Sie sind auf Seite 1von 5

la etnografía de

la comunicación:

María Elvira Rodríguez luna Universidad Distrital Francisco José de Caldas

Introducción

La linguistica irrumpe con fuerza en el panora- ma de las Ciencias Sociales y Humanas en el siglo )0C, en tanto ciencia del lenguaje como facultad humana y de la lengua como hecho social. En la búsqueda de explicación a tales fenómenos, la investigación linguistica ha desarrollado a lo lar- go de este período variadas orientaciones metodológicas, cada una de las cuales se ha ocupado de aspec- tos específicos de las dimensiones de esta compleja realidad.

Un primer momento se centró en la dimensión estructural del lenguaje y en consecuencia la investigación se orientó funda- mentalmente hacia la definición de qué se entiende por lenguaje y la descripción de cómo se organiza el sistema Linguístico, qué elementos lo constituyen y de qué forma se ordenan para confi- gurar relaciones al interior del mismo. El análisis linguístico pri- vilegió el estudio de la lengua, desatendiendo el carácter gene- ral y heteróclito del lenguaje y excluyó el estudio del habla por ser ésta la expresión individual, cambiante e inestable de la len- gua. En consecuencia, la lengua como objeto de estudio fue abstraída de la realidad comunicativa para ser analizada como un ente abstracto, asegurando de esta forma la homogeneidad del sistema.

Un segundo momento se caracterizó por la búsqueda de ex- plicación al funcionamiento interno del sistema linguístico y a la manera como la mente humana puede generar un número infi- nito de elementos y relaciones. La preocupación investigativa, si bien superó el plano externo de la estructura de la lengua, no sobrepasó los límites de la oración, aún cuando se asumió la tarea de encarar exhaustivamente el problema del significauo, a partir de la competencia linguistica de un hablante-oyente ideal. Esta es entendida como la capacidad que tienen los usuarios de una lengua para generar todas las oraciones posibles partiendo de elementos finitos. Este momento constituye una verdadera revolución científica. A juicio de Searle (1974), la revolución de Chomsky en la linguístiqa ha permitido "usar sus resultados so- bre el lenguaje para intentar desarrollar conclusiones generales anti-behavioristas y anti-empiristas sobre la naturaleza de la mente humana cuyo alcance supera los lirrü'tes de la linguistica."

Desde luego, no deja de ser un obstáculo para la compren- sión de la complejidad del fenómeno del lenguaje, el haber con- figurado, en campos separados, 'dos caras de la misma moneda:

la competencia y la actuación linguistica. Para este modelo investigativo, "la vida humana parece estar dividida entre la com- petencia gramatical, una especie de poder ideal derivado innatamente, y la actuación, una exigencia que se asemejaría mas bien al morder del fruto prohibido, que arroja el hablante oyente perfecto a un mundo imperfecto. De este mundo, en el que los significados se ganan con el sudor de la frente, y en el que la cornunicaCión se realiza con dificultad, es muy poco lo que se dice. La imagen es la de un ser abstracto, aislado, casi un mecanismo cognoscitivo, sin ninguna motivación, y no, excepto incidentalmente, la de una persona en un mundo social." (H-ymes,

1972).

Por el contrario, un tercer gran momento en la investigación linguistica se compromete con la explicación del lenguaje más allá de su estructura forma y de su funcionamiento interno: se ocupa de la manera como éste cumple funciones especificas en

la Interacción. Ello no significa el desconocimiento de los apor-

tes anteriormente señalados, sino la búsqueda de la integración

de los dominios y niveles para la comprensión cada vez más compleja e integral de la naturaleza humana.

,

Nos detendremos en este tercer momento para esbozar los plantemientos metodológicos de una de las corrientes que se incluyen dentro de este nuevo paradigma: La etnogtrafía de la comunicación o etnografía del habla. Este enfoque, si bien man- tiene diferencias en relación con las categorías de análisis y el punto de partida que adoptan para la comprensión y explica- ción del fenómeno otras corrientes pragmáticas (1) como el análi- sis del discurso, la teoría de los actos de habla y la linguistica textual, guarda en común la búsqueda de una reconstrucción exhaustiva de los hechos linguísticos para dar cuenta de "quién puede transmitir, qué a quién y bajo qué condiciones."

