Sie sind auf Seite 1von 47

Cuando Platón, en sus diálogos menciona el continente, muchos hombres notables, contemporáneos a él, empezaron a interesarse por el matico continente sumergido. Los análisis y comentarios respecto a él, lo han convertido en arquetipo de una civilización ideal.

La Atlántida está a nuestro alrededor ha surgido un escritor ingles, tesis que ha sido respaldada por la presencia de numerosos restos arqueológicos y megalitos ciclópeos en diversas zonas de la tierra, edificados bajo normas estrictas y precisas que, analizadas, demuestran tener un tiempo anterior a la Edad de Piedra. Además, estos restos son dignos representantes de una gran civilización de grandes astrónomos e ingenieros de notabilísima capacidad que sobrevivieron a un cataclismo colosal.

Sin duda, esta civilización conocía perfectamente el fenómeno de la precesión de los equinoccios y el cambio del eje terrestre cada 12 o 15.000 años. Los mapas de Pirí Reis, con la antártica cartografiada sin hielo hace miles de años, confirman que una gran civilización marítima, existió antes del último cambio terrestre, acontecimiento que provoco un cataclismo que la hundió en el océano, se despliega ante nosotros como un mundo muy parecido al nuestro en diversos aspectos.

Unos extraordinarios psíquicos, utilizando los registros akasicos, que no están limitados ni por el tiempo ni por el espacio, explican que seres inteligentes anteriores al hombre coexistieron con los dinosaurios, pues las huellas de los pies de esos seres y de las bestias, se encuentran muy juntas en los estratos de hace millones de años.

Es necesario explicar lo que significa akashic. Esta palabra del sanscrito, se emplea para referirse a un medio que permea todo, similar al éter. Podríamos decir que este “éter síquico” facilita la comunicación telepática y la clarividencia, que serian simples ondas en el éter.

También “registra” todo lo que ocurrió en otras épocas y contiene en embrión el futuro. Los psíquicos, moviéndose en el tiempo hacia delante y hacia atrás, como si sintonizaran un aparato de radio o televisión, pueden explorar los registros akasicos y exploran la Atlántida y otras civilizaciones del pasado. El material canalizado psíquicamente, coincide con algunas fuentes tradicionales relativas a la civilización atlante.

Steiner, un investigador de los registros akasicos, tiene una convincente explicación de la evolución humana y de la historia da la Atlántida y Lemuria: sus habitantes pensaban en imágenes y controlaban la fuerza de la vida. Por ejemplo, podrían extraer energía de un montón de semillas, para impulsar sus naves aéreas. Tenían una memoria extraordinaria y los más evolucionados residían en Asia Central y se refinaban y entendían mejor los poderes divinos.

Su versión de la Atlántida se parece mucho a la caída de Adán y Eva en el paraíso terrenal.

La riqueza y viveza descriptiva sobre la Atlántida, gracias a los registros akasicos, ofrecen gran interés con respecto a la creatividad del subconsciente, pues mediante el, los numerosos canales nos traen abundante información sobre la Atlántida.

La isla de Pascua: Una civilización perdida

Esta isla es la más oriental de las islas polinesias situada en el Océano Pacifico, a 27 0 08 ´ 6” de latitud sur

y 109 0 25´ 54” de longitud oeste, perteneciente a la nación chilena. Tiene una extensión de 179

kilómetros cuadrados. Dos etnias coexisten en esta isla: la una de baja estatura y piel morena y la otra

más alta, de piel clara indoeuropea y estatura alta y bien proporcionada. Esto es prácticamente normal en una sociedad mixta, pero lo que sorprende en forma extraordinaria es la gran cantidad de enormes estatuas escalonadas y dimensionadas a lo largo de la costa, muchas de ellas aun sin terminar. “Rapa nui” es el nombre indígena de la isla y son muy sorprendentes los métodos empleados en la confección y ubicación de estos denominados “moais”, o estatuas gigantescas que son grandes bloques de piedra volcánica que semejan una cabeza y torso humanos, con un peso aproximado de diez toneladas cada uno.

¡ y aquí empiezan los enigmas! En primer lugar, ¿Cómo es posible que, tal número de habitantes, muy numerosos para la pequeña extensión de la isla coexistan en paz, manteniendo cada etnia sus propias costumbres y leyes?

¿Cómo se confeccionaron tan gigantescas estatuas? ¿Quizás utilizaron el jugo de una misteriosa planta, cuya virtud es ablandar la roca, tornándole maleable como plastilina?

¿De qué medios se valieron sus antiguos pobladores para transportar esas colosales estatuas a los sitios en que se ubican actualmente?

Aun con carreteras asfaltadas y medios mecánicos y motorizados modernos sería muy difícil y tal vez imposible el transporte de semejantes colosos. Brevemente recordemos que en muchas tradiciones y

leyendas antiquísimas, los sacerdotes utilizaban diversos sistemas de sonidos para levitar estas estatuas

y conducirles fácilmente a sus lugares actuales. Esta maravillosa ciencia desgraciadamente se ha perdido en el transcurso de incontables milenios de años.

Los imponentes moais parecen vigilar el perímetro costero y sus dimensiones oscilan entre 4 y 20 metros; algunas tienen hasta un sombrero muy pesado y son notables las grandes orejas de cada estatua, escuchando al parecer los ruidos del entorno.

Todos estos colosos de piedra fueron confeccionados en la isla, pero es difícil admitir que en semejante reducido espacio de las canteras, podrían haber sido confeccionadas y ubicadas en los sitios en que se ubican ahora.

La tradición expresa que los primeros habitantes que llegaron a la isla tenían la piel blanca y el pelo rojo con orejas desmesuradamente largas, siendo los constructores de los moais. Luego navegaron en sus barcos de juncos hacia la “caída del sol”, desapareciendo posteriormente y para siempre de esta isla legendaria.

“Viracocha”, el dios blanco de las culturas incásicas, navego y desapareció también hacia el poniente. Este hecho mucho se asemeja a una migración. ¿Quiere decir ello que los primeros pobladores de la isla de Pascua procedieron de Tiahuanaco?

Los arqueólogos expresan que tal vez existieron en la isla 3 culturas sucesivas, de acuerdo a lo que sugieren unas tablillas con jeroglíficos anteriores a los moais. Hay notables semejanzas entre los escritos de Tiahuanaco y las inscripciones de la isla de Pascua.

Los indígenas actuales de la isla narran que los antiguos pobladores llegaron de otra isla que posteriormente fue engullida por el océano, pero como todos eran varones, tuvieron que unirse a las mujeres nativas.

Un erudito y filosofo británico propuso que en el Pacifico hubo un continente poblado por seres blancos procedentes de América. Y la isla, de Pascua conservaría los escasos supervivientes de dicha migración. Sobre cómo fueron transportados estos colosos hay otras interesantes teorías; muchos eruditos describen como fueron transportados los moais, valiéndose de grandes troncos y sogas, hasta ubicarles en su sitio actual. En todo caso este no es el mayor de los misterios sobre esta isla. Pero, sin duda hay que insistir en el jugo de una planta especial y sus sorprendentes propiedades que los nativos conocían perfectamente, facilitando en gran manera su construcción y ubicación.

Otro enigma sorprendente son los túneles que comunican el interior de la isla con el mar y que estos comunicaban con otras islas del archipiélago. Al ocurrir este cataclismo que sumergió al continente, estos túneles desparecieron.

Antes de la catástrofe, desparecieron por allí las orejas grandes?

Otras moles pétreas, fueron descubiertas posteriormente a gran distancia de los primeros y a una altura de 3600 metros sobre el nivel del mar, aparentemente custodiando las laderas de Marcahuasi, en el Perú. ¿Qué hacían allí? ¡Pregunta sin respuesta!

Como hecho final, el misterio de los moais y orejas largas, representan un misterio al igual que otros enigmas de muchas culturas precolombinas como la “Olmeca”. En resumen, se evidencia claramente el impacto social y cultural, aun psicólogo, de la llegada de una cultura muy superior en la noche de los tiempos. Pero ¿de donde vinieron estos seres de piel blanca y pelo rojo? Es posible que vinieran de un continente que, sufriendo un cataclismo se hundió en el mar. En todo, caso, este enigma persiste actualmente, resolviéndose posiblemente en un futuro, cuando la ciencia y las investigaciones con mejores instrumentos científicos, nos den su veredicto final.

Los semidioses azules

Las investigaciones arqueológicas demuestran que existió una avanzada civilización, cuyas raíces heredaron casi todas las grandes civilizaciones del mundo. La estructura corporal de estos misteriosos seres era muy diferente al del homo-sapiens contemporáneo: un gran volumen intracraneal, locomoción rápida y precisa, mayor agudeza sensorial y una coloración azul definida de su piel, consecuencia de una diferente hemoglobina en su sangre. Sin duda obtenían su energía vital del sol, mediante un proceso especial de fotosistesis.

En el Perú existen muchos cráneos deformados que demuestran que esta civilización fue el origen común de muchas de las antiguas civilizaciones preincaicas y las antiguas civilizaciones del antiguo valle del Nilo.

Los cráneos deformados tenían dos variantes: los unos eran alargados y los otros eran cráneos anchos. Las culturas preincaicas de Paracas, -1000 años antes de Cristo-, Nazca (200 A.C) Pachacamac (700 D.C) y Tiahuanaco (700 A. C)

Estos seres de cráneos deformados pertenecían a las elites superiores y sociales de esos tiempos. Para empezar a deformar los cráneos se entablillaban estos desde la infancia, aprovechando que aun los huesos no estaban bien soldados, permitiendo hábilmente la distensión craneana. Un estudio antropológico minucioso demuestra que los cráneos deformados tienen sus propias características raciales como el fondo allanado de la base del cráneo y la situación del agujero occipital, por donde se introduce la columna cervical. Las fosas orbitarias donde se ubican los ojos, tienen un tamaño (15%) mayor que la del homo sapiens actual. El volumen regular craneal del hombre moderno es de 1450 cm 3, sin embargo el volumen de los cráneos deformados es de 2500 y 3200 cm 3 , gran diferencia ¿verdad?

¿Producían estas deformaciones algunas dolencias significativas? Para cualquier entendido actual, estas deformaciones ocasionarían la comprensión de ambos lóbulos frontales, donde reside la capacidad intelectual del aludido. Además de afectar la capacidad motora general, podrían también producir alteraciones visuales algo notables.

Sin embrago, la realidad es que no se preguntaban estas anomalías, por lo que estas costumbres seguían manteniéndose regularmente.

Se supone que el vacio en el cerebro por efecto del alargamiento es rellenado naturalmente esta situación, permitiendo el mayor desarrollo de los polos frontales, parietales y temporales de la corteza cerebral, donde se asientan las áreas encargadas del desarrollo de la capacidad intelectual, el uso preciso de las manos, el lenguaje oral y escrito y las demás facultades que perfeccionan al hombre y hacen posible su ascenso a un plano superior.

Los descendientes lejanos de estos seres extraordinarios, llamados “Uros” viven actualmente en el lago Titicaca, -Bolivia- en islas flotantes construidas a base de totoras, una planta natural de la región.

El templo de la ciudad de Tiahuanaco, herencia de la Edad Terciaria y de dimensiones ciclópeas, situado a orillas del Titicaca, es uno de los lugares más insólitos y misteriosos del mundo. En sus paredes hay numerosísimas cabezas, representando a una infinidad de razas, muchas de ellas totalmente desconocidas. ¿De dónde extrajeron sus pintores tan enigmática y privilegiada información?

Estas deformaciones se encuentran distribuidas en diferentes partes del planeta. Por ejemplo las encontramos en Méjico, África, Egipto, en la corona de guerra faraónica de color azul en otras latitudes del Oriente Medio y el Asia.

En resumen ¿Qué intentaban explicar u obtener con estas deformaciones las diferentes razas y pueblos incomunicados por las grandes distancias?

La academia de ciencias de Moscú en el año de 1960, trato de diseñar lo que sería el “hombre del futuro” con un gran volumen craneal, cabeza más larga y más ancha que la del hombre actual, ojos más grandes y ausencia total del vello. En cambio, su cuerpo seria más delgado, frágil y sin vello.

Los pueblos que constituyeron las mayores civilizaciones de la antigüedad, se caracterizaron por prácticas similares con respecto a sus dioses, ritos religiosos, leyendas mitológicas, culto a la muerte y edificaciones.

El uso de las pirámides es un hecho notable en todas las civilizaciones importantes de todos los continentes. Todos los pueblos que construían pirámides, como un elemento común, tenían una misma alineación arquitectónica con respecto a sus ciclos equinocciales o a algunos cuerpos celestes o constelaciones. Todos estos hechos demuestran que procedían de un tronco común a pesar de las grandes distancias que impedían su comunicación. Respecto a leyendas, creencias y costumbres, existen sorprendentes parecidos: el Ra egipcio y el “Inti” incaico, Osiris y Orión, Isis y Sirio.

Además la endogamia era un habito entre las familias reales, por eso el faraón se casaba con se hermana y el Inca con su hermana y aun con su madre. Sin duda estos hechos tienen su explicación, pero otros son inexplicables. Así, el caso de “Orejona”, que descendió desde Venus hasta el lago Titicaca tenía una cabeza alargada, grandes orejas y extremidades palmeadas, evidenciando claramente su procedencia de un lugar anfibio.

Las embarcaciones del lago Titicaca y las del Nilo son sorprendentemente parecidas: las unas de papiro y las otras de Totora.

Los hindúes también tienen un dios azul, mitad hombre y mitad pez.

Los “Tuaregs”, viejos habitantes del desierto, imitaban a “hombres azules”.

En la india a los dioses Krisna, Visnú y Brahma eran representados con piel azul. En norte y Sudamérica las leyendas y tradiciones nos hablan de hombres azules llegados de la estrella resplandeciente.

¿Serian los hombres azules visitantes de otros mundos?

Analicemos porque aquello de la piel azul. La hemoglobina es una molécula de la sangre que nos ayudan a respirar, pues transporta el oxigeno desde los pulmones hasta las células del organismo humano. Es roja nuestra sangre porque la hemoglobina contiene hierro que al depositarse en cualquier lugar, deja una impregnación de dicho color.

En las plantas, la clorofila realiza idéntica función que la hemoglobina, posee magnesio en lugar de hierro. Este hace respirar a la planta anhídrido carbónico en vez de oxigeno y ellas crecen gracias a la fotosíntesis, es decir que al recibir luz solar transforman la materia inorgánica o mineral en su propia materia orgánica vegetal.

En nuestro medio natural hay pigmentos con funciones y estructura similares a la hemoglobina roja y clorofila verde. Se identifican como pigmentos sanguíneos azules. El ejemplo ancestral lo hallamos en las algas cianofilas que tienen acido cianhídrico en su grupo hemo sustituyendo al hierro y al magnesio. A estas algas se les designa como los responsables de la atmosfera que respiramos. La atmosfera de la tierra en un principio era rica en amoniaco y anhídrido carbónico.

Las algas respiraban estos gases y eliminaban el oxigeno que se fue acumulando en la atmosfera. Las algas cianofilas forman parte del plancton marino que es el responsable del mantenimiento y reservación del 80% del oxigeno de la atmosfera. Estas plantas fueron muy apreciadas por los mayas, que las sembraran y cosechaban como alimento sagrado.

Hemoglobina y Clorofila

Otro elemento que es parecido a la hemoglobina es la vitamina b 12 que en vez de hierro tiene cobalto de coloración azul. La cianobilina posee una característica muy especial: fijar la radiación solar 8 a 10 veces más que la hemoglobina.

Es posible que existan otros pigmentos diferentes que la hemoglobina con hierro y que estos utilicen los colores verde, azul o rojo para el transporte de gases en la sangre de desconocidos seres inteligentes. Conociendo perfectamente las potencialidades de la clorofila para integrarse en el mundo vegetal, es difícil suponer que la naturaleza haya escogido otros soportes en diferentes partes del universo.

Así, hemos apreciado cuan abundantes son los pigmentos azules en las distintas especies vegetales y animales de este planeta. Sin embargo, una pregunta inquietante debe intentar aclarar. ¿se podría generar un ser humano pluricelular y complejo con pigmentación azul?

La posible respuesta podría obtener creando una teoría unificadora que podría reunir las distintas líneas evolutivas de vida orgánica de nuestro entorno natural. La esposa del famoso hombre de ciencia Carl Sagan, plantea una curiosa teoría sobre el origen y evolución de la célula. Según ella, estas aparecieron evolutivamente gracias a la espontanea asociación de seres más pequeños que se unieron detrás de la muralla celular y decidieron funcionar en “equipo”, de modo que cada unidad independiente aportara un trabajo especifico a la nueva colectividad celular. Los organismos complejos resultantes, respirarían de igual manera que los microorganismos que los formaron por asociación.

Semblanza de los semidioses

De todo ello se deduce que misteriosas razas humanas con hemoglobinas cianhídricas y células con pigmentos azules pudieran vivir a partir de luz solar y haber sido fotosintéticos. El hecho de que esta humanidad se alimentan del sol y llegase desde el espacio, nos hace entender porque las antiguas culturas adoraban al “Astro rey” y se declaraban como “Hijos del sol”.

Como hubo un hecho pintoresco e interesante, las grandes culturas de la humanidad han florecido en zonas geográficas de gran iluminación solar.

