustento de su familia. Al filo de la medianoche abandona una de las avenidas de Asunción para volver a casa.

109: Un travesti desnudo intenta convencer a un cliente en la “zona roja” de la avenida Mariscal López.

110: Accidente de motocicleta. El cuerpo de un joven militar yace sobre un charco de sangre.

111: Accidente de tránsito ocurrido sobre la avenida España.

112: Seis “pirañitas” esconden la cabeza en la Comisaría Cuarta Metropolitana, tras una redada.

113: Un hombre aprehendido mientras intentaba robar las oficinas de una

cooperativa aguarda tras los barrotes de la ventana de una comisaría.

114: El rostro sin vida de esta pequeña de dos años, tras ser arrojada a un pozo de siete metros por su propia madre.

115: Una madre con sus dos hijos aguarda el amanecer para retornar a su casa bajo el viaducto de Cuatro Mojones.

116: Un gato devora a un ratón sobre un automóvil frente al Hospital de Emergencias Médicas.

117: Un manifestante salta sobre una fogata frente a la Municipalidad de Mariano Roque Alonso durante una protesta contra el intendente Juan Walberto Zárate.

118: Una mujer fuma un cigarrillo durante la manifestación a favor de viviendas populares frente al Edificio Ayfra.

120 Amplitud de la mirada, por Juan Carlos Meza / 121

120

Amplitud de la mirada, por Juan Carlos Meza / 121

Barrio Chino por L ucas Núñe z

Barrio Chino

por L ucas Núñe z

124 125

124

124 125

125

126 127

126

126 127

127

128 129

128

128 129

129

130 131

130

130 131

131

132 133

132

132 133

133

Las historias trágicas siempre impresionan. En el Barrio Chino de Asunción estas historias son comunes. A una cuadra del Congreso de la Nación nos sumergimos en un pantano de drogas, robos, prostitución infantil, violencia doméstica e incluso alquiler de armas para acti- vidades criminales. Conocí a chicos que viven la vida a orillas de la muerte, sometidos al patrón de mando de la violencia urbana. Chicos para los que llegar a los veinte años es casi como salir de Alcatraz. Personajes de la talla de Chopeto, Javier Braga, Leoncio, Johan, Bique, la Ka’a, Cobra, Tito’í, Kandula, Andiña y otros apodos famosos del barrio. La cárcel nunca queda lejos. El reportaje fotográfico del Barrio Chino me llevó aproximadamente año y medio entre idas y vueltas. Fui testigo de las vivencias de personas atrapadas en un submun-

do de miradas silenciosas y pactos que en guaraní se convierten en un e’hendu, emaña, ha ekiriri (escuchar, mirar y callar). De personas anónimas: recicladores y car- toneros que utilizan el carrito donado por Itaipú, gente que día a día rebusca entre la basura del centro de Asunción entre tanta injusticia cotidiana. Un cinco mil’i te puede conducir a un toco de marihuana, merca o simplemen- te a una bolsita de cola de zapatero. Los jyva (policías) son parte del sistema de corrupción, esperando “bajear” a los pirañitas con un celular de marca por la calle 15 de Agosto para tomar su parte del botín. En algún momento tuve miedo, pero también sentí la amistad de personas que sin pestañear me ofrecieron su lealtad, sin odios ni rencores.

Lucas Núñez, julio de 2008

Las historias trágicas siempre impresionan. En el Barrio Chino de Asunción estas historias son comunes. A

134

123: Autorretrato (2006) 124: Vista del Barrio Chino (2006) 125: Niños duermen en una vivienda (2006) 126: Dos jóvenes posando en uno de los pasillos del Barrio Chino (2006) 127: Niños jugando en los pasillos (2006) 128: Interior de una vivienda (2006) 129: Dos jóvenes consumiendo crack con una pipa en una vivienda (2006) 130: Una mujer velando a su hija muerta a

consecuencia de la violencia doméstica

(2006)

131: Un hombre se recupera de las heridas causadas por una pelea para evitar un robo (2006)

132: Joven fumando en la entrada al barrio

(2006)

133: Niños del Barrio Chino paseando de noche por las calles del microcentro asunceno

