Sie sind auf Seite 1von 3

COMENTARIO DE TEXTO DE VUELVA USTED MAÑANA.

1. Haga un comentario de texto del fragmento que se propone contestando a las preguntas
siguientes:

a) Enuncie el tema.

El texto gira en torno a la crítica de la pereza del español y su falta de compromiso.

b) Indique la estructura del texto y justifique su respuesta.

Externamente, el texto, escrito en prosa, está constituido por dieciocho líneas organizadas en cuatro
párrafos.

Respecto a su estructura interna, el fragmento se organiza en dos partes: cuerpo argumentativo y


tesis. Así que, aunque nos encontramos ante un texto narrativo, solo es un argumento para justificar su
postura contre la actitud de la sociedad española.

La primera parte incluye hasta el párrafo tercero. Aquí el autor emplea la narración y descripción
como un argumento ejemplar que lleva a su tesis. Se subdivide, a su vez, en tres partes: la pereza en el
trabajo público (párrafo uno), de los tenderos habituales (párrafo dos) y de las propias amistades (párrafo
tres). Así se hace patente que los tres primeros párrafos presentan la pereza la falta de compromiso en
ámbitos gradualmente más íntimos al protagonista, el extranjero.

En cuanto a la segunda parte, lo forma el diálogo (tres intervenciones) entre el extranjero y Larra y
constituye la conclusión: es tanta la pereza de los españoles que << no comerán por no llevar la comida a
la boca>>.

Por lo tanto, este texto argumentativo presenta una estructura sintética o inductiva, partiendo del
ejemplo para extraer la tesis.

c) Detalle las características lingüísticas y literarias del texto.

A continuación se van a comentar tanto las características lingüísticas como estéticas del texto
siguiendo los modelos de comentario tanto de Díez Borque como de Lázaro Carreter. Para ello se
estructurará la respuesta según los niveles de la lengua (fónico – gráfico, morfosintáctico y léxico –
semántico) en sus dos vertientes indicadas en el enunciado.

Si comenzamos con el nivel fonético – gráfico, no resulta destacable. Predomina la entonación


enunciativa, aunque sobresale la exclamación, que presenta el desacuerdo del autor con tono irónico
(<<¡qué formalidad y qué exactitud!>>).

Destacan también la grafía extraña del francés y los puntos suspensivos. Estos últimos representa
que la oración se ha dejado sin terminar, en este caso porque la actitud respetuosa del extranjero no sabe
cómo explicar tal comportamiento de los españoles. Para eso aparece Larra en su última intervención.

En cuanto al nivel morfosintáctico, sobresale el empleo de palabras del ámbito verbal, tanto de
estado para las partes descriptivas (<<así son todos>>) como de acción para las secuencias narrativas
(<<un sastre tardó veinte días en hacerle un frac>>). Son verbos en tercera persona y en primera (cuando
se incluye Larra), en imperfecto y presente que son empleados en las descripciones y en pretérito perfecto
para las secuencias narrativas. El ámbito nominal también resulta importante, especialmente las palabras
del mismo campo semántico profesional, por tanto, sustantivos concretos que pretenden indicar una
realidad que se da realmente, dando apariencia de hallarnos ante un texto objetivo. Destacables son los
numerales, porque hacen patente la tesis: << un sastre tardó veinte días en hacerle un frac, que le había
mandado
llevarle en veinticuatro horas>>. Los adjetivos calificativos no son numerosos y se presentan tanto
postpuestos (aparentan más objetividad) como antepuestos (<<mayor urgencia>>, en este caso para
intensificar
También destacable por su función valorativa es el empleo del superlativo (<<empresas utilísimas>>).
Pero no hay que olvidar el empleo de la primera persona del plural donde se incluye Larra, una de las
características de sus artículos de costumbres (<<nos hizo pasar>>).

Hay que hacer mención al empleo de leísmo (<< un escribiente que sepa escribir no le hay en este país>>),
que hace patente que, aunque vivió su infancia en Francia, pasó la mayor parte de su vida en Madrid, pues
es una característica de esta variedad del español. También emplea el dativo ético para enfatizar en <<sus
conocidos y amigos no le asistían a una sola cita>>.

