You are on page 1of 16

LA ORACIÓN DE CONEXIÓN

El Padrenuestro: El Sendero A La Serenidad


Parte 1 de 8
Rick Warren
22-23 de Junio, 2002

"No se preocupen por nada. Es mejor que oren por todo. Díganle a Dios lo que necesi-
tan y denle gracias por todo lo que ha hecho. Si hacen esto, experimentarán la paz de
Dios, la cual es mucho más maravillosa que lo que la mente humana puede entender. Su
paz cuidará sus corazones y sus mentes a medida que viven en Cristo Jesús."
Filipenses 4:6-7 (NLT)

La Clave De La Serenidad: ________________________________________

"De esta manera es como deberían de orar: Padre nuestro que estás en los cielos..."
Mateo 6:9 (NIV)

Dios es un____________________, no un ____________________

PODEMOS CONECTARNOS CON DIOS PORQUE...

1. ÉL ES UN ________________________________________
"Como un padre tiene compasión de sus hijos, así el Señor tiene compasión de aquellos
que le honran..." Salmo 103:13 (NIV)

"Tiren toda la ansiedad de ustedes a él, ¡porque él se interesa por ustedes!" 1 Pedro 5:7
(NIV)

"Por lo tanto no se preocupen diciendo, '¿Qué vamos a comer?... ¿Qué ropa nos vamos
a poner?'... el Padre celestial de ustedes sabe que necesitan de estas cosas." Mateo
6:31-32 (NIV)

2. ÉL ES UN ________________________________________
"Toda buena dádiva y todo don perfecto viene del Padre -- que no cambia como los as-
tros ni se mueve como las sombras." Santiago 1:17 (NIV)

"Si somos infieles, él permanece fiel porque él no puede negarse a sí mismo."


2 Tim. 2:13 (NIV)

"Dios nunca se retractará de sus promesas." Romanos 11:29 (LB)

"Mi Dios nunca cambia en su amor por mí." Salmo 59:10 (LB)
LA ORACIÓN DE CONEXIÓN
El Padrenuestro: El Sendero A La Serenidad– parte 1 de 8

3. ÉL ES UN ________________________________________
"Dios hizo esto para que la gente pudiera... buscarlo y encontrarlo, ya que él no está le-
jos de cada uno de nosotros." Hechos 17:27 (NIV)

Él no está nunca ______________________________


"El Señor está cerca de todos los que le invocan." Salmo 145:18 (NIV)

Él se deleita ______________________________
"Si ustedes saben cómo dar buenos regalos a sus hijos, ¡cuánto más su Padre que están
en los cielos dará buenos regalos a aquellos que se lo pidan!" Mateo 7:11 (NIV)

Él se identifica ________________________________________
"El Señor está cerca de los quebrantados de corazón y salva a aquellos que han sido
aplastados en espíritu." Salmo 34:18 (NIV)

4. ÉL ES UN ________________________________________
"Porque nada es imposible con Dios." Lucas 1:37 (NIV)

"(Dios) es capaz de hacer más allá de lo que jamás nos atreveríamos a pedir o a soñar -
- ¡infinitamente más allá de nuestras oraciones más profundas o deseos o pensamientos
o esperanzas!" Efesios 3:20 (LB)

Dios envió a Jesús para hacer la conexión:


Jesús dijo, "Yo soy el camino y la verdad y la vida. Nadie viene al Padre excepto por
medio de mí. Si realmente me conocieran, conocerían también a mi Padre." Juan 14:6-7
(NIV)

"Somos hijos de Dios por medio de la fe en Jesucristo." Gálatas 3:26 (LB)

1 - ii
LA ORACIÓN DE CONEXIÓN
El Padrenuestro: El Sendero A La Serenidad
Parte 1 de 8
Rick Warren
22-23 de Junio, 2002

Esta semana empezamos una nueva serie -- que nos llevará hasta el fin del verano --
basada en el Padrenuestro. Por las próximas ocho semanas hablaremos de "El Sendero a La
Serenidad."
El verano es una buena época para reducir el estrés de su vida. Y es una buena época
para empeñarse en aumentar su serenidad, su paz interior; algo que a todo el mundo le gus-
taría tener. De hecho, a todos nos gustaría sentirnos en paz con nosotros mismos en nuestro
interior. A cada uno de nosotros le gustaría eso. Muy a menudo, hacemos grandes esfuerzos
para tratar de encontrar algo que nos calme, que nos quite el estrés, que nos dé esa paz inter-
ior, esa serenidad.
Ayer hice una búsqueda en la Internet y encontré toda clase de productos y servicios
que prometen serenidad. Encontré cosas como aromaterapia, papas fritas orgánicas (quién
sabe cómo trabaja eso), servicios de funeraria, candelas, protección contra cheques sin fondo,
una garantía de trabajo de plomería, yoga, seguro de cáncer, alarmas para autos e incluso
hasta anillos ambientales que prometían dar serenidad.
Si tan sólo fuera tan fácil. La verdad es que son muy pocas las personas que experi-
mentan la serenidad. Nos pasamos tanto tiempo deplorando el pasado y preocupándonos
por el futuro que arruinamos el presente. Y no tenemos serenidad.
La Biblia es muy clara acerca de qué nos trae serenidad. Filipenses 46-7 dice, " No se pre-
ocupen por nada. Es mejor que oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo
lo que ha hecho. Si hacen esto, experimentarán la paz de Dios, [englobe "experimentarán la paz de
Dios"] que es mucho más maravillosa que lo que la mente humana puede entender. Su paz cuidará sus
corazones y sus mentes a medida que viven en Cristo Jesús." Sea lo que sea que dice este versículo
que haga, me traerá paz. ¿Y qué es lo que quiere que haga? Oren por todo. Eso es todo. La Bi-
blia dice que la clave de la serenidad es la oración. A medida que vivo mi vida me puedo
preocupar o me puedo poner a orar. Esas son mis opciones. Si usted ora tendrá muchísimo
menos de qué preocuparse. Él dice que si usted ora, experimentará la serenidad.
Esto nos trae a una pregunta lógica: ¿Qué voy a decir cuando ore? ¿Cómo oro? ¿Qué
palabras uso? ¿Cómo digo el tipo de oración que me traerá la serenidad?
Afortunadamente los discípulos hicieron esa pregunta hace dos mil años. Vinieron al
Señor y le dijeron, "Señor, enséñanos a orar." Y Jesús les dio un modelo, les dio un patrón. Hoy
lo llamamos el Padrenuestro. Puede que se lo haya memorizado hace muchos años pero le
apuesto que nunca lo ha visto a como lo verá en las próximas ocho semanas, como el sendero
a la serenidad.
El Padrenuestro tiene ocho peticiones. Son ocho frases diferentes. Y cada una de esas
frases, si las ve en detalle, contiene el antídoto de una de las grandes causas de estrés en su
vida. Cada una de las partes del Padrenuestro es una creadora de paz. Cada parte del Padre-
nuestro trae paz a su vida. Vamos a ver detalladamente en las próximas ocho semanas cada
frase individualmente y lo que significan en su vida. Espero que no sólo aprenderá a orar el
Padrenuestro sino que también a vivirlo.
LA ORACIÓN DE CONEXIÓN
El Padrenuestro: El Sendero A La Serenidad– parte 1 de 8

