Sie sind auf Seite 1von 13

-

Gregorio Cabello Porras Universidad de Almería - 1

COORDENADAS HISTÓRICAS, ARTÍSTICAS Y LITERARIAS (III). EL IRRESISTIBLE ASCENSO DE LOS SISTEMAS TOTALITARIOS Y LA COMPLACENCIA DE LAS DEMOCRACIAS OCCIDENTALES (LOS AÑOS 30: LA GUERRA EN ESPAÑA COMO LABORATORIO DE PRUEBAS)

1929 1936 / 1939

UNIÓN DE REPÚBLICAS SOCIALISTAS SOVIÉTICAS

Tras la muerte de LENIN, STALIN se hace con las riendas del Partido Comunista y se inicia un proceso de burocratización de la Revolución presidido por el culto a la personalidad del líder supremo y autoritario, que dirigirá toda la maquinaria del Estado bajo la planificación estricta de una serie de reformas económicas (la industrialiazación del país), la proletarización del campesinado, considerado como fuerza de la reacción y la conversión del Partido en una maquinaria propagandística a la vez que represora de cualquier atisbo de libertad de expresión o de disidencia. Se inician los traslados masivos de población, las purgas de los elementos disidentes y la persecución de los intelectuales que no se pliegan a las directrices de los sindicatos de la “cultura”: TROTSKY será depurado y perseguido hasta su exilio en México, donde es asesinado por orden de Stalin. Y entre los poetas y escritores, o bien optan por el suicidio (ESENIN, MAIAKOVSKI, TSVIETÁIEVA), o bien son fusilados (GUMILIEV, el poeta acmeísta, primer marido de Ajmátova), o bien son internados en campos de concentración, donde fallecerán (OSSIP MANDELSTAM), o bien se verán progresivamente condenados al ostracismo (PASTERNAK) u obligados a componer loas al régimen y a Stalin a cambio de que sus familias, encarceladas, no fueran condenadas a muerte (caso de AJMÁTOVA, quien no consiguió a pesar de ello salvar la vida de su hijo). Otros optarán por integrarse en esa amplia pléyade de exiliados que se distribuye por Europa (desde NINA BERBEROVA a BIELY, BUNIN, SKLOVSKI,

JAKOBSON…)

Baste como muestra el poema compuesto por Mandelstam y cuya difusión le acarrearía el internamiento en Siberia y la muerte:

Vivimos insensibles al suelo bajo nuestros pies, Nuestras voces a diez pasos no se oyen.

Pero cuando a medias a hablar nos atrevemos Al montañés del Kremlin siempre mencionamos.

Sus dedos gordos parecen grasientos gusanos, Como pesas certeras las palabras de su boca caen.

Aletea la risa bajo sus bigotes de cucaracha Y relucen brillantes las cañas de sus botas.

Una chusma de jefes de cuellos flacos lo rodea, nfrahombres con los que él se divierte y juega.

Uno silba, otro maúlla, otro gime. Sólo él parlotea y dictamina.

-

Gregorio Cabello Porras Universidad de Almería - 2

Forja ukase tras ukase como herraduras.

A

uno en la ingle golpea, a otro en la frente, en el ojo, en la ceja.

Y

cada ejecución es un bendito don

Que regocija en ancho pecho del Osseta.

MOSCÚ / SAN PETERSBURGO: A comienzos de la década de los años veinte fueron centros en los que se generaron algunas corrientes vanguardistas que irán difufiéndose, a causa del exilio de los artistas, por el resto de Europa, e incluso por Estados Unidos (KANDINKY y la Bauhaus, MARC CHAGALL, la repercusión del cine-montaje de EISENSTEIN, la transformación de la música clásica a cargo de STRAVINSKI, la nueva concepción del ballet como espectáculo total en el que confluían la expresión antinatural y anticlásica de la coreografía, con DIAGHILEV como empreserio, de NIJINSKI, la escenografía a cargo de pintores como PICASSO, y la música de autores que significaron la ruptura con la música del siglo XIX, como DEBUSSY o el mismo Stravinski).

MOVIMIENTOS ARTÍSTICO-LITERARIOS:

A lo largo de la década, tras la llegada al poder de Stalin, se impone una línea subordinada a los intereses del Partido, por la que el CONSTRUCTIVISMO”, liberado ya de escarceos vanguardistas, y el “REALISMO SOCIALISTA”, como arte desde el pueblo para el pueblo, conllevan un retroceso a las formas más idealizantes y épicas del realismo decimonónico.

