Sie sind auf Seite 1von 6
Pundamentos. Horne, Wiliam Wileox y Maria S, Horne, 1994, “El Método Strasberg, una Tlave paraabriclae compveriae", Teatro del Sur, Ato LN" 1 Gunio) p54 51 Magarshuck, David, 1968, ico, México, Editorial Sila XX. Pacheco, Carlos, 1988, "Los casinus de Ia interprtacién. Entrevista a ‘Dominic de Pano" Bepacio de eric einvestigncionfeatral, Mio I, N°4 (alias p.8.71 Pacheco, Carlo, 1694, Files eionoclastas en un teatro ineesante" Teatro del Sur, Ato 1,N'1 Gunio), p. 5-1. avis, Patrice, 1985, Diccionario de teatro, Barcelona, Pads Pelletier, Osvaldo, 1992, “La puecta en escena argentina do ls 8 ‘Team, estilizacisn y parotia", Twat Argentino de fos 90. Buenos Ai Fes, Baitrial Galerna/Revicta Eapacio, Cuadernae det Grupo de Estudiee de Teatro Argentina N"2,p. 1527 Pelletier, Osvaldo, 1992, “Cambio tadicin on el sistema tetra argen- tino de los 90: ef easo dela intorpretaciin,Bspacio, Aho 6, N° 12,7178 Preaa, Aa Celia, 1991-1992, Linfluenza di KS. Stanialaski nella iers di identtide teatroargentino” Tesidi Laurea in Stria del Teatroe ell Spetucolo, Universita degli Studi i Roma “Le Sapienza", Paclti di Lattere Filosofia, Relatre Pro Feruccia Marott, Goreelatore Dot ssa Revistas Tate, Now. 26:7 y 38 1970, Serrane Rasl, 1981, Dilictica del trabaj creador del acto, Buenos Aire Edicién Grupo Editor, Colecién Teor Teatral Stanislas, Constantin, 1980 81 trabajo del actor sabre wu pape, Bucnos ‘Aires, Baitrial Quetzal ‘Stanialaveki, Constantin, 1983, B! rab del actor sabreet mismo. trabajo sabre xi mismo ov el process ereador de as vivencia, Buenes Aire, Ee torial Quota ‘Stanislavek, Constantin, 1993, Bf vida en el arte, Buenas Aes, Editorial Quetzal Straaberg, Le, 1970, “Strasbarg en el Actors Studio", Muevo Drama, Cs ‘ders de Investigacin Tetra. Nos. 1,2 ‘Strasberg, Las, 1998, Un eueo de pasion. Ea elaboracién del metodo, Buenos ‘Aves, Biiorial Bw ‘Til, Néstor, 1973, Realizme y teatro argentino, Buenos hires, Bailone aati ‘Toporkov, V.O., 1961, Stanislaveki drige, Buenos Aires, Compania Genero! "Fabil Editar, ‘ayusde Lima, Peri, 1990, Diceionariodedirectoresyescenégrafsdel ts argentino, Buenos Aires, Eitoral Gelerna, Stanislavek, Bt art eee | Lopez, Lit | George Woodyard (ecit) : De Eugene ONeill al “Happening | teatro argentino 1930-1990, GETEA Grupo de Estudios de Teat | 6, Edit. Galema, Suenos Aires, pp. 71-81 EL “HAPPENING” ¥ EL INSTITUTO DI TELLA Liliana B. Lépex (UBA- GETEA- CONICET) 1. Origen y difusién del término Ei térmaino happening para designar una actividad artistica apa- rece en 1959, cuando Allan Kaprow presente en ia Reuben Gallery de New York sus 18 happenings in six parts; en cuanto a la actividad mnisma, su origen ee retrotrae a 1952, con los exporimentos sausicalos de John Cage, on cl Black Mountain Callege de Carolina del Norte La traduccion Iiteral por “suceso" o“ncontecimiento”traiciana por insuficiencia al original y dela al descubierto una polisemia tan sbarcadora como imprecisa. Desde su origen ha sida discutida su pertenencia al arte teatral, pero sus fronteras son de dificil demarca- én, eamo puede vorse en el articulo correspondiente del Diccionario del teairo de Patrice Pavis (1984, 251): ‘Tipo de espectéculo (que aparece en los afos sesenta texto previo, donde un acontocimiento os vivido e im- provisada porlos artistas con Ia participacién efeetiva del piblico, sin Ie intepeién de narrar una historia 0 de producir un sentido o una moral’, utilizando todas las artes y la realidad ambiente su imprecision coincide con Susan Sontag, la que en 1962 ya ropone uno delos primeros abordajescrtiensen “Los happenings:un ‘rte de yuataposieién radical” (1984, 280-302); como observadora di- ‘cta extrac una serie de notas comunes y plantea como hipétesis su vacin dea pintura emergente en New York, los ‘assariblages”, ‘tunque otras aspectos tanto formales como de elacién