Sie sind auf Seite 1von 217
BIBLIOTECA ROMANICA. HISPANICA JAIME ALAZRAKI Du tox DANASO ALONSO 1, ESTUDIOS Y ENSAYOS, 112 LA PROSA NARRATIVA DE JORGE LUIS BORGES TEMAS — ESTILO Biblioteca & ItoLioTHcA nowivica sasphvica ISBN 424845970, Rastica PREFACIO ‘La noredad y complejdad de los temas de In narrative de Jorge Luis Borges han sbsorbido cast por completo Ia en: ‘dn de Tos extcosy extudosos de sa obra. Desde las pis thas de Amado Alonso dodicadas a ctltar las excolnclas de Ia pros de Borges my poco se he agregado a su auto Tienda juici, Su formula sestlo tan estilo, pesar de st irrecumable verdad, se ha convertigo en tno de eror ado ‘mas que por facta In vloracién y el acceso ¢ una lt ratura not exine de In comprobacion directa y del examen Intermodel conragrado canon. Son como esos telegramas fque lo dicen todo y que, tin embargo, lo dejan todo por ‘decir: podemos reclbilo como una verdad conclajente 0 bien como una hipétesit que ex nectsario demostar. El presente extn es un intento de demostracin de esa hips fess undnimemente aceptada, a selecelén de un método de ‘rabajo nos puso frente 4 Is mulplicigad de posiitdades en que hoy se debate la tlistica en fodae tae Hteraturae ocidentalesy front a la Ue tarea de escoger aqulla posiildad de estedio y nisi que mejor se aviniera lo peculiar de la pross na Fratva del autor de Fcciones. EI primer puto de apoyo lo Piconiramos en eas asencion de Démiaso Alonso de «que ss ca estilo ay nm Indagscién estiitica nic, sem: La prose narrative de Borges pre distina, slempre nueva orando se pasa de un estilo & blo, y tal ver las denominaciones do «new criticisms, ef Imallomo rasor y wesilitcas en aus versiones slemina, puta, frances © italiana sean de por si waa prueba de la Inmposibided de un método ‘nico y de la necesidad de funar los hallsgos de cada escucla'a Tos fines del major studio de uns obra en particular. Bs lo que parssimente hemos echo Para zeducir el radio seméntico de la palabra estilo he mos credo necesrfo y stil desindar dos concepios 2 me- ‘nudo empleados como equvalentes: estructura y est. Ene fendemos que el primero atiende a la composcion de Ta farracén y el sepndo, en cambio, a textured In pros; Iientras el primero tata de la rgunizacién de los tejids © planos narativos en drganos, en estructaras, el segundo se Concentra en el examen del tejido mismo y de sus eluas Unglistica, Bs claro que tanto ia estactara como el estilo sn categoria abstracts, moos de estudio y spreximacion fle creacisn teria euyo raseo més stntvo es Su In frinsecaunldad. La tare, 0 uma de las tareas, dela criti ferla,entonces, investi el grado de aficacia con que est unidad ia side leads, y a tal efecto descompane, asta, impli, La mera constaaciin de un recurso narealvo © fetlieico e, sin embargo, en hecho gratuito; lo que im porta es mortar Ia efciencia de eso recurso en ct buen Foncionamiento de Ia obra, Pensarns, por ejemplo, en un ingenoso estudio de Roman Jakobson en el ual intenta de- ‘mostrar la corrlslén entre verifeacion y visi de mundo fon le obra del posta checo Karel Hynek Micha, 0, em Dleando in terminslogia de Saussure reaufiada por Diimaso ‘Alonso, et la elacign ente sgnificante ysigiicados. Con ecuentemente, hemos dividido nuestro estudio en dos par fen En la primera procuramos defini los temas de lat Be Pein . tones de Borges asta donde eto ex posible num iter torn do-motvacion totale yo avons fanatic Ayudandonor de sue revelores ctaayon hemos fntntado cscratar Ie motacién que anina cage cuento y que de Sigunn manera hace plptar lon epi de a fibula, En In-sogunda perio estamos Ia post no como enidad et Sf miuma sino como came de In acral, como erecta transformarse en ellculo expresvo. Expreivo no slo de tna individ readora 0 de Una detrinad ites {ad de estilo sino, ademis, de Iss impcaiones de fom Tal ver sen cata la oportunidad sae propicin parm mv vient mi mas honda gat oh quero y adi ‘nero Gonzalo Sobel por si cass cide y au se Sible orentactn, mi cide agadecimiento ado Andrés sare por su constnte estilo y su eabin polabra de smncsro y amigo y mi sincero recoocinients a Mat Kee ron Letermann por st amable ada eh la let de lov A Unversity of California, ‘San Diego (La. Joli) NOTA A LA SEGUNDA EDICION A pesar de ls seis fos que median entre la primera y est segunda edicn no he hecho sino algunas poeaseotres he tocado y reausiado ef texo orginal. Tal pursimonia 20 quiere ser conformismo o presuncin sino tan solo una me era de subrayar la premiss tesricas desde Ine cles he Inuvas perspectives Hijadas por el formalism uso han ree Catado y eivindlcado la efeacia de Ia estilistica cuando aus procives impresionistes amenazaban con Invalidala como Théloto de tvestigcion, El ensayo yo cldaico de Jakobeca Linguistica y podticas— ha mostrado quo una obra tte aria se define y raliza @ partir de su condiciin verbal ‘<2Ous convierte tn mensaje verbal en obra de artes, pre ‘tuna Jakobson para responder: [Gitnas: eel mundo es fl vert bonuejo rudlnenaio SESE ane infant ue fo sbendond medio acer, ve Sete gen ecucia detente es obra de ws dos su ern e olen ts dose supeiores se burlan Ia MMe pediceiin de wna vind decrepit y jade, See Se ads mucrtor (01, 49). La reaidad, ntones, frat SErEiitin de unc, cndpn todo orden, o por lo menos ‘Modo orden umano! squat et orden, pero dence fava heen avn rads: a eyes Inkumanas— qe 9 Sete manea ds persbie (P3334), EI univers, pes Secome lo habia cho Spence (D. 10) ex iconole Sis nrg, sta impos de penetra ees atving Gl unten no pucde didlos de plnear es Se tenonaunqoe nos coste que éstos son OO. Ben fori) Estos coquemas son el quchocer dela flo ree Ci eaoga es eventmade penne —ce Borg ‘facta coordiacn do palabras (lea cosa no son Ts lo- Sha peda pereerse mucho al unveron D138). Ea ote Eee rec de empor el propo Borges ae Eau formncidn de wn esquema fos: ta negeisn Sia tiempo (que para Borges ex e problema central de Ia ‘esta a nepcn dl sempo os In conscoenla ie TMbls do la negacin de Te materia por Berkey do Motivcion © invencin: a negacin del esis por Home: epaas is malera el Copia die Borge que eon contain, neoio tambien wpa, no 36 con sat drei seencrn cat Cina go tenon (0.138, or un moments Podranos pessar en lo lnonesciente dl ecetcsmo Borger’ negra pie de preteen univer ¥,conseentemete, vader des stony mean Dara luego proper ot. Nos le csape a Borges el ces fegue su ten cr stan ania crm ein do Zin, ss novednds hay iteen pla a eo fa iss instrament de Berkley (0 1.28), Por ea avi! nde cirque es mer (o mtg) na refatacon al tempo es Seribure un preicdo de indole temporal, ge instar In en ae el ge ei (0,138) orp Yes, ft comtruigo un exgueinn, m1 proplo eaten, pay Acmostar de meta, dere ol uly on tn, Plea su falc. Alvendo al carter de feftacn de Bu Teac guste Ia pla srwean aoe de a dea Sin embargo, pm ques ligerin trie racbe-qe he rage la importancia de eon fuego veralss. Ya cin: Porto dani, ton snterado'y ania dete fst muestra Ingnj gue tay poste que no bay en fies holes ua sentra que design modo no 10 ex to tavoque> (0. L 32). De ea manera Borges ‘os da Iu ee ldo ante aeons My in a is a an epcsmo ese» para def nu scl hacl Tos cl Bs de vrdhd ssota de in Monta lo ace eteaio 2 ni sn fe semi tao en me ie tin a ot pon alr eos i ie, como Iecansa, Rete mo ow esd tio we 2 ‘a pros narrativa de Borest orges les atsbuye: En ol epflogo de sus Otras inguisicio- os tennis deeb, al comer Bs, et tos ul to se aan, a eye Sine snp ¥ de manly (0 129 YY en otro tugar: or eso en Tiia el planeta ordenado de ta flsiin de Bot rere tataisica ees tn rama de Ta leratara fantisr Sas 2) sa con —premota Boren 1s dig (lo Walls o de Fdgar Alan Poe —una flor que nos teen del ido a a hipnosis— controntados porvenie, on rauerto sometido a 1s Mp ar seni dD cn a ern aboriss dew Se So est modo cscs ue sllasament pers Bec Mlngor (D. 17, Contestant tos cane sae ont de te Wiereare fed, complds 2 Shetradn con Allo Boy Cares ySiviaa Ooo, ye ptie omisn fkan ln iste 1m feres mann de gucro® Parméids, atin ean Es aoe ee Alberto Magno, Spinoza, Ceti, Kant, Frat sere (12) Estos emmeton de aero fantintco» seer tticn tor moet del Bogs narod. Tos temas Sees um inpiredos on ss ess metals cose long de mc sion de tr, 1 etn Telos, Borges eacepco dele werchad de ee Sonn revealed Ts otras, ls deol de vend sede bseute y de ls poten dad y Pra Siar materia pia para invencloes De sta Motivacién © vencin 2 ‘manera, Jes dewueve el cardeter de creacion estétiea, de ‘maravilia, por el que etenclalmente vlen ose justiican, En los euentos de Borges encontramos esos de estas oo ‘winas; voces las hace funciona como un eafamazo sobre cual se dibua su eet, Terminada In leotura de cual ulera de sus narraciones, proseatinos que bajo el disco revetbera la prerenca de tna mciafsics, de ceria icoloa, ‘que, de alguna manera, explic el relatoy, la ve, le com. fre ese sabor trascendental que tienen sis cuenios, aunque Borges lo nlegue y se burle de tales trascendentalismos Muchas veces Sus eventos adoptan Ia dimensidn de un sit bolo o de una alegora, pero de un simbolo en el sentido ‘que dete tiene, definido por Croce: «Si um simbolo es con ‘xbido como inseparable de Ia Intlci artistic, «5 sind nimo de la intulelén isms, que siempre dene’ caricter ‘deals (0.1 21), A este cardcter de simbolo de sur nase clones ha echo alusién Borges en vation de sus eucntos ‘De ‘El Sur’ —nos dise—, que er acaso mi mejor cuonto Iniséme prevenir que es posible Ieerla como drsein nie raciin de bechos novelescos y- también de otro modo 116} en «Deutsches Requiems el protagonists confies ‘Miaiana moriré, pero soy em simbolo de las generaciones at porveni» (A 2), yen el mismo cuento David Jerus. Jem es tal ver un simbolo de varios indviduoss (A #6 veces, como en eLa busca de Averres» el cnto foo es un fimbolo de su autor: Sent, en bx sitina pine, que mi Ineracén era un simbolo det hotabre que yo f= (A101: fon «El muerto» Borges, autor, se soma por el claro dot Préntesis y se aulodefne: «el hombre que enteteje estos Nimbolos» (A. 2) Ens ensayo «De las alegoras alas novelass Borges re feerda la observackin de Colerldge de que todos los hort Ties nacen avstoticos © platénios; para los primeres to a prose narrative de Borses primordial son ts iniviuos y para los segundos ls Hess, Ins formes, path explicar nego que como Ta titeraturs al fiviea c+ tabula de abstraccones, la novela es fibula de Individuos (0. I. 215) Estos dos planos, lo parsicular y 10 funeral, fnividual y To alegico, se dan por igual en 10s ‘enter de Borges, pero confundicadose el no en el otto C intgedndose en una unlad donde es diffe stings 1o Sncividual de fo genoa, Intuimos en sus cuentos un re ers, un sentido que so prolonga més all de tos Hochos Tovelesos,y es este sentido el que proyeca la tabula de Ia ‘baracin sobre un plano de valores genéricos o simbios. En ala Bibtioteca de Babel 0 nor dico desde el comlenz9 {gue la Bibiteca cs tambida ol alvers; Ia Biblioteca, sin Sender su valier de tal, deviene una metora del univeso, Je su coon, de la imposbilldad de encontrar una formula foul ¥ sragediay son um simbolo de las perpljiades Gel lam respecto a a eltura griega en el cuenta «La De esta manera, Borges proyscta lo inva sobre un plano ms amplo,y tanto To singular se expla en lo gene. Fico como lo genévco en lo singular, o, para deco con las Dlabras de Borges, ela hambrinta y aca 1oba del primer fanto de la Divina Comedia noes un emblenaao letra de la vavcia: os una loba y os también la avarice, como en low ‘suefios (, 16), Como los suefos, ax narraciones de Borges son simbolos eapsces de muchos valores y proponcn al Ie tor una doble o tiple intuicién, La defniiin de os care: teres slegéricos de Thomas De Quincey, que Borges cits, sitéa com ajurtada economia el lugar de los cunts de Borges: socupan sin Inga internedio entre las realiades absolutas dela vida humana y las pares abstracconcs del fentendimiento logics (D. 16). FL punto de partda de esta concepeidn simbélica 0, veces, alegerica de sus cuentos esti en una nota del ensayo ‘storia de a ctomidade; allt Borges dice texativamente: Lo eendrico puede ser mais itenso gue To conctetn, para Igo explica: ‘lio (el see ombre,e po, i pata day or Morivacén e énvensién » se nan gc det tla B12 No es dtl peeibir que en muchos de sus cuents, ‘no en todos, Borges confere a lo concrete tn valor, gen co: la hombrada del protagonisa de «Hombre de is ex qui rosada> es asimismo simbelo de la primera virtwd, et waretés de tos argentinos: al valor de morir antes de set ‘teamesido o vendo. Las realkades concretas de eum: tos son lo que el mundo concreto et para los misticos un sistema de simbolos, Borges lumina lo concreto con la pers pectva de Jo enérico y le confers, ast, und intensidad que ‘tiene como ente individ, ‘Al confundir tos limites de 10 individual y de I> gené co, de To reatvo de una realidad singular y de lo abscuto de una abstroccén, Borges amplia el émbito de sus relatos lorpindoles una elasleldad, una slsullaneidad, que si primera vista los torma fantsticos, «leese, en dima Instaneia Tos salva de una simplifencién demasiado grosera e In inasible y compleja realdad. (Yas sabe que Bale, sl carucerizar y defini @ sus personajes con minucooo Puntilismo los falseay conseeuentemente los destetin al pretender explcar y escrutalo todo, destre también 1a posbiidad de lo nesplinbley de To inesratable qu som stsibutosinajenables de is realidad, En Dostoirs, en cam. io, In irracionalidad, ls eostador oscurs « indeindos de ‘us personajes, los hacen mds vernces 9 desde Iuego mis reales) Ts clerto que, para Borges, esas doctrinas que forman 1 teasfondo de su relatos estin may lejos de ser verdades ‘sencales; es verdad que él las juzea como literatura, como Jnvenclones de la imaginaién que a lo ms velen’ como ‘maravillas,y sin embargo, esa certza del autor no ivalléa » a prose nerativa de Borges Motiacion & tmvencin Ed eee meee elena es ee cee a ae poe een aera sialon pone oa mies ene a on otis oe Se ae fora angen soe On me oan meg au ee ee ed Eee eB ident stm iP cr dese une fl de Scopes (0. Como et rulseior de Kents, como el tigre de Wiliam Blake, como el gato de Schopenhauer, muchos de los per Sonajes de Borges —Carios Argentino Danerl, Otto Dict ‘ur Linde, Tadeo Isidoro Cruz, Droctlt, Benjamin Otdlor, Johaones Dahimann, Fergus Kilpatick, Pere Menard Io fran una Intecsiad desecostumbreda| porque som elt ‘io, y ese cotter abstacio, arguetipo platénleo, los ublck en una perspectiva donde cobran career de’ sinboloe, onde su realidad inmedia ‘encueatra tna cia, goncrcn que los explics. Borges no slo no ae compromete, con inguna de css cifras genérias, sino que, consistent ‘mente nlega que pueden ser verdades absolutes, como pre fenden; mis ain: reduce —eomo ya la hemor vsto- ly ‘metafisica a uns rama de ta Iterna fanidstica , nn eo barpo, les hace sparecer en sus narreclones con la misma Insstenla, como su reveso, como la solucén del acer qe plantean tos hcchos narrados, Esta contraciccin def de ser tal i recordamos que pars Borges también los be. sos marados, la literatura —cuyo instrumento ex ct len. ‘mnje—, no pueden