You are on page 1of 408

1

EL PRECIO DE LA CONCIENCIA

GUSTENOS o no, todos estamos expuestos a un continuo reto moral. Este


es uno de esos ingredientes agridulces de la vida del cual no se puede escapar.
Tiene el poder de enriquecemos o empobrecemos, de determinar la calidad de
nuestras relaciones con aquellos que nos conocen. Todo depende de cómo
respondamos a este reto. La respuesta a tal reto es una decisión nuestra, sólo
nuestra, y rara vez fácil.
Podemos escoger rodear nuestra conciencia con cierta clase de capullo de
conformidad complaciente, un "seguir la corriente" de manera pasiva y así
protegerla de cualquier cosa que pudiera perturbarla. Cuando surgen
circunstancias que urgen ser afrontadas, más bien que adoptar una posición firme,
podemos, en efecto, decir, "No me voy a comprometer en este asunto. Tal vez
otros sean afectados, o aun sufran daño, pero no me afectará a mí." Algunas per-
sonas permanecen toda su vida en una posición moral "reclinada," al evadir el
definirse en cuestiones difíciles. Pero cuando todo ha pasado, y cuando la vida
llega a su conclusión, la persona que pueda decir, "Por lo menos yo defendí una
causa," indudablemente tendrá mayor satisfacción que aquella que rara vez haya
abogado por cosa alguna.
A veces, parece ser como si en nuestro tiempo las personas de principios y
convicciones fueran una raza que está desapareciendo, algo acerca de lo cual uno
lee como vestigio del pasado, un evento raro en el presente. La mayoría de
nosotros encuentra que es bastante fácil obrar con una buena conciencia mientras
los asuntos envueltos sean de poca importancia. Mientras más hay envuelto,
mayor es el costo, más difícil se hace el resolver cuestiones de conciencia, hacer
un juicio moral y aceptar las consecuencias. Cuando el costo es muy grande nos
enfrentamos entonces a una encrucijada moral, a una verdadera crisis en nuestra
vida.
Este libro es acerca de esa clase de crisis, la manera en que las personas están
enfrentándose a ella y el efecto que tiene en sus vidas.
2 CRISIS DE CONCIENCIA

Reconocemos que el relato acerca de las personas envueltas tal vez tenga poco
del elevado nivel dramático que se halla en los juicios por herejía de Juan Wic1ef,
la intriga de la caza internacional a Guillermo Tyndale, o el horror de la quema en
la hoguera de Miguel Servet. Pero la lucha y el sufrimiento de aquellos, en su
propia manera, no son de menos intensidad. Pocos de ellos podrían expresado tan
elocuentemente como 1o hizo Lutero. Sin embargo, se apegan a la misma
posición que él tomó cuando dijo a los setenta hombres que 1o estaban juzgando:
A menos que se me convenza por el testimonio de las Escrituras o por la razón
evidente (porque yo no creo ni en el Papa ni en concilios por sí solos, ya que es
manifiesto que a menudo han errado y se han contradicho a sí mismos), estoy
sujeto a las Escrituras que he citado, y mi conciencia se mantiene cautiva por la
Palabra de Dios; y ya que no es ni prudente ni correcto obrar en contra de la
conciencia, no puedo retractar y no retractaré cosa alguna. Aquí permanezco: y no
puedo hacer otra cosa; que Dios me ayude. Amén. 1

Mucho antes del tiempo de cualesquiera de estos hombres, los apóstoles Pedro
y Juan, diecinueve siglos atrás, se enfrentaron esencialmente a la misma decisión
cuando ellos estuvieron ante el concilio judicial de los miembros más respetados
de la que había sido la religión de toda su vida. A éstos, con franqueza les dijeron:
Juzgad por vosotros mismos si es justo ante Dios que os obedezcamos a
vosotros más que a El; porque nosotros no podemos dejar de decir lo que hemos
visto y oído.2

Las personas acerca de las cuales escribo están entre aquellos a quienes
conozco más íntimamente, personas que han sido miembros del grupo religioso
conocido como los Testigos de Jehová. Estoy seguro, y hay evidencia para
mostrarlo, que la experiencia de ellos no es de manera alguna singular, sino que
hay inquietud de conciencia también entre personas de otras fes. Todos se
enfrentan a la misma encrucijada a la cual se enfrentaron Pedro y Juan y hombres
y mujeres de siglos más tarde: la lucha por mantenerse fieles a la conciencia
personal ante la presión de la autoridad religiosa.
1 Estas fueron las palabras de Lutero al hacer su defensa ante la Dieta de Worms. Alemania, en abril del
1521.
2 Hechos4:19.20, NC.
El precio de la conciencia 3

Para muchos es una lucha emocional crítica. Por un lado se sienten impelidos
a rechazar el que se entremeta la autoridad humana entre ellos y su Creador, a
rechazar el dogmatismo religioso, el legalismo y autoritarismo, a mantenerse
fieles a la enseñanza de que Cristo Jesús, y no algún cuerpo religioso humano, es
"la cabeza de todo hombre."3 Por otro lado, se enfrentan al riesgo de perder
amigos de toda la vida, de ver relaciones de familia afectadas traumáticamente y
de sacrificar una herencia religiosa que puede provenir de muchas generaciones.
Ante esa clase de encrucijada, las decisiones no son fáciles.
Lo que aquí se describe, entonces, no es simplemente un caso de "más el ruido
que las nueces," una disputa grande dentro de una religión pequeña. Si los
números envueltos al presente son pequeños, los asuntos bajo consideración no lo
son. Son asuntos verdaderamente abarcadores que han llevado a hombres y
mujeres a una crisis de conciencia similar, una y otra vez, durante toda la historia.
Aunque mucho de lo que se describe aparenta ser en la superficie como
característico de la organización de los Testigos de Jehová, se debería notar que
los puntos básicos, fundamentales, afectan la vida de personas de cualquier fe que
reclaman para sí el nombre cristiano.
El precio pagado por creer firmemente que "no es prudente ni correcto obrar
en contra de la conciencia" no ha sido poco para los hombres y mujeres que
conozco. Algunos de ellos se ven súbitamente separados de seres queridos como
resultado de acción oficial religiosa-privados de todo trato con sus padres, hijos e
hijas, hermanos y hermanas, y aún de abuelos y nietos. Ya no pueden disfrutar de
asociación libre con amigos de muchos años, para quienes sienten un afecto
profundo. Tal asociación pondría a esos amigos en peligro de que se tomara igual
acción oficial adversa contra ellos. Son, además, testigos de la denigración de su
propio buen nombre-un nombre creado con el esfuerzo de toda una vida-y todo lo
que ese nombre significa en la mente y corazón de aquellos que los conocían. De
esa manera, se les priva de cualquier influencia buena y sana que ellos pudieran
ejercer para el bien de las mismas personas que ellos mejor conocen en su
comunidad, en su país, y en el mundo entero. La pérdida material, aún el maltrato
físico y el abuso, pueden ser más fáciles de sobrellevar que esto.
¿Qué podría motivar a una persona a arriesgar tal pérdida? ¿Cuántas personas
hoy día harían eso? Existen, por supuesto, (como

3 1 Corintios 11:3.
4 CRISIS DE CONCIENCIA

siempre han existido), personas que arriesgarían cualquier o todas estas cosas por
orgullo testarudo, para satisfacer algún deseo de ganancia material, para obtener
poder, prestigio, prominencia, o sencillamente, por placer carnal. Pero cuando la
evidencia no revela cosa alguna que indique tales fines, cuando, de hecho, la
evidencia muestra que los hombres y mujeres envueltos sabían que era
precisamente lo opuesto que les esperaba-¿entonces qué?
Lo que ha sucedido entre los Testigos de Jehová suministra un estudio de la
naturaleza humana que es singular y da mucho en que pensar. Además de aquellos
que están dispuestos a enfrentarse a la excomunión por causa de conciencia, ¿qué
hay del mayor número, aquellos que se vieron obligados a participar o apoyar
tales excomuniones, a permitir que el círculo de familia fuera quebrantado, y a
poner fin a amistades de muchos años? No hay duda acerca de la sinceridad de
muchas de estas personas, de que sintieron, o de que todavía sienten, angustia por
haber llevado a cabo lo que ellos consideraron que era un deber religioso
necesario. ¿Qué convicciones y razonamientos los motivaron?
Notablemente, en lo-que tiene que ver con las cosas que aquí se consideran,
muchos, tal vez la mayor parte de los envueltos, son personas que han estado
asociados con los Testigos de Jehová por 20, 30, 40 o más años. Más bien que un
"elemento marginal," ellos han estado entre los miembros más activos y más
productivos de la organización. Entre ellos están incluidas personas que eran
miembros prominentes del personal de las oficinas principales internacionales en
Brooklyn, Nueva York; hombres que eran superintendentes viajeros y ancianos;
mujeres que dedicaron muchos años en obra misionera y evangelística. Para llegar
a ser Testigos de Jehová, a menudo ellos tuvieron que eliminar amistades previas
con personas de otras fes, ya que se aconseja no tener tales asociaciones. Por el
resto de su vida sus únicos amigos han estado entre los Testigos de Jehová.
Algunos habían edificado su vida entera y sus planes en tomo a las metas puestas
delante de ellos por la organización, permitiendo que éstas controlaran lo extenso
de la educación seglar que buscaran y el tipo de trabajo que hicieran. La
"inversión" de ellos fue grande. Y ahora contemplan cómo todo ha desaparecido,
en efecto eliminado, en sólo unas cuantas horas.

Esto es, creo yo, uno de los rasgos extraños de nuestro tiempo. El hecho de
que las medidas más estrictas para restringir expresiones de conciencia personal
hayan venido de grupos religiosos
El precio de la conciencia 5

que anteriormente se destacaron por la defensa de la libertad de conciencia.


El ejemplo de tres hombres--cada uno un instructor prominente en su propia
organización religiosa-y lo que les aconteció en el -mismo año, ilustra esto:
Uno de ellos, durante la década pasada, escribió libros y con regularidad
pronunció discursos en los cuales atacó el corazón mismo de la estructura de
autoridad de su organización religiosa.
Otro presentó un discurso ante un auditorio de más de mil personas en el cual
mostró su oposición a una enseñanza de su organización religiosa relacionada con
una fecha clave, y el significado de ésta en el cumplimiento de profecía bíblica.
El tercero no hizo tales declaraciones públicas. Su única expresión de
desavenencia se limitó a conversaciones personales con amigos íntimos.
Sin embargo, la dureza de la acción oficial tomada por las respectivas
organizaciones religiosas contra estos hombres estuvo en proporción inversa a la
gravedad de sus acciones. Y la fuente de la medida más severa fue la menos
esperada.
La primera persona descrita es el sacerdote católico romano Hans Küng,
profesor de la Universidad de Tübinga en Alemania Occidental. Después de diez
años de declarar abiertamente su crítica, que incluyó el rechazo de la doctrina de
la infalibilidad del Papa y los Obispos, éste fue finalmente considerado por el
Vaticano mismo. A partir del año 1980 el Sr. Küng fue removido de su posición
oficial como teólogo católico. Sin embargo, él permanece aún como sacerdote y
como una figura principal en el Instituto de Investigación Ecuménica de la
universidad. Aun más, los estudiantes del sacerdocio que asisten a sus
conferencias no son sometidos a disciplina eclesiástica.4
El segundo es un profesor Adventista del Séptimo Día nacido en Australia,
llamado Desmond Ford. Su discurso a un grupo lego de mil personas en un
colegio de California, en el cual expresó su desacuerdo con la enseñanza
Adventista acerca de la fecha del 1844, condujo a una reunión oficial. Otorgaron a
Ford seis meses de licencia sabática para que preparara su defensa y, en 1980, se
enfrentó a cien representantes de la iglesia quienes dedicaron unas cincuenta
horas _a escuchar su testimonio. Los oficiales de la Iglesia entonces decidieron
removerlo de su cátedra y quitarle su posición ministerial.

4 Ellos simplemente no reciben crédito académico por asistir.


6 CRISIS DE CONCIENCIA

Sin embargo, no fue expulsado (excomulgado) aún después de haber


publicado sus puntos de vista y seguir hablando de ellos en círculos Adventistas. 5
El tercer hombre es Edward Dunlap, por muchos años el Registrador de la
única escuela de misioneros de los Testigos de Jehová, la Escuela Bíblica de
Galaad de la Watchtower, y quien también fue un contribuyente principal al
diccionario de la Biblia de la organización Aid to Bible Understanding (Ayuda
para entender la Biblia) y el escritor de su único comentario bíblico (Comentario
sobre la Carta de Santiago). El expresó su diferencia de opinión, en
conversaciones privadas con amigos de muchos años, sobre ciertas enseñanzas.
En la primavera de 1980 un comité de cinco hombres, ninguno de ellos miembro
del cuerpo gobernante de la organización, se reunió con él en sesión secreta por
varias horas, interrogándole acerca de sus puntos de vista. Después de más de
cuarenta años de asociación, Dunlap fue despedido de su trabajo y de su hogar en
la sede central internacional y fue expulsado de la organización.
Así que, la organización religiosa que para muchos ha sido símbolo de
autoritarismo extremo, mostró el mayor grado de tolerancia hacia su instructor
disidente, y la organización que se ha enorgullecido de manera particular en su
lucha por la libertad de conciencia, mostró el menor grado de tolerancia.
En esto hay cierta paradoja. A pesar de su actividad intensa de testificar de
casa en casa, la mayoría de las personas en realidad conocen muy poco acerca de
los Testigos de Jehová, siendo quizás la excepción la posición que toman en
ciertas cuestiones de conciencia. Han oído sobre su posición intransigente al
rehusar transfusiones de sangre, al rehusar saludar la bandera o emblema similar,
su firme objeción a ingresar en el servicio militar, su oposición a la participación
en cualquier actividad, o función, política. Los que están familiarizados con casos
legales saben que los Testigos de Jehová han llevado cincuenta casos a la Corte
Suprema de los Estados Unidos en defensa de su libertad de conciencia,
incluyendo el derecho a llevar su mensaje a personas de otras creencias aún ante
considerable oposición y objeciones. En tierras donde las libertades
constitucionales los protegen, están libres para ejercer estos derechos sin
obstáculos. En otros países han experimentado persecución severa,

5 En una conversación que tuve con Desmond Ford en Chattanooga, Tennessee, en 1982, él mencionó que
para ese entonces más de 120 ministros de la iglesia Adventista del Séptimo Día habían renunciado o
habían sido removidos de su posición por no apoyar algunas de las enseñanzas o acciones recientes de la
organización.
El precio de la conciencia 7

arrestos, encarcelamientos, ataques de chusmas, golpes y proscripciones oficiales.


¿Cómo es posible, entonces, que si alguno de sus miembros expresara un
punto de vista personal en desacuerdo a la enseñanza de la organización, fuera
éste sujeto a procedimientos judiciales, ya posible expulsión, al no retractarse?
¿De qué manera racionalizan esta aparente contradicción de posición aquellos que
llevan a cabo esos procesos judiciales? En paralelo a esta pregunta está la
siguiente: ¿es el aguante de persecución severa y maltrato físico a mano de
opositores, en sí mismo, necesariamente evidencia de una creencia en el valor de
mantenerse fiel a la conciencia personal? o ¿es posible que sea sencillamente una
posición adoptada para evitar la acción disciplinaria de pm1e de la organización,
la cual les vendría si violaran sus enseñanzas y normas?

Tal vez algunos digan que en realidad el asunto no es tan sencillo como se
presenta aquí, que hay otros asuntos críticos implicados. ¿Qué hay de la necesidad
de unidad religiosa, y de que haya orden? ¿Qué hay de la necesidad de protección
contra aquellos que esparcen doctrinas falsas, divisivas, y dañinas? ¿Qué hay de la
necesidad de respeto apropiado a la autoridad?
Admisiblemente, el ignorar estos factores sería extremado, ciegamente
desequilibrado.
¿Quién puede disputar el hecho de que la libertad, mal usada, puede llevar a
irresponsabilidad, desorden, y que puede terminar en confusión, aun en anarquía?
La paciencia y la tolerancia, de igual manera, pueden llegar a ser sólo una excusa
para la indecisión, la falta de acción, y el relajamiento de todas las normas. El
amor mismo puede llegar a ser simple sentimentalismo, emoción mal dirigida que
descuida hacer 1o que realmente se necesita, con consecuencias crueles en
muchos casos. Todo ello es cierto, y es a esto que dirigen la atención aquellos que
tratan de imponer restricciones a la conciencia por medio de la autoridad
religiosa.
Debemos preguntar., sin embargo, ¿cuál es el efecto cuando la "guía"
espiritual se convierte en dominación mental, aun en tiranía espiritual? ¿Qué
sucede cuando las cualidades deseables de unidad y orden son sustituidas por
exigencias a conformidad institucionalizada, y por regimentación legalista? ¿Qué
resulta cuando el respeto apropiado a la autoridad se convierte en sujeción servil,
sumisión total, abandono de la responsabilidad personal ante Dios de tomar
decisiones basadas en la conciencia individual?
8 CRISIS DE CONCIENCIA

Esas preguntas deben ser consideradas si la cuestión no se ha de


tergiversar ni falsificar. Lo que sigue en este libro ilustra de una manera
muy gráfica el efecto que estas cosas tienen en las relaciones humanas,
las posiciones insólitas y acciones que toman las personas que sólo ven
un lado de la cuestión, y los extremos hasta los cuales llegan para apoyar
esa posición.
Me parece que tal vez el beneficio más grande en examinar esto
estribe en ayudamos a entender con claridad lo que eran los verdaderos
puntos cruciales en el tiempo de Jesucristo y los apóstoles, y cómo-y por
qué-en un período tan breve de tiempo, con gran sutileza y relativa
facilidad, hubo un desvío trágico de sus enseñanzas y ejemplo. Aquellos
que son de otras afiliaciones religiosas, quienes pudieran apresurarse a
juzgar a los Testigos de Jehová, harían bien primero examinarse a sí
mismos y a sus propias organizaciones a la luz de los asuntos envueltos,
las actitudes básicas que se ocultan detrás de las posiciones descritas y
las acciones tomadas.
El buscar las respuestas a las preguntas formuladas requiere ir más
allá de las personas afectadas. Requiere ir a la estructura interna de la
organización religiosa bajo examen, penetrar su sistema de enseñanza y
control, descubrir cómo los hombres \que la dirigen toman sus
decisiones, cómo determinan las normas que han de seguirse, y hasta
cierto grado, investigar algo de su historia y origen. Todo esto con la
esperanza de que las lecciones aprendidas ayuden a poner de manifiesto
las causas fundamentales del problema religioso y señalen a lo requerido
para que personas que procuran ser genuinos seguidores del Hijo de
Dios puedan disfrutar de paz y unidad fraternal.

El resto de este libro contiene documentación extensa. La fuente de


ésta se halla en publicaciones, cartas y otros documentos escritos
originalmente en inglés. Donde existen documentos correspondientes del
mismo material en español, se ha hecho un esfuerzo por citar de ellos. En
un número considerable de casos, sin embargo, ha sido necesario hacer
una traducción de la documentación inglesa. En ciertos casos especiales
hemos acompañado la traducción con una copia del documento en inglés
o la hemos puesto en el Apéndice. En el caso de documentación
específica no incluida, los que interesan ver copias en inglés pueden
escribir a Commentary Press para informarse del modo de adquirirlas.
2

CREDENCIALES Y CAUSA
Como creyente que soy en Cristo, estoy diciendo la verdad, no miento.
Además, mi conciencia, guiada por el Espíritu Santo, me asegura que esto es
verdad: . . . pues hasta quisiera estar yo mismo bajo maldición,
separado de Cristo, si así pudiera favorecer a mis hermanos,
los de mi propia raza.
-Romanos 9:1,3, Versión Popular.

Lo QUE se ha dicho hasta ahora suministra, creo yo, buena razón para que
se escriba este libro. Tal vez quede por contestarse la pregunta de por qué debiera
ser yo la persona quien lo escriba.
Algunas de las razones se deben a mis antecedentes personales y la perspectiva
que me proporcionan. Desde la niñez hasta la edad de 60 años pasé mi vida en
asociación con los Testigos de Jehová. Aunque otros, muchos otros, pudieran decir
lo mismo, es difícil que muchos de ellos hayan tenido una esfera tan amplia de
experiencia como resultó ser mi porción durante esos años.
Una razón de mayor peso es que estas circunstancias trajeron a mi atención
información a la cual la vasta mayoría de los Testigos de Jehová no tiene acceso
alguno en absoluto. Estas circunstancias rara vez surgieron como resultado de
acciones mías. A menudo la información era totalmente inesperada, y hasta
perturbadora.
La última razón, que viene como resultado de las dos anteriores, es la de
conciencia. ¿Qué hace uno cuando ve evidencia creciente de que se le está
causando sufrimiento a personas, un sufrimiento profundo, y sin justificación real
alguna? ¿Que obligación tiene cualquiera de nosotros-delante de Dios y delante del
prójimo cuando se es testigo de que información se oculta de personas con posibles
serias consecuencias para ellas? Estas fueron preguntas con las cuales batallé.
10 CRISIS DE CONCIENCIA

Lo que sigue suministra detalles sobre estas razones.

De muchas maneras preferiría pasar .por alto la primera de estas razones ya que
necesariamente trata con mi propio "record" o registro personal. Sin embargo, la
situación presente parece exigir su exposición, de manera algo parecida a la
manera en que las circunstancias obligaron al apóstol Pablo a presentar su propio
registro de experiencia personal ante los cristianos en Corinto, y después decides:
Me he portado como loco, pero ustedes me obligaron a hacerlo. Porque ustedes
son los que debían hablar bien de mí, pues en nada valgo menos que esos súper-
apóstoles a quienes ustedes siguen. ¡Y eso que yo no valgo nada!1
No pretendo asemejarme a un Pablo, pero creo que mi razón y motivo, por lo
menos, corren paralelos a los de él.
Mi padre y mi madre (y tres de mis cuatro abuelos) eran Testigos, habiéndose
bautizado mi padre en el 1913 cuando los Testigos se conocían como Estudiantes
de la Biblia. No llegué a ser un Testigo activo hasta que tenía dieciséis años.
Aunque todavía estaba en la escuela, pronto comencé a dedicar de veinte a treinta
horas al mes "testificando" de puerta en puerta, de pie en las esquinas de las calles
con las revistas, entregando hojas sueltas mientras exhibía cartulinas colgadas al
cuello que decían, "La religión es un lazo, la Biblia dice por qué. Sirvan a Dios y
Cristo el Rey."
Ese año, 1938, había asistido a una asamblea en Cincinnati (al otro lado del río
Ohio desde nuestra casa) y escuché al Juez Joseph F. Rutherford, el presidente de
la Sociedad Watch Tower, quien habló desde Londres, Inglaterra, vía radio-
teléfono. En un discurso principal titulado, "Enfréntense a los hechos," las palabras
de apertura de Rutherford incluyeron lo siguiente:
Debido a que la declaración completa de los hechos tiende a ofender las
susceptibilidades de algunas personas [esto] no suministra excusa para justificar el
que se retenga del público parte alguna de la misma, particularmente cuando el
bienestar del público está envuelto. . . no se debería permitir que creencias u
opiniones previas impidan que uno reciba y considere una declaración de los
hechos.2

1 2 Corintios 12:11. VP; compare 3:1. 2; 5:12.13; 6:4-10; 11:21-29.


2 Face The Facts (Enfréntense a los hechos), p. 3 (traducido del folleto en inglés).
Credenciales y causa 11

Eso me llamó la atención como un principio que valía la pena seguir en la


vida. Me sentí receptivo a los hechos que él había de presentar.
Entre los puntos principales a los cuales se les dio énfasis estaban estos:

Dios ha hecho que los que diligentemente buscan la verdad vean claramente
que la religión es una forma de adoración, pero una que niega el poder de Dios y
aleja a los hombres de Dios. . . . La religión es, por lo tanto, lo opuesto al
cristianismo. 3
Según la profecía de Jesús, ¿cuáles son las cosas que se han de esperar
cuando el mundo llegue a su fin? La respuesta es guerra mundial. Hambre,
pestilencia, angustia de naciones, y entre otras cosas que se mencionan está la
aparición de una monstruosidad en la Tierra. . . . Estos son los hechos físicos
indisputables que han acontecido probando que el .mundo de Satanás ha llegado
a su fin, tales hechos no se pueden ignorar.4
Alemania está ahora en alianza con el papado, y Gran Bretaña va
dirigiéndose rápidamente en esa dirección. Los Estados Unidos de América, en el
pasado el baluarte de la democracia, están ahora prestos a formar parte del
gobierno totalitario. . . . La gran conspiración totalitaria va a tomar control de
Inglaterra y América. Usted no puede impedirlo. No trate de impedirlo. Su
seguridad está en el lado del Señor. . . .5

He enfatizado las declaraciones que particularmente se grabaron en mi mente


en aquel tiempo. Estas expresiones me conmovieron al punto de una agitación que
no había experimentado antes.
Su otro discurso importante, "Llenen la Tierra," desarrolló el punto de que
desde el 1935 el mensaje de Dios, que hasta entonces había sido dirigido a
personas que reinarían con Cristo en el cielo, un "rebaño pequeño," ahora se
estaba dirigiendo a una clase terrenal, las "otras ovejas," y que después de la
cercana guerra del Armagedón
3 Ibid. pp. 7, 8. (Contrario a esto los Testigos de Jehová hoy ven el término "religión" como un término
aceptable para referirse a la adoración verdadera.)
4 Ibid., p. 9. (La enseñanza entonces era que, dado que el período para Satanás gobernar había terminado
en 1914, "el mundo había terminado" en ese sentido. Las publicaciones de la Sociedad ya no enseñan
esto.)
5 Ibid., pp. 16, 17, 27. Como es bien sabido, la segunda guerra mundial terminó en la derrota de la
"conspiración totalitaria," precisamente lo opuesto de lo que aquí se predice.
12 CRISIS DE CONCIENCIA

éstos procrearían y llenarían la tierra con una prole justa. De éstos él dijo:

Deben hallar protección en la organización de Dios, 1o que muestra que ellos


deben ser sumergidos, bautizados o escondidos en esa organización. El arca,
edificada por Noé bajo el mandato de Dios, prefiguró la organización de Dios. ..6
Señalando que los tres hijos de Noé, evidentemente no comenzaron a
engendrar prole hasta dos años después del Diluvio, el presidente de la Watch
Tower hizo entonces una aplicación a aquellos con esperanza terrestre en tiempos
modernos, diciendo:
¿Sería bíblicamente propio que ellos ahora se casaran y comenzaran a criar
niños? No, es la respuesta, la cual está apoyada en las Escrituras. . . Sería
muchísimo mejor estar libres de obstáculos y cargas, y de esta manera hacer la
voluntad del Señor ahora, como el Señor ordena, y así también estar libre de
impedimentos durante el Armagedón.7
Joseph Rutherford habló enfáticamente y con una cadencia distintiva de gran
finalidad. Estos eran hechos, verdades sólidas sobre las cuales se habrían de
edificar los planes más serios de la vida de uno. Quedé profundamente
impresionado con la importancia de la organización como algo esencial para
salvación, y además, que el trabajo de dar testimonio debía tomar prioridad, o por
lo menos, tener un efecto mitigante sobre tales intereses personales como el
matrimonio y el tener hijos.8

En 1939 fui bautizado y en junio del 1940, al graduarme de la escuela


superior, entré inmediatamente en el servicio de tiempo cabal en la actividad de
dar testimonio. La Segunda Guerra Mundial había comenzado, la obra de los
Testigos llegó a estar bajo proscripción en varios países y centenares de Testigos
fueron puestos en prisión; en los Estados Unidos los hijos de los Testigos de
Jehová fueron expulsados de las escuelas por rehusar saludar la bandera
(considerado por ellos como una forma de adoración de imágenes);
6 Ibid., pp. 40, 41. (Este punto de vista respecto al significado simbólico del arca, ha cambiado, aunque el
papel de la organización como esencial para la salvación, como es presentado, es básicamente el
mismo.)
7 Ibid., pp. 46, 47.
8 No fue sino hasta el 1959, cuando yo tenía 36 años, que finalmente me casé; mi esposa y yo no tenemos
hijos, habiendo estado vigilantes en cuanto al control natal hasta años recientes.
Credenciales y causa 13

la posición de los Testigos en cuanto a la neutralidad hacia la guerra a menudo


motivó el antagonismo violento de parte de aquellos que se enorgullecían en su
lealtad y patriotismo; ataques viciosos de chusmas comenzaron a esparcirse.
Ese verano nuestra familia fue a Detroit, Michigan, para asistir a una
convención principal de los Testigos. Un espíritu de tensa anticipación prevalecía;
había una sensación de estar sitiados, acechados por todos lados. Al concluir la
asamblea, el Juez Rutherford indicó que ésta, tal vez, sería la última asamblea que
tendríamos antes de que estallara la gran tribulación. Cuando vino el verano del
1.940, Y me hallaba guardando mis ropas de verano, recuerdo que pensé que 1o
más seguro sería que nunca volvería a sacarlas otra vez. . . que el Armagedón
habría venido, o que para ese entonces todos estaríamos en campos de
concentración, al igual que muchos Testigos en la Alemania nazi.
La violencia de las chusmas alcanzó su climax durante los primeros años de la
década que comenzó con el 1940. En Connersville, Indiana, asistí a un juicio de
dos mujeres Testigos acusadas de actividad sediciosa ("conspiración sediciosa")
sencillamente porque estudiaron publicaciones de la Sociedad Watch Tower como
parte de un estudio de grupo en su hogar. El juicio duró cinco días y el último día,
después de entrada la noche, el jurado presentó su veredicto de culpabilidad. Al
salir de la corte, el abogado de la defensa (un Testigo llamado Victor Schmidt) y
su esposa fueron asaltados violentamente por una chusma y se les obligó a
caminar, bajo una lluvia torrencial, toda la distancia hasta el límite de la ciudad.
El horror de la situación causó que en el camino la esposa de Schmidt comenzara
a menstruar súbitamente. Con el grupo que yo transportaba había un representante
Testigo (Jack Rainbow) quien anteriormente había sido amenazado de muerte por
algunos de estos hombres si él regresaba a "la ciudad de ellos." Al llegar a los
límites de la ciudad, y viendo a Schmidt y su esposa seguidos por 1o que quedaba
de la chusma, me sentí obligado a tomar el riesgo de recogerlos, 1o cual pude
hacer. Otro Testigo había procurado hacerlo pero sus esfuerzos sólo resultaron en
que se rompiera una ventana del automóvil. La esposa de Schmidt comenzó a
gritar histéricamente cuando al fin logramos ponerla en el automóvil; el rostro de
su esposo estaba ensangrentado, el resultado de cortaduras profundas donde
evidentemente 1o habían golpeado con manoplas.9

9 Vea el Anuario de los testigos de Jehová del 1975, pp. 186-188; además, el folleto Teocracia,
publicado en 1941, pp. 44, 45, en la versión en
inglés.
14 CRISIS DE CONCIENCIA

El experimentar personalmente tal intolerancia, encallecida y cruda, dejó una


impresión vívida en mi mente joven. Me sentí más convencido de 1o correcto de
mi curso en compañía de aquellos que muy evidentemente eran los siervos
verdaderos de Dios.
Más tarde, como parte de una táctica recomendada por el consejero legal de la
Sociedad Watch Tower, Hayden Covington, un grupo grande de 75 Testigos de la
zona de Cincinnati, Ohio incluyendo a mis padres, mis dos hermanas y a mí-
viajamos a Connersville en un esfuerzo de testificación tipo de "guerra
relámpago." Con sólo una excepción, todos nosotros, tanto hombres como
mujeres y niños, fuimos arrestados y terminamos en varias cárceles, detenidos por
una semana hasta que se pudieron hacer arreglos para fianza. Fue la primera vez
que experimenté el sentimiento que viene con ver una enorme puerta de metal
cerrarse, oír el sonido de la cerradura caer en su lugar y darse cuenta uno que se
le ha quitado la libertad de movimiento.

Unos meses más tarde estaba en Indianapolis, Indiana, para una audiencia de
la corte superior relacionada con los eventos de Connersville. Mi tío, Fred Franz,
miembro del personal de la oficina central de la sociedad Watch Tower desde el
1920, y un íntimo asociado del Juez Rutherford, también estaba allí en calidad de
testigo experto de parte de la Sociedad. La congregación local le pidió que
dirigiera la palabra en su Salón del Reino (lugar de reuniones) una de las noches.
Durante el transcurso de su discurso él comenzó a tratar de la actitud de muchos
con relación a la idea de que la obra de testificar estaba llegando a su fin, de que
ésta estaba casi terminada. Sin exagerar, puedo decir que me quedé estupefacto al
oír a mi tío indicar todo 1o contrario, diciendo que en Brook1yn no estaban en
expectativa de cerrar operaciones, y que cualquier persona que quisiera enviar una
suscripción para la revista Watchtower (La Atalaya, en español) no necesitaba
enviarla por sólo seis meses-sino que ¡la podía enviar por un año completo o por
dos años, si quería!
La esencia de' sus declaraciones era tan contraria a los comentarios del
presidente de la Sociedad en la asamblea de Detroit que me pareció claro que mi
tío estaba hablando de su propia iniciativa, y que no estaba presentando un
mensaje apropiadamente autorizado de parte de la Sociedad. De hecho, yo sentí
como que debía dirigirme a él e instarle a que ejerciera cautela, no fuera a ser que
sus declaraciones llegaran a Brooklyn y lo consideraran como desleal o socavador
del sentido de urgencia extrema que se había desarrollado.
Credenciales y causa 15

Aunque mi tío ya tenía más de cuarenta años, él era un hombre relativamente


joven comparado con el Juez Rutherford, y personalmente yo no estaba muy
seguro si debiera aceptar sus declaraciones como apropiadas o pasarlas por alto
como el producto de una actitud independiente y un poco indiscreta.
Habiéndome trasladado de mi hogar ese año para trabajar en asociación con
un compañero Testigo joven en la región carbonera de West Virginia y el este de
Kentucky, me hallé en una zona donde había que hacer frente a la amenaza de
violencia casi diariamente. Algunos campos mineros constaban de largas hileras
de casas seguidas, hechas de madera y construidas a lo largo de la carretera. A
veces, al llegar a la última de esa particular fila de casas, podíamos mirar hacia
atrás al punto donde habíamos comenzado nuestras visitas y ver a hombres y
muchachos corriendo excitadamente por el lugar reuniendo una chusma.
En el campo minero "Octavia J" en Kentucky, nuestro viejo automóvil Ford,
Modelo A, fue rodeado por un grupo de mineros encolerizados y se nos dijo que
'nos fuéramos de allí y del estado de Kentucky, y que no regresáramos si nos
importaban nuestras vidas.' Esfuerzos para razonar sólo provocaron mayor cólera.
Un par de meses más tarde, sí regresamos, y antes de que saliéramos del lugar nos
persiguieron y dispararon unos tiros. Escapamos por medio de un ardid que nos
llevó por caminos vecinales y a través de la montaña hasta llegar a nuestra casa.
Más que fervor patriótico, fanatismo religioso parecía ser la fuerza que movía a
los mineros. El hecho de que no creyéramos en la enseñanza de un tormento
literal de fuego (que resultó en que muchos de los jóvenes nos gritaran diciendo,
"los no-infiernos," a medida que pasábamos) era un punto tan grave, como nuestra
posición hacia la guerra.
Pude apreciar entonces, lo horroroso que es el fanatismo. Me sentí feliz de ser
parte de una organización que estaba libre de tal intolerancia.

"Vino el verano de 1941 y, contrario a mis expectativas, me hallé asistiendo a


otra asamblea, celebrada en Saint Louis, Missouri. Todavía recuerdo ver a las
muchedumbres congregarse a medida que traían al Juez Rutherford hasta el lugar
de la asamblea en un automóvil con Hayden Covington y el vicepresidente
Nathan Knorr, ambos hombres de alta estatura, parados en el estribo como
guardaespaldas. El último día de la asamblea, Rutherford hizo que todos los
niños, entre cinco y dieciocho años de edad, se sentaran
16 CRISIS DE CONCIENCIA

frente a la plataforma. Después de su discurso se dirigió a ellos


extemporáneamente. Un hombre alto, que generalmente tenía una apariencia de
severidad y un tono grave, Rutherford ahora habló con una persuasión casi
paternal y recomendó a estos niños que quitaran el matrimonio de sus mentes
hasta el regreso de Abrahán, Isaac, Jacob y otros hombres y mujeres fieles de la
antigüedad, quienes pronto serían resucitado s y los guiarían en su selección de
cónyuges. A cada uno se le dio un ejemplar gratis del nuevo libro intitulado Hijos.
Como un vehículo para desarrollar el material, presentó una pareja de Testigos
imaginaria, Juan y Eunice, quienes estaban comprometidos para casarse y que
habían decidido posponer su matrimonio hasta la llegada del Nuevo Orden que
estaba tan cerca. En el libro, Juan le dijo a Eunice:
Nuestra esperanza es la de que dentro de pocos años nuestro matrimonio
será consumado y, por la gracia del Señor, tendremos hermosos hijos que sean
honra para el Señor. Muy bien podemos diferir nuestro matrimonio hasta que la
paz eterna venga sobre la tierra. Es preciso que no añadamos nada ahora a
nuestras cargas, sino que estemos libres y equipados para servir al Señor.
Cuando LA TEOCRACIA esté en pleno apogeo no será una carga el tener
familia. 10

En aquel entonces yo tenía diecinueve años de edad y hoy, a los 70 años, aún
puedo recordar la emoción que aquellas declaraciones generaron en mí, una
extraña mezcla de agitación y depresión. A mi edad, el ser enfrentado con
declaraciones de esa índole, las cuales, en esencia, demandaban de mi parte la
decisión de dejar a un lado cualquier interés en el matrimonio por un tiempo
indefinido, tuvieron un efecto perturbador. Tal vez podía ahora apreciar mejor lo
que experimentaba un hombre joven que estuviera contemplando entrar en el
sacerdocio católico. Por supuesto, el peso de la instancia del presidente de la
Watch Tower estribaba en lo cercano del Armagedón. Como la revista
Watchtower, en inglés, del 15 de septiembre del 1941 dijo:

Al recibir el regalo [el libro Hijos], los niños, en marcha, echaron mano del
libro, no como un juguete o algo para pasar el rato, sino como un instrumento
provisto por el Señor para la obra más eficaz en los meses que quedan antes del
Armagedón.11

10 Hijos, publicado en 1941, p. 347.


11 Vea la revista Watchtower del 15 de septiembre, 1941, p. 288, en inglés.
Credenciales y causa 17

Años más tarde supe que en aquel tiempo el Juez Rutherlord estaba muriendo
de cáncer. Por muchos años él había estado separado de su esposa, quien también
era Testigo y quien vivía como una inválida en California; su hijo, que había
llegado a ser un adulto, no había mostrado interés alguno en la religión de su
padre. Mi tío, Fred Franz, dijo que la condición decadente del Juez, junto con su
fuerte deseo de que el fin viniera mientras él todavía vivía, para poderlo
presenciar, motivó muchas de tales expresiones, como las que se hicieron en
1940. Desde entonces he pensado que si la pareja del libro hubiera sido real y no
ficticia, su período de compromiso hubiera sido bastante largo, de hecho, aún
estaría en vigor. Algunos de los que entonces estaban presentes como niños, sin
embargo, lealmente pusieron en efecto el consejo que oyeron y permanecieron
solteros a través de lo que se pudiera llamar sus años normales para el
matrimonio, pasando a ser solterones y solteronas.

En el año 1942, una asignación como "precursor especial" en Wellston, ohio,


proporcionó otras experiencias.12 Otro Testigo joven y yo vivimos en un carro-
casa pequeño, una "caja sobre ruedas," de fabricación casera, de 1.80 metros de
ancho y 4.25 metros de largo (6 pies por 14 pies). No tenía material aislante
contra el frío en las paredes, y nuestra pequeña estufa de carbón mantenía el fuego
por sólo unas pocas horas. Muchas noches de invierno el agua en el cubo dentro
del carro se congeló, y no era extraño despertar durante la noche y no poder
volver a dormir debido a que los pies pulsaban con dolor debido al frío. No
teníamos medios para algo mejor debido a que, aparte de nuestra porción de las
contribuciones que las personas daban por la literatura, cada uno de nosotros
recibía una mesada de la Sociedad de hasta un máximo de quince dólares.13
Durante la mayor parte del año nuestra comida principal del día generalmente
consistía en papas (patatas) hervidas, margarina, y el "pan del día anterior" (que
costaba la mitad del pan fresco). Mi compañero tenía
12 "Precursores especiales" son representantes de tiempo cabal ("precursores") a quienes la Sociedad da
asignaciones especiales. con una cuota de horas más alta y un subsidio mensual para ayudar con los
gastos.
13 La hoja de pedido para este subsidio tenía espacio para indicar las contribuciones recibidas por la
literatura. lo que había sido gastado. y la diferencia. Como en ocasiones la diferencia no llegaba a los
quince dólares. pensé que 1o correcto era pedir menos dinero. Pero esto resultaba en que frecuentemente
me quedaba corto de fondos, lo que hacía que solicitara aún menos cantidad cada vez. Como descubrí
más tarde, la mayoría de los "precursores especiales" pedían la cantidad fija de quince dólares siempre.
18 CRISIS DE CONCIENCIA

un automóvil viejo pero rara vez teníamos dinero para ponerle combustible.
En este pueblo también estalló la animosidad. En diferentes ocasiones los
muchachos jóvenes rompieron toda ventana del carro-casa. Una noche regresé a
casa para encontrarla virada sobre uno de sus lados. De nuevo sufrí la experiencia
de ser arrestado y pasé una noche en la cárcel de la localidad. El lugar estaba
literalmente lleno de chinches y, debido a que no podía soportar el acostarme en
la litera, estuve la noche entera sentado sobre una lata vacía que alguien había
dejado en la celda.

En el 1944 vino la invitación para asistir a la escuela misionera, la Escuela


Bíblica de Galaad de la Watchtower, para un curso de cinco meses. Después de la
graduación y mientras esperaba recibir una asignación misionera, dediqué un año
y medio como trabajador viajero visitando congregaciones en un "circuito" que
abarcaba el estado de Arizona y una gran sección de California. Al visitar
congregaciones en San Diego, California, pasé cinco noches en "Beth Sarim" (que
significa, "Casa de los Príncipes"). Esta era una casa grande edificada por la
Sociedad y de la cual se decía que estaba 'bajo custodia' para los hombres fieles de
la antigüedad, desde Abel en adelante, para que ellos la usaran cuando fueran
resucitados.14 El Juez Rutherford, quien había padecido de dolencias pulmonares,
pasó varios inviernos allí. Recuerdo que el lugar me dio un aparente sentido de
irrealidad. San Diego era una buena ciudad. El hogar era una residencia excelente
de la clase alta. Pero yo no podía comprender por qué los hombres de quienes yo
había leído en la Biblia tendrían interés alguno en que se les pusiera allí; algo
parecía estar fuera de lugar.15
Después se me asignó como misionero a Francia pero no pude ir debido a que
mi Junta de Servicio Selectivo rehusó otorgar permiso para salir del país. Fui,
entonces, asignado a la isla de Puerto Rico. Antes de salir, en el 1946, Nathan
Knorr, quien entonces era presidente de la Sociedad (desde la muerte de
Rutherford, a principios de 1942) habló a un grupo de nosotros, hombres jóvenes
que estábamos siendo enviados para hacer trabajo de supervisión como
"superintendentes de sucursal" en diferentes países. Entre otras cosas el recalcó
que si deseábamos permanecer en nuestras asignaciones

14 Vea el libro Salvación, publicado en el 1939, pp. 323, 324.


15 No muchos años más tarde Beth Sarim fue vendida. La creencia en el regreso de los "hombres de fe de
la antigüedad," antes del Armagedón, también fue echada a un lado.
Credenciales y causa 19

deberíamos evitar cualquier cosa que condujera a noviazgo y matrimonio. La


norma era: La pérdida de la soltería significa la pérdida de la asignación. l6
En Puerto Rico no pasó mucho tiempo antes de que nuestro grupo, en la "casa
misionera" en San Juan, constara de un matrimonio, siete muchachas jóvenes de
unos 20 años de edad y yo, viviendo todos en una casa de dos pisos, con seis
habitaciones. Aunque seguí el consejo de Knorr y me mantuve muy ocupado
(conduciendo en ocasiones más de quince estudios bíblicos a la semana), la norma
existente con relación al matrimonio junto con el trato estrecho, por necesidad
prevaleciente en el hogar misional, produjeron una presión creciente sobre mí.
Ataques de disentería, una infección para-tifoidea con su acompañante dolor
agudo y la eliminación de sangre en la excreta, y más tarde un caso de hepatitis
infecciosa, empeoraron la situación. (Me mantuve trabajando en la oficina aun
durante las crisis con la disentería y la infección para-tifoidea, y descansé
solamente una semana cuando sufrí el ataque de hepatitis, volviendo a trabajar
aunque a veces me sentía tan débil que casi no podía subir las escaleras hasta la
oficina.) Al fin de ocho años, la presión combinada me llevó al borde de un
colapso nervioso. Después de escribirle al presidente, se me removieron las
responsabilidades en la sucursal (yo no había pedido esto) y se me ofreció la
oportunidad de volver a los Estados Unidos y hacer trabajo como superintendente
viajero. Pedí que se me permitiera más bien permanecer en mi asignación en
Puerto Rico. Así fue hecho y se me transfirió a otra ciudad. Aunque la ciudad de
Aguadilla no era una ciudad que se me antojaba, pedí ser enviado a ella ya que la
necesidad era mayor allí.
Después de aproximadamente un año se me asignó a trabajar como
superintendente viajero visitando congregaciones en la isla y en las cercanas Islas
Vírgenes (ubicadas al este de Puerto Rico). Un rasgo adicional fue que la
Sociedad periódicamente me pidió que hiciera viajes a la República Dominicana,
donde la obra de los Testigos de Jehová había estado bajo proscripción por el
gobierno del dictador Trujillo. El propósito de los viajes era primariamente el
introducir clandestinamente copias de la literatura de la Watch Tower. l7 Lo hice

16 Básicamente la misma regla aplicaba en la sede central internacional y las oficinas de sucursal; a
mediados del 1950 la regla cambió; Knorr mismo se casó.

17 Aunque de estatura mediana, mi peso promedio mientras estuve en el Caribe era de sólo 53 kilos (117
libras). Podía colocar varias revistas y un libro de 384 páginas alrededor de mi cuerpo entre dos
camadas de ropa interior y aún parece normal. El único problema era que mientras estaba sentado en
el avión las esquinas del libro se me enterraban en los muslos causando alguna incomodidad.
20 CRISIS DE CONCIENCIA

un número de veces y entonces, en 1955, se me pidió que tratara de entregar


personalmente una petición al dictador. Sabiendo que las personas que se ganaban
el des-favor de él, a veces sencillamente desaparecían, acepté la asignación con
una medida de aprensión. Al llegar a la Ciudad Trujillo (ahora Santo Domingo)
envié un telegrama al generalísimo presentándome sencillamente como un
"educador norteamericano con información de gran importancia para usted y su
país." La entrevista se otorgó en el Palacio Nacional y pude entregar la petición en
sus manos.18 Para sorpresa mía no me deportaron del país y continué haciendo
mis visitas periódicas "de contrabandista" sin que me arrestaran.
Entonces, en 1957 todos los misioneros de los Testigos fueron deportados de
la República Dominicana al iniciarse una ola de persecución violenta durante la
cual muchos Testigos fueron brutalmente golpeados y puestos en prisión. Un
punto crucial había sido la negativa de los Testigos varones en cuanto a efectuar
"el marchar" como era requerido por las leyes de entrenamiento militar. Pero
también hubo considerable oposición de parte del sector religioso, con sacerdotes
y otros haciendo declaraciones inflamatorias en los periódicos. La Sociedad me
pidió que fuera y examinara la condición de los Testigos dominicanos. Hacía
poco tiempo que había estado allí para entregar instrucciones a los misioneros y
había obtenido relatos detallados de la persecución, los cuales fueron publicados
prominentemente en los diarios de Puerto Rico. Según nos enteramos, por medio
de una fuente cercana a él, esta publicidad encolerizó a Trujillo. Sintiéndome
como un hombre marcado, recuerdo que durante mi primera noche en el hotel en
Ciudad Trujillo me asignaron un cuarto en el piso bajo con ventanas estilo francés
junto a la cama. Tan convencido estaba de lo real del peligro en que me
encontraba que preparé la apariencia de la forma de un cuerpo en la cama y me
acosté en el piso detrás de ella. Sin embargo, de nuevo pude entrar y salir sin
incidente alguno e hice otros viajes los años siguientes.

Trece años después de llegar a Puerto Rico me casé, ya que la norma había cambiado.
Cynthia, mi esposa, se unió a mí en la obra

18 El Generalísimo Rafael Leonidas Trujillo me recibió vestido en completo uniforme militar cubierto de
medallas (muchas, si no todas, auto-otorgadas). Cuando percibió de qué se trataba mi misión la
entrevista concluyó rápidamente. Aún así, parece ser que la impresión producida fue buena pues un
corto tiempo después la proscripción fue levantada por un año y luego reimpuesta.
Credenciales y causa 21

viajera. En las islas las condiciones económicas eran pobres, considerablemente


por debajo del nivel actual. Vivimos con las personas a quienes servíamos,
compartiendo sus pequeños hogares, algunas veces teníamos agua corriente y
electricidad, otras veces no; algunas veces con una medida de privacidad, a
menudo con muy poca. Siendo relativamente jóvenes nos ajustamos a ello aunque
la salud de mi esposa iba a ser afectada seriamente.
Sólo unos cuantos meses después de nuestra boda, mientras servíamos en una
isla pequeña, mi esposa se enfermó con un caso severo de gastroenteritis,
evidentemente debido a agua contaminada o alimento contaminado. El hogar
donde nos alojábamos era de una excelente pareja de las Indias Occidentales con
niños muy hermosos. Desafortunadamente la casa (que ellos alquilaban) estaba
infestada de cucarachas, una criaturita que pone a mi esposa al borde del pánico.
Por la noche con regularidad examinábamos nuestra cama para ver si había
cucarachas antes de poner el mosquitero. Sospechando que una caja grande que
contenía ropa era el lugar de habitación de las criaturas, un día tomé un
atomizador con insecticida y me dirigí a la caja y levanté la pieza de ropa que
estaba encima. Inmediatamente la volví a poner pues la caja estaba viva con lo
que parecía ser centenares de pequeñas cucarachas y temí que el atomizador las
esparciera por todos lados. Para completar la situación, una rata grande entraba
cada noche en la cocina (al lado de nuestra habitación y al lado del único cuarto
de baño); su tamaño era suficientemente grande para poder mover las latas de
alimento que estaban en los anaqueles.
En estas circunstancias mi esposa ahora comenzó a sufrir de gastroenteritis,
desarrollando diarrea extrema y vómitos constantes. Pude llevada al único doctor
de la isla y una inyección detuvo temporalmente los vómitos. Tarde esa noche le
comenzaron de nuevo junto con la diarrea constante, llevando a Cynthia al borde
de la deshidratación. Corrí como un kilómetro y medio para ir a despertar al
doctor y la llevamos en su camioneta a una pequeña clínica. Sus venas habían
sufrido colapso y las enfermeras tuvieron que probar vez tras vez antes de poder
introducir una aguja para administrar solución salina. Después de unos días fue
dada de alta pero su salud nunca llegó a ser como antes. Más tarde una infección
de parásitos (especie de triquina) se sumó al problema.
Continuamos en la obra viajera hasta el 1961 y entonces fuimos transferidos a
la República Dominicana. Trujillo fue asesinado poco antes de nuestra llegada.
22 CRISIS DE CONCIENCIA

Durante el período de casi cinco años en que permanecimos en el país vimos


la caída de cuatro diferentes gobiernos y en abril del 1965 experimentamos una
guerra que se peleó en tomo a la capital, donde estábamos ubicados. La mayoría
de los americanos y otros residentes extranjeros huyeron del país. Nuestro grupo
misionero no se sintió inclinado a abandonar a los Testigos dominicanos ni
nuestra asignación, de modo que aprendimos 1o que es la vida durante el tiempo
de guerra. Las noches estaban llenas del sonido de centenares de rifles, el sonido
de ametralladoras, la explosión de bazucas y otras armas pesadas. Durante el día
había períodos de calma durante los cuales podíamos salir y llevar a cabo alguna
actividad, aunque a veces llegamos a quedar acorralados al haber una erupción de
disparados. Hasta este día me pregunto, ¿cuán cerca de la cabeza de uno tienen
que pasar las balas para que se pueda oír el sonido peculiar de abejas
encolerizadas? Un soldado me dijo consoladoramente, "No hay que preocuparse
por esas balas. Usted no oirá la bala que le alcance."
Los restantes quince años de servicio de tiempo cabal fueron bastante
diferentes ya que transcurrieron en la sede central internacional en Brook1yn,
Nueva York. Mi razón por haber descrito en algún detalle los años temprano s
hasta el 1965, ha sido que su contenido parece ser de la índole (aunque
grandemente inferior en calidad) de las experiencias que el apóstol Pablo señala
para establecer la evidencia de 1o genuino de su servicio a Dios y Cristo,
diciendo:

Nos recomendamos en todo como ministros de Dios: con mucha constancia en


tribulaciones, necesidades, angustias.
En las palabras que siguen, él no hace mención de sus discursos, no da cifra
de grandes audiencias a las cuales se dirigió, no cita ejemplos de logros de
organización al edificar grandes números de creyentes.19
No alego que 1o que yo experimenté sea, de manera alguna, peor que 1o que
otros hayan experimentado, ya sea como misioneros de los Testigos de Jehová o
de otra religión. El registro se presenta sencillamente para que el lector decida
sobre su valor relativo, particularmente en 1o que tiene que ver con determinar la
validez e integridad de la información que se suministra en el resto de esta
publicación.

19 2 Corintios 6:4-18, BJ.


Credenciales y causa 23

CIRCUNSTANCIAS Y CONSECUENCIAS
No podemos dejar de hablar lo que vimos y oímos.-Hechos 4:20, Versión Bover-
Cantera.

Lo que vi, oí y viví durante los siguientes 15 años tuvo un gran impacto sobre
mí. Si la reacción del lector coincidirá con la mía, no tengo manera de saberlo,
pero una cosa es segura, y es que nadie podría entender lo que me llevó a una
situación de crisis sin saber de estos desenvolvimientos. El proverbio es
apropiado: "Cuando alguien está respondiendo a un asunto antes de oído, eso es
insensatez de parte suya y una humillación."20
El año antes de la guerra en la República Dominicana, y después de un ataque
de fiebre dengue que dejó las extremidades táctiles de mis nervios súper-
sensitivas, yo había asistido a un curso de diez meses en la Escuela Bíblica de
Galaad.21 Al fin del curso, el presidente de la Sociedad, N. H. Knorr, me dijo que
dejara mi servicio misionero en el Caribe y viniera con mi esposa a las oficinas
internacionales (llamadas “Betel") en Brooklyn, donde yo serviría en el
departamento
de redacción. Aunque indudablemente esto se consideraría como un honor
para otros, francamente yo no tenía interés en dejar el lugar en que entonces me
encontraba. Al hablar con el hermano Knorr en su oficina, le expliqué lo mucho
que yo disfrutaba de mi presente asignación, de la gente, y del trabajo.
Aparentemente esto se consideró como una falta de aprecio por la oportunidad
ofrecida; él pareció estar algo ofendido. Le dije, entonces, que yo sencillamente
quería que él supiera como yo me sentía, que supiera del amor que le tenía a la
actividad misionera, y que aceptaría el cambio de asignación.
Unos cuantos meses después de nuestra llegada y después que había hecho
algún trabajo en redacción, el presidente Knorr me llevó a una oficina donde
había una mesa llena de montones altos de papeles mecanografiados y me pidió
que emprendiera el desarrollo de un diccionario bíblico. Los papeles eran el
resultado de asignaciones que habían sido divididas entre 250 hombres alrededor
del mundo. Esas asignaciones, sin embargo, se hicieron generalmente
20 Proverbios 18:13.
21 La fiebre dengue es como la malaria, siendo transmitida por mosquitos, pero no deja efectos
permanentes. Sus efectos perduradores en mí posiblemente se debieron a un episodio de fiebre
escarlatina en la niñez.
24 CRISIS DE CONCIENCIA

sobre la base de la posición organizacional de los autores (como por ejemplo,


personal de oficinas de sucursal, superintendente de fábrica, y así por el estilo).
Pocos de esos hombres tenían experiencia en redacción y mucho menos, la
experiencia, el tiempo, o el acceso a bibliotecas, para hacer investigación. Creo
que se puede decir conservadoramente que por lo menos 90% del material
sometido no se usó.
Comencé con "Aarón" y continué con "Aaronitas," "Ab," "Abaddón," y así
por el estilo, pero pronto se hizo obvio lo poco práctico que era esperar que un
solo escritor asumiera la tarea. Primero, uno de los directores de la Sociedad,
Lyman Swingle, fue asignado; después Edward Dunlap, el registrador de la
Escuela de Galaad; seguido por Reinhard Lengtat y John Wischuk, de los
departamentos de servicio y redacción respectivamente. Otros participaron
intermitentemente por varios períodos, pero fueron las cinco personas
mencionadas quienes después de 1,696 páginas y cinco años de trabajo
completamos la obra bíblica de referencia llamada Aid to Bible Understanding (en
español, Ayuda para entender la Biblia).22 En 1988 este diccionario fue publicado
de nuevo en dos tomos con un nuevo título, Insight on the Scriptures (Perspicacia
para comprender las Escrituras). Con excepción a un considerable número de
nuevos mapas e ilustraciones en colores, el material del texto queda casi idéntico
a la obra original.
Al comienzo, el presidente Knorr hizo una declaración que probó ser un factor
clave en la manera en que abordamos el proyecto. Fortuitamente el propósito
original de ésta fue mal entendido por nosotros. Hablando a los que entonces
habían sido asignados al proyecto, él dijo, "Sólo queremos presentar lo que la
Biblia dice; no hay necesidad de buscar todo en las publicaciones de la Sociedad."
Su propósito al decir esto, según nos dimos cuenta más tarde, era con el fin de
que el proyecto se completase rápidamente y que produjera algo relativamente
corto, un "manual," como él lo expresó más tarde. Por medio de básicamente
renunciar los textos bíblicos claves relacionados a un tema en particular, con un
mínimo de clarificación adicional, este trabajo requeriría usar muy poco tiempo
en investigación. Nosotros incorrectamente entendimos que él quería decir que
deberíamos esforzamos por presentar lo que la Biblia realmente decía y no
sentimos obligados a presentar los asuntos como

22 Los cinco de nosotros recibimos nuestras asignaciones de tópicos a través de Karl Adams, en aquel
entonces el director del Departamento de Redacción.
Credenciales y causa 25

las publicaciones de la Watch Tower los presentaban. El resultado fue una publicación
considerablemente diferente a lo que de otra manera hubiera salido. El material que fue
enviado por los doscientos cincuenta hombres casi invariablemente presentaba el 'punto
de vista aceptado' de las publicaciones de la Sociedad. Nuestra publicación a menudo
reveló diferencias.
El vicepresidente de la Sociedad, Fred Franz, era reconocido como el principal
erudito bíblico de la organización. En varias ocasiones fui a su oficina para preguntar
acerca de puntos. Para sorpresa mía frecuentemente me dirigió a comentarios de la Biblia
diciendo, "¿Por qué no miras lo que dice Adam Clarke, o lo que dice Cook," o, si el tema
estaba primariamente relacionado con las Escrituras Hebreas, "lo que dicen los
comentarios de Soncino?" Nuestra biblioteca en Betel contenía anaquel tras anaquel tras
anaquel lleno de tales comentarios. Y a que eran el producto de eruditos de otras
religiones, sin embargo, yo no les había dado mucha importancia y, junto a otros en el
departamento, sentía un poco de titubeo, hasta desconfianza, al usarlos. Tal como Karl
Klein, un miembro de muchos años en el Departamento de Redacción, muchas veces
expresó de manera brusca que el usar esos comentarios era "mamar de las tetas de
Babilonia la Grande," el imperio de religión falsa, según la interpretación de la Sociedad,
la Gran Ramera de Revelación.23
Mientras más buscaba información en estos comentarios, sin embargo, más
profundamente impresionado quedaba con la creencia firme en la inspiración divina de
las Escrituras expresada por la vasta mayoría. Estuve aún más impresionado por el hecho
de que, aunque algunos se escribieron en fecha tan lejana como el siglo XVIII, la
información generalmente tenía mérito y era exacta. No pude evitar comparar esto con
nuestras propias publicaciones las cuales, a menudo, se hacían "anticuadas" después de
sólo unos pocos años y se dejaban de publicar. No es que yo pensara que estos
comentarios estuvieran libres de error en manera alguna; pero lo bueno en ellos
ciertamente sobrepasaba los puntos ocasionales sobre los cuales yo pensaba que estaban
equivocados.
Cuando los temas "hombre de mayor edad (ancianos)" y "superintendente" se me
asignaron, la investigación bíblica pronto reveló que la forma de supervisión
congregacional usada por nosotros no se conformaba a los arreglos del primer siglo. (No
teníamos

23 Se me hace difícil creer que él realmente estaba hablando en serio pues él mismo usaba dichos
comentarios, y sabía que Fred Franz los usaba con regularidad.
26 CRISIS DE CONCIENCIA

cuerpos de ancianos en las congregaciones; un hombre en cada congregación era


el único "superintendente.") Un poco perturbado, abordé a mi tío con la evidencia.
De nuevo su respuesta me tomó por sorpresa. "No trates de entender las Escrituras
sobre la base de lo que ves hoy día en la organización," dijo él, y añadió, "Mantén
puro el libro Ayuda." Y o siempre había considerado a la organización como el
único conducto de Dios para dispensar verdad, de modo que su consejo, cuando
menos, sonó extraño. Cuando señalé que la manera en que la Traducción del
Nuevo Mundo de la Sociedad vertía Hechos 14:23, evidentemente insertando las
palabras "para los puestos," en relación al nombramiento de ancianos, y que esto
alteraba el sentido, él dijo, "¿Por qué no lo examinas en otras traducciones que
quizás no estén tan prejuiciados?24 Salí de su oficina preguntándome si de hecho
yo había oído lo que pensé haber oído. En días futuros yo habría de recordarle
estas declaraciones, en más de una ocasión, durante las sesiones del Cuerpo
Gobernante.
Esa conversación afectó tremendamente mi manera de considerar las
Escrituras. Aprecié cabalmente su integridad hacia la verdad bíblica, implícita en
los comentarios hechos por él. Comencé a apreciar, más que nunca antes, cuan
vitalmente importante era el contexto para determinar el sentido de cualquier
parte de las Escrituras, y esa realización pareció ser verdad en otros del grupo
quienes estaban trabajando con regularidad en el proyecto Ayuda. También nos
dimos cuenta de la necesidad de dejar que la Biblia definiera sus propios
términos, en vez de sencillamente tomar algún punto de vista mantenido
anteriormente o dejar que un diccionario que sólo suplía definiciones en inglés lo
determinara. Comenzamos a hacer mayor uso de léxicos hebreos y griegos que
había en la biblioteca de Betel, y de concordancias que se basaban en las palabras
en el idioma original y no en sus traducciones al inglés.
Fue una educación y una experiencia que nos dio una lección en humildad,
pues llegamos a apreciar que nuestro entendimiento de las Escrituras era mucho
menor de lo que habíamos pensado, que no éramos los avanzados eruditos
bíblicos que nos creíamos ser. Mi vida en los 25 años anteriores había sido una
continua cadena de

24 En ediciones posteriores la Traducción de/Nuevo Mundo abandonó la frase en cuestión. Las primeras
ediciones decían: "Además, les nombraron hombres de mayor edad para los puestos de la congregación
y, haciendo oración con ayunos. los encomendaron a Jehová en quien habían llegado a creer."
Credenciales y causa 27

actividades, una carrera sin cesar, al grado que, aunque había leído la Biblia varias
veces de principio a fin, nunca había podido efectuar una investigación tan seria y
detallada como ahora, de hecho, nunca había sentido la necesidad de hacerlo ya
que se asumía que otros lo estaban haciendo por uno. Los dos cursos a los que
asistí en la Escuela de Galaad estaban tan rígidamente programados que dejaban
muy poco tiempo para meditación, para investigar y analizar detenidamente.
Ahora, el tener tanto el tiempo como el acceso a diferentes ayudas para el
estudio de la Biblia tales como diccionarios, comentarios y concordancias del
hebreo y el griego, fue de gran ayuda. Pero, más que nada fue el percatamos de la
necesidad de dejar que el contexto bíblico nos guiara, de permitir que las
Escrituras mismas estuvieran en control, lo que marcó la diferencia. No hubo un
cambio de punto de vista de la noche a la mañana pero, a través de un período de
años, un convencimiento más profundo de la necesidad de dejar que la Palabra de
Dios hablara por sí misma al mayor grado posible, se hizo más real. Podía ver por
qué esos comentarios de cien y doscientos años de antigüedad, en nuestra
biblioteca en Betel tenían un valor que trascendía la barrera del tiempo. El
mismísimo modo de exposición, esto es, de versículo por versículo, les obligó a
permanecer dentro del significado contextual, restringiéndoles considerablemente
de envolverse en excursiones exegéticas sectarias o vuelos de fantasía
interpretativa.
Así que, el material del libro Ayuda relacionado con los ancianos, y la
administración de la congregación en los tiempos bíblicos, era muy diferente a la
posición mantenida por los Testigos de Jehová, donde prevalecía, más o menos,
un arreglo "monárquico." El arreglo bíblico de cuerpos de ancianos fue
rotundamente eliminado en 1932 por el Juez Rutherford debido a la falta de
cooperación de parte de algunos ancianos con los programas y normas de la
Sociedad.25 Su posición como presidente le dio a Rutherford la autoridad
necesaria para tomar tal posición; todas las congregaciones
25 Generalmente, para justificar esta acción, se enfoca la falta de cooperación de parte de algunos ancianos
para con la obra de la predicación de casa en casa, que ahora estaba siendo fuertemente enfatizada. Se
les representa como hombres que sólo estaban interesados en celebrar reuniones y pronunciar discursos.
Nunca se mencionó que el presidente de la Watch Tower, el Juez Rutherford, hacía exactamente lo
mismo. La explicación dada era que sus responsabilidades no le permitían salir a predicar de casa en
casa.
28 CRISIS DE CONCIENCIA

fueron invitadas a votar por la eliminación de los cuerpos de ancianos y su


reemplazo por un "director de servicio" nombrado por la Sociedad. Por los
siguientes cuarenta años no habría cuerpos de ancianos en las congregaciones. Es
por eso que la Traducción del Nuevo Mundo de la Biblia, publicada en 1950, con
regularidad usó la frase "hombre de mayor edad" más bien que "ancianos," y así,
oficialmente desacreditó el término.26
Después de haber completado los artículos para "Hombre de Mayor Edad" y
"Superintendente," presenté el material. Normalmente, ni el presidente Nathan
Knorr ni el vicepresidente Fred Franz, hacían un esfuerzo por leer el manuscrito
del proyecto Ayuda. Sin embargo, Karl Adams, como encargado del
Departamento de Redacción, me dijo que al leer la información se dirigió al
hermano Knorr y le dijo, "Creo que usted debe leer esto. Esto cambiaría muchas
cosas." Después de leer el material, Knorr se dirigió a la oficina de Fred Franz y,
con considerable vehemencia dijo, "¿Qué significa esto? ¿Quiere decir esto que
tenemos que cambiar todo en esta fecha tardía?" Fred Franz contestó que él no
pensaba que eso sería necesario. Que los arreglos existentes podían continuarse
sin problema.
Cuando más tarde Karl Adams me suministró esta información, se me hizo
difícil creerla y una de las noches siguientes me dirigí a la habitación de mi tío
para preguntarle en cuanto a ello. El me confirmó que pensaba que no sería
necesario hacer ajustes. Sabiendo que el libro Ayuda habría de ser presentado a
los hermanos, en forma completa, ese verano en las asambleas de distrito, le
pregunté que ¿qué efecto pensaba él que tendría en ellos el darse cuenta que la
evidencia bíblica mostraba que había habido cuerpos de ancianos en la
congregación del primer siglo, que todos los ancianos servían como
superintendentes, y que no teníamos la menor intención de seguir el ejemplo de
las Escrituras? El dijo calmadamente, que él no pensaba que eso causaría
problema alguno, que el arreglo que existía podría ser "acomodado" a la
información en el libro Ayuda. Yo expresé mi inquietud de que este poner a un
lado el precedente bíblico podría ser muy perturbador para los hermanos.
Apegándose a su posición, él relató como los hermanos de décadas anteriores
habían razonado que ya que Cristo había tomado el poder en 1914, podía,
apropiadamente, haber cambios en la manera en que los asuntos fueran
administrados
26 Más tarde, en ediciones posteriores de la Traducción del Nuevo Mundo, se usó la palabra "ancianos"
pero sólo en el libro de Revelación en referencia a los 24 ancianos cerca del trono de Dios.
Credenciales y causa 29

ahora en la tierra. También añadió que él había creído, y todavía creía, que Cristo
Jesús dirigiría y administraría los asuntos de sus siervos por toda la tierra por
medio del uso, y a través de la agencia, de un sólo individuo y que éste sería el
caso hasta que viniera el Nuevo Orden. El tenor de esta expresión parecía tan
diferente de las que él había usado en ocasiones anteriores que hallé difícil
reconciliadas.
Algún tiempo más tarde, sin embargo, el vicepresidente preparó un material
para la asamblea venidera en el que indicaba que un cambio en la administración
congregacional sí tendría lugar. Cuando el manuscrito de ese material llegó a las
manos de Karl Adams él se dio cuenta de las implicaciones e inmediatamente se
puso en contacto con el presidente Knorr, diciéndole, "Creo que sería buena idea
que usted hablara con el hermano Franz otra vez. Creo que él ha cambiado su
punto de vista." El hermano Knorr así lo hizo y definitivamente, el hermano Franz
había cambiado su punto de vista. Y como consecuencia el arreglo de cuarenta
años cambió.
Cuando se me asignó el tema "Cronología," esto también llevó a preguntas
serias, 27 Y Una enseñanza principal de los Testigos de Jehová es que la profecía
bíblica había señalado al año de 1914 como el fin de los "tiempos de los Gentiles"
de Lucas 21:24, y que en ese año Cristo Jesús tomó el poder del reino y comenzó
a gobernar de manera invisible a los ojos humanos. En Daniel, capítulo cuatro, las
referencias a un período de "siete tiempos" eran la base para cálculos que llevaban
a esa fecha, y por el uso de otros textos, estos siete tiempos fueron convertidos en
un período de 2,520 años, comenzando en el año 607 antes de Cristo y terminando
en el 1914 de nuestra era. La fecha de comienzo, 607 antes de Cristo, se consideró
como el tiempo de la destrucción de Jerusalén a manos del conquistador
babilónico Nabucodonosor. Yo sabía que tal fecha, 607 antes de Cristo, era
peculiar a nuestras publicaciones pero no sabía por qué.
Meses de investigación se emplearon en este tema de "Cronología" y resultó
en el capítulo más largo del libro Ayuda.28 Gran parte del tiempo se empleó en
tratar de hallar alguna prueba, algún apoyo en la historia para la fecha del 607
antes de Cristo, que era tan crucial para que nuestros cálculos nos llevaran a 1914.
Charles Ploeger, un miembro del personal de la oficina principal, que en ese
tiempo servía

27 También se me asignó la mayoría de los tópicos históricos relacionados con los regentes y la historia de
Egipto, Asiria, Babilonia (sólo los regentes), Medo Persia y otros.
28 Tomó desde la página322 hasta la página 348, un total de 27 páginas. En la edición de 1988 se redujo a
18 páginas (delapágina370 ala página 387), el cambio más substancial en esa nueva edición. '
30 CRISIS DE CONCIENCIA

como mi secretario, investigó por las bibliotecas del área de la ciudad de Nueva
York para buscar cualquier cosa que pudiera apoyar la fecha históricamente.
No hallamos absolutamente nada en apoyo del 607. Todos los historiadores
señalaban a una fecha de 20 años más tarde. Antes de preparar el material para el
libro Ayuda sobre el tema "Arqueología," yo no tenía conocimiento de que el
número de tabletas cuneiformes de barro cocido, encontradas en la zona de
Mesopotamia y que pertenecían al tiempo de la Babilonia antigua, estaba en el
orden de decenas de miles. Pero en todas ellas no había nada que indicara que el
período Neobabilónico (período en el cual tomó lugar el reinado de
Nabucodonosor) fuera lo suficientemente largo para armonizar con nuestra fecha
del 607 antes de Cristo como el año de la destrucción de Jerusalén. Todo señalaba
un período veinte años más corto de lo que afirmaba nuestra cronología
publicada. Aunque hallé esto algo perturbador, yo quería creer que nuestra
cronología era correcta a pesar de toda la evidencia de lo contrario. Así que, al
preparar el material para el libro Ayuda, gran parte del tiempo y del espacio se usó
en tratar de debilitar la credibilidad de la evidencia arqueológica e histórica que
demostraba errónea la fecha del 607 antes de Cristo y también, como resultado, la
fecha del 1914 año de Cristo.
Charles Ploeger y yo hicimos viaje a Brown University en Providence, Rhode
Island, para entrevistar al profesor Abraham Sachs, un especialista en textos
cuneiformes antiguos. Queríamos ver si podíamos obtener cualquier información
que indicara alguna falla, o debilidad de clase alguna, en la información
astronómica encontrada en muchos de estos textos, la cual probaba incorrecta
nuestra fecha del 607. En conclusión, se hizo evidente que se hubiera requerido
una virtual conspiración de parte de los escritores antiguos-sin ningún motivo que
se pueda concebir-para hacer tal cosa, para presentar incorrectamente los hechos,
si efectivamente nuestra fecha era la correcta. Procediendo ahora de la misma
manera que lo haría un abogado al enfrentarse a cierta evidencia que no puede
vencer, mi esfuerzo se concentró en desacreditar tal evidencia o en debilitar la
confianza en los testimonios de tiempos antiguos, en particular, la evidencia de
textos históricos que tenían que ver con el imperio' Neobabilónico.29 Los
argumentos que presenté eran honestos, pero
29 Aid toBible Understanding (Ayuda para entender la Biblia), pp. 326-328, 330, 331. Esta sección,
tratando de tales problemas, se eliminó en la nueva edición.
Credenciales y causa 31

yo sé que el propósito de ellos fue el de sostener una fecha para la cual no hay
apoyo histórico.
Así que, a pesar de nuestro profundo aprecio por ciertos principios, el libro
Ayuda contenía muchos ejemplos de nuestros esfuerzos por ser leales a las
enseñanzas de la organización. En muchos respectos, lo que aprendimos a través
de nuestra experiencia hizo más para nuestro propio bien que lo que hizo para la
publicación. Aún así, el libro Ayuda para entender la Biblia (Aid to Bible
Understanding, ahora llamado Perspicacia para comprender las Escrituras)
sirvió para despertar el interés en las Escrituras entre muchos Testigos de Jehová.
Tal vez el tono, la manera de presentar las cosas, el esfuerzo hecho por la mayoría
de los escritores por evitar el dogmatismo y reconocer que puede haber más de
una manera de ver ciertos asuntos, el haber evitado hacer más de un asunto que la
evidencia permitía estas cosas pueden haber sido de gran beneficio, aunque en
éstas también nos quedamos cortos al permitir que ideas preconcebidas asumieran
el control y el haber fallado en adherimos a las Escrituras como lo debimos haber
hecho. Yo sé que esto fue cierto en mi propio caso al preparar temas como "El
tiempo señalado de las naciones," "El esclavo fiel y discreto," y "La gran
muchedumbre," todos los cuales contienen argumentos diseñados para sostener
las enseñanzas corrientes de las publicaciones de la Watch Tower. Dado que en
mi mente esas enseñanzas eran, sencillamente, "los hechos," me encontré
haciendo precisamente lo que más tarde escribí en el "Prefacio" al libro Aid que
no era la intención del libro. En la página 6 de la edición original en inglés, bajo
el encabezamiento, "Its Aim," (Su Propósito") aparecieron las palabras, "No se
pretende que el libro Aid to Bible Understanding sea un comentario doctrinal o un
trabajo de interpretación." Además, que cualquier aplicación que haya sido hecha
de expresiones simbólicas o figurativas, no fue hecha "arbitrariamente o para
apegarse a un credo." En la gran mayoría de los casos, esto fue cierto. Pero en
ocasiones, las creencias arraigadas vencieron nuestros esfuerzos por adherimos a
la norma.

En el año en el cual se presentó el libro Ayuda en forma completa, se me


invitó a ser miembro del Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová, el cuerpo
que ahora dirige la actividad de los Testigos en unos 205 países alrededor del
mundo. Hasta ese entonces había estado compuesto por siete miembros de la
corporación llamada la Watch Tower Bible and Tract Society, una corporación
fundada originalmente en Pennsylvania por Charles Taze Russell, el primer
32 CRISIS DE CONCIENCIA

presidente. El 20 de octubre del 1971, junto con otros tres, fui nombrado como
miembro del Cuerpo Gobernante que ahora aumentaba en número. Esta
circunstancia, tal vez más que ninguna otra cosa, me puso cara a cara con algunas
realidades con las que nunca me imaginé que me enfrentaría.
Muchos de los Testigos de Jehová objetaron a una declaración que apareció en
el artículo de la revista Time (22 de febrero de 1982) en el cual mi nombre figuró
prominentemente. Los escritores del artículo se refirieron a la organización de los
Testigos de Jehová como "secreta." Pudiera parecer extraño aplicar un término
como ése a una organización que vigorosamente promueve una obra de la clase
más pública-la predicación de casa en casa, en ciudades, pueblos y por países
alrededor del mundo. Los reporteros del Time evidentemente escribieron lo que
escribieron debido a que hallaron extremadamente difícil el obtener comentario
alguno de parte de la sede central acerca de la situación descrita en el primer
capítulo de este libro.
Pero el hecho es que aún dentro de los Testigos de Jehová muy pocos tienen
una idea clara en cuanto a cómo funciona la parte central de la organización. No
saben cómo se toman las decisiones en cuanto a cambios doctrinales, cómo el
Cuerpo Gobernante, que dirige todas sus actividades mundiales, conduce sus
deliberaciones, si las decisiones son consistentemente unánimes o qué es lo que se
hace si hay desacuerdo. El Cuerpo Gobernante se reúne en sesiones cerradas. Sólo
puedo recordar dos o tres ocasiones, en los nueve años que fui parte de él, en que
se permitió que otras personas, que no eran miembros nombrados, estuvieran
presentes en una sesión regular del Cuerpo. Y en esas ocasiones su presencia
había sido requerida solamente para presentar un informe solicitado por el Cuerpo
Gobernante, después de lo cual fueron invitados a salir y el Cuerpo Gobernante
llevó entonces sus deliberaciones en privado-la importancia de tales informes no
calificó a esas personas para participar en la discusión. De menos importancia,
quizás, pero cabe mencionarse además, es que aunque los Testigos reciben
anualmente-a través del Anuario--una declaración breve de ciertos gastos, nunca
se les informa del dinero recibido, de haberes o inversiones.30
Los numerosos factores que son de relativo conocimiento general en muchas
organizaciones religiosas se conocen sólo vagamente, si

30 En el 1978 un reporte financiero sometido al Cuerpo Gobernante mostraba US $ 332 millones en


haberes (propiedades, depósitos, etc.). Aún en el Cuerpo Gobernante, pocos miembros estaban muy
informados acerca de los asuntos financieros de la Sociedad.
Credenciales y causa 33

es que se conocen del todo, por la vasta mayoría de los Testigos de Jehová. Sin
embargo, las decisiones hechas por el pequeño grupo de hombres que forman el
Cuerpo Gobernante pueden afectar, y a menudo sí afectan, las vidas de ellos de
manera muy íntima, y la aplicación de esas decisiones se supone que sea de
carácter global.
Lo cual me trae a la razón final para relatar lo susodicho, la de más peso por
cierto, pues sin ella las razones previas carecen de importancia.

OBLIGACION
Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así
también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas.-Mateo 7:12,
Versión Reina Valera de 1960.

Ese principio declarado por Jesucristo aplica a cualquiera de nosotros que


pretenda ser cristiano, en cualquier cosa que hagamos. Ninguna persona honrada
puede pretender que cumple con esas palabras perfectamente, y yo no hago tal
pretensión. Pero creo que puedo decir que lo que aquí está escrito resulta de un
deseo sincero de aplicar ese principio.
El apóstol Pablo habló de sí mismo como estando "endeudado" a personas de
toda clase.31 El sintió una obligación hacia ellos, y yo me siento igualmente
obligado. Si alguien tuviera conocimiento de datos que me podrían ser de valor
para tomar decisiones vitales, sería mi deseo que ese alguien me los facilitara-no
que tomara la decisión por mí, pero que sí me diera la información, y me
permitiera a mí juzgar su valor o significado. Si él fuese un amigo, un amigo
genuino, yo creo que él lo haría así.
Los nueve años que dediqué con el Cuerpo Gobernante tuvieron un gran
impacto en mí y, particularmente, en mí conciencia. Me encontré cara a cara con
una gran crisis en mi vida, una encrucijada que nunca había esperado encontrar.
La decisión que tomé fue mi propia decisión y el costo resultante fue
considerable. Pero no lamento haberla tomado ni el haber obtenido la información
que contribuyó a ella. Otros quizás decidan de manera diferente; de hecho,
algunos han procedido así. Esa es su prerrogativa, algo entre ellos y Dios.
Después que renuncié como miembro del Cuerpo Gobernante en mayo del
1980, recibí numerosas llamadas de periódicos y revistas pidiendo información
acerca de la situación existente en la
31 Romanos 1:14.
34 CRISIS DE CONCIENCIA

organización. A los que inquirían consistentemente les dirigí a las oficinas de


Brooklyn. Ellos, a su vez, consistentemente dijeron que ya habían investigado 'esa
avenida' sin éxito alguno: "Ningún comentario." Mi respuesta a ellos fue
simplemente que yo no podía ser su fuente de información. Mantuve esa posición
por casi dos años. Lo que sucedió en esos dos años, no solamente con respecto a
mi persona, sino con respecto a otros, hizo que reexaminara mi posición.
Durante esos años, los motivos, el carácter y la conducta de personas que
concienzudamente estuvieron en desacuerdo con la organización, han sido
representados en los peores términos. Su deseo de poner en primer lugar la
Palabra de Dios ha sido representado como el producto de la ambición, rebelión y
orgullo, como un pecado en contra de Dios y de Cristo. Ninguna consideración ha
sido hecha teniendo en cuenta la posibilidad de que cualquiera de ellos haya
actuado en sinceridad, por amor a la verdad o integridad a Dios. Ningún esfuerzo
se ha tomado en hacer tal distinción, más bien todos han sido agrupados de
manera que cualquier conducta impropia o espíritu erróneo (espíritu el cual podía
ser, en algunos casos, el resultado de frustración o falta de conocimiento en cómo
manejar la frustración, la desilusión y el dolor) de parte de algunos que han
dejado la organización se atribuye a todos los que han hallado que no pueden
rendir conformidad de ciento por ciento a sus enseñanzas. Una cantidad
sorprendente de rumores ha circulado a través del mundo. Chismes han llegado a
niveles muy bajos, y personas que han vivido, y aún viven fielmente con sus
cónyuges, han sido objeto de rumores acerca de ellos, como siendo adúlteros, o
aun participando en el intercambio de esposas y la homosexualidad. A otros se les
presenta como egocéntricos, interesados en crear un culto a sí mismos, y como
hipócritas. A los de edad avanzada se les ha caracterizado como "perturbados
mentalmente" o "seniles."
Los únicos que podían restringir tal habla-por medio de simplemente señalar
la posibilidad de que tales personas podrían ser genuinamente sinceras, que
podrían estar verdaderamente preocupados por sus conciencias, como también
recordarles a los promotores de rumores cuán repugnante es ante Dios el falso
testimonio-han contribuido al esparcimiento de los rumores por 1o que han
publicado.32
32 Éxodo 20:16; Levítico 19:16; Salmo 15:3; 1 Pedro 2:21"23.
Credenciales y causa 35

Considere, por ejemplo, este material que apareció en La Atalaya del lo de


enero de 1982 (páginas 28, 29), con una tirada de millones de ejemplares en
muchos idiomas por todo el mundo:
De vez en cuando, se han levantado de entre las filas del pueblo de Jehová
aquellos que, como el Satanás original, han adoptado una actitud de
independencia y criticona. No quieren servir "hombro a hombro" con la
hermandad mundial. (Compare con Efesios 2:19-22.) Más bien, presentan un
"hombro terco" a las palabras de Jehová. (Zacarías 7: 11, 12) Por medio de
denigrar el modelo del "lenguaje puro" que Jehová bondadosamente ha enseñado
a su pueblo durante el pasado siglo, estos altaneros tratan de desviar a las
"ovejas" del un solo "rebaño" internacional que Jesús ha reunido en la Tierra.
(Juan 10:7-10, 16) Tratan de sembrar dudas y de separar de la abundante "mesa"
de alimento espiritual servida en los Salones del Reino de los testigos de Jehová,
donde en verdad 'nada falta,' a algunos que nada sospechan. (Salmos 23:1-6)
Dicen que basta con leer la Biblia exclusivamente, ya sea a solas o en grupos
pequeños en el hogar. Pero, lo extraño es, que mediante tal 'lectura de la Biblia,'
han vuelto directamente a las doctrinas de apostasía que estaban enseñando los
comentarios del clero de la cristiandad hace 100 años, ¡y algunos hasta han
vuelto a celebrar fiestas de la cristiandad, tales como las saturnales romanas del
25 de diciembre! Jesús y sus apóstoles advirtieron en contra de tales
desaforados.-Mateo 24: 1113; Hechos 20:28-30; 2 Pedro 2:1, 22.

Así, en un solo párrafo, se describe a personas siendo como Satanás,


independientes, criticones, tercos, denigradores, altaneros, apóstatas y
desaforados. ¿Qué es lo que han hecho para ganarse esa lista de acusaciones?
Entre los "males" mencionados está el de estar en desacuerdo de alguna manera
no especificada-con las enseñanzas de la organización; también, por sostener que
la Palabra inspirada de Dios, por sí sola, es suficiente, y que las reuniones grandes
en un edificio no son esenciales.
¿Podrían estas cosas por sí mismas colocar a una persona en la categoría de
Satanás? No se dice nada que indique otra cosa e, increíble como parezca, en la
mente de muchos Testigos, incluyendo ancianos de congregación y representantes
viajeros, esto se ha considerado suficiente para catalogarlos así y tratar con ellos
de acuerdo con tal percepción.
En la próxima página se muestra un cuadro, tomado de los registros del
Cuerpo Gobernante sobre la actividad mundial de los Testigos de Jehová,
mostrando año por año el número de personas
36 CRISIS DE CONCIENCIA

bautizadas y el número total (le asociados activamente para los años desde el 1970 al
1979, inclusive:

Número total informando


Año Bautizados ese año actividad ese año
1970 164,193 1,384,782
1971 149,808 1,510,245
1972 163,123 1,596,442
1973 193,990 1,656,673
1974 297,872 1,880,713
1975 295,073 2,062,449
1976 196,656 2,138,537
1977 124,459 2,117,194
1978 95,052 2,086,698
1979 113,672 2,097,070
Total bautizados
en 10 años: 1,793,898
_______________________________________________________
Esto revela que durante un período de diez años, que terminó en 1979, un total
de 1.793.898 personas se bautizaron. La organización normalmente considera que
1 % de los que se asocian mueren cada año. Calculando esto, año por año,
llegamos a que una cantidad de aproximadamente 185,308 personas se perdieron
de este modo. Si reducimos la cifra de bautizados en esa cantidad, obtenemos la
cifra de 1,608,590 personas, representando éste el aumento que debería de haberse
ganado en ese período de diez años, si todas las personas hubieran quedado dentro
de la organización.
¿Qué hallamos? Añadiendo 1,608,590 al número activo en el año previo a
este período de diez años, 1,256,784 (en 1969), resulta un total de 2,865,374 que
deberían estar asociados en 1979. Pero el informe para ese año muestra solo
2,097,070. Eso significa que durante el período de diez años más de 768,304
personas dejaron la organización o cesaron su actividad. Esto equivale a cuatro de
cada diez personas bautizadas en ese mismo período. O, dicho de otro modo, de
cada tres personas que quedaban dentro de la organización, una había salido.

Las razones que produjeron esta situación de "puerta giratoria" son múltiples.
No me hago la ilusión de que estas, más de medio millón de personas hayan
dejado la organización por razones de conciencia,
Credenciales y causa 37

o de que cada una de ellas es una persona de sincera humildad, con motivos
correctos, más preocupada por la verdad que por sí misma. Muchas,
evidentemente, no lo son; algunas emprendieron un curso de inmoralidad antes o
después de apartarse; algunas que salieron debido a desacuerdos se han hecho
culpables de los mismos males a los que objetaron, volviéndose vengativos,
ridiculizando a otros, presentando medias verdades y exageraciones. Pero
personalmente conozco a muchos que no son así, quienes dan toda indicación de
ser personas decentes, temerosas de Dios, compasivas. Si todo esto hubiera de
considerarse netamente desde el punto de vista del egoísmo, ellos lo tenían todo
por perder y nada que ganar con la posición que asumieron y el curso que han
seguido desde entonces.
En muchos casos no fue algún trato falto de bondad que ellos experimentaran
personalmente lo que los perturbó; fue, más bien, el ver el trato que otros
sufrieron, el ver a personas sufrir debido a la rigidez, la estrechez mental y hasta
la arrogancia de hombres en posiciones de responsabilidad, ancianos y otros.
También, por el reconocimiento de los efectos dañinos de ciertos edictos de la
organización que no tenían base sólida bíblica. Más bien que ser quejumbrosos
descontentos y vengativos, ellos sencillamente han rogado por mayor compasión
y un apego más estrecho al ejemplo del propio Hijo de Dios, el Amo y Señor de la
casa cristiana de la fe.
Este sentir por otros es, creo yo, un factor decisivo en lo que concierne a lo
genuino de los motivos de ellos. Similarmente, un interés por la verdad, un interés
por no ser culpables de representar malla propia Palabra de Dios, un interés por
no ser hipócritas al aparentar creer lo que no creen, por apoyar lo que en
conciencia no pueden apoyar, condenar lo que ellos no ven que las Escrituras
condenen-tal preocupación es, a mi parecer, indicativo de lo genuino de los
motivos de cualquier persona que asuma una posición semejante. Conozco a
muchas personas que claramente dan evidencia de tal preocupación y quienes han
sido catalogados como "apóstatas," "anticristos," "instrumentos de Satanás." En
caso tras caso, la única base para tal condena fue el que ellos no podían
honestamente asentir a todas las enseñanzas de la organización.
Siento una obligación hacia tales personas. En virtualmente cada caso, ellos
fueron puestos ante un pequeño grupo de tres a cinco hombres (un "comité
judicial") en reuniones secretas, donde los que aparecieron como testigos solo
podían dar su testimonio y no podían permanecer para ser testigos de la discusión
efectuada por el comité. Después, un breve anuncio de expulsión es leído a la
congregación,
38 CRISIS DE CONCIENCIA

el cual no presenta nada del testimonio ni ninguna de la evidencia presentada en


apoyo de dicha expulsión. Después de leerse el anuncio ningún Testigo hablará
con la persona expulsada, de esa manera eliminando cualquier posibilidad de que
los acusados pudieran dar alguna explicación a los amigos y asociados. Cualquier
intento de ellos de hablar con los amigos y asociados antes del anuncio de
expulsión, hubiese sido considerado como 'proselitismo,' estar 'debilitando la
unidad de la congregación,' estar 'formando una secta.' El que alguien les hablara
después, pondría en peligro la propia posición de esa persona, exponiéndola a ser
expulsada también.
Así se logra una "cuarentena" eficaz; se pone "una tapa" sobre cualquier
posible consideración del asunto. El registro de la expulsión, y cualquier
evidencia que fue presentada, ahora reposa en uno de los muchos voluminosos
archivos en el Departamento de Servicio en Brooklyn (o en los archivos de una de
las oficinas de sucursal), con el sello, "No destruir." Tal como lo fue la reunión ju-
dicial, así este archivo que contiene los cargos hechos contra ellos es secreto y no
está sujeto a revisión.
Las Escrituras nos dicen, "un verdadero compañero está amando todo el
tiempo, y es un hermano que nace para cuando hay adversidad. "33 Una vez pensé
que tenía muchos, muchos de tales amigos. Pero cuando la crisis llegó a un punto
decisivo, hallé que solo tenía unos cuantos. No obstante, considero a esos pocos
como preciosos, sea que hayan dicho mucho o poco a mi favor. Debido a la
prominencia anterior, las personas preguntan acerca de mí. Por la mayoría de los
otros, por no tener prominencia, casi nadie pregunta, aunque sufrieron lo mismo,
en una ubicación diferente, en, tal vez, circunstancias diferentes, pero con los
mismos resultados adversos y el mismo costo para sus vidas.

Considere aquí un solo ejemplo, el de una madre en Pennsylvania que escribe:


Tengo hijos en la organización, casados, quienes al tiempo de mi desasociación
aún me ofrecieron que yo fuera al hogar de ellos, para pasar un tiempo de descanso.
La opinión de ellos para conmigo, como persona, no fue alterada. Cuando más tarde
salió la información en la Watchtowerdel15 de septiembre del 1981 [en La Atalaya
del 15 de noviembre de 1981] donde se dieron instrucciones detalladas en cuanto a la
asociación con personas que se habían

33 Proverbios 17:17.
Credenciales y causa 39

desasociado, entonces me evitaron y no me hablan por teléfono ni se comunican


conmigo por otros medios. Tengo que hacer algo en cuanto a ello, pero no sé qué
hacer. No quiero tomar acción alguna, no vaya a ser que resulte la acción
incorrecta y se alejen de mí más aún. No les llamo por teléfono no vaya a ser que
entonces ellos obtengan un número privado, y no les escribo, como dije, por
temor a decir algo que ellos pudieran considerar ofensivo. He estado en el
hospital durante este tiempo debido al desgaste emocional y encima de esto sufrí
una crisis adicional al poco tiempo, todo 1o cual ha sido terriblemente
abrumador.
Tal vez usted comparta esta experiencia. No sé como voy a soportar la pérdida de
mis hijos (y futuros nietos). La pérdida es monumental.
Si mi prominencia anterior pudiera ahora contribuir de manera alguna a que la
situación de tales personas se considerara con mente más abierta y, además,
pudiera ayudar a que otros reexaminaran sus actitudes para con personas de esta
clase, consideraría que tal prominencia habría servido, tal vez, el único propósito
útil que jamás haya tenido.
Vienen a mi mente las palabras de Pablo:

Que a Dios, patentes le estamos; y espero que también en vuestras


conciencias estamos patentes. No es que de nuevo nos recomendemos a
vosotros, sino que os damos ocasión de gloriaros en nosotros, a fin de que
tengáis qué responder a los que se glorían en la faz y no en el corazón.
Dadnos cabida en vuestro corazón; a nadie hicimos agravio, a nadie
ocasionamos ruina, a nadie sonsacamos nada. No digo esto para condenación;
que ya antes tengo dicho que estáis en nuestros corazones para juntos morir y
juntos vivir.34
Si la información que se presenta en este libro pudiera contribuir para que una
madre, como la antes mencionada, sea vista por sus hijos no con vergüenza, sino
con orgullo, por haberse apegado a su conciencia, todo el esfuerzo envuelto habrá
valido la pena.
Ese es básicamente el por qué este libro declárala las cosas que vi, oí y
experimenté durante mis nueve años en el Cuerpo Gobernante de los Testigos de
Jehová. Es evidentemente necesario si es que hemos de llegar a la raíz de lo que
es un problema quebrantador de corazones para muchos, en ambos lados de la
cuestión.
34 2 Corintios 5: 11, 12; 7:2, 3, BC
40 CRISIS DE CONCIENCIA

Lo que se presenta no es con el propósito de que sirva como una clase de


"desenmascaramiento." Aunque es verdad que algunas cosas fueron chocantes
para mí, no se presentan por su valor sensacionalista. Su presentación se hace
debido a que éstas ilustran, o ejemplifican, problemas muy fundamentales,
cuestiones muy serias. Demuestran los extremos a los cuales la "lealtad a una
organización" puede llevar; también, cómo es que personas básicamente
bondadosas con buenas intenciones, pueden ser llevadas a tomar decisiones y
acciones faltas de bondad, injustas y hasta crueles. Los nombres y las fechas se
citan, generalmente, debido a que parecen ser necesarios para una presentación
que tenga credibilidad y sea factual. Estoy bastante seguro de que sin estos datos
muchos dudarían o negarían la veracidad de lo que se dice. Donde estos rasgos
parecieron innecesarios o donde, por su uso, parecía que pudieran causar
dificultades innecesarias a las personas envueltas, no han sido incluidos. Las
personalidades son consideradas solamente según figuran en el cuadro general. Si
algunas personas, tales como Nathan Knorr, Fred Franz, son citadas con mayor
frecuencia es debido a que ellos tuvieron mucho que decir y lo dicho tuvo más
influencia en otros. Otros, como Lyman Swingle y Karl Adams, en ocasiones
fueron citados con frecuencia debido a que mi trabajo me puso en comunicación
más estrecha con ellos.
He procurado ser tanto honrado como justo en tales citas, no sacándolas de su
contexto ni procurando darles un significado ajeno a lo que dicen. Creo que las
citas presentadas son típicas de las personas citadas, que no son algo contrario a
su punto de vista, su modo de abordar asuntos, o su personalidad característica
normal. Sin embargo, he mantenido anónimas algunas citas de miembros del
Cuerpo Gobernante debido al deseo de evitar dificultad innecesaria para el
individuo o para los que estén estrechamente relacionados con él, o en
consideración a ciertas circunstancias particulares relacionadas con la persona.
Obviamente no es posible hacer esto en todos los casos, pues de otro modo el
relato carecería de significado alguno. Además, creo que ninguno de nosotros
debe esperar ser completamente eximido de la responsabilidad señalada por el
dicho de Jesús: "Os certifico que de toda palabra ociosa que hablaren los hombres
darán razón en el día del juicio. Porque por tus palabras serás absuelto como justo
y por tus palabras serás condenado.35 Podemos buscar, y lograr, el perdón por
cosas injustas o dañinas dichas. Pero todavía permanecemos responsables de
haberlas dicho.

