You are on page 1of 4

Resumen

La Curación Quántica
de Deepak Chopra

El Cuerpo como un Río

Chopra basa su sistema de curación en la medicina Ayurvédica. El Ayurveda, que se


originó en la India hace más de 4 mil años, significa en sánscrito "la ciencia de la vida".
Por lo tanto, esta medicina hace referencia a una visión integral del ser humano, donde
el cuerpo y la mente están estrechamente relacionados y se influencian mutuamente. Se
afirma, también, que el cuerpo se crea a partir de la conciencia y que ésta tiene un
potencial enorme -e insospechado- para producir cambios en el organismo, como curar
enfermedades y retardar el envejecimiento. Es aquí donde tradición y modernidad se
unen en la teoría de Chopra, ya que sus descubrimientos fueron concebidos de la mano
de las más avanzadas teorías de la física quántica, según la cual el átomo, unidad básica
de la materia, no es un cuerpo sólido. Entonces, la materia prima del mundo es
inmaterial y la energía es la sustancia esencial del universo. Todo lo que existe
-hombres, animales, plantas y objetos- está formado por partículas subatómicas que son
fluctuaciones de energía en un inmenso universo de energía e información.

¿Qué es el mundo real? "Una sopa quántica ambigua", explica. Sin embargo, nuestro
sistema actual de vida está regido por la gran superstición de la materia: creemos que
ésta es lo único que existe y que la conciencia es un subproducto de ella. Pero esa
concepción está basada en una interpretación sensorial, y está claro que nuestros
sentidos físicos no nos permiten percibir la verdadera naturaleza de la realidad.
Pensamos que es sólida y estática, cuando en verdad está en permanente cambio. Hace
miles de años, el filósofo Heráclito afirmó que no es posible bañarse dos veces en el
mismo río, ya que siempre están llegando nuevas aguas. Esto también es válido para el
cuerpo humano, que experimenta un cambio permanente. En menos de un año, se
reemplaza el 98% de los átomos del cuerpo, la piel se renueva cada cinco meses, el
esqueleto cambia cada tres meses e incluso el ADN, que es donde se inserta nuestro
código genético, se reemplaza cada seis semanas: "Uno parece ser el mismo por fuera;
sin embargo, es como si se cambiaran continuamente los ladrillos del edificio".

Lo curioso es que, a pesar del cambio, la piel guarda la memoria del placer y del dolor,
del frío y del calor; a su vez, las células del estómago, que cambian cada cinco días,
recuerdan cómo crear ácido. Pero Chopra hace una advertencia: no debemos confundir el
instrumento con el usuario del instrumento. El cuerpo cambia y se renueva, no es el
mismo y, sin embargo, mantiene su identidad, ya que la base de su existencia está más
allá de la materia y pertenece al dominio quántico, donde no hay materia, sino sólo
inteligencia que organiza la información y es capaz de identificarse y comunicarse con el
resto del Universo. La mente, que es el movimiento de la conciencia -o alma-, utiliza
energía electromagnética para crear el cuerpo. Pero el alma no está contenida dentro del
cuerpo y, por eso, el alma no muere. Ella es lo único permanente, todo lo demás es
como una ola que sube y baja, como el movimiento de los océanos. Incluso, la muerte es
un acto creativo del alma, que utiliza este medio para poder renovarse y expresarse
nuevamente en la vida física.

Hasta 15 Años más Joven

Precisamente, estos fenómenos hacen que la vida física sea proyectada desde la
conciencia, que exista un enorme potencial creativo en el dominio quántico y que el
cuerpo tenga una inmensa capacidad de transformación, lo que permite revertir el
envejecimiento humano, dice Chopra. ¿Es esto verdaderamente posible o sólo se trata de
ciencia-ficción? Para sustentar su teoría, él recuerda que en el Imperio Romano la edad
promedio de vida eran 18 años; en Estados Unidos, en 1901, 41 años; y en la próxima
década será posible vivir hasta los 120 años con buena salud. -No podemos asegurar
hasta qué punto va a llegar la vida humana- señala. En sociedades muy longevas, como
en Georgia, Rusia, la vejez es concebida a partir de personas que van haciéndose más
sabias y más responsables. Allí, la conciencia colectiva tiene una noción distinta de
envejecimiento, lo que es muy importante, ya que para quebrar la prisión del
envejecimiento, es necesario abandonar la visión social que concibe el avance de la edad
básicamente como un paulatino deterioro físico y psicológico.