agotar la infinitargueaa de a Fete Ja eratra es también convencén, dnvencién. Ax, dentro fe esta Gbita convencional que es el cfucrz0 no de tous Jada Ia realidad —tarea tan imposible come gratults sing e representata, el problema eonsiste en la efcacia de eon Yepresentaién. Borges elige el ginero fantistico, pero sas fantasies no son vampros, catilos, cuentos de nas 6 Aventuras a lo Tullo Verne; as spas son, como las hdl hide Adolfo Bicy Casares, sfantasiss metallica fantaias fn las cules los Hechos de Ia naracin estin fecundados Por la metatsiea © la teologia. zDe qué manera? ‘De la 2 La prosa narrative de Borges ‘nism manera que el conoepto «gauchoe fecunda en ta Ima finacten la vision de eroe sbombres que mateban en 1a ovinar; de la tlemia manera que el ruissior de Keats se fsencnfiza en el ruefor de Ruth; de la misma manera (gue la lusén de un absoluto puede tomar mis intensa la Fepresentacin de 1o incividval —que es otra Husién— en ft hecho ierario. Tie metalien y 1s tologia —que son creaciones de la mente humane-~ tienen, as, vigenla no en Ja realidad que { inconeible, sino en Ta itratura que es un suctio més fi Ia imagination humana, AS concebidas sus narraciones, fo ireunstancial, 10 accidental —ese ombre, exe rusetor, te gato llamada por lo genérico cobra un sentido de ‘verdad sustanclal, Al final de su cuento «Emma Zunzs, Bor ges conclaye! En el ensayo eFormas de una leyenda» Borges recuenta fos altibajoe de Is leyenda del Buda; al final nos confess: Sirs que Rtn a pend fen edi bn Se Sota ounce 9 deere tenn (0.120) risa verdad substanclal papita (reducible detrés de ‘ada uno de los cuntos de Barges. A veces se revela através de un milagro en Praga, o de ura Biblioteca en Babel, © do tin crtaazte fugitivo en el Ingossn, 0 de un telogo 10. mano, o de un gueero lombardo, ode un gmucho en 1s Motivate invencion s Pampa, o de un compadito de Buenos Airs, Estas icine ‘tances som a veces fanisticas y eadteas —parecen alasbra de sucfos—, pero on el reverso de la invencion podemos perebir un elemento sustanil, la motivacion, que las pro- uiewe laterpeta, BL protagonsta del cuento «La ofr mucriee —Peiro Damiin— puco habor sldo sugerido por los argumentos de Pietro Damiani (5861072) o, tal ver, ln doctrina de Damiant ‘ino «a postericle a explicar I tiga historia de las dos ‘mueries de don Pedro Damldn. Borges, en el cuento mismo, tree las dos posblidades. Bs probable que movido por Jas especulacionee de Damian, ator del tratado De Orint potenta'y que consderaba i flosofiaeriada de la tole, Borges haya inventado las dos muertes de Danie, pero todo et relato ya no ex posible seporar In motivalon do lt Jnvenclén: tos dos planoe forman vin xnidad tan inv ‘ble como ol objto sdrbos y la idea sdrbole; erencia y fe émeno encientan st reallzcién en el aisbolo, Pero el simbolo no es una tereera entidad; tan simbolo es la escuela el feaémeno —la la wdrbolssimbolo del objeto «drbolo— como el fendmeno es rimbolo dele eencia. Ea este punto ‘ecordemos a feliz obeeracion de Altiod North Whitshead ee a Real oA at of Wate, Pp mem Ternci destino de mt persone: aver Damian ce ssc yen tines Ms time, been unuethooe) A Hltry of Western Philsop, a Ta peat rarratine de Borges “wold be uso stabi ving the queen aerate, sta explicactn seria una parifasis de ta formula de Matisrmé «Tout aboutt A un Hyver (D. 121), y nos pone frente a a tarea del sitbole, Goethe, que a sa el primero en establecer claramente ta distiniéa entre timbolo y ale ‘ori, a deGnido la naturalcza del stmbolo con apretada ister; 68 deliniciin nos ayuda ® eomprender de qué me era funcionn Yo stabi en lov cuentos de Borges ye qué manera ol slinbolo represonta In solueién 0 sintsie de los contrarios iden» y eaparienci De Symbole vere ie chiming in Te di ke fm dn Did und so dae ie Tdse im Bl tne wrcdich “ina ei i od le Seton 1a funcién del stmbolo es, sogin Goethe, eansformar fa spariencia en idea y la idea en imagen. Encontrar ex kk ei ree cola easel exh perteaon lo eral, ea ef atebuto ta naturaera, representa In tates A= ular de la metatsiea: poro mientras éxta procera definie In idea abstrayéndola del fenémeno, el simbolo aspira a ca tar en et fendmeno mismo In idea y en esta func reside Tr Bite Now wee, Soot, te Meonag and Bet, Yohasn Wlfpany Yon" Goethe, Aline and Refesinen, Woe sme, bi Stn der ct Ceca XX Mottvacion « inven 3 Coleridge hs resumido esa labor de sltess que implica 1a nocion de sbolo: Mens in leon of simplemente una atu. de SE gb 9 ea poe ce) eo odie ane que ts no ors mis de tla ‘ert, yen pea delat leone ha pts ‘Lionel Trilling: » Pero com igual validez podfamos recordar tos versos finales del Fausto: Alles Vergingliche Ist nar cin Gisichnise (Todo to mortal es meramente simbdlico) Ya el. propio Borges ha sefalado en su ensayo «De las alegoiae ate ola gu gun se novela, ques fibula do inden, ‘spr a tlpos gentricoss (0. 1 215), y en esta asplracon ‘esis su valor simbie, La dfinicion de simbala ert supeditada, entonees, x la proporcién con. que sedan to senerat y lo particular en una representaciin artis de. ferminada, o mis exactamente: al grado de inensidad con ‘que lo espetico expres Io genttion. El rago distinwo del 6 a prose narrativa de Borges Sinbotoe= a imporiblidad do dslindar lo individual de 1o general, Ia aparincia de idea, pues los dos elementos forman’una unldad donde el uno et ly expresin del otro Resumiend Jo que la metafisiea pretende —sin éxito naar ‘en el plano de in realidad (pensar e htepetatl), lo hace Borges en el plano de sor centoe capitlizando las hipétesis de la losola y ly doctrinas de I tcolog. Ror ses ha ney Ia alder do la metalisica en el conteto de 1a realldad, pero la ha aplicado aun contesto donde recobra st vigencia” I teratra Serha hecho repeido hineapis en el caricter Kido de las Beciones de Boras. Tal vers pero se trata de um juego como el que jusaron Shakespeare o Cervantes, eyes sist holes, hasta hos, trasclenden un sentido que represents ovroiz del tiempo, Porgue hasta el iis dice de los fwontos do Borges, aquel que describe La cass do Aste: én, esconde unm verdad! sastancal. Aseidn, el rina. tauro, se entra a la espada de Tesco con Ia mista do- cllidad que Craz deserta de si unlforme de soldado, se ‘ele contra los suyos y pelea junto al persoguldo Mattin Ferro; 0 con la mista pasividad que Alejandro Vilast et protagonista de sLa esperas— se vuelve contra spared, en fu cama —eomo retomando el sieto— para que los aves ‘os, sin resistencia alguna, lo deshagan com uns descarga ‘Chu, Villar, Dructlft, Zur Linde se redimen en la rel zackin de un destino cua Viglen lgnoras, pero que los are ‘bata scon un Impets sere, un impot és endo. gue Ja razine (A. 52) Bajo ext Tor Asteri6n, el minotauro, se trascendentaiza. La leyenda del minotauro ha sido etre. fada en un prsma que le oto una nueva dimension; una Jngulelén susente ox el mito, Eta intullon —ta seepiacon de un destino que te sabe inexorable, pero cave sentido ie escapa aT inteligencla (de los hombres ode las Beste) — otivacn invent Ph iia oten cae oe Sis ates Ba are se cat cna Sin cad eae Ser brace Ea si a Sova bate BO eae Saran gs inayat a um dino que han acs, po gue po 1 So en nets ellos, acepta Ia realizacién de sx destino: en ‘esta scept 2 ek aa pa ee So Sas den idee i cn aan poses eames et a prosa nerrativa de Borges “aPero, eeu propssito Hadi, y nada mds?s, para respon der: (Borges) encirra en un laerinto lingistico al lector yy Joegn con él hasta derroterio, En su fruicion esética se Jereben, sin embargo, sobrotons de angustia, una angustia fue dinana de saberse nico, soltario, delirante, perdido Y perpleo en tn ser cigo, Borges es Asteria, el Minotaur Toe! Tal yz, Dede ol punto de vista de Borges, a ieape- ‘ied de las eras y de loe hombres para penetra le mi ‘ulna del mundo los fguala frente al enigtha del destin: tihosy otros aceptan el fnpott de un Instatc, de exe ins fante on que queda hjado para siempre si destino, pero no ‘pueden justicarlo, porque ese fmpet es més hondo que la asin de amos Ba el 4entido de esta enrega a un destino fan Incluctable come ieredutible a ninguna gic, et mino- fauro, Broctalt, Cruz, Dante 0 ol Ieopardo som diferentes resiones de un mismo problema, o diversas objtivaciones {de una misma voluntad cupo sentido ex aqualitas oceultay, twsanda fa férmula de Schopenhauer 1 De tod or fBsolos frente por Boras ta ez. cho eae ea moan be bile edee fees oes San ea reread Motivacin e invencén ‘teoria rls = le Bo dn anos aa aoe hte en cons re Saino hc TRMAS Y SUBTEMAS Pe tems acre gia dh ec ‘eras se esulven nn solo que ls expresa. inte Aadas Hemos visto de qué manera sis narraiones gaan cx intenind tical ser fosndadas por unt dotting fe ns Inerpreta y expla, y como esas hips flosdeas 0 Henan de Tella al tranaformarse en materia nara, peel reales ‘Todo intento de encontrar I proidad oascer eet aleapeeeete eateries Saturalers de la reali Ierarn cao mms vine si ol roi Bors Te oer alee pede ealieeetaLaeed {kd relato propone primero dos conjtiras gue no lo 5 Astacen, pero ie fo conden a un eco a verdad Oa De co a verde, a ve SLT Sates De Oompa oe Par De, Temas subtemas eat eat de gel trata) Pie Daa sets coe ty Ais y canara Resende Tou ge Dios ade fect aie ne Inga ido Io aie lgune fan et ent Yi dctsoos teolses y ames & compra a ‘Agut in doctrina aparece y agrega este pardntesis sla que hay exeo verdaderas,afimando asf el canter inconocte de. toda realidad; sin embargo, all estén esboradas las tres conjtir rs, les esquemas para expicar las dos mucrtes de Pedro ami, que él plana, aunque la sabe provsorian, Wins nota el cai prinere 2 prose narratva do Borges Tt converencn de atin vhones de a rela en tm solo cnt suet, tambien fo aif que rela de ada os tama deste naracone, Por eso mals que ilar ton temas, nor preponetan dion, adopt. Dor Pre hse in simultanelded con que pueden concurs en un solo Geno, Ya Anderson Imbert ba sfalado gue eta det Inpro —pongames por cemplom sds sigs (ita eu chr, rom eat! todbn nus cvenon” Pa fotros deine temas sgnfen mostrar It Tacon trve a imvencin dele bul heshos norlncon 9 Ie tmothacon que Ia promeve 0 exon Enel corto un planeta imaginario es preseatado como rea, 3) EL ya citdo tems del Inberino, central en un exento como eAbenjacin el Bojat, mucrio en su laberlats, deja también ss hulls en «La otra muerte»: rd en al eeuetro Se Maso, wpe Dani, come fruchor age ssn oblgncin do ee Marin ier bre todo ant gucion oni (A. 73:20, Misa eco amin, deste de fo obaraia do Masai, deiea fa sa comer em octorossIaqaetay (A 77 Este spl certo de tens y nibtoman cn el cat sa re mucrcr nor fn porto aomaroe aie Shades gue plantan la Stiin y In etic. de Ja {Gnduca Dorgeana Tt cariter de snbolo de mcion de Sor curs at no do todoe~ otrga 1s hectos de In Shrvecin un sentido que mo sempre ctf pect (im ran Aloo By Casares ha dtnido los conto de Borge como erin deinen tlie 3 deine tml fz destnndos a ler inlet, estan Sond sta cs npc en eratres crite Sr iternure fotos del cnon Borges mana de te pence incongrent Sl rl} xn embargo ronan In motecon gue Wo promcve 0 fterpet, 10 Trnustico serene en ua inner gee conte po 19 ffrecuable tes len now pres latsticn 7 mbes een ello my Pere Menard dca ere et Quote Save termina i egress sopsisinn y de afomano Tots texto de Covnteny olde Mead scan verte te Ldn, pero au spun so cal Infoitent mas fico Peo cotaadoe Tov exon —iterament ideas Borges nos emia gue kn sigos qoe median etre J cea con oo ban uum wa van, que oer Thameno he crndo un contest de cst cq peels de a eer ar miohe i Toney tums * a bs toe ils cman Hy en mT itn dre eo stro al ncn ope nmin srs Oe 62 rl Menard aba sn mn en por boca de don Quijote oct ecw, Gh cern Drone oa se gl Be ee Ih definicién de la historia de Cervantes, 2 tbe cua scope er 16 Ma cnemorne sa a hisorn cone a api en magma bane, teas 8, Eacage et omer ea Td de ort dean do Srp, Bly Castres sn prblemas mes halen a ee eal eum extn Borg lc ie 4 stor problemas que In prec cm see, ba elas ts ano counciado en eats Inca gi bien nasa ‘consideradas su programa; ce “ ‘ria 0 deli sino como Sino lo que Juzeation que mismo texto rea lena Jeter ans e Ka ca ten ero el mundo nara de ores no sto sen can Dima ctr scat muda, Sar cee tm otros problema que a eevee de fdes ip Sean lo ngltnds ead deo cence, Nene Icha de ls reverand de Zensen fro dein teri latin de los aries lca de “ prose naratva de Borges ‘igwa mancra Borges da cauce « docrinas como la trans Tripracign do las alas, el pantelsmo de todos fos tempos, Titerne setomno, la esera nfta de Pascal, ol universe emo un sistrna de espejs de De Quincey o como —ser80 folio Widrpco, y muchas otras: hipétss Stan tos eta historia de la Hlosotiso de i telol. Plan nus cut, betas erature, Borges ec Teron Boy casres nan moe geo, 0 oro to tan y tlm el genero arava at “Sra esptensrprom,cumndo 90 dcincit,€0 Teton emg de ana cfsa gue, pm lor meio Sap como ents: Dene Pt Sa peter no nerd mca un eer para as sara (3 eB ort fon cn In Argetin, Bones De cer en nena tar oo stirs te recsado we comiderer aos comiayindsstabes tment eulocndo © cons Son nis Savina 6 BarmeGcos sofsmes ms in accamiento hon pone tre de Buc #8 naire pt ert oa ue es Fete encontrar ca east saicusloners ©. « 3 ae Sees laten 9 desarola Tm nterogantes tang pore Be objeto non sbocaemos en ie cap ‘tigen. : resin muerte» nos ba servido de ejemplo pers me iewen un fea que Pde teat que los cuentas do Borses “ SORES Ciara yublemas qv te esplean eer So tema‘ ex cenral en eh evento, aparece se nema en oro; cla Tencdanla de Tos ismos sae NSTyemide a Anderson Imbert hablar de tp Temas y subtenas e 0s borgranoss. Nuestra intencién & doinir eos temas, 0 ‘pins, parm luego estudiar de qué manera funciona st ross. Es decir, antes de estudiar el satina expresivo de us euentos procuraremos comprender In vilén © concep. ‘idm del mundo quo lor goberna, Esto, que en otros autores podria ser eciso, es imperioso y hasta indispensble em ct éaso de Borges. Amado Alenso yx bn explicado que sen un cuadro de matualera muerta, f popel estructural de una manzana no depende silo de set un objeto poqueto, re fondo y coloteada de verde y rojo, sino de que prestta sa fruta determinads y de que provoce ls correspondiea. tes sensaciones: sl la manzana re cabiara por una pelotn de barr, no sélo camblarla el objeto, sina tambign el sem. ido de Ia camposcia, es dec, ela forma. Consecuente. rents el estudio de ela forme» debe partir do le premisn que la forma elegida es éta y no otra porgue es In repre: sentacion de este tema y no de otro. Las dificulades, que plantesn los cuentos de Borges, en to que respecta ala ‘omprensién del sentido de In visléa en ellos presntada, rigs, como ya hemes dich, Ia deinen del cbjeto repre. Senta. Sélo sl estabtecemos com clade la nara de te objeto (la manzana o pelo, en el ejemplo de Alonso) odremos luego determinar el prado de eficacia con que cin forma va estuetarando el objeto, Estudiar el estilo ents narativa de Borges sin una com Drensiin cabal dl sentido y slgnifeacin de sus fccones es Tan absurdo como sLa busca de Avetroes, que tral de i Ghar el signfiado de tas voces «tragediar y comedian, Bue quisoimaginar lo que es el drat, sin haber sospochado fp gue es el teatro, Si redueimos la eieacion itrala a una mula sllgitica, podemos decir que las premises que Te malo Ales, Maer 9 forma en posta, Madd, Oreos, * “1a prose naratva de Borges firven de punto de partida (la vision de mundo det autor, Sts ideas, sus pensamientas, su isin de a realidad) inte sama a uo esto det estilo no como elementos en sf, sino Como material incorporsdo al teror miembro en el cal © Scola, se sateioa y queda converte en arte, Estudiar {Lsstoma expresivo de exa obra es, como lo ha dicho Alon- fo, estudiar los pensamients y Tat ideas acomo elementos Cxpresvos, como creacién pote, es indagar la efiacia con (Que el creior ha fendido sus premisas en In erescdn a tstea que ls contiene» “anowsblen, Borges ha plsmado en sus narraciones pre ‘misas que provienen mis que de Ia experiencia humana ‘vida y muerte le han faltado a ml sida, confess en est Fina memorable (D, 10) de la abstraccidn de esa expe Flew: cs suna Wteraturs de la Weratura y del ponsamien for sopin ln dfiniién de Bioy Casares? Estos temas si 10 Inicl n auovo género en Ia Iiteratura son, no cabe duda, ‘mucws: amonedados en el ello desconcertan al eetor no Famili con ess doctrina. «Style —ha eserito J. Mi fdston Murry is organic —not the clotbes a man wears, but the flesh, bone, and blood of his body. Therefore itis really impossible to consider styles apart from the whole {putem of perceptions and fecings and toughts that an fate theme, Preciamente Porgue el sistema de percep- Clones, de setimientos y de pessumintos anime el estilo, {o detcmina 9 Bja ya forma de una obra ex también st trateria, creemos que el estilo np puede ser estudlado —all tnenos en el e8e0 de Borges— sin antes haber comprendido 7 Aico Bloy Casares, clos Hhote (he: Jom Lob Soh se eres Hoare i Tames 9 stones 1 ss premises, es sistema de penamcnion tos qu el exo cristalien en sna tnida lace Meee "a La imagen dl Inbernt, por elmo, Eq maken ae geno un ne vn et oo eae del nara obra (ouenton dt de cucnts ¢ coco gu on a etn st) po orden yar 6 Hocién spire Ia Idea et Ibo Yo of brs eo in ser noma, I ma ete Srl cuneate ue 9 travis de estos shmentos de earucars fda sais Borges ha proyecto st sotmovsém,y ato wrinny he fui smo el mando wn on a a bow" Puts gut a eis no a merce 1 conoininto de iat eotiactocs Poin an par do evel I nina bit une mejor spreciain bi de ru cstlo®. cla dor sno epresin, una Invoctn e! leiacé do nn, pst wo de efcan 0 fica Ela ow Inston fo ‘epee, eos ‘cAos ¥ ORDEN ‘Ba of ensayo «El idloma analiico de John Witkinss orges hace sya ess Aden de Hume que ya hemos ltado: TEI mundo s fal ver el bosqusjo rulimentario de algin ios Infant, que lo abandon a medio bacer,avergonsado (Go su cjeucion deficient; ex obra de un dios subelterno, ‘Se quien tos doses suporiores se burlan; et In conus pro- dluceign de una divinidad decxpita y jubllad, que ya, so ha hocrtos (0. 148). En otro ensayo — y aparece como subtema en muchos de sus cuenios, La desripelin de Ia Biblioteca de Babel tm dibujando una imagen del unverso; ya. dosdo el primer Dlcrafo sabenios que se trata de wa simbolo: 92), pero sus libros no pueden ser leldos y ese compet fig —que por ser In cifa del universo ees anslogo aun sigee— no ha so jams lecalizado, a pesor de que muchos Dperegraaron en busca de El; cas impereepiblments wel Ibo totale so transforma enn simbolo dela Idea de Dios Tia imagen de una biblioteca total que Incuye todo 1o ‘que hi aldo y ser, pero que los hombres no-poeden Teer © penetrar porque sus paginas son un caos de letras comb ‘bedas al zr, y qu, sia embargo, six bibliotecarios wo clan de nterpetar,erasunta Ia represeotacién del Universo como Xibro de Dios sin Ig imagen sada por Bacon, Thomas Browne, Catile y Leén Boy, que Borges estudia en su fnsayo abel euto de lor Hose, Como la inclasicable Be Uotca de Babel, so hay clasfscion det wniverso que no eq arbitraria y conjeturals (0. I. M2443); y «no sabemos (qué cosa es el universos (0. 1, 143) do la misma manera ‘tue nadie puode Ter los impenetabes y cadtioos volime- tes dela Biblioteca de Babel, Como el wniverso que —seghn In tess pitagriea actualanda por Nietzsche 2 repito ck llcamente, la Bibiotecs do Babel ex iimitada y periédica: {si un vsjero la atravesara en cuslguler dieccion, compro- ‘aria tl eabo de los spl que los mismos volimenes 8 r= pie en el mismo desorden (que, epetido, seria un orden: cL Orden) (F. #5). Y, fnaments, asf como la empestildad de penctrar cl erquema divino del wniverso no puede, sin mbar, disuadiral hombre de plasear esquemas humanos (0.1. 83), el carkcter impenatrable y catico de Tos Hibs de Bibfoteca de Babol no amesrenta a sus bibliotecarios fn ese esfueao por desltraror, La. Bibliotece ex el univeso Yel cao de agua n0 es tno el enos de st, La vain del wniverso como ura biblotece caéticn se corresponie y complementa con la represeatacién. de ix ‘ida humana como uaa gianesa loa, En a Biren Ae Babel el coos del mundo ex bra de‘un dot; en ea lea Balin lar gon dtemina odin So os iombres esl resto de sun eorto serado Que siectia en Tos abrision el lo cade seseta noche (7), Tas dos ideas sparecn reside on slas exrta sr det Comptia, on gp de hae Adina las jada laters tna Inerpaacon Se azar en ef orden de! munéo» (B. 72), ie ‘At prac I teri en en Haina Yo que hoy e: un Juego de sa. Patendo en ng conodlo'y de pao, ics elemental, en el eal Ios Jundores bara Indo que unas moves de car, Borge lo amp y co Plc primero se terpalan tts peas sare itera fnire ton mieten favorsbles 7 al al ln lle shea ts las ween de tas Ie vider a etetenatcne tos tombres se ha convert ca eattentmienta de It ‘Campa, cl aaa de for barbers cm Azar dels dlces (Cada cto que cela ceslgler bore, por tains ve sen, cs urn tc dein dela Compete, Coma la Ie del univer, a leer dl meee Fert semes fos hombres: sel bablonio x poo eopecultv. cst Ibs cictamenes del wot, les entepn su Vda, suspense 4 teror pink, pero no sole oss nvm sus et Psicrinica,.» (8.72). table camo cl wales, in ls teres gstcos cr tn tong te un do Sue fp ssandoné medio hacer, fnctonsmnento slneieo de Comptia, semarabe sl Se Din de zn tle rte de concurs «Algua abrnebicente isnt re ace sls que no existe la Compania y que el sero Worden de ners vides ce puramente hear te Bonn.» 73) 8 La prose nerativa de Borges ‘a foteria en Babilonias pues, una variante del tema de sia Biblioteca de Babels. Huelga recordar In connots ‘iin de Babel o Babilnia para signicar desorde, confi | Sida, La Biblioteca e+ un simbolo del caos del universo; «La Torera en Babloniae muestra ese caos trducido en el sar aie vige la vida Inmana. En ambos casos ex presenada x posiildad de un orden diviao gue, por ser tl, es incon prensble para Ia intligencia humana ‘Asdiada o catimulada por el os del univers, la intl sgencia humana se ha esfortado por encontrar un orden © st fren, La historia de todas as chliciones rep resolver todas Ins perplejidaes y sinrazones que plates ¢l {iniverso. Pero como el hombre, @ tawés de todos los tem: pos no ha cetado de trazar dlagramas y proponer esque nas eau ola plralidad ex Ia prusba de su fracaso, «Una floctrna Gloséfica —esevibe Borges es al principio wx dlescripciin verosial dal univers; glran los aos y es un fnero capitulo cuando no wn parzafo o wn nombre— en In histoua dela flovoti. La Stposibided de penetrar cl forden diving det universo plntea Ia posbilidad de un wnt yerso Imaginvio y fantéstic, construido segin vn orden Inumano, Ese universo es Tl, ordenado seg los sistemas Ietaiscosy las telogia de todos los tempos TExte ucvo mundo ses obra de una sociedad socreta de sstrénomos, de bilogos, de Ingeniros, de metatisics, de postas, de guimicos, de slsbristas, de morallstas, de pin- Tores, de getmetras. drigicos por un oscuro hombre de ‘genioe (F. 19). Las naiones do eso plancta son —congéalts rent idealistas; sus hombres «coniben el unlverso como tina serie de proces inentals, que no xe desenveKen en ‘2 espacio. sino de iodo sicerivo en el tempo» (F. 22), Secin In hindtests de Berkeley. Borges describe ese peculiae Gas 9 orden 3 E} Pe mo a pail mind eee Sa dealista del universo a ta luz de la ciencia emplica’ Ber and Russell ha escrito: «It has beeome natural to sean 4 fallscy in any deduction of whi pete 4 Ia experiencia conereta» El aserto es de Russell y se re. flere no al cuento de Bc fs ‘dealin de {ar proceso mental, es absurdo hablar de disciplinas que expll Bcraurafanisteas(F, 28) y toda flosolia es de antenans in juego dnkcice.Raducda toda Mootle a ne tn, Borges enumern lev diferentes escncee fe Tin: na nicgn el tempo; otra declara que ba trans, vido Ja todo el tempor otra que la histori dl ean De we csi! Met Hw « La prose narratva de Borges fs ln ceritra que produce wn dion aubalterno para enter ‘Gerec con un demonia; ofra que el universo es comparable ‘hum eriptorrafiay otta que cada hombre es dos hombres Hon eng. también su aporin eleticas que escandalizn fanto como la poradoja de Zenéa: el materalismo; « un planeta tdalista gave. poode ser mis parndijco que ot Hecho de que nueve monedas que se plerden son recipes dss y que de esa manera prsban su existencia? Como Ia parsdoja de, Zendn, la paradoja materaists encventra sus egadores que muestran si felicia; Ia refutaciin mis con incente i sporta el pate Hats in ie estas flowin de lin reconocemos squellas octrinas meafisias que Borges a ingulido en sus ensa Jost la negacign del tiempo, a cao propésto el propio Borges a contribuido con su ya menclonada «Nueva ref Sn et mpor tra el nen come ui Eset, Sourada sepin ts formulacién de Carle, y como un. in reno texto itirglco sega la formulaciin de Lesn Bloy (0. T 154162}, In concepciin de los misticns que afrm fque 1 mundo no es mér que un sistema de sinbois (b. 160y, a tera panteata de que cada hombre e+ dos ombres que Borges desarolla en forma de cueto en Los fetlogern La iden de que wna sola persona hn redactaday ‘Smmtos libres Pay en el mundo, studiada por Borges en sl Ghmyo ela flor de Coleridge, encuentra resonmia en Siento: ia ‘lon todae las obras son obras de un sol fivior, que es inemporal y ex anénimow (F. 27; las conse Guoeias do exia mononatora son significativas: wen Th So existe el concepto de plaglos. Los habltantes de Tien ng Toto conciben Ia realidad coro fea; siglos ysiglos de idea Tsmo lnfayen ela Teallded ereando los ehrnirs, «6o%a producldas por augestion y obletos educldes por in espa Ffouast ia daborecion de «hiGnire ha permitido inerrogat Cas y orden a Y hasta modiicar el pasado; ya hemos visto que en «La otra muerte» Borges aplica la Idsa de Damiani de cambiar 1 pasado al destiso de Pecro Dam, Ta visn idcalista —vel mundo er mi idea del mundor sein Ia formula de Schopenhauer alcanza si expresiin ‘is extrema al final dela primora parte. Ally nos eice Bor 55 que en Ti las cosas no silo pusden dupicase (3, por ‘jemplo, nos imaginamos la idea de esas cosas), sto tne bien sboratse y\ perder los detalles cuando les olvida la sents (F- 2) En sLa Biblotca de Babel» Borges presenta al universa como ana biblioteca de libres eaticos que sus biblotecs ios mo pueden penerar, pero quo interpretan incesnic- ‘mente, Hn eTlon, Uqbar, Orbis Tertis» Ins interpetacones al universo propussas por la Ssotis, y en particular por sla mis antigua y la més dlvulgada de entre elas In doo- tcinn Idealist» (0. 1. 248), se hacen universo en el planets lin. La Biblioteca por ser catica ex inlaifcable, pero sa lubllotecarios no essan de buscar —auaque todas sis bis quedes estén de antemano condenaas al fraciso— exe libro total que eS la clfra del universo, «codmo no sonicterse 8 "Tin, @ fa minucia y vasta evidencia de wn planets ordenae do?» (F. 3). Aqui Borges toca el bulbo de sa invencién: ya. que el mundo es un labeinto teido por algin dios su alter, sa orden le ets vedado a Ia intelgenca humana: ‘Tlin sera un laberinto, pero es um Iberinto did, por Tombs, un laberinto destino a que lo descifren los hor bese (F. 34). Tin es el planeta que seria ia Tier a Ia octrna Iealstafuora la vordadera descripcién de la rea Vad pero Tiin es s6lo una Invencién cuyo cardcter Re fico queda ya evlado, al principio, en el nimero de pt ns dal volumen XI de A frst Enoylopaedia of Tin que Aeseribe: 1001. Le doctraa idealista —tan cera sl mando a ‘prose narativa de Borges narrative de Borges et fan slo una invenciém més de le Smaginaciony est muy lejos de penetrar el eatico desorden Ge ta Biblioteca Desde este punto de vista, el eicepticimo esencial de Borges es una leeclén de fdelidad an verdad, aunque est verdad sea inaccesible alos hombres, Al redutitecsas sime tess con apariencin de ordes (las osofas de dos os ‘empos) a pasaiempos de los hombres, al mostrar que et gor de Tin (ase: de todas las formas del idealistoo) eos tun rigor de ajedrecistats, Borges ha ensefiado que wet cl mundo a través de esas autejeras ex falearia basta denn: tegrarlo: «El contacto y el hibito de Tlin dice Borges al final de su cuento— han desincgrado este mundor (F 3). De jomediato pensanos en eras filosotiss que a lo largo el tempo pretendieron sor la expresion del orden y que mpuestes a Ta realidad, por los tiranos de todos los te os, se convirtievon en ‘ess tragediss y catéstroes, que Tenan la historia universal. El rigor de Tin —el dels de orden de los esquemas unanos— ha obitrado ya Ja hie teria, tomndola armonios.. «Una dispersn dinatta de 30. ltarios ha camblado la fax del mundo, Su tarea prosigue. Si ‘nuestrs previsiones no eran, de aqul a clen so alguien descubrrd los cien tomos de la Segunds Enciclopedia de iin, El mundo seré lone (P. 34), El eaos dol universo y el prarito de orden de It Intel gxncia humana, la Bibotcce de Babel y Tléa, forman oh mers y el reverso de uno de los motives engulares de fa tendiica'borgeana. Los dtefis huinanos del universo, di bulan, a lo mds, un planeta como Tién que muy poco tiene aque ver on el cacs que gobirna el mundo que vivitos, El a ara on sti ma Sond de las impicacones eee os orden a logro de Borges en el tratamiento de un tema de ton honda Yaigambre filosoea reside en habir dado proyecciOn arte tis © un problems que Russell a definido en isles es mines en el plano especulativo de la flosota; ta Ons Knowledge of the Esteruat World, al puatualiaas In tuncion fs Ia Wien en In flsotla idealist, tice de la tndiion lisa Borges presenta ee mundo construe yor Ingen det ston =n mundo que i imaginal a crete pe ue solo agregn na bibiotch de sce verona ofr do ae aspir penetra en ol plancta Tin, Ver cn Toy tn descripin dol univero sera ton dscablade Saat hechiero de Nowls que se hechzar hasta l pn de tonar sus propia fantasmagors por apriinee cade mass (O. 1 156). La vsin de un univers arden ee jo seo de ea intelgencia hanna capo protene so ealsmo de tos tos tampe. «Toe cla! raion philosonty errno Rusll~ isthe last survsng eed ot wo very diners pasts: dhe Greck bl In ses et the meer belle in the ns wf the unions Fo ea scioomes, who ted amid vars, asec, nd pean cs, nating speared so deity safety and onde Ta their iealising dreams, 1s wa shety tnd ele te ace tought: the universe of Thome Anas or Dane le ey sal and neat as Dutch inicio Tinos ate “ 1 prosa narratvn de Borges aes ae oe eee a ess pee ae sae aa Seen ae aoe eee ee ee EL UNIVERSO COMO SUERO 0 LIBRO DE DIOS En su ensayo «Formas de uns Iyende> (0. I. 203205) ‘Borges ha intentado expllese ese aspecto inveronn, ple sito en la leyenda del Buda: sus custo encuentros (con un ‘aeiane, un leproso, un moribundo yn monje) le eneSan ‘a ffortunada condlctin de los hombres, pro seutro ral ts de Siddharia y cuatro Sgurse didécticas no condicen on los bits del azars (0. 