LITERATURA / NOVELAS:

BORÍS PASTERNAK, El doctor Zhivago NADIEZHDA MANDELSTAM, Contra toda esperanza VIKTOR SKLOVSKI, Maiakovski LEÓN TROTSKY, «En memoria de Serguei Esenin», Sobre arte y cultura ISAAK BÁBEL, Caballería roja / Diario de 1920 MARINA TSVIETÁIEVA, Un espíritu prisionero MIJAÍL BULGÁKOV, El maestro y Margarita / Corazón de perro / La Isla Púrpura / Novela teatral ANNA AJMÁTOVA, «Prosa autobiográfica», Réquiem y otros escritos NINA BERBEROVA, La acompañante / El lacayo y la puta

PELÍCULAS

ALEKSANDR DOVJENKO, La tierra (Zemlia) (1930) SERGEI M. EISENSTEIN, Iván el Terrible (Ivan Groznyj, 1943-1945) FRIDRICH M. ERMLER, Las minas de un imperio (Oblomok imperij,

1929)

VSIEVOLOD PUDOVKIN: La madre (Mat, 1926) / El fin de San Petersburgo (Koniets Sankt-Peterburga, 1927) / Tempestad sobre Asia (Potomok Ghigiskhana, 1928) / La vida es bella (Ocei koroscio givetsia, 1929-1932) DZIGA VERTOV, El hombre de la cámara (Cioloviek S. Kinoapparaton, 1929) ANMDREI KONCHALOVSKI, El círculo del poder (The Inner Circle / Italia Rusia USA 1991)

-

Gregorio Cabello Porras Universidad de Almería - 3

ALEMANIA

La REPÚBLICA DE WEIMAR, que, desde una orientación no distante de las políticas socialdemócratas y unitarias que caracterizarán a la Europa de los años cincuenta-sesenta, consolidó en todos los ámbitos el culto y la defensa de la libertad, tras superar su primera etapa en la que la hiperinflación dominó la vida cotidiana de una Alemania vencida por las grandes potencias en la Gran Guerra. Ese culto a la libertad propició que en su interior anidaran y proliferaran los resentimientos de esa Alemania que se se sentía humillada por las condiciones que se le impusieron tras su derrota, y dieron paso al renacer cada vez más violento y extendido de un sentimiento nacionalista, que se definía por oposición a los grandes consorcios financieros judíos, y que buscaba su realización plena en la creación de una gran nación germánica, aria, enraizada en su propia mitología épica y étnica, capaz de rearmarse y doblegar a una Europa corrupta y degenerada. La organización paramilitar del Partido Nacionalsocialista encabezado por HITLER no encuentra frenos y su cabecilla alcanza la presidencia de gobierno en 1933. Una vez en el poder, Hitler emprende una carrera en la que el Parlamento no sólo será disuelto, sino incendiado; la libertad de expresión, reunión y de filiación a partidos políticos y sindicatos quedará abolida; Inicia la campaña de exterminio de los judíos y de las minorías incómodas, desde católicos, homosexuales, gitanos hasta minusválidos y ancianos. Y, tras una campaña de rearmamento, a la que asisten pasivamente las potencias occidentales, prueba la capacidad destructora de sus nuevas conquistas técnicas bombardeando Guernika, por aire, y Almería, por mar. Todo estaba a punto para comenzar su sueño pangermánico: la anexión de Austria, la invasión de Checoslovaquia, y en un paso más, acordado con Stalin, la invasión de Polonia. Éste será el inicio de la II Guerra Mundial. Para la vida artística y literaria se abre una etapa de persecución y represión: los artistas que representaron a la vanguardia en sus diferentes encarnaciones, «expresionismo» (YVAN GOLL, GEORGE GROSZ), «dadaísmo» (HANS ARP, el arquitecto JOHANNES BAADER,) o «nuevo objetivismo» (JOHN HEARTFIELD) pasan a engrosar la lista de las exposiciones en las que se muestra el «arte degenerado», o sus obras son directamente prohibidas, por lo que no les queda más salida que el exilio, caso de ALFRED DÖBLIN, o de THOMAS MANN y BERTOLT BRECHT, aunque algunos no lo consiguen y prefieren suicidarse en la frontera francoespañola ante el avance de las tropas de Hitler, como le ocurre a WALTER BENJAMIN, o al poeta, prosista y crítico literario y de arte CARL EINSTEIN, sin dejar de mencionar al gran dramaturgo WALTER HASENCLEVER: el escritor austríaco STEFAN ZWEIG logrará huir a Brasil, dando un intenso testimonio de su peripecia antes de suicidarse ) En algunos casos, como el del pintor, escultor y dramaturgo ERNST BARLACH, la prohibición les acarrea la muerte. Por otra parte encontramos a los que buscan, desde su experimentalismo previo, acomodarse al nuevo orden. El poeta GOTTFRIED BENN lo intentará, pero ello no impedirá que sea excluido de la Academia Prusiana de las Artes en 1938 y que no pueda volver a publicar hasta 1948.

