Sie sind auf Seite 1von 21

MAGISTER EN PEDAGOGÍA UNIIVERSITARIA Y EDUCACIÓN SUPERIOR

Procesos Psicológicos
Básicos
ATENCIÓN

Profesora: Sra. Gloria Martínez P.

Asignatura: Psicología del Aprendizaje

Elaborado por: Berner Otto, Carlos.

Horta Searle, Javiera.

12 de junio de 2010
RESUMEN

Existen dos visiones entre los autores que se han referido al tema de la
atención: hay quienes la definen como un proceso y otros que la definen como un
mecanismo que va a poner en marcha los procesos que intervienen en el
procesamiento de información.
Se puede afirmar que la atención es la responsable de filtrar información que
recibimos y asignar los recursos para permitir la adaptación interna del organismo en
relación a las demandas externas.
La única forma que el hombre tiene para sacar partido a su medio ambiente, es
estando atento a lo que sucede en su entorno.
Para esto, la atención tiene varias características: concentración, amplitud,
intensidad, estabilidad, control y oscilamiento. Estas características están referidas a
temas como: la capacidad de atender a más de una tarea a la vez, la cantidad de
atención que se presta a un objeto o la capacidad de mantener esta atención por un
largo período de tiempo.
Varios autores han propuesto modelos para explicar el proceso de atención.
En este informe se presentan tres: Broadbent (1958), Triesman (1960) y Kanheman
(1973). Los dos primeros presentaron un modelo de filtro: rígido y atenuado,
respectivamente. Kanheman, por su parte, presentó su modelo de capacidad limitada.
La atención se puede clasificar en base a varios criterios, destacándose la
clasificación de acuerdo a los mecanismos implicados, que la separa en tres tipos:
selectiva, que se refiere a cómo el organismo responde a un estímulo excluyendo a los
demás; dividida, que estudia los procesos del organismo para atender a dos o más
tareas simultáneamente; y sostenida, que está relacionada con la capacidad de
permanecer alerta durante períodos de tiempo relativamente largos.
Por último, la atención está determinada por factores externos e internos. Los
primeros están referidos a los estímulos medioambientales y, los segundos, a
situaciones propias del sujeto.

2
Elaborado por Carlos Berner Otto y Javiera Horta Searle - 2010
ESQUEMA.

3
Elaborado por Carlos Berner Otto y Javiera Horta Searle - 2010
1. DEFINICIÓN Y CONCEPTO.

La atención desempeña un importante papel en diferentes aspectos de la vida


del hombre, tal es así que han sido múltiples los esfuerzos realizados por muchos
autores para definirla, estudiarla y delimitar su estatus entre los procesos
psicológicos.

Los fenómenos relacionados con la atención son muy diversos. Incluso existen
autores que dudan que tales fenómenos puedan explicarse desde los mismos
principios, y en cambio otros consideran que la atención funciona como un
mecanismo unitario, aunque su estructura parece modular (Tudela, 1992). El
concepto de atención está íntimamente relacionado con otros temas de estudio e
investigación, principalmente con la percepción, la memoria, el pensamiento y la
resolución de problemas. (Fernández-Abascal, Martín Díaz, & Domínguez Sánchez,
2009, pág. 52)

Diversos autores la definen como un proceso y señalan que la atención


presenta fases entre las que podemos destacar la fase de orientación, selección y
sostenimiento de la misma. (Ardila, 1979; Celada, 1989; Cerdá, 1982; Luria, 1986;
Taylor, 1991).

