Sie sind auf Seite 1von 30

HISTORIA

Desde el idioma romanés podemos deducir que


los Rom han vivido por mucho tiempo en la India,
como también del mismo idioma se deduciría -
prescindiendo de los datos históricos que lo
confirman - que han vivido mucho tiempo en los
Balcanes y Europa Oriental. Sin embargo,
sabemos que los Rom no son un pueblo balcánico
ni eslavo. Con el mismo criterio, podemos decir
también que no son indoarios.

Examinaré sólo brevemente el aspecto lingüístico


porque no es el objetivo principal de este espacio;
mencionaré eventualmente algunos términos del
idioma romanés que pueden ser de origen
semítico, egipcia, cananea, etc.

Muy probablemente, el romanés podría no ser el


idioma original del pueblo Rom, de hecho, es un
idioma construido con el pasar del tiempo y aún
no ha "madurado". Que un pueblo pueda perder
el propio idioma no es un hecho improbable, al
contrario, en el caso de los Rom, hay un gran
número de ellos que no habla el romanés y han
adoptado otros idiomas como propios. Podemos
también considerar que los judíos, por más de
2500 años habían perdido la propia lengua (desde
el exilio en Babilonia hasta el renacer del Estado
de Israel). Por muchos siglos, los Israelitas han
hablado como propios idiomas el arameo, el
yiddish, el ladino-español, etc. El hecho que el
hebreo existe hoy como idioma nacional es un
caso único en la historia. Muchas otras lenguas
han desaparecido definitivamente aún cuando el
pueblo que las hablaba existe todavía. El egipcio
antiguo ha desaparecido hace milenios; los
egipcios adoptaron el kopto y también ésta es
hoy sólo una lengua litúrgica. Los descendientes
de los antiguos egipcios hablan el árabe, un
idioma semítico, aunque ellos no son semitas.

Por lo tanto no es inverosímil que el idioma


original del pueblo Rom no sea el romanés. Como
pueblo sin patria, no ha adoptado un idioma
preexistente, sino que se ha construido uno
recogiendo parte de las lenguas de los países
donde vivieron (no sería lógico pensar que los
Rom en la India supieran contar sólo hasta 5 y
que hayan aprendido los demás números sólo
cuando llegaron a Grecia).

Creo por lo tanto que sea más razonable una


investigación basada no sobre el idioma sino
sobre la cultura y la espiritualidad, que nos
pueden revelar lazos atávicos con el origen. En
base a estos elementos, creo que se puede
pensar en un origen del pueblo Rom en el Medio
Oriente, posteriormente una larga permanencia
en Persia y Media, y sucesivamente una
migración destinada al valle del Indo y Rajasthán.

Podría también ser posible que ya originalmente


ellos hablaran un idioma indoeuropeo, porque,
como expongo en el mapa siguiente, las lenguas
indoarias estaban muy difundidas en la Medialuna
Fértil cuando las semíticas se hablaban sólo en un
área reducida a la Mesopotamia Central, desde
donde se expandieron posteriormente.

El Medio Oriente al alba de la civilización


Pueblos Pueblos Pueblos
Indoeuropeos Mediterráneos Semitas

No pretendo afirmar que los Rom sean semitas, lo


que de todos modos se puede demostrar es que
en sus orígenes y en los primeros siglos de su
existencia como pueblo han sido embebidos en
forma indeleble de una cultura semítica, y su
desarrollo espiritual es semítico.

Vuelve al índice
principal
Los Rom y los Hyksos
Los hebreos son un pueblo semítico nacido en
Egipto. Una familia de origen Babilonia (de Ur de
Caldea), establecida en Canaán, emigró a Egipto.
La familia de Yakov-Yishrael, que para los
egipcios era "impura" por ser semita, fue alojada
en la región al este del delta del Nilo y allí pasó a
ser una nación, al cabo de cuatro siglos. Parte de
éste periodo corresponde probablemente al
dominio sobre Egipto de los "Hekau-khasut"
(nombre egipcio traducido "Hyksos"), un pueblo
de origen desconocido y de lengua semítica (¿o
indoeuropea?) del cual se han perdido los rastros
después que abandonaron Egipto. Su
proveniencia y destino permanecen envueltos en
el misterio. Se ha pensado que los Hyksos podrían
ser los Rasena (los etruscos), pero ¿podrían ser
también los progenitores de los Rom? Expulsados
de Egipto, se sabe que por un tiempo los Hyksos
se establecieron en Madián, en la zona de
Saruhen. Es verosímil que los Hyksos hayan
tenido buenas relaciones con los hebreos en
Egipto. Esto habría constituido para los egipcios
otro motivo para aborrecer a los hebreos. Los
Hyksos podrían incluso haber adoptado la fe en el
Único Dios. En los documentos egipcios se afirma
que los Hyksos adoraban a Seth, el asesino de
Osiris, que puede identificarse con el Dios de
Israel; una inscripción de la reina Hatchepshut
dice que los asiáticos (refiriéndose a los Hyksos)
ignoraban a Ra porque habían elegido como
señor sólo a Seth (templo rupestre de Beni
Hassan). Sabemos también que en Canaán y
alrededores había otros pueblos que adoraban al
Dios de Israel. Yethro, el suegro de Moshé,
habitante de Madián, no era un Israelita pero
servía al Dios de Israel. Yethro es identificado
como perteneciente a la raza de los "Cineos" (o
mas correctamente, "Keneos"), que vivían en paz
con los demás pueblos que habitaban en Canaán
(Jueces 1:16 y 4:11). Este nombre podría referirse a
los Hyksos, que habrían sido bienvenidos por
parte de pueblos que temían del expansionismo
egipcio. De hecho, cuando el rey Shaul de Israel
organizó la destrucción de los Amalecitas, advirtió
antes a los Cineos que vivían en aquél territorio
para que "huyeran para no ser destruidos" (I
Sh’muel 15:6).
Los Cineos eran considerados aliados de los
hebreos. La palabra Cineos significa -según
algunos- "caldereros", "herreros". Los Hyksos
pudieron someter Egipto porque tenían
armamentos de hierro y eran excelentes jinetes.
Del idioma de los Hyksos no se sabe nada, pero
podrían haber conservado algunas palabras
egipcias: "Rhom" para decir hombre; "kham" para
el sol, divinidad principal de Khemet, nombre que
los Egipcios daban a su patria; kham en arameo
significa "quemado por el sol".