(2006)

134: Vista nocturna de los pasillos del Barrio Chino (2006)

136 Amplitud de la mirada, por Juan Carlos Meza / 137

136

Amplitud de la mirada, por Juan Carlos Meza / 137

arriba / abajo / arriba por Luis Vera

arriba / abajo / arriba

por Luis Vera

140 141
140 141

140

141

142 143
142 143

142

143

144 145
144 145

144

145

146 147
146 147

146

147

148 149
148 149

148

149

Caigo sobre mí mismo / Envuelto en este silencio inesperado / de urbana solemnidad, / de territorio de metal. / Caigo sobre mí mismo, / como una isla en este archipiélago / de cuerpos, olores y latidos / devorando el abismo. / Caigo sobre mí mismo.

Lourdes Espínola

La caja de acero inoxidable, con movimientos de traslado verticales, habla de la ciudad prometida a la individualidad solitaria, a lo efímero, a lo provisional, al pasaje. Es “la síntesis del no lugar de la sobremodernidad productora de espa- cios conocidos como no lugares. Un espacio que no puede definirse como espa- cio de identidad, ni relacional, ni histórico, definirá un no lugar” 1 . Entre infinitas subidas y bajadas, fugases cruces de miradas, la mayoría de las veces anónimas; mezcla de olores y aromas, celulares y tereré, corbatas y zapati- llas; aunque juntos hasta el roce y apretujón involuntario, los ascensores (¿y des- censores?) se constituyen en el sitio de la individualidad solitaria a pesar del codo a codo.

En la gélida caja de metal no se puede escapar de la coacción que sugiere el no lugar. No hay otra alternativa a los cientos de peldaños, aunque éste no lugar intimide, oculte, sobrecoja, obligue cortesías reformulando vínculos. Allí se par- ticipa de impensados silencios, de conversaciones. Este espacio de encuentros es, extraña e inversamente, de desencuentros. Es entre sus paredes de menos de tres metros cuadrados, donde los espejos sólo reflejan espaldas o, de vez en cuando, en descuido, una mirada, el control del rouge bien pintado en los labios y, sólo con transgresores, un beso o una caricia. Si los espacios públicos del anonimato de las grandes urbes como las termi- nales, los aeropuertos y las salas de espera convierten al ciudadano en mero ele- mento, estas cajas son como señaladores simbólicos de la condición humana de la contemporaneidad. Estos anónimos del no lugar experimentan solitariamen- te la comunidad de los designios humanos.

luisvera, julio de 2008

Caigo sobre mí mismo / Envuelto en este silencio inesperado / de urbana solemnidad, / de

Las fotos fueron tomadas en los siguientes edificios: Palacio de Justicia, Cabildo, Congreso de la Nación, entre otros.

150

152 Amplitud de la mirada, por Juan Carlos Meza / 153

152

Amplitud de la mirada, por Juan Carlos Meza / 153

Odiseas mínimas por Joaquín y Fredi Casco

Odiseas mínimas

por Joaquín y Fredi Casco

156 157
156 157

156

156 157

157

158 159

158

158 159

159

160 161

160

160 161
160 161

161

162 163

162

162 163
162 163

163

164 165

164

164 165

165

El planteamiento inicial del presente ensayo fotográfico hacía énfasis en un vago proyecto pedagógico de padre a hijo: enseñarle la ciudad a Joaquín –mi hijo de cinco años– a través de recorridos periódicos que él mismo fotografiaría con una pequeña cámara de bolsillo, sin instrucciones previas. En el transcurso de la primera expedición en los alrededores de nuestro barrio, ya me daría cuenta que el aspecto pedagógico del experimento iba ale- gremente encaminado al fracaso. Esto hizo que tomara la decisión de desechar los aspectos más pretenciosos del proyecto, para terminar dedicándonos a explo- rar fotográficamente los lugares de la ciudad que solemos frecuentar, sin un plan determinado. Dar cuenta circunstancial de un urbanismo fragmentario a través del deambular caprichoso de un niño y su padre; captar imágenes de las cosas, de la misma manera en que recolectamos curiosidades en excursiones playeras o campestres. Resultaba ciertamente un desafío desligar la primera etapa del proceso –la de la elección del objeto y su registro– de mi propia visión del mundo. Afortunadamente encontré en Joaquín la voluntad fresca e indócil de un niño en los límites de su etapa preescolar; alguien que pudiera apenas manejar los rudi-

