You are on page 1of 12

LA MÚSICA EN ALMÓDOVAR: LA FLOR DE MI SECRETO

1

Índice 1. Objeto de estudio e hipótesis 2. Metodología de estudio 3. Marco teórico 4. Las canciones en “La flor de mi secreto” 4.1 “El último trago” de Chavela Vargas 4.2 “Ay amor” de Bola de Nieve 4.3 “Tonada de Luna Llena” de Caetano Veloso 5. Conclusiones Bibliografía 3 3 4 4 4-7 7-9 9-10 10-11 12

2

1. Objeto de estudio e hipótesis El cine comparte con la música la capacidad para generar emociones, podría afirmarse, incluso, que el cine juega con esta cualidad a la hora de crear. En ese juego creativo el cine, al ser un arte que aglutina otras disciplinas, emplea a la música y sus posibilidades evocadoras. La gran diferencia a la hora de generar emociones es que la imagen cinematográfica se asemeja más a la experiencia real del público, ya que sus vidas no suelen estar acompañada de melodías (Lack 1999: 92). Pero en ocasiones el cine acude a músicas reconocibles, de forma que las distancias se acortan. El espectador asocia determinadas sintonías con momentos o instantes de su vida lo que junto con el significado que cada canción tiene en función de las letras, convierte a la música en un elemento útil para el cine a la hora de contar. El cineasta Pedro Almodóvar podría ser el ejemplo paradigmático de un autor para el que la música es un elemento clave. Él mismo afirmaba en la presentación del CD “Las canciones de Almodóvar” que las melodías en su cine nunca son músicas de fondos sino que son una entidad dramática tan importante como el diálogo. Partiendo de esta afirmación el presente trabajo estudiará el uso que el manchego hace de las canciones preexistentes como factores clave en sus historias. Para ello se analizarán las canciones empleadas en “La flor de mi secreto”: “Ay amor” de Bola de Nieve, “El último trago” de Chavela Vargas y “Tonada de Luna Llena” de Caetano Veloso. La hipótesis de partida es que el cineasta ha seleccionado para “La flor de mi secreto” las canciones por su letra o por su capacidad evocadora. Y que cumplen una función dentro de la obra bien como elementos que contribuyen a la narración, que facilitan la compresión de los personajes, su forma de ver la vida, sus circunstancias y sus emociones y generan en el público sentimientos que fomentan la identificación. 2. Metodología de estudio Para tratar de demostrar que Almodóvar emplea las canciones preexistentes en “La flor de mi secreto” como elementos narrativos y herramientas para trasmitir sentimientos se analizarán las tres canciones que aparecen en la película. Se intentará establecer cuál es el objetivo de cada canción en la escena en la que aparece y su relación con el filme y los personajes. Para este estudio se hará hincapié en cómo las letras pueden relacionarse con los personajes y lo que éstos están experimentando.