Una apreciación aproximada sobre el aspecto físico de esta humanidad progenitora, un retrato robot nos ofrece la siguiente descripción: eran más robustos y altos que la humanidad actual, tenían una cabeza más alargada y ancha, grandes ojos oblicuos y orejas de gran tamaño. Su barbilla era prominente y buscaron asentarse en regiones iluminadas intensamente por el sol. Por su gran cráneo y su gran volumen intracraneal, indudablemente sus cerebros eran bien desarrollados.

A consecuencia de ello, sin duda eran más inteligentes, que la media de la humanidad actual. En resumen, todos sus sentidos estaban más desarrollados.

Tal vez poseían algunas características anfibias, es decir, eran capaces de absorber a través de su piel ciertos elementos inorgánicos disueltos en el mar o en los ríos. Aspiraban dióxido de carbono y devolvían oxigeno a la atmosfera.

Probablemente fueron los instructores de las antiguas civilizaciones a las que enseñaron astronomía, matemáticas, geometría, a cultivar la tierra, a procesar los metales, etc.

El misterio de una raza desparecida

Científicos, historiadores, antropólogos y otros sabios, tratan de establecer solidas bases sobre la historia del hombre, pero, ante la avalancha de continuos descubrimientos, esta plataforma aparentemente inconmovible se derrumba como un castillo de naipes.

El aparecimiento de civilizaciones desconocidas, de razas inéditas que no se asentaron en ningún lugar, no pertenecen al entorno conocido y no hay datos absolutos sobre su anterior existencia.

Dos centurias no habían sido suficientes para dilucidar todos los misterios del pasado. De repente un cráneo de hace 11.500 años perteneciente a una americana apareció en la pantalla de un ordenador, desbaratando las tesis sustentadas hasta entonces. Labios gruesos, ojos pequeños, nariz chata, barbilla desprovista de pelo, denotaban su ascendencia africana y sin embargo, según los eruditos e investigadores, sus antepasados eran asiáticos. ¡¿!?

Este hecho insólito, sin duda obliga a los sabios investigadores, a revisar la historia del pasado, demostrando claramente que ignoramos elocuentemente la verdad del ayer que nos pertenece absolutamente. Esta sorprendente historia comienza en 1971 cuando una investigadora francesa descubrió en las cuevas de Lagoa Santa (Brasil), un cráneo fósil de una mujer de 200 años y algo mas de un metro y medio de estatura. Al notar algo extraño en el rostro de ella, (reconstruido), por falta de medios adecuados de investigación se detuvo inexorablemente, pero en 1995 se reanudo su investigación, gracias a la intervención de la universidad de Sao Paulo.

Los libros de historia, hasta hoy, siguen explicando que los primeros pobladores de América Central y Sudamérica fueron de origen asiático, pero esta falsa certeza se derrumbo estrepitosamente ante la cruda realidad de los fósiles existentes. Los fósiles de “Luzia”, una mujer africana que, entre otros iguales, llego a las costas de Brasil, procedentes innegablemente del África y también de Australia.

Los aborígenes australianos son un misterio en sí mismos. Parecen pertenecer a una raza diferente, pues un estudio genético efectuado por la universidad de Canberra, en Australia, explica que estos restos tienen una antigüedad de 60.000 años.

Pues bien, estos esqueletos si no proceden de África, entonces, ¿de dónde vienen? Estos parecen que pertenecen a un tronco diferente al de nosotros, por lo tanto son de otra humanidad diferente a la nuestra. Una tesis muy atrevida arguye que los antepasados de “Luzia” fueron habitantes de un mundo legendario desconocido actualmente, ¿acaso procedían de la mítica y desaparecida Atlántida?

Para comodidad de los sabios investigadores y eruditos, es preferible ignorar a estas misteriosas razas que realmente existieron. Y ello porque estos hallazgos no encajan en el modelo evolutivo atribuido oficialmente al ser humano.

Todos estos conocimientos adquiridos, nos obligan a aceptar invariablemente que la llegada de los primeros homínidos al nuevo mundo, se efectuó en una época lejana que se pierde en la noche de los tiempos. También que bien pudo efectuarse una evolución paralela de los homo-sapiens en diferentes partes del mundo o también que el hombre moderno emergió en África y se extendió por toda la tierra en tiempos relativamente recientes.

Ciertamente, en ninguna tesis investigativa, encaja la presencia de Luzia. Pero ella es una realidad innegable, está allí y hay que aceptarle.

De acuerdo a la realidad imperante, esta raza negroide fue extendiéndose poco a poco de Norte sa Sur, estableciendo en América central la gran cultura maya, hace más o menos dos milenios. Sin embargo, apareció en escena una cultura anterior: la olmeca que tuvo un asombro desarrollo que desconcentro a los estudiosos, pues esta gran civilización apareció de repente, como aparecida de la nada: edifico templos, levantaron pirámides, tallaron enormes figuras, rompiendo con su presencia el cielo cultural de América del Sur. Solo aceptando la existencia de una raza americana, podrían resolverse estos enigmas pues la investigación clásica solo admite que allí vivieron seres descendientes únicamente de raza asiática. Todo hace presumir que se debería retrasar la fecha en que la civilización nace en América.

Por ejemplo se dice que la ciclópea ciudad de Tihuanaco en Bolivia, tiene una antigüedad de 10.000 años, pero las investigaciones arqueológicas demuestran que son mucho más antiguas, pues proceden de finales de la edad terciaria, por eso sus habitantes eran de 4 metros o más, unos gigantes con respecto a nosotros.

Pues bien, si es así, quiere decir que el hombre llego a América en un tiempo más remoto que el calculado, o evoluciono simultáneamente en Europa, Asia y otros lugares; de esta manera, explicando mejor la aparición de la civilización en esta parte del mundo.

En todo caso, los hallazgos arqueológicos recientes están demostrando claramente que el rompecabezas científico empieza a desmoronarse y la realidad del pasado lentamente empieza a imponerse. Es necesario aclarar que se entiende por “raza” a un conjunto de seres humanos de piel igual, ojos, boca, pelo, piel, pero diferentes a otros grupos humanos. “Luzia” pertenecía a una raza desconocida.

En Sierra Leona se encontró unas figurillas que son un enigma porque tienen una cabeza desmesuradamente grande y otros rasgos extraños: ojos salientes, nariz aguileña, mandíbula carente de mentón, frente chata y otras peculiaridades. El análisis del lugar demuestra que tiene una antigüedad de 12.000 años. En ese tiempo no había ninguna civilización conocida según las investigaciones, pero si está presente la leyenda de la Atlántida con su maravillosa civilización.

La catastrófica desaparición de esta cultura, Lemuria en el océano Índico y otras podrían explicar las lagunas existentes con respecto al desarrollo de la especie humana. Debemos señalar que un buque equipado con sofisticados instrumentos modernos, encontró, entre las costas accidentales de Cuba y la península de Yucatán en México, los restos de una ciudad desconocida que quedo sepultada por el mar hace aproximadamente de 10.000 años. ¿Serán los restos de una ciudad atlante?

Según la ciencia clásica, en ese tiempo no existían humanos capaces de levantar edificaciones como aquellas sumergidas…… ¿entonces? Si este hecho se confirma, si había seres humanos capaces de esas hazañas constructoras y aun mucho más.

Recordemos a los dioses civilizadores que enseñaron a diferentes pueblos andinos extraordinarios conocimientos que sirvieron para humanizar su existencia; todos ellos eran seres de piel blanca, barbudos y en su mayoría, de ojos azules; este hecho también sucedió en el antiguo Egipto, como lo describen Maneton o Diodoro. ¿Quiénes eran esos hombres dioses? Muchos se atreven a decir que eran habitantes de otros mundos. Pero investigadores moderados explican que aquellos eran seres de una raza desconocida cuyos orígenes se habían perdido en la noche de los tiempos.

Los restos fósiles de homínidos descubiertos en el siglo XIX en Gibraltar, demuestran que pertenecían a robustos personajes que se denominarían Homo Sapiens neardenthalisis y que ellos eran nuestros ancestros. Sin embargo, minuciosos estudios actuales genéticos, demuestran que no descendemos de ellos, pues ellos aparecieron hace unos 300.000 años y desparecieron ante el empuje de nuestra raza que, en ese entonces, empezaba a extenderse por todo el planeta.

En todo caso, dos humanoides convivieron en Europa durante ese tiempo, los neardenthalisis aparentemente se extinguieron, pero eso aparentemente, pues su influencia en el desarrollo de la humanidad fue mucho mayor de lo aceptado hasta ahora, siendo en la realidad muchas razas descendientes de aquellos hombres de la edad de piedra.

Los “Nefilim”, de los que hablan los escritos bíblicos, para los sumerios eran unos “semidioses” venidos de las estrellas que influyeron genéticamente en el desarrollo de la humanidad. De acuerdo con las tablillas sumerias, vivieron miles de años entre nosotros y son los gigantes que mencionar los textos bíblicos. Los mitos nos hablan de razas humanas cuyas huellas se han esfumado, actualmente existen cientos de representaciones en América y Europa. Son evidencias fósiles que demuestran la existencia de especies humanas muy diferentes a nosotros y a nuestros antepasados.

Jericó, la primera civilización

Antes que Egipto, las grandes culturas del Medio Oriente, Mesopotamia, Grecia o Roma, el valle del Jordán vio florecer una excepcional civilización, que sin duda es la primera civilización de la historia:

Jericó. La historia es como una línea ascendente, progresiva, hacia la perfección y es así como la escritura estableció un peldaño ascendente hacia ese propósito, 3.500 años antes de la era común y marco el límite entre Historia y Prehistoria.

Inconscientemente, al hablar de Prehistoria nos viene a la mente una época primitiva de evolución mínima. Pero la realidad es más compleja y sorprendente, entendiendo entonces que son los convencionalismos sociales los que nos ofrecen una imagen irreal y distorsionada del remoto pasado.

Los hallazgos arqueológicos no confirman la falsa imagen del pasado lejano. Al contrario, como hecho sorprendente, le describen un desfile de hechos deslumbrantes, portentosos e inimaginables, cumbres de poder, ciencia y tecnología, no alcanzados aun por la civilización contemporánea.

Viajes interplanetarios, estelares, interdimensionales con destino a otras galaxias, desmaterialización, sojuzmaniento y uso de la fuerza de gravedad a niveles insólitos, traslado y aprovechamiento de hemisferios cerebrales, operaciones de hemisferios cerebrales, operaciones de traslado de órganos internos, anulan el rechazo orgánico, levitación, desdoblamientos a voluntad, viajes astrales, visitas a universos paralelos, etc. Estas y otras maravillas nos ofrecen un panorama sorprendente e insólito, deslumbrante de civilizaciones que alcanzaron cumbres de sabiduría y poder inigualables, junto a otros pueblos que debatían en la ignorancia absoluta, algo parecido a lo que ocurre ahora, donde existen comunidades humanas que viven en la edad de piedra, junto a la actual civilización astronáutica.

Lo que aconteció en Jericó en el año 10.000 A.C bien podría pertenecer a lo que denominamos Historia contemporánea. Estaba situada al norte del Mar Muerto, en Cisjordania, justo en la zona occidental de Israel. Su entorno natural esta circundado por colinas y terraplenes agrestes, por eso se la denomino Jericó que significa “ciudad de la Luna”.

En 1952, una arqueóloga británica llego a las ruinas de Jericó y descubrió el asentamiento agrícola más antiguo del mundo, comprobando que mantuvo muchos animales domésticos.

Pero no se descubrieron absolutamente restos de cerámica desarrollada o algún tipo de escritura. Fue este hecho lo que provoco su catalogación como un complejo prehistórico a finales del Neolítico, pero muy lejos del comienzo de la Historia.

El radiocarbono demostró que otro nivel tenía una edad aproximada de 8350 y 7370 años antes de nuestra era, con un vasto número de casas levantadas con ladrillos de barro y rodeadas por un foso de 8 m y una muralla de 3 metros de grosor, teniendo una atalaya de 9 metros sobre el nivel de la muralla.

Se confirma que cultivaban trigo y cebada y legumbres. El tercer nivel de ocupación en el año 7.200 A.C tiene una estructura diferente en sus casas pues tienen las paredes y el suelo enyesados. Son celebres los cráneos humanos enlucidos y decorados. Sobre los ojos colocaban conchas de Cauri para dar más viveza a la expresión.

El modo de vida en Jericó vario muy poco hasta su desaparición en siglo VI antes de Cristo. La tradición cuenta que fue neutralizada por Josué y mucho después es la ciudad que decoro Herodes El Grande.

Con estos antecedentes tan significativos, a Jericó no podemos catalogarle como una ciudad prehistórica. Es más, los descubrimientos arqueológicos demuestran que existían civilizaciones avanzadas en épocas muy antiguas: 10.000 a 7.000 años A.C Jericó, con una edad aproximada de 8.300 años A.C tenía un colosal muro de piedra con una zanja de 2 metros de ancho y al menos 9 m de alto. Más allá de este muro y en la durísima roca, se cavo una zanja de 8,4m y 3m de profundidad, un foso desde luego.

Protegidos por el muro colosal, los habitantes de la primera Jericó construyendo una torre 9m de ancho por 9m de alto. Posiblemente les servía de Atalaya.

Al percibir un peligro, con mucha organización y técnica admirables, construían rápidamente una estructura defensiva similar a la de los castillos feudales de la Edad Media, construidos 9.000 años después.

El relato bíblico describe que Josué tomo por asalto a la ciudad de Jericó, incendiándole totalmente en el asedio. En realidad, la Arqueología demuestra que Jericó padeció muchas destrucciones y la cronología del Antiguo Testamento así lo demuestra. Muchos investigadores demuestran que el final de la Edad de Bronce termino como consecuencia de terremotos devastadores y esta tesis debe ser analizada concienzudamente, más aun, la zona en que está situada Jericó, es una zona altamente sísmica en el pasado y en la actualidad.

Lo que nos demuestra la antigüedad ciudad de Jericó, es realmente una pieza vital para el conocimiento real de la evolución del hombre, su estudio nos hace comprender que las antiguas y remotas civilizaciones tuvieron una organización y desarrollo que lo podemos calificar de altamente sorprendente.

Más admirable es el conocer que desparecieron sin dejar la más mínima huella. Las modernas y actuales investigaciones de las cuevas de Lascaux en el valle de Dudoña en Francia, han demostrado que en el año 15.000 A.C los habitantes de ese entonces tenían un gran conocimiento de los astros que adornaban sus cielos. Tauro, Orión, Las Pléyades, la Osa Mayor, sirio, etc., eran términos comunes a los seres humanos de esos tiempos. Su estudio les capacitaba para predecir los equinoccios y solisticios con exactitud.

Lo que parecían restos arqueológicos de menor importancia en la playa Nabta, al sur de Egipto y en los años 80, los círculos de piedra que allí aparecido, poseen orientaciones astronómicos notables y admirables para el año 4.000 A.C y su número se multiplica, destruyendo ese nefasto convencionalismo llamado Prehistoria.

Los hallazgos arqueológicos demuestran que una gran parte de la muralla de Jericó quedo en pie. Por lo tanto, haciendo un análisis minucioso de este hecho, la hipótesis sísmica no parece tener asidero.

Una excepción a esta verdad, es lo que ocurrió en el año 373 o sea un devastador terremoto en el golfo de Corinto que arraso totalmente a la ciudad de Bura y la de Helike se hundió bajo las aguas del golfo.

Generalmente, cuando ocurren estas catástrofes, los supervivientes reconstruían y reconstruyen sus casas en vez de abandonarlas, tal como sucedió con Jericó, cuyas huellas de asentamientos humanos después de mil años de la llegada de Josué, son claramente evidentes.

La destrucción de esta urbe nos priva en gran manera de conocer el vasto desarrollo cultural que tuvo este pueblo hace aproximadamente 10.000 años. Para muchos sabios e investigadores, es la representación de la primera gran civilización de la historia del hombre y sin duda, la primera ciudad. Sin embargo, estas afirmaciones deben tomarse con mucha prudencia pues entendemos que en realidad estamos ante un gran enigma del pasado; sin embargo, los descubrimientos arqueológicos nos enseñan que la palabra prehistoria no debe entenderse como una época primitiva, plena de barbarie, sino un tiempo de grandes avances inéditos en los campos del saber.

La India: ¿tal vez la civilización primera?

Estudiar esta civilización, sus principios y posterior desarrollo es un hecho sorprendente, fascinante, emotivo e inquietante. Las reacciones de sabios, eruditos y otras personas son muy diversas, unos no asimilaron correctamente la antigüedad de esta civilización, sus vastos conocimientos, especialmente espirituales que enmarcan su existencia; los relatos de la creación descritos en bellos libros rebosantes de sabiduría, se sitúan a inmensa distancia del retrato bíblico.

Respecto a ellos, un distinguido académico británico expreso así: al apoyar la antigüedad de los manuscritos hindúes, en contra de los hechos concretos, quiere decir que también apoya los muchos abusos descritos en ellos. El propósito incluso, va más allá, pues pretende desplazar la versión de Moisés con respecto a la creación, destruyendo así las bases de nuestra religión. Al aceptar la antigüedad de estos manuscritos, significa que lo que nos describe Moisés es únicamente una fabula o ficción. Siguiendo la pauta de esta norma equivocada, tanto en los centros de educación superior occidentales como en los de la propia India, se enseña que la literatura védica como el Rig Veda y los puranas son escritos fraudulentos redactados en tiempos recientes. Convenciéndose de la realidad de estas erróneas interpretaciones, los sabios, eruditos, indologos, historiadores y otros, opinan que no existió ninguna civilización en la cuenca del Ganges durante los 5.000 años últimos y que defender lo contrario es un error monumental.