La etnografía de la comunicación.

"Se puede esperar que los linguistas poco a poco se den cuenta de la importancia de su disciplina dentro de la ciencia en general y que no permanezcan aislados por una tradición que amenaza con volverse escolástica si no se le da vida relacionándola con campos de estudio que van más allá de la lengua misma."

Esta aspiración respecto al papel de la linguistica y de su com- promiso con la vida humana, formulada por Eduard Sapir en 1929, ha ido ganando terreno dentro de los estudios del lengua- je. Eso explica el que se haya ido configurando un campo interdisciplinario en el que los linguistas se han interesado pro- gresivamente por los múltiples problemas antropológicos, so- ciológicos y sicológicos que inumpen en el territorio del lengua- je. Alli se inscribe la etnografía de la comunicación.

Para Dell Hymes, el término "etnografías de la comunicación", parece recubrir con mayor precisión el alcance le una disciplina de estudio del lenguaje que supera los línib:es trazados por los

veinticuatro

modelos que la preceden, en cuanto pretende ocuparse de las múltiples facetas implicadas en el uso del lenguaje y de la complejidad de las mismas. Así entendida, la etnografía de la comunicación parte de dos supuestos básicos:

1.- No se pueden tomar por separado los resultados de la linguística, la sicología, la etnología, tal como se presen- tan aisladamente para luego tratar de relacionarlos.

2.- No se puede tomar la for-

ma linguística, un código dado

o el habla misma, como un marco de referencia.

Estas dos premisas orientan

la tarea del investigador hacia

la obtención de datos recien- tes teniendo en cuenta "el uso de las lenguas en contextos no Linguísticos hasta discernir las pautas propias de la actividad del hablar", puesto que éstas "escapan a estudios aislados de

III

sobre el lenguaje y a cultura

gramática, de personalidad, de religión, de parentesco y de otros semejantes", ya que, "cada uno abstrae las pautas de la actividad linguística y las enfoca dentro de algún otro marco de referencia." En con- secuencia, interesa tomar la comunidad como contexto, "investigando sus hábitos de comunicación como un todo, de tal manera que cualquier uso determinado del canal y del código tome su lugar tan sólo como parte de los recur- sos que emplean los miembros de la comunidad." (Hymes,

1\967)

Las descripciones y explica- ciones aportadas por la linguística tan sólo interesan a la etnografía de la comunica- ción, en tanto permitan enten- der mejor la manera como se lleva a a cabo la comunicación

en el marco de una cultura y una sociedad. Por lo tanto, aborda el estudio de la lengua como comunicación y no como

sistema formal.

En relación con su objeto de estudio, esta orientación metodológica exige, en primer tértninp situar los límites de la comunidad dentro de la cual la. comunicación es posible; en

segundo término, trazar las condiciones dentro de las cua- les se llevan a cabo las situa-

ciones de la comunicación y; en tercer lugar, establecer los medios, los propósitos, las pau, tas de selección operadas por parte de los hablantes, su es- tructura y jerarquía. La delimi- tación y precisión son funda- mentales para la etnografía de

la comunicación, ya que, los

mismos medios linguísticos

pueden atender a muy diver- sos propósitos comunicativos

y diversos propósitos

comunicativos cumplirse a tra-

vés de medios muy variados y organizados de diversa mane- ra.

*Así por ejemplo, para decir "te amo", bajo ciertas condicio- nes comunicativas, puede tam- bién recurrirse a una mirada o un abrazo, de modo que va- liéndose de medios distintos es posible cumplir un mismo pro- pósito de comunicación; igual- mente, este mismo enunciado puede incluso significar su con- trario ("te odio"), dependien- do de las circunstancias de la producción del acto verbal en

el evento comunicativo. En las

siguientes secuencias podemos

observar cómo los distintos

componentes -en tanto ele- mentos del sistema-, conservan

de manera independiente el

mismo valor significativo aun-

que adquieren funciones y sig- nificados distintos de acuerde) con su ubicación en el contex-

to situacional, de la estructura

y organización que el hablante les imprima para comunicar propósitos distintos y de lo que cada uno de los oyentes o lec- tores construyen según sus propias circunstancias:

veinticinco

"Ay niño José, así no se pue-

de.

