Sie sind auf Seite 1von 15

c. SELLTTZ - M.IAHODA _ M. DEUTSCH

s. w. cooK

MTTODOS DT INVTSTIGACION EN I,AS REI,ACIONTS SOCIATTS

SEXTA EDICION

EDICIONES RIALP, S. A.

MADRID

Titulo original:

Research Methods in Social Relations

@ 1959 by Holt, Rinehart and Winston, Inc., New York'

@ 1965 de la versión española realizada por MaNuer Rrco Vrncrrnn para todos los países de habla castellana, by F.DICIONES RIALP, S. A. Preciados, 34 - MADRID.

Dcpósito legal: M. 23.791-1973

ISBN: 84-321-1319-0

Cr,osns.OrrcoYllN,

S. L. - Mnllfrrcz Pu.lc,5 - Mntlrid-29

PREFACTO A LA PRIMERA EDICION

A pesar de que existen muchas publicaciones téoticas

de los métodos de inuestil'gacíón

sobre aspectos específicos

para el estudio de

sentan de modo unitario U a un niuel de iniciación las con'

sideraciones que inciden en cada uno de los grados de pro-

ceso de la inuestigación. Y esto es lo que aquí comenzamos

a hacer.

pueden ser presentados de

muA diuersas nxaneras.

las relaciones soc¿ales, pocas obras pre'

Los métodos de inuestigación

El énfasis especial de nuestra pre.

sentación swge de un creciente estado de conciencia entre

sociales de que su trabaio debería contribuir

de problemas prácticos tal como se reoelan e¡t

inuestigadores

a Ia solución

el mundo contemporáneo.

ha demostrado que Ia investigación efec'

preocupación pot su inmediata aplicación no

prontamente utilizada. La inuestigaciótt realiza-

du cott la meVte puesta en su inmediata aplicación requiere,

o lo largo de todo el proceso inuestigador, un estuerzo de

La experiencia

tuada sin una

es ni fácil ni

ililabt¡raciótt eiltr(

t.tl,nenlc prcpurudu

inuestigadores sociales g aquellos que uar¿

por sus respectiuos

aprendizaies. Esta

t ulilizar sus hallazgos. Tal colaboración origina problemas

t,s¡ttcíficrts, pura ltts que ningtma de las dos partes esfá to-

.tl,r(, por tunttt, inclul¡e un tratunúepto de tales problemas.

Sicmpra <¡trt hu sidtt

hemos seleccionado el mate-

ett el que tal colaboración es par-

ritl iluslrutifo de ntt secl(rr

¡tosible

Clpfruro 2

SELECCION Y FORMULACION DE UN PROBLEMA DE INVESTIGACION

"La formulación de un proble'.na .ei 3 me'

nudo más

importante que su solucron'"

A. ErNsrB¡N Y L' INrero

SSLNCCIóN DE UN TEMA PARA LA INVESTIGACIóN

La lista de temas aptos en potencia-

para la investigación

ro.ál ót ian amplia como el campo de la propia conducta so-

;iJi;-;i"ción

de temas

actualmente seleccionados para Ia

encuesta es, por

*

supuesto, mucho más- reducida' Incluso en

ei', 11. de las relaciones entre

?tá" a" ia'invgtfigución-p'

ü"i"r-¿"-ñg""

i""áJg"ói¿r,

"hun

"rt*abl

;;;;;

et"i"o o rel^igioio distintos-los trabajos de

cubierto urr

vasto campo' incluyendo los

entre sí y sienten y

de cómo tales grupos a¡!úan

unos de oiiot;

"cómo

difieren en sus tradiciones'

üH.i;t,';;tonuri¿uá"t,

cultura, y la forma como educan

lo que son; cómo res-

relaciones cntre g'rupos'

sido llcvadas a cabo en cliver-

abarcado- miembros dc rnuchos

cn ntttclt¡ts f.r't.as tlc vitla'