1. 206, Borges, sigiendo tn ‘orden expositiv que es caracerstico en la estructura de sis ensiyos, rest, primero, las respuesias que Tor bos sagrados y los tedlogos han dado 4 este sdfecto de Mglas de ta leyenda, Para Koeppen (Die Religion des Buddha, T, '%) el leproso, el muerto el monje son simulacros que tt Aivinidades producen para instair a. Siddhartay yen el Buddhacarta se dice que fuera del cochero y dl principe ningin hombre vo al muert pongue les doses In ereuron, En una leyenda del siglo xvr (Wieger Vies chinolses de Bouddta, 374) se dice que las custro aparicones ton ca leo metamorfosis de un dio. El Lliteistara, sguindo tas fensefonras de Ia escuela del Mahayana, respond que «el Dudata crea las migenes y luego ingulere de un Teroora «6 4a prosa narrative do Borges sentido que encierran, Liggo de scumular estas solu Sones, que simultineamente dan al lector un panorama fds clato dels varias aristas del problema, Borges sulere: emis, tle ushers dogma eee wr ou tt eal omde cx rt, Alice comin efor (el Consseuentemene, los cimtro Imigenes de tos cust cencucntos de Siddara ton un sus de Siddharta 0 mis bien un ous en al gue gun Siddbara y que mle sue fa, porgue va ts oj det imo del Norte el mundo $ for proslion y el Nirvana y fn reed de las transi Clones el Boda son igual irene (0, 1.28) eta doctna buat Gl mondo como socio de. Agua 1 de Nadi ex otro de Ios tomas centrale dele nara ds Sores El cuento sLas runs crclarete eva. como opi fale una linen de Through the Looking Glass de Low Goll snd he lft off dreaming abot yous, gue ‘jn ol nl nt bre gs «nl fo devon antigen, oe oi dese vein st preety magico que haba opto ‘pocio entero de su sin: sofar wm hombre: Depads Smrchas novos do suctos y de facsot, do insmnlosy dl no frustaclones que consttien el cinrpo del rato— Imo sueba wo hombre fatgr, pro ése nos incorpo nfm, Ea eng del temo destrido oye mn rage ie pronste tear dl bomamme soa, do sere que f dls cristurns, excepto el Puego 9 el sfador To plensd tm hombre de cane y huso, Enel aco del hombre a Bi sriverso como sueto 0 tir de Dios Joliaba, ct sofado so despiora: durante do aio el soaador 1s descubre al sfado los ancanos del univero yl cults fst Fuego, y cuando comprende que esté listo para naecr la Tse por primera vez y lo envin a otro templo, Uns noche, flspués de cierto tempo, dos remerus le hablan de un Hombre magico en un templo del Norte, capar de hollar el Ivego ¥ de no quemarse; le morticn al mago la ies do ve su hijo sofado haya averiguado st hunillane cond ion de mero simulscro. Une mafena el incendlo del caw Yuavio absndonado te anuneia el fin de sus alas) el mage Jo camprende y camina coatra os jitones de fuego, pero 2 fuceo no to abraza, lo acaricia sin calor. «Com alii, co Humilacin, con terror, comprendis que él tambldn ere na apaviencia, que otro estaba sonindoloy (P68), Como sa hijo sono, tambign el soiador no es ota cosa tue ef sue de otro mago que seta La existent do dos Yoradores dea entrever In ostbllidad do wna scle Satta Me soiadores; esta posiildad estéreforzada por la forma Hirular del templo (e tempo cirewlar sein et cual todas Tis cosas se repien cilcamente, es otto toca bergeane iy Trecuente), por el mimero de noshes que el mage ens lean procrear su suo: 1001 (reeuirdese le noche DET Hl Las mit» una noches: wea noche el vey oye de boca de Brstrazsd su propia historia, con to cual quede planteada fs vos postilidad de usa repetiién infu. y citcalees KO. 1 68), y por las meditaciones det imago que imegina tu bijo imeal ejecutando idénices sion, cn otras ranas rclares, como dl ahora. Como los sis Buddhas anteriores I Budhe, como el suedo de Siddharia, que er otto cto pel ual figura Sidaharta, «Las ruins einulatess do ee Prcsin ta idea budisa det mundo como un seeto 9 1p Gv «3 lo mismo, al carécter slucinatori el mundo Goa Hieron los fssofosidealistas. Las sdyacencias el basdcmo a a prose narativa de Borges Yl idealismo se funden y encuentran expres en I tora ela voluntad de Schopenhauer; sigcativamente ce te la en su cuarto junto al busto de Kant un tronce del Buda! y su teorla de ta abolicién de In voluntad, como ‘amino para alcanzar Ia nada liberadors, es Ia adaptaclén ot Nirvana del tudiemo a la losis’ occidental’; sla ‘lostia india —escribi6 en su Die Welt ale Wille nd Vorstetung— vecorna 4 Europe y producrt un eamblo fur damental en nuestro condcimiento y pensamientor’, Berges, slectorspasionado de Schopenhauer, da cuerpo en #1 ma ‘racién ala visién ideaista del mando segin la formulae budista. Mientras Schopenhauer logs afimar que slgins plrrafos de su obra El mundo como vouunad representa iin habian sido eictador por ol Espiritu Santo’, orges bre su cuento con una cits de Throush the Looking Glass; reordemos que Ia eta estéentesieada del capitla «Tweed Tedum and Tweedie: este le expliea « Ali gue los ronguldos que oye son dsl King Red que dusrme y que la ‘std sotando,y que sil dejars de sofia lla —In posi fin Alicis— se apagaria —pumi— lo mismo que una vla, Y¥ no esaria en ninguna parte, pues «you ate only a ort of ‘thing in hls dreams’, Asi con una citadel autor de las sve turas de Aleta en ef pus de tas mares, Borges trasvass 4p doctrina budlsta a una linen extraida’ de ea historia fantastica que seguramente 61 ey en aquellos aioe det ‘Simon and Schister, 165, p. 75, ~ ee EB universe como sueho 0 libro de Dios e nies obs de testi glo em Gaur, ae ti deta ba quo dua won nce ae fs fnndo eneanad lo ldo el eee yg Mine cranes Borges In ole an te ae dog mito fas 1 des delet como Hiro de Dion aparece en ‘chor de ss cay Bosal toe fs lens (Os 1516) Borge recur eas prsumli de Boca (Oe «tcl ine nos ase do est met ata tohton de ls evar, gon rn Su poe Farm Gui sla hist ers st fossa, se desctiamos 9 eaibingy Inceraen ft ere Tunién nov rerbear (0-10), Sein By in ‘ls latrn 9 Toso dane mupeg Se inate een con gb hy ene mend? css Conran Libertad de ie Caley Dae Ba We ae Gert Caer, Baye 3 oa eae 0 Ls prose nerratva de Borges ich, el mundo» (OT. 162163), Bn su euento «El muerto» Borges da cauce a esta idea, Benjamin Otlora, un compa Arto de Buenos Aires, ha matado a xn hombre y hue al Unigeay, Alli se une a Jos hombres de Azevedo Bandera y comienza una vida de aprendizaje, de contraband y de venture. Otlora codicia el lugar de su jefe y resucive Suplanar, lentamente, a Banderas no obedece sus Grdons, fas corre o iavierte. Una noche de alcobol y ola, Ban sia, les doce, ce levante como qulen recuerda una oblk- ‘esciins bn Hogado of in para cl argentine; «Otilora com prende, antes Ge ioe, que desde ot principio lo han ta ionado, que ha skdo condenado a mute, que Ie han per falda el amor, ef mando y el tiunfo, porgee 32 o daban por muerio, porgue part Bandeira ya estaba mucrto. Sut fer, cast com desdén, hace fuego> (A. 33) ‘an el eplogo de El Aleph, Borges ha dicho de Azcvedo Bandelra: wes un hombre de’ Rivera o de Cerro Lago y es fambign una tosca divnidad, una versiéa mulata y cima ona del incomparable Sunday de Chesterton (A. 171. BL esting do Otdlors es una Hines en el Ibro de Bandera: todas las viisnder de su vida desde ese altereado de to- eros donde él saiva de una puflada aun hombre de galera scura y de poncho que reslta ser Azevedo Bandra, hasta fs correrae y Bravuconadas de contrabandistay 1os plans ‘que maguina contra su jefe, son palabras de es linea donde yu be ado finda su destino, Otdlora las excrbe sin sospe- thar que ses actos van disefando tm diagrams 92 conse ‘ido, un texto predjado, en el libro de esa divnidad mulata fue Bandera, y que en ese Ub él, Otélora, que plensa fue vale més que todos Jos orlentales juntos, ya sth BL wniverso como sueho 0 tro de Dios a ‘Esto tgico contraste entre un hombre que se ree due ~ ‘io y hacedar do su destino y vn texto © pst Gvino en el tual esta ya eserita su suert, hace pareja con el problema fal universo; ol mundo os impenstabley,shn cnbang, in metalsiess de todos los tempos no eran dle proponet quem. La ambicién humana de resolver Ie incpita del ‘niverso es tan vara como el empefo de Otlora; este quiere tiazar su destino segin una geometria humana, extras al Alsefo que Algsien ym hn dibujado y gue el Otdlor, le nora. En ese bro que es el unverso, Dio, o Algien, ya ha serio nuestro destino: para nosotros ese texto es gible porase —explioa Borges cto a Bloy— sno hay on la tierra un ser humane capae de declasar quia es, Nadie sabe ‘qué ha veaido hacer a ete mundo, a qué cotesponden sas cos, sus sentimlentos, sus Idea, a eu ext nombre ver dadero..» (0. 1. 10) Borges ba dicho de cLa muerte y la bile» que es un uento poli. Si, lo es porque responde a Ia preciptina ‘kt género, pero también excede sus Hnites, Agu, Otilors § Linrot ySehariach toma el hgar de Bandsia: Linrot sth seguro de haber deseubierto el mecanisma de los tres rimenes perpetrados a Intervals repuares do un mes; et ‘tarto es inevitable: apf lo indica las cuatro Tetras dl Te tragrématon, In ubleacién geogrlica de os tr. lugares, donde se cometiron lee aesinator, en ef mapa de le cfuded ¥ que indica, infalibemente, el escenario del custo, Jos Fombos de In pintureri y de Tos distraces de os arlequnes, la fecha de Jop erimenes —el tres de eada mes que com Diuiada segin el calendario hebreo es el contro de cada nes La conchsion os ievocable: el cuart crmienocuryit les de febrero, a Ia hora del caso, en la quinta de Testo eRey. Loaro,siguiendo fos dictados de ext gic, 3 pro pone desubrir al asesino sin sospochar que é, Linrot, ser Ja vieima de ese eunrto crimen que él cree Inber rsuelo Lino crey6 tuber dexeubierto ol exquema que i planeudo ‘axes: o que realmente hizo foc seguir ls Joeges 9 fandides de un plan lnveatado poe su vengador para str pir. La iusiin de haber descifrado el enigina de ese pla fuando en verdsd slo ido cogiendo lor cebor tends ‘or Scharlach, presenta otra ve, desde otra perspective, el problema de ta impotencia humana ante la fatlidad del ‘estino. En «El muertos Bandeira es Ia lvildad que ya a Ascii el destino de Otsora; en La muerte y In brijulae Scharlach teje un lberinto en torso del hombre que bia sncarclado a su hermano; como Otdlora, que ce vivir st ide, Ldnrot ere que ha reseto el problems de low cx ments; como qué, lo que ha hecho es destejer un labern- to que es parte del plan de Scharlsch para mataiot I sofador de eLas rings cirelares, la divinidad cia rons de +El mnertoe y eternal Seharach de eLa mucrts 4 la brijule> ton proyectiones de una vlitnd incrorable ‘que ym ha sofado o escrito el mundo, El mago quo sucha tn hombre para comprobar nego que el es otto suehio de slgulen que lo esth sohando, Otslora eyo plan 3a estaba prevsto ea ef plan de Bandelra, y Linrot perserdor per ‘els peepleidad gue envulve a Otloa ya Lonrt. tga! a Tosoicsn SH Bio Sd Halil clade dec, on El universo come sitio lito de Dios seguido, son manifestaciones de la voluntad fuumana; ae ‘sues pe prone a votatad ies cet mane, condenadoe al fracas; is an hess ae sera hn sito prvi a lsc file te saad oe ro den died ses a PANTEISMO 1a fea del universo como suet 0 libro de Dios nos conduce a otto de los temas centas de Ia narratlva de Borges: la nociin pantera de que stodo esté en todas partes y cuslguler cosa et todas Tas cosase (D. 128), sin Er Tormulacldn de Plotino, Segin esta nocié, el mundo tm especticulo que Dios coneibe, representa y contempls (0. 1 112) Aplcando Ins posibildades que le oftece esta Uectrina, Borges ve_en el palcio construldo por Kublat Km sgulendo et plano visto en wn sueho y el fragmento tineo Kubla Khan sofado por el pata inglés Samuel Teylor Coleridge, fragmontor de In obra de un ejecutor sobre fae (0. 1.29} En el enanjo «El enigma do Edward Fitegtralde, Borges noe presenta ef destino del posta pers el siglo xt Umar ben Ibrahim y su conversén en Omar ayy gracias a Ja version inglesa de las Rubaiyat a Ia ‘cul Fitgerald consngro at vida: «de ta fortulta conju ‘idm de un astronomo persa que condescendlé a In possi, {tm inglss excntica que recore, tl ver sin entender ‘Et todo, iovos orlentales © hispdalcos, surge un extraor ‘lnario post, que no ze parece a los dose (O. I. 112). Como Pesteiomo Wwiinsito de las almas, o, tal ease ‘vat, misteriosa colaboracién de un astrénomo persa_y un Pie uate. no sélo de los enigmas de la historia, sino = bn de las Inegnitas que pantea el mundo de'sur marry ‘el de explayar en quinientas paginas una idea cuy: feta 1% a prosa naratva de Borges Penttsmo e canicns @ Aimotdsne, Prespone a exsienla de umn no Sta rere noe poll erin pore aio Bombaye'y sv aborn a resmira y coment, En ln no- tein un ertfnte de derecho en Bombay decide delcar Via ln bdoqueda del hombre de qulen proedo In cuidad {ne termura una altace) que fu pero enn om tye vy aborecible, Inn, a una. pregrinaion qe cao or fran os hfe ois ema ge ors rao de a coments (rose 9 posle de A a a taut’ nt ef mud nd» exrno cne frman ‘Thule"yote near rend ded’ Glee) um vale a a cas tins us a tise oneal ale aoe Staci 9 dem ca sleet on Outen = a ‘omprende ta vosta geogratia del Indostin. Todos Ios hou ‘res que fnteroga tienen un porcin cle Almtésin —focn te de esa claridad que busca y esa porcén es mayor ea aquellos que Io han conocido més de cera: stodos son me. es espejos de In divnidad, ndmeros de una progresion es ‘endento euyo téemino final Hams Almotiize (HE. M0). ‘A cabo de los fos, el estuante Meza a una gale pre: rants por Almotisim y ta vor de éste lo insta m pasar En ‘este punto, Is novela concluje. Al Gnal de st nota 2 Ia no- ela, Bonges inciye otra nota; a nota a la nota coatene ‘otro resumen, eta ver de un poctr Mantig al Tayr (Cot aio de tos péjaros) del mistico persn Muhsinmad fon Tore him, més conocido bajo el seudénimo de Attar (farmace tio). En et pooma, los paroe encuentran en el centro de Ja China uns pluma del Simurg, su rey; Fesuelven buserlo, Solamente teint pJjaros, despude do aaaronesperipecas, Megan Ia montaa det Simurg (que quiere doce stein pars.) «Lo contemplan al fn: perlien que ellos son el Simung y que el Simurg es cada uno de elles y todose (1 B. 148) Este poema ~que ya no es una Invencién apd. fra de Borgos— reeves el enigindtice final dela smut ovela: ta identidad del buseado y del buscador. Festa iante de Bombay es Almotisim y Almotésin es et estadlan. {ey todes los hombres TEL posma MantigaiTayr es una alegori: describe In ex Peslencin religiosn el (la Rueda de la vide) par reprsentar ls diferentes esfors de a exstencin fen ea cuales opera la infinita conetenacion Ge causas y ‘lecat Comio ef Aleph, Ia Rueda de sLa eeritura del Dios= SF Infnia dentro de mot bord Is forman