Sie sind auf Seite 1von 146
Curso de Fortalecimiento de Derechos y Participación de las Mujeres

Curso de Fortalecimiento de Derechos y Participación de las Mujeres

Curso de Fortalecimiento de Derechos y Participación de las Mujeres
Curso de Fortalecimiento de Derechos y Participación de las Mujeres
Curso de Fortalecimiento de Derechos y Participación de las Mujeres

Curso de Fortalecimiento de Derechos y Participación de las Mujeres

RESPONSABLES INSTITUCIONALES

Presidente de la Nación Dr. Nestor Carlos Kirchner

Jefe de Gabinetes de Ministros Dr. Alberto Ángel Fernández

Subsecretario de la Gestión Pública Dr. Juan Manuel Abal Medina

Director Nacional Alterno del Proyecto de Modernización del Estado Lic. Christian Asinelli

Director Nacional del Instituto Nacional de la Administración Pública (INAP) Sr. Jorge Giles

Director del Sistema Nacional de Capacitación del Instituto Nacional de la Administración Pública (INAP) Lic. José Alberto Bonifacio

Coordinadora del Programa de Capacitación Electrónica (PROCAE) Lic. Marta Mena

Consejo Nacional de Coordinación de Polìticas Sociales

Presidenta Honoraria Dra. Alicia Margarita Kirchner

Secretario Ejecutivo Interino CPN Carlos Daniel Castagneto

Coordinadora Técnica Dra. Matilde Morales

Programa de Fortalecimiento de Derechos y Participación de las Mujeres “Juana Azurduy”

Coordinadora General Lic. Cecilia Merchán

de Derechos y Participación de las Mujeres “Juana Azurduy” Coordinadora General Lic. Cecilia Merchán

Curso de Fortalecimiento de Derechos y Participación de las Mujeres

EQUIPO DE DESARROLLO DEL CURSO

Responsable

Homero Giles

Desarrollo de contenidos

Homero Giles Malena Nisman Raquel Vivanco Mariana Torres Cárdenas Josefina Isnardi Verónica Catinari Higo Ginzberg Sandra Armengol Esteban Sotelo Paula Sanchez Mariana Rodriguez Franca D´Angelo Sandra Chaparro Silvina Penerbosa Tania Verasay

Diseño Didáctico

Mónica Mollo

Diseño gráfico y multimedial

Alvaro Valdivia

Corrección de estilo

Beatriz Cassella

Diseño Didáctico Mónica Mollo Diseño gráfico y multimedial Alvaro Valdivia Corrección de estilo Beatriz Cassella

Curso de Fortalecimiento de Derechos y Participación de las Mujeres

INDICE

Pág.

Presentación

5

Unidad 1 Género, Naturaleza y Cultura

13

Unidad 2 Las Mujeres en la Historia

22

Unidad 3 Mujeres sanas, ciudadanas libres

66

Unidad 4 Mujeres libres de violencia

90

Caja de Herramientas U 1

110

Caja de Herramientas U 2

119

Caja de Herramientas U 3

128

Caja de Herramientas U 4

136

U 1 110 Caja de Herramientas U 2 119 Caja de Herramientas U 3 128 Caja

Curso de Fortalecimiento de Derechos y Participación de las Mujeres

PRESENTACION

Bienvenidas y Bienvenidos al Curso de Fortalecimiento de Derechos y Participación de las Mu- jeres.

Para comenzar te ofrecemos una descripción del curso, de modo que conozcas los objetivos que nos planteamos, los temas que desarrollamos, la metodología de trabajo y la organización de los materiales que lo integran.

Luego, incluimos la presentación del “Programa de Fortalecimiento de Derechos y Participación de las Mujeres JUANA AZURDUY”, para que también conozcas el marco general en el que se inserta este curso.

Comenzamos, entonces, con la Descripción general del curso.

Descripción general del curso

Para el desarrollo de esta presentación pensamos que, en vistas del inicio del curso, estarás interesado en saber, por ejemplo:

• ¿Cuáles son los objetivos generales del curso?

• ¿Cómo es la estructura del curso? ¿Qué temas vamos a tratar?

• ¿Cómo es el desarrollo del curso?

• ¿Cómo están organizados los materiales? Por ejemplo, qué contiene este “Contenido para imprimir”.

• ¿A quién podés acudir si tenés alguna duda? ¿Cómo nos comunicaremos?

Responderemos estas inquietudes a continuación, para que te orientes y recurras a este texto en cuanto tengas alguna duda. Al final te brindamos algunas sugerencias para el estudio, para que las tengas en cuenta desde el principio.

• ¿Cuáles son los objetivos generales del curso?

Esperamos que al finalizar el curso te encuentres en condiciones de:

• Comprender el concepto de género y de relaciones de género.

• Reconocer la evolución del rol de la mujer en las distintas etapas de la historia.

• Valorar la participación de las mujeres destacadas en la historia argentina en un entorno
• Valorar la participación de las mujeres destacadas en la historia argentina en un entorno
adverso y su compromiso social.
5

Curso de Fortalecimiento de Derechos y Participación de las Mujeres

• Aportar a la construcción de una visión que asuma la importancia de incorporar la perspec- tiva de género en la promoción y prevención de la salud, así como también en los distintos niveles de atención.

• Aportar al conocimiento y valorización del cuidado del propio cuerpo en las diferentes etapas de la vida.

• Fortalecer la promoción y prevención de la salud sexual y reproductiva así como a la salud de las mujeres en las diferentes etapas de la vida.

• Reconocer las distintas situaciones de violencia que pueden afectar a las mujeres, para actuar en consecuencia y no convertirse en víctimas pasivas.

• Tomar conciencia de la importancia de conocer y hacer valer los derechos de las mujeres.

• Analizar las leyes y reglamentaciones que amparan los derechos de las mujeres.

• Diseñar, organizar e implementar acciones de promoción del Programa Juana Azurduy, poniendo en práctica las herramientas diseñadas a tal fin incluidas en el curso.

Antes de continuar te proponemos releer el último objetivo

En efecto, te invitamos a participar activamente en la difusión del Programa Juana Azurduy.

¿Cómo lo harás?

Si bien es prematuro esbozar una respuesta, te sugerimos que vayas pensándolo… porque uno de los propósitos de este curso es que cada participante comparta alguno de los temas estu- diados, con otras personas: mujeres y varones, adultos y jóvenes, en una actividad o taller de capacitación.

La idea es reunirse con un grupo de amigas y amigos, gente de tu barrio, compañeras y com-

pañeros de trabajo, estudiantes; en fin, personas allegadas a vos que se junten para conversar sobre algún tema del curso. Puede ser el tema que más te guste, el que te resulte más intere-

sante

el que vos elijas!

De este modo, sentirás la satisfacción de involucrarte y de convertirte en protagonista en el pro- ceso de cambio de romper con la desigualdad puesta de manifiesto, por ejemplo en la violencia de género, embarazos no deseados y embarazos adolescentes, trabajo doméstico no compar- tido, menor salario por igual trabajo, etc.

• ¿Cómo es la estructura del curso? ¿Qué temas vamos a tratar?

La estructura del curso está integrada por la Introducción y cuatro unidades.

6
6

Curso de Fortalecimiento de Derechos y Participación de las Mujeres

En cada una de las unidades, veremos los siguientes temas:

• Unidad 1: Género, Naturaleza y Cultura.

- ¿Qué entendemos por perspectiva de género?

- ¿Qué son las relaciones de género?

• Unidad 2: Las mujeres en la historia.

- Parte 1: Situación en América antes y después de la llegada de los conquistadores

- Parte 2: Situación en nuestro país en el período: finales de siglo XVIII – 2007

o

1. Proceso independentista, S. XVIII a 1820

o

2. Las luchas civiles, 1820 a 1870

o

3. Argentina agroexportadora, 1870 a 1916

o

4. Argentina Pre Industrial, 1916 a 1930

o

5. País industrial, 1930 a 1955

o

6. Autoritarismo y Utopía, 1955 a 1976

o

7. De la dictadura al neoliberalismo, 1976 a 2001

o

8. Mujeres hoy, 2001 a 2006

- Parte 3: Biografías – Mujeres en la Historia

- Parte 4: Legislación

o Ley 24012 de 1991 y Decreto Reglamentario 379/93

• Unidad 3: Mujeres sanas, ciudadanas libres

- Parte 1: La Salud de las mujeres

o

¿Qué es la salud? ¿Por qué es importante cuidar la salud de las mujeres?

o

¿Qué entendemos por autocuidado?

o

¿Cuáles son los problemas de salud que afectan a las mujeres con más fre- cuencia?

o

¿Qué es la sexualidad? ¿La sexualidad y el sexo son lo mismo?

o

¿Qué es la salud sexual y reproductiva?

o

¿Qué significa tener una vida sexual responsable?

o

¿Qué son las enfermedades de transmisión sexual? ¿Cómo se detectan y pre- vienen?

o

¿En qué consiste planear el embarazo?

o

¿Cuál es el mejor método anticonceptivo?

o

¿Cuáles son los derechos de las mujeres?

- Parte 2: Legislación

o Ley 25.673 y Decreto Nacional 1.282/2003 que reglamenta la creación Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable

• Unidad 4: Mujeres libres de violencia

- Parte 1: Violencia, violencia de género y violencia familiar. o ¿Qué es la violencia?
- Parte 1: Violencia, violencia de género y violencia familiar.
o ¿Qué es la violencia?
7

Curso de Fortalecimiento de Derechos y Participación de las Mujeres

o

¿Cuáles son los dichos y creencias que sostienen la violencia familiar?

o

¿Cuáles son las consecuencias de los diferentes tipos de violencia?

o

¿Qué es el Ciclo de la Violencia?

o

¿Cuáles son los derechos de las mujeres en este aspecto? ¿Qué dice la Ley de Violencia Familiar?

-

Parte 2: Legislación Ley Nacional 24.417 de Protección contra la violencia familiar y Decreto Reglamentario 235/96.

o

• ¿Cómo desarrollaremos dichos temas?

Para desarrollar los temas propuestos, vamos a trabajar en dos líneas de acción:

1) A distancia:

- Facilitando la comprensión de los temas de cada unidad mediante explicaciones teóricas, ejemplos y ejercicios interactivos presentados en los distintos materiales y formatos que describimos más adelante, en el ítem siguiente.

- Brindándote la “Caja de Herramientas”, con recursos didácticos que te ayudarán a transmitir a otras personas las ideas principales del curso, extendiendo el alcance de la capacitación. De ese modo, generaremos espacios para concretar tu partici- pación.

¿Qué entendemos por “Caja de Herramientas”?

Te ofrecemos en cada unidad, un abanico de opciones de actividades grupales que podrás poner en práctica con el grupo de personas allegadas a vos que estén listas para compartir experien- cias y conocimientos y dispuestas a reunirse y participar. Hemos denominado a este conjunto de actividades “Caja de Herramientas” y se encuentran en este mismo “Contenido para imprimir”.

Poner en práctica, organizar y coordinar tu propio taller de capacitación, es uno de los requisitos para finalizar el curso. Llamaremos a esta actividad “Somos Protagonistas” y más adelante te brindaremos más detalles al respecto.

2) Encuentro presencial:

• Compartiremos y analizaremos juntos los temas principales en un encuentro pre- sencial. Nuestro propósito aquí es fomentar el intercambio de ideas, expresarse, es- cuchar, debatir y propiciar el aprendizaje.

• En dicho encuentro, de tipo taller, también trabajaremos en la planificación de tu pro-
• En dicho encuentro, de tipo taller, también trabajaremos en la planificación de tu pro-
pia actividad de capacitación: “Somos Protagonistas”.
8

Curso de Fortalecimiento de Derechos y Participación de las Mujeres

• En el transcurso del estudio de las unidades, recibirás más información al respecto, de mano de la tutora o tutor.

• ¿Cómo están organizados los materiales? Por ejemplo, qué contiene este “Contenido para imprimir”.

Las propuestas del curso se desarrollan en el presente “Contenido para imprimir” y el “Entorno Virtual de Aprendizaje EVA”.

Esta diversidad de formatos y herramientas tecnológicas nos permite atender distintas presen- cias y necesidades de los participantes que, como vos, se capacitan a distancia.

Te presentamos ahora cada uno de dichos organizadores, con el detalle del contenido que in- cluyen y sus principales características:

• “Contenido para imprimir”

En la versión de los textos impresos incluimos:

Presentación: con toda la información sobre el curso que te servirá de guía para organizarse para el estudio y con la presentación del Programa.

Unidades: que incluyen el desarrollo en profundidad de todos los contenidos –tratados en fun- ción de las posibilidades de un texto impreso- .También incluyen la legislación vigente.

Caja de Herramientas: cada unidad cuenta con su “Caja de Herramientas” en la que proponemos actividades grupales para trabajar los ejes temáticos de la unidad a la que corresponden en “Somos Protagonistas”.

• Entorno Virtual de Aprendizaje (EVA):

El entorno virtual de aprendizaje nos permite poner a tu disposición los contenidos multimediales del curso, el acceso a la versión digitalizada del “Contenido para imprimir” en for- mato .pdf.- y distintos recursos, herramientas y espacios de interacción para favorecer el estudio a distancia, como son:

Foro de los participantes: para que puedas interactuar con otros participantes del curso que como vos estarán estudiando a distancia desde distintos lugares del país.

Chat: que también constituye un espacio de intercambio entre los participantes. A diferencia del Foro, aquí la comunicación es sincrónica. El Chat puede aprovecharse para las conversaciones más informales y que van más allá de los temas a estudiar. El foro, en cambio, generalmente lo aprovechamos para los intercambios centrados en los temas del curso.

9
9

Curso de Fortalecimiento de Derechos y Participación de las Mujeres

Espacio del tutor: en este espacio el un tutor publicará las respuestas a las consultas referidas a los temas del curso. Además de los espacios de interacción, desde el Entorno Virtual de Aprendizaje, podrás acceder a:

• Las autoevaluaciones: Son ejercicios de preguntas con opciones de respuesta, mediante los cuales podrás comprobar la comprensión de los conceptos fundamentales del curso, a la vez que te permiten acceder a la acreditación del curso. Cada unidad cuenta con un ejercicio de este tipo.

• Lecturas Complementarias: Sugerencias que te ofrecemos para profundizar en el estudio de los temas claves.

• Sitios Web relacionados: Sugerencias que te brindamos para obtener información actuali- zada sobre las problemáticas que desarrollamos en el curso.

• Ayuda: para solicitar orientaciones o respuestas a aquellas inquietudes relacionadas con el uso de la plataforma.

• ¿A quién podés acudir si tenés alguna duda? ¿Cómo nos comunicaremos?

Contarás con el apoyo de una tutora o tutor que te orientará, te propondrá compartir tu punto de vista y te ayudará a responder las dudas que pudieran surgir.

La tutora o el tutor es un especialista en los contenidos al que podrás recurrir cada vez que lo necesites enviando un mensaje a su correo electrónico. Podrás comunicarte, en cualquier mo- mento y desde cualquier lugar, a través del entorno virtual.

Por otra parte, la tutora o el tutor:

• Te orientará en la planificación y ejecución de tu propio taller de capacitación: “Somos Protagonistas”.

• Facilitará tu tarea enviándote sugerencias y ayudas concretas y dándote feedback perma- nentemente.

• Solicitará que tomes registro de la implementación del taller. Por ejemplo: tomar fotos o grabar un pequeño video con un celular o una cámara digital que tomen momentos del en- cuentro, recabar testimonios de los asistentes, solicitando que escriban un pequeño texto con su opinión, etc.

Estos materiales serán útiles tanto para demostrar la efectiva implementación del taller “Somos protagonistas”, como para compartir tu experiencia.

10
10

Curso de Fortalecimiento de Derechos y Participación de las Mujeres

Para finalizar esta presentación, te acercamos algunas sugerencias para el estudio.

Sugerencias para el estudio

• Tené en cuenta que hemos preparado este curso para que puedas crecer y profundizar sobre los temas tanto como lo desees y que la experiencia te resulte satisfactoria.

• Es importante que avances unidad por unidad a un ritmo regular y que monitorees tu apren- dizaje completando las autoevaluaciones, antes de avanzar con el tema siguiente.

• No dejes de recorrer los vínculos recomendados.

• Si tenés dudas, no dejes de consultar a tu tutora o tutor.

• Aprovechá todos los recursos que están disponibles para vos en el entorno virtual.

• Te alentamos especialmente a interactuar con tus compañeros del curso en el Foro de participantes para intercambiar experiencias y opiniones que seguramente serán valiosas para tu aprendizaje.

Hemos respondido las preguntas que nos habíamos formulado al inicio, brindándote un pano- rama general del curso. Ahora te presentamos el programa en el que está inserto: el Programa de Fortalecimiento de Derechos y Participación de las Mujeres JUANA AZURDUY.

Presentación del Programa de Fortalecimiento de Derechos y Participación de las Mujeres JUANA AZURDUY

El Programa de Fortalecimiento de Derechos y Participación de las Mujeres JUANA AZURDUY se desarrolla en el marco de la Secretaría de Políticas Sociales y Desarrollo Humano del Minis- terio de Desarrollo Social de la Nación. Tiene como objetivo general:

• Promover la articulación e implementación de políticas públicas en los diferentes niveles del Estado que involucren la participación social y política de las mujeres, a través de la construcción de herramientas teórico-prácticas que tiendan a generar relaciones igualitar- ias entre varones y mujeres.

Con este fin, se desarrollan actividades de difusión y talleres presenciales en la ciudad de Bue- nos Aires y una importante red de ciudades de 19 provincias: Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca, Formosa, Chaco, Santiago del Estero, Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes, Córdoba, Mendoza, San Luis, La Pampa, Misiones, Buenos Aires, Neuquén, Río Negro y Chubut.

Por ejemplo, durante el año 2006 se capacitaron 5922 personas en 91 localidades de todo el país.

11
11

Curso de Fortalecimiento de Derechos y Participación de las Mujeres

La coordinadora del Programa, Lic. Cecilia Merchán, cuenta con el apoyo de los integrantes de su equipo y de referentes locales, que trabajan en forma conjunta con el objetivo de extender el alcance del Programa.

Te invitamos a ingresar a: www.juanaazurduy.gov.ar, para conocer cómo trabajan los integrantes del Programa Juana Azurduy, acceder a sus materiales: videos, fotos y textos, estar al tanto de la Agenda de actividades en las distintas zonas del país, leer las noticias publicadas en los me- dios relacionadas con las mismas y conocer mucho más acerca de las tareas que realizan en los siguientes ejes temáticos:

• Género y Violencia

• Niñas y Niños

• Salud

• Mujeres y Trabajo

Finalizada esta presentación, seguimos con el desarrollo de cada una de las unidades y luego, presentamos la “Caja de Herramientas”.

Te adelantamos que te resultará por demás interesante. ¡Adelante!

12
12
Unidad 1 Género, Naturaleza Género, y Naturaleza Cultura y Cultura
Unidad 1 Género, Naturaleza Género, y Naturaleza Cultura y Cultura

Unidad 1

Género, Naturaleza Género, y Naturaleza Cultura y Cultura

Unidad 1 Género, Naturaleza Género, y Naturaleza Cultura y Cultura
Unidad 1 Género, Naturaleza Género, y Naturaleza Cultura y Cultura

U1 - Género, Naturaleza y Cultura

Género, Naturaleza y Cultura

Comenzamos aquí la primera unidad en la que veremos:

1. ¿Qué entendemos por perspectiva de género?

2. ¿Qué son las relaciones de género?

1. ¿Que entendemos por Perspectiva de Género?

Para responder este interrogante, pensemos en primer lugar qué significa género. Para ello, te proponemos una actividad que solemos realizar con la participación de hombres y mujeres en los talleres de capacitación del Programa Juana Azurduy.

Preferimos pedirte que hagas tu propia reflexión y que participes activamente en esta actividad, pues es importante que cada quien comprenda el concepto de género desde sus propias viven- cias. Luego, te contaremos las conclusiones a las que arribamos en ocasión de compartir las reflexiones de cada participante en los talleres presenciales.

Solo necesitas tener a mano un lápiz para escribir. ¡Adelante!

La consigna es la siguiente:

▪ Escribe al menos cinco características de cómo son las MUJERES (en el trabajo, en las relaciones familiares, amistades, etc.). ¿Cómo son las mujeres?

1.

2.

3.

4.

5.

▪ ¿Qué actividades realizan las mujeres un día común? Escribe al menos cinco ejemplos.

1.

2.

3.

4.

5.

14
14

U1 - Género, Naturaleza y Cultura

▪ Escribe al menos cinco características de cómo son los HOMBRES (en el trabajo, en las relaciones familiares, amistades, etc.). ¿Cómo son los hombres?

1.

2.

3.

4.

5.

▪ ¿Qué actividades realizan los hombres un día común? Escribe al menos cinco ejemplos.

1.

2.

3.

4.

5.

Una vez que describiste cómo son y qué hacen las Mujeres y cómo son y qué hacen los Hom- bres, te pedimos que recuerdes las actividades que realizaban o aún realizan tus abuelas y abue- los, que analices las actividades de tu madre y padre, así como también las de tus hijas e hijos; y que completes la siguiente tabla:

15
15

U1 - Género, Naturaleza y Cultura

Hemos desarrollado un cuadro de situación, sobre las características y actividades de mujeres

y hombres, en el pasado, en el presente y en el futuro. Hemos ordenado nuestras vivencias y

recuerdos y hemos reflexionado sobre cuestiones que nos resultan “obvias”, que forman parte de nuestro día a día y en las que, por consiguiente, rara vez nos detenemos a pensar.

La respuesta que hayas obtenido en este ejercicio es muy importante, dado que tiene el valor de haber reflexionado y repensado estos temas. Tiene el valor de haber analizado pautas sociales que nos vienen dadas y que, por ser naturales, no son puestas en tela de juicio.

Y ese es precisamente el punto de partida de este curso, adoptar una mirada crítica hacia dichas

pautas sociales y ser capaces de desnaturalizarlas.

Las características y actividades de mujeres y hombres que surgen al responder la misma con- signa en los talleres de capacitación; son las siguientes:

16
16

U1 - Género, Naturaleza y Cultura

Estas respuestas tal vez coincidan con las tuyas en algún punto. Lo importante aquí es que ob- serves que a lo largo del tiempo podemos distinguir algunos cambios. A lo largo del tiempo se han producido ciertas transformaciones. ¿Con qué tienen que ver estas transformaciones? Por ejemplo:

▪ ¿Son hechos naturales o biológicos propios de las mujeres la responsabilidad de la crianza

de nuestros hijos e hijas y de realizar las tareas domésticas? ¿o son cosas que les enseña- mos a las niñas desde que nacen? ¿no es acaso el primer regalo que nos hacen una muñeca, un juego de ollas…?

▪ ¿Son hechos naturales o biológicos propios de los hombres que tengan mayor participación

en lo social y político, que sean los “autorizados” a hablar de fútbol, de política, que tengan más facilidades para hablar en público?¿no es acaso uno de los primeros regalos que se le hace a un varón un pelota, un autito…?

regalos que se le hace a un varón un pelota, un autito…? La noción de género

La noción de género surge a partir de la idea de que lo “femenino” y lo “mascu- lino” no son hechos naturales o biológicos, sino construcciones culturales.

Género es la forma como aprendemos a ser mujeres y a ser hombres en cada cultura y época determinada, influenciada por las ideas, creencias y represen- taciones de tipo religioso, político, económico, jurídico, psicológico, cultural, de etnia y de clase social.

Por esa razón, para responder a los interrogantes:

¿Cómo son las mujeres y qué actividades hacen o deben hacer?