humanidad Egipto

Sería entonces una hipótesis factible identificar a


los Hyksos con los Cineos, y que éstos sean el
pueblo Rom. Tzo'an, una ciudad construida en el
Delta del Nilo, parece haber sido fundada
originalmente por Hebreos y fue la principal
residencia de ellos en Egipto. Tzo'an estaba en
algún modo relacionada con Hevron en Canaán
desde tiempos precedentes a Avraham; de hecho,
Hevron era la localidad favorita del Patriarca
Hebreo y fue probablemente en Tzo'an que él
residió durante su estadía en Egipto. Algunas
décadas mas tarde, cuando Yakov y su familia se
establecieron en Egipto, se les dió la región de
Goshen, de la cual Tzo'an era el centro habitado
principal. Ésta misma ciudad pasó a ser la capital
de Egipto durante el periodo de los Hyksos, lo
cual fue una elección natural si los Hyksos eran
de hecho Hebreos (aunque la identificación de
Tzo'an con Tanis y de ésta con Avaris no es
completamente segura, la región del Delta del
Nilo era de todos modos la sede de los monarcas
Hyksos). Egipto era oficialmente monoteísta
durante el periodo de los Hyksos. Es interesante
notar que los Gitanos son llamados "Tzo'ani" en
hebreo moderno, una palabra que los identifica
directamente con la antigua capital de los Hyksos
en Egipto!
Existían otras tribus en el antiguo Medio Oriente
que pueden considerarse Cineos o muy
relacionados con ellos: En Bereshyit 25:3, son
mencionados entre los descendientes de
Avraham y Qeturah: Ashurim, Letushim y
Le'ummim. Las crónicas asirias nos dan una
breve descripción de ellos: Los Ashurim (de no
confundir con los Asirios) son descriptos como
"mercantes ambulantes"; los Letushim eran
aquellos que "afilaban armas blancas"; y los
Le'ummim eran enigmáticamente llamados "jefes
de los que habitan en las islas (oasis?)", frase
cuyo significado es obscuro. De ésta información,
resultan muy similares a los Cineos que
habitaban entre los Madianitas y los Israelitas, y
son identificables con tribus de Gitanos (Los
Gitanos todavía son llamados "Ashura" en la
India, así como algunos Israelitas de la India, pero
tal denominación se debe mas bien a los Asirios,
con quienes los Hebreos llegaron a la India).

