You are on page 1of 9

LA DOCTRINA DEL PECADO Página 1 de 9

LADOCTRINA DEL PECADO


Parte 10: EL REMEDIO PARA LA NATURALEZA DE PECADO

Ef 2:1-5
1
Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados,
2
en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo,
conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de
desobediencia,
3
entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de
nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por
naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.
4
Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó,
5
aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por
gracia sois salvos)

INTRODUCCION

Se ha venido examinando la “Naturaleza pecaminosa trasmitida” y se han revisado


algunos textos que demostraron la necesidad universal de un nuevo nacimiento. Así lo
corroboran los siguientes textos:
Jn.3:3,5 “3Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no
naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. 5Respondió Jesús: De cierto, de
cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el
reino de Dios”
Jn 1:12,13 “12Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les
dio potestad de ser hechos hijos de Dios; 13los cuales no son engendrados de
sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios”
Tit. 3:5 “4Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su
amor para con los hombres, 5nos salvó, no por obras de justicia que nosotros
hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la
regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo”
Stg. 1:18 “El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que
seamos primicias de sus criaturas”
1 P. 1:3,23 “3Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su
grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la
resurrección de Jesucristo de los muertos, 23siendo renacidos, no de simiente
corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece
para siempre”

Este comienzo y desarrollo de una nueva vida, no sólo implica que el pecado ya está
presente en toda vida humana, sino que ha echado profundas raíces en la naturaleza que
el hombre ha heredado por nacimiento.

Del mismo modo, el apóstol Pablo considera la renovación en Cristo Jesús como una
ley universal de la vida humana, y dice que consiste en despojarse "del viejo hombre," o
sea en la muerte del “viejo hombre", entendiendo este viejo hombre como “el poder del
vicio, confirmado por el hábito”
Ef 4:22 “En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que
está viciado conforme a los deseos engañosos”

Escuela Bíblica de la Iglesia Evangélica Central


La Doctrina del Pecado. Parte
10: El remedio para la naturaleza de pecado
LA DOCTRINA DEL PECADO Página 2 de 9

Co1 3:3 “3Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en
Dios”
Ro 6:3-6 3¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús,
hemos sido bautizados en su muerte? 4Porque somos sepultados juntamente con
él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos
por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. 5Porque si
fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo
seremos en la de su resurrección; 6sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue
crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin
de que no sirvamos más al pecado

Podemos gozar de nuestra nueva vida en Cristo porque estamos unidos a Él en su


muerte y resurrección. Nuestros malos deseos, nuestra esclavitud al pecado y nuestro
amor al pecado murieron con Él. Ahora, unidos con Él por fe en su resurrección,
tenemos comunión inquebrantable con Dios y libertad para resistir el pecado.

El castigo del pecado y el poder que tenía sobre nuestras vidas murió con Cristo en la
cruz. Nuestro «viejo hombre», lleno de pecado, murió de una vez por todas y ahora
estamos libres de su poder. El «cuerpo del pecado» no es el humano, sino nuestra
naturaleza rebelde amante del pecado heredada de Adán. A pesar de que nuestro cuerpo
coopera voluntariamente con nuestra naturaleza pecaminosa, no debemos por ello
considerarlo malvado. Lo que es malo es el pecado en nosotros. Y lo que se derrota es
ese poder del pecado en acción en nuestros cuerpos. Pablo acaba de establecer que la fe
en Cristo nos declara absueltos, «inocentes» ante Dios. Aquí Pablo enfatiza que ya no
necesitamos una vida bajo el poder del pecado. Dios no nos saca del mundo ni nos
convierte en robots. A veces sentiremos deseos de pecar y algunas veces lo haremos. La
diferencia radica en que antes de ser salvos, éramos esclavos de nuestra naturaleza
pecaminosa, pero ahora podemos elegir vivir para Cristo y podemos exclamar como
lo escribió el apóstol Pablo en Gálatas 2.20 “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y
ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe
del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí”

Los siguientes son otros textos que son el testimonio Bíblico con respecto al estado del
hombre caído ante los ojos de Dios.

Romanos 1:18-8:13. En este pasaje, que es tan extenso que no nos permite citarlo al
pie de la letra, notamos que así como es adecuado para la verdad de que esta
Epístola presenta la revelación central con respecto a la salvación de la naturaleza
de pecado y también del pecado personal, así también describe la corrupción de
toda la raza en forma más completa que en cualquiera otra parte de la Biblia. Hay
que tener en mente esta consideración al estudiar dicho pasaje.