Reategui (1999) señala que la atención es un proceso discriminativo y


complejo que acompaña todo el procesamiento cognitivo, además es el responsable
de filtrar información e ir asignando los recursos para permitir la adaptación interna
del organismo en relación a las demandas externas. (Arbieto Torres, 2009, sección de
definición, párr. 4)

Para Rubinstein (1982) la atención modifica la estructura de los procesos


psicológicos, haciendo que éstos aparezcan como actividades orientadas a ciertos
objetos, lo que se produce de acuerdo al contenido de las actividades planteadas que
guían el desarrollo de los procesos psíquicos, siendo la atención una faceta de los
procesos psicológicos. (Arbieto Torres, 2009, sección de Definición, párr. 6)

4
Elaborado por Carlos Berner Otto y Javiera Horta Searle - 2010
Tudela (1992, pp. 137-138) señala que “la atención debe ser considerada
como un mecanismo central de capacidad limitada cuya función primordial es
controlar y orientar la actividad consciente del organismo de acuerdo con un objetivo
determinado”. Tejero (1999, pág. 36) indica que “la atención puede definirse como el
mecanismo cognitivo mediante el que ejercemos control voluntario sobre nuestra
actividad perceptiva, cognitiva y conductual, entendiendo por ello que activa/inhibe y
organiza las diferentes operaciones mentales requeridas para llegar a obtener el
objetivo que pretendemos y cuya intervención es necesaria cuando y en la medida en
que estas operaciones no pueden desarrollarse automáticamente”. (Fernández-
Abascal, Martín Díaz, & Domínguez Sánchez, 2009, pág. 52-53)

Arbieto Torres (2009) indica que:


Otros autores consideran que la atención es un mecanismo, va a poner en
marcha a los procesos que intervienen en el procesamiento de la información,
participa y facilita el trabajo de todos los procesos cognitivos, regulando y ejerciendo
un control sobre ellos (García Sevilla, 1997; Rosselló, 1998; Ruiz-Vargas, 1987).
(Sección de Definición, párr. 5).

De este último grupo de autores nos centraremos en la definición de García


Sevilla (1997):
La atención es un mecanismo que pone en marcha una serie de procesos u
operaciones gracias a los cuales somos más receptivos a los sucesos del ambiente y
llevamos a cabo una gran cantidad de tareas de forma más eficaz. Los procesos o
mecanismos de funcionamiento implicados pueden ser de tres tipos:

1) Los procesos selectivos. Se activan cuando el ambiente nos exige dar


respuesta a un solo estímulo en presencia de otros estímulos. Por
ejemplo, concentrarnos en lo que dice nuestro profesor en clase y no en
la conversación que, al mismo tiempo, se desarrolla en el pasillo.

2) Los procesos de distribución. Se ponen en marcha cuando el ambiente


nos exige atender a varias cosas a la vez. Lo que ejemplifica claramente
5
Elaborado por Carlos Berner Otto y Javiera Horta Searle - 2010
esto es la actividad de conducir: mientras manejamos, hablamos con
nuestro acompañante, miramos por el espejo retrovisor, controlamos los
pedales y la palanca de marchas, etc.

3) Los procesos de mantenimiento o sostenimiento de la atención. Se


producen cuando debemos concentrarnos en una tarea durante periodos
de tiempo relativamente extendidos. Ejemplo: un controlador aéreo.

Desde este punto de vista, vamos a definir la atención como el mecanismo


implicado directamente en la activación y el funcionamiento de los procesos y/u
operaciones de selección, distribución y mantenimiento de la actividad psicológica.
(pág. 14).

Al igual que la conciencia, la inteligencia, la memoria y la orientación, la


atención es un instrumento del vivenciar. Por lo tanto, es condición necesaria para un
vivenciar normal. Sin atención la existencia se convierte en un devenir difícil de
imaginar, ya que es consustancial al ser viviente sacar partido de su medio ambiente,
aunque sólo sea para satisfacer sus necesidades básicas. Esto sólo lo logra si está
atento a lo que sucede en su entorno.

La atención es la orientación de nuestra actividad psíquica hacia algo que se


experimenta, permitiendo así el vivenciar. Acá el estímulo se acepta
indiscriminadamente, en forma pasiva y sin esfuerzos.