tolas ls cosas ‘gee verin, gue som ¥ que fueron, como el Brahama del Bho {Bavad Gita! EL mismo evs anférico que encabeza las ent Ieraciones ea la vsin del Aleph, se replte en In descrip ‘ln de in Rueda; pero mientras en «El Aleph> las enume Treiones dibujan It imagen del aos actual del mundo, em ‘a esritura del Dios In descripekin de Ta Rueda taza 1a ablgarrada y catia historia del univers: todos los tem os y hechos dal universo estén contealdos en el. "Borges ha ullado tres simbolos pantetsas de tres rele sioner dilerntes para representar en ellor el microcotn0 Universal, dando, as, realidad Hteraria la nocka del pare felsmo que dice que cualguler cost es todas Tas cores ¥ cualquier cosa es el mundo. HL zai del isamismo, el Sslepir del judaiemo y Tn ebhavacakra» dl hindulino Son Smbotos de In divinidad y, como tales, del universe; otra vex Borges extras des tole Ia hilaza para tler sus fe cones, mostrando asf que su interés y estimaciin de esas EL mierocosmo pantelota 35 octrnas reside en e valor estén o de maravila que elas ‘ncieran, Al bajanas det pedestal divin y converts en IMeratura fantéstica, Borges sublima su ctcepicimo each fal en art. En este punto descanse pran parte de su ot sinalidad: al acer literatura con le doctrinas de Ia telogia Yas especulaciones de ls flowoia, ba mostrado que su valot reside no en ser Ja revelacién de Ia voluntad diva @ el Aiseto det eaquema smniversal —tareas que, para ores, sceden el poder de Ia intelgenca humana, sino en ser Invenciones © cresslones de In fnqucta imaginacién de 10s hombres, En Jos tres eatos Ia vislin mibticopantesa det micro: cosmo ccurre en un ambiente bani, opuesio. al cardcter Alivino de la apariclén. Zahir es tne moneda recibida en tun almacén de suburb, donde el protagonisa se dete 1 tomar una eaia de naranja de regreso dol velorio de won ruchacha de quien estaba enamorado; cl Aleph es desea. Berto en ef sétano del comedor de una casa que va a ser demotida, por un insignificante pootahinchado de vanidad fmblclin mundana Ia Rueda aparece en la bored de una féreel, donde un mago cumple #4 condena por haberse ne- ado a revelar el lugar de un tesor escondio, Para Ana Marla Baereneches este marco de degtadacin que const yo el escenario del milsgro, contone ya el germen del fr fase: slos contastes burescot —cice— disminuyen Ja ve Sén abaresdors del cosmos”, Pero dicit sfracasor seta fribuir a esis maravillas, a esos microcossos, un scatido 4s, precismente, Borges nega y que por eso ha eoevertigo fn material do sus narracones, Puesto que Borges port dct foricier de maravila de la noclén pantelss, no podemos se vont lis Bors, Meso, 1 Colpo Ss Nes, 7, 96 a prose narativa de Borges ‘er en sus invenciones el propésito teoliglco que tenen et Jas doctinas do ls cuses Borges Ins hil, EL smblente pro- fano hasta Ta degradaciin de esas spariciones ebsmicas I narla una funcin similar «a que tlene Ia pala wnueva+ fen el tiulo de se ensayo «Nuern refutalin dal tempor, onde «un predicado de fadole temporal Snstaura In non fue ot sujoto quiere destrlze; Borges aclar: «Le dejo, sin embargo, para que su ligsisima rls prucbe que nox fro In importanla de estos juegos verbales» (0. 1.236). ‘gut, como en los tres events estudiados, el sentido com twaicorio de lar dor noclonesreunidas en tna uni tne ff efecto de un eximoron, figura frocuente en el estilo de Borges como luego veremes. Un oximeron —coma dice Ana Barreneches—, pero mo porgue la profano de las circane tanclas inaigue que el intento de sbarcar el universo 9 po seerlo a través de esas visiones hay fracumdo, sino porque ‘es circunstancas son una ligera burla quem In par de contrbuir a erear um efecto fantistlc, de juego 0 ingenio Iiteraio, Honan en ef mbit del ewento Ia funclén que tiene cl oximoron en el plzno del eso, esto ex: to imprevsbl, lo paradéjico; se tata prclsamente, de intensifear I Ket panteta de que todo puede ser todo, de que to diving ‘ede alojarsey ser lo mds banelmente profano, a través de fxn figura que no s6lo conclla Ios opuests, tino. que les ftorga na exprsividad neva, Por eso no hay fracaso eh Ja visign det Aleph y de Tp Rueda, como no hay fneato eh al propésito que Borges se impone en si enaavo, La visén ricrosésmica dol universo envuclta en un ambiente de de: sradacin, cumple dos funcines: primero, lleva Ia nocién Pantesta ‘asus consecuencas més extemas, y seundo, se burlado Ia seraded de en doctrine. Lo mismo cael ensaj pra probar In inexistencin del tempo, Borges construye tuna hipdtess de Blea invulnerable, pero ya desde el stil 1B microcosm pantelsta ” ‘os informa que enegar Ja sucesén temporal es un sosreto fconsuelos. La concusién es iereomable: como In rosa de Marin, la Iteratura (¥ para el easo la teologs) no es (F. 108), para comprobar despns, que en un libro que et wun acervo indeciso de bormdores contradictorios donde a éroe moere en el fereor capitulo estd vo en el cuertos, cl csquema tem poral es ain mis complicador Tei Pim ono tela en un tempo uniforme, absolute, Cria en iniitas sries de ten pos divergentes, convengentes y paleloe» (F, 103), Bsa ta fa de Gempos abarea todas las posbiidades; «no exis ‘mos en la mayorla de esos tiempos; en algunos existe usted ¥y no yo; en ofos, yo, no usted) n oles, los dos» (F110) Estimulado por ei caquema temporal de Dunne, Borges inventa una owls EI ferdin de sondaroe que 50 Bier fin reid por una coneepcién del tempo similar a kn do Dunne, Borges ‘hn expeesado en «El Aleph In desespers cn del scttor ante la simultancided de In realidad y ot Problema de la expresin Hteraria,ewyo insirwmeato at Jengunlo= es deomtvey cl enti deproa do dou ecto et uno, dar um emblema de ln realidad y esto, en gon To que hace —lo que puede hacer— toda iterators, ya ‘que slo libros son una eosn més agresada al mundo, no Si Fellejo»(H. 32); ante ol InGinito Aleph, Borges declara que tina imagen equialente le do los mistioos porque no bay culpa Ini, pero quiero ser comprendide. Quienes sepan oltne, Guprenderin Is historia de Alemania y la fern historia 6. 1a prosa narrative de Borges La tey de coustided un el mundos (A. 2), Nombvado subdirctor del campo de coneentracién de Tarowitz, Otto Diotich zur Linde des fubee que «el azismo, intrinseeament, es un hecho mora tn despojarse del viejo hombre, que ext viciado, para vat tir ef muow..; la pladad por el hombre superior es al dt 1mo pecado de Zarathustras (A. 88); Zur Linde cas lo comete ‘cuando le remiten al insigne posta David Jerusalem. Para estrulr su plodad, Zur Linde destruye a Jerusalem que se Imbia transformado en el simbolo de una detesteda zona de ou slim, Habla quo eear al hombre nso; Jerusalem, capa de infundie pledad, era un excollo; Zar Linde 10 estrye para deste los oltinos resabios de piedad qua hnbia en dl y por eso dice, hnblando de las trturas que 4, yo de algin modo me he perdido con él; por ex fu Implcables (A. 87). Para construlr ef hombre auavo del rnazismo Zr Linde se destraye; de In misma manera, «para tdiicar el nuevo orden —relexions Zr Lindo hablo qual Gestrulr muchas cosas) ahora sabemos que Alemania era ung fe esas cosas, Hemos dado algo més que nuestra vida, es ‘mot dado Ia suerte de nuestro qverido pai (A. 89) La Historie, el tanscurso dal dempo, zevela el sentido ecu Ge los hechos, su secretacontinudad; al presenta los efe tos insospechados de un hecho, i historia, e tempo, reve Inecho se produce: ewe Sg on wa sen ns hans Val UGeepnaca de Oo) gen mats ora tla arnt oni ‘reper de inn modo a ttre dee Hier cred sangre a tolitad (3) Vista ta historia como una infinita malla de incontola bles causes y de imprevisibles efectos, la suerte de Alem hin halla una justifeactn. Oto Dietrich sur Linde encuen tam en Ja ley de catsalidad una expicacion de su destino ‘el destino desu pos, una respuesta a su fellldad por la ‘lerrota del Tereer Reich, Hasta Is ita lines Zar Linde tarda fielded a una ly cega y de Bierra: «No hay culpa fn i. Mi care puede tener miedo; yo, no». Solamente fla vispera de au ejeeuciin Zur Lindo entende la diac: lic de een ley; durante toda su vida fa obedece cigamente, fin comprender sa sentido, como Alemania no comprendis 1 sentido de su lucha. Ningana digrestén moral perturba Tn Uipea férren del protagaistonarrador; Borges lo deja fnredarse en ese laberinto que él tele para errar en él Jasa el nde rus eins, Como el minotauro, que reibe sin Tsistencia la espada de Teseo que le da muerte, Otto Dic Ich zur Linde y Alemania aeatan un destino que los dee: Iiure. Pero para el lector, quo sabe que la redensién que Avterisn espera es In espada de bronce de Testo, y que el Aveo orden por el que lucha Alemania es el propecto de fp demente, las esperanzas de Asterin y Ia sangvingtia Is ha de Alemania soo, por igual, un eatasueico abeurdo TBoino on ta novela de Te'e Pn, donde se omite la snica Jabra que eel tema del Hiro, porque comitir una pal es que el modo més enftico de fndicarla (F. 109), orgs deja que el propio Otto Dietich zur Linde, sin men esa, deseriba una evidente perfrsis del abeurda, La jrracién de Zur Linde ests prevntada con Ja misma com elon quo goblera aus ideales: i una-vaclcin, ni tne Ipbra de dua, sta inflile dialéctica del protagonista ea prosa narrative de Borges ‘ure su autentclad lteraria: Zar Linde ox un exponente fcabado del destino de Alemania que simbolizas Tocha ‘ere por un ideal caya condicén es su propa destrucein tu Heal que los dstrye, pero cuyo sentido ignoran, Hasta pra definir el lugar do Alomsnis en ese orden inpelable de causes y efectos, Otto Dietrich zur Linde emplen est lupagen tan usada por el principe de low poctas slemancs [Qué importa que Inglaterra sea cl martllo y nowttos yung? (A. 89), ‘Mientras la irreversible ey de causslidad notivn Bin controvertibe justieacin de Oto Dietrich nur Lind, tt Imotivaclén do sDesischor Requiem’ puede encontarse et ia «Anotacién al 23 de agosto de 194% de Borges 90 dir de garr ge es son) , misariament, con Hersey (. 1 1a ley de causildad gobierna otro sbsurdo: La busca de Averroess; dst, encerrado en el dnbito del Islam, Bosca significado de las vos tragedia y comedi ve eafuersa ‘Por imagine lo que es un drama sin tener idea de Jo que Vico bar 9 coils de mgt tre new el Ta tey de caustiadt 19 5 um eau; Averroer se propone ui fa que no ext ve ado a tos otves, pero ai a cl. Agu, Ia ley de cousaldad foneiona para mostra el orden de acero de est cadena en a cual un efecto determinado tmpllet una causa deter ada, Los concepios etragedias y «comeodia» presuponen la iden previa de steateos; pretender exist aqulos sin et tender el sentido do éta equiale # romper Ia recuencia de um orden irrevocable. Una upturn semejante slo puede fonducir al ebsurdo, Sin el hierro no babria casos 9 ain fstos Jess no podria sor eruciieado, También In trageia ‘a comedia plantean no solamente I idea prea de teatro, Sino Infinite ‘exlaboncr, 0 —para dectlo con las palabras Me Borges— todos los siglos que precdicron a Ta eracion Mol teatro. Tangencials erte absurdo, Borges describe ott: «Sentf dle que la obra se burlsba de ml, Sent que Aver tueriendo imaginar lo que et un drama sin haber toxpeche- fo To que cs um teatro, no era mds absurdo que 30, ave Flendo imaginar a. Averroes, sin otro material que unos ‘lames do Renan, de Lane y de Asin Palacios» (A. 10). Hin este segundo eabsurdo> confuyen dou topicos borgca os: primero, la imporbiidad de imaginsr’ un Hombre, orawe esta area expiria un nimero de blogafis gue no Ayotarian jams la ininited de esa vida; y sopindo, Ia eitabildad de wn orden donde cada efecto presipone un mero infito de caus. Tin ol idm phrrafo Borges replantea I ley de cause a desde una perspectiva diferente: exe orden inontno ile de casas y efectos forma ela larga un eizcalo donde imo efecto es también Ia exusn del primer fest: Le prosa neratvn de Borges Tintae? ti eee eee er eee Pe eater aes Seeerenes ener Saar epee ee Peete ere ese nic ets poate eee Pas Gee een Setar cease ease rape ee sects Sa tema (ia ar aoa ep Peerateentates cerned eae Rennes peniores ia el eae Giicenen arson: iciniesed See aaa eed eee eed eee te Seen Be eed a toy de eowsatiaad na Iuble para fa foaligencia humana, Ia eteraldad y el innito fon las dimensions, tal vez as nas dimensiones, apes bles aun mundo fal Borges he exerito una Historia de te stemidad y ha expresado su aahelo de compilar una Biogr fia det fnfsto; esta doble preocupacn se trasunta en to 4s sus eventos, Su funcion dento de su narrative es clara J Anfaltud espacial y temporal del universo acentia st naturale caiea y refuersa su condicién de impenetrable a cternidad y el fainito, pus, sin sere tema de un vento en particular, consttuyea un motivo recurrente en todos LO ESENCIAL ARGENTINO 1a generaciénultata argentina —de Ia cual Rorges fue auld se agrupé en tomo In revista Mortin Ferro, Este nombre es ya de por stun programa: buscan —en lo tems tico— superar las exsticas japonerias de Ruba Dario y de sus imitadores @ waves de un eiollimo que ya er, en toda ispanoaméria, una de las puerias por la cual los poctas Postmodernistas sferon del modernisme. «En esta nacre Aivccién temdtiea se interesaron por Evatisto Carrego (Borges Ie consagra ‘un Hiro) een con entusiasmg In nev poesia de Fernén Silva Valdés (Borges lo Marsal primer poeta fovea de Ia conjunta hspanided> (1,64), rtorman a J rblta gauchesea y hacen reds con Santos Veen, Anas tasio el Pollo y Martin Fierro, La poesia de Borges esta poblada de arrabales portefos, ettoos do Pampa, patios, alles, calsias, baldos, almacenes, cementerioe y pastos eta cludad de Buenos Ares. Borges a sido, tl vert mis Sel al tema crlollo en esa etapa vitals y a wu indad en uno de sus poemas dice: «Calle grande y suid, / sos Le esencal argentine 23 fl nico yeso de que sabe mi vidas (P. 70), En Bt hacedor (1960), Borges resume las dos elapat fundamentales de st frayectora tmdtica: «..¥ pasé de las mitologas del ars bala Tos juegos con el tempo y con el infinite.» SI. | TB primer evento que Borges esrb en 1989 — plano ene cl se fsa ame maracas te Sesto ee sr min nts gue fo cncreton HE.) Ea sa esto «Nocstro pobre Indiatimes deine ak sunor Figs do ce arpttnann cenit” sl nay parm el eutopeo —dloo— es un cosmos, en el que cada cunt fatimamente eorresponde a Ta foncién que ejerce; pars el argentino, es un cant» (0. 1. $2). Hemos visio ya que et ‘ioe, el univers cuno Un beat, representa Ia cosmo: sion do sus flciones. Borges eseribie, ciiando a Platdn, ‘que los postas son amanuentes de un dos, que los anime fontra st voluntd, contra sus propésios, camo el imén Shima una serie de anillos de hleror (D. 162), ;n0 seria ‘te el caso del propio Borges que, puesto escribir itera tora fantistie, ds expresion a lo argentino por antonoma fia? En otro lugar ba enti: «El argentino slente que el tniverso no eb otra cose que una manifestacion de azar, ‘gue ot fortito concurso de stomos de Deméerito: le Slo fofin'no fe inerosa, La ciieatampoco: Io socal se reduce, pata d, a un concto de indvidvos o de clases 0 de na ‘lone, et el ue todo es lt, salvo sor exnrmecido 0 ren ‘ldoe (0. 