Sie sind auf Seite 1von 4
De Pastor a Pastor esde toda la eternidad hay ciertas verdades tan profun- das que sélo son conocidas por Dios. Ni brirlas, tienen que ser reve- ladas. Spurgeon «Es mas que una mosca se trague el mar que un hombre finito comprenda a > Una de estas recénditas verd des acerca del Trino Dios se clasifica bajo el nombre de «La soberania de Dios». Altratar este tema, considera- mos el atributo por el cual Dios go- bierna toda la creacién. IMPORTANCIA DE LA DOCTRINA 1 2 3 OBJECIONES ere “a : Deets Sihay reas Siel dicblo Negar esta 4 filcceclece’| |eocnatar= | | onto nos sae Cale Dios no est parte, y yo leva al FATA- ie sates as ‘ en control, como individuo | | LISMO (que una ee ee © dquién controlo en ley ineludible ages controla? éel parte, y Dios encadena a mragedlast diablo? écada | | controla otra todos los seres) PPS rac) cual a su parte, écémo o al DEISMO, Beene manera? sé quién Dios no se PEC Tg controla qué? involucra en lo UTE ccc que ocurre on ol tLe tateea mundo. Los grandes de la tierra, desde Nabucodonosor hasta Mao Tse-tung, viven con Ia ilusin de que son ellos los que crean Ia histo ria, Pero no pueden impedir que Dios cumpla Sus planes eternos. Es mas, todos los hombres, sin reconocerlo, sirven para cumplir los propésitos eternos de Dios sobre la tierra. ..La tierna misericordia de Dios siempre suena como un tono de campana en nuestro oscurecido mundo. Y este todos los designios de aquellos que pretenden ser due- fios del mundo. —Helmut Thielicke | concepto de un Dios que E gobiernaal mundo éon con- {trol absoluto sobre todo es preocupante. Nuestra protesta se reduce a dos areas: 1) Si Dios esta «en contol, zeomo se explica la pre- sencia del dolor, pena, pecado y muerte en el universo; 2) Si Dios esté en control, {c6mo hemos de explicar el concepto del libre albe- rio de nosotros los hombres? Dios en Su soberana sabiduria ha permitido la existencia de lo malo sobre la tierra. Todo —lo bue~ no tanto como lo malo— sirve para ‘raer gloria a Su nombre. Ademés, por permitir lo malo no quiere de- cir que es el autor del pecado (re- cordlemos que este, por definicién, es falta de ley, anomia), Nada pue- de justificarlo, ni aun el hecho de que Dios torna to malo en bendi- cin. Podriamos preguntar: ,Es Dios malo por permite «un mensajero de Satanés» abofetcar al apéstol Pa- blo (2 Co, 12.6-10)? En Su infinita sabiduria Dios usaria esa «espina»> para mantener humilde al apéstol y para ensefiarle a apreciar «la gra~ cia» del Soherano. Fue asi como lo que aparentaba ser malo, Dios lo conviriié en bien. {Es malo Dios por permitir que muera Santiago manos de Herodes mientras que rescata a Pedro de la carcel y dela muerte (Heh. 12)? Desde el prin- cipio hasta el presente Dios ha per- mitido que los suyos (jsin hablar de los impios!) sufran en gran ma- nera, La Biblia esta Mena de tales relatos, quizis el mayor sea el caso de Job. :Es Dios malo por permitir huracanes, terremotos, torbellinos, plagas y guerra? No lo es, si por medio de todas estas cosas produ- ce un mayor bien. Es por esto que la Biblia ensefia que, a pesar del dolor, pena, y aun muerte de Sus siervos (Heb. 11.32-40), Dios ac- tiia en todo de acuerdo a su gran amor ¢ infinita sabiduria, Descan- samos en la realidad de que aun- que ahora no comprendamos ni ten~ gamos respuesta para todo Io ho- rrible que sucede en el mundo, Dios, en su soberania, lo ha permi- tido. Su gran nombre es garantia de la perfeccién de todas Sus obras. Para los que amamos a Dios, sabe~ ‘mos que «todas las cosas obran a biew» (Ro. 8. 