Ay niño José, así no se

Ay niño José, así no Ay niño José, así Ay niño José, Ay niño Ay."

Difícilmente podríamos afir- mar que el "ay" del primer enunciado sea idéntico al últi- mo, en cuanto su significado y función comunicativa, ni que su interpretaración para el oyente o lector sea la misma. Cada enunciado se constituye

en un "evento comunicativo" particular, que se comprende a partir de los valores y creen- cias, las instituciones sociales, las formas culturales, los parti- cipantes y sus roles sociales. Es por ésto, que señala Hymes (1987), "los elementos y rela- ciones del código linguístico como un todo, aparecerán en

parte, con una nueva luz, vis- tos desde la organización de los elementos y relaciones del acto de habla, que en sí mis- mo es parte de un sistema de actos comunicativos caracterís- ticos de un grupo."

La etnografía de la comuni- cación se funda en el estudio de la lengua no sólo como es-

tructura o como factor abstrac- to, sino corno un aspecto que forma parte de las pautas pro- pias de los hechos de comuni- cación y guardando una rela- ción integral con ellos. Se inte- resa, por lo tanto, en estudiar el evento comunicativo inte- grando la forma del mensaje y su contexto de uso. Lengua y comunicación se unen para dar cuenta del evento comuni- cativo como totalidad, en rela- ción con el contexto y la fun- ción .social que \ cumplen. En síntesis, asumir esta opción metodológica para el estudio de los hechos linguisticos im- plica cumplir, por lo menos, las siguientes condiciones:

1.- Centrarse en el estudio del uso del sistema por parte de los hablantes y no en su es- tructura, por fuera de los con- textos de uso.

2.- Subordinar el interés por el estudio de la estructura de la lengua al interés por las fun- ciones que dichas estructuras cumplen en la comunicación humana para la realización de propósitos e intenciones diver- sas.

3.- Reconocer la pluralidad de funciones del lenguaje y usos de la lengua.

4.- Asumir la diversidad,

como característica de la comu- nicación efectiva, frente a la

homogeneidad del sistema.

5.- Tomar la comunidad y el contexto Como puntos de par- tida para el análisis. y no el sis- tema por el sistema mismo.

6.- Estudiar lo apropiado de los elementos que conforman los eventos comunicativos para el cumplimiento de las funcio- nes del lenguaje, propósitos e intenciones de los hablantes, y no centrarse en el estudio de la arbitrariedad e imposición de las formas.

Bajo las anteriores condicio- nes, lá etnografía de la comu- nicación aborda el análisis de los eventos comunicativos, te- niendo en cuenta las relacio- nes entre el ambiente, los par- ticipantes, el tema, las funcio- nes de la interacción, las for- mas y los valores dados a cada uno de ellos por los participan- tes (Hymes, 1980). Esto signi- fica que si bien el comporta- miento verbal (el habla y sus equivalentes) constituye el nú- cleo de esta definición, una descripción completa de este sistema también tiene que to- mar en cuenta los gestos, los signos o dibujos y demás ele- mentos que constituyen alter- nativas funcionales para la ex- presión linguistica. Veamos en detalle cada uno de estos ele- mentos.

1. El escenario (setting) es el componente del evento comunicativo que permite ubi- car el dónde, el cuándo y el ambiente dentro del cual éste se lleva a cabo. Comprende las coordenadas espaciales y tem- porales del evento, mediante las cuales se ubica la "locali- dad" o "localización" de la ac- ción comunicativa en un tiem- po y lugar determinados. Asi mismo hace referencia a las "pautas fijas de comportamien- to" que se presentan cuando las personas se interrelacionan:

saludar o no de beso, puede ser una pauta de comporta- miento habitual entre los par- ticipantes quel, sin embargo, puede afectarsé por la ubica- ción de los mismos en un de- terminado espacio en el cual tal forma podría ser inapropiada, prohibida o carente de sentido; un 'abrazo, adquiere cierto valor dentro del

evento comunicativo cuando se realiza en el escenario es- pecífico de la mis,a, o cuando se vincula con demostraciones de cortesía o solidaridad entre otro tipo de participantes. De modo que las situaciones so- ciales están sujetas a las nor- mas cuslturales que indican cuáles son los participantes in- dicados, para cuál ambiente, qué temas es posible abordar y bajo qué estilo.