35 Mateo 12:36,37, BC.


Credenciales y causa 41

Algunos probablemente condenarán esto como un "sacar los paños sucios al


aire." Extrañamente, estas mismas personas no objetan a que se "saquen los paños
sucios," de otras religiones, y hasta se interesan mucho en ello, aun en publicarlo
extensamente. Pero ellos consideran que lo que sucede dentro de su propia
organización no se debe considerar fuera de sus confines.
Sin embargo, el hecho establecido es que entre los Testigos de Jehová hoy día,
sencillamente no existe la posibilidad de que tal consideración, dentro de sus
propios confines, se efectúe. Cualquier persona que tratara de hacerlo sería
considerada como quien muestra un espíritu rebelde, y resultaría sólo en otra
expulsión. Ya que la información no se puede considerar adentro, y no se ha de
considerar fuera de la estructura, eso quiere decir que se deja sin considerar,
ignorada completamente. Algunos quisieran que esto permaneciera así, pero, ¿es
eso correcto?
Es cierto que el cristiano correctamente confía en Dios para que vea todas las
cosas y sea el juez verdadero y final en todos los asuntos. Innegablemente, sólo
EL puede, cabal y finalmente, arreglar todos los males cometidos. Nunca hay
justificación alguna para represalias, o recriminaciones rencorosas. No hay lugar
para 'tácticas de difamación.' Las Escrituras no dejan duda al respecto.36 Sin
embargo, ¿requiere esto que se mantenga silencio total en cuanto a la injusticia?
¿Requiere que se mantenga silencio cuando el error se propaga en el nombre de
Dios? ¿Es, quizás, la consideración de ello evidencia de 'falta de respeto a la
autoridad divinamente establecida'? 37
La posición de la organización es la de que no existe injusticia alguna. De que
lo que se ha hecho y se está haciendo está en completa armonía con las Escrituras,
que de hecho las Escrituras requieren que se tome tal acción. Si eso es así,
entonces no debe haber objeción alguna a que haya una consideración franca de
los asuntos. Tal consideración debiera, en efecto, resultar en que se muestre más
evidente lo correcto de la posición de la organización, debiera vindicada de
cualquier acusación de injusticia. Sólo personas verdaderamente responsables por
la injusticia cometida prefieren el silencio y buscan imponerlo. Ese ha sido el caso
por largo tiempo,
36 Salmo 37:5-9, 32, 33; Romanos 12:17-21; 1 Pedro 2:21-23.
37 La Atalaya, del 1 o de enero del 1983 (página 28), al discutir la expresión en Judas con relación a
aquellos que están "hablando injuriosamente de los gloriosos" (verso 8), dice que esos gloriosos
incluyen a los "superintendentes cristianos nombrados" y advierte contra "la tendencia a desatender la
autoridad dada por Dios." Véase también la información en la casilla en la página 29 del mismo número
de la revista.
42 CRISIS DE CONCIENCIA

con gobiernos dictatoriales y religiones autoritarias, tanto en el pasado como


también en tiempos recientes.
¿Instan los ejemplos bíblicos, en sí, en contra de que se den a conocer los
males donde los implicados sean personas en puestos prominentes de autoridad?
No parece ser así ya que la obra de los profetas hebreos frecuentemente se enfocó
en tales personas, dando a conocer los caminos hacia los cuales se habían
desviado los que detentaban el poder, al apartarse de las normas de Dios, además
de los problemas resultantes. A menudo los Testigos de Jehová han señalado a esa
honradez y consideración abierta como evidencia de que la Biblia es verdadera,
un libro genuinamente procedente de Dios.38
También, ¿qué hay de los apóstoles y discípulos de Jesús? Fue la estructura de
autoridad del pueblo escogido de Dios-el Sanedrín, sus ancianos, y la autoridad
sacerdotal divinamente instituida-la que objetó fuertemente la publicidad dada por
los apóstoles acerca del trato injusto del caso de Jesús.39 En ambos casos, el de los
profetas hebreos y el de los discípulos cristianos, los que publicaban el asunto lo
hicieron por respeto, y en obediencia, a una autoridad mayor y en el interés de las
personas que necesitaban saber.
Obviamente, nadie hoy en día tiene una comisión divina como profeta o
apóstol. Pero uno no tiene que ser profeta para seguir un curso que siga el ejemplo
de los profetas de Dios. De otra manera las palabras de Jesús perderían su
significado cuando, hablando a los que fueron reprochados-y acerca de quienes
toda suerte de cosas inicuas se estaba diciendo-él les animó diciéndoles que se
regocijaran, "porque de esa manera persiguieron a los profetas antes de
ustedes."40 Fue debido a que ellos estaban siguiendo un curso paralelo, que esos
cristianos recibieron un tratamiento paralelo. Uno no tiene que ser apóstol para
seguir el ejemplo de los apóstoles, ni tiene que ser, o pretender ser, un Mesías con
el fin de andar en las pisadas de Jesucristo.41
Por supuesto, hay una enorme diferencia entre el trato que se le dio al Hijo de
Dios-en lo que se refiere a importancia, significado y consecuencias-y el que se le
dio a las personas envueltas en esta situación del día moderno. Pero parece ser
que el principio que Dios

38 Vea el libro Toda Escritura es inspirada de Dios y provechosa, publicado en 1968, p. 341.
39 Hechos 4:5-23; 5: 17-40.
40 Mateo 5:11,12, compare con Santiago 5:10,11.
41 1 Corintios 11:1; Efesios 5:1; 1 Pedro 2:21.
Credenciales y causa 43

aprobó, de dar a conocer abiertamente las cosas, en los ejemplos mencionados, tiene fuerza en esta
situación del día presente. Da indicación, por lo menos, de que El no está en contra de que la injusticia
y representación falsa sean puestas al descubierto, siempre y cuando la motivación es la de ayudar, de
avisar a personas sobre realidades que pueden ayudarles a llegar a conclusiones correctas. El dicho que
dice que "la maldad prevalece cuando hombres buenos permanecen en silencio," parece ser válido aquí.
A pesar de la seriedad de los asuntos aquí dados a conocer, ellos, de por sí, no fueron la causa de mi
decisión. Pero sí me hicieron meditar más seriamente que nunca antes acerca del significado de los
temas y enseñanzas principales de la Biblia-considerar por qué el apóstol Pablo podía dar énfasis a la
salvación por fe, "no debido a obras, con el fin de que ningún hombre tenga razón para jactarse,"
considerar lo que es la verdadera diferencia entre la justicia producida por guardar la ley y la justicia
que resulta de la gracia o bondad inmerecida de Dios, la importancia del papel del Hijo de Dios como
Cabeza de la congregación cristiana, lo que es el propósito verdadero de la congregación cristiana, la
razón por la cual Dios asignó autoridad dentro de ella y cómo esa autoridad puede ser usada
incorrectamente. Las cosas que vi, oí y experimenté como miembro del Cuerpo Gobernante de los
Testigos de Jehová, formando parte de ese círculo ejecutivo íntimo, me hicieron comprender más que
nunca antes la importancia crucial de esas enseñanzas.
Muchos otros, aunque no tenían la información que aquí suministro, llegaron a la misma
encrucijada y tomaron su propia decisión, haciendo esto sencillamente sobre la base de lo que ellos
habían leído en la Biblia. Sin embargo, otros todavía se encaran a una crisis seria de conciencia, y
experimentan incertidumbre, un sentido de angustia y confusión, aun de culpabilidad. Mi esperanza es
que lo que se presenta en este libro les sea de ayuda, y considero que es un deber proporcionárselo. Se
ofrece para que se use en cualquier manera en que la conciencia de ellos les pueda indicar, a medida
que se someten a la guía del Espíritu y Palabra de Dios.
3

EL CUERPO GOBERNANTE
No que seamos nosotros amos sobre la fe de ustedes, sino
que somos colaboradores para el gozo de ustedes, porque es
por su fe que ustedes permanecen firmes. -2 Corintios 1:24.

L A DECLARACION de Pablo citada arriba, repetidas veces vino a mi mente


durante los nueve años de participar en el Cuerpo Gobernante de los Testigos de
Jehová. Yo desearía que todos los Testigos pudieran tener la experiencia de tal
participación, Tal vez entonces podrían entender lo que las palabras por sí solas no
pueden comunicar.
Para aclarar lo que es el Cuerpo Gobernante:
Los Testigos de Jehová consideran que Cristo Jesús, como cabeza de la
congregación, alimenta y gobierna a su congregación por medio de una clase de
"esclavo fiel y discreto." Esta clase ahora está compuesta de un resto de las 144,000
personas ungidas como herederos del reino celestial de Cristo.1 Pero entre esa clase
hay un número pequeño de hombres que obra como cuerpo gobernante y lleva a cabo
todas las funciones administrativas para la congregación global, no sólo para el
presente número de 8,800 "ungidos" de entre los cuales estos hombres son escogidos,
sino también para los más de cuatro millones de otras personas asociadas, que no
están entre los herederos celestiales.2
Parecía ser una responsabilidad pavorosa para mí cuando llegué a ser uno de los
once miembros del Cuerpo Gobernante en 1971 (este número más tarde creció hasta
los dieciocho en 1977 y hoy en día --
1 El término "esclavo fiel y discreto" es tomado de la parábola de Jesús en Mateo 24: 45 - 47, el número
144,000 es tomado de Revelación 7:4 y 14:3
2 Vea el cuadro de informe en La Atalaya del 1 o de enero de 1992.
El Cuerpo Gobernante 45

permanece en doce).3 Las primeras sesiones de las reuniones semanales a las cuales
asistí, sin embargo, resultaron ser bastante diferentes de lo que yo esperaba.4
Una presidencia alternada en las reuniones había sido recientemente puesta en
vigor y el vicepresidente, Fred Franz, era el presidente por ese año. Pero las cosas que
se habían de tratar se determinaban por el presidente de la corporación, Nathan Knorr.
Cualquier asunto que él consideraba aconsejable que el Cuerpo discutiera él lo traía a
la reunión, y por lo general esa era la primera vez que teníamos conocimiento alguno
del asunto en cuestión. Durante algunas semanas las reuniones consistieron
sencillamente en una consideración de listas de recomendaciones para representantes
viajeros en diferentes países--el nombre, la edad, fecha de bautismo, si era de la clase
de los "ungidos" o no, y los años de servicio de tiempo cabal eran leídos. En la vasta
mayoría de los casos estos eran sólo nombres para nosotros; rara vez conocíamos a
alguno de los individuos envueltos. Así que, después de escuchar tales lecturas de
listas de Surinam, Zambia or Sri Lanka, votábamos por el nombramiento de estos
hombres. Recuerdo que Thomas Sullivan (generalmente llamado "Bud") que tenía
entonces más de ochenta años de edad, y que estaba casi ciego y con mala salud, se
entregaba al sueño durante estas sesiones y parecía una lástima despertarlo sólo para
que votara sobre asuntos de los cuales él sabía muy poco. A veces la entera reunión
duraba sólo unos cuantos minutos; una que recuerdo bien duró sólo siete minutos
(incluyendo la oración de apertura).
De vez en cuando el presidente Knorr traía alguna "correspondencia
problemática" relacionada con preguntas en cuanto a la conducta de Testigos
individuales, y se esperaba que el Cuerpo decidiera la norma que se adoptaría con
respecto a tales personas, si la conducta en particular requeriría expulsión, si alguna
disciplina menor o si ninguna acción. Durante ese período (y hasta el 1975) se
esperaba que todas las decisiones fueran unánimes. Después de las deliberaciones se
presentaba una moción, se secundaba la moción, y entonces el presidente pedía que se
levantara la mano. Si no se
3 En ese tiempo los once miembros eran: Nathan Knorr, Fred Franz, Grant Suiter, Thomas Sullivan, Milton
Henschel, Lyman Swingle, ]ohn Groh (estos siete también eran los directores de la corporación de la
Sociedad Watch Tower), además, William ]ackson, Leo Greenlees, George Gangas, y Raymond Franz.
Sullivan, Groh, Knorr, Jackson, Suiter y Greenlees han fallecido.
4 El Cuerpo Gobernante se reúne todos los miércoles.
46 CRISIS DE CONCIENCIA

obtenía un voto unánime, como sucedía en ocasiones en que algunos no votaban por
una moción, la práctica consistía en tratar de lograr un arreglo por medio de reajustar
la moción de modo que hubiese unanimidad. Como es natural, tales ,circunstancias no
estaban libres de cierta presión para votar con la mayoría, más bien que dar la nota
discordante y así parecer independiente y en desacuerdo con los demás. Hubo
votaciones donde .yo no levanté la mano, pero como regla general me ajustaba al
grupo. En unos cuantos casos en los que mi abstención resultó en que alguien
presentara una moción reajustada, me sentí obligado a votar con la mayoría, aunque
la moción nueva aún parecía incorrecta. Parecía necesario acceder para que los
asuntos se decidieran y concluyeran más bien que dejarlos estancados. Sin embargo,
comenzaron a surgir asuntos que hacían esto más y más difícil para mí.
A medida que pasaron las semanas hubo deliberaciones en temas como los
siguientes: si un padre llena los requisitos para ser anciano si permite a un hijo o hija
menor de 18 años casarse, o si permite que un hijo o hija emprenda educación
universitaria; 5 si un hombre en la congregación puede ser anciano si trabaja en turnos
rotativos y algunas veces (durante su turno de noche) faltaba a reuniones; si los
ancianos pueden aceptar evidencia circunstancial de adulterio, o si el testimonio de
una esposa en cuanto a la confesión de adulterio de su esposo es válida para divorcio
bíblico y posibles segundas nupcias; si un divorcio es bíblicamente aceptable en el
caso de adulterio cuando ha sido el cónyuge culpable el que ha obtenido tal divorcio;6
qué validez tiene un divorcio obtenido no bajo la base de adulterio si, luego de
otorgado el divorcio, sale a la luz que había habido adulterio anteriormente; y cuál
sería la situación si en el mismo caso hubiese adulterio después de otorgado el
divorcio; si un cónyuge inocente al tener relaciones sexuales con un cónyuge adúltero
(después de saber de su adulterio) ha cancelado el derecho a divorciarse de ese
cónyuge y estar libre para casarse otra vez; si es propio que un Testigo pague una
multa que ha sido impuesta por violar una ley por cumplir con su responsabilidad de
predicar, o por haber mantenido una posición en adherencia a las creencias de los
Testigos;7

5 La educación superior no es vista con buenos ojos, pensándose que conduce a la pérdida de fe y que provee
una atmósfera propicia para la inmoralidad.
6 En aquel entonces la regla era que solamente era bíblicamente aceptable el divorcio si éste se obtuvo por el
cónyuge inocente.
7 La regla era que la multa no debía ser pagada, que en estas circunstancias sería admitir culpa, y por lo tanto,
comprometer la integridad de uno. Esta regla cambió más tarde.
El Cuerpo Gobernante 47

si es propio mandar alimento o alguna otra ayuda por medio de la Cruz Roja (siendo
el argumento principal, el que la cruz es un símbolo religioso y por esto se
consideraba la organización de la Cruz Roja como un organización casi religiosa; esta
discusión se extendió bastante y tuvo que ser continuada en otra reunión); cuestiones
relacionadas con la práctica existente en la Sociedad de enviar dinero a países (como
por ejemplo, Indonesia) a través de canales irregulares que favorecen más el cambio
de los dólares americanos, cuando en el país existen leyes prohibiendo tales prácticas;
también la práctica de hacer llegar cierto equipo a algunos países de una manera que
se evite el pago de impuestos de importación mandados por ley; si los Testigos que
pertenecen a sindicatos pueden aceptar deberes de huelga, como el limpiar las
oficinas del sindicato, en lugar de participar en el piquete; si los Testigos pueden
responder al llamado a trabajar en los campos de algodón como sustituto al servicio
militar (eso vino de Boliva).
Esto es sólo un ejemplo parcial de los asuntos considerados durante los
primeros dos años, más o menos, de estar yo en el Cuerpo. El efecto de nuestras
decisiones era considerable en su impacto en la vida de otros. En asuntos de divorcio,
por ejemplo, los ancianos en la congregación sirven como una especie de corte
religiosa y si ellos no están satisfechos en cuanto a la validez de un divorcio, el
individuo que se divorcia y se vuelve a casar, se expone a ser expulsado.
Un asunto, que no está en lo ya mencionado, pero el cual produjo considerable
discusión, tuvo que ver con una pareja de Testigos en California. Alguien había visto
en la alcoba de ellos cierta literatura y fotografías que tenían que ver con prácticas
sexuales no usuales. (No recuerdo el que hayamos llegado a saber, exactamente,
cómo la persona que informó esto obtuvo acceso a la alcoba de la pareja.) La
investigación e interrogatorio por los ancianos locales confirmó que la pareja
participaba de relaciones sexuales más allá de la simple copulación genital.8 La
correspondencia de los ancianos llegó a Brooklyn y se pedía al Cuerpo Gobernante
que decidiera en cuanto a qué acción, si cabía alguna, tomar hacia la pareja.

8 Un artículo en la Watchtowerdel15 de diciembre del 1969, pp. 765, 766 (en español, en La Atalaya del 15
de agosto del 1970, pp. 509, 510) había enfocado la atención a tales relaciones sexuales, discutiéndolas
extensamente, y con seguridad esto sirvió para hacer que los ancianos se sintieran sensitivos a reportes de
tal conducta, de hecho, es posible que fuera responsable de que este reporte, sobre las prácticas privadas de
esta pareja, fuera publicado en primer lugar.
48 CRISIS DE CONCIENCIA

Hasta el momento en que se nos leyó la correspondencia esa mañana, ninguno


de nosotros, aparte del presidente, había tenido oportunidad alguna de pensar sobre el
tema. Sin embargo un par de horas después se adoptó la decisión de que la pareja
estaba sujeta a expulsión. Esto más tarde, fue presentado como la norma formal
pública que aplicaba a todo Testigo que voluntariamente participara en prácticas
similares.9 El material publicado se entendió y aplicó de tal manera que los cónyuges
se sentían obligados a informar a los ancianos si alguna de tales prácticas existía o se
desarrollaba en su matrimonio, fuera ya ésta el resultado de un acuerdo mutuo o por
la iniciativa de uno de los cónyuges. (En el caso último se esperaba que el cónyuge
que no inició la acción fuera a los ancianos e informara sobre esto, si el que la inició
no estaba dispuesto a confesarlo.) El no informar el asunto generalmente se
consideraba como señal de falta de arrepentimiento y como un factor de peso a favor
de la expulsión. La creencia de que la expulsión lo separa a uno de la organización
donde la salvación se encuentra, así como de los amigos y parientes, impone
tremenda presión en la persona para que se ajuste a la regla, no importa cuan difícil
tal confesión (o informe) pueda ser.
La decisión del Cuerpo Gobernante en 1972 resultó en un número considerable
de "reuniones judiciales" a medida que los ancianos investigaron informes o
confesiones de las prácticas sexuales envueltas. Mujeres sufrieron la vergüenza
dolorosa de tales reuniones judiciales a medida que respondían a las preguntas de los
ancianos en relación con las prácticas íntimas en sus relaciones maritales. Muchos
matrimonios donde uno de los cónyuges no era Testigo sufrieron un período
turbulento, con el cónyuge que no era Testigo objetando fuertemente a lo que, él o
ella, consideraba como una invasión impropia de la privacidad de la alcoba. Algunos
matrimonios fueron deshechos con el resultante divorcio.10
Una cantidad de correspondencia sin precedente nos llegó en los siguientes
cinco años, la mayor parte de ella preguntando sobre la base bíblica para que los
miembros del Cuerpo Gobernante se inmiscuyeran en la vida privada de otros y
expresando incapacidad
9 Vea La Atalaya del 15 de mayo del 1973, pp. 317-320.

10 En un memorandum al Cuerpo Gobernante, fechado 9 de agosto de 1976, uno de los miembros del personal
de las oficinas centrales encargado de la correspondencia declara: "Muchos, muchos problemas han
resultado de la posición asumida, usualmente cuando uno de los cónyuges es un no creyente [no es Testigo
de Jehová]. Las esposas han rehusado permitir a los esposos que las estimulen de esta manera, o
estimularlos ellas en tal forma. Como resultado matrimonios han sido destruidos."
El Cuerpo Gobernante 49

de ver la validez de los argumentos presentados para apoyar la posición tomada. (La
porción principal de las Escrituras en la cual se apoyaba la posición era Romanos 1:
24, 27, y los que escribían a la Sociedad señalaban que no podían ver cómo esto se
podía aplicar correctamente a relaciones heterosexuales, entre un hombre y su
esposa.) Otras cartas, a menudo procedentes de esposas, sencillamente expresaban
confusión y angustia sobre su incertidumbre en cuanto a lo apropiado de sus "caricias
sexuales preliminares."
En una de estas cartas, una mujer de Michigan dijo que había hablado a un
anciano y que él le dijo que escribiera al Cuerpo Gobernante para recibir "una
respuesta segura." Así que ella nos escribió, diciendo que ella y su esposo se amaban
profundamente y luego describió "cierto tipo de caricias sexuales preliminares" que
acostumbraban practicar, afirmando que "creo que es un asunto de conciencia, pero
les escribo para estar segura." Sus palabras finales eran:

Tengo miedo, me siento herida, y estoy más preocupada ahora acerca de


los sentimientos de mi esposo para con la verdad. . . . Yo sé que ustedes me dirán
lo que debo hacer."
En otra carta típica, un anciano escribió diciendo que tenía un problema que
deseaba resolver en su mente y corazón y que pensaba que "lo mejor era ir a la
'madre' por consejo."11 El problema tenía que ver con su vida marital sexual y dijo
que tanto él como su esposa se sentían confusos en cuanto a "donde trazar la línea en
las caricias preliminares a la cópula." Le aseguró a la Sociedad que ambos
"seguiremos al pie de la letra el consejo que ustedes nos den."
Estas cartas indican la confianza implícita que estas personas llegaron a
depositar en el Cuerpo Gobernante, y la creencia de que los hombres que formaban
ese cuerpo podían decide a ellos "hasta dónde llegar" en aspectos tan íntimos de sus
vidas, y el que ellos justamente debían apegarse a esos límites "al pie de la letra."
Muchas cartas salieron de la Sociedad en respuesta, a menudo tratando de
proveer alguna clarificación limitada (diciendo, sin exactamente decir) en cuanto a
qué caricias preliminares sexuales estaban dentro de los confines de lo que se había
condenado, y otras caricias que estaban exceptuadas.
11 Muchos Testigos llaman a la organización "nuestra madre" y esto se debe a que la revista La Atalaya ha
usado este término en dicha manera, como en el número del 1 o de julio del 1952, p. 400, Y el número del
15 de septiembre del 1957, pp. 563, 570, 573.
50 CRISIS DE CONCIENCIA

Un memorándum con fecha del 14 de junio del 1976, de un miembro del


Departamento de Servicio de la Sociedad, considera una conversación telefónica con
un instructor de seminarios (cursos conducidos con ancianos). La nota relata que el
instructor había telefoneado acerca de un anciano que estaba asistiendo al seminario y
quien había confesado a ciertas prácticas sexuales desaprobadas. Dice la nota:
El hermano [el nombre del instructor aparecía aquí] consideró
detenidamente el asunto con él para determinar si realmente era copulación oral
lo que estaba envuelto. . . . El hermano [nombre del instructor] le había dicho que
en vista de las circunstancias él debería ir a otros miembros del comité, y dado el
caso que los otros miembros del comité, estaban en la clase, él fue y habló con
ellos. Ahora el hermano [nombre] estaba preguntándose qué otra cosa se debería
hacer.... Se le sugirió al hermano [nombre] que escribiera un informe completo a
la Sociedad sobre el asunto de modo que cuando en el futuro surgiera otro caso
como éste, tuviera idea de cómo manejar el asunto sin tener que llamar.

Esto ilustra el grado al cual el interrogatorio se efectuaba y el grado en que la


organización, desde sus oficinas principales, supervisaba la entera situación.
Carta tras carta revela que las personas implicadas consideraban que ellas tenían
la responsabilidad delante de Dios de informar a los ancianos de cualquier apartarse
de la norma establecida por el Cuerpo Gobernante. A un hombre en Indiana que
confesó haber violado la decisión del Cuerpo Gobernante en su relación marital, los
ancianos le informaron que ellos estaban escribiendo sobre el asunto a la Sociedad; él
añadió una carta suya. Pasaron ocho semanas y escribió otra vez a Brooklyn, diciendo
que "la espera, la ansiedad y la anticipación es casi más de lo que puedo soportar." El
dijo que había sido removido de todas las responsabilidades en la congregación,
incluyendo el ofrecer la oración en las reuniones, y que "casi cada semana pierdo algo
por lo cual me he esforzado y orado por treinta años." El rogó una pronta
contestación, diciendo:
Necesito alivio para mi angustia mental, necesito saber en qué posición me hallo a la
vista de la organización de Jehová.
Algunos ancianos se esforzaron por abordar de manera más moderada el asunto.
Sin embargo, el hacer eso les ponía en una situación precaria y corrían el riesgo de ser
reprendidos por las oficinas principales en Brooklyn. Considere esta carta, enviada
por el Departamento de Servicio de la Sociedad a uno de los cuerpos de
El Cuerpo Gobernante 51

ancianos (los nombres se han eliminado, e igualmente los nombres de lugares


específicos, para proteger la privacidad de las personas envueltas).

He aquí la traducción en español:

SCE:SSE 4 de agosto de 1976

Cuerpo de ancianos de la congregación XXXXXXXXX


de los testigos de Jehová, M XXXXXXXXXX
c/d XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX
W XXXXXXXXXXX M XXXXXXXXXXX

Estimados hermanos:

Tenemos copia de la carta con fecha del 21 de junio


del comité de la Congregación S XXXXXXXXXX en Califor-
nia, en la cual escriben acerca de asuntos relacionados
con J XXXXXXXXXXXXX.
52 CRISIS DE CONCIENCIA

sírvase dejamos saber si alguno de los ancianos en la congregación ha estado suministrando


consejo incorrecto con respecto a asuntos que tienen que ver con el sexo oral. Si alguno de
los ancianos en la congregación ha aconsejado a personas casadas al efecto de que no sería
impropio que participaran en el sexo oral, entonces, ¿sobre qué base se dio tal consejo? Si se
dio consejo incorrecto, entonces déjennos saber si se han dado pasos apropiados para corregir
cualquier mal entendimiento de parte de las personas a quienes se les dio consejo incorrecto,
y déjennos saber si los ancianos envueltos están ahora de acuerdo con 1o que se ha declarado
en las publicaciones de la Sociedad con respecto al sexo oral.
Si cualquiera de ustedes hermanos, como ancianos, han estado aconsejando a
individuos al efecto de que el sexo oral sería permisible como parte de las caricias antes del
coito, sepa que tal consejo no es correcto.
Gracias por la atención dada al asunto. Que la rica bendición de Jehová siga con
ustedes a medida que siempre procuran cuidar de sus responsabilidades como ancianos de
una manera ejerrp1ar.

Sus hermanos,

cc:

Comité judicial de la congregación de los testigos de Jehová en S XXXXXXXXX, "


CA

Debido a que la copia original es copia al carbón, no lleva firma estampada de la


Sociedad. El símbolo "SCE" identifica a Merton Campbell del Departamento de Servicio
como el escritor de la carta.
Interesantemente, algunos ancianos pensaron que la posición del Cuerpo Gobernante
era, más bien, indulgente, suave o limitada. Una carta enviada por un anciano de Nueva
Jersey a un miembro del Cuerpo Gobernante, declara:
Algunos hermanos de más edad consideran que el Cuerpo Gobernante
podría haber ido aún más allá en condenar prácticas no naturales entre parejas
casadas, e incluir el asumir ciertas posiciones al efectuar el acto sexual. . . .
Más tarde el mismo anciano expresa su propia manera de sentir, diciendo:

Ya que Jehová entró en gran detalle en este capítulo [18] de Levítico, como
también en otros capítulos, en lo referente al comportamiento sexual, ¿por qué es
que no hay declaraciones hechas para parejas casadas en cuanto a la forma
aceptable o no aceptable de
El Cuerpo Gobernante 53

contacto sexual? ¿No es probable que Jehová hubiera hecho esto si El


hubiera querido que esta zona personal y privada del matrimonio estuviera
abierta al escrutinio y a las opiniones de los jueces y 'hombres de más
edad' de Israel, de modo que se tomara acción apropiada en contra de
personas que violaran las reglas?
Algunas cartas relatan casos donde una operación o un accidente que había
impedido seriamente la función sexual normal de hombres y mujeres. y algunas de
éstas expresaban gran angustia en cuanto a la posición en la cual les colocaba la
decisión del Cuerpo Gobernante.
Una de estas cartas vino de una persona que había quedado impotente y desde
entonces había estado cumpliendo con su función sexual por uno de los medios ahora
condenados por la organización. Antes de la decisión del Cuerpo Gobernante dijo que
él había logrado dejar de sentirse como un medio hombre, porque aún podía brindar
satisfacción sexual a su esposa. Ahora, escribió diciendo que no podía ver prueba
bíblica para la posición tomada en la revista La Atalaya, pero que su esposa
consideraba un deber el obedecer, y debido a que él la amaba, accedió. Dijo que sabía
que él era el mismo de antes pero que emocionalmente se estaba desmoronando, ya
que temía que su matrimonio quedara seriamente afectado. Rogó que se le informara
si no habría alguna "callejuela" permisible dentro de la voluntad de Dios que le
permitiera la satisfacción de agradar a su esposa.
Todas estas situaciones ejercieron considerable presión sobre la conciencia de
los ancianos, hechos responsables de tratar con los violadores de la decisión del
Cuerpo Gobernante. En la conclusión de la carta mencionada antes, la del anciano en
Nueva Jersey, se lee:
Encuentro que sólo puedo usar las leyes y los principios de la Biblia que yo
entiendo con algún grado de sinceridad y convicción al representar a Jehová y
Cristo Jesús, y si tengo que administrar estas leyes y principios al ejercer mi
responsabilidad como un anciano en la congregación, 1o quiero hacer, no porque
he llegado a dar por sentado que ésta es la organización de Jehová y la seguiré no
importa 1o que diga. Sino más bien, hacerlo porque verdaderamente creo que es
bíblicamente sostenible y correcto. Sinceramente quiero continuar creyendo
como Pablo amonestó a los tesalonicenses en el segundo capítulo, versículo trece
[de su primera carta], que hay que aceptar la palabra de Dios, no como de
hombres, pero como 1o que verdaderamente es, como la Palabra de Dios.
Aunque encuentro que las prácticas sexuales envueltas son definitivamente
contrarias a mis normas personales, puedo honestamente decir que yo no favorecí la
decisión de expulsión hecha
54 CRISIS DE CONCIENCIA

por el Cuerpo. Pero eso es todo lo que puedo decir. Porque cuando vino la votación
yo me amoldé a la decisión de la mayoría. Me sentí consternado cuando el Cuerpo me
asignó a preparar material en apoyo de la decisión, aún así acepté la asignación y lo
escribí según lo deseaba el Cuerpo, en conformidad con su decisión. Así que no
puedo decir que obré de acuerdo al mismo excelente punto de vista expresado por el
anciano que acabo de citar. Mi creencia en la organización, como la única agencia de
Dios en la tierra, ocasionó que hiciera lo que hice en ese tiempo, sin sentir
remordimientos de conciencia particularmente grandes.
La mayor parte de la correspondencia sobre este tema nunca llegó al Cuerpo
Gobernante, ya que se manejaba por los miembros del personal asignado a los
"escritorios de correspondencia" o por los miembros del Departamento de Servicio.
Estoy seguro, sin embargo, de que varios miembros del Cuerpo Gobernante, tenían
que haber estado al tanto-lo más seguro por medio de contactos personales y
conversaciones-de que muchos consideraban que se había invadido impropiamente la
vida privada de las personas. Cuando finalmente, después de unos cinco años, otra
vez surgió el asunto en la agenda, la norma de expulsión fue anulada y el Cuerpo
Gobernante, en efecto, retrocedió de esa zona íntima de la vida de otros. De nuevo, el
Cuerpo me asignó a que preparara material para ser publicado, esta vez informando
acerca del cambio. Hallé que era personalmente satisfaciente poder expresar
reconocimiento, aunque algo ambiguamente, de que la organización había estado
equivocada.
La Atalaya del 15 de julio de 1978, páginas 30-32, contenía tal material, el cual
incluyó el punto siguiente:
. . . en vista de la ausencia de una clara instrucción bíblica, estos son
asuntos por los cuales la pareja casada misma tiene que llevar la responsabilidad
ante Dios y . . . estas intimidades maritales no llegan a estar dentro de la esfera de
acción de los ancianos de la congregación. . . . Esto simplemente expresa un
profundo sentido de la responsabilidad de dejar que las Escrituras gobiernen, y de
retraemos de adoptar una posición dogmática donde la evidencia no parece
suministrar suficiente base.
De hecho, ése fue mi sentir con relación a una cantidad enorme de asuntos que
fueron presentados para nuestra consideración, es decir, que no había base en las
Escrituras para tomar una posición dogmática en cuanto a esos asuntos sobre los que
se nos pedía que tomáramos una decisión. Expresé este punto de vista repetidamente
en los años que siguieron pero rara vez fue aceptado.
El Cuerpo Gobernante 55

Al examinar las cartas que tengo a la mano, algunas de las cuales he presentado,
la satisfacción que sentí al escribir el material que corrigió la posición me parece algo
hueca. Porque yo sé que no importa lo que se diga, nunca podrá compensar o reparar
todo el daño, la vergüenza, confusión mental, angustia emocional, dolores de sentido
de culpabilidad, y la ruina de matrimonios, todo como resultado de la decisión
anterior-una decisión hecha en unas pocas horas por hombres, la mayoría de los
cuales estaban considerando el asunto "de momento," sin ningún conocimiento
previo, sin tiempo para pensar ni meditar, ni para orar sobre el asunto, ni examinar las
Escrituras al respecto, pero cuya decisión fue puesta en vigor globalmente por cinco
años y afectó a muchas personas por el resto de sus vidas. No había necesidad de que
nada de esto ocurriera.

Otro asunto que surgió, algo relacionado con lo anterior, tuvo que ver con una
Testigo en América del Sur cuyo esposo confesó haber tenido relaciones sexuales con
otra mujer. El problema era que él había dicho que las relaciones sexuales habían sido
del tipo mencionado antes, en particular, copulación anal y no genital.
La decisión del Cuerpo Gobernante fue que tal conducta no podía considerarse
como adúltera; que el adulterio requería estrictamente copulación genital 'capaz de
producir hijos.' De modo que el hombre no había llegado a ser "una carne" con la otra
mujer y por 1o tanto la decisión fue que la esposa no tenía base para divorcio bíblico
y futuras segundas nupcias.
La regla existente entonces requería votación unánime para asumir una decisión
y yo me amoldé a la mayoría. Me sentí genuinamente perturbado, sin embargo, al
pensar acerca de esta mujer y el hecho de que se le dijera que no podía librarse de este
hombre culpable de tal acto. La decisión también significó que un esposo que
participara en actos homosexuales con otros hombres, o que tuviese relaciones con
una bestia, no estaba sujeto a divorcio bíblico, ya que un hombre no podía con
posibilidades procreativas llegar a ser "una carne" con otro hombre o con un animal.
Un número de la revista La Atalaya temprano ese año había, específicamente, dado
tal fallo.13
La perturbación emocional que sentí me motivó a hacer un estudio de los
términos del idioma original (el griego) que se usó en Mateo 19:9. La Traducción del
Nuevo Mundo de la Sociedad allí presenta a Jesús diciendo:

13 Vea La Atalaya del I o de agosto de 1972, pp. 479, 480.


56 CRISIS DE CONCIENCIA

Les digo que cualquiera que se divorcie de su esposa, excepto sobre la base de
fornicación y se case con otro comete adulterio.
Se usan dos palabras diferentes, "fornicación" y "adulterio," aún así las
publicaciones de la Watch Tower por muchas décadas habían tomado la posición de
que ambas se referían esencialmente a la misma cosa, que "fornicación" significaba el
que un hombre tuviera relaciones adúlteras con una mujer que no era su esposa (o que
una esposa tuviera tales relaciones con un hombre que no fuera su esposo). Entonces,
si ambas querían decir la misma cosa, ¿por qué, me pregunté a mí mismo, al registrar
la declaración de Jesús, Mateo usó dos palabras diferentes (porneia y moikheia )?
Al examinar muchas traducciones bíblicas, diccionarios bíblicos, comentarios y
léxicos, en la biblioteca de Betel, la razón se hizo obvia. Prácticamente cada libro que
abrí mostraba que el término griego porneia (traducido como "fornicación" en la
Traducción del Nuevo Mundo) era un término muy amplio y se aplicaba a todo tipo
de inmoralidad sexual y por está razón muchos traductores de la Biblia sencillamente
lo traducen como "inmoralidad," "inmoralidad sexual," "lascivia," "infidelidad."14
Los léxicos claramente indicaban que el término era aplicado a relaciones
homosexuales. El punto conclusivo para mí, sin embargo, fue el comprender que en la
Biblia misma porneia se usó en Judas versículo siete para denotar la conducta
homosexual notoria de las personas de Sodoma y Gomorra.
Preparé catorce páginas de material que contenía el resultado de la investigación
e hice copias para cada miembro del Cuerpo Gobernante. Pero no sintiéndome seguro
de cómo el Cuerpo recibiría tal información me dirigí a la oficina de Fred Franz y le
expliqué lo que había hecho, expresando mis dudas de que el material fuera a ser
aceptado favorablemente. El me dijo, "No creo que haya dificultad alguna. "
Aunque muy breves, las palabras fueron dichas en un tono de confianza.
Cuando pregunté si a él le gustaría ver lo que yo había encontrado, se negó y otra vez
dijo que él pensaba que "no habría problema." Mi impresión fue la de que él ya estaba
al tanto de algunos de los puntos que mi investigación había revelado, pero por
cuánto tiempo yo no tenía manera de saberlo. Ya que él había sido el traductor
principal de la Traducción del Nuevo Mundo de la Sociedad, pensé que

14 La palabra "adulterio" que aparece en el griego en Mateo 19:9 es moikheia y, a diferencia de porneia, no
es de significado amplio sino más bien limitado, siendo usada para adulterio en el sentido común de la
palabra.
El Cuerpo Gobernante 57

con seguridad él tenía que haber llegado a saber del sentido verdadero de la palabra
porneia ("fornicación").15
Cuando el asunto se presentó en la sesión del Cuerpo Gobernante, el material
que yo sometí se aceptó, habiendo expresado apoyo por ello Fred Franz, y fui
asignado a preparar un artículo para ser publicado en La Atalaya, presentando el
cambio de posición que esto supondría. 16
Todavía recuerdo una carta recibida algún tiempo después de aparecer los
artículos, de una Testigo que, algunos años antes, había descubierto que su esposo
había tenido relaciones sexuales con un animal. Como ella dijo, "Yo no podía vivir
con un hombre como ése," y se divorció de él. Más tarde ella se volvió a casar y la
congregación la expulsó por no estar "bíblicamente libre" para volverse a casar.
Después que aparecieron los artículos en La Atalaya ella escribió rogando que, en
vista del cambio de posición, algo se hiciera para limpiar su nombre del reproche que
había sufrido por la expulsión. Lo único que yo podía hacer era escribirle indicando
que los artículos mismos eran, en sí, una vindicación del curso de acción de ella.
Aunque había sido satisfaciente el nuevamente haber podido preparar material
para rectificar un punto de vista errónea de la organización, el pensamiento sobrio de
que esto no podría deshacer el daño que la posición previa hubiese causado por
décadas-y sabe Dios, a cuántas personas-no me abandonó.

Para este tiempo el Cuerpo Gobernante era, en realidad, tanto una corte judicial
como también-debido a que sus decisiones y definiciones tenían fuerza de ley para
todos los Testigos de Jehová un cuerpo legislativo. Era un "Cuerpo Gobernante" en el
mismo sentido que el Sanedrín de tiempos bíblicos podía ser considerado como tal
debido a lo similar de sus funciones. De igual manera que todas las preguntas de
mayor importancia del pueblo de Jehová se traían ante el Sanedrín en Jerusalén para
ser resueltas, así ocurre con el Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová en
Brooklyn.
15 La Traducción del Nuevo Mundo no menciona el nombre de ningún traductor y es presentada como el
resultado del trabajo anónimo del "New World Translation Committee" (Comité de la Traducción del
Nuevo Mundo). Otros miembros de ese comité eran Nathan Knorr, Albert Schroeder y George Gangas;
Fred Franz, sin embargo, era el único con suficiente conocimiento de las lenguas bíblicas para intentar una
traducción de esta clase. El había estudiado griego por dos años en la Universidad de Cincinnati, pero el
hebreo lo estudió por sí solo (autodidacto).

16 Vea La Atalaya del 15 de mayo del 1973, pp. 317, 318.


58 CRISIS DE CONCIENCIA

Pero no era un cuerpo administrativo en sentido alguno de la palabra. La


autoridad y responsabilidad administrativas descansaban exclusivamente con el
presidente de la corporación, Nathan H. Knorr. Esto, también, me fue inesperado
debido a que, el mismo año de mi nombramiento, el vicepresidente Franz había
pronunciado un discurso, que más tarde se publicó en la Watchtower en inglés, en el
número del 15 de diciembre del 1971, (en español, en La Atalaya del 15 de febrero de
1972), en el cual se contrastó el papel del Cuerpo Gobernante con el de la
corporación, la Sociedad Watch Tower Bible and Tract. Descrito por algunos como el
discurso de "la cola moviendo al perro," el lenguaje empleado en el discurso fue
extraordinariamente denodado y franco, declarándose repetidamente que la
corporación era simplemente una "agencia," un "instrumento temporal" usado por el
Cuerpo Gobernante, como se ve en las páginas 114, 120:

29Esta organización evangelizadora mundial no se ajusta en su arreglo a


alguna corporación legal del día actual que pudiera exigirse bajo las leyes de
gobiernos políticos de hechura humana que ahora afrontan la destrucción en la
"guerra del gran día de Dios el Todopoderoso" en Harmagedón. (Rev. 16:14-16)
Ninguna corporación legal de la Tierra le da forma a la organización evan-
gelizadora ni la gobierna. Más bien, ésta gobierna a tales corporaciones como
simples instrumentos temporales útiles en la obra del gran Teócrata. Por
consiguiente está modelada según el diseño de El para ella. Es una organización
teocrática, regida desde la Cúspide divina hacia abajo, y no de los miembros
comunes hacia arriba. ¡Los miembros dedicados y bautizados de ella están bajo
la Teocracia! Las corporaciones legales terrestres cesarán cuando los gobiernos
de hechura humana que las constituyeron perezcan en breve.

De modo que los miembros votantes de la Sociedad disciernen que este


cuerpo gobernante podría usar más directamente a esa "agencia administrativa"
como instrumento a favor de la obra de la clase del "esclavo fiel y discreto"
teniendo miembros del cuerpo gobernante en la Junta Directiva de la Sociedad.
Reconocen que la Sociedad no es el cuerpo administrativo, sino simplemente una
agencia para administrar asuntos.
Por consiguiente los miembros votantes de la Sociedad no desean que haya
base alguna para conflicto y división. No quieren causar una situación que se
asemeje en 1o más mínimo a una en que la "agencia administrativa" controle y
dirija al usuario de esa agencia, el cual usuario es el cuerpo gobernante que
representa a la clase del
El Cuerpo Gobernante 59

"esclavo fiel y discreto." Sería igual de razonable el que la cola mueva al perro en
vez del perro mover la cola. Un instrumento religioso legal formado según la ley
de César no debe tratar de dirigir y controlar a su creador; más bien, el creador
del instrumento religioso legal debe controlar y dirigir dicho instrumento.

Estas fueron declaraciones poderosas. El problema era que presentaban un


cuadro que era completamente contrario a los hechos.
El Cuerpo Gobernante no controlaba la corporación, ni al tiempo en que se dio
el discurso arriba citado, ni al tiempo en que se publicó el material, ni por más de
cuatro años después de eso.
El cuadro presentado, con el tiempo sí llegó a ser verdad, pero sólo como el
resultado de un ajuste muy drástico, uno que desagradablemente estuvo lleno de
emociones agitadas y división considerable. Extraño como pudiera parecer a la mayor
parte de los Testigos de Jehová hoy día, la clase de Cuerpo Gobernante descrito en
ese discurso nunca había existido en la entera historia de la organización. Tomó más
de noventa años para que llegara a surgir, y su existencia al presente abarca sólo un
período breve de algo más de década y media. Paso ahora a explicar por qué hago tal
declaración y a presentar los hechos en que se basa.

TRES MONARCAS
Ustedes saben que en el mundo, los gobernantes se enseñorean sobre sus
súbditos, y sus hombres grandes les hacen sentir el peso de la autoridad; pero no
deberá ser así con ustedes.
-Mateo 20:25, 26 traducido del New English Bible.

La historia de los Testigos de Jehová comienza su registro particularmente con


la publicación del primer ejemplar de la revista Watch Tower (La Torre del Vigía) en
el primero de julio de 1879. La corporación llamada Watch Tower Bible and Tract
Society (Sociedad Bíblica y de Tratados Torre del Vigía) se formó en 1881 y se le
concedió personería jurídica en 1884. Es definitivamente cierto que en aquel entonces
la corporación no 'daba forma, gobernaba, controlaba o dirigía' (para usar las palabras
del vicepresidente) al cuerpo gobernante de los que estaban asociados con la Watch
Tower. No lo hacía, y de hecho, no podía hacerlo por la sencilla razón de que no
existía un "cuerpo gobernante."
Charles Taze Russell personalmente comenzó la Watch Tower como su propia
revista y su único editor; durante su vida, todos los
60 CRISIS DE CONCIENCIA

que estaban asociados con la Sociedad Watch Tower, lo aceptaron como su único y
solo pastor. Es verdad, por supuesto, que la Sociedad, una vez formada, tenía una
junta de directores (la esposa de Russell, Maria, originalmente se incluía en la junta
como miembro). Pero esa junta no se consideraba como un cuerpo gobernante, ni
servía como tal. Sin embargo, La Atalaya del 15 de febrero de 1972, página 120, hace
esta declaración:
Según los hechos disponibles, el cuerpo gobernante llegó a estar asociado
con la Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania. Es evidente que C.
T. Russell fue de aquel cuerpo gobernante allá en el último cuarto del siglo
diecinueve.
¿Qué es lo que los "hechos disponibles" en realidad demuestran?

Con relación a la Junta de Directores, Russell mismo declara en una edición


especial de la Zion's Watch Tower (en inglés) fechada el 25 de abril del 1894, página
59 :
Teniendo hasta el 1 de diciembre de 1893 tres mil setecientas cinco (3,705)
acciones con poder de votación, de un total de seis mil trescientas ochenta y tres
(6,383) acciones con poder de votación, la hermana Russell y yo, por supuesto,
elegimos los oficiales y así controlamos la Sociedad; y los directores entendieron
esto cabalmente desde el principio. Se entendió que la utilidad de ellos se haría
evidente en caso de nuestro fallecimiento,"17

El hecho de que Russell claramente no consideró a los directores (o a nadie


más) como un cuerpo gobernante junto a sí mismo, es evidente por el curso que él
consistentemente siguió. La Watch Tower (en inglés) del 1 o de marzo de 1923,
página 68, dice:
A menudo, cuando otros le preguntaban, ¿Quién es el esclavo fiel y discreto?-el
hermano Russell contestaba: "Algunos dicen que yo soy; mientras que otros dicen que es la
Sociedad."
El artículo pasa entonces a decir:
Ambas declaraciones eran verdad; porque el hermano Russell era, de hecho, la
Sociedad en el sentido más absoluto, debido a que él dirigía la norma y curso de la
Sociedad sin consideración a ninguna otra persona en la tierra. Algunas veces él
buscaba consejo de otros asociados con la Sociedad y escuchaba sus sugerencias, y

17 La Sra. Russell renunció como editor asociado de la Watch Tower en octubre del 1886, debido a
desacuerdos con su esposo. y el 9 de noviembre de 1897 ella se separó de su esposo. Ella permaneció. sin
embargo, como un Director de 1a Sociedad hasta el 12 de febrero del 1900. En 1906 obtuvo el divorcio.
El Cuerpo Gobernante 61

luego obraba de acuerdo con su propio juicio, creyendo que el Señor así lo quería.

En respuesta a una pregunta de uno de los lectores de la Watch Tower, C. T.


Russell escribió en 1906:

No, las verdades que yo presento, como el vocero de Dios, no me fueron


reveladas en visiones o sueños, ni por medio de la voz audible de Dios, ni
tampoco todo al mismo tiempo, pero gradualmente, especialmente desde el 1870,
y en particular desde el 1880. Tampoco se debe esta revelación clara de la verdad
a ningún ingenio humano o agudeza de percepción, sino al hecho sencillo de que
el tiempo determinado de Dios ha llegado; y si yo no hablara, y otro agente no
fuera hallado, la mismas piedras clamarían."18
Considerándose a sí mismo como el "vocero" de Dios y su agente para la
revelación de verdades, se puede entender por qué él no veía necesidad alguna para
un cuerpo gobernante. El año siguiente a esta declaración, Russell preparó un
"Testamento Final" el cual fue publicado en la revista Watch Tower, en el número del
primero de diciembre del 1916, después de su muerte en ese año. (El texto completo
del cual-en inglés-aparece en el Apéndice). Aquí podemos notar 1o que se dice en el
segundo párrafo del Testamento, como éste fue publicado:
Sin embargo, en vista del hecho de que al donar esta revista, Zion' s Watch
Tower, el Old Theology Quarterly, y el derecho de impresión de los libros Millenial
Dawn Scripture Studies, y varios otros folletos, himnarios, etc., ala Watch Tower
Bible and Tract Society, lo hice con el entendimiento explícito de que yo tendría
control completo de todos los intereses de estas publicaciones durante mi vida, y
que después de mi muerte fueran conducidos de acuerdo a mis deseos. Prosigo
ahora a declarar mis deseos-mi testamento con relación a los mismos como sigue:
Aunque él donó la revista Watch Tower a la corporación (al tiempo de la
otorgar su personería jurídica en 1884), él claramente consideró ésta su revista, la
cual sería publicada de acuerdo a sus deseos aún después de su muerte. El dispuso
que a su fallecimiento, un comité editorial de cinco miembros, seleccionados y
nombrados personalmente por él, deberían tener el cargo editorial completo de la
revista Watch Tower.19 El también dejó todas sus acciones, con

18 La Watch Tower (en inglés) del 15 de julio del 1906, p. 229.

19 Russell no puso a Rutherford entre estos cinco pero lo colocó en un segundo grupo de cinco que podrían
servir como reemplazos si las circunstancias lo requiriesen.
62 CRISIS DE CONCIENCIA

poder de votación, a cargo de un grupo de cinco mujeres nombradas por él como


fideicomisarias, e hizo arreglos para que en el caso de que uno de los miembros del
Comité Editorial debiera ser enjuiciado, estas mujeres deberían servir junto a los otros
fideicomisarios de la corporación (evidentemente, los directores) y el resto de los
miembros del Comité Editorial, como una junta de juicio para decidir el caso del
miembro del Comité Editorial bajo acusación.20
Ya que una sola persona no puede formar un cuerpo colectivo, los hechos
muestran que durante la vida de C. T. Russel1, esto es, hasta el 1916, no había ni
siquiera la apariencia de un cuerpo gobernante. Ese continuó siendo el caso durante la
presidencia de su sucesor, Joseph F. Rutherford. Uno pudiera asumir que los
miembros del Comité Editorial, en combinación con la Junta de Directores,
componían tal cuerpo gobernante. Pero los hechos muestran que tal conclusión sería
incorrecta.

En la reunión anual de la corporación, en enero de 1917, Rutherford fue elegido


para reemplazar a Russell como presidente. A principios de su presidencia, cuatro de
los siete directores se opusieron a él en lo que ellos percibieron como acciones
arbitrarias de parte del presidente. El no estaba reconociendo a la Junta de Directores
y trabajando con ésta como un cuerpo, sino más bien estaba actuando unilateral
mente, tomando acciones y luego informando a la junta lo que ya había decidido
hacer. Ellos no consideraron que tal proceder estuviera en forma alguna en armonía
con lo que el Pastor Russell, "el esclavo fiel y discreto," había delineado como el
curso a seguir. El haber expresado objeción resultó en su pronta eliminación como
miembros de la junta.21
20 En el libro Los testigos de Jehová en el propósito divino, publicado en español en el 1965, página 66, se
dice que por ley sus votos murieron con él.

21 Típico de este curso fue la decisión de Rutherford de publicar un libro titulado The Finished Mystery (El
misterio terminado), presentado como "la obra póstuma de Russell," pero realmente escrito por Clayton J.
Woodworth and George H. Fisher. Rutherford no solamente no había consultado con los directores en
relación a la escritura del libro, sino que además ellos ni siquiera habían sido informados que estaba siendo
publicado y se enteraron cuando Rutherford lo presentó a la "familia Betel," o sea, al personal de las
oficinas principales. Más tarde, publicaciones de la Watch Tower, incluyendo el libro Los testigos de
Jehová en el propósito divino, (pp. 72, 73) dan la impresión de que esto fue la causa primera y básica para
las objeciones de los cuatro directores. Esto distorsiona los hechos, ya que Rutherford anunció el despido
de los cuatro directores el mismo día (17 de julio de 1917) en que presentó el libro El misterio terminado al
personal de las oficinas principales. El anuncio del despido, de hecho, se hizo antes de la presentación del
libro.
El Cuerpo Gobernante 63

Rutherford había hallado que aunque ellos habían sido nombrados por C. T.
Russell como directores vitalicios, las posiciones de estos cuatro nunca habían sido
confirmadas en una reunión anual de la corporación. Según A. H. McMillan, quien
entonces era miembro prominente del personal de la oficina principal, Rutherford
consultó con un abogado de afuera quien estuvo de acuerdo que esto permitía el
despedir a los hombres-es decir, sobre una base legal. 22
Así que, Rutherford tenía una alternativa. El podía reconocer las objeciones de
la mayoría de la junta y buscar hacer enmiendas. (Si él hubiera considerado a estos
hombres como la mayoría de un "Cuerpo Gobernante," de la clase descrita en la
Watchtower, hubiera estado moralmente obligado a hacerlo.) O, bien él podía hacer
uso del punto legal mencionado y usar su autoridad presidencial para despedir a los
directores que estuvieran en desacuerdo con él.
El optó por el segundo curso, nombrando directores que él mismo escogió para
reemplazarlos.
¿Qué hay del Comité Editorial? La Watch Tower del 15 de junio del 1938,
página 185, muestra que en el 1925 la mayoría de este comité "se opuso fuertemente"
a la publicación de un artículo titulado "El Nacimiento de la Nación" (significando
"que el Reino había comenzado a funcionar" en 1914). La Watch Tower declara el
resultado para aquellos que estuvieron en desacuerdo con el presidente:
. . . pero, por la gracia del Señor, se publicó [el artículo], yeso
verdaderamente marcó el principio del fin del comité editorial, indicando que el
Señor mismo está manejando su organización.
El Comité Editorial ahora quedó eliminado. Rutherford había eficazmente
eliminado cualquier oposición a su control completo de la organización.
Un rasgo interesante acerca de todo esto es que durante este tiempo, no sólo el
libro The Finished Mystery (El misterio terminado, en inglés, un libro que era
"manzana de discordia" en 1917) sino también la revista Watch Tower habían estado
enseñando de manera vigorosa que el Pastor Russell era en efecto "el esclavo fiel y
discreto" predicho en las Escrituras, a quien el Señor haría "gobernante sobre su
casa."23 La manera en que esta enseñanza se empleó para insistir
22 A. H. McMillan, Faith on the March (La fe en marcha, en inglés; Englewood Cliffs: PrenticeHall,
Ine., 1957), p. 80. Las notas preliminares fueron escritas por N. H. Knorr.

23 Vea The Finished Myslery, pp. 4, 11; la Watch Tower, en inglés, del 1 . de marzo de 1922, pp. 72,73; del 1.
de mayo de 1922, p. 131; del 1" de marzo de 1923, pp. 67, 68.
64 CRISIS DE CONCIENCIA

en la conformidad completa de cada uno, se ilustra bien en estas declaraciones de la


Watch Tower, del 1º de mayo de 1922, página 132:

FIDELIDAD ES LEALTAD

El ser fiel significa ser leal. El ser leal al Señor significa ser obediente al
Señor. El abandonar o repudiar al instrumento del Señor significa abandonar o
repudiar al Señor mismo, sobre el principio de que el rechazar al siervo enviado
por el Señor es como rechazar al Señor mismo.
No hay nadie en la verdad presente hoy día que pueda honradamente decir
que él recibió un conocimiento del plan divino de otra fuente fuera del ministerio
del hermano Russell, ya sea directa o indirectamente. Por medio de su profeta
Ezequiel, Jehová prefiguró el puesto de un siervo, designándolo como estando
vestido de lino, con el tintero de escribano a su lado, a quien se delegó para que
pasara a través de la ciudad (la cristiandad) y consolara a los que estaban
gimiendo, por medio de la iluminación de su mentes con relación al gran plan de
Dios. Nótese que fue un favor otorgado, no por el hombre, sino por el Señor
mismo. Pero en armonía con el arreglo del Señor él usó a un hombre. Ese hombre
que llevó ese puesto por la gracia del Señor, fue el hermano Russell.

De manera similar, en el ejemplar del 1 o de marzo de 1923, de la Watch Tower,


páginas 68 al 7l, en el artículo "Lealtad es la prueba," leemos:
8 Creemos que todos los que ahora se regocijan en la verdad presente están de
acuerdo con que el hermano Russell fielmente llenó el puesto de siervo especial del
Señor; y de que a él se le hizo gobernante sobre todos los bienes del Señor.

36Todo consiervo ha mostrado su habilidad o capacidad y ha aumentado la


misma en proporción a la manera en que gozosamente se ha sometido a la voluntad del
Señor por medio de trabajar en el campo de la cosecha del Señor en armonía con la
manera del Señor, y que el Señor usó al hermano Russell para darla a entender, ya que
el hermano Russell ocupó el puesto de ese "siervo fiel y prudente." El hizo la obra del
Señor de acuerdo con la manera del Señor. Si entonces el hermano Russell hizo la obra
a la manera del Señor, cualquier otra manera de hacerla es contraria a la manera del
Señor y por lo tanto no sería una manera fiel de atender los intereses del Reino del
Señor.

La cuestión estaba bastante clara: O uno lealmente se alineaba y se conformaba


a las enseñanzas y manera de este "gobernante sobre
El Cuerpo Gobernante 65

la casa del Señor," o sería culpable de repudiar a Cristo Jesús, y por lo tanto culpable
de ser un apóstata. Rara vez se ha hecho una declaración más fuerte para la
aceptación de la autoridad humana.
Esto es lo que hace tan notable el que dentro de unos años después de la muerte
de Russell, y durante el mismo tiempo en que se afirmaban estas cosas acerca de él,
las provisiones hechas por él durante su vida, en su selección personal de hombres
para puestos de supervisión, fueron echadas a un lado por el nuevo presidente. Las
expresiones de Russell, como aparecen en su "Testamento," fueron descartadas como
carentes de validez legal y, evidentemente, de fuerza moral también. La Watch Tower
del 15 de diciembre de 1931, página 376, dice de esto:
24 Los hechos bien conocidos que existen y que aplican a las palabras
proféticas de Jesús, son estos: En 1914 Jehová colocó a su Rey sobre su trono.
Los tres años y medio que siguieron inmediatamente brindaron la oportunidad de
poner a prueba a aquellos que habían respondido a la llamada del reino, en
cuanto a si éstos eran egoístas o no. En el 1916 el presidente de la Sociedad
Watch Tower Bible and Tract murió. Un papel escrito y firmado por él fue
encontrado, y el cual fue llamado su "último testamento," pero que de hecho no
era un testamento. Parece ser que unos años antes de su muerte el hermano
Russell concluyó que no podía hacer tal testamento. El trabajo de la organización
de Dios no está sujeto al control del hombre ni al control de la voluntad de una
criatura. No era, por lo tanto, posible el llevar a cabo el trabajo de la Sociedad,
para la gloria y honra del Señor, como éste estaba delineado en ese papel escrito,
llamado "testamento".
Solo ocho años antes, La Atalaya, el "conducto del Señor," había insistido que
Russell "hizo la obra de acuerdo a la voluntad del Señor" y por lo tanto "cualquier
otra manera de hacerla es contraria a la voluntad del Señor." Ahora, ocho años más
tarde, cualquiera que objetara a que Ruthedord echara a un lado las instrucciones
dadas por aquel a quien La Atalaya había, tan enfáticamente, argumentado que era el
"esclavo fiel y prudente," se representaba como siendo movido por mala voluntad y
malicia, como obrero de iniquidad:
Esta clase recogida afuera o rechazada, sin embargo, sí llora y se lamenta,
y ellos crujen los dientes en contra de sus hermanos, porque dicen ellos, "La
voluntad del hermano Russell está siendo ignorada, y La Atalaya no está siendo
publicada de acuerdo a sus instrucciones"; y ellos levantan sus manos en horror
santo y vierten lágrimas de cocodrilo porque la organización del Señor no está
siendo usada de acuerdo a la voluntad de un hombre. En otras palabras, ellos
usan esto
66 Crisis DE CONCIENCIA

como pretexto para su llanto y lamento y pena. Ellos se lamentan, se quejan y


lloran porque no tienen la Sociedad a su cargo. Ellos crujen los dientes contra
aquellos que están haciendo la obra del Señor, y dan expresión a toda clase de
mala voluntad, malicia y mentiras contra aquellos que anteriormente ellos
llamaron sus hermanos. Judas menciona la misma clase, y sus palabras marcan de
manera definitiva el tiempo en que este lamentarse y este llanto habrían de
comenzar, precisamente al tiempo en que el Señor Jesucristo vendría al templo
de Jehová para ejecutar juicio. El dice: "Estos son los murmuradores. los
quejumbrosos, andando tras su concupiscencia [deseos egoístas]; y su boca habla
grandes palabras [diciendo ser ellos mismos los favorecidos de Dios], teniendo a
personas en alta estima debido a ventaja [en otras palabras, ellos expresan su
admiración por la persona de un hombre y desean admiración para sí mismos. y
su conducta y curso de acción encajan exactamente con las palabras del profeta]."
Ellos hacen gran pretensión de amor y devoción hacia un hombre, el hermano
Russell, pero es manifiesto que ellos lo hacen con la idea de ganar una ventaja
egoísta. El propósito. por lo tanto. de mencionar estos asuntos. y manifiestamente
el propósito del Señor en permitir que su gente los entienda. es para que ellos
puedan evitar a tales obreros de iniquidad.
Es difícil explicar un curso tan inconstante, inestable y errático. Sin embargo,
éste se suponía que fuera el conducto que el Señor Jesucristo había encontrado ser
digno de ser elegido el medio exclusivo para suministrar dirección a la gente de la
Tierra.
En realidad, para 1925 J. F. Rutherford ejerció dirección indisputada de la
Sociedad y los años que siguieron solo fortalecieron su control sobre todas las
funciones de la organización.24
Esto incluyó control completo de lo que se publicaba por medio del conducto de
la Watch Tower y otras publicaciones que se usaban para proveer alimento espiritual
a las congregaciones mundialmente. Recuerdo que en su oficina mi tío un día me
relató una ocasión cuando Rutherford presentó cierto punto de vista, un punto de vista
nuevo, a la familia Betel para consideración.25 Mi tío dijo que en la
24 A. H. MacMillan en Faith on the March (La fe en marcha, en inglés), p. 152. dice: "RusselI había dejado
básicamente a los individuos el decidir cómo cada cual cumpliría con sus responsabilidades. . .. Rutherford
quería unificar la obra de la predicación y, en lugar de permitir que cada individuo diera su propia opinión
y dijera lo que creía que era correcto e hiciera lo que estaba en su propia mente, Rutherford gradualmente
se convirtió en el vocero principal para la organización. Esta era la manera que él pensaba que se prestaba
mejor para presentar el mensaje sin contradicción alguna."

25 El punto en cuestión era, o el nuevo punto de vista de que las "autoridades superiores" de Romanos 13: 1 no
eran las autoridades gubernamentales en la tierra, sino Jehová Dios y Jesucristo, o la decisión relacionada
con la eliminación de los cuerpo de ancianos no recuerdo ahora cuál de los dos era.
El Cuerpo Gobernante 67

consideración él se expresó negativamente acerca del nuevo punto de vista que estaba
siendo presentado, expresándose a base de las Escrituras. Después, dijo él, el
presidente Rutherford personalmente le asignó a él a preparar material en apoyo de
este nuevo punto de vista, aunque él, Fred Franz, había hecho claro que él no lo
consideraba bíblico.
En otra ocasión él relató que más tarde en su presidencia el "Juez" (Rutherford)
hizo que fuera una norma firme el que la revista La Atalaya solamente llevara
artículos que dieran énfasis a profecía o la obra de predicación. Por esa razón pasó un
período de años en el cual artículos sobre temas como amor, bondad, misericordia,
longanimidad y cualidades similares sencillamente no aparecieron en la revista.
Así, durante el período de casi 60 años de las presidencias de Russell y
Rutherford, cada hombre obró de acuerdo a sus propias prerrogativas en su ejercicio
de autoridad presidencial, sin ninguna sugerencia de algún cuerpo gobernante.
Cuando el Juez Rutherford murió e18 de enero del 1942, Nathan H. Knorr fue
elegido presidente unánime por la junta de directores. La estructura organizativa
continuó básicamente igual, aunque con algunos ajustes, ya que Knorr delegó algunas
responsabilidades. (Las circunstancias en realidad hacían que esto fuera una
necesidad, puesto que el número de Testigos creció de sólo 108,000, al tiempo de la
muerte de Rutherford, a más de 2 millones durante la presidencia de Knorr.) No
siendo escritor, ni particularmente un estudiante de las Escrituras, Knorr confió en
Fred Franz (el vicepresidente) como más o menos el árbitro final en asuntos bíblicos
y el escritor principal de la organización. Preguntas tales como las que se
consideraban en las sesiones del Cuerpo Gobernante (narradas previamente en este
capítulo) fueron, por décadas, sometidas a Fred Franz para una decisión. Si el
presidente Knorr consideraba que la decisión pudiera tener algún efecto crítico en la
operación en ciertos países del mundo, normalmente la consideraba personalmente
con Fred Franz y no titubeaba en decir lo que él consideraba que las circunstancias
hacían aconsejable de manera pragmática, rechazando lo dicho por el vicepresidente
si fuera necesario. Como se ha notado anteriormente, esta relación básica continuó
hasta la década de los años 1970, como se ilustró en la decisión de volver a tener
cuerpos de ancianos en las congregaciones. Esa decisión en gran parte dependió del
punto de vista y opinión de una sola persona, el vicepresidente, y cuando él
68 CRISIS DE CONCIENCIA

cambió su punto de vista y favoreció un regreso a los cuerpos de ancianos, el


presidente estuvo de acuerdo.
Lo mismo fue básicamente el caso con todo el material publicado. El presidente
seleccionó los artículos principales para La Atalaya del material presentado por varios
escritores y entonces pasó éstos al Departamento de Redacción para corrección de
pruebas y cualquier ajuste o pulir necesarios. Entonces los artículos eran leídos
finalmente por el vicepresidente y el presidente, y si eran aprobados se publicaban.
Karl Adams, quien estaba a cargo del Departamento de Redacción cuando yo entré en
1965, me explicó que para entonces el presidente había dado al departamento
considerable libertad en cuanto a la reorganización del material recibido. Adams
señaló la única excepción, a saber, cualquier material escrito por el vicepresidente,
declarando que "lo que viene del hermano Franz se considera como 'listo para
publicación,' sin hacer ajuste alguno."
Aquí otra vez, a pesar de ello, el presidente podía decidir de otro modo. Como
ejemplo, en 1967 el presidente Knorr envió a Karl Adams, Ed Dunlap y a mí, copias
de cierto material para "Preguntas de los Lectores "que Fred Franz había preparado y
había entregado para ser publicado.26 Sólo un año antes, se había publicado un libro,
cuyo autor fue Fred Franz, en el cual se señaló que el año 1975 marcaría el fin de
6,000 años de historia humana. Comparando esos 6,000 años a 6 días de 1,000 años
cada uno, él había escrito:
De modo que en no muchos años dentro de nuestra propia generación
estamos llegando ala que Jehová Dios podría considerar como el séptimo día de
la existencia del hombre.
¡Cuán apropiado sería el que Jehová Dios hiciera de este venidero séptimo
período de mil años un período sabático de descanso y liberación, un gran sábado
de Jubileo para que se proclame libertad por toda la tierra a todos sus habitantes!
Esto sería muy oportuno para la humanidad. También sería muy apropiado de
parte de Dios, porque, recuerde, la humanidad todavía tiene delante de sí lo que
el último libro de la Santa Biblia menciona como el reino de Jesucristo sobre la
tierra por mil años, el reino milenario de Cristo. Proféticamente Jesucristo,
cuando estuvo en la tierra hace diecinueve siglos, dijo respecto a sí mismo:
"Porque Señor del sábado es lo que el hijo del hombre es." (Mateo 12:8) No sería
por pura casualidad o accidente. sino que sería según el propósito amoroso de
Jehová Dios el que el reino de Jesucristo. el "Señor del sábado," concurriera con
el séptimo milenio de la existencia del hombre 27

26 De los tres que recibieron copias. yo era el único que profesaba ser de la clase "ungida," habiendo hecho tal
profesión en 1946.

27 Vida eterna en libertad de los hijos de Dios. publicado en 1966. pp. 29. 30.
El Cuerpo Gobernante 69

Por muchas décadas no había habido tal sentido de excitación entre los Testigos
de Jehová como el que generaron estas declaraciones. Se desarrolló un auge tremendo
de expectación, sobrepasando por mucho los sentimientos de lo cercano del fin que
yo y otros habíamos experimentado al comienzo de la década de los años 1940.
Por eso es que nos quedamos muy sorprendidos al ver que la "Pregunta de los
Lectores" que Fred Franz ahora había formulado argüía que el fin de 6,000 años, de
hecho, tendría lugar un año más temprano de lo que se acababa de publicar en el
nuevo libro, a saber, que vendría en 1974 en vez de 1975. Como Knorr le dijo a Karl
Adams, cuando recibió este material fue a Fred Franz y le preguntó por qué este
cambio súbito. Franz contestó de manera definitiva, "Asimismo es. Es 1974."
Knorr no se sentía cómodo con el cambio y por eso nos envió copias a tres de
nosotros con la petición de que presentáramos nuestras observaciones personales. La
argumentación del vicepresidente estaba edificada casi enteramente sobre la
diferencia entre un número cardinal y un número ordinal en el registro del diluvio en
Génesis 7:6, 11 ("seiscientos años" y el "año seiscientos [o sexcentésimo]"). El
argumento trató de demostrar que la cuenta del tiempo presentada en el nuevo libro
estaba errada por un año en cuanto al tiempo del diluvio y que se necesitaba añadir un
año más, como resultado de esto el fin de 6,000 años vendría un año más temprano,
en 1974 en vez de 1975.
En cuanto a nosotros tres, cada uno escribió que no pensaba que el material
debiera ser publicado, que tendría un efecto extremadamente perturbador en los
hermanos.28 El presidente evidentemente estuvo de acuerdo, ya que el material
preparado por el vicepresidente nunca se publicó y esto fue un suceso bastante
excepcional.

Fue durante la presidencia de Knorr que el término "cuerpo gobernante" se


comenzó a usar con bastante frecuencia.29 La literatura comenzó entonces a
identificar tal cuerpo con la Junta de Directores de la Sociedad Watch Tower. En el
libro de la Sociedad
28 Yo señalé que el argumento descansaba mucho en una porción de las Escrituras sobre la cual es difícil de
argüir de manera definitiva, y que las razones ofrecidas eran, a lo sumo, tenues.

29 En la Watchtower del 1º de junio del 1938, p.168, en un artículo sobre "Organización," las expresiones
"cuerpo central" y "autoridad central" son usadas pero sólo en referencia al cuerpo de apóstoles y a
aquellos que eran sus asociados inmediatos, sin haberse hecho ninguna aplicación moderna.
70 CRISIS DE CONCIENCIA

Capacitados par ser ministros, publicado en 1958, página 357, aparece la


declaración:
Durante los años desde que Jehová vino a su templo con su Ángel del
Pacto la junta administrativa ["el cuerpo gobernante" en la edición en inglés]
visible ha sido identificada estrechamente con la junta de directores de esta
corporación.
Así pues, se consideraba que los siete miembros de la junta de directores eran a
la vez los siete miembros del "cuerpo gobernante."
La verdad es, sin embargo, que la situación de ellos era corno la que había sido
el caso con los directores en los días de Russell y Rutherford.
Marley Cole, un Testigo que escribió un libro (con la cooperación cabal de la
Sociedad) intitulado Jehovah' s Witnesse, -The New World Society (Los Testigos de
Jehová La Sociedad del Nuevo Mundo), señala esto en su libro.30 En una sección
intitulada "Rebelión Interna," primero describe la controversia entre Rutherford y la
junta en 1917, diciendo:

Cuatro directores querían una reorganización. . . . Según la situación


existente el presidente era la administración. El no consultaba con ellos. El les
dejaba saber lo que estaba haciendo sólo después de que estaba hecho. Ellos
estaban poniendo en la posición de consejeros en asuntos legales corporativos.
Rutherford no anduvo con ambages en cuanto a "seguir adelante." El
Pastor anterior a él había trabajado de esa manera. El Pastor tomó decisiones. El
Pastor expidió órdenes administrativas sin la aprobación previa de la junta.
Entonces, en una nota al pie de la página, Cole declara:
El hecho de que el presidente de la Sociedad después de eso continuó ejerciendo tal
libertad sin restricción se puede ver por el siguiente relato de las acciones de N. H. Knorr con
relación a producir una nueva traducción de la Biblia. 31

La Watch Towerdel15 de setiembre del 1950, páginas 315 y 316, se cita


entonces. Revela que los directores de la junta fueron por
30 Marley Cole,Jehovah' s Wi/nesses-The New World Society, New York: Vantage Press, 1955, pp. 86-
89. Cole escribió este libro como si él no fuera un Testigo y estuviera escribiendo un recuento objetivo. La idea
era que por medio de imprimir el libro usando una fuma impresora de afuera éste pudiera alcanzar a personas que
de otra manera no leerían la literatura de la Sociedad. Así que esto fue, en cierta manera, una táctica de relaciones
públicas.

31 Jehovah's Wi/nesses-The New World Saciety, p. 88.


El Cuerpo Gobernante 71

primera vez informados por el presidente de la existencia de la Traducción del Nuevo


Mundo (probablemente uno de los proyectos más grandes jamás emprendidos por la
organización) sólo después de que se había completado la traducción de la porción de
las Escrituras Griegas y estaba lista para ser impresa.
Hasta el año 1971 cuando el discurso sobre "la cola moviendo al perro" se dio,
la Junta de Directores no se reunía bajo un horario o programa regular sino sólo según
el presidente decidía citarlos a reunión. Algunas veces pasaban meses sin reunión
alguna y la agenda más frecuente evidentemente eran asuntos de corporación como la
compra de propiedad o de nuevo equipo. Normalmente no tenían nada que decir
acerca de material bíblico que se había de publicar, ni se pedía la aprobación de ellos.
El vicepresidente Franz dejó esto claro cuando testificó ante una corte en Escocia en
1954 en un caso conocido como el Caso Walsh. Al preguntársele en cuanto a lo que
se hacía si había un cambio grande en doctrina y que si primero esto tenía que ser
aprobado por la Junta de Directores, el vicepresidente contestó (aquí se reimprime el
material de la trascripción oficial de la corte con "P" representando la pregunta del
abogado y "R" la respuesta dada por Fred Franz):
P. En asuntos espirituales, ¿tiene cada miembro de la Junta de Directores
voz igual y válida? R. El presidente es el vocero. El pronuncia los discursos que
declaran un entendimiento nuevo y adelantado de las Escrituras. Entonces él
quizás nombre a otros miembros de las oficinas centrales temporalmente para
que den discursos que discutan partes de la Biblia sobre las cuales luz adicional
ha sido dada. P. Dígan1e; ¿estos entendimientos nuevos y adelantados, como
usted los llama, son sometidos a votación ante los Directores? R. No. P.
¿Cómo llegan a ser pronunciamientos oficiales? R. Estos pasan por el comité
editorial, y yo doy mi O.K. [aprobación] después de examinados con las
Escrituras. Entonces los paso al presidente Knorr y el presidente Knorr da el O.K.
final. P. ¿No va ante la Junta de Directores en absoluto? R. No.32
Yo personalmente supe que la presentación de los asuntos era
verdadera en lo que tenía que ver con la Junta de Directores. Antes de
1971, estuve en una reunión con varios miembros del personal de

32 Aunque el vicepresidente hace referencias a un "comité editorial," él más tarde identifica solamente a sí
mismo y al presidente Knorr como perteneciendo a este comité de entre los miembros del Cuerpo
Gobernante. En realidad no había un "comité editorial" oficial aparte de ellos dos. En 1965 Karl Adams era
la única otra persona cuya fuma se requería regularmente en material para ser publicado y él no era
miembro de la Junta de Directores ni tampoco profesaba ser de la clase "ungida."
72 CRISIS DE CONCIENCIA

redacción organizada por Karl Adams y surgió la pregunta en cuanto a cómo obtener
la aprobación del presidente para ciertas mejoras propuestas en la revista La Atalaya.
Algunos sugirieron que Lyman Swingle, quien estaba presente como uno de los
escritores, presentara el asunto a Knorr. La respuesta de Swingle fue breve pero
indicó con fuerza inusitada la realidad de la situación. El dijo: "¿Por qué yo? ¿Qué
puedo hacer yo? Yo solo soy un Director."
La situación permaneció igual aún después de agrandar al Cuerpo Gobernante
para que incluyera más que los siete directores. En 1975 durante una sesión se
presentó para consideración un material que el vicepresidente había preparado para
que se usara en una convención. Tenía que ver con la parábola de la semilla de
mostaza y la parábola de la levadura (que se hallan en Mateo capítulo 13) y argüía en
detalle que el "Reino de los cielos," al cual Jesús se refirió en estas parábolas, era en
efecto un reino "falso," falsificado. Un miembro del cuerpo que había leído el
material no se sintió convencido por la argumentación. Después de considerarlo, de
los catorce miembros presentes sólo cinco (incluyendo Knorr y Fred Franz) votaron a
favor de usar el material en un discurso de convención, los otros nueve no lo hicieron.
De modo que no se usó-como discurso, pero el material sí apareció en un libro
presentado en la convención y unos cuantos meses más tarde apareció también en la
revista La Atalaya.33 El hecho de que casi dos terceras partes de los miembros del
Cuerpo presente habían expresado por lo menos alguna falta de confianza en el
material no afectó la decisión del presidente de seguir adelante con su publicación.
No solamente en el campo de decidir lo que se debería publicar en la revista y
otra literatura, sino en todo otro rasgo de la actividad mundial de los Testigos-la
dirección de 90 o más oficinas de sucursal (cada superintendente de sucursal era
considerado como el "ministro presidente del cristianismo para el territorio al cual ha
sido nombrado"), la supervisión de la obra de todos los representantes viajeros, la
dirección de la escuela de misioneros de Galaad y la asignación y el trabajo de todos
los misioneros, la planeación de convenciones y el programa de convenciones-todo
esto y mucho más era la prerrogativa exclusiva de una sola persona: el presidente de
la corporación. Fuera lo que fuera que el Cuerpo Gobernante considerara o no
considerara en cualquiera de estas áreas, en todo caso era el resultado de la decisión
de él y a su discreción.

33 Vea el libro ¡El hombre al umbral de ser salvo de la angustia mundial!, publicado en 1975, pp. 204-214;
también La Atalaya del 15 de marzo de 1976, pp. 176-187.
El Cuerpo Gobernante 73

Todo esto era difícil de reconciliar con los artículos publicados después del
discurso del vicepresidente en cuanto a "el perro debe mover la cola y no la cola al
perro." El lenguaje allí usado había sido tan enfático, tan conclusivo. Considere esta
declaración:

Así, también, aunque no estuvieron presentes apóstoles de Cristo en el


siglo diecinueve, el espíritu santo de Dios debe haber estado en operación en la
formación del cuerpo gobernante para su resto ungido de la clase del "esclavo fiel
y discreto." Los hechos hablan por sí mismos. Se presentó en la escena un cuerpo
de cristianos ungidos que aceptó y emprendió las responsabilidades de gobernar
los asuntos del pueblo dedicado, bautizado y ungido de Jehová que estaba
siguiendo los pasos de Jesucristo y esforzándose por realizar la obra que se
declara en la profecía de Jesús en Mateo 24:45-47. Los hechos hablan más claro
que las palabras. Ahí está el cuerpo gobernante. Agradecidamente los testigos
cristianos de Jehová saben y aseveran que ésta no es una organización religiosa
gobernada por un solo hombre, sino que tiene un cuerpo gobernante de cristianos
ungidos por espíritu.34

Desafortunadamente el cuadro allí pintado sencillamente no era verdad. Los


hechos, previamente presentados de la publicaciones aprobadas por la misma
Sociedad Watch Tower, y de declaraciones de directores, claramente muestran que no
había cuerpo gobernante alguno de ninguna manera real en el siglo diecinueve
durante la presidencia de Russell, ni en el siglo veinte durante la presidencia de
Ruthelford, y no había habido ninguno en el sentido descrito en este mismo artículo
de La Atalaya durante la presidencia de Knorr. Era un cuadro que aparentaba
impresionante, presentado de la manera en que se presentó, pero era una ilusión, pura
ficción. El hecho es que un arreglo monárquico prevaleció desde la misma formación
de la organización (la palabra "monarca" es de origen griego y significa "uno que
gobierna solo, un autócrata," también se define en el diccionario como "uno que
mantiene poder y posición preeminente"). El que un presidente fue benigno, el
próximo duro y autocrático, y el tercero muy práctico a la manera de los hombres de
negocio, de ninguna manera altera el hecho de que cada uno de los tres presidentes
ejerció autoridad monárquica. La gran mayoría de los Testigos que forman lo que el
artículo de La Atalaya había mencionado como "los miembros comunes" e
incluyendo la mayoría de los "ungidos"

34 La Atalaya del 15 de febrero. 1972. p. 121.


74 CRISIS DE CONCIENCIA

formando "la clase del esclavo fiel y discreto" estaban totalmente ignorantes de
esto. Aquellos que estaban en una posición suficientemente cercana a la sede
de la autoridad sabían que era así; mientras más cerca estuvieran, más cuenta se
daban de los hechos.
Esto fue particularmente cierto de los miembros del Cuerpo Gobernante y
en 1975 el "perro" decidió que era la hora para "menear la cola." La mayoría de
los miembros consideró que ya era tiempo para que los hechos finalmente
comenzaran a armonizar con las palabras que se estaban diciendo y publicando.
Interesantemente, lo que se hizo fue esencialmente lo mismo que los
cuatro Directores
=B68-B65-B59-B53-B47-B41-B34-B27-B20-B13-B6-A4
habían propuesto en 1917, una reorganización, un esfuerzo de su parte que
había sido descrito consistentemente en las publicaciones de la Watch Tower
después de eso como un _complot ambicioso' y 'una conspiración rebelde,' una
que, '¡por la gracia de Dios, no tuvo éxito!' Cincuenta y siete años más tarde,
básicamente la misma proposición sí tuvo éxito, pero sólo después de meses
turbulentos para el Cuerpo Gobernante.
4

CONMOCION INTERNA Y REESTRUCTURACION

Así pues no se glorie nadie en los


hombres. -1 Corintios 3:21, Versión
Moderna.

LA INFORMACION que el libro Aid to Bible Understanding (Ayuda para entender


la Biblia) presentó acerca de los ancianos indudablemente comenzó el proceso. Hasta
entonces las congregaciones habían estado bajo la supervisión de una sola persona, el
"superintendente de congregación." Su reemplazo por un cuerpo de ancianos
necesariamente hizo surgir preguntas acerca de las organizaciones de sucursal donde un
solo hombre era el "superintendente" para un país entero, tal como un obispo o
arzobispo tiene bajo su supervisión una extensa región de muchas congregaciones. Y
las oficinas centrales tenían el presidente, a quien personalmente yo me había referido
(al hablar ante un seminario para superintendentes de sucursal en Brooklyn) como "el
superintendente -presidente para todas las congregaciones mundialmente."1
Evidentemente la anomalía aparente, el contraste entre la situación en las oficinas
de la sede central internacional fue lo que llevó al discurso y los artículos de La Atalaya
sobre "la cola moviendo al perro" ya que éstos trataron de descartar con explicaciones
la diferencia que existía entre la situación en las congregaciones y la de la sede central.
Al mismo tiempo es probable que éstos sirvieran el propósito de dar aviso a los
centenares de miembros con derecho a voto en la corporación de que no trataran de
expresarse por medio de votación para efectuar algún cambio en la estructura de las
oficinas principales o de expresarse con respecto a la membresía del Cuerpo
1 El presidente Knorr estaba sentado en la plataforma en ese entonces y no expresó ningún desacuerdo con la
descripción.
76 CRISIS DE CONCIENCIA

Gobernante y su administración. A la "cola" sólo le tocaba ser movida, no el mover.


El año de aquel discurso, 1971, el presidente Knorr decidió permitir que el Cuerpo
Gobernante repasara y emitiera su juicio sobre un libro intitulado Organización para
predicar el Reino y hacer discípulos, una forma de manual de iglesia que establecía la
estructura organizacional y normas que gobernaban el entero arreglo, desde las oficinas
principales por medio de la sucursales, distritos y circuitos, y hasta las congregaciones.
Al Cuerpo Gobernante no se le pidió que suministrara material para el libro. El presidente
había asignado el proyecto del desarrollo del libro a Karl Adams, el superintendente del
Departamento de Redacción (quien no era miembro del Cuerpo Gobernante ni uno que
profesara ser de los "ungidos"). El a su vez había asignado a Ed Dunlap y a mí para
colaborar con el desarrollo del manual, y cada uno de nosotros escribió como una tercera
parte del material.2
El material que desarrollamos presentó la relación del Cuerpo Gobernante y las
corporaciones en armonía con los artículos sobre "la cola moviendo al perro." Cuando
ciertos puntos relacionados con esto se presentaron ante el Cuerpo, provocaron
discusiones bastante acaloradas. El presidente Knorr se expresó claramente en cuanto a
su creencia de que había un esfuerzo por "quitarle" su responsabilidad y trabajo. El dio
énfasis a que el Cuerpo Gobernante había de preocuparse estrictamente de "asuntos
espirituales" y que la corporación se encargaría del resto. Pero, como sabían los
miembros del Cuerpo, los "asuntos espirituales" asignados a ellos en ese entonces
consistían casi enteramente en el virtual ritual de aprobar nombramientos de personas-a
quienes en la mayoría de los casos no conocían-para la obra de superintendentes viajeros,
y en el atender la corriente constante de preguntas acerca de "asuntos de expulsión."
En ciertos puntos en la consideración expresé mi entendimiento de que otros asuntos
de naturaleza espiritual eran también responsabilidad del Cuerpo. (Personalmente no
podía armonizar el existente arreglo monárquico con la declaración de Jesús de que
"todos ustedes son hermanos" y "su líder es uno, el Cristo"; de que "los gobernantes de
las naciones se enseñorean sobre ellas y los hombres grandes ejercen autoridad sobre
ellos," pero "ésta no es la manera que debe de ser entre ustedes."3 Sencillamente no
parecía ser

2 Se me asignaron los capítulos sobre, "Su servicio a Dios," "Salvaguardando la limpieza de la congregación,"
"Perseverancia que resulta en aprobación divina."
3 Mateo 23:8, 10; 20:25, 26.
Conmoción interna y reestructuración 77

honrado decir lo que se había dicho en los artículos de La Atalaya de 1971 y no llevado a
cabo.)
En cada caso que lo hice sin embargo, el presidente tomó las declaraciones muy
personalmente, hablando extensamente, su voz tensa y enfática, diciendo que
'evidentemente algunos no estaban satisfechos con la manera en que él estaba haciendo su
trabajo.' Entonces entraba en grandes detalles en la obra que estaba efectuando y luego
decía, "ahora aparentemente hay algunos que no quieren que yo me encargue más de las
cosas" y de que quizás él debería "traer aquí abajo todas las cosas y entregárselas a Ray
Franz para dejar que él las atienda."
Hallé difícil creer que él pudiera tan totalmente pasar por alto el punto principal de
mis comentarios, de que yo me estaba expresando a favor del arreglo de un cuerpo, y no
a favor de la transferencia de autoridad de un administrador individual a otro
administrador individual. Cada vez se lo expliqué a él, dejando en claro que lo que se
decía no era ataque personal, de que yo no creía que había individuo alguno que debiera
asumir las responsabilidades bajo consideración, sino que más bien mi entendimiento de
la Biblia y de La Atalaya era de que estos eran asuntos para ser tratados por un cuerpo de
personas. Vez tras vez dije que si fuera un asunto de una sola persona manejarlo todo,
entonces él sería a quien yo preferiría; que yo consideraba que él sencillamente había
estado haciendo lo que él consideraba que se debía hacer y lo que siempre se había hecho
en el pasado; que no tenía queja en cuanto a que él siguiera haciéndolo. Sin embargo, esto
no pareció producir impresión alguna y, dándome cuenta de que cualquier cosa que yo
dijera relacionada con eso sencillamente provocaría ira, después de unos cuantos
esfuerzos desistí. En estas ocasiones el resto de los miembros del Cuerpo simplemente
permaneció sentado, observando sin decir nada. Lo que sucedió unos años más tarde, por
lo tanto, fue una sorpresa para mí.

En 1975 dos ancianos de Betel (uno un miembro por largo tiempo del Departamento
de Servicio, y el otro, el superintendente asistente del hogar Betel) escribieron cartas al
Cuerpo Gobernante expresando preocupación sobre ciertas condiciones que prevalecían
dentro del personal de las oficinas principales, con referencia específica a una atmósfera
de temor generada por los que tenían superintendencia, y un sentimiento creciente de
desánimo y descontento resultante.
78 CRISIS DE CONCIENCIA

En aquel tiempo cualquier persona que solicitaba servir en las oficinas principales
("servicio de Betel") tenía que acordar permanecer un mínimo de cuatro años. La mayor
parte de los solicitantes eran hombres jóvenes, de 19 a 20 años de edad. Cuatro años
equivalían a una quinta parte de la vida que ellos hasta ese momento habían vivido. A la
hora de la comida, a menudo yo le preguntaba a la persona a mi lado, "¿cuánto tiempo
llevas aquí?" En los diez años que yo había dedicado ya en las oficinas principales nunca
oí a siquiera uno de estos jóvenes responder en cifras redondas, "como un año," o "unos
dos años." Invariablemente la respuesta era, "uno y siete," "dos y cinco," "tres y uno," y
así por el estilo, siempre dando los años y el número exacto de meses. No podía evitar el
pensar que hombres que sirven una sentencia de prisión a menudo siguen una práctica
similar de marcar el tiempo.
Generalmente era difícil hacer que estos hombres jóvenes se expresaran acerca de su
servicio en las oficinas principales. Como me enteré por amigos que trabajaban más
estrechamente con ellos, ellos no estaban dispuestos a decir mucho de manera abierta ya
que temían que cualquier cosa que dijeran, que no fuera positiva, podría causar que se les
clasificara como lo que popularmente se llamaba un "M. A.," alguien con una "mala
actitud."
Muchos se sentían como "piezas de una máquina," considerados como trabajadores
pero no como personas. La inseguridad en el trabajo resultaba de saber que ellos podrían
ser cambiados en cualquier momento a otro trabajo, sin ninguna .consideración previa, y
a menudo, sin explicación alguna por el cambio hecho. La línea entre "gerencia y
empleado" estaba claramente trazada y era cuidadosamente mantenida.
La mesada de catorce dólares que recibían a menudo escasamente cubría (y en
algunos casos era menos de) su costo de transportación para ir y venir a reuniones al
Salón del Reino al cual estaban asignados. Aquellos que tenían familia o amigos algo
pudientes no tenían problemas, ya que recibían ayuda exterior. Pero otros raras veces
podían pagar por cosa alguna más allá de sus necesidades básicas. Los que eran de puntos
más lejanos, particularmente aquellos de los estados del oeste, podían encontrar
virtualmente imposible el pasar vacaciones con sus familias, particularmente si venían de
una familia pobre. Sin embargo, con regularidad oían saludos que se anunciaban a la
familia Betel enviados por miembros del Cuerpo Gobernante, y otros, a medida que
viajaban alrededor del país y a otras partes del mundo pronunciando discursos. Ellos
veían a los oficiales de la
Conmoción interna y reestructuración 79

corporación conduciendo automóviles "Oldsmobile" nuevos comprados por la Sociedad y


mantenidos y limpiados por trabajadores como ellos. Su horario de trabajo de ocho horas
y cuarenta minutos cada día, y cuatro horas el sábado por la mañana, combinado con la
asistencia a las reuniones tres veces a la semana, más la actividad de "testificación"
semanal, parecía a muchos que hacía que sus vidas fueran muy apretadas, rutinarias, y
agotadoras. Pero sabían que el disminuir en cualquiera de estas áreas indudablemente los
pondría en la clase de "M. A." y resultaría en que se les llamara a una reunión diseñada a
corregir su actitud.
Las cartas de los dos ancianos de Betel tocaron en algunas de estas zonas sin entrar en
detalles. El presidente de nuevo pareció creer, desafortunadamente, que esto constituía
una crítica a su administración. Expresó personalmente al Cuerpo que él quería citar una
audiencia sobre el asunto e12 de abril de 1975, y esto se hizo. Varios ancianos de Betel
hablaron y muchas de las cosas específicas sobre lo antes mencionado se presentaron
para consideración. Los que hablaron no comentaron sobre personalidades y no hicieron
demandas, pero dieron énfasis en la necesidad de más consideración para la persona, de
comunicación fraternal, y en beneficio de permitir que los que estuvieran cerca de los
problemas participaran en decisiones y soluciones. Como lo declaró el superintendente
asistente del hogar Betel, "parece que estamos más preocupados por la producción que
por las personas." El doctor del personal, doctor Dixon, relató que frecuentemente él
recibía visitas de parejas casadas angustiadas debido a la inhabilidad de las esposas de
aguantar las presiones y mantenerse al día con el horario demandante, con muchas de las
mujeres cediendo a las lágrimas al hablar con él.
Una semana más tarde, el 9 de abril, la "Minuta" oficial de la sesión del Cuerpo
Gobernante declaró:

Se hicieron comentarios sobre la relación del Cuerpo Gobernante y las corporaciones y


lo que se publicó en La Atalaya del 15 de diciembre. del 1971. Se estuvo de acuerdo en
que un comité de cinco compuesto de L. K. Greenlees, A. D. Schroeder, R. V. Franz. D.
Sydlik. y J. C. Booth considerarían los asuntos concernientes a este tema y los deberes de
los oficiales de las corporaciones y asuntos relacionados y tomarían en consideración los
pensamientos de N. H. Knorr, F. W. Franz y G. Suiter. quienes son oficiales de las dos
sociedades, y entonces presentarían recomendaciones. La idea entera es la de fortalecer la
unidad de la organización.
80 CRISIS DE CONCIENCIA

En una sesión tres semanas más tarde, el 30 de abril, el presidente Knorr nos
sorprendió al presentar una moción de que en adelante todos los asuntos se decidieran por
un voto de dos terceras partes de la membresía actual (la cual era entonces de diecisiete).4
Después de esto, la "Minuta" oficial de la sesión relata:

L. K. Greenlees entonces comenzó su informe sobre el comité de cinco y la petición


del hermano Knorr de que se le dijera 1o que debería hacer.5 El comité consideró la
Watchtowerdel15 de diciembre de 1971 [en español esto corresponde a La Atalaya del 15
de febrero de 1972], párrafo 29, muy cuidadosamente, también la página 760. El comité
consideró que hoy en día el Cuerpo Gobernante debe estar dirigiendo las corporaciones y
no de la otra manera. Las corporaciones deben reconocer que el Cuerpo Gobernante de
diecisiete miembros tiene la responsabilidad de administrar la obra en las congregaciones
a través del mundo. Ha habido un retraso de poner en vigor el arreglo en 1o que tiene que
ver con Betel comparado con las congregaciones. Ha habido confusión. No queremos una
organización doble.
A esto siguió una larga consideración de preguntas relacionadas con el Cuerpo
Gobernante y las corporaciones y el presidente, con comentarios de parte de todos los
miembros presentes. Al terminar el día. N. H. Knorr propuso una moción seguida por un
comentario por E. C. Chitty. L. K. Greenlees también presentó una moción. Se acordó
que las tres deberían ser fotocopiadas y entregadas a todos los miembros y volver a
reunirse el día siguiente a las 8 de la mañana. Habría tiempo para orar sobre el asunto que
es tan importante.