Este algo que se experimenta puede provenir de situaciones externas


(sensaciones, percepciones, etc.) o de situaciones internas (pensamientos,
sentimientos, etc.). A través de la atención nos informamos de las modificaciones
fisiológicas y patológicas de nuestro medio interno, ya sea físico o mental, que nos
permite la elaboración intelectual. (Capponi M., 2006, pág. 203)

6
Elaborado por Carlos Berner Otto y Javiera Horta Searle - 2010
2. CARACTERÍSTICAS DE LA ATENCIÓN.

La mayoría de los autores, en su intento por lograr definir la atención, ofrecen


una descripción o hablan de las características de la atención. A continuación
presentamos algunas de ellas:

- Concentración. Se le denomina concentración a la inhibición de la información


irrelevante y la focalización de la información relevante, con mantenimiento de ésta
por periodos prolongados (Ardila, Rosselli, Pineda y Lopera, 1997). La concentración
de la atención se manifiesta por su intensidad y por la resistencia a desviar la atención
a otros objetos o estímulos secundarios, la cual se identifica con el esfuerzo que deba
poner la persona más que por el estado de vigilia (Kahneman, 1973).

La concentración de la atención está vinculada con el volumen y la


distribución de la misma, las cuales son inversamente proporcionales entre sí. De esta
manera mientras menos objetos haya que atender, mayor será la posibilidad de
concentrar la atención y distribuirla entre cada uno de los objetos (Celada y Cairo,
1990; Rubenstein, 1982). (Arbieto Torres, 2009, sección de La Concentración, párr.
2)

- Distribución o amplitud. Mucha gente piensa que sólo puede atender a una cosa
cada vez, pero ésta es una creencia errónea. A pesar que la atención tiene una
capacidad limitada que está en función del volumen de la información a procesar y
del esfuerzo que ponga la persona, existe una evidencia clara que podemos atender al
mismo tiempo a más de un evento.

La distribución de la atención se manifiesta durante cualquier actividad


y consiste en conservar al mismo tiempo en el centro de atención varios objetos o
situaciones diferentes. De esta manera, cuanto más vinculados estén los objetos entre
sí, y cuanto mayor sea la automatización o la práctica, se efectuará con mayor
facilidad la distribución de la atención (Celada, 1990; Rubinstein, 1982). (Arbieto
Torres, 2009, sección de La distribución de la Atención, párr. 2)

7
Elaborado por Carlos Berner Otto y Javiera Horta Searle - 2010
“El concepto de amplitud o ámbito de la atención hace, pues, referencia a:

1) La cantidad de información que el organismo puede atender al mismo


tiempo.

2) El número de tareas que podemos realizar simultáneamente.” (García


Sevilla, 1997, pág. 19)

- Intensidad. Se conoce con este nombre (intensidad de la atención) al fenómeno por


el cual algunas veces estamos más atentos que otras, bajo las mismas circunstancias.
García Sevilla (1997) dice que:

La intensidad se define, pues, como la cantidad de atención que prestamos a un objeto


o tarea, y se caracteriza por estar relacionada directamente con el nivel de vigilia y
alerta de un individuo: cuanto menos despiertos estemos, menor es nuestro tono
atencional; y, por el contrario, cuando estamos bajo condiciones de alerta, es cuando
se intensifica dicho tono. (pág. 20)

Es importante recalcar que la intensidad de la atención no siempre es la


misma, produciéndose cambios que se conocen con el nombre de fluctuaciones de la
atención. Cuando ocurre que existe un descenso importante en la intensidad de la
atención estamos en presencia de un lapsus de atención.

- Estabilidad. Según Arbieto Torres (2009), la estabilidad de la atención “está dada


por la capacidad de mantener la presencia de la misma durante un largo periodo de
tiempo sobre un objeto o actividades dadas (Celada y Cairo, 1990).”

