You are on page 1of 222
Concepto HISTORIA GALLETTI En amplio sentido HISTORIA se lo vincula con indagación, información, narración. Es Antiguo término usado como sinónimo de narración de los hechos humanos. - Por un lado significa el conocimiento de los hechos que y lleva igual nombre que la ciencia que ordena y estudia ese conocimiento. Por otra parte, los hechos mismos ó un conjunto ó la totalidad de hechos. dice BAUER : En 1º aspecto el propio conocimiento de los hechos y la ciencia que los dirige y lo disciplina, el concepto de la historia como rerum gestorum como de las cosas hechas ( genitivo plural ) o de los hechos o acciones - rerum gestae En 2º aspecto, trata de los hechos mismos ( nominativo singular ) o la totalidad de los hechos El término narración enlaza significado con el suceder. Dice BAUER : la palabra alemana geschichte ( historia ) deriva verbo geschaben ( suceder ) Considerando los aspectos de los términos HECHOS y SUCEDER: El conocimiento del SUCEDER, en sentido Subjetivo ( rerum gestorum ) el suceder mismo Lo que sucede o ha sucedido ( rerum gestae ) presenta su sentido Objetivo Al vivir la historia somos testigos o coparticipantes de los acontecimientos o hechos. Ej: El Decir un estadista hace historia expresamos q lleva a cabo hechos que tendrán significación. El Decir un historiador investiga o escribe la historia, ante hechos sucedidos podrá reconstruirlos darles una significación La HISTORIA se presenta, en doble aspecto subjetivo y objetivo: en el de los hechos y en el del conocimiento de los hechos. HISTORIA es un suceder, es cambio y movimiento. El suceder tiene carácter humano, por eso la HISTORIA es un suceder de hechos humanos, interpretada y valorada por seres humanos. La HISTORIA como ciencia tiene su metodología y caracteres propios y definidos. . El doble aspecto del suceder se afirma en y a través del tiempo. Al Pensar Objetivamente, la historicidad humana, se inicia la indagación científica. HERÓDOTO y TUCIDIDÉS considerados x CHATELET, SON los padres de la ciencia histórica. GALILEO es considerado el padre de la ciencia moderna. HERÓDOTO decía que las acciones humanas adquirían un doble carácter 1º podían ser descriptas como cumplidas en una época determinada o 2º mantenidas en la memorias, sean presentes o pasadas las acciones se mantienen vivas. La reactualización del MITO o la EPOPEYA adquiría y confirmaba la existencia de una temporalidad sensible - profana, establecía una esencial homogeneidad entre el presente del lector y el pasado de la acción . En un principio la HISTORIA fue NARRACIÓN. La 1ª historia, es la simple narración y su carácter de tal, se limita a narrar los hechos. Es la narración pintoresca o anecdótica, en la cual el drama parece como separado y de la acción independiente. 1 Ej: en la Iliada épica encontramos, más que una historia, una yuxtaposición de acciones parciales que tienen por marco una situación de conjunto y por protagonistas a personajes determinados La HISTORIA narrativa es la que se refiere y la que viene a satisfacer la curiosidad por lo que sucede. Prioriza un interés estético y los valores literarios o estéticos exceden el sentido de los hechos. Se limita a narrar leyendas, formular cronologías, listas de papas o reyes, insertando los hechos sucedidos durante sus vidas o describen sin valorar sin resaltar los acontecimientos sobre otros y a veces girando en torno al VALOR del personaje más central, que a los hechos mismos, resulta único y resumen de su propia época. En sus inicios la HISTORIA en ciertos aspectos, es historia original de escritores que por sobre todo describen, las acciones, los acontecimientos y las situaciones que tienen bajo sus propios ojos, dice HEGEL. Con el tiempo, surge en los HECHOS un carácter nuevo se lo llama ACONTECIMIENTO, esto NO solo es el hecho excepcional que testimonia el accionar del hombre, sino el hecho extraño en él, que por lo extraordinario, fuera de lo común, merece quedar en la memoria, ya que la acción provoca un cambio en el propio destino de la humanidad; surgiendo a todo esto el nexo de la causalidad dentro de la narrativa poniendo el acento en la eficacia del acto humano, que ya se manifiesta como creador de su Destino y la de los otros hombres Ej: JULIO CESAR como intérprete de la historia, va narrando, diciendo lo que sus ojos ven y sus oídos sienten, aún dentro de sus naturales limitaciones y escribe De bello galilea y De bello civile ( Las guerras de las Galias y La guerra civil ) pero al mismo tiempo se trata de Comentarios en los cuales aparte de la mera descripción, formula anotaciones que van más allá de la narrativa. Ej: Los Anales de Cornelio TACITO constituyen admirables descripciones pero al mismo tiempo formulan valoraciones de los hechos narrados, lo que excede el marco de la narrativa. Ej: TUCIDIS en su descripción de la Guerra del Peloponeso formula el concepto de la HISTORICIDAD tratamiento fundamental de la existencia humana y la HISTORIA como introducción d toda política Excede los marcos de la mera narrativa que en principio ni valora ni formula conclusiones de causa efecto. La HISTORIA como MAESTRA DE LA VIDA. El 2º aspecto la HISTORIA no se limita a la mera narración, se hace PRAGMÁTICA y formula enseñanzas aleccionadoras. Los hechos pasados sirven como experiencia para encarar los presentes y futuros. La historia resulta una maestra de la vida, de la suposición del antiguo pensamiento de la repetición o de que la historia se repite y que los acontecimientos pasados servirán de lección para no incurrir en futuras equivocaciones, para remediar o enderezar entuertos presentes o para aleccionarnos en el porvenir. Ej: Con TUCIDIS, la historia nos serviría para el logro de un estilo político, en el cual es posible luchar eficazmente contra la naturaleza humana y contra la ley que guía la vida de las ciudades, gracias a una conducción irreprochable y una inteligente adecuación a la situación. Ej: Una de las formas características de esta concepción de los ARQUETIPOS, formulada por CARLYLE en Vidas de héroes: historias de héroes que guían los pasos dé la humanidad. 2 Ej: La historia seguiría la impronta de esas vidas, obedeciendo a motivaciones con significación moral Ej: Con PLUTARCO en Vidas paralelas, analiza y compara vidas de grandes hombres de épocas diferentes, pero con parecida significación pragmática. Esta es una de las formas más corrientes de hacer historia y actualmente se discute si la historia debe tender a una finalidad, si ella debe enseñar. Ej: La Historia Romana de TITO LIVIO eleva por sobre una mera narración y tiende a la exaltación del espíritu romano, impele a la glorificación de las virtudes, tiende a destacar los hechos más significativos y heroicos. Las historias nacionales d uso escolar participan por lo general de este sentido pragmático. El HECHO HISTÓRICO, es IRREPETIBLE En un lugar común, donde la costumbre o hábito cotidiano y que aún se continúa realizando, es él considerar a la historia o mejor dicho, al hecho histórico como repetible y es ése, uno de los conceptos más antiguos con que se quiere caracterizar a la HISTORIA. NO es así, ya que el hecho, como tal, es absolutamente irrepetible. No se da 2 veces en cada situación y en cada momento. Para cada momento es distinto: el hecho histórico es unívoco, no se repite. Puede darse en circunstancias emparentadas a través del tiempo con presuntas analogías, parecidas características. Pero el hecho, como tal, no puede darse 2 veces. Esto NO significa la negación del suceder histórico, formado por hechos particularizados, enlazandos a través de una conexión y de tal manera, el fenómeno histórico se desenvuelve en relación con los diferentes sucesos. Los sucesos humanos tienen continuidad, coherencia y existe un nexo de relaciones recíprocas. Encapsulando una íntima unidad del género humano, tomado en su totalidad, entre las relaciones humanas existe un cambio continuo. Las diferencias entre hecho histórico y hecho sociológico pueden detallarse en que: El hecho sociológico se da dentro de ciertos principios en los que se condiciona el concepto de sociedad y existe en el entorno de las relaciones humanas un término genérico que hace a la Sociedad o al grupo social como conjunto de individuos dotados de permanencia, persistencia, unidad, continuidad. Existe la posibilidad de formular ciertas y determinadas previsiones e indagar, mediante una precisa metodología, las interrelaciones entre los grupos de una sociedad. Los DATOS se socializan en una experiencia socializada y hay entre los DATOS una conexión genética. El hecho histórico es unívoco, pero en la vida humana hay un sentido de historicidad y de carácter social dice FREYEH DILTHEY Se tenderá a la comprensión y explicación de las individualidades históricas más que leyes, se trata de obtener conexiones causales concretas. Considerar a la HISTORIA como EVOLUTIVA ó GENÉTICA nos lleva a su carácter científico Es una Ciencia Cultural o del Espíritu, diferenciándola en cuanto a sus finalidades y método a las Ciencias de la Naturaleza. Ej: La antigua interpretación de RICKERT donde existe una oposición entre naturaleza y cultura. 3 Las CIENCIAS pueden distinguirse unas de otras no sólo por los objetos de qué tratan, sino también por los métodos que aplican. Método Naturalista y un Método Histórico METODO HISTÓRICO se entiende como el suceder singular en su peculiaridad e individualidad RICKERT dice de la naturaleza es el conjunto de lo nacido por sí, oriundo de sí y entregado a su propio crecimiento. La CULTURA es lo producido directamente por el hombre actuando según fines valorados. Objetos Naturales y Objetos Culturales En los OBJETOS CULTURALES queda reconocido un valor en atención al cual el hombre los produce y si ya existen, los cuida y cultiva. Los OBJETOS NATURALES son los que ha nacido y crecido por sí puede considerarse sin referencia a valor alguno; y debe considerarse así si realmente no ha de ser otra cosa que naturaleza. Ej: una piedra que encontramos a las orillas de un rio es un objeto natural, pero si hallamos otra que tenga algún signo que muestre que puedo haber sido labrado toscamente por el hombre, ya se tratará de un BIEN u Objeto Cultural; encontrado incorporado en él un Valor. Dirthey formula una división entre ciencias de la naturaleza y ciencias del espíritu. En la Ciencias de la Naturaleza se lleva a cabo la estructuración del mundo histórico, reconociendo a través del comprender, compresión, la posibilidad de un saber histórico. Existe, la posibilidad de un conocimiento objetivo en las ciencias del espíritu, y en la vida del sujeto actúan categorías histórico sociales: vinculación recíproca, deber, derecho, organización, creándose la conciencia histórica de la finitud de toda manifestación histórica de todo estado humano y social, la relatividad de todo, genera creencias lo que constituiría el último paso para la liberación del hombre. CIENCIAS del ESPÍRITU significado del término ESPÍRITU Concepto que deriva del propio concepto hegeliano, del término ESPÍRITU OBJETIVO Se determina que la HISTORIA adquiere los caracteres de una ciencia cuando tiende a buscar la objetividad y verdad como posibles términos discutibles. Esto deberá formularse con referencia a los objetos de que trata la HISTORIA La HISTORIA no podría formular leyes. WEBER y el neokantismo habían llegado a entrever la posibilidad de las ciencias sociales como ciencias empíricas, pero siempre mediando el previo reconocimiento de la historicidad de la realidad social. de la influencia progresiva de las generaciones humanas unas sobre otras, esto es, el carácter histórico de la realidad social y de la vida humana, sin olvidar que están unidos a la naturaleza. COMTE había descubierto el rasgo peculiar del dato sociológico, el aspecto preponderante La historia se maneja con conceptos ideográficos y la ciencia natural mediante conceptos nomotéticos. Ciertas corrientes históricas se fundamentaban en analogías con las ciencias naturales. Las interpretaciones de tipo naturalista tienen características y notas referentes a las ciencias naturales y principalmente en el campo de la interpretación de la sociedad, como organismos o como correlato de la geografía, clima, suelo, configuración de los accidentes naturales, raza. etc. 4 Ese predicamento surgió durante las teorías Darwinianas de la selección natural en el siglo 19, determinada x la verdadera influencia del medio, con el predominio de los más aptos. Ej: La traducción de estas doctrinas al campo de la historia da nacimiento a obras tales como el Ensayo sobre la desigualdad de las razas humanas. Ej: También las teorías que dan preeminencia al clima o a las razas o a la influencia del ambiente físico sobre los hechos históricos como las obras de MONSTESQUEIU El POSITIVISMO retoma el problema del método histórico y la consideración de la historia como ciencia. LACOMBE dice una verdad histórica se compone, de una realidad que se presenta en diferentes lugares, diferentes tiempos, y se da a través de conexiones entre la causa motivante y su efecto. Se llega a asimilar la psicología como ciencia natural y el método histórico como método de la psicología, de manera que pueda existir lo que se llama la precisión en la historia, mediante una realidad compuesta Se da así lo que denomina la "ley del progreso", basada en una fuerza, que es la asociación. La HISTORIA se dice podría Formular leyes a la manera de las ciencias naturales. COMTE lo expuso en su ley de los 3 estadios según la cual el mundo y el suceder histórico tendía al progreso, dentro del orden, desde un estado religioso y metafísico hasta el estadio positivo. La HISTORIA como ciencia cultural no puede formular leyes por sus formas de interpretación esencial, objetiva y subjetivamente. La posibilidad de aportar las pruebas de su veracidad, con el conocimiento de los hechos o la ciencia que disciplina y dirige este conocimiento. En los últimos tiempos ha sido considerado la historia de la cultura x autores alemanes según sus escritos en La Historia Geschichte y en la Historia de la cultura Kulturgeschichte WEBER la considera como sociología de la cultura El historiador de nuestro tiempo TOYNBEE coincide en el estudio de las culturas. La CULTURA, en su conjunto, está integrada por un considerable número de culturas, sería más bien la herencia social dé la humanidad dice LINTON. Se anotan los rasgos sobresalientes de cada cultura y se daría una vuelta hacia las concepciones de la historia de la humanidad. Hay en el hombre una activa participación de la cultura en todos los momentos de su vida. Por un lado, la originalidad de las culturas se va dando mediante inventos y descubrimientos, pero al mismo, tiempo hay una integración de las culturas y una difusión entre diferentes sociedades, mediante interrelaciones y transmisiones. Pero más que leyes se podrían formular conexiones causales concretas, como se hace para determinados períodos o épocas históricas. Todo dato social es de naturaleza histórica por antonomasia y la historia de la cultura en general serviría para explicar los supuestos de la historia como también para comprender las "individualidades" históricas. DILTHEY y Hans FHEYEH dicen la vida humana, posee 2 notas: carácter social e historicidad. 5 4 significaciones del término HISTORIA según Ellas son: ABBAGNANO 1º 2º 3º 4º como PASADO como TRADICIÓN como MUNDO HISTÓRICO como TOTALIDAD 1º al considerar a la HISTORIA como PASADO resultando una tautología = sinónimo Es decir el pasado pertenece a la historia o la historia pertenece al pasado al decir no nos podemos substraer a la historia" se afirma que existe un pasado como dimensión de tiempo. Hay autores que consideran a la historia solo como la actualidad, pura como Benedetto CROCE Ej: al interrogarse acerca de la esencia misma del tiempo, ya que el pasado existiría sólo como actualidad presente al revivirlo. La tarea de la historia parecería ser, la transformación del hecho pasado en actualidad presente. 2º aspecto sobre la HISTORIA como TRADICION. Como transmisión y conservación de creencias y de técnicas, sea que tal transmisión pueda controlarse por la historiografía o considerarse EVIDENTE aunque permanezca obscura e incontrolable. La TRADICION como la Conservación Infalible y Progresiva de todo resultado o conquista humana, entonces se identifica a la historia como plan providencial". 3º La HISTORIA como MUNDO HISTORICO o la totalidad de la vida espiritual o de las culturas. Se opone a naturaleza que es la totalidad de lo independiente del hombre o lo que no puede ser considerado su producción o creación. En este sentido se admiten 5 interpretaciones distintas la Historia : 1° como DECADENCIA 2° como CICLO 3° como REINO DEL AZAR, 4° como PROGRESO y 5° como ORDEN PROVIDENCIAL. 1° La interpretación como DECADENCIA es propia de la antigüedad y se conoce con el nombre.de DOCTRINA de las EDADES Su más antiguo representante es HESÍODO, para quien el mundo pasó de la EDAD de ORO a la EDAD de los HOMBRES. En la EDAD de ORO los hombres vivían como dioses, En la EDAD de los HOMBRES quedan sujetos a su suerte. Para llegar de una a otra edad se pasaba por 3 edades intermedias: la de plata, la de bronce y la de los héroes, Para llegar a la de los hombres, que señala la total decadencia de la humanidad. 6 Para PLATÓN hallamos 3 edades: la de los dioses, la de los héroes y la de los hombres, con la acentuación de una decadencia cada vez mayor Para CRITIAS, filosofo: La decadencia estará dada por las condiciones morales y materiales de los hombres mismos. Para Vico y FICHTE por el contrario se pierde el aspecto pesimista para hacerse optimista señalando un progreso gradual más que una decadencia. 2° La interpretación como CICLO del mundo parte del supuesto de la existencia de grandes ciclos que se repiten a través de los siglos; es propia de la antigüedad griega, especialmente de los ESTOICOS, para los cuales en cada ciclo aparecerá un nuevo SOCRATES, un nuevo PLATON ya que en cada línea de ellos se asiste a un retorno de iguales caracteres. Para SPENGLER los ciclos no se repiten en forma idéntica. Según su interpretación se asiste al nacimiento, crecimiento y muerte de una civilización tal teoría está expuesta en el libro La decadencia de Occidente. Aparte de los supuestos filosóficos de su teoría, se tiene el propósito de ofrecer una morfología comparativa de la historia universal, mediante el lenguaje de formas que nos dieron las grandes culturas, para llegar a las perspectivas de unidad universal partiendo de los .hechos de la vida real y evidenciada en la experiencia histórica la forma de nuestro futuro 3° La interpretación como REINADO del AZAR se nota la forma casual de los acontecimientos, no obstante el cambio de los tiempos, de los países y de los siglos. Para MAQUIAVELO. FORTUNA significa un conjunto de condiciones que limitan, obstaculizan o Frustran la acción del hombre en la historia. Según COURNOT el AZAR es el dominio propio de la historia, en tanto el de la naturaleza está constituido por el orden y la ley. Hay, 2 mundos perfectamente definidos: el de la naturaleza y el de la historia y cada uno está caracterizado por el orden y el azar, respectivamente. 4° La interpretación como PROGRESO afirma el carácter problemático o no inevitable del progreso mismo. Si el progreso es necesario la historia es más bien un orden providencial y existen momentos de suma perfección que hacen a la perfección del conjunto. Para la filosofía de la ilustración la medida del progreso mismo constituye la norma. VOLTAIRE cree en el progreso histórico: partiendo del supuesto de considerar a la HISTORIA como la relación de los hechos "que se consideran verdaderos", en oposición a la fábula, que es la relación de los hechos que se tienen por falsos. La Concepción General está dada en el siglo de Luis 14 al hacer una división de la historia en ciclos; con el objetivo de ensayar una relación de las acciones de un hombre ó del espíritu de los hombres en el siglo más esclarecido de la historia Para VOLTAIRE existen 4 épocas de grandes dimensiones históricas. 1ª etapa el siglo de FERIÓLES, DÉMOSTELES, ARISTÓTELES, PLATÓN, APELES, FIDIAS, PRAXÍTELES, en el cual el cesto del mundo, fuera del griego, vivía en la barbarie; 7 2ª etapa es la de Cesar y de Augusto, con los nombres de VIRGILIO, HORACIO. OVIDIO, Vrrauvio; LUCRECIO, CICERÓN, TITO Livro. 3ª etapa es la que sigue después de la última de Constantinopla por Mahomet 2°, en donde floreció una civilización patrocinada por los Medicis, es el tiempo de la gloria de Italia; 4ª etapa es el de Luis XIV, en el qué se llega, según ala mayor perfección: enriquecido por los otros, .incorpora las mejores influencias y las recrea. VOLTAÍRE, Trata de útil teoría, donde intenta VOLTAIRE por sobre el esquema presentado demostrar que las grandes épocas históricas son aquellas en las cuales los príncipes absolutistas han favorecido las letras y las artes. Francisco ROMERO, con referencia a la obra de VOLTAIRE ha expresado: Ha quedó fundada la historia como historia integral de la cultura, planteado un problema no resuelto todavía y aún de difícil solución: el de cómo estructurar este tipo de historia, al que no se puede ya renunciar y que no se sabe cómo construir; pues sí. La tradicional historiografía preferentemente política falsea por su estrechez la perspectiva histórica e invita a completarla con las otras líneas de la actividad humana, por otra, no se ve cómo se pueden incorporar en el curso de un relato unitario todas las manifestaciones de la cultura, muchas de las cuales parecen exigir necesariamente ser investigadas y referidas en historias particulares. La carencia d precedentes acrecienta el mérito d la obra desarrollada según un plan cuidadosamente establecido y retocado. La opinión corriente de considerar a la ILUSTRACIÓN como a-histórica. CASSIREH manifiesta que el siglo 18 es un siglo que tiende a la conquista del mundo histórico, esforzándose por fijar el sentido de lo histórico buscando frente a él un concepto claro y distinto que trate de determinar la relación entre lo particular y lo general, entre idea y realidad, entre leyes y hechos, y demarcar la frontera entre ellos22. Vico concibe la historia de las naciones en su nacimiento, progreso, fin a través de los corsi y ricorsi de la historia, conteniendo a todas las etapas, hay un orden universal y eterno que comprende las diferentes historias temporales de distintos tiempos y naciones a lo que llama "historia universal eterna". KANT sostiene la idea de una historia universal eterna en sentido cosmopolita; y JASPERS dice que el fin de la historia es el de la unidad de la humanidad. 5° La interpretación como PLAN PROVIDENCIAL sostiene que es el desarrollo necesario de los acontecimientos humanos hasta el logro de un estado definitivo de perfección. Es lo que se conoce como milenarismo o quiliasmo y busca el retorno de todos los seres a su perfección originaria: SAN AGUSTÍN distingue la ciudad celestial y la ciudad terrenal y busca un retorno del mundo a Dios. Existe algo así en términos de HEGEL como un plan divino e inescrutable. Un orden providencial aunque de naturaleza no divina. COMTE al decir de ABBAGNANO: . Existe un orden NECESARIO y PERFECTO dentro de las líneas del progreso ORDEN y PROGRESO que se va afirmando a través de los 3 estadios, como ley sustancial del positivismo. 8 Un hecho POSITIVO es aquel que todos admitirían si se les brindara la misma oportunidad para juzgar, se trata de los hechos sobre los cuales queda construida la ciencia en contraste con las cosas que imaginamos o deberíamos ver o creer y la palabra HUMANIDAD es una unión de esta, clase de pensamientos. La relación del sentimiento de humanidad con las cualidades comprobadas de los hombres y el desarrollo histórico de su pensamiento, dio a ese ideal una nueva base, real y positiva, el inundo necesita no sólo la visión y las valoraciones de los grandes sabios y la psicología práctica de los hombres de negocios, sino también métodos científicos para ilustrar y aconsejar a los hombres de acción, no sólo respecto de lo que existe sino respecto de lo que es bueno y justo". De tal manera podría elaborarse un CATECISMO POSITIVISTA, analizando la afinidad de los 3 estadios intelectuales TEOLÓGICO, METAFÍSICO Y POSITIVO y los 3 modos de actividades CONQUISTA, DEFENSA Y TRABAJO; la religión positiva y la actividad industrial se emparentan ya que se fundan en el conocimiento de las leyes naturales, subordinando ambas el individuo al conjunto, es decir, que existe un orden necesario y perfecto. Con mayor o menor relevancia, concepciones disímiles están contestes en la afirmación de un "orden necesario y perfecto". En SAN AGUSTÍN la perfección se logra mediante el retorno originario al inundo de Dios; en el positivismo a través de un orden progresivo dentro del progreso lineal y continuo. Todo ello nos conduce a la-consideración de la historia como totalidad o mundo histórico. En este sentido, ABBAONANO apunta que considerados así, todos los hechos son históricos: existe una totalidad, el hecho histórico es algo único e irrepetible y hay un proceso individualizante propio de las ciencias del espíritu, antinómico al proceso generalizante de las ciencias naturales, pero al mismo tiempo, hay una correlación de éste hecho con los otros, por medio de los cuales el hecho mismo es explicada o comprendido, eliminándose la noción de ley (de causalidad) y el concepto de la necesidad de. la historia. De tal manera puede formularse una interpretación sistemática de la historia universal, "'de acuerdo con-un principio según el cual los acontecimientos históricos se unifican en su sucesión y se dirigen hacia un significado fundamental" -5. En tal sentido la historia puede ser interpretada fuera de los lindes de la teología-y el principio relevante y sus fundamentos no estarían dados va por la bondad y la providencia divinas, sino, por la razón y la voluntad humanas. LOWITH anota la importancia de esta interpretación a través de un pensamiento, que había sido considerado como a-histórico, aportado por VOLTAIBK y los pensadores del Siglo 18. PROCESO HISTORICO Según BAUER la HISTORIA es la "ciencia que trata de describir, explicar y comprender los fenómenos de la vida, en cuanto a los cambios que lleva consigo la situación de los hombres en los distintos conjuntos sociales, solucionando aquellos fenómenos desde el punto de vista de sus efectos sobre las épocas sucesivas o la consideración de propiedades típicas, y dirigiendo su atención principalmente sobre los cambios que no se producen en el espacio y en el tiempo". La historia es ciencia autónoma, diferente a la natural. Según DILTHEY, lo es por el hecho de tener conexiones causales, pero debemos acotar que no todo trabajo histórico es científico. 9 La historia trabaja con medios científicos Paleografía, Diplomática, Epigrafía, etc.; inductivos, que se asemejan al método científico de las ciencias naturales, pero lo hace mediante método propios. BERHEIM dice la HISTORIA es "una ciencia que investiga y expone los hechos de la evolución humana, determinados en el tiempo y en el espacio, en sus acciones (lo mismo singulares que típicas y colectivas.) como seres sociales y en sus relaciones de causalidad sicofísicas. Debemos distinguir con referencia a la CAUSALIDAD o conexiones causales 2 modos de concebir la historiografía. Los hechos históricos pueden determinarse en su unidad ( el mundo histórico como totalidad ) o concebirse en su "pluralidad". Como UNIDAD se trata de la formulación de una especie de plan providencialista de ese mundo histórico, y esa interpretación pertenece más al campo de la filosofía que al de la historia misma. Podríamos suponer como algo semejante a una historia a priori en la que existiría un mundo de líneas homogéneas y totales. Como PLURALIDAD tenemos la concepción de la historia como "'historia o historias pluralistas", en la cual son válidas las conclusiones que se obtienen mediante los adecuados instrumentos de investigación. El conocimiento histórico se irá dando, a través de objetos delimitables y no sobre la totalidad. El juicio histórico se formulara en base a esos objetos delimitables y no será juicio de totalidad El conocimiento histórico resultara Individualizante mediante una adecuada utilización de los instrumentos de investigación. Los instrumentos se presentan dentro de un orden cronológico y de un ámbito o marco geográfico. El hecho histórico resultará selectivo y el éxito en la indagación se logrará mediante la reconstrucción de los hechos "en su individualidad cumplida. El HISTORIADOR debe realizar una selección del hecho significante en el pasado y la hipótesis resultará de la propia verificación de los hechos. El Conocimiento Histórico evoluciona a través d la explicación condicional de los hechos, más que causal. Existe, un concepto común, el de la HISTORICIDAD, que implica: 1º El modo de ser del mundo histórico o de una realidad histórica cualquiera, por lo tanto, se trate de una interpretación pluralista o universalista se parte del supuesto de ese particular modo de ser: la historicidad. 2º La Existencia de hechos en el pasado, lo que significa la existencia real y no mitológica Ej: Historia de Jesús, tomándolo en su existencia real y no como un Mito 3º La importancia histórica que se atribuye a veces a hechos presentes o contemporáneos La causalidad en la historia pierde su significado Tradicional y la Investigación recurre a su ámbito verdadero. BUBKHARDT dice Todo lo que pueda servir, aunque sea muy remotamente, al conocimiento del pasado, debe ser reunido con el máximo esfuerzo y la mayor diligencia, hasta que nos sea dado "reconstruir el horizonte espiritual del pasado" con el objeto de tratar, "de ser gracias a la experiencia, más prudentes (para otra vez) y más sabios (para siempre). Otras Concepciones La historia es una ciencia que trata de describir, explicar y comprender los fenómenos de la vida. 10 En cuanto se trata de los cambios que llevan consigo la situación de los hombres en los distintos conjuntos sociales. El SUCEDER HISTÓRICO es un suceder natural y de allí la tendencia de la naturaleza a historificar o sea, la idea de la evolución y del tiempo en sentido histórico. VICO concebía la idea de diferentes procesos que actúan sobre los múltiples fenómenos de la vida pública: una relación entre la historia, las necesidades y la voluntad humana que influye en el individuo, la cultura, la sociedad. Se trata de un suceder NO unívoco, constituido por diferentes situaciones que tratarán de investigar, exponer, explicar los "fenómenos de la vida y los cambios relacionando a estos fenómenos. Los hechos de la evolución humana determinados en el tiempo y en el espacio, en las acciones, singulares o colectivas. Un suceder de hechos humanos a través de los cambios. Hay un suceder, histórico, un espacio y tiempo histórico con el hombre como intérprete. Por tanto si cada hecho histórico fuera unívoco e irrepetible sin más, la historia daría resultado una sucesión de hechos humanos únicos e irrepetibles como tales. Una serie estática traería como consecuencia la inoperancia de su estudio. Es decir, que: "No hay modo de razonar causal y suficientemente en el proceso en virtud del cual surge la capacidad creativa de un grupo humano, ni cómo aquélla se manifiesta a través de acciones individuales provistas de claro valor. Mas por extrañas e inesperadas que tales acciones sean siempre aparecen destacándose sobre el grupo de donde emergen, si bien como proyección de él Se siente entonces que un grupo humano posee ya una especial manera de superar la monótona inercia de su Simple existir... de ese simple existir bueno para alimentar los estudios sociológicos y sicológicos, bastante para, satisfacer el interés de la crónica narrativa, pero insuficiente para fundar sobre él una- auténtica visión histórica... Lo' perdurable de los hechos llamados dignos de historia consiste en algo más que en su '«celeridad*¿ necesitan poseer una virtud que los haga contemplables ni editables y revivibles, por muchos o por pocos, mas siempre en intensidad y en profundidad... Historiar no consiste en exponer hechos aislados o en serie sucesiva, sino más bien en el intento de incorporar al proceso total de una vida colectiva lo digno de recuerdo. Existe, pues, una idea que podemos denominar de proceso histórico. Ya - RAVIGNANI había advertido: "sean cuales fueren las interpretaciones que nos! dan la teoría del héroe o la del factor social, la del materialismo' histórico o providencialista, siempre la inteligencia ha ofrecido .postulados más o menos satisfactorios, más ó menos profundos, que demuestran las causas de los cambios 'y "progresos de la vida de los hombres". Se parte de los siguientes principios: . 1º los fenómenos' humanos tienen una estrecha- coherencia y continuidad: 2º existe la idea de la íntima unidad del género humano; 3º las diversas manifestadones.de los hombres tienen un nexo ajustado y con relaciones recíprocas entre ellos y con las condiciones físicas; 4º en todas- las relaciones humanas hay un cambió continuo. 5º De ello resulta una concepción dinámica de ]a historia, según la cual las manifestaciones de los hombres, tanto en su conjunto como en sus particularizaciones, tienen coherencia y 11 continuidad; concebir la historia de otra manera, mediante compartimentos estancos formados por- los hechos, un tatito catalogados y sujetos al .azar, carecería .de sentido. Hay pues, así, una idea "de proceso, que incluye —a través de nexos y relaciones— la idea de cambio; cambio en el cual el observador ve una dirección o propiedad definida. En nuestro campo, por lo demás, la referencia es acerca del proceso institucional, o sea todo suceso u operación causado por una institución o referente a ella. De tal manera ríos referiremos a las varías connotaciones del concepto, a .•saber: a) en cuanto a los procedimientos u operaciones en acción, oí cambio sufrido-a medida que una función o relación social surge o «• desarrolla como institución; b) en cuanto la acción de una institución Va realizando su función específica; c) el curso de las instituciones, como ciclo institucional; d) el conjunto de los procesos especiales que caracterizan "la vida de la mayor parte de las instituciones". De donde resulta .que para "nuestros estudios nos inclinaremos a la concepción de la "historia como proceso". Este proceso, basado por supuesto en los DATOS que se nos revelan o cuyo significado tratamos de desentrañar, es de carácter preferentemente social. Es definido como cualquier cambio o interacción social en la cual un observador es capaz de destacar, clasificando, una cualidad o dirección al parecer constante. Se pueden observar, por abstracción, rasgos comunes. La estructura social o la configuración de la organización interna de cualquier grupo social es permanente sólo de un modo relativo. El grupo social está constituido por individuos dotados de alguna permanencia, guardando también ciertas relaciones precisas entre sí ( LINTON ). Pero existen conflictos concretos en determinados momentos, en determinados individuos o grupos ( DEWEY ). Dentro de ese marco se mueve individualmente cada hombre y si bien la vida humana está dada en la naturaleza ( física o biológica ), la realidad de esa vida humana se nos da en formas y modos propios de ella: actos humanos, en m 'tiempo histórico. Se trata de una estructura real individual do la "vida cultural y social, por lo que, más que leyes, la historia tiende a estudiar conexiones causales. Los hechos cada uno unívoco e irrepetible se van concatenando, no ya genéticamente sino dentro de un proceso. Toda experiencia humana tiende a socialficarse como la naturaleza tiende a historificarse. Un incluso metodológico de vasto alcance fue formulado por el materialismo histórico. Hay en ÉL, centrado una filosofía antropocéntrica, según la cual se interpreta a la historia como el curso que sigue la adaptación del hombre al mundo y a la sociedad que avanza mediante una serie de luchas de clases originadas en desigualdades económicas fundamentales. De tal manera los factores económicos tienen primacía y las demás organizaciones sociales, derivadas de cierto modo. El arte, las letras, la filosofía, la religión, las instituciones jurídicas y políticas se consideran "como efectos secundarios de los procesos y cambios económicos fundamentales‖. 12 La historia del mundo se da a través de un proceso dialéctico, en "una lucha de clases que culminará, luego de un período de dictadura del proletariado, en una sociedad .sin clases. En el Manifiesto comunista, afirma MARX que la historia de todas, las sociedades que han existido hasta nuestros días es la historia de la lucha de clases. En ediciones posteriores a la primera, 7 S.N ( nci,s manifestó que la obra posterior de algunos antropólogos sociales influye en mucho en un conocimiento más cabal de ciertas formas d.p comunismo primitivo y de allí la influencia que sobre este último tienen .algunas autores, especialmente LEWIS MORGAN, con su libro JM xvctedod primitiva 3*. Las ideas del Manifiesto afirman la lucha de clases como clave de interpretación de la historia humana. El Estado empresa la voluntad de la clase económicamente dominante: una "superesiructura política sobre la estructura económica básica, que corresponde a .Ja etapa del desarrollo de las fuerzas de producción; la caracterización de la naturaleza esencialmente expansiva del capitalismo, basada en el desarrollo progresivo de las fuerzas de producción y en la necesidad consiguiente de mercados y de1 fuentes de material siempre mayores"3B. Ello pondría en- evidencia las "-contradicciones" que implica el hecho de que "el poder de compra en las naciones adelantadas no haya aumentado lo suficiente para absorber el crecimiento de la producción de la industria capitalista y de aquí, que surjan crisis periódicas, dominadas sólo mediante la destrucción en gran escala de los instrumentos de producción"36; asimismo la reducción del proletariado a mera mercancía, la agravación de la situación de la clase obrera., í& proletarización de las clases medias, la aceptación de la lucha nacional "contra la burguesía a pesar de que aumenta el carácter cosmopolita delcapitalismo". El Manifiesto fue escrito en 1848, en circunstancias históricas especiales y el desarrollo capitalista en Gran Bretaña aparecía en forma tal, que podrían tener el significado de una tendencia general en otros países al avanzar, el industrialismo. En la concepción marxista el desarrollo de la formación económica, de la sociedad es concebido como un proceso histórico natural: "Quien como yo concibe el desarrollo de la formación económica dé la sociedad como un proceso histórico natural, no puede hacer al individuo responsable de la existencia de relaciones de que él es socialmente criatura, aunque subjetivamente. ¿e considere muy por encima de ellas. Lo que significaría un proceso dialéctico del mundo cíe la naturaleza y de la historia, que no.es, necesariamente, una aplicación-del materialismo metafísico sino que se daría como proceso dinámico. Para HEGEL la dialéctica es conciencia y permanece en la conciencia no tomando al objeto, a la realidad a la naturaleza, sino al pensamiento y como pensamiento "abstracción", que no describe la realidad o la Historia sino "sólo su imagen abstracta". La dialéctica Hegeliana conduce a la concepción del denominado "espíritu absoluto o del Espíritu Objetivo. El materialismo histórico pretende el paso dé la dialéctica del "mundo cerrado de la conciencia" al "mundo abierto de la naturaleza y de la historia. El hombre queda como motor de la historia y la síntesis de dos oposiciones se va á conciliar íarito en la historia de la naturaleza como en la historia de la sociedad humana. Es el hombre, el hombre efectivo y viviente el que ha hecho todo, quien posee y quien combate: In historia no es una cosa cualquiera que se sirve del hombre como medio para 13 conseguir sus propios fines sino que ella no es nada más que la actividad del hombre que persigue sus fines. El hombre es el elemento activo del proceso histórico: "pero este hombre no es el individuo abstracto, aisladamente concebido; no es el átomo que es por sí mismo lo que es. independientemente de todas las relaciones exteriores. La PRAXIS o sea la acción de cada momento, histórico genera por sí su antítesis, mediante la reacción que determina en "la voluntad y en la praxis humana. La tendencia, no se traduce en LEYES: tiene existencia y eficacia histórica precisamente cuando es negada: la causalidad, concebida así, dialécticamente, excluye el fatalismo del desarrollo determinado por el proceso económico en sí, en cuanto reconoce el lugar que ocupa la' actividad voluntaria humana como factor efectivo de la historia. La visión catastrófica criticada y discutida se traduce en una concepción dinámica y orgánica de la sociedad. dice PERTICONE Por sobre lo que se pueda pensar acerca de los fundamentos filosóficos o metafísicos de la teoría, tomada en sus líneas generales, de si adecuación a los hechos, de su sentido o alcance como visión totalizadora del mundo, es indudable que —en cuanto a su metodología— ha hecho aportaciones nada desdeñables. Ella ha podido explicar los .procesos históricos a través de factores cuya importancia resulta relevante. HISTORICISMO HISTORICISMO NO como doctrina que afirma la realidad es historia o sea desarrollo, racionalidad y necesidad, sino a su aspecto fundamental, en cuanto a las UNIDADES en su sucesión épocas, civilizaciones, constituyendo la historia, como "órganos globales cuyos elementos, necesariamente relacionados, pueden vivir sólo en el conjunto" ABBAGNANO. Son importantes la consideración y estudio así sea general y esquemático, de este movimiento; sus aportes y limitaciones. Desde el punto de vista histórico e institucional, las posibilidades que nos puede ofrecer. Si lo dejáramos de lado nos sería difícil comprender algunas y significativas posiciones, como también ciertas interpretaciones que, en muchos respectos, tienen vigencia y actualidad. HISTORICISMO nació como movimiento de reacción u oposición a la tradicional doctrina del derecho natural. Pero, si bien se colocó en actitud polémica en contra de las diferentes formas del IUSNATURALISMO, tuvo, su génesis en posiciones tradicionalmente consideradas como a-históricas. La importancia del historicismo radica en el fuerte estímulo, que aporta a la resurrección del interés por la historia. Frente al IUSNATURALISMO afirma la sucesión de unidades (civilizaciones, épocas, etc.) como constituyendo la historia, relacionando los elementos en el conjunto. Sostiene la relatividad de los valores con referencia a la unidad histórica. Dice sobre algunos tales elementos. ABBAGNANO son Es una doctrina relativista y en tal sentido se opone al IUSNATURALISMO o derecho natural, que es la norma invariable y constante "que garantiza infalible la realización del mejor ordenamiento de la sociedad humana". En el campo del derecho en el historicismo —nacido en el pasado siglo aunque con génesis de antigua data— la historia resulta su esencia inmutable, basada en preceptos diversos e instituciones varias. 14 Expresa UÉCASENS .SrciiES un fluir; una evolución, una inconstancia, de lo que se deduce que lo múltiple presupone la. unidad:, la' nota distintiva, pues, será la relatividad, por oposición a la norma constante e invariable que presupone el derecho natural"*Agrega que existe, una condicionalidad histórica del derecho A como producto de la vida humana encajada en circunstancias vivas y cambiantes". El HISTORICISMO irrumpe como reacción en contra del IUSNATURALISMO, ha tenido una larga génesis y encontramos con mucha - antelación sus raíces en distintos autores de diferentes épocas. Al respecto, Friedrich MEINECKE manifiesta: "...Todavía menos vamos a resolver el problema de sí, a pesar de todo, el derecho natural contiene el germen sin cesar renaciente de necesidades humanas eternas y en qué grado lo contiene. Es sabido que ha actuado y sigue actuando hasta hoy como idea y fuerza histórica aún después de la irrupción de la nueva manera individualizadora del pensar. Así vino a ser en el siglo Jcvm el crisol de estas dos concepciones. A él nos conduce derechamente la génesis del historicismo en la segunda mitad del siglo xvm.. De tai manera, muchas de sus raíces pueden rastrearse en e! propio siglo de las Luces. La filosofía cíe la ilustración da notas de tipo historícista a través de SHAFTESBURY, LEIBNIZ. AHNOLÜ, Vico, VOLTAIRE, MONTESQUIEÚ y el pensamiento francés coetáneo de la historia de la Ilustración inglesa (HUME, GIBOX y de los grandes precursores alemanes: .LESINC, MÓSEB, HERDER, GOETHE, al decir de MEINECKE. 3. VOLTAIRE hablaba de las costumbres y de los distintos factores "históricos" que influyen en el devenir de la humanidad Ej: en sus Essais sur les tnoeiirs et 1'esprit des iiations, 1740. lo señala MEINECKE: "puso en claro la naturaleza y las transformaciones de lo político y de las instituciones sociales relacionadas con lo político"; su relativismo lo anotamos cuando, al referirse a las leyes, manifiesta que no todas las clases de leyes son htitnas para todas las naciones4*. También en MÓSEH, del'cu al dice MEINECKE: " Arrancó a las pequeñas cosas, que observó y estudió, su más profundo sentido; sacó íi relucir todo, lo que en las fuerzas históricas. concretas e individuales se ocultaba, e hizo de lo así manifestado, símbolo y ejemplo* de la individualidad''histórica y de la dinámica en general" 4t ~. Es, junto con HEHÜER, el primer iniciador del historicismo **. GOETÜE entrevio la liberación del mundo histórico' del anquilosamiento del derecho natural y MONTESQUIEÚ, del sentido pragmático e intelectualista de la Ilustración. De tal manera, el historicismo'resulta, no sólo una nueva visión por parte del historiador, sino de toda la vida 'humana. Es así que enseña a comprender toda la vida histórica como evolución dé lo individual, aunque encauzado en cursos y regularidades. HEHDER habla de la realización de la humanidad como meta de la evolución histórica, a -través de hechos persistentes eu los acontecimientos gene-lieos: "hay una suma y una persistencia de furrzas y de influencias clf tipo terrestre, en las que participa ía flora y ía fauna que. en ¡ina recíproca conexión aprovecha a todos los .seres vivirntes pero que puede ser transformada por el arle de los hombres.. Gran importancia tuvo en el siglo pasado pl movimiento hisíoricis,-ia en el campo jurídico, que influyó poderosamente en la concepción del derecho. 15 Kl derecho no tendría más sentido que la conexión de los-hechos que lo determinan, llevando como fundamento la relatividad entre Ja "correspondencia necesaria entre el derecho y sus factores". Sus más ilustres representantes, SAVIONY o PUCHTA, consideraban al derecho como producto, del carácter nacional y el espíritu .particular, peculiar de un pueblo. Dice SAVTCNY: "Ante todo voy a explicar el significado que tiene la frase «escuela histérica». Es indudable que ni nna facultad-ni un punió de vista determinado son bastantes para satisfacer las exigencias científicas; . antes por el contrario' la ciencia necesita de ía acción combinada de muchas facultades y principios diferentes. Ahora bien, para asignar una de estás facultades y la dirección científica a que principal-Trteníe respqnde, ha sido empleada.por mí y otros la denominación dé'escuela histórica... y al dirigir la atención a esta faz de la ciencia, no es que desconozcamos ni despreciemos ninguna otra; solamente hemos creído que por haber sido descuidado t/rincipalmente el elemento histórico, podía ser desde luego rehabilitado y restablecido en sus derechos"'"''. Para SAVIGNY el derecho histórico debe confrontarse con los derechos del hombre y adaptarse a ellos. Son varias las corrientes que. convergen en reacción a las concepciones del Siglo 18. Por una parte se estudia el DERECHO ROMANO, dándole un carácter de aportación a las diferentes ramas del derecho, como aporte metodológico; por otra, se examinan críticamente las FUENTES y el grado de veracidad de la historia romana primitiva, como lo hace NJEBUUK o aparecen movimientos románticos', que también ven la posibilidad de una interpretación histórica. MELNECKE dice historia universal es interpretada como medida del momento, es vivida con tal que ese momento se colme de vida activante. Peor lo general el HISTORICISMO afirma que en la HISTORIA y la TRADICIÓN, subraya ideas con-servaüütas, y. de tal manera, no obstante fundamentarse en los hechos concretos, u través de una teoría relativista, termina —como escuela— por relegar todo intento de ruptura revolucionaria, todo tipo de cambio social, Así. un BURKE, por ejemplo, acentúa los excesos de las revoluciones y afirma el valor de la tradición y su desarrollo gradual: la historia, el hábito, la religión, son para él las guías de la acción social. También se desarrolla, a través de la escuela histórica, un movimiento fuertemente nacionalista y de carácter romántico, principalmente a través de ciertos conceptos bastante ambiguos como, entre otros, lo es el de espíritu del pueblo (Volkgeist). SAVIGNY dice en cada pueblo se desarrollan ciertas tradiciones y costumbres que se convierten en normas jurídicas, debido á la práctica continua; El Contenido del derecho, se identifica con la opinión del pueblo y se atIMere a fuertes raíces del pasado. La creencia universal del pueblo es la horma sobre la cual se configura el. Derecho el cuallo mis-mts que el idioma, resulta producto, no de una voluntad arbitraria, sino de nn crecimiento lento, gradual y orgánico4!l. DEL VECCHIO ha anotado los aportes positivos del historjcismo en oposición al jusna- tiiralísmo. Ellos son, entre otros: Aº reacciona contra el rígido pensar iusnaturalista con su creencia, en la inmutabilidad de .los" supremos ideales humanos; 16 Bº se opone a la concepción de identidad permanente de la naturaleza humana a través de! tiempo; Cº el sujeto individual ert: la diversidad de sus manifestaciones históricas es el intérprete de la propia historia: Dº loiua al-sujeto en general, el hombre abstracto del derecho natural y lo transforma en ser activo y claro; Eº determina la ley 'de !a causalidad~en la historia; Fº quiebra el principio de la fe inconmovible en las ideas iniíaías (a la manera de de las verdades de la razón; LOCKE) y Gº fundamenta la relatividad, mediante la incorporación de factores concretos y reales; Hº representa además nn progreso, al considerar él derecho .como un hecho o proceso colectivo; . Iº propugna la necesidad de la indagación histórica r'°. Pero tiene su parte negativa: ".. .el defecto de eludir la función valorativa de olvidar que la explicación es cosa bien diversa de la justificación. Explicada la necesidad relativa o causal de un cierto hecho, todavía- no queda solucionado un problema totalmente distinto de aquél a saber- ¿cuál es el valor del hecho? ¿Es justo o injusto, bueno o mulo? Limitando la investigación a la explicación histórica, no llegaremos nunca a un criterio de justicia. Contra el historicisnio se puede levantar la objeción fundamental ya aducida frente al escepticismo: el espíritu humano no puede aquietarse, ni se ha aquietado jamás con el reconocimiento del hecho. Además del reino de los hechos exista el reino de los valores y a éste se refiere esencialmente el derecho. El error del historicismo también empieza cuando pretende reducir a indagación histórica una indagación tan profundamente diversa como es la valorativa o deontológica" r>1. • Las objeciones DEL VECCHIO son de un carácter totalmente ajeno al metodológico. FUETEÉ formula un reproche, que es más serio y fundamental. Dice que la ideología histórica generaliza una conexión causal que estaba lejos de ser tan segura como entonces se lo imaginaba. Y¿ además, conviene establecer —manifiesta— que "a pesar de todo es necesario no desconocer el inmenso progreso que la Ideología ha proporcionado a los conocimientos históricos: es la primera escuela que agrupó grandes movimientos espirituales en unidades, ella desterró de su campo las expresiones obscuras y demasiada cómodas de carácter de la época y aún la del genio del pueblo... sus ideas habían existido alguna vez y habían servido de expresión a necesidades reales".52. • s, HISTORICISMO, DERECHO NATURAL Y JUSXATURALISMO . 1. Habíamos dicho que el historicismo expresa su oposición al íusnaturalismo, más aún, a la fase 'de la doctrina que había culminado con la Revolución francesa de; 1789, Los filósofos jusnaturalistas de los siglos xvii y xvm habían buscado afanosamente una fórmula ideal basada en la razón y producto del desarrollo pero sin indagar las fuentes ni los orígenes, esto es, ahistóricamente, sin la herramienta de la evolución histórica. De tal manera se habían. despreocupado de las fuerzas históricas y evolucionistas, formulando principios que significaban una ruptura con la historia- y se concretabari~én los de la revolución. 17 Hay, así, un momento cumbre.de toda una era.