Las mociones fotocopiadas a las cuales se hace referencia, decían como sigue:

N. H. Knorr: "Yo presento la moción de que el Cuerpo Gobernante tome


control de la responsabilidad de cuidar de la obra encargada en la constitución de
la corporación de Pennsylvania y asuma la responsabilidad expresada en la
constitución de la corporación de Pennsyilvania y todas las otras corporaciones a
través del mundo usadas por los testigos de Jehová."

4 El Colegio de Cardenales del Vaticano requiere una mayoría similar de dos terceras partes cuando votan
a favor de un sucesor papa. Creo que es muy posible que Knorr y Fred Franz consideraban muy
improbable que una mayoría tal de miembros votara a favor de un cambio.

5 En la primera reunión del "Comité de Cinco" se votó a favor de que Leo Greenlees sirviera de presidente
del comité; yo presenté la moción.
Conmoción interna y reestructuración 81

E. C. Chitty dijo: "La expresión 'tomar control' significa remover a la otra entidad.
Creo por mi parte que la responsabilidad permanece como está. Más bien sería correcto
decir' supervisar la responsabilidad. '"

L. K. Greenlees dijo: "Presento la moción de que el Cuerpo Gobernante emprenda, en


armonía con las Escrituras, la responsabilidad y autoridad completa para la
administración y supervisión de la asociación mundial de los testigos de Jehová y sus
actividades; de que todos los miembros y oficiales de una y todas las corporaciones
usadas por los testigos de Jehová obren en armonía con y bajo la dirección de este Cuerpo
Gobernante; que esta relación ensanchada entre el Cuerpo Gobernante y las
corporaciones se ponga en vigor tan pronto como razonablemente se pueda hacer sin
hacer daño a la obra del reino."

Al siguiente día, 10 de mayo, hubo otra vez una larga consideración. El


vicepresidente (quien había escrito los artículos de La Atalaya a los cuales se hizo
referencia) en particular objetó las proposiciones hechas y cualquier cambio en el arreglo
existente, cualquier reducción en la autoridad del presidente. (Esto trajo a la mente, y
estaba en armonía con sus declaraciones hechas a mí anteriormente en 1971, que él
pensaba que Jesucristo dirigiría la organización por medio de una sola persona a través
del tiempo hasta que viniera el Nuevo Orden.) No hizo comentario sobre la evidente
contradicción entre la presentación hecha en los artículos de La Atalaya (con sus
declaraciones denodadas acerca del Cuerpo Gobernante usando las corporaciones como
simples instrumentos) y las tres mociones formuladas, cada una de las cuales demostró
que los que las hicieron (incluyendo al presidente mismo) reconocieron que el Cuerpo
Gobernante en ese entonces no supervisaba las corporaciones.
La consideración fluctuó de un lado al otro. Pareció llegarse a un punto decisivo con
la declaración hecha por Grant Suiter, el secretario tesorero de ambas corporaciones,
hombre de habla algo crispada. Diferente de los comentarios hechos hasta entonces por
los que estaban a favor de un cambio, sus expresiones fueron bastante personales,
aparentemente dando rienda a un sentimiento por largo tiempo reprimido acerca del
presidente, a quien nombró directamente. Al hablar de la estructura de autoridad, él no
presentó acusaciones específicas a excepción de algo en relación al derecho de hacer
cierto cambio en su habitación personal que él había pedido y que se le
82 CRISIS DE CONCIENCIA

había negado, pero a medida que continuó, su rostro se enrojeció, los músculos de la quijada se
pusieron tensos, y su palabra llegó a ser mucho más intensa. El concluyó con la declaración:

Yo digo que si vamos a ser un Cuerpo Gobernante, entonces, ¡emprendamos la


gobernación! No he gobernado yo nada hasta ahora.

Estas palabras me fueron tan aturdidoras que estoy satisfecho de que las recuerdo y las
registro según se dijeron. El que tuvieran el propósito de comunicar el sentido que comunicaron o
no, por supuesto está más allá de lo que yo pueda saber y tal vez pudieran haber sido
sencillamente una expresión momentánea, que no indicaba ningún motivo del corazón. De todos
modos sirvieron para hacerse pensar muy seriamente acerca del asunto de la motivación correcta
y sentí preocupación considerable de que, cualquiera que fuera el resultado de todo este asunto,
pudiera ser el resultado de un deseo sincero de parte de todos los implicados de apegarse más
estrechamente a los principios y ejemplos bíblicos y no por alguna otra razón. Hallé que la entera
sesión era perturbadora, principalmente debido a que el espíritu general no pareció conformarse a
lo que uno esperaría de un cuerpo cristiano.
Sin embargo, poco después de estos últimos comentarios mencionados por el secretario
tesorero, N. H. Knorr evidentemente llegó a una decisión e hizo una declaración extensa la cual
fue registrada en taquigrafía por Milton Henschel, quien había hecho también ciertas sugerencias
y quien también obraba como secretario para el Cuerpo.6 Como se registra en las "Minutas"
oficiales, las declaraciones del presidente incluyen estas expresiones:

. . . pienso que sería una cosa buena el que el Cuerpo Gobernante obrara de acuerdo con
lo expresado por el hermano Henschel y diseñara un programa teniendo en mente lo que
dice La Atalaya, que el Cuerpo Gobernante es el Cuerpo Gobernante de los testigos de
Jehová. No vaya discutir a favor o en contra de ello. En mi opinión no es necesario. La
Atalaya lo ha declarado.

6 Milton Henschel, alto y usualmente de semblante serio, rara vez hablaba en las discusiones. pero cuando lo hacía
lo hacía con considerable firmeza y finalidad. De joven. él había sido secretario personal del presidente Knorr; al
tiempo aquí discutido, él estaba en sus cincuenta años de edad.
Conmoción interna y reestructuración 83

. . . Será el Cuerpo Gobernante quien tendrá el poder e influencia conductora general.


Ellos llevarán la responsabilidad como Cuerpo Gobernante y dirigirán a través de
diferentes divisiones que ellos establecerán y tendrán una organización.

Al final dijo, "Presento esto como una moción." Para mi sorpresa, su moción fue
secundada por F. W. Franz, el vicepresidente. Se adoptó unánimemente por el cuerpo
completo.
El lenguaje denodado de La Atalaya de cuatro años atrás estaba a punto de cambiar
de simples palabras a hechos reales. Por las expresiones hechas por el presidente pareció
que se efectuaría una transición suave. Sin embargo, era la calma que precedía el período
más tempestuoso de todos.
En los meses que siguieron, el "comité de cinco" nombrado se reunió con todos los
miembros de muchos años del personal de las oficinas principales. La gran mayoría
estuvo a favor de una reorganización. El comité formuló propuestas detalladas para un
arreglo de comités del Cuerpo Gobernante para atender diferentes facetas de la actividad
mundial. Once de los diecisiete miembros del Cuerpo Gobernante al ser entrevistados
personalmente indicaron aprobación básica.
De los seis restantes, George Gangas, un griego afectuoso y efervescente, uno de los
de más edad entre los miembros del Cuerpo estaba muy indeciso, variable en sus
expresiones de acuerdo a la actitud del momento. Charles Fekel, inmigrante de la Europa
oriental, había sido uno de los directores de la Sociedad muchos años antes, pero había
sido removido, habiendo sido acusado de haber transigido en su integridad con el
juramento que tomó al obtener ciudadanía americana. Ahora estaba entre los miembros
recién nombrados del Cuerpo y, de una naturaleza muy apacible, raramente participó en
la consideración, consistentemente votando cualquiera que fuera la manera en que la
mayoría votara y tuvo poco que decir sobre esta cuestión. Lloyd Barry, de Nueva Zelanda
y también una adición reciente al Cuerpo, había venido a Brooklyn después de un número
de años como superintendente de sucursal del Japón, donde la actividad de los Testigos
había experimentado crecimiento fenomenal. El expresó dudas fuertes acerca de las
recomendaciones, particularmente el efecto de descentralización con respecto a la
presidencia; en una carta con fecha del 5 de septiembre del 1975, se refirió a los cambios
recomendados como "revolucionarios." Bill Jackson, un tejano, libre de presunción ni
ostentoso, había dedicado
84 CRISIS DE CONCIENCIA

la mayor parte de su vida en la sede central y, al igual que Barry, pensó que mejor sería
dejar las cosas como estaban, especialmente debido a los nuevos aumentos numéricos
que se habían efectuado bajo la existente administración.
Las voces más fuertes en oposición a los cambios contemplados fueron las del
presidente y vicepresidente, ¡el que hizo la moción antes citada y el que la secundó!
Durante el tiempo en el cual el "Comité de Cinco" estaba entrevistando a los
miembros del personal de muchos años para obtener el punto de vista de ellos, llegó el
turno del presidente para presidir a la cabeza de la mesa en Betel por una semana. Por
varias mañanas él usó la oportunidad para discutir ante los miembros de la "familia
Betel," de más de mil doscientos en los varios salones de comedor (todos unidos por
sonido y televisión), lo que él llamó la "investigación" que se estaba llevando a cabo (las
entrevistas del comité de cinco), diciendo que "algunas personas" favorecían cambiar las
cosas que durante toda la vida de la organización se habían efectuado de cierta manera. El
dijo una y otra vez: "¿Dónde está la evidencia de que los asuntos no marchan bien, de que
se necesita un cambio?" Agregó que la "investigación" se proponía "demostrar que esta
familia era mala," pero añadió que él estaba seguro de que "algunos quejumbroso s" no
"ahogarían el gozo de la mayoría." El urgió a todos a "tener fe en la Sociedad," señalando
sus muchos logros. En cierto punto dijo con gran fuerza y sentimiento que los cambios
que algunos querían hacer en lo relacionado a la familia Betel, su obra y organización,
"se harán por encima de mi cadáver."7
Con toda imparcialidad para con Nathan Knorr, debe decirse que indudablemente él
creía que el arreglo que entonces existía era el correcto. El sabía que el vicepresidente, el
erudito más respetado de la organización y aquel en quien él confiaba el manejo de los
asuntos bíblicos, pensaba así. Knorr era básicamente una persona afable, a menudo
afectuosa. Cuando él no estaba en su "uniforme" o papel de presidente, genuinamente
disfruté de mi asociación con él. Sin embargo, su posición, como tan a menudo es el caso,
generalmente no permitía que se viera ese lado de él y (de nuevo, indudablemente debido
a su creencia de que el papel que él estaba llevando a cabo era de acuerdo a la voluntad
de Dios) se inclinó a reaccionar muy rápida y enfáticamente ante cualquier aparente
intrusión sobre su
7 Las palabras entre comillas provienen de notas escritas en el momento en que las palabras fueron dichas; éstas se
escucharon, por supuesto, por más de mil personas en cada caso.
Conmoción interna y reestructuración 85

autoridad presidencial. El personal aprendió a no hacer eso. Aún con todo eso, seriamente
dudo que Nathan hubiera estado de acuerdo con algunas de las acciones duras que más
tarde habían de resultar del cuerpo colectivo que heredó su autoridad presidencial.
Sentí cierta empatía con sus sentimientos y reacción, habiendo servido por muchos
años como superintendente de sucursal, tanto en Puerto Rico como en la República
Dominicana, donde yo había de ser, según el punto de vista prevaleciente en la
organización, el "hombre principal" en el país, el representante personal del presidente.
Este punto de vista hizo que constantemente estuviera consciente de mi "posición" y la
necesidad de mantener en alto esa "posición." Hallé por experiencia dura, sin embargo,
que el tratar de vivir según ese concepto organizacional no contribuyó a relaciones
placenteras con otros e hizo mi propia vida desagradable; las confrontaciones que produjo
no eran algo para lo cual yo tenía la habilidad por naturaleza, y después de algún tiempo,
sencillamente desistí de tratar de emular lo que había visto en las oficinas principales. Mi
vida se hizo mucho más gozosa como resultado de ello y hallé que el efecto general era
mucho más productivo y provechoso.

Las últimas palabras mencionadas por el presidente casi probaron ser proféticas.
Evidentemente, al tiempo de decidas, él ya había desarrollado un tumor maligno en el
cerebro, aunque esto no se llegó a conocer hasta después de que la reorganización era
definitivamente un faít accompli (hecho consumado) habiéndose completado
oficialmente ello de enero de 1976, y la muerte de Knorr ocurrió un año y medio más
tarde, el 8 de junio de 1977.
La enfática oposición vocal del presidente fue igualada, tal vez sobrepasada, por la
del vicepresidente. En el programa de graduación del 7 de septiembre del 1975 de la
escuela misional de Galaad, a la cual graduación asistieron miembros de la familia Betel
y personas invitadas (mayormente parientes y amigos de la clase que se graduaba), el
vicepresidente pronunció un discurso, un rasgo acostumbrado de cada programa de
graduación.
Fred Franz tenía un estilo inimitable, a menudo dramático (hasta melodramático) de
hablar. Lo que sigue es de una copia exacta de su discurso, pero las palabras escritas no
pueden comunicar las inflexiones, el espíritu, el "sabor," aún el sarcasmo ocasional, que
se hizo denotar en el discurso mismo.
Sus palabras de apertura, sin embargo, dieron una indicación clara en cuanto hacia
donde se dirigía el discurso. Teniendo en mente que
86 CRISIS DE CONCIENCIA

un comité apropiadamente nombrado por el Cuerpo Gobernante estaba en ese mismo


tiempo haciendo una proposición de que el entrenamiento, asignación y supervisión de
los misioneros fueran manejados por el Cuerpo Gobernante, más bien que por las
corporaciones, notamos su expresión de apertura. El comenzó diciendo:

Esta clase se envía en colaboración con la Sociedad Watch Tower Bible and Tract de
Pennsylvania. Pues hoy en día se hace surgir la pregunta, ¿qué derecho tiene la Sociedad
Watch Tower Bible and Tract de enviar misioneros al campo? ... ¿quién autorizó a la
Watch Tower Bible and Tract de Pennsylvania para que enviara misioneros alrededor del
globo?"
Ahora, tal pregunta desafiante debiera hacerse surgir en relación a una circunstancia
anterior. Y se basa en el hecho de que la Sociedad Watch Tower Bible and Tract fue
fundada por un hombre que llegó a ser un evangelizador de talla mundial, uno de los más
eminentes evangelizadores de este siglo veinte y quien específicamente logró fama global
cuando hizo su viaje alrededor del mundo en el año 1912. Ese hombre fue Carlos Taze
Russell de Allegheny, Pennsylvania.

Claramente el enfoque recaía primariamente sobre la corporación; el Cuerpo


Gobernante ni se mencionó. Por supuesto, nadie había hecho surgir la "pregunta
desafiante" que él aquí estaba haciendo surgir; la cuestión verdadera para el Cuerpo
Gobernante era si el discurso que él mismo había pronunciado cuatro años antes acerca
de la relación entre el Cuerpo y la corporación se había de tomar en serio. Sin embargo,
pasó a decir con su estilo característico:

Ahora, yo he pensado acerca de este asunto. Tal vez Ud. también lo haya hecho.
¿Exactamente cómo llegó a ser Russell un evangelizador? ¿Quién lo hizo a él
evangelizador? . . . las varias religiones establecidas de la cristiandad estaban en
funcionamiento. Por ejemplo. había una Iglesia Anglicana con su cuerpo dirigente. y la
Iglesia Protestante Episcopal con su cuerpo dirigente. Estaba la Iglesia Metodista con su
Conferencia; y estaba también la Iglesia Presbiteriana (ala cual Russell perteneció) con su
Sínodo. Igualmente la Iglesia Congregacional (a la cual Russell se había unido) con su
Congregación Central.
Pero ninguna de esas organizaciones dirigentes. . . hizo a Russell un
evangelizador o misionero.

Sin aludir directa o abiertamente al Cuerpo Gobernante. él se las había arreglado para
introducirlo en la consideración indirectamente
Conmoción interna y reestructuración 87

por referirse a aquellos "cuerpos dirigentes," bajo varios nombres. (El pudiera haber
mencionado del mismo modo a los Jesuitas, quienes tienen una administración que lleva
este nombre: Cuerpo Gobernante.) Pero 1o que se hizo quedar claro fue que ninguna
clase de Cuerpo Gobernante tuvo algo que ver, o ejerció autoridad alguna, para con el
fundador de la corporación Watch Tower. El era un "independiente," no sujeto a ninguno
de ellos.
El Cuerpo Gobernante había nombrado al "Comité de Cinco" y éste estaba haciendo
la recomendación de que se formaran comités permanentes para cuidar de la dirección de
la obra mundialmente. Así, las siguientes palabras del discurso del vicepresidente
llegaron a tener significado adicional ya que, después de hablar de los setenta discípulos
que Jesús envió, él dijo a la clase graduanda:

Ahora no hemos de imaginamos que, por medio de enviar a los setenta


evangelizadores . . . por enviados de dos en dos, el Señor Jesucristo estaba haciendo de
cada dos de ellos un comité, de modo que los setenta evangelizadores fueran treinta y
cinco comités de dos. . . . Ustedes son enviados hoy después de su graduación como
misioneros. . . dos son enviados a Bolivia, y después hay otros que son enviados, tal vez
cuatro o seis u ocho, a un país diferente como asignación en la cual trabajar. Ahora, no
piensen ustedes, misioneros, que debido a que son enviados dos juntos, o tal vez cuatro o
seis o quizá ocho, que ustedes son enviados como un comité para tomar control de la obra
del país al cual son asignados. ¡De ningún modo! Ustedes son enviados como misioneros
individuales para cooperar juntos, y cooperar con la sucursal de la Sociedad Watch
Tower Bible and Tract, la cual opera y dirige la obra en el país al cual usted es asignado
para obrar como evangelizador. De modo que no introduzca en su cabeza esta idea de
comités. . . .

En todo esto el Cuerpo Gobernante brilló por su ausencia, eclipsado por la


corporación. Ni una sola persona había sugerido que los misioneros fueran enviados
como "comités" o de que ellos "se hicieran cargo de la obra" en sus países asignados,
pero esto sirvió como un medio para introducir la idea de comités y desacreditar el
concepto.
El discurso luego pasó a considerar a Felipe "el evangelizador," haciendo surgir una
vez más la pregunta en cuanto a "¿quién 1o hizo a él un evangelizador o misionero?8 El
hizo referencia al libro de
8 Vea Hechos 8:5-13; 21:8.
88 CRISIS DE CONCIENCIA

Hechos, capítulo 6, donde los apóstoles, como un cuerpo, hallaron necesario nombrar
siete hombres, incluyendo a Felipe, para atender. la distribución de alimentos, y así poner
fin a las quejas que se hacían de discriminación para con ciertas viudas. Entonces dijo:

Bien, ahora si ustedes miran en la McClintock y Strong' s Cyclopredia of Religious


Knowledge [la Enciclopedia de conocimiento religioso por McClimock y Strong, en
inglés] hallarán que la obra que los apóstoles asignaron a esos siete hombres se llama
"una obra semiseglar." Pero los apóstoles no querían hacer esa obra semi-seglar; ellos la
entregaron a estos siete hombres y les dijeron "ustedes atiendan esto. Pues nosotros
vamos a especializamos en oraciones y enseñanza." Ahora ¿estaban estos doce apóstoles
del Señor Jesucristo, por medio de entregar a otros esta responsabilidad para atender las
mesas--estaban ellos haciéndose simples testaferros [figuras simbólicas] en la
congregación de Dios y de Jesucristo? Ciertamente no se estaban haciendo a sí mismos
testaferros por especializar ellos en asuntos espirituales.

Para aquellos miembros del Cuerpo Gobernante que habían oído al presidente dar
énfasis a que el Cuerpo Gobernante debiera atender "estrictamente a las cosas
espirituales" y dejar el resto a la corporación, las palabras del vicepresidente tenían un
sonido familiar. Sin embargo, extrañamente la mitad de los hombres en el Cuerpo ya
estaban dedicando sus ocho horas y cuarenta minutos diarios precisamente a tal "trabajo
semi-seglar." Dan Sydlik y Charles Fekel trabajaban en la fábrica; Leo Greenlees
manejaba los seguros y asuntos relacionados para la oficina del secretario tesorero; John
Booth tenía la superintendencia de la cocina de Betel; Bill Jackson se encargaba de
asuntos legales y documentos; Grant Suiter estaba ocupado diariamente en asuntos
financieros, inversiones, acciones, y testamentos; Milton Henschel y el presidente mismo
(quien controlaba todas estas asignaciones de trabajo) estaban ocupados en la obra "semi-
seglar" administrativa que el vicepresidente dijo que se debería "entregar" a otros para
que la atendieran.
La historia de Pablo, el Saulo convertido, se relató ahora; corno después de su
conversión él fue a Jerusalén y solamente vio a dos de los apóstoles, no al cuerpo total de
ellos; como con el tiempo el vino a Antioquía, de Siria. Al relatar la llamada del Espíritu
santo de Pablo y Bernabé a la actividad misionera, el vicepresidente continuó dando
énfasis a que todo esto se hizo por medio de la congregación de
Conmoción interna y reestructuración 89

Antioquía (y por lo tanto no a través de Jerusalén donde estaba ubicado el cuerpo


apostólico).9 El dijo:

Y entonces, de momento, mientras Pablo servía en Antioquía, en Siria, no en Israel


sino en Siria, pues el espíritu de Dios habló a la congregación allí en Antioquía y dijo,
"ahora de todas las cosas, aparten, es decir ustedes, esta congregación en Antioquía,
ustedes aparten a estos dos hombres, a saber Bernabé y Saulo para la obra para la cual los
he comisionado." Y así la congregación de Antioquía hizo eso y pusieron las manos sobre
Pablo (o Saulo) y Bernabé y los enviaron. . . y ellos salieron por el espíritu santo que obro
a través de la congregación de Antioquía y salieron en su primera asignación misionera.
Así, como ustedes ven, el Señor Jesucristo estaba actuando como el cabeza de la
congregación y tomando acción directamente, sin consultar con cuerpo alguno aquí en la
tierra acerca de lo que El debiera hacer o no debiera hacer. Y El actuó de ese modo con
respecto a Pablo y Bernabé y ellos eran ambos apóstoles de la congregación de
Antioquía.

En este punto del discurso recuerdo estar sentado allí, pensando: "¿Se da cuenta este
hombre de lo que está diciendo? Yo sé cual es su propósito, el quitar énfasis del Cuerpo
Gobernante con el fin de mantener la autoridad de la corporación y su presidente, pero
¿se da cuenta él de lo que implica lo que está diciendo? En el proceso de lograr su
propósito él está desacreditando la entera enseñanza acerca de la existencia de un Cuerpo
Gobernante centralizado en el primer siglo, que operaba desde Jerusalén, con autoridad
mundial de supervisar y dirigir a todas las congregaciones de cristianos verdaderos en
todas partes y en todos los asuntos, un concepto que las publicaciones de la Sociedad
habían edificado en la mente de todos los Testigos de Jehová y a la cual la vasta mayoría
se apega hoy en día."
Pero el vicepresidente de ninguna manera había terminado, y llevó a conclusión la
idea con mayor fuerza aún. Describiendo cómo Pablo y Bernabé completaron su primer
viaje misionero, él continuó, con creciente intensidad y dramatización:

. . . ¿y adónde fueron, adónde se presentaron para dar informes? Allí está el registro,
usted lo puede leer en los versículos de conclusión

9 Debe recordarse que la única base para la enseñanza de los Testigos del arreglo y autoridad de un "cuerpo gobernante'
es la idea de que tal arreglo operaba en Jerusalén en tiempos bíblicos.
90 CRISIS DE CONCIENCIA

del capitulo 14 de Hechos. Ellos regresaron a Antioquía, a la congregación de allí, y el


registro dice que ellos relataron las cosas en detalle a esta congregación que los había
entregado a la bondad inmerecida de Dios para la obra que ellos habían llevado a cabo.
De modo que fue allí donde ellos presentaron su informe.
Así que el registro también dice que ellos permanecieron en Antioquía por bastante
tiempo. Ahora ¿Qué sucedió? De momento algo ocurrió y Pablo y Bernabé-ellos suben a
Jerusalén. Bueno, ¿cual fue la cuestión? ¿Qué les llevó a Jerusalén?
Bueno, fue acaso el cuerpo de apóstoles y de otros ancianos de la congregación de
Jerusalén que les ordenó que fueran allá y dijeran, "¡Miren! Supimos que ustedes dos
salieron en un viaje misionero y terminaron el viaje y no vinieron aquí a Jerusalén a
damos un infom1e. ¿NO SABEN USTEDES QUIENES SOMOS NOSOTROS?
Nosotros somos el concilio de Jerusalén. ¿NO RECONOCEN USTEDES LA
JEFATURA DEL SEÑOR JESUCRISTO? Si ustedes no vienen aquí apresuradamente,
vamos a tomar acción disciplinaria en contra de ustedes."
¿Es eso lo que dice el registro? Bueno, si ellos hubieran obrado de esa manera hacia
Pablo y Bernabé, por haber rendido informe a la congregación por medio de la cual el
espíritu santo les había enviado a salir en su viaje, entonces este concilio de apóstoles de
Jerusalén y otros ancianos de la congregación judía, se hubieran puesto por encima de la
jefatura del Señor Jesucristo.

Sus puntos eran completamente válidos. También eran completamente contrarios al


punto de vista presentado en las publicaciones de la Sociedad, las cuales presentan un
cuadro de Jerusalén como el asiento de un cuerpo gobernante ejerciendo autoridad
completa y dirección como la agencia de Cristo sobre todos los cristianos, obrando con
autoridad divina. Indudablemente es por eso que, a diferencia de otros discursos que el
vicepresidente había pronunciado, éste nunca se usó como base para artículos de la
revista La Atalaya. El que cualquier Testigo individual presentara tal argumento hoy en
día seda considerado como habla rebelde, una herejía. Si se aplicaran tal y como se
declararon, las palabras del vicepresidente significarían que cualquier congregación en la
tierra podría enviar misioneros suyos si creían que Jesucristo y el Espíritu santo así 1o
dirigían, haciéndolo sin consultar con nadie, sea en Brook1yn o con alguna oficina de
sucursal. N o había duda en mi mente en cuanto a la reacción rápida y adversa que esto
provocaría en las oficinas principales de la Sociedad. Se consideraría como una amenaza
a su autoridad centralizada y a cua1quiet: congregación que hiciera eso se
Conmoción interna y reestructuración 91

le preguntaría, "¿Saben ustedes quienes somos nosotros? ¿No reconocen ustedes la


jefatura del Señor Jesucristo que opera a través de nosotros?" Todo lo que él dijo en el
discurso era verdad, perfectamente verdadero, pero evidentemente no había la menor
intención de que los puntos se aplicaran que la que había habido con los puntos que él
había presentado como cuatro años antes en el discurso de "la cola moviendo al perro,"
excepto que ahora con la referencia a Antioquía él estaba tratando de crear un paralelo
con la corporación como operando aparte del Cuerpo Gobernante.
El discurso pasó a mostrar que la razón verdadera por la cual Pablo y Bernabé fueron
a Jerusalén, como se registra en Hechos 15, fue debido a que Jerusalén misma había sido
la fuente de un problema serio para la congregación de Antioquía, hombres provenientes
de Jerusalén fomentaron dificultad sobre la cuestión de guardar la ley y la circuncisión.
Por lo tanto se hizo el viaje a Jerusalén para contrarrestar el efecto de la enseñanza de
estos perturbadores de Jerusalén.
Continuando el argumento, él habló acerca del segundo viaje misionero de Pablo y su
nuevo acompañante Silas y de nuevo dio énfasis a que fue desde la congregación de
Antioquía que ellos salieron, de modo que "de nuevo, la congregación de Antioquía se
usó para enviar misioneros de gran eminencia en la historia bíblica." Que ellos regresaran
a Antioquía y que desde Antioquía Pablo salió en su tercer viaje. Concluyendo el relato
del libro de Hechos, el vicepresidente dijo:

y así, a medida que examinamos el relato de estos dos sobresalientes misioneros de


entre los que se registran en la historia bíblica, hallamos que fueron enviados
especialmente por el Señor Jesucristo, quien es Cabeza de la iglesia, un hecho del cual la
Sociedad Watch Tower Bible and Tract ha sostenido y aceptado desde que se formó la
Sociedad. Así que, vemos, como el Señor Jesucristo es Cabeza de la iglesia y tiene
derecho a obrar directamente, sin tener en cuenta alguna otra organización, no importa
quienes sean. El es Cabeza de la iglesia. No podemos desafiar 1o que EL HACE.

Esas últimas tres oraciones dichas por el vicepresidente expresan bien la posición que
toman hoy en día un número de Testigos. Por tomar esa posición ahora se les tilda de
"apóstatas." De nuevo, sin embargo, esas declaraciones claramente no se dijeron para que
se aplicaran de la manera en que sonaban. Pues el vicepresidente estaba al mismo tiempo
diciendo que el desafiar la autoridad de la Sociedad
92 CRISIS DE CONCIENCIA

Watch Tower Bible and Tract y la autoridad de su presidente era desafiar al Señor
Jesucristo. El no creía que el pensar o la acción del "comité de cinco" nombrado por el
Cuerpo Gobernante podría de manera alguna representar la dirección de la Cabeza de la
iglesia, por la sencilla razón de que Jesucristo mismo había hecho que la corporación se
formara y estaba trabajando a través de ella. A mi esto me pareció ser un caso de
razonamiento confuso.
El hecho de que ésta era la meta hacia la cual su discurso se dirigía se podía ver
debido a que, llegando al punto principal, él ahora aplicó todos estos puntos a los tiempos
modernos. El habló del surgimiento de Charles Taze Russell, el comenzar él una nueva
revista religiosa, La Atalaya, y "¿quién autorizó a este hombre a hacer eso?" Entonces,
pasó a mencionar que Russell transformó en corporación la Zion' s Watch Tower Bible
and Tract Society, y aquí él añadió:

y tengan en cuenta, hermanos, que cuando él fundó esa sociedad, la Sociedad Watch
Tower Bible and Tract, él no estaba fundando una sociedad u organización
MARGINADA que nada hace.

El Señor Jesucristo y el Espíritu de Dios habían levantado a Russell, dijo él, y


también apoyaron la formación de la corporación, "esta Sociedad activa e industriosa." El
vicepresidente entonces describió el origen de la escuela de Galaad; que la misma había
sido la idea del presidente de la corporación; que, cuando se formó, la Junta de Directores
había dado su apoyo y que el presidente había de supervisar la escuela. Nathan Knorr
estaba sentado en la plataforma mientras el vicepresidente pronunció su discurso y Fred
Franz señaló en su dirección en el curso de las declaraciones siguientes:

De modo que ustedes pueden ver, queridos hermanos, que la Junta de Directores de
la corporación de Nueva York y la de Pennsylvania, según fueron constituidas entonces,
tenían respeto por el puesto del presidente y no trataron al presidente de estas
organizaciones como un testaferro inmovilizado de cara impasible, presidiendo sobre una
sociedad, una sociedad marginada que nada hace.

Desde el principio del discurso yo había pensado que ésta era la meta hacia la cual él
se dirigía, de modo que no fue sorpresa para mí, aunque el lenguaje que usó sí lo fue.
Después de este punto de la presentación el tono del discurso se suavizó y él pasó a dar
énfasis a ese día en particular, el 7 de septiembre de 1975, diciendo:
Conmoción interna y reestructuración 93

¿y saben ustedes que significa eso? Según este diario, diario hebreo, de la tierra de
Israel [refiriéndose ahora a un pequeño folleto que sostenía en su mano], éste es el
segundo día del mes de Tishri del año lunar de 1976, y ¿saben ustedes lo que eso
significa? Que aquí en este día de su graduación, pues es el segundo día del séptimo
milenio de la existencia del hombre aquí en la tierra. ¿No es eso interesante? ¿No es eso
algo magnífico [aquí hubo aplausos] que el día de apertura del séptimo milenio de la
existencia de la humanidad sea señalado por la operación de la Sociedad Watch Tower
Bible and Tract, en completa obediencia a los términos en su carta constitucional,
enviando la clase 59 de la Escuela de Galaad para misioneros?
Jehová Dios ciertamente la ha bendecido, y por sus frutos ha llegado a ser conocida
como una agencia aprobada en las manos de Jehová Dios y por lo tanto no hay necesidad
de desafiar el derecho y autoridad de esta Sociedad de enviar misioneros.
y amigos, noten esto, que de la misma manera que Dios usó a la congregación de
Antioquía para enviar dos de los misioneros más sobresalientes del primer siglo, Pablo y
Bernabé, así hoy Jehová Dios está usando la Sociedad Watch Tower Bib1e and Tract de
Pennsylvania en colaboración con la corporación de Nueva York, para enviar misioneros
y están determinados a continuar este curso. Eso nos es algo muy, muy grato."10

No podía haber duda de que en la mente del vicepresidente alguien había "arrojado el
guante" en desafío a la presidencia. Por este discurso las líneas de la batalla cuidadosa y
enfáticamente se habían trazado. La corporación tenía su terreno soberano y era terreno
prohibido para el Cuerpo Gobernante. El triste efecto de todo esto fue que muchos de sus
compañeros del Cuerpo Gobernante fueron claramente presentados en el papel de
agresores y abiertamente descritos como faltos de respeto a la autoridad del Señor
Jesucristo investida en esta "agencia aprobada," la corporación.
Los invitados que estaban presentes, padres y amigos de la clase graduando, en
general quedaron confusos y mistificados por muchas de las cosas dichas y por la fuerza
del discurso, a veces empleando lenguaje cortante. Los miembros de la familia Betel,
aunque tenían una idea vaga de las dificultades debido a comentarios hechos por el
presidente y vicepresidente cuando sirvieron como cabeza de la mesa, ahora habían
reforzado sus sospechas de que en efecto había una
10 Después del discurso, el presidente Knorr habló, algo ahogado por la emoción y visiblemente conmovido. El
expresó gran aprecio por lo que se había dicho, y estoy seguro que él realmente sentía lo que estaba expresando.
Entonces pasó a pronunciar un discurso placentero sobre "El habla sana."
94 CRISIS DE CONCIENCIA

contienda dentro del Cuerpo Gobernante, aparentemente una lucha por poder.
El contraste entre este discurso y el de "la cola moviendo al perro" de cuatro años
antes, no podía ser mayor. Ambos se presentaron por el mismo hombre, sin embargo
parecían ir en direcciones totalmente opuestas. Yo sería menos que honrado si no
admitiera que salí del auditorio ese día sintiéndome, no solamente profundamente
perturbado, sino también algo enfermo. Parecía que la Palabra de Dios era algo que podía
usarse para encajar un argumento particular cuando las circunstancias lo hicieran
aconsejable, y un argumento opuesto cuando las circunstancias eran diferentes. Esto me
perturbó más que cualquier otro aspecto del asunto.
Como en el caso de Nathan Knorr, así, también, ciertos factores ayudan en entender
las acciones de Fred Franz. A finales del 1941, cuando el Juez Rutherford yacía en su
lecho de muerte en Beth Sarim, llamó a tres hombres a su lado: Nathan Knorr, Fred Franz
y Hayden Covington. Les dijo que él quería que ellos continuaran la obra después de su
muerte y que debieran "mantenerse juntos" como un equipo. Esa acción hacía recordar el
"testamento" del Pastor Russell, aunque aquí se dio oralmente más bien que por escrito.
Unos cuantos años mas tarde, en 1961, al escribir el libro "Santificado sea tu nombre,"
Fred Franz hizo alusión a esa ocasión al considerar el relato de la acción de Elías al pasar
el manto profético (en la Traducción del Nuevo Mundo "la prenda de vestir oficial") a su
sucesor Eliseo.11 El presentó esto como un drama profético y declaró:

Rutherford estaba enfermo en cama en un sitio de la costa del Pacífico cuando los
Estados Unidos de Norteamérica se lanzaron a la 11 Guerra Mundial el 7 de diciembre de
1941. Se llamó a dos hombres del resto ungido (uno desde 1913 y el otro desde 1922) y a
uno de las "otras ovejas" (desde 1934) para que vinieran de las oficinas centrales en
Brooklyn y acudieran al lecho de Rutherford en la casa llamada "Beth-sharim," en San
Diego, California. El 24 de diciembre de 1941 él dio a estos tres sus instrucciones finales.
Por años había estado esperando ver la resurrección de los fieles profetas, incluyendo a
Elías y Eliseo, y su instalación como "príncipes [del Reino] en toda la tierra" en el nuevo
mundo de Dios. (Salmo 25: 16) Pero el jueves 8 de enero de 1942 Rutherford murió a la
edad de setenta y dos años, como fiel Testigo de Jehová Dios, completamente dedicado a
los intereses del reino de Dios. Se había mostrado

11 2 Reyes 2:8. 11-14.


Conmoción interna y reestructuración 95

denodado en apoyo del lado de Jehová en el punto en disputa supremo sobre la


Dominación Universal.
Visto desde nuestro tiempo actual, parece que allí terminó la obra de Elías, y había de
ser sucedida por la obra de Eliseo. Era como el tiempo cuando Elías y Eliseo .habían
cruzado a la ribera oriental del río Jordán por medio de dividir las aguas y estaban
caminando juntos esperando que Elías fuera quitado.12

Cuando el Cuerpo Gobernante consideró la reorganización propuesta, el


vicepresidente hizo referencia directa a esta asignación de parte del agonizante Juez
Rutherford. No dudo de que Fred Franz consideraba que en esta ocasión había tenido
lugar cierta acción de "transferir el manto." Como se ha dicho, Nathan Knorr sucedió a
Rutherford a la presidencia. Knorr pidió a Hayden Covington, el abogado de gran
estatura que defendió a los Testigos de Jehová en muchos casos ante la Corte Suprema de
los Estados Unidos, que sirviera como vicepresidente, esto a pesar del hecho de que
Covington no profesaba entonces ser de la clase "ungida." (Esto demuestra que ni el Juez
Rutherford ni, inicialmente Nathan Knorr, consideraban que el ser de los "ungidos" era
esencial para dirigir la obra mundialmente.) El propio testimonio de Covington,
presentado durante el caso Walsh en Escocia, indica que no fue sino hasta que se recibió
alguna correspondencia unos años más tarde preguntando si esto debía ser así, que él y
Knorr hablaron de que él no era de los "ungidos" y Covington decidió que debería
renunciar.13 Las relaciones entre los dos se deterioraron a medida que pasó el tiempo y
Covington eventualmente salió del personal de las oficinas principales para ejercer como
abogado en la práctica privada.14 Fred Franz fue elegido como vicepresidente después de
la dimisión de Covington en 1944.
Aunque los tres herederos de la transferencia de responsabilidad en el lecho de
muerte de Rutherford (la cual transferencia, incidentalmente, muestra que no había
"Cuerpo Gobernante" en operación), ahora se habían reducido a dos, evidentemente
todavía
12 "Santificado sea tu nombre publicado en español en 1964 (1961 en inglés), pp. 306, 307.
13 Del registro oficial de la corte, pp. 387, 388; caso celebrado en Edimburgo en noviembre de 1954.
14 Covington había sostenido una lucha severa contra el alcoholismo y se había sometido a un tratamiento cuando aún
estaba sirviendo en las oficinas centrales. Se sometió a otro tratamiento en el Hospital Speers en Dayton,
Kentucky, después de haber sido expulsado en los 1970, y finalmente venció el problema. Fue readmitido y
continuó su asociación hasta su muerte.
96 CRISIS DE CONCIENCIA

había un sentimiento definido de que estaba en vigor un papel especial en el


cumplimiento de profecías. En 1978, en una convención grande en Cincinnati, Ohio,
cuando Fred Franz, ya presidente de la Sociedad, se le pidió hablar al auditorio de 30,000
personas acerca de la experiencia de su vida como Testigo, él escogió dedicar gran parte
del tiempo a considerar su relación con el ahora fallecido Nathan Knorr, particularmente
dando énfasis a las palabras del lecho de muerte de Rutherford a ellos. Muy
verdaderamente se puede decir que el discurso tomó el aspecto de un elogio a medida que
Fred Franz describió las cualidades de Knorr y dió énfasis a que él se mantuvo firme al
lado de Knorr hasta el mismo fin "como el Juez había instado" y que estaba orgulloso de
haberlo hecho.
Quizás aún más iluminador con respecto a este punto de vista de estar "con el manto
puesto," fue una expresión que se hizo el mismo año durante una sesión de lo que ahora
era el Comité de Redacción del Cuerpo Gobernante: Estaban presentes Lyman Swingle,
Lloyd Barry, Fred Franz, Ewart Chitty y yo. Se estaba escribiendo un comentario sobre la
carta de Santiago, efectuado por Ed Dunlap, y Fred Franz había pedido que se hiciera un
ajuste sobre la consideración de Dunlap acerca de Santiago 3: 1, donde el discípulo dice:

No muchos de ustedes deberían hacerse maestros, hermanos míos, sabiendo que


recibiremos juicio más severo.

El material que Dunlap había preparado dijo que esto evidentemente era un aviso en
contra de individuos no calificados que buscaban servir como maestros sencillamente por
el deseo de prominencia. Fred Franz pidió que se eliminara la mayor parte del material
pero no dio explicación particular por sus objeciones excepto el preguntar por escrito:

Si Jesús dio algunos para ser maestros, ¿cuántos había de dar? [Aquí, Fred Franz
estaba refiriéndose al texto en Efesios 4: 11.] Y ya que Jesús efectúa el dar, ¿cómo podría
Santiago decir a los hombres 'no muchos de ustedes debieran hacerse maestros'? ¿Cómo
fue que Santiago mismo llegó a ser maestro?

Ya que se me había asignado superentender el proyecto del desarrollo del comentario,


en la reunión del comité le pedí a Fred Franz que aclarara su objeción y nos dijera
exactamente lo que él pensaba que se quería decir por este texto. El declaró que él creía
Conmoción interna y reestructuración 97

que significaba que era la voluntad de Dios el que hubiera sólo unos cuantos hombres en
la entera congregación cristiana que correctamente pudieran ser llamados "maestros." Le
pregunté que quiénes serían los tales en nuestro tiempo. Hablando muy calmadamente su
repuesta fue:

Bueno, yo creo que yo soy. Yo he estado aquí en las oficinas principales por más de
cincuenta años y he estado envuelto en el campo de redacción e investigación durante la
mayor parte de ese tiempo, de modo que creo que yo soy uno. Y-hay algunos otros
hermanos a través de la tierra que lo son.

Esta respuesta produjo una ocasión más en que el efecto fue tan sorprendente que las
palabras fueron, en realidad, grabadas en mi memoria como por fuego. Yo no fui el único
testigo, ya que se pronunciaron delante de otros tres miembros del Comité de Redacción.
Por su declaración se nos había identificado sólo un maestro en la tierra por nombre: Fred
Franz. Quiénes eran los otros, se nos dejó para que especuláramos. Como le dije a Lyman
Swingle en más de una ocasión después de eso, lamentaba no haber continuado la
consideración del asunto pidiéndole nombres de los otros "maestros" en nuestro tiempo.
Pero la respuesta me dejó momentáneamente sin habla.
En el mismo memorándum en el cual él presentó su objeción al material de Dunlap, el
presidente Franz también había sugerido que se añadieran los siguientes puntos en el
comentario que se había de producir (citando ahora de la página 2 de su escrito):

¿Cómo Santiago mismo llegó a ser maestro?, no lo sabemos excepto que su medio
hem1ano, Jesucristo, se le apareció a él después de su resurrección. (1 Coro 15:7; Hechos
1:14) No todo hombre cristiano dedicado y bautizado, que quiera "llegar a ser maestro" lo
hace con motivo egoísta, ambicioso. Tal maestro con motivación correcta se pudo ver en
el caso del "editor y publicador" de 27 años de edad [el pastor Russell] de la revista Zion'
s Watch Tower and Herald of Christ' s Presence [La Torre del Vigía de Sion y el Heraldo
de la Presencia de Cristo] en julio de 1879.

Esto trajo a mi memoria su discurso en la graduación de Galaad en 1975 cuando él


hizo clara su convicción de que Cristo Jesús personalmente había levantado al pastor
Russell para desempeñar un papel especial. Este material dado tres años más tarde indicó
que él
98 CRISIS DE CONCIENCIA

consideraba que tal selección personal individual por Cristo continuaba en otros casos,
con el resultado de que sólo unas cuantas personas selectas, no "muchas," fueron
levantadas como "maestros" especiales para la congregación. 15
Sin embargo, el antes mencionado material sugerido, que introducía en el cuadro la
persona de Russell, no se usó y la información que se halla en las páginas 99 hasta la
parte de arriba de la 102 en el Comentario sobre la Carta de Santiago es un reemplazo
del material de Dunlap el cual yo escribí de modo que las objeciones del presidente Franz
fueran satisfechas. En cierto sentido fueron una refutación de su punto de vista ya que las
palabras de Jesús en Mateo 23:8, "Mas ustedes, no sean llamados Rabí, porque uno solo
es su maestro, mientras que todos ustedes son hermanos," parecieron estar
completamente en contra de la idea de que hubiese un pequeño número de hombres
formando un aparente grupo exclusivo de "maestros" especialmente seleccionados, unos
cuantos escogidos. El escrito ajustado que yo sometí se aprobó en comité y se publicó.

Hay otro factor que pudiera ayudar a explicar el por qué parecía haber una evidente
contradicción entre ciertas declaraciones denodadas y fuertes hechas en material impreso
(como en el caso de los artículos sobre "la cola moviendo al perro") y la realidad com-
parativamente tímida y endeble que de hecho existía. La razón es la habilidad de
racionalizar, de tomar un incidente o acción que es muy pequeño, o aún insignificante, y
revestirlo con valor simbólico. De esa forma tal acontecimiento o acción pequeña se
considera como capaz de sustituir, o ser representativo de, algún acontecimiento mucho
mayor o alguna acción que en realidad nunca ha acontecido.
Como ejemplo de esto, el simple hecho de que en 1971 el presidente Knorr había
decidido entregar su monopolio de la presidencia de las mesas del comedor de Betel,
compartiéndolo con otros miembros de la Junta de Directores, y también permitirles que
sirvieran sobre una base rotativa como presidente de sesiones del Cuerpo Gobernante, se
consideró como todo lo que hacía falta para demostrar que las corporaciones (y sus
oficiales) estaban de hecho dirigidas por y en sujeción al Cuerpo Gobernante, y que en
efecto "el

15 Karl Klein en varias ocasiones, durante sesiones del Cuerpo Gobernante, hizo referencias a Fred Franz como
habiendo sido el "oráculo" de la organización por muchos años. Aunque generalmente dicho con una sonrisa, su
uso repetido del término implicó más que una mera broma.
Conmoción interna y reestructuración 99

perro sí estaba moviendo la cola." Ninguna otra acción tangible o cambio significativo
había tenido lugar en la estructura de autoridad, ni se consideraba como necesario para
cumplir el cuadro impresionante que se había presentado.
El hecho de que Fred Franz era capaz de ver los asuntos así parece evidente,
particularmente debido a que, sorprendentemente, unos veinte años antes, allá en 1944, él
había escrito artículos para La Atalaya que contenían todos los puntos básicos sobre
ancianos y superintendentes que aparecieron en el libro Ayuda.16 A pesar de esto, no se
efectuó ningún cambio en el arreglo congregacional. Pero se había dicho, se había
publicado, yeso se consideraba como suficiente.
En esos artículos, se presentó el año 1944 como un año marcado en la profecía
bíblica, y esto principalmente debido a una enmienda que se había hecho por medio de la
cual los derechos de votación en la corporación ya no se basarían en donaciones previas
de 1o dólares. En vez de eso un número máximo de 500 personas, seleccionadas por la
Junta de la corporación, serían los únicos con derecho a votar. Cualquiera que ha asistido
a una reunión anual de la Sociedad Watch Tower donde las elecciones de directores se
efectúan sabe que es extremadamente rutinaria y que el votar es sencillamente una simple
formalidad. La mayor parte de los miembros que votan no saben virtualmente nada
acerca de las actividades internas de la organización y ni tienen influencia, o control, en
cuanto a las normas y programas de la organización. La parte dedicada a asuntos oficiales
en sí de la reunión generalmente no toma más de una hora; entonces todo termina hasta
que pase otro año.
Sin embargo, la adopción de esta enmienda en cuanto a miembros que votan se
presentó en artículos en La Atalaya del 10 de junio de 1972, páginas 340-343 (escrito por
Fred Franz) como una ocasión de tal significado y magnitud que llegó a ser un punto
principal en la explicación de la profecía de Daniel 8:14, con respecto a los 2,300 días
profético s conectados con el 'poner el santuario en su condición apropiada.' Dudo que un
Testigo entre mil, si se le muestra hoy en día este versículo, jamás lo asociaría con 1944 y
la enmienda de la corporación que entonces se hizo. Sin embargo permanece como la
explicación oficial de la profecía hasta este día.
El 15 de agosto de 1975, el Comité de Cinco finalmente presentó sus hallazgos y
recomendaciones. De parte del comité yo preparé un documento de 45 páginas,
presentando las razones históricas y

16 La Watchtower (en inglés) del 15 de octubre de 1944.


100 CRISIS DE CONCIENCIA

particularmente bíblicas para recomendar que la estructura básicamente monárquica


debiera cambiar, más 19 páginas delineando sistemas de comités del Cuerpo Gobernante
para dirigir las diferentes zonas de actividad. El documento inicial concluyó con este
párrafo:

Todas las consideraciones del comité de cinco se han hecho con mucha oración y
pensamiento cuidadoso. Sinceramente esperamos que el espíritu de Dios haya sido una
guía en los resultados y oramos que sean de alguna ayuda al Cuerpo en llegar a una
decisión. Se espera que los ajustes recomendados, si se aprueban, contribuyan hacia una
relación aún más placentera y pacífica entre los miembros del Cuerpo Gobernante,
ayudando a eliminar la tensión que a veces ha salido ala superficie en nuestras reuniones.
(Salmo 133:1; Santiago 3: 17, 18). También se espera que los ajustes recomendados, si se
aceptan, sirvan para enaltecer y hacer aún más prominente la jefatura de Cristo Jesús y el
espíritu de hermandad genuina que se halla entre sus discípulos.-Marcos 9:50.

Esas palabras expresaron mi esperanza y sentimientos sinceros, N o podía ver cómo


se pudieran considerar como un desafío a la dirección de Cristo Jesús sobre su
congregación.17
El material llegó ante el Cuerpo Gobernante, y en la sesión del 1o de septiembre de
1975, era ahora obvio que por mucho la mayoría favorecía los cambios básicos
recomendados. Sin embargo, se asignó un segundo Comité de Cinco para hacer los
ajustes finales.18 El Cuerpo no seleccionó al presidente ni al vicepresidente para servir en
este comité, ya que la oposición de ellos había sido claramente manifiesta y expresada.
Los comentarios del presidente en este punto principalmente expresaron dudas en
cuanto a lo práctico del cambio. El vicepresidente, sin embargo, dejó en claro que él
consideraba la presentación como un "ataque en contra de la presidencia." Cuando la
moción anteriormente hecha por el presidente mismo se le leyó, él contestó que el
hermano Knorr había hecho esa declaración "bajo coacción."
17 Una caria de preámbulo, escrita por Leo Greenlees, acompañó el documento e incluyó esta declaración: "Nuestras
recomendaciones no son motivadas por descontento con la manera en que el trabajo ha sido administrado hasta
ahora; son motivadas, más bien, por la importancia que tiene la dirección indicada en la Biblia y en los artículos de
La Atalaya. Creemos que una vez que los principios bíblicos se apliquen a un asunto, la dirección a seguir es
evidente."
18 El segundo comité estaba compuesto por Milton Henschel, Ewart Chitty, Lyman Swingle, Lloyd Barry and Ted
Jaracz.
Conmoción interna y reestructuración 101

Lyman Swingle también se expresó, diciendo que pensaba que todos los miembros del
Cuerpo respetaban al presidente y no lo consideraban como "un testaferro inmovilizado
de cara impasible de una sociedad marginada que nada hace," usando aquí el lenguaje del
vicepresidente en los ejercicios de graduación. El dio énfasis a que el presidente todavía
podía usar su energía, ímpetu e iniciativa dentro del arreglo propuesto. Más tarde en la
consideración, el vicepresidente insistió que el documento del Comité de Cinco hizo
precisamente lo que él dijo que se estaba haciendo. El declaró que en la reunión anual su
voto sería para que los poderes de la corporación continuaran como antes y dijo que su
discurso en la graduación de Galaad se debió a un sentido de obligación de dejar que los
hermanos supieran esto de modo que no pensaran que se había efectuado un "engaño"
para con ellos.
Después que el segundo comité completó sus recomendaciones y las presentó el 3 de
diciembre del 1975, el asunto llegó a una votación final.19 El que presidía en la reunión
pidió que se levantara la mano. Todos, menos dos, levantaron sus manos a favor de la
moción para implementar las recomendaciones. Los dos que no levantaron sus manos
fueron el presiden e y el vicepresidente de la corporación.
Al día siguiente el Cuerpo se reunió otra vez. El vicepresidente dijo que no había
participa en la discusión del día anterior ya que él "no quería tener nada más c1ue ver con
el asunto." Que el participar significaría que él estaba a favor y él "concienzudamente no
lo podía hacer." Repetidamente se refirió a Nathan Knorr como el "ejecutivo principal del
pueblo del Señor en la Tierra," y dijo que "Jesucristo no está aquí en la Tierra y por lo
tanto está usando agentes para llevar a cabo su voluntad." I
Dan Sydlik, un hombre bien fornido, de voz profunda y de descendencia eslava, dijo
que él se hubiera sentido muy "feliz de ver al hermano Knorr o al hermano Franz
dirigirse a las Escrituras o aún a las publicaciones de la Watch Tower para apoyar su
posición pero que esto no había sido el caso." Leo Greenlees comentó que si todas las
congregaciones estaban contentas de someterse a la dirección del Cuerpo Gobernante,
¿por qué no las corporaciones también?
El presidente básicamente limitó sus declaraciones a decir que él pensaba que la
corporación actuaría "en paralelo" al Cuerpo
19 Quizá el cambio mayor a las recomendaciones del primer comité que el segundo hizo fue que, en adición a rotar la
presidencia de cada uno de los propuestos comités del Cuerpo Gobernante, debería haber un "Coordinador"
permanente en cada comité.
102 CRISIS DE CONCIENCIA

Gobernante pero que en vez de eso el arreglo propuesto subordinaba a la corporación,


añadiendo, "lo cual probablemente es correcto." El vicepresidente dijo que él también
pensaba que las dos organizaciones iban a trabajar de manera paralela (tal vez como
Antioquía y Jerusalén) y dijo: "Nunca tuve en mente lo que el Cuerpo Gobernante quiere
hacer ahora."
Era obvio que el presidente y el vicepresidente mantenían su oposición. Lloyd Barry,
con su voz afectada y temblando de emoción, ahora les rogó a ellos que hicieran que el
asunto fuera unánime, ya que era obvio que de todos modos se llevaría a cabo.
Se propuso otro voto y esta vez el presidente levantó su mano y el vicepresidente
siguió su ejemplo.
Cuatro años más tarde, en 1979, en una sesión del Cuerpo Gobernante, Fred Franz, ya
hecho presidente, declaró que su voto para el cambio en aquel entonces se hizo "bajo
coacción." En cierto sentido, creo que esto era cierto. Cuando Knorr cedió, Fred Franz se
sintió obligado a unirse a él. El pasó a decir que no había estado a favor del cambio
entonces y que desde ese punto en adelante él sencillamente "había estado observando"
para ver lo que resultaría.
El cuadro en la página que sigue, preparado por el segundo comité de cinco, muestra
el arreglo que se puso en vigor ello de enero de 1976.
John Booth, miembro del primer comité de cinco, yen su vida temprana un agricultor
de la parte norte del estado de Nueva York, un hombre apacible que pensaba
profundamente pero normalmente tenía dificultad en expresar bien esos pensamientos,
pareció haber descrito de la mejor manera lo que ahora vino a ser el caso con la
corporación. En una de las primeras reuniones del comité de cinco, él había dicho:

Una corporación es sencillamente una herramienta legal. Es como una pluma que está
sobre el escritorio. Cuando quiero usar la pluma. la tomo en mi mano. Cuando termino,
sencillamente la vuelvo a poner sobre el escritorio hasta que quiera usada de nuevo.

Esa llegó ahora a ser la posición de la Sociedad Watch Tower Bible and Tract de
Pennsylvania y sus corporaciones subsidiarias. Inevitablemente eso quiso decir que el
poder de la presidencia quedó diezmado y virtualmente desapareció, ejerciendo ahora
casi puramente, una mera función legal.
Conmoción interna y reestructuración 103

x = Presidente del comité (cambiado anualmente)


* = Coordinador (permanente)

___________________________________________________________________________

Cuando Nathan Knorr" murió, el Cuerpo Gobernante consideró la cuestión de su


sucesor. Los posibles candidatos eran el vicepresidente Franz, y Milton Henschel, quien
había trabajado en asociación cercana con Knorr en la administración. Henschel hizo la
moción de que Fred Franz fuera el presidente y esto fue aprobado unánimemente. Cuando
llegó el momento de escoger el reemplazo de Knorr" como "Coordinador" del Comité de
Publicación, Henschel parecía ser el sucesor lógico, pero Fred Franz, ya presidente de la
corporación, habló a favor de Lloyd Barry. Las relaciones entre Knorr y Henschel se
habían enfriado en años recientes y en una entrevista con el primer comité de cinco,
Knorr" había dado a entender que él consideraba que Barry podría asumir el trabajo que
él efectuaba (su trabajo
104 CRISIS DE CONCIENCIA

presidencial) si fuera necesario. Evidentemente Fred Franz consideró que esto era algo
semejante a las instrucciones del lecho de muerte del Juez Rutherford y consideró que
alguna transferencia del "manto" a Barry era apropiado, pero el voto del Cuerpo nombró
a Henschel al puesto.
Un artículo en la revista Time, informando de la elección de Fred Franz como el
nuevo presidente, declaró:

Aunque pocas personas conocen su nombre él ha adquirido poder mayor que aquel
del Papa sobre 2.2 millones de almas alrededor del mundo."20

Apenas podía ser más incorrecta esta declaración. Hubiera sido cierta más o menos un
año antes, pero el puesto de presidente, aunque todavía llevaba una medida de prestigio y
prominencia, ya no era la base de poder por toda la tierra que había sido. Pocas personas
fuera del Cuerpo podían apreciar cuán drástico había sido el cambio que tuvo lugar.
Si el presidente, en efecto había tenido poder de alcance papal, aunque sin ninguno de
los atavíos y pompa del papado, los superintendentes de sucursal habían sido el
equivalente en dominio a los arzobispos, cada uno siendo el "ministro presidente del
cristianismo para el territorio al cual él había sido asignado. "21 Aquí, también, comenzó
un cambio a medida que los Comités de Sucursales asumieron esta responsabilidad.
Los años 1976 y 1977 trajeron algunos momentos placenteros. Un clima muy
diferente parecía evidente en las oficinas de la sede central, un espíritu de mayor
hermandad, franqueza e igualdad. Algunos lo compararon a la "ventana" que el Papa Juan
XXIII había abierto en la Iglesia Católica para "dejar entrar el aire fresco."
Los nuevos comités del Cuerpo Gobernante pusieron en vigor varios cambios para
mejorar las circunstancias de la familia Betel, tanto en Brooklyn como entre las más de
noventa sucursales. Se dio mayor consideración a las necesidades financieras de los tal
llamados "miembros comunes," a las necesidades especiales de las mujeres y aquellos
que eran de más edad. Una serie de reuniones se llevó a cabo durante 1976 con hombres
respetados y estimados en varias

20 Time del 11 de julio del 1977, p.64.


21 Citado de las páginas 5 y 6 del libro Branch Office Procedure (Procedimiento de oficina de sucursal, versión en
inglés), el cual era un manual para todas las oficinas de sucursal en efecto en aquel entonces.
Conmoción interna y reestructuración 105

categorías: representantes de las sucursales de alrededor del mundo fueron traídos


primero; entonces representantes viajeros de todos los Estados Unidos; finalmente
ancianos de congregación representando los diferentes sectores del país fueron invitados
a Brooklyn.22 En todos los casos hubo cierta libertad de discusión y expresión que la
mayoría halló que era refrescantemente diferente de cualquiera experimentada en el
pasado.
En el nivel congregacional, dudo que mucho de esto se percibiera, ya que las muchas
sugerencias hechas por estos hombres invitados no se pusieron en vigor a grado mayor
alguno. Aún así, muchos Testigos expresaron aprecio de que, por lo menos por un
tiempo, el material publicado dio énfasis más fuerte a la autoridad de las Escrituras y la
jefatura de Jesucristo y menos a la autoridad de una organización humana. En general
sintieron que una manera de tratar los asuntos con mayor moderación, mayor equilibrio y
con más compasión había sido implantada. Como lo declaró una Testigo de muchos años,
"antes yo me sentía como que tenía que hacer las cosas; ahora comienzo a sentirme como
que quiero hacerlas."
En cierta medida las sesiones del Cuerpo Gobernante manifestaron esta atmósfera
cambiada. El pasar del muy publicitado año del 1975, sin la esperada llegada del jubileo
milenario, indudablemente tuvo un efecto humillante, el dogmatismo disminuyó de
manera perceptiva. Durante las votaciones se demostró más cautela en cuanto al poner
nuevos reglamentos sobre la vida de las personas y menos inclinación a categorizar
determinadas acciones como "ofensas para expulsión," aunque nunca en un sentido
completo.
Durante este año (1976), la salud de Nathan Knorr comenzó a deteriorarse. Sin
embargo, mientras pudo asistir él participó en consideraciones y, aunque claramente no
estaba contento con los cambios hechos, mostró generalmente una actitud cooperativa y
útil. Sus expresiones a veces ayudaron a vencer puntos de vista extremados. Aunque rara
vez basados en argumento bíblico, reflejaban su sentido común de tratar los asuntos. A
través de la mayor parte de este período el vicepresidente Franz prefirió sentarse y
escuchar, sólo participando ocasionalmente en la consideración y, casi sin falta, lo que él
decía lo decía al final de la consideración, inmediatamente antes de que se efectuara la
votación. Para ese punto el consenso general del pensar del grupo era bastante evidente
(basado en los
22 Peter Gregerson de Gadsden, Alabama, fue uno de los invitados. El que yo tomara una comida con Peter unos
años más tarde fue lo que llevó a mi expulsión.
106 CRISIS DE CONCIENCIA

comentarios individuales hechos) y a menudo las declaraciones de él eran opuestas a la


inclinación de la mayoría. Quizás nada ilustra más fuertemente el cambio en la manera de
pensar del Cuerpo durante este período como lo hace el hecho de que la votación, aunque
algunas veces demostraba una inclinación int1uenciada por las declaraciones de último minuto
del vicepresidente, a menudo eran contrarias a sus expresiones. Sin embargo, principalmente,
durante este período él no daba indicación de su manera de pensar sino hasta el momento de
hacer la votación y, como se indica en el registro de las "Minutas" oficiales, había numerosos
casos donde la votación leía, "Dieciséis (o cualquiera que fuera la cifra) a favor; una
abstención," la abstención siendo la del vicepresidente. Esto generalmente era donde había
cuestiones que tenían que ver con cambios en los llamados "asuntos de expulsión." En
cuestiones seglares, tales como la compra de propiedad, el procedimiento de oficinas, o los
nombramientos a membresía en comités de sucursal, las votaciones generalmente eran
unánimes.

Cuando se hizo la votación para el nuevo arreglo, hallé difícil creer que un cambio tan grande
en la estructura de autoridad en efecto hubiera tenido lugar, particularmente en vista de la
intensa oposición a la cual se había enfrentado de parte de los hombres más prominentes en la
organización, como también de parte de algunos de sus asociados íntimos fuera del Cuerpo. Mi
esperanza sincera era la de que el efecto "nivelador" e igualador del cambio permitiera mayor
moderación, una reducción del dogmatismo, un mayor interés en los individuos y en sus
circunstancias y problemas individuales, así como, tal vez algún día, la eliminación del trato
autoritario que produjo tantas reglas y que asumió un control tan grande sobre la vida personal
de la gente.
Como se ha notado, parte de eso tuvo lugar. Se efectuó por algún tiempo. Luego, dentro de
unos dos años, como una brisa fría que señala el acercamiento de un frío mayor, evidencia de un
movimiento claro de regreso al trato anterior, comenzó a salir a la superficie vez tras vez.
5

TRADICION Y LEGALISMO
Así pues, ustedes han anulado el mandato de Dios para seguir sus
propias tradiciones. . . . sus enseñanzas son mandatos de hombres.
-Mateo 15:6,9, Versión Popular.

LA MA YORIA de los Testigos de Jehová perciben las sesiones del


Cuerpo Gobernante como reuniones de hombres que dedican grandes cantidades
de tiempo al estudio intensivo de la Palabra de Dios. Ellos piensan que éstos se
reúnen para considerar con humildad cómo pueden ayudar mejor a sus hermanos a
entender las Escrituras, para discutir maneras constructivas y positivas de
edificarlos en la fe y el amor, las cualidades que motivan las obras cristianas
genuinas, haciendo todo esto en sesiones donde las Escrituras siempre se consultan
como la única autoridad válida y suprema.
Como se ha señalado, los miembros del Cuerpo Gobernante, mejor que nadie,
sabían que los artículos de La Atalaya, donde se describía la relación entre la
corporación y el Cuerpo Gobernante, presentaban un cuadro que no se ajustaba a la
realidad. Igualmente, los miembros del Cuerpo Gobernante saben, mejor que nadie,
que el cuadro descrito en el párrafo anterior difiere bastante de la realidad. 1
Revisando el registro de reunión tras reunión, el rasgo más prominente, el más
constante y consumidor de tiempo encontrado, es el de la discusión de asuntos que
se podían resumir con la pregunta: "¿Es esto un asunto digno de expulsión?"
Yo compararía al Cuerpo Gobernante (y en mi mente a menudo lo hice) a un
grupo de hombres acorralados con sus espaldas contra
l Debido a que las sesiones del Cuerpo Gobernante son completamente privadas sólo los miembros mismos
son testigos de lo que ocurre en éstas.
108 CRISIS DE CONCIENCIA

una pared con numerosas personas lanzándoles bolas para que ellos las atrapen y las
lancen de vuelta. Las bolas vienen tan frecuentemente y en tan gran número que hay
muy poco tiempo libre para otras cosas. De hecho, parecía ser que cada decisión
judicial tomada y transmitida sólo resultaba en preguntas adicionales disparadas
hacia nosotros desde diferentes ángulos, dejando muy escaso tiempo para
meditación, estudio, discusión y acción verdaderamente positivos y constructivos.
A través de los años participé en muchas, muchas reuniones donde asuntos que
podían seriamente afectar las vidas de las personas se discutieron, pero en las cuales
la Biblia no se usó, ni siquiera se mencionó, por prácticamente nadie de los que
estaban participando. Había razones para esto, una combinación de razones.

Muchos miembros del Cuerpo Gobernante admitían que se encontraban tan


ocupados con una variedad de asuntos que disponían de poco tiempo para el estudio
de la Biblia. No es una exageración decir que el miembro promedio no dedica más
tiempo, y algunas veces hasta menos, en tal estudio que muchos Testigos entre los
llamados "miembros comunes." Algunos en el Comité de Publicación (que incluía a
los oficiales y directores de la madre corporación, la que fue establecida
oficialmente en Pennsylvania) eran notables en este respecto, debido al volumen de
papeleo que les llegaba y que ellos, evidentemente, consideraban que no podían o
no debían delegar a otros para revisar y presentar conclusiones o recomendaciones.
En las pocas ocasiones cuando alguna discusión puramente bíblica se
programaba, generalmente ésta era para discutir un artículo o artículos de La
Atalaya que alguien había preparado y sobre el cual había alguna objeción. En estos
casos regularmente sucedía que, aunque se les había notificado con una o dos
semanas por adelantado, Milton Henschel, Grant Suiter o algún otro miembro de
este Comité mencionado se sentía obligado a decir, "He estado tan ocupado que
sólo tuve tiempo para mirarlo por encima." No había razón para dudar que ellos en
verdad estaban bien ocupados. La pregunta que venía a la mente era, ¿Cómo
entonces podían ellos votar a conciencia en la aprobación de un material si ellos no
habían podido meditar sobre esto, ni examinar las Escrituras para corroborarlo? Una
vez publicado había de ser visto como verdad" por millones de personas. ¿Qué
trabajo de papeleo podría igualar a esto en importancia?
Pero estos hermanos no eran de manera alguna los únicos, pues las discusiones
mismas claramente mostraban que la gran mayoría
Tradición y legalismo 109

del Cuerpo no había hecho casi nada salvo leer el material escrito. A menudo el
tema era uno originado y desarrollado en la mente del escritor sin haber consultado
con el Cuerpo, aun cuando el tema envolviera algún "entendimiento nuevo" de las
Escrituras, y no era raro que el escritor hubiera pulido sus argumentos y puesto el
material en forma final sin haber discutido los asuntos, o puesto a prueba su
razonamiento, con otra persona alguna.2 La argumentación a menudo era compleja,
intrincada, de la clase que una lectura superficial nunca suministraría análisis
suficiente para poner a prueba su validez y determinar si tenía base en las Escrituras
o si era sólo un caso de lógica acrobática, un talentoso malabarismo de textos que
les hacía decir algo que no era lo que ellos realmente decían. Aquellos que sólo
habían leído el material usualmente votaban a favor; aquellos que habían hecho
estudio adicional e investigación eran quienes con más probabilidad presentaban
objeciones serias.
De esta manera, como ejemplo, después de una discusión de un artículo que
presentaba el punto de vista de que "la fiesta de la recolección" (celebrada, según
indica la Biblia, en el cierre de la estación de la cosecha) representaba una
circunstancia en la historia de los Testigos al comienzo de su cosecha espiritual,
suficientes miembros votaron a favor de aceptarlo.3 Lyman Swingle, quien servía
entonces como coordinador del Comité de Redacción, dijo: "Bien, si eso es lo que
ustedes quieren hacer, lo mandaré a la fábrica para que se imprima. Pero eso no
quiere decir que yo lo crea. Es sólo otra piedra amontonada en el enorme
monumento que da testimonio de que La Atalaya no es infalible."

Una segunda razón para la falta de verdadera discusión bíblica, es resultado


obvio, me parece, de la primera. Y ésta es que la mayor parte del Cuerpo no estaba
realmente bien versado en las Escrituras, pues su 'estar muy ocupado con papeles'
no era cosa reciente. En mi propio caso, todo el tiempo hasta el 1965 estuve
envuelto en un continuo torbellino de actividad que me permitía muy poco tiempo
para el estudio verdaderamente serio. Pero creo que el asunto va más

2 Aún durante la vida de Nathan Knorr éste fue el procedimiento normal que siguió el escritor principal de la
Sociedad, Fred Franz. Sólo cuando el material estaba en su forma final tenía oportunidad alguna otra
persona-a veces sólo el presidente-<le considerar y discutir las ideas o interpretaciones desarrolladas.

3 Vea La Atalaya del 10 de septiembre de 1980, pp. 8-24.


110 CRISIS DE CONCIENCIA

allá de eso. Creo que el sentir que prevalecía era que tal estudio e investigación no
eran realmente esenciales, que las normas y la enseñanza de la organización-
desarrolladas a través de muchas décadas--eran guías confiables en sí mismas, de
manera que, cualquier moción presentada al Cuerpo se consideraba correcta si ésta
se conformaba satisfactoriamente con la enseñanza o norma tradicional.
Los hechos apuntan a esta conclusión. En ocasiones, una discusión prolongada
sobre algún asunto relacionado a "expulsión" se resolvía súbitamente como
resultado de que uno de los miembros había encontrado alguna declaración
pertinente en el libro Organización de la Sociedad, o más probablemente en el libro
"Ayuda para contestar la correspondencia de la sucursal," un compendio de normas
organizadas en orden alfabético abarcando una extensa variedad de temas empleo,
matrimonio, divorcio, la política, asuntos militares, sindicatos, sangre y veintenas
más. Cuando tal declaración se hallaba, aunque no se presentaba evidencia bíblica
alguna para apoyar tal norma, esto parecía decidir terminantemente el asunto para la
mayoría de los miembros del Cuerpo y por lo general ellos votaban a favor de
cualquier moción que se conformara a la norma impresa. Vi suceder esto varias
veces y nunca dejó de impresionarme la manera en que una norma escrita podía
efectuar una transformación tan súbita en el progreso y resolución de una discusión.

Una razón final para que la Biblia ocupara una mínima parte en estas
discusiones, es que en caso tras caso los asuntos se relacionaban con puntos en los
cuales las Escrituras mismas guardan silencio.
Para mencionar ejemplos específicos, la discusión pudiera tratar de si la
inyección de suero debería verse como lo mismo que una transfusión de sangre, o si
las plaquetas serían tan objetables como el aceptar glóbulos rojos de la sangre. O
quizás la discusión fuese en cuanto a la norma de que una esposa que cometió un
acto de infidelidad estaba obligada a confesar esto a su esposo (aunque se sabía que
él tenía una naturaleza extremadamente violenta) o de otro modo su declaración de
arrepentimiento no sería considerada válida, dejándole a ella expuesta a ser
expulsada. ¿Qué versículos en la Biblia discuten estos asuntos?
Consideren este caso que se presentó ante el Cuerpo Gobernante para discusión
y decisión. Un Testigo de Jehová, conductor de camión para la compañía Coca-
Cola, tenía en su ruta una base militar grande en la cual tenía que hacer varias
entregas. La pregunta era: ¿Podía él hacer esto y continuar como miembro aprobado
de la congregación?
Tradición y legalismo 111

o ¿es ésta una ofensa digna de expulsión? (El punto crucial era que
propiedad militar y personal militar estaban envueltos.)
De nuevo, ¿qué textos discuten tales asuntos--de una manera que pueda verse
clara y razonablemente, de una manera que obvie la necesidad de razonamientos
envueltos e interpretaciones? Ninguno se presentó, sin embargo la mayoría del
Cuerpo decidió que el trabajo del hombre no era aceptable y que él tendría que
obtener otra ruta si quería permanecer como miembro aprobado. Un caso similar
surgió con relación a un Testigo músico que tocaba en un "combo" en el club de
oficiales en una base militar. Esto también se consideró no aceptable por la mayoría
del Cuerpo. Ya que las Escrituras guardan silencio en estos aspectos, el
razonamiento humano suplió las respuestas.
Por lo general, en discusiones de este tipo, si aquellos que estaban a favor de
que se condenara el acto o conducta en verdad sí apelaban a las Escrituras, esta
apelación se basaba en declaraciones muy generales como, "Ustedes no son parte
del mundo," encontrada en Juan 15:19. Si un miembro del Cuerpo Gobernante, por
escrúpulos personales, condenaba la acción o conducta bajo discusión y no podía
pensar en ningún otro argumento en contra, a menudo se asía de este texto,
extendiéndolo y aplicándolo para ajustado a las circunstancias que fueran. La
necesidad de dejar que el resto de las Escrituras definiera lo que tal declaración
general quería decir y cómo debía aplicarse parecía a menudo ser considerada
innecesaria o no pertinente.

Un factor mayor en las decisiones del Cuerpo Gobernante era la regla de una
mayoría de dos terceras partes. En ocasiones esto produjo resultados extraños.
La regla era que se necesitaba una mayoría de dos terceras partes (de la
membresía activa) para que pasara una moción. Personalmente yo apreciaba la
oportunidad que esta regla brindaba al permitir a un miembro "abstenerse" sin sentir
que estuviera ejerciendo "el poder del veto." En asuntos menores, aun cuando no
estaba en completo acuerdo, generalmente voté con la mayoría. Pero cuando
surgían temas que genuinamente afectaban mi conciencia me encontraba entonces
frecuentemente en la minoría-rara vez sólo, pero a menudo con solamente uno,
dos o tres otros miembros expresando objeción de conciencia al abstenerse en
votar la moción.4 Esto no era tanto el
4 Puedo recordar, y mis registros indican solo un par de ocasiones en más de ocho años donde fui el único en
abstenerse.
112 CRISIS DE CONCIENCIA

caso durante los primeros dos años después del cambio radical efectuado en la
estructura de autoridad (oficialmente puesto a funcionar ello de enero de 1976). En
los dos años finales de mi asociación en el cuerpo, sin embargo, una fuerte
tendencia hacia un proceder de severidad inflexible me obligó a abstenerme con
mayor frecuencia.
Pero considere ahora lo que a veces sucedía cuando el Cuerpo estaba bastante
dividido en su punto de vista, una situación no tan poco común como algunos
pudieran pensar. Un asunto bajo discusión tal vez se relacionara con conducta que,
en algún momento en la historia pasada de la Sociedad, se había considerado como
"ofensa digna de expulsión," quizás el caso de una persona que aceptó una
inyección de algún componente sanguíneo para controlar una dolencia
potencialmente fatal; o posiblemente el caso de una esposa que tenía un marido no
Testigo en servicio militar y quien trabajaba en el supermercado de la base militar
donde estaba estacionado el esposo.
En algunas ocasiones, en discusiones de este tipo, el Cuerpo podía estar bastante
dividido, a veces divido por la misma mitad. O quizás hubiera una mayoría que
favorecía el remover la acción, conducta o tipo de empleo particular de la categoría
de "ofensa digna de expulsión." Considere lo que pudiera pasar por causa de la
regla de una mayoría de dos terceras partes:
Si de catorce miembros presentes nueve favorecieron el remover la ofensa y
sólo cinco favorecieron retenerla, la mayoría no sería suficiente para removerla.
Aunque una mayoría obvia, nueve no era mayoría de dos terceras partes. (Aún si
hubiera diez favoreciendo el que se removiera la ofensa de la categoría de las
dignas de expulsión, éstos no serían suficiente, pues aunque sería una mayoría de
dos terceras partes de los catorce presentes, la regla establecía que tenía que ser una
mayoría de dos terceras partes de la membresía total activa, la cual era, la mayor
parte del tiempo, diecisiete o dieciocho.) Si alguno de los nueve que favorecían el
remover la ofensa presentara una moción, ésta no pasaría ya que se necesitaban
doce votos para que pasara. Si alguno de los cinco que favorecían que se
mantuviera la ofensa en la categoría digna de expulsión, presentara la moción de
que la política se mantuviera vigente, esta moción, por supuesto, tampoco pasaría.
No obstante, el que la moción de mantenerla no pasara no resultaría en que se
removiera la remoción de esa categoría de expulsión. ¿Por qué? Porque la regla era
que una moción tenía que pasar para que cualquiera norma. previa fuera alterada.
En uno de los
Tradición y legalismo 113

primeros de estos casos de voto dividido mencionados, Milton Henschel había


expresado el punto de vista de que donde no hubiera una mayoría de dos terceras
partes, "el statu qua debería permanecer," nada debería cambiar. En estos casos era
poco común que un miembro alterara su voto, y por lo tanto, un estancamiento
usualmente resultaba.
Esto quería decir que el Testigo que tomara la acción particular en cuestión o
que se ocupara del tipo de empleo envuelto en la controversia quedaría sujeto a
expulsión ¡aunque la mayoría del Cuerpo había hecho claro que la persona
envuelta no debía ser expulsada!
En más de una ocasión en que una minoría considerable o hasta una mayoría
(aunque no de dos terceras partes) pensó que no debería haberse considerado digna
de expulsión cierta ofensa, expresé mi sentir al efecto de que nuestra posición era
irrazonable, hasta incomprensible. ¿Cómo podíamos permitir que las cosas
siguieran como antes, con la resultante expulsión de personas por tales cosas,
cuando aún dentro del mismo Cuerpo Gobernante había algunos de nosotros, a
veces una mayoría, que pensaba que la acción envuelta no ameritaba juicio tan
severo? ¿Cómo se sentirían los hermanos y las hermanas al saber que tal era el caso
y que aún así personas estaban siendo expulsadas?5
Para ilustrar, si cinco ancianos de congregación que forman un "comité judicial"
escucharan un caso y tres de los cinco no pensaran que la acción de la persona o su
conducta mereciera expulsión, ¿haría inválida su posición el hecho de que fueran
una mayoría de tres quintos y no una de dos tercios?6 ¿Se expulsaría entonces la
persona? Claro que no. ¿Cómo podíamos, entonces, permitir que una mera regla de
votación hiciera permanecer vigente una postura tradicional en cuanto a expulsión,
una postura tradicional que la mayoría de los miembros del Cuerpo pensaba que
debería ser eliminada? ¿No deberíamos, al menos, tomar la posición de que, en todo
asunto de expulsión, cuando aun una minoría considerable (y especialmente una
mayoría, aun cuando pequeña) considerara que no había suficiente base para
expulsión, ninguna decisión de expulsión se sostuviera?
Estas preguntas presentadas al Cuerpo no produjeron respuesta alguna. Pero una
y otra vez, en casos de esta clase, la norma
5 La naturaleza secreta de las sesiones del Cuerpo Gobernante por supuesto permiten escasa posibilidad de
que alguien llegara a enterarse de esto. Las minutas de las reuniones no están abiertas para la vista de otros
Testigos.

6 Tres de cinco es sólo 60% no 66 2/3 0/0 como en una mayoría de dos terceras partes.
114 CRISIS DE CONCIENCIA

previamente establecida se mantuvo vigente, y esto se hizo como de costumbre,


como algo normal. Por alguna razón, el efecto en la vida de la gente no parecía
importar lo suficiente como para que los miembros se sintieran movidos a dejar a
un lado su norma "establecida" en tales casos. En algún momento, en la historia
pasada de la organización, una norma de expulsión se había formulado (a veces el
producto del pensamiento de un solo hombre, muy a menudo un hombre
patéticamente aislado de las circunstancias relacionadas con el caso) y esa norma se
había puesto en vigor; una regla se había adoptado y esa regla controlaba, a menos
que una mayoría de dos terceras partes pudiera cancelarla.
Quizás ningún caso ilustra este modo extraño de abordar tales temas como lo
hace el asunto del servicio alternativo.
"Servicio alternativo" describe el servicio civil ofrecido por un gobierno como
alternativa para aquellos que tienen objeciones de conciencia a participación en el
servicio militar. Un número bastante grande de países ilustrados ofrecen esta
alternativa a tales personas entre sus ciudadanos.
La posición oficial de la Sociedad Watch Tower, que se desarrolló durante la
Segunda Guerra Mundial, es que si un Testigo de Jehová acepta tal servicio
alternativo él ha "transigido," ha quebrantado su integridad para con Dios. El
razonamiento detrás de esto es que este servicio es un "substituto," por lo tanto
toma el lugar de lo que substituye y (de acuerdo al razonamiento seguido)
representa lo mismo. Como es ofrecido en lugar del servicio militar y como el
servicio militar envuelve (potencialmente, al menos) el derramar sangre, entonces,
cualquiera que acepte el substituto pasa a ser "derramador de sangre." Esta notable
norma se desarrolló antes de que el Cuerpo Gobernante fuera realidad y
evidentemente se decidió entre Fred Franz y Nathan Knorr durante el período
durante el cual ellos produjeron las principales decisiones en cuanto a las normas de
la organización.
A través de los años, en obediencia a esta norma, literalmente miles de Testigos
de Jehová en diferentes países alrededor del mundo han ido a prisión en lugar de
aceptar el servicio alternativo. Hay centenares de Testigos en prisión ahora mismo,
debido a esto. El no adherirse a la norma de la Sociedad resultaría en que se les
considerara automáticamente como "desasociados" y tratados como "expulsados. "
En noviembre del 1977, una carta de un Testigo en Bélgica hizo surgir
preguntas en cuanto al razonamiento sobre el cual esta norma
Tradición y legalismo 115

estaba basada. Esto llevó a que el asunto se considerara por el Cuerpo Gobernante,
primero el 28 enero del 1978 y luego ello de marzo, nuevamente el 26 de
septiembre, el 11 de octubre, el 18 de octubre y el 15 de noviembre. Se hizo una
encuesta a nivel mundial y se recibieron cartas al respecto de parte de unas noventa
oficinas de sucursal. Un número considerable indicó que los Testigos en sus
respectivos países tenían dificultad en ver las razones bíblicas de la posición
asumida por la Sociedad. Considere lo que sucedió en el Cuerpo Gobernante.
En la reunión del 11 de octubre del 1978, de trece miembros presentes, nueve
votaron a favor de cambiar la norma tradicional con el fin de que la decisión de
aceptar o no el servicio alternativo se dejara a la conciencia del individuo; cuatro no
votaron a favor. ¿El resultado? Debido a que en aquel entonces el total de miembros
del Cuerpo era de dieciséis, y nueve no era una mayoría de dos terceras partes, no
se hizo cambio alguno.
En el 15 de noviembre, todos los dieciséis miembros estuvieron presentes y
once votaron por un cambio en la norma, de manera que el Testigo que a conciencia
aceptara tal servicio no sería automáticamente catalogado como infiel a Dios y
desasociado de la congregación. Esto sí era una mayoría de dos terceras partes. ¿Se
efectuó el cambio?
No, pues después de una breve intermisión, uno de los miembros del Cuerpo
Gobernante anunció que había cambiado de parecer. Esto destruyó la mayoría de
dos terceras partes. Una nueva votación se tomó, con quince miembros presentes,
de los cuales nueve favorecieron el cambio, cinco votaron en contra y hubo una
abstención.7
Aunque en todas estas votaciones, una clara mayoría del Cuerpo Gobernante
favorecía el remover la norma existente, esta norma permaneció vigente y como
resultado se esperaba que los Testigos varones siguieran arriesgándose a ir a la
cárcel más bien que aceptar el servicio alternativo aun cuando ellos mismos
pensaran a conciencia que tal cosa no era impropia a los ojos de Dios. Increíble
como parezca ser, ésta fue la posición que se asumió, y la mayor parte de los
miembros del Cuerpo parecieron aceptarlo como algo por lo cual no perturbarse.
Ellos estaban, después de todo, siguiendo las reglas vigentes.
7 De acuerdo con mis registros. aquellos votando a favor fueron: John Booth, Ewart Chitty, Ray Franz,
George Gangas, Leo Greenlees, Albert Schroeder, Grant Suiter, Lyman Swingle, Dan Sydlik. Aquellos
votando en contra fueron: Carey Barber, Fred Franz, Milton Henschel, William Jackson, Karl Klein. Ted
Jaracz se abstuvo.
116 CRISIS DE CONCIENCIA

En todos estos casos controversiales, la "ofensa digna de expulsión" no era algo


claramente identificado en las Escrituras como pecaminoso. Era sólo el resultado de
una norma organizacional. Una vez publicada, esa norma quedaba fijada como
carga que la hermandad mundial tenía que llevar, junto con las consecuencias de la
tal norma. ¿Sería incorrecto pensar que en tales circunstancias las siguientes
palabras de Jesús aplican: "Atan pesadas cargas y las ponen sobre los hombros de
los otros, pero ellos mismos ni con un dedo hacen por moverlas"? 8 Dejo esto para
que lo decida el lector. Sólo sé lo que mi conciencia me indicó y la posición que me
sentí compelido a tomar.
Aun así, pienso que los miembros del Cuerpo Gobernante en general pensaban
que estaban haciendo lo correcto. ¿Qué modo de pensar podía impulsarles a
sostener una postura de expulsión ante la objeción de una minoría considerable, o
posiblemente ante la objeción de la mitad o más de sus compañeros en el Cuerpo?
En un caso donde una consideración prolongada había hecho tal situación una
que se podía esperar, Ted Jaracz expresó un punto de vista que quizás refleja el
pensar de otros. De descendencia eslava (polaco) como Dan Sydlik, Jaracz era
diferente, tanto en lo físico como en el temperamento. Mientras que Sydlik a
menudo se dejaba guiar por un "sentir interno" en cuanto a lo correcto o incorrecto
de un asunto, Jaracz era de una naturaleza más desapasionada, impasiva. En esta
sesión en particular, él admitió que la norma existente quizás resultara en algún
grado de sufrimiento para aquellos envueltos en la situación bajo consideración y
dijo, "No es que nosotros no sintamos por ellos en el asunto, pero tenemos siempre
que mantener en mente que no estamos tratando con sólo dos o tres personas -
tenemos una organización mundial grande que mantener en mente y tenemos que
pensar en el efecto que tuviera sobre esa organización mundial. 9
Este punto de vista, de que lo que es bueno para la organización es bueno para
las personas en ella, y que los intereses del individuo, en efecto, "no importan"
cuando los intereses de la organización en general aparentaban requerido, parecía
ser aceptada como la posición válida por muchos de los miembros.

8 Mateo 23:4, NC.

9 Estos puntos quizás eran, en sustancia, lo que frecuentemente quiso decir Milton Henschel al comentar
sobre la necesidad de "ser prácticos" al abordar nosotros tales asuntos, pues su voto y el de Ted Jaracz
coincidían con regularidad.
Tradición y legalismo 117

En adición a esto, algunos presentaban el argumento de que cualquier paso


hacia el ablandar una posición oficial podría "abrir las puertas" a una inundación de
conducta impropia. Si se sabía de uno o más ejemplos muy extremados de mala
conducta, a éstos se les relacionaba con el asunto bajo discusión, y se presentaban
como evidencia del posible peligro. El espectro siniestro de tal peligro usualmente
se señalaba en aquellos casos donde, aun antes de que se ofreciera una moción, era
evidente que un número considerable del Cuerpo se inclinaba hacia un cambio. En
uno de tales casos, Milton Henschel seriamente urgió precaución, señalando que,
"Si dejamos que los hermanos hagan esto, quién sabe hasta dónde llegarán."
Creo que él, y otros que hicieron el mismo tipo de comentario en otras
ocasiones, sin duda sentían con toda sinceridad que era necesario sostener
firmemente las normas del pasado para 'poder mantener a la gente en línea,' para
guardarla dentro de un "cercado" de manera que no se extraviara.
Si el "cercado" protector de estas normas hubiera sido uno claramente delineado
en la Palabra de Dios, yo habría tenido que concordar, y con gusto así lo habría
hecho. Pero muy a menudo ése no era el caso, y el que esto era así se indica por el
hecho de que ancianos, (a menudo miembros de Comité de Sucursal) que habían
escrito sobre el asunto, no habían encontrado nada en las Escrituras que tratara con
éste, y además por el hecho de que el mismo Cuerpo no había hallado nada
tampoco. Así resultaba que los miembros tenían que recurrir a sus propios
razonamientos en discusiones prolongadas, en muchos respectos, un debate.
En la ocasión antes mencionada, después del comentario de Henschel, mi propio
comentario fue que yo no creía que dependiera de nosotros el "dejar" que los
hermanos hicieran cosa alguna. Más bien, yo creía que Dios es Aquel que "deja"
que ellos hagan ciertas cosas, ya sea porque su Palabra lo aprueba o porque guarda
silencio al respecto, y que es El aquel que prohíbe, cuando su Palabra claramente
condena la acción, ya sea explícitamente o por medio de un principio claro. Que,
siendo nosotros imperfectos y propensos a errar, yo no creía que estuviéramos
autorizados por Dios para decidir qué se le podría permitir o no permitir a otros. Mi
pregunta ante el Cuerpo fue, "Cuando el asunto no está claro en las Escrituras, ¿por
qué hemos de asumir el papel de Dios? Nosotros desempeñamos muy mal tal papel.
¿Por qué no dejarle a El ser el Juez de las personas en esos casos?" Repetí ese punto
de vista en otras ocasiones cuando se estaba usando la misma línea de
argumentación, pero no creo que la
118 CRISIS DE CONCIENCIA

mayoría lo viera bajo esa luz y sus decisiones indican que no lo vieron así.
El presentar un cuadro ominoso de un posible comportamiento pecaminoso
desenfrenado por parte de los hermanos simplemente porque nosotros, como
Cuerpo Gobernante, removiéramos una regla existente, me parecía igual que decir
en efecto que sospechábamos que nuestros hermanos carecían del verdadero amor
por lo recto, que en sus adentro s querían pecar y eran restringidos solamente por
las reglas institucionales.
Un artículo publicado unos años atrás en la revista de la Sociedad, ¡Despertad!,
viene al caso. Este describía una huelga de la policía en Montreal, Canadá, y
mostraba que la ausencia de la fuerza policíaca por unos días condujo a toda suerte
de delitos por parte de ciudadanos que en circunstancias normales obedecían las
leyes.
El artículo de ¡Despertad! señaló que el cristiano genuino no tenía que estar
bajo el rigor de la ley para actuar de manera correcta. 10
¿Por qué, entonces, me preguntaba, se asumió la posición por el Cuerpo
Gobernante de que era peligroso quitar una regla tradicional, en la creencia de que
esto podría "abrir las puertas" a una ola de conducta inmoral e impropia de parte de
los hermanos? ¿Qué decía esto de nuestra actitud y confianza en nuestros
hermanos? ¿Qué tan diferente creíamos eran nuestros hermanos de aquellos
individuos que violaron las leyes durante la huelga de policía en Montreal y qué tan
profundo y genuino creíamos que era el amor que los hermanos tenían por la
rectitud? A veces parecía que el sentir prevaleciente dentro del Cuerpo era, no
confíe en nadie salvo en nosotros mismos. Eso, tampoco, en mi opinión, parecía
reflejar modestia digna de encomio.
Otra clave para entender el pensar empleado en tales ocasiones nos viene del
énfasis a menudo puesto en los muchos años de existencia de una norma en vigor.
Así que, a través de los años miles habían vivido en armonía con la norma de la
Sociedad aún cuando ésta creaba cargas severas para ellos, quizás resultando en
prisión u otra clase de sufrimiento. El argumento era: si se cambiara ahora podría
hacer que éstos sintieran que el dolor sufrido fue innecesario y, mientras que ellos
habían encontrado satisfacción personal en haber sufrido por tal causa, viéndolo
como' sufrir por lo que es correcto, ' ahora se sentirían desilusionados, quizás hasta
pensarían que fuera injusto que mientras ellos habían sufrido una forma de martirio,
otros pudieran escapar del mismo.

10 Vea la ¡Despertad! del 8 de marzo de 1970, pp. 21-23.


Tradición y legalismo 119

Se me hizo difícil armonizar este pensar con el espíritu que las Escrituras
promueven. Parecía que tales personas deberían más bien regocijarse en saber que
otros no tendrían que sobrellevar esas cargas para mantener su buena reputación en
la organización. A manera de ilustración: Si una persona hubiera perdido un terreno
debido a fuertes impuestos, ¿no debería él regocijarse por sus amigos que
enfrentaron igual posibilidad si él supiera que aquel impuesto fue derogado? ¿No
debería un minero, sufriendo de enfermedad de los pulmones, alegrarse si las
condiciones en las minas mejoraran, aun cuando él ya no pudiera beneficiarse de
esto? Me parece que un cristiano genuino se alegraría.
La actitud sobre la cual los miembros del Cuerpo mostraron mayor
preocupación parece reflejar más bien el espíritu de los hombres del relato de Jesús
sobre el viñedo, aquellos hombres que habían sufrido del calor y el trabajo duro por
largas horas y quienes pensaron que era injusto que los obreros que comenzaron a
trabajar casi al final de la faena, y que no habían sufrido los rigores del trabajo
como ellos, recibieran la misma paga que ellos. O, la actitud del hermano mayor del
hijo pródigo quien le dijo al padre, "He aquí, tantos años ha que te sirvo como
esclavo, sin haber nunca traspasado tu mandamiento," y quien pensó que era
injusto que el hermano menor no tuviera que hacer 1o mismo para ganar la
aprobación de su padre. 11 De nuevo, me parecía que el esperar que los hermanos
fuesen a sentir otra cosa salvo alegría al ver que los demás hermanos no tendrían
que sufrir 1o que ellos sufrieron, sería imputarles motivos malos a ellos. Me parecía
a mí que necesitábamos preguntamos hasta qué grado la preocupación expresada
por varios miembros podría ser indicio de una preocupación del Cuerpo Gobernante
por su propia "buena imagen," su credibilidad, la confianza que la gente había
depositado en ellos, afectados por el temor de que el admitir error debilitase todo
eso.

Los resultados de estas decisiones divididas no fueron de ninguna manera


inconsecuentes. El faltar en adherirse a las decisiones del Cuerpo Gobernante, una
vez publicadas o dadas a conocer, podría resultar, y de hecho sí resultaba, en
expulsiones, en ser cortados de la congregación, de amigos y familia. El adherirse,
por otro lado, pudiera resultar en la pérdida de un empleo, aún en tiempos cuando
los empleos estaban escasos y el costo de mantener una familia era grande. Podría
resultar, también, en insistir en mantener una posición
11 Mateo 20:1-15; Lucas 15:25-32, VM.
120 CRISIS DE CONCIENCIA

que fuera en contra de los deseos del cónyuge, una posición que podría resultar, y
que a veces sí resultaba, en divorcio, en destruir el matrimonio, el hogar y la
familia, separando los niños de su padre o de su madre. Podría resultar, también, en
rehusar obedecer una ley, ser arrestado y separado de la familia y el hogar y
enviado a un lugar de reclusión. Podría, de hecho, resultar en la pérdida de la vida,
o 1o que sería aún más doloroso, el ver los seres queridos perder la de ellos.
Para ilustrar las dificultades que podrían surgir, aun en los casos donde se
hubiera hecho un cambio de una antigua norma, considere la posición asumida por
la organización con relación a los hemofílicos y el uso de partes del tejido
sanguíneo (generalmente el Factor VIII, partículas con poder coagulador) para
controlar hemorragias que atentan contra la vida del paciente.
Por muchos años las preguntas enviadas por hemofílicos a las oficinas centrales
de la organización (o a sus oficinas sucursales) se contestaron al efecto de que el
aceptar tal parte de la sangre una sola vez podía verse como no objetable, como si
fuera una "medicación." Pero el hacerlo más de una vez constituiría un
"alimentarse" con esta parte de la sangre y por lo tanto se consideraría una violación
del mandato de las Escrituras contra el comer sangre. 12
Años más tarde esta regla cambió. Aquellos miembros de las oficinas centrales
que trabajaban contestando la correspondencia sabían que en el pasado ellos habían
enviado cartas con el punto de vista opuesto y que los hemofílicos que habían
tomado su "única inyección" estaban aún bajo la impresión de que el hacerlo otra
vez sería violar las Escrituras. Ellos podrían morir de una hemorragia mortal por
mantener ese punto de vista.
La administración no estaba a favor de publicar de manera impresa la nueva
posición debido a que la posición anterior nunca se había hecho pública de esa
manera, se había comunicado directamente a los individuos que habían indagado. El
publicar algo requeriría primero mencionar la posición anterior y entonces explicar
que ahora no aplicaba. Esto no pareció deseable. Así pues, los del personal hicieron
una búsqueda minuciosa en sus archivos para tratar de encontrar los nombres y
direcciones de aquellas personas y una nueva carta se les envió informándoles del
cambio. Los encargados de la correspondencia se sintieron mejor en cuanto a esto.
Luego, se dieron cuenta de que muchas de las indagaciones recibidas se habían
hecho por teléfono y no había ningún registro de

12 Los textos generalmente citados eran Génesis 9:3, 4; Levítico 17: 10-12; Hechos 15:28, 29.
Tradición y legalismo 121

tales llamadas y absolutamente ningún modo de averiguar quiénes eran estos


hemofílicos. Si en el ínterin, entre la antigua norma y el nuevo reglamento, algunos
murieron, ellos no lo sabían; si algunos de los que ellos no pudieran alcanzar
morirían por adherirse a la posición anterior, ellos tampoco lo sabían. Ellos sólo
sabían que habían seguido las instrucciones, siendo lealmente obedientes a sus
superiores en la organización.
Este cambio en las reglas relacionadas a los hemofílicos se hizo oficial en la
sesión del 11 de junio de 1975 del Cuerpo Gobernante. No fue sino hasta tres años
después, en el 1978 (en la edición del 15 de junio de 1978 de la Watchtower [en La
Atalaya del 10 de noviembre de 1978]), que finalmente se puso en forma impresa el
cambio, aunque presentado allí en forma algo obscura, y, por alguna razón extraña,
alistado como parte de la cuestión de lo aceptable de utilizar inyecciones de
fracciones sanguíneas para combatir enfermedades (mientras que la hemofilia no es
enfermedad sino un defecto hereditario). Aún así no hubo admisión de que esto
representaba un cambio en la norma anterior referente al uso múltiple de fracciones
sanguíneas por hemofílicos.