- Control. Cuando la atención se pone en marcha y despliega sus mecanismos de


funcionamiento de una manera eficiente en función de las demandas del ambiente
hablamos de control atencional o atención controlada. A diferencia de la atención
libre o no controlada, el control atencional exige en la mayoría de los casos un cierto
esfuerzo por parte del sujeto para mantenerla. (García Sevilla, 1997, pág. 21)

8
Elaborado por Carlos Berner Otto y Javiera Horta Searle - 2010
- Oscilamiento. Una característica de la atención es que cambia u oscila
continuamente, ya sea porque tenemos que procesar dos o más fuentes de
información, o porque tenemos que llevar a cabo dos tareas y se dirige
alternativamente de una a otra. Dicho fenómeno se conoce con el nombre de
oscilamiento o desplazamiento (shifting) de la atención. (García Sevilla, 1997, pág.
20)

De acuerdo a Arbieto Torres (2009), Celada (1990) estableció que:


El cambio de la atención es intencional, lo cual se diferencia de la simple
desconexión o distracción, dicho cambio proviene del carácter de los objetos que
intervienen, de esta forma siempre es más difícil cambiar la atención de un objeto a
otro cuando la actividad precedente es más interesante que la actividad posterior.
(Sección de Oscilamiento de la Atención, párr. 2)

3. MODELOS DE ATENCIÓN.

3.1. Modelo Atencional de Broadbent (1958).

El primer modelo psicológico contemporáneo de la atención fue el modelo de


filtro rígido planteado por Broadbent (1958), que es el primer modelo de estudio
dentro del paradigma cognitivo, y es la primera teoría de la atención selectiva.

El modelo que propuso Braodbent (1958) señala que existen múltiples canales
a través por los cuales las diferentes informaciones llegan a los sentidos. Todas las
informaciones que se reciben son procesadas simultáneamente en el ámbito periférico
y se retienen temporalmente en el almacén de corto plazo. Antes de que las
informaciones lleguen al Sistema Perceptivo “P” existe un filtro selectivo que las
procesa, determina qué información es relevante y permite su paso. Esto sucede ya
que el Sistema Perceptivo tiene capacidad limitada y al ser sobrecargado pierde
efectividad. Una vez que la información llega al Sistema “P” la información es
procesada de forma serial y se pueden producir dos situaciones: que la información se
almacene en la memoria a largo plazo, o bien, que pase al Sistema de Regulación de

9
Elaborado por Carlos Berner Otto y Javiera Horta Searle - 2010
Respuesta y que a través del Sistema de Efectores se ejecuta la respuesta. (Añaños E.
, 1999, págs. 57-58)

Figura 1. Modelo Atencional de Filtro Selectivo.

En este modelo se platea que el filtro selectivo es rígido ya que “la forma de
actuación era „todo o nada‟, ya que la información pasaba o no pasaba, con carácter
absoluto, a través del filtro (de ahí su naturaleza rígida)” (Mestre Navas & Palmero
Cantero, 2004, pág. 51). Este filtro actúa en función de tres aspectos (Ferrer & Reig,
2008, pág. 18):

 Ciertos estados del organismo como son las necesidades o impulsos.


 Propiedades del estimulo: novedad, frecuencia, intensidad, etc.
 Nivel de motivación del sujeto.

10
Elaborado por Carlos Berner Otto y Javiera Horta Searle - 2010
3.2. Modelo de Filtro Atenuado De Triesman (1960).

Anne Treisman (1964) propuso el Modelo de Filtro Atenuado al modificar el


de Broadbent. El principal cambio planteado fue una flexibilización del filtro. En este
modelo todas las informaciones pasan a través del filtro, donde se les asignan
diferentes niveles de intensidad según la relevancia del estimulo. Así al llegar las
informaciones al Sistema Perceptivo de capacidad limitada éste procesa lo más
relevante y así no se ve sobrecargado. (Fernandéz-Abascal, Martín Díaz, &
Domínguez Sánchez, 2009, pág. 60)

Figura 2. Modelo de Filtro Atenuado.