—como lo subraya • BOÜENHEIMER—, y los hombres trataron de edificar un nuevo orden, de bases racionalistas, mediante los principios de igualdad.y,de libertad.que habían sido' proclamados por el derecho natural como 'postulados eternos de la razón y de la justicia. Si bien* dentro de las ideas de la Ilustración estaban germinando temas del historicismo, la reacción se fortalece ante-circunstancias históricas concretas. . Ella se producía en Europa contra los presupuestos racionalistas, acentuándose en la época que sigue a la caída de Napoleón, con el legitimismo, el Congreso de Viena y la Santa Alianza. La reacción historicista afirrnaría el carácter nacional de las instituciones en pugna con el cosmopolitismo -de las teorías jusnaturalístas. Además se volvía la vista al pas-ado conservado como tal de tal manera; el racionalismo cedía paso a formas románticas/ 2. No obstante los presupuestos generales, la doctrina del derecho natural ofrece.dos fases perfectamente definidas. Una es la antigua, según la cuaí resulta la "participación de la comunidad humana en el orden racional del universo". Ya los estoicos concebían al hombre como razonante, lo que lo distinguía dé los animales, guiados por el instinto: la racionalidad era la propia caracterización del hombre y existía, así, una inclinación racional a Ja participación deJ orden universal, que es Dios mismo o es de Dios. En subíase moderna, el derecho natural es una disciplina racional indispensable a las relaciones humanas, aunque independientemente del orden cósmico y se elabora como técnica para regular convenientemente las relaciones humanas. Concepto respecto al DERECHO NATURAL en el sentido de la posibilidad de una comunidad universal en la cual los hombres vivieran conforme a los dictados de la razón, deviene, pasando por la doctrina de la razón de Estado, fuente, de la naturaleza humana como derecho natural garantizado por el gobernante (SPINO-ZA, PUFENDOBJ-% HoBBEs, Gnocio, etc.). La teoría, se configurara en los Siglos 17 y 18 a partir de Hugo cularmente la designación de jusnaturalismo.. GHOCÍÓ, recibe parti- Según ABBAGNANO, tal .doctrina, defendida por numerosos escritores políticos, ha servido de base para reivindicar las dos fundamentales conquista del mundo moderno en el campo político: el principio de la tolerancia religiosa y el de las limitaciones de los poderes del Estado y de esos principios, precisamente, ha nacido el Estado liberal moderno. IUSNATURALISMO se distingue del DERECHO NATURAL en cuanto no considera dicho derecho como la participación humana en un orden. universal perfecto sino como "reglamentación necesaria" de las relaciones humanas que el hombre desrribe confinándose a la razón: representa la reivindicación, en el campo político, de la autonomía de la razón afirmada por el cartesianisTno en el campo filosófico y científico. Así, para el pensamiento cíe John LOCKE, el estado natural del hombre se identifica' con el de su perfecta libertad; la doctrina del contrato hará que el derecho natural sea garantizado por la mayoría o por la denominada Voluntad general". DEL VECCHIO anota que ha sido concebida de diferentes maneras la relación entre los dictámenes de lo "justo natural" y de las normas jurídicas positivas, a través de diversas orientaciones especulativas en diversos momentos históricos. De esa manera, a veces, por ejemplo en tiempos de la Revolución Francesa "se vio una profunda disidencia, casi insanable, entre dos órdenes de determinaciones, vale decir, entre el derecho natural y el derecho positivo": otras veces los jurist;is romanos, por ejemplo, concibieron esta relación como una'mera diferencia entre género y especie, 18 Y algunos, entre ellos HÉOEL, reconocen en los dos órdenes simplemente el doble aspecto de una misma realidad, "aunque bajo estas notables diferencias la 'idea del derecho natural ha acompañado siempre a la humanidad..,"7'3. 5. El problema de jusnaturalismo e historicismo no ha?-final.izadú er.in la oposición entre una y otra teoría que, según viéramos, tiene su mayor apogeo en él pasado siglo. Por el contrario, tanto una como otra han tomado características nuevas. El HISTORICISMO parecía haberse terminado, en buena medida, con la aprehensión de una terminología no muy clara, que involucraba una posición antirracionalista, de sesgo romántico y que llegaba a ahincar en algunos conceptos que, erróneamente interpretados víales como el de nación o el de raza) llegaban a justificar posiciones conservatistas muy agudas, lo que contrastaba con su propia naturaleza, su raíz en la historia misma que, por tal, implica dinamismo, cambio, progreso. Ante ese agotamiento la investigación historicista tanto como su metodología se renovaron, principalmente al considerar a la historia como proceso. En tal sentido. algunas posiciones, entre otras el marxismo, le dieron un tono más vivojy le insuflaron un impulso renovador muy ostensible. Al mismo tiempo y ante nuevas metodologías serias y rigurosas, el concepto de . '"'nación", "pueblo"/ "colectividad", pierde la confusa connotación de "espíritu", "ser", con que el historicismo de raices tradícionalistas calificaba las diferentes unidades y va cediendo en su relativismo para considerar los hechos históricos y la génesis de Jas instituciones con sentido dinámico y finalidades concretas, .pero al mismo tiempo'de largo alcance. Por otra parte, las formas del dci;echo natural y del jusnaturalismo se renuevan y adquieran urta mayor flexibilidad, también como reacción a ciertas posiciones revolucionarias que adoptan algunas formas del historicismo. Es decir, que el IUSNATURALISMO. que había obrado como posición racional, histórica y revolucionaria, va ahora hacia formas más conservatistas. El LIBERALISMO MODERNO era la consecuencia del movimiento IUSNATURALISTA, que adopta una visión retrospectiva no revolucionaria. El HISTORICISMO que había nacido como reacción y que se adhería a las tradiciones y a la historia, observa a estos factores rnás dinámicamente. De allí que las revoluciones operadas en este siglo, principalmente lo que La dado en llamarse Tercer Mundo, tengan sentido nacional y de raíces históricas, atenidas a circunstancias concretas y reales, en tanto las del pasado siglo, de corte jusnaturalista, más bien conservaban los rasgos cosmopolitas de la doctrina misma. Afirma CROCE: . "Cierto que, hablando con rigor, el momento historicista no faltó nunca en la historiografía, porque nunca faltó en el espíritu humano; y las historias escritas antes de aquel tiempo no podrían considerarse como historia y ser, como tales, pensadas y adaptadas de nuevo y desarrolladas... Pero la intensidad y "la continuidad y la primacía que alcanzó en la época que de él toma nombre, son tan grandes y fuertes que permiten metaforizarlo como un acontecimiento nuevo del todo, como la conciencia, por primera vez adquirida, de ua poderío de la mente humana"34. Es decir, que —en sus formas modernas— se puede observar.que tanto una como otra posición pueden llegar a participar de elementos comunes, posibilitando una síntesis según la cual la- metodología de una no excluye la de la otra. La unidad y el relativismo, por cierto, podrían conjugarse. Y tanto, el jusnaturalismo como el historicismo adquieren nuevas dimensiones y se revitalizan. 19 V. - HISTORIOGRAFÍA E HISTORIA 1. Los presupuestos de la indagación historíográfica son: 1º la consideración de que el conocimiento histórico se da a través de objetos delimitables y no sobre una totalidad; 29) el juicio histórico, en base a esos objetos, es selectivo e individualizante; 39) la reconstrucción de los hechos se da en su individualidad completa, Existe, por lo tanto, un conocimiento histórico y, consecuentemente, una técnica de comprobación .mediante los instrumentos de investigación de que dispone el historiador y de los principios que guían- la selección. El término "historiografía" fue acuñado —como lo recuerda AEBAGNANO— por Tomás CAMPANELLA e índica, en su acepción primaria, el "art<; de escribir correctamente la historia". Tal concepto ha pasado corrie r. temente al francés, inglés o alemán, en tanto que en el español o en f:l italiano aún se insiste en una concepción de conjunto: algo así. como la totalidad del conocimiento histórico. 2. Dice CROCE : la ciencia de la historia es la afirmación de que la vida y la realidad son historia y nada más que historia. ( historicismo e historiografía se equivalen en él ) Agrega que correlativa a tal afirmación es la negación de la teoría que considera la realidad dividida en "super- historia" e "historia", en un mundo de ideas y de valores y en un mundo que los refleja o los ha reflejado cíe m ciclo fugaz .*• imperfecto. El método histórico, según OAKESHOTT, no es otra cosa que los medios con que se vale el historiador para transformar el frúv y mudo testimonio en fuente de información y posibilitar Ja transformación . «leí hecho pasado (representado por el testimonio) en actualidad presente 33. . La 1ª parte del proceso metodológico es la HEURÍSTICA. Consiste en el tratamiento de los testimonios y su objeto consiste en transformar los testimonios en fuentes. La HEURÍSTICA da las normas preceptivas para e! adecuado tratamiento y es el conocimiento general de las fuentes históricas. Las fuentes históricas constituyen el material de la investigación histórica o historiográfica. El historiador busca lo^.lesíiv ionios, debe saber anticipadamente qué es lo que va a buscar, qué es lo que quiere y a dónde debe recurrir en la búsqueda. BAUER DICE va hacia el hallazgo y no al encuentro ( se encuentra lo que está a la vista y se halla lo que está oculto ). Precisamente HEURÍSTICA verbo griego HALLAR. Para el hallazgo debe procederse por etapas en la tarea historiografía. Ante todo, la reunión de antecedentes en museos, archivo, bibliotecas, que constituyen depósitos, do testimonios. Para esta tarea existen disciplinas heurísticas; tales como la museología, la bibliotecología, la archivística, 'etc., que son valiosos auxiliares de la investigación. Para reunir los antecedentes el investigador debe conocer til estado actual del problema a dilucidar, saber utilizar el material, manejar la bibiografía. 20 Las investigaciones especializadas que se suman al caudal anterior del saber constituyen el mundo histórico del investigador, formado por sus ideas, sus conocimientos, sus experiencias originadas en el interés actual del problema como punto de .partida En la 1ª fase de la investigación tiene bastante parentesco con la investigación científica, y que ( aunque no toda investigación .histórica sea científica ) el investigador trabajará con medios científicos, valido de algunas disciplinas que se han denominado un tanto equívocamente "auxiliares" de la historia ( paleografía, diplomática, epigrafía,- etc. ). La 1ª fase de la investigación se realiza a través del Método Histórico es INDUCTIVO como en las ciencias naturales, de particular para llegar a lo general, buscando conexiones caudales y NO LEYES. En 2º término, el trabajo de historiografía se continúa con la elección del tema, la búsqueda del asunto concreto a considerar. En 3º termino, recurrir a las FUENTES PRÍSTINAS, el hallazgo, del testimonio, crítica y transformación de testimonio y fuente. Finalmente deberá encarar el trabajo de diagnóstico y fichado La CIENCIA HISTÓRICA o la técnica de investigación histórica necesita de disciplinas auxiliares de la historia Algunas son verdaderas ciencias, otras sólo se adecúan como auxiliares. Ej: SENTIDO ESTRICTO la diplomática, biografía, genealogía, numismática, iconografía, paleografía, etc., y en Ej: SENTIDO GENERAL la arqueología, etnología, antropología, folklore, paleontología, filosofía, arte, religión, geografía, astronomía, derecho, estadística, economía, etc BAUER distingue entre las ciencias de las cuales la historia toma conocimientos auxiliares de carácter general (por ej.j la; antropogeografía, etnografía, etnología, sociología, psicología, economía, demografía, política, estadística) y-las ciencias y conocimientos relacionados más íntimamente con ella, qué se emplean de continuo para la tarea de investigación (p. ej., filología, lingüística, paleografía, diplomática, . geografía, . cronología, heráldica, etc.). También se ha hecho una distinción entre las ciencias que auxilian a la historia y las que están a su servicio (en el primer caso la geografía, por ejemplo: en el segundo, la cronología, la paleografía, etc.). 4. Se hini establecido diferentes divisiones .de las fuentes historiográficas. Una de las más conocidas es la que distingue entre restos y tradiciones. Todos los materiales de la investigación historiográfica pueden dividirse en 2 grandes ramas: Iris -restos, que pueden ser los de las obras producidas por el hombre (por ej.: puentes, utensilios, teatros, etc.), los modos de vida de las comunidades ( tales como lo.v usos y las costumbres ), los ordenamientos jurídicos, etc.; -las obras literarias o filosóficas, los documentos en general y las tradiciones, que; pueden ser orales o escritas, por las cuales se transmite la memoria de / Jos hechos pasados. Más brevemente aún, podríanlos formular una / división en: monumentos, que son los restos para la transmisión de un hecho y documentos entre los cuales podrían incluirse inscripciones, medallas, etcétera. BERNHEIM clasifica las FUENTES en las que se basan en la observación inmediata y en el recuerdo, por una parte; y en las historias, por la otra. Entre estas últimas realiza una división en memorias o tradiciones y restos del pasado. 21 Las tradiciones pueden ser orales, escritas y gráficas. Los restos, pueden serlo en sentido estricto y monumentos. a su vez, hace un cuadro de ''las fuentes históricas más importantes. Entre otras señala las etnológicas, antigüedades, monedas, sellos; las transmitidas oralmente (que pue'den ser atribuidas a personalidades), las que no tienen origen personal, los informes orales, los mitos y leyendas, el "rumor", las anécdotas, los proverbios, las canciones populares. Hay otras fuentes basadas en la tradición oral (por ej., testigos presenciales de los hechos.}; y otras, de importancia mucho más considerable, transmitidas por escrito. En este caso los documentos ocupan el primer lugar, también los escritos jurídicos, la costumbre, la convención, la ley, como fundamentos del derecho; las actas o. generalidades, los informes"5 diplomáticos, las actas de la administración, las militares y las derivadas de la vida parlamentaria o social. También merecen especial referencia los registros y libros oficiales, las exposiciones históricas, las fuentes autobiográficas, los diarios, memorias, cartas, publicaciones a través de diferentes medios de expresión, los libelos, periódicos, finalmente la opinión pública como fuente historiogfáfica. La Monumento, Germanae Histórica M. G. H.) establecen una quíntupla división de fuentes, en la siguiente forma: Serie 1. Scriptores (SS). Serie 2. Leges (LL). Serie 3. Diplomata (FD) o Chartae. Serie 4. Epistolae (Epp). • Serie 5. Antiquitates (An). . BAUER, En la .serie (1) se incluyen escritos de carácte'r estrictamente narrativos:; en la (2), disposiciones de carácter jurídico, civil, eclesiástico; en la (3), dpcumentos públicos o privados que guardan las fórmulas , jurídicas; en la (4), cartas de todo género, papeles públicos y privados, asuntos familiares y de interés general o particular; y en la (5), toda fuente no escrita y no comprendida en la anterior. La clasificación de BERNHEIM resumida en 1. Observación inmediata y recuerdo. 2. Tradiciones y restos: TRADICIONES: a) orales (leyendas, anécdotas, refranes, cantos); b) escritas (inscripciones, memorias, crónicas, biografías, anales, calendarios, genealogías); c) gráficas (cuadros históricos, esculturas, cartas geográficas,'itinerarios). RESTOS: a) sentido estricto - Esqueletos, momias, utensilios, lenguaje, armas, papeles de comercio ) - Cultos. - Instituciones. b) monumentos - sentido estricto: restos monumentales - documentos ( diploma, cartas, relaciones, Concilios, etc. ). Otras divisiones de las fuentes, enriquecidas con la incorporación como tales de nuevos medios técnicos de expresión o difusión. 22 Actualmente resultan importantes auxiliares de trabajo las reproducciones fotográficas,, cartográficas, fonográficas (microfilmes, facsímiles, alambres, cintas'magnéticas, discos, etc.). Para concluir, repitamos que el trabajo de la heurística es el hallazgo o sea la búsqueda en la oculta maraña de testimonios, de aquellos que puedan transformarse en fuentes prístinas. En este sentido la investigación tiene rasgos acentuadamente científicos. Así como el investigador de las ciencias naturales debe .recurrir a la experiencia, basada en la causalidad; el investigador social debe recurrir a los depósitos de testimonios (museos, bibliotecas, archivos), seleccionando y ordenando .ese frío y mudo material que se transformará en fuente de información. Y el hecho pasado revivirá como actualidad presente. El 1º paso ( HEURÍSTICA ) tiende a la reunión de antecedentes, elección del tema, recurrencia a las fuentes prístinas; finalmente a la diagnosis y fichado. El 2º paso de la investigación historiográfica es la CRÍTICA. Antes de entrar en la etapa final de la investigación se debe realizar un previo y cuidadoso examen crítico de las fuentes. En el curso de la investigación las dudas y dificultades resultan cada vez más serias. La historiografía moderna tiende a rigurosas técnicas y criticas de las fuentes. Es tradición que la crítica histórica se base y fundamente en 2 pasos sucesrlvos: 1º la crítica externa previo examen de las fuentes; 2º la crítica interna para la determinación del hecho histórico. En 1º paso frente a las FUENTESal investigador se le presenta diferentes problemas, entre otros el de la determinación de la época originaria de la fuente documental, sus caracteres externos., lugar de origen, determinación del autor y el de la verificación de la autenticidad. En el 1º paso frente a 1 documento que en sus características externas se nos presenta como autentico, pero puede resultar difícil la artibución de la autoría o lugar de origen. Hay hechos históricos que se dan por supuestos, sin más y continúan casi como lugar común; sin embargo, en cualquier circunstancia o ante contradiciones evidentes que se van presentando el documento pierde valor, y no sirve para una adecuada interpretación de determinados hechos o de unía serie de hechos. En el 2º paso lograda fehacientemente la época de origen, los. caracteres externos, la autoría, nos encontrarnos con el problema de la autenticidad: Para ello debe comprobarse la autenticidad de las fuentes empleadas. También si se han dejado pasar etapas fundamentales. en la investigación, confundiéndose con conclusiones simples hipótesis de trabajo, dando lugar a las contradicciones consiguientes, que restarían todo" valor a las conclusiones. La crítica se dirigirá precisamente hacia la determinación de autenticidad, con el objeto de dejar de lado toda contradicción en el examen externo de las fuentes utilizadas. A veces se nos 'presentan documentos que en su apariencia interna resultan .auténticos pero al no someterlos a -un análisis exhaustivo se corre el riesgo de adaptarlos como tales. Muchas construcciones históricas, que • crítica para elaborar las conclusiones a que conduzca la tarea de selección y correlación, de cotejo, de comprobación ordenada y metódica. La pobreza mental, igualmente que en la investigación científica, puede recibir justo castigo a través de sorpresas nada agradables. La CRÍTICA EXTERNA, es la determinación de los caracteres externos de los antecedentes hallados y reunidos por lo tanto, de la época de origen, del autor, del lugar; a la autenticidad, o sea, la verificación de si' hay contradicción de contenido; y, finalmente, a las recíprocas relaciones entre las fuentes. La CRÍTICA INTERNA determinara fehacientemente el HECHO HISTÓRICO, a través del contenido de las fuentes. Se presenta el problema de la VERDAD HISTÓRICA. La verdad no solamente surge del ESPÍRITU VERDADERO con que el propio investigador conduce su indagación, sino de determinar .si en las fuentes existía» las condiciones necesarias como para considerar "verdaderos" u los documentos en examen. La 1ª pregunta que surge es ésta: ¿el autor estaba en disposición de decir la verdad? Es .muy fácil que las circunstancias hicieran torcer la voluntad de decir la verdad. A. veces.se parte de ciertos presupuestos polítieosociáles a los cuales responde el autor (puede estar a favor o en contra de las circunstancias o de los hechos bajo su examen), y nos encontramos aquí con el"problema fundamental de la crítica histórica: el de la objetividad. Por lo tiernas* hay otra pregunta a analizar y responder: si el autor quiso informar la verdad. Se ha dicho, con bastante razón, que la historia es la historia de los vencedores y en buena 24 medida es difícil que un intérprete de los hechos si-a lo suficientemente objetivo como para darles un. contenido recto y verdadero. Este es el trabajo quizás más difícil de la investigación, en el cual las ideas del autor examinado .y las propias del investigador entran en diálogo, en cpntroveisia, er. acuerdo o en pugna enconada. Pero si concebimos un método que pueda conducir al desentrañamiento de la verdad, podríamos alejarnos de este sentido relativista ínsito en la historia misma. Aunque el problema de la objetividad siempre quedará en pie. 6. La tarea del historiador es la de posibilitar la reconstrucción del mundo histórico, en uri momento determinado y lo más objetivamente posible. Reconstruirlo, interpretarlo, adecuarlo a su propio mundo. De tal manera no le bastará solamente, la búsqueda y ulterior selección de los datos, sino que, a través de uri método, deberá dar los pasos necesarios para el logro de tal finalidad. Es tarea que no puede librarse a la improvisación y si bien la objetividad e's difícil de lograr, no debemos partir de conceptos apriorísticos, aunque nos resulte, problemático despojarnos de nuestro propio mundo de ideas que podrá dar tintes a la interpretación de los hechos estudiados. Pero, casi demás estaría decirlo, una cosa es la investigación como tal y otra la interpretación. En la investigación debemos lograr la mayor objetividad y equilibrio.posibles, a través de técnicas adecuadas, ahuyentando manipuleos deleznables que fuerzan la seriedad de la indagación. En la interpretación juegan otros elementos; un mismo hecho o una serie de hechos dan nacimiento a distintas interpretaciones. Pero no' obstante ello,'los hechos "son", "se dan" en un ámbito, en situaciones determinadas- y en un espaciotiempo histórico, diferente al espacio-tiempo físico. Se dan en dimensión humana, en un suceder a través de los cambios. dice La crítica no es serena: luego "se parte a la serenidad de la teoría", el hecho fundamental es difícil de ser-suprimido por la crítica y "las tendencias se dividen por su praxis en grupos antagónicos, pueden comprender, con buena voluntad las necesidades y las razones de los actos adversos pero, así como no pueden intercambiar su lugar por el de las otras, tampoco pueden, únicamente mediante la comprensión, liquidar las razones materiales del conflicto"50. GORZ En resumen, es difícil tomar una posición neutral'y rigurosamente objetiva, pero no es imposible tratar los hechos a investigar con criterio riguroso y científico. En un primer momento seleccionamos las fuentes, analizamos su autenticidad, las sometemos a críticas interna y externa. En un segundo momento —y aquí interviene 'el mundo de ideas del propio historiador— se realiza el proceso de reconstrucción y de interpretación. El primer momento o primera parte del proceso metodológico tendrá por objeto transformar los testimonios en fuentes, lo que, por lo demás, es el primer objeto de la heurística. En la segunda parte se determina no sólo la autenticidad de los documentos sino las recíprocas relaciones de dependencia entre las fuentes, como así también el hecho mismo (crítica externa e interna). Finalmente debemos lograr reconstruir el mundo pretéritq. En este trabajo ya las normas rigurosas de investigación ceden paso tanto al mundo de las ideas sustentadas por el historiador como a la forma de expresión. 7. Se ha dicho que para reconstruir e interpretar adecuadamente los" hechos . históricos se hace necesaria una cierta perspectiva. Los hechos de muy reciente data, o los contemporáneos, quitan al investigador la perspectiva necesaria como para, contemplarlos con la mayor objetividad posible. No es fácil despojarse, por lo demás, de la calidad que se reviste en estos casos: ser propio intérprete de algo que es, a la par, vivido y sentido con suma intensidad. En la interpretación de los hechos acaecidos en tiempos lejanos también existe otro peligro: el que puedan quedar como petrificados, transformados en mitos. En este caso el 25 historiador debe situarse en la época, pero al mismo tiempo adecuarlos como si estuvieran vivos y frescos. Así se puede llegar hasta hablar de "nuestros contemporáneos primitivos" y Erwin RODHE, en su Psique, referirse a la fuente del pensamiento griego como "fluyendo todavía, calladamente, en la vida del mundo". A veces se logra la armonía necesaria en la reconstrucción e interpretación. Para ello se requiere talento e inteligencia, imaginación y equilibrio, virtudes que en contadas ocasiones se producen. Un Cornelio TÁCITO, por ejemplo, no se limitaba a narrar, sino que de cada hecho anotado • hacía surgir consecuencias trascendentes. FRIEDLAKDER, a la vez arqueólogo, filólogo e historiador podía reconstruir el mundo de la sociedad romana, la vida, las costumbres, fiestas y comunicaciones del imperio, co-participando vivencialmente ese mundo pasado. HISTORIA POLÍTICA E INSTITUCIONAL ¿Cuáles son, de preferencia, los temas y objetivos de nuestras indagaciones? La HISTORIA CONSTITUCIONAL es un tema muy amplio La HISTORIA CONSTITUCIONAL parecería de primera intención, limitar sus objetivos a un tema determinado: la HISTORIA de la CONSTITUCION o a la génesis a través de la HISTORIA de la CONSTITUCION como LEY FUNDAMENTAL o como concreción del Estado de derecho". Si en algunos momentos y circunstancias, en los inicios de los estudios referentes a esta materia, la 'limitación podría tener algún justificativo, actualmente la reducción de su campo sería desdeñable y sin mayor sentido. A medida que avanza el conocimiento de lo que hoy denoTninamos genéricamente "ciencia política" el horizonte se amplía para cada una de las disciplinas particulares, por ejemplo la historia constitucional (y esto lo vere-•mos un poco rnás en detalle) es 'preferenternente historia política e institucional. En tal sentido nos moveremos, dentro del ámbito de la historia política y, más aún, tenderemos a objetivar el proceso histórico de nuestras instituciones que conduce a' la sanción de una Constitución (en sentido amplio y no restringido) para concretar el sistema y ordenamiento políticoinstitucional del Estado. La historia como proceso, considerando la génesis y evolución de nuestras instituciones con sentido dinámico, a través de .cambios. No estáticamente como si se tratara de una línea horizontal, sin quiebras, que se limitaría a catalogarlos hechos y colocarlos, cual fichero mental, dentro de un orden cronológico y dándole connotaciones presuntivamente científicas. En tal sentido, tanto los proyectos constitucionales, como las leyes que organizan las instituciones, los pactos, los tratados, serían estudiados exegéticamente, a través de sus articulados, con anotaciones acerca de sus fuentes y concordancias. Pero si bien tal trabajo es necesario, sólo lo es en cuanto ayuda a un mejor entendimiento de los procesos en general. Bien poco vale el estudio exegéticó de.los artículos de los códigos, su memorización, sus concordancias; por sobre ese trabajo, meramente mnemotécnico, está el del estudio de las instituciones del derecho público, de las cuales los textos legales son su consecuencia. El trabajo de recopilación de materiales sirve en mucho para lograr una comprensión mayor de las instituciones, pero por sí. sólo tiene significación fragmentaria y necesariamente, con esos elementos, el ámbito mental se empequeñece y se pierde la idea de conjunto. Cuando nos referimos a la historia política e institucional, nos encontramos con sus objetivos propios: la política y las instituciones. Salta a la vista, de inmediato, que el campo de la materia que denominamos "historia constitucional" entra dentro del mucho más amplio de la "política", ya que nos referiremos de continuo a la "historia de las instituciones políticas". VII. ALGUNAS APROXIMACIONES: CIENOJA EOLÍTICA, DERECHO CONSTITUCIONAL 26 Tendríamos que determinar una delimitación de ámbitos entre ciencia política o política, histoiña y cfórecho, ya que la "historia institucional y constitucional" participa de esas 3 disciplinas. No entraremos a consideraciones teóricas acerca de lo expuesto; ellas exceden;-los límites de. nuestro trabajo y se sobreentiende que son lo suficientemente conocidas, por lo menos en sus lineamientos generales, cómo para ser repetidas aquí. Pero convendría no obstante dejar establecido que eí campo de la ciencia política y. precisamente el de la política, enmarca al de la historia política e institucional. Para Raymond AABON, por ejemplo, la ciencia política es una manera de estudiar la sociedad en su totalidad con referencia a un propio punto de vista que es el de la organización y funcionamiento de las instituciones que la dirigen. De tal forma es difícil establecer fronteras entre'las diferentes disciplinas que ella abarca. Los términos "Constitución" .y "derecho constitucional" van perdiendo su significación originaria í!", y el derecho constitucional resulta ser el derecho que so aplica a las instituciones políticas: la expresión instituciones políticas tiende a suplantar al "clásico rótulo" de derecho constitucional;-y éste, a su vez, abarcaría la "historia constitucional" como la génesis de las instituciones políticas y, aún más, en el sentido de la historia como "historia de las instituciones durabjes". En tal sentido también la /¿w-to-ria constitucional quedaría inmersa en el campo más amplio de la ciencia política, no ya desde el punto de vista de la teoría, sino como ecología práctica mediante la historia. Así, por ejemplo, al referirnos a Ja concreción. de lo que denominamos Estado constitucional lo haremos a través del proceso histórico. Su análisis, desde el punto de vista de su esencia, entendiendo por tal la "unidad de una cosa en cuanto entraña para sí la necesidad de ciertas propiedades"'" escapa a nuestra tareiL 2. Con el descubrimiento y puesta en marcha de un nuevo tipo de disciplinas ( ciencias sociales y políticas ) se Inr producido una verdadera revolución, no meramente terminológica, sino por los planteos que se formulan con relación. a problemas interdisciplinarios y metodológicos. No sólo tal fenómeno se produce en el ámbito de las ciencias del hombre (sociales y políticas) sino también en el de las demás, tradicionalmente consideradas como tales (así se La producido una verdadera revolución en el sentido de las matemáticas, la física, etc.). Es evidente que, en muchos respectos, estamos aún en un período de búsquedas y de allí la proliferación de teorías que puedan explicar satisfactoriamente los problemas que la irrupción de estas nuevas disciplinas, como ciencias, nos plantean. Numerosos términos han sufrido transformaciones semánticas muy notables. Muchos conceptos —que necesariamente "debemos emplear y a .los cuales haremos referencia — adquieren diferentes significaciones, que por lo general difieren sustancialmente de las que entrañan las definiciones tradicionales y cuya propiedad no había sido cuestionada hasta ahora. Así, por ejemplo, lo concerniente al ámbito del derecho constitucional. VEBDÚ manifiesta que se da una etapa de intensa transformación dentro de esta disciplina, para acomodar las norr mas a la nueva estructura social y. agrega que si bien aparece con la Revolución Francesa como sazonado fruto de la burguesía, sufre sucesivos impactos de diferentes conmociones sociales; para llegar a nuestros días "afectado por una situación crítica, pues intenta reducir la separación existente entre la norma y la realidad"; acotando LINARES QUINTANA que el nuevo derecho pareciera convertirse en derecho de la realidad 62. Y, como lo expresa Maurice DUVEBGEH, el derecho constitucional es cada vez menos el derecho de la Constitución, para transformarse cada vez más en el derecho de las instituciones y de los regímenes" políticos contenidos o no en el texto de la Constitución, lo que no significa que al oponer "instituciones" a "constitución" se haga hincapié en las tradiciones y en mengua del cambio, o de otro modo, sobre el pasado y en contra de las reformas, sino que en adelante el énfasis se marca sobre la 27 organización concreta y real de las sociedades por oposición a las reglas jurídicas que'se les pretende aplicar sin conseguirlo totalmente 63. ¿A qué realidad nos referiremos? A la realidad social, pero una realidad concreta, para una sociedad determinada, para mejor decirlo, la argentina mediante el estudio del proceso histórico y político concretado en la génesis y desarrollo -dé sus instituciones. Término genérico SOCIEDAD, como tejido de relaciones humanas, sin admitir fronteras o límites LINTON queda, así, desechado y nos referiremos a la sociedad o grupo social ( o grupos sociales ) como conjunto de individuos dotados de cierta permanencia ( a diferencia de la multitud transitoria) y que guardan ciertas relaciones precisas entre sí. De tal manera (y siguiendo "a ¿INTON), una sociedad de tal naturaleza tiene su propia historia y una estructura que permite reconocerla de las demás sociedades. Sus grupos componentes quedan interrelaciones, esto es, los conjuntos de individuos permanecen en contacto o comunicación. La sociedad estar constituida por individuos vinculados unos con otros "y con su medio natural y la cultura por ellos desarrollada'^. Tenemos, pues, tres términos: a) individuos, grupos, sociedad (que no son antitéticos); r;) el medio natural; c) la cultura, como herencia social de la humanidad, pero en un sentido más restringido, la modalidad particular de la herencia social. Es decir, que la historia política es, al mismo tiempo, social (y económica) y cultural y exige un claro conocimiento de los problemas de la originalidad, integración, difusión, interrelación y transmisión de la cultura. Existen —según ya lo hemos visto— hechos humanos unívocos, que adquieren categoría histórica, en cuanto logran proyección y se articulan dentro de los procesos sociales o interhumanos, no limitándose a una mera descripción, sino comprobando sus efectos y el modo como se producen. Hay, de tal manera, un curso histórico tanto de la vida social como de la política. EL PODER, LA SOBERANÍA Y LA REPRESENTACIÓN La referencia a la historia política e institucional vincularemos términos y conceptos como estado, soberanía, representación, poder, entre muchos. Se indagara las diferentes formas de gobierno o dé estado proyectadas, ensayadas o practicadas. Enraizadas o no en la sociedad surgiendo hechos reales y concretos o emanados de grupos dirigentes o élites como programática o concreción de ideologías que, no concordarían con la realidad o a veces, también, ceñidas a las posibilidades que el propio país deparaba. .. La proyección de planes o programas, con varios matices. el monarquismo, el federalismo o el unitarismo. Las posibilidades de la confederación, de las formas autocráticas o paternalistas, en fin, los ensayos liberales de largo alcance. El estudio de los problemas inherentes al conflicto y choques entre sectores y grupos opuestos, a las soluciones de compromiso o de emergencia, en resumen, la caracterización y proyección de las diferentes etapas del proceso histórico-institucional. El estudio del proceso que conduce a la formación de un estado moderno, concebido conforme con la triple división y equilibrio de los poderes. Pero, al mismo tiempo, sin entrar en consideraciones teóricas, al de la formación y organización de los poderes del estado a lo largo de nuestra historia. Si bien .no se trata de una línea ascendente' ( sino de progreso no lineal trataremos de establecer ciertas constantes que se nos van dando en el de curso, desarrollo. y afianzamiento de las instituciones representativas1. 28 2.* El mismo concepto de estado, con sus poderes originarios y derivados (constituyentes y constituidos) ha• vanado y continúa variando. Afirma W.- FKIEDMANN —en El derecho en una sociedad en transformación— que sólo ciertas teorías orgánicas, que tuvieran culminación en la teoría hegeliana del derecho y del estado, lo han convertido e.n una entidad abstracta y mística, que se mueve y actúa mediante un entendimiento y unvalfna propios. Pero tampoco se trata . del. estado liberal, en todos "siis-^ aspectos", tal como fuera concebido ít través de las ideologías de los siglos xvnr y xix, ya que sus poderes y funciones se han multiplicado.- Y como sigue anotando FRIEDMANN": "El estado es, realmente, el poder organizado de la ^comunidad, equipado con .un arsenal de instrumentos de acción que crece incesantemente y, como tal, se opone a las. desorganizadas marejadas de la opinión pública. El poder de los que manejan la maquinaria 'del'estado se ha multiplicado muchas veces, absoluta .y- relativamente, por el desarrollo de .la moderna maquinaria legislativa y administrativa así como por la creciente concentración de poder físico y técnico, y por los medios de comunicación. Pero todavía son personas, grupos e individuos los que controlan la maquinaria. Ellas mismas- son, en mayor o menor grado, representantes de las Fuerzas sociales que^ a su vez, procuran .moldear y dirigir mediante los instrumentos del estado...". • • i, 3. El tema del poder político se nos presentará' de:-continuo. No nos proponemos determinar aquí el origen y significación del poder, el TEORIAS Constitucional Constitucional general Constitucional comparada del Estado Política 39 Social de la Sociedad Económica de las relaciones internacionales de las instituciones políticas sI colocamos el énfasis en la historia podríamos hablar de una historia constitucional, de uña historia del estado, de una historia política e institucional, etc. Si lo colocamos en. el derecho tendríamos delimitado el campo de derecho constitucional, político, social, etc. Lo mismo en lo referente a la teoría: teoría constitucional, del estado, de la política, etc. La connotación historia puede abarcar el derecho ( en cuanto se refiere a la historia del derecho ) y aun la teoría ( teoría de la historia ), etc. RAVIGNANI había observado que la historia constitucional no es pura y simplemente la | historia de las constituciones. Y se refería a ella como proceso, señalando otros elementos que, hasta entonces, habían sido desdeñados y, principalmente, el divorcio entre el texto escrito y la realidad, que en numerosas ocasiones (ya veces con harta frecuencia) se daría a lo largo de nuestra historia. Así nos expresa: "...Nuestra historia constitucional no es de nuestras instituciones únicamente; significamos que sin embarcarnos en ninguna escuela, porque importa un preconcepto, no puede olvidarse la acción de Lo que ha dado en llamar las fuerzas colectivas, mediante cuyo crecimiento y transformaciones se llega a una norma jurídica. Cuando hayamos penetrado en los detalles de la materia y se analice la parte central del proceso, resultará evidente cómo con dolOrosas dificultades se va formando poco a poco una conciencia colectiva; cómo las masas populares, con sus caudillos, van buscando, vagamente en sus comienzos y bien concretamente después, una línea de definición... Las tentativas constituyentes, o mejor dicho, los textos escritos y no vividos, no pueden ocupar la misma atención ni se les puede asignar la misma- importancia qbe a los cuerpos legales definitivamente impuestOs a los pueblos... Nuestra historia constitucional es un proceso que tiene como fin la organización política de la-República, en primer término... Es. evidente que el estudio de la vida constitucional de un país, cuya estructura interna en realidad está en formación, por los constantes, cambios en la conformación demográfica, y por el desarrollo económico merced a la incorporación de nuevas regiones que antes eran desérticas» impone el conocimiento de variantes de interpretación de las disposiciones escritas..." "*. ', 12." Algunos autores han utilizado diversos términos para un enfoque histórico, .desde el punto.-de vista político y constitucional; Ej: Carlos SÁNCHEZ VIAMONTE emplea el de historia institucional ( Historia institucional de Argentina ), Julio B. LAFONT el de Historia de la Constitución argentina, Luis Ricardo LONGHI el de génesis-del derecho constitucional e historia constitucional argentina, José Rafael LÓPEZ ROSAS el de Historia coiistitucional argentina, Alberto DE-MiCHEu "prefiere el de formación constitucional.. En el Tratado de la ciencia del-derecho constitucional, Segundo V. LINAREST QUINTANA estudia las diferentes materias del derecho constitucional y político y también la génesis histórica de las instituciones, .pero en trabajos, anteriores había hecho referencia a puntos esenciales de nuestra historia institucional) En su última obra (Derecho constitucional e instituciones políticas), sistematiza con rigor los temas de nuestra materia. DEMI-CHELI 7!l continúa prefiriendo el término formación como comprensiva de los temas históricos y políticoconstitucionales (en otro trabajo emplea el término: Origen) Ml. 40 13. RAVICNANJ veía la necesidad de sistematizar los elementos informativos y las fuentes de 'estudio de la historia constitucional con toda claridad. De tal .manera señalaba algunas categorías para- lograr iá sistematización: 1°) las primeras manifestaciones de la propaganda política revolucionaria; 29) definiciones concretas en torno a Ja forma de gobierno a adoptarse; 39) discusiones doctrinarias sobre la posible organización constitucio'nal definitiva; 4?) comentarios de valor desigual y relativos al texto constitucional vigente* Es decir, manifestaba la necesidad de una metodología. Ahora bien, considerando el asunto de la materia como un producto histórico de factores sociales que tienden a la .organización política, formulaba una división' en dos grandes períodos: a) el que se inicia con la colonización del Río de la Plata hasta la organización política y- económica total del Virreinato (1536-1794), o sea la creación del Consulado, último organismo del gobierno constituido; b) el que va desde la, crisis de crecimiento de estos órganos y de las poblaciones del Plata hasta la federalización do Buenos Aires, en que quedan totalmente liquidados los problemas que había dejado en pie el pasó del sistema institucional español .y organización económica y administrativa-, hasta la implantación del estado independiente, con sus órganos completos (fines del siglo XVHI hasta 1880).- El primer período se refiere a la implantación de instituciones españolas; el segundo admite dos fases: la lucha de lo existente — que quiere sobre vivir— con la revolución que procura cambios para instituir un nuevo estado de cosas; la otra, la formación política de la nacionalidad, periodo en el cual —como lo expresa RAVIGNANI— debe tenerse presente la historia de las ideas.políticas y de las facciones o partidos que desde su punto de vista quieren alcanzar un estado permanente de organización. La denominada época de la organización, que por cierto no es definitiva, se caracteriza, desde 1853, por el "propósito de hacer práctica la aplicación de la Constitución, tratando de respetar e imponer lo que se entiende por el verdadero, sentido de su texto" (práctica, constitucional). • 14.-' . Las diferentes divisiones metodológicas han seguido, en líneas generales, las formuladas por RAVIGNANI. Habría que agregar que según la posición de los expositores, se pone énfasis en algunas épocas por sobre otras. Así, en cuanto al período denominado de. la formación política de la nacionalidad, se han acentuado algunas épocas en las cuales.se van formando nuevas instituciones y se echan las bases de nuestro derecho público. En 1820 los pueblos "asumen el ejercicio inorgánico de la soberanía" y simultáneamente se asiste a la formación cíe un "conglomerado coherente d& intereses y de aspiraciones que alcanzarán forma estable en la Constitución". Hay una época controvertida, pero que ofrece, desde el punto de vista de nuestro derecho público, la novedad de la estructuración de nuestra realidad a través de los pactos. Los denominados pactos preexistentes según veremos. son fuente importantísima de nuestra formación institucional. El proceso históricoinstitucional argentino no ha concluido; es, por lo demás, dinámico y continúa "abierto". Una cronología más o menos arbitraria es la formulada medíanle divisiones que, como, todas, resulta meramente explicativa, didáctica y sólo provisional. De tal manera se han dividido los períodos de nuestra historia Apolítica e institucional en tres épocas: 1 ?) la colonial o hispánica, con los problemas acerca del significado de las instituciones españolas; 29) la descomposición del régimen colonial, dada a través de un período bastante prolongado que explica a Mayo como revolución por la independencia; 3m«. pos dfi los Reyes1 Católicos'; 1) Pragmáticas sancionas: constituyen la potestad legislativa do los monarcas que venían íi organizarse en -leyes, decretos u ordenanzas sobre asuntos públicos; órdenes imperativas y extensas, que son fuente de» leyes; m) Provisiones: emanan del rey v están signadas con el 60 aditamento, de "Don" seguido de sus títulos; n) Provisiones reales: según KS'CKICHIS es al despacho o mandato que1 en nombre del rey expiden algunos tribunales, especialmente los Con* se/os, Cancillerías a Audiencias1, para que se ejecute lo rmt» por ellas se ordena omanda y la acción de conferir u ir oficio, .dignidad o empleo; o)' Real-es cédulas son suscripta,11? por el rey,, por medir) «¿le la institución de tribunales O Consejo; no indicaban el nombro o titulo* del' monarca; p) Rcahíft rírdend*} emanan de; los fundouarios invocan» do al rey, XI. CAIUÓTIÍWÍS m¿ LA LIÍCÍISLACIÓN INDIANA L.OS caracteres . -V v ••-.' XIX. LA CREACIÓN DEL VIRREINATO DE1. PLATA Con la creación del Virreinato del Río de la Plata culmina!á un proceso, verificado a través de la acción de los Borbones y quedará nacimiento a -una nueva división administrativa delineada y puesta en ejecución por la Real Ordenanza de Intendentes. Nos hemos referido someramente a las características de la dinastía, de los Borbones en España (cfr. 3) y más adelante (cfr. 1Q) trataremos tin poco más detalladamente las reformas llevadas a cabo. Desde 1700 ( muerte de Carlos II el Hechizado) sufre España una intensa transformación política tanto interna como externa, debido a múltiples causas; el siglo xviii y los comienzos del xix aportan para Europa un período dij gran actividad en diferentes órdenes: el progreso de las ciencias filo' sóficas y físicas influye en la vida social y política de los pueblos; comienza'a hacerse sentir la opinión pública; los príncipes comprenden la necesidad de reformas; en lo económico se pasa del artesanado a la Fábrica, donde comienza con la máquina la base de la producción, qui? reemplaza la simple mano .de obra, creándose las nuevas formas del capitalismo (capitalismo industrial), el comercio se extiende en casi todo el mundo, perfeccionándose las vías de comunicación y los medios de transporte; la agricultura, si bien permanece en sus antiguos moldes, incorpora nuevos cultivos, a través dé aclimataciones de especies americanas. El aumento de la actividad económica y de la. industria provoca el florecimiento de nuevas materias, afines con la economm y las finanzas; adquieren un gran desarrollo las ciencias matemáticas, físicas y naturales: nuevas disciplinas (botánica, zoología, geografía, economía política) adquieren su autonomía en estos siglos y en el orden filosófico dos escuelas: Tel Enciclopedismo (nacido en "Francia) y el Iluminismo .(en Alemania) no sólo tienen primacía sino que van tiñendo el pensamiento con rasgos precisos y sentido de profunda renovación en' todos los órdenes; el primero da-lincamientos, en el orden de Jas ideas, que posibilitarán la 77 Revolución Francesa,, al segundo adhieren los monarcas, ave se sienten impelidos a la realización de reformas políticas y sociales. Con la extinción de la casa de los Atistrias, continúa la declinación española, que ya se había hecho sentir fuertemente a través de los malos gobiernos de los .denominados Aüstrias menores y que culminan con el abúlico e impotente Carlos II. Conservaba su aparente grandeza, ya que todavía era gran potencia, con sus'posesiones americanas., algunos dominios ultramarinos, parte de. la península italiana, pero había perdido su fuerza y pujanza. Sufría la presión y el impacto de dos potencias que recobraban su esplendor: Francia, con el triunfo del absolutismo a través de Luis XIV, con un ejército permanente fuerte-mehte equipado y .muy numeroso, can técnicas perfeccionadas en las fortificaciones, con un rígido contralor estatal en la economía nacional bajo 'la experta conducción de Colbert y la imposición de una política mercantilista, que buscaba el predominio europeo; e Inglaterra que no solamente anhelaba el dominio del mar sino también nuevas colonias, en primer lugar, las ricas posesiones españolas en América; también Holanda, extraordinariamente acrecida en virtud de una flota sin precedentes. Es decir, que- España, perdido, su rol hegemónico,. se ve disminuida y, en varias ocasiones a merced de otras grandes potencias. La guerra de sucesión es sostenida por diversos países cojri el objeto de atraerse a sus esferas 4 España, en estado de postradón ca.sí total, y las ambiciones son múltiples: Francia ve la. gran oportunidad y Luis XIV consigue imponer a su nieto que gobernará como Felipe V; pero también Austria, el elector de Baviera, los duques de Qrleatb y de Saboya desean imponerse; el testamento de Carlos II era a favor del duque de Anjou, en segundo lugar el de Barry, en tercero el archiduque Carlos de Austria, finalmente el duque de Saboya y sus herc • deros, pero al cabo de la larga guerra se reconoce a los BorBones en el trono español a cambio de la promesa de Francia.de no unir !as monarquías. Es así que Inglaterra, por la vía diplomática, obtiene 1" que deseaba: el equilibrio coh el objeto de poder comerciar con toda libertad. El Tratado de Utrecht logra el anhelado equilibriof- Por otra parte, ante el peligro de un reagrupamiento de España y Austria, c-! acuerdo con las potencias navales, determina algunas condiciones aceptadas por las partes, aunque con el rechazo de Austria, que recién reconocerá, la situación al año siguiente (1714). -Pero ya España ;? Inglaterra habían comenzado sus previas tratativas, acuciadas por razones económicas y comerciales: el Tratado del Asiento (26 de marzo de 1713) había establecido las bases de un comercio que sería beneficioso para. Inglaterra, que adelantaba fondos a España, enviando esclavos negros (se exportan para España de las costas africanas nada menos que 1.44.000 negros y el empuj'e es fabuloso: de 4.800 lle;-gan a 144.000) y productos manufacturados a cambio de metales (oro y plata), sebo y prinpipálmente cueros. Se había iniciado, así, la "época del cuero"" qué continuaría por largo tiempo en nuestro país. La llegada de nuevos contingentes y el aporte de mano de obra barata, no sólo provoca cambios en la cconomíü sino también en la demografía, ya que el negro desaloja al indio y se constituye en uno de los más importantes elementos de la población, desde el punto de vista del trabajo-y de la producción. J Las consecuencias de la paz de Utrecht fueron: a) la .victoria de la política de equilibrio; b) Gran'Bretaña resulta "arbitro de Europa"; c) una secuela de problemas y complicaciones para España en América ante el avance de nuevas potencias y el dominio incontrastable del mar por parte de Inglaterra; d) las complicaciones internacionales con Portugal a través de problemas de hegemonía (Portugal se separa de los Borbones en 1762) y las- pretensiones portuguesas con referencia a. las tierras ameiicanas; e) la efectivización, por parte de Portugal, de. tales pretensiones. 