Hoy sólo queremos ver la primera frase -Mateo 69 "Jesús dijo, 'De esta manera es como
deberían de orar: 'Padre nuestro.'" Esta simple frase es una de las ideas más radicales que Jesús
o que cualquiera pudo haber dicho. No le parece muy radical a usted porque ahora hablamos
acerca de Dios como nuestro Padre todo el tiempo. Pero tenemos que darnos cuenta que por
miles de años, nadie llamó a Dios "padre". ¡No! De hecho, en el Antiguo Testamento, Dios es
llamado padre solamente siete veces. Jesús hizo añicos todos los estereotipos acerca de Dios
cuando dijo, "De esta manera es como le hablan a Dios: Padre, papá, papito." Es un término
de intimidad. Y Jesús hizo añicos el estereotipo y dijo que Dios no es un tirano airado, Dios
no es un creador indiferente que sólo le dio cuerda al mundo y lo dejó ir. Dios no es un poder
impersonal. De hecho, Jesús dijo que Dios es un Padre, no un Poder Superior.
Estas son buenas nuevas. Estas son buenas nuevas porque yo me puedo relacionar con
un padre. Es una persona y no un poder. Puedo conocer una persona. Puedo conectarme con
una persona. Por eso es que llamo esta primera oración de las ocho que hay en el Padrenues-
tro "La Oración de Conexión". Porque es la manera de conectarse con Dios. Si usted no logra
esto, nunca tendrá serenidad. Nunca tendrá paz interior. Pero si usted logra esto, usted se ha
puesto en la senda a la serenidad. Padre nuestro. Esta es la oración de conexión.
Siempre que esté conectado con Dios como Padre, tendrá serenidad. Por otro lado, ca-
da vez que se desconecte de Dios, lo cual puede ser miles o cienes de veces al día, empezará a
sentirse estresado.
Lo que veremos hoy es cómo conectarse con Dios como su Padre.
Sólo que hay un problema. Para muchas personas la palabra "padre" es un término
negativo. Hace que recuerden toda clase de memorias dolorosas. Para muchas personas,
cuando se menciona la palabra "padre", sólo piensan en la desilusión. Piensan en el resenti-
miento, en el enojo. Tal vez en algún abuso. Porque existen padres humanos que hacen de
sus hogares un infierno en la tierra. Muchos padres son distantes. Están distraídos. No están
envueltos en la vida de sus hijos. Puede que hasta sean abusivos. Entonces la persona piensa,
"Si Dios es como mi padre -no, gracias Dios".
Una de las razones por la que muchos de sus amigos y vecinos y gente con la que tra-
baja nunca se han conectado personalmente con Dios es debido a esta barrera. Creo que la
barrera número uno que previene a la gente conectarse con Dios es esto. Piensan y se imagi-
nan que su Padre celestial es como su padre terrenal. Y entonces dicen "¡No quiero eso!" Y no
lo hacen ni siquiera conscientemente. Lo hacen inconscientemente. Transferimos toda esta
emoción negativa, toda esta carga emocional, este resentimiento y remordimiento y cosas así,
transferimos esto a Dios y pensamos, "Esta debe de ser la manera en que Dios es porque papá
es la autoridad y Dios es la máxima autoridad. Por lo tanto Él debe de ser lo mismo que
papá". Tomamos todas las debilidades, a veces no sólo las de nuestros padres sino que tam-
bién las de nuestras madres, tomamos las debilidades de nuestros padres y las imponemos
sobre Dios y después nos preguntamos, "¿Por qué se me hace tan difícil conectarme con
Dios?" Usted probablemente hace esto y ni siquiera sabe que lo hace.
Por ejemplo, si creció con un padre injusto, tendrá la tendencia a pensar que Dios es
injusto. Es algo que será natural. Y pensará que Dios hace demandas injustas de su vida, que
lo que quiere es hacer su vida miserable, que no hay alegría en Él, que Él es sólo un aguafies-
tas cósmico, que no se siente gozo con Él. Porque Dios es injusto, igual que mi padre.
Si creció con un padre inestable, tendrá la tendencia a pensar que Dios es inestable.
1 - 2
LA ORACIÓN DE CONEXIÓN
El Padrenuestro: El Sendero A La Serenidad– parte 1 de 8

Que no puede depender de Dios porque no pudo depender de su padre y, de todas maneras,
no debería de depender de nadie. Y como resultado, usted se preocupa mucho. Si usted se
preocupa mucho este es probablemente uno de los síntomas del hecho que talvez usted cre-
ció con un padre inestable y por lo tanto usted tiene la tendencia a pensar que Dios no será
constante -- no puedo depender de Él.
Si creció con un padre indiferente, tendrá la tendencia a pensar que Dios es distante
y remoto. "Oh, sí creo en Dios. Sólo que Él no está envuelto en mi vida. A Él no le importo ni
yo ni los detalles de mi vida. Él está demasiado ocupado como para poder molestarse conmi-
go. Él puede estar viendo mi vida pero nunca se mete en nada."
Si creció con un padre intolerante, exigente -- y éste es un problema muy grande --
tendrá la tendencia a pensar que Dios es intolerante, exigente. Si creció en un hogar donde
sacó calificaciones en los 70s, le dijeron que debería de sacar 80s. Y si sacó 80s, debería de sa-
car 90s. Si sacó 90s, debería de sacarlas todas 100. Usted nunca se sintió que era lo suficiente-
mente bueno. Usted sintió que nunca podía complacer a nadie. Usted nunca sintió que reci-
bió la aprobación de sus padres. No es de sorprenderse que se le haga difícil conectarse con
Dios. Porque tiene la tendencia a transferir todo eso a Dios y piensa, "Dios es intolerante, exi-
gente". Y usted acabará viviendo su vida con un montón de culpabilidad que en realidad no
es necesaria. Siente la culpabilidad cuando no debería, y está acarreando sobre sí un montón
de temores innecesarios y cargas innecesarias y talvez hasta vergüenza.
En los EE.UU., 24 millones de niños viven en hogares en los que el padre no existe.
¿Qué clase de imagen de Dios están recibiendo? Una vez leí un informe psicológico, un estu-
dio, de 50 ateos famosos. Personas que no creen en Dios. Sigmund Freud, Karl Marx, Nietzs-
che, Lenin y muchos, muchos otros -- ateos famosos. La única cosa que estos 50 ateos famosos
tenían en común, la única cosa que tenían en común era esto: cada uno de ellos odiaba a su
padre. Todos. Ninguno de ellos tuvo una buena relación con su padre y no hay duda que
transfirieron todo eso a Dios y dijeron, "Es imposible conectarme con Dios."
Hoy, para empezar esta caminata sobre el sendero a la serenidad, vamos a empezar
con dos palabras: Padre nuestro. ¿Cómo es Dios? ¿Qué clase de padre es Dios?
Mi meta hoy es que sustituya todas sus creencias erróneas acerca de Dios con la ver-
dad. Mi oración es que sustituya todas sus penas y tristezas y toda la vergüenza que recibió
de otros seres humanos y que los sustituya con el gozo del Señor porque cuando verdadera-
mente conozca a Dios como su Padre, esto hará una gran diferencia en su vida. Quizá usted
hoy se conectará con Él como nunca antes lo había hecho. Tal vez ha sido cristiano por mu-
chos años pero hoy usted va a llegar a conocer a Dios tal y como Él realmente es.
Si quiere más gozo y más paz en su vida y menos tensión, tendrá que conocer quién en
verdad es Dios. La Biblia dice que ésta es una oración de conexión, "Padre nuestro..." ¿Qué
clase de padre es Dios? La Biblia nos da cuatro características.