Al escuchar algunos de los argumentos presentados en las sesiones del Cuerpo


Gobernante venían a la mente los muchos casos que los Testigos de Jehová habían
ganado en la Corte Suprema de los Estados Unidos. Los abogados del bando
opuesto habían usado argumentos similares en muchos aspectos a aquellos usados
por el Cuerpo Gobernante. Aquellos abogados habían enfatizado los peligros
potenciales. Ellos alegaban que había grave peligro de que las visitas de casa en
casa pudieran convertirse en una molestia o en un escudo para robos y otras
actividades criminales y que esto, por lo tanto, justificaba el que se pusieran
restricciones a la libertad de los Testigos de llevar a cabo esta actividad. Ellos
decían que el permitir a los Testigos la libertad de llevar a cabo su actividad pública
o el presentar discursos en parques en algunas comunidades podría conducir a
violencia de parte de chusmas debido a la actitud adversa y hostil de la comunidad
en general, y que por lo tanto se debieran imponer restricciones. Alegaban que el
permitir a los Testigos expresar sus puntos de vista en asuntos como el saludar la
bandera, o su actitud para con los gobiernos mundanos como que eran "parte de la
organización del Diablo," podría resultar en daño a la comunidad en general, podría
tender a crear y esparcir deslealtad y por lo tanto sedición; así que era preciso
imponer restricciones.
122 CRISIS DE CONCIENCIA

Los jueces de la Corte Suprema mostraron un discernimiento y claridad de


mente notables en numerosas ocasiones al examinar tales argumentos y demostrar
que eran engañosos. Ellos no concordaron con que los derechos de un individuo o
los de una minoría impopular podían ser restringidos sobre la base del temor a un
posible o imaginario peligro o el que los alegados intereses de una gran mayoría
hicieran ver como deseable tal restricción. Ellos sostuvieron que antes de que
restricciones legales se pudieran aplicar para restringir tales libel1ades, el peligro
debía ser más que sólo "temor," más que sólo algo que se presumía que iba a
efectuarse. Debía ser algo que se había probado que era un "peligro claro y
presente," uno realmente existente.13
¿Cuántas decisiones favorables habrían recibido los Testigos si los jueces de la
Corte Suprema no hubieran mostrado tal sabiduría, tal habilidad para ver dónde en
realidad yacía el problema, tal preocupación por los derechos del individuo? Sus
decisiones fueron aplaudidas en las publicaciones de la Sociedad. Tristemente, sin
embargo, aquellas altas normas de juicio, y su modo de tratar asuntos cargados de
emoción, a menudo mostraron estar en un más alto nivel que aquel manifestado en
muchas sesiones del Cuerpo Gobernante. La expresión de uno de los jueces de la
Corte Suprema en un caso particular de los Testigos viene a la mente. El declaró:

El caso se hace difícil no porque los principios de su decisión sean nebulosos sino
porque la bandera envuelta es la nuestra. Aun así aplicamos las limitaciones de la
Constitución sin temor a que el ser inteligente y espiritualmente diversos o hasta contrarios
des integre la organización social. . . . la libertad para diferir no se limita a aquellas cosas
que no importan mucho. Eso sería una mera sombra de libertad. La prueba de su sustancia
es el derecho a diferir en cuanto a cosas que tocan el corazón del orden existente. 14

La confianza que el juez expresó en el "orden social existente," y las libertades


que éste abrazaba, parecía ser mayor que la confianza expresada por algunos
miembros del Cuerpo Gobernante en sus consiervos Testigos y el efecto que su
libertad de conciencia, si fuese ejercida, pudiera tener en el existente "orden
Teocrático." Si los jueces de la Corte Suprema hubieran razonado como razonaron
13 Vea la publicación de la Sociedad Defending and Legally Establishing the Good News [Defendiendo y
legalmente estableciendo las buenas nuevas], p. 58.

14 Ibid., p. 62.
Tradición y legalismo 123

algunos de los miembros del Cuerpo Gobernante, los Testigos habrían perdido, con toda seguridad,
un caso tras otro.
Las decisiones judiciales son juzgadas por la historia. La declaración de las Escrituras al efecto de
que, un día--que de seguro vendrá--cada anciano cristiano "rendirá cuentas" al Juez Supremo con
relación a sus tratos para con las ovejas de Dios, debería dar a aquellos que ejercen gran autoridad
entre los cristianos razones serias para vigilar cuidadosamente lo que hacen.15
Debido al poder que la organización ejerce sobre sus miembros a través de sus decisiones, y
debido al efecto enorme que éstas pueden tener en la vida de la gente, parece propio repasar aquí lo
que yo considero uno de los ejemplos mayores de inconsistencia en mi experiencia durante los nueve
años que pasé en el Cuerpo. Aún parece difícil creer que hombres que expresaron abiertamente
tremenda preocupación por "una postura no comprometedora de fe," "el mantener la organización
limpia," y el evitar toda mancha "mundanal," pudieran al mismo tiempo encubrir una circunstancia
que sólo puede ser descrita como chocante. Puede usted juzgar lo apropiado del adjetivo por lo que
sigue.
15 Hebreos 13:17.
6

DOS SISTEMAS DE REGLAS

Los maestros de la ley y los fariseos se consideran autorizados de


interpretar la ley de Moisés. Así pues, obedézcanles ustedes y hagan todo
lo que les digan; pero no sigan su ejemplo, porque ellos dicen una cosa y
hacen otra.
-Mateo 23:2, 3, Versión Popular.

E N LAS publicaciones de la Sociedad Watch Tower muchas discusiones valiosas se


pueden hallar. Con frecuencia hay artículos que apoyan la creencia en un Creador, que
estimulan a una vida de familia sana, que exhortan a la honradez, que enfatizan la importancia
de la humildad y otras virtudes, y todo esto con las Escrituras como base. Otros artículos
hablan fuertemente contra el engaño y la hipocresía religiosa. Considere, por ejemplo, la
porción de un artículo publicado en la revista La Atalaya reproducida en la página siguiente.
La Sociedad Watch Tower nunca, a través de toda su historia, ha sido culpable de "tapar la
realidad" o "impartir una impresión de 'aceptable' a la maldad y la violación de las normas y
caminos justos de Dios" en lo que toca a las demás organizaciones religiosas y sus líderes. Las
publicaciones de la Watch Tower han tomado la delantera en audazmente publicar a nivel
mundial cualquier conducta impropia o evidencia de hipocresía en estas organizaciones. Han
destacado el paralelo entre el engaño de estos líderes religiosos y los fariseos del día de Jesús.
Ellos han hecho claro su declarada posición de estricta adherencia a principios rectos, a
integridad moral y al trato justo y honesto para con todos. .
Es precisamente esto lo que hace perturbadora cierta información que salió a la luz al
mismo tiempo que el Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová estaba discutiendo el
asunto del servicio alternativo. La información vino de México. Aunque de por sí fue

125
Dos sistemas de reglas 125

plantean son vitales para usted hoy día. ¿Por


qué? Porque los siervos de Dios en todo periodo
de la historia han tenido que enfrentarse al
desafío que estas cuestiones presentan. Han
tenido que desenmascarar la falsedad y la
maldad y advertir a la gente de los peligros y el
engaño... no solo de manera general, sino de
manera especifica, en el interés de la adoración
pura. Les hubiera sido mucho más fácil quedarse
¿Q UE resultados hay cuando no se callados o solo decir lo que la gente quería oír,
Pero la fidelidad a Dios y el amor al prójimo los
presenta ninguna oposición o reto a una
mentira? ¿No ayuda el silencio a hacer que la movieron a hablar. Se dieron cuenta de que
mentira pase como verdad, que tenga más "mejor es una censura revelada que un amor
libre campo para influir en muchos, de modo oculto." -Pro. 27:5,
que quizás sufran daño serio?
EL MODELO QUE CONTINUA
¿Qué sucede cuando se permite que la
mala conducta y la inmoralidad sigan sin que Considere la situación que existió en el
se les traiga a la luz y sin que se les condene? Israel de la antigüedad y el ejemplo que
¿No es esto semejante a ocultar una infección pusieron entonces los profetas de Dios. La
sin hacer ningún esfuerzo por curarla e maldad cundía en aquella nación, Falta de
impedir que se esparza? honradez, violencia, inmoralidad e hipocresía
Cuando hay quienes están en gran peligro deshonraban el nombre del Dios que los
de alguna fuente de la cual no sospechan o israelitas afirmaban adorar. ¿Acogió bien el
están siendo extraviados por personas a pueblo la corrección divina? Al contrario, la
quienes consideran sus amigos, ¿es falta de Biblia muestra que dijeron esto a los profetas de
bondad advertirles de ello? Quizás estas Dios:
personas prefieran no creer la advertencia. "'No deben ver,' y a los que tienen
Quizás hasta se resientan por ella. Pero, ¿lo visiones {inspiradas} 'No deben ver en
libra eso a uno de la responsabilidad moral de visiones para nosotros cosas derechas.
dar esa advertencia? Háblenos cosas melosas; vean' en visiones
Si usted está entre los que se esfuerzan por cosas engañosas. Apórtense del camino:
ser fieles a Dios, las cuestiones que estas desvíense de la senda.' "-Isa. 30:9-11.
preguntas La mayoría de los líderes religiosos
buscaban popularidad haciendo precisamente
eso, permitiendo por disimulo e impartiendo
una impresión de "aceptable" a la maldad y la
violación de las normas y caminos justos de
Dios. Pero las instrucciones de Dios a sus
profetas verdaderos se ejem-

. . ¿O QUIERE CONOCER LA
...? REALIDAD?
LA ATALAYA -15 De JUNIO DE 1974
355
126 CRISIS DE CONCIENCIA

muy sorprendente, lo más intranquilizante que yo encontré fue el contraste que dicha
información reveló entre la posición asumida por la organización para con tal país y la
adoptada para con otro-el de Malawi (antes llamado Nyasalandia), en el África
Occidental.
Para apreciar esto es importante conocer ciertos antecedentes. Empezando en 1964,
los Testigos de Jehová en Malawi comenzaron a experimentar persecución y violencia
en una escala rara vez vista en tiempos modernos. Olas sucesivas de ataques violentos
por todo el país, junto con la brutalidad de parte de chusmas, los arrasaron en 1964,
1967, 1972, y otra vez en 1975. En el primer ataque, 1,081 familias vieron sus hogares
quemados o demolidos, 588 campos sembrados se destruyeron. En los ataques del
1967 los Testigos informaron del ultraje de más de mil de sus mujeres, una madre fue
violada por seis hombres diferentes y su hija de trece años por tres. Se informó que
por lo menos cuarenta mujeres sufrieron abortos como consecuencia del abuso. En
cada ola de violencia, las palizas, las torturas y hasta los asesinatos fueron
virtualmente pasados por alto por las autoridades y alcanzaron tal intensidad que miles
de familias abandonaron sus hogares y huyeron a países vecinos. En 1972, cálculos
oficiales fijaron el total de los que huyeron a Zambia en 8,975, y a Mozambique en
11,600. Cuando la violencia menguó, las familias comenzaron a volver poco a poco a
su país. Entonces una nueva ola de violencia los obligó a huir otra vez. Para añadir a
lo trágico de todo esto, comenzaron a llegar informes de las muertes de niños en los
campamentos para refugiados por falta de medicinas y tratamiento médico. 1
¿Cuál era el asunto crítico alrededor del cual giró esta tormenta recurrente de
violencia? Este era la negativa de los Testigos a comprar un carné del partido político
en el poder. Malawi es un estado uni-partidista, regido por el Partido del Congreso de
Malawi a través de su cabeza, Dr. H. Kamuzu Banda, quien es "presidente vitalicio"
del país. A los Testigos de Jehová que indagaron, la oficina de sucursal de la Sociedad
les informó que el comprar dichos carnets del partido sería una violación de la
neutralidad cristiana, un comprometer de su fe, y por lo tanto, infidelidad a Dios. La
posición de la sucursal fue respaldada por la sede central de la organización y

1 Detalles de estos ataques y las condiciones en los campamentos de refugiados se encuentran en el 1965 Yearbook 0f
Jehovah' s Witnesses (Anuario de los testigos de Jehová de 1965, en inglés)p. 171; la revista L atalayadle 15 de
marzo de 1965,pp.1S3192; la ¡Despertad! del S de marzo de 1973, pp. 9-26; del S de enero de 1976, pp. 3-12; del
8 de febrero de 1976, pp. 16-26; del 8 de mayo de 1976, pp. 3-S.

127
Dos sistemas de reglas 127

se presentó en detalle en las publicaciones del la Sociedad Watch Tower. La vasta


mayoría de los Testigos de Malawi se adhirieron firmemente a esa posición aun a gran
costo para ellos.
La brutalidad cometida contra gente indefensa en Malawi nunca tendrá
justificación. No abrigo la menor duda en cuanto a eso. El gobierno y los oficiales del
partido estaban decididos a lograr un estado de conformidad a su meta de que todas
las personas debían poseer un carnet del partido; se veía esto como evidencia tangible
de lealtad a la estructura gubernamental. Los métodos usados para lograr tal meta
fueron depravados, y criminales.
Abrigo, sin embargo, una duda seria en mi mente con relación a la posición que
asumió la oficina sucursal y que se aprobó por las oficinas centrales en Brooklyn. Hay
varias razones para tal interrogante.
En 1975 se me asignó escribir un material con relación a la más reciente campaña
de terror llevada a cabo contra los Testigos de Malawi. Al explicar por qué los
Testigos veían la compra del carnet del partido como algo tan serio, presenté
información que se había publicado antes, trazando un paralelo entre la posición de
ellos y la de los cristianos en los primeros siglos quienes rehusaron poner una pizca de
incienso en el altar, como sacrificio al "genio" del emperador romano.2 Al tiempo de
escribir eso sentí cierta incertidumbre--¿era completamente cierto el paralelo? No
había duda de que el poner el incienso en el altar se veía como acto de adoración.
¿Era el comprar un carnet del partido asimismo tan claramente un acto de adoración?
No podía ver realmente un argumento fuerte en esa dirección. ¿Sería tal compra,
entonces, una violación de la neutralidad cristiana, un quebrantar la integridad ante
Dios?
No puedo decir que mi pensar sobre el asunto se cristalizó entonces, ni aun hoy soy
dogmático al respecto. Pero los pensamientos que siguen vinieron a mi mente,
haciéndome preguntar en cuanto a qué tan sólida era la base de la organización, de
cuyo Cuerpo Gobernante yo era miembro, para mantener una posición inflexible de
condenación a la compra del tal carnet como acto de infidelidad a Dios:
El asunto estribaba en el hecho de que el carnet era un carnet "político,"
representando afiliación a un partido "político." Para muchos, y en particular, para los
Testigos de Jehová, la palabra

2 Este argumento fue presentado en ¡Despertad! del 8 de marzo de 1973, p. 20. Los artículos que yo escribí
aparecieron (en español) en el número del 8 de mayo del 1976 de la misma publicación.
128 CRISIS DE CONCIENCIA

"político" es vista como una descripción de algo inherentemente malo. A través de los
siglos, políticos corruptos han contribuido a dar una mala connotación al término. Lo
mismo se puede decir, sin embargo, de términos como "pío," que comunica con
frecuencia visiones de santurronería y una santidad fingida, y esto debido a la
hipocresía de algunas personas religiosas. No obstante, el término "pío" realmente se
refiere a reverencia solícita y devoción celosa a Dios; ése es su significado básico. De
igual manera, el diccionario de la Real Academia Española presta esta definición
básica de la "política":
"Arte, doctrina u opinión referente al gobierno de los estados.
Actividad de los que rigen o aspiran a regir los asuntos públicos."

En un diccionario en inglés se dice adicionalmente:

". . . relacionado con el gobierno civil y su administración; . . .perteneciente a una


nación o estado."3

Yo sabía que tanto la palabra "político" como la frase "la política" vienen de la
palabra griega polis que simplemente quiere decir ciudad. En griego polites quería
decir "ciudadano" (la palabra española viene del término latino que equivale a
"ciudad"), y el adjetivo politikos (de donde se deriva nuestra palabra española
"político") quería decir "de los ciudadanos, del estado." El español recibió estos
términos a través del latín y el término latín politia quiere decir simplemente
"ciudadanía, gobierno, administración." Palabras como "policía," y "política" (en el
sentido de una línea o norma de conducta) se derivan de la misma fuente.
Obviamente todo gobierno es político en el sentido fundamental de la palabra.
Todo gobierno en la Tierra es una entidad política; todo grupo de personas
organizadas bajo una forma de gobierno forman un "conglomerado político o estado"
(del griego politeia). Ser un ciudadano de cualquier país es ser un miembro de tal
estado político, disfrutando de los beneficios y asumiendo las responsabilidades que
tal pertenencia conlleva. El grado al cual uno se somete a las demandas de tal estado
político puede variar; pero la pertenencia en sí es un hecho.
Es con relación a tales estados políticos y sus gobernantes que el apóstol Pablo
escribe en Romanos capítulo trece, exhortando a los cristianos a someterse a éstos
como "siervo o ministro de Dios." Cierto, la actividad política quizás se corrompa no
hay duda de que

3 New Webster's Dictionary, Edición Enciclopédica de Lujo.


Dos sistemas de reglas 129

el estado político de Roma llegó a corromperse de manera extrema empero eso de por
sí no hace que todo asunto político sea inherentemente maligno. Ni tampoco hace de
la ciudadanía nacional-pertenencia a un estado político o nación-algo inherentemente
malo. Los partidos políticos al competir por el poder son los mayormente responsables
de la connotación negativa (no el significado básico o fundamental) que la palabra
"político" pueda tener, especialmente el "urdir y maquinar de aquellos que buscan
poder personal, gloria, posición, y cosas por el estilo." Esto s( es malo, pero no porque
todo lo relacionado con la actividad política sea malévolo, pues la ausencia de
actividad política es, en su sentido seglar, la ausencia de gobierno.
Lo que nos lleva a mi segunda razón para cuestionar. Puedo comprender por qué
una persona, a conciencia, deseara estar separada de toda la contienda y competencia
feroz que generalmente caracteriza la política partidista. El factor que me hizo pensar
seriamente sobre la situación de Malawi, sin embargo, fue que éste era, y aún es, un
estado de un solo partido. El Partido del Congreso de Malawi es el partido que
gobierna en el país y éste no permite otros partidos. Este pasa a ser, de hecho,
equivalente al gobierno mismo, la "autoridad superior." Si una persona puede ser
ciudadano, y por lo tanto un miembro de la comunidad política nacional, sin violar su
integridad a Dios, ¿dónde está la evidencia que muestre que el sujetarse a la
insistencia del gobierno (expresada por la cabeza de éste a través, y hasta, los
funcionarios más bajos) de que cada persona compre el carnet del partido en el poder,
pudiera constituir una violación tal a la integridad de Dios? Me lo pregunté entonces y
aún me lo pregunto, ¿qué tan grande es la diferencia?
Más que nada me pregunto si Abrahán. Daniel, Jesús y sus apóstoles, o los
cristianos primitivos, encontrándose con semejante situación en tiempos bíblicos,
hubieran visto la sumisión a esta demanda de tal gobierno de la misma manera que la
organización Watch Tower la ha presentado. Se concede que no se pasó una ley en
Malawi requiriendo que se comprara el carnet, pero ¿hubiera Cristo visto tal
tecnicismo como algo crucial en vista de las declaraciones hechas a nivel nacional por
las autoridades en el poder?4 ¿Cómo lo hubieran visto los cristianos del primer siglo a
la luz de la exhortación del apóstol, "Rindan a todos lo que les es debido, al que pide

4 Compare Mateo 17:24-27. donde Jesús declara que había un impuesto que en justicia no \e aplicaba a él,
pero a pesar de esto le da instrucciones a Pedro para pagado para "no ofender1es" (a las autoridades).
(Versión de Valera)
130 CRISIS DE CONCIENCIA

impuesto, el impuesto; al que pide tributo, el tributo; al que pide temor, dicho temor;
al que pide honra, dicha honra."?5
El someterse a tales demandas en aquel entonces, tal como ahora, ciertamente se
condenaría por algunos como un "comprometer de la fe," un "rendirse" a las
demandas de las autoridades políticas. Pero estoy seguro que en los días de Jesús
había muchos judíos devotos
.que pensarían que el acceder a las demandas de un oficial militar del odiado Imperio
Romano, de que uno cargara su equipaje por una milla, sería algo igualmente
detestable; muchos hubieran sufrido castigo y maltrato antes de someterse. Sin
embargo, Jesús dijo que se sometieran y fueran, ¡no sólo una milla, sino dos!6 Para
muchos de sus oyentes este consejo, sin duda, resultó repugnante, oliendo a una
rendición cobarde en lugar de una inflexible adherencia a la posición de abstención de
toda colaboración con los extranjeros, con los poderes gentiles.
De una cosa eventualmente llegué a estar completamente seguro y ésta fue que yo
quería que la posición adoptada estuviera sólidamente cimentada en la Palabra de
Dios, y no en meros razonamientos humanos, antes de que yo pudiera invocarla o
promulgarla, par1icularmente en vista de las graves consecuencias que ésta produjo.
Ya no me sentía confiado en que las Escrituras dieran un respaldo claro e inequívoco
a la norma adoptada para con la situación en Malawi. Yo podía entender por qué uno
pudiera verse constreñido, en conciencia, a rehusar la compra del carnet y, si tal fuera
el caso, la persona debería rehusar', en armonía con el consejo del apóstol en
Romanos 14:1-3,23.7 Pero no podía ver la base para que persona alguna impusiera su
conciencia sobre la de otro en este asunto, ni para el presentar tal posición como una
regla inflexible a la que otros tuvieran que adherirse, particularmente sin un mayor
respaldo de las Escrituras y de los hechos.
Con este trasfondo de circunstancias relacionadas con Malawi considere ahora la
información que salió a la luz durante la discusión del Cuerpo Gobernante sobre el
asunto del servicio alternativo.

5 Romanos 13:7.

6 Mateo 5:41.

7 Estos versos dicen: "Reciban con gusto al que tiene debilidades en su fe. mas no para hacer decisiones sobre
cuestiones de duda interna. Un hombre tiene fe para comer de todo, mas el que es débil come legumbres. El
que come no menosprecie al que no come. y el que no come no juzgue al que come, porque Dios ha
recibido con gusto a ése." "Mas si tiene dudas, ya es condenado si come, porque no come por fe. En
realidad todo lo que no es por fe es pecado."
Dos sistemas de reglas 131

Muchas de las declaraciones hechas por los miembros que estaban discutiendo este
asunto reflejaron la actitud estricta e inflexible que se estimuló en los Testigos de
Malawi. Se hicieron declaraciones como éstas:
"Aun si hubiera la más insignificante insinuación de transigencia, o duda en
cuanto a ella, no debemos hacerlo."
"No debe haber transigencia. . . . De nuevo, se necesita dejar claro que la posición
de neutralidad, como 'no siendo parte del mundo,' manteniéndonos lejos de las afinas
del mundo-la religión, la política y lo militar-no dándoles nuestro apoyo ni directa ni
indirectamente, es la posición que recibirá la bendición de Jehová. No queremos
zonas grises, queremos saber con exactitud dónde estamos parados como cristianos no
dispuestos a comprometer nuestra fe."8
. . . el hacer trabajo civil en sustitución del deber militar. . . es un reconocimiento
tácito o implícito de estar uno obligado a la maquinaria de guerra de César. . . . Por lo
tanto, no se puede requerir que un cristiano dé su apoyo al establecimiento militar
directa o indirectamente. "9
"Si un testigo de Jehová le dijera a un juez que él está dispuesto a aceptar trabajo
en un hospital o un trabajo similar, él estaría haciendo un 'trato' con el juez, y estaría
quebrantando su integridad para con Dios."10

"El aceptar el servicio alternativo es una forma de apoyo moral para con el arreglo
entero."11
"Debemos sostener una posición unificada en todo el mundo. Debemos actuar
decisivamente en este asunto. . . . Si les permitiéramos a los hermanos esta latitud en
el asunto tendríamos problemas. . . .los hermanos necesitan que sus conciencias sean
educadas. "12
"Si cedemos ante César, entonces no se ha dado ningún testimonio. "13
"Estos que aceptan el servicio substituto están tomando el camino
de salida fácil."14
8 Citado del memorándum sometido por el miembro del Cuerpo Gobernante Lloyd Barry. 9 Del memorándum
del miembro del Cuerpo Gobernante Karl Klein.

10 De declaraciones hechas por el miembro del Cuerpo Gobernante Fred Franz y presentada
en detalle en una carta de William Jackson a Pool Trask.

11 Declaración en una carta del Comité de Sucursal de Dinamarca, citada en el memorándum


de Lloyd Barry.

12 De declaraciones hechas por el miembro Ted Jaracz.

13 De declaraciones hechas por el miembro Carey Barber.

14 De declaraciones hechas por el miembro Fred Franz.


132 CRISIS DE CONCIENCIA

Lo que encuentro asombroso es que, al mismo tiempo que estas declaraciones


fuertes e inflexibles se hacían, las personas que las hacían estaban al tanto de la
situación en México. Cuando suministré a cada miembro del Cuerpo Gobernante una
copia del estudio de los informes de las oficinas de sucursal sobre el servicio
alternativo, incluí material enviado por el Comité de Sucursal de México. El material
que ellos suministraron incluía esta porción relacionada con la "Cartilla de Identidad
para el Servicio Militar":

La "Cartilla de Identidad para Servicio Militar' debe ser obtenida mediante la


prestación del servicio militar por un año. Aquellos que tienen la Cartilla, tienen la
obligación de presentarse cuando la nación los llame, sea para movilización de las fuerzas
militares o sólo para hacer acto de presencia. (Artículos 136 al 139, página 6)
Sin embargo, aunque la ley prohíbe a los militares o a los miembros de las Oficinas de
Conscripción preparar "Cartillas" por medios ilegales, tales como pagos, la gran mayoría
de los oficiales violan estas leyes. (Artículos 50 y 51, página 21; Articulo 3, página 29;
Instructivo número 1, del 16 de septiembre de 1977, página 2, párrafos 3 y 4)
Casi cualquier persona, bajo cualquier pretexto, puede evitar el servicio militar y
pagar a un oficial para que anote la supuesta asistencia a las instrucciones semanales,
(dando la apariencia de asistencia regular) o pagando al mismo tiempo de manera que el
documento se les entregue debidamente legalizado. El gobierno Mexicano está tratando
de poner fin a la práctica de estos oficiales de otorgar documentos de servicio militar a
personas que no hayan rendido tal servicio, cuando no hay justificación válida legal.
Recientemente, en la ocasión cuando el presidente de la República, Licenciado José
López Portillo, asistió a la ceremonia del juramento de lealtad a la bandera, el 5 de mayo
de 1978, delante de 100,000 jóvenes enlistados, un general dijo que "el ejército no tolerará
operaciones ilegales para obtener la Cartilla de Servicio Militar." Dijo el general: "nos
hemos hecho responsables, de manera que dentro de un corto período de tiempo, las
últimas protuberancias de comportamiento ilícito en el servicio serán erradicadas y
tendremos éxito en lograr que todos los hombres jóvenes puedan ir a las Juntas
Municipales de Conscripción para obtener sus 'Cartillas.'" (Véase El Heraldo, 6 de mayo,
1978)
Dos sistemas de reglas 133

¿Cuál fue la posición de los Testigos de Jehová con relación a las tales
"operaciones ilegales" en conexión con esta ley? La carta del Comité de Sucursal
continúa, diciendo:

Publicadores jóvenes en México no han tenido dificultad en relación al servicio militar. Aunque
las leyes en cuanto al servicio militar son bien específicas, generalmente no son puestas en vigor de
manera estricta. Si un publicador, al llegar a edad militar, no se presenta voluntariamente ante la
junta de conscripción, ellos no lo llaman para que lo haga. Por otra parte, aquellos que tienen su
"cartilla" y están en una del las reservas nunca se les ha llamado. Ellos sólo tienen que ir para que
se selle su "cartilla" cuando se les transfiere de una reserva a otra, pero esto no envuelve ninguna
ceremonia, sólo el presentarse en una oficina que hace el sellado de la "cartilla"
La "cartilla" se ha convertido en documento de identificación. Se usa como identificación
cuando uno solicita empleo, aunque no es indispensable para ello. Para obtener pasaporte este
documento sí es indispensable. Uno no puede salir del país sin la "cartilla," a menos que un
permiso especial se obtenga de las autoridades militares. Publicadores deseosos de obtener una
cartilla van a una de las Juntas de Conscripción, a registrarse para recibir su "cartilla"
inmediatamente, pero, por supuesto, esto no es todo, pues aún no está legalizada. Entonces, para
que quede legalizada ellos van donde alguien que conocen que tenga influencia o van directamente
a un oficial. Para esto ellos tienen que pagar cierta cantidad de dinero (dependiendo de lo que se les
pida). De esta manera los publicadores obtienen su "cartilla," o cuando menos la mayoría de los
que la tienen.

Dicho en forma breve, en México se les exige a los hombres de edad militar que
pasen un período específico de entrenamiento militar durante el transcurso de un año.
Tras ser registrada, la persona recibe un certificado o "cartilla" con blancos para
anotar su asistencia a instrucciones militares semanales. Es ilegal y castigable por la
ley el que un oficial anote en este registro de asistencia que la persona estuvo presente
cuando éste no fue el caso. Pero algunos oficiales pueden ser sobornados para que lo
hagan y hay muchos hombres en México que así lo hacen. De acuerdo al comité de la
oficina de
134 CRISIS DE CONCIENCIA

sucursal, esta práctica es también común entre los Testigos de Jehová en México. ¿Por
qué? Note lo que la oficina de sucursal pasa a decir:

La posición de los hermanos en México, relaci0onada con este asunto, se consideró años
atrás por la Sociedad y tenemos información que hemos seguido desde entonces cuando los
hermanos han venido a la Sociedad a indagar sobre este asunto. (Vea la fotocopia incluida.)

¿Cuál fue la información provista por la Sociedad que la oficina sucursal de


México había estado siguiendo por años? ¿Cómo se suministró? ¿Cómo se compara la
información provista con la posición que se asumió en Malawi, y con las
declaraciones fuertes e inflexibles hechas por miembros del Cuerpo Gobernante en
contra de aun "la más leve sugerencia de transigencia," y en contra de cualquier forma
de "apoyo moral," sea "directa o indirectamente," al establecimiento militar?
Hice un viaje a México unos días después de la sesión del Cuerpo Gobernante del
15 de noviembre del 1978, en la que había quedado sin resolver la cuestión del
servicio alternativo. Fui asignado a visitar la oficina de sucursal de México como
también las de otros países de América Central. Durante mi reunión con el Comité de
la Sucursal de México ellos trajeron a discusión la práctica descrita en su informe.
Dijeron que la persecución terrible sufrida por los Testigos de Jehová en Malawi, por
rehusar comprar el carnet del partido, había ocasionado que muchos Testigos en
México se sintieran perturbados en sus conciencias. Ellos recalcaron, sin embargo,
que el consejo dado a los Testigos mexicanos estaba en completa armonía con el
consejo recibido en la oficina sucursal de parte de la sede central mundial en
Brooklyn. ¿Cuál fue este consejo? Quizás sea difícil para algunos creer que tal consejo
fue en realidad dado, pero en lo que sigue se ve la evidencia presentada por el Comité
de Sucursal.
Primero viene la carta que se presenta en la página siguiente. El primer párrafo
trata de un caso de adulterio con ramificaciones que afectaban a uno de los
representantes congregacionales y se solicita consejo. El segundo párrafo es el que
principalmente nos interesa, como se verá en la traducción que sigue la carta original
en inglés.
Dos sistemas de reglas 135

He aquí la traducción española del segundo párrafo de la carta:

Otro asunto con el cual hemos tenido que contender aquí


es la ley de marchar como parte del programa de
entrenamiento militar. Después de "marchar" por 1 año, uno
recibe una cartilla que muestra que ha marchado por 1 año y
esta cartilla es el documento básico para poder conseguir
un pasaporte, una licencia de conductor, y necesaria para
muchas transacciones legales. Los hermanos entienden la
posición cristiana de neutralidad con relación a estos
asuntos, pero muchos hermanos pagan
136 CRISIS DE CONCIENCIA

dinero a ciertos oficiales y éstos hacen arreglos para


conseguir la cartilla de "marchar." ¿Es esta acción correcta?
Si un hermano en realidad marcha, nosotros le aplicamos la
norma de que ha transigido en su fe y no es nombrado siervo por
un mínimo de tres años. Pero se da el caso de un hermano que a
lo mejor es un siervo o siervo de circuito que tiene su
cartilla de marchar y la usa de vez en cuando en las
mencionadas transacciones legales, sin embargo él no ha
marchado. ¿Qué es lo correcto a este respecto? Es y ha sido la
costumbre entre los hermanos el pagar esta suma de dinero y
conseguir así sus cartillas de marchar, y muchos de ellos están
ahora sirviendo comO siervos de circuito y siervos de
congregación. ¿Están ellos viviendo una mentira? ¿O es sólo una
de esas cosas en este torcido sistema de cosas? ¿Lo pasamos por
alto o debemos hacer algo al respecto? Hay tantas
irregularidades en este país. Un policía lo obliga a uno a
detenerse por alguna violación de tránsito y maniobra por su
"mordida" o pequeño soborno de 40 centavos. Todos saben que él
no tiene ningún derecho a hacerlo pero le dan los 5 pesos para
evitar ir a la estación de policía y tener que pagar 50 pesos y
perder mucho tiempo. Esto es hábito aquí, una práctica común.
¿Es la cartilla de marchar lo mismo? Su consejo en este asunto
será apreciado.

Con usted sirviendo a Jehová,

Lo que usted acaba de leer es copia de una carta de la sucursal de México dirigida
al presidente de la Sociedad, el segundo párrafo de la cual muestra la pregunta que la
sucursal presentó en busca de respuesta en el asunto de pagar sobornos por un
documento militar falsificado. (La copia en inglés está tomada de la copia al carbón
retenida por la sucursal, la cual, a diferencia de la original, como de costumbre no
lleva una firma.)
¿Qué respuesta recibió su indagación? La contestación de la Sociedad vino en una
carta de dos páginas fechada el 2 de junio del 1960. La segunda página trató con el
asunto militar mencionado. Esta es la página de la carta que el Comité de Sucursal me
mostró, conteniendo el consejo de la Sociedad con relación a sus preguntas. La
primera porción de esta página forma parte de la respuesta dada
a la pregunta de la sucursal referente al caso de adulterio descrito e_ la carta de
ellos. El último párrafo contesta la pregunta en cuanto a la práctica de pagar sobornos
con el fin de obtener la "cartilla" de servicio militar.
Dos sistemas de reglas 137

Aquí sigue la traducción al español del último párrafo referente al asunto del servicio
militar.

Con relación a aquellos que se eximen del entrenamiento


militar por medio de una transacción monetaria con los
oficiales que están envueltos, esto está a la par con lo que se
hace en otros países en la América Latina donde, para salirse
del apuro, los hermanos han pagado a un oficial militar y así
han podido conservar su libertad para las actividades
teocráticas. Si miembros del establecimiento militar están
dispuestos a aceptar tal arreglo por el pago de una propina,
entonces eso es la responsabilidad de estos representantes de
la organización nacional En tales casos el dinero pagado no va
al establecimiento militar, sino que lo toma para sí el
138 CRISIS DE CONCIENCIA

individuo que lleva a cabo el arreglo. Si la conciencia de


ciertos hermanos les permite entrar en tales arreglos para
salvaguardar su libertad, nosotros no tenemos objeción. Desde
luego, si ellos se metieran en dificultades por este tipo de
acción ellos mismos tendrían que cargar con la responsabilidad,
y no podríamos ofrecerles ninguna asistencia. Pero si el
arreglo es algo corriente allá y es reconocido por los
inspectores, quienes no hacen ninguna investigación en cuanto a
la veracidad de éste, entonces, el asunto debe pasarse por alto
para aprovechar las ventajas resultantes. De surgir una
emergencia militar que confrontara a estos hermanos con su
cartillas militares, esto los obligaría a tomar una decisión de
la cual no podrían zafarse pagando dinero, y su integridad
sería puesta a prueba y tendrían que demostrar qué es lo que
creen y probar que están a favor de la neutralidad cristiana en
una prueba determinante.

De ustedes fielmente en el ministerio del Reino,

Aunque la carta de la sucursal se dirigió al presidente Knorr, la respuesta, con la


firma estampada de la corporación, fue evidentemente escrita por el vicepresidente
Fred Franz, a quien, como se mencionó antes, a menudo el presidente Knorr le
encomendaba el formular normas de este tipo. El lenguaje empleado es típico del
vicepresidente.
Las expresiones que esta carta contiene merecen ser examinadas. Valdría la pena
tomar un poco de tiempo, volver atrás y compararlas con la lista de afirmaciones
hechas por miembros del Cuerpo Gobernante en relación al asunto del servicio
alternativo (en la página 131), declaraciones hechas en forma que no andaba con
rodeos ni utilizaba el habla remilgada, sino hechas en lenguaje tajante y hasta duro.
En esta respuesta de la Sociedad a la indagación de México la palabra "soborno" se
evita, reemplazada con referencia a una "transacción monetaria," el "pago de una
propina." El énfasis se pone en el hecho de que el dinero va a un individuo en lugar de
al "establecimiento militar," implicando aparentemente que esto, de alguna forma,
mejora el carácter moral de la "transacción." La carta habla del arreglo que es
"corriente allá" y dice que mientras los inspectores no hagan investigación sobre la
"veracidad del asunto," éste se puede "pasar por alto" y "aprovechar las ventajas
resultantes." Termina con la mención de mantener integridad en una posible futura
"prueba determinante."
Dos sistemas de reglas 139

Si este mismo mensaje se pusiera en la clase de lenguaje oído de parte de los


miembros del Cuerpo Gobernante en las sesiones en que se debatió el asunto del
servicio alternativo, creo que diría algo parecido a lo que sigue:
El pagar sobornos a oficiales corruptos se practica por
los testigos de Jehová en otros países de la América Latina.
Si los hombres de la maquinaria de guerra están dispuestos a
que se les soborne, el riesgo es de ellos. Al menos no se
está pagando el soborno a la maquinaria de guerra en sí--sólo
a un coronel u otro oficial que se echa el soborno al
bolsillo. Si la conciencia de los, hermanos les permite hacer
un 'trato' con algún oficial que está 'buscando su soborno,'
nosotros no pondremos objeción.
Claro está, si surgen problemas no deben venir a nosotros
por ayuda. Ya que todo el mundo allá lo está haciendo y los
inspectores no le dan importancia a los documentos
falsificados, entonces ustedes en la oficina sucursal pueden
mirar hacia el otro lado también. Si viniera una guerra ése
sería el tiempo para preocuparse en cuanto a encarar el
asunto de la neutralidad.
De ustedes fielmente en el ministerio del reino,

No es mi intención ser sarcástico y no creo que lo dicho constituya sarcasmo. Creo


que es una presentación justa del consejo de la Sociedad a la oficina sucursal
Mexicana puesto en términos claros, libre de eufemismos-lenguaje más parecido al
que se empleó en las sesiones del Cuerpo Gobernante mencionadas.
Una razón por la cual esta información me resulta personalmente chocante es que,
al mismo tiempo que la carta de la Sociedad establecía que no tenía "ninguna
objeción" si los Testigos en México, al enfrentarse con la llamada a entrenamiento
militar, escogieran "zafarse del asunto por el pago de dinero," había veintenas de
hombres jóvenes en la República Dominicana pasando años preciosos de sus vidas en
la prisión-porque ellos habían rehusado un entrenamiento idéntico. Algunos, como
León Glass y su hermano Enrique, fueron sentenciados dos o tres veces por haber
rehusado, perdiendo hasta un total de nueve de sus primeros años de vida adulta. El
presidente de la Sociedad y el vicepresidente habían visitado la República Dominicana
durante esos años, y se hicieron visitas a la prisión donde muchos de estos hombres
estaban detenidos. Me es incomprensible cómo se podía estar al tanto de la situación
de estos prisioneros dominicanos y aún así aplicar dos reglas diferentes de juicio.
140 CRISIS DE CONCIENCIA

Cuatro años después de habérsele dado el consejo a México, la primera erupción


de ataques contra los Testigos de Jehová en Malawi tuvo lugar (1964) y el asunto de
pagar por un carnet del partido surgió. La posición asumida por la oficina sucursal de
Malawi fue que el hacer eso sería una violación de la neutralidad cristiana, una
transigencia no digna de un cristiano genuino. La sede central mundial sabía que ésta
era la posición que se tomó. Después de un tiempo la violencia menguó y luego volvió
a surgir en 1967, Y tan fieramente que miles de Testigos se hallaron obligados a huir
ahuyentados de su país. Los informes de atrocidades horribles en números crecientes
llegaban a torrentes a las oficinas principales.
¿Qué efecto tuvo esto en los de la administración yen sus conciencias con relación
a la posición asumida en México? En Malawi a los Testigos se les golpeaba y
torturaba, a las mujeres se las ultrajaba, hogares fueron incendiados, y familias enteras
huyeron a otros países -- determinadas a adherirse a la postura de la organización de
que el pagar por un carnet del partido sería un acto de traición moral. Al mismo
tiempo, en México, los Testigos varones estaban usando dinero para sobornar a
oficiales militares para completar un certificado, declarando falsamente que ellos
habían cumplido con sus obligaciones de servicio militar, y cuando acudieron a la
oficina sucursal, los representantes allí siguieron el consejo de la Sociedad y no
dijeron nada que indicara, en modo alguno, que esta práctica era inconsistente con los
preceptos de la organización o los principios de la Palabra de Dios. Sabiendo esto,
¿cómo fueron afectados aquellos en una posición alta de autoridad en la organización?
Considere:
Nueve años después que la sucursal de México redactó su primera carta, ellos
redactaron una segunda, fechada el 27 de agosto de 1969, también dirigida al
presidente Knorr. En esta ocasión, dieron énfasis a un punto en particular que
pensaron había sido pasado por alto. En la página que sigue se presenta material de las
páginas tres y cuatro de la carta que me fue suministrada por el Comité de Sucursal
mexicano. He subrayado los puntos principales que la Sucursal enfatiza. Primero
tenemos las páginas en inglés tales como se me entregaron por el comité de la sucursal
mexicana.
Dos sistemas de reglas 141
142 CRISIS DE CONCIENCIA

La traducción al español del material contenido en estas páginas es como sigue:

Pregunta: Durante las reuniones de sucursal en junio el asunto se consideró, el cual


se presenta en las páginas 34 y 35 de "Ayuda para contestar." Debido a la manera en
que
la cuestión militar ha sido manejada aquí a través de los años, traje el asunto a la
atención de algunos de los hermanos allá pero, debido a que pensé que no tenía, quizás,
todos los detalles del asunto en mente, se pensó mejor esperar y escribir desde aquí y
recibir una contestación. 15 Al revisar los archivos hallamos una carta fechada el 4 de
febrero de 1960, No. 123, en la cual la pregunta se hizo en cuanto a qué hacer puesto
que muchos estaban pagando una suma de dinero para obtener el documento legal dado
a aquellos de edad militar. Sin embargo, no se mencionó en la pregunta que cuando este
documento se obtiene esto pone al receptor en la reserva de primera línea, sujeto a que
se le llame cuando una emergencia surgiera que el ejército uniformado no pudiera
manejar. Así que, nuestra prequnta es: ¿Cambia esto la norma presentada en su carta
del 2 de junio de 1960 (157) Página Dos, que contestó nuestra carta mencionada arriba?
Su carta dijo lo siguiente: "Con relación a esos que se eximen del entrenamiento militar
por medio de una transacción monetaria con los oficiales que están envueltos, esto está
a la par con lo que se hace en otros países en la América Latina donde, para
salirse del apuro, los hermanos han pagado a un oficial
militar y así han podido conservar su libertad para las
actividades teocráticas. Si miembros del establecimiento
militar están dispuestos a aceptar tal arreglo por el pago
de una propina entonces eso es la responsabilidad de estos
representantes de la organización nacional. En tales casos
el dinero pagado no va al establecimiento militar, sino
que lo toma para sí el individuo que lleva a cabo el
arreglo. Si la conciencia de ciertos hermanos les permite
entrar en tales arreglos para salvaguardar su libertad,
nosotros no tenemos objeción. Desde luego, si ellos se
metieran en dificultades por este tipo de acción ellos
mismos tendrían que cargar con la responsabilidad, y no podríamos
ofrecerles ninguna asistencia. Pero si el arreglo es algo
corriente allá y es reconocido por los inspectores,
quienes no hacen ninguna investigación en cuanto a la
veracidad de éste, entonces, el asunto debe

15 Las reuniones en junio que menciona la carta se refieren a reuniones celebradas en Brooklyn con representantes
de las oficinas sucursales. La referencia a ciertas páginas en "Ayuda para contestar" tiene que ver con un
manual suministrado a cada sucursal indicándoles cómo contestar preguntas recibidas que trataban de varias
normas establecidas.
Dos sistemas de reglas 143

pasarse por alto para aprovechar las ventajes resultantes. De


surgir una emergencia militar que confrontara a estos hermanos
con su cartillas militares, esto los obligaría a los hermanos a
tomar una decisión de la cual no podrían zafarse pagando dinero
y su integridad sería puesta a prueba y tendrían que demostrar
qué es lo que creen y probar que están a favor de la
neutralidad cristiana en una prueba determinante." Lo que se ha
citado de su carta es lo que se ha seguido pero me parece que
habría alguna modificación en esto cuando se considera que
estos hermanos están en la reserva de primera línea. Claro
está, parece que la bendición de Jehová ha estado sobre sus
siervos aquí, puesto que el trabajo ha progresado muy bien a
través de los años, y esto a pesar de que la mayoría de los
siervos de circuito y siervos de distrito y aquellos en la
familia Bethel han seguido este procedimiento. Apreciaríamos
mucho recibir alguna información de parte de ustedes con
referencia a este asunto, si un cambio deberá efectuarse o no.
Si un cambio se hiciera y este procedimiento no se siguiera,
los hermanos no podrían obtener un pasaporte, pero de todos
modos ellos podrían asistir a asambleas en el país. Si un
cambio se hiciera, ¿cuál sería la posición de los que están en
la reserva de primera línea? ¿Cómo deberá manejarse esto?
Esperaremos su contestación sobre este asunto.

La construcción de nuestro nuevo edificio progresa muy bien


y esperamos verlo terminado y listo a usarse para la alabanza
de Jehová y para edificarles a los hermanos por medio de las
asambleas que se han de celebrar allí. Tenga la seguridad de mi
amor y mejores deseos.

Su hermano y consiervo,

La respuesta que se envió a esta carta, es fechada: el 5 de septiembre de 1969,y


lleva el sello de la corporación de Nueva York, sin embargo el símbolo que antecede
la fecha indica que fue escrita por el presidente mediante un secretario ("A" es el
símbolo para el presidente, "AG" es el símbolo de uno de sus secretarios). Teniendo
en mente que la sede central mundial estaba plenamente informada del horrible
sufrimiento que los Testigos de Jehová en Malawi habían sufrido en 1964 y 1967 por
rehusar firmemente el pagar por un carnet del partido distribuido en todo el país por el
gobierno, considere la respuesta del 5 de septiembre de 1969 contestando las
preguntas sometidas por la sucursal mexicana.
144 CRISIS DE CONCIENCIA

En la siguiente página se presenta la traducción española:


Dos sistemas de reglas 145

A/AG 5 de septiembre de 1969

Sucursal de México Queridos hermanos:

Tenemos su carta del 27 de agosto (182) en la cual pregunta


sobre los hermanos que se han registrado en México y que ahora
están en las reservas de primera línea.
La carta que ustedes citaron del 4 de febrero de 1960 (123)
abarca todo el asunto. No hay nada más que decir. La
responsabilidad caerá sobre los individuos en cuanto a qué es
lo que van a hacer, si se les llamara al servicio, y ése será
el momento de tomar acción. Mientras tanto estos hermanos que
se han registrado y quienes han pagado una propina están libres
para continuar en el servicio. No es que nosotros estemos dando
nuestra aprobación en este asunto, pero es la conciencia de
ellos, no la nuestra, que les ha permitido tomar el curso de
acción que han tomado. Si sus conciencias les permiten hacer lo
que han hecho y ellos no están comprometiendo su fe de ninguna
manera, entonces ustedes deben dejar el asunto quieto. No hay
razón para que ustedes contesten ninguna pregunta o hagan
comentarios a individuos, ni entren en una discusión. Algún día
quizás tengamos que encarar el asunto y ellos tendrán que tomar
una decisión, como muestra la carta, y serán ellos los que
decidan. No podemos decidir la vida de todo el mundo. Si la
conciencia de estos individuos les permitió hacer lo que
hicieron y ser registrados en las reservas, eso es algo de lo
que ellos se han de preocupar, si es que están preocupados.
Esto no es asunto sobre el cual la oficina de la Sociedad ha de
preocuparse.
La Sociedad siempre ha dicho que las personas deben cumplir
con la ley, y si el individuo ha hecho lo que ustedes han
descrito en su carta yeso no lastima su conciencia, que dejen
el asunto como está. No hay razón para que nosotros decidamos
la conciencia de otro, ni meternos en una discusión o
controversia con relación al asunto. Si los individuos no están
transigiendo, en el sentido de tomar armas, y lo que están
haciendo les sigue permitiendo el transformar sus espadas en
podaderas, entonces, la decisión descansa en ellos. Si
cambiaran esa posición en sus vidas, ése será el momento para
que los superintendentes tomen acción. Así que, dejen las cosas
como están y como han sido desde febrero del 1960 sin más
comentario.

Que la rica bendición de Jehová esté sobre ustedes,


Sus hermanos,
146 CRISIS DE CONCIENCIA

Lo que hace todo esto completamente increíble es que la posición de la


organización en relación a la participación en lo militar ha sido siempre idéntica a su
posición con relación a la pertenencia en una organización "política." En ambos casos
cualquier Testigo que ingrese en tal institución es automáticamente considerado como
"desasociado." Sin embargo el Comité de Sucursal de México había dejado bien claro
que todos los Testigos que habían obtenido el certificado completo de servicio militar
(por medio de un soborno) eran ahora colocados en la reserva militar de primera
[(nea. Los Testigos en Malawi arriesgaron sus vidas, se expusieron a la mutilación, la
pérdida de hogares y tierras, por adherirse a una postura adoptada por la organización
para su país. En cambio, en México tal riesgo no estaba envuelto, sin embargo una
norma sumamente indulgente se aplicó. Allí, los varones Testigos podían ser
miembros de la reserva de primera línea del ejército y, a la vez, ¡ser superintendentes
de circuito o de distrito, o miembros de la familia de Betel! El informe del Comité de
Sucursal hace esto claro (como también hace claro lo extenso entre los Testigos de la
práctica de soborno para conseguir el certificado). Pasa a decir:

Como se indicó en la carta de Brooklyn arriba mencionada, los hermanos tienen que
guiarse por sus propias conciencias en este asunto. Algo que sin embargo sería bueno clarificar
es que se ha hecho muy común en la organización en México el obtener la "cartilla" de esta
manera (pagando). Las inconveniencias causadas por no obtener la "cartilla" son que uno no
puede viajar fuera del país (lo que frecuentemente hacen los hermanos de este país, yendo a los
Estados Unidos a las asambleas) o el tener alguna dificultad en obtener trabajo cuando se
requiere este documento. Aparte de esto, los varones jóvenes no tienen ninguna otra razón
seria para obtener este documento. Pero es tan fácil obtenerlo y al consultar con otros varones
jóvenes que lo han obtenido, éstos les dicen cómo se puede hacer, y estos jóvenes ni siquiera
piensan si es correcto para ellos en sí, individualmente, el obtener este documento en la
manera arriba mencionada.

Literalmente miles de Testigos en México conocen la verdad de


lo arriba descrito. Todos los miembros del comité de la oficina sucursal de México la
conocen. Y todos los miembros del Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová conocían la
posición establecida por la sede central mundial al respecto. Aun así, fuera de México,
Dos sistemas de reglas 147

muy pocas personas tienen idea de lo que se dijo. Probablemente ninguno de entre los
Testigos en Malawi lo sabe.
No puedo imaginar un sistema doble de valores más obvio que éste. Ni tampoco
puedo concebir un razonamiento más torcido que aquel que permite la posición
tomada en México y al mismo tiempo arguye enérgica y dogmáticamente que el
aceptar el servicio alternativo es condenable porque es "visto por el gobierno como el
cumplimiento con el requisito del servicio militar," es un "reconocimiento tácito o
implícito de la maquinaria de guerra de Cesar." Los mismos hombres que
pronunciaron tales declaraciones en las sesiones del Cuerpo Gobernante y que
insistieron en que "no queremos zonas grises" y que "los hermanos necesitan que sus
conciencias les sean educadas," dijeron esto sabiendo que la práctica común entre los
Testigos de Jehová en México, por más de veinte años, había sido el pagar sobornos
por un certificado declarando que ellos habían cumplido con su requerido servicio
militar, una práctica que la sede central había oficialmente declarado como que era'
asunto de sus propias conciencias.'
A pesar de esto, algunos miembros (y, dichosamente, en varias de las sesiones era
sólo una minoría) argumentaron por la posición tradicional de catalogar a un hombre
como "desasociado" si, a la pregunta del juez con relación a trabajar en un hospital, él
contestara en la afirmativa al declarar sencillamente que esto no iría en contra de su
conciencia. Ellos favorecían esta norma al mismo tiempo que sabían que en México
hombres que son ancianos, superintendentes de circuito, superintendentes de distrito,
y miembros del personal de la oficina sucursal, sobornaban oficiales para obtener su
certificado militar completo, el cual establece que ellos estaban ahora en la reserva de
primera línea, de la "maquinaria de guerra."
Dos miembros de la administración, el que era presidente y el que era
vicepresidente, principalmente habían desarrollado la norma de que el contestar con
complete honestidad y perfecta legalidad la pregunta de un juez en la forma indicada
constituía hacer un "trato" que había de condenarse. Increíblemente, éstos eran los
mismos que pronunciaron el hacer uso del soborno para obtener por medios ilegales
un certificado militar-no un "trato" condenable-sino un 'asunto de conciencia propia. '
Un miembro del Cuerpo Gobernante, argumentando a favor de la postura
tradicional, había citado lo que un miembro de la sucursal de Dinamarca, Richard
Abrahamson, había dicho con relación al servicio alternativo, "Me estremezco al
considerar el dejar a estos
148 CRISIS DE CONCIENCIA

hombres jóvenes escoger de acuerdo con su propio juicio." Sin embargo el consejo
oficial, enviado por las oficinas principales de la organización a la sucursal Mexicana,
decía que el que hermanos jóvenes pagaran un soborno para obtener documentos
falsificados los cuales les colocaban automáticamente en la reserva de primera línea-
era un asunto del que "ellos se han de preocupar, si es que están preocupados. Esto no
es asunto sobre el cual la oficina de la Sociedad ha de preocuparse." Más adelante la
carta declara, "No hay razón para que nosotros decidamos la conciencia de otro."
¿Por qué no se tomó la misma posición con relación a aquellos en Malawi?
Seriamente dudo que los Testigos allí hubieran llegado a las mismas conclusiones a
las que llegó el personal de la oficina sucursal. Es igualmente dudoso que hubiera
siquiera un sólo nativo de Malawi (en aquel entonces Nyasalandia) entre aquellos que
hicieron tal decisión en cuanto a la norma a seguir.
¿Es que no descansa ninguna responsabilidad sobre aquellos con autoridad en la
organización por lo que constituye una disparidad grotesca en las directrices dadas?
Es digno de notar que en vista del fracaso de las autoridades en Malawi de sostener
los altos principios de su Constitución, la Sociedad Watch Tower declarara que la
"responsabilidad última" debería descansar sobre el presidente Banda:
Si él lo sabe y permite [el maltrato de los Testigos] que continúe, entonces
seguramente, él, como el líder de su país y del Partido del Congreso de Malawi, debe
llevar la responsabilidad por lo que está sucediendo en su país y en el nombre de su
partido.
Igualmente, miembros del parlamento y del partido que han incitado a la juventud
a violencia o que se hayan hecho los ciegos ante lo que está sucediendo, no pueden
ser eximidos de responsabilidad. ¿Pueden los siervos civiles, oficiales policíacos, la
profesión legal y otros oficiales responsables, quienes por estar preocupados por
mantener segura su posición, aprueban-por silencio---lo que está sucediendo en
Malawi, ser absueltos ellos mismos de responsabilidad?16

La misma regla de medir con la cual la organización juzgó las acciones de las
autoridades en Malawi de seguro se debe aplicar también a la organización. Si el
Cuerpo Gobernante no sólo sabiendo lo que se había dicho respecto a las autoridades
en Malawi y su responsabilidad, sino también estando conscientes de la postura
16 Citado de la revista Awake! [¡Despertad! en inglés] del 8 de febrero de 1968, pp. 21, 22; compare con
Mateo 7:1-5.
Dos sistemas de reglas 149

asumida por la organización en México--si ellos realmente creían que la posición


promulgada entre la hermandad en Malawi era la correcta, entonces ellos debieron
haberse sentido impelidos a rechazar la posición asumida en México. Para que
sostuvieran la rígida posición asumida en Malawi, ellos debieron haber estado
positivamente convencidos de lo correcto de su postura, sin ninguna duda en cuanto a
si ésta era la única posición aceptable para un cristiano verdadero, una posición
sólidamente basada en la Palabra de Dios. El favorecer de manera alguna la posición
asumida en México sería negar que ellos sostuvieran tal convicción. Si por otro lado
ellos creyeron que la posición adoptada en México, permitiendo a hombres seguir su
conciencia individual al grado de obtener un certificado militar (aun por medios
ilegales), era cosa correcta o al menos aceptable, entonces ellos ciertamente debieron
haber extendido él mismo derecho a la hermandad en Malawi, el derecho de seguir sus
conciencias en un asunto que no envolvía ni soborno, ni ilegalidades, ni falsificación.
Cualquier demostración de actitud irresoluta, de 'hacerse ciegos a los hechos,' o
'aprobar por silencio' dos reglas opuestas de conducta, quizás por "estar preocupados
por mantener segura su posición," querría decir que ellos estuvieron siguiendo el
mismo curso que habían condenado en los oficiales de Malawi, desde el más alto
hasta el más bajo.

¿Qué de hecho se comentó en la sesiones del Cuerpo Gobernante cuando la


información de México se trajo a su atención? La norma para México se había
desarrollado primariamente por sólo dos hombres, sin embargo ahora todo el Cuerpo
sabía de ésta.17 ¿Sintieron alguna responsabilidad al respecto, y cómo reaccionaron a
la obvia disparidad entre esta posición y la que se adoptó en Malawi?
Cuando hice surgir la situación, ni una sola palabra de desaprobación o de
indignación moral se oyó de parte de aquellos que argumentaron con términos tan
fuertes e intransigibles contra el servicio alternativo. No hubo ningún pedido de
acción para alterar la norma existente en México a favor de una que se declarara en
contra de siquiera "sugerencia" o "insinuación" alguna de haber transigido. Aunque la
tercera y cuarta oleadas de violencia habían envuelto los Testigos de Malawi (en 1972
y 1975), no oí ninguna expresión de desmayo ante la disparidad de las normas allí y
aquellas

17 Para este tiempo (1978) Nathan Knorr había fallecido; Fred Franz, ahora presidente. estuvo presente en
todas las sesiones relacionadas con la discusión del servicio alternativo.
150 CRISIS DE CONCIENCIA

aplicadas en México. La mayoría de los miembros aparentemente encontraron que


ellos podían aceptar la norma de México al mismo tiempo que insistían en una norma
totalmente diferente para gentes en otras partes.
Repito una vez más, no creo que la raíz del problema se encuentre en
personalidades, o miembros individuales considerados. He llegado a la conclusión de
que este punto de vista es el producto típico de cualquier estructura autoritaria que
asuma una postura legalista hacia el cristianismo, permitiendo que los que comparten
la autoridad toleren el que normas dobles de conducta existan lado a lado sin sentir
escrúpulos de conciencia. Para dar crédito a quien lo merece, los hermanos de México
estaban perturbados en sus conciencias al enterarse del sufrimiento intenso de los de
Malawi, quienes rehusaron pagar una cuota legal en una transacción legal para obtener
un carnet del partido del gobierno en el poder, mientras que ellos mismos habían
obtenido ilegalmente, mediante sobornos, un certificado militar. Aquellos en la
"cima," en la llamada "torre de marfil," sin embargo, parecían estar extrañamente
ajenos a tales sentimientos, insensibles a las consecuencias que las personas sufrían
por culpa de esta doble norma de conducta. Esto también, creo, es efecto del sistema y
es una razón por la que personalmente considero tal clase de sistema tan repulsiva.

Todos los miembros del Cuerpo Gobernante estaban plenamente enterados de la


norma en México para el otoño del 1978. Casi un año más tarde, en septiembre de
1979, el Cuerpo Gobernante volvió a reanudar la discusión del asunto (aún no
decidido) del servicio alternativo, en esta ocasión traído a consideración como
resultado de una carta de Polonia.
Advirtiendo que el servicio alternativo podía ser una "trampa para indoctrinar a los
hermanos," Milton Henschel urgió tener cuidado extremo, al hablar a favor de la
práctica de muchos Testigos polacos, quienes tomaban la alternativa conveniente de
irse a trabajar a "las minas de carbón para evadir la conscripción militar. Lloyd Barry
volvió a urgir que sostuviéramos la posición de que los Testigos "deberían mantenerse
libres de la entera organización militar." Ted Jaracz dijo que, "nuestros hermanos van
a tener problemas y ellos esperan dirección de parte de la organización de Jehová,"
que había necesidad de evitar diversidad de opiniones, y que no deberíamos darles a
los hermanos la idea de que el Cuerpo Gobernante estaba diciendo, 'vayan pues,
sométanse' a las órdenes del servicio
Dos sistemas de reglas 151

alternativo. Carey Barber expresó la opinión de que "en este asunto no hay lugar para
ejercitar la conciencia, es algo en)o que tenemos que marchar adelante" sin ceder.
Fred Franz dijo que nuestra "conciencia tiene que ser entrenada por la Biblia" y
expresó nuevamente su apoyo por la posición tradicional en contra de aceptar el
servicio alternativo.
Para este entonces Ewart Chitty no era ya miembro del Cuerpo, habiendo sometido
su renuncia en armonía con los deseos del Cuerpo Gobernante. Grant Suiter estuvo
ausente de esta sesión, y ambos, él y Chitty, habían votado a favor de un cambio en la
norma, en la reunión del 15 de noviembre de 1978. Pero había ahora dos miembros
nuevos en el Cuerpo, Jack Barr (de Inglaterra) y Martin Poetzinger (de Alemania), y
quienes estaban presentes durante la sesión del 15 de septiembre del 1979. Cuando
una moción finalmente se presentó, la votación quedó dividida a la mitad: ocho a
favor de cambiar la norma y ocho en contra (incluyendo los dos miembros nuevos).
En 1980, el 3 de febrero, el tema fue puesto una vez más en la agenda. Para este
entonces, más de un año había pasado desde mi visita a México y Albert Schroeder
había hecho otra visita anual allí. Los miembros del comité de sucursal de México
expresaron nuevamente su preocupación con relación a la práctica de sobornar para
obtener documentos falsificados del servicio militar, y Albert Schroeder informó al
Cuerpo de esta situación persistente, a su regreso. Comentarios hechos por los varios
miembros durante la sesión hicieron evidente que no habría una mayoría de dos
tercios ni a favor ni en contra del servicio alternativo y por lo tanto ni siquiera se
presentó una moción.
El asunto se archivó. Desde el tiempo en que la carta de Michel Weber, un anciano
de Bélgica, fue recibida en noviembre de 1977, hasta febrero del 1980, el Cuerpo
Gobernante de los Testigos de Jehová había tratado en seis ocasiones diferentes de
resolver el asunto sin éxito. .
¿Qué hubo de las personas afectadas por la política que continuó vigente, aquellos
de la clase que La Atalaya había llamado "el miembro común"? ¿Podían ellos también
archivar el asunto? Muy al contrario, la inhabilidad del Cuerpo para alcanzar esa
indispensable mayoría de dos terceras partes, quiso decir que los Testigos de Jehová
varones en cualquier país del mundo que actuaran en armonía con sus conciencias y
aceptaran el servicio alternativo como un requisito propio del gobierno, todavía
podían hacerlo sólo
152 CRISIS DE CONCIENCIA

al costo de ser vistos como fuera de la organización, el equivalente a estar expulsados.


Quiso decir también que el Cuerpo Gobernante en conjunto estaba dispuesto a que la
norma durante veinte años vigente en México continuara como tal, mientras
permanecía inalterada una norma totalmente opuesta en Malawi.

DOS SUERTES DE PESAS PARA MEDIR

Dos suertes de pesas son cosa detestable a Jehová, y una balanza defraudadora
no es buena.-Proverbios 20:23.

Quizás ayudaría el entender el razonamiento de algunos de los miembros del Cuerpo


si otras circunstancias existentes entre los Testigos de Jehová en México se
examinaran. Como resultado de la revolución mexicana, y debido a la larga historia de
adueñarse de enormes cantidades de tierras, y otras propiedades, por parte de la Iglesia
Católica en ese país, la Constitución de México hasta hace poco, prohibía a cualquier
organización religiosa el derecho a poseer bienes inmuebles. Edificios religiosos y sus
propiedades eran, en efecto, tomados en custodia por el gobierno, quien permitía a la
organización religiosa hacer uso de ellos. Debido a la explotación por el clero
extranjero en el pasado, no se les permitía a los misioneros o ministros extranjeros
funcionar como tales en México. ¿Cuál era el resultado de esto en la organización de
los Testigos?
La administración de 1a sede central de la organización de los Testigos de Jehová
hace muchas décadas decidió que, en vista de la existente ley mexicana, os Testigos
de Jehová allí se presentarían, no como una organización religiosa, sino como una
organización "cultural." La corporación local allí formada, La Torre del Vigía, fue
registrada como tal ante el gobierno de México.18 Así que, durante muchas décadas
los Testigos de Jehová en México no hablaban de celebrar reuniones religiosas o
reuniones bíblicas sino de celebrar reuniones "culturales." En estas reuniones ellos no
oraban ni cantaban, y esto era cierto también de sus asambleas grandes. Cuando
predicaban de casa en casa sólo llevaban la literatura de la Watch Tower (que ellos
decían se suministraba por la Watch Tower Society como una "ayuda para ellos en su
actividad cultural"). No llevaban Biblias durante la predicación de casa en casa ya que
eso los

18 Tengo copia de un registro hecho con fecha del 10 de junio de 1943, donde la Secretaría de Relaciones
Exteriores autoriza el registro de La Torre del Vigía como "Asociación Civil Fundada para la Divulgación
Científica, Educadora y Cultural No Lucrativa." Se supone que éste es el registro original y en tal caso ese
arreglo estuvo en efecto unos 46 años.
Dos sistemas de reglas 153

presentaría como envueltos en actividad religiosa. Un grupo de Testigos en un área no


se llamaba una "congregación" sino una "compañía." Ellos no hablaban de efectuar
bautismos sino que hacían lo mismo bajo el nombre de efectuar el "símbolo."
Esta "habla doble" no se practicaba como resultado de estar viviendo en un país
totalitario que tomaba medidas represivas contra la libertad de adoración.19 Se llevaba
a cabo mayormente para evitar tener que cumplir con las normas del gobierno
relacionadas con la posesión de propiedad por parte de organizaciones religiosas. Ni
debe pensarse tampoco que el arreglo fue algo que se originó en los Testigos
mexicanos mismos; se trató más bien de un arreglo orquestado y puesto en práctica
por las oficinas internacionales en Brooklyn.20
Es interesante contrastar la eliminación deliberada de las oraciones y los cánticos
en las reuniones de los Testigos en México con la acción de la Sociedad en los
Estados Unidos, donde estaban dispuestos a pelear caso tras caso hasta la misma Corte
Suprema del país, más bien que descontinuar ciertas prácticas, tales como el ofrecer
literatura de casa en casa sin licencia y sin tener que registrarse con la policía, el
derecho a usar autos con altoparlantes, distribuir literatura en las esquinas, y muchas
otras prácticas que se abarcan en los derechos constitucionales. La organización no
quería renunciar a ninguna de estas cosas. Batalló para mantenerlas, aún cuando estas
prácticas particulares eran cosas claramente no practicadas por los cristianos del
primer siglo y, por lo tanto, no pueden ser contadas como prácticas cristianas
primarias.
Pero la oración congregacional o de grupo sí era una práctica religiosa primaria en
las reuniones cristianas primitivas y lo ha sido entre los siervos de Dios desde tiempos
inmemorables. El gobierno mexicano no decía nada en contra de la oración en las
reuniones religiosas. Los Testigos de Jehová, sin embargo, fueron instruidos a decir
que sus reuniones no eran religiosas. Pocas cosas, empero, podrían considerarse como
más completamente relacionadas con la
19 El gobierno de México había mostrado, de hecho, considerable indulgencia para con los Testigos de Jehová,
pues ellos deben haber sabido que la representación de éstos como una organización "cultural," no religiosa,
era simplemente un subterfugio.

20 En los 1970. mi esposa y yo asistimos a una asamblea internacional en Ciudad de México y nos hospedamos
en el Betel de la Sociedad. El presidente Knorr estaba presente y durante nuestra estancia él condujo un
grupo de nosotros en un paseo por los varios edificios de la sucursal. Durante el paseo él comentó
directamente sobre la categoría según ley de "organización cultural" que imperaba en México y
específicamente mencionó como una razón primaria para esta inusitada categoría el hecho de que les
permitía mantener control de las propiedades de la organización en el país.
154 CRISIS DE CONCIENCIA

adoración a Dios, como algo más puramente espiritual, que la oración. Cuando un
decreto imperial en Persia prohibió orar a cualquiera excepto al rey por un período de
treinta días, el profeta Daniel consideró el asunto como algo tan crucial que arriesgó
su posición, bienes y vida misma al violar el decreto.21
La organización consideró, sin embargo, más expeditivo el sacrificar la oración
entre los Testigos de Jehová en México. ¿Con qué beneficio, qué "ventajas
resultantes"? Por medio de eliminar la oración congregacional y el cántico
congregacional y el no usar la Biblia en la actividad de dar testimonio público, la
organización podía retener como propiedad suya los inmueble s de la Sociedad en
México y operar libre de las regulaciones gubernamentales con las que otras religiones
cumplían. Ellos estaban dispuestos a decir que su organización no era una
organización religiosa, que sus reuniones no eran reuniones religiosas, que su
actividad de testimonio no era una actividad religiosa--cuando en cualquier otro país
del mundo los Testigos de Jehová estaban diciendo precisamente lo opuesto. (para
información sobre desenvolvimiento s más recientes en México, véase el Apéndice.)
Ya que sabían de este arreglo, es posible que algunos miembros del Cuerpo
Gobernante se hayan sentido inclinados a aceptar el pago de sobornos por documentos
falsificados como algo no muy fuera de línea con la norma general de los Testigos de
Jehová en ese país. Esto, quizás, explique en parte por qué ellos, al mismo tiempo,
podían hablar tan fuertemente en contra de "transigir" en otros países. Parece evidente
que en la mente de algunos miembros no es una cuestión de dos reglas de conducta.
En su mente hay una sola regla de conducta. La regla es: hacer todo lo que la
organización decida y apruebe. La organización tomó decisiones con relación a
México y la práctica de soborno allí, dejándolo a la conciencia individual, de modo
que eso es aceptable y un individuo puede pagar tal soborno por un certificado militar
y aun ser asignado a puestos de responsabilidad, sin que haya necesidad de
preocuparse ante Dios de parte de los que dirigen la obra allí. La organización en
cambio decidió lo contrario con relación al servicio alternativo (como también hizo
con relación a la situación en Malawi), y por lo tanto, cualquier hombre que no siga tal
decisión no es digno de ocupar ninguna posición en la congregación, se considera de
hecho como alguien que ha quebrantado su integridad para con Dios.

21 Daniel 6:1-11.
Dos sistemas de reglas 155

En aquel entonces yo no podía comprender cómo cristianos pudieran adoptar un


punto de vista tal, y aún hoy no puedo comprenderlo. Para mí, esto hacía de todas las
llamadas denodadas y casi estridentes a favor del 'mantenerse limpios del mundo,' una
cosa hueca, vana, mera retórica, como el lenguaje que es impresionante pero que no se
ajusta a la realidad. De ninguna forma podía sentirme parte de tal modo de razonar,
uno que permitía tales expresiones a pesar de hechos bien conocidos por todos los
miembros que proferían y escuchaban esas expresiones.
Viví en países de la América Latina por casi veinte años y no pagué soborno
alguno. Pero sé muy bien que hay sitios, no sólo en América Latina sino en varias
otras partes del mundo, donde, aunque la ley esté de parte suya, y lo que usted trate de
hacer sea perfectamente legítimo, es casi imposible el lograr realizar algunas cosas sin
acceder a pagar dinero a algún oficial que no tiene derecho al mismo. No es difícil
darse cuenta de que una persona que se enfrenta a tal situación podría ver esto una
forma de extorsión, aun de la misma manera que en tiempos bíblicos los cobradores
de impuestos y hombres militares podían exigir más de lo que era debido y por lo
tanto practicar extorsión. (Lucas 3:12-14) No me parece justo el juzgar adversamente
a personas que se sientan obligadas a someterse a tal extorsión. Más aun, no presumo
de juzgar a aquellos en México que, no teniendo la ley de su lado, actuaban contra
ella, quienes no se sometieron simplemente a extorsión, sino que deliberadamente
solicitaron actos ilegales de un oficial, por medio de una oferta de dinero para
conseguir un documento falsificado, ilegal. Esto no es lo que encuentro tan chocante y
aun espantoso de todo el asunto.
Es más bien la manera en que hombres en posiciones prominentes de autoridad
puedan permitir que supuestos "intereses organizacionales" se consideren como de
importancia tan enorme comparados con los intereses de la gente común, gente con
hijos, hogares y empleos, individuos, muchos de los cuales dan evidencia de ser
justamente tan concienzudos en su devoción a Dios como cualquiera de esos hombres
que se sientan como jueces a decidir qué cosas caen o no dentro del dominio de la
conciencia de aquellos.
Es contemplar a hombres con autoridad que se arrogan para sí el derecho de
divergir en sus opiniones, pero que demandan uniformidad de todos los demás;
hombres que expresan su desconfianza en que otros ejerzan su libertad cristiana de
conciencia, pero que, a la misma vez, esperan que aquellos depositen su confianza
implícita en ellos
156 CRISIS DE CONCIENCIA

mismos y sus decisiones, mientras se otorgan a sí mismos el derecho de ejercer sus


conciencias para condonar maniobras ilegales y la obvia representación falsa de hechos.
Es el contemplar a hombres con autoridad quienes, debido a que el cambio de un solo
voto reduce una mayoría de 66 2/3% a 62 1/2%, están dispuestos a que ello resulte en
mantener vigente una norma que puede hacer que otros hombres sufran arresto, sean
separados de sus familias y hogares por meses, y que sean enviados a la cárcel por años,
aun cuando éstos que sufren no comprendan la base bíblica para la norma a la que se les
pide someterse, y en algunos casos hasta la crean equivocada. .
Es el ver a hombres con autoridad que pueden aplicar una norma que exige a la gente
común, hombres, mujeres y niños, encararse a la pérdida de hogares y tierras, sujetarse a
palizas y torturas, a ultrajes y hasta muerte por rehusar pagar una cuota legal por un
carnet de la entidad que es, para todo intento y propósito, el poder regente en su país,
mientras que al mismo tiempo dicen a individuos en otros países que es aceptable para
ellos el sobornar a oficiales militares para obtener un carnet que falsamente declara que
han cumplido con su servicio militar y que son miembros de las reservas de primera
línea del ejército.
Todo esto es lo que sí encuentro chocante. Y, por sinceros que sean algunos de los
implicados, aun 1o encuentro espantoso.
Personalmente no podía comprender cómo hombres adultos podían dejar de ver la
inconsistencia en todo esto, cómo es que no se sentían repelidos por ello, o conmovidos
por el efecto que producía en la vida de las personas. Al final, esto sólo me convenció de
que la "lealtad organizacional" es capaz de llevar a la gente a conclusiones increíbles,
permitirles racionalizar la desigualdad más grotesca en sus normas y a la vez eximirlos
de sentirse afectados en particular por cualesquier sufrimientos que esas normas
pudieran causar. El efecto insensibilizador que la lealtad organizacional puede producir
está, desde luego, bien documentado, habiendo sido demostrado una y otra vez, durante
los siglos, tanto en la historia religiosa como en la política, en los casos extremos de la
Inquisición y durante el régimen Nazi. Pero aún puede producir un efecto nauseabundo
cuando se ve de cerca, en un ambiente donde uno jamás lo hubiera imaginado. A mi
pensar, esto ilustra vigorosamente la razón por la cual Dios nunca tuvo el propósito de
que hombres ejercieran tal autoridad excesiva sobre su congéneres.

157
7

PREDICCIONES Y PRESUNCION
Cuando hable el profeta en nombre de Jehová y la palabra no suceda ni
se realice, ésa es la palabra que Jehová no habló. Con presunción la
habló el profeta. No debes atemorizarte de él.
-Deuteronomio 18:22.

S I FUERAMOS a escoger entre actitudes con respecto al prometido regreso de


Jesucristo, el anhelo intenso es preferible a la apatía. Los cristianos primitivos
definitivamente no mostraron apatía hacia ese evento tan esperado.
Recientemente, vi un programa de televisión en el cual el representante de relaciones
públicas de la sucursal canadiense de los Testigos de Jehová, Walter Graham, contestó
preguntas relacionadas con el fracaso de las predicciones sobre el regreso de Cristo. Dijo
él que si alguna culpa había que achacarles a los Testigos de Jehová en este respecto,
ésta se debía solamente a "nuestro anhelo por ver el nombre de Dios vindicado y su
Reino gobernar la Tierra."
La mayoría de la gente, creo yo, concordará que es natural para los humanos el cometer
errores al hablar sin pensar, al dejar que ansias intensas y entusiasmo ejerzan influencia
sobre nuestro juicio, causándonos saltar a conclusiones apresuradas. En algún punto de
nuestras vidas, todos hemos hecho eso. Claro, si eso fuera todo lo que estuviera
envuelto, nadie tendría causa para preocuparse.
Personalmente no creo que esto sea todo lo que aquí está envuelto. La cuestión es más
profunda y los factores relacionados tienen una mayor importancia que un mero error
incidental, como el que cualquiera pudiera cometer. Esto es particularmente así debido
al efecto que las predicciones envueltas tuvieron en los intereses vitales de las personas.

158
158 CRISIS DE CONCIENCIA

Un factor que no puede tratarse con levedad es que el Cuerpo Gobernante piensa que los
Testigos de Jehová, al menos los de la "clase ungida" (a la cual pertenecen todos los
miembros del Cuerpo Gobernante), desempeñan el papel de un "profeta," asignados a
tan tremenda responsabilidad por Dios mismo.
Así que, la revista La Atalaya del 10 de septiembre de 1972, en la página 517, trajo un
artículo titulado, "'Sabrán que había un profeta en medio de ellos.'" Este artículo hizo
surgir la pregunta en cuanto a si en tiempos modernos Jehová Dios ha tenido un profeta
para ayudar a la gente, "para ayudarles, para advertirles de los peligros y declararles
cosas venideras." La contestación dada fue que sí, que el registro oficial muestra que ha
habido tal profeta.

IDENTIFICANDO AL "PROFETA"
Estas preguntas pueden contestarse afirmativamente. . ¿Quién es este profeta?

Este "profeta" no era un solo hombre, sino que era un cuerpo de hombres y mujeres.
Era el grupito de seguidores de los pasos de Jesucristo, que se conocían en ese tiempo
como Estudiantes Internacionales de la 'Biblia. Hoy se les conoce como testigos cris-
tianos de Jehová. Todavía están proclamando una advertencia, y se han unido a ellos y
los han ayudado en su obra comisionada centenares de miles de personas que han
escuchado su mensaje con convencimiento.
Por supuesto, es fácil decir que este grupo actúa como "profeta" de Dios. Otra cosa
es probarlo. La única manera en que se puede hacer esto es repasando el registro. ¿Qué
muestra éste?

El "registro" merece ser revisado. El que éste revela errores es hecho que hasta las
oficinas centrales de la organización admitirán.
Una mañana en 1980, mientras presidía en la consideración del texto diario en la casa
Betel en Brooklyn, el presidente de la Sociedad, Fred Franz, contó a la familia de las
oficinas principales sus recuerdos de las expectativas que tenían con relación al 1925,
predicho como el tiempo para la "restauración de todas las cosas" en el milenio. El citó
al Juez Rutherford como habiendo dicho luego, con relación a sus

159
Predicciones y presunción 159

predicciones: " Sé que hice el asno" (o, como se diría por lo común en español, "Sé que
he hecho el ridículo").1
La organización, sin embargo, trata estos errores como mera evidencia de la
imperfección humana y además, como evidencia del gran deseo y entusiasmo de ver las
promesas de Dios realizadas.
Yo creo que la "información disponible" muestra que es algo más que eso. Una cosa es
que un hombre haga un "asno" de sí mismo por querer ver suceder algo y otra es que
este mismo hombre inste a otros a compartir su punto de vista, y luego los critique si
ellos no lo aceptan hasta el grado de poner en tela de juicio la fe que tienen o impugnar
sus motivos si no ven el asunto tal como é11o ve.
Aún más serio es que esto se haga por una organización que se representa a sí misma
como el vocero nombrado de Dios para toda la humanidad-y hacerlo reiteradamente, no
por unos días o meses, sino por años, aún décadas, a nivel mundial. La responsabilidad
por el resultado de ello no se puede echar a un lado levemente diciendo, "Pues, nadie es
perfecto."
Nadie 1o es, pero cada uno de nosotros cargara con la responsabilidad de 1o que hace.
Y en especial cuando nuestras acciones afectan dramáticamente algo tan personal e
importante como lo es la relación de otros para con Dios.
No es menos serio cuando un grupo de hombres está dividido en su punto de vista sobre
las predicciones relacionadas a una fecha, y al mismo tiempo les presenta a sus
adherente s la apariencia de confianza unida y acuerdo unánime, animándolos a no
vacilar en su confianza en tales predicciones.
Supongo que el haberme dado cuenta de la realidad de estos asuntos 1o he de acreditar
también a mi experiencia en el Cuerpo Gobernante. Durante, más o menos, los primeros
veinte años de mi asociación activa con los Testigos de Jehová, lo que tenía era, a 1o
sumo, una idea vaga de los errores en las predicciones pasadas y sencillamente no le
daba gran importancia al asunto. No me interesaba la literatura que atacaba nuestras
enseñanzas sobre este punto. Desde los últimos años del decenio de 1950 en adelante,
ciertas publicaciones de la Sociedad, como Los Testigos de Jehová en el propósito
divino (una historia de la organización), y el libro publicado con el patrocinio de la
Sociedad. La fe en marcha (Faith on the March), sí mencionaron estos fracasos, pero lo
hicieron de una manera que los presentaba como de poca monta y yo los contemplé de
ese modo.

1 Esta declaración de Rutherford se cita en La Atalaya del 10 de marzo de 1985 en una nota al pie de la página 28.

160
160 CRISIS DE CONCIENCIA

No fue sino hasta la última parte de los 1970 que me di cuenta de lo serio del asunto. Lo
comprendí entonces, no por medio de la llamada "literatura de oposición", sino
precisamente por las publicaciones de la Watch Tower y por medio de Testigos activos
y respetados, incluso algunos miembros compañeros en el Cuerpo Gobernante de los
Testigos de Jehová.
1914 es la fecha de importancia crítica sobre la cual descansa una gran porción de la
estructura doctrinal y autoritaria de los Testigos de Jehová. Ellos sostienen hoy las
siguientes creencias relacionadas con esa fecha:
Que en 1914 Jesucristo llegó a estar "presente," de manera invisible a los ojos
humanos, para comenzar un período de juicio de todos los que profesan ser sus
seguidores y de todo el mundo.
Que en 1914 Jesucristo comenzó activamente su reinado sobre todo el mundo, su
reino asumiendo el poder oficialmente.
Que 1914 marca el comienzo de los "últimos días" o el "tiempo del fin" predicho en
la profecía bíblica.
Que la generación de personas que vivían en 1914 y que tenían la capacidad para
entender lo que vieron ocurrir entonces, sería la generación que no pasaría "hasta que
sucedan todas estas cosas," incluyendo la destrucción del sistema existente de cosas.
Que tres años y medio después de 1914 (en 1918) comenzó la resurrección de los
cristianos que estaban durmiendo en la muerte.
Que para, más o menos, el mismo tiempo (en 1918) los verdaderos seguidores de
Cristo que vivían en ese entonces entraron en cautiverio espiritual a Babilonia la
Grande, siendo puestos en libertad el año siguiente, 1919, Y que en este mismo tiempo
Jesucristo los reconoció colectivamente como su "esclavo fiel y discreto." su agencia
aprobada para dirigir su trabajo y velar por sus intereses en la tierra, permaneciendo
como su único canal para comunicar guía e iluminación a sus siervos por toda la Tierra.
Que a partir de ese tiempo en adelante, el trabajo de la "cosecha" final ha estado en
progreso, resultando en una división de la gente en dos clases, "ovejas" y "cabras," con
salvación y destrucción como sus respectivos destinos.

Debilitar la creencia en el significado de la fecha fundamental de 1914 sería debilitar


toda la superestructura doctrinal (mencionada arriba) que se funda en esa fecha.
También debilitaría la pretensión al derecho de autoridad especial de parte de aquellos
que actúan como el vocero oficial para la clase del "esclavo fiel y discreto."
El remover esa fecha, como punto focal con tal significado, pudiera llevar al virtual
desplome de toda la estructura doctrinal y autoritaria basada en ella. Así de importante
es.

161
Predicciones y presunción 161

Aún así, pocos Testigos hoy día saben que por casi medio siglo desde 1879 hasta finales
del decenio de 1920---las profecías basadas en fechas, publicadas en la revista Watch
Tower (La Atalaya, inicialmente llamada La Torre del Vigía) y publicaciones
relacionadas, estaban esencialmente contrarias a todas las creencias arriba delineadas.
Yo por mi parte no me di cuenta de esto hasta años relativamente recientes. Entonces
descubrí que por cerca de cincuenta años el "canal" de la Watch Tower (La Torre del
Vigia) había asignado tiempos y fechas diferentes a cada una de las cosas mencionadas,
y que fue sólo el fracaso de las expectativas originales con relación a 1914 que llevó a
asignar nuevas fechas a aquellos llamados cumplimientos de las profecías.
Como se consideró en el capítulo anterior, la investigación que tuve que hacer en
conexión con el libro Ayuda para entender la Biblia (Aid to Bible Understanding) me
hizo ver claro que la fecha de 607 antes de Cristo, usada por la Sociedad como fecha de
la destrucción de Jerusalén por Babilonia, está contraria a toda la evidencia histórica
conocida. Aún así seguí poniendo confianza en esa fecha a pesar de la evidencia,
pensando que tenía respaldo en las Escrituras. Sin la fecha del 607 antes de Cristo, la
fecha crucial de 1914 se pondría seriamente en tela de juicio. Tomé el punto de vista de
que con seguridad la evidencia histórica estaba errada y así presenté mi argumento en el
libro Ayuda.
Entonces, en 1977, un Testigo de Jehová de Suecia, llamado Carl Olof Jonsson, envió a
las oficinas principales en Brooklyn una cantidad enorme de material investigado por él,
sobre cronología relacionada con la Biblia y sobre especulaciones en cronología.
Jonsson era un anciano en la congregación y había estado activo con los Testigos de
Jehová por unos veinte años.
Habiendo tenido yo mismo experiencia en la investigación de la cronología, me
impresionó cuan profundamente él había escudriñado el asunto, además de lo completo
y apegado a los hechos de su presentación. Básicamente él trató de llamar la atención
del Cuerpo Gobernante a lo débil del argumento cronológico de la Sociedad que lleva a
la fecha del 1914, como el punto que marca el fin de los "tiempos de los gentiles,"
mencionados por Jesús y registrado en Lucas 21:24 (llamado "los tiempos señalados de
las naciones" en la Traducción del Nuevo Mundo).
Expresado en forma breve, se llega a la fecha de 1914 por el siguiente proceso:

162
162 CRISIS DE CONCIENCIA

En el capítulo cuatro de la profecía de Daniel, encontramos la expresión "siete tiempos,"


aplicada allí al rey babilonio Nabucodonosor y al período de siete años de locura que
éste había de sufrir.2 La Sociedad enseña que estos "siete tiempos" son profético s de
algo mayor, esto es, el período de tiempo que abarca desde la destrucción de Jerusalén
(que de acuerdo a la Sociedad tuvo lugar en 607 antes de Cristo) hasta el fin de los
"tiempos de los gentiles," y visto como refiriéndose al período durante el cual las
naciones gentiles ejercen dominio "ininterrumpido" sobre toda la Tierra.
Los "siete tiempos" se interpretan como siete años, cada uno compuesto de 360 días.
Siete multiplicado por 360 nos da 2,520 días. Sin embargo, se hace referencia a otras
profecías donde se usa la expresión "un día por un año."3 Utilizando esta fórmula, los
2,520 días se transformen en 2,520 años, que corren desde el 607 antes de Cristo hasta el
año 1914 de nuestra era común.
Como se mencionó antes, las enseñanzas actuales de la Sociedad con relación al
comienzo del reinado de Cristo, los "últimos días," el comienzo de la resurrección y
otros asuntos relacionados, están todas enlazadas a este cálculo. Pocos Testigos son
capaces de explicar la complicada aplicación y combinación de textos envueltos, pero
aceptan el producto final de este proceso y cómputos.

La mayoría de los Testigos de Jehová creen que esta explicación que lleva a 1914 es
más o menos peculiar a la organización de ellos, que fue inicialmente publicada por el
primer presidente de la Sociedad, el Pastor Russell. La contratapa interna del libro de la
Sociedad Los Testigos de Jehová en el propósito divino contiene las siguientes
declaraciones:
1870 Carlos Taze Russell comienza su estudio de la Biblia con un grupito de asociados
1877 Se publica "Tres mundos" ["Three Worlds"] que identifica a 1914 como el fin de
los "tiempos de los gentiles"

La impresión aquí dada, como la que se presenta dentro del libro, es que la obra "Tres
Mundos" (de la cual Russell actuó sólo como financiero de su impresión) fue la primera
publicación que contenía esta enseñanza sobre 1914.

2 Daniel 4: 17. 23-33.

3. Números 14:34; Ezequie14:.6.

163
Predicciones y presunción 163

Esto era lo que yo creía, hasta que el material del anciano sueco llegó a la sede
central. Entonces me di cuenta de cuántos datos se habían ignorado o encubierto por las
publicaciones de la Sociedad.
En su obra Jonsson trazó primero la larga historia de especulación cronológica.
Mostró que la práctica de aplicar arbitrariamente la fórmula de "un año por un día" a
diferentes períodos encontrados en la Biblia fue inicialmente usada por rabinos judíos en
el primer siglo de nuestra era común. En el siglo noveno, una "serie extensa de rabinos
judíos" comenzó a hacer cálculos y predicciones, usando esta fórmula de día = año en
conexión con los períodos de 1,290, 1,335 Y 2,300 días que se encuentran en la profecía
de Daniel, en cada caso aplicando sus resultados al tiempo del aparecimiento del
Mesías.4
Entre profesos cristianos, esta práctica asomó por primera vez en el siglo doce,
comenzando con el abad católico romano, Joachín de Fiore. No solamente los períodos
de días encontrados en las profecías de Daniel, sino también los períodos de 1,260 días
mencionados en Revelación 11:3, y 12:6, se interpretaron ahora utilizando el método de
"un año por un día." A medida que pasó el tiempo, una extraordinaria sucesión de fechas
se estableció por diferentes intérpretes, fijándose sus predicciones en el año 1260, luego
1360 y más tarde algunas fechas en el siglo dieciséis. Cambios y nuevas interpretaciones
se hacían necesarias, con regularidad al pasar una fecha tras otra sin tener lugar el
evento predicho.
En 1796, George Bell, escribiendo en una revista londinense, predijo la caída del
"Anticristo" (de acuerdo a su parecer, el Papa). Esto iba a suceder en "1797 o 1813," su
predicción se basaba en una interpretación de los 1,260 días, pero usando un punto de
partida diferente al de otros intérpretes (algunos comenzaban a contar desde el
nacimiento de Cristo, otros desde la caída de Jerusalén, otros desde el comienzo de la
Iglesia Católica). La predicción de Bell se escribió durante la Revolución Francesa. No
mucho después de haberla formulado, un evento chocante ocurrió--el Papa fue hecho
cautivo por las tropas francesas y forzado a irse en exilio.
Muchos vieron esto como un cumplimiento extraordinario de profecía bíblica, y
1798 se aceptó por ellos como el fin de los proféticos 1,260 días. De aquí se desarrolló
el punto de vista de que el siguiente año, 1799, había de marcar el comienzo de los
"últimos días."
4 Daniel 8:14; 12: 11, 12. Desde entonces el texto completo de la investigación de Carl Olor Jonsson se ha
publicado bajo el título Los tiempos de los gentiles reconsiderados (Lethbridge: Hart Publishers, 1983; segunda
edición, Commentary Press, 1986).

164
164 CRISIS DE CONCIENCIA

Trastornos adicionales en Europa produjeron un torrente de nuevas predicciones.


Entre los pronosticadores, hubo un hombre en Inglaterra llamado John Aquila Brown. A
comienzos del siglo diecinueve, él publicó una explicación de los 2,300 días de Daniel,
capítulo 8, en la cual mostraba que éstos habían de terminar en 1844 de nuestra era
común. Tal punto de vista fue adoptado por William Miller, el pionero americano del
movimiento segundo adventista.

Veremos a ver cómo dichos cálculos más tarde llegaron a jugar un papel en la
historia de los Testigos de Jehová.

John Aquila Brown desarrolló otra explicación que está íntimamente relacionada al
año 1914 tal como esa fecha figura en las creencias de los Testigos de Jehová. ¿De qué
manera?
La evidencia señala que Brown fue quien dio origen a la interpretación de los "siete
tiempos" de Daniel capítulo 4, o sea, la interpretación que produce los 2,520 años por
medio de la fórmula de día = año.
Brown publicó esta interpretación por primera vez en 1823 y su método convirtió
los "siete tiempos" en 2,520 años exactamente de la misma manera que encontramos
hoy en las publicaciones de la Watch Tower.
Esto fue veintinueve años antes del nacimiento de Carlos Taze Russell, cuarenta y
siete años antes de que él comenzara su grupo de estudio bíblico y más de medio siglo
antes de que el libro "Los tres mundos" apareciera.
Yo desconocía esto completamente hasta que leí el material enviado a la Sociedad
desde Suecia.
John Aquila Brown, sin embargo, comenzó a contar el período 2,520 años desde el
604 antes de Cristo, y por lo tanto este período terminaba en 1917 de la era común. Él
predijo que en ese entonces "la gloria plena del reino de Israel sería perfeccionada."
¿De dónde, pues, proviene el origen del énfasis en la fecha de 1914?

Después del fracaso de las expectativas relacionadas con el año 1844, ocurrió una
división en varios de los grupos de los segundo-adventistas, la mayoría de los cuales
propuso nuevas fechas para el regreso de Cristo. Uno de estos grupos se formó alrededor
de N. H. Barbour de Rochester, Nueva York.