Mestre & Palmero (2004) señalan:


Los factores que determinan la flexibilidad del filtro serían dos: por una parte,
la relación de significado entre la información atendida e ignorada. Esto supone que
la selección no tiene por qué realizarse siempre en función de características físicas,
sino que podría llevarse a cabo a través de un criterio de selección semántico. Por otra
parte, el menor umbral de activación de aquellas representaciones que fueran muy
significativas para el sujeto. (pág. 52)
11
Elaborado por Carlos Berner Otto y Javiera Horta Searle - 2010
3.3. Modelo de Capacidad Limitada de Kahneman (1973).

Al tiempo algunos autores comenzaron a plantearse la atención desde una


perspectiva diferente, uno de ellos es Kahneman (1973). La definieron como “un
conjunto limitado de procesos o recursos que deben distribuirse” (Fernandéz-Abascal,
Martín Díaz, & Domínguez Sánchez, 2009, pág. 63)
Según lo planteado por Kahneman, prestarle atención a uno o varios estímulos
conlleva “… un esfuerzo mental… Utiliza el término de esfuerzo mental para
designar una capacidad general de trabajo mental.” (Mestre Navas & Palmero
Cantero, 2004, pág. 53). “La cantidad de energía que está disponible es un momento
dado es limitada y por tanto se limita así el funcionamiento de los procesos que
elaboran información.” (Mestre Navas & Palmero Cantero, 2004, pág. 53)

Figura 3. Modelo de Capacidad Limitada.

12
Elaborado por Carlos Berner Otto y Javiera Horta Searle - 2010
Navas y Palmero (2004) describen este modelo de la siguiente manera:
De acuerdo con este modelo, se asume que para realizar una actividad y suministrarle
cierta cantidad de recursos se requiere la selección de la misma. Los criterios de
selección vendrían determinados por las disposiciones duraderas y las intenciones
momentáneas. Una vez que se ha seleccionado la actividad, el sistema de evaluación
de demandas se encargará de determinar qué cantidad de recursos requiere la
actividad. La asignación de recursos atencionales a una o varias actividades depende
de dos factores, por un lado del nivel de activación del organismo y por otro, de la
dificultad de la tarea. Una vez que se ha llevado a cabo la evaluación de las
demandas de la tarea o tareas, el sistema responder suministrando la cantidad
suficiente de energía. (pág. 54)

4. CLASIFICACIÓN DE LA ATENCIÓN

CUADRO N°1. Tipos de Atención. 1

CRITERIOS DE CLASIFICACIÓN TIPOS DE ATENCIÓN

Mecanismos implicados (interés del sujeto) Selectiva – Dividida – Sostenida

Objeto al que va dirigida la atención Externa – Interna

Modalidad sensorial implicada Visual – Auditiva

Amplitud e intensidad con la que se atiende Global – Selectiva

Amplitud y control que se ejerce Concentrada – Dispersa

Manifestaciones de los procesos atencionales Abierta – Encubierta

Grado de control voluntario Voluntaria – Involuntaria


Grado de procesamiento de la información no
Consciente – Inconsciente
atendida

1
Clasificación basada en la propuesta de García Sevilla (1997).
13
Elaborado por Carlos Berner Otto y Javiera Horta Searle - 2010
A continuación se explican brevemente algunos de los tipos de atención más
relevantes, de acuerdo a los criterios de clasificación enumerados en el cuadro N°1:

4.1. Mecanismos implicados

Los mecanismos u operaciones implicados cuando la atención se pone en


marcha, son los de selección, división y mantenimiento de la actividad mental. Ello
ha dado lugar a que se hable de tres tipos de atención: selectiva, dividida y sostenida.
(García Sevilla, 1997, pág. 35)

Este tipo de clasificación se desarrollará más extensamente, por ser una de las
más estudiadas y corresponder a las tendencias actuales en el estudio de la atención.

