Sie sind auf Seite 1von 1

GENERACIÓN DEL 98.

En primer lugar ha de advertirse que a finales del XIX surge un grupo de jóvenes intelectuales antiburgueses
descontentos con la política y situación del momento. A esta corriente se la denomina MODERNISMO, que, a su vez, se
bifurca en dos líneas: por un lado, la huida de la realidad (MODERNISMO); por otro, la crítica y análisis de forma pesimista de
la problemática española (GENERACIÓN DEL 98).

Respecto al contextos que rodea a este movimiento, hemos de destacar los siguientes acontecimientos: pérdida de las
últimas colonias; subida al trono de Alfonso XIII; alternancia de partidos; neutralidad ante la I Guerra Mundial; Dictadura de
Primo de Rivera; II República con sus reformas que la enfrentan con la Iglesia, el Ejército y los terratenientes; importancia del
movimiento obrero; Guerra Civil. Ya a finales del XIX, los intelectuales, incluso algunos políticos, perciben la necesidad de
cambiar el camino tomado por España. Surge así el Regeneracionismo, con la intención de ampliar soluciones prácticas con
una política de realidades (educación). Esta es la vía que influye a los autores de la Generación del 98.

Respecto a las CARACTERÍSTICAS, comenzaremos son la TEMÁTICA tratada: el PROBLEMA DE ESPAÑA y los
PROBLEMAS EXISTENCIALES. El primero se trata desde un punto idealista con intención de reformar las circunstancias
sociales, políticas y económicas que rechazan. Para ello se centran en el paisaje, la Historia y la Literatura. Se centra en el
PAISAJE CASTELLANO a fin de descubrir el <<alma de España>>. No les atraen los grandes hechos de la Historia, sino la
INTRAHISTORIA, del hombre anónimo. Sobre la Literatura, admiran la medieval (La Celestina), pero destaca el gran interés
por El Quijote.

Si pasamos a los problemas existenciales, el sentido de la vida, las preocupaciones éticas, morales o religiosas
constituyen un foco importante de la atención de este grupo de intelectuales.

En cuanto al ESTILO, mientras que el Modernismo renueva la poesía, principalmente, el Grupo del 98 se centra en
remodelar la prosa con un estilo sencillo y natural, pero preocupado por la expresión correcta. Destaca el empleo de arcaísmos
y la subjetividad. No ha de olvidarse que también escriben poesía y teatro.

Respecto a los INTEGRANTES de la Generación del 98, destacan Unamuno, Baroja, Azorín, Valle - Inclán y Antonio
Machado.

Comencemos con el bilbaíno MIGUEL DE UNAMUNO, catedrático de la Universidad de Salamanca. Escribió en


todos los géneros, incluyendo el nuevo: el ensayo (Sentido de la vida, Vida de don Quijote y Sancho). Se centra en todos ellos
en el sentido de la vida. En la narrativa destacan Niebla (creación de nivola) y San Manuel Bueno mártir; la poesía gira en torno
al tema existencialista, como en el Buitre de Prometeo o Elegia de la muerte de un perro; en el teatro también destaca la forma
ensayística y filosófica en obras como en El otro. Su estilo es sobrio, expresando con claridad lo que piensa y empleando
bastantes arcaísmos y paradojas.
Por otro lado, Baroja, también vasco, fue hombre solitario e inconformista con la sociedad y política. Principalmente
escribe novelas con reflexión escéptica y amargada. Sufre tres épocas: hasta 1912 con visión negativa de la vida: el árbol de la
ciencia; la segunda se ocupa por Memorias de un hombre de acción; la tercera es momento en que publica una serie de
memorias personales. Emplea estilo energético, directo y expresiones populares, por lo que fue criticado en su época.

El alicantino "Azorín" escribió ensayos, teatro (Lo invisible) y novela, donde casi no hay acción, sino descripciones
impresionistas: La voluntad, Doña Inés. Emplea un estilo preciso y minucioso, casi cinematográfico. También escribió ensayo y
teatro.

Valle - Inclán se opone al realismo y huye, al principio, de la realidad (Modernismo). Más tarde deforma
voluntariamente la humanidad (esperpento). Escribió poesía, teatro y novela. Nos interesa aquí la tercera etapa, la esperpéntica,
donde se muestra comprometido con la sociedad, pero rechaza un mundo que aborrece mediante la deformación caricaturesca.
Con este estilo escribe obras como la pipa de kif (poesía)y Luces de Bohemia (teatro).

Por último vamos ha hablar de Antonio Machado, principalmente poeta, aunque escribió también teatro con su
hermano y prosa. Al principio se acerca más al Modernismo (Soledades), pero luego se centra en los problemas de España con
Campos de Castilla, con estructuras métricas tradicionales, con estilo sobrio, sencillo e intimista.

Verwandte Interessen