You are on page 1of 9

1

1 Timoteo 3:16
¿Fue “Dios” manifestado en carne?
Publicado 6 de enero, 2012, por Lesriv Spencer. Revisión de agosto, 2016

Cuando surjen discusiones bíblicas en torno a si Jesucristo es en realidad “Dios”, o se cuestiona


la legitimidad bíblica de la doctrina de la Trinidad, es probable que una escritura que sea
lanzada en la discusión, sea la de 1 Timoteo 3:16. Dice esta escritura, según la Versión Reina-
Valera Revisada (RVR; Otras versiones que expresan la misma idea: Versión Rey Jaime; Versión Scío de San
Miguel; Biblia Lutero,1545; Versión Tyndale; Versión Coverdale, y Versión Webster):

“E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad:


Dios fue manifestado en carne,
Justificado en el Espíritu,
Visto de los ángeles,
Predicado a los gentiles
Creído en el mundo,
Recibido arriba en gloria.

Por los próximos minutos, me centraré en la cláusula en negrita arriba, a saber, “Dios fue
manifestado en la carne.” (A no ser que se indique lo contrario, las letras en negrita y sublíneas son
mías.)

Es sorprendente la cantidad de personas que utilizan esta escritura en su defensa de la doctrina


de “la Encarnación” como “comprobación” o “prueba” de texto. Cuando se hace referencia a “la
encarnación”, se observa que la forma en que la gente usa el término para defender la doctrina
de la “encarnación” va más allá del significado básico de la palabra que se remonta al latín, a
saber: incarnatio = incarno = en: caro, carne. Por, ejemplo, el Online Etymology Dictionary define
“encarnación” así: “Encarnación de Dios en la persona de Cristo”. (https://www.etymonline.com/)

El Diccionario Oxford de la Iglesia Cristiana define la enseñanza de este modo: “La doctrina
cristiana de la Encarnación afirma que el Hijo eterno de Dios tomó carne humana de Su madre
humana, y que el Cristo histórico es a la vez plenamente Dios y plenamente hombre”. (The Oxford
Dictionary of the Christian Church, 2ª edición, por F. L. Cross y E. A. Livingstone. Editado por F. L. Cross, p.
696. ©1983)

El erudito Martin Hengel confirma esta creencia al declarar: "No se ha concebido pensamiento
más grande que ese del único Dios que, para la salvación de todos, se convirtió en un ser
humano en Jesús de Nazaret”. (Studies in Early Christology, xviii. Edinburg: T&T Clark, 1995) Algunos,
siguiendo a Martín Lutero, llaman a Jesús crucificado “el Dios crucificado”. (Ibid, p. 383)

Aunque hoy muchos toman la doctrina de la Encarnación como verdad bíblica, hay quienes
cuestionan si la doctrina puede justificarse bíblicamente en primer lugar. El estudioso del Nuevo
Testamento británico, James D. G. Dunn, observó que “desde la era de la Ilustración, la doctrina
tradicional de la encarnación ha venido siendo cada vez más presionada para explicarse y
justificarse a sí misma”. (Christology in the Making, A New Testament Inquiry into the Origins of the Doctrine
2
of the Incarnation, p. 2. Philadelphia: Westminster, 1980)

En 1982, el catedrático Anthony E. Harvey escribió: “En los últimos años ha llegado a
cuestionarse si la construcción resultante de Jesús como ‘Dios encarnado’ es creíble o
inteligible ... los primeros cristianos se vieron obligados a detenerse considerablemente lejos de
esto”. (Jesus and the Constraints of History, pág. 173) Así, la doctrina clásica de la Encarnación ha sido
seriamente desafiada en los tiempos modernos. (Para más información, véanse: The Incarnation:
Collected Essays in Christology, por Brian Hebblethwaite, Cambridge: University, 1987, y Jesus-God and Man,
por W. Pannenberg, página 11. [1964] 2nd ed. Translated by Lewis L. Wilkins and Duane A. Priebe.
Philadelphia: Westminster, 1977)

