Sie sind auf Seite 1von 509

YACIMIENTOS

Continuación del Tomo IV Segundo Volumen

1

EL PERÚ MINERO

Capítulo II

PLOMO – ZINC – PLATA – (COBRE)

a) Yacimientos filonianos

b) Yacimientos complejos

c) Yacimientos estratiformes

d) Yacimientos Skarn

2

YACIMIENTOS

Yacimientos Filonianos

VISO – ARURI

(Estudio: Ulrich Petersen)

SUMARIO Y CONCLUSIONES

1. La región minera Viso – Aruri se encuentra a 80-85 Km. al ENE. de Lima, en el distrito de San Mateo, provincia de Huarochirí, departa- mento de Lima. Comprende alturas entre 2900 y 4100 m.

2. La zona es accesible por medio del Ferrocarril Central y la Carretera Central que asciende por el Valle del Rímac. Las minas quedan en una zona de topografía abrupta y sólo se llega a ellas por medio de trochas. El campamento de Coricancha está unido a la concentradora de Tamboraque por medio de un magnífico cablecarril.

3. En la actualidad la Negociación Minera y Metalúrgica L. A. Proaño explota parte de sus propiedades en esta región a una escala crecien- te y utilizando métodos modernos. Cuenta para ello con las instala- ciones necesarias y con la planta concentradora de Tamboraque. Los demás mineros de al región trabajan en pequeña escala y por méto- dos rudimentarios.

4. La actividad minera se inició esencialmente en el siglo pasado, tratán- dose los minerales en la hacienda de Parac. A principios del presente siglo inició su marcha la fundición de Tamboraque y en 1938 tomó impulso la concentración por flotación.

5. La región Viso-Aruri está ubicada en las vertientes occidentales de la Cordillera de los Andes. Las complejas estructuras preterciarias fue- ron un extenso plateau. Al concluir el período de peneplanización que dio por resultado la superficie “puna”, la cordillera inició su formidable levantamiento en etapas sucesivas (Junín, Chacra y Cañón). Su fiso- nomía fue labrada por una imponente erosión fluvial de ríos conse- cuentes y en las partes más elevadas por la glaciación que hoy ha desaparecido nuevamente.

6. La región goza de un clima benigno. Las lluvias ocurren en verano y suelen ser bastante intensas.

7. Las “calizas de Viso” constituyen las rocas más antiguas de al región. Están fuertemente plegadas y son con seguridad Mesozoicas, proba- blemente Cretácicas.

8. Las calizas de Viso han sido cubiertas en discondancia por el “Grupo Volcánico Terciario”, de más de 1500 m. de potencia. Las investiga- ciones regionales han probado que se trata de derrames, tufos, etc., y no de una intrusión como creía anteriormente. En Viso-Aruri son pre-

3

EL PERÚ MINERO

dominantemente andesitas masivas, a menudo porfiríticas, pero tam- bién se observa dacitas y brechas diversas. Solo tienen plegamientos suaves.

9. Varios diques leucócratos atraviesan las dos formaciones nombradas anteriormente. Estos son predominantemente riolíticos, traquíticos y dacíticos; corren entre NE y NNE, y son prácticamente verticales.

10. No se ha identificado con seguridad ninguna intrusión a la que podrían relacionarse los yacimientos minerales (yacimientos “criptomagmáticos” y “criptobatolíticos”).

11. Hacia mediados o fines del Cretáceo la región Viso-Aruri se hallaba sumergida en el mar. Al iniciarse el Terciario probablemente emergió en un clima árido y a continuación fue el escenario de una imponente actividad volcánica. Al finalizar ésta se inyectaron los diques leucócratos y poco después ocurrió el fracturamiento y la mineralización. final- mente fue elevada iniciándose el ciclo fisiográfico descrito en el p. 5 de este sumario.

12. Sólo se ha observado yacimientos económicos en el Grupo Volcánico Terciario. Las minas son de origen hidrotermal y se han emplazado en zonas de cizallamiento y fracturación. Las principales asociaciones paragenéticas son meso – a piramidales, pero en las partes más pro- fundas se observa también minerales de alta temperatura. La deposi- ción probablemente ocurrió a poca profundidad.

13. Se hace un estudio detallado de los sistemas de fracturación y se llega a al conclusión que para explicar los principales sistemas es necesario asumir tres períodos de deformación:

El primero con esfuerzo compresivos del NE. y SW. Un segundo con esfuerzos comprensivos de NW. y SE. Una fase final, más o menos débil, con esfuerzos orientados como al principio.

14. Durante el primer período se formaron dos sistemas conjugados de fracturas de corte o cizallamiento: el principal con rumbo entre N. y NE. y el antitéctico con rumbos entre NE. y E. Todas estas estructu- ras son esencialmente verticales y poseen considerable extensión horizontal y vertical en relación a su rumbo.

15. Al sistema principal pertenecen las siguientes estructuras:

Veta Constancia – Jorge Chávez Vetas Coripallana Veta Huáscar Vetas Siete Estrellas Vetas Abundancia Central Vetas Maritca Veta B-Uranmayo

4

YACIMIENTOS

Varían en potencia desde 0. hasta 3.00 m. Todas han sido mineralizadas en mayor o menor grado. Las cajas varían desde inde- finidas hasta fuertes. A menudo tienen panizo zonas de brecha. En las estructuras principales (Constancia, Coripallana, Huáscar y Siete Estrellas) se observa claras evidencias de movimientos postminerales. En todos los casos se ha podido demostrar que la caja W fue despla- za hacia el N. casi horizontalmente. En la veta Constancia se observa un ejemplo clásico de “anillo cimoide”.

16.

Al

segundo sistema (NE-E) pertenecen las siguientes estructuras:

 

Veta Colquipallana Veta A-Uranmayo

 

Veta T-Coripallana Sus potencias varían entre 0 y 1.50 m. Todas han sido mineralizadas en mayor o menor grado. Las cajas varían desde zonas indefinidas hasta paredes fuertes. Contienen en varios lugares panizo y brechas. Existen escasas indicaciones de movimientos postminerales. En todos los casos la caja NW. Fue desplazada hacia el SW.

17.

El

segundo período de deformación tuvo lugar cuando ya había expira-

do la fase principal de actividad hidrotermal, produciendo dos siste- mas de fallas más o menos verticales. El primero tiene rumbos NNW

y

los desplazamientos de la caja oriental son siempre hacia el N.

(max. 1.20 m.). El segundo tiene WNW y los desplazamientos de al caja septentrional son siempre al E. (max. 0.50 m.).

18.

Durante el tercer período de deformación se reactivaron las primeras fracturas en formarse, dando lugar al desgarramiento de los hilo mineralizados.

19.

En l a región Viso-Aruri se observa los siguientes minerales hipógenos:

arsenopirita Plata nativa y rosicler calcopirita tetraedrita esfalerita baritina estibina calcita galena cuarzo magnetita rodocrosita-rodonita pirita yeso La distribución y abundancia relativa de estos minerales varía dentro de la región (“zoneamiento hipógeno”).

20.

La arsenopirita es el principal mineral aurífero; hay evidencias de que no profundiza mucho. La calcopirita tiene una gran extensión vertical y aumenta con la profundidad en relación a los demás minerales. La esfalerita también tiene como el mineral anterior. La galena contiene una fuerte proporción de plata y probablemente seguirá en niveles infe- riores pero quizás no tanto como la esfalerita.

5

EL PERÚ MINERO

La tetraedrita argentífera está asociada a al galena, pero proba- blemente está restringuida a las partes altas, como lo están con toda seguridad el rosicler, la plata nativa y la estibina. Los metales precio- sos (Au y Ag) no sólo se encuentran en los minerales ya menciona- dos, sino también en otros, aunque en rumbo menor proporción. La magnetita sólo ocurre en las minas más bajas de la región. La pirita y el cuarzo son ubicuos. La rodocrosita – rodonita es característica acom- pañante de la arsenopirita. La baritina, la calcita y el yeso son muy locales.

21. Hasta el momento se ha reconocido los siguientes controles para los calvos de mineralización primaria:

Movimiento de las cajas combinado con inflexión “favorable” en el rumbo las inflexiones favorables son a la derecha en el primer siste- ma (NNE) y a la izquierda en el segundo sistema (ENE). “Anillos cimoides”. En las estructuras del segundo sistema parece haber un ligero enriquecimiento al acercarse a la unión con una estructura mayor del primer sistema. Duplicación de bandas minerales por transporte posimineral, a expensas de otras zonas que quedan estériles.

22. En las partes superiores predominan texturas abiertas, crutificadas, con drusas. Las estructuras bandeadas son más extensas y las ho- mogéneas llegan hasta las partes más profundas. Se observa ade- más brechas. Los fenómenos de reemplazamiento son completamen- te subordinados.

23. En las minas Constancia, Colquipallana, Coripallana, Jorge Chávez y Perú se observa el siguiente orden de deposición generalizado:

esfalerita, galena, calcopirita, arsenopirita, tetraedrita y rodocrosita. La pirita y el cuarzo comenzaron a depositarse antes y continuaron haciéndolo (especialmente el cuarzo) hasta después de terminada ala fase principal. En Siete Estrellas y Sarita existió una generación de calcopirita anterior a al galena-esfalerita.

24. La deposición tardía de arsenopirita parece constituir una anomalía y se ofrece tres explicaciones plausibles.

25. Las soluciones hidrotermales han silicificado, piritizado, cloritizado y blanqueado las cajas, pero el efecto no parece ser lo suficientemente extenso como para construir una aureola útil a la prospección.

26. Los diques leucócratos son “desfavorables” para la mineralización.

27. La oxidación ha sido pequeña y el enriquecimiento secundario es des- preciable.

28. No parece existir razones estructurales, petrográficas o estratigráficas para temer un cambio brusco al continuar profundizando las estructu- ras principales.

6

YACIMIENTOS

29. La valuación de las minas escapa del marco de este trabajo, pues influyen en ella además otros factores (explotación, beneficio y eco- nomía) que no han sido investigados en esta ocasión. Desde el punto de vista geológico es importante anotar las siguientes conclusiones:

Las reservas de mineral son moderadas por la naturaleza tabu- lar y angosta de los yacimientos. El incremento paulatino de reservas sólo podrá conseguirse me- diante una combinación favorable de desarrollo vs. explotación. Dada la característica del mineral de ocurrir en clavos individua- les dentro de una estructura que en el resto es prácticamente estéril, es imposible mantener la explotación continuamente en mineral eco- nómico. Por consiguiente es necesario corres varios frentes en las diferentes estructuras a fin de compensar los resultados negativos con los positivos. Los yacimientos tienen suficientes posibilidades para justificar mayor atención, siempre y cuando persista o se incremente la inte- gración de propiedades. Es evidente que vale la pena la investigación más completa de los problemas de orden minero, metalúrgico y eco- nómico y la realización de los trabajos de carácter geológico reco- mendamos más adelante, todo esto con miras a una explotación en escala intermedia, es decir 100-250 tons/día. Los actuales métodos geofísicos y geoquímicos son esencial- mente inadecuados para la prospección económica en esta región minera.

30. Se recomienda:

Hacer un estudio detallado tridimensional de los clavos indivi- duales. Hacer un plano geológico 1:5000 de toda la región, anotando la presencia de estructuras, diques, mineralogía, etc., a fin de aclarar las relaciones generales y fijar la profundidades a las que ocurren los principales cambios mineralógicos. Hacer un estudio más completo sobre la distribución de los metales preciosos a din de especular sobre sus leyes e profundidad. Continuar son el levantamiento 1:5000 de todas las labores ac- cesibles. Continuar con le muestreo sistemático de todas las labores accesibles. Al finalizar los trabajos anteriores preparar una cubicación revi- sada que permita decidir la escala de explotación más conveniente

7

EL PERÚ MINERO

I — INTRODUCCION

A.— Ubicación y Extensión de la Zona Estudiada

La región minera Viso-Aruri se encuentra a 80-85 Kms. (en línea recta) al ENE de la ciudad de Lima. Sus coordenadas geográficas son:

11º 46’ —11º 48’ 76º 20’ — 76º 22’

latitud Sur longitud Oeste de Greenwich

comprendiendo elevaciones entre 2,900 m. y 4,100 m. sobre el nivel del mar. Políticamente pertenece al distrito de San Mateo, provincia de Huarochirí, departamento de Lima. El croquis N° 1 y las aerofotografías adjuntas muestran el área materia de esta investigación, la que hemos designado por “Viso-Aruri” por estar en su mayor parte comprendida entre estos dos ríos que la bordean por le norte y por le sur. por le oeste, el río Rímac constituye en límite natural, pues más hacia el occidente la mineralización es esencialmente despreciable. Por el oriente, se ha concluído el trabajo a lo largo de las cumbres que van de Huamuyo a la Mina Alberto. Debe tenerse en cuenta sin embargo que parte de la mineralización transgrede los límites de la zona estudiada. Así, por ejemplo, la mina Uranmayo queda al Norte del río Aruri; la mina Número 15 (Ocatara) y parte de Chaupichaca están sobre la margen derecha del Rímac; varias fracturas e incluso la célebre mina Fray Martín quedan al sur del río Viso; y finalmente no se conoce con certeza laos límites sur-orientales de la mineralización.

La zona estudiada tiene un diámetro aproximado de 4 Kms. o sea un área de 12- 14 kilómetros cuadrados.

B.— Medios de Comunicación. El Ferrocarril Central del Perú y la Carretera Central recorren el valle del Rímac

y por ende dan acceso fácil y directo al extremo noroeste del distrito minero. El ferrocarril es de trocha ancha y con capacidad para transportar volúmenes

considerables de maquinaria, minerales y concentrados. Las distancias en kilómetros

a lo largo de la línea férrea son la siguientes:

Callao

0 Km.

Lima

14 Km.

Matucana

103 Km.

Tambo de Viso

111 Km.

Tamboraque

120 Km.

Aruri

122 Km.

San Mateo

126 Km.

Río Blanco

135 Km.

Casapalca

154 Km.

La Oroya

222 Km.

Este ferrocarril tiene un servicio diario para pasajeros. La Carretera Central está en proceso de ser corregida, ampliada y asfaltada pues el asfalto original se había deteriorado en el transcurso de los años. La nueva pista se encuentra hasta poco más arriba de Matucana y es probable que en el

8

YACIMIENTOS

transcurso del siguiente año pase Tamboraque. Las distancias en kilómetros a lo largo de la carretera son aproximadamente como sigue:

Lima

0 Km

Matucana

86 Km.

Tambo Viso

93

Km.

Tamboraque

94 Km.

San Mateo

104 Km.

Morococha

142 Km.

La Oroya

183 Km.

Un servicio diario de ómnibus Lima-San Mateo facilita el movimiento de los viajeros de esta región. Además el Blanco Minero ha construído una trocha que asciende al valle de Aruri, y planea la construcción de una carretera formal por esta misma ruta para llegar a la región minera de Pacococha. La Negociación Minera y Metalúrgica Lizandro A. Proaño proyecta unir sus campamentos de Coricancha con esta carretera a la altura de Parac. Finalmente se construyó hace años una carretera que une la línea del Ferrocarril con la Mina Fray Martín, situada en le extremo sur del área estudiada. Al abandonarse las minas la carretera corrió igual suerte. De las estaciones del tren y de las carreteras parten varios caminos de herradura, generalmente angostos, que dan acceso a las diferentes minas. A menudo estos caminitos son angostos y empinados; son pues inadecuados para el transporte de maquinaria pesada. El nivel Coricancha de la Veta Constancia está unido a la planta concentradora de Tamboraque por medio de un cablecarril de gran capacidad. Tanto desde Tambo de Viso como desde Tamboraque existe servicio telefónico con lima. Oficinas de correo y telégrafos existen en San Mateo y Viso.

C.— Condiciones Generales. Actualmente la Negociación Minera y Metalúrgica Lizandro A. Proaño se encuentra explotado activamente sus propiedades en la región. Cuenta para ello con todo el equipo minero necesario, así como con la concentradora de Tamboraque. Los otros operadores de la región trabajan en general utilizando métodos rudimentarios de explotación y concentración por escogido a mano. Los ríos Aruri Rímac y Viso proporcionan volúmenes y caídas de agua para la generación de fuerza eléctrica en escala suficiente para la explotación de las minas. En las cercanías de San Mateo, la Negociación Proaño posee un pequeño bosque de eucaliptos jóvenes de pronto reducirán los costos de madera, la cual tiene que traerse en la actualidad desde grandes distancias. La altitud hace de esta región una zona muy sano, pues carece por ello de verruga, paludismo y otras enfermedades de las zonas bajas; pero por otro lado no queda tan elevada como la mayoría de los centros mineros del país. Las actividades mineras en le Perú están reguladas por el Código de Minería (Ley 11357), del 12 de mayo de 1950, y sus reglamentos. En general esta legislación

9

EL PERÚ MINERO

sobre denuncios, exploración, explotación y tributación mineros se considera muy favorable para el desarrollo de la minería y por ende beneficiosa a los intereses del Estado. Desde su dación, la minería nacional ha experimentado una notable expansión, salvando inclusive este último período de bajas en el mercado internacional de metales.