MOVIMIENTOS ARTÍSTICO-LITERARIOS:

- NAZISMO: sólo pueden destacarse a ALBERT SPEER, capaz de conjuntar su posición como arquitecto oficial del régimen y su

-

Gregorio Cabello Porras Universidad de Almería - 4

puesto como último ministro de armamento del Reich; y a la directora de cine y actriz LENI RIEFENSTAHL, con sus documentales. En las fronteras de la ambigüedad, desde el terreno literario, estético o filosófico, se perfilan figuras esenciales para el desarrolllo de la cultura occidental de posguerra: MARTIN HEIDEGGER y ERNST JÜNGER, sin dejar de tener bajo el mismo prisma al poeta GOTTFRIED BENN. - EL EXILIO / LA DIÁSPORA: aquí se incluyen todas las tendencias que habían aflorado durante la República de Weimar, ya como continuidad de una tradición (caso de THOMAS MANN), ya como continuidad de una vanguardia primera, el expresionismo

(OSKAR KOKOSCHKA, ALFRED DÖBLIN) o el dadaísmo (HANS

ARP, RICHARD HUELSENBECK,), o como continuidad y superación del movimiento aglutinado en torno a la Bauhaus (KANDISNKY, PAUL KLEE) y al nuevo objetivismo, a cargo de HEINRICH MANN en la prosa y, sobre todo, de BERTOLT BRECHT, tanto en la dramaturgia como en la poesía, la prosa de ficción, ensayística y autobiográfica, cimentando lo que serán las corrientes estéticas dominantes tras la II Guerra Mundial.

LITERATURA / NOVELAS:

STEFAN ZWEIG, El mundo de ayer

LENI RIEFENSTAHL, Memorias

WALTER BENJAMIN, Escritos autobiográficos ALBERT SPEER, Memorias BERTOLT BRECHT, Diarios 1910-1922. Notas autobiográficas

1920-1954

THOMAS MANN, Relato de mi vida PAUL KLEE, Diarios 1898-1918

OSKAR KOKOSCHKA, Mi vida

KARL KRAUS, Escritos KARL LÖWITH, Mi vida en Alemania antes y después de 1933: Un testimonio GÜNTER GRASS, El tambor de hojalata Desde fuera:

CHRISTOPHER ISHERWOOD, Christopher y su gente

STEPHEN SPENDER, El templo PELÍCULAS:

WILFRIED BASSE, Mercado de Berlín (Markt am Wittenbergplatz,

1929)

INGMAR BERGMAN, - El huevo de la serpiente (1977) F. W. MURNAU, Fausto (Faust, 1926) CHARLES CHAPLIN, El gran dictador (1940) BOB FOSSE, Cabaret (1972) HANS RICHTER, Vormittagsspuk (1928) HANS-JÜRGEN SYBEBERG, - Hitler, eine film aus Deutschland (Hitler, un film de Alemania, 1977)

EDGAR GEORGE ULMER, ROBERT SIODMAK, ROCHUS GLIESE, Gente

en domingo (Menschen am Sonntag, 1929) LUCHINO VISCONTI, La caída de los dioses (La cadutta degli dei / G¨tterdämmerung, 1969)

-

Gregorio Cabello Porras Universidad de Almería - 5

FRANCIA

- El crack de 1929 y la recesión económica posterior provocan una respuesta en Francia de muy distinto signo al totalitarismo comunista, nazista o fascista de otras naciones. Los sindicatos obreros y los partidos de la izquierda, socialistas, comunistas y radicales, aglutinan la fuerza suficiente como para conseguir la victoria en las urnas de un FRENTE POPULAR que, bajo la presidencia de León Blum, adolece de una parálisis permanente ante el avance imparable de las fuerzas desbocadas de las naciones que rodean al país: permanecen impasibles ante el ataque conjunto de FRANCO, HITLER Y MUSSOLINI al gobierno legítimo de la República Española frente a los militares golpistas; “ignoran” la política represiva interior y el expansionismo colonialista y megalómano de Mussolini; y dan una aquiescencia callada a las maniobras represivas y cada vez más audaces de Hitler, dando la callada por respuesta. La intelectualidad de izquierdas, comprometida y militante, ha decidido pasar por alto y cubrir con una cortina de silencio el pacto de no agresión entre Hitler y STALIN, y sólo algunos intelectuales, firmemente comprometidos, tomarán una postura abiertamente militante a favor de la República en España, sabedores de que el totalitarismo nazifascista devendría una fuerza imparable (difícil de compaginar, por otro lado, con la inevitable adhesión a Stalin). La intelectualidad francesa se adhiere de forma más o menos activa a la causa de la República Española. Algunos, como ANDRÉ MALRAUX, con una militancia de trincheras y de ataques aéreos. Otros, con su presencia en el Congreso de Escritores Antifascistas que tendrá lugar en Valencia. Pero la suerte estaba echada para la historia… PARÍS: El crack de 1929 acaba con los “años locos” y todos presienten que un desastre se avecina, aunque se mantenga el cosmopolitismo y la “folie” de los años precedentes. Los surrealistas ya están demasiado comprometidos con la causa “comunista”, a la vez que necesitados de una sangre joven que revitalice, y que dé el puntillazo definitivo al movimiento. BRETON y sus súbditos se asemejan a una parodia de «los sótanos el vaticano» de GIDE. Acosados progresivamente por Musolini, Hitler y Franco parecen ignorar con sus «boutades» lo que se avecina. Ya despuntan en el horizonte compromisos muy distintos a los de la vanguardia. Comienzan a sonar los nombres de SARTRE y CAMUS. MALRAUX comienza a apuntarse tantos desde la militancia activa. NATHALIE SARRAUTE indicia los fundamentos de lo que décadas más tarde se denominará Nouveau Roman. Y los grandes cineastas (RENÉ CLAIR, JEAN RENOIR) se desbloquean desde la estética hacia el espíritu de la libertad. La pintura comienza a ser un «remake» de sí misma, sin atisbo de unos horizontes que vayan más allá de las ventanas indiscretas

de MAGRITTE.