PODEMOS CONECTARNOS CON DIOS PORQUE...

1. ÉL ES UN PADRE CARIÑOSO.

1 - 3
LA ORACIÓN DE CONEXIÓN
El Padrenuestro: El Sendero A La Serenidad– parte 1 de 8

Dios lo ama más de lo que jamás podrá imaginarse. Dios lo ama más de lo que jamás
podrá darse cuenta. De hecho, Dios lo ama más de lo que jamás podrá entender. Usted no
tiene un cerebro lo suficientemente grande como para entender cuánto Dios lo ama. Sería
como si una hormiga tratara de entenderlo a usted. No importa con qué esfuerzo lo haga, la
hormiga no podrá entenderlo. La capacidad de su cerebro no puede sondear cuánto Dios lo
ama, cuánto Dios verdaderamente lo ama. Usted puede decir, "Sí, sé que Dios me ama." Pero
realmente usted no lo sabe. Porque no tiene la capacidad para entender qué tan ancho, qué
tan largo y qué tan profundo es realmente el amor que Dios le tiene a usted. La compasión de
Dios es su característica más extraordinaria. La Biblia dice esto en el Salmo 10313: "Como un
padre tiene compasión de sus hijos así del Señor tiene compasión de aquellos que le honran". Dios lo
ama.
Un día los discípulos estaban en una barca en el mar de Galilea y ocurrió una tormen-
ta. El agua empezó a meterse en la barca y la barca comenzó a hundirse. Los discípulos se
pusieron un poquito tensos, un poquito temerosos, un poquito preocupados de que Jesús es-
taba dormido en el otro extremo de la barca. Él no estaba preocupado. Él estaba en la barca.
Este es un principio de la vida -- si tiene a Jesús en su barca, no se va a hundir. Cuente
con ello. No importa qué tan grande sea la tormenta. Este es un principio de la vida. En su
matrimonio, en su profesión, trabajo, escuela, en su noviazgo. Si Jesús está en la barca, si él
está metido en ella con usted, usted no se hundirá. Puede que se le meta agua. Puede que
tenga unos momentos espeluznantes, pero no se hundirá.
Los discípulos se olvidaron de esta verdad y entonces se sintieron atemorizados. Se
apresuraron y despertaron a Jesús, que estaba al otro lado de la barca, lo sacudieron y le dije-
ron la que considero una de las preguntas más profundas de la vida. Ellos dijeron, "¿No te
importa?" Estamos pereciendo. Aquí estamos muriéndonos. Nos vamos a hundir. ¿No te im-
porta?
¿Ha hecho alguna vez esa pregunta a Dios? Yo la he hecho miles de veces. Algo malo
pasa en mi vida y entonces me pongo a decir, "Dios, ¿no te importa? ¿Que no ves lo que me
está pasando aquí -mi salud, mi esposa, mis hijos? ¿Que no ves lo que está pasando aquí con
mis amigos? Acaban de recibir un reporte negativo del doctor. ¿No te importa?" Es una de las
preguntas más profundas de la vida. ¿Le importa a Dios lo que está ocurriendo en mi vida?
Afortunadamente, Dios nos ha dado la respuesta a esa pregunta una y otra vez en la
Biblia. La respuesta es un resonante "¡Absolutamente que me importa! Yo soy un padre cari-
ñoso. A mí me importa todo lo que pasa en tu vida." Él tiene la habilidad de cuidar de cada
detalle de su vida, más los detalles de la vida del resto del mundo. Esto es difícil de entender
pero Él es Dios y usted no.
La Biblia dice esto en 1 Pedro 57, "Tiren toda la ansiedad de ustedes a Él porque Él se inter-
esa por ustedes." Dice toda su ansiedad. ¿De qué ansiedades se está aferrando todavía? De las
que todavía se preocupa. Si usted está preocupado por algo, ¿adivine quién se está aferrando
de ello todavía? Usted. Usted se está aferrando todavía de lo que le causa ansiedad.
La palabra en griego -- "tiren" -- no es lo que significa como cuando va a pescar y tira
un anzuelo con la caña de pescar. Literalmente esto significa como que si usted está soste-
niendo una gran roca y la suelta. Usted ni siquiera la tira, sólo la deja caer. Dios dice, "Des-
carga, deja todas y cada unas de las ansiedades que tienes, conmigo."
¿Qué es lo que no está incluido en "toda"? Nada. Dios dice, "Todas y cada una de las
1 - 4
LA ORACIÓN DE CONEXIÓN
El Padrenuestro: El Sendero A La Serenidad– parte 1 de 8