La atención selectiva “estudia los procesos del organismo para responder a un


estímulo excluyendo los demás.” (Puente Ferreras, 1998, pág. 200)

Podemos decir que la atención selectiva es la actividad que pone en marcha y


controla los procesos y mecanismos por los cuales el organismo procesa tan sólo una
parte de toda la información, y/o da respuesta tan sólo a aquellas demandas del
ambiente que son realmente útiles o importantes para el individuo. (García Sevilla,
1997, pág. 88)

Añaños (1999), al referirse a la selección atencional, expresa lo siguiente:


Está relacionada con la capacidad limitada del propio acto atencional, que
conlleva a la selección de estímulos. La selección atencional se puede dar de dos
formas:

- Selección de la información o de los estímulos que se presentan


(precategorial).
- Selección de la respuesta y/o del proceso que se va a realizar. Se realiza una
vez procesada la información previa (poscategorial). (pág. 14)

14
Elaborado por Carlos Berner Otto y Javiera Horta Searle - 2010
La atención dividida “estudia los procesos del organismo para atender y
responder a dos o más tareas que debe realizar de forma simultánea.” (Puente
Ferreras, 1998, pág. 200)

Hace referencia a la actividad mediante la cual se ponen en marcha los


mecanismos que el organismo utiliza para dar respuesta ante las múltiples demandas
del ambiente. Ahora se trata, no de seleccionar aspectos específicos de la
información, sino de atender a todo lo que se pueda al mismo tiempo. (García Sevilla,
1997, pág. 115)

Para lograr esto, el sujeto debe tener la capacidad de optimizar los recursos
atencionales, cuyo logro se puede explicar en la diferenciación entre procesos
automáticos y procesos controlados y en las características de su funcionamiento.
(Añaños, 1999, pág. 15).

Ferrer & Reig (2008) señalan lo siguiente:


Frente a los modelos de filtro y de recursos limitados, centrados en el carácter
selectivo de la atención y en la cuestión de su capacidad, Shiffrin y Schneider (1977)
propusieron la existencia de procesos automáticos y controlados para explicar
aquellas situaciones en las que las personas demuestran una notable capacidad para
hacer dos o más cosas a la vez. (pág. 27)
Ambos procesos “no son categorías separadas, sino que extremos de un continuo. En
cualquier tarea dada los sujetos pueden operar de manera relativamente controlada o
relativamente automática.” (Fernandéz-Abascal, Martín Díaz, & Domínguez Sánchez,
2009, pág. 71)

En su libro Mestre y Palmero (2004) señalan:


Una de las teorías más influyentes fue formulada por Posner y Snyder (1975).
Para estos autores, un proceso mental funcionará de manera automática si en un
momento dado se lleva a cabo sin intencionalidad, sin conciencia y sin interferir con
otros procesos mentales concurrentes. Por el contrario, los procesos bajo el control
atencional se ejecutarían conscientemente, de forma intencional por parte del sujeto y
15
Elaborado por Carlos Berner Otto y Javiera Horta Searle - 2010
su realización provocaría interferencias con la ejecución de otras operaciones o tareas
cognitivas.

Cuadro N° 2.
Diferencias entre procesos automáticos y controlados (De Vega, 1998, pág. 150).
PROCESO PROCESO
CRITERIO
AUTOMÁTICO CONTROLADO
Demanda de Capacidades de
BAJA ALTA
Atención
Esfuerzo Consciente NO REQUIERE SI REQUIERE
SE MODIFICA SE MODIFICA
Flexibilidad
DIFICILMENTE FÁCILMENTE
Velocidad de Ejecución RÁPIDO LENTO
Eficacia en Situaciones de
ELEVADA BAJA
Estrés
MEDIANTE NO SON RUTINAS
Adquisición
APRENDIZAJE APRENDIDAS

La atención sostenida, por último, “se define como la actividad que pone en
marcha los procesos y/o mecanismos por los cuales el organismo es capaz de
mantener el foco atencional y permanecer alerta ante la presencia de determinados
estímulos durante períodos de tiempo relativamente largos.” (García Sevilla, 1997,
pág. 140)

“En general, la atención sostenida se caracteriza por la aparición de una


disminución del rendimiento a lo largo del tiempo, que experimentalmente se ve
representada en la llamada función de decremento” (Añaños, 1999, pág. 17). Para
García Sevilla (1997), los efectos más típicos que tienen las tareas de vigilancia sobre
la atención son:

- La distraibilidad: el sujeto comienza a desarrollar una atención más dispersa y


se distrae fácilmente.

