Sie sind auf Seite 1von 108
Un beso inolvidable A kiss tu remember Miranda Lee Argumento: Angie estaba decidida a sacar definitivamente

Un beso inolvidable

A kiss tu remember

Miranda Lee

Un beso inolvidable A kiss tu remember Miranda Lee Argumento: Angie estaba decidida a sacar definitivamente

Argumento:

Angie estaba decidida a sacar definitivamente de su mente el recuerdo de Lance Sterling. Habían pasado ya nueve años desde que aquel atractivo amigo de su hermano le había robado el corazón con un beso.

Pero ya había llegado el momento de poner fin a aquella locura, de dejar de comparar a cada hombre que conocía con Lance. Había llegado la hora de dejar que algún hombre la amara.

Justo entonces apareció inesperadamente Lance, anunciando que había puesto fin a su matrimonio y convirtiéndose en una tentación irresistible para Angie.

Capítulo 1

ANGIE observó el malhumorado rostro de la joven que estaba sentada frente a ella y sacudió la cabeza con tristeza. ¿Qué se le podía decir a una chica que se sentía como un fenómeno extraño por el mero hecho de tener diecisiete años y ser todavía virgen?

-Debbie, cariño -le dijo con toda la paciencia que fue capaz de reunir a las cinco menos cinco de un viernes por la tarde-. No es ningún crimen no ser sexualmente activa a tu edad. De hecho, teniendo en cuenta los riesgos que se corren en esta época, diría que es bastante sensato. ¿No puedes esperar por lo menos hasta que termines de estudiar? Te faltan menos de doce meses para graduarte.

Lo cual era parte del problema, sospechó Angie. El curso siguiente sería uno de los más agitados de su vida; cuando terminaban los exámenes y llegaba el verano, muchos estudiantes se entregaban a todo tipo de diversiones y no era nada raro que en las fiestas de fin de curso entraran en escena el alcohol y las drogas. Muchas chicas perdían la virginidad entonces, pero normalmente no era algo premeditado. La decisión de Debbie de acostarse con su novio era algo más complicado.

-Mira, sé que probablemente creas que estás locamente enamorada de ese chico - continuó Angie-. Pero a tu edad no es normal que el amor dure durante mucho tiempo. Al año que viene, o al siguiente quizá, es probable que estés saliendo con otro chico y después con otro. Si te acuestas con todos ...

-Yo no estoy enamorada de Warren -negó Debbie con expresión desafiante-. Sólo quiero saber lo que se siente, eso es todo. Le está dando demasiada importancia a algo que todo el mundo hace.

-¡No todo el mundo lo hace! -repuso Angie sintiendo que el rubor le teñía las mejillas y esperando que Debbie lo interpretara como un síntoma de indignación.

-Para usted es muy fácil decirlo. Estoy segura de que ya sabe cómo es. Seguro que ha tenido millones de novios.

Angie sentía su rostro arder.

-Mira, jovencita, quiero que te des cuenta de una cosa: mis novios son asunto mío. De lo que estamos hablando aquí es de tu vida sexual, no de la mía. Además, sucede que yo tengo veinticuatro años, no diecisiete, y cuando tenía tu edad, también era virgen.

«Y continúas siéndolo», le señaló una indiscreta vocecilla interior.

-Como consejera escolar -la sermoneó-, lo que te aconsejo es que por lo menos esperes a tener una relación más estable antes de dar ese paso. Hacer el amor no debería ser un experimento, sobre todo la primera vez. Debe de ser una experiencia muy especial entre dos personas que realmente se importan, algo que más adelante merezca la pena recordar y de lo que nadie deba arrepentirse -a medida que iba hablando, se iba dando

cuenta de que no estaba consiguiendo que Debbie la comprendiera.

-Rebecca me dijo que me comprenderías -se quejó la joven sin mirarla siquiera a los ojos-. Me dijo que me ayudarías igual que la habías ayudado a ella.

-El caso de Rebecca era completamente diferente -musitó Angie, sintiendo que aquella vez había fracasado. En privado podía permitirse el lujo de ser una romántica idealista, pero en su trabajo tenía la obligación de ser una persona con los pies en la tierra.

Como consejera de Debbie, tenía la responsabilidad de cuidar de su salud física y mental y ambas cosas iban íntimamente unidas. Con tristeza, abrió el último cajón de su escritorio y sacó un par de preservativos; siempre tenía alguno para poder ayudar de alguna manera a las jóvenes que llegaban con una actitud similar a la de Debbie.

-Te los doy sin ninguna gana, y sólo porque te veo completamente decidida a hacerlo. No puedo hacer nada para prohibírtelo o hacerte cambiar de idea, pero quiero que al menos utilices alguna forma de protección. Normalmente, los chicos no ponen excesivos cuidados cuando una chica se acuesta con ellos sin que medie el amor en esa relación-terminó disgustada.

Debbie se sonrojó.

-No me había dado cuenta de que era usted una persona tan anticuada -murmuró-- Rebecca me dijo que era una persona moderna, que se le podía contar cualquier cosa.

-¿Y te parece moderno ser promiscuo? -No, pero creo que es estúpido no saber nada de sexo. Angie se tensó.

Debbie se levantó y se dirigió hacia la puerta, pero antes de marcharse, miró a Angie por encima del hombro.

-Usted

no se lo dirá a mis padres, ¿verdad?

... -No, ya tienes edad legal para hacer lo que quieras.

La joven estudiante le sonrió.

-Gracias. Le prometo pensar en todo lo que me ha dicho. Nos veremos el lunes que viene -y desapareció por la puerta.

Angie

permaneció

sentada

en

su

escritorio

durante

algunos

minutos,

mordisqueándose el labio y preguntándose si Debbie tendría razón. Quizá fuera una

anticuada, una romántica incurable con excesivos recelos.

¿Sería una estupidez por su parte estar esperando a que llegara el hombre ideal para hacer el amor? Quizá fuera una ingenuidad desear ver las estrellas y escuchar música de violines cuando un hombre la besara antes de dar cualquier otro paso. Quizá fuera absurdo creer que, llegado el momento de acostarse con alguien, ni siquiera tendría que

tomar la decisión de hacerlo, pues estaría tan ciegamente enamorada, que todo sucedería de la forma más natural.

-Si, sí y sí -le contestó su compañera de piso a las tres preguntas mientras se dirigían a su casa aquella tarde.

Pero Angie no estaba tan convencida. Vanessa tenía ya treinta años y sus teorías sobre los hombres y el amor eran terriblemente cínicas. Vanessa era profesora de matemáticas y ciencias en el mismo colegio en el que Angie trabajaba como consejera escolar; era una mujer notablemente atractiva, pero su inteligencia e ingenio asustaban a la mayor parte de los hombres.

Llevaban trabajando juntas cerca de un año, pero el piso lo compartían solamente desde hacía un par de meses y aquella era la primera vez que Angie le planteaba a Vanessa algún asunto relacionado con su vida personal; ésta aceptó la noticia sobre su falta de experiencia sin mostrar ningún tipo de sorpresa, pero el consejo que le dio fue inconfundiblemente mordaz.

-Por el amor de Dios, lo que tienes que hacer es salir a la calle y acostarte con alguien antes de que sea demasiado tarde. ¿Cómo les vas a aconsejar a todas esas adolescentes que están en plena ebullición amorosa si tú no tienes ninguna experiencia sobre el tema? Como sigas esperando al hombre ideal, corres el riesgo de morirte siendo virgen. Francamente, no puedo comprender que una chica con tu aspecto no haya tenido que quitarse a los hombres de encima durante la adolescencia.

-No he dicho que ninguno lo haya intentado ... -¿Y no hubo ninguno que te gustara? -preguntó Vanessa con escepticismo.

A Angie la asaltó inmediatamente el recuerdo de un joven de ojos azules, dientes blancos, pelo alborotado y piel bronceada.

-Sí, hubo uno -admitió. -¿Sólo uno?

-Créeme, después de Lance, no he conocido a ningún hombre que estuviera a su altura -contestó Angie, sonriendo con pesar.

Y ese había sido su problema, pensó con un suspiro. Cuando se había probado la ambrosia, nadie se conformaba con un simple pedazo de pan. Angie siempre se había dicho a sí misma que su rechazo al sexo se debía a una conferencia que había escuchado, estando en la universidad, de un enfermo de SIDA. Pero tenía que admitir que eso no era cierto. Lo que le había ocurrido era que, inconscientemente, comparaba a todos los hombres que conocía con Lance Sterling.

-Debía de ser un tipo fascinante -comentó Vanessa.

-Fascinante -repitió Angie pensativa-. Sí, podría decirse que lo era, entre otras muchas cosas.

-Háblame de él. Me estoy muriendo de curiosidad.

Angie frunció el ceño al darse cuenta de que los pensamientos sobre Lance habían estado ocupando su mente durante las últimas semanas. Principalmente porque aquella noche su hermano celebraba una fiesta con motivo de su cumpleaños y estaba obligada a asistir. Y todo lo relacionado con Bud le recordaba siempre a Lance.

En realidad, su hermano ya no tenía ningún contacto con él. Su estrecha amistad había dejado de ser lo mismo desde que Lance se había casado cuatro años atrás y se había ido a vivir a Melbourne. Su contacto se había reducido al intercambio de una postal por Navidad.

Nunca habían tenido demasiadas cosas en común, salvo que estudiaban la misma carrera y en la misma universidad. De hecho Angie nunca había comprendido qué había visto Lance en Bud, y viceversa. Cada uno procedía de un mundo completamente diferente y tenia una personalidad que no se parecía en nada a la del otro.

Quizá hubiera sido el típico caso de atracción de los contrarios. O quizá Lance encontrara divertido tener como amigo a un joven sencillo al que poder impresionar con su sofisticación y su riqueza. De la misma forma que debía haberle parecido divertido impresionar a la hermana de su amigo durante un fatídico verano nueve años atrás ...

Capítulo 2

ANGIE esperaba con impaciencia la llegada de su hermano con aquel amigo que prometía ser tan excitante sentada en el último escalón del porche. Bud le había dicho en su última carta que saldrían de Sidney justo después del desayuno, pero aun así, tenía por lo menos cinco horas y media de viaje. Todavía eran las doce menos diez, de modo que probablemente no llegarían hasta dentro de una hora.

Pero Angie se sentía incapaz de hacer cualquier otra cosa, así que se quedó donde estaba, observando nerviosa la carretera del valle.

Por millonésima vez durante la mañana, se preguntó qué aspecto tendría Lance. Según Bud, tenía un aspecto inmejorable, pero los gustos de Angie diferían tanto de los de su hermano como su propia apariencia.

Bud habla heredado los rasgos de su madre, una mujer pequeña de pelo oscuro y ojos marrones y una clara tendencia a engordar. Angie, sin embargo, era la versión femenina de su padre, un hombre alto, de tipo atlético con el pelo castaño y unos enormes ojos verdes.

Sus personalidades también eran muy distintas. Mientras que Bud se aburría con facilidad y necesitaba actividades excitantes y estar acompañado la mayor parte del tiempo, Angie era una persona mucho más tranquila, que guardaba celosamente su intimidad. Disfrutaba estando sola, yendo a montar a caballo o acurrucándose en la cama para escribir poesías o leer algún libro. Prefería pensar a hablar, y su hermano, sin embargo y al igual que su madre, era capaz de hablar hasta debajo del agua.

Una nube de polvo en la distancia hizo que Angie se levantara de un salto y se llevara la mano a los ojos para mirar la carretera. Pronto, descubrió que se estaba acercando un coche a la misma velocidad que empezaba a latir su corazón.

Eran Bud y su amigo. Estaba segura.

En algún rincón de su mente, Angie era consciente de que estaba comportándose de una forma muy poco habitual en ella. Jamás se había puesto tan nerviosa por ningún hombre, y mucho menos por uno al que ni siquiera conocía.

Nunca habla sido una de esas jovencitas que se volvían locas por los hombres. Sus compañeras de clase pensaban que era por timidez y ella había dejado que lo creyeran.

Angie sabía que no era una persona tímida; era, simplemente, reservada. Le gustaba conservar un espacio personal y odiaba sentirse agobiada o acosada. Las excesivas atenciones de algunos hombres a veces la incomodaban y enfadaban. Encontraba a la mayor parte de sus compañeros de estudios excesivamente infantiles, ruidosos e irritantes. La verdad era que el hecho de que su padre le hubiera prohibido tener novio

hasta que no cumpliera dieciséis años, para ella había supuesto un alivio. Era la excusa perfecta para rechazar las invitaciones que recibía de sus admiradores.

Y había tenido muchos, pues siempre había sido una chica muy atractiva, a pesar de que no hacía nada para realzar su aspecto o aparentar más edad, como habituaban a hacer sus compañeras. Jamás se maquillaba, llevaba el pelo recogido en una sencilla cola de caballo y era la mujer más feliz del mundo con unos vaqueros o unos pantalones cortos y cualquiera de las camisas de su padre.

Aquel día no era diferente. Tenía demasiado sentido común para intentar gustar o seducir a alguien como el amigo que Bud llevaba desde Sydney. Al parecer, tenía veintidós años, sólo uno más que Bud y seguramente no se le ocurriría prestar atención a una quinceañera. Además, por lo que le había contado su hermano, era un chico muy rico, el hijo único de una de las familias más adineradas de Sydney.

Quizá fuera el último factor el que lo convertía en alguien tan fascinante a los ojos de Angie. Ella nunca había conocido a nadie verdaderamente rico, y las cosas que su hermano le habla contado sobre la casa de Lance y su estilo de vida le parecían increíbles, no tenían nada que ver con la vida que llevaban ellos en el campo.

A Angie le había impresionado especialmente enterarse de que antes de empezar la universidad, Lance había tenido que hacer un viaje alrededor del mundo.

Bud y él no se habían hecho amigos hasta el último año de carrera, y la joven estaba segura de que en cuanto terminaran los estudios sus vidas tomarían rumbos muy diferentes. Al año siguiente, Bud tendría que asumir ya su vida como adulto y conseguir un trabajo, mientras que Lance se convertiría inmediatamente en un importante ejecutivo de cualquiera de las empresas de su familia.

Sterling Industries era una compañía que trabajaba en multitud de ramas, desde la alimentación hasta el mobiliario, pasando por los plásticos y las minas.

Al parecer, Lance se había ofrecido a buscarle a Bud un trabajo, pero éste lo había rechazado. Angie se había sentido orgullosa de su hermano al enterarse, además, estaba convencida de que Bud tenía inteligencia y energía suficiente para triunfar en cualquier cosa que se propusiera.

Oyó la puerta de la casa y se volvió. Era su madre que se salía secándoselas manos en el delantal que llevaba atado a su ancha cintura. Aunque todavía no había cumplido cuarenta años, el amor por la comida había conseguido dar a Nora Brown el aspecto de una verdadera matrona.

Pero a Nora no le preocupaban los problemas de peso. En realidad, había muy pocas cosas que le preocuparan, era una persona muy tolerante a la que resultaba muy sencillo agradar y a la que era imposible no querer. El único defecto que tenía era que en algunas ocasiones era un poco brusca con los demás. No era una mujer ruda, pero el tacto tampoco era su fuerte. Aun así, todo el mundo la adoraba, especialmente su marido.

Morris Brown era un hombre muy atractivo que podría haberse casado con cualquier mujer que hubiera escogido. Y al final lo había hecho con Nora, una mujer bajita,

rellenita y con aspecto vulgar.

En realidad a Nora jamás la había sorprendido. Había aceptado el amor de Morris como algo merecido y lo había querido a él con toda su alma. Veintidós años después, todavía se adoraban.

-¿Has oído un coche? -le preguntó Nora esperanzada. -Sí, parece que viene volando -contestó Angie. Su madre se adelantó un poco y sonrió.

-Estoy segura de que es mi Buddy el que viene conduciendo. Cuando se pone al volante de un coche, es como un niño travieso. Espero que su padre esté todavía en el río y no lo vea.

En ese momento, vieron aparecer el coche, un deportivo rojo y reluciente. Al oír el motor, los perros, de una curiosa mezcla de razas y colores, salieron disparados de su caseta y se pusieron a ladrar con fuerza.

-¡Betsie, Fang, Max! -los llamó Nora-. ¡Dejad de alborotar y meteos en la caseta antes de que os atropellen!

En el momento en el que el Mercedes rojo frenaba con un fuerte chirrido de frenos delante de las escaleras del porche, los tres ya habían desaparecido.

Angie advirtió inmediatamente que, aunque el coche no era suyo, era su hermano el que iba detrás del volante. Bud sacudió sonriente la cabeza y miró el reloj.

-¡Hemos llegado antes del mediodía, todavía faltan treinta segundos! -exclamó excitado, y se volvió hacia su compañero con una presuntuosa sonrisa-. Me debes veinte dólares.

El sonido de una risa hizo que Angie desviara la mirada hacia el amigo de su hermano, y en cuanto lo vio, sintió que dejaba de latirle el corazón. Mientras lo obser- vaba, Lance volvió lentamente la cabeza y se pasó la mano por el pelo; a continuación, alzó su rostro perfecto y posó sobre ella sus maravillosos ojos azules. Estaba sonriendo y, al hacerlo, mostraba una línea de dientes increíblemente blancos y un gracioso hoyuelo en la mejilla.

-Hola -dijo-, soy Lance. -Hola, mamá -saludó Bud-. Espero que no hayamos asustado demasiado a los perros.

-Si, yo también siento todo este alboroto, señora Brown -se disculpó el amigo de Bud, manteniendo todavía su abrumadora sonrisa-. Su hijo es capaz de cometer cualquier locura con tal de ganar una apuesta.

-En eso tienes toda la razón, jovencito -le contestó Nora-. Conozco las debilidades de Bud tan bien como sus virtudes. Y al parecer una de las últimas es la de saber escoger a sus amigos.

-Por el amor de Dios, mamá -gruñó Bud-, no lo halagues. Ya es demasiado engreído.

-En mi casa tengo derecho a alabar a quien me apetezca, mocoso descarado -respondió Nora, fingiéndose enfadada-. Ahora, sal de ese lujoso coche, ven aquí y dale un abrazo a tu madre. Y tú también, jovencito. Me encanta que me abracen.

-Eso está hecho -rió Lance, y con un movimiento sorprendentemente atlético, salió del descapotable sin abrir la puerta.

Desde su asiento, Angie tenía una vista excelente de aquel cuerpo enfundado en unos vaqueros estrechos y una camiseta que se ajustaba a sus músculos corno una segunda piel. Y cuando Lance subió los tres escalones del porche, pudo contemplarlo mucho mejor.

Para cuando Bud salió del coche, Lance ya habla sido suficientemente abrazado por Nora y se había vuelto hacia Angie.

-No me digas que tú eres la hermana pequeña de Bud -comentó arrastrando las palabras y mirándola de una forma que estaba haciendo peligrar el joven corazón de Angie. Si minutos antes se le había parado, en ese momento se puso a latir a una velocidad inaudita.

-¿Puedo abrazarte también a ti? - preguntó suavemente, y sin esperar a que le diera permiso, la rodeó con los brazos y la estrechó contra él.

Cuando superó la primera impresión, Angie cerró los ojos, disfruntado al sentir la firmeza de aquel abrazo en cada poro de su piel. Era una experiencia que no se parecia a nada de lo que hasta entonces había vivido. Sentía arder su rostro y las piernas parecían tener dificultades para sostenerla.

Temiendo desmayarse entre sus brazos, intentó apartarse, pero entonces, Lance la estrechó más decididamente contra él, haciéndola violentamente consciente de las diferencias entre un hombre y una mujer. Sus senos se aplastaban contra su pecho ancho y duro y sentía una vaga presión debajo del abdomen.

-Ahora déjala que se vaya -dijo Bud, palmeándole a Lance en el hombro-. Y espero que no se te ocurra ninguna idea extraña en la que incluyas a mi hermana. Sólo tiene quince años.

Lance se separó ligeramente de ella, apoyó las manos en sus caderas y la observó con atención.

-Parece mayor -dijo con una voz grave que hizo estremecerse a Angie. -¿Quién, Angie? -preguntó Bud con escepticismo.

-Mide casi uno setenta -dijo su madre con orgullo-. Ha salido a su padre. Sin embargo Buddy -añadió alborotando cariñosamente el pelo a su hijo-, ha salido a mi.

-Mamá, ya basta -protestó Bud-. Y deja de llamarme Buddy. Sabes que lo odio.

-Antes de que cumplieras dieciocho años, te encantaba, muchacho. No dejes que la vida de la ciudad te haga darte demasiada importancia, Buddy, siempre has sido un chico sencillo. ¿No tendrás algo que ver tú con esos aires de grandeza, ¿eh Lance?

Por fin, Lance apartó las manos de las caderas de Angie. Esta hizo todo lo que pudo por recuperar la compostura, pero era consciente de que estaba completamente roja.

-No, señora Brown -contestó Lance, desviando la mirada del rostro de Angie.

-Sí,

no creo que tengas nada que ver. Pareces un

procedas de una familia podrida de dinero.

chico estupendo, a pesar de que

-¡Mamá!-gimió Bud.

-Bueno, todo el mundo sabe que la gente de dinero mima demasiado a sus hijos. Así que el hecho de que Lance sea tan buen muchacho habla muy bien acerca de sus padres. ¿A dónde se hablan ido, Lance?

-Creo que a Europa, señora Brown. -¿No lo sabes? -preguntó Nora, totalmente desconcertada.

-No les gusta sentirse atados a un calendario -respondió Lance, encogiéndose de hombros-. Prefieren dejarse llevar por el curso de los acontecimientos.

-No me parece la mejor época para marcharse, justo antes de Navidad -susurró Nora con el ceño fruncido.

Angie estaba totalmente de acuerdo con ella. La Navidad había que pasarla en familia.

-Pero no te preocupes -continuó Nora, agarrando a Lance del brazo y dirigiéndole una enorme sonrisa-. Nosotros te cuidaremos, ¿verdad, Angie?

Vanessa soltó una risa ahogada.

-Estoy segura de que tu madre no le habría hecho aquella oferta si hubiera sabido de qué manera quería su invitado que lo cuidara su hija. ¿Y qué sucedió entonces? ¿Cuánto tiempo tardó en insinuársete? ¿Y cómo conseguiste resistirte a él? Por lo que has contado, debía de ser un hombre maravilloso.

Angie suspiró y disminuyó la velocidad del coche al ver que se acercaban a un semáforo en rojo.

-No se me insinuó. Ni una sola vez, y eso que estuvo con nosotros durante la mayor parte del verano, justo hasta finales de enero.

-¡No me lo puedo creer! Era evidente que le gustabas ...

-Sí, yo también lo pensaba. Y yo estaba perdidamente enamorada de él. Lo seguía por todas partes, buscaba cualquier excusa para estar donde quiera que él estuviera.

-¿Y a tu hermano no le molestaba que su hermana pequeña fuera siempre detrás de él? -No, en nuestra familia siempre hemos hecho las cosas juntos. Bud y mi padre pasaron la mayor parte del verano enseñando a Lance muchas de las cosas que es necesario

aprender en el campo: a montar, a disparar, a trabajar la tierra

Al final de su estancia,

... Lance ya era capaz de dar a una lata de cerveza a una buena distancia. Para mí, era

normal ayudarlo. Además, yo era la única persona suficientemente estúpida como para dedicarse a colocar o sostener postes y latas vacías durante horas.

El semáforo cambió de color y Angie pisó el acelerador. -¿Sabia tu familia que estabas chiflada por él?

-No creo. Como te he contado antes, yo siempre he sido una persona muy reservada. Estoy segura de que ni mi padre ni Bud sabían nada. Creo que quizá podría haber sospechado algo mi madre, aunque con su carácter, estoy segura de que me lo habría dicho. Pero es posible que fuera suficientemente inteligente como para darse cuenta de que si hubiera hecho algún comentario, me habría puesto mucho peor.

-Pero Lance sí lo sabía, ¿no? -Sí, Lance sí lo sabía. -¿Y él qué sentía por ti? Angie se encogió de hombros.

-¿Quién sabe? Yo pensaba que le importaba. A mí él me encantaba y creo que, como tú has apuntado, él se sentía atraído hacia a mí, pero en un plano totalmente superficial. Al fin y al cabo, yo sólo tenía quince años. Por supuesto, yo todas las noches me dedicaba a fantasear y a decirme que Lance estaba loco por mí. Rellenaba páginas y páginas de poesías apasionadas y buscaba algún significado oculto en sus gestos cada vez que me prestaba la menor atención. Cada una de sus miradas era una señal inequívoca de su amor, y en todas las conversaciones que compartíamos, creía entrever mensajes secretos.

Angie rió suavemente.

-En mi familia, teníamos la costumbre de reunirnos todas las noches en el porche, a mirar las estrellas y a hablar. En algunas ocasiones, Lance y yo éramos los últimos en irnos a la cama. No puedes imaginarte lo que era para mí quedarme a solas con él. Es impresionante la cantidad de sueños románticos que puede llegar a tejer una adolescente alrededor de una vana conversación.

-¿De qué hablabais? -De nada importante, de cosas generales. Libros, música, poesía

Al mirar atrás, tengo

... la sensación de que Lance se burlaba de mí cuando decía que mis gustos y opiniones le

parecían increíblemente adultos y sensatos.

-Quizá no, Angie -repuso su compañera de piso--. Eres una mujer muy profunda y sensible, posiblemente hasta demasiado. Te imagino perfectamente a los quince años. Debías de ser tan hermosa como intensa. Quizá Lance no se te insinuó porque lo asustaba la fuerza de tus sentimientos.

-Bueno, no sé si fue esa la razón. La verdad es que ni siquiera tuvo que tomarse la molestia de insinuarme nada porque yo le confesé mis sentimientos.

-¿De verdad? ¡Dios mío! Cuéntame cómo ocurrió.

-Fue la noche anterior a que se fuera a Sydney, nos habíamos quedado él y yo solos en el porche.

-¿Y cómo demonios lo hiciste?

Capítulo 3

«MARCHAOS a la cama», deseaba Angie desesperadamente. «Por favor, marchaos ya. Lance se va mañana, ¿es que no lo entendéis? Necesito quedarme a solas con él».

Angie se llevó la impresión de su vida cuando, acabado de formular aquel pensamiento, su madre se levantó y anunció su intención de retirarse. Su padre la siguió casi inmediatamente y, a los cinco minutos, Bud se había ido también a su habitación.

Agradeciendo al cielo aquel favor, Angie se apartó de donde estaba para sentarse en uno de los escalones al lado de Lance.

Éste llevaba puestos unos pantalones cortos y una camiseta y Angie iba vestida de forma similar. Había sido un día muy caluroso y, aunque lentamente, estaba empezando a refrescar. Por supuesto, Angie no sentía ningún frío: estar sentada al lado de Lance era la mejor forma de combatirlo.

Se quedó mirando sus musculosas piernas, morenas tras haber pasado allí el verano. Observó que su propio muslo estaba a sólo unos centímetros del de él. Bastarla que se moviera un poco para que se rozaran, pero sabía que no era capaz de tamaña audacia.

-En Sydney es imposible disfrutar de una noche como ésta -susurró Lance, moviéndose de tal manera que sus muslos se rozaron.

Angie subió bruscamente las piernas a un escalón más alto y apretó las rodillas con fuerza, para impedir que le temblaran.

-No

No sé -dijo con voz trémula.

... -Tu madre me ha dicho que cuando termines el colegio vas a ir a Sydney a estudiar. -Eso espero. Si de aquí a tres años no tenemos que enfrentarnos a ninguna sequía ni a ninguna inundación, supongo que podré ir. Lance frunció el ceño, como si jamás se le hubiera ocurrido pensar que la economía familiar pudiera depender del tiempo. -Si sucediera algo parecido, yo te pagaré los estudios. -¡No puedes hacer eso! -exclamó Angie, a pesar de que su oferta habla conseguido emocionarla-. Los Brown siempre se han mantenido a sí mismos. Lance suspiró. -Ya he podido comprobarlo con Bud. Pero, maldita sea Angie, tienes que venir a Sydney. -¿Sí? -lo miró a los ojos y pensó que se le iba a desbordar el corazón. Lance sentía lo

mismo que ella, se dijo aturdida. Pero no se atrevía a confesarlo porque pensaba que era demasiado pequeña. Aquella era una forma de decirle que la esperaría.

-Aunque no estoy seguro de que me guste que vayas a la universidad de Sydney - continuó Lance, pero Angie ya no oía nada más. Estaba atrapada por los hermosos ojos de Lance, pensando en lo maravilloso que era y en cuánto deseaba besarlo. De hecho, se decía que podría morirse si Lance volvía a Sydney sin haberla besado.

-¿Qué te gustaría estudiar?

-¿Qué? Ah

...

Er

...

bueno

...

si consigo nota suficiente psicología. Si no, me gustaría

hacer trabajo social. Quiero trabajar con la gente, ayudar a resolver los problemas de los

demás.

-Es una aspiración muy alta, pero me parece fantástico que quieras intentarlo. Y dime, ¿cuál crees que es ahora mismo el principal problema que tiene la sociedad?

-Hay demasiados problemas para situar a ninguno de ellos en primer lugar. Mira, probablemente sea demasiado simplista, pero creo que si la gente viviera de una forma más sencilla, seria también más feliz. El mundo occidental se está alejando demasiado de los valores familiares. Me gustaría animar a la gente a tomarse más en serio el matrimonio y las obligaciones hacia sus hijos, que se dieran cuenta del tiempo que lleva hacer las cosas bien.

-¿Y tú quieres casarte y tener tus propios hijos? ¿O prefieres dedicarte a trabajar?

-No sé por qué no voy a poder hacer ambas cosas. Aunque creo que mi trabajo estaría en un segundo plano. Mi marido y mis hijos siempre serían lo primero para mí.

-Mmm, voy a tener que vigilarte de cerca cuando vayas a Sydney, o algún canalla va a llevarte al altar antes de que puedas decir esta boca es mía.