Alguna variación en el mar- co de estos componentes pue- de cambiar por completo el sentido del evento comuni- cativo, e incluso, transformar- lo en su contrario. Un acto so- lemne puede convertirse en ri- dículo o jocoso, una entrevista de trabajo puede terminar en un acto de seducción. Según el ambiente que rodee las interacciones, las relaciones de jerarquía pueden transgredirse completamente y el dominan- te pasar a ser subordinado, dependiendo de las pautas fi- jadas por los participantes en la interacción.

2.- Para la etnografía de la comunicación es igualmente importante precisar qué pautas culturales determinan quién

habla a quién o quién puede hablar a quién, es decir, que toma en cuenta el carácter de los participantes y su función como transmisores, receptores, interlocutores o intermediarios. Para efectos de la descripción etnográfica, los participantes se caracterizan de acuerdo con sus atributos sociológicos -in- cluyendo su estatus o condi- ción social-, en-términos de su sexo, edad y ocupación, re- laciones mutuas (marido-mujer,

y los pa-

patrón subalterno

peles relativos a la situación social (anfitrión-invitado, maes-

tro-alumno

)

veintiseis

Para que haya comunicación es preciso que existan un emi- sor y un receptor o que el emi- sor cumpla el doble papel, es decir que necesariamente tie- ne que haber interlocutores pero aparte del receptor prima- rio también puede contarse con un público. Susan Ervin-Tripp (1967) señala cuatro factores que determinan cuánto habla cada participante: "un factor decisivo es la situación. En la conversación en un grupo pe- queña y de confianza, los pa -. peles de emisor y receptor pue- den alternar; en el sermón el papel del transmisor es de un solo participante; en la respues- ta a coro en un rito, o en el período de preguntas después de una conferencia, a cada emisor se le permite cierto es- pacio preciso. Un segundo fac - tor relacionado, que determi- na el tiempo que habla cada participante es la centralidad de su posición social o física. Pue- de tratarse, por ejemplo, de un paciente de terapia, el presi- dente de una mesa redonda, un maestro o telefonistas, ca- sos en que el rol formal exige la comunicación con mucha frecuencia. También puede ju- gar un papel equivalente en forma menos formal, como 'el que narra cuentos o el que es experto en alguna materia de interés inmediato. También existe una constante personal que se manifiesta independien- temente del grupo o de la si- tuación. El efecto de estos dos últimos factores es una des- igualdad casi inevitable en la frecuencia de comunicación de los participantes. Se ha demos- trado que estas disparidades obedecen a reglas de propor- ción matemáticamente defi- nibles en los grupos menos formales. Dado que la mayor o menor participación relativa al papael del emisor, no es igual sino que está graduada en forma muy desporpor- cionada, si el grupo es grande los que hablan menos casi no tendrán oportunidad de inter- venir. Tampoco se distribuye uniformemente el papel de re- ceptor principal entre los par- ticipantes, pues se muestra pre- ferencia para los de posición más central, los más fuertes, los

de posición social más eleva- da, los que más hablan, y cuan- do se busca la conformidad general, al que más se desvía."

Este énfasis en la descrip- ción de la manera como se re- lacionan los participantes en el curso del evento comunicativo, radica en que "nadie habla por hablar ni por cumplir un rito, sino porque hay alguna utili- dad en hacerlo, que puede ser la del locutor, del destinatario

o de una tercera persona cual-

quiera (

d siempre abierta de poner uscar alusiones en todo

)

de allí la posibili-

curso." (Ducrot, 1984)

canales disponibles

y sus modos de uso: hablar, es-

cribir, soplar, silbar, tocar el tambor, sonreir, mover el cuer- po, esto es, el cómo y el atra- vés de qué, también interesa como pautas que dete formas culturales compartidas.