D.— Historia. Las referencias sobre la explotación de las vetas de la región Viso-Aruri en tiempos prehispánicos y del coloniaje son muy vagas. Es muy posible que las primeras actividades hayan estado restringidas a pequeñas labores superficiales, desalentando a los cateadores la ausencia de minerales ricos de otro tratables por los medios entonces conocidos. El primer propietario del cual se tienen referencia fue D. Esteban Jiménez que beneficiaba los minerales de la Mina Colquipallana por un sistema muy rudimentario de amalgamación, obteniendo, según la tradición, pingües utilidades. Por el año 1852, D. José Aveleira compró la mina de Colquipallana y la hacienda de Parac principiando a amalgamar por el sistema de circos o patios. Este tipo de tratamiento resultó se el más provechoso y sólo fue substituído temporalmente por el sistema Freigberg primero en 1862 y luego en 1867-68 (por el metalurgista Bruckner). La actividad fue continua entre 1852 y 1880, cuando las consecuencias de la guerra con Chile fueron fatales para la minería nacional. Durante el período mencionado se beneficiaba según G.E. Velarde unas 60 toneladas mensuales con 50 a 159 oz. Ag por tonelada, trabajando unos 40-80 operarios. Se dice que habían años en que la producción total sobrepasaba 50,000 oz. (1600 Kg.) de plata. Sin embargo, la recuperación era baja (60% de al plata). En Junio de 1862, A. Raimondi estuvo dos días en la zona y en sus notas de viaje da una descripción detallada de los procedimientos metalúrgicos de Parac, incluyendo sus observaciones sobre los males que aquejaban a los operarios por al inhalación de vapores de arsénico, antimonio y plomo (“cólicos saturninos” que recomienda curar mediante “limonadas sulfúricas”). Después de la guerra del Pacífico, la actividad quedó restringida a pequeñas exportaciones hasta que en 1895 se comenzaron a tratar en pequeña escala los minerales de Colquipallana por lixiviación en Parac. El 14 de Abril de 1906 inició su marcha normal e ininterrumpida la fundición de Tamboraque, constituida por el extraordinario minero Lizandro A. Proaño. Desde entonces este establecimiento metalúrgico contribuyó notablemente al adelanto de la región. Los daños reales lo imaginarios producidos por los humos de la fundición fueron materia de controversia y roces con la población. A mediados de la década del 30 se comenzó a instalar celdas de flotación para separar la arsenopirita de los minerales de plomo. La concentración por flotación tomó rápido impulso en 1938. La fundición fue paralizada al perfeccionarse la flotación. En Tamboraque se han tratado minerales de diversas procedencias: Germania, Pacocha, Morococha y Coricancha (Constancia). Por ende su estadística no reflejan la producción de las vetas de la región Viso-Aruri, la cual más bien ha sido irregular y en escala moderada.

10

YACIMIENTOS

Las minas de la Sociedad Minera Parac (principalmente Colquipallana) pasaron al control de la Negociación Minera y Metalúrgica Lizandro A. Proaño. El mineral extraído de las propiedades de esta negociación ha sido tratado naturalmente en Tamboraque. En el período 1939/43 se explotaba unas 50 tons/día, paralizándose luego la explotación hasta hace poco, cuando la Negociación reinició sus labores en Coricancha. También están ligados a la historia de esta región los nombres de Velásquez, Adrián Pajuelo, Héctor García, Matías Solé, Félix Remy, Leonidas Vanini y Ricardo Osores, éste último propulsor de la Cía. Minera Central. El mineral extraído de las minas de la Compañía Minera Central-Viso era escogido (“pallaqueado”) en las labores subterráneas y en las canchas y luego ensacado. De esta manera la producción ha persistido en pequeña escala durante los últimos tiempos. En el transcurso de los años numerosos ingenieros y geólogos han examinado varias de las minas y parte del distrito minero, pero que yo sepa ninguno ha emprendido el estudio integral de la zona mineralizada. Existen publicaciones o

referencia inéditas de los exámenes efectuados por F. G. Fuchs (1896), C. E. Velarde (1899), C. Herrera (1909), A. Jochamowitz (1915), H. E. Mackinstry (1922), J. A. Noble (1926), F. Guzmán Espinoza (1928), R. Espinoza Lavalle (1929), C. A. Novoa (1933), W. F. Walker (1929 y 1934), Theo N. Francis (1934 y 1939), J. Moses (1944)

y A. Benavides Q. (1951). Como ya se inició en el prólogo, en 1949 el Ing° M.

Samamé Boggio efectuó el estudio de la zona secundado por C. Pareja M., Zavaleta C., T. Rojas y U. Petersen. Desde que varios de los anteriores exámenes fueron privados, se desconoce sus conclusiones; pero es evidente que las opiniones deben

de haber sido diferentes según los casos. Lo cierto es que por una razón u otra, el distrito nunca experimentó una explotación intensa por métodos modernos. Varias de las razones se presentan en los capítulos correspondientes. Basta señalar aquí

la tradicional división de la propiedad, que recién en los últimos años se ha integrado

en dos cuerpos principales: lo angosto de las minas, que diluídas a una potencia explotable muchas veces resultan marginales; y la metalurgia compleja. Finalmente ha faltado el capital que es necesario arriesgar para efectuar un estudio integral, incluyendo limpieza y muestreo de labores antiguas así como exploración en lugares críticos.

II —FISIOGRAFIA

Los estudios de I. Bowman y D. H. McLaughlin han sentado las bases para la

interpretación de la fisiografía de los Andes Centrales. La historia fisiográfica de la región Viso-Aruri es en sus lineamientos generales similar a la descrita por ellos para las regiones cordilleranas. Sin embargo de la divisoria: la estructura de plateau

y la glaciación menos intensa. En efecto, los sedimentos cretácicos (y anteriores), plegados y fallados, fueron sepultados a principios del Terciario por las “capas rojas de Casapalca” (formación Rímac”) y luego por un extenso manto de derrames volcánicos (principalmente andesitas), tufos y cenizas. Estos deben de haberse depositado a poca altura y, en casos, aún bajo el mar a juzgar por las ocasionales intercalaciones de calizas (“caliza de Bellavista”) y otros sedimentos. Este manto de productos volcánicos

11

EL PERÚ MINERO

sólo tiene plegamientos suaves y dislocaciones producidas durante el levantamiento de la Cordillera. Desde el punto de vista fisiográfico constituye el elemento estructural más importante: es un plateau en el sentido de A. K. Lobeck. Hacia principios del Cuaternario, toda la zona hoy ocupada por al Cordillera había sido peneplanizada considerablemente (“superficie puna”). Al comenzar la elevación de los Andes, los ríos consecuentes que bajaban directamente de la Divisoria al mar profundizaron sus cauces cada vez más rápido a medida que se aceleraba el levantamiento. Es así que se generaron primero las suaves superficies del episodio Junín, luego las más inclinadas del episodio Chacra, y finalmente las gargantas y valles angostos (episodios Cañón). Las partes más elevadas fueron presas de la glaciación cuaternaria que hoy ha desaparecido nuevamente de la zona. El río Rímac es un ejemplo típico de los valles consecuentes WSW de las faldas occidentales del Cordillera. En la región Viso-Aruri corta a través de por lo menos 300 m. de derrames volcánicos y en dos casos ha expuesto parte de la topografía preterciaria: en Tambo de Viso y en Infiernillo. Los ríos Paracmayo y Yuracmayo son afluentes izquierdos del Rímac. Corren generalmente hacia el WNW. Llama la atención de que por largos tramos fluyen a lo largo de sinclinales en las capas volcánicas. Es muy probable que estas estructuras hayan ubicado en gran parte los cursos de agua originales y que la rápida profundización por la elevación de la Cordillera haya contrarrestado la tendencia normal de valles anticlinales. Sin embargo, se nota también cierto arreglo rectangular en los valles que sugiere cierto control por disyunciones o fracturas. Al profundizar muchos cientos de metros debajo de la superficie original los ríos resultaron superimpuestos a las estructuras inferiores, como es el caso del Rímac que corta los sedimentos mesozoicos en Tambo de Viso e Infiernillo sin ser afectado por su estructura. En la región Viso-Aruri, la mayor parte de las superficies “Puna” y “Junín: ha sucumbido a la posterior. En cambio se conservan numerosos tramos de la superficie “Chacra”, como por ejemplo en Huamurpa y cerca de Fray Martín. Estas constituyen unas de las pocas áreas aprovechable para cultivos, campamentos y otras instalaciones, pues las laderas labradas durante el episodio “Cañón” tienen pendientes de 30º —45º y más. Estas inclinaciones constituyen un grave obstáculo a la construcción de carreteras, campamentos, etc. Además, no es raro que rueden por ellas piedras y rocas, y en época de lluvias bajen torrentes destructores. En la región Viso-Aruri no se observan muchos vestigios de la glaciación. Esto puede deberse a que han sido en gran parte destruídos por al erosión fluvial posterior o porque de hecho fue menos intensa. Sólo más el SE, en Pacococha, se observa claramente una topografía esculpida por le hielo. La intensa erosión reciente ha expuesto los numerosos filones metalíferos que atraviesan la región. Desgraciadamente también se ha llevado muchas toneladas de los mismos. La oxidación y el enriquecimiento secundario apenas han podido competir con la erosión dando como resultado que en la mayoría de los casos los sulfuros estén muy cerca de la superficie. Por otro lado, los profundos valles permiten observar las vetas a través de diferencias de nivel que pueden alcanzar 800 m., lo que facilita enormemente su estudio, exploración y explotación.

12

YACIMIENTOS

El clima de la región debe inferirse de su posición geográfica, de su altitud y de las observaciones ocasionales en esta zona y áreas parecidas, pues no existe en las cercanías observatorio meterológico alguno. Por su situación entre los trópicos goza de un clima de temperatura poco variables durante el año. A. Weberbauer menciona los siguientes datos para Matucana, pueblo que está situado unos cuantos kilómetros valle abajo (a 2374 m.):

Temperatura media Temperatura en el mes más cálido

Temperatura en el mes más frío 10º —11º C Mínima en invierno Máxima en invierno

14.5º C 19º —20º C

6.7º C

16º C

La región Viso-Aruri está 700 a 1700 m. más alta y tendrá por ende un clima algo más frío. La estación de lluvias es en verano. Por lo general se inician en diciembre y terminan en marzo, alcanzando su máximo en enero y febrero. Sin embargo, se vienen anunciando desde octubre en forma de semanas contínuas de neblinas y precipitaciones que alternan con semanas de la atmósfera despejada. Las lluvias están a veces acompañadas de tormentas eléctricas. La época de sequía es en invierno, principalmente julio-agosto. En noviembre se tiene normalmente un mínimo secundario en las precipitaciones.

Esta región se encuentra situada en la zona limítrofe entre la costa desértica y

la zona cordillerana de lluvias intensas. La precipitación es por lo general líquida y

sólo en alturas mayores de 3000 m. caen granizadas y nevadas que cubren las cumbres con un manto blanco por algunas horas, algunas veces días. La época de verano tiene en este sentido una influencia marcada en las operaciones mineras por cuanto dificulta e imposibilita a veces los trabajos en superficies, como grandes instalaciones, construcción etc., que deben hacerse en el invierno, estación en la que reina un clima sumamente benigno. Al estar en una zona con precipitaciones anuales no es común tener huaicos o avenidas repentinas de lodo, como ocurre valle abajo en la zona de lluvias ocasionales.

Botánicamente pertenece al piso de la estepa de gramíneas pluviifolia con arbustos dispersos. La mejor parte de las gramíneas son perennes y muchas están provistas de hojas angostas y firmes. Su alto llega veces a medio metro. Los arbustos están aislados y sólo pocos sobrepasan el alto de 2 m. La acción eólica juega un papel prácticamente nulo debido a la cubertura vegetal,

a pesar de que en agosto suelen presentarse vientos muy intensos. En cambio las lluvias y condiciones climatéricas generales llegan a producir deslizamientos por soliflucción en los suelos profundos (Huamurpa, Uranmayo, etc.). Debido a la presencia de numerosos yacimientos metalíferos las aguas subterráneas se mineralizan fácilmente. Al emanar se embotellan y constituyen la base de dos establecimientos que proveen la mayor parte del “agua mineral” que se consume en Lima y el Centro del Perú (Agua Mineral “Viso” y “San Mateo”). Al infiltrarse el agua meteórica por las fisuras y vacíos de las vetas ataca a los sulfuros, principalmente la pirita, generando aguas ácidas. Esta agua también contienen cierto porcentaje de cobre; falta una investigación a fin de determinar si parte de él es recuperable económicamente por precipitación con fierro.

13

EL PERÚ MINERO

III —GEOLOGIA REGIONAL

A—Estratigrafía. 1. “Calizas de Viso”.— En la confluencia de os ríos viso y Rímac aflora un paquete de calizas oscuras más o menos uniformes y de fractura concoidal que intemperizan dando colores grises claros. A pesar de un examen más o menos minucioso no fue posible hallar en ellas fósil alguno que permitiera conjeturas sobre su edad. Por su aspecto es evidente que deben de ser Mesozoicas. En planos particulares de al Cerro de Pasco Corporation figuran como ”Machay” o sea de edad Cretácea, pero se ignora el criterio que haya inducido esta asignación. En Tambo de Viso, especialmente en la margen derecha del Rímac, estas calizas afloran frescas e inalteradas; hacia sus contactos septentrionales con las andesitas se observa una creciente alteración y silicificación que llega al punto de obscurecer totalmente su carácter original. De una manera similar parece que estas calizas fuertemente metamorfizadas (incl. silicificadas) se extienden varios kilómetros aguas abajo. En ningún otro lugar de la Región Viso-Aruri vuelve a observarse sedimentos pre-Terciarios, por lo que la extensión de estas calizas por debajo de la zona mineralizada sigue siendo materia de la especulación.

2. “Grupo Volcánico Terciario”.—

En discordancia sobre las calizas yace una potente secuencia de productos volcánicos. Estos han sido descritos por Velarde y Steinmann bajo los nombres “facies porfirítica” y “formación andina de diabasas-meláfidos”. En la zona mineralizada esta formación habría sido ”atravesada por diques de andesita” (“ver también corte geológico entre el Pacífico y el valle de Chanchamayo según Steinmann, (1904). Por otro lado, desde tiempo atrás estas rocas han sido designadas por los geólogos de la Cerro de Pasco por “Tertiary Volcanies”; Harrison las llama “Grupo Superior de Lava y Ceniza” o “Cenozoicos – Parte Superior”. Por mi parte las nombradas en mis estudios originales “formación de andesitas-basaltos”, con el objeto de resaltar mi opinión que su edad es Terciaria y no Mesozoica como se afirma en las únicas publicaciones entonces a la mano (19, 21) * . En el presente trabajo se designarán en adelante por “Grupo Volcánico Terciario”, término que con una palabra designa su composición y con otra edad, con los que queda claramente descrito. Este grupo de productos volcánicos reviste gran importancia porque es la única formación de esta zona en la cual se ha observado yacimientos mineralizados económicamente. Forma casi exclusivamente los macizos de la Región Viso-Aruri y se extiende con una potencia de más de 1,000 m., quizá hasta de 1,800 m., por muchos kilómetros a la redonda. Los estudios regionales efectuados por Harrison han revelado que ocupa un área muy extensa, desde Yuracmayo hasta los ríos Mala y Lurín, no conociéndose aún con certeza sus límites SE. y NW. La constitución de los volcánicos varía mucho de un lugar a otro; predominando unas veces las lavas, otras las cenizas volcánicas, observándose grandes cambios en la composición química de las primeras (desde riolitas y dacitas hasta basaltos). En la región Viso-Aruri predomina una serie de lavas de carácter básico, de colores verduzcos, violáceos y negruzcos; microscópicamente se ha determinado que en su mayoría son andesitas y dacitas, ocasionalmente se ha determinado que en su

14

YACIMIENTOS

mayoría son andesitas y dacita, ocasionalmente traquitas. En su mayor parte presentan una textura porfirítica con fenocristales de plagioclasas; a veces orientadas en un sentido, en una masa afanítica verde, violácea o negruzca. Otras veces carecen de fenocristales, formando una masa felsítica uniforme. Menos frecuentemente presentan un carácter brechoso y de aglomerados con fragmentos oscuros y claros. La estratificación de esta formación no es visible por lo general cuando se observa de cerca, y es menester alejarse considerablemente para apreciarla. Es muy probable que por ello la zona Viso-Aruri haya sido considerada por los primeros investigadores como una intrusión andesítica a la que estarían ligados los yacimientos metalíferos, como ocurre en varios casos en nuestra cordillera. Las aerofotografías 1 y 3 son vistas oblícuas de la zona y muestran las gruesas capas buzando ligeramente (gen. Menos de 10º). Además revelan suaves pliegues o arqueamientos y quizá discordantes de poca importancia entre los diferentes derrames. Al hablar de este grupo de rocas Velarde dice: “La región de Aruri se encuentra, según el corte geológico del profesor Steinmann, en la facies porfirítica, formada por derrames y tufos, de los tiempos Jurásico y Cretásico. Estos pórfidos están atravesados por diques de andesitas”. En efecto, el corte geológico aludido muestra claramente que Steinmann consideraba los volcánicos como pertenecientes a la “formación andina de diabasas-meláfidos” del Mesozoico y una intrusión andesítica Terciaria y no parte de las rocas volcánicas, Terciarias que también menciona. En oposición a esto, varias observaciones me inclinaron a considerar los depósitos volcánicos como más jóvenes y recientemente Harrison ha llegado a la conclusión de que pertenecen a la “Parte Superior” del Cenozoico. Si se examina en conjunto todos los datos disponibles, especialmente los dados por Harrison, el que estudió estas rocas desde Río Blanco y Yuracmayo hasta los ríos Mala y Lurín, se llega a la conclusión inevitable de que esta formación es la más moderna de todas las presentes en el área, salvo las morrenas, turbas, taludes, etc recientes, y generada en algún momento del Cenozoico. En efecto, para juzgar en edad debe tenerse presente los siguientes hechos:

Los depósitos volcánicos sólo han sido deformados en pequeña esca-

la por los esfuerzos tectónicos Faltan pliegues pronunciados o recostados y las fallas son de importancia subordinada, excepto aquellas pocas pero extensas a lo largo de las que probablemente ocurrió parte del levantamiento de la cordillera. Estas circunstancias señalan más bien una edad Cenozoica, si bien no son pruebas concluyentes. 2º Los volcánicos cubren en franca discordancia los sedimentos Mesozoicos fuertemente plegados y fallados que la subyacen en gran parte del área. Estas estructuras complejas de los sedimentos pre- terciarios pueden observarse al NE. del Río Blanco o Yuracmayo, al Sur del cual ya sólo se pueden ver ejemplos aislados en aquellos sitios donde la gran erosión ha atravesado los paquetes d lavas y cenizas y ha puesto al descubrimiento las “colinas enterradas” como sucede en Infiernillo (Jurásico? –cretáceo) y en Tambo de Viso (Cretásico?). Se deduce por consiguiente que esta violenta actividad tectónica, que ha afectado hasta capas del Cretásico Superior (?) debe haber tenido lugar durante la transacción del Mesozoico al

15

EL PERÚ MINERO

Cenozoico o después, y como los depósitos volcánicos no han sido afectados por ello, éstos tienen que ser Cenozoicos, probablemente posterior al Terciario inferior. La conclusión anterior está respaldada asimismo por le hecho de que

el batolito de la costa peruana ya había estado expuesto a al intempe- rie antes de la deposición de los volcánicos, pues éstos descansan menudo sobre su superficie oxidada e intemperizada, y además las lavas y cenizas no muestran señales de metamorfismo en los lugares donde se les observa directamente en contacto con el batolito. Como este batolito es a su vez posterior al Cretáceo Inferior (y Medio?) por- que al sur de Lima intruye rocas de dicha edad, se sigue que los volcánicos tienen que ser por lo menos posteriores al Cretásico Supe- rior. Además se sabe que después de las calizas Cretásicas se deposita-

ron las “Capas Rojas de Casapalca” o “Formación Rímac”(más de 1,100 m.) y encima de éstas recien las lavas y cenizas que por ende tienen que ser Cenozoicas. Por otro lado debe concederse a los volcánicos una edad suficiente como para que:

a)

sean atravesadas por los diques río-traqui-dacíticos que se describen más adelante.

b)

se mineralicen las fracturas que se formaron posteriormente, y

c)

sufran el levantamiento que los llevó desde cerca del nivel del mar hasta su altura actual, generando sus ondulaciones suaves y peque- ñas fallas.

16

YACIMIENTOS

CATALINA HUANCA

(Estudio: R. Gómez – R. Konopasek y Otto Gold)

GEOLOGIA Geología General

Geomorfología La región de al mina presenta los mismos rasgos geomofológicos de las estribaciones del Altiplano, una topografía relativamente accidentada, cuyo relieve está formado por superficie onduladas, disectadas por quebradas amplias, poco profundas y riachuelos que son encausados hacia el río Mishca por su margen izquierda, este es un afluente del río Sondongo y forman parte de la cuenca del Atlántico.

Estratigrafía El servicio de Geología y Minera ha estudiado ampliamente la estratigrafía de la zona en el cuadrángulo de Chincheros por C. GUEVARA (Inédito); este trabajo sólo se hace una breve referencia al panorama geológico observado en el área del yacimiento. Sin embargo mencionaremos la columna estratigráfica de la región.

 

Unidad

 

Edad

Estratigráfica

Litología

Cuaternario

Depósitos morrénicos

 

y aluviales

Terciario Superior

Volcánico Tintay

tufos y piroclásticos

Cretáceo medio

Formación Ferrobamba

calizas y margas

Cretáceo inferior

   

Jurásico superior

Grupo Yura

cuarcitas y lutitas

Jurásico medio

Formación Socosani

Calizas negras y lutitas gris oscura

Jurásico inferior

 

Caliza gris, caliza ferruginosa, arenosa

Triásico superior

Grupo Pucará

Triásico inferior

 

lutitas conglomerados volcánicos y cuarcitas

Pérmico superior

Grupo Mitu

En el área de la mina los afloramientos encontrados están representados por rocas sedimentarias e ígneas, siendo las siguientes:

Grupo Mitu Esta unidad constituye los sedimentos más antiguos que afloran en el área y comprende una secuencia de conglomerados y/o brechas sedimentarias de ambiente

17

EL PERÚ MINERO

continental, predominantemente de color rojo-violáceo, no presenta estraficación definida, o es muy gruesa, constituída en cantos rodados, cuya naturaleza en orden de abundancia son: clastos de cuarcitas de color blanco, grano medio; caliza gris negro y verde claro, de pizarras y lutitas. La matriz es arcilla y óxidos de hierro, color marrón-chocolate y algo de carbonatos. El tamaño frecuente de los clastos es de 0.02 a 0.20 m., pero también existen de 0.50 a más de 1.00 m. En profundidad hacia los niveles del piso del conglomerado se aprecia una mayor frecuencia de clastos finos. La estratificación tiene una posición variable de N 10º /25º E y se inclina 16º /20º al WNW. En el techo de esta unidad y en contacto con la caliza Pucará existe un horizonte de cuarcitas de unos 3 o 4 m. de potencia que contiene mineralización de plomo y zinc. Su afloramiento es continuo en forma de faja que sigue la dirección N—S, con un ancho que se estima en 4 Km., en el área del yacimiento ocupa el Este y Sureste. La secuencia superyacente a estos conglomerados son más calizas del grupo Pucará, que están en aparente conformidad, sin embargo ha sido fallado a lo largo de su buzamiento.

Grupo Pucará Es la secuencia de sedimentos calcáreos que sobreyacen a los estratos de conglomerados del grupo Mitu. El afloramiento de las calizas también se presenta en una faja continua con dirección general N — S y un ancho de 500 m., se encuentra al Oeste del yacimiento. Litológicamente este grupo Pucará está constituído por estratos de caliza gris – oscuro, marró oscuras y gris amarillento, dentro de esta secuencia existe algunos horizontes de margas y calizas arenosas. En el piso de este grupo la sedimentación calcárea es brechada y ferruginosa, masiva, sin estratificación, de color marrón; este horizonte tiene una potencia aproximada de 4 m. Continúa con caliza gris oscura, muy fracturada, sin estratificación y está atravesada por una red de vetillas de calcita. En la parte central y el techo de esta unidad se presentan estratos delgados y bien definidos de 0.15 – 0.40 m. de espesor de color gris-negro. Su rumbo varía entre N 30º E y N 10º W y buzan 27º /42º al W.

Rocas Intrusivas Al Suroeste de lamina, en el cerro Monteruyocc aflora un pequeño cuerpo de roca intrusiva muy alterada formando un stock. Su composición macroscópica tiene las características de una riodacita de fase hipabisal, de color blanquecino, textura porfirítica, con fenocristales de feldespatos alterados a sericita y cristales de cuarzo, en la matriz descompuesta lleva diseminación fina de pirita y óxido de fierro. En general la roca se halla moderadamente fracturada y rellenada con limonitas. La forma de su afloramiento es oblonga y curvada, sigue la dirección NE y luego se inflexiona al NW, tiene 800 m. de largo y 80 a 250 m. de ancho.

18

YACIMIENTOS

El emplazamiento de la masa intrusiva ha sido localizada en le sector Sur del contacto entre las calizas y el conglomerado, atravesando a ambas unidades estratigráficas. Dicha masa pétrea está en contacto fallado por el lado Oeste con las calizas y al Este con el conglomerado. Cabe señalar que la intrusión no ha causado aureola metamórfica ni en el conglomerado ni en la caliza, en le primero apenas ha provocado un aligera decoloración en la matriz y en algunos clastos; en las calizas en el contacto existe una zona de milonitas y/o brecha tectónica.

Estructuras En la zona de la mina los rasgos estructurales más importantes corresponden a

ciertas fracturas, las cuales han sido el control estructural que permitieron la formación de las vetas. Sin embargo mencionaremos a la estructura regional que afecta al secuencia de unidades litoestratigráficas del grupo Mitu y Pucará, estas se presentan formando un homoclinal que tiene algunas perturbaciones sobre todo de origen tectónico (contactos y fallas), es decir han sido afectadas por al segunda orogenia ocurrida entre fines del Cretáceo y el Terciario inferior (orogénesis andina), proceso que fue seguido por el emplazamiento de plutones. En general los estratos siguen

la dirección NE-SW y se inclinan al NW. Las características de cada una de las

principales estructuras son las siguientes:

1. Contactos:

—Contacto conglomerado – caliza, es una falla normal de rumbo promedio N 4º

E y buza 27º /48º al W. Es probable que como consecuencia de esta falla se ha

originado fracturas de desgarre por tensión en el conglomerado, posteriormente a causa de la intrusión del stock riodacítico provocó mayor fracturamiento y fallamiento, los cuales fueron receptáculos favorables a la deposición de minerales y que más tarde sufrieron reactivación post-mineral.

—Contacto intrusivo – caliza, este contacto es por fallamiento, en el techo está

la caliza y en el piso del intrusivo.

La caliza que está directamente en contacto con el intrusivo es milonitizado y/o brechada acompañada con panizo de color negro-gris. En superficie el contacto es sinuoso, se le reconoce cerca de 800 m., con dirección general N-S y buza al W; en ciertos niveles ha sido interceptado por galerías, en ellas se observa que el contacto sigue un rumbo N 30º /44º E y buza 50º/70º al NW. —Contacto intrusivo – conglomerado, este contacto es superficie sigue la dirección NW – SE y su buzamiento no es identificable, pero por las labores mineras se conoce que dicho contacto es definido e irregular adoptando diferentes direcciones.

2. Fallas:

Existen varios sistemas que se consideran unos como pre-mineral y otros post- mineral.

19

EL PERÚ MINERO

Las primeras fallas fueron posteriormente rellenadas con metalizaciones, constituyendo las actuales vetas que muestran indicios de reactivación post-mineral (mineral brechado). Las características de estas vetas serán descritas más adelante. Las fallas post-minerales pertenecen a varios sistemas, siendo los principales:

—Fallas con rumbo N 75º/85º W y buzamiento 65º/75º al NE, se caracterizan porque el block techo se ha desplazado al SE y el block muro lo hace al NW y son de corto desplazamiento. —Fallas que siguen el rumbo N 35º/45º W y buzan 60º/80º al NE, el desplazamiento del block techo es hacia el NW y el del block muro al SE. —Fallas de dirección N 65º/85º E y se inclinan 60º/75º al NW. Además existen pequeñas fracturas de tensión relacionadas a las fracturas de cizallamiento.

GEOLOGIA ECONOMICA

Morfología y dimensiones. Los depósitos minerales del distrito minero Catalina Huanca son de origen hidrotermal, presentándose en vetas del tipo de relleno de fracturas y en mantos de reemplazamiento, localizados en el conglomerado Mitu. Actualmente el depósito mineral más importante y reconocido es la veta Principal, esta estructura es una veta compuesta, donde la mayor magnitud, está atravesando el conglomerado y el resto continúa en el intrusivo riodacítico hasta aproximarse a las calizas Pucará donde prosigue tangencialmente al contacto pero dentro del mismo intrusivo. En este ambiente litológico, la veta se presenta en fracturas de desgarre por tensión y en las zonas de bifurcación ha formado pequeños cuerpos a manera de stockwork. La veta principal o troncal sigue la dirección N 50º/60º E y su buzamiento es cambiante, así en los niveles superiores se inclina 70º/80º al NW y en los niveles inferiores el sector SW de al veta cambia su buzamiento 60º/80º al SE, su potencia es variable entre 0.20 a 3.00m., siendo con frecuencia más de un metro. En ambos extremos y a diferentes alturas de la veta Principal nacen vetas secundarias o ramales que se dirigen en ángulos divergentes, estos ramales se encuentran ene lado de la caja NW y aumentan en profundidad. El afloramiento de la veta es conspicua y continua, reconocida por su expresión fisiográfica que ha dado lugar a escarpas pronunciadas y por pigmentación ocasionada por ala presencia de oxidaciones de manganeso y fierro. Su longitud de exposición es de unos 400 m., está limitada al Suroeste al incidir en las calizas, mientras que el Noroeste está limitado por el relieve topográfico y cubierto por material coluvial. La mineralización dentro de la fractura parece tener una inclinación de 25º/30º al SW.

Mineralogía y Paragénesis El relleno de las vetas está constituída por masas de minerales y brechas tectónica, siendo su mineralización simple.

20

YACIMIENTOS

Los principales minerales de mena en orden de abundancia son: galena cristalizada y en “bleischweif” asociada con esfalerita masiva, ésta se encuentra mayormente enquistada, calcopirita en pequeñas inclusiones dentro de la galena. Esta mineralización en la mayor parte de la veta ocurre en textura crustiforme con frecuencia pegado a la caja piso, también se presenta cementado a la brecha y en diseminación. Además se ha identificado con el microscopio (estudios realizados por el Dr. Stephan) tetraedrita/tennantita, bornita y enargita. Los minerales de ganga son: abundante fluorita alocromática, presentándose en bandas, en fragmentos y en estructura concéntrica, le sigue hematita, pirita cristalizada y masiva, cuarzo drusiforme también en masas, ocasionalmente rodocrosita y limonitas. En afloramiento las vetas se presentan cubiertas de una delgada zona lixiviada, donde existen estructuras esqueléticas de cuarzo con restos de fluorita y remanentes de galena, éstas contienen abundantes óxidos de manganeso que tienen pequeñas cavidades rellenas de una mezcla de limonitas y posiblemente zincita. La secuencia de deposición de los minerales reconocidos es la siguiente:

Etapa de alteración hidrotermal: silicificación Etapa de metalización: pirita – calcopirita – esfalerita – galena – bornita – enargita – tennantita/tetraedrita, siendo interrumpida por actividades tectónicas después de la precipitación de la galena.

Estudios microscópicos (Dr. S. Stephan) De los estudios microscópicos – tanto de secciones pulidas como también de láminas delgadas – permiten resumir a las más importantes observaciones en la siguiente forma:

- La mineralización en su extremo SW se encuentra en rocas intrusivas, el resto en sedimentarias pertenecientes a la formación Mitu.

- Las intrusivas están fuertemente alteradas y dejan reconocer los com- ponentes originales solamente a veces en forma muy descompuesta.

- En regla general las intrusivas contienen cuarzo con grandes playas de resorción y restos de feldespatos que probablemente eran ortoclasas con una composición química aprox. 45% Mol.— % (Ab 93 An 07 ).

- Frecuentemente se observan en estos feldespatos como también en la matriz una sericitización, raras veces una formación de carbonatos.

- Los máficos están totalmente alterados, como productos de este pro- ceso. Se puede constatar clorita en pequeños granos, pero sobre todo carbonatos y óxidos de hierro (probablemente geothita).

- Las intrusivas están atravesadas por 2 sistemas de vetillas:

a. Vetillas de carbonatos con óxidos de hierro, en los cuales en forma general los óxidos de hierro están depositados cerca de las cajas de las vetillas o han penetrado más lejos a la roca encajonante.

b. El primer sistema (a) está cruzado por vetillas posteriores, compues- tas por agregados que a veces todavía muestran “esferolitos” aparen-

21

EL PERÚ MINERO

temente de una composición eutéctica de cuarzo + feldespato. Estos “esferolitos” muestran frecuentemente inclusiones (ordenadas en for- ma concéntrica) y también cerca de las cajas óxidos de hierro.

- Las sedimentarias pertenecientes al Mitu están compuestos de frag- mentos con granos de cuarzo y feldespato (mayormente ortoclasa), los cuales están cementados por carbonatos y óxidos de hierro. Los feldespatos muestran generalmente una intensa sericitización. Los fragmentos están cercados por una fina matriz. Aparentemente dismi- nuye la cantidad de los fragmentos y el tamaño de los componentes hacia el NE. también aquí se ha podido constatar los 2 sistemas de vetillas observadas en las rocas intrusivas. En el extremo W se ha podido constatar calizas fragmentadas en contacto con los sedimentos del Mitu.

- En los extremos NE y SW se ha encontrado abundante hematita y en menor cantidad pirita. Una muestra en el SW contiene magnetita. La pirita aparece en pequeños hasta medianos cristales. Para la hematita es característica un hábito alargado. En los niveles más bajos se ha encontrado en los extremos abundante marcasita.

- Esfalerita disminuye desde el SW hacia el NE a favor de al galena. El color de al blenda varía desde rojo amarillo claro en los niveles supe- riores a amarillo-marrón en el intermedio marrón-gris en las partes más bajas.

- La galena se presenta en el W en forma de delgadas costras en los contornos de al esfalerita, más al E en grandes agregados con playas de corrosión y en el extremo E largas cadenas sin muestras de corro- sión.

- La calcopirita aparece como exsoluciones dentro de la esfalerita en menores cantidades y fuera de este en mayores agregados, ambos disminuyen del SW al NE. La calcopirita reemplaza a la pirita y la esfalerita está reemplazada a su vez por la galena y los minerales de la posterior sucesión (bornita, enargita y tennantita/tetraedrita).