Tradicionalmente, ciertas Escrituras, como las de Juan 1:14, Filipenses 2:7 y 2 Juan 7, han sido
utilizadas para comprobar la doctrina de la Encarnación. Estas se consideran más adelante.
Primero, hay que señalar que la mayoría de las traducciones de la Biblia no son compatibles con
la lectura de la RVR (y de su homóloga versión inglesa, King James Version [KJV]) que dice, “Dios fue
manifestado en carne”. La Versión Nueva Vida es una versión que estropea el texto, pues vierte 1
Timoteo 3:16 así: “Dios en Cristo vino a la Tierra como hombre”. Sin embargo, esta última
versión (VNV) es una traducción de la versión original en inglés (New Life Version), y esta decía más
apropiadamente: “Christ came to earth as a Man [Traducción: Cristo vino a la Tierra como hombre]”.
La traducción Reina-Valera tiene sus versiones homólogas, y estas presentan la misma lectura de
la RVR, a saber, “Dios”. No obstante, una variante, la Versión Reina-Valera Actualizada, tuvo el
valor de desprenderse de la tradición del Texto Recibido, y presentó una lectura en el texto
principal (El fue) que concuerda con la mayoría de las Biblias (aunque tiene una nota que informa,
“Algunos mss antiguos dicen Dios fue”). Y la RVR 1977 tiene a Dios entre corchetes (“[Dios] fue...”)
indicando su origen dudoso.

Pero en lugar de “Dios”, otras Biblias presentan un cuadro diferente en 1 Timoteo 3:16 al revelar
quién realmente fue manifestado en carne, a saber: “Él”, “Aquel”, “que”, “Quien”, “el cual”, “el
que”, “Cristo”, o “el Hijo de Dios” en referencia a Cristo. Estas traducciones manifiestan que no
fue “Dios” quien fue hecho carne, sino su Hijo, Cristo. ¿Por qué será que la mayoría de las
versiones bíblicas difieren de la popular RVR castellana, y de la KJV en inglés? Principalmente,
por que estas dos versiones bíblicas se basan en el Texto Recibido. El Texto Recibido contiene
algunos manuscritos de fecha posterior (considerados de menos autoridad) que los más
antiguos. El principio textual axiomático es que entre más antiguos sean los manuscritos, mayor
probabilidad existe de su autenticidad. Por lo tanto, las versiones bíblicas que basan sus
traducciones en un texto griego distinto del Texto Recibido confirman que no fue “Dios” quien
se hizo carne, sino su “Hijo”, ya sea directamente o por implicación.

“Pocos problemas textuales han ocasionado tanto revuelo y controversia como este...”, dice el
New Commentary on the Whole Bible [Nuevo Comentario sobre la Biblia entera], editado por J. D.
Douglas y Philip W. Comfort. Esta obra añade: “Muchos eruditos entraron en el debate – y no sin
buena razón, ya que este versículo está relacionado con la doctrina de la encarnación”. Ellos
explican: “La mano de los escribanos originales del Códice Sinaítico, Códice Alejandrino, y Códice
Ephraemi rescriptus escribieron ‘[Aquel] que’, que fue cambiado entonces por escribanos
posteriores, en tres manuscritos, para que leyera ‘Dios’ … En el texto original, el tema del
3
versículo consiste simplemente en ‘aquel (o: el cual)’ – que la mayoría de los traductores vierten
como ‘él’, y que la mayoría de los comentaristas identifican como Cristo”. (Página 595. Basado en el
comentario clásico de Jamieson, Fausset y Brown. © 1990 Tyndale House Publishers, Inc. Wheaton,
Illinois. Corchetes de ellos.)

La traducción The NET Bible afirma: “Por lo tanto, el clamor de ciertos grupos que θεός [dios]
tiene que ser original debe ser visto como una súplica especial en este caso. […] El texto es
evidentemente acerca de Cristo, pero no evidencia una proclamación de su deidad.” (©2005 by
Biblical Studies Press, L.L.C.)

La American Standard Version traduce esta parte del versículo: “El que fue manifestado en carne
[He who was manifested in the flesh]”. Una nota al pie explica: “La palabra “Dios”, en lugar de El
que, no descansa sobre ninguna evidencia antigua suficiente. Algunas autoridades antiguas leen
el cual [which]”.