¿Cómo son los hombres y qué actividades hacen o deben hacer?

es

importante analizar de las diferentes sociedades, culturas y épocas para entender la nece-

sidad de incorporar a nuestra perspectiva de género (nuestra visión de la realidad), esta idea de

que las mujeres y los hombres se construyen culturalmente.

Una vez que hemos analizado la noción de género y de perspectiva de género, pasemos a nuestro segundo interrogante inicial.

17
17

U1 - Género, Naturaleza y Cultura

2. ¿Qué son las relaciones de género?

y Cultura 2. ¿Qué son las relaciones de género? Las relaciones de género no son relaciones

Las relaciones de género no son relaciones entre sexos sino relaciones so- ciales. Es decir, una construcción producto de lo económico y lo político. Las relaciones de género se refieren al conjunto de características particulares, sociales y culturales que se constituyen históricamente como femenino y mas- culino.

Cuando hablamos de relación mujer – varón, por lo tanto, nos referimos a una relación de poder ya que a cada género se le fueron confiriendo a lo largo de la historia, distintos roles sociales y distintos espacios que determinaron su conformación, diferencias y desigualdades.

¿Cuáles son los roles sociales que asumieron mujeres y hombres?

Si analizamos cuidadosamente las conclusiones de la actividad del inicio en la que te invitamos a reflexionar sobre las características de Mujeres u Hombres, podemos construir el siguiente cuadro comparativo:

Hombres, podemos construir el siguiente cuadro comparativo: ¿Qué espacios ocuparon mujeres y hombres históricamente?

¿Qué espacios ocuparon mujeres y hombres históricamente?

¿Qué espacios ocuparon mujeres y hombres históricamente? Como observamos claramente en las conclusiones de la

Como observamos claramente en las conclusiones de la actividad inicial, históricamente se ha reservado, para el hombre, el espacio público de la producción; y para la mujer, el espacio privado de la reproducción -ser madres- y el cuidado de los otros.

18
18

U1 - Género, Naturaleza y Cultura

El espacio privado, “asignado” a las mujeres, es el típico de la familia, ya que ellas deben ser el sostén afectivo del hogar y deben caracterizarse por la ternura, sensibilidad, pasividad y depen- dencia.

El espacio público, “asignado” a los hombres, es el espacio relacionado con la producción, la fuerza, la independencia, el sostén económico del grupo familiar y la participación en lo social y político.

Esta distribución de espacios, de lugares a ocupar, lleva a:

▪ la independencia económica y al reconocimiento social, para los hombres.

▪ el condicionamiento a la dependencia económica y afectiva, para las mujeres.

a la dependencia económica y afectiva, para las mujeres. El “encierro” en la vida doméstica, ha

El “encierro” en la vida doméstica, ha privado a las mujeres de establecer vínculos con pares

de su núcleo colectivas.

familiar inmediato, y en este sentido de participar de experiencias comunitarias

A su vez esta situación de “privacidad” de la vida cotidiana impide que las mujeres puedan re- conocer que las problemáticas que experimentaban no son exclusivas de ellas y de su familia, sino que atraviesan a todo un conjunto social.

En este sentido, y siendo la familia el principal espacio de socialización y de transmisión de valores y roles, las adolescentes se identifican con sus madres y abuelas violentadas, y los ado- lescentes varones con sus padres o agresores. Situaciones vividas que reflejan futuros vínculos de noviazgo también violentos.

Por otra parte, el quedar las mujeres relegadas a la vida familiar, no les permite acceder a espa- cios que impliquen la posibilidad de conocer a sus vecinos, de establecer lazos, de discutir sobre determinados problemas barriales, e incluso de debatir acerca de la situación general del país, lo cual implica un aprendizaje y un entrenamiento en las prácticas de participación social.

El tener las mujeres la responsabilidad casi exclusiva de la crianza de los hijos y de las tareas domésticas constituyen uno de los principales obstáculos que las mujeres deben enfrentar para poder participar en la vida laboral, social y política.

Cuando las mujeres superan algunos de estos obstáculos y comienzan a participar en alguna organización social conjuntamente con los hombres, muchas veces les resulta dificultoso ya que al trabajo social se suma el trabajo que realizan en sus casas.

19
19

U1 - Género, Naturaleza y Cultura

En relación a este punto una de las mujeres que participó en uno de los primeros talleres del Programa Juan Azurduy, nos comenta: ”Los dos participamos en la misma organización pero cuando llegamos a casa él se sienta a ver tele y yo empiezo a lavar ropa, a hacer la comida a ordenar la casa.”

Otra de ellas, comenta: “A mi me parece que hace unos años la mujer tomó un rol muy importante dentro de lo que es la economía del país. A partir de una crisis muy grande que hubo en el 2001 la mujer tuvo que salir a trabajar ya que había más trabajo para ella que para el hombre. Si vos llegás primero pone el lavarropas porque yo llego más tarde que vos; entonces es como que nosotras mismas estamos originando el cambio.”

Entonces, ¿qué generan para las mujeres estas relaciones de poder?

▪ Inferioridad de oportunidades.

▪ Debilitamiento de su autoestima y falta de confianza en sí misma.

▪ Dificultades en su desempeño social, laboral y político.

▪ Vulnerabilidad ante la violencia familiar y sexual.

▪ Vulnerabilidad ante la violencia familiar y sexual. En este sentido, entendemos que la participación colectiva

En este sentido, entendemos que la participación colectiva en el ámbito de lo público es central para la redefinición de la situación de subordinación que viven las mujeres.

El reconocerse como actores sociales, es una condición indispensable para que se pueda comenzar a repensar y modificar las situaciones de avasalla- miento de los derechos de las mujeres.

Resulta fundamental reconocer que la igualdad de género exige que las políticas públicas, en general, y especialmente las políticas sociales; trabajen teniendo en cuenta:

▪ los derechos de las mujeres,

▪ la participación de las mujeres,

▪ la inclusión de las mujeres en la elaboración de dichas políticas sociales.

¿El género, es una cuestión sólo de mujeres?

El género no es una cuestión tan sólo de mujeres, involucra desde luego a hombres, niñas, ni- ños, es decir, a toda la sociedad. Precede a la sexualidad. Cuando sabemos que vamos a tener una hija o un hijo empezamos a proyectar que va a hacer si es niña (por ejemplo: bailarina) o si es varón (por ejemplo: jugador de fútbol).

20
20

U1 - Género, Naturaleza y Cultura

En las relaciones entre hombres y mujeres es donde se juega la lógica patriarcal que histórica- mente le ha negado a la mujer la capacidad de poder decidir, se hace muy difícil romper con esta lógica y por ejemplo establecer una distribución más igualitaria de las tareas de la casa con la pareja y los hijos, como así también el trabajar y el participar en una organización.

Por lo contrario, la mujer ha sido preparada para asumir un papel de subordinación que tanto las mujeres como la sociedad viven como “lo natural”, “lo que debe ser”. Esta lógica hace muy difícil que las mujeres puedan decidir teniendo en cuenta sus deseos, ilusiones y sueños.

En este contexto se le critica a la mujer por no tener la fuerza y la determinación, para romper con una relación violenta, pues esto implicaría ejercer una capacidad de poder para la cual no ha sido educada, pues más bien se le ha entrenado para asumir un papel de subordinación que ella

y la sociedad observan como naturales.

Como mencionamos anteriormente, los roles se han modificado por cuestiones económicas, y político sociales; por lo que ya las mujeres se han insertado y se insertan cada día más en el mer- cado de trabajo, en las organizaciones, en la vida social en general, dejando de ser el hombre el único proveedor. Sin embargo, los cambios culturales han sido mucho más lentos en cuanto a las relaciones de poder en la casa y en el espacio público.

A manera de síntesis tomamos el relato de una de las mujeres que participó de los talleres “Hubo

un cambio en el país, el hombre estaba acostumbrado a una cultura paternalista, en el año 2001 la mujer abrió los ojos y salió a la realidad. El hombre tiene que acostumbrarse a este cambio. Es un proceso que se va dando de a poco, el hombre tiene que aprender.”

Aunque en la actualidad las mujeres cuentan con más derechos reconocidos, mejor acceso a la educación y al trabajo, continúan percibiendo menos ingresos que los hombres y siguen teniendo menos incidencia en la toma de decisiones públicas y en la participación política.

Una de las mujeres nos dice, al respecto: “nosotras chicas tenemos que participar y decidir política al igual que los hombres, tenemos capacidad para eso.”

En resumen:

▪ La noción de género surge a partir de la idea de que lo “femenino” y lo “masculino” no son

hechos naturales o biológicos, sino construcciones culturales.

▪ Las relaciones de género no son relaciones entre sexos sino relaciones sociales.

▪ El género no es una cuestión solo de mujeres, involucra a toda la sociedad.

▪ Modificar la situación de desigualdad, la inferioridad de condiciones y oportunidades para las mujeres, es posible, ¡con la participación de todos y todas!

21
21
Unidad 2 Las Mujeres en la Historia Las Mujeres en la Historia
Unidad 2 Las Mujeres en la Historia Las Mujeres en la Historia

Unidad 2

Las Mujeres en la Historia Las Mujeres en la Historia

Unidad 2 Las Mujeres en la Historia Las Mujeres en la Historia
Unidad 2 Las Mujeres en la Historia Las Mujeres en la Historia

U2 - Las Mujeres en la Historia

Las Mujeres en la Historia

En esta segunda Unidad te proponemos hacer un recorrido a lo largo de la historia, con el propósito de reconocer las profundas raíces de la situación de desigualdad de géneros, que desarrollamos en la Unidad 1.

Veremos que la conquista europea del continente americano marca un hito también en este as- pecto y que sus huellas, aún hoy, permanecen inalterables.

El recorrido histórico que proponemos se extiende, entonces, desde la conquista española hasta nuestros días.

Para ello hemos dividido esta unidad en cuatro partes:

Parte 1: Situación en América antes y después de la llegada de los conquistadores

Parte 2: Situación en nuestro país en el período: finales de siglo XVIII - 2007

Parte 3: Biografías – Mujeres en la Historia

Parte 4: Legislación

¡Iniciemos el recorrido!

23
23

U2 - Las Mujeres en la Historia

Parte 1: Situación en América antes y después de la llegada de los conquistado- res

Antes de comenzar a andar nuestra historia y para comprender las más profundas raíces de la situación de desigualdad de géneros, nos preguntamos:

¿Cuál era la situación en América antes y después de la llegada de los conquistadores?

Comenzamos haciendo una descripción de la situación antes de la llegada de los conquis- tadores.

Durante los siglos XV y XVI se desarrollan simultáneamente dos culturas que se desconocen entre sí: la cultura europea y la cultura americana.

Ambas con características particulares: organización social y política, creencias, economías y, en fin, con una forma propia de entender el mundo y de considerar a las mujeres con respecto a los hombres.

En el cuadro siguiente podemos apreciar una breve comparación entre ambas culturas:

24
24

U2 - Las Mujeres en la Historia

U2 - Las Mujeres en la Historia Profundicemos un poco más España y Portugal serán, en

Profundicemos un poco más

España y Portugal serán, en el siglo XV y XVI, las monarquías que liderarán la expansión ultra- marina. En su búsqueda de una ruta más directa a Oriente (importante mercado de las valiosas especias), los Reyes Católicos españoles financian la expedición que se topará con el continente americano.

La llegada de los españoles a nuestro continente es un capítulo trascendente de la expansión de la economía europea en su paso del feudalismo al capitalismo. La disputa entre las principales potencias de la época por la ocupación colonial terminará por delinear el mundo bajo la hege- monía europea, creando por primera vez una historia universal moldeada bajo su impulso dominante.

En el momento de ese encuentro, los pueblos originarios americanos transitaban distintas for- mas de organización social; desde las más simples (pueblos cazadores recolectores) hasta las impactantes civilizaciones de los incas, aztecas y mayas, que habían alcanzado un importante desarrollo basado en la propiedad colectiva y en un Estado que regulaba la vida social del con- junto.

Al llegar a la maravillosa Tenochtitlán del Imperio Azteca los españoles no daban crédito a lo que veían sus ojos. Veamos cómo describe ese momento Bernal Díaz del Castillo, en “Historia Ver- dadera de la Conquista de la Nueva España”:

de que vimos cosas tan admirables no sabíamos que decir, o si era verdad lo

que por delante parecía, que por una parte en tierra había grandes ciudades, y en la laguna otras muchas, y veíamoslo todo lleno de canoas y en la calzada muchos puentes de trecho en trecho, y por delante estaba la gran Ciudad de México »

Y «

25
25

U2 - Las Mujeres en la Historia

La llegada de los españoles interrumpió el desarrollo de los pueblos americanos (cuyo origen se remonta a miles de años antes de 1492), al imponer por la fuerza de la conquista su propia forma de organización de la sociedad y su forma de entender el mundo (lenguaje, religión, relaciones de propiedad, cultura). El libro sagrado de los mayas, el “Chilam Balam”, da cuenta de ello:

«…Cuando los señores blancos llegaron han enseñado el miedo y han venido a man- cillar las flores. Para que viviese su flor, han hundido y agotado la flor de los otros. ¡Asaltantes de la vida, ofensores de la noche, verdugos del mundo! No hay verdad en las palabras de los extranjeros.»

Ahora bien, en ese entorno, ¿cómo era la cosmovisión del colonizador y cómo era la cos- movisión del indígena con respecto a las mujeres y a los hombres?

En principio, destaquemos que la conquista fue un hecho eminentemente masculino. Entre los españoles que llegaron casi no participaron mujeres.

El cuerpo de la mujer originaria fue objeto del abuso de la conquista y los hijos de esa unión, los hijos de la imposición y la violencia; del mismo modo fue arrebatada la tierra, las riquezas y la fuerza de trabajo indígenas.

la tierra, las riquezas y la fuerza de trabajo indígenas. Para la cosmovisión del colonizador el

Para la cosmovisión del colonizador el indígena era un ser inferior y las mu- jeres indígenas, más inferiores aún.

Y esto tiene relación con la visión de la propia sociedad española, pues en esa época la mujer era asimilada a un menor de edad, sometida a la “necesaria” potestad del varón. Al respecto, el Código Civil español establecía que el matrimonio era:

un «

por toda la vida con el fin de vivir juntos, de procrear y de auxiliarse mutuamente

contrato solemne por el cual un hombre y una mujer se unen indisolublemente y

».

Sin embargo, en tal contrato las partes asumían obligaciones bien delimitadas: el hombre era el encargado de proteger y cubrir las necesidades de su hogar y la mujer debía obediencia a su marido. Esta tutela alcanzaba a la mujer aún después de muerto su cónyuge, pues si no volvía a casarse se esperaba que la viuda “guardara la Fe” al difunto. Y así lo expresaban las leyes del momento:

En una ley de 1473, se establecía: «… si la mujer fincare viuda, viviere lujuriosa- mente, que pierda los bienes que hubo por razón de su mitad de los bienes que fueron ganados y mejorados por su marido y por ella durante el matrimonio entre

ellos, y sean vueltos los tales bienes a los herederos de su marido

»

Esto colocaba a la mujer en una posición desventajosa, ya que se la entendía como
Esto colocaba a la mujer en una posición desventajosa, ya que se la entendía como menor
de edad permanentemente necesitada de la tutela masculina.
26

U2 - Las Mujeres en la Historia

Es clara entonces, cuál era la posición que ocupaban las mujeres en la cultura europea. A con- tinuación veremos que existían otros elementos que contribuyeron a esta posición desventajosa de las mujeres y que tenían relación con la religión.

Y aquí hacemos un punto y aparte para hacer una aclaración importante: en este material analizaremos a la religión como un fenómeno social, es decir, en cuanto atañe a la política o

a las ideas y no en lo que tiene que ver con el culto o el credo que mejor le ayude a cada persona

a entender el mundo.

Es decir, cada vez que tomemos a la religión, lo haremos en su cruce con la política o con el mundo de las ideas. El análisis que proponemos no tiene nada que ver con el credo personal:

cada quien tiene el derecho de tener el credo que más le guste. Aquí daremos una mirada (y hay muchas otras) sobre la relación entre: la religión, la iglesia como institución y los procesos político culturales.

Hecha esta aclaración, continuemos con nuestro análisis comparativo entre las dos cul- turas

La herencia católica de la sociedad occidental veía a la mujer como fuente del pecado original (ello puede verificarse en la Biblia), es decir como portadora de una naturaleza pecadora y pro- miscua que solo la protección, vigilancia y hasta el castigo ejercido por el hombre, podía mante- ner bajo límites controlables y permitidos. Así lo expresa Carmen L. Bohórquez, en un fragmento de: “La mujer indígena y la colonización de la erótica en América Latina”.

« Salvo las prostitutas, no es probable que Colón y los hombres que lo acompa-

ñaban hubiesen visto desnuda a una mujer, incluida la suya propia. En efecto, la rígida moral cristiana, que pretendía reducir el problema del bien y el mal mediante la condenación del sexo como tal y, consecuentemente, mediante la negación de la corporeidad (lo corporal), había circunscrito la desnudez al único espacio en el que le era permitido escapar momentáneamente a esta condenación: el lenocinio (la prostitución). Así, desnudez y prostitución se hicieron indisociables; en tanto que pudor y castidad definían a las mujeres virtuosas. Un discurso paralelo no existía para el hombre, pues se daba por supuesto que el mal residía desde siempre en las mujeres.»

Por el contrario, en las principales culturas originarias la creación no obedece a un solo prin- cipio generador (un Dios masculino creador del mundo), sino a la intervención de parejas cre- adoras. Principio masculino y principio femenino que actúan en armonía para engendrar la vida. No solo los principios femenino y masculino participan por igual en la creación del mundo y de la humanidad, sino que en ambos está implícita una sexualidad activa.

27
27

U2 - Las Mujeres en la Historia

Sin la idea del pecado original y con lo comunitario como base de la organización social, a excep- ción de los grupos en estadio tribal, en el resto de las sociedades indígenas se dio una división del trabajo que se basaba más en el nivel social o en la especialización, que en el hecho de ser varón o mujer.

Los textos de los cronistas que hablan del tejido, la cerámica, el cultivo de la tierra o el trabajo de la pluma, permiten comprobar que, en general, estas actividades eran realizadas tanto por uno como por otro sexo dentro de la unidad familiar. Veamos algunos ejemplos:

“Todo hace suponer que si bien no se trataba del mejor estado posible dentro de los principios organizacionales de cada una de esas culturas, sí podríamos decir que la mujer indígena –en tanto persona– ocupaba tal vez una posición mejor que aquella que le correspondía a las mujeres europeas del siglo XV en una sociedad que se decía portadora de razón civilizadora. O por lo menos, no pesaba sobre ellas el dua- lismo cristiano, que hace de la mujer el instrumento erótico de Satanás, destinado a perder a los hombres y a sembrarles la vida de desgracias”. Carmen L. Bohórquez. ¨La mujer indígena y la colonización de la erótica en América Latina¨.

“Aunque la mujer fue perdiendo terreno, no podemos dejar de señalar que todavía bajo los incas y aztecas conservaba más relevancia que la mujer de la sociedad feudal europea, que era entonces contemporánea. Las mujeres aborígenes ameri- canas desempeñaban papeles tan importantes en la vida comunal que los incas y aztecas se vieron obligados a conservarlos y hacerlos funcionales a su sistema de tributación… las mujeres aún podían disponer de los frutos de su economía de sub- sistencia porque la posesión de la tierra continuó siendo comunal, mientras que en Europa era ya de propiedad privada. …las bases del patriarcado en Europa estaban sólidamente asentadas debido a la existencia de clases (sociales) configuradas so- bre la base de la propiedad privada. La evolución del matriarcado en América preco- lombina fue abortada por la conquista española, que yuguló el proceso de desarrollo autónomo de nuestras sociedades aborígenes, implantando la propiedad privada y un régimen de dominación colonial que fortaleció la dominación de clase, de etnia y de sexo”. Luis Vitale – “La mitad invisible de la historia”.

Luis Vitale – “La mitad invisible de la historia”. Para la cosmovisión de los indígenas, mujeres

Para la cosmovisión de los indígenas, mujeres y hombres eran considerados pares y convivían en armonía.

28
28

U2 - Las Mujeres en la Historia

Entonces, volviendo a nuestra pregunta inicial ¿Cuál fue la situación en América antes y después de la llegada de los conquistadores?

Bajo el férreo dominio europeo, la fabulosa riqueza escondida en la piel y las profundidades de la pachamama (la tierra) se transformará en muerte y sufrimiento para sus habitantes. Trabajos forzados, implacables tributos, imposición cultural, miseria y esclavitud serán los basamentos de una sociedad que acumula riquezas incalculables en la metrópoli. El oro y la plata americanos, manchados de sangre indígena, serán el fluido vital que alumbrará la Europa industrial a la vez que sellará la subordinación de la sociedad americana.

Pero en la fecundidad de estas tierras también germinará una y otra vez la semilla de la resisten- cia y la rebelión, expresada en una tenaz y desigual lucha por mantener la lengua, los saberes y las tradiciones entre las grietas de la cultura impuesta. Decenas de miles de hombres y mujeres se alzarán en armas frente a la opresión colonial, protagonizando una de las epopeyas que abrirá el camino al fin del dominio español.

En 1780 y 1781 respectivamente, Tupac Amaru y Tupak Katari junto a sus compañeras Micaela Bastidas y Bartolina Sisa fueron el emergente más profundo del torrente de rebeldía indí- gena.

Y si el título de nuestra unidad es “Mujeres en la Historia”, comenzamos con Micaela y Bartolina a hacer resurgir de la memoria a las grandes mujeres que protagonizaron nues- tra historia. Luego vendrán: Juana Azurduy, María Magdalena Dámasa Güemes, “Maca- cha”, Victoria Romero “la Chacha”, Eufrasia Cabral, Juana Manso, Alfonsina Storni, Alicia Moreau de Justo, Eva Duarte, y tantas otras mujeres que injustamente han quedado en un segundo plano.

Te las presentaremos en esta misma unidad y podrás conocer sus biografías completas en la “Parte 3 - Biografías, Mujeres en la Historia”.

Llegando al final de esta primera parte, te ofrecemos un fragmento de Daniel Ezcurra – “Taller Mujeres en la Historia . Historia de mujeres”, San Justo, Buenos Aires.

“Todos lo que compartimos el salón, tenemos una cantidad de ideas que organizan nuestras vidas, nuestras formas de pensar. En general esas ideas vienen de un lugar principal: voy a poner una palabrita que tiene que ver con el cuerpo de la mujer: de una matriz. Y la matriz es una matriz cultural. Vienen de una cultura y esa cultura es la cultura que impusieron los conquistadores cuando llegaron de Europa a América.

29
29

U2 - Las Mujeres en la Historia

Ahora ¿esa es la única matriz que los americanos podríamos haber tenido? No!, en realidad desde la llegada de los españoles pasaron 500 años, pero pocos libros de historia dicen (o si lo dicen, lo dicen en un capítulo muy pequeño) que antes de esos 500 años de historia existieron veinte mil años de civilización en América; de los cua- les cinco mil años, o sea diez veces más de lo que tiene que ver con la llegada de los españoles, sirvieron para engendrar sociedades en América; con agricultura, estrate- gias de supervivencias, desarrollo, domesticación de animales, arte, religión, una cantidad de elementos que componen el legado de una civilización, de un pueblo.”

componen el legado de una civilización, de un pueblo.” Podemos decir, a modo de conclusión ,

Podemos decir, a modo de conclusión, que a partir de que las culturas europea y americana entran en contacto, la conquista violenta derrotó a los indígenas america- nos e impuso su dominio. La cultura americana se modificó por el contacto violento con la cultura europea, y en ese proceso de modificación perdió los rasgos más importantes que le eran propios:

su identidad cultural tradicional. Los europeos impusieron por la fuerza su propia forma de organización de la socie- dad y su forma de entender el mundo (lenguaje, religión, relaciones de propiedad, cultura). El régimen de dominación colonial fortaleció la dominación de clase, de etnia y de sexo. Se sentaron las bases del patriarcado.