78 A través de los conflictos por la' posesión de la Colonia- del Sacramento, se logra la revisión del Tratado de Tordesillas y el triunfo de la tesis <3él litis possidetis (Convención del 16 de marzo de 1737 de París y Tratado de Permuta del 13 de enero .de 1750) que da por consecuencia la entrega, por parte de España a Portugal, de las ricas tierras de Rio Grande y de las Misiones jesuíticas, incluyendo sus siete pueblos. El peligro de la expansión portuguesa, que h-abía establecido un virreinato en Brasil, fue una de las causas de la creación del virreinato del Rio de la Plata. Pero, aparte de ello, se tendía al logro de un equilibrio entre ambas tierras, lo que facilitaba, asimismo, su pronta defensa. La idea de la creación de un nuevo Virreinato ya estaba latente desde tiempo atrás, invocándose razones cíe extensión territorial y distancias, que impedían la iritercormmicación de las diferentes partes del territorio. El fiscal de la real audiencia de Charcas, Tomás Alva-rez de Aeevedo, había dictaminado en tal sentido manifestando que para promover el bien público, poner -eficaz remedio al mal gobierno y mejorar la real hacienda se hacía necesaria la subdivisión de la provincia de Tucumán, creando también un virreinato en Buenos Aires por considerar que la jurisdicción del virreinato del Peni era extraordinariamente extensa.Además de las ya expuestas, entre las "que habría de ponerse de resalto la nueva situación1 .europea, los problemas económicos suscitados conforme con el nuevo reordenamiento de las potencias, el peligro de Inglaterra como arbitro de Europa y gran potencia naval; debemos tener muy presentes, los cambios operados en el Plata a través del comercio, tal como lo expresáramos en anteriores párrafos, el desarrollo ganadero en la región, la lenta transformación en la constitución étnica' de su población, que se tradujo por otras direcciones en la vida del trabajo-5? variando la técnica del comercio, ante el influjo de franceses e ingleses, y que produce también fuertes ingresos aduaneros, a veces mayores que los de* la propia capital del virreinato. Hubo, .pues, varias y fundamentales causas internas y externas que provocaran la creación del virreinato del Río de la Plata, 'creado pov real cédula de Carlos III el 8 de agosto de 1776, coincidiendo con los aprestos militares con el objeto de liquidar o equilibrar las pretensiones portuguesas. La concreción del virreinato del'Plata fue, podemos también decirlo, expresión .fundamental de las reformas borbónicas, a las que nos. referiremos más adelante. XX. SOCIEDAD Y ECONOMÍA . COLONIALES . Para una mejor comprensión cíe los hechos que ' culminarán con la Revolución de Mayo, nos referiremos a las bases sociales que servían de fundamento a las instituciones. Ellas regían sobre una población diversificada, dividida jerárquicamente. En el Río de la Plata, pequeños, núcleos de población, denominados ciudades estaban diseminados dentro del territorio y sólo en ellas vivían los blancos. Existía una concepción jerárquica de la sociedad r'l! que se hacía cada vez más compleja, debido a las sucesivas í-ncorporaciones y mezclas. El blanco español tenía la hegemonía política, social y económica; el -núcleo de gobernantes detentaba el poder y la riqueza, poseía propiedad, formaba parte de la milicia, participaba en el gobierno municipal, gozaba de los cargos públicos, y de diferentes prerrogativas, tenía acceso a la cultura e- instrucción. Al contrario de lo que sucedí-1, en 'el Perú, no había en el Río de la Plata aristocracia de sangre ni títulos nobiliarios, éstos eran escasos y sólo se otorgaban en contadas ocasiones; no existía una verdadera aristocracia, pero las capas más altas de la sociedad, se daban a través de cierto tipo de nueva aristocracia, sobre bases a veces diferentes que las de otros puntos del extenso dominio colonial. 79 En efecto; los primeros conquistadores, en el momento del predominio de la acción privada sobre la acción oficial del Estado, tuvieron grandes privilegios concedidos por la corona en las respectivas capitulaciones, formándose un linaje aristocrático en virtud, no de la sangre, sino de esos privilegios pero también existía una base de tipo económico, que formaba una aristocracia basada en la riqueza, mediante el sistema de encomiendas, otorgadas no solamente ad vitam- sino también trasmisibles en muchas ocasiones. Aunque los encomenderos no constituían una clase social por sí mismos, se trataba de una situación de privilegio que incidía en él concepto de clase. La sociedad era, por lo demás, estamentaria; más que dividida en grupos sociales .entre los cuales reinaba una gran desigualdad, estaba caracterizada por la concreción de estamentos, aunque existía cierto grado de movilidad en algunas situaciones: por ejemplo, él ascenso social a través de las profesiones. Este tipo de sociedad estaba caracterizada por la desigualdad no sólo económica o racial, sino además por la diferente condición jurídica en que estaban situados los distintos grupos. Como lo afirma ZORRAQUÍN BECÚ, las clases sociales no se constituían en 'castas totalmente cerradas, herméticas e impermeables, sino que existía una relativa separación que se fue acentuando a medida que aumentaba el número de pobladores "hasta llegar, ya cerca del virreinato, a establecerse, verdaderas barreras que imponían condiciones de' vida diferentes Analizando las cifras de población veremos que lo que- se constituyera en gran ciudad y capital del virreinato, Buenos Aires, por ejemplo, en pleno siglo xvm (1738) era-un núcleo compuesto por poco más de 5.000 personas, con predominio del elemento blanco; pocos años después, ascendiendo en pocos años a más de 11.000, estas incorporaciones hacen más compleja la sociedad y sus divisiones resultan más cerradas en lugar de abrirse. r'u, por cuanto tales anexiones responden a una mayor distribución del trabajo, que queda en manos de castas inferiores y no de los blancos españoles que, de preferencia, ejercen la burocracia. Así, CONCOLORCORVO, para 1770, ofrece, un censo se-. gún el cual se llega a 21.065 habitantes, registrándose 3.639 hombres-españoles, 4.508 mujeres españolas, 3.885 niños de ambos sexos, aunque no sé detalla el origen (españoles peninsulares o americanos); ya por entonces se van formando barrios dentro de Ja ciudad misma, adquiriendo importancia algunos de ellos (el de ]a Catedral registra 8.146 habitantes), también van llegando extranjeros (se registran 456), por lo que la sociedad se complica y se hace más compleja, al apare-c-er nuevas mezclas y nuevos tipos humanos a través de esas mezclas. Así los gauderios, que parecen ser precursores de los "gauchos" w: "... estos son unos mozos nacidos en Montevideo y en los vecinos pagos. Mala camisa y peor vestido procuran encubrir con uno o dos ponchos, de que hacen cama con los sudaderos del caballo sirviéndoles de almohada la silla. Se hacen de una guitarra, que aprenden a tocar, muy mal y a cantar desentondamente varias coplas, que.estropean, y .muchas que sacan de su cabeza usan bolas con que lastiman los caballos, y lazos, bolas y cuchillo Por otra parte, en otros lindes de lo que será el virreinato en Tucumán, por ejemplo, se produce un grado de población bastante intenso, con gran número de indios, mulatos, zambos y aún'con formas muy cerradas de su sociedad. El virreinato del Plata, según estima-c-iones aproximadas, llegó a tener, contando los indios,, unos 600.000 habitantes, la gobernación del Tucum'án> por sí sola, unos 126.000, predominando los mulatos, zambos y negros libres (44.300), los indios ien segundo lugar (35.254), los blancos en tercero (34.516) negros esclavos, mulatos esclavos (.11.410). 2. Con el incremento cíe la población y la.s sucesivas mezclas a incorporaciones se va acentuando Ja división en clases. 80 En un comienzo reinó cierta igualdad entre diferentes clases y castas, pero más adelante los grupos se van excluyendo; jw nos referimos a la igualdad desde un punto de vista económico o jurídico, ya que el concepto es muy diferente al que actualmente tenemos. .Pero se tenía en cuenta, aparte de los privilegios que se concedían al conquistador ( que bien pronto ocupa el primer rango en la escala social ), ciertos factores fundamentales: la unidad de la fe católica ( que fue elemento preponderante en la conquista) excluyéndose por ello a moros o judíos, que no podían pasar a Indias. Por una parte se impedía la entrada de los no católicos, por la otra se realizaba la conquista espiritual en Indias, atrayéndose al catolicismo a los infieles. Pero aparte de este elemento de unidad, en Jo demás la sociedad —según dijimos— es estamentaria y cerrada. 3. Ya hemos hablado de la condición jurídica de los indios que, si bien eran considerados personas y libres, estaban sujetos a serias limitaciones, además y con el objeto de incorporarlos como fuente de producción y trabajo (más tarde suplantada por los negros) se trató de hacerles abandonar sus hábitos nómades, reduciéndolos y encomendándolos. La encomienda, aparte de sus características esenciales que ya señaláramos en otro lugar, constituían una merced rea! para recompensar a los conquistadores beneméritos y descendientes para la obtención de los beneficios que tal' sistema producía. La traída de los negros como elemento de trabajo y mano de obra barata, produjo un sistema de castas, estamentos y clases y bien eslabonadas, subordinadas entre sí. La incorporación de los negros constituyó una forma* de ganancia a través del comercio y del intercambio de producción con la nueva gran potencia que había surgido renovada luego del tratado de Utrecht. Inglaterra y h South Sea Company proveía, a través de] comercio marítimo cada vez más. intenso a ese intercambio, por el cual las colonias recibían esclavos negros y mercancía manufacturada a cambio de.metales (oro y plata), grasa, sebo y .cueros, productos de los que hacía largo uso Europa; .es-decir, que eí esclavo negro era considerado mercancía comprable y vendible y .sus precios fluctuaban conforme con el precio del mercado, pudiendo ser intercambiados con productos de las minas o Jas tierras. El indio er?i reemplazado por el esclavo, negro en Jos diferentes trabajos y la mano de obra y los oficios e,ran servidos por negros, 'mulatos, zambos,, pardos que, fueran libres o esclavos, ocupaban las más bajas categorías dentro de una sociedad en "la cual el trabafo manual era consi derado, por los conquistadores, poco menos que deshonroso: los españoles del tiempo colonial no fueron capaces de empuñar el arado, "no se resignaron a apearse del caballo, de despojarse de sus armaduras y tomar la mancera del arado; les faltó valor, flaquearon moralmeu-te", dice LIZONDO BORDA G-, vivieron la apariencia, quisieron ser señores, hidalgos, terminaron en burócratas explotadores del trabajo manual de castas que despreciaban pero, al mismo tiempo, no tuvieron prejuicios para mezclarse con esas mismas castas y produjeron un mestizaje, mediante el cual también se determinaba la clase social. 4. El negro vino a suplantar al indio, cuando escaseó la mano de obra suministrada por éste. No olvidemos, en lo que se refiere n nuestro territorio, que la población india (salvo en el norte) fue escasa y su explotación provocó una pronunciada merma como material de trabajo útil. No es exagerado lo que afirma Vicente Rossi cuando dice: "fue (el negro) la única máquina útil que conoció la colonia y el único elemento y noción cíe trabajo que tuvieron aquellos colonos, particularmente entre nosotros\<::t. El negro podía ser esclavo 'o liberto. 'Los esclavos eran marcados con hierro candente en la espalda o en la frente,"algo así como la hierra prfra el ganado: los "carimbados" (de "carimba", instrumento para dejar la marca a fuego,. palabra de origen africano) eran los negros esclavos marcados a fuego; obtenían su libertad por medio del rescate o la carta de libertad concedida por los amos; estaban sometidos a trabajo obligatorio desde los 17 hasta los los 60 años y desempeñaban diferentes oficios, cultivaban la tierra, ejercían el servicio doméstico. Los mulatos y pardos seguían en la escala social a los negros, 81 aunque en ocasiones alcanzaban cierta' importancia, debido a sus orígenes (muchas veces eran hijos de padres ricos), se los tenía por ambiciosos y aún después de la independencia se los consideró despectivamente; el zambo, mezcla de indio y negro, era, según AZARA, la raza más despreciada por todos los sectores; a su vez se producían sulrtipos: el cuarterón de mestizo, hijo de español y r^estiza, con un cuarto de sangre india; el cuarterón de mulato, hijo de español y mulato, también con un cuarto de sangre africana; el quinterón de mestizo, hijo de español y cuarterona de mestizo, con un octavo de-sangre india; el "quinterón de mulato, hijo de español y quinterona de mulato, con un octavo de sangre africana, por lo que •el mestizaje llegaba a disolver el régimen de castas de color, como lo expresa RCSENBLAT", 5. Los indios eran considerados, según ya lo dijéramos, vasallos; pagaban tributo personal, gobernaban en sus comunidades mediante propias autoridades, estaban exentos del servicio militar y no podían llevar armas, ni andar a caballo, ni trasladarse de un pueblo a otro, etc. Su régimen de trabajo se daba a través de tres formas principales e institucionalizadas: .la encomienda; 1«) mita, por la cual debían'servir periódicamente y por turnos en minas o en actividades agrarias; el va-naconazgo, por el cual quedan obligados a perpetua servidumbre. Además hubieron otras formas concretadas en Jas misiones, a través de pueblos gobernados por misioneros, a los cuales los españoles no. tenían acceso; también existieron indios esclavos, capturados en guerra o como rescate de indios capturados por otras tribus, aunque estaba expresamente prohibida la esclavitud de los indios. 6. Dentro del cuadro general esbozado, podemos decir que existía un orden jerárquico basado en castas, estamentos y clases bien eslabonadas y subordinadas entre sí: el blanco ocupaba la cúspide de la escala social, pero a su vez había que hacer un doble distingo: a'! entre españoles europeos y americanos; b) a través de tres capas, conforme con su jerarquía, posición económica, funciones, trabajo, etcétera. Con referencia a la primera distinción, ejs español europeo (chapetón" tenía desdén por el español americano (criollo), hijo de la tierra, y ocupaba un lugar preeminente con respecto a éste; el español tenía acceso a todos los cargos y gozaba de diferentes privilegios, aunque los criollos llegaron, en ocasiones, a altos puestos. Dentro de esta "casta" de blancos existía una diferenciación jerárquica, que podríamos dividir en fres capas: en primer lugar, y a falta de una aristocracia de la sangre (que no la hubo en el Plata) los cargos militares o políticos, los poseedores de grandes haciendas, los militares, los clérigos, los altos funcionarios ocupaban lo que denominaríamos capa superior; los comerciantes y hacendados, en muchas ocasiones con intereses antagónicos, y los letrados, se encontrarían en lo que podríamos denominar capa intermedia; los pequeños comerciantes, los artesanos, agrupados en gremios,, los funcionarios subalternos, en una tercera. Según se ve el régimen social basado en la nobleza, gozando de fueros, privilegios y obligaciones, clero y estado llano, queda suplantado aquí por un régimen de privilegios pero ya basado en castas y que incluía lo que hay denominaríamos sectores medios, ya que no existía la nobleza. Por otra parte eran considerados, así en esquema general, como plebeyos aquéllos que no eran de raza blanca. No obstante ello la concepción racista no era extrema y muchos mulatos o mestizos podían convertirse ni blancos, de acuerdo a Ja posición económica o social que pudieran lograr. Asimismo no existía una igualdad entre las diferentes capas de ios blancos, ya que pocos de entre ellos podían intervenir en los cabildos; asi se anota que sobre 5.000 habitantes calculados en 1681 sólo intervinieron 39 personas, todas ellas vecinos principales o encomenderos; más tarde algunos de estos cabildos se transforman en Congresos generales cuando en ellos intervienen algunos elementos que, en términos estrictos, no eran solamente la parte "principal y más sana de la población". También con el advenimiento de la revolución apare- 82 cerá, aún por sobre las medidas tendientes a propiciar la igualdad de razas, dentro de la antigua caxtn dt- los blancos, el nuevo patriciado criollo. 7. La economía colonial en el Plata estaba reducida —como lo anotara hace años Juan Agustín GARCÍA— a la ciudad, con pocoj intercambios, y con necesidades reducidas a lo más indispensable; la tierra era fuente única de riqueza, faltaban capitales, valores muebles y crédito "•'," aunque en las postrimerías del virreinato, con las refo rmas borbónicas cambia en muchos aspectos, principalmente en lo referente a comercio y producciones: nos referiremos a este último aspecto, al estudiar la institución del Consulado. Por otro lado, la falta de comunicaciones internas, la escasa intercomunicación entre las diferentes regiones, permitió el establecimiento de cierto tipo de industrias incipientes, para las necesidades locales, limitadas a determinadas áreas y que permitían abastecer los rudimentarios mercados. Había cierta política proteccionista, a través de los Cabildos, que vigilaban las cosechas y los molinos; el mismo GARCIA enrolado En la corriente librecambista, reconoce que con las medidas adoptadas y la vigilancia estatal, los precios lograban mantenerse, así en la,tabla registrada en el texto del libro referido, se establecían algunas 'fluctuaciones aunque con tendencia descendente. El comercio del Plata, durante el virreinato: era, como lo señala WEDOVOY CT bastante importante, pero fundamentalmente pasivo, de contrabando, de tránsito, importador, cambiándose metales del Alto Perú y Chile por géneros europeos. Las exportaciones limitadas al comercio legal sólo alcanzaban un volumen reducido. A partir de la promulgación del Reglamento del comercio (1778) se intensificó el progreso económico y las franquicias comerciales áceleníron el ritmo: En estp último período fue cambiando el viejo estilo de vida colonial y se incorporaron notas que hacían a la burguesía comercial, que en mudaos respectos desalojó la vieja concepción de raíces feudales; la difusión de este nuevo espíritu s<* puso de manifiesto en el Río de la Plata y en los escritos de época se acentuó el culto del trabajo, la riqueza de los valores utilitarios que desechaban el ocio y la vida contemplativa. Asimismo comenzaron a penetrar profundamente las ideas mercantilistas con xm carácter realista y pragmático l!N. Pero las características generales del periodo fueron "las anotadas al comienzo. Según expresa julio V. GONZÁLEZ-. "Dentro de la uniformidad impuesta por las instituciones implantadas por el conquistador, cada uno de los embriones pobladores adquiría un desarrollo particular. El sentido del proceso 'general que conducía a la constitución de una clase monópolizadora de la rique-" za fundiaria y, consecuentemente, al sometimiento de los grupos desposeídos, era trazado por el principio de la discriminación racial, por la ley de las prerrogativas de sangre, por el ejercicio del derecho de propiedad como privilegio reservado a la estirpe peninsular y su descendencia indiana, la exigencia del antecedente patrimonial para las atribuciones civiles y políticas, por el concepto feudal de la encomienda en la explotación del trabajo indígena, por la* aplicación activa de la esclavitud del negro. Todo ello conformó una sola y única clase rectora, sin distinción apreciable entre españoles y criollos, que apenas si. se encontraba en los círculos áulicos de la alt:. burocracia. La línea particular, por su parte, dio rasgos propios a cada grupo, según fuese el de Buenos Aires, el del litoral, el me- -dijerráneo o el cuyano. Mas donde quiera, la dirección de la sociedad, la economía y el gobierno permanecieron siempre en manos de la raza blanca, sin solución de continuidad entre la colonia y el país libre"'"'. 8. La tierra era, pues, fuente del sistema colonial, pero como lo rxpresa J. V. GONZÁLEZ, no revistió valor por sí misma porque, con la mínima excepción de Cuyo, se la mantuvo improductiva y ociosa, de donde los fundamentos de la economía y de la sociedad cojonial estaban dados en la riqueza pastoril. La forma típica de adquisición de la propiedad del suelo era la merced real, que de la donación lisa y llana pasó a revestir la formas de compra o 83 "composición de tierras", pero al dominio particular de la tierra sólo podían aspirar los conquistadores; pobladores y los beneméritos de las Indias y sus descendientes ™. Desde la fundación de Caray se determinó una zona de estancias para apacentar ganado fuera del ejido de la ciudad, constituido, por solares, chacras y quintas, lo- mismo en el litoral; en Salta hubo, repartos de tierras e indios, creándose incluso marquesados., como el de Yavi, cuya fuente de riqueza era. principalmente, la "invernada de .muías". En Córdoba del-Tucumán rigió el mismo sistema, en cambie* .en Cuyo el repaito fue-más de indios que de tierras, distinguiéndose/ su economía de la del resto del territorio, por la ausencia del latifundio y del pastaje de ganados. Nació la propiedad pecuaria como fuente de la economía, la al promediar el siglo xvm la vida económica gira-.ha en torno a la ganadería, incrementándose el giro comercial del cuero, sebo y grasa, más tarde la salazón de carnes y formándose un fuerte grupo social, los estancieros, que habrían .de (detentar por mucho tiempo el poder y la riqueza: generalmente fueron militares, funciona-:rios y .militantes enriquecidos los únicos propietarios, obteniendo los primeros la tierra a favor deXs'it autoridad y privilegio, los últimos Invertían en propiedades parte d^e sus ganancias71. 9. Si bien la agricultura tuvo muy poca importancia, en los iilti-mos años de la época colonial se. expidieron reales órdenes para exportar trigo a España, aunque el comercio de granos no tuvo relevancia, en virtud de las medidas proteccionistas llevadas a cabo por los Cabildos, a que ya hiciéramos referencia: algunos memoriales de los labradores requieren que no se impida la extracción de los frutos de la tierra,, proponiendo precios. También se había fomentado el cultivo del Uno y del cáñamo, con el objeto de ser exportados como materia prima para la fabricación de lona y lienzo. La riqueza minera fue poco explotada en el Plata y la producción del cerro de Potosí decayó a mediados del siglo xviii; el cultivo de la vid abastecía el consumo interior, pero como lo expresa LEVENE, la ruina de esta industria y de otras se inició con el intercambio comercial provocado por el reglamento de 1778. Diversas industrias familiares locales (lienzos, artículos de cuero, tejido^, maderas, etc.), llegaron a abastecer el consumo interno; también llegó a tener cierta importancia la construcción de embarcaciones; algunos oficios se reunieron en gremios bastante significativos, por ejemplo, el de plateros. Pero, desde luego, no obstante que algunas industrias artesanales podían satisfacer las necesidades del mercado interno en alguna medida y con limitaciones, éstas no tenían la importancia y trascendencia que muchos autores pretenden otorgarle. Es cierto que el libre comercio significó un rudo golpe para ellas v también para algunas economías locales basadas en determinadas producciones, pero lo es también lo menguado del ámbito, la escasez de capitales y valores y las reducidas necesidades. La economía estaba, pues, acorde con la sociedad cuyos aspectos más relevantes hemos señalado. XXI. Los CABILDOS: JURISDICCIÓN Y ORGANIZACIÓN. LA JUSTICIA La institución que, sin duda, ha dejado huella más perdurable a través de muchas etapas de nuestra historia es la.del Cabildo. Al fundarse una ciudad, ésta se funda como ciudad-Cabildo y el solar u ejido de la ciudad resulta patrimonio de la ciudad misma. Ellos representarían, así, el interés inmediato de la población, que queda adherida al cabildo y éste a aquélla con rasgos muy firmes y precisos. Sostiene HENBÍQUEZ UREÑA que en la vida política de las colonias existen dos. formas fundamentales: una es .el gobierno en representación de la corona; la otra, los municipios autónomos; se emplea esta palabra aunque no es la más adecuada, ya que, según veremos, el Cabildo no. es lo que podríamos denominar actualmente "municipio autónomo'"72. 84 El origen de los cabildos es español, en cuanto representan la autoridad local a la manera, de los antiguos consejos, principalmente castellanos. Pero, ello no obstante, reconocen ascendencia romana. En España, durante la reconquista y con notoria influencia romana, aparecen los consejos castellanos, que representan, con muchos reparos, un esbozo de soberanía y emancipación; durante la reconquista, la emancipación se daba con el objeto de lograr un mayor interés en las finalidades de la guerra misma. De tal manera, en las comunidades de Castilla la soberanía del señor feudal pasa a las villas, ciudades o lugares, lográndose un sistema foral y, consecuentemente, un derecho foral de la ciudad que se mantiene por siglos y cuyos últimos ecos aún los tenemos con las instituciones creadas por los Reyes Católicos." Carlos V, que tiene la pretensión de reordenar un vasto imperio a la manera de los grandes imperios medievales, con reminiscencias del romano-germánico, lucha contra las comunidades» de Castilla y les asesta un golpe de muerte en los campos de Villalar (1521) donde, según conocida referencia, se sepultan las libertadas castellanas. Asimilando ese tipo de instituciones, se ha querido ver en los cabildos la "cuna de la emancipación americana". Es muy posible que la afirmación sea exagerada y muchos autores la han desautorizado categóricamente, al señalarnos como triste parodia de los consejos castellanos destruidos por Carlos V'en Villalar. 2. ¿Qué significa cabildo? La propia palabra involucra una verdadera petición de principios; y así RAVIGN'ANI dice, con razón, que se trata de una tautología, toda vez que cabildo significa, etimológicamente, "reunión", por lo cual "estar en cabildo" es "estar reunidos". Por tal razón los cabildos también se denominan "ayuntamientos", del término "ayuntar" p sea "estar reunidos". Los mismos autores que no creen que los cabildos sean cuna dé la democracia en América, sostienen, sin embargo, que la institución se desnaturalizara en los hechos. A los cabildos les faltaban garantías, algunas elementvile,s y era común la venta de los puestos consejiles, por lo que nacían y se desarrollaban sin la renovación común a cualquier tipo de institución de matices populares. Los cargos se adquirían y vendían; además eran hereditarios y transferibles y los alcaldes y regidores no eran popularmente elegidos. Por lo tanto, si bien representaban el interés inmediato de la población, por el hecho mismo de constituirse ciudades-Cabildos, faltaba ese elemento que los hiciera de extracción medianamente democrática. Por lo demás, existían condiciones que imposibilitaban los canales hacia un presunto interés por lo que hoy denominaríamos la comunidad. En tal sentido era reflejo de la sociedad, la que, según viéramos se estructuraba a través de castas, con los blancos y, más ;iún, los españoles peninsulares detentando las funciones y los cargo.s públicos. J. A. GARCIA realizó una investigación, seria e informada para su época, acerca de la corrupción de los cabildos, estableciendo los precios de venta de los puestos; así. en IfílS se había vendido un cargo de alguacil mayor u perpetuidad en 31.000 pesos plata y en. 1644 o! cargo de regidor más-antiguo en solamente 900 pesos plata; en IfíTO 'e! cargo de regidor llegó ;i costar apenas 830 pesos plata™. Ello .significaría el dc'scuneepto cada vez más creciente ''por los cargos cabildantes. 3. Los cabildos tenían dos funciones primordiales: a) justicia; b) gobierno de la ciudad. En el primer sentido eran tribunales de primera instancia en lo civil y criminal' y de sus fallos podía recurrirse en apelación unte la Audiencia. En cuanto al segundo, tenían el tfo-bicrno inmediato de la villa, cumpliendo funciones que en alguna medida sr acercan a las de. las 85 municipalidades; debían, además, cuidar de las rentas y de los recursos de la ciudad. En cuanto a los recursos se dividían en propios y arbitrios: los primeros se forman con el patrimonio mismo de la ciudad, con la administración y venta de sus tierras, etcétera; los segundos eran producto.de diferentes gravámenes (algunas mercancías sufrían gravámenes considerables) de distintas ordenanzas, etcétera, así como de los impuestos, entre los cuales podríamos citar los de alumbrado, pesas y medidas y en general las rentas arbitradas por el rey como recurso de la ciudad, también sisas y contribuciones extraordinarias. Al fundarse las nuevas poblaciones debían señalarse las tierras y .solares que hubieren menester para propios; los ayuntamientos no debían hacer gastos extraordinarios sin licencia; no podía gastarse de propios en la recepción de prelados, presidentes,, oidores o ministros; se debían señalar dehesas y tierras para propios, enviarse cuenta y razón al Consejo y los oidores, por turnos, debían reverlas o examinarlas: tales son algunas disposiciones acerca de los propios, contenidas en las leyes de Indias 7í. El abastecimiento de !¡i ciudad estaba a cargo del cabiIdo,Nprincipalmente en lo que se refería a los granos, que eran vendidos a través de las albóndigas, depósitos donde los labradores despachaban sus granos y los panaderos se ' proveían de trigo y harina para el abasto de la ciudad á" los precios más acomodados; fuera de la-albóndiga no se podía-vender trigo, harina, cebada y granos y nadie podía comprar por otros precios que no fueran los establecidos, .debiendo efectuarse las adquisiciones conforme con la capacidad de producción y venta de cada panadería; se trata dé- una política proteccionista llevada a cabo por los cabildos, con objeto de lograr el adecuado abastecimiento de la ciudad y que motivara algunas representaciones de labradores tendientes a una mayor libertad de comercialización de los productos ". 4. Es importante establecer, a los efectos de la composición ríelos cabildos y de quienes podían integrarlos, la diferencia entre la calidad de "vecino" y la de "domiciliado". Para la elección de lo.s cabildos de pueblos donde no estuvieren vendidos los oficios consejiles, no poch'a ser elegida persona alguna sin' tener la categoría ¿ •vecino y a renglón seguido la ley determinaba que se entiende por vecino aquel que tuviere casa poblada, aunque no fuere encomendera de indios; asimismo se repite en otro lugar que todos1 los oficios ü<-cabildo y concejiles debían ser servidos por propietarios. El hecho del domicilio, por sí, rio provocaba la radicación ni tampoco haeiu adquirir los derechos de habitante. . 2 condiciones se requerían para obtener la categoría de "vecino": poseer solar de tierra la ley dice SER PROPIETARIO y haber fundado familia ( tener casa poblada ). La categoría se basaba en el derecha de propiedad y en el de familia y, además, para adquirir la condición de tal, debía existir una radicación permanente y la inscripción en el padrón de la ciudad; el simple habitante o "domiciliado" podía llegar a ser vecino y adquirir la calidad de tal al fundar familia y comprar propiedades. . 5. El cabildo estaba compuesto por alcaldes y regidores. Duraban en sus funciones un período de un año, gozando de poderes limitados por la propia ley. Como ya lo hemos expresado, los cabildantes salientes elegían a sus representantes, por lo que no existía, en verdad, sistema de elección en la cual interviniera siquiera una parte del pueblo. Los alcaldes eran dos, de primero y segundo voto: una ley prohibió la designación de una cantidad mayor, limitándolos a ese-número. En las ciudades principales se elegían doce regidores y en las demás ciudades, villas y pueblos, seis. Las elecciones debían ser realizadas en las salas capitulares y no debían efectuarse cabildos extraordinarios salvo casos d'e urgente necesidad. Hemos dicho que para 86 ser alcalde o regidor se necesitaba tener la .condición de vecino, esto, es, estar afincado con familia y propiedades. Para la elección de alcaldes se. tendría en consideración a los descendientes de descubridores, pacificadores y pobladores, debían ser personas hábiles y que supieran leer y escribir, en el acto de ser elegidos debían encontrarse presentes los alcaldes salientes; no podían ser designados alcaldes los. oficiales reales y los deudores de la real hacienda 77. Los alcaldes cumplían funciones judiciales y los regidores funciones" administrativas. Los alcaldes, eran algo así como los actuales jueces de primera instancia en ambos fueros: civil y criminal; son de primero y segundo voto, de acuerdo con el orden de asiento y conforme al cual emitían opinión. La ley determinaba que debían conocer en primera instancia en todos los negocios, causas y cosas que podía conocer el gobernador o su lugarteniente en cuanto a lo civil y criminal y las apelaciones de sus autos y sentencias podían recurrirse ante las audiencias, gobernadores o ayuntamientos, conforme lo ordenaran las \eyes. Los regidores intervenían en las cuestiones administrativas inherentes al Cabildo. Ambos, alcaldes y regidores, cumplían las dos funciones específicamente determinadas a los cabildos; los primeros podían ser legos o letrados, en cambio los regidores eran legos, aunque por lo general muy pocos alcaldes tenían la condición de. letrados. Los componentes del cuerpo se reunían para formar .cabildo, y todas sus decisiones se tomaban por votación; se votaba por orden de asiento y en las cuestiones judiciales tenían un turno especial, generalmente semanal o quincenal, para recibir los asuntos y expedirse acerca de ellos. ' En un comienzo también tuvieron los asuntos de policía, causas que se resolvían mediante multas o arrestos. Estas causas, semejantes más a las contravenciones que a los delitos, se denominaban de hermandad. -Más tarde y debido a la enorme jurisdicción territorial, se creó para las campañas lo que se- denomina alcaldes de hermandad, que llegaron a ejercer las funciones encomendadas a la policía; levantaban las primeras indagaciones en los hechos ocurridos en la campaña y aprehendían a los delincuentes. Según sostienen algunos autores también en la ciudad existieron^ los alcaldes de hermandad, fuera del cabildo, y ello se infiere mediante el examen de algunas causas de la época. Sostiene Anconino SALVADORES, en un trabajo sobre él tema, que en los pueblos de lo que es hoy la provincia de Buenos Aires y posiblemente en otras partes del país, existía en la práctica un funcionario investido de potestad judicial, pero solamente como delegado o auxiliar de los alcaldes ordinarios. Los alcaldes de hermandad, en. este aspecto, serían jueces de menor cuantía que intervenían en asuntos de monto muy pequeño y también como instructores sumariales en los hechos de índole criminal. Estos funcionarios vinieron a constituir, lo que hoy aún denominamos "alcaldes" que imparten justicia en asuntos de menor cuantía, en actuaciones generalmente verbales y designados por los municipios y que reúnen la condición de letrado, aún sin serlo. Así como habíamos dicho que los alcaldes del cabildo podían considerarse, en algunos respectos, como jueces de primera instancia aunque en otros se parecía a lo que hoy se denomina jueces de paz, podíamos considerar a los de hermandad bajo ese .aspecto, aunque referido a la campaña. La ley lo preveía teniendo en cuenta las distancias existentes entre las poblaciones y con el objeto de "refrenar los excesos cometidos en lugares yermos y despoblados, por la mucha gente ociosa, vagabunda y perdida, que vive en ellas con grave detrimento de los caminantes y 87 personas que habitan en partes desiertas, sin vecindad ni comunicación de quien los ayude en las necesidades, robos e injurias de que padecen" 7S, y agregaba que se eligen en la forma y modo de los alcaldes, es decir mediante compra o elección, teniendo voz y voto en el cabildo de la ciudad o villa, pudiendo tener los oficiales y cuadrilleros necesarios para hacer cumplir sus actos, y entender asimismo en la ejecución por la cobranza de las sumas que le correspondieren; en caso ' cíe pleitos en que intervinieran indios no podían conocer, limitándose a la remisión de las actuaciones sumariales que realizara, salvo en los, de hurtos de ganados. El cabildo también designaba un funcionario que protegía los intereses de los menores, denominado asesor de menores (término que ha pasado a la actualidad) y que generalmente era ejercido por uno de los regidores; también designaba al defensor de pobres y protector de naturales. Conforme con la ley, existía un funcionario denominado escribano del cabildo, los que para poder ejercer sus funciones debían ser previamente examinados y aprobados por las reules audiencias de su distrito; debían llevar un libro de registro en el que se asentarían las tutelas y fianzas, les estaba prü-. hibido designar tenientes o substitutos y debían custodiar los registros de los escribanos que se ausentaran del lugar. También el cabildo podía designar procuradores para asistir a sus causas; éstos serían designados por votos de regidores por el término de un año. Los alguaciles mayores de las ciudades asistidos por tenientes y alcaldes de cárcel (a los que podía remover) eran funcionarios encargados de ejecutar los mandamientos de^ la. justicia e intervenir en lo que denominarnos "policía": tenían la obligación de efectuar rondas nocturnas, debían llevar armas pudiendo A entrar al cabildo con ellas, capturar personas conforme con órdenes del cabildo, controlar y vigilar las buenas costumbres, persiguiendo el juego y la vagancia, etcétera. 6. Habían los visto algunas funciones judiciales reservadas a los cabildos. Los alcaldes ordinarios eran funcionarios judiciales que intervenían, según dijimos, en pleitos civiles en primera instancia y en causas criminales; según la importancia de los asuntos apelables ante la audiencia, .aunque en forma irimediatn.de las mismas intervenía el gobernador, más tarde el Intendente 7!). La Recopilación hacía especial referencia a competencias, sentencias y apelaciones: no es del caso detallar esas normas, de las cuales ya hemos hablado en este capítulo al estudiar diferentes instituciones. 7. Debemos distinguir dos clases cíe cabildos: abiertos y cerrados Nos hemos ocupado hasta ahora del cabildo cerrado, es decir, del constituido por alcaldes, regidores y .sus auxiliares, con las funciones determinadas por la ley, y también por la complejidad creciente de la vida de la ciudad, sea desde el punto de vista administrativo .o dt ji judicial. Pero en casos de excepcional importancia sé llevaban" a cabo los denominados cabildos abiertos, en los cuales se debatían los problemas que se presentaban, con la concurrencia de vecinos caracterizados cié la ciudad, pidiendo admitirse también u altos funcionarios y componentes de ciertos estratos sociales. En los hechos el número de concurrentes siempre fue muy limitado con referencia al total de ía población y estaba constituido por la "parte principal y más sana'" del vecindario. Es decir, que se trataba de una simple adición, bastante limitada, fuera de los componentes, naturales del cabildo cerrado, pero que nunca tuvo características populares. Decía BOSADILLA '<" .que para algún caso grave o importante que se pudiera ofrecer, convenía para mejor acierto "llamar algunas personas de buen celo, parecer y experiencia de fuera del ayuntamiento, -que asistan en él al trato y conferencia del negocio, y en tal caso no es cosa 88 ajena de razón y de utilidad llamarlos, y que den su voto y parecer: y aunque esto se usa pocas veces yo lo .he visto y proveído alguna de voluntad y gusto de los regidores: de lo cual el pueblo se satisface mucho, por ver que es deseo y. celo de acertar; y esto se puede hacer aunque haya contradicción de la menor parte". Hubo en el Plata algunos cabildos abiertos de cierta importancia y el más célebre, .el' del 22 de mayo de 1810. precursor ce la independencia, .aunque fue la excepción a la regla, pues no fue el cabildo como institución el que diera pasos en tal sentido, sino un medio aprovechado por los patriotas para el logro de sus propósitos; nos referiremos a este cabildo en su oportunidad, pero atento su composición y número se ha preferido llamarlo Congreso general como Jo -han heuho las- propias actas capitulares. 8. ¿Fueron los cabildos cuna de nuestra democracia? Muchos autores así lo sostienen, teniendo en cuenta que era la institución qtu: se organizaba con la ciudad misma {ciudadcabildo) y que intervenía directamente en ios asuntos atinentes a la dudad; también así se lo considera a! comparárselos con los consejos castellanos. También el cabildo iutr-TvinO en numerosas ocasiones de nuestra vida nacional, resultando autoridad soberana t-u determinados momentos y constituyéndose, en otros, en verdadero poder constituyente. Algunos autores consideraron al cabildo como célula viva do la democracia, al equiparárselos a los municipios de un estado organizado democrática y popularmente. Pero es evidente- que c:n este último caso se contunden los términos, ya que sólo se trata del gobierno de la ciudad cu asuntos do índole administrativa y judicial y muy localizados, en tanto el ejercicio positivo de.la democracia se realiza a través de expresiones más significativas. En caso de sostenerse esta opinión, podemos observar que, por lo contrario, en numerosos países con regímenes no democráticos, aún en monarquías o gobiernos no elegidos popularmente pueden funcionar correctamente estas instituciones, por lo menos en sus formas externas. Tanto por su origen, como por la forma de elección de las autoridades, que nada tuvo de popular o por las luchas sucesivas que contra ellos tuvieron los gobiernos patriotas, ya que generalmente eran focos de reacción, parecería que el cabildo no fuera una expresión de. democracia. 9. ¿Fueron los cabildos origen de nuestras actuales provincias? También aquí no existe acuerdo entre los autores. Algunos sostienen atendiendo a- las jurisdicciones de las ciudadescabildos, que por lo general se. transformaron en capitales de provincias, que ellos, efectivamente, originaron las provincias; en ciertos casos Fueron producto de desdoblamientos, como cuando se presentan cuestiones entre las juntas provinciales y subordinadas en el año 1811, en otros las salas capitulares sufrieron un proceso de transformación y devinieron salas de representantes o desde el cabildo fueron gestándose provincias como entidades del derecho público, en ocasiones, también ( y esto lo veremos en su momento ) las provincias fueron creadas por decretos emanados del poder central. Además debe tenerse presente el proceso de la formación de las provincias, principalmente en él año 1820, en donde la institución tuvo primordial importancia como centro aunque en los hechos se trataba de asambleas que excedían los marcos de los antiguos cabildos, en momentos de hondas y profundas divergencias que caracterizan una época mal denominada anarquía. Hay autores, en cambio, que sostienen al régimen de intendencias como origen de las actuales provincias. Por una parte es cierto que las convocatorias de distintas asambleas se hizo á "los pueblos" entendiéndose como tales las ciudades-cabildos que, en líneas generales resultarían capitales de provincias, pero tampoco debemos olvidar que existieron provincias con pluralidad de cabildos ( la Banda Oriental, Entre Ríos, Buenos Aires con dos: Lujan y Buenos Aires ). 89 La polémica, también para este caso, continúa abierta y existen .todavía posiciones encontradas aunque no irreductibles; el origen de las, actuales provincias se debe a numerosas causas y, entre sus antecedentes está la institución del cabildo; las intendencias, por-lo menos en el territorio" de lo qutk es actualmente nuestro país, se delimitaron teniendo en cuenta las precedentes gobernaciones. Es decir, que las provincias se originan a través de un proceso histórico complejo, dentro del cual existen diferentes elementos a considerar y, de tal manera, el problema no puede-ser elementalmente simplificado. XXII. LAS REFORMAS BORBÓNICAS No podemos terminar estas notas sin referimos, así sea esquemáticamente, a las instituciones propias de Ja monarquía borbónica. y a lo que se denominan "reformas borbónicas". Hemos anotado en otro lugar las características de esta monarquía y a ello nos remitirnos. A comienzos del siglo xvui comienza el proceso del centralismo borbónico, que destruirá el imperio español. Con los Borbones se eclipsa la conciencia nacional de los Austrias y también comienza la efectiva incorporación de elementos que no provienen de la nobleza, existiendo una verdadera unión entre nobleza y burguesía. Se van introduciendo, así, las ideas del siglo xvm, adquiriendo el carácter de despotismo ilustrado, con reformas generales desde arriba; para algunos, un afrancesamiento del pensamiento europeo y una crisis del sentimiento religioso. La expulsión de los jesuítas tendría, para dichos autores, tal signo. Aunque no debemos olvidar que ella se debe, en buena medida, al centralismo absolutista propio de los Borbones, en los cuales todos los poderes se encuentran en manos del rey, que los ejerce por medio de decretos, por lo que era inaceptable la acción de la orden, verdadera guía .espiritual de muchos príncipes y que constituía un estado dentro de otro estado. Con los ministros liberales se van introduciendo las nuevas ideas, en las clases altas y desde arriba, patrocinadas por los propios monarcas. Es un orden de ideas que no solamente toma a España, sino a los reinados europeos en general: son las ideas corrientes en la época que se denomina "edad de la razón", impregnadas del espíi'itu racionalista e ilumínista; al dogmatismo religioso, al absolutismo eclesiástico se oponen la razón, la libertad del espíritu, la tolerancia religiosa y la libre crítica, con ideales de progreso y cosmopolitismo y el predominio del conocimiento científico, revitalizado a través de un nuevo jnétodo inaugurado por DESCARTES; VOLTAIRE ataca las tradiciones del culto en nombre de la razón; HOBBES O LOCKE inauguran una nueva interpretación filosófica a través de los sentidos, las sensaciones o la reflexión; en Inglaterra, BERKELEY y HUME elaboran las bases de una Filosofía que pretende destruir el dualismo. En la Enciclopedia, obra que recoge y divulga el saber de la época, trabajan grandes figuras y echan las bases que serán retomadas por la Revolución Francesa, que desalojará a la nobleza y dará el poder al tercer Estado. Los Borbones. con sus contradicciones, su espíritu fuertemente centralista y absolutista, representan, sin embargo, ese nuevo espíritu en España, aunque limitado a determinados y reducidos sectores, y que en los hechos se da a través de una política fuertemente centralista y unificadora, ck influencia francesa. Al contrarío de lo que podría resaltar a primera vista, los Borbones acentúan el absolutismo y el centralismo; todos los bienes, lo que se encuentra en la superficie de los nuevos reinos pertenece a la monarquía y, no obstante, el título de Intendencias que resultará de las nuevas 90 divisiones territoriales, lo que se denominaran "provincias americanas" serán consideradas colonias, desde un punto de vista uniformista y centralizador. Debemos distinguir entre la política llevada a cabo a través del "despotismo ilustrado", con el auge. del utilitarismo (como se da a través de Floridablanca} en lo educacional o la educación popular tal como la entendiera CAMPOMANES o el tratamiento de los problemas de la tierra en el proyecto de lev-agraria de JOVELLANOS y la realización concreta en América de tales" reformas. Hay un auge del regalismo en todos sus aspectos y precisamente este regalismo borbónico influirá decisivamente en algunos procesos históricos de nuestro país, según lo veremos-, oportunamente. 2. Las reformas cíe! siglo xvm comienzan en el Plata con el Reglamento del comercio libre del 12 de octubre de 1778, en el orden de la economía y del comercio, al realizarse un comercio protegido por el Estado entre españoles de Europa y españoles de América. Por este reglamento se determinan las calidades de las naves, el fomento de las construcciones navales, la tripulación compuesta por dos tercios de españoles nativos y un teteu» de extranjeros naturalizados,-l a habilitación de puertos y el :foment- y del comercio en todas las colonias. Se trata, en realidad, de la aplicación de las teorías económicas del mercantilismo, llevadas a la práctica en Francia por-el ministro Colbertr quien había instaurado un rígido contralor' estatal para asegurar al reino los beneficios provenientes de los impuestos directos o indirectos y mantener, a través de esa política, la cada vez más costosa administración y al ejército, que se ampliaba constantemente; el mercantilismo buscaba conseguir una balanza comercial activa con la exportación de mercaderías manufacturadas o suntuarias. Se crea una poderosa marina mercante y compañías mercantiles, se favorece el comercio y la industria y el ascenso consecuente de la burguesía, todo en detrimento de las clases productoras, principalmente las- campesinas, que languidecen. El Reglamento asesta golpes, a veces mortales, a las producciones locales, a las artesanías y manufacturas denlas diferentes regiones del virreinato. 3. La Real Ordenanza "de Intendentes para el Río de la Plata, de 1782, adquiere relevante importancia en cuanto deja sedimento en nuestra tradjción histórica. Es el ordenamiento legal que recogerá la época independiente e instrumento mediante el cual nos regíamos al producirse la independencia política. Ya con anterioridad y durante el reinado de Felipe V, se había establecido el régimen de intendentes •en 1719 y determinado las atribuciones de los mismos, a saber: a) hacienda, o sea el manejo de los bienes; b) justicia, a través de los organismos legales; c) policía, con él objeto de preservar el orden interno;, d) guerra, para la realización de una acción ejecutiva más eficaz. Por la Real Ordenanza de intendentes de ejército y real hacienda se dividía el territorio del virreinato en ocho intendencias o sean siete intendencias y una superintendencia .(l«i de Buenos Aires, que luego es suprimida ante el choque de jurisdicciones con el virrey) y gobiernos militares. De las 8 intendencias 4 abarcaban el actual territorio de nuestro país; la de Salta, con residencia en Salta y con juris-ilieción en lo que hoy .son las provincias de Salta, Jujuy. Santiago de! Estero y Gatamarca; la de Córdoba, con asiento en dicha ciudad y comprendiendo Córdoba, La Rioja, San Juan, San Luis y Mendoza; 91 la de Buenos Aires, comprendiendo esta provincia, Uruguay, Entre Ríos, Corrientes, Santa Fe y Patagonia. La de Paraguay. La de Paz, Cochabambu y La de Potosí, estas tres últimas en territorio actualmente de la república de Bolivia. Se transforma así el mapa de los tiempos de los gobernadores y dt-i propio virreinato, al dividír-5elo en intendencias. Los gobiernos -militares, de fronteras, se establecieron en Moxos, Chiquitos, Montevideo y Misiones; más tarde se dividió la intendencia de La Paz, creándose una nueva, la de Puno, que luego se anexaría al virreinato del Perú. El intendente era designado por el rey; debía-dar fianza por Jas resultas del ejercicio del cargo; estaba sometido al juicio de residencia, aunque en líi mayoría de los casos quedaron exentos del mismo al cabo de su.s mandatos; debía dar cuenta de sus actos mediante correspondencia a las autoridades de la península y al virrey. Tenía las 4 funciones de hacienda, justicia, policía y guerra, distinguiéndose de los gobiernos militares en que éstos no detentaban la de hacienda, dependiendo sea de la audiencia de Charcas o de la SuperIntedencia de Buenos Aires. Para el mejor ejercicio de sus funciones tenía subdelegados nombrados generalmente por el intendente, sus cargos eran honorarios aunque percibían un porcentaje de la recaudación de los tributos; más tarde la facultad de nombrar delegados fue privativa del virrey a propuesta en terna del intendente y con ulterior .aprobación de la corona. En lo referente a las funciones de justicia los intendentes la ejercían a través de tenientes letrados o asesores, examinados y aprobados por las audiencias y nombrados por el rey a propuesta en terna del Consejo de Indias, que duraban en sus cargos 5 años prorrogables por el rey; sus sentencias eran recurribles ante la audiencia; su jurisdicción estaba limitada a la ciudad capital de la intendencia, quedando los alcaldes ordinarios como jueces de primera instancia de sus distritos *'. Los intendentes ejercían el vicepatronazgo eclesiástico, excepto en Buenos Aires, donde lo ejercía el virrey; asimismo presidían el cabildo, juzgando conforme con las leyes de Indias ( es dudoso que se hubieran llegado a aplicar las disposiciones de la recopilación del siglo XVIH o sea la Novísima recopüaciun, por contraste con la Nuewi) y también la junta de propios y arbitrios e intervenía en algunos problemas que anterior-, mente habían sido confiados al cabildo u otras instituciones, haciendo disminuir la autoridad de éstas. Fue importante la labor de los intendentes en cuanto al fomento de nuevos cultivos (cáñamo, lino, granos), . del riego, de la industria de tejidos, de los transportes y postas, edificación, etcétera. Tenía a su cargo la referente a depósitos o albóndigas, reservas de pan, harina o cosechas para afrontar las épocas de escasez de productos, funciones que habían sido privativas de los cabildos; llevaba los padrones de la ciudad y tenía a su cargo lo referente a impuestos y diezmos, provenientes de la venta de naipes, estancos, papel sellado-, etcétera. El sistema de intendencias obedeció al proceso de centralismo que se agudizó cada vez más con los Borbones. Dice John LYNCH : "Entre todas las reformas introducidas por los Borbones, durante el siglo xvni en España y en-América,, la que supuso mayores cambios institucionales no fue cíe origen puramente español.. 