MOVIMIENTOS ARTÍSTICO-LITERARIOS:

SURREALISMO

III.

1929 :

SEPARACIÓN

DE

DESNOS,

Y

SOUPPAULT,

DE

ARTAUD, VITRAC, PRÉVERT Y NAVILLE

ADHESIÓN

NUEVOS MIEMBROS: Tristan Tzara, Luis Buñuel, Alberto Giacometti, Salvador Dalí, René Char.

-

Gregorio Cabello Porras Universidad de Almería - 6

SURREALISMO IV. Expansión del movimiento: Bélgica (década de los veinte); Checoeslovaquia, Yugoslavia, Holanda, Escandinavia, Reino Unido, Japón, Canarias y casi la totalidad de América del Sur (década de los treinta) y las nuevas generaciones de poetas franceses: Hans Bellmer,

Edouard Léon Théodor Mesens, Wolfgang Paalen, Óscar Domínguez, Octavio Paz, Gérard Legrand. [El pontificado y herencia en vida de Breton, diluye los postulados fundacionales del surrealismo hasta el punto en que toda analogía conceptual llega a convertirse en una especie de

« salto al abismo » de lo onírico, cuando no se trata, por otra

parte, sino de un más o menos arriesgado ejercicio de ingenio

y agudeza poéticas. Sin embargo, el paraguas programático

del marbete surrealista servía para albergar en su interior una presunta lluvia de mediocridad de poetas que simplemente eran buenos poetas, pero nunca poetas surrealistas canonizados al modo de Breton. Basten como ejemplo los estudios de V. Bodini, Poetas surrealistas españoles y F. Aranda El surrealismo español, en los que encontramos tanto poetas como poemas que se deslizan desde la más castiza astracanada hasta un absurdo rayano en la imposibilidad de la escritura. Sin embargo, a todos cabe por igual la etiqueta

« surrealista ». para no reducirnos al ámbito hispánico, remito

a la antología de Edward B. Germain English and American

Surrealistic Poetry : un vistazo al índice, nos presenta como

surrealistas a Davis Gascoyne, Djuna Barnes, Dylan Thomas, Thomas Merton, John Ashberry, etc, además de las traducciones al inglés que realiza Gascoyne de Arp, Breton, Dali, Péret y Picasso, por no señalar las de Robert Bly de poemas de Neruda y Vallejo]

LITERATURA / NOVELAS:

JEAN COCTEAU Les Enfants terribles (1929) ANDRÉ BRETON, Segundo Manifiesto del Surrealismo (1929) BENJAMIN JARNES, Teoría del zumbel (1930) LOUIS-FERDINAND CÉLINE, Viaje al fin de la noche (1931) ANDRÉ MALRAUX, La condición humana (1933) COLETTE, La gata (1933) JEAN-PAUL SARTRE, La nausea (1937)/ El muro (1939) ANDRE GIDE, Diario (1939) NATHALIE SARRAUTE Tropismos (1939) HENRY MILLER, Trópico de Cancer (1934)/ Trópico de Capricornio (1939) ANAÏS NIN, Diario 1931-1934 (1934)

PELÍCULAS:

LUIS BUÑUEL, Un chien andalou (Un perro andaluz, 1929) / L’âge d’or (La edad de oro, 1930) MARCEL CARNÉ, Quai des brumes (1938) / Amanecer (Le jour se lève, 1939) RENÉ CLAIR, Bajo los techos de París ( Sous les toits de Paris,

1930)

-

Gregorio Cabello Porras Universidad de Almería - 7

HENRI-GEORGES CLOZOT, El asesino vive en el 21 (1942) JEAN COCTEAU, La sangre de un poeta (Le sang d’un poète (1930) CARL-THEODOR DREYER, La pasión de Juana de Arco (La passion de Jeanne d’Arc, 1927-1928) MARCEL DUCHAMP, - Anemic cinéma (1926) MARCEL DUHAMEL / PIERRE PRÉVERT, Paris la Belle (1928 / 1959) GERMAINE DULAC, La coquille et le clergyman (1928) / Disque 957

(1929)

JULIEN DUVIVIER, - La Bandera (1935) JEAN EPSTEIN, La chute de la maison Usher (1927) / Finis Terrae

(1929)

JACQUES FEYDER, Los nuevos señores (Les nouveaux messieurs,

1928)