En ingles: The Mysterious "Hyksos" and the


Hebrews

Vuelve al índice
principal

El Éxodo
Durante el periodo de la dominación de los
Hyksos, se puede decir que Egipto era el único
país donde reinaban la tranquilidad y la
abundancia.
En el Medio Oriente, la convivencia entre pueblos
muy diferentes en el mismo territorio había
llegado a ser insostenible. La sucesión de guerras
y carestías había inducido no sólo a los Hebreos
sino a varios otros pueblos a refugiarse en Egipto;
todos eran alojados en la región al este del delta
del Nilo, asignada por los Egipcios a los
inmigrantes "asiáticos" (no se les permitía vivir
junto a los Egipcios por motivos de impureza
ritual).
En la Mesopotamia, el pueblo semita de los
Caldeos había reemplazado completamente a los
sumerios: esto ocurría en un contexto de una
afirmación del dominio de los pueblos semíticos,
con los asirios que sucedieron a los Acadios en la
hegemonía de la región, y los arameos que se
establecieron en Siria. La expansión semítica
hacia el oeste obligó a otros pueblos a emigrar.
Los primeros fueron los Aryana (Arios), que desde
la Anatolia Oriental y a través de las estepas del
Asia Central, llegaron a la India y la conquistaron.
No fue en éste periodo que los Rom llegaron al
valle del Indo, de ser así, habrían asimilado
completamente la cultura de los Aryana De todas
maneras, no todos los pueblos indoeuropeos
abandonaron el área. Los Hurritas, un pueblo
lingüísticamente relacionado con los Aryana,
lograron por un cierto tiempo consolidar un reino,
dirigido por la casta de los Mitanni.
Los asirios quebrantaron la potencia hurrita de
Mitanni (el reino de Hanigalbat, cuya capital,
Washukkana, fue completamente demolida), y se
extendieron hasta la costa del Mediterráneo. Los
pueblos indoeuropeos fueron reducidos a
minúsculos reinos y ciudades-estado. Solamente
las naciones de la región del Cáucaso (Urartu-
Tilgarimmu) y las iránicas pudieron mantener la
unidad política.
Canaán y la zona limítrofe era un mosaico de
pueblos y pequeños reinos casi continuamente en
conflicto entre ellos. La población autóctona era
de origen mediterráneo: los Cananeos (conocidos
también como Fenicios, cuyo nombre nacional era
en realidad Kan’ana), los Amorreos, habitantes
del interior, y los Filisteos, provenientes del mar
(probablemente de la isla de Creta). Los indoarios
que dominaban el Medio Oriente antes de la
expansión semita constituían una presencia
importante en Canaán: hititas, Heveos y
Jebuseos, y los Horeos (Hurritas) en el Neghev. A
éstos se añadieron grupos semitas de origen
aramea y étnicamente relacionados con los
hebreos: los Amonitas y Moabitas en la zona
oriental del Jordán y del Mar Salado (Mar Muerto),
los Edomitas y Amalecitas, que se apropiaron del
reino de los Horeos. Mas al sur vivían sin
rivalidades los pueblos semitas de Arabia:
Madianitas, Nabateos y otros. En éste contexto
tuvo lugar el éxodo de los hebreos desde Egipto.
Los hebreos no debían ser los únicos semitas que
habitaban en Egipto. Así como la familia de
Yakov-Yishrael, otras familias arameas habrían
buscado refugio y bienestar en el rico país del
Nilo. Efectivamente, la Toráh nos confirma que
junto con Israel había una gran multitud de
gentes de otra estirpe que desearon salir de
Egipto con Moshé (Éxodo 12:38).
¿Podrían estar entre ellos los progenitores del
pueblo Rom? Cuando los Hebreos en el desierto
de Madián encontraron una sustancia resinosa
que desconocían, se preguntaron ¿man-ho?
(Éxodo 16:15) - de aquí el término "maná" – y ésta
el la misma palabra que en romanés significa
"pan". Puede tratarse sólo de una coincidencia...
Hay otras palabras en romanés que tienen
evidentemente origen hebraico, por ejemplo,
"kinas" = "comprar", "kepara" = "resarcimiento",
o particularmente significativo, el nombre del día
que precede al Shabat: "Parashtuné",
literalmente "día de la Parashat"!
Otro particular interesante se refiere al sitio
donde la Torre de Babel fue construida, que es
Borsippa o Barsippa, cerca de la antigua
Babilonia. Tal nombre es muy significativo en
lengua romanés: el término "bor/bar" es idéntico
al romanés "bar", que significa "piedra, roca",
pero también "torre", y "sippa" es equivalente al
romanés "shibá", plural de "shib", lengua. Por lo
tanto, el nombre "Barsippa" o "Bar-shibá"
significa literalmente "Torre de las lenguas" en
idioma romanés. Puede ser sólo una coincidencia,
pero también puede no serlo...

En cuanto al recorrido del éxodo, el cruce del Mar


Rojo y la identificación del Monte Sinaí bíblico, las
búsquedas hechas hasta ahora no han sido
suficientes para poder dar una conclusión
acertada. Sostengo que los arqueólogos hayan
buscado las pruebas del éxodo en lugares
equivocados. Aquél que hoy se llama Monte Sinaí
no es el monte del cual hablan las Escrituras
Hebraicas, en las cuales quiero apoyarme para
poder resolver la controversia.
¿Quién estableció que el Monte Sinaí es aquél así
denominado actualmente? Fue una mujer cuyo
conocimiento de la historia era prácticamente
nulo: Helena, madre del emperador romano. Los
árabes musulmanes, cuyo conocimiento
precedente al Islam es igualmente escaso,
llamaron a aquella montaña "Gebel Musa" o
“Musa Yabal” (Monte de Moshé). Varios montes
han sido propuestos en la península del Sinaí y en
Madián, Arabia noroccidental, presentándose
distintas evidencias de parte de expertos, sin
lograr aún una conclusión definitiva.