Partiendo de esta base

vayamos a la segunda parte

30
30

U2 - Las Mujeres en la Historia

Parte 2: Situación en nuestro país en el período: finales de siglo XVIII -2007

Hemos dividido dicho período en ocho etapas, que iremos analizando una a una:

1. Proceso independentista, S. XVIII a 1820

2. Las luchas civiles, 1820 a 1870

3. Argentina agroexportadora, 1870 a 1916

4. Argentina Pre Industrial, 1916 a 1930

5. País industrial, 1930 a 1955

6. Autoritarismo y Utopía, 1955 a 1976

7. De la dictadura al neoliberalismo, 1976 a 2001

8. Mujeres hoy, 2001 a 2006

Te invitamos a continuar nuestro recorrido histórico, etapa por etapa. En cada una de dichas etapas los ejes que consideraremos son:

• Los hechos relevantes.

• Las mujeres que se destacaron en cada época.

• La evolución de los acontecimientos que dieron lugar a la Ley de Divorcio.

• La lucha de las mujeres por el voto femenino.

• La mirada de la sociedad y del Estado sobre el rol de la mujer.

Iniciamos a continuación la primera etapa:

1. Proceso independentista, S. XVIII a 1820

El edificio colonial español que durante tres siglos resistió los apetitos de las potencias rivales (Holanda e Inglaterra) que desde el siglo XVI hostigaban sus dominios, comenzó a mostrar fi- suras y convulsiones internas. Hacia finales del siglo XVIII España tenía crecientes dificultades para sostener el comercio y el gobierno en el territorio tan vasto de sus colonias, la economía española no producía suficiente para satisfacer las necesidades de las Indias. En parte, estas circunstancias favorecían el desarrollo de alguna industria en las colonias, aunque en el fondo lo que más fomentaba era el contrabando de mercancías de otras potencias europeas, fundamen- talmente de Inglaterra que se especializaba como productora industrial.

Dada la imposibilidad por parte de España de avanzar en su expansión industrial, es decir, de su incapacidad para abastecer sus dominios americanos:

31
31

U2 - Las Mujeres en la Historia

“Desde 1778… los terratenientes americanos demandaban la aplicación de la aper- tura en la libertad comercial, porque aspiraban a colocar en el mercado internacional un volumen más alto de la producción de sus plantaciones y estancias ganaderas y obtener mejores precios. A partir de 1805, las numerosas reclamaciones a favor de la libertad de comercio con otras potencias, están marcando, con claridad, el punto de no retorno en las ambiciones de los criollos”. Luis Vitale – Historia comparada de los pueblos de América Latina (Versión digitali- zada).

La lucha anticolonial en nuestra América fue impulsada por un heterogéneo conglomerado de clases sociales cuyo punto de unión fue la oposición a las consecuencias de la dominación espa- ñola. Desde productores terratenientes y mineros descontentos, comerciantes no monopolistas, la pequeña burguesía urbana y rural con sus caminos de superación coartados, hasta las mayo- rías sometidas; conformarán un bloque que opondrá a la sujeción colonial la visión globalizadora de los españoles americanos, es decir, de los criollos.

El movimiento de rebelión de las colonias hispanoamericanas, iniciado por la revolución haitiana de 1804, fue la primera revolución anticolonial de una magnitud continental en la historia univer- sal.

¿Cómo era la participación de las mujeres en la causa de la independencia?

de las mujeres en la causa de la independencia? Durante el proceso independentista hubo una participación

Durante el proceso independentista hubo una participación sobresaliente de las mu- jeres del pueblo. Las indígenas, negras y mestizas contribuyeron, junto a los hom- bres de avanzada de aquel tiempo al triunfo de la revolución por la independencia.

“se la ve marchar (a la mujer patriota) a la par del hombre por derriscaderos, sierras, vados y cañones, fusil en ristre defendiendo la tierra que la vio nacer, los críos que gestó en sus entrañas, luchando denodadamente contra el tutelaje español”(REVISTA BOHEMIA Nº 10, La Habana, 8 de marzo de 1974, p. 56.)

Una de las más relevantes luchadoras populares fue la altoperuana Juana Azurduy.

Juana Azurduy nació el 12 de julio de 1780. Junto a su compañero Padilla, encabezó las guerrillas que enfrentaron a los ejércitos realistas. Fue ascendida a coronela luego de perder sus cuatro hijos en la guerra anticolonial. El 3 de marzo de 1816, al frente de 200 hombres, Juana derrotó a los españoles en El Villar, arrebatándoles su bandera, acción que mereció las felicitaciones de Manuel Belgrano. Se batió en mil combates al lado de su pueblo indígena y mestizo, llegando a ser bautizada por un poeta con el nombre de Santa Juana de América.

32
32

U2 - Las Mujeres en la Historia

Un historiador boliviano, Mariano Baptista Gumucio, cuenta que cuando Bolívar llegó con Sucre a La Paz lo primero que hizo fue solicitar una entrevista con Juana Azurduy, antes que con cual- quier obispo o general.

Otra heroína argentina fue Martina Céspedes, de sobresaliente actuación durante las invasio- nes inglesas en 1807. Con cuatro mujeres pudo apresar a doce ingleses que habían entrado a su posada. Por esta acción, Liniers le dio el grado de sargento mayor.

Al igual que Juana Azurduy, junto a Martín Miguel de Güemes combatió Cesárea de la Corte de Romero González, nacida en Jujuy el 5 de enero de 1796. Vestida de hombre luchó con- tra los españoles y luego contra la hegemonía porteña. María Magdalena Dámasa Güemes, “Macacha”, hermana del caudillo salteño, también se destacará por su ardorosa defensa de la emancipación, a la que prestó sus servicios, ya sea auxiliando heridos en el campo de batalla, llevando a cabo arriesgadas misiones de espionaje o participando activamente en la vida política de la provincia.

¿En qué consistía la colaboración de las mujeres?

La colaboración de mujeres campesinas e indígenas atravesaba múltiples dimensiones:

• Trabajaron en el campo para mantener las cosechas durante la guerra, en artesanías y

manufacturas, cuando la mayoría de los hombres combatía en los frentes de batalla. Es decir,

asumieron el rol de productoras.

• Criaron a sus hijos e hijas y aportaron hombres para la lucha, asumiendo su actividad repro- ductora.

• Colaboraron con los guerreros patriotas: proporcionaron albergue e información sobre los

movimientos de las tropas realistas; constituyéndose en importantes aportes en favor de la

causa de la independencia.

• Tomaron las armas cuando fue preciso.

la independencia. • Tomaron las armas cuando fue preciso. De modo que la labor de las

De modo que la labor de las mujeres no solamente se redujo a la reproducción, sino que fueron las encargadas de la producción y constituyeron elementos sustanciales en la guerra popular de la emancipación; muchas veces olvidados por la historio- grafía oficial.

¿Cómo era considerada la mujer desde la mirada de la sociedad?

La mayoría de los hombres siguieron consolidando su régimen de dominación patriarcal, impo- niendo la opresión a las mujeres, olvidando su protagonismo en la lucha por la independencia.

33
33

U2 - Las Mujeres en la Historia

Para precisar este punto, digamos que no todos los hombres actuaban de ese modo

En efecto, América Latina tiene la originalidad de haber gestado uno de los primeros hombres de la historia preocupado por la condición de la mujer: el libertador venezolano Francisco de Miranda.

Continuaron su prédica:

• En Bolivia, Simón Rodríguez, maestro de Bolívar y campeón de la educación de

las mujeres: abrió escuelas mixtas en plena guerra de la Independencia, durante la década de 1820, bajo el gobierno de Sucre. Educaba a todos y todas los que quisi- eran ser educados, sin distinción de etnia ni de sexo: “se daba instrucción y oficio a las mujeres para que no se prostituyeran por necesidad, ni hiciesen del matrimonio una especulación para asegurar su subsistencia”.

• En nuestro país Manuel Belgrano, ya desde su puesto en el Consulado (1793) pre-

vio a la revolución de Mayo, fue un decidido impulsor de la educación de las mujeres:

“Se deben poner escuelas gratuitas para las niñas, donde se les enseñará la doctrina cristiana, a leer, a escribir, coser, bordar, entre otras tareas, y principalmente inspi- rarles amor al trabajo, para separarlas de la ociosidad, tan perjudicial o más en las mujeres que en los hombres”. Propugnó la apertura de escuelas para ambos sexos, en cada barrio, en tiempos en que había en Buenos Aires una sola escuela susten- tada por la corona española.

Te recordamos que en la “Parte 3 - Biografías, Mujeres en la Historia”, podrás profundizar en el conocimiento de la vida de las mujeres destacables, tanto de esta etapa como de las siguientes.

¿Continuamos con la segunda etapa?

2. Las luchas civiles, 1820 a 1870

En un medio social donde la guerra había desestructurado por completo la economía y donde persistían relaciones productivas caracterizadas por el atraso, sumándose a ello el apetito co- mercial y financiero de las grandes potencias, en especial Inglaterra, era titánica la tarea de sos- tener la soberanía, potenciar el desarrollo y democratizar la sociedad.

Iniciada esta etapa de construcción de la Nación, el bloque independentista se desbordó (como en toda alianza policlasista) en diversas posiciones que seguían, más cerca o más lejos, deter- minados intereses sociales.

34
34

U2 - Las Mujeres en la Historia

En ese estado de cosas, la confrontación se hizo inevitable

En ese estado de cosas, la confrontación se hizo inevitable Así comenzará la compleja trama de

Así comenzará la compleja trama de las guerras civiles que va desde 1820 a 1870, período en que la confrontación estuvo centrada en el modelo de país, y por ende de Estado, a constituir. Eran dos vías de desarrollo: una hacia dentro y otra hacia fuera.

Veamos qué significa esto en palabras de Germán Ibáñez, en “Breve dibujo histórico de las lu- chas populares en Latinoamérica”:

• Hacia dentro: buscaba el desarrollo partiendo de la artesanía y de la producción para el

consumo; llegando a la manufactura, a la industria y intra-americanas.

a reconstruir las vías de comercio

Que tal posibilidad no era una utopía lo demuestra el desarrollo del Paraguay, que tuvo que ser arrasado militarmente por las oligarquías circundantes y con la complacencia británica. El Paraguay había utilizado al Estado como factor de desarrollo, y si bien estaba aislado por los go- biernos circundantes, no lo estaba de sus pueblos. Miles de argentinos y uruguayos se opusieron activamente a la guerra y enfrentaron a sus gobiernos. Por eso, y con razón, pudo decir Alberdi que se trataba de una “guerra civil”.

• Hacia fuera: la vía de desarrollo que finalmente se impuso, buscaba la vinculación con el mercado mundial a través de los principales puertos. Se trataba de un desarrollo focalizado en las áreas litorales, desinteresado de la integración de los mercados interiores, o pensando en ellos solo como receptores de las manufacturas europeas. El libre comercio y el privatismo serán su ideología real. El Estado era concebido sólo como garante jurídico–político del orden privatista.

35
35

U2 - Las Mujeres en la Historia

¿Cómo era la participación de las mujeres en las guerras civiles?

Las mujeres argentinas, principalmente las del interior, participaron activamente en las guerras civiles.

Una de ellas fue Eulalia Ares de Vildoza, catamarqueña, jefa de una insurrección que depuso al gobernador de Catamarca en 1862. “Eulalia fue a Santiago del Estero en busca de armas y al regreso convocó a sus amigas a una reunión en la que se convino atacar la sede del gobierno. Vestidas con ropas masculinas, el 18 de agosto de 1862 veintitrés mujeres tomaron el cuartel y, luego, apoyadas por la gente adicta, asaltaron la casa del gobernador, que se negaba a entregar el mando al nuevo funcionario electo, y lo hicieron huir de la provincia. En tanto se aproximaba Vildoza (su esposo) con las tropas, Eulalia se hizo cargo del gobierno, organizó un plebiscito y entregó el mando al elegido.”

Otro ejemplo lo da Victoria Romero, esposa y compañera de Ángel Vicente Peñaloza, general de la Nación y caudillo de la provincia de La Rioja enfrentado en la década de 1860 al gobierno de Bartolomé Mitre, lo acompañó en todas sus campañas militares. Fue una mujer de fuerte temperamento. Su figura se había hecho legendaria en los llanos riojanos, donde sus paisanos sentían por ella el mismo cariño y admiración que por el Chacho. El historiador Eduardo Gutiér- rez rememora:

“La esposa del Chacho venía con frecuencia al campamento y al combate a compar- tir con su marido y sus tropas los peligros y las vicisitudes. Entonces el entusiasmo de aquella buena gente llegaba a su último límite y sólo pensaban en protestar a la Chacha, como la llamaba, su lealtad hasta la muerte”.

Escribió José Hernández que en la batalla de El Manantial, Peñaloza

“Debió su vida al arrojo e intrepidez de su mujer, quien, viendo el peligro en que se hallaba, reúne unos cuantos soldados y poniéndose a su frente se precipita sobre los que atacaban a Peñaloza, con una decisión que habría honrado a cualquier guerre- ro”. En la acción recibió un feroz sablazo desde la frente hasta la boca. La tremenda cicatriz desfiguró el rostro de Victoria, que la disimulaba cubriéndose el rostro con un manto. Una copla popular así lo recuerda: “Doña Victoria Romero, / si usted quiere que le cuente, / se vino de Tucumán / con una herida en la frente”.

En 1852, después de Caseros, la docente y periodista Rosa Guerra lanzará el periódico “La Camelia”, realizado por mujeres. Desde sus páginas reclamarán “Libertad y no licencia; igualdad entre ambos sexos”.

36
36

U2 - Las Mujeres en la Historia

El periodismo y la literatura serán en este período una fuente de realización -en medio de las dificultades de la cultura instituida- para las mujeres. Juana Manuela Gorriti, Juana Manso y Eduarda Mansilla abrieron el camino para que a finales de siglo irrumpieran muchas más pro- tagonistas.

¿Cómo continúa la historia?

Los sectores populares no dejaron de resistir el camino de estructuración de la Nación encarado por las elites. En el caso del Río de la Plata, los más de 40 años de guerras civiles posteriores a la obtención de la independencia dan cuenta de la poderosa huella dejada en nuestra historia.

Agustín Cueva, en “El desarrollo del capitalismo en América Latina”, señala:

“A la postre todas las tendencias progresistas fueron derrotadas y la sociedad post in- dependentista se consolidó en la dirección reaccionaria… Aun así no es menos cierto que las masas no dejaron de estar presentes en el escenario de la lucha de clases a lo largo de todo el siglo XXI”.

Daniel Ezcurra, en “Taller Mujeres en la Historia. Historia de mujeres” – San Justo, Buenos Aires, señala:

“Jauretche analizaba las montoneras federales, porque la historiografía oficial decía

Sin embargo, don Arturo

Jauretche diría: Estamos hablando de la sociedad del siglo XIX: 1860, 1870, donde el Estado no se les representaba al pobrerío de muchas formas más que como policía

brava o ejército de línea

existían, donde el Estado no se manifestaba bajo ningún ropaje social, el caudillo era

el sindicato del gaucho. Era un igual, pero a la vez era uno que tenía lo mejor de lo de todos, porque los caudillos no eran de absoluta pobreza, tenían alguna espalda para prestar un dinero, para entregar unas ovejas, tenían algún nivel de educación y entendimiento, y a partir de esa espalda construían un imaginario común. Representaban los intereses de sí mismos y de los sectores populares.”

Entonces en ese momento donde los partidos políticos no

que los caudillos eran gauchos bárbaros y crueles

Los alzamientos de las montoneras federales se extenderán hasta 1870 y su derrota significará la imposibilidad de concretar con éxito durante el mismo siglo XIX, los ideales de soberanía e independencia.

Para finalizar esta etapa, destacamos

e independencia. Para finalizar esta etapa, destacamos En tanto el Estado, incipientemente, se consolidaba bajo la

En tanto el Estado, incipientemente, se consolidaba bajo la égida de las clases domi- nantes, también iba cristalizando en sus leyes y normas –como lo hacía con las ma- yorías populares derrotadas- la subordinación de la mujer.

37
37

U2 - Las Mujeres en la Historia

3. Argentina agroexportadora, 1870 a 1916

El proyecto del naciente imperialismo inglés impulsado por la burguesía terrateniente de la Pam- pa Húmeda en alianza con los comerciantes del puerto se impone definitivamente, dando paso al desarrollo de una Argentina deformada, construida a espaldas de América latina, con una clase dominante que mira con devoción lo que viene de afuera -particularmente de Europa-, y con des- precio (salvo las vacas y los granos) a lo que proviene del interior del país.

y los granos) a lo que proviene del interior del país. El criollo será utilizado para

El criollo será utilizado para extender la frontera agraria de la incipiente oligarquía pampeana, obligándolo a servir en la guerra contra el indio. Y allí también irán miles de mujeres: hacia 1875, de 10.000 habitantes de la “frontera” con el “desierto”, 4.000 serán mujeres.

De ellas, Manuel Prado dirá:

“Las mujeres de la tropa eran consideradas como fuerza efectiva de los cuerpos, se les daba racionamiento y, en cambio, se les imponían también obligaciones… Eran toda la alegría del campamento y el señuelo que contenía en gran parte las deser- ciones. Sin esas mujeres, la existencia hubiera sido imposible. Acaso las pobres impedían el desbande de los cuerpos.”

Pero como recordara un militar participante, Eduardo Ramayón, mientras duró la Campaña

“el gobierno las proveía de cierta porción del racionamiento que se asignaba al sol- dado, raciones modestísimas que más tarde, con la desaparición del indio, quedaron

Una vez que todo fue paz y fraternidad, porque habían

definitivamente suprimidas

terminado las guerras, la situación de las pocas sobrevivientes quedó completamente definida con la eliminación de las listas en que figuraban y su no - admisión en los

cuarteles”.

Los gobiernos oligárquicos liberales fueron consolidando el aparato del Estado, adoptando me- didas en relación con la Iglesia, implantando los cementerios laicos, el registro y el matrimonio civil; ampliaron las funciones del Parlamento y ciertas libertades individuales. Todo ello a costa de reforzar la condición dependiente de los países latinoamericanos al estimular la inversión de capital financiero extranjero y aumentar el monto de la deuda externa.

El propio avance de este modelo va generando desde sus entrañas el surgimiento de un conjunto de clases y sectores de clase. Dichos sectores, a la vez que van tomando conciencia de sus necesidades y posibilidades, se van juntando y agrupando en distintas expresiones políticas.

38
38

U2 - Las Mujeres en la Historia

De ese modo, en 1890, al calor de la profundización de la crisis económica, surge de la mano de Alem e Irigoyen un movimiento nacional que durante más de un cuarto de siglo va a producir distintos movimientos insurreccionales, culminando con la llegada al gobierno en 1916: el radi- calismo.

¿Cómo era la participación de las mujeres en la Argentina agroexportadora?

Eufrasia Cabral fue una de las mujeres que en esta etapa se destacó por ser una activa protago- nista de la revolución del ´90.

Desde Juana Manso, directora de la primera escuela mixta del país, las mujeres se destacaron en la tarea educativa que uniformizó y “nacionalizó”, bajo el influjo de las ideas dominantes, a la multitud de inmigrantes que compondrán la mayoría de la población activa. En 1882, en el marco del primer Congreso Pedagógico Sudamericano, la maestra Clementina Comte de Alió dirá:

“Si como es evidente, la base de la educación es la moral, si la mujer es la educacionista irremplazable de los tiernos años, la base primordial de la educación común es la morali- dad de la mujer…” Para ello hay que “evitarle la ociosidad y la miseria, y esto sólo puede intentarse por el trabajo”.

¿Cómo era considerada la mujer desde la mirada de la sociedad?

El crecimiento de las principales ciudades, de la burocracia ligada a la administración pública, de los servicios y los transportes que imperiosamente necesitaba el comercio de exportación, y aun de cierta industria, marcó la emergencia de sectores sociales ligados a las nuevas necesidades económicas: obreros, clases medias e incipientes empresarios industriales. Todo esto sumó nue- vos conflictos sociales , como la cuestión obrera y los planteos democratizadores de las clases medias.

También es cierto que las luchas sectoriales y focalizadas de las incipientes clases obreras se dieron en un marco de frecuente desconexión con las luchas de otros sectores oprimidos, y de anteriores lealtades, formas organizativas e identidades políticas.

Luis Vitale, en “La mitad invisible de la historia”, nos brinda la siguiente descripción sobre la condición de las mujeres:

“La mujer blanca, magnificada ideológicamente, ensalzada en su condición de madre y fiel esposa, estaba igualmente oprimida. Era mantenida en la ignorancia y margi- nada de la actividad productora y política. Considerada como propiedad privada del hombre y un ser inferior destinado a procrear hijos, como lo prescribía la poderosa Iglesia católica, estaba constreñida a las tareas hogareñas, que menoscababan el ejercicio social e individual de sus facultades creadoras.

39
39

U2 - Las Mujeres en la Historia

La mujer campesina siguió arrastrando una existencia miserable. Era empleada para amasar el pan en los latifundios y parcelas, hacer de comer en las haciendas, orde- ñar, elaborar manteca y remendar sacos, y, como es de suponer, percibía un salario inferior al de los hombres. A fines del siglo pasado, surgieron en la Argentina, Chile, Uruguay, México y Brasil las primeras mujeres proletarias en las fábricas textiles. En la Argentina, el Censo de 1869 registró en trabajo a 542.000 hombres y 361.000 mujeres. Las principales ocupaciones femeninas eran las siguientes: costureras: 98.398; hilanderas y tejedo- ras: 92.562; lavanderas: 29.176 y planchadoras 11.047. La mayoría de las mujeres trabajaba en el campo y en pequeños talleres artesanales. El salario de la mujer argentina en las fábricas era de unos dos pesos diarios, mien- tras que el salario del hombre superaba los cinco pesos. El periódico “El Obrero” co- mentaba en mayo de 1891: “Con la grande industria se ha generalizado el trabajo de

las mujeres en las fábricas y en los talleres, junto con el trabajo de los niños, porque en cantidad y calidad iguales, el trabajo de la mujer está menos retribuido que el del hombre. El desarrollo de la industria mecánica ha ensanchado la esfera estrecha en que la mujer estaba confinada, la ha liberado de las antiguas funciones domésticas

(

poniéndola al nivel del hombre ante la producción, pero sin permitir que escape de la dependencia masculina, ni admitiendo su emancipación como obrera, para igualarse socialmente con el hombre y para ser dueña de sí misma”.

