Sie sind auf Seite 1von 40

ESCUELA BRASILEÑA DE ANTROPOFAGIA

1980-1988

ESCUELA BRASILEÑA DE ANTROPOFAGIA 1980-1988

ESCUELA BRASILEÑA DE ANTROPOFAGIA

1980-1988

Selección, traducción y nota de Sergio Ernesto Ríos

Escuela brasileña de antropofagia: 1980-1988

Primera edición

(CC) Sergio Ernesto Ríos (comp.), Ana Londrina Guadalupe, Alice Sant'Anna,

Artur Rogério, Augusto de Guimaraens Cavalcanti, Elisa Andrade Buzzo, Bruna Beber, Walter Gam, Julia Larré, Renan Nuernberger, Daniel Sampaio de Azevedo, Thiago Ponce du Moraes, Ismar Tirelli Neto, Renato Mazzi- ne, Diana de Hollanda, Diego Vinhas, Camila Vardarac, Leonardo Gandolfi, Pablo Araujo y Julianna Krapp.

(CC) 2011, Kodama Cartonera

Tijuana, B.C., México

http://kodamacartonera.tumblr.com http://www.facebook.com/kodama.cartonera Síguenos en Twitter: @KodamaCartonera

Diseño y edición: Néstor Robles Imágen de portada: Bulímica antropofagia (Tinta⁄papel), de Jors (Guadalajara, Jalisco, 1968) Logo: Careli Rojo, a partir de un personaje de Mononoke Hime creado por Hayao Miyazaki (Studio Ghibli, 1999).

Los kodama son espíritus del bosque en la mitología japonesa. Su nombre puede significar “eco”, “espíritu de árbol”, “bola pequeña” o “pequeño espíritu”. En la película de Mi- yazaki, los kodama sólo se manifiestan cuando el bosque es puro y, al ser contaminado por el hombre, mueren y caen de los árboles como hojas fantasmas.

Esta obra está protegida bajo una licencia Creative Commons Attribution- NonCommercial-ShareAlike 2.5 México. Algunos derechos reservados.

Hecho en impreso en México / Made in Mexico

reservados. Hecho en impreso en México / Made in Mexico índice Manifiesto en defensa de la

índice

Manifiesto en defensa de la antropofagia como respuesta al final distópico del mundo. Sergio Ernesto Ríos 7

Ana Guadalupe 9 Alice Sant'Anna 13 Artur Rogério 15 Augusto de Guimaraens Cavalcanti 19 Elisa Andrade Buzzo 23 Bruna Beber 25 Walter Gam 29 Julia Larré 33 Renan Nuernberger 37 Daniel Sampaio de Azevedo 41 Thiago Ponce de Moraes 45 Ismar Tirelli Neto 47 Renato Mazzini 51 Diana de Hollanda 53 Diego Vinhas 55 Camila Vardarac 59 Leonardo Gandolfi 61 Pablo Araujo 63 Juliana Krapp 67

Sobre los autores de la escuela brasileña de antropofagia 73

manifiesto en defensa de la antropofagia como respuesta al final distópico del mundo

1.

Grandes renovadores, grandes antropófagos.

2.

La antropofagia: motor de identidad en el arte moderno brasileño. Nutrición temprana.

3.

Son días de antropofagia, días de recombinar en el aparato digestivo los átomos de todos los obispos. De la singularidad del Obispo Sardinha en América al banquete de sobreinformación de este siglo donde impera el hartazgo revulsivo.

4.

noaa

5.

Nuevos Obispos Anónimos de la Alienación. Digerirlos.

6.

Donde la poesía no crece, brotes antropófagos.

7.

O lugares comunes: la felicidad, la alegría, el poema-chiste.

8.

Lugar común: “Antes de que los portugueses descubrieran Brasil, Brasil había descubierto la felicidad”.

9.

El poema-chiste es una veta en la poesía brasileña: coloquialidad, ingenio, cercanía. El poema quiere volver al habla.

10.

¿Al habla de un espacio cibernético?

7

Manifiesto en defensa de la antropofagia como respuesta al final distópico del mundo 8

11. La Palabra va del blog al libro.

12. Chamanes en línea, avatares reencarnando en páginas eternas, profundamente, veinticuatro horas, guardianes de todas las palabras, de todas las culturas. Todo.

13. Contra el Brasil de palmeras y arena, contra la depilación milimétrica de mulatas felinas, contra cinco copas de fútbol, contra Roberto Carlos en carcachita tropical, contra los fusiles de favela, contra las caipirinhas de las horas felices, contra las patadas de capoeira y las caderas del samba, contra las plataformas petroleras hurgando el fondo con la nariz de un oso hormiguero, contra la beba c l o a c a de los concretos. Una Escuela Brasileña de Antropofagia.

Sergio Ernesto Ríos 1

1 Sergio Ernesto Ríos (Toluca, México, 1981). Ha publicado los libros Piedrapizarnik, De cetrería, Semefo, searching the toilet in juárez av. y Mi nombre de guerra es Albión. Aparece en las antologías de poesía mexicana reciente Divino tesoro y Nosotros que nos queremos tanto. Mantiene el blog Hangar: http://hangar-sergio.blogspot.com/.

ana guadalupe

sexo mentiras y videotape

te voy a perseguir 24h por las alamedas sudar entre los senos, tropezar con tenis sucios te voy a telefonear en las madrugadas decir frases hechas, llorar entre rimas te voy a enviar cartas tardías escribir poemas, pegar recortes de revista te voy a intentar olvidar durante décadas eternos rewinds de mis memorias

lista de deberes

aquí bien aquí las cosas continúan idénticas los mismos vasos de plástico los mismos hilos de cabello castaño en los platos recogidos rápidamente mientras uno de nosotros sirve el almuerzo

jamaica

no quiero encontrarte después de 2 o tres semanas con tu nueva chamarra de jamaica