;^;;; hii;t; cómo se edúcan para.ser

;";d;'a

los intenrcs de cambiar las

etcétera. Estas encuestas han

sos puntos .lel munáo; han

ñ;tti;;'¿i;i.ot'y

ti¡ai.t*.s

ser¿ccrór v ¡onr"rur¡cróN DE uN pRoBLEMA os lNvnsrrclc¡ó¡¡ 43

Como ya destacamos en el ,capítulo 1, el tema general de

un estudio puede ser sugerido por alguna relación práctica o por algún interés científico o intelectual. Una amplia variedad de relaciones prácticas puede ofrecer temas de investigación. Por ejemplo, alguien puede desear información que le pueda

servir de base para decidir si es necesario o no cierto servicio

o agencia. Así,

pues, el director de un

departamento estatal,

provincial

o local, encargado de la sanidad o beneficencia,

puede desear un estudio sobre todas las personas de edad su- perior a los 65 años para determinar si son necesarios servi-

cios adicionales para estos ancianos

y,

si es así, qué clase

mayor ayuda económica, servicios de préstamo, cen-

recreativos y sociales, programa especial de alojamiento,

-una

tros

hospitales, etc.

puede querer evaluar los efectos de un programa

de construcción de viviendas sobre la salud mental de sus beneficiarios, los efectos de una campaña publicitaria para

influenciar las elecciones, o los efectos de una película sobre

Jackie Robinson en las actitudes hacia los negros.

de asuntos que pueden conducir a la

investigación es aquel en el que la información acerca de las probables consecuencias de varias formas de acción serán úti- les para decidir entre las diversas alternativas propuestas, De

esta

O bien

Todavía otro tipo

forma, hacia el fin de la Segunda Guerra Mundial, el

ejército de los Estados Unidos llevó a cabo una extensa en-

cuesta entre su personal para averiguar qué sistema de deci- sión de las prioridades para el licenciamiento sería aceptado

como justo.

Una apreciación práctica ligeramente distinta requiere la

predicción del curso de futuros acontecimientos con objeto de

pianificar la acción adecuada. Por ej., en 1945 el Tesoro de

los Estados Unidos requirió un estudio que permitiese una

predicción de la aceptación de bonos de guerra en el año ve-

nidero, como guía de las medidas y

acción relacionadas con

el control de la inflación. Un constructor que está consi-

derando la construcción de bloques en los que las viviendas sc venderán sin tener en cuenta \a raza del comprador puede

y en cuánto afec-

dcscar una cstimación del probable mercado

tará a su ncgoci<'r cl carácter interracial de la barriada.

It¡s in|crcscs científicos o intelectuales pueden sugerir una

rclar:it5n dc asuntos aptos para la investigación tan amplia

conro ll ¡rnlcrior. Quizá la difercncia esencial entre los asun-

los srrllclirlos ¡"ror cl ¡runto clc vista práctico y los dictados por

44 MÉToDos DE INvEsrrcAcIóN EN LAS RELAcIoNES socIALEs

los intereses científicos es que los últimos parecen suPoner

en menor grado el estudio previo de una situación determi-

nada por

considerar de menos interés el conocimiento acerca

de dióha situación concreta. Los intereses científicos e inte-

lectuales tienden más a tratar cuestiones

parse de situaciones específicas

il*"t

g"tt"tales de un

generales y a ocu-

tan sólo como eiemplo de

ienómeno más que como objetos de

interés por derecho propio.

El investigador, contagiado de estar inteiesado en te-mas

de la curiosidad científica, pue-

que ya han sido estudiados con

alguna extensión;

en este caso, es probable

que se interesara

más exacta de las

en" aspectos

condióiones bajo las cuales aparece no, y cómo puede ser afectado por

pongamos que

talei como la especifióación

^son

el investigador está

influidos los

un determinado fenóme- otros factores. Por ej., su-

interesado en conocer en

juicios de las personÍrs por las

qué-grado

opiniónes

tión en que hay mucho

expresadas por sus compañeros. Es ésta una cues'

por hacer; es comúnmente admitido

que los iuicios de las personas son influidos frecuentemente

por el iuicio expresado por otras.