-No

no tienes que preocuparte de que eso ocurra, Lance. Sólo hay un hombre en mi

... vida, y sé que jamás habrá otro -después de haberse aventurado hasta ese punto, volvió

la cabeza y lo miró a los ojos.

En los ojos de Lance, brilló un relámpago de sorpresa, antes de que bajara lentamente la mirada para detenerla en los labios entreabiertos de Angie y descender después hasta la suave curva de sus senos.

De pronto, Angie comprendió lo que era sentirse deseada por un hombre. Su cuerpo respondía, temblaba a pesar del calor que de pronto la inundó.

-Sólo tienes quince años -dijo Lance bruscamente, como si estuviera recordándoselo a sí mismo.

-No voy a tenerlos eternamente -respondió Angie, casi sin aliento.

-Es cierto

...

,

pero cuando crezcas, es posible que cambies de idea, que ya no quieras al

mismo hombre.

-No, no cambiaré -contestó ella con firmeza-. Mi madre dice que soy la persona más cabezota que ha conocido jamás. Dentro de tres años sentiré por ti lo mismo que siento ahora.

Lance sacudió la cabeza, aturdido y preocupado por aquella situación.

-Espérame aquí -susurró Angie, se levantó de un salto, corrió hasta su dormitorio y volvió rápidamente-. Escribí esto la semana que llegaste --le dijo, y le pasó una hoja de papel.

Lance leyó el poema en un silencio absoluto. Cuando terminó, lo dejó en el escalón en el que estaban sentados y sacudió de nuevo la cabeza.

Por un momento, Angie pensó que acababa de quedar como una completa estúpida, pero entonces, Lance levantó la mirada y Angie comprendió que tenía razón: Lance sentía lo mismo que ella.

-Angie. Mi dulce Angie -susurró, y le acarició suavemente la cara.

Angie sentía sus dedos como si fueran fuego en su rostro, un fuego tan intenso como el que estaba consumiendo el resto de su cuerpo, y entonces dijo sin pensar:

-Bésame, Lance, bésame ...

-¡No puedes dejarme así! -se lamentó Vanessa al ver que su amiga se sumía en un silencio total. Para entonces, ya habían llegado al edificio en el que vivían y, después de haber dejado el coche en el garaje subterráneo, estaban subiendo a su piso-. ¿Qué sucedió? -insistió.

Cuando recuperó la compostura, Angie miró a Vanessa y sonrió con ironía. A pesar de la dura imagen que proyectaba, Vanessa era una romántica en el fondo. -No mucho más. Lance me besó, pero la verdad es que fue un beso bastante fugaz.

-No pudo ser tan fugaz si todavía lo recuerdas y si desde entonces no has querido saber nada de ningún otro hombre.

-Yo no he dicho que no haya querido saber nada de ningún hombre -le explicó Angie-. Simplemente he estado esperando a que alguno de ellos fuera capaz de hacerme sentir con un beso lo mismo que sentí con Lance. Pero por ahora con nadie se ha repetido aquella química tan especial.

-¿Y qué tuvo de especial aquel beso de Lance?

-No creo que el beso en si tuviera nada de especial. Lo que fue especial fue cómo me hizo sentirme.

-¿Y cómo te sentiste?

Angie se detuvo frente a la puerta de su apartamento; el corazón le latía con fuerza al recordarlo. Metió la llave en la cerradura, pero no la giró. La mano pareció paralizársele a medida que las palabras iban brotando dolorosamente de lo más profundo de su ser.

-Fue como si el mundo se hubiera salido repentinamente de su eje, como si me hubiera muerto y hubiera llegado al cielo ...

Era una locura, pero después de tantos años, todavía podía sentir sus brazos de acero alrededor de ella, el efecto embriagador de sus labios sobre los suyos y el estremecimiento que la había recorrido de pies a cabeza cuando Lance había introducido la lengua entre sus labios entreabiertos.

Pero habían sido las palabras que Lance había dicho a continuación lo que más huella le había dejado.

-Te escribiré -le había dicho-. Y cuando tengas años suficientes, estaremos juntos. Te lo prometo.

Y quizá lo pretendía así en ese momento. Después de tantos años, podía concederle al menos el beneficio de la duda. Pero eso no evitaba las consecuencias que había tenido para ella el que hubiera hecho una promesa que, él mismo debería haberlo sospechado, no podría cumplir, condenándola a sufrir una nostalgia insuperable durante años. De alguna manera, aquel beso había arruinado su vida.

-¡Caramba, Angie! Estabas completamente enamorada, ¿verdad? ¿Y qué ha sido de él? ¿Dónde está ahora?

Angie

volvió

precipitadamente

a

la

recuerdos al último rincón de su memoria.

realidad,

postergando aquellos dolorosos

-Felizmente casado con una mujer rica y hermosa -dijo con aparente calma-. Viven en Melbourne.

-¿Y qué decía aquel poema? ¿Todavía te acuerdas?

Por supuesto que lo recordaba; se acordaba de todas humillantes palabras.

y cada una de aquellas

-La verdad es que no. Era una de esas típicas tonterías sentimentales. Lo mejor que se podía hacer con él era olvidarlo.

-Presumo que no volvió a ponerse en contacto contigo cuando se fue -dijo Vanessa secamente-. Ni cartas ni nada.

Angie le dirigió a su amiga una mirada cargada de cinismo mientras giraba la llave y empujaba la puerta.

-Sólo les escribió a mis padres una educada carta dándoles las gracias por haberlo acogido en su casa.

-El muy canalla. Aunque supongo que era de esperar. Él no pertenecía a tu mundo. Cinco minutos más tarde, estaban las dos sentadas a la mesa de la cocina, saboreando sendas tazas de café. Angie permanecía en silencio, pensando preocupada en su conversación con Debbie. -¿Lo has vuelto a ver después de aquel verano? -Sí, alguna que otra vez. -¿Dónde? ¿Cuándo? -la urgió Vanessa.

-La primera vez fue a los pocos meses, en la ceremonia de graduación de Bud. Fuimos toda la familia a Sydney para celebrarlo.

-¿Y?

-Fue educado conmigo, pero se mantuvo muy distante. Y, por supuesto, llevaba a una pelirroja muy atractiva colgada del brazo en todo momento.

-Supongo que te sentiste fatal.

-Estaba totalmente destrozada. Hasta aquel momento, intenté disculparlo, diciéndome que había muchas personas a las que no les resultaba nada fácil escribir cartas. Pensaba que cuando nos viéramos todo volvería a ser maravilloso, que él se daría cuenta de que estaba creciendo muy rápidamente, para entonces ya había cumplido dieciséis años, y que me diría que seguía esperándome -sonrió con pesar-. Tonta de mí. Pero fue Bud el que puso fin a mis esperanzas al contarme que Lance había sido elegido Superestudiante del año en la fiesta que habían celebrado en su facultad el día anterior. Al parecer, había tenido más novias durante aquellos tres años que días hay en un año. La pelirroja era la última, la había conocido en esa misma fiesta, y Bud ya estaba haciendo cálculos sobre cuánto le duraría.

-Humm. Quizá tuvieras suerte al escapar sin haberle entregado nada más que un beso. Un hombre así podría haberte destrozado la vida si hubiera querido. Al menos, concédele el mérito de no haberse aprovechado de tus jóvenes hormonas.

-Sí, pasado un tiempo empecé a pensar en ello. Pensaba también que llegaría un

momento en el que lo perdonaría y olvidaría lo pasado

hasta que un día, cuando ya

... llevaba dos años en la universidad, me encontré con él. Tenía una conferencia a media mañana y el tren había llegado con retraso; me bajé en la estación de Wynard e iba corriendo por la calle a buscar el autobús cuando choqué con un hombre. No puedes imaginarte la sorpresa que me llevé cuando me di cuenta de quién era. Creo que para él también fue toda una sorpresa.

-¡Dios mío! -jadeó-. Angie ... Angie intentaba no mirarlo fijamente, pero estaba tan atractivo

...

iba vestido con

unos pantalones negros y una chaqueta color crema. Aunque sólo tenía veintisiete años, había desaparecido de su aspecto cualquier signo que pudiera recordar al estudiante universitario que Angie había conocido, y se había convertido en un hombre elegante y sofisticado.

Angie se odió por no ser capaz de decir nada, se odió por no saber apartar de él sus ojos, y se odió porque su corazón se inundó nada más verlo de añoranza y vanas esperanzas. No había conseguido olvidarse de él.

Lance clavó la mirada en aquella jovencita que iba vestida como cualquier estudiante: pantalones vaqueros, una camiseta, zapatillas deportivas y una mochila al hombro.

-Veo que ya estás en la universidad --comentó-. ¿Has conseguido matricularte en la carrera que querías?

-Sí -fue todo lo que pudo contestar. Cada vez que se había imaginado un posible encuentro con Lance, cosa que había ocurrido con frecuencia, se veía a sí misma comportándose con una fría y natural indiferencia. Pero no había rastro de indiferencia ni de frialdad en la manera en la que estaba devorándolo con la mirada, ni en la fuerza con la que le latía el corazón. ¡Dios mío!, se regañaba a sí misma, ¡qué tonta era!

-Tienes muy buen aspecto, Angie -le dijo Lance-. Siento no haber podido ir a la boda de Bud el mes pasado. Tenía muchísimo trabajo. Y también lamento no poder quedarme a charlar contigo. He quedado con otra persona.

-Oh, no te preocupes, yo tampoco puedo quedarme. Voy con retraso. Cuídate Lance. Adiós -y se marchó casi corriendo.

-¿Dónde estás viviendo? -le gritó Lance, que salió detrás de ella.

Angie se volvió con el corazón en la garganta. Le parecía increíble que fuera a pedirle que saliera algún día con él, pero lo deseaba con todas sus fuerzas.

-Necesito saber tu dirección para enviarte una invitación -le explicó Lance. -¿Una invitación? -repitió Angie con un hilo de voz. -Para que vengas a mi boda. Me caso en octubre.

-Oh

-Angie no sabía si había parecido tan afectada como realmente se sentía, pero

... algo se le debió notar, porque Lance la miró como si quisiera disculparse.

La compasión que advirtió Angie en su rostro le sirvió para salvar la situación. De alguna manera, consiguió esbozar una sonrisa para disimular su dolor. No quería que la viera derrumbarse.

-¡Caramba! ¡Te vas a casar! Bueno, enhorabuena, Lance. ¿Por qué no me mandas la invitación a casa de Bud? Ahora tengo que irme. Te veré el día de tu boda.

-Supongo que no fuiste -exclamó Vanessa horrorizada. Angie se encogió de hombros, dándole a entender que sí había asistido a la boda. -Caramba, chica, ni que fueras masoquista. -Ahora yo también lo veo así. -Entonces, ¿por qué fuiste? Angie suspiró con cansancio.

-Supongo que por curiosidad. Quería ver a la mujer que lo había atrapado. Además, había sido invitada toda la familia. No podía dejar de asistir sin verme obligada a contestar a alguna pregunta comprometida.

-¿Y?

-La novia era absolutamente perfecta. La odié nada más verla, y odié también a Lance. Aquel fue el peor día de mi vida.

-¿Y

tu

familia no se daba cuenta

de

nada? ¿No se

despiadado donjuán te había roto el corazón?

dieron

cuenta de que aquel

-Estoy segura de que mi madre estaba empezando a pensar en ello, y que Bud se lo había imaginado tiempo atrás. Quizá lo sabía antes de la fiesta de graduación y por eso había querido que me enterara de la fama que tenía Lance entre el sexo contrario. Incluso el día de la boda me comentó que ganaría una fortuna si hiciera apuestas sobre cuánto iba a durar aquel matrimonio; me dijo que, aunque era un buen tipo, Lance no estaba hecho para la monogamia y añadió que no siempre era él el culpable, que en la mayor parte de las ocasiones eran las chicas las que sea arrojaban a sus brazos. La última parte me la dijo mirándome con especial intensidad.

-No me parece una buena excusa. ¿Y hablaste con aquel conquistador el día de la boda?

-Intenté no hacerlo, pero Lance parecía estar buscándome deliberadamente. El cielo sabrá por qué. Quizá se sentía culpable. Me dio un beso en la mejilla y me dijo que esperaba que la vida me concediera todas las cosas a las que yo aspiraba, que pensaba que yo era la chica más adorable que había conocido jamás y que le gustaría que el mundo estuviera lleno de gente como los Brown.

-Vaya -Vanessa suspiró-, supongo que era la frase que necesitabas para empezar a olvidarte de él.

Angie tragó saliva, intentando deshacer el nudo que se le había formado en la garganta.

-No exactamente -confesó. -¿No estarás enamorada de él todavía? -le preguntó Vanessa, mirándola con el ceño

fruncido.

-No por supuesto que no -replicó Angie con impaciencia. Se levantó bruscamente y llevó su taza al fregadero-. Eso sucedió hace miles de años. No seas tonta.

-Espero que sea verdad lo que estás diciendo -contestó Vanessa, acercándose a ella-, porque sería una estupidez que todavía estuvieras enamorada de él. Y también me parece una tontería que mantengas a otros hombres a distancia por no ser capaces de hacerte sentir lo mismo que te hizo experimentar un cretino millonario. Baja de las nubes, Angie. No siempre vas a ser tan joven. Algún día te despertarás y ya no verás en el espejo esa maravillosa mezcla entre Elle MacPherson y Sofía Loren, y entonces será demasiado tarde.

Angie soltó una carcajada.

-Esta noche vas a ir a la fiesta de tu hermano, ¿verdad? --continuó diciendo Vanessa con un brillo travieso en la mirada.

-Sí ... -¿Es una fiesta por todo lo alto o sólo una reunión de amigos? -Las fiestas de Bud siempre son por todo lo alto. -¿Y a qué se dedica tu hermano?

-Bueno, él estudió empresariales, y se especializó en informática y marketing. Pero ha terminado trabajando en el mundo de la publicidad y, por cierto, ha tenido un éxito sorprendente.

-De modo que su fiesta estará llena de importantes candidatos. -¿Candidatos a qué? -A ser tu primer amante.

Angie abrió la boca para protestar, pero se detuvo. Quizá tuviera razón. Quizá incluso Debbie hubiera tenido razón aquella tarde. La vida había que vivirla. Permanecer en la ignorancia por culpa de un sueño irrealizable era una estupidez.

-Por lo menos ve con la mente abierta -la urgió Vanessa-. Prométeme que si hay algún candidato por el que te sientas atraída, le darás una oportunidad.

-De acuerdo. Te lo prometo. Y además, voy a presentarme en esa fiesta con un aspecto inmejorable.

-¡Arriba ese ánimo, Angie! ¡Sólo se vive una vez!

A las diez en punto, Angie ya estaba arrepintiéndose del problema en el que ella misma se había metido. En casi todas las fiestas a las que asistía, recibía una parte considerable de la atención masculina, y aquella noche, que se había arreglado de una forma especial e iba envuelta en una nube de perfume, los hombres que se acercaban a ella eran precisamente los que más aborrecía: tipos fuertes y orgullosos, convencidos de que se iba a derretir a sus pies. Como se le acercara uno más repitiendo aquello de «tu casa o la mía», iba a empezar a gritar.

Aunque suponía que ella era la única culpable de lo que estaba ocurriendo. Jamás se había peinado así, rizándose el pelo y dejándolo caer sensualmente por uno de sus hombros. Además, al final Vanessa la había convencido para que se pusiera unos pendientes de oro y cristal que le llegaban hasta el cuello, dándole un aspecto incon- fundiblemente sexy. Y para colmo, no se había puesto sujetador y, bajo la sedosa tela del vestido que había comprado para la ocasión, se notaban sus pezones. Debería haberse comprado un vestido negro, se decía nerviosa, pero la dependienta le había dicho que el verde haría juego con sus ojos.

Apretando con fuerza la copa de vino que llevaba en la mano, cruzó el salón y encontró refugio en la cocina, donde la esposa de Bud estaba rellenando las bandejas de aperitivos.

-Hola, Angie -la saludó Loretta-, vaya, estás especialmente provocativa esta noche. Bud me ha comentado que a todos sus compañeros de trabajo se les está cayendo la baba desde que te han visto aparecer, y ahora ya entiendo por qué. Cuando has llegado, llevabas una chaqueta encima, ¿no? Vaya, han vuelto a llamar. ¿Te importa ir a abrir la puerta?

-Claro que no -a Angie no le importaba en absoluto; era mucho mejor que volver a aquella habitación abarrotada de gente.

De modo que, sin soltar la copa de vino, se dirigió hacia la puerta principal, pensando en lo bien que le había ido a su hermano en la vida, tenía un buen trabajo, una esposa maravillosa y un hijo encantador. Y todo lo había conseguido antes de cumplir los treinta años. Era realmente admirable.

Angie abrió la puerta y se quedó completamente helada.

El hombre que estaba en el porche, con las manos en los bolsillos del pantalón y una bolsa de viaje a sus pies estaba de espaldas a ella. Pero supo inmediatamente quién era. Lo habría conocido desde cualquier ángulo.

No podía ser otro que Lance Sterling.

Capítulo 4

LANCE se volvió lentamente al oír que la puerta se abría, moviéndose con aquella gracia indolente que Angie tan bien recordaba. No había ningún hombre que se pudiera comparar a él.

Aunque había cumplido ya treinta y un años, Lance continuaba teniendo un aspecto sobrecogedoramente atractivo. Las pequeñas arrugas que comenzaban a adi- vinarse alrededor de sus ojos no disminuían en nada la belleza de su intensa mirada, ni la sensualidad de su boca. De hecho, la madurez le daba incluso un mayor atractivo.

Su cuerpo tampoco había cambiado. Quizá hubiera sido mejor que lo hiciera. Unos cuantos gramos de grasa en aquel cuerpo perfecto podrían haber proporcionado a Angie alguna protección contra el efecto que Lance siempre había tenido en ella.

Cómo era posible, se preguntaba mientras su mirada vagaba por aquel cuerpo con una casi resignada fascinación, que pudiera parecer tan atractivo vestido con unos sencillos pantalones grises y una camisa blanca.

Un amargo sabor inundó su boca al recordar su encuentro inesperado en Sydney, en el que prácticamente no había sido capaz de decir nada. Angie se prometió que aquello no volvería a repetirse, a pesar de que su corazón ya empezaba a amenazar con salirsele del pecho.

Procurando mantener una frialdad de hielo, clavó sus ojos en los de Lance. -Hola, Lance -le dijo con naturalidad-. Cuánto tiempo sin vernos.

Lance tardó unos segundos en contestar que dedicó a observarla del mismo modo que lo había hecho ella. Angie se incomodó al ver aparecer en sus ojos una cierta sorpresa y algo más que no fue capaz de identificar.

-Sí, mucho tiempo -dijo lentamente-. Has cambiado, Angie. -Espero que para mejor. -Es difícil mejorar lo perfecto -contestó Lance sonriendo irónicamente. No podía haber dicho nada que la enfadara más.

-Tú siempre sabes lo que hay que decirle a una chica, ¿verdad Lance? -le preguntó con idéntica ironía-. Pero dime, ¿qué estás haciendo aquí? ¿Sabía Bud que pensabas venir?

- No.

-Pero supongo que si sabes que hoy es su cumpleaños y que se está celebrando una fiesta en su honor.

-Sí, por supuesto.

Por eso he venido.

Angie miró a sus

pies

con el ceño

fruncido. -Parece que vienes dispuesto a quedarte algún día más.

-Durante una noche o dos. Pero sólo si Bud tiene alguna habitación libre, en caso contrario puedo ir a cualquier hotel, he venido en coche.

-¿Estás

diciendo que has

venido conduciendo desde Melbourne

para asistir al

cumpleaños de Bud?

 

-En parte.

-¿Qué significa eso? -Significa, mi querida Angie, que mi esposa y yo hemos decidido divorciarnos, y de repente he tenido la necesidad de venir a ver a los viejos amigos. Angie se felicitó a sí misma por haberse tomado aquella noticia con tanta serenidad, al menos aparentemente. -¿Has dejado a tu esposa? -Eh, yo no he dicho eso. En realidad ha sido ella la que me ha dejado a mí. -¿Por qué? -Por el amor de Dios, Angie -exclamó Lance repentinamente irritado-. ¿Vas a tenerme aquí toda la noche, contestándote preguntas? Vengo conduciendo desde Melbourne, tengo los músculos entumecidos y estoy cansado. Necesito ducharme y tomar una copa. Tu madre jamás me habría dejado en la puerta de esta forma. Así que, ¿te importaría darme un abrazo y ayudarme a entrar en casa?

-Bueno, para empezar,

yo

no soy mi madre.

Y además,

prefiero los

besos

a

los

abrazos. ¿Te gustarla saludarme con un beso, Lance? Lance se la quedó mirando fijamente. -¿Estás borracha, Angie? -No -«pero le gustaría estarlo», pensó. -Entonces, ¿por qué te comportas así? -¿Así cómo? -De una forma que no es propia de ti. -¿Y cómo sabes lo que es propio de mi? -rió--. La Angie que tú conociste era sólo una

niña, una niña tonta e impresionable que pensaba que tú eras el centro del universo. -Bueno, es evidente que ya no lo piensas -murmuró.

Angie no podía creer lo que estaba oyendo: le había parecido advertir cierta desilusión en su voz, como si no le hubiera gustado que hubiera dejado ser el blanco de su admiración.

-No pongas esa cara tan seria, y pasa dentro. Voy a buscar a Bud. Su hermano se mostró tan sorprendido como ella. -Dios mío, ¿de verdad está Lance aquí? -Su esposa lo ha dejado -le explicó Angie a su hermano.

-Humm. No me cuesta mucho imaginarme por qué. Yo siempre he dicho que Lance no estaba hecho para la monogamia.

-Por lo visto ha venido en coche desde Melbourne porque quería celebrar contigo su cumpleaños. Dice que quiere quedarse a pasar aquí la noche.

-Y tiene todo el derecho del mundo a quedarse. Es mi amigo. Ve a decirle a Loretta que se va a quedar un invitado a pasar la noche, ¿quieres Angie? -y salió a toda prisa hacia la puerta principal.

Loretta estaba de nuevo en la cocina, en aquella ocasión vaciando el lavavajillas. Se tomó la noticia de la inesperada visita de Lance con la misma alegría con la que lo habría hecho la madre de Angie.

-Qué alegría para Bud. No ha vuelto a ver a Lance desde el día de su boda. -Yo tampoco -dijo Angie. Hubo algo en su tono de voz que hizo que su cuñada le dirigiera una aguda mirada. -Ya no estás enamorada de él, ¿verdad? Angie pestañeó sorprendida y Loretta sonrió suavemente.

-Hacía

falta estar ciego para

no saber

que

el

día

de

su

boda tenías

el corazón

destrozado. Bud me contó más tarde que había intentado hacerte ver que Lance no era el hombre adecuado para ninguna chica, y mucho menos para su querida hermana. ¿Consiguió hacértelo comprender?

-Mentiría si no reconociera que todavía me parece terriblemente atractivo -admitió Angie encogiéndose de hombros-. Pero ya estoy curada de todo lo demás.

-Eso espero. Los hombres casados son siempre un problema. -Dice que han decidido divorciarse.

-No sé por qué, pero esa frase me resulta muy conocida -respondió Loretta secamente. -No te preocupes por mí, Loretta. No voy a morder el anzuelo por segunda vez. -Seguro que Bud se alegraría de oírtelo decir.

-¿Qué es lo que me alegraría de oír? -preguntó Bud, que entraba en ese momento en la cocina.

-Que Angie ya ha superado lo de Lance. -Teniendo en cuenta cómo va vestida esta noche, espero que sea cierto. -¿Qué quieres decir?

-Lo que quiero decir es que Lance no es el tipo de hombre que pueda ignorar las señales que has estado enviando esta noche, querida hermana. Y para colmo, siempre le has gustado.

-Vamos Bud, estás viviendo en el pasado. Tengo veinticuatro años, no quince y creo que en lo relativo a los hombres, puedo arreglármelas perfectamente sola, Lance incluido -valientes palabras, le susurró una vocecilla interior, ¿pero se atrevería a ponerlas a prueba?

-Tienes razón -repuso Bud con un suspiro -Estoy un poco paranoico. Además, Lance también parece haber cambiado, ya no es el que era. Creo que ese matrimonio lo ha destrozado.

-¿En qué habitación lo has instalado? -preguntó Loretta.

-En la habitación principal de invitados. Ahora se está duchando. Se supone que yo iba a prepararle un whisky y a subírselo, pero si ya no tienes nada que temer, preferiría que se lo llevaras tú, Angie. Yo debería ir a atender al resto de mis invitados. Y tú también Loretta, ya llevas demasiado tiempo en la cocina.

Angie estaba asustada. Quería gritar que todavía no estaba curada, pero la idea de llevar a Lance una bebida mientras él estaba en la ducha le resultaba, a la vez que aterradora, terriblemente atractiva.

Recordó los baños que había compartido con Lance en el río. Lance tenía un cuerpo magnífico, un físico de nadador: hombros anchos, caderas estrechas y largas y musculosas piernas. Había llegado a ser campeón en la universidad, pero había perdido la oportunidad de ir a unos Juegos Olímpicos porque no se tomaba en serio los entrenamientos.

Ese había sido siempre el gran problema de Lance. Nunca se tomaba nada realmente en serio. Pero ese era también parte de su atractivo, por lo menos para Angie, a la que siempre había intrigado que alguien pudiera tornarse las cosas de forma tan despreocupada.

En el caso de Lance, aquella actitud no tenía mucho mérito. De hecho, no tenía ningún

motivo de preocupación: era rico e inteligente. Desde que era un niño, todo le había sido servido en bandeja de plata. Incluidas las mujeres.

Angie hizo una mueca al pensar en ello. Sirvió una copa de whisky que habría tumbado a cualquiera y subió al piso de arriba, preguntándose qué motivos inconscien- tes tendría para haber preparado aquella copa. ¿Pretendía anestesiarlo, o solamente prepararlo para una posterior seducción?

Al ser consciente de su último pensamiento, se detuvo sorprendida al final de la escalera, pero su sorpresa se tornó rápidamente en desafío. ¿No le había prometido a Vanessa que le brindaría la oportunidad de ser su primer amante a cualquier candidato que le resultara suficientemente atractivo? ¿Y qué mejor candidato que el hombre al que durante tanto tiempo había deseado?

Dios, quizá sí estuviera borracha, como Lance había parecido sospechar. ¿Cuántas copas de vino se había tomado antes de que éste llegara? ¿Dos? ¿Tres? No, sólo habían sido dos, no podía estar borracha, pero desde luego no estaba comportándose como la persona sensata que siempre había sido. De pronto, se sentía mucho más imprudente y atrevida de lo que había sido nunca, y también un poco nerviosa. Nerviosa y enfadada.

Oh, sí, estaba enfadada. Enfadada con Lance. No tenía ningún derecho a aparecer de repente y estropearle otra vez la vida. ¡No era justo! Tenía que pagar por lo que le había hecho, y Angie ya había pensado su forma de cobrarse: le haría pagar con su cuerpo.

Entró en la habitación sin llamar; Lance ya estaba fuera de la ducha y prácticamente vestido, aunque estaba todavía muy tentador. Llevaba la camisa desabrochada, dejando al descubierto el vello dorado de su pecho.

Se volvió bruscamente hacia ella y, cuando terminó de abrocharse la camisa, le dijo en tono de desaprobación:

-Estoy seguro de que tu madre te ha enseñado a llamar a la puerta antes de entrar en la habitación de un caballero.

-Yo también. Procuraré recordarlo la próxima vez que entre en una. -¿Estás intentando meterte conmigo por alguna razón, Angie?

Sí, se contestó a sí misma con una sinceridad totalmente inesperada. Porque si no lo hacía, era capaz de arrojarse a sus pies y decirle que todavía estaba enamorada de él.

Se volvió antes de que Lance pudiera advertir el terror que se reflejaba en su rostro. Dios mío, se lamentó, aquello no podía ser verdad. No debía ser verdad. Pero lo era ...

Giró de nuevo hacia Lance con una falsa sonrisa. La cabeza le daba vueltas y no sabía siquiera lo que iba a hacer un minuto después. La idea de seducirlo le parecía cada vez más apropiada, estaba llegando a considerarla incluso como algo esencial.

Por primera vez en su vida, Angie deseaba que Lance fuera tan mujeriego como siempre lo había imaginado. Porque no tenía mucho tiempo. Lance volvería a Melbourne

al cabo de uno o dos días. Y después de aquel encuentro, Angie no volvería a tener otra oportunidad.

De modo que sólo podía contar con aquella noche.

-Estoy siendo muy mala, ¿verdad? -dijo intentando imprimir a su sonrisa toda la seducción de la que era capaz-. Sólo estaba bromeando. Toma, aquí tienes tu copa. Bud me ha pedido que te la trajera -se la tendió y se sentó después en el borde de la cama.

Cruzó las piernas, procurando que el vestido le quedara por encima de las rodillas.

-¿Y qué es lo que ha pasado para que tu esposa te haya abandonado? -le preguntó sin dejar de sonreír-. ¿Has vuelto a portarte como un niño travieso?-una parte de ella, deseaba que le contestara afirmativamente a aquella pregunta, pero otra quería que negara el adulterio, que le dijera que había hecho todo lo posible para que su matrimonio funcionara, pero que había sido imposible porque en realidad nunca había estado enamorado de su esposa. Quería que le explicara que en el fondo siempre habla estado enamorado de una mujer, de una mujer llamada Angie.

Lance dio un sorbo a su copa sin apartar la mirada de las piernas de Angie y la dejó en una mesita baja.

Sin decir una sola palabra, tomó un peine y se puso a peinarse mirándose en el espejo del tocador.

Angie lo observaba deseando hundir las manos en su pelo y obligarlo a acercar su boca hasta a sus labios.

De pronto se estremeció. Nunca se había creído capaz de tales sentimientos, de albergar una pasión como aquella. Eso la hizo temer lo que podría ocurrir si llegaba a acostarse con Lance y la experiencia terminaba siendo tan extraordinaria como imaginaba.