92 En procura de una. nueva organización gubernamental, que combinara una acción efectiva en la administración local y la total subordinación a la -autoridad central, el gobierno español — por tradición inoperante en estos principios— miró hacia Francia, cuya corona disponía precisamente de tal instrumento. Los intendentes franceses apenas aparecen en la primera mitad del siglo XVTI —aunque los hubo con funciones de comisionados reales para las provincias en el siglo xvi— y Richelieu es quien más los transforma en institución digna de la monarquía francesa. Suprimidos durante la Fronda, los restablece Mazarino; gradualmente se los emplea en toda Francia con propósitos de mejor gobierno y se los invistió de poderes casi ilimitados en materia de justicia, policía y finanzas... como aplicación del programa de reformas de Colbert... fueron los supremos funcionarios reales en las treinta y cuatro .g^nércdités o distritos-locales en que se dividía a Francia con propósitos de mejor gobierno. Esos funcionarios, que en Francia fueron el fruto de un desarrollo gradual, destinado a'afirmar el poder del rey y a eliminar aquellos intereses y fuerzas que pudieran oponérsele, en España se los creó por simple decreto legislativo"82, 4. De lo expuesto se infiere la falta de originalidad, en cuanto a la creación de instituciones, que caracterizó a los Borbones. En efecto, una institución de larga tradición, que había sufrido un proceso histórico en Francia, que se adecuaba a circunstancias propias de esa nación, fue trasplantada por simple decreto, en un proceso de uniformidad que no respetaba situaciones locales, instituciones ya decantadas a lo largo de la administración colonial, con las cuales entraría en conflicto y en problemas jurisdiccionales, antecedentes mediatos o inmediatos que llegaría efectivizarla. Con todo, fue impuesta y dejó larga huella en nuestras instituciones. No exagerarnos si decimos que todo intento centralista o uniforme tiene sus antecedentes en estas ordenanzas. Lo que para 'Francia, basada en un estado fuertemente unificado, constituía una realidad coherente, ya que el propio rey confería el título para ejercérselo en divisiones territoriales no muy grandes, aquí se transformaba en una tarea llena de dificultades; ya que a los intendentes se les asignaba un :trabajo de supervisión general en inmensos territorios. Eran, así, responsables de la administración general y de los problemas económicos de sus provincias, de la supervisión del gobierno y del mantenimiento de la ley y del orden s3. Asimismo cabe consignar que la ordenanza llegó a introducir modificaciones en la administración de justicia de la colonia. Luego de la supresión de los gobernadores y corregidores la jurisdicción real se transmitió u los intendentes como jueces superiores de las Provincias "sin perjuicio de iu autoridad que corresponde a los alcaldes ordinarios". En cuanto a la justicia civil y criminal los intendentes carecían de atributos jurisdiccionales ejerciendo el poder, según lo hemos dicho, por medio de tenientes letrados o asesores, creados para ejercer, por ellos y en nombre de ellos, las tareas refefentes a litigios civiles y criminales, entendiéndose que en los distritos fuera de las ciudades capitales quedaban como jueces de primera instancia los alcaldes ordinarios. También los intendentes llegaron a reemplazar a los gobernadores en materia de justicia militar. 5. El Consulado de Buenos Aires, creado el 30 de enero de 1794. constituye el coronamiento del- sistema de reformas de los Borbones en el plano económico. Se establece en el Plata, como consecuencia de Ja creación del nuevo Virreinato. Es resultado de un largo proceso que puede dividirse por etapas, a través de los diversos monarcas Borbones, que ante el estado ruinoso en que encontraron a las ¿ideas del reino debido a las largas guerras, a la mina del comercio y de la agricultura, a la corrupción dé la corte, debieron afrontar nuevas realidades. 93 Es así que se propugnaba cierto intercambio entre las colonias, se creaban puertos libres, se aflojaba el cerco creado por derechos que llegaban a estrangular el comercio, hasta la concreción del comercio con extranjeros. Se trataba de un proceso en el cual tenía preponderancia Carlos III, con sus ministros liberales Campomanes y jovellanos, que se inclinaban en alguna medida por el comercio libre, aunque manteniendo la tradición mercantilista y proteccionista, que abogaban por el desarrollo de la agricultura, el incremento del tráfico marítimo,, la reducción de los latifundios. También la liquidación de la dominación portuguesa- en el Río de la Plata, con la rendición de Colonia por Cevállos, al momento primer virrey, en 1775, y el reconocimiento de Portugal de tal hecho (Tratado de San Ildefonso) provocan una nueva situación, que conducirá al reglamento de libre comercio de 1778. Asimismo fue una consecuencia de la. creación del virreinato del Plata y el progreso de .Buenos Aires, que había crecido en forma ponderable. Desde 1778 hasta la creación del Consulado, período final que desemboca en la institución de referencia, se transforman y adquieren diferentes aspectos algunos problemas que afectan la estructura comercial de la época. En .1778 y. debido al aumento de bienes marcables, se registraba un. incremento considerable del régimen comercial interior y ello fue fomentado por el libre comercio y el crecimiento demográfico vegetativo, cuadruplicándose la población de Buenas Aires durante el siglo xvni. Análogamente se impulsó en el Plata la industria saladeril, cbn frecuentes embarques a Brasil y las costas africanas, iniciándose también la explotación más racional deí ganado vacuno, con la obtención de charque, grasas, cueros, que eran exportados a Cuba, España y hacia otros lugares del territorio colonial español. Hubo intercambios muy grandes incluso de negros, que eran cambiados principalmente por cueros y algunos frutos del país, pero no en metálico, sino en "piezas" y se fortalecía la clase de los ganaderos saladeristas, que tendría decisiva importancvi como- detentadora de poder y riqueza hasta el advenimiento de ios frigoríficos. El reglamento de libre comercio de 1778 habilitaba como puertos mayores en el Río de la Plata a los de Montevideo y Buenos Aires; se había creado anteriormente una delegación que también -funcionaba como juzgado de comercio, dependiente del Consulado de Lima y con apelación a la audiencia de Charcas. La nueva situación obligó, a cambios .sustanciales por lo que, pese a no preverse nuevos consulados, luego de numerosas, gestiones y trámites y a raíz djel dictamen fiscal que proponía un tribunal- nuevo y adecuado para el comercio en el Plata, la Audiencia apoyó por acuerdo el establecimiento de un consulado que no sólo debería dedicarse a lo judicial sino también "a la celebración de juntas semanales, con el objeto de tratar y fomentar, cuando sea útil en lo relativo al mismo...". Finalmente se creó el consulado mediante real cédula "por la cual S.'M. dispone la erección de un tribunal de Consulado para este virreinato que reskja en esta capital''. 6. Si bien en un principio las ordenanzas contemplaban las atribuciones "de la institución referidas a la justicia en materia comercial, luego- se fue ampliando la esfera de las mismas viniendo a constituirse en algo así como la traducción para América en general y el Plata en particular, de la Casa de Contratación. Sus. funciones eran dobles: a) como junta económica; b) judiciales, en los pleitos comerciales y actos de comercio. 94 Sus funciones se ampliarían llegando a cumplir una vasta obra trasuntada en realizaciones concretas y efectivas de progreso en el campo del comercio. El Consulado intervino ejerciendo la administración de justicia en lo económico mediante la Junta económica, que se reunía dos veces por mes, realizando una proficua labor. En la ordenanza de erección del Consulado se decía que habría "una_ Junta que se compondrá del prior, cónsules, nueve consiliarios y síndico o sus respectivos tenientes, cuando por cualquier causa faltaren sus titulares, con el secretario, el contador y el tesorero... *" cuyas funciones eran el régimen y buen gobierno del consulado, de sus dependencias e intereses y la ejecución de tocio lo prevenido por el documento ereccional; principalmente la protección y fomento, del comercio, procurando "por todos los medios posibles el adelantamiento de la agricultura, la mejora en el cultivo y beneficio de los frutos, la introduccion.de las .máquinas y herramientas' más ventajosas, la facilidad en la circulación interior y en suma cuanto parezca conducente al mayor aumento y extensión de todos los ramos de cultivo y tráfico", informando al rey de toda noticia que pudiera ser de interés, proponiéndole las providencias "que le dicte su celo en beneficio de la agricultura, industria y- comercio del. país"?0. Dice TJARKS con referencia a la obra de la Junta: "La junta cumplió con todas las imposiciones estipuladas en el decreto fundacional. .En Montevideo dispuso, fuera de los elementos de aoxilio, la instalación de una vigía; se preocupó por el tráfico fluvial y la construcción de naves e¡n el interior del virreinato; luchó por Ja habilitación del puerto de Buenos Aires para el comercio de ultramar; proyectó y trabajó en defensas para-las costas del Riachuelo: fundó establecimientos educacionales en que se enseñó ciencias exactas y artes, náutica e idiomas; consiguió abolir numerosos derechos y gabelas que pesaban sobre el tráfico interior; fundó la primera Bolsa de Comercio; protegió sabios y periódicos. Con ,sus fondos se abrieron caminos y tendieron .puentes, se armaron naves corsarias para la defensa del Río de la Plata, contra la depredación de incurso/es ingleses; se fomentó la implantación de lino, cáñamo, robles, cacao y de otras semillas, aptas para la industria de la curtiduría, que taznbién apoyó la junta. Estas y muchas otras, y en tai gran profusión y diversidad, fueron las acciones que emprendió el consulado y, para referirnos a ellas, temática y organizadamente, deberemos disecar ese gran cuerpo vivo..."Stí. En 1795 se creó la Secretaría de Balanza, con el objeto de incrementar el comercio en base a la información que los consulados suministraren. Asimismo debía llevarse la matrícula de los comerciantes que formaban compañía o sociedad terrestre o marítima, registro que se hacía en escritura pública cuya copia legalizada debía entregarse al tribunal del consulado, es decir, que podríamos considerar la existencia de lo que hoy denominamos bolsa de comercio y de lo que designamos como registro público de comercio. El consulado fue el precursor e- iniciador del estudio de las ciencias exactas en el Río de la Plata a través de-la-academia, de náutica y de la de matemáticas. Los estudios no eran solamente teóricos y • se efectuaban frecuentes excursione s en los alrededores de la ciudad o en la campaña para confeccionar planos o efectuar relevamientos. También se creó la academia de dibujo. Se realizó, por su\ intermedio, la construcción del muelle de-Buenos Aires y, entre otras cosas, favoreció el establecimiento de industrias, los cultivos de cereales, cáñamo y lino 'y ;eon sus recursos promovió a su propia financiación, estableciendo un .verdadero tribunal de cuentas. 7. Dentro de la estructura del Consulado,'resultaba importante la taren, del secretario, que coordinaba la labor de la. junta y los distintos problemas que se presentaban. Tocó a Manuel Belgrano dicho trabajo, ya que fue designado secretario perpetuo, ocupando el cargo desde 1794 .hasta el momento de la revolución. Su pensamiento económico se refleja tanto en las 95 Memorias del Consulado, como a través de artículos en el "Correo de Comercio" y en el "Seminario de Agricultura y Comercio", en este último colaborando con Vieytes. Algunas memorias son significativas; en ella aparecen disertaciones o artículos tales como "los medios generales para fomentar la agricultura, animar " la industria y proteger él comercio en un país agricultor", habla del incremento de las cosechas, la roturación del suelo, el.empleo de abonos y 1.a plantación de montes para evitar la erosión, propende a la creación de academias de dibujo, la enseñanza artesanai, establecimientos para el hilado de lana y algodón, la enseñanza de las mujeres, la creación de escuelas mercantiles y compañías de seguros, del cultivo del cáñamo y lino, del fomento de exportación de frutos, etcétera Adherido a la fisiocracia, afirmó a Ja agricultura como riqueza básica y verdadero destino del hombre. Aparte de Quesnay y los fisiócratas, las fuentes del pensamiento económico de .Belgrano podemos hallarlas en algunos economistas italianos y franceses y principalmente en Galiani y Genovesi. Podemos afirmar que Belgrano fue nuestro primer : economista y desde su cargo de secretario del consulado tuvo oportunidad . de . concretar algunas pondera bles iniciativas. También fueron secretarios interinos del. Consulado, Juan José Castelli .(17961806) e Hipólito Vieytes (1806-7) que realizó una fecunda obra a través de las páginas del citado "Semanario de Agricultura y Comercio". Si bien-las fuentes en que nutriera su pensamiento fueron diversas y por lo general de segunda mano, con lecturas deshilvanadas y a veces no muy coherentes, sorprende el cúmulo de materias que tratara y Ja aplicación de algunos de sus principios, a nuestra realidad y también la .tarea de .divulgación popular que realizó. Desde, el primer número del "Semanario" (1 setiembre de 1802) insistía en las condiciones positivas de nuestra tierra que resultan "las más feraces del universo" aunque no desdeña la ganadería, a condición del entrecruzamiento de castas, por ejemplo, en la cría del lanar y las cruzas para la obtención de lanas que pudieran competir en el. mercado extemo; creaba un mercado productor, restringiendo el producto para el mercado interno, que podría ser llenado con productos semejantes o susti-tutivos 88; propició nuevos cultivos y la tecnificación del agro, con los medios al alcance de la época: lino, cáñamo, mandioca, maní, caña de azúcar, añil, la plantación racional de árboles Sí*. También propició un amplio mercado interno de consumo y si bien-por una parte buscaba la ruptura de las barreras aduaneras y la libre exportación, por la otra tuvo en cuenta la constitución de un mercado interno consumidor de productos manufacturados nacionales, no desdeñando la posibilidad de Ja. industrialización; la. agricultura aparejaba la industria y el comercio .pues "de .nada sirve —decía— la fertilidad del terreno si no se saca de él todos los frutos.que es capaz de producir y mucho menos si a éstos no se les da alguna mano de obra que los ponga en estimación y aprecio"; propiciaba la industria .del curtido de pieles, la de la seda a través de la traída del gusano de seda, la de la cochinilla, todo lo que requiere el estudio científico, y técnico a través de escuelas e instituciones en que se enseñen materias prácticas, etcétera, creándose fuentes de trabajo y ocupación yo; proyectó una" red de caminos en las pampa y otro a Chile, vías de comunicación con el Paraguay, la navegabilidad del río Tercero como salida natural de los productos de Córdoba, la navegación y la pesca, etcétera"'. GIBEBTI expresa que con la implantación del monopolio, España .no se había diferenciado de las demás potencias . coloniales, pero mientras las otras naeiories (Inglaterra, Francia, Holanda) "por su desarrollo comercial o industrial pudieron extraer más beneficios del régimen y hacerlo menos pesado, la península no obtuvo mayores ventajas y causó serios perjuicios a las colonias"a'-. La prédica del "Semanario" tuvo por finalidad la corrección y el perfeccionamiento de ese sistema, tan gravoso y pesado; incluso, algunos autores llegan a manifestar que, desde temprano propició un nacionalismo'-auténtico, "el que quiere la grandeza de la patria al amparo .de ideas nobles y buscando la recta misión de su. destino"93 y, por lo 96 demás, pretendía crear fuentes de trabajo para sacar A la luz "los vicios capitales que degradan la especie y estimularlos a la ocupación y a la virtud"ü4. REPERCUSIÓN DE LAS INSTITUCIONES DE LA ÉPOCA HISPÁNICA O COLONIAL EN LAS INSTITUCIONES DE LA ÉPOCA INDEPENDIENTE En general las instituciones del período hispánico o colonial se estudian como una totalidad homogénea y sin fisuras, exenta de distingos y matices. Así consideradas presentan una época caracterizada por su hibridez e insubstancialidad. Hemos preferido, por lo contrarío, verlas en sus diferentes facetas, estudiándolas á través de un proceso que, sí bien es retardatario con referencia a otros, ofrece perspectivas- interesantes y á veces apasionantes. Se trata de un largo periodo que abarca muchos años, en los cuales van introduciéndose o adaptándose algunas instituciones añejas, pero que con el correr del tiempo adquieren caracteres novedosos. Muchas de ellas se proyectan sobre las del período independiente, dejando profunda, huella; otras, en cambio, dan lugar a nuevas instituciones que a veces son inéditas, a veces toman matices de las anteriores, algunas perduran con sus rasgos firmes y precisos. La legislación e instituciones de la época ofrecen alternativas muy interesantes para d estudio de nuestra historia institucional y constitucional. Queda atrás una leyenda rosa opuesta a otra negra, o viceversa. Un estudio serio, responsable y objetivo de la época es necesario para comprender el proceso de nuestra historia independiente. CAPITULO 3 – PROCESO DESCOMPOSICION DEL REGIMEN COLONIAL 1ª MANIFESTACIONES DE LA SOBERANÍA Y LOS PRECURSORES DE LA INDEPENDENCIA Tanto el tema de las primeras manifestaciones de la soberanía como el de los precursores de la independencia se prestan a diferentes interpretaciones, que van desde la consideración de una serie de hechos .dispares y sin cohesión como-interpretando un .vehemente -deseo de independencia por parte de grupos más o menos considerables, hasta la negación de Ya. existencia de todo' intento, levantamiento o plan. Es indudable que ambas posiciones, resultan negativas y opuestas a la realidad. Unos atisban, desde- los comienzos de la conquista, im desmesurado afán de independencia y revolución.- Otros expresan que los habitantes de estas tierras jamás habrían .considerado dichas posibilidades, de manera tal que la independencia podría haberse lograd» aún sin proponérsela, algo así como al dictado del. azar. Unos y otros exageran los hechos, llámense adheridos a Ja escuela liberal, a la hispanista o a diferentes sectores • del revisionismo. • Durante el largo período colonial, en efecto, hubo cruentos levantamientos de indígenas, asonadas en- determinados territorios que en •ocasiones excedieron una-jurisdicción para expandirse en otra u otras, intentos frustados que revelaban malestar o descontento por malas administraciones o por la violenta imposición de. cargas o tributos; también fuertes contrastes; entre grupos que pretendían desalojar a otros del poder. Algunas de tales manifestaciones podrían llevar fermentos de independencia o ansias de liberación, pero por lo general fueron difusas y, obedeciendo a sentimientos que se entreveían en formas inorgánicas o indefinidas. Otros revelaban temporarios descontentos y se limitaban a remediar situaciones concretas dentro de administraciones locales y, cuando los pedimentos y oficios no daban resultados, ensayaban alguna presión que excedía los marcos normales de la compleja y por lo común ineficaz burocracia de la época. 97 También hubo personalidades, generalmente aisladas, aunque a veces formando círculos más o menos reducidos que teóricamente buscaban un mejoramiento en las condiciones sociales o económicas o un mejor tratamiento para los sectores o grupos menos, considerados y más postergados. En fin, .si se pretendiera una exhaustiva lista de precursores', o de movimientos .de la indicada naturaleza, así como la narración de los eventos o crónica de sus vidas y hechos, se trataría de entrar en un tema, actualmente bastante explorado, que requeriría estudios ajenos a los intereses de nuestro curso. Por lo tanto sólo trataremos el tema, muy de soslayo, y en cuanto tenga que ver con los objetivos de la materia. Es decir,. nos interesa determinar- las manifestaciones de soberanía cuando inciden, con mayor o menor intensidad, en los ensayos de- tipo constitucional o en la formación de instituciones representativas con raíces en la Revolución de Mayo . Nos referiremos, un poco de pasada, a esas manifestaciones, tratando de determinar su significación. 2. Á lo largo de la época colonial, muchos fueron los. levantamientos y. subversiones de indígenas. Pero la mayoría no tienen significación cómo movimientos de independencia o precursores de soberanía; Podríamos considerarlos en diferentes aspectos: a) aquéllos que constituyen una reacción natural de lucha en contra de los invasores; b) los que se realizan como protesta en contra del trato inhumano y. de las formas de esclavitud, más o menos encubiertas,-a que fueran sometidos los indígenas; c) los que, comenzando como, protesta o rebelión, en contra de situaciones concretas, se transforman en revolucionarios y que intentan la emancipación de los indios; d) aquellos que llegan a adquirir conciencia de la. organización de xm .nuevo orden o del restablecimiento de las antiguas monarquías indígenas, o ambas cosas a ilu vez. En. todos los casos, las rebeliones tienen un carácter preponderantemente racial: se trata de luchas por los fueros y por la dignidad de los indígenas, con ausencia de otros sectores. Generalmente en la represión concurren tanto los españoles corno los españoles americanos y también se anota la ausencia, del elemento "criollo" que en la mayoría de las situaciones adopta un papel favorable a los españoles o, en casos, un rol pasivo ya que, por lo general, los intereses que se atacan son los de los encomenderos o los funcionarios del régimen, colonial que, por cierto, no son —salvo -excepciones— "españoles americanos". Ea ocasiones, se asiste a una difusa conciencia, por parte de los indígenas, de la opresión o del mal tratamiento, que consideran dirigidos 11 su "raza" como tal. Los blancos, sea cual fuere el origen, no adquieren, sino muy tardíamente' y en escasos sectores, una conciencia mis "social" que permite ver, cómo propios, los problemas que generan las rebeliones indígenas. Es cierto que algunos hombres o ciertos grupos van adquiriendo ese grado sutil de "conciencia" que hace ver como suyos, por lo ráenos en el terreno de la dignidad humana, los problemas inherentes a los indios l. Numerosas son las' rebeliones de diferente origen y muchas de ellas adquieren importancia, llegando a nuclear,, en, ocasiones, a grau-des contingentes indígenas; también —y no pocas veces— el sojuzgu-miento y la represión llega después de luchas muy violentas, en las cuales el conquistador debe recurrir a todos los medios para dominar la situación. .. Durante el Siglo 16 se producen numerosas rebeliones indígenas. 98 En algunos, puntos de América adquirieron vírulenciaj principalmente en los lugares donde prosperaba la mita y la encomienda agravada con condiciones de vida que la transformaban en verdaderos trabajos forzados o formas de esclavitud.El tributo, propio de sistema di: encomiendas en el cual el encomendado era vasallo del rey y no del encomendero, adquiría formas de servicio personal, con un fuerte sojuzgamiento. La causa principal de las rebeliones indígenas era, en algunas regiones como Nueva España (México) la condición de inferioridad social y económica de los naturales'-. Así, en el Virreinato de Nueva España se produjeron varios alzamientos y rebeliones de alcance, muy significativo: la insurrección del Panuco, en tiempos do .Hernán Cortés sofocada sangrientamente aunque con grandes bajos entre los españoles; la de la provincia de Chiapas en 1524, motivada por la negativa de los indios al. pago de tributos., que abarcó una vasta extensión territorial:t. La conjuración en la: Capital de Nueva España, aproximadamente en 1530, se transformó en un vasto .movimiento de rebelión en contra de la' administración corrompida y al amparo. De una situación caótica. entre los españoles, llegados al borde de la guerra civil 4. La de Nueva Galicia, en el mismo siglo, comenzó en contra de Funcionarios arbitrarios y corruptos, pero en-poco tiempo adquirió caracteres de verdadera insurrección, con largas accione? guerreras en muchas de las cuales -los españoles llevaron la peor parte. La insurrección de Tehuantepec, en 1660, fue en contra de la codicia y tiranía del alcalde mayor;'sólo la mediación del obispo evitó la segregación, volviendo los indios, bajo la promesa del perdóri, a obedecer al gobierno español. En 1709 la sublevación en la'región de Chihua--huá y Sonora, costó millares de vidas. En otros lugares también hubo rebeliones que adquirieron importancia. Así, las hubo en el Virreinato del Perú o en :el reino de Guatemala. En el Rio de la Plata hubo sangrientas revueltas, pero ninguna de ellas tenia designios claros: los levantamientos de indios, frecuentes en la gobernación del Tucumán, no tuvieron, a nuestro juicio, otro alcance mayor que el enunciado. Pero en el Perú hubo varios alzamientos que denotaban otras finalidades: el levantamiento denomina'do de los siete jefes, el de Potosí, en el siglo xvii, el capitaneado : por Tomás Catari en 1770,-entre otros. En el norte, un nuevo alzamiento de indios calchaquíes, sofocado en 1665,ítuvo curiosas connotaciones, ya que en él intervino un español (.Bohorquez),- extraño aventurero que hizo creer a los naturales su •ascendencia incásica. En 1660 se anota una sublevación de guaraníes . en Paraguay; en 1771 la de los caciques Nicolás y Dámaso .Catár£ Pero la rebelión que llega a tener sentido revolucionario y-que deja profundas huellas, a punto -de poder ser considerada tanto como movimiento precursor como manifestación de soberanía, es la de José Gabriel Túpac Amaru, iniciada en noviembre de 1780 y terminada en abril de 1781.. Tso -nos- vamos u referir a la misma, sino en cuanto Dignifica como movimiento de emancipación y también por sus reper-s iones"'. La rebelión comenzó como problema localizado, en la actuación de los corregidores y existió, en efecto, una serie 'de presentaciones, con el objeto de evitar, 6 por lo menos anúnorar, las pesadas trabas ciue sufrían los indígenas. Túpuc-Amam, descendiente de incas y a título de tal, gozaba de gran predicamento; según sus biógrafos era un hombre que había formado su propia cultura, poseía amistades en grupos criollos y españoles, también 99 comprendió prontamente el problema de las diferentes razas (posiblemente él mismo fuera'mestizo) por lo que es muy verosímil que el movimiento rebalsaba cuestiones de competencia o jurisdicción, para transformarse en una rebelión con •miras a ~ la emancipación6. Muchos axilares niegan que la rebelión tuviera finalidades de esta naturaleza, los menos se inclinan a considerar su profunda significación. ?ero el levantamiento, circunscripto en un comienzo a fincllidades concretas determinadas, cobró de inmediato un poderoso impulso, transformándose' eri' programa de reivindicación de los indígenas. Estos rio habían sido' asimilados totalmente por el conquistador, mantenían algunas instituciones vernáculas, llevaban1-sus propias formas de vida, y también obedecían a sus caciques que, en las reducciones o pueblos indígenas, tenían especial predicamento. Por otro lado, los corregidores, con el gobierno inmediato de los pueblos de su jurisdicción, aunque sometidos a las leyes y dependientes de otros funcionarios de mayor jerarquía, ejercían, en la práctica, actos incontrolados de gobierno, sometiendo a los indios a excesivos tribuios y tratos inhumanos. .De tal manera, .los corregidores eran los funcionarios más odiados por los indios. Existía, así, un eñfrentamiento latente entre los que representaban a los indígenas,- sus 'caciques, que si bien .acataban a la autoridad y la obedecían, alimentaban profundos .sentimientos ¿e odio y rencor; y los.representantes del gobierno colonial, los corregidores, proclives a toda sxierte de excesos. El clima para la rebelión en contra de'las autoridades locales estaba dado. Los distintos petitorios suscriptos por Túpac Amaru en nombre de las comunidades indígenas, eran desechados de plano o sometidos a los vaivenes de una' enervante burocracia, que los postergaba, indefinidamente: y los excesos se sucedían y multiplicaban. El estallido -se produjo el 4 de noviembre de 187.0, en Tinta, y Túpac Amaru decidió-constituir algo así como un gobierno, aunque en nombre del rey, en Tungasuca, lugar donde se dieron cita no sólo jefes indígenas, sino criollos, mestizos y gente del pueblo en general; allí se procedió a la ejecución del corregidor Antonio Arriaga, apresado "y juzgado en nombre del rey y sometida a pena capital por sus desmanes y arbitrariedades. En verdad no era una sentencia al funcionario Arriaga, sino más bien el comienzo de la vindicta en contra de la institución del corregidor y, más' aún, en contra de un sistema de injusticias.' Claro está que.la enorme masa indígena que desde entonces acompañó en la lucha a Túpac Amara no tenía conciencia clara del sentido del levantamiento y es posible que el" mismo jefe sólo -lo intuyera. Pero desde ese momento se habían quemado las naves y la rebelión se transformaba en reto abierto al poderío colonial español. El movimiento se extendió rápidamente: en poco tiempo Túpac Amaru se adueña del corregimiento, declarando abolidas las mitas y los repartimientos y proclamándose emperador del Perú: desde este momento la ruptura es violenta y se declara usurpadores de la corona a los españoles: "... Por cuanto es acordado por mi Consejo en junta prolija por repetidas ocasiones, ya secretas, ya públicas, que los reyes de Castilla me han tenido usurpada la corona y dominio de mis gentes cerca, de tres siglos: pensionándome los vasallos con sus insoportables gabelas, tributos, lanzas, sisas, aduanas, alcabalas, catastros, diezmos. Virreyes, audiencias, corregidores y demás ministros todos-iguales- eil la tiranía: vendiendo la justicia en la moneda con los escribanos de esa fe a quién más puja —a quien más da: entrando éiv'ésto los empleos eclesiásticos;- sin temor de Dios—: estropeando como a bestias a. los naturales de este Reyno: —quitando las vidas ii solos aquellos que no supieron robar— todo digno del más severo repuro: Por eso. y porque los justos clamores con generalidad han llegado al Cielo: En el nombre de Dios Todo Poderoso, ordenamos y mandamos: que ninguna de las pensiones dichas se paguen, ni se obedezca en cosa alguna a los Ministros Europeos, 100 intrusos y de; mala fe; y sólo se deberá todo respeto al Sacerdocio, pagándoles el dinero, diezmos y primicias, como se le da a Dios: y el tributo y Quinto a su Rey y Señor natural: y esto con la moderación que .se hará saber con las demás Leyes de observar y guardar..." 7. No narraremos las vicisitudes de la- campaña, pero lo -cierto es que en determinado momento se puso eri jaque al poderío español en América. La lucha fue sangrienta,.de exterminio., y el propio Túpac Amaru no pudo contener la ola de violencia llevada a cabo por sus adictos: el pánico, que provocara, por una parte, la desorientación por la \otra y el fallido ataque al Cuzco, hizo que las fuerzas españolas pudieran reordenarse, eri tanto las rebeldes perdían terreno^ hasta ser derrotadas. Es bien conocida la sentencia atroz inflingida al inca, sus adeptas y familiares, en la cual se hizo gala de la más~ espantosa crueldad y de la que no escapara casi nadie Pero ello no borró la imagen del inca y de su revolución. Por el contrarío, fue un hecho que tuvo grandes repercusiones en todos los ámbitos de América y también en el escetíarío del Río de la Plata. Se llegó a comparar la acción de Túpac Amáru con la de Washington y —según se dijo—, en el supuesto •de haber contado con personas capaces de concretar su política, el inca habría sido .tan admirado y respetado como el norteamericano. '" Las rebeliones continuaron, pero' ellas fueron sofocadas a sangré y fuego; inclusoprovocaron "castigos ejemplares" para quienes nada tenían que ver con ellas. El sistema colonial, fue suplantado por otro más centralista con el sistema de las Intendencias, aunque tuvo efímera vida. Finalmente, resultó ejemplo para otros sectores no indígenas. – Un autor dice, con razón, que los. que han . "imaginado como inexistentes unas preocupaciones políticas capaces de alterar la supuesta «siesta colonial» de nuestros antepasados, giran alrededor de un mero sofisma de generalización" 9. 3. Hubo, durante esta época, .numerosos movimientos y subversiones, la mayoría de los cuales fueron conflictos-de autoridades sin. llegar a constituirse en precursores de la revolución. Algunos autores creen ver en todos, ellos indicios de afanes de independencia. No es así y, dé tal manera, tenemos que delimitar con cierta precisión la existencia de aquellos movimientos que llevan en sí ciertos gérmenes de independencia o de soberanía. Hay quienes ponen-en "duda la existencia de tales motivaciones en los diferentes movimientos y sublevaciones. Así, por ejemplo, DE GANDÍA dice que las rebeliones se debían generalmente a causas económicas y, de especial modo, surgían por la imposición de impuestos- excesivos. Ellas no tenían —según dicho autor— otro alcance que las producidas en España en el siglo XVHI y se deberían a|:descontento que provocaba algún impuesto o algunos" hechos de administración considerados erróneos, pero siempre dentro del marco de la corona, sin. que implicaran cambio en la situación existente. ' Por' íb tanto no tendrían carácter revolucionario y, menos aún, intentarían el logro, así sea en lejano plano, de .la independencia Se trataría de expresiones de descontento en contra de la mala administración y de la. imposición de exagerados impuestos. Aún aquellas rebeliones que se han considerado, como revolucionarias, carecerían de toda finalidad independientista; la revolución americana •ni la francesa tampoco tendrían mayor importancia11 ni influencia alguna. 101 Sólo expresiones muy cercanas a 1810 podrían llegar a .tener sentido revolucionario o republicano. Hay quienes creen yer en numerosas rebeliones expresiones de emancipación, a tal punto que existiría una' substancial diferencia entre la independencia de las colonias inglesas y las españolas: las primeras no habrían abrigado nunca ideas separatistas; las segundas, por el contrario, tendrían .esa intención desde el momento mismo de la conquista12. Nosotros-, por nuestra parte, trataremos de ponernos de acuerdo acerca de la importancia y significación de tales movimientos. . ... . 4'. Alguno.1; de ellos resultaban simples expresiones dé luchas fratricidas entre los propios conquistadores, intrigas muchas veces-sangrientas para detentar el po~Ser, circunscritas por lo general a determinadas zonas o poblaciones. En ocasiones se traía de hechos que llenan páginas de horror, como pueden ser las denominadas guerras o luchas civiles en el Perú. También la historia de los gobernadores del Plata, especialmente en la región del Tucumán, nos ofrece análogos ejemplos. En ocasiones, existen algunas inquietudes, limitadas a .pequeños grupos, que no se generalizan, y cuyas motivaciones no se concretan, con supuestas concomitancias exageradas por algunos autores; algunas luchas, dentro del territorio virreinal; tampoco aparecen como movimientos-precursores. A veces, conflictos, de autoridades aparejan la adhesión de grupos que podrían representar a sectores del pueblo, como la lucha entre el obispo de Asunción Bernardino de. Cárdenas y el gobernador, el primero apoyado por el pueblo, el segundo por la orden jesuítica (1644) que termina con el encarcelamiento del obispo, liberado 3 años después. Pero algunos hechos adquieren trascendencia y es bueno estudiarlos para comprender su significación. Fuera de los lindes del virreinato, entre otras conspiraciones, adquieren verdadero relieve 2, ambas en Venezuela. 1ª el 13 julio 1797, conocida por rebelión de Manuel Gual y José María España 2ª en 1808, ya con fines concretos: formar una junta suprema gubemativa. La revolución de Gual y España estuvo influida por las ideas de Juan Mariano PICORNELL, nacido en Mallorca en 1759, infatigable luchador, adherido a la LOGIA ANTAGONISTA de la del conde de Aranda, que había sido deportado a perpetuidad a la prisión de La Guayra, de la cual pudo huir. Ligado con muchos personajes de la región, redactó borradores de una Constitución. Negaba al rey de España derechos sobre América, que había sido usurpada a los indios; no existía razón alguna para la existencia de diversidad de clases ni esclavitud; proclamaba la igualdad de derechos y la libertad de comercio con todas las potencias. Existe correspondencia intercambiada entre Gual y Miranda, cuando el 1º se encontraba perseguido y acusado. España fue sentenciado a una horrible pena.. Gual murió en Trinidad, envenenado. Estas figuras pueden ser consideradas como precursoras de la independencia americana. Gual como España eran funcionarios del régimen colonial influidos por ideas de PICORNELL lograron el apoyo decidido .de personas provenientes de diferentes sectores y castas, a punto tal que en una de las reuniones revolucionarias, fueron invitados a formar parte de la misma 2 pardos, casta despreciada y sometida a humillantes condiciones, queriéndose 102 con .ello determinar fehacientemente el sentido de igualdad que animaba a los conspiradores, en esta asamblea que según documentos constituye la 1ºs raíces verdaderamente patrióticas Otras rebeliones tienen especial predicamento al final de los virreinatos, 3 poseen significado: 1º la denominada de los comuneros del Paraguay, con diferentes antecedentes y repercusiones; 2º la de Chuquisaca y 3º la de La Paz. La llamada General de Comuneros son diferentes movimientos con raíces populares. Por el común, el hombre del pueblo, de la propia comunidad era tradición en España. Si bien el movimiento de comuneros en Paraguay comenzó por cuestiones de índole particularizada, sus raíces resultan de antigua data. En la gobernación del Paraguay se habían sucedido acontecimientos que en determinados casos, resultaban verdaderas insurrecciones. Pocos años antes a la fundación de Asunción, el propio IRALA fue intérprete de algunos hechos y sobre el carácter que adquiría la relación entre los gobernantes y los gobernados en ese territorios El origen popular de los integrantes de los cabildos en Paraguay, contrasta con los de otros Virreinatos en los cuales los cabildantes elegían a los propios sucesores, mediante la venta de los empleos concejiles. Irala le había impreso, pese a la ley escrita, aquella particularidad y cuando se quiso volver al sistema tradicional hubo protestas generalizadas que amenazaron con una rebelión, lo que demuestra el arraigo y popularidad de esta institución. El Paraguay ofrecía ciertas características que le eran propias, a través de ]a acción de la Compañía de Jesús y la implantación del sistema por ella pregonizado: el ordenamiento, la .socialización y el paternalismo, propios de las misiones jesuíticas, contrastaban con 'el espíritu individualista', anárquico y realista en la adaptación de las instituciones españolas, .que caracterizaba a los conquistadores y gobernantes de la región,Por lo demás, rio sólo existía un sentido particular con referencia a los cabildos, sino que, frente a la rigidez de métodos de los jesuitas, reflorece el viejo espíritu de las comunidades castellanas, resabios de la legislación- forál y abatidas por la acción de Carlos V, quien las liquida sin ningún ahorro de sangre en los "campos de Villalar. La revolución de los comuneros se extiende por anos. El "común" gobierna efectivamente a espaldas de la autoridad real, a través de las rebeliones de Antequera y Mdmpó y su secuela. Si bien en un comienzo las justas peticiones del Cabildo se limitaban a poner: coto a las arbitrariedades del gobernador "Reyes Balmaceda designado en 1717 muy pronto el panorama se transformaba y durante 18 años se sucedieron las revueltas qué implicaron, en .su conjunto, una verdadera revolución popular de largo alcance y de hondas raíces. Balmaceda como otros gobernantes anteriores él tenía a pesar de sus desaciertos y arbitrariedades, el consentimiento y la adhesión de la Orden y pese a su deposición, mediante sentencia de juez ante el cúmulo de ilevantables cargos, su reposición no tardo en ser dispuesta ante la presión de las autoridades eclesiásticas jesuitas con poderosas influencias. El cabildo no tardó, en recoger nuevos graves cargos contra Balmaceda a quien se imputaba no sólo por su falta de dispensa, sino también por la matanza y trabajo forzoso de indios el comercio fraudulento que ejerciera, la imposición de gravámenes ilegales, y otros cargos fraudulentos 103 Ante ellos la Audiencia designó al doctor José de Antequera y Castro, en su carácter de juez pesquisador. Hombre de condiciones personales e intelectuales destacables, Antequera obtuvo el apoyo de las personas más representativas del Cabildo y de los sectores populares; pero tenía como poderosa adversaria a la Compañía de Jesús, que tras nuevas intrigas lograría una nueva reposición del odiado Balmaceda. Entonces lo que Labia comenzado como problema de orden administrativo, se transformó radicalmente. Antequera influido por las ideas sustentadas por él Comun apoyado decididamente por el Cabildo, resistió las órdenes, libró batalla, no sin antes salvar de la horca a Balmaceda, blanco de la IRA popular que había expulsado a los jesuítas violentamente. Finalmente Antequera fue vencido; pudo fugarse del Paraguay y refugiarse en Córdoba, pero apresado fue ajusticiado, luego de largo proceso. No tardó, en volver la revuelta, ahora ya con propósitos bien definidos y de tal manera los Comuneros gobernaron por varios años. Mompó continuó la acción de Antequera y en 1731 se instaló la "Señoría del Común", que ejerció el gobierno, rechazando al gobernador designado por el virrey. Mompó fue vencido, pero nuevamente sé levantaron los Comuneros hasta que finalmente, en 1735, la rebelión fue sofocada por el gobernador de Buenos Aires, Bruno M. de Zabala, quien restituyó a los jesuítas y apeló a recursos extremos para reprimir los levantamientos. Existieron otras rebeliones de Comuneros en otros virreinatos, los del Socorro en Nueva Granada. En 1764 los Comuneros de Corrientes se levantan pidiendo la incorporación de la ciudad a la gobernación de Paraguay. ¿Qué significan estas rebeliones de los comuneros? Las condiciones de Paraguay, que se distingue de otras regiones a través de características propias y que posibilitan este tipo de rebeliones, de antigua tradición hispánica. Si bien.la revolución de los comuneros no significaba un acto de .independencia ni mucho menos, un ataque a la religión, resulta, a nuestro juicio, verdadero movimiento precursor. Tiene un doble carácter: 1º por sus enunciados acerca de la soberanía, de la libertad, de la igualdad, y por su honda raíz popular, lo que implica una verdadera, revolución 2º en cuanto el pueblo ejerce el verdadero poder político con la "reserva del derecho inalienable; de determinar acerca del rechazo o aceptación de las autoridades que le son impuestas. Existieron, al respecto, precedentes hispánicos y coloniales, a los cuales acudieron los comuneros para reforzar sus argumentaciones acerca de la validez de sus actos de gobierno. Ej. una Real Cédula dé 1537 que permitía para determinadas situaciones la elección de autoridades. Desde el punto de vista teórico la revolución de los comuneros se basaba en el concepto de soberanía esgrimido por el padre Vitoria, Suárez, Mariana, que lo derivaban del consentimiento de los pueblos. Existe un fragmento (lo tomamos del citado trabaja de CAJRDOSO) según el cual Antequera exponía, en términos sencillos,.las doctrinas. acerca de la soberanía que ya tenía ilustre prosapia17: "... El pueblo puede oponerse al principio que no procede ex-aeqvtí. et boni. No todos los mandatos del Príncipe debei], ejecutarse. Mán. teniendo sus derechos,.los'pueblos crearon o diputaron los Cabildos, para que en nombre de los pueblos hablasen y como padre.s viesen lo .qué estaba mejor a su República, sin que 104 por esto perdiesen el. derecho de poder hablar y representar por sí lo que podían hacer por sustituto... Los pueblos no abdican su/'soberanía. El acto de delegar sus formas exteriores y el ejercicio de la facultad de legislar, residente en él por razón de la naturaleza y suprema dispensación dé Dios, no implica en manera alguna que' renuncie a ejercerla, cuando los procedimientos de los gobernantes le hieren falseando su deber, lesionan los preceptos externos de la razón absoluta, que está por sobre todas las leyes, y. por consiguiente es superior a todas las autoridades". .. 6. Manifestaciones, sobre el filo de la propia Revolución de Mayo, que tienen importancia como movimientos que se van a producir con análogas modalidades en diferentes partes de América, son la.s de Chuquisaca y La Paz: a) La primera, el 25 de mayo de 1809, tiene relación con otros movimientos \ .principalmente con el del I9 de ehem de 1809 en. Buenos Aires, al cual nos referiremos más adelante. Fue una querella entre autoridades con motivo del. reconocimiento de la Junta Central de Sevilla, a-cuyo comisionado Goyeneche; la Audiencia no lo acató como tal; hubo, .así, una 'disputa que reproducía los acontecimientos de Buenos Aires. La duplicidad de Goyeneche, que también llevaba pliegos, del Brasil ofreciendo el protectorado de la princesa Carlota ls", hizo que se propalara la especie de la. posible entrega dé! territorio a la dominación portuguesa, por lo que el' conflicto .de autoridades adquiría' una mayor relevancia. El 25 de mayo asume el mando la Audiencia, por vacancia producida a raíz de la renuncia 'del presidente Pizarro. designando comandante a Alvare'z Thomas. b) Mucho más. profunda y .significativa fue la revolución de La Paz, del 16 julio 1809. Bajo la dirección de Pedro Domingo Murillo fue concebida con una definida orientación y con la finalidad de la total independencia. Previa renuncia de las autoridades, arrancada por la fuerza por los amotinados, asumió el poder el Cabildo, a cuyo lado se instaló una Junta Tuitiva, de carácter consultivo. Se aprobó un "plan de gobierno", por el cual se determinaba organizar un nuevo sistema que reemplazara al anterior, bagado en los derechos inalienables del pueblo, en la liquidación de Jos antiguos privilegios y desigualdades y, por lo tanto, independiente fiel poder español. A los fines expresados se convocaría.a un .congreso, compuesto por'un diputado para.cada distrito territorial, en el cual también intervendrían los indios que, previamente, deberían ser persuadidos acerca de los objetivos de la revolución. EL levantamiento fue reprimido en forma terrible; los jefes fueron sometidos a "castigo ejemplar" y los. cadáveres quedaron pendientes de las horcas durante varios días. Se atribuye a Mu-rillo la frase: "la tea que dejo encendida jamás se ha de extinguir", pronunciada antes de subir al cadalso. El nombre de Murillo ha quedado indeleblemente inscripto entre los mártires de la libertad e independencia americanas. 7." Una. nutrida bibliografía ha destacad», asimismo, la acción de los denominados precursores; Por diferentes caminoss aunque sin concretarse en los hechos, no son pocas las personalidades que han pensado en planes para'lograr' la independencia de "las naciones americanas. Algunos se pueden filiar cómo utopistas soñando con la concreción de una realidad imposible de lograr. Otros, en cambio, si bien desde el plano de la teoría .o de las.ideas, tratando de llevar adelante sus proyectos. Varios de ellos .quedaron como aisladas figuras con limitadas repercusiones; otros ejercieron su influencia a través de grupos que, inicialmente reducidos,, cobrarían coherencia y vitalidad. En varios de ellos, pensamiento y acción se aunaban y, aunque sin lograr sus propósitos, a la distancia se los puede distinguir, don sus bondades y defectos, con sus luces y sombras, como verdaderos pioneros del ideal independientistaj Entre todos, sobresale Miranda, considerado como el precursor por antonomasia. En la Historia de San Martín, MITRE ensaya un perdurable retrato de Miranda: "soldado de Washington en la guerra norteamericana, camarada de Láfayette, geno-ral con Dumoriez en las primeras campañas de la Revolución Francesa, compañero de.prisión de madame Roland, 105 confidente de Pitt en su plan de insurrección de las colonias hispanoamericanas; distinguido, por Catalina II de Rusia a cuyos favores antepuso la austera misión que se impuso, considerado por Napoleón cómo un loco animado de una chispa del fuego sagrado, el caraqueño Francisco Miranda tuvo la primera visión dé los grandes destinos de la América republicana, y fue el primero que enarboló la bandera redentora por él inventada en las mismas playas descubiertas por el genio de Colón. Fue él quien centralizó y dio objetivo a los trabajos revolucionarios de los sudamerica nos dispersos en Europa, entablando relaciones con los criollos dé las; colonias y el que fundó en Londres a fines del siglo xvra Ja primera, asociación, política a que se afiliaron todos ellos, con el objeto de -preparar la empresa de emancipación sobre la base del dogma republicano con la denominación'de Gran Reunión Americana". En breves líneas Mitre ha resumido la actividad y trayectoria de Miranda, su poderosa y-atractiva personalidad, su fascinante aventura con las más encumbradas figuras de su época, entre el fragor de la batalla o lujosos salones cortesanos, creando' secretas logias o intentando planes para el desembarco de ejércitos o de sutil penetración ideológica á- través de reducidos núcleos de iniciados. No es del taso en detenernos acerca de la vida y de la ideología de Miranda, pero sí señalar las repercusiones de su pensamiento y acción en el Río de la Plata. Ante todo, debemos, decir que-.fueron diversos los proyectos de Miranda, con el objetivo de lograr la independencia americana. En un principio,-' en estrecho contacto con patriotas norteamericanos pensó en la posibilidad de concretar sus; ideales con su ayuda* pero muy pronto partió a Inglaterra y de allí .a otros países europeos^.interesando a diferentes cortes por sus planes, que fueron vistos con Buenos ojos por algunos gobernantei-de la época. Pero los planes -de largo alcance fueron 'expuestos a partir de 1790.^Él primero de. ellos fue esbozado en momentos en que seinsinuaba-¿una guerra entre España e Inglaterra. El ministro Pift parecía interesarse ..acerca del plan, que contemplaba los intereses económicos á|. su país. El plan .concebía la emancipación de América, hispánicaj;"con la ayuda inglesa, que obtendría, como contraprestacióñ ventajas en el comercio. Preconizaba una ayuda militar, con un ejército rnuy fuerte compuesto por 33.000 soldados, una marina considerable de nada menos que 123 barcos, de guerra y 44.000 marinos y no era para menos', pues el hipotético estado tendría" una dimensión ini- • niiíginable desde la frontera con Estados UnJdos, entonces delimitada, por el río Mississipí hasta el. cabo de Hornos. Se establecería una monarquía de tipo constitucional, fórmula muy grata para los ingleses, los que volverían a'insistir rnás tarde sobre ella ".Asimismo se daban las dos\ líneas sobre las que girarían las- discusiones monárquicas del. Congreso de Tucumán: monarquía constitucional y monarquía temperada con u u Inca como rey y aquí ya se insinuaría la-fórmula por la cual la monarquía constitucional podría ser ejercida por un descendiente de los incas- con el titulo-de emperador. En contraste con esta aparente dualidad, las instituciones que se crearían resultaban de tinte decididamente liberal, con la posible aceptación de un régimen parla-"'-jnentaxio;- también se propiciaba la-.abolición de la inquisición .y la separación de iglesia y estado. Dicho plan fue rechazado por Pitt. En 1797 volvió Miranda a Inglaterra y presentó, un nuevo" proyecto, por .el cual sé":réáli¿aría una triple alianza entre las -colonias españolas, .Estados Unidos e--Inglaterra; .para la emancipación americana, recibiendo Inglaterra por la ayuda una fiierte recompensa y ventajas en el comercio. En 1805, luego de nuevos intentos, organizó una expedición a Venezuela, que- fracasó totalmente. 106 Por otro ladb, tomó contactos eon diferentes logias masónicas y fundó la.Gran Reunión'"Americana,, precursora de la Logia Lautaro, de tan preponderante actuación en el Plata: Nariño, O'Higgins, Alvear, San Martín y otros, se iniciarían en esta logia, . . Con referencia al Plata, Miranda ejerció influencia en dos momentos muy importantes, que revelaban la persistencia de sus planes. Uno, en sus contactos con sir Home Popham (180.3) que ofrecía a Miranda el ataque tanto a Buenos Aires como Venezuela, sosteniéndose que entre 1804 y .1805 se llegaron a barajar ocho planes diferentes. Popham discutió el plan de 1804 con Melville y Pitt. Al producirse la primera invasión inglesa Miranda fue categórico y manifestó a Popham: "... : jamás he creído que pudiera establecer nada sólido en ese país, ni mucho menos sostenerse largo tiempo entre. los habitantes sir* declarar su independencia absoluta.'