Ciertamente, no es posible retroceder la edad cronológica, pero sí es posible revertir el


proceso de envejecimiento. Esto significa actuar sobre la edad psicológica (cómo nos
sentimos y cómo ejercemos la edad cronológica) y sobre los 15 marcadores biológicos de
ésta: presión sanguínea, tasa metabólica, densidad ósea, regulación de la temperatura,
contenido de grasa, capacidad aeróbica, nivel de colesterol, masa muscular, fuerza
muscular, niveles de hormonas sexuales, tolerancia al azúcar, sistema auditivo, visión,
inmunidad y estado de la piel.

Investigaciones científicas que se han venido realizando desde hace ya más de 30 años,
a partir de la década del 70, han descubierto que cada uno de esos marcadores puede
revertirse hasta 15 años. Al igual que en el universo, todo es reciclable en el ser
humano: las moléculas y células del cuerpo, las emociones y los pensamientos. El cambio
de uno de los marcadores biológicos de la edad produce el cambio de todo el resto de
ellos, pero cuando todos éstos cambian a la vez... ¡el cambio ya es exponencial!

Chopra explica que existen diversas técnicas para modificar los marcadores biológicos.
Para esto, hay que actuar a nivel del cuerpo físico (energía o materia, o prana o ki en
otras tradiciones); del cuerpo sutil (mente, intelecto, ego, ideas, emociones, conceptos,
personalidad, auto imagen, etc.) y del cuerpo causal (genera causas y hace que se creen
los otros cuerpos, aquí se ubican el alma y el espíritu). Así, desde el cuerpo físico hasta el
causal, vamos del tiempo a la eternidad, en un viaje por las carreteras cósmicas del
universo. En el recuadro que acompaña este artículo, se detalla cada uno de los 10 pasos
mencionados por Chopra para rejuvenecer el cuerpo y la mente.

En su opinión, uno de los mejores métodos para conservarse joven y vital es la práctica
regular de la meditación, que permite que los niveles hormonales se mantengan altos y
no decaigan. Él mismo es un ejemplo de ello: cuenta que todos los días comienza su
jornada meditando. "Y después quedo a disposición del mundo", dice. La meditación
permite conectarse con la fuente primordial de energía del universo -Dios- y realizar algo
tan importante como retornar a la memoria del Amor, que es propia del ser humano.
Chopra señala que todas las enfermedades están relacionadas con comportamientos
adictivos, que no son sólo el consumo de drogas y de alcohol, sino también la adicción a
actitudes como necesidad de control, búsqueda de resultados, éxito, auto imposición y
manipulación. Estas son las fuentes de todos nuestros problemas. Y la raíz de la adicción
está en la búsqueda equivocada del éxtasis. Por lo tanto, la única cura para estos males
es la espiritualidad, donde la persona realmente encuentra con responsabilidad la
experiencia del éxtasis. El contacto directo con lo sagrado -por ejemplo, a través de la
meditación o la comunión con la naturaleza- proporciona la "intoxicación" máxima de
Amor. Se irradia como luz y plenitud, que transforman el cuerpo, la psiquis y las
emociones y, por ende, el mundo que nos rodea.

Este es, precisamente, el último y trascendental consejo con que Chopra termina su
exposición, entre aplausos entusiastas: -Simplemente intoxíquense de amor…¡y todo lo
demás se solucionará solo!

Apéndice del Dr. Jorge Olguín: La genuina espiritualidad, además de la comunión con la
naturaleza y la meditación, se lleva a cabo a través del Servicio. Pues el Dar al otro es la
manera de vencer al rol del ego, que no permite que veamos más allá de nosotros. El
Servicio es el Amor hecho Obra y brindando ese Amor, las adicciones a cosas vanas se
desvanecerán.

