Sie sind auf Seite 1von 4
150 FALLOS DE LA CORTE SUPREMA CARLOS JOSE DUMIT v. INSTITUTO NACIONAL ve VITIVINICULTURA CONSTITUCION NACIONAL: Constitucionalidad ¢ inconstitucionalidad. Leyes na: cionales, Administrativas. El art. 28, segunda parte, de la ley 14.878, en tanto prescribe que el recurso que se deduzca contra Ia resolucién del Instituto Nacional de Vitivinicultura que dispone Ja clausura 0 suspensién del establecimiento 0 local se concederd “a fin de que exista una “‘inmediata ejecucién” de la soncién aplicada— al solo efecto devolutivo y en relacién, autoriza la ejecucién de una medida estrictamente penal no sujeta @ control judicial y, por tanto, adolece de invalidez constitucional. POLICIA DE VINOS. La clausura de los establecimientos que se hallen en infraccién a que se refiere el art. 33 de Ja ley 14.878 constituye, en la economfa de la ley, una medida de indole estrictamente penal. En efecto, tal medida no esté prevista como un re- caudo provisorio, susceptible de ser dispuesta durante el trimite del proceso ad- ministrativo sino que; por el contrario, procede al cabo del mismo, como medida final y acompafiando una conden, CONSTITUCION NACIONAL: Derechos y garantias. Defensa en juicio. Principios generales. La doctrina segin Ia cual es valida Ja actuacién de érganos administratives con facultades jurisdiccionales, no supone Ia posibilidad de un otorgemiento incondi- cional de tales atribuciones. La actividad de esos érganos se encuentra sometida 1 limitaciones de jerarquia constitucional que no es Mcito transgredir, entre las que figura, ante todo, Ia que obliga a que el pronunciamiento jurisdiccional ema- nado de érganos administratives quede sujeto a control judicial suficiente. DicraMen DEL Procurapor GENERAL Suprema Corte: E] remedio federal es procedente por cuanto la sentencia recurrida es definitiva con relacién a las pretensiones que hizo valer el apelante y por estar en tela de juicio la constitucionalidad del articulo 28 de la ley 14.878. En cuanto al fondo del asunto, habida cuenta de lo dispuesto en el art. 36 de la mencionada ley y el art. 1409 del Anexo I del decreto 2126/71, sélo debo manifestar que el Instituto Nacional de Vitivinicultura acta por medio de apoderado especial, el que ha sido notificado de la providencia de autos (fs, 59). Buenos Aires, 14 de julio de 1972. Eduardo H. Marquardt. DE JUSTICIA DE LA NACION 151 FALLO DE LA CORTE SUPREMA Buenos Aires, 8 de noviembre de 1972 Vistos los autos: “Dumit, Carlos José /Instituto Nacional de Vitivinicul- tura s/demanda contenciosa-administrativa”. Considerando: 1) Que a fs, 39/41 la Cémara Federal de Apelaciones de Mendoza revocé, por mayoria de votos, la sentencia del juez de primera instancia, en ‘cuanto declaraba inconstitucional el art. 28, apartado 29, de la ley 14878, y disponia cl levantamiento de la clausura impuesta por el Instituto Nacional de Vitivinicultura, en el sumario N? 25.410/64, respecto del establecimiento de bodega inscripto bajo el N° 1501-A, ubicado en el Distrito Isla Chica, Departamento de Maipa, de aquella provincia. Contra ese pronunciamiento se interpone el recurso extraordinario de fs, 46/54, concedido a fs. 54 vta. 28) Que en el referido sumario —agregado por cuerda a los autos sin acumular y cuya iniciacién data de 1963—, el Presidente del Instituto ‘Na- cional de Vitivinicultura resolvié, por disposicién N° 154.368, del 2 de no- viembre de 1970, imponer una multa de $1.400 a la firma propietaria de la bodega indicada, y clausurar ésta —ademés— por un afo, de conformidad con Jo previsto en el art. 33 de la ley 14.878, medida que fue Tlevada a cabo el 2 de diciembre siguiente (fs. 36 y 38/39, expte. cit.). 3°) Que la parte sancionada dedujo el recurso a que se refiere el art. 28 de la ley 14878; e impugné también, como inconstitucional, la norma contenida en el apartado segundo de ese articulo, por cuanto al conceder Ja apelacién al solo efecto devolutivo permite aplicar penas sin los recaudos del art. 18 de la Carta Fundamental. En su mérito, y por otras razones circuns- tanciales que expuso, solicité el levantamiento de la clausura de la bodega 49) Que, como ya fue puntualizado “ut supra”, el juez de primera ins- tancia acept6 ese planteo, declaré la inconstitucionalidad de la norma de que se trata y dispuso el levantamiento de la clausura, en pronunciamiento que la Cémara, a su vez, revocé por mayoria de votos. 50) Que en el escrito de fs, 46/54 el recurrente ataca esta iiltima de cisién sobre Ja base de dos érdenes de argumentos. Reitera, ante todo, aquellos en que funda la impugnacién constitucional del art. 28, apartado segundo, de Ia ley 14.878; y agrega, por otra parte, que el a quo omitié considerar una cuestién bisica propuesta oportunamente —relativa al examen, “prima facie”, 152 FALLOS DE LA CORTE SUPREMA de la legitimidad de la medida, a fin de suspenderla—, lo que a su juicio descalifica el fallo en los téminos de la conocida jurisprudencia de este ‘Tribunal. 