Vuelve al índice
principal

Los hebreos en Canaán


El asentamiento de los hebreos en Canaán
transformó completamente el mapa etnográfico
de la región, que desde entonces se llama "Eretz
Yisrael".
A continuación de la conquista de la tierra hubo
un periodo de anarquía: las tribus de Israel eran
gobernadas por jueces y no había una verdadera
unidad nacional. La creciente presión de los
Filisteos, habitantes de la costa al sur de la actual
Tel-Aviv provocó la emigración de los Danitas e
indujo a Israel a constituirse como estado
monárquico. Hacia el año hebreo 2757, el Rey
David conquistó la ciudad de Yerushalayim, que
estaba en poder de los Jebuseos (un pueblo de
estirpe hurrita), y la hizo capital de su reino.
David logró someter definitivamente a los
Filisteos y extendió su dominio sobre todos los
reinos limítrofes: Moav, Amón, Edom, Damasco,
etc. En este periodo, Israel alcanzó su máxima
expansión y bajo el reinado de Shlomo vivió el
máximo esplendor. Shlomo construyó el Templo e
hizo de Yerushalayim el corazón espiritual de
Israel y de los pueblos monoteístas. Israel llegó a
ser una potencia comercial y tenía buenas
relaciones con Egipto y Fenicia. Shlomo organizó
la flota del Mar Rojo y estableció un rico tráfico
con países lejanos: Yemen e India. De éste
periodo datan los primeros asentamientos
hebraicos fuera de Eretz Yisrael. El comercio con
el reino de Sheva/Teyman (Yemen) era
particularmente intenso y muchos Israelitas se
establecieron entonces en aquella tierra para
regresar a Eretz Yisrael sólo tres milenios mas
tarde, en el 5708-9, cuando los Hebreos
yemenitas fueron repatriados en el nuevo Estado
de Israel. Podemos entonces considerar que, al
menos en parte, los Hebreos yemenitas sean los
únicos que no provienen de la Diáspora,
entendida como consecuencia de deportaciones o
destrucción de la nación. Esto no excluye que
haya muchos Hebreos de la Diáspora que se han
refugiado en Yemen, donde habrían sido recibidos
por sus compatriotas residentes allí desde el
periodo salomónico. Lo mismo podría decirse de
los Hebreos de la India, pero con menor certeza.
Sabemos que la flota del re Shlomo traía
productos de Ofir (I Reyes 9:28), un país que
podría identificarse con la India, sobre todo en
base a los productos: marfil, monos, pavos reales,
sándalo, piedras preciosas (I Reyes 10:22).
Además, los términos usados para indicar algunos
de éstos productos son las únicas palabras que la
Biblia cita en lengua sánscrita. Por lo tanto, es
posible que algunos Hebreos se hayan
establecido en la India en éste periodo y podría
ser también que hayan transmitido su fe a grupos
autóctonos, los cuales no podemos excluir a priori
que sean los progenitores del pueblo Rom. Sin
embargo, hay elementos que, a la luz de una
investigación mas profunda, hacen débil ésta
hipótesis: 1) Ofir se encontraría ubicada en el sur
de la India, mientras sabemos que los Rom
provienen de las regiones noroccidentales; 2) la
presencia de influencias persas pre-islámicas en
la cultura y en las tradiciones del pueblo Rom no
podrían justificarse en base a una inmigración por
vía marítima (ver Hebreos de la India).

Vuelve al índice
principal

El Imperio Asirio
La unidad política de Eretz Yisrael no sobrevivió
más allá del reinado de Shlomo. Después de su
muerte, la hegemonía de la tribu de Yehudáh era
mal tolerada por las otras tribus, que se
constituyeron en reino independiente con el
nombre de Israel. La dinastía davídica continuó
gobernando en el Reino de Yehudáh, en el que
estaba la capital Yerushalayim. Este fue un
motivo por el cual el Reino de Israel se alejó de la
Toráh, porque sin Yerushalayim no era ya posible
poner en práctica todos los preceptos (mitzvot).
Así fue también abolido el sacerdocio levítico y
quedaron sólo rasgos exteriores del hebraísmo.
En Yehudáh en cambio, se conservó la identidad
hebrea. Ambos reinos fueron a veces aliados y
otras veces estaban en guerra entre ellos. En este
periodo surgió la potencia de Asiria, que hizo
sentir su hegemonía en todo el Medio Oriente y
que con su política de deportaciones transformó
el mapa étnico-cultural en el área. El Reino de
Israel fue sometido y luego cayó definitivamente
en el 3039, cuando el rey de Asiria Sargón II
deportó gran parte de la población y la distribuyó
en las regiones de los Hurritas y Medos (2 Reyes
17:6), pueblos indoeuropeos, y repobló el territorio
de Israel con deportados Acadios y Arameos (2
Reyes 17:24)), de los cuales provienen los
Samaritanos. El Reino de Yehudáh fue también
sometido por los Asirios, que no obstante no
lograron conquistar Yerushalayim, que pasó a ser
un enclave en el interior del Imperio. Yehudáh
resistió como reino independiente hasta la
asunción de Nabucodonosor, rey de Babilonia,
que sitió Yerushalayim y en el 3159 deportó a
Babilonia parte de la población A ésta siguieron
una segunda y tercera deportación, y en el 3174
Yerushalayim fue destruida y el reino hebraico
desapareció de la escena como estado
independiente, salvo el efímero periodo
hasmoneo, hasta el 5708 (1948 de la era común).

formas diferentes de escribir:


"NABUCODONOSOR, REY DE
BABILONIA"

Parece que en la deportación hayan sido


excluidos algunos Cineos residentes en
Yerushalayim, cuyas reglas de vida son
particularmente comparables a las del pueblo
Rom (Yermiyahu 35).
Así, por mano de asirios y Caldeos se produjo un
traslado de la población hebrea hacia el este: los
de Yehudáh en parte regresaron y reconstruyeron
Yerushalayim, aunque la mayoría prefirió
quedarse en Babilonia. Los de Israel en cambio,
desaparecieron de la historia... las Escrituras
hablan por última vez de ellos cuando habitaban
en países de lengua y cultura indo-iránica. Aquí
nos encontramos ante algunas hipótesis que
podrían darnos la clave sobre el origen del pueblo
Rom: 1) los Asirios habrían deportado no sólo a los
Hebreos sino también a los Hyksos, como hicieron
con muchos otros pueblos. De éste modo, el
enigma sobre el destino de los Hyksos tendría
una respuesta; 2) los Israelitas habrían perdido la
identidad hebraica aún conservando rasgos
exteriores (ver Diáspora: B'ney Yisrael de la India)
y, después de una larga permanencia en Persia y
Media, podrían haberse establecido en el
noroeste de la India para después emigrar hacia
el occidente, ya no como Hebreos sino como
Rom.