165
Predicciones y presunción 165

Barbour estudió el trabajo de John Aquila Brown, adoptó mucho de su


interpretación, pero cambió el punto de inicio de la cuenta de los 2,520 años al 606 antes
de Cristo, y llegó al año 1914 de nuestra era común. (En realidad esto es un error de
cálculo puesto que abarca solo 2,519 años.)
Barbour publicó una revista para sus simpatizantes segundo adventistas, titulada al
principio The Midnight Cry (El clamor de medianoche), y luego The Herald oithe
Morning (El heraldo de la mañana). Más abajo, encontrarán algunas citas tomadas de
las páginas de El heraldo de la mañana de julio del 1878, año antes de la publicación
del primer número de la revista Watch Tower (La Torre del Vigia). Note en el facsímile
de la portada (en la página siguiente) que en la esquina inferior derecha aparece la
leyenda: "'Tiempos de los gentiles' terminan en 1914."
Esta fotocopia de la portada se hizo de una revista mantenida en el archivo en la sede
central en Brooklyn, pero no disponible para uso general. La existencia de ésta muestra
que algunas personas en la sede central tenían que haber sabido que la revista Watch
Tower (La Torre del Vigía) claramente no fue la primera en publicar y abogar por la
fecha de 1914 como el fin de los tiempos de los gentiles. La realidad es que la enseñanza
fue adoptada de la publicación segundo adventista de N. H. Barbour.
Se puede notar además que para ese tiempo, julio de 1878, C. T.
. Russell había llegado a ser "editor asistente" de la revista segundo adventista, El
heraldo de la mañana. Russell mismo explica cómo fue que él llegó a estar asociado con
N. H. Barbour y cómo llegó a adoptar la cronología de éste, mucha de la cual,
incluyendo la interpretación de los "siete tiempos" de Daniel capitulo 4, Barbour, a su
vez, había adoptado de John Aquila Brown. La explicación de Russell se publicó en el
número del 15 de julio de 1906 de la Watch Tower.

Era cerca de enero de1876 cuando mi atención fue atraída al tema del tiempo
profético, como se relaciona con estas doctrinas y esperanzas. Sucedió de esta manera:
Recibí un periódico llamado El heraldo de la mañana, enviado por su editor Sr. N. H.
Barbour. Cuando lo abrí, lo identifiqué inmediatamente como de los adventistas por el
dibujo en la portada. . . Pero júzguese mi sorpresa y alegría, cuando me di cuenta, por
el contenido, que los ojos del editor se estaban abriendo en temas que por algunos
años habían regocijado grandemente nuestros corazones aquí en Allegheny--que el
objeto del regreso del Señor no es para destruir, sino para bendecir

166
166 CRISIS DE CONCIENCIA

167
Predicciones y presunción 167

a todas las familias de la Tierra, y que su venida sería como la de un ladrón, y no


en la carne, sino en forma espiritual, invisible a los hombres; y que el recogimiento de
su iglesia y la separación del "trigo" de la "cizaña" progresaría a fines de esta edad sin
que el mundo estuviera consciente de ello.
Me regocijé al darme cuenta que otros estaban llegando a la misma posición
adelantada, pero también me asombré al encontrar una declaración, presentada con
toda cautela, al efecto de que el editor creía que las profecías indicaban que el Señor
ya estaba presente en el mundo (no visto sino invisible) y que el trabajo de la cosecha
del trigo estaba para comenzar-y que este punto de vista estaba justificado por las
profecías cronológicas, que hacía unos meses él pensaba que habían fallado.
Aquí había algo nuevo que considerar: ¿Sería posible que las profecías
cronológicas, que por tanto años yo había despreciado, debido a su mal uso por los
adventistas, tuvieran el propósito de indicar el tiempo en que el Señor estaría presente
invisiblemente para establecer su reino?-algo que vi claramente que no se podía saber
de otro modo. Parecía, hablando sin exagerar, algo razonable, algo muy razonable,
esperar que el Señor_ informaría a su pueblo acerca del tema-en particular puesto que
él había prometido que los fieles no serían dejados en la oscuridad con el mundo, y
que, a pesar de que el día del Señor había de venir sobre todos los demás como ladrón
en la noche (furtivamente, sin anunciarse), no sería así con los santos vigilantes y
diligentes.
Recordé algunos argumentos usados por mi amigo Jonas Wendell y otros
adventistas para probar que el 1873 presenciaría la quema del mundo. etc.-
demostrándose por la cronología del mundo que seis mil años desde Adán terminaron
con el comienzo del 1873 - y otros argumentos tomados de las Escrituras en supuesto
acuerdo. ¿Sería posible que estos argumentos de cronología que yo había pasado por
alto como no dignos de atención, contuvieran una verdad importante que ellos habían
aplicado mal?

Nótese que Russell declara que hasta este momento no tenía ninguna estima por
las profecías basadas en cronología, que hasta las había "despreciado." ¿Qué hizo
entonces?
Ansioso por aprender, de cualquier fuente, fuera lo que fuera que Dios tenía para
enseñar, escribí en seguida al Sr. Barbour, informándole que yo estaba de acuerdo en
otros puntos y deseaba saber en particular ¿por qué, y sobre cuál evidencia en las
Escrituras, él sostenía que la presencia de Cristo y la cosecha de la era del evangelio
estaban para comenzar a partir del otoño del 1874? La contestación mostró que mI
conjetura era correcta, a saber: que los argumentos en

168
168 CRISIS DE CONCIENCIA

cuanto al tiempo y cronología, etc., eran los mismos usados por los segundo
adventistas en 1873, y se explicó que el Sr. Barbour y el Sr. J. H. Paton de Míchigan,
un colaborador suyo, habían sido segundo adventistas activos hasta ese tiempo; y que,
cuando la fecha de 1874 pasó sin que el mundo fuera quemado, y sin ellos ver a Cristo
en la carne, por algún tiempo ellos quedaron aturdidos. Habían examinado las
profecías cronológicas las cuales aparentemente pasaron sin cumplirse, y ellos no
habían podido discernir ningún defecto, habiendo empezado a preguntarse si era
correcto el tiempo pero incorrecta la interpretación.,-si no era posible que los
conceptos de la restitución y de bendiciones para el mundo, los que yo y otros
estábamos enseñando, eran las cosas que se habían de esperar. Parece ser que no
mucho después de la desilusión del 1874, un lector de El heraldo de la mañana, que
tenía un ejemplar del Diaglotón, notó algo en éste que encontró peculiar-vio en Mat.
24:27, 37, 39, la palabra, que en nuestra versión común se traduce venida, se traducía
allí presencia. Esta era la clave; y siguiéndola, habían sido guiados a través del tiempo
profético hacIa el punto de vista correcto con relación al objeto y manera del regreso
del Señor. De manera contraria, yo había sido conducido al punto de vista correcto en
cuanto al objeto y manera del regreso de nuestro Señor y luego al examen del tiempo
para estas cosas, como fue indicado en la Palabra de Dios. Así que Dios a menudo
guía a sus hijos desde diferentes puntos de partida de la verdad; pero donde el corazón
es sincero y confiado, el resultado tiene que tener el efecto de atraer a todos aquellos
al mismo punto.
No obstante no había libros u otras publicaciones que expusieran las profecías
cronológicas tal como se comprendieron, así que le pagué los gastos al Sr. Barbour
para que viniera a verme a Filadelphia (donde tenía yo unos negocios que atender en
el verano de 1876), para que me mostrase cabalmente y con las Escrituras, si le era
posible, que las profecías indicaban al 1874 como la fecha en que la presencia del
Señor y "la cosecha" habían comenzado. El vino y la evidencia me satisfizo. Siend2
yo una persona de convicción positiva
y consagrado plenamente al Señor, en seguida vi que los tiempos especiales en que
vivimos poseen una importancia que afecta nuestro deber y nuestro trabajo como
discípulos de Cristo; que, estando nosotros en el tiempo de la cosecha, el trabajo de la
cosecha tenía que efectuarse; y que la verdad presente era la hoz que el Señor quería
que usáramos para 'efectuar entre sus hijos el trabajo del recogimiento y de la siega.
Así que la visita del segundo adventista, N. H. Barbour, cambió la opinión de
Russell con relación a las profecías cronológicas.

169
Predicciones y presunción 169

Russell llegó a ser un editor asistente en la revista de Barbour, El heraldo de la


mañana. Desde este tiempo en adelante, las profecías cronológicas formaron una parte
prominente en los escritos de Russell y de la revista The Watch Tower (La Torre del
Vigía) que poco después él fundó.5
La interpretación de los "siete tiempos" y la fecha de 1914 que Russell adoptó
estaban completamente enlazadas con la fecha de 1874, que había recibido importancia
primaria de parte de Barbour y sus adherentes (1914 estaba todavía décadas en el futuro,
mientras que 1874 acababa de pasar). Ellos creían que 1874 marcaba el fin de 6,000
años de historia humana y habían esperado el regreso de Cristo en ese año. Cuando el
año pasó y nada sucedió, se sintieron desilusionados. Como lo muestra el material que
se acaba de citar, un segundo adventista que contribuía a la revista de Barbour, llamado
B. W. Keith, luego notó que cierta traducción del Nuevo Testamento, El Diaglotón
Enfático (The Emphatic Diaglott), usó la palabra "presencia" en lugar de "venida" en los
textos relacionados con el regreso de Cristo. Keith propuso a Barbour la idea de que
Cristo sí había regresado en 1874 pero invisiblemente y que Cristo estaba ahora
invisiblemente presente llevando a cabo el trabajo de juzgar.
Una "presencia invisible" es algo muy difícil de refutar. El caso es similar a que un
amigo nos dijera que su madre fallecida le visita invisiblemente y le consuela, y que
luego procuráramos probarle al amigo que esto no es realmente así.
A los segundo-adventistas asociados con Barbour el concepto de la "presencia
invisible" les permitió así decir que ellos tenían, a pesar de todo, la "fecha correcta
(1874) pero que habían esperado el acontecimiento incorrecto en esa fecha."6 Esta
explicación fue también aceptada y adoptada por Russell.
Hoy día más de cuatro millones de Testigos de Jehová creen y enseñan que la
presencia invisible de Cristo comenzó en 1914. Muy pocos se dan cuenta que por casi
cincuenta míos la Sociedad Watch Tower anunció y proclamó, en su papel de profeta,
que dicha

5 Fue después de su reunión con Barbour que Russell escribió un articulo en The Bible Examiner (El escrutador
de la Biblia) publicado por George Storrs. otro adventista. en el cual Russell presentó la fecha de 1914 que
Barbour había desarrollado. Como muchas de las revistas de los segundo adventistas, la revista que Russell
comenzó incluía el término "Heraldo" en su título, Zion' s Watch Tower and Herald of Christ' s Presence (la cual
presencia de Cristo se creyó que había comenzado en 1874).

6 La Watch Tower del 15 de julio, de 1906, citada antes. muestra que ellos sí usaron ese mismo argumento.

170
170 CRISIS DE CONCIENCIA

presencia invisible había empezado en 1874. Tan tarde como el 1929, quince años después del
1914, aun seguían enseñando esto.7
Los Testigos de Jehová, hoy, creen que Cristo comenzó oficialmente la gobernación
de su Reino en 1914. La Watch Tower enseñó por muchas décadas que esto había tenido
lugar in 1878.8
Los Testigos de Jehová, hoy, creen que los "últimos días" y el "tiempo del fin"
comenzaron en 1914. La revista Watch Tower enseñó por medio siglo que los "últimos
días" habían comenzado en 1799 (aceptando la interpretación de George Bell publicada
en 1796).
Ellos creen hoy que la resurrección de los cristianos ungidos, que mm1eron a partir
del tiempo de Cristo, comenzó a tener lugar en 1918. Por más de cuarenta años la Watch
Tower enseñó que había comenzado en 1881.
Su creencia actual es que desde y después de 1914, y en particular desde 1919 en
adelante, el trabajo de la gran "cosecha" está llevándose a cabo, y que culminará con la
destrucción del presente sistema y de todos aquellos que no hayan respondido a su
predicación. Desde sus comienzos, la revista Watch Tower había enseñado, en lugar de
esto, que la "cosecha" correría desde 1874 hasta el 1914, y que para 1914 la destrucción
de todas las instituciones humanas de este mundo ocurriría.
La organización, hoy, localiza la caída de "Babilonia la Grande" (el "imperio
mundial de religión falsa") en 1919. Durante por lo menos cuatro décadas la Watch
Tower lo asignó para 1878, con la completa destrucción de Babilonia indicada para 1914
o 1918.
¿A qué se debió el cambio en todas estas enseñanzas proféticas tan importantes,
sostenidas por tantas décadas por tantas personas?
Fue lo mismo que sucedió con la larga serie de predicciones desde el siglo
decimotercero en adelante: la falta de cumplimiento de las expectativas proclamadas.
Algunos quizás no se inclinen a poner mucho peso en esto, considerándolo una mera
afirmación. Después de todo, casi ningún Testigo de Jehová tiene acceso a los números
antiguos de la Watch Tower y, aún hoy, cuando se discute la historia de la organización,
las publicaciones de la Sociedad o ignoran o presentan sólo una vista parcial, y a veces
alterada, de estas enseñanzas a favor de las cuales

7 Vea el libro Prophecy (Profecía), publicado en 1929, pp. 64, 65. La Atalaya del 1 o de enero de 1975, pp. 26,27,
hace mención de esta creencia, pero no da ninguna indicación de que ésta continuó siendo enseñada después del
1914.
8 Este punto de vista comenzó a cambiar en 1922, en la asamblea de Cedar Point, ocho años después del 1914.

171
Predicciones y presunción 171

abogaron por tanto tiempo. Estas presentaciones no dan idea justa del ardor y la
confianza con que estos puntos de vista se presentaron antes. .
La Atalaya hizo referencia al "registro oficial" de esta organización que afirma llenar el
papel de profeta en tiempos modernos. Consideremos pues una porción de la evidencia
tomada de ese registro.
Repasando los números más tempranos de la revista The Watch Tower, desde 1879 en
adelante, un rasgo notable es que ellos estaban esperando que acontecimientos mayores
ocurrieran en ese mismo entonces. Aunque creían que el 1914 marcaría el fin de los
"tiempos de los gentiles," esa fecha no formaba parte dominante de su pensar. Ellos
pensaban más en 1874 y la creencia de que Cristo ya había comenzado su presencia
invisible y que había dado entrada al gobierno de su Reino. Por lo tanto ellos esperaban
ser transferidos a \ vida celestial en un futuro muy cercano. Con este acontecimiento, la
oportunidad de llegar a formar parte de la "novia de Cristo" terminaría. Esperaban,
además, que mucho antes del.1914 el mundo entraría en un período de gran dificultad,
que empeoraría y se desarrollaría en un estado de caos y anarquía. Para el 1914 todo
habría terminado y Jesucristo habría tomado control completo de los asuntos terrenales,
su Reino reemplazando completamente todos los sistemas humanos de gobierno.
Esto se ilustra aptamente en el material que sigue, tomado del número de enero del 1881
de la revista Watch Tower:

Vemos también que no sólo son paralelas las cosechas de la era judía y la del
evangelio en términos del punto de comienzo sino también en el período de
duración; la de ellos, compuesta por un total de 40 años desde el tiempo del
ungimiento de Jesús [al comienzo de su cosecha, el año 30 de la era común] hasta la
destrucción de Jerusalén en el año 70. Asimismo la nuestra, habiendo comenzado en
1874 termina con el fin del "día de la ira" y el fin de los "tiempos de los gentiles,"
19l4-un período similar y paralelo de 40 años. Los primeros siete años de la cosecha
judía se dedicaron especialmente a la recolección del trigo maduro de aquella
iglesia; de ello tres años y medio formaron el tiempo cuando él estaba presente
como el Novio y tres años y medio ocurrieron después que él había venido a ellos
como rey y había entrado en su gloria, empero todo estaba bajo su supervisión y
dirección.
Tal como Juan había dicho, él limpió su era, recogió su trigo y quemó la paja. De
modo que aquí el paralelo se está cumpliendo:

172
172 CRISIS DE CONCIENCIA

Encontramos, [como se demostró anteriormente véase "La aurora de la mañana"] a la ley y


a los profetas declarándolo presente al tiempo de la culminación de los "ciclos de Jubileo"
en 1874. Y los paralelos nos muestran que fue entonces que la cosecha comenzó, y que el
recogimiento de la novia a un lugar de seguridad, ocupará un paralelo de siete años,
terminando en 1881. Empero, ¿cómo, cuándo y por qué tropezaron sobre Cristo los
"domésticos de la casa"? Si logramos determinar esto nos debe dar una clave en cuanto a
cómo, cuándo, y por qué la casa del evangelio tropieza, especialmente en vista del hecho de
que en tantos particulares la obra finalizadora de esa edad es modelo exacto de esta edad.
_____________________________________________

Creemos que Cristo está ahora presente, en el sentido de que ha comenzado la obra de
tomar para sí su gran poder y reinado. La obra comienza con la separación de la cizaña del
trigo en la iglesia viviente y la asociación del trigo de todas las edades con él mismo en la
autoridad de su reino. "Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono," y "le
daré autoridad sobre las naciones," para continuar hasta que todas las cosas sean subyugadas
bajo él. Parece apropriado, también, que la obra empezara así, tomando él para sí su novia y
los dos llegando a ser uno.

La verdadera fecha de importancia fundamental para The Watch Tower (La Torre del
Vigía) entonces era claramente 1874. Desde esa fecha Cristo estaba presente. En los
próximos 40 años él completaría todo su trabajo de la cosecha. Debido a esta creencia se
esperaba que eventos dramáticos sucedieran muy pronto, quizás en ese mismo año de
1881, como se arguye en el artículo suplementario titulado "¿Por cuánto tiempo, Oh
Señor?" Note estos puntos:
Esta es una pregunta que sin lugar a dudas muchos se hacen, i. e.: “¿Qué tan
pronto vendrá nuestro cambio?” Muchos de nosotros hemos anticipado por años este
cambio, y aún con gran placer pensamos en el tiempo cuando se nos recogerá para
unimos con Jesús y lo veremos tal como él es. En el artículo concerniente a nuestro
cambio, en el periódico de diciembre, expresamos la opinión de que está más
cercano que lo que muchos suponían, y aunque no intentaríamos fijar nuestro
cambio para ningún tiempo en específico, aún así proponemos mirar a algunas de
las evidencias que parecen mostrar que la traslación o cambio de la condición
natural a la espiritual, está para ocurrir en este lado o para el otoño de nuestro año
de1881. La evidencia de que nuestro cambio llegará para ese tiempo aumenta,
debido a que hemos visto que el cambio a cuerpos espirituales no es la boda.
Mientras pensábamos que la boda era el

173
Predicciones y presunción 173

cambio y, sabiendo que desde 1878 había tres años y medio de favor especial para la
iglesia nominal (ahora dejada desolada), no podíamos esperar traslación alguna en
este lado de 1881, o sea durante estos tres años y medio. Pero ya que reconocemos
que el entrar en las bodas consiste no solo de la preparación para el cambio (por
medio de reconocer su presencia), sino que también incluye el cambio mismo,
entonces son fuertes las evidencias de que vamos a entrar (o seremos cambiados)
dentro del período mencionado, y éstas se prestan a investigación por todos los
interesados. Aparte de alguna prueba directa de que nuestro cambio está cercano, el
mismo hecho de que ahora entendamos la manera de este cambio, es evidencia de
que estamos cerca del tiempo del cambio, porque la verdad es "aumento al debido
tiempo" y se entiende sólo cuando es apropiado. Se recordará que después de la
primavera de 1878 (cuando comprendíamos que Jesús había de aparecer como Rey)
el tema de la santidad o del vestido de bodas, agitaba mucho. Y aparte del paralelo
al fin de la edad judía, y el favor al tiempo demostrándose a la nación judía en ese
tiempo, lo que implicaba la presencia del Rey, la consideración del vestido de bodas
fue también prueba de lo correcto de la aplicación, puesto que "el Rey había entrado
para ver a los convidados." [Mat. XXII. 11.] y por tanto todos se interesaron en
saber cuál era su posición delante de él. Pues viendo que la inspección de los
convidados es la última cosa antes de nuestro cambio, la cual precede a las bodas, y
todos estamos dando consideración ahora al cambio, parece que el tiempo para
aquello está a la mano.
Presentaremos ahora lo que aducimos tomando en consideración los tipos y
puntos proféticos que parecen indicar que la traslación de los santos y el cierre de la
puerta a la llamada hacia arriba sucederá para el 1881.

A esto, siguió argumentación detallada, poniendo énfasis en el otoño de 1881 como


el posible tiempo para verlos transformados a vida celestial y además, como el tiempo
'cuando la puerta-de oportunidad para llegar a ser un miembro de la novia de Cristo-
sería cerrada.' Esto sería 35 años antes del 1914 que para ellos era sencillamente un
punto terminal, el tiempo en que todas las cosas finalizarían. ...
La expectativa de que los cristianos ungidos de la "clase de la novia"
experimentarían una transición a vida celestial para el otoño del 1881 obviamente no se
materializó. A medida que los años pasaron, el período bajo consideración comenzó a
ser alargado y 1914 empezó a recibir algo más de énfasis. Sin embargo aún se veía como
el punto final, el tiempo cuando la eliminación de los gobiernos

174
174 CRISIS DE CONCIENCIA

terrestres y la destrucción de la "cristiandad nominal" quedarían completadas, puesto


que se creía que Cristo había comenzado a ejercer poder completo del Reino en 1878,
como se muestra en el libro de Russell, El tiempo se ha acercado (The Time Is At Hand),
publicado en 1889, página 239.

Asimismo ha resultado en esta cosecha: La presencia de nuestro Señor como el Novio y el


Sej!;ador fue reconocida durante los primeros tres años y medio, desde 1874 de nuestra era
común hasta 1878. Desde ese tiempo se ha hecho enfáticamente manifiesto que el tiempo vino
en1878, cuando el juicio real comenzó en la casa de Dios. Es aquí que aplica Rev. 14:14-20, y
nuestro Señor se trae ala vista como el Segador coronado. El añol878, siendo el paralelo de su
toma de poder y autoridad en el tipo, claramente marca el tiempo para la actual toma de poder
del Rey de reyes, por nuestro presente e invisible Señor-el tiempo para el asumir su gran poder
del reino, que en la profecía se relaciona estrechamente con la resurrección de sus fieles
seguidores, y el comienzo de la aflicción y la ira sobre las naciones. (Rev. 11:17, 18.)

NO RECONOCIERON EL TIEMPO DE SU VISIT ACION

LUCAS 19:44; MATEO 24:38, 39.


NUEStRO SEÑOR SE PRESENTA DESEMPEÑANDO TRES PAPELES---{COMO NOVIO,
SEGADOR Y REY.

JUAN 3:29; 4:35, 38; MATEO 21:5, 9,4; 2COR.11:2; REV.14:14, 15; 17:24.

UN MOVIMIENTO DE ADVENIMIENTO UN MOVIMIENTO DE ADVENIMIENTO


AL TIEMPO DEL NACIMIENTO DE EN EL 1844, TREINTA AÑOS ANTES DEL
JESUS, TREINTA AÑOS ANTES DE SU TIEMPO VERDADERO DE SU
ADVENIMIENTO y UNGIMIENTO, PRESENCIA, PARA DESPERTAR Y
COMO EL MESIAS. AL TIEMPO DE PROBAR A LA IGLESIA.
BAUTISMO, MATEO 2:1-16; HECHOS MATEO 25:2. LA PRESENCIA EN
10: 37, 38 REALIDAD DEL SEÑOR COMO NOVIO Y
LA PRESENCIA EN REALIDAD DEL SEGADOROCTUBRE DEL AÑO 1874 DE
SEÑOR COMO NOVIO Y SEGADOR - NUESTRA ERA COMUN. EL PODER Y
OCTUBRE DEL AÑO 29 DE NUESTRA TITULO DE REY SE ASUMEN TRES
ERA COMUN, EL PODER Y TITULO DE AÑOS Y MEDIO MAS TARDE---EL AÑO
REY SE ASUMEN TRES AÑOS Y 1878 DE NUESTRA ERA COMUN.
MEDIO MAS TARDE-EL AÑO 33 DE
NUESTRA ERA COMUN.

LA PRIMERA OBRA DEL REY, EL JUICIO

LA CASA JUDIA NOMINAL ES LA CASA CRISTIANA NOMINAL ES


RECHAZADA; EL TEMPLO LITERAL RECHAZADA; EL TEMPLO ESPIRITUAL
SE LIMPIA. MATEO 20: 18; 21:5-15; SE LIMPIA.-l PEDRO 4:17; REV. 3:16; MAL
23:37; 24:1. LA ENTERA 3:2. LA ENTERA DESTRUCON DE LA
DESTRUCCION DEL ESTADO JUDIO CRISTIANDAD NOMINAL, CONSUMADA
CONSUMADA EN 37 AÑOS DESDE EN 37 AÑOS DESDE SU
SU RECHAZAMIENTO ó 40 AÑOS EL RECHAZAMIENTO-ó 40 AÑOS DESDE EL
COMIENZO DE LA COSECHA - EL COMIENZO DE LA COSECHA. EL AÑO
AÑO 70 DE NUESTRA ERA COMUN 1914 DE NUESTRA ERA COMUN

175
Predicciones y presunción 175

Aún después del comienzo de este siglo, en los tempranos 1900, el foco de atención
permaneció básicamente sobre 1874 y 1878 como las fechas claves sobre las cuales
giraba todo lo demás. Ellos ya estaban entrados en los "últimos días" desde 1799,
entrados en el período de la "cosecha" desde 1874, Cristo había estado ejerciendo su
poder real desde 1878 y la resurrección había comenzado entonces. El paso de los años
no alteró las afirmaciones. Todas éstas se relacionaban con eventos invisibles, a
diferencia de la predicción sobre la 'traslación al cielo de los santos vivos' esperada en
1881. Sin evidencia visible para desacreditadas, estas afirmaciones podían ser, y fueron,
mantenidas.
Tres años antes de 1914, en 1911, la Watch Tower seguía proclamando la
importancia del 1874, 1878 y 1881. "Babilonia la Grande" había caído en 1878 y su "fin
completo" vendría en octubre de 1914. Un 'ajuste' se hizo, sin embargo, con relación al
"cerrar de la puerta" de oportunidad para llegar a ser parte de la clase del Reino celestial,
anteriormente fechada para 1881. Ahora, en el siguiente material del número del 15 de
junio de 1911, se les informó a los lectores de la Watch Tower que la "puerta" aún
"estaba entreabierta":
Notando estos paralelos encontramos a 1874 como el comienzo de la 'cosecha' y el
recogimiento de los 'escogidos' desde los cuatro vientos de los cielos; 1878 como el tiempo en
que Babilonia fue forma1mente rechazada, Laodicea vomitada---e1 tiempo del cual se dice,
"Babilonia, ha caído, ha caído” Caído del favor divino. El paralelo en 1881 parece indicar que
ciertos favores Aun se continuaron para con aquellos en Babilonia hasta esa fecha, a pesar del
rechazo del sistema mismo; y desde esa fecha tenemos entendido que esa relación en ningún
sentido ha sido ventajosa, sino que en muchas maneras ha sido de una desventaja inequívoca,
de la cual se podría desligar persona alguna sólo con dificultad, ayudándole la gracia y verdad
del Señor. Y en armonía con este paralelismo, octubre, 1914, presenciará el fin completo de
Babilonia, "como si una piedra de molino fuera tirada al mar," completamente destruida como
sistema.
Regresando: Concedemos como razonable el deducir que el cierre de los favores para con el
Israel natural representa el cierre del favor especial de esta edad del Evangelio, o sea., la
invitación a la llamada de arriba; de modo que, nuestro entendimiento es que la "llamada"
general y abierta en esta era para los honores del reino cesó en octubre 1881. Sin embargo.
como ya ha sido mostrado en los ESTUDIOS DE LAS ESCRITURAS, hacemos una distinción
entre el final de la "llamada" y el cierre de la "puerta"; y creemos que la puerta que conduce a
formar parte de la clase del reino no está aún cerrada; que

176
176 CRISIS DE CONCIENCIA

está entreabierta por un tiempo, para permitir que se echara fuera a los que habían
aceptado ya la "llamada" y que habían fallado en cuanto a hacer uso de sus privilegios
y oportunidades en sacrificio de si mismos, y permitir que otros entraran y tomaran las
coronas de ellos, en armonía con Rev. 3:11. El tiempo actual, luego, desde 1881 hasta
que la puerta de oportunidad para sacrificio en el servicio del Señor quede
completamente cerrada, es un período de "zarandeo" en cuanto a todos los que están
ya en el favor divino, en relación de pacto con Dios.

Eso se escribió en 1911, y la fecha del desenlace final, 1914, estaba ahora cercana.
Con su llegada, terminaría la cosecha, los últimos días habrían alcanzado su
culminación, las expectativas serían completamente realizadas. ¿Qué exactamente
enseñaron las publicaciones de la Watch Tower que tendría lugar para el tiempo de la
llegada del 1914?
El libro El tiempo se ha acercado (The Time is At Hand), publicado veinticinco años
antes del 1914, en las páginas 76 y 77 delineó siete puntos, como siguen:
En este capítulo presentamos la evidencia bíblica que prueba que el fin completo de los
tiempos de los gentiles, es decir, el fin completo de su arrendamiento a dominar, terminará
en1914 de nuestra era común; y que esa fecha será el límite extremo del gobierno de nombres
imperfectos. Y, se debe notar que si esto se demuestra ser un hecho firmemente establecido en
las Escrituras, probará que:
En primer lugar, que en esa fecha el Reino de Dios, para el cual nuestro Señor nos enseñó
a orar, diciendo, "Venga tu Reino," habrá obtenido control universal completo, y será
'instalado,' o firmemente establecido, sobre la tierra.
En segundo lugar, probará que él que tiene derecho para así tomar dominio estará entonces
presente como el nuevo Regente de la tierra; y no solamente así, sino que también se probará
que él ha de estar presente por un tiempo considerable antes de esta fecha; porque el
derrocamiento de los gobiernos gentiles resulta directamente del desmenuzados él como un
vaso del alfarero (Salmo 2:9; Rev. 2:27), y por el establecimiento de su justo gobierno en
reemplazo de los gobiernos gentiles.
En tercer lugar, probará que algún tiempo antes del fin del 1914de nuestra era común el
último miembro de la divinamente reconocida Iglesia de Cristo, del "sacerdocio real," "del
cuerpo de Cristo," será glorificado con su Cabeza; porque cada miembro ha de reinar con
Cristo, siendo coheredero con él en el Reino, y éste no se puede establecer" completamente sin
la presencia de cada miembro.

177
Predicciones y presunción 177

En cuarto lugar, probará que desde ese tiempo en adelante Jerusalén no será
pisoteada más por los gentiles, sino que se levantará del polvo del disfavor divino. a
posición de honor; puesto que los "tiempos de los gentiles" serán cumplidos o
completados.
En quinto lugar, probará que para esa fecha. o antes, la ceguera de Israel
comenzará a desaparecer; porque su "ceguera parcial" había de durar sólo "hasta que
la plenitud de los gentiles haya entrado" (Rom. 11:25), o, dicho de otro modo, hasta
que el número pleno de entre los gentiles, quienes han de ser miembros del cuerpo o
novia de Cristo. se hayan seleccionado.
En sexto lugar, probará que el gran "tiempo de calamidad cual no ha habido desde
que las naciones son," culminará en anarquía mundial; y luego los hombres
aprenderán a quedar quietos. Y saber que Jehová es Dios y que él se exaltará sobre la
tierra. (Salmo 46: 10.) La condición formada de las cosas expresadas en lenguaje
simbólico, tal como las olas tempestuosas del mar, la tierra que se derrite las montañas
que se tumben y los cielos ardientes que entonces pasarán, y los "nuevos cielos y
nueva tierra" con sus bendiciones pacíficas comenzarán a reconocerse por la
humanidad afligida y turbulenta. Pero el Ungido del Señor y su apropiada y justa
autoridad se reconocerán primero por una compañía de hijos de Dios mientras éstos
pasan a través de la grande tribulación-la clase representada por la m y la t en el
"Cuadro de las edades" (véase también las páginas 235 a 239. del Vol. l.); más tarde,
justamente a su cierre, se reconocerá por el Israel camal; y a lo último por la
humanidad en general.
En séptimo lugar, probará que antes de esa fecha el Reino de Dios, organizado en
poder, estará en la tierra y entonces golpeará y aplastará la imagen gentil (Dan.2:34 )-
y completamente consumirá el poder de estos reyes. Su propio poder y dominio se
establecerán tan pronto como desmenuza y dispersa por sus variadas influencias y
agencias a los "poderes que mandan"-civiles y eclesiásticos-el hierro y la arcilla.

Estas declaraciones pertenecen a la edición anterior all9l4. Note como estas


declaraciones fueron 'ajustadas' en la edición publicada después del 1914 (la de 1924).
.
Como se puede notar en el material citado, la edición previa a 1914 claramente
estableció que 1914 sería "el límite extremo del gobierno de hombres imperfectos." Dijo
que en esa fecha el Reino de Dios "habrá obtenido control universal completo, y que
entonces será 'instalado,' o firmemente establecido, sobre la tierra."
La edición posterior al 19l4 encubre esto al decir:

178
178 CRISIS DE CONCIENCIA

En este capítulo presentamos la evidencia bíblica que prueba que el fin


completo del tiempo de los gentiles, es decir, el fin completo de su arrendamiento a
dominar, será alcanzado en 1914; y que esa fecha verá la desintegración del
gobierno de los hombres imperfectos. Y, se debe notar que si esto se demuestra ser
un hecho firmemente establecido por las Escrituras, probará que:
En primer lugar, que en esa fecha el Reino de Dios para el cual nuestro Señor
nos enseñó a orar, diciendo "Venga tu Reino," comenzará a asumir control, y que
poco después será "instalado," o firmemente establecido, en la tierra, sobre las
ruinas de las instituciones presentes.

En el tercer punto, la edición previa a 1914 declaró que antes del fin en 1914 el
último miembro del "cuerpo de Cristo" sería glorificado con su Cabeza. Aquí también la
edición posterior al 1914 alteró la fraseología y eliminó toda referencia al 1914:

En tercer lugar, probará que algún tiempo antes del completo derrocamiento el
último miembro de la divinamente reconocida Iglesia de Cristo, del "sacerdocio
real," "del cuerpo de Cristo," será glorificado con su Cabeza; porque cada miembro
ha de reinar con Cristo, siendo coheredero con él en el Reino, y éste no se puede
establecer completamente sin la presencia de cada miembro.

Se ve entonces que en ediciones posteriores se hizo un esfuerzo para encubrir los


fracasos más obvios de las declaraciones muy positivas hechas con relación a 1914, una
vez que esa fecha pasó sin que las predicciones se cumplieran. Muy pocos Testigos de
Jehová hoy tienen una idea de la magnitud de las pretensiones hechas en cuanto a ese
año o del hecho de que ninguno de los siete puntos originales se cumplió como se había
declarado. Hoy día esas expectativas reciben sólo mención somera en las publicaciones
de la Sociedad; algunas son completamente pasadas por alto.9
De hecho, si uno leyera las publicaciones recientes de la Sociedad quizás llegaría a
la conclusión de que Russell, el presidente de la Watch Tower, no habló especifícamente
con relación a lo que el 1914 definitivamente había de traer. Esas publicaciones dan la
idea de que las grandes expectativas o las declaraciones dogmáticas fueron la
responsabilidad de otros, es decir, de los lectores. Un ejemplo de esto

9 Así también con las alegaciones hechas acerca de los años 1878 y 1881, las cuales alegaciones, junto con
aquellas acerca del 1799 y el 1874, fueron todas eventualmente descontadas como erróneas.

179
Predicciones y presunción 179

se encuentra en la historia oficial Los Testigos de Jehová en el propósito divino, página 53:
JUAN: No cabe duda de que durante este período muchos, llevados por su celo,
fueron indiscretos en sus declaraciones en cuanto a lo que debería esperarse.
Algunos trataron de" leer en la Watch Tower "declaraciones que de hecho no se
encontraban allí, y aunque a Russell le, era necesario llamar atención a que
ciertamente habría un gran cambio al fin de los tiempos de los gentiles, él no
obstante animó a sus lectores a mantener la mente abierta, especialmente en cuanto
al elemento tiempo.
Este libro cita trozos de la revista Watch Tower pero cuando éstos se examinan uno
se da cuenta de que no respaldan las declaraciones hechas. La única que trata
especifícamente de un "elemento de tiempo" es tomada de la Watch Tower de 1893, la
cual dice

Se están juntando nubes espesas de tormenta sobre el viejo mundo. Parece que
una gran guerra europea es una de las posibilidades del futuro cercano. .

Esto nada hace para probar la afirmación hecha; meramente confirma lo que otros
escritos de Russell demuestran, a saber, que él definitivamente esperaba que problemas
de carácter mundial habían de comenzar antes de la llegada del 1914, no más tarde del
1905 o el 1907, de acuerdo al material citado, y que el comienzo de estos problemas
conduciría a la eventual destrucción de todos los gobiernos en la Tierra para la fecha
limite del 19l4.
Dos años antes de llegar el 1914, la Watch Tower sí urgió a los lectores a ejercer
cierta precaución. El libro Los Testigos de Jehová en el propósito divino (página 54) cita
las declaraciones de Russell en la Watch Tower de 1912 como sigue:
Es seguro que hay cabida para pequeñas diferencias de opinión sobre este tema y
nos corresponde darnos los unos a los otros la más amplia latitud. El permiso de
poder a los gentiles puede terminar en octubre de 1914 o en octubre de 1915. y el
periodo de contienda intensa y anarquía "tal como nunca ha habido desde que hubo
nación" puede ser o el fin cabal de los tiempos de los gentiles o el comienzo del
reinado del Mesías.

[se continúa en la página 182]

180
180 CRISIS DE CONCIENCIA

181
Predicciones y presunción 181

182
182 CRISIS DE CONCIENCIA

Pero nuevamente recordamos a todos nuestros lectores que nosotros no hemos


profetizado nada acerca del cierre de los Tiempos de los Gentiles en un tiempo de
tribulación ni acerca de la época gloriosa que seguirá a esa catástrofe después de un
poco de tiempo. Sencillamente hemos puesto de manifiesto 1o que dicen las
Escrituras, dando nuestros puntos de vista respecto al significado de ellas y pidiendo
que nuestros lectores juzguen, cada uno por si mismo, lo que significan. Para
nosotros estas profecías siguen teniendo el mismo significado. . . . Sin embargo,
algunos quizás hagan declaraciones positivas de lo que saben o de lo que no saben
pero nosotros no nos entregamos a esto; sino que sencillamente declaramos que
creemos de este modo o del otro, por tales o cuales razones. U
Este es el cuadro, entonces, que la organización procura transmitir. Compare esto
con otras declaraciones hechas en la Watch Tower y demás publicaciones; declaraciones
a las cuales las publicaciones actuales de la Sociedad no hacen la más mínima
referencia. Pregúntese si es verdad que la responsabilidad por cualesquier declaraciones
dogmáticas realmente descansa fuera de la Sociedad, si es justo decir que descansa sobre
aquellos que "leyeron más de lo que el material decía," introduciendo una certeza, con
relación a lo que el 1914 traería, que éste no intentaba proyectar.
Del libro El tiempo se ha acercado (The Time Is At Hand), páginas 98 y 99),
publicado en 1889, encontramos lo siguiente:

Es cierto que es esperar mucho al declarar, como lo hacemos nosotros, que


dentro de los próximos veintiséis años todos los gobiernos presentes serán
derrocados y disueltos; pero vivimos en un tiempo especial y peculiar, en el "Día de
Jehová," en el cual los asuntos tienen una conclusión rápida; y está escrito, "Una
obra acortada hará el Señor sobre la Tierra." (Véase Vol. 1, capítulo xv.)
En vista de esta fuerte evidencia bíblica con relación a los tiempos de los
gentiles, la consideramos una verdad establecida el que el fin de los reinos de este
mundo, y el completo establecimiento del Reino de Dios, se realizarán y tendrán
culminación para fines del 1914. Entonces la oración de la Iglesia, que cuenta desde
la partida de su Señor-"Vénganos tu Reino"-será contestada; y bajo esa administra-
ción sabia y justa, la Tierra entera se llenará de la gloria del Señor con
conocimiento, y justicia, y paz. (Salmo 72:19; Isa. 6:3; Rab. 2:14); y la voluntad de
Dios será hecha "sobre la tierra, tal como se hace en el cielo."
Si usted dice, no solamente que algo es verdad, sino que es una "verdad
establecida," ¿no está en efecto diciendo que sabe que esto es así? ¿No es esto estarse
'entregando a hacer declaraciones

183
Predicciones y presunción 183

positivas'? ¿Si hay alguna diferencia entre la una y la otra, qué tan grande es esta
diferencia? En la misma publicación, en la página 101, aparece esta declaración:
No se sorprendan, pues, si en capítulos siguientes presentamos pruebas de que el
establecimiento del Reino de Dios ya ha comenzado, que está señalado en la
profecía para comenzar a ejercer poder en 1878, y que la "Batalla del gran día de
Dios Todopoderoso" (Rev.16: 14), que terminará en 1914 con el completo
derrocamiento del presente dominio sobre la tierra, ya ha comenzado. La
recolección de los ejércitos es claramente visible desde el punto de vista de la
Palabra de Dios.
Si nuestra visión no queda obstruida por prejuicio, cuando logramos ajustar
correctamente el telescopio de la Palabra de Dios podemos ver con claridad el
carácter de muchos de los eventos que están por ocurrir en el "Día del Señor"-que
estamos en medio de estos eventos, y que "el Gran Día de su ira ha llegado."

Dos años después de haberse publicado este libro, en 1891, Russell publicó otro
titulado "Thy Kingdom Come" ("Venga tu Reino"), y en la página 153 encontramos lo
siguiente:
La caída, las plagas, la destrucción, etc., predichas para venir sobre la Babilonia
mística, se presagiaron por medio de la gran angustia y destrucción nacional que
vinieron sobre el Israel camal, y que terminaron con el completo derrocamiento de
esa nación en el 70 de nuestra era común. Y el período de la caída corresponde
también; puesto que desde el tiempo cuando nuestro Señor dijo, "Vuestra casa os es
dejada desolada," el 33 de nuestra era común, hasta el año 70 son 36 1/2 años. Y con
el fin del 1914, lo que Dios llama Babilonia, y que los hombres llaman la
cristiandad, habrá pasado, como ya se ha mostrado con la profecía.

El año siguiente, 1892, en el número del 15 de enero, la Watch Tower declaró que la
"batalla" final ya había comenzado, y que su fin vendría en 1914:
Mientras que era una sorpresa agradable para nosotros (tomando en cuenta los
informes sensacionales contrarios que tan frecuentemente se publican) hallar la
situación en Europa tal como aquí la describimos--en armonía con lo que las
Escrituras nos habían guiado a esperar-no obstante, tan grande es nuestra confianza
en la Palabra de Dios, y en la luz de la verdad presente que la alumbra, que no
podríamos haber dudado de su testimonio comoquiera que fueran las apariencias. La
fecha para la terminación de la "batalla" está

184
184 CRISIS DE CONCIENCIA

definitivamente marcada en las Escrituras como siendo octubre del 1914. Ella
está ya en progreso. su comienzo datando de octubre del l.874. Hasta ahora ha sido
sólo una batalla de palabras y un tiempo para organizar las fuerzas-el capital, las
fuerzas obreras, los ejércitos y las sociedades secretas.
Nunca antes había habido un tiempo de formar tantas alianzas como éste. No
sólo las naciones se están aliando unas con otras para protegerse contra terceras,
sino también varias facciones en las diferentes naciones se están organizando para
proteger sus diversos intereses. Empero hasta ahora las varias facciones están
meramente estudiando la situación, sometiendo a prueba el poder de sus opositores,
y procurando perfeccionar sus planes y poder para el combate futuro, que muchos,
sin el testimonio de la Biblia parecen darse cuenta es cosa inevitable. Otros se
engañan a si mismos, diciendo, ¡Paz! ¡Paz! cuando no existe posibilidad de paz
hasta que asuma control el reino de Dios, ordenando el que se haga la voluntad de El
sobre la Tierra tal como se hace ahora en el Cielo.
Este carácter de la batalla debe continuar con grados variados de éxito para los
implicados; la organización tiene que ser muy completa; y la lucha final será
comparativamente corta, terrible y decisiva resultando en anarquía general. En sumo
grado las convicciones de los grandes generales del mundo coinciden con las
predicciones de la Palabra de Dios. Entonces, "¡Ay! del hombre que comience la
próxima guerra en Europa; porque ésta será una guerra de exterminio." Esta será
fomentada no sólo por las animosidades nacionales sino además por resentimientos,
ambiciones y rencillas sociales, y si no se trajera a su fin por el establecimiento del
Reino de Dios en las manos de su escogido y la entonces glorificada Iglesia, la raza
sería exterminada.-Mateo 24:22.

El siguiente breve artículo apareció en la Watch Tower en julio de 1894 y revela que
ellos veían las condiciones de aquel tiempo como prueba clara de que el mundo estaba a
punto de entrar en los estertores finales, con la última boqueada ocurriendo en 1914:

¿SE PODRA DEMORAR HASTA EL 1914?


Diecisiete años atrás la gente decía, con relación a los artículos sobre las
profecías cronológicas presentados en la AURORA MILENIAL: Estos parecen
razonables en muchos aspectos, pero de seguro cambios tan radicales no pueden
tener lugar entre este momento y el cierre del 1914: si hubiera probado usted que
éstos acontecerían de aquí a un siglo o dos, eso parecería mucho más probable.
¿Qué cambios han tenido lugar desde entonces y qué velocidad se gana
diariamente?
"Lo viejo rápidamente va pasando y 1o nuevo está llegando."

185
Predicciones y presunción 185

Ahora, en vista de los recientes problemas laborales y la amenazante anarquía,


nuestros lectores están escribiendo para saber I si no sería posible que hubiera un
error con la fecha del 1914. Ellos dicen que no ven como las presentes condiciones
pueden durar tanto tiempo bajo tal tensión.
No vemos ninguna razón para cambiar las cifras calculadas-aún si quisiéramos
no podríamos hacerlo. Nosotros creemos que éstas son fechas de Dios, no nuestras.
Pero recuerden que la fecha del 1914 no es la fecha del comienzo sino la fecha del final
del tiempo de angustia. No tenemos ninguna razón para cambiar nuestra opinión
expresada en la presentación que aparece en la WATCH TOWER del l5 de enero de
[18]92. Recomendamos que se la lean de nuevo.
Es cierto que la palabra "opinión" se usa aquí, pero ¿qué tanto sentido tiene si al
mismo tiempo se mete a Dios dentro del cuadro como quien respalda las fechas
presentadas? ¿ Quién se inclinaría a dudar "las fechas de Dios"?
Hoy día, la organización diría que estos asuntos son periféricos y menores al
compararse con lo que ellos presentan como una verdad mayor, a saber, que la Sociedad
Watch Tower estuvo en lo correcto en lo relacionado con el comienzo del "fin de los
tiempos de los gentiles" en 1914-que es, de hecho, la única creencia, con relación al año
1914, que aún retienen. Pero al decir esto ellos perpetran, tal vez, el mayor acto de falsa
representación de todos. Porque el hecho es que lo único que se ha retenido es la frase,
"el fin de los tiempos de los gentiles." El sentido que ahora se le ha asignado a esta frase
es totalmente diferente al sentido que se le había asignado por la Sociedad Watch Tower
durante los cuarenta años conducentes al 1914.
Durante todos esos cuarenta años aquellos asociados con la Sociedad Watch Tower
entendían que la llegada del "fin de los tiempos de los gentiles" quería decir el completo
derrocamiento de todos los gobiernos terrestres, su eliminación total y su reemplazo por
el gobierno del Reino de Cristo. Ningún gobierno humano había de permanecer.
Recuerde las declaraciones en las páginas 98 y 99 del libro El tiempo se ha acercado,
que decían, "dentro de los próximos veintiséis años [desde 1889] todos los gobiernos
presentes serán derrocados y disueltos." Que, "En vista de esta fuerte evidencia bíblica
con relación a los tiempos de los gentiles, la consideramos una verdad establecida el que
el fin de los reinos de este mundo, y el completo establecimiento del Reino de Dios, se
realizarán y tendrán culminación para fines del 1914."

186
186 CRISIS DE CONCIENCIA

Hoy día, el sentido asignado a la frase "fin de los tiempos de los gentiles" (o "los
tiempos señalados de las naciones") es bastante diferente. No es el fin verdadero del
dominio de los gobiernos humanos como resultado de su destrucción por Cristo. Ahora
se dice que es el fin de su "dominio ininterrumpido" sobre la tierra, la 'interrupción'
siendo el resultado de Cristo haber asumido, invisiblemente, el poder del Reino y el
haber comenzado El a reinar en 1914, dirigiendo su atención de 'manera especial' sobre
la tierra (que es en efecto lo que antes se había enseñado con relación al 1874).
Debido a que se dice que esto ocurre en el dominio de lo invisible es difícil
argumentar contra esta teoría. Ninguna consecuencia parece asignarse al hecho de que
nada ha cambiado desde 1914 con relación al dominio de los gobiernos terrestres. Su
"arrendamiento" para dominar ha expirado, se nos dice ahora, cancelado invisiblemente
por el Rey invisible, y por lo tanto el "fin" de su tiempo señalado ha llegado.
Todo esto es como si por cuarenta años se proclamara que en cierta fecha en
particular se expulsaría completamente al ocupante indeseable de una propiedad, que
sería removido para siempre, y luego, cuando la fecha viene y se va, y el ocupante
indeseable sigue allí como siempre, se procura descartar su presencia diciendo, "Bueno,
yo cancelé su contrato de arrendamiento y en lo que a mi concierne es lo mismo como si
él se hubiese ido. Además, ahora lo tengo más vigilado que nunca."

Admitidamente, mientras más se acercó el 1914, más cautelosos se hicieron los


pronósticos. Mientras que Russell había estado diciendo que la tormenta de problemas y
la anarquía universal tendrían lugar antes de octubre del 1914, más tarde, en un número
del 1904 de la revista dijo él:

ANARQUIA UNIVERSAL ---------


INMEDIATAMENTE ANTES O DESPUES DE OCTUBRE, 1914
A.D.
Lo que parece a primera vista asunto trivial y no relacionado, ha cambiado nuestra
convicción con relación al tiempo en que se ha de esperar la anarquía universal de acuerdo a
los números proféticos. Ahora esperamos que la aflicción, que precederá las .bendiciones
mileniales, ocurrirá después de octubre, 1914, A.D .-inmediatamente después, en nuestra
opinión-"en una hora," "súbitamente." 10

10 La Watch Tower, 10 de julio de 1904.

187
Predicciones y presunción 187

Y, mientras que en 1894, él había afirmado que los números presentados eran
"fechas de Dios, no nuestras," en la edición del 10 de octubre de 1907 de la Watch
Tower-siete años antes del 1914--dijo:
Un querido hermano pregunta, ¿Podemos estar absolutamente seguros que es correcta la
cronología presentada en los DA WNSTUDIES [Estudios de la Aurora Milenial]?-¿que la
cosecha comenzó en A. D. 1874 Y que terminará en1914 en una tribulación de carácter
mundial que derrocará a las presentes instituciones y que será seguida por el reino de justicia
del Rey de gloria y su novia, la Iglesia?
A esto contestamos, como frecuentemente 1o hemos hecho antes en las AURORAS y la
[WATCH] TOWER y oralmente y por carta, que nunca hemos afirmado que nuestros
cálculos son infaliblemente correctos; nunca hemos afirmado que éstos eran conocimiento,
ni basados en evidencia indisputable, hechos, conocimiento; nuestras afirmaciones han sido
siempre que éstos se han basado en fe.

Este mismo artículo, sin embargo, pasaba a implicar que aquellos que dudaban de
tales cálculos fallaban en su fe. Dice:
Les recordamos otra vez que los puntos débiles en la cronología son
suplementados por varias profecías que están entrelazadas con éstos de manera tan
extraordinaria que fe en la cronología casi llega a ser conocimiento de que ella es
correcta. El cambio de un solo año sacaría los paralelos hermosos de su completa
armonía; ya que algunas profecías se cuentan a partir del período antes de Cristo y
algunas de después de Cristo, y algunas dependen de ambos períodos. Creemos que
fue la intención de Dios que esas profecías se entendieran "al tiempo oportuno";
creemos que las entendemos ahora-y que nos hablan a través de esta cronología. ¿N
o sellan, pues, las profecías esta cronología? Ellas la sellan en conexión con la fe
pero no sin ella. Nuestro Señor declaró, "El sabio entenderá"; y él nos dijo que
"Vigiláramos" de modo que supiéramos; y es esta cronología lo que nos convence (a
los que por fe pueden recibirla y que sí la reciben) que la Parábola de las Diez
Vírgenes está ahora en proceso de cumplimiento-que su primer grito se escuchó en
1844 y el segundo grito, "Miren, el novio"-presente-fue en 1874.

¿Cuán beneficioso es -o, en cuanto a eso, cuánta humildad demuestra-el reconocer


falibilidad mientras que al mismo tiempo se implica que sólo aquellos que aceptan los
puntos de vista de uno están mostrando fe, que sólo éstos están entre 'los sabios que
entenderán'? Lógicamente ¿no quedarían clasificados juntos con las

188
188 CRISIS DE CONCIENCIA

"vírgenes necias" de la parábola aquellos que no prestaran atención a los "gritos" del
1844 y del 1874?
Anteriormente el mismo artículo había dicho:

Los tiempos y las sazones de Dios se dan de tal manera que son convincentes
so1o a aquellos que, por conocer a Dios, están capacitados para reconocer sus
métodos característicos.

Así que, si alguien expresaba dudas acerca de la cronología de la Sociedad,


sutilmente se ponía en tela de juicio la mismísima calidad de su relación con Dios junto
con su fe y sabiduría. Esta es una forma de intimidación intelectual, práctica que aumentó
de gran manera una vez que el 1914 pasó sin verse cumplidas las expectativas anunciadas
mundialmente.

189
8

JUSTIFICACION E INTIMIDACION
En las muchas palabras no falta pecado,. mas el que refrena
sus labios es prudente.
Proverbios 10:19, Versión Valera de 1960.

C HARLES TAZE Russell, que se había llamado a sí mismo "el vocero de


Dios," murió en 1916. Dejó tras sí un legado de profecías, con relación a fechas,
ninguna de las cuales resultó como se había predicho. También dejó tras sí miles de
seguidores confusos. El libro Luz 1, publicado por la Sociedad Watch Tower en 1930,
página 195, describe la situación de esta manera:
Todos los miembros del pueblo de Dios esperaban con júbilo el año de 1914.
Cuando llegó ese año y pasó, fue mucha la contrariedad, disgusto y pena de los del
pueblo del Señor, y los miembros del Clero los reprocharon en gran manera,
poniéndolos en ridículo por cuanto habían hablado tanto de 1914 y de lo que
entonces sucedería, y porque sus "profecías" quedaron sin cumplimiento.

Con el paso de los años 1914 y 1915, Y el hecho de que no habían sido
derrocados todos los reinos e instituciones humanas, ni había tomado el Reino de
Cristo las riendas del gobierno terrestre, ni la transición de los ungidos a vida celestial
había tenido lugar, ni se había destruido a la "Babilonia la Grande," tampoco Israel
había sido convertido al cristianismo--cosas que supuestamente tendrían lugar para el
1914-serias dudas surgieron entre los adherentes de la Sociedad Watch Tower. Cierto
es que la Primera Guerra Mundial había comenzado, pero ésta no resultó en la
anarquía mundial predicha.
En octubre de 1916, poco antes de su muerte, Russell, escribiendo en el prólogo
de una nueva edición de El tiempo se ha acercado, trató

190
190 CRISIS DE CONCIENCIA

de restarle importancia al significado del error en lo predicho para 1914. Lo que sigue
ilustra su modo de abordar la cuestión:

El autor admite que en este libro él presenta la idea de que los santos del Señor
pueden esperar estar con Él en gloria al final de los tiempos de los gentiles. Este fue un
error natural en el cual caer, pero el Señor lo vetó para bendición de Su pueblo. La idea
de que la Iglesia sería recibida en gloria antes de octubre. 1914 ciertamente tuvo un
efecto estimulante y santificador en miles todos los cuales pueden alabar al Señor aún por
el error. Muchos ciertamente pueden expresarse agradecidos al Señor de que la
culminación de las esperanzas de la Iglesia no haya tomado lugar al tiempo esperado; y
que nosotros. el pueblo del Señor, tengamos más oportunidades de perfeccionar la
santidad y ser participantes con nuestro Amo en adicional presentación de Su mensaje a
Su pueblo.

El envolver a Dios y a Cristo con los errores cometidos, presentando a Dios como
'vetando' ciertas predicciones, provee una muy conveniente forma de escapar el tener
que asumir la verdadera responsabilidad por falsamente haber presentado como
"fechas de Dios" 1o que no eran fechas de Dios sino simplemente el producto de
especulación humana no autorizada. Hasta se le encuentra mérito a las predicciones
falsas por "el efecto estimulante y santificador" producido, de manera que uno puede
"alabar al Señor-aun por el error." Esta manera de ver el asunto abrió las puertas para
más predicciones falsas con su efecto "estimulante." Viene a nuestra mente las
palabras de Dios por boca del profeta verdadero:

"!Ay de los que están diciendo que lo bueno es malo y lo malo es bueno..1os
que están poniendo oscuridad por luz y luz por oscuridad. los que están poniendo
amargo 1o dulce y dulce 1o amargo¡ 1

Mientras Russell aún vivía y por algunos años después de su muerte, sus
seguidores se mantuvieron esperanzados. Cuando la guerra terminó y los asuntos
comenzaron a normalizarse, el paso de cada año provocó más preguntas con relación
a la cronología presentada.

Esta es la situación que heredó el Juez Rutherford. (A él, se había elegido como
presidente de la Sociedad en enero, 1917, en la reunión anual de la corporación.) Ante
él quedaban ahora dos
1 Isaías 5:20.

191
Justificación e intimidación 191

alternativas: rectificar, por medio de una admisión franca del error, o tratar de
justificar las predicciones de su predecesor. El escogió la segunda de ellas.
Actuando rápidamente para revivir la confianza de los lectores de la Watch Tower
si es que en algunos flaqueaba, Rutherford hizo arreglos para un libro llamado El
misterio terminado (The Finished Mystery) que se había de publicar en 1917, el año
siguiente ala muerte de Russell.
Este libro procuró trasladar al 1918 algunas de las cosas esperadas para el 1914,
haciéndolo mediante el trazar un paralelo con el aplastamiento de la revuelta judía por
los romanos. La destrucción de Jerusalén por los romanos vino en el 70 de la era
común, pero el fin de la lucha no vino sino hasta tres años y medio después, en el año
73 E.C. Así que, la misma cantidad de tiempo se añadió al otoño del 1914, Y El
misterio terminado ahora señalaba la primavera del 1918 como una nueva fecha de
gran importancia.
Las porciones del libro aquí subrayadas muestran lo que ahora se predijo que
había de ocurrir. Al leerlas, nótese el lenguaje usado y pregúntese si es caso de
simplemente 'imaginar cosas que en realidad no están en el libro,' o si realmente
contiene éste predicciones y expectativas que nunca tuvieron cumplimiento:

62 El misterio terminado REV.8

La información presentada en los comentarios sobre Rev. 2: 1 prueba que la


conquista de Judea no fue completada sino hasta el día de la pascua judía en 73
A. D., Y a la luz de las escrituras arriba mencionadas, prueba que la primavera
del 1918 va a traer sobre la cristiandad un espasmo de angustia mayor que el
experimentado en el otoño de 1914. Reexamine la tabla de Dispensaciones
Paralelas en ESTUDIOS DE LAS ESCRITURAS, Vol. 2, páginas 246 y 247;
cambie el 37 a 40, 70 a 73 y 1914 a 1918,y nosotros creemos que está correcto y
que se realizará "con gran poder y gloria." (Marcos 13:26.) Era enteramente
imposible prever si nuestro Señor quería que el 70 AD. o el 73 A. D. fuera el que
sirviera de guía para establecer el tiempo en que el estado judío llegara a su fin,
hasta después de pasado octubre, 1915. Más aún, hemos visto las señales
prometidas, "sobre la tierra angustia de naciones, en perplejidad; desfalleciendo
los hombres de temor, y en la expectativa de las cosas que han de venir sobre la
tierra," y tenemos las palabras del Señor de que al haber visto estas cosas "está
cerca el reino de Dios," "a las puertas mismas," y nuestra "redención se va
acercando." (Lucas 21:25-36; Marcos 13:27-30.) Es posible que 1980 A. D.
marque el recogimiento de todo

192
192 CRISIS DE CONCIENCIA

el Israel natural de su cautividad en la muerte. Esto es solo 70 años después


del 1910, la fecha en que el Pastor Ressell dio su gran testimonio a los judíos en
el Hipódromo de Nueva York. Vea página 551 (1).
Pero si el tiempo de los dolores de parto de la Sión nominal (Isa. 66:8) está
señalado a ocurrir en la primavera del 1918, y si ahora estamos a sólo "un día"
(un año) del evento que el profeta menciona, ¿Cuál debe ser nuestra expectativa
con relación a la experiencia del "rebaño pequeño" mientras tanto?" El dolor de
parto simbólico, en la profecía arriba mencionada, es una referencia al gran
Tiempo de Tribulación-los dolores de parto que han de venir sobre la iglesia
nominal del evangelio, Gran 'Babilonia,' de la cual algunos son contados dignos
de escapar.

Así que el 1918 había de ver a las naciones de la cristiandad sufrir un "espasmo
de angustia" mayor que aquel sufrido en 1914 cuando la Primera Guerra Mundial
comenzó. La realidad es que el 1918 vió el fin de la guerra y el armisticio. E1libro
también predijo que el resto de los "ungidos" los "últimos de la clase de Elías,"
experimentarían su transición al cielo en ese mismo año, tal como lo muestra la
página 64:

Cuarenta días después de la resurrección de Cristo su ascensión tuvo lugar. Esto confirma
la esperanza de la glorificación de la iglesia cuarenta años (un año por cada día después de
despertar del sueño los santos en la primavera del 1878. Los siete días antes del Diluvio
pueden representar siete años, desde el 1914 hasta el 1921, en el medio de esta "semana de
años" los últimos miembros del Mesías pasarán a través del velo. La clase que compone la
Grande Compañía será cortada al fin de esta semana-el hecho de que vemos esta primera
mitad de esta semana tan claramente marcada, nos mueve a esperar tres años más de
testificación por la clase de la Grande Compañía; porque parece ser que el Padre Celestial
efectúa su trabajo por semanas y medias semanas, desde el mismo principio de la creación
hasta ahora. El pacto con Abraham, 2045 antes de J.C., estaba a mediados (2081 años a cada
lado) entre la caída de Adán, 4127 a. de J.C., y la conversión de Cornelio, 36 AD. La última
observancia del jubileo típico de Israel, 626 a. de J.C., estaba a mediados (2500 años a cada
lado) del final del Día de Adán, 3127 a. de J.C., y el principio de los Tiempos de Restitución,
1874 A. D. El cautiverio 606 a. de J.C., marca el principio de los Tiempos de los Gentiles, a
mediados (2520 años a cada lado) entre el fin del día de 1000 años de Adán, 3127 a. de J.C.,
y el fin de los Tiempos de los Gentiles, 1914 A. D. El cautiverio, 606 a. de J.C., marca un
punto a

193
Justificación e intimidación 193

mediados (3520 años a cada lado) entre la caída del hombre, 4127 a. de J.C., y su
completa restauración al favor divino, 2914 A. D. La muerte de Cristo, 33 A. D. estaba a
mediados (tres y medio años a cada lado) entre su bautismo, 29 A. D, Y la conversión de
Camelia, 36 A. D.
El despertar del sueño de los santos, 1878 A. D, estaba a mediados (tres años y
medio a cada lado) entre el principio de los Tiempos de Restitución en 1874 y la
terminación de la Llamada Celestial en 1881. Nuestra proposición es que la glorificación
del Rebaño Pequeño en la primavera del 1918 A. D. será a mediados (tres años y medio a
cada lado) entre el 1m de los Tiempos de los Gentiles y el cierre de la Entrada
Celestial, 1921 A. D. .

De la misma manera que la predicción similar con relación al 1881 sufrió fracaso,
ésta también falló. El lenguaje más fuerte que se usó quizás fue el que se usó con
relación a la predicción de la terrible destrucción que le sobrevendría a las iglesias de
la cristiandad y sus miembros en 1918, con sus cuerpos muertos regados por doquier
sin sepultar. Las páginas 484 y 485 contienen dos de los varios ejemplos de esta
profecía (los números al principio de los párrafos se refieren a textos en la profecía de
Ezequiel).

LAS IGLESIAS DEJAN DE SER


24:20,21. Y les dije: La palabra de Jehová vino a mi, diciendo: Di a la casa
de Israel: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo profano mi santuario, la
gloria de vuestro poderío, el deseo de vuestros ojos, y del cual tiene lástima
vuestra alma; y vuestros hijos y vuestras hijas, que dejasteis caerán a espada.-
Dios da la razón. Era un cuadro o parábola de 1o que le va a suceder a la
cristiandad. Hasta el18 781a iglesia nominal había sido en un sentido el santuario
de Dios o su Templo: pero desde entonces y culminando en 1918 El ha estado
removiendo de éste, de un sólo golpe o plaga, las doctrinas erróneas y actos
divinamente permitidos. La iglesia era la fuerza de la cristiandad, aquello
alrededor de la cual su vida giraba, y alrededor de la cual sus instituciones se
edificaron. Era el deleite de los ojos de la gente, aquello que todos los cristianos
amaban. Aún así, Dios va a hacer manifiesta la profanación que el
eclesiasticismo ha hecho de la iglesia cristiana, y va a causar que las
organizaciones eclesiásticas se conviertan a Sus ojos como uno muerto, una cosa
sucia, que no se debe tocar, o llorar. Y los "hijos de la iglesia" morirán por la
espada de la guerra, revolución y anarquía, y por la espada del Espíritu se les
hará ver que han perdido toda esperanza de vida en el plano espiritual-que "la
puerta esta cerrada. "

194
194 CRISIS DE CONCIENCIA

EL PASTOR RUSSELL MUERTO, PERO HABLANDO OTRA VEZ

24:25, 26. Y tú, oh hijo del hombre, el día que yo arrebate a ellos su
fortaleza, el gozo de su gloria, el deleite de sus ojos, y aquello en que tienen
puesto su corazón, sus hijos y sus hijas. Ese día vendrá a ti uno que haya
escapado para hacértelo oír con tus oídos.- También, en el año 1918, cuando Dios
destruya las iglesias a cabalidad y los miembros de las iglesias por los millones,
pasará que cualquiera que escape vendrá a las obras del Pastor Russell para
entender el significado de la caída de la "cristiandad."
24:27. En aquel día se abrirá tu boca para con el que haya escapado, de modo
que hablarás, y no serás más mudo. Así tú les servirás de tipo; y conocerán que
yo soy el Señor.-La voz del Pastor Russell ha sido callada por la muerte; y su
voz, hablando comparativamente, está muda comparado con lo que ha de ser. En
el tiempo de revolución y anarquía, él hablará, y no estará mudo para aquellos
que escapen la destrucción de ese día. El Pastor Russel"será una señal para ellos,"
les dirá la verdad concerniente a la designación divina de la aflicción, al ellos
consultar su libros, esparcidos en la magnitud de millones por toda la cristiandad.
Sus palabras serán un rayo de esperanza sobre ellos, permitiéndoles ver el lado
brillante de la nube y mirar al futuro con anticipación al glorioso Reino de Dios
que será establecido. Entonces "ellos conocerán el Señor."

No solo las iglesias de la cristiandad, sino también sus gobiernos habían de sufrir
catástrofe y destrucción completa. En la página 513 leemos:

La cristiandad no ha de perdurar 513

31:14. A fin de que ninguno de los árboles junto a las aguas se engría más a
causa de su elevación, ni ponga su cúspide entre las nubes; ni confíe en sí mismo
a causa de su elevación, ninguno de los que son regados con las aguas: porque
todos ellos están entregados a muerte, a la tierra de abajo, en medio de los hijos
de los hombres, juntamente con los que bajan al hoyo.-Ningún otro sistema
terrenal seguirá su ejemplo orgulloso; porque todos ellos son entregados, como
sistemas, a la muerte, a una posición deshonrosa entre lo más bajo de la sociedad.
31:15. Así dice el Señor Dios: En el día que descendió al sepulcro, yo hice
hacer duelo; cubrí por él el abismo, y detuve su ríos; y fueron detenidas las
grandes aguas; por él vestí de luto al Líbano; y todos los árboles del campo por él
se desmayaron.-En el año 1918, cuando la cristiandad como sistema caiga al
olvido, (Seol) para ser seguida por repúblicas revolucionarias, Dios causará

195
Justificación e intimidación 195

lamento. El restringirá y postergará por un período breve las amenazantes olas de


anarquía. Él causará que las naciones estén de duelo por la cristiandad, y que
todos los sistemas hechos por el hombre (árboles) en el mundo (campo) sean
debilitados por razón de su caída.-E392, 372.
31:16. Al estruendo de su caída hice temblar las naciones; cuando lo hice
descender al sepulcro, con los que bajan al hoyo; y fueron consolados en la tierra
de abajo todos los árboles del Edén, los más escogidos y mejores 1Iel Líbano,
todos los que eran regados de las aguas.-Dios causará que las naciones sean
sacudidas con revoluciones gigantescas, cuando El eche abajo a la cristiandad
mundana, cual sistema organizado, cuando la eche al olvido (como El hizo con
los judíos en la parábola de Dlves.)
31:17. Estos también descendieron con él al sepulcro, a los pasados a
cuchillo; es decir, los que habían sido su apoyo, que habitaban bajo su sombra, en
medio de las naciones.-Pero aquellas también serán echadas abajo, al olvido
(Seol) (E392, 372), con la cristiandad, como también aquellos que eran su poder,
que habitaban bajo su protección entre las gentes.

Todas estas cosas fueron predichas para el año 1918. Ninguna tuvo lugar. Pero el
libro también predijo eventos estupendos para el 1920. Las revoluciones gigantescas
que habían de comenzar en 1918 tendrían su culminación en 1920 con la desaparición
de toda forma de gobierno. (En la página citada, primero los números se refieren a
textos en el libro de Revelación). Dice la página 258:

16:20. Y huyó toda isla.-Aún las repúblicas desaparecerán en el otoño del 1920.
y los montes no fueron hallados.- Todo gobierno de la tierra
pasará, será tragado por la anarquía.
16:21. Y cayó sobre los hombres.-Griego "Los Hombres," los adoradores de la
bestia y su imagen, es decir, el clero.
Un enorme granizo del cielo.-Verdad, comprimida, llegando con fuerza
aplastadora.
Cada piedra como del peso de un talento.-113 libras [51,1/4 kilos] (Mal.3:10.)
Otra vista del séptimo tomo de Estudios de las Escrituras, según les parece a 1os
adoradores de la bestia y su imagen, se encuentra en la última de las plagas egipcias, la
muerte del primogénito, Éxodo capítulos 11 y 12. Tan pronto como esta plaga vino, los
egipcios, desde Faraón para abajo, estaban ansiosos de aligerar la partida de los cautivos,
y dispuestos a entregar todas las joyas de plata (la Gran Compañía) y las joyas de oro (el
Rebaño Pequeño). En conexión con la declaración "no había casa donde no hubiese un
muerto," se admite que si alguna secta fue pasada por alto

196
196 CRISIS DE CONCIENCIA

en la lista citada en los comentarios de los capítulos 8 y 9 de Rev. fue una


omisión no intencional y será corregida en ediciones futuras. Los tres días
durante los cuales las huestes de Faraón persiguieron a los Israelitas en el
desierto representan los tres años desde 1917 hasta 1920 tiempo en el cual todos
los mensajeros de Faraón serán tragados en el mar de la anarquía. Las ruedas se
separarán de sus carruajes--organizaciones.

Así que, hasta aquellos elementos radicales que habían de producir las
revoluciones en la cristiandad en 1918 y dar nacimiento a gobiernos laboristas y
socialistas, presenciarían el fallecimiento de esos mismos movimientos. Esto sería así,
porque tal como esos mismos movimientos habían de producir la caída de los
gobiernos de la cristiandad, así ellos mismos habían de ser derrocados por los
anarquistas en 1920:

542 El misterio terminado EZEQ.35

sobre el ec1esiasticismo y la cristiandad con ira y furia y con envidia combinada con
odio, así Dios le hará al orden de cosas Socialista, laborista. De la misma manera que
ellos ayudaron a destruir la cristiandad, los anarquistas los destruirán a ellos.

35: 13 Y os habéis engrandecido contra mí con vuestra boca, y habéis


multiplicado vuestras palabras contra mí; yo lo he oído.
-El movimiento Socialista y movimientos emparentados, mientras hablan
salvajemente contra el capitalismo, y tapadamente contra la cristiandad, en realidad han
estado hablando en contra de un orden permitido por Dios, y en el cual Dios estaba-al
habitar, por medio de su Espíritu Santo, en los cristianos en esos sistemas. Al expresar su
determinación de guiar al mundo fuera de la oscuridad de las condiciones económicas,
sociales y políticas malignas, ellos sin darse cuenta se jactan contra Dios al presumir
hacer lo que Dios planeó previamente lograr por medio de su fiel iglesia, y lo cual es
imposible que se logre por una agencia de menor valor, Dios no pasará por alto las
palabras de los Socialistas, sindicalistas, laboristas, etc. Ellas oirá, y las recordará para
darles justas recompensa.

35:15 Como te alegraste de la casa de Israel, porque fue desolada, así


haré yo contigo; tu serás desolada, oh serranía de Seir, y toda Idumea; sí,
toda ella: y conoceréis que yo soy Jehová.-De la misma manera que los
apóstatas de mente camal de la cristiandad, aliándose con los radicales y
revolucionarios,

197
Justificación e intimidación 197

se regocijarán de la herencia de desolación que le vendrá a la cristiandad después


del 1918, así hará Dios a la organización revolucionaria exitosa; ésta será
completamente desolada, "sí, toda ella." Ningún vestigio de ésta sobrevivirá los
estragos de la anarquía mundial completamente embarcadora que vendrá en el
otoño del 1920. (Rev. 11:7-13.)

"Anarquía mundial, completamente abarcadora que vendrá en el otoño del 1920."


A pesar del lenguaje extraordinario y conmovedor y lo categórico de las
afirmaciones, nada de esto sucedió. Como con el 1914, las nuevas fechas de 1918 y
1920 pasaron sin el predicho "espasmo de angustia" de la cristiandad, sin el
derrocamiento de sus gobiernos, sin la destrucción de sus iglesias, sin la transferencia
de los ungidos al cielo.
En lugar de esto, el 1918 encontró al presidente Rutherford y seis otros oficiales
prominentes de la Sociedad enjuiciados y sentenciados a prisión bajo cargos de
tiempos de guerra, acusados de que el libro El misterio terminado y otras
publicaciones contenían declaraciones sediciosas. Al año siguiente, 1919, se les dejó
libres y exonerados de todos los cargos.
Así que, estaban libres para observar el 1920, año en que, para el otoño, todas las
repúblicas y "todo reino de la tierra" serían "tragados por la anarquíá" según el libro
El misterio terminado. Para ese año, sin embargo, nuevas predicciones se
desarrollaron y se proclamaron. Sin esperar que siquiera pasara el año de 1920, una
nueva fecha se presentó ahora para que fuera esperada con anticipación.

"MILLONES QUE AHORA VIVEN NO MORIRAN JAMAS"

Yo no envié a los profetas; no obstante, ellos mismos corrieron. Y o no hablé; no


obstante, ellos mismos profetizaron." -Jeremías 23:21.

En 1920, el presidente de la Sociedad Watch Tower, Rutherford, publicó un


folleto titulado Millones que ahora viven no morirán jamás. Esa frase llamativa se
usa aún hoy por la organización. En aquel entonces, sin embargo, fue la base para una
nueva predicción que el presidente de la Watch Tower había desarrollado. La base
para la afirmación de que millones que entonces vivían jamás morirían, descansaba
ahora en una nueva fecha: 1925. Note lo que las partes subrayadas del folleto, en las
páginas 88, 89, 90 y 97, dicen con relación a ese año.

198
198 CRISIS DE CONCIENCIA

88 Millones que ahora viven no morirán jamás

Un cálculo sencillo nos trae a este hecho importante: Setenta jubileo s de


cincuenta años cada uno sería un total de 3500 años. Ese período de tiempo que
empezara 1575 antes del año 1 A.D. por necesidad terminará en el otoño del año
1925, en cuyo tiempo el tipo terminará y el gran antitipo tiene que comenzar.
¿Qué, entonces, debemos esperar que acontezca? En el tipo debía haber una
completa restauración; por lo tanto el gran antitipo debe marcar el principio de la
restauración de todas las cosas. Lo primordial a ser restaurado es la raza humana
a la vida; y dado que otras escrituras definitivamente fijan el hecho de que habrá
unaresurreción de Abraham, Isaac, Jacob y otros fieles de antaño, y que éstos
serán favorecidos primero, podemos esperar que el 1925 presencie el retorno de
los hombres fieles de Israel de la condición de muerte, siendo resucitado s y
completamente restaurados a perfecta humanidad y hechos representantes legales
visibles del nuevo orden de cosas en la tierra.
Una vez establecido, el reino del Mesías, el gran Mesías siendo constituido
por Jesús y su iglesia glorificada, ministrará a la gente las bendiciones cuya
llegada se ha anhelado y esperado y pedido en oración por largo tiempo.

__________________________________________

Millones que ahora viven no morirán jamás 89

GOBERNANTES TERRENALES
Como ya hemos declarado, el gran ciclo del jubileo está para empezar en
1925. En este tiempo la fase terrenal del reino será reconocida. El apóstol Pablo
en el capítulo once de Hebreos menciona una larga lista de hombres fieles que
murieron antes de la crucifixión del Señor y antes del comienzo de la selección
de la iglesia. Estos nunca podrán formar parte de la clase celestial; no tienen
esperanza celestial; pero Dios les tiene algo bueno deparado. Ellos serán
resucitados como hombres perfectos y serán los príncipes y gobernantes en la
Tierra, de acuerdo a lo prometido. (Salmo 45: 16; Isaías 32: 1; Mateo 8:11) Por
lo tanto podemos confiadamente esperar que 1925

199
Justificación e intimidación 199

marcará el regreso de Abraham, Isaac, Jacob y los fieles profetas de antaño,


particularmente aquellos mencionados por el apóstol en Hebreos capítulo once, a
la condición de perfección humana.

_________________________________________

Millones que ahora viven no morirán jamás 97

Basado en los argumentos hasta aquí presentados, entonces, de que el viejo


orden de cosas, el viejo mundo, está terminando y por lo tanto se está yendo, y
que el nuevo orden está viniendo, y que el 1925 marcará la resurrección de los
fieles de antaño y el principio de la reconstrucción, es razonable concluir que
millones de personas ahora en la tierra estarán todavía en la tierra para el 1925.
Entonces, basados en las promesas expresadas en la Palabra divina, debemos
llegar a la positiva e indisputable conclusión de que millones que ahora viven no
morirán jamás.
Por supuesto, esto no significa que todo el mundo vivirá; pues algunos se
negarán a obedecer la ley divina; pero aquellos que han sido inicuos y que
vuelven a la justicia y obedecen la justicia vivirán y no morirán.

Esto dio base para lo que se llamó la "Campaña de los millones," un esfuerzo
mundial por un período de dos años para llamar atención al mensaje del folleto.
Como el libro Los testigos de Jehová en el propósito divino dice, "se erigieron
grandes carteleras en todas las ciudades grandes con letras grandes que clamaban:
'Millones que ahora viven no morirán jamás. '"
La publicidad se reforzó con anuncios en los periódicos. Todos los discursos
públicos presentados por los representantes de la Sociedad Watch Tower enfocaron
este tema.2 La Sociedad Watch Tower narra estos rasgos de la tremenda campaña
mundial. Aún hoy, ocasionalmente emplea el lema: "Millones que ahora viven no
morirán jamás." Lo que no informa a sus lectores es que la base primaria y razón tras
la afirmación "Millones que ahora viven no morirán jamás" descansaba en las
predicciones con relación al 1925, predicciones que probaron ser totalmente falsas.

2 Los testigos de Jehová en el propósito divino. pp. 99, 100, 106.

200
200 CRISIS DE CONCIENCIA

201
Justificación e intimidación 199

202
202 CRISIS DE CONCIENCIA

En 1921, Rutherford publicó su primer libro, El Arpa de Dios. Este reafirmó la fe y


confianza de la Sociedad en el 1799 como el principio de los "últimos días" y en el 1874
como el tiempo en que Cristo comenzó su "presencia invisible." Note como los
desenvolvimientos mundiales distintivos de aquellos días se usaron como testimonio
"indisputable" para sostener tales fechas:
158 El Arpa de Dios

399 No se propone' este libro, entrar en detalles de la Cronología Bíblica.


Todo aquel que busque la verdad, encontrará este tema detalladamente expuesto
en los, tomos Il y IIl de los_”estudios, de las Escrituras”. Nuestro objeto ahora
es llamar la atención acerca de algunas fechas importantes y luego, ver cuantas
profecías se han cumplido, durante los limites de esas fechas. La cronología,
hasta cierto punto a 1o menos" depende de cálculos exactos, y siempre, hay la
posibilidad de un error. La profecía cumplida. Es la consignación de hechos
físicos que en realidad existen y que están fijados de una manera definida. Los
hechos físicos no se contradicen, Son testigos silenciosos' cuyo testimonio tiene
que aceptarse como indiscutible,
400 Encontramos aquí dos fechas, .las, cuales no debemos' confundir, antes,
bien "mantener, claramente diferenciadas. Estas fechas son: el comienzo de "el
tiempo del fin" y ,el tiempo de "la presencia del Señor,_El tiempo del fin" es un
período de tiempo que abarca desde el año 1799 E. C" ya indicado, hasta el
tiempo en que el imperio de Satanás sea por completo derrocado y se establezca
el reino del Mesías. El tiempo de la segunda presencia se cuenta desde1874-;-
según lo indicamos. "El segundo periodo según se ve, está comprendido dentro.
de los 1imites__del primero y forma la ú1tima parte de. ese período “el tiempo
del fin”.

_______________________________

404 Desde ese tiempo en adelante ha habido un aumento correspondiente de


conocimiento en tonos los ramos de la ciencia y en todos los ramos del saber
humano. La escuela pública, siempre dificultada por el Papado, ha sido un medio
de educación 'general y aumento de conocimiento a la gente de todas las clases
sociales. Por todas partes del mundo se han inaugurado colegios y Universidades.
Con el aumento de conocimiento en los varios ramos del saber humano, ha
venido aparejada una gran cantidad de inventos útiles y que ahorran energía
humana y de los cuales ya el hombre saca grandes beneficios.
405 Antes de 1799, los medios de transporte eran tales. Que no podía
viajarse en un día más que una corta distancia. Se viajaba en carros tirados por
bueyes o cabal1os, y a pie: Si se viajaba por mar había que ir en buques de vela
que alcanzaban pequeñas, velocidades,' En ,1831 se inventó la primera
locomotora de vapor, y es tanto el adelanto que se ha 1ogrado en este ramo, que
ahora puede uno viajar. por casi todo el mundo en ferrocarril a una velocidad
considerable. Mas tarde vinieron las locomotoras eléctricas, y los carros Con
motores eléctricos y de gas. El resultado ha sido el de que hoy día. y en todas
partes, se viaja en gran escala. No es algo fuera de 1o ordinario viajar a una
velocidad de 75 a 100 millas por hora, siendo cierto esto especialmente en lo que
al aeroplano se refiere, Invento también moderno.

203
Justificación e intimidación 203

406 El Profeta de Dios designa ese mismo tiempo como "el día de la
preparación," En Nahum, 2: l-6, el Profeta tiene la visión de un ferrocarril.
Viajando a gran velocidad, y lo señala como otra manifestación indicadora del
día de preparación para el establecimiento del reino de Cristo.
407 En 1844 se inventó el telégrafo, Y más tarde el teléfono, Estos inventos
en sus principios requerían el empleo de alambres para enviar mensajes a todo lo
ancho de la tierra, por medio de la electricidad, Ahora, sin embargo, ya no se
necesitan los alambres, sino Que, mediante ciertos aparatos, los mensajes se
mandan por el aire.
408 Este gran aumento de conocimiento, y el mucho ir y venir de la gente a
varias partes del globo, es sin duda en cumplimiento de la profecía. Y es un
testimonio de" el tiempo del fin", Estos hechos físicos son indiscutibles, y son
suficientes para convencer a toda mente razonable, que desde 1799 nos
encontramos en el “tiempo del fin," .
409 La última parte del "tiempo del fin", se designa por Jesús como la siega,
según sus palabras: "La siega es el fin del mundo, (edad o siglo)". Hizo saber que
para entonces él se hallaría presente. A partir de 1874, empieza la parte final de
“tiempo del (edad o. siglo)," Hizo saber que para entonces él se hallaría presencia
del Señor. El apóstol Pablo enumerando muchas de las cosas que hizo el pueblo
de Israel, declara: "Fueron escritas para admonición nuestra, a quienes han
llegado los fines del mundo (edad)" (1 Corintios, 10: 11), Es de presumir, por lo
tanto, que estas cosas serían entendidas al “tiempo del fin".
410 El ejemplo de que se vale el Señor, del sol que sale en Oriente y alumbra
hasta Occidente, lo cual decía habría de ocurrir en el tiempo de su presencia, es
otra prueba de que en dicho tiempo ha de haber aumento de luz, y esto,
conforme a la profecía, se ha. realizado, Las clases obreras siempre han estado
pisoteadas y mantenidas en ominosa sujeción por los príncipes financieros,
eclesiásticos y políticos. Fue en el año 1874, fecha de la segunda presencia del_
Señor, cuando se formó la primera organización obrera del mundo, desde
entonces en adelante ha habido un maravilloso aumento de luz, luz, y los
hallazgos; inventos y descubrimientos han sido tan numerosos, que no se pueden
contar: sólo
mencionaremos como, otra manifestación de la presencia del Señor, algunos
de los que su han dado a conocer y han sido utilizados desde el año 1874:
Aeroplanos, aluminio, arados de disco, automóviles, bicicletas, cajas
registradoras, carburo de calcio, celuloide, cinematógrafo, cirugía aséptica,
dinamita, el canal de Panamá, el Plan Divino de las Edades, el Polo Norte, El
Polo Sur, Escaladores, escuelas por correspondencia, ferrocarriles eléctricos,
.ferrocarriles subterráneos, fonógrafos, gas para alumbrado, gramófonos,
radiotelegrafía y telefonía, linotipos, máquinas para coser zapatos, monotipos,
motores de gasolina, motores de inducción, pasteurización, pólvora sin humo,
radio, radiografía, rayos X, semáforos para ferrocarriles, separadoras de crema,
soldadoras eléctricas, submarinos, teléfonos, tintas artificiales para teñir etc…

204
204 CRISIS DE CONCIENCIA

Note en particular, que después de describir el desarrollo de cosas tales como las
Sociedades Bíblicas, el aumento de colegios y universidades, los modos de transporte
que usan vapor, electricidad y gasolina; el telégrafo y el teléfono---todo originando un
gran incremento en el conocimiento y la movilidad-el libro en la página 239, dice: .

Estos hechos físicos son indiscutibles, y son suficientes para convencer a toda
mente razonable, que desde 1799 nos encontramos en "el tiempo del fin."
Aquello que es "indiscutible" lógicamente es infalible. La palabra "infalible" no
se emplea-pero para todo intento y propósito la afirmación se hace. Y si algunos
tuvieran alguna duda, o no estuvieran convencidos, bueno, éstos simplemente no caen
en la categoría de los que tienen una "mente razonable." Esto también es intimidación
intelectual, un arma que la verdad sólida no necesita usar.

A pesar de cualquier efecto "estimulante y santificador" que estas nuevas


predicciones y vigorosas afirmaciones sobre fechas viejas pudieran haber tenido, al
llegar el año 1922, con el 1914 ya ocho años en el pasado, la confianza que muchos
habían depositado en las profecías fechadas de la Sociedad se estaba esfumando. Los
métodos a los cuales las oficinas centrales de la organización recurrieron para vencer
este problema resultan reveladores. Estos mismos forman un patrón visto otra vez en
tiempos recientes desde el 1975.
En lugar de moderar sus afirmaciones con relación a sus interpretaciones, o
asumir un punto de vista más modesto de su propia autoridad, la organización se hizo
aún más insistente en cuanto a la conformidad, y las alegaciones de la exactitud de su
cronología se hicieron más dogmáticas. "Lealtad" a las enseñanzas del "siervo fiel y
sabio" (término que en aquel entonces se argüía que aplicaba definitivamente al
Pastor Russell) era la consigna. Aquellos que cuestionaban la cronología basada en
sus enseñanzas (cronología que a su vez estaba basada en las enseñanzas de N. H.
Barbour, John Aquila Brown y otros) se describían, no sólo como carentes de fe, sino
también demasiado impresionados con su propia sabiduría, siendo orgullosos,
egotistas, ambiciosos, soberbios, engañados por el adversario, y culpables de repudiar
al Señor. Poner algún peso en el testimonio de historiadores de la antigüedad en
contradicción a las fechas de la organización, era lo mismo que poner confianza en
los "agentes del imperio de Satanás."

205
Justificación e intimidación 205

Si esto parece difícil de creer, considere las declaraciones hechas en la Watch


Tower en una cascada continua de artículos durante el 1922 y 1923. Nótese el
repetido uso de términos como "indisputable", "correcto fuera de toda duda,"
"divinamente corroborado," "absoluta e indiscutiblemente correcto,"
"indisputablemente establecido," "certeza probada," "de origen divino," etc.-términos
aplicados a toda la trama cronológica, incluyendo al 1799 (el comienzo de los últimos
días), 1874 (el comienzo de la presencia invisible de Cristo), 1818 (el comienzo de la
resurrección de los ungidos), 1881 (el tiempo cuando Russell fue nombrado el
mayordomo del Señor), así como también al 1914, 1918 ya la fecha profética más
reciente, 1925, catalogada como teniendo 'tanto apoyo de las Escrituras como el
1914.' Para conveniencia del lector, se han subrayado ciertas secciones.
De la Watch Tower del 1º de marzo de 1922:

EL TIEMPO DE LA COSECHA

Jesús dijo que esta época terminaría con una cosecha, durante la cual él
estaría presente, y que entonces él enviaría a sus mensajeros a recoger a sus
escogidos. (Mateo 13:24-30; 24:31) Es de esperarse que el Señor tendría algún
testigo en la tierra al tiempo de la cosecha para anunciar el hecho de su presencia
y de la cosecha. Aquí hay evidencia circunstancial adicional que sirve como
prueba conclusiva; algunos hechos físicos que hablan más fuerte que palabras
audibles, a saber: Fue el hermano Russell quien anunció el tiempo de la cosecha
y la presencia del Amo de la cosecha. Fue él quien primero salió por todo el
territorio clamando, 'La cosecha ha llegado; vayan al campo y laboren.' Y miles
de otros tomaron la consigna y se unieron en la proclamación del mensaje.
Jesús claramente dijo que en el tiempo de su presencia él tendría un siervo
fiel y sabio a quien él usaría para dar alimento al debido tiempo a la familia (de la
fe). Todo aquel que hoy tiene conocimiento del plan divino de las edades tiene
que contestar verdaderamente que él derivó este conocimiento por el estudio de
la Biblia en conexión con lo que el hermano Russell escribió; que antes de esto ni
siquiera sabía él que Dios tenía tal plan de salvación. Toda persona que hoy se
regocija en la luz de la verdad de la Palabra de Dios se da cuenta que Dios le
trajo esta verdad, revelándola por medio del ministerio y trabajo empezado por el
hermano Russell poco después de la presencia del Señor.

206
206 CRISIS DE CONCIENCIA

Bajo el encabezamiento "Sabio para con Dios" (refiriéndose a Russell), el artículo


habla con desdoro de aquellos que "creen poseer mayor sabiduría que otros" y dice
que es típico de éstos "hacer declaraciones en forma dogmática." Unos párrafos más
adelante comienza a presentar los "hechos indisputables" acerca del 1799 y el 1874.
Lo que es "dogmatismo" en otros se considera "convicción sincera" cuando se
practica por los escritores de la revista.

SABIO PARA CON DIOS


¿Era él sabio? Como el mundo entiende esta palabra, particularmente como se define
por el clero mundano, él no 1o era. Y a Dios las gracias de que él no 1o era. De haber
poseído él sabiduría mundana, como la que usan sus difamadores, el Señor nunca 1o
hubiera usado. Tómese nota que estos llamados educados clérigos 1o acusaron de no
saber griego ni hebreo. Tal acusación es verdad. Los hechos han demostrado fuera de
toda duda que la mayoría de hombres que poseen un conocimiento del griego y el hebreo
se toman a sí mismos muy seriamente. Ellos empiezan a pensar que saben tanto que creen
que deben presentar algo asombroso para trastornar 1o que otro haya hecho. Ellos se
alejan del camino del Señor y se apoyan en su propio entendimiento, en contra de la
Palabra de El. (Proverbios 3:5, 6) Al hablar y escribir ellos, de costumbre utilizan frases
que la mente ordinaria no puede aprehender; y esto ellos 1o hacen esperando engrandecer
su propia sabiduría a los ojos de los demás. Porque ellos piensan que tienen más sabiduría
que los demás hacen declaraciones de manera dogmática, respectivamente de 1o
correcto o incorrecto de éstas, confiando que sean tragadas por otros que no pueden
sondear esta supuesta sabiduría.

______________________________________

Los hechos indisputables, por 1o tanto, muestran que "el tiempo del fin" empezó en
1799; que la segunda presencia del Señor comenzó en 1874; que la cosecha siguió
después y mayor luz ha sido arrojada sobre la Palabra de Dios. En conexión con esto,
entonces, notemos las palabras de Jesús: "¿Quién, pues, es el siervo fiel y sabio, a quien
su señor ha puesto sobre su familia, para darles el alimento a su tiempo? Bienaventurado
aquel siervo, a quien su señor cuando viniere le hallare haciendo así!"

Dos meses más tarde el número del 1º de mayo de 1922 continuó la campaña para
desarraigar toda inclinación a poner en tela de juicio las enseñanzas de la
organización, y esto, usando la misma táctica:

207
Justificación e intimidación 207

FRUTOS DE LA AMBICION
De vez en cuando surge alguien que, por un tiempo al menos, ha estado
siguiendo al Señor y que posee una medida de belleza de mente y carácter, y tal
vez de persona-uno que se toma a sí mismo con demasiada seriedad. El logra
convencerse que ha sido nombrado por Dios para velar sobre las cosas divinas y
guiar al pueblo de Dios fuera del desierto. Al seguir esta senda, él está
convencido en su propia mente que el Señor cometió un error al escoger al
hermano Russell como tal siervo; y esta duda lo lleva más tarde a la conclusión
de que el hermano Russell no era "tal siervo" después de todo. El comienza a
poner en tela de juicio lo que el hermano Russell escribió, y así se expresa. Ahora
él no presta atención a las palabras del Señor que dicen: "Confía en el Señor con
todo tu corazón; y no te apoyes en tu propio entendimiento. Teme presente en
todos tus caminos y él dirigirá tus senderos."
Así que, desatendiendo esta admonición, y siendo llevado por la influencia
sutil del adversario, él se convence a sí mismo que es su deber solemne desechar
todas las cosas que el hermano Russell enseñó y guiar a la iglesia al camino
correcto. Prepara un manuscrito y representaciones gráficas para sostener sus
puntos y presentarlos. Al presentar sus puntos a otros y ser amonestado de lo
incorrecto de éstos, él toma la posición de que esto quiere decir que los demás no
desean permitir que su luz brille, y él desatiende el consejo de ellos. Tan
convencido está él de que todo esto debe enseñarse a las gentes y que lo hasta
ahora enseñado tiene que ser descartado, que él comienza la publicación de sus
pensamientos y los manda a los consagrados. Sus argumentos parecen creíbles a
aquellos que sólo hacen un examen superficial, y especialmente a aquellos que
han olvidado lo que se les enseñó. La duda surge así en la mente de algunos que
leen tales cosas. Este es el momento de prueba.

La lealtad a las enseñanzas de la Sociedad, recibidas de Russell, se ponía a la par


con la lealtad debida a Dios y a Cristo. El repudiar las enseñanzas de Russell, era
negar a Cristo. Esta asombrosa pretensión se expresa claramente en el mismo número
de la Watch Tower:

Jesús claramente indicó que durante su segunda presencia él tendría en su iglesia


un siervo fiel y sabio, por medio de quien él daría el alimento al debido tiempo. La
evidencia concerniente a la segunda presencia del Señor, el tiempo de la cosecha, y que el
cargo "del siervo" ha sido ocupado por el hermano Russell, es abrumadora. De

208
208 CRISIS DE CONCIENCIA

ninguna manera es esto adoración de hombres. No importa quién era Charles T.