Felizmente no todos estudiosos son partidarios de estos conceptos equivocados y una notable mayoría de entendidos lo califican de una fantasía plagada de errores que fueron extraídos de manuscritos fraudulentos.

La invasión aria de hace 2000 años aproximadamente influyo mucho en el modo de pensar del pueblo hindú; en su psicología colectiva y el concepto que ellos tenían de su propia civilización.

Es sorprendente la creencia equivocada y generalizada de los círculos científicos hindúes que están convencidos de que la historia de la India se inicio a raíz de la invasión aria de hace 2 mil años. Y luego, académicos, profesores, historiadores y gente común entendieron su pasado de acuerdo a estas creencias, especialmente inspiradas en las enseñanzas occidentales.

Sin embargo en las últimas décadas algunos investigadores y sabios hindúes han empezado a investigar minuciosamente la historia hindú, especialmente los hechos después de la invasión aria de hace dos mil años y lo que enseñan al respecto los escritos occidentales. Ellos, basándose en su profundo conocimiento del sanscrito, han ofrecido una teoría alternativa a la común aceptada por diferentes círculos académicos. Respaldándose igualmente en los últimos descubrimientos arqueológicos y el análisis comparativo de las Matemáticas antiguas de Egipto y Mesopotamia, la informática moderna y otras fuentes interesantes, han elaborado una descripción sintética, prolija y minuciosa de textos sanscritos disimulados y escondidos y por

lo tanto ignorados por los primeros indologos.

De acuerdo con sus investigaciones, ellos explican que la ciudad de Harappa (antigua ciudad de Pakistán), era una urbe moderna, con su propia historia y ubicación geográficas, pero carecían de una historia escrita como si la tenían los arios que iniciaron su conquista avanzando desde el norte de la India en todas las direcciones opuestas.

Las investigaciones arqueológicas descubren indicios de un profundo conocimiento matemático antes de la invasión aria. Si se confirman estos hechos planteados, se puede asegurar que antes de sumeria, Mesopotamia, Egipto o Caldea, la civilización nació en el ¡Valle del Indo!

En 1321, en la ciudad de Harappa, al norte de Pakistán, se iniciaron importantes excavaciones, también en

la ciudad de Mohenjo-Daro, a 400 km al noroeste de la ciudad de Karachi. Lo que los arqueólogos

encontraron allí determina que los emplazamientos de las dos ciudades estaban interrelacionados. Las piezas de cerámica encontradas allí, según los expertos, pertenecían al tercer o cuarto milenio A.C. Parece ser que la civilización harapiana cubría un área de 300.000 millas cuadradas, limitadas al norte por los Himalayas, al sur por el rio Godovari, al oeste por el valle del Indo y al este por las mesetas del Ganges y el Yamuna. Esta enorme superficie era de una fertilidad extraordinaria y de una población muy numerosa,

convirtiendo en uno de los asentamientos humanos más importantes del mundo.

No está claro aun el uso dado al mayor edificio de Mohenjo-Daro de unos 80m x 30m. Quizás fuera de palacio, un centro administrativo o un lugar de culto. En esta ciudad no se han encontrado grandes monumentos como los del Egipto faraónico, pero eso es debido a que estas antiguas civilizaciones eran socialmente más avanzadas; por lo tanto, la separación entre las clases dirigentes y el pueblo, no eran tan notorias. La versión ortodoxa culpa a las invasiones arias de las repetidas evacuaciones de las ciudades del valle del Indo, pero gracias a unas fotografías tomadas por satélite, se comprendió que a causa de un cataclismo, la región fue totalmente inundada sorpresivamente, pero los esqueletos humanos encontrados en las calles de las ciudades, tienen una altísima dosis de radioactividad, similar al de Hiroshima y Nagasaki; además, unos utensilios de arcilla están vitrificados, señal de un proceso obtenido solamente a altísimas temperaturas.

La explicación lógica es que las ciudades del Imperio Rama estaban en guerra contra la Atlántida hace unos 10 o 12.000 en el pasado.

A consecuencia del abuso de armas muy sofisticadas, el Gran Diluvio arraso con el planeta hace 11.000

años atrás.

En todo caso, gracias a las minuciosas investigaciones efectuadas hace dos décadas, empieza a derrumbarse la tesis sobre el origen de la civilización, señalando que fue la India la cuna de la civilización.

Si esto se comprueba final y totalmente, las culturas de Sumeria, Egipto, Mesopotamia y otras, serian posteriores a esta civilización. Aun más, estarían influenciadas por la cultura del valle del Indo.

La creencia generalizada que Europa fue la cuna de la civilización se haría pedazos o al menos tendría que enfrentarse en pie de igualdad a otras realidades del pasado del ser humano.

La Real evolución e Israel

Hace cien mil años hubo un encuentro trascendental de dos especies homínidas: los neandertales y los homo sapiens. Ahí se escribió el último y definitivo episodio de la evolución humana.

Muchos investigadores están convencidos que nosotros, los modernos humanos derivamos del homosapiens africano enriquecido con los aportes del Neanderthal.

Estos seres en general eran de un físico extraordinario, con un aparato respiratorio capaz de refrigerar adecuadamente su organismo. Su altura era aproximadamente de dos metros y de 200 libras de peso. Pese

a estas particularidades esenciales, no pudieron resistir las gélidas temperaturas que azotaron Europa hace 120.000 años.

Huyendo de estas condiciones climáticas extremadamente hostiles, avanzaron hacia el sur, instalándose unos en la península Ibérica, otros en Italia, Turquía, pero una gran mayoría de ellos avanzo a las cálidas tierras del Oriente Medio. Allí se encontraron con otros emigrantes procedentes de África. Estos eran más esbeltos que los fornidos europeos, pero tenían una fortaleza que posteriormente se extendería por todo el planeta, sustituyendo a todas las poblaciones locales y creando con ello al hombre moderno.

El Oriente Medio y especialmente Israel, ya había sido ruta de paso para diferentes especies de homínidos, que venían abandonando África desde hace 2 millones de años. Fue allí que se habían cerrado los diferentes eslabones evolutivos humanos.

Aprovechando el bajo nivel de las aguas en el estrecho de Gibraltar, abandonaron el continente africano, pero en su mayoría huyeron a través de Oriente Medio desde donde se dispersaron a distintas zonas benignas de Europa. Los Homo Erectus decidieron no abandonar África, protagonizando el último episodio

o episodios de la evolución.

Fue un proceso lento y acelerado en su fase final, sin duda, entre ellos debió encontrarse la Eva que era una mujer homo sapiens, de la cual descendemos todos los hombres y mujeres independientemente de la raza que hoy vive en el planeta.

Dos famosos genetistas situaron en el árbol evolutivo a Eva, tras analizar el A D N mitocondrial de cientos de individuos. Esa forma de A D N se hereda de mujer a mujer y se puede seguir el rastro a través de cientos de generaciones.

Ese rastro condujo a los investigadores a un punto esencial: todos descendíamos de una mujer que muto genéticamente hace aproximadamente 150.000 años, originando a nosotros, los actuales seres humanos. Según los entendidos, esa migración evolutiva se inicio en el África, pero tuvo un gran inconveniente: la ausencia de fósiles humanos pertenecientes a esa época muy importante.

Sin embargo, cerca de ciudad del Cabo, en Sudáfrica, las excavaciones empiezan a dar buenos resultados. En un yacimiento, cerca de ciudad del Cabo, se han encontrado huellas humanas y fósiles de 1117.000 años de edad. Un sabio investigador de la universidad de Johannesburgo, dijo así: él o ella que dejaron su impronta para la posteridad era el primero o primera homo sapiens y, por lo tanto, un antepasado de los actuales seres humanos. Y si era mujer, probablemente era “Eva”. Realmente no todos los científicos aceptan la tesis de la Eva mitocondrial.

Hay muchas diferencias entre los científicos, pero todos están de acuerdo en que el salto evolutivo se produjo efectivamente, estando totalmente en desacuerdo con respecto al lugar en que se produjo. Un connotado sabio lo explico así: la costa de Sudáfrica pudo servir de refugio para los homínidos en tiempo seco y allí, los habitantes muy aislados, desarrollaron rasgos distintivos modernos. Pese a la igualdad de criterios o diferencias básicas, una pregunta es necesario dilucidar: ¿fueron los primeros homo sapiens surgidos a raíz de las mutaciones de Eva los que produjeron los hombres modernos con sus atributos novales, psíquicos, culturales o espirituales? Si es así, está claro que hubo un punto de encuentro de los homo sapiens africanos y otros homínidos a los que transfirieron su poder genético. Esa zona de doble dirección en que unos y otros se encontraron y después se expandieron por todo el planeta, es únicamente

el estado de Israel.

Es en el Oriente Medio donde se encuentran las claves para entender este periodo evolutivo. Desgraciadamente las guerras continuas y la compleja situación política de la zona han impedido entender

la importancia decisiva de los hallazgos arqueológicos encontrados.

Ciertamente, las investigaciones comenzaron en 1929. Las excavaciones nos ofrecieron apasionantes enigmas sobre el pasado de la región. Las cuevas de Skhul y Oxfzeh han demostrado a los estudiosos que allí se produjo una larga convivencia pacífica que en cualquier otro lugar, entre neandertales y homo sapiens. Al principio, los restos arqueológicos se calcularon en 40.000 años de antigüedad, extendiéndose posteriormente a todo el mundo y sustituyendo a las poblaciones locales que lentamente se fueron extinguiendo hasta desaparecer totalmente. Así, el hombre moderno apareció y permanece hasta el día de hoy. En resumen y concretamente, los homínidos de Israel parecen ser nuestros ancestros más cercanos; en cambio, hay diferencias con respecto a la edad, ¿Por qué? Muy sencillo: ya sabemos que los humanos modernos se extendieron por todo el planeta aproximadamente hace 40.000 años pero las características esenciales de ellos ya existían en Israel hace más de cien mil años o más.

Investigando en distintos sitios del antiguo Israel en busca de la antigua Eva primigenia, ellos creyeron encontrar el sitio donde estuvo el Edén y allí se establecieron por largo tiempo, hasta extenderse a todo el planeta. Pues bien, los eruditos concluyeron que así como brindaron sus características, también fueron enriquecidos con los genes de las otras razas. Así, con una larga distancia por delante, las distintas poblaciones estaban conectadas por un lazo invisible, donde se produjo la hibernación del ser humano u homo sapiens.

A los entendidos y apoyadores de la creencia en el Edén, Oriente Medio, se les presenta una gran dificultad

que consiste en el hecho insólito de la humanización de los neandertales, en grado superior a los homo sapiens. En las cuevas de Kerbata, junto al monte caramelo, los investigadores han encontrado muchos esqueletos de homínidos con rasgos híbridos o sea una mezcla de homo sapiens con neandertales, resultando seres más gráciles que los neandertales, hecho real y evidente, pero rechazado por la ciencia oficial que no admite el cruce entre ambas especies. Es concluyente que el gigantesco salto cultural opero hace 40.000 años y que fue la explosión definitiva hacia adelante. Realmente la cultura material cambio,

tanto, como no lo había hecho a través de millones de años.

Como en ningún otro lugar, en el Oriente Medio, en la grieta de Oxfzeh existen evidencias de enterramientos rituales, manifestaciones artísticas y arquitectura práctica y funcional.

El yacimiento antes mencionado ha proporcionado a los sabios y eruditos una prueba concluyente sobre enterramientos rituales, cuyos principios tuvieron lugar en Oriente Medio, hace aproximadamente 100.000 años. Sin duda, el origen de las modernas creencias y comportamientos, tuvieron lugar allí, antes que en ningún otro lugar.

Michael Brown en su obra intitulada “En busca de Eva” manifiesta: encontrar el Edén por medio de la tecnología actual, equivale a buscar los límites del universo con un par de binoculares baratos.

Indicios de otra civilización ignorada

Brevemente recordemos que en los límites fronterizos amazónicos del Ecuador antiguo, tal vez actualmente en tierras de Brasil, hay una ciudad fantasma que fue morada de los incas fugitivos que huían de la cruel conquista española.

Es necesario aclarar que cuando llegaron allí los incas, la ciudad ya existía hace milenios, siendo construida y habitada por una civilización perdida en la noche de los tiempos.

¿Por qué abandonaron esta ciudad sus misteriosos y progresistas habitantes?

Lo cierto es que la ciudad esta magníficamente bien edificada. Sus calles rectas y anchas, están cubiertas con una especie de grava pulverizada, que mezclada con otro material, tiene gran consistencia, desafiando impunemente a los siglos y a las torrenciales lluvias amazónicas. ¿Por qué abandonar los primeros pobladores esta magnífica población? ¿Y quiénes fueron sus misteriosos habitantes?

Pero hay mucho más: en diversas partes de esta ciudad, estratégicamente ubicadas en lugares altos, están ubicadas unas bolas de gran tamaño, de un material parecido al pedernal, que se van encendiendo paulatinamente, conforme las sombras de la noche avanzan. Tal es su brillantez que la población queda perfectamente iluminada.

La luz se produce en “frio”, por eso la pregunta indispensable surge espontáneamente: ¿Qué ley física hace posible este portento?

Una biblioteca “metálica” se descubrió en la “cueva de los tallos” en el año de 1970 en la Republica del Ecuador. Las piezas son de oro macizo y fueron notorizadas en el año 1969.

Estas piezas describen la historia de la humanidad, desde el principio del origen del hombre hasta los conocimientos avanzados de una civilización perdida, pero supuestamente más desarrollada que la nuestra. Por alguna razón más misteriosa, ellos prefirieron habitar en “cuevas” que se extienden miles de kilómetros bajo la tierra, cruzando todo el continente americano.

Las leyendas expresan que arribaron de los cielos, después de ser derrotados en una guerra espacial, escondiéndose en cuevas profundas para no ser detectados por las naves cósmicas victoriosas.

En todo caso, enfocando nuevamente la realidad, veamos lo que sucedió en el año 1969. En este año, en una notaria de Guayaquil y ante algunos testigos, el señor Juan Maricn suscribió un documento como el descubridor de un conjunto de túneles ubicados en la provincia de Morona Santiago, Ecuador; es aquí donde se encontraron unas láminas de gran valor histórico y cultural. Estas laminas de oro puro y registran

la historia de una civilización poderosa que se extinguió por diferentes causas; sin embargo fue la que origino la historia del hombre, por lo menos en esta parte del continente.

En 1972, el continente escritor Erick Van Damiken visito estos túneles que parecen pulidos por una poderosa máquina de altísima temperatura que cristalizo las rocas. Al fondo se encontró la biblioteca metálica de 96x48 centímetros cada una y grabadas con los signos de una escritura desconocida. Algunas pictografías mostraban dinosaurios y elefantes. Sobre un pedestal estaba un ser que llevaba un casco y en el cuello llevaba una cadena de eslabones, semejantes a teléfonos, en tanto el traje es semejante al que actualmente usan los astronautas.

Muchas placas contienen figuras de animales extinguidos hace millones de años y en otras, aparecen figuras de aviones, cohetes y astronautas antiquísimos.

Los indios “Shuares” le habían regalado al sacerdote Carlos Crespi. Algunos signos alfabéticos ponen en entredicho a los arqueólogos, pues estos no admiten la existencia de una escritura en Sudamérica en la época precolombina.

Las cuevas fueron visitadas por mucha gente que visito el museo; entre ellos habrían seres inescrupulosos que cambiaban las laminas autenticas por otras cubiertas con un baño de oro barato.

Sobre Damiken el presentador televisivo Jaime Rodríguez dijo lo siguiente: Gastón Fernández- Director de Policía de Turismo- participo con Morize y los Indios de Coangos en una expedición realizada en el año de 1969. Bajaron a las cuevas y tomaron fotos. Morize se las presto a Damiken que vendió millones de ellos, sin darle ni un solo sucre a Morize. En Agosto de 1976, se organizo otra expedición, siendo especial invitado el astronauta Neil Amstrong. Pero esta expedición degenero en una operación militar en la selva, en la que participaron 150 soldados ingleses, quienes prepararon una pista de aterrizaje para un helicóptero e instalaron un montacargas para descender a las cuevas.

Según los ingleses, las películas jamás se exhibieron públicamente, negándose totalmente a entregar copias a los militares ecuatorianos.

Jaime Rodríguez, al ser entrevistado dijo lo siguiente: en Estados Unidos hay gente que tiene en casa más de 2.000 piezas arqueológicas sacadas ilegalmente de Ecuador. ¿Había un tesoro en la cueva de los Tallos? Si había. La expedición inglesa con los 150 militares anteriormente mencionados, sacaron de las cuevas 7 cajas de maderas cerradas, cuyos contenidos se ignora. Podemos entender lo que se llevaron. Y así se perdió definitivamente uno de los mayores enigmas de la historia de la Arqueología.

Posteriormente, un estadounidense, que fue con los 150 soldados británicos declaro: las galerías estaban repletas de misteriosos signos y dibujos. Sacamos unas 4.000 piezas de esas cuevas. Los objetos representaban diferentes motivos: seres alados, figuras ataviadas con casco, representaciones astronómicas y un sinfín de signos que no se han podido interpretar.

Sin embargo, hay como una docena de temas que evidencian la presencia de visitantes extraterrestres con sus naves espaciales.