El Imperio Asirio y las deportaciones internas


población del Reino de Israel deportada por Salmanasar V y
1
Sargón II

población del Reino de Yehudah deportada a Babilonia por


2
Nabucodonosor

poblaciones mesopotámicas deportadas por Sargón II para


3
repoblar Samaria

La historia del pueblo Asirio no terminó con la


caída de Nínive. Aunque hayan sido olvidados por
la historia, los asirios son todavía una nación...
para saber algo más:
El "milenio persa"
Babilonia cayó en el 3222 en mano de Persas y
Medos. Esto marcó el fin de la hegemonía
semítica en el Medio Oriente por
aproximadamente 1200 años, es decir, hasta que
aparecen en la escena los árabes. Durante todo
este periodo, pueblos iránicos y europeos se
dividieron el dominio de la región. Los Persas y
Medos se apoderaron del imperio de Babilonia sin
combatir: como está escrito en Daniel 5:30 y
confirmado por la historia, un general del rey
Kurush (Ciro) tomó la ciudad durante la noche. El
imperio de los Aqueménidas -nombre de los reyes
de Persia- se extendía desde la India hasta
Etiopía, como está también escrito en el libro de
Ester, en el que encontramos la única alusión
bíblica a "Hodu", nombre hebreo de la India. Este
topónimo se refiere mas específicamente al valle
del Indo, país que los Persas llamaban "Sindh" y
los Árabes "Hind" (no es por lo tanto un término
derivado del sánscrito; el nombre nacional de la
India es Bharat). Una característica propia de los
Medos y persas era su religión sin templos, cuyo
culto era oficiado por los Magos, estirpe dedicada
a tal función (como lo eran los Levitas en el culto
hebraico). El rey Kurush y los monarcas sucesivos
permitieron el regreso de los deportados, pero
sólo una minoría quiso aprovechar de tal
concesión. Los hebreos en Babilonia habían
logrado una buena posición social y económica.
Aquellos que regresaron a Eretz Yisrael
pertenecían mayormente a los deportados del
Reino de Yehudáh por mano de Nabucodonosor.
Desde éste momento histórico serán reconocidos
como "Judíos"... De los demás hebreos, en
cambio, no tenemos mas noticias ciertas. Los
judíos reconstruyeron Yerushalayim y el Templo,
rehabilitando el culto, y compusieron en forma
definitiva las Sacras Escrituras (Tanakh). Dieron
también una conformación definida al "Judaísmo"
(ver: Cultura y espiritualidad, la Toráh). No fue sin
embargo recuperado el uso corriente del idioma
hebreo, que pasó a ser sólo una lengua litúrgica.
Los judíos ya habían adoptado el arameo-
babilónico como propio idioma. Así se perdió el
hebreo hasta tiempos recientes: el hecho que hoy
en Eretz Yisrael se hable la lengua de Moisés,
David y los Profetas es un verdadero milagro, sin
paralelos en la historia lingüística de la
humanidad. Este era un periodo de prosperidad y
muchos judíos se establecieron en las distintas
provincias del imperio. Otros Hebreos podrían
haber asimilado elementos exteriores del culto de
los Magos... y es en este periodo que comienza a
conformarse la identidad cultural del pueblo que
hoy conocemos como Rom: en Persia, un grupo
étnico hebreo o en todo caso muy cercano a los
Hebreos, estaba asimilando características de la
cultura persa y de los adoradores del fuego (ver:
Cultura y espiritualidad, El pueblo Rom y la Toráh)
y definiendo una propia identidad que no sería ya
modificada ni siquiera con un largo periodo de
residencia en la India. En el libro de Ester está
citada una acusación que fue hecha contra los
judíos, la cual se aplica aún hoy hacia el pueblo
Rom: "Hay un pueblo esparcido y distribuido
entre todos los pueblos, en todas las provincias
del reino, y sus leyes son diferentes de las de
todo pueblo, y no guardan las leyes del rey..."
(Ester 3:8). En el 3440, Alejandro Magno
conquistó todo aquél gran imperio y ensanchó sus
confines hacia el este, más allá del valle del Indo.
El dominio macedonio fue relativamente breve,
excepto en el área del Mediterráneo, que fue
quitada al Oriente por muchos siglos de
dominación griega, romana y bizantina (ver:
Diáspora). La Mesopotamia permaneció junto a
Persia hasta el 4411. En el 3510, los Seléucidas
(Macedonios) fueron desplazados por otro pueblo
iránico, oriundo del Jorasán: los Partos, que
dominaron la Mesopotamia y el Irán por casi cinco
siglos. Sus soberanos, los Arsácidas,
establecieron la capital en Ctesifonte, cerca de la
actual Bagdad. Al principio de su reino, los Magos
gozaban de gran prestigio, pero luego cayeron en
descrédito. Muchos que no pertenecían a su
estirpe ejercían la "magia", la alquimia y otras
prácticas relativas al culto del fuego. En el
periodo que los Arsácidas gobernaban en Persia y
Mesopotamia, comenzó la difusión del
Cristianismo, que fue abrazado por pueblos
enteros, como Caldeos, Asirios, Armenios y muy
probablemente por los Rom. En el 3984 los
Arsácidas fueron derrotados por los Sasánidas,
persas que se decían pertenecientes a la familia
de los Aqueménides, los cuales rehabilitaron la
antigua cultura persa y exaltaron la función de los
Magos. Los Sasánidas desataron violentas
persecuciones contra las minorías religiosas, que
se multiplicaban en Persia ya desde el periodo
arsácida. Este habría sido un buen motivo para
que hebreos y Rom emigraran hacia la India. Los
Rom eran muy probablemente Cristianos – lo eran
ya cuando llegaron a Europa, por lo tanto, su
conversión no podría haber ocurrido en la India,
ni tampoco en el Medio Oriente islámico. De todas
maneras, el éxodo Rom desde la Mesopotamia y
Persia hacia la India no debe haber sido realizado
en un momento definido, sino en migraciones
sucesivas. Una parte de ellos eligió de asentarse
en el Rajasthán, otra en el valle del Indo, o sea,
en el Sindh, de donde se piensa pueda provenir el
término Sinti: "los del Sindh", que ellos adoptaron
como denominación étnica. Como he dicho
anteriormente, éste no es un término indio sino
persa. La última fase del éxodo Rom se habría
cumplido con la llegada del Islam, en el 4411,
cuando el reino Sasánida cayó ante los árabes.
Por lo tanto, el periodo de permanencia del
pueblo Rom en la India puede haber sido mucho
mas breve de cuanto comúnmente se piensa,
quizás cuatro o cinco siglos, hasta que algún
evento los llamó a "regresar" al Occidente. Tal
evento probablemente fue la invasión musulmana
a la India. Esto explicaría también el "vacío"
lingüístico entre términos indios y griegos: el
pasaje por el territorio musulmán debe haberse
realizado con prisa, por lo cual no hubo tiempo
suficiente para adoptar términos lingüísticos, y
mucho menos los elementos característicos de
los cultos persas, ya prohibidos.