9

Ana Guadalupe 10

Escuela brasileña de antropofagia • 11

 

yo riendo

para que digas

de todas

oh cuánto a la distancia yo parecía bonita con la vieja bufanda

tus playeras

de

lana roja

preferible no

 

hablar nada

y mientras casi me desplomaba con el acento paulista típico de esas horas

di que bebiste vodka

y cerveza

y la fiesta

a quedarme buscando tu nombre en google

2 en 1 conejo

está pésima yo conozco las nuevas historias

por lo menos más tarde

no pidas un aventón a casa

admites

espera unas semanas más para salir de casa con la chamarra de jamaica

que de tedio no morirías

resultado de la búsqueda

sólo de cansancio

y agonía

preferible no

tal vez un poco de rabia

hablar nada que imaginarte por

pero nunca

horas triste

de tedio

las personas riendo de tu playera de banda

que es el apellido de todo lo que da hueva

yo riendo de tu playera de banda

yo sólo equivocaría tu nombre completo

alice sant'anna

la primera lección para un buen dibujo es delinear lo que está ausente

clase sobre schopenhauer

él dice que la gente sólo conoce las representaciones que la gente conoce, y que si me gustas no me gustas más de lo que creo que tú debes ser: él dice que el tedio es la espera por algún otro deseo que aún no llegó, la gente cree que se realizará pero zaz! necesitas un nuevo deseo

carajo, la gente debería simplificarse.

joyero

en esa noche, digo, en casi todas tengo un sueño horrible como si despertara fuera hasta el lavabo del baño me lavara el rostro y al enfrentarme allí de pelos enmarañados los dientes cayeran uno por uno dominós en serie

13

Alice Sant'Anna 14

trataría en vano de asegurar las pequeñas piezas con las manos malabaristas, desastradas que no conseguirían detener la porcelana succionada con fuerza total por la coladera mis dientes por la coladera, los aretes de marfil que abuelita apartó para mí

happy end

un poema feliz seríamos nosotros dos caminando vueltos tontos de risas y galaxias con pasos de danza en una calle sin grave dad somos dos astronautas yendo a comprar pan

ausencia

para ti tengo escritas con calma cartas en un cuaderno azul arranco de la espiral y no cuelgo por pereza o ni muerta tengo miedo de la espera durante días o semanas un animal horrible (especie de raposa) me perseguirá por dentro, o seré yo misma (¿un ratón?) royéndome mientras la respuesta no llega pierdo mucho tiempo tratando de dar nombres a los bichos que suben la cortina del cuarto

Ã

artur rogério

A

mi marido le gusta el fútbol

Y

yo

Y

él era mi novio cuando nosotros noviábamos

Usted está enferma – Usted está con depresión

A mi marido le gustan aquellos carros de Fórmula 1

No se pierde un domingo

Y yo

Usted necesita comprar Esos remedios Aquí

Mi

marido, cuando va a la playa,

mi

novio se bañaba en la playa en calzones

Nunca más fue a la playa Cuando voy a la playa Él me gustaba cuando él iba a la playa Mi marido

A mi novio le gusta criar pajaritos, pero él nunca

fue muy cuidadoso así, la jaula quedaba toda,

A

mi marido le gustaba ver los cohetes en la televisión,

en

Rio de Janeiro, en Recife, pero a

veces se duerme

15

Artur Rogério 16

Escuela brasileña de antropofagia • 17

Y yo

A mi novio no le gustan las novelas que pasan en la televisión

Usted necesita abrir los ojos

A mi marido le gusta el fútbol

A mi novio

Y yo

Y él me gusta Y yo

Lo llevo para arriba y para abajo Para el huesito Para Carlón Para Teatro del Parque

Y él se queda quietecito quietecito Sólo

Esperando la hora de que yo libere mi pleigraund Y él

Ã

Yo

necesito escribir un libro

Juega y yo juego

Y después el tranca la boca y no sale mucha cosa Ninguna

à rã

Gota

Ni el humo

Yo la amo a ella porque ella tiene músculos en los brazos Y

El hermano de ella es Danilo

El hermano de ella es mi amigo desde cuando vivíamos allá

en lo alto del tanque de agua Y ella

debe tener unos catorce quince o dieciséis músculos en los brazos Vuelto Danilo Siendo que Danilo coloca los músculos hacia fuera

Ni un descuido, una tos, un asco, una barriga llena El grifo

Flojo

Él queda con la piel de quien tiene la piel

como la piel de una persona que vive en el sertón

Y

Después

Yo

Él me mira vuelto un joto Vuelto un perro

Sudado

La

amo

Y

Que observa un pollo rostizado después de ver un pollo vivo

Yo

no soy joto Y

Y

yo lo miro y doy

Ella

Tiene unos músculos lindos Más lindos que los músculos de Danilo Más lindos Que los labios de Eduardo

Ñam ñam

Gracias a Dios porque lo que no falta es comida Ni hambre Ni

Poesía

Piedad

Y

Mi

pollo abre la boca y no salen muchas cosas Porque

Yo ni quería escribir nada Fue aquel naco que hace así girl beutiful Y

Él

es

La iglesia

Muy Ocupado

Artur Rogério 18

El mundo se está volviendo adulto Pesado, sucio, avergonzado, solitario

Hasta aquí ya no importa más el amor y la rosa

Cada vez que me arrodillo y rezo Mato un mosquito Una vez maté tres a la vez

Porque

Mis manos son de carne y hueso Y el mosquito es otra cosa

Ayer me nació una piedad del tamaño de tu rostro Sin el bigote

Y la barba y La otra parte del cuerpo

Era una felicidad

Aunque era un poema de esos poetas que copian revistas de literatura Aunque era sólo descaro