En ese momento, se dio cuenta de que Lance estaba mirándola a través del espejo. Pero ya no miraba sus piernas, como antes, tenía la mirada clavada en sus ojos.

-¿Por qué quieres que te hable de mi matrimonio? -le preguntó. Angie se encogió de hombros con fingida indiferencia. -Sólo por curiosidad. Bud siempre ha dicho que no duraría mucho. Lance se volvió y arqueó las cejas con asombro. -¿De verdad? ¿Y decía también por qué?

-Supongo que pensaba que el hombre que había sido elegido Superestudiante del año no tenía madera de marido.

Lance sacudió lentamente la cabeza y suspiró.

-Vaya con el bueno de Bud, y yo pensaba que era mi amigo.

-Bud es tu amigo -replicó Angie-, eso no tiene nada que ver. Además, supongo que eres tú el que tiene que averiguar por qué ha fracasado tu matrimonio.

-Ya lo he hecho, Angie, ya lo he hecho. Y he llegado a la conclusión de que cometí un grave error casándome con Helen.

-Espero que ahora no vayas a culparla a ella. -Al único que culpo es a mi mismo.

-El caso es que, definitivamente, te vas a divorciar, ¿no? -le preguntó, odiándose a sí misma por querer saberlo tan desesperadamente. ¿Qué diferencia supondría para ella? Lance sólo iba a pasar allí una noche, después regresaría a Melbourne, a su propio mundo; un mundo de altos vuelos y de mujeres como Helen-. ¿Y no hay ninguna posibilidad de reconciliación?

-Ninguna -Lance dio un sorbo a su bebida, que fue seguido por una mueca de desagrado-. Demonios, Angie. ¿Qué le ha puesto Bud a esto? Esta mezcla podría matar a un caballo.

-La culpa no es de Bud. La copa la he preparado yo. Me ha parecido que necesitabas relajarte.

-Y en eso tienes razón. Pero no de este modo -dejó la copa en la mesa-. Y dime, Angie, ¿te ha dado la vida todo lo que querías? ¿Hay abajo algún hombre que esté esperando que vuelvas a sus amantes brazos?

En ese momento Angie deseó haber echado arsénico en su copa.

-La verdad es que no -respondió con una amarga sonrisa-. En este momento no estoy saliendo con nadie. En cuanto al resto de mis ambiciones, te recuerdo que sólo tengo veinticuatro años y que hace solamente tres que terminé los estudios. Necesito algún tiempo para poder cambiar el mundo. Aunque me he dado cuenta de que hay ciertas cosas, y cierta gente, que no pueden cambiar.

-Puedes dejar los comentarios mordaces para otra ocasión, Angie. Hoy es el cumpleaños de Bud y, si todavía lo conozco, estoy seguro de que abajo habrá música y baile. Y créeme, en este momento podría llegar a hacer algo interesante con un poco de música y un baile.

Tomó a Angie de la mano y tiró de ella para obligarla a levantarse. Angie se tambaleó ligeramente, pero Lance la sostuvo rodeándole la cintura con el brazo. La joven, asustada, lo miró con los ojos abiertos de par en par y se encontró con una mirada cargada de cinismo.

-No pongas esa cara de sorpresa, Angie. ¿No es este el tipo de comportamiento que se espera de un mujeriego como yo? Simplemente quiero recibir el beso de bienvenida que me has ofrecido en la puerta.

Presa del pánico, Angie apartó el rostro para alejarlo de su boca.

-Demasiado tarde -musitó entre dientes mientras sentía los labios de Lance en la mejilla-. Sólo doy besos de bienvenida en la puerta, no en los dormitorios.

Lance la agarró de la barbilla y la obligó a volver la cabeza. -Entonces este será un beso de despedida -gimió.

Angie intentó gritar, pero antes de que pudiera abrir los labios, Lance ya la había silenciado con un beso.

La mente podía llegar a jugar curiosas pasadas, pensó Angie mientras Lance se apoderaba de sus labios. Ese mismo día le había contado a Vanessa que cuando Lance la había besado se había sentido como si hubiera muerto y estuviera en el cielo. Pues bien, o se equivocaba al recordarlo, o las cosas habían cambiado dramáticamente. No había nada de celestial en aquellos labios que presionaban contra los suyos pidiéndole que los abriera. Aquello era un auténtico infierno.

Angie acababa de decidir que había sido una locura imaginar que había estado enamorada de aquel hombre durante todos estos años cuando Lance alivió la presión de la mano con la que la le estaba agarrando la barbilla y la deslizó suavemente por su garganta. Con la otra mano, le sujetó delicadamente el cuello.

Y entonces, cuando Angie estaba suspirando aliviada y casi empezando a relajarse, introdujo la lengua en su boca lentamente, de un modo increíblemente seductor.

Angie se sintió atravesada por el más intenso de los placeres, un sentimiento que eclipsó todo lo que hasta entonces recordaba. Aquella maravillosa sensación se extendía

hasta el último rincón de su cuerpo. Estaba donde siempre había deseado, en brazos de

Lance, sus bocas se fundían, sus cuerpos se estrechaban el uno contra el otro haciendo el amor la unión podría ser completa.

...

,

pero sólo

Buscando aquel momento, levantó las manos y las hundió en su pelo para forzarlo a mantener la boca sobre sus labios. Lo oyó gemir de placer y sintió cómo se despertaba el deseo en su cuerpo. Instintivamente, movió las caderas contra él ...

-Tía Angie ...

Aquella vocecilla penetró en el fuego de la pasión y tuvo un efecto inmediato. Angie se apartó bruscamente de él; el milagro que creía estar experimentando cobró inmediatamente la forma de la sórdida realidad cuando Angie tuvo que enfrentarse con el hecho de que había estado a punto de permitir que Lance hiciera lo que quisiera con ella.

-Quiero agua -gritó Morris, un niñito de tres años, cuando su tía lo miró por encima del hombro de Lance.

Con un suave gemido de disgusto, Angie se liberó de los brazos de Lance y se volvió hacia su sobrino, que los miraba desde la puerta. «Dios mío», pensó Angie sintiéndose

todavía más mortificada, se había dejado la puerta abierta, de modo que cualquiera podría haberlos visto. ¿Qué habría pasado si hubiera pasado Bud por allí?

Ardiendo por dentro, levantó a Morris en brazos y lo llevó primero al baño y después a su dormitorio.

-A tus

papás

no les

va

a

gustar que te hayas

levantado de la cama,

jovencito

-le

explicó-. Pero no les diré nada si me prometes que en cuanto te bebas el agua te vas a

dormir otra vez. -¿Quién era el hombre que estaba besándote, tía Angie? -le preguntó Morris.

-Es un amigo de tu padre y mío -le contestó, esperando que encontrara satisfactoria la respuesta.

-¿Y por qué estaba besándote? ¿Te vas a casar con él?

-No, no voy a casarme con él -Angie se sentía enferma-. Hacia mucho que no nos veíamos, y la gente mayor se besa cuando hace mucho tiempo que no se ve.

-Sí, pero ...

-¿Cuánta agua quieres? -lo interrumpió, intentando distraerlo-. ¿El vaso lleno o sólo medio vaso?

Angie consiguió que Morris se fuera a la cama sin hacer más preguntas embarazosas. Esperaba que no les contara a sus padres lo que había visto.

Lo arropó y le dio un beso en la frente, y estaba a punto de escapar cuando Morris decidió que no podría dormirse si no le leía un cuento.

Angie suspiró con resignación y se dispuso a leerle El Baúl de Toby, que demostró ser un cuento suficientemente largo pues, cuando terminó, Morris ya se había rendido al sueño. Angie permaneció observando en silencio su piel aceitunada y sus ricitos negros y de pronto se descubrió pensando que un hijo de Lance seria rubio. Durmiendo, parecería un angelito dorado.

Intentando apartar aquella absurda idea de su mente, se inclinó sobre Morris y le dio un beso en la frente.

-Te quiero -susurró.

Estaba volviéndose para salir de la habitación después de haber dejado el cuento en la estantería cuando descubrió a Lance esperándola en el marco de la puerta.

Era evidente que había visto todo cuanto allí había pasado. Angie se enfadó consigo misma, ¿cuándo diablos iba a abandonar para siempre aquellos sueños absurdos?

Lo empujó sin ninguna delicadeza para salir te la habitación y cerró la puerta antes de que Lance pudiera decir algo que despertara a Morris.

-Un niño inteligente y travieso -comentó Lance-. Siempre he pensado que Bud tendría un hijo así.

-¿Y lo envidias? -Por supuesto.

-¿Entonces por qué no has tenido hijos? ¿Es que estabas tan ocupado con tu lujosa vida que no has tenido tiempo te hacer un hueco para ellos?

-Si vas a contestar tú misma a tus preguntas, no hace falta que te las conteste yo. En cualquier caso, yo podría hacerte la misma pregunta. ¿Por qué no has convertido ese obvio instinto maternal en algo real? ¿Es que no has encontrado al hombre adecuado para casarte con él y tener un par de niños?

-Ya tendré tiempo te encontrarlo -contestó Angie, intento disimular su dolor detrás te una fría sonrisa-. De momento tengo que ocuparme de mi trabajo.

-Ah, sí, tu trabajo. Bud me ha dicho que te encargas te que tus alumnas no se desvíen del buen camino.

-Es lógico que una persona como tú se burle de esas cosas -respondió con amargura-. La gente sin principios morales siempre se ríe te quien los tiene.

Lance la miró con las cejas arqueadas. -¿Sabes, Angie? La gente no acostumbra a tirar piedras contra su propio tejado. -¿Qué quieres decir con eso?

-Quiero decir que sólo hace diez minutos estabas mostrando cierta tendencia a olvidarte te tus principios. Me ha sorprendido mucho descubrir que te habías convertido en una de esas chicas que se abren de piernas en cuanto alguien les da un beso.

Angie no se lo pensó dos veces. Levantó la mano y le dio una bofetada. -Canalla -siseó, temblando te pies a cabeza. Lance levantó la mano con indolencia y se frotó la mejilla.

-¿Esto es por lo que acaba de pasar, mi dulce Angie, o por lo que pasó hace nueve años?

-Por las dos cosas. -Bien -repuso Lance en tono satisfecho después de mirarla durante algunos segundos en silencio. -¿Qué es lo que te parece bien? -Supongo que nada en especial. Vamos -le dijo, agarrándola del brazo para llevarla

hasta el vestíbulo-, volvamos al piso de abajo, me gustaría bailar un poco. Angie apartó el brazo y lo miró furiosa:

-¿Así sin más? ¿Esperas que baje a bailar tranquilamente contigo después de haberme insultado?

Lance curvó los labios en una sonrisa que estuvo a punto te desarmarla casi por completo.

-Caramba Angie, tú me has estado insultando a mí desde que he llegado. ¿Qué pueden significar unos cuantos insultos entre un par de amigos? Además, prefiero a las mujeres fáciles. Con ellas puedes ahorrarte un montón te mentiras.

-Tú

...

empezó a decir Angie, pero Lance la silenció con un beso, un simple roce de

labios

que

hizo

gemir a

la joven

con una mezcla te desesperación y

deseo-...

eres

asqueroso.

 

-Y tú eres maravillosa -repuso Lance arrastrando las palabras y entrecerrando los ojos con expresión te deseo. Tomó uno te los rizos te Angie y lo deslizó lentamente sobre los labios te la joven.

El deseo le provocó a la joven tal debilidad que se sintió obligada a apoyarse en el hombro de Lance. Inconscientemente, lo acercaba a ella.

-Más tarde, mi dulce Angie -musitó Lance soltando el mechón de pelo y dejando que cayera suavemente sobre el pezón que se adivinaba bajo el vestido-. Odio empezar nada que no pueda terminar y me temo que tu hermano podría enfadarse si no aparecemos pronto.

Aquellas palabras volvieron a despertarla indignación de Angie.

-Y yo odio a los hombres arrogantes -le contestó-. No soy una mujer tan fácil como pareces pensar, Lance.

-¿No? -No. -Qué interesante. -No creo que realmente te lo parezca. A ti te gustan las mujeres fáciles, ¿recuerdas? -Normalmente sí, pero en tu caso, mi dulce Angie, estaría dispuesto a hacer una excepción.

-¡Deja de llamarme así! -estalló-. Yo ya no soy tu dulce Angie. No soy nada tuyo, Lance. Te desprecio, y desprecio a todos los hombres como tú. Haces estragos por donde quiera que vas. Sonríes, te ríes y deslumbras a todas las mujeres con las que te encuentras. Pero dentro de ti no hay nada, estás vacío, eres solo apariencia. Llegas aquí y a los cinco minutos de entrar ya estás intentando seducirme cuando probablemente tu

pobre esposa esté llorando en Melbourne.

-Lo dudo. Lo dudo mucho. Más que llorar, es muy probable que en este momento Helen esté apoyando la cabeza en el hombro de su último amante.

Capítulo 5

POR UN instante, Angie sintió que la compasión se abría paso en medio de su enfado.

Hasta que

la verdad iluminó su

aturdido cerebro y

la compasión se convirtió en

sarcasmo. -Así que por fin se ha hartado y ha decidido hacerte probar tu propia medicina.

Lance se quedó mirándola fijamente.

-Eres increíble, ¿sabes? Realmente piensas que soy una mezcla entre Casanova y Barba Azul, ¿verdad?

-Puedes dejarlo en Casanova. El asesinato no es tu estilo. Tienes muchos defectos, Lance, pero no se puede decir que seas violento.

-Yo no diría tanto -repuso sombrío-. Se me ocurre alguien a quien estaría dispuesto a estrangular en este mismo momento.

-¿De verdad? -se burló-. Hace unos segundos querías bailar conmigo.

-¿Quién ha dicho que estuviera hablando de ti? -le preguntó. Los ojos le brillaban peligrosamente--. Vamos, cariño.

Cualquier posible protesta de Angie desapareció en cuanto Lance le tomó la mano y la condujo escaleras abajo. Tampoco protestó cuando la hizo entrar en el salón en el que estaba sonando la música y la estrechó contra él.

Su mutuo enfado añadía un perverso perfil al deseo inaplacable de Angie. Pronto, el ritmo de la música y el calor de la cercanía de Lance consiguieron vencer al sentido común y Angie se descubrió rodeándole el cuello con los brazos y estrechándose contra aquel cuerpo que siempre había deseado, contra aquel hombre al que siempre había amado.

Pero era el deseo y no el amor el que la dominaba en ese momento. Y también parecía estar dominando a Lance.

Sus ojos se encontraron; los de él semicerrados, los de Angie abiertos de par en par. La joven sentía la fuerza de la excitación de Lance contra su estómago, pero lo que más la sorprendió fue la intensidad de su propia respuesta. Lo deseaba, y lo deseaba en ese mismo instante.

-Lance

-empezó a decir estremecida.

... -¿Qué? -le preguntó él, apartándose ligeramente.

-Yo

...

yo.

-¡Así que estáis aquí! -los interrumpió Bud. Apoyó la mano en el hombro de su amigo y le hizo apartarse de la sonrojada Angie. Afortunadamente, la habitación estaba

tenuemente iluminada de modo que Bud no pudo darse cuenta de lo que pasaba-. He mirando en el piso de arriba y al no encontraros he empezado a pensar que os habríais fugado juntos -soltó una carcajada que fue seguido por una risa seca de Lance.

En su interior, Angie pensaba que no era una probabilidad tan disparatada. Un minuto antes, había estado dispuesta a hacer cualquier cosa que Lance le propusiera.

Era vergonzoso darse cuenta de ello. ¿Cómo iba a estar capacitada para dar consejos a nadie, cuando su propia vida se le había ido de las manos con tanta rapidez? Debería tener más fuerza de voluntad, respetarse más.

Tenía veinticuatro años y se estaba comportando como una adolescente inmadura.

No le habría importado dejarse llevar por la más incontrolable pasión si a Lance le importara algo. Pero Lance no tenía ningún interés en ella.

Como mucho, lo atraía físicamente. Aunque también era posible que la estuviera utilizando como un modo de olvidar a su esposa. En ese caso, su deseo seria algo fugaz, que dejaría de recordar al día siguiente.

Angie, sin embargo, no podría olvidarlo. Se veía a sí misma atormentada por los remordimientos y el arrepentimiento, hundida y desesperada. Lance se marcharía despreocupadamente, dejándole el recuerdo de su vacío encanto y su superficial atractivo.

Pero ...

oh, hasta qué punto podía llegar a hechizarla por superficial que fuera.

Incluso en ese momento, lo único que Angie quería era que Bud se marchara y dejara que Lance continuara abrazándola.

La exasperación acudió afortunadamente a su rescate. Si aquel hombre la afectaba hasta ese punto, se regañó, lo mejor que podía hacer era mantenerse lejos de él. ¡Ni siquiera debería mirarlo!

Lo que tenia que hacer era marcharse a su casa.

-Si me perdonáis -dijo rápidamente, para no darse tiempo a cambiar de opinión-. Tengo que ir a ver a Loretta. Lance y tú tendréis montones de cosas que hablar. Te veré más tarde, Lance.

Y sin mirar atrás, se dirigió directamente hasta el armario del vestíbulo, en el que había dejado la chaqueta y el bolso.

Se echó la chaqueta sobre los hombros, cerró la puerta del armario y se fue hacia la puerta mientras abría el bolso. Encontró la polvera, pañuelos, perfume, un peine, un espejito ...

Había de todo, pero no estaban las llaves del coche.

Angie hurgaba nerviosa en el bolso una y otra vez, pero no conseguía encontrar las llaves.

Siempre ocurría lo mismo. Cuando alguien quería encontrar algo desesperadamente, era casi imposible que lo hiciera. Pero la rapidez era esencial en aquella situación. Temía que en cualquier momento pudieran aparecer Bud, Loretta o Lance, preguntándole qué estaba haciendo y a dónde pretendía ir. Su hermano se enfadarla con ella por abandonar tan pronto su fiesta, pero Angie podría sobrevivir a aquel enfado y no estaba segura de poder superar lo que podía pasar si se quedaba.

-Dios mío, ¿dónde estarán esas malditas llaves? -gimió en voz alta.

Frustrada, retrocedió y vació todo el contenido del bolso en la consola del vestíbulo; las llaves fueron las últimas en aparecer.

-¿Buscas esto?

Angie se sobresaltó al ver que Lance acababa de materializarse a su lado y estaba levantando el preservativo que Vanessa le había metido maliciosamente en el bolso. Se volvió, dispuesta a arrebatárselo, pero Lance fue más rápido que ella y se lo metió en el bolsillo. Y, por supuesto, Angie no iba a sacárselo de allí.

Con las mejillas totalmente sonrojadas, se volvió hacia la consola y metió todas sus cosas en el bolso, a excepción de las llaves. Cuando terminó, tomó las llaves y las balan- ceó para que Lance pudiera verlas.

-Era esto lo que buscaba. Pero puedes quedarte el preservativo. Estoy segura de que lo vas a necesitar antes de que termine la noche. Un hombre como tú no tendrá ningún problema en encontrar una mujer que esté dispuesta a complacerlo.

-¿Siempre llevas un preservativo encima? -le preguntó Lance, mientras ella cerraba la cremallera del bolso y se lo colgaba al brazo.

-¿Y por qué no voy a llevarlo? -respondió con expresión desafiante-. Nunca se sabe cuándo se va a tener suerte -levantó la barbilla con orgullo y se dirigió hacia la puerta.

Una vez fuera, descubrió desesperada que había un coche negro aparcado detrás del suyo que le impedía salir.

-Maldita sea -murmuró-. A alguien se le ha ocurrido la feliz idea de aparcar su coche detrás del mío.

-Creo que no deberías conducir -dijo Lance tranquilamente detrás de ella-. Es evidente que estás borracha.

Con aquella frase consiguió sacarla definitivamente de sus casillas.

-¿Y se puede saber exactamente por qué has decidido que estoy borracha? -le espetó furiosa-. ¿Quizá porque he decidido renunciar a tu compañía? ¿O será porque he decidido ser una excepción y no rendirme a tus irresistibles encantos?

-No -respondió Lance con calma-. Lo digo porque desde que he llegado has estado comportándote de una forma totalmente impropia de ti. Y estoy empezando a preguntarme por qué.

-Bravo, Lance -repuso Angie rezumando sarcasmo-. No has sabido prácticamente nada de mí durante nueve años y ahora te crees con derecho a saber cómo soy realmente. Me creas o no, viejo amigo, de los quince a los veinticuatro años una mujer puede cambiar mucho. Ahora soy tal como me ves -se quitó la chaqueta de los hombros y agarró el bolso con la otra mano para que Lance pudiera observar todos los detalles de aquel provocativo vestido-. ¿No será que no consigues hacerte a la idea de que «tu dulce Angie» se ha convertido en una persona sexualmente activa?

Nada más decir aquella mentira, se arrepintió de haberlo hecho. Era absurdo, pero odiaba ver la expresión de desilusión de Lance. ¿O era otra cosa lo que parecía ensombrecer su mirada? ¿Sería que se estaba dando por vencido?

La idea de haber derrotado a Lance la dejó totalmente desconcertada. Quizá, se dijo, estuviera más afectado por su ruptura matrimonial de lo que ella había pensado. Era posible que estuviera realmente enamorado de su mujer ...

Aunque para Angie aquella posibilidad resultara odiosa, demostraría que al menos era capaz de sentir algo profundo por una mujer. Bud había tenido muy poco contacto con su amigo desde que ambos se casaron, de modo que la opinión que tenia de Lance pertenecía totalmente al pasado. Era posible que desde entonces hubiera cambiado.

Casi había empezado a compadecerlo cuando Lance pareció rehacerse de su desánimo y le dirigió una sonrisa cargada de sensualidad.

-Tienes razón -le dijo-. Estoy siendo algo hipócrita. Tienes tanto derecho a disfrutar de tu juventud como cualquiera. ¿Hay alguna razón por la que no quieras disfrutar conmigo?

Angie negó con la cabeza.

-¿No? -se burló Lance-. Bueno, no me puedes culpar por haberlo intentado. En ese caso, ven a dar una vuelta en el coche conmigo.

Angie pateó el suelo completamente exasperada.

-¿Qué demonios te pasa? ¿Es que no te das cuenta de que no quiero ir a ninguna parte contigo? Quiero irme a mi casa. Si supiera de quién es ese maldito coche, le diría que lo

moviera y

...

-se interrumpió al ver la sonrisa de Lance-. ¿Es tuyo, verdad? -le preguntó

frustrada.

-Si, es mi coche, Bud me ha pedido que vaya a comprar unas cervezas y me ha dicho que tú podías indicarme dónde encontrarlas. Estoy seguro de que no sabía que estabas pensando en irte a casa. En cualquier caso, ¿qué motivos tienes para irte? La noche es joven y quién sabe, es posible que al final tengas suerte.

Angie decidió ignorar el último comentario de Lance. -¿Y por qué no va Bud a comprar cerveza? -Porque por fin ha conseguido entablar conversación con un importante cliente. Ya

sabes cómo es la gente que trabaja en publicidad; son como los vendedores, siempre están trabajando.

Angie tuvo la sensación de que de alguna manera estaba denigrando la profesión de su hermano.

-Bueno, por lo menos Bud trabaja. -¿Crees que yo no?

Angie se encogió de hombros, consciente de que estaba siendo excesivamente grosera con Lance.

-Algún día -le dijo Lance con los dientes apretados, mientras la agarraba del brazo-, voy a contarte unas cuantas cosas sobre mi vida para que dejes de tener esa visión tan negativa -añadió mientras le abría la puerta del coche-. Pero no voy a hacerlo esta noche. Hoy es el cumpleaños de Bud, necesitamos cervezas para la fiesta y su dulce hermanita va a indicarme dónde podemos comprarlas.

-Lo haré siempre que no ocurra nada raro -contestó-. No quiero tonterías, ni comentarios malintencionados. Iremos a la tienda y volveremos. Después, me montaré en mi coche y me iré a casa.

-Palabra de scout -le dijo Lance, llevándose una mano al corazón.

-Puf -gruñó Angie-. Dudo que hayas sido nunca un boy scout, Lance Sterling -y se metió en el coche.

No hizo ningún comentario sobre aquel coche que probablemente le habría costado una fortuna. Se sentó en su asiento y se puso el cinturón de seguridad, decidida a no decir una sola palabra. Dejaría que Lance pensara que estaba acostumbrada a montarse en coches como aquél. ¡Dejaría que pensara lo que le apeteciera de ella con tal de que mantuviera las manos lejos!

-Segunda calle a la derecha -le dijo en cuanto salieron; cuando ya estaban a punto de llegar, le indicó-: Mira, estamos a unos doscientos metros.

Como el camino hasta allí estaba abarrotado de coches, Lance aparcó en una calle cercana.

-Volveré dentro de un minuto -le comentó, y salió a buscar la cerveza.

Mientras lo esperaba, Angie iba poniéndose cada vez más nerviosa, y la verdad era que no sabía por qué. ¿Cuál era el problema, que no confiaba en Lance, o que no confiaba en si misma? El problema era que, estando allí sentada, no conseguía pensar en nada sensato. Una maliciosa vocecilla interior le decía que no dejara que Lance se marchara por segunda vez, que tomara lo que le ofrecía, aunque sólo fuera sexo. Al fin y al cabo, ella pondría también amor ...

¿Pero qué ocurriría cuando Lance se diera cuenta de que todavía era virgen? A un hombre con su experiencia no le pasaría inadvertido. ¿Qué ocurriría cuando se diera

cuenta de que no era la joven libertina que había estado fingiendo ser durante toda la noche?

Aquellos pensamientos consiguieron apaciguar ligeramente su nerviosismo y darse cuenta de que era totalmente innecesario que huyera a su casa como un conejillo asustado. Recordar su virginidad le había hecho darse cuenta de que no iba a hacer nada con Lance. ¡Preferiría morir antes que convertirse en blanco de sus burlas!

Nada más llegar, Lance se asomó, sonriendo irónicamente por la ventanilla. -Vaya, estás aquí. Pensé que habrías salido corriendo. -No -repuso ella-. Ya me he cansado de huir esta noche. -¿Y qué significa exactamente eso? -Significa que he decidido no irme todavía a casa. -Antes no me has explicado por qué querías marcharte.

-Supongo que estaba preocupada por la posibilidad de terminar siendo una más en tu lista.

-Ah, volvemos a Casanova, ¿eh? -sacudió la cabeza mientras ponía el coche en marcha-. Ya veo que no hay ninguna esperanza de que cambies de opinión sobre mí. Se te ha metido esa idea en la cabeza y no hay forma de sacártela. Aunque es posible que todavía pueda hacer algo al respecto.

Volvió la cabeza y aceleró con fuerza, sacando el coche de una forma espectacular. Ninguno de los dos dijo nada hasta que llegaron a la carretera que conducía a casa de Bud.

-Muy impresionante -comentó Angie con sarcasmo cuando Lance paró el coche. Lance se echó a reír.

-Me alegro de ver que todavía puedo impresionarte de alguna manera. Aunque hubo una época en la que te impresionaba todo lo que hacia, ¿verdad? Si hubiera dicho que el mundo era cuadrado, me habrías creído, y si te hubiera propuesto que caminaras por el agua lo habrías intentado.

Angie se volvió hacia él con los ojos llenos de dolor. -Ha pasado mucho tiempo desde entonces -susurró. -Es cierto. Pero creo que todavía hay una forma en la que te puedo impresionar, y es así -sin darle tiempo a detenerlo, se quitó el cinturón de seguridad, se inclinó sobre ella y atrapó su boca.

Capítulo 6

LA impresión dejó paralizada a Angie durante algunos segundos, permitiendo así que Lance la besara a su antojo y le causara un efecto devastador. Pero, a pesar de la rapidez de los latidos de su corazón y de la traición de sus sentidos, tuvo el valor suficiente para protestar cuando Lance introdujo la lengua en su boca.

Desgraciadamente, Lance interpretó su queja como un gemido de desesperación.

-Tienes razón -susurró, cubriendo su rostro de besos-, yo siento lo mismo. Esto tenía que pasar algún día. Lo sabes tan bien como yo.

-¡No! -gimió Angie. -Claro que sí -insistió Lance, besándola de nuevo para demostrárselo.

Angie hizo todo lo posible para evitar su beso, movía la cabeza continuamente a la vez que intentaba apartarlo con los brazos, pero ambos gestos fueron inútiles.

-No seas tan hipócrita -le dijo Lance y le sujetó las manos-. Me deseas tanto como yo a ti. Por eso has estado metiéndote conmigo toda la noche, porque en el fondo te desprecias a ti misma por desearme. Y por eso querías marcharte, no te atreves a quedarte por temor a lo que podría pasar.

-No te tengo ningún miedo -le espetó.

-¿Entonces qué temes? No creo que sea a las consecuencias de hacer el amor. ¿Has olvidado acaso que llevo el preservativo que pensabas utilizar en mi bolsillo?

-No he olvidado absolutamente nada.

-Lo cual, por supuesto, es el motivo principal de tu dilema. Todavía estoy siendo castigado por lo que hice hace nueve años. ¿Me creerías si te dijera que lo hice por ti, Angie? ¿Te parece tan difícil atribuirme ese honor?

-¿Honor?-repitió Angie asombrada.

-Bueno, quizá no deba hablar de honor -repuso secamente Lance--. Reconozco que siempre has despertado en mi pensamientos algo deshonestos, pero al final siempre he intentado hacer las cosas bien.

Lo cual evidenciaba lo que había significado Angie para él durante aquel verano; el único sentimiento que ella le había inspirado era la lujuria. Nada más.

-¿Y ahora, Lance? -le preguntó en tono burlón-. ¿También vas a intentar hacer las cosas bien?

-No, Angie, esta vez no. Soy consciente de que esta es la única oportunidad que tengo de conseguir algo que siempre he deseado y voy a aprovecharla.

-Bud te estrangularía sí saliera y nos viera en el coche de esta forma -le advirtió. -Nadie puede vernos en este coche. Tiene unos cristales especiales. Además, Bud no va a salir. -¿Por qué no? -Porque está muy ocupado hablando con un cliente. Y sobre todo porque no tiene ni idea de que estamos aquí. -Pero, pero ...