ABEL GANCE, Napoleón (1923-1927) JEAN GRÉMILLON, Remordimiento (Remorques) (1939-1940) MARCEL L’HERBIER, Dinero (1928) ANDRÉ MALRAUX, L’espoir (o Sierra de Teruel, 1939) JEAN RENOIR, La regla del juego (La régle du jeu, 1939) MAN RAY, L’étoile de mer (1929)

ALAIN RESNAIS / ROBERT HESSENS, Guernica (1949)

JEAN VIGO, À propòs de Nice (1930) / Zéro de conduite (1933) / L’Atalante (1933-1934) PHILIP KAUFMAN, Henry & June (El diario íntimo de Anais Nin)

(1990)

ITALIA

Tras la marcha sobre Roma de Mussolini y sus legiones fascistas se abre un periodo en la historia de Italia marcado la misma constante que el resto de los gobiernos totalitarios del resto de Europa: la vocación de expasión colonialista con una retórica imperialista (la conquista de Libia y Etiopía y el intento de expandirse por Albania y los Balcanes); el desarrolllo de una economía aparentemente controlada por el Estado para el bienestar de los ciudadanos, pero dirigida en realidad por los grandesmonopolios financieros; y la persecución de cualquier atisbo de libertad de expresión y de disidencia, sin reparar en los medios empleados, desde el secuestro y asesinato del diputado socialista Mateotti, el encarcelamiento, al que no sobrevivirá, de Antonio Gramsci, secretario General del Partido Comunista Italiano. Su participación activa, con tropas y armamento, en el levantamiento de Franco contra la República será decisiva en la victoria del general golpista. El desarrollo cultural que tantas esperanzas había apuntado con el impulso de la vanguardia futurista se ve frenado por la adhesión casi masiva de los futuristas al Partido Fascista. Y los postulados de ese futurismo se irán conviertiendo en un arte neoclásico, un pastiche, en el que se intentan recrear las glorias formales del Imperio Romano en loor de la máxima figura, Mussolini. En la clandestinidad se van sentando las bases de lo que será el futuro «neorrealismo». MILÁN TURÍN / ROMA / NÁPOLES: Componen los tres focos de irradiación cultural desde tres perspectivas muy distintas: la de un norte industrializado en el que entran en conflicto los intereses de una clase dirigente ligada al capital financiero y los sindicatos cuyas raíces se

-

Gregorio Cabello Porras Universidad de Almería - 8

adentran en las aglomeraciones en torno a los centros de producción; en Roma, una cultura burocratizada, triunfalista, dedicada a la celebración del poder fascista y a la dirección rígida, vigilancia y represión de cualquier intento de abrir nuevas vías de expresión; en Nápoles, una cultura ligada al Sur, a una sociedad de marcado carácter agrario, con unas contradicciones de clase centradas en la oposición entre los grandes terratenientes y el campesinado, donde los focos anarquistas cobrarán relevancia.

MOVIMIENTOS ARTÍSTICO-LITERARIOS

ESCRITORES FASCISTAS que aceptaron y compartieron plenamente las ideas nacionalistas, imperialistas y autoritarias del régimen: de la generación anterior, GIOVANNI PAPINI; se añaden los repreentantes del futurismo, con MARINETTI y SAVINIO; más CURZIO

MALAPARTE, VINCENZO CARDARELLI y GIUSEPPE UNGARETTI ESCRITORES ACTIVAMENTE ANTIFASCISTAS: CESARE PAVESE, LEONE GINZBURG, EUGENIO MONTALE, PIERO GOBETTI, UMBERTO SABA, CARLO EMILIO GADDA, VASCO PRATOLLINI, ALFONSO GATTO, CONTINUIDAD DE LOS «MAYORES»: ITALO SVEVO, LUIGI PIRANDELLO

En poesía:

FRAGMENTARISMO: DINO CAMPANA y el primer MONTALE GIUSEPPE UNGARETTI EUGENIO MONTALE UMBERTO SABA HERMETISMO: SALVATORE QUASIMODO, ALFONSO GATTO, VITTORIO SERENI LITERATURA / NOVELAS:

ALBERTO MORAVIA, Los indiferentes (1929) ROMANO BILENCHI, Il capofabbrica (1935) MASSIMO BONTEMPELLI, Il figlio di due madri (1929) / Vita e morte di Adria e dei suoi figli (1930) DINO BUZZATI, El desierto de los tártaros (1940)

PELÍCULAS

BERNARDO BERTOLUCCI, Novecento ( 1974-1976) ALESSANDRO BLASETTI, La corona de hierro (La corona di ferro,

1941)

FEDERICO FELLINI, Amarcord (1973) CARMINE GALLONE, Scipione l’Africano (Escipión el Africano,

1937)

ETTORE SCOLA, Una jornada particular (Una giornata particolare,

1977)

FLORESTANO VANCINI, Il delitto Matteotti (1973) LINA WERTMULLER, Pascualino Sietebellezas (Pasqualino Settebellezze, 1975)