Y

La guayaba

Del

Guayabo

Apendejado

Perdiste Boy

Recife está perdido y ese ejército de poetas Desclasificados

Y

el crack aún por arriba Ignoraron el rito

Y

la lluvia que llueve

También moja y agua un vaciamiento de tizne que hay allá en la cocina

Y un

Pie de cajú que nació en mi sobaco Después

Que Te

Enterraron

augusto de guimaraens cavalcanti

oda

en cada levedad un riesgo

mañana violenta violeta la luna de adentro de una oreja

hora de bailar

los héroes nacen con veneno en los ojos yo tengo veneno en las palabras

un sábado de sol en un playground en copacabana

salgo del infierno así como quien sale de un baño de mar

mármol

Nuestros sueños son bustos de mármol Rainer Maria Rilke toda especie de sonido, pura exageración en el sótano de los vencedores que cavaste para ti misma

no tengo más dudas

19

Augusto de Guimaraens Cavalcanti 20

Escuela brasileña de antropofagia • 21

toda ciudad es el miedo de la muerte ¿y si los periódicos fueran narrados en forma de poesía?

tú me detuviste la babilonia del shopping te traigo un buqué de piedras

un cacto nace del mármol límpido de tus escaleras rodantes

la poesía es un tigre de papel

copacabana

no tener miedo de ningún trapo

día-fantasma en la ciudad-transparente

aprovechar bien la decadencia del lugar no solamente las lácteas vías valen la pena

para el gran girasol todo reloj dilacera sirenas

y así hago mi poema de silencios

rainer maria rilke

Las palabras son piedras y los días son mapas, los poetas crían su propia isla en un océano de cielo. Todo abate en un gran océano de cielo, todos los minutos perdidos se reúnen aquí. Esquinas

y más esquinas de abandono. Las piedras duermen, el pájaro es el ombligo del paisaje. Mientras tanto la avenida despierta en obscuro delirio, delicada tiniebla. El hombre se vuelve iglesia, el poeta esculpe sus sombras, todo no pasa de un océano de cielo. Ángeles de destrucción alrededor profesan tus espacios secuestrados. En cualquier caída o vuelo tus dados desesperan el encaje del mundo. Los desiertos arden, los brazos dibujan el camino. Todos los futuros extrañados se esclarecen ahora. Los estremecimientos de los jardines extramuros clarean los bustos en fina flor. Las manos palpitan que el cuerpo es el mayor palco de la vida tú bien nos enseñaste, ¿pero a quién pertenece tu relámpago? Escultor de hojas secas, profeta del fondo del mar. Tus rocas sostienen lo imposible; las superficies no tienen más fin. De todas las medianoches criba tu enorme borrón en un velo tan leve que no se repara en la queja del gran sosiego de las cosas. Tus reyes se rasgan. Todos los rostros se confunden en tu soledad plástica. Estamos aquí para verte tomar posesión de la luz, acoger luz, conquistar luz; secuestrar Espacios.

del temporal al parto

es como sentir la herida de los astros, es como ver a Godot saltando del último piso, es como callarse con las fieras deshojadas, es como tener ruedas suaves en la raíz de la tempestad, es como tener un barco de piedra, es como cargar todas las cicatrices de los relojes.

del temporal al parto allá estarán los tigres girando en el aire, en la frialdad de los soles nublados, en los aeropuertos, en la música del silencio. perpetuo Huracán.

elisa andrade buzzo

v

 

Sumergí mis manos en el crepúsculo

y

volvieron rojas, momentáneas,

la

carne vibrante ante los ojos atónitos.

Las uñas blancas regresaron cubiertas, supuradas, ya resecas, púrpuras.

En las marcas en llamas en los papeles estoy viva,

y

esta ahora es mi sangre.

XV

Y los andes petrificados, Como brazos levantados Apuntan a la amplitud Castro Alves

Ah, amplitud de mi cuerpo, transpone todas esas montañas…

A la deriva

Abres en el agua grieta cristalina

y con blandas escamas me dominas

23

Elisa Andrade Buzzo • 24

Observas que la piel es nada más que espina lanza fría

Construcción

Rompe la mañana gong piedra en lo invisible Irrumpe drástico en las suites inacabadas Mágico, irrumpe la luz estremeciendo en olas la cuadra Romper aire resecado, lacre Transforma espacio vacío en habitable sombra

Planicie argentina

chubasco de partículas desintegrándose en la niebla vacas vuelan en la nevisca el firmamento –composición azul– se disloca

bruna beber

NEIGHBORHOODS

si el mundo no fuera este vertedero de

máquinas

barbas

pilas

débitos

plazos

y plumones

marca-texto

miedos

dudas

y embalajes

tetrapak

si el mundo no fuera

un vertedero de pendejos

o si el mundo no fuera un abarcador

y resumido

vertedero de sinónimos

y si esa calle

si esa calle fuera la tuya yo me mudaría allá

Bruna Beber • 26

Escuela brasileña de antropofagia • 27

aretes

el miedo amarillea los dientes corroe todas las tentativas de nombrarlo

nada nos asegura ni nadie podrá defendernos, estamos vivos

y si del paraíso estamos lejos

quiero vivir más lejos de lo que sólo es posible en el papel.

