Sie sind auf Seite 1von 8

TEMAS DE

HOY

TEMAS DE HOY
 

Automedicacióncon antibióticos: unarealidad vigente

B. HERNÁNDEZ NOVOA, J. M. EIROS BOUZA

Microbiología. Facultad de Medicina y Hospital Clínico de Valladolid

En nuestro medio, se produce actualmente un hecho paradójico: mientras que el mercado de “especialidades farmacéuticas publicitarias” y productos de parafarmacia (de libre dispensación en las farmacias) se mantiene muy por debajo de otros países desarrollados, algunas de las “especialidades farmacéuticas éticas” (las cuales requie- ren prescripción médica para su dispensación) son adquiri- das directamente por la población con relativa frecuencia, siendo los antibióticos uno de los grupos más representa- tivos de este fenómeno (1). Frente al hecho de la “automedicación responsable” de los síntomas menores a cuyo tratamiento están dirigi- das las “especialidades farmacéuticas publicitarias”, no parece que el tratamiento de las enfermedades infeccio- sas por iniciativa propia del paciente —decisión personal y voluntaria de administrarse un antibiótico (o de los padres en el caso de los niños)— pueda considerarse ni conve- niente ni adecuado tanto para el individuo como para la sociedad. A pesar de que los antibióticos constituyen los medi- camentos más consumidos después de los analgésicos y de existir una conciencia generalizada de que la automedi- cación antibiótica es un fenómeno común, los estudios re- alizados hasta el momento son escasos y, en la mayoría de las ocasiones, se han limitado a pequeñas áreas geo- gráficas (2). Asimismo, contrasta la escasa realización de estudios sobre la utilización de antibióticos en Atención Primaria.

Importancia clínica y socioeconómica de los antibióticos

Desde el descubrimiento y la introducción clínica de la penicilina hace ya más de medio siglo (3), los antibióticos han contribuido, como quizá ninguna otra medida terapéuti- ca, a la reducción de las cifras de mortalidad general. En las tres últimas décadas ha tenido lugar una verdadera eclosión de los antibióticos, lo que ha popularizado su uso en los pa- íses desarrollados, y en la actualidad son los fármacos más utilizados después de los analgésicos y los que generan un mayor gasto farmacéutico tras los antihipertensivos. En Es- paña, los antibióticos constituyen un grupo farmacológico de enorme importancia tanto por sus beneficios terapéuti- cos y clínicos como por el impacto social y económico de su empleo (4). Se calcula que en el ámbito de la Atención Primaria de salud se consumen actualmente alrededor de 77 millones de envases antibióticos anuales, con un gasto aproximado de 114.000 millones de pesetas (PVP), lo que supone el 9% en unidades y el 10% en valores del deno- minado “mercado farmacéutico de prescripción”. Estas ci- fras se ven incrementadas notablemente si a los antibióti- cos sistémicos se añaden las asociaciones de antigripales/antitusígenos con antiinfecciosos y los distintos preparados tópicos en cuya composición entra a formar par- te un antibiótico. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud, los antibióticos representan el 12 y el 4%, respecti- vamente, de los medicamentos consumidos por los niños (0-15 años) y los adultos (16 años) en los últimos 15 días (5). En el medio hospitalario, puede decirse que uno de cada tres pacientes ingresados están bajo tratamiento anti- biótico (alrededor de 1.300.000 personas al año), bien como medida preventiva (profilaxis de infecciones quirúrgicas) o bien con finalidad curativa (tratamiento de infecciones de origen comunitario o nosocomiales), ascendiendo el coste del empleo de antibióticos en el hospital por encima de los 25.000 millones de pesetas, lo que representa el capítulo más elevado del gasto farmacéutico en hospitales (6,7). En términos de dosis definida/día en el ámbito de la Atención Primaria de Salud (APS) se consume más del 90% del volumen global de antibióticos. Este se ha estabi- lizado en los últimos años, y ha descendido considerable- mente en relación al año 1976, en el que se produjo el pi- co máximo de consumo antibiótico, con casi 110 millones de envases (esta reducción ha sido debida fundamen- talmente al drástico descenso del empleo de antibióticos parenterales en la APS) (8,9). A pesar de ello, España si- gue siendo uno de los países desarrollados con mayor consumo de antibióticos por habitante. Se estima que aproximadamente 24 individuos por cada 1.000 habitantes

CENTRO DE SALUD

CENTRO DE SALUD

se encuentran diariamente bajo tratamiento antibiótico y que de las 12 prescripciones realizadas como promedio por habitante y año, al menos una corresponde a un anti- biótico. Por otra parte, se ha puesto de manifiesto que el 88% de la población española toma antibióticos al menos una vez al año, que 4 de cada 5 médicos recetan uno o más antibióticos al día (9 de cada 10 en APS), y que la mi- tad de los farmacéuticos recomiendan o atienden diaria- mente al menos una petición en este sentido (10). En el medio hospitalario, al contrario de lo que sucede en el ámbito extrahospitalario, la población española parti- cipa activamente en la utilización de antibióticos. A este hecho contribuye no sólo en el papel que los pacientes tienen como responsables finales de la administración de los tratamientos prescritos por los médicos, sino también en la demanda de prescripciones de antibióticos a los pro- pios médicos. En esta línea existen otros factores tales como la adquisición directa de este tipo de fármacos en la farmacia por petición propia o recomendación del farma- céutico y el almacenamiento de envases antibióticos en el “botiquín casero” (8), origen del inicio de tratamientos por iniciativa de los propios pacientes (o los padres en el caso de los niños), o la desviación de envases para su uso en veterinaria. Probablemente, en ello tenga una gran influen- cia la actitud confiada y despreocupada de los españoles en relación con los antibióticos, a los que se considera medicamentos seguros y fiables (9,10), aspectos que se recogen en la tabla 1. Justamente este supuesto pragma- tismo puede dar origen, con frecuencia, a un uso incorrec- to o indiscriminado de antibióticos, lo que está siendo rela- cionado cada vez más con el aumento de la prevalencia de la resistencia bacteriana, la cual está llevando a la anti- bioterapia a una situación de auténtica “crisis mun- dial” (11-13), ya que la resistencia no es sólo transmitida por cada bacteria a sus descendientes, sino que, en oca- siones, también lo hace a otras bacterias de la misma o distinta especie (14). En este sentido, conviene subrayar