-Bud no me ha pedido que fuera a buscar cerveza. Ha sido una excusa que me he inventado para poder estar contigo a solas.

-Pero tú

tú -farfulló Angie indignada-. Como se te ocurra volver a besarme, te

... morderé la lengua.

-Gracias por la advertencia, cariño -musitó Lance con una amenazadora sonrisa-. En ese caso, me aseguraré de mantenerla lejos de tus maravillosos dientes.

Posó los labios en el cuello de Angie y empezó a lamerlo suavemente, haciendo que la joven tuviera que contener la respiración.

Un sentimiento agridulce combatía contra su orgullo y el respeto que por sí misma

tenía. Dios, lo deseaba tanto

y allí estaba de nuevo aquella insidiosa vocecilla interior,

... tentándola, atormentándola. Le recordaba cuánto lo amaba, cuánto lo deseaba, la instaba a no pensar en el mañana, a no pensar en su virginidad, a no pensar en nada.

Lance puso el punto final a todas sus dudas al deslizar la boca desde su cuello hasta sus senos, que sobresalían a ambos lados del cinturón de seguridad. Apartó la chaqueta y empezó a lamer los pezones a través de la seda del vestido, dejando una mancha de humedad bajo la que se erguían los pezones endurecidos por el deseo.

Empezó después a mordisquear aquellas puntas exquisitas, deteniéndose de vez en cuando para volver a humedecerlas con la lengua.

Angie tenía que morderse los labios para no gritar, para no dejarse arrastrar por lo que sentía. Una excitación incontenible corría por sus venas, encendiéndole la sangre e impidiéndole pensar. Cuando Lance cerró los labios alrededor de uno de los pezones, ella arqueó la espalda todo lo que se lo permitió el cinturón de seguridad para presionar su seno contra su boca.

-Oh, Dios, Lance -gimió.

Lance le soltó bruscamente las manos, pero no apartó la boca de sus senos, ni siquiera cuando ambos asientos pasaron de su posición erguida a otra mucho más acorde con la ocasión. Angie se descubrió a sí misma cerrando los ojos y suspirando, entregada por completo a todo lo que pudiera suceder. Nada podía detenerla ya, ni siquiera un temblor de tierra.

Se sentía como un volcán en erupción. Los sentimientos que hablan permanecido adormecidos durante tanto tiempo bullían inquietos en su interior, clamando por liberarse. Sentía su presión en medio de las placenteras sensaciones que la dominaban y sabía que aquel fuego latente iba a hacerle perder el control.

Lance estaba besándole los labios, los ojos, los oídos, le hacía todo tipo de sugerencias eróticas que en la mente de Angie se convertían en nuevas explosiones de deseo.

-Sí -susurró ciegamente-. Si, por favor -suplicó, aunque casi inmediatamente se dio cuenta de que no sabía realmente lo que estaba pidiendo.

Pero encontró la respuesta en cuanto Lance deslizó las manos bajo la falda del vestido para empezar a bajarle las bragas. Angie incluso lo ayudó, levantando ligeramente las nalgas.

Lance volvió a meter las manos bajo la falda. Angie no podía seguir soportando aquella agonía, quería que la tocara, que la tocara ya.

Lance no la acarició donde ella quería; le acariciaba la sedosa piel de los muslos,

deslizaba las manos desde la cadera hasta las rodillas

Pero Angie ya

... contenerse y separó las piernas inquieta, demostrándole lo que quería.

no podía

Y Lance la complació. ¡Y de qué manera!

Angie no podía creer que estuviera permitiendo que le estuviera haciendo lo que le estaba haciendo. Respiraba con dificultad y el corazón amenazaba con salírsele del pecho. Gimiendo bajo aquella espiral de placer salvaje, hundió los dedos en el pelo de Lance para finalmente hacerle apartar la cabeza.

-¡No! -gritó, sin saber muy bien lo que estaba diciendo. Lo único que sabía era que aquello era demasiado intenso. Estaba asustada.

-De acuerdo -respondió Lance con voz ronca-. Estaba a punto de parar. Esto no es lo que yo quiero.

Angie permaneció tumbada, mirándolo con los ojos abiertos de par en par mientras él se colocaba dificultosamente a su lado para acuclillarse después entre sus piernas.

No se desnudó exactamente, pero consiguió ponerse sin ninguna dificultad el preservativo que antes se había metido en el bolsillo.

Estuvo acariciándola hasta que Angie volvió a arquearse contra él, deseándolo desesperadamente; sólo el cinturón de seguridad le impedía rebelarse contra aquellas tortuosas caricias y pedir algo más, de modo que cuando Lance se detuvo para ayudarla a colocarse, en lo único en lo que Angie estaba pensando era en que se hundiera en ella.

Pero cuando Lance empezó a presionar para fundirse con ella, la joven se tensó terriblemente y cada vez que Lance volvía a intentarlo, el miedo aumentaba y sus mús- culos estaban más tensos.

-Dios mío, Angie -gimió Lance-. Relájate, ¿quieres?

-No

...

,

no puedo. Oh Dios, no puedo, no sé lo que tengo que hacer.

-¿Qué quieres decir con eso de que no sabes? Demonios, ¿no estarás diciendo lo que creo que estás diciendo, verdad?

Angie quería morirse de humillación y de frustración, En ese momento, se odiaba a sí misma y a su falta de experiencia. Gimió desazonada y se cubrió el rostro con las manos.

Lance soltó un juramento. Y a los dos segundos, lo repitió.

Angie se acobardó al oírlo. Era evidente que había decidido no continuar. Obviamente, las vírgenes no le gustaban.

-Por el amor de Dios, Angie -le desabrochó el cinturón de seguridad, le tomó ambas manos y la ayudó a enderezarse. Angie prácticamente lo tenía rodeado con las piernas, pues Lance permanecía colocado entre ellas. Afortunadamente, la falda estaba de nuevo sobre su regazo.

-¿Por qué no me has dicho antes que eras virgen? -le preguntó duramente-. ¿Por qué me has dejado creer que habías dejado de ser una buena chica para convertirte en una mujer que se acostaba con cualquiera?

Angie se encogió de hombros ante la furia de Lance. Jamás lo había visto de aquella manera.

-¿Crees que te hubiera tratado así si lo hubiera sabido? -¿Tratarme cómo? -farfulló confundida. Lance se quedó mirándola fijamente y sacudió la cabeza.

-No estoy seguro de sí eres totalmente inocente o sí eres más calculadora y perversa que ninguna de las mujeres que hasta ahora he conocido. ¿Qué significa todo esto? ¿Vas por la vida de mujer provocadora? ¿Te gusta vestirte de esta forma tan seductora para ver cuántos hombres terminan jadeando detrás de ti? ¿Y no será que esta noche al final te has encontrado con un hombre que no tolera las bromas y que además te gusta de verdad?

-¡No! -negó con fiereza-. Y sí, de alguna manera sí. -¿Qué significa eso? ¿Sí o no?

-No, no soy una provocadora -negó con calor-. Pero sí, es cierto que esta noche me he

vestido de una forma especialmente seductora Siempre me has gustado.

...

Y también es verdad que me gustas.

-¡No mientas! Bueno, lo de vestirte de forma tan seductora no tenía nada que ver conmigo, ¿verdad? No sabías que iba a aparecer por aquí esta noche. Así que, ¿a quién pensabas impresionar vistiéndote de esa forma, Angie?

Angie hizo una mueca y sacudió la cabeza.

-O me lo dices o se lo preguntaré a Bud.

-Bud no lo sabe. -¿No sabe qué? ¿Que todavía eres virgen? ¿O que eres una especie de comehombres? -¡No soy ninguna comehombres! -¡Entonces dime la verdad!

-Hoy

bueno, hoy había decidido que estaba ya harta de mí inexperiencia -le confesó

... con un hilo de voz-. Pensaba que ya era hora de que perdiera la virginidad. Sabía que en

la fiesta de Bud habría un montón de invitados, así que me he arreglado y

sólo, yo sólo

Bueno, yo

... -se encogió de hombros, deseando haber dicho ya lo suficiente como para

... satisfacer su curiosidad. -¿Tú sólo qué? Su insistencia estaba empezando a molestarla. Al fin y al cabo, ¿quién se creía que era

él?

-Oh, cállate ya, Lance. Estoy segura de que cualquiera podría imaginárselo. Has aparecido justo en el momento en el que me sentía preparada para tener un amante y por un momento he pensado que podrías ser tú; al fin y al cabo, también fuiste mí primer amor. Pero al final he decidido no inflar más tu ya insufrible ego de modo que para lo único que al final me has servido ha sido para estropearme cualquier otra oportunidad que pudiera haber tenido esta noche. Tienes la costumbre de hacer siempre lo mismo en mi vida -le espetó-. Me imposibilitas las relaciones con otros hombres. Una de las razones por las que sigo siendo una estúpida virgen eres tú.

Lo miró con el ceño fruncido, pero él no le devolvió el gesto adusto. De hecho, todo el enfado de Lance desapareció de su rostro para dar paso a una expresión de ternura.

-No creo que haya nada estúpido en ser virgen a tu edad -le dijo suavemente-. Pero ya que he sido yo el que te ha estropeado cualquier tipo de relación con otros hombres, creo que lo menos que puedo hacer es reparar el daño que he hecho.

-¿Qué quieres decir?

-Quiero decir, mi dulce Angie -le dijo y le dio un suave beso en los labios- que tienes toda la razón. Ya es hora de que pierdas tu virginidad, pero creo que tu primera experiencia debería ser con alguien que realmente te gustara, no con el primer tipo que puedas conocer en una fiesta. De modo que me ofrezco voluntario para ser tu primer amante.

-Pero yo pensaba ...

-No pienses, Angie. Limítate a hacer lo que yo te diga y todo saldrá bien. En primer lugar ni esta noche es la más indicada ni el coche es el mejor lugar para una ocasión tan importante. De modo que vamos a guardar toda esta pasión hasta dentro de veinticuatro horas -musitó, acariciándole los labios con el dedo-. Y te aseguro que todo

va a ser maravilloso -le prometió con voz ronca.

-Pero

yo

pensaba

que

ibas

a

volver

mañana

a

Melbourne

-protestó

Angie

débilmente.

 

-No, no voy a irme mañana. Pero lo que sí voy a hacer ahora es salir de este coche si puedo. Será mejor que te pongas los zapatos y la ropa interior antes de salir. Y ponte también la chaqueta. Me temo que te he destrozado el vestido, pero no te preocupes, te compraré otro mañana.

Angie permaneció sentada en un estado de total estupefacción mientras Lance salía del coche. Lo oyó gemir mientras se estiraba, probablemente se le habrían entumecido los músculos después de haber estado tanto tiempo encogido. Al cabo de un rato, y como si estuviera hipnotizada, fue haciendo lo que él le había sugerido; se puso la ropa interior, los zapatos y la chaqueta, que se abrochó por completo. Era vagamente consciente de que todavía no había se apagado su excitación; sentía los pezones erguidos y un calor inconfundible entre los muslos.

Pero aquel sentimiento pasó a un segundo plano cuando Lance se inclinó y le tomó la mano para ayudarla a salir. Su tierna sonrisa envolvió por completo su corazón, haciéndola evocar los sentimientos que la habían abrumado durante aquel lejano verano; sentimientos que no tenían nada que ver con el deseo.

Cuando salió del coche, sólo era capaz de fijarse en Lance. No podía apartar los ojos de él. Para Angie sólo parecía existir su rostro, sus ojos, y el amor que imaginaba en sus profundidades.

Pero cuando Lance posó los labios sobre su boca, se recordó inmediatamente que él no amaba a las mujeres; simplemente hacía el amor con ellas.

Sin embargo, aquella revelación no consiguió enfriar lo que sentía por él. Estando envuelta en sus brazos, se sentía incapaz de luchar contra la increíble atracción que despertaba en ella.

Hizo exactamente lo que Lance le había pedido: no pensar. Le rodeó la cintura con los brazos y los deslizó después por su espalda. Cediendo a sus deseos, introdujo la lengua en su boca.

Fue Lance el primero en separarse. La miró con el rostro sonrojado y la respiración entrecortada.

-Dios mío, Angie, tenemos que detenernos o no vamos a poder parar. -¿Tenemos? -bromeó Angie, mientras intentaba poner su desenfrenado deseo bajo control-. Eres tú el que me has besado, ¿recuerdas? -Sí, ¿pero crees que era necesario que te mostraras tan dispuesta a colaborar? -Sí. Sus ojos se encontraron y Lance sacudió la cabeza sonriendo ante su honestidad.

-Siempre has sido una mujer excepcional, Angie. Vamos, será mejor que entremos en casa antes de que alguien pueda echarnos de menos.

-¿Qué hora es? -le preguntó mientras caminaban hacia la puerta. -Las once y media. Angie se detuvo bruscamente.

-¿Sólo? -recordó que había mirado el reloj cuando estaba discutiendo con Lance en el vestíbulo. Entonces eran las once menos diez.

De modo que sólo habían estado fuera de la casa cuarenta minutos. Y tenía la sensación de que había sido toda una eternidad.

Capítulo 7

LANCE tenía razón. Bud ni siquiera se había dado cuenta de que habían estado fuera. Estaba demasiado ocupado siendo el alma de la fiesta. Pero Angie no estaba tan segura de que Loretta estuviera en la misma situación. Su cuñada les había dirigido una sospechosa mirada cuando habían entrado juntos en la habitación principal. A los pocos segundos, inventó una excusa para separarse del grupo con el que estaba hablando y se dirigió hacia ellos.

-Estaba

empezando

a

preguntarme

recordando viejos tiempos?

dónde

os

habríais

metido. ¿Habéis estado

-No exactamente -contestó Lance suavemente, antes de que a Angie pudiera ocurrírsele ninguna excusa-. Le he pedido a Angie que me indicara algún lugar en el que se pudiera comprar cervezas para la fiesta. No he traído ningún regalo y quería tener un detalle. Y hablando de regalos, ¿qué le has comprado a Bud, Angie? Creo recordar que tu familia tenía una regla según la cual los regalos nunca podían exceder de treinta dólares. ¿Todavía la aplicáis?

-¡Desde luego! -exclamó Loretta, que parecía aliviada con la respuesta de Lance. Por lo visto pensaba, al igual que su marido, que no era conveniente que Angie compartiera algo más que una simple amistad con Lance.

Lo sentía por ella, pensó Angie con una repentina y firme resolución. Lance iba a ser su amante, y le importaba un comino lo que pudieran pensar los demás. Quizá lo fuera sólo por una noche, o durante un fin de semana, como mucho tal vez durante una semana. Pero aquel corto espacio de tiempo significaría para ella mucho más que toda una vida con cualquier otro hombre.

Lance podía ser un mujeriego, pero tenía otras muchas cualidades además de su atractivo físico. Había en él un fondo de ternura tan cautivador como excepcional, una sensibilidad y una capacidad de comprensión que tiempo atrás Angie había podido admirar y que, estaba casi segura, probablemente conservara todavía en su interior.

Sí, era cierto que le gustaban las mujeres bonitas, ella incluida, pero si sólo fuera la lujuria la que lo motivaba no habría tenido ningún inconveniente en hacer el amor con ella en el coche. No se habría arrepentido ni habría empezado a hacer planes especiales; habría satisfecho su deseo sin pensar ni en su incomodidad ni en su dolor.

Era posible que no la amara, pero sabia que de alguna manera le importaba. Lo sentía más que nunca.

-¿Y qué le has comprado tú, Angie? -le preguntó Lance. Angie sonrió con malicia. -Algo muy útil. -¿Qué?

-Un par de calzoncillos que brillan en la noche. Tienen una flecha que señala el lugar indicado. Loretta soltó una carcajada.

-Hasta ahora siempre había tenido que pintarle yo un mapa entonces fue Angie la que estalló.

-dijo entre risas y

Lance se había unido ya a sus contagiosas risas cuando el propio Bud se incorporó al grupo.

-Debe de ser una buena broma si Loretta se está riendo de ella -sonrió y rodeó los hombros de su esposa con el brazo-. La adoro, pero su sentido del humor a veces deja mucho que desear.

-Angie nos estaba contando lo que te había regalado por tu cumpleaños -le confesó Lance-. Y Loretta nos ha comentado que siempre tenía que dibujarte un mapa.

A Bud se le heló la sonrisa. Se recuperó rápidamente, pero a Angie le pareció advertir cierta nota ácida en su respuesta.

-Bueno, supongo que no se podría decir lo mismo de ti. Serías capaz de encontrar a una mujer hasta con los ojos vendados.

Se hizo en el grupo un tenso silencio que Lance mismo quebró con una risa. -Con los ojos vendados, ¿eh? Bueno, me has dado una idea. Aunque, personalmente, prefiero tener los ojos bien abiertos cuando hago el amor -desvió la mirada lentamente hacia Angie.

-¿Hacer el amor? -se burló Bud-. No es así como lo llamabas antes, viejo amigo. Creo recordar que era una palabra con menos letras, algo más pintoresca, pero mucho menos elegante. Yo creo que reflejaba mucho mejor tu condición de superestudiante.

Lance no reaccionó. Se limitó a sonreír con indulgencia y cierta frialdad a su amigo. Angie admiró su paciencia; cualquier otro habría reaccionado de una forma mucho más agresiva.

Loretta, sintiendo quizá la tensión del ambiente, decidió que ya había llegado el momento de sacar la tarta de cumpleaños.

Angie agradeció aquel cambio de tema; de hecho, estaba tan enfadada con Bud, que tuvo que hacer un esfuerzo para darle un beso a su hermano después de que soplara las velas.

No era propio de él el ser tan grosero y no acertaba a comprender el motivo de aquella actitud. No creía que sospechara nada de lo que había ocurrido entre Lance y ella.

Las dudas de Loretta parecieron disiparse, sobre todo cuando Lance se puso a charlar con una voluptuosa rubia que apenas podía contener la alegría que le producía que Lance le prestara atención.

Pero Angie no estaba tan contenta. Los celos empezaban a apoderarse de ella. Los

celos más la inseguridad y el desagradable sentimiento de no ser la persona indicada. Era posible que Lance decidiera, después de conocer a aquella rubia, que era una tontería tener una relación con una persona sin ningún tipo de experiencia en ese campo. Probablemente preferiría pasar aquellos días de descanso con alguien que pudiera satisfacer sus deseos, indudablemente sofisticados. Cuanto más lo miraba, más convencida estaba de que ya ni siquiera recordaba la atracción que podía haber llegado a sentir por ella.

Cuando la rubia le acarició a Lance el brazo y lo miró riendo, sus temores se incrementaron. Había algo especial en aquella risa; algo increíblemente sexy. ¿Estarían planeando una cita secreta? A lo peor habían quedado ya para esa misma noche. Angie se los imaginaba tumbados en la cama del hotel, desnudos. Prácticamente veía a la rubia rodeando a Lance con las piernas mientras éste inclinaba la cabeza sobre sus senos.

Tragándose la bilis, cruzó la habitación para dirigirse hacia él. Cuando estuvo a su lado, lo agarró del brazo y le dijo que quería irse a casa y necesitaba que moviera su coche.

Lance se recuperó rápidamente del sobresalto inicial y le pidió disculpas a la rubia, a la que no le hizo ninguna gracia aquella interrupción.

-¿Dónde vais vosotros dos? -les preguntó bruscamente Bud cuando vio que se dirigían juntos hacia la puerta.

-Angie quiere irse a casa -le explicó Lance pacientemente-, y mi coche está aparcado justo detrás del suyo.

El alivio de su hermano al oírlo le recordó a Angie cuánto le desagradaría que tuviera una relación sentimental con Lance. Pero desde luego, ella no pensaba decirle nada.

Aunque quizá ni siquiera tuviera nada que contarle después de la irrupción de aquella rubia en escena. Angie estaba ardiendo de furia. Tenía ganas de que Bud desapareciera para poder abordar el tema con Lance.

-En ese caso, buenas noches, cariño -le dijo Bud, dándole un beso en la mejilla-. Gracias por haber venido, aunque no estoy muy seguro de que tenga que agradecerte el regalo que me has hecho. Pero espera a que llegue tu cumpleaños. Te voy a regalar algo que va a hacer que te pongas más roja que una remolacha.

Angie soltó una carcajada. -Lo estaré esperando. Despídeme de Loretta, ¿quieres Bud? Tengo que irme a casa. Está empezando a dolerme la cabeza. -¿De verdad tienes dolor de cabeza? -le preguntó Lance después de apartar su coche. -Sí, un dolor de cabeza con el pelo rubio y unos senos enormes. -Ah -le sonrió-. Estás celosa. -¿Y si lo estoy qué?

-Si estás celosa, mi dulce Angie -le dijo, arrastrándola a sus brazos-, eso es maravilloso. -No te parecería tan maravilloso si estuvieras en mi lugar. Aunque claro, supongo que tú nunca has estado celoso, ¿no? -Es posible ...

-¿No

te

vas

a

acostar

con

esa

mujer

esta

noche,

verdad

Lance?

-le

preguntó

abiertamente. Lance bajó los brazos y la miró con expresión tormentosa.

-¡Maldita sea! ¡Estoy empezando a hartarme de todo esto! ¿Qué demonios te pasa? ¿Crees que tengo tan poco control que no puedo pasar una sola noche sin acostarme con nadie? ¿Piensas que soy un obseso que me acuesto indiscriminadamente con cualquier mujer? Tengo ciertos criterios, Angie. Me creas o no, me gusta conocer a una mujer antes de acostarme con ella. No he vuelto a tener lo que se entiende por una noche loca desde el día de mi graduación.

-Oh, lo siento, Lance -se disculpó, confundida por aquella calurosa defensa y no del todo convencida de que estuviera diciendo la verdad.

-Y tienes por qué. Esta noche ya he recibido más insultos de los hermanos Brown de los que puedo soportar. Esto tiene que terminar, Angie. No soy como tú piensas. Si tú tampoco me respetas, ¿entonces es que sólo buscas el sexo en una posible aventura conmigo?

La confusión de Angie se convirtió en nerviosismo. Lance la miraba fijamente. -Pues sí, al parecer es sólo sexo lo que buscas, ¿no?

-No, por supuesto que no -negó Angie-. Me

...

me gustas mucho. Siempre me has

gustado, y lo sabes, Lance. -Me amabas, Angie. Eso es mucho más que gustar.

-Pensaba que te amaba -lo contradijo-, pero recuerda que sólo era una niña, por el amor de Dios.

-Eras más adulta a los quince años que mi esposa a los veintidós.

Angie gimió y se quedó mirándolo fijamente. Lance alargó el brazo para acariciarle la mejilla y a continuación deslizó un dedo hasta su boca.

-Me amabas -susurró contra sus labios entreabiertos-. No lo niegues.

De la garganta de Angie escapó un sollozo con el que parecía estar admitiendo su respuesta.

-Quizá me ames todavía -sugirió con voz ronca. Angie retrocedió asustada. Lo miraba con sus enormes ojos verdes abiertos de par en par.

-No -dijo con voz atragantada. -¿No? -repitió Lance, mirándola con los ojos entrecerrados.

-No -insistió ella con una firmeza que estaba muy lejos de sentir-. Como tu mismo dijiste, ni siquiera te conozco.

-Entonces me conocerás -le prometió Lance en tono sombrío-. Empezarás mañana mismo a conocerme. -Sólo en un sentido bíblico. En el rostro de Lance se reflejó la frustración provocada por aquella respuesta.

-Si eso es lo que piensas, es que no sabes absolutamente nada sobre lo que significa hacer el amor.

-Tampoco he dicho que lo sepa.

-Entonces no pretendas adelantar lo que vamos a compartir mañana. Ahora, Angie, creo que se me ha agotado ya la paciencia para este tipo de conversaciones. Pasaré a buscarte mañana a las once.

-¡A las once! -Sí, a las once. -¿Por qué tan pronto? -¿Tienes alguna otra cosa que hacer? -No ... -Entonces estate lista a las once. Angie se volvió, pero antes de dar un solo paso, llamó a Lance. -¿Qué quieres? -le preguntó él. -No tienes mi dirección. -Se la pediré a Bud. Angie hizo una mueca.

-Pero yo

yo no quiero que Bud se entere.

... La mirada de Lance le hizo sentirse vagamente avergonzada. -Ya veo -le dijo con frialdad-. Muy bien, entonces dime tu dirección. Te aseguro que no la olvidaré. En cuanto Angie se la dijo, se volvió y se dirigió hacia la casa. Aunque no dijo una sola

palabra, era evidente que estaba enfadado. Posiblemente, se había tomado su última petición como un nuevo insulto, pensó, y el portazo que dio Lance nada más entrar en la casa confirmó sus sospechas.

Angie gimió con desmayo. No había nada que le hubiera gustado más que poder decirle a todo el mundo que Lance iba a ser su amante. Pero sólo si él realmente la amara, si hubiera alguna garantía de que después de lo que ocurriera al día siguiente, podrían empezar una relación verdadera.

Angie no se engañaba. Las quejas de Lance no cambiaban en absoluto el tipo de relaciones que mantenía con el sexo opuesto. Quizá hubiera dejado de tener noches locas en cuanto había salido de la universidad, pero eso no significaba que no hubiera tenido un montón de novias. El hecho de que su matrimonio hubiera fracasado a los cuatro años, tampoco lo hacía especialmente recomendable para iniciar con él una relación. Aunque la promiscuidad en la que había vivido durante años quizá no fuera solamente culpa suya, admitió. Su herencia, más la cantidad de cualidades que tenía, lo convertían en un objetivo deseable para cualquier mujer. Posiblemente, ni siquiera le hubiera sido fiel a su esposa. En realidad, Angie dudaba de todo lo que Lance le había dicho. Se metió en el coche suspirando. Ya era hora de irse a casa e intentar dormir un poco. Al cabo de muy pocas horas, Lance pasaría a buscarla. Y no quería hacerle esperar.

-¡Me estás tomando el pelo! -exclamó Vanessa.

Eran las nueve menos cinco y las dos jóvenes se habían levantado de la cama minutos antes y estaban en la cocina, esperando a que se hiciera el café. Mientras tanto, Angie le había contado a su compañera de piso lo que había ocurrido la noche anterior.

-Estoy empezando a desear que no fuera verdad -repuso Angie, sintiendo los nervios que habían anidado en su estómago-. Estoy empezando a encontrarme tan mal que creo que no voy a ser capaz de desayunar siquiera.

-Ahora, déjame ver si me he enterado -comentó Vanessa, una vez estuvieron sentadas con sus respectivas tazas de café-. Ese Lance ha dejado a su esposa ...

-Su esposa lo ha dejado a él. -¿Y sabes por qué?

-Había otro hombre. De hecho, por lo que Lance me ha contado, debe de haber más de uno.

-¿Me estás diciendo que la mujer del hombre más irresistible del mundo ha tenido otras aventuras? -le preguntó Vanessa con escepticismo-. ¿Después de sólo cuatro años?

Angie se encogió de hombros. -A lo mejor es una mujer que necesita mucho sexo.

-Y quizá su super marido estuviera tan ocupado atendiendo a cada una de las mujeres atractivas con las que se cruzaba que no tenía tiempo para la mujer que lo esperaba en casa.

-Él dice que ya no es como antes.

-Por el amor de Dios, Angie. A la hora de haberse encontrado contigo, ya estabais a punto de acostaros. No me parece muy propio de un marido que ha sido fiel hasta hace dos días.

-Pues a mi me parece lo más lógico en un marido que ha sido fiel hasta hace dos días -repuso Angie, con el rostro ardiendo de indignación. Bajo la fría luz de la mañana, veía las cosas de forma diferente-. Si no tuviera ningún tipo de conciencia, no se habría detenido al enterarse de que era virgen.

Vanessa la miró con compasión.

-Eso no te lo crees ni tú. Lo único que ha hecho Lance ha sido cambiar unos segundos de placer pasajero por toda una noche de sexo.

Angie dejó la taza en el plato con gesto de enfado.

-¡Eh! ¿No eras tú la que decías que ya era hora de que me acostara con alguien? Pues bien, voy a hacerlo. Esta misma noche. Y Lance va a hacerme los honores.

-Todavía estás enamorada de él, ¿verdad? -le preguntó Vanessa, mirándola con compasión-. ¿Esa es la razón por la que te vas a someter a esa tortura?

-¿Qué tortura? Hacer el amor con Lance es un sueño. Anoche ya tuve un anticipo en el coche.

-Es posible que hacer el amor con él sea como un sueño, pero lo que vas a pasar después va a ser una pesadilla. Caramba, Angie, has estado suspirando por culpa de un solo beso durante nueve años. Dios sabe cómo te va afectar el pasar toda una noche haciendo el amor con un experto en esas cuestiones. Supongo que te vas a pasar otros noventa años recordándolo.

A Angie se le llenaron los ojos de lágrimas.

-¿Y crees que no lo sé? -se levantó de un salto y corrió a su dormitorio. Cuando se derrumbó en la cama, estaba llorando desconsoladamente.

Vanessa fue detrás de ella.

-Cariño -se sentó en la cama y posó la mano en el hombro de su llorosa amiga-, deberías dejar de llorar, te lo digo en serio. Se te van a poner los ojos rojos. Mira, no me hagas ningún caso. Probablemente lo que me ocurre es que estoy celosa. Ve y disfruta

todo lo que puedas. ¿Quién sabe? Es posible que de esa forma consigas sacártelo de la cabeza. Y si no lo consigues, a lo mejor logras meterte definitivamente en la suya. Quizá, cuando acabe la noche, no quiera que termine todo.

Angie se dio la vuelta y pestañeó a la misma velocidad a la que latía su acelerado corazón.

-¿De verdad piensas que es posible, Vanessa?

-Cariño, si yo fuera un hombre y tú te me ofrecieras en bandeja de plata, procuraría conservarte en esa bandeja mucho más que una noche. Eres una persona muy especial, Angie, y eso no es algo que se encuentre a menudo.