ansiedades que tengas." Él dice que se las dejemos a él. ¿Por qué? "Porque me interesas, por-
que me importas, porque cuido de ti." Usted tira sus ansiedades porque a Él le interesa.
¿Le importa a Dios su trabajo? Sí. ¿Le importan a Dios sus deudas? Sí. ¿Su pago de ca-
sa? Sí. ¿Le importa a Dios si tiene novia o no? Sí. ¿Qué calificaciones sacó en la escuela, en la
universidad? ¿Le importa a Dios si usted sale embarazada o no? ¿Le interesa a Dios su éxito o
su fracaso en su profesión? Absolutamente. ¿Existe algo en su vida que no le importa a Dios?
No. No hay nada, no hay una sola cosa. Porque a Dios le importa, le interesa cada parte, cada
área de su vida. Él conoce cada detalle y a él le interesa. Él está consciente y él le cuida, él se
interesa en usted para que usted no tenga que sentirse atemorizado.
En el Sermón del Monte Jesús dijo, "Tengo cada cabello de tu cabeza contado." Esa es
la clase de detalle que Dios sabe acerca de usted. Para algunos de nosotros esto no es muy
difícil. Pero Dios conoce cada cabello de su cabeza y él conoce su color original. Puede que no
lo sepamos de seguro, pero Dios sí lo sabe.
Él está personalmente familiarizado con cada pequeño detalle de su vida. En Mateo
631-32 Jesús nos dice esto, "Por lo tanto no se preocupen diciendo, '¿Qué vamos a comer? ¿Qué ropa
nos vamos a poner?' El Padre celestial de ustedes sabe que necesitan estas cosas."
Padres, ¿quieren que sus hijos se preocupen por ropa y alimentos? Por supuesto que
no. Si mis hijos vinieran a mí y me dijeran, "Papi, estamos preocupados de si vamos a tener
suficiente para comer... papi, estamos preocupados de si vamos a tener ropa para vestirnos.."
Consideraría esto una afrenta a mi responsabilidad de padre. Habría fallado como padre
porque ellos estaban dudando que cuidaría de ellos.
Cada vez que se preocupa, eso es una evidencia de que Dios cuida de usted. Está du-
dando que tiene un Padre celestial que lo cuida. Cuando usted se preocupa, está actuando
como si fuera un huérfano. Cuando usted se preocupa está actuando como un ateo. Usted
cree en Dios pero se preocupa como si no hubiera un Dios. Está actuando como un ateo.
Una vez un hombre vino a mí y se quejó diciendo, "Pastor, estoy demasiado estresa-
do." Y en realidad él estaba muy presionado por su trabajo, por su familia, por sus hijos. Él
tenía una lista enorme de cosas. Estaba hablando con él cuando repentinamente me dice,
"Creo que mi problema fundamental es que no amo a Dios lo suficiente. Por eso es que me
preocupo mucho." Y yo le dije, "¡Amigo! Ese no es tu problema. Tu problema no es que no
amas a Dios lo suficiente. Tu problema es que no te das cuenta cuánto Dios te ama."
Ese es el origen de toda preocupación. Cuando no se da cuenta cuánto Dios le ama,
empieza a preocuparse. Se pone perturbado. Se pone tenso. Comienza a actuar como si todo
dependiera de usted. Si va a aprender a tener serenidad, el tema que estudiaremos por ocho
semanas, tendrá que empezar con esto. ¿Qué clase de Dios es Dios? ¿Qué tipo de padre es
Dios? Cuando entienda que Él es un padre cariñoso, su estrés se comenzará a disminuir.

Tom:

Existe una segunda verdad acerca de Dios de la que nos podemos aferrar para que se
reduzca la tensión de nuestras vidas y que nos ayude a conectarnos.

1 - 5
LA ORACIÓN DE CONEXIÓN
El Padrenuestro: El Sendero A La Serenidad– parte 1 de 8

2. ÉL ES UN PADRE CONSISTENTE.

Dios nunca, nunca lo va a decepcionar. Usted puede contar con él. Él es seguro. Él es
constante. Él es totalmente digno de su confianza. Santiago 117 dice, "Toda buena dádiva y todo
don perfecto vienen del Padre quien no cambia como los astros ni se mueve como las sombras." Dios
nunca cambia, Dios se mantiene siempre sin cambiar.
Un padre humano puede ser volátil, caprichoso. Puede ser inestable, inconsistente. No
existe un padre perfecto. Oí a un joven decir: "Nunca sé qué es lo que va a pasar con mi papá.
A veces puede ser muy dificultoso. Nunca sé si va a estar callado o violento. Nunca sé si va a
ser generoso conmigo o si me va a decir que no me va a dar nada. Todo depende totalmente
de la clase de humor en el que ande." Y dicho sea de paso, padres inconsistentes siempre
producen hijos inseguros. Esta es simplemente una regla de la vida porque siempre estamos
inseguros cuando estamos confundidos.
Las buenas nuevas acerca de Dios son que Él nunca está de mal humor. Dios nunca ha
tenido un mal día. Él nunca se levanta por la mañana sintiéndose mal y pensando "¿A quién
le voy a dejar caer un rayo?" Dios no es así. Él es siempre el mismo. Y la mejor buena nueva
acerca de Dios es que Dios es consistente aún cuando yo soy inconsistente. Él es fiel aún
cuando yo soy infiel. 2 Timoteo 213: "Si somos infieles, él permanece fiel porque él no puede negarse
a sí mismo."
Necesitamos la consistencia de Dios para tener estabilidad en este mundo porque este
mundo puede ser un lugar muy inestable. Algunos de ustedes se dieron cuenta esta semana
de qué tan inestable es este mundo. Se enfrentaron a cambios muy drásticos. Algunos de us-
tedes fueron estremecidos por un terremoto. Tal vez un terremoto en sus relaciones o un te-
rremoto financiero o un terremoto personal de alguna clase en su vida, usted se está sintien-
do muy inestable en este momento. ¿Adónde va uno cuando la vida está así de tan confundi-
da? Usted se dirige a la consistencia y la estabilidad del amor de Dios por usted. Aunque to-
do en este mundo cambie, existe una cosa que nunca cambiará. Dios siempre actúa de la
misma manera hacia nosotros. Él siempre actúa con cariño. Él siempre actúa con consistencia
y con amor.
Dios no se parece en nada a nuestras ideas de Dios. Por ejemplo los dioses hechos a
semejanza de los hombres, los dioses que nos creamos como los dioses griegos. ¿Ha leído al-
guna vez acerca de ellos? Sus historias son como las telenovelas. Ellos son demasiado incon-
sistentes. Son demasiado caprichosos.
Dios no es así. Él es siempre amoroso, siempre cuidándonos consistentemente, velan-
do por nosotros. Malaquías 36 dice, "Yo, el Señor, no cambio." Dios es consistente. Él es consis-
tente en el modo en que cumple sus promesas.
Una de las grandes luchas que los hijos tienen a veces es con este asunto de las prome-
sas. Esta es una de las grandes causas de resentimiento y rebeldía -- las promesas quebranta-
das. Las promesas son importantes. Aún siendo el mejor de los padres, a veces hacemos una
promesa que después no podemos cumplir por alguna razón porque no somos perfectos. Tal
vez ha tenido la experiencia de que hace una promesa a uno de sus hijos y por alguna razón
tiene que decir, "No podemos hacer esto." (Por eso es que tenemos que tener cuidado cuando
hacemos promesas) Le mira a usted con la cara casi llena de lágrimas y le dice, "¡Pero me lo
prometiste!" Este es un momento que nos quebranta el corazón porque todos nos podemos
1 - 6
LA ORACIÓN DE CONEXIÓN
El Padrenuestro: El Sendero A La Serenidad– parte 1 de 8

identificar con eso.


