You are on page 1of 2

PERDON – EL GRAN REGALO DEL AMOR Para poder disfrutar del perdón toca arrepentirse...

No gasten perdones en gente que no se ha arrepentido, el perdón es tan hermoso que no se puede gastar pendejamente, ni siquiera Dios lo gasta pendejamente. Dios es perdón y perdón absoluto para el que se arrepiente. El que no se arrepiente no puede disfrutar el perdón... Arrepentimiento sincero no por cumplir... No las palabras típicas del Señor que promete que va a cambiar pero que no ha podido botar el teléfono de la otra y ahí lo tiene anotado... Arrepentimiento de corazón, de verdad. Para poder disfrutar del perdón se necesitan dos actitudes: 1. Arrepentirse: al ser humano le cuesta mucho reconocer que se equivocó 2. Creer en que Dios es Amor 1. Nada es más fuerte que el pecado, lo único que es más fuerte que el pecado, es el perdón, el perdón es imposible para el ser humano porque el perdón es esencialmente algo divino, algo propio de Dios, algo que únicamente hace Dios, cuando el hombre perdona realiza un gesto divino. Lo humano guardar rencor, llevar cuentas.. el perdón es absoluto o no es perdón… Los seres humanos disculpamos, excusamos, decimos lo siento pero Dios en cambio perdona. El perdón es el compromiso de Dios para transformar a su criatura desde dentro, devolviéndole el rostro de la creación, devolviéndole su condición de amado, el perdón vuelve a la criatura una imagen viviente de Dios, un reflejo de su gloria y es esto lo que vence al pecado, el pecado arruina la vida del hombre pero el perdón repara la vida del hombre y lo repara por dentro, pero lo repara porque es radical, porque es completo, porque el perdón es una aceptación completa, gozosa de lo que tú eres. Cuando perdonamos le pedimos a Dios prestados los sentimientos y cuando recibimos el don de perdonar Dios nos concede por un momento su fuerza y su poder, porque el poder de Dios no es el poder de la vida y la muerte, el poder de Dios es el poder del Perdón, porque el perdón levanta del fango al otro y le devuelve la vida. 2. El perdón es el amor verdadero, el amor o es perdón o no es nada. Poco ama quien poco perdona. Dios es amor porque es esencialmente amor que perdona, de hecho el perdón es el límite del amor, uno ama hasta donde es capaz de perdonar, amar es darse por vencido, es no querer ya ganar, sino estar dispuesto a perder, quien está herido u ofendido tiene todo el derecho a guardar resentimiento, pero el perdón renuncia al resentimiento, renuncia al desquite, renuncia al orgullo, renuncia al reproche, renuncia a la reparación, renuncia incluso a la justicia, el perdón lo pierde todo con tal de ganar al otro, el perdón es el gran acto de perdida que Dios hace. Dios se conmueve viendo la postración del hombre y lo pierde todo para recuperar a ese hombre que lo conmueve. Para que haya perdón se necesitan dos humildades, se necesita la humildad del que lo pide pero también se necesita la humildad del que lo da, porque uno necesita humildad para agachar la

Vivir el diálogo con las personas que he ofendido para recibir el perdón de los demás . El perdón es el signo claro de cuánto valemos para Dios. Sentimiento de haber vuelto a encontrar el camino Alegría Humildad Fortaleza . El perdón es el gran regalo del amor: es el único regalo verdaderamente grande… Es el único regalo que no nos merecemos 5. 4. Recibir el perdón de Dios: es necesario poner todos los medios para vivir un perdón perfecto: .Entrar dentro de mi corazón para acogerme. Dios no es justo. 4. Dios es misericordioso.Vivir el sacramento de la reconciliación para vivir el perdón de Dios y el perdón de la Iglesia . 4 cosas que deja el perdón: 1. 3. para aceptarme. El perdón implica superar la justicia. 3. Para vivir el perdón:   Tomar conciencia de que somos pecadores. Dios no puede perdonar santos. el que perdona. para darme el perdón a mí mismo y reconciliarme conmigo mismo. Lo que los seres humanos llamamos justicia. pero el otro. necesita mucha humildad para dar perdón porque la verdad es que a uno le baila la lengua para desquitarse. 2. dejar de creer que somos tan buenos.cabeza y pedir perdón. es una manera elegante de hablar de venganza.