3

3. Marco teórico Pedro Almodóvar es el cineasta español que más reconocimiento ha alcanzado en el extranjero, como muestran los dos Oscars con los que cuenta. Como indican Antonio Holguín (2006) y Mark Allison (2003) al cineasta manchego se le considera como un autor postmoderno con un universo propio que transfiere a sus películas. Su estilo camp y la apariencia kitsch se combinan con unas historias, personajes y ambientaciones propias. El contexto social y cultural de las tres primeras películas de Almodóvar fue la movida. “Mujeres al borde de un ataque de nervios al borde” supondría una ruptura formal en su obra. A partir de esta comedia el manchego entró en la búsqueda de nuevas fórmulas para expresar su condición de autor hasta llegar a “La flor de mi secreto” (1995), película a partir de la cual se inicia una nueva etapa en su obra y que confirma a Almodóvar como uno de los grandes constructores del melodrama actual (Calvo: 2004). “La flor de mi secreto”, como indica Mark Allison (2003:191-193), sigue los elementos clásicos del melodrama: la narración sigue la trayectoria emocional de Leo de la esperanza hasta la desesperación y, luego los comienzos de una recuperación. La acción se concentra en acciones y reacciones que tienen origen emocional. Dentro de la estética cinematográfica de Almodóvar destaca su estrategia de collage, según Daniela Aronica (2003: 57-80), es capaz de aglutinar y mezclar en su discurso motivos procedentes de la cultura alta y popular, contemporánea y tradicional y lograr un efecto de unidad. En ocasiones el cineasta recurre a múltiples técnicas para lograr que el objeto se transforme y adquiera un sentido nuevo en el marco de la obra. El empleo de músicas diversas que poco o nada tiene que ver con el contexto de la obra y que incluso pueden chocar con la estética de algunas películas se puede explicar dentro de esa estrategia de collage. El propio cineasta reconocía en una entrevista realizada por Frederic Strauss (citado en Allison: 2003) que emplea canciones que le gustan, que hablan de sus personajes y que se infiltraban de forma natural en el universo de sus películas. 4. Las canciones en “La flor de mi secreto” 4.1 “El último trago” de Chavela Vargas Leo está sentada en un bar bebiendo un carajillo para despejarse tras su intento de suicidio. La retrasmisión a través de la televisión de un concurso de gritos molesta a la protagonista, el camarero cambia de canal, en ese instante de la pantalla emerger la imagen de Chavela Vargas y su voz entona la ranchera “El último trago”. 4

Esta escena conforma junto con otras el núcleo central de la película. Paco, el marido de Leo regresa a casa durante su día de permiso. Ella –que trabaja como escritora de novelas rosa bajo el seudónimo de Amanda Gris- esperaba que fuera un encuentro romántico, pero tras una fuerte discusión el matrimonio se rompe, ella desesperada intenta suicidarse tomándose un bote de pastillas. La voz de su madre dejando un mensaje en el contestador la salva, se incorpora de la cama, vomita las pastillas, se mete en la bañera, y acude al bar. En esta escena la música juega un papel de elemento narrativo de primer orden ya que no sólo comunica a los espectadores cual es el estado de Leo sino que interactúa con la propia protagonista. La canción parece obligarla a enfrentarse con la verdad de su situación y su matrimonio y a comprender que no es la única que sufre por amor. Almodóvar utiliza una estrategia similar a la de un diálogo –plano/contraplano entre Leo y el televisor- es como si Chavela le hablara directamente. Leo ha sido presentada a lo largo de la película como una víctima del amor, una mujer débil y sufridora que siente un amor obstinado por su marido y que se niega a poner fin a la relación ya acabada. La canción ha sido elegida por la letra, que encaja a la perfección con la historia y en especial con el momento en el que se inserta, hace referencia no sólo a los sentimientos de la protagonista, sino también a lo que ha vivido y lo que está pensando. La canción alude a la necesidad de aceptar la separación con el ser amado, que aunque dolorosa es inevitable, porque se trata de un amor imposible -en el contexto de la película Paco nunca amará a Leo como ella le quiere a él y además mantiene una aventura con la mejor amiga de la escritora-. Al escuchar la canción es como si Leo se diera cuenta de que debe dejar marchar a Paco y olvidar. La protagonista toma conciencia de algo que para ella es doloroso, en la siguiente escena se derrumbará en brazos de Ángel, muestra de la perturbación que le supuso escuchar la canción. Con el empleo de esta pieza en esta secuencia se incide en la idea de la capacidad evocadora de la música, de como es capaz de conectar con las experiencias de los oyentes. “El último trago” conecta con Leo, con su historia y sus sentimientos, pero a la vez lo hace también con los espectadores. Se trata de una canción que pertenece a la cultura popular, de forma que está dentro de la conciencia musical del público. Es una canción que tanto por su estilo como por su letra se asocia a las emociones, más específicamente al amor desesperado y al desamor, un sentimiento que el público de la película ha podido experimentar en carne propia. Es por esto que 5