Indicios de una desaparecida civilización

Una gran serie de monumentos distribuidos por toda la faz de la tierra, nos hacen conocer que existió una misteriosa relación entre el “cielo” y sus cosas y las civilizaciones desparecidas. ¿Por qué desapareció de repente la Atlántida con toda su grandeza y poderío nuclear, con los cuales se aprestaba a controlar el planeta? Sabios prominentes alegan que el empleo desmesurado de “armas atómicas” desquicio el eje terrestre, provocando el cataclismo que sumergió a ese continente, como un simple pedazo de tierra, en las profundidades del Océano Atlántico. Estas verdades nos hacen también entender que individualmente existe un poder supremo que rige la evolución del universo y al que nosotros llamamos Dios.

Un investigador británico, con gran sorpresa, ha encontrado las mismas claves en diversas culturas antiquísimas. Existe un rastro igual que une a estas civilizaciones legendarias con las estrellas. En excavaciones realizadas al Este del rio Nilo, por un equipo de la universidad de Cambridge, en pleno desierto, encontró magnificas ruinas cuya antigüedad es de 4.000 años A.C, en un periodo anterior a las dinastías egipcias. Las ruinas demuestran que existió un pueblo nómada que con sus rebaños transitaban entre esta zona y la actual Etiopia, propiamente desde el enigmático, país de Punt que los arqueólogos designan como el que dio origen a la civilización egipcia.

Sorprendentemente, todas las pirámides se orientan hacia el norte y las estrellas polares, por eso los cultos funerarios egipcios tenían carácter astronómico, pues era grande la importancia que se daba al cielo en las facetas religiosas de ese entonces.

Los objetos encontrados en las excavaciones y las afirmaciones publicas expresadas por estos brillantes académicos son de un valor grandioso que obligo a los sabios que sustentan ideas y teorías heterodoxas, a aceptar la verdad de los hechos, que antes fueron ignorados y descalificados por la ciencia arqueológica egipcia.

Las asombrosas coincidencias en el simbolismo de esos monumentos sagrados que se extienden desde el golfo de Méjico y América del Sur, hasta el antiguo Egipto, demuestra claramente que se origino en una sabiduría ancestral transmitida a lo largo de milenios.

La sagrada ciudad de Heliópolis conocida por los antiguos egipcios como Innu Mehret que significa “columna septentrional”-uno de los cuatro pilares de la tierra- donde por vez primera se manifestó el dios “Atum”, vivificando la columna primera de la creación.

Una fraternidad de iniciados, procedentes de una avanzadísima civilización que se salvo milagrosamente de un cataclismo cósmico, difundieron su saber en lejanas regiones del planeta.

Estos seres de gran sabiduría y promotores de la cultura egipcia, veneraban el sol, a Sirio y a Orión; misteriosos pioneros del saber, sin duda, mediante símbolos, comunicaron grandes conocimientos como la llamada “precesión de los equinoccios” que consiste en leve retraso del sol en su salida en el equinoccio de primavera por el mismo lugar que hizo en el año anterior. Este pequeño retraso cubre apenas un grado cada 72 años, y un signo o casa astrológica de 30 grados cada 2160 años. Al completar un giro completo y salir por el mismo punto en el equinoccio de primavera, tarda el sol 25.920 años.

El templo de Heliópolis en realidad era un observatorio astronómico proyecta y construido con fines científicos, procurando establecer una estrecha relación con todas las formas de vida del universo.

El templo, sólidamente establecido y construido, además de muy cuidado, está orientado hacia la constelación de Orión y la Osa mayor; sin embargo o el complejo monumental de Kaunak era el lugar de reunión de los mas entendidos del antiguo Egipto.

Las observaciones de los sabios egipcios no pretendían establecer una realidad practica el entendimiento adquirido más bien buscaba establecer y aclarar la comprensión de la naturaleza humana con respecto a su relación con el entorno existente.

La cosmología egipcia se expresa claramente en las pirámides de Giza, imponentes y misteriosas, auténticos testimonios en piedra que pregonan la realidad de una ciencia olvidada. Las exactas medidas y contenido total de la gran pirámide, sus minuciosas líneas geométricas, denotan profundos conocimientos de Geodesia, convirtiendo a este monumento en un autentico reloj cósmico que mide los espasmos del cosmos. Confirmando este hecho innegable, veamos algunas medidas de la gran pirámide. Su altura multiplicada por 43.200 coincide con el radio polar de la tierra y la medida de la base multiplicada por el mismo número, equivale a la circunferencia del planeta en el ecuador. El numero 72 y sus múltiples combinaciones constituyen una de sus claves. En la cámara del Rey, dentro de la gran pirámide, hay un sarcófago de granito en un recinto rectangular de 20 codos reales egipcios por 10 de ancho. Si trazamos una serie de diagonales desde los muros y a lo largo del suelo, descubriremos un rectángulo muy exacto. La relación entre sus lados corresponde a la proporción 3-4-5 y es una expresión del teorema de Pitágoras.

¿Qué significan todos estos descubrimientos sobre las inexplicables relaciones matemáticas, geométricas, arqueologías y arquitectónicas? A la luz de los mismos, los antiguos no aparecen como seres primitivos. Igualmente, los mensajes expresados en sus construcciones aparecen también en otras culturas muy distantes en el tiempo y en el espacio. Difícil es imaginar que mensajes y coincidencias que felizmente se dieron en el antiguo Egipto, se hayan dado también a lo largo y ancho del planeta ¿Por qué se repiten los mismos números, símbolos, formas y orientaciones astronómicas?

Un ejemplo interesante de orientación astronómica es el complejo de Giza. Situada la gran pirámide a 30° de latitud norte, sus pasadizos interiores, con un sentido exacto igual, tienen la dirección de los 4 puntos cardinales. El uno apunta a la estrella Polar Thuban, el otro a Zeta Orión; la cámara de la Reina a Beta Osa menor y sirio, al sur. Todos estos canales situados en dirección al meridiano. Un notable investigador y otros mas, declararon enfáticamente que las 3 pirámides están situadas como un reflejo exacto del Cinturón de Orión sobre la Tierra, ellos, utilizando la arque astronomía, calcularon que en el año 10.450 A.C se inicio la construcción de las 3 pirámides, pues solo en ese tiempo el cielo presentaba la alineación que ostenta las 3 pirámides. La esfinge, igualmente, como indicador astronómico que, considerando la precisión de los equinoccios, miraba el equinoccio de primavera, cuando comenzaba la era de Leo.

Las 3 pirámides parecen surgidos de la nada pues no existen señales que permitan entender que condiciones adecuadas y técnicas existieron para permitir y capacitar su desarrollo formidable.

Este cumulo de condiciones técnicos y asombrosos conocimientos astronómicos, demuestran que alguien disponía de un avanzado conocimiento técnico y astronómico y los implementos materiales adecuados para construir esos colosos, difundiendo estos conocimientos alrededor de todo el planeta.

El prestigioso etnólogo norteamericano Stamburg Hagar del Departamento de Etnología de Brooklyn, Nueva York, en su obra intitulada “El tiempo zodiacal de Uxmal”, declara: todo en este mundo es el reflejo de una realidad perfecta que existe en los reinos celestes. Es decir, que en las culturas precolombinas y egipcias encontramos igual metafísica. Las conexiones con el firmamento son evidentes. Los templos del

antiguo Méjico y Egipto están alineados con el ocaso de las tres estrellas del cinturón de Orión, un punto del cielo destacado para esas civilizaciones, pues allí, de acuerdo a las observaciones del telescopio espacial “Huble”, se abre un vórtice permanente interdimensionales el que puede conducir a una nave cósmica a lejanas galaxias en muy corto tiempo. ¿Qué conexión o relación existe entre nuestro planeta y la constelación de Orión? El enigma es muy sorprendente, además debe haber una explicación sorprendente para el hecho innegable de que culturas tan distantes, sin contacto alguno entre ellas, no solo hayan escogido las mismas constelaciones, el mismo simbolismo e idéntico significado religioso.

Un descubrimiento reciente en aguas cubanas de una gran ciudad sumergida a 800 metros de profundidad y cubiertas por las arenas del fondo marino, puede proporcionarnos mucha claridad sobre los orígenes de la civilización del antiguo Egipto.

Es posible que Platón tuviera razón a explicar que tienen esas ruinas la antigüedad de más de 10.000 años y que pertenecían a la mítica Atlántida. Esa ciudad sumergida pude ser la huella que respalde la teoría de que existió una serie de islas que permitían salir al gran océano Atlántico.

Los Neanderthales

¿Desaparecieron o sobrevivieron? ¿Se cruzaron con los homosapiens? ¿Somos nosotros el producto de esa fusión? Según las investigaciones modernas, ellos fueron seres robustos, dotados de una gran fuerza y resistencia físicas, de excelente inteligencia, adaptabilidad, por eso evidentemente gobernaron gran parte del mundo por decenas de miles de años.

Ellos fabricaron herramientas, emplearon el fuego. Sorprendentemente esbozaron conceptos matemáticos, inventaron instrumentos musicales, aun realizaron operaciones quirúrgicas y plantearon cuestiones trascendentales.

Increíblemente, muchos de ellos eran rubios y de ojos azules, de más de dos metros de altura y de extraordinario poder físico. Surgieron en Europa hace aproximadamente 200.000 años, desapareciendo aparentemente hace 30.000 años atrás. Sus rastros, aun el genético, han desaparecido aparentemente inexplicablemente. En cualquier circunstancia, no es un ancestro nuestro.

Su línea evolutiva, diferente a la nuestra, los designa como pertenecientes a otra humanidad que cumplió sus estadios evolutivos en el continente europeo. Sin embargo, hace aproximadamente 40.000 años, otra humanidad, los homosapiens y a la cual pertenecemos, salió de África, poblando el mundo. Estos, dotados de “algo” superior, vencieron en su extraña contienda evolutiva, haciendo desparecer a los Neanderthales, aparentemente, pues hay muchas lagunas con respecto a esta etapa de la evolución. Y eso porque no es fácil explicar aceptablemente como desaparecieron para siempre esos portentos físicos, diestros y felinos cazadores, hábiles y diestros como zorros y de un alto nivel social.

¿Verdaderamente desaparecieron estos estupendos homínidos? ¿Quizás se mezclaron con los homosapiens? ¿o quizás emigraron, refugiándose de los hombres modernos en tierras remotas? Aclarando estos hechos ¿se ha solucionado el enigma de nuestros orígenes? Desgraciadamente, no están aclarados estos misterios. Y ¿Por qué razón?

En el mes de abril de 1999, el esqueleto de un niño encontrado en el valle de Lapedo, en Portugal, de 24.000 años de edad, presentaba inconfundibles rasgos híbridos de cruce entre Neanderthales y homosapiens.

Un famoso arqueólogo, declaro enfáticamente: este hallazgo es la prueba concluyente que hubo cruces entre homosapiens procedentes de África y los Neanderthales.

Otro sabio, adscrito al museo de Ciencias Naturales de Londres, claramente explicaba: las investigaciones sobre el esqueleto del niño son dignas de crédito; ellos demuestran algún tipo de hibridación, por eso gran parte de los pobladores de Europa son originarios de este cruce, siendo la península ibérica el escenario principal de este suceso.

En conclusión, los Neanderthales influyeron mucho en la raza a la cual pertenecemos. Resumiendo: en el norte de África, en pleno siglo XX, existen seres humanos vivos, con rasgos característicos de los Neanderthales.

En Pakistán, es indiscutible la presencia de homínidos vivos Neanderthales.

En los montes Urales y el Cáucaso y después de la segunda guerra mundial, miembros de la academia de Ciencias de Rusia, encontraron pruebas vivientes de Neanderthales en lejanos rincones de esta nación.

En Marruecos, -África- vemos a un Neanderthal con una niña.

En la frontera de Rusia y Turquía, el ejército rojo capturo en 1941, un homínido Neanderthal. Desgraciadamente, fue fusilado, pero según los pobladores, había más individuos de esa raza en esos lares

En los Pirineos, especialmente el navarro y Aragonés, están presentes ahora, muchos neanderthales.

En Vietnam existen homínidos que habitan en las selvas- tal vez “homoeractus”, pero más certeramente, neanderthales.

En Estados Unidos, en 1967, un extraño ser congelado fue examinado minuciosamente, concluyendo que era un Neanderthal.

Un año después del descubrimiento de Portugal, los resultados de unas excavaciones en Croacia, en un yacimiento de 30.000años de edad, demostraron que los representantes de la otra humanidad, -los neanderthales-, habían desarrollado técnicas tan avanzadas de caza superiores a las importadas por los emigrantes procedentes de África, los homosapiens. Muchos elementos estéticos como joyas e instrumentos musicales trabajados con prolijidad y buen gusto, demuestran la verdad de esta humanidad.

¿Hablaban? claro que si, pues tenían un pequeño hueso de 4 centímetros ubicado en la laringe y en forma de “U”, denominado hioides que facilita el habla a los humanos modernos. Así, los neanderthales eran tan inteligentes o más que nosotros, pues tenían mayor capacidad craneal. Y soportaban mejor que nosotros las condiciones adversas del medio ambiente.

Por eso, los expertos que estudian a ellos, después de 10.000 años de convivencia pacífica, con los homosapiens, intrigados, analizan el motivo de su desaparición. El experto Fred Smith, comparaba los genes de los homosapiens con un virus incontrolable que se extendió por todo el mundo transformado lentamente a las poblaciones.

La opinión de este notable investigador y otro es que los humanos hemos heredado algo de los neanderthales, algo nuestro A D N, tal vez indetectable. Eso si, ellos tenían también un gen que creíamos propiedad nuestra: el gen ginger que es el causante del color rojo en el cabello, la piel clara y las pecas.

¿Qué elemento desconocido fue el causante de la desaparición de los neanderthales? Pero ¿si acaso sobrevivieron? Ellos estaban suficientemente aptos para soportar el frio. Su nariz era un instrumento muy

sofisticado, que regulaba admirablemente la temperatura del cuerpo, mucho mejor que la nuestra. En lo sucesivo, evitaron el contacto con el homosapiens, quien sabe por cuales razones primordiales de supervivencia.

Los habitantes de los pueblos norteafricanos están relativamente adaptados a los tiempos modernos siguen los misterios sobre los hombres neanderthales. Incluso algo de ellos podemos llevar nosotros. Realmente, sería muy satisfactorio que llevásemos algo de esos seres poderosos europeos de otro tiempo, pero parece ser que esta relación será siempre de simpatía y admiración hacia esa otra humanidad misteriosa.

Los misteriosos Olmecas

Ignoramos su origen; ignoramos su idioma, ignoramos su procedencia, ignoramos todo de ellos. Sin embargo, de acuerdo a la historia, a los descubrimientos arqueológicos, a las firmes tradiciones y leyendas ancestrales, de esta civilización surgieron todas las demás culturas mesoamericanas. El legado de sus misteriosas cabezas, rubrica uno de los más grandes enigmas de la historia como es su procedencia.

Llegados a Centroamérica esta el Pueblito de la Democracia y allí el Parque Arqueológico Olmeca. En este sitio una docena de piezas talladas por este misterioso pueblo rodean todo el parque. Estas gigantescas cabezas de piedra de rasgos negroides, están junto a otras figuras de aspecto monstruoso y humanoides que parecen tocados con gafas para el sol.

La civilización Olmeca desarrollo entre los años 1.500 A.C y el 100 D.C este misterioso pueblo obtuvo un gran desarrollo, pese al enigma de su procedencia y origen. Domesticaban al perro y al pavo y la apicultura era bien conocida.

Practicaban la antropología y extraían de un sapo, muy abundante en el golfo de Méjico, una sustancia extraña, de propiedades alucinógenas y aprovechadas por brujos y chamanes, especialmente.

Los avanzados conocimientos de los olmecas, es motivo de admiración para historiadores, antropólogos, arqueólogos y otros sabios actuales. Para todos ellos, la única explicación razonable sobre el gran desarrollo de la civilización “Olmeca” es la influencia formidable de una cultura extraterrestre. Respecto a esto, muchas de las figuras pétreas parecen “otear” el firmamento, esperando sin duda el retorno de los dioses extraterrestres.

Muchos eruditos se preguntan intrigados, cual es la razón de haber tallado las cabezas de rasgos negroides y semitas. Para ello, incluido Erik Damiken, muchos estudiosos, tienen una fantástica explicación. Dicen asi:

en un pasado remoto, grupos de semitas y africanos fueron trasladados a sudamerica en naves metalicas gigantescas que relumbran como el oro. Para llegar a esta fantástica conclusión, Von Damiken se basa en un estudio minucioso de unas revelaciones esotéricas de Josep Smith, el pretendido Moises de los “Mormones”.

Según los investigadores oficiales, los “olmecas” no usaban la “rueda”, como tampoco animales de carga. Esto quiere decir que todas estas obras monumentales fueron hechas por seres humanos esforzados hasta el sacrificio.

Hay que aclarar un hecho curioso: en la década de los 40, en el yacimiento de tres zapotes, el arqueólogo estadounidense Mattero Sterling encontró unos juguetes infantiles que consistían en unos perritos con ruedas. Esto quiere decir que las ruedas eran bien conocidas, por lo tanto, deben haber sido utilizadas en el desarrollo de su civilización.

Esta esplendente civilización fue decayendo paulatinamente, sin que comprendamos si su ocaso se debió a invasiones foráneas, revueltas internas u otras razones.

