You are on page 1of 7

c  





Según el Marco Conceptual para la preparación y presentación de los estados


financieros, existen 4 criterios de medición:


x    :

Los activos se registran por el monto de efectivo o equivalentes de efectivo


pagados, o por el valor justo del activo entregado a cambio en el momento de la
adquisición. Los pasivos se registran por el valor del producto recibido a cambio
de incurrir en la obligación o, en algunas circunstancias (por ejemplo, impuesto a
la renta por pagar) por los montos de efectivo o equivalentes de efectivo que se
espera pagar para extinguir la correspondiente obligación.

x    :

Los activos se llevan contablemente por el monto de efectivo, o equivalentes de


efectivo, que debería pagarse si se adquiriese en la actualidad el mismo activo u
otro de similares características. Los pasivos se registran al monto de efectivo o
equivalente de efectivo que se requiere para liquidar la obligación al momento
presente.

x ^     :

Los activos se registran contablemente por el monto de efectivo o equivalentes de


efectivo que podrían ser obtenidos, en el momento presente, en la venta no
forzada de los mismos. Los pasivos se registran a sus valores de liquidación, esto
es, los montos sin descontar de efectivo o equivalentes de efectivo, que se espera
pagar por las obligaciones en el curso normal de las operaciones.
x ^    :

Los activos se registran contablemente al valor actual, descontando las futuras


entradas netas de efectivo que se espera genere la partida en el curso normal de
las operaciones. Los pasivos se registran por el valor actual, descontando las
salidas netas de efectivo que se necesitarán para pagar las obligaciones, en el
curso normal de las operaciones.

          

Para entender a que se refiere el control, es útil formular la siguiente pregunta:

¿Están guiados los esfuerzos administrativos a la realización deseada de los


objetivos? Para responder a esta pregunta se necesita la evaluación de los
resultados. Si los resultados no están dentro de los que razonablemente se
espera, se aplican medidas correctivas. Esta evaluación y corrección, si es
necesaria, constituye el trabajo del control administrativo.

La finalidad del control es asegurar que las actividades que se realizan,


concuerden con los planes. El control debe estar relacionado con las acciones
actuales. En otras palabras, se refiere a una regulación de lo que esta sucediendo
en el momento.

      

Aunque la función de control por lo general se halla en el último lugar de la lista de


las funciones administrativas, es una de las responsabilidades básicas de un
empresario que administra su negocio. En muchos aspectos se le puede
considerar como la esencia de la administración. Es la función que da significado y
profundidad a las demás funciones. La importancia del control se basa en el hecho
de que la labor del empresario consiste en lograr los resultados en cada área
funcional de la empresa. Aunque es el personal el que debe realizar el trabajo,
corresponde al empresario la responsabilidad de los resultados. Debe desarrollar y
utilizar el sistema de control para asegurar el nivel deseado de logros; dicho
sistema le permitirá saber en todo momento y sin contratiempos si el trabajo es
adecuado.

-      




La finalidad del control es garantizar que los resultados de lo que se planeó,


organizó y distribuyó se ajusten lo máximo posible a los objetivos preestablecidos,
tarea de la que deben estar muy pendientes los ejecutivos que se encargaron de
la planeación y organización. La esencia del control radica en la verificación de si
la actividad controlada está alcanzando o no los objetivos o resultados deseados.
El control es un proceso que guía la actividad ejecutada para alcanzar un fin
determinado de antemano.
Como proceso, el control presenta fases que deben tomarse en cuenta en todo
momento. Los puntos estrictamente necesarios en cualquier sistema de control
son:

Un objetivo, un fin predeterminado, un plan, una línea de acción, un
estándar, una norma, una regla decisoria, un criterio, una unidad de
medida.

Un medio para medir la actividad desarrollada.

Un procedimiento para comparar tal actividad con el criterio fijado.

Algún mecanismo que corrija la actividad en curso, para alcanzar los
resultados deseados.
La aplicación de estos conceptos generales y abstractos a situaciones concretas y
prácticas dependerá de cada gerente. Los elementos mencionados siempre deben
estar incluidos en cualquier sistema de control, sea en el control de calidad,
presupuestario, de producción, de inventario, de personal, etc.

‰      
La aplicación de la medición a la ciencia de la Contabilidad, podría
concretarse, en la ³asignación de numerales al conjunto de fenómenos
económicos pasados, presentes o futuros de una unidad, de acuerdo con reglas´,
que se denominan escalas de medición, siempre que éstas cumplan las
condiciones determinativa y de no degeneración, en el sentido de que sea posible
la asignación de diferentes numerales a diferentes cosas o a una misma cosa bajo
diferentes condiciones.

Una vez expuesta la proyección de la medición en Contabilidad, creemos


oportuno, aunque sintéticamente, la mera descripción de las distintas clases de
procedimientos y escalas de medición. A pesar de la pluralidad de criterios que
pueden adoptarse como base para su establecimiento, seguiremos únicamente la
propuesta de Stevens.

  
La aplicación de múltiples escalas de medición en Contabilidad, conduce al
profesor Cañibano (1979) a afirmar que ³el método contable maneja una escala
múltiple o multidimensional, ya que los datos sometidos al mismo son medidos de
acuerdo con varias escalas cada una de las cuales expresa sus resultados en una
distinta dimensión´.

Por su parte, y en cuanto a los diferentes procedimientos de realizar la medición,


siguiendo al profesor Requena (1988), podemos distinguir:

1.- La medición directa, cuando la asignación de numerales se efectúa sin


medición previa alguna. 2.- La medición indirecta, cuando la mencionada
asignación necesita de la previa medición de otra u otras magnitudes.
A su vez, esta última es susceptible de dividirse en asociativa, derivada y por
confianza. De entre ellas, la medición derivada es la que alcanza más importancia
en nuestra ciencia, toda vez que la mayor parte de las magnitudes contables son
de naturaleza compuesta y, por consiguiente, su medición ha de llevarse a cabo a
través de los valores que tome la razón entre dos o más cantidades de otras
magnitudes simples o compuestas e independientes de la que se pretende medir,
pero ligadas a ésta por una ley que define la expresión funcional que describe su
medición indirecta.

De todas formas, según un proceso de medición directa o indirecta, se


determinará la medida física de la cantidad de las diversas magnitudes implicadas
en la estructura circulatoria de la realidad económica objeto de atención por parte
de nuestra disciplina.

               

El control, al igual que la planificación, se relaciona con la empresa en general. Se


puede hablar de control hasta en un sentido amplio como en uno especifico, según
se relacione con actividades de producción, administración de personal, mercadeo
y finanzas.

    

Es el control que examina la planificación de ventas, comparando las ventas


previstas y las ventas realizadas en un periodo de tiempo determinado.

   

Se refiere principalmente al control de ingresos y egresos de la empresa en un


periodo de tiempo determinado. Al mismo tiempo incluye el control de los registros
contables y el comportamiento de los costos en relación a la producción de ventas.
 ! 

Es el control que examina si se han producido los artículos en la cantidad y calidad


planificada, respetando los costos establecidos.

 !  

Este control evalúa las relaciones y rendimiento del equipo de trabajo. Al mismo
tiempo examina tanto la aplicación de disciplina, como el fomento de la seguridad
laboral.


!"#$#$^
^
%&$

'$!!!&$!$&(
'&!

'&&
^'
$)*+&

#,'%&$













)
'



' 
'
-.
$

'
/ccc







   ,
- cc