Almodóvar al utilizarla consigue que recuerden experiencias similares, logrando que la identificación y vinculación con Leo sea más fuerte, de manera que trasfieren a ella su historia y sus propios sentimientos. Las primera líneas de la canción “tómate esta botella conmigo y en el último trago nos vamos” hacen que Leo –para quien como ella misma reconoce a Betty “salvo beber el resto de cosas son difíciles”- despierte de su letargo. Reacciona y mientras escucha la última parte de la estrofa “quiero ver a que sabe tú olvido, sin poner en mis ojos tus manos” busca la fuente del sonido. Estas líneas de la canción se relacionan con lo que está a punto de vivir Leo, el superar la relación con su marido -lo que hasta ahora no ha sido capaz de hacer a pesar de que el matrimonio se estaba desquebrajando-. Debe además hacerlo, parafraseando la canción, sin que su marido ponga en sus ojos sus manos. A lo largo de la película se ha mostrado a Leo como a una mujer que se agarra al amor que siente por su marido de forma desesperada, pero a partir de este punto de la película intentará aprender a vivir sin él, sin tus mentiras, y viendo por sí misma la realidad sin engaños. En el siguiente plano vemos a Chavela Vargas mientras canta, “esta noche no voy a rogarte, esta noche te vas de veras; que difícil tener que dejarte; sin sentir que tu ya no me quieras”. Esta parte de la letra es la clave de la canción en cuanto a la identificación con lo que ha experimentado Leo, a la vez que por el desarrollo posterior de la historia parece corresponder con lo que ella piensa. Ya que Leo pese al amor loco que siente por su marido y a lo difícil que es para ella enfrentarse a la vida sin Paco, decide dejarlo marchar, asumiendo que no tiene sentido, como cuenta la canción, intentar algo que no lleva a ninguna parte. La última línea de la estrofa se liga directamente con esa negativa de Leo a reconocer la verdad, pese a que a lo largo de la película se ha mostrado a un marido distante que no se preocupaba por su mujer, ella no era capaz de asumir la realidad y se seguía agarrando a la ilusión del amor. Esta segunda parte de la letra hace mención a la obligación de Leo de intentar sobrevivir sin Paco. Y que a pesar de que pueda quedar algo de amor, es un amor destructivo y ella después de luchar para no morir parece haber reconocido la necesidad de continuar. Después de ese plano en el que la cámara permanecía fija en el televisor, se nos muestra a Leo y la vemos llorar mientras escucha “nada me han enseñado los años, siempre caigo en los mismo errores”. Estas frases podrían ser una reflexión sobre su relación, siempre ha vuelto a él, ha intentado que el matrimonio saliera a flote. Su debilidad, su dependencia y, en definitiva, sus errores, le impedían dejarlo. “Otra vez a 6