Sin embargo, el declive de la cultura Olmeca no fue repentino, sino gradual. Se opero poco a poco, por causa de una transformación que acabo entre los años 400 y 100 A.C. pero ellos no desaparecieron totalmente, pues sus logros civilizadores fueron aprovechados por culturas situadas al Norte y Sur de ellos.

Al observar los centros religiosos de los “olmecas”, tan diversos y numerosos, es fácil entender que su gobierno era teocrático, es decir estaba presidido por reyes sacerdotes que se preocupaban constantemente que la religión y la política estuvieran estrechamente entrelazados. En todo caso religioso, los dioses jaguares eran las figuras relevantes de esta enigmática civilización.

Hay que aclarar sin embargo, que en los altares olmecas hay figuras de extrañas criaturas y seres monstruosos, cuya estatua es desproporcionada, sin que su significado sea aun explicado. Existen también representaciones de rostros barbados, de nariz aguileña y labios finos, que no corresponden con ningún tipo racial mesoamericano.

Es desconcertante conocer y entender que realmente nada practico conocemos sobre esta enigmática cultura. Nada sabemos sobre su organización social, nada conocemos sobre su lenguaje, ni las tradiciones sobre su propio origen. Ni siquiera podemos catalogarlos en un grupo étnico, porque las condiciones extremas de humedad en la zona, han impedido que se encuentre ni un solo esqueleto olmeca. Un famoso arqueólogo explica que esos gigantescos rostros pétreos pertenezcan a una cultura anterior a los olmecas.

Intriga especialmente a los arqueólogos las representaciones de hombres altos, de rasgos poco pronunciados, nariz larga, cabellos lacios, barbas y largas túnicas. Estos individuos, de raza clara caucásica, se aduce que son la representación de navegantes fenicios y sus esclavos negros que habrían recogido las costas africanas occidentales. Otros investigadores piensan que es posible que los fenicios llegaran antes que Colon, no son ellos los representados por los olmecas. En cambio, si hay una misteriosa semejanza con algunas creaciones egipcias, aun con la Esfinge de Giza. La explicación racional consiste que tanto el viejo continente como el nuevo mundo recibieron el aporte de una civilización más antigua y desconocida.

Lo cierto es que las leyendas americanas, egipcia, mesopotámicas y de otros pueblos antiguos, hablan de grandes fuegos, un gran diluvio, mucho hielo, un tiempo de grandes cataclismos naturales, todos estos sucedidos hace unos 10 o 12.000 años atrás. Estas leyendas se hallan a ambos lados el Atlántico. La relación estrecha que existe entre las civilizaciones precolombinas de Centroamérica y Egipto, pueden ser la herencia de una tercera civilización que bien pudo ser la Atlántida que, a consecuencia de haber utilizado armas nucleares en una guerra nuclear, desquiciaron el eje terrestre, provocando un cataclismo cuya consecuencia fue el hundimiento en el Océano Atlántico de la civilización que provoco la catástrofe: la Atlántida.

Según muchos sabios y estudiosos, los sobrevivientes de la hecatombe telúrica, se instalaron en zonas septentrionales del continente antártico que tenían un clima benigno subtropical y eran regadas por grandes ríos que cruzaban planices y valles muy fértiles.

De allí partieron los supervivientes del cataclismo, al valle del Nilo, a las márgenes del Indo, en las orillas del lago Titicaca y en otros lugares del planeta. Estos seres humanos eran de distintas razas, pues junto a hombres de tipo caucásico, habría también seres negroides que inspiraron las cabezas de piedra olmecas, asimismo el rostro de la Esfinge. Los “olmecas” no eran esclavos, y tenían mucho conocimiento y sabiduría al igual que los rasgos de la Esfinge. Quizás es el mismo rostro de una raza remota, la de los misteriosos atlantes.

Los dogones

Esta civilización, ubicada en Mali, continente africano, tiene una rica mitología y conocimientos astronómicos sorprendentes y maravillosos. Únicamente en este siglo XXI, esa sabiduría ha sido completamente confirmada.

La pregunta indispensable e inevitable es, ¿de dónde procedían esos conocimientos? La tradición de esta civilización señala a las estrellas y a esos dioses llegados de mundos lejanos.

Los dogones hablan hasta 80 idiomas diferentes y su número aproximado es de 300.000 habitantes.

En el año de 1931, dos franceses se decidieron estudiar a fondo las creencias y mitologías del pueblo dogon. Un sabio de esta tribu o nación, inicio la formación que se extendería por más de dos décadas de años. Pues bien, ¿Cómo es posible que una nación “primitiva” y atrasada tuviera un fantástico conocimiento del Cosmos? Sabían de la existencia de la constelación del Can mayor y de sirio A, la más brillante historia de esa constelación, situado a 7,8 años luz de la tierra. Lo más curioso, sin embargo es que también sabían que Sirio A tenia una compañera que solo fue descubierta por el astrónomo Alvan Graham Clark en 1862, bautizándole como Sirio B. y ¡sorpréndase ud! También conocían la existencia de Sirio C , una enana roja, formando entonces una triada de estrellas que giran como conjunto.

Solamente desde hace cinco años se conoce la existencia de estos tres astros gracias a los modernos aparatos de Astronomía, pero los dogones tenían este conocimiento desde hace miles de años, aun mas, este pueblo explica y sus voceros, que Sirio “B” tiene una órbita elíptica alrededor de Sirio A en el lapso de 50 años. ¡Aun más! Ellos conocen que sirio “B” es más pesada que toda la materia de la tierra y tenían razón ¿Quién transmitió estos conocimientos al pueblo dogon? Ellos explican que unos dioses venidos de sirio les enseñaron estos magníficos conocimientos; añaden que eran criaturas arofibias, astronautas venidos del espacio exterior para civilizar a los hombres del planeta tierra.

Muchos pueblos antiguos tenían un avanzado sistema de observación astronómica. Sin embargo, el secreto dogon va más lejos. Los instrumentos ópticos no tenían ningún efecto en el estudio de sirio, sirio A y sirio B están juntas que únicamente con telescopios mayores de quince pulgadas se pueden diferenciar.

Así pues, ningún telescopio antiguo daría solución a este misterio. Difícil también para los dogones explicar cómo sabían de las lunas de Júpiter y los anillos de Saturno.

Así, los conocimientos de los dogones fueron heredados, ¿Quiénes fueron esos instructores? Sin duda, los dioses ellos señalaron a sirio como la estrella que alumbraba su planeta de origen. Estos dioses con escafandra, también aparecen en tradiciones leyendas y pinturas rupestres; todos ellos pertenecen a civilizaciones perdidas en la noche de los tiempos, señalando a sirio por la misma razón. Todo ellos, según sus tradiciones, concluyen que esos seres extraordinarios, retornaran a la tierra, en un futuro incierto.

En sus fiestas, dos son las mascaras más importantes de los dogones. La primera es la Kamaga, que representa la estrella de la vida. Tiene seis puntas, correspondientes a seis partes anatómicas: la cabeza, los brazos, las piernas y el sexo.

La segunda es la máscara que señala a una casa de pisos y el arca y su sistema de descenso.

Robert Temple, autor del libro “El misterio de Orión”, analizando bastante, mira en esos símbolos a aeronaves con forma de cohetes.

Casi todos los pueblos dogones tienen una estructura similar y machista. Las mujeres están destinadas a servir en las tareas hogareñas y los hombres pueden casarse con varias mujeres y estas deberán obtener el dinero para sobrevivir, vendiendo sus pertenencias.

Los dogones están convencidos de que cuando llegue el día del pez, los dioses volverán. Retornaran cuando asome una nueva estrella en el cielo. La estrella de la decima luna. Entonces llegaran a la tierra con su arca su nave- escupiendo fuego- los dioses, la creencia de los dogones está íntimamente relacionada con ellos:

están inmersos en sus problemas, en sus alegrías, gobiernan a los elementos y los anhelos en definitiva.

El destacado dogon conto de una vez toda la historia; esa es la costumbre en esa civilización. Esos secretos milenarios, acariciados por tanto tiempo. Entonces el entrevistador prometió volver.

La misteriosa China.- Los secretos del poder amarillo. ¿Se cierne una amenaza mundial?

De acuerdo a su altísima densidad de población y a su situación geográfica, realmente es poco lo que conocemos sobre su cultura, costumbres y los diferentes aspectos de esta gigantesca nación que parece destinada a convertirse en una superpotencia mundial. Por ahora enfocaremos algo de su pasado milenario que tiene un colorido muy notable.

Esta cultura se adelanto en milenios a otros imperios d la antigüedad. Surgió de pronto, radiante y poderosa, aparentemente sin antecedentes concretos que justifiquen su rutilante emerger. Sus habitantes, se llamaron a si mismos “hijos del cielo”, declarando que procedían de una isla que un cataclismo hundió en las profundidades del océano Pacifico.

Un emperador chino pregunto a uno de sus súbditos cual era el origen de la acupuntura, recibiendo la siguiente: “llego a nosotros desde el país del sur”.

Pues bien, cuatro mil años antes de nuestra, los médicos chinos conocían practicaban la cirugía y conocían que la buena circulación sanguínea depende del bombeo cardiaco eficaz.

Aparte de ello dominaban la Astronomía, conocían ampliamente numerosas aleaciones metálicas y manejaban cómodamente los fundamentos de la Química que subsisten hasta el presente.

En resumen, los chinos pertenecían a una civilización que de repente broto de la nada, esplendida, organizada, de gran saber y armonía, sin haber atravesado antes los vacilantes pasos e inciertos culturales que otros pueblos tuvieron que ir superando errores y penurias.

Con curiosidad e inquietud surge la siguiente pregunta: ¿Cuál era ese misterioso país del sur, cuna de la lustrosa y brillante civilización china?

Los libros ilustres chinos hablaban de un lugar edénico situado en la cima de una montaña de una isla rodeada por el Océano Pacifico. Es desde allí que llegó una pléyade de sabios inmortales denominados “los hijos del cielo” quienes evolucionaban magistralmente en el espacio con sus maravillosos aparatos voladores, dominado ampliamente las energías de los truenos y relámpagos que ellos emitían.

De acuerdo al conocimiento alcanzado por china en épocas pretéritas y a su refinamiento indiscutible, destacados sabios y estudiosos de la cultura china, expresan firmemente que el pueblo chino puede haberse originado en el continente desaparecido de Mu o Lemuria, ambos hundidos en las aguas del Pacifico hace mas de 10.000 años. Tal vez ellos sean los mencionados como “El país del sur” del que hablan

muchos escritos. Sin duda estos supervivientes sembraron la semilla del conocimiento en el sudeste asiático. Sin embargo, descubrimientos hechos por paleontólogos y otros historiadores de renombre, denotan la presencia de homínidos en esos lugares, hace dos millones de años, restos muy diferentes a los encontrados en África y Europa; esta particularidad se convierte en un verdadero rompecabezas para los eruditos que estudian el complejo entramado de la evolución.

En el rio amarillo, ubicado en las llanuras centrales de China, se han encontrado firmes evidencias de una civilización establecida en la época neolítica.

El excedente agrícola de esos remotos tiempos, permitió la existencia de una casta sacerdotal, de intelectuales y artistas que fueron los pilares sólidos de los futuros grandes imperios chinos que extendieron las fronteras de ellos, consolidando las artes, las ciencias y la medicina con su rutilante especialidad en la clásica acupuntura. Igualmente florecieron las artes mágicas y otras especialidades, permitiendo la prosperidad de los súbditos y las victorias consecutivas sobre sus enemigos.

Los inventos que han permitido el desarrollo de la cultura europea, eran conocidos ampliamente en China, hace muchos siglos antes y hasta milenios antes que en Europa.

En el siglo VII d.c los chinos crearon el reloj mecánico, un sistema con una rueda que giraba al mismo ritmo que la Tierra y de una forma continua.

Basados en esta fórmula, los chinos fabricaron relojes astronómicos que indicaban los movimientos del sol, la luna y los planetas, gracias a este maravilloso invento y otros, los chinos solidificaron su imperio gigantesco.

En el siglo I antes de Cristo, los chinos empezaron a perforar la tierra, en busca de gas natural, instalando complicados sistemas de plataformas, torres, conductores que canalizaban la extracción.

En el siglo II A.C se había generalizado en China el uso del papel para confeccionar ropa ligera y resistente, para la higiene personal y la industria de la laca.

Respecto a la medicina china, se ha comprobado que los meridianos y puntos vitales de acupuntura no son productos de la imaginación oriental, sino que son medidos y analizados objetivamente, ya que ofrecen una mínima resistencia al paso de la corriente eléctrica.

Así, la acupuntura conocida por los chinos hace 6.000 años, básicamente se apoya en la resistencia de canales por donde circula el Chi, la energía que está presente en el universo y en todos los seres vivos.

El desequilibrio entre la energía yang (solar, masculina, seca y cálida), y el ying (lunar, femenino, húmedo y frío), produce la enfermedad que se cura pinchando en esos puntos con el fin redistribuir la energía.

Son incontables las parcelas en las que los chinos se han destacado como pioneros: ciencias, cartografias, ingeniería, agricultura, física, matemáticas, medicina, tecnología domestica, industrial, espacial, etc. Aun en la actualidad, los logros amarillos asombran al occidente materialista e injusto. También algo de sabiduría espiritual que aun occidente no descubre plenamente.

Respecto al legado espiritual, la civilización china, cuyas elites parecen querer acceder a una prolongación de la vida física o la inmortalidad que les permitía deambular por las estrellas en busca de su morada primordial.

Este concepto de la vida, pese a sus orígenes milenarios se conoce como taoísta pese a las restricciones del gobierno chino actual.

Respecto a la quiromancia se ha practicado en China durante miles de años. Los chinos, celebres por ese don de observar detenidamente las palmas de las manos, ellos la convierten en una verdadera ciencia. Es raro que un medico chino no observe primeramente las manos antes de emitir un diagnostico. De dicho estudio se obtienen datos precisos acerca de los rasgos hereditarios del paciente, carácter, tendencias, resistencia e incluso la condición moral del paciente.

El templo de Shaolin, donde se enlazaron tavismo y budismo, dando origen a la escuela Chan (conocida en

Japón como Zen), se hizo famosa por su utilización en las escuelas secretas de lucha, impulsando el

desarrollo de artes marciales como el Kung Fu.

En 1988 se celebro en Beijing la primera conferencia mundial para el intercambio académico sobre el Chi Kung medico. Dos años más tarde, durante una reunión celebrada en Berkeley se bautizo a los años 90 como la década del Chi Kung.

Irrumpió entonces el Falum Dafa conocido popularmente como el Falum gong.

Este movimiento creció como la espuma, superando ampliamente a los miembros del Partido comunista. Los gobernantes iniciaron una durísima represión que de ninguna manera ha acabado con el movimiento de reivindicación. Cuando cese la persecución, el Falum gong reconocerá con más fuerza y poder. ¿Qué sucederá entonces?

Sodoma y Gomorra: ¡un misterio intrigante!

Según el relato de las Escrituras hebreas, las ciudades de Sodoma y Gomorra fueron destruidas por obra y voluntad de Yahve, a causa de la gravísima degradación moral de sus habitantes. Realmente, su entorno físico estaba podrido a causa de las relaciones homosexuales generalizadas. Además las relaciones contra natura eran comunes entre sus habitantes, que aceptaban y aplaudían estos hechos degradantes.

A causa de todos hechos, enfermedades como el Sida aun desconocido en ese entonces, contaminaban el

medio ambiente, así como otras enfermedades venéreas peligrosas como la sífilis, gonorrea y el chancro

venéreo.

La descripción de las Escrituras es elocuente y clara, pero las tablas sumerias expresan una realidad muy diferente, pues ellas describen que a consecuencia de una guerra devastadora entre naciones rivales, utilizando armas terribles que nada tienen que envidiar a los arsenales nucleares actuales. Estos artefactos son los responsables de la volatilización de los legendarios en claves existentes en esos tiempos y su consecuente total desaparición de la superficie del planeta.

Muchos eruditos aducen que estos hechos históricos con el resultado de un terremoto, seguido de la explosión e incendio de varios pozos subterráneos de betún que existían en esa zona. Esta teoría seria valida si las escrituras relataran así los hechos, pero ellas narran que el fuego venia de los cielos.

Entonces, esta hecatombe seria ¿el producto de la caída de un meteorito o una bomba? Ello es muy posible, pues en antiquísimos libros hindúes, se describen terribles guerras utilizando naves aéreas que disparaban sofisticados proyectiles nucleares, capaces de destruir poblaciones enteras con todos sus habitantes.

En un libro intitulado las guerras de los hombres y los dioses, su autor manifiesta que la maldad de estas dos ciudades consistía en un juego de alianzas políticas.

Así, astas dos urbes se unieron a las filas de un dios extranjero Marduk a quien se atribuye la creación de la raza humana por intermedio de ingeniería genética.

Para trasladarse a este planeta, utilizaron como base la península del Sinaí.

Cuando era inminente la caída de este enlace en poder de Marduk, este enclave fue destruido con bombas nucleares e igual Sodoma y Gomorra y otras ciudades de la llanura no pertenecientes a la alianza. Los residuos nucleares del ataque efectuado en el año 2024 A.C pusieron a fin a la civilización sumeria hacia el año 2000 A.C

De ser cierta esta versión, la onda expansiva de la bomba atómica, caída sobre Sodoma y Gomorra, incendio los pozos de betún, produciendo un olor persistente de azufre y la transformación en “sal” de la esposa de Lot.