1220), En eHombre de Ia exquina rvada Borges da forma literaria a la clagarelgin del cucllre: el co- ale, Bl cuchlleo representaria, as, una expresin exer ‘hada hasta In morbosidad del coraje. Bt protagonistamarra dor de «Hombre de In eaquiaa romadar no puede sufrir la afrenta gue Francisco Real, el Coralro, ba causado a 6l {4 los sujos. Espolenéo por la cobardla de Rosendo y el ‘ornjeInufsble del Coralero lo mata en Ia oscariad de la noche. Borges presenta al compadeitosctuando dentro dest modo de visit y segin una logica que lo determina y lo justica en su medio social. Ya Amado Alonso ba dicho de [itty modo de vans engage a prose narrativa de Borges ie tr lot, ets pc” Naya Ast los presenta Borges ens cuento: desde st mundo, sin eajuilales, dejando que ese modo de vivir quede ‘expresado. sutéaticamente, artrticamente, «Los. mogoles venta Borges citando a Grousset— tomaron a Pekin, pasaron a depo Ia poblacin,saqucaron las cass y dex pus les prendleron fuego. Quemait y maian, no por se Aismo, sino porque se encucntran desconcertados y no saben brar de otra maneras (E. C. 125126). De igual ianere cl compadrito: el cuhillo es Ia tniea ustcia que, conoce 9 reconoce, Lo que a posts nos parece abonsiable es para 1 mixin expresién de valor y de juris. ED compadtito Fnac del coraje su religién y su ley con st mitologi, sux andres y at historia EL corse, euyo credo es estar listo a matar y & morire (©. ©. 155), tambien anima el cuchillo en las peleas del Martin Fierro (B.C. 158) Bl rola de Borges “El ine can historia de un duelo a eahillo entre Marti Flemo y un negro que espera siete aos para salar la muerie dest hermano, Ei exchillero sera, al, el portadar mis conse cuente de la primera vid de les argentinos.Dispueso a maiar y's mori por alguna deuda de honor, por el aust. lamiento de un escamio, el cachilleo ta. encarnacién viva del eoraje, Por eso también —ha expllcado Borzeo—, 2 mado Also, Materia y forma ev poe, Matt, Gres, Lo esencil argentino m ya ol erpotno que adr I valet a mln delta tl ven nt lads eda oles srpntns la cerdunbre © haber edo valence Inbereumpllo ju con las ea facie dl lor y det honors (8-2 19) fexada que lenge cote aBl Maer o Don Seat» i 1 sera con prelsn un pasado apécrfo, a la ver esoco Scoala! exis ae Tal ede Virdee al fn, silencio, cat osc daslo a cachllo (6.49. EL ‘cto «El Suro un vsje a exe pasado apr, Bl pro tngoita Yea Daman viajes eaten en ol Se sl roponcrs denn eptcentn® Moncril vaetnla P's tebe abot que provoms Alen We Pps, Esme 9 somes ns 1 prosa naratva de Borges ‘stedad de Ja Tamura sDahimann pudo sospechar que vie Jabs al pasado y'no s6lo al Sur» (F192). Después viene el Incidente Get ainacéa: Dahimann, pruvocsdo por el oprobio do unos parroquianes, se ve inceperadamente envuelto ex tun dewafo, Desea cortar por 1o sano y va a sali del sina ‘én cuando lo alanza la vor del patrén: «Sefor Dablmann, ro es haga avo a esos motos, que estin meio alegre. ‘Ante este sorpresivo recenocimionto, Dahimann relexon ‘hates, In provocaiin de los peones era a una cara acciden- fal, esti a/nadie; ahora iba contra él y conta st nombre Y¥ lo saben los vecinos» (F- 190). Arriesgado su. honor, Dabimann se siento forzado a enftentar al provocador: un compadrito de cara achinad, Si estas eircntancins no son fexdniee: «No hubleran permitido en el sanstoria — piensa ‘que me pasatan estes cosa, A este wanacronismos se are ‘tro: tn pnucho sentado en el seo, ecomo foern del tem po, en ube eleridads, I tre una’ daga pata que poeta Aelenderse. Para el argentino, eb gaucho 6s el simbolo 0 ‘emblem de’ ests virtues que admira: core, honor, T= bella, De es€ arquetipo del gaucho, weasiborrado del tem po y que ex una cifra del Sure, te Hega a Dahimann el fnma que sJustiicaria que lo matarans, pero que salva si honor, Dablmans, nto de alemanes y argeatioos, se lente cuchillo en mano, relesiona oes lem as fre gu bubs agi rad (5) Bata es la mucrte que buble cegido.. a primera n0- ho dal sanstotios, cuando postrado por Ta septicemia dish y odaba s identidad, cuando ta enfermedad Ie ha tia arrebatdo a au vida todo aguello que In hace bua rarsente digna, En un perdido almeén del Sur, Borgis eo frenta dor tipos opscstos de I soeiedad argentina: Dahl ‘mann y el compadrito vom dor modos diferentes de senir th vida, Dahlmann es una imagen, lgeramente veda, del popio Borges hasta on algunas minucias biogsficast; fompadrito es cl ejecutor de esa ley por ls eual no le In porta maar o mori: la yaleala del cuchllo. Juan Dahle Imam, en let discordiae do sis dot Hinges —l curopeo ¥ ft argentino, lglé el de su anteasado que morid lan- ‘ado por los Indios en Is frontes de Buenos Aes; sucum- irs, pes, spin Tat eyes do ese inaje, en cl Sur, en eel Tlano brutal, cetendiende un honor que todo 10 justfes, 7 sin nto hn a epee te aS ee np mn Se Be ren tasks aor bwin foe pnt t's ues 10 La prosa narration de Borges hasta l ecto de matar © ser musrto, Borges ba dicho de El Sure que ses posible leelo como dveeta naraciin de Ihechos novelescos ¥ también de otto medo> (F. 116), pero te ya lo hemos visto— es rasgo que puede hacetse ex tensivo a cas todos sus coentos. En =El Sure ese otto modo srin lerlo como cifa de Ie historia argentina Yoda; exie sentido se trasuce lyéndolo en cl contesto de otto exet Martin Fierrox— donde Borges aborda el tenia dels Fistora argentina ye reduce a su simbolo: can pobre dislo 4 cacill» (H. 36) La historia de aun gaucho que alta a un ‘moreno eon el cuchillo, Jo tire como un sao de aces, Jo ve sponizar y morir, se agacha para Iimpiar el cero, esata su caballo y monta despacio, para que no piensen ‘ave hue» (H. 36, se septeinfinitamente cou watiantes que esputs el tempo bora para dejar solamente cese suche ‘quo es parte dela metnotia de talon ln pelen imeginada por Heradnders. Esta pelea constituye el mito que mucve 4 sola historia que los argentinos pueden cancebic’; ahi ‘ann es una vitima ms de ex mito fata ‘La exprsign mis acabada de eta vision del destino a. catino subordinado a i ley de Ia lanes @ del cuchilo es ol ‘xtensamente comentada «Poema conjetral>, El poston r= presenta Ia exigesis de la tgies suerte de Dahman, Fran sco Nareiso de Lapras, «que eu lasleyes y los cdo: res, cuya vor deel Ia Independencia» huye hatin el Suny ricntras Ia sombra de las tanens que lo buscan pis sis Lo esenclal argentine i detours (P1718 as adyacencias del cuento y el poema son eridentes Tanto Laprida como Dabimann encuentran 2 fin en Sur¥ (que pare Borges es el simbolo del pasado, donde ht nacido el ito del coraje: el uno, eet ano y el oto, en In tamara, Lapeide ex Ia victina del portador dl corje en tiempo: In lana del gaucho; Dabimana, del cucillo de ompadivo, heredero del valor del gaucho. Laprida —l Mocior Francisco Narciso de Laprida anhelb ser hombre tl libros; Dablmann era secreario de une biblioteca mu fdamericanos y Dabimann: Sint que si él. entonces, Ipubira podido ees o rofar su musrt, éta es la muerte ue hubiera elepldo © sofados, Pero ni el uno ai el otro Gligeron su destino. Tanto Lepride como Dahlman ane Ihron sex shombrer de librom, pero el destino argetine Jos encuentra, os sorprende, para teveatles unn realidad Uurrible ala cual sin embargo, pertnoven fatlmente y de Jp cul inexorablemente form parte. Loe doe descbren Ia “Sevitaie verdad do su destin «a cielo abierton Borges presenta en «Hombre de la eaquinn rosadar y Ai Sure dos expresiones de en virtid clevada a religion Leora. En el primero desde el mito sertado del arma Th. Enel segundo, Borges ha proyectade el destino de aque a prosa naratva de Borges los que, come Dahimann, win profesr esa reign scum tbo tambide bajo el perio dest ortodonia, Exeritor y 10 morals, Borges justifies tn realidad de sus narraciones sposticamente, no socialmente», +El cancepto de lo ue honra y dengea —escribe Alonso— es distin en cid an lente y sobre allo eabe Ia discusion; pero ol eentinknto de In Bona‘ silo uno: se viven o no se viven con honra les propios ieales y normmas de Videw?. Esto referido a ‘Hombre de la exquina rosada, Pero en «El Sut» «Poem onjetual> ose ideal de coraje —apoyado por el 120 del ‘cuchillo y dela lanza se converte en el destino de Dhal- mann y Laprida, que no creen en él y que, sin embargo, eben aeeptaro Ie facren como una atid, La ley slog el gaucho, primero, y del eompadito, despés, ce tne forma, asi, en la ley cloga de ia historia argentina. Yun becho tal cs ya un absurd, 0 por lo menos una virlud ini tl de fanestas contecuenins La qe Borges ha cllado con a probldad del artista mato, 10 rd en un poema dediendo {8st abuclo —%, Laprida y Dahimuits son victisnee et destino sudumeriano. Un destina cua, ley elope in lanza, el eucio a plsola de la ssonada-~ se opone a ott ley, del derecho eserto. Laprids, hombre de eyes, y Dahiimans, Hombre de libres, sucumben aplastados por ie ley més fuerte a ley de Ia sangre, Este deracato & Ta lop sorta, esta rebeldia contra el derecho tegmente sa, sionado hm sido interpretado por Ezequiel Marines Eecoda desde dos vertientes que se complementan,xEl hombre de 4a pampa —aice en su Radiografia de la pamnpe- satis et carne viva el rigor de la ley antes de comprenderia, Para ‘su alma diatsds y sin forma, todo lo quo ignteaba taba, Petsceucén, prohibicin, despojo ingpelable, repreentabn 1a Jey, Considers ala ly como un nseva mundo de dif fades eseritas que se oponia'9 su volntad de triunfar 94 ‘1 Instito. de conservacién. Se defen con et cuca ¥ con Ia soledad, campo afueray®, La atm fuerza de sche. ia provendria del mestiaje. El mismo Martinez Estrada eseribe en Muerte trensfiguracion de Martin Pero GB) yeu al erie dl ore hy as obey ‘Lo esenial argentino | ‘Quo fos mestizos fran hijon de ower Inia y varon espaol Se pucde disentir de esta etiolola, lo que no se puede negat ex In realidad del destino sdsmericano, esa ley del fuchllo que siempre fue mis fuerte que loo codigos de Moreno, Rivadevie o Alberdl, Hasta 1930 los argentnos Mitre, Sarmiento, Avellaneda se preocuparon por Io ‘qe la Argentina debia ser; ton lor tempos del se civ Timdor. La erlis del 30 ue como despertarse del sucho para descubrit que el cochilo, Ia realidad argetina, ra ia foots qc Ios Fexrorarles, cl tera Im ora ‘un Mallen o a un Martinez Estrada es: qué es la Argem tina, gaiénes son los argentinas? El primero descubre us ta carn de nido que se dun en el mapa de In cine Sogundo, que la Argentina ellizada de Sarmiento era wna fecién construida sobre un caos intoaéo, ¥ que ese ca08 Bia barbarie strmientinn— 9 In retided rotten, Se er plea, pus, et apasionado interés que en esos aos cabra el Martin Fiero, tstimonio palptante de esa realdad.pro- funda. Los dos volimencs de Eoquet Martiner Bstrada erty ezrin de Mar Feo repeat preciamente lo que su subritlo enunclar sun ensayo de Interpretaciin de la vida argentigs. El pesimismo de Re Wi Mare» trol Kp 136 La prose narrative de Borges iografia de ta pampa es una reacién conscente conten wn ‘optimismo consirutivo pero lusoro: as Bases hubian ser ido de sola al cuhilo. Cast con la misma obsesion con ‘que Sarmiento habia buscedo tu palabra scivlascins en Jos dizctonarios, porque ese palbra resumnia lop eates de forden dena goneracién, s0 busca, ahora, em el cushile J cifra de Ia realidad argentina. «Ameghino —nos cuenta Martinez Rstrada— encomtré cinco elses. de exehilos iminuts, de pied, en nustea pampar'. En low ene, 4308 que forman ef volumen Evarsto. Carrego encontrar ‘mos una pigina donde Borges define Is fsiologa de pul Ya hemos visto que Borges compendia la historia argentina en wun pobre dusio cuchllos (H, 36), pero ni ideazn al ‘chlo nial cuchille, Los we como parte interante de sana realidad inescapable, de In realidad argentina qua cot slsaimente, en haber enfrentado esa realidad, on haber Presentado sin adornos foalstas y sin geuilexiones nacio alistas. Lleado ef momento de expretar sa julciorobre el enido de esa reaided, Borges lo hace sin ambages, Con fa Iisa probidad de quehacer iteraro, 1 Tid, Ria.» Slots esas cnet apace en FD bao’ ale Soe ech Lo eeneiat argentina 17 tn Other Stories (Sew Yate, BF, ution, WO) Ba ee comer ‘Se tld et atte te uly area soy well At conctustonss: Hemos procurade defnir los temas de In narrativa de Borges desde una porepetiva borgcens. Es decir, tratando de permanecer lo mis cerea posble de la motivacon desde 4 cual el etritor dspara sis invenciones, Este mtodo de scercamlento a un tina, por ser descriptivo y no interpre tativo, interno y no externo, pucde resutar menos inter ante y de bajo vuelo imaginative, Pero sus virtudes sven fajan con ereces —asf Io eroemor— asus limltacione! a trata de hacer Justia la Semnginacion del autor y no 8 le ‘el eritico, no de interpreta al ereador sino de comprendt Su ereacién, Leer pace ser interpreta, pero estar es, Irrembsblemente, comprender, Ia dlotomtia «motivesiia Invencline —por mis aeusada que ses en Ia obra de Bot es es ajeua a su creacién y consituye un atfcio dsc Pllnaro come lo ton Ins esiclasIerarias, low gineros 9 fen general, todo proposito de orden cuyo inconesado fin o Conctustonee 19 Simpiiar. Desartcular ta forma del contenido? es wna he 19jf no menos coudenable que la de reemplazar i poema ‘por su parafrasis, empleando la terinulogia ds. Cleanth Brooks), Conscienter de este pollgro hemos preferido de fine Ios temas sin penetrar en la semntin de eis asuntos, sin ensyar signiicaciones o iaterpretasiones. Sin embargo, 5 lndudable que una mejor comprensin de los temas aye a a una mejor comprenson de sus asuntos y, lnlmeate, 2 um contacio ms estrecho con Ia ereaion terri. ¢Ha) ‘una intencién sltima detris de esas excusiones por el cos ue contrastan con el fumano anhelo de orden, detris de sa identidad nica que borra todas ls ientidades indivi ates, detrie de est ambiclin de encontrar et mand en tuna moneda, detras de ots dependencin toil gu To ating todo en uns iniaita cadena de causes y efectos, dette de fsa reducién de Je histora argentina un mito? Sl es ‘et! define wna inencion ‘tina es posible, en cambio, Perlbir un impulso comin, una diesckin a la ‘ual tendon Ja mayor parte de sus ruaton. Muchos de los critics de Borges han visto esa deca cimio tna idea tongento 4 1a realidad, como una eves, Pero es que, en rigor, ‘asin es toda Weratura: una evasion de In realidad iar mediaia para sbarcaria en su ttaliéad y aprehenderia de fz ¢No es, acaso, és Ia funcién del arte? Feundar con Taviondi que constiage bx ertisn. Teoria terri, Madd. 19, BBE ne Clan tests ct eer of Purgtrum, The Wet Wow Uim New Yor, 18 a ‘us artis fa realidad levi para cbligarla a descubrir 05 napas més profundas, aquellas que nos permite ente der mejor Tas contngencias de la superficie? Ver las sce slones» de Borges como un iatento de «socara nuestra ereencla en un existir concretas® et como jurzar las tr danas de don Quijote como una coocsin de avencaras en ada diferentes de aquellas novelas que le sesaron el veel ‘ros, Vamos m explicarns. La realidad se alegoiza ey ios narracones de Borges como se afantasina noesto vivir en 14 paniatla de los suesos. Aceptamos le relacién profunda care esas incoberentes imnigenes onrkas y mustra expe enela diaia, mis ain: Is vemos como la més