Situación

estoy durmiendo en el lodo de la zanja confortable donde duermen los enamorados

y lamiendo jabón de perro,

sonriendo, sintiendo aroma de manzana donde no hay

llamando a los amigos para comer

y dejando la comida enfriar para hablar de ti.

trident sandía

ríe y llega un frescor de lavandería

a perfumar el humo del cigarro

15 % la humedad relativa del aire hago fiesta

9 grados sin chamarra hago fiesta

caos aéreo tchup tchup tchuru

tu sonrisa lija la tinta negra de la mía.

saison en enfer

mlle verlaine va con extraños como van los niños

a perturbar médicos para saber qué es un estetoscopio

mlle verlaine me ama infinito como aman los niños

pero no me quiere ver ni en pintura de Londres en 1872

quiere verme durmiendo dulce debajo de la tierra.

walter gam

remoto a partir de los pasos llenos de humo. el suficiente para querer la salida de emergencia y encontrar sus llanuras.

queda parado, a un metro. deslizando por la frontera, verde, plata

te va a llamar así con una pastilla japonesa de yogur en la boca. sin preguntar directo sobre lo que ha brillado en su frente. y tú recuerdas a la muchacha de lentes obscuros danzando en la luz detonada de las dos. cuando el polvo se vuelve maquillaje y ella usa un mini short rojo de boxeo

párpados durante los minutos pm. dando aire displicente cuando de la nada se encuentran cuando pensé que estaba apartada, por la circunstancia de hacerse llena de tormentas, de acrecentar aislamientos y dejar para después. si el nombre viniera de la grabación. pues tú, inmersa, perecedera. en el río en technicolor.

valeriana dos veces. construcciones y vidrios naranja hierven a las 6 de la tarde

29

Walter Gam • 30

Escuela brasileña de antropofagia • 31

12:51

está bien, la sangre azul real y los motivos son para conducir mientras sea,

como cuando tenía conversaciones interminables, llenas de códigos más el gusto reciente por las frases así. y si diera un tambor de regalo, fue lo que dije.

dormía con bufanda.

comienza con pequeñas salidas por el área de escape. era una cuestión de fuga. tal vez de pequeñas fugas. o tentativas de retomar los lugares que apartan.

todas las estrellas de tus pies. adonde llevan. ostras o las huellas.

para sacarte del aire un satélite, otro golpe. menos excesiva pero todavía extranjera por aquí. más allá de los filmes verdaderos, con personas vivas, interior de colores garridos; el aspecto en común diario o la colección de escalofríos.

alcachofa

lo que tú dices es más de lo que yo puedo decir hacia donde apuntan tus cilicios hace casi nada de sonido entre los tentáculos la

arena contra los poros mantenía un panorama de derretimiento

es ese el centro de gravedad un contraste que aísla cada palabra cada una de las que pone en secuencia

compro el color y lo traigo conmigo hay algún suspense en transportar tanta tintura en dirección al puente arriba de la corriente parados con bolsas llenas de pigmento la atención vuelta hacia el agua el polvo bermejo fuera del plástico expandiendo en una turbulencia hasta la onda de choque completada con el agua fluoresciendo verde

despacio cuando hablas despacio y tan cercana en el retrovisor la planicie inmersa que no significa tuya la medida

julia larré

 

Mi

casa

queda desnuda muda en los días del adiós.

 

Rompe reglas

impone

deseos

desestructura

las

vigas

de

mí.

 

Es

que las horas

no

me son

suficientes llegan pintan mis dedos

 

cierran mis ojos y el sueño

no

llega.

Es

que las horas

traen de vuelta el tiempo que no existió.

Julia Larré • 34

Escuela brasileña de antropofagia • 35

la muerte mejor

para que el cuerpo

permanezca

entreabierto

para que el alma reste–

eternidad–

nada es entristecedor

mi nirvana es el

caos

drag-queen

Tu nombre suena

resuena

en

mi vientre.

Mi

cuerpo sabe

tu reino

es este.

Duerme

que el día

comienza

y tus sueños

llenan

la noche.

Imperfecto

El hombre

se mata.

 

Planta–

y cosecha

frutos.

Los frutos

nunca reflejan

la alegría

del hombre–

estúpido–

al cosecharlos.

renan nuernberger

GULLARIANA

para Caru Serra Azul

de todo a mi amor seré

y hasta muerto de

cansancio o hambre (que contra incendios y secuestros no hay metáforas ni salidas)embalaré tu noche (cristales me escuchan), te tomaré en mis brazos (el cuerpo pende) como un racimo de uvas, un recuerdo de infancia, un ideal, una semilla, un cachorro de cebra, un ejemplar de un libro viejo, una lengua extranjera.

BANDEIREANA

idem

Un día –le dije,

a pesar de que supiera de los riegos–

37

Renan Nuernberger • 38

Escuela brasileña de antropofagia • 39

se diseca la esperanza, esta mortaja sin respiro, y se descubre perplejo que en medio de la gangrena hay mucha sangre, sí.

LEMINSKIANA

ibidem

el amor como barro:

en lo más fangoso, quién sabe, el humus.

E-MAIL P/FABIANO CALIXTO

Subject: Fwd: Re: “yo sólo podía – ¡qué manía! – estar hablando de poesía”

No hay paraguas contra el marasmo de los días sin ninguna palabra–

las pláticas invocadas los libros rasgados los discos rayados

–amada de la mujer a quien se consagran los poemas las cartas las venas (aún de forma falsa) y después de que amara le devuelve todo: las pruebas del amor y de la obra en imprenta.

No hay paraguas contra el lodo que se palpa en las regiones más bajas de la vida

y que allí se alimenta: lenguaje

con pecho abierto alerta de un gran golpe (o burrada).

BREVE COMO LA VIDA

este poema si bien artefacto, pese al artificio, no pretende aquí ser nada más que un símil de la desesperación que grito en el ahora

metonímico no saber qué hacer con las manos.

daniel sampaio de azevedo

Terror Sagrado bajo el Sol de Mediodía

1

draga-me

el dragón

a las gradas

de los días

aherroja-me

los brazos

de surcos

y algodón

ningún

grito

ningún

sismo

sólo

la so ga gor diana a la glo tis.