Todas las ciudades destruidas se hallaban cerca del Mar Muerto, cuyo contenido en sal es extraordinario.

La onda expansiva ardiente evaporo grandes de agua y volatilizo una gran parte de sal, convirtiendo a la zona en un mar de sal condensada que brilla intensamente con los rayos del sol, teniendo sus laderas erosionadas por acción del medio ambiente áspero.

La biblia aporta muchos datos precisos sobre la ubicación de las ciudades del Sodoma y Gomorra. Estas estaban ubicadas en el valle de Siddim, en el extremo sur del mar Muerto que está ubicado a 394 metros bajo el nivel del mar, teniendo una profundidad de 365 metros. El rio Jordán y otros menores, entregan sus aguas en este mar que no tiene salida. La evaporación consume 230 millones de pues cúbicos de agua diariamente, de acuerdo a las investigaciones actuales modernas.

Lo curioso del caso es que una persona no puede hundirse en sus aguas y cuando las aguas están muy claras, se pueden ver en la profundidad bosques hundidos cubiertos de sal.

Una teoría inquietante y muy aceptada actualmente expresada por el investigador Keller en su libro intitulado “La biblia como historia” sostiene que las ciudades del valle de Siddim fueron destruidas a causa de un desplazamiento tectónico que provoco el movimiento del valle de la Gran Falla, incluido el mar muerto y el hundimiento del extremo sur.

Es lógico que el terremoto provocara explosiones, escapes de gas natural y grandes caídas de azufre.

Según este sabio Keller- estos hechos sucedieron hace 2000 años A.C en la época de Abraham y Lot.

Sin embargo, el sabio admite que al haberse producido el cataclismo, este hecho debió sucedido hace cientos de miles o incluso millones de años antes de los cálculos actuales.

A finales de 1999, una expedición internacional de, investigadores descubrió los posibles restos cubiertos de sal, de asentamientos en el lecho del mar.

Uno de los expedicionarios, Saunders, afirmo: hay posibilidades de que muchos montículos cubran estructuras de ladrillo y sean localidades perdidas de las mesetas, incluidas Sodoma y Gomorra, pero es necesario investigar más concienzudamente.

Un geólogo norteamericano y experto buceador, con la ayuda de un mini submarino “Delta” solo encontró huellas de un cataclismo de naturaleza tecnológica, siendo estas ciudades las precursoras de Hiroshima y Nagasaki. En su libro “Huellas del tiempo” L. M Lewis afirma que estas dos ciudades fueron atacadas con armas atómicas y que el altísimo contenido de sal del mar muerto aportan evidencias de una explosión nuclear. Expresa: cuando se estaba reconstruyendo Hiroshima, se descubrió que unas zonas de tierra arenosa se habían transformado atómicamente en una substancia similar a silicona vidriosa impregnada de un cristaloide salino.

Lewis aduce que si las columnas de sal del mar muerto fueran de sal común, estas habrían desaparecido con las lluvias; pero estas columnas son de una sal especial y más dura, que solo se forma en una reacción nuclear y una gran explosión atómica. ¡Y siguen actualmente en pie!

Un investigador norteamericano, en el libro “Tecnología de los dioses” afirma que en el extremo sur del mar muerto hay una moderna planta química durante el día es similar a una refinería de petróleo, pero de noche sus luces le dan una apariencia casi extraterrestre. Esta planta, según las estaciones más acertadas, tiene recursos ilimitados, incluyes sales radioactivas similares a las sales de las ciudades japonesas atomizadas. Si este es el caso, la hipótesis de una explosión nuclear en Sodoma y Gomorra seguirá caca vez mas afianzada.

La civilización perdida de Gizeh

Creíamos saber mucho de la civilización egipcia, de los faraones de sus gigantescas pirámides, de los enigmáticos poderes utilizados en su construcción, de los vastos conocimientos geométrico-matemáticos demostrados en su desarrollo imperial y de los inmensos y ocultos poderes que desafían aun a los avances tecnológicos de la ciencia moderna.

En este contexto, tal vez sea exagerado hablar de una civilización perdida que existió en Egipto miles de años antes que las deslumbrantes épocas faraónicas. Sin embargo, las investigaciones y descubrimientos actuales, confirman que los relatos y tiempos asignados a esas épocas de poder y esplendor, eran erróneas, ya que las verdaderas y primeras civilizaciones, emergen de un pasado remoto, quizás emparentado con esa enigmática existencia de la mítica civilización atlante.

Gizeh es otra historia: una de las fuerzas normas de la arquitectura egipcia consistía en construir un palacio para el faraón. Sin embargo, en la maseta de Gizeh no existe nada parecido a ello, pues allí no se hallara jamás una construcción de esas características por la sencilla razón de que Gizeh no es una construcción religiosa ni funeraria sino algo mucho más complejo que aun los arqueólogos e investigadores aun no pueden descifrar.

Un sabio del Instituto de Chicago, cree que pronto encontrara un palacio según este erudito, pronto se descubriría el palacio que sirvió de albergue a los constructores de las pirámides, cerca de la calzada de la monumental pirámide de Micerimos. Sin embargo, todo esto son solo suposiciones sin ninguna base solida. Seria excelente que un hallazgo material haría comprender a los sabios arqueólogos ese nebuloso periodo de la historia de Egipto anterior en miles de años al “periodo faraónico”.

La meseta de Gizeh tiene un panorama siempre igual: constantes entradas en la roca natural forman intricadas galerías, reutilizadas como tumbas, posiblemente por la IV dinastía faraónica (2500 A.C.)

Pese a su legendaria edad de 10.000 o más A.C es notable su gran conservación, particularmente en sus entradas a las tumbas. El paso de los siglos y milenios es evidente. Pero no es una erosión natural, sino que

ofrece los canales y fisuras típicas que indican la presencia de grandes torrentes de agua por su superficie, después de su construcción.

Este fenómeno también se puede ver sobre el cuerpo de la Esfinge; estos evidentes signos indican claramente que estos colosales monumentos han sufrido el rigor de intensas lluvias a través de miles de años, quizás 10 o 12 mil años en el pasado, pues en esa época esa zona soporto un cambio climático espectacular.

Las investigaciones y excavaciones actuales con instrumental moderno, demuestran claramente que hace mas de 10.000 años ya existían esos grandiosos monumentos en el entorno arqueológico de Gizeh. Por lo tanto, es urgente la revisión cronológica de la historia egipcia.

La estructura de la meseta de Gizeh es similar a la pirámide del faraón Kefren, construidas con granitos rojos de las canteras de Aswan. En esta pirámide reutilizada, hay vagos escritos con nombres de anónimos faraones. Ellos llegaron después de sus misteriosos antecesores de hace casi 10.000 años.

Las fechas fantasiosas de 9 u 8.000 años A.C puede ser inexacta, pero hay algo que ningún arqueólogo pude negar: por alguna razón que los sabios ignoran, los egipcios de la época faraónica tuvieron siempre en mente lo que para nosotros es el año 10.500 A.C. sin embargo, esa fecha sabemos que es de suma importancia para los pobladores del valle del Nilo.

Hay algo sorprendente con respecto a la Esfinge. El león está orientado exactamente hacia el Este, pero en el año 10.500 A.C esta es posición que tenía en el horizonte la constelación de Leo, por lo que ambos estaban enfrentados. No hay prueba que los egipcios de ese tiempo vieran a la constelación de Leo como la vemos nosotros. Pese a ello, es un dato muy interesante.

Por otra parte, el zodiaco de Hathor en Dendera comienza a contabilizar su tiempo astronómico con la constelación de Leo en el año 10.500 A.C.

No olvidemos que el filosofo Platón, en sus escritos, (Critias), los egipcios estaban orgullosos de sus ancestros y del origen de su civilización, que se remonta al 10.000 A.C. de esta manera son los herederos de una gran cultura desconocida pero grandiosa, cuyo origen sería muy remoto y misterioso para nosotros.

¿Quizás la mítica Atlántica? Son innumerables las pruebas positivas pero a pesar de ellas, son realmente inciertas. Tal vez la civilización egipcia en sus principios, tenga una simple y sencilla explicación desde el punto de vista arqueológico e histórico. Tal vez los sucesos primigenios sean más antiguos de lo que conciben los estudiosos. Tal vez es indispensable darle más tiempo al tiempo, con el fin de darle a una civilización el tiempo indispensable para su pleno desarrollo.

La evolución de las civilizaciones no se detiene, por lo menos con respecto a la ciencia y tecnología que cree firmemente en alcanzar las estrellas en un futuro sin fecha. Y sin duda, las alcanzaran sino sufre la humanidad un descalabro apocalíptico como una guerra nuclear o un cataclismo cósmico.

La primera humanidad

Realmente, con plena certeza, inevitablemente, podemos asegurar que la primera civilización que existió en este planeta es aquella que coexistió con esos gigantescos animales llamados dinosaurios durante la era mesozoica o secundaria.

Ciertamente, las primeras civilizaciones que prosperan en los albores de la historia conocida fueron la hindú, Jericó, Egipto, Tihuanaco y otras, hace decenas o quizás centenas de miles de años, pero esta

humanidad existió y desapareció hace 65 millones de años, a causa de un cataclismo provocado por la caída de un gran asteroide en las aguas del mar Caribe, ubicado frente a las costas de América Central. Allí el hecho marino es más delgado; únicamente es de 20 kilómetros, siendo fracturado fácilmente por el impacto del asteroide antes mencionado. Entonces surgió violentamente el “magma” ardiente y los gases mortíferos envenenaron la atmosfera de todo el planeta, pereciendo todas las especies orgánicas animales y vegetales totalmente, quedando el planeta vacio y desolado por un lapso de millones de años, sobreviviendo únicamente ciertas especies pequeñas de animales, insectos y plantas, refugiados en oquedades y cavernas de gran profundidad.

¿Será posible que las anomalías físicas y magnéticas que se producen en el “triangulo de las bermudas” sean la lógica consecuencia del cataclismo de hace 65 millones de años?

Hay 3 teorías muy interesantes respecto a este hecho.

1) Muchos investigadores modernos explican que los fenómenos que se producen en esa zona conflictiva es porque en el fondo marino, después del hundimiento de la Atlántida quedaron generadores que aun funcionan y producen los efectos descritos en los libros que analizan los misteriosos fenómenos; 2) Los eruditos que investigan las causas de esos catastróficos fenómenos, aducen que al quedar el fondo marino afectado y debilitado por causa del impacto del gigantesco asteroide, periódicamente surge “magma y agua hirviente magnetizada” que derrite los cascos de los barcos que surcan esa zona y desorientan las brújulas de los aviones que pasan por allí; los tripulantes que se arrojan a ese entorno hirviente, perecen en forma cruel y espantosa sin dejar el menor rastro.

La tercera teoría, experimentalmente aceptada y ya descubierta, consiste en que del fondo marino “brota” una gigantesca burbuja de “metano” ardiente, cuya misión es despejar una porción de agua marina, dejando una zona “vacía”, deslizándose por ella hacia el fondo los barcos, aviones atrapados o cualquier otro objeto que caiga bajo su fatal influencia. Esta teoría, -ya comprobada- parece ser la más acertada con respecto a este trágico fenómeno.

Enfocando nuevamente el tema central, es necesario seguir descubriendo la real historia de esta civilización primigenia e indiscutible.

Hay en el Perú, junto a la población de Ocucaje, tres colinas simétricas que hace tantos años atrás, nadie les prestaba mayor atención aun cuando muchos se detenían a admirar sus formas geométricas, pero sin mayor interés.

En cierta ocasión, un movimiento sísmico de gran intensidad, dejo al descubierto un túnel excavado que conducía a un recinto de gran amplitud. Al ser iluminado, se pudo apreciar muchas hileras de piedras, cada hilera tenia objetos de igual dimensión, pero diferente en tamaño a la hilera contigua. Al ser admiradas y estudiadas concienzudamente, pues estaban pintadas, se entendió claramente que cada hilera describía un aspecto de una civilización contemporánea con la era de los dinosaurios y que el tamaño mayor o menor de las piedras, estaba de acuerdo con la mayor o menor importancia que cada hilera describía.

Al principio, no se dio la importancia que este sensacional descubrimiento significaba, lo que fue aprovechado por los empobrecidos habitantes de Ica y Ocucaje los cuales empezaron a sustraer de las cavernas las piedras que a bien tuvieron.

Un arqueólogo comprendió el inestimable valor de ellas e impidió con la fuerza pública del lugar el saqueo continuo de ese tesoro, pero para entonces una gran cantidad de piedras habrían sido sustraídas y vendidas a precios irrisorios.

Los hombres de ciencia recuperaron las que pudieron, pero las que quedaron en poder de los pobladores sirvieron para que estos copiaran en piedra dura los dibujos de las autenticas que estaban en su poder.

Aquí es necesario explicar una particularidad de estos objetos. Las piedras enterradas en las tres colinas eran y son muy frágiles, por la sencilla razón que el vasto tiempo transcurrido la torna frágil y deleznable, pues aun ante un leve golpe se despedazan, al contrario de lo que sucede con las piedras de más reciente formación.

El general Velasco Alvarado, Presidente del Perú en el tiempo del descubrimiento de este tesoro arqueológico, comprendiendo el inmenso valor de este hallazgo, emitió un decreto emergente en que declaraba “Parque arqueológico animal” al conjunto de las 3 colinas de Ocucaje.

Una hilera de piedras describe sorprendentes temas médicos y sus sensacionales avances. Así, una pintura expresa la practica de trasplante de hemisferios cerebrales con todos sus conocimientos adquiridos; otra expresa la realización de delicadas operaciones quirúrgicas, dominando el natural rechazo del organismo receptor, gracias a la inoculación de un cuerpo minúsculo producido por la mujer embarazada.

La esforzada batalla contra los dinosaurios, amurallando sus ciudades y descendiendo de una especie de pequeño helicóptero unipersonal sobre la cabeza de un dinosaurio, armado únicamente de una especie de martillo, rompiendo con él la frágil cabeza o cráneo del gigantesco animal.

Su civilización cognoscitiva que reunía el saber de todos en un solo y supremo poder por alguna misteriosa razón, no emplearon proyectiles atómicos para pulverizar o desviar el gran asteroide que se acercaba inexorablemente a este planeta. Pero si prepararon a tiempo una gigantesca nave estelar que llevaría a las elites de esta civilización con destino a un planeta de una estrella del conjunto abierto de las “Pléyadesdonde se establecieron firmemente.

Los habitantes de esa otra humanidad que pereció en este cataclismo hace 65 millones de años, eran pequeños, quizás de 1 metro más o menos, similares en tamaño a los humanoides de los actuales planetas voladores.

¿Podrían acaso ser ellos, los que bajo hipnosis, expresan al abducido y reclaman que estamos ocupando un planeta, este, que no nos pertenece?

La Atlántida: Recuerdos del Futuro

La supercivilizacion atlante utilizaba los cristales como la principal fuente de energía e irremplazables en terapéutica. El cuarzo y los diamantes encierran grandes misterios y poderes de una grandeza infinita.

Como un breve paréntesis, aparente de este tema, se rumora que en el área legendaria Nº 51, reposa una nave alienígena de gran tamaño, cuyo eje central es un poste de purísimo diamante que tiene un diámetro igual al grosor de la nave. Este artefacto esta allí, según informaciones fidedignas, mas de 60 años, sin que los peritos y técnicos de esa área atinen a comprender su funcionamiento.

El mal uso de los poderes genéticos, provoco el derrumbamiento de esa esplendorosa civilización atlante.

En la actualidad estos poderes empiezan a vislumbrase al hombre actual. La actual civilización hará uso adecuado de los grandiosos poderes concentrados en los cristales?

Ciertas leyendas y escritos esotéricos nos hablan de enormes cristales de cuarzo de varias toneladas, enterrados desde hace milenios y que darían a la humanidad nuevas energías e insospechados poderes. Ellos son denominados “Guardianes de le Tierra” y entenderían toda la información sobre la Historia del Hombre y su destino en el inmenso Cosmos. Por ahora son únicamente reservas para el futuro. Para que su programa sea posible es necesario hacerlos funcionar e identificarlos con frecuencias siderales.

Uno de estos inmensos cristales de cuarzo tiene un hermoso rubí iluminado por un laser, al igual que la pirámide egipcia de Keops, construido bajo la dirección de sabios atlantes.

Textos hindúes de hace millones de años, nos describen las portentosas cualidades de las naves voladoras “Virnanas” y del papel preponderante que los cristales tenían en su propulsión y sistemas anti gravitatorios.

Existen suficientes razones para confirmar las misteriosas cualidades de los cristales y su relación que la mente y materia tienen en su aprovechamiento y su especial relación con el agua que modifica su estructura, fenómeno fácilmente comprobable con los sofisticados instrumentos científicos actuales. Su poder y rendimiento es el 100%.

Realmente el agua es un líquido que se puede modificar mas fácilmente en cristales solidos.

Un director de JBM, gigantesca Empresa norteamericana relacionada con la investigación aeroespacial, al retirarse monto una especie de fabrica-laboratorio para el tratamiento de aguas y vinos ubicado en San José, California.