Angie se sentó en la cama y abrazó a Vanessa con fuerza. -Gracias por decir eso -exclamó emocionada-. Gracias, gracias. -Caramba -repuso Vanessa, separándose de ella-, bajo ese frío exterior se esconde una persona muy sentimental, ¿verdad? Angie sonrió mientras se secaba las lágrimas. -En nuestra familia somos muy dados a los abrazos, eso es todo. -¿Sabe nuestro querido Lance lo que va a conseguir esta noche? -¿Qué quieres decir? -No importa -musitó Vanessa-. ¿Qué piensas ponerte para esa ocasión tan especial? -No tengo ni idea. Lance va a venir a buscarme a las once.

-¡A las once! -Vanessa arrugó la nariz-. ¡Puaj! No hay nada peor que hacerlo durante el día. Se pierde todo el romanticismo.

Angie soltó una carcajada.

-Estás de broma. Pero no creo que sea ese el plan de Lance. Quiere que antes tenga oportunidad de conocer hasta qué punto ha cambiado.

-¿De verdad? Eso suena prometedor. -A mí también me lo pareció anoche, cuando me lo dijo ... -¿Y ahora? -Ahora me siento enferma. -Siempre puedes echarte atrás. Llámalo y dile que has cambiado de opinión. Angie sacudió la cabeza con vigor. -Si hiciera una cosa así, jamás me lo perdonaría.

-¿Y vas a ser capaz de perdonarte el haber vivido durante todos estos años sin haber disfrutado de nada más que un beso?

-Tendré que hacerlo, porque no hay forma de dar marcha atrás en el tiempo, Vanessa. Pero no voy a cambiar de opinión. Sé que podré sobrevivir aunque vuelva a perder a Lance, pero no sé que sería de mí si no aprovechara esta oportunidad.

-Supongo que la experiencia añadirá una nueva perspectiva a tus habilidades como consejera -respondió Vanessa secamente-. Mi madre siempre dice que hay que aprender a sacar lo positivo de cualquier acontecimiento negativo.

-No creo que muchas mujeres consideren que acostarse con Lance sea algo negativo.

-¿De verdad? Creo que voy a tener que echar un vistazo a ese tipo cuando venga a buscarte. ¿No te importa que sea yo la que le abra la puerta?

-En absoluto. Supongo que para entonces ya me estarán temblando las rodillas.

-Qué va. Estoy segura de que vas a aparecer con un aspecto absolutamente frío, porque

esa es tu forma de ser. O al menos eso parece

-un brillo travieso iluminó los ojos de

... Vanessa-. Me encantaría poder convertirme en mosca y posarme en la pared de la habitación cuando ese tipo te lleve a la cama. Estoy segura de que debajo de esas frías ropas con las que vas siempre se esconde una persona muy apasionada.

-Supongo que no te refieres a como iba vestida ayer -le recordó Angie a su amiga.

-No, y mira para todo lo que ha servido. ¡Estuviste a punto de ser violada en el asiento de un coche!

-¡No

fue

una

violación

en

responsable de lo que hacía.

absoluto! Hasta el último momento fui totalmente

-Lo cual me recuerda algo. Tómate un par de copas de champán o algo equivalente antes del momento cumbre. La relajación es lo más importante.

-De acuerdo, lo haré.

-Y yo te meteré lo que tú ya sabes en el bolso, por si Casanova ha sufrido un lapsus mental. Creo que no hay nada que acabe más rápidamente con la pasión que tener que ir a una farmacia en el último momento.

-Sí, maestra.

-No te burles. A mí me encantaría haber tenido una compañera de piso que pudiera darme todos estos consejos antes de hacerlo por primera vez. En cualquier caso, es bastante difícil tener una compañera de piso a los catorce años.

-¡Catorce años! Vanessa se encogió de hombros.

-Fui una niña precoz. Ahora, ¿no crees que deberías ir pensando en meterte en la ducha? A un hombre no se le puede hacer esperar, entre otras cosas porque casi nunca se quedan esperando.

Angie todavía estaba sonriendo cuando cerró la puerta del baño, pero cuando se desnudó y vio su cuerpo desnudo reflejado en el espejo, su sonrisa se desvaneció.

Un cuerpo bonito no era suficiente para atrapar el corazón de Lance. Ya había tenido suficientes durante toda su vida. Y ser una mujer apasionada tampoco; estaba segura de que eran muchas las mujeres que se hablan derretido en sus brazos.

No, no tenía sentido que Angie intentara vestirse de una forma especialmente sensual aquel día. Ni que intentara superar a las mujeres con las que se había acostado. Además no seria capaz de hacerlo. Seria como intentar ganar una medalla en los Juegos Olímpicos compitiendo en un deporte para el que no estaba entrenada.

Pero podía darle a Lance algo que quizá no le habían dado nunca. Podía ofrecerle un amor sincero. Aquella seria una noche llena de ternura, afecto y gratitud. Porque Angie le estaba profundamente agradecida. Por el motivo que fuera, Lance iba a hacer realidad uno de sus sueños más anhelados, el mismo que había expresado en el poema que le había regalado nueve años atrás.

Angie todavía seguía abrazando aquel sueño de adolescencia en su corazón, y

aquella noche ...

aquella noche se iba a cumplir una pequeña parte de él.

Capítulo 8

EL apartamento de Angie estaba en el segundo piso de un edificio del norte de Sydney, en una calle bien comunicada y cerca, aunque algo apartada, de las zonas más comerciales de la ciudad. No estaba lejos de la estación, pero desgraciadamente, no había cerca ninguna vista del puerto ni del puente.

En el bloque había doce viviendas, cuatro por piso. La de Angie era la número once. Su salón daba a la calle por la que se entraba al edificio, de modo que si uno tenía vocación de espía era un lugar ideal.

A las once menos cinco, Vanessa se situó detrás de la ventana. -¿Qué coche tiene? -le gritó a Angie, que todavía estaba en el baño decidiendo su peinado. -Uno negro. -¿Sí, pero de que marca? -No tengo ni idea. No es un coche deportivo y tiene pinta de ser extranjero. -Y tiene unos asientos delanteros bastante amplios y cómodos -añadió Vanessa. -Y cristales ahumados. -Pues acaba de llegar. -¿En serio? -graznó Angie y salió del baño sujetándose el pelo. Vanessa la recorrió con la mirada. -Odio a la gente que se pone cualquier ropa vieja y consigue que parezca fantástica.

-Este vestido no es «cualquier ropa vieja» -protestó Angie. Era un vestido de lino naranja, con la espalda al descubierto y muy entallado. Le llegaba justo encima de las rodillas-, me costó doscientos dólares.

Aunque tenía que admitir que se lo había comprado hacía dos años y se lo había puesto muchísimas veces. Pero siempre le hacía sentirse bien y era el vestido menos serio que tenía, a excepción del de seda verde que había llevado a la fiesta. Además, después de mucho pensar, había decidido que quería estar atractiva para Lance.

-¿Me dejo el pelo suelto o me lo recojo? - preguntó desesperada.

- Recógetelo, pero déjate algunos mechones sueltos por la cara y el cuello para que no tengas un aspecto demasiado rígido. Ponte también unos pendientes. Ajá, el amante perfecto acaba de bajarse del coche, que es un Audi, por cierto. Tienes toda la razón del mundo: ¡es guapisimo!

-¿Qué lleva puesto?

-Un traje gris azulado. Guau, Angie, ya estoy preparándome para recibirlo como es debido.

-Aparta esas manos, Vanessa. Este hombre es mío. Vanessa soltó una carcajada.

-¿Crees sinceramente que se va a fijar en mí estando tú a mi lado? Voy a buscarte los pendientes y el resto de cosas que te he prometido. Tú vete recogiéndote el pelo. Y cuando llegue el amante ideal, tarda por lo menos cinco minutos en salir.

-Deja de llamarlo así -gruñó Angie-. Se llama Lance. -De acuerdo. ¿Lance qué más? -Sterling.

Vanessa se fue a su habitación y salió al momento con unos pendientes largos de ámbar y oro.

Angie sacudió la cabeza al verlos.

-No, Vanessa. Son demasiado para mí, si no te importa, prefiero llevar estas bolitas de oro.

-No me importa, pero recuerda qué pendientes llevabas anoche cuando conseguiste cautivar su atención.

Angie declinó su oferta diciéndole que la noche anterior Lance también había llegado a pensar que era una mujer dispuesta a todo y que quizá los pendientes habían contribuido a causar esa impresión.

-Quizá, pero aquello era una fiesta, y ahora es de día, sería diferente. O Dios, ya está llamando al timbre.

Vanessa se dirigió hacia la puerta y Angie se metió en el baño. Mientras se recogía el pelo las manos le temblaban de tal manera que el estilo que Vanessa le había sugerido le salió al final de forma fortuita. Aun así, estaba sorprenden teniente satisfecha del resultado. Tenía un aspecto clásico, pero desenfadado al mismo tiempo, frío y a la vez sutilmente sensual.

Era como una especie de Grace Kelly con el pelo castaño.

Después de intentar tranquilizarse haciendo una serie de respiraciones, Angie reunió al final la valentía suficiente para abandonar el refugio del baño y enfrentarse a su destino.

Lance

estaba

tan

maravilloso

como

Vanessa

había

dicho;

su encanto, casi

deslumbrante, parecía fuera de lugar en aquella habitación pequeña y decorada con muebles baratos.

Cuando entró Angie, estaba semiapoyado en la ventana, con la chaqueta del traje desabrochada y las manos en los bolsillos del pantalón.

Los rayos del sol que entraban por la ventana convertían su pelo en hebras de oro y hacían brillar la seda de su traje. Llevaba una camisa de color azul más clara, y la corbata y el pañuelo eran una mezcla de azules, amarillos y verdes con un curioso diseño.

La última vez que Angie había visto a Lance formalmente vestido había sido el día de su boda, que no era lo mismo que encontrárselo en su propio salón a las once de la mañana. Decepcionada, Angie comprendió que podría haberse comprado diez vestidos como el que llevaba con el dinero que le había costado a Lance aquel traje.

Hasta entonces, jamás se había preocupado por el dinero que pudiera tener Lance. Pero tampoco había albergado nunca el tipo de esperanzas que desde la noche anterior había empezado a alimentar sobre él. En ese momento, veía su condición de multimillonario como una barrera más en su relación que impedía que pudieran llegar a ser nada más que simples amantes. Las chicas como Angie Brown no se casaban con hombres como Lance Sterling. Como mucho, podían llegar a ser amigos.

O amantes ...

Angie se dio cuenta de que estaba mirando a Lance con el ceño fruncido, que éste a su vez la estaba mirando con el mismo gesto y que Vanessa los observaba a los dos con extrañeza. De modo que, intentando ubicar sus sueños en el rincón en el que siempre deberían haber estado, se esforzó por esbozar una sonrisa.

-Eres muy puntual -comentó.

-Y tú muy hermosa -le contestó Lance con voz sedosa, provocando que de los labios de Vanessa escapara un pequeño suspiro.

Angie miró a su amiga y se inclinó después a recoger el bolso de mano que había dejado preparado en la mesita del café. Era de color crema, aunque no del mismo tono que los zapatos; en realidad, jamás le había importado, pero en ese momento sí la afectaba, y mucho. De la misma forma que la afectaba no llevar un sujetador nuevo o que sus pendientes fueran de plata bañada en oro y no de oro real. Maldita fuera, ¡lo que estaba deseando era ser rica!

-¿Nos vamos? -le sugirió a Lance secamente.

-Encantado de conocerte, Vanessa -se despidió Lance mientras le tendía educamente la mano.

Vanessa se la estrechó.

-Lo mismo digo. Por cierto, ¿dónde vais a pasar el día? -preguntó, antes de que Lance tuviera tiempo de conducir a Angie hasta la puerta.

Angie se descubrió a si misma intentando apartarse del brazo posesivo de Lance y mirándolo a los ojos.

-Sí, ¿dónde varios a pasar el día? -preguntó, sorprendida por lo tranquila y natural que sonaba su voz.

Vanessa tenía razón. Durante los años que llevaba viviendo en Sydney, había desarrollado una capacidad asombrosa para controlar su imagen y, aunque era la mejor forma de disimular sus sentimientos, no estaba muy segura de que le gustara. ¿Dónde estaba la joven sincera y sencilla que siempre había sido? ¿Realmente quería ser tan rica como Lance? La antigua Angie jamás se habría sentido inferior a alguien porque sus zapatos no fueran exactamente del mismo color que su bolso.

-He pensado que podríamos ir de compras -dijo Lance, curvando sus labios sensuales y perfectos en una sonrisa-. Te había prometido comprarte otro vestido, ¿recuerdas? Después iremos a algún sitio a almorzar.

-¿Entonces Angie volverá para la hora del té? -insistió Vanessa con una sonrisa

extremadamente maliciosa-. Hoy me toca cocinar a mí, y necesito saber si tengo que

preparar cena para una, para dos

...

o para tres.

-Yo no esperaría a Angie a la hora del té -le contestó con una suave sonrisa y un brillo de diversión en la mirada que demostraba que comprendía exactamente las intenciones de Vanessa-. Realmente, no la esperaría hasta muy tarde. Tengo planes para esta noche. Tú no tenías nada previsto, ¿verdad Angie? -la miró directamente a ella.

-No -fue todo lo que pudo decir. ¡Dios!, se lamentó, ¿por qué habría estado de acuerdo en que Lance fuera a recogerla tan pronto? El día que la esperaba iba a ser una verdadera tortura. Ni siquiera estaba segura de que pudiera llegar a disfrutar de la noche cuando llegara, posiblemente estaría demasiado nerviosa después de haber pasado todo el día a su lado.

-Excelente -contestó Lance-. Adiós, Vanessa. -¿Adiós? Eso suena como si no fuéramos a vernos nunca más -Angie se sobresaltó al advertir la indirecta que encerraban sus palabras. -¿Si? -repuso él, arrastrando las palabras-. Entonces te diré au revoir, porque estoy seguro de que volveremos a vernos. -Eso espero -musitó Vanessa y, sin que Lance la viera, Angie la miró con los ojos abiertos como platos. La respuesta de Vanessa fue una falsa sonrisa-. Bueno, marchaos ya. Y no te olvides de lo que te he dicho de la bebida, Angie. -No lo olvidaré -contestó Angie, agarrando a Lance del brazo y sacándolo del piso antes de que su compañera pudiera decir una sola palabra más. En cuanto cerró la puerta, Lance soltó una carcajada. -¿Qué te parece tan divertido? -le preguntó Angie. -Tú amiga. Cualquier diría que eres Caperucita Roja y estás a punto de aventurarte en el bosque del lobo. ¿Qué diablos le has contado de mí? -Sólo la verdad. -Tu versión de la verdad tiene muy poco que ver con la realidad, Angie. Pero no es

culpa tuya. Bud ha estado alimentando la imagen que tienes sobre mí desde hace años. Ya se lo dije ayer por la noche. También le dije que eso tenía que terminar.

Angie se quedó de una pieza. -No le dirías que hoy íbamos a salir juntos, ¿verdad?

-No, pero reconozco que me entraron ganas de hacerlo. La única razón por la que no se lo dije fue que te lo habla prometido. Y como sabía que era capaz de llegar a decirle algo de lo que después podría arrepentirme, decidí pasar la noche en un hotel.

Las imágenes de Lance acostado con la rubia con la que había estado hablando volvieron a la mente de Angie, y aunque intentaba apartarlas, se negaban a desaparecer de su cabeza. Al igual que la sospecha de que la razón por la que Lance había ido a dormir a un hotel no tenía nada que ver con una posible discusión con Bud y sí mucho con el estado de frustración que ella misma le había provocado.

Angie continuó bajando las escaleras en silencio, odiando sus dudas y aferrándose al mismo tiempo a ellas con desesperación.

-Vas muy callada -le dijo Lance con un suspiro-. ¿Qué te pasa Angie? ¿Qué he hecho ahora?

Angie se detuvo al final de la escalera y se volvió hacia él. -¡Júrame que no te has acostado con esa rubia! -le pidió con voz rota-. ¡Júramelo!

Angie retrocedió ante la furia que apareció en los ojos de Lance. Al oír que un grupo de gente estaba bajando las escaleras, Lance la agarró del brazo, la sacó precipitadamente del edificio y la hizo meterse en el coche.

En cuanto estuvo tras el volante, se volvió hacia ella con el rostro lleno de amargura.

-¿Y si lo juro? -la desafió-. ¿Qué demostraría con eso? Si fuera la clase de persona que piensas, no tendría ningún inconveniente en mentir. Pero si eso te hace sentirte mejor, lo juro. Anoche no me acosté ni con esa rubia ni con ninguna otra mujer. Y para cubrir todas las contingencias, juro también que no besé a nadie, ni tuve ningún tipo de relación sexual, ni ...

-¡Basta! -gimió Angie-. Te creo. -¿Sí? Estupendo -contestó Lance con sarcasmo.

-Por favor Lance, lo siento. De verdad que lo siento. Te creo, ¡en serio! Pero es que les gustas tanto a las mujeres que cuando te vi hablando con esa rubia me puse celosa y ...

-Y yo todavía tengo que cargar con mi vieja fama de Superestudiante -terminó Lance por ella-. Te aseguro que si pudiera retroceder en el tiempo me iría a estudiar a un maldito monasterio y no pasaría siquiera por la universidad. No tengo excusas para justificar mi comportamiento durante aquellos años, excepto que era un joven loco y estúpido con más hormonas que sensatez.

Se interrumpió para tomar aire.

-Pero he cambiado, Angie. he dejado de aprovecharme de mi estúpido talento para atraer al sexo opuesto. Cuando salí de la universidad tuve algunas novias, pero no volví a tener aventuras de una noche. Durante el año anterior a mi boda, Helen fue mi única compañera de cama.

-¿Y durante el matrimonio, Lance? ¿Le has sido fiel durante el matrimonio?

-Mentiría si dijera que sí, pero fue ella la que me llevó a esa situación. Dejó de acostarse conmigo hace un año. Yo quería que tuviéramos hijos, pero ella se negaba. Demonios, yo quería tener hijos desde el mismo día que nos casamos. Helen me dijo que esperáramos dos años y después extendió el plazo hasta tres. Al final, decidió que no queria tener hijos. No puedes imaginarte cómo me enfadé. Después de aquella discusión, ella no confiaba en que yo tomara las medidas necesarias para evitar un embarazo y me pidió que dejáramos de dormir juntos hasta que yo hubiera entrado en razón.

-¿Y por qué no tomaba ella la píldora? Lance soltó una fría carcajada.

-Me dijo que le disminuía la libido y que le hacía engordar. Y yo la creí como un estúpido. Pero el problema de la píldora es que sólo protege del embarazo y, cuando alguien está dispuesto a ser salvajemente promiscuo, también es necesario protegerse de otros riesgos.

-¿Empezó entonces Helen a tener aventuras?

-Había empezado a tener aventuras poco tiempo después de que nos casáramos. El detective privado que contraté para investigarla hace un par de meses me mostró las horas y los días de varias reservas de hotel y había algunas fechadas hace cuatro años. Helen tuvo la falta de delicadeza de pagar las cuentas de los hoteles con una tarjeta de crédito que yo mismo le había dado. A veces, cuando yo tenía que viajar por algún asunto de negocios, echaba al personal de la casa y se llevaba allí a su último amante. Por supuesto, hacían el amor en nuestra cama de matrimonio.

Angie era incapaz de articular palabra, se limitaba a mirarlo sin pestañear. -Cuando le enseñé el informe del detective, a principios de esta semana, admitió que jamás me había amado, pero que pensaba que podría llegar a convertirla en una rica divorciada. En ese momento me fui de casa. Si me hubiera quedado, habría sido capaz de matarla. Mientras yo estaba fuera, Helen hizo las maletas y se marchó. -Dios mío Lance, es terrible. Cuesta creer que alguien pueda comportarse así. -Si no me crees, puedo enseñarte el informe --contestó Lance secamente. -No es que no te crea, por supuesto que te creo. Simplemente, no puedo entender que

una mujer se case con un hombre al que no ama, o que una mujer que está casada con un hombre desee a otro.

Entonces

fue

Lance el que se quedó mirándola

acariciaba suavemente las mejillas.

fijamente a

los ojos

mientras le

-Eres un encanto, mi dulce Angie. Si todas las personas fueran como tú. O si al menos ... -se interrumpió de pronto y frunció el ceño, mientras parecía adentrarse en sus propios pensamientos.

-¿Lance? --le preguntó Angie suavemente. Lance salió bruscamente de su ensueño y le sonrió.

Fue una sonrisa tan triste que a Angie le desgarró el corazón. Era posible que la gente pensara que Lance lo había tenido todo en la vida, pero en realidad no había tenido nada que mereciera realmente la pena, como el amor de una familia o la lealtad. Angie sabía desde hacía tiempo que sus padres apenas le habían dedicado tiempo y Lance no tenía ni hermanas ni hermanos. La joven sospechaba que su madre no había querido tener más hijos después de que hubiera nacido de él. El día de la boda había tenido oportunidad de conocerla y le habían impresionado tanto su frialdad como su esnobismo.

Su esposa tampoco lo había querido. Por lo que Lance había contado, lo único que le importaba realmente de él era su condición de hijo y heredero de Sterling.

Angie abrió la boca para decirle que ella sí lo amaba cuando algo se lo impidió. Confesar que lo había amado casi ciegamente durante tanto tiempo le daría a Lance un inmenso poder sobre ella y, por mucho que Angie admirara a Lance, tenía que reconocer que nunca había sido una persona que se caracterizara por su intachable moralidad.

-Dejemos de hablar de Helen -le sugirió-. No hablemos de cosas serias. Hoy es un día para divertirnos.

Lance le brindó entonces otra sonrisa mucho más parecida a las que Angie recordaba. Sus ojos brillaron con fuerza y en la mejilla derecha le apareció el hoyuelo que siempre había fascinado a la joven.

-¡Es la mejor sugerencia que me han hecho en todo el año!

Lance condujo hasta el puente y desde allí se dirigió al Prince Hotel, una de los nuevos establecimientos que habían abierto en Sydney. Angie reconoció el lugar porque lo había visto en un anuncio de televisión recientemente. Lo describían como un lugar que había sabido recuperar el encanto y la gracia del pasado y tenía fama de ser escandalosamente caro. Sólo acudía a él gente rica y famosa, y el hotel presumía de poder ofrecerles privacidad y discreción.

-Eh ...

¿para qué hemos venido aquí? -preguntó Angie vacilante-. ¿Vamos a almorzar

aquí? -No, nos vamos a quedar aquí.

-¿Desde cuándo se te ha ocurrido eso?

-Desde que he llamado esta mañana para reservar la habitación. Está a poca distancia de la zona comercial y del teatro, y además se puede ir andando hasta el muelle. Es la base ideal para todas las actividades que tenemos previstas para hoy.

¿Actividades?

Angie lo había oído nombrar de muchas formas, pero jamás así. Contuvo a tiempo una risa que amenazaba con escapar de sus labios y le dirigió a Lance una mirada que esperaba fuera indescrifable. Y debió tener éxito porque él la miró con el ceño fruncido, con expresión de no saber lo que estaba pensando y de tener a la vez unas ganas enormes de adivinarlo.

-Creía que habías dicho que querías divertirte -susurró Lance-. En ese caso, ¿crees que serías capaz por lo menos de sonreírme?

Angie le sonrió y cuando Lance le devolvió la sonrisa sintió que la atravesaba una ráfaga de amor por él.

-Así está mejor -dijo Lance satisfecho-. Vamos, entremos al hotel. El portero quiere aparcar el coche.

Angie era todo ojos mientras salían del coche y Lance le daba instrucciones al botones pomposamente uniformado que se hizo cargo de su bolsa de viaje.

-¿Has estado alguna vez aquí? -le preguntó a Lance en un susurro. -No, nunca, ¿pero por qué hablas tan bajo?

-Este es un lugar para hablar en voz baja --susurró mientras miraba a su alrededor fascinada por las paredes de madera, las alfombras rojas y las estatuas de bronce. Personalmente la decoración le parecía un poco excesiva y, aunque era consciente de que habría mucha gente a la que le gustaría, le extrañaba que fuera del agrado de Lance-.

Eh ...

¿por qué has elegido este lugar?

-Porque es el único hotel de Sydney en el que la suite nupcial no estaba reservada esta noche.

Angie se detuvo inmediatamente. Los nervios acababan de apoderarse de nuevo de su estómago.

-¿La suite nupcial?

-Exacto -respondió Lance con una voz tan suave y acariciadora como sus ojos-. La primera noche que vamos a pasar juntos requiere algo especial, algo que refleje lo que pienso de ti y lo que tú significas para mí.

A Angie se le hizo un nudo en la garganta y los ojos se le llenaron de lágrimas, pero supo contenerlas a tiempo.

-Es un gesto muy amable, Lance. Lance soltó una carcajada en la que no faltó una gota de cinismo.

-No es un gesto ni amable ni dulce en absoluto. No estoy preparado para ser una persona dulce. Soy egoísta, arrogante e incluso a veces cruel. Lo único que he hecho ha sido poner todos los medios para asegurarme de que no olvides esta noche. Y tampoco a mí. Si hasta ahora pensabas que por mi culpa no habías sido capaz de tener relaciones con ningún otro hombre, créeme, a partir de mañana no vas a querer saber nada de ningún otro hombre durante el resto de tu vida. Ahora, siéntate en esa butaca -la ordenó con una sonrisa tan despiadada como devastadora-. Voy a ver si está todo controlado. Después, nos iremos de compras.

Capítulo 9

SI, también nos llevaremos ése -dijo Lance desde la silla en la que estaba sentado mientras observaba a Angie y saboreaba el café que la dependienta le había ofrecido.

Estaban en una de las mejores boutiques de Sydney, situada en Centrepoint Building y, naturalmente, a Lance le habían brindado un tratamiento de primera desde que había entrado seguido de Angie.

Angie frunció el ceño. El vestido que se estaba probando costaba una fortuna, mucho más que el de terciopelo negro que ya había decidido comprarle Lance. A Angie no la preocupaba que le comprara el de terciopelo porque no era excesivamente caro y, al fin y al cabo, había sido él el que le había destrozado el vestido de seda verde. Cuando Lance le había sugerido que se probara un conjunto de brocado dorado que estaba expuesto en el escaparate, había aceptado pensando que quería que tuviera más oportunidades entre las que elegir.

En realidad, a ella le gustaba más el segundo traje. La falda y la chaqueta le sentaban como un guante. A Angie le había encantado hasta que en el probador se había fijado en el precio.

Sin dejar de fruncir el ceño, se acercó a donde estaba Lance y le susurró al oído:

-Lance ...

este traje es carísimo. No puedo permitir que me lo compres.

Lance dejó la taza en el plato suspirando con paciencia.

-Claro que puedes -repuso con firmeza, pero sin levantar la voz-. Puedes hacer lo que quieras, Angie; de hecho, tienes que hacer lo que quieras. Hoy estás viviendo como si fueras mi mujer, y yo soy un hombre rico. Sé indulgente conmigo, querida. Déjame mimarte un poco. Vestirte me produce casi tanto placer como el que me va a producir desnudarte esta noche -el último comentario lo hizo dirigiendo una mirada nada discreta al valle que se escondía entre sus senos.

Angie se sonrojó violentamente.

-No ...

no deberías decirme esas cosas -le dijo, estremeciéndose por las imágenes que

aquellas palabras habían evocado en su mente. Sentía en su interior un fuego que se extendía rápidamente por sus venas. El deseo se apoderó de ella a una velocidad extraordinaria.

Lance le dirigió una sonrisa triunfante.

-Quizá no -contestó arrastrando las palabras-. Pero simplemente no he podido resistirlo. Nunca había estado con una mujer que reaccionara como lo has hecho tú. Es encantador. Tú eres encantadora, mi dulce Angie. En todos los sentidos.

-Yo ...

te pedí que no me llamaras así -le dijo, intentando imprimir un tono severo a sus

palabras, pero fallando miserablemente.

-¿Pero por qué, si te sienta tan bien? -sonrió y Angie no pudo evitar brindarle otra sonrisa.

-Eres un hombre terrible, Lance Sterling. -Bueno, no se puede tener todo. La riqueza y la bondad no suelen ir juntas.

Algo de lo que Angie ya se había dado cuenta. La joven se preguntó si estaría preparando el terreno para convertirla en su amante. Quizá estuviera intentando corromperla invitándola a utilizar cosas a las que ella jamás tendría acceso pero que él podría proporcionarle si estaba dispuesta a continuar ofreciéndole lo que le iba a entregar aquella noche.

-No voy a ser tu amante, Lance -le advirtió. Lance pareció desconcertado. - ¿Crees que es eso lo que estoy intentando?

-¿Estoy equivocada? -Sí, estás equivocada -contestó, sin dar ninguna explicación. La sorpresa de Angie se transformó inmediatamente en incredulidad. -¿Entonces a qué viene todo esto?

-Estamos divirtiéndonos -esbozó una cautivadora, pero enigmática sonrisa-, que es lo que querías que hiciéramos hoy.

-Divirtiéndonos -repitió Angie. Y de pronto cayó en la cuenta de lo que le quería decir. Por supuesto, ¡qué tonta había sido! A Lance no se le había ocurrido nada tan serio como convertirla en su amante.

Aquella noche iba a ser una noche única, pero iba a disfrazarla de otra cosa. Cuando había dicho que a partir de entonces no querría estar con ningún otro hombre, se refería a eso. Aquella declaración era una muestra de su arrogancia, no encerraba ninguna promesa sobre el futuro. Lo único que pretendía decir era que jamás olvidaría aquella noche.

Pero aun así, Angie estaba deseando que llegara aquel momento. Al mirar a Lance, sentía deseos de suplicarle que terminara con todas aquellas tonterías y que fueran a la suite nupcial inmediatamente. No quería perder ni un segundo más jugando a disfrazarse como una muñeca Barbie o en comidas estúpidas de las que ni siquiera podía disfrutar.

-¿Y qué pasaría si te dijera que a mi esto no me parece demasiado divertido? ¿Si te

dijera que yo preferiría

que preferiría

que quiero que tú

?