)

Si, leíste bien “El salario de la mujer argentina en las fábricas era de unos dos pesos dia- rios, mientras que el salario del hombre superaba los cinco pesos.” Este es un dato que

habla por sí mismo

Te ofrecemos seguidamente más datos de la época:

El Censo de 1914 comprobó la existencia de las siguientes ocupaciones femeninas:

• costureras: 142.644

• lavanderas: 79.059

• modistas: 45.127

• tejedoras: 28.088

• cocineras: 49.200

• maestras: 21.961

• parteras: 2.140

• empleadas de comercio: 9.240

• telefonistas: 1.101

Para esta época habían surgido las primeras profesionales:

• médicas: 59

• abogadas: 6

• periodistas: 41 • profesoras secundarias: 1.502 40
• periodistas: 41
• profesoras secundarias: 1.502
40

U2 - Las Mujeres en la Historia

Seguimos por la siguiente etapa de nuestro recorrido

4. Argentina Pre Industrial, 1916 a 1930

En la década del 30´, la crisis del comercio mundial genera la sustitución de importaciones como política iniciada por la elite dominante. Al cerrarse las posibilidades del mercado internacional, producir bienes industriales para el mercado interno pasa a cobrar una importancia significativa. En esta etapa de la vida del país se da la paradoja de que las clases dominantes que habían adoptado como credo económico al liberalismo, se vuelven profundamente intervencionistas, utilizando el aparato del Estado para salvaguardar sus intereses.

Este primer momento de la sustitución es liderado por una alianza entre la oligarquía terratenien- te, la gran burguesía industrial (en su mayoría extranjera) y el capital extranjero.

En la década del 30`, la demanda de participación económica de las mayorías choca contra el modelo de acumulación de la alianza dominante y con la carencia de representación política de esa demanda. El autoritarismo político y el fraude serán las respuestas de la clase dominante.

¿Cómo era la participación de las mujeres en la Argentina Pre Industrial?

Durante las dos primeras décadas del presente siglo, la mayoría de las mujeres siguió trabajando en las explotaciones de tipo familiar y en las pequeñas empresas artesanales. Las modistas y costureras realizaban trabajo a domicilio, encargado por las incipientes fábricas textiles.

Las mujeres anarquistas y socialistas promovieron las primeras organizaciones de mujeres: la Unión Gremial Femenina, integrada básicamente por trabajadoras, el Centro Socialista Fe- menino y el Consejo Nacional de Mujeres.

Un paso de organización más autónoma fue la Unión Feminista Nacional (1918), cuyos objeti- vos eran la emancipación civil y política de la mujer, la elevación de su nivel cultural y el derecho a percibir igual salario que el hombre por el mismo trabajo. Luego, se creó la Liga de los Dere- chos de la Mujer, presidida en 1922 por Julieta Lanteri Renshaw, quien diría en una de sus cartas:

“arden fogatas de emancipación femenina, venciendo rancios prejuicios y dejando de im- plorar sus derechos. Estos no se mendigan, se conquistan”.

¿Cómo era considerada la mujer desde la mirada de la sociedad?

El manejo del Estado permitió a la elite dictar leyes, imponer una política educacional y difundir una ideología que retroalimentó la subordinación de la mujer. Basta una lectura de los decretos sobre el matrimonio, la familia, la herencia, la llamada patria potestad, la educación, etc., para darse cuenta de que este Estado institucionalizó la opresión femenina y reafirmó el patriar- cado.

41
41

U2 - Las Mujeres en la Historia

En efecto, el Estado, más allá de su pregonado anti–intervencionismo, en la práctica ejercía una fuerte injerencia no sólo en la economía sino también en la legislación sobre la condición de la mujer.

Veamos algunos ejemplos al respecto:

• Un Estado que reglamentaba tanto la vida cotidiana como las leyes sobre régimen del traba-

jo, salarios, sistema monetario, transporte y telecomunicaciones. De no haber mediado el aval

del Estado, las casas extranjeras no hubieran concedido los préstamos en que se embarcaron nuestros países en esta etapa.

• Un Estado con menos margen de negociación ante las metrópolis a medida que se acen-

tuaban las relaciones de dependencia, pero cada vez más férreo en el control de la sociedad

civil.

• Un Estado fuerte en lo interno pero débil ante las potencias extranjeras, sumiso ante las exi- gencias de la City de Londres, pero capaz de refrendar las conductas más aberrantes sobre la mujer.

En esa época también, las mujeres consolidan nuevas luchas

La lucha por el voto femenino

Veamos de qué se trata.

Desde 1853 los sistemas electorales argentinos han ido evolucionando. Si bien entraron en vigencia en el país diversas leyes, era frecuente el fraude electoral. En 1912 se sancionó una nueva Ley Electoral, usualmente llamada Ley Saenz Peña, la cual instauró el sufragio universal masculino, secreto y obligatorio, incrementando notablemente, luego de algunos años, el número de votantes. Sin embargo, un sector importante de la población argentina, quedaba excluido del ejercicio de estos derechos: las mujeres, que sufrieron durante largo tiempo una injusta poster- gación en el ejercicio de los derechos cívicos.

Desde 1862 se venía luchando por el voto femenino a nivel municipal. En 1914, las mujeres votaron en algunos municipios.

En 1928 se obtuvo el derecho al voto en San Juan, siendo elegida en 1934 por primera vez una mujer: Emar Acosta, abogada, fundadora de la Asociación de la Cultura Cívica de la Mujer Sanjuanina.

Esta conquista provincial venía siendo planteada en Buenos Aires por Alicia Moreau de Justo a través de la Unión Feminista Nacional y por Elvira Rawson de Dellepiane, presidenta del Co- mité de Derechos de la Mujer, quienes plantearon confeccionar de hecho un padrón femenino y practicaron un simulacro de votación.

42
42

U2 - Las Mujeres en la Historia

Los carteles de propaganda decían: “Para luchar contra los malos impuestos, las mujeres recla- man el derecho al voto. Para destruir la barbarie del prejuicio del sexo, las mujeres reclaman el ”

derecho al voto

La organización del Partido Feminista Nacional en 1919, inspirado por Alfonsina Storni y Julieta Lanteri, aceleró la lucha por el derecho al voto. Justamente, dicho partido presentó a la doctora Lanteri como candidata a las elecciones de marzo de 1920.

El movimiento feminista pierde transitoriamente fuerzas en la década de 1920, pero resurge en el decenio siguiente.

El 3 de octubre de 1930 Alicia Moreau manifestaba en el Círculo Universitario:

“No parece necesario demostrar hoy que la mujer tiene derecho a intervenir en políti-

ca (

un aspecto del progreso humano (

condición de esclava a la de ciudadana, de sierva del varón a la de compañera. Nada

puede contener este movimiento. Los que se oponen a él caerán y los que lo miran con indiferencia serán arrastrados.”

Asciende la personalidad de la mujer de la

El movimiento de emancipación de la mujer no es un fenómeno aislado sino

)

)

La lucha por la Ley de Divorcio

En 1901 el diputado Carlos Olivera replanteó el proyecto de ley de divorcio que se había presen- tado en 1888.

Al respecto, el historiador Ricardo Rodríguez Molas anota:

“Debemos resaltar la defensa que hace de los derechos de la mujer. Es tal vez, a nuestro entender, una de las partes más destacadas de la exposición. En primer lugar alude a que el Código Penal contiene la teoría de que el hombre puede ser adúltero y la mujer no. La mujer sorprendida o comprobada de adulterio en cualquier forma tiene prisión de uno a tres años”.

En 1922 fue presentado otro proyecto por los diputados socialistas Juan B. Justo, Nicolás Repet- to y Enrique Dickmann, pero lo bloqueó el presidente Hipólito Yrigoyen, debido a las fuertes presiones de la Iglesia.

43
43

U2 - Las Mujeres en la Historia

Luego

la historia continúa así:

5. País industrial, 1930 a 1955

Durante la Década Infame, iniciada con el golpe militar de Uriburu y continuada con los gobiernos conservadores que se apropiaron del gobierno a través de un sistemático fraude electoral, se cortó abruptamente el desarrollo del pensamiento avanzado expresado en las obras de Alejandro Korn, Manuel Ugarte, Evaristo Carriego, Roberto Arlt y especialmente de mujeres como Juana Rouco y Carolina Muzzili, Julieta Lanteri o Alicia Moreau.

Ya antes de 1940 existe en la industria una importante diferenciación. El 4 % de las firmas pro- duce 52% de lo producido por la industria con el 61% de la mano de obra, mientras que un gran conglomerado de pequeñas y medianas empresas (más del 90%) produce el 48% del producto ocupando el 39% de la mano de obra. Su debilidad le impide encontrar un canal de expresión política que impulse un proyecto de in- dustrialización nacional. El ejército será ese portavoz.

Al acercarse el fin de la guerra (1944-45) y con ella disminuir la posibilidad de sustituir impor- taciones, la industria nacional percibe sus escasas posibilidades de enfrentarse a la industria monopólica extranjera, por lo que coincidirá con la clase obrera en la necesidad de elevar los salarios y ampliar el mercado interno para alejar la recesión. Esta es la base de la alianza de clases del peronismo.

Un amplio espectro de clases y sectores de clase, que viene creciendo al calor del proceso de sustitución de importaciones desarrollado desde la década del treinta, está dispuesto a tomar en sus manos la construcción de un nuevo país, tajantemente diferenciado del modelo conservador predominante desde la generación del ochenta.

Hay un empresariado de capital nacional que busca crecer sobre el mercado interno y que por lo tanto se orienta hacia una política redistributiva, un sector de las Fuerzas Armadas compe- netrado con ideas nacionales, una clase obrera en desarrollo a partir del proceso de industriali- zación que va incorporando a miles y miles de criollos expulsados del campo. Con la conducción del Coronel Perón el frente toma la forma de un nuevo movimiento, que rompe con los partidos tradicionales en franco proceso de descomposición, en la medida que eran sostenedores de un modelo estancado desde hacía más de una década.

El Movimiento Peronista pasa a ser la expresión de los sectores más dinámicos de la sociedad:

el empresariado nacional y la clase trabajadora. Confrontan con los intereses de la oligarquía terrateniente y los de las potencias mundiales (EE.UU. e Inglaterra), beneficiarios directos del modelo conservador. Intenta un proyecto de capitalismo autónomo, con una acelerada industria- lización y estatización que se realiza con recursos provenientes de recortes a los ingresos de la oligarquía y a los beneficios de los monopolios extranjeros, que son trasladados hacia el mer- cado interno a través de una política redistributiva.

44
44

U2 - Las Mujeres en la Historia

Algunas de las herramientas de esa política: el Estatuto del Peón de Campo (l944), la Ley de Pro- tección a la Maternidad (l944), la creación de Administración General de la Vivienda (mayo l945), el Instituto Nacional de las Remuneraciones (diciembre l945) y en general entre l943 y principios de l946: la creación de Tribunales de Trabajo, decreto de jubilaciones, decreto de asociaciones profesionales, regulación del aprendizaje profesional de los menores, prevención de accidentes laborales, mejoras al servicio doméstico y a los trabajadores a domicilio, intangibilidad del sala- rio, decreto 33.302/45 (vacaciones pagadas, generalización de las indemnizaciones por despido, aumento general de salarios) serán, en el mundo del trabajo.

¿Cómo era la participación de las mujeres en la etapa del País Industrial?

Al amparo de las Fuerzas Armadas y de los gobiernos conservadores, la Iglesia Católica retomó el control ideológico y cultural que había perdido. El “integrismo” nacionalista—católico—conser- vador provocó con sus concepciones y sus prácticas un momentáneo retroceso del movimiento feminista.

Las mujeres peronistas, sin ser estrictamente feministas, ejercieron un protagonismo social que logró sacar a muchas mujeres del ámbito doméstico, incorporándose a la lucha por sus reivindi- caciones como mujeres y como madres, además de las gremiales y políticas.

Elemento que queda registrado en la memoria histórica de la población femenina. Eva Perón será el símbolo máximo de esta etapa:

“El mundo capitalista ha hecho y hace mucha caridad… Pero es que el capi- talismo y la justicia social no casan. Semejante aceptación entrañaría una in- juria, una injuria cruel al pobre. La injuria que denuncia la conocida rima: Con caridad sin igual / el señor Don Juan de Robres / hizo este gran hospital / mas, primero, hizo a los pobres. A mí me parece tesis incuestionable, que quien pro- fesa podrá practicar caridad (remediando la pobreza de los pobres), pero no podrá practicar la justicia social (remediando a los pobres de su pobreza).”

El Padre Hernán Benítez, en “No tenemos que llorar”, señala:

“Quien ame a los pobres de verdad y de verdad quiera redimirlos de su condición de pobres, será revolucionario social de alma. Eva fue fiel a su pueblo. Fiel porque amó al pobre y fiel porque condenó al rico, no por rico sino por enemigo del pobre. He aquí el secreto de por qué la acompañó siempre el amor de los pobres y el odio de los ricos.”

45
45

U2 - Las Mujeres en la Historia

¿Cómo era considerada la mujer desde la mirada de la sociedad?

El desarrollo de la industria liviana, acelerado a partir de la década 1930-40, exigió una mayor demanda de mano de obra femenina. Estas fábricas - textiles y alimentación, en particular - re- querían personal llamado “no especializado”, con el fin de pagar salarios más bajos. Según el censo de 1947, en el sector secundario (industria, especialmente) trabajaban 408.087 mujeres y 1.387.167 hombres. En el sector terciario (comercio, comunicaciones, etc.) trabajaban 115.633 mujeres y 1.901.245 hombres.

etc.) trabajaban 115.633 mujeres y 1.901.245 hombres. En las décadas del 40, 50 hasta inicios de

En las décadas del 40, 50 hasta inicios de los 60´ , el tema de la integración a una sociedad en crecimiento pasa a ser el elemento prioritario en todos los sectores so-

ciales, y entre ellos en las mujeres.

mujer del período: incorporación a la vida urbana y cívica, a las profesiones, como

estudiante, etc. Pero esa integración se produce sobre moldes que implican, de alguna manera, una aceptación de la desigualdad de género.

Este rasgo aparece en toda la actividad de la

En los años del peronismo la participación de la mujer en distintos planos de la vida nacional se hace muy activa, pero manteniéndose en algún grado la visión tradicional sobre su rol. Ejemplo de ello es la escasa autonomía de la Rama Femenina del Justicialismo para impulsar reivindica- ciones específicas de la mujer.

¿Cómo continúa la lucha de las mujeres por el voto femenino?

En esta época adquiere notoriedad la Unión de Mujeres Argentinas (UMA), orientada por María Rosa Oliver y Susana Largufa, por su crítica a los parlamentarios que se negaban a otorgar los derechos cívicos a la mujer en los debates de los 10 años transcurridos entre 1932 y 1942.

El desplazamiento de la oligarquía vacuna por el movimiento liderado por Juan Perón replantea la participación política de la mujer, encarnada en Eva Duarte, quien con su encendida oratoria y su acción logra ganar para su causa a los sectores más oprimidos del país.

ganar para su causa a los sectores más oprimidos del país. En 1947 es aprobado el

En 1947 es aprobado el voto femenino, (con la oposición de todos los sectores

que años antes impulsaban esa reivindicación). 24 diputadas y senadoras.

En 1951, el peronismo eligió

De este modo la participación de las mujeres en la vida política de nuestro país pasa a ser un derecho y, a su vez, una obligación cívica.

46
46

U2 - Las Mujeres en la Historia

¿Cómo continúa la lucha de las mujeres por la Ley de Divorcio?

Luego de los intentos de principios de siglo, solo en 1954 fue aprobado el proyecto, a proposición del presidente Juan Domingo Perón.

El Papa excomulgó entonces a varios parlamentarios peronistas. No obstante, en marzo de 1955 se dictó en La Plata el primer fallo a favor del divorcio.

Sin embargo, derrocado Perón, el gobierno militar derogó la ley de divorcio el 13 de noviembre de 1955.

La lucha continuaba

Te recordamos recurrir a la “Parte 3 - Biografías”, para profundizar en la vida de las Mu- jeres que escribieron nuestra historia.

Pasemos ahora a la siguiente etapa.

6. Autoritarismo y Utopía, 1955 a 1976

La caída violenta del peronismo a manos de la Revolución Libertadora (1955) fue el inicio de una etapa de la vida del país donde las clases dominantes buscaron instaurar, en alianza estrecha con el capital financiero, un proyecto acorde a sus intereses. Mientras los sectores populares de- sarrollarán una fuerte resistencia social y política que ira radicalizándose al calor del crecimiento de la conflictividad, acompañando una tendencia inaugurada con el triunfo de la revolución cu- bana en 1959.

En mayo de 1969 se hicieron visibles los síntomas de un descontento que venía creciendo entre distintos sectores de la población debido al cierre de los canales de participación política y a la política educativa, social y económica del gobierno.

La dictadura instalada en junio de 1966 personificada en el general Juan Carlos Onganía era la avanzada del intento de resolver la crisis política y económica del país en beneficio de los secto- res concentrados (planificada ya desde ese entonces por el capital transnacional y la oligarquía nativa), tarea que no podrá ser concluida a raíz de la resistencia popular.

El Cordobazo (29 de mayo de 1969) fue el principio del fin de ese gobierno militar puesto a la de- fensiva por la rebelión de trabajadores y estudiantes. Ya para ese entonces a las movilizaciones y a las luchas antidictatoriales se les había agregado la irrupción de la lucha armada protagonizada por aún incipientes organizaciones revolucionarias. La resistencia se fue transformando en ofen- siva popular y el símbolo de ello fue la vuelta de la democracia y de la identidad mayoritaria al gobierno en 1973.

47
47

U2 - Las Mujeres en la Historia

Las clases dominantes contemplaron el riesgo de profundización de ese estado de cosas si in- sistían en continuar con su proyecto dictatorial en los marcos de un desprestigio cada vez más marcado. Optaron entonces por replegarse ante el avance popular, buscando mayor consenso para la implementación de su proyecto retrógrado; algo que materializarían algunos años más tarde, un nefasto 24 de marzo de 1976.

¿Cómo era considerada la mujer desde la mirada de la sociedad?

Como mencionamos anteriormente, en las décadas del 40, 50 hasta inicios de los 60´ se produce la integración de las mujeres en distintos planos socioculturales. Sin embargo, se trata de una integración subordinada, legitimada por la propia acción de las mujeres.

El creciente papel que juega el Estado en la educación y otras áreas de la sociedad civil y la ex- pansión de los medios de comunicación de masas, transmiten la ideología patriarcal de la clase dominante; complementando el estancamiento del movimiento feminista ocurrido entre 1940 y

1970.

Asimismo, es necesario considerar en las tres décadas mencionadas el ascenso de las orga- nizaciones sindicales y territoriales que logran canalizar mucho de la participación de las traba- jadoras y empleadas más activas. Las militantes de los movimientos sociales y políticos tuvieron, pues, más espacios para realizarse como actores político sociales, pero al mismo tiempo se achicaron sus fronteras propias para la creación de grupos autónomos de mujeres.

Es importante en este punto, insistir en la distinción entre movimiento feminista y pro- tagonismo social de la mujer. Te explicamos esta distinción a continuación.

Mientras el feminismo se estanca durante las décadas del 40 al 70, la participación de las mujeres en lo social y político aumenta significativamente, como nunca antes en la historia de América Latina.

Este fenómeno -que tiene su base en la incorporación de la mujer al trabajo llamado productivo- constituirá la base esencial para lo que se avecinaría.

Durante las décadas de 1960 y 1970 emergió un nuevo movimiento feminista que hizo impor- tantes contribuciones teóricas y difundió las ideas de emancipación de la mujer a través de nu- merosas publicaciones.

De 1970 a 1980 se gestan grupos que teorizan y van configurando una mirada abarcativa de

la emancipación de la mujer, combinando acciones por el derecho al aborto y al divorcio, por el

reconocimiento de los hijos llamados ilegítimos, por la patria potestad, la denuncia pública de la

violación, los golpes y el maltrato machista, por el libre uso del cuerpo y contra la discriminación

a la homosexualidad y al lesbianismo, por un mayor conocimiento de la sexualidad femenina y
a la homosexualidad y al lesbianismo, por un mayor conocimiento de la sexualidad femenina y
una relación sin prejuicios con el cuerpo tendiente a mejorar su auto imagen.
58

U2 - Las Mujeres en la Historia

Se cuestiona el autoritarismo tanto del Estado como de los partidos y la educación. Comienza un rescate del pasado de luchas de la mujer con el fin de reconocerse en su propia historia, de “a- propiarse” a través de la memoria histórica de las diversas modalidades de la opresión, probando que el feminismo tiene un basamento que viene desde el fondo de la historia.

Al igual que otros movimientos sociales -como el del proletariado que a principios del siglo XIX destruía las máquinas (luddistas)- algunas feministas de los años 70 cayeron en una variante de “infantilismo” al emprender una campaña antihombre, que fue hábilmente utilizada por la burgue- sía y los partidos para desprestigiar al movimiento, inclusive ante las propias mujeres, muchas de las cuales respaldaron demandas concretas, como el aborto y el divorcio levantadas por los grupos feministas, pero criticaron la orientación antihombre por entender que reemplazaba la lucha de clases por la lucha entre sexos.

Este “infantilismo”, propio de todo movimiento que nace a la vida social con la fuerza de la ver- dad y la justicia, aisló en parte a los grupos autónomos aunque los reafirmó en su identidad y su programa estratégico por un nuevo tipo de sociedad alternativa.

Para ampliar este panorama de la época, sería interesante que te juntes a conversar con personas que la hayan vivido y que les preguntes acerca de su visión de la condición de las mujeres, la historia de Evita, el movimiento feminista y cómo se fue transformando nuestra sociedad

De ese modo compartirán sus anécdotas y sus experiencias y te ayudarán a comprender nuestro relato

¿Vamos a la etapa siguiente?

7. De la dictadura al neoliberalismo, 1976 a 2001

En 1976 las clases dominantes imponen a través del terror el abandono definitivo del modelo fundado en el desarrollo industrial y el mercado interno, reemplazándolo por uno sostenido en la valorización financiera y la transferencia de recursos al exterior.

La apertura financiera y la apertura comercial serán las palancas de la desindustrialización y la extranjerización del aparato productivo (en 20 años el sector industrial perdió la cuarta parte de sus establecimientos y un tercio de la mano de obra).

El Estado en manos de una minoría hizo posible la estatización de la deuda de los grandes grupos económicos, a la vez que garantizaba la entrada de capital vía deuda externa que esos mismos grupos tomaban y fugaban al exterior después de invertirlos en la “timba financiera”.

49
49

U2 - Las Mujeres en la Historia

El ciclo comenzado en el 76´: Dictadura. Derrota. Des-acumulación, significó una transfor- mación estructural de la sociedad argentina empujada por los sectores más concentrados con un objetivo transparente: revitalizar sus ganancias.

Para ello era necesario un pre-requisito fundamental: disciplinar a los sectores populares (en especial a los trabajadores) para que se sometieran a la nueva lógica de acumulación. De allí el genocidio. Es decir, la desaparición de 30 mil argentinos no fue producto de la perversidad de los militares sino que, en todo caso, esa perversidad fue orquestada detrás de una necesidad económica de las clases dominantes.

En 1974 los hogares por debajo de la línea de la pobreza eran el 4% del total.

En 1992 eran el 20%. Los obreros industriales eran 1.114.000 en 1974.

En 1985, luego de que la población casi se duplicara, llegaban a 995.000.

En estos datos estadísticos puede medirse la profundidad del cambio que significó pasar de la valorización industrial a la financiera.

En lo que respecta al movimiento de mujeres, cuando éste estaba en los inicios de una frase as- cendente fue cortado abruptamente, al igual que los demás sectores populares, por la dictadura militar de 1976.

Durante el oscurantismo militar se acentuó el curso reaccionario en relación con la mujer que había inaugurado otra mujer, Isabel Perón, cuyo gobierno prohibió el libre uso de anticoncepti- vos y vetó la ley de Patria Potestad Compartida.

El modelo neoliberal fue aplicado, en nuestro país, por el gobierno de Carlos Menem (1989- 1999). Fueron tres los ejes básicos: la desregulación total de la economía, las privatizaciones de las empresas públicas y la liberalización del comercio internacional.