Dios nunca rompe las promesas que nos ha hecho. Romanos 1129 dice así, "Dios nunca
se retractará de sus promesas." Salmo 5910 dice, "Mi Dios nunca cambia en su amor por mí." Él es
un padre consistente.
Aquellos de ustedes que han estado en Saddleback por un rato tal vez me han oído
contar que crecí con un papá que sufría de esquizofrenia. Un padre que tiene esquizofrenia
no es exactamente un padre consistente. He vivido con esto por toda mi vida; nunca sabía
que es lo que iba a recibir de mi papá -- una inconsistencia increíble. Algunos días estaba to-
talmente desconectado del mundo. Otros días se ponía muy enojado y abusivo acerca del
mundo. Eso es ser inconsistente. Algunos días decía, "Necesito ayuda. Me voy a ir a meter a
un hospital." Al día siguiente se escapó del hospital psiquiátrico saltando sobre una barda --
él tenía 70 años -- saltó sobre una barda para escaparse. Había una constante inconsistencia.
¿Quién necesita montarse en una montaña rusa para sentirse emocionado cuando se tiene es-
ta clase de cosas en sus relaciones? Y algunas veces así son las relaciones. ¿Cómo, a luz de
ésta clase de inconsistencia, se conecta usted con Dios como un padre amoroso? Por eso es
que me gusta hablar acerca de Dios como un padre amoroso. Porque he hablado con mucha
gente que lucha con cómo conectarse con Él. ¿Cómo sé que Él verdaderamente me ama si
pasé por las luchas que pasé y que confronté en mi vida?
Algunos de ustedes tuvieron un padre que no sólo estuvo ausente sino que también
pudo haber sido abusivo. ¿Cómo se vence ese obstáculo? Porque para entender quién real-
mente es Dios tendrá que pasar por las dos primeras palabras del Padrenuestro -Padre nues-
tro.
Cuando conté mi historia en una iglesia en Chicago, había una muchacha en la au-
diencia que después de la reunión nos contó su historia. Ella también creció con un papá que
sufrió de una enfermedad mental pero con un peor resultado. El final de su historia fue que
su padre acabó matando a su madre. Cuando terminó su historia le preguntamos, "¿Cómo
hiciste para llegar a entender que tenías un Padre en el cielo a pesar de toda la herida que
había sido hecha en tu vida por tu padre terrenal?" Y ella dijo, "No sé cómo pasó pero un día
una luz se prendió en mi mente y me di cuenta de que se me quitó algo que nadie se merece
que se lo quiten cuando mi padre terrenal mató a mi madre. Pero entonces también me di
cuenta de que se me había dado algo que nadie nunca se merecería que se lo dieran cuando
mi Padre celestial permitió que su propio Hijo muriera en una cruz para que yo pudiera ser
perdonada, para que yo pudiera encontrar su gracia. Algo en ese momento me ayudó a dar-
me cuenta que podía encontrar en Dios, mi Padre en el cielo, el padre que nunca tuve."
Algunos de ustedes necesitan orar hoy, quizá en este momento en que estoy hablando,
"Dios, gracias por el padre que tuve aquí en la tierra. Había algo acerca de él, su carácter, la
manera en la que actuó, no era perfecto pero me ayudó a entender quién es Dios y estoy muy
agradecido por eso."
Otros de ustedes necesitan orar y confiar que Dios se haga el padre que nunca tuvie-
ron. Necesitan orar y decir, "Dios, mi padre terrenal me desilusionó. Nunca seré desilusiona-
do por ti. Fui abandonado por mi padre terrenal. No fui amado por mi padre pero tú eres un
Padre consistente. Tú eres un Padre que siempre me amará."

Rick:
1 - 7
LA ORACIÓN DE CONEXIÓN
El Padrenuestro: El Sendero A La Serenidad– parte 1 de 8

La tercera razón por la que nos podemos conectar con Dios como nuestro Padre es
porque...

3. ÉL ES UN PADRE CERCANO.

La Biblia lo pone muy claro que él no es distante. Él está cerca cuando usted le necesi-
ta. Él está a su alcance. Él es accesible. Hechos 1727 dice esto acerca de la cercanía de Dios:
"Dios hizo esto [en otras palabras, se acercó] para que la gente pudiera buscarlo y encontrarlo ya
que Él no está lejos de cada uno de nosotros."
Muchos de ustedes crecieron con un padre ausente. Tal vez ni siquiera estaba en casa.
Y si estaba en casa, él siempre estaba haciendo viajes o él siempre salía con sus amigos. O aún
cuando estaba en casa él era distante, indiferente, apartado, leyendo el periódico, desintere-
sado en su vida. Y entonces su imagen de "padre" es la de alguien apartado, distante, de al-
guien no muy cercano. Con razón se le ha hecho muy difícil conectarse con Dios. Esa imagen
es una interferencia.
Recientemente, leí un estudio que decía que en los EE.UU. debido a que ahora las fa-
milias tienen dos salarios de entrada, que papá y mamá pasan 22 horas menos con sus hijos
que en 1970. ¿Por qué? Están preocupados todo el tiempo. Y lo que hace eso es crear padres
distantes. ¿Qué clase de idea acerca de Dios le enseña a los hijos esta ausencia?
Quiero compartir con ustedes tres verdades alentadoras acerca de la cercanía de Dios:

• Dios nunca está tan ocupado que no tiene tiempo para mí.

La Biblia dice en el Salmo 14518, "El Señor está cerca de todos los que le invocan." Dios
siempre tiene tiempo para mí. Él nunca dice, "¿Te puedes esperar? ¿Te puedes esperar un
minuto? Quédate en la línea. Tengo otra llamada. Ahora no. Tal vez más tarde." No importa
cuál sea la razón por la que usted viene a Dios y no importa cuándo viene a hablarle de un
problema, Dios nunca dice, "Espérate un momento. ¿Te esperas un momentito?" Dios siem-
pre tiene tiempo para usted y por lo tanto usted puede venir a Él en cualquier momento del
día, con cualquier clase de petición.

• Dios se deleita en satisfacer mis necesidades.

Él se deleita absolutamente en satisfacer mis necesidades. Dios no nos trata como que
si sólo nos quiere dar de mala gana. "¿Y ahora qué? ¿No estabas aquí ayer? Agarra un núme-
ro. ¿Que no sabes que tengo que cuidar a seis billones de personas? Ya te di tu oportunidad.
Te puedo ver hasta el 2008." Usted puede venir a Él un millón de veces al día diciendo, "Dios,
¡necesito ayuda! Necesito fuerzas otra vez para luchar contra esta tentación. Necesito ayuda
otra vez para no tener tanto miedo. Necesito ayuda otra vez para calmar mi enojo. Necesito
1 - 8
LA ORACIÓN DE CONEXIÓN
El Padrenuestro: El Sendero A La Serenidad– parte 1 de 8

ayuda otra vez para saber qué dirección tomar." Dios nunca se cansa de esto. Él se deleita --
literalmente se deleita -- en satisfacer sus necesidades. ¿Por qué? Porque Él es un Padre cariño-
so, consistente y cercano. Él no es un poder impersonal. Él se deleita en satisfacer sus necesi-
dades.
Yo soy un padre con defectos. Tengo un montón de debilidades en mi vida. Y aún
cuando soy un padre pecador, me deleita darle cosas a mis hijos. Y me deleito en satisfacer
sus necesidades. Si yo, siendo un padre imperfecto me deleito en darle cosas a mis hijos,
¿cuánto más el Padre celestial que sabe todo acerca de usted, y que espera ansiosamente sa-
tisfacer sus necesidades, ayudarle y proveer para usted? Sólo los padres cariñosos cuidan de
sus hijos.
La Biblia dice esto en Mateo 711: "Si ustedes saben cómo dar buenos regalos a sus hijos, ¡
cuánto más su Padre que está en los cielos dará buenos regalos a aquellos que se lo pidan!" Dios
siempre tiene tiempo para mí y Él se deleita en satisfacer mis necesidades.