Sintácticamente, las oraciones son compuesta y bien organizadas, junto a oraciones simples. Destacan
las adverbiales para describir (<<porque un escribiente que sepa escribir no le hay en este país>>) y las
subordinadas de relativo y sustantivas que sirven al autor para continuar el enlace entre tema y rema,
dando coherencia al texto.
Respecto a los recursos de este nivel, son escasos, pero relevantes. Destaca la enumeración (toda la
primera parte es una enumeración de acciones de los personajes en relación con el tema); paralelismo
(<<¡qué formalidad y qué exactitud!>>); repetición (<<traductor>>, líneas dos y tres; polisíndeton (<<sus
conocidos y amigos no le asistían a una sola cita, ni avisaban cuando faltaban, ni respondían a sus
esquelas>>; y elipsis en la última oración del texto: << No comerán por no llevar la comida a la boca>>.

Si pasamos al nivel léxico – semántico, parece ser el más interesante. El texto es connotativo en
general. Concretamente puede verse en la respuesta que el extranjero da a Larra: << Me parece que son
hombres singulares...>>, donde el respetuoso personaje (representante de lo externo a España y el
modelo a seguir) no sabe cómo responder sin herir al interlocutor. Estas palabras presentan la siguiente
implicatura que ha entendido perfectamente Larra: “los españoles son perezosos, irrespetuosos y con falta
de compromiso”. Que Larra ha comprendido la implicatura se deduce de su última intervención, tajante y
sarcástica: << Pues así son todos. No comerán por no llevar la comida a la boca>>.

Respecto al registro, aparece una mezcla. En el fragmento destaca el estilo común, excepto el
coloquialismo de mañana en mañana, expresión que pretende indicar que el traductor tardó mucho en
realizar su labor y que es un hecho que suele darse.

Ya se ha hecho referencia a la presencia de campos semánticos de la profesión (traductor,


genealogista, escribiente, copias, escribir, sastre, frac, zapatero, botas, planchadora, camisola,
sombrerero, sombrero, ala).

En cuanto a los recursos de este nivel, destaca la ironía y el sarcasmo (<<¡Qué formalidad y qué
exactitud!>> y el nombre del personaje extranjero << monsieur Sans-délai>> que significa
“urgentemente”, todo lo contrario al espíritu español. Hayamos también una sinécdoque <<¿qué os
parece esta tierra?>>, haciendo referencia a las personas que habitan el país. A esto se suma la hipérbole
del segundo párrafo, donde se exagera el tiempo en que se tarda en hacer una labor para dejar patente la
pereza española.

En conclusión, se hace patente que el texto es principalmente argumentativo y literario: el autor se


implica al emplear la primera persona y contar una experiencia, que constituye el ejemplo; nos implica a
nosotros, utilizando la palabra tierra; presenta la opinión de un experto en tanto que se considera que el
extranjero presenta mayor moral que el español, todo para criticar un costumbre que a Larra le parece
inmoral. El autor ha conseguido construir un todo coherente y cohesionado en el que forma y fondo van de
la mano.

d) Indique qué tipo de texto es.

Existen numerosas clasificaciones del texto, pero aquí se seguirá la de Adam.

El fragmento es un texto escrito que, según el tema, puede considerarse literario, pues embellece el
mensaje con extrañadores, como los recursos retóricos. Dentro de éste, sería didáctico, ya que el autor
pretende educar al lector sobre una realidad concreta (el mal social de la pereza), siendo un artículo de
costumbres romántico. Así presenta su punto de vista con la intención de hacer reflexionar al lector
acerca de este tema y todo con un carácter didáctico, que bebe del Neoclasicismo y del
Prerromanticismo.

En cuanto a la forma elocutiva, principalmente es un texto argumentativo, porque el autor defiende


con una serie de argumentos (de autoridad, ejemplo, moralidad, utilidad) su tesis (la inmoralidad de la
pereza y lo absurdo de la actitud de la sociedad española ante esta costumbre). Pero se mezcla con otras
formas como son la descripción y la narración (se supone que es una experiencia del autor y que sirve
como argumento de ejemplo).

Por último, según la intención del autor, el texto es persuasivo, pues ya se ha comentado que
principalmente el emisor pretende atraer al receptor a su punto de vista. Aparecen otras intenciones:
didáctica (desea modificar la actitud de la sociedad), estética (embellece el mensaje) e informativa
(transmite un mensaje sobre la realidad).