2

asfixia

p(r)esa

al pecho

la

41

Daniel Sampaio de Azevedo • 42

Escuela brasileña de antropofagia • 43

 

engulle-me

(l)

la ciudad:

e-í(ngu)

gne(a)

 

4

la

del dra

es como si engranaje

gón(!)

la carne gangrena

como

de canes acero a pudrir

(se)

carreteras en

Insigne(i)a

cru cijadas escamas

el

el dragón la sin sangre

sol.

se alimentara de mí.

3

5

el cuerpo a la horca del asfalto

abyecto

catafalc’

como vísceras del dragón

&

el cuerp’

abort’o

intestino de

(el) sol

asfalto

:

pátina

corpautofagia

pátina

cuando el

abrojo so

sol

bre la piel b ajo agujas

se acid

de abeja

entre

preñado

abscesos

el dragón

thiago ponce de moraes

c

Un poema en portugués

A bell Is a bell Is a door

Explicación

Amor…

Desisto.

Vida

Es gracioso que existan personas que viven para eso.

Opus citatus

No existen

Dudas:

Toda duda que Existe Es pensamiento.

Poe-

intenta

gritar

la respuesta

45

ismar tirelli neto

Preocupaciones épicas

I

Nunca anduve tan lejos sin antes haber oído el tango en el Cabaret Sauvage, sin haber escrito aún tales “Poemas de la Mudanza”, sin tener bello (bello) & bronco adormecido en una postal arrojada de Oxford, Lille, São Paulo. Nunca anduve tan lejos que un satélite –en la mayoría de los casos materno– no viniera a agarrarme. Reconozco de ningún grado que fue aquella anécdota en que los vecinos de Kant ajustan relojes a la hora de su paseo vespertino el verdadero motivo por el cual desistí de la Filosofía. Todo eso porque también yo nunca partí

47

Ismar Trelli Neto • 48

de aquí. Tú fuiste toda la extensión de mayo, preservando las connotaciones pertinentes a ambos hemisferios. And I don’t know if I’m ever coming home.

II

Con los michés checos la ruina sería cierta, no esa burocracia infame, & ¿por qué no, Berlín? Podría pasar (por) una temporada con Antonio & su marido fotógrafo, cuyo nombre recuerdo perfectamente: por pelear, mi ciudadanía del mundo. Perdí por París más amigos que los dedos que tengo. Me descuidé de la “muerte feliz” hace un año, o dos en una parada de autobús cerca de la Rua do Ouvidor. Pero también, debo admitir, nunca anduve tan lejos, ni tan poco familiar.

Escuela brasileña de antropofagia • 49

“Donde

el autor se deja montar por una placita de barrio como un triciclo”.

III

Pide al móvil autobiográfico. Los primeros recuerdos sufren rasgos profundos en los lados de los índices, cutículas arrancadas, Dodge deshecho en dáctilos. El chiquillo pone sangre entre los herrajes. Su Olivetti tartajea.

El amigo soltero

—¿Tres casas en un solo año, y un idioma en vías de desaparecer, dices?

Toda mi vida ellos costean. Pacato, la vista no deja entrar. Quedé. Rendido a las formas de la delicadeza. Rasgo las telarañas para así bordar las mías, casualidad por el horizonte

Ismar Trelli Neto • 50

el luto de las molduras. Los domingos distribuyo a la gente visitas inesperadas. ¿Me acompañas? Firmo una carta, atento al sonido rastrero & tramador ejecutado por mi propio nombre. (Allá las personas se pierden). Los domingos voy al cinema. Se carcajea como incendios en grandes edificios comerciales. Regreso y percibo que sigo sudando muy fino de las paredes, desde siempre. Estaban a muy poco de inventar el teléfono. Me quedé porque el tren no me agarró.

Mientras tanto

a la fecha tú eras curador-asistente en el Museo del Sueño & yo reprobaba una vez más en Artes Adivinatorias, & los míos

comenzaron a regular el dinero de los sellos, & fue preciso, por fin, abandonar la provincia de K., incluso en la estación, yo me decía, para siempre. Una vez en la capital, el silencio se confunde con los descampados que ya

teníamos

por hábito dejar entre las cartas, & nadie hace caso de ninguna distancia. En pocas semanas me comencé a prostituir con el Mayor Coleccionador de Autógrafos de América Latina, & con el dinero reunido fue posible rentar un código postal. Le dije de pasada que ahora vivía ahí, era pequeño pero satisfacía mi curiosidad

por la vida monástica. Tú me escribiste & me escribía de regreso

diciendo que todo era bonito e igual, y sobre todo una palabra –como columnata,

o cinemascopio: cauchemar. Aún así, en mi aposento metálico

me llegaban malarias solo de pensar en ti, noche & día ladeado por todas aquellas miniaturas laqueadas, pulidas a lo tonto

matmos

renato mazzini

escribir la violencia del inhalador en un libro para inmortalizar la memoria del asma

observar el escape de las bolas de fuego a la mitad de las nubes como si fueran un chorro de colegialas

a las cinco

este poema salvará tu vida

como un motor de furgón viejo tropezando en cada esfuerzo

gutural-resfriado

sin perder la paciencia con

la suciedad de las aves en las jaulas tratando de arreglar con una franela húmeda

y detergente

las entrañas ardiendo con el diálogo de los órganos la vida parecía hecha de dobles:

quemaba y era ínfima como un puñado de fósforos

51

Renato Mazzini • 52

cartílago

o uno u otro tono

de sombra con que se borra

la pintura quieta de la ciudad

cuadro pegado en la pared del cuarto de visitas donde trancamos personas

y nunca más las dejamos salir

diáfisis

caballos marinos estallando en el sartén

diana de hollanda

¿no era mejor que nos escupiéramos de una vez? ¿que antes cogiéramos después nos acuchilláramos hasta que imploráramos para que cogiéramos

otra vez? que el círculo vicioso adquiriera esa forma más honesta. que se alternaran, de vez en cuando, los que cabalgan, los asesinados.