1 Corintios 7:14. Debemos ponerle atención especial a este texto, en parte, porque
contribuye mucho a la prueba en general; y en parte porque rara vez se utiliza en este
sentido. He aquí su contenido:
"Porque el marido incrédulo es santificado en la mujer -que cree-, y la mujer
incrédula en el marido -que cree-; pues de otra manera vuestros hijos serían
inmundos, mientras que ahora son santos."

La inmundicia que se menciona aquí es claramente el estado de nacimiento de cada niño,


si no fuera por la influencia que puede haber cuando alguno de los padres es cristiano.

Escuela Bíblica de la Iglesia Evangélica Central


La Doctrina del Pecado. Parte
10: El remedio para la naturaleza de pecado
LA DOCTRINA DEL PECADO Página 3 de 9

El padre que es cristiano no le quita al hijo la naturaleza de pecado, sino que el padre
cristiano aparta, como diferente, a su hijo. Sin embargo, si el padre cristiano no puede
quitarle la naturaleza caída a su hijo, la cual es santificada, ¡eso nos indica cuán
ciertamente están bajo el poder de esa naturaleza los que son inmundos! Según este texto
de 1 Corintios 7:14

Por otra parte, 1 Corintios 7:14, establece que las bendiciones que fluyen en los
creyentes no se detienen allí, se extienden a otros. Dios considera el matrimonio como
«santificado» (apartado para su uso) por la presencia del cónyuge cristiano. La otra
parte no recibe salvación en forma automática, pero es ayudada por esta relación. Los
hijos de un matrimonio así son considerados como «santos» (porque las bendiciones de
Dios son para la unidad familiar) hasta que ellos tengan suficiente edad como para
decidir por sí mismos.

1 Corintios 7:14 establece que la razón fundamental para mantener un matrimonio


mixto unido es la sana influencia de la vida del creyente sobre su cónyuge no creyente,
lo cual puede traducirse en la salvación de toda la familia

Efesios 2:3. "Entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los
deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos
por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás."

La Escritura no carece de testimonio directo y conclusivo en este aspecto. Es algo de la


naturaleza de la raza humana lo que la clasifica como "hijos de ira," en tanto que estén
separados de la gracia redentora de Dios.

Hijos de ira se refiere a el fin inevitable de los «hijos de desobediencia» es estar bajo la
condenación de un Dios justamente airado; es enfrentar un juicio justificado por haber
violado fronteras conocidas de orden espiritual y moral

Gálatas 5: 17-21. "Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es


contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis. Pero si
sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley. Y manifiestas son las obras de la carne,
que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades,
pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras,
orgías, y cosas semejantes a éstas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he
dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios."

El apósto1 define aquí las obras de la carne. El significado ético de la palabra carne
(sarx), según el uso que le dio el Apóstol, nos conduce otra vez a la naturaleza humana y
a su corrupción. En este pasaje se nos presentan las obras de la carne en contraste con
"el fruto del Espíritu” (vs. 18-22). No hay nada que pueda alabarse en las obras de la
carne.

La conclusión de este asunto es que el hombre es, por naturaleza tal como lo declara
Jeremías:
Jer 17:9 Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién
lo conocerá?

Escuela Bíblica de la Iglesia Evangélica Central


La Doctrina del Pecado. Parte
10: El remedio para la naturaleza de pecado
LA DOCTRINA DEL PECADO Página 4 de 9

El corazón es el ser interior, que piensa, siente y actúa. El corazón es la esencia del ser
humano pero es a la vez engañoso y perverso

Por esto la palabra exhorta a todo ser humano en el libro de Proverbios 4:23-27
23
Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón;
Porque de él mana la vida.
24
Aparta de ti la perversidad de la boca,
Y aleja de ti la iniquidad de los labios.
25
Tus ojos miren lo recto,
Y diríjanse tus párpados hacia lo que tienes delante.
26
Examina la senda de tus pies,
Y todos tus caminos sean rectos.
27
No te desvíes a la derecha ni a la izquierda;
Aparta tu pie del mal

Guarda tu corazón: Significa valora y protege tu mente, emociones y voluntad.