-no fue capaz de

... confesar lo que realmente deseaba, pero debió dárselo a entender con sus mejillas

...

...

sonrojadas y sus ojos relucientes. Lance se quedó mirándola fijamente por encima del borde de la taza,

manteniéndola cautiva de sus ojos y emocionándola con la repentina pasión que en ellos se adivinaba. Era como si su fracasada confesión hubiera servido para eliminar la fachada bajo la que Lance había estado escondiéndose durante todo el día y de pronto le estuviera permitiendo ver cuánto deseaba hacer el amor con ella.

-Lance -susurró con voz sedosa, centrando en él toda su atención.

olvidándose de todo lo que los

rodeaba y

-Sí, lo sé -dejó la taza en la mesa y, con evidente esfuerzo, apartó los ojos de Angie y se levantó-. Las señora se va a llevar el traje puesto -le dijo a la dependienta con una voz repentinamente autoritaria- .-No se va a cambiar de ropa, así que guárdele el traje naranja con el negro. Aquí tiene mi tarjeta de crédito.

Cuando se volvió de nuevo hacia la joven, ésta estaba temblando. Se había apoderado de ella una mezcla de nervios y excitación que la hacia desear de una forma casi enfermiza que llegara cuanto antes el momento. Había algo increíblemente

emocionante en aquella espera de algo totalmente desconocido aterrador.

...

y también algo

Le dirigió a Lance una mirada cargada de angustia. Él la agarró del brazo y la condujo fuera de la tienda.

Cinco minutos después, estaban metidos en un taxi, recorriendo él corto trayecto qué los separaba del hotel.

Lance no dijo ni una sola palabra ni durante el viaje ni mientras subían a la suite nupcial y Angie le agradecía infinitamente aquél silencio, consciente de qué sería incapaz dé mantener una conversación sensata.

Las puertas del ascensor sé abrieron y sé encontraron frente a una enorme puerta dé madera en la qué Lance insertó la llave. Por primera vez a Angie sé le ocurrió pensar en el aspecto qué tendría la suite nupcial. No sabia muy bien lo que debía esperar después dé haber visto la decoración del piso dé abajo, pero desde luego no era lo qué se encontró cuando Lancé empujó la puerta y la acompañó al interior.

Toda la habitación estaba decorada en tonos claros y dorados. Las paredes y los muebles eran blancos, la alfombra y las cortinas dé color crema y las lámparas y los cojines dorados. El cristal también jugaba un papel importante en la decoración: los tableros de las mesas eran de cristal y en una de las paredes había unos ventanales enormes con vistas al puerto y sus alrededores.

-¡Oh! -exclamó Angie, dejando a un lado todos sus deseos-. ¡Qué habitación tan bonita!

Pero era mucho más qué una habitación bonita. Era elegante, espaciosa y romántica. Angie sé adentró en la zona del dormitorio, que resultó ser también un sueño. Miró sorprendida la enorme cama con dosel, la colcha de satén y la multitud de cojines de encajé qué la cubrían. Era una verdadera cama para tina novia en su noche dé bodas.

-¿Te gusta? -le preguntó Lancé, acercándose a ella y apoyando la mano en sus

hombros.

-Es

maravillosa -acertó a decir con un hilo de voz. Dios mío, se lamentó, no estaba

... preparada para una cosa así. Había llegado a creer que lo estaba, pero no era cierto. Estaba literalmente petrificada, sé sentía como una estatua.

-Intenta relajarte -le sugirió Lance suavemente e inclinó la cabeza para darle un beso en él cuello.

Angie sé tensó todavía más. -Necesito ir al baño -susurró.

Lancé apartó los labios de su cuello y la joven prácticamente voló hasta él baño, cerrando la puerta tras ella.

Durante unos segundos, permaneció apoyada contra la puerta con los ojos cerrados y el corazón latiéndole a toda velocidad. Cuando al final abrió los ojos, descubrió qué estaba en el baño más grande que había visto en su vida. Y él más lujoso.

Al ver los grifos de oro en forma de cupido en los que el agua salía a través de las flechas, sacudió la cabeza. Aquello era sorprendente; aparte dé los lavabos, la ducha, la

bañera

había todo tipo dé complementos: secadores, cepillos dé dientes y cualquier

... artículo de tocador imaginable. Al lado dé uno dé los lavabos había un teléfono. Tanto

las toallas como los albornoces tenían pequeños cupidos bordados en las esquinas.

Aquella no era una suite nupcial para una pareja cualquiera. Era una suite nupcial para multimillonarios. Una noche allí debía dé costar una fortuna.

Un nuevo ataque de nervios la obligó a permanecer durante unos minutos más en él baño y, cuando por fin salió, se sorprendió al ver a Lancé sirviendo dos copas de champán. Encima de una mesa lateral había una bonita hielera y una fuente enorme con todo tipo dé frutas, quesos y aperitivos. Angie estaba segura dé qué cuando había llegado no había nada de eso allí.

¿O seria que ella no lo había visto? ¿Habría entrado tan ciega de pasión qué sé había olvidado de cualquier detalle? Era bastante posible. Pero a medida que había ido pasando el tiempo, los nervios y el miedo a quedar como una estúpida habían ido aplacando la pasión.

Lance había estado con mujeres muy hermosas e, indudablemente, mucho más experimentadas que ella. Su esposa era una mujer absolutamente maravillosa, una auténtica Elizabeth Taylor: pelo negro, piel cremosa y ojos violeta. El hecho de que hubiera hecho fracasar su matrimonio no decía nada en contra de su capacidad para complacer a un hombre en la cama. Lance no se habría casado con ella, si no hubiera estado satisfecho en ese aspecto.

-Todo esto lo han traído mientras estabas en el baño -le contentó Lance mientras le tendía una de las copas-. Es un obsequio del hotel.

-Oh

-Angie suspiró aliviada al enterarse de que no estaba tan perdidamente

apasionada como para olvidarse de algo tan evidente. Recordó entonces que Vanessa le había recomendado que tomara un par de copas de champán antes del gran

acontecimiento y se adelantó para tomar la copa que Lance le ofrecía. Éste sonrió y se dispuso a hacer un brindis:

-Por mi hermosa novia. Al oírlo, Angie volvió a encogerse por dentro.

-No -susurró, bajando la mirada para impedir que Lance viera las lágrimas que empañaban sus ojos.

-¿No qué? -le preguntó con un deje de asombro en la voz.

-No te burles de mí

...

de esto

...

Lance

soltó

un

juramento y

la joven alzó la mirada para encontrarse con su

tormentosa expresión.

-¿Crees que sería capaz de hacer una cosa así? No hay nada de lo que burlarse en este momento. Lo único que siento es arrepentimiento por haber esperado tanto tiempo. Debería haber hecho esto hace años -musitó, pasándole la mano por el cuello y acariciándoselo con delicadeza.

Deslizó la mirada desde sus ojos hasta su trémula boca y descendió después hasta sus senos, que subían y bajaban al ritmo de su respiración.

-Dios

mío

-continuó

diciendo

mientras

le

quitaba

a

Angie

su

copa-,

eres

increíblemente hermosa. No te merezco. Pero en este momento eso ya es algo irrelevante. Ahora, bebamos, Angie -dio un sorbo a su copa y después la llevó hasta los labios de la joven.

Esperó a que abriera los labios y, cuando lo hizo, introdujo un poco de champán en su boca. La observó con los ojos entrecerrados mientras tragaba y sacaba la punta de la lengua para atrapar una gota que reposaba todavía en sus labios.

-Bebe más --la ordenó con voz ronca, y presionó la copa de nuevo contra sus labios. El cristal tintineó al rozar los dientes de Angie, que alzó las manos para rodear las de Lance y ayudarlo a introducir el burbujeante líquido en su boca.

Angie jamás había experimentado nada tan sensual como el contacto del champán en sus labios y en su garganta. Después del primer trago, Lance volvió a llenar su boca, acción que repitió hasta que las dos copas estuvieron vacías y Angie empezó a sentir un ligero mareo. El champán había ido cayendo en su estómago vacío a una velocidad poco recomendable y había empezado a circular rápidamente por sus venas. Antes de que tuviera dificultades para sostenerse en pie, Lance la levantó en brazos.

-Mi héroe -susurró Angie y se estremeció.

Lance no dijo una sola palabra; se limitó a llevarla hasta el dormitorio y dejarla sobre aquella colcha blanca como la nieve. Angie cerró los ojos cuando se sentó a su lado y empezó a desnudarla. La cabeza, y también la habitación, le daban vueltas, pero no se encontraba mal. De hecho, se encontraba magníficamente y muy, pero que muy dispuesta a colaborar.

Cuando Lance le dijo que se sentara, se sentó. Cuando le pidió que levantara el trasero, lo levantó. Cuando le dijo que volviera a tumbarse, volvió a tumbarse encantada.

Cuando ya sólo llevaba encima el sujetador y las bragas y Lance parecía haberla abandonado, Angie abrió los ojos. Al parecer, lo único que le había hecho detenerse a Lance era que había empezado a quitarse su propia ropa. Ya se había librado de la chaqueta y la corbata y la camisa estaba desabrochada.

-¿Te encuentras bien? --le preguntó Lance al ver que había abierto los ojos. -No estoy segura -admitió, consciente de que la habitación todavía seguía dando vueltas.

-Te encontrarás mejor dentro de un minuto o dos. Has bebido el champán demasiado rápidamente.

-Has sido tú el que me ha hecho beberlo rápidamente -lo acusó.

- Tienes razón, Angie. Y también te he hecho llegar muy rápidamente hasta aquí esbozó una irónica sonrisa Y se quitó la camisa proporcionándole a la joven una vista completa del pecho que años atrás la había fascinado.

A Angie se le secó la boca al contemplar aquellas formas y músculos perfectos. El solo hecho de pensar que al cabo de unos minutos iba a poder deslizar las manos por aquel cuerpo maravilloso la hizo estremecerse. Los pezones se irguieron de excitación, despuntando bajo el satén que los encerrraba.

Lance, que advirtió inmediatamente aquel pequeño cambio, se sentó en la cama y se apoderó de uno de los pezones, tomándolo con el dedo pulgar y el índice. Angie abrió los ojos como platos cuando empezó a moverle el pezón de izquierda a derecha. Si el pezón hubiera estado desnudo, quizá hasta le hubiera dolido, pero con el suave satén que lo cubría, aquella caricia se convertía en una exquisita sensación. Cuando Lance lo apretó delicadamente, Angie descubrió el placer que le causaba con un gemido cargado de sensualidad.

Lance deslizó la mano derecha hasta el otro pezón, mientras continuaba acariciándole el izquierdo con la otra. Angie empezaba a tener problemas para respirar con normalidad ante aquellas delicias. Cuando Lance deslizó los pulgares bajo el sujetador para frotarlos pezones, se arqueó contra él con los labios entreabiertos.

Él se inclinó para cubrir sus labios y deslizó entre ellos la lengua, sorprendiéndola con la urgencia de sus caricias. Hasta entonces, parecía estar dominando perfectamente la situación, pero a partir de ese momento, desapareció su capacidad de control.

La respuesta de Angie no fue menos apasionada. Le rodeó el cuello con los brazos, manteniendo los labios unidos a los de Lance y saboreó su lengua con ardor. Lance continuó aquel diálogo de sus cuerpos levantándole bruscamente el sujetador sin dejar de besarla para disfrutar de la suavidad de sus senos desnudos. Angie no quería que tuviera más delicadezas con ella. Lo deseaba salvajemente y así quería ver satisfecho su deseo.

Cuando Lance separó su boca de la suya, Angie gimió decepcionada. Pero su desilusión no duró mucho tiempo. Lance trazó un camino de besos desde su cuello hasta los senos henchidos, donde acarició los ya anhelantes pezones con la punta de la lengua antes de abandonarlos para seguir su ruta por el resto del cuerpo.

Con la boca, dibujaba un sendero febrilmente tentador mientras iba haciéndole desprenderse de las bragas, un sendero que desvió deliberadamente del ardiente secreto que Angie escondía entre sus muslos.

Pero a pesar de aquel desvío momentáneo, Angie sabía lo que la esperaba. El recuerdo de lo que había ocurrido la noche anterior en el coche, se convirtió en una tensión casi insoportable. Un calor salvaje corría por sus venas al recordar lo que había sentido cuando Lance habla posado los labios en aquel rincón. Jamás olvidaría el placer que se había extendido hasta el último milímetro de su cuerpo mientras Lance la acariciaba con la lengua. Deseaba desesperadamente que se repitiera aquella sensación electrizante, aquella exquisita tortura.

Lance le quitó completamente las bragas y se dispuso a acariciarle las piernas, pero aquella vez sólo con las manos. Cuando empezó, Angie sintió una ligera decepción, ella deseaba su boca, pero en el momento en el que Lance alcanzó la sedosa piel del interior de sus muslos, el corazón le estaba latiendo ya a una velocidad incontrolable. Con una precisión devastadora, Lance exploró aquel valle misterioso, excitándola y atormentándola hasta que Angie empezó a separar las piernas suplicando que siguiera, anhelando mucho más.

Cuando Lance alcanzó la entrada a aquella estancia todavía sellada, Angie apretó instintivamente las nalgas. Inmediatamente después, se arqueó ligeramente para aumentar la presión de su cuerpo contra los dedos de Lance e invitarlo a penetrarla más profundamente. Lance la complació sin demora y ella lo aceptó ávidamente, sin vacilar, sin sentir ninguna incomodidad o temor.

Si el día anterior sus músculos se habían negado a sus incursiones, aquella noche se abrían suavemente a aquella mucho menos dolorosa y amenazadora penetración. De hecho, todavía no tenía suficiente.

Inesperadamente, Lance unió la boca a sus manos para acariciar con la lengua la minúscula cumbre de sus deseo. Acuciada por unas oleadas de placer casi salvaje, Angie gritó, mientras movía desesperadamente la cabeza de un lado a otro de la almohada.

Aquella era la experiencia más intensa, más increíble que había sentido en su vida, pero había terminado demasiado rápido. Cuando Lance apartó sus manos y su boca,

se sintió presa de una mezcla ambivalente de sentimientos. Aunque el orgasmo había sido glorioso, no era realmente lo que deseaba. Ella quería fundirse con él, sentirlo dentro de ella, alcanzar el clímax a su lado.

Cuando Lance se levantó, el deseo de ser una con él todavía era increíblemente fuerte. Sentía un vacío en su alma y en su cuerpo que sólo él podía llenar.

-¡No me dejes! -le gritó.

Lance volvió a

su

lado para

besar su

temblorosa boca y

se apoyó contra

la

almohada. -Mi dulce Angie -musitó-. No voy a dejarte. Sólo quiero terminar de desnudarme.

-Oh ...

bueno, está bien, pero no te vayas muy lejos.

-No voy a irme a ninguna parte. Mientras me esperas -añadió con una sonrisa-, ¡elige uno de estos! -sacó unos cuantos paquetitos del bolsillo del pantalón y los dejó sobre el estómago desnudo de Angie-. No sabía cuál podría gustarte más, así que he comprado uno de cada.

Su naturalidad evitó cualquier posible incomodidad por parte de Angie que tomó uno de ellos y leyó en voz alta:

-¿Sabor a fruta de la pasión?

-Parece un sabor bastante apropiado. Además, creo recordar que a ti te gustaba mucho la fruta de la pasión -comentó Lance con una sonrisa traviesa mientras se desabrochaba los pantalones.

Aquella vez Angie sí se sonrojó. Pero no sólo por timidez. Era consciente de que no necesitaba ningún incentivo para hacer cualquier cosa que pudiera complacerlo. No podía esperar ni un segundo más el momento de explorar su cuerpo tal como él había explorado el suyo, de besar cada centímetro de su piel, de hacerle estremecerse de deseo.

Cuando por fin estuvo completamente desnudo, dejando al descubierto su magnífico cuerpo y su intensa excitación con total desinhibición, volvió a su lado, apartó los preservativos que no iba a utilizar y se puso el elegido con una maestría que dejó a Angie desconcertada. Pero antes de que tuviera oportunidad de pensar en nada, Lance se inclinó sobre ella para empezar a acariciarla y besarla hasta hacerla arder de deseo por él.

-Ahora, cierra los ojos, cariño -susurró en su boca-. Quédate tumbada y piensa sólo. En nosotros dos, en que estamos juntos el uno en los brazos del otro. Ambos llevamos mucho tiempo esperando este momento, y tú te mereces lo mejor.

Aquellas palabras tuvieron un efecto casi mágico sobre ella. Su amor por él se elevó hasta llenar su corazón. Alzó los brazos invitándolo a hundirse en ella.

El grito que escapó de sus labios fue de puro júbilo, a pesar del dolor. Cuando Lance vaciló, lo abrazó con fuerza, haciéndole penetrarla cada vez más profundamente.

Permanecieron así unidos, besándose y sintiendo latir sus corazones al unísono durante un largo rato. A continuación, Lance entrelazó los dedos con los de Angie y le levantó los brazos mientras extendía plácidamente su cuerpo sobre el de la joven. Permanecieron así durante algunos segundos. Angie se regocijaba al sentir el cuerpo de Lance tan cerca del suyo.

Cuando Lance comenzó a moverse, la joven alzó las piernas automáticamente para abrazarlo de manera que se hundiera todavía más en ella y también instintivamente comenzó a moverse con él. El ritmo de sus movimientos se transformó en un latido que primero se apoderó de su cabeza y después fue atravesando todo su cuerpo.

El latido fue haciéndose cada vez más fuerte y más rápido. Angie sentía cada vez más calor; su cuerpo estaba cubierto de gotas de sudor. Por un momento, temió abrasarse en aquel fuego si Lance no se detenía. Pero de pronto, algo explotó en lo más profundo de ella y desparecieron todos sus miedos.

Se aferró a él gritando y estremeciéndose por el placer más exquisito que había sentido en toda su vida y continuaron moviéndose hasta que Lance también gritó. Angie lo sintió estremecerse y los ojos se le llenaron de lágrimas. Quizá fueran lágrimas de liberación y alivio, pero a ella le gustaba pensar que eran lágrimas de amor. Porque amaba a Lance de tal manera que en aquel momento le parecía imposible contemplar la vida sin él a su lado.

Las lágrimas desbordaron sus ojos y, al verlas, Lance la acunó contra él y le cubrió el rostro de besos.

-No llores, cariño -le dijo-. Has estado maravillosa. Eres maravillosa. Dios mío, cuánto me gustaría no tener que irme a Melbourne mañana. Me encantaría poder quedarme aquí y poder seguir haciendo el amor contigo.

Capítulo 10

ANGIE se quedó momentáneamente helada en sus brazos antes de suspirar con resignación. Que Lance declarara la naturaleza transitoria de su relación no debería ni sorprenderla ni angustiarla, pues la había conocido desde el principio. Pero era difícil resignarse después de lo que habían compartido. Para Angie había sido una experiencia casi sobrenatural, tan maravillosa que había empezado a albergar otra vez estúpidas esperanzas. ¡Era una romántica incorregible! ¿Es un suspiro de satisfacción, de cansancio o de alguna otra cosa? -le preguntó Lance. Angie sonrió suavemente y le apartó un mechón de pelo de la frente. -¿Tú que crees? -No lo sé. Por eso te lo he preguntado.

Angie se sentía ligeramente nerviosa ante aquella pregunta. Sabía que se arriesgaría a tener una discusión con él si le explicaba cuánto lo amaba y cuánto deseaba ser parte de su vida. Si todo lo que iba a poder compartir con Lance era aquel día, no podía decir o hacer nada que pudiera estropear aquel tiempo tan precioso.

-Supongo que es una mezcla de las tres cosas --le dijo-. Estoy muy cansada y muy satisfecha, pero también un poco desilusionada.

-¿Desilusionada?

-Si. A mí también me gustaría quedarme haciendo el amor contigo eternamente, pero si tienes que volver mañana a Melbourne, no hay nada que hacer. De todas formas, todavía nos queda el resto del día, ¿verdad? ¡Cielos, Lance! Si hubiera sabido que el sexo era algo tan maravilloso, no habría esperado tanto tiempo. Aunque quizá haya sido el hombre con el que lo he hecho el que ha conseguido que fuera tan maravilloso. ¿Sabes que eres un amante increíble?

Lance la estaba mirando con el ceño fruncido y la joven se preguntó si habría dicho algo incorrecto, Lance musitó algo, se levantó bruscamente y se metió en el baño. La desolación se apoderó inmediatamente del vacío que al separarse de su lado dejó no sólo en el cuerpo, sino también en el alma de Angie.

Era evidente que había dicho algo que lo había ofendido, ¿pero qué?

Cuando

Lance

apareció

desnudo

en

el marco de la puerta, Angie lo estaba

esperando sentada en la cama. -¿Qué he hecho? -le preguntó nada más verlo-. ¿Por qué estás enfadado conmigo?

-Me alegro de que me lo preguntes - gruñó Lance, se acercó a la cama y la levantó sin ningún tipo de ceremonia, de la misma forma que podría haber levantado un saco de

patatas-. Vamos a darnos un buen baño juntos, Angie Brown, y mientras, vamos a hablar de unas cuantas cosas.

-¿A hablar?

-Si, a hablar -repuso mientras la metía en el baño-. ¿Tú qué te creías? ¿Que íbamos a probar una nueva forma de hacer el amor? A lo mejor quieres añadir a tu lista de experiencias del día el hacerlo también en la ducha, o en el suelo, o contra el tocador, si lo prefieres. Los espejos pueden añadir una nueva dimensión al sexo. Ah, sí, se me olvidaba, todavía tenemos pendiente la experiencia de la fruta de la pasión ...

-¿Por qué

...

?

-empezó a golpearle la espalda con los puños para que la soltara-.

Tendrás que enterarte de que yo

-pero se interrumpió y soltó un chillido cuando Lance

... la metió de pronto en la bañera, que había llenado de agua y burbujas.

-¿De qué tengo que enterarme? -le preguntó de malhumor, mientras se metía en la bañera, a una distancia prudente de ella, y se cruzaba de brazos.

Angie lo miró enfadada.

-Eres un maldito hipócrita, Lance Sterling -le espetó Angie levantando la barbilla con indignación-. Has disfrutado libremente de todo lo que has querido durante toda tu vida y a mí se me ocurre disfrutar un solo día y me lo echas en cara.

-Es cierto. Porque tú no eres como yo. Tú eres mi dulce Angie, y quiero que sigas siéndolo.

-¡Paparruchas!

-¿Paparruchas?

--Sí, paparruchas -repitió cruzándose de brazos-. No había oído tantas tonterías en toda mi vida. Has hecho todo lo posible para traerme aquí y hacerme perder la virginidad, Lance, y ahora, porque me ha gustado y quiero seguir disfrutando de lo que he descubierto, te pones todo estirado. ¿Qué pasa? ¿De pronto te pesa la conciencia? ¿O quizá temes volver a Melbourne y que otro hombre pueda beneficiarse de tu espléndida iniciación?

-¡No vas a acostarte con ningún otro hombre! ¡Jamás! -¿De verdad? ¿Y se puede saber cómo vas a impedírmelo? -¡Convirtiéndote en mi esposa! Angie se quedó totalmente asombrada, tanto por lo inesperado de aquel anuncio como por el rechazo que le producía aquella idea. -¿Y por qué piensas que voy a considerar siquiera la idea de casarme contigo? -¡Porque todavía me amas!

Pero por supuesto, no mencionó su posible amor por ella, pensó Angie con amargura.

Seguramente porque no la amaba, le susurró aquella exasperante vocecilla interior. La única razón por la que quería casarse con ella era que quería tenerla en su cama. Exclusivamente.

Angie respondió a su arrogancia con una carcajada burlona.

-Debes de estar bromeando. Te repito lo que te dije anoche, Lance, ¿cómo voy a amar a un hombre al que ni siquiera conozco? Hace mucho tiempo estuve enamorada de ti, y todavía sigue funcionando la química entre nosotros. Pero eso no es amor.

-¿Quién ha dicho que no es amor?

-Bueno, aunque realmente pudiera ser una forma de amor, cosa que yo cuestiono, no es un amor que perdure. Y desde luego, no es la mejor forma de amor para fundar un matrimonio.

-¿Esa es tu última respuesta?

¿Lo era? Sintió una oleada de pánico al darse cuenta de lo que estaba haciendo. El hombre al que amaba acababa de pedirle que se casara con él y ella lo había rechazado. Su indecisión se transformó en angustia. ¿Cómo iba a decidirse a pasar la vida con un hombre al que realmente no conocía?

Reuniendo todo el sentido común y el coraje de que fue capaz, contestó:

-Por ahora sí. -¿Y en el futuro?

-Eso depende de ti, Lance. Puedes intentar ganarte mi amor y dejar que llegue a conocerte mejor. Estoy segura de que lo que siento por ti podría llegar a convertirse en amor si le diera una oportunidad.

-Ya veo -contestó Lance con expresión pensativa.

-¿Tú me amas? -le preguntó ella de pronto y contuvo la respiración, esperando la respuesta.

El semblante de Lance se endureció.

-No tengo la costumbre de decirle rechazarme.

a una mujer que la amo cuando ella acaba de

-Pero yo no te he rechazado. Sólo te he dicho que procures ganarte mi amor si realmente me quieres. Tu problema Lance, es que quieres que todo te lo sirvan en bandeja de plata. Alguna vez tendrás que aprender que no todo se consigue tan fácilmente.

-Hoy me ha resultado muy fácil conseguir tenerte aquí. -Lo mismo digo.

Se quedaron mirándose en silencio hasta que una sonrisa curvó los labios de Lance. -¿Sabes? Te has convertido en un hueso algo difícil de roer. -No, Lance, simplemente he crecido.

-Y de una forma que me encanta -repuso Lance fijando la mirada en sus senos, que no estaban del todo cubiertos por las burbujas.

Angie sintió con irritación que sus pezones se erguían. Al momento, Lance acortó la poca distancia que los separaba y le pasó la mano por el cuello para acercar sus bocas.

-¿Qué ...

qué crees que estás haciendo? -le preguntó con voz trémula.

-Lo que tú misma me has dicho. Tratar de conquistar tu amor. -¿Y crees que esta es la forma más indicada?

-Demonios, Angie, en una situación como ésta, un hombre tiene que utilizar los pocos talentos que tenga. Tú misma has dicho que era un amante increíble. Supongo que tengo que creerte, porque mi Angie nunca miente. Es la persona más sincera que conozco.

Continuó acariciándole el cuello y ejerciendo al mismo tiempo una ligera presión para poder alcanzar su boca. Su intento terminó con un beso irritantemente efectivo. Angie echó la cabeza hacia atrás y Lance soltó una carcajada.

-Creo que hoy va a ser un día muy largo, porque estoy viendo que todavía me quedan muchas cosas por conseguir ...

Angie permanecía tumbada en la cama, observando cómo subía y bajaba el pecho de Lance al ritmo de su respiración. Suspiró. La luz que se filtraba a través de las cortinas anunciaba que faltaba ya poco para el amanecer.

-Bueno, Lance -musitó para no despertarlo-. Has ganado. Ahora sé que no puedo correr el riesgo de que te vayas a Melbourne sin mí, no puedo arriesgarme tampoco a que no vuelvas a pedirme nunca más que me case contigo, no quiero arriesgarme a que esta sea la última vez que puedo estar así contigo.

Suspiró de nuevo y se tumbó de espaldas, pensando en el futuro que la esperaba si se casaba con el hombre que estaba a su lado. ¿Le sería fiel? ¿Sería un buen padre? ¿Sería capaz de compartir toda su vida con ella, como habían hecho sus propios padres?

Porque eso era exactamente lo que ella quería. No quería el típico matrimonio de la alta sociedad, donde las esposas terminaban convertidas en una especie de anfitrionas profesionales. Ella quería estar siempre al lado de sus hijos, quería que su marido

durmiera todas las noches en casa y no tuviera que viajar constantemente por culpa de supuestos negocios.

Angie comprendió con tristeza que jamás podría tener todo aquello que deseaba si llegaba a convertirse en la señora Sterling. El matrimonio que Lance le estaba ofreciendo sería probablemente un infierno. Pero ella misma se condenarla a un infierno mucho peor si decidía no ser su esposa.

Cerró los ojos y se imaginó un futuro en el que jamás podría sentir sus brazos a su alrededor, en el que no podría recibir sus besos, en el que no oiría las dulces palabras que

aquel día le había susurrado Lance al oído fundirse.

...

en el que sus cuerpos no volverían a

-Eres tan maravilloso Estoy loca por ti ...

...

te adoro

...

Siempre te he adorado, siempre te he deseado

...

Indudablemente, Lance había hecho aflorar aquellos sentimientos cada vez que

habían hecho el amor durante aquel largo día

No había puesto límite a sus juegos y

... caricias para asegurarse de que ella estaba tan excitada como él y estaría de acuerdo en cualquiera de sus propuestas. Cuando se habían terminado los preservativos, no había dejado de hacer el amor con ella, simplemente había renunciado a buscar su propia

satisfacción. Parecía encontrar el mismo placer en verla llegar al clímax. Pero Angie se temía que toda aquella dedicación era su modo de intentar someterla a su voluntad, su forma de seducirla.

Y desde luego, había tenido éxito, admitió con un sentimiento agridulce. Estando en la bañera, Angie le había dicho que algunas cosas no se conseguían fácilmente. Se reía de sí misma al pensarlo; por supuesto, en aquel momento no había pensado en su propia debi- lidad.

El sonido del teléfono la sobresaltó. ¿Quién podría ser? La única persona que sabía donde estaba era Vanessa. Angie había llamado a su compañera de piso para decirle dónde estaba y advertirle que iba a pasar la noche allí. Vanessa no habla parecido muy sorprendida y, para alivio de Angie, estaba a punto de salir de casa y no tenía mucho tiempo para preguntas.