• Dios se identifica con mis heridas.

Algunos de ustedes tuvieron un padre que cuando usted se golpeaba, su papá insensi-
tivamente le decía, "No llores. Lo que te pasó no es nada. Eso no duele. Aguante. Ignorá el
dolor." No ofrecían simpatía. No eran compasivos. Eran desconsiderados de cómo se sentía y
de sus temores y de las cosas por las que estaba pasando. Y como resultado, probablemente
tiende a pensar que Dios es así. Él no es así. Dios simpatiza conmigo, se identifica con mis
heridas. La Biblia dice en el Salmo 3418, "El Señor está cerca de los quebrantados de corazón y salva
a aquellos que han sido aplastados en espíritu."
No hay duda que para muchos de ustedes esta semana que pasó fue probablemente
muy difícil. Algunos de ustedes pueden que les hayan roto el corazón y es de ustedes de
quién Dios está más cerca. Él está allí con usted. Usted puede dirigirse a Él y decirle, "Dios,
siento dolor. Estoy en agonía. Mi corazón se me está despedazando. ¡No me gusta lo que está
pasando en mi vida en este momento! ¡Padre! ¡Ayúdame!"
¿Sabía usted que la palabra que Jesús usó es una de las palabras en arameo para " pa-
dre"? Es la palabra "abba". Abba no es un grupo de rock sueco. Abba es la primera palabra
que aprende todo niño en el Medio Oriente. Abba -- Papa, dada, mama -abba. Significa "papi-
to, papacito, papi". No es ni siquiera la palabra que se usaba literalmente para "padre". Él usó
la palabra que se usa para decir "papi, papito, papa". Es una palabra que indica intensa cer-
canía y Dios nos está diciendo, "Cuando vengas a mí, puedes decirme, '¡Papá! ¡Abba! Padre.
Papa.'" Esta es la clase de relación que Dios ansía tener con usted -- una relación íntima y tier-
na.
Mis tres hijos ya casi son adultos. Y, aún así, las palabras más dulces a mis oídos son
cuando entro a un lugar y ellos dicen, "¡Es papá!". ¡Nada me pone más emocionado que eso!
¡Papá! Me pongo muy emocionado. Todavía me gusta oírlo.
Me pondría un poquito perturbado si se dirigieran a mí de esta manera: "¡O usted
progenitor omnipotente del linaje de los Warrens! O usted que soberanamente nos confiere
humildes cantidades de dinero cada semana. Le imploramos a su merced que nos beneficie
con dinero en efectivo para que podamos satisfacer nuestros ojos con una película en el cine."
1 - 9
LA ORACIÓN DE CONEXIÓN
El Padrenuestro: El Sendero A La Serenidad– parte 1 de 8

¿Qué es eso, qué dijeron?


Pienso que muchas veces Dios dice eso acerca de nuestras oraciones: "¿Qué? ¿Qué di-
jiste? ¿Repetime lo que dijiste? ¡Tráiganme un intérprete! ¿Qué bananas está diciendo éste?"
¿Ha oído usted esta clase de oraciones? ¡Palabras de 15 letras! Y Dios está diciéndose,
"¡Desecha toda esa basura! Pon a un lado toda esa apariencia, toda esa formalidad y ven aquí
y dime 'Abba -Padre -Papá. Papá, necesito ayuda. Estoy teniendo un día muy, muy difícil.'"
Hágalo de una manera que demuestre intensa cercanía. Y Dios anhela tener con usted esa
clase de relación porque Él es el Padre que está a su alcance.

4. ÉL ES UN PADRE COMPETENTE

Él no es sólo cariñoso, no es sólo consistente, y no sólo está cerca; Él es competente. Él


puede manejar cualquier problema que usted le dé. No hay nada que está más allá de su
habilidad. Esto es bueno, porque si le importo a Dios y si Dios conoce mi situación pero no
tiene poder para hacer algo, ¿para qué molestarnos? No sería de mucha ayuda que Dios le di-
jera, "¡Siento tu dolor! No puedo hacer nada pero siento tu dolor." Esto no le sería de mucha
ayuda. Pero Dios es un Padre competente.
Hoy tenemos problemas con este concepto porque existe una epidemia de padres in-
competentes, especialmente en la televisión. Y todo lo que ve son padres desorientados y te-
merosos y que son dominados por el mundo. Jugando en el parque del vecindario un niño le
dice a otro, "¡Mi papá le puede dar una paliza a tu papá!" Y el otro niño le dice, "¿Y qué? ¡Mi
mamá también!"
La verdad es que nadie puede darle una paliza a su Padre celestial. La Biblia dice en
Lucas 137, "Nada es imposible con Dios". ¡Eso me gusta! Esto significa que Él es competente.
Nada es imposible.
Es sorprendente para mí lo que mis hijos esperaban que les reparara cuando estaban
pequeños. Algunos días querían que hiciera algo con el clima. Algunos días querían que
hiciera más corto el año escolar. Otros días querían que hiciera que pusieran otra vez el pro-
grama de televisión que no pudieron ver, que le pusiera otra vez a la muñeca su cabeza de-
capitada -- toda clase de cosas. Cuando estaban pequeños, mis hijos esperaban que lo supiera
todo, pudiera repararlo todo y que pudiera comprarles cualquier cosa. Ellos pensaban que
era Superman.
Usted probablemente lo hizo cuando estaba pequeño. Usted probablemente pensó que
su papá ¡podía hacer cualquier cosa! Pero a medida que fue creciendo se dio cuenta de que
no era así. Él tiene sabiduría limitada. Él tiene recursos limitados. Su energía tiene un límite.
Algunas de esas veces cuando fue a su papá para pedirle consejo, la verdad es que sólo esta-
ba adivinando. Tal vez le sonó como autoritativo, pero la verdad es que él sólo estaba adivi-
nando. Habiendo sido padre, yo sé de esto.
Pero hay un padre que no está limitado en sus recursos, en su sabiduría o en su energ-
ía. Y es su Padre celestial. Efesios 320 dice, "Dios es capaz de hacer más allá de lo que nunca nos
atreveríamos a pedir o soñar -infinitamente más allá de nuestras oraciones más profundas o deseos o
pensamientos o esperanzas." Dios dice, "Piensa en el mayor problema de tu vida, ¡yo lo puedo