o no se alternaran, sería más fácil. aún así, era mejor que

nos escupiéramos y cogiéramos de una vez.

el

aire masajeando

o

que apenas cogiéramos.

nuestras costillas

 
 

la

boca cerrando

seca de abrazos

 

la

voz sigue el día

cuando las nubes silencian

epífisis

y

cae el violeta;

sobre los árboles urbanos,

 

belleza en la palma desnuda de las manos que detienen el avance de la lámina

la

voz es un hilo.

cortadas a la mitad apenas las minúsculas alas de las moscas

 

y el filtro de tu cigarro

he de transbordar

nueva

para no dejarme morir

árida

en un valle sin poesía

53

Diana de Hollanda • 54

todo guardado en mi voz es mar. todos los silencios son míos y son olas. todo que me va, como vas a la noche son todos vientos roncos ya distantes. todo lo que me atraviesa el alma es tardío todos los colores huidizos corren adonde todo es negro y blanco. todo perdido en mi pecho es sal. todos los recuerdos son arena fina por todas nuestras manos abrazadas. todo chorreado de mi cuerpo es cascada. toda punzada es sonrisa calma que todos me apresuraron a tejer. todo es vasto debajo de mí; todo es fugaz todo son todos los que puedan creer cuando mi voz sea apenas mar.

la palabra es del ansia del carente que se proclama suicida habla quien se ahoga en la blandura de la esperanza de ser comprendido

si de verdad me fuera a matar; en este día, habrá solo silencio.

De un calendario

diego vinhas

las cosas, después, tienen el tamaño del equipaje cada una sabe el peso de las asas, la medida de lo que escurre. Y comulgan, más allá del instante y de las coordenadas, la dosis de un tedio que rumia y aprende a doler,

después. primero, las cosas mueren.

Visita

de la misma materia de la que están hechos los domingos –tedio y vapor en piedra-jabón– se componía la espera en un gesto más blanco.

Bestiario

los perros de mi calle renunciaron milicias

55

Diego Vihas • 56

Escuela brasileña de antropofagia • 57

no guardan

unísono

el clavo

no

pellizcan más

la madrugada

2

con ruidos

revueltos

: nadie

VITRAL

3

no

no derrama

sabría

decir

del

sol

ácido

mayo ametrallando la ven- tana …sangre amarilla

en la simetría

APÓCRIFO

1

(manos sin a quien pertenecer

tarro de aluminio –un Grial con café ralo in pax dei la taxidermia del mantra suburbano:

zinc callado multiplica el paisaje

desciende

camila vardarac

I

 

No sabrás quién pronunciará tu nombre

cuando el camino deseado sea por todos desconocido seguirás, extrayendo de los abismos las carcajadas tu locura mezclándose con la tarde y en la montaña en forma de cráneo –belvedere de gritos tus otros yos, elevados anunciarán la muerte del silencio.

II

 

El que camina solitario aprende la lengua impronunciable pacto entre el yo y sus variantes innúmeras, las bocas que el silencio mueve.

III

La noche tiene el aroma de los excrementos del amor, luna cómplice de la sangre que ruidosa circula en las venas y que de ellas se desvanece callada. En algún lugar un cuerpo agoniza porque las primeras luces recuerdan que los deseos son perecederos con la aurora, el sol quiere nacer y cuántas nubes contrarían su voluntad volviendo el domingo nublado y las sienes de los niños – frías en el jardín fetal.

59

Camila Vardarac • 60

IV

Dios afila la espada en el dorso del escuálido firmamento y abre un hueco en el cielo. Primero caen las cabezas de los justos, después cae Ícaro y sus alas son negros vértigos: el desasosiego del ángel que avista el hueco en el centro de la tierra, donde las sombras se agarran a las rendijas esperando la muerte de sus conciencias. Entre la lava y el diluvio ningún árbol erguido. Los ojos de los hombres muy abiertos o cerrados para siempre.

V

Salir al azar es someterse a la imprevisibilidad de las circunstancias. Pero el azar, aunque hasta cierto punto, puede ser boicoteado por el modus operandi del raciocinio. Las probabilidades de encontrar personas ruidosas en calles silenciosas son mínimas, por eso, escoger calles silenciosas es disminuir la cuota del azar del día cuando se precia el silencio, el vacío, y los espejos que se forman arriba de los charcos en cuanto la lluvia para. Perros siguen precariamente iluminados, perros callejeros raquíticos, que al lado de los Retirantes de Portinari no desentonarían, al contrario, serían nuevos elementos corroídos por la misma insignificancia que el vasto campo de la desolación impone. El soplo de la montaña no viene de lejos, espectros en medio a la travesía, por un instante todo mundo quiere morir, quedan los que aguantan por la fe, por la locura, o, abandonada toda la razón, sofocado todo el sentir, por el automatismo apático de la sobrevivencia, cuando ya no hay muchas elecciones que hacer. Minucias, menos densas que las cenizas del fénix. La renovación de todo comienza cuando todo acaba, el resto es gradual como el eclipse: las horas, los minutos, los segundos, las milésimas de segundo mientras estoy, estás, estamos dibujando el círculo.

leonardo gandolfi

En la vejez del mármol de la pila

En la vejez del mármol de la pila la sangre derramada del carnero espera que oclusiva coagule Implosión

Decir eso es colocar la mano sobre uno de tus hombros despojado ahora por la izquierda manga de la blusa

Ritual en que el texto en otros tonos va operando el blanco grisáceo de la pila hasta que también sea la carne del animal muerto cortada siempre en planos transversales Palabra