Tabla 1. Factores que condicionan la utilización “activa” de los antibióticos en el ámbito comunitario

• Prescripciones realizadas por los médicos

• Papel de los pacientes como “demandantes”

• Adquisición directa de los mismos:

— Por iniciativa propia

— Por recomendacióndel farmacéutico

• Almacenamiento en el botiquín “casero”

• Desviación de los mismos para uso veterinario

358 JUNIO2001

que España ocupa un lugar destacado en el contexto mun- dial en la frecuencia de cepas resistentes de especies bacterianas responsables fundamentalmente de infeccio- nes comunitarias, como es el caso de S. pneumoniae, H.

influenzae, E. coli o Salmonella, entre otras (9,14-16). Las infecciones por bacterias resistentes se asocian a mayor morbilidad, mortalidad, demanda de atención sanitaria y coste el tratamiento (17). Además, el desarrollo de resis- tencias bacterianas deteriora la calidad de los tratamientos

e introduce un nuevo criterio ético en el carácter normati- vo de la terapéutica farmacológica, puesto que el trata- miento individual de un paciente puede comprometer el tratamiento futuro de otros muchos enfermos (18,19).

El fenómeno de la automedicación

La automedicación representa, junto a la utilización de antibióticos en procesos infecciosos no bacterianos y al in- cumplimiento terapéutico por parte del paciente, el princi- pal problema que tiene planteado el empleo de antibióti- cos en el medio extrahospitalario, constituyendo una fuente importante del uso escasamente controlado de los antibióticos y de sus graves consecuencias (20). En las sociedades occidentales, la importancia de la automedicación corre paralela a la creciente preocupación de la población por el autocuidado de la salud y el desarro- llo del mismo. Este hecho representa un fenómeno con una notable repercusión social y económica, sujeto a un amplio debate médico-terapéutico y con límites poco pre- cisos. Los estudios acerca de la automedicación son esca- sos, pero muy ilustrativos en cuanto a la dimensión social de esta conducta terapéutica, que puede ser considerada como la forma de autocuidado más frecuente en Espa- ña (21-31). En una encuesta telefónica sobre el autocuida- do de salud, llevada a cabo por Nebot y Llauger en 1992,

el 42% de las personas adultas entrevistadas había segui-

do una conducta de automedicación (sola o acompañada

de otras medidas de autocuidado, consulta médica o am- bas), siendo el tipo de síntoma, la edad y el sexo los fac- tores más determinantes (25). En un trabajo de Clanchet et al. (28), en el que se incluyeron todos los enfermos que acudían a consulta médica por una enfermedad iniciada en los últimos 15 días, siete de cada diez pacientes manifes- taban haber utilizado medidas de autocuidado, que corres- pondían en el 76% de los casos a la automedicación. Asimismo, de las estadísticas de consumo de medi- camentos (IMS) y de las cifras de gasto farmacéutico faci- litadas por el Ministerio de Sanidad y Consumo puede in- ferirse que la automedicación representa más del 30% de las especialidades farmacéuticas adquiridas en la farmacia,

a pesar de que el “mercado OTC” (Over The Counter o

“productos de mostrador”) apenas representa el 15% de las mismas (9,32). Comparativamente con otros países, la población española parece más propensa al autocuidado

TEMAS DE

HOY

TEMAS DE HOY

con medicamentos y menos al autocuidado con remedios no farmacológicos (25,33,34). Sin embargo, como hemos apuntado, mientras que el mercado de especialidades far- macéuticas publicitarias de libre dispensación en las far- macias (35) sufre una cierta estabilización y permanece en niveles inferiores al de otros países de nuestro entor- no (32,36-38), algunas de las denominadas especialidades farmacéuticas éticas (35) son adquiridas directamente por la población con relativa frecuencia (39). En su conjunto, la automedicación podría representar en España alrededor de 140.000 millones de pesetas (PVP) (40). Profundizando en la dirección de este fenómeno con- viene señalar que existen argumentos a favor y en contra de la automedicación (21). Entre los primeros se encuen- tran la accesibilidad, la comodidad y el menor coste en el tratamiento de ciertos síntomas; a ello se añaden la des- congestión del sistema sanitario, la reducción de la pérdi- da de actividad laboral y escolar y el hecho de que si no existiera la posibilidad de automedicación se buscarían otras formas de autocuidado, probablemente menos fia- bles y sencillas (21,40,41). Entre los argumentos en contra se han señalado la capacidad de los medicamentos de producir efectos indeseables agudos o crónicos cuando son utilizados a dosis excesivas o durante periodos excesi- vamente prolongados, la presentación de interacciones far- macológicas, el uso incorrecto en indicaciones no conve- nientes, el empleo en pautas posológicas inadecuadas y la posibilidad de que, en ocasiones, su utilización pueda en- mascarar y retrasar el diagnóstico de una enfermedad que necesita cuidados médicos (21,42,43). Con el objeto de evitar polémicas infructuosas se ha tratado de establecer algunas consideraciones para la utili- zación de fármacos en automedicación. Parece conveniente que no debieran necesitar supervisión profesional, podrían ser utilizados en síntomas o enfermedades que puedan ser reconocidas y diagnosticadas por la propia persona (21,40). En 1986, la Oficina Regional Europea de la OMS publicó una serie de directrices a modo de un compendio útil y bre- ve de las características que debe poseer un fármaco para su empleo en automedicación. Según el informe, los medi- camentos deben ser eficaces sobre los síntomas de natura- leza autolimitada que motivan su empleo y fiables para que sus efectos beneficiosos puedan ser percibidos de forma consistente y rápida. De igual manera deben ser de fácil empleo para que su administración no requiera precaucio- nes complejas, de amplio margen terapéutico, es decir, que los errores en la dosificación no tengan repercusiones gra- ves y de cómoda posología con objeto de facilitar el cumpli- miento terapéutico. Asimismo, se recomienda que el pros- pecto sea claro y sencillo y especifique las situaciones en las que se deberá consultar al médico (44). Entendida co- mo la utilización durante períodos de tiempo limitados de especialidades que no requieren prescripción médica (tam- bién denominadas OTC o especialidades farmacéuticas pu- blicitarias), el papel de la automedicación está siendo desta- cado por organismos científicos y administraciones