Aquí se concluye la probable historia del pueblo


Rom antes de su llegada a la India. Acerca de la
historia sucesiva, no pretendo agregar nada a lo
que ya está documentado...

La Diáspora
El imperio de Alejandro se disolvió después de su
muerte, y fue dividido entre sus generales. De
ésta partición resultaron inicialmente cuatro
reinos, de los cuales dos interesaron
particularmente al pueblo Hebreo: el de los
Ptolomeos, con sede en Egipto, y el de los
Seléucidas, que originalmente era el mas extenso
pero después de la invasión de los Partos perdió
todo el Oriente (ver: El "milenio persa") y debió
situar su sede en Siria. El territorio de Eretz
Yisrael fue en un primer momento asignado a los
Ptolomeos, pero fuertemente contendido por los
Seléucidas, pasó después a formar parte de éste
reino. Fue bajo estos monarcas que los judíos
sufrieron nuevas persecuciones, sobre todo desde
el 3585 con la asunción al poder de Antioco
"Epímane", y muchos Galileos huyeron hacia
Oriente. Los judíos, encabezados por la familia de
los Hasmoneos, lograron obtener la
independencia y restablecer el culto en el
Templo. El Estado Judaico, sin embargo, no duró
mucho tiempo y cayó bajo el dominio de una
nueva grande potencia extranjera: Roma.
La Judea fue una provincia romana por algo más
de un siglo. El 9 de Av del 3830, los romanos
destruyeron el Templo y la ciudad de
Yerushalayim, y los judíos fueron expulsados y
dispersados por todo el imperio: esto marcó el
comienzo de la gran Diáspora.
Los Romanos quisieron borrar de la historia el
nombre de Israel, y en base al nombre de un
antiguo pueblo que ya desde hacía siglos había
desaparecido como entidad étnica reconocible,
los Filisteos (Peleseth), llamaron Palestina al
territorio de Eretz Yisrael. Este nombre,
absolutamente ilegítimo e inapropiado, es usado
aún hoy sin que exista un fundamento étnico o
histórico para mantener tal denominación. Al
principio, la Diáspora de los Judíos se extendía a
todo el Imperio Romano, además de los hebreos
que estaban ya en Oriente. Después se dispuso
también la expulsión de los judíos del territorio
imperial, por lo que debieron emigrar hacia la
Europa Nórdica y Danubiana y las estepas del
este.
La Diáspora determinó diversos cambios en el
seno de la comunidad Hebraica: originalmente,
los hebreos se reconocían según la tribu a la cual
pertenecían, que eran doce más la tribu
sacerdotal de Leví. Con la Diáspora se generaron
desarrollos socio-culturales diferentes, según la
nación donde las comunidades hebraicas se
establecieron, y hoy los Judíos se dividen en
grupos lingüístico-culturales que no tienen
ninguna relación con las antiguas tribus: los
"Mizrahim" (Orientales), de no confundir con
"Mizrayim" (Egipcios), de lengua aramea; los
"Sefaradim" (Mediterráneos), de Sefarad, nombre
hebreo de España, de idioma ladino-español; los
"Ashkenazim" (Nórdicos), de lengua yiddish; los
"Betha Israel" (Etíopes); los Hebreos Yemenitas;
los Hebreos de la India. Sobre éstos últimos
quiero exponer brevemente algunos datos
históricos.