brindar con extraños y llorar por los mismo errores” son las últimas frases de la canción que se oyen antes de que Leo se marche del bar, estas líneas podrían verse como anticipadores de lo que va ocurrir, la protagonistas en la siguiente escena se encontrará con Ángel quien se convertirá en su paño de lágrimas y será su tabla de salvación. 4.2 “Ay amor” de Bola de Nieve Leo se derrumba en brazos de Ángel en medio de una manifestación estudiantil tras salir del bar y leer en un escaparate “te quiero roca”- forma de decirle a su marido que lo amaba cuando estaban con otra gente-. A través de un movimiento de cámara se pasa de los personajes a un punto en el cielo. En este momento empieza a sonar el bolero de Bola de Nieve “Ay amor”, la canción servirá de enlace con la escena en la que una Leo desorientada despierta en casa de Ángel. Es una canción que habla de la forma de vivir el amor y que resulta clave no sólo para esta escena sino en toda la película contribuye a entender la forma de algunos personajes de concebir determinados sentimientos. Mientras la cámara muestra la imagen del cielo se escuchan las primera líneas de la canción “Amor, yo sé que quieres; Llevarte mi ilusión; Amor, yo sé que puedes también” estas primeras frases sirven para comunicar esa pérdida de la ilusión –en este caso el amor- por parte de Leo tras romper con Paco. El amor que él sentía por ella no era más que un espejismo, pero, a la vez, para ella representaba una esperanza por la que vivir. Podría considerarse significativo que mientras se escuchan estás líneas en el cielo estén volando fragmentos de papel que han tirado al aire los manifestantes, aludiendo a que Leo está destrozada porque a perdido lo que daba sentido a su vida. Con un corte brusco se pasa a la siguiente escena donde se ve correr una cortina y vemos a través de una ventana del piso de Ángel –periodista de El País- el edificio de Fnac en Callao. Este cambio de escena se produce en el momento en el que Bola de Nieve canta “llevarte mi alma”, Paco se ha llevado no sólo lo que daba sentido a la vida de Leo sino que ha acabado con quien es, al perder su amor le ha arrebatado todo. El cambio brusco de escena justo en el instante que se escucha esa línea de la canción resalta la importancia de esa frase y por tanto de lo que para Leo supone perder a Paco. La canción continúa “Pero ay amor si te llevas mi alma; Llévate de mí también el dolor; Lleva en ti todo mi desconsuelo; Y también mi canción de sufrir” se puede relacionar con lo que siente en esos momentos la protagonista que tras perder a su marido se ha visto sumida en un dolor tan grande que para acabar con él intentó suicidarse. El sufrimiento que Leo está experimentando es tan grande que sólo quiere 7

acabar con él. Estas líneas ayudan al espectador a comprender por qué Leo se tomó las pastillas, sentía que ya no le quedaba nada, ni Paco ni su trayectoria como Amanda Gris que había acabado también como consecuencia del distanciamiento con su marido. El hecho de que mientras se oyen estas frases veamos colgado en el edificio del Fnac un cártel del último libro de Amanda Gris hace referencia a las novelas que escribe Leo que, según ella misma dice, no hablan de sentimientos reales porque no hay dolor sólo complacencia. Por lo que ha vivido con su marido Leo concibe ahora el amor de la forma en la que se describe en la canción y muy ligado a la idea de dolor. Por eso ahora es incapaz de escribir novelas rosa y sólo le salen negras como dice a su editor. Un cambio de plano nos muestra a Leo dormida en la cama de Ángel mientras oímos “ay amor si me dejas la vida; Déjame también el alma sentir” que aluden a que si cuando acaba el amor la persona es capaz de continuar viviendo es necesario que no le arrebate esa capacidad de experimentar emociones extremas que sólo es posible gracias al alma. Justo en el momento en el que escuchamos las últimas palabras vemos a Leo despertar desorientada, como si se incorporada a una nueva vida una vida que la desconcierta por que ya no le queda nada de lo que daba sentido a su vida. Almodóvar nos la muestra en un lugar que no conoce, el piso de Ángel, al que volverá en el momento en el que su vida vuelva a tener sentido y comience una relación con el periodista, que será quien le haga “volver a sentir”. Las últimas líneas de la canción dicen así: “Si sólo queda en mi dolor y vida; Ay amor no me dejes vivir”. Estas las líneas son claves para entender toda la película, pues hacen referencia al concepto de amor que tiene Leo y nos sirven para comprender ese amor obstinado que siente por Paco. Para ella el amor, a pesar de que pueda provocar dolor y sufrimiento- es lo más importante, es aquello que hace al “alma sentir” y sin amor nada, ni la vida, tiene sentido. Se trata de un amor ligado a la locura. En la presentación del personaje vemos a Leo escribir a máquina una frase sacada de un libro “Indefensa frente al acecho de la locura”, si intercambiamos “locura” por “amor” –algo que ella hace a través de su forma de vivir las emociones- comprendemos la debilidad de Leo frente a Paco. Lo que ligado a la última frase “ay amor no me dejes vivir” nos conduce a la idea del suicidio. El amor para Leo es un sentimiento que lo significa todo y no se siente capaz de vivir sin él y experimentar la vida sin amor y sin lo que este genera, aunque eso sea dolor, no tiene sentido