..".' • 8.' Otro momento en el cual se nota la acción de Miranda es. con referencia al proyecto de coronación de la princesa Carlota, hermana • tle Fernando VII, en calidad de Regente en el Plata ante el temor del sometimiento de las colonias hispánicas ti Napoleón. Este proyecta ¡ tuvo diferentes'yaz'iantes: 1") como plan" tendiente a la coronación" de la princesa Carlota, cuyos derechos aparecían 'innegables debido,., a la. abdicación del padre y el cautiverio del hermano. Ante la fallir cleí sucesor legítimo (Fernando VII lo era de Carlos IV) podría imponerse a la infanta, aún más por el hecho de encontrarse la corte portuguesa en Brasil y con el objeto de caer Jas colonias en poder de Napoleón; -21?) la jmposiciórr de la Infanta, pero como "primer paso para- el logro de la independencia; 3") la imposición de la Infanta, a. través de un protectorado inglés. Saturnino Rodríguez Peña fue el personaje de enlace y favorecía los planes de Miranda, inclinándose a favor del .dé la coronación de la princesa. Hubo actividad extraordinaria con este motivo y el proyecto de coronación perduró durante cierto tiempo. Lord Strangford, embajador de Inglaterra ante la corte portuguesa, apoyó los planes. Varías figuras de significación, Castelli, Belgrano, Vieytes, Berutti, entre otros, propiciaban el traslado de la princesa a Buenos Aires, ya que "son muchos los hombres de bien y de sano juicio que puede contar Si habitamos un suelo que. no ha'conocido la libertad y que ahora, más que nunca se procura coartar, aún en la opinión racional, .por un gobierno opresor: si no obstante esto nos oponemos al riesgo que amenaza a nuestra seguridad individual —se agrega— es seguramente con éí noble fin y esperanza de merecer dispensa— su protección y fomento con el gobierno, a estos reinos que son el retrato de' las delicias y mineral de la opulencia"-0. Hasta 1809 se insistía ea él plan. Por su parte, Miranda llegó a" entrevistar a George Canning proponiéndole planes de independencia, con la creación de cuatro gobiernos independientes en las colonias españolas, uno de los cuales debería asentarse en el Río de la Plata. El duque de Wellington se interesó por los planes de Miranda, ínterin Belgrano continuó con sus trabajos y así nos dice en su autobiografía: Entonces fue que no viendo yo un asomo de que se pensara en constituirnos, y sí a los americanos prestando una obediencia injusta a unos hombres que por" ningún derecho debían mandarlos, traté de buscar los auspicios de la Infanta- Carlota, y de formar un partido a su favor oponiéndome a los tiros de los déspotas que celaban con el mayor anhelo para no perder sus mandos; y lo que esJ más para, conservar la América dependiente de la España, aunque Napoleón la dominara; pues a ellos les interesaba: poco' o nada, ya sea Barbón, Napoleón u otro cualquiera, si la América era colonia de la España. Solicité, pues, la venida de la .Infanta Carlota, y siguió mi correspondencia desde 1808 hasta 1809, sjn que pudiese recabar cosa alguna: entre tanto mis pasos se celaron y arrastré el peligro yendo a presentarme en persona 107 al virrey Liriiers y hablarle con toda la franqueza que el convencimiento de la.justicia, que me asistía, me daba, y la conferencia vino a proporcionarme" el inducirlo a que llevase a ejecución la idea que ya teñía-de franquear el comercio a los ingleses en la costa del Río de la Plata, así p'ara-debilitar a Montevideo, como oara proporcionar fondos para el sostén de las tropas y atraer a las provincias del Perú por las ventajas que debía proporcionarles el • tráfico..." -1. • Según se puede observar, estamos en presencia de una. de -las variantes acerca, de la imposición de la regencia de la princesa Carlota. Pero ya se insinuaban otras tendencias, que los hechos iban delimitando-con bastante precisión.' No podríamos hablar de partidos o fracciones*, pero luego de las invasiones inglesas, ciertas tendencias podrían caracterizarse m-ediante su acción en grupos que se nucleaban para ei logro de la indeperidencia, por un sistejna monárquico transaccionat con la princesa Carlota; q sectores, más jijumerosos (y que se imponen finalmente), que adoptan el sisteifia de |untas Algunos, tradicionales, mantenían Isu intransigencia y adherían a la corona con todas sus consecuencias. Casi no hubo partidarios de] bonapartismo o de una por sible acción de Napoleón ea América, ya que la Revolución Francesa podría haber penetrado mediante su ideología pero no en relación & un posible dominio francés. La misión de Sassenay, cerca de Liniers en Buenos Aires y de Elío en Montevideo, terminó con un rotundo fracase» y si' bien frente a algunos grupos la actitud del primero .pareciera en principio-haber sido dubitativa, es bien cierto que su-adhesión a España, como lo demostrarían los hechos de su vida hasta su trágica nluerte, 'nunca podría • ponerse en entrécíicho. Las negociaciones tendientes a imponer a la princesa Carlota: terminaran -también en ifracaso sin atenuantes. La idea del establecimiento de una monarquía en el Plata, sin embargo, continuó durante varios años y 'sólo fue aventada luego dé los drásticos sucesos del año 1820. Hasta entonces-se pensó seriamente, por parte de núcleos caracterizados., en que sólo la monarquía constituía el sistema, de gobierno y de estado qué podría salvar al país. Es de anotar, la persistencia de esta idea. En los procesos seguidos contra Felipe Sentench y en la causa reservada contra Saturnino. Rodríguez Peña y Diego Paroissien. se hace referencia a las gestiones realizadas por los "carlotistas", ya sea para uri plan de coronación o también con el objeto de segregar Ja Banda Oriental. En'e] primer caso, se aconsejaba una intensa acción, tendiente u ganar adeptos y, para dicho fin,-se tomarían contactos con autoridades virreinales y se trataría de lograr el apoyo del clero qne, a su vez. tenía ascendencia entre el • "bajo pueblo", no ahorrándose sacrificios "en bien de la patria". '•• . 9. Aventada por los hechos, la idea del-carlotismo. quedó de'lado. Los acontecimientos, producidos tanto en España como en Buenos Aires, obligaron a un cambio sustancial de los planes. Las posiciones se fueron definiendo con. mayor precisión y los hechos obligaban-a tomar posiciones. La actividad de algunos grupos, logias, sociedades literarias, comenzaba a concretarse y-es indudable que-ya ellos no eran "portadores""¿le".senfimiénttw difusos. Las ideas de Miranda se .materializaban a través de logias, especialmente la Lautaro, con un programa dé^ acción bástante definido. No sólo la situación política española aceleraría el proceso, sino, también causas económicas e ideológicas que posibilitarían la independencia. . II. . LOS CABIJLDOS Y CONCBESOS GENERALES 1. No obstante lo ya expuesto-acerca de los cabildos, podemos decir que en determinadas ocasiones resultó el foro en donde se discutieron graves problemas. También,' en algunas oportunidades,' puso en movimiento una legislación según la cual resultó ser el órgano natural 108 ante la vacancia temporaria de las «utoridades legítimas. Hemos, señalado el hecho al referimos al cabildo de Asunción (punto I). Lo haremos ahora en relación al de Montevideo. La fórmula de las juntas se origina en el cabildo y el hecho es-válido aun para el caso de la del 25 de mayo, designada bajo la presión de los acontecimientos. Es decir que, si bien los cabildos y los denominados congresos generales tienen relativa importancia, a veces.exceden los marcos normales y, en ocasiones, llegan a impulsar decisiones de índole^revolucionaria. - ^ . t. Dentro de estos antecedente'?, podríamos considerar: a) el Congreso general reunido por el Cabildo el 4 de agostó de 1806; b) la destitución dé Sobremonte y designación interina de Liniers el 10 -de febrero de 1807; c) e] movimiento del 19 de enero de 1809; d) el Cabildo abierto del 22 dé'rnayo de 1810; e) el Cabildo del 25 de mayo de 1810. • En este punto nos referiremos al Cabildo del 4 de agosto 'de 1806 y al del 10 dejfebrero de 1807; al del 1$ de. enero de 1809 la haremos en el punto IV; al del 22 de mayo de 1810 en el punto Vil; finalmente, ai del 25 de mayo, en el capítulo siguiente. 2. Son bien conocidos los hechos que motivaron la reunión del 4 de agosto de 1806. La primera invasión inglesa termina con la capí-, tulación de William Carr Beresford-y.sir Home Popham, sus jefes; pero cabe a Liniers, con fuerzas organizadas en Montevideo, la gloria de la reconquista. Sobre'monte había huido a Córdoba y. no obstante declarar a esta ciudad capital del vifieinátó, "es indudable • que Buenos Aires había quedado librada a • su propia iniciativa para el logro del íriunfo^ y los hechos demostraban la ineficacia del aparato burocrático colonial y de la escasa "capacidad defensiva de los regimientos hispánicos.. Por otro lado, los ingleses durante su breve gobierno habían ofrecido ventajas relevantes en el campo económico y que favorecían, sin duda, las aspiraciones de la burguesía comercial del Plata, en donde se : asistía a una mayor torna de conciencia y ascenso de grupos criollos. Ello se refleja en la autorización para ejercer libre comercio con otros puntos que no eran solamente los puertos hispánicos de ultramar, sin mayores restricciones,- la posibilidad de examinar .los impuestos adua ñeros; el reconocimiento -de la religión como base de la sociedad aunque con la garantía de la libertad religiosa, etcétera. Asimismo quedaba al ., ¡descubierto la ineficacia del aparato administrativo del régimen virreinal, la lentitud en la toma de decisiones, la actitud del virrey huyendo del peligro,, todo lo que revelaba la aguda crisis del sistema. Si bien el pueblo. de, Buenos ' Aires desconocía al invasor y muy pocos eran 3os que podían ver con buenos ojos el dominio inglés, estos hechos provocaron, por lo menos en los sectores más esclarecidos, un senti-. miento, que posteriormente se decantaría cadavez más, .del propio valer de los criollos, es decir de los denominados españoles americanos que desde entonces pugnarían por ocupar posiciones a ellos vedadas. Ante el peligro de una nueva invasión, que ya.sería patrocinada y organizada por el propio gobierno inglés y con un plan de mayor •envergadura y más meditado que el que motivara la primera invasión, se produce un hecho significativo, que implica (en ciertos respectos) una revolución. Es el Congreso general, reunido por el Cabildo al cabo de la reconquista. Este Congreso general, de fecha 14 de agosto de 1806, . si bien no reunió en su seno a una cantidad de integrantes corno para personalizarlo como acto popular, se reunió con el objeto de afirmar la victoria. Una Junta de Guerra quedaría encargada de estudiar el "modo cíe afirmar la^yictoria" y con tal objeto podría disponer acerca del número de tropas necesarias para "la ciudad y su costa", esto es, las terrestres y navales, para" afrontar una posible nueva in vasión. De tal •manera la autoridad del virrey quedaba menoscabada, ya que la Junta -je abrogaba la determinación de .medidas que competían a Sóbre-• monte. Aún más, se resolvió pedir al virrey la delegación del mando de las armas de la capital a Liniers (que era capitán del puerto de .'Ensenada.) y.ello 109 atendiendo al deseo del pueblo y de la tropa. El 28. de agosto, Sobremonte dictó el correspondiente decreto, por. el cual . se investía a'Liniers del máximo-'poder .militar. El 12 de diciembre volvió a Montevideo y pocos din? después se produjo un desembarco de tropas inglesas en la Banda Oriental, ínterin se trabajaba • febrilmente en la reorganización del ejército sobre nuevas bases, desechándose los cuerpos de milicias ya creados y organizándose nuevos regimientos integrados por hombres de diferentes categorías sociales, incluyendo asimismo ,a indios, pardos y morenos. Se creaban así cuerpos ,:.,de- voluntarios de la capital y de provincias, ya esencialmente ameri' canos, sobresaliendo de entre-ellos el dé Patricios, bajo el mando de Cornelip Saavedra, que llegó a- tener L448 criollos sobre un total de J2.5QO hombres. Se formaron otros cuerpos costeados por el Cabildo, las compañías de arribeños u hombres de provincias, se incluyen cuerpos tle esclavos armados con lanzas y cuchillos. Los viejos batallones his- panos quedaban en desventaja, aunque subsistiendo, pero lo que im portaba era que en la defensa concurrían todos en una especie de ejército popular: es el pueblo armado. Y esto es muy significativo: por primera vez existe esta conjunción entre pueblo y ejército que se hace sentir,' aún más, en la designación de los jefes a .propuesta de la tropa* En 1807 se produjo la segunda invasión inglesa al Río de la Plata. El 3 de febrero cayó Montevideo y considerando Buenos Aires el abandono del poder por parte del virrey, el 10 de"febrero resolvió su sustitución, designándose a Liniers en carácter de interino. El 29 de junio fue oficialmente investido en el puesto. Liniers retendría el cargo hasta 1809, al resolver la Junta Suprema de Sevilla su Bestitución, designándose a Baltasar Hidalgo de Cisneros —. 3. En estas 2 oportunidades el Cabildo resultó autoridad-soberana y tomó determinaciones para el caso de vacancia de la autoridad, luego sujetas .a confirmación real o de la autoridad que gobernara en nombre del rey. Se trataba, según se ve, de verdaderos .actos revolucionarios. Casi es innecesario señalar las consecuencias de estos hechos, que se aparejan a las qué dejan las invasiones inglesas.- Hemos visto algunas de ellas, pero la principal es la conciencia de su propia valer que adquiere un.amplío sector y, consecuentemente, una afirmación de la posibilidad de gobierno sin tutelajes. Por una parte quedaba claramente establecida la voluntad de no aceptar el dominio inglés, por lo que en principio pareciera predominar el sentimiento-de. continuidad de los vínculos que unían las colonias a lametrópoli; pero por otra, se afirmaba también la posibilidad de.cambios. Comenzaría desde entonces a profundizarse un antagonismo que venía desde lejos entre, diferentes sectores. Por un lado, los representantes de la riqueza y de la empresa comercial de Buenos Aires responderían a los intereses de la campaña y dé los productores y allí se alinearían profesionales, comerciantes, las nuevas formaciones militares criollas, que luego adherirían"a la revolución. Por el otro, la clase dirigente y los grupos de intereses afines, qué continuarían como puntales del poder virreinal 23. Asimismo Gran Bretaña reconsideraría su posición. Frente al hecho concreto de la invasión se hallaba ante tres alternativas: considerar" a estas tierras como colonias, interesarse por ellas como bases navales y depósitos de mercancías o conceder la independencia a cambio de franquicias a su comercio. Las tres posiciones habían sido- examinadas aún con antelación-a estos hechos2'*. Y ello se relacionará con los esfuerzos que desde entonces desplegará su diplomacia, a favor <3e la independencia, pero ya sobre bases que implicaban un gobierno estable, basado en una monarquía constitucional. En los planes de Pitt se alentaba la emancipación pero para establecer un !v 110 intercambio con él objeto de colocar sus productos manufacturados a cambio de cueros y lanas, siguiendo una política que había comenzado muchos años antés¿ Castiereagh había advertido acerca de los peligros de un gobierno democrático y revolucionario, propiciando cambios en la administración mediante «na monarquía limitada, que permitiera comerciar libremente, en defensa dé los intereses británicos. III. LA ESCISIÓN DE MONTEVIDEO Y EL ENFRENTAMIEK'TO CON ' BUENOS ' • 1. Otro hecho, que también nos explica algunos aspectos de este proceso de descomposición del régimen colonial es el de la formación de la Junta de Montevideo, opuesta al virrey Liniers. El 7 de setiembre de 1807, Francisco Javier EÍío se hizo cargo de la plaza de Monte-' video, al retirarse de allí los ingleses, a los, dos meses de haber capitu- • lado eri Buenos Aires. El 20 de octubre de 1808, Elío es destituido por Liniers. Varios acontecimientos habían provocado la situación de suma tirantez y a ello DO era ajena la llegada del 'marqués Felipe de Sasse-rcay, de cuya fracasada misión ya hemos hecho" referencia; Linirés había podido salvar, no sin esfuerzos, la difícil situación que se le presentaría con. la llegada del emisario imperial Sassenay. . Es que, en efecto, en determinado momento se sintió vacilante en su coñdición de virrey, antiguo funcionario al servicio español, y francés de nacimiento; pero pudo sortear las dificultades asumiendo una actitud que -se concretaba en la Jura de Fernando VII. Su actitud en la emergencia quedó explicada mediante una proclama emitida, redactada por la Real Audiencia, por» la que se expresaba que Napoleón había reconocido "la independencia absoluta de la monarquía española, así como la de sus -posesiones ultramarinas sin reservarse ni desmembrarse los dominios y manteniendo la unidad de la religión, propiedades, leyes y usos para la prosperidad de la nación. . .".hallándose a la espera de la suerte de la metrópoli "para obedecer a la autoridad legítima que ocupó la soberanía...." Es decir, que no obstante la indeterminación de los términos que hacía pensar en un ..estado de ánimo • fluctuante, como han señalado algunos autores, entre bonaparíismo o fernandismo, el virrey planteaba con dignidad la situación, por demás embarazosa y difícil. . La substitución de Elío por el capitán Michelena, ordenada por Liniers, fue resistida por aquél y el 7-de setiembre se constituyó en Montevideo una Junta independiente. Con ello comenzó una escisión' que perduraría hasta la llegada de Cisneros, -pero también un proceso en el cual. la Banda Oriental- resultaba principal intérprete y que determinaría la separación de una de las partes del virreinato. Si bien la escisión es con referencia a las autoridades de Buenos Aires, manteniendo la adhesión y acatamiento a la metrópoli, el Cabildo abierto del 21 de setiembre en Montevideo, .contra Michelena y Liniers, reunido bajo la presión popular, significa la apertura al sistema de Juntas, tal . como sucedía en España precisamente en ese año y en él siguiente. Se trataba de la adhesión a la fórmula de las Juntas, del denominado movimiento juntísta de los años 1809 y 1810 y también de la creación de gobiernos subalternos! Pese al absolutismo fernahdista de Elío, no puede menos que ser aprehendido por lo que.se denomina "mal del siglo" -3.. La Junta así constituida comprendía diferentes sectores de la vida ^ciudadana, algo así qomo estamentos sociales.; Resulta realizada a.\ejemplo de las ordenadas por la Suprema de Sevilla en todos los pueblos del reino que llegaran al número de dos mil vecinos.' Era de carácter esencialmente españolista, una reacción contra la política de Liniers, que. por entonces. se inclinaba al bando criollo. No obstante Indiferencia dé propósitos, constituye, como lo afirma MARILUZ URQUIJO, un enlace entre los precedentes hispanos' y la. Junta de mayo de. 1810, es decir, "el ejemplo español como justificativo de la actitucL; americana, la afirmación de que todas las partes-de la monarquía tienen iguales atribuciones para Formar sus gobiernos..."-'\ 2. El movimiento juntista es, pues, el antecedente más valioso de mayo. Pero debemos anotar dos características: 111 Aº el movimiento de juntas español de 1808 sé va dando desde la periferia al centro, digamos así, creándose diferentes-juntas, que luego se centran en una suprema j= y que,'finalmente, se concretarían en un órgano que dictaría una constitución para el estado. El 8 de abril de 1808, .próximo, a la cita de Bayona, Fernando había instituido un Consejo de Regencia delegando en él su potestad;, y ante-su renuncia al trono, recaía .nuevamente la .autoridad en dicho organismo. Pero al desobligar de su juramento a sus subditos y ante la renuncia de Carlos IV cesaba de hecho toda autoridad real en España y en América 2T. La creación de juntas implicaba la reasunción del pueblo de la soberanía vacante; constituidas éstas, su potestad se resumiría después eu una Junta central; Bº la junta de mayo va del centro a la periferia. Ella reasume la soberanía •en nombre del pueblo, que confiere la autoridad o mando, y de allí se está a las resultas de la confirmación, por. los pueblos del interior, •de la ratificación as lo actuado por Buenos Aires. Es 'muy posible que la" fórmula" llegará á conformar a los "diferentes sectores, pues mediante ella podían lograrse los objetivos propuestos: revolución e independencia. DEVOTO' habla de un hecho revolucionario español en 1SOS, •que sintetiza así: "Las distintas provincias españolas van efectuando entonces sus «revoluciones»; comenzando por Asturias, los movimientos sucédense sin solución de continuidad en Galicia, Santander, León y Castilla la Vieja, Sevilla, etc...... En cada uno de estos procesos, que pronto se repetirán en las colonias españolas, se encuentra' con. clara evidencía configurado el hecho revolucionario, según lo hemos prefijado: traspaso de la soberanía del originario detentador —el rey— al pueblo, representado éste por los componentes de las diversas juntas de Gobierno que de inmediato se forman en las provincias. Pero eí planteamiento eminentemente jurídico que involucra esté aspecto del proceso alcanza una- más espectable magnitud al sintetizarse con posterioridad eí poder individual de cada Junta de Gobierno en un Gobierno Supremo o Junta Central, que resumiría de tal forma, —a excepción de una moderada potestad local que rrwntendría-se en las Juntas provinciales— la totalidad de la soberanía nacional, 'ocrora inalienable y absoluto tributo de la persona real.. .". "El plan-• teamiento de este importante problema no es nuevo, sino que asu mió preponderante papel en el momento mismo de formalizarse en . 1S08, dividiendo la opinión de los mismos componentes de la Junta Central de Gobierno y adquiriendo más tarde, al retornar Fernando VII al poder, y producirse por consiguiente la restauración 77ionárquica, grado de elemento fundamental en la dialéctica del rey condenatoria del gobierno que lo había reemplazado, tildado en la oportunidad (1814).de usurpador de la potestad reíil."-'V-. • Cuando la -Junta Suprema de Sevilla designó, a Baltasar Hidalgo cíe Cisneros en reemplazo de Liniers, hubo diversas presiones para resistir la orden, por no ser autoridad legítima la que lo despojaba de! cargo —según nos lo expresa Belgrano en su 'Autobiografía—. Se pretendía constituir una Junta "cuya, presidencia sería ejercida por Liniers liaáta llegar después «a realizar la absoluta independencia. cíe estos dominios»..."-0. .Pero la posible resistencia no se materializó, Liniers entregó el mando y obedeció a la nueva autoridad. La Junta Suprema de Sevilla "ordenó la disolución de la Junta de Montevideo y la separación de -Elío, designándose en su reemplazo a don Gaspar Vigodeí. '3. Está bien claro que el sistema de Juntas adoptado encuadraba para situaciones diferentes. No es lo mismo una Junta cómo la instalada en Montevideo, obediente a la metrópoli y separada de Buenos Aires, que otras Juntas cuyas motivaciones son bien distintas. Aunque las implicaciones de la Junta de Montevideo .resultaron otras, sin proponérselo Elío y sus seguidores, ella tendía —a través de la fórmula juntista— no a una ruptura, sino a mantener el status que en apariencia •venía a erosionar Liniers. Es decir, que el sistema de juntas es elegido-tanto para mantener, conservar un estado de cosas, como para modificarlo 112 olcimbiarlo y. es por ello que.hay que determinar cuidadosamente el alcance en cada situación concreta, aunque • en definitiva resultaran hechos significativos. 'A^í, por ejemplo,, algunas -de las Juntas adquirieron carácter conservador; algunas, aunque dadas enf nombre de la autoridad (el réy^caütivo), tenían incidencia-y afirmaban \ •cambios-a-veces revolucionarios.^ Otras acusaban el signo inequívoco de la .revolución e independencia. Entre las-primeras podríamos filiar : a la de Montevideo; entre las segundas, a la de Buenos Aires, del 25 de mayo de 1810-, entre las últimas, a la de La Paz^jaunque la fórmula del juramentó sea la misma. El Cabildo, en todos los casos, representa el elemento conservatista de la sociedad, pero al hacerse abierto, se transforma decidiéndose por la constitución de.juntas, muchas de las cuales adquirirían carácter independientista30. - . ... . . IV. LA ASOMADA DEL 1"? DE ENERO EE 1809 La Asonada del 19 enero 1809 donde Alzaga y el Cabildo por una parte y Liniers y la Audiencia por la otra. LEVENE dice que ambos personajes conjuntamente con otros antecedentes se constituye en una unidad continua. La serie habría tenido inicios en los cabildos abiertos del 14 agosto 1806 y 10 febrero 1807, prolongándose en la' organización de la Junta de Montevideo y haciendo crisis el primer día de 1809 Es indudable que después de este episodio el proceso de descomposición del régimen colonial se acentuaría. Según la interpretación de LEVENE y sus seguidores, los protagonistas de los hechos del I9 de enero eran los'mismos elementos dirigentes que actuaran en ISOB.y 1807 y la acción de Alzaga y del Cabildo se dirigía no sólo contra el virrey sino también contra otras instituciones y autoridades, oidores de la audiencia, asesores, etcétera. De tal manera implicaba el ascenso del Cabildo cómo institución que iba adquiriendo cada vez mayor importancia.. Aunque se tratara de una situación crítica entre españoles contra españoles, el hecho no es baladí y tampoco es por azar la ubicación que tienen destacado! ele-, mentos criollos en uno u otro sector. Considerándo un pleito doméstico las circunstancias obligaban a definir posiciones.. Los criollos que sostuvieran la autoridad del virrey y la audiencia merecieron el elogio dé personajes del régimen colonial 2. La presencia de Julián de Leiva b Mariano Moreno en el Cabildo quedaría, justificada satisfactoriamente si consideráramos a Alzaga como, portaestandarte de una revolución, lo que para nosotros es inexplicable, no obstante las opiniones en contrario,, muchas muy autorizadas. Aquí convendría establecer distingos,' ya que en apariencia (y también en'los hechos) el motín de Alzaga tendía a la consolidación, de. un determinado sector español. Las tropas, a través de Saavedra principalmente, insistían en reforzar la autoridad del virrey, que se les presentaba como proclive a sostener a los criollos, aunque los hechos posteriores demostraran lo contrario y caracterizarían a Liniers como hombre del viejo régimen. Quizás -Moreno, que en el hecho no tuvo papel descollante y sí casi de mero espectador, .habría pensado que a través del Cabildo podría lograrse la creación de una Junta, que implicaba el desgaste de la autoridad .virreinal. La Junta que podría preconizar el Cabildo era de otra índole y no precisamente para abatir el viejo régimen, sino para, a través de ella, sostenerlo. La cierto es que Leiva y Moreno, 113 americanos, fueron designados corno-secretarios de la junta, establecida ' a'' imitación de las dé España. Liniers estaba dispuesto a resignar el mando en. un .oficial de alta graduación, pero entendía que el establecimiento de una junta traería males irremediables.. La junta promovida no piído constituirse por cuanto las tropas apoyaron ni virrey y los miembros del cabildo fueron deportados. – En este motín e'í pueblo actuó como telón de fondo, en el primer acto, vivando ai Cabildo y a Alzaga y exigiendo juntas, en contra del "mal gobierno" y del "francés Liniers". Pero el actor decisivo, como lo sería desde entonces en tantas ocasiones fue el ejército, más aún, los jefes de las tropas. Los cuerpos criollos, que habían definido la lucha contra los ingleses y obligado 'al invasor a. capitular, ahora sostenían al virrey en oposición al Cabildo Según nos lo dice Saavedra en su Memoria, la fecha resultó memorable por cuanto las armas de los Lijos de Buenos Aires habían abatido el orgullo y miras ambiciosas de los españoles y adquirieron superioridad sobre ellos y también anotaría que en nosotros ( criollos igualmente tomó incremento el espíritu de rivalidad contra ellos, mucho más cuando río nos quedaba duda que el fin y objeto' de sus proyectos no eran otros que,. aun" cuaiidd se perdiese la España europea, continuarían ellos mandando y dominando en ésta.. Habría que determinar, asimismo, si en el ánimo de Moreno existía el propósito, dé integrar una junta (compuesta por españoles, menos los dos secretarios) con el. objeto de lograr, a través de ella. Ja: independencia; y si Ákaga estaría dispuesto a promover semejante -plan. ,También el alcance de palabras atribuidas a Saavedra de que "las brevas no estaban maduras" (para la revolución) en ese momento. ^Asimismo indagar los intereses en juego, sin: ; olvidar los cuanb'ososvdefendidos por Alzaga, dueño ya de considerable fortuna. Pero todo/esto sería'ir más allá de nuestros propósitos. 'Baste anotar .el motín "del I'- de enero da 1809 (llamado "revolución".por algunos autores) como uno de los antecedentes inmediatos de la Revolución de -Mayo y .que hablaba a las claras, conjuntamente con titros, de la creciente descomposición del "antiguo régimen". '•'. V. ANÁLISIS pi¡ LAS CAUSAS DE LA REVOLUCIÓN' DE MAYO 1. Las causas dela Revolución de Mayo; las dividen en mediata e inmediatas,, internas y externas. De tal manera ensayan colocar, en cada uno de los cuadros, las ideológicas, sociales, económicas, políticas. Causas que realmente influyeron directa o indirectamente, en el hecho revolucionario. Trataremos de definirlas con cierta aproximación para no caer en equívocos. La Revolucion de mayo esta fijada entre los movimientos de emancipación del siglo xix. Desde luego que sin la existencia de los acontecimientos que conmovieron a España, la invasión napoleónica a su territorio y las consecuentes luchas, el hecho revolucionario se habría retardado, puesto que no existirían las fuerzas .suficientes para .imponerlo. Es indudable que la lucha- por la independencia llevada a cabo por- España'"frente a la invasión, provocó en las colonias americanas la posibilidad • de. lograr sus propias independencias nacionales. Las enormes pérdidas en vidas y bienes; el agotamiento debido a, la intensidad del esfuerzo; el desinterés por redoblar luchas cuando debían hacerlo en el propio territorio; la ruina económica multiplicada hicieron que la emancipación colonial se acelerara. Pero es indudable, también, que se trataba de un proceso que venía "desde lejos "y que, por sobre esa circunstancia histórica, hacía'crisis en estos momentos. Las manifestaciones, algunas esporádicas, otras con clara continuidad, que hemos señalado en los puntos anteriores, nos hablan de. posibilidades independientistas. • . 114 La Revolución de Mayo concreta en el Plata, con sus propias características, una de las revoluciones típicas del siglo xix, cuyas influencias filosóficas e ideológicas pueden caracterizarse con bastante. aproximación. Las revoluciones políticas de la época, que se realizan a través de la independencia, tienden a la organización del estado con reformas generales caracterizadas, en grandes líneas, como 'reformas liberales. En general a liquidar o mitigar el absolutismo en sus diversas formas, acuden a la ideología propia del derecho natural (también en sus varias 'acepciones) para el logro de la igualdad política y de la libertad personal y el establecimiento de formas democráticas. Sea afirmándose en los principios de la revolución americana o de la francesa, ó de ambas a Ja vez, y a las que reconocen como guías, buscan por spbre principios que se aparecen como universales principalmente en "\zr esfera del derecho natural, una afirmación nacional. Pero es-indudable que abarcan más aspectos políticos que sociales o económicos. Es" bien cierto que. el proceso de la revolución industrial, que transforma los métodos denominados. artesanales por la producción industrial masiva,, el maqumismo y la empresa, no entra sino posteriormente retardando el proceso revolucionario que, por lo general, se debate en fuertes contradicciones y que en ciertos respectos se esteriliza o retrocede 3. En cuanto ai mundo de las ideas filosóficas y políticas, señalaremos las influenciaos de las ideologías europeas del siglo xix. Ellas entroncan con el racionalismo y con los principios del jusnaturalismo, el iluminisma dieciochesco, el despotismo ilustrado, el enciclopedismo. Es indudable que el pensamiento que logra combinar el principio cíe autoridad y las "luces", ejerce influencia prolongada 3r>. Muchas experiencias y planes políticos que pretenden dinamizar el -proceso revplu-cionario acuden a fórmulas propias del" iluminismo y del despotismo ilustrado, con la posibilidad o el intento de reformas desde arriba. Es la fórmula adoptada por los reyes y príncipes de la EDAD DE LA RAZÓN Las reformas de María Teresa de .Austria (ordenamiento de la administración, censos y catastro, unificación de.la ley penal, fundación de escuelas elementales y academias técnicas o comerciales, institución de hospitales, matrimonio civil, control -estatal sobre la iglesia, etc.), las de Federico II el Grande, dé Prusia (reforma judicial, ordenamiento -social basado en principios racionales, libertad de cultos, etc.) entre otras, certifican lo expuesto. En España las reformas Borbónicas llegan a tener repercusión en América. y en el Plata. Absolutistas o autócratas, centralistas o regalistas, estos soberanos, a través de sus colaboradores o de pensadores, hombres de letras o de ciencias que ingresaban en sus "restringidos círculos, pretendían lograr tina especie de acuerdo entre el principio autoritario, que no sufría fisuras y que se mantenía rígido y, las "luces". Por supuesto que se trataba de reformas limitadas a círculos áulicos lo suficientemení& cerrados y a los que accedían los exponentes de la "intelíigenstía". Así, por ejemplo, Jas ideas y el estilo de vida occidentales en el siglo xvnr eran conocidos poir las élites húngaras, polacas o rusas, pero en el siglo xix la clase intelectual obtuvo el refuerzo de otros elementos sociales (hijos de funcionarios o comerciantes de la ciudad) y, de esa manera, los ministros de educación se veían obligados, aun no participando de las ideas liberales a promover entre los miembros de-la nobleza esas ideas que ya habían penetrado en las universidades, verdaderos centros _dé difusión3fi. Ello significa una expansión cada vez mayor, durante el siglo xix, de las ideas que sólo eran recogidas en el: siglo precedente por élites muy restringidas. 115 NO es de extrañar, por lo tanto, que también en el Plata las nuevas ideas llegaran a través de las lecturas de algunos libros que dejaron honda huella en el pensamiento de los hombres de mayo. El pensamiento francés penetró a través de Montesquieu 1689-1755 Rousseau 1712-1778 en menor medida y sólo en círculos muy restringidos, Voltaire, los autores de la Enciclopedia y también los escritos de Buffon y de algunos científicos y naturalistas. Esta influencia ha sido señalada principalmente por Ricardo CAILUET-BOJS 37. . Pero hubo otras vertientes que influyeron en forma no menos decisiva y para algunos autores "con mucho mayor énfasis, y eficacia que el pensamiento francés. Fueron ellas las corrientes del pensamiento español, a través de 2 ramas: Liberalismo español, del siglo XIX y Fuentes Tradicionales Hispánicas: Humanistas, Economistas y Juristas Ambas Influencias coexistieron y tuvieron decisiva importancia. El movimiento de emancipación inglés tuvo su significación más que nada á través de su influencia en Francia para pasar, de allí, a América . También, ya con mayor claridad, la concreción dé las ideas que nutrieran las revoluciones norteamericana y. francesa. ' Debemos. señalar, la confluencia ..dé dos pensamientos distintos: el francés y el. hispano en -Mariano Moreijo, por ejemplo. .En éste existen las dos vertientes? la tradición francesa y Ja hispana, la •última "marcada por los juristas españoles de Indias"; doble línea que po demos encontrar en lo referente a sus -ideas sobre la institución monárquica, consecuencia del racionalismo crítico propio del siglo1 xvni que fluye de la tradición de Ja filosofía francesa y la oposición al 'absolutismo, con los principios de la soberanía del pueblo, pen» también su concepción constitucional acerca de las miras del congreso, a convocarse, que en varios respectos lo acerca al pensamiento hispánico30. .. " .4. El liberalismo del .siglo' xix. tuvo en España características originales, debido -a circunstancias históricas "bien determinadas. Se trataba de un importante movimiento, abrazado por la burguesía, comprimida por el estado absolutista." No olvidemos qué. España a comienzos del siglo xix era la primera nación feudal, junto con Rusia y Austria; Inglaterra, los Países Bajos, Estados Unidos o Francia habían hecho su revolución' en los siglos 'xvn y xvm. La tierra: estaba distribuida en forma absolutamente desproporcionada: la nobleza y Ja iglesia, que constituían el 5,3 por ciento de la población .totalr detentaban el 68 por ciento del patrimonio nacional; la lucha del liberalismo-.se dirigió contra la iglesia, en cuanto detentadora del patrimonio na-, •cional y del 51,2 por ciento de la tierra. De allí que más tarde, a través -de la lucha que duró seis años, por su independencia nacional,' si bien el pueblo combatía a los.franceses, por" otro • lado iba haciendo ''suyo lo tjue Francia representaba" y, de tal manera: "La guerra de la independencia, aunque históricamente equivocada, fue sin embargo revolucionaria. Sacudió al pueblo español, lo sacó-• de su anqüilosamiénto y lo puso en marcha. Por primera vez. en la historia el pueblo podía armarse, adquiría conciencia de su fuerza y manifestaba su espíritu creador.-Las -juntas (fueron) creación espontánea y popular...La burguesía naciente, comprimida hasta entonces por' el estado absolutista, pulverizado ahora, empezó a "manifestarse y adquirió bríos. Simbólicamente, el hombre que en-un principio 116 representaba a la burguesía liberal, Jovellanos. salía, de la prisión, en dónde, el absolutismo lo : había tenido encerrado siete años;. ."•"'. ]-\ El movimiento liberal poseí a raíces lejanas. Inclusive! podía tener sus antecedentes en la. "difusión de las luces" mediante sociedades masónicas;; de las. que llegaron a formar parte ministros del reino; los-" líderes desdichos ;gi~upos mantenían correspondencia con los de otras naciones y> también con. Franklin'". 5. El pensamiento español tradicional, a través de juristas y humanistas hispanos e indianos, se constituye en fuente ideológica de la. revolución. Ya hemos dicho que; las diferentes vertientes no se excluyen entre sí. Se ha hecho hincapié- en la concepción contractualista de Suárez, que habría tenido mayor influencia que la dé Rousseaiu Hay, en efecto, una." vieja corriente contraetualista — racionalista española— cuyos exponentes son Suárez y el suarismo, los padres Mariana, Féijóo o Vitoria. Incluso podría considerarse, al filósofo Francisco Sánchez ( nacido aproximadamente en 1552 ) como, precursor de los temas del cartesianismo ( traduciendo la "duda metódica" por .su "nada se' sabe" ) \y enérgico contradictor de "la ciencia escolástica. "Francisco Suárez habría tenido influencia en la doctrina jurídica revolucionaria. Según Guillermo Furlong S. J., las etapas o pasos en la enseñanza de Suárez, con referencia al origen y posesión de la autoridad, serian las siguientes: "1) A ninguna persona, física o moral, le viene inmediatamente de Dios "la potestad civil, por naturaleza o por donación graciosa; 2) es mediante, el pueblo que le viene al gobernante la autoridad; 3) .. el pueblo la "otorga, por su libre consentimiento, derivándose de allí los títulos legítimos de gobierno; " 4) al hacer esa donación o traspuso, hay limitaciones, en el poder> así por parte del gobernante que la recibe, y no puede usar de ella a su antojo, como .por parte del pueblo que la confiere, quien ya no puede reasumirla a .su capricho"4-. El autor nombrado trascribe algunos textos del pensamiento de Suárez, según los cuales la potestad civil, por su naturaleza, está en la misma comunidad por derecho natural;- sólo "la comunidad humana perfecta y congregada políticamente para formar el cuerpo de la república, tiene la suprema jurisdicción temporal sobre sí mismo... Hay tantas jurisdicciones, temporales supremas cuantas son las comunidades políticas.(independientes) que no son miembros de un reino, o d'e-una república civil1'"; finalmente, "todos los títulos de legitimidad .se reducen al consentimiento del pueblo, por el cual entrega éste al gobernante la potestad". 6. El pensamiento inglés (Locacs, PAÍNE) —creemos— no tiene mayor influencia. Puede ser-que lo tenga a través de la versión francesa de ese pensamiento. Pero es indudable que -la ideología de la Revolución Norteamericana ha sido un valioso antecedente, pero —a nuestro juicio— de mucho menor importancia que la de la Revolución Francesa. .PAINE influirá posteriormente a través de' la versión espa-ñolaj principalmente en el pensamiento federalista xde Artigas. Loóos .influyó a'través de pensadores que'siguieron sus huellas. En sus escritos sé sostiene la lucha contra el principio.de autoridad; la libertad 'ante el poder.arbitrario y absoluto; se tiende ti la afirmación y organización de la sociedad civil y política, de'los poderes de la república entré los que se incluye aí poder "federativo", etcétera (principalmente en'el Ensayo sobre el gobierno civil).. Pero los autores frecuentemente citados son, sin duda, ROUSSEAU y Monstesquieu, o sea ramas del pensamiento francés. "... 7. En cuanto a la influencia de las ideas económicas resulta útil hacer algunos distingos. 117 Las ideas encontradas eran: "monopolio vs. libertad de comercio", "proteccionismo vs. librecambio", la Revolución de Mayo tenía fundamento económico en la libertad de comercio en oposición al monopolio, conviene una aproximación mayor en el tema que nos ocupa. La Acentuada la política de los Borbones, en un proceso muy diversificando en consonancia con nuevas realidades provocadas por el estado de las. aireas del reino (cfr. cap. III, 11), que tuvo repercusión en América (cfr. cap. III, creación del Consulado). Como ya nos hemos referido, así sea de pasada, al problema y a las vicisitudes del procesó, hablaremos aquí de algunos puntos que no han quedado debidamente aclarados en el capítulo anterior, En 1914, Diego Luis MOLINAIU había formulado algunas conclusiones que aún mantienen vigencia *3 negando importancia como antecedente de la revolución a la Representación de los hacendados, escrito jurídico de Mariano. MORENO,, con motivo de un problema suscitado en el expediente "Sobre el arbitrio de otorgar la introducción de algunas negociaciones inglesas", el 30 de setiembre de 1809. Según algunos autores, LEVENE, entre otros, tomando un poco al pie de la letra.las exageraciones de MITRE, que lo juzga "monumento imperecedero, del genio.de su autor, en que la valentía del lenguaje campea a la par de Jas más. sanas ideas económicas", este alegato habría sido factor desencadenante de la revolución en. lo referente, a su ideología económica.: No podríamos decir que no. tu viera influencia alguna —como lo sostuvo Diego Luis MOLINAIU—5 pero sí que se trata de un documento con ideas comentes en la época y que adolece de algunas incongruencias y ciertas contradicciones, por lo que no sería aventurado pensar en un trabajo cuya autoría material pudiera ser de algún economista de la época (Belgrano,. por ejemplo), y que Moreno hubiera materializado la parte jurídica y el patrocinio. .La Representación no es sólo" la defensa de la libertad de comercio, en el' sentido que ella serviría, no para intercambiar mercancías solamente, sin©.para la obtención de fondos del erario. En efecto, el sistema monopolista ya estaba en franca crisis y desde antes .de las invasiones inglesas .se había intentado soluciones tendientes a obtener impuestos y contribuciones sobre las mercancías. Las doctrinas del mercantilismo, como profesión de fe de las políticas comerciales del siglo xvm.' habían penetrado desde tiempo atrás: el comercio es igual a riqueza y a poder, por lo tanto, cuanto más comercio hay mas poder *4. La Representación se señalaria "De un pueblo que no tíene minas, nada más saca el erario que los derechos y contribuciones Impuestas sobre las mercaderías; los apreciables frutos de que abunda estaPnnincia, y el consumo proporcionado a su población, son dos manantiales de riqueza que deberían : prestar al Gobierno abundante^ recursos; pero por desgracia la importación de negociaciones de'. España es hoy día tan. rara como en el rigor de la guerra con la Gran Bretaña y los* frutos permanecen tan estancados como entonces por falta de buques que ve-. Tinquen su .extracción. La inercia de estos dos grandes muelles es el'origen de la pobreza del erario; pónganse en movimiento e" Inmediatamente la continuada circulación- de un giro rápido llenará la aduana de los tesoros que en otros tiempos producía ” La libertad de comercio, a través de la Pragmática del comercio .libre de .12 de octubre de 1778 era la libertad de los extranjeros para •ser comerciantes y las personas auxiliares de comercio y las .franquicias para la-introducción de mercancías era considerada libertad ••cié. comercio, pero el término es limitativo. La apertura del comercio a los ingleses, y así-lo anotaba la Representación, sería'un mal necesario imposible de evitar, toda vez-que las'provincias .del Plata sé encontraban sin arbitrios y "sin recursos, no pudiendo realizarse, por otra parís, un comercio entre España y-América; en una palabra, el contristando .había reemplazado al sistema impuesto por España, que ya < no estaba en condiciones de funcionar, preso de'aguda crisis,' y ello "podía evitarse con e! arbitrio de la apertura al comercio: tío podía defender un 118 comerciante la observancia de las leyes prohibitivas del comercio extranjero cuando a la puerta de su tienda sólo encontrábamos género;* ingleses clandestinamente introducidos 4(!, 8. Ya hemos hecho referencia a la evoluc.icjn de las ideas-econó-.tnicas, dentro del marco 'de la propia metrópoli. Pero debemos insistir en la existencia de diferentes períodos, a través de la política de ios Austrias y de los Borbones, para comprender que algunas de las ideas que antes de la revolución habían entrado en España, fueron en muchos casos sustento para'la renovación que se produciría en el Plata, principalmente en la obra de Belgrano o Vieytes, a la qué ya hiciéramos referencia. España había elaborado un "sistema monopolista, el cual —no obs-tante-r- .permitía el desarrollo de-ciertas economías. regionales cerradas que provocaban un comercio interno de restringidos límites. . Más tarde la formación de una clase que se fortalecía cada vez rnás en el Plata (estancieros, comerciantes, burguesía portuaria), a la que advendrían hijos del país, determinaría una lucha nada disimulada de predominio. Los cambios en el sistema cerrado, de España,, favorecieron, .en el Plata el desarrollo de estos nuevos sectores. Desde las restricciones impuestas por Carlos V en 1543 y la-política de gravámenes de Felipe II, .hasta la denominada Pragmática de Libre Comercio (1778) España, había perdido rápidamente .su predominio internacional; sucedió luego —por las razones que ya apuntáramos en el capítulo anterior—, una época de decadencia de la que ya no podría salir. – En el siglo xvn disminuyó notablemente su población (en. 1688. se la calculaba en 12 millones de habitantes, en 1715 en apenas 6 millones), y de ella — según-FLÓREZ ESTBADA— 722.724 eran nobles; 176.054, frailes-y clérigos; 277.000, criados de nobles'; 50.000, empleados de recaudación; 19.000, empleados, y 2.000.000, mendigos. El pauperismo, k vagancia, la mendicidad y el bandolerismo eran moneda corriente en la ineírópoliíy tales males no podían remediarse con cierto tipo de mal entendida5 caridad -17. La puesta en práctica de úrhi política económica en ciertos respectos' en pugna con la anterior, por parte de los Borbones, y las-subsiguientes, iüstitucisrie.s creadas para América y el Plata en particular, nogpudierón fructificar por diferentes razones.. Pero por sobre la política. oficial existía una nueva visión económica, nutrida de las ideas implorantes-en otros países y que .penetraron, a través de diferentes autores, en ciertos sectores. Su difusión se realiza por distintos medios. 9. Tendríamos que formular algunas consideraciones para evitar equívocos con referencia al tema. La época mercantilista abarca un largo período, no es un movimiento uniforme y homogéneo y, por lo-tanto, admite diferentes fases. Como lo ha - expresado HAECKSCHER, la preocupación por el Estado se destaca en el centro $Q las tendencias mercantiles tal y como éstas se desarrollan históricamente. El Estado es, a la par, el sujeto y el objeto de la política económiqa mercantílis-ta4;VLos estados nacionales llegan a reemplazar -tanto, a la unidad encarnada por la iglesia medieval, como a la monarquía universal .encarnada en el Imperio. "Hemos anotado en el precedente capítulo de qué manera Carlos V "venía a representar el último gran intento . Dice Alvart-z: " Al estallar en 1810 el movimiento.., el litoral vivía de cambi.tr sus productos ganaderos por los artículos de procedencia europea, ¡legados vía Atlántico. Buenos Aires, asiento de las tropas y eí gobierno, compartía con Montevideo el privilegio de puerto único para el comercio exterior y con esos elementos había logrado reunir alrededor de ,50.000 habitantes en su planta urbana. Hacía el norte, Corrientes mantuvo algunas industrias,' pero aparte de que la carestía de los fletes desvalorizaba sus cueros, no pudo aspirar a >l?f conquista del mercado de Buenos Aires, surtido directamente desde Europa con productos manufacturados me/ores y más baratos. Sobre las industrias del Paraguay pesaban trabas diversas: estanco para el tabaco e impuestos múltiples sobre la yerba, hasta llegar a sus últimos consumidores. Económicamente, pues, todo el litoral vino a depender del puerto y del comercio de Bs Aires. El antagonismo entre el litoral y el interior no se manifestaba cuando España opuso trabas al comercio con los puertos extranjeros, lo que, al decir de Alvarez, constituía un verdadero proteccionismo. Pero se hace sentir con toda fuerza al accederse a una nueva política, acentuada durante las invasiones inglesas. Todas estas circunstancias nos explicarán el curso de las instituciones desde mayo en adelante. La preponderancia de Buenos Aires en detrimento del interior, debida principalmente a los factores que hemos apuntado, nos servirán de clave, o por lo menos de pautas, para intentar una interpretación adecuada de diferentes momentos y aspectos de" la historia institucional del país. VI. LOS HECHOS DE ESPAÑA Y LA REVOLUCIÓN TOR LA INDEPENDENCIA. Es indudable que los hachos ocurridos en España posibilitaron la revolución por la Independencia. No entraremos a considerar aquí los pormenores de la política española y de la invasión napoleónica. Tampoco corresponde referirnos a la larga gesta de liberación comenzada el 2"de mayo de 1808 y finalizada en 1813. Pero ya hemos apuntado algunas de las consecuencias: las colonias se secesionan ante el agotamiento de la lucha en la fnetrópoli. Librado a su propia fuerza, oí pueblo debe tomar determinaciones, que se transforman, al correr milando o intercambiando. Por una parte, el pueblo en armas para / reponer al rey cautivo y expulsar al invasor. Pero al mismo tiempo, el propio invasor aportaba nuevas ideas que fueron asimiladas por un sector, denominado despectivamente "afrancesado" pero que incorpora los principios de la Revolución Francesa. 2. .Las juntas locales llegan a constituirse o reunirse en-una sola bajo la denominación de "Junta Suprema Central", a la cual se invitaba, a representantes de las colonias americanas. En 1810 se reunió en la isla de Leóni" formando cortes con 105 diputados. Las cortes de Cádiz funcionaron desde el 20 de febrero de 1§11 hasta el 14 de setiembre del mismo año y su obra fue la denominada Constitución. de Cádiz (19 de marzo de 1812) que recoge no sólo tradiciones políticas hispánicas sino ideas que combatía, emanadas de Inglaterra o de la propia Revolución Francesa, con más precisión aún, se constituía en resonancia de la Constitución de los Estados Unidos y de la francesa de 1791, La Constitución abolía el absolutismo, afirmaba el principio de la soberanía nacional, adoptaba la división tripartita de jpoderes, y las Cortes, al lado del rey, se constituían en poder legislativo. Más aún. establecía y afirmaba derechos consustanciádos con el ser humano, la seguridad individual, la libertad de imprenta, garantizaba la propiedad y la inviolabilidad del domicilio. Algunos autores han.señalado que al votarse la cuestión de.la libertad de imprenta las fuerzas liberales doblaban a las reaccionarias, en una votación de 72 votos favorables contra 32-desfavorables. En las Cortes de Cádiz habían tomado predominio las fuerzas de la burguesía, aunque en ella convergían también Jas dos fuerzas tradicionales de la nobleza e iglesia. La Constitución de Cádiz'resultó una de las fuentes más importantes de los proyectos constitucionales presentados en la Asamblea; del año 1813. Fue una constitución moderada, un compromiso entre diferentes fracciones (absolutistas como Floridablanca o liberales como Jovellanos), entre los sectores conservador y liberal, pero que vino a afirmar, en los hechos, esa interrelación entre dos mundos que, paradójicamente, .se concretaba en el fragor de la lucha. Situación parecida se produciría en el Plata; también en estas tierras existía ana lucha de tendencias que 'aparece en el momento misino de la revolución. Y en sus instituciones se mostrarán,: asimismo, las diferentes corrientes .del pensamiento-expresándose á través de sus documentos: el tradicional español, el inglés, el norteamericano, el francés. Los 'ejemplos abundan: existen términos, que se repiten varias veces, que son. tomados de.las instituciones revolucionarias francesas así 'la patria en peligro", o "co-míté de salud pública" o "tribunal revolucionario", entre muchos, que veremos en diferentes-oportunidades.7 O "el. Directorio, qué.squí repite los ecos franceses de la institución adoptada desde 1794 hasta 1795, luego de la caícja de Robespierre. Es decir, que en el Plata se reproducía, aunque en otros planos, la lucha que se daba en España. En la metrópoli, para independizarse del invasor; aquí, aunque repudiando la invasión, para independizarse del poder colonial. -Afirma TOREE REVELO .; "Los primeros trabajos por independizar al país se iniciaron en 1802. Si-bien no todos los esfuerzos siguieron una.misma línea de orientación, todos aspiraban a un mismo fin. Ante el cautiverio de Fernando VII, se recurrió al proyecto de designar regente a la princesa Carlota... como paso inicial para alcanzar la independencia, que fue desechado -después ante los sucesos que- ocurieron en Eu-lopa. Toda la América española se pronunció contra Napoleón, que . al ocupar a España pretendió ceñirla a su arbitrio, si bien después, en la declaración que 124 hiciera al cuerpo legislativo de Francia, en 12 de .diciembre^ de 1809, proponía conceder a los pueblos de Hispanoamérica la independencia. Esa declaración. y las gestiones hechas por .sus emisarios no tuvieron otra trascendencia qiie el repudio, de los pueblos americanos, qué aspiraban a la independencia d.el suelo nativo de toda tutela extraña". ' ?!