- Bornita, enargita y tennantita/tetraedrita se ha observado más de la parte SW del yacimiento. El reemplazo de anteriores minerales comienza con la calcopirita en la cercanía de la pirita o en el contacto calcopirita/esfalerita con la formación de bornita – se presenta en cantidades apreciables, pero siempre en granos relativamente pequeños. En menores cantidades – casi siempre íntimamente mezclado con la enargita – sigue la tennantita/tetraedrita. Los 3 minerales están íntimamente asociados en forma general con la calcopirita. Excepciones de esta regla se ha observado en algunas seccio- nes pulida, donde se ha constatado con preferencia la enargita en la calcopirita y la tennantita/tetraedrita en la esfalerita y en las partes más altas del yacimiento (en el SW), donde se presenta la tennantita/

22

YACIMIENTOS

tetraedrita en forma de pequeñas inclusiones (casi redondas) en la galena.

- La paragénesis para la mineralización económica es la siguiente:

Pirita-calcopirita-esfalerita-galena-bornita-enargita-tennantita/ tetredrita, siendo separado galena y bornita por actividades tectónicas. A base de las anteriores y macroscópicas observaciones se puede pronunciar lo siguiente sobre le yacimiento Canaria:

- El yacimiento es hidrotermal y epigenético. Las soluciones mineralizantes derivan de una fase acuosa residual durante la forma- ción de las rocas intrusivas.

- En forma general se trata de la mineralización (económica) de un re- lleno de fisura dentro de la formación Mitu.

- La seritización fue producto de la diaforesis (retrógrado) bajo de Epi- condiciones. En la fase post-magmática también han sido formados como productos de la alteración y probablemente por asimilación de material de las sedimentarias Mitu en las descritas vetillas (en parte con esferolitas). Este proceso comenzó probablemente con un régi- men – pH levemente alcalino, pero terminó bajo condiciones ácidas, como costa también la frecuente presencia de fluorita como ganga.

- Siguió la deposición de hematita y fluorita + la de pirita (más la de marcasita en la profundidad). La fluorita se presenta con preferencia en mayores profundidades y especialmente hacia el Oeste. Se puede distinguir una variedad blanca y una posterior verde.

- A la formación de los sulfuros (pirita, calcopirita, blenda y galena) continuó – después de cierta actividad tectónica – la deposición de bornita, enargita y tennantita/tetraedrita. Donde la veta muestra un buzamiento algo pronunciado se encuentra en la parte inferior general- mente esfalerita rodeando brechas de “Mitu” (de varios centímetros por lado), la galena más bien se presenta preferencialmente en varias bandas.

- Las soluciones mineralizantes han venido del intrusivo desde el SW y la mineralización misma está limitada por al aparición de la hematita + pirita/marcasita en los extremos.

- Es bien notable un pronunciado cambio de facies de SW al NE y en menor grado a mayor profundidad. La mineralización comienza dentro del intrusivo en forma débil, originada aquí por soluciones levemente alcalinas. Al régimen pH de estas soluciones había bajado cuando estas entraron a la fisura dentro del “Mitu”, asimilando allá especial- mente sílice de las rocas encajonantes. En este ambiente ácido se efectuó la exclusiva deposición de la fluorita y en alto grado también la de la galena. Esta galena es pobre en el contenido de plata.

- En el ambiente alcalino (o sea en las intrusivas y en las mineralizaciones que se conoce hasta hoy día en el contacto intrusivo/caliza) la rela- ción Pb: Zn es considerablemente menor que en las intrusivas. Aquí

23

EL PERÚ MINERO

no se encuentra mayormente fluorita, pero las leyes de palta son más elevadas.

- La riqueza de la mena se debe probablemente a la corta extensión de la fisura, cuya formación quizás ha sido restringida por tener los sedimentarios Mitu en la zona del NE un grano más pequeño (menos favorable para la formación de la fisura) y a la gran cantidad de solucio- nes mineralizantes con un predominante ambiente ácido.

- Según los anteriores pronunciamientos serían trabajos de exploración de mayor envergadura solamente hacia mayores profundidades y a lo largo del contacto intrusivas/sedimentarias. Pero siempre hay que te- ner en cuenta con la mineralización económica en la profundidad.

Controles de deposición En la localización de la mineralización, es sin lugar a dudas el control estructural el que mayor influencia ha tenido. El desplazamiento de las fracturas ha permitido dejar cavidades que se convirtieron en los receptáculos de precipitación; este es evidente, así lo demuestra la presencia de vetas por relleno de una serie de fracturas y las bolsonadas de mineral a lo largo de las vetas parecen estar controladas por combios en le rumbo y buzamiento de la estructura. Se considera como otro control a al litología del conglomerado y al intrusivo riodacítico, estos han tenido influencia en la formación de la veta, debido a que se comportaron como rocas competentes y quebradizas, permitiendo la formación de la fractura en el seno de estas rocas no ha sucedido así en la caliza. Asimismo es importante tener en cuenta como guía de al mineralización, la presencia de fluorita, aunque parece estar en soneamiento. Igualmente la mineralización de mena parece estar limitada por la presencia de hematita y pirita/marcasita. Las limitaciones de la veta Principal parece esta determinada: En el extremo Suroeste por el contacto fallado entre la caliza y la riodacita, donde la estructura mineralizada en vez de atravesar a las calizas ha sufrido una desviación de su curso siguiendo parcialmente a dicho contacto, manteniéndose dentro de la riodacita con notable angostamiento y débil mineralización, por otra parte la veta Principal al ingresar en el intrusivo riodacítico y después de un buen tramo ( 200 m) el filón se ramifica sufriendo un adelgazamiento hasta desaparecer la metalización. En el extremo Noroeste, la veta se estrecha por derramamiento y en parte está truncada por el relieve topográfico que forma la ladera Este del Cº Chumbilla. En profundidad, la mineralización se presenta sin mayores cambios y continua con la inclinación conocida, geológicamente hablando no hay indicios que permitan pronosticar su límite comercial.

Zoneamiento

Nos referimos sólo a al veta Principal por ser la más reconocida y explorada. No se observa perfectas variaciones mineralógicas que determinan un pronunciado zoneamiento o disposición zonal, sin embargo se puede reconocer a lao largo del rumbo de al veta una variación de la fluorita, así por ejemplo: hay un aumento de fluorita, así por ejemplo: hay un aumento de fluorita hacia el extremo SW (cerca y

24

YACIMIENTOS

en el mismo intrusivo) mientras que en el extremo NE va disminuyendose paulatinamente sin llegar a desaparecer (alejado del intrusivo). Además se nota un aumento de cuarzo. También la relación blenda/galena es mayor en el extremo SW mientras que en el NE predomina al galena. Estas variaciones parecen indicar cierto zoneamiento horizontal, pero se necesita de una mayor investigación detallada. También se puede considerar cierto zoneamiento de al caja piso a al caja techo, pero no es persistente de un lugar a otro dentro de la mismo veta. En ciertas partes se observa una banda de galena pegado a la caja piso y fluorita casi siempre en la caja techo. Por otra parte el predominio de la mineralización en los niveles superiores es galena – blenda, en cambio en los niveles inferiores es blenda - galena – calcopirita, asimismo hay aumento de fluorita en profundidad hacia el extremo SW de la veta, esta variación indicaría cierto zoneamiento vertical, pero su confirmación necesita de una mayor investigación.

Alteración La alteración hidrotermal producida por las soluciones mineralizantes afectó mayormente al intrusivo riodacítico y parcialmente al conglomerado, especialmente

a la brecha tectónica que rellena las fracturas y en las cajas. Esta alteración se muestra en el intrusivo por cierto grado de sericitización de los feldespatos (ortoclasa), en la brecha tectónica por una fuerte silicificación, así los fragmentos de caliza han sido convertidos en un imperfecto chert, en algunos cantos volcánicos intensificaron su sericitización. En las cajas también se muestra una ligera silicificación y decoloración en la matriz del conglomerado (blanqueamiento).

DEPOSITOS MINERALES

Los depósitos que actualmente se están trabajando son los siguientes:

Veta Principal Esta veta es al estructura más extensa y con mayor mineralización, se encuentra emplazada en una fractura de cizallamiento. Su afloramiento es continuo y se presenta en el conglomerado a lo largo de 450 m. siguiendo la dirección N 60º E y con una inclinación de 60º/80º al NW, su potencia varía entre 0.10 – 2.50 m.

Esta veta es compuesta, se ramifica en ambos extremos dando lugar a vetas secundarias, en el extremo NE está la veta Rajo que aflora en superficie y en le extremo NE está la veta Vilma, Piedad y Lucero, estas aparecen sólo en profundidad. Los trabajos subterráneos han determinado que la estructura no solamente se encuentra en el conglomerado, sino que también está emplazada en el intrusivo riodacítico. También nos ha puesto de manifiesto el comportamiento de su dirección

y

buzamiento que cambia en relación al tipo de roca, así tenemos en el conglomerado

el

rumbo N 50º/60º E y su buzamiento en el sector NE se inclina 60º/80º al NW y en

profundidad cambia 70º/80º al SE; en el intrusivo sigue el rumbo N 32º/56º E y buza 60º/80º al SE.

25

EL PERÚ MINERO

La zona central de la veta se caracteriza porque la estructura está mordida, consecuentemente angosta y no lleva mineralización o débilmente, debido a que corresponde a aun charnela o zona de albeo (cambia de inclinación de NW a SE), esta charnela sigue una inclinación NE – SW. La veta Principal ha sido reconocida a lo largo de 9 niveles, mediante las siguientes labores:

Veta Principal

Nivel

Galería (m)

Crucero (m)

Estado

744

180

35

Explotado

728

Derrumbado

708

Derrumbado

696

Derrumbado

692

315

55

Explotado

643

625

130

Parcialmente derrumbado

593

700

185

Explotado

543

670

320

Parcialmente explotado

493

470

560

Parcialmente explotado

Veta Rajo Se encuentra en el extremo NE de la veta Principal y es el único ramal que llega

a

aflorar, parece ser una fractura de tensión con disposición escalonada que une a

la

veta Principal y a la que hemos denominado veta Hutamarca, por desconocer su

nombre. En afloramiento es discontinua a lo largo de 150 m; En su extremo SW se presenta en un bloque hundido de 45 m. de longitud, un ancho de 5 m. y a una profundidad de 10 – 20 m. a lo largo de su rumbo está limitada por dos fracturas casi paralelas, una de ellas tiene un rumbo N 42º E y buza 62º al SE, su potencia es de 0.05 – 0.30 m, sin mineralización metálica, sólo se encuentra pequeñas

cantidades de fluorita; en esta parte la veta está dislocada por dos fallas que apenas han desplazado sin afectarla mayormente, estas fallas tienen un rumbo N 75º /80º

W y buzan 72º al NNE. En su extremo NE la veta es segmentada por fallamiento y

tiene un pequeño ramal, su rumbo sufre ligera inflexión y cambia de buzamiento 76º

al NW.

La veta ha sido explotada por los españoles en la quebrada de Hutamarca, mediante dos niveles cuyas cotas son 3,760 y 3,780 respectivamente. La labor subterránea que ha reconocido a esta veta es el nivel 692, por medio de una galería de 67 m. de desarrollo; la estructura tiene un rumbo N 36º E y buza 78º /85º al NW y cambia 76º /84º al SE; a 25 m. del tope se ramifica con dirección N 80º E y se inclina 79º al SSE. La mineralización es idéntica y con las mismas características que tiene la veta Principal, su potencia promedio es de 0.59 m. con leyes de 10.52% de Pb y 4.80% de Zn.

Sus labores que han permitido interceptar y desarrollar son las siguientes:

26

YACIMIENTOS

Veta Rajo

Nivel

Galería (m)

Crucero (m)

Estado

692

67 y 10 (ramal)

37

Sin explotar

Veta Vilma Es el ramal más extenso de la veta Principal en su extremo SW, está emplazada en el conglomerado y corresponde a una fractura de cizallamiento que no llega a

superficie por estar cubierta por las calizas Pucará. También es la más sinuosa en

el sentido de su inclinación y su mineralización es idéntica a la descrita en la veta

Principal. Las labores subterráneas permitieron el descubrimiento de esta estructura del nivel 643. En este nivel la veta sigue un rumbo N 84º E y buza 73º/75º al S, toda su extensión está en el conglomerado, en un trayecto de 20 m. y termina al tocar el contacto conglomerado-caliza.

En el nivel 593 igualmente ha sido reconocido desde su inicio, con rumbo N 78º/ 85º E y buza 60º/65º al S, su desarrollo de 55 m. termina al incidir en el contacto conglomerado-caliza, la potencia varía entre 0.12 – 0.80 m. Entre el nivel anterior y éste, el buzamiento hace una perfecta “ese itálica”. En el nivel 543 se reconoció 200 m. hasta alcanzar el contacto conglomerado promedio de 0.86 m. con leyes de 18.21% de Pb y 8.78% de Zn. Finalmente se ha reconocido en el nivel 493 en una extensión de 470 m. sin llegar todavía al contacto conglomerado-caliza, su rumbo en le extremo oriental es

N 60º E y buza 55º/85º al NW; en su extremo occidental es N 85º W buza 77º al S

y luego cambia 76/80º al N, estos cambios de buzamiento en este nivel han originado dos charnelas o alabeo donde la veta está completamente mordida; la potencia promedio es 0.41 m. con leyes de 13.45% de Pb y 12.28% de Zn.

En el siguiente cuadro se resume las principales labores:

Veta Vilma

Nivel Galería (m) Crucero

Estado

643

20

0

Derrumbado

593

55

0

Sin explotar

543

200

0

Sin explotar

493

470

20

En explotación

Veta Piedad Corresponde al ramal más alejado del extremo SW de la veta Principal y parece ser relleno de una falla de desgarre que se encuentra en el intrusivo riodacítico, sin llegar a tener afloramiento, está limitada al incidir en le contacto intrusivo-caliza. La mineralización presente es galena, blenda, fluorita y cuarzo, con estructuras crustiforme y brechada. Se descubrió en el nivel 543, naciendo de la veta Principal y reconocida mediante una galería de 70 m., esta veta termina al tocar el contacto intrusivo-caliza, su rumbo es N 65º E y buza 54º/70º SE, con una potencia promedio de 0.55 m., leyes

27

EL PERÚ MINERO

de 16.41% Pb y 12.81% Zn. En el nivel 493 ha sido desarrollado 95 m. de galería sobre esta estructura, pero todavía no ha alcanzado al contacto intrusivo-caliza, tiene un rumbo N 40º/74º E y buza 73º/75º SE con una potencia promedio de 1.20 m., leyes de 17.81% Pb y 13.76% Zn.

En el siguiente se resumen las labores que han permitido identificar a la estructura:

 

Veta Piedad

Nivel

Galería (m)

Crucero (m)

Estado

543

70

0

Sin explotar

493

95

0

Preparado

Veta Lucero Es un ramal de la veta Piedad emplazada en el intrusivo riodacítico y correspondiente al r3elleno de una falla de desgarre que termina al tocar el contacto intrusivo-caliza. Ha sido descubierta sólo en el nivel 493, se inicia a partir de la veta Piedad y es reconocida 35 m. a lo largo de su dirección hasta finalizar en el contacto intrusivo-caliza, su rumbo es N 86º E y buza 82º al SSE, la potencia promedio es de 0.55 m. con leyes de 20.89% Pb y 20.76% Zn.

Veta Lucero

Nivel

Galería (m)

Crucero (m)

Estado

493

35

0

Sin preparación

Otras Vetas Los socavones de cortada de los diferentes niveles han intersectado otras estructuras mineralizadas que en el momento no tienen importancia económica, pero hay que tenerlos en cuenta para futuras explotaciones. Estas vetas son:

Veta Doña Ana, expuesta en el cuerpo del nivel 643 a los 55 m. de la bocamina y ha sido desarrollado a lo largo de 35 m. Veta Inmaculada, intersectada a los 300 m. por el crucero del nivel 543, se reconoció al SW y NE mediante galerías de 5 y 23 m. respectivamente. Además se conocen afloramientos de pequeñas vetas en la caliza Pucará, principales son:

Veta Abad, está ubicada en la ladera oeste de la quebrada Fundina cerca a la inflexión del contacto caliza-conglomerado que atraviesa dicha quebrada. Esta estructura corresponde a dos fracturas muy próximas y aparentemente paralelas que están emplazadas en la caliza. La fractura que está al sur tiene una dirección N 63º W y buza 73º al SW, su potencia varía entre 0.10 – 1.00 m., en afloramiento tiene una longitud de 25 a 30 m. Ha sido desarrollada con una galería de unos 20 m., presenta mineralización de galena, esfalerita y una mezcla de limonitas, turgita etc., partes de la veta tienen manchas u costras blanquesinas de sulfato de plomo.

28

YACIMIENTOS

La otra fractura está a dos metros al norte de la anterior, con idéntica mineralización, de rumbo N 55º W y buza 73º SW y una potencia de 0.40 m. Veta Santa Isabel, esta estructura se localiza al NW de la cancha de football, en caliza Pucará, es una fractura vertical en dirección NW-SE de 0.05 m. de potencia con mineralización de óxidos de manganeso y limonitas que contienen aislados restos de galena, sobre esta estructura existe dos labores de explotación:

En la inferior han reconocido 20 m. en dirección del rumbo y mediante un pique; cerca al tope de la galería la estructura está interrumpida por una falla oblícua, que contiene abundante panizo. La labor superior no fue inspeccionada.

