Sie sind auf Seite 1von 6
‘efecto In dificultad final que ha dev Pitino en el sentido dou vlustan ene Rasgo comin, por otra pate, «los noma Jos nerviosos, repito, con menos exageracién y san ~suavidad en los primero — Segrin Freud, la neurosis seria el resuitado de a presencia en el inconsciente de ciertas impulsiones Tlamadas perversas, pero que son normales en certs | periodo de Ia vida y que es preciso “hacer rtrocedee” ceuando persisten largo tiempo, Retroceso extennador ue “déclauche” la enfermedad mental Por el contrario, sen el parcosr de Ader, la per version manifestads en la neurosis, es el produto, node una impulsién innata y mal reprimida, sino ln meta arrieszada que ha sido elegid, difcatad que se impone, como compensacién cuando la inferiridad angenital « compensar afectaba el dominio sexual Por sobre todo esto, el sentimiento de inferiridad aque mueve a exagerar, en detrimiento del equitrio ental, la aspiracién hacia ese Gxito de ptenca,e Siempre el resultado de una comparasion que ole fasamente dotado establece entre él y los ots: Padre que es el miembro mis fuerte de ln fant ‘2 veces Ia madre igualmente superior en experient Y autoridad, los hermanos y hermanas melor 2% hos. El deprimido se hace entonces un model, eP deo la madre, a los que confiere todas las potendis Imaginables y a los que é1 ambiclons « ible Per reenets ete etuerz Wo cles ox ut we host, combetiva respect a los que relent 10 ‘medio ambiente (complejo de Bai) 0 48° 8 Reva de Pgs 6 Ung tun “peeadomasoquismo”, en le humildad, i sum: sim exagerada, que son otras tantas formas de la Yoluntid de potencia tendientes a su eoronaeién por In astucin del enfermo. Se echa de ver el esfuray para haeerse interesante y obligar asia sus allege. dos a hacer acto de obedienca, Porque esen el corre de su infancia que el neurSpata més 0 menos mimago por los suyos, ha logrado eon éxito sus fines, y ha realizado todas sus aspiraciones Ia impulsién que lo {induce a obrar como si fuese £ superior a todos, toma naturalmente el imperative de este género: “Procedes como si fueras todavia una eriatura!” De anf el “infantilmo” que ocupa tanto terreno, aun- aque sea mal interpretado en la doctrina freadiana. BI hombre normal se sirve también de estas fie éones que reposan sobre vieja experiencas y dietan Jmperativos de 16 y de ideal. Se las encuentra en el salvaje, desde que todos los problemas espectia- mente humanos reclaman soluciones que tienen en caenta la voluntad de potencs. Y asi tas hipétesis fantasistas de Freud sobre el trato sexual o de Jung sobre el inconsciente mitolxico, son no solamente su- perfluas, pero sf susceptibles de extraviarseriaments 4 sus adeptos, Desle el punto de vista de Ia curaién de In neurosis, no se obtiene gran cosa arrancando al inconsciente sensacioneso impulsiones retrotraidss Ihastaentonces. En casos miltiles, hasta se provoea con ello una agravacién del mal; el enfermo,dirige desde entonces sus dispositivos de dominacén hacia fi médlico, que — segin creo 61 —, hore su set miento de personalidad buseando influencarl, Al fenfermo no se le ocurre pedir a la neurosis 0 &