mentos de la operación fotográfica, pero cuya sensibilidad al mismo tiempo le permitiera mirar la ciudad desde un lugar diferente (Tampoco podría obviar el hecho –que tiene ciertamente algo de violento– de dar lugar a la mirada de un niño, en un contexto dominado por miradas adultas. Pero, como cualquier refle- xión en este sentido es absolutamente provisoria, sería apresurado de mi parte sacar más conclusiones). Posteriormente vendría la edición, el turno de mi propia mirada, pero ya irreversiblemente descentrada. El “revelado” de las imágenes guardadas en la tar- jeta de memoria de la cámara proporcionó su cuota de asombro, al hallar, por un lado, un escaso número de tomas realizadas en cada salida pero, por el otro, la inesperada precisión y calidad de las mismas. Los resultados no son tanto “documentos” sobre Asunción como huellas de nuestro(s) paso(s) por la ciudad, pero también pistas de un inacabado juego de miradas. Y, en un sentido más íntimo, restos de naufragios que fuimos recogien- do en nuestras odiseas mínimas.

Fredi Casco, abril de 2008

El planteamiento inicial del presente ensayo fotográfico hacía énfasis en un vago proyecto pedagógico de padre

166

155: Calle Eduardo Víctor Haedo entre Ayolas y Juan E. O’Leary

156 y 157: Calles Eduardo Víctor Haedo y Alberdi

158: Avenida Carlos Antonio López

159: Calle Alejo García esquina Capitán Gwynn

160: Parque Carlos Antonio López

161: Parque Caballero

  • 162 y 163: Mercado de pulgas, calle Palma entre Yegros e Independencia Nacional

  • 164 y 165: Vista del Río Paraguay desde el puerto de Asunción

166: Calle Independencia Nacional entre Estrella y Palma

168 Amplitud de la mirada, por Juan Carlos Meza / 169

168

Amplitud de la mirada, por Juan Carlos Meza / 169

Polvo de estr ellas por Jorge Sáenz

Polvo de estr ellas

por Jorge Sáenz

Odio el teléfono celular como a ningún otro objeto inventado en la posmo- dernidad. Lo asocio inevitablemente a la explotación humana en el sentido estricto de la palabra. En algunos casos de dependencia extrema, lo veo como la bola de hierro encadenada al tobillo del esclavo contemporáneo. Tanto es así que añoro los días en que, como desempleado, pasaba la vida sin la necesidad o la obligación de portarlo hasta cuando no lo necesito. Debido a un desafortunado accidente de tránsito, descubrí la utilidad de la cámara fotográfica digital de 0.9 mega píxeles de resolución que lleva incorpo- rado este instrumento. Desde ese día lo uso como “cámara de juguete”.

Polvo de estrellas fue tomado con la cámara de mi teléfono celular en dife- rentes recorridos por barrios y avenidas de la ciudad de Asunción, desde el mes de abril de 2006 hasta abril de 2008. Cada uno lleva a cuestas sus propias obsesiones. Una de las mías tiene su ori- gen en la táctica del judo que consiste en aprovechar el peso del enemigo que se abalanza para dirigirlo en otra dirección.

Jorge Sáenz, abril de 2008

Odio el teléfono celular como a ningún otro objeto inventado en la posmo- dernidad. Lo asocio

182

171: Colegio Salesianito (2006)

  • 172 y 173: Avenida Madame Lynch (2007)

  • 174 y 175: Avenida Eusebio Ayala, desde calle Última hasta el Mercado Nº4 (2007)

  • 176 y 177: Barrios Carmelitas, Villamorra, Manorá y Autopista (2007)

  • 178 y 179: Centro asunceno (2006 y 2007)

  • 180 y 181: Barrios Tablada Nueva, Botánico, Trinidad y Jara (2006 y 2007)