Todavía la mano sobre uno de tus hombros

la misma manga de la blusa

La sangre derramada del carnero ofrecido en cuanto condición de lectura

El vestido floreado de la mujer sonriendo tiembla lentamente contra el viento

61

Leonardo Gandolfi • 62

El mismo viento que derrumba las hojas del árbol

o las lleva cerca de las palabras de quien ve Desde aquí el pájaro dilata la aorta trayendo hasta la última arteria

la lentitud con la cual al fondo se trombosa

el

el vestido floreado de la mujer sonriendo

aneurisma de las cosas que perturban

Sólo el líquido de la espera deja que el cerebro reparta sin promesa el cartílago de las orejas La misma de tiburones en un mar a contrapelo donde de atrás para el frente y sobre el vuelo del pájaro se osifica suturando el paisaje

Aunque dentro –aguarrás y bilis

De la tortuga retirar la tortuga dejarla ser apenas la no tortuga. Llueve. Las gotas mojarían su atraso. Este es el primer ciclo, el de la falta. La lluvia insiste, toca las tejas de amianto. La casa está cerrada y quien está allá dentro es la continuación de la lluvia y del amianto. Este el segundo ciclo, el del gesto. Junto a la casa, un patio. Aún no. Quién sabe si cuando la lluvia deje de insistir yo comprenda las reglas de la perspectiva. Lo que se retiró retorna. Silencio.

Escuela brasileña de antropofagia • 63

A la tortuga se llega por paciencia. Tercer ciclo, el de las cosas repetidas.

De la tortuga retirar el no que antecedía la cosa repetida. No para confirmarla, ya que es de confirmación que la tortuga entera es hecha. Aunque para contraponerla al elefante y su todavía hinchado corazón. Por eso que lo que está en el lugar del gesto es su reverso y también extensión. Colocar sobre la mesa tanto el poner como el no poner periódico ni cosa alguna. Anulación seguida de regreso. Llueve. Las gotas contra el amianto de las tejas descubiertas mojarían por tres veces el no de la tortuga.

pablo araujo

Algunas veces se abre la herida

y más un poco se multiplica

lentamente

como se abre

 

el

mar

entero

indestructible.

Sephir

Sephir

.:

el nombre no revelado

 

otro a otro

:

ni

esto

ni

aquello

:

Es.

 

La zarza

el

fuego que la engulle.

 

Las cosas casi posicionadas

Los trabajos y los crímenes son enormes

al instinto de las convocatorias

el fuego

pero no hacemos

:

siempre será preciso partir.

:

:

Otros nombres

pues deben ser hechos

hacemos

la

zarza

las

cosas

Algún

nombre mientras.

 

Confusión total del hombre acontecimiento.

:

un

minuto a algún

Las cosas y los nombres apuntan hacia el Cero

y todas las diferencias

no está más

:

:

esto que está aquí

y

está

65

el círculo

Pablo Araujo • 66

La música imposible. Siempre aquí.

Hasta cuando no está.

Pero está

después y junto

la más bella de todas las canciones. El Centro en el Centro : es. Aún no es. Pues.

Tampoco

No está. interrumpida y real

:

:

Sí.

Pensamos el silencio del mundo para nada. A todos los olvidados

cualquier otro

: llega el tiempo de.

Es la cosa más o menos a tratarse por todas las otras.

No se responde. No se pregunta. Ahora presto a marcharse.

Aquel que.

propiedad

juliana krapp

como artificios tenemos apenas las asperezas

la corpulencia cabida en pabilos desfigurados

o los 28 días necesarios para que se cure el concreto

cargamos

en las extremidades fisuras

irreparables

y, en los ojos,

el color estrambótico de los mataderos

incluso así

los rápidos las sirenas los personajes están a su disposición

y aún este aguacero

donde lo entreabierto es una dulzura de tan profundo

Límite

Seto es un cúmulo de varas entretejidas

cercenando

a veces sí a veces no

67

Juliana Krapp • 68

yo sé del esfuerzo para persuadir naturalezas terribles

simultáneamente

a la gracia de los perímetros que permanecen estancados

(el dolor de cohabitar tanto las grietas como los confinamientos)

Cuando rarefactos, los movimientos

aguardan más que la conclusión, prefieren el desdén y el resguardo

o hasta ese estallido (un jadeo)

embalado

por el embarazo hipnótico de las pequeñas sombras

Solamente las ventiscas son de hecho enamoradas

y apenas en ellas se aligeran

las inmundicias más profundas

como solamente las ramas se despedazan y se preñan en un único carrete de músculos en escombros

(un aparejo de tensiones alimentado por el ritmo de los sumideros)

Escuela brasileña de antropofagia • 69

poética

lo que es ferruginoso nunca será corrosivo. ¿cuántas ideas pueden perturbar este lago sin viento? Frutas en la superficie en desacato a la delicadeza vámonos de aquí tú dices no todavía hay reparos que hacer, todavía el lobo que habita el foso del poema ve:

si contraigo las rodillas contra el corazón creo un puente imprescindible –una emboscada para fieras de grados variados, por eso insisto el ineditismo sólo cabe en lo factual, este alagadizo tener en casa un cuerpo tan sentimental a roer dificulta ampliamente la ejecución de las tareas respire:

aire pródigo de terror ahora sí vamos a dejar abierta la escena del crimen –surco escarlata entre las pedrerías