Nuestro corazón, nuestros sentimientos de amor y deseos, dicta en gran manera cómo
vivimos debido a que siempre encontramos el tiempo para hacer lo que disfrutamos.
Salomón nos dice que tengamos cuidado con nuestros afectos, que nos aseguremos y
concentremos en esos deseos que nos mantendrán en el buen camino. Asegúrese de que
sus afectos lo lleven hacia la dirección correcta. Ponga límites a sus deseos: no vaya
detrás de todo lo que vea. Mire hacia adelante, mantenga sus ojos fijos en la meta, no se
desvíe en lo que le puede conducir a pecar

Respecto a este texto de Pro 4:23-27 Matthew Henry comenta lo siguiente:

El camino de los hombres malos parece agradable y el camino más cercano para
conseguir alguna finalidad; pero es un camino malo y terminará mal; si amas a tu Dios y
a tu alma, evítalo. No se dice: manténte a la distancia debida sino a una gran distancia;
nunca pienses que puedes llegar suficientemente lejos de esto.

El camino del justo es luz: Cristo es su Camino y Él es la Luz. Los santos no serán
perfectos hasta que lleguen al cielo, pero ahí brillarán como el sol en su fuerza.

El camino del pecado es tinieblas. El camino del impío es tenebroso, por tanto,
peligroso; ellos caen en pecado, pero no saben cómo evitarlo. Se meten en problemas,
pero nunca tratan de saber si Dios contiende con ellos, ni cuál será el fin de ello. Este el
camino que se nos insta a evitar. Oír atentamente la palabra de Dios es buena señal de la
obra de gracia empezada en el corazón y un buen medio de seguir realizándola. En la
palabra de Dios hay un remedio apropiado para todas las enfermedades del alma.

Guarda tu corazón con toda diligencia. Debemos poner estricta vigilancia a nuestras
almas; impedir que nuestros corazones infieran dolor y sean heridos. Se da una buena
razón: porque de ahí surgen los asuntos de la vida. Por sobre todo, debemos buscar del
Señor Jesús el agua viva, el Espíritu santificador, que brota para vida eterna. Así
seremos capacitados para eliminar una boca perversa y labios pervertidos; nuestros ojos
serán vueltos de contemplar la vanidad, mirando derecho adelante y andando por la
regla de la palabra de Dios, yendo en los pasos de nuestro Señor y Amo.

Escuela Bíblica de la Iglesia Evangélica Central


La Doctrina del Pecado. Parte
10: El remedio para la naturaleza de pecado
LA DOCTRINA DEL PECADO Página 5 de 9

Señor, perdona el pasado y capacítanos para seguirte más de cerca durante el tiempo
venidero.

Los siguientes son otros pasajes de las Escrituras que tratan sobre a naturaleza caída del hombre, y
que deben también examinarse: Génesis 6:5; Job 11:12; 15:14,16; Salmos 58:2-5; 94:11; 130:3;
l43:2; Proverbios 21:8; Eclesiastés 7:20; 9:3; Isaías 64:6; Jeremías l3:23; 16:12; Oseas 6:7; Mateo
7:11; 15:19; 16:23; Lucas 1:79; Juan 3: 18; 8:23; 14: 17; Romanos 3:9; 6:20; 1 Corintios 2: 14;
3:3; Gá1atas 3:22; Colosenses 1:13,23; 2:13; 3:5-7; 2 Timoteo 3:2; 1 Pedro 1:18;4:2;2Pedro 1:4; 1
Juan 1:8;2:16;5:19.

EL REMEDIO PARA LA NATURALEZA DE PECADO

La consideración del remedio para la naturaleza de pecado envuelve aspectos que


inmediatamente involucran al cristiano. Dejaremos para otro estudio examinar el
remedio para la naturaleza de pecado en los que han confesado a Jesucristo como su
Señor y Salvador, es decir, a los regenerados.

A los que no son regenerados, es decir, a los que no han confesado a Jesucristo
como su Señor y Salvador, se les puede manifestar que, en el momento en que
pongan su fe en la persona de Jesucristo confesándole como su Señor y Salvador, la
Palabra enseña que se le concederá una doble provisión, a fin de que pueda Dios
comenzar la obra de regeneración.

Así que, los que no son regenerados pueden esperar una experiencia de esa clase, y
también pueden esperar el perdón y la justificación, aunque, puesto que todo lo
relacionado con el remedio está tan íntimamente ligado con los problemas de la
vida diaria del cristiano, la atención divina para esa naturaleza de pecado no se
incluye en ningún momento en las ofertas que la gracia sa1vadora de Dios extiende
a los que no son salvos.