A partir de diciembre de 2001, el gobierno perdió el consenso de la población. El régimen político

empezó a ser fuertemente cuestionado.

¿Cómo era considerada la mujer desde la mirada de la sociedad?

La ideología de la dictadura militar insistió entonces en que la excesiva politización del período anterior había provenido de un descuido en “el reducto que garantizaba el orden”. Así, la familia ‘célula básica de la sociedad’ se convierte en el refugio que hay que recuperar para no volver a caer nuevamente en el peligro de la disgregación y la subversión. Naturalmente, ese retorno a la familia refuerza más y más la posición subordinada de la mujer, a quien se interpela como madre

y como esposa, y que debe constituirse en custodio del orden familiar. 50
y como esposa, y que debe constituirse en custodio del orden familiar.
50

U2 - Las Mujeres en la Historia

No solo custodio sino también policía, como lo mostraban las propagandas que instaban sin ningún pudor a los padres a ejercer sobre los jóvenes una clara tarea de vigilancia. Una variante local de las ‘Tres K’ alemanas se sugirió como la única meta legítima de las mujeres acosadas por el hambre, la injusticia, el miedo y la represión. Kinder, Kucher, Kirsche (niños, cocina, igle- sia) hubiese sido un buen lema para definir qué comportamiento esperaba la dictadura de las mujeres.

¿Cómo era la participación de las mujeres en la Dictadura y el Neoliberalismo?

En la resistencia a la dictadura las mujeres jugaron un papel fundamental Las Madres de Plaza de Mayo, por ejemplo, son símbolo de la lucha por los derechos humanos. Las Madres denun- ciaron valientemente el terror militar y reivindicaron la lucha de sus hijos.

Hebe de Bonafini, en un Reportaje para “Eva Perón Hoy” ( http://www.dialogica.com.ar/unr/ postitulo/medialab/archives/2006_05.php), manifestó:

“Nosotras nunca separamos los sentimientos de la tarea política. La bronca, el llanto y el amor por los seres humanos es la pasión que nos alimenta para seguir adelante… Claro que la acción política de las mujeres en Argentina y Latinoamérica recién se está empezando a conocer, no porque no se haya luchado, sino porque recién esas luchas se están dando a publicidad… Cuando comenzamos no nos dábamos cuenta de que nos movíamos en política. Sentía- mos que estábamos en un medio hostil, y creíamos que la hostilidad era parte

de la represión de la dictadura, pero nos dimos cuenta, cuando vinieron go- biernos constitucionales, que la hostilidad era también contra las mujeres. En la Argentina las mujeres que hacen política tienen que hacer mucha más fuerza

y sufren más presiones… No es cierto que en este país nada se pueda cambiar;

hay que crear nuevas organizaciones; no importa de qué partido venga cada uno si tenemos los mismos ideales. No hay que esperar que un partido venga

a señalarnos lo que hay que hacer. La peor esperanza es la de esperar sentado que te den todo”.

También son de destacar las mujeres de los barrios, que se movilizaron contra la dictadura espe- cialmente en 1982. La crónica de estas protestas, conocidas también como ‘vecinazos’, registra una importante participación femenina: juntas o comisiones de amas de casa convocan o adhie- ren a las concentraciones:

• En San Martín, representantes de la Unión de Mujeres Argentinas (UMA) y del Movimiento Amas de Casa del país participan en las conversaciones con las autoridades municipales.

• A comienzos de 1983, una comisión de amas de casa y la UMA apoyaron manifestaciones generadas por el aumento de la tasa impositiva y las tarifas de los servicios públicos (

) 51
)
51

U2 - Las Mujeres en la Historia

• En septiembre de 1983 el Movimiento de Amas de Casa de Tucumán realizó un apagón de 15 minutos como modo de exteriorizar su queja por el encarecimiento vertiginoso del costo de vida.

queja por el encarecimiento vertiginoso del costo de vida. En el año 1984 nacieron los Encuentros

En el año 1984 nacieron los Encuentros Nacionales de Mujeres, un importante ámbito de debate acerca de la situación de la mujer y de cómo luchar contra la desigualdad de género.

En el año 1985 las mujeres obtienen la Patria Potestad compartida, a partir de un proyecto pre- sentado por la diputada Florentina Gómez Miranda.

En 1991 se sanciona la Ley 24.012, llamada ley de cupo femenino, estableciendo un cupo míni- mo de 30% de mujeres en cargos espectables con posibilidad de resultar electos.

Adjuntamos la Ley 24.012 y Decreto Reglamentario 379/93, en la última parte de este mate- rial: “Parte 4 - Legislación”.

En el año 1996 se sanciona la Ley 24.417 contra la violencia familiar que excluye de la casa a la persona maltratadora.

Adjuntamos la ley en la Unidad 4: Mujeres libres de violencia.

Ya en el año 2000 el decreto 1246 otorga a las mujeres el 50% del cupo electoral en forma obli- gatoria, instituyendo la incorporación efectiva de candidatas mujeres al Senado de la Nación.

Antes de pasar a la última etapa, veamos ¿Cómo continuó la lucha de las mujeres por la Ley de Divorcio?

Como mencionamos anteriormente, el gobierno militar derogó la ley de divorcio en el año 1955.

Recién a principios de 1986, bajo el gobierno de Raúl Alfonsín, fue presentado un proyecto de Divorcio Vincular, que fue aprobado en junio de 1987 a pesar de la presión ejercida por la Iglesia católica en manifestaciones que resultaron menos multitudinarias de lo que esperaba.

8. Mujeres hoy, 2001 á 2007

Las profundas transformaciones operadas en nuestra sociedad desde el establecimiento he- gemónico del neoliberalismo, generaron el retiro e instalaron la estructuralidad de la desocupa- ción.

52
52

U2 - Las Mujeres en la Historia

Esta situación trajo como consecuencia:

• millones de personas privadas del acceso al empleo,

• millones de personas privadas de la vía de resolución de sus condiciones elementales de supervivencia,

• millones de personas privadas del ejercicio de sus derechos ciudadanos.

La búsqueda de soluciones concretas y urgentes generó nuevas formas de organización social. Las familias completas se integraron a estas experiencias, alimentando procesos organizativos, intentando sustituir al Estado ausente.

En el país de la industria, la desocupación alcanzó altísimos porcentajes. El modelo neoliberal fragmentó fuertemente nuestra sociedad y cambió hábitos y elementos que hacían a la cultura tradicional argentina.

Prueba de ello son:

• La imposibilidad de cada familia de resolver individualmente las cuestiones primarias como

la comida, la vivienda, la salud, la educación básica, etc., en el caso de los sectores más postergados.

• La imposibilidad de cada familia de retener a sus hijos en el país y brindarles un futuro de desarrollo laboral y profesional, en los casos de los sectores de la clase media.

Esta transformación de la sociedad hizo que las cuestiones que antes eran parte de lo doméstico o privado, se transformaran en una de las principales preocupaciones sociales.

¿Cómo es la participación de las mujeres hoy?

En la base de este fenómeno social las mujeres se incorporaron y se comprometieron activa- mente: participando, decidiendo, organizando.

A partir de diciembre de 2001, luego de los hechos reconocidos como “El cacerolazo”, las mu- jeres aparecieron una vez más en la escena social y política como actrices protagónicas en el escenario de la resistencia.

Las mujeres serán el componente principal de los movimientos de piqueteros y desocupados (nuevo actor social producto de la crisis neoliberal).

En efecto, en la medida que el hombre fue perdiendo el empleo y con ello el rol tradicional de sos- tén del hogar; fue entonces cuando muchas esposas, novias, compañeras, salieron a hacerse cargo del mantenimiento de las familias.

53
53

U2 - Las Mujeres en la Historia

A su vez, estas mujeres decidieron no quedarse con los brazos cruzados y tomaron las calles, con el firme propósito de luchar por sus derechos.

También fueron las mujeres quienes, en cada barrio:

• Convocaron a las asambleas populares, una nueva forma de democracia directa.

• Estuvieron al frente de los nodos de trueque, como intento de economía solidaria o popu- lar.

• Se organizaron, en el ámbito rural, para parar los remates de los campos de los pequeños propietarios.

¿Tenés memoria de estos acontecimientos? ¿Te tocó en carne propia ser protagonista de esta parte de nuestra historia?

La memoria personal y colectiva se nutre de innumerables hechos que van escribiendo nues- tra historia. Algunos hechos serán celebrados como acontecimientos fecundos; otros, aunque generen dolor y tristeza, no deben ser silenciados. Debemos recordar el pasado, para tener la posibilidad de construir sabiamente el presente.

Muchos años de lucha han demostrado que aún subsisten egoísmos y residuos fuertemente arraigados y propios del sistema social que deben ser desterrados si queremos de verdad una sociedad libre y justa. Desde la vasta red de organiza- ciones sociales, políticas y estatales que nutren y sustentan las luchas populares, se debe trabajar en forma consciente y sin desmayo en el destierro de todas las prácticas discriminatorias que en forma invisible se reproducen en su seno, y cuya principal limitación y obstáculo afecta al conjunto.tener la posibilidad de construir sabiamente el presente. En síntesis, ante la crisis extrema, cierres de

En síntesis, ante la crisis extrema, cierres de fábrica, pérdida del empleo, fueron las mujeres las que tuvieron que tomar en sus manos la subsistencia familiar. Dieron respuestas a los problemas generados por la ausencia del Estado, ya sea en lo referente a la supervivencia concreta, como en lo relativo al futuro de los hijos e hijas, propios y ajenos.

Es por eso que se produjo una importante participación femenina en los comedores, roperos comunitarios, asambleas barriales, trueque, etc.

Es aquí donde se plantea con toda crudeza la contradicción entre un creciente protagonismo de las mujeres en la resolución de las problemáticas que hacen a la supervivencia de ellas mismas y de sus familias y la losa cultural del con- junto de la sociedad que les sigue reservando un lugar secundario en la vida - junto de la sociedad que les sigue reservando un lugar secundario en la vida pública.

54
54

U2 - Las Mujeres en la Historia

Este mar de fondo atravesó el conjunto de las organizaciones sociales y políticas. Esta pro- blemática tiene hoy dinámica propia, y solo puede ser enfrentada si sus protagonistas la toman en sus manos y defienden sus derechos integrándose activamente a la reconstrucción del Es- tado y de nuestra Patria.

Cuando hablamos de una política concreta para las mujeres, nos referimos a:

• Contemplar planes de desarrollo precisos, para lograr su incorporación en todos los ámbitos de participación y de toma de decisiones y no solo en las áreas operativas.

• Contemplar planes que no se despeguen de nuestra política social,

cuenta las realidades específicas locales para potenciar su desarrollo.

sino que tengan en

• Contemplar planes que eleven su participación y el conocimiento de sus propios derechos, para que efectivamente puedan ser parte en la elaboración, ejecución y monitoreo de las políticas públicas.

Debemos dotar a las políticas sociales de una mirada que no solo incorpore a las mujeres, sino que rompa con las pautas culturales que les otorgan un lugar de desigualdad; que se manifiesta, por ejemplo: en la violencia de género, menor salario por igual trabajo, trabajo doméstico no compartido, embarazos no deseados, embarazos adolescentes, etc.

Resulta esencial, para alcanzar ese objetivo, que todas y todos conozcan los derechos políticos y sociales de las mujeres para difundirlos, ejercerlos en total libertad y ser parte de la transfor- mación que experimenta nuestra sociedad. Convirtiéndose, de ese modo, en verdaderas pro- tagonistas de este capítulo, al que todavía le queda mucho por escribir

A continuación y a modo de cierre, transcribimos las palabras del Sr. Presidente Néstor Kirchner, correspondientes a su discurso pronunciado el 8 de marzo de 2006.

Mensaje Presidencial a las Mujeres Argentinas

Argentina viene dando pasos fundamentales para construir el país que merecemos como pueblo y como Nación. Hoy queremos reconocer especialmente a todas las mujeres que desde los ámbitos más diversos han sostenido el tejido social de nuestra patria: con su solidaridad, trabajo cotidiano, comunitario, desde sus lugares en las familias, en los comedores escolares o comunitarios, en sus empleos, con su profesionalismo, en los movimien- tos sociales, en los emprendimientos productivos, en la ciudad, en el campo, en los estrados universitarios, en la militancia política y social que lucha por la equidad y la justicia social. Sin olvidar, por supuesto a las abuelas y madres de plaza de mayo, a las madres del dolor, a todas aquellas que nunca bajan los brazos, que sostienen viva la esperanza.

55
55

U2 - Las Mujeres en la Historia

Las mujeres, conscientes de la hora histórica que les tocó vivir, han aportado a una transformación que debe incluir el ejercicio pleno de los derechos de equidad. Esta meta, es todavía una asignatura pendiente. Desde el Estado hemos avanzado en muchos terrenos. En leyes como la salud sexual y procreación responsable, y la de parto humanizado, en programas sociales que son el punto de partida necesario para garantizar a miles de mujeres el pleno ejercicio de su ciudadanía, en la incorpo- ración femenina a la Corte Suprema de Justicia y los ministerios del Poder Ejecutivo Nacional, espacios de decisión nunca antes confiados a una mujer. También nos hemos comprometido como país en que la igualdad entre mujeres y varones sea tenida en cuenta en todas las metas de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Pero, no alcanza. Lo sabemos. Por eso, cuanto antes debemos liberar el formidable potencial creativo y productivo de las mujeres, que hoy se ve limitado, entre otras causas, por tener que asumir en soledad las tareas del hogar, aún trabajando afuera a la par del varón. Equidad, no privilegios, es la cuestión. Se trata de compartir responsabilidades y derechos. De pensar que lo que no menoscaba a la mujer, tampoco menoscaba al hombre. De proponer un cambio cultural, para sentar las bases de una sociedad justa, iguali- taria e integrada. Una sociedad en la que no sea el sexo lo que determine nuestro destino como personas y en la que la igualdad tantas veces proclamada se convierta, definitivamente, en una realidad para todas las mujeres y todos los hombres que pisan suelo argentino. Todos hemos sido convocados a esta tarea. Todos hacemos falta: mujeres y varones por igual.

Dr. Néstor Carlos Kirchner

Finalizamos aquí la segunda Unidad, dedicada a la historia.

Si te interesa trabajar alguno de los temas de la Unidad 2, en la actividad “Mujeres Pro- tagonistas”, no dejes de ver las sugerencias que te brindamos en la “Caja de Herramientas de la Unidad 2”.

Te anticipamos que en la Unidad 3 desarrollaremos temas relacionados con el ámbito de la salud y en la Unidad 4 nos referiremos a la violencia de que son víctimas muchas mujeres. En ambos casos haremos hincapié en los derechos de las mujeres.

56
56

U2 - Las Mujeres en la Historia

Parte 3 – Biografías – Mujeres en la Historia

Te presentamos las biografías de mujeres que, al igual que muchas otras, pasaron por sobre las limitaciones tradicionales impuestas a su género en épocas más difíciles que las actuales y se convirtieron en mujeres destacables por su valor y por sus convicciones.

JUANA AZURDUY

Nació en Chuquisaca - Alto Perú (Bolivia) el 12 de julio de 1780. Heroína de la independencia. Se educó en un convento. Sin embargo, la vida rígida de las religiosas no era para ella. A los ocho meses la expulsan del lugar. Conoce y se casa con el general patriota Manuel Ascencio Padilla. Su historia de vida traza un paralelo con la lucha y la guerra de guerrillas del Alto Perú, bastión de resistencia al ejército español, que impidió el avance de las fuerzas realistas por el norte del antiguo Virreinato del Río de la Plata.

Ella, junto a su marido luchó con gran coraje en la guerra de la independencia de su país.

El 25 de mayo de 1809, justo un año antes del alzamiento de Buenos Aires, se sublevó el pueblo de Chuquisaca. Se destituye al virrey y se nombra gobernador a Juan Antonio Álvarez de Are- nales. Es aquí donde aparece la figura guerrera de Juana. Deja sus cuatro hijos y acompaña a su esposo, ambos comprometidos en la causa antiespañola, al campo de batalla. Juana fue popular por su coraje desde entonces hasta la muerte de su marido en 1816, en la batalla de Viloma.

Su acción más famosa se produjo cuando su marido le encomendó la defensa de la hacienda de Villar, mientras él dirigía un ejército hacia la región del Chaco. Los realistas atacaron Villar para cortar la retirada al general Padilla, y Juana lo defendió con solo treinta fusileros. En uno de los asaltos mató ella misma al jefe de la fuerza enemiga y le arrebató una bandera que luego presentó a su esposo. Cuando San Martín se hace cargo del Ejército del Norte cambia la estrate- gia que Belgrano venía llevando a cabo. Decide abandonar esa ruta y elige una más segura e innovadora: llegar a Lima por el Pacífico, luego de cruzar los Andes hacia Chile. Este cambio de estrategia deja a Juana y a su tropa sin sustento económico y fundamentalmente abandonados a su propio destino. Así, Juana vio morir a sus cuatro hijos y combatió embarazada de su quinta hija. Cuando quedó viuda y con su única hija, se trasladó a Salta y se unió a la defensa del Norte bajo el servicio de Martín Miguel de Güemes. Se convirtió en una valiosa combatiente junto a él, quien en 1816 obtuvo permiso del director Pueyrredón para designarla teniente coronel con derecho al uso del uniforme y con todos los privilegios del rango.

Tras la muerte del caudillo, sin más combate, quedó carente de recursos para volver a su patria. Su vida transcurrió en Salta reclamando inútilmente a Bolivia sus bienes confiscados. Recién en 1825 el gobierno salteño le otorgó dinero para su regreso.

57
57

U2 - Las Mujeres en la Historia

Cuando Manuel Isidoro Belzu asume la presidencia de Bolivia le otorga una pensión, pero solo le fue pagada durante algunos años.

Ya anciana, vende la hacienda que le quedaba en Cullcu y sumado a su pobreza se encuentra sola, debido a que su yerno es trasladado a trabajar fuera de la ciudad, hacia donde también parten su hija y su nieta.

Murió el 25 de mayo de 1862, cuando estaba próxima a cumplir 82 años. Su cortejo fúnebre estuvo integrado por unos pocos indios que llevaron el ataúd, el cura y el joven Indalecio Sandi, bisnieto de su hermana Rosalía, con quien compartió sus últimos días.

MICAELA BASTIDAS PUYUQAWUA

Precursora de la independencia americana y esposa de José Gabriel Condorcanqui Túpac Ama- ru II, Micaela Bastidas constituye la imagen luchadora de la mujer peruana.

Micaela Bastidas nació el 23 de junio de 1744. De sangre mestiza, fue hija natural del español Manuel Bastidas y de la indígena Josefa Puyuqawua. Poco se conoce de su juventud. Basta recordar que en ese entonces no era fácil dar instrucción a una mujer, pues los propios padres lo impedían para que no pudiera comunicarse con los jóvenes.

El 25 de mayo de 1760, un mes antes de cumplir los 16 años, Micaela se casó con José Gabriel Condorcanqui en Surimana. De la unión nacieron tres hijos: Hipólito, Mariano y Fernando.

Cada día era mayor el sufrimiento y la explotación de los indígenas. Se les exigía como trabajo obligatorio cumplir con la “mita” en el lejano asiento minero de Potosí. Luego de haber agotado todas las vías de reclamación pacífica, legal y humana, José Gabriel Condorcanqui dio el primer Grito de Libertad en Tinta difundiendo una Proclama y tomado prisionero al Corregidor de ese lugar, Antonio de Arriaga, instalando su cuartel general en Tungasuca.

Desde el primer momento Micaela Bastidas se convirtió en la principal consejera de Túpac Ama- ru II y llegó a formar parte del famoso “consejo de los cinco”, participando en el juicio sumario en contra de Arriaga. Se acordó que el Corregidor debía ser ajusticiado como medida preventiva. Generala, intuitiva, organizadora, conductora: sus habilidades de estratega hacían que se la reconociera como “el cerebro de Túpac Amaru II”, la mujer que lo guía, lo alienta, y a veces lo recrimina.

Micaela Bastidas fue ejecutada antes que José Gabriel Condorcanqui Túpac Amaru II, el 18 de mayo de 1781. La noble y valerosa mujer subió al tablado de la muerte orgullosa y altiva, con rostro desafiante. Sus verdugos trataron inicialmente de arrancarle la lengua, pero opuso tal re- sistencia que solo lo pudieron hacer después de que estuvo muerta.

58
58

U2 - Las Mujeres en la Historia

MANUELA PEDRAZA

Fue una heroína de la Primera Invasión Inglesa. Los días 10, 11 y 12 de agosto de 1806 se combatió encarnizadamente en las calles de Buenos Aires para reconquistarla de manos de los usurpadores ingleses. Todos participaron en la lucha, las mujeres con el mismo fervor que los hombres. Cuando el combate había llegado a su culminación en la Plaza Mayor (hoy Plaza de Mayo), donde las fuerzas al mando de Liniers trataban de tomar la Fortaleza (hoy Casa Rosada), una mujer del pueblo se destacó entre los soldados – uno de los cuales era su marido – a quien había resuelto acompañar. La metralla no la acobardó. El hombre cayó atravesado por una bala. Manuela tomó su fusil y mató al inglés que había disparado sobre su marido. Pasada la lucha, el general vencedor la recompensó con el grado de alférez y goce de sueldo. En su parte dirigido a la metrópoli decía: “No debe omitirse el nombre de la mujer de un cabo de la Asamblea, llamada Manuela la Tucumanesa (porque era nacida en Tucumán), que combatiendo al lado de su marido con sublime entereza mató un inglés del que me presentó el fusil”.

MANUELA SÁENZ

Patriota ecuatoriana (Quito, 1797; Paita, Perú, 1856), “Caballeresa del sol” fue el nombre que recibió Manuela Sáenz al recibir la más alta condecoración que el Perú revolucionario concedía a los militantes de la causa patriota.

En 1822, Manuela Sáenz regresó a Quito. En la fiesta de gala por la proclama de la libertad de la ciudad y la incorporación oficial del país a la República de la Gran Colombia, conoció al Lib- ertador Simón Bolívar. Desde ese día se convirtió en su compañera, fue su confidente, cuidó y salvaguardó sus archivos, protegió su vida, y compartieron juntos los intereses políticos.

“La libertadora” fue como la llamaron. Manuela promovió activamente la independencia del ter- ritorio sudamericano y sufrió por la efímera homogeneidad política de este. Su lugar de origen no se sabe con certeza, esto ni a ella misma le importaba, pues declaraba: «Mi país es el continente de América. He nacido bajo la línea del Ecuador».

En enero de 1830 Bolívar presentó su renuncia a la presidencia. El 8 de mayo emprendió el viaje hacia la muerte, ocurrida el 17 de diciembre. Desde su partida, los ataques contra Manuela toma- ron forma y nombre: mediante carteles, “papeluchas” y actos como la quema de dos muñecos, en los que personificaron a Manuela y a Bolívar bajo los nombres de Tiranía y Despotismo. Sin embargo, Manuela recibió el apoyo del sector que menos esperaba, las mujeres: «Nosotras, las mujeres de Bogotá, protestamos de esos provocativos libelos contra esta señora que aparecen

La señora Sáenz, a la que nos referimos, no es sin duda una

en los muros de todas las calles [ delincuente».

]

59
59

U2 - Las Mujeres en la Historia

Manuela emprendió un viaje de exilio, recibió una carta en la que le comunicaban la muerte de Bolívar, la persecución sobre ella no cedió, se firmó el decreto que la desterró definitivamente de Colombia. Fue a Jamaica y de allí a Guayaquil, de donde tuvo que partir, pues el gobierno de Ecuador no la quería allí. Viajó, entonces, a Paita, un puerto en el desierto peruano sin agua y sin árboles, y formado por una sola calle y un muelle al que solo llegaban balleneros de Estados Unidos. La pobreza la acompañó durante los últimos años, y finalmente también la invalidez. Acabó la vida de Manuela Sáenz, víctima de una extraña epidemia que llegó al puerto en algún ballenero, el 23 de noviembre de 1856.