1 - 10
LA ORACIÓN DE CONEXIÓN
El Padrenuestro: El Sendero A La Serenidad– parte 1 de 8

manejar!"
¿Cuál es el problema gigantesco que tiene en ese momento? Mañana por la mañana,
¿cuál es el obstáculo, cuál es el problema mayor que tendrá que enfrentar? No importa qué
cosa sea, Dios lo puede manejar. Uno más Dios es la mayoría.
Venga a Dios. Diga, "Dios, creo que eres un Padre competente y que puedes manejar
cualquier cosa." ¿Qué es lo que ha estado dudando que Dios puede manejar? Son todas esas
cosas por las que está preocupado. Cuando usted se preocupa está pensando "Dios no puede
manejar esto pero talvez yo sí." ¿Cómo? Tal vez lo que ha pasado es que ha habido un rever-
so de papeles. Usted piensa que usted es Dios y que Él no lo es. Cuando se preocupa, usted
está diciendo, "¡Dios no puede manejar esto! Esto es demasiado grande." O "Dios no manejará
esto porque a Él no le importa." Está muy equivocado.
Dios quiere manejar todas esas cosas. La realidad es que Dios es capaz de cuidar de
sus hijos porque él es cariñoso y consistente y cercano y competente. El problema es que muy
a menudo tenemos que aprender de nuevo algunas cosas porque aprendimos los patrones
equivocados cuando estábamos pequeños.
Escuchen la historia de Eric…

Eric:

Me gustaría compartir con ustedes cómo fue que aprendí a ver a Dios como mi Padre
celestial, cariñoso y cercano, y como él está reemplazando el dolor y las cicatrices emociona-
les que sufrí por haber sido rechazado y abandonado por mi padre terrenal. Crecí en una fa-
milia muy problemática. Dábamos la apariencia de ser una familia ordinaria y feliz. Pero de-
trás de las puertas había un enojo constante, había conflicto constante y habían heridas cons-
tantes. Todavía recuerdo el miedo que sentí la noche que mi madre dejó a mi papá. Mi her-
mano y yo nos escondimos debajo de un carro que estaba por la entrada de la casa desde
donde vimos cómo mi padre la golpeó hasta hacerla llorar. Cuando tenía ocho años, mis pa-
dres se divorciaron y me quedé con mi padre.
Al crecer en un hogar con muchas reglas y sin ninguna relación, empecé a buscar
maneras de esconderme de mi dolor. Cuando tenía 12 años ya había experimentado con va-
rias drogas, había visto películas pornográficas, y había desarrollado malos hábitos de ali-
mentación que hicieron que pesara más de 200 libras. Todavía recuerdo a varios compañeros
de escuela que se reían de mí durante el recreo llamándome El Cochinito. Me acostumbré a
aceptar esta clase de crítica de mis compañeros como mi fuente primaria de atención. Todo
niño quiere la atención y había aprendido maneras disfuncionales de atraer la atención de
otros niños.
En casa, el abuso físico y mental de mi padre era una parte normal de mi existencia.
Deseaba profundamente la aprobación y el amor de mi padre pero él parecía ser incapaz o no
estar dispuesto a dármelos. Nunca oí a mi padre decir que me amaba. Casi cada vez que re-
gresaba a casa del trabajo, él empezaba a tomar alcohol y a gritar. Cada noche, me forzó a
sentarme en una silla y a escucharle decirme que nunca saldría bien en la escuela y que nunca
tendría éxito en la vida. Para probarle que podía tener éxito, me gradué de la secundaria y de
la universidad y el año pasado, del seminario. El dolor físico de haber sido golpeado con fajas
1 - 11
LA ORACIÓN DE CONEXIÓN
El Padrenuestro: El Sendero A La Serenidad– parte 1 de 8

y cuerdas causó marcas y moretones en mi cuerpo pero esas marcas y moretones se sanaban
rápidamente. El rechazo emocional que sentía era lo que me causaba un terrible dolor. Hay
un versículo en Proverbios que dice, "Palabras que se dicen sin pensar pueden herir tan profunda-
mente como una espada." Y eso es verdad. Las heridas emocionales no se sanan muy rápido.
Ya que la herida más profunda de mi vida había sido mi relación con mi padre, pien-
so que es increíble que fue en el Día de los Padres de 1993 que finalmente logré conectarme
con mi Padre celestial al poner mi fe en su Hijo Jesucristo. En ese día empezó el proceso de
sanación de todo el rechazo que sentí en mi pasado. Ese día oré a Dios, mi Padre celestial y le
dije, "Papá, quiero venir a casa. Acepto a tu hijo, Jesús." En ese momento recibí sanación por
medio de la gracia de Dios. Ahora, cada Día del Padre recuerdo que no importa cómo mi pa-
dre terrenal me haya maltratado, mi Padre celestial es amoroso, cariñoso y cercano.
Aún después de que me hice cristiano todavía se me hacía difícil aceptar el amor in-
condicional de Dios y se me hizo difícil conectarme con Él como Padre. En los últimos años
he aprendido que Dios usa a otras personas para modelar su amor por nosotros y enseñarnos
acerca de Él mismo. Estoy tan agradecido por las personas que Él usa en mi vida.
Primero, Él usa a mi maravillosa esposa Stacy para ayudarme a aprender a ser vulne-
rable con mis sentimientos y mis temores. No aprendí a cómo hacer esto porque crecí con un
padre difícil de complacer. Y es por eso que estoy contento de que mi esposa es muy, muy
paciente conmigo a medida que continúo aprendiendo a compartir más y más con ella.
Aprender a confiar me ha traído una increíble paz interior.
Segundo, Él usa a mis tres hijos para enseñarme acerca del amor incondicional y la
aceptación, no importa qué tan mala sea mi falta. Es sorprendente cuánto aprendemos acerca
de Dios por medio de nuestros pequeños. Así como ellos corren hacia mí con sus brazos
abiertos, estoy aprendiendo que puedo correr hacia Dios cuando sea, donde sea y que no seré
condenado, regañado o burlado. Experimentar esta clase de amor incondicional me ha traído
mucha paz interior.
Tercero, Dios usa a otros hombres en mi vida, entre ellos los que son parte de mi gru-
po de hombres y los que son mis mentores espirituales, para enseñarme la importancia de ser
responsable a alguien, de tener carácter, integridad y de recibir apoyo. No experimentará el
amor de Dios leyendo un libro. Lo experimenta al estar conectado con otros creyentes y al
compartir la vida juntos. Si nunca ha sentido el amor de Dios, le urjo a que se envuelva en un
grupo que se reúne semanalmente a orar, para apoyo mutuo y para darse aliento mutuamen-
te. Cuando estudiamos semanalmente la Palabra de Dios, veo cosas que nunca hubiera visto
por mi cuenta.
Y por último, Dios usa a mis colegas para enseñarme que la vida es más acerca de ser
que de hacer, más acerca de dar que de recibir. Por años me esforcé por hacer cosas para ga-
narme la aprobación, la aceptación y la afirmación de otros debido a lo que no recibí de mi
padre. Pero Dios no quiere que me preocupe acerca de lo que hago. Él sólo quiere que esté
con él. No por obligación sino por devoción.
Aprender a mantenerme sosegado y a no preocuparme por ganarme la aprobación de
otros ha sido muy liberador y muy refrescante. Ahora tengo la oportunidad de servir aquí en
la iglesia Saddleback como parte del equipo pastoral, ayudándole a la gente a descubrir su
ministerio. Todavía me tropiezo y caigo en mi caminar diario y a menudo me desconecto de
mi Padre celestial. Pero Dios no me grita ni me dice que nunca seré capaz de lograr la meta.
1 - 12
LA ORACIÓN DE CONEXIÓN
El Padrenuestro: El Sendero A La Serenidad– parte 1 de 8