eon el publico, na (5996), Et “happening” y el Instituto Di Tella. En Osvaldo Pelletier! y Teatonorteamenicanoy | 0 Argentino, Cuademo N° pucden rastrearse entre cl surrealismo yespecialmenteenlosensayos de A, Artaud, Este asociacién serd retomada, como veremos en et puntorefurido ala relacién cn elpablico,en losensayosde Alicia Péex (Masotta: 1967, 17-47) y de Karl Bloher (1990), pero ya instalados en ‘el contexto argentino y tatinoamericano. Bua nuestro pais, sus cultores y analistas inmiediatos recorzen ung _genealogia paralela:encleampodelaplistica,elsurgimientolocal del informelismo aparece come un paratexto inmediato" en especial og trabajos y la figura de Alberto Greco(1931-1965), considerando come el ereador del arte de actitud” Burlada fa represuntacion clisica, el artista promueve ‘un real erecimiento del euadzo, anexa el contexto al text ‘el texto al context, para decitlo ast, y al abandonar e marco produce el objeta sin importarle si es pintura a ‘escultura juntas onada de ambas(...)eon la aboicién de tuna estricta dolimitaciin de dress plasticas. (Raverx 1984, 70) 2. Campo intelectual de los '60: al ritmo de la ‘modernizacion En Argentina (particularmente en Buenos Aires algunos cents lurbanos del interior) durante la década del '60 se vivié un peride rmareado por rasgos de una erecionte modernizacién en distintes niveles. La modernizacién del campo intelectual se produjo en €) ‘marcode tna sociedad afectada poreambios de ipopolitioy econsiss, ‘como los proyectos del desarvollisme durante la presidencia de Arte FFrondizis los factores aue eonfluyeron fueron la ereacién de nuevs= carreras universitarias (Ciencias Sociales, Psicologia) la moder ‘acid de les discursos de la historia, ol psicoandlisis y la cient, frrasteSeamnbioshacialosdiscursos critics enol Ambito universitet ¥ fuera de él, por efomplo, en los medios de eomunicacisn; surge" rmuovos agentes, se desplazaron otros; en elarteyla literatura ciertt futores y estética, especialmente vineuladas al realism fveroe ‘cediondo su lugar a fas modalidades emergentes En estas areas ocups un lugar destacado en el proveso de trent formacion la creacign da! Insttato Torcuato Di Tella: visto en per pectiva, diriamos que eondensaba la estructura de sentimiento de ‘Gpoca, aunque su alcance era limitado geogratica y socialmente. "Nes remitimos para su historia interna a Joseph King i985)y 80 ‘estimonios de quienes parteiparoa activamente en 61, como Bait ‘otviza, su director entre 1960 y 1970 (en Petter’: 1989, 59-71), y Jorge fomero Brest, creator y director del Centro de Artes Visuales ‘desde 1963 a 1970 (1882), ‘La Fundacin yel Instituto, creados en 1959 comenzaron rapide nente a expandir sus actividades: en 1959 s6io funcionaba el Centro {de investigneiones Ezoadmicas;lvego se ores el Centro de Arte, quese transformé en Centro de Artes Visuales (GAV), ol Centro de Experi- mmontacidn Audiovisual (CEA), el Contro Latinoamericano de Altos Estados Musicales (CLAEM),e! Centro de Sociologia Comparada,e] de Investigaciones en Administracién Pablica, el de Estudios Urba- ‘0 y Rogionales y o! de Investigaciones Neurol6gieas. En 1963 los fentros de artes se nuclearon en el edificio de la calle Florida, eje de {gna zona conoeida comoia “manzana loca” (Florida, Paraguay, Map y Charcas), por la presencia del Instituto, los bares, las boutiques, y gor la cercanta can otras gnlerias de arte, la Facultad de Filosofia y Eeteas, en ese entonces en la calle Viamonte, entre otros puntos de Be imposible resesar en un articulo Ia labor desarrollada por los diversos contros det Instituto: entre sus principales logros sin duda figural eifosisn permanente de nuevos artistas en todos los campos, mediante expasicionee, certdmenes, ¢) otergamicnto anval de los Premios Nacional ¢ Is‘ernacionsl, giras, canferencias, éebates, ote ‘Tedoellofueconsolidandola ereacién den