You are on page 1of 3

Respuestas

:
1. es un personaje literario, entre un aventurero y un ladrón gentilhombre, creado por el escritor francés del siglo XIX
Pierre Alexis Ponson du Terrail. La obra de Ponson du Terrail representa la transición entre la novela gótica y el
folletín, y el héroe de ficción moderno de la novela de aventuras.
2. El protagonista se llama Silvio Astier y durante el primer capítulo tiene 14 años.
Cita de la edad: “Cuando tenía catorce años me inició en los deleites y afanes de la…”
Cita del nombre: “Ché, ¿no lo conocés a Silvio? Este es el del cañón.”
3. Durante el primer capítulo Silvio soñaba con ser ladrón
Cita: “Yo soñaba con ser bandido y estrangular corregidores libidinosos; enderezaría entuertos, protegería a las
viudas y me amarían singulares doncellas.”
4. Enrique Irzubeta es el socio de Silvio, él era el menor de su familia compuesta de tres hermanos, dos mujeres, su
madre, su abuela y su padre.
Le decían “el falsificador” porque en un corcuso que ideó el dueño de una fábrica de caramelos lo engañó a este con
una bandera falsa que el mismo hizo con tinta china, la hizo tan bien que no se distinguía la original con la falsa.

5. El protagonista dice que no recuerda con que sutilezas y sinrazones llegan a convencerse de que de robar era
una acción meritoria y bella; y que mutuamente, con Enrique, deciden organizar un club de ladrones
6. El “Club de los caballeros de la medianoche” era un club fundado por Silvio y Enrique que tenía el propósito de
buscar chicos capaces de robar con la “Inteligencia” como hacían ellos, dicho club se juntaba en los fondos de la
casa de Enrique, ahí planeaban los robos, también tenían un Diario de Sesiones que se ponían proyectos e ideas de
los asociados.
El club lo conformaban Silvio, Enrique (Fundadores) y Lucio (Asociado) que fue asociado por Enrique.
7. La novela está narrada en primera persona y quien la narra es Silvio Astier, el protagonista principal de la novela.
Cita: “Entonces YO soñaba con ser bandido y estrangular corregidores libidinosos; enderezaría entuertos, protegería
a las viudas y me amarían singulares doncellas”
8. Tenía más libertad que en el resto de los capítulos porqué se podría decir que la mama de Silvio no lo necesitaba
económicamente y tenía las tardes libres porque Silvio había elegido no estudiar cómo se menciona en el capítulo
dos.
En esta primera parte se ve a la parte maternal muy ausente, haciendo que Silvio pase mucho tiempo con su amigo
Enrique
Cita: “Como yo no tenía nada que hacer, estaba frecuentemente en su casa, cosa que no agradaba a las dignas
ancianas, de quienes no se me daba un ardite”
9. El lugar que deciden robar es la biblioteca de una escuela. El robo resulta bien ya que se robaron 70 pesos de
libros y unas 30 bombas, con el botín deseado pero terminan haciendo que la policía se alerte demasiado y que los
medios anunciaran su golpe.
Cita del lugar: “Tratábamos nada menos que de despojar la biblioteca de una escuela”
Cita del resultado del robo:
“– ¿Cuántas bombas traeremos?
– Treinta
– Lindo golpe –Repitió Lucio–. ¿Y de libros?
– Más o menos calcule setenta pesos –dijo Enrique.”
10. Silvio encontró un libro de un autor llamado Charles Baudelaire y le gusto por dos razones, porque es un libro de
poesías que Silvio naturalmente le gusta y porque los pocos versos que leyó le hicieron recordar a su primer amor
Eleonora.
a. Charles Baudelaire:
Los fragmentos de poesía que leyó Silvio se llama “Yo te adoro…”.
Fue el poeta de mayor impacto en el simbolismo de francés. A menudo se le acredita de haber acuñado el término
“modernidad” para designar la experiencia fluctuante y efímera de la vida en la metrópolis urbana y la
responsabilidad que tiene el arte de capturar esa experiencia.