Diez aspectos para ser más joven

1. Cambio de la percepción: Nuestra percepción - algo que se aprende - se basa en una


interpretación material del universo. Ciertas tecnologías, como la telefonía celular, el
Internet, la radio y la televisión, se fundamentan en el hecho de que la naturaleza
esencial del mundo es inmaterial. Para cambiar nuestra percepción, podemos utilizar la
enorme capacidad de transformación de nuestra inteligencia, que opera a través de la
intención. Un buen ejercicio es cambiar la noción sólida que tenemos del cuerpo físico,
experimentándolo cada vez más como energía y transformación.

2. Tiempo: En el cuerpo causal y en el plano del alma, no existe el tiempo. Con la


meditación, podemos ir hacia ese lugar sin tiempo, con la actitud del observador que se
sitúa "dentro", en el interior de sí mismo, y desde allí observa el fluir de la realidad. Si el
diálogo interno se mantiene en forma constante, se puede realizar algo tan asombroso
como metabolizar la eternidad.

3. Envejecimiento: Nuestra edad psicológica influencia nuestros marcadores físicos y


biológicos. Para sentirse más joven, además del cambio de percepción, es vital el
descanso profundo: dormir en forma adecuada y realmente descansar cuando se
duerme. La mala calidad de sueño acelera el envejecimiento. Lo que importa no es la
cantidad, sino la calidad del sueño, que se evalúa testando cuán energético y
rejuvenecido se siente uno al despertar. La calidad del sueño también mejora con la
meditación matinal.

4. Nutrición: De acuerdo con el Ayurveda, el cuerpo se siente satisfecho y en equilibrio


cuando tiene acceso a los seis sabores básicos (astringente, dulce, amargo, salado, agrio
y picante). Los alimentos deben ser lo más frescos y naturales posibles, porque así
aportan mayor cantidad de prana o energía. Además, se deben tomar suplementos
nutricionales (multivitamínicos con minerales), ya que aunque tengamos una buena
dieta, los necesitamos debido a la gran cantidad de toxinas y de tensiones a las que
estamos expuestos diariamente.
5. Coordinación cuerpo-mente: Nuestros hábitos nos han llevado a disociar este vínculo.
Hemos dejado de escuchar a nuestro cuerpo, que es el mejor computador del mundo.
Sistemas de ejercicios como yoga y tai-chi son buenos para recuperar la relación mente-
cuerpo. La mejor forma de integración de ambos es a través de la respiración consciente,
que produce un movimiento de la energía desde lo físico a lo mental.

6. Ejercicio: Es vital y tiene capacidad para revertir simultáneamente los 15 marcadores


biológicos de la edad. Un ejercicio muy efectivo son 10 minutos de caminata energética,
3 veces al día.

7. Eliminar las toxinas: Se deben eliminar las drogas, el alcohol y el humo del cigarrillo,
pero también las toxinas emocionales, como miedo, depresión, culpa, enojo e ira, que
actúan al nivel del cuerpo sutil. También crean toxicidad física las relaciones humanas
tóxicas y el bloqueo del dolor emocional, sin experimentarlo cuando ocurre. Llevar un
diario de vida es una buena manera de estar consciente de las emociones que estamos
experimentando.

8. Amor: Dar y recibir amor estimula el sistema inmunológico. Los tres niveles en que se
expresa el amor son verbal ("te quiero"), atencional (escuchar al otro
ininterrumpidamente) y afectivo (tocar, acariciar).

9. Flexibilidad y creatividad: Una biología joven es flexible en la conciencia y creativa


para resolver los problemas. Antes de entrar en conflicto, ésta piensa cómo transformar
la situación; no es reactiva ni se hace la víctima.

10. Mente juvenil: Está llena de admiración y de capacidad de asombro, sabe cómo reír y
cómo jugar, mantiene la inocencia. Distintos estudios han comprobado que las personas
de edad que conviven con niños, revierten sus marcadores biológicos