IMPERIO BRITÁNICO

En mayo de 1929 los laboristas ganan las elecciones y regresan al Gobierno, liderados por McDonald, quien tendrá que hacer frente a la conocida «marcha de la sal» que promueve Gandhi en la India para protestar contra el gobierno colonial por haber convertido en monopolio oficial la venta de ese producto. El Reino Unido tendrá que hacer frente en los años posteriores a las consecuencias del crack de la bolsa norteamericana de 1929, a la invasión japonesa de Manchuria, a la larga

-

Gregorio Cabello Porras Universidad de Almería - 9

marcha que iniciará Mao en China, al ascenso irresistible de Hitler, a la invasión de Etiopís por Mussolini, al levantamiento militar contra la República española y, por último, a las sucesivas anexiones por Hitler de los territorios centroeuropeos. Neville Chamberlain, primer ministro desde 1937 a 1940, jugará un papel nefasto en la historia con su «política del apaciguamiento»:

decidió mantenerse al margen de la guerra en España y acabó reconociendo a Franco. Y pactó con Hitler de forma reiterada, siendo traicionado por el Führer tantas veces como llegaba al «apaciguamiento»: su gran fracaso, tras permitir la anexión de Austria y Checoslovaquia, fue la invasión de Polonia por los alemanes. Tras la ocupación de Holanda y Bélgica por Hitler no le cupo más remedio que dimitir. La brecha entre los gobernantes y los intelectuales británicos en este periodo es más que insalvable. Fueron muchos los partidarios de la causa independentista y pacifista de Gandhi en la India, los que participaron activamente, desde sus escritos o desde su incorporación a las Brigadas Internacionales en defensa de la República española, los que vieron en el ascenso de Hitler y en la prepotencia de Mussolini una amenaza clara para el sistema democrático europeo, exigiendo una actitud más beligerante de su propio gobierno, y otros ya percibieron como una alianza “natural” el pacto entre Stalin e Hitler, como presagios de una sociedad totalitaria, haciendo caso omiso a la propaganda “oficial” que intentaba presentar a Mussolini, Hitler y Franco como barreras de contención para el internacionalismo comunista.

MOVIMIENTOS ARTÍSTICO-LITERARIOS:

El panorama de la literatura ligada al Reino Unido en estos años es bastante complejo y muy difícil de ser reducido a esquemas, dado que no solamente hay que tener en cuenta aquello que se escribe en el territorio insular de Gran Bretaña, sino también lo que se produce en Irlanda y en los territorios coloniales. Aquí tienen cabida los apartados IMAGISMO 3 y VORTICISMO que incluí en la sección anterior. Igualmente aquellos que agrupados en torno al GRUPO DE BLOOMSBURY alcanzan su madurez y plenitud creativa. Y, como individualidad y caso ejemplar, T. S. ELIOT. Entre los irlandeses asistimos a la consagración definitiva de YEATS, y a la canonización entre las vanguardias de JAMES JOYCE, cuyo secretario particular, SAMUEL BECKETT se convertirá en figura privilegiada de la literatura universal tras la Segunda Guerra Mundial, sin obviar el papel que como dramaturgo va a

jugar GEORGE BERNARD SHAW.

Entre los escritores de la diáspora, aquellos que buscan refugio fuera de los territorios del Imperio, encontramos casos tan dispares como los D. H.

LAWRENCE, GERARLD BRENAN, ROBERT GRAVES, ALDOUS HUXLEY, y entre los

más jóvenes poetas del calibre de AUDEN o STEPHEN SPENDER, sin olvidar a CHRISTOPHER ISHERWOOD y sus relatos de la Europa que se rearmaba para la nueva contienda. Algunos, como ORWELL, nos proporcionarán una visión muy particular de la guerra en España. En un intento de clasificación:

EZRA POUND: Inicia en 1924 su experimento de opera maior, los Cantos, a los que dedicará el resto de su vida. Su posición favorable a Mussolini y contraria a los aliados le acarrearán, tras el fin de la Guerra, la prisión y el internamiento en un psiquiátrico [se le encerró en una jaula durante meses, presagio de las que hoy vemos en Guantánamo]

-

Gregorio Cabello Porras Universidad de Almería - 10

T. S. ELIOT, Cuatro cuartetos (Four quartets, 1936-1942) [existe un intento de “reconversión musical” como experimento llevado a cabo por Charlie Mingus y su banda, con Joni Mitchell, en Mingus] POETAS GEORGIANOS [etiqueta más que discutible por la diveridad e incompatibilidad de los poemas que se agrupan en ella, que ya aparecía en el apartado cronológico anterior]: seguirán vigentes SIEGFRIED SASSOON. Aunque se le incluye aquí, brilla por su independencia D. H. LAWRENCE

EL «GRUPO DE OXFORD»: W. H. AUDEN, CECIL DAY LEWIS, LOUIS MACNEICE, STEPHEN SPENDER, ROBERT GRAVES, WILLIAM EMPSON, BERNARD SPENCER JAMES JOYCE NOVELAS / LITERATURA