Russell - si médico, o ayudante de albañil o vendedor de camisas. San Pedro era
pescador; San Pablo un abogado. Todo esto es inmaterial. Lo importante es que
estos hombres fueron vasos escogidos por el Señor. Prescindiendo de la
ocupación temporera terrenal del hermano Russell, 1o importante es, que él era
el siervo del Señor. Entonces pues, repudiarlo a él y su trabajo es equivalente a
repudiar al Señor, bajo el principio aquí enunciado.
Esta línea de argumentación fue la misma que llegó a usarse medio siglo
después, en el decenio de 1980, al condenar a personas que se tildaban de
"apóstatas." Como ahora, asimismo entonces, la cronología fue un factor principal,
hecho una "Prueba de fe" para determinar lo genuino del cristianismo de uno. Este
mismo número de la W atch Tower también advirtió que el dudar del sistema de
fechas de la Sociedad, incluyendo 1799,1874, 1914 Y 1925, eventualmente
conduciría a "repudiar a Dios y a nuestro Señor Jesucristo y la sangre con la cual
hemos sido comprados." Decía así:

Nuevamente el momento de la prueba está aquí. Esta ahora tiene que ver con la
cronología. Y siguiendo esta dirección, se encontrará que el camino de la duda y la
oposición llevará a uno a dudar de la segunda presencia del Señor, el tiempo de la
cosecha, el cargo de "el siervo" y aquel que 1o ocupó, las evidencias del fin del mundo, la
inauguración del reino, 1o cercano de la restauración del hombre, y finalmente nos
llevará a repudiar a Dios ya nuestro Señor Jesucristo y la sangre con la cual hemos sido
comprados.
Ahora, número tras número, enfocó en la cronología de la Sociedad, hablando desdeñosamente
de toda evidencia contraria, y exaltando la exactitud del sistema de fechas de la organización. 1914
era sólo uno de los rasgos de tal sistema, y la Watch Tower argüía insistentemente que todas las
fechas (y las alegaciones acompañantes acerca de éstas) eran correctas, el producto de la guía divina;
por lo tanto no había necesidad alguna de dudar de ninguna de ellas. En la Watch Tower del 15 de
mayo de 1922 encontramos lo siguiente:

CRONOLOGIA

N o TENEMOS ninguna duda con relación a la cronología referente a las fechas 1874,
1914, 1918, Y 1925. Algunos alegan haber encontrado nueva luz en conexión al período de los
"setenta años de desolación" y el cautiverio de Israel en Babilonia, y están celosamente
buscando convencer a otros de que el hermano Russell estaba errado.

209
Justificación e intimidación 209

El apóstol Santiago nos asegura que "si a cualquiera de vosotros le falta


sabiduría, pídasela a Dios, el cual da con largueza a todos, y no zahiere; y le será
dada". Nosotros creemos en esa promesa y diariamente pedimos por sabiduría
celestial y gracia para ser guiados en rectitud. Nosotros también creemos que las
oraciones de los santos ascienden diariamente al trono de la gracia celestial en
solicitud de guía divina con relación a 1o que ha de aparecer en la W A TCH
TOWER, y nosotros apreciamos grandemente tal hecho.

A los lectores se les amonestó que no se dejaran influir fácilmente a favor de la


evidencia proveniente de la historia seglar que contradecía la cronología de la
Sociedad. Nótese la oración concluyente de este párrafo:

Algunas de sus más ilustres "autoridades" se hallan a veces indignas de confianza;


como por ejemplo, Josefo y Ptolomeo. Estos hombres vivieron durante los primeros dos
siglos después de Cristo. Tuvieron dificultad en compilar su información; pues no les
estaba accesible la información completa. Sin duda ellos hicieron 1o que mejor pudieron
dentro de las circunstancias. Ellos se consideran como entre 1o mejor que la historia
seglar ha producido. De ellos y de otros, ciertas fechas han sido generalmente aceptadas
por los historiadores; pero el hecho de que son generalmente aceptadas no garantiza
exactitud absoluta. Sin embargo. con la idea de hacer una impresión en los lectores por
medio del peso de su propia sabiduría, estas conclusiones se expresan a menudo en un
lenguaje positivo, y el estudiante se ve inclinado a aceptarlas a primera vista sin ninguna
investigación adicional.

Compárese esa última oración con la clase de lenguaje, que de allí en adelante, la
Watch Tower usa al urgir aceptación de su sistema de fechas:

ESTAMPADO CON EL SELLO DE LA APROBACION DE DIOS

Fue a base de esta manera de computación que las fechas 1874, 1914. v 1918 se
localizaron: y el Señor ha puesto su sello de aprobación sobre 1914 y 1918 más allá de
toda posible corrección. ¿Qué más evidencia necesitamos?
Utilizando la misma línea de medir, se empieza con la entrada de los hijos de Israel a
Canaán, y se cuentan 70 ciclos completos de 50 años cada uno, como se indica
claramente por haber Jehová mandado a los judíos a Babilonia por 70 años completos, es
un asunto sencillo

210
210 CRISIS DE CONCIENCIA

localizar 1925, probablemente el otoño, para el comienzo del jubileo antitípico. No puede
haber más duda en cuanto al 1925 que hubo en cuanto al 1914. El hecho de que algunas
de las cosas esperadas para 1914 no se materializaron no altera la cronología en lo más
mínimo. Tomando nota de lo prominentemente señalada que está esta fecha, es muy fácil
para una mente finita concluir que todo el trabajo que había de hacerse se concentrara
alrededor de esta fecha, y así muchos se inclinaron a anticipar más de lo que se había
predicho. Así sucedió en 1844, en 1874, en 1878 como también en 1914 y 1918. Mirando
atrás vemos fácilmente que esas fechas estaban claramente indicadas en las Escrituras y
sin duda alguna fue ésta la intención del Señor para animar a su pueblo, como en efecto
resultó, como también para servir como un medio para probar y cerner, una vez que todo
lo esperado no ocurrió. El que no tendrá lugar todo lo que algunos esperan ver en 1925 no
alterará la fecha en lo mínimo como tampoco lo alteró en los otros casos.

Una vez más las expectativas no cumplidas que resultaron de profecías anteriores
basadas en su cronología se acreditan a la cuenta del Señor, como si fueran de su
hechura, "sin duda alguna fue ésta la intención del Señor para animar a su pueblo."
Nada de extraño se nota en este concepto que representa a Dios y a Cristo como
valiéndose de lo falso para animar a sus siervos. Sin embargo leemos en las Escrituras
que "Dios es luz y no hay oscuridad alguna en unión con é1."3 La idea de que Dios o
su Hijo emplean el error para guiar a los cristianos es ajena a las Escrituras. Es
claramente un atentado para poner a la defensiva a aquel que suscita preguntas, y
presentarlo en el papel de murmurador contra Dios.
Se puso gran énfasis en la alegación de que el cambiar la cronología presentada,
aunque fuera en un año, sería desastroso, "destruiría el sistema entero de cronología"
promovido por la Sociedad.4 La realidad es que la mayor parte de las fechas
empleadas para el período antes de la era común se han cambiado sustancialmente
por la Sociedad misma en tiempos más recientes.
Ningún calificativo pareció demasiado exagerado y ninguna alegación demasiada
extravagante para que se empleara al insistir en lo correcto de lo que entonces se
llamaba "la cronología de la verdad actua1." Considere estas afirmaciones hechas en
la Watch Tower del

3 1 Juan 1:5.

4 La Watch Tower del 15 de junio del 1922, p. 187.

211
Justificación e intimidación 211

15 de junio de 1922, a la vez reteniendo en la mente qué gran parte de todo ello se
ha rechazado desde entonces:

PRUEBA ADICIONAL DE LA CRONOLOGIA


DE LA VERDAD ACTUAL

Existe una bien conocida ley de matemática que se llama "la ley de probabilidades."
Son frecuentes las aplicaciones de esta ley a la vida cotidiana con el fin de decidir
cuestiones dudosas. En una familia con hijos, si se cometiera un tipo distintivo de
maldad, las probabilidades son -- de hecho, la certeza es-que se cometió por un hijo en
particular, y que los demás seguramente no 1o cometieron. Si cierto daño peculiar se
hiciera de noche a una casa en particular, entonces es la ley de probabilidades que puede
haber sido por puro accidente; si se hiciera a dos casas de la misma manera entonces es
probable que no fue por accidente, sino a propósito por cierta persona; empero si se
hiciera a tres casas o más de la misma manera, entonces pasa más allá de la posibilidad de
ser accidental y llega a la certeza de haberse efectuado a propósito.
La cronología de la verdad actual podría ser una mera coincidencia si no fuera por
las repeticiones en dos grandes ciclos de 1845 y 2520 años, hecho que 1o saca del
dominio de la casualidad y 1o introduce al de la certeza. Si sólo hubiese una o dos fechas
correspondientes en estos ciclos, posiblemente serían coincidencias, pero cuando la
concordancia entre fechas y eventos viene por docenas, de ninguna manera es mera
casualidad, más bien es el designio o plan del único Ser personal capaz de tal plan-Jehová
mismo; y la cronología en sí tiene que estar correcta.
En los pasadizos de la Gran Pirámide de Giza la concordancia con la cronología de la
verdad actual entre una o dos medidas pudiera ser accidental, pero la concordancia de
docenas de medidas prueba que el mismo Dios diseñó la pirámide y el plan-y al mismo
tiempo prueba 1o correcto de la cronología.
La concordancia de la cronología con algunas medidas del Tabernáculo y el
Templo de Ezequiel sella aún más la cronología como correcta.
Es sobre la base de éstas y muchas otras correspondencias-de acuerdo con las sólidas
leyes conocidas a la ciencia-que afirmamos esto. Por las Escrituras, científicamente, e
históricamente, la cronología de la verdad actual es correcta más allá de toda duda. Su
exactitud ha sido abundantemente confirmada por las fechas y eventos del 1874, 1914 y
1918. La cronología de la verdad actual es base segura sobre la cual el hijo consagrado de
Dios puede procurar investigarlas cosas porvenir.-l Pedro 1:11,12; Juan 16:13.

212
212 CRISIS DE CONCIENCIA

La cronología permaneció "firme como una roca, basada en la Palabra de Dios,"


expresó el artículo, enfatizando que el creer en ella era "asunto de fe en Jehová y en
su Palabra inspirada."5 Se insistió en la naturaleza "divina" de la ahora casi totalmente
rechazada cronología, y esto no sólo por algunos elementos o porciones de ella, sino
por el todo, "absolutamente". Llevaba ésta el "sello de aprobación del Dios
Todopoderoso." Así, en la Watch Tower del 15 de julio del 1922 bajo el
encabezamiento "El cable fuerte de cronología" se dijo:

La cronología de la verdad actual es, para comenzar, una cadena de fechas,


como otras cronologías. Esto es, de cada fecha se sabe cuántos años la separan de
la precedente y de la que le sigue, cada paso siendo probado por la evidencia más
confiable en existencia. Pero si esto fuera toda la prueba de 1o fidedigno de la
cronología, no se podría alegar con veracidad que fuera más digna de confianza
que las cronologías seglares. Hasta ahora, es solo una cadena, y no más fuerte
que su eslabón más débil.
Existen, sin embargo, relaciones bien establecidas entre las fechas de la
cronología de la verdad actual. Estas conexiones internas de las fechas le
imparten a la cronología una mayor fuerza que la que encontramos en las otras
cronologías. Algunas de éstas conexiones son de carácter tan extraordinario que
indican claramente que esta cronología no es de hombre, sino de Dios. Siendo de
origen divino y divinamente corroborada, la cronología de la verdad actual es
una clase aparte, absoluta e indiscutiblemente correcta.

______________________________________

INCONTESTABLEMENTE ESTABLECIDA

Cuando una fecha se señala por varias líneas de evidencia, queda firmemente
establecida. La ley científica de probabilidades le imparte a los hilos del cable de la
cronología una fuerza unida que es mucho mayor que la suma de las líneas individuales
de evidencia. Esta es una ley en la cual se depende implícitamente en asuntos de
importancia: o sea, que cuando se señala una cosa de una sola manera puede que sea por
la casualidad; si se le señala de dos maneras, es casi seguro que es cosa cierta; si por más
de dos maneras es casi imposible que sea por casualidad, o que no sea verdad; y el añadir
nuevas pruebas la remueve enteramente del campo de la casualidad al de la certidumbre
probada.

5 La Watch Tower. 15 de junio del 1922. p. 187.

213
Justificación e intimidación 213

Este principio se aplica a diario en asuntos de mayor peso en las cortes de


ley. El testimonio de un solo testigo puede considerarse dudoso, pero el de dos ó
tres testigos basta para establecer incontestablemente la verdad. "Por boca de dos
o de tres testigos se decidirá todo asunto."-2 Corintios 13:1.
En la cronología de la verdad actual hay tantas relaciones internas entre las
fechas que no es una mera hilera de fechas, ni una cadena, sino un cable de
hebras inextricablemente unidas-un sistema unificado divinamente, con la
mayoría de las fechas teniendo relaciones tan notables con las otras que el sello
de origen no humano queda puesto sobre ellas.

PRUEBA DE ORIGEN DIVINO


Se demostrará claramente que la cronología de la verdad actual despliega
evidencia indisputable de la presciencia divina de las fechas principales, y que
esto es a su vez prueba de origen divino, y que el sistema no es de invención
humana, sino un descubrimiento de verdad divina.
La prueba reside en las muchas relaciones internas conectantes entre las
fechas. Sin estas relaciones la cronología no sería diferente de los sistemas
seglares, pero con ellas creemos que ésta lleva el sello de la aprobación del Dios
Todopoderoso.

Se dependía fuertemente en "paralelismos" como evidencia del origen divino del


sistema de fechas propuesto, períodos paralelos de 1,845 y 2,520 años fueron
aplicados a un número considerable de fechas y eventos históricos. De tal sistema de
utilizar paralelismos el artículo en este número de la Watch Tower declaró:

Paralelismos de esta naturaleza son prueba del origen divino de la cronología


de la verdad actual, porque muestran presciencia. En el caso citado, la división
entre Israel y la cristiandad, separadas por 2520 años, es evidencia de que cuando
la primera división fue permitida, la última era preconocida. Esto es verdad por la
relación entre los dos eventos, tanto en relación con el tiempo como con la
naturaleza de éstos.
Cuando se halla que existe una serie o sistema de fechas paralelas,
compuesto de pares de fechas separadas por 2520 años, la presciencia se hace
obvia. Sería absurdo alegar Que la relación descubierta no fue el resultado del
arreglo divino. Sólo Dios tiene tal presciencia, y esto prueba que él controla los
tiempos y eventos de manera que éstos están entretejidos en un todo bello y
armonioso demasiado

214
214 CRISIS DE CONCIENCIA

sublime para ser el resultado de la casualidad o de la inventiva humana.

A pesar de que el sistema del uso de paralelismos se describió como obviamente


el producto de la presciencia divina, al grado de que negar su exactitud e importancia
hubiese sido "absurdo," este sistema fue luego descartado por completo por la
organización.
Todo este material, dedicado a atacar cualquier tendencia a poner en tela de juicio
las profecías en cuanto a fechas que formaban parte tan vital en la estructura doctrinal
de la organización, parece haber tenido la meta de preparar a los lectores de la Watch
Tower para un evento cercano. Aparentemente el propósito era crear cierto espíritu y
actitud antes de la convención ese año en Cedar Point, Ohio. Esa convención del
1922, a menudo referida como un evento trascendental en la historia de la
organización, tuvo como su discurso principal una discusión que edificó sobre el
fundamento establecido anteriormente en artículos de la Watch Tower. Hoy día la
organización cita porciones de ese discurso para apoyar la fecha de 1914,
suprimiendo el hecho de que el 1799 y el 1874 figuraban con igual importancia en el
argumento presentado, y en la conclusión a la cual se esperaba que llegara el
auditorio. Esto lo vemos en las siguientes porciones publicadas ello de noviembre de
1922 en la Watch Tower.

La profecía bíblica muestra que el Señor estaba destinado a aparecer por


segunda vez en el año 1874. El cumplimiento de profecía muestra fuera de toda
duda que él sí apareció en 1874. Profecía cumplida es de otro modo llamada
datos físicos; y estos datos son indisputables.
Jesús mismo declaró que al tiempo de su presencia él conduciría una cosecha
de su pueblo, durante la cual él recogería a si mismo los que eran verdaderos y
leales. Durante algunos años esta obra ha estado en operación y se aproxima a su
terminación. El declaró que durante su presencia él tendría una persona que
ocupara el puesto de un siervo fiel y sabio, por medio de quien el Señor serviría a
su pueblo alimento a su debido tiempo.

DIA DE PREPARACION

¿Por qué ha venido el Rey? Para establecer su reino y reinar como Rey. Pero antes de
comenzar su reino tuvo una obra que efectuar, y ésa es una obra preparatoria. Ya que los
miembros de su cuerpo han

215
Justificación e intimidación 215

de estar asociados con él en su reinado, éstos tienen que ser recogidos y


preparados antes del comienzo del reinado. Los tiempos de los gentiles bajo la
supervisión del dios de este mundo terminaron ello de agosto de 1914. No habría
sido consistente de parte del Señor, el Rey de gloria, asumir su gran poder y reino
antes de esa fecha. (Ezequiel 21:27) Puesto que él ha estado presente desde 1874,
se sigue, de acuerdo con los hechos como los vemos ahora, que el período desde
1874 hasta 1914 es el día de la preparación. Esto de ningún modo milita contra el
pensamiento de que "el tiempo del fin" cuenta desde 1799 hasta 1914. El período
desde 1799 hasta 1874 no podía llamarse el día de la preparación, sino un día de
luz aumentante. No es razonable pensar que el Rey haya comenzado a hacer
preparativos antes de estar presente.
Por seis mil años Dios se ha estado preparando para este reino. Por mil
novecientos años él ha estado recogiendo la clase del reino de entre los hombres.
Desde el 1874 el Rey de gloria ha estado presente; y durante ese tiempo él ha
dirigido la cosecha y ha recogido a sí la clase del templo. Desde el 1914 el Rey
de gloria ha tomado su poder y reina. El ha limpiado los labios de los de la clase
del templo y los ha enviado con el mensaje. La importancia del mensaje del
templo no puede ser enfatizada demasiado. Es el mensaje de todos los mensajes.
Es el mensaje de la hora. Les incumbe a aquellos que son del Señor proclamado.
El reino de los cielos se ha acercado; el Rey reina; el imperio de Satanás está
cayendo; millones que ahora viven no morirán jamás.
¿Lo cree usted? ¿Cree usted que el Rey de gloria está presente, y lo ha
estado desde 1874? ¿Cree usted que desde entonces él ha dirigido el trabajo de la
cosecha? ¿ Cree usted que durante ese tiempo él ha tenido un siervo fiel y sabio a
través de quien él dirigió su trabajo y el dispensar alimento a la casa de la fe?
¿Cree usted que el Señor está ahora en su templo, juzgando las naciones de la
tierra? ¿Cree usted que el Rey de gloria ha comenzado su reinado?
Entonces ¡vuelvan al campo, oh hijos del Dios altísimo! ¡Cíñanse la
armadura! Sean sobrios, estén vigilantes, sean activos, sean valerosos. Sean fieles
y verdaderos 'testigos para el Señor. Vayan adelante en la lucha hasta que cada
vestigio de Babilonia yazca desolado. Proclamen el mensaje por todas partes. El
mundo tiene que saber que Jehová es Dios y que Jesucristo es Rey de reyes y
Señor de señores. Este es el día de todos los días. ¡Miren, que el Rey reina!
Ustedes son sus agentes de publicidad. Así que, anuncien, anuncien, anuncien el
Rey y su reino.

216
216 CRISIS DE CONCIENCIA

A pesar del llamado vehemente a lealtad a las enseñanzas y la cronología del


Pastor Russell, el "siervo fiel y sabio," este discurso es notable porque revela las
primeras señales de un gradual alejarse de estas mismísimas enseñanzas. En el libro
El tiempo se ha acercado, Russell había enseñado que el "1878, siendo el paralelo de
la toma [de parte de Cristo] de poder y autoridad en el tipo, claramente marcaba el
tiempo de la verdadera toma de poder como Rey de reyes, por nuestro Señor
invisible, espiritual y presente-el tiempo de tomar para sí su gran poder para reinar."
Por medio del discurso de Rutherford en Cedar Point estos hechos -- hechos
invisibles-- se movieron del 1878 al 1914, una fecha que había probado estar vacía de
todas las cosas predichas y esperadas. Fue el principio de lo que \ llegaría a ser una
transferencia casi total de los eventos asignados al período pre-1914, trasladándonos
al mismo 1914 y a fechas subsiguientes.
En armonía con el folleto Millo es que ahora viven no morirán jamás, la
organización enseñaba ahora que el ciclo del Jubileo (que de acuerdo a la ley de Dios
dada a Moisés, consistía en períodos consecutivos de cincuenta años! con el
quincuagésimo como el Jubileo) señalaba al 1925 como el comienzo de la
manifestación cabal del reinado de Cristo y la vuelta de los profetas. El rasgo
distintivo de este año sería el retorno a la Tierra de los profetas de antaño. En el 1924
la organización publicó un folleto diseñado para usarse con la juventud y titulado El
camino al paraíso. Note, en las I páginas 224 a 227 del folleto, cuan confiadamente
se ofrecieron a estas mentes jóvenes esas predicciones, incluyendo una descripción de
la Jerusalén terrenal como la capital mundial de la humanidad restaurada:

El camino al paraíso

El año legal judío comienza en el otoño, en lo que para nosotros es el


primero de octubre. El año 1926 comenzaría, por lo tanto, cerca del primero de
octubre de 1925. Sería razonable esperar ver el comienzo de la restauración del
favor de Dios al pueblo judío, como parte del mundo. un poco después de esa
fecha. Muchos judíos ya están contemplando con añoranza su antigua madre
patria, Palestina. El tiempo límite que Dios le había asignado a las naciones
gentiles expiró en 1914, como ya hemos visto. Por tanto, ya que la nación judía.
como nación, perdió el favor de Dios cuando crucificaron a

217
.....

Justificación e intimidación 217

Jesús, y las naciones gentiles ya no son reconocidas por Dios como naciones,
Cristo comenzará pronto a bregar con el mundo como individuos, empezando,
por medio de los fieles del pasado, con el judío primero. Debemos esperar, por
1o tanto, ver poco después del 1925 el despertar de Abel, Enoc, Noé, Abraham,
Isaac, Jacob, Melquisedec, Job, Moisés, Samuel, David, Isaac, Jeremías,
Ezequiel, Daniel, Juan el Bautista, y otros mencionados en el capítulo once de
Hebreos.
Estos formarán un núcleo del nuevo reino sobre la Tierra. Una de las
primeras cosas necesarias será el poner a Jerusalén en condición para ser la
capital del mundo. Esto hará necesario una gran cantidad de trabajo, pero habrá
muchos obreros voluntarios Las noticias actuales nos informan que la atención ya
se concentra sobre Palestina, y que miles de judíos se esfuerzan por volver allí.
Bastante trabajo se ha hecho ya en construir mejores caminos y en cultivar los
campos. Sin embargo, no debemos esperar ver mucho trabajo sistemático en
progreso hasta que estos "príncipes" hayan sido despertado s y colocados en sus
puestos.
La capital de cada país deberá estar en comunicación rápida y directa con
todas las partes de su territorio. Si Jerusalén va a ser la capital del mundo, deberá
ser capaz de estar en rápido contacto con toda localidad. El Reino de Cristo va a
deshacer en mil años todo el mal acumulado en los últimos seis mil años.
Métodos antiguos no bastarán. Vemos ya grandes cambios que están teniendo
lugar. Ahora la telegrafía inalámbrica y el radio pueden llevar mensajes a la otra
mitad del globo; y para el tiempo en que se traiga a los príncipes estas
invenciones habrán sido perfeccionadas para alcanzar alrededor del mundo.
Por el mundo entero, todos estarán en "un solo cuarto," por decido así. El
cuarto será un poco más grande que aquel en que estamos acostumbrados a
reunimos; pero, ¿y qué? Ahora cuando leemos Isaac 2:3 y Zacarías 14:16,17
vemos cuan fácil será para las gentes "subir a Jerusalén." Los príncipes pueden
fácilmente radio trasmitir sus instrucciones a cualquier parte del mundo.
Imagínese al Príncipe Abraham teniendo algunas instrucciones que dar, llamando
"¡Atención!"; y a todas las gentes en todo el mundo escuchando, y oyendo cada
palabra pronunciada, tan fácilmente como si él estuviera dirigiéndolas desde la
plataforma en un salón público!
Claro, si alguno deseara visitar Jerusalén y personalmente entrevistarse con
los príncipes, o si los príncipes desearan hacer una inspección personal de alguna
obra pública, aeroplanos pronto se perfeccionarán de manera que será cuestión de
sólo unas horas de vuelo desde cualquier punto hasta Jerusalén, o de Jerusalén a

218
218 CRISIS DE CONCIENCIA

cualquier punto en la Tierra. Verdaderamente éste será un nuevo mundo hecho


glorioso en todo aspecto.-Zacarías 14:20, 21; Revelación 21; Salmos 72 y 145.
Estos hombres fieles de la antigüedad también poseerán el poder para usar la "vara
de hierro," si resultara necesario, para bregar con los voluntariosos y los desobedientes.
Todos tendrán que aprender que la injusticia no se permitirá. La justicia es la ley
fundamental del nuevo reino.-Salmo 37:9, 10, 2, 38.
Sin duda muchos de los niños Que lean este libro vivirán para ver a Abraham, Isaac,
Jacob, José, Daniel y todos esos otros fieles de la antigüedad, venir en la gloria de su
"mejor resurrección," perfectos en mente y cuerpo. No tardará mucho para que Cristo los
nombre a sus puestos de honor y autoridad como sus representantes terrestres. El mundo
y todas las presentes comodidades les parecerán extraños al principio, pero pronto se
acostumbrarán a los nuevos modos. Al principio quizás tengan algunas experiencias
jocosas; pues ellos ¡nunca vieron teléfonos, radios, automóviles, alumbrado eléctrico,
aeroplanos, máquinas de vapor y muchas otras cosas que nos son familiares.
¡Qué privilegio es estar viviendo ahora y ver el fin de lo viejo y el comenzar de lo
nuevo! De todos los tiempos en la historia del mundo éste es el más maravilloso.

Está por demás decir que los niños a quienes esta publicación se dirigió son ahora
mujeres y hombres de edad, al menos de 70 años o más.
La Sociedad Watch Tower ocasionalmente emplea el lema atrayente "Millones
que ahora viven no morirán jamás" y llama atención al hecho de que la membresía de
Testigos ahora pasa de unos millones, sin embargo, ellos encubren una obvia
tergiversación. La pretensión de que "Millones que ahora viven no morirán jamás" no
se hizo a personas que viven hacia el final del siglo veinte. Se hizo a personas que
vivían en los años 1918 al 1925. Sólo una pequeña fracción de los más de cuatro
millones de Testigos de Jehová estaban vivos entonces. Sólo si hoy hubiese más de
dos millones de Testigos cuya edad pasara de 70 años, podría pretenderse que de
alguna manera la predicción se verificó.
El 1925, el año en el cual se basó tanto la predicción como el lema, resultó
totalmente vacío de todas las cosas predichas, mera paja, fantasía profética.

219
Justificación e intimidación 219

No obstante, se suponía que todo el material que aparecía en la Watch Tower y


otras publicaciones fuera "alimento al debido tiempo," suministrado por Dios a través
de su canal de comunicación, un canal que afirmaba que tenía la aprobación especial
y dirección de Cristo Jesús como el Rey ahora reinante. Como ellos mismos declaran,
hablaron tal como "profeta genuino" de Dios.
El pasar del 1925 y el fracaso de estas últimas predicciones, sin embargo,
demostró que los pronosticadores no habían actuado como un "esclavo fiel y
discreto." No se habían adherido fiel ni humildemente a la Palabra inspirada de Dios,
la única cosa que merece el término calificativo de "indisputable," "absoluta e
indiscutiblemente correcta," "establecida fuera de toda duda." Tampoco habían sido
discretos durante todos los años que publicaron pretensiones tan dogmáticas a través
de toda la Tierra, tal indiscreción en efecto se admitió cuando el Juez Rutherford
reconoció que él se había hecho aparecer como un "asno."
El lenguaje intimidante usado por el proclamado "canal" de Dios, la Sociedad
Watch Tower, las insinuaciones de ambición, orgullo, y deslealtad a Cristo que éste
dirigió a cualquiera que no quisiera tomar el mismo curso de presunción,
indudablemente influyeron en la mayoría para que siguieran "al líder" mientras él
admitidamente hacía declaraciones de tipo asnal. Muchos, sin embargo, encontraron
que no podían seguir respaldando un curso tan irresponsable y la organización sufrió
una pérdida mayor de adherentes después del 1925.6
¿Cómo presentan la situación del 1925 las publicaciones recientes de la
organización? El anuario de los testigos de Jehová para 1975 atribuyó el problema,
no a la organización quien fue la que publicó la información, sino a "los hermanos"
que la leyeron. En la página 146, el Anuario dice:

El año de 1925 vino y pasó. Los seguidores ungidos de Jesús todavía estaban
en la Tierra como clase. Los hombres fieles de la antigüedad -Abrahán, David y
otros- no habían sido resucitados para llegar a ser príncipes en la Tierra. (Sal. 45:
16) Por eso, según recuerda Anna MacDonald: "1925 fue un año de tristeza para
muchos hermanos. Algunos de ellos tropezaron; sus esperanzas fueron
destrozadas. . Habían esperado ver a algunos de los 'beneméritos de la
antigüedad' [hombres de la antigüedad como Abrahán] resucitados. En vez de
considerar aquello una 'probabilidad,' quisieron entender que era una 'certeza,' y
algunos hicieron preparaciones para sus propios amados, pues esperaban la
resurrección de éstos.

6 Entre éstos estuvo Alvin Franz, hermano de mi padre y el más joven de los cuatro hermanos Franz.

220
220 CRISIS DE CONCIENCIA

¿Muestra un repaso de las declaraciones publicadas en la Watch Tower, como las


hemos visto en las páginas anteriores, que se podría justificar de alguna manera esta
transferencia de responsabilidad a los "hermanos" por haber desarrollado grandes
esperanzas y luego ver estas esperanzas destrozadas?
El Anuario para el 1980 (publicado el mismo año que el presidente Franz
recontaba a la familia Betel los comentarios hechos en privado por el Juez
Rutherford) presentó un punto de vista similar sobre el asunto.
En la página 62, se nos relata la visita del Juez Rutherford a Suiza en mayo del
1926 para asistir a una convención y para participar en una sesión de preguntas y
respuestas. En esta sesión el siguiente intercambio tomó lugar, la respuesta
procediendo del Juez Rutherford:

"Pregunta: ¿Han regresado los hombres fieles de la antigüedad?


"Respuesta: Ciertamente no han regresado. Nadie los ha visto, y sería
insensato hacer tal anuncio. En el libro 'Millones' se declaró que sería razonable
esperar que regresaran poco después de 1925, pero esto fue simplemente una
opinión expresada."

Todo el mundo tiene el derecho de expresar opiniones. Pero hombres que alegan
ser voceros de Dios en la Tierra ciertamente no tienen el derecho de expresar meras
opiniones al mismo tiempo que alegan que lo que dicen está respaldado por la Palabra
de Dios y debe ser aceptado como tal. Hemos visto ya que en el folleto Millones que
ahora viven no morirán jamás, el mismo Rutherford había dicho que "podemos
confiadamente esperar que 1925 marcará el regreso de Abrahán, Isaac, Jacob y los
fieles profetas de antaño." En la Watch Tower se había declarado que "No puede
haber más duda en cuanto al 1925 que hubo en cuanto al 1914."
Cuando declaraciones se esparcen alrededor del globo como el mensaje de Dios
para la humanidad, como "alimento espiritual al debido tiempo," éstos que están
publicándolas ciertamente no son ni "fieles" ni "discretos" si irresponsablemente
expresan opiniones falaces, luego arguyen tenazmente por ellas, y menosprecian a
cualquiera que disienta, o, peor aún, hasta arrojan duda sobre la misma lealtad y
humildad de tal persona ante Dios.

221
Justificación e intimidación 221

En el 1930, la casa llamada Beth-Sarim se construyó por la organización en San


Diego, California. De esto, el libro El nuevo mundo, escrito por Fred Franz, en las
páginas 106, 107, declara:

Ahora el Señor Jesús ha venido al templo para juicio, y el resto de los


miembros de "su cuerpo" que aun se encuentra en la tierra ha sido juntado a la
condición del templo que es una de perfecta unidad con él (Malaquías 3: 1-3), y
por esta razón es de esperarse que estos fieles .hombres de la antigüedad vengan
de la tumba de un momento a otro. Las escrituras dan fundada razón para creer
que esto ocurrirá poco antes de que comience el Armagedón.
En esperada este acontecimiento, en San Diego, California, (E.U. de A_) se
construyó una casa en el año de 1930, y se le dio el nombre de "Beth:..Sarim",
que significa "Casa de 1os príncipes".. Los enemigos religiosos han dado mucha
publicidad maliciosa a este hecho. Actualmente el título de propiedad de esta
casa está en fideicomiso para que la ocupen los príncipes cuando regresen: Los
más recientes hechos indican que los religiosos de este mundo condenado crujen
los dientes a causa del testimonio al nuevo mundo que da esa "Casa de los
Príncipes". Para esos religiosos y sus aliados no es motivo de placer el regreso de
esos fieles hombres de tiempos antiguos para gobernar ejecutando juicio. 7

Como se mostró en un capítulo anterior, fue en 1941, sólo dieciséis años después
del 1925, en una convención en St. Louis, Missouri, que el cabeza de la organización,
el presidente Rutherford, nuevamente aseguró a los jovencitos que muy pronto los
hombres
7 Unos pocos años después .de la publicación de este libro (1942), la casa se vendió. En una asamblea
grande de los Testigos de Jehová convocada en 1950 en el Estadio yankee, en la ciudad de Nueva
York, Fred Franz presentó un discurso donde el predicho regreso de los "príncipes" antes del
Armagedón se abandonó, reemplazado con la idea de que los hombres nombrados por la Sociedad
en las congregaciones ya llenaban tal papel principesco.

222
222 CRISIS DE CONCIENCIA

y mujeres fieles de tiempos bíblicos retornarían. Ellos guiarían a estos jovencitos


en su selección de cónyuges, 1o que hacía aconsejable que pospusieran los
planes de matrimonio hasta ese tiempo. Al describir el evento, The Watch Tower
(La Atalaya) hizo el comentario sobre el libro Hijos, presentado entonces, de que
era "el instrumento provisto por el Señor para servicio más efectivo en los meses
que quedan antes del Armagedón."

Aproximadamente trescientos meses después, en 1966, se promulg6 una


nueva fecha: 1975.

223
9

1975: ‘EL TIEMPO APROPIADO


PARA DIOS ACTUAR’
No les toca a ustedes saber en qué día o en qué ocasión hará el
Padre las cosas que solamente él tiene autoridad para hacer.
-Hechos 1:7, Versión Popular.

D URANTE LA segunda mitad de la presidencia de Rutherford, la mayoría de las


profecías relacionadas con las fechas más tempranas--defendidas tan tenazmente en la
primera mitad de su presidencia-se abandonaron o se volvieron a localizar.
El comienzo de los "últimos días" se movió del 1799 al 1914.
La presencia de Cristo en 1874 también se movió al 1914 (como ya se había hecho
en 1922 con el comienzo oficial del gobierno del Reino de Cristo en 1878).
El comienzo de la resurrección se movió de 1878 a 1918.
Por un tiempo, hasta se sostuvo que 1914 había, en efecto, traído el "fin del
mundo" en el sentido de que Dios 'legalmente' había cesado de dar permiso a las
naciones del mundo de ejercer el dominio de ellas sobre la Tierra. Esto, también, se
abandonó, y el "fin" o "conclusión del sistema de cosas" (como se vierte en la
Traducción del Nuevo Mundo) ahora se considera que está en el futuro.
La organización pretende que los sucesos alistados tuvieron cumplimiento en los
años nuevamente seleccionados, pero ya que se trata enteramente de cumplimientos
invisibles, obviamente la aceptación de ellos depende enteramente de la fe de uno en
las interpretaciones ofrecidas. Después de una sesión del Cuerpo Gobernante donde las
profecías relacionadas con ciertas fechas surgieron en la discusión, el miembro Bill
Jackson me dijo sonriendo,

224
224 CRISIS DE CONCIENCIA

"Nosotros acostumbrábamos decir, sencillamente te mueves la fecha de este hombro y


te la pasas al otro."

No fue sino hasta después de la muerte de Rutherford en 1942 que un cambio se


hizo con relación al año 606 antes de la Era Común como el punto de comienzo para
los 2,520 años. Extrañamente, el hecho de que 2,520 años desde 606 a. de J.C. llevan
en realidad al
1915 E. C. y no al 1914 E. C., no se reconoció ni se atendió por más de 60 años.
Entonces, calladamente, se atrasó el punto de comienzo un año, al 607 a. de J.C.,
permitiendo la retención del año 1914 E. C. como el punto final de los 2,520 años.
Ninguna evidencia histórica se había presentado al efecto de que la destrucción de
Jerusalén había ocurrido un año antes de lo creído. El deseo de la organización de
retener el 1914 como fecha señalada por ellos durante muchos años (cosa que ellos no
habían hecho con 1915) ocasionó el atrasar la destrucción de Jerusalén un año, una
cosa fácil de hacer-en el papel.
Para mediados de los 1940 ya se había decidido que la cronología usada durante
las presidencias de Russell y Rutherford tenía un error de 100 años, con relación a la
cuenta del tiempo hasta la creación de Adán. En 1966, la organización dijo que, en
lugar de haber concluido 6,000 años de historia humana en 1874, como se había
enseñado previamente, ellos concluirían en 1975.
Esto se publicó en el verano del 1966 en el libro escrito por Fred Franz, titulado
Vida eterna en libertad de los hijos de Dios. En el primer capítulo, el libro se valió del
arreglo de Jubileo, que también había sido clave en las predicciones del 1925, y se
argüía (igual como se había hecho en aquel entonces) a favor de la creencia en seis
"días" de mil años cada uno, durante los cuales la humanidad experimentaría
imperfección, seguidos por un séptimo "día" de mil años en el cual la perfección sería
restaurada en un gran Jubileo de liberación de la esclavitud al pecado, enfermedad y
muerte. El libro dijo en las páginas 28,29:

41 Desde el tiempo de Ussher se ha efectuado un estudio intenso de la


cronología bíblica. En este siglo veinte se ha efectuado un estudio independiente
que no sigue ciegamente a cálculos crono1ógicos tradicionales de la cristiandad,
y la cuenta de tiempo publicada como resultado de este estudio independiente da
como la fecha de la creación del hombre 4026 a. de la E. C.. Según esta
cronología bíblica

225
1975: 'El tiempo apropiado para Dios actuar 225

fidedigna seis mil años desde la creación del hombre terminarán en 1975, y el
séptimo período de mil años de la historia humana comenzará en el otoño de 1975 E. C.
42 De modo que seis mil años de la existencia del hombre en la Tierra pronto
terminarán, sí, dentro de esta generación. Jehová Dios es desde la eternidad, como está
escrito en el Salmo 90: 1, 2: ((Oh Jehová, tú mismo has resultado ser una verdadera
morada para nosotros durante generación tras generación. Antes que nacieran las
montañas mismas, o tú procedieras a producir como con dolores de parto la tierra y el
terreno productivo, aun desde tiempo indefinido hasta tiempo indefinido tú eres Dios."
De manera que desde el punto de vista de Jehová Dios estos seis mil años de la existencia
del hombre que están pasando son solamente como seis días de veinticuatro horas, porque
este mismo salmo (versículos 3, 4) pasa a decir: ((Tú haces que el hombre mortal se
vuelva a materia triturada, y dices: 'Vuelvan, hijos de los hombres.' Porque mil años son a
tus ojos solo como el día de ayer cuando ha pasado, y como una vigilia durante la noche."
De modo que en no muchos años dentro de nuestra propia generación estamos llegando a
lo que Jehová Dios podría considerar como el séptimo día de la existencia del hombre.

¿Cuál sería la importancia de esto? El libro pasa a hacer aplicación de los puntos
desarrollados.

43 ¡Cuán apropiado sería el que Jehová Dios hiciera de este venidero séptimo
período de mil años un período sabático de descanso y liberación, un gran sábado
de Jubileo para que se proclame libertad por toda la Tierra a todos sus habitantes!
Esto sería muy oportuno para la humanidad. También sería muy apropiado de
parte de Dios, porque, recuerde, la humanidad todavía tiene delante de sí lo que
el último libro de la Santa Biblia menciona como el reino de Jesucristo sobre la
Tierra por mil años, el reino milenario de Cristo. Proféticamente Jesucristo,
cuando estuvo en la Tierra hace diecinueve siglos, dijo respecto a sí mismo:
"Porque Señor del sábado es lo que el Hijo del hombre es." (Mateo 12:8) No
sería por pura casualidad o accidente, sino que sería según el propósito amoroso
de Jehová Dios el que el reino de Jesucristo, el "Señor del sábado," concurriera
con el séptimo milenio de la existencia del hombre.

226
226 CRISIS DE CONCIENCIA

¿Había dicho la organización 'sin rodeos' que el 1975 marcaría el comienzo del
milenio? No. Pero el párrafo arriba citado fue el clímax hacia el cual toda la
argumentación cuidadosamente construida había ido conduciendo.
Ninguna predicción cabal y franca se hizo sobre 1975. No obstante, el escritor
estuvo dispuesto a declarar que sería "muy apropiado de parte de Dios" el que Dios
comenzara el milenio en ese tiempo particular. Parecería razonable que, para un
hombre imperfecto decir lo que es o no es "apropiado" para el Dios Todopoderoso
hacer, exigiría un grado alto de certidumbre de su parte, ciertamente no que él
estuviera 'expresando una mera opinión.' La discreción requeriría, mejor dicho,
demandar(a que así fuera. Aún más fuerte es la declaración siguiente de que "sería
según el propósito amoroso de Jehová Dios el que el reinado de Jesucristo, el 'Señor
del Sábado,' concurriera con el séptimo milenio de la existencia del hombre"-séptimo
milenio, el cual ya se había dicho que estaba para comenzar en 1975.
El año siguiente, la edición del 8 de abril de 1967 de ¡Despertad!, la revista
compañera de La Atalaya, presentó el artículo titulado "¿Cuánto más tardará?" y bajo
el encabezamiento "6,000 años se terminan en 1975," también razonó que el milenio
sería los últimos 1,000 años de un día de descanso de 7,000 años de Dios. Pasó a decir
(página 19):

Por consiguiente el hecho de que nos estamos acercando al fin de los


primeros 6,000 años de la existencia del hombre es de gran significado.
¿Es concurrente el día de descanso de Dios con el tiempo que el hombre ha
estado sobre la Tierra desde que fue creado? Evidentemente sí. De acuerdo con
las investigaciones más confiables de la cronología bíblica, que armonizan. con
muchas fechas aceptadas de la historia seglar, encontramos que Adán fue creado
en el otoño de 4026 a. de la E. C. En algún tiempo de ese mismo año, bien
pudo haber sido creada Eva, directamente después de lo cual comenzó el día de
descanso de Dios. ¿En qué año, entonces, terminarían' los primeros 6,000 años de
la existencia del hombre y también los primeros 6,000 años del día de descanso
de Dios? En el año de 1975. Esto es digno de notarse, particularmente en vista
del

227
1975: 'El tiempo apropiado para Dios actuar 2 27

hecho de que los "últimos días" comenzaron en 1914, y en vista de que los
hechos físicos de nuestro día en cumplimiento de la profecía señalan a ésta como
la última generación de este mundo inicuo. De modo que podemos esperar que el
futuro inmediato esté lleno de acontecimientos conmovedores para los que cifran
su fe en Dios y en sus promesas. Esto significa que dentro de relativamente pocos
años presenciaremos el cumplimiento de las profecías restantes que tienen que
ver con el "tiempo del fin."

La Atalaya del 15 de septiembre de 1968, continuó estimulando anticipación.


Usando prácticamente el mismo argumento que se usó en el artículo antes
mencionado, dijo éste (página 562):

El futuro inmediato ciertamente habrá de estar lleno de acontecimientos


culminantes, porque este viejo sistema se está acercando a su fin completo. En el
transcurso de unos cuantos años a lo más se cumplirán las partes finales de las profecías
bíblicas que tienen que ver con estos "últimos días," con el resultado de que la humanidad
sobreviviente será libertada para que entre en el glorioso reinado de 1 ,000 años de
Cristo. j Qué días difíciles, pero, al mismo tiempo ¡qué magníficos días nos esperan en el
futuro inmediato! [énfasis mío]

Ya van unos 24 años desde que se escribió eso. Uno bien podría preguntar ahora,
¿Qué quiere decir la frase "el futuro inmediato"? ¿Cuántos años son "unos cuantos
años a lo más"?

En el artículo titulado "¿Qué traerán los años 1970?" la Awake! (¡Despertad!) del 8
de octubre del 1968 nuevamente enfatizó lo corto del tiempo restante, diciendo al
comenzar (página 13):

E L HECHO de que ya han pasado cincuenta y cuatro años del período que se
llama los "últimos días" es sumamente significativo. Significa que solo unos
cuantos años, a lo más, quedan antes de que Dios destruya el corrompido sistema
de cosas que domina la Tierra.

Más tarde, usando 1975 como el año de cierre de seis mil años de historia humana,
el artículo dijo (página 14):

228
228 CRISIS DE CONCIENCIA

Hay otra manera que ayuda a confirmar el hecho de que vivimos en los pocos
años finales de este "tiempo del fin." (Dan. 12: 9) La Biblia muestra que nos
estamos acercando al fin de 6.000 años completos de historia humana.

Una y otra vez las publicaciones de la Watch Tower citaron declaraciones hechas
por personas de prominencia o "expertos", en cualquier campo, que hicieron alguna
referencia al 197 5, por ejemplo, la declaración hecha en 1960 por el ex Secretario de
Estado de E.E.U.U., Dean Acheson, quien dijo:

"Sé suficiente de 1o que está pasando para asegurarles que, quince años
desde hoy [o; para 1975], este mundo va a ser demasiado peligroso para vivir en
él"

El libro (Famine-1975) (¡Hambre!-1975) escrito por dos expertos en alimento, se


citó repetidamente, particularmente las siguientes oraciones:

"Para 1975 el mundo se enfrentará a un desastre de magnitud sin precedente.


Hambres, mayores que cualquiera de la historia, asolarán a las naciones
subdesarrolladas."
"Pronostico una fecha especifica, 1975, cuando la nueva crisis estará sobre
nosotros en toda su aterradora importancia."
"Para 1975 el desorden civil, la anarquía, las dictaduras militares, la inflación
desenfrenada, las interrupciones en la transportación y la inquietud caótica serán
lo corriente en muchas de las naciones hambreadas."

Tres años después del enfoque original en 1975 en el libro Vida eterna en libertad
de los hijos de Dios, el autor, Fred Franz, escribió otra publicación titulada La paz de
mil años que se aproxima.)1 Se podría decir que el lenguaje en éste era aún más
definitivo y específico que en las publicaciones anteriores. Salió a la luz en 1969 y
contenía

1 El material en este folleto también se publicó en La Atalaya del 1 de abril de 1970.

229
1975: 'El tiempo apropiado para Dios actuar' 229

las siguientes declaraciones en las páginas 24, 25 (corresponde a las páginas 206, 207
de La Atalaya del 1 o de abril de 1970).

Más recientemente investigadores concienzudos de la Santa Biblia han hecho


una reexaminación de la cronología bíblica. SegÚn sus cálculos los seis milenios
de la vida de la humanidad en la Tierra terminarían a. mediados de los años se-
tenta. Así, el séptimo milenio desde la creación del hombre por Jehová Dios
empezada dentro de menos de diez años.

Para que el Señor Jesucristo fuera "Señor del sábado," su reinado de mil
años tendría que ser el séptimo en una serie de periodos de mil años o milenios.
(Mateo 12:8, Mod) Así, seria un reinado sabático.

El argumento aquí es bastante claro y directo: De la misma manera que el sábado


era el séptimo período que seguía a seis períodos de trabajo, el reinado de mil años de
Cristo será un séptimo milenio sabático que seguirá a seis milenios de afán y
sufrimiento. La presentación no es de ninguna manera indefinida o ambigua. Como
dice la página:
Para que el Señor Jesucristo fuera "Señor del sábado," su reinado de mil
años tendría que ser el séptimo en una serie de períodos de mil años o milenios.

De la misma manera que se determinó lo que sería "apto" y "apropiado" en cuanto


a lo que Dios haya de hacer, así también un requisito ahora se establece para
Jesucristo. Para que él sea lo que él dice que será, 'Señor del sábado,' su reinado
"tendría que ser" el séptimo milenio en una serie de milenios, Razonamiento humano
impone este requisito' al Hijo de Dios. Seis mil años habían de terminar en 1975; de
acuerdo con el argumento, el reinado de Cristo "tendría que ser el séptimo" período
siguiente de mil años. El "esclavo fiel y discreto" había, para los efectos, delineado el
programa al cual él esperaba que su amo se adhiriera, si es que éste no iba a faltar a su
propia palabra.
Aunque lo escrito es más pulido y las expresiones más refinadas, este material es
en esencia asombrosamente parecido al presentado

230
230 CRISIS DE CONCIENCIA

en el folleto del Juez Rutherford, Millones que ahora viven no morirán jamás, en el
cual hizo afirmaciones que más tarde admitió eran de tipo asnal. Aparte de la fecha de
su publicación, fue como si se le hubiese dado marcha atrás al reloj, en medio siglo,
hasta los días anteriores a 1925. La diferencia era que las cosas dichas entonces ahora
se decían respecto a 1975.2

Cuando la década de los 1970 llegó, la edificación de expectación continuó. La


revista ¡Despertad! del 22 de abril de 1972 volvió a hablar de seis períodos de afán y
trabajo seguidos por un séptimo período (sábado) de descanso, y dijo:

Por eso, al acercamos al fin de seis mil años de existencia humana durante
esta década, hay la conmovedora y cierta esperanza de la cercana realización de
un magnífico Sábado de descanso y alivio.

Debajo de esto apareció el siguiente diagrama:

MUERTE DE JESUCRISTO 33 E. C.

Al acercamos al fin d. 6.000 años d. historia humana a mediados de los años setenta hay la
conmovedora esperanza de un magnifico alivio

Todas estas declaraciones están claramente diseñadas para fomentar y edificar


esperanza y anticipación. Cierto, la mayoría se acompañó de algunas declaraciones
calificadoras en el sentido de que 'nosotros no lo decimos positivamente' o no estamos
'señalando una fecha específica,' y que 'nosotros no sabemos el día y la hora.' Pero se
debe recordar que la organización no era novicia en este campo. Su historia completa,
desde sus mismos comienzos, fue una de edificar esperanzas en ciel1as fechas sólo para
ver el paso de ellas sin

2 Es verdad que (en la página 25) la frase menos específica ha mediados de los años setenta" se usó. pero el año
1975 ya se había presentado como una fecha bíblicamente marcada y esta fecha estaba firmemente impresa
en la mente de todos los Testigos de Jehová por toda la tierra.

231
1975: 'El tiempo apropiado para Dios actuar' 231

la realización de lo predicho. En los casos previos, las publicaciones de la Sociedad


luego procuraron cargar la responsabilidad de la desilusión, no a los escritores de la
información" sino a los lectores como inclinados a esperar demasiado. Seguramente,
entonces, los hombres responsables de la organización debieron haberse dado cuenta
del peligro, conociendo lo que es la naturaleza humana, sabiendo cuan fácilmente las
grandes esperanzas se pueden suscitar.
Aún así, mientras cuidadosamente evitaban toda predicción explícita en el sentido
de que una fecha específica vería el comienzo del milenio, esos hombres responsables
aprobaron el uso de las frases, "dentro de relativamente pocos años," "el futuro
inmediato," "dentro de unos cuantos años a lo más," "solo unos cuantos años, a lo
más," "los pocos años finales" todas usadas en La Atalaya y ¡Despertad! con
referencia al comienzo del reinado milenial y todas en un contexto que incluía la fecha
de 1975. ¿Tienen sentido alguno esas palabras? ¿O se usaron sueltamente,
descuidadamente? ¿Son las esperanzas y los planes y los sentimientos de las personas
algo con lo cual jugar? Aún así, La Atalaya del 10 de enero de 1969, páginas 20, 21,
implicó que uno debería tener cuidado en cuanto a poner demasiado peso en las
mismas palabras de precaución de Cristo.

Una cosa es absolutamente cierta: La cronología bíblica reforzada con la


profecía bíblica que se ha cumplido muestra que pronto se terminarán seis mil
años de la existencia del hombre, ¡sí, dentro de esta generación! (Mal. 24: 34)
Por lo tanto, éste no es tiempo para ser indiferentes ni para estar serenamente
satisfechos. Este no es el tiempo parar estar jugando con las palabras de Jesús de
que "respecto a aquel día y hora nadie sabe, ni los ángeles de los cielos, ni el
Hijo, sino solo el Padre." (Mal. 24: 36) Al contrario, es tiempo en que uno debe
estar vivamente consciente de que el fin de este sistema de cosas rápidamente
llegando a su fin violento. ¡No se equivoque, basta con que el Padre mismo sepa
tanto el “día como la hora”!

¿Cómo es posible que un "esclavo fiel y discreto" pudiera decir tal cosa-en efecto,
decir que, "Cierto; mi amo dice esto y aquello, pero no le den demasiada importancia;
al contrario, dense cuenta de que lo que yo digo debe ser la fuerza guiadora en sus
vidas"?
Algunas de las declaraciones más directas procedieron del Departamento de
Servicio de las oficinas internacionales, que produce un periódico mensual llamado
Our Kingdom Ministry (Nuestro Ministerio del Reino), que se distribuye sólo a los
Testigos y no al público. El número de marzo de 1968 (en inglés) urgió a dedicarse a

232
232 CRISIS DE CONCIENCIA

la actividad de predicación de tiempo completo ("servicio de precursor") diciendo:

In view of the short period of time left, Traducción:


we want to do Ibis as often as En vista del período corto de tiempo que
circumstances permit. Just think, brothers. queda, queremos hacer esto tan a menudo
there are only about ninety months left be. como las circunstancias lo permitan.
fore 6,000 years of man 's existence on Piensen, hermanos, quedan solamente
earth is completed. como noventa meses antes de que se com-
pleten 6,000 años de la existencia del
hombre sobre la Tierra.

El número de mayo del 1974 del Kingdom Ministry, habiéndose referido al "poco
tiempo que queda," dijo:

Reports are heard of brothers selling Traducción:


their homes and property and planning to Se oyen informes de hermanos que
finish out the rest of their days in this old están vendiendo sus hogares y propiedad
system in the pioneer service. Certainly y que están haciendo planes para
this is a fine way to spend the short time completar lo que queda de estos días de
remaining before the wicked world's end.- este viejo sistema en el servicio de
l John 2:17. precursor. Ciertamente ésta es una forma
excelente de usar el poco tiempo que
queda antes del fin de este mundo
inicuo.-l Juan 2:17.

Un número considerable de Testigos hizo precisamente eso. Algunos vendieron sus


negocios, dejaron sus empleos, vendieron sus hogares, o granjas y se mudaron con sus
esposas e hijos a otras áreas para' servir donde había más necesidad,' contando con
tener fondos suficientes para sostenerles hasta el 1975.
Otros, incluyendo algunas personas de edad, realizaron pólizas de seguro y otros
certificados de valor. Algunos pospusieron operaciones quirúrgicas en la esperanza de
que la entrada del milenio eliminaría la necesidad de éstas.
Cuando el 1975 pasó y sus fondos se agotaron o su salud empeoró seriamente,
ahora tenían que tratar de sobreponerse a las duras realidades y reedificar sus vidas lo
mejor que pudieron.

¿Cuál era el pensar en el Cuerpo Gobernante durante este tiempo? Algunos de los
hombres de más edad en el Cuerpo habían experimentado personalmente las
expectativas que quedaron sin cumplimiento en 1914,1925, como también las
esperanzas suscitadas en los 1940. La mayoría, es mi observación, asumió la actitud de
'esperemos y veamos que sucede.' Ellos estaban renuente s a hacer

233
1975: 'El tiempo apropiado para Dios actuar' 233

un llamado a la moderación. Grandes aumentos numéricos estaban teniendo lugar.


Considere el registro de bautismos para el período desde 1960 hasta 1975:

Número Número
Año bautizado Año bautizado
1960 69,027 1968 82,842
1961 63,070 1969 120,805
1962 69,649 1970 164,193
1963 62,798 1971 149,808
1964 68,236 1972 163,123
1965 64,393 1973 193,990
1966 58,904 1974 297,872
1967 74,981 1975 295,073

Desde 1960 hasta 1966 la proporción de aumento había disminuido hasta casi cero.
Pero después de 1966, cuando el 1975 comenzó a recibir publicidad, un período de
crecimiento fenomenal tuvo lugar como la tabla muestra.
Durante los años de 1971 hasta el 197 4, mientras estaba sirviendo en el Cuerpo
Gobernante, no recuerdo haber oído ningunas expresiones de seria preocupación de
parte de miembros del Cuerpo con relación a las expectativas suscitadas que se habían
generado. En cuanto a mí mismo, no quiero aparentar que inicialmente no me sentí
conmovido cuando el libro Vida eterna en libertad de los hijos de Dios salió en 1966,
con su brillante cuadro de la proximidad del jubileo milenial. Ni tampoco alego no
haber tenido parte alguna en la etapa temprana de la campaña que enfocó atención en
la fecha de 1975. Pero el paso de cada año desde 1966 hacía parecer la idea más y más
irreal. Mientras más leía las Escrituras, más me parecía que el concepto estaba
desalineado; no cuadraba con las declaraciones del mismo Jesucristo, tales como:

"Respecto a aquel día y hora nadie sabe, ni los ángeles de los cielos, ni el Hijo, sino
sólo el Padre."
"Manténganse alerta, pues, porque no saben en que día viene su señor. "
"Por este motivo, ustedes también demuestren estar listos, porque a una hora que no
piensan que es, viene el Hijo del hombre."

234
234 CRISIS DE CONCIENCIA

"Sigan mirando, manténganse despiertos, porque no saben cuándo es el tiempo


señalado.”
"No les pertenece a ustedes adquirir el conocimiento de los tiempos o sazones que el
Padre ha colocado en su propia jurisdicción."3

Como parte del personal de la sede central de una organización que estaba en un
acceso de euforia por estar montada sobre una ola de crecimiento extraordinario, no
era mucho lo que podía hacerse. Algunos artículos sobre el tema que vinieron a mi
para ser editados los traté de moderar, pero esto fue, más o menos, lo único hecho. En
mi actividad personal traté de atraer la atención a los versículos arriba mencionados,
tanto en conversaciones privadas como en discursos públicos.
Un domingo por la tarde en 1974, después que mi esposa y yo habíamos regresado
de responder a una invitación a pronunciar un discurso en otra parte del país, mi tío,
entonces el vicepresidente, vino a nuestro cuarto. (Ya que su vista era muy pobre,
nosotros usualmente le leíamos el material de estudio de La Atalaya cada semana.) Mi
esposa le mencionó que en mi discurso ese fin de semana yo le había advertido a los
hermanos en cuanto a no sobreexcitarse con relación al 1975. Su pronta respuesta fue,
"Y ¿por qué no han de excitarse? Es algo por lo cual estar excitados."
No hay ninguna duda en mi mente que, de todos los miembros del Cuerpo
Gobernante, el vicepresidente era el más convencido de lo correcto de lo que él había
escrito, y sobre lo cual otros habían edificado. Otra tarde, en el verano de 1975, un
hermano griego de edad avanzada llamado Peterson (originalmente Papagyropoulos)
se unió a nuestra lectura, como era su costumbre. Después de la lectura, mi tío le dijo a
Peterson, "Sabes, esto es muy parecido a como fue en el 1914. Todo estuvo tranquilo
hasta los meses del verano. Entonces, de súbito cosas empezaron a suceder y comenzó
la guerra."
Previamente, para principios del 1975, el presidente Knorr había hecho un viaje
alrededor del mundo, llevando consigo al vicepresidente Franz. Los discursos del
vicepresidente en todos los países que visitaron giraron alrededor del 1975. Al regreso,
habiendo oído los informes del efecto conmovedor del discurso del vicepresidente, los
otros miembros del Cuerpo Gobernante solicitaron escuchar una grabación de éste,
hecha en Australia.4

3 Citado de Mateo 24:36, 42, 44; Marcos 13:33; Hechos 1:7.

4 Esto sucedió en la sesión del 19 de febrero de 1975.

235
1975: 'El tiempo apropiado para Dios actuar' 235

En su discurso, el vicepresidente habló de 1975 como "un año de grandes


posibilidades, tremendas probabilidades." El le dijo a la audiencia que de acuerdo al
calendario hebreo ellos "ya estaban en el quinto mes lunar de 1975," restando menos
de siete meses lunares del año hebreo. El enfatizó varias veces que el año hebreo
terminaría con Rosh Hashanah, el Año Nuevo Judío, en el 5 de septiembre de 1975.
Reconociendo que mucho tendría que suceder si es que iba a ocurrir el desenlace
final entonces, él pasó a hablar de la posibilidad de una diferencia de un año, más o
menos, debido al posible lapso de tiempo entre la creación de Adán y la creación de
Eva. El hizo referencia al fracaso de las expectativas en 1914 y 1925 y citó la frase de
Rutherford, "Hice el asno." Añadió que la organización había aprendido a no hacer
"predicciones extremas ni muy osadas." Hacia el final, no obstante, él instó a sus
oyentes a no asumir un punto de vista impropio, y que no imaginaran que la
destrucción venidera pudiera estar "años en el futuro," y así enfocar la atención en
otros asuntos, como el casarse y formar familias, levantar un buen negocio o gastar
años en colegio estudiando ingeniería. .
Después de oír la cinta, algunos de los miembros del Cuerpo Gobernante
expresaron la preocupación de que si "predicciones osadas y extremas" no se habían
hecho, algunas predicciones sutiles sí se hicieron, y el efecto era palpablemente
evidente en la excitación generada.
Esta fue la primera ocasión en que alguna preocupación se expresó en las
discusiones del Cuerpo Gobernante. Pero no se tomó ninguna acción, ni ningún curso
de acción futura quedó decidido. El vicepresidente repitió muchos de los puntos del
mismo discurso el 2 de marzo de 1975 en la siguiente graduación de la Escuela de
Galaad.5
1975 pasó-tal como lo habían hecho el 1881, el 1914, el 1918, el 1920, el 1925 y
los 1940. Se dio mucha publicidad por otros al fracaso de las expectativas de la
organización con relación al 1975. Había considerable charla al respecto entre los
mismos Testigos de Jehová. En mi opinión, la mayor parte de lo que se dijo no tocó la
raíz del asunto.
Mi sentir era que el verdadero tema o raíz del asunto iba más allá de la exactitud o
inexactitud de algún individuo, o hasta de lo confiable o no confiable de una
organización, o de la sensatez o credulidad de sus miembros. Me pareció a mí que el
factor realmente

5 Vea La Atalaya del 1 o de mayo de 1975. p. 286.

236
236 CRISIS DE CONCIENCIA

importante era en qué forma, en última instancia, tales predicciones representaban a


Dios y su Palabra. Cuando los hombres hacen tales pronósticos y dicen que lo están
haciendo con la Biblia como base, edificando argumentos para éstos con la Biblia,
afirmando que ellos son el "canal" de comunicación de Dios-¿cuál es el efecto cuando
estos pronósticos prueban ser falsos? ¿Trae esto honor a Dios o edifica fe en El y en lo
confiable de su Palabra? O, ¿es el resultado todo lo opuesto? ¿No ayuda esto a inducir
a algunos a sentirse justificados en poner poca importancia en el mensaje de la Biblia y
sus enseñanzas? Aquellos Testigos que efectuaron grandes cambios en sus vidas
pudieron recoger y, en la mayoría de los casos, sí recogieron los pedazos, y siguieron
viviendo a pesar de la gran desilusión. Pero no todos pudieron hacerlo. Sea cual sea el
caso, gran daño se hizo en más de una manera.
En 1976, un año después de haber pasado la tan anunciada fecha, unos pocos
miembros del Cuerpo Gobernante empezaron a instar que se hiciera alguna declaración
admitiendo que la organización se había equivocado, que había estimulado falsas
expectativas. Otros dijeron que pensaban que no se debería hacer tal declaración, que
esto "solo suministraría pertrechos a los opositores." Milton Henschel recomendó que
el curso sabio a seguir sería: simplemente no mencionar el asunto y con el tiempo los
hermanos cesarían de hablar sobre éste. Claramente no había suficiente apoyo para que
la moción se aprobara. Ese año un artículo en la Watch Tower del 15 de julio (La
Atalaya del 10 de diciembre de 1976) sí hizo referencia a las expectativas no
cumplidas, pero debido a que tenía que estar en conformidad con el sentimiento dentro
del Cuerpo Gobernante el artículo no admitió con claridad la responsabilidad de la
organización.
En 1977, el asunto surgió de nuevo en una de las sesiones. Aunque se levantaron
las mismas objeciones, una moción se aprobó en el sentido de que una declaración se
debería incluir en un discurso que Lloyd Barry tenía asignado preparar para la
siguiente asamblea. Tengo entendido que más tarde los miembros del Cuerpo Gober-
nante, Ted Jaracz y Milton Henschel, hablaron con Lloyd y expresaron su sentir al
respecto. Fuera cual fuera el caso, el hecho es que cuando el discurso se preparó
ninguna mención se incluyó en cuanto a 1975. Recuerdo haberle preguntado a Lloyd
sobre esto y su respuesta fue que no le había sido posible hacerlo encajar en su tema.
Casi dos años pasaron y entonces en 1979 el Cuerpo Gobernante volvió a considerar el
asunto. Para entonces todo

237
1975: 'El tiempo apropiada para Dios actuar 237

indicaba que el 1975 había producido una seria "brecha de credibilidad. "
Un número de miembros del personal de las oficinas centrales expresaron igual
sentir. Uno describió el 1975 como un "albatros" colgando de nuestros cuellos. Robert
Wallen, un secretario del Cuerpo Gobernante, escribió lo siguiente:

Yo he estado asociado, como Testigo bautizado, por más de 39 años y con


la ayuda de Jehová seguiré siendo un siervo leal. Pero decir que no estoy
decepcionado sería una mentira, porque al saber que mi sentir sobre 1975 fue el
resultado de 1o que leí en las publicaciones y que luego se me diga que yo
llegué a conclusiones falsas por mi propia cuenta, esto, a mi parecer, ni es justo
ni honesto. Sabiendo que no estamos tratando con la infalibilidad, para mi 1o
correcto a hacer cuando errores se cometen por hombres imperfectos, pero
temerosos de Dios--es hacer las correcciones cuando estos errores se
encuentran.

Raymond Richardson del Departamento de Redacción dijo:


/

¿No son atraídas las personas por la humildad, y no son más dispuestas a
confiar cuando hay expresiones cándidas? La Biblia misma es el ejemplo más
grande del candor. Esta es una de las razones más sobresalientes por las cuales
creemos que es veraz.

Fred Rusk, también del Departamento de Redacción, escribió:


A pesar de cualesquier declaraciones calificadoras que se hayan hecho para
amonestar a los hermanos a no decir que el Armagedón vendría en 1975, el hecho es
que hubo un número de artículos en las revistas y otras publicaciones que hicieron más
que sólo insinuar que el viejo sistema sería reemplazado por el sistema nuevo de
Jehová a mediados de los 1970.

Merton Campbell del Departamento de Servicio escribió:


Hace unos días una hermana me telefoneó desde Massachusetts. Ella
estaba en su lugar de empleo. Ambos, la hermana y su esposo, están trabajando
para pagar las cuentas que se han acumulado debido a enfermedad. Ella
expresó que se había sentido tan confiada de que el 1975 traería el fin, que
ahora experimentaban, dificultad en hacer frente a las cargas de este sistema.
Este ejemplo es típico de muchos hermanos que nos encontramos.

Harold Jackson, también del Departamento de Servicio, dijo:


Lo que hace falta ahora no es una declaración en el sentido de que estábamos
equivocados con relación al 1975, sino una declaración que explique por qué el
asunto se ha pasado por alto por tanto tiempo en vista de que tantas vidas han sido
afectadas. Ahora nos enfrentamos

238
238 CRISIS DE CONCIENCIA

a una brecha de credibilidad y una que puede probar ser desastrosa. Si es que
vamos a decir algo, hablemos, entonces, con franqueza y seamos abiertos y
honestos con los hermanos.

Howard Zenke, del mismo departamento, escribió:


Ciertamente no queremos que los hermanos lean algo o escuchen algo y
después digan en su mente que el curso que hemos tomado es otro 'Watergate'
[un caso de escándalo político en la capital de EE. UU. que culminó con la
renuncia forzada del presidente Nixon].
Otros han hecho comentarios similares. Irónicamente, algunos de los que ahora
expresaron las críticas más severas habían figurado entre los más entusiastas y
expresivos antes del 1975 en enfatizar la fecha y la extrema "urgencia" que ésta
envolvía, también habían escrito algunos de los artículos antes citados y hasta habían
aprobado las declaraciones en Nuestro Ministerio del Reino encomiando a aquellos
que estaban vendiendo sus hogares y propiedades al acercarse el 1975. Muchas de las
declaraciones más dogmáticas acerca del 1975 se hicieron por los representantes
viajeros (superintendentes de circuito y distrito) todos los cuales estaban bajo la
supervisión del Departamento de Servicio.
En la sesión del Cuerpo Gobernante del 6 de marzo de 1979, los mismos
argumentos en contra de publicar algo se presentaron-que dejaría a la organización
abierta a crítica de parte de los opositores, que era ya tan tarde que no era necesario
ofrecer una disculpa, que nada se conseguiría con esto. A pesar de todo, los que así
argüían lo hicieron con menos firmeza que en la sesión anterior. Esto se debió a un
factor en particular-las cifras informadas alrededor del mundo habían mostrado una
mengua seria durante dos años consecutivos.
Los informes anuales del número total mundial de participantes en la actividad de
predicación de casa en casa revelan esto:

Año Nº total informado actividad % de aumento sobre el año anterior

1970 1,384,782 10.2


1971 1,510,245 09.1
1972 1,596,442 05.7
1973 1,656,673 03.8
1974 1,880,713 13.5
1975 2,062,449 09.7
1976 2,138,537 03.7
1977 2,177,194 -1.0
1978 2,086,698 -1.4

239
1975: 'El tiempo apropiado para Dios actuar' 239

Esta declinación, más que ningún otro factor, parece haber influido en la posición
del Cuerpo Gobernante. Hubo un voto de 15 a 3 a favor de hacer una declaración al
efecto de que la organización reconocía su parte en la responsabilidad por el error. Esta
se publicó en La Atalaya del 15 de septiembre de 1980.
Tomó casi cuatro años para que la organización, a través de su administración,
finalmente admitiera que había estado errada, que había, por toda una década,
edificado falsas esperanzas. No que una declaración tan franca, aunque veraz, pudiera
hacerse. Yo sé en cuanto a esto pues fui asignado a redactar tal declaración y, como en
casos similares anteriores, tenía que regirme-no por lo que me hubiese gustado decir ni
aún por lo que pensaba que los hermanos necesitaban oír-sino por lo que podía decirse
y recibir la aprobación de dos terceras partes del Cuerpo Gobernante cuando les fuera
presentado.
Hoy día, toda esa década de edificar esperanzas basadas en 1975 se echa a un lado
y se trata como algo de poca importancia. La esencia de las palabras de Russell en
1916 se expresa otra vez por la organización: Esto "ciertamente tuvo un efecto muy
estimulante y santificador sobre miles, todos los cuales pueden alabar al Señor aún por
el error."

1914 Y "ESTA GENERACION"

Porque el lecho ha resultado demasiado corto para estirarse uno en él, y la sábana
tejida misma es demasiado angosta cuando se envuelve uno.-Isaías 28:20.

El Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová siente cierto grado de


incomodidad con relación a lo que es la última gran profecía cronológica de la
organización. El tiempo asignado para su cumplimiento está resultando ser corto y
estrecho para cubrir las cosas predichas. El paso de cada año sólo sirve para agudizar
la incomodidad sentida. .
El 1914, por más de tres décadas el punto terminal para las profecías cronológicas
de la organización, es ahora el punto de comienzo para la profecía cronológica que
constituye el mayor estímulo a "urgencia" en la actividad de los Testigos de Jehová. Se
declara que las palabras de Jesucristo, "En verdad les digo que de ningún modo pasará
esta generación hasta que sucedan todas estas

240
240 CRISIS DE CONCIENCIA

cosas" comenzaron a aplicar con ese año, 1914. Note las declaraciones aquí
subrayadas.
Jesús obviamente hablaba en cuanto a los que tuviesen suficiente edad para
presenciar con entendimiento lo que aconteció al comenzar los u timos días."
Jesús dijo que algunas de aquellas personas que estuvieran vivas al aparecer la
'señal de los últimos días' todavía estarían vivas cuando Dios le pusiera fin a
este sistema.
Aunque supongamos que jovencitos de 15 años de edad tuviesen suficiente
percepción para comprender la importancia de lo Que sucedió en 1914, esto
todavía haría al más joven de "esta generación" unos 70 años de edad en la
actualidad. De modo que la gran mayoría de la generación a la que Jesús se
refirió ya ha muerto. Los que quedan se están acercando a la vejez. Y
recuerde, Jesús dijo Que el fin de este mundo inicuo vendría antes de que esta
generación muriera. Esto indica que los años que quedan antes de que venga el
fin no pueden ser muchos.

Cuando la revista ¡Despertad! del 8 de abril de 1969 (páginas 13,14) discutió esto
hace unos 23 años, en los días previos al 1975, el enfoque del énfasis era en, ¿qué tan
pronto terminaría la generación del 1914? ¿qué tan poco tiempo le quedaba al largo de
vida de esa generación? Si un Testigo de Jehová hubiese sugerido entonces que las
cosas continuarían por algunos veinte o treinta años más, se le habría considerado
como quien manifestaba una actitud deficiente, una no indicativa de fe fuerte.
Cuando pasó el 1975, el énfasis cambió. Ahora el esfuerzo se puso en tratar de
mostrar que el largo de vida de la generación de 1914 no era un período tan corto
como uno pudiera pensar, que éste podría estirarse por un buen rato más.
Por eso, La Atalaya del 1 o de enero de 1979 habló, no de aquellos que "con
entendimiento" observaron 1o que ocurrió en 1914, sino de aquellos que "pudieron
observar" los eventos que comenzaron en ese año. Mera observación difiere bastante
de observar con entendimiento. Esto lógicamente serviría para rebajar el límite mínimo
de edad de los que componen "esta generación."

241
1975: 'El tiempo apropiado para Dios actuar' 241

Continuando en este rumbo, dos años más tarde La Atalaya del 10 de abril de
1981, citó de un artículo de la revista U.S. News & World Report donde se sugería que
diez años de edad podía ser el punto en el cual los eventos comienzan a crear "una
impresión duradera en la mente de alguien." El artículo dijo que si esto era verdad
"entonces existen actualmente más de 13 millones de estadounidenses que pueden
recordar la 19 Guerra Mundial"
'Recordar' también hace admisible una edad más temprana que el observar con
entendimiento (sugerido que era posible en "jovencitos de 15 años de edad" en la
¡Despertad! del 1969 antes citada). En realidad, la 19 Guerra Mundial continuó hasta
el 1918, con la participación americana a partir de 1917. Así que la sugerida edad de
10 años, dada en la revista de noticias citada, no aplica necesariamente al 1914. '
Aunque es posible ganarse un año aquí y otro allá por medio de usar diferentes
sistemas de medir el tiempo, el hecho es que la generación de 1914 está contrayéndose
con gran rapidez, ya que la mortalidad es siempre mayor entre aquellos de edad
avanzada. El Cuerpo Gobernante está consciente de esto, pues el asunto surgió para
discusión un número de veces.

El tema surgió durante la sesión del Cuerpo del 7 de junio de 1978. Factores
anteriores condujeron a esto. Albert Schroeder, miembro del Cuerpo Gobernante,
había distribuido a los miembros una copia de un informe demográfico de los Estados
Unidos. La estadística indicaba que menos del 1 % de la población que estaba en su
adolescencia en 1914 estaba aún viva en 1978. Pero un factor que estimuló aun más
atención tuvo que ver con declaraciones que Schroeder había hecho mientras visitaba
algunos países en Europa.
Los informes iban llegando hasta Brooklyn de que él les estaba sugiriendo a
algunos que la expresión "esta generación"-como se usa por Jesús en Mateo 24:34-le
aplicaba a la generación de los "ungidos," y mientras hubiese algunos de ellos vivos tal
"generación" no habría pasado. Esta idea estaba, por supuesto, en contra de las
enseñanzas de la organización y no estaba autorizada por el Cuerpo Gobernante.
Cuando el asunto se presentó para consideración, después del regreso de
Schroeder, la interpretación sugerida por él se rechazó y se decidió que en una
siguiente "Pregunta de los lectores" en La Atalaya se reafirmara la enseñanza
establecida con relación a "esta

242
242 CRISIS DE CONCIENCIA

generación."6 Es interesante el hecho de que ninguna reprimenda o regaño se dirigió al


miembro del Cuerpo Gobernante Schroeder por haber presentado su punto de vista
contradictorio y no autorizado mientras estuvo en Europa.
El asunto surgió de nuevo en las sesiones del 6 de marzo y del 14 de noviembre de
1979. Puesto que la atención ahora estaba siendo dirigida a este tema, saqué copias
Xerox de las primeras veinte páginas del material enviado por el anciano sueco
anteriormente mencionado, en el cual se detallaba la historia de la especulación
cronológica y que revelaba la verdadera fuente del cálculo de los 2,520 años y la fecha
del 1914. Cada miembro del Cuerpo Gobernante recibió una 'copia. Aparte de un
comentario incidental, ellos no consideraron oportuno discutir el material.
Lyman Swingle, como cabeza del Departamento de Redacción, estaba ya
familiarizado con este material. El dirigió la atención del Cuerpo a algunas de las
declaraciones dogmáticas e insistentes publicadas en la Watch Tower en 1922, leyendo
porciones de esto en alta voz a todos los miembros. El dijo que era muy joven para
1914 (sólo como cuatro años de edad) para recordar mucho sobre el asunto, pero que sí
recordaba las discusiones que tuvieron lugar en su hogar con relación al 1925.7 Y que
también él sabía lo que había pasado en 1975. Añadió que personalmente no le
gustaría ser extraviado con relación a otra fecha.
Durante el curso de la sesión, señalé que la fecha del 607 a. de J.C., usada por la
Sociedad como el punto de comienzo de los 2,520 años, carecía completamente de
respaldo histórico. Con relación al 1914 y la generación que entonces vivía, mi
pregunta fue: Si la enseñanza tradicional de la organización es válida, ¿cómo es
posible aplicar las palabras acompañantes de Jesús a personas que vivían en 1914? El
dijo: "Cuando vean todas estas cosas, conozcan que él está cerca, a las puertas," y "al
comenzar a suceder estas cosas, levántense erguidos y alcen sus cabezas porque su
liberación se acerca." Las publicaciones regularmente indicaron que estas palabras
comenzaron a aplicar desde el 1914 en adelante a aquellos cristianos viviendo en 1914.
Pero si esto es así, entonces, ¿a quiénes entre ellos aplicarían?

6 Vea La Atalaya del 1 o de enero de 1979.

7 De los miembros actuales del Cuerpo Gobernante, sólo Fred Franz había pasado ya de la adolescencia en
1914, teniendo 21 años entonces. George Gangas tenía 18, John Booth 12, Kart Klein y Carey Barber 9,
Lyman Swingle 4, Albert chroeder 3, Jack Barr 1, y Lloyd Barry, Dan Sydlik, Milton Henschel y Ted Jaracz
aún no habían nacido, sus nacimientos ocurrieron después que empezó la 1ª Guerra Mundial.

243
1975: 'El tiempo apropiado para Dios actuar' 243

¿A aquellos que tenían entonces 50 años de edad? Pero éstos, de estar aun vivos,
tendrían (en 1979, el año de esta discusión) 115 años de edad. ¿A los de 40 años de
edad? Estos tendrían 95 años. Aún los de 30 años de edad tendrían 85, y aquellos
apenas salidos de la adolescencia tendrían ya 85 en 1979. (Estarían cerca de los 100
años hoy en el decenio de 1990.)
Si, entonces, esas palabras conmovedoras 'levanten sus cabezas porque su
liberación se acerca, está a las puertas' de veras aplicaban a la gente en 1914 y querían
decir que ellos podían esperar ver el desenlace final, razonablemente ese anuncio
emocionante necesitaría ser calificado, diciendo: "Sí, es posible que ustedes mismos 1o
vean es decir, siempre que ustedes sean ahora bastante jóvenes y vivan una vida bien,
bien larga." Como un ejemplo, les señalé el caso de mi padre quien, nacido en 1891,
era sólo un joven de 23 años en 1914. El vivió, no sólo setenta años, u ochenta, sino
que llegó a los ochenta y seis años de edad. El había estado muerto ya por dos años y
murió sin haber visto las cosas predichas.
Así que le pregunté al Cuerpo ¿qué sentido tendría la aplicación de las palabras de
Jesús en Mateo 24:33, 34, en 1914 si los únicos que podían esperar ver el
cumplimiento de éstas eran niños en su adolescencia o aun más jóvenes? Ninguna
respuesta específica se ofreció.
Un número de los miembros, sin embargo, sí expresó su apoyo por la enseñanza
existente de la organización con relación a "esta generación" y la fecha de 1914. Lloyd
Barry expresó agudo desaliento de que existieran dudas dentro del Cuerpo en relación
a esta enseñanza. Refiriéndose a la lectura de las declaraciones en la Watch Tower de
1922, hecha por Lyman Swingle, afirmó Barry que no encontraba motivo para
preocuparse con relación a éstas, y que eran "verdad presente [o actual]" para los
hermanos en aquel entonces.8 En cuanto a 1o viejo de la generación del 1914,
mencionó Barry que en ciertas partes de la Unión Soviética había regiones donde la
gente vivía hasta los 130 años de edad. El instó a que una posición unificada se
expresara a los hermanos, de modo que ellos mantuvieran su sentido de urgencia.
Otros expresaron puntos de vista similares.
Cuando el que presidía la sesión del Cuerpo más tarde me dió oportunidad de
expresarme, mi comentario fue que parecía que
8 La expresión "verdad presente" ("present truth") era popular en el tiempo de Russell y Rutherford y se basaba
en una traducción ambigua de 2 Pedro l:12. El término griego aquí no se refiere a tiempo (actualidad) sino a
presencia (localidad). La Traducción del Nuevo Mundo vierte aquí más correctamente, "la verdad que está
presente en ustedes."

244
244 CRISIS DE CONCIENCIA

debíamos recordar que lo que hoy se enseña como la "verdad presente [actual]" puede
con el tiempo llegar a ser "verdad pasada," y que cualquier "verdad presente [actual]"
que reemplace tal "verdad pasada" puede a su vez llegar a ser reemplazada por "verdad
futura." Expresé mi sentir de que la palabra "verdad" usada de tal modo llegaba a
carecer de sentido.
Ciertos miembros del Cuerpo Gobernante dijeron que si la explicación actual no
era la correcta, ¿cuál, entonces, era la explicación correcta de las declaraciones de
Cristo? Ya que la pregunta parecía haber sido dirigida a mí, mi respuesta fue que yo
creía que había una explicación que armonizaba con las Escrituras y los hechos, pero
que lo que se presentara no debería ser el resultado de algún "impulso del momento,"
sino más bien algo investigado y considerado con cuidado. Yo expresé mi sentir de
que había hermanos capacitados para hacer tal trabajo pero que éstos necesitarían la
aprobación del Cuerpo Gobernante. ¿Estaba el Cuerpo Gobernante interesado en que
este estudio se hiciera? No hubo respuesta y la pregunta quedó en el aire.
Al final de la discusión, con la excepción de unos pocos, los miembros del Cuerpo
indicaron que creían que 1914 y la enseñanza relacionada a "esta generación"-asociada
a esta fecha---deberían continuar enfatizándose. El coordinador del Comité de
Redacción, Lyman Swingle, comentó, "Está bien, si eso es lo que ustedes quieren
hacer. Pero al menos saben que, en lo que concierne al 1914, los Testigos de Jehová
recibieron todo--gatillo, culata y cañón---de los segundo adventistas."

Quizás una de las cosas más perturbadoras para mí fue saber que, mientras la
organización instaba a los hermanos a mantener una confianza inmovible en la
interpretación, había hombres en posiciones de responsabilidad dentro de la
organización que habían manifestado no tener completa confianza en las predicciones
basadas en la fecha de 1914.
Como ejemplo notable, en la sesión del 19 de febrero de 1975 la misma sesión en
que el Cuerpo Gobernante había escuchado la grabación del discurso de Fred Franz
sobre el 1975-hubo una discusión sobre la incertidumbre de las profecías relacionadas
con las fechas. Nathan Knorr, el entonces presidente, habló y dijo:

Hay algunas cosas que sé-sé que Jehová es Dios, que Cristo es su Hijo, que él
dió su vida como rescate por nosotros, que hay una

245
1975: 'El tiempo apropiado para Dios actuar' 245

resurrección. De otras cosas yo no me siento tan seguro. 1914-yo no sé. Nosotros


hemos hablado por mucho tiempo sobre el 1914. Quizás estamos en 1o cierto y
yo espero que 1o estemos.9

En esa sesión la fecha en consideración era 1975, así que fue una sorpresa que la
fecha aún más fundamental del 1914 se mencionara en tal contexto. Como se ha dicho,
las palabras del presidente fueron pronunciadas, no durante una conversación privada,
sino en presencia del Cuerpo Gobernante reunido en pleno.
Antes de la discusión principal del 1914 (en la sesión del 14 de noviembre de 1979
del Cuerpo Gobernante), el Comité de Redacción del mismo, en una reunión de éste,
había discutido lo aconsejable de continuar enfatizando el 1914.10 En la discusión del
comité se sugirió que al menos nos refrenáramos de "darle empuje enfático" a la fecha.
Como recuerdo, Karl Klein nos trajo a memoria la práctica _ veces seguida de
simplemente no mencionar una enseñaza en particular por algún tiempo, de manera
que si llegara a haber algún cambio éste no causaría una impresión muy fuerte.
Notablemente, el Comité de Redacción votó unánimemente a favor de seguir, en
forma básica, esa mismísima norma en las publicaciones con relación al 1914. Esta
posición, sin embargo, no duró mucho ya que en la sesión conjunta del Cuerpo
Gobernante del 14 de noviembre de 1979--se hizo claro que la mayoría favorecía
enfatizar la fecha como de costumbre.
El que estas preguntas relacionadas con dicha enseñanza no se limitaban a
Brooklyn, se me hizo patente por un incidente que ocurrió mientras estaba en un viaje
al África occidental en el otoño de 1979. En Nigeria, dos miembros del comité de
sucursal de Nigeria y un misionero de mucho tiempo, me llevaron a ver una propiedad
que la Sociedad había comprado para construir las nuevas oficinas de la sucursal. En el
viaje de regreso les pregunté que cuándo creían ellos que estarían listos para mudarse
al nuevo local. La contestación fue que, con el trabajo de preparar el terreno, obtener
aprobación de los planos y conseguir los permisos necesarios, y entonces, la
construcción en sí, posiblemente sería 1983 antes de que se pudieran mudar.
9 Esto no parece haber sido un pensamiento momentáneo del presidente Knorr pues este mismo punto de vista
se expresó, virtualmente en las mismas palabras, por uno de sus asociados más cercanos, George Couch.
Conociendo a los dos, parece más probable que Couch haya adquirido este punto de vista de Knorr y no
viceversa.

10 La membresía del Comité de Redacción la componían en aquel entonces Lloyd Barry, Fred Franz, Raymond
Franz, Karl Klein y Lyman Swingle.

246
246 CRISIS DE CONCIENCIA

Debido a esto, yo pregunté, "¿Reciben ustedes preguntas de parte de los hermanos


locales con relación al tiempo que ha pasado desde 1914?" Hubo silencio por un
momento, y entonces el coordinador de sucursal dijo, "No, los hermanos nigerianos
rara vez hacen preguntas de esa índole-pero nosotros sí." Casi inmediatamente el
misionero de mucho tiempo dijo, "Hermano Franz, ¿sería posible que la referencia de
Jesús a 'esta generación' aplicara sólo a personas en aquel entonces que vieron la
destrucción de Jerusalén? Si tal fuera el caso, entonces todo parecería encajar."
Evidentemente no todo parecía encajar en su mente, en la forma en que la
enseñanza estaba entonces establecida. Mi respuesta fue sencillamente que yo suponía
que eso era una posibilidad pero que no se podía decir mucho más por la idea. Repetí
esta conversación al Cuerpo Gobernante después de mi regreso, pues me parecía
suministrar evidencia de la clase de preguntas existentes en las mentes de hombres
alrededor del mundo, hombres respetados en posiciones de considerable autoridad. Los
comentarios hechos por ellos en Nigeria, y la manera en que los hicieron, indicaban
claramente que habían discutido la pregunta entre ellos mismos antes de que mi visita
tuviera lugar.
Poco después de mi regreso de África, en una sesión del Cuerpo Gobernante el 17
de febrero de 1980, Lloyd Barry otra vez expresó su sentir en cuanto a la importancia
de la enseñanza relacionada con el 1914 y "esta generación." Lyman Swingle dijo que
el material publicado en "Preguntas de los lectores" en 1978 no había resuelto el
asunto en la mente de los hermanos. Albert Schroeder informó que en la Escuela de
Galaad y en los seminarios de los comités de sucursal, los hermanos habían traído a
consideración que el 1984 se estaba mencionando ahora como posible nueva fecha,
quedando 1984 setenta años desde 1914 (pensándose que el número setenta tuviera
algún significado especial).l1 El Cuerpo decidió discutir el asunto del 1914 más
extensamente en la siguiente sesión.
El Comité de la Presidencia, que estaba compuesto por Albert Schroeder
(presidente), Karl Klein y Grant Suiter, presentó ahora un documento muy poco usual.
Ellos suministraron un ejemplar a cada miembro del Cuerpo Gobernante. Dicho en
breve, estos tres hombres
11 Contrario a lo que es alegado por algunos, el Cuerpo Gobernante jamás dio importancia a la fecha de 1984 y.
de lo que recuerdo, esta ocasión fue la única vez que siquiera se mencionó, y eso sólo como un rumor.

247
1975: 'El tiempo apropiado para Dios actuar 247

estaban sugiriendo que en lugar de aplicar la expresión "esta generación" a la gente


que vivía en 1914, debería aplicarse a partir del 1957, ¡cuarenta y tres años más tarde!
Este es el material, tal y como estos tres miembros del Cuerpo Gobernante nos 1o
suministraron. La traducción sigue después.

248
248 CRISIS DE CONCIENCIA

La traducción al español del documento del Comité de la Presidencia es


la siguiente:

A los miembros del Cuerpo Gobernante - - En cuanto a la agenda para el miércoles, 5


de marzo 1980.

Pregunta: ¿Qué es "esta generación (genea')?" (Mat. 24:34; Marcos.13:30; Lucas


21:32)

TDNT* (muchos comentarios) dicen: genea' "principalmente denota el sentido de


contemporáneos." Vol. 1, p. 663

La mayoría dice genea' difiere de genos; genos quiere decir prole, gente, raza.
Véase TDNT Vol. 1, p.
685 (genos en 1 Pedro 2:9)

La contestación puede estar enlazada a la pregunta relativa a


Mat. 24: 33. ¿Qué se quiere decir con: "Cuando ustedes vean todas estas
cosas"?

C comentario de Lange (Vol. 8) sugiere que "estas cosas" no se


refieren al año 70 E. C., ni a la parousia 1914
sino a los vss. 29, 30 al fenómeno celestial que ahora vemos que
tuvo lugar desde el comienzo de la era espacial de 1957 en adelante.
En ese caso, seria entonces la generación contemporánea de la
humanidad que vive desde 1957.

Tres Secciones

Comentario de Lange divide el capitulo 24 de Mateo en "tres


ciclos."
Su 1er ciclo - - Mat.,24:1-14
2do ciclo - - Mat. 24: 15-28
3er ciclo - - Mal 24:29-44 (synteleia o conclusión)
(Véase Vol. 8 pp 421, 424 Y 427)
Basado en Mat. 24:3, pregunta en tres partes

La Atalaya y El Reino de Dios de mil años _) También han


- dividido ahora Mateo 24 en tres partes, por decirlo así

(1) Mal. 24:3-22 Tiene cumplimiento paralelo en el1er siglo y hoy desde 1914. (Véase
w del 75 p. 273, Ka p. 205)

(2) Mat. 24:23-28 Periodo dentro de la parousia de Cristo de


1914 (Véase w 75 p. 275)

(3) Mat. 24:29-44 "Fenómenos Celestiales" tienen aplicación


literal desde que comenzó la era espacial en 1957 y de ahí en
adelante hasta incluir la
erkhomenon de Cristo (venida como ejecutor al principio de la
"grande tribulación.") (Véase w 75 p. 276 par.18; ka pp 323 a 328)
*Se refiere al Theological Dictionary ofthe New Testament.

249
1975: 'El tiempo apropiado para Dios actuar 249

La frase *todas estas cosas,* tendría que dirigirse hacia atrás


en el contexto hasta los elementos más cercanos en la lista de la
señal compuesta, componiendo esa señal de los fenómenos
celestiales de los versos 29 y 30.*
Si esto es cierto:
Entonces *esta generación* se referiría a la humanidad
contemporánea viviendo, como personas conocedoras, desde 1957 en
adelante.

*Confimado por el pensamiento de C. T. Russell en el


Comentario Bereano p.217: *Genea, gente viviendo
contemporáneamente Que presencian las señales ya mencionadas.*
Vol. 4 p. 604.

Comité de la Presidencia, 3/3/80

1957 marcó el año en que el primer Sputnik ruso fue lanzado al espacio. Evidentemente el
Comité de la Presidencia pensó que este evento podía ser aceptado como marcando el
comienzo del cumplimiento de las siguientes palabras de Jesús:
. . . el sol será oscurecido, y la luna no dará su luz, y las estrellas caerán del
cielo, y los poderes de los cielos serán sacudidos.12

Basada en esa aplicación, la conclusión de ellos sería así como la expresaron:

Entonces 'esta generación' se referiría a la humanidad contemporánea viviendo,


como personas conocedoras, desde el 1957 en adelante."

Los tres hombres no estaban sugiriendo que el 1914 se olvidara. Este permanecería
como el "fin de los tiempos de los gentiles." Pero "esta generación" no comenzaría a
aplicar sino hasta el 1957.
En vista del rápidamente decreciente número de los de la generación del 1914, la
aplicación nueva de esta frase podría probar ser de más ayuda que el alegar que
algunas personas viven hasta los 130 años de edad en algunas partes de la (entonces)
Unión Soviética. Comparada con el empezar a contar desde 1914, esta nueva fecha de
comienzo, 1957, suministraría unos 43 míos adicionales de extensión al período
abarcado en la expresión "esta generación"
Las reglas del Cuerpo Gobernante requerían que para que cualquier comité
recomendara algo debería haber acuerdo unánime entre los miembros de tal comité (de
estar dividido el comité, el asunto se presentaba al Cuerpo pleno para decisión final).
La
12 Mateo 24:29.

250
250 CRISIS DE CONCIENCIA

presentación de la idea novedosa sobre el 1957 era, entonces, una sobre la cual los tres
miembros del Comité de la Presidencia tenían que haber estado de acuerdo.
Estoy seguro que si se les preguntara sobre esta presentación, hoy, la respuesta
sería, "Oh, eso fue sólo una sugerencia." Posiblemente, pero si así fue, fue una
sugerencia hecha con toda seriedad. Y para que Albert Schroeder, Karl Klein y Grant
Suiter trajeran tal sugerencia al Cuerpo Gobernante ellos tenían que haber estado
dispuestos en sus propias mentes a ver el cambio sugerido llevado a cabo. Si en
verdad, la creencia y convicción de ellos, con relación a la por tanto tiempo sostenida
enseñanza de la Sociedad sobre "esta generación," era fuerte, firme, inequívoca,
ciertamente nunca hubieran presentado la nueva interpretación.

El Cuerpo Gobernante no aceptó el nuevo punto de vista propuesto por estos


miembros. Comentarios hechos mostraron que muchos lo consideraron extravagante.
Es un hecho innegable, sin embargo, que los miembros del Cuerpo Gobernante,
Schroeder, Klein y Suiter, presentaron su idea como una proposición seria, revelando
su propia carencia de convicción en la solidez de la existente enseñanza en el tema.
Hasta este día, sin embargo, declaraciones atrevidas, positivas y fuertes con
relación al 1914 y "esta generación" se continúan publicando como hechos
bíblicamente establecidos por la organización "profeta," y a todos los Testigos de
Jehová se les insta a cifrar confianza completa en esto y llevar el mensaje sobre esto a
otra gente por toda la tierra. En un esfuerzo aparente por calmar la inquietud con
relación al número rápidamente decreciente de la generación del 1914, esa misma
Atalaya, que implicó que el límite de edad de los miembros de esa generación podía
ser rebajado a los 10 años de edad, también dijo:

Y si el sistema inicuo de este mundo sobreviviera hasta principios


del próximo siglo, 1o cual es poco probable en vista de las tendencias
mundiales y el cumplimiento de la profecía bíblica, aún habría
sobrevivientes de la generación de la 1 Guerra Mundial.