Este complejo estaba equipado con instrumental ultramoderno como son los espectrofotómetros en UV (ultravioletas) e Yr, tensiómetros, conducmetros y especialmente el aparato denominado “Omega 5 Metatromics Machine” y que mide los campos de fuerza concentrado en los cristales. Los elementos que hacen funcionar estos sofisticados instrumentos son cristales de cuarzo biterminados, es decir con 2 puntas talladas artificialmente con 6, 8, y 13 caras, de 11 a 15 cm. de largo por 4 o 5 cm. de ancho. Los líquidos que circulan por un serpentín de acero inoxidable que rodea el cristal, sin ningún contacto con el. Al enfocar un haz de luz monocromática y muy pura sobre el cristal, este almacena la información del color y al pasar agua por el serpentín, ésta cambia su estructura de una manera diferente para cada color, lo que se puede comprobar con los instrumentos. La información transmitida al agua es tan contundente que resiste a la ebullición. Ella se puede basar con los des magnetizadores utilizados en metalurgia.

Es sorprendente pero hay que aceptarlo: el cristal emite un potente campo de fuerzas que atraviesa los metales y acarrea la información que afecta a la estructura del agua de manera especial. Aun más difícil de entender como se aparejan dos cristales, es decir se unen y vibran como uno solo. Al primero se le proyecta el color sin agua; el segundo no recibe color pero el agua circula a su alrededor. Pero sorprendentemente el líquido se modifica como si su cristal hubiese sido iluminado por el color primero, No importa la distancia entre los dos cristales, pueden estar muy lejos el uno del otro.

Honradamente, Vogel, administrador de IBM, reconocía que sabia muy poco de las enormes fuerzas que se desencadenan en los cristales, por eso tuvo incidentes y accidentes inexplicables. Se produjeron muchos cortocircuitos en las instalaciones eléctricas y la destrucción de instrumentos muy valiosos y caros.

Los átomos de los cristales están distribuidos en mallas de perfecto orden, con distancias y ángulos exactamente iguales entre si. No ocurre así en los cuerpos amorfos, donde están desordenados. En el cuarzo, cada átomo de silicio se une a cuatro de oxigeno y cada uno de estos a los de silicio, formando una red de tetraedros, cuya estructura es igual a la del agua liquida. Por eso se la denomina estructura cuarzo. Esta relación regular y uniforme, facilita el intercambio de energías sutiles entre el cuarzo y el agua. En el cuarzo hay dos clases de cristales, los derechos y los izquierdos, masculinos y femeninos igualmente. Las capas de átomos de la malla se disponen en espiral de sentido contrario en ambos tipos.

Los cristales no emiten energía propia, pues entonces perderían masa. El aura que los rodea, evidenciada por la fotografía Kirlian, es porque captan la desordenada energía del “punto Cero”, integrada en su equilibrada malla, ordenarla y enviarla en forma coherente capaz de impresionar placas. Su estructura interna en forma de espiral facilita la formación de vértices energéticos diminutos que cohesionan la energía del “Punto Cero”. Esta es tan fabulosa que al captar una poequeñisima porción de ella, puede iluminarse una gran población.

El silicio como el germanio son elementos que pueden movilizar grandes cantidades de electrones. Por eso su uso en chips.

El principio de incertidumbre de Ersenberg explica que, ante la imposibilidad de localizar una partícula “subatómica en un instante dado, un ínfimo cambio en un electrón por medio de una acción mental, afecta a toda la estructura. Es por eso que se puede introducir información en el cristal que después será emitido en cualquier momento. Los cristales cuarzo facilitan este proceso.

La civilización atlante hizo uso iuntensivo de enormes cristales de cuarzo que simplificaron e hiocieron placentera la vida de sus habitantes. Pero al emplear erróneamente este poder para pulverizar a otra nación, propicio su propia destrucción pues al ser desviado el eje terrestre a consecuencia del uso de armas apocalípticas, el agua del Océano inundo a este continente con inaudita violencia, hundiéndole como un simple pedazo de Tierra en el fondo del mar.

Los atlantes utilizaban la electrónica con circuitos poco convencionales, con frecuencias no hertzianas y portadoras de “potenciales cuánticos” de nivel superior al electromagnético y después de un nivel a un nivel mas superior ósea mental. La aplicación de Matemáticas muy avanzadas entre niveles supercuanticos y cuánticos de pura energía, facilitaba la conexión mente-materia que los atlantes lo manejaban en forma magistral, especialmente a través de las estructuras de los cristales.

Intuyendo los secretos de la desaparecida Atlántida, nos encontramos ante un fascinante campo de investigación, que en la próximas décadas nos ofrecerá perspectivas aun inimaginables para las actividades humanas. Ojala así sea.

El espejo de una civilización: “El Zodiaco de Dendera”

Una empresa canadiense acaba de descubrir en aguas cubanas a 800 metros de profundidad, la presencia de una gran ciudad sumergida, la misma que está cubierta por la arena de una planicie submarina que luego, conduce a profundidades insoñables. En esta ciudad se distinguen formas piramidales, edificios y caminos, similares a los de Teotihuacán, ubicada en México.

Este gran hallazgo ¿significa que estamos ante los primeros indicios de la existencia de una serie de islas que estuvieron en la superficie y que nos describe Platón es sus Critias? Es posible que este

sensacional hallazgo tenga un impacto decisivo en el debate sobre los orígenes del antiguo Egipto. Esta urbe sumergida ser una ciudad de la mítica y poderosa Atlántida altamente mencionada?

El templo de Hathor en Dendera y su Zodiaco de 2.5 m. de diámetro es una magnifica referencia para los arqueólogos. El techo del pórtico de una capilla dedicada a Osiris, dios de los egipcios, está construido en la terraza del mismo. Una escalera denominada “de los atlantes”, sube dando una vuelta total a la parte superior del edificio. Allí, hasta el año 1821, estaba el Zodiaco que después fue abusivamente cortado y conducido al Museo de Louvre en Paris. En el lugar que estuvo el Zodiaco, se encuentra una burda copia de escayola del mismo.

Los entendidos de la época, calculan la edad del Zodiaco en 4.000 años, pero al descubrirse la piedra de Rosetta que era la pieza clave para descifrar los jeroglíficos, se comprobó indiscutiblemente que únicamente tenían 2.000 años de antigüedad, pues se mencionaba en ella al emperador romano Calígula.

Las relaciones cada vez mas estrechas entre el conquistador Alejandro Magno y el mundo griego hizo posible que, las inscripciones más antiguas provengan del tiempo de Calígula, pero ello no impide que sea la copia de un legado astronómico más antiguo procedente de otro santuario que hubo en Dendera. ¿Qué razón hay para escribir así? ¿Acaso esta pretendida explicación es el producto de una mente calenturienta y descabellada? De ninguna manera!

Hay un detalle muy significativo que merece una clara explicación; en el Zodiaco, la constelación de Leo se encuentra exactamente en el punto del equinoccio de primavera: 20 y 21 de marzo. Pues bien, apegándose a los cálculos matemáticos que se deben realizar a causa de la precesión de los equinoccios, la posición de esta constelación no estaría indicando que la imagen celeste que refleja el Zodiaco debería situarse entre los años 10.950 y 8.800 A.C.

Este detalle cronológico tiene dos líneas de interpretación: la una se remite a un tiempo anterior ósea al comienzo de la civilización egipcia que muchos sabios consideran una herencia de la maravillosa civilización atlante y que es mencionada por Platón en su “Critias”

Los reyes atlantes tenían un grandioso poder que dominaba en la isla entera, Libia, Egipto y en Europa hasta la Tirrena. “Por lo tanto, la civilización egipcia no tiene 3.100 años de edad, como lo argumentan los sabios ortodoxos, sino algo más de 10.000 años de antigüedad.

El Zodiaco de Dendera presenta otro hecho insólito. El año 10.450 A.C. la constelación que emergía por el horizonte al amanecer era Leo, es decir, la que da origen al Zodiaco.

Pero los signos que apareen en el Zodiaco de Dendera son griegos. Pero en esa época temprana no hay ninguna evidencia de antecedentes griegos o romanos. Pese a todo, la cultura egipcia si menciona esa época, relatando hechos propios de su cultura y tradiciones, como por las tablas dinásticas que recogieron los más autorizados representantes del primer milenio A.C.

¿Cuándo fue diseñado el Zodiaco primigenio? ¿Por qué comienza en una época tan temprana? Para la segunda pregunta es evidente que querían estampar en su zodiaco la fecha de iniciación de su cultura que sorprendentemente coincide con un cambio climático profundo y una brusca desorientación de las placas tectónicas que tuvieron como resultado la desaparición de muchas tierras tragadas por el mar y surgimiento del mar de otras nuevas.

Esta coherente teoría fue aceptada por el monumental físico y matemático Albert Einstein que el peso del hielo acumulado en los Polos tenía que tener sus consecuencias, según las tradiciones, unos seres de una cultura mucho más avanzada que la de la población, llegaron a Egipto y forjaron una Edad de Oro que quedo arraigada en el tiempo.

En el Zodiaco de Dendera, la constelación de Leo estaba en el punto exacto del equinoccio de primavera y ello únicamente sucedía en los años 10.950 y el 8.800 A.C. ¿Sera causal este hecho o está demostrando claramente la existencia del continente perdido de la Atlántida? Para los escépticos, ¿Sera solo una coincidencia sensacional?

Igualmente en el año 10.500 A.C. la Esfinge de Gizeh (león) estaba orientada hacia la constelación de Leo. ¿Otra coincidencia respecto a la desaparición de la Atlántida?

Los “semidioses” llegados al país de Nilo fueron sin ninguna duda los creadores del simbolismo astrológico que aparece en el Zodiaco de Dendera. Ellos son:

El Escarabajo (Cáncer).- Símbolo del Sol y del triunfo de Osiris sobre la muerte. La estrella sirio esta junto a Él.

El León (Leo).- Extraordinario signo solar, representante del poder del Faraón, siendo su hijo.

Virgo (Isis).- Representada por una espiga de trigo en la mano, como esposa de Osiris, expresa fidelidad y controla las inmediaciones, evitando daños y perjuicios.

La Balanza (Libra).- Símbolo de justicia y equilibrio. Utilizada por el dios Anobio, es pesado el corazón del muerto y medido por la pluma de Maat, diosa del orden b universal establecido.

El Escorpión (Escorpio).- Identificada con Isis, protegiendo los despojos momificados de su esposo Osiris. Anunciaba el comienzo de la germinación de los campos, después de la tradicional inundación.

El Arquero (Sagitario).- identificado como rey en su carro, derrotando a los enemigos, que son los demonios del infierno.

La Cabra Pez (Capricornio).- Representa el paso de Osiris por el mundo terrestre y acuático.

El Libador (Acuario).- Las aguas vivificantes inundan el suelo egipcio.

Los Peces (Piscis).- La muerte toma la forma de un pez. Adaptado este signo por los cristianos, representa la resurrección y la vida.

El Carnero (Aries).- Osiris toma la forma de carnero en su viaje al mas allá y la conversión del difunto en un solo renaciente, iluminando los abismos nocturnos.

El Ternero (Tauro).- identificado con el Sol matutino desde 2.300 años A.C.

Shu y Tefnut (Géminis).- anuncian la resurrección de Osiris y el comienzo de un nuevo año.

¿Por qué mostraron tanto interés esos seres superiores ante una civilización primitiva? No lo sabemos y es un enigma que el futuro lo aclarara.

Con todas estas explicaciones, la Atlántida aparece menos nebulosa y distante.

El mito de su existencia se aleja y las páginas de la historia aparecen vividas y luminosas.

La Isla de Malta: Sus Misterios.-

En la mitad de esta isla legendaria, cerca de la Península Itálica se abre un mundo subterráneo repleto de galerías y estancias que denotan una historia plena de sorpresas, tormentosa, esforzada y también enigmática.

Sin duda se trata del legado de una civilización antiquísima que disponía de recursos tecnológicos para ablandar y moldear la piedra como si fuera barro y preparo este misterioso recinto, dotándole de propiedades acústicas asombrosas.

Descubierto en 1902, es un visita obligada para millares de turistas que la visitan diariamente.

La “Dama Durmiente”, una bella estatuilla que se le denomina la “mujer dormida”, es un recuerdo placentero del enigmático tiempo del “matriarcado”.

A este conjunto arqueológico, la “Unesco”, la declaro “Patrimonio de la Humanidad”, encargándose de su restauración , hecho que demoro 11 años, siendo el 1º de agosto del año 2000, el día que se abrieron las puertas para unos pocos invitados.

En lo posterior, el gobierno de Malta permite el acceso únicamente de 40 personas diariamente, evitando el deterioro temprano de esta joya arqueológica.

Los hipogeos son sepulcros. Pero hay uno muy especial por sus sorprendentes cualidades acústicas excepcionales, siendo su antigüedad aproximada de 5.500 años.

La cultura que construyo estas monumentales estancias, no ha dejado ataras ni i quiera un mínimo rastro. Además la llegada de pobladores en tiempos más recientes, coadyuvo para que se borraran las huellas totalmente. Ninguno de los nuevos habitantes se dio cabal cuenta que estaban pisando y destruyendo un tesoro de valor inestimable.

En la actualidad, este legado de inmenso valor, está enterrado bajo 12 metros de la superficie, pero en 1902, por causas de muchas circunstancias, el hipogeo fue hallado por los dueños del terreno y un sacerdote jesuita arqueológico fue a mirar aquellos misteriosas galerías subterráneas.

La emoción del sacerdote y sus seguidores fue inmensa; eran los primeros en acceder a ese maravilloso tesoro enterrado allí por milenios. Al recorrer las galerías, entendieron que estaban recorriendo una ciudadela labrada en piedra. Esa civilización que pulimento la piedra realmente era de origen megalítico.

En las estancias subterráneas hay cúpulas, raros símbolos, hexágonos, espirales y restos óseos, señal evidente de que allí se ofrecían sacrificios a una deidad femenina.

Por desgracia, el sacerdote jesuita falleció en 1907; por lo tanto, sus notas se perdieron para siempre. Y con esto extravió, se perdió la posibilidad de descubrir quien cavo el hipogeo. En todo caso, en la actualidad otros sabios arqueólogos siguen empeñados en esa búsqueda, capitaneados ahora por el estudioso maltes Temistocles Zammit.

Ellos como otros se hacen una pregunta inevitable en estos casos. ¿Qué clase de herramientas emplearon los primitivos hombres del Neolítico para trabajar y pulir las duras rocas, convirtiendo al sector en una obra monumental, en un complejo grandioso?

Los monumentos megalíticos de Mgarr y Ggantija, están considerado como las estructuras más antiguas que se conservan en pie, igualmente otro monumentos colosales siguen en pie en la actualidad.

El misterio aflora y alrededor del año 2.500 A.C. esta civilización desapareció de repente, dejando apenas leves pistas de su existencia. ¿Qué sucedió a ellos? ¿Por qué una súbita huida? ¿Qué acontecimiento ocurrió en Malta hace 4.500 años?

¿Por qué de repente la isla quedo vacía completamente?

¿Seria posible que esta civilización realizara semejante obra grandiosa e imposible, utilizando únicamente pedernales y obsidianas tremendamente ineficaces?

El hipogeo era un centro iniciativo donde se practicaba una religión matriarcal; además era un altar de sacrificios y un oráculo; se ordenaban sacerdotisas, quienes eran las encargadas de interpretar los sueños y emitían predicciones, aprovechando las vitales energías telúricas y de las condiciones acústicas especialísimas de las salas.

En el hueco de una piedra denominada “El Oráculo”, únicamente la voz masculina- no de la

estancia

produce

femenina-

subterránea.

se

amplifica

potentosamente

y

resonancias

extrañas

en

toda

la

El famoso escritor Crichvin Daniken, al escuchar este magnífico fenómeno explico: “Es como si el hombre del Neolítico hubiera inventado un equipo de alta fidelidad”.

Además argumento: Esta estancia posee un sistema de aire acondicionado natural que regala una constante temperatura en la estancia y en todo el complejo durante todo el año; además los misteriosos raíles que surcan la isla, además de los templos existentes allí, demuestran que los dioses venidos de las estrellas estuvieron allí.

Al entrar en los hipogeos, nos encontramos ante los hechos de una civilización ignorada de la historia, pues esta misteriosa ciudadela subterránea había permanecido cerrada por mucho tiempo.

Con muchas de estas estancias, se producen extraordinarios fenómenos acústicos tanto en la modulación como en la amplificación de los sonidos. En otras palabras, se perfeccionan en gran manera.

Una visita al museo anexo- explica el arqueólogo o entendido visitante- se encuentra la dama durmiente- como centinela a la entrada de una misteriosa mansión.

En todas las salas recorridas, es notoria la temperatura constante. Además nuestras voces se amplificaban estruendosamente, al mismo tiempo que se estilizaban armoniosamente.

El dato que ahora podemos ofrecer- siguen diciendo los investigadores- es que el hipogeo ya está abierto y es un testigo mudo de un pasado grandioso, sorprendente y enigmático y es innegable que él es el legado, la herencia dejada por una civilización que disponía de tecnología suficiente como para modelar y esculpir aquellas moles de piedra.

Hechos insólitos e inexplicables: Realidades imposibles.-

Es nuestro deseo ferviente que el lector tenga una visión aproximada de lo que es el Universo en que vivimos, del lugar que le corresponde a nuestro planeta en el concierto Universal.-

De acuerdo a los descubrimientos y conocimientos actuales del Cosmos, comprender que son o puede ser las naves estelares y sus desconocidos tripulantes.