RESERVAS MINERALES

Criterios de la Cubicación Las reservas de mineral que se reportan en este estudio correspondiente al 30 de noviembre de 1976, y los cálculos se basan en los datos y planos proporcionados por el Departamento de Geología de la mina Catalina Huanca. Los principales criterios se resumen:

1) Informaciones Los datos utilizados son los análisis del muestreo sistemático de galerías, chimeneas, sub-galerías o sub-niveles y alzas de los tajos en corte que encierra cada uno de los bloques cubicados; los planos de muestreo y secciones longitudinales paralelas al plano veta.

2) Método de bloqueo Se ha preferido utilizar el mismo sistema de bloques que tiene la Compañía en sus cálculos de reservas, es decir, los bloques son delineados por el método de explotación (corte y relleno, y/o acumulamiento estático) o por características geológicas, tales como fallas, contactos entre el intrusivo y caliza, límites de estructura, empobrecimiento del cont4enido metálico e intersección de vetas, etc.

3) Categorías del mineral El mineral ha sido diferenciado en probado y probable de acuerdo a la Ley General de Minería Nº 18880. También se considera el mineral posible, es decir es el mineral potencial y sus estimaciones se basan en una supuesta continuidad o repetición apoyada en evidencias geológicas. Además el mineral se ha clasificado según su disponibilidad en accesible y eventualmente accesible. Los primeros son bloques que están encima de un nivel de extracción o su preparación está muy avanzada y su extracción podría considerarse como inmediata y los segundos son bloques que necesitan mayor desarrollo y preparación y su extracción es considerada mediata.

29

EL PERÚ MINERO

Factores del cálculo de Reservas Potencia media La potencia de cada bloque se establece por el método de al media aritmética; en la medición de cada canal de muestreo se ha considerado una corrección de acuerdo a la inclinación de la veta.

Area de los bloques La determinación de las áreas de los diferentes bloques se ha efectuado mediante fórmulas geométricas y/o con el uso del planímetro. En los bloques cuya áreas se obtuvieron por geometría, las longitudes paralelas al plano de la veta.

Leyes del bloque Las leyes de cada bloque se establece por el método de la media ponderada o promedio pesado, es decir compensado las leyes de cada muestra con su potencia. El tenor de plata no se ha considerado en el cálculo de las reservas, porque no disponemos de información, pues en le laboratorio de la Planta Concentradora no realizan ensayos por este metal.

Ley mínima explotable La ley mínima de un bloque económicamente explotable es de 12% de equivalente de plomo, teniendo presente que el cálculo indica que 1% de zinc equivale a 1.36% de plomo y 1 oz Ag/TM a 0.95% de plomo (la ley de plata se tomó de las liquidaciones de MINPECO).

Peso específico Para el mineral insitu se ha estimado u peso específico de 3 t/m 3 y para el mineral roto o acumulado se considera el 705 del anterior, es decir un peso específico de 2.1 t/m 3 y para la roca 2.6 t/m 3 .

Dilución No se ha realizado ninguna dilución en cada canal de muestreo, ni en aquellas donde la veta tiene potencia menores al ancho mínimo de explotación, pero se ha considerado en la potencia promedio de cada bloque. Tampoco se ha considerado dilución por error de muestreo y análisis químico, ni se ha aplicado ningún factor de corrección para el plomo y el zinc a pesar de que existe diferencias notorias entre las leyes calculadas de la Planta y las leyes de mina, asimismo no se ha tomado en cuenta las pérdidas de explotación.

Reservas El cálculo de reservas realizado por CMPA al 1 de diciembre de 1976, se basa en los datos proporcionados por al Cía. El resumen general se da en el siguiente cuadro:

30

YACIMIENTOS

RESUMEN

RESERVAS SIN DILUCION Leyes

Categoría

Tonelaje

% Pb

% Zn

Mineral Probado

145,000

16.86

9.43

Mineral Probable

66,000

18.30

10.10

TOTAL:

211,000

17.30

9.64

Potencial El reconocimiento vertical de la veta Principal comprende el intervalo dado desde superficie hasta el Nivel 493, alcanza un desnivel de más de 230 m. En el nivel 493 persiste la mineralización con un ligero aumento en el tenor de zinc y la mineralización de cobre es mayor; también se nota un pequeño aumento en la potencia de la estructura y no hay ningún indicio. Además hay que tener en cuenta que en los últimos niveles han encontrado más vetas (Piedad y Lucero). Con estas premisas se puede esperar en las vetas conocidas un potencial del orden de 140,000 t., este potencial se considera por debajo del mineral probado del Nivel 493. Además existen posibilidades especulativas de un regular potencial en otras estructuras tales como Manto, veta Monteruyoc, veta Chumbilla y Hutamarca con más de 100,000 T.M.

EXPLORACION

En la actualidad el único trabajo de investigación que está efectuando la Compañía es el Crucero Bolívar o Nivel 385, está dirigida a explorar en profundidad a las vetas conocidas, se encuentra debajo del Nivel 493 a un desnivel de 108 m; en noviembre del año pasado tenía un avance de 750 m. y faltan 200 m. para cortar a la veta Principal, debiendo continuar su progresiva hasta interceptar a la veta Vilma y desarrollar sobre ambas vetas. Con esta cortada el potencial considerado se convertirá en mineral probado- probable y debajo de este nuevo nivel se tendrá que considerar un nuevo potencial próximo al volumen anterior.

Posibilidades Las posibilidades de seguir encontrando más mineral dentro de las actuales estructuras conocidas son mayores en profundidad y menores en su extensión lateral. También existen posibilidades de descubrir nuevos yacimientos económicos en las estructuras Manto, veta Monteruyocc, veta Chumbilla y en la veta Hutamarca. Manto.— Se encuentra al NW y N de la veta Principal, es un horizonte de arenisca-cuarcítico que corresponde al techo del conglomerado Mitu y está en contacto fallado con las calizas Pucará, su rumbo es variable entre N 30º E y 25º W y buzamiento 33º al NW o 40º/43º al SW respectivamente, su afloramiento es irregular en una extensión de 430 m., debido a que en partes está cubierto por material de talud, la potencia es variable entre 2 a 4 m. de espesor.

31

32

EL PERÚ MINERO

La distribución de las reservas por vetas es el siguiente:

RESUMEN GENERAL DE LA CUBICACIÓN (SEGÚN VETAS) al 1-12-77

Categoría

Veta Principal

Veta Vilma

Veta Piedad

Veta Lucero

 

TOTAL

TM

% Pb

%Zn

TM

% Pb

%Zn

TM

% Pb

% Zn

TM

% Pb

%Zn

TM

% Pb

%Zn

Mineral Acumulado (Roto)

7,326

12.48

9.06

                       

Mineral Accesible Probado

34,580

15.15

6.86

20,465

17.57

9.01

14,637

16.32

11.33

672

20.93

20.76

70,354

16.15

8.5

Mineral Event. Accesible Probado

52,148

17.57

9.41

6,702

20.81

13.42

8,370

18.73

13.12

672

20.93.

20.76

67,892

18.06

10.3

Mineral Accesible Probable

49,933

17.82

8.86

6,702

20.81

13.42

8,370

18.73

13.12

672

20.93

20.76

65,677

18.27

9.9

Mineral Event Accesible Probable

                 

672

20.93

20.76

672

20.93

20.7

TOTALES

143,987

16.82

8.60

33,869

18.85

10.75

31,377

17.60

12.31

2,688

20.93

20.76

211,921

17.31

9.6

YACIMIENTOS

En afloramiento lleva mineralización de óxidos de manganeso que contiene pequeñas cavidades rellenas con una mezcla de limonitas, zincita y algunos restos de galena, esta mineralización se presenta en forma de relleno en finas fisuras (stockwork) y diseminada; parecen formar cuerpos irregulares en las intersecciones de este manto con la veta Principal, veta Rajo y veta Hutamarca. En el nivel 593 (Oré) ha sido interceptado con la galería sobre la veta Vilma al atravesar el contacto conglomerado-caliza, aquí la estructura tiene mineralización de galena y esfalerita. Veta Monteruyocc.— Aflora en el Cº del mismo nombre a 700 m., al sur de la Veta Principal, esta estructura es una falla en el intrusivo riodacítico y lleva mineralización. Su afloramiento se presenta en un trayecto de 100 m., con una potencia variable entre 1.00 a 2.000 m., su rumbo es sinuoso siguiendo N 5º E a N 38º E y buza 28º/40º al NW. Esta veta por su inclinación parece unirse a la veta Principal y probablemente sea por debajo del nivel 493. La mineralización se presenta en la brecha de falla en forma de nódulos de 1 – 2 cm., de diámetro de galena con esfalerita que tiene contenido de plata. La parte superior de la estructura ha sido trabajada por los españoles que han dejado una gran red de labores. Posteriores trabajos han realizado en nivel 746, a 70 m., al NE de la cancha de football, después de desarrollar 95 m., han abandonado, desconociéndose la causa, hoy en día a los 60 m. de al bocamina está derrumbado. El plano de muestreo proporcionado por al Cía demuestra un promedio de 7.72 0z/t Ag, 6.41% Pb y 2.62% de Zn con una potencia de 1.48 m., estas leyes hacen interesante a esta estructura y debe ser explorada a corto plazo. Veta Chumbilla.— Está ubicada a unos 150 m. al occidente de la base Oeste de la triangulación, es una fractura con rellenos de mineralización de galena y esfalerita tipo marmatita emplazada en las calizas Pucará. Ha sido expuesta por medio de un pequeño pique de 1 m., de profundidad, debajo de esta labor existe un corto Crucero que no ha llegado a interceptar a la veta debido a que chocaron con una falla diagonal. También existe otro socavón al Este, pero es inaccesible por estar ahogado. Veta Hutamarca.— Aflora en la falda E del Cº Chumbilla, a lo largo de 150 m., de rumbo N 70º E y su buzamiento es cambiante, en el extremo NE se inclina 70º/ 75º al SE y en su extremo SW 69º al NW, la potencia es variable entre 010 a 1.00 m. Su mineralización no ha sido identificada por estar cubierta por vegetación. En afloramiento el extremo SW de la veta finaliza al tocar la secuencia calcárea del Pucará cerca a este contacto existe una media-barreta.

CONCLUSIONES

El yacimiento está relacionado genéticamente al emplazamiento del cuerpo intrusivo (riodacítico) y es de origen hidrotermal. La veta Principal y sus ramales no han sido agotadas íntegramente, falta explorarlas principalmente en profundidad y completamente en dirección de su rumbo, hasta encontrar el límite de la mineralización comercial.

33

EL PERÚ MINERO

Las exploraciones, no están en proporción con las posibilidades del yacimiento. Los trabajos de desarrollo y preparación no están al ritmo de la explotación.

RECOMENDACIONES

Veta Principal En el nivel 543:

Continuar el desarrollo de la veta en dirección NE. En el nivel 493:

Continuar el desarrollo de al galería NE, hasta el punto de intersección con la veta Vilma. En el nivel 385:

Continuar el crucero hasta interceptar la veta y desarrollar hacia el Oeste.

Veta Rajo En el nivel 744:

Ejecutar un crucero de 40 m, en el pto. 702 + 20 m., con dirección N 34º W hasta cortar a la veta y desarrollar a ambos lados. En el nivel 692:

Continuar la galería en dirección NE, e igualmente sobre su ramal. En el nivel 643:

Realizar un crucero de 30 m., de longitud, a partir del punto topográfico 38 + 18 m., con dirección N 36º W.

Veta Vilma En el nivel 493:

Proseguir la progresiva de la galería NE Avanzar el tope de la galería SW, hasta incidir en el contacto intrusivo-caliza.

Contacto Explorar el contacto intrusivo-caliza mediante un socavón a realizarse en las inmediaciones a al Escuela, a partir de las coordenadas 9.985-E y 19,340-N, con dirección S 60º W hasta alcanzar el contacto, alejado unos 5 m. de dicho contacto debe proseguir la cortada en dirección N-S dentro del intrusivo y paralelamente a al línea de contacto, a medida que progresa la cortada debe realizarse en forma sistemática estocadas dirigidas a alcanzar el contacto intrusivo-caliza.

Manto En superficie Realizar un muestreo sistemático cada 5 m. En el nivel 593:

34

YACIMIENTOS

Ejecutar un a galería al NE, en el punto de intersección de esta estructura con la veta Vilma, asimismo desarrollar una chimenea siguiendo la inclinación de la estructura.

Veta Monteruyocc En el nivel 746 o Socavón Monteruyocc:

Continuar al galería al NE (siguiendo la estructura) hasta desarrollar unos 120 m., en este punto subir con una chimenea sobre la veta hasta alcanzar las labores españolas.

Veta Chumbilla Levantar un plano topográfico-geológico superficial y del socavón existente, a la escala 1/500. Continuar con el socavón de cortada hasta interceptar a la estructura y desarrollar en ambos lados de la veta.

Veta Hutamarca Muestrear en superficie a lo largo de su afloramiento. Levantar un plano topográfico-geológico de la media-barreta, y realizar un muestreo sistemático. Según los resultados anteriores explotar mediante una galería desde superficie.

35

EL PERÚ MINERO

CASAPALCA

(Estudio: CENTROMIN)

INTRODUCCION

La mina Casapalca está políticamente ubicada dentro del distrito de Chicla, provincia de Huarochirí, departamento de Lima. Geográficamente está localizada en la zona central, flanco occidental de la Cordillera de los Andes; entre las coordenadas 11º 30’ de latitud Sur y 76º 10’ de Longitud Oeste, a una altura de aproximadamente 4.150 metros sobre el nivel del mar. La extracción de menas de plomo-zinc de alto contenido de palta en el área de Casapalca se remonta a los tiempos coloniales. En esa época la explotación estuvo

restringida a las zonas de fácil acceso o cercanas a la superficie. A fines del siglo pasado al Compañía Backus & Johnston, propietaria en aquel tiempo de los denuncios empezó el desarrollo y la explotación sistemática de las estructuras mineralizadas del distrito; posteriormente en 1921 la compañía Cerro de Pasco compró la mayoría de las concesiones que actualmente conforman la zona minera activa, iniciándose de esta manera la explotación, desarrollo y explotación técnica

y

planificada de estos depósitos minerales. La cerro de Pasco concluyó uno de sus proyectos más ambiciosos, al finalizar

u

túnel de 11 Km. de longitud, denominado “Graton”; el cual permitirá el drenaje y la

subsiguiente explotación y desarrollo de las partes más inferiores de las estructuras mineralizadas del distrito.

Actualmente, Centromín-Perú al haber, adquirido todas las propiedades de la Compañía Cerro de Pasco, está realizando diferentes trabajos de ampliación, con fines de aumentar su producción a corto plazo.

TRABAJOS PREVIOS

La mina y el distrito de Casapalca han sido objeto de contínuos estudios efectuados por geólogos tanto nacionales como extranjeros. El primer estudio integral

del distrito fue realizado por H. E. Mckinstry y J. A. Noble (1928), ellos delinearon la estructura general y la mineralogía del distrito. Posteriormente, durante el desarrollo de las actividades mineras, numerosos trabajos a nivel local fueron efectuados por

R.

H. Kimball (1943). G.E. Kruger (1948), R. B. Francken (1955), A. R. Still (1956),

C.

J. Overweel (1957 y otros. En 1956 con motivo del proyecto Graton, H. W. Kobe

realizó un detenido estudio del área Noroeste del distrito. Todos estos trabajos han contribuido al mejor entendimiento de las estructuras geológicas del área, sí como

a un mejor aprovechamiento de sus riquezas mineras.

36

YACIMIENTOS

GEOLOGIA REGIONAL

La secuencia estratigráfica del distrito está constituída tanto por rocas sedimentarias como volcánicos interestratificadas, cuyas edades fluctúan desde el Cretácico Superior hasta el Cuaternario. A estructura del distrito cuyos ejes se orientan paralelamente a al dirección general de los Andes. La estructura principal. El “Anticlinal Casapalca”, constituye un pliegue moderadamente abierto en la porción central del distrito, el cual se cierra hacia el Norte, hasta construir una falla inversa de empuje con buzamiento al Este. Cuerpos intrusivos pequeños de composición intermedia se encuentran dentro de las secuencias sedimentarias y extrusivas; mostrando ellos una composición química similar diferenciándose únicamente en su carácter textural.

A) Estratigrafía La columna estratigráfica de al región está principalmente conformada por calizas, capas rojas, brechas y flujos volcánicos, los cuales alcanzan una potencia máxima de aproximadamente 5,400 metros. Las siguientes unidades estratigráficas han sido reconocidas en el distrito de Casapalca.

1. Cretáceo Superior Formación Jumasha: Las rocas de esta formación no afloran en superficie dentro del área de Casapalca; sin embargo una secuencia, correlacionable con esta formación, constiuída por calizas de color gris con algunas intercalaciones de lutitas fue interceptada en el nivel 5200 por los túneles del proyecto Graton. Secuencias representativas de las calizas de Jumasha afloran prominentemente a lo largo de las montañas que conforman la divisoria continental, presentando un característico color gris claro encontraste con los colores oscuros que presentan las calizas de la formación Pariatambo, pertenecientes al grupo Machay, (J. J. Wilson, Enero 1963). Las calizas interceptadas por los túneles del proyecto Graton, están por debajo de las Capas Rojas, formando el núcleo del “Anticlinal Casapalca” y a la vez la parte más profunda del sistema de vetas Casapalca. Estas calizas están alteradas a skarn. Macroscópicamente, la roca es de color gris claro, con vetillas y puntos de epidoto clorita y granates. En esta zona , as su vez se observan vetillas y diseminaciones de pirita, esfalerita, calcita, calcopirita y tetradrita. Estudios microscópicos de estas rocas (Rye y Sawkins), han detectado la formación de tremolita y finos granos de cuarzo a partir de la calcita. El skarn se halla atravesada por finas vetillas de grosularia, epidoto, tremolita, calcita, cuarzo y sulfuros diseminados. Los sulfuros que están en la matriz de cuarzo y calcita son:

pirita, esfalerita con inclusiones de calcopirita, y tetraedrita reciente. El skarn señala, la presencia de un cuerpo intrusivo muy cercano; lo cual, probaría la teoría de al existencia, en profundidad de la cúpula de un batolito, desde el cual emergieron las soluciones mineralizantes.