Ervin-Tripp, incluye este ele- mento dentro de los cuatro as- pectos formales de la comuni-

cación, a saber, canal, código

o variedad, variantes socio-

linguísticas y las señales voca- les no-linguísticas. Igualrnent el uso de determina

cana variedad o medio de comu cación, está determina los demás factores interacción. Ciertos tipos comunicación. "tienen que asu mir la forma escrita" para adquieran validez dentro de la cultura; otras, por el contrario, se fundamentan en un código no-verbal (por ejemplo el mimo; los gestos que denotan desprecio o ternura); el mane-

jo de las distancias para signi- ficar proximidad, majestad o jerarquía; la entonación para indicar regaño, severidad o re- proche.

4.- De igual forma, interesa determinar qué registro o va- riedad se emplea, por cuanto la forma adoptada para decir lo mismo cambiará de acuerdo con el orden de los componen- tes en la secuencia selecciona- da. No es lo mismo decir "pá- same la sal, por favor" que, "por favor, pásame la sal", como tampoco es igual decir "pásame la sal", "pasáme la sal", "ame pasas la sal?", "la sal", o simplemente, "esto no sabe a nada" o "la cocinera estaba triste".Probablemente todos estos actos verbales permiten

el cumplimiento de un propó- sito de la comunicación, pero además, a través de cada uno de ellos se ponen de manifies- to los elementos específicos del entorno, las relaciones entre los participantes y las jearquías

y ambientes en los cuales es-

tas formas se presentan como

válidas.

El aspecto de las variedades hace referencia a la posibilidad que tienen los participantes de

seleccionar las formas adecua- das según las situaciones so ciales en las que se desenvuel- ve el evento comunicativo. Las formas dialectales, los socio- lectos, los registros formales o informales, se incluyen dentro

de estas variaciones, así como las circunstancias bajo las cua- les la comunicación es pernil.- tida, obligatoria, prohibida o timulada. Es decir, las normas rituales que rigen los inter- JOS as claves para la com- prensión de la comunicación.

Por consiguiente, es funda- mental establecer los diversos

códigos compartidos participantes: linguistic paralinguísticos, quinematicos, musicales, etc., así como conjunto de creencias res compartidos por la aceptados como formas sig- nificativas.

También compete a.

,e1:00.gr4a.„

de la comunicación

a descripción:::de las formas de

los 'nzierisaies::.:.:y génOffiI:.': :',de los

cuales recurren 10.: .Orticipari- tes para ntablaraTrhteracCión. El hecho de que la comuhica- ción se presente como señ.no- nes_ gritos:, Susurros, sonetos o cualquiera otra forma . ritualizada o estiló:, modifica el sentido que la comunidad

otoga 'a los mismos e indica pautas culturales que rigen las relaciones entre sus miembros.

6.- Los tópicos y comenta- nos sobre los que trata un men- saje o los temas o contenidos manifiestos de la conversación, también son elementos impor- tantes. No se puede hablar acerca de todo en todas las culturas, ni todos sus miembros pueden referirse a los temas permitidos. Hablar de sexo, de política, de religión, de muer- te, puede ser culturalmente aceptado o rechazado, bien sea para la totalidad de los miem- bros o para una parte de ellos.

El tema incluye categorías amplias como la temática ge-

neral de la conversación (chis- mes, asuntos familiares, econo-

mía

nido proposicional de las ora- ciones. La temática que se abor- da en los eventos de comuni-

cación constituye un aspecto profundamente revelador de la cultura, de los modos de pen- sar y hacer de sus miembros, de aquello que consideran so- cialmente útil, permitiendo una caracterización detallada de la sociedad dentro de la cual se producen los intercambios. Un té canasta y los temas que gi- ran alrededor de dicholeyento puede permitirnos -con mayor veracidad que una entrevista o un escrito- el descubrimiento de formas precisas de percibir el mundo y las relaciones so- ciales por parte de un grupo determinado.