sanitarias de todo el mundo y hasta la propia OMS ha to- mado partido por ella aconsejando que “la política sanitaria pública debe tener en cuenta la automedicación y buscar la manera de optimizar el uso de esta importante prácti- ca” (34). El problema reside en que, en la práctica, la auto- medicación no sólo abarca la utilización de “especialidades farmacéuticas publicitarias” sino también el consumo de “especialidades éticas”, que tanto desde el punto de vista legislativo como de criterios clinicos-terapéuticos requieren ser prescritas pr el médico, tras el diagnóstico adecuado de la enfermedad a tratar (35). En este contexto es donde se enmarca la automedicación con antibióticos (40), a la que dedicaremos el siguiente apartado.

Automedicación con antibióticos

Las enfermedades infecciosas constituyen una de las áreas en donde el fenómeno de la medicalización es más acusado. Tal y como se ha comentado el impresionante desarrollo de los antibióticos ha tenido un enorme impacto tanto en los médicos como en la población general, ha- biendo adquirido los antibióticos una elevada popularidad, lo que ha llevado en la mayoría de los países occidentales (entre los que se incluye España, en posición destacada) a un consumo excesivo de los mismos (45). A pesar de que los antibióticos constituyen los medi- camentos más consumidos después de los analgésicos y de existir una conciencia generalizada de que la automedi- cación antibiótica es un fenómeno común (46), los estu- dios realizados hasta el momento son muy escasos y, en muchas ocasiones, se han limitado a pequeñas áreas geo- gráficas (47-49). Asimismo, contrasta la escasez de estu- dios acerca de la automedicación con el elevado número de trabajos publicados acerca de la utilización de antibióti- cos tanto en el medio hospitalario como en la APS, lo que proporciona una considerable información acerca del pa- trón de uso, actitud y comportamiento de los médicos, pe- ro poco o nada indican acerca del usuario (50). Por otra parte, apenas existen datos que reflejen y analicen la “cul- tura antibiótica” de la población. No todas las personas que padecen un cuadro infec- cioso toman antibióticos, sino que se considera que esto sólo ocurre aproximadamente en la mitad de los ca- sos (10). Aunque las enfermedades infecciosas —princi- palmente las respiratorias— constituyen el motivo más frecuente de consulta (51-53), existe un buen porcentaje de individuos que trata el problema por su cuenta con re- medios tradicionales o “con lo que tienen en casa”, sin acudir al medico o al farmacéutico (10,53). Por otra parte, es conocido el hecho de la utilización de antibióticos en procesos como la gripe o el catarro común (23,30,52). La automedicación con antibióticos adopta diversas modalidades, algunas de las cuales se reflejan en la tabla 2. Unas veces consiste en la reutilización de una re- ceta anterior para la misma persona y el mismo problema,

JUNIO2001 359

CENTRO DE SALUD

CENTRO DE SALUD

Tabla 2. Algunas modalidades prácticas que adopta el fenómeno de la automedicación conantibióticos

• Reutilización de una receta anterior para la misma persona

• Reutilización de una receta anterior para una persona distinta

• Administracióna partir del botiquín“casero”

• Dispensación en la farmacia por solicitud directa del paciente:

— Oralmente

— A través de cartoncillos de envases ya utilizados

— Por medio de papeles con el nombre comercial escrito

• Dispensación a través de la medicación del farmacéutico o auxiliar

aunque sin consulta, o bien para una persona diferente: en ambos casos el envase antibiótico puede proceder del “botiquín casero” como consecuencia del tratamiento an- terior o puede ser adquirido directamente en la farma- cia (8,21,45). Otras veces, el antibiótico puede ser dispen- sado en la farmacia por solicitud directa de la persona que lo adquiere o con la mediación del farmacéutico o auxiliar al que se le ha pedido consejo (21,54). Finalmente, se puede acudir a la consulta del médico con la única finali- dad de obtener una receta con la que adquirir posterior- mente el antibiótico en la farmacia para consumo propio o ajeno (“consulta por terceros”) (55,56); con frecuencia, la demanda suele plantearse de forma específica mediante la presentación de los “cartoncillos” (parte del envase en la que figura la marca del producto), prospectos o papeles en los que está escrito el nombre comercial del antibiótico que se quiere obtener (56). El “botiquín casero” es una importante fuente de auto- medicación, lo que no es de extrañar si se tiene en cuenta que los antibióticos ocupan el segundo lugar, tras los anal- gésicos/antipiréticos, entre los medicamentos que se guar- dan en casa (entre 7 y 28 especialidades de prome- dio) (57,58) y que en el 42% de los hogares españoles existe al menos un envase de antibiótico (8). La mayoría de las veces, estos pequeños “almacenes” de antibióticos tienen su origen en el abandono o en el incumplimiento terapéutico de tratamientos prescritos por el médico, que afecta, por término medio, a la mitad o más de los trata- mientos antibióticos (59), en la inadecuación de los forma- tos de las especialidades farmacéuticas a las recomenda- ciones terapéuticas realizadas por los expertos, organismos y sociedades científicas o en la adquisición di- recta de envases antibióticos en las farmacias para proce- sos ante los que se considera que pueden utilizarse duran- te unos pocos días y guardarlos y usarlos para otra ocasión, creándose, a veces, un indeseable círculo vicioso