37

EL PERÚ MINERO

2. Terciario Formación Casapalca: Constituye la formación más antigua que aflora en el área. Forma el amplio anticlinal Casapalca, que es cortado por el río Rímac y comprende una serie de rocas sedimentarias de ambiente continental. Esta formación ha sido dividida localmente en dos miembros:

a.— Capas Rojas: Este miembro se caracteriza por intercalaciones de lutitas y areniscas calcáreas, presentando el conjunto coloraciones rojizas debido a finas diseminaciones de hematita. Las areniscas son de grano fino a grueso y comunmente presentan una débil estratificación cruzada. Localmente, estas capas yacen encima de las calizas Jumasha. NO han sido identificados estratos de la formación Celendín, ni fósiles precisa; sin embargo por s relación estratigráfica se les ha asignado una edad que puede estar entre fines del Cretácico y comienzos en del Terciario (T. S. Szekely 1967). b.— Conglomerados Carmen: Sobreyaciendo a las Capas Rojas se encuentra una serie de paquetes de conglomerado y calizas intercaladas con capas de areniscas y lutitas de una potencia qu varía de 80 a 200 metros denominados miembro Carmen. Los conglomerados, qu también se presentan en lentes, están compuestos de guijarros y cantos rodados de cuarcitas y calizas en una matriz areno-arcillosa y cemento calcáreo. Formación Carlos Francisco. Sobre las rocas sedimentarias se encuentra una potente serie de rocas volcánicas alas que se ha denominado formación Carlos Francisco. Esta formación ha sido dividida en tres miembros. a.— Volcánicos Tablachaca: Sobreyaciendo el miembro Carmen y separada de este por lutitas de variable potencia se encuentra una sucesión de rocas volcánicas constituidas por tufos, brechas conglomerados, aglomerados y rocas porfiríticas efusivas que forman el miembro Tablachaca. b.— Volcánicos Carlos Francisco: Sobre las rocas volcánicas Tablachaca se encuentran los volcánicos Carlos Francisco y consiste de flujos andesíticos y fragmentales (brecha). Las capas de brecha consisten de fragmentos porfiríticos angulares, generalmente verdosos, incluídos en una matriz de roca porfirítica rojiza. Intercaladas con las brechas están las andesitas porfiríticas que varían de gris oscuro a verde. Los fenocristales de feldespatos son conspicuos generalmente alterados a sericita y los ferromagnesianos alterados a clorita y calcita. c.— Tufos Yauliyacu: Los tufos Yauliyacu sobreyacen a los volcánicos Carlos Francisco concordantemente. Este miembro consiste de unos tufos rojizos de grano fino. Formación Bellavista: Esta formación consiste de capas delgadas de calizas de color gris con algunas intercalaciones de caliza gris oscura con nódulos de sílice tufos de grano fino y lutitas rojizas. La mayor exposición de esta formación esta al SE del área, fuera del mapa, en la zona de Chicla. Formación Río Blanco: Sobre la formación Bellavista descansa una potente serie de volcánicos bien estratificados consistentes de tufos lapilli de color rojizo con intercalaciones de brechas y riolitas. Algunas capas de calizas ocurren en la parte inferior de la formación. Dentro del área están aflorando al SE. pero su mayor exposición se encuentra entre Chicla y Río Blanco a 12 Km. al SW del Casapalca.

38

YACIMIENTOS

3. Cuaternario La era Cuaternaria está representada en la región de Casapalca por una serie de depósitos glaciares y conos de escombros de formación reciente. Pleistocénico: Debajo de los depósitos glaciares recientes, existen potentes series de morrenas terminales a elevaciones aproximadas de 4,300 a 4,500 metros sobre el nivel del mar; no han sido encontrados signos de glaciación debajo de estas elevaciones de 3,900 metros. (H. E. Mckinstry y J. A. Noble 1932). Reciente: Consisten de materiales inconsolidados compuestos por clastos angulosos de diversos tamaños, que forman conos y taludes. B) Intrusivos En el distrito afloran varios cuerpos intrusivos que son de composición intermedia, químicamente similares, con alto contenido de soda; aunque varían en textura y alteración. Pórfido Taruca: Diques y stocks intruyendo a los extrusivos afloran en la zona La americana, al SE del área. Uno de los stocks, de forma elongada con dirección Norte-Sur, aflora en el cerro Taruca. Estos diques y stocks son porfiríticos, con fenocristales de feldespatos (oligoclasa-albita), horneblenda y poco cuarzo incluidos en una matriz afanítica. Estas rocas pueden ser llamadas andesitas Porfiríticas. Diques de Diabasa: Diques de diabasa de grano fino de color gris oscuro intruyendo a las Capas rojas afloran al SO del área. Estos diques varían en ancho de pocos centímetros a 20 metros. Pórfido Victoria: Un cuerpo intrusivo de color gris claro aflora en l parte Norte del área. El afloramiento es aproximadamente de 300 metros de ancho. La roca consiste de fenocristales de albita y poco cuarzo en una matriz fina de sericita. C) Plegamiento y Fracturamiento Las rocas en el distrito están intensamente plegadas teniendo sus ejes un rumbo general de N 20º W, lo que hace que sean aproximadamente paralelas a la estructura general de los Andes. Debido a la erosión, las rocas ahora afloran en bandas angostas con rumbos que varían entre N 15º W a N 30º W. La estructura de mayor prominencia es el anticlinal Casapalca que presenta plegamientos (sinclinales y anticlinales) menores en sus flancos Noreste y Suroeste. Las fuerzas de compresión han dado como resultado la formación de plagamientos volcados y fallas de empuje (thrust), algunas ligeramente paralelas a los estratos y otras a lo largo de los contactos intraformacionales. La falla Carmen con rumbo NW a SE, tiene un desplazamiento hasta de 300 metros. La falla Americana, con rumbo NW, pone en contacto la formación Bellavista con el pórfido Carlos Francisco. En la parte Este del área, una falla de rumbo pone en contacto las Capas Rojas con el pórfido Carlos Francisco. En subsuelo, la “Gran Falla”, de rumbo N 55º W desplaza a las vetas siendo dicho desplazamiento mayor en profundidad.

GEOLOGIA DE LA MINA CASAPALCA

a) Forma del Depósito Tipos Tipo Carlos Francisco: Cuarzo y calcita subordinada, como ganga, Pirita, esfalerita, galena y tetraedrita como, mena. Vetas formadas por relleno de fisuras (H, L, M, N, O, P).

39

EL PERÚ MINERO

Tipo Carmen – Aguas Calientes:Carbonatos y cuarzo, como ganga. Esfalerita, galena y tetraedrita (Pirita). Mineralización gradacional al tipo 1. Vetas formadas por relleno de fallas (Vetas C y S). Tipo Corina: Poca ganga, esfalerita y jamesonita (No determinada). Veta “A” a 2 kilómetros al Norte de la mina principal. Tipo Americana: Carbonatos clivables como ganga. Tetraedrita, esfalerita con poca galena y pirita. Al Este de la mina Principal (Minas Coya y Oroya). Tipo Yauliyacu: En las formaciones Yauliyacu, Bellavista y río Blanco a 4 kilómetros al Sur de la mina principal. Tipo Chisay: Los minerales de mena son: Calcopirita bornita y tetraedrita en vetas, vetillas y diseminaciones; junto a las que se halla localizada la malaquita. Los principales minerales de ganga son calcita, dolomita, rodocrosita y barita, que se presentan en pequeñas cantidades. Las rocas encajonantes son los volcánicos porfiríticos “Carlos Francisco” ampliamente distribuidos (3 a 4 kilómetros) en el distrito Americana. Los dos primeros tipos ocurren en el área de la mina principal y son de importancia económica en la mina. Los otros están esencialmente desarrollados y son considerados como depósitos de mineral fuera de lamina principal. La mineralización de la mina Casapalca se presenta en vetas que han sido formadas por relleno de fisuras ya sean éstas fallas o simplemente fracturas. En superficie las estructuras son conocidas en una longitud aproximada de 5 Km., de los cuales 3.5 Km. han sido ya explorados en subsuelo. Verticalmente la mineralización es conocida en un intervalo de 2,000 metros. Las vetas son angostas, generalmente de menos de 1 metro de ancho. La mineralización está confinada a tipos de rocas pertenecientes a las Capas Rojas, miembro Carmen, volcánicos Tablachaca y volcánicos Carlos Francisco, las vetas tienen un rumbo de N 30º E a 80º E con buzamientos que varían de 60º a 80º NO. Las estructuras han sido agrupadas en dos secciones. La sección Aguas Calientes que está en la parte Sur oeste de la mina tiene a la veta C como su estructura principal. La otra sección denominada Carlos Francisco está en la parte Noreste donde la veta M es la estructura principal. La sección Carlos Francisco, además de la veta M agrupa a una serie de vetas principales ( A, L, N, O, O, S, T), que muestran una disposición radial. Muchas de estas vetas son ramales de la veta principal , otras son paralelas y otras cortan a las principales con diferentes ángulos. Estas vetas en los niveles superiores presentan ramales y fracturas subsidiarias, mientras que en profundidad son más definidas. La sección Aguas Calientes difiere de la sección Carlos Francisco, en el contenido de calcita y rodocrosita a cambio de cuarzo predominante con mayor cantidad de tetraedrita y una baja proporción de pirita. En general las vetas de la sección Aguas Calientes tienen las cajas bien definidas, dentro de las cuales se produjo un acentuado fallamiento post-mineralización dando como resultado al formación de panizo y el consecuente distorcionamiento de al veta mineralizada. Las vetas de la sección Carlos Francisco, en cambio son rellenos de fisuras con fuerte reemplazamiento de las rocas adyacentes a la veta, hay un mayor tendencia al bandeamiento y a la formación de geodas, por lo cual las vetas son posiblemente mas largadas y definidas con pocas irregularidades.

40

YACIMIENTOS

Cuerpos Mineralizados

En el año 1972, fueron descubiertos dos cuerpos mineralizados adyacentes a

en el nivel 3300, dentro de la formación Casapalca. A estos cuerpos

mineralizados se les llamó Carlos Francisco capas favorables de calizas y areniscas

y lutitas calcáreas adyacentes a las vetas, las cuales han servido de canales de

flujo a las soluciones mineralizantes La mineralización es de dos tipos, sulfuros masivos que posiblemente son el resultado del reemplazamiento de calizas y diseminaciones y vetillas de sulfuros que posiblemente son el relleno de fisuras y reemplazamientos de elementos calcáreos, los sulfuros presentes son principalmente esfalerita con menores cantidades de calcopirita, galena y tetraedrita como minerales de mena y pirita con poco cuarzo como minerales de ganga. La permeabilidad de las areniscas y lutita, están directamente relacionadas con la densidad de fracturamiento, que par el caso específico de los cuerpos

mineralizados; han tenido gran influencia y han permitido el relleno de dichas fisuras

o diseminaciones, en áreas adyacentes a la veta principal.

las vetas P y M

2

b) Zonación

El depósito mineral de Casapalca, constituye un ejemplo de zoneamiento de mineral que ha sido reconocido y descrito por muchos geólogos, siendo ésta más definida en dirección horizontal que en la presencia de argentita, pirargirita y otras sulfosales acompañadas de pirita y cuarzo en los niveles superiores de la mina. H. E. McKinstry y J. A. Noble, basado en los cambios mineralógicos con relación

a

las temperaturas de deposición de los minerales y en la extensión e intensidad de

al

alteración de las rocas encajonantes, determinación tres zonas,. Estos cambios

fueron observadas a partir de una zona central, localizada entre las secciones Carlos Francisco y Aguas Calientes, hacia el Norte y Sur a través de una zona intermedia

a una zona periférica. Posteriormente, W. C. Lacy y algunos otros geólogos de la Cerro de Pasco Corp., basados en estudios de contorneo de valores de contenidos metálicos, cuocientes metálicos e índice de los carbonatos, determinaron tres zonas principales (I, II, III), teniendo la zona II dos variantes (II y II-A). Las características de cada una de las zonas son las siguientes:

Zona I:

a) La roca en esta zona está intensamente silicificada.

b) Las vetas no contienen carbonatos en la parte central, pero calcita pura ocurre en los extremos de la zona.

c) Ocasionalmente se encuentra arsenopirita y huerbnerita.

d) La pirita se presenta predominante en cristales cúbicos.

e) Mineralógicamente esta zona consiste de abundante esfalerita con poco galena y poco o nada de tetraedrita. La calcopirita es común.

41

EL PERÚ MINERO

Zona II:

a) Carbonatos y sericita están presentes en toda la zona.

b) La esfalerita contiene abundantes inclusiones de calcopirita.

c) La tetraedrita es comunmente asociada con abundante esfalerita y galena.

d) La pirita se presenta predominantemente en piritoedros.

e) La calcopirita es rara.

ZonaII-A:

a) Esta zona tiene las mismas características descritas para al zona II.

b) La calcopirita es relativamente abundante y se presenta también como inclusiones en la esfalerita.

c) La pirita está asociada a al calcopirita.

Zona III:

a) Carbonatos de alto índice y sericita son abundantes.

b) La bournita, geocronita, estibina, oropimente y rejalgar están comple- tamente confinados a esta zona.

c) La tetraedrita asociada a la galena es abundante, mientras que la cantidad de esfalerita disminuye.

d) La esfalerita con inclusiones de calcopirita es rara o ausente.

e) La pirita se presenta en piritoedros, los cubos son raros.

f) Recientes estudios parciales de inclusiones fluídas en cristales de esfalerita, cuarzo y calcita, han revelado que los minerales de Casapalca han sido depositados por soluciones hidrotermales a temperaturas que varían entre 370º - 280º C (S. Sawkins, comunicación personal).

c) Alteración Hidrotermal La alteración de las rocas encajonantes muestra una estrecha relación con al distribución zonal de los minerales. En la zona central (zona I) la roca está inmensamente silicificada y piritizada hasta una distancia de 300 a 400 metros fuera de las vetas. Pasando hacia la zona II el ancho de alteración decrece hasta aproximadamente 40 metros y en la zona III la alteración es solamente de algunos metros. Desde un punto de vista general, la alteración de la roca encajonante sigue una secuencia normal que va de la propilitización, a cierta distancia de las vetas, a la piritización, sericitización y silicificación cerca a las vetas. En las rocas volcánicas extrusivas, las zonas de mayor alteración (cerca a la veta) presentan a al roca de color gris claro conformada por cuarzo, pirita y feldespatos alterados a sericita no siendo éstos distinguibles macroscópicamente. A mayor distancia de la veta, la epidotización es común y los cristales de feldespatos son visibles. Los ferromagnesianos son alterados a clorita y epidota con presencia de pirita.

42

YACIMIENTOS

Las Capas Rojas y los conglomerados, en la zona central de la mina, están intensamente alterados, en esta zona la silicificación y la piritización se extiende por varias decenas de metros. La pirita se presenta en cristales cúbicos y en delgadas vetillas. Hacia el Sur, en la sección Aguas Calientes, la alteración es menos intensa. La roca se presenta blanqueada hasta unos 10 a 15 metros en las proximidades de las vetas, la silicificación no es muy intensa. En las zonas de alteración moderada la roca epidotizada.

d) Mineralogía y Paragénesis

La mineralogía en la mina Casapalca es muy simple. Los principales minerales de mena son la esfalerita, galena, tetraedrita y calcopirita. Los minerales de ganga son la pirita, cuarzo y carbonatos (calcita manganífera y rodocrosita).