VICTORIA ROMERO DE PEÑALOZA

Esposa del caudillo riojano Ángel Vicente Peñaloza, el Chacho, a quien acompañó en sus cam- pañas militares. Según la tradición, era mujer de temperamento varonil e independiente, que no vacilaba ante el peligro. Nació en la Costa Alta de La Rioja, donde su figura se había hecho legendaria. Los habitantes de la provincia sentían por ella el mismo cariño que por el Chacho. En la batalla de El Manantial, librada pro el Chacho contra fuerzas federales en 1842, Victoria realizó una hazaña que cimentó su fama. En medio de la lucha, viendo a su marido acorralado, se lanzó en su ayuda, reunió unos cuantos soldados y poniéndose a su frente se precipitó sobre los que lo atacaban. El gesto le valió recibir un feroz sablazo sobre su cabeza, causándole una herida desde la frente hasta la boca. El capitán Ibáñez la salvó matando al heridor. La tremenda cicatriz desfiguró su rostro, que disimulaba cubriéndose con un manto. Sin embargo, no dejó de acompañar a su marido en la paz y en la guerra. En 1863 el Chacho se encontraba en Olta, La Rioja, buscado por fuerzas nacionales que tenían la misión de castigar al caudillo sublevado, y pese a que se había rendido, fue ultimado de un sablazo en presencia de Victoria. Esta, junto con su hijo adoptivo, fue tomada prisionera y posteriormente liberada. Se ignora la fecha y lugar de su muerte.

CAROLINA MUZZILLI

Nació el 17 de noviembre de 1889 en la Ciudad de Buenos Aires. Obrera, periodista y gremia- lista. Era defensora de los derechos de los pobres, temperamental en su accionar, impulsora de un gremialismo feminista, propulsora de mejoras laborales y salariales para las mujeres y los niños/as.

En los primeros años del siglo XX concurre a conferencias socialistas de las cuales le agradan las ideas e ingresa al partido. A diferencia de otras compañeras de su partido, sostenía sus es- tudios e investigaciones y paralelamente trabajaba como obrera costurera. En 1909 participa de congresos relacionados con el tema de género.

Organizó a las mujeres en sindicatos mixtos y sindicatos femeninos donde solo había empleadas mujeres. Luchaba por la jornada de 8 horas y un salario fijo mínimo legal y su idea era que cada vez más mujeres integraran los sindicatos.

60
60

U2 - Las Mujeres en la Historia

Publicó algunos trabajos en la revista del “Ateneo Popular”, relacionados con diferentes pro- blemáticas inusuales para la época, como por ejemplo el divorcio. Era admirada por su compro- miso y acercamiento a los sectores populares y por su humildad.

A los 27 años aproximadamente, contrae tuberculosis y se traslada a la provincia de Córdoba, donde falleció el 23 de marzo 1917.

Poco tiempo después de su fallecimiento varios centros cívicos y bibliotecas llevaron su nom- bre.

EVITA

Eva Duarte nació el 7 de mayo de 1919 en la Ciudad de Los Toldos, provincia de Buenos Aires. Hija de Juana Ibarguren y de Juan Duarte, un estanciero que nunca la reconoció ni a ella ni a sus hermanos. Actriz de profesión, a los 15 años ya realizaba pequeños papeles en teatro y novelas radiofónicas en la Capital Federal. En enero de 1944 conoce al Gral. Juan Domingo Perón, en un festival artístico a beneficio de los damnificados del terremoto que asoló la provincia de San Juan. En 1945 se casaron y desde ese momento Perón y Evita marcarían la vida social y cultural de la Argentina. La importancia e influencia de Evita como figura se hizo notar muy pronto al en- cabezar una gran campaña y formación del movimiento de los “descamisados” (apelativo con el que se conocía al proletariado urbano que apoyaba a Perón).

En 1947 presentó el proyecto de ley que contemplaba implantar el derecho de la mujer al sufra- gio universal, que hasta el momento solo lo ejercían los ciudadanos varones mayores de edad. La Ley 13.100 se sancionó por unanimidad de todos los diputados y con el apoyo de miles de mujeres que habían sido olvidadas por la política.

En 1949 se creó con su participación el Partido Peronista Femenino.

En 1948, Evita queda al frente la Secretaría de Trabajo y lleva adelante la fundación que tiene su nombre, con entera dedicación y atendiendo personalmente las demandas de la población mas humilde. Esta fundación tomó cada vez más importancia y se extendió por todo el país, construyéndose escuelas, centros de salud, hogares para ancianos, centro de vacaciones para obreros, con una profunda labor social. La fundación ejerció una cierta justicia redistributiva, re- emplazando la expresión “caridad” por la “ayuda social”.

En el plano sindical, la figura de Eva también fue fundamental, ya que actuó como nexo entre los sindicatos y el gobierno. En 1951 la CGT, la propuso como vicepresidenta de esta Central, propuesta que no prosperó por la oposición de las Fuerzas Armadas.

Toda la actividad, fuerza y lucha de Evita por los Derechos Sociales continuó hasta sus últimos días a pesar del avance progresivo de su enfermedad. En noviembre de 1951 participó junto a otras miles de mujeres del primer voto femenino, dando por cumplido uno de sus sueños.

61
61

U2 - Las Mujeres en la Historia

Se le concedieron numerosos honores públicos, como el título de jefa espiritual de la nación y se editó su libro “La razón de mi vida”.

El 26 de julio de 1952 falleció y un gran duelo acompañó a la sociedad argentina.

MADRES DE PLAZA DE MAYO

El 24 de marzo de 1976 las Fuerzas Armadas usurparon el gobierno constitucional en la Repúbli-

ca Argentina por medio de un golpe de estado. Desde ese momento, el régimen militar llevó

adelante una política de terror. La “desaparición”, forma predominante a través de la cual ejerció

la represión política, afectó a 30.000 personas. Las madres de estos desaparecidos golpeaban

todas las mismas puertas. Un día, estando en una iglesia, Azucena Villaflor de Vincenti dijo que no se podía más estar ahí, que ya no conseguían nada, que por qué no iban a la Plaza y hacían

una carta para pedir audiencia para saber qué había pasado con sus hijos.

Y así fueron por primera vez a la Plaza de Mayo, un sábado 30 de abril. Y a la otra semana

decidieron ir el jueves. Eligieron la plaza porque para ellas: “En la Plaza éramos todas iguales.

Ese “¿qué te pasó?”, “¿cómo fue?”. Éramos una igual a la otra; a todas nos pasaba lo mismo,

habíamos ido a los mismos lugares consolidó”.

Por eso es que la Plaza agrupó. Por eso es que la Plaza

Los primeros encuentros también generaron las primeras acciones, que fueron absolutamente impensadas, espontáneas. En estas primeras acciones, fueron solidificando su pensamiento y creciendo y tomando conciencia.

En todas estos actos, las Madres todavía no usaban el pañuelo, y se comunicaban solamente los jueves en la Plaza y en alguna pequeña reunión.

Entre los organismos que estaban funcionando se prepara una marcha. También la Iglesia pre- paraba su marcha a Luján con un millón de jóvenes. Y las Madres decidieron ir a las dos marchas,

, de qué color?, “Y, che, y si nos ponemos un pañal de nuestros hijos”. Ese fue el primer día: en esa marcha usaron el pañuelo blanco, un pañal de sus hijos. Y así se encontraron, porque ese pañuelo blanco las identificaba.

y

pero no sabían cómo identificarse y una dijo “vamos a ponernos un pañuelo”. “¿Un pañuelo

Hubo muchas idas y venidas y no era fácil continuar yendo los jueves a la plaza, por las amena- zas, los peligros y riesgos ; sin embargo, estas mujeres continuaron.

Con la vuelta a la democracia tuvieron que continuar con la lucha, ya que esta vuelta a la demo- cracia no trajo aparejada la justicia, el reconocimiento y el esclarecimiento de lo sucedido.

62
62

U2 - Las Mujeres en la Historia

Y vino el Punto Final, por ley, y la Obediencia Debida, por ley. Pero ellas no aceptaron las leyes y las verdades que el gobierno de turno les quería imponer. Las rechazaron todos los días y a cada rato. Tuvieron y tienen una lucha muy larga, que su accionar y propias palabras dejan ver: “Yo les digo que las Madres, mientras tengamos vida, mientras tengamos un soplo de aliento, vamos a seguir luchando por la vida de nuestro pueblo”.

63
63

U2 - Las Mujeres en la Historia

Parte 4: Legislación

LEY 24012 DE 1991 Y DECRETO REGLAMENTARIO 379/93 LEY DE CUPO. (Nº 24012) Código Electoral Nacional - Sustitución del art.60 del dec 2135/83 Sanción: 6 de Noviembre de 1991 Promulgación: 29 de noviembre de 1991 Publicación: BO 3/12/91 Citas legales: Ley 23247 XLV-D 3531; Ley 23476: XLVII-A, 109; d 2135/83: XLIII-C, 2815

Art.1º - Sustitúyase el art. 60 del dec. 2135/83 del 18 de agosto de 1983, con las modifica- ciones introducidas por las leyes 23247 y 23476, por el siguiente:

Art. 60 Registro de los candidatos y pedido de oficialización de listas. Desde la publicación de la convocatoria y hasta 50 días anteriores a la elección, los partidos registrarán ante el juez electoral la lista de los candidatos públicamente proclamados, quienes deberán reunir las condiciones propias del cargo para el cual se postulan y no estar comprendidos en al- guna de las inhabilidades legales. Las listas que se presenten deberán tener mujeres en un mínimo del 30% de los candi- datos a los cargos a elegir y en proporciones con posibilidad de resultar electas. No será oficializada ninguna lista que no cumpla estos requisitos. Los partidos presentarán juntamente con el pedido de oficialización de listas datos de fili- ación completos de sus candidatos y el último domicilio electoral. Podrán figurar en las listas con el nombre con el cual son conocidos, siempre que la variación del mismo no sea excesiva ni dé lugar a confusión a criterio del juez. Art.2º Comuníquese etc.

-----------------------------------------

Visto la ley 24012 y Considerando:

Que la citada Ley estatuye la participación efectiva de la mujer en las listas de candidatos a cargos electivos que representan los Partidos Políticos, obligatoriedad que llega hasta la prohibición de oficialización de listas que no contemplen el porcentaje mínimo exigido por la Ley. Que la misma es de aplicación para la presentación de listas de candidatos a cargos elec- tivos nacionales y de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires. Que la finalidad de la Ley es lograr la integración efectiva de la mujer en la actividad políti- ca, evitando su postergación al no incluirse candidatos femeninos entre los candidatos con expectativa de resultar electos. Que se hace necesario por vía de la reglamentación unificar los criterios generales en la aplicación de la norma citada en el Visto a fin de dar un tratamiento homogéneo al tema en todos los Partidos Políticos evitando así posteriores impugnaciones partidarias o judi- ciales.

64
64

U2 - Las Mujeres en la Historia

Que el presente se dicta en uso de las atribuciones conferidas en el Artículo 86 inciso 2) de la Constitución Nacional. EL PRESIDENTE DE LA NACION ARGENTINA DECRETA Artículo 1º: El ámbito de aplicación de la Ley 24012 abarcará la totalidad de los cargos electivos de parlamentarios nacionales y en la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires de Concejales y Consejeros Vecinales. Artículo 2º: El TREINTA POR CIENTO (30%) de los cargos a integrarse por mujeres, según lo prescrito por la ley 24012, debe interpretarse como una cantidad mínima. En los casos en que la aplicación matemática de este porcentaje determinara fracciones menores a la unidad, el concepto de cantidad mínima se regirá por la tabla que como Anexo A integra el presente decreto. Artículo 3º: El porcentaje mínimo requerido por el Artículo 1º de la Ley 24012 se consid- erará cumplido cuando dicho porcentaje alcance a la totalidad de candidatos de la lista respectiva, incluyendo los que cada Partido Político, Confederación o Alianza transitoria renueve. Artículo 4º: Cuando algún Partido Político, Confederación o Alianza Transitoria se presen- tara por primera vez, renovara un candidato o no renovara candidatos se tomará en cuenta, a los fines de lo establecido en el Artículo anterior, que la cantidad de cargos es igual a uno. En este caso será indiferente colocar en el primer puesto a mujer o varón, pero en los siguientes lugares de la lista se incluirán regularmente UNA (1) mujer por cada DOS (2) varones hasta que se cubra el porcentaje mínimo que exige la Ley 24012 dentro del número total de cargos. Artículo 5º: En el caso en que el Partido Político, Confederación o Alianza Transitoria renueven dos cargos, al menos uno de los candidatos propuestos debe ser mujer. Artículo 6°: Las Confederaciones o Alianzas Transitorias deberán ajustarse a lo establecido en los Artículos precedentes, garantizando la representación del Treinta Por Ciento (30%) de mujeres en la lista oficializada, con independencia de su filiación partidaria y con los mismos requisitos establecidos por los Partidos Políticos, sin excepción alguna. Artículo 7º: Los Partidos Políticos, Confederaciones y fusiones tanto de distrito como el orden nacional deberán adecuar sus respectivas normas internas para posibilitar la plena vigencia del régimen establecido en la Ley 24.024 antes de la elección de renovación leg- islativa de 1993. Artículo 8º: Si por el procedimiento del Artículo 61 del decreto Nº 2135 del 18 de agosto de 1983 modificado por las Leyes 23247, 23476 y 24012 el Juez con competencia electoral determinara, que algunas de las candidatas que componen el mínimo exigido del TREINTA POR CIENTO (30%) no reúnen las calidades exigidas por la Ley, el Partido Político, Con- federación o Alianza Transitoria deberá proceder a su sustitución en el término de cuarenta y ocho horas (48hs). Artículo 9º: Regístrese, publíquese, dése a la Dirección Nacional del Registro Oficial y archívese.

65
65
Unidad 3 Mujeres sanas, ciudadanas libres Mujeres sanas, ciudadanas libres
Unidad 3 Mujeres sanas, ciudadanas libres Mujeres sanas, ciudadanas libres

Unidad 3

Mujeres sanas, ciudadanas libres Mujeres sanas, ciudadanas libres

Unidad 3 Mujeres sanas, ciudadanas libres Mujeres sanas, ciudadanas libres
Unidad 3 Mujeres sanas, ciudadanas libres Mujeres sanas, ciudadanas libres

U3 - Mujeres sanas, ciudadanas libres

Mujeres sanas, ciudadanas libres

En la Unidad 3 nos enfocaremos en temas relacionados con la salud de las mujeres y en la importancia de su cuidado, ya que es la base fundamental en la que se apoya el desarrollo de los distintos aspectos de sus vidas, como hijas, madres, trabajadoras, esposas, ciudadanas, abuelas, defensoras de sus derechos, participantes activas en la vida social y política.

También en esta unidad veremos cuáles son los derechos de las mujeres en este aspecto y te presentaremos la Ley 25.673 de creación nacional del Programa de Salud Sexual y Procreación Responsable.

Los apartados que componen esta unidad son:

Parte 1: La Salud de las mujeres

Parte 2: Legislación

¿Estas preparada/o para conocer aspectos importantes del cuidado de la salud de las mujeres? ¿Comenzamos?

67
67

U3 - Mujeres sanas, ciudadanas libres

Parte 1: La Salud de las mujeres

Las preguntas que guiarán el desarrollo de los temas son:

• ¿Qué es la salud? ¿Por qué es importante cuidar la salud de las mujeres?

• ¿Qué entendemos por autocuidado?

• ¿Cuáles son los problemas de salud que afectan a las mujeres con más frecuencia?

• ¿Qué es la sexualidad? ¿La sexualidad y el sexo son lo mismo?

• ¿Qué es la salud sexual y reproductiva? • ¿Qué significa tener una vida sexual responsable?

• ¿Qué son las enfermedades de transmisión sexual? ¿Cómo se detectan y previenen?

• ¿En qué consiste planear el embarazo?

• ¿Cuál es el mejor método anticonceptivo?

• ¿Cuáles son los derechos de las mujeres?

A continuación analizaremos cada ítem.

• ¿Qué es la salud? ¿Por qué es importante cuidar la salud de las mujeres?

Teniendo en cuenta que la salud es un derecho que atraviesa todas las esferas de la vida, es fácil entender que el concepto ha sido históricamente muy discutido y evoluciona según los distintos contextos históricos, culturales, sociales y políticos que se viven.

Antiguamente se definía el concepto de salud como la “ausencia de enfermedad”. En el siglo XVIII el biólogo austriaco Virchow dice: “si no hay célula enferma, no hay enfermedad”. Estos dos planteamientos demuestran una simple visión biológica de la salud. Sin embargo, ya en la década de 1940 la Organización Mundial de la Salud (OMS) define: “La Salud es el completo estado de bienestar físico, mental y social, no solamente la ausencia de la enfermedad”.

En la Argentina, no obstante, en la década de 1950 el Dr. Ramón Carrillo agrega:

“…la misma (la salud) es una construcción colectiva de la sociedad…” (fuente: http://www.sde.gov.ar/educacion/spep/CALENDARIO/calen.htm)

Y más adelante el Dr. Floreal Ferrara amplía:

“… (La salud) es una situación de lucha contra los conflictos, quien es capaz de vencer los conflictos está sano, quien no da una lucha para resolver los conflictos está enfermo…” (En ocasión de la Clase teórica del Dr. Ferrara del 19/10/2005, en la Facultad de Medicina. Universidad Nacional de Buenos Aires. Unidad Académica Hospital Bernardo Houssay)

68
68

U3 - Mujeres sanas, ciudadanas libres

U3 - Mujeres sanas, ciudadanas libres Teniendo en cuenta esta evolución del concepto, podemos decir que

Teniendo en cuenta esta evolución del concepto, podemos decir que la salud es un proceso dinámico y que va más allá de los aspectos biológicos, que se conecta con fenómenos de orden social, culturales, económicos y políticos. Además, la salud es un derecho indispensable que se conquista con la participación de todas y todos.

Es importante cuidar la salud de las mujeres.

• Porque es un modo de demostrar su valor y su amor por sí mismas y por los otros.

• Porque es la manera de cuidar sus cuerpos.

• Porque es lo que les permite realizar las actividades cotidianas: trabajar, ir a la escuela, salir a caminar, participar de reuniones y relacionarse con otras personas.

• Porque cuando las mujeres no están sanas no pueden participar en la vida social y política de la comunidad.

• ¿Qué entendemos por autocuidado?

Buscar permanentemente el mejoramiento de las condiciones físicas, emocionales y del entorno que nos rodea: la casa, la familia, la comunidad, el trabajo, nos permitirá sentirnos y estar lo me- jor posible en todos los aspectos.

A la acción de cuidar de la propia salud se la denomina autocuidado y consiste en:

• Tener conocimiento del propio cuerpo para saber cómo protegerse y cómo prevenir cualquier alteración.

• Percibir cuando aparecen cambios, lesiones y alteraciones, por mínimos que sean.

• Vivir en una comunidad sana.

• Hacer valer nuestros derechos.

• Producir las acciones necesarias para volver al estado de bienestar físico, mental y social.

Cuidar la salud es un hábito que si se aprende desde chico, se mantiene siempre, por eso es muy importante que los padres y las madres promuevan en nuestras hijas e hijos el cuidado de sus cuerpos, así como la práctica de hábitos personales, familiares y comunitarios que nos mantengan física y emocionalmente sanos.

El autocuidado de la salud también incluye cosas como asearnos diariamente, hacer ejercicio, ir al médico o médica, alimentarnos correctamente, descansar y evitar hacer cosas que sabemos que nos hacen daño: como fumar, tomar alcohol o consumir drogas.

69
69

U3 - Mujeres sanas, ciudadanas libres

Pero

¿es suficiente con cuidar de nuestra salud solo individualmente?

No, el autocuidado también abarca buscar una comunidad saludable, y para eso es necesario organizarnos para ejercer nuestros derechos, promover acciones y observar que los Estados nacional, provincial y/o municipal garanticen el acceso a los servicios de salud.

y/o municipal garanticen el acceso a los servicios de salud. En definitiva el autocuidado se focaliza

En definitiva el autocuidado se focaliza en mantenernos saludables, construir nuestra felicidad y luchar por nuestros derechos.

• ¿Cuáles son los problemas de salud que afectan a las mujeres con más frecuencia?

Los problemas que afectan la salud de las mujeres varían en relación con la etapa de la vida en que ellas están viviendo, con las condiciones en que viven y con las actividades que realizan.

Algunas de las enfermedades más frecuentes que afectan a las mujeres tienen que ver con la salud sexual y reproductiva, es decir, los problemas relacionados con los cólicos menstruales, los embarazos y los partos, las infecciones en los genitales, el cáncer de útero y el de mama, los trastornos de la menopausia, por ejemplo.

Todos estos problemas pueden ser prevenidos o identificados antes de que produzcan daños mayores. Aquí volvemos a desembocar en la importancia del autocuidado. Por eso es muy importante, también, ir al médico o médica periódicamente para que nos revise y nos oriente en el cuidado de nuestra salud.

Con respecto a algunos problemas de salud las mujeres vuelven a caer en una relación de desigualdad de género.

Veamos algunos ejemplos y datos concretos:

• Anorgasmia (no tener orgasmo) en mujeres: mayor al 10%; y en hombres: alrededor de 3% (fuente: http://www.clarin.com/diario/2006/04/19/conexiones/t-01180141.htm). Tengamos en cuenta que esto va en relación con las personas que acuden a consultas por este problema, o sea que la cantidad de mujeres que sufren este problema seguramente es mayor.

• SIDA: las mujeres jóvenes tienen 1,6 veces más probabilidades que los hombres de contraer VIH (fuente: http://www.paho.org/spanish/dd/pin/ps041130.htm).

Es importante que desde el inicio de la menstruación las mujeres acudan a revisiones médicas periódicas y que a partir de que inician relaciones sexuales vayan a consulta ginecológica para un examen y de ser oportuno realizarse colposcopia y prueba de Papanicolau para saber como están las células del cuello uterino. El programa de salud sexual y procreación responsable indica que los centros médicos deben garantizar esta atención.

70
70

U3 - Mujeres sanas, ciudadanas libres

Algunas molestias que deben poner en alerta a las mujeres son:

• Dolor durante las relaciones sexuales.

• Sangrado abundante durante la menstruación o después de la menopausia.

• Sangrado después de las relaciones sexuales sin motivo aparente.

• Flujos vaginales frecuentes.

A continuación veremos con más detalle los cuidados y medidas preventivas que las mujeres

deben conocer y tener en cuenta con respecto a:

1. El embarazo

2. La menopausia

3. El cáncer de útero y el cáncer de mama.

Vayamos por partes:

1. El embarazo

Algunos problemas de salud que suelen afectar a las mujeres se producen durante el embarazo.

Por ejemplo, durante el embarazo las mujeres pueden sufrir, con mayor frecuencia, presión alta, hemorragias, edemas (hinchazón), diabetes (aumento del azúcar en la sangre), etc. Es necesario que las mujeres visiten al médico o médica para ser revisadas y recibir las orientaciones necesarias en cada consulta sobre cómo lograr la mejor evolución de su embarazo para poder disfrutarlo, así como el parto y el posparto.

para poder disfrutarlo, así como el parto y el posparto. Lo importante es que la mayoría

Lo importante es que la mayoría de los problemas durante el embarazo pueden ser prevenidos o identificados antes de que produzcan daños mayores.