. mientras gozaba una amargura más sabrosa que una voluptuosidad. El silencio del salón oscuro penetraba nuestros espíritus. No quiere ser más mi novia. Eleonora? […] Estábamos fatigados. Cuando dos se quieren parece adivinarse el pensamiento. contra el fierro de la verja. . Lució me preguntó: .¿Qué te decía? . Diría que era la voz de un coro de emigrantes pobres en la sentina de un trasatlántico mientras el sol se hundía en las pesadas aguas verdes. sin mirarme alargó el brazo y me dio una carta.¿Qué dicen? . En su nariz cabalgaban anteojos de cristales ahumados y se reconocía el esfuerzo de aquellos ojos cubiertos. Cosa rara. así con la música de “Kiss-me”… disuadirte con este llanto… entonces quizá… pero ella me ha querido también… ¿No es verdad que me quisiste. ¿Por qué rompiste con Eleonora? .¿Seguís con Eleonora? .Discreta.Charles Baudelaire. Recuerdo cómo me llamó la atención el perfil de un violinista de cabeza socrática y calva resplandeciente. ya cortamos.Qué sé yo.Así es la vida – Dijo Enrique-. Era un llamado de mi otra oz. .Cosas tan sencillas. . Tenía un vestido rosa té. la melodía onduló el ritmo trágico y lejano. y entre dos hileras de árboles el viento ondulaba en un cortinado gris.¿Cómo se llama? . . Los músicos desgarraron una pieza que en la pizarra tenía el nombre de “Kiss-me” En el ambiente vulgar. Mirando el verdor de los ramojos y follajes iluminados por la claridad de plata de los arcos voltaicos. a la mirada de su rostro sereno y dulce. Que esperara… ¿Te das cuenta? Que esperara a ser más grande. La imagen adunada al langor de los violines me penetró con violencia. desplegándolos para los grandes espacios de recuerdo e inquietud . tuve una visión en parques estremecidos en una noche de verano. Ella callaba… a momentos me miraba de una forma… y yo sentía ganas de llorar… y no nos decíamos nada… ¿qué nos íbamos a decir? .¡Y qué seriedad. y me acuerdo que muchos pájaros cantaban en lo verde. Al azar entreabría el volumen.11. ¡Oh! Cuánto me había extasiado de pena su sonrisa ahora distante. .¡Ah! Si yo hubiera podido decirte lo que te quería. pero vamos a ver los libros […] […] .Decime. ¿Te acordás? Me regalaba flores. Yo estaba allí. por la forzada inclinación del cuello sobre el atril.Porque sí. Esa evocación de lo inconsciente me entristeció. sentí.Después me escribió unas cartas. . . Anochecía.Son versos. De aquella última noche azarosa conservo lucida memoria.¿Y esto? . pero en dirección contraria y cuando nos encontramos. y desde la mesa. Su vida . Una tarde de domingo salió a dar vuelta a la cuadra. con palabras de espíritu le hable de esta manera. No vale nada.¿Y? . El agua caía oblicuamente.A ver. por el rumor de las fiestas plebeyas y de los cohetes rojos reventando en lo azul. ché Enrique! Si vos supieras. alcanzá -Parece una biografía.No.¿Por qué? . No sé por qué yo hice lo mismo. – ¿Llueve todavía? Volví los ojos a la plazoleta.

aunque me dejen solo. irguiendo el busto dice: —Ustedes desisten. insistía: . —Cierto. —Nueve para cada uno. —¿Así que el club se disuelve? —dice Enrique. voy a seguir. Después del incidente que tuvo Enrique con un policía. el rayo rojo ilumina el demacrado perfil del adolescente. Instintivamente me paré.. junto al álamo negro. Él corría tras mí. 13. Y vamos a los asaltos. pero como tenía el capote puesto no podía alcanzarme… lo dejaba atrás… cuando a lo lejos siento otro. yo de las bombas no quiero saber ni medio. Silvio se da cuenta del gran peligro y así bautiza ese momento. el que me corría tocó pito. ¡Oh!. El agua se estrellaba rabiosamente contra los mosaicos del patio. Eleonora. En el muro de la covacha de los títeres. salí como un diablo. Eleonora! ¡Ah!.. claro. pero no hay que olvidarse de borrar con cuidado los sellos del Consejo Escolar. Transcurrido el tiempo el club naturalmente se disuelve. cierto. —¿Estás triste. Iba por la calle. inmóvil. . Irzubeta calla. Deciden paralizar las actividades del Club por tiempo indeterminado porqué la policía ya había dado alerta sobre uno de sus miembros y trabajar en esas condiciones sería muy peligroso. ché. vaso de tristezas. blanca taciturna. Entonces hice fuerza y llegué hasta acá. encógese de hombros y con vehemencia. sería una estupidez. las tiro a la letrina.Leí en voz alta: Yo te adoro al igual de la bóveda nocturna ¡Oh!. ¡Si supieras cuánto te he querido! 12. Eleonora – Pensé-. —Sí. Como frente a un cadáver. —¿Y los libros? —¿Cuántos tomos son? —Veintisiete..Pero decime. por eso los tres muchachos deciden cerrar la sociedad. Antes de ir a reducirlas. venir a caballo… y el pito. No había nadie. es un poco peligroso ahora. y por mi espíritu resbaló..Mirá. me doy cuenta que bajo un foco me estaba mirando un vigilante.“¿Qué lleva ahí?” . recalcitrante. porqué ellos se sentían dueños de ella moviéndose de esta manera pero después del Gran peligro sé dan cuenta que no es simplemente un juego y que la ciudad no sé va a dejar dominar sencillamente.Ni decirlo. Paraliza sus actividades por tiempo indeterminado —replica Lucio—.¡Te he querido. —No. El crimen era para ellos un juego y una manera de poder moverse en la ciudad. Al doblar en la esquina de Sud América. el semblante de imploración de la amada niña. Involuntariamente se me cerraron los párpados. . en un anoche cimiento lejano. ¿Cómo fue? . Y la voz interior. Enrique decide seguir en el crimen a pesar que sus dos compañeros lo abandonen y disuelvan la sociedad. no para todos es la bota de potro. 14. y él me gritó: . 15. ché Enrique? Una sonrisa extraña le tuerce la boca. por eso la sociedad se divide y Silvio fracasa en su primer intento por ser alguien en la ciudad. No es programa trabajar ahora que la policía husmea algo. vamos. pero yo. —¿Y las bombas? Con presteza Lucio replica: —Miren. […] Temblaba de frío en la oscuridad.

Related Interests