El investigador puede de-

de esta aseveración

iear establecer-diferenciaciones dentro

general. Puede desear preguntar, p.

sibilidad de influencia de la opinión

ej., ¿existe una mayor po-

de los demás en aquellas

cuestiones en que la respuesta no está claramente definida

que en aquellas otras en las que ya hay una respuesta obje-

del primer tipo de pre-

tiva y correcta? Como una ilustración

guntas, puede el investigador preguntar a los suietos cuestio'

nados si consideran a Tennessee Williams mejor escritor que Arthur Miller; como eiemplo de la sequnda, puede ser la

pregunta de dar su opinión sobre la longitud de unas líneas. El

problema planteado será resuelto comparando el grado en que

el iuicio del sujeto fue influido por los de otras personas en

las dos situaciones

O bien, si se diera el caso de que se estuviera trabajando

campo en que ya existe un sistema teórico altamente

en un

perfeccionado, puede desear la comprobación

das predicciones basadas en esa teoría.

psicoanálisis, eligió la

infancia conduce a

Preparó

de determina-

Y así, Hunt, en 1941,

interesado en la comprobación experimental de la teoría del

la indigencia en la

predicción de que

una vida de tacañería en la edad aclulta.

tres grupos de ratas : uno fue alimcntado normalmcn-

te durante cl pcrlodo dc dcsarrollo; cl scgunilo fuc alinrcnta-

clo normalmcnte cn la infancin, csctsanrcnlc

durantc cl pcrfo-

sn¡ccróN y nonrvrul¡cróN DE uN pRoBLEMA pn lNvnst¡c¿crón

45

do prepuberal, y luego, normalmente otra vez; el tercero lo

fue con escasez en la infancia y adecuadamente con posterio-

ridad. En la edad adulta, todos los grupos fueron sometidos

a privación de alimentos en Ia

alimentos; el que había sufrido privación de

infancia reaccionó almacenando comida.

Dada una tal variedad de motivos sugerentes

¿cómo

seleccionará

de temas

para investigación,

problema para su estudio?

el investigador un

Entre los factores de importan-

cia que determinarán su elección están sus preferencias

personales y

head: <Los

sus juicios de valor. Con

palabras de White-

juicios de valoración no son parte del con-

texto de la ciencia física, sino parte del inotivo de su eia-

Ha habido una laboriosa selección de las partes

boración

del campo científico a cultivar,

envuelve y presupone juicios de valoración.r (Tomado de

y

esta selección consciente

Cantril, Ames, Hastorf e Ittelson, 1949.)

El papel que las valoraciones juegan inevitablemente en

la selección del asunto a

investigar no es, sin embargo, reco-

Cook (en 1949), da cuenta

nocido siempre. A este respecto,

del siguiente incidente:

Describía a un compañero psicólogo un estudio en el

que nuestro equipo estaba tratando de medir el efecto de

cierta experiencia tendente a cambiar las actitudes de los

no judíos hacia

los judíos. Este psicólogo, sin embargo,

estimaba que

tales actitudes no deberían ser cambiadas.

el éxitg de los esfuerzos para

que

conse-

implicaba en él la

Mi interés en medir

guir algún cambio era evidente

aceptación de un -objetivo que él desaprobaba fuertemente. Es más, introdujo la posibilidad de que mi aceptación fue-

se interpretada por otros como la aceptación (de este deseo

de cambio de actitud) de los psicólogos en general.

Si el hecho

de que los criterios de valoración están com-

selección de todo tema de investigación

prometidos en la

ha sido reconocido en este caso, puede

no haber llegado a

levantar el temor de que los valores conducentes a la se-

lección de un estudio sean valores comunes a todos los psi-

cólogos en general. Si se reconoce que

su selección de un tema

todo investigador,

en

para estudio (ya sea el del prejuicio

racial o relígioso o el desarrollo de los conceptos espaciales

en el niño) cstá expresando su iuicio o sentimiento acerca

46 MÉToDos DE rNvEsrrcAcIóN

EN LAS RELAcIoNES socIALEs

para el estrrdio, entonces la gran di-

versídad de investigaciones llevadas a cabo demuestra cla-

de qué es importante

ramente que ningún estudio

representa

un acuerdo común

entre eshfoiosos ie lo social aéerca

del énfasis sobre de-

terminada investigación.

Los investigadores

loración eligen

social que

do en

lougo

capacitado-para

sociales con distintos criterios de va-

distintos temas para estudio. El investigador

óonoce cuál de sus propias