28), {Qué diremos del libre albe- drio? Si Dios es duefto de todo, si Elejerce plena y total autoridad so- bre toda Su creacién, si es El quien controla y reina sobre cada evento por Sus decretos soberanos, ,e6m0 cs posible que el hombre sea un ser libre y ejerza su iniciativa y volun- tad propia? El intento de contestar ‘esa pregunta ha dividido al cristia- nismo en dos campos: los pelegi- anistas contra los agustinianos (del siglo quinto) y a los arminianos contra los calvinistas (del siglo dieciséis). En el Area de la salvacién, por ejemplo, los pelegianos y los arminianos afirman que los hom- bres por su propia fuerza y deseo buscan a Dios. Cada persona deci- de si quiete a Cristo ono lo quiere. ‘Tal concepto de libre albedrio de Para ser soberano, es necesario que Dios conozca tode lo que hay inmediato levanta un magno pro- blema, pues pareciera ser algo en lo que Dios no influye, una deci- sién personal tomada totalmente fuera del control de Dios. ,Cémo es que lo enscfia la Biblia? 1) La Biblia dice que «nadie busca a Dios» porque «ro hay justo, ni ‘aun uno» (Ro. 3:10 y 11). Sila Bi- blia tiene razén, nadie por su cuen- tay deseo puede encontrar a Dios, pues nadie lo buscaria, San Agustin explicaba que el interés religioso que se ve en el mundo es nada mas que gente buscando los beneficios de Dios —paz, g070, felicidad, ete.— pero no a Dios. Ensefiaba que los hombres més bien huyen de Dios, porque temen su santidad y justicia, ya que aman la maldad. ‘Como pecadores estin espiritual- ‘mente muertos. 2) Ademas, si el hombre es el que decide a favor de Dios, tal asevera- cin indica que el hombre (un ser creado y finito) tiene un poder de- cisivo sobre el cual el mismo Dios no tiene control, El concepto de un Dios omnipotente se tendria que descartar, pues habria un area so- bre In cual Dios no tiene poder ni control! 3) Es mis, si Dios tuviera que es- perar hasta que el hombre deci- da siacepta 0 no a Jesueristo para saber quién se salva, habria algo en este mundo que Dios no co- noce. Por lo tanto no podria ser omnisciente. 4) Al darle al hombre pecador el poder de escoger a Dios, coloca- mos en manos del hombre su pro- pio destino y salvacién, contra- diciendo lo que claramente en- seflan las Escrituras (Ef. 1.3-6, 11; 2.8-19; 2 Ts, 2.13-14; Heh, 3.27-28; 9.1-15, Jet. 18.6; Pr. 21.1) sobre el consejo eterno y determi- nante de Dios. {Como entendemos el libre al- bedrio dentro del marco de la so- berania de Dios? Un amigo usa la idea de un gigantesco juego de aje- drez, con miles y miles de piezas y jugadas, En su analogia, Dios es el ‘maestro jugador. Cualquier jugada hecha libremente por el hombre, El Iaconoce y sabe cémo jugarla para que cumpla su perfecta voluntad. Por Ia Biblia entendemos que cl Dios no tiene importancia. alguna a menos que tenga suprema importancia. —Abraham Heschel, Ehombreno esté sélo, 1951 El hombre pod negar la existencia y soberaniade Dios para sentirse més <émodo, pero jamas podré evitarle. Thomas Hobbs, 1651 Buen Dios o mal dios, verdadero Dios 0 falso dios, bondadose Dios cruel dios, el hombre reconoce que El existe. Lo idea de Dios es indestructible. —James Gillis, 1956 maya « ANS 9ET NS OFSHI ontce a ioe elt WOIS¥A V WOISVA IC 1 661 3