Juliana Krapp • 70

almacenes

sería apenas la ausencia impertinente de arrabales

o su respiración de tiniebla que oscila y huye por debajo de la puerta (¿la belleza enteramente desamparada?) pero este muelle de puerto es, de hecho, una llave. sus nervaduras y estallidos como fábulas

húmedas. (los agentes narrativos son incapaces de identificar el estiaje

y la señal de los tiempos

en las amuradas). y aún este dolor

salvaje anclado a las turbinas y graneros

a la maquinaria desgarrada en itinerarios

de vapores y conspiraciones. la meticulosa delicadeza de la noche entregue todo al gesto de izar: originalísimo

y esclavo de las circunstancias

(en este instante tu aprietas mi mano

y

la pones contra el pecho, temiendo

la

faz invisible de las embarcaciones) el agua

que crece como un germen negro alrededor, como un escalofrío inédito un verbo inédito una presencia quebradiza (¿pero lo que es quebradizo está muerto? ¿o reverbera apenas

las manchas calientes de sangre en la alfombra?)me dices que sobre toda música incide una renuncia

e

incluso este pitido y mientras dices

el

horizonte reconocible

asola de fríos el lenguaje (es necesario, sin embargo, reconocerlo en sordina como se reconocen en los alcoholes las ráfagas de arrullo)

Escuela brasileña de antropofagia • 71

Pretexto

el ojo de la calle es seco, sarcástico del mismo género que los botones

y tocadores

de todo resta siempre su misterio virgen la belleza de iris los aires sucios la córnea tal cual una diadema despavorida sobre nuestras cabezas

entonces él cruzó la pista sin ninguna melancolía

y trabó el zíper sobre la piel

escuela brasileña de antropofagia

[1980-1988]

Krapp, Juliana. Rio de Janeiro, clase 1980.

Vinhas, Diego. Fortaleza, clase 1980. Publicó el libro Primeiro as Coisas Morrem (2004).

Andrade Buzzo, Elisa. São Paulo, clase 1981. Ha publicado los libros Se lá no sol (2005), Noticias de ninguna parte (2009), Canción retráctil (2010) y Kanto retráctil (2010). Blog: Calíope en http://www.caliope.zip.net.

Araujo, Pablo. Rio de Janeiro, clase 1981.

Gandolfi, Leonardo. Rio de Janeiro, clase 1981. Ha publicado los libros No entanto d’água (2006), 8 poemas (2006) y A morte de Tony Bennett (2010).

Mazzini, Renato. Santa Fé do Sul, clase 1981. Publicó el libro Paisagem com dentes (2009). Blog: Renato Mazzini en http://www. renatomazzini.blogspot.com.

Gam, Walter. Belo Horizonte, clase 1983. Publicó el libro Variações de um movimento íntimo (2003) y Ambiente (2003).

Sampaio de Azevedo, Daniel. João Pessoa, clase 1983.

Beber, Bruna. Rio de Janeiro, clase 1984. Ha publicado los libros A fila sem fim dos demônios descontentes (2006), Balés (2009) y Rapapés e apupos (2010). Blog: Mídias virgens & condessa buffet en http://www.didimocolizemos.wordpress.com.

73

Escuela brasileña de antropofagia (1980-1988) • 74

De Guimaraens Cavalcanti, Augusto. Rio de Janeiro, clase 1984. Ha publicado los libros Poemas para se ler ao meio-dia (2006) y Os tigres cravaram as garras no horizonte (2010). Blog: Os tigres cravaram as garras no horizonte en http://www.augustoazul.blogspot.com.

De Hollanda, Diana. Rio de Janeiro, clase 1984. Publicó dois que não o amor (2007). Blog: Não proferir palavras em vão en http://www.aindahamusica. wordpress.com.

Rogério, Artur. Paulista, clase 1984. Entre diciembre de 2010 y abril de 2011 publicó las ediciones virtuales de Capa, Tatu breado, chuva na mata declinante, Recibi as flores dela, Índio, ALEGRIA, O jogo do bicho, Esse senhor, Padaria BAR y Padaria CDU en Decalogia ladrona: http://www.decalogialadrona.blogspot.com.

Guadalupe, Ana. Londrina, clase 1985. Publicó el libro Relógio de pulso (2011). Blog: Roxy Carmichael nunca voltou en welcomehomeroxy.blogspot.com

Tirelli Neto, Ismar. Rio de Janeiro, clase 1985. Ha publicado los libros Synchronoscopio (2008) y Ramerrão (2011). Blog; O amigo solteiro en http://www.oamigosolteiro.wordpress.com.

Larré, Julia. Recife, clase 1986. Publicó el libro noite de vispera (2010). Blog:

Moinhos de vento en http://www.edicoesmoinhos.wordpress.com.

Nuernberger, Renan. São Paulo, clase 1986. Publicó el libro Mesmo poemas (2010). Blog: Mesmo poemas en http://www.mesmopoemas.wordpress.com.

Ponce de Moraes, Thiago. Rio de Janeiro, clase 1986. Ha publicado los libros Imp. (2006) y De gestos lassos ou nenhuns (2010). Blog: Thiago Ponce de Moraes ANT ((I-)E)SCRITA en http://www.hiagoponce.blogspot.com.

Vardarac, Camila. Rio de Janeiro, clase 1987.

Sant'Anna, Alice. Rio de Janeiro, clase 1988. Publicó el libro Dobradura (2008). Blog: Para não ficar na gaveta en http://www.adobradura.blogspot.com.

Agradezco el apoyo de Angélica Freitas, Danilo Bueno, Demetrio Panarotto, Fabiano Calixto y en especial de Ricardo Domeneck, Aníbal Cristobo y Delmo Montenegro.

Escuela brasileña de antropofagia, de Sergio Ernesto Ríos (comp.), se editó e imprimió en octubre de 2011 en Tijuana.

Otras antologías de Kodama Cartonera

• Tijuana de día y de noche. Crónicas urbanas. Aurelio Mexa

• Tijuana es su centro. Muestra de poesía y narrativa tijua- nense. Jhonnatan Curiel

• Corto Teatro. Dramaturgia joven de Baja California. Daimary Moreno

Colección Fueradeserie

• Contra/Sombra. Aurelio Mexa

Kayrós. Jhonnatan Curiel

• Poemas, profemas y aforisiacos. Mavi Robles-Castillo

• Poesiavida. Yaxkin Melchy