360 JUNIO2001

automedicación-almacenamiento-automedica-

ción (8,10,45,50,60). La automedicación a partir del boti- quín casero constituye el mayor factor de riesgo para los pacientes —especialmente los niños— que acuden previa- mente medicados con antibióticos a la consulta del medi- co y son diagnosticados de una enfermedad infecciosa (del 3 al 20%) (24,53,61,62). Así mismo, la automedica- ción iniciada en el domicilio permite el comienzo de trata- mientos que posteriormente se continúan con envases ad- quiridos directamente en la farmacia. Las solicitudes de medicamentos en las consultas mé- dicas del Sistema Nacional de Salud constituyen fre- cuentemente una forma de “automedicación encubier- ta” (56), ya que muchas veces estas consultas —realizadas por el propio paciente o por otra persona— no son aprovechadas para instruir al paciente, sino que la prescripción terapéutica se convierte en el escueto resul- tado de un comportamiento médico caracterizado por el mecanismo ambivalente de “defensa-complacencia” ante la reivindicación del enfermo (9,63). La dimensión del pro- blema es considerable si se tiene en cuenta que las de- mandas de prescripción por cualquier motivo pueden al- canzar la mitad o más de las consultas en los centros de la Seguridad Social (56) y que, en bastantes ocasiones, el número de antibióticos prescritos sin visita es similar a los recetados tras visita previa (64). Se ha señalado que los antibióticos son uno de los grupos de fármacos más solici- tados por los pacientes a los médicos (65); estimándose que constituyen alrededor del 10% de las demandas de medicamentos (56), y que esta forma de prescripción in- ducida representa el 7% de las recetas antibióticas realiza- das por el médico de APS (66). La adquisición directa de antibióticos en las farmacias es un hecho en España y, aunque extensible a otros paí- ses, parece adquirir en el nuestro una dimensión poco fre- cuente. Los escasos datos disponibles han permitido se- ñalar que los antibióticos son el tercer grupo de medicamentos con los cuales se automedica la población española, tras los analgésicos y los antigripales (48) y que del 7% de los medicamentos “éticos” dispensados sin la prescripción médica requerida formalmente, los antibióti- cos representarían una tercera parte (20). En un estudio realizado dentro del Proyecto URANO (Uso Racional de los Antibióticos Orales), se ha encontrado una tasa de adquisi- ción de antibióticos sin receta del 32%, siendo las infec- ciones respiratorias altas y las infecciones bucales las cau- sas de mayor demanda de antibióticos por parte de la población (67). A pesar de que la solución o el alivio de multitud de molestias y pequeños problemas de salud se puede reali- zar desde la propia autonomía de un individuo o de una fa- milia bien informada en el uso de medicamentos útiles y seguros para este fin (63). Frente a la utilidad de la “auto- medicación responsable” de los síntomas menores con especialidades OTC durante períodos de tiempo limitados (40), no parece que el tratamiento de las enfer-

HOY

TEMAS DE

HOY TEMAS DE

medades infecciosas por iniciativa propia del paciente (de- cisión personal y voluntaria de administrarse un antibiótico —o de los padres, en el caso de los niños—) pueda consi- derarse ni conveniente ni adecuado tanto para el individuo como para la sociedad (19,45,47). En un área tan compleja como la infección, sólo el mé- dico competente puede establecer un diagnóstico certero, conocer los patógenos previsiblemente causantes de la in- fección y prescribir el tratamiento antibiótico más adecua- do teniendo en cuenta la sensibilidad de los patógenos, los parámetros farmacocinéticos, la eficacia y seguridad demostradas en los ensayos clínicos, las características del paciente y de la enfermedad. Además, el antibiótico que es útil para un enfermo puede no serlo para otro pa- ciente (68).

Consecuencias derivadas de la automedicación con antibióticos

Las consecuencias de la automedicación con antibióti- cos son variadas y se pueden sistematizar de acuerdo con lo reflejado en la tabla 3. En primer término conducen a la dispensación de medicamentos sin receta médica, contra- riamente a lo establecido en la legislación vigente. En se- gundo lugar provocan, en no pocas ocasiones, el uso inne- cesario de antibióticos en procesos infecciosos no bacterianos e incluso en enfermedades no infeccio- sas (69). En tercera instancia, aún cuando la indicación fuera correcta, el tratamiento suele ser deficiente en un buen número de casos por errores en la pauta posológica, régimen de dosificación y duración del tratamiento. En cuarto lugar son la principal causa, junto con el incumpli- miento terapéutico, del almacenamiento de antibióticos en los hogares, lo cual es origen frecuente del inicio de trata- mientos antibióticos y de nuevas adquisiciones en farma-

Tabla 3. Relación de consecuencias que se derivan de la automedicación con antibióticos