Por otra parte, la naturaleza de pecado es algo que hay que tratar ampliamente
cuando se estudie la necesidad de la salvación que tienen todos los que no son
salvos, es decir, lo que no han puesto su fe en Jesucristo, confesándole como su
Señor y Salvador.

El hombre sincero no puede presentar un mensaje más equivocado al que no es


salvo que aquel que consiste en decirle que él está perdido por causa de su pecado
personal.

A esto, ellos pudieran replicar que, puesto que no han cometido ni siquiera el diez
por ciento de los pecados que hubieran podido cometer, ellos apenas se hallan
perdidos en un diez por ciento.

Ese es el razonamiento que naturalmente se deduce de aquella forma de predicación


que basa el estado perdido del hombre sobre los pecados personales que éste ha
cometido.

El hombre está perdido por naturaleza: nació con alma perdida, y no tiene
ninguna esperanza fuera de la sangre redentora de Cristo. A esto nos hemos
referido citando a Efesios 2:3 que dice: “y éramos por naturaleza hijos de ira”

Escuela Bíblica de la Iglesia Evangélica Central


La Doctrina del Pecado. Parte
10: El remedio para la naturaleza de pecado
LA DOCTRINA DEL PECADO Página 6 de 9

Se obtienen mejores resultados cuando se presenta la necesidad de la salvación para


la raíz de todos los males que se hayan cometido.

El doble remedio que Dios ofrece para el pecado consiste en:


(a) el hecho de que Cristo sufrió por los creyentes en El, el juicio que a ellos les
corresponde por el pecado, y
(b) el Don del Espíritu Santo, que mora en el creyente cristiano y puede darle la
victoria sobre toda mala disposición.

Dios ya ha realizado el juicio contra la naturaleza de pecado en los creyentes; de


otro modo, no podría declararse lo que ciertamente declara la Palabra de Dios:
"Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús"
en (Ro.8:1).

En conclusión se puede volver a repetir que, en el principio, Dios declaró con


respecto al hombre que era "bueno en gran manera." pero después de 1500 años de
historia humana, Jehová dijo con respecto al mismo hombre:
"todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo
solamente el mal" (Gn.6:5).

Y más de dos mil años después, El dijo:


"... todos están bajo pecado. .. No hay justo, ni aun uno; . .. No hay quien
haga lo bueno no hay ni siquiera uno" en Ro.3:9-12.

Este contraste es tan vigoroso como lo puede permitir el lenguaje humano.

Los teólogos difieren en ciertos aspectos de la doctrina del pecado; pero hay un
notable acuerdo entre ellos con respecto a la universalidad del pecado. Este acuerdo
puede explicarse por el hecho de que la Palabra de Dios es sumamente clara en su
testimonio con respecto a la pecaminosidad del hombre, y por el hecho de que la
experiencia humana corrobora completamente la enseñanza de las Escrituras.

Hay quienes rechazan la doctrina de la depravación humana por falta de


comprensión. Esta doctrina no implica que no haya nada bueno en el hombre, en
tanto que lo observa otro hombre; más bien afirma que, por causa de la naturaleza
caída, Dios no ve nada en los hombres que pueda recomendarlos ante El. Los
hombres sólo son objetos de su gracia.

Es significativo que las drásticas acusaciones contra toda la raza, que se hallan en el
Nuevo Testamento, no son sino citas del Antiguo Testamento, con lo cual se
demuestra la unidad de la Biblia en su testimonio con respecto a la doctrina de la
depravación.

Hay privilegios y pactos especiales que se les otorgan a los judíos; pero en lo que se
refiere al pecado y al remedio divinamente provisto "no hay diferencia."

El Dr. Timothy Dwight afirma, cuando escribe sobre la universalidad del pecado:
"En verdad, no hay doctrina de las Escrituras que se exprese en formas más
numerosas y variadas, ni en términos más directos, en los cuales es menos posible
la incomprensión" (Theology, Sermón 29).

Escuela Bíblica de la Iglesia Evangélica Central


La Doctrina del Pecado. Parte
10: El remedio para la naturaleza de pecado
LA DOCTRINA DEL PECADO Página 7 de 9

Se puede observar, además, que el hecho de la pecaminosidad y de la depravación


humana universal está implícito en la provisión de un sacrificio, ya sea en forma
simbólica o en el cumplimiento del símbolo; también está implícito en el hecho de
que el cuerpo humano ha sido afectado y, en el caso de los salvos, todavía espera su
redención (Ro 8:23 “y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos
las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos,
esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo ”); y, además, en el hecho de
que "Dios, ... manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan" como
dice (Hch.17:30).