piblicocurios,compuesto tanto por adeptos como por detractores, y medios grafices como la revista Primera Plana se hacian oco permanente de las actividades’ ‘La coexistencia de! CAV, el CEA yel CLAEM en una misma sede ‘onstituys un elemento impartante para el crecimientode una nueva tensbilidad que propiciaba la interdisciplinariedad de las artes, que {a tenga sus antecedentes, como hemos vist; el eontacto diario entre GSeultorcs, pintores, msicos y éramacurgos incensific los eruces fire las distintas actividades, de los cuales ol happening es un pro- acto, que si bien tiene un intertexto neoyorguino, en Argentina desarrollo variantes importantes en varios niveles. sobre todo en el aspecto semantic. 3.Los protagonistas del happening en Buenos Aires Hrubo algunas experiencies locales que podemos eonsiderar como Dre-happening, en el sentidode quesin serio plenamente, prepararon terreno y atrajeron Ia atencién de los medios. Les "Microszcesos", Carlos Squirru, Dalila Puzzovio y Edgardo Giménez, en e) que {ambien particips Rodrigues Arias, on ol TeatroLa Recova(1965);"La ‘Menesunda’, de Marta Minujin y Rubén Santantonin en el Instituto Di Tella (1965); “El Batacazo", de Marta Minujin (1968), y el “Postor Pannel", de Squirra, Puzzovio y Giménez (1968), instalado en Ia cesquina de Viamonte y Florida. ‘Los "Microstucesos", com veremas en la descripci6n siguiente, son ‘unespectdculoeonfuso tanto por suintencionalidad "ambientacional”> tomo por su misma estructura, en forma de “recorrido” sin eonexién entre les partes, primando ol fragmentarismo como principio es- tructurador: EI mismo clima de fanfarronada y de exotismo intencio- ‘nalmente banal, més el uso de simbolos de ia cultura ‘masiva, oo hallaba en los “rierosucesos”: cinta musical ds Rondana donda ce interealan jingles": Marla Marini baila “Scherezadha”, hay dos enormes botellas en réplica de la naranja “Crush”, Un clima burlén ~que esta en el trigen de nuestros “camp"-, un poco surrealista, se ‘combina con elementos pop, ean una intencida “ambien- tacional” y eon la construccién de un “recorrido”(..) Edgardo Giménez reparte antecjos de colores y cubos de caldoconcentrade, También sereparten zapallosrellenos ‘empanadas; se iran naranjas. Rodriguez Arias aparece ‘Yestido de monja,y mientras se escucha una vor grabada ‘que pronuncia un aermén religioso, es acariciado por dos ‘manos quesalen de detrés del telén. Hay tambiénerimenes simbolicos, alegorias exageradas, tortas cremiosas y co till, (Masotte: 1967, 15). ‘Veamos Iadescripeién misma: inserta en el Prélogo del libro, donde Masotta trata de armar una suerte de cronologia del happenin abandon bruesamente el tiempo vernal da ls historicidad del relate (preterita) para trasladartso) al presente, “actualizando” e] hecho. ‘Acemés, rompe la cohesion y Ia eoherencia del discurso, medianit procedimientos de acumulacisn de elementos perteneciontos a seri heterogeneas (visuales, auditivas, objetuales) alcanzando un climes paroxistico en la ultima frase. El uso reiterado del impersonal d& tercera persona "ao", indica una despersonalizaciéa, que recae sot laidentidad de los“ayentes" del evento, que contrasta con la mencit conereta de algunos de ellos : ‘Esta bateria de recursos lingtisticos apunta a “recrear" y “rev en un sentido radiealménte diferente del historiismo—verbclmen!” fl acontecimiento, contrastando con el tono “objetivo” utilizani* inmediatamente antes, Marotta se sitia en tres posiciones frente al hecho: como historia dor que periodiza yelasifiea loshechos;comainiefectual que reflexion y elabora tna teoria sebre ellos; por ultimo, coma partécipe ~testigo y productor- de los acontecimientas, En otro articulo (Yo comet uit happening” estzbloee una potémica con Klimovsky,yrelatasu propia experiencia eomo autor de un happening, al que luego calico como “un acto de sadismo social explicitado” (19674: 175). 