16
Elaborado por Carlos Berner Otto y Javiera Horta Searle - 2010
- Lapsus de la atención, que se define como descensos de los niveles de la
actividad que se evidencia en una disminución de la intensidad de la atención.

4.2. Objeto al que va dirigida la atención

La atención puede ser orientada, o bien hacia los objetos y sucesos


ambientales externos, o bien hacia nuestro propio conocimiento, nuestros recuerdos,
nuestras emociones y sentimientos, etc. En el primero de los casos hablamos de
atención externa, y en el segundo de los casos de atención interna. (García Sevilla,
1997, pág. 36)

Añaños (1997) se refiere en los mismo términos al afirmar que se trata de un a


“clasificación realizada en función del objeto al cual va dirigida la atención: la interna
se dirige a los propios procesos y representaciones mentales y la externa a los sucesos
ambientales o propioceptivos” (pág. 14)

4.3. Modalidad sensorial implicada

Clasificación relacionada con la modalidad sensorial de los estímulos y sus


características. Las modalidades de atención más estudiadas son la atención visual y
la atención auditiva; según Rosselló (1997) entre ambas modalidades hay diferencias,
entre las cuales destaca la asociación de la información visual con la espacialidad y la
auditiva con la temporalidad; esta diferencia determina importantes diferencias
teóricas en los modelos explicativos de la atención, según se basen en una u otra
modalidad. (Añaños, 1999, pág. 14)

4.4. Amplitud e intensidad con la que se atiende

En el apartado de características de la atención, se vio que ésta tiene una


determinada amplitud y que puede ser más o menos intensa.

Desde este punto de vista, se ha establecido una distinción entre atención


global y atención selectiva. Mientras que la atención global tiene como finalidad

17
Elaborado por Carlos Berner Otto y Javiera Horta Searle - 2010
llevar a cabo una estructura organizada de las partes o elementos que componen una
información o una tarea, la atención selectiva se centra en el análisis de los detalles
que componen una información o tarea. Es decir, la atención selectiva busca la
intensidad y la atención global busca la amplitud. (García Sevilla, 1997, pág. 37)

4.5. Manifestaciones de los procesos atencionales

Esta clasificación se basa en las formas en que la atención se manifiesta. Estas


manifestaciones pueden ser externas (abiertas), estos es, directamente observables; o
internas, es decir, no observables en forma directa. (García Sevilla, 1997, pág. 37;
Añaños, 1999, pág. 14)

4.6. Grado de control voluntario

Clasificación realizada en función del grado de control que realiza el sujeto en


el acto atencional: la atención involuntaria es aquella a través de la cual se captan
automáticamente y de forma refleja unos determinados estímulos y la atención
voluntaria es aquella a través de la cual somos capaces de responder voluntariamente
a unos estímulos monótonos o poco atractivos. (Añaños, 1999, pág. 14)

La atención voluntaria es también llamada secundaria. Requiere de un


“control atencional” que suele exigir un cierto esfuerzo del individuo por mantenerlo.
En cambio, la atención involuntaria o primaria tiene lugar sin que medie proceso
volitivo alguno. A nivel perceptivo, este tipo de atención depende fundamentalmente
de las características de los propios estímulos ambientales; y cuando se trata de llevar
a cabo un atarea, nuestro rendimiento se ve mediatizado por factores motivacionales y
emocionales que, o bien nos concentremos mejor y atendamos más intensamente, o
bien que cualquier estímulo o situación nos distraiga e influya negativamente sobre la
ejecución de la tarea.