Romanos 8:23 expresa que todos los que pongan su fe en Jesucristo resucitaremos
con cuerpos glorificados semejante al que Cristo posee ahora en el cielo, así también lo
expresa:
1 Corintios 15.20–23 “20Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los
que durmieron es hecho. 21Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también
por un hombre la resurrección de los muertos. 22Porque así como en Adán todos mueren,
también en Cristo todos serán vivificados. 23Pero cada uno en su debido orden: Cristo,
las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida”

Cuando Romanos 8:23 dice que tenemos las «primicias», se refiere al adelanto del
Espíritu Santo como garantía de nuestra vida resucitada, el Éspíritu Santo es nuestro
ayudador
2 Corintios 1.22; 5.5 “22el cual también nos ha sellado, y nos ha dado las arras del
Espíritu en nuestros corazones” y el verso 5 del capítulo 5 dice: 5Mas el que nos hizo
para esto mismo es Dios, quien nos ha dado las arras del Espíritu”

Pablo menciona dos dones que Dios nos da cuando llegamos a ser cristianos: (1) un
sello de propiedad para mostrar quién es nuestro maestro y (2) el Espíritu Santo como
garantía de que le pertenecemos y recibiremos todos sus beneficios como lo confirma:
Efesios 1.13, 14 “13En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad,
el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con
el Espíritu Santo de la promesa, 14que es las arras de nuestra herencia hasta la
redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria”

El Espíritu Santo garantiza que la salvación es nuestra ahora y que recibiremos mucho
más cuando Cristo regrese. El gran consuelo y poder del Espíritu Santo en esta vida es
un anticipo o adelanto (depósito) de los beneficios de nuestra vida eterna en la presencia
de Dios. Con el privilegio de pertenecer a Dios viene la responsabilidad de
identificarnos como representantes fieles

El Espíritu Santo es el sello de Dios de que le pertenecemos y su depósito o arras nos


garantiza de que Él hará lo prometido. El Espíritu Santo es un anticipo, un depósito, una
firma válida en un contrato. Su presencia en nuestras vidas ratifica que tenemos una fe
genuina y prueba que somos hijos de Dios. Ahora su poder obra en nosotros la
transformación de nuestras vidas y es un adelanto del cambio total que
experimentaremos en la eternidad

Con respecto a esto, el apóstol Pablo aclara en Efesios 1.4 “según nos escogió en él
antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él”

Escuela Bíblica de la Iglesia Evangélica Central


La Doctrina del Pecado. Parte
10: El remedio para la naturaleza de pecado
LA DOCTRINA DEL PECADO Página 8 de 9

Cuando el apóstol Pablo dice: «nos escogió en Él», es para enfatizar que la salvación
depende por completo de Dios. No somos salvos porque lo merezcamos, sino por la
gracia de Dios que se nos da gratuitamente. No influimos en la decisión de Dios para
que nos salve, lo hizo de acuerdo a su plan. Por lo tanto, no hay lugar para creer que la
salvación dependa de nosotros ni lugar para el orgullo. El misterio de la salvación se
originó en la mente eterna de Dios mucho antes de que existiéramos. Es difícil entender
cómo Dios pudo aceptarnos, pero gracias a Él somos santos e inocentes ante sus ojos.
Dios nos escogió y cuando llegamos a pertenecerle por medio de Jesucristo, nos mira
como si nunca hubiéramos pecado. Todo lo que podemos hacer es agradecerle por su
maravilloso amor”

A partir del pecado original, que es la fuente causal, la posteridad de Adán ha


alcanzado profundos resultados universales. La doctrina del pecado original se
divide en dos ramas. Y es notable el hecho de que no hay relación entre ellas, fuera
de la verdad de que ambas proceden de la misma raíz.

Una de esas ramas tiene que ver con la corrupción original, que es la muerte
espiritual; mientras que la otra tiene que ver con la culpa original, y con su castigo,
que es la muerte física.

Aunque el término pecado original se relaciona más frecuentemente con la corrupción


original, se puede usar igualmente y con la misma propiedad para designar la culpa
original.