171: Flor de plástico en sala de espera (2007)

184 Amplitud de la mirada, por Juan Carlos Meza / 185

184

Amplitud de la mirada, por Juan Carlos Meza / 185

400 por Jorge Vidart
400 por Jorge Vidart

400

por Jorge Vidart

189
189

189

190 191

190

191

193

193

195
195

195

Domingo 1º de agosto de 2004, mediodía. Me encontraba haciendo pan junto al tatakuá en mi casa de Barrio Jara, cuando el cronista de radio Ñandutí comen- zó a desesperarse, hasta entrar en crisis, transmitiendo el siniestro del Ycuá. A pesar de que tenía mis cámaras cargadas y de vivir a veinte cuadras del super- mercado, lo único que atiné a hacer fue a colgar una tela negra en la muralla y des-

tapar una botella de vino para suavizar la garganta. Luego de un tiempo de cierta zozobra interior supe que tenía una deuda con tantas almas vecinas. Así fue que surgió este homenaje fotográfico.

Jorge Vidart, agosto de 2008

Domingo 1º de agosto de 2004, mediodía. Me encontraba haciendo pan junto al tatakuá en mi

196

Domingo 1º de agosto de 2004, mediodía. Me encontraba haciendo pan junto al tatakuá en mi
198 Amplitud de la mirada, por Juan Carlos Meza / 199

198

Amplitud de la mirada, por Juan Carlos Meza / 199

Lo más importante de la experiencia del proyecto Asunción, documentos recientes fue ver cómo una docena de personas se reunía cada semana para tratar con absoluta pasión la fotografía. Los lunes de noche eran una necesidad: la de compartir con los amigos nuestros trabajos y revisar el de los grandes fotógrafos de la historia, comentar los aportes a la técnica, al arte y a cualquier aspecto humano que involucre al fotógrafo y su relación con el lenguaje fotográfico. Ser testigo del desarrollo de un trabajo profundo y sincero en la búsqueda de ampliar los límites de las posibilidades expresivas me inspiró a producir las panorámicas que recorren este libro. Como parte de mi aprendizaje en el taller de los lunes, encontré en la tecno-

logía digital que el formato RAW (negativo digital) y la posibilidad de unir las imágenes ofrecen nuevas maneras de capturar la realidad. Me propuse investigar esa tecnología y fotografiar la ciudad de Asunción en todas sus luces y formas:

amaneceres, atardeceres, días soleados, nublados, lluviosos, noches, buses, edi- ficios, calles, plazas, motos, autos, carritos, gente ... Todas las panorámicas están compuestas de nueve a veintitrés fotos. Sabía que usando estos elementos y dedicando tiempo al trabajo, con método y disci- plina, obtendría resultados dignos de este libro.

Juan Carlos Meza, agosto de 2008

200

8 y 9: Costa del Río Paraguay

  • 24 y 25: Plaza de la Democracia

  • 40 y 41: Plaza del Congreso

  • 56 y 57: Edificio de la APAL en la esquina de las calles Palma y Hernandarias

  • 72 y 73: Ocupantes de la Plaza Uruguaya haciendo una fogata

  • 88 y 89: Esquina de las calles Hernandarias y General Díaz

104 y 105: Viaducto de la avenida General Santos sobre la avenida Eusebio Ayala

  • 120 y 121: Estreno en el Teatro Municipal Ignacio A. Pane

  • 136 y 137: Ocupación de la Plaza Uruguaya

  • 152 y 153: Vista de las instalaciones de la ex

Cervecería Paraguaya

  • 168 y 169: Esquina de la avenida Rodríguez de

Francia y calle Iturbe

  • 184 y 185: Esquina de las calles Don Bosco y

Palma

  • 198 y 199: Vista aérea de Asunción a 400 metros de altura

Foto: Simone Herdrich
Foto: Simone Herdrich

202

Los autores

Fredi Casco

Asunción, Paraguay - 1967

Escritor, editor, artista visual. Ciertas discrepancias con dogmas y cánones de todo tipo le llevaron a apasionarse por las prácticas y discusiones contemporáne- as en torno a la fotografía. En los últimos diez años ha participado en diversas exposiciones dentro y fuera de Paraguay como expositor y curador.