En el cuadro N°3 se entregan algunos ejemplos de situaciones típicas para


algunos tipos de atención.

18
Elaborado por Carlos Berner Otto y Javiera Horta Searle - 2010
CUADRO N°3. Situaciones Típicas de Cada Tipo de Atención.

TIPO DE ATENCIÓN SITUACIÓN REPRESENTATIVA

Selectiva Atender a una persona que habla en un ambiente ruidoso

Realizar un trabajo en el ordenador, escuchando la radio y


Dividida
esperando a que la secadora acabe su proceso

Sostenida El trabajo de un controlador aéreo es un buen ejemplo

Externa Atender a las señales de circulación durante la conducción

Interna Atender a las sensaciones físicas internas que aparecen en el


estado de relajación
Visual/Espacial Parte de la atención implicada al ver una película

Auditiva/Temporal Atención implicada en la escucha de la radio

Global Grado de arousal/activación en un sujeto recién salido del coma

Abierta Girar la cabeza hacia la fuente de ruido de la situación anterior

Tratar de escuchar la conversación del grupo que tenemos a


Encubierta nuestro lado discretamente (orientamos nuestra atención, pero no
resulta observable)

Voluntaria/Activa Prestar atención a la lección magistral del profesor

Orientarse hacia un sonido estrepitoso que proviene de fuera del


Involuntaria/Pasiva
aula inmediatamente después de escucharlo

19
Elaborado por Carlos Berner Otto y Javiera Horta Searle - 2010
5. FACTORES QUE INFLUYEN LA ATENCIÓN EN GENERAL

Rosselló (1997) considera que la atención está determinada por dos grupos de
factores:
 Externos. Características de los estímulos que tienden a captar nuestra
atención; la explicación del tipo de atención generada se encuentra en el
funcionamiento de los mecanismos abajo-arriba. Las características más
relevantes que definen a los estímulos que generan atención son:
o El tamaño
o La posición.
o El color.
o El movimiento.
o La novedad.
o La repetición.
o La intensidad.
o La complejidad.
 Internos. Incluyen, entre otras, las siguientes situaciones del sujeto
(mecanismos arriba-abajo) :
o Motivaciones.
o Expectativas.
o Intenciones.

20
Elaborado por Carlos Berner Otto y Javiera Horta Searle - 2010
REFERENCIA BIBLIOGRÁFICA

Libros.
Añaños, E. (1999). Psicología de la Atención y de la Percepción. Barcelona: Servei
de Publicacions Bellaterra.

Capponi M., R. (2006). Psicopatología y Semiología Psiquiátrica. Santiago, Chile:


Editorial Universitaria.

De Vega, M. (1998). Introducción a la Psicología Cognitiva. Madrid: Alianza


Editorial.

Fernández-Abascal, E., Martín Díaz, M. D., & Domínguez Sánchez, J. (2009).


Procesos psicológicos. Madrid: Psicología Pirámide.

García Sevilla, J. (1997). Psicología de la Atención. Madrid: Editorial Síntesis S.A.

Puente Ferreras, A. (1998). Cognición y Aprendizaje. Madrid: ediciones Pirámide


S.A.

Fuentes Electrónicas.
Ferrer, R., & Reig, A. (2008). Aplicación de las TIC como apoyo al proceso de
enseñanza-aprendizaje de los Procesos Psicológicos Básicos en Asignaturas de
Primer y Segundo ciclo de la Universidad de Alicante. Obtenido el 05 de Junio de
2010, de
http://rua.ua.es/dspace/bitstream/10045/3834/26/TEMA%202_PROCESOS%20PSIC
OL%C3%93GICOS%20BASICOS.pdf

Arbieto Torres, K. (2009). La atención. Obtenido el 05 de Junio de 2010, de


http://www.psicopedagogia.com/atencion

21
Elaborado por Carlos Berner Otto y Javiera Horta Searle - 2010