'Si bien Masotta resulta un referente que no se puede obviar, su ‘mayor valor para nosotros reside en la refloxién sobre el tema, Su happening resultémasuna experiencia delaboratorioparasu posterior laboracisn intelectual, que un fenémeno artistico desinteresado. Por estas y otras razones, a la hora de elegie una personalidad ropresentativa del fenémeno del happening en Buenos Aires, nos inclinamos par Marta Minujin, euya obra posterior excede amplia- monte el tema de este articulo. Mas in intenta oxpliitarsatrabajomediante formulacion« paricionesenlos medios-tiene, desde a déeadta del'60 hastahoy una trayectoria internacional, Becada en nueve ocasiones en EE.UU. ha expuesto en los principales centros de arte de todo el mundo’. Este internacionalismo” coincide con Iss optimistas formulaciones de Marshall McLuhan sobre “la aldea global’, que circulaban intense mente entre la intelectuatidad de los 60; sin embargo, ya Masotta fadvertia sobre Ine peculiaridades del happening de Buenos Aires, precisamente en los trabajos de M, Minujin. Dejandodelado sus primerasexperienciascon el happening (1964, enunestadio de Montevideo, y“Sucesos", en el canal 7 de televisién), vemos que se afianza en el drmbito del Instituto Di Tella cuando en 1964 abtione el Premio'Nacional ean Revuslquese y viva! Al aio si {uiente ogra un verdadero suceso junto aSantantanin con el “recor doniseuitorambientacién?” Let Mfencsunda, que para Romero Brest (4982: 78 y ss, funcioné como un revulsive: No fue una exposicién de imagenes-simbolos, ni un es- poetdculo, ni un happening, era arte existiendo que pulsaba a imaginar por cuenta propia, pues en el pasaje ‘deun ambienteactroactuabala sorpresa(..) Tal remocién imental y corporal no configaraba una obra de arte en ido tradicional, faltaba ef soporte y en él las moda Tidades acostumbradas, asi como el proceso sublimador delaexperiencia quetransiormalasimgenesen simboles. En octubre, también de 1965, vuelve a convulsionar el eircuito ~ one + eeaaryto Dr Te n sabre todo de los critieos de arte con BI batacazo. Frente a las nega ‘vas erfticas locales, aumenta su repereusi6n an ios medios grAficos yen l exterior: Lesnorteamericanus, en cambio, pidieron que seenviara EE batacao para exponerlo, primero en la Gi Bjanchini de Nueva York, despues un ia Yale University. ‘(Romero Brest, 85) Para Masetta (2967a: 107-110) SI botacazo seria un auténtico appening, ante todo, por su relacién eon el espectador, siguiende las (refiriéndose 9 Bl batacazo on la Ga- leria Biarichini), entonces, donde ol ecpectador es por momentos especindor, es decir sujeto exterior s un ob- jeto, que puede contemplardeede afvera,y por momentos tbjeta, “cosa” susceptible de ve objetivada por fos otros, fante quienes queda expuesta, y ante quienes debe reco. reer ta construcién 4, Simultaneidad on simultaneidad Llegamos asi a 1966, cvando se produce un happening que const eramos paradigmétiee del cruce internacional: Simuitaneided en simultaneidad, realizado on el Instituto Di Tella Jos dias 18 y 24 de ‘octubre de 1966. Elisee Verda se ocupa de él en "Ur happening dels ‘medios masivos:notas para un analisis seméntico" (Masotta: 1967, 171 00); on acs libro ce ruproduce al texto mimeagratiodo que Moria Minujin repartia alos invitados y una descripeién dat mismo, a que ros remitimes| El nucleo del evento consistié en que Marta Minujin en Buenos ‘Aices, Wolf Vstellen Berliay Allan Kapeow ca Nex: York, concertaren realizar una serie de acciones en forma simultanes, y Iuego repr dacirlat(Cambién simultdseamente); el principio constructive de la actividad que Minujin desarvolls en Buenas Aires, y que marearé ut rrumbo diferente del hoppening losal es so focalizacin en los medics de comunicacién, especialmente de los "mass media’, Esta es la nots distintiva con raspeeto alos modelos nertearmericanos y europeos, que ancionan como estimuloexterno absolutamente consciente por part Ae los“happontstas” argontinos. Vease, por sjemplo,en el mencionsé® lrticulo de Mosotta ("Yo cometi un happening"), donde sefsia p «realizado por dolsa Kirby en marzo de 1986, como “inepi- Fac Simaitaneidad en simultoneidad, y al de La Morte Young, fas vee, del suyo realizado on el Di Tella. 