í"-, EL CONGRESO DEL 22 deMAYO: LA DOCTRINA JURÍDICA DE LA REVOLUCIÓN: EL DEBATE, LA VOTACIÓN Y LAS ACTAS La convocación de Cabildo abierto o Congreso general del 22 de mayo de. 1810 sería corolario de los hechos acaecidos en España y eslabón terminal de una cadena de circunstancias. Lo ocurrido 1 enero 1809 excedía los límites de un motín y trasuntaba no sólo una situación crítica entre grupos antagónicos cuyas cabezas visibles eran Alzaga y. Liniers, sino también la formación y paulatina consolidación de diferentes sectores. Insertado en este proceso un factor de poder y peso: el ejército, que decididamente se inclinaba por la independencia, comprobando que las fuerzas dominadas por criollos adquirían mayor importancia que las formadas por españoles desde las invasiones inglesas Surgieron nuevos sectores, constituidos por grupos económicos "que lucharían por el poder para desalojar los que representaban intereses que cedían el paso a otros, ya fortalecidos por el denominado "comercio libre". Mitre había caracterizado 3 grupos que comenzaban a tener predicamento antes y durante la revolución; el partido patriota, el conciliador y el metropolitano. ' Estuvieron representados en la Junta del 24 que en los hechos resultaba una solución de compromiso. Allí hablaron 2 representantes del partido patriota uno Saavedra impuesto por el Cabildo y el ejército tendencia moderadora y conservadora otro Castelli, previo reconocimiento popular La fracción «partido conciliador creía en un gobierno surgido mediante la elección por los Cabildos, con carácter transitorio, y sin dejar de depender de la corona española; el "partido" metropolitano quería, la continuidad de "la administración española, con el virrey asociado a la audiencia. Los cambios operados en la sociedad colonial, provocaron un dislocamiento entre una y otra zona del Virreinato. El litoral, tenía escasa población, grandes llanuras aptas para la cria de ganados, puerto tínico de ultramar; el interior, una densidad cíe población mucho mayor y, favorecido por el proceso de concentración, podía, dentro de una economía cerrada, proveer a su autoabastecimiento. Las invasiones inglesas produjo una aceleración del proceso revolucionario, pero, al mismo tiempo, al intervenir Buenos Aires activamente en el comercio exterior, con su puerto, tomó predominio sobre el resto del virreinato. De tal manera se fueron formando y .consolidando grupos de intereses antagónicos, que en el decurso de los hechos que eclosionaron el 25 de mayo adquirieron un vigor cada vez mayor. Algunos, de ellos, lo fueron en detrimento de otros que se fueron delimitando y. la situación de conflicto —según lo veremos más adelante— no tardaría en aparecer. En el prólogo a la nueva edición de la Colección Pedro de Angelis, de las Actas Capitulares del 21 al 25 de mayo de 1810, Andrés M CARRETERO formula un balance de los grupos de 125 presión y factores de poder en la semana de mayo donde caracterizan la existencia de 4 grupos: 1º el ESPAÑOL adicto la corona, enemigo de cambios; 2º el CONSERVADOR defensor de las posesiones españolas en el Plata; 3º el INNOVADOR buscaba la independencia, pero a través de ellos cambios esenciales; 4º el RENOVADOR pretendía la independencia pero sin mayores cambios. Los integrantes de uno y otro grupo se reordenaban, asociaban o aliaban entre sí en determinadas circunstancias: dificultado establecer su verdadera orientación ideológica. El 1º compuesto por empleados y funcionarios de la administración española, antiguos jefes militares, el clero enemigo de cambios y tradicionalistas. El 2º por comerciantes de plaza, defensores del comercio monopólico, apoyados x el Cabildo. El 3º compuesto por la parte ilustrada jovenes médicos, abogados, sacerdotes y miembros del ejército cuyos integrantes, no pertenecían a los grupos tradicionales ni tenían raíces populares, pero pregonizaban reformas y pretendían radicalizar el proceso revolucionario. El 4º este grupo adquirido prestigio a través de las invasiones inglesas, constituido por militares y estancieros, saladeristas ó faenadores, parte del clero y algunos abogados. ' ¿Hubo Intervención de los grupos enunciados en las deliberaciones del Cabildo abierto del 22 de mayo? Es difícil precisarlo, pero sí debe ponerse de manifiesto que allí tuvieron preponderancia elementos que excedían la descifracíón de "parte, principal y más sana de la población". Según Testimonios hubo muchos integrantes que no tenían calidad de vecinos: había, pulperos, urbanos y hijos de familia, patricios, integrantes de cuerpos sin calidad de Vecinos". También actuaron elementos de tropa, qué presionaron para provocar la inasistencia de personas que no eran adictas a posibles reformas y es sugestiva la ausencia de unos 200 vecinos previamente invitados: sobre 450 esquelas repartidas se hicieron presentes 251, de los cuales votaron 224. Intervinieron en las deliberaciones 251 personas de una ciudad que tenía 45.000 habitantes y con la condición de vecinos, unos 4.000. La proporción de integrantes del Cabildo abierto era mayor que la de otros análogos y. de allí que sea correcta- la denominación de las actas como Congreso general. La mayoría de los componentes estaba constituida por comerciantes, hacendados y vecinos sin designación y empleados caviles, incluyendo los alcaldes y otros funcionarios: entre ambos grupos totalizaban 187, o sea la gran parte cíe la concurrencia, por lo que. es muy posible •establecer que los "Vecinos sin designación" fueran los incluidos por piarte de los 2 principales factores de poder que ya actuaban resueltamente; había un número bastante considerable de jefes y oficiales, .una menor proporción de clérigos y abogados El Congreso General del 22 de mayo fue reunido conforme la proclama del 18 de mayo cursada por el virrey Cisneros, donde expresa lo sucedido en España y su posición como el Virrey para el caso de acefalía del poder del monarca no tomaría determinación alguna sin acordar con las representaciones de la capital a las que luego se reunirían las demás provincias dependientes acerca de una resolución, estableciendo con los otros virreinatos la representación de la soberanía de Fernando 7º. Ante los acontecimientos quedaba preparado un plan con objeto de obstaculizar y frenar todo afán independentista dado x etapas: 126 1ª la reunión de las representaciones de la capital; 2ª la resolución posterior con las "demás provincias del virreinato; 3ª el acuerdo o reunión con los demás virreinatos para determinar la representación de la soberanía de Fernando 7º. El acta capitular 21 de mayo determina el deseo de ''conservar íntegros estos dominios bajo la dominación del Señor Don Fernando 7º se pediría permiso por él Ayuntamiento para celebrar un Cabildo abierto o Congreso general, ―en que se oyese al pueblo y tomasen providencias, convidando por esquelas a la parte principal y más sana de él". Pero al mismo tiempo se estaba obrando por presión de los acontecimientos ya que se había agolpado un número considerable de gente en la plaza mayor y de tal manera: "... acordaron se pase oficio en el acto al Excmo Señor Virrey suplicándole se sirva conceder a este Cabildo, permiso franco para convocar, por medio de esquelas, la principal y más sana parte del vecindario, a fin de que en un congreso público exprese la voluntad del pueblo, y acordar en vista de ello las medidas más oportunas para evitar toda desgracia, y asegurar nuestra suerte futura...". Pero el Virrey tomaba la contraofensiva y al mismo tiempo que en la respuesta al Cabildo concedía la autorización, ordenaba se tomasen las medidas para "evitar los desastres de una convulsión popular" y "contener todo tumulto" o sea reprimir expresiones emanadas del pueblo se hablaba de asegurar, por " todos los medios disponibles, la integridad de sus dominios a Fernando VII mandando .completa obediencia al gobierno nacional que lo represente durante su cautividad, pues la monarquía es una e indivisible y, por lo tanto, se .reitera que "debe obrarse con arreglo a nuestras leyes y en su caso, con conocimiento o acuerdo de todas las partes qué la constituyen, aún en la hipótesis arbitraría, de que la España se hubiese perdido enteramente, y faltase en ella el gobierno supremo representativo de nuestro legítimo soberano". Desde tiempo atrás existían síntomas revolucionarios. Ahora el Virrey con las otras autoridades coloniales, ponían en marcha un plan contrarrevolucionario adecuado a las circunstancias y que tendía tanto a contrarrestar al grupo renovador, que podría pretender la independencia manteniendo el orden hispánico; como al innovador, que pretendía reformas profundas. Al colocar al frente de la represión a Saavedra, lo oponía a cualquier "tumulto" o "convulsión" de origen popular. Así Saavedra jefe de tropas que constituía un factor de poder nada desdeñable. La proclama del Ayuntamiento con motivo de la apertura del Congreso general tenía claras recomendaciones: "Ya estáis congregados: hablad con toda libertad, pero con la dignidad, que os es propia, haciendo ver que sois un pueblo sabio, noble, dócil y generoso. . Vuestro principal objeto debe ser precaver toda división, radicar la confianza entre el súbdito y el magistrado, afianzar vuestra unión recíproca, y la de todas las denlas Provincias, y dejar expeditas vuestras relaciones con los virreinatos del Continente. Evitad toda innovación o mudanza, generalmente son peligrosas y expuestas a división... no podréis por ahora subsistir sin la unión de .las Provincias interiores del Reino y que vuestras deliberaciones serán frustradas, si no nacen de la Ley, o del consentimiento general de todos aquellos pueblos. Así pues meditad bien sobre vuestra situación actual, no sea que el remedio para precaver los males que teméis, acelere vuestra destrucción. 127 Huid siempre de tocar en cualquier extremo que nunca deja de ser peligroso; despreciad medidas estrepitosas o violentas... Es, lo que expresara el Virrey en su manifiesto o proclama del día 18. “ Es muy conocido el debate del Congreso general. La exposición de Castelli constituyó la doctrina jurídica justificatorio de .la revolución. Sostenía que "desde que el Señor Infante don Antonio había salido de Madrid había caducado el Gobierno Soberano de España y que con mayor razón debía considerarse haber expirado por la disolución de la Junta Central por haber sido acusados de infidencia por el pueblo de Sevilla no tenía facultades para el establecimiento del Supremo Gobierno de Regencia. Los poderes de sus vocales eran personalísimos para el gobierno y no podían delegarse y ya por la falta de concurrencia de los diputados de América en la elección y establecimiento de aquel Gobierno, deduciendo de aquí su ilegitimidad y la reversión de los derechos de la Soberanía al pueblo de Buenos Aires y su libre ejercicio en la instalación de un nuevo Gobierno, principalmente no existiendo ya como se suponía no existir la España en la" dominación del Señor don Fernando 7º En consecuencia al haber caducado España el pueblo debía asumir el "poder majestas" o los defechos de soberanía para constituir un gobierno. Los pasos del discurso de Castelli son los .siguientes: a) la constitución de gobiernos propios en la Península Juntas españolas de 1808 y, más tarde, constitución de una Junta central; b) la nulidad de las Cortes, por cuanto la Junta central, al .ser disuelta, carecía de facultades para organizar el Consejo de Regencia; además no habían .'concurrido los representantes, de América, por !o que ello constituía un motivo más--tíe nulidad; c) el gobierno soberano de España, por tales motivos-,-'había caducado. Cómo corolario se producía la--reversión de los derechos de la soberanía al pueblo, éste .readquiría su poder originario (doctrina del contrato) y tenía* libre ejercicio para instalar nuevo gobierno. Con referencia a la réplica del fiscal Vilíota se conocen dos versiones, una propia del autor según la cual "en las circunstancias.de apuro en que se hizo el nombramiento de Ja Regencia, sólo en la Junta central podían. reunirse los votos de todas las-provincias y la facultad para la elección: que cualquier defecto que se pud|era_ notar en ésta lo .subsanaba el reconocimiento posterior de los pueblos". Conforme con ello, el pueblo de Buenos Aires no tenía derecho a decidir sobre la legitimidad del Gobierno de Regencia sino "en unión con toda la representación nacional y mucho menos a elegirse un gobierno Soberano, que sería lo misino que romper la unidad de la Nación y establecer en ella tantas soberanías como pueblos", de allí la existencia de un. Gobierno Supremo y la consecuente subsistencia de España. Según la otra versión (conocida a través de Seguí), Villota negaba derecho a Buenos Aires a asumir la soberanía, por cuanto era sólo uno de los miembros del Virreinato, debiéndose escuchar a todos los demás.- Esta última lia sido recogida corrientemente por nuestra tradición histórica, pero es indudable que la verdadera opinión de Villota fue la suministrada por él mismo, lo que resulta mucho más coherente y no difiere sus-tanciálmente de las razones expuestas por. el Virrey Cisneros en su manifiesto del día 19 de mayo y basada en el principio de la unidad e indivisiblidad de la monarquía española y sus colonias. La argumentación . conducía, por lo demás, a negar validez a resoluciones adoptadas por él Congreso general, que reunía parte de los vecinos de Buenos Aires, por lo que.el Virrey debía continuar en el cargo. En realidad, las dos exposiciones centrales del Congreso general fueron las del Obispo Lúe, quien sostuvo el derecho -tradicional o histórico, que repugnaba de todo cambio y adhería totalmente. a la 128 corona y la de Castelíi, justificatoria "del -cambio, con la caducidad del Gobierno Soberano de España y la reversión de los derechos dé la soberanía al pueblo de Buenos Aires y su libre ejercicio en la instalación de un nuevo gobierno. Las otras exposiciones, incluyendo • la c íe Paso que, según la tradición habría desarrollado la teoría de la ge.rfí¿n de negocios con la alusión a "Buenos Aires como hermana mayor", no agregan nada a la discusión. •• . :'.. . 5. La votación se centró sobre "si se ha de subrogar otra autoridad a la superior que obtiene el Excmo. Señor Virrey, dependiente de la soberana que se ejerza legítimamente a nombre del Señor D. Fernando VII y eu quien". La votación- fue inequívoca y por la continua-c.ión del Virrey en el mando sólo recogió 69 sufragios;. los otros 155 lo fueron por la cesación del Virrey. A su" vez, dentro de los loo votp.s, hubo varias.proposiciones: -a) la de Ruiz Huidobro ("qué debía cesar la autoridad del Excmo. Señor Virrey y reasumirla el Excmo. Cabildo como representante del pueblo, para ejercerla ínterin forme un-gobierno provisorio dependiente de la legítima representación, que haya en la península de la soberanía de Fernando VII"); b) la de Pedro Andrés García y José Luis Chorroarin (la autoridad recaería en el Cabildo hasta que se "resuelva la manera o forma de gobierno que habrá de constituirse" o "ínterin dispone la erección de una J unía de Gobierno"); c) la de Saavedra ("que consultando la salud del pueblo y en atención a las actuales circunstancias, debe subrogarse el mando superior que obtenía el Excmo. í§eñor Virrey en el Excmo. Cabildo de esta Capital,, ínterin se forma la corporación o junta que debe ejercerlo; cuya formación debe serlo en e} modo y forma que se estime por él ÉxcitíO. Cabildo y no quede duda que el pueblo es el que confiere la autoridad o mando"); d) la de Sola ("que en atención a las críticas circunstancias del día, es'de, sentir que debe subrogarse el .mando en el Excmo. Cabildo, con voto decisivo del Síndico Procurador General, provisionalmente hasta la erección de una Junta gubernativa, cual corresponde, con llamamiento 'de todos los diputados del Virreinato"). • .' Es decir, que los votos por la cesación del Virrey se repartían así: .a)" Cabildo reasumía el gobierno ínterin se formara gobierno provisorio, con voto del Síndico; b) Cabildo reasume autoridad hasta resolver la forma de gobierno o ínterin se disponía la erección de una Junta; c) Cabildo corno autoridad interina hasta •formación de una Junta en modo y forma estimada por el Cabildo, pero el pueblo confiere la autoridad o mando; d) Cabildo como gobierno provisorio hasta elección de Junta con diputados del Virreinato, con voto del Síndico. Las diferentes fórmulas, con agregados y matices, todas por la cesación del Virrey en el.mando recibieron los siguientes votos: a) 25; b) 20; c) 87; d) 19. Por la opinión contraria (continuación del Virrey) los 69 votos admitían la posibilidad de que el Virrey continuase en su mando asociado. Lúe lo admite con la única novedad que se asociara al Oidor 'de la Real Audiencia "provisionalmente por ahora y hasta ulteriores noticias"'. El Oidor Reyes mi encuentra motivo para la subrogación, pero en caso de que el Congreso así lo considere podrían nombrarse adjuntos al Alcalde ordinario, xle primer voto y al Procurador Síndico general de la ciudad. . VIIÍ. Los DÍAS DE MAYO: LA JUNTA DEL 24 como COMPROMISO El resultado de la votación el Virrey debía cesar en el mando. El acta capitular del día 23, al compulsarse la votación, inequívocamente, lo expresa "En el acto procedieron a regular los votos:-y hecha la regulación . con el má:5 prolijo examen, resulta de ella, a pluralidad con exceso, que el Excelentísimo Señor Virrey debe cesar en el mando, y recaer este provisoriamente en el Excelentísimo Cabildo, con voto decisivo del Caballero Síndico Procurador general hasta la erección de una Junta que ha de formar el mismo Excelentísimo Cabildo, en la manera que estime conveniente, la cual haya cíe 129 encargarse, del mando mientras se congregan los diputados que se han de convocar de las provincias interiores para establecer 3a forma de gobierno que corresponda". La votación era clara y no admitía dudas: cesación: del Virrey en el mando, erección de una Junta por el Cabildo, que tendría el mando hasta' tanto se congregan los diputados de las provincias para establecer la forma de gobierno que. corresponda, que es la fórmula del 25 de mayo. Pero, no obstante tal inequívoca decisión, se decide no separar "absolutamente" al Virrey sino, hasta la congregación de los diputados del Virreinato, se designen asociados, formando Junta presidida por aquél, lo 'que significaba, lisa y llanamente, mantener el "statu -quo". "Las argumentaciones para tal cambio de posición no Son nada convincentes: se trataba de "conc.iliar los respetos de la Autoridad Superior con el bien general de estas... provincias y a conservar franca la comunicació con las demás -del continente, cuyo objeto jamás ha podido perderse de vista..." lo que, en verdad, no tenía ningún sentido y nada explicaba; y ante la maniobra se intentaba obrar con rapidez, aplicando la doctrina de los hechos consumados. Veamos cómo se llevaba a cabo la maniobra" contrarrevolucionaria: sin -pérdida de instantes se decide poner en marcha lo resuelto, ya que la resolución interesaba a la "quietud pública ya la salud del pueblo" y por Bando de .igual fecha se decide, por el Cabildo, .proceder a la erección de la Juntó que haya de encargarse del mando hasta que' se congreguen los diputados, para establecer la forma de gobierno-;más conveniente. Nfid'a sé habla de cómo se integraría la Junta y se hace aparecer' como resuelto po'r el Cabildo abierto el temperamento üe formarla, sin más, tratando de llevar a cabo un escamoteo que, si bien da resultado inmediato, en pocas,, horas más se debe reordenar el proceso, cumpliéndose —el 25 de mayó— lo resuelto por el Congreso del 22. 2. ,En el acta capitular del dia 24 se quiere esgrimir, por parte del Cabildo, un nuevo argumento: si se cumpliera lo resuelto por el Congreso general del día 22, traería ello aparejado "graves inconvenientes y riesgos que podrían sobrevenir contra-la seguridad pública", ocasionando "males de la mayor gravedad", Y debido a ello, se resuelve que continúe en el mando el Virrey, asociado a Juan Nepjbmuceno de Sola.Jxian José Castelli, Cornelio Saavedra y José Santos de Incháuire-gui. La corporación o Junta así compuesta sería presidida por el Virrey, con voto; es decir que éste decidiría en- todos los asuntos, pues la Junta estaba compuesta por dos españoles y dos criollos. El Virrey conservaba su,-renta y las prerrogativas de su dignidad ínterin se erigiera la Junta general del Virreinato. En la composición de la Junta, del.24 de mayo se intentaban conciliar los diferentes grupos, aunque con preeminencia del tradicional. Sola era representante, del clero español; Incháurregui era comerciante y pertenecía a los grupos conservatistas; Saavedra representaba un factor de poder que cobraba •importancia, el ejército; Castelli, a los abogados y profesionales de tendencia innovadora. Esta Junta' llegó a constituirse, jurando sus miembros (Acta capitular del Acuerdo del 24 de mayo) desempeñar legalmente sus respectivos cargos, "conservar íntegros estos dominios al Señor Don Fernando VII y sus legítimos sucesores y guardar puntualmente las leyes del reino; a su vez el Presidente —según consta en acta— se dirigió al pueblo incitándolo a la confianza y manifestándole que sus ideas y las de la Junta no serían otras que la de propender a la seguridad y conservación de estos dominios y a mantener el orden, la unión y la tranquilidad pública". 3. El Cabildo dictó un Reglamento, según el cual debería regir sus actos la Junta y que contiene algunas disposiciones interesantes, desde el punto, de vista institucional. Reglamento del 24 de mayo, viene a ordenar provisoriamente al gobierno, que sería ejercido por una junta designada por el Cabildo, la cual debía hacerse cargo de sus funciones 130 previo Juramento de conservar estos "dominios" a nombre de Fernando VII y sus sucesores legítimos. art 3 este determinaba que la .Junta era depositaría de la autoridad superior del virreinato y como tal debería ser reconocida por las diferentes corporaciones, respetándose y obedeciendo sus disposiciones hasta la reunión de la Junta General del Virreinato. art 4 y 5 El Cabildo designaba los miembros en caso de muerte,, ausencia o enfermedad grave de los vocales y en caso de incumplimiento de los deberes del cargo podía •proceder a su deposición, reasumiendo, para: ese solo- caso, la autoridad que le confiriera el pueblo (). art 6 se comprometía a los miembros de la Junta para decretar una amnistía general por los sucesos ocurridos -el día 22, con referencia a las opiniones vertidas acerca de la estabilidad del gobierno, asegurando que no se intentaría acción alguna contra los. integrantes de ese Congreso general. art 7 se delimitaban los poderes, prohibiéndose a los miembros de la Junta ejercer funciones judiciales, que quedaban en manos de la Audiencia. También se comprometía a rendir cuentas del •estado de la hacienda .pública, mediante publicaciones mensuales y no se podían imponer-contribuciones, pensiones, etcétera, sin previa consulta y conformidad del Cabildo (arts. 8 y 9). Las órdenes del Virrey deberían ser rubricadas por los miembros de la Junta (art. 10). art 11 y 12 se debería convocar a la parte principal y más sana de la población, para que reunida en Cabildo abierto eligiera representantes que. se reunirían en la Capital para establecer la forma de gobierno art 13 La Junta tendría el tratamiento de "Excelencia Explorada la voluntad de los Comandantes de los Cuerpos de Ejército o Guarnición se procedió a la instalación de la Junta. Pero enseguida reaccionó el sector revolucionario y los hechos se precipitarían. Lo resuelto por el congreso General del día 22 se efectivizara el día 25 de Mayo. CAPITULO 4 - INSTITUCIONES Y ANTECEDENTES CONSTITUCIONALES DE 1810 Y 1811 La revolución creará o recreará algunas instituciones significativas, muchas de las, cuales rompen con el Status Colonial. Otras, pese al nuevo orden de cosas instauradas continuarían casi sin alteraciones. De allí la lucha entre diferentes grupos o sectores que van desde concepciones revolucionarias u conservatistas. Para unos, el nuevo hecho con todas sus consecuencias significaba la quiebra o la extinción de ciertas instituciones típicas del anterior período y la urgente necesidad de dar una legislación estable que permitiera ordenar al país. Otros, adheridos a viejas tradiciones, sólo existía la pretensión de realizar algunas. reformas adecuadas y realistas, pero sin avances resueltos o positivos. Finalmente hubo quienes sintieron los hechos como revolucionarios y pretendieron un cambio estructural para proyectar, positiva y firmemente, una nación con instituciones avanzadas para la época. Permitirá valorar las fuentes y determinar el alcance y límites de los decretos y resoluciones emanados durante este periodo. Desde un 1º momento y en pleno proceso revolucionario, se pensó en la institucionalización para llegar a un ordenamiento que culminaría con el dictado de una Constitución para regir en una nación jurídicamente organizada. 131 Hay, en nuestra opinión, suficientes elementos como para considerar la existencia de un proceso ordenado y coherente, que se va dando a lo largo del año 1810, luego interrumpido y que reaparece, con otras modalidades pero dentro de lineamientos comunes, con el advenimiento del primer Triunvirato. Es bueno establecer el ímpetu inicial, trasuntado a través de las páginas de la Gaceta, que cede con la renuncia de Mariano Moreno y también con la Junta Grande en el poder. Finalmente la institución del Triunvirato sucumbirá en medio de graves contradicciones. Según el acta de constitución de la Junta del 25 de mayo de 1810 . El Cabildo, ante la renuncia a su cargo del Presidente y vocales de la designada el día anterior, resolvió reasumir la autoridad y facultades que le había conferido el Cabildo abierto del 22 y., en consecuencia revocó, anuló y dejó .sin valor alguno la Junta, del 24. Se procedió a una nueva elección de vocales que constituiría la Junta de Gobierno, designo a Cornelio Saavedra como presidente y comandante general de armas Juan José Castelli, Manuel Belgrano. Miguel Azcuénaga. Manuel Alberti, Domingo Matheu. Juan Larrea, como vocales y Juan José Paso y Mariano Moreno secretarios La elección debería ser manifestada al pueblo mediante bando y se ordenaba que instalada la Junta, una expedición de 500 hombres debería dirigirse a las "provincias interiores del reino" para auxiliarlas. La Expedición seria costeada con los sueldos del ex virrey Cisneros, con fondos de los Tribunales de hacienda, de cuentas, renta de tabacos y con todo lo que la Junta, tenga por conveniente cercenar. El pueblo ratificó la representación por aclamación. *Se trataba de un acto revolucionario. Los nombres aparecieron como resultado de las " peticiones del pueblo" las que se encontraban avaladas por los cuerpos de ejército de la Capital. Las peticiones eran formuladas no sólo por lo la parte principal de la población sino que en ellas iba implícita la voluntad popular, principalmente de los cuerpos, armados así se lee: "por mí", el jefe de regimiento y a nombre de 600 regimiento, sin distingos entre otras peticiones componentes del El Ayuntamiento debe acceder ante la presión irresistible de los diferentes elementos que van concretando el hecho revolucionario y realizar la elección que se limita a ratificar los pedimentos o representaciones. Finalmente, la ratificación por aclamación significaba un verdadero plebiscito directo, una consulta inmediata. La expedición "auxiliadora" tenía por misión imponer el reconocimiento y aceptación de la Junta, incluso por la fuerza, no "auxiliar" a "las provincias del reino" En el interior la revolución no había prendido; trataban entonces, que en las capitales y ciudades principales se fueran formando juntas a la manera de Bs As que sincrónicamente, aparecería como JUNTA CENTRAL tal como fueran concebidas en España pero ocultándose bajo el disfraz como provincias del reino o de la máscara de Fernando la revolución por la independencia. El ACTA contiene una REGLAMENTACIÓN, compuesta de 11 puntos: 1º Se erige una junta de gobierno en el modo y forma de carácter provisional y aunque no lo diga expresamente hasta que se erija la Junta General del Virreinato. 132 En los hechos Esta JUNTA PROVISIONAL adquiriría el carácter de JUNTA CENTRAL 2º los miembros de la Junta deberían prestar juramento ante la sala capitular, comprometiéndose desempeñar fielmente sus cargos, conservar la integridad de los dominios de América a nuestro amado Soberano Fernando VII y sus legítimos sucesores y observar puntualmente las leyes del reino. Sus funciones se limitaban a gobernar en nombre de Fernando, conservar la integridad de los dominios y cumplir las leyes del reino; 3º La JUNTA era depositaria de la Autoridad Superior del Virreinato y debía ser reconocida por todas las corporaciones de la capital y su vecindario hasta que se erigiera la Junta General del Virreinato 4º La propia junta designaba a sus miembros para el caso de vacancia por renuncia, muerte, ausencia, enfermedad o remoción; 5º El CABILDO se reservaba el derecho de reasumir su autoridad para el caso de falta de cumplimiento de sus deberes por parte de la Junta, pudiendo proceder a la deposición con causa justificada. 6º La JUNTA debía preservar el orden y la tranquilidad pública y velar por la seguridad individual de todos los vecinos; 7º La JUNTA no podía ejercer el poder judicial, quedando éste reservado a la Audiencia, es decir, que había un principio de separación de poderes; 8º La JUNTA debía presentar y publicar mensualmente un estado de la administración de la Real Hacienda; 9º La JUNTA sólo podía imponer contribuciones o gravámenes previa consulta y conformidad del CABILDO 10º debía despachar circulares al interior para que los cabildos convocaran por medio de esquelas a la parte principal y más sana del vecindario para que eligieran los representantes que habrían de reunirse a la mayor brevedad en un Congreso en la Capital para establecer la forma de gobierno qué considerara más conveniente; 11º los representantes debían traer poder, jurando en el mismo "no reconocer a otro soberano que al Sr. Fernando VII y sus legítimos sucesores, según el orden establecido por las leyes y estar subordinado al gobierno que legítimamente los represente". 3. En la proclama de la Junta Provisional Gubernativa de la Capital del Río de la Plata a los habitantes de ella y de las provincias de su Superior mando se expresa, en síntesis, su adhesión y fidelidad a Fernando VII y sus legítimos sucesores en la corona de España, la conservación de la religión, la observancia de las leyes vigentes, la prosperidad y sostén de "estas posesiones", el afianzamiento de la tranquilidad pública y la consolidación de la obra emprendida. Ella se ajusta estrictamente a las Disposiciones Generales del Reglamento del 25 de Mayo, emanado del Cabildo, en ese mismo día de la asunción ya se hablaba del Superior Mando que ejercería sobre las Provincias. Debía ser reconocida como JUNTA SUPERIOR ó GENERAL. El texto no se presta a equívocos. Aún más, en el Bando del mismo día se ordena la subordinación a la autoridad establecida, la que usará de toda la energía suficiente para sostener con dignidad el sagrado depósito que el Pueblo le ha confiado castigando con rigor ti cualquiera que siembre desconfianza y recelos. 133 Si bien a continuación se expresa la obligación, por parte de los habitantes, de guardar decoro y veneración a la respetable figura de Cisneros y observar una estrecha unión entre todos, sin distingos de españoles europeos y americanos, se hace hincapié en la elección popular de los integrantes en la manifiesta voluntad de ejercer el poder sin delegaciones. Obsérvese que a Cisneros no se le da el trato de virrey o de ex virrey, sino se mencionan las consideraciones correspondientes a su carácter y a su distinguido patriotismo y que se apela al del cumplimiento, de las órdenes por parte de los alcaldes de barrio y de los oidores. El Cabildo quedaba marginado, no obstante las reservas que éste había manifestado a través de la cláusula 5ª del reglamento del 25 de mayo emanado del Cabildo, por la cual se reservaba la reasunción del poder para el caso de inobservancia de sus deberes por la Junta. 4. El Reglamento de la Junta del 28 de mayo, constituye un 1º intento de reordenamiento y separación de los poderes. Por él se determinaban las reglas y métodos para el despacho de los asuntos y los ceremoniales. El artículo 1 fijaba la residencia del presidente en la Real Fortaleza, y el horario diario de reuniones de la Junta; el 6, el trato de excelencia a la Junta, aunque sus miembros no tendrían tratamiento alguno en particular, el presidente recibiría en su persona el tratamiento y honores de la Junta, que eran los mismos que tenían los virreyes (arts. 7 y 8). Los asuntos de patronato se deberían dirigir en los mismos términos que a los virreyes, sin perjuicio de las exenciones a que Legalmente conduzca el sucesivo estado de la Península art 9 El derecho de petición por escrito o de palabra a la Junta o a sus vocales en particular podía ser ejercido por cualquier vecino, que también podía comunicar cuanto creyera conducente a la seguridad pública y felicidad del estado. Se crean dos departamentos o secretarías: la de hacienda y gobierno y guerra. Los asuntos concernientes a gobierno y hacienda se giraban a la Junta. para su tratamiento, por las oficinas respectivas (arts. 2 y 3). La secretaría del departamento de Hacienda quedaba a cargo cíe! doctor Juan José Paso, la del departamento de gobierno y Guerra a cargo del doctor Mariano Moreno. Los decretos de substanciación, las contestaciones dentro del territorio de la Capital, los asuntos de menor importancia y los de urgente despacho llevaban la firma del presidente autorizada por el respectivo secretario; en los negocios que deban ser decididos por la Junta, la formarán cuatro vocales con el presidente, pero en los de importancia (de alto gobierno) debían intervenir todos los miembros arts 4 y 5 Del análisis de este reglamento resulta: Aº la disposición de reglas para el funcionamiento de la Junta, la regulación -del despacha y clasificación de los asuntos atendiendo a su importancia, sí como los ceremoniales; Bº la consagración del derecho de. peticionar a las autoridades;., Cº la seguridad pública y la felicidad del Estado como fines de gobierno; Dº cierta división de poderes: ejecutivo y legislativo por la Junta, el judicial a cargo de la Audiencia y otros tribunales a establecerse (aunque no ''o diga, esto último surge del contexto y de los documentos del 25 de mayo, especialmente del reglamento de dicha fecha); Eº la división en departamentos de Estado con sus respectivas secretarías, para el tratamiento específico de las cuestiones que se presentaran; la creación de dos ministerios asignándoles funciones y creándoles responsabilidades. 134 En forma embrionaria tenemos aquí los dos temas de las constituciones de la época: los derechos y garantías y la organización de los poderes. En lo 1º al formular expresamente; el derecho de petición por escrito o palabra y la colaboración del pueblo para todo lo conducente «i la seguridad pública y felicidad del Estado; En lo 2º, a! fijar las funciones del presidente, vocales y estructurar el ejecutivo a través de departamentos y secretarías, o sea, en base a ministros encargados de diferentes Despachos.. El curso de la revolución se vio dificultado con motivo de la interpretación que se dio a las circulares dirigidas a las provincias, que estaban en pugna con las actas. Esto condujo a la constitución de la Junta Grande como gobierno ejecutivo y no como congreso, produciendo la caída del grupo impulsor de las reformas más sustanciales, tanto en lo institucional como en lo político o social. En efecto; según el acta del 25 de mayo en que fue nombrada la Junta se expresaba, en el punto 10 decía que se despacharían órdenes circulares a los Jefes del interior y demás a quienes correspondan, para que a través de los Cabildos fuera convocada la parte principal y más sana del vecindario para que, "formando un Congreso de solos los que en aquella forma hubiesen sido llamados elijan sus representantes y éstos hayan de reunirse a la mayor brevedad en esta capital para establecer la forma de gobierno que se considere más conveniente", En la cláusula 11 disponía que los representantes de cada ciudad o villa debían jurar fidelidad a Fernando 7º y sucesores y estar subordinados al gobierno que legítimamente les represente". Trata de representantes elegidos por los Cabildos para establecer la forma de gobierno más conveniente. La circular de Cisneros de fecha 26, por la cual comunica su abdicación y recomienda el envío de diputados a la Junta concuerda con la reglamentación del día 25 ya que manifiesta que a los fines de contribuir al orden, subordinación y unión de voluntades para conservar la integridad de los dominios a nombre de Fernando 7º se debían enviar inmediatamente a la Capital u los diputados autorizados con poderes necesarios, para que en Junta general determinen lo que deba practicarse. El número 1 de la Gaceta se hablaba de los diputados, los cuates formarían, con la Junta, el "plan de felicidad y perfección social" de los países americanos. Es decir, que estos documentos y muchos emanados de la Junta llevaban a la inequívoca conclusión que la convocatoria de los diputados se realizaba para formar un Congreso o "Junta General" para establecer la forma de gobierno más conveniente y no para incorporarse como gobierno con la Junta es decir, como una ampliación de gobierno, algo así como el paso cíe una Junta "chica" al de una Junta "grande". Sin embargo, en la circular de fecha 27 de mayo, cuya redacción se presta al equívoco, y no obstante tales claras determinaciones, se expresa que "los diputados han de irse incorporando en esta, junta conforme y por el orden de su llegada a la capital, para que así se hagan de la parte de confianza pública que conviene al mejor servicio del Rey y gobierno de los pueblos. Redacción en la cual la frase "han de irse incorporando" podría interpretarse como el aumento de la Junta con los diputados de provincias. De tal manera, y no obstante que el examen de los poderes de los diputados resulta claro, al ir incorporándose, conforme lo veremos más adelante lo harían, para formar gobierno, en contra de la letra y espíritu de las disposiciones expresadas. 135 El 1º intento de institucionalización a través de un Congreso o Junta General y, la 1ª Frustración en el camino de la organización del Estado. 6. Se ha discutido el carácter de la Revolución de Mayo, Para algunos autores se trataría de una situación que en el Plata reproducía la de España y resultaría así mera consecuencia de los acontecimientos de la Península. De esa manera, se trataría de un simple cambio de autoridades y del establecimiento de Juntas tal como se había hecho ante la invasión napoleónica: diferentes Juntas, luego la central, gobernando en nombre del rey cautivo. Otros lo tratarían de la lucha entre liberales y conservatistas, que se daba tanto en España como en América. Así, se niega la idea de una revolución a través de la denominada "máscara de Fernando" 3. También podría resultar Mayo —en el sentir de algunos otros autores- una especie de guerra civil entre españoles y criollos liberales cotí españoles y criollos conservadores. La negativa de autores pertenecientes a diferentes sectores a reconocer a Mayo como hecho revolucionario, creemos que se trata de una revolución no sólo por la independencia, sino también porque lo fue en las instituciones. ' Algunas decisiones de la Junta, quizás las más importantes, están en pugna con el orden político, jurídico y social de la época colonial. Sin entrar a la consideración del denominado "Plan de operaciones" atribuido a Mariano Moreno y objeto de larga controversia —que resultaría una especie de compendio o programa de acción revolucionaria4— se puede afirmar la significación de Mayo como revolución. Dice Carlos Alberto ERRO: Que como toda revolución, la de Mayo no se realizó instantáneamente, sino durante un proceso que duro algunos años. En 1813, al sancionarse las resoluciones de la famosa asamblea, alcanza un momento triunfal. Las diferencias entre el orden antiguo, el de la Colonia y el que Mayo promueve y establece en muy breve término, son bien marcadas como para que nadie pueda confundirse: antes la soberanía residía en el monarca, ahora reside en el pueblo; Mayo opone la democracia y la libertad al absolutismo teocrático como se ve el cambio no es pequeño. Profunda mutación, en verdad, Mayo no sólo afirma la soberanía del pueblo sino que establece simultáneamente las garantías necesarias para las libertades esenciales del hombre, sin las cuales lo impuesto por la mayoría oprobio y arbitrariedad, y legitima la rebelión... Es decir, que para considerar a Mayo como hecho revolucionario se lo debe tomar a través de un proceso "que, por supuesto, no comienza ni termina en 1810.! Dejaremos para más adelante la referencia a los documentos que, trasuntando una voluntad de cambios y dé esencia revolucionaria, en contra del orden de la época colonial, revelan la existencia de un nuevo orden revolucionario. PENSAMIENTO MARIANO MORENO El pensamiento político institucional de Mariano MORENO fundamenta las resoluciones más importantes de este período. Ante todo y por la relación intima con nuestros temas, debemos referimos a las ideas constitucionales de Moreno. Ellas se revelan, no sólo a través de la mayor parte de sus escritos, sino especialmente en lo referidos a "las miras del Congreso que habrá de convocarse, esto es, al significado que para él tenía la reunión de diputados del interior Los artículos de La Gaceta, aparecidos en octubre y noviembre de 1810 tratan del Congreso convocado y de la Constitución del Estado. 136 El 1º de ellos el 28 de octubre se refiere a la reunión de diputados para reglar el estado político de las provincias. Se particulariza a la reunión NO para formar un gobierno con los diputados que se fueran incorporando sino para constituir al Estado. Los términos son inequívocos. En su pensamiento se trata de una verdadera .asamblea constitucional o legislativa cuya finalidad sería la de otorgar una constitución bien calculada para, asegurar la felicidad del destino fu turo, formada por los votos de todos los pueblos. Piensa que ya estaban dadas las condiciones necesarias como para dictar una constitución basada en el pacto social, ya que: ...La usurpación de un caudillo, la adquisición de un conquistador, la accesión o herencia de una provincia han formado eso grandes imperios en quienes nunca obró el pacto social, y en que la fuerza y dominación han subrogado esas convenciones, de que deben los pueblos derivar su nacimiento y constitución". Piensa que en estas regiones existen poblaciones regularos y civilizadas, libres de enemigos exteriores. Sofocadas por la energía de !a Junta de disensiones internas, se darán circunstancias aptas como para no perturbar la libertad y sosiego de los electores. Sobre los derechos y responsabilidades de los pueblos: Es justo que los pueblos esperen todo bueno de sus dignos representantes; pero también es conveniente que aprendan por sí mismos, lo que es debido a sus intereses y derechos. Felizmente se observa en nuestras gentes, que sacudido el antiguo adormecimiento manifiestan un espíritu noble dispuesto para grandes cosas y capaz de cualesquier sacrificio que conduzcan a la consolidación del bien general. Todos discurren ya sobre la felicidad pública, todos experimentan cierto presentimiento de que van a alcanzarla prontamente; todos juran allanar con su sangre los embarazos, que se opongan a su consecución; pero quizá no todos conocen en qué consiste esa felicidad general a que consagran sus votos y sacrificios y desviados por preocupaciones funestas de los verdaderos principios a que está vinculada la prosperidad de los estados, corren el riesgo de muchos pueblos, a quienes una cadena de la más pesada esclavitud sorprendió en medio del placer, con que celebran el triunfo de su naciente libertad" Propugna la representatividad popular para establecer instituciones libres y con la finalidad del bien común y la prosperidad del Estado, que no es otra cosa que la promoción del Bien General También observa de qué manera la administración pública, en manos de los patriotas, ha progresado y tendido a la formación de instituciones con espíritu renovado, dando el supuesto del anterior orden que sólo creía en la eficacia de los empleos en manos de los españoles peninsulares; en cambio de vegetar en la oscuridad y el abatimiento, los hijos del país velaban por la felicidad general. Para Moreno no hay premio mejor, para el hombre público que la confianza y estimación de los conciudadanos. El bien general debe ser objeto de los desvelos del gobernante y el pueblo no debe contentarse solamente con el bien obrar de sus representantes, sino que debe exigirle las mejores virtudes, pero ello no es suficiente, ya que sus actos deben ser reglados a través de una constitución 137 Afirma que ante la justa emancipación de América, los países deberán ser elevada la dignidad de estados, rompiendo así su dependencia colonial: "Hay muchos que fijando sus miras en la justa emancipación de la América, a que conduce la inevitable pérdida de España, no aspiran a. otro bien que a ver rotos los vínculos de una dependencia colonial y creen completa nuestra felicidad, desde que elevados estos países a la dignidad de estado, salgan, de la degradante condición de un fundo usufructuario, a quien se pretende sacar toda la substancia sin interés alguno en su beneficio y fomento. Es muy glorioso a los habitantes de la América verse inscriptos en el rango de las naciones, y que no se describan sus posesiones como factorías de los españoles europeos, pero quizá no se presenta situación más crítica para los pueblos que el momento de su emancipación.. En 2º artículo, de fecha 2 de noviembre 1810, Moreno se refiere a los medios para el logro de la constitución; habla del respeto a las naciones, las que se colocan así en un pie de igualdad Jurídica internacional. La grandeza del país, por otra parte, se logrará a través de la virtud y del trabajo, en la seguridad de las personas, la conservación de los derechos, los deberes .del magistrado, los límites de la obediencia, en un sistema comercial .que rompa con el monopolio, en el ordenamiento jurídico, en el tratamiento igualitario a las personas y en la legislación que favorezca a los radios; ¿ Cómo debería ser la Constitución ? Se preguntan Si América puede tener una constitución firme, digna de ser reconocida por las demás naciones; en tal caso, si puede una parte del territorio americano por medio de sus legítimos representantes establecer el sistema legal de que carece o si debe esperar para ello a la constitución de una nueva asamblea en que toda América se de Reyes a sí misma. Es decir, si puede existir una constitución limitada a una parte del territorio o si por lo contrario, una constitución general para toda América. Más que la bondad de la ley dice debe asegurarse su observancia; es difícil afirmar los principios die una administración interior libre de corrupción y tal sería la 1ª obra del Congreso: instaurar leyes estables que sean obedecidas ciegamente por los magistrados y, de tal manera, el ciudadano obedecerá a su vez a los probos y dignos magistrados. Las formas absolutistas incluyen defectos gravísimos, por lo que en la constitución debería establecerse un equilibrio en los poderes. Así sería posible obtener, a la vez, una justa medida entre dos extremos: el despotismo y la anarquía. La Constitución quedaba legitimada, además, por el hecho de la disolución de la Junta Central en España, que gobernaba en nombre del monarca, y de tal manera se restituía a los pueblos la plenitud de los poderes, ya que el cautiverio del rey había dejado acéfalo al reino y "sueltos los vínculos que lo constituían centro y cabeza del cuerpo social". Se afirma que no sólo cada pueblo reasumió la 'autoridad que de consumo habían conferido al monarca sino que cada hombre debía considerarse en el estado- anterior al pacto social del cual deriva* las obligaciones que ligan al rey con sus vasallos. Los vínculos que unen el pueblo al rey —sostiene— son distintos a los que unen a los hombres entre sí y de tal manera: “un pueblo es pueblo, antes de darse a un rey; y de aquí es que aunque las relaciones sociales entre los pueblos y el rey quedasen disueltas o suspensas por el cautiverio de nuestro 138 monarca, los vínculos que unen a un hombre con otro en sociedad quedaron subsistentes, porque no dependen de los primeros; y los pueblos no debieron tratar de formarse pueblos, pues ya lo eran; sino de elegir una cabeza, que los rigiese, o regirse a sí mismos según las diversas formas con que puede constituirse íntegramente el cuerpo moral. . Mi proposición sé 'reduce a que cada individuo debió tener en la constitución del nuevo poder supremo, igual parte a la que el derecho presume en la constitución primitiva del que había desaparecido. . ." Moreno propugnaba el principio de igualdad de todos los Pueblos La Junta era de carácter provisional y su duración quedaba limitada hasta la celebración del Congreso, que debía instalar un gobierno firme ya que Buenos Aires con su pueblo, siempre grande, siempre generoso, siempre justo en sus resoluciones no quería usurpar los derechos de los demás pueblos Pero el Congreso convocado no podía reducir sus tareas a la elección de personas que subrogasen al antiguo gobierno, sino que debía ser depositario de la soberanía, y por lo tanto fijar la constitución y forma de gobierno. La soberanía de un pueblo –expresaba- nunca ha consistido sino en la voluntad general del mismo y siendo la soberanía indivisible e inalienable nunca ha podido ser propiedad de un hombre solo y, por lo tanto, los gobernantes resultan ejecutores y ministros de las leyes que la voluntad general ha establecido. Ante la separación de Fernando 7º de su reino y su imposibilidad para ejercer la corona; disuelta la Junta Central, la cual se había constituido para llenar la falta de monarca; suspendido el Consejo de Regencia por no haber manifestado títulos legítimos de su inauguración el Congreso tenía que nombrar al " Jefe que vela sobre los demás, el que concentra las relaciones fundamentales del pacto social y el que ejecuta los altos intereses de la soberanía del pueblo". El Congreso, debía tener carácter constituyente, tendría poder originario para organizar los poderes constituidos. Ante la TESIS sostenida del Congreso General del 22 de mayo: "la autoridad del monarca retrovertió a los pueblos por el cautiverio del rey; pueden pues aquellos modificarla o sujetarla a la forma que más les agrade, en el acto de encomendarla a un nuevo representante: éste no tiene derecho alguno, porque hasta ahora no se ha celebrado con él ningún pacto social; el acto de establecerlo, es el de fijarle las condiciones que convengan al instituyente y esta obra es lo que se llama CONSTITUCIÓN del ESTADO El artículo del 28 de noviembre, volviendo sobre el tema de si puede una parte de América por sí establecer su gobierno o por el contrario, esperar una Asamblea general que reúna todos los territorios, se pronuncia por el 1º temperamento, entendiendo que sería una quimera pretender que todas las Américas españolas formen un solo estado. En cuanto a la Confederación reconoce que es el mejor sistema, pero resulta muy difícil establecerlo para América ¿dónde se formará esa gran dieta, ni cómo se recibirán instrucciones de pueblos tan distantes -se pregunta- para las urgencias imprevistas del estado? Es deseable que las provincias reduciéndose a los límites que hasta ahora han tenido formasen separadamente la constitución conveniente a la felicidad de cada una; que llevasen siempre presente la justa máxima de auxiliarse y socorrerse mutuamente y que reservando para otro tiempo todo sistema federativo, que en las presentes circunstancias es inverificable, y podría ser perjudicial, tratasen solamente de una alianza estrecha, que sostuviese la fraternidad que debe reinar siempre y que únicamente puede salvamos de las 139 pasiones interiores que son el enemigo más terrible para un estado que intenta constituirse, que los ejércitos de las potencias extranjeras que se le opongan. 