• Dispensación sin receta contraindicando la legislación vigente

• Uso innecesario en procesos no infecciosos

• Deficiencias en la pauta posológica y duración del tratamiento

• Almacenamiento en los hogares

• Potenciación de la antibioterapia “anónima”

• Génesis de iatrogenia y complicaciones

• Evaluacióndel coste económico

• Alteración de la ecología bacteriana

cias (70). En ocasiones, el antibiótico se adquiere en la far- macia y luego se solicita la receta al médico, lo que poten- cia la denominada “antibioterapia anónima”, es decir la que se produce sin diagnóstico preciso y sin criterios sufi- cientes de aplicación y control. Esta práctica contribuye decisivamente a la iatrogenia antibiótica, facilitando el he- cho de que los antibióticos constituyan uno de los grupos farmacológicos más frecuentemente involucrados en la presentación de efectos secundarios adversos (71). Origi- na además atención en los servicios de urgencia o ingre- sos hospitalarios, como consecuencia de la aplicación in- correcta del tratamiento o sus complicaciones (72). Finalmente genera un coste económico directo próximo a los 20.500 millones de pesetas, a lo que hay que añadir los importantes costes sociosanitarios indirectos e intangi- bles asociados al anterior. Además es un claro factor de al- teración de la ecología bacteriana (73) y, como consecuen- cia del uso incorrecto que en muchos casos se hace de ellos, de la creación y desarrollo de resistencias bacteria- nas, probablemente el aspecto más crucial en este mo- mento, puesto que el tratamiento antibiótico no afecta só- lo al individuo que lo toma, sino al conjunto de la sociedad (74). En relación con este último punto, es nece- sario comentar que la automedicación es uno de los prin- cipales factores que contribuyen al uso y abuso de los an- tibióticos, aspecto que se ha identificado como la principal causa del aumento de la prevalencia de bacterias resis- tentes, que resulta especialmente preocupante en España para algunos de los microorganismos más frecuentes en las infecciones extrahospitalarias (9,14).

Adopción de medidas preventivas

La persona que se automedica o medica a sus hijos no sólo gasta más y hace un uso personal irresponsable de los antibióticos —entre otras causas por una falta de diag- nóstico certero—, sino que, además, está causando un mal a la colectividad, ya que la alta tasa de automedica- ción y la manera como se llevan a cabo los tratamientos a partir de ella pueden estar involucradas en el importante y progresivo aumento de las resistencias bacterianas en nuestro medio (75,76). Por tanto, se impone la necesidad de establecer una serie de medidas para eliminar la automedicación y mejo- rar el uso de antibióticos en general. Nuestra propuesta de actuación estriba en las recomendaciones que se detallan en la Tabla 4. Las autoridades sanitarias deben fomentar y poner en marcha programas de educación sanitaria (77,78), concien- ciando a la población del riesgo individual y social de la au- tomedicación con antibióticos, aprovechando tanto a las instituciones sanitarias y educativas como a los profesio- nales sanitarios y a los medios de comunicación (79). Los farmacéuticos deberían adoptar una actitud firme y no dispensar ni recomendar antibióticos sin la debida pres-

JUNIO2001 361

CENTRO DE SALUD

CENTRO DE SALUD

Tabla 4. Medidas preventivas tendentes a eliminar la automedicación con antibióticos en función del organismo o colectivo quepuedeimpulsarlas

Organismo/Colectivo

— • Poner en marcha Programas de Educación Sani- taria para concienciar del riesgo individual y social

Autoridades

sanitarias

— • Adoptar actitud firme de no dispensar ni reco- mendar antibióticos sin la prescripcion médica

Farmacéuticos

Potenciar protocolos de uso y control

— • Instruir a los pacientes sobre las consecuencias negativas de la automedicación

Médicos

Potenciar protocolos de uso y control

— Administración • Crear órganos de evaluación de la epidemiología del uso y consumo de los antibióticos en la comunidad

 

• Control del cumplimiento de la legislación vigente

• Potenciar protocolos de uso y control

cripción médica. Por el contrario, dada su alta cualificación y nivel de calidad asistencial, deben desempeñar un papel fundamental en instruir a los pacientes en el uso correcto de los antibióticos e involucrarse activamente en progra- mas de educación sanitaria (80,81). Además, es necesario utilizar de forma óptima el potencial que supone que los antimicrobianos sean uno de los primeros motivos por los que la población consulta al farmacéutico (82). Los médicos deberían aprovechar aquellas consultas de los pacientes en las que la única finalidad es la conse- cución de una prescripción antibiótica, así como los casos en los que los pacientes acuden previamente medicados con antibióticos, para instruir a los pacientes en las conse- cuencias negativas de la automedicación (83). Dada la influencia de la prescripción médica anterior en la adquisición directa y en los hábitos de uso de los anti- bióticos por automedicación, la comunidad científica debe- ría diseñar una política de antibióticos a nivel comunitario con protocolos de uso, indicaciones, seguimiento y control (84,85), en la que deben involucrarse tanto los mé- dicos como los farmacéuticos.

362 JUNIO2001

A las diferentes comunidades autónomas compete im- pulsar la creación de mecanismos y órganos de evaluación que permitan establecer una epidemiología del uso y con- sumo de antibióticos en la comunidad, así como de las creencias, actitudes y comportamientos de los pacientes, mediante la realización de estudios de investigación perió- dicos (86). Por otra parte, se debería realizar un mayor control del cumplimiento de la legislación vigente. Todas estas medidas se deben orientar a eliminar el fe- nómeno de automedicación con antibióticos, que como se ha expuesto resulta pernicioso para la salud individual y comunitaria.

Bibliografía

1. Baos Vicente V. Sin receta. La automedicación correcta y res-

ponsable. Madrid: Temas de Hoy, 1996.