honda pro yecciin de una volinad reprimida, inonscente, enclavada 1 uns zona ala cual no ga mesa razin; en eambio, tendemos a yer una rupture total entre Ie realidad ined Y cba Hleratura que no procede con Fotografias o cronies, fino con Ia geometia de los suefos, cays leyes —-n0 dab ‘lvidarse— goblernan en un estrato mis profund de la realidad. ¥ cuanto més hondo se cala en Ia realidad, mis iil se tora defie,simpifcar: ls pees devenen mds borases, as formes ms ambiguns. Deaton de ver los de- tales para peretbir ls estructuras: desde un elevado mi radar una ciudad queda redueida& un conjunto de inanchos Y plnos superpuestos, pero sl sbarearla en su totalided ‘escubrimos un perimett, invisible cuando én ela ivi ‘mos. Esta posbildad de abstracion y abarcamiento dela realidad esté contenida en oh slmbol, a slegora, la past ‘ola. La literatura que de ellos se vale‘ intena crear ot realidad, sino darnos una visién de Ia realidad caper de re ‘lar lo que es invisible en atmo histrico, Borges ve a Conctusiones ui ealidad desde el mirador del ieslimo o dese esas torres levantadas por Ia teolgia de todos os tiempos. Columbraé dade esta sala, la nealdad se organiza en unt inagen muy eiferente de aqulla a la ual rservamos ese nombre, Y al estudiar los tomas de sus eventos hemos procarado Gefine esa tinct visién de ln realidad conten ens fabuls, Y, goudl es ean drecein quo aimila todos los te mas de st narrativa en una unidad, unidad quo, ea dina fnstanca, dibuja ef vostro de a ereador? Borges, al mos teligencia humana y quo el unlverso es un coos Impenctae ble; al insinaar que muestra realidad bien puede ser el sucho. de Alguin: al redueir nuestro destino a palabras sy ecrtas en el libro de una Voluntad supremna; al absorber esta Identdad en una ientldad salen que las contlene todo y una moneda el universe; al negar el tiempo, al ve en totes las cos un resumen del unverso; al defn los fapitulos de is historia como conoéntrieas repeticones de opostlones euyo objeto seria demostrar el absoluto relat ‘smo de todas ls cosas. Esta relatvida, por ser ol res {ado de un eafrentsmiento de contraios, ager visos de parndoje y, a veces, de axioron: un traidor que hitoe (Tema del teldor y del hoes), un Quijore dl siglo ee eee alee (lerre Menard autor det Quijotes), una biblioteca die bros llepibles (eLa Biblioteca de Babel), un persoguidor perseguido (sta muerte y Ia brijlas); una dlvinldad que odos busean y que no encuontran porque ell son Ia Dis: eda divinided (El ceceasiono a Almost, cm moto fue es un ao (EL millagro screton) un Judas gue es Cristo (eTres versiones de Judas), una letra ue contiene ol une 10 ‘a prose narrative de Borges ‘yets0 («EI Alephn), un hombre que vive, pero que ya esta rmerto (+E muerow), una historia flan, pero que stam calmente es ciera (cEmma Zone»), una ache que aga ie historia de un hombre (eBiografia de Tadeo Isidoro Crar (42291874), BL comin denominador de todos sus temas (8 evidente; un Flativismo que nos obliga aver la realidad en perpetuo movimlento, que nos inita a trscendera mds all de su monétona cotdianignd y a descubriie nvevos~ lores y muotas dimensiones. Este relativisme arranca de tn esceptcismo esenclal peo, como Io hemos ist, su consecuencias son fecundantes. Borges ha enseiado que los ssiomas de la metaision y las revelaciones de le teolopla vale como creacones de In imaginaciin humana pero que dlistan mucho de ser verdades eters, Ha enseiado a des freer de los sbsoltos (tan cares de los absolutismos). Sus sficcioness, que a muchos les patesen tan ajenas la Tem Iida y = ta vida, nos sccrona ats extrochamene a ia Tex Tidad¢ no a esa realidad de erdnicn que os afd, sno ‘8 aquella que nos reduce a un nmero fortulte do una gh santesea Totera y Ia vez nos article con toto o que fe Y serd, » aquella que nos transforma en un ciclo una reellded ya ocurrida y Ia ver now enseta que un mint puede set el recipiente de ln eteridad, « aquela que Sos Aibuja muestra Identidad y nos converte la ver en depo. sitios de una Identdad ssprema, Ea resument una a Hided inverosinil, conradictora, ambigua y, 4 veces, hasta tro, hide "de Ia rosa, nampa east ecb se Conctusiones sbsurda. Pero, gmp son, acaso, estos rasgos los ingrdientes suténticos 6 lreeusable misterla? Vista la realided es de un plano que wascinde susories precisiones, y tgicas Adventicins, més alld de esa cortem resstente y visible de racionalidad, la recta se comba y ef infiito universo em cuenta un tope de finitud, sein Io ha ensefado In fica 4e Einstein. Como el tempo de Ia novela de Tsui Pes, que to es uniform, slo compact de sinfnltas sees de tee post divergentes, convergentes y patalclosy, la mille vt sn de Is realidad que Borges nos propone et un inte ‘de abarcar las contradictoriss posibldades que Is confor ‘an. Aunque excuya a +e, Horges ls presenta juntas, convivendo, para mostrar que es enelusn es fala, porque fe rechazan, Se oponen, pero también se completan y 2 ne. tesitan: tal el Quioze de Prrre Menard, o Ia exigesls de lt historia de Otto Dietrich 2ur Linde, o la frstrada esperaiza fe Asteria. Ese mundo ftici, donde Ia medida de todas Tas cosas es un rlaivismo que ofongn valider a To invero smi ya lo absurd na ex tom evasin de ln realidad, es maa bien su retorn, pero con una lr que, como In de Coleidg, Ducba que existe y que es tambign un suo, ESTILO BORGES Y EL PROBLEMA DEL ESTILO AY desde ef siglo xem —nos dice Amado Alonso de Ia prosa espafiols— enuestra presa no ia contado con un in: Tento de repovactén, Ni lot modos Inftrdos en Ia lengua, familia, ai os marches por et manoseo profesional, eran Dportunamente substituides. Un hombre de la. sgnifccion i Larra en euanto a fa tradiién, contrahace Ia pros li sca. Rubén Darfo pod lamentar can alta razén ta igualded Dprosistica de todos nuestros esertores, Durant sgl, nes fn longus Titernriano era una facre virtual que cas etrior lcbia potenear, seda con que teler et propio mento; era brea tdmirable que venia bien a todor los encrpose!. Los procursores de esa enovacién de Ia prosa castellana fueron, tn Hispanoamérica, Montalvo y Mart. Montalvo fiscind a Jos medernstas®; Dario lo lamb spriacipe del ester? y 5 Amado Aono, Maere 9 fone ox panda, Matt, ren, Iho, 938 elon rot oo cer tar de 50 Moat scot Caego, i yp Waions =e Mae at 16 a prose nerativa de Borges Rou lo coniderd santecudente capse de faces sugetiones arn el Intento, en que abora estamos empetiados, de de- volver a la prosa easelana color, esalto y melodis, y de henchirla de sangre y encordarla'de nervos, consumando ta reseeiin que nl los roméntioos nl lor relists. de la anterior eenturia egaren més que s demediar en In sine taxis y el Uaicost La prose modernists en Hispancaméricn ‘primero con Marit y con el Dario nartador despuds uo fa realzacion del programa emunciado pot Rode’. Ad vetsrios de fo vulgar, Rovroizadas de Ia prosa Inco que Iban horedado del reallamo fnieclar, enemigos. de ia sfusién retoricsta que habia sido gangresa dela Iertura ‘pails, los modermstascrearon una prosa Viluosa Cujo ‘dal era ln Bellen eterna del arte, «En La glora de don Ramiro —dice Amado Alonso dela novela de. Enviqse Larreta— stodo concurre a configarar un mundo ya trans Portado & los caracteres el arte, un mundo automo, dentro del cual las cores valen més o menos segin st fnciin artstica, “desde ef mirador del arte como do [Rod de Ruibéa Dario’ El Dionioe do esta borrachera ‘stots fue el Dario de Act A lo vulgar, opiseron st caltedo culo a In beer y al arte; ala pesades y al dex fnrbo de a vsjasintaxis, Ia lid de la oracin reve, ct ‘xtorido plistico de la frase nominal, la mnsca de ritmos ‘que habitn sido patrimonlo excusivo del verso, en gene. get eo Rami Deon Ae, nwo Fes ‘Gs adeno i Raina i Borges 9 el problem det estilo. wo ral, una elgancia que se solzata en Jn vatedad y armenia de las combinacionessinthctleas, al carionado retoiisme de frases hechas y vores stages, una constante acuacén de voces nuevas (neologismos),renovecéa de antiguas (ar ‘asios) € incorporacian de exiradne (préstamos). El mo eralsmo camps, ax, 1oe cometidos que se habla ado red une prosa liens de color y miledia, pero que en st ‘mismo era un omsto porque 1s temas de eset cveator 0 novelas quedaban aplastados bajo cl color o ensordecidos por el ritmo de ta pros. La adnmirseidn de fos modernists por Montalvo desplert, de por sf, dudae y sospechas; la Iseren yluntad de estilo de Montalvo es tn esfurzo lego rea fderagos interminable de palabras que suenan bien ero que dicen bastante poco, lo eusl et tigioo en cule fquler escrtor, pro fatal enn ensayista, La redenciin de Montsivo vendrt con Rodd, pero esto ate mds a ts prose ensaystic. Sin embargo, Ia prosa narrativa del modernise Iolecié de un defecto semelante: la maracion es més bien lin preterto —aunquo wn hermoso preteto— que permite Al autor erear un mundo de impresones sensorals, de Irnnsposiciones artisteas, de sitios verbeles, donde. totas Ins cosas valen por su potencal estétio, por sn eapaciad de belles. Esta prosa de virtosiemos se ovida, por mon lentes, de los hechos que std novelando para extreviarse fn sus proplos resodeos y encantos; la renovacin moder hista no est motivada por un afin de Intensiear el poder Narrative de Ia prosa sino, més Bien, por el frutivo anhelo Mp aumentar su capacidad descriptea? quietid y no movi. Inlento, deserpein, no naeracén. Bate rasgo expla sn [ural decive poemiético, su morosiad, sts demore, Todo lobia renumar belles, G7 Manse vie Anderson Imbert, oy Cato VI (ene fon pst 2 150 1a prose norativa de Borges Los esfuerzoe del moderismo por dignifcar la prosa castellana erearon el mito del estilo. Para Lgones, Cevan- tes carecia de eae: El eatilo ex ln detiidad de Cervantes, 4 los estragos causades por su inuencia han sido graves Juss severo es todavia Pa Groussa, para qulen «una bucoa smitad del Quijote es de forma por demés floja y dsalta a, lo cual harto justin lo del “hamilée idioma’ que los rivales de Cervantes lo achacabune.¥ continia: «¥ con exto ‘no me refero niea y prielpalmente a lae inpropiodades ‘erbales, a as intolerablesrepetciones 0 retroscanos nia tes rotszos do pesada grandilocuencia que nos abruman, sino a la contetura generalmente desmayada de 54 prosa de sobremesas”. se mito del estilo que condcan et «hit Ge los Julclos de Borges sobre el espasol ¥ el estilo de st rosa, En su ensayo «El idloma de los argetlnoes —seerlto fn 1927 Borges define Ia raxén de ser del lenguaje «20 voces registadas en el diccionario do la Academia es ura “persion aritmétiens en eusnto se preende ver st 1 fqueza en un guarisme fabuloso. La riguem de un idioms Aepeadaria,eatonces, no de la extnsién de su dieiomaro, tino de «un gran pensamiento ode un gran sentir vale decie tuna gran lteratur poetic o loséfcas Esta iden del len smuaje determina, en Borges, su concepto del estilo: si el lenguaje ex representacin, el estilo ex la efleaia con que Borges el problema del estilo 131 1 Tenguaje funciona en Ta expresién de na intuicién o de ‘una idea. Por es0, Borges recoge Jas inculpacones de Grouse sc y Feira: Es decir: una prosa atenta a las necesidades del tem, una pros que no se distrae en el regu de las palabras fino gue va contrayendo con probldad ese mundo, eas vidas, que lesan a su autor. Tanto Insstieron los moder: hlstas en el color y el ritmo, en la omamental Io senso ll, que estas cuadades pasron a ser Jos ingredients in- Aispensables del estilo por antonomasa, Estilista ea, at 1 que podia maneja la Yengua con mayor espendor, el que nis mayor brio en i frase, el que hacia mayor desplie fhe de riquem verbal y de Ingenio rtmico, A este concepto el estilo de una gpoca hace alsin Barges cuando dec ‘ip verdad btn reine aon plrfos del uijte ane 1B propio Borges pagé tributo a ests moda dal estilo bilan, Sin cuando es 61 quien encabeza en Hlspano- amériea una deecldn Iterala que se rebel conta In est fica det mederismo, sus primeros ensayos son modsto de oidvie rubenists, Los vltrstar argentnor buscaron lo fntvo, enegaron de wna temética de la cual ya l mismo Rubén habia sbuicado; pero cuando se pusieron a describir Jo criolla © lo que tenlan cerca —In chudad, Ia calle © Ia 12 ‘a prose narrative de Borges ‘alesta— Ja you espldadida de Rubén les presté sus orope- les, En los ensayos que componan ess libros que Barges at Iamado y ve ola cheacin de 08 versos no en el enviin de las sentencia, sno en Ia fell tabaain del eonjanto» (I, 13), «Austeidad y esc sr para Borges lo que para Dario hubis sido el ritmo y e olor Evta vision inmitvn de To que despuds se transforiia ‘el je desu etito determina, también, las peferccias de Borges en la Iltraturaespafols, De los eontemporinens, el ‘que més Je strap es Unsmuno, En el ensayo «Unamano, postas Borges define ain més ss exigencies de eat y de fentrever algunas de las preocupscones metaisics que de rollaé en su etapa a tedure. Le enfasiasmaba de Une tno si desdén por Ins stecniueriss, st desprecio por ol tlteratismos y su Iucha conten el etqullosaniento east ‘sta. Se comprende: Unamino descrefa del valor ornane crey (Mts) 12 de ae dee, eens “estar puts que in no hablarinor suet prope ag des Bis ts tthe ein ao orale muita toto (Genin je, So 5, pp. 125 1s a prose narativa de Borges {al de para, deena cuerda extétlea que los modernists Tmbian tafldo hasta la fatgn; de esta dsensin nace su callada controversia com Dario y sk manifesta hostidad hriculo,siguieacién; cuando iaventaba nuevas era para de- lr algo que, porno aber sido dicho antes, no eabia en Jas elas. A este concept representativo y'no ornamental det Tenpuaje se reere Borger cuando habla de los eologimos bua Lo neuogemor oe ba enone Umno (tens, Sclnacin, hts) scm pin, per fay em lo ‘Sete conto na este pear pat In pian se oie ae . ‘ies clint En ett lneas std ya, on germen, a tesis que Borges ‘esarvllart en eu ensayo més fado «El iioma de los 2 (emtnoe>, Pero los fulelos y valoraciones de exta primera Impaciencia verily de Jos ardores de toda bisquoda. Su {interés en ol Lenguaje como vehiculo de expresién, de sign feacién, mis que como instrimento de delecnciin esttica ‘Wioma de los argeatinos», AIK, hublando. del eto indo- cider» de los scadémlcos prescupados por la riqueza del ‘leconaro, ice! ‘isle, El misine dele verbal, songs de faplamas oe Borges y el problema de! esl 155 La ofensva de Borges contra cl sserméa hispnico» ex na varnion does felting fem de Unamuno: el csc Siono. La misma vlna hacia el estatsmo el expat {Fintimo deseo de convert el Ieganje en to que een ‘tenes: taste do coment, para Unamn, de eapresin pare Borges, asa slgues de Ta inigcnes Toniss Por Borger —aungie a0 deinen To mismo ext CSnperstades con ls emplesdae por Usamino: a oanern STonai on Borges es cestode famaca» en Usama y lo oe e Unt nts de caren, oqul saros el oat To dc adverti le flacin croceana de este om cepto dela tera y del lenge. En su waa Estes Shee stoner dettespressione « lngustce generale, Croce ‘Clarola iste do que sogal vera intone o rapes tone nemo expression» be em exprestn ens tye ef echo ec, Bn sis conclsioes dee ex fale como euono articolto, dlimitto, orzanizato, allo Stopo delfesprssoneey ins adelante: La Tingus non STRreate et aemi tlle & fate, e non 8 il wocbolar’, facet laser aia cinro dl eadaver pli © meno mente inbusamadet, que a0 éiere mucho dens ex 186 La prosa neratva de Borges ‘bruptos de Unaimino contra el dctonariofosimado de i Academia Jo inthis de Unununo son Croce so alt cles de estbieer la staciin ex muy eifrente ropeto 8 Borges, Sus bros de ensayossbundan en feferncas a Groce. No siempre Borg cla «Croce para sloplar aus detniciones presentrias como yerdads tonto, stn settles caracteristica dela primera pce. En E idioma de tos argentino (1928), por jena, de Feo en los cnnayen mis tarda, Borge deter ln co aad de impracticable Se la stan Wocttnae Verne céro. En i ensayo «De ls soo a neve oes Presnia dos epintnes puerta sobre fa cae Meceis A alegre Croce, sin Ia eal et eegrs ok n modo deco de manisicinexpitual, sing aea ec te de ecritra ode epg» coano pata Cosas ny Aerie cl contenido 9 ta for, sn algae fs morse porate aypra itr en nm forts dos Contenido, Y i de Chesterton, sept lea copes Sense una aleratvafee'a Ia itencla ao le tm ns pc nar ue nae ne ein sunt, Borges dlr: "Nos may orn 4 lor dos eminets contaicore ane rns oe ecg 8 acide el dens y depres don lego, Pose 4 In tss do Crowe gu sins aur alegre wear Presa extermimcne agregar epreay ioe Borges y ef problema det exit 1s ‘status de une hermosa mujer, ol ecultor agrega Tulo: ia palabra sclemences), Borges propone sna expl ‘ncién histérca: ln incoostancla de 1a. alegoria es unt ‘anifestacén do los gustos que eambian: el arte slegivco, eneantador alguna ves, ahora es intolerable» (0. 