-Contesta tú -balbuceó Lance-. Quizá esté ardiendo el hotel. -¿Sí? -preguntó Angie intrigada en cuanto descolgó el teléfono. -¿Eres tú, Angie? ¡Bud! Angie cubrió el teléfono con la mano y gimió. -¿Quién es? -le preguntó inmediatamente Lance, incorporándose sobre un codo.

-Bud -fue lo único que pudo decir, pero el juramento que soltó Lance a continuación lo dijo todo.

Angie tragó saliva y levantó la mano del auricular. -Sí, soy yo.

-Caray, Angie. Cuando Vanessa me ha dicho dónde estabas y con quién no me lo podía creer. No te imaginas hasta qué punto me has decepcionado y lo enfadado que estoy con Lance.

La cabeza de Angie empezó a funcionar a toda prisa. Vanessa jamás le habría dicho a Bud donde estaba, a menos que hubiera alguna emergencia. Habría inventado cualquier excusa para protegerla.

-Ahora déjate de regañinas -le dijo a su hermano con impaciencia-. ¿Qué ha pasado, Bud? ¿Por qué me llamas a estas horas?

-Mamá ha tenido un ataque al corazón.

Hasta el último músculo de Angie se tensó de la impresión. ¿Que su madre había

tenido un

ataque

al corazón? ¡Pero

si

sólo

tenía

cuarenta y

ocho años! Le parecía

imposible.

 

-Pero

...

no ha muerto, ¿verdad? Oh, Bud, no me digas que ha muerto.

-No, no ha muerto, pero está en el hospital. Papá dice que la situación sigue siendo muy delicada.

Angie rompió a llorar y Lance le quitó inmediatamente el auricular. -Soy Lance, Bud. Angie está demasiado afectada para hablar. ¿Qué ha pasado?

Angie todavía no se lo podía creer. ¿Qué pasaría si su madre muriera? ¿Qué haría Bud? ¿Y su padre? Oh, Dios, su padre no sería capaz de soportarlo. No, a su edad no podía morir. Era demasiado pronto.

-Por el amor de Dios, Bud, madura y aprende a poner en orden tus prioridades - estalló Lance-. ¿Qué demonios importa que Angie y yo hayamos pasado la noche juntos cuando tu madre podría haber muerto? Lo que tienes que hacer es montarte en el coche e irte directamente al hospital. ¡Y no vayas demasiado rápido! No creo que a tu padre le sentara nada bien que terminaras estrellado contra un árbol -se interrumpió durante unos segundos y continuó-. No, no pierdas el tiempo viniendo hasta aquí a recoger a Angie -le advirtió con la misma autoridad-. Ya la llevaré yo. Y te aconsejo que no hagas ningún comentario sobre lo que ha pasado entre Angie y yo. Como les digas una sola a palabra sobre nosotros a tus padres, te desollaré vivo. Has estado poniendo a prueba nuestra amistad durante todo este fin de semana y ya no estoy dispuesto a soportarlo ni un minuto más.

Se inclinó por encima de Angie y colgó el teléfono. En cuanto se fijó en las lágrimas que cubrían el rostro de la joven, desapareció su dura expresión.

-Mi pobre Angie -ronroneó y la acunó cariñosamente en sus brazos-. Sé lo que tu

madre significa para ti

...

para todos vosotros. Es una gran mujer.

A Angie le conmovió su compasión, y tuvo que hacer un esfuerzo casi sobrehumano para no estallar en sollozos. Poco a poco y con mucha desgana, comenzó a separarse de

su abrazo.

-Lance

...

¿de verdad me vas a llevar al hospital? - le preguntó-. ¿No tienes que volver

hoy a Melbourne?

-Debería, pero no voy a ir. ¿Cómo voy a dejarte en un momento como éste? Ahora me necesitas, Angie.

A Angie volvieron a llenársele los ojos de lágrimas. -Sí, Lance, te necesito. Yo ...

-No -la interrumpió bruscamente-. No digas nada más, este no es el momento oportuno. Ahora estás muy conmovida y tus sentimientos están muy condicionados. Lo que tienes que hacer es levantarte rápidamente y ducharte mientras yo pido el desayuno. Supongo que querrás pasar por tu casa para ir a buscar algo de ropa, así que date prisa. En estas situaciones el tiempo es algo esencial.

La última

frase

de Lance

hizo volar la

mente

de Angie

hasta su

madre.

Se la

imaginaba tumbada y posiblemente agonizando en el hospital. El pensar que quizá no volviera a verla con vida, le hizo levantarse corriendo de la cama y meterse en el baño.

Menos

de una hora después,

llegaba a su casa.

En

el momento en el que estaba

entrando en la sala, el reloj marcaba las seis menos veinticinco. -¿Eres tú, Angie? -la llamó Vanessa desde el dormitorio. -Sí, soy yo. Estoy sola. Entonces salió Vanessa poniéndose una bata y con ojos de cansancio.

-Espero que no estés enfadada conmigo -le dijo preocupada-. No quería decirle a tu hermano dónde estabas, pero cuando me contó lo de tu madre comprendí que tenía que hacerlo.

-Hiciste bien, Vanessa. -¿Dónde está Lance? -Está esperándome en el coche. Me va a llevar a verla. -Supongo que este no es el mejor momento de preguntarte cómo os ha ido. -No -le contestó Angie con evidente tensión-. No es el momento. Vanessa asintió. -Angie, ¿hay algo que pueda hacer por ti? -No, nada. -Espero que tu madre supere esta crisis -comentó Vanessa, mientras la seguía al

dormitorio en el que Angie estaba empezando a ponerse ya unos pantalones y una camiseta a rayas blancas y negras.

-Yo también lo espero -respondió mientras se ponía las sandalias. -Siempre me ha parecido muy amable cuando he hablando con ella por teléfono. -Y lo es.

-Mi madre es una auténtica bruja, y aun así la adoro. Angie estaba ya a punto de llorar y su amiga se acercó a ella y la abrazó.

-No importa cariño, llora. Conmigo no tienes que hacerte la valiente. Y Angie lloró. Diez minutos después, se dirigía con Lance hacia el norte a toda velocidad.

Capítulo 11

¿A qué te dedicas, Lance?

Lance se volvió hacia ella al oír la pregunta. Llevaban casi una hora viajando en un silencio total. Lo único que se oía en el coche era la música de la radio.

-No hace falta que hables por hablar -le contestó Lance, volviendo a prestar atención a la carretera.

-Ya lo sé. Pero quiero saberlo. Bud me comentó en una ocasión que trabajabas en el sector de exportaciones de Sterling Industries. ¿Pero qué es lo que haces exactamente?

-¿Entonces no lo sabes? -¿Qué es lo que tengo que saber? -Ascendí de puesto hace doce meses. Ahora soy el presidente de la compañía. Angie pestañeó asombrada. -No, no lo sabía. Pensaba que era tu padre el que ocupaba ese puesto.

-Y lo hacía, teóricamente. Desgraciadamente, hacía años que no se ocupaba del trabajo directamente y la compañía estaba empezando a notarlo. La decisión que tomó de irse a vivir a Sydney no fue la más oportuna, teniendo en cuenta que en Melbourne están las principales oficinas de todas las empresas. Pero mi madre se negaba a vivir en Melbourne y, cuando mi madre quiere algo, lo consigue. En el momento en el que tomé las riendas de la compañía, la negligencia de mi padre más la última crisis habían hecho que empezáramos a tener problemas en algunos sectores. Afortunadamente, conseguí dar la vuelta a la situación y en este momento nos encontramos en un período de crecimiento.

Angie estaba muy impresionada.

-¿Y cómo es que te hiciste tú cargo de la empresa? ¿Hablaste con tu padre para que se retirara?

-No. Mi padre murió. Angie contuvo la respiración. -Apareció en la prensa, en la sección de negocios.

- No suelo leer esa sección -musitó. -No sabía que no estabas enterada. Bud lo sabía y me llamó para darme el pésame. Pensé que te lo habría dicho.

-No, no me lo dijo. Estoy segura de que ni lo mencionó. Oh, Dios, cuánto lo siento, Lance. Debe haberte parecido muy mal que no te diera el pésame. ¿Cómo murió? ¿Estaba

enfermo? -Angie recordaba al hombre alto y atractivo que había visto el día de su boda. -Sí, muy enfermo. Tenía cáncer de páncreas e hígado. Los médicos no pudieron hacer nada. Murió tres meses después de que se lo diagnosticaran. -Debió de ser terrible. Tu pobre madre debe de estar desolada.

-Oh, absolutamente -contestó con sarcasmo-, tan desolada que se fue a dar la vuelta al mundo un día después del funeral. El mes pasado pasó a ser la señora de Winthrop. Afortunadamente para mí, el señor Winthrop vive en Texas y tiene una extraña enfermedad que le impide viajar. Tengo la sensación de que la próxima vez que voy a ver a mi madre será el día del funeral de mi padrastro. Aunque quizá no -añadió-. Seguro que si llego un minuto después, ya se habrá ido.

Angie estaba a punto de defender a la madre de Lance, pero decidió no hacerlo. No le gustaba aquella mujer y no culpaba a Lance por albergar aquellos sentimientos hacia ella. Había sido una madre fría y poco cariñosa y, al parecer, también una mala esposa; una mujer dura cuya única prioridad en la vida era el dinero y el nivel social.

-Ya entiendo -fue lo único que le dijo.

-Si, sé que lo entiendes -dijo Lance con una nota de admiración en la voz-. Muchas mujeres habrían hecho algún comentario estúpidamente compasivo sin entender nada en absoluto. Eres hija de tu madre y no tienes ni idea de cuánto lo aprecio. Estando a tu lado cualquier hombre sabe a lo que puede atenerse. Contigo no hay engaños, ni mentiras.

A Angie le conmovieron y perturbaron al mismo tiempo sus cumplidos. Lo que ella quería de Lance era exactamente eso: ni engaños ni mentiras.

-Y ahora dime qué es lo que haces, Lance -insistió, cuéntame cómo es un día normal, o mejor una semana en la vida de Lance Sterling.

Lance sonrió con ironía.

-Eso suena como si la consejera y psicóloga Angie Brown se estuviera poniendo en funcionamiento. Así es como intentáis conocer a vuestros pacientes, ¿verdad? Haciendo que os hablen sobre ellos mismos. Quizá debería parar el coche y tumbarme en el asiento de atrás, como si fuera un diván.

-Y quizá deberías seguir conduciendo y contestar a mi pregunta. Lance suspiró. -A lo peor no te gusta mi respuesta. -Me arriesgaré.

Y la verdad es que no le gustó en absoluto. El horario normal de Lance era horroroso. Trabajaba ocho horas diarias durante la semana, con lo cual no le quedaba tiempo para nada y los fines de semana continuaba trabajando, aunque fuera a jugar al golf o asistiera

alguna cena. Siempre salía por compromisos de trabajo. Empezaba a comprender por qué había fracasado su matrimonio, y así se lo dijo.

-Pero olvidas algo -le discutió Lance-. Durante los primeros tres años, yo no ocupaba este puesto tan agotador. Tenía prácticamente todo el tiempo que quería para dedicarlo a mi matrimonio y a mi vida. Durante los primeros dos años, cada vez que salía de viaje, Helen venía conmigo.

Angie ignoró la punzada de celos provocada por aquella declaración y se concentró en lo que Lance le estaba contando.

-Pero cuando mi padre murió, mi matrimonio ya estaba destrozado. Helen se negaba a acompañarme a ninguna parte y empezaba a no querer acostarse conmigo. Tenía su propia vida.

-Para ser sincera contigo --le comentó Angie-, tu actual estilo de vida difícilmente puede conducir a un matrimonio feliz, por mucho que te quiera tu esposa.

-¿Ahora está hablando la psicóloga o es Angie la que está analizando mi propuesta de matrimonio?

-Estamos hablando las dos.

-¿Entonces no crees que haya ninguna esperanza para nosotros si continúo siendo el director de Sterling Industries?

-Yo

no quiero casarme con un hombre así -dijo con firmeza.

... Lance debió de advertir la convicción de su voz porque soltó un juramento.

-¿Y estarías dispuesta a convertirte en su amante? -le preguntó bruscamente.

Angie no se había sentido más turbada en su vida. Y tampoco más desilusionada. Debería haberse imaginado que aquel sería el siguiente movimiento de Lance. Al final, su objetivo no era convertirla en su esposa, sino en su compañera de cama.

-¿Y bien? ¿Estarías dispuesta? Angie tragó saliva.

-Sí, probablemente sí -confesó con amarga sinceridad. Pero se negaba a mirarlo a los ojos.

Para ser la amante de un hombre, lo único que se necesitaba era deseo, no amor. No era una relación real. Lance le estaba ofreciendo sexo, nada más. El amor no entraba en sus cálculos.

Pero el amor sería lo único que podría llevarla a ella a asumir ese papel. Un amor que se negaba a morir. Un amor capaz de hacerla traicionarse a sí misma y a los valores en los que había sido educada.

Se hizo en el coche el más terrible de los silencios.

Angie no volvió a mirarlo. Pararon una sola vez y fue una parada corta. Lance continuaba avanzando, siempre al límite de la velocidad permitida. El paisaje era cada vez más árido y Angie pudo comprobar de cerca los efectos de la sequía de la que su padre se había estado quejando durante todo el año.

Morris Brown era un buen granjero; había reunido dinero suficiente para enviar a sus dos hijos a la universidad, pero aunque había sido capaz de proteger sus cultivos de todo tipo de enfermedades, era poco lo que podía hacer contra la falta de lluvia. Afortunadamente, la granja estaba situada a un lado del río, pero el cauce del agua había bajado considerablemente.

En ese momento su padre no debía de estar muy preocupado por sus cosechas, pensó Angie con tristeza. Su preocupación era otra mucho más importante, la misma que mantenía en vilo al resto de la familia.

-¿Quieres que te lleve a casa? -le preguntó Lance cuando llegaron a la carretera de Wilga-. ¿O prefieres que vayamos directamente al hospital?

-Vamos al hospital. Es posible que no haya nadie en casa. -¿Y por dónde se va?

Angie le indicó la dirección y, al poco rato, estaban aparcando ya en el hospital. Cuando abrieron la puerta, la joven sintió una bofetada de calor, que ponía también en evidencia la excelente calidad del aire acondicionado del coche. Afortunadamente, también había aire acondicionado en el hospital.

El hospital era un moderno edificio que había sido remodelado y ampliado dos años atrás, no tanto porque Wilga hubiera crecido, sino porque atendía a una zona bastante amplia.

-Allí está el coche de Bud -señaló Angie-. ¡Oh! Y el de mi padre -no estaba segura de que aquello fuera una buena noticia. ¿Estarían allí porque su madre seguía al borde de la muerte, o porque se encontraba mejor y por fin podían hablar con ella? En cualquier caso, parecía bastante probable que Nora continuara viva. Angie lo deseaba desesperadamente.

Lance posó la mano en su hombro para mostrarle apoyo mientras cruzaban las enormes puertas del hospital para dirigirse a la zona de recepción. -Tu madre es una luchadora -le dijo suavemente-. Estoy seguro de que se pondrá bien.

Pero Angie estaba muy preocupada. Aunque su madre superara aquel ataque, era posible que se encontrara con problemas de salud más adelante. El médico le había dicho años atrás que procurara adelgazar porque tenía problemas de tensión alta, pero Nora no había sido capaz de renunciar a la comida. Angie estaba segura de que ese habla sido uno de los factores que había contribuido a su enfermedad, pero también de que su madre no haría ningún caso si le ordenaban que siguiera una dieta.

Se dirigió a la enfermera de recepción con voz temblorosa:

-Señora Nora Brown-repitió-. Ha tenido un ataque al corazón. Yo soy su hija. La sonrisa de la enfermera le infundió cierta confianza.

-Ah, si. Su hermano y su padre han pasado por aquí hace unos minutos. La señora Brown ha sido trasladada de la Unidad de Cuidados Intensivos a una zona de atención general; puedes considerarlo una buena noticia. Está en la sección C, en el tercer piso.

El alivio de Angie fue tal que estuvo a punto de echarse a llorar. De alguna manera consiguió dominarse, pero casi no pudo darle las gracias y, mientras se dirigían hacia el ascensor, tuvo que hacer un esfuerzo para contener las lágrimas.

Nora tenía una habitación para ella sola. Cuando Angie entró en la habitación, parecía estar dormida; su semblante había adquirido un tono grisáceo. Su padre estaba sentado a su lado, sosteniéndole la mano y Bud permanecía al lado de la ventana, mirando hacia fuera; ambos se volvieron hacia Angie en cuanto entró. Su padre con una mirada radiante; la de Bud estaba cargada de reproches. -Ha venido Angie -le susurró Morris Brown a su esposa y ésta abrió los ojos.

-Angie -la llamó ella con una voz tan roca y trémula que la joven estuvo a punto de derrumbarse. Cuando su madre le tendió las manos, sucumbió a las lágrimas que durante tanto tiempo había estado conteniendo y se arrojó a sus brazos.

-Tranquila Angie, tranquila -ronroneó su madre, acariciándole el pelo-. Estoy bien. Hace falta algo más que una estúpida palpitación para acabar conmigo.

-¡Una estúpida palpitación! Lo que hay que oír -la regañó cariñosamente su esposo-. Podrías haber muerto si no te hubiera traído tan rápidamente hasta aquí.

-Qué exagerado es tu padre, Angie -repuso Nora, haciéndole levantar el rostro a su hija y secándole las lágrimas con la sábana-. Lo único que he tenido ha sido un pequeño coágulo en un lugar inapropiado. El médico dice que no me van a quedar secuelas.

-Pero también ha dicho que si no se toma lo de la dieta en serio, quizá la próxima vez no tenga tanta suerte.

-Dieta, dieta, dieta -suspiró Nora-. No he oído otra cosa desde que me he despertado. Creo que es la palabra más ofensiva que se ha inventado.

-Muerte es peor -gruñó Bud-. Por el amor de Dios, tienes que hacer lo que te diga el médico. Hacer una dieta no significa morirse de hambre, sólo tendrás que comer cosas diferentes, eso es todo.

-¡Paparruchas!

-Así que es aquí donde ha aprendido esa palabra estaba.

...

--susurró Lance, desde donde

Nora Brown se fijó entonces en él.

-Bueno, bueno, si no lo conociera, diría que está aquí el mismísimo Lance Sterling. Angie, dime que no estoy viendo visiones.

Angie se enderezó en la cama y se volvió sonriente hacia Lance.

-Me temo que tienes razón, mamá. Lance está aquí; fue a Sydney para asistir a la fiesta de cumpleaños de Bud y todavía estaba allí cuando nos dieron la noticia de tu ataque. Ha sido muy amable al traerme hasta aquí -si a alguno se le ocurría preguntarle cómo se había enterado Lance de la noticia a esas horas de la madrugada, se habría muerto de vergüenza.

-Vaya, vaya -comentó su madre en voz tan baja que sólo Angie pudo oírla. Miró a Lance fijamente, se volvió hacia la sonrojada Angie y miró de nuevo a Lance-. Ha sido un gesto extraordinariamente amable por tu parte, Lance. Ahora ven aquí y dale a tu segunda novia un abrazo.

Lance soltó una carcajada e hizo lo que le pedía.

-Hola, señora Brown -la saludó con calor-. Me alegro de comprobar que no ha cambiado.

-No se puede decir lo mismo de ti, muchacho. Pareces un hombre importante. Pero creo que no te vendría mal dormir tranquilo y un poco de aire fresco. ¿Por qué no te quedas con Morris en la granja unos cuantos días?

-Me encantarla, señora Brown, pero tengo que volver mañana mismo a Melbourne para atender unos asuntos urgentes que no pueden esperar. Pensaba haber salido hoy en coche para allá, pero lo que voy a hacer es ir mañana en avión.

Angie contempló la posibilidad de contarles a sus padres lo de la muerte de su padre, pero decidió que no era el momento más oportuno.

-Es una pena -dijo Nora-. La gente joven no se da cuenta de lo corta que es la vida. No debéis perder la única vida que tenéis haciendo cosas que no os hacen felices, y tampoco sigáis aplazando cosas que deberíais haber hecho hace años.

Quizá fueran imaginaciones suyas, pero Angie tenía la sensación de que las últimas palabras iban directamente dirigidas a Lance.

-Sustos como el que yo acabo de llevarme te hacen valorar de nuevo la vida -continuó diciendo-. Morris y yo hemos decidido que vamos a tomamos por fin las vacaciones que hemos estado aplazando durante tanto tiempo, ¿verdad?

-Desde luego.

En ese momento entró una adusta enfermera para ordenar que se fueran todas las visitas, poniendo fin a todo tipo de conversación sobre unas posibles vacaciones o la forma en la que los jóvenes desperdician su vida.

-El doctor ha dicho que la señora Brown tiene que descansar -insistió con una firmeza marcial ante las protestas de Angie y de su padre-. Y también usted, señor Brown, no le vendría nada mal relajarse un poco.

-Además, los perros tendrán que comer -le recordó Nora-. ¿Te veré esta noche, Morris? -preguntó, mirando a la enfermera para pedirle permiso.

Aquel gesto bastó para que Angie fuera consciente de hasta qué punto había mellado aquel ataque la confianza de Nora. En condiciones normales, jamás habría mirado a nadie para pedir permiso. En cualquier caso, se dijo, aquella enfermera tendría ese efecto sobre cualquiera.

-Supongo que podrá tener alguna visita esta noche. Pero sólo durante una hora.

Angie odiaba tener que despedirse de su madre habiendo estado tan poco con ella. Tampoco le gustaba dejarla en manos de aquella tirana, pero se daba cuenta de que lo más sensato era que su madre descansara. Su padre también parecía cansado. Seguramente no habría comido nada desde el ataque de su madre, y era importante que él también se cuidara.

Decidió entonces que no volvería a Sydney con Lance al día siguiente. Se quedaría por allí unos cuantos días para atender a su padre. En aquella época del año, no causaría muchos trastornos que no fuera al colegio durante una semana; faltaba ya muy poco para las vacaciones de verano.

Tendría que volver la semana siguiente para arreglar algunas cosas. Y también para ir acostumbrándose a todo lo que suponía su nueva relación con Lance. Angie pensaba que convertirse en su amante significaría tener que trasladarse a Melbourne. Aunque ella no tenía ninguna gana de cambiar de ciudad, había llegado a un punto en el que ese tipo de consideraciones ya no importaban. Iría con Lance a donde quiera que estuviera para estar con él todo el tiempo posible. Y ya no había nada más que decir.

-¿Por qué no te llevas a papá a casa? -le sugirió a su hermano mientras cruzaban el pasillo para dirigirse a los ascensores-. Lance y yo iremos a comprar algo para la comida.

-Procura comprar comida suficiente -fue la cortante respuesta de su hermano antes de que se separaran-, estoy terriblemente hambriento -no hacia falta ser muy intuitivo para darse cuenta de que todavía no les había perdonado la terrible trasgresión de haberse convertido en amantes.

-Yo hablaré con él -le dijo Lance cuando Bud y su padre se marcharon en uno de los ascensores.

Angie sacudió la cabeza y suspiró. -No creo que sirva de nada. Está muy enfadado conmigo. -No, está enfadado conmigo. Y tiene razones para estarlo.

Angie se detuvo bruscamente y lo miró con expresión interrogante.

-Aquel verano -le explicó Lance con un suspiro de cansancio-, cuando volvimos a la universidad, Bud reveló algunas fotos que nos había tomado en la granja. Y al verlas descubrió algo en lo que no había reparado hasta entonces: lo que sentíamos tú y yo. Me acusó de haberte seducido. Yo le aseguré que no era cierto, pero no había forma de sacárselo de la cabeza. Me dijo que, si alguna vez se me ocurría tocarte, me mataría. Me señaló lo joven e inocente que eras y me hizo ver que te merecías algo mejor que un sinvergüenza como yo. Francamente, Angie, yo estaba de acuerdo con él. Todavía lo estoy. Y tú también. Por eso no quieres casarte conmigo.

Angie sacudió la cabeza, intentando no ceder al llanto. Así que eso era lo que había sucedido durante aquellos nueve años ...

-Pero no soy tan malo como Bud piensa -añadió con pesar-. Creo que incluso podría cambiar. Sólo espero que no sea demasiado tarde.

Angie lo miró con el ceño fruncido, no comprendía el significado de aquella última frase.

-¿Demasiado tarde para qué?

-Demasiado tarde para conseguir lo que quiero -le dijo con voz seductora. La sombra del deseo oscureció sus ojos-. A ti, Angie, te quiero a ti -y la besó.

Angie retrocedió en cuanto terminó el beso, asustada por el poder que aquel hombre tenia sobre ella. Le había bastado un beso para hacer que lo deseara con todas sus fuerzas. ¿Cómo era posible que sintiera algo así en un lugar como aquél y estando su madre gravemente enferma? Y sabiendo a demás que lo único que Lance podía ofrecerle realmente eran problemas y un montón de promesas vacías.

Un hombre como él no podía cambiar.

De hecho, ya

había decidido que al día

siguiente se iría a Melbourne. Los sentimientos que ella le inspiraba no habían sido

suficientemente fuertes para retenerlo a su lado.

Seguramente volvería a buscarla. Quizá ni siquiera hiciera falta que se trasladara a Melbourne permanentemente. Lance le enviaría un billete de avión para los fines de semana, reservaría alguna habitación en un hotel y ella acudiría a su lado para dejarse utilizar vergonzosamente. Pero hasta aquel sórdido proyecto era capaz de conmoverla.

Soltó una extraña risa, mezcla de nervios y amargura. -Y tendrás lo que quieres, Lance. Estoy de acuerdo en ser tu amante.

-Será un acuerdo en el que nunca te dejaré echarte atrás -gimió Lance, estrechándola entre sus brazos-. Pase lo que pase.

Aquella vez le dio un beso del que no había forma de escapar. La devoraba y la dominaba como si quisiera mostrarle cuál iba a ser su futuro. En el momento en el que la soltó, Angie estaba temblando, y no precisamente de deseo.

Dios, había cometido una locura al aceptar aquel tipo de relación con Lance. No le había dicho abiertamente que lo amaba, pero estaba segura de que él lo sabía: todo lo que hacia y decía lo demostraba. Deseaba gritar, echarse a llorar, pero lo único que pudo hacer fue rodearle el cuello con los brazos e invitarlo a acercar su boca a la suya para besarlo con el mismo apasionamiento con que la había besado él a ella.

-No pienses que el que haya aceptado ser tu amante te da derecho a tratarme de cualquier forma, Lance le advirtió -. Tendrás que respetarme, si no quieres que te mande al infierno.

-Si alguna vez dejo de respetarte, me iré yo mismo al infierno.

Angie se quedó totalmente desconcertada ante la fuerza de su afirmación. Si hubiera sido más ingenua, habría llegado a pensar que verdaderamente la amaba. Sin embargo, el sentido común le decía que Lance no tenía capacidad para ese tipo de amor. El hecho de que la deseara no significaba que la amara.

Pero ella podía hacerse la ilusión. Fingiría que la amaba tanto como ella lo amaba a él. Al fin y al cabo, sabía que, a su modo, le importaba. Y además la deseaba, de eso podía dar fe después de la noche anterior.

Al pensar en lo que hablan compartido se puso nerviosa y se volvió para seguir avanzando por el pasillo del hospital.

Lance la siguió.

-Me pregunto si sólo vamos a ir comprar algo de comida, o estamos buscando algo más íntimo -comentó con un deje de diversión.

Angie se detuvo y se volvió hacia él con las mejillas sonrojadas y la boca semiabierta, dispuesta ya a soltarle un torrente de recriminaciones por aquellas palabras. Pero el elevar el rostro hacia él, sus ojos se quedaron clavados en la maravillosa boca de Lance y en lo único en lo que fue capaz de pensar fue en las delicias que podía ofrecerle.

Endureció

rápidamente

su

expresión,

enfadada

con

sigo

misma

por

aquellos

pensamientos. -No dejes que ese beso te confunda. Sólo estaba devolviéndote el que tú me has dado. -Y lo has hecho maravillosamente.

-Así que deja de provocarme.

-No estaba provocándote, simplemente ha pensado que un toque de humor ayudaría a aliviar la tensión que se respira por aquí.

-¡Pues no lo has conseguido! -Ya lo veo. -Estoy empezando a desear que no me hubieras traído tú aquí.

-De eso también me he dado cuenta. -Y no quiero que vuelvas a besarme aquí. -Yo tampoco quiero que vuelvas a besarme tú. El lugar me resulta un poco incómodo. -No lo haré, no te preocupes por eso. -Bien, entonces vámonos. Lance empezó a caminar dando tales zancadas que Angie prácticamente tenía que correr para mantenerse a su lado. -Ve más despacio -le pidió entre dientes.

-Lo siento. Ya he perdido demasiado tiempo -contestó él, y siguió andando a la misma velocidad.

Angie lo siguió aturdida. ¿Qué habría querido decir? ¿Que había perdido demasiado tiempo en ella?

Le habría gustado habérselo preguntado, pero su expresión se lo impidió. Además, podía no gustarle la respuesta. En ese momento, tomó la decisión de no hacer demasiadas preguntas a Lance. Tenía la sensación de que no le iban a gustar ni sus respuestas ni las mentiras que podía verse obligado a contar.

Capítulo 12

SEÑOR Brown ...

Todo el mundo levantó la cabeza de sus platos al oír la voz de Lance. Llevaban ya cerca de diez minutos comiendo sentados a la mesa de la cocina.

Ninguno hablaba demasiado, cada uno de ellos parecía estar ensimismado en sus propios pensamientos mientras daba cuenta del pollo y las patatas fritas. Angie estaba enfadadísima con Bud, que continuaba dirigiéndoles a Lance y a ella miradas que podrían haber hecho preguntarse muchas cosas a su padre si no hubiera estado tan distraído.

-¿Si, Lance? -preguntó Morris.

-Quería comentarle algo acerca de esas planeando.

vacaciones

que

usted

y

su

mujer están

-¿Qué, Lance?