Joaquín Casco

Asunción, Paraguay - 2002

Al momento de salir este libro, cursa el primer grado en el Colegio Dante

Alighieri. Vive con sus padres, su hermanito Gaspar y varios gatos. Aunque su padre le regaló una cámara fotográfica de bolsillo, prefiere jugar al Nintendo o que le cuenten cuentos.

Mónica Matiauda

Asunción, Paraguay - 1978

Estudió ar tes visuales y fotografía. En 2001 ganó el Premio Henri Matisse, otorgado a ar tistas por la Alianza Francesa y la Embajada de Francia. En 2004

ganó el primer premio en Pintura del concurso Arte Joven Baviera . En 2005 viajó a Nueva York donde realizó estudios de fotografía en el International Center of Photography durante un año. Realizó varias exposiciones colectivas e individuales en Asunción. Actualmente trabaja como reportera gráfica en el Diario La Nación y como fotógrafa free-lance.

Juan Carlos Meza

A sunción, Paraguay - 1965

Se inició muy joven en la práctica de la fotografía y su aplicación a los medios

gráficos. Una beca de la Fundación Konrad Adenauer (1987-1988) le permitió acceder a sólidos conocimientos sobre el proceso de producción gráfica (fotogra - fía, fotomecánica, fotocromía, fotomontaje e impresión) al trabajar en el Diario Zero Hora , de Porto Alegre, bajo la supervisión de Giacomo Baglio, gerente de control de calidad de ese medio. Desde 1998 se desempeña como jefe del departamento de Edición Fotográfica del Diario ABC Color, periódico al que se incorporó en 1989. Fue ahí, trabajando en el departamento de Fotocromía que operó la primera computadora de edición electrónica de fotografía introducida al Paraguay por una editorial gráfica. En ese mismo medio coordinó los procesos de implantación de cámaras digitales y los sistemas de archivo para su manejo en red. Participó en exposiciones dentro y fuera de Paraguay.

Lucas Núñez

Asunción, Paraguay - 1974

Repor tero gráfico. Ha trabajado en los siguientes medios de comunicación:

Diario Noticias (1992-1994), Diario La Nación (1995-1998) y Diario Última

Hora (1998-2003). Fue colaborador de la agencia internacional de noticias Reuters (1998-2003). Actualmente colabora para la agencia de noticias interna- cional Associated Press. También trabaja en fotografía publicitaria.

Fernando Romero

Atyrá, Paraguay - 1973 Autodidacta, se define como reportero gráfico por vocación. Sus primeros encuentros con una cámara se pierden en la niñez de la mano de un tío fotógra- fo. Entró en contacto con el mundo de la fotografía mediante cursos y charlas con reporteros gráficos como Gustavo Quintana, Daniel Piris, Norberto Duarte, Jorge Sáenz, Rafael Urzúa y Santiago Suárez. A los 21 años ingresó al mundo profesional del fotoperiodismo, primero como reportero gráfico free-lance y luego como parte del plantel permanente del Diario Noticias. En el año 2000 fue seleccionado como el mejor fotógrafo del año por el mismo diario. En 2002 participó en un concurso de investigación periodística sobre la niñez y la adolescencia convocado por UNICEF en Panamá, siendo el único paraguayo seleccionado entre los diez primeros lugares del certamen en la categoría “Mejor fotografía periodística de la niñe z y la adolescencia”. Actualmente se desempeña como reportero gráfico de las secciones policiales y judiciales en el Diario ABC Color.