2. Fidalgo García ML, Martínez-Cortés M, Gil-Nebot MA. Auto-

medicación en un área sanitaria rural: análisis a través de las ofi-

cinas de farmacia. Farm Clin 1992; 9: 844-853.

3. Dámaso D. Historia de los antibióticos y quimioterápicos. En:

Dámaso D, ed. Antibacterianos. Marketing Pharm SA. Madrid,

1990: 1-11.

4. Crespo Sánchez-Eznarriaga B, Guerra Aguirre FJ. Evolución de

la prestación farmacéutica en el Sistema Nacional de Salud (perí-

odo 1984-1994). Aten Primaria 1995; 16: 546-550.

5. Encuesta Nacional de Salud 1993. Madrid: Ministerio de Sani-

dad y Consumo, 1995.

6. Grupo de Trabajo EPINE. Prevalencia de las infecciones noso-

comiales en los hospitales españoles. En: Vaqué J, editor. EPINE 1990-1994. Barcelona: Sociedad Española de Higiene y Medicina

Preventiva Hospitalaria, 1995.

7. Chambers HF, Sande MA. Fármacos antimicrobianos En:

Hardman JG Limbird LE, Molinoff PE, Ruddon RW, Goodman A, editores. Bases farmacológicas de la terapéutica (Goodman and

Gilman) (9.ª ed.). México: McGraw-Hill Interamericana, 1996.

8. Orero A, González J, Prieto J. Antibioticos en los hogares es-

pañoles. Implicaciones medicas y socioeconómicas. Med Clin

(Barc) 1997; 109: 782-785.

9. Piédrola G, Castillo A. Antimicrobianos. En: Liébana J, ed. Mi-

crobiología oral. Interamericana Mc Graw-Hill. Madrid, 1995: 63-

87.

10.

Sociedad Española de Quimioterapia. Estudio sobre el uso

de los antibióticos en España. Madrid: Gabinete Pfizer de Recur-

sos Humanos, 1994.

11. Mayer KH, Opal SM, Medeiros AA. Mechanisms of antibiotic

resistance. En: Mandell GL, Bennett JE, Dolin R, eds. Principles and practice of infectious diseases, 4.ª Ed. Churchill Livingstone.

Nueva York, 1995: 212-225.

12. Gold HS, Moellenig RC. Antimicrobial-drug resistance. N

Engl J Med 1996; 335: 1445-1453.

13. Coffey TS, Bemón S, Daniels M et al. Multiple antibiotic-re-

sistant Streptococcus pneumoniae recovered from Spanish hos- pitals (1988-1994): Novel major clones of serotypes 14, 19F and

15F. Microbiology 1996; 142: 2747-2757.

HOY

TEMAS DE

HOY TEMAS DE

14. Baquero F. Antibiotic resistance in Spain: What can be done?

Clin Infect Dis 1996; 23: 819-823.

15. Cantón R, Valdezate S, Mir N. Resistencia a los antimicrobia-

nos. En: García Sánchez JE, López R, Prieto J, eds. Antimicrobia-

nos en Medicina. Prous Science. Barcelona, 1999: 41-71.

16. Pérez JL, García MD. Antibióticos y resistencia bacteriana.

Aten Primaria 1988; 5: 459-460.

17. García Rodríguez JA, García Sánchez JE. El control de la te-

rapia antimicrobiana. En: García Rodríguez JA, Picazo JJ, eds. Mi- crobiología Médica 2. Microbiología Clínica. Mosby/Doyma Li-

bros. Madrid, 1996: 31-42.

18. Gatell JM. Los antibióticos en el medio extrahospitalario.

Med Integral 1985; 6: 249-256.

19. Lain P, Montiel L, Picazo JJ. Las enfermedades infecciosas y

la historia. En: García-Rodríguez JA, Picazo JJ, editores. Microbio- logía Medica (2). Microbiología Clínica. Mosby/Doyma Libros. Ma-

drid, 1996: 1-10.

20. Baquero F. Uso y consumo de antimicrobianos: política de

antibióticos. En: Cisterna JR, director. Antimicrobianos. Plan de Formación en Enfermedades Infecciosas (III). Madrid: EMISA,

1990.

21. Laporte JR, Castel JM. El médico ante la automedicación.

Med Clin (Barc) 1992; 99: 414-416.

22. Nebot M, Spínola A. Autocuidado y educación sanitaria en

atención primaria. Aten Primaria 1989; 6: 254-260.

23. Orero A, González J, Prieto J. Uso y consumo de antibióti-

cos. Papel del paciente. Revista de Medicina y Práctica Clínica

1998; 3 (supl 1): 1-8.

24. Gallegos FE, Terol P, Calvo MJ. La automedicación en un

centro de Atención Primaria. Revista OFIL 1992; 4: 225-231.

25. Nebot M, Llauger MA. Autocuidado de los trastornos comu-

nes de salud: resultados de una encuesta telefónica en la pobla-

ción general. Med Clin (Barc) 1992; 99: 420-424.

26. Turabian JL, De Juanes JR. Automedicacidn y cumplimiento

farmacológico en una consulta de Atención Primaria. Gaceta Sa-

nitaria 1989; 3: 510-513.

27. Saenz MC, Mateos R, Arce JJ. Estudio comparativo sobre

utilización de medicamentos en Atención Primaria según los pro- fesionales y las familias consumidoras. Aten Primaria 1990; 7:

206-210.

28. Clanchet T, Navazo I, Llor C et al. Medidas de autocuidado

registradas ante patologías agudas en Atención Primaria. Aten

Primaria 1993; 11: 165-169.

