Sie sind auf Seite 1von 23
333 LAMISION DE LOS [ants DISCIPULOS DE JESUS [= enna pei eriey meena Se eriinncontnis Ben renpna Ear Ea Autor: Santiago Guijarro, Sacco. i ee te Operario Diocesano, Profesor de [Ata aan Nuevo Testamento en la Univers- a anne dd Pontificia de Salamanca (Espa menerpene ener fa), Vicenectorde la misma Univer- Eee eee sida. vr S ee El envio de los disespulos aparece en ls evangelios coms el t- ‘mo estabdn de un proceso que comenzd en el mismo momento en que Jess los am6 para que le siguieran: “Venios detris de ma y os haré pescadores de hombres” (Me 1,17); 0 cuando les reunid en tomo a si para formar el grupo de los Doce: “Los lam para que estuvieran con Ly para enviarlos a predicar” (Me 3,14)'. El siguiente paso en este proceso fue Ia experiencia, més dilatada en el tiempo, de! discipulado Esta experiencia fue un requisito imprescincible para la tarea misfone~ 12, y por eso Jess envi6 solo a quienes ante habian formado parte del nipo de sus disefpulos més cercanos, es decir, a aquellos que habfan " Lamisin es un elemento constiivo de la ana, aunque est to aparece con ss clara en ls reltos de Mare, queen os de Qe Jn. Vest: 8. Gajr Open, "oes ea F. Fernandez Ramos (i), Dicelonaro de ens de Near! (Burgos: Ed. Monte Ctmlo 2001) 1308-1314 pp 1304 y 313, ‘escuchado sus enseflanzas y habfan sido testigos de sus signos; los que 334 hhabfan compartido su estilo de vida y su destino (Me 6,7). oa Fiel al proverbio rabinico, segin el cual “el enviado de un hom- bre es como si fuera él mismo”, Jess llam6 e instruy6 a sus discipu- Jos para que fueran sus enviados eneste sentido integral, es decir, para «ue realizaran signos que confirmaran lo que anunciaban, y vivieran de : acuerdo con el mensaje que proclamaban*. Esto significa que la voca~ cién y el discipulado tienen como meta la misién, y que estin deter- ‘minados por ella, Significa también, que lo especifico de la llamada de Jesiis y de la experiencia discipular a que dio origen se explica, en gran ‘medida, pot la naturaleza propia de la misién que quiso encomendar a sus disefpulos. No es extrafio, por tanto, que la crisis vocacional que estamos vviviendo nos haya Ilevado a reflexionar sobre la misiné, En las expe- riencias vocacionales recogidas en la Biblia la Hamada esta siempre en funcién de una misién, Dios llama para encomendar una tarea al ser~ vicio de su plan de salvacién, y esta tarea configura y determina, en i gran medida, la Hamada. Este es el marco del presente estudio sobre la misién de los dis- cipulos en los evangelios. Volvemes nuestra mirada hacia aquella pri- mera experiencia en la que vocacién, discipulado y misién formaban ‘parte de un mismo proceso, y la contemplamos desde la perspectiva de la misién, El punto de partida serén los textos evangélicos que hablan ‘mas explicitamente sobre la misi6r de los Uiscfpulus. Comenzareunos seftalando los acentos propios de cada evangelio. Después trataremos de identificar cudles de estas tradiciones proceden de Jestis. Y final- ‘mente nos preguntaremos cual fue la intencién de Jess al enviar a sus disefpulos y cémo entendia é1 la misin que les encomends. 2 Soe ls craters prin del iipulad de Jess, vas: 8. Gujaro Opor 19, "Discipano", on F. Ferner Rames (8), Dlconavie de Jess de Nazar. 216 | 285, pp. 282-285, 1 5 Sore instucn det shal (nvido) ene Jodato, puede verse: KH. Reng tot "apostle" enG. Kiel), Theological Dictionary ofthe New Testament (Grand | apis ML: Eman 1968) 398-447, pp 413-120. | “No scat gue ello del Simo an Pastoral do los abops espales = ns | pire en ua palabra de Jess com lars connctacionesmisioneras "Mar ant” (Le 5.4), ide Nev 2317 (16 Feb 2002) 23-30, 2318 23 Feb 2002) 23-29 Pe seninanos amin dee die ese El envio de los diseipulos en los evangelios 335 EE envio de los discipulos, tal como aparece actualmente en los cevangelios, refleja en parte las preocupaciones de las comunidades para las que se escribieron, pero al mismo tiempo conserva una anti-