5. Heppening, teatro y public Es interesante al respecto el andlisis de Bliseo Verén dal happe. ing de Marta Mingjin, donde este punto -Ia foalizacin eobre los ‘meios masives— Ie permiticron establecer a priori una diferencia specifica on el teatro El teatro 9 niompre la re-prorentacién den fragment cesperificede aecén eocialy supone, pues, una dimensién temporal diaerénica. El happening ge propone partir de In accion social en un nivel mas alto de abstraccién: dela atemporalidad de su existencia como sistema de con- Guctas, empobrecida de toda doterminacién temporal ‘eepecifice, es dacir, més alls (9 més acd) do toda estruc- ura de relat (19678, 79). Esta definiidn os aplienble a todes los happenings analizados, ¥ ros permite reviser las definicionee tanto de Patrice Pavis (pég. 1), Como la de Michael Kirby (1985, 22: el happening es una forma de teatro intencionalmente compuvata en la cual divareos elementos alégicos, que {nchuyen la actuacién “no matrizada" son organizados en tung asthctura compartimentada, La cvestion de a temporalidad y, por endo, la ausencia de relate sin embargo abre una perspectiva de enlace can formas no tradicio- rales de teatro: el teatro de imagen, serfa una decllas. Reshazamos, fn cambio, la asuciacién que insinsie Alicia Per (1807a, 38) entre e] tipo de actuaeisn “no matrieada” del happening con el teatro broch- ‘ano, Creemos que ta diferencia radieal entre el teatro y el acppening, fetciba més que eo #1 abjeto mismo, en la relacién con el receptor. ‘Vemos que en este punto, en la mayoria de los anslistas surge 10 relacidn souls eseritosde Artaud on El teatro:yeu dabie. Sontag’ 1968, 200) encuentra varies elementos communes; 1) el tratamiento supre personal o impersonal de las parsonas—serialomismoque para Kirby, Ta actussisn “no matriznda", onde Cesaparece Ia idea de “personaje™ En consecuencin, se perderia cualquier tipo de mecanismo de identi ficacién, atin In mas “distanciada”, 2) su hincapi¢ on e) expectizuloy ‘lsonido y st indiferoncia respecto del mundo~ver Ia correlacidn con la definieién de Veron-; y 3) sa confesado propésito de agredir al public. Este dlkimo prepésito no est presente en todos los happenings analizados, y en cambio, parece una recurreneia tanto en los norte ‘americans, los alemance ylos franceses ~entre estos iltimes, habria ‘que mencionar los trabajas de Lebel, donde existen. componentos ‘eréticos e ideolégicos, absolutamente inexistentes en tos trabajos de los argentines-. Para Alicia Paez (art. cit. 45), el happening realizaria “en alin sentido” Ia ruptura con el teatro tradicional propuesta por Artaud ea, us manifests, pero nunea concretada por & En el articulo de Karl Blaber la idea dea rocepcin de Artaud en 1 teatro lntinoamericano, va més alla de la forma happening y atraviesa formas teatrales producidas on « rismo contexte: ol nie tituto Di Tella, en el casa de la Argentina’. Esto enlace nos resulta productive, come loplanteamosantes, prqueestaria avalandola dea el Instituto como nucleador interdisciplinari. 