-Sé que usted es un hombre orgulloso, y que jamás aceptaría que hicieran caridad con usted, pero para mi sería un gran placer poder regalarles unas vacaciones. Me gustaría que lo considerara como una muestra de agradecimiento por la amabilidad que me mostraron usted y su mujer cuando me quedé aquí aquel verano. Fueron las mejores vacaciones que he tenido en mi vida y jamás las he olvidado.

Bud hizo un sonido burlón que provocó una mirada de asombro de su padre y otra de furia de Angie.

-¿Crees que no debo considerar la oferta de Lance? -le preguntó Morris a su hijo en tono de extrañeza.

Angie le dirigió a su hermano una mirada suplicante y este pareció ceder a lo que le pedía.

-Por supuesto que debes considerarla. Él puede afrontar ese gasto, ¿verdad, Lance? - añadió palmeándole el hombro a Lance con un pretendido gesto de cariño-. Unos cuantos miles de dólares no representan nada en el océano de los Sterling.

Morris sacudió la cabeza.

-Ese no es el problema. Es muy amable por tu parte, Lance, pero no estoy seguro de que a Nora le parezca una buena idea.

Angie alargó el brazo para tomar la mano de su padre.

-Papá,

no seas

tonto.

Como ha dicho Lance, tú y mamá le ofrecisteis

a

él unas

vacaciones y ahora lo único que quiere es devolveros el favor.

-En ese caso, supongo que no puedo negarme -Morris suspiró-. Pero por favor, que no sea nada demasiado caro, y que no haya que viajar mucho. Preferirla que fueran en Australia, en algún lugar tranquilo.

-Conozco el lugar ideal: la Isla de Orfeo. Es la isla situada más al norte de la Gran Barrera de Arrecifes y también la más hermosa.

Y la más cara, pensó Angie, pero mantuvo la boca cerrada. Afortunadamente, Bud tampoco dijo nada, aunque arqueó las cejas con una expresión que demostraba que él también sabía lo que podían costar unas vacaciones en aquella isla.

-Nora siempre ha querido disfrutar de unas vacaciones en alguna de esas islas.

-Pues va a poder hacerlo -contestó Lance con firmeza-. Angie, si yo te doy el dinero, ¿podrías ocuparte tú de organizarlo todo? Creo que la época mejor sería alrededor de mayo. Tu madre ya se habrá recuperado para entonces y el tiempo es muy agradable en esas fechas.

Al oírlo, Angie recordó una vez más lo diferentes que eran sus modos de vida. Lance siempre había podido satisfacer cualquiera de sus caprichos, incluyendo en estos cualquier viaje que se le antojara a los lugares más apartados y románticos del mundo. « ¿Quién sabe?», se preguntó, quizá ella sólo fuera uno de sus últimos caprichos.

-Mayo es una buena época, si -confirmó Morris-. Ya tendré recogida la cosecha de verano y los vecinos pueden cuidarnos los animales.

-Entonces ya está todo arreglado -dijo Lance complacido. Morris arrastró la silla hacia atrás y se levantó.

-Chicos, si no os importa, creo que voy a dar un paseo por el río. Me está empezando a doler la cabeza y de esa forma suelo despejarme. No tardaré mucho.

Angie observó a su padre mientras abría la puerta de la cocina y salía al porche. Esperaba que su madre estuviera recuperándose de verdad porque Morris Brown jamás volvería a ser el mismo sin ella. Se habían amado demasiado.

-Debe de ser muy agradable poder comprar todo lo que se quiere -comentó Bud mirando a Lance con expresión de abierta enemistad-. La amistad, la admiración. Incluso a mi hermana. Dios mío Angie, ¿es que no tienes orgullo? ¿No te das cuenta de que sólo eres una más? En cuanto se aburra, se desprenderá de ti como si fueras un pañuelo desechable. Para él, no eras nada más que un desafio, porque eras la única mujer con la que no pudo acostarse cuando se encaprichó con ella. Pero ya has dejado de serlo. A partir de ahora, ya sólo serás otra de esas estúpidas que están deseando bajarse las bragas delante del magnífico Lance Sterling.

-¡Ya es suficiente! -estalló Lance. Apoyó las manos a ambos lados de su plato y se

levantó.

Angie sintió miedo. Nunca había visto a Lance con ese aspecto tan amenazador, ni tan furioso. Recordó vagamente que hacía tiempo Bud le había comentado que Lance había practicado muchos deportes, incluidas las artes marciales. En cualquier caso, teniendo en cuenta las perfectas condiciones físicas en las que se encontraba, no le iba hacer falta recordar sus habilidades para destrozar a Bud si así lo decidía.

-Vamos fuera, Bud. -¡Lance, no! -gritó Angie-. Por favor, no -le suplicó.

-No estoy desafiándolo a un duelo, Angie. Simplemente quiero arreglar algunas cosas.

-¿Estás seguro?

-Por el amor de Dios, Angie -explotó Bud irritado-. Somos adultos, no niños. Además, puedo cuidarme perfectamente, no necesito que mi hermana pequeña venga a ayudarme. Si Lance tiene ganas de pelea, que lo intente. Ha llovido mucho desde que era el superatleta de la universidad. Y yo también he cambiado mucho desde entonces. Desde luego, ya no soy el jovencito de campo fácilmente impresionable que estaba encantado de poder lamerle los pies al gran Lance.

Angie sacudió la cabeza, pero no dijo nada. Aterrorizada, observó salir a su hermano y su amante al patio y dirigirse al establo. En cuanto se metieron en él, cerraron las puertas tras ellos. La joven esperaba que de un momento a otro empezaran a temblar las paredes y a salir nubes de polvo, como en los dibujos animados, pero todo permaneció en un absoluto silencio durante unos veinte minutos, hasta que se abrieron de nuevo las puertas.

Salieron los dos juntos. Bud parecía un tanto estupefacto, pero no tenía muy mal aspecto. Se alejó en dirección al río, mientras Lance regresaba hacia la casa. Angie salió rápidamente al porche para acudir a su encuentro.

-¿Qué ha pasado? ¿Qué le has dicho? --le preguntó nada más verlo. Lance se quedó mirándola en silencio antes de contestar:

-Eso es asunto de Bud y mío, Angie.

-Pero

...

pero

...

-No intentes sacarle nada a Bud tampoco -la interrumpió cortante-. Le pondrías en una situación muy desagradable. Mira, he decidido marcharme ya a Sydney. Cuanto antes pueda estar en Melbourne, mejor. Asi podré regresar a Sydney para el próximo fin de semana. ¿Qué planes tienes tú? ¿Cuánto tiempo piensas quedarte aquí?

A Angie le daba vueltas la cabeza. No estaba nada segura de lo que iba a pasar a partir de entonces con su vida.

-Yo ...

pensaba quedarme aquí por lo menos una semana.

-¿Entonces no estarás en Sydney el fin de semana que viene?

-No. Supongo que Bud ya habrá vuelto para entonces, así que seguramente me iré en el tren que sale el domingo por la noche. Tengo que estar en el colegio la última semana de curso -se detuvo un instante-. Lance, ¿cómo va a seguir esto?

-¿A qué te refieres? ¿A lo que ha sucedido entre Bud y yo? -No, estoy hablando de ti y de mí. ¿Qué es lo que quieres de mi, Lance? ¿Qué esperas? -¿Vamos a volver a lo que ya hemos acordado esta mañana en el coche? -le preguntó Lance mirándola con recelo. Angie levantó la barbilla con aire desafiante, pero el corazón se le encogió en el pecho. -No. Lance adoptó entonces una expresión triunfante y la recorrió de pies a cabeza con la mirada.

-Ya sabes lo que quiero Angie, pero de lo que no estoy tan seguro es de lo que puedo esperar de ti. En fin, el tiempo nos lo dirá. Soy un hombre paciente.

-¡Deja de hablarme con acertijos! -estalló Angie-. ¡Sabes que odio ese tipo de cosas! Explícame exactamente lo que tienes pensado. ¿Vas a venir los fines de semana a Sydney, o en el fondo esperas que termine resignándome y yéndome a vivir a Melbourne? Espero que no estés pensando en montarme un piso en cualquier parte. No estoy dispuesta a soportar una relación a escondidas. Si voy a ser tu novia, o algo parecido, quiero que tengamos una relación normal, nada sucio. Tú te ocuparás de tus gastos, y yo de los míos.

Lance soltó un silbido ante aquella declaración.

-¡Esta es mi Angie! De acuerdo, te daré entonces toda la información que pueda en este momento. En primer lugar, no quiero que te resignes a vivir en Melbourne, porque voy a trasladarme a Sydney en cuanto pueda. Puedes seguir viviendo donde vives y, por supuesto, no tengo nada que decir sobre tu trabajo.

Angie sintió que iba

a estallar de

alegría; los ojos se le llenaron de lágrimas de

felicidad. -¿De verdad? Oh, Lance, eso es maravilloso. ¡No sabes lo feliz que me haces!

Lance se quedó mirándola en silencio. Un segundo después, la abrazó y la besó con una pasión que les hizo estremecerse a los dos.

-Dime que me amas -susurró contra su boca. En aquella ocasión Angie no vaciló, no necesitaba protegerse de nada.

-Te amo -le dijo con voz trémula. -¿Y nunca amarás a otro? -Nunca he amado a nadie más.

-Es todo lo que necesitaba saber. ¿A qué hora volverás a tu casa después del trabajo el lunes por la mañana?

-Alrededor de las cuatro y media.

-Allí estaré -dijo Lance, se volvió y bajó corriendo los escalones para dirigirse a su coche.

En el momento en el que lo observaba alejarse por la carretera del valle, Angie se dio cuenta de algo crucial:

Lance no le había dicho a ella que la amaba.

Capítulo 13

LANCE ya se ha ido, ¿verdad?

Angie, que estaba sentada en uno de los escalones del porche, levantó la mirada. En sus ojos se reflejaba una profunda tristeza.

-Sí -fue lo único que pudo contestar sin romper a llorar.

Tardó algunos segundos en darse cuenta de que Bud la estaba mirando de una forma extraña. Parecía asombrado, era como si estuviera intentando averiguar los sentimientos de su hermana, pero sin tener ningún éxito.

-No me mires así, Bud -le dijo-. Tú no lo entiendes, lo amo. Siempre lo he amado, desde el verano que vino aquí contigo. Sé que piensas que no se merece ese amor, pero yo creo que sí. En el fondo, Lance es un hombre estupendo. Lo que pasa es que tú no lo entiendes.

Bud levantó ambas manos, como si tuviera que defenderse de las agresivas palabras de su hermana. -En eso te equivocas, Angie. Creo que conozco muy bien a Lance, quizá mejor que

tú.

Angie se levantó de un salto y miró a su hermano echando chispas por los ojos.

-Por Dios Bud, no vuelvas a sacar esa tontería del superestudiante, es una historia demasiado veja. ¿Qué demonios te pasa? ¿Por qué no paras de criticar a Lance? Se suponía que eras su mejor amigo, pero tienes que reconocer que no lo parece. ¿Sabes? Creo que lo que te pasa es que estás celoso, que en el fondo siempre has estado celoso de él.

Angie puso los brazos en jarras, mientras Bud la miraba con una estúpida sonrisa en el rostro.

-Creo que estoy empezando a darme cuenta de lo que ha visto Lance en ti. Te estás convirtiendo en una mujer muy fogosa. Supongo que era yo el que estaba confundido al pensar que continuabas siendo una adolescente tranquila e inocente que necesitaba que te protegieran de lobos como Lance Sterling.

-¡Lance no es un lobo! -protestó con calor-. No lo era antes y tampoco lo es ahora. Hablas de él como si en aquella época hubiera intentado seducirme o algo así. Y yo era la única que quería ser seducida.

-Eso me ha dicho.

-¿Qué? --Angie frunció el ceño al oírlo. No le gustaba lo que acababa de oír-. ¿Qué te ha dicho de mí?

-No puedo decírtelo.

-¿Qué demonios significa eso? ¿Por qué no puedes decirme lo que te ha dicho? ¿Por qué tenéis que andaros con tantos secretos?

-Eso es lo que Lance ha querido.

-¿Y desde cuándo haces todo lo que Lance te dice? Soy tu hermana, por el amor de Dios. Me debes lealtad antes que a él.

Bud soltó una carcajada. -¿De verdad? Si dices eso, es que no sabes nada de las relaciones entre compañeros. -Paparruchas. Hace años que Lance y tú habéis dejado de serlo. -Querida hermanita, los hombres no somos como las mujeres. No nos hace falta vemos una vez a la semana para mantener una sólida amistad. Lance y yo hemos arreglado hoy algunas cosas, ahora somos mejores amigos que nunca. -¡Pues que os cunda, estúpidos! Bud soltó una carcajada.

-Yo que tú cuidaría ese lenguaje. Una mujer que va a ir colgada del brazo de Lance Sterling a todas partes no puede hablar así.

-¿Estás hablando en serio? -le preguntó Angie, furiosa. -Claro que sí. Sabes que ocupa una posición muy importante.

-Bueno, Bud -repuso Angie-, quizá me limite a estar en su cama y estoy segura de que a las amistades de Lance no les importará demasiado el lenguaje que use allí. Supongo que podré hablar como quiera y que Lance no pondrá ninguna objeción.

El semblante de Bud se oscureció. -¡Basta ya, Angie!

-¿Por qué? Ahora que has decidido volver a lamer las botas a Lance, es mejor que sepas con quién estás tratando. No sé lo que te habrá dicho Lance en el establo, pero la verdad es que me pidió que me casara con él y yo rechacé su oferta. Le dije que no estaba dispuesta a ser la esposa de un hombre tan importante que se pasaba la mayor parte de su vida viajando. Por supuesto, a Lance no le afectó en absoluto que no aceptara su oferta y me propuso entonces que me convirtiera en su compañera de cama, o sea Bud, en su amante. ¿Qué te parece?

-¿Quién es la que está insultando a Lance ahora? -Creo que tengo derecho a hacerlo. Al fin y al cabo, estoy enamorada de ese canalla. Bud se quedó mirándola en silencio y sacudió lentamente la cabeza con una sonrisa de

pesar.

-¿Sabes una cosa, Angie? Casi compadezco a Lance. Durante todos estos años, pensaba que tenía que protegerte de él. Pero estaba equivocado. Lo que ocurre es casi lo contrario. Pobre canalla-comentó riendo mientras se alejaba-. ¿Quién iba a pensarlo?

Una llamada a la puerta hizo que Angie apartara la mirada del reloj de pared de su despacho. Eran las tres y media, demasiado pronto para que fuera Vanessa, que era una profesora muy responsable, y jamás daba por terminada una clase antes de que sonara el timbre.

Aquel día, Angie habría preferido que no fuera tan responsable, pues Lance iba a presentarse en su casa a las cuatro y media. No había sabido nada de él desde que se había despedido de ella en la granja, hacia ya una semana, ni le había escrito ni la había llamado por teléfono, una situación que no la tranquilizaba en absoluto. Aun así, estaba convencida de que Lance acudiría aquella tarde a su cita.

-Entra -gritó, al ver que, después de llamar, no entraba nadie en el despacho. Era Debbie, que entraba con expresión tímida, pero feliz.

-Siento molestarla, señorita. Sé que no le había pedido cita, pero sólo quería que

supiera que

bueno, que no lo hice

ya sabe, con Warren. Estuve pensando en lo que

, usted me dijo y decidí esperar hasta que apareciera alguien especial.

...

...

A Angie se le llenaron los ojos de lágrimas, sin que pudiera hacer nada para

impedirlo. También quería preguntarle si estará aquí el año que viene

Verá, usted es la

... tercera consejera que tenemos, todas se van después de estar aquí un año. Todas la queremos mucho, señorita, y pensamos que es una consejera estupenda. ¡Hasta a Gloria le gusta!

Angie soltó una carcajada. Gloria era la alumna más díscola del colegio.

-Eso es todo un cumplido -repuso Angie con los ojos brillantes, pero aquella vez de alegría-. Sí, Debbie, estaré aquí el año que viene.

-Vaya, eso es maravilloso. Como no vino la semana pasada, pensamos que ya se había hartado de nosotras y que estaba dedicando esos días a buscar otro trabajo.

-Qué va, Debbie, nada de eso. Mi madre estaba enferma, tuvo un ataque al corazón, pero ya se encuentra mejor. De hecho, ayer salió del hospital.

-Caramba, señorita, no lo sabíamos. Nadie nos lo dijo -comentó Debbie contrariada-. ¡Nadie nos dice nunca nada! Si lo hubiéramos sabido, le habríamos enviado una postal o algo parecido. Debió pensar que no nos importaba.

Angie estaba conmovida por los sentimientos de la chica. Momentos como aquél eran

los que hacían que mereciera la pena su trabajo.

-Sé que te importo, Debbie -le contestó con un nudo de emoción en la garganta-. Y quiero que sepas que estoy muy orgullosa de ti por la decisión que has tomado. Es una decisión propia de una persona madura.

Debbie sonrió de oreja a oreja.

-Sí, yo también lo pensé. Pero no se lo cuente a nadie. Le he dicho a todo el mundo que el sexo es algo fantástico.

Vanessa asomó la cabeza por el despacho poco después de que Debbie se fuera.

-¿Qué quería esa juerguista? -preguntó con expresión burlona-. ¿Sabes que le ha estado contando a todo el mundo que ha dejado de ser virgen este fin de semana? ¿Qué clase de jóvenes están educando los padres hoy en día?

-No creo que sean tan distintas de nosotras -repuso Angie con ironía-. Todas nos esforzamos de forma especial para que los asuntos relacionados con el amor y el sexo funcionen perfectamente, y todas cometemos los más terribles errores.

-¿Estás insinuando que has cometido un error al aceptar tener una relación más o menos estable con Lance?

Angie se levantó y empezó a ordenar su escritorio. -Por supuesto. Él nunca me va a dar lo que quiero. Vanessa.

-¿Y qué es lo que tú quieres? --Una familia normal, un hogar, hijos

...

y un maridito que venga a casa todas

las

noches. -¡Ja! Pues a mí déjame las orgías salvajes y los viajes en avión privado.

-¡No mientas Vanessa! He visto cómo mirabas a Bret Johnson, y creo que no podías haberte fijado en un tipo más normal. Así que dime, ¿qué hay entre tú y el profesor de economía?

-No mucho, al menos todavía -añadió Vanessa con una sonrisa traviesa-. Pero me gusta. Me gusta mucho.

-¿Y por qué no le vas a gustar tú a él? Eres una persona bastante agradable

por lo

... menos para ser profesora de matemáticas. Bueno, ya me lo contarás todo durante el

trayecto a casa, así dejaré de pensar en Lance. -Eso va a ser imposible, cariño, lo sabes tan bien como yo. -Es posible que tengas razón -gimió Angie.

Capítulo 14

AL ver el Audi negro de Lance aparcado en la acera del bloque de viviendas en el que se encontraba su apartamento, Angie admitió que la confianza que había mantenido durante todo el día en que Lance acudiera a su cita era casi una impostura. En el fondo, temía terriblemente que no lo hiciera.

-Eh, cuidado -le advirtió Vanessa cuando el coche pasó peligrosamente cerca de una camioneta que iba en sentido contrario.

-Lo siento, estaba distraída.

-Sí, y ya sé por qué. Creía que habías dicho que no vendría hasta las cuatro y media - comentó Vanessa secamente.

-Eso es lo que me dijo -contestó Angie, haciendo un enorme esfuerzo para intentar controlar el temblor de sus manos y voz.

-Bueno, pues son sólo las cuatro y veinte. Parece que tiene ganas de verte. -Sí, ¿pero por qué? Vanessa volvió la cabeza y arqueó las cejas.

-Vaya, vaya

creía que yo era la única cínica que había por aquí.

... Angie suspiró. -Estoy aprendiendo rápidamente.

-Con los hombres no puede ser de otra manera. Sobre todo con hombres con ese aspecto.

Ambas observaron a Lance, que salía en ese momento de su coche. Iba informalmente vestido, con unos vaqueros y un polo azul marino. A pesar de la sencillez de su ropa, conservaba su aspecto de hombre rico y casi perversamente sofisticado. Quizá fuera por su pelo, que brillaba como el oro bajo el sol, o tal vez por el reloj, de oro verdadero, que llevaba en la muñeca, o por su forma de andar.

¿Nacerían las personas ricas con ese aire de arrogancia, o sería algo que aprendían al ser tratados durante toda su vida como seres superiores?

Incluso Vanessa estaba sacudiendo la cabeza.

Eso es un hombre, Angie. Entiendo perfectamente que estés loca por él. Si me pidiera que fuera su amante, le diría inmediatamente que si. Creo que hasta estaría de acuerdo con ser su esposa. La verdad es que admiro la fuerza de carácter que has tenido para decirle que no. Aunque quizá por eso esté tan interesado en ti. No creo que haya habido muchas mujeres que lo hayan rechazado a lo largo de su vida.

-Mmm -fue todo lo que Angie pudo decir mientras paraba el coche detrás del de Lance-. ¿Te importa meter el garaje en el coche, Vanessa? -le pidió a su compañera de piso--. Me gustaría hablar con Lance fuera de casa.

-Aguafiestas -gruñó Vanessa. -Después, subiré con él a tomar café. -Estupendo, iré poniendo la cafetera.

Lance se acercó al coche de Angie mientras ésta salía y la recorrió de arriba abajo con la mirada. Angie no hubiera sabido decir si le gustaba o no lo que estaba viendo; la expresión de Lance era bastante desabrida.

La imagen de Angie durante los días laborables estaba muy lejos de la que proyectaba el día que Lance la había encontrado en la fiesta de Bud. Solía ir con trajes de chaqueta y blusas sencillas que no destacaban demasiado entre los uniformes de las alumnas ni realzaban especialmente su aspecto. Prácticamente no se maquillaba y el pelo lo llevaba recogido en la nuca.

-Hola,

Angie -dijo Lance-.

Vanessa -añadió al ver a su amiga,

que salía en ese

momento del coche para ir a sentarse al asiento del conductor.

-Lance

-le

contestó

sucintamente

Vanessa,

puntualidad es impresionante.

dirigiéndole

una

seca

sonrisa-.

Tu

Lance sonrió sin decir nada, pero Angie advirtió al momento la tensión que encerraba su sonrisa e inmediatamente sucumbió a las dudas y miedos que en ella despertó.

Había ido para decirle que todo había terminado, pensó aterrada, que había

decidido

no

trasladarse

a

Sydney.

Que

estar

a

su

lado

le

suponía

demasiados

problemas.

Pero

si

ese

fuera el caso,

intentó razonar,

¿para

que

iba

a

ir

personalmente a

decírselo? Podría haberse limitado a mandarle una carta o hacer una llamada de teléfono.

-¿Ya has solucionado todos los asuntos que tenías pendientes? -le preguntó Angie cuando Vanessa desapareció con el coche en el garaje.

-Hasta cierto punto -respondió crípticamente-. Todavía tengo que atar algunos cabos. Pero si lo que estás preguntándome es si ya puedo venir a vivir a Sydney, la respuesta es sí -añadió, sin apartar la mirada de su preocupado rostro.

El alivio de Angie pareció complacerle. Pero a ella no le hizo ninguna gracia. -Para estar a tu disposición cuando quieras -continuó Lance.

El

amor

y

el

desesperanzada.

orgullo

no

eran

buenos

compañeros

de

cama,

pensó

Angie

-¿Te apetece subir a tomar una café? Vanessa va a preparar la cafetera.

-Preferiría hablar contigo a solas, Angie -contestó con una seriedad que hizo revivir todos los temores de la joven-. ¿Podemos ir a algún sitio para hablar? ¿Hay por aquí algún parque o algo parecido?

-Si, supongo que sí. Pero déjame subir antes a decirle a Vanessa que nos vamos.

Cuando volvió, Lance ya estaba metido en el coche. Siguiendo las indicaciones de Angie, se dirigió hacia un parque situado cerca del puerto. En invierno era un lugar gélido, pero en las tardes de verano era delicioso sentir la brisa que llegaba del mar. La vista que desde allí se contemplaba, habría tranquilizado al corazón más atormentado.

Y

el corazón de Angie no andaba muy

tranquilo aquel día. De hecho, le estaba

costando muchísimo permanecer en silencio mientras caminaban buscando un banco vacio. Cuando por fin se sentaron, se volvió imnediatamente hacia Lance.

-Lance, no estoy segura de que

...

de que ...

-No sigas, Angie -la interrumpió Lance bruscamente-. Escucha antes lo que tengo que decir. Después podrás hablar todo lo que quieras.

-De acuerdo -contestó Angie, aunque sabía que no le iba a gustar lo que Lance tenía que decirle.

-Hasta ahora no he sido totalmente sincero contigo. A Angie se le cayó el corazón a los pies.

-Yo sólo quería averiguar si todavía me amabas. Y ahora que ya lo sé, te aseguro que en ningún momento he tenido la intención de convertirte en mi amante. Lo único que quiero que seas de verdad es mi esposa.

Angie alzó rápidamente la mirada.

Lance le acarició cariñosamente la mejilla,

causando un auténtico cataclismo en el corazón de la joven. -Te amo, Angie. Desde aquel verano, no he dejado de amarte ...

-Pero ...

pero jamás volviste -le gritó-. ¡Y te casaste con otra mujer!

Lance sacudió la cabeza y dejó caer las manos en el regazo.

-Permití

estúpidamente

que

dirigieran

el

curso

Además, pensaba que no era digno de ti.

de

mi

vida

otros

sentimientos.

-¿Cómo podías pensar una cosa así?

-Oh, Angie, ¿tienes idea de lo diferente que es tu familia de la mía? Aquel verano viví algo tan diferente a todo lo que hasta entonces había conocido, algo tan condenadamente

maravilloso ...

A través de Bud ya había podido aprender algo de lo que después

descubriría en el resto de los Brown. Bud era la persona más sincera y amable que había

conocido en mi vida. Era un hombre íntegro, y eso me gustaba. Era sencillo, no se daba

ningún aire de importancia, como tu madre decía. Me apreciaba por lo que era, no por lo que tenían mis padres y creo que no había nada que le gustara más que bajarme los humos, una tendencia que quizá haya llevado demasiado lejos con los años -añadió con un toque de acidez.

Después de tomarle a Angie las manos, continuó:

-Pero la verdad es que comprendo la indignación de Bud en lo que a ti respecta. ¿Qué hermano hubiera querido para su hermana pequeña a un tipo como yo? En aquella época yo era un estúpido mimado, loco por el sexo, y los únicos sentimientos que hasta entonces había albergado hacia las chicas residían únicamente en mi entrepierna. Por eso, cuando me fui de la granja, no me resultó difícil decirme que había confundido lo que sentía por ti, que había creido que era amor lo que no era más que simple deseo.

-Yo intentaba decirme lo mismo -susurró Angie-, pero no podía olvidarte.

-Ni yo a ti. Aunque puedo asegurarte que lo intenté. Evitaba a todas las chicas que pudieran recordarme remotamente a ti. Pero al mismo tiempo, estaba buscando el mismo tipo de relación que querría haber tenido contigo. Cuando conocí a Helen, ella averiguó exactamente lo que yo buscaba en una mujer, e hizo perfectamente su papel. Me convenció de que lo único que quería era ser mi esposa y la madre de mis hijos. Todo era fingido, por supuesto -continuó explicando-. Helen procedía de una familia que había tenido mucho dinero, pero lo había perdido en la crisis de los ochenta. Se casó conmigo por dinero, y dinero fue lo único que consiguió.

-Quizá yo fuera en parte culpable de su conducta, porque pronto debió hacerse muy obvio que yo no la quería más de lo que ella me quería a mí. Hice todo lo que estuvo en mis manos para que aquel matrimonio funcionara, pero estaba condenado desde el principio. Unos meses después de que Helen se negara a dormir conmigo, contraté a un detective privado y con el llegó el fin de nuestro matrimonio.

-¿Y durante ese tiempo estuviste con alguna otra mujer? -le preguntó; necesitaba conocer la respuesta-. ¿O con muchas otras, quizá?

-Sólo con una, pero puedes creerme cuando te digo que ni para ella ni para mí significó nada. Era una ejecutiva que tenía más de treinta años. Nos habíamos conocido por asuntos de trabajo y me dejó muy claro que estaba disponible. Aquella mujer utilizaba el sexo para relajarse, así me lo dijo. En realidad, mientras me diera lo que yo quería, a mí no me preocupaban demasiado los motivos que tenía para acostarse conmigo.

-Cuando finalmente Helen se fue, por primera vez en mi vida me puse a analizar mi existencia. Me miré en el espejo y decidí que no me gustaba lo que estaba viendo. Después vi algo más y, no me avergüenza admitirlo, Angie, lloré.

-¿Qué es lo que viste, Lance?

-Esto, Angie -la joven lo observó intrigada mientras sacaba la billetera del bolsillo y extraía un viejo papel doblado. Con mucho cuidado, lo extendió y se lo tendió a la joven. Angie se quedó sin respiración al darse cuenta de lo que era.

-¡Es mi poema! -exclamó con los ojos empañados por las lágrimas-. El que te di aquella

noche ...

-alzó la mirada-. ¿Lo has guardado durante todos estos años?

-¿Cómo iba a tirarlo, Angie? Nadie me ha querido nunca de esa forma, ni me ha escrito jamás algo tan hermoso. Cuando volví a leerlo aquella mañana, no pude contener mi desesperación. Pero poco a poco la desesperación fue siendo sustituida por un sentimiento de firme determinación. Decidí que si todavía había la más mínima oportunidad para nosotros, haría lo imposible por aprovecharla. Sabía que no estabas casada y esperaba y rezaba para que todavía sintieras algo por mí. Me llevó varios días reunir la fuerza suficiente para empezar a actuar, pero el cumpleaños de Bud fue el motor de los acontecimientos. Sabía que todos los años hacía una fiesta, y también que tú estarías allí.

-Entonces, ¿cuando apareciste en casa de Bud, en realidad me estabas buscando a mí?

-Sí -confesó Lance, inundando el corazón de Angie de felicidad-. Una parte de mí me decía que era una estupidez ir a buscarte después de tantos años, pero ya no podía quitarme la idea de la cabeza.