29. Tejedor N, Zafra E, Sánchez del Viso Y et al. Trastornos co-

munes de salud: autocuidado y automedicación. Aten Primaria

1995; 18: 13-18.

30. Flor X, Boque A, Iglesias C. Autocuidado en el resfriado co-

mún: ¿hay que educar a la población? Aten Primaria 1991; 8:

850-856.

31. Fidalgo ML, López C. Automedicación: análisis de los resul-

tados de una encuesta realizada a usuarios de oficinas de farma-

cia. MediFam 1995; 5: 245-252.

32. International Marketing Services. El Mercado Farmacéutico.

Madrid: IMS, 1997.

33. Dean K, Holst E, Wagner M. Self-care of common illness in

Denmark. Med Care 1983; 21: 1012-1022.

34. Levin LS, Beske F, Fry J. Self-medication in Europe. Report

on a study of the role of non-prescription medicines. Copenha- gue: World Health Organization Regional Office for Europe, 1988.

35. Orden ministerial de 7 de noviembre de 1985 por la que se

determinaron los medicamentos de utilización en medicina huma- na que han de dispensarse con o sin receta. Ministerio de Sanidad

y Consumo. BOE número 275, 16 de noviembre de 1985. Correc- ción de errores BOE número 291, de 5 de diciembre de 1985.

36. La industria farmacéutica en cifras. Edición 1997. Madrid.

Farmaindustria 1997.

37. Drug Utilization Research Group, Latin America. En: Laporte

JR, coordinador. Multicenter study on self-medication and self- prescription in six Latin American countries. Clin Pharmacother

1997; 61: 488-493.

38. Spanish OTC market worth $446 million and growing. Scrip

1996; 2250: 5.

39. Y las recetas ¿para qué? Encuesta en 110 farmacias. OCU

Compra-Maestra 1993; 151: 4-12.

40. Viñuales A, Giráldez J, Izu E. Análisis de la automedicación

(III): ¿se practica una automedicación responsable? El Farmacéu-

tico 1992; 119: 41-50.

41. Cranz H. Over-the-counter drugs. The issues. Drug Safety

1990; 5 (Suppl 1): 120-125.

42. Dubach UC, Rosner B, Stürmer T. An epidemiologic study of

abuse of analgesic drugs. N Engl J Med 1991; 324: 155-160.

43. Laporte JR, Vidal X, Carné X et al. Upper gastrointestinal ble-

eding in relation to previous use of analgesics and non-steroidal

anti-inflammatory drugs. Lancet 1991; 337: 85-89.

44. Ostergard DJ. Relationship beetwen Family Physicians and

the Pharmaceutical Industry. J Fam Pract 1992; 34: 29-31.

45. Pérez Gorricho B. Características del consumo de antibióti-

cos en España. En: Drobnic L, ed. Tratamiento antimicrobiano, 2.ª

Ed. EMISA. Madrid, 1997: 651-660.

46. González J, Orero A, Rodríguez ML. Uso de los antimicrobia-

nos en la comunidad. Jano 1997; 1206 (Suppl): 4-8.

47. Ausejo M, Apecechea C, Rodríguez MJ. Estudio sobre auto-

medicación de antiinfecciosos en dos oficinas de farmacia. Aten

Primaria 1993; 11: 41-43.

48. Viñuales A, Giráldez J, Izue E. Analisis de la automedicación

(VII): perfiles de utilización de los medicamentos. El Farmacéuti-

co 1993; 123: 31-40.

49. Llavana A, Dago A, Zardain E. Automedicación en oficinas de

Farmacia de Asturias. El Farmacéutico 1988; 59: 75-88.

50. Pérez Fuentes ML, Moratalla G, Lubián M. Estudio de la

prescripción inducida en un centro de salud. Aten Primaria 1994;

14: 769-774.

51. Inglada Galiana L, Eiros Bouza JM, Ochoa Sangrador C et al.

Prescripción antibiótica en las infecciones respiratorias agudas del adulto: su variabilidad e idoneidad en diez hospitales españo-

les. Rev Clin Esp 1999; 199: 59-65.

52. Romero J, Rubio M, Corral O et al. Estudio de las infeccio-

nes respiratorias extrahospitalarias. Enferm Infecc Microbiol Clin

1997; 15: 289-298.

53. Romero J. Sánchez A, Corral O et al. Estudio de las infeccio-

nes pediátricas en el medio extrahospitalario. Rev Anales Esp Pe-

diatr 1994; Supl 63: 112-116.

JUNIO2001 363

CENTRO DE SALUD

CENTRO DE SALUD
 

54. Reinstein JA. Impact of self-medication on primary health ca-

re. Worlwide studies on self-medication: what do they show?

Swiss Pharm 1991; 13: 21-25.

55. López-Miras A, Pastor R, Pérez M, Gervás JJ. Consultas por

terceras personas en medicina general. Aten Primaria 1994; 13:

475-479.

56. Carvajal A, Sánchez A, Garrido R. Demanda de medicamen-

tos en un consultorio de la Seguridad Social. Aten Primaria 1989;

5: 234-237.

57. Puche E, Salcedo R, García M et al. Estudio del botiquín fa-

miliar y algunas de sus características en la ciudad de Granada. Estudio realizado en 1.548 familias. Med Clin (Barc) 1982; 70:

118-121.

58. Jiménez L, López JM, Gil V et al. Fármacos en Atención Pri-

maria: reacciones adversas y automedicación. Aten Primaria

1986; 3: 332-335.

59. García-Rodríguez JA (coordinador) y Grupo URANO. Cumpli-

miento terapéutico en el tratamiento antibiótico. Madrid: Edicio-

nes Doyma, 1997.