Aquí volvemos a caer en el autocuidado. Por eso es muy importante recibir atención y orientación profesional con respecto al cuidado de la salud propia y la del bebé.

2. La menopausia

La menopausia es un fenómeno normal en la vida de las mujeres y resulta de una disminución en sus hormonas. Se puede presentar entre los 41 y los 55 años de edad, al principio con cambios en la duración del ciclo menstrual, que se espacia cada vez más y es menos abundante hasta que llega a desaparecer.

La menopausia es en sí el último sangrado menstrual que las mujeres presentan en su vida. Con

la menopausia termina la posibilidad de quedar embarazada, pero es importante tener claro que el
la
menopausia termina la posibilidad de quedar embarazada, pero es importante tener claro que
el
deseo y la actividad sexual continúan.
71

U3 - Mujeres sanas, ciudadanas libres

¿Todas las mujeres sienten la menopausia de la misma manera?

La experiencia de la menopausia es diferente para cada mujer y entre mujeres de diferente cultura o procedencia. Diferentes estudios han demostrado que las mujeres viven la menopausia según sus factores hereditarios, dieta, estilo de vida, medio social y actitudes culturales.

Por ejemplo:

• Las mujeres japonesas dicen tener menos sofocos y otros síntomas en el climaterio.

• En las mujeres tailandesas los dolores de cabeza son más frecuentes.

• Las mujeres escocesas en general tienen pocos síntomas graves.

• Las mujeres griegas se quejan de muchos sofocos de calor.

• Las mujeres mayas no comunican síntomas (¿los tienen?, ¿tienen miedo a comunicarlos?).

Generalmente la menopausia coincide con momentos difíciles: problemas familiares (hijos mayores que rompen la dependencia con la madre provocando el consiguiente vacío, infidelidades conyugales o indiferencias), económicos o de trabajo. Y estas situaciones críticas no son las ideales para vivir serenamente este momento de cambio.

La menopausia es un periodo de transición y no un fin. Solo significa una cosa: las mujeres están liberadas de la responsabilidad de ser fértiles. No es ni la última etapa de la madurez ni el principio de la vejez y la senilidad. Más bien es la edad de la segunda madurez, pues si superan con éxito esta etapa verán abrirse ante ellas una época nueva durante la cual podrán cultivar su auténtica personalidad.

No obstante, la mejor manera de vivir la menopausia es estar informadas de lo que es y lo que significa y ayudarse, si es necesario, con algún tratamiento de apoyo.

Al periodo que hay alrededor de la menopausia se lo denomina climaterio, es ahí donde aparecen algunos de los siguientes síntomas:

• Alteraciones de la menstruación (los sangrados se presentan cada vez más retirados y son escasos).

• Resequedad en la vagina, con lo que es más fácil contraer infecciones vaginales.

• Cambios en el estado de ánimo, como depresión, ansiedad y enojo.

• Bochornos o sensación de oleadas de calor.

• Pérdida del sueño.

• Pérdida de pelo.

• La piel se reseca y puede mancharse.

• Aumenta la frecuencia con que se orina.

• Dificultades para recordar y para concentrarse.

• Insomnio.

72
72

U3 - Mujeres sanas, ciudadanas libres

Estos síntomas son resultado de los cambios del cuerpo ocasionados porque ya no se produce la cantidad necesaria de estrógenos y progesterona, estas hormonas son sustancias que actúan principalmente en: el útero y la vagina, en los huesos, en el corazón y la sangre, en el cerebro y la glándula mamaria.

Con la menopausia aumenta el riesgo de tener problemas de salud como la descalcificación, es decir la pérdida de calcio en los huesos, que puede ocasionar fracturas, enfermedades urinarias y padecimientos del corazón.

Es importante adoptar los siguientes cuidados:

• Evitar comer en exceso alimentos con mucha manteca o grasa.

• Evitar cargar objetos muy pesados.

• Tomar sol regularmente.

• Dar preferencia a alimentos como frutas, verduras, pollo, vegetales y pescado.

• Caminar 30 minutos diarios.

• Hacer ejercicio regularmente.

3. El cáncer de útero y el cáncer de mama

Como mencionamos anteriormente el cáncer uterino y el cáncer de mama son enfermedades bastante frecuentes. En ambos casos el diagnóstico precoz es fundamental para el éxito de los tratamientos y la recuperación de la paciente.

Para prevenir el cáncer cervicouterino las mujeres deben y pueden:

• Dejar de fumar.

• Usar preservativo cuando se tienen múltiples parejas sexuales.

• Ir por lo menos una vez al año al médico para realizarse exploración ginecológica.

• Alimentarse bien comiendo verduras verdes y amarillas como espinaca, acelga, calabaza, zanahoria, etc.

• Acudir al médico cuando se detecten flujos anormales o se sospeche que se tiene alguna infección en los genitales.

Para identificar oportunamente el cáncer de mama es importante que las mujeres adultas concurran al médico periódicamente para realizarse los estudios pertinentes.

También es necesario que las mujeres aprendan a revisarse frecuentemente (una vez al mes) los senos para detectar cualquier posible síntoma, como por ejemplo:

• Abultamiento, dureza, cambio en la forma y el tamaño, hinchazón, hundimiento o cambios en el pezón.

• Salida de líquido o sangre por el pezón.

• Cambios en la coloración de la piel. • Palpar alguna “bolita” en el pecho.
• Cambios en la coloración de la piel.
• Palpar alguna “bolita” en el pecho.
73

U3 - Mujeres sanas, ciudadanas libres

El cáncer de mama así como el cervicouterino al comienzo no producen molestias, pueden descubrirse en una revisión en la unidad médica cuando apenas se están iniciando y son curables. Es necesario perderles el miedo, que las mujeres acudan a que el personal de salud las revise para identificar cualquier enfermedad y que hagan valer sus derechos.

Si la salud sexual y reproductiva es un aspecto clave en el cuidado de la salud de las mujeres, antes de definir su significado debemos aclarar un concepto básico: ¿Qué es la sexualidad?

• ¿Qué es la sexualidad? ¿La sexualidad y el sexo son lo mismo?

¡No! Sexualidad y sexo no son lo mismo.

El sexo está directamente relacionado con la búsqueda de placer a través de las relaciones sexuales entre dos o más personas, ya sean heterosexuales u homosexuales.

La sexualidad va mucho mas allá de nuestros cuerpos físicos: es la fuente de placer que está relacionada no solamente con las relaciones sexuales, sino también con las palabras, las emociones, las fantasías, los hábitos; así como con nuestras ideas, valores y significado que le otorgamos a los deseos eróticos y a los comportamientos sexuales. Aprendemos cómo vivir nuestra sexualidad desde la infancia y es distinta de acuerdo a cada persona y a cada cultura. La sexualidad está presente desde que nacemos hasta que morimos y varía a lo largo del tiempo.

Como vemos, la sexualidad es algo independiente en cada persona. Por esta razón es un derecho vivirla y disfrutarla libremente.

Algunas personas han aprendido que la sexualidad tiene como único objetivo tener hijos. Sin embargo, esto no puede ser cierto pues: ¿cuántos hijos tendríamos si produjéramos un embarazo cada vez que tenemos relaciones sexuales? O: ¿cuántas relaciones sexuales tendríamos si solo fueran para tener hijos?

Ahora sí, vayamos a la salud sexual y reproductiva…

• ¿Qué es la salud sexual y reproductiva?

• ¿Qué es la salud sexual y reproductiva? La salud sexua l y reproductiva forma parte

La salud sexual y reproductiva forma parte de la salud en general y se refiere a tener relaciones sexuales enriquecedoras, libres de violencia, sin temor a contagiarnos de alguna infección de transmisión sexual, ni a tener un embarazo no planificado.

Son derechos de las mujeres en este sentido:

• Decidir cuántos hijos e hijas tener y cuándo. 74
• Decidir cuántos hijos e hijas tener y cuándo.
74

U3 - Mujeres sanas, ciudadanas libres

• Acceder a métodos anticonceptivos sin riesgos de efectos desagradables o peligrosos, con la debida orientación profesional.

• Tener atención médica durante el embarazo y el parto.

• Que sus hijos e hijas nazcan sanos.

• Recibir atención médica ética y respetuosa ante cualquier tipo de afectación de la salud sexual y reproductiva, como en el caso de infecciones o complicaciones por interrupción del embarazo.

Cuando las mujeres cuidan su salud sexual y reproductiva están haciendo acciones concretas que les permiten:

• Disfrutar de una vida sexual responsable y gratificante.

• Prevenir enfermedades de transmisión sexual.

• Planear la cantidad de hijos y cada cuánto tiempo tener.

• Evitar embarazos no planeados.

• Prevenir riesgos relacionados con el embarazo y el parto.

• Identificar a tiempo un posible cáncer de mama o de útero.

• Estar preparada para la etapa de la menopausia.

El cuidado de la salud sexual y reproductiva contribuye a que mejore la vida de las mujeres, al exponerse menos a enfermedades y al defender el derecho a decidir libre, informada y responsablemente sobre el ejercicio de su sexualidad.

• ¿Qué significa tener una vida sexual responsable?

Una vida sexual responsable significa sentirse libres de decidir:

• Con quien tener relaciones sexuales.

• En qué momento tener relaciones sexuales.

• Si utilizar algún método para prevenir un embarazo no deseado.

• Si utilizar algún método para prevenir los riesgos de contraer una infección de transmisión sexual.

riesgos de contraer una infección de transmisión sexual. Planear nuestra vida sexual es algo que debemos

Planear nuestra vida sexual es algo que debemos aprender paso a paso, conociendo nuestros valores, fortaleciendo nuestra autoestima y tomando las decisiones más adecuadas que nos permitan ir construyendo el futuro que deseamos.

Tener una vida sexual responsable también incluye:

• Contar con información clara sobre sexualidad.

• Tomar medidas preventivas para evitar una infección de transmisión sexual.

• No ceder cuando nos presionan a hacer cosas que no queremos. • Tomar medidas
• No ceder cuando nos presionan a hacer cosas que no queremos.
• Tomar medidas preventivas para evitar un embarazo no deseado.
75

U3 - Mujeres sanas, ciudadanas libres

En la medida en que nosotras, junto con nuestras parejas, logremos planear una vida sexual y tomar decisiones propias, esta será más plena y satisfactoria.

¿Qué sucede con los y las jóvenes y la sexualidad? adultas?

¿Es lo mismo que para las personas

Tal vez hayas escuchado a personas adultas dirigirse a los y las jóvenes con expresiones como:

“no hagas”, “no digas”, “no podés” o “no sabés”.

También es frecuente escuchar: “cuidate” o “protegete”. Y en general, no se aclara de qué, cómo, por qué o para qué.

Estas expresiones están ligadas a la idea de que los y las jóvenes no tienen la capacidad o el conocimiento necesario para realizar alguna cosa, según los ojos de quienes así los juzgan.

En ambos ejemplos hablamos de saber. Es necesario saber para vivir la sexualidad felizmente, sin riesgos, con responsabilidad y sobre todo, libres de prejuicios, que justamente son la base de las problemáticas en este importante aspecto de la vida.

El conocimiento es básico y fundamental para ejercer cualquier derecho. Mientras más elementos tengamos, mejor ejercicio haremos de ellos.

más elementos tengamos, mejor ejercicio haremos de ellos. Conocer los derechos sexuales como parte de los

Conocer los derechos sexuales como parte de los derechos humanos es básico para que los y las jóvenes sean reconocidos como personas sexuadas y sexuales que saben y pueden privilegiar la salud y el bienestar para alcanzar la felicidad.

• ¿Qué son las enfermedades de transmisión sexual? ¿Cómo se detectan y previenen?

Las enfermedades de transmisión sexual ETS son un conjunto de enfermedades de varios tipos que se transmiten por el contacto en relaciones sexuales desprotegidas (sin usar preservativo) de una persona a otra, que vive con el virus, la bacteria o el agente de la enfermedad de transmisión sexual. Por lo general se transmiten a través del intercambio de semen, sangre y flujos de la vagina durante las relaciones sexuales vaginales, anales u orales.

El SIDA, por ejemplo, es una infección causada por el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), y afecta a las células de defensa del organismo y en consecuencia altera el sistema de defensa del cuerpo. Este virus deja al organismo vulnerable ante cualquier tipo de enfermedad, que en otras circunstancias no le afectarían.

Pero aunque el SIDA es una enfermedad que hay que tener muy en cuenta no es la única; hay muchas otras enfermedades de transmisión sexual muy frecuentes de las cuales hay que cuidarse.

76
76

U3 - Mujeres sanas, ciudadanas libres

U3 - Mujeres sanas, ciudadanas libres Es importante considerar que todos y todas pueden contagiarse de

Es importante considerar que todos y todas pueden contagiarse de una enfermedad de transmisión sexual y que no hay que avergonzarse si esto sucede. Por el contrario, hay que estar atentos a los primeros síntomas e ir en busca de asesoramiento médico sin pérdida de tiempo. Mientras más rápida sea detectada e identificada la enfermedad, mejores y más rápidos resultados se obtienen en sus tratamientos.

Para identificar algunos síntomas es importante explorar los genitales y estar atentos a:

• Secreciones o flujos no habituales que provengan de la vagina o del pene.

• Cambio de color y de forma de los genitales.

• Aparición de llagas, ronchas o ampollas, protuberancias o verrugas.

• Dolor en la parte baja del abdomen.

• Dolor o ardor al orinar.

• Comezón o irritación en el área genital.

• Sangrar de forma irregular, diferente a la menstruación en cantidad, tiempo o momento.

• Relaciones sexuales dolorosas.

• Erupciones inexplicables en la piel.

En cuanto se produzca alguno de estos síntomas es necesario acudir al médico o médica, ya que solo ellos y ellas pueden darnos el tratamiento correcto y la orientación adecuada.sexuales dolorosas. • Erupciones inexplicables en la piel. Como decíamos anteriormente, tener una vida sexual

Como decíamos anteriormente, tener una vida sexual responsable incluye tomar medidas preventivas para evitar una infección de transmisión sexual. Y en este sentido algunos hábitos importantes para evitar el contagio de una enfermedad de transmisión sexual son:

• Aseo diario (preferentemente usar una toalla personal).

• Autoexploración de genitales y mamas para detectar alguna alteración.

• Orinar después de mantener relaciones sexuales.

• Bañarse después de cada relación sexual.

• Acudir a revisión médica cada seis meses o cada año a partir del inicio de las relaciones sexuales.

• Al ir al baño, limpiarse de adelante hacia atrás ya que de esta manera no se pasan microbios del ano hacia la vagina.

• Evitar el contacto de la vagina con cualquier parte del cuerpo de nuestra pareja que haya estado en contacto con el ano. Esto es muy importante para evitar el paso de microbios que producen infecciones renales, cistitis, etc.

• Usar preservativos correctamente, en cada relación sexual.

Usar preservativos correctamente, en cada relación sexual. Lo más importante es usar el preservativo correctamente y

Lo más importante es usar el preservativo correctamente y en todas las relaciones sexuales, independientemente de que se utilice otro método anticonceptivo. El preservativo es el único método que protege de una infección de transmisión sexual.

77
77

U3 - Mujeres sanas, ciudadanas libres

Lo ideal es que la pareja decida de mutuo acuerdo la utilización del preservativo. Cuanto esto no sucede es muy importante hablar clara y directamente, mantenerse firme y defender la necesidad de la utilización de este método.

Por más que uno de los miembros de la pareja esté convencido de que no tiene nada e insista en la no utilización de preservativos, una infección no es algo que pueda verse a simple vista.

una infección no es algo que pueda verse a simple vista. Tené siempre presente que tu

Tené siempre presente que tu salud vale mucho y que el uso de preservativo no pasa por la confianza o la desconfianza sino por el cariño, el cuidado y el respeto mutuos.

• ¿En qué consiste planear el embarazo?

Planear el embarazo tiene que ver con la posibilidad y el derecho de las mujeres de decidir cuántos hijos e hijas desean tener y cuándo tenerlos, y de decidir, preferentemente en pareja, cuál es el momento más oportuno.

¿Cuándo tener el primer hijo o hija?

Es recomendable que el primer hijo llegue después de los 20 años, ya que a esa edad se supone que se alcanza la maduración física, mental y social necesarias para hacerse cargo de un hijo o hija y para disfrutar de él o de ella plenamente.

No es recomendable un embarazo después de los 35 años, ya que existen más posibilidades de tener complicaciones.

¿Para qué sirven las consultas prenatales?

Las consultas prenatales tienen el objetivo de revisar el estado de salud de la madre y del bebé, prevenir y detectar oportunamente aquellos factores que ponen en riesgo la evolución del embarazo y tener una adecuada preparación para el parto y crianza del recién nacido.

¿Cuándo debería ir por primera vez?

Las consultas prenatales deben iniciarse en cuanto se sospecha el embarazo.

¿La pareja debería ir al médico también?

Es conveniente que el compañero de la mujer la acompañe a las consultas prenatales para que los dos se involucren en el crecimiento y desarrollo de las hijas e hijos, además de compartir la experiencia y la responsabilidad de aprender cómo cuidar a la mujer y al recién nacido. En esta etapa la mujer sufre muchos cambios físicos y emocionales, y acompañarla es una forma de comprenderla mejor y asumir la responsabilidad de un embarazo compartido.

78
78

U3 - Mujeres sanas, ciudadanas libres

Tener una vida sexual responsable también tiene que ver con tomar medidas preventivas para evitar un embarazo no deseado.

Si este es el caso, y la mujer no está en busca de un embarazo, debe acudir al centro de salud más cercano donde tienen el deber de asesorarla para elegir el método anticonceptivo más conveniente y brindárselo de acuerdo con el Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable.

Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable. Si no querés quedar embarazada es muy importante acudir

Si no querés quedar embarazada es muy importante acudir a una consejería especializada para que te asesoren. Es un derecho de las mujeres según la Ley de Salud Sexual y Procreación Responsable (Ley 25.673, ver en Parte 2:

Legislación) recibir información adecuada y que les provean a cada mujer el método que ellas mismas elijan. Los hospitales públicos y las salitas de primeros auxilios tienen el deber de garantizar este derecho.

• ¿Cuál es el mejor método anticonceptivo?

No hay un método que sea el mejor para todas las mujeres, cada uno tiene sus ventajas y desventajas según la edad, pareja estable o no, embarazos anteriores y muchas otras cosas más, por eso es tan importante que acudamos a una consejería, porque cada una de nosotras es una persona distinta que debe elegir con información completa qué método desea utilizar.

Veamos a continuación algunos ejemplos:

El dispositivo intrauterino es un artefacto (un pequeño plástico con un alambrecito enrollado) que se
El dispositivo intrauterino es un artefacto (un pequeño plástico con un alambrecito enrollado)
que se coloca en el cuello del útero, puede tener medicamentos o no, ahí crea un medio
agresivo para los espermatozoides evitando la fecundación del óvulo. Dura muchos años,
según el tipo de dispositivo.
Ventajas:
Desventajas:
• No interfiere con las relaciones sexuales.
• Reversible de forma inmediata.
• No tiene ningún efecto sobre la cantidad
o calidad de la leche materna. Puede
insertarse inmediatamente después del
parto.
• Efectos secundarios comunes como
cambios menstruales, sangrado más
abundante durante la menstruación,
goteo entre periodos, más cólicos o
dolor durante los periodos.
• No tiene ningún efecto al estar tomando
otra medicina.
• No protege contra enfermedades de
transmisión sexual.
• No es recomendable en mujeres
que han tenido recientemente una
Enfermedad de Transmisión Sexual.
No es recomendable en mujeres que
nunca han parido.
79

U3 - Mujeres sanas, ciudadanas libres

Los anticonceptivos hormonales son variados, pueden ser orales o inyectables, y dentro de cada uno de estos dos grupos hay también diversos tipos, pero los más comunes y usados son los anticonceptivos orales monofásicos, más conocidos como las pastillas anticonceptivas, que no son ni más ni menos que pequeñas dosis de hormonas que evitan la ovulación y por lo tanto el embarazo.

Se toma una pastilla todos los días durante 21 días comenzando el primer día de la menstruación, después se descansa durante 7 días (en ese intervalo viene la menstruación, y la mujer sigue protegida aunque no esté tomando la pastilla) y al octavo día comienza con una nueva cajita, no importa que continúe el sangrado. O sea, la toma se realiza de la siguiente manera: tres semanas sí, una semana no.

Ventajas:

Desventajas:

• Bajo riesgo de complicaciones

• Hay que tomar las pastillas todos los días y te podés olvidar.

• Pueden presentarse algunos efectos secundarios leves como sangrado intermenstrual, dolor de cabeza, náuseas, vómitos, ligero aumento de peso.

• Muy efectivos cuando se usan correctamente

• Regularizan los periodos menstruales y disminuyen su cantidad y duración así como los dolores.

• No necesitan periodos de descanso

• Pueden usarse desde la adolescencia a la menopausia

• No protege contra las enfermedades de transmisión sexual.

• Puede interrumpirse su uso en cualquier momento recuperándose la fertilidad

• Disminuyen la anemia por déficit de hierro

• Tienen efecto protector en embarazo ectópico, cáncer de endometrio, cáncer de ovario, quiste de ovario, enfermedad inflamatoria pélvica.

80
80

U3 - Mujeres sanas, ciudadanas libres

Los métodos de barrera son el diafragma, el preservativo femenino y el preservativo masculino. Vamos a hablar un poco de este último, también conocido como condón, profiláctico o forro: es una funda de látex muy delgada que se coloca sobre el pene erecto antes de la penetración y se utiliza durante toda la relación sexual.

Además de evitar el embarazo es el único método anticonceptivo, junto con el preservativo femenino, que ayuda a prevenir el SIDA y otras enfermedades de transmisión sexual.

Por eso debe usarse durante la penetración vaginal o anal y el sexo oral.

Para usarlo correctamente hay que seguir las siguientes recomendaciones:

• Usar un preservativo en cada relación.

• Sacarlo de su envoltorio cuidando de no romperlo.

• Colocarlo cuando ocurre la erección, antes de la penetración, dejando un espacio para el semen (o sea no estirar con fuerza el extremo del condón sobre la punta del pene).

• Después de la eyaculación, retirar el pene de la vagina, sosteniendo el preservativo por su base para que este no se salga (queda grande cuando el pene se va aflojando) sin derramar el esperma al hacerlo.

• No reutilizar nunca.

• Si usás lubricante que sea a base de agua, los de base oleosa (aceite, vaselina, etc.) deterioran el látex.

• Disfrutar la colocación y hacerla parte del juego erótico.

Ventajas:

Desventajas • Puede ser incómodo en el juego sexual, por eso es importante aprender a incorporarlo como parte de la relación.

• De fácil acceso.

• No requiere preparación previa.

• Efectivo.

• No tiene efectos adversos.

• Se puede usar en cualquier etapa de la vida.

 

• Se puede combinar con otros métodos anticonceptivos.

• Te protege del SIDA y demás enfermedades de transmisión sexual.

Existen también muchos otros métodos anticonceptivos en los que no vamos a profundizar ahora, como los espermicidas, la lactancia materna exclusiva, algunos basados en el conocimiento de la fertilidad de la mujer o de esterilización. Para conocerlos todos consultá con la consejería o el médico o médica de la salita de primeros auxilios o el hospital.

81
81

U3 - Mujeres sanas, ciudadanas libres

Entonces

U3 - Mujeres sanas, ciudadanas libres Entonces ¿Cuál es el mejor método anticonceptivo? Podemos decir que:

¿Cuál es el mejor método anticonceptivo?