Luis Vera

Asunción, Paraguay - 1961

Por más de veinte años se dedicó al fotoperiodismo, gran parte de ellos como Editor Jefe de Fotografía del Diario Noticias . Su formación en fotografía fue inicialmente autodidáctica, para luego perfeccionar- se en cursos, talleres y seminarios, tanto en el país como en Argentina, Brasil y Estados Unidos. Sumado a ello tiene una sólida formación artística cosechada en los talleres de Olga Blinder, para quien luego trabajó en sus talleres de diseño. Culminó sus estudios en Ciencias de la Comunicación así como una maestría en Antropología Social en la Universidad Católica de Asunción. Es docente universitario de Fotoperiodismo, Taller de Fotografía y Teoría de la Imagen. Entre las vertientes de su trabajo fotográfico se encuentran principalmente el fotope- riodismo, la etnofotografía y el arte; éstas no obedecen a una división esquemática, sino

más bien a una relación complementaria. Desde 1982 realiza exposiciones fotográficas en distintas ciudades del Paraguay, así como en Brasil, Argentina, Bolivia, España, Suiza, Francia y Estados Unidos. Obtuvo varios premios nacionales y el premio de Fotografía de INSERSO en España.

Negib Giha

Lima, Perú - 1979

En abril de 1989 dejó junto a su familia la capital per uana y continuó su niñez

en Asunción y alrededores. Al terminar a duras penas la secundaria, cursó los estu-

203

dios superiores en la Universidad Católica de Asunción, recibiéndose con el títu- lo de Licenciado en Diseño Gráfico. Trabajó en el Diario ABC Color como dise- ñador y diagramador de suplementos, cargo que llevó por dos años (y agradece como la mejor escuela que pudo tener). Seguidamente trabajó tres años en dise- ño y diagramación para la revista WILD, donde tuvo la oportunidad de acercar- se a la fotografía profesional. Participó de varios congresos y talleres fotográficos, entre ellos, uno con Jorge Vidart, el cual volvió a retomar años después, y el Taller de Ensayo Fotográfico con Jorge Sáenz, en el cual continúa hasta la fecha. Después de seis meses de proyectos independientes de diseño y fotografía, pasó a formar parte de la agencia creativa Oniria, donde tuvo la doble responsa- bilidad de director de arte y fotógrafo. Renunció a esta empresa para dedicarse enteramente a la fotografía, abriendo en sociedad un estudio especializado en fotografía y producción. Actualmente trabaja como free-lance, enfocándose en fotografía publicitaria y de moda.

René González

Posadas, Argentina - 1981 Repor tero gráfico. Trabajó para el Diario La Nación de Asunción (2001- 2004). Actualmente trabaja para el Diario Ultima Hora . Ha participado de con- cursos y exposiciones. Contribuyó con fotografías del Hospital Neuropsiquiátrico para la publicación del libro El amigo de Hortensia , novela de Pedro Servín Fabio.

Francene Keery Planás

Nueva York, EE.UU.

“Mi objetivo es reafirmar y expandir mi habilidad para comunicarme como ar tista de la fotografía. Mi meta es capturar un momento con tanta claridad que en el cruce cultural aparezcan los temas universales.” Nació y creció en la ciudad de Nueva York. Obtuvo su maestría en Fotografía en el Antioch College de la Universidad de Ohio. Estudió por dos años la exten - sa colección fotográfica del MOMA, el Museo de Arte Moderno de Nueva York. Durante veinte años trabajó como fotógrafa independiente en importantes periódicos y revistas de Nueva York, desarrollando simultáneamente proyectos ar tísticos y creativos en obras fotográficas y ensayos actualmente reconocidos y premiados. Obtuvo una variedad de becas, incluyendo la Fulbright para fotogra-

fiar en México. Fue invitada a presentar su trabajo en museos, galerías y univer- sidades en todo el mundo. Viajó por Estados Unidos, América Latina, el Caribe y China tomando fotos. Desde 2002 está radicada en Paraguay con su esposo paraguayo y sus hijos

Javier Medina

Bell Ville, Argentina - 1967

Abogado, se dedica a la fotografía profesional desde 2000. Par ticipó en diver- sos talleres como Artecom y Fine Print. Trabajó en diversos medios de Paraguay

204

como TeVeO, la revista semanal del Diario La Nación , WILD y VOS . Ganó el segundo y primer lugar del Premio Henri Mattise en 2007 y 2008 respectivamen- te, así como una mención especial en el concurso Fotografía del Mercosur 2005 y el primer premio en el concurso Rescate de la memoria . Expuso individualmente en la Alianza Francesa de Asunción en 2007, y colectivamente en Dachau, Alemania y La Plata, Argentina.