8

Antes de que se escuche la última palabra de la canción se cambia de plano y enfoca a la bandeja del desayuno que Ángel le ha preparado a Leo y en la que hay una rosa roja reafirmado esa idea presente en la canción de que la vida debe ser amor. Pero la importancia de la canción no se limita únicamente a esta escena, que es la única en la que se oye. “Dolor y vida” –frase extraída de “Ay amor”- es el título de un artículo que Leo enseña a Ángel en las oficinas de El País en el que se habla sobre escritoras que según ella son “Mujeres aventureras y de mentes suicidas”, esto se vincula con esa idea presente en la canción de que el amor lo es todo y sin él la vida no tiene sentido y el dolor es tan insoportable que es preferible morir. Podría a través de esto hablarse de una identificación total entre Leo y la canción, además su nueva novela va en la línea de esas escritoras que ella relaciona con la canción. En la escena en la que Ángel llama a Leo para comentar que le han gustado sus artículos y que quiere que escriba para El País, Ángel afirma conocer la canción y parafrasea las últimas líneas “Si sólo queda en mí dolor y vida; Ay amor no me dejes vivir” –que como se ha dicho resumen la clave emocional de la película-. El hecho de que se sepa la canción implica que es una canción que para él significa algo, lo que nos lleva a pensar que comparte con Leo el mismo concepto del amor, a diferencia de Paco, ambos aman profunda y dolorosamente. A Leo y a Ángel se les representa en diferente momento de la película como almas gemelas, el momento más significativo es cuando en las oficinas de El País se nos muestra a través de un juego de reflejos las figuras de los dos personajes superpuesta formando una sola. El momento en el que Ángel parafrasea la canción es significativo de cara al espectador ya que es primer momento en el que se muestra de forma clara la posible conexión amorosa entre los personajes. Cuando se escucha la canción en su piso esta idea se refuerza, a la vez que se presenta a Ángel como el factor clave para que Leo supere el dolor y se recupere. Las acciones de él son en parte reflejo de ese amor profundo que siente por Leo, un amor por el que lo da todo, como dice la canción, pero en el que al menos parece que hay comprensión, que era lo que le faltaba a la relación del matrimonio. 4.3 “Tonada de Luna Llena” de Caetano Veloso La última canción preexistente que usa Almodóvar en esta película es “Tonada de Luna Llena” interpretada por Caetano Veloso. Es la melodía que pone cierre a la película. Leo decide acude al piso de Ángel y los dos escritores acaban besándose, en ese momento se escuchan los primeros acordes de “Tonada de Luna Llena”. 9

Se trata de una canción menos conocida que las anteriores y su letra tampoco apela de forma directa como hacían las otras. Aunque una de las estrofas “Así es como se enamora tu corazón con el mío” se vincula directamente con la última escena de la película, que parece versar sobre el descubriendo de los sentimiento y el reconociendo del verdadero ser amado. Desde el punto de vista de Ángel la historia que cuenta la película versa sobre cómo se enamora de Leo. Esas líneas de la canción aluden al proceso mediante el que logra el amor la escritora. Almodóvar afirmaba en su blog que hay canciones como “Tonada de luna llena” que han tenido que transformase para llegar a sus películas –en referencia a que él emplea la versión de Caetano y no la original de Simón Díaz-. Esto nos lleva a la conclusión que en este caso su empleo podría vincularse más con la atmósfera de tranquilidad y paz que genera. Se trata de sensaciones que podrían vincularse con la tranquilidad sentimental del final de la película en comparación con los intensos momentos dramáticos de otras partes del filme. Pero además si nos atenemos al estilo en el que se encuadra la música podemos ver también una relación con la película. Se trata de cantos de trabajo que formaban parte de un rito laboral y simbolizan el espíritu de convivencia de quienes se hermanan en comunes faenas. En este sentido de convivencia la canción se relaciona con la película y sobre todo con la relación entre Ángel y Leo quienes están hermanados no sólo por su amor a la escritura sino también por la identidad de Amanda Gris que ahora ambos comparten, desde el momento en el que él decidió hacerse pasar por la escritora. 5. Conclusiones El análisis del empleo que Almodóvar hace de las canciones en esta película parece corroborar la idea de que las canciones cumplen en su obra, o al menos es ésta, una función que va más allá del mero acompañamiento musical. De no ser así ¿qué sentido tendría ver a Leo sentada en un bar tras intentarse suicidar?, esa escena sin el empleo de la canción de Chavela Vargas no aporta nada. Es la canción la que comunica a los espectadores los pensamientos y sentimientos de la protagonista. La importancia que las canciones tienen para Almodóvar se demuestra al emplear la canción para establecer una comunicación con Leo, lo que habla de la capacidad de la música de provocar respuestas emocionales que van más allá del lenguaje. Las canciones de esta película sirven para comunicar elementos que son difíciles de trasmitir, al tiempo que sirven para mostrar emociones de forma natural sin