1. 213), La que nos interera destacar ex que para Borges no existe on limite definitive entre lo alegiriso y lo que pretends cer directa represeataldn de una realidad: «en toda segoria Ty algo novelistio en ls novelas hay en elemento al sério, pues como las abstracciones de la agora estin ervonfcadss, los Individuos de Ia novela sspiran a gend eos» (0. 218). Borges replantea al problema et si ensayo dedicado a Nathaniel Havrthoene: Que yo sepa, Ia mejor refutaclén de las alegorias es In de Croce, la nor Nindicacén, In de Chesterton (0. 1,74. Borges sin negae Y sin aeeptar, nos propone una sopesada veloracén dela Alogorla: No sf ie wid Ia tsi do Chesterions 36 que ‘ua algoria e6 tanto mejor cuanto sea menos reductible ‘um esquema, a un filo Jucgo de abstraciones» (0, I. 75) Pero donde Borges cuertiona de cua I teria de Croce es ‘en su ensayo La postulacion de ln realidede; all dee ese a a ea ea iv decal mae oe ree que na cn ohm de mes (ocr pee teas 153 a prose neratva de Borges Ibi sve para corse nian, npr Tse om 1a alusin es a I Erma eroceama qu identifica to étco con lo expresivo. Aceptado el axoina que el are es cexpresién, y que la expresién ex intuiciin © representacion, cimo explcar los diferentes modes de expresion, et eésco 4x el romintico, ponganes por caso? Amar, como hee Croce, que sla decadencia de In fteratur italiana fines el sgfo v1 consist simplemente en no haber tenido nada sms que decir y en luber repetido y exagerado motivo 9 eseubiertos» no explea, todavia, qué reside la hale raleza de la expesion 0 emo funciona ésta © emo se us tican 1s diversos modos de expresin, La eonclenca Ie. tia de Borges queda revelads en la indsgacion de estas tinacias que, ex rigor, constituyen el hecho lterari. (0 ‘mo posta In realidad el clésieo y eémo el romdntico? se pregunta Borges, para veepondemos —y en esta respuesta ‘xt f implicit su retutacin a Croce que el elisico no et realmente expresio: se limita a registrar una reali, mo a representari; Jos hechos que narra pueden Inferine de st relat, pero no estin en dl, Dicho con mayor precsén ‘no esribe los primeros contacos de Ia relia, sino sea in pris ter (teapot ia Pr Mode Gren 19, 9.38 Borges el problema del estilo 19 boraclon nal en conceptos. Es el método liso, el obser ‘ado siempre par Voltaire, por Swift, por Cervantes» (D6). eCémo se explica Ia eficacia do esos meron registro? Bor ‘05 propone In siguiente hipétesis: «la imprecision es tole rable o versinil en fa fiteratura, porque a ella propende- ‘mos siempre en ln ealldad: toda ateneion, toda Sjacin de muestra concencl, comporta uta deibersda onsisién de Jo no intersante.. La realidad que los escrtores clisicos proponen es cusstiin de confanes. La que procaran agotar Jos roménticos es de cardcterimpostho mas bien: st m& todo continuo e el énfsis, Ia mentira parcial» (D6, 7). Mientras el cldsico acepta tas Iimitaciones de Ia literatura especto a In realidad y erea a partir de exa seeptacién, ol oméntico buses, la realidad, no de expre sarlaenfticamente. EI elfsico, més preacspado por tos destinos que novela que por labeler yel rte dela frase, ‘no desconfla del Lenguaje, cree en la stfiente virtad de ‘ada uno de Tos signs (D. 67), Consecuentemente sla pe ferida equivocacia de la literatura de hoy x el énasis. No plensan que decir de mis una cosa es tan de inabiles como no decila del todo, y qu la desesidada genetalizacion ¢ intensifcacin es una pobrem y que ast la siente el lector. Sus Impradencas eausan una” deprecacién del idiomas (, 49. El ensiquecimlento dal idioma consiste, pars Bore es, no en Ia sinonimia que multipiea las voces Initlmenta Para que éstas produzcan sdistraccones oculares 0 audit ‘yas, nl tampoco en el nimero de signos, sino en a riquera ‘emda, en el ndimero de reresentaciones, adesrotoricistas y poblarlo de misleay color, los moder nists recurieron a los temas més exétios: el Japén, la Francia de los Luises, Moctezuma, 1s Espaia de Felipe Ty tema importaba como. bella excuss, como. acompa miento para que la lengua danzara y recobrara su aided Ys lepanca, La direcién replonatrin quo vino despuds el modernism describié las exuberancias de Amécien la ppampa el llano o Ia selva— con el Info que fabian heredad e Rub, Cas todos clos —Gateos, Rivera, Ansel, Cr Borges 9 et problema det estilo. 161 Alogi, Alides Arguedas— estén mareados por e profi: ‘on verbal que aprendieron del modernism y que dese tona haste et desoqlibrio con ta ealldad opresva y do [rimente que presentan en sus novelas. La narzativa de Dorges representa ana doble renovsion en In Htertses hit Dpnoamerleasa: temdtice y formal. De lo reaisa y pico Tipico —tono mayor do las teraturss hispdnicas— Borges psa Jo imaginativo. Le habla precediéo Lugones, pero las das por el caudal de su obra modernsta y erclista: son cirisidades que m0 echan ratces ea el suelo aimrieano, soterismos de su pintoreso bazar de slunarioss y «ga pla on tomas, busca nuovas virudes on ef lengusje, una Imagen diferente del estilo: austeridad, rigor, procs ‘Vuclve fa expaide al Tajo. verbal del modemiemo. «Para Rubén, para un momento de Rubin —escribe Borges yx en 1925, vosablos tan Reteropéncos come «maravillosos, «10 earnest Meiers rtireeae hs palabras y eonstrye las fees com ol vigor en noe Insta y, paalelamente, cluclda en sus ensajos su nucto feoneepto del estilo en contraposicién al consagrad: Sr cin, eh fle re ct, eoranate Para Borges, pues, al estilo no es orfebvenia sino herr tin, no orato sino foncién, uso, efcaca. La imagen el 12 La prose neato de Borges adjetivo que de alguna manera no es cui viva capan de funcin, es un. cuerpo ind que entorpece Ia buna fill. a del texto, Tal es el caso, por ejemplo, dl eertor aan. rador que squire ser también imaginaivo, © pasar por fal; Notamos que tn proceso ligea ha sido engalenado ¥ distazado por el autor, para deshonra de! entendimiento el lectors. Cases coneretos: José Ortega ¥ Gasset cuyo ‘buen pensamiento queda obstraido por Isboriotss y adven ticas metaforase (0.1. 16), El estilo como fetche, sn Just flacién expresiva,e= una vanidad que no se redime ni en s mis alimbicada perfeccién. Desde esta mewn perspec tira, Borges explica un paradajico fenémeno en la erat ‘spaila: amientras el Quote gana péstumas batllas com frm sus traductores, un Géngom o un Quevedo, poctes de sgrandeza verbal, no han slldo desu patron; la conclasén ‘Ms vivo es ef fantasma alemén o excandinavo 0 indosté nico del Quijote que os ansonorarticiosverbles del est lista» (48). Beta marcada preferencl por el wqude de Ia ‘obra Iiteraria no representa, necesariamente,negligecia det ‘cémox; Borges se adelanta al malentendid: (0) query fenvotr egg i cro en mista vin tod de i te trp ol ent chacnay Alon es ‘tas Ge Ia interjendin 9 peo mic bers ‘ing literatura como st suavidad (D. 49), on Aunque Borges no to fie, no o dif! advert que su definicién de estilo se apiea mis rigurotamente a la demands de la prosa que alas exgencins del verso. Esta salvedsd explicara en parte lo que Borges lama sel enigma de Quevedor: gpor qué su sombre no figura en los ensog Borges el problema det estilo 18 de nombres universes? Sagin Bonges porgue «la grander ‘de Quovedo es verbal» (0. 15556) Sin embargo, es gram za verbals es condicién de toda sitéaticn poesia para Valéry os dos focares que se combinan para consti ta ‘sencia de la poosta sevian «deur formes plastique»: «ine sonore, Yautre idle, qul toutes deux sopporent& In prose et au langage vulgnire»™®, Mientras ol contro de gravedad de Ja poesin es In forma, «essence do In prose —sieuiendo = Valiry— est de périr —cestindive dive ‘comprises. «Cat Je tlomphe —sgregs Jean Hyller—, de ee point de we, du fond sur la formes®, En otro gar Valéry deine el limite die Ta prosa een la féemola slgcbrsice>, au ineisceo obje- tiv, en la sirpliiacién de la expresiin%, Las adjacencis ‘entre el conepto del estilo de Borges y el eal dela prose le Valéry so ewamen on esta formula borgeana: Plena ‘fisencia y_plena ivisibildad serian las dow perfcciones de cualquier estloe®. Voluntad de wantiestilo podria de- ominarse esta seitad que Borges inspira y encabeza en Ins letras hispanoamericanss, y qe en Ia narttiva francesa fontempordnea ha tamada el nombre de ale dere 2tro de Wécrltures®. Exencnimente es una reaeion contra los de Hroches pamasstaesimbolistas de la pros, contra In orfe- 3 Ha Hr, te rte de Vat, Pais Ca, 8 9 The Beton, spurt the whole tton f arty nse whlch Uc the sero degree Of writings: Vane tan Ht grade Tir tel erage B Dartes (hus Aes 8) y mei favo stores andthe New Unis Kncran Neve (2 ae Wil 3, wp nm. 16 a prosa narrative de Borges brera verbal. Sin embargo, esta actitd nueva eth ejos de signflear 1s negscion del estilo; apunta, més bien, a unn elase de estilo consagrado y sgotado, La invisbldad det estos 0 ele degeé2iro de Yécrtres son des rostos de un ‘mueva acepcién del estilo; Ia formulacién negativa hace més Datente su propésit: el estilo deja de ser un bello afte rm converire en Inborloso drgano. Como los inseatos ‘que no seatimos, pero que sllnclomente ejecta, los Jmperatvos de nuestra voluntad, ol estilo, calladamente, cumple lag funciones que Te impenen sus teas. Pata tal tarea ol eseritor es cbligado « conocer los costados ms utiles det Ienguaje los secretos més areanos de su fur flonamlento, y/en este sentido Borges es un ejemplo ditt mente Iguslable —ia excepciéa seria Alfonso Reyes de fntrega total a una disciping, Desde sus primeros ensayos, Borges diseca In anatomia de tna pagina, radogrtla Lor resortes de st funcionamlento, explora meandros, desarma mecanismos, examina, analiza, aprende, Veamos algunos lemplos. Hn el andisis de una milange o de un verso de Paradise Last, Borges descubre que «ese delcada juego de cambios, de buenas frostraciones de apoyo, gota el hecho tstétco-%; ta comprobacién prucha sla alder de le ie. pling retéice —nos dice Borges, sempre que la prt. ‘quen sin vagucdads y sla imposibldad final de una este tiene; pues si no hay palabras en vano, sina malonge de slmacéa es un orbe de strcciones y repuliones edo lucidar ese ‘tide of pomp, that bests upon the high, shore of his work’ las 1086 pginas en cvarto menor fribuldas ‘un Shakespeare? ;Cémo juzsar en rerio a quienes las jean ea masa, sin otro método que una maravillose em Borges el problema del estilo 15 én de alerroizadoselogos,y sn exaiinat una linea?» 2No es és In mejor definicin y jurtienclén de In ext tica moderna? Veamos, ahora, de qué mancra Borges aus culta modelos consagrados y encuantra snomalias de fun ionamieato. Presenta primero una serie de inipenes de seritores bien conocides: aLas torres de las iglsse 9 las chimeneas de las fibrieas yerguen sus pirtmides agudas y sus ‘alls rgidoss (de Groussas); eLa hina condicla / st alto bal por la extensén serena.» (de Oyun); «Oh funn ‘ue diriges como ‘sportwomnan’ sabia / por zodiaos y eclip- ticas tu Tindo cabriol..» (de Lugones)y ertremeno de Cervantes, América Castro distingue en sus dos versiones (la del manusrito de Porras de ln Clznra y Jn del proplo Cervantes) scam bios por motives religtsoe, seambios por motives de ma. etl i on ME pas pias Tomar cao alot dere Gon, Now Yk Caela Une Fic te eves Pa en 280 owt ajo on eames HAs su Cal Bblopehy of Me Now Sans, Las variates m {alidad semuals, ccambios por precasclons y, Gralmente, cambios por motivo entices; exte ultimo tipo de. va. antes es el que interesa al estudioso del estilo y asi Io falende Castro: sLo abstrcto del texto A —ios dice Ams Fico Castro— se vitals en B; st cosas materiales aque: ‘en mayor fuerza expresva; se refuerza In conten enife Jo material lo coneretemente hutnanoe, lo cual rubriearia Jn tdenlca cervantina que «motva vial, ¥ no raclonlinente, Jos actos de los personajes; su exile vials ‘Los eventos de Jorge Luls Borges que forman tas colee Llones do Ficeiones y Bt Aleph apareleron prisero —con excepelin de dos que se publicron directamente eh Hore en revistas y dalos: 18 en Sur, Ten Za Nacién de Buenos Anes, § en Los Avates de Buenos Aires y uno en et diario Critica. Cuando Borpes los reine en libro, los reas, rvisa 4, em algunos casos, conige: cambia, suprime y adllona os cambios que hemos enconttada entre Ia prinere ver sin y Ja segunda no son mumeroses, pero por pocos que sean (Comparades con ia abundancia que lena cuslguer piigina de-un Vale Tnclin', por ejemplo) nos permitinin Shservar a Borges como lector de su propia ba y, de est ners, ssomaenos a las prefeencias ue gobigrnan. st olunted de esto, cts Cava Mead, ares, 6 fs ree), Ps, SS, in a's tibia Se Tore is Borges co Nod nce 9 tye Dito tx sarc artnet sre Bendre, Moo Co Ii, ‘Borges no ha varlado, en ningin caso, In estructura del ‘cuenta, Fuern de algunas ertimabes adiionesy las vatantes ‘onstalades concieren al funclonaiento de la prose, Ea Ja version de «Hombre de In exquina rosadar de 195 (ed isn Megifono de Historia universal de la tnfania) el nie ‘radar Plata In agoia de Francisco Real fr carsteristico, como veremes, del estilo de Borges =ago- ‘iar es ms preciso (porque en realidad son gestos n0 de Iucrte, sino del momento que precede a muerte). EL ‘Cambio’ de stodose por egeten, #1 blen elimina um redon- dante cologuasmo, no modiea susancialmente el primer texto; pero In tercers varlanteprescinde del todo dal inno couric sujto y deja alo cl verbo cua persona esté clare mente indicada por la desinencla verbal. El timo tex Sstituye, también, el «ao queria» de las dor versions an- feriores sin valor expresiva, por