Como dice el pastor Rick, "Dios no nos echa nada en cara, él lo saca todo fuera." Mi Padre ce-
lestial me levanta, me limpia y me provee el amor y la aceptación que necesito para seguir
adelante cada día. Me recuerda que soy capaz de cumplir su propósito para mi vida. Cuando
le dije hace ya nueve años, "Padre, quiero regresar a casa", no tenía idea alguna que el camino
que Dios había estado esperando que tomara sería tan vivificante. Por supuesto que todavía
hay cosas con las que lucho y todavía tengo el dolor de mi pasado pero con el amor de Dios,
mi maravillosa esposa, mis hijos, mi grupo y esta iglesia increíble mi quebrantado corazón es-
tá siendo sanado y mis heridas del rechazo que sentí están siendo reemplazadas con amor,
compasión, aliento y perdón.
Y para terminar, me gustaría decirle algo a aquellos de ustedes que crecieron en un
hogar con montones y montones de reglas y con muy poco amor y relaciones. Por favor, deje
de oír esas viejas voces del pasado y empiece a oír la verdad de lo que Dios dice acerca de us-
ted. Él lo ama y tiene un plan para su vida. Llegar a conocerlo reemplazará ese dolor interno
con paz interior. Por favor, deje de aferrarse del dolor y permita que Dios lo ame.

Rick:

¿Es Dios el Padre de todo el mundo? ¿Es todo el mundo un hijo de Dios? La respuesta
es sí y no. Sí, cada uno fue creado por Dios pero no todos están conectados con Dios. Para ser
padre se necesita más que sólo producir un hijo. Hay millones de niños en este mundo que
nunca han conocido a su padre. ¡Millones! Se requiere más que el nacimiento de un niño para
ser padre. Se requiere más que crear. Se requiere una conexión. Sí, todos en el mundo fueron
creados por Dios; pero no, no todos en el mundo están conectados con su Padre, con su Padre
celestial que los hizo. Dios quiere que estén conectados con su familia.
¿Cómo me conecto con Dios como mi Padre? Por eso es que Dios envió a su Hijo Je-
sucristo a la tierra, para hacer la conexión. Jesús dijo, "Yo soy el camino y la verdad y la vida.
Nadie viene al Padre excepto por medio de mí. Si realmente me conocieran, conocerían también a mi
Padre." (Juan 146-7) Sólo hay una manera de llegar a conocer al Padre -- por medio de Jesucris-
to quien Dios envió a la tierra para hacer la conexión. Por eso es que lo mandó a la tierra, pa-
ra que le pudiéramos conocer. Usted ni siquiera hubiera sabido que Dios es su Padre si Jesús
no hubiera venido a la tierra. Ni siquiera lo sabría. Él envió a Jesús para hacer la conexión.
"Somos hijos de Dios por medio de la fe en Jesucristo." (Gálatas 320) ¿Cómo se hace un hijo
de Dios? Sólo hay una manera. Por medio de la fe en su Hijo Jesucristo. No hay un sólo versí-
culo en la Biblia que dice que usted se puede conectar con Dios por medio de la religión.
Ningún versículo dice eso. Porque Dios no anda metido en religión. Él no quiere una religión.
Él quiere una relación. Él quiere que usted lo conozca como su Padre y que conozca al Padre
por medio del Hijo. Por medio de la fe en Jesucristo.
Una de las mayores necesidades de su vida es tener la aprobación de su padre. Aún si
su padre fue un absoluto cretino, todavía había algo dentro de usted que quería tener esa co-
nexión. Y la deseó y la anheló aún si fue dolorosa o abusiva. Usted quiere esa aprobación de
su padre. Pero la verdad es que puede que nunca la obtenga. La verdad es que su padre pue-
de ser incapaz de dársela debido a sus propias heridas y su propio dolor. O quizá su padre lo
abandonó hacer muchos, muchos años. O él ha estado en su vida pero está totalmente desli-
gado y no va a cambiar. O quizá su padre haya muerto.
1 - 13
LA ORACIÓN DE CONEXIÓN
El Padrenuestro: El Sendero A La Serenidad– parte 1 de 8

Pero hay un Padre que le conoce íntimamente. Y le ama completamente. Y lo acepta


incondicionalmente. Y lo quiere a usted. Usted puede ir a ese Padre para obtener Su aproba-
ción y Su aceptación y Su consejo y él es su Padre celestial. Ese Padre -- Dios -- ha visto cada
momento de su vida. Él lo vio formarse en el vientre de su madre. Él lo vio tomar su primer
aliento. Él ha visto cada lágrima que ha caído, cada éxito que ha tenido, cada alegría, cada
remordimiento, cada celo, cada envidia. Él sabe lo bueno, lo malo y lo feo acerca de usted y
sin embargo, lo ama. Y él quiere que usted sea su hijo. Y lo quiere a usted conectado, no sólo
creado.
Muy diferente a su padre terrenal, él lo entiende completamente. Vuélvase a él. Diga,
"Padre, voy a casa, voy hacia ti."

Oración

Quizá ha permitido que las experiencias con su padre terrenal hayan distorsionado la
imagen de su Padre celestial. Le urjo que intercambie hoy sus conceptos equivocados por la
verdad. Ore esta oración. Diga, "¡Querido Padre! Quiero que seas mi Padre celestial y quiero
ser tu hijo/a. Quiero estar conectado contigo y no sólo ser creado. Por eso te pido que me
aceptes en tu familia. Por medio de la fe, pongo mi confianza en ti y en tu Hijo Jesucristo.
Gracias por enviar a Jesús para enseñarme acerca de ti. Gracias por ser un Padre cariñoso,
consistente y cercano. Quiero relajarme y quiero empezar hoy a confiar en ti. Te pido que me
des la paz interior que viene de conocerte. Te lo pido en tu nombre. Amén."

1 - 14