8. Happening e historia: Ja etapa de Ia politizacién La senatada focalizactin del happening local on las medios de co municacién, tiene su piso culminante y ala ver, el comienzo de su declinacidn,en la exp criencia de Raberta Jacoby y Eduardo Costa, en mayo de 1966: une falsa exposicién, o mejor, sélo e) elato de una cexposicidn que nunca ge Itevs a cabo, Exe relato se entregaria alos ‘medios, como una forma de implicarlos. Para ello redactaron un ‘manifiesto—tambien particindResil Bscari-,“Un arte delosmediosde ‘comunicacién” (3967a: 121-122) donde se explicaba la idea, y luegos* distribuy6 la falsainformacién sobre eventn (catdlogos, fotogral te}, denominado paradojieamente “Happening de la participaciin total”, Considerarian que Ja “obra” estaba cerrada euando algu ‘medies publicaran la informacién dando por ucurrido el evento, y & tuna sogunda etapa, aclarando su faleedad, Esta experiencia coincide con un bruseo cambio en el orden politico del pafs: el quiebre de la continuidad institucional produeido por ©) golpe de estado de 1866, que derroed al gobierno de Arturo ils. Bale la presidencia de Ongania, las actividades cientfieas, cultural ¥ artistieas permanecieron bajo eatricta vigilsacia, control ¥ hast? ropresidn, uno de cuyos puntos culminantes fue la lamada “noche los bastones lanzos". i Instituto Di Tella no fue ajono a vstas eirewnstancias, y varias muostras fueron clnusuradas, como sucedié durante las Bxperiencias 1968. (Ya las Experiencias Viswales 1957 hablan tenido fuertes cri- teas de ls medios més conservaliores.) En la muestra del'88, donde participaron Oscar Boni, Jorge Carbaila, Margarita Paksa, Alfredo Rodriguez Arias, Roberto Jacoby y Roberto Plate, entre otros, 1a ‘experiencia de Plate, luego conocida como*E! batiode Plate”, provers, por un lado, una gran participacién del publieo, y por otro, la ira y posterior clausura por las autoridades. Consistia en la simulacién de tan bailo pibico, sin sanitarios, y el pibico, seen relata Romero Brest (142) cesenbio y dibujo on las paredes toda clase de inseripcion nes @ imdgenes obscenas, como si fuera realmente un ‘hat piblico, obteniondo una experiencia sovilégiea. Para algunos medios, como Primera Plana (21/5/1968), esta muestra mareabs el agotamiento dela etapa, y lo califiea de “trance aginico”. Para Brest (144) se trataba dol “triunfo de una preceptiva Dasada en la porturbacién”. Paralelamente, I actividad del Instituto eumenaé a toner dif cultades por evestionee econémieas que dependian do Ia Fondacién, yen 1970, se decid el cierre definitive de la institueivin. Estas experiencias -expecialmente In de 1968 efectivamente arcan un pasaje a unn actitud decompromiso soeial, que se ireadiard fFuora det Ambito del Instituto, mientras que al cierre del mismo coincides con el agotamiento del happening, 7. Happening: una recepcién problemitiea De todos is testimonios y documentos analizados, se desprendela ‘dea de que su recepeisn funcioné como vn “gran malentendido”. Nos referimes especialmente a eu difusidn por los medios, que fueron cextendienda su denominacisn a otro tipo de actividades que note ingiin rasgo on comiin; Ia deformacidn nominal fue paralela ala de tos seetores do la critica académiea, quo plantearon un debate [deolégieo sobre a actividad, como la posicin de Gregoric Kiimovshy, y desde algunos sectores de la izquierda polities” Lapolémica suseitada por un artieuloaparecidoen La Razin, conde doctor Gregorio Klimovsky eritieaba duramente los realizaderes Ge happenings, motiva In reaccién de Masotta (1967a, 155 y ss). Este se ocupa de desarmar argumentativamente la oposicidn creada entre elliappening ya politica de izquierda. Al mismo tiempo, introduce cl problema del crecimiento y extensién del término producido en los ‘medias de informacién masiva: Madela Ezeurra (1967a, 191 y ss) se ‘cupa de eflexionar sobre este fenémene a partir do una seleccién de materiales grificos del aflo 1868, y vemos que algunas de estas deformaciones persisten hasta hay, ya que se denominaba happening a 4.) eualguier hecho cotidiano medianamente sorpren- dente, cualquier fenémeno rclacionade eon alguna acti- Vidad artistica, desde una exposicion de esculturas a la manera tradicional, hastauna fostacn honor deun actor cextranjero. (181) mientras que, si nos atenemos a Ins definisiones propuestas con anterioridad, vemos queel fensiueno estrictamenteartisticodecaracter experimental, tuvo un campo de realizacién bastante restringido en cuantoasus productores, muy lejanode lomasivoentrasusrecentores, ‘y durante un pariodo que coincide eon los limites dela década de ‘60. Notas 1, John Cage cs considara pr Lisa Block de Behaz (1998, 2yss)eoin un precursor del "estétics del silencio”, en especial por susconeiertas 439 11983), eompuesto de silencio superpeesto, y 00" C963. 