Sie sind auf Seite 1von 11

Dhammapada

II
Un solo día de la vida de
una persona que se
esfuerza con firme
resolución vale más que
cien años de la vida de una
persona perezosa e
indolente.
El malvado no ve sino
felicidad mientras madura su
mala acción; pero cuando ésta
da frutos, entonces cosecha
dolor.
A nadie hables con
aspereza; las palabras
rencorosas hieren y te
devolverán a ti golpe por
golpe.

A aquel que refrena el


enfado que surge, de la
misma manera que el que
controla una cuádriga
tambaleante, a ése llamo yo
conductor. Los demás
aguantan meramente las
riendas.
Viva primero uno mismo lo que es apropiado
antes de aconsejar a los demás. Actuando de
esta manera, el hombre sabio no caerá en
desgracia.

Según se aconseja a los demás, debe uno


mismo actuar. Controlándose uno a sí
mismo, puede guiar a los otros.
Verdaderamente es difícil controlarse a uno
mismo.
Por buscar el logro (espiritual) de los otros,
no debe uno ser negligente en la búsqueda
del propio logro. Percibiendo claramente la
propia meta, permita que otro intente su
propio resultado
Quien hubiere gustado la dulzura de la
soledad y la tranquilidad del silencio estará
libre de temores e impurezas y gustará la
suavidad de la Ley
Haz una isla de ti mismo.
Esfuérzate sin demora;
conviértete en sabio.

Quien puede estar solo y


logra resistir en paz la
soledad, dueño de sí mismo,
será feliz fuera del bosque de
los apetitos.
Conquista al hombre airado mediante el
amor; conquista al hombre de mala voluntad
mediante la bondad; conquista al avaro
mediante la generosidad; conquista al
mentiroso mediante la verdad.
De la profunda meditación brota la sabiduría.
Sin meditación, la sabiduría mengua.

Desarraigad el bosque de las pasiones, no


tan solo un árbol; del bosque de las pasiones
surge la ansiedad.

Tan solo el desapego trae


la Paz
Aquel que en busca de su propia felicidad
causa sufrimiento a los demás, queda
esclavo del odio que él mismo ha
engendrado
El odio nunca se
extingue por el odio en
este mundo; solamente
se apaga a través del
amor. Ésta es una
antigua ley eterna.