You are on page 1of 2

“Levántate de la silla conformista y confortable”

1°Samuel 4:16-18
V.16: Dijo, pues, aquel hombre a Elí: Yo vengo de la batalla, he escapado hoy
del combate. Y Elí dijo: ¿Qué ha acontecido, hijo mío?
V.17: Y el mensajero respondió diciendo: Israel huyó delante de los filisteos, y
también fue hecha gran mortandad en el pueblo; y también tus dos hijos, Ofni
y Finees, fueron muertos, y el arca de Dios ha sido tomada.
V.18: Y aconteció que cuando él hizo mención del arca de Dios, Elí cayó hacia
atrás de la silla al lado de la puerta, y se desnucó y murió; porque era hombre
viejo y pesado. Y había juzgado a Israel cuarenta años.

El mensajero que trae esta noticia se había escapado de la guerra, y se dirige hacia el
sacerdote, le entrega tres noticias pésimas: a) los israelitas habían perdido la guerra.
b) los dos hijos de Elí habían muerto. c) EL ARCA DE DIOS había sido tomada. Esta
última es la peor noticia que se puede recibir, perder la presencia de Dios, que el
Señor se aleje de su pueblo. Cuando la presencia de Dios se aparta de nosotros,
entonces vamos a encontrar nuestra muerte. Sin la presencia de Dios perecemos.
La biblia nos habla de que Elí era alguien sumamente importante dentro del
pueblo de Israel, sin embargo, estaba sentado en una silla, y esta no es la única vez
que la escritura nos muestra o nos revela esto, sino que también cuando Ana va a
orar al templo para que Dios le diera un hijo, luego de haber sufrido burlas y
rechazos, encontramos que Elí estaba sentado en aquella silla y esto nos enseña de
que el sacerdote siendo un hombre importantísimo había caído en un fenómeno que
ocurre en una gran cantidad de creyentes se llama “conformismo o comodidad”, y
esto puede provocar en nosotros la pérdida de la presencia de Dios. Elí al ver a Ana
orando, pensó y le dijo incluso a la mujer, digiere tu vino, esto nos muestra que ya se
estaba perdiendo la visión espiritual, que llegó a creerla borracha, esta mujer tuvo
que explicarle al sacerdote la situación en la que se encontraba. Hermanos, los
pastores muchas veces no nos comprenden, nuestros líderes no nos comprenden,
pero Dios ve más allá, Dios mira el corazón.
Cuándo el sacerdote escucha esta última noticia se va para atrás, se desnuca y
muere. Este es el resultado que puede pagar alguien solamente por su conformismo.
Ahora que significa que el cristiano sea conforme: es cuando no quiere más de Dios,
su palabra dice “Bienaventurado el que tiene hambre y sed de justicia, porque ellos
serán saciados”, no nos podemos conformar con lo que Dios nos ha entregado,
sabiendo que hay tantas promesas por delante, sabiendo que derramará su Espíritu
sobre toda carne. Hay promesas que deben cumplirse no podemos quedarnos con lo
que tenemos y nada más, si hay algo que puedo asegurar es que siempre hay más de
Dios para nosotros sus hijos.
Hoy en día vemos como la gente desiste, deja de insistir, deja de clamar, ya no
vienen a la casa del Señor con necesidad, como sí lo hicieron en el principio, y esta es
una cruda realidad, ya que, puede acabar con la vida espiritual del creyente.
Elías en un momento de su vida se echó bajo un enebro y allí se quedó, lo único
que deseaba era morir y dejar todo lo demás, pero es en ese momento donde vemos
que realmente somos escogidos de Dios, porque aparece el Señor y nos dice
“Levántate porque largo camino te resta”, hay mucho por hacer. Y no podemos
quedarnos sentados, cómodos, conformes. El salmo cap.17:15 “En cuanto a mí veré tu
rostro en justicia; estaré satisfecho cuando despierte a tu semejanza” lo que intenta
decir el salmista es que no se quedaría de manos cruzadas, no dejaría de insistir, no
se conformaría hasta que vea el rostro del Señor aún hay cosas por hacer, ¡¡¡no nos
podemos conformar!!!
Para terminar quisiera señalar que Josué, en su llamado, se ve envuelto en una
complicada situación, Moisés quien era el que guiaba el pueblo había muerto, pero
ahora estaba él, quedaba ya solo la parte final, no podemos dejar de insistir menos en
este último tiempo donde queda tan poco, Dios habla a Josué y le dice: “Levántate y
pasa este Jordán” en el camino sólo quedaba cruzar el Jordán, y todo sería de ellos,
en otras palabras pisarían la tierra prometida.
El apóstol Pablo escribió en una oportunidad ¡No os conforméis a este siglo! Lo
que Pablo trató de decir, no se conforme con lo que está viviendo en estos tiempos,
hay algo poderoso, hay una promesa que es para aquellos que no se dejan estar, sino
que perseveran hasta el final.
Sí queremos alcanzar la promesa, si queremos bendición, si deseamos el poder de
Dios, entonces
“LEVANTEMOSNOS DE LA SILLA CONFORMISTA Y CONFORTABLE”.
Aleluya…!!!