2, Hibridodepintura,cllageyescultars, que wilizaba materiale variados, tapecialnente derechos, Batre sus principales eultores ce encuentran Rebert Rouschenborg y Alan Kapros. 13. La tendenciainformaliata enol lenguajes divers, mas que sor > ‘ovimento propiamente dich, re dirige hacia was negocon Setconeepl2 be forma. Surge on Pari, micu'ras que en BEUU. en 1952, Harold Recembergacana un trinino p's, ation panting. 44. Enel caso del sistema tatral sryontino, vena quo su evalucdn no fue Tapardelosotres ceria. Elsistoua det realamorefesvo,urgeen ios'00 ¥eontinia con variantes hasta hoy. 5, Para reconsivirla estructura do sentimiento de lj habrin que rentarse al desarollodeta cultura "hippie eriginada en!25 [BB.UU, que abarea desde un sistema de ponsamientocompleo,la mods, la misica te 6, Blarticulcobre la revista Primera Plana pertenecientaa Renata Roeso- Cueei y Maite Alvarado, of un excelente endisis de In modernizacion ‘iseuraiva representada por exo modio. (Ei: Panto de vista, N22) ‘Comenzs en 1959 con exposcionesindividuais on Duoros Aires, Pars ‘Nueva Yor Washinglax happenings performances deade 1962€n Po ro Dies 8 Montevideo, Montreal, Washington, Nasva York, San Pablo, México, Medolli, Sus prinepaios amstentacones, sen Brest (181 y as) eon La piczs de amor (Toko, 1952), Minuphone (Nueva York, 1967), Super-e- fherodyne (Montreal, 1967)» #/"wtede (Nueva York, 1868). Reales pe licule y tapes y desde 1975 volvié ala pintura de cuadres. Sus inetala- ciones més recordadas fueron: c! Obeliseoacastado San Pablo, 1978), obelisco de pan dulce (uence Aires, 1879), La torre de Jemes Jayce (Dublin, 1850, entre otros, 8, Slaher hace referencia al grupo Teatro de le peste, dvigdo por Alberto CCoseté; Lilian Techudi (1874, 125) menciona el monta,e ée Lutero, de Osbome, por Petraglia y Leal ey, entre ctae. 9. Una decstna visionesert'-usdeade anguicrda hacia ov intclocbeiodal Insttvie Diels, 1 regsteada en el fila La hora defo horaos (1968), can guign de Pino Solanes y Octavio Geto (Grape Liberacisn Bibliografia Alvarado, Maite y Roceo-Cu2ti, Renata, “Primera Plana: el nuevo diseurso ‘erioditicn dela céeada el 60" en Puntodeviste, N'22, diciembre 194, pp. 27-0. ‘Artaug, Antonin, 1964, 2 featray su doble, Buovos Aires: Sudamericana Block de Beker, Liss, 1983, Une retéria del silencio, Funciones del lector y ‘pracedimienize de la lcturalteraria. Buance Aves Siglo XX. isher, Karl Allred, 1990, "La recep de Artaud ene teatro atinoameri- ‘ans’, en Semitica tetra atinoamericano, (Fernando de Toro Editon), Buenos Aires: Galern (pp. 113-151) ‘King, Jos, 1985, B1 Di Telly el desarrollo cultural argentino de la dleada ide 60, Buenos Alves: Gaglianone. Hirby, Michael, 1965, Happenings, Londres: Sidwick and Jackson [Eabel, Jean-dacques, 2908 Le happening, Pesim Baitions Dene pes Anaya, Jong, Vanguardiey posmoderaisme",en: Revistade Bstétca, IN’ 2, Buenos Aires, 1983. Breas de Altos Estudios dol CAYC, pp. 67-74. Maso, Oscar y otros, 1967s, Happenings, Buenos Aires: Jorge Alvare Masott, Osea, 1967b, BU ‘popar”, Buenos Airer: Columb avis, Patrice, 1984, Disionario de teatro, Barclona: Padé [Ravero, Rasa Maris, “Modernisme ypostmodernidad en In plstica argent ‘na, en: Revista ce Baétice, N° 9, Buenos Aires, 1984, Becuela de Atos Betuios del CAYC, pp. 67-74. Romero Brest, dorge, 1092 Ave visual en el Di Tella, Buenas Aires: meet Sontag, Susan, 1988, Contra la inerprtacién, Barcelona: Seix Parra