Otros minerales localmente abundantes y raros son:

Oropimente

Barita

Boulangerita

Rejalgar

Huerbnerita

Jamesonita

Argentita

Bornita

Bournita

Estibina

Arsenopirita

Pirargirita

Rodonita

Polibasita

Geocronita

La secuencia de deposición de los minerales establecida por McKinstry y Noble es esencialmente como sigue:

1. Cuarzo, calcita manganífera y rodocrosita (posiblemente cuarzo des- pués de los carbonatos)

2.

a) Pirita

b)

c)

Esfalerita

Galena

3. Tetraedrita (y calcopirita)

a)

b)

c) Bournita y pirita

Cuarzo, calcopirita

4. Cuarzo y calcita

Con e tudios recientes mediante determinaciones con la microsonda electróni- ca, se cree haber decifrado la verdadera secuencia paragenética e identificado los periodos principales de mineralización y decididamente se puede afirmar que el estadio tetraedrita-tennantita es posterior a la mineralización de plomo-zinc (Carta U. Petersen a G. Abele, Enero 4, 1974).

e) Origen del Depósito

Las soluciones mineralizantes, aparentemente, no están asociadas con algún intrusivo particular en el área. Dentro del distrito, hay una serie de pequeños intrusivos, que muestran algo de mineralización dentro de pequeños intrusivos, que muestran algo de mineralización dentro o alrededor de ellos y las rocas que los rodean se hallan alteradas. La primera hipótesis considera la presencia de un gran batolito infrayaciendo en el área de Casapalca. Graton especula, considerando a este batolito, dentro de un

43

EL PERÚ MINERO

aspecto regional que abarcaría a tres distritos mineros: Casapalca, Morococha y San Cristóbal y que sus variaciones mineralógicas dependerían de las distancias, temperaturas y condiciones ambientales locales. Lacy basado en estudios de zoneamiento de carbonatos, ha determinado hipotéticos canales de flujo, a lo largo de los cuales las soluciones mineralizantes emergieron desde la profundidad. El canal principal y de mayor temperatura, esta localizado en la parte central de la mina, entre las secciones Aguas Calientes y Carlos Francisco; la zona I (zoneamiento) corresponde a este canal caliente. A conclusiones similares se llegaron con los estudios de distribución metálica y coeficientes metálicos. Esta teoría también se apoya en los siguientes hechos: a) La huebnerita, considerada generalmente como mineral de alta temperatura está confinada a esta área, b) La calcita pura es generalmente estable a temperaturas altas a diferencia de los carbonatos manganíferos y c) La alteración de las rocas es más intensa en la zona I. En efecto, es probable que los intrusivos que afloran en Casapalca, sean solo unas cuantas cúpulas de un batolito infrayaciente, de una se estas cúpulas que aún permanecen en profundidad, posiblemente emergieron las soluciones mineralizantes que han formado las principales vetas. Esta teoría es apoyada por al presencia del skarn, encontrando en las calizas Jumasha interceptados por el nivel del Túnel Graton.

f) Controles de la Mineralización El principal control de la mineralización conocido en lamina Casapalca es el control estructural. Esto es evidente ya que la mineralización se presenta solamente en vetas por relleno de una serie de fracturas a través de las cuales se movilizaron las soluciones mineralizantes. Como las vetas tienen una variada gama de tipos de roca encajonantes, la naturaleza física de cada uno de estos tipos ha tenido una marcada influencia en la formación de las vetas mineralizadas. Parece que los volcánicos, en especial Carlos Francisco y Tablachaca, por ser rocas competentes y quebradizas, han sido fácilmente fracturadas siendo las fracturas abiertas y regulares; mientras que en las Capas Rojas, por ser rocas incompetentes, las fracturas que se formaron se presentan cerradas conteniendo abundante panizo. El miembro Conglomerado Carmen está ubicado entre estos dos extremos. Por esta razón, en la sección Carlos Francisco, las zonas mineralizadas (ore shoots) de las vetas localizadas en los volcánicos y conglomerados, son comparativamente contínuas y regulares. Incluso, en esta sección, las vetas principales presentan una serie de ramales que se desprenden con ángulos en ambas cajas. En la sección Aguas Calientes, las zonas mineralizadas de las vetas son muy irregulares y la mineralización se presenta como diseminaciones en una masa panizada o en bandas de alta ley en una veta irregular y panizada. Las rocas encajonantes aparentemente no han tenido ninguna influencia en la localización de las zonas mineralizadas a través de las fracturas. Muchas de éstas, están cruzando diferentes tipos de rocas sin ningún cambio aparente.

44

49640773

15595392

34045381

Onzas/Ag

22,324.84 117,205.41 189,761.14

32,071.96 165,941.01 272,611.66

82,850.52

Tons Zn

48,735.60

Tons. Pb

9,747.12

Tons. Cu

TABLA I RESUMEN GENERAL DE RESERVAS Mina Principal Mineral Combinado Accesible y Eventualmente Accesible

TABLA I RESUMEN GENERAL DE RESERVAS Veta Milagro Mineral de Cobre-Plata Accesible y Eventualmente Accesible

6.4

6.2

6.1

Oz Ag

3.4

3.4

3.4

% Zn

2.0

2.0

2.1

% Pb

0.4

0.4

0.4

% Cu

8’017,990

5’581,210

2’436,780

T.C.S.

Clase 1

Probable

Probado

Total

YACIMIENTOS

Onzas/Ag

Tons Zn

Tons. Pb

Tons. Cu

Oz Ag

% Zn

% Pb

% Cu

T.C.S.

Clase 1

57731

357.20

3.6

2.2

16,100

Probado

10971

49.68

5.3

2.4

2,070

Probable

68702

406.88

3.8

2.2

18,170

Total

45

TABLA I RESUMEN GENERAL DE RESERVAS (Minas Aledañas – Chisay 340)

TABLA I RESUMEN GENERAL DE RESERVAS (Minas Aledañas – Chisay 340) Mineral Cobre-Plata Accesible y Eventualmente Accesible

TABLA I RESUMEN GENERAL DE RESERVAS (Minas Aledañas – Mina Rosaura) Mineral Combinado Accesible Eventualmente Accesible

Mineral de Cobre-Plata y Eventualmente AccesibleAccesible

EL PERÚ MINERO

46

Onzas/Ag

Tons Zn

Tons. Pb

Tons. Cu

Oz Ag

% Zn

% Pb

% Cu

T.C.S.

Clase 1

514809

8,505.54

10,072.35

895.32

2.3

3.8

4.5

0.4

223,830

Probado

150556

3,248.84

3,724.28

396.20

1.9

4.1

4.7

0.5

79,240

Probable

665365

11,754.38

13,796.63

1291.52

2.2

3.9

4.6

0.4

303,070

Total

Onzas/Ag

Tons Zn

Tons. Pb

Tons. Cu

Oz Ag

% Zn

% Pb

% Cu

T.C.S.

Clase 1

18050

68.66

4.2

1.6

4,330

Probado

3388

9.24

4.4

1.2

770

Probable

21438

77.90

4.2

1.5

5,100

Total

Onzas/Ag

Tons Zn

Tons. Pb

Tons. Cu

Oz Ag

% Zn

% Pb

% Cu

T.C.S.

Clase 1

12006

45.66

4.2

1.6

2,880

Probado

14250

2244

51.78

6.12

4.2

4.4

1.5

1.2

3,390

510

Total

Probable

YACIMIENTOS

TABLA II PRODUCCION Los tonelajes y leyes de producción durante los últimos 10 años son como sigue:

Año

T.C.S.

%

Cu

%

Pb

%

Zn

Oz Ag

1968

570,471

 

.42

 

2.69

 

4.39

6.25

1969

581,161

 

.42

 

2.41

 

3.98

6.13

1970

492,250

 

.45

 

2.28

 

4.16

6.13

1971

471,645

 

.43

 

2.05

 

4.64

6.39

1972

566,040

 

.37

 

2.16

 

4.29

4.78

1973

620,044

 

.36

 

1.98

 

4.29

5.02

1974

660,627

 

.31

 

1.63

 

3.44

5.18

1975

576,852

 

.32

 

1.65

 

2.81

5.08

1976

652,347

 

.29

 

1.85

 

2.84

4.61

1977

685,614

 

.26

 

1.86

 

2.76

4.94

TABLA III CUADRO COMPARATIVO DE RESERVAS

A continuación se da el cuadro comparativo de reservas calculadas durante los últimos 10 años. Estas reservas incluyen el tonelaje total y leyes calculadas como reservas de mineral probado, probable, accesible y eventualmente accesible, de minerales combinados y minerales de cobre- plata.

Año

T.C.S.

%

Cu

%

Pb

%

Zn

Oz Ag

1969

7’481,010

 

.4

 

2.4

 

3.5

7.1

1970

7’557,120

 

.4

 

2.4

 

3.5

7.1

1971

5’351,660

 

.4

 

2.5

 

3.7

7.9

1972

5’475,170

 

.4

 

2.5

 

3.9

7.6

1973

5’608,750

 

.4

 

2.4

 

3.8

6.7

1974

6’686,010

 

.4

 

2.2

 

3.5

6.1

1975

7’387,220

 

.4

 

2.1

 

3.4

6.0

1976

6’618,260

 

.4

 

2.3

 

3.6

6.5

1977

7’881,270

 

.4

 

2.2

 

3.6

6.1

1978

8’347,720

 

.4

 

2.1

 

3.4

6.1

47

EL PERÚ MINERO

TABLA IV ESTADISTICA DE LOS COSTOS DE EXPLOTACION Y LIMITE ECONOMICO DE EXPLOTACION La estadística de los costos de explotación y límites económicos de explotación durante los últimos 5 años

   

Límite Económico

Año

Costo de Explotación

de Explotación

 

$

S/.

$

S.

1973

7.77

(300.73)

13.33

(537.16)

1974

9.64

(373.00)

14.24

(551.00)

1975

12.64

(69.00)

19.76

(889.00)

1976

12.64

(750.00)

21.89

(1,299.00)

1977

11.99

(959.00)

23.20

(1,856.00)

48

Nota:

Para 1977, el cambio del

para la presente tabla se ha estimado

1 $

dólar fue muy variable

=

S. 80.00

YACIMIENTOS

COLQUI

(Estudio: U. Petersen y N. Díaz)

SUMARIO Y CONCLUSIONES El distrito minero de Colqui (11º33’S, 76º28’W, 4,400 m.s.n.m.) consiste de vetas de Ag-Pb-Zn en Volcánicos Terciarios. Se presenta un plano geológico que muestra las unidades volcánicas mapeadas, las cuales forman una alternancia de paquetes competentes e incompetentes. Estos volcánicos andesíticos han sido plegados por esfuerzos orientados E-W e intruidos por varios stocks y dikes. Los intrusivos son de carácter diorítico y andesítico. Se reconocen dos sistemas principales de fallas (N-S y ENE). La mineralización se ubica principalmente en los tramos tensionales de fallas ENE, consistiendo de galena, esfalerita, cuarzo, pirita, tetraedrita, calcopirita y diversos minerales de plata, cuyas asociaciones paragenéticas son de gran interés científico. Se hace también un estudio del zoneamiento basado en cocientes metálicos y una análisis de los controles de mineralización por medio de contornos estructrurales.

INTRODUCCION El presente trabajo se basa en los estudios geológicos realizados por los autores como geólogos consultor y geólogo residente respectivamente, durante los últimos tres años. Si bien existen informes privados anteriores sobre la mina Colqui, no hay publicaciones al respecto. Además nuestros estudios han revelado varios aspectos interesantes, por lo cual hemos creído conveniente presentar este artículo.

UBICACIÓN, ACCESO Y FISIOGRAFIA

Latitud:

11º33’03” S

Departamento: Lima

Longitud:

76º27’48” W

Provincia: Huarochirí

Elevación:

4,400 m.s.n.m.

Distrito: Huanza

La región minera de Colqui se encuentra a unos 75 Km. al NE de Lima en las cabeceras del valle Santa Eulalia. Desde Lima se llega por carretera a Colqui, ya sea ascendiendo por el valle de Santa Eulalia (140 Kms) o tomando la ruta de Marcapomacocha desde Casapalca. La fisiografía de la zona puede apreciarse en las aerofotos y mosaicos del Proyecto Nº 7500-22 del Servicio Aerofotográfico Nacional. En términos

49

EL PERÚ MINERO

generales, se nota un fuerte control de los valles y quebradas por la estructura geológica subyacente (principalmente fallas y plegamientos). La topografía ha sido modelada recientemente por acción glaciar, resultando en numerosos valles glaciares, circos, estrías morrenas y lagunas glaciares. La topografía y vegetación son pues típicos de las zonas Puna y Janca de Pulgar Vidal (1946).

HISTORIA Se tiene referencias de que las minas de al región de Colqui fueron trabajadas por los españoles en la época de la Colonia (Velarde 1908). Sin embargo, los principales trabajos datan probablemente de fines del siglo pasado y comienzos del presente siglo, cuando la Sociedad Minera Carampoma trabajó la mina de plata María Teresa y cuando se operó la Mina Colqui de los Srs. Elmore, Masías y Cía. También hubo un corto período de actividad entre 1924 y 1929, cuando, la mina Colqui fue trabajada por los Srs. Mario y Botto, así como por la Sociedad Minera Colqui Orco S.A. controlada por los Srs. Nario y Wieland. El laboreo antiguo resultó en la extracción de unas 30,000 toneladas de mineral argentífero de la Veta Colqui (De las Casas, 1953). A mediados de la década 1950-60 los ingenieros C. Loret de Mola y M. Samamé Boggio reiniciaron los trabajos con don Santiago Nario. En 1958 se formó la Compañía Minera Huampar S.A., instalándose una planta concentradora de 30 tons/día en Colqui. Esta operación se amplió en 1965 a 80 tons/día y en 1967 se añadió otra planta de 30 tons/día en la zona El Camino. Actualmente se encuentra en construcción una nueva concentradora de 200 tons/día en este último lugar. Los principales estudios geológicos anteriores de que tenemos conocimiento fueron hechos por Noble (1928), Chase (1930), Kruger (1948), Olaechea (1953), De las Casas (1953), Lunceford (1958), Ayza (1958) y Medina (1966). El Ing. Noel Díaz ha residido en Colqui desde 1962 y el Dr. Ulrich Petersen ha visitado la mina como geólogo consultor desde 1967.

GEOLOGIA GENERAL La región minera de Colqui está constituida por al secuencia volcánica Terciaria, deformada y cortada por numerosos intrusivos. Si bien es evidente que se trata de la secuencia volcánica Terciaria que cubre grandes áreas de al Cordillera, su variabilidad no nos ha permitido correlacionar unidades individuales con aquellas reconocidas en zonas vecinas, por ejemplo las de la región de Casapalca (McLauglin, 1924; McKinstry y Noble, 1932; Overweel, 1961). Por ello la hemos subdividido en unidades locales de acuerdo a sus características megascópicas. Debido a que se trata en

50

YACIMIENTOS

general de litologías parecidas, consistentes en flujos de lava andesítica así como de aglomerados y tufos volcánicos, hemos tenido que basar nuestras subdivisiones principalmente en aspectos externos de color, estratificación e intemperismo. Intercaladas dentro de los volcánicos hay delgadas capas sedimentarias, una de las cuales ha sido especialmente valiosa como horizonte guía por su carácter calcáreo fácilmente reconocible en el campo. Las unidades que distinguimos son las siguientes:

Usho Volcánico masivo; comunmente piritizado con coloraciones ocres de óxido de fierro; constituye la parte alta de al secuencia estudiada; potencia aprox. 150 m. Lourdes Volcánico de estratificación delgada; colores abigarrados; tiene en su base un horizonte calcáreo que llega hasta 6 m. de potencia, pero que adelgaza hasta desaparecer en la parte sur de la zona mapeada; potencia aprox. 100 – 150 m. Finlandia Volcánico masivo constituído principalmente de aglomerado y tufos; potencia aprox. 400 m. Colqui Volcánico de características variadas subdividido en:

Superior: estratificación en capas de mediana potencia; tiene en su base un horizonte tufáceo blanco que marca su separación del Colqui Medio; potencia aprox. 50 – 100 m. Medio: estratificación delgada, generalmente de color rojo-violeta; ocasionalmente contiene delgadas capas de caliza; potencia variable desde 50 m. hasta quizás 200 m. Inferior: volcánico masivo; constituye la parte inferior de la secuencia estudiada; potencia mínima unos 100 m.

Cuatro muestras del volcánico Finlandia, adyacente a la veta del mismo nombre, han sido estudiadas al microscopio por D. Montoya (Candiotti y Montoya, 1967), encontrando que todas consisten de andesita porfirítica hidrotermalmente alterada, con plagioclasas parcialmente zoneadas, vidrio volcánico, titanomagnetita, clorita y sericita.

La secuencia volcánica descrita anteriormente ha sido intruída por numerosos stocks y dikes. Los stocks principales en el área mapeada son los siguientes:

1. Llicpe Grande

2. Piti

3. Sacsa

4. María Teresa

5. Pariamina

Muestras de los tres primeros han sido estudiadas al microscopio por el Ing. Carlos Cenzano, cuyas principales observaciones incluímos a continuación. El intrusivo Llicpe Grande aflora en la parte sur-central del distrito y consiste de una microdiorita gris verdosa de grano fino. Sus plagioclasas son oligoclasa y andesita,

51

EL PERÚ MINERO

teniendo piroxeno como mineral accesorio. El intrusivo Piti se encuentra en las inmediaciones de la Laguna Piti, en la parte NE del distrito, siendo su afloramiento el mayor de los intrusivos mapeados. En efecto, se extiende por el norte hacia la quebrada Sacsa, mientras que por el sur es posible que el afloramiento que se observa en la quebrada Negro-Negro (intrusivo Huasca-Huasca en el plano) sea parte de este mismo intrusivo. Se trata de una andesita porfirítica de color gris verdoso. Su plagioclasa es andesina que ha sido ligeramente albitizada. Esta roca ha sido alterada por acción hidrotermal, fomándose pirita, epídoto y calcita. Los volcánicos adyacentes también han sido afectados por esta alteración. El intrusivo Sacsa se encuentra en la parte norte del distrito y también es una porfiríta. Su plagioclasa es la variedad oligoclasa, y tiene como minerales accesorio hornblenda, magnetita y biotita cloritizada. Los dikes principales tienen un rumbo ENE y son casi verticales, estando concentrados principalmente en la parte central del distrito. También son de composición andesítica, en parte porfirítica y en parte afanítica. Es evidente que la composición de los intrusivos es similar entre sí y a la de los volcánicos, lo que sugiere un origen común. Esta circunstancia dificulta notablemente su distinción en el campo. La estructura general de la región de Colqui consist4e de pliegues de mediana intensidad que han sido fallados. Los ejes de los pliegues son N-S y buzan al norte. Las fallas pueden agruparse en dos sistemas principales: uno ENE y otro N-S. el primer sistema de fallas (ENE) es de alto ángulo y a él se encuentra relacionada la mineralización, ya sea en las fallas mismas o en sus fracturas de tensión. Ejemplos de este sistema son las fracturas de María Teresa, Yau–Yau, Colqui, Vermouth, Sin Nombre, San Juan-Lourdes, Finlandia, Suecia, El Camino, Quinarcán, Gaby, Ivonne, Pío-Pío y Río Bravo. En el sistema de fallas N-S el block oriental ha bajado con respecto al occidental. Como ejemplos citaremos las fallas Colqui, Yau-Yau, Lourdes y Eusebio. Nuestro análisis estructural preliminar que el primer sistema de fallas puede estar relacionado al plegamiento de los volcánicos. La compresión habría tenido una orientación E-W, dando lugar a pliegues N-S, fallas ENE son desplazamientos hacia la derecha y fracturas de tensión E-W. Las fallas N-S representarían las fallas longitudinales de los pliegues mientras que las fallas ENE serían las transversales (Billings, 1942, pp. 148-149).