VIRGINIA WOOLF, Las olas (The Waves, 1931) VIRGINIA WOOLF, Momentos de ser (Moments of being, póstuma,

1976)

JAMES JOYCE, Finnegans Wake (1923-1939) D. H. LAWRENCE, El amante de Lady Chatterley (1928 passim) E. M. FORSTER, Pasaje a la India (1924) ALDOUS HUXLEY, Un mundo feliz (A Brave New World, 1932)

STEPHEN SPENDER, El templo

CYRIL CONNOLLY, En el fondo del estanque / Enemigos de la promesa / Ampara esos laureles / El sepulcro sin sosiego

PELÍCULAS

ANTHONY ASQUITH, Pigmalión (1938)

RICHARD ATTENBOROUGH, Gandhi (1982)

FERNANDO COLOMO, Al sur de Granada (2003)

«ESCUELA DOCUMENTALISTA BRITÁNICA»: JOHN GRIERSON, BASIL WRIGHT, ARTHUR ELTON, PAUL ROTHA, HARRY WATT, EDGAR ANSTEY, ROBERT FLAHERTY, ALBERTO CAVALCANTI

JOHN FORD, El delator (1935) ALFRED HITCHCOCK, Murder (1930) / 39 escalones (The thirty-nine steps, 1935) / Alarma en el expreso (The Lady Vanishes, 1938) JAMES IVORY, Lo que resta del día ZOLTAN KORDA, Las cuatro plumas (The Four Feathers, 1939) DAVID LEAN, La hija de Ryan WILLIAM CAMERON MENZIES, La vida futura (Things to Come, 1936) CAROL REED, The Stars Look Down (1939)

ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA DEL NORTE (USA)

El 24 de octubre de 1929, conocido como el «jueves negro», tiene lugar el crash de la bolsa, que da lugar al periodo conocido como la «Gran Depresión». En una crónica que reproduzco de Manuel Leguineche, basada en los escritos del gran crítico E. M. Wilson, «más de 10.000 bancos mordieron el polvo. Un ejército brechtiano de desposeídos, parados y mendigos, invadió las calles de ciudades y aldeas. Los granjeros empobrecidos asaltaban las tiendas de alimentación. La Cruz Roja norteamericana, que hasta entonces recogía ayuda para enviarla a las regiones de Rusia sacudidas por la hambruna, pasó a pedir dinero para dar de comer a los de casa». La situación, bajo la presidencia de Hoover, irá degenerando hasta límites insostenibles (12 millones de parados en 1932), con

-

Gregorio Cabello Porras Universidad de Almería - 11

millones de familias y accionistas arruinados. El demócrata Franklin D. Roosevelt llega a la presidencia llega a la presidencia bajo el lema del New deal («el nuevo trato»), emprendiendo una labor de reconstrucción del país basada en las teorías de carácter socialdemócrata de Keynes. El país, con la inversión de capital público en todo tipo de infraestructuras, y con la aplicación de una inédita política de solidaridad social, se recuperará de la “Gran Depresión” y pondrá su maquinaria a punto para ser el eje clave en la solución final de la II Guerra Mundial. Culturalmente corresponde a la época de lo que muchos han llamado la «generación perdida», que engloba desde escritores a cineastas, intelectuales que tras los locos y felices años veinte se ven inmersos en una crisis que a algunos les arrastará a la autodestrucción y a otros a una toma de posición comprometida, radical o liberal, de izquierdas, por la que deberán dar cuenta y ser perseguidos en los años posteriores, cuando la «Guerra fría» y la paranoia se adueñen de la sociedad americana. A Roosevelt le corresponde a la vez permanecer impasible ante las tropelías del eje Berlín-Roma-Tokio, y tomar la decisión de intervenir una vez ya muy avanzado el conflicto mundial para decantar la balanza a favor de los aliados occidentales (Gran Bretaña y poco más), tras el bombardeo de la base americana de Pearl Harbour. MOVIMIENTOS ARTÍSTICO-LITERARIOS: No deja de sorprender que los grandes vanguardistas norteamericanos, con escasas excepciones, vivieran como una especie de «bloque desplazado» en Europa: desde la grande y primera generadora de ulteriores cambios, Gertrude Stein a los representantes de esa «lost generation», con Hemingway, Dos Passos, F. S. Fitzgerald, sin dejar de lado a poetas como Wallace Stevens, y a los “desnaturalizados” Ezra Pound y T. S. Eliot. Sólo Faulkner o W. C. Williams permanecían fieles a su geografía primigenia, junto a otros como D. Hammett o R. Chandler, que encuentran un cobijo más económico que artístico en la pujante industria del cine hollywoodiense. Intentar una clasificación de este panorama no deja de ser una ardua tarea. Aun así, busquemos cierta ordenación:

LOS «EUROPEOS»:

- GERTRUDE STEIN: EL CUBISMO Y LA VANGUARDIA LITERARIA: The

Making of Americans (Ser americanos, 1926); Autobiografía de Alice B. Toklas (1933)

- EZRA POUND, EL «IMAGISM», EL «VORTICISMO» Y LA TRANSGRESIÓN DE SIGNO POSMODERNO: desde sus relaciones

primeras con W. C. Williams y con los «imagists» norteamericanos (centradas en la revista Poetry dirigida por Harriet Monroe en Chicago), ya una vez en Europa, lo encontraremos implicado profundamente en la redacción final de La tierra baldía, de T. S. Eliot, quien le dedica el poema; o en la labor última de Yeats; su labor de “manager” literario” tendrá continuidad incluso con el mismo Joyce. Su poesía y sus escritos sobre la especificidad de su poética son puntos de arranque para lo que algunos críticos consideran ese momento álgido en el que el «modernism» da paso a una formulación de la posmodernidad literaria.

-

Gregorio Cabello Porras Universidad de Almería - 12

- T. S. ELIOT: ya contemplado dentro de la panorámica poética europea. Es una afinidad electiva del poeta ante la que la crítica nada tiene que decir. Su obra dramática se entronca en lo peor de la dramaturgia seudocatólica del siglo, a la altura de un Claudel o del peor Giradoux. Su obra poética última, los Cuartetos, se adentra en esos términos de posmodernidad a los que he aludido con Pound

- WALLACE STEVENS: la metapoesía y la suprema ficción

- E. E. CUMMINGS (pertenece al grupo de los expatriados parisinos de los años veinte)

- MARIANNE MOORE

- WILLIAM CARLOS WILLIAMS: del realismo de la nimiedad cotidiana a la épica

- HART CRANE: The Bridge (El puente, 1930) es una obra-falla en la poesía americana

NOVELAS / LITERATURA

GERTRUDE STEIN, Ser americanos (The Making of Americans,

1925)

F. SCOTT FITZGERALD, Tierna es la noche (1934) / El último magnate / Gistorias de Pat Hobby ERNEST HEMINGWAY, Tener y no tener (To Have and to Have Not, 1937); For Whom The Bell Tolls (¿Por quén doblan las campanas?, 1940) JOHN DOS PASSOS: trilogía U.S.A.: Paralelo 42 (42nd Parallel, 1930); 1919 (1932); El gran dinero (The Big Money, 1936) SINCLAIR LEWIS, Obra de arte (Work of Art, 1934) NATHANAEL WEST, Miss Lonelyhearts (1933); Un millón como si nada (A Cool Million, 1934) JOHN STEINBECK, Las uvas de la ira (The Grapes of Wrath,

1939)

WILLIAM FAULKNER, El ruido y la furia (The Sound and the Fury, 1929); Mientras agonizo (As I Lay Dying); Santuario (Sanctuary,1931); Luz de agosto (Light in August, 1932); Absalom, Absalom! (1936); Los invictos (The Unvanquished, 1938)

PELÍCULAS

CLARENCE BROWN, El demonio y la carne (The Flesh and the Devil, 1927); La mujer ligera (A Woman of Affair, 1928); Anna Christie (1930) TOD BROWNING, Drácula (Dracula, 1931); La parada de los monstruos (Freaks, 1932) FRANK CAPRA: Sucedió una noche (It Happened One Night, 1934); El secreto de vivir (Mr. Deeds Goes to Town, 1936); Vive como quieras (You can’t Take It with You,

1938)

CHARLES CHAPLIN, Luces en la ciudad (City Lights, 1931); Tiempos modernos (Modern Times, 1936) ROBERT FLAHERTY, The Land (1940-1941)

-

Gregorio Cabello Porras Universidad de Almería - 13

GEORGE CUKOR / VICTOR FLEMING, Lo que el viento se llevó (Gone with the Wind, 1939) ROBERT FLOREY, The life and death of 9413, a Hollywood extra (1928) JOHN FORD, Las uvas de la ira (The Grapes of Wrath, 1940) HOWARD HAWKS, Scarface, el terror del hampa (Scarface,

1932)

FRITZ LANG, Furia (Fury, 1936); Sólo se vive una vez (You

Only Live Once, 1936) MERVIN LE ROY, Hampa dorada (Little Caesar, 1931); Soy un fugitivo (I Am a Fugitive from a Chain Gang, 1932) LEWIS MILESTONE, Sin novedad en el frente (All Quiet on the Western Front, 1930) NICHOLAS RAY, Chicago, años 30 (Party Girl) JOSEPH VON STERNBERG: Marruecos (1930); El expreso de Shangai (Shangai Express, 1932); La Venus rubia (1932); Capricho imperial (The Scarlet Empress, 1934) ERICH VON STRHEIM, La reina Kelly (1928)

Y el mundo marcha (The Crowd, 1928);

KING VIDOR,

Aleluya (1930); La calle (Street Scene, 1932); JAMES WHALE, Frankenstein (1931) WILLIAM WYLER, Callejón sin salida (Dead End, 1937)