Sie sind auf Seite 1von 2

En una época en la que las mujeres se relegaban a sus oficios caseros surgió

en China imperial una heroína que salvó a todo el imperio de la invasión de los Hunos
de Mongolia, su nombre: Fa Mulán.

El destino de Mulán, una chica de aproximadamente 16 años, era el de casarse, tener hijos
y continuar así la tradición familiarde los Fa, en medio de un contexto de honor, dignidad, y
tradiciones ancestrales la vida de Mulán cambiaría para siempre.

La película comienza en el momento en que Mulán está tratando de aprenderse algunos de


los preceptos más importantes para ser una buena esposa, pues ese día tiene una cita con
la casamentera, que en las sociedades asiáticas de la antigüedad -bajo un sistema
patriarcal muy rígido- eran las encargadas de seleccionar las mujeres que se podían casar y
asignarles un esposo.

Mulán se despide de su padre y va en camino a la ciudad, su abuela y su madre la están


esperando para embellecerla y vestirla cual muñeca de porcelana para poder ir a donde la
casamentera, algunos desastres cómicos suceden en el transcurso de su entrevista pues un
grillo de la suerte que la abuela le entregó arruinó su presentación y la casamentera la
declaró un fracaso como novia.

Al llegar a su casa, sumida en una terrible tristeza por la decepción que le podía causar a su
padre trata de ocultarse de su vista pero él la busca y la alienta diciendo que todavía no ha
retoñado. En ese momento las cosas cambian drásticamente, se anuncia que los Hunos
han invadido la frontera norte de China saltando la Gran Muralla y el emperador ha pedido
hombres para reforzar el ejército. Es obligación de cada familia que un hombre vaya a la
guerra para defender el honor familiar y al emperador, muchos hombres jóvenes sustituyen
a sus padres en la guerra pero en la familia Fa el único hombre es el papá de Mulán que se
encuentra anciano e incapacitado para luchar. Mulán trata de disuadir al enviado del
emperador pero con eso solo consigue un regaño de su padre.

La chica decide entonces cortarse el cabello, armarse con las armas de su padre y en
medio de la noche, cuando todos duermen, escapar de la casa para enlistarse en el
ejército como el hijode la familia Fa. La abuela se da cuenta y alerta a los padres de ella,
pero es tarde. Ya Mulán ha partido y si llega al ejército y descubren que es una mujer le
darían pena de muerte por deshonrar al ejército del emperador por ser mujer.

Los ancestros de Mulán vuelven a la vida, se trata de un grupo de cómicos personajes


fantasmagóricos que debaten el futuro de Mulán hasta que deciden que un dragoncito rojo
de apariencia insignificante llamado Mushu tiene que despertar al Gran Dragón de Piedra
para rescatar a Mulán. El gran dragón cae destruido ante la desgracia de Mushu que decide
él mismo ir a rescatar a Mulán, convirtiéndola en una heroína para que él, recupere su
posición privilegiada entre los ancestros.

Bajo las supervisión de Mushu, Mulán entra en el ejército creando un desorden espantoso.
El capitán Shang designado para liderar el pelotón de Mulán los entrena fuertemente pero
resultan ser bastante inútiles para la guerra hasta que movida por su propia voluntad y
fuerza Mulán toma la delantera y llena de valor a sus compañeros para superarse.

Mushu escribe una carta falsa en la que el General pide ayuda urgente en un lugar donde
se encuentran los Hunos así que el Capitán Shang sale a toda prisa con su pelotón con el
fin de ayudar. Cuando llegan a la ciudad se percatan que ha sido completamente destruida
por los invasores. Continúan caminando hasta que un error de Mushu provoca que uno de
los cohetes de pólvora estalle en medio de la nada dando la señal de su posición a los
enemigos quienes atacan de inmediato.

Una rápida defensiva parece ser suficiente, pero en ese momento cientos de guerreros
hunos a caballo se los atacan. La batalla es desigual y solo queda un cañón de pólvora que
el capitán pretende apuntar a Zhang Yu, el líder de los Hunos. Mulán toma el cañón y corre
hacia Yu, lanza el disparo a una montaña cercana llena de nieve provocando una avalancha
que desaparece al ejército invasor, Yu lastima a Mulán con su espada pero ella logra
escapar a toda velocidad.

Cuando todo ha pasado los médicos del ejército chino que atendieron a Mulán se dan
cuenta que es una mujer y la condenan a Muerte, pero el capitán la perdona por haberle
salvado la vida y destruido a los enemigos. La dejan en la montaña y los demás vuelven a la
ciudad imperial para celebrar. Mulán se da cuenta que unos Hunos poderosos sobrevivieron
entonces corre a la ciudad a dar aviso del peligro que vive el Emperador, pero por ser mujer
nadie le hace caso. Los Hunos entran al palacio y secuestran el Emperador, pero los
amigos de Mulán del ejército liderados por ella deciden entrar y rescatarlo convirtiéndose en
héroes de China.