GEOLOGIA ECONOMICA

Tipo de Yacimiento La mineralización ha sido emplazada principalmente en el sistema de fracturas ENE, dando lugar a la formación de vetas paradas de origen hidrotermal, la mayoría de las cuales forman un alineamiento general de unos 5 Kms. de longitud (Colqui- Vermouth – Sin Nombre – San Juan Lourdes — Finlandia – El Camino – Ivonne – Cobre). En la nomenclatura clásica se les considera como del tipo de relleno de fracturas en volcánicos Terciarios con mineralización epitermal de plata, oro, plomo y zinc. Como metales secundarios contienen sobre, cadmio y mercurio.

52

YACIMIENTOS

Dimensiones Los anchos de veta fluctúan entre cero y 2.5º m. promediando alrededor de 1 m. La estructura más prominente es al veta Finlandia, que en hasta el momento ha sido expuesta e rumbo por unos 2 Kms. y 380 m. en buzamiento, sin haberse llegado aún a sus límites laterales e inferiores. La veta Colqui ha sido reconocida 500 m. en rumbo y 200 m. verticales, estando limitada hacia el W por una falla del segundo sistema (N-S) y faltando mayor desarrollo en profundidad.

Mineralogía, paragénesis y alteración

Además de nuestras observaciones megascópicas, el mineral de Colqui ha sido estudiado al microscopio y con rayos X por Austria (1969) y De Montreuil; (1969). Los minerales hipógenos descritos hasta este momento son los siguientes:

Abundante:

Cuarzo

Galena

Pirita Menos abundante:

Esfalerita

Tetraedrita

Baritina

Rodonita-rodocrosita

Calcopirita

Marcasita

Escaso:

* Plata nativa

*Pirargirita

Famantinita

Oro nativo

*Proustita

Bornita

Electrum

*Pearceita

Cinabrio

Polibasita

Gemanita (?)

Angentita Los asteriscos indican aquellos minerales cuya identidad ha sido confirmada con Rayos X. Además es evidente la presencia de los minerales principales (cuarzo, pirita, galena, tetraedrita y calcopirita), así como la de aquellas con características definidas confirmadas por análisis químico (oro, cinabrio y baritina).

El cuadro paragenético adjunto ha sido preparado por Noel Díaz sobre la base de los estudios microscópicos de B. Austria y L. De Montreuil. Así como de sus observaciones megascópicas. Es deseable recalcar a este respecto, que la mineralización argentífera es posterior a la de los metales básicos, si bien dentro de al veta tiende a presentarse en bandas adyacentes a las cajas. En la parte central de al estructura se observa a veces un tercer tipo de mineral caracterizado por brechamiento de la mineralización de plomo-zinc con relleno de cuarzo y rodonita- rodocrosita. Los tres tipos de mineral tienen cocientes metalíferos característicos:

Mineralización

Ag/Pb

Ag/Zn

Ag/Cu

Pb/Zn

Pb/Cu

Zn/Cu

Metales básicos (A)

.5

.5

29

.9

56

63

Brecha central (C)

.6

.9

48

1.4

75

53

Argentífera (B)

2.7

2.7

31

1.0

12

12

Desde el punto de vista físico-químico. Los minerales mencionados presentan varios problemas interesantes. En primer lugar, tenemos la presencia simultánea de pirargirita (Ag SbS ) y proustita (Ag AsS ) en algunas muestras de la zona argentífera de la veta Finlandia (nivel 440). Estos minerales forman una solución

53

3

3

3

3

EL PERÚ MINERO

sólida completa a 300ºC, mientras que a 135ºC existe poca reacción entre los miembros extremos de esta serie (Toulmin, 1963). Esto significa que la deposición de estos minerales tuvo lugar a temperaturas inferiores a 300ºC. Al respecto, es de interés notar que durante su investigación. P. Toulmin no logró encontrar muestra alguna que exhibiera estos dos minerales juntos y solo pudo citar una referencia de tal ocurrencia en la mina Casapalca (Orcel y Rivera Plaza, 1928). Sin embargo, también se ha descrito la asociación proustita-pirargirita de Tonopah en Nevada, Shemnitz en Hungría y Cobalt en Ontario, Canadá, (Guild, 1917). También llama la atención la posible existencia simultanea de pearceita

(Ag

). En vista de que solo el primero de ellos ha sido confirmado con Rayos

X y de que son difíciles de distinguir al microscopio, sería deseable verificar la existencia del segundo, así como la posible presencia de antimonpearceita o de arsenopolibasita (Frondel. 1963; Hall, 1967). Esto arrojaría luces sobre las relaciones entre los miembros de estas series minerales, sobre las cuales hay muy poca información.

Es interesante anotar que las fases argentita, pearceita, y proustita forman un alineamiento (“collinearity”) en el sistema S-As-Ag, según se aprecia de sus fórmulas:

16

As S

2

11

Argentita

Pearceita

Proustita

Ag S 8Ag S.As S 3 Ag 2 S.As

2

2

2

2

3

S

3

Por consiguiente, esperaríamos la siguiente reacción:

5Ag 2 S + 2Ag 3 AsS 3 = Ag 16 As 2 S 11

arg

proust

pear

es decir, que a la temperatura y presión a que es estable la pearceita, debería reaccionar la argentita con la proustita para formar el mineral intermedio. Lo mismo puede decirse de los equivalentes antimoniales que darían la serie argentita – polibasita – estefanita – pirargirita, Cabrían pues las siguientes interrogantes:

a. Se forma primero pearceita, la cual se descompuso en argentita y proustita?

b. Se depositaron primero argentita y proustita, las cuales reaccionaron generando luego pearceita?

c. Se formaron los tres minerales sucesivamente preservándose el pri-

mer mineral extremo (argentita o proustita) en lugares donde no puedo ser atacado por las soluciones finales que depositaron el otro mineral extremo (proustita o argentita)? Evidentemente estas mismas preguntas se aplican a los equivalentes antimoniales de estos minerales, pero acá tenemos el problema adicional de explicar la ausencia estefanita (Ag 5 SbS 4 ) en el mineral. El trabajo de Hall (1967) da una explicación parcial par los enigmas mencionados en los párrafos anteriores. En efecto, sus diagramas de fases muestran que el cobre es un componente esencial, tanto de la pearceita como de la polibasita (y de sus equivalentes antimoniales y arsenicales respectivamente). Es decir, en ausencia de cobre no pueden formarse esto minerales, lo cual explicaría su ausencia en los experimentos de Bastad (1959) y Hall y Yund (1924); esto a su vez permite la coexistencia de argentita con proustita, así como de argentita con pirargirita.

54

YACIMIENTOS

El razonamiento anterior no explica la ausencia de estefanita en Colqui. Según Keighin y Honea (1969) la estefanita es estable debajo de 197º 5ºC. Por consiguiente, si la pirargirita y la argentita se formaron por encima de unos 197º C, debería haberse formado estefanita por reacción en aquellos lugares en que ocurre juntos estos dos minerales. Si la deposición tuvo lugar a menos de unos 197º C, debió formarse estefanita al cambiar las condiciones de deposición de pirargirita a argentita (o vice-versa), salvo que la transición haya sido por una zona de no- deposición por falta de saturación (ver ejemplos similares dados por Petersen, 1962, 1965). Otra alternativa, ideada por P. Goodell (comun. pers.) sería que la argentita coexista con una pirargirita arsenical. A fin de definir estas posibilidades es necesario confirmar con rayos X la presencia de argentita (acantita), ver su relación paragenética y espacial con la pirargirita (acantita), ver su relación para genética y espacial con la pirargirita y determinar la relación As/Sb de este último mineral. También llama la atención la ausencia de xantoconita y pirostilpnita en Colqui. La xantoconita es la forma polimorfa de la proustita por debajo de 185º - 192º 8ºC (Roland, 1966, Barton y Skinner 1967). La pirotilpnita es la forma polimorfa de baja temperatura (por debajo de 192 5ºC) de la pirargirita (Keighin y Honea, 1969). Esto indicaría que el mineral argentífero de Colqui se formó por encima de unos 200ºC o que las estructuras de la pirargirita y de la proustita pueden formarse a menores temperaturas, y asea metaestablemente o con la ayuda de iones adicionales. Otro aspecto de interés científico es que en los diagramas de fases publicados por Barstad (1959) y Hall y Yund (1964) la plata nativa no coexistiría con pearceita, proustita, polibasita y pirargirita. En vista de la existencia de todos estos minerales en Colqui, deducimos que probablemente las líneas de equilibrio (“tie-lines”) sufren cambios al bajar la temperatura, que permiten la eventual coexistencia de al plata nativa con polibasita, pearceita, proustita y pirargirita. Nuevamente, esto indicaría una temperatura relativamente baja para la mineralización argentífera de Colqui. Efectivamente, Keighin y Honea (1969) acaban de encontrar la coexistencia de plata nativa con pirargirita a 200ºC, confirmando así parte de nuestra predicción. De manera similar, Roland (1966) obtuvo el cambio de argentita – arsénico nativo a proustita – plata nativa debajo de 192º 8ºC. la coexistencia de plata nativa con pearceita y polibasita sería factible si consideramos el contenido de cobre esencial de estos minerales, que los saca de los sistemas S—As—Ag y S—Ag—Sb respectivamente. Otra evidencia que sugiere una temperatura reducida para la mineralización argentífera es la deposición de palta nativa en un mineral con abundante pirita, pues la coexistencia de estos minerales implica temperaturas inferiores a 240ºC según el trabajo experimental de Barton y Toulmin (1964). Pero es posible que esta temperatura sea afectada por el contenido de oro en la plata (electrum). También notamos que la diferencia entre plata nativa y argentita, así como entre tetraedrita y famatinita (en sus extremos antimoniales) es una de presión (o fugacidad) de azufre para una temperatura y presión total determinados:

2Ag

Cu 3 SbS 3

+

td

S

=

+

Ag S

S

2

=

Cu 3 SbS 4

fm

55

EL PERÚ MINERO

A este respecto llama la atención que tengamos minerales que indican presiones de azufre desde muy bajos valores (para la plata nativa) hasta altos (para la famantinita). Además nótese que las secuencias

S

– argentita – Ag

S

– famantinita – tetraedrita

definen dos alineamientos que se cortan en un punto (S) y por ende definen un plano en que se encuentran las cuatro fases plata nativa, argentita, famantinita y tetraedrita. Estrictamente hablando, no podrían coexistir en general estas cuatro fases a la misma presión y temperatura (salvo a una presión y temperatura muy especiales). Es pues deseable establecer si realmente coexistieron estos cuatro minerales (confirmando la identidad de al famantinita), o si tuvieron lugar variaciones de temperatura y presión que resultaron en asociaciones superimpuestas de desequilibrio, o si las variaciones en la razón As/Sb de las sulfosales y el contenido de oro en la plata permiten explicar estas anomalías. En efecto, en un diagrama cuyas coordenadas son presión parcial (o fugacidad) de azufre versus temperatura, los siguientes equilibrios definen curvas individuales:

I. tetraedrita + S = famantinita II. tennantita + S = enargita/luzonita III: tetraedrita/tennantita + enargita/luzonita + famantinita IV. plata nativa + S = argentita/acantita El área comprendida entre las curvas I y III representaría las posibilidades condiciones de formación de la asociación tetraedrita-famatinita en sus soluciones sólidas arsenicales. Teóricamente, la relación As/Sb en ambos minerales podría revelar su temperatura de formación, pero falta ver si es posible hacer determinaciones precisas por este método. Por otro lado, la curva IV (plata-argentita) debería cruzar el área entre las curvas I y III, poniendo así límites a las posibles temperaturas de formación para estos minerales. De lo expuesto anteriormente se deduce que le mineral argentífero de Colqui tiene un gran interés científico que justifica un mayor estudio. Por ello hemos entregado muestras al Dr. F. J. Sawkins de la Universidad de Minnesota, quién estudiará sus inclusiones fluídas. Además es deseable hacer un estudio de los minerales con la sonda electrónica (electron microprobe) con el objeto de determinar el contenido de oro en la plata nativa, el contenido de cobre en la pearcita y polibasita, y la relación As/Sb en las sulfosales (tetraedrita, pirargita, proustita, pearceita, polibasita y famantinita). Finalmente, es necesario revisar las secciones pulidas para establecer las asociaciones pargenéticas, viendo cuáles minerales pudieron depositarse simultáneamente, cuales son sucesivos, cuales resultaron por exsolución y cuáles por reacción.

Las cajas de las vetas presentan alteración variable, que consiste de conversión de ferromagnesianos a clorita y epídota (“propilitización”), así como de caolinización, seritización, silicificación y piritización.

Zoneamiento Los minerales mencionados en la sección anterior no están distribuídos uniformemente. Así por ejemplo, en el extremo SW las vetas de Pariamina contienen

mercurio en forma de cinabrio. En el extremo W, el mineral de María Teresa consiste esencialmente de especies argentíferas con abundante pirita, presentando estibina
56

YACIMIENTOS

en algunas estructuras. La veta Colqui, que ocupa el extremo occidental del sistema principal de fracturamiento, también tienen un alto contenido de minerales argentíferos.

El mayor desarrollo de la veta Finlandia ha permitido estudiar más detalladamente

las variaciones de mineral por medio de cocientes metálicos. Para ello utilizamos los promedios de ley de los blocks de cubicación en toda la veta (incluyendo minerales y a explotados). Los resultados fueron dibujados en secciones verticales longitudinales, de las cuales presentamos cinco reducciones simplificadas. En primer lugar debe descontarse los efectos de al oxidación, lixiviación y enriquecimiento supérgenos. En vista de que el cobre y el zinc tienen tendencia a ser lixiviados, mientras que la plata y el plomo permanecen en la zona superficial, los cocientes Pb/Zn, Ag/Zn y Pb/Cu teóricamente deberían reflejar la zona de intemperismo. En efecto, notamos valores altos de estos tres cocientes por encima de la línea trazada por observación (el efecto no es tan claro en el caso de la relación Pb/Cu por superponerse algo de enriquecimiento secundario de cobre).

Una vez descontado el efecto del intemperismo, podemos analizar la mineralización hipógena. Notamos que al relación Ag/Pb tiene valores altos en:

a. La parte central, niveles altos.

b. Nivel inferior (421), extremo SW.

c. Nivel inferior (421), extremo NE.

Los cocientes Zn/Cu y PbCu muestran una distribución similar. El cociente Ag/ Zn acusa valores altos para las primeras dos de estas zonas pero no para el extremo NE del nivel inferior, Finalmente el cociente Pb/Zn solo refleja una anomalía en el extremo SW del nivel inferior. Esta distribución de valores sugiere que las soluciones ascendieron en forma dómica general, tomando ventaja especial de la zona fallada en la parte central de a veta. En esta interpretación debe tenerse presente que los cocientes representan el resultado compósito de mineralizaciones sucesivas. Creemos interesante recalcarla poca variación del cociente Pb/Zn, lo cual es típico de vetas similares en volcánicos Terciarios (por ejemplo Huachocolpa), a diferencia de otros yacimientos en que cambia notablemente (por ejemplo en Julcani y Cercapuquio). Nótese también que el zoneamiento indicado por este cociente es de plomo a zinc, lo cual es el revés del zoneamiento teórico clásico descrito por Emmons (1924), pero que se observa también en otras minas Peruanas (veta Tentadora, Julcani, Cercapuquio).

Controles estructurales

El levantamiento geológico regional reveló que las vetas mejor formadas se encuentran en las formaciones litológicamente competentes. Así por ejemplo, la mineralización de Finlandia se encuentra en la formación del mismo nombre y la veta Colqui en el paquete Colqui Inferior, ambas unidades competentes. Por otro lado, las vetas Sin Nombre, San Juan, Pío-Pïo están en la secuencia incompetente Lourdes, mientras que las vetas Yau-Yau y Vermouth están en la zona de contacto entre las formaciones Finlandia y Lourdes. Si bien es posible que pueda haber un control químico relacionado con las diferentes formaciones, la observación de campo sugiere que se trata predominantemente de un control estructural.

A una escala más detallada, notamos que en la veta Finlandia las estrías y

camellones de falla tienen en general una inclinación de unos 10º — 20º hacia el NE, mientras que en la parte in