Para cuando termine el siglo, en el año 2000, los de 1o años de edad en 1914,
tendrán 96 años de edad. No obstante, todavía pudiera haber algunos de ellos en
existencia y evidentemente esto se vería como todo lo necesario para que las palabras
de Jesús tuvieran

251
1975: 'El tiempo apropiado para Dios actuar' 251

cumplimiento--dependiendo, claro está, de que se acepte la idea de que Jesús estaba


dirigiendo sus palabras especialmente a niños de 10 años de edad o menos.
No tengo idea de qué traerá el futuro en cuanto a la posición del Cuerpo
Gobernante con relación a este asunto. Por medio de enfatizar con vigor renovado el
1914, ellos, en efecto, han "hecho su cama" y se sienten obligados a acostarse en ella.
Pero el largo de la generación del 1914 está probando ser como un diván que es muy
corto para ser confortable, y los razonamientos que se usan para cubrir ese "diván"
doctrinal son como sábana tejida que es muy estrecha, incapaz de resguardar, en este
caso, de los hechos fríos de la realidad.
Claro, es posible, que con el pasar del tiempo ellos se sientan en necesidad de
hacer algunos ajustes. Mientras los números en los informes anuales muestren algún
aumento, sin embargo, dudo mucho que ellos hagan tal cosa. Se me hace difícil creer
que lleguen a usar la fecha de 1957 como el punto de comienzo para "esta generación"
como lo propusieron los miembros Schroeder, Klein y Suiter.
Ellos tienen otras opciones, sin embargo. Podrían reconocer la evidencia histórica
que sitúa la destrucción de Jerusalén veinte años más tarde que la fecha del 607 a. de J.
C., defendida por la Sociedad. Esto haría que los tiempos de los gentiles terminaran
(usando su interpretación de los 2,520 años) cerca del 1934. Pero se ha colocado una
importancia tan enorme sobre el 1914 y, como se ha mostrado, tanto de la
superestructura doctrinal está enlazada a éste, que tal proceder parece improbable.
Quizás la idea de Albert Schroeder, de aplicar la frase a la clase "ungida" (una idea
que viene flotando a través de la organización por muchos, muchos años) pruebe ser
más atractiva. Siempre hay individuos adicionales (algunos bastante jóvenes) que cada
año deciden por primera vez que ellos son de la clase "ungida." De manera que esto
ofrecería una extensión ilimitada de tiempo para la enseñanza sobre "esta generación."

La única cosa que sí puedo decir con seguridad es que encuentro increíble el
razonamiento empleado por el Cuerpo Gobernante. Creo que es trágico que una
profecía relacionada con fechas se proclamara al mundo como algo sólido sobre lo
cual la gente podía y debía confiadamente depender, sobre lo cual edificar' sus
esperanzas, y planear sus vidas-cuando los mismos que publicaban esto sabían que
dentro del mismo cuerpo colectivo de ellos no existía genuina unanimidad ni
convicción firme en cuanto a la exactitud de esta

252
252 CRISIS DE CONCIENCIA

enseñanza. Quizás cuando se mira en el contexto de décadas en las cuales la


organización ha estado fijando y cambiando fechas, la actitud de ellos se hace más
comprensible.
Quizás aun más increíble para mí es que, sólo dos meses después de haber
presentado su nueva idea sobre "esta generación," los miembros del Comité de la
Presidencia, Albert Schroeder, Karl Klein y Grant Suiter, hayan incluido la enseñanza
acerca del comienzo de la presencia de Cristo en 1914 en una lista de aquellas
enseñanzas decisivas para determinar si personas (incluyendo miembros del personal
de las oficinas centrales internacionales) eran culpables de "apostasía" y por lo tanto
merecedores de expulsión. Hicieron esto sabiendo que sólo unos meses antes ellos
mismos habían cuestionado el corolario, la doctrina acompañante con relación a "esta
generación." Pero éste es asunto que se tratará en el próximo capítulo.

253
10

PUNTO DE DECISION
Pero todo esto, que antes valía mucho para mí, ahora, a causa de
Cristo, lo tengo por algo sin valor. Aún más, a nada" le concedo
valor si lo comparo con el bien supremo de conocer a Cristo Jesús,
mi Señor. Por causa de Cristo lo he perdido todo, y todo lo
considero basura a cambio de ganarlo a él.
-Filipenses 3:7, 8, Versión Popular.

PARA FINALES del 1979 había llegado a mi encrucijada personal. Había pasado
cuarenta años de mi vida como representante de tiempo cabal, sirviendo en todo nivel
de la estructura organizacional. Los últimos quince años los pasé en las oficinas
internacionales, y de ésos, los últimos nueve los pasé como miembro del Cuerpo
Gobernante mundial de los Testigos de Jehová.
Fueron esos años finales los que resultaron cruciales para mí. Fue entonces que
la ilusión se encontró con la realidad. A partir de allí vine a apreciar lo acertado de
una cita que leí recientemente, pronunciada por un hombre de estado, ya fallecido
quien dijo:
El gran enemigo de la verdad muy a menudo no es la mentira deliberada, bien
tramada y deshonesta-sino que es el mito persistente, persuasivo e irrealista.

Ahora comencé a darme cuenta que la gran parte de aquello sobre lo cual yo
había basado mi entera vida adulta era precisamente eso, un mito--"persistente,
persuasivo e irrealista." No era que mi parecer en cuanto a la Biblia hubiese
cambiado. Si acaso, fue más bien que mi apreciación por ésta fue realzada debido a lo
que experimenté. Solo ella dio sentido y significado a lo que vi ocurrir, las actitudes
que ví desplegadas, los razonamientos que oí presentados, la tensión y presión que
sentí. El cambio que sí vino, vino al darme cuenta de

254
254 CRISIS DE CONCIENCIA

que mi manera de ver las Escrituras había sido desde un punto de vista
completamente sectario, una trampa contra la cual yo creí haber estado protegido. Al
dejar que las Escrituras hablaran por sí mismas sin ser primero canalizadas a través de
una agencia humana falible como "conducto"-encontré que se hacían inmensamente
más significativas. Quedé asombrado de cuánto de su mensaje me había estado
privando.
La pregunta era, ¿qué debo hacer ahora? Mis años en el Cuerpo Gobernante, las
cosas que oí decir en sesión y fuera de ella, el espíritu desplegado que usualmente ví,
poco a poco me hicieron darme cuenta cabal de que, con relación a la organización, el
'odre había envejecido.' había perdido la flexibilidad que en un tiempo tuviera, y
estaba endureciendo su resistencia a la corrección de las Escrituras, tanto en cuanto a
creencias doctrinales, como en cuanto a su manera de tratar con aquellos que se
dirigían a ella en busca de guía.1 Sentí, y aún siento, que había varios hombres buenos
en el Cuerpo Gobernante. En una llamada de larga distancia una persona que antes
era Testigo me dijo, "Hemos sido seguidores de seguidores." Otro me dijo, "Hemos
sido víctimas de víctimas." Creo que ambas declaraciones son veraces. Charles Taze
Russell siguió los puntos de vista de ciertos hombres de su tiempo, fue víctima de
algunos de los mitos que ellos propagaron como "verdad revelada." Cada parte
sucesiva del liderato de la organización ha seguido el mismo rumbo, a veces
agregando mito adicional en apoyo o en elaboración del original. En lugar de rencor,
siento lástima por esos hombres a quienes conozco, porque yo también fui una
"víctima de víctimas," un "seguidor de seguidores."
Aunque, particularmente desde el 1976 en adelante, cada año en el Cuerpo
Gobernante se me hacía más y más difícil, y me encontraba más lleno de tensión, me
forjaba esperanza de que las cosas mejorarían. Con el tiempo me ví obligado a
reconocer que era una esperanza que la evidencia no apoyaba.
No es que me opusiera a la autoridad. Más bien me oponía a los extremos a los
cuales ésta se llevó. No podía creer que Dios se hubiera propuesto el que hombres
ejercieran tal grado de control autoritario y que tal control permitiera todo aspecto de
las vidas de los miembros
compañeros -de estos mismos hombres en la congregación cristiana. ,. -Mi
entendimiento era que Cristo concede autoridad en su congregación sólo para servir,
jamás para dominar.2
1 Compare las palabras de Jesús en Lucas 5:37-39.

2 Mateo 20: 25-28; 23:8-12; 2 Corintios 4:5; 1 Pedro 5:3.

255
Punto de decisión 255

De igual manera, yo no objetaba el concepto de "organización" en sí mismo, en


el sentido de un arreglo ordenado, porque entendía que la misma congregación
cristiana envolvía un arreglo ordenado.3 Pero creía que, fuera cual fuera el arreglo, su
propósito y función, su mismísima existencia, debería ser sólo para servir de ayuda a
los hermanos; estaba allí para servir los intereses de ellos, y no a la inversa.
Cualquiera que fuera el arreglo, la intención debería ser la de edificar hombres y
mujeres de manera que no fueran bebés espirituales, dependientes de hombres o de un
sistema institucionalizado, sino más bien que fueran capaces de actuar como
cristianos maduros completamente desarrollados. No debía ser con la intención de
entrenarlos a que fueran conformistas para con un grupo de normas y reglas
organizacionales, sino el de ayudarles a que llegaran a ser personas con "sus
facultades perceptivas entrenadas para distinguir tanto lo correcto como lo
incorrecto."4 Fuera cual fuera el arreglo existente, este debería contribuir a un
sentimiento genuino de hermandad, con la libertad de expresión y la mutua confianza
que la verdadera hermandad trae-no una sociedad compuesta por unos pocos que son
los gobernantes y los muchos que son los gobernados. y finalmente, dentro de
cualquier arreglo que fuera, la manera de 'tomar la delantera' allí sería por medio del
ejemplo, por medio de adherirse firmemente a la Palabra de Dios, pasando a otros, e
inculcando en ellos, las enseñanzas del Maestro en la manera que él las dio, no
"ajustándolas" para que encajaran con lo que parece ser el interés de una organización
de creación humana, ni por medio de 'hacer que la gente sienta el peso de la autoridad
de uno' de la manera que los hombres importantes del mundo lo hacen.5 El arreglo
debería resultar en exaltación de Jesucristo como la cabeza activa, nunca en la
exaltación de una estructura de autoridad terrenal y sus oficiales. Así fue que sentí
que el papel de Jesucristo como la cabeza activa se había obscurecido, virtualmente
eclipsado, por la conducta autoritaria y el continuo auto-encomiarse y alabarse de la
organización.
Más aún, no negué el valor ni la necesidad de enseñar. Pero no podía aceptar
que interpretaciones organizacionales, basadas en razonamientos humanos mutables,
pudieran ser contadas con igual autoridad a las mismísimas declaraciones de la
Palabra inmutable de Dios. La gran importancia dada a puntos de vista tradicionales,
el manipular la Palabra de Dios para acomodarla a tales puntos de vista,
3 1 Corintios 12:4-11,25; 14:40.

4 Hebreos 5:14; 1 Corintios 8:9; 16:13, 14. 5 Mateo 20:25.

256
256 CRISIS DE CONCIENCIA

y las inconsistencias--que daban como resultado normas dobles de conducta--eran


fuente de serio trastorno emocional para mí. Lo que encontré inaceptable fue el
dogmatismo, no el enseñar.
Me esforcé por actuar en armonía con mis convicciones durante los años de
servicio en el Cuerpo Gobernante. Desde el principio encontré que esto me traía
dificultades, animosidad. Al final trajo rechazo, expulsión.
En el otoño de 1979 se me asignó que efectuara una "visita de zona" a algunos
países donde el gobierno había proscrito la actividad de los Testigos de Jehová.
Sabiendo cuan fácilmente algo pudiera suceder para ocasionar mi detención y
encarcelamiento, concluí que era mi obligación el discutir algunas de mis
preocupaciones con mi esposa. (En vista de sus problemas de salud previos, que
incluían una afección de la sangre que casi causó su muerte en 1969, decidí que era
mejor hacer el viaje solo.) Aunque ella no podía dejar de estar consciente de mi carga
emocional, yo nunca había discutido con ella las circunstancias que habían producido
tal estado, cuáles eran los asuntos que me estaban afectando. No me había sentido en
libertad de hacerlo. Ahora sentía que, no sólo era lo apropiado, sino también mi
obligación el considerar con ella lo que yo había percibido, particularmente a la luz
de las Escrituras. ¿Cómo podía yo permitir que seres humanos me impidieran discutir
con mi propia esposa las verdades que yo veía en la Palabra de Dios?
Para ese tiempo concluimos que el curso aconsejable para nosotros era el de
terminar nuestra actividad en las oficinas internacionales. Sentíamos que nuestra paz
de mente y corazón, como también nuestra salud física, así lo requerían. También
abrigábamos la esperanza, aunque tenue, de quizás tener un hijo y habíamos, de
hecho, consultado--confidencialmente--con dos médicos al respecto, incluyendo a
uno de los doctores del personal de las oficinas internacionales, Dr. Carlton.6 Yo tenía
cincuenta y siete años y sabía que sería difícil conseguir empleo seglar debido a esto.
Pero confiaba que de alguna manera todo resultaría bien.
La decisión no fue fácil. Me sentía desgarrado por dos deseos. Por un lado
pensaba que al permanecer en el Cuerpo Gobernante podría hablar a favor de los
intereses de otros, a favor de la verdad de las Escrituras, a favor de moderación y
ecuanimidad, aunque mí voz se escuchara con irritación o simplemente se ignorara.
Presentía

6 Mi esposa es trece años más joven que yo. Reconocimos los riesgos que los médicos nos presentaron, pero
estábamos dispuestos a enfrentarlos.

257
Punto de decisión 257

que el período de tiempo en el cual yo iba a poder hacer tal cosa estaba rápidamente
acortándose, que fuera cual fuera la voz que tuviese en las discusiones del Cuerpo
Gobernante ésta pronto sería acallada, silenciada. El deseo de sentirme libre de la
atmósfera de sospecha que se estaba desarrollando, de estar libre de la participación
en una estructura de autoridad que yo no podía defender bíblicamente y de las
decisiones que no podía moralmente respaldar, pesaba con igual fuerza sobre mí.
Si la seguridad y el confort hubieran sido mis metas, con toda certeza hubiera
optado por quedamos Cynthia y yo donde estábamos, pues allí, como miembros de
las oficinas centrales, se atenderían todas nuestras necesidades físicas. Nuestros
muchos años de servicio nos permitirían ciertos privilegios como el poder escoger
entre los cuartos más deseables periódicamente disponibles en los varios grandes edi-
ficios de la Sociedad.7 Nuestro tiempo para vacaciones aumentaría a unas seis
semanas por año y, por ser miembro del Cuerpo Gobernante, siempre sería posible
combinar este tiempo con compromisos para discursos que no nos permitían visitar
lugares en todos los Estados Unidos y Canadá, o combinarlo con visitas de zona que
brindaban la oportunidad de viajar alrededor del mundo. (Los miembros del Cuerpo
Gobernante pueden regularmente tomar sus vacaciones en lugares sobre los cuales la
mayoría de la gente sólo puede soñar.) Solamente en 1978, mi esposa y yo
efectuamos unos cincuenta viajes en avión, y durante los años habíamos viajado a
numerosos países en la América Central, América del Sur, Asia, Europa, África y el
Medio Oriente.
Si prestigio y prominencia hubieran sido cosas que ambicionaba,
razonablemente yo no podía pedir más. Por entonces, de cada invitación a pronunciar
discursos que aceptaba, yo rehusaba otros tres o cuatro mensualmente. Al nivel
internacional, si estuviera por viajar a París, Atenas, Madrid, Lisboa, Ciudad de
Méjico, Sao Paulo, o cualquier otra ciudad importante, sólo sería necesario hacérselo
saber a la oficina de sucursal y una reunión a la cual miles de Testigos de Jehová
asistirían se prepararía. Era cosa común el dirigirme a audiencias de entre cinco a
treinta mil personas. En virtualmente
7 No mucho antes la Sociedad había comprado un edificio de quince pisos, el Hotel Towers, complementando
así otras residencias de diez pisos pertenecientes ya a la Sociedad en el mismo sector de Brooklyn Heights.
Desde entonces la Sociedad ha comprado (por medio de agentes) el Hotel Standish Arms y el Hotel
Bossert, ambos en Brooklyn. Ahora, en un sector circunvecino, está construyendo. un nuevo edificio
residencial de 30 pisos de altura.

258
258 CRISIS DE CONCIENCIA

cualquier lugar que va un miembro del Cuerpo Gobernante es el invitado de honor


entre sus compañeros Testigos.8
Con relación al Cuerpo Gobernante mismo, me era bastante evidente que la
estima de los compañeros en el Cuerpo se podía afianzar simplemente por expresar a
menudo el apoyo total de uno por la organización y, con raras excepciones, por medio
de percibir en qué dirección se inclinaba la mayoría en las discusiones, y expresarse y
votar en tal dirección. No estoy hablando con cinismo. Aquellos pocos en el Cuerpo
que en ocasiones se vieron impelidos a expresar sus objeciones de conciencia en
cuanto a algunas posiciones, reglas o enseñanzas tradicionales, saben aunque no lo
expresen que esto es así.
Además de esto, se me había asignado como miembro a lo que podrían
considerarse dos de los comités más influyentes del Cuerpo Gobernante, el Comité de
Redacción y el Comité de Servicio. El Comité de Redacción tuvo a bien el
encargarme la supervisión del desarrollo (no para que yo las escribiera) de un número
de publicaciones que eventualmente se distribuyeron en muchos idiomas y en
millones de ejemplares.9
La "fórmula," si es que puede llamarse así, para mantener una posición de
prominencia en la organización era fácil de discernir. Pero yo no podía en conciencia
encontrarla aceptable.
Habría tenido que estar ciego para no darme cuenta que mis expresiones en
relación a algunos asuntos-motivadas por lo que yo estaba convencido eran claros
principios de las Escrituras-no agradaban a muchos en el Cuerpo. Hubo ocasiones en
que fui a las sesiones del Cuerpo Gobernante habiendo decidido simplemente no
hablar a fin de no ver aumentar la animosidad. Pero cuando surgieron asuntos que
podían afectar seriamente la vida de otras personas, encontré que no podía dejar de
expresarme. No me hacía a la ilusión de que lo que yo dijera tendría algún peso-de
hecho, sabía por experiencia, que con más probabilidad sólo haría mi posición más
difícil, más precaria. Pero estimaba que si no me declarara en defensa
8 Todo esto trajo a mi mente las palabras de Jesús en Mateo 23:6.

9 Estos incluían los libros ¿Es esta vida todo lo que hay? (la escritura misma hecha por Reinhard Lengtat);
La vida s{tiene propósito (por Ed Dunlap); ¿Cómo lograr felicidad en su vida familiar? (escrito
principalmente por Colin Quackenbush); Escogiendo el mejor modo de vivir (por Reinhard Lengtat); y
Comentario sobre la Carta de Santiago (por Ed Dunlap). Al tiempo de mi renuncia del Cuerpo Gobernante
se me había asignado a supervisar el desarrollo de un libro sobre la vida de Cristo, siendo Ed Dunlap el que
se había asignado a escribirlo.

259
Punto de decisión 259

de los principios que sentía eran cruciales al cristianismo, entonces no había ningún
propósito para estar allí, en realidad, no había gran cosa de razón o propósito en la
vida.

Se ha mencionado que desde, más o menos, el 1978 en adelante, un clima


diferente comenzó a manifestarse en el Cuerpo. La euforia inicial que acompañó el
cambio dramático en la administración había desaparecido. El espíritu de
compañerismo fraternal que parecía prevalecer por algún tiempo, junto a sus
acompañantes expresiones de moderación y mayor flexibilidad en puntos de vista,
había disminuido también notablemente. Los miembros ya se habían ajustado a sus
respectivas posiciones en los varios comités y después de un tiempo parecía haber
cierto "blandir de autoridad" de parte de algunos. Líneas claramente discernibles
comenzaron a hacerse evidentes en la membresía, al grado de que a menudo no era
difícil prever el probable resultado de la votación en cuanto a un asunto.
Si, por ejemplo, las manos de Milton Henschel, Fred Franz, Ted Jaracz y Lloyd
Barry se levantaron (a favor de una moción), uno podía estar casi seguro que las
manos de Carey Barber, Martin Poetzinger, William Jackson, George Gangas, Grant
Suiter y Jack Barr también se levantarían. Si las manos de los primeros no se
levantaban, las manos de los últimos, generalmente, se mantenían en su sitio. Algunos
de los otros miembros usualmente votarían con éstos también, pero su voto no era tan
predecible. Con raras excepciones éste era el patrón reinante.
Este patrón prevalecía en particular cuando se discutían normas o posiciones
tradicionales. Uno podía saber de antemano, con bastante certeza, cuáles miembros
votarían a favor de la posición tradicional y en contra de cualquier cambio. Aún en el
caso del "servicio alternativo," considerado en un capítulo anterior, estos miembros, a
pesar de formar una minoría, lograron obstaculizar el que se efectuara un cambio en
la posición existente por el requerido voto de una mayoría de dos terceras partes.
En ciertos casos controversiales pareció haber alguna evidencia de "cabildeo"-
esfuerzos, antes de la sesión, de parte de algunos miembros por influenciar el voto de
otros. Y o sentía que si alguien deseaba presentar información, aparte de la presentada
durante la sesión regular del Cuerpo, la mejor manera de hacerla era ponerlo por
escrito y enviar copias a todos los miembros. Así, al menos, todos oían o disponían de
la misma información y, en efecto, 'todas las cartas estaban puestas sobre la mesa.'
Pero tales presentaciones

260
260 CRISIS DE CONCIENCIA

escritas eran raras, y cuando sí se hicieron, casi nunca fueron discutidas.


Creo que la sesión del Cuerpo Gobernante del 14 de noviembre del 1979 fue la
precursora de los eventos traumáticos que habían de sacudir violentamente las
oficinas centrales en la primavera del 1980. Dichos eventos resultarían en la
expulsión de un número de miembros del personal bajo la acusación de 'apostasía,' así
como en mi propia renuncia como miembro del Cuerpo Gobernante y del personal de
las oficinas centrales.
Ese día discutimos cuatro asuntos de menor importancia; cada moción se aprobó
por unanimidad. Cualquier ilusión de armonía que pudiera haber existido, sin
embargo, fue prontamente desbaratada por una nota discordante. Grant Suiter dijo
que deseaba mencionar un asunto con relación al cual, según él, había "considerable
chismorreo." Dijo que había informes de que algunos miembros del Cuerpo
Gobernante y del Departamento de Redacción habían presentado discursos en los
cuales se habían hecho comentarios que no estaban en armonía con las enseñanzas de
la Sociedad y que esto estaba causando confusión. El también había oído, según dijo,
que dentro de la familia del personal de las oficinas centrales algunos estaban
haciendo circular expresiones como, "Cuando muera el rey Saúl entonces las cosas
van a cambiar."10
Yo nunca había oído a nadie en la familia de las oficinas centrales hacer tal
comentario. Grant Suiter no dijo dónde había obtenido tal información o quién era la
fuente del "chisme" al cual él hizo referencia, pero sí se expresó con vehemencia, y
tanto sus palabras como su expresión facial reflejaban emoción fuerte y acalorada. Y
por primera vez surgió el término "apostasía" en una sesión del Cuerpo Gobernante.
A continuación hubo considerable discusión, con la mayoría de los miembros
diciendo que ellos oían tal cosa por primera vez. Yo expresé que había pronunciado
discursos por todos los Estados Unidos y en muchos países y que en ninguno de ellos
había hecho declaraciones en contradicción a las enseñanzas publicadas de la
organización. Era raro que discursos presentados por miembros del Cuerpo
Gobernante no se grabaran por al menos una persona y, si algo fuera de lugar se había
dicho, la evidencia estaría disponible. En tal caso, señalé, el Cuerpo con seguridad no
necesitaría depender de

10 Presumiblemente la referencia fue al presidente de la corporación. Algunos aparentemente creyendo


(equivocadamente) que la presidencia todavía ejercía el poder que había poseído hasta el 1976.

261
Punto de decisión 261

rumores para enterarse del asunto, pues con seguridad alguna persona escribiría
haciendo preguntas al respecto. Le pregunté a Grant Suiter si él personalmente
conocía de un caso de esa índole en el Cuerpo o en el Departamento de Redacción. Su
único comentario fue simplemente que 'se estaba hablando de estos asuntos,' y que
algunos miembros de los comités de sucursal que participaban en un seminario en las
oficinas centrales habían dicho que estaban "confundidos" debido a puntos de vista en
conflicto expresados por algunos de los que estaban conduciendo las clases.
La decisión fue que el Comité de Enseñanza (que tenía la responsabilidad de
dirigir los seminarios) debería investigar. En una sesión posterior, ellos informaron
que no habían encontrado evidencia alguna de las cosas mencionadas, que la única
"confusión" entre los hombres de las sucursales tenía que ver con un punto
desarrollado en la clase conducida por el miembro del Cuerpo Gobernante Carey
Barber. El había hablado con relación al reino de Cristo como habiendo comenzado
en 33 d. de le. al ascender él a los cielos, y algunos encontraban difícil reconciliar
esto con la enseñanza del 1914, 11 El asunto quedó arreglado con el acuerdo de que
los miembros del Cuerpo Gobernante ejercerían cuidado cuando pronunciaran
discursos en una asignación; fue claramente acordado en la sesión, sin embargo, que
esto no implicaba un intento de controlar conversaciones privadas de los miembros,
tales como aquellas entre amigos personales. Este punto final no sobrevivió cuando se
puso a prueba.
Encontré tal discusión significativa. Aunque Grant Suiter había indicado no
saber de ningún caso en el que un miembro del Cuerpo Gobernante, actuando
oficialmente en su calidad de tal, hubiera hecho comentarios contrarios a las
enseñanzas publicadas, yo sabía que algunos se podían haber citado. El Cuerpo ya
había considerado la ocasión de la visita de Albert Schroeder a algunas sucursales
europeas y su presentación del punto de vista de que la expresión "esta generación"
pudiera tener un significado diferente al que se había publicado. Nos había llegado
palabra al respecto de más de un lugar. También era sabido que el presidente, Fred
Franz, había introducido un punto de vista nuevo en relación con "las llaves del
reino" (mencionadas en Mateo 16:19) mientras enseñaba algunas clases en
11 La enseñanza oficial es que, a su ascensión Cristo comenzó a reinar como rey sólo con relación a su
congregación; que en 1914 él tomó completo poder para reinar sobre toda la Tierra.

262
262 CRISIS DE CONCIENCIA

la Escuela de Galaad, un punto de vista que contradecía las enseñanzas publicadas de


la organización. Esto se había hecho sin previa consulta con el Cuerpo, y el punto de
vista se presentó, no como una sugerencia, sino más bien como el punto de vista
correcto.12 Clases enteras de la Escuela de Galaad fueron a sus asignaciones con este
punto de vista nuevo, acerca del cual el resto de los hermanos no habían oído nada.
Ninguno de estos casos, sin embargo, se mencionó en la sesión del Cuerpo
Gobernante, y yo no me sentí inclinado a hacerlo.13 Pero sí sentí que había corrientes
bajo la superficie que tarde o temprano se harían manifiestas. Y no tenía duda de que
cuando esto aconteciera su fuerza se dirigiría, no a aquellos miembros mencionados,
sino hacia mí y, fuera del Cuerpo, hacia Edward Dunlap.
Debido a los sentimientos que podía discernir en varios miembros, yo había ya
comenzado a considerar lo aconsejable de renunciar del Comité de Servicio. Un día
en conversación con Robert Wallen, quien trabajaba como secretario del Comité de
Servicio (él no era miembro del Cuerpo Gobernante), mencioné que había casi
decidido dejar el comité.14 Su respuesta fue, "Tú no puedes hacer eso. Tiene que
haber algún equilibrio en el comité." Y me animó a cambiar de parecer.
Sin embargo, el mismo sentimiento adverso mostrado en la sesión del 14 de
noviembre del 1979, surgió en otra sesión y, como pensé, en esta ocasión la atención
específica se dirigió hacia mi mismo. Durante el curso de la sesión Lloyd Barry,
quien tenía a cargo la supervisión del trabajo de organizar y publicar cada número de
la revista La Atalaya (la Watch Tower), expresó su fuerte preocupación con relación
al hecho de que yo no había puesto mi firma en un número considerable (él mencionó
el número exacto) de artículos de La Atalaya que habían circulado en el Comité de
Redacción. (Cada

12 Eventualmente esto vino ante el Cuerpo y, después de mucho debate, finalmente se aprobó (aunque no
unánimemente) y se publicó en La Atalaya del 15 mayo del 1980, páginas 16-29.

13 En una reunión de abogados y médicos Testigos (creo que fue en Chicago), otro miembro del Cuerpo
Gobernante, Grant Suiter, les invitó a éstos a comentar sobre lo correcto de la posición de la Sociedad, en
aquel entonces vigente, respecto al uso del término "ministro ordenado." Aunque no hubo ninguna
declaración abierta de desacuerdo de parte de él en esa reunión, había hecho tales expresiones en medio del
Cuerpo, y la respuesta que siguió a su invitación claramente indicó que aquellos que la escucharon se
sintieron libres de criticar la posición reinante. Este asunto es uno que se ha discutido extensamente entre
los Testigos, aunque rara vez con un conocimiento de los hechos. Para aquellos que interesaran más
información, detalles se han suministrado en el Apéndice.

14 Los otros miembros del comité entonces fueron Ted Jaracz (el coordinador), Milton Henschel, Albert
Schroeder, William Jackson, y Martin Poetzinger.

263
Punto de decisión 263

artículo indicado para publicación primero circulaba entre los cinco miembros y la
firma de los mismos en la parte superior indicaba aprobación.) Aunque no entendía
sus razones para traer el asunto ante una sesión completa del Cuerpo en lugar de
primero abordarme privadamente o en una reunión del Comité de Redacción, expresé
mi reconocimiento de que lo que él decía era cierto. (Yo mismo quedé sorprendido
del número exacto de artículos que no había firmado ya que yo no había mantenido
cuenta de los mismos; él sí lo había hecho.)
Expliqué que no había puesto mi firma en tales artículos simplemente porque no
podía hacerlo a conciencia. Al mismo tiempo no había hecho ningún esfuerzo por
impedir la publicación de los mismos (algunos de ellos se habían escrito por el
presidente y tenían que ver con la profecía de Jeremías; en éstos se daba mucho
énfasis al 'papel profético' desempeñado por la organización y a ciertas fechas, como
el 1914 y el 1919), ni tampoco hice esfuerzo por incitar discusión al respecto. La
ausencia de mi firma representaba abstención en vez de oposición. Declaré ante el
Cuerpo en pleno que si esto se veía como problema, si se veía como indeseable el que
alguien se abstuviera de firmar por razones de conciencia, entonces había una
solución simple. Ellos podían nombrar a alguien diferente para servir en el Comité de
Redacción, alguien que no tuviera los escrúpulos que yo tenía en cuanto a aprobar el
material. Mencioné entonces que había estado meditando renunciar mi pertenencia al
Comité de Servicio para poder dedicar más tiempo en contribuir a los intereses del
Comité de Redacción. Así que, dejé el asunto en las manos de ellos y les hice saber
que fuera cual fuera la decisión que tomaran, ésta sería aceptable para mí.
Después de la sesión, Lyman Swingle, el entonces coordinador de ambos el
Comité y el Departamento de Redacción, me dijo en su oficina: "Tu no me puedes
hacer esto a mí. Si ellos deciden por su cuenta el reemplazarte en el Comité de
Redacción, bien. Pero, no ofrezcas tu renuncia. " El habló con considerable
vehemencia. Le dije que simplemente 16 estaba dejando en las manos del Cuerpo,
pero que, ya cansado de tanta controversia, estaría feliz con cualquier cosa_ que
aliviara un poco la tensión que sentía. El repitió su exhortación. El Cuerpo no hizo
ningún cambio en mi asignación.
Aún así, tenía el fuerte presentimiento de que estaban por surgir problemas.
Claro, no tenía manera de saber que en seis meses me hallaría en el mismo centro de
una tormenta de intensidad que bordeaba al fanatismo, con el Cuerpo Gobernante
reaccionando con

264
264 CRISIS DE CONCIENCIA

medidas severas a lo que éste consideraba una "conspiración" de proporciones serias,


una que atentaba contra el mismo corazón de la organización. Considere, ahora, lo
que esta "conspiración peligrosa" realmente fue, de cuán "extensas" proporciones era,
cuán grande era el crimen de los que estaban envueltos, y qué base había para
justificar la "mentalidad de asedio" que se desarrolló dentro de la organización y que
continúa hasta el presente, en fin, el curso de eventos que condujeron a la "purga" de
la primavera del 1980.

El día antes que partiera para París, en la primera etapa de mi viaje al África
Occidental (16 de noviembre del 1979,) el presidente de la Sociedad estaba
presidiendo esa mañana en la consideración del texto bíblico diario (siendo esa la
semana que le tocaba presidir). En sus comentarios, declaró que algunos estaban
poniendo en tela de juicio la posición de la Sociedad (recientemente promulgada en
La Atalaya) en cuanto a que Jesucristo es mediador sólo para los "ungidos" y no para
los otros dos (ahora más de cuatro) millones de Testigos de Jehová.15 De los cuales,
él dijo:
Ellos pretenden mezclar a todos en un mismo grupo y hacer a Cristo el
mediador de todo Pedro, Jacinto y José [o, como se acostumbra decir en castellano,
fulano zutano y mengano].
No podía evitar pensar, al oír estas palabras, en cuanto a todos los "Pedros,
Jacintos y Josés" presentes allí en las oficinas centrales, y me preguntaba, cómo les
habrían caído esas palabras. Y o sabía que había habido bastante discusión en cuanto
al tema entre los miembros de la familia y, en parte, discusión definitivamente
desfavorable.
El presidente pasó a afirmar que la enseñanza de la Sociedad era correcta. El
único texto de las Escrituras al cual él se refirió se encuentra en Hebreos, capítulo
doce:

Es para disciplina que ustedes están aguantando. Dios está tratando con
ustedes como con hijos. Pues ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina?
Pero si ustedes están sin la disciplina de la cual todos han venido a ser partícipes
son verdaderamente bastardos y no hijos.

Pasó él entonces a dar la ilustración del caballo al cual el amo, , mediante la


disciplina, enseña a caminar en círculos, y dijo, "A veces

15 Vea La Atalaya del 1° de abril de 1980, páginas 31, 32; del 1° de mayo de 1980, páginas 21-27.

265
Punto de decisión 265

requiere varios azotes del látigo para lograr que lo haga." El urgió a cualquiera que
tuviera dudas en cuanto a la enseñanza de la Sociedad en este punto a demostrar
aguante, a tomar la disciplina y a "mostrar que tiene las agallas para no cejar."16
Esa noche salí para París pero por varios días me sentí afectado, afligido, no
sólo por esas palabras, sino más bien por la actitud y espíritu del cual había sido
testigo en los pasados años.
Para mí era evidente en las Escrituras que Jesucristo había mediado una
reconciliación con Dios para todo Pedro, Jacinto y José, y que el que él hubiera
ofrecido su vida por toda persona, haciendo los beneficios de su sacrificio
propiciatorio disponibles a todo aquel que quisiera aceptarlos, era precisamente lo
opuesto a la actitud expresada en la discusión en las oficinas centrales. Parecía como
si estuviéramos escuchando "unas buenas nuevas diferentes," no las buenas nuevas
como se presentaron por escritores inspirados del primer siglo.

En el África, el penúltimo país que visité fue Mali. La mayoría de los


misioneros allí eran de nacionalidad francesa. Después de trabajosamente hacer una
presentación en francés de algunos puntos que deseaba cubrir con los misioneros en
cada país, pregunté si tenían alguna pregunta. La segunda presentada fue, "La Atalaya
dice que Jesús es mediador sólo para los ungidos, no para el resto de nosotros.
¿Podría aclararnos esto? ¿Ni siquiera en las oraciones es nuestro mediador?"
Si hubiese sido mi interés el sembrar dudas, ésta hubiera sido una oportunidad
obvia. En vez de eso, traté de calmarlos, señalándoles a la Primera Carta de Juan,
capítulo dos, versículo 1, donde habla de Jesús como el "Ayudante" de todos aquellos
para quienes él es un "sacrificio propiciatorio por los pecados," incluyendo los de
"todo' el mundo." Dije que aunque ellos no fueran a pensar de Cristo como el
Mediador de ellos, ciertamente podían pensar de él como su Ayudante. Y, de una
cosa podían estar seguros: que el interés de él para con ellos era tan grande como su
interés para con cualquier otra persona en la tierra.
Sentí que me las había arreglado de modo que se pudiera evitar que el asunto se
convirtiera en un punto de controversia seria entre ellos, y esto, sin haber dicho nada
que pusiera en tela de juicio las declaraciones de La Atalaya.
16 Más tarde Ed Dunlap comentó en cuanto a esto diciendo, "Siempre pensé que lo que nos capacitaba
para aguantar era la fe, no las agallas."

266
266 CRISIS DE CONCIENCIA

Sin embargo, unos días más tarde, cuando fui al aeropuerto para salir hacia Senegal,
los misioneros fueron allí también a despedirme. Una de las misioneras se me acercó
y me preguntó, "¿Pero ni aun en oración es Cristo nuestro mediador?" No pude hacer
nada salvo repetir y enfatizar los mismos puntos que había presentado antes en la
reunión en el hogar misional.

Regresé a Brook1yn después de haber pasado aproximadamente tres semanas en


el viaje, habiendo sido la única dificultad encontrada el descarrilamiento nocturno del
tren en el cual estaba haciendo un viaje de veinte horas desde Ouagadougou, Alto
Volta, a Abidján en la Costa de Marfil.
La mañana siguiente a mi llegada, durante el desayuno, se sentaron a mi lado un
miembro visitante de un comité de sucursal y su esposa. No bien había comenzado el
desayuno cuando la esposa me preguntó si podía hacerme una pregunta. Le contesté,
"Puedes hacérmela. No sé si podré contestarla." Dijo ella que la noche anterior habían
asistido a un estudio de La Atalaya en el cual se discutía la obra mediadora de Cristo,
y pasó a hacer virtualmente la misma pregunta que la misionara francesa me había
hecho en Mali. Ofrecí la misma respuesta.
Ese fin de semana, fui a Nueva Jersey a pronunciar un discurso y después de
éste una mujer de la audiencia se acercó (una Testigo activa) y dijo que tenía algunas
preguntas. Tenía tres preguntas y la segunda tenía que ver con la obra mediadora de
Cristo. Nuevamente di la misma respuesta.

Estos incidentes se citan porque muestran mi práctica establecida en 1o


relacionado a responder a personas como éstas en 1o concerniente a las enseñanzas
publicadas de la organización. Cualesquier dudas que yo pudiera tener, en 1o
relacionado a la base bíblica para las enseñanzas de la organización, las discutía sólo
con individuos conocidos de mucho tiempo, cada uno de ellos, en el caso de los
hombres, un anciano. Hasta el mismo 1980, no creo que hubiese más de cuatro o
cinco personas en toda la tierra, a excepción de mi esposa, que supieran a grado
considerable alguno los asuntos que me preocupaban, y ninguno de éstos sabía todas
las razones que daban origen a estas preocupaciones. Hubiera requerido un libro igual
que éste para que ellos las conocieran.
No tenía, sin embargo, la menor duda, de que muchos, muchos de entre los
Testigos de Jehová sentían un número de preocupaciones

267
Punto de decisión 267

como las que yo sentía.17 Por mis años en el Cuerpo Gobernante yo sabía que no
había indicios de que tales asuntos llegaran a encararse, o que se les fuera a dar la
consideración que ameritaban por medio de una cuidadosa y completa investigación
de las Escrituras, y que se decidieran, no sobre la base de puntos de vista
tradicionales, sino sobre la base de la evidencia bíblica o la falta de ésta.
La evidencia señalaba, más bien, a la conclusión de que cualquier discusión
abierta de estas dificultades se consideraba como de gran peligro a la organización,
como deslealtad a sus intereses. La unidad (realmente la uniformidad) era,
aparentemente, considerada como más importante que la verdad. Preguntas sobre las
enseñanzas de la organización podían discutirse en el círculo íntimo del Cuerpo
Gobernante, pero en ningún otro lugar. No importa cuán acalorado fuera el debate
sobre algún punto, el Cuerpo tenía que mostrar una apariencia de unanimidad para
con todos los de afuera, aún cuando esa "apariencia" en realidad disfrazara un
desacuerdo serio en algún punto bajo discusión.
No encontré nada en las Escrituras que justificara tal disfraz, pues las mismas
Escrituras se recomiendan a sí mismas como veraces por su franqueza, sinceridad y
candor, al mostrar las diferencias que existían entre los mismos cristianos del primer
siglo, incluyendo apóstoles y ancianos. Más importante aún, no encontré nada en las
Escrituras que justificara la restricción de discusiones a talo cual sociedad cerrada de
hombres, cuyas decisiones formuladas en secreto por una mayoría de dos terceras
partes tuvieran que aceptarse por todo cristiano como la "verdad revelada." No creía
que la verdad tuviera nada que temer de discusiones abiertas, ninguna razón para
esconderse del escrutinio cuidadoso. Cualquier enseñanza que tuviera que ser
protegida de tal investigación no merecía ser sostenida.
Desde el tiempo en que se escribió el libro de referencia, Aid to Bible
Understanding (Ayuda para entender la Biblia), había tenido asociación cercana con
Edward Dunlap. Le conocí en 1964 mientras
17 Un día, un miembro de muchos años del Departamento de Servicio me abordó con una pregunta relacionada
a un artículo escrito por el presidente. Le dije que yo no podía responder por el artículo y le sugerí que
pusiera por escrito la pregunta y la enviara. El contestó, "No, yo hice eso antes y me causó problemas."Le
dije que amenos que la gente escribiera, nadie sabría de sus inquietudes. Su respuesta fue, "Si usted
realmente quiere saber qué piensa la gente en cuanto a estos artículos, dígales a los superintendentes de
circuito y de distrito que escriban informando qué piensan ellos en cuanto a algunos de los artículos. Pero
hay que decirles que NO firmen sus nombres, de otra manera ellos sólo van a escribir lo que creen que se
espera de ellos." El dijo que lo mismo sería cierto si se invitaba a los ancianos nombrados de Betel a que
escribieran.

268
268 CRISIS DE CONCIENCIA

yo asistía un curso de diez meses en la Escuela de Galaad. En ese entonces él era el


registrador de la escuela y uno de los cuatro instructores. Nuestra clase (la 39na) se
componía de unas cien personas, la mayoría hombres de las oficinas de sucursal. Se
puede afirmar con veracidad que la mayoría de ellos consideraba las clases de Dunlap
por mucho las más instructivas en lo que tenía que ver con adquirir entendimiento de
las Escrituras l8 Originalmente de Oklahoma, de apariencia algo desbastada, y a pesar
de una educación ordinaria, Ed tenía la habilidad de tomar temas muy difíciles y
complejos y ponerlos en forma y lenguaje sencillos, fuera ya el tema de las funciones
de la ley Mosaica o el estudio científico de la genética. Sin embargo, lo más
importante para mí era la falta de pretensión. Aparte de su preferencia por corbatas de
colores chillones, él era básicamente-en porte, habla y conducta-una persona sencilla,
sin ostentación. No importaba cual responsabilidad se le asignara, él permanecía el
mismo.
Un incidente que tipificaba para mí su personalidad fue un comentario que él
me dirigiera en relación con un examen al fin del semestre. Estábamos estudiando
varias de las cartas de Pablo en las clases y cada semana había un examen en los
puntos estudiados. Entre los puntos se encontraban generalmente preguntas
relacionadas con la posible fecha y lugar de composición de cada carta. Tomando las
cartas una a una, esto no era difícil de recordar. Pero cuando aparecieran en el
examen, al final del semestre, todas las trece cartas de Pablo estudiadas, con sus
posibles fechas y lugares de composición, el recordar todo esto me parecía un
problema de proporciones considerables. Estas no seguían ningún orden cronológico
en el canon bíblico. Trabajé por mucho tiempo con estos datos y finalmente creé un
sistema mental para recordarlos todos.
Finalmente llegó el día del examen. Se permitieron dos horas para terminarlo.
Yo lo hice un poco antes y mientras salía me encontré con Ed que venía entrando. El
me preguntó, "¿Cómo estuvo?" Yo contesté, "Oh, no estuvo mal. Pero nunca te lo voy
a perdonar." El me preguntó que qué quería decir yo. Le respondí, "Yo trabajé y
trabajé para desarrollar un sistema para recordar las fechas y los lugares de
composición de cada una de las cartas y tu no hiciste siquiera una sola pregunta al
respecto." Tomando lo que dije más
18 Lloyd Barry estuvo también en esta clase e hizo comentarios semejantes en más de una ocasión como
miembro del Cuerpo Gobernante. Dudo que algún estudiante de Ed jamás haya dudado del amor y
conocimiento profundo de él por las Escrituras.

269
Punto de decisión 269

seriamente de lo que yo me había propuesto, dijo él, "¿Sabes por qué yo no incluyo
esas preguntas en los exámenes semestrales? Porque yo mismo no puedo retener
todos esos datos en mi cabeza." Había cuatro instructores en la escuela, Ulysses
Glass, Bill Wilkinson, Fred Rusk y Ed Dunlap. Creo que es justo decir que de los
cuatro, sólo Ed hubiera contestado como lo hizo. Esto era típico de su personalidad
nada pretenciosa.
El siempre había estado completamente dedicado a la organización; el registro
de su servicio de tiempo cabal igualaba al mío en lo extenso. Otra circunstancia que
dice algo de él se relaciona con una dolencia que se le desarrolló a finales de los
1960. Comúnmente llamada tic douloureux (término francés que quiere decir
"espasmo doloroso"), el término médico para ésta es neuralgia trigeminal, la cual es la
inflamación de un nervio facial grande, el trigémino ramificado en tres partes, y que
es capaz de producir uno de los padecimientos más dolorosos humanamente
conocidos. El dolor punzante y cegador puede ser provocado por cualquier cosa, una
brisa suave, el tacto, que excite el nervio, y a medida que la enfermedad empeora, a la
víctima se le hace cada vez más difícil el hacer cosas normales como peinarse,
cepillarse los dientes, o comer, sin correr el riesgo de un ataque. Algunos así afligidos
llegan hasta cometer suicidio.
Ed sufrió con esto por siete años, teniendo períodos de mejora y luego de
empeoramiento. Durante este tiempo, el presidente, Nathan Knorr, por alguna razón
se hizo de la opinión (quizás basada en comentarios de otros) que esto era algo
emocional de parte de Ed y no un problema físico genuino. Un día él habló con Ed
respecto a su dolencia, indagando acerca de su vida matrimonial y de otros asuntos
relacionados. Ed le aseguró que lo uno no tenía nada que ver con lo otro, que él podía
estar disfrutando de un buen día de vacaciones y un ataque venirle sin advertencia
alguna. El presidente, sin embargo, no dio peso alguno a la explicación de Ed y le
informó que había decidido enviarle a la fábrica por algún tiempo para que hiciera un
poco de ejercicio. El iría a trabajar en el departamento de encuadernación.
Ed, entonces en los sesenta, había estado tomando por algún tiempo potentes
medicamentos-prescritos por el médico de las oficinas centrales para suprimir los
ataques dolorosos, y en ocasiones había estado en cama por días y hasta por una
semana entera, con su dolencia. Pero ahora se le envió al departamento de encuader-
nación y fue asignado a abastecer una máquina en la línea de

270
270 CRISIS DE CONCIENCIA

encuadernación. Lo hizo por meses y se esmeró por hacer 1o mejor posible en esta
asignación "teocrática." Pero como me dijo él confidencialmente, esta experiencia le
hizo darse cuenta por vez primera del control absoluto que la organización ejercía
sobre la vida de uno. Sus intentos de explicar se pasaron por alto y, en contra de todo
buen sentido, se le colocó en la situación menos deseable para alguien que sufriera de
tal dolencia.
Fue unos años más tarde, cuando estaba al punto de completa desesperanza, que
supo de un cirujano en Pittsburgo que creía haber descubierto la razón de 1o que le
aquejaba por tantos años, y que había perfeccionado técnicas de microcirugía para
remediar el problema. Ed se sometió a la operación (la cual implicaba el remover
parte del cráneo y pasar a operar en la arteria principal del cerebro, la cual corre
paralela al nervio inflamado). Fue así que finalmente quedó curado. El no esperaba
ninguna disculpa de parte de la organización por el serio error de ésta en el juicio
hecho, ni por la manera en que habían considerado y manejado su problema
angustioso. Ninguna se le ofreció.

Ya que nuestros lugares de trabajo, tanto durante el proyecto Ayuda como de ahí
en adelante, estaban muy cerca el uno del otro, conversábamos a menudo,
compartiendo puntos interesantes que encontrábamos durante nuestras
investigaciones. El Comité de Redacción del Cuerpo Gobernante nos asignó a trabajar
juntos en un número de proyectos, como el Comentario sobre la Carta de Santiago.
En nuestras conversaciones no siempre concordábamos en todos los puntos, pero ello
no afectó nuestra amistad ni el respeto mutuo.
Menciono todo esto porque Edward Dunlap era una de los pocas personas que
sabían cuán profundas eran mis preocupaciones en 1o relacionado con 1o que veía en
la organización, y en particular, 1o que veía en el Cuerpo Gobernante. El compartía
tal preocupación. Al igual que yo, él llegó a sentirse así porque no podía armonizar
mucho de 1o que veía, oía y leía con las Escrituras.
Aunque asociado con la organización desde los temprano s 1930, durante la
gran parte de esa asociación él no se consideró a sí mismo como parte de los
"ungidos." Conversaba con él, al respecto, un día a finales de los 1970 y me dijo que
cuando comenzó a asociarse la Watch Tower entonces enseñaba que había dos clases
que heredarían la vida celestial: los "elegidos" (compuesto de los 144,000) y la
"compañía grande" (o "gran muchedumbre" de Revelación capítulo

271
Punto de decisión 271

siete). La "compañía grande" se decía que eran cristianos de una fe menor que la de
los elegidos y por lo tanto, aunque igualmente destinados para vida celestial, la "gran
compañía" no estaría entre aquellos que gobernarían con Cristo como reyes y
sacerdotes. Dado que de las dos clases una era superior y la otra inferior, Ed
típicamente asumió que él pertenecía a la clase inferior, la "grande compañía."
Vino el 1935 y el Juez Rutherford, en la asamblea de Washington D. C.,
anunció la "verdad revelada" de que aquellos de la "compañía grande" (o grande
muchedumbre) estaban bíblicamente destinados a vivir, no en el cielo, sino sobre la
tierra. Dijo Ed. que él siempre había abrigado la esperanza de vida celestial, y sentía
que no podía haber nada más maravilloso que el servir en la presencia de Dios y en
compañía de su Hijo. Pero debido al cambio anunciado en la posición de la
organización, él amortiguó esas esperanzas y aceptó lo que se le dijo que debía de ser
su esperanza como parte de la "gran compañía."
No fue sino hasta el 1979 que él claramente llegó a la decisión de que ninguna
organización humana podía cambiar la invitación encontrada en las Escrituras, en
efecto fijando una fecha para un cambio en la esperanza presentada en la Biblia
misma como abierta para toda persona que abrace tal esperanza, sea su nombre Pedro,
Jacinto, José o Ed. Así que, cuarenta y cinco años después del 1935 él empezó a
participar de los emblemas, el pan y el vino, en la cena del Señor, algo que sólo los
"ungidos" de entre los Testigos de Jehová hacen.
Cuando un Testigo o cualquier otra persona pregunta, "¿Cómo sabe uno si él o
ella es de la clase de los 'ungidos' con la esperanza celestial?" la respuesta común es
referir a la persona a la declaración de Pablo en Romanos 8:16,17:

El espíritu mismo da testimonio con nuestro espíritu de que somos hijos de


Dios. Pues si somos hijos, también somos herederos: herederos por cierto de
Dios, mas coherederos con Cristo, con tal que suframos juntamente para que
también seamos glorificados juntamente.

La enseñanza oficial ha sido, y es, que sólo los de los 144,000 "ungidos" pueden
tener tal 'testimonio del espíritu,' y que esto les indica que son del grupo selecto de los
144,000, los únicos con esperanza a vida celestial. Todos los demás pueden ser
clasificados sólo como hijos de Dios "en perspectiva futura" y su esperanza deberá ser
terrenal.

272
272 CRISIS DE CONCIENCIA

Al leer el contexto, desde el mismo comienzo del capítulo, le fue evidente a Ed


que el apóstol Pablo de veras estaba escribiendo sobre dos clases. Pero no sobre dos
clases divididas por su esperanza, fuera ésta celestial o terrenal, en cuanto a su vida
futura.
En vez de eso, las dos clases claramente eran: aquellos guiados por el Espíritu
de Dios, a un lado, y los regidos por la carne pecaminosa, al otro.
El contraste que el apóstol presenta no es entre la esperanza de vida en el cielo o
vida en la tierra, sino entre la vida y la muerte mismas, entre amistad con Dios o
enemistad con El. Como lo indican los versículos 6 al 9:

Porque el tener la mente puesta en la carne significa muerte, pero el tener


la mente puesta en el espíritu significa vida y paz; porque el tener la mente puesta
en la carne significa enemistad con Dios, porque no está sujeta a la ley de Dios,
ni, de hecho, 1o puede estar. Por eso los que están en armonía con la carne no
pueden agradar a Dios.
Sin embargo ustedes no están en armonía con la carne, sino con el espíritu,
si es que el espíritu de Dios verdaderamente mora en ustedes. Pero si alguien no
tiene el espíritu de Cristo, éste no le pertenece.

En la discusión de Pablo, no se está considerando la vida celestial o la terrenal,


sino simplemente si uno está viviendo por el Espíritu de Dios o está viviendo de
acuerdo a la carne pecaminosa. Pablo dejó claro que era una cosa o la otra: Tiene uno
el Espíritu de Dios y produce sus frutos, o está en enemistad con Dios y no pertenece
a Cristo. Sin ese Espíritu no podría haber "vida y paz", sólo habría muerte. Si la
persona de hecho tenía el Espíritu de Dios, entonces era él un hijo de Dios, pues
Pablo dice (verso 14):
Porque todos los que son guiados por el espíritu de Dios, éstos son hijos de
Dios.19

Como Ed Dunlap hizo notar, Pablo no dijo, algunos, sino "TODOS los que son
guiados por el espíritu de Dios" son sus hijos. Aquellos que son guiados por ese
Espíritu tendrían "el testimonio" del Espíritu
19 Compare el uso que hace el apóstol de la misma frase, "conducidos por el espíritu," en contraste similar
entre la carne pecaminosa y el Espíritu de Dios en Gálatas 5: 18, donde se declara que aquellos que son
"conducidos por espíritu, no están bajo-ley." El negar que esto aplique a todos los cristianos, y que sí
aplique a un grupo selecto, sería dejar a todos los demás bajo la ley y la condenación de ésta.

273
Punto de decisión 273

a ese efecto, incluyendo la evidencia del fruto en sus vidas, algo parecido a la manera
como la Biblia dice que Abel, Enoc, Noé y otros alcanzaron el "testimonio" de que
estaban agradando a Dios.20
Lo pertinente de estos puntos se hará evidente a medida que consideremos los
acontecimientos que vinieron después.
Basta decir aquí, que Ed Dunlap compartió conmigo las mismas preocupaciones
básicas, particularmente las referidas al dogmatismo y espíritu autoritario que se
estaban manifestando. Su punto de vista, como el mío, era que la autoridad humana,
cuando se la llevaba más allá de sus límites apropiados, inevitablemente termina en
quitar mérito a la función de Cristo Jesús como Cabeza de la congregación.
No mucho tiempo después de mi regreso de África, un viejo amigo pasó por
nuestra habitación en las oficinas principales. Su nombre era René Vásquez y lo había
conocido durante treinta años. La primera vez que lo ví fue en Puerto Rico en el
pueblo de Mayagüez donde vivía con su padre, quien había contraído segundas
nupcias. En ése entonces René era estudiante adolescente de la escuela secundaria.
Tanto su padre como su madrastra se oponían a que René estudiase con los Testigos
de Jehová. Su oposición llegó a ser tan intensa que una tarde, después de haber estado
estudiando en la casa de algunos misioneros, René sintió que no podía soportar más.
Pasó la noche en una banca del parque de una plaza pública. La mañana siguiente se
dirigió a la casa de unos tíos y pidió que lo dejasen vivir con ellos, a lo cual ellos
accedieron. Aunque no simpatizaban con los Testigos de Jehová, resultaron ser
personas tolerantes. Al graduarse de la escuela secundaria, René decidió
inmediatamente incorporarse como "precursor de tiempo caba1."
Estando presente en una asamblea en Nueva York en 1953, decidió permanecer
en los Estados Unidos. Conoció a una joven en Michigan, se casaron y los dos se
dedicaron al "precursorado." Se les invitó a trabajar viajando entre las congregaciones
de habla hispana en los estados del oeste de los Estados Unidos. Tiempo después
fueron a la Escuela de Galaad, siendo de allí enviados a España. Pronto, René fue
designado como superintendente de distrito en aquel país. La obra de los Testigos de
Jehová estaba bajo proscripción oficial y él y su esposa se desplazaron por toda
España, teniendo que estar en constante alerta de la policía y conscientes del peligro
de ser descubiertos y arrestados o deportados. Todas las reuniones que se realizaban
eran de carácter clandestino. Después
20 Hebreos 11:1-7.

274
274 CRISIS DE CONCIENCIA

de años de estar en esa actividad "encubierta", los nervios de René llegaron a tal
estado de tensión que estaban a punto de sufrir quebranto. Para este entonces ya René
y Elsie habían estado en España siete años. Debido a la salud de él, y a algunas
necesidades que se presentaron en la familia de Elsie, regresaron a los Estados
Unidos. Siendo que habían pagado ellos mismos los gastos para su viaje de regreso, al
llegar a América lo hicieron casi sin nada de fondos monetarios.
Después de su llegada, el único trabajo que René pudo encontrar fue el de
levantar cargas pesadas en una fábrica de acero. Siendo una persona de contextura
pequeña, su frágil cuerpo resultó resintiéndose al segundo día, acabando por ello en el
hospital. Finalmente halló otro trabajo y una vez que hubieron solucionado sus
problemas financieros, él y su esposa se hallaron nuevamente en el servicio de
"precursores." Estando trabajando en el ámbito de los circuitos y distritos les llegó el
pedido para que formasen parte del personal de las oficinas principales en Brooklyn,
donde a René se le asignó la supervisión del despacho de servicio para todas las
congregaciones de habla hispana en los Estados Unidos, compuestas éstas por unas
treinta mil personas. Sirvió allí hasta 1969 cuando Elsie quedó embarazada,
requiriéndose que dejaran su "servicio en Betel."
René me dijo que se esforzaría por permanecer en Nueva York, no porque le
gustase la ciudad, sino entendiendo que si las circunstancias lo permitiesen, él podría
ser útil en alguna forma a la organización. Resultó ser así. A los pocos años se hallaba
nuevamente en las oficinas centrales ayudando dos días a la semana en hacer
traducciones al español, dirigiendo la grabación de dramas para convenciones en ese
idioma, haciendo trabajo como superintendente de circuito y distrito entre decenas de
congregaciones de habla hispana en el área de Nueva York. Además, como él había
pasado algún tiempo sirviendo en Portugal, cuando se establecieron unas con-
gregaciones de habla portuguesa en el área de Nueva York, él renovó su
conocimiento del idioma y sirvió a esas congregaciones también.
En sus más de treinta años de asociación con la organización yo seriamente
dudo que haya existido alguien en Puerto Rico, España o los Estados Unidos que
haya tenido motivo de queja respecto al servicio de René. Poseyendo una
personalidad básicamente apacible, había aprendido sin embargo el arte de ser firme
sin ser duro o brusco. Aún bajo la circunstancia que se desarrolló, la que se presentará
más adelante, yo dudo que alguna de aquellas personas que trabajaron con René
Vázquez en cualquiera de los lugares donde él sirvió,

275
Punto de decisión 275

negaría que lo arriba expresado es descripción honesta de su persona. Si tuvo alguna


falla perceptible ésta era, como él mismo lo reconoce, la de haber sido demasiado
anuente cuando se le pedía que hiciese algo por otros, particularmente por la
Sociedad. El siente hoy que su vida familiar se vio afectada innecesariamente debido
a esto.
Como un ejemplo, él y su señora habían pasado varios años sin tomarse unas
verdaderas vacaciones, por lo que René planeaba un viaje que los llevaría de vuelta a
España para una visita. Poco antes que llegara el tiempo de partir, Harley Miller,
quien entonces encabezaba el Departamento de Servicio, llamó y le pidió a René que
pasara algún tiempo en el trabajo de circuito, justo en esos días. René sintió que la
cosa correcta era aceptar, pues él nunca había rechazado una asignación de la
"organización del Señor." Su esposa hizo finalmente el viaje a España en compañía
de su madre.
René vivía cerca al aeropuerto La Guardia, por ello cuando los miembros del
Departamento de Servicio, Harvey Miller entre ellos, tenían que viajar en avión para
cumplir con sus compromisos como oradores los fines de semana, regularmente
arreglaban para que René los esperara y los transportase de regreso a Betel. Algunos
de los vuelos llegaban cerca de la medianoche, otros aún más tarde. René había
insistido en suministrar tal servicio para mí, aceptándolo yo en base a nuestra vieja
amistad, hasta que me enteré a qué grado otros se valían de su buena voluntad y
comedimiento. A mi parecer, se abusaba de su benevolencia, por lo que, con raras
excepciones, de allí en adelante busqué otro medio de transporte.
Pienso que, si se pudiese obtener el punto de vista de la Sociedad respecto a
quienes podrían considerarse como los principales personajes comprometidos en la
"conspiración contra la organización," que con tan drástica acción se trató de extirpar,
se nos señalaría a nosotros tres-a Ed, a René y a mí. Sin embargo, nunca hubo
momento en que los tres hubiéramos estado reunidos juntos. Durante ese tiempo, yo
tuve conversaciones extensas con René posiblemente en dos ocasiones; en cuanto a
Ed y René, lo mismo era cierto. ¿Cuáles eran, entonces, las supuestas actividades
siniestras en las que estábamos comprometidos? Simplemente esto, a saber, que
nosotros dialogábamos sobre la Biblia como amigos, y también con nuestros amigos
de mucho tiempo.
La noche que René pasó por nuestra habitación, él había estado asistiendo a un
seminario para ancianos organizado por la Sociedad. Nosotros conversamos en
cuanto a sus impresiones, las cuales eran básicamente favorables. En un momento de
la conversación dijo él,

276
276 CRISIS DE CONCIENCIA

"Me parece como si estuviésemos idolatrando cifras. A veces quisiera que se pusiera
fin al uso de informes." Por "informes" él se estaba refiriendo al sistema que pide de
cada Testigo la presentación mensual de hojitas de informe, detallando en éstas la
actividad de testificación hecha, incluyendo las horas empleadas, la literatura
distribuida y así por el estilo.21
Yo recordé algunos puntos señalados en el programa de la anterior asamblea de
Distrito sobre "la fe y las obras" y hablamos sobre esto, así como lo que dijo el
apóstol sobre éste tema, en el libro de Romanos. Como yo lo veía, las enseñanzas del
apóstol llamaban primero a la edificación de la fe de las personas; cuando esto se
hubiera logrado, entonces seguirían las obras-pues la fe genuina es productiva y
activa de igual manera como el amor genuino lo es. Uno puede presionar
constantemente a la gente para que haga ciertas obras y quizá lo hagan como
resultado de la presión. Pero, ¿dónde hallamos la evidencia de que esas obras se
generaron por la fé y el amor? Y si no es así como se motivaron, ¿cómo pueden ser
ellas agradables a la vista de Dios, de todos modos?
Parecía evidente que las obras procedentes de la fe tenían que ser espontáneas,
no sistematizadas o encajadas en cierto molde, de la misma forma que los actos de
amor deberían ser espontáneos y no el resultado de un simple cumplimiento de
actividades programadas por otros. Las disposiciones ordenadas son buenas si son
para facilitar lo que es conveniente o cómodo, pero no deben ser un medio de
compulsión sutil, usado para crear un complejo de culpa en todo aquel que no 'encaje
dentro del molde.' Cuanto más estrechamente tratan los hombres de controlar la vida
y las actividades de sus hermanos cristianos, cuanto más estrujan la oportunidad para
que la fé y el amor sean lo que los motive y controle. Yo reconozco que es mucho
más difícil edificar la fe y el aprecio de la gente por medio de las Escrituras, en
comparación con el simplemente entusiasmarlos por medio de discursos desde el atril,
o mediante el hacerles sentir
21 La importancia asignada a estos reportes es innegable. Cada Testigo entrega su informe a la congregación,
cada congregación a la oficina de sucursal de su país, cada oficina de sucursal envía un informe mensual
detallado a la oficinas internacionales donde éstos son compilados y se promedian, y los porcentajes de
aumento (o disminución) son anotados. Se estudian con el mismo ávido interés con el cual las grandes
corporaciones estudian las cifras en sus informes de producción o sus índices de crecimiento; cualesquier
fluctuaciones o posibles síntomas de decrecimiento en el número de Testigos que informan, o las horas
informadas, o la distribución de literatura, se convierten en razones para alarma. Los representantes en las
sucursales se inquietan si los informes mensuales para su país fallan en mostrar algún aumento, o peor aún,
si es que reflejan disminución.

277
Punto de decisión 277

culpables. No obstante, dado lo dicho por el apóstol, me pareció que aquel camino
difícil era el único bíblicamente sabio y correcto.
Esa fue en esencia la conversación. El tema de las hojas de informe estimuló la
conversación, pero de allí en adelante no figuró en ella. En un encuentro con René en
la entrada de uno de los edificios poco después, dijo que el abordar los asuntos a la
luz de los escritos de Pablo en Romanos hizo que su trabajo como superintendente de
circuito y distrito fuese mucho más gozoso y sus discusiones con los ancianos más
significativas.
Algunas semanas después mi esposa y yo fuimos a la casa de ellos a una
comida. A pesar de que habíamos estado las dos parejas juntos en la misma
congregación de habla hispana en Queens, Nueva York, durante nuestros primeros
años en esa ciudad, desde entonces nuestros encuentros habían sido sólo esporádicos.
Tanto antes como después de la comida, René deseaba conversar sobre el mensaje de
Romanos. Aunque a menor grado que con mi esposa, sentí la obligación de responder
a sus preguntas antes que evadirlas. Lo había conocido por treinta años; sabía que era
estudiante serio de las Escrituras. Le hablé como un amigo, no como un oficial
organizacional y al considerar la Palabra de Dios con él sentí que mi primera
responsabilidad era para con Dios, no hacia los hombres, ni hacia una organización.
Si me retraía de hablar a personas como éstas, respecto a lo que yo veía eran
enseñanzas bien definidas en las Escrituras, ¿cómo podría decir lo que Pablo dijo a
los ancianos de Efeso, según lo registrado en Hechos 20:26, 27? El dijo:

Por eso los llamo para que sean testigos este mismo día de que yo estoy
limpio de la sangre de todo hombre, porque: no me he retraído de decides todo el
consejo de Dios.
Pablo sabía que era por hacer esto que se había hablado injuriosamente de él
en la sinagoga de Efeso.22 Yo sabía, de igual manera que las palabras mías podrían
producir los mismos resultados.
Entre otras cosas, nosotros consideramos la primera parte del capítulo ocho de
Romanos (presentada anteriormente en este capítulo). Yo estaba interesado en saber
cómo él entendía el versículo 14 en cuanto a la relación de Dios con sus hijos, cuando
se le considera a la luz del contexto. El nunca la había examinado contextualmente (lo
cual es cierto de casi todos los Testigos de Jehová). Al hacerlo, su reacción fue tanto
espontánea como notable. Lo que a otros pudiese parecer obvio, para un Testigo de
Jehová
22 Hechos 19:8,9.

278
278 CRISIS DE CONCIENCIA

puede resultar sorprendente, como si se tratara de una auténtica revelación. El


comentario de René fue: "Por años tenía la sensación de que estaba resistiendo al
espíritu santo al leer las Escrituras cristianas. Yo podía estar leyendo tranquilamente,
aplicando a mí mismo todo lo que leyera, cuando, súbitamente me detenía y decía
'pero éstas cosas no me aplican, son sólo aplicables a los ungidos.'"
Yo sé, él sabe y Dios sabe que no usé persuasión alguna para que él viera las
cosas de forma diferente. Fueron las propias palabras del apóstol en la Biblia, leídas
con textualmente las que obraron para persuadir. Su comentario en un encuentro
incidental posterior, fue que desde aquél entonces las Escrituras en general cobraron
vida con un significado mayor para él.
Aunque parezca extraño, para un Testigo de Jehová (que no pertenece al grupo
de los más de 8,000 ungidos) el llegar a la conclusión de que las palabras desde
Mateo hasta Revelación están dirigidas a él y le aplican no meramente de "refilón,"
sino real y directamente, resulta en que se abra la puerta a un cúmulo de preguntas,
preguntas que a menudo anhelaban recibir respuesta, pero las cuales él no se atrevía a
hacer.
Cuando hago recuento de lo que se ha hecho en años recientes en materia de
sostener las interpretaciones de la organización, es decir, la manipulación de los
hechos y las Escrituras, sólo puedo sentirme agradecido de que ninguna preocupación
por el favor de la organización me haya retraído de dirigir la atención de por lo menos
algunas personas hacia las Escrituras, respecto a éstos puntos.

El 4 de marzo de 1980 sometí una petición al Comité del Personal del Cuerpo
Gobernante para recibir permiso de ausentarnos desde el 14 de marzo hasta el 14 de
julio. Mi esposa y yo sentimos que nuestra salud demandaba un cambio prolongado.
Durante ese período también esperaba investigar cuáles eran las posibilidades de
encontrar empleo y un lugar donde vivir cuando termináramos nuestro servicio en las
oficinas principales. Teníamos como $600 en una cuenta de ahorros y un automóvil
usado de siete años, como nuestro mayor capital.
Uno de nuestros primeros pasos fue el hacemos un examen físico completo. El
mío indicó que me estaba acercando al nivel de posible riesgo de sufrir problemas
cardíacos.
Tiempo atrás, al asistir a las asambleas de distrito en Alabama, conocimos y nos
familiarizamos con un Testigo llamado Peter Gregerson. Posteriormente nos invitó en
dos ocasiones a visitar

279
Punto de decisión 279

Gadsden, Alabama, y así poder hablar a las congregaciones locales en esa área. Peter
había levantado una pequeña cadena de supermercados en la zona de Alabama y
Georgia. En 1978, cuando un "viaje de zona" nos llevó a mi esposa y a mí tan lejos
como Israel, Peter y su esposa se unieron a nosotros allí y pasamos parte de dos
semanas visitando tierra bíblica.
En ese entonces, Peter expresó seria preocupación por los efectos producidos
debido a las predicciones (¿predicciones "insinuadas"?) sobre el año 1975. Dijo que
pensaba que sería un grave error el que la Sociedad continuase insistiendo en su fecha
de 1914; que la desilusión resultante del año 1975 no sería nada en comparación con
1o que sucedería si la Sociedad se viese forzada a dejar de lado la cronología del año
1914. Yo expresé reconocimiento de que su estimación de la situación era
indudablemente correcta, pero no profundizamos más el tema.
Cuando Peter supo de nuestro deseo de ausentarnos de Brook1yn, nos invitó a
que pasáramos algún tiempo en su compañía, para 1o cuál él y su esposa arreglaron
para nuestro uso una casa móvil perteneciente a uno de sus hijos. Me ofreció trabajo
en cuidar los terrenos de su propiedad para así ayudamos a cubrir algunos de nuestros
gastos y al mismo tiempo servir éste de ejercicio físico vigoroso, el que se me había
recomendado médicamente.
El padre de Peter se hizo Testigo de Jehová cuando éste era aún un niño,
asistiendo Peter a las reuniones en compañía de sus padres desde que tenía cuatro
años. Cuando joven ingresó al servicio de "precursor de tiempo cabal" y aún después
de casarse y tener su primer hijo se esforzó por mantenerse dentro de esa actividad,
haciendo trabajo de limpieza en edificios y oficinas para sostenerse
económicamente.23 Fue enviado por la Sociedad a "zonas problemáticas" en Illinois y
Iowa a fin de ayudar a allanar dificultades y poder edificar a los hermanos en las
congregaciones. En 1976 él fue uno de un grupo de ancianos invitados a Brooklyn
para participar en sesiones conducidas por el Cuerpo Gobernante para discutir
condiciones y problemas en las congregaciones, y dos años más tarde se le solicitó
servir como instructor en un seminario para ancianos en el área de Alabama.
Sin embargo, un año después de haber asistido al seminario Peter decidió
renunciar como anciano de congregación. Hacía poco había entregado la presidencia
de la compañía de supermercados a uno de sus hermanos, y ahora se valía del tiempo
libre de que disponía para

23 El Y su esposa ahora tienen siete hijos y un número aun mayor de nietos.

280
280 CRISIS DE CONCIENCIA

estudiar más la Biblia. Se sentía inquieto por algunas de las enseñanzas de la


organización y quiso reafirmar su convicción de la veracidad de las mismas, y
reestablecer su confianza en la religión que había abrazado toda la vida. (Para entonces
él tenía más de cincuenta años.)
El resultado fue exactamente lo contrario. Mientras más estudiaba las Escrituras,
más se convencía de que existían serios errores en la teología de la organización. Esto
lo llevó a la decisión que tomó respecto a su cargo como "anciano." Como me dijo en
una conversación, "No puedo pararme delante de la gente y conducir estudios bíblicos
sobre cosas que no veo que tengan apoyo en las Escrituras. Me vería como un
hipócrita haciendo eso y mi conciencia no me lo permitiría." Aunque la primera vez
que lo escuché decir eso le estimulé a que lo reconsiderara, no podía por otro lado
negar la validez de sus preguntas y tuve que respetar su conciencia y su disgusto ante
la hipocresía. Había llegado a su encrucijada personal antes que yo a la mía.
Esta es la persona que la norma de la organización más tarde catalogó como
"hombre malvado" con quien uno no podía siquiera comer. El haberlo hecho de mi
parte en un restaurante en 1981 resultó en mi juicio y expulsión de la organización.
Fue en abril de 1981, mientras estábamos en Gadsden y ausentes de las oficinas
principales de la Sociedad, que me empezaron a llegar noticias sobre hechos extraños
que estaban aconteciendo en Brook1yn. La esperada tormenta estaba ya encima de
nosotros.

INQUISICION

y mientras les decía éstas cosas, los escribas y Fariseos comenzaron a


exasperarse en gran manera y a provocarle a que hablase de muchas cosas;
asechándole y procurando cazar alguna cosa de su boca, para poderle
acusar.
-Lucas 11:53,54, Versión Moderna.
Una inquisición, en sentido religioso, es una investigación interrogativa de las
creencias y convicciones personales abrigadas por los individuos.
Históricamente su fin no ha sido el ayudar al individuo o suministrar una base
para razonar con él, sino más bien para incriminarlo y declararlo culpable de herejía.
A menudo la causa que inicia la investigación no tiene nada que ver con el que el
individuo sea disociador, malicioso o que siquiera

281
Punto de decisión 281

se exprese mucho respecto de sus ideas. La mera sospecha basta para poner en
movimiento la acción inquisidora. El sospechoso se ve, en efecto, como persona sin
derechos, hasta sus conversaciones privadas con íntimos amigos se tratan como algo
que los inquisidores poseen pleno derecho de hurgar.
No sólo fueron los atroces castigos que se llevaron a cabo por la inquisición
española lo que le dieron un nombre tan despreciado a través de la historia. Fue
también la forma autoritaria en que se abordaron los problemas, y los métodos
arrogantes de interrogatorio empleados para lograr la incriminación que con tanta
frecuencia se deseaba celosamente por la corte religiosa de justicia. La tortura y el
castigo violentos no se permiten por la ley hoy. Pero el manejo autoritario y los
métodos arrogantes de interrogar pueden practicarse aún con aparente impunidad. Y,
aunque no física, la tortura sí existe, efectuada en forma psicológica mediante el
presionar y angustiar emocionalmente.
Me viene a la memoria un artículo aparecido en el número del 8 de junio de
1981, página 17, de la revista ¡Despertad! intitulado "Buscando raíces legales." Hacía
énfasis en los magníficos precedentes legales encontrados en la ley Mosaica y entre
otras cosas decía:
Puesto que en Israel el tribunal local estaba situado en las puertas de la
ciudad, ¡eso eliminaba toda duda en cuanto a ser público el juicio! (Deut. 16:18-
20) No cabe duda de que el carácter público de los juicios hacía que los jueces
obraran con cuidado y justicia, cualidades que a veces desaparecen cuando se
celebran audiencias secretas a puerta cerrada.

Este principio fue alabado en la publicación de la Sociedad. En la práctica usual


fue rechazado. Como dijo Jesús, "Ellos dicen una cosa y hacen otra:'24 Las
"audiencias en aposentos secretos" se prefirieron, como la evidencia muestra
claramente. Sólo el temor al poder de la verdad impulsa ese tipo de procedimientos.
Esos métodos sirven, no a los intereses de la justicia o misericordia, sino a aquellos
que buscan la incriminación.

Cuatro semanas después de haber iniciado mi período de ausencia, mientras


estaba todavía en Alabama, recibí una llamada telefónica de Ed Dunlap. Después de
una conversación general me dijo que dos miembros del Cuerpo Gobernante, Lloyd
Barry y Jack Barr habían venido a su oficina y lo habían interrogado por tres horas
acerca de
24 Mateo 23:3. VP.

282
282 CRISIS DE CONCIENCIA

sus creencias personales. En cierto punto preguntó Ed, "¿Cuál es el propósito de este
interrogatorio judicial?" Le aseguraron que no era ése el caso, sino que simplemente
deseaban saber cómo se sentía respecto a algunos asuntos.
No le dieron ninguna explicación sobre 1o que había motivado su
interrogatorio. A pesar de que pretendían hacer creer que la discusión era sólo de
carácter informativo, para Ed esto daba claros indicios del principio de una acción por
parte de la organización que probaría ser inquisitorial y punitiva. Las preguntas
inquirían sobre su punto de vista en cuanto a la organización, sobre las enseñanzas
tocantes al año 1914, las dos clases de cristianos, la esperanza celestial, y puntos
parecidos. .
Respecto a la organización, él les dijo a sus interrogadores que su mayor
preocupación se refería a la falta de estudio bíblico de parte de los miembros del
Cuerpo Gobernante; que él sentía que aquellos tenían como obligación hacia los
hermanos el considerar como primera prioridad el estudio e investigación de las
Escrituras, en vez de dejar que la preocupación por el trabajo de oficina y otros
asuntos los alejase del estudio bíblico. Respecto al año 1914, reconoció con franqueza
sentir que era algo sobre 1o que no se debería ser dogmático, y les preguntó a ellos si
el mismo Cuerpo Gobernante reconocía a éste como sólido y seguro. La respuesta de
los dos interrogadores fue que 'si bien había uno o dos que tenían dudas, el Cuerpo en
su conjunto apoyaba la fecha plenamente.' Les dijo que si a otros en el Departamento
de Redacción se les hubiera permitido expresarse, se haría evidente que casi todos
tenían diferentes opiniones sobre ciertos puntos.
Días después, Albert Schroeder y Jack Barr iniciaron un interrogatorio
individual de cada miembro del Departamento de Redacción. Ninguno de ellos
reconoció sentir inseguridad respecto de alguna enseñanza en particular, aunque en
conversación personal virtualmente todos tenían algún punto sobre el cual habían
manifestado puntos de vista diferentes.
Lo irónico del caso era la diversidad de opiniones que prevalecía dentro del
mismo Cuerpo Gobernante, algo que los interrogadores nunca mencionaron ni
admitieron delante de sus interrogados.
Yo sabía que Lyman Swingle, el coordinador del Comité de Redacción del
Cuerpo Gobernante y coordinador del Departamento de Redacción estaba fuera en un
viaje de zona. Hallé enigmático el que una investigación tan intensa se iniciara en su
ausencia. Sin embargo los miembros del Cuerpo Gobernante que hacían la

283
Punto de decisión 283

investigación no dejaron notar que hubiese surgido algo fuera de lo rutinario que
hiciera necesario una investigación a tan gran escala. Por experiencia con la
organización, sentí que esta ausencia de explicación de su acción era indicativa, no de
algo benigno o inocuo, sino de algo que, cuando se diera a conocer, podría probar ser
lo bastante devastador a aquellos afectados por el asunto. Por esa razón, el lunes, 21
de abril de 1980, llamé a las oficinas centrales de Brooklyn desde Alabama y pedí
hablar con el miembro del Cuerpo Gobernante Dan Sydlik. La telefonista de la
Sociedad me dijo que no estaba disponible. Entonces pedí hablar con Albert
Schroeder, quien era el presidente del Cuerpo en funciones ese año. No estaba
tampoco disponible. Dejé un mensaje con la operadora dándole a entender que
apreciaría que cualquiera de los dos me llamase.
La siguiente mañana recibí una llamada de Albert Schroeder.
Antes de considerar lo conversado y la forma en que Schroeder quien, durante
ese año, era el presidente del Cuerpo Gobernante, respondió a mis preguntas,
considere primero lo que eventualmente llegué a enterarme en cuanto a lo que ya
había sucedido y estaba por suceder, al momento en que él habló conmigo.

El 14 de abril, ocho días antes de que Schroeder contestara mi llamada, un


Testigo de Nueva York llamado Joe Gould telefoneó al Departamento de Servicio de
Brooklyn y habló con Harley Miller, uno de los cinco miembros del comité del
Departamento de Servicio.25 El le dijo a Miller que un compañero de trabajo, un
cubano de nombre Humberto Godínez, le había contado una conversación que tuvo
lugar en su casa entre él y un amigo que era miembro de la familia de Betel. El dijo
que el miembro de la familia de Betel se había expresado en cuanto a un número de
puntos que diferían de las enseñanzas de la organización. Miller le recomendó a
Gould que tratara de obtener de Godínez el nombre del miembro de la familia de
Betel. Esto se hizo y el nombre de Cris Sánchez fue suministrado. Godínez dijo
además que mi nombre y los de Ed Dunlap y René Vázquez, habían también surgido
en la conversación. Miller no le recomendó a Gould ni a Godínez que trataran de
aclarar el asunto con aquellos envueltos, como tampoco que trataran de solucionar el
problema por medio de una discusión entre hermanos. Ni habló Miller con Ed
Dunlap, quien le era bien conocido y quien trabajaba en una oficina al cruzar la calle
de la suya. Ni tampoco hizo
25 El comité supervisa al Departamento de Servicio, que en aquel entonces tenía un personal de unas cuarenta
personas.

284
284 CRISIS DE CONCIENCIA

una llamada telefónica a René Vázquez, a quien conocía por muchos años, y cuyos
servicios como chofer él a menudo utilizaba. El no trató de comunicarse con Cris
Sánchez quien trabajaba en la imprenta de la Sociedad y quien le era accesible por
teléfono.
El habló primero con los miembros del comité del Departamento de Servicio
preguntándoles si ellos pudieran suministrar información similar. Y entonces fue al
presidente del Cuerpo Gobernante, Albert Schroeder.
A Miller, se le pidió que hiciera arreglos para que Godínez y su esposa visitaran
las oficinas centrales para entrevistarse con él. Nada se le dijo a Cris Sánchez, Ed
Dunlap o René Vázquez, como de igual manera, nada se me comunicó a mí. El
presidente del Comité del Cuerpo Gobernante evidentemente pensó que el actuar de
esta manera considerada y, a la vez, evitar así que el asunto se convirtiera en
problema mayor, no era el proceder deseado.
Durante la entrevista de Miller y los Godínez, Miller le sugirió a Godínez que
llamara a René Vázquez y "con tacto" tratara que éste se expresara en cuanto al
asunto. Miller no tuvo a bien hacerlo él mismo, ni tampoco consideró aconsejable
telefonear a Ed Dunlap o cruzar la calle para hablar con él sobre el asunto. La llamada
telefónica a René se hizo y la meta evidente se logró, pues René contestó de un modo
que pudiera verse como incriminador. Otra entrevista con los Godínez se arregló, esta
vez con el Comité de la Presidencia, compuesto por los miembros del Cuerpo
Gobernante Schroeder, Suiter y Klein. La entrevista se efectuó el martes 15 de abril.
Todavía no se había dicho nada a René, Ed, Cris o a mí. La entrevista duró dos horas
y fue grabada. A través de los recuerdos e impresiones de los Godínez, aquellos
tuvieron noticia de la conversación con Cris Sánchez, un compatriota cubano de éstos
y amigo por largo tiempo, después de una comida en el hogar de los Godínez. Varios
puntos controversiales se trataron. La presentación de los Godínez incluyó numerosas
referencias a René, Ed Dunlap y a mí. Al fin de la grabación, cada uno de los tres
miembros del Cuerpo Gobernante, Schroeder, Suiter y Klein, felicitaron a la pareja
Godínez por su lealtad y expresaron (en la grabación misma) su desaprobación hacia
aquellos implicados en la entrevista.
Al igual que Miller, el Comité de la Presidencia del Cuerpo Gobernante no
había hecho ningún esfuerzo por hablar con Cris Sánchez, en contra de quien habían
escuchado evidencia sólo de oídas. No habían hecho ningún esfuerzo por hablar con
René Vázquez, Ed Dunlap o conmigo, de quienes ellos sólo tenían

285
Punto de decisión 285

información-no de primera mano, ni de segunda mano-sino de tercera mano, ya que


su ruta pasaba a través de una línea de tres personas. Aún así, al día siguiente, el
miércoles, 17 de abril del 1980, durante la sesión regular del Cuerpo Gobernante, el
Comité de la Presidencia hizo escuchar las dos horas de grabación de la entrevista al
Cuerpo (Mil ton Henschel, Lyman Swingle, y yo estábamos ausentes).
Todo esto había tenido lugar una semana antes de que Schroeder hablara
conmigo por teléfono, llamada que él hizo sólo porque se lo pedí.
Fue después que el Cuerpo Gobernante escuchara esta grabación que el
interrogatorio de Ed Dunlap Y el subsecuente interrogatorio del personal de
Departamento de Redacción, tuvieron lugar. Fue esa cinta la que motivó los
interrogatorios. Los miembros del Cuerpo Gobernante que condujeron el
interrogatorio, Barry, Barr y Schroeder, sabían que tal era el caso. Sin embargo, no
dijeron nada al respecto, aún cuando Ed Dunlap le preguntó a Barry y a Barr la razón
para el interrogatorio. ¿Por qué no?
La acción tomada fue rápida, extensa, coordinada. Tanto Cris Sánchez y su
esposa, como Néstor Kuilan y su esposa fueron interrogados. Cris y Néstor trabajaban
en el departamento de traducción al español donde René servía dos días a la semana.

Harley Miner llamó entonces a René y le pidió que viniera a su oficina diciendo,
"Nos gustaría hurgar tu cerebro sobre algunos puntos."
El Comité de la Presidencia había hecho arreglos para que comités
investigadores se formaran para manejar el interrogatorio de estas personas. Con la
excepción de Dan Sydlik, ninguno de los hombres en estos comités eran miembros
del Cuerpo Gobernante. El Cuerpo Gobernante, por medio de su Comité de la
Presidencia, dirigió todas las acciones, empero desde este punto en adelante se
mantuvo en el trasfondo. Luego hicieron arreglos para que varios hombres que
participaban en estos comités investigadores escucharan porciones de la cinta de dos
horas que se había presentado al Cuerpo, para equiparlos en su trabajo como
miembros de los comités judiciales. Se debe a eso que estos comités emplearon mi
nombre y el de Ed repetidamente en los interrogatorio s de Sánchez, Kuilan, y
Vázquez. No obstante el Comité de la Presidencia todavía no se sintió impelido a
informamos a nosotros que la cinta siquiera existía. ¿Por qué no?

286
286 CRISIS DE CONCIENCIA

El objetivo de los comités investigadores se hizo evidente por la dirección que


tomaron sus interrogatorios. El comité que interrogaba a Nestor le pidió que
describiera sus conversaciones personales con Ed Dunlap y conmigo. El respondió
que no creía que sus conversaciones personales fueran algo que otros tuvieran
derecho a conocer. Y dejó claro que si pensara que algo malo o "pecaminoso" se
hubiese dicho, él no habría perdido tiempo en informarles, pero que en la situación
presente éste no era el caso. Sus interrogadores le dijeron que él debería 'cooperar o si
no se vería en peligro de ser expulsado.' Su respuesta fue, "¿Expulsado? ¿Por qué?"
Se le respondió, "Por encubrir apostasía." Kuilan dijo, "¿Apostasía? ¿Dónde está la
apostasía? ¿Quiénes son los apóstatas?" Ellos contestaron que esto estaba por
determinarse, pero que estaban seguros de que existían.
Es como si alguien fuera amenazado con ser encarcelado a menos que cooperara
suministrando información con relación a ciertas personas, y cuando éste preguntara,
¿por qué?, se le dijese que la detención será por complicidad en el robo de un banco.
Cuando él pregunta, "Cuál banco se robó y quiénes son los ladrones?", se le dice,
"Bueno, aún no sabemos qué banco ha sido robado o quién lo hizo, pero estamos
seguros que un banco fue asaltado en algún sitio y si no contestas la pregunta te
encontraremos culpable de complicidad e irás a la cárcel."
Néstor explicó que él había estudiado en la Escuela de Galaad bajo Ed Dunlap
como uno de sus instructores y por lo tanto le conocía desde entonces, y que me
conocía a mí desde el tiempo en que yo había servido como misionero y
superintendente de sucursal en Puerto Rico. Aceptó que había conversado con
nosotros en ocasiones, pero que estas conversaciones no envolvían nada pecaminoso
o malo y eran asunto personal de él.

Para el 22 de abril, cuando Albert Schroeder respondió a mi petición y me


telefoneó, la maquinaria judicial de la organización estaba en completa operación y
moviéndose con rapidez. Como presidente interino del Cuerpo Gobernante, él mejor
que nadie conocía todos estos detalles, pues los comités investigadores estaban bajo
la dirección del Comité de la Presidencia.
El sabía que su propio comité había hecho que se tocara la antes mencionada
cinta grabada de dos horas ante el Cuerpo Gobernante una semana antes de
telefonearme.

287
Punto de decisión 287

El sabía que a los diferentes comités investigadores se les había "puesto al día,"
por medio de escuchar ellos porciones de la cinta y que, al mismo tiempo en que él
había hablado conmigo, ellos estaban usando mi nombre junto al de Ed Dunlap, en
sus interrogatorios.
El también sabía que el cargo extremadamente grave de "apostasía" se incluía
en las audiencias del comité. Y tenía que saber el efecto serio que esto pudiera tener
para nosotros dos, a quienes había conocido por décadas y a quienes llamaba sus
"hermanos."
¿Qué, entonces, se me dijo en esta conversación? Considere: Después de un
breve intercambio de saludos, le dije, "Dime, Bert, qué está sucediendo en el
Departamento de Redacción?"
Su respuesta fue:
Pues-al Cuerpo Gobernante le pareció bien que algunos de nosotros
hiciéramos una investigación del departamento para ver cómo se pudiera mejorar
la coordinación, cooperación y eficiencia del departamento--y-para ver si algunos
de los hermanos tuvieran ciertas reservas en cuanto a algunos puntos
Esta expresión final, en lo relacionado a personas que tuvieran reservas, se
mencionó de manera algo casual como si fuera algo de importancia secundaria. El
había tenido una oportunidad clara para darme los datos de lo que estaba sucediendo.
Optó por no hacerlo.
Entonces le pregunté sobre las razones que podría haber para una investigación
en tan grande escala como la que estaban llevando a cabo. Ahora tenía él una segunda
oportunidad para darme una explicación honesta de la situación. Su contestación fue:

Bueno, el departamento no está operando tan eficientemente como se debe.


El libro para la asamblea de este verano va a llegar tarde a la fábrica.
Por segunda vez optó por dar una contestación evasiva más bien que una
respuesta directa y franca a mi pregunta. En cuanto a su declaración, le contesté que
esto no era nuevo, que sin embargo el año anterior el Comentario sobre la Carta de
Santiago (escrito por Ed Dunlap), y el libro Escogiendo el mejor modo de vivir
(escrito por Reinhard Lengtat) habían llegado a la fábrica al comienzo de enero, con
tiempo amplio para su impresión. (Yo sabía que esto había sido así pues había sido mi
responsabilidad el que estos libros estuvieran listos a tiempo. El libro para el 1980,
titulado La felicidad, cómo hallarla, se estaba escribiendo por Gene Smalley, quien
nunca había escrito un libro antes, y el proyecto no estaba bajo mi supervisión.) Le
dije que no veía que esto fuera causa para tal investigación.

288
288 CRISIS DE CONCIENCIA

Schroeder continuó:
y además, algunos de los hermanos no están muy contentos con la manera
en que sus artículos están siendo reescritos. Ray Richardson dijo que había
sometido un artículo [aquí él dio el tema del artículo] y que estaba bien
descontento con la manera en que éste se había editado y reescrito.

Yo dije, "Bert, si hay algo que saber sobre autores, es que a ninguno le agrada
que su material se someta a 'cirugía,' Pero eso tampoco es algo nuevo, desde la
existencia del Departamento de Redacción siempre ha sido así. ¿Qué opina Lyman
[Swingle, el coordinador del Departamento de Redacción] de esto?"
El contestó, "Lyman no está aquí ahora,"
"Yo sé que él no está ahí ahora," contesté, "está en un viaje de zona. ¿Le has
escrito?"
"No," dijo él.
Dije entonces, "Bert, encuentro esto muy extraño, Si, por ejemplo,
Milton Henschel [el coordinador del Comité de Publicación, que supervisa todas
las operaciones de la fábrica] estuviera de viaje y otro miembro del Comité de
Publicación también estuviera de viaje, digamos Grant Suiter, y llegasen informes al
Cuerpo Gobernante de que la fábrica no estaba funcionando tan eficientemente como
debiera-piensas que el Cuerpo Gobernante comenzaría una investigación en gran
escala de la fábrica y sus operaciones en la ausencia de esos dos hermanos?" (Y o
sabía que tal acción ni siquiera se contemplaría,)
El titubeó algo y dijo, "Bueno, el Cuerpo Gobernante nos pidió que hiciéramos
esto y sencillamente les estamos presentando un informe a ellos, Vamos a presentar
nuestro reporte mañana,"
Mi respuesta fue, "Bien, yo apreciaría si les mencionaras mi pensar en el asunto,
Me parece que es un insulto a Lyman Swingle, al hombre, a sus años de servicio, y a
su posición, el tomar una acción como ésa sin consultar con él, ni siquiera dejárselo
saber,"
Schroeder dijo que él transmitiría mi mensaje, Añadí que si hubiese algo de
importancia verdaderamente seria que precisara discusión, yo podría ir allá, El dijo,
"¿Podrías?" Contesté, "Claro que podría, Sería sólo asunto de conseguir vuelo en un
avión e ir," El, preguntó que si yo podría hacerlo el miércoles siguiente, Le contesté,
"¿Cuál sería el propósito si Lyman Swingle no va a estar allí?" La conversación
terminó aquí.

289
Punto de decisión 289

El presidente del Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová tuvo múltiples


oportunidades para responder honesta y abiertamente a mi solicitud de información,
quizá diciendo, "Ray, 1o que pensamos que es un asunto serio ha surgido y hasta
cargos de apostasía se han hecho. Creemos que debes saber que tu nombre se ha
implicado y antes de hacer cualquier otra cosa pensamos que el proceder cristiano era
hablar contigo primero."
En lugar de esto no dijo nada, ni una palabra, para indicar que tal era el caso.
Claro él no hubiera podido expresar la parte última de la declaración, en vista de que
él y los otros miembros del Comité de la Presidencia ya habían puesto en movimiento
una operación en gran escala que incluía grabaciones, comités investigadores e
interrogatorios. El cuadro que se me presentó por el representante del Cuerpo
Gobernante fue, hablando francamente, tanto engañoso como ficticio. Pero en aquel
momento yo no tenía manera de saber cuán engañoso y ficticio era éste. Muy pronto
comencé a descubrirlo, pero principalmente por fuentes externas al Cuerpo
Gobernante.
Si la conducta del Cuerpo Gobernante, y de su Comité de la Presidencia, en este
respecto es difícil de entender, yo considero aún más inexplicable--e injustificable-
que no fueran abiertos y francos con Ed Dunlap, quien estaba allí mismo en los
oficinas centrales. Cuando él le preguntó a Barry y a Barr cuál era el propósito del
interrogatorio de ellos, la consideración y la justicia básica debieron haberles
impelido a decirle la razón de por qué lo estaban interrogando, informar le en cuanto
a los graves cargos que se habían hecho. Ciertos principios bíblicos, incluyendo la
declaración del Señor Jesucristo de que debemos hacerles a otros como nos gustaría
que se nos hiciera a nosotros, hubieran demandado que alguien le dijera cara a cara
las acusaciones de "apostasía" que se estaban haciendo a sus espaldas. Los que sabían
esto prefirieron no hacerlo en tal momento. Ellos decidieron no hacerlo casi por un
mes. Sin embargo, su nombre y el mío se pasaron a miembros de comités
investigadores y luego a comités judiciales-al menos a una docena o más de hombres-
y aún así ninguno del Cuerpo Gobernante se le acercó a Dunlap para decirle de los
graves cargos que se estaban asociando con su nombre. Y esto, aunque muchos lo
veían a diario.
No entiendo cómo este curso de acción se puede considerar digno de llamarse
cristiano.

El viernes 25 de abril, sólo tres días después de la llamada de Schroeder en


respuesta a mi petición, comités judiciales, que

290
290 CRISIS DE CONCIENCIA

funcionaban bajo la sanción y dirección del Comité de la Presidencia del Cuerpo


Gobernante, expulsaron a Cris Sánchez y su esposa y a Néstor Kuilan. René y Elsie
Vázquez también fueron expulsados por otro comité como también lo fue un anciano
perteneciente a una congregación cercana a la de René. Los nombres de todos,
excepto el del anciano se leyeron a todo el personal de las oficinas centrales en
Brooklyn, indicando que los tales habían sido expulsados. De esta manera el Cuerpo
Gobernante informó a más de mil quinientas personas. Ellos, no obstante, no
consideraron apropiado el informarme a mí. Eventualmente me enteré, por supuesto,
pero por medio de llamadas telefónicas de los afectados, no de parte de ninguno de
mis socios en el Cuerpo Gobernante.