La primera parte de la doctrina del pecado original, que es la corrupción original, o


sea la muerte espiritual, sostiene que toda la raza ha heredado, desde su primer
progenitor, una naturaleza viciada, que está siempre e incurab1emente en enemistad
contra Dios, y es, ante los ojos de El, completamente depravada y está
espiritualmente muerta, y es la raíz de la cual proceden los malos pensamientos, las
malas palabras y las malas acciones, todos los cuales son sus frutos.

Esta doctrina sostiene que Adán fue el primero y el único miembro de la raza que
llegó a ser pecador por el hecho de haber pecado; en tanto que todos los demás
miembros de la raza, desde el primero hasta el último, han nacido y nacen en
pecado; no llegan a ser pecadores porque pecan, sino que pecan por cuanto ya son
pecadores.

Esta doctrina sostiene, de la misma manera, que este hecho de la corrupción de la


naturaleza y de la muerte espiritual es la base principal y más importante sobre la
cual Dios actúa en su juicio contra la raza; y que las malas obras, por más perversas
que sean, no son sino una manifestación razonable de la naturaleza corrompida.

los perdidos necesitan de la completa gracia sa1vadora de Dios por el hecho de la


naturaleza corrompida. Por otra parte, esta completa gracia salvadora de Dios es
algo que se necesita en la salvación de los perdidos por el hecho de que el ser total
del hombre está depravado y espiritualmente muerto.

Escuela Bíblica de la Iglesia Evangélica Central


La Doctrina del Pecado. Parte
10: El remedio para la naturaleza de pecado
LA DOCTRINA DEL PECADO Página 9 de 9

Con respecto al estado caído del hombre. Y con respecto al hecho de que la
naturaleza caída que el hombre recibe directamente de Adán, podemos resumir lo
siguiente:
(a) La naturaleza caída se establece en las Escrituras,
(b) La naturaleza caída se observa en la historia y
(c) La naturaleza caída lo corrobora la conciencia del hombre.

Estas evidencias deben considerarse en el orden inverso:

(a) La conciencia humana de que hay en el hombre una naturaleza o una disposición
mala es prácticamente universal, y se halla desde las primitivas crónicas de la
experiencia humana. "Aparece algo más, además de la razón natural, en nosotros,
que establece combate contra la razón." Eso lo dijo Kant; y agrega: "... que el mundo
entero está bajo el maligno es un lamento tan antiguo como la historia; no, tan antiguo
como la poesía, o aún más antiguo que ella." El apóstol Pablo decía de sí mismo:
"Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago" (Ro.7:19).

Tal es en realidad la conciencia de todos los hombres que piensan correctamente


con respecto a ellos mismos.

(b) La historia demuestra que la naturaleza mala del hombre es inagotable. "La
inhumanidad del hombre contra el hombre" las guerras, las inquisiciones, los
asesinatos, la prostitución, la esclavitud, la crueldad, el engaño, la avaricia, la
codicia, el orgullo, la incredulidad, el odio contra Dios; todo esto y mucho más ha
tenido su parte en la historia de la raza.

(c) Para los que nos sometemos a la Palabra de Dios, las Escrituras son la autoridad
final y explícita.

Concluimos este estudio de hoy con las palabras del apóstol Pablo ante los filósofos del
areópago en Atenas, en Hch 17:30-31
30
Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora
manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan;

Y en Ro 8:25 “a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su


sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su
paciencia, los pecados pasados”

Cristo es nuestro sacrificio expiatorio. En otras palabras, Él murió en nuestro lugar por
nuestros pecados. El enojo de Dios con los pecadores es legítimo. Se rebelaron contra
Él, se apartaron de su poder regenerador. Pero Dios declara que la muerte de Cristo es el
sacrificio designado y apropiado para nuestros pecados. Cristo, pues, ocupó nuestro
lugar, pagó la pena de muerte por nuestros pecados y satisfizo a plenitud las demandas
de Dios. Su sacrificio otorga perdón, remisión y libertad. Pablo muestra que Dios
perdonó todo pecado humano en la cruz de Jesús.

Usted ya sabe que Dios amó de tal manera al mundo que dio a su propio Hijo (Juan
3.16). ¿Ha puesto su confianza en Él?

Escuela Bíblica de la Iglesia Evangélica Central


La Doctrina del Pecado. Parte
10: El remedio para la naturaleza de pecado