Poco a poco nos vamos acercando al tema central de estos escritos; las naves espaciales, análisis de ella, de acuerdo a los más modernos conocimientos u su posible relación con el futuro de este hermoso planeta. Bien por ello. Empezaremos por nuestro satélite o Selene como muchos la conocen.

La Luna: Hechos Sorprendentes.-

Los astrónomos del siglo pasado, a través de sus modernos telescopios, descubrieron extrañas luces que se movían en la superficie y muy especialmente alrededor o saliendo de los cráteres. Al no poder explicar adecuadamente la realidad de estos fenómenos, los astrónomos relegaron este hecho a segundo plano y prosiguieron con sus trabajos de investigación rutinarias. ¿Qué significaban aquellas misteriosas luces?

Las diferentes misiones tripuladas a nuestro satélite, han aclarado alguna parte de este enigma. En cierto sector de la Luna hay ruinas de gigantescos hangares que fueron construido hace millones de años. Estas ruinas se entienden aproximadamente por 30 kilómetros, una misión estadounidense viajo allá a “volar” con proyectiles atómicos esas reliquias. Y lo hizo muy bien. Actualmente ya no existen esas ruinas, pero ese sector está contaminado con altísima radiación atómica proveniente de los proyectiles norteamericanos.

La humanidad estaría satisfecha con claras y leales respuestas. ¿Por qué los Estados Unidos convirtieron ese sector en un infierno radioactivo, si aquellos vestigios era un tesoro arqueológico invalorable? ¿Qué hay detrás de esa incalificable actuación norteamericana?

Lo curioso de este caso es que las ruinas están oxidadas por el tiempo (en la Luna no hay atmosfera para que ese fenómeno suceda) entonces esa rara oxidación nos da a entender que la antigüedad de las mismas es de millones de años.

¡Sorprendase amable lector! Las ruinas son ntipicamente terrestres; eso quiere decir que en un pasado remoto, una civilización de hombres gigantescos envio una misión tripulada a la Luna y tal vez a otros planetas del sistema solas.

La pregunta lógica es ¿Por qué desaparecieron esos seres gigantescos? Tal vez en la accidentada historia de la Tierra encontramos la respuesta.

El espejo espacial “Huble” al enfocar sus lentes en algunos cráteres lunares, descubre que muchas entradas a los cráteres, están arreglados como “autenticas puertas de entrada”, pero no para gigantes, sino para seres más pequeños que nosotros de 1 a 1.20 de estatura. Es de entender que el interior de esos cráteres están habitados por esos seres y sus maquinas.

Enigmáticas señales

Una persistente señal, similar al estallido de una estrella “nova”, emitida cerca a la zona denominada “saco de carbón” pone en alerta a investigadores del “Cosmos”. Ellos piden a los ultramodernos

telescopios emplazados en las islas de Hawaii que enfoque sus lentes en la zona antes mencionada; se descubre que una señal fuerte electromagnética emerge de la antes señalada región, pero su origen es un misterio, pues ninguna estrella está en la zona. Entonces ¿Qué significa esa potente señal? Esa “emisión” esta a la distancia de 120 años luz de la Tierra. Pasan algunos años y esa señal está ahora a 84 años luz de nuestro planeta. Pasan otros años y actualmente la señal esta a 65 años luz de la Tierra. Es evidente que algo viene en direcciona nuestro planeta. ¿Pero qué cosa es?

Un nuevo enfoque, pero esta vez del “Huble”, descubre que parece ser un gran convoy espacial dirigiéndose al sistema solar y a nuestro planeta. Y aquí surge la clásica pregunta: ¿Por qué ese “convoy espacial” no utilizo algún “sendero de gusano” para acortar las distancias infinitivamente? (pregunta sin respuesta)

Gigantescas naves en los anillos de Saturno.

El “Huble” descubre dos naves o plataformas gigantescas de 150Km. De diámetro por 40 Km. De ancho circulando entre los anillos de Saturno.

Ellas se mueven constantemente y los astrónomos suponen que están recogiendo los raros metales que existen en los anillos de ese gigantesco planeta del Sistema Solar.

¿Se acerca una guerra espacial a la Tierra?

Desde hace más de un siglo, los astrónomos detectan una serie de luces o gigantescas explosiones que poco a poco se van acercando hacia la tierra.

¿Qué significan esas luces? Los astrónomos y sus ayudantes explican que parece tratarse de una guerra espacial entre dos bandos celestes antagónicos.

Las “miríadas” de luces cada vez se acercan más a la Tierra. Eso quiere decir que un bando retrocede con sus naves y otro arremete incansablemente con sus poderosos acorazados espaciales. ¿Sera la Tierra el destino final de estos adversarios?

Li un astrónomo profesional enfoca algún poderoso telescopio por cierto tiempo en una región del espacio determinada-detectara esas luces en el espacio estelar profundo.

Una mancha solar= ¿Vértice interestelar?

El “Huble” detecto una gigantesca nave de 150 Km. de diámetro por 40 Km. de ancho, que pasa rozando la atmosfera marciana y sigue en dirección al Astro Rey. Sorprendentemente penetra en una mancha solar y desaparece. ¿Qué sucedió después?

Es evidente que estas naves poseen un sistema anti gravitatorio avanzado y está construido con materiales que rechazan la intensa radiación solar y opacan grandemente la deslumbrante luz del sol. En este caso, la inusual pregunta es ¿Dónde va esa gigantesca nave? Estos artefactos, según los más destacados investigadores y analistas del Cosmos, desarrollan velocidades fantásticas, aun superiores a la de la luz. Entonces ¿Por qué utilizan este método extraño y desquiciante?

Un conclave de renombrados astrónomos, llego a estas conclusiones extrañas. Estas clase de aparatos muy sofisticados son destinados para viajes interestelares distantes cósmicamente hablando. Al entrar en un vértice espacial, son catapultadas a regiones del espacio distantes de la

Tierra, 12-14-16 mil millones de años luz; manejan el tiempo en forma magistral; este hecho les facilita el viajar a un distante futuro o a un pasado de milenios de años en el tiempo. Son los dioses de muchas civilizaciones.

Estas naves conducen poblaciones enteras de un lado a otro del universo, cuando a veces se producen cataclismos que diezman una civilización. ¿Tendrían los sabios razón en este aspecto? Algunas catástrofes planetarias aquí en la Tierra parecen así conformarlo.

Preámbulo al infinito.

Al empezar a hurgar en los hechos misteriosos, aparentemente inexplicables acontecidos en este nuestro planeta y relacionados de alguna manera con el Universo, necesariamente tenemos que acudir a las Escrituras Hebreas y griegas que forman la Biblia.

¿Por qué razón? Por el hecho sobresaliente que ellas contienen una abundancia extraordinaria de ejemplos misteriosos e inexplicables de sucesos que invariablemente reflejan la presencia de un poder supremo en el drama de la Creación Universal.

Sin quererlo así, los hechos que describiremos a continuación, perfilan el propósito central de este volumen: el extenso tema sobre los objetos voladores no identificados o “platos voladores”. Así empecemos a describir los hechos de este preámbulo.

Albert Einstein, que con su famosa teoría de la relatividad hizo posible el advenimiento de la “Era Atómica” expreso de esta manera con respecto al conocimiento científico: El hombre de ciencia tiene que ser profundamente religioso.

La ciencia sin fe es coja; la fe sin ciencia es ciega.

Jonás y un enorme pez.-

Los incrédulos críticos superficiales siempre se han mofado de que Jonás realmente fuese tragado pos una ballena y que permaneciese tres días en el interior de la misma, para ser vomitado en una playa. Sin embargo, este relato es un hecho histórico que realmente aconteció.

Un erudito holandés explica que el animal marino que engullo a Jonás no pudo ser una ballena, por cuanto la estructura de su garganta no le permite tragarse a un hombre. Respecto a esto, la autentica realidad es que muchos hombres han sido tragados por estas criaturas y luego han sido rescatados vivos. En el caso de Jonás, aun hay una duda ¿Cómo pudo este hombre respirar y orar a Dios desde el vientre de un gran pez? Esta claro que en este acontecimiento se uso un pez de adecuadas proporciones y características, apropiadas para este especial suceso.

¿Cómo pudo vivir Jonás por tanto tiempo en el vientre de una ballena?

Hay un hecho bien documentado de un hombre que después de haber sido engullido por un cetáceo. El relato es como sigue: un buque ballenero que se encontraba cerca de las islas “Malvinas”, descubrió una ballena a estribor. Se lanzaron los botes en persecución y se arponeo a una ballena muy grande. El animal herido se zambullo, arrastrando el bote a terrible velocidad. Luego giro y se dirigió al sitio en que había sido arponeada, recibiendo un segundo arpón que la enloqueció de dolor, golpeando con su cola y luego con el hocico al segundo bote que se volcó estrepitosamente y trago a un marinero. La ballena ya muerta fue izada y luego abierta, con el propósito de aprovechar su grasa.

Al abrir el estomago se descubrió a un cuerpo con vida: ¡Era el marino desaparecido! Le bañaron con agua marina y le condujeron al camarote del capitán donde permaneció dos semanas enteramente loco. Tratado con mucho cuidado, recupero finalmente el conocimiento. Luego ya normalizada su situación, volvió al trabajo. Pero quedaron secuelas de ese suceso.

Su cara y manos adquirieron un tono blanquecino y mortecino y el cutis quedo arrugado, como si estuviera medio cocido. Nunca recobraron su color y estado natural.

Los especialistas en la investigación del fenómeno “Ovni”, suponen que seres extraterrestres poseen

bases submarinas en el fondo de los océanos. Por lo tanto, es posible que el supuesto pez que trago

a Jonás, haya sido un artefacto sofisticado procedente de fuera de nuestro planeta, obedeciendo órdenes de una inteligencia sobrehumana.

Claro está que esta teoría se le expresa prudentemente, pero de acuerdo a las investigaciones espaciales y avances tecnológicos actuales, esta posibilidad puede afianzarse en gran manera.

Misterio submarino.-

Connotados investigadores, historiadores, escritores y otras nobles personalidades, están convencidos que existe vida inteligente bajo los océanos de nuestro planeta.

Así pues ¿Son los Ovnis naves de otro u otros mundos? En la actualidad y con el avance de la ciencia

y la tecnología, impulsadas por la competencia entre las grandes potencias, ha hecho posible

confirmar la teoría de que existen realmente naves alienígenas en los fondos marinos de nuestro

hogar cósmico.

El día más largo de la Historia.-

Aquí está la descripción de un prodigio cósmico extraordinario y único, quizás narrado en los anales de la historia humana: la prolongación de un día más allá de las 24 horas, acontecimiento que en la actualidad está respaldado y confirmado por los descubrimientos arqueológicos y los notables avances de la ciencia, tecnología y otras ciencias afines.

Bien una batalla de los israelitas capitaneados por Josué contra naciones enemigas vecinas, estaba a punto de ser ganada por Israel en Gabaón, pero el día declinaba y la noche favorecía la reorganización y el contraataque del enemigo. Por lo tanto, Josué rogo al Altísimo que alargara el día, con el propósito de acabar con la resistencia enemiga. Esta petición es concedida, sufriendo los enemigos una tormenta de piedras que no afecto en grado alguno al ejército hebreo.

Respecto a los pueblos del mundo, ellos hablan de un día prolongado que vivieron en el mismo tiempo de Josué, todos, en sus registros históricos.

Fuentes

extraordinariamente largo.

griegas,

egipcias,

chinas,

hindúes,

etc.

Todas

ellas

poseen

registros

de

un

día

Los nativos aborígenes de América, detentadores de una cultura destacada, relatan que en una ocasión el sol se paro, produciendo un día extraordinariamente largo.

Inmanuel Velikovsky, con una cantidad impresionantes de evidencias, que en las leyendas más persistentes entre las tribus de indios americanos era la del robo del Sol por un día; los polinesios también describen idéntico acontecimiento sideral.

La Ciencia: Opinión autorizada.-

Sir Ambrosio Fleming explica que cuando hay una concentración considerable de gases atmosféricos, miramos al disco solar en el horizonte donde realmente ya no está. Este fenómeno es denominado como refracción solar.

Rendle Short, describe que si la atmosfera terrestre está compuesta de Kriptón, podríamos mirar el sol en cualquier parte.

Inmanuel Velikovsky también añade que, cuando el planeta Marte fue desalojado de su órbita a favor de la Tierra, se produjo el alargamiento del clásico día antes mencionado, pues esos sucesos eran perfectamente posibles.

Pero se puede entender que el día se alargo, porque el movimiento del Sol duro algunas horas, gracias a una serie de complejas situaciones presentes simultáneamente que frenaron el movimiento de rotación de la Tierra e hicieron posible le día mas largo de la historia.

Un distinguido profesor de la universidad de Yale, en los E.E.U.U. estudio esta cuestión minuciosamente desde el punto de vista astronómico, elaboro concienzudas operaciones matemáticas, y llego a las siguientes conclusiones: el Sol, la Luna y la Tierra no pueden haber estado en las posiciones relativas descritas en el libro de Josué en más de una ocasión y, calculando en computadora los días y horas de ese acontecimiento desde ese día hasta hoy, concluye que un día exacto de 24 horas ha sido introducido de alguna manera en la historia del mundo. Pero esto no es el final.

Un sabio del Observatorio de Londres (Greenwich), llego a similares conclusiones, fijando el lugar exacto donde Josué estaba parado en aquel momento, confirmando así los cálculos del sabio anterior.

Otro sabio, del Observatorio de Harward, confirmo que ese día que falta en la historia del mundo coincide con la época de Josué, llegando a las mismas conclusiones que los anteriores entendidos astrónomos.

De manera que disponemos de testimonios históricos independientes entre sí pero coincidentes en el resultado de los estudios e investigaciones que confirman el portento astronómico del día de Josué. Entonces, todos ellos son decisivos en concluir inapelablemente que así sucedieron efectivamente, siendo verdades y realidades innegables.

Al estudiar los sabios detenidamente las palabras de Josué, palabra por palabra, considerando y analizando sus raíces, ellos concluyen que dijo realmente Josué: Sol, guarda silencio, queda callado, mantente inactivo, refrena tu influencia sobre la Tierra; lo que indica claramente no hubo un paro absoluto de la Tierra, sino un retardo en su giro de rotación.

Así, las palabras de Josué cuadran perfectamente con los descubrimientos de la ciencia moderna. ¿Por qué la Tierra gira sobre su eje? Parece que nadie lo sabe y lo que se expresa de este fenómeno es pura conjetura; sin embargo, lo que se supone tiene algún asidero, pues los entendidos creen que

el Sol es la fuente que hace girar a la Tierra sobre su propio eje y también a los demás planetas del

Sistema Solar.

Entonces, la actividad solar disminuyo y por eso el movimiento de rotación disminuyo grandemente, alargándose en consecuencia el día que Josué necesitaba para obtener la victoria sobre sus enemigos.

En otras palabras, la disminución de la acción del Sol sobre la Tierra disminuyo el movimiento de rotación, produciendo ¡el día más largo de la historia!

Muchos peritos y estudiosos de este relato, aducen que ese hecho hubiera provocado una catástrofe sobre toda la superficie del planeta.

Los que alegan este hecho, olvidan o pretenden olvidar una realidad elemental: el fenómeno se produjo gracias a la intervención poderosa de un Hacedor Supremo con poderes Todopoderosos y que regulo y dispuso el tiempo únicamente necesario para que la paralización se produjera.

Un destacado científico supone que las piedras caídas del cielo y que tanto daño causaron a los “amorreos” son de origen meteórico, procedentes de un cometa. Si se investiga y analiza este fenómeno cósmico, la realidad debe imponerse.

El

profesor Tolten, ilustre sabio investigador, también sustenta la teoría que un cometa interrumpió

o

desactivo momentáneamente los rayos del Sol; nosotros sabemos que los rayos ultravioleta que

son invisibles al ojo humano y tienen menos longitud de onda que los rayos luminosos, son química y

biológicamente activas.

Este control minucioso del tiempo es inconcebible para la mente humana.

Este científico, al examinar detenidamente algunos mapas del Océano Pacifico, encontró un gran asidero a sus teorías. El mapa que fe publicado en octubre de 1969, en el “National Geographic Magazine”, escribe un área considerable y allí una hendidura entre Hawaii y Filipinas, con largas líneas fracturadas en el fondo oceánico; este accidente demuestra que allí el impacto del meteoro fue más fuerte, reduciendo la velocidad de rotación de la Tierra, lo cual habría resultado en un gran desbordamiento de mareas que ayudaría a explicar porque existen los depósitos arenosos de California.

La zona de confrontación bélica es ardiente y sofocante; sin duda, un poder Supremo provoco una gran tormenta de granizo que alivio la zona del tórrido color imperante. Así el ejército de Josué pudo liquidar al enemigo.

Otros sabios y astrónomos nos hacen ver que la disminución del movimiento de rotación de la Tierra, hubiera tenido consecuencias desastrosas para el Planeta en general.

Pero quien dirige los destinos del Universo, sin duda previo esas consecuencias y las contrarresto con sabiduría infinita.

El alargamiento de un día fue un hecho sobrenatural y portentoso, producido y guiado por un poder

Supremo. Esa es la verdad.

La Luna se mantuvo quieta en el firmamento, como un hecho natural, debido al cese de influencia del Sol y al interrumpir la Tierra su rotación, la Luna permaneció quieta en el cielo.

Así, este fenómeno sideral único, es corroborado por la Astronomía que afirma que este fenómeno es histórico, pues sucedió exactamente como esta descrito en la Biblia.

.