Podemos decir que: No hay un método que sea el mejor para todas las personas, cada uno tiene sus ventajas y sus desventajas. Sin embargo, el único método anticonceptivo que, además de prevenir los embarazos no planificados, previene las Enfermedades de Transmisión Sexual es el preservativo.

• ¿Cuáles son los derechos de las mujeres?

Existen diferentes tratados internacionales de los cuales Argentina forma parte, por los que se compromete a hacer realidad los enunciados que se firman, como la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la Convención por la Eliminación de todo tipo de Discriminación Contra

la

Mujer y el derecho a la salud que en el artículo 12 dice:

1.-“Los Estados Partes adoptarán todas las medidas apropiadas para eliminar la discriminación contra la mujer en la esfera de la atención medica a fin de asegurar, en condiciones de igualdad entre hombres y mujeres, el acceso a servicios de atención médica, inclusive los que se refieren a la planificación de la familia.”

Y

en el artículo 16, que habla sobre las condiciones de igualdad entre hombres y mujeres, dice:

e) “los mismos derechos a decidir libre y responsablemente los números de hijos y el intervalo entre los nacimientos y a tener acceso a la información, la educación y los

medios que les permitan ejercer estos derechos

”.

Nuestra Constitución Nacional incorpora estos tratados como propios y por lo tanto son parte de

la legislación del país y deben ser cumplidos.

¿Existe alguna ley que facilite la implementación de estos convenios?

En el año 2002 se sancionó la Ley 25.673 de creación nacional del Programa de Salud Sexual y Procreación Responsable (ver en Parte 2: Legislación) , que entre otras cosas dice:

“Articulo 2: serán objetivos del programa:

a) Alcanzar para la población el más elevado nivel de salud sexual y procreación responsable con el fin de que pueda adoptar decisiones libres de discriminación, coacciones o violencia;
b) Disminuir la morbimortalidad materno infantil;
c) Prevenir embarazos no deseados; Promover la salud sexual de los adolescentes; Contribuir a la prevención y detección precoz de enfermedades de transmisión sexual, de VIH/sida y patologías genitales y mamarias;

d)

e) 82
e)
82

U3 - Mujeres sanas, ciudadanas libres

f) Garantizar a toda la población el acceso a la información, orientación, métodos y prestaciones de servicios referidos a la salud sexual y la procreación responsable;

g) Potenciar la participación femenina en la toma de decisiones relativas a la salud sexual y la procreación responsable.”

¿Quién se hace responsable de que este programa se ponga en práctica?

Este es un Programa del Ministerio de Salud de la Nación que se hace efectivo a través de los gobiernos provinciales y sus Ministerios de Salud; los métodos anticonceptivos, consejerías y atención médica tienen que estar presentes en los diferentes lugares de atención de salud pública como salitas, hospitales etc.

¿Qué pasa cuando no se cumplen los programas y no nos garantizan el acceso a los servicios de salud?

No hay una receta para resolver los problemas. Cuando decimos mujeres sanas, ciudadanas libres, lo que buscamos es pensar a las mujeres como ciudadanas con capacidad de organizarse y de ser parte activa del monitoreo de las políticas públicas. Si están sanas las mujeres pueden participar ejerciendo sus derechos ciudadanos, pero fundamentalmente, si se piensan como protagonistas de la política y la organización social de nuestro país, podrán avanzar en la resolución de muchos problemas, entre ellos el de la salud.

Si una salita de primeros auxilios, un hospital o un municipio no cumplen con lo que deben, la única forma de resolverlo es participando.

En resumen:

El cuidado de la salud por parte de las mujeres, tiene que ver con:

• Aprender a conocer cómo funcionan sus cuerpos, cómo repercuten en sus físicos los estados emocionales, las circunstancias del entorno y lo social.

• Estar atentas y darse cuenta cuando aparecen cambios, lesiones y alteraciones.

• Saber protegerse, con una actitud preventiva para mantenerse saludables.

• Cuidar su salud sexual y reproductiva.

• Conocer sus derechos y ejercerlos en libertad.

83
83

U3 - Mujeres sanas, ciudadanas libres

Parte 2: Legislación

Ley 25.673 y Dec Nac. 1.282/2003 que reglamenta la creación del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable.

Ley25.673deCREACIÓNDELPROGRAMANACIONALDESALUDSEXUALYPROCREACIÓN

RESPONSABLE

El Senado y Cámara de Diputados de la Nación Argentina reunidos en Congreso, etc. sancionan con fuerza de ley:

Artículo 1.- Créase el Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable en el ámbito del Ministerio de Salud. Artículo 2.- Serán objetivos de este programa:

a) Alcanzar para la población el nivel más elevado de salud sexual y procreación responsable

con el fin de que pueda adoptar decisiones libres de discriminación, coacciones o violencia;

b) Disminuir la morbimortalidad materno-infantil;

c) Prevenir embarazos no deseados;

d) Promover la salud sexual de los adolescentes;

e) Contribuir a la prevención y detección precoz de enfermedades de transmisión sexual, de vih/

sida y patologías genital y mamarias;

f) Garantizar a toda la población el acceso a la información, orientación, métodos y prestaciones de servicios referidos a la salud sexual y procreación responsable;

g) Potenciar la participación femenina en la toma de decisiones relativas a su salud sexual y

procreación responsable. Artículo 3.- El programa está destinado a la población en general, sin discriminación alguna. Artículo 4.- La presente ley se inscribe en el marco del ejercicio de los derechos y obligaciones que hacen a la patria potestad. En todos los casos se considerará primordial la satisfacción del interés superior del niño en el pleno goce de sus derechos y garantías consagrados en la Convención Internacional de los Derechos del Niño (Ley 23.849).

Artículo 5.- El Ministerio de Salud en coordinación con los Ministerios de Educación y de Desarrollo Social y Medio Ambiente tendrán a su cargo la capacitación de educadores, trabajadores sociales y demás operadores comunitarios a fin de formar agentes aptos para:

a) Mejorar la satisfacción de la demanda por parte de efectores y agentes de salud;

b) Contribuir a la capacitación, perfeccionamiento y actualización de conocimientos básicos,

vinculados a la salud sexual y a la procreación responsable en la comunidad educativa; c) Promover en la comunidad espacios de reflexión y acción para la aprehensión de conocimientos básicos vinculados a este programa;

d) Detectar adecuadamente las conductas de riesgo y brindar contención a los grupos de riesgo,

para lo cual se buscará fortalecer y mejorar los recursos barriales y comunitarios a fin de educar, asesorar y cubrir todos lo niveles de prevención de enfermedades de transmisión sexual, vih/sida y cáncer genital y mamario. Artículo 6.- La transformación del modelo de atención se implementará reforzando la calidad y

cobertura de los servicios de salud para dar respuestas eficaces sobre salud sexual y procreación responsable. A dichos fines se deberá:

a) Establecer un adecuado sistema de control de salud para la detección temprana de las
a) Establecer un adecuado sistema de control de salud para la detección temprana de las
84

U3 - Mujeres sanas, ciudadanas libres

enfermedades de transmisión sexual, vih/sida y cáncer genital y mamario. Realizar diagnóstico, tratamiento y rehabilitación; b) A demanda de los beneficiarios y sobre la base de estudios previos, prescribir y suministrar los métodos y elementos anticonceptivos que deberán ser de carácter reversible, no abortivos y transitorios, respetando los criterios o convicciones de los destinatarios, salvo contraindicación médica específica y previa información brindada sobre las ventajas y desventajas de los métodos naturales y aquéllos aprobados por la ANMAT;

c) Efectuar controles periódicos posteriores a la utilización del método elegido.

Artículo 7.- Las prestaciones mencionadas en el artículo anterior serán incluidas en el Programa Médico Obligatorio (PMO), en el nomenclador nacional de prestaciones médicas y en el nomenclador farmacológico. Los servicios de salud del sistema público, de la seguridad social de salud y de los sistemas privados

las incorporarán a sus coberturas, en igualdad de condiciones con sus otras prestaciones. Artículo 8.- Se deberá realizar la difusión periódica del presente programa. Artículo 9.- Las instituciones educativas públicas de gestión privada, confesionales o no, darán cumplimiento a la presente norma en el marco de sus convicciones.

Artículo 10.- Las instituciones privadas de carácter confesional que brinden por sí o por terceros servicios de salud, podrán con fundamento en sus convicciones, exceptuarse del cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 6º, inciso b), de la presente ley. Artículo 11.- La autoridad de aplicación deberá:

a) Realizar la implementación, seguimiento y evaluación del programa;

b) Suscribir convenios con las provincias y con la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, para que

cada una organice el programa en sus respectivas jurisdicciones para lo cual percibirán las partidas del Tesoro Nacional previstas en el presupuesto. El no cumplimiento del mismo cancelará las transferencias acordadas. En el marco del Consejo Federal de Salud, se establecerán las alícuotas que correspondan a cada provincia y a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Artículo 12.- El gasto que demande el cumplimiento del programa para el sector público se imputará a la jurisdicción 80 –Ministerio de Salud – Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable, del Presupuesto General de la Administración Nacional. Artículo 13.- Se invita a las provincias y a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a adherir a las disposiciones de la presente ley. Artículo 14.- Comuníquese al Poder Ejecutivo. Dada en la Sala de Sesiones del Congreso Argentino, en Buenos Aires, a los treinta días del mes de octubre del año dos mil dos.

DECRETO NACIONAL 1.282/2003 REGLAMENTACION DE LA LEY Nº 25.673 DE CREACION DEL PROGRAMA NACIONAL DE SALUD SEXUAL Y PROCREACION RESPONSABLE VISTO el Expediente Nº 2002-4994/03-7 del registro del MINISTERIO DE SALUD y la Ley Nº 25.673 sobre Salud Sexual y Procreación Responsable, y CONSIDERANDO Que dicha norma legal crea el PROGRAMA NACIONAL DE SALUD SEXUAL Y PROCREACION RESPONSABLE en el ámbito del MINISTERIO DE SALUD.

85
85

U3 - Mujeres sanas, ciudadanas libres

Que la Ley Nº 25 673 importa el cumplimiento de los derechos consagrados en Tratados Internacionales, con rango constitucional, reconocido por la reforma de la Carta Magna de 1994, como la Declaración Universal de Derechos Humanos; el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales; la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer; y la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño, entre otros. Que el artículo 75, inc. 23) de nuestra CONSTITUCION NACIONAL, señala la necesidad de

promover e implementar medidas de acción positiva a fin de garantizar el pleno goce y ejercicio de los derechos y libertades fundamentales reconocidos por la misma y los Tratados Internacionales de Derechos Humanos, antes mencionados. Que la ORGANIZACION MUNDIAL DE LA SALUD (OMS) define el derecho a la planificación familiar como “un modo de pensar y vivir adoptado voluntariamente por individuos y parejas, que se basa en conocimientos, actitudes y decisiones tomadas con sentido de responsabilidad, con el objeto de promover la salud y el bienestar de la familia y contribuir así en forma eficaz al desarrollo del país.” Que lo expuesto precedentemente implica el derecho de todas las personas a tener fácil acceso

a la información, educación y servicios vinculados a su salud y comportamiento reproductivo.

Que la salud reproductiva es un estado general de bienestar físico, mental y social, y no de mera ausencia de enfermedades o dolencias, en todos los aspectos relacionados con el sistema reproductivo, sus funciones y procesos. Que estadísticamente se ha demostrado que, entre otros, en los estratos más vulnerables de la sociedad, ciertos grupos de mujeres y varones, ignoran la forma de utilización de los métodos anticonceptivos más eficaces y adecuados, mientras que otros se encuentran imposibilitados económicamente de acceder a ellos. Que en consecuencia, es necesario ofrecer a toda la población el acceso a: la información y consejería en materia de sexualidad y el uso de métodos anticonceptivos, la prevención, diagnóstico y tratamiento de las infecciones de transmisión sexual incluyendo el HIV/SIDA y patología genital y mamaria; así como también la prevención del aborto.

Que la ley que por el presente se reglamenta no importa sustituir a los padres en el asesoramiento

y en la educación sexual de sus hijos menores de edad sino todo lo contrario, el propósito es

el de orientar y sugerir acompañando a los progenitores en el ejercicio de la patria potestad, procurando respetar y crear un ambiente de confianza y empatía en las consultas médicas cuando ello fuera posible. Que nuestro ordenamiento jurídico, principalmente a partir de la reforma Constitucional del año 1994, incorporó a través del Artículo 75, inc.) 22 la CONVENCION INTERNACIONAL SOBRE LOS DERECHOS DEL NIÑO, y con esa orientación, ésta ley persigue brindar a la población el nivel más elevado de salud sexual y procreación responsable, siendo aspectos sobre los que, de ninguna manera, nuestros adolescentes pueden desconocer y/ o permanecer ajenos. Que, concretamente, la presente ley reconoce a los padres, justamente, la importantísima misión paterna de orientar, sugerir y acompañar a sus hijos en el conocimiento de aspectos, enfermedades de transmisión sexual, como ser el SIDA y/o patologías genitales y mamarias, entre otros, para que en un marco de responsabilidad y autonomía, valorando al menor como sujeto de derecho, mujeres y hombres estén en condiciones de elegir su Plan de Vida. Que la Ley Nº 25.673 y la presente reglamentación se encuentran en un todo de acuerdo con lo prescripto por el artículo 921 del CODIGO CIVIL, que otorga discernimiento a los menores de

86
86

U3 - Mujeres sanas, ciudadanas libres

CATORCE (14) años y esta es la regla utilizada por los médicos pediatras y generalistas en la atención médica. Que en concordancia con la CONVENCION INTERNACIONAL SOBRE LOS DERECHOS DEL NIÑO, se entiende por interés superior del mismo, el ser beneficiarios, sin excepción ni discriminación alguna, del más alto nivel de salud y dentro de ella de las políticas de prevención y atención en la salud sexual y reproductiva en consonancia con la evaluación de sus facultades. Que el temperamento propiciado guarda coherencia con el adoptado por prestigiosos profesionales

y servicios especializados con amplia experiencia en la materia, que en la práctica asisten a los

adolescentes, sin perjuicio de favorecer fomentar la participación de la familia, privilegiando el no

desatenderlos. Que en ese orden de ideas, las políticas sanitarias nacionales, están orientadas a fortalecer la

estrategia de atención primaria de la salud, y a garantizar a la población el acceso a la información sobre los métodos de anticoncepción autorizados, así como el conocimiento de su uso eficaz, a efectos de su libre elección, sin sufrir discriminación, coacciones ni violencia, de conformidad con lo establecido en los documentos de Derechos Humanos y en ese contexto a facilitar el acceso

a dichos métodos e insumos.

Que, en el marco de la formulación participativa de normas, la presente reglamentación ha sido consensuada con amplios sectores de la población de los ámbitos académicos y científicos, así como de las organizaciones de la sociedad civil comprometidas con la temática, las jurisdicciones locales y acordado por el COMITE DE CRISIS DEL SECTOR SALUD y su continuador, el CONSEJO CONSULTIVO DEL SECTOR SALUD. Que la DIRECCION GENERAL DE ASUNTOS JURIDICOS del MINISTERIO DE SALUD ha tomado la intervención de su competencia. Que la presente medida se dicta de conformidad con las facultades emergentes del artículo 99, inciso 2º) de la CONSTITUCION NACIONAL. Por ello, EL PRESIDENTE DE LA NACION ARGENTINA DECRETA:

Artículo 1.- Apruébase la Reglamentación de la Ley Nº 25.673 que como anexo I forma parte integrante del presente Decreto. Artículo 2.- La Reglamentación que se aprueba por el artículo precedente entrará en vigencia a partir del día siguiente de su publicación en el Boletín Oficial. Artículo 3.- Facúltese al MINISTERIO DE SALUD para dictar las normas complementarias interpretativas y aclaratorias que fueren menester para la aplicación de la Reglamentación que se aprueba por el presente Decreto. Artículo 4.- Comuníquese, publíquese, dése a la Dirección Nacional de Registro Oficial y archívese.

ANEXO I REGLAMENTACION DE LA LEY Nº 25.673

Artículo 1.- El MINISTERIO DE SALUD será la autoridad de aplicación de la Ley Nº 25.673 y de la presente reglamentación. Artículo 2.- A los fines de alcanzar los objetivos descriptos en la Ley que se reglamenta el MINISTERIO DE SALUD deberá orientar y asesorar técnicamente a los Programas Provinciales

87
87

U3 - Mujeres sanas, ciudadanas libres

que adhieran al Programa Nacional, quienes serán los principales responsables de las actividades

a desarrollar en cada jurisdicción. Dicho acompañamiento y asesoría técnica deberán centrarse

en actividades de información, orientación sobre métodos y elementos anticonceptivos y la entrega de éstos, así como el monitoreo y la evaluación. Asimismo, se deberán implementar acciones que tendientes a ampliar y perfeccionar la red asistencial a fin de mejorar la satisfacción de la demanda. La ejecución de las actividades deberá realizarse con un enfoque preventivo y de riesgo, a fin de disminuir las complicaciones que alteren el bienestar de los destinatarios del Programa, en coordinación con otras acciones de salud orientadas a tutelar a sus beneficiarios y familias.

Las acciones deberán ser ejecutadas desde una visión tanto individual como comunitaria. Artículo 3.- SIN REGLAMENTAR. Artículo 4.- A los efectos de la satisfacción del interés superior del niño, considéreselo al mismo beneficiario, sin excepción ni discriminación alguna, del más alto nivel de salud y dentro de ella de las políticas de prevención y atención en la salud sexual y reproductiva en consonancia con la evolución de sus facultades. En las consultas se propiciará un clima de confianza y empatía, procurando la asistencia de un adulto de referencia, en particular en los casos de los adolescentes menores de CATORCE (14) años. Las personas menores de edad tendrán derecho a recibir, a su pedido y de acuerdo a su desarrollo, información clara, completa y oportuna; manteniendo confidencialidad sobre la misma

y respetando su privacidad.

En todos los casos y cuando corresponda, por indicación del profesional interviniente, se prescribirán preferentemente métodos de barrera, en particular el uso de preservativo, a los fines de prevenir infecciones de transmisión sexual y VIH/ SIDA. En casos excepcionales, y cuando el

profesional así lo considere, podrá prescribir, además, otros métodos de los autorizados por la ADMINISTRACION NACIONAL DE MEDICAMENTOS, ALIMENTOS Y TECNOLOGIA MEDICA (ANMAT) debiendo asistir las personas menores de CATORCE (14) años, con sus padres o un adulto responsable. Artículo 5.- Los organismos involucrados deberán proyectar un plan de acción conjunta para el desarrollo de las actividades previstas en la ley, el que deberá ser aprobado por las máximas autoridades de cada organismo. Artículo 6.- En todos los casos, el método y/o elemento anticonceptivo prescripto, una vez que la persona ha sido suficientemente informada sobre sus características, riesgos y eventuales consecuencias, será el elegido con el consentimiento del interesado, en un todo de acuerdo con sus convicciones y creencias y en ejercicio de su derecho personalísimo vinculado a la

disposición del propio cuerpo en las relaciones clínicas, derecho que es innato, vitalicio, privado

e intransferible, sin perjuicio de lo establecido en el artículo 4º del presente, sobre las personas menores de edad. Entiéndase por métodos naturales, los vinculados a la abstinencia periódica, los cuales deberán ser especialmente informados. La ADMINISTRACION NACIONAL DE MEDICAMENTOS, ALIMENTOS Y TECNOLOGIA (ANMAT) deberá comunicar al MINISTERIO DE SALUD cada SEIS (6) meses la aprobación

baja de los métodos y productos anticonceptivos que reúnan el carácter de reversibles, no abortivos y transitorios. Artículo 7.- La SUPERINTENDENCIA DE SERVICIOS DE SALUD, en el plazo de DIEZ (10)

y

88
88

U3 - Mujeres sanas, ciudadanas libres

días contados a partir de la publicación del presente Decreto, deberá elevar para aprobación por Resolución del MINISTERIO DE SALUD, una propuesta de modificación de la Resolución Ministerial Nº 201/02 que incorpore las previsiones de la Ley Nº 25.673 y de esta Reglamentación. Artículo 8.- Los Ministerios de SALUD, de EDUCACION, CIENCIA Y TECNOLOGIA y de DESARROLLO SOCIAL deberán realizar campañas de comunicación masivas al menos UNA (1) vez al año, para la difusión periódica del Programa. Artículo 9.- El MINISTERIO DE EDUCACION, CIENCIA Y TECNOLOGIA adoptará los recaudos necesarios a fin de dar cumplimiento a lo previsto en el artículo 9º de la Ley Nº 25.673. Artículo 10.- Se respetará el derecho de los objetores de conciencia a ser exceptuados de su participación en el PROGRAMA NACIONAL DE SALUD SEXUAL Y PROCREACION RESPONSABLE previa fundamentación, y lo que se enmarcará en la reglamentación del ejercicio profesional de cada jurisdicción. Los objetores de conciencia lo serán tanto en la actividad pública institucional como en la privada. Los centros de salud privados deberán garantizar la atención y la implementación del Programa, pudiendo derivar a la población a otros Centros asistenciales, cuando por razones confesionales, en base a sus fines institucionales y/o convicciones de sus titulares, optaren por ser exceptuados del cumplimiento del artículo 6, inciso b) de la ley que se reglamenta, a cuyo fin deberán efectuar la presentación pertinente por ante las autoridades sanitarias locales, de conformidad a lo indicado en el primer párrafo de este artículo cuando corresponda. Artículo 11.- SIN REGLAMENTAR. Artículo 12.- SIN REGLAMENTAR. Artículo 13.- SIN REGLAMENTAR. Artículo 14.- SIN REGLAMENTAR.

Sanción.- 23 de mayo de 2003 Publicación B.O.- 26 de mayo de 2003

89
89
Unidad 4 Mujeres libres de violencia Mujeres libres de violencia
Unidad 4 Mujeres libres de violencia Mujeres libres de violencia

Unidad 4

Mujeres libres de violencia Mujeres libres de violencia

Unidad 4 Mujeres libres de violencia Mujeres libres de violencia
Unidad 4 Mujeres libres de violencia Mujeres libres de violencia

U4 - Mujeres libres de violencia

Mujeres libres de violencia

Les proponemos comenzar el estudio de esta unidad, definiendo el concepto de violencia y analizando los distintos tipos de violencia y cómo afectan a las mujeres.

Revisaremos luego algunos mitos y creencias respecto de la violencia familiar. Finalizaremos describiendo las características de la violencia familiar y las etapas del Ciclo de la Violencia y haremos hincapié en los derechos de las mujeres en este aspecto.

Los apartados que componen esta unidad son:

Parte 1: Violencia y Violencia Familiar

Parte 2: Legislación

91
91

U4 - Mujeres libres de violencia

Parte 1: Violencia y Violencia Familiar

Las preguntas que nos servirán de guía para tratar los temas propuestos son:

¿Qué es la violencia?

¿Cuáles son los dichos y creencias que sostienen la violencia familiar?

¿Cuáles son las consecuencias de los diferentes tipos de violencia?

¿Qué es el Ciclo de la Violencia?

¿Cuáles son los derechos de las mujeres en este aspecto? ¿Qué dice la Ley de Violencia Familiar?

Vayamos por partes…

¿Qué es la violencia?

Recordemos el concepto de violencia de género, que analizamos en la Unidad 1. En esa oportunidad decíamos:

Las relaciones de poder son las que generan violencia de género. Estas relaciones entre hombres y mujeres no son simétricas. Las mujeres quedan en inferioridad de condiciones frente a los hombres.