)

como también el conte-

El incluir los eventos mismos -que se constituyen en varia- bles socioculturales- como cen- tro de análisis de la actividad verbal, la etnografía de la co- municación sitúa el problema de la competencia linguistica una dimensión completa- mente renovada y dependien- te, en parte, de factores socia- les; adopta una nueva concep- ción al respeto y junto con ella

veintisiete

la denominación de "compe- tencia comunicativa" para re- ferirse a dicho proceso. Tal como lo señala Hymes (1972), "una competencia tal está ali- mentada por la experiencia social, las necesidades,- las

motivaciones y la acción que es a su vez fuente renovada-de motivaciones, necesidades y experiencia." De manera que el análisis de las actuaciones reales, con fundamento en una competencia adquirida en, por

y para la comunicación, dé

cuenta de la manera como se organizan las lenguas para per- mitir a sus usuarios "lamentar- se, alegrarse, rogar, prevenir, defender, atacar", todas ellas, funciones "relacionadas con las diferentes formas de persua- sión, dirección juego simbólico En este senti- do, la etnografía de la comuni- cación se constituye en "un modelo de la lengua que se presenta de cara hacia la con-

ducta comunicativa y la vida

social

Las anteriores concepciones determinan el predominio de algunas técnicas para el trata- miento y análisis de los pro- blemas estudiados.

1.- La observación de los he- chos linguísticos tiene que ser participante. No se trata de re- producir el habla de un indivi- duo en una especie de labora- torio para inferir conclsuiones generales acerca de "el habla de los comerciantes", "de los homosexuales" o "de los ~irles" por fuera de los con- textos de realización de los eventos comunicativos reales,

a

la manera de la dialectología

o

la lexicografía. Por el contra-

rio, se asume el conjunto de la

comunidad social como uni- dad. Cualquier cambio en los

contextos, como lo hemos vis- to anteriormente, modifica los comportamientos verbales de los participantes y, en conse- cuencia, afecta los datos de la investigación.

2.- Debe contarse con estu- dios etnográficos previos, que exploren la distribución natu- ral del habla en la comunidad, para poder interpretar adecua- damente las formas de interacción capturadas a tra- vés de otros instrumentos. Las observaciones espontáneas sobre la actuación de los gru- pos por fuera de los condicionamientos trazados por la investigación y el inves- tigador, proveen de un conjun- to de apreciaciones respecto a los modos de relación, las for- mas de vida y las pautas cultu- rales dominantes en la comu- nidad.

3.- La entrevista etnográfica puede contribuir a hacer explí- cito "cuándo se habla, con qué variaciones de acuerdo al am- biente y a los participantes". De otra parte, permite conocer opiniones, actitudes y valores de la comunidad, constituyén- dose en un excelente comple- mento para las observaciones realizadas por parte del inves- tigador, pudiendo de esta for- ma corroborar o modificar sus valoraciones al respecto. Para que la entrevista produzca los efectos esperados debe llevar- se a cabo de ma manera más espontánea y natural, para lo cual el investigador debe ge- nerar el ambiente más apropia- do. Una reunión informal es muy útil por cuanto propicia lo que denomina Labov (1978) el habla vernácula, es decir, aquella a la cual se presta la mínima atención en el discur- so .por parte del entrevistado,

e

permitiendo que afloren las fórmas naturales de la interacción y las pautas de co- municación habitualmente uti- lizadas, sin rebuscamientos, ni falseamientos, que alterarían los resultados de la investiga- ción. Las entrevistas pueden ser grabadas de manera abierta o de forma anónima, dependien- do de las circunstancias y for- mas de relación establecidas entre los participantes.

4.- No son excluyentes las formas de la investigación no participante. De hecho, las fo- tografías, los videos y otros re- gistros filmicos y de audio, son reveladores importantes de las situaciones cotidianas que vi- ven las comunidades. Este tipo de registro permite al investi- gador una reflexión posterior, lo cual le ayudará a percibir elementos significativos (ges- tos, entonaciones, movimien- tos, etc.) en torno a las situa- ciones vividas, que no podrían percibirse a través de la simple observación o cuyo registro distraería al observador de otros aspectos. Evidentemente, la etnografía de la comunica- ción no excluye ningún pro- cedimiento que le permita dar cuenta de la manera más fiel posible de las pautas de interacción que se producen en los eventos comunicativos que analiza. Por ello, también se recurre a las fichas de observa- ción, al diario de campo y a todo tipo de instrumento que le permita recuperar la comu- nicación como totalidad y como movimiento en la que circulan las formas de pensar y vivir la cultura.