2. De lo expuesto surge con claridad un pensamiento que se orienta nacía la institucionalización del país a través de una constitución; pensaba que a través de la constitución estable podrían darse las líneas de un estado bien organizado. Es así que las líneas de tal pensamiento son coherentes; no obstante la invocación a Fernando VII es indudable que se pretendía la independencia: la denominada "máscara" con que los patriotas ocultarían sus intenciones —negada por algunos autores— fue arrojada y hecha trizas en poco tiempo, pero es bueno establecer un distingo entre los elementos moderados, que sólo deseaban —no obstante pretender también la independencia— tímidas reformas del orden colonial y los elementos resueltamente reformistas, que llegaban en algunos casos a profundizar la revolución por la independencia. No creemos, que Moreno, como lo pretende DE CANDIA, fuera una especie de liberal español trasplantado cuyas ideas no eran separatistas. Una cosa es que la mayoría pudiera adherir a la monarquía que no era precisamente Fernando, sino la idea de los planes de coronación de la princesa Carlota otros y otra, bien distinta, el proyecto de separación, que podía realizarse por diferentes caminos. ] Es cierto que muchos integrantes de la Junta ni siquiera adherían a ideas liberales, por entonces corrientes en Europa en numerosos sectores; en tanto otros ahincaban en la posibilidad de cambios profundos. Si bien podría expresarse que la guerra había comenzado, por la implantación de juntas, por un régimen autonómico mediante juntas, casi de inmediato se vio que no se trataba solamente de eso, sino de una lucha por la independencia. Dentro de esos lineamientos había tendencias que no tardarían en eclosionar y Moreno aparecía, frente a los elementos moderados, como un espíritu revolucionario. Es evidente que los actos de la Junta, su acción inmediata, la violencia del choque con las autoridades del Antiguo Régimen: Virrey, audiencia, cabildo, indican la voluntad de independencia y para el sector más esclarecido, de profundas reformas, desde un punto de vista institucional, las miras del Congreso a convocarse, a través de los escritos glosados de Moreno, tenían el sentido inequívoco cié dictar una constitución que habría de regir al estado. La quedaba retrovertida, residía en la voluntad -general conforme con la doctrina contractualista; el pueblo readquiría sus derechos originarios: y, de tal manera, elegía sus representantes. Por otra parte, esta constitución a adoptarse debía basarse en una rigurosa división de los poderes constituidos. Todos los individuos debían gozar de derechos individuales basados en los principios de igualdad y libertad, igualdad ante la ley, libertad de peticionar á las autoridades, de emisión de las ideas por medio de la prensa, de defensa en juicio para garantizar la persona y los derechos. El pueblo tiene derecho a saber la conducta, de sus representantes: "..El pueblo tiene derecho a saber la conducta de sus representantes y el honor ~dé éstos se interesa en que todos conozcan la execración con que miran aquellas miserias y misterios inventados por el poder para "cubrir los delitos..."14. 3. Pero al mismo tiempo no cabe duda que el gobierno ejerce el poder pur representación del pueblo y la fuerza de ese poder es inequívoca: "desde que depositasteis el poder en nuestras manos quedaron las vuestras ligadas a la obediencia", se lee. 140 Y asimismo: ".. .siendo la base principal del orden felizmente restablecido la confianza del pueblo en sus magistrados y el respeto y puntual obediencia a sus determinaciones y mandatos, se ordena la subordinación a la autoridad nuevamente establecida, en inteligencia que ésta usará de toda la energía- conveniente para sostener con dignidad el sagrado depósito que el pueblo le ha confiado, castigando con rigor a cualquiera que siembre desconfianza o recelos"1-"'. Esta autoridad se haría sentir no solamente con la expedición de ejércitos libertadores, la represión de la rebelión cordobesa, las medidas de seguridad para afianzar las determinaciones de la Junta, sino también en las dictadas para liquidar el régimen colonial e instaurar "un nuevo régimen", mediante la defenestración de las autoridades y de la lucha en contra de las instituciones precedentes: expulsión del ex virrey y de los miembros de la Audiencia 22 de junio, remoción de los miembros del Cabildo, "por los repetidos ultrajes que han inferido a los derechos de este pueblo", ya que reside en la Junta la representación inmediata del pueblo y no en el Cabildo, etcétera. En el Manifiesto de la Junta con motivo de la conspiración dé Córdoba, se dice que el objeto de nuestro culto político es el de la constitución nacional y se agrega: "..Como toda mudanza de gobierno es una revolución, en que el vasallo pueda tal vez atacar la constitución en sus bases fundamentales, no habría sido un crimen que los Jefes de las provincias se reservasen a la primera iniciativa de esta Junta; ellos .pudieron tomar tiempo para examinar y cerciorarse de los principios constituyentes del gobierno y calidad de sus intenciones, precaviéndose de una conformidad poco meditada. . . Los pueblos han podido establecer legítimamente un gobierno provisorio, y manifestada su voluntad en favor del nuestro revestía éste el sagrado carácter de una constitución nacional, cuyo trastorno debe clasificarse por el más grave de los delitos. . . No pueden atacarse impunemente los derechos de los pueblos. En los particulares subditos es un crimen de traición; pero en los magistrados y autoridades es la más enorme y sacrilega violación de la fidelidad, que deben a la confianza pública, y a las leyes constitucionales de sus empleos. Las autoridades todas derivan en su primer origen de los pueblos el poder que sobre ellos ejercen y por una ley suprema, que es la suma de todas las instituciones políticas, es manifiesto que no lo confirieron para que abusando en su ejercicio lo convirtiesen en destrucción del mismo, de quien lo ha recibido. . . No hay arbitrio. Es preciso llenar dignamente este importante deber. Aunque la sensibilidad se resista, la razón suma ejecuta, la patria imperiosamente lo manda. A la presencia de estas poderosas consideraciones, exaltado el furor de la justicia, hemos decretado el sacrificio de estas víctimas a la salud de tantos millares de inocentes. Solo el terror del suplicio puede servir de escarmiento a sus cómplices. Las recomendables cualidades, empleos y servicios, que no han debido autorizar sus malignos proyectos, tampoco han podido darles un título de impunidad, que haría, a» los otros rilas' indolentes. . ." ir. 4. De lo transcripto surge, por sobre los 'episodios quedan lugar a la represión que, en términos entonces en boga constituye castigo ejemplar la existencia de principios que consolidarían él concepto' de estado independiente, pese a la reiteración dé fidelidad a Fernando VII; ello se observa, sin mayores explicaciones, a través de las frases subrayadas, que hablan de las ''bases fundamentales de la constitución de los principios constituyentes del gobierno"; de ley suprema, de los derechos de los pueblos y también de la defensa enérgica "y violenta de esos principios. 141 Existe, una coherencia significativa en todos los documentos analizados desde un punto de vista institucional En el prólogo de! Contrato social de ROUSSEAU surge nítidamente el pensamiento cíe Moreno: la instalación del gobierno provisorio en Buenos Aires ha producido una "feliz revolución en las ideas"; se aspira a la concreción de una constitución duradera que restituya a los pueblos sus derechos, "poniéndolos al abrigo de nuevas usurpaciones". Es decir, El nuevo gobierno resulta portaestandarte de principios sustancialmente diferentes a los del régimen anterior. Es significativo el reiterado empleo de la palabra "constitución" o la de revolución" Tales términos, ¿en él pensamiento de Moreno, significan llevar adelante la independencia y a través de este hecho, la "revolución en las 'ideas" ( programa político a través del "plan", iluminismo, contractualismo, reformas liberales, sentido democrático y republicano). Se busca la consolidación del "bien general", la "reforma particular en cada ramo", las "ventajas de la constitución" y el interés por su defensa como si fuera un bien propio y personal. ¿Cómo se llega a estas finalidades?: sólo un régimen en el que imperen la igualdad y la libertad permite aprehenderlas. La obra — dice— es imposible en pueblos que han nacido para la esclavitud o que sean ignorantes de sus propios-derechos; el pacto social resulta la única raíz y origen de la obediencia, no reconociendo a los jefes como emisarios de la divinidad. Los decretos de fechas 3 y 6 de diciembre, sobre exigencia de la ciudadanía para ejercer empleos y suprimiendo los honores que se tributaban al presidente de la Junta, tienen claro significado; afirman el sentido de la independencia y los principios de igualdad y austeridad propios de la forma republicana de gobierno. Por el primero se determina que desde la fecha de su promulgación ningún tribunal, corporación o jefe civil, militar o eclesiástico, conferirá empleo público a persona que no haya nacido en estas provincias; toda pretensión de empleo sería rechazada sin acreditarse fehacientemente el hecho del nacimiento a través de la fe de bautismo, exceptuándose de las prohibiciones a los empleados europeos que ejercieran los cargos con antelación; los ingleses, portugueses y demás extranjeros que no estén en guerra con nosotros ( es decir, que los españoles quedan como extranjeros y sin alcanzarle excepción alguna, por estar en guerra con el país» podrían gozar de los derechos de ciudadanos, protegidos por el gobierno en cuanto se dedicaran a "las artes y a la cultura de los. campos". Este decreto tuvo-efímera duración, ya que el 26 de diciembre, luego de la renuncia de Moreno, fue modificado sustancialmente, no comprendiéndose en él a los españoles europeos; sus fundamentos hablaban de una política totalmente distanciada del ímpetu impreso por Moreno y que daría por resultado las vacilaciones y el oportunismo que caracterizarían más tarde la acción de diferentes gobiernos. ALGUNOS DOCUMENTOS de la JUNTA que IMPLICAN VOLUNTAD de CAMBIOS 1. De entre los documentos que trasuntan una voluntad de cambios y los de esencia revolucionaria, algunos de los cuales hemos analizado precedentemente, debemos referirnos en particular al de fecha 6 de diciembre, sobre supresión de honores que se tributaban al presidente de la Junta. Por sobre el anecdotario y las circunstancias que conducen a la formalización del decreto, obra de Moreno, se condensa en él un verdadero ideario republicano. El decreto, firmado por Saavedra pese a su disgusto, provocó un enfrentamiento total entre las dos fracciones de la Junta. Saavedra expresa que el decreto tenia por objeto provocar una 142 ruptura, que no pudo llevarse a cabo por contar, el presidente de la Junta con la mayoría de, los cuerpos, excepto el de la Estrella. Y .así manifiesta Moreno "tiró el decreto, que pasó a la imprenta para que se imprimiese" y para "no dar lugar a escándalos" lo firmó M. La cierto es que de inmediato Saavedra se puso al ataque y, hombre de alcances no muy amplios, trabajó en favor de la incorporación de los diputados a la, Junta —con objeto de liquidar la preponderancia del grupo morenista, que estaba decidido llevar a cabo la profundización de la revolución por la independencia—. En primer término se ganó la voluntad del deán Gregorio Funes que, se transformaba en el vocero de los representantes del interior 2. El decreto, fue la piedra de toque para afirmar el ideario revolucionario y también el revulsivo pura que de inmediato se unieran las fuerzas conservatistas en sus diversas expresiones, con el evidente objeto de evitar que la revolución siguiera su curso. El decreto a que nos referimos está precedido de extensos considerandos, importando ellos mucho más que la parte resolutiva; los consideran dos son de carácter general, la parte resolutiva se refiere a un hecho. concreto ( el brindis del capitán Duarte) que provocó las medidas que subsiguientemente se toman. En los considerandos de! decreto se sientan las siguientes premisas: a) el magistrado o gobernante vale por sus títulos legítimos, no por los homenajes que se le tributan, ni por sus condecoraciones; b) todos los habitantes son iguales ante la ley y esa igualdad alcanza a los gobernantes o magistrados que sólo se distinguen de los demás en el acto de ejecutar la ley y ejercer sus funciones; c) la confusión de las virtudes de los magistrados con el aparato exterior que los rodea es serial distintiva de los pueblos esclavizados o tiranizados; d) una constitución "justa y liberad" debe dictarse para un estado en el cual se respeten las virtudes y no los galones; e) la igualdad es un don que raras-veces-se da y que también en pocas ocasiones los habitantes la merecen por cuanto ella, como la libertad, debe ser ganada en una lucha constante; f) el respeto a la magistratura se determina a través de las decisiones justas, de la firmeza de los hombres justos e incorruptibles, de las virtudes ciudadanas y por las formas exteriores o los homenajes; g) la subsistencia de pompas y homenajes al presidente de la Junta se debió exclusivamente a razones de tipo político, pero quedaba entendido que la Junta iba contra el viejo orden de cosas personificado en los virreyes y las escoltas que le rendían pleitesía; h) la libertad debe concretarse y realizarse en los hechos; ella no consiste en simples declamaciones y compete al gobierno afirmar la libertad esencial del ser humano; i) la libertad no puede existir sin la igualdad; j) aun sin decirlo expresamente, se concretan principios republicanos: austeridad propia de la forma republicana de gobierno, el ciudadano libre suplanta al subdito, se afirman los derechos inalienables del pueblo^ el pueblo ejerce sus derechos A través de sus representantes; k) el gobierno es esencialmente emanación del pueblo y los jefes adquieren el carácter de "jefes populares". 143 3. a) En los siguientes fragmentos del decreto ( considerandos ) señala que el gobernante vale por sus títulos legítimos y no por los homenajes que se le tributan: "Que comparación tiene un gran pueblo de esclavos, que con su sangre compra victorias, que aumenten el lujo, las carrozas, las escoltas de los que lo dominan, con una ciudad de. hombres libres, en que el magistrado no se distingue de los demás sino porque hace observar las leyes y termina las diferencias de sus conciudadanos. Todas las clases del estado se acercan con confianza a los depositarios de la autoridad porque en los actos sociales han alternado francamente con todos ellos... y sin embargo no mengua el respeto a la magistratura, porque sus decisiones son dictadas por la ley, sostenidas por la constitución y ejecutadas por la inflexible firmeza de hombres justos e incorruptibles...". b) La. igualdad ante la ley: "Si deseamos que los. pueblos sean libres, observemos religiosamente el sagrado dogma de la igualdad. Sí me considero igual a mis conciudadanos, por qué me he de presentar de un modo que les enseñe que son menos que yo. Mi superioridad sólo existe en el acto de ejercer la magistratura qué se me ha confiado; en las demás funciones de la sociedad soy un ciudadano, sin derecho a "otras consideraciones, que las que merezca por mis virtudes." c) La confusión de las virtudes de los magistrados con el aparato exterior que los rodea es señal distintiva de los pueblos tiranizados o esclavizados: "Privada la multitud de luces necesarias para dar su verdadero valor a todas las cosas, reducida por la condición de sus tareas a no extender sus meditaciones más allá de sus primeras necesidades, acostumbrada a ver los magistrados y jefes envueltos en un brillo que deslumbra a los demás, y los separa de su inmediación; confunde los inciensos y homenajes de la autoridad de los que los disfrutan; y jamás se detienen en buscar al jefe por los títulos que lo constituyen, sino por el voto y condecoraciones con que siempre lo ha visto distinguido. De aquí es, que el usurpador, el déspota, el asesino de su patria arrastra por una calle pública la veneración y respeto de un gentío inmenso, al paso que carga la excecración de los filósofos y las maldiciones de los buenos ciudadanos; y de aquí es, que a presencia de ese aparato exterior precursor seguro de castigos y todo género de violencias, tiemblan los hombres oprimidos, y se asustan de sí mismos, si alguna vez el exceso de opresión les había hecho pensar en secreto algún remedio...". d) ¿A qué debe tender la Constitución?: ".. .correrían aquellos países felices, en que una constitución justa y liberal da únicamente a las virtudes el respeto que los tiranos exigen para los trapos y galones. e) Para convivir bajo el dogma de la igualdad: "...y dejando anegados a los depósitos en el fiero placer de haber asolado las provincias con sus opresiones, vivirían l*ajo el dulce dogma de la igualdad, que raras veces posee la tierra, porque raras veces lo merecen sus habitantes". .* f) El respeto n la magistratura se determina a través de decisiones justas: ...dictadas por la ley, sostenidas por la constitución y ejecutadas por la inflexible firmeza de hombres justos e incorruptibles..." g) La subsistencia de los honores dispensados a los virreyes, que encarnaba el "antiguo régimen", se debía a razones de -tipo-, político, toda vez que: "se avergonzaría la Junta y se consideraría acreedora a la indignación de este generoso pueblo, si desde los. primeros momentos de su instalación hubiese desmentido una sola vez los .sublimes principios que ha .proclamado. 144 Es verdad que consecuente a la acta de su erección, decretó al Presidente en orden del 28 de mayo los mismos honores que antes se habían dispensado a los virreyes; pero este fue un sacrificio transitorio de sus propios sentimientos, que consagró al bien general de este pueblo. La costumbre de ver a los virreyes rodeados de escoltas y condecoraciones, habría hecho desconocer el concepto de la nueva autoridad, si sé presentaba desnuda de los mismos realces; quedaba entre nosotros y virrey depuesto: quedaba una audiencia formada por los principios de divinización de los déspotas; y el vulgo, que solo se .conduce por lo que ve, se resentiría de que sus representantes no gozasen el aparato exterior de que habían disfrutado los tiranos, y se apoderaría de su espíritu la perjudicial impresión, de que los jefes populares no revestían el elevado carácter de los que nos venían de España. Esta consideración movió a la Junta a decretar honores al presidente, presentando al pueblo la misma pompa del antiguo simulacro, hasta que repetidas lecciones lo dispusiesen a recibir, sin riesgo de equivocarse, el precioso presente de su libertad...". Se sostiene que "se mortificó bastante la moderación del presidente con aquella disposición, pero fue preciso ceder a la necesidad..." lo que, evidentemente, no era así, pues Saavedra no disgustaba de las pompas y honores, pero se nota a las claras que era un impacto directo que fue soportado muy bien por el presidente de la Junta, que estaba dispuesto a tomarse la revancha por cualquier medio, lo que efectivizó casi inmediatamente. La continuación —agrega Moreno— de un aparato que pertenecía al antiguo régimen, era muy arriesgada, pues "los hombres sencillos creerían ver un virrey en la carroza escoltada, que siempre usaron aquellos jefes". h) La libertad deba concretarse en los hechos; no consiste en palabras ni puede existir en los papeles solamente: "La libertad de los pueblos no consiste en palabras, ni debe existir en los papeles solamente. Cualquier déspota puede obligar a sus esclavos a que canten himnos a la libertad; y ese cántico maquinal es compatible con las cadenas y opresión de los que lo entonan..." i) La libertad tío puede existir sin la igualdad: "Si: deseamos que los pueblos sean libres, observemos religiosamente el sagrado dogma de la igualdad." j) En el decreto se concretan principios republicanos: se postula la austeridad, propia .de la forma republicana de gobierno; se - emplea la palabra ^ciudadano* y "conciudadano" en reemplazo de "subdito": estos conciudadanos han depositado provisoriamente su autoridad en manos de hombres sin pensamientos de ambición o tiranía; el pueblo ejerce sus derechos a través de sus representantes, se tiende al "bien general" del pueblo, se afirman sus derechos inalienables; se sostiene, además, la necesidad de la opinión pública: "el pueblo no debe contentarse con que seamos justos, sino que debe tratar" de que seamos forzosamente", nadie podrá burlarse de los derechos de los pueblos; debe consultarse el "espíritu público", la necesidad de que el pueblo conozca y juzgue las determinaciones de sus representados. Ya se ha quitado la Junta, a través de este decreto, la máscara de Femando desde sus raíces: se cita a España, pero no se habla en los considerandos de "metrópoli"; los virreyes, la audiencia, las demás instituciones del antiguo régimen consagraban situaciones-injustas .y despóticas; no existen diferencias entre los hombres; el ciudadano recibe el bien de la sociedad por sus virtudes y no por sus entorchados u oropeles. 145 k) El gobierno es, así, y ya sin eufemismos, emanación de la voluntad popular; es representante del pueblo, de su voluntad general, de los ciudadanos; los jefes no lo son por gracia de la autoridad, se transforman como se expresa en el decreto, en jefes populares. Aquí estamos ante términos muy precisos: existe el hecho de la independencia, aunque expresamente no se lo diga; existe una revolución contra el antiguo régimen, que no va ni se detiene ante algunas reformas de tipo liberal, sino que va más a fondo y propugna reformas sustanciales en pugna con los moldes de la sociedad colonial y de la sujeción u la corona española. No se trata dé una mera afirmación de principios liberados, sino también, a nuestro juicio, de la profundización de la revolución por la independencia. La parte resolutiva del decreto no ofrece el atractivo de los considerandos en los cuales, por sobre la anécdota, campean claras ideas que encaminan el proceso hacia altas finalidades. En el articulado del decreto se expresaba que existiría absoluta, perfecta e idéntica igualdad entre el presidente y los demás vocales de la Junta, sin más diferencia que el orden numerario y gradual de los* asientos, teniendo honores militares y escolta solamente en netos de ceremonia; el presidente ni miembro -alguno de la Junta en particular revistirian carácter público, ni tendrían comitiva, escolta o aparato que los distinga de los demás ciudadanos y sus esposas no disfrutarán de prerrogativas. Asimismo se establece que todo oiicio, decreto u orden de la Junta debería ser firmado por cuatro miembros por lo menos y el respectivo secretario, requisito ineludible, responsabilizándose a los funcionarios de su observancia. Se. prohibe todo brindis o aclamación en favor de cualquier integrante de la Junta; se ordena el retiro de centinelas del palacio, dejándolos solamente en los bastiones de la fortaleza; se ordena el libre acceso de los ciudadanos a las ceremonias públicas, etc. El artículo 11 se refiere especialmente al episodio que desencadenara los ulteriores acontecimientos, el brindis del capitán Anastasio Duarte, con que "ofendió la probidad del presidente" por lo cual debía perecer en el cadalso, pero dado su estado de embriaguez se le perdonaba la vida, por cuanto "un habitante de Buenos Aires ni ebrio ni dormido debe tener impresiones contra la libertad de su país*. Pero, repitamos, esto es la anécdota, no es lo fundamental. Aquí, con el decreto de supresión de-honores del presidente, se profundizaba la revolución, se la llevaba adelante con todas sus consecuencias. Ello condice con el pensamiento de la. facción morenista cuyas ideas hemos puesto de resalto. Por lo demás coincide, en líneas generales, con el "Plan de. Operaciones" cuya autenticidad nosotros aceptamos» por guardar coherencia con ese pensamiento y la acción política desplegada. IV. LAS DISIDENCIAS EX EL SENO DE LA JUNTA, LA CRISIS DEL 18 DE DICIEMBRE Y LA JUNTA GRANDE Las divergencias dentro del seno de la Junta se hicieron muy profundas y ello era inevitabIe Puntos de vista sustancialmene opuestos con referencia a los problemas institucionales, separaban a sus miembros seguidores. Tradicionalmente se habla de una fracción CONSERVADORA cuya cabeza sería Saavedra y otra Liberal o Revolucionaria sería Moreno. Autores adelantan conclusiones y hacen arrancar desde este momento el nacimiento de las grandes facciones que dividen a los argentinos durante largo tiempo: federales y unitarios y sin 146 mayor análisis o detenimiento, basado en fragmentos aislados o en hechos sin relacionar, colocan Saavedra como liderando a los futuros federales y a Moreno a los futuros unitarios. Ello es inexacto; Saavedra no era ni por asomo federal, sus ideas eran de limitado alcance, fue hombre de acción, militar por antonomasia, que definió situaciones difíciles; más que hombre del interior lo era de un pueblo del altiplano, con un temperamento muy diferente al de los hombres de Buenos Aires o del litoral y si bien llega a ser jefe, conjuntamente con Funes de los hombres del interior, sólo lo fue por su enfrentamiento con Moreno, situación que venía desde lejos, incluso desde los días de enero de 1809 en que ambos ocuparon posiciones distintas. Su carrera militar comienza como comandante graduado de teniente coronel, en el cuerpo de Patricios Urbanos, en 1806, llegando a coronel el 9 de junio de 1810 y brigadier del ejército el 14 enero 1811. Adhirió desde temprano a la causa de la independencia, actuó con firmeza aunque con suma prudencia y, según nos lo refiere en sus Memorias, frenó a los espíritus más exaltados esperando el momento oportuno para "que las brevas madurasen".Finalmente, también según lo manifiesta, hizo lo posible para declinar el cargo de presidente de la Junta, "no sólo por la falta de experiencia, y de luces para desempeñarlo; sino también porque habiendo tan públicamente dado la cara en la revolución de aquellos días. No quería se creyese habia tenido el particular interés de adquirir empleos y honores por aquel medio En los primeros meses continua diciendo Saavedra reinó la armonía y concordia entre los miembros de la Junta; el bien general de llevar adelante la revolución, propagarla a todos los pueblos y provincias, atraerlas por los medios de la persuasión y convencimiento era lo que llamaba y ocupaba las atenciones de sus individuos", pero al llegar los diputados del interior, comenzó una época de intrigas y calumnias que se coronarían con el famoso incidente del banquete y el decreto de supresión de honores que no obstante ser firmado por Saavedra, es tratado por éste de "arbitrario y degradante. La firma del Presidente habría evitado la eclosión de un movimiento de la tracción morenista. Lo cierto es que Saavedra -lo veremos más adelante— apoyó a los diputados del interior, se transformó en portaestandarte de la Junta Grande, apoyando al Deán Funes y, a su vez, logrando el apoyo de éste, con lo que obtuvo la derrota de Moreno y su fracción. No hay nada, dentro del proceso histórico de este tiempo, que autorice a pensar en un Saavedra adherido a principios federales. Aún siendo fiel a los principios de Mayo sólo los concebía como la realización de un cambio de autoridades; dispuesto a poner sus fuerzas al servicio de los patriotas, no iba más lejos. Era esencialmente «un militar conservador y repudiaba las reformas liberales, creía en la autoridad y mando a la manera militar y en la continuación del aparato exterior que rodeaba a las instituciones del antiguo régimen; en una palabra no era un reformista, ni siquiera llegó a pensar en los problemas institucionales o en la constitución para el país, ya que sus esquemas eran más bien simples y elementales. Por otro lado, tenía ventajas frente a sus adversarios', a causa de que su política era más cauta; sabía esperar los momentos oportunos, era capaz de asimilar rudos 'golpes pero no los olvidaba y los devolvía en cuanto el adversario quedaría debilitado. Tampoco se podría decir que Moreno fuera el precursor de la fracción unitaria; hemos visto que, si bien entendía el federalismo, no lo creía oportuno, pero tampoco hablaba de gobiernos de tipo unitario. 147 Era, conforme con sus modelos ideológicos, republicano y centralista y creía en una democracia liberal, con reformas de fondo de tipo revolucionario, pues intentaba un nuevo orden que substituyera al antiguo régimen. Dentro de esas dos concepciones, que iban desde la preconizada por Saavedra" hasta la liderada por Moreno, existían matices; algunos representantes del interior traían instrucciones que coincidían con. las posiciones de la Junta, pero también presentaban cuestiones atinentes a sus- regiones, tanto en él orden económico como en el institucional. El interior, a su turno, debía ser ganado a la causa de la revolución y costó no pocos esfuerzos lograrlo, luego de aplastar la contrarrevolución por una parte y llevar adelante las expediciones auxiliadoras o libertadoras por la otra, sin desdeñar en varias ocasiones, medidas enérgicas y violentas. El pensamiento institucional del Deán Funes principalmente en lo referente a la sanción de una constitución, coincidía en líneas generales con el de Moreno, aunque resultara mucho más prudente y menos avanzado. Pretendía una continuidad firme y duradera, basada en principios de orden social, asentada; en la justicia, base sólida de las constituciones que desafían la fragilidad del tiempo ya que serviría para las sociedades "perpetuadas por: una regeneración continua". El pacto de unión con España ha sido roto, quedando desde entonces librados por nosotros mismos para atender su seguridad el fundamento del régimen de libertad estaba dado por el contrato social originario. Elio no obstante, y al aparecer. Moreno como adversario de los diputados provinciales, el Deán Funes cambió, sus posiciones y se adhirió resueltamente a la fracción saavedrista. A su turno, Belgrano, cuyas ideas económicas ya hemos examinado estaba acuciado por las campañas militares, aunque en las jornadas del 5 y 6 de abril de 1811 sería victima de la facción más conservadora, a cuya cabeza se puso Saavedra aliado con Funes. Castelli, Vieytes, Larrea, Azcuénaga y a su turno, Rodríguez Peña, todos ellos adherentes a la facción morenista, fueron separados de sus cargos el 5 y 6 de abril. Luego será Bernardo Monteagudo el portavoz de las ideas revolucionarias de Moreno. Del cuadro expuesto surge la existencia de puntos de vista diferentes dentro del seno de la Junta y también la formación de distintas fracciones que tienen nacimiento aún en el mismo gobierno y que luego adquieren categoría de facciones en pugna. Existen razones de diversos órdenes para explicar tales disidencias y era natural qué así fuera, la lucha entablada, que no era de hombres solamente sino de puntos de vista sustancialmente distintos con referencia a los problemas institucionales, si bien se había mantenido dentro de ciertos límites y sin trascender, no tardó en cobrar virulencia y se agudizaría con motivo de los decretos del 6 y 3 de diciembre de 1810, ya glosados. Llegó a su desenlace a través de 2 hechos: 1º la reunión del 18 de diciembre en la cual se decide la incorporación de los diputados del interior a la Junta, 2º el motín del 5 y 6 de abril de 1811 con sus ulteriores consecuencias. Habiendo señalando los diferentes factores que provocan las crisis:. Actúan otros principalmente el económico. Aunque las provincias no existían sino sólo nominalmente, todavía dentro de moldes rigurosamente centralistas, ya impuestos por la Real Ordenanza de Intendentes, las consecuencias de los hechos producidos impactan de inmediato en ellas. 148 Los vaivenes de la nueva política económica se harían sentir. las producciones locales languidecian la crisis adquiriría proporciones en los sucesivos años. Signos de ello se observaba a través del examen de algunas instrucciones, a los diputados, las que revelan preocupación no sólo por problemas estrictamente institucionales sino por los inmediatos de cada región. Si bien en escritos de la Gaceta se muestra preocupación por los problemas institucionales y los provocados por la revolución, no existían medidas de fondo para remediar la situación nada holgada de la economía. Algunas decisiones, el arreglo de las fortificaciones de la frontera y la campaña paro. obtener un mayor número de tierras de pastoreo y la habilitación del puerto de Maldonado para las importaciones y exportaciones relativas al territorio de su jurisdicción , pues sólo atendían problemas de la región. Pero al mismo tiempo se intentó la creación de nuevas fuentes de riqueza —aparte de la tradicional basada en la ganadería para la provisión de un producto principal en la "edad del cuero"—, por ejemplo, el fomento de los montes y plantaciones en varias jurisdicciones, la intercomunicación con el interior para la "circulación cómoda de las producciones" locales, a través de la canalización del río Tercero, etcétera -n. Pero las necesidades impuestas por el gobierno revolucionario, no obstante ello, hicieron de inmediato se operara un proceso de transformación de la sociedad. Ferns nos lo dice así: "Las necesidades impuestas al gobierno revolucionario por su tarea de derrotar a los españoles continuaron transformando la sociedad en el Río de la Plata y, en el proceso de transformación, quedó destruida parte de la estructura liberal, económica y política que se habían propuesto crear los primeros revolucionarios. En la lucha contra la Corona de España los jefes revolucionarios de Buenos Aires estaban obligados a promover una revolución social que subvirtiera el orden y las ideas que la civilizada sociedad urbana de Bueno Aires necesitaba para existir o, por lo menos para predominar. En el terreno militar estaban obligados a crear ejércitos equipados y disciplinados como los europeos y a reforzarlos con levas de gauchos En el terreno económico estaban obligados a imponer fuertes cargas a la comunidad, en parte bajo la forma de impuestos y en parte mediante la inflación del circulante, en el momento mismo en que el desorden social, la abolición de la esclavitud y el empleo en los ejércitos de la escasa mano de obra de la comunidad, estaban haciendo mermar una fuerza laboral ya pequeña y relativamente ineficiente. De manera que la lucha contra España creó la disposición y los medios de entablar luchas civiles, cuando la amenaza española hubo quedado cada vez más alejada del Río de la Plata propiamente dicho. Es evidente que si bien Inglaterra había ayudado en alguna .medida al proceso revolucionario, prontamente se hicieron sentir las contradicciones precedentemente anotadas, que se agudizaron y provocaron una situación crítica y sí en un principio. "Los mercaderes británicos establecidos en Buenos Aires, con sus empresas proveyeron, réditos a la Junta y también proporcionaron a la opinión pública en Inglaterra un vivo interés en el éxito del nuevo gobierno y una escuadra naval británica estacionada en el Plata con el propósito de proteger los intereses británicos actuaba poderosamente en apoyo de Buenos Aires, manteniendo a los barcos mercantes a salvo de toda molestia española al mostrarse generalmente partidarios del comercio. 149 Muy pronto se advirtió que Gran Bretaña no puede seguir más allá en su apoyo, por el juego de intereses que se entremezclaban y también por el hecho que su política no podía inclinarse a favor de una revolución que buscaba profundizarse y que se realizaba, por lo menos en las mentes de algunos grupos, con la finalidad de lograr la independencia y continuar una política de libre comercio en forma total. Y entonces comienza una política más conciliadora, basada en concesiones diplomáticas y en intentos de institucionalizado]! generalmente frustrados. El comercio libre se había convertido - señala BUBGIN - en sinónimo de libertad en general y su conservación en sinónimo de independencia política, pero los sectores que más se beneficiaron con la revolución de 1810 " fueron los de la industria ganadera y los del comercio de ultramar y esa porción del comercio interregional que procedía, de Buenos Aires o pasaba por ella" y así "hubo una ampliación del mercado de cueros, y otros subproductos de la industria". Pero "las provincias del interior presentaban un cuadro diferente...". Todas ellas estaban relacionadas tanto con Lima como con Buenos Aires a través de un comercio interno. Diferentes factores hacen que la declinación del sistema colonial español produzca su impacto en la economía del interior . Es decir, entonces, que estos factores resultan decisivos y el choque, inevitable, se. produce prontamente. No es que Saavedra representará los intereses del interior ni Moreno un centralismo porteño acentuado. Más allá de los intérpretes de ese momento histórico, existían causas profundas que se nos muestran superficialmente a través de discusiones al parecer teóricas, sobre problemas institucionales, pero que tenían raíces mucho más hondas y sustanciales. El 18 de diciembre de 1810 se celebró la reunión por la cual se incorporaron los diputados del interior. Saavedra había aconsejado la formalización por escrito de la solicitud de ingreso, por parte de los Diputados.' Funes se transformó en el portavoz de todos ellos y según dice el acta, uno de los 9 representantes que se encontraban en la ciudad tomó la palabra, expresando: ' "Que los diputados se hallaban precisados a reclamar el derecho que les competía, para incorporarse en la junta provisional, y. tomar una parte activa en el mando de las provincias hasta la celebración del congreso que estaba convocado; a más de ser incontestables en los pueblos sus* representados, pues la Capital no tenía títulos legítimos para elegir por sí sola gobernantes, a que las demás ciudades deban obedecer, estaba reconocido por la misma Junta, la cual en el oficio circular de la convocación, había ofrecido expresamente a los diputados que apenas llegasen tomarían una parte activa en el gobierno, y serían incorporados a la Junta; que los pueblos miraban con pesar que sus representantes no hubiesen sido puestos en posesión de una regalía que les era debida, y se les había prometido solemnemente; y que reclamaban este derecho por no serles ,lícito prescindir de su pretensión y goce". "Añadió el diputado reclamante, que al derecho de sus socios se agregaba la necesidad de restituir la tranquilidad pública que estaba gravemente comprometida por un general y público descontento con la Junta, á que no se presentaba otro remedio más legal, más seguro y -más equitativo que la asociación de los diputados a los vocales; que el crédito del gobierno había quebrado considerablemente y que no pudiendo ya contar con la confianza pública; que hasta 150 allí había servido, de apoyo a sus resoluciones, era necesario reparar esta quiebra .con la incorporación de los diputados, que los mismos descontentos reclamaban" :líl. Se trataba de argumentaciones falaces en varios respectos: él propio miembro opinante sabía muy bien que había llegado a la capital para formar, parte de un congreso que debía establecer la forma de gobierno a adoptarse y ello surge claramente tanto de las instrucciones que llevaba, como.de sus opiniones anteriores a la reunión; en pocos días había cambiado de idea al compás de los acontecimientos, precipitados por los dos decretos a que hiciéramos referencia y se tomaba de la equívoca redacción de la circular que contradecía el documento originario. Por lo demás, la Junta solo tenía carácter provisional y con delimitados propósitos. En cuanto a la quiebra.de la confianza pública en el gobierno era una impresión subjetiva, ya que el orden no había sido perturbado con la acentuación del carácter revolucionario de la propia Junta, a través de los decretos ya comentados. Era, simplemente, una maniobra de los elementos conservadores que habían conseguido arrastrar a ella a algunos miembros conspicuos pertenecientes al ala reformista, pero que temían profundizar la revolución. La incorporación, para formar gobierno, de los diputados del interior tendía a moderar los impulsos de la obra gubernativa, ganada por la fracción morenista. El cambio operado en el Deán Funes que se había expedido sobre la imperiosa necesidad de dictar una constitución para el Estado y que en algunos respectos coincidía con el pensamiento de Moreno era bien significativo. Saavedra había sabido ganar voluntades y se tomaba la revancha. Sin embargo, los vocales de "la Junta, según el acta no estaban de acuerdo con la incorporación: "Que en cuanto a la cuestión de derecho, no consideraban ninguno en los diputados para incorporarse en la Junta, pues siendo el fin de la convocación la celebración de un Congreso nacional, hasta la apertura de éste no pueden empezar las funciones de los representantes; que su carácter era inconciliable con el de los individuos de un gobierno provisorio, y que el fin de éste debía ser el principio del ejercicio de aquéllos; que la cláusula de la circular había sido un rasgo de inexperiencia, que el tiempo había acreditado después enteramente impracticable; que el ejemplo de las Cortes y de toda Asamblea nacional se oponía a la pretensión de los diputados; que el reconocimiento de la Junta hecho en cada pueblo subsanaba la falta de su concurso a la instalación; y que en los poderes, único título de su representación, "no se les destinaba a gobernar provisoriamente el virreinato, sino a formar un Congreso nacional y establecerán él un gobierno sólido y permanente"31. Es decir, que los argumentos expresados por Funes eran fácilmente controvertibles: a) se trataba de un gobierno provisorio que sólo podía terminar en sus funciones cuando el congreso nacional convocado determinara la forma desgobierno definitiva; b) el carácter de representante de la provincia o congresista era incompatible con el ejecutivo, propio del gobierno ya establecido; c) la cláusula de la circular tenía una redacción errónea y contradecía tanto las actas como los ejemplos de toda asamblea-nacional; d) existía un reconocimiento de la Junta por cada uno de los pueblos, y ese reconocimiento —es indudable—subsanaba la falta de su concurso a la instalación; había un reconocimiento expreso a posterior i" que legitimaba el acto originario; " 151 e) el análisis de cada uno de los poderes, único título de la representación, revelaba que los diputados eran elegidos para formar un congreso general de carácter nacional, con el fin de establecer un gobierno sólido y permanente, y no para gobernar provisoriamente el virreinato. En cuanto al problema político, a que hizo referencia el diputado del interior Funes los vocales, según el acta, manifestaron: ".. .que resultando este movimiento del reglamento del 6 de diciembre, no consideraban un conflicto formado por la opinión preponderante del pueblo en el número o en su más sana parte, sino por algunos díscolos que podían ser fácilmente contenidos siempre que la Junta se mantuviese firme en la energía que inspira el testimonio de la buena conciencia, y a cuyo ejercicio se deben los prodigiosos efectos del nuevo Gobierno, que han producido el Asombro de esos mismos que, porque equivocadamente se persuaden ya que no hay peligro, se ostentan orgullosos e insolentes"*2. La discusión se había aclarado con las argumentaciones de los vocales de la Junta y no admitía, por las razones que se daban, ninguna réplica de los diputados del interior, por lo que correspondía no aceptar sus pretensiones. Sin embargo, se los admitía en el seno de la reunión que a esa "altura debía quedar circunscrita a la Junta, que sólo con sus miembros debía resolver !a cuestión y lo que es milinsólito se permitía la votación de los nueve representantes del interior, que por sí solos constituían mayoría. El golpe preparado por Saavedra y Funes había dado sus resultados y, con ello, la escenificación del primer acto que significaba la caída de Moreno; el segundo, estaría dado por el motín del 5 y 6 de abril de 1811, que tendía a desembarazarse de los demás elementos que continuaban el camino iniciado por el secretario de la Junta. La votación de los Diputados del Interior fue unánime y conforme con el voto del representante de Mendoza Se incorporaron a los diputados para ejercer las mismas funciones que los vocales que hasta entonces la habían formada Los vocales de la Junta votaron exceptuando a Paso que siguió a Moreno, por la. incorporación aunque con ciertas reservas; no correspondía según derecho pero accedía a ella por conveniencia política Saavedra en obsequio de la unidad y de la política Azcuénaga la incorporación era contra derecho y origen de muchos males, pero accedía por conveniencia publica Matheu y Alberdi. Más claro fue Larrea que voto lisa y llanamente por la incorporación sin entrar a consideraciones duales ( era contraria al derecho, pero se la aceptaba por conveniencia política ) como lo hicieran los demás. El voto de Paso fue bien preciso: "los diputados de las provincias no debían incorporarse a la Junta, ni tomar parte activa en el gobierno provisorio que ésta ejercía", sin necesidad de repetir los argumentos habían rebatido las pretensiones de incorporación esgrimidas por los diputados del interior. El voto de Moreno fue fundado, se conformaba con lo que disponía la mayoría, pero renunciaba a su cargo, ya que se sometía a la opinión pública que, aunque equivocada, decidía acerca de los actos de los gobernantes. La incorporación de los diputados no sólo era contraria a derecho, sino al bien general del Estado: "Que considera la incorporación de los diputados en la Junta contraría a derecho y al bien general del Estado en las miras sucesivas en la gran causa de su constitución; que en cuanto a 152 la convulsión política que ha preparado esta reclamación, derivándose toda ella de la publicación-del reglamento del 6 de diciembre, cree contrario al bien de los pueblos y a la dignidad del Gobierno, preferir una variación en su forma a otros medios enérgicos con que pudiera apaciguarse fácilmente, pero que, decidida la pluralidad y asentado el concepto de un riesgo inminente contra la- tranquilidad pública, si no se acepta esta medida, es un rasgo propio-de la moderación de la Junta conformarse con ella" Y con referencia a su permanencia en la Junta, acepta el hecho (je las crecientes barreras opuestas a su política, ya que el verdadero meollo de la cuestión era -según lo habíamos visto- la profundización del hecho revolucionario a través de los decretos a que hiciéramos referencia lo que había provocado el natural recelo y la contraofensiva. se establecerían en las ciudades o villas que tuvieran un diputado en la Superior, se compondrían de tres personas presidiéndolas el comandante en armas con funciones en la respectiva jurisdicción e intervendrían en los asuntos de competencia de los subdelegados de la real hacienda, cuyo empleo quedaba abolido; quedaban subordinadas a las juntas principales y sus funciones eran, dentro-de su territorio, análogas a las de éstas. Los artículos 21 a 24 determinaban la forma de elección dé los vocales de las juntas: el gobernador o el cabildo en su caso deberían citar a los alcaldes de barrio para llamar a elecciones en sus respectivos cuarteles a los vecinos, eligiéndose a los electores, los cuales se debían, congregar en la sala capitular del ayuntamiento para proceder a la elección a simple pluralidad de votos. En caso de empate la cuestión sería dirimida por la Junta Superior. De este resumen surge el sentido de esta institución: .más que un ensayo federal o la posibilidad de otorgar autonomía a las provincias, se trataba de un intento, por parte de la Junta Grande, de lograr el apoyo del interior. A cambio de algunas funciones que, por lo demás, eran inherentes a la de los intendentes o a la de los gobernadores, se establecía un estrecho contacto entre las diferentes juntas: la Superior, las principales y las subordinadas conforme con un orden jerárquico y un- grado de dependencia casi total. El proceso de centralización continuaba, pero era significativo e! reconocimiento de una mayor representatividad en los pueblos, como así la amplitud del voto en la elección de los miembros de las juntas. Por lo demás, se trataba de una institución típica de la Junta Grande, con todos sus defectos e inconvenientes. Pero al mismo tiempo la división de juntas: en principales y subordinadas provocó no pocos inconvenientes y situaciones enojosas entre ambas categorías, pues tal división implicaba dejar, de lado el principio de igualdad jurídica de las ciudades. 163 ESTATUTO Y REGLAMENTO DE 1811 Se señalo el proceso que condujo a la caída de la Junta Grande, en su calidad de ejecutivo y la concentración del poder en un triunvirato, reservándose aquélla las facultades legislativas. Las elecciones de diputados elegidos en cabildo abierto en fecha 19 de setiembre implicaban el triunfo de la fracción porteña y el eclipse de la provinciana. La Junta se vio obligada, por acuerdo del 23 de setiembre de 1811, u crear el triunvirato ejecutivo, ya que: "Teniendo consideración a la celeridad y energía con que deben girar los negocios de la patria y las trabas que ofrecen al efecto la multitud de vocales por la variedad de opiniones, que frecuentemente se experimentan, ha acordado constituir un poder ejecutivo compuesto de tres vocales y tres secretarios sin voto; y debiendo ser los sujetos en quienes recayese la elección de probidad y pública aceptación, se procuró explorar la voluntad 'general de esta ciudad. por no estar en ejercicio los diputados electos: y habiéndola conocido por unánime votación se eligieron los siguientes: para vocales, los señores coronel doctor don Feliciano Antonio Chiclana, don Manuel de Sarratea y el doctor don Juan José Paso, y para secretarios. sin voto, los señores doctor don José Julia Pérez, de gobierno; doctor don Bernardino Rivadavia. de guerra, y el doctor don Vicente López, de hacienda, los cuales tomarán el gobierno bajo las reglas o modificaciones que deberá establecer la corporación o Junta Conservadora que formarán los señores diputados de los pueblos y provincias, en consorcio dé los 2 suplentes que, elegirá esta Capital por impedimento de los 2 propietarios, que están constituidos vocales; debiendo entenderse que los miembros que componen el Poder Ejecutivo son responsables de sus acciones a la junta Conservadora La Junta, que había perdido completamente la partida, se apresuraba a dar un contragolpe, designando un poder ejecutivo compuesto por las personas que habían triunfado en las elecciones y que representaban, sin duda, intereses totalmente contrarios a los de ella. Pero, al mismo tiempo, junto con la creación del ejecutivo, se reservaba no sólo funciones legislativas sino que colocaba bajo su autoridad al ejecutivo, cuyos miembros debían ajustarse a las reglas o modificaciones que la misma establecería y serian responsables .de sus acciones ante la Junta, que desde ese momento se autodenominaba Conservadora. La Junta Provisional (o Grande) se definía, desde ese momento, corrió Conservadora y no sufría modificaciones en su composición, ya que continuaba integrada por los diputados de los pueblos o provincias a los que se incorporarían los dos suplentes que elegiría la Capital. Pero los cálculos del organismo eran erróneos. Si se hubiera limitado a ejercer funciones legislativas era posible su subsistencia, pero al arrogarse poderes por sobre el ejecutivo que ella misma se había visto obligada A crear, provocaría su propia caída. El conflicto de poderes no se haría esperar. SI Triunvirato estaba compuesto por elementos porteños, era expresión de una minoría patricia y capitalina, significaba la reacción en contra de las provincias. Y en vez de actuar con cautela la junta Conservadora tomaba la. primacía, lo que produjo su caída acelerada por la fortaleza que iba adquiriendo el ejecutivo, apoyado totalmente por el Cabildo. Se dictó el Reglamento de la división de poderes desde el 30 setiembre a 29 octubre 1811 que fijaba las atribuciones del ejecutivo, judicial y de la junta, que si bien tenía carácter legislativa se arrogaba para sí funciones Superiores y de contralor de los otros poderes, a los qué colocaba Bajo su virtual dependencia. 