You are on page 1of 1

La veneracin de Herrera se comprende: este soneto es el padre, admirable, de los

innumerados que brotaron ms tarde de tantas y tan doctas liras. El gran marqus de
Santillana, cuya tcnica fue tan notable para su poca como la del Rey Sabio en la suya,
cuando cultivaba multitud de metros y ensayaba diversas combinaciones rtmicas,
sustituyendo a la grave y austera rigidez de la gran maestra, ya la ligereza del arte real, ya
la majestad y pompa de la maestra mayor, cuyo origen puede sin dificultad encontrarse en
la mtrica hebraica.
Indecible es el mrito de hombres como Gonzalo de Berceo, el Arcipreste de Hita, el
Canciller Pero Lpez de Ayala, al transformar la poesa castellana, y este mrito se vuelve
inmenso en el marqus de Santillana, porque l uni a una comprensin clara y profunda
una ductilidad de espritu y de imaginacin de que difcilmente se halla ejemplo, una
erudicin notable, un vivo deseo de progreso y una galanura incomparable en el decir.
Nacido de la primer nobleza -dice uno de sus ms ilustres bigrafos-, no le era posible
echarse en brazos de la poesa popular, de que las gentes de baxa e servil condicin se
alegraban; para cultivar tan bella arte, deba hacerlo a la manera de los doctos, que
alcanzaban en la corte de Castilla alto renombre; y aficionado desde la infancia con la
lectura de los cdices atesorados por sus mayores, a los ingenios eruditos, slo poda
encontrar en ellos modelos dignos de ser imitados.