Los Hebreos de la India actualmente se dividen


en tres grupos, los cuales, a pesar de ser
excluidos del sistema de castas por ser hebreos,
han establecido entre ellos algunas reglas, que no
permiten el matrimonio entre personas
pertenecientes a grupos distintos. Estos son: los
de Kochin, los B'ney Yisrael y los Baghdadis. Estos
últimos son inmigrados en tiempos recientes,
provenientes del Medio Oriente, de lengua árabe
o persa, llegaron a la India sólo hace dos siglos.
Por lo tanto, me limitaré a dar un resumen
histórico de los otros dos grupos.

1 - Los Hebreos de Kochin se radicaron en el sur


de la India (Kerala) desde la antigüedad, aunque
no se puede precisar desde cuando. Han
adoptado como propio idioma el malayalam: ésta
área del subcontinente es identificable con la
bíblica tierra de Ofir, y la tradición afirma que los
Hebreos de Kochin son descendientes de los
inmigrados en tiempos del rey Shlomo,
comerciantes y navegantes que eligieron
establecerse en Ofir, como ya habían hecho otros
compatriotas en Sheva/Teyman (Yemen). Otros,
en cambio, sostienen que se trate de exiliados en
la India después de las deportaciones, la del
Reino de Israel en el 3039 bajo Asiria o la del
Reino de Yehudáh en el 3174 bajo
Nabucodonosor, o también después de la
destrucción del Templo en el 3830 por los
romanos, o sea, al inicio de la gran Diáspora. Los
Hebreos de Kochin han vivido generalmente más
tranquilamente que sus compatriotas en otros
países, porque han gozado del respeto de la
sociedad india e incluso de la protección de los
príncipes. Esta tranquilidad fue alterada con la
llegada de invasores Árabes en el 4284. En éste
periodo a su vez, algunos Judíos Sefaradim
llegaron a la India huyendo de las persecuciones
en Europa y Medio Oriente, pero los portugueses
ocuparon territorios en la costa occidental india y
establecieron la inquisición. Sólo la protección del
rajá de Kochin permitió a los hebreos salvarse del
exterminio. Actualmente, casi la totalidad de los
Hebreos de Kochin ha emigrado a Eretz Yisrael.

2- Los B'ney Yisrael: al parecer, llegaron a la India


por otro camino, porque viven en el noroeste y
hablan la lengua máhrati. Habían perdido la
identidad judaica, y sólo porque conservaban
algunos aspectos exteriores (circuncisión, Shabat
y, en parte, kashrut) se los pudo identificar como
hebreos. Hace sólo menos de dos siglos que los
B'ney Yisrael han sido "re-judaizados" por obra de
algunos Baghdadis, que les han enseñado la
Toráh y construido sinagogas. Antes de esto, los
B'ney Yisrael no tenían una religión propia, como
los Rom...

No se puede excluir que ellos también provengan de la


flota enviada a Ofir por el rey Shlomo y que con el
tiempo hayan emigrado hacia el norte, pero es mucho
más probable que su proveniencia sea fruto de las
deportaciones. El hecho que hayan perdido la
identidad hebraica da lugar a pensar que puedan ser
descendientes de los deportados del Reino de Israel,
que los asirios establecieron en Media, y que con
posterioridad hayan emigrado hacia la India como
consecuencia de las persecuciones en Persia (ver: El
"milenio persa"). Los Hebreos del Reino de Israel,
además, eran menos observantes del Hebraísmo que
aquellos de Yehudáh, lo cual explicaría una menor
conservación de la identidad hebraica.
En base a éstos particulares, parece que la historia de
los B'ney Yisrael sea muy similar a la del pueblo Rom:
los B'ney Yisrael eran considerados un grupo étnico
indio, sin saberse que en realidad son Hebreos;
conservando sólo algunas tradiciones hebraicas,
¡menos que cuantas conservan los Rom! ¿Podrían ser
ambos el mismo pueblo? Los Rom se asentaron
apenas al este de las fronteras de Persia, los B'ney
Yisrael continuaron mas allá...
Los Rom regresaron al Occidente, lo cual impidió que
fuesen "redescubiertos", como en cambio sucedió con
los B'ney Yisrael, que permanecieron en la India. Es
notable el hecho que los Rom de la India han sido
reconocidos como tales en base a la existencia del
pueblo Rom en Occidente, de la misma manera que
los B'ney Yisrael lo han sido a causa de la existencia
de los Judíos en otras partes del mundo...
Migraciones de Rom y hebreos hacia la India

Vuelve al índice
principal

La Shoah
"Contra tu pueblo han consultado astuta y
secretamente, y han dicho: Venid, y destruyámoslos
para que no sean nación, y no haya mas memoria del
nombre de Israel."
Tehilim 83:3-4 (Salmo 83:3-4)