La traducción católica NABRE publicada en 2011 (New American Bible Revised Edition), traduce las
palabras en disputa de este modo: “Quien fue manifestado en la carne”. Y añade una nota al pie
que lee: “Quien: la referencia es a Cristo, que es él mismo ‘el misterio de nuestra devoción’.
Algunos manuscritos predominantemente occidentales leen ‘el cual’, que armoniza el género
del pronombre con el de la palabra griega para misterio; muchos manuscritos posteriores (del
siglo octavo/noveno en adelante), principalmente bizantinos leen ‘Dios’, posiblemente por
razones teológicas”.

Y el Dr. J. N. D. Kelly (Oxford) sostiene: “Indiscutiblemente hos [el pronombre relativo = “Que”,
“Quien”, “El que”, “El cual”, en lugar de “Dios”] tiene el mejor apoyo de los MSS [manuscritos] y
representa el verdadero texto, y no puede haber ninguna duda de que Cristo, no Dios, debe ser
el sujeto de los siguientes verbos”. (A Commentary on the Pastoral Epistles Timothy I & II, and Titus, 89. In
HNTC, 1960)

El crítico textual Philip W. Comfort añade en su obra New Testament and Transmission
Commentary: “Es más probable que el cambio [por los escribas] fue motivado por el deseo de
hacer que el texto diga que fue ‘Dios’ quien se manifestó en la carne ... Todas las versiones en
inglés desde la ASV [American Standard Version] (y la ERV [English Revised Version], su predecesora
británica) han reflejado el texto superior, y la mayoría muestran la variante (s) en notas
marginales”. (Pág 663. © 2008 by Philip W. Comfort. Tyndale Book Publishers, Inc., Carol Stream, Illinois)

Y el catedrático de Teología del Nuevo Testamento del Seminario Teológico de Dallas, Daniel B.
Wallace, afirma en una nota sobre 1 Timoteo 3:16 lo siguiente: “Por atractivo que sea
teológicamente la lectura θεός [dios], es espuria”. (Greek Grammar Beyond the Basics, pág. 342.
©1996, Zondervan)

Y el Comentario Bíblico de Matthew Henry dice: “Aunque ‘Dios’ aparece a la cabeza de esta frase en
gran número de MSS menos importantes, más bien parece desafortunado relleno de copistas,
pues en la mente de Pablo y, en especial, en este contexto, resulta inaudita la idea de Dios Padre
4
(gr. Ho Theós, sin más) manifestado en carne”. (Pág. 1749, Traducido y adaptado por Francisco Lacueva.
CLIE. ©1999, Barcelona)

También comenta la Biblia de Estudio MacArthur sobre esto: “En los mejores manuscritos se lee
‘Aquel que’ en lugar de ‘Dios’. En cualquier caso, es una referencia clara a Cristo, quien
manifestó al Dios invisible a la humanidad entera. (Jn. 1:1-4; 14:9; Col. 1:15; He. 1:3; 2 P. 1:16-18)”.
Por consiguiente, los eruditos reconocen abiertamente que ciertos manuscritos de 1 Timoteo
3:16 se modificaron para que dijeran “Dios” en lugar de la lectura original “quién” o “cuál”, que
probablemente se hizo para magnificar a Cristo. Cuando uno considera los hechos históricos
sobre los acalorados debates cristológicos que transcurrieron por siglos después de la época de
Cristo, no es ilógico concluir como lo hicieron los traductores de la Biblia NABRE, es decir, la
evidencia apunta a un caso de corrupción textual en el manuscrito “por razones teológicas”.
Evidentemente, alguien procuraba forzar la doctrina de la Trinidad dentro del texto bíblico,
donde la lectura original no lo hizo. Esto explicaría por qué la lectura que aparece en 1 Timoteo
3:16 en la mayoría de las traducciones bíblicas no concuerda con la versiones reconocidas de la
RVR y King James que basan sus traducciónes en el Textus Receptus (o, Texto Recibido). Además,
hay que señalar que algunas versiones muestran avidez en proporcionar las variantes
cuestionables en las notas a pie de página sin revelar que son de origen incierto.