62) Que en el ya varias veces citado art, 28 de la ley 14.878, luego de disponer que “cuando la resolucién administrativa fuese condenatoria” se po- dr deducir recurso de apelacién ante el juez competente, y que, si no se recurriera, “la resolucién se tendré por consentida y pasada en autoridad de cosa juzgada”, en el apartado segundo se prescribe: “En los casos en que el Instituto Nacional de Vitivinicultura resuelva la clausura 0 suspensién de los establecimientos o locales en infraccién a la presente ley o a su reglamentacién, a fin de que exista una inmediata ejecucién de la sancién aplicada, el recurso de apelacién ante el juez competente se concederd al solo efecto devolutivo y en relacién”. 79) Que conviene destacar, ante todo, que la clausura de los estableci- mientos que se hallen en infraccién a que se refiere Ja norma constituye, en la economia de la ley 14.878, una medida de indole estrictamente penal. A ello no obsta, en modo alguno, el hecho de que al contemplarla se hayan tenido en cuenta “razones de seguridad publica” como parece admitirlo Ia mayorfa del tribunal a quo—, pues, amén de que es propio de aquel tipo de medidas Ienar fines de prevencién, resulta claro también que —siempre en el marco de la ley 14.878— las clausuras de que se trata juegan con un alcance eminentemente punitivo. 8°) Qué lo afirmado se evidencia, en efecto, no sélo atendiendo a las palabras empleadas por la norma que sé cuestiona —“a fin de que exista una inmediata ejecucién de la sancién", reza—-, sino que resulta, ademés, del hecho de que la clausura no esté prevista como un recaudo provisorio, sus- ceptible de ser dispuesto durante el trémite del proceso administrativo: Ella procede, por el contrario, al cabo’ del mismo, como medida final y acompa- Bando una condena, segtin lo establece concretamente el ari. 33 de la ley 14878, 9°) Que no es ocioso afiadir que dicho art, 33 précticamente reproduce —variando sélo el lapso de duracién de las clausuras el art. 34 de la ley 12.372, modificado por el art. 3° del decretoley 4497/57, y el art. 30 de la ley 14.709, preceptos éstos que introdujeron la clausura en el régimen de que se trata y que, ostensiblemente, lo hicieron atribuyéndole el cardcter de una sancién definitiva Cconfr., respecto del primero, Fallos: 256:507). 10°) Que, sin duda, no resulta discutible la posibilidad de que organis- mos de cardcter administrativo ejerzan funciones jurisdiccionales, como lo ha DE JUSTICIA DE LA NACION 153 reconocido esta Corte en diversas oportunidades, inclusive respecto del Ins- tituto Nacional de Vitivinicultura (confr. Fallos: 277:128). 119) Que, sin embargo, también ha manifestado la Corte que la validez de los procedimientos administrativos de referencia se encuentra supeditads, como principio, a que las leyes dejen abierta la posibilidad de un revisién judicial ulterior CFallos: 247:646; 253:485). Maxime traténdose de la apli- cacién de sanciones penales (Fallos: 255:354; 267:97), pues slo asi quedan debidamente a salvo ‘pautas esenciales de la Constitucién. 129) Que, por ello, no cabe hablar de “juicio” —y en particular de aquel que el art. 18 de la Carta Magna exige como requisito que legitime una condena-, si el trémite ante el érgano administrativo no se integra con la instancia judicial correspondiente; ni de “juicio previo”, si esta instancia no ha concluido y la sancién, en consecuencia, no es un resultado de actuaciones producidas dentro de la misma. 13°) Que la conclusién 2 que se arriba precedentemente,, que importa, como es obvio, un juicio adverso a la constitucionalidad del art. 28, apartado segundo, de la ley 14.878, en el aspecto impugnado, y conduce a un pronun- Giamiento revocatorio, exime a esta Corte de entrar en el andlisis del segundo de los agravios formulados por el apelante. Por ello, y habiendo dictaminado el Sefior Procurador General, se revoca la sentencia de fs. 39/41, en cuanto pudo ser materia del recurso extraordi- nario concedido a fs. 54 va. Epuanvo A. Ortiz Basuatpo — Rozerro E. Csurte — Marco Aurexio Rusoria — Luis Cantos CapraL — Marcarrra Arctias. PEDRO GANDOLFO TOSCANO JURISDICCION Y COMPETENCIA: Cuestiones de competencis, Generatidades Las cuestiones de competencia entre tribunales de distintas jurisdicciones territo- riales deben resolverse por aplicacién de las leyes nacionales de procedimientos. JURISDICCION Y COMPETENCIA: Cuestiones de competencia. Inhibitoria: Plan- teamiento y trémite. Es improcedente la contienda de competencia por inhibitoria planteada con pos terioridad al empleo de la declinatoria.