Este verso de las Escrituras Hebraicas se refiere al


pensamiento de pueblos antiguos, pero ha sido
siempre de actualidad, porque es el mismo
pensamiento de las sociedades occidentales y luego
también de aquellas islámicas hacia los Hebreos. Un
comportamiento que se ha transmitido con el pasar
del tiempo y ha superado los confines de todas las
naciones. Los romanos quisieron borrar de la memoria
el nombre de Eretz Yisrael y de Yerushalayim, y han
dejado ésta herencia a los estados europeos
La historia de los judíos y luego también la del pueblo
Rom ha sido un permanente alternarse de periodos de
angustia y de relativa calma, de persecuciones y
exilios. La inquisición, los decretos de expulsión, los
ghettos, los pogromos...
Muchos hebreos y Rom encontraron refugio en Rusia,
donde la sociedad era más tolerante e incluso
hospitalaria, aunque las autoridades del gobierno no
siempre lo eran. Sin embargo, ambos pueblos se han
dispersado en todos los estados europeos y las
persecuciones no han cesado nunca en forma
definitiva, hasta llegar al periodo más negro de la
historia de la humanidad: la Shoah, la "desolación",
más bien que "holocausto", el cual implica sacrificio
voluntario.
Una vez mas, Judíos y Rom se encuentran
compartiendo las mismas amargas experiencias (¿los
nazis tenían pruebas del origen semita del pueblo
Rom? Es de hecho paradójico que un pueblo
considerado ario haya sido masacrado en nombre de
la pureza de la raza aria y bajo el símbolo ario de la
svástica...). No creo necesario describir aquí todo lo
que sucedió en la Shoah, sólo confirmar que los
horrendos crímenes cometidos por los nazis son
responsabilidad de todos los estados de Europa y del
Vaticano, que estaban informados de los
acontecimientos y no intervinieron para evitarlos. Han
dado el tácito consentimiento a la política del
exterminio, para entrar en acción cuando era ya
demasiado tarde. El panorama desolador que dejó el
fin de aquella guerra nos lleva a considerar la visión
del Profeta Yehezk'el, en el cap. 37: "... el Espíritu del
Señor me puso en medio de un valle que estaba lleno
de huesos... que eran muchísimos... y por cierto secos
en gran manera. Y el Señor me dijo: 'Hijo de hombre,
¿vivirán estos huesos?'... estos huesos son la casa de
Israel: ...ellos dicen: 'Nuestros huesos se secaron, y
pereció nuestra esperanza, y somos del todo
destruidos' ..."

Vuelve al índice
principal

El Estado de Israel
"Así ha dicho el Señor a estos huesos: 'Yo hago entrar
el Espíritu en vosotros, y viviréis'... Y miré y he aquí
tendones sobre ellos, y la carne subió y la piel los
cubrió por encima, y entró el espíritu en ellos, y
vivieron, y estuvieron sobre sus pies... un ejército
grande en extremo... Así ha dicho el Señor: Yo abro
vuestros sepulcros, pueblo mío, y os haré subir, y os
traeré a Eretz Yisrael'." - Yehezk'el 37:1-14
Y así fue; de aquellos huesos secos resurgió una
nación: Medinat Yisrael

Ésta resurrección no se realizó sin dificultades: hacía


tiempo que, según el acuerdo de Balfour, el mandato
británico de la "Palestina" debía ceder el puesto al
Estado Hebreo. Este acuerdo no fue respetado por el
gobierno británico, que regaló más del 80% del
territorio a los musulmanes. Un territorio que antes de
la inmigración de los judíos no interesaba a nadie;
Eretz Yisrael era desde el tiempo de los romanos un
país árido y casi despoblado, un desierto transitado
sólo por nómades beduinos. Los judíos compraron a
caro precio la propia tierra, y esto dio lugar a la
política de inmigración paralela de los árabes. Estos,
provenientes de los países vecinos, comenzaron a
establecerse en Eretz Yisrael para contrastar la
inmigración hebrea. Así nació un grupo étnico creado
"a propósito", los palestinos, que no son
absolutamente una etnia auténtica y mucho menos
autóctona, sino una mezcla de árabes de varias
proveniencias, árabes como los parientes que dejaron
en Arabia, Siria, Irak, Líbano...
La Shoah constituyó un motivo por el cual las naciones
no pudieron seguir negando a los judíos el derecho a
la propia patria, y el mandato británico debió entregar
lo que quedaba de aquél territorio al pueblo de Israel.
Un pueblo sobreviviente de una masacre,
empobrecido y desarmado, debió tomar posesión de
una faja de tierra que nueve naciones islámicas
estaban preparadas para ocupar con la fuerza de las
armas. El occidente había así pensado de liquidar el
problema judío, encargando a los musulmanes de
completar la obra inconclusa por los nazis. Ese estado,
nacido en guerra el 5 Iyar del 5708, logró derrotar a un
enemigo que era unas cuarenta veces más poderoso,
un enemigo que continuó armándose porque no
soporta la presencia de un Estado libre y democrático
en el Medio Oriente; así fue que se produjo una nueva
agresión en el 5727. Una vez mas, y en sólo seis días,
el pueblo de Israel propinó una gran derrota a las
fuerzas armadas de siete naciones, y reconquistó lo
que legítimamente le pertenece, la ciudad de
Yerushalayim, todo el territorio al oeste del río Jordán,
el Golan... Un nuevo intento de destruir Israel ocurrió
en el 5734, en la guerra de Yom Kippur. Israel podría
haber resuelto definitivamente el problema y haber
dejado un enemigo inofensivo, pero las naciones
occidentales intervinieron, como todavía lo hacen,
para detener al ejército israelí y salvar la ya
deteriorada dignidad de los estados musulmanes. La
conspiración internacional contra Israel continúa, pero
Israel sobrevivirá...
AM YISRAEL JAI!

¡VIVA EL PUEBLO DE ISRAEL!