En síntesis, una de las tareas centrales de la investigación linguística esla construcción de una gramática de la comunica- ción -como la denomina Geoffrey Leech en "Principios

de Pragmática"- o como lo se- ñala Hymes, la recuperación

del verdadero sentido de la linguística sin importar la de- nominación que tenga, mo- mento en el cual sería redundante hablar de socio-

linguística, etnolinguística, sicoli.nguística, o cualquier otro apelativo, cuyo empleo sola- mente ratifica la necesidad de situarse en la complejidad que las relaciones sociales implican para la comprensión del len- guaje y que son inhereiiies a su objeto de estudio.

BIBLIOGRAFÍA

1 Baena, Luis Angel. "Linguística y significación" En: Revista Lengua- je No. 6, Univalle, Cali, 1970.

2. -. "Estructura, funcionamien-

to y función". En: Revista Lenguaje No. 17, Univalle, Cali, 1989.

3. -."Actos de significación En:

Revista Lenguaje No. 19, Univalle, Cali, 1992.

4. Ducrot, Oswald. Le dire et le

dit. De. de Minuit, Paris, 1984.

5. Erving-Tripp, Susan. "Un análi-

sis de la interacción de lengua,

tema y oyente." En: Antología de estudios de etnolinguística y sociolinguística, UNAM, Méjico, 1967, p.p. 336-374.

6. Hymes, Dell. "Toward

ethnographies of communication:

the analysis of communicative events". En: Language and social context, De. Paolo Giglioli, Penguin Books, London, 1980.

7. -. "Hacia etnografías de la

comunicación". En: Antolodía de estudios de etnolinguística y sociolinguistica, Op.Cit. p.p. 48-89.

8. "Acerca de la competen-

cia comunicativa". En: Pride & Holmes (eds.). Sociolinguistics, 1972, p.p. 269-293. Traducido por Juan

Gómez B. (mimeo)

9. Fishman, Joshua. Sociología del lenguaje. Cátedra, Madrid,

1979.

10. Goetz,J.P. y Lecompte, M.D. Etnografía y diseño cualitativo en investigación educativa. Morata, Madrid, 1988.

veintiocho

á

11.Gómez Bernal, Juan (Traduc-

tor) "El estudio del lenguaje en su contexto social" y "el chiste: una aproximación sociolinguística". En:

Revista Forma y Función. Universi- dad Nacional, Bogotá, Vol. 1.

12. Gregory, Michael y Carroll,

Susanne. Lenguaje y situación. F.C.E., Méjico, 1986.

13. Halliday, M.A.K . 114 ,12nuaie

como semiótica social. F.C.E.

Méjico, 1982.

14. Labov, William, Modelos

sociolinguísticos. Cátedra, Madrid,

1983.

15. Schlieben-Lange, Brigitte. Ini-

ciación a la sociolinguístico.

Gredos, Madrid, 1979.

16. -. Pragmática linguistica.

Gredos, Madrid, 1983.

17. Searle, Jhon. La revolución

de Chomsky en la linguistica.

Anagrama, Barcelona, 1974.

18. -. y otros. Lenguaje y socie-

dad. Univalle, Cali, 1981.

19. Trudgill, Peter. Applied

sociolinguistics. Academic Press,

London, 1984.

NOTAS

1. Se incluyen dentro de la co- rriente pragmática las teorías se- gún las cuales el hablar se entien- de como una forma de la acción social. Según Brigitte Schlieben- Lange (1983), una pragmática de- berá tener dos componentes: "a. La cuestión de las condiciones del marco para la comunicación y actuación linguistica.

b. La investigación de cada tipo linguístico y social de acciones de habla y modelos de comunica- ción."