Tamara Migelson

Comodoro Rivadavia, Argentina - 1965

Licenciada en Artes Visuales por el Instituto Universitario Nacional de Arte, Buenos Aires. Diseñadora y editora de revistas de entretenimiento e instituciona- les de circulación nacional y de sitios web con fines comerciales, educativos y net.art. Especialista en diseño editorial de libros de arte y fotografía. Vive en Asunción desde 1995.

Jorge Sáenz

Victoria, Buenos Aires - 1958

Autor y editor. En la actualidad es corresponsal de la agencia Associated Press

en Paraguay. Tiene publicados cuatro libros y dos catálogos. Expuso sus trabajos en Argentina, Paraguay, Brasil, Estados Unidos, España, Italia, Portugal, Suiza, Alemania y Ucrania. Coordina talleres de Ensayo Fotográfico desde el 2000 en Buenos Aires y Asunción. Actualmente es Coordinador General de , Mes de la fotografía en Paraguay . Tiene cuatro hijos y un nieto.

Jorge Vidar t

Sauce, Uruguay - 1950

Su historia con la fotografía comenzó en la segunda mitad del siglo pasado. Sus primeras armas fueron haciendo fotos carnet, revelando en un baño de un metro por ochenta en una localidad del interior del Uruguay. Siguieron los casa- mientos, las fiestas de quince, bautismos, retratos murales y reproducciones de fotos de muertos para los nichos. Durante el periodo de la dictadura, como a tantos, le tocó estar preso cinco años. En la década de los ochenta fue fotógrafo de diarios, semanarios y pasqui- nes. También viajó a la Nicaragua sandinista, a Cuba y a otros países donde retor- naba la democracia. Llegó a Paraguay en el famoso Marzo paraguayo. Trabajó en medios locales y formó una nueva familia.

Desde hace tiempo retomó el laboratorio blanco y negro y el uso de cámaras de plástico. Ahora encara la fotografía con otro ojo, sin ninguna intención de mostrar la realidad.

Índice

Introducción, Jorge Sáenz

6

Amplitud de la mirada, Juan Carlos Meza

8, 24, 40, 56, 72, 88, 104, 120, 136, 152, 168, 184, 198

Fachadas, Javier Medina

11

Densidad, René González

27

Buscando la sombra, Francene Keery Planás

43

Comedores, Tamara Migelson

59

Mercado, Mónica Matiauda

75

Kavayú, Negib Giha

91

Turno noche, Fernando Romero

107

Barrio Chino, Lucas Núñez

123

arriba / abajo / arriba, Luis Vera

139

Odiseas mínimas, Joaquín y Fredi Casco

155

Polvo de estrellas, Jorge Sáenz

171

400, Jorge Vidar t

187

Los autores

202

205

Congreso de la Nación “La cultura se traduce en calidad de vida” Invento francés, la fotografía,
Congreso de la Nación “La cultura se traduce en calidad de vida” Invento francés, la fotografía,

Congreso de la Nación

“La cultura se traduce en calidad de vida”

Congreso de la Nación “La cultura se traduce en calidad de vida” Invento francés, la fotografía,

Invento francés, la fotografía, más allá de la evolución de las técnicas, ha oscilado constantemente entre una voluntad por testimoniar, documentar lo cotidiano y la historia y una búsqueda más estética. Es sin duda el medio más moderno, el más adaptado al ritmo flexible de nuestras discontinuas existencias, el más apropiado para permitirnos compartir tanto la información como nuestras emociones estéticas.

En el Paraguay, el grupo OJO SALVAJE obra con rigor para brindar un lugar a estas iniciativas que todos necesitamos para enriquecer nuestras identidades. Depende de nosotros que este OJO SALVAJE quede bien abierto, para que en él podamos identificarnos todos.

S.E. Embajador de Francia en Paraguay, Sr. Gilles Bienvenu

Congreso de la Nación “La cultura se traduce en calidad de vida” Invento francés, la fotografía,

Se terminó de imprimir en el mes de setiembre de 2008 en Artes Gráficas Zamphiropolos. Asunción, Paraguay. www.agz.com.py