60. Azagra R, Aguyé A, Capellá D. Estudios cualitativos sobre

prescripción en atención primaria. Aten Primaria 1991; 8: 424-

436.

61.

Moral S, Aguarón E, Adán FM et al. ¿Se automedican correc-

tamente los pacientes? Aten Primaria 1994; 13: 242-246.

62. Solsona L, Wennberg MP, Mata M et al. ¿Se prescriben co-

rrectamente los antibióticos en Atención Primaria? Aten Primaria

1994; 13: 409-414.

63. Urbano B, Magro R, Masip M, Vacas R. Automedicación en

pediatría general. Aten Primaria 1994; 13: 313-316.

64. Baos V. Calidad de la prescripción. “Cumplimiento Terapéuti-

co”. Biblioteca Básica Du Pont para el medico de Atención Pri-

maria. Madrid: Doyma, 1997.

65. Drobnic L, Beni C, Canela J et al. El uso de los antibióticos

en la asistencia primaria de Barcelona. Med Clin (Barc) 1984; 82:

567-571.

66. Madridejos R, Catalán A, Font M, Huguet M. Programa au-

diovisual de información de medicamentos dirigido a los usuarios

de un área básica de salud. Farm Clin 1991; 8: 26-32.

67. García Rodríguez JA, Gomis Gavilán M, González Núñez J y

Grupo para el estudio del uso racional de los antibióticos orales (URANO). Informe acerca del uso racional de los antimicrobianos.

Documento de consenso. Doyma. Madrid, 1999: 1-104.

68. González J, Orero A. Consumo de antibióticos en España.

Rev Esp Quim 1996; 9 (Supl 4): 155.

69. Mainous AG 3 rd , Hueston WJ, Love MM, Evans ME, Finger

R. An evaluation of statewide strategies to reduce antibiotic ove-

ruse. Fam Med 2000; 32 (1): 22-29.

70. Arnau JM. Medidas de contención del gasto farmacéutico e

indicadores de calidad en el uso de medicamentos: ¿prescribir

menos o prescribir mejor? Aten Primaria 1994; 13: 155-158.

71. Danti G, Castellani L. La prescripción inducida en medicina

general. Investigación orientada a la reflexión sobre los estudios

de utilización de fármacos. Farm Clin 1991; 8: 236-252.

364 JUNIO2001

72. Miller LG, Blum A. Physician awareness of prescription drug

costs: A missing element of drug adversity and promotion. J

Fam Pract 1993; 36: 33-36.

73. Picazo JJ, Romero J. Infección en la comunidad: situación e

implicaciones de la resistencia a los antimicrobianos. Jano 1998;

1242: 380-386.

74. García Rodríguez JA, García Sánchez E. Antimicrobianos, de-

sinfectantes y antibióticos. En: García Rodríguez JA, Picazo JJ, eds. Microbiología Médica. 1. Microbiología Médica General.

Mosby/Doyma Libros. Madrid, 1996: 73-91.

75. McKee MD, Mills L, Mainous AG 3 rd . Antibiotic use for the

treatment of upper respiratory infections in a diverse community.

J Fam Pract 1999; 48: 993-996.

76. Madaras-Kelly KJ, Arbogast R, Jue S. Increased therapeutic

failure for cephalexin versus comparator antibiotics in the treat- ment of uncomplicated outpatient cellulitis. Pharmacotherapy

2000; 20: 199-205.

77. Schaffner W, Ray WA, Federspiel CF, Miller WO. Improving

antibiotic prescribing in office practice. A controlled trial of three

educational methods. JAMA 1983; 250: 1728-1732.

78. Thompson BF, Miller WA, Wells BG, Rawls WN. Evaluating

the impact of education by a clinical pharmacist on antibiotic prescribing and administration in an acute care state psychiatric

hospital. Hosp Pharm 1986; 21: 1056-1062.

79. Labin BS. Antibiotic cycling and marketing into the 21 st cen-

tury: a perspective from the pharmaceutical industry. Infect Con-

trol Hosp Epidemiol 2000; 21 (suppl 1): S32-S35.

80. Baos Vicente V. Guía del uso de los medicamentos en Aten-

ción Primaria. Ed. Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria y Ministerio de Sanidad y Consumo. 1.ª Ed. 1994.

Reimpresión 1996.

81. Hux JE, Melady MP, DeBoer D. Confidential prescriber feed-

back and education to improve antibiotic use in primary care: a

controlled trial. CMAJ 1999; 161: 388-392.

82. Castillo Pérez P. Promoción y publicidad farmacéutica: ¿quo

vadis? Med Clin (Barc) 1992; 99: 305-309.

83. Ilett KF, Johnson S, Greenhill G et al. Modification of general

practitioner prescribing of antibiotics by use of therapeutics advi-

ser. Br J Clin Pharmacol 2000; 49: 168-173.

84. Zwar N, Wolk J, Gordon J, Sanson-Fisher R, Kehoe L. In-

fluencing antibiotic prescribing in general practice: a trial of pres-

criber feedback and management guidelines. Fam Pract 1999; 16: 495-500.

85. Krcmery V, Gould IM. Antibiotic policies in Central/Eastern Eu-

rope (CEE) after 1990. J Hosp Infect 1999; 43 (suppl): S269-S274.

86. Fiol M, Guillaumet J, Llobera J, López R, Pareja A, Pérez JA.

La prescripción farmacéutica: comparación entre el viejo y el nuevo modelo de atención primaria de salud. Aten Primaria

1990; 7: 22-28.

Correspondencia: José María Eiros Bouza. Microbiología. Facultad de Medicina. Avda. Ramón y Cajal 7 - 47005 Valladolid E-Mail: eiros@med.uva.es