164 El Reglamento, precedido de documentos oficiales que lo explican, se dividía en 3 secciones, referidas a la Junta Conservadora, al poder ejecutivo y al poder judicial, respectivamente. Está precedido de una introducción de corte retórico, en la cual campean conceptos generales y, en ocasiones, bastante obscuros; acerca de la división de poderes y de las funciones que la Junta se reservaba, conviene trascribir algunos párrafos: "...La base en que creyó debía fundarlo, fue la división de poderes legislativo, ejecutivo; y judiciario reservándose aquélla la Junta de diputados bajo el título de Conservadora y depositando éstos .en varios funcionarios públicos. Es evidente, que no hallándose abierto a la sazón el congreso nacional, la Junta actual de diputados sólo tiene una representación imperfecta de soberanía es decir que no reúne en su persona, ni toda la majestad que corresponde al cuerpo que representa, ni todos los derechos y facultades que le son propios. Pero no por eso es una representación nula, y sin ningún influjo inmediato y activo, así corno no Jo. era la que tenía la Junta antes de la división de poderes..." Lo que significaba que la Junta se autodeterminaba como soberana y la cúspide de los 3 poderes, ya que los otros quedaban depositados, un poco despectivamente, en varios funcionarios públicos". Y agregaba: "...En ella residía seguramente la soberanía en aquel sentido, en fue el bien mismo del estado exigía imperiosamente encontrarlas para aquellos casos urgentes, de que sólo ella podía ; salvarlo; así como reside en cualquier particular injustamente atacado por otro la autoridad del juez, que no puede venir en su socorro. Esta es la soberanía y el alto poder que se adjudicó la Junta, separando de sí el ejecutivo y judiciario, y reservándose el legislativo en aquella acepción que es permitido tomarse: reserva tanto más conveniente, cuanto que por ella, al paso se conserva en las ciudades en las personas de sus diputados todo entero su decoro, se pone también una barrera a la arbitrariedad..." La Junta pretendía retener la soberanía y graciosamente daba sólo parte de ella: pecado de soberbia que aceleraría, su caída. Conforme con el Reglamento que examinamos, la Junta, con el título de Conservadora de la soberanía del Sr. Don Fernando VII y de las leyes nacionales, en cuanto no se oponen al derecho supremo de la libertad civil dé los pueblos americanos ", quedaba compuesta por los diputados de las provincias unidas que existían en la Capital, a los que se agregaban los que fueran llegando después de la formación del Reglamento. Tendría el tratamiento de Alteza, con los honores correspondientes y celebraría sus sesiones los días martes y viernes de la semana en la real fortaleza (art. 5), asistiría a las funciones públicas los días feriados que se determinen, reservándose los puestos correspondientes a los más altos grados del gobierno. Tenía un presidente, cuyo empleo turnaría de mes en mes en cada uno de sus vocales empezando por el., orden de sus nombramientos; declaraba inviolables a las personas de-los diputados que en caso de delito serían juzgados por una comisión interior designada por la propia Junta Arts 3, 6 y 7 Los diputados cesarían en sus funciones en el momento de la apertura del Congreso Art. 8 y competía a la Junta la declaración de guerra, la paz, la tregua, tratados de límites de comercio, nuevos; impuestos, creación de tribunales o empleos desconocidos en la administración, el nombramiento de individuos del poder ejecutivo en caso de muerte o renuncia de los que los componen, precediendo el informe y consulta del poder ejecutivo (art. 4). 165 En la sección segunda declaraba al poder ejecutivo independiente,, le otorgaba el tratamiento de Excelencia y los honores militares de que antes gozaba la Junta Gubernativa, declaraba provisoria su autoridad y limitada al término de un año y la presidencia turnaría cada cuatro meses entre sus miembros por orden de sus nombramientos, Arts 1, 11, 12 y 14. Correspondía al ejecutivo: la defensa del estado, la organización de los ejércitos, el sosiego público, la libertad civil, la recaudación e inversión de los fondos del estado, el cumplimiento de las leyes y la seguridad real y personal de todos los ciudadanos (art. 2); le competía las reformas convenientes a la administración y conferir empleos, el nombramiento y remoción de sus secretarios y el juzgamiento de su conducta pública Arts 2, 3 y .5; también el conocimiento de las causas de contrabando y de las que se persiguiese el cobro de los caudales adeudados por los derechos de aduanas y otros reglamentos. Le estaba prohibido conocer en negocio judicial alguno, avocar causas pendientes o ejecutarías, mandar abrir nuevamente los juicios, alterar el sistema de administración de justicia (art. 7) aunque sr reservaba funciones para designar comisiones especiales (art. 7, últ. parte). No podía arrestar o detener por más de 48 horas, debiendo remitir a la persona privada dé su libertad al juez competente, bajo pena de ser considerada la infracción como atentado contra la libertad de los ciudadanos Art 9 El poder ejecutivo designaría una comisión judicial compuesta por 3 ciudadanos para conocer en los recursos de segunda suplicación Art 10 y debía acordar las providencias necesarias para la reunión de los diputados, elección de los que faltaren y celebración del congreso a la: mayor brevedad posible, a cuyo-fin sería auxiliado por la junta Art. 4. Finalmente se declaraba que el poder ejecutivo sería responsable ante la Junta Conservadora de su conducta pública Art. 13. En cuanto al poder judicial, el Reglamento lo declara independiente, lo responsabiliza por los atentados que se cometan contra la libertad y seguridad de los súbditos (emplea esta palabra en vez de ciudadano) y deja al arbitrio del congreso deslindar las atribuciones y facultades del mismo, siendo las leyes generales, las municipales y bandos de buen gobierno las reglas de sus resoluciones sec. 3 Arts. 1 a 4 3. El Reglamento fue remitido al EJECUTIVO, mediante oficio en el que se insistía el carácter soberano de la Junta Conservadora. El Triunvirato, a. su vez, hizo saber a la Junta que había pasado al Cabildo, en consulta, dicho cuerpo legal. Lo que motivó la airada respuesta de la misma. La remisión al Cabildo fue considerada como procedimiento extraño que motivaría entrar en una abierta contienda. Negaba todo derecho al ejecutivo para reformar los juicios de la Junta, que detentaba la soberanía y qué sólo había querido atenuar su autoridad, aunque dejando a salvo su supremacía, agregando: ". ..Los pueblos nos han elegido, nos han conferido sus poderes, nos han encargado que miremos por su felicidad y por su bienestar, en fin, han depositado en nosotros su confianza: este es el único y verdadero título de mandar. Lo demás, querer que el mando absoluto se halle limitado a tres únicas manos, que los pueblos no Iban elegido, es injurioso a ellos mismos..." j Pero la Junta había perdido rápidamente todo apoyo. El Cabildo se aliaría al Triunvirato y ambos procederían a su derrocamiento, Tfni en vano que la Junta protestara por lo actuado por el Triunvirato,; al cual consideraba bajo su 166 dependencia. Reunieron a los apoderados del pueblo, los cuales en comisión especial llegaban a la conclusión de que debía declararse nulo al reglamento dictado por la Junta por "falta de concurrencia legítima de este pueblo™. Además, el Triunvirato, como depositario de los derechos populares, unte su vulneración por parte de la Junta, se hallaba en el caso de requerirla (a nombro de esta benemérita ciudad, ; se expresa) para que: ''...desista del reglamento formado por las razones expuestas:, al mismo tiempo que en el de manifestar al Superior Gobierno Ejecutivo la impresión que le hace la noticia de haber cesado en sus funciones, y la necesidad de continuar en ellas para evitar los desastres que podría causar en el público una idea tan funesta, y lo que fuera más conveniente y arreglado..."4:í. No obstante ello, se produjo un conflicto de poderes, ya que los asesores reconocían facultades u la Junta y el Cabildo, aunque dividido, opina para que se amplíen las funciones del ejecutivo o, como lo señalan varios de sus integrantes, se, excluyera a los integrantes del .anterior gobierno y a los diputados del interior de toda intervención .en asuntos de gobierno, debiendo cesar en sus empleos, prometiendo exponer los motivos de la separación mediante un manifiesto. El 7 de noviembre el Triunvirato disolvió a la Junta. Un mes después, se produjo levantamiento del regimiento de Patricios que se conoce con - él nombre de "motín de las trenzas" y que, pese & los motivos banales íjjie.seesgimíanr-para su justificación (el corte de las trenzas, ordenado por Belgrano, cuya jefatura ejercía desde poco tiempo antes), ocultaba la reacción de las fracciones saavedrista y del Deán Funes para : imponer al Triunvirato **. El levantamiento fue sofocado con todo rigor y casi de inmediato se procedió a la expulsión de los dipútelos y al destierro de Saavedra a Mendoza. Con ello afirmaba su primacía, creaba la Asamblea General, dictando el "Estatuto Provisional del Gobierno Superior del Río de la Plata, a nombre de Fernando VU". El Estatuto comenzaba con un largo exordio, por el cual se explicaban las causas que condujeron al derrocamiento de la Junta Conservadora y a la constitución de un poder ejecutivo fuertemente centralista. Señalaba los peligros y acechanzas que se cernían .sobre el gobierno: por un lado la derrota y dispersión del ejército en Huaqui. expuestas las provincias del Alto Perú a la ocupación de los enemigos. interceptadas. las relaciones mercantiles, casi aniquilados los recursos: por otro, el ejército extranjero en la Banda Oriental, el bloqueo del río paralizando el comercio exterior, la disciplina militar relajada. debilitado el patriotismo, envueltos los ciudadanos en una guerra cruel y de exterminio. A todo esto se agregaba la actitud de la Junta. erigida en soberana, colmada —según se expresaba— de arbitrariedades; oído el dictamen del cabildo y el juicio de los ciudadanos ilustrados —continúa— determinaba rechazar el reglamento de la Junta v la existencia de una autoridad suprema y permanente que "envolvería a la patria en los horrores de una furiosa aristocracia", por-lo que, hasta tanto las provincias reunidas en Congreso determinara'!) la forma de gobierno a través de una constitución permanente, so dictaba el Estatuto que establecía las normas generales u las que se sujetaría el gobierno. 167 Por su articulo 1 determina la amovilidad de ios miembros, cuyos vocales se, removerán alternativamente cuela 6 meses, empezando por el menos antiguo en, el orden de nominación, debiendo turnar la presidencia en igual periodo por orden inverso. Asimismo para la elección del candidato que debía, substituir ai vocal saliente, se creaba una asamblea general, compuesta del ayuntamiento de las representaciones que nombren los pueblos y de un número considerable de ciudadanos designados por el vecindario de la capital, según el modo y forma que prescribiría eí reglamento respectivo. También se determinaba que en las ausencias temporales suplirían los secretarios. Por el articulo 2 se expresaba cute el gobierna no podría resolver sobre los grandes asuntos del estado que por su naturaleza tuvieran un influjo directo sobre la libertad y existencia de las Provincias Unidas, sin acuerdo expreso de la asamblea general. Por el artículo 3 el gobierno se obligaba solemnemente a tomar las medidas conducentes, luego que lo permitieran las circunstancias, para acelerar la instalación del Congreso de las Provincias Unidas, ante el cual serian responsables de su conducta pública, tanto sus integrantes como los secretarios. Para el caso de no haberse instalado el Congreso después de dieciocho meses de dictado el Estatuto, serían responsables ante la asamblea general. El conocimiento de los asuntos de justicia correspondería a las autoridades judiciarias con arreglo a las disposiciones legales y para resolver en los asuntos su segunda suplicación, el gobierno se asociaba a dos ciudadanos de probidad y luces art. 5 El gobierno tendría el tratamiento de Excelencia y duraba hasta la apertura del congreso. Para cualquier variación en la forma adoptada* debería intervenir la asamblea general,-con el objeto de dictar la resolución qne mejor conviniera a los intereses de la patria (art. 8), correspondiéndole velar sobre el cumplimiento de las leyes y adoptar las medidas que creyera necesarias para la defensa y salvación de la patria, según !o exigiera el imperio de la necesidad y las circunstancias del momento art. 6 Para el caso de renuncia, ausencia o muerte de los secretarios, el gobierno designaría a tos que debía substituir, presentando el nombramiento en la primera asamblea siguiente art. 7 El ejecutivo tenía la obligación de guardar y hacer guardar religiosamente los principios de la libertad de imprenta y de la segundad individual art. 4 cuyos decretos, dictados con antelación, quedarían incorporados al Estatuto y. asimismo, se autolimitaba en sus funciones al manifestar que jurarán puntual observancia de las normas legales, considerándose atentado contra la libertad civil cualquier infracción a las mismas art. 9 Según puede observarse en este rápido análisis del Estatuto, podemos considerar que sus normas constituyen el primer ensayo constitucional del país. Existen en él disposiciones que hacen a lo eme ho\ denominamos declaraciones, derechos y garantías (con la incorporación de los decretos de seguridad individual y de libertad de imprenta), y otras que se refieren a la división de los poderes; el judicial es independiente, el legislativo se concreta en la asamblea general y el ejecutiva en el Triunvirato; también se estatuye la periodicidad de los mandatos y las funciones, deberes y obligaciones de los miembros del gobierno. De esencia fuertemente centralista nada dice acerca de las provincias y se refiere a ellas cuando habla del Congreso compuesto por sus representantes, 'pero cuya instalación se verificaría en "cuanto lo permitieran las circunstancias". X. LAS INSTITUCIONES DEL PRIMER TRIUNVIRATO Las instituciones creadas por el Primer Triunvirato tenían las características precedentemente expresadas. Gobernó como sector minoritario porteño dando la espalda a las provincias, a las cuales había asestado un duro golpe con motivo de la expulsión de sus diputados. 168 Era fuertemente centralista y sus determinaciones poseían el sello inconfundible de dicho carácter. Asi, por ejemplo, se volvía a la designación directa de gobernadores-intendentes, terminándose con el sistema de juntas provinciales. Si bien las juntas no representaban, una descentralización o gérmenes de federalismo, significaban el reconocimiento, así fuera parcial, de ciertají formas de autonomías provinciales. La vuelta al sistema de la designación de gobernadores intendentes implicaba un proceso acentuadamente centralista, que coincidía con la política llevada a cabo por el Triunvirato al expulsar a los diputados del interior. Al crearse el go-biemo-intendencia de Buenos Aires se expresaba que tendría ;las facultades determinadas por la Ordenanza de Intendentes, con "conocimiento en las cuatro causas". 2. Tanto en su política exterior como en la conducción interna, el Triunvirato incurrió rn graves contradicciones^ que acelerarían su caída. Desde un comienzo, se trataba de la institución de una forma híbrida de poder ejecutivo, cuyas facultades quedaban fuertemente frenadas por la Junta Conservadora, que lo había creado; pero que, a su vez, había cedido' ante las circunstancias. El Triunvirato, al romper con la Junta y prevalecer, muestra enseguida sus -defectos de origen, sin sentido popular y sin arraigo, expresión de una minoría patricia y porteña, dando la espalda u los imperiosos reclamo:» del resto del país. Así frente a una realidad federalista que se iba imponiendo en el litoral, acentuaba su centralismo. Volvía, a las Ordenanzas de intendencias, dejando intacto en muchos aspectos el orden colonial. pese a sus reformas liberales, muchas de ellas, de modelo borbónico, fue aristocratizante, pese también a algunas medidas que parecian ser democráticas, por lo menos en sus formas externas. Sus ordenes cautas en lo referente a la conducción de la guerra fueron desobedecidas por Belgrano y la presunta derrota se trocó en victoria. Toda su acción diplomática exterior se encaminaba hacia formas monárquicos o aristocráticas, reñidas con una realidad que se hacía sentir cada vez con más fuerza y vehemencia. La política referente a las provincias tiende a la sujeción de éstas al poder central, negándoles toda autonomía. A la creación de la gobernación-intendencia de Buenos Aires sucedió la de otras y la consecuente designación de gobernadores-intendentes en Santa Fe, Mendoza, Salta, San Juan, Catamarca, Santiago del Estero, etc. y el agudo centralismo se hacía sentir con motivo de la convocación a la Asamblea provisional, conforme con el Estatuto del 23 de noviembre de 1811. De acuerdo al reglamento quedaba forma a la Asamblea ésta tendría una composición heterogénea: Ayuntamiento de la Capital, apoderados de las ciudades dé las Provincias Unidas y cien ciudades, bajo la presidencia del Ayuntamiento. Esta Asamblea general vendría a ocupar el puesto dejado por la Junta y si bien se dejaba el ordenamiento de la misma al Reglamento a dictarse, ya ei artículo 1 del Estatuto de 1811 determinaba que ella era el organismo que debía elegir al vocal saliente que. según la primera parte del mismo articulo, debía renovarse cada seis meses. Asimismo la Asamblea debía prestar acuerdo expreso al gobierno en los asuntos del estado que por su naturaleza tuvieran influjo directo sobre la libertad y existencia de- las Provincias 169 Unidas y también, para el caso de no haberse inaugurado el Congreso, el ejecutivo era responsable de su conducta pública ante la Asamblea. Es decir, que ya en el Estatuto se fijaban las atribuciones de la Asamblea, que resaltaban, para determinados casos, muy amplías e importantes. La ambigüedad y límites no muy claros permitían inferir, lo que aconteció muy pronto. un nuevo conflicto de autoridades. Conforme con el reglamento de la Asamblea, la elección de sus miembros era bu sí inte engorrosa y no resultaba clara expresión popular. Por ei contrari >, a los fines de los comicios la ciudad se dividiría en cuatro secciones, debiendo designarse —por parte del Ayuntamiento— cuatro regidores, uno por cada una de ellas, recibiendo de los vecinos las cédulas firmadas- y cerradas que expresaban 'el voto por dos ciudadanos de la misma sección para el desempeño del cargo de electores y los dos más votados serían diputados electores jjor sus respectivos departamentos. Tales diputados , electores, reunidos con el Ayuntamiento, debían designar trescientos ciudadanos para sortear, de entre ellos, los cien que integrarían la Asamblea. El gobierno ponía en movimiento « la Asamblea, la convocaba' y procedía a su renovación, conforme con los normas .indicadas. cada seis meses, no pudiéndose tratar asuntos diferentes a los qur determinaba cada convocación. XI. LA CRISIS DEL 1 PRIMER TRIUNVIRATO Y 2º TRIUNVIRATO TRIUNVIRATO COMO PODER DE TRANSICION 1. Pero del análisis comparativo de los textos queda entendido que las facultades debían ser las especificadas por el Estatuto, ya que .él reglamento no podría, pasar por sobre ellas. La alteración, derogación o modificación de los artículos del reglamento correspondía *al gobierno, que debía ejecutar las resoluciones del cuerpo, pero con precedente consulta de la Asamblea (arts. 18 y 19) habiéndose agregado algunas normas, entre las cuales se destacaban las atinentes al carácter y prerrogativas de la ciudadanía, las mociones y arreglo de los votos con que deberían sufragar los pueblos de las provincias no ocupados por los enemigos. Al vencer el término del mandato del vocal Paso, Rivadavia ocupó su lugar como interino, ínterin el Ayuntamiento requirió se rebajara el número de los componentes, determinando el Triunvirato que los electos fueran 100 en lugar de 300, desvinculándose 33 en vez de 100 como lo preveía el reglamento. Conforme con lo dispuesto por el artículo 1 del Estatuto la Asamblea eligió como vocal, en reemplazo de Paso, a Juan Martin de Pueyrredón e interino a Díaz Velez en tanto se incorporara Pueyrredón, que se encontraba ausente. Pero el Triunvirato, si bien aceptaba la designación del nuevo vocal rechazaba la del interino, ya que sostenía que el substituto debía ser el secretario más antiguo. La Asamblea insistió en su determinación, manifestando ser autoridad soberana y, de tal manera: ".. .ha sancionado que le-corresponde la autoridad suprema sobre toda otra constituida en las Provincias Unidas del Rio de la Plata y se lo comunica —al Triunvirato— pura su inteligencia y para que circulando las correspondientes órdenes se haga notorio a todos para los objetos y fines que puedan interesar a la salud del Estado..." pápeles privados, que no podían ser incautados por autoridad alguna y no harían prueba en juicio, excepto en loa de alta traición; lambió» se determinaba la competencia civil y la comercial, conforme con las normas de los códigos, respectivos. Este Proyecto no hacía referencia alguna a las provincias y ni siquiera las mencionaba. En cuanto al régimen municipal, instituía ayuntamientos en todas las ciudades, villas y cabezas de partido qué tuvieran más de 300. habitantes. El ayuntamiento estaba compuesto por alcaldes y regidores elegidos popularmente y tenía determinado número de objetivos: velar acerca de la sanidad de las comodidades, prosperidad y ornato de los pueblos; sobre los establecimientos de beneficencia, la educación pública y la conservación del orden público. Conforme lo determinaba la LEY era el conducto mediante el cual los pueblos podían presentarse al Poder Legislativo. formulando peticiones. Es decir, el gobierno directo e~ inmediato del pueblo, a través de funciones y objetivos determinados. Observemos que la provincia ni se mencionaba, desaparecía casi, acentuándose el fuerte carácter- unitario y la total ausencia de federalismo. El carácter centralista- del Proyecto también quedaba acentuado en la referencia al ayuntamiento-y la falta de ecos de los sentimientos y de las necesidades de las provincias» " El 3º Proyecto tenía un capítulo acerca de la adición o reforma" der lar, Constitución, que podía ser mencionada por cualquiera de los miembros de las salas del Cuerpo Legislativo, con el apoyo de por lo menos 5 representantes; la aprobación debía reunir las 2 terceras partes de las salas y del Directorio Ejecutivo; en tal caso se pasaba a las provincias que a través de sus asambleas conferían facultades a los representantes para aprobar o desaprobar el proyecto de reforma, bajo constancia en las actas de elección de parroquias y partidos. Al reunirse la sala con nuevos representantes, discutido el proyecto y aprobado por dos tercios, quedaba sancionada constitucionalmente la adición ó reforma proyectada; si las dos terceras partes rechazaban el proyecto no podía volver a proponerse hasta la sesión rechazaban bajo las mismas formalidades (arts. 170-173). Proyecto de Constitución de carácter federal El Proyecto de Constitución de carácter federal para las Provincias Unidas de la América del Sud ya estaba conformado en las Instrucciones de Artigas que reclamaban la independencia absoluta bajo una forma de. gobierno republicano, sin admitir otro sistema que el de la Confederación21 y así tanto este Proyecto como el elaborado para la Banda Oriental se complementan, ya que uno organizaba el Estado nacional y el otro hacía lo propio con una de sus partes integrantes22. Este Proyecto se denominaba "Artículos de confederación y perpetua unión entre las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Corrientes, Paraguay, Banda Oriental del Uruguay, Córdoba, Tucumán, etc.". Salta a la vista su origen y fuente que no es otra que el Pacto da Unión Perpetua y, en algunos otros aspectos, el constitucionalismo norteamericano» No existe duda alguna acerca de su autenticidad, expresa y él "constituye un índice revelador dé cómo se va perfilando el federalismo institucional, que más tarde se concretará en los pactos y en el rechazo de la tan meditada Constitución de 1826". 198 En verdad, y no obstante la repetición del concepto de "Confederación" el Proyecto concibe una FEDERACIÓN pese a algunas cláusulas que llevarían a un equívoco. Pero, de todas maneras, se trata de la irrupción1* el Proyecto concibe una federación pese a algunas cláusulas que los unitarios y centralistas que habían sido presentados a la Asamblea y que, indudablemente, sería el primer antecedente precursor de una etapa confederacional, dada a través de pactos, en oposición a las constituciones centralizadoras o unitarias que, en buena medida, no respondían a la realidad ni a las concretas aspiraciones del país. La Confederación se denominaba "Provincias Unidas de la América del Sud" y en ella cada provincia retenía su soberanía, libertad e independencia y todo poder, jurisdicción y derecho que no fuera expresamente delegado. El art 3 tenía las características de un verdadero pacto: las provincias entraban separadamente en una firme liga de amistad para su defensa común, la seguridad de su libertad, mutua y general felicidad, obligándose a asistir a cada una de las otras contra la violencia o ataques hechos sobre ellas y para asegurar la unión entre las diferentes provincias, los habitantes libres de cada una de ellas tenían el privilegio e inmunidades inherentes a ciudadanos libres en todas las demás; libre entrada en todas las provincias, gozando de los mismos privilegios con referencia al tráfico y al comercio y los mismos deberes o restricciones, es decir, existía absoluta igualdad entre los habitantes de todas las provincias; también se establecía la extradición. El Poder Legislativo se componía de la Sala de Representantes y del Senado de las Provincias Unidas. La Sala de Representantes es taba formada por miembros elegidos por el período de 2 años por el pueblo de cada provincia, en proporción de uno cada 20.000 habitantes, aunque con un mínimo de un representante; éstos deberán ser mayores de veinticinco años, ciudadanos de las Provincias Unidas y, al tiempo de la elección, habitar en la provincia que lo elige. El Senado se componía de 2 senadores por provincia elegidos por el pueblo por 2 o 3 años y cada senador tendría 1 solo voto, dividiendo en 3 elecciones a fin de ser removidos cada año, con una renovación total al final de los 3; debían tener las mismas ciudades que los diputados, difiriendo en la edad mínima de treinta años. Sin el consentimiento de las provincias reunidas en Congreso, río podían éstas por sí, firmar tratados, confederación o alianzas; tampoco podrán recibir embajadas, firmar acuerdos con naciones extranjeras, conceder títulos de nobleza, mantener cuerpos de tropa o barcos Je guerra en tiempos de paz, declarar guerra sin consentimiento de todas reunidas en; Congreso salvo casos excepcionales; los gastos de guerra y expensas para la defensa, común serian proveídos por la tesorería general de las Provincias Unidas. Las provincias reunidas en Congreso tendrían, el exclusivo derecho de declarar la guerra,. firmar la paz, recibir embajadores, entrar en tratados y alianzas, conceder patentes de corso y represalias, etc. El Congreso tenía poder para imponer derechos, impuestos, pagar deudas proveer a la defensa común y al bienestar general de las Provincias Unidas, regular el comercio con las naciones extranjeras, entre los diferentes estados y las provincias y tribus de indios; imponer leyes uniformes de naturalización y de bancarrotas regular el tráfico, establecer postas interprovinciales, promover al progreso de las ciencias y artes útiles; constituir Tribunales a la Corte Suprema; levantar y mantener ejércitos, nombrar jefes y oficiales de fuerzas de tierra, proveer y mantener buques de guerra, dirigir operaciones, suprimir las insurrecciones. 199 Sería, el último resorte para todas las disputas y diferencias que subsistían o pudieran suscitarse en adelante entre las provincias, concernientes «i límites, jurisdicciones y otros conflictos, determinando ks reglas de procedimiento para esos fines (arts. 35 y-36). El Poder Ejecutivo de las Provincias Unidas era ejercido por un presidente que duraba en sus funciones dos años y no podía ser reelegido. Cada provincia designaba un candidato y el Senado haría entrar en suerte a los nombres, excluyendo el de la provincia que tuviera el presidente saliente; turnándose así la presidencia, que será rotativa, entre todas las provincias. El art 45 determinaba que el Congreso no permitiría establecimiento de religión pero no prohibiría el libre ejercicio de la católica que profesan los habitantes del. país, como única y preponderante. No podía imponer límites a la libertad de prensa ni al derecho de reunión pacífica de los pueblos; el pueblo tenía derecho a ser resguardado en sus personas, casas y papeles, libre de pesquisas y sorpresas y no podía expedirse orden de arresto sino por causa probable y apoyada en juramento; nadie podía sufrir dos penas-por el mismo delito ni ser obligado a la confesión, ni privado de la vida, libertad o bienes sin un proceso regular en la forma proscripta por las leyes; se debía .proveer a una justicia imparcial; en las causas criminales el imputado tenía el derecho a ser juzgado pronta y. públicamente; no se exigirían cauciones ramullas excesivas ni se impondrían penas crueles o inusitadas (arts. 4o^l). Según se ve existían normas para preservar la vida, la libertad y la honra de las personas, sus derechos fundamentales, que debían ser garantizados CON gran amplitud, a punto .que otros derechos no enumerados, pero que nacieran de la soberanía el pueblo, quedaban también incluidos: se trata de los denominados derechos implícitos o no enumerados. La provincia como entidad de derecho público campeaba y se enseñoreaba en todo el Proyecto. En los otros 3 ya descriptos, aparecía apenas en algunas cláusulas, en otras ocasiones ni siquiera se la nombraba. Ellas reunidas en Congreso podían transferirse a cualquier lugar del país, hacer oír su voz a través de sus delegados, dar publicidad a sus actos y entera fe a los actos públicos, registros y actos judiciales de cada una. Las Provincias Unidas aseguraban a cada una en la unión, la forma republicana de gobierno y las protegían en particular contra las invasiones o los excesos del ejecutivo (arts. 58 .y 61). Podían ser admitidas nuevas provincias a la unión, pero ninguna podría ser formada ni erigida dentro de las actuales, ni constituirse Una nueva por h unión dé dos o más provincias, o parte de ellas, sin el consentimiento de las legislaturas locales y del Congreso. La unión era perpetua y los artículos de la Constitución serian observados por todas las provincias. Pero podía reformarse la Constitución cuando las dos terceras {Mirles de las salas del Congreso así lo consideraran, con el alcance cié ser propuestas y sometidas ulteriormente a una convención. Igualmente pera el caso que la propuesta emanara de* solicitud de las legislaturas (k provincias, con el voto de dos terceras partes de las mismas. Aún asi se requería la posterior ratificación de los pueblos de las tres cuartas partes de las diversas provincias o por convención de las tres cuartas partes de ellos. 200 Ello significaba la inequívoca voluntad de los proyectantes de dotar los medios necesarios para que las normas constitucionales sólo pudieran reformarse excepcionalmente y mantener así el pacto de unión perpetua entre las provincias. Había una división de poderes absoluta y rigurosa con el objeto de constituir un gobierno de leyes y no de hombres. Más todavía, el poder militar debía quedar circunscripto a sus funciones: ningún soldado en tiempo de paz podía ser acuartelado en ninguna casa sin consentimiento de su propietario y durante la guerra sólo en la forma prescripta por la ley, quedando bien entendido que una milicia bien organizada en una provincia libre, exigía como derecho incuestionable el del pueblo para guardar y llevar armas (cfr. arts. 46 y 47). No cabe duda que el pueblo era el propio interesado en resguardar la soberanía y sus derechos y, de tal manera, resultaban legitimadas .por la propia Constitución las milicias de carácter popular. La denominada Constitución General, el Proyecto formula las bases sobre las cuales habían de adecuarse las constituciones de cada provincia. Sus bases : 1º el poder originario en el pueblo mismo; 2º el derecho irrevocable e incontrastable del pueblo para "instituir el gobierno, reformar o alterar totalmente el mismo cuando lo requirieran su protección, seguridad, prosperidad y fidelidad, ya que el gobierno era instituido para el bien estar común, la protección y seguridad: del pueblo y no para provecho, honor o interés privado de algún hombre o familia; 3º la igualdad para el ejercicio de las funciones públicas; 4º la libertad de comicios y elecciones en cada provincia; 5º el acceso a los cargos por los propios méritos, sin ventajas o privilegios para quienes los detentaren y, por lo tanto, la prohibición absoluta para trasmitirlos, ya que los derechos adquiridos sólo incidían en la persona y estaban basados únicamente en la idoneidad y consecuente consideración por los servicios públicos realizados. DEMICHELI manifiesta que este Proyecto resulta fuente indudable de la Constitución de 1853 y para ello ha realizado un trabajo exhaustivo de indagaciones, anotando con criterio científico las concordancias entre el Proyecto y la Constitución y también, en varias de sus obras, pero principalmente en su Formación Constitucional Rioplatense a través de un método comparativo, sus indudables analogías. En este Proyecto, basado en las Instrucciones Orientales de clara y definida inspiración artiguista ha dejado huellas profundas en nuestra formación constitucional, pero también es cierto qué más que el Proyecto mismo, que permaneció ignorado por mucho tiempo, la huella profunda lo ha sido a través de la inequívoca filiación federalista de Artigas que abría la brecha en medio de Proyectos de raíces centralistas y unitarias que culminaban con constituciones rechazadas por los pueblos algunas de las cuales resultaban aristocratizantes y que, como la de 1819, trasuntaban la ideología monarquista y antirrepublicana (ya veremos por cuáles motivos) sustentadas por sus propugnadores. Existían una identidad de fuentes, que nutrían tanto el Proyecto oriental de 1813, el Pacto federal de 1831 y el Proyecto de Constitución de ALBERDI DE MICHELI anotó la influencia que en el pensamiento de Artigas tienen las doctrinas de PAINE a través de las versiones de las diferentes constituciones de los Estados Unidos, a partir de los 201 "Artículos de Confederación y perpetua Unión" de 1871, y mediante la directa lectura de la versión española de La independencia de la Costa Firmé justificada por Thomas Paine treinta años ha, que data de 1811. DE MICHELI SEÑALA la concordancia con el Proyecto Federal para la Banda Oriental que completa la hermenéutica del Proyecto, debido a la inspiración del diputado oriental Felipe Santiago Cardozo y de raíz Artiguista. Destaca el autor que la fuente de origen común es el constitucionalismo norteamericano. Que tienen tanto el Proyecto como la Constitución de 1853 y el primero ajustado a la versión de Garda de Sena a que se ha hecho referencia. PROYECTO DE CONSTITUCIÓN TERRITORIAL PARA LA PROVINCIA ORIENTAL No se puede comprender el Proyecto federal de 1813 sin la consecuente Constitución Territorial para la Provincia Oriental. El Proyecto formulaba bases sobre las cuales habrían de adecuarse las constituciones de cada provincia. Debía considerarse como Proyecto que completaba la SERIE de los presentados a la Asamblea, también éste, de y para la Provincia Oriental. Es comienzo de otra serie de estatutos, reglamentos y constituciones provinciales que tienen continuación formal en el Estatuto de Santa Fe 1819 y que continuaría, sin clausurarse, hasta la Carta de Mayo de San Juan 1825 a los cuales nos referiremos oportunamente. Nuestro derecho público provincial expresión tan grata a ALBERDI debe mucho a este Proyecto de Constitución territorial Artiguista de 1813. RAVIGNANI había notado en 1926 Considerar a Artigas como caudillo argentino... no pensaba fundar una república independiente; lo que quería era conseguir autonomía corno provincia. Así resultó el argentino más federal que el país tuvo en el pasado y es el que sienta un precedente que imitan los demás caudillos" Este Proyecto tenía una parte general, dogmática, y otra, orgánica, referente al funcionamiento del gobierno y a. los poderes constitutivos del Estado. Su forma de gobierno y de estado es republicana, para la Provincia Oriental como provincia federal; la soberanía residía en el pueblo, el cual, si no se lograban los objetos y finalidades del gobierno que son, primordialmente, conservar la libertad, seguridad e igualdad de los ciudadanos y de los pueblos, tenía derecho para alterar el gobierno, es decir, un inalienable derecho revolucionario para poner a quicio los derechos irrevocables que le fueren conculcados. El pueblo tenía, por sí, el exclusivo derecho de gobernarse como un Estado libre, soberano e independiente y ejercía todo el poder no delegado a las Provincias Unidas reunidas en su Congreso. Consagraba derechos naturales esenciales Cap 1 como la vida, la libertad, la propiedad, el logro de la felicidad y seguridad, derechos naturales basados en la raíz sustancial de los hombres, que nacían libres iguales; aseguraba la libertad de imprenta; la prohibición del acuartelamiento de los soldados en tiempos de paz en casa alguna, sin consentimiento de sus dueños; nadie quedaría sujeto al fuero militar salvo los empleados del ejército, armada o milicia en servicio activo; daba reglas para el debido proceso-y el procedimiento, con objeto de garantizar los derechos: de defensa, de libre justicia, de igualdad absoluta ante la ley, 'de 202 elección libre y pública de los miembros del gobierno, de elección para los puestos públicos. Reconocía principios republicanos y prohibía todo privilegio para cualquier individuo, grupo o sector. Se consagraba, asimismo, la libertad de cultos y la enseñanza primaria obligatoria _v gratuita. Este Proyecto, denominado Constitución Oriental de 1813 por DE MICHELI adoptaba la división clásica tripartita de poderes. El Poder Ejecutivo sería desempeñado por el gobernador de la Provincia Oriental del Uruguay, electo por 1 año por la Legislatura, por la Sala de Representantes y el Senado. El Poder Legislativo era bicameral, constituido por una Sata de Senadores, elegidos sin miembros por 5 años, y una Sala de Representantes de los Pueblos, elegidos por los ayuntamientos todos los años. El Poder Judicial se originaba en los cabildos como órganos de los pueblos, aunque tu Legislatura tenía facultades, según el art 5 del capítulo 2 para constituir tribunales de justicia. Los 3 poderes serian independientes entre sí. Tanto los senadores, cuyo número no debía exceder de Nicle, como los diputados, se elegían indirectamente; los primeros 'mediante una asamblea general; los segundos á través de delegados de los cabildos. El Proyecto contemplaba la posibilidad de una justicia rápida, eficiente y gratuita: prohibía el uso del papel sellado; garantizaba la más amplia imparcialidad en el proceso y para ello daba normas procesales muy claras y eficaces. SÍNTESIS COMPARATIVA de los PROYECTOS A la Asamblea fueron presentados 5 proyectos constitucionales, sin que ninguno de ellos fuera ni siquiera considerado en su seno. Dentro del contexto de los 5, la falta de originalidad de algunos de ellos, la deficiente técnica de otros, la diversidad de fuentes a veces contradictorias entre sí, en casi todos, se echaron las bases de los sucesivos intentos de Institucionalizar el país. Ya sea en las constituciones de carácter unitario, como lo fueran las de 1819 y 1826, aun cuando la 1ª no expresara la forma de gobierno; la Constitución de 1853; las cartas que elaboraran las provincias como en los Pactos, el primordial de 1831 y todos los otros, interprovinciales, amplios o limitados encontramos huellas de estos proyectos de 1813. En ellos se elevaron bases institucionales, gestándose a través de tímidas experiencias, de intentos frustrados, del logro de normas para realidades concretas, el cañamazo sobre el cual se dieran las experiencias para determinar el futuro institucional del país y la organización del Estado. Los 5 PROYECTOS a saber 1º Comisión Especial 2º Sociedad Patriótica 3º Tercer Proyecto Anónimo 4º Proyecto Federal de la Banda Oriental 5º Proyecto de Constitución Territorial de la Banda Oriental, contienen las concomitancias, Concordancias y discordancias que se expresan en el siguiente cuadro: Forma de GOBIERNO y de ESTADO 203 1º República libre e independiente, unitaria, centralista. 2º Estado indivisible, república unitaria, centralista. 3º Estado Libre e Independiente: República Unitaria Centralista. 4º Confederación de Provincias Unidas : Liga de amistad, de defensa común y unión : : republicano. Aspectos confederales y o federales 5º Republicano. Para la provincia dentro de la Confederación y / o Federación. sobre SOBERANIA 1º Reside en el pueblo: reunión de hombres libres de la República 2º Como Acto Solemne de Asociación General, por medio de legítimos representantes. 3º Expresión de la Voluntad General a través de representantes: residen en el pueblo ejercicio delegado 4º Cada provincia retiene su soberanía, libertad, independencia y todo poder, jurisdicción y derecho no delegado 5º Reside en el pueblo: funciona dentro de un; amplio alcance Federal sobre TERRITORIO 1º Provincias del Rio de la Plata comprendiendo: Córdoba Buenos Aires, Salta, Potosí, Charcas, La Paz, Cochabamba, Cuyo, Banda Oriental, Paraguay, si la adoptara 2º Provincias Unidas del Sud que se han unido con Provincias del Río de la Plata. 3º Buenos Aires, Córdoba, Paraguay. Salta, Potosí. Charcas. Cochabamba, La Paz, Cuyo, Banda Oriental. 4º Las provincias que se incorporen. 5º Para la Provincia Oriental del Uruguay, con amplio alcance federal sobre RELIGION 1º Religión de Estado es católica. El Estado la protege y mantiene el tesoro de las iglesias. 2º Católica como religión de Estado ( es y será siempre católica ). 3º Católica como religión de Estado. El Estado la protege y mantiene el tesoro de las iglesias. 4º No establece religión de Estado ni prohíbe la católica que se profesa, como única y preponderante. 5º Libertad de cultos. sobre EQUILIBRIO y DIVISION de PODERES 1º Tripartito, con superioridad del Congreso, poder soberano reside en el Congreso, Poder Ejecutivo y Tribunales: el Congreso hace la ley, el Poder Ejecutivo las ejecuta, el Poder Judicial la aplica. 2º Tripartito, equilibrio de poderes, fuerte centralización. 3º Tripartito, equilibrio de poderes, centralización. 4º Tripartito. Descentralización de poderes, independencia de poderes muy acentuada. 204 5º Tripartito. Descentralización e Indepedencia de poderes. sobre CIUDADANIA 1º Legisla sobre ciudadanía, suspensión, pérdida por causas expresas. 2º y 3º Más o menos análogas disposiciones al 1º 4º Acentuación de la absoluta independencia. 5º Acentuación en el funcionario, que debe abjurar del rey de España y sucesores. sobre REFORMAS CONSTITUCIONALES El 1º, 2º y 5º No se prevén sobre Reformas Constitucionales 3º Adición: como los demás proyectos de ley y apoyo de cinco miembros de sala, puede ser propiciada por el Poder Ejecutivo. Si los 2 TeRcios rechazan no se vuelve a presentar el proyecto en el período. 4º Reformas: 2 TeRcios del Congreso. Las provincias tienen poder para dictar sus propias constituciones. sobre DECLARACIONES, DERECHOS Y GARANTÍAS 1º NO hay Capítulo Especial. Libertad de Opinión Religiosa, Derechos del Ciudadano, Igualdad ante la Ley, Libertad Civil; Seguridad Individual, Libertad de Sufragio; Abolición Esclavitud; Libre Tránsito, etc. 2º Capítulo sobre seguridad individual. Normas procesales muy amplias. Libertad, Igualdad, Honra, Seguridad, Libertad Religiosa y Libertad de Imprenta, etc. Seguridad individual en capítulo especial. Libertad de imprenta en capítulo especial. 3º En el capítulo 1º especial, amplias garantías; igualdad legal, libertad, etc.; abolición inquisición; idoneidad para los empleos; normas procesales; normas morales. Tienepreámbulo. 4º Amplias Garantías, Libertad de pensamiento, etc. El pueblo tiene derecho a organizarse en milicias "llevará y guardará armas". Felicidad y prosperidad de los habitantes, etc. 5º Derechos Naturales Esenciales e Inenajenables: vida, honor, libertad, etc. Derecho del pueblo a la rebelión; elecciones públicas enseñanza gratuita y obligatoria. NO hay fueros militares; sobre PODER LEGISLATIVO 1º Bicameral Sala de Representantes: 1 x cada 25.000 hs dura: 2 años. Senado: 1 por provincia, dura: 6 años; renovación cada dos años. Establece facultades, límites, procedimiento para la formación de las leyes, fuero parlamentario 2º Bicameral Congreso o potestad legislativa Cámara de Representantes: 25 años; dura: 2 años Senado: emana de libre voluntad de los pueblos: 2 x provincia; dura: 6 años; edad 30 años. Se establecen las facultades y limites; procedimiento para formación de las leyes. 205 3º Bicameral de Cuerpo Legislativo: Sala Representantes: duración mandatos: 2 años. Sala de Senado: 2 x provincia. 4º Bicameral. En 1 Congreso de las Provincias Unidas Sala de Representantes elegido x el pueblo de cada provincia dura: 2 años edad 25 años Las provincias reunidas juntas en Congreso Senado: 2 x provincia elegidos x el pueblo: dura: 2 - 3 años; edad: 30 años 5º Bicameral Cámara d Representantes 3 delegados por cabildo: 60 representantes elegidos anualmente; fija facultades y límites del Poder Legislativo. Cámara de Senadores permanente con renovación cada 5 años, formada por 7 senadores con voto y 1 secretario sin voto. sobre FORMA de ELECCION 1º Base popular. Indirecta. Asambleas primarias o Juntas Electorales de Parroquias. Asambleas electivas de las provincias. Asambleas comunales de provincias. 2º Base popular. Indirecta. Asambleas primarias; asambleas de electores de partidos; Asambleas generales de provincias. 3º Base popular. Indirecta. Asambleas originarias de provincias, electores de partidos Generales de Provincias. 4º Base popular. Por la Sala de Representantes mediante elecciones populares directas. Otras funciones: elecciones indirectas. 5º Base popular. Indirecta principalmente a través de los cabildos. sobre PODER EJECUTIVO 1º Directorio de 3 miembros, 6 años, Renovables x tercios. Consejo de Estado, compuesto por 10 Miembros. 4 Ministros. 2º Unipersonal: 1 Presidente 3 años mandato 1 VicePresidente, Secretarios de Estado. 3º Directorio de 3 miembros, 4 Secretarios de Estado. 4º Presidente de 2 años sin reelección. Sistema rotativo de elección provincias Ministros. Secretarios. 5º Gobernador con funciones propias y compartidas con el Senado sobre PODER JUDICIAL 1º Corte Suprema. Tribunales en provincias. Independencia, inviolabilidad de los miembros. 2º Supremo Poder de Justicia 9 miembros. Salas de Apelaciones Provincial Independencia. 3º Supremo Tribunal de Justicia y Supremos Tribunales de Justicia en provincias. Tribunales, con sesiones públicas; independencia como poder. 4º Poder Judicial Provincial Independiente; deja a las provincias la formación dl Poder Judicial Corte de las Provincias Unidas. 5º Poder Judicial provisorio en los cabildos de las ciudades y villas, hasta la elección del Tribunal de Justicia. Justicia libre y gratuita; abolición del papel sellado. 206 sobre PROVINCIAS 1º No contiene normas. 2º Habla de Prefectos nombrados por el Presidente en TeRna de Municipios: con funciones Administrativas y Limitadas a cumplir Órdenes Emanadas del Gobierno Central. 3º No contiene normas. 4º Las provincias conservan el poder no delegado; gozan de soberanía, libertad, Indepedencia 5º Constitución d la provincia libre d la Banda Oriental, dentro d la Federación ó Confederación sobre MUNICIPIOS 1º Comisiones Especiales o Ayuntamientos, en ciudades con más de 300; habitantes: vecinos, alcaldes y regidores nombrados por los pueblos 2º Municipalidades, establecidas en pueblos de más de 2.000 habitantes, presididas por el prefecto o subprefecto y compuestas por defensores de pobres, irenarcas, 3 jueces de barrios, etc. 3º Ayuntamientos en ciudades o villas compuestos por alcaldes y regidores nombrados x los pueblos. 4º Deja a las provincias la facultad para dictar sus propias instituciones, éstas pueden organizar el municipio o Cabildo como órganos de los pueblos : deposita en ellos el ejercicio transitorio de la justicia, servicios policiales, etc. DIFERENTES INSTRUCCIONES A LOS DIPUTADOS En otros aspectos de la Asamblea, referidos a las instituciones y la forma y modo como estas eran concebidas. Según resulta de las Instrucciones otorgadas a los diputados que la componían. Algunas de ellas principalmente las de Artigas, se constituyeron en firmes pilares del federalismo y tanto en su teoría, resultaron elementos fundamentales, para poner freno a un centralismo absorbente, muchas veces dado de espalda al País con olvido de los diferentes territorios y las diversas regiones. El centralismo capitalino, referente a los derechos humanos y a las garantías procesales ó a las declaraciones acerca de la igualdad de la libertad tuvo sus remolinos de dudas por las condiciones imperantes en Europa. Por eso la INDEPENDENCIA y CONSTITUCIÓN no llegaría a concretarse. Al CENTRALISMO característico de la ASAMBLEA se opuso con firmeza la acción y el pensamiento artiguista seguido después por otros caudillos. Artigas NO fue separatista; quería la integración de un país independiente, pero con hondo sentido federalista, en ese País, donde cada parte integrante se reservaba sus propios e inalienables derechos. En las diferentes Instrucciones, podremos fijar con toda precisión, el alcance y sentido que, ya por entonces, tenían algunas provincias, aún no formadas todavía como tales, acerca de la futura organización del país. Es indudable que desde los poderes de los diputados para la Junta Grande 1811 existía un sentido bastante claro de las necesidades regionales y muchos diputados habían llevado instrucciones precisas a ese respectó. 207 Ej: algunas Instrucciones del 1813 difieren sustancialmente de las de Artigas y la Banda Oriental, calificadas erróneamente x Vicente Sierra y otros autores corriente considerada como HÍBRIDAS, La realidad la observamos a través de los proyectos orientales y su real significación Ej: Vicente Sierra se opone a las Instrucciones de Jujuy para el presbítero Pedro Pablo Vidal, diputado a la Asamblea, como verdadero modelo de. localismo comprensivo Estas Instrucciones están dadas a través d 8 artículos con el objeto de lograr la representación de las Provincias Unidas mediante la igualdad política perfecta, afianzando la libertad del Estado y la de los pueblos unidos, tanto como la de los ciudadanos en particular. La Asamblea tendría primacía por sobre el Ejecutivo, al cual habrían de limitarse sus poderes y funciones; debía dictarse una Constitución de carácter provisorio hasta tanto los pueblos americanos estuvieran en condiciones de expresarse libremente. Existía en tales instrucciones una mezcla dé federalismo y unitarismo en el: 1º sentido al propugnar la igualdad y libertad de los pueblos 2º al considerar que el Ejecutivo debería designar a los gobernadores, mediante un procedimiento de consulta. También al fundamentar un régimen municipal. Jujuy expresaba el deseo de no declarar la Indepedencia, por considerar que sería un paso muy arriesgado que retardaría los progresos de la causa común en que las provincias estaban empeñadas. Esta actitud es comprensible teniendo en cuenta una poderosa razón, como lo era la invasión a la Provincia, virtualmente bloqueada por las tropas enemigas. También las Instrucciones de Tucumán se declaraban contrarias a la declaración de la independencia, por ser considerada prematura y origen de males irremediables. Era. necesario liberarse previamente de los enemigos exteriores y afrontar los inmensos gastos que reclamaba el enfrentamiento a grandes potencias (se refería a Portugal e Inglaterra);que aprovecharían tal momento para declarar la guerra. Las Instrucciones de Córdoba se inclinan hacia un régimen centralista y unitario. No obstante campea en ellas un. sentido municipalista, una especie de "fueros" en los cabildos, según expresa Sierra M, y también la tendencia acentuada hacia la descentralización de la justicia. Ariosto GONZÁLEZ considera que tanto las Instrucciones d Tucumán, las de Córdoba o Jujuy, implican una toma d conciencia de principios de descentralización, federación, confederación o municipios autónomos. Dice que en ellas se determina "que se consagre el derecho a las comarcas a regir sus destinos con cierta independencia" dentro de un ordenamiento jurídico superior al Estado; Desvaneciendose la leyenda insistente por escritores de distintas épocas y procedencias que las Instrucciones Artiguista fueron las primeras que proclamaron con precisión categórica, la adhesión al régimen federal. Las Instrucciones, poseían algunos elementos que inclinarían a pensar en un sentido federal, por razones circunstanciales pero de peso y significación atento el problema de la guerra y de los peligros de invasión, aceptaban fórmulas en las cuales ligaban los 2 principios, aunque acentuándose las notas centralistas. Las Instrucciones de Potosí y las de Charcas tenían una tendencia definidamente federativa. La primera de ellas expresaba que los diputados llevarían, instrucciones para que el dictado de una Constitución federativa, reservándose cada provincia sus derechos, fijándose las leyes, 208 los poderes Ejecutivo y Judicial, la protección y el fomento de la minería, comercio, industria, agricultura, artes y ciencias; para el caso que no se lograran estos objetivos dentro de un término de 3 meses, las provincias quedaban en uso y goce de sus derechos de independencia, pudiendo unirse a un gobierno "que le sea análogo" (instrucción 3^). En consecuencia, el Congreso sólo establecería las leyes fundamentales sobre las relaciones generales interprovinciales y lo concerniente a la seguridad y defensa recíprocas así como las relaciones entre el Estado y las potencias extranjeras; debería requerirse, asimismo, la mutación del lugar del Congreso, con la alternativa de ubicárselo en alguno