Diane Beers, quien había estado sirviendo en la sede central hacía diez años y
quien conocía bien a los Sánchez y a los Kuilan, describió sus impresiones de los
sucesos de la semana del 21 al 26 de abril de esta manera:

Creo que la cosa que me produjo mayor impresión en la mente durante esa
semana fue la crueldad con que estos amigos estaban siendo tratados. Ellos nunca
sabían cuándo se les llamaría para una audiencia con el comité. El teléfono
sonaba de súbito y Cris se iba. Cris regresaba, el teléfono sonaba otra vez y
Néstor se iba. Vez tras vez se repetía el proceso. Así pasó toda una semana,
manteniéndolos en la incertidumbre. Un día, cuando me hallaba hablando con
Norma, ella me dijo que el comité quería hablar con ella pero a solas sin Cris, y
ella no sabía qué hacer. Yo le sugerí que Cris debiera estar allí en todo tiempo
porque de otro modo ella no tendría testigo de lo que ellos le dijeran y lo que ella
respondiera. Ellos podían decir cualquier cosa y ella no podría probar lo
contrario. Era evidente que ellos estaban tratando de poner a Norma en contra de
Cris.
Finalmente, en la tarde del viernes [del 25 de abril] a las 4:45 p.m., el
comité llegó marchando al piso 8Q donde todos trabajábamos, y enfiló hacia el
salón de conferencias que estaba directamente detrás de mi escritorio. Poco
después todos los que estaban en las oficinas terminaron sus trabajos y partieron
hacia los edificios de residencia, pero yo me quedé para ver cuál sería el
resultado. Los del comité llamaron a Cris a Norma a Néstor y a Toni, y a medida
que cada uno salía fui donde él o ella para preguntarle cuál había sido el
'veredicto.' Recuerdo que cuando fui a la oficina de Néstor para hablar con
Toni y con él, ellos me aconsejaron que me fuera si no quería meterme en
problemas también por estar hablando con ellos. Me fui sola para casa haciendo
un gran esfuerzo por suprimir mis

291
Punto de decisión 291

lágrimas. Me sentía devastada. No podía creer lo que estaba sucediendo. Es un sentimiento


que jamás olvidaré. Este lugar había sido mi hogar por muchos años y había disfrutado mi
estadía allí de pronto me parecía estar en un lugar completamente extraño. Vinieron a mi
mente las palabras de Cristo de que por los frutos los conoceremos, y sencillamente me era
imposible reconciliar lo que había visto y oído en esa semana como algo cristiano. Fue tan
rudo y falto de amor. Estas eran personas que habían brindado años y años de servicio a la
Sociedad, tenían buena reputación y eran muy queridos por todos. Y sin embargo, ninguna
misericordia se les mostró. Todo esto me era incomprensible.
Se suponía que yo fuera a una reunión esa noche, pero no fui pues me sentía
sumamente perturbada. Más tarde esa noche, cuando Leslie [la compañera de cuarto de
Diane] regresó de la reunión y nos encontrábamos hablando, alguien tocó a la puerta. Esto fue
como a eso de las 11:00 p.m. Era Toni Kuilan. Apenas había entrado cuando rompió en
sollozos. Ella no quería que Néstor supiera cuan perturbada ella estaba. Nos sentamos a llorar
ya hablar juntas. Le hicimos saber que ella y Néstor eran tan amigos nuestros ahora como
antes, y tratamos de brindarle apoyo lo mejor que pudimos. No pude dormir bien esa noche y
me levanté como alas 2:000 3:00 de la mañana. Me senté en el cuarto de baño pensando en lo
que había sucedido y sentía que todo era una pesadilla-no me parecía real.
El sábado por la mañana me dirigí a ver a Néstor a Toni a Cris y a Norma, y cuando
llegué al cuarto de los Kuilan, acababan de recibir visita de Jobo Booth [un miembro del
Cuerpo Gobernante]. El había sido enviado a decides que el Cuerpo Gobernante había
rechazado su apelación. El viernes en la noche el comité les había dicho que ellos tenían que
tener la apelación lista para la mañana del sábado, a las 8:00 a.m. Esto de por sí era ridículo,
pero ellos cumplieron y para las 8:00 habían entregado la apelación. Booth fue enviado a
decides que No. Néstor preguntó por qué, y él le dijo que él [Booth] era sólo un 'mensajero'-y
dejó claro que no deseaba discutir nada con ellos.

Aquí se trataba de personas que habían estado asociadas por décadas, que por
muchos años se habían entregado de alma y corazón al servicio que ellos pensaban
era de Dios, y sin embargo, en el transcurso de seis días, desde el 21 hasta el 26 de
abril, todo eso se había dejado a un lado y fueron expulsados. Durante esa semana,
cuando las Escrituras se emplearon por sus interrogadores, fue de una manera
acusadora, condenatoria, no de la manera que el apóstol Pablo describe en 2 Timoteo
2:24, 25, cuando él instruye:

292
292 CRISIS DE CONCIENCIA

Ya un siervo del Señor no le conviene altercar, sino ser amable con


todos, pronto a enseñar sufrido, y que corrija con mansedumbre a los
adversarios por si Dios les otorga la conversión que les haga conocer
plenamente la verdad.-Biblia de Jerusalén.
Creo que se pondría en duda la sinceridad de cualquier religión si no está
dispuesta a tomar tiempo para razonar con personas mediante la Palabra de Dios-no
sólo por unas cuantas horas o aun unos cuantos días, sino por semanas o meses-al
tener esas personas dudas en cuanto a lo bíblico de las enseñanzas de esa religión.
Cuando los que estaban siendo interrogados en las oficinas principales presentaban
puntos bíblicos, se les decía en tantas palabras: "No estamos aquí para considerar sus
preguntas bíblicas." Harley Miller dijo a René Vázquez: "Yo no pretendo ser erudito
bíblico. Me esfuerzo por mantenerme al día con las publicaciones de la Sociedad y
hasta ahí llega. más o menos, lo que puedo hacer." En la mente de los interrogadores
la cuestión principal era, no la lealtad a Dios y su Palabra, sino la lealtad a la
organización y sus enseñanzas. En esto, como ya se ha demostrado, contaban con
amplio apoyo de las publicaciones de la Sociedad.
Se puede decir verdaderamente que ninguna de las personas expulsadas
abrigaba idea alguna de separarse de los Testigos de Jehová, o tenía idea alguna de
animar a otros a separarse. La actitud de ellos se expresa vivamente en esta carta
escrita por René Vázquez al apelar la acción de expulsión que se tomó contra él y su
esposa.
______________________________________________________________________

René Vázquez
31-06 81 Street
Jackson Heights, NY 11372

May 4, 1980

Comité Judicial
c/o Claudius Johnson
1670 E 174 Street Apt. 6 A Bronx, NY 10472

Estimados hermanos:

Hallo necesario una vez más, por este medio, apelar a su


razonamiento sano y juicio imparcial para que vean que no somos
culpables de la acusación que se ha hecho en contra de nosotros, mi
esposa y yo. Nosotros, de hecho, realmente no entendemos ni
conocemos quiénes son nuestros acusadores.
Durante nuestra reunión judicial, vez tras vez declaramos, desde
el corazón, con toda veracidad ante Jehová Dios, que la

293
Punto de decisión 293

mismísima idea de promover una secta, o ser apóstatas, es sumamente


inconcebible de nuestra parte. ¿No se deja ver esto por mi servicio
dedicado a Jehová Dios por los pasados treinta años, al grado de dar
atención mínima a mi propia familia y a mi trabajo seglar? ¿Por qué
debieran las recientes acciones con respecto a la consideración de
algunos puntos de la Biblia en conversación privada con algunos
queridos hermanos y amigos, de pronto tomarse como un ataque en
contra de la organización, o como apostasía? ¿Por qué se debiera
tomar una acción tan extremada como la de expulsión, cuando
razonamiento sano, bondad, verdadero amor cristiano y misericordia,
podrían enmendar y sanar cualesquier malos entendimientos junto con
dolor de corazón que resultaran de habla imprudente, o la repetición
de cosas que no estén en armonía con lo que se ha publicado por la
Sociedad? ¿Dónde está la persona mala, la persona inicua, el odiador
de Jehová, la persona rebelde, el obrador de actos inicuos, no
arrepentido, que debiera eliminarse? ¿Por qué debiera una definición
legalista de apostasía usarse de una manera tan fría y sin
misericordia para condenar a personas que no han hecho otra cosa
sino servir fielmente y derramar sus almas a favor de los hermanos
por tantos años?
¿Quiénes son los que están causando reproche al nombre de
Jehová, y dando un mal nombre o imagen a la organización? ¿No son
las acciones drásticas que se están tomando, y los métodos
desamorados que se están usando, y los rumores calumniadores que se
están esparciendo, y la falta de misericordia y amor cristiano, la
sospecha, el temor y terror de investigaciones inquisitorias, lo que
está multiplicando mil veces más cualquier mal entendimiento o daño
no intencional debido a que algunas personas repitieran
impropiamente algunas cosas que se dijeron?
Hermanos, no hay nada sino amor en nuestro corazón por la entera
asociación de nuestros hermanos, y de ninguna manera mi esposa y yo
jamás hemos querido obrar con, ni hemos tenido, algún designio
malicioso para causar confusión y perturbación de la fe de ellos.
¿Como trataría Jesucristo una situación como ésta?

Parece que el objetivo principal del comité era establecer


culpabilidad, por establecer que había apostasía. A pesar de
nuestras expresiones repetidas del corazón, de que el seguir un
curso de apostasía nos es inconcebible, que tal cosa nunca entró en
nuestro corazón, esa acusación continuó haciéndose. El comité parece
haber estado dedicado a probar que éramos apóstatas por medio de
probar que conversaciones privadas que tuvimos con algunos de
nuestros queridos hermanos, eran en efecto, parte de un complot
malicioso para formar una secta o causar división por apostasía. En
dos ocasiones diferentes el hermano Harold Jackson usó la ilustración de una
muchacha joven que hubiera cometido fornicación, pero que, en su mente, la
idea de hacer eso era tan rechazada que ella, en efecto, creía que
no había cometido fornicación, y sin embargo ella estaba encinta. La
aplicación seria que no importa cuán aborrecible sea para nosotros
la idea de ser apóstatas, que no importa si nuestro corazón y
conciencia nos dijeran que era inconcebible para nosotros hacer una
cosa así, aún así somos apóstatas.
Pero hermanos, nosotros sabemos la diferencia entre nuestra mano
derecha y la izquierda. Este no es caso de una

294
294 CRISIS DE CONCIENCIA

muchacha joven con falta de entendimiento y experiencia. Sin


embargo, aun si se aceptara el argumento, de que somos algo que no
lo somos, puesto que no lo somos en nuestro corazón, mente y
conciencia, la pregunta queda, ¿cómo trataría Jesús el asunto? ¿No
extendería él su bondad amorosa y misericordia a la muchacha, de
modo que el pecado no gobernara como rey, puesto que El murió para
que se nos mostrara misericordia?
Por otro lado, ¿seria en armonía con la sabiduría de arriba usar
el ejemplo de la muchacha como un principio para juzgar caso
distinto en donde la muchacha estaba segura de que no había cometido
fornicación, pero su vientre estaba muy abultado? ¿Qué hay si un
examen apropiado mostrara que ella tenia un quiste en su matriz, de
modo que ella, en efecto, estaba diciendo la verdad, pero se le
presionó tanto por interrogatorio y angustia mental, que se le hizo
sufrir, y además de eso, se comenzaron a circular rumores diciendo
que ella estaba encinta, que iba a tener mellizos, que ya había dado
a luz trillizos, y así por el estilo? ¿No seria eso una gran injus-
ticia? ¿Quiénes serian los que estarían causando el daño verdadero?
¿No evitaría el amor y misericordia de Jesucristo tal injusticia
grande?
Por esta mismísima razón Jesucristo dijo a los que lo condenaron
por hacer obras de curación en el sábado: “Dejen de juzgar por la
apariencia externa, pero juzguen con juicio justo.”-Juan 7:24
El hermano Episcopo, como uno de los del comité judicial,
declaró, por un número de preguntas sugestivas, que un apóstata
podía ser muy sincero en lo que estaba enseñando, pero que todavía
era apóstata. La aplicación seria que--a pesar de nuestras
expresiones continuas indicando que tal curso de acción apóstata es
inconcebible de nuestra parte que, nunca hemos participado en planeo
malicioso alguno en contra de la organización, ni en formar una
secta--que todavía se nos debe tratar como apóstatas debido a las
cosas que consideramos en nuestras conversaciones en privado con
nuestros hermanos.
Sin embargo, si fuéramos a usar esa definición de apostasía,
entonces tendríamos que concluir que nuestra historia como una
organización de Testigos de Jehová, está llena de actos de
apostasía. Cuando estábamos enseñando que la presencia invisible de
Jesucristo comenzó en 1874, éramos muy sinceros. Pero Jehová sabía
que lo que estábamos enseñando no estaba en armonía con la verdad
bíblica. Entonces El hubiera tenido que considerar que éramos
apóstatas, según la definición expresada por el hermano Epíscopo.
Vez tras vez, como organización hemos enseñado, con devoción piadosa
y sinceridad, lo que resultó no
estar de acuerdo con la Palabra de Dios, y la fe de muchos fue
perturbada cuando las cosas no resultaron ser de la manera que las
enseñamos. ¿Seria en armonía con la misericordia y el amor juzgar a
la organización como apóstata sobre esa base? ¿Seria razonamiento
sano poner a la organización en la clase de Himeneo y Fileto,
quienes estaban subvirtiendo la fe de otros, diciendo que la
resurrección ya había acontecido?
La base para la acción en contra de nosotros es el haber
considerado ciertos puntos de la Biblia con algunos hermanos en
conversación privada con ellos. Uno de los privilegios fundamentales
que cada uno tiene como individuo es el de hablar en

295
Punto de decisión 295

confidencia a un hermano o persona confiable. Si este privilegio se


quita, o si se nos dice que tenemos que confesar tal habla
confidencial, y entonces ser juzgados sobre la base de tales
expresiones, o si a los individuos que tomamos en nuestra
confidencia se les obliga, por temor de acción en contra de ellos, a
acusamos de haber hablado con ellos, ¿qué clase de sujeción estamos
demandando como organización? ¿No se convertiría eso en sujeción
total o absoluta? ¿No estaría eso, en efecto, violando la jefatura
de Jesucristo sobre la congregación?
Podemos dar varios ejemplos de esa clase de conversación en el
pasado de parte de muchos, incluyendo algunos de los que están en
nuestro comité, de cosas no publicadas o enseñadas por la
organización. Si yo estoy al tanto de tales conversaciones, ¿cuántos
más saben o supieron acerca de ellas? ¿A cuántos hablaron ellos
acerca de tales cosas? ¿Deberíamos ahora emprender una investigación
inquisitoria para determinar eso, y para argüir que ellos son
apóstatas? La misma razón por la cual yo no mencioné tales ejemplos,
dando nombres, es porque yo sé que seria injusto hacer tal cosa. No
queremos dar la idea de que estamos apuntando el dedo a otra
persona. ¿Están ahora los hermanos bajo una atmósfera de terror de
modo que la mismísima mención de haber leído la Biblia en casa se
viera como sospechoso y como posible apostasía, o debiéramos decir
más bien "herejía"?
En nuestra reunión judicial, cuando yo expresé que sentíamos
mucho la perturbación que de alguna manera se había conectado con
nosotros debido a una repetición muy imprudente de algunos puntos a
un número de hermanos, y cuando dimos la seguridad de que de ninguna
manera volveríamos otra vez a hablar acerca de tales cosas a otros,
pero que más bien diríamos a cualquier persona que mencionara tales
cosas, que tal habla se debería detener, el hermano Harold Jackson
fuertemente declaró que yo tendría que dar alguna clase de seguridad
acerca de eso, y entonces procedió a decir que éramos un peligro
para la organización, e indicó que yo estaba prosiguiendo un curso
de encubrir las cosas, y que personalmente él no creía lo que yo
estaba diciendo. ¿CUal es la dirección que da la Biblia en este
respecto? ¿Cómo se puede dar tal "seguridad"? Aun si hubiera razón
válida para que alguien se acusara de promover una secta, Tito 3:10
dice: "En cuanto a un hombre que promueva una secta, rechácenlo
después de una primera y segunda amonestación." La segunda
amonestación se debería a que el individuo continuara con nuevas
ofensas, indicando que insistía en promover una secta.

Aun si se nos considerara como esa clase de personas, el hecho


es que desde el mismísimo primer mal entendimiento, nos hemos hecho
anormalmente no comunicativos con el fin de evitar cualquier nuevo
mal entendimiento. Ya que una simple seguridad verbal no seria
suficiente, entonces, como se da a entender por el consejo de Pablo,
la conducta del individuo, que no haga necesaria una segunda
amonestación, que no haya una repetición del mal, seria la seguridad
que se necesitaría. Aun ese beneficio de la duda no se nos ha
concedido.
Más de una vez el hermano Jackson declaró que las cosas sobre
las cuales comentamos constituían un ataque al mismo corazón de la
organización. Pero en primer lugar, tal ataque no

296
296 CRISIS DE CONCIENCIA

existe, y personalmente no sé de persona alguna que esté conduciendo


un ataque. ¿Podría ser que se esté usando una expresión que alguien
sin discernimiento compuso, al hacer un juicio apresurado y
presentar una queja? ¿Debiera una declaración o juicio apresurado
caro ése, de pronto tararse caro una verdad absoluta y luego medir a
toda la persona por eso? Hermanos, las acciones extremadas y
extrañas que se están tomando en esta situación son muy
perturbadoras y causan perplejidad.
Apelamos sobre la base de la justicia y la misericordia, porque
se nos ha juzgado en cuanto a un mal que no hemos cometido.
Cuenten con nuestras oraciones a Jehová para que este asunto se
aclare para la bendición de su nombre y el bienestar espiritual de
su pueblo.

Sus hermanos,

[firmado por]
René Vázquez,
Elsie Vázquez

_____________________________________________________________________

Unos treinta años antes René había dejado el hogar de su padre con el fin de
escapar de lo que él veía como un ambiente intolerante, de miras estrechas. Buscó la
libertad para continuar y extender su interés en los Testigos de Jehová. Desde allí en
adelante se había entregado, en corazón y alma, al servicio de ellos. Ahora, en el
espacio de dos semanas, vio esos treinta años puestos a un lado como sin valor
particular, se le sometió a interrogatorio intenso, la sinceridad de su motivación se
impugnó, y se le había catalogado como rebelde contra Dios y Cristo. Su carta
expresa su angustia dolorosa al hallarse en el mismo ambiente de intolerancia
religiosa y estrechez de miras del cual él creía haberse escapado.
A René se le concedió una apelación, y otra vez se reunió con un comité
(formado de cinco ancianos diferentes). Hizo todo esfuerzo para ser conciliatorio,
para mostrar que no estaba buscando crear una cuestión controversial de asuntos
doctrinales específicos, y que no tenía deseo alguno de ser dogmático acerca de los
tales, lo cual se rechazó como un proceder evasivo, como evidencia de culpabilidad.
En cierto punto, después de horas de ser acosado con preguntas, Sam Friend, un
miembro del comité de apelación, lo interrumpió y dijo: " Eso es una cantidad de
hogwash [término coloquial en inglés que significa "bazofia," pero en sentido literal
"agua en que se han
lavado cerdos"]. Ahora voy a leerle esta lista de preguntas a usted, y quiero que
las conteste con sí o no." A René, cuyo idioma es el español, el término "hogwash" no
le era conocido, y aunque después

297
Punto de decisión 297

decidió que era sencillamente una expresión regional, dice que en ese momento le
causó un impacto de una imagen tan literal de suciedad, que algo dentro de él
"sucumbió" y respondió con: "¡No! Yo no voy a contestar ninguna pregunta más.
Ustedes están tratando de cerner mi corazón y no voy a aguantar esto más."
Se decidió hacer un receso en la sesión; René salio afuera, y al llegar a la calle
prorrumpió en lágrimas.
El comité mantuvo en vigor la decisión de expulsión.
De todas las personas que René había conocido, y con las cuales había trabajado
en el Departamento de Servicio de Brooklyn, incluyendo a aquellos que habían estado
dispuestos a hacer uso de su bondad y deseo de ayudar a través de muchos años, ni
uno apareció para decir, por lo menos, algo a favor suyo, para expresar alguna
petición a favor de un trato similarmente bondadoso para con él. 26 En las escalas de
justicia de la organización, su sinceridad innegable, su registro sin mancha de los
pasados treinta años-nada de esto tendría peso alguno si él no estuviera totalmente de
acuerdo con la organización o no mantuviera un silencio resultante de la sumisión
absoluta. De modo que, en todo esto parecen pertinentes las palabras del discípulo
Santiago, cuando escribe:
Hablad y juzgad como quienes han de ser juzgados por la ley de la libertad.
Porque sin misericordia será juzgado el que no hace misericordia. La
misericordia aventaja al juicio.27

Finalmente, e1 8 de mayo de 1980, oficialmente el Cuerpo Gobernante me


informó que mi nombre estaba envuelto en esto. Llegó una llamada telefónica del
presidente Albert Schroeder y él dijo que el Cuerpo Gobernante quería que yo fuera a
Brooklyn para comparecer ante ellos. Esta fue la primera vez que me dieron
indicación alguna de que yo de alguna forma estaba bajo escrutinio.
Habían pasado quince días desde nuestra conversación previa en la cual el
presidente repetidas veces evadió decirme lo que en realidad estaba sucediendo.
Todavía no sabía yo de la existencia de la entrevista grabada de dos horas, o de que
ésta se había presentado ante el Cuerpo Gobernante en sesión plenaria. Veintitrés días
habían pasado desde que se había hecho eso.
26 Aún cuando es cierto que los procedimientos se llevaron a cabo a "puertas cerrada," hubo muchos en el
Departamento de Servicio que sabían lo que estaba pasando, ya fuera por conocimiento directo o por
medio del "chisme" departamental.

27 Santiago 2:12, 13,NC.

298
298 CRISIS DE CONCIENCIA

En esos veintitrés días el Comité de la Presidencia no sólo había dejado


escuchar esa grabación al Cuerpo Gobernante, sino también había dejado escuchar
porciones de ella que incluían mi nombre y el de Ed Dunlap, a por 1o menos
diecisiete personas fuera del Cuerpo (quienes formaban comités investigativos
judiciales). Habían expulsado a tres miembros del personal de las oficinas principales
y tres personas de afuera, una de ellas un amigo mío de treinta años, habían grabado
otra entrevista con un individuo de apellido Bonelli (cinta que se considerará más
adelante), y en general no solamente habían solicitado, sino que habían buscado
activamente cualquier evidencia de naturaleza incriminadora que se pudiera obtener
de miembros de la familia Betel o de otros; la amenaza de expulsión hasta se usó para
extraer información de algunos.
Sólo después de todo esto fue que el Cuerpo Gobernante por medio del Comité
de la Presidencia estimó conveniente informarme que me consideraban implicado de
alguna manera en lo que estaba sucediendo. ¿Por qué este proceder?

Lo que yo sabía 1o había conocido por otras fuentes, no por el Cuerpo


Gobernante del cual había sido miembro por nueve años. Los miembros de las
oficinas principales de Betel a quienes se les interrogó intensamente, y a quienes se
puso bajo juicio, me habían telefoneado, expresando su consternación por la actitud
falta de bondad e intolerante que se mostró. Expresaron que pensaban que los que
dirigían todo el proceso sencillamente estaban dando pasos para llegar a su objetivo
verdadero, Edward Dunlap y yo mismo. Pensaron que los tales proseguían 1o que
consideraban que era el curso más estratégico, comenzando con "las personas
pequeñas," los menos conocidos y menos prominentes, estableciendo su "culpa-
bilidad," haciendo que pareciera como si la situación fuera algo de proporciones
grandes y peligrosas, y luego, habiendo establecido así un fundamento 1o más sólido
posible, procediendo a tratar con los más conocidos y prominentes. Correcto o no,
ésta era la impresión que ellos tenían. Sería interesante oír de los del Comité de la
Presidencia, a quienes finalmente llegaron todos los informes, y quienes contestaron
todas las peticiones para dirección hechas por los --comités de investigación y
comités judiciales-para así saber qué posibles razones el comité pudiera haber tenido
para proceder en la manera en que 1o hizo.

299
Punto de decisión 299

Cuando el presidente Schroeder me telefoneó el 8 de mayo, expresé mi sentir de


cuán difícil me era comprender por qué, después de haber estado viviendo y
trabajando juntos, semana tras semana, por nueve años con los miembros del Cuerpo
Gobernante (quince años con algunos de ellos), ni uno solo había demostrado la
consideración de comunicarse conmigo sobre lo que estaba sucediendo. (Con toda
justicia para los miembros en conjunto, se pudiera conceder que tal vez no sabían en
detalle la forma en que el Comité de la Presidencia estaba manejando los asuntos. Tal
vez no sabían el contenido de la conversación de Albert Schroeder conmigo el23 de
abril, y las respuestas engañosas que mis preguntas recibieron-aunque parece posible,
aun probable, que la conversación haya sido grabada, como los eventos posteriores
parecen indicar. De una u otra manera, se debe reconocer que algunos o muchos de
los miembros hayan esperado y creído que el Comité de la Presidencia estaba
conduciendo los asuntos a alto nivel, de acuerdo con principios cristianos, haciendo a
otros lo que ellos querían que se les hiciera a ellos mismos.)
Entonces le pregunté a Albert Schroeder qué pensaría él si, mientras estuviera
en Europa comunicando sus pensamientos de una aplicación diferente a la frase
crítica "esta generación," algunos en Brooklyn, al tener noticia de ello 'hubieran
presentado acusaciones de "inclinación apóstata" de parte suya, y entonces hubieran
comenzado a compilar algunas otras expresiones que pudiera haber pronunciado él en
cualquier otro lugar y tiempo ante cualquier persona, como evidencia para sustanciar
esa acusación grave-y que se hubiera hecho todo esto sin siquiera comunicarse con él
para informarle de lo que estaba sucediendo. ¿Cómo se sentiría?
El no respondió. Yo le dije que iría a Brooklyn según se me pidiera, y la
conversación concluyó.

Para cuando llegué a Brooklyn el 19 de mayo, la presión constante me había


llevado al borde de una crisis nerviosa. Parecía haber algo tan irrazonable acerca de lo
que estaba sucediendo y los métodos que se emplearon. Algunos lo denominaron una
"pesadilla." Otros consideraron que se necesitaba un término más fuerte, a saber,
"paranoia." Cristianos inocentes estaban siendo tratados como si fueran enemigos
peligrosos.
Recientemente hallé un artículo del New York Times, que había leído y
recortado hace unos años, intitulado "Se halla falta de confianza en el personal de
Nixon." Entre otras cosas decía:

300
300 CRISIS DE CONCIENCIA

Un psiquiatra del personal de la Casa Blanca desde el 1971 al 1973 dice


que el grupo íntimo alrededor de Richard M. Nixon desconfiaba profundamente
de los motivos de otras personas, consideraba la preocupación por los
sentimientos de otras personas como una debilidad del carácter, y no podía
respetar la oposición o el desacuerdo leal.
"El desacuerdo y la deslealtad eran conceptos que nunca se diferenciaban
en la mente de ellos," El doctor Jerome H. Jaffe afirmó. "Esa era realmente la
parte trágica. El estar en desacuerdo era ser desleal. Este es el tema que una y
otra vez surgía."
"La administración admiró a personas que podían ser frías y
desapasionadas al tomar decisiones sobre el personal,"agregó. "El hacer
concesiones por los sentimientos de las personas, el reconocer que un objetivo en
particular no era suficientemente valioso para destruir a personas en el proceso de
su logro, no era algo que generaba admiración alguna. Tal preocupación se
consideraba como una debilidad fatal."
"Desconfiaban profundamente de los motivos de otras personas y no
podían creer que ellas eran capaces de superar sus motivaciones egoístas," dijo él
8

Encuentro que hay un estrecho paralelo que atemoriza entre esto y las actitudes
mostradas en Brooklyn en la primavera del 1980. "El estar en desacuerdo era ser
desleal. Este es el tema que una y otra vez surgía." Parecía haber una seria carencia de
la bondad de Jesucristo. Cualquier calor de amistad, y el entendimiento compasivo
que le da calor a la amistad, parecía haber sido reemplazado por un trato institucional
frío que asumía lo peor, que negaba el beneficio de la duda, y consideraba la
longanimidad y la paciencia como debilidad, hostil a los intereses de la
organización,/a sus metas de uniformidad y conformidad. Era como si una enorme
máquina legal se hubiera puesto en marcha y fuera abriéndose paso de una manera
falta de sentimiento alguno, procediendo de modo implacable hacia su objetivo final.
Hallé difícil creer que esto verdaderamente estuviera sucediendo.

En las oficinas principales, sobre mi escritorio encontré, entre otras cosas, una
nota preparada por el Comité de la Presidencia allá el 28 de abril de 1980. La
traducción al español se puede ver en la próxima página.

28 New York Times, del 12 de enero de 1976, p. 12.

301
Punto de decisión 301

(Al Cuerpo Gobernante) EVIDENCIAS RECIENTES DE ENSEÑANZAS


INCORRECTAS OUE SE ESTAN ESPARCIENDO

A continuación están algunas de las enseñanzas incorrectas que se están


esparciendo como si emanaran de Betel. Se ha estado notificando al Cuerpo
Gobernante sobre estas enseñanzas por informes del campo desde el 14 de
abril en adelante.
1. Ole Jehová no tiene una organización en la Tierra hoy día y que su
Cuerpo Gobernante no está sierro dirigido por Jehová.

2. Que todos los bautizados desde el tiempo de Cristo (33 d. de J.C.)


en adelante hasta el fin deben tener la esperanza celestial. Todos estos
deben participar de los emblemas en el Memorial, y no sólo los que declaran
ser parte del resto ungido.

3. Que no hay un arreglo apropiado de una clase del "esclavo fiel y


discreto" formada por los ungidos y su Cuerpo Gobernante para dirigir los
asuntos del pueblo de Jehová. En Mat. 24:45 Jesús usó esta expresión sólo
como una ilustración de la fidelidad de individuos. no se necesitan reglas,
sólo es necesario seguir la Biblia.
4. Que no hay dos clases hoy en día, la clase celestial y la terrestre
llamada "otras ovejas" en Juan 10:16.

5. Que el número de 144,000 mencionado en Rev. 7:4 y 14:1 es simbólico


y no se ha de tomar literalmente. Los de la "grande muchedumbre" mencionados
en Revelación 7:9 también sirven en el cielo como se indica en el versículo
15 donde se dice que esa muchedumbre sirve "día y noche en su templo (Naós)"
o el K. Int. dice: "en el lugar de habitación divina de El."

6. Que no estamos viviendo ahora en un período de tiempo especial de


los "últimos días," sino que, más bien, los "últimos días" comenzaron hace
mil novecientos años el 33 d. de J.C. como indicó Pedro en Hechos 2:17
cuando el citó del profeta Joel.
7. Que 1914 no es una fecha establecida. Cristo Jesús no fue
entronizado entonces sino que ha estado gobernando en su Reino desde 33 d.
de J.C. Que la presencia de Cristo (parousía) no ha acontecido sino que lo
será cuando la "señal del hijo del hombre aparezca en el cielo" (Mat. 24:30)
en el futuro.

8. Que Abrahán, David y otros hombres fieles de la antigüedad también


tendrán vida celestial, basándose ese punto de vista en Heb. 11:16.

Notas: Los puntos bíblicos mencionados arriba se han aceptado por


algunos y ahora se están pasando a otros como "nuevos entendimientos." Tales
puntos de vista son contrarios a la "estructura" bíblica básica de las
creencias cristianas de la Sociedad. (Rom. 2:20; 3:2) También son contrarios
al "modelo de sanas palabras" que ha llegado a aceptarse bíblicamente por el
pueblo de Jehová a través de los años. (2 Tim. 1:13) Tales cambios" se
condenan en Prov. 24:23, 22. Por lo tanto, las enseñanzas antes mencionadas
'son desviaciones de la verdad que están subvirtiendo la fe de algunos.' (2
Tim. 2 :18) Habiendo considerado todo, ¿no es esto APOSTASIA y sujeto a
acción para disciplina congregaciona1? Véase ks, página 56.

Comité de la Presidencia 28/4/80

302
302 CRISIS DE CONCIENCIA

Algunos de los puntos me tomaron por sorpresa, pues nunca los había
considerado, y mucho menos, discutido con otros. Encontré repulsiva la forma
dogmática en que estos puntos se enumeraban. Y pensé que las "Notas" al pie de la
página expresaban la cuestión verdadera. Ya que estas notas enfocaban el énfasis
repetidamente en la "'estructura' bíblica básica de las creencias cristianas de la
Sociedad," el" 'modelo de sana. palabra' que ha llegado a aceptarse bíblicamente por
el pueblo de Jehová a través de los años."
Esto tenía sonido familiar, pues era un argumento frecuentemente usado en las
reuniones del Cuerpo Gobernante, el argumento de que debe haber una adhesión a las
enseñanzas tradicionales de muchos años, como si el número de años que éstas se
habían creído necesariamente diera evidencia de lo correcto de las mismas. El énfasis
en esas enseñazas tradicionales, y no en la Palabra de Dios misma, era el meollo del
asunto.
El 20 de mayo me reuní con el Comité de la Presidencia y me dejaron escuchar
una cinta del informe que ellos habían entregado al Cuerpo Gobernante sobre las
entrevistas con los miembros del personal de la redacción, y también en relación a los
pasos subsiguientes tomados por el Comité de la Presidencia, para poner en
movimiento los procesos investigativos y judiciales. Entonces me dieron dos cintas
para que las oyera, una contenía la entrevista de dos horas con la pareja cubana (los
Godínez) y la otra, más corta, contenía una entrevista con un Testigo de apellido
Bonelli. Allí me enteré por vez primera de la existencia de la cinta de dos horas y que
ésta se había presentado al Cuerpo Gobernante un mes atrás. Me parece ridículo que
después de todos los estragos causados a la vida de muchas personas desde que esta
cinta se escuchó inicialmente, sólo ahora habían llegado al momento de permitirme a
mí escucharla, el día antes de mi audiencia ante una sesión plenaria del Cuerpo
Gobernante.
Llevé las cintas a mi oficina y escuché las grabaciones. El contenido me hizo
sentir enfermo. A todo se le dio un aspecto feo. Estoy seguro que los Godínez se
esforzaban por repetir las cosas como ellos las habían escuchado, pues yo los conocía
y me consta que eran personas decentes. Pero a medida que Harley Miller los guiaba
durante la entrevista, me preguntaba a mí mismo, "Fueron las cosas dichas a ellos
realmente presentadas en la forma extrema en que ahora se presentan?" La
posibilidad de determinar esto me fue eliminada pues el Comité de la Presidencia ya
había dado las

303
Punto de decisión 303

directivas para la formación de comités judiciales, los cuales habían efectuado la


expulsión de aquellos implicados.
Al final de la cinta oí a los tres miembros del Comité de la Presidencia
expresarse como si se sintieran satisfechos de tener un cuadro claro de los asuntos y,
primero, alabaron por su lealtad a la pareja entrevistada, mientras que, después,
condenaron a aquellos implicados. Esto me hizo sentir aún más enfermo. ¿Cómo
podían hacer esto sin siquiera haber hablado con Cris Sánchez? ¿Por qué no
, estaba él allí? ¿Por qué fue, en efecto, René Vázquez empujado a una trampa
mediante la sugerencia de Harley Miller (expresada en la cinta) de que Godínez le
llamara y con mucho "tacto" tratara de hacer que René pronunciara expresiones
comprometedoras? ¿Qué era 1o que estos hombres buscaban lograr, qué intereses les
motivaban? ¿Era que sencillamente querían ayudar a las personas, entender sus
puntos de vista y trabajar para lograr una resolución pacífica, tratar de aclarar los
asuntos con un mínimo de dificultad y dolor por medio de consejo bondadoso, por
medio de exhortar a moderación y prudencia de encontrarse deficiencia en ello? O,
¿era más bien para armar un pleito convincente en contra de las personas envueltas?
No encontré nada en toda la cinta que indicara otra razón salvo la última.
Si el contenido de esa primera cinta era malo, el segundo fue mucho peor. Los
Godínez habían expresado 1o que recordaban de una conversación en su hogar y
cómo las cosas dichas les habían sorprendido, y como dije, creo que ellos fueron
sinceros en 1o que expresaron. La segunda cinta estaba llena básicamente de rumores.
Pero la parte más descorazonadora de toda la grabación eran las manifestaciones
hechas por los entrevistadores de las oficinas centrales.
Bonelli era miembro de una congregación de habla hispana cercana a la de
René. La cinta comenzó con Albert Schroeder presentando a Bonelli como un hombre
que había sido "siervo ministerial" (o "diácono") en dos congregaciones previas pero
que en el momento no ocupaba tal posición. El citó a Bonelli como habiendo
afirmado que él no había sido nombrado siervo ministerial en la congregación actual
debido a la actitud adversa de uno de los ancianos allí, de apellido Angulo.
Bonelli pasó entonces a dar testimonio en contra de este mismo anciano quien,
según él, había contribuido a impedir su nombramiento como siervo ministerial.
(Angulo fue uno de los expulsados.) El también dijo que después del Memorial (la
cena del Señor) del 31 de marzo había ido a la casa de René Vázquez en donde vio a
la esposa

304
304 CRISIS DE CONCIENCIA

de éste y a su madre, participar de los emblemas del pan y el vino.29 Bonelli añadió
que él también había participado de los emblemas.
Esta última declaración produjo comentarios de sorpresa de parte de sus
entrevistadores, Albert Schroeder y, representando al Departamento de Servicio,
Dave Olson y Harold Jackson. Bonelli pasó a declarar, a manera de explicación (éstas
son sus palabras textuales como aparecen en la cinta): "Yo soy solapado [en inglés,
"I' m sneaky"]." El dijo que había ido a la casa de René para obtener información
sobre ellos. 30
Luego agregó que él había oído por otro Testigo que el anciano de apellido
Angulo ya había conseguido un edificio en el cual él y René planeaban conducir
reuniones, que ya habían bautizado a personas en sus nuevas creencias.
En realidad, no había ni una sola palabra de verdad en esos rumores. Los
interrogadores no preguntaron dónde estaba el supuesto edificio, ni el nombre de las
personas supuestamente bautizadas. Estos datos no se hubieran podido suministrar,
pues no existían.
Más adelante en la cinta, Bonelli mostró alguna dificultad en expresar un punto
en inglés y Harold Jackson, quien habla español, le pidió que se lo dijera en español,
y luego lo tradujo al inglés. Se escuchó una risita de Bonelli y dijo: "Mi inglés no es
muy bueno, pero la información que estoy suministrando lo es." La voz de Dave
Olsen se escuchó inmediatamente diciendo, "Sí, hermano, usted nos está
suministrando precisamente lo que necesitamos. Continúe."
Cuando oí esas palabras sentí como si un peso aplastante cayera sobre mi
corazón. Durante toda la entrevista este hombre no había dicho nada que pudiera
considerarse como de ayuda, si, la mira era tratar de ayudar a personas que tenían un
entendimiento incorrecto de las Escrituras. Sólo si las intenciones eran las de crear un
caso judicial, obtener evidencia incriminadora, evidencia condenatoria, sólo entonces
se podía decir que él estaba suministrando precisa-
29 Antes de mi partida para comenzar el período de licencia que yo había solicitado, René me dijo que él, su
esposa y su madre sentían, a conciencia, que debían participar de los emblemas. El dijo que estaba seguro
de que si los tres lo hicieran en el Salón del Reino esto causaría un revuelo (es muy raro el que una
congregación de habla hispana tenga entre sus miembros a uno que profese ser de los "ungidos"). El dijo
que pensaba que el curso que causaría menos problemas sería el que él, su esposa y su madre esperaran
hasta después de la reunión de congregación y calladamente participaran en el hogar. Agregó que Bonelli
no estaba en su congregación y que no se le pidió que los acompañara, más bien él pidió acompañarlos a
ellos. (La madre de René había conducido un estudio bíblico con Bonelli y lo conocía bien.)

30 Personalmente dudo que esa fuera su motivación al tiempo de ir a la casa de ellos.

305
Punto de decisión 305

mente lo que se necesitaba.' Pero aún la evidencia suministrada era mitad rumor, sin
fundamento, completamente falsa, y la otra mitad se podría considerar significante sólo si uno
mantiene el punto de vista de que una organización religiosa tiene el derecho de
prohibir conversaciones privadas, entre amigos, sobre la Biblia, si estas
conversaciones no se adhieren totalmente a las enseñanzas de la organización, como
así también el derecho a juzgar las acciones de individuos-guiados por sus
conciencias-en lo privado de sus propios hogares.
Al final del testimonio grabado de Bonelli, Dave Olson le preguntó si él podía
proporcionar los nombres de otros "hermanos" capaces de suplir información similar.
Bonelli había dicho que un gran número de personas se habían involucrado con las
creencias "apóstatas." El respondió a la pregunta de Olson diciendo que él creía saber
de "un hermano" en Nueva Jersey quien quizá pudiera suministrar información. Olson
pidió su nombre. Bonelli contestó que él no lo recordaba pero que él creía que podría
averiguarlo. Olson dijo, "Pero debe haber muchos otros capaces de proveer
información." Bonelli entonces dijo que creía conocer a unas "hermanas" que quizás
pudieran hacerlo. ¿Cuáles eran sus nombres? El tendría que averiguar esto también.
Albert Schroeder entonces expresó gratitud a Bonelli por su cooperación al
testificar y le aconsejó que 'se mantuviera espiritualmente fuerte por medio de asistir
a las reuniones regularmente, y añadió que si Bonelli oía información adicional que
viniera donde ellos con ésta.
En mi opinión, nada expresa más claramente y con mayor fuerza la dirección
tomada en todo el proceso de la investigación, interrogación y la condena final, que
esta cinta. No puedo pensar en nada que pudiera ser de más beneficio a todos los
Testigos de Jehová, por doquier-para ayudarlos a tener un punto de vista equilibrado,
dejándoles ver los dos lados de la cuestión, no una visión parcializada de la misma, y
de la "atmósfera" existente, y cómo los hombres asociados con el "conducto" de Dios
en las oficinas centrales se comportaron--que el que pudieran escuchar esta cinta y
compararla con lo que se les ha dicho mediante la organización o lo que hayan oído
por chismes. Pero también deberían tener el derecho de hacer preguntas en cuanto a
qué se hizo para verificar el testimonio de este hombre y para separar los hechos de
los rumores, y además el derecho a preguntar por qué este testimonio era visto por los
hombres de las

306
306 CRISIS DE CONCIENCIA

oficinas centrales como de excepcional valor, "precisamente lo que necesitamos. "


La probabilidad de que la organización hiciera esto, de que permitiera que la
cinta se escuchara (sin borrar nada), y que se pudieran formular preguntas, creo es
virtualmente inexistente. Personalmente creo que ellos preferirían destruir la cinta
antes que permitir que lo otro pasara. Aún hoy no puedo entender como el Comité de
la Presidencia no se sintió avergonzado de haberme permitido escuchar la cinta.
El Cuerpo Gobernante sabía que unos días después de la expulsión. de los
miembros del personal de las oficinas centrales, rumores del mismo tipo a los
contenidos en la cinta comenzaron a circular a través de la familia Betel. Los
"apóstatas" estaban formando su propia religión, habían estado conduciendo
reuniones separadas, bautizando a gente, y que su nueva creencia llevaba por nombre
el de "Hijos de Libertad"-éstas y expresiones similares eran parte de la charla común.
También eran totalmente falsas. Miembros del Cuerpo Gobernante que presidían en
las discusiones bíblicas matutinas hicieron muchos comentarios acerca de los
"apostatas," pero no vieron como apropiado el exponer lo falso de los rumores que se
estaban diseminando. Estos rumores continuaron sin freno y eventualmente se
esparcieron por todo el mundo. Todo Testigo que transmitió estos rumores estuvo
levantando, aun sin querer, falso testimonio contra su prójimo. Los únicos que
estaban en una posición para exponer la falsedad de esos rumores, y por lo tanto
poder poner coto a este falso testimonio, eran aquellos en el Cuerpo Gobernante. Por
qué razón optaron por no hacerlo, es algo que sólo ellos saben. No tengo dudas de que
entre ellos algunos honestamente creían que las cosas que estaban escuchando eran
ciertas. Pero creo que en su posición y con el peso de su responsabilidad, tenían una
obligación de investigar y ayudar a otros a darse cuenta de que las tales no eran
ciertas, que eran pura invención, y no sólo invención, era además invención dañina, y
aun ruin.
No voy a argüir que todos los errores de juicio fueron de una sola parte en el
asunto. No tengo la menor duda de que entre aquellos de nosotros que fuimos "traídos
ajuicio" hubo ejemplos de declaraciones imprudentes. La evidencia indica que
algunas de las declaraciones más extremas se hicieron por un hombre quien, al ser
abordado, inmediatamente se prestó para ser 'un testigo a favor del fiscal,' declarando
en contra de un compañero anciano. No conozco personalmente al anciano
mencionado primeramente, ni lo he visto

307
Punto de decisión 307

jamás, ni tampoco al segundo mencionado. Me son totalmente desconocidos.31


No creo que fuera incorrecto el que las oficinas centrales trataran de averiguar
lo que estaba sucediendo una vez que se trajo a su atención la información que estaba
circulando. Era el curso natural a seguir. Si ellos creen que lo que enseñan es la
verdad procedente de Dios, hubiese sido incorrecto no haberlo hecho. .
Lo que encuentro muy difícil de entender y armonizar con las Escrituras, es la
manera en que esto se hizo, la reacción precipitada, y el apuro, los métodos
empleados-el encubrir y el retener información y privar de ella a personas cuyas vidas
estaban siendo radicalmente afectadas, cuyas reputaciones y buen nombre estaban en
juego, las tretas usadas para conseguir información incriminadora, la amenaza de
expulsión empleada para forzar "cooperación" en conseguir evidencia incriminadota -
y por sobre todo, el espíritu demostrado, el despotismo aplastante, la manera
desamorada y legalista en que las personas fueron abordadas, y lo severo de las
acciones tomadas. Sea cuales fueran la declaraciones faltas de buen juicio hechas por
algunos de aquellos 'sometidos a juicio,' creo que los hechos muestran que las
medidas tomadas para bregar con el asunto, por mucho sobrepasaron la falta de buen
juicio de aquellas declaraciones.
Al igual que en la Inquisición, todos lo derechos estaban en manos de los
inquisidores, el acusado no tenía ninguno. Los investigadores sentían que tenían el
derecho de hacer cualquier pregunta y al mismo tiempo rehusar contestar preguntas
que les fueran formuladas. Ellos insistían en mantener los procedimientos judiciales
en secreto, completamente libres de ser observados por otros, sin embargo
demandaban el derecho a indagar sobre las conversaciones y actividades privadas de
aquellos a quienes interrogaban. El proceso judicial secreto de ellos era legítimo, era
el ejercicio de "confidencialidad," su evasiva era sencillamente lo que era "práctico,"
estratégico, pero los esfuerzos de los acusados de mantener en la privacidad de las
conversaciones personales se tildaba de estar urdiendo algo, como evidencia de una
conspiración oculta. Los inquisidores querían que sus acciones se tomaran como
evidencia de su celo por Dios, y a favor de "la verdad revelada," mientras que al
mismo tiempo sospechaban lo peor de lo que los acusados habían hecho, no
consideraban la posibilidad de que éstos quisieran poner a

31 Estos ancianos pertenecían a la congregación contigua a la que asistía René.

308
308 CRISIS DE CONCIENCIA

Dios en primer lugar, ni tampoco consideraban la posibilidad de lo genuino del


amor de ellos por la verdad, aún cuando tal verdad contradijera las enseñanzas
tradicionales.
Cuando René Vázquez, por ejemplo, al ser interrogado, se esmeró por
expresarse de modo comedido, no dogmático, y se esforzó por demostrar que él no
tenía interés en provocar un debate amargo sobre puntos doctrinales de menor
importancia, y para hacer claro que él no pretendía ni insistía que alguien viera los
asuntos como él los veía, o adoptara sus puntos de vista, él encontró que esto no era
satisfactorio a los miembros del comité judicial. Ellos trataron de acorralarlo en
asuntos de convicción propia, de sus sentimientos más íntimos. Como lo expresó él,
cuando una pregunta lanzada en una dirección no lo lograba, una pregunta hecha
desde otra dirección trataba de forzarle a una respuesta categórica. En su audiencia
con el primer comité judicial, otro anciano llamado Benjamín Angulo, estuvo también
"bajo juicio." Angulo se mostró sumamente positivo y diamantino en sus expresiones.
Cuando René habló en términos moderados, uno de los miembros del comité, Harold
Jackson, le dijo, "ni siquiera eres un buen apóstata." Afirmando que no defendía
claramente sus creencias, Jackson continuó:
Mira a Angulo, él las defiende. Tú le hablaste a Angulo sobre estas cosas y
mira como él ahora habla de ellas. El quizás sea expulsado, y sin embargo tú no
eres definido en cuanto a estos puntos.

En la segunda audiencia con el comité de apelación, como se ha mostrado, los


esfuerzos de René de ser moderado se recibieron con la expresión "hogwash
[bazofia]." Mansedumbre, moderación, el estar dispuesto a ceder en asuntos que así lo
permiten, estas cualidades no suministran buena evidencia para expulsar a personas
como "apóstatas" rebeldes. Sin embargo, estas son cualidades que forman parte de la
naturaleza de René, y aquellos que le conocen saben que es así.
Dos años después de su expulsión hablé con René sobre todo el asunto y le
pregunté cómo se sentía ahora en cuanto a haber mencionado a otros lo que había
visto en las Escrituras. Si alguien le presentara el argumento de que, igual como si
uno estuviera trabajando para una empresa comercial, durante el tiempo que fuera -
parte de tal organización debería apoyar todas las normas y reglas, y si no le fuera
posible hacerlo debería primero irse antes de decir algo, ¿cómo respondería? Su
repuesta fue:

309
Punto de decisión 309

Pero eso es en cuanto a una organización comercial y yo no pensaba en


esos términos. Yo veía el asunto como uno que tenía que ver con un relación más
elevada, una relación con Dios. Yo sé lo que sentía en ese entonces y lo- que
tenía en el corazón, y nadie puede decirme que no era así. Si yo estuviera
implicado en alguna confabulación, ¿por qué negarlo ahora? Cuando las
audiencias vinieron, yo oré que no fuera expulsado. Otros hicieron lo mismo.
Aún así sucedió.
Si yo hubiese querido permanecer en la organización sólo para hacer
proselitismo, sería ahora un militante. ¿Dónde está la 'secta' hacia la cual yo
estaba trabajando? ¿Dónde están los efectos consecuentes que prueban que tal era
mi meta? Hasta este día, cuando las personas me abordan, después de la
conversación prefiero que luego sean ellas las que tomen la iniciativa de
comunicarse conmigo de nuevo.
Si tuviera que hacerlo todo otra vez, me estaría encarando con el mismo
dilema. Mi sentir es que mucho bien provino de lo que aprendí de las Escrituras,
y que resultó ser una bendición el que muchas cosas se me hicieran claras, y que
tuvo el resultado de acercarme más a Dios.
Si yo hubiese tenido alguna 'tramoya,' hubiera podido planear el modo en
que iba a hacer las cosas. Pero lo que hice fue sencillamente humano y reaccioné
de manera humana. Ese factor humano tuvo precedencia sobre el temor a una
organización. No fue nunca mi idea el desasociarme de los Testigos. Sólo me
regocijaba en lo que estaba leyendo en la Biblia. Las conclusiones a las que
llegué fueron el resultado de mi lectura personal de la Biblia. En ninguna manera
buscaba ser dogmático.
La pregunta que hago es, después de todos estos treinta años como Testigo,
los sentimientos que yo tenía de compasión y misericordia ¿Por qué no se
sintieron por ellos? ¿Por qué la manera sutil y taimada de hacer las preguntas?
Las audiencias se llevaron a cabo como si la idea fuera la de encontrar
información incriminante, y no la de tratar de ayudar a un 'hermano en el error.'

Un rumor ampliamente difundido, de hecho internacionalmente, era que estos


tres hombres (Vázquez, Sánchez y Kuilan), quienes trabajaban para el departamento
de traducción español, estaban deliberadamente haciendo cambios en el material que
traducían y que yo sabía de esto y lo había permitido. (En países de habla francesa el
rumor se ajustó para aplicarse al trabajo de traducción al francés.) Los comentarios de
René al respecto fueron:
Eso es ridículo. Hubiese sido imposible hacer tal cosa. No se hicieron cambios y
la idea nunca pasó por nuestras mentes. Nunca se nos acusó de tal cosa. Todo
material traducido tenía que pasar por

310
310 CRISIS DE CONCIENCIA

cinco personas diferentes para ser verificado, siendo Fabio Silva el último en
leerlo. Al traducir el material siempre era el intento ser fiel a la idea original."32
Probablemente el rumor más vil, circulado como "verdad" por ancianos y por
otros en varias partes del país, era que la homosexualidad se estaba practicando entre
los "apóstatas." Dónde se originó mentira tan crasa, es difícil imaginarlo. La única
explicación que se me ocurre es que como un año antes de que las tácticas de tipo
inquisitorial comenzaran, un miembro de la organización en una posición de
responsabilidad considerable había sido acusado de tendencias homosexuales. El
Cuerpo Gobernante manejó el caso y se esforzó por mantener el asunto callado. Aún
así, parece que la información se difundió. Entre los que propalaban rumores, esto se
transfirió a los "apóstatas." Fue algo fácil ya que quienes esparcen rumores no sienten
preocupación alguna por poseer los hechos reales. No veo de qué otra manera
explicarlo.
¿Cómo es que personas que se enorgullecen de sus altos principios cristianos
puedan propalar rumores tan viles cuando se fundan sólo en el chisme? Creo que en
muchos casos fue el mecanismo usado por muchos para justificar en sus mentes y
corazones lo que había sucedido. Necesitaban razones, diferentes a las verdaderas,
para poder explicar el por qué acciones tan sumarias y severas se estaban tomando en
contra de personas con reputaciones intachables, y que eran conocidas, hasta por sus
asociados más cercanos, como personas pacíficas, no agresivas. El ver la etiqueta fea
de "apóstata" de súbito puesta sobre ellos, requería algo más que lo que los hechos
mismos suministraban. Sin estos rumores y exageraciones, aquellos que conocían a
los individuos implicados, y aún otros que oyeran de ellos, se hubiesen visto
obligados a encarar la posibilidad de que la organización que ellos veían como el
canal de comunicación de Dios para dar guía a sus fieles en la tierra, quizás no era lo
que ellos pensaban que era. Para muchos, esto era concebir lo inconcebible. Podría
perturbar severamente su sentido de seguridad, una seguridad que descansa en gran
medida (más aún de lo que muchos están
32 No sólo se revisó todo por un número diferente de personas en Brooklyn, se revisaba además por un
porcentaje alto del personal de las oficinas de sucursal en países de habla hispana quienes sabían el inglés y
leían las publicaciones en ambos idiomas. De haber sido cierto el cargo de alteración deliberada, se hubiera
reportado inmediatamente. Pensar lo contrario simplemente revela ignorancia de los hechos, o falta de
preocupación por los hechos, de parte de los que originaron y propagaron los rumores.

311
Punto de decisión 311

dispuestos a admitir) en su confianza no cuestionada en una organización humana.

EXPERIENCIA DE TIPO SANEDRIN

Ahora bien, el que recibe un encargo debe demostrar que es digno de


confianza. En cuanto a mi respecta, muy poco me preocupa ser juzgado por
ustedes o por algún tribunal humano. Ni siquiera yo mismo me juzgo. Sin
embargo. el que mi conciencia no me acuse de nada no significa que Dios me
considera libre de culpa. Pues el que me juzga es el Señor."
-1 Corintios 4:2-4, Versión Popular.

Cuando llegué a Brooklyn, toda la información de la cual se me había privado


se me proporcionó en una sola y grande dosis. Tenía cita para presentarme ante el
Cuerpo Gobernante en sesión plenaria a la mañana siguiente.
Tiempo después, en retrospección, pude revisar y ver todo 1o que se había
hecho, el programa de acción seguido, los métodos empleados. Pero en aquel
momento 1o único que sentí fue una fuerte sacudida emocional. No había la
oportunidad de preguntar a aquellos implicados si los datos que se me dieron eran
correctos-ya ellos habían sido expulsados, su testimonio estaba ya fuera de la
posibilidad de ser aceptado por el Cuerpo.
Todavía se me hace difícil creer que personas con quienes compartí un
patrimonio religioso de toda una vida pudieran hacer las cosas que ahora veía hacerse.
En camino a las oficinas centrales en Brooklyn me sentí como me sentía en ocasiones
al viajar a la República Dominicana durante el régimen del dictador Trujillo. En
Puerto Rico, mi punto de partida, se respiraba un aire de libertad, la gente en las
calles y en los medios de transporte público hablaban sin temor, sin ningún sentido de
represión. Pero tan pronto como el avión aterrizaba en 1o que entonces se llamaba
Ciudad Trujillo (hoy Santo Domingo). el cambio era casi palpable. La gente se
cuidaba tanto de 1o que decían que en los transportes públicos la conversación era
mínima, sentían temor de hacer algún comentario que pudiera ser tomado como
negativo contra el dictador y que éste fuera informado vía el sistema de espías que
entonces proliferaba. Las conversaciones y el intercambio de ideas que se
consideraban normales en Puerto Rico eran acciones peligrosas en la República
Dominicana, teniendo el potencial de traer sobre uno la etiqueta de enemigo del

312
312 CRISIS DE CONCIENCIA

estado. En un país, uno podía expresar una opinión diferente a la sostenida por la
mayoría y no sentir preocupación alguna si alguien citara lo dicho por uno. En el otro,
un hombre que expresara un pensamiento que no se conformara con la ideología
existente, se encontraría luego recriminándose, sintiéndose como si hubiese hecho
algo malo, algo sobre lo cual debiera sentirse culpable, y el pensar que alguien
pudiera citar lo dicho por él traería presagio de cosas temibles. En este último caso, la
cuestión no era si lo que él había dicho era cierto; no era si se hubiese dicho en
honestidad, y que fuese moralmente propio. El asunto era, ¿cómo sería tomado este
comentario por aquellos en el poder?
Cualquier sentir de esta índole que yo hubiera tenido en las oficinas centrales
antes de la primavera del 1980, había sido pasajero, momentáneo. Ahora, me rodeaba,
me abrumaba. El punto de vista que aquellos que ejercían autoridad habían adoptado
se me hizo obvio en la reunión con el Comité de la Presidencia, y por los comentarios
que ellos y los hombres del Departamento de Servicio expresaron en los cintas. En la
atmósfera altamente emocional y el clima de sospecha que imperaba, se hacía difícil
mantener en mente que lo que otros o yo habíamos dicho pudiera verse en forma bien
distinta a la manera áspera en que estos hombres la habían expresado. El mantener en
mente que lo que se condenara como herejía desde el punto de vista de una
organización, podría, desde el punto de vista de la Palabra de Dios, ser correcto,
propio y bueno, era cosa muy difícil de hacer, particularmente después de un vida
entera de servicio a tal organización. Yo sabía que no había buscado a nadie para
poderle confiar estos asuntos; los individuos se dirigieron a mí y yo sentí la
obligación de señalarles la Palabra de Dios para las respuestas a sus preguntas, aun
cuando las contestaciones allí encontradas diferían de las proporcionadas por quienes
detentaban la autoridad.
Estaba seguro de que la mayoría de los hombres ante los cuales tendría que
comparecer verían el asunto desde el punto de vista organizacional solamente. Si
desde el comienzo mismo otro punto de vista se hubiese tomado, estoy seguro que
todo el asunto se habría podido resolver callada y apaciblemente, por medio de
conversación amigable y amorosa, estimulando a circunspección si alguna habla
inmoderada hubiera tenido lugar, exhortando a la moderación de no haber sido
evidente ésta. Por medio de evitar confrontaciones condenatorias, evitando el uso de
métodos despóticos y ardides legalistas, no hubiese sido necesario el que
conversaciones privadas e incidentes que envolvían a un pequeño grupo de personas,
se

313
Punto de decisión 313

exageraran fuera de toda proporción al punto de hacerlo un asunto de gran notoriedad


con gran impacto negativo en las vidas de muchos individuos, con repercusiones y
chismes a escala mundial.
Al dirigirme a la audiencia con el Cuerpo Gobernante no tenía el menor deseo
de añadir leña a la conflagración ya existente. Esta ya había consumido a muchos
amigos amados. Estaba dispuesto a admitir que algo que personalmente deploro-
declaraciones de carácter dogmático extremo--pudieran haber sido hechas por ciertos
individuos entre los que estaban envueltos, aunque en aquel momento no tenía
manera de determinar a qué grado esto sería cierto, pues se refería principalmente a
personas con las que yo no había sostenido discusión bíblica alguna, y algunas ni
siquiera me eran conocidas.

El miércoles, 21 de mayo, la sesión del Cuerpo Gobernante se abrió bajo la


presidencia de Albert Schroeder. Primero, él declaró que el Comité de la Presidencia
me había preguntado si yo estaba dispuesto a permitir que la discusión con el Cuerpo
Gobernante se grabara y que yo había accedido, con la provisión de que se me
suministrara una copia de la grabación.
El salón de conferencias del Cuerpo Gobernante contiene una mesa larga
ovalada capaz de acomodar como veinte personas. El cuerpo completo de diecisiete
miembros estaba presente. Aparte de Lyman Swingle, quien se sentó a mi izquierda,
ningún miembro había conversado conmigo; el día antes, nadie (ni aun el miembro
consanguíneo mío) me había visitado, ni en mi oficina ni en mi habitación. Si existía
en el salón de conferencia algún afecto o cariño no pude discernirlo. Solo sentí lo que
había sentido en el pasado al comparecer para ciertos casos ante cortes seglares, con
la excepción de que en esos casos me sentí con mayor libertad de hablar y sabía que
había personas allí que podrían servir de testigos de lo allí dicho y de las actitudes
expresadas. Esta, en contraste, era una audiencia a puertas cerradas; la actitud
desplegada pareció confirmar lo que René Vázquez me había dicho en cuanto a la
actitud mostrada hacia él.
El presidente dijo que primeramente el cuerpo deseaba que me expresara en
cuanto a cada uno de los ocho puntos que el Comité de la Presidencia había redactado
como evidencia de apostasía (en el me morando de ellos del 28 de abril). Así lo hice,
esforzándome por ser moderado en cada caso, no dogmático, sino conciliatorio y
además cediendo en aquellos puntos en que el hacerlo no iba contra

314
314 CRISIS DE CONCIENCIA

mi conciencia por constituir hipocresía o falta de honestidad. La forma absolutista en


que los puntos se presentaron por el Comité de la Presidencia en el memorando -
como si las alternativas fueran, o el aceptar completamente las enseñanzas de la
organización en relación con estos puntos, o de otro modo ver los puntos de la misma
manera dogmática en que se expresaban en el memorando sencillamente no encajaba
en mi caso. Ninguno de los ocho puntos expresaba 1o que yo consideraba como los
verdaderos puntos en cuestión. El asunto no era si Dios tenía una "organización" en la
tierra, sino ¿qué clase de organización-una centralizada y altamente estructurada,
autoritaria, o sencillamente una congregación de hermanos entre quienes la única
autoridad es la autoridad para ayudar, para guiar, para servir, jamás para dominar?
Por 1o tanto mi respuesta fue que yo creía que Dios tenía una organización en la tierra
en el sentido de que El tiene una congregación en la tierra, la congregación cristiana,
una hermandad.
El asunto no era si Dios había guiado (o guiaría) a aquellos que formaban este
Cuerpo Gobernante, sino, ¿hasta qué punto, bajo cuáles circunstancias? Yo no tenía
dudas, o ponía en tela de juicio, el que Dios diera guía a estos hombres si ésta se
buscaba sinceramente (yo sentía que algunas de las decisiones tomadas, en particular
en los primeros años, habían sido buenas decisiones, decisiones compasivas), pero
definitivamente no creía que esto fuera automático; era siempre contingente,
condicional a muchos factores. Por lo tanto mi respuesta incluyó mi creencia de que
tal guía es siempre gobernada por el grado al cual haya adherencia a la Palabra de
Dios; que eso es lo que determina el grado al cual Dios da su guía o la retira. (Yo creo
que eso es cierto para con cualquier individuo o grupo de personas, sean quienes
sean.)
Mis respuestas a todas las preguntas se hicieron en igual manera. Si fue el caso
que alguno de aquellos acusados se hubiera expresado sobre estos asuntos en la
manera dogmática y absolutista que el Comité de la Presidencia los presentó,
entonces sentí el deseo de hacer lo posible por restaurar cierta medida de
razonamiento y moderación, de conciliar más bien que exacerbar, y me plegaba hasta
el grado que me pude plegar.
Las preguntas adicionales fueron pocas. Lyman Swingle lile preguntó con
relación a los libros de comentarios bíblicos, por lo que asumí que esto había sido uno
de los puntos discutidos por el Cuerpo. Le contesté que había comenzado a usarlos
más extensamente como resultado de las recomendaciones de mi tío (durante el
proyecto

315
Punto de decisión 315

Ayuda y que si el punto de vista era que éstos no deberían usarse, había entonces
enteras secciones en la biblioteca de Betel que deberían ser vaciadas, ya que había
docenas, veintenas de colecciones de estos allí.
Martin Poetzinger, quien había pasado algunos años en campos de
concentración Nazi, expresó descontento con mis repuestas a los ocho puntos
doctrinales. ¿Cómo podía ser, preguntó él, que yo pudiera pensar como me había
expresado si todas estas otras personas estaban haciendo declaraciones tan recias?
(Como era cierto también de los demás, él no había hablado personalmente con
ninguno de ellos.)33 Le contesté que yo no podía ser responsable por la manera en que
otros expresaran estas cosas, y dirigí su atención a Romanos 3:8 y a 2 Pedro 3:15, 16,
como ejemplos de la manera en que hasta las expresiones del mismo apóstol Pablo se
habían expresado o entendido erróneamente por algunos. Aunque no lo dije,
francamente sentí que mis circunstancias eran como aquellas descritas en Lucas
11:53, como estando entre hombres que hacían 'muchas preguntas tendiéndome
trampas para intentar acusarme de algo que yo dijera.'34 La conducta del Cuerpo en la
semanas anteriores no me permitió razón para sentirme de otra manera.
Poetzinger pasó a hacer saber su opinión en cuanto a los
"apóstatas" expulsados diciendo con gran énfasis, que ellos habían mostrado su
actitud verdadera por medio de "arrojar su literatura de la Watch Tower en el canasto
de la basura antes de irse." (Este era uno de los rumores que más ampliamente se
circulaba entre la familia Betel, de hecho, en cierta mañana un miembro del Cuerpo
Gobernante le dio informe de esto a toda la familia de Betel.) Le dije a Poetzinger que
yo no querría llegar a una conclusión sin antes hablar con aquellos envueltos y
conocer los hechos. Le dije que en los quince años de yo estar en las oficinas
centrales era una rareza el ir a uno de los cubículos que contenían los receptáculos de
basura y no ver literatura de la Sociedad-libros y revistas de pasadas fechas-todos
descartados por miembros de la familia; y por lo que yo había oído, algunos de los
expulsados del personal de Betel salían para Puerto Rico y los artículos más pesados,
y más fáciles de reemplazar, serían tales libros. Repetí que no me parecía correcto el
formar un juicio sobre la base de rumores y que en particular era
33 Lloyd Barry también expresó similar descontento, diciendo que yo había sido "deliberadamente ambiguo"
con relación a cada uno de los 8 puntos que el Comité de la Presidencia había compilado como evidencia
de "apostasía,"

34 Basado en Lucas 11:53. Versión Popular,

316
316 CRISIS DE CONCIENCIA

impropio de parte de alguien sentado como juez el hacer tal cosa. El se quedó
mirándome fijamente pero no dijo nada más.
Otra pregunta se hizo en' relación al servicio del Memorial (la cena del Señor)
que yo había conducido el mes anterior (abril) en Homestead, Florida35 ¿Era cierto
que yo no hablé sobre las "otras ovejas" (aquellos con esperanza terrenal) en mi
discurso allí? Yo dije que eso era cierto, y les relaté mi experiencia el primer año
después de haber venido a Brook1yn procedente de la República Dominicana. Mi
esposa y yo habíamos asistido al servicio del Memorial en una congregación que 1o
había celebrado bastante temprano esa noche. Fue así que regresamos a la casa Betel
a tiempo para escuchar a mi tío, el entonces vicepresidente, pronunciar allí todo su
discurso. Después del discurso se nos invitó, junto a mi tío, al cuarto del miembro del
personal Malcolm Allen. Mi esposa inmediatamente le dijo a mi tío, "Noté que no
hizo mención alguna de las 'otras ovejas' en ninguna parte de su discurso. ¿Por qué
fue esto?" El respondió que consideraba esa noche como una que pertenecía
especialmente a los "ungidos," y añadió, "Así que, yo me concentro en ellos."
Informé al Cuerpo que todavía poseía mis notas tomadas de ese discurso por el
vicepresidente y que las había empleado muchas veces al conducir el servicio del
Memorial. Se les invitaba a mirarlas si tenían el deseo de hacerlo. (Fred Franz, por
supuesto, estaba allí presente si es que hubieran deseado preguntarle sobre el
discurso.) La cuestión se abandonó.36
La lástima que sentí por 1o que había sucedido, basándome en la premisa de que
algunas personas aparentemente se habían expresado de modo extremado, fue sincera.
Les dije a los del cuerpo que si se me hubiera informado de esto yo habría hecho todo
1o que pudiera por detenerlo. No negué que se hubiera demostrado falta de
discreción, ni mi excluía a mi mismo al decir esto, pero declaré que pensaba que era
incorrecto igualar 1o que es indiscreto a 1o que es malicioso. Expresé mi respeto y mi
confianza en la cualidades cristianas de aquellos que conocí personalmente y a
quienes se les

35 Los Testigos de Jehová celebran este servicio únicamente como celebración anual. Más o menos al tiempo
de la pascua judía.

36 Típico de los rumores propagados (y sobre éste en particular he recibido preguntas de (sitios tan lejanos
como Nueva Zelanda) era que yo había presentado un discurso estimulando a todos a participar de los
emblemas y que una congregación entera lo había hecho (lo cual sería en verdad un evento espectacular
para los Testigos de Jehová). El hecho es, sin embargo, que en el discurso que pronuncié en Florida en
abril del 198O, hubo sólo dos que participaron de los emblemas. una mujer no Testigo que estaba de visita,
y quien era miembro de una de las iglesias locales, y yo,

317
Punto de decisión 317

había representado y tratado como si hubieran actuado por malicia. Les relaté lo que
sabía de los treinta años de servicio de René Vázquez, su devoción sincera, su registro
intachable en Puerto Rico, España y los Estados Unidos. Expresé mi congoja de que,
después de haber vivido y trabajado por tantos años con ellos como miembros
compañeros del Cuerpo Gobernante, ni siquiera uno se había sentido llamado a
comunicarse conmigo y trasmitirme honradamente los hechos respecto a lo que
estaba pasando.
Schroeder, quien presidía, fue el único que respondió. Prontamente dijo, "Pero
Ray, tú no demostraste franqueza con nosotros tampoco. No dijiste [en la
conversación telefónica] de qué manera te enteraste de la investigación del
Departamento de Redacción." Y o contesté, "¿Me hiciste tal pregunta?" "No," fue su
respuesta. Dije, "Si me hubieras preguntado te lo hubiese dicho sin ninguna
vacilación. Ed Dunlap me telefoneó y me lo mencionó." Poco después, Karl Klein,
otro miembro del Comité de la Presidencia, sonriendo admitió, "No nos mostramos
francos con Ray," y añadió que "si René Vázquez hubiese respondido a las preguntas
de la manera que lo hizo Ray, no se le hubiera expulsado." Ya que ni Karl, ni ningún
otro miembro de todo el Cuerpo Gobernante, había hecho un esfuerzo por hablar con
René, o de estar presente en la primera entrevista "investigativa" conducida con él, o
en su primera audiencia judicial, o en la audiencia de su apelación, ellos solo podían
juzgar las respuestas de él por los informes entregados por aquellos que condujeron
tales actividades en lugar de ellos. No comprendo cómo podían pensar que les era
posible juzgar o comparar enteramente a base de comentarios de segunda mano. El
Comité de la Presidencia, el cual incluía a Karl Klein, estuvo dispuesto a sacar el
tiempo para reunirse con los acusadores, para oír las acusaciones traídas, incluyendo
el testimonio adverso dado por la pareja Godínez y por Bonelli, pero ellos no
encontraron tiempo para hablar con uno de los acusados siquiera. Se me hace muy
difícil ver en esto una expresión ejemplar de amor, de fraternidad, o de compasión.
La mayoría de los del Cuerpo simplemente se sentaron allí sin decir nada, sin
preguntar y sin comentar. Después de dos o tres horas (estaba muy afectado
emocionalmente para percatarme del paso del tiempo) se me informó que podía
excusarme del salón de conferencias y que ellos luego se pondrían en contacto
conmigo. Fui a mi oficina y esperé. Llegó el mediodía y mirando por la ventana vi a
los miembros del Cuerpo Gobernante caminar a través del jardín en dirección al
comedor. No me sentí con deseos de comer y me

318
318 CRISIS DE CONCIENCIA

quedé esperando. Para las tres de la tarde me sentía tan agotado que no pude
quedarme allí y me fui a mi habitación. Las pasadas semanas, la conversación
telefónica con quien ejercía la presidencia del Cuerpo y el choque que sentí al darme
cuenta de cuan engañosa había sido esta conversación, la angustia causada por un sin
número de llamadas telefónicas de aquellos que estaban siendo sujetados a intenso
interrogatorio y presión, 1o rápido e implacable de las expulsiones que siguieron, y
más que nada, el continuo silencio de parte del Cuerpo Gobernante en informarme de
evento alguno entre todo 1o que estaba aconteciendo, ahora había tenido como colmo
mi experiencia de esa mañana, la frialdad mostrada, y las horas de espera que
siguieron, todo resultó en que la noche me encontró físicamente enfermo.
Esa misma noche nos llegó llamada telefónica del presidente Schroeder
pidiéndome que me reuniera con el Cuerpo para una sesión nocturna de más
preguntas. Mi esposa contestó el teléfono por mí y le pedí que le informara al Cuerpo
que me sentía demasiado mal como para ir y que además ya había dicho todo 1o que
me interesaba decir. Ellos podían tomar su decisión a base de 1o que habían oído.
Más tarde esa noche, Lyman Swingle, quien vivía en una habitación dos pisos
más arriba, vino a ver 9ómo me sentía. Me sentí agradecido por esto y le mencioné la
tensión enorme que las pasadas semanas me habían producido. Le dije que la
preocupación más profunda no era en cuanto a qué acción el Cuerpo pudiera tomar
respecto a mí, sino más bien el que verdades hermosas de la Palabra de Dios habían
sido representadas como algo feas o indeseables. Ese fue mi sentir entonces, como 1o
es ahora, que el aspecto más serio de todo 1o que sucedió entonces fue la manera en
que un grupo de enseñanzas organizacionales se usaron como el parámetro contra el
cual evaluar las claras e incontrovertibles declaraciones de la Biblia, y que tales
declaraciones (debido a no conformarse con el "modelo" organizacional) se pintaron
como enseñanzas torcidas que suministraban evidencia de "apostasía."
Tenía en mente declaraciones a la vez sencillas y hermosas de la Palabra de
Dios como:

"Uno solo es su maestro, mientras que todos ustedes son hermanos."


"No están bajo ley sino bajo bondad inmerecida."
"Porque todos los que son conducidos por el espíritu de Dios, estos son hijos de Dios."

319
Punto de decisión 319

"Un cuerpo hay, y un espíritu, así como ustedes fueron llamados en la sola
esperanza a la cual fueron llamados; un Señor, una fe, un bautismo; un Dios y
Padre de todos, que es sobre todos y en todos." "Porque cuantas veces coman este
pan y beban esta copa, siguen proclamando la muerte del Señor hasta que él
llegue."
"Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, un
hombre, Cristo Jesús."
"No 1es pertenece a ustedes adquirir el conocimiento de los tiempos o
sazones que el Padre ha colocado en su propia jurisdicción. "37

En contraste, los ocho puntos utilizados por el Comité de la Presidencia como


una "Confesión de Fe" por la cual juzgar a los individuos no poseían un solo punto en
el cual la enseñanza envuelta de la Sociedad pudiera respaldarse por claras y sencillas
declaraciones de las Escrituras. ¿A cuál declaración clara y evidente en las Escrituras
pudo señalar cualquiera, sea miembro del Cuerpo Gobernante o quien sea, y entonces
afirmar, "Mira, aquí la Biblia claramente dice":

1. ¿Que Dios tiene una "organización" en la tierra-una del tipo aquí en


cuestión-y que usa un Cuerpo Gobernante para dirigida? ¿Dónde hace la Biblia
tales declaraciones?
2. ¿Que la esperanza a vida celestial no está abierta para todos, que se ha
reemplazado por una esperanza terrenal (desde el 1935) y que las palabras de
Cristo en referencia al pan y vino emblemáticos, "Hagan esto en memoria de mí,"
no aplican a todas las personas que ponen fe en su sacrificio propiciatorio? ¿Qué
textos bíblicos hacen tales declaraciones?
3. ¿Que el "esclavo fiel y discreto" es una "clase" compuesta sólo de
ciertos cristianos, que no puede aplicar a individuos, y que ésta clase opera por
medio de un Cuerpo Gobernante? De nuevo, ¿dónde en la Biblia se hacen tales
declaraciones?
4. ¿Que los cristianos se separan ,en dos clases, con relaciones diferentes
para con Dios y Cristo, en base a un destino celestial o terrenal? ¿Dónde se dice
esto?
5. ¿Que los 144,000 en Revelación tienen que tomarse como un número
literal y que la "grande muchedumbre" no se refiere, ni puede referirse, a
personas sirviendo en las cortes celestiales de Dios? ¿Dónde dice la Biblia esto?
6. ¿Que los "últimos días" comenzaron en 1914, y que cuando el

37 Mateo 23:8; Romanos 6:14; 8:14; Efesios 4:4-6; 1 Corintios 11:26; 1 Timoteo 2:5; Hechos 1:7.

320
320 CRISIS DE CONCIENCIA

apóstol Pedro (en Hechos 2:17) habló de los últimos días como aplicando desde
el Pentecostés en adelante, él no se refirió a los mismos "últimos días" que Pablo
mencionó (en 2 Timoteo 3:1)? ¿Dónde encontramos esto?
7. ¿Que el ano de 1914 marcó el año en que Cristo oficialmente se sentó en
el trono como Rey sobre toda la Tierra y que tal fecha en el calendario marca el
comienzo de su parousía? ¿Dónde?
8. ¿Que cuando la Biblia dice en Hebreos 11:16 que hombres como
Abrahán, Isaac y Jacob estaban "haciendo esfuerzos por obtener un lugar mejor,
es decir, uno que pertenece al cielo," no existe posibilidad alguna de que esto
quiere decir que ellos tendrían vida celestial? ¿En dónde se afirma esto?
Ni siquiera una de las enseñanzas de la Sociedad ahí discutidas puede probarse
con una clara y directa referencia bíblica. Cada una de ellas exigiría explicaciones
intrincadas, combinaciones complejas de textos y, en algunos casos, 1o que podría
considerarse como una gimnasia mental, .en un atentado por dar apoyo a tales ideas.
Sin embargo, ¡éstas se usaron para juzgar 1o genuino de la calidad cristiana de los
individuos, para decidir si personas que habían derramado sus vidas al servicio de
Dios eran apóstatas!
La mañana siguiente después de mi audiencia ante el Cuerpo Gobernante, el
presidente Schroeder vino a mi cuarto con una grabadora para grabar mi respuesta
sobre testimonio adicional presentado por uno de los miembros del personal, Fabio
Silva, quien relató 1o dicho por René Vázquez un día cuando René 1o transportaba
desde el aeropuerto. Le dije que no tenía nada que comentar en relación con tal
evidencia de oídas.
Pasaron las horas de la mañana. Sentía gran necesidad de salir de aquel lugar y
la atmósfera opresiva que 1o rodeaba. Cuando calculé que el período del almuerzo
había concluido, salí de mi cuarto y ascendí las escaleras y pude hablar en el pasillo
con Lyman Swingle quien iba desde el elevador rumbo a su cuarto. Le pregunté que
cuánto más me faltaba esperar. El me dijo que una decisión se había tomado y que se
me notificaría esa tarde. Sus comentarios me dieron razón para pensar que algunos
miembros habían hablado vigorosamente a favor de mi expulsión y, mientras me
hablaba, de repente su semblante se tomó sombrío y fatigado y dijo, "No puedo
comprender como algunos hombres piensan. Luché, oh cuánto luché-" y entonces sus
labios se comprimieron, sus hombros temblaron, y comenzó a sollozar abiertamente.
Me encontré de momento tratando

321
Punto de decisión 321

de consolado, asegurándole que realmente no me importaba mucho la decisión de


ellos, que sencillamente deseaba que el asunto se terminara. Ya que sus lágrimas
continuaban me fui para que él pudiera entrar a su cuarto.
Sé que no hay persona en el Cuerpo Gobernante más dedicada a la organización
de los Testigos de Jehová que Lyman Swingle. Siempre sentí afecto y admiración por
él por su honestidad y su valor. No tengo idea sobre cuál será su actitud para conmigo
hoy. Quizás sea totalmente lo opuesto. Sólo sé, que aunque no hubiese otra razón,
siempre guardaré afecto para tal hombre por el sentir sincero que él expresó ese día
en el pasillo. En su tristeza yo encontré fortaleza.38
Esa tarde el presidente Schroeder me trajo la decisión del Cuerpo Gobernante.
Evidentemente los que buscaban mi expulsión no lograron una mayoría de dos
terceras partes, porque él sencillamente me informó que se me estaba pidiendo que
renunciara del Cuerpo, así como también como miembro del personal de las oficinas
centrales. El Cuerpo ofreció alistarme a mí (y a mi esposa) en lo que se conoce como
la lista de "precursores especiales enfermizos" (un arreglo ofrecido frecuentemente a
superintendentes de circuito y distrito que tienen que descontinuar su trabajo
ambulante debido a vejez o mala salud). Los que están en dicha lista rinden informe
mensual a la Sociedad y reciben ayuda económica también mensualmente, pero no se
les requiere que cumplan con una "cuota" fija de horas en el trabajo de predicación.39
Le informé que a ninguno de los dos nos gustaría estar bajo algún arreglo que
impusiera una obligación, aunque se tratara de un mero formalismo. El entonces hizo
algunos comentarios sobre "qué maravilla de trabajo" había sido el libro Ayuda para
entender la Biblia. Luego partió.

Escribí mi renuncia, la cual aparece en la siguiente página. No he fallado hasta


este' momento en hacer lo que dije allí que haría.
Mi esposa y yo nos fuimos por unos días para poner nuestras emociones en
orden y luego regresar para remover cualesquiera pertenencias que pudiéramos
cargar. Dejé la mayor parte de mis archivos, solamente me llevé los archivos de los
asuntos en los que estuve más envuelto. Sentí la necesidad de poder documentar

38 En los meses siguientes. Lyman Swingle, aunque continuó siendo miembro del Cuerpo Gobernante, fue
removido de su posición de coordinador del Comité de Redacción y del Departamento de Redacción,
siendo reemplazado por Lloyd Barry.

39 En ese entonces creo que la mensualidad enviada era de $175 por persona.

322
322 CRISIS DE CONCIENCIA

(Traducción de la nota de renuncia escrita de mi puño y letra)


__________________________________________________

28 de mayo del 1980

Cuerpo Gobernante
Queridos hermanos:
Por medio de esta carta presento mi renuncia como miembro del Cuerpo
Gobernante.
También estaré concluyendo mi servicio en Betel.
Mis oraciones continuarán ofreciéndose por ustedes así como también por todos los
siervos de Jehová a través de la Tierra.

Su hermano,
R. V. Franz (firmado)

323
Punto de decisión 323

mi posición en tales asuntos en caso de que ésta fuera mal representada en el futuro,
como eventualmente sucedió en varios casos.
A nuestro regreso, vi a Ed Dunlap parado al frente de uno de los edificios de las
oficinas centrales. El tenía que reunirse ese día con uno de los comités judiciales.
Ed tenía entonces sesenta y nueve años de edad. El año anterior, el 1979, el
había comentado que estaba considerando seriamente el irse de las oficinas centrales.
El sabía que había sido objeto de ataques, tanto en las sesiones del Cuerpo
Gobernante, como fuera de éstas. En una ocasión le pidió al Comité de Redacción que
le aliviara de hostigamiento experimentado. El Comité de Redacción nombró a tres de
sus miembros, Lyman Swingle, Lloyd Barry y Ewart Chitty, para que hablaran con el
miembro del Cuerpo Gobernante KarI Klein (éste no era miembro aún del Comité de
Redacción; llegó a serio cuando Chitty renunció). Ellos le pidieron a Klein que cesara
de ir a la oficina de Ed para llevarle quejas y críticas, así como también que se
abstuviera de hablar de manera crítica de él a otros. Esto parece haber surtido efecto
por algún tiempo fuera del Cuerpo, pero no en el Cuerpo y sus sesiones.
Cuando, tarde en el 1979, le informé a Ed de nuestros pensamientos en cuanto a
irnos, el dijo que él había sopesado la idea pero había llegado a la conclusión de que
tal paso no le era posible. Considerando su edad avanzada y su situación económica
se le hacía difícil ver como pudiera razonablemente mantenerse él y su esposa. Al
quedarse, tendrían al menos un sitio donde vivir, alimento, y atención médica. Así,
que había decidido quedarse y añadió, "Si me molestan mucho en el Departamento de
Redacción pediré que me transfieran al taller de carpintería o a cualquier otro
trabajo."
Menos de un año más tarde se encontró citado para una audiencia con un comité
judicial. El día que 1o vi dijo, "Voy a ser bien franco con ellos. Va en contra de mi
naturaleza el ser evasivo." Agregó que tenía muy pocas dudas en cuanto a 1o que el
comité haría.
Era ya casi el fin del mes de mayo. Cerca de seis semanas habían transcurrido
desde que el Comité de la Presidencia había dejado escuchar la grabación de Godínez
al Cuerpo Gobernante, en la cual el nombre de Ed se mencionaba en varias ocasiones.
Más o menos ese mismo intervalo de tiempo había pasado desde que Barry y Barr 1o
habían entrevistado, asegurándole que ellos estaban 'solamente buscando
información.' Durante el transcurso de todas esas semanas-aunque Ed estaba a la
mano, aun al final trabajando en una asignación del Cuerpo Gobernante para la
preparación de un

324
324 CRISIS DE CONCIENCIA

libro sobre la vida de Jesucristo--ni siquiera uno de los miembros del Comité de la
Presidencia fue donde él para hablar de estos asuntos o para informarle de las graves
acusaciones hechas en su contra. Estos hombres estaban a cargo de la dirección del
caso, todos ellos conocían a Ed íntimamente, sin embargo, aún hasta el final no le
dijeron ni una sola palabra en cuanto al asunto.40
Después de la entrevista inicial de Barry y Barr con él, por casi seis semanas
ninguno de todo el Cuerpo Gobernante fue donde Edward Dunlap para hablar del
asunto, para razonar con él o discutir la Palabra de Dios con este hombre que había
estado asociado por casi medio siglo, que había dedicado unos cuarenta años en
servicio cabal, que profesaba la esperanza celestial, y ahora tenía cerca de setenta
años de edad. Ellos mismos son testigos de que esto es verdad. Qué diferente al pastor
que deja las noventa y nueve para ir en busca, y para ayudar, a la oveja "perdida."
Qué diferencia sí, pues la tal era él a los ojos de ellos.
De nuevo, es enteramente posible que algunas palabras imprudentes se hayan
expresado por ciertos individuos de entre los expulsados. Las acciones, arriba
descritas, tomadas por aquellos en autoridad, en mi opinión resuenan con mucho más
fuerza que las tales palabras.41
A un comité de cinco hombres, de entre el personal de las oficinas centrales, se
le encomendó el trabajo de juzgar a Ed Dunlap. El Cuerpo Gobernante permaneció en
el trasfondo. Todos los cinco hombres asignados eran más jóvenes que Ed, ninguno
profesaba ser de los "ungidos." Después de deliberar por un solo día llegaron a su
decisión.
Bastante típico de las actitudes demostradas son las siguientes expresiones:
Cuando se le preguntó acerca de su punto de vista en cuanto a la enseñanza
organizacional de dos clases de cristianos, Ed les señaló las palabras de Romanos 8:
14, que dicen: "TODOS los que son
40 Albert Schroeder había sido un instructor. junto a Ed. en la Escuela de Galaad por muchos años; Karl Klein trabajaba en
el mismo Departamento de Redacción que él, estando su oficina contigua a la de Ed; Grant Suiter, más o menos un año
antes de estos eventos, había ido donde Ed con una asignación que él (Suiter) había recibido para preparar (siendo ésta
un bosquejo para una de las discusiones en clase del seminario para representantes de las sucursales) y le pidió a Ed que
lo preparara por él, diciendo que él mismo estaba muy ocupado y, además, estaba seguro de que Ed 'de todos modos
haría un mejor trabajo que él [Suiter].'

41 I Juan 3:14-16, 18.

325
Punto de decisión 325

conducidos por el espíritu de Dios" son hijos de Dios. El preguntó, "¿De qué otra
manera se puede entender este texto?" Fred Rusk, quien había servido como
instructor en la Escuela de Galaad por varios años mientras Ed era el Registrador,
dijo, "Oh, Ed, ésa es sólo la interpretación tuya del pasaje." Ed preguntó, "Entonces,
de qué otra manera lo puedes explicar?" La contestación de Fred Rusk fue, "Mira, Ed,
tú eres quien está siendo juzgado, no yo."
Cuando se le preguntó en cuanto a las reglas organizacionales, él enfatizó que el
cristiano no está bajo ley, sino bajo bondad inmerecida (o gracia). Añadió que la fe y
el amor eran fuerzas superiores en lo que respecta a la justicia de lo que las reglas
jamás podrían ser. Robert Wallen dijo, "Pero Ed, a mí me gusta tener a alguien que
me diga qué tengo que hacer." Teniendo en mente las palabras de Hebreos, 5:13, 14,
que los cristianos no deberían ser como bebés sino como personas maduras, las "que
por medio del uso tiene sus facultades perceptivas entrenadas para distinguir tanto lo
correcto como lo incorrecto," Ed le contestó, "Entonces tienes que leer tu Biblia más."
Robert Wallen sonrió y dijo, "Yo y dos millones más." Ed contestó, "El hecho de que
ellos no lo hagan no te excusa a ti de hacerlo." El enfatizó que éste era el problema
mayor, los hermanos simplemente no estudiaban la Biblia; ellos dependían de las
publicaciones; sus conciencias no estaban genuinamente entrenadas bíblicamente.
Evidentemente el factor clave desarrollado en toda la sesión fue que en dos
ocasiones Ed había sostenido discusiones bíblicas con algunos de los que ahora
habían sido expulsados. El comité judicial no poseía evidencia de que ello fuera así,
pero Ed, habiendo dicho desde el principio que él tenía la intención de discutir abierta
y francamente todos los puntos, voluntariamente ofreció la información. Estas
personas lo habían abordado y en dos ocasiones habían comido juntos después de lo
cual consideraron porciones del libro de Romanos.42 El comité judicial quería saber
si él hablaría en el futuro sobre estos puntos con otras personas. El contestó que no
tenía ninguna intención de hacer "campaña" entre los hermanos. Pero también dijo
que si algunas personas vinieran privadamente donde él solicitando ayuda y podía
dirigirles a las Escrituras para encontrar las respuestas a sus preguntas, él lo haría,
pues sentiría la obligación de ayudarles. Con toda seguridad éste fue el factor
determinante. Tal
42 Ed fue asignado por el Comité de Enseñanza del Cuerpo Gobernante a conducir regularmente una clase
sobre la Carta a los Romanos en cada uno de los seminarios para los miembros de comités de sucursal.

326
326 CRISIS DE CONCIENCIA

libertad para la discusión y expresión bíblica privada no era aceptable, sino vista
como herética, como un peligroso atentar contra el orden de la organización.
Una de las declaraciones presentadas parecía particularmente paradójica. Ed les,
había dicho claramente que él no tenía ningún deseo de ser expulsado, que él
disfrutaba de la compañía de los hermanos y no contemplaba ni deseaba ser separado
de ellos. El comité lo estimuló a que "pusiera su confianza en la organización y
tuviera paciencia," diciendo, "¿Quién sabe? Quizás en cinco años muchas o todas las
cosas que estás diciendo sean publicadas y enseñadas."
Ellos conocían la naturaleza fluctuante de las enseñanzas de la Sociedad y sin
duda alguna esto fue lo que los motivó expresarse así. Pero, de acuerdo con esta
afirmación ¿hasta dónde entonces llegaba la convicción de ellos de lo correcto de
estas enseñanzas, y de su sólida base bíblica? Si ellos estaban dispuestos a aceptar la
posibilidad de que las enseñanzas de la organización en estos puntos en cuestión no
fueran más sólidas y duraderas que lo dicho, ¿cómo era posible entonces que ellos
usaran esas enseñanzas para determinar si este hombre era un siervo leal de Dios o un
apóstata?
Si ellos consideraban que esas enseñanzas (a las cuales el Comité de la
Presidencia les había adscrito tanta importancia) estaban tan sujetas a cambio al grado
de que valdría la pena esperar y ver lo que los próximos cinco años trajeran, ¿por qué
no sería entonces apropiado también posponer toda acción judicial contra este hombre
quien había dado, no cinco años, sino medio siglo de servicio a la organización?
La lógica de tal razonamiento puede entenderse solamente si uno acepta y
sostiene la premisa de que los intereses del individuo - incluyendo su buen nombre, la
reputación forjada a duras penas, los años de vida ofrecidos en servicio--son cosas
desechables si éstos interfieren con los objetivos de una organización.

Estoy seguro de que cada uno de los hombres en ese comité judicial reconocía
que Edward Dunlap tenía un amor profundo por Dios, por Cristo y por la Biblia-aún
así ellos sentían que tenían que tomar acción contra este hombre. ¿Por qué? Ellos
conocían el temperamento prevaleciente en el Cuerpo Gobernante, expresado a través
de su Comité de la Presidencia. Lealtad organizacional requería tal acción de parte de
ellos, ya que este hombre no aceptaba ni podía

327
Punto de decisión 327

aceptar todas las pretensiones e interpretaciones procedentes de esa organización.


Así pues, ellos expulsaron a Ed Dunlap, y le pidieron que abandonara 1o que
había sido su hogar en las oficinas centrales en Betel. Él regresó a Oklahoma City
donde se había criado y donde, con unos 70 años de edad, comenzó entonces a
ganarse la vida para sí mismo y para su esposa, empapelando paredes, oficio que
aprendiera antes de comenzar sus cuarenta años de servicio cabal como representante
de la Sociedad Watch Tower Bible & Tract.

Cómo los que eran responsables-genuina y primeramente responsables-por todo


esto pueden acercarse a Dios en oración de noche y decir, 'Muéstranos misericordia
así como hemos mostrado misericordia a otros,' se me hace difícil de comprender.

328
11

CONSECUENCIAS
Yo sé que después de mi partida entrarán entre ustedes lobos
opresivos y no tratarán al rebaño con ternura.-Hechos 20:29.

HA y UN viejo refrán que dice, "Una mano de hierro en un guante de terciopelo."


No creo que los eventos de la primavera del 1980 produjeron la dureza de trato
manifestada por la estructura autoritaria. Yo creo que esa dureza ya estaba allí, y que la
historia muestra que estaba presente. Lo que aconteció en la primavera del 1980
meramente hizo que el guante de terciopelo se removiera, mostrando la dureza
implacable existente debajo. Lo que tuvo lugar después apoya esta conclusión.
Cuando el comité judicial de cinco ancianos de Betel-haciendo lo que, por cualquier
norma de lo que es propio, le tocaba al Cuerpo Gobernante hacer-finalmente se reunió
con Ed Dunlap y le informó de su decisión de expulsarlo, Ed les dijo:
Está bien, si ésa es su decisión. Pero no digan ustedes que es por
"apostasía." Ustedes saben que apostasía quiere decir rebelión contra Dios y
Cristo Jesús, y ustedes saben que eso no es cierto en cuanto a mí.

La edición de agosto, 1980, del boletín llamado Nuestro Servicio del Reino,
enviado a todas las congregaciones, llevaba en la primera plana la declaración de que
un número de personas de la familia Betel habían sido expulsadas y luego habló de
"apostasía contra la organización." Esta fraseología, aunque falsa (pues no hubo
ninguna rebelión, ni siquiera contra la organización) estaba, al menos, más cerca de la
verdad que declaraciones hechas en otras ocasiones.

329
Consecuencias 329

El 28 de mayo, 1980, mi carta de renuncia se leyó a la familia. El 29 de mayo, se


convocó una reunión de todos los ancianos de Betel. Entre éstos estaba Jon Mitchell. El
servía como secretario en el Departamento de Servicio y en las oficinas del Cuerpo
Gobernante. Mi único contacto con él había sido cuando consiguió visas para mí para
un viaje a África. El nunca había conversado con ninguno de los que fueron
expulsados. El había visto, sin embargo, parte de la correspondencia del comité judicial
que pasó por las oficinas y había oído el chisme departamental sobre los juicios por
"herejía." Relatando sus impresiones de la reunión de ancianos, y los discursos
presentados por los miembros del Cuerpo Gobernante, Schroeder y Barry, dijo:

El discurso de Schroeder enfocó en el tema de organización. Habló sobre


nuestra "bien afinada organización," de cómo algunos que parecían sentir no poder
aceptar sus preceptos y regulaciones, "deberían irse y no estar participando en el
trabajo progresivo llevado a cabo aquí." (La publicación Branch Organization
[Organización de Sucursal] se mostró para ilustrar cuan "delicadamente afinada" la
organización estaba, y añadió que dicha publicación contenía más de 1,000
preceptos y regulaciones relacionadas con la operación de las sucursales y las
o