10

diálogos que podrían resultar forzados, como puede extraerse del empleo de las tres canciones y en especial de “Ay amor” con el concepto de amor de Leo. Pero cómo se demuestra con el empleo de “Tonada de Luna Llena” la letra no es lo único importante. La atmósfera que crean las canciones y las sensaciones que trasmiten las melodías son empleadas por Almodóvar para jugar con las emociones que la película despierta en el espectador. La elección por parte de Almodóvar de un bolero y una ranchera como elementos narrativos no es banal, ya que como dice el personaje de una de sus películas –Yolanda en Entre Tinieblas- es “la música que habla, que dice la verdad de la vida. Por que quien más y quien menos siempre a tenido algún amor o desamor en la vida”. Se juega por tanto con la capacidad de la música de aludir a las experiencias personales del público lo que resulta de suma importancia en un melodrama como ocurre en esta película, ya que sólo así se logrará la identificación con la protagonista lo que es fundamental para experimentar el filme de forma completa. Lo más significativo de la forma en la que Almodóvar emplea la música en la película es que logra que las canciones adquieran un significado distinto al que podían tener en su concepción tradicional a expensas de la historia que se cuenta, la asimilación entre la imagen y la canción da lugar a una unidad indisoluble en la que se trasfieren significados de una a otra. Cumpliéndose así la idea de que el cine como arte que aglutina a otras disciplinas emplea en su juego narrativo a la música, que se alza como factor comunicativo pleno.

11

Bibliografía
MARKUS,

Sasa. La poética de Pedro Almodóvar. Traducción, edición. Barcelona:

Littera, 2001.
CHION,

Michael. La música en el cine. Frau, Manuel (trad.). Edición. Barcelona: Mark. Un laberinto español: las películas de Pedro Almodóvar.

Paidós, 1997.
ALLISON,

Frugone, Juan (trad.). Madrid: Ocho y medio, 2003.
LACK,

Rusell. La música en el cine. Traductor. Madrid: Cátedra, 1999. Antonio. Pedro Almodóvar. 3º Edición. Madrid: Cátedra, 2006 Daniela. “Intertextualidad y autorreferencialidad: Almodóvar y el cine En Actas del Congreso Internacional "Pedro Almodovar"

HOLGUÍN, ARONICA,

español”.

(Cuenca, 26 a 29 de noviembre de 2003). Coord. Fran A. Zurián Hernández, Carmen Vázquez Varela, 2005. P. 57-80.
VERNON,

Kathleen. “Las canciones de Almodóvar”. En

Actas del Congreso

Internacional "Pedro Almodóvar" (Cuenca, 26 a 29 de noviembre de 2003). Coord. Fran A. Zurián Hernández, Carmen Vázquez Varela, 2005. P. 161176.
CALVO,

Alejandro. Pedro Almodóvar: Un hombre de puertas abiertas [en línea].

Disponible en: http://www.miradas.net/0204/estudios/2004/ 05_palmodovar/articulo.html [consulta 10 de diciembre de 2008]

12