Abajo, podrá ver cómo vierten 1 Timoteo 3:16 algunas traducciones al inglés la expresión
griega: Ὃς ἐφανερώθη ἐν σαρκί [hos ephanerōthē en sarkí]” (SBLGNT):

“He who was manifested in the body” (New English Bible)


“the Son of God became a man” (The Clear Word, Jack Blanco, Th.D.)
“Which was manifested in the flesh” (Douay-Rheims)
“He appeared in a body” (New International Version)
“Christ came as a human” (Contemporary English Version)
“He who was manifested in the flesh” (American Standard Version)
“He who was revealed in the flesh” (New American Standard Bible)
“He was manifested in the flesh” (Revised Standard Version)
“Who was manifested in the flesh” (New American Bible)
“Who was revealed in the flesh” (The Lexham English Bible)

Y cómo vierten 1 Timoteo 3:16 algunas traducciones castellanas:

“Él fue manifestado en carne” (Biblia Peshitta en Español)


“Aquel que fué manifestado en la carne” (Versión Moderna)
“Cristo vino a la Tierra como hombre” (Nueva Biblia al Día)
“Él ha sido manifestado en la carne” (Sagrada Biblia Nuevo Testamento, Facultad de Teología
Universidad de Navarra, José María Casciaro)
“el cual fue manifestado en la carne” (Bover-Cantera)
“que se manifestó en [la] carne” (Sagrada Biblia, Cantera-Iglesias, Corchetes suyos)
“Que ha sido manifestado en la carne” (Nuevo Testamento, Antonio Fuentes Mendiola)
“Él fue manifestado en la carne” (La Biblia de las Américas)
“Cristo vino al mundo como ser humano” (Traducción en lenguaje actual)
“Él se manifestó como hombre” (Nueva Versión Internacional)
“Él [Nota: “Cristo”] ha sido manifestado en la carne” (Biblia de Jerusalén)
5
“Cristo se manifestó en forma humana” (Castilian)
“Se nos apareció [el misterio de la bondad] hecho hombre” (El Evangelio del pueblo, Benetti Santos)
“Él fue manifestado en la carne” (Nuevo Testamento, Senén Vidal)
“el cual fue manifestado en carne” (Sagrada Biblia, R.P. Serafín de Ausejo)
“el Hijo de Dios se ha manifestado en carne mortal” (S. Biblia del Pueblo Católico)
“Que se ha manifestado en la carne” (Nácar-Colunga)
“el cual fué manifestado en carne” (N.T. de Pablo Besson)
“Cristo se manifestó corporalmente” (Biblia del Peregrino)
“El se manifestó en la carne” (Levoratti-Trusso, Argentina)
“Él fue manifestado en carne” (Versión Ecuménica, Barcelona)
“Cristo vino al mundo como ser mortal” (Biblia Traducción Interconfesional)
“el cual fue manifestado en la carne” (Sagrada Biblia, Versión Oficial Conferencia Episcopal Española)

Las traducciones anteriores indican claramente que no fue “Dios” quien se hizo carne, y el
referente de Él, o Aquel, obviamente tiene aplicación en el Hijo de Dios, Jesucristo.

¿Ahora bien, no enseña la Biblia la doctrina de “la encarnación”? ¡En verdad, no! Consideremos
tres textos bíblicos utilizados con frecuencia en apoyo de la doctrina, a saber, Juan 1:14,
Filipenses 2:7, y 2 Juan 7.

Juan 1:14 dice: “Y aquel Verbo fue hecho carne”. Observe que fue “el Verbo” o, “la Palabra”,
quien fue hecho carne , no “Dios”. Esta escritura está totalmente en armonía con las lecturas de
los manuscritos más antiguos de 1 Timoteo 3:16, pero no con los manuscritos posteriores que la
contradicen. Hay una gran diferencia entre decir que “el Verbo fue hecho carne” y otra, decir
que “Dios fue hecho carne”. Ahí esta el error de muchos, cuando confunden los dos. La primera
es lectura oficial, la segunda es mera especulación. Juan 1:2 nos dice que fue ‘el Verbo quien
estaba en el principio con Dios’. Juan 1:18 nos comunica que es el “unigénito Hijo” [o, el Dios
Unigénito], quien es únicamente ‘capaz de explicar al Padre invisible’. El capítulo primero de Juan
también describe a este ‘Verbo hecho carne’ como “el Cordero de Dios”, el “Hijo de Dios” y “el
Hijo del hombre”, acentuando la distinción entre “el Verbo” y “Dios”. (Vv. 29, 34, 36, 49,51)

Comprensiblemente, el teólogo sistemático Louis Berkhof admitió: “Es mejor decir que
el Verbo se hizo carne, más bien que decir que Dios se hizo hombre”.” (Systematic Theology [Teología
sistemática], 4ª edición ed. Grand Rapids: Eerdmans, 1939, 333) Y el teólogo suizo Hans Küng piensa
que ni Juan 1:14 ni todo el Evangelio de Juan identifica a Jesús como Dios. Escribió: “El hombre
Jesús no actuó como el doble de Dios (‘segundo Dios’). Más bien, proclamó, manifestó, y reveló
la palabra y la voluntad del único Dios”. (Credo: The Apostles’ Creed Explained for Today [1992], Repr.,
Eugene, OR: Wipf and Stock, 2003, pp. 60-61)

¡Exactamente! En ninguna parte se dice que este Verbo sea idéntico a Dios, o “Dios”
todopoderoso, ni siquiera en el texto más discutido de Juan 1:1, donde la comprensión correcta
de esta escritura confirma las descripciones acerca del Cristo en el capítulo primero. Juan 1:1
dice que ‘el Verbo existía con Dios en el principio’, por lo que lógicamente, no podía ser el Dios
con quien estaba. Es cierto que la última cláusula de Juan 1:1 establece en las versiones
tradicionales que “el Verbo era Dios”. El significado que encierran estas palabras ha sido causa
de gran debate durante siglos. Incluso hoy, muchos estudiosos que apoyan la representación
6
tradicional en Juan 1:1c, explican que no significa exactamente lo que las personas educadas en
la doctrina trinitaria creen que significa.

Por ejemplo, el erudito Murray J. Harris advirtió a los lectores de Juan 1.1: “...Pocos dudarán
que esta traducción tan-respetada [el Verbo era Dios] necesita una exégesis cuidadosa… La
traducción no es sostenible sin explicación”. Por lo tanto, varios estudiosos tomando en cuenta
tanto el contexto como la gramática vierten la cláusula de manera diferente: “la Palabra era
divina” (Moffatt); La Palabra era “un ser divino” (McKenzie); “El Verbo era un Dios” (Kneeland); “El
Verbo tenía naturaleza divina” (Albrecht). Estas fuentes bíblicas están haciendo una clara
distinción en el Prólogo joánico entre dos individuos: Uno: El Verbo descrito como “Divino”, o
“un Dios”, y el otro, el Dios Supremo con quién estaba en compañía el Verbo. Juan 1:2 apoya esta
conclusión. Incluso si “Dios” sea su lectura preferida en Juan 1:1c, sería un error entenderlo
dentro del molde conceptual trinitario, sino más bien aceptarlo en sentido adjetival descriptivo
de la naturaleza divina que poseía el Logos. Para una explicación de Juan 1:1c, haga clic aquí:
http://www.scribd.com/doc/35899788/Traduccion-correcta-de-Juan-1-1-Lista-de-lecturas-alternativas

Filipenses 2:6,7 también se cita a menudo en apoyo a la doctrina de “la encarnación”. Esto es lo
que dice el pasaje en su contexto:

“5 Considerad entre vosotros lo que hubo también en Jesús el Mesías, 6 el cual, existiendo en forma de
Dios [“siendo de condición divina”, Biblia de Navarra], no quiso por usurpación ser igual con Dios, 7 sino que se
despojó a sí mismo tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; 8 y hallándose en la
condición de hombre, se humilló a sí mismo al hacerse obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. 9
Por lo cual Dios tambien lo exaltó hasta lo sumo, y le dio el nombre que es sobre todo nombre; 10 para
que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la
tierra, 11 y toda lengua confiese que Jesús el Mesías es el Señor para gloria de Dios Padre”. (Biblia Textual)

Tampoco hay en este pasaje bíblico declaración alguna que confirme la doctrina de “la
encarnación”, como usualmente se define. Algunos ven “evidencia” en el versículo seis de
Filipenses del capítulo 2, de que Cristo es Dios. El texto dice que Cristo ‘existía en la forma de
Dios’, una expresión algo imprecisa. En cambio, decir “que era Dios”, va al punto, es definitivo.
Pero el texto no dice eso. Otra manera de expresar el significado griego en nuestro idioma es
traducirlo como lo hacen la Biblia de Navarra y la Biblia de América, cuyas lecturas (Cristo … “siendo
de condición divina”) no requieren que Jesús sea el mismo que Dios, ya que las Escrituras solo
declaran que Jesucristo es ‘Hijo de Dios’. (Juan 10:36)

Traducirlo así concuerda perfectamente con otros detalles suministrados por Pablo aquí: El
apóstol nos dice que Cristo Jesús ‘se humilló; se hizo obediente hasta la muerte; Dios lo exhaltó
hasta lo sumo y le dio el nombre que es sobre todo nombre … para la gloria de Dios Padre’. El
Dios Todopoderoso jamás tiene que humillarse a otro; no necesita ser obediente a nadie;
tampoco necesita que otro lo ensalce hasta lo sumo (ya que Dios siempre es y será el Ser
Supremo, y no puede ser ensalzado más allá de su posición suprema); y Dios el Padre, siempre
es y será el que recibe toda máxima gloria. (Mateo 4:10) Jesús mismo había dicho: ‘Honro a mi
Padre’, y “Yo no busco mi gloria”. (Juan 8:49-50)
7
En ningún momento o lugar dicen estas Escrituras que “Dios fue hecho carne”. La Biblia Católica
NABRE citada anteriormente tiene la siguiente nota al pie explicando el versículo 6: “Ya sea una
referencia a la preexistencia de Cristo y los aspectos de la divinidad que estaba dispuesto a
renunciar a fin de servir en forma humana, o lo que el hombre Jesús rechazó agarrar por
alcanzar divinidad. Muchos ven una alusión a la historia del Génesis: a diferencia de Adán, Jesús,
sin embargo ... en la forma de Dios (Gén 1:26-27), no procuró alcanzar igualdad con Dios, en
contraste con el primer Adán en el Gén 3:5-6”.

2 Juan 7 es otra escritura frecuentemente citada a favor de “la encarnación”. Juan advirtió:
“Porque muchos engañadores han salido por el mundo, que no confiesan que Jesucristo ha
venido en carne [o: ‘que Jesucristo vino como hombre verdadero’, Dios habla hoy]. Quien esto hace es
el engañador y el anticristo”. Como cristiano, jamás negaría la concreta verdad de que Jesucristo
(el “Verbo” de Juan 1:14) fue hecho carne, porque eso es lo que dice la Biblia. En contraste a esa
enseñanza bíblica, no puedo aceptar la doctrina formulada de “la Encarnación” como
actualmente se enseña, a saber, que fue ‘Dios mismo hecho carne’, y que “fue totalmente Dios y
hombre” al mismo tiempo en la tierra. Ninguna de las Escrituras que se han considerado hasta
ahora o alguna otra afirman tal cosa. Además, ese lenguaje es ajeno a la Biblia. 2 Juan 3 hace
una distinción entre el Dios el Padre y Cristo Jesús, el Hijo al decir: “La gracia, la misericordia y la
paz de Dios el Padre y de Jesucristo, el Hijo del Padre, estarán con nosotros en verdad y en
amor”. (NVI) En conformidad con 2 Juan 3 y 7, 1 Juan 4:2 nos dice: “Todo espíritu que confiesa
que Jesucristo ha venido en carne [en cuerpo humano, NVI], es de Dios”.

Mientras estuvo en la tierra, Jesús habló abiertamente de su condición subordinada: “El Hijo de
Dios no puede hacer nada por su propia cuenta”. (Juan 5:19, Dios habla hoy) ‘El Padre es más
grande que yo’. (Juan 14:28, NVI) ‘Hay cosas de las cuales Jesús no sabía’. (Marcos 13:32, Ap. 1:1)
Y en su futuro Reino, Jesús no sería todopoderoso, pues tendría limitaciones. (1 Corintios 15:28)
Por ejemplo, Jesús declaró que no tenía derecho de asignar los asientos en su Reino para que
otros se sentaran junto a él. Mateo 20:20-23 dice: “20-21 La madre de Santiago y Juan, que eran
dos de los discípulos, fue con ellos a hablar con Jesús. Cuando llegaron, ella se arrodilló delante
de Jesús para pedirle un favor. Jesús le preguntó: —¿Qué es lo que quieres? Ella le dijo: —Por
favor, ordena que, cuando estés sentado en el trono de tu reino, mis hijos se sienten siempre
junto a ti, uno a tu derecha y otro a tu izquierda. 22 Jesús respondió: —Ustedes no saben lo que
piden. ¿Están dispuestos a sufrir todo lo malo que va a pasarme? Ellos le dijeron. —Sí, lo
estamos. 23 Jesús les dijo: —Les aseguro que ustedes sufrirán mucho, igual que yo. Pero sólo mi
Padre decide quiénes serán los más importantes en mi reino. Eso no lo decido yo”. (Traducción
en lenguaje actual)

Además, el resucitado y glorificado Cristo aparece en el registro bíblico llamando a su Padre, “mi
Dios”. (Juan 20:17; Apocalipsis 3:12) Esto no es asunto pequeño. Por ende, Jesucristo no era ‘Dios
hecho carne’. Fue “el Hijo de Dios” quien vino a ser carne. (Juan 3:16) Cuando se entienden estas
declaraciones tal como están escritas, se desvanece el “misterio” de la doctrina de la Trinidad.

La Traducción en lenguaje actual lo pone claro y sencillo para nosotros (2 Juan 7): “En el mundo
hay muchos que engañan a la gente diciendo que Jesucristo no vino al mundo como un hombre
de verdad, de carne y hueso. Eso lo dice el Enemigo de Cristo, que es un mentiroso”. Acepto
8
plenamente esta declaración. Por lo tanto, sería irónico que ‘los engañadores’, al atribuir falsa
identidad al sujeto mencionado en 2 Juan 7 que viene a la Tierra, terminaran siendo los que
avanzan una doctrina que Juan nunca enseñó, a saber, que “Dios vino al mundo como un
hombre”. En contraste, Juan claramente dice que fue “Jesucristo”, el Hijo de Dios quien vino en
carne. También dice la Escritura: “Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por
él.” “...el Padre ha enviado al Hijo, el Salvador del mundo”. “Nadie ha visto jamás a Dios”. (1 Juan
4:9,12,14) No obstante, sí ‘vieron’ a Jesucristo venido en carne como hombre.

¿De dónde, pues, surgió el concepto de “la Encarnación”? Una fuente confiable contesta:

“La doctrina, que tomó forma clásica bajo la influencia de las controversias de los siglos 4 to y
5to ... fue formalmente definida en el Concilio de Calcedonia de 451 (q.v.). Fue moldeada en gran
parte por la diversidad de tradición en las escuelas de Antioquía y Alejandría, una haciendo
hincapié esp. en los aspectos humanos del Cristo Encarnado y la otra, bajo la influencia de una
filosofía platonizante, esp. Su Divinidad. […] Sin embargo, la Definición fue apenas una solución;
solo determinaba los límites de la ortodoxia. Dentro de estos límites, más refinamientos fueron
añadidos en los períodos patrísticos y medievales posteriores”. (Cross & Livingstone. ©1983. op.cit.,
pág. 696 [El Diccionario Oxford de la Iglesia Cristiana])

Y el profesor emérito Hans Küng de la Universidad de Tübingen declaró: “Ciertamente, la


categoría [de Dios] ‘convertido en hombre’ es ajena al pensamiento judío y originalmente judío-
cristiano y deriva del mundo helenístico ... El modelo conceptual griego de la ‘encarnación’ debe
ser sepultado hasta cierto punto”. (Credo, pp. 60-61.)

– Fin –

Para una consideración de otros temas, vea los siguientes enlaces:


Para una consideración de Juan 1:1 (“Dios” o “un dios”), vea:
http://www.scribd.com/doc/35899788/Traduccion-correcta-de-Juan-1-1-Lista-de-lecturas-alternativas
Para Juan 8:58 (“yo soy”; “yo he sido”), vea: http://www.scribd.com/doc/36126649/Traduccion-correcta-de-
Juan-8-58-Lista-de-lecturas-alternativas-a-yo-soy
Para Juan 17:3 (‘adquirir conocimiento’): http://www.scribd.com/doc/74629981/Juan-17-3-
%E2%80%98Adquiriendo-conocimiento%E2%80%99-de-Dios-y-Jesucristo
Colosenses 1:16, “todas las otras cosas”, vea: http://www.scribd.com/doc/209601066/Colosenses-1-16-
%C2%BFEs-la-traduccion-%E2%80%9Ctodas-las-otras-cosas%E2%80%9D-apropiada

Hebreos 1:6,8: https://www.scribd.com/doc/255738165/Ensena-Hebreos-1-6-8-que-Jesucristo-es-Dios


¿Sabía griego el Comité de la Traducción del Nuevo Mundo?:
http://www.scribd.com/doc/51623596/%C2%BFSabia-griego-el-Comite-de-la-Traduccion-del-Nuevo-Mundo

¿Acaso tiene sentido la Trinidad?: http://www.scribd.com/doc/173779117/%C2%BFAcaso-tiene-sentido-laTrinidad

En inglés:
9
For Exodus 2:25 (Does God care?), click: http://www.scribd.com/doc/38676458/Exodus-2-25-And-God-
took-notice-Does-God-care-about-us
For a consideration of John 1:1 with commentary, click the following link:
http://www.scribd.com/doc/34916458/The-correct-translation-of-John-1-1
For a briefer consideration of John 1:1 with additional samples (18 pages), click:
http://www.scribd.com/doc/50330864/John-1-1-List-of-Alternate-Readings
For a consideration of “grace” in John 1:14: http://www.scribd.com/doc/35002730/John-1-14-Jesus-full-of-grace
For John 8:58, click: http://www.scribd.com/doc/35318309/The-correct-translation-of-John-8-58-List-of-alternate-
readings-to-I-am-I-have-been-I-was-I-exist

For John 17:3, “taking in knowledge” click: http://www.scribd.com/doc/57772552/John-17-3-%E2%80%98Taking-


in-knowledge-of-%E2%80%99-God-and-Jesus

Colossians 1:16 (“all other things”): http://www.scribd.com/doc/209607822/Colossians-1-16-Is-the-


translation-all-other-things-appropriate
For 1 Timothy 3:16: http://www.scribd.com/doc/76927834/1-Tim-3-16-Was-God-manifested-in-the-flesh
Hebrews 1:6,8: https://www.scribd.com/doc/252268649/Does-Hebrews-1-6-8-prove-Jesus-is-God
For Translation Differences between Bible versions: http://www.scribd.com/doc/59484457/Translation-
Differences-Questions-and-Answers
Does the NWT Translation Committee know Greek?: http://www.scribd.com/doc/48234022/Did-the-
New-World-Translation-Committee-Know-Any-Greek
The Trinity subject: http://www.scribd.com/doc/160286056/Does-the-Trinity-ever-make-sense
Was Jesus Created First: https://www.scribd.com/document/378080373/Was-Jesus-Created-First

> Esta redacción se preparó usando el programa ofimático gratis de LibreOffice Writer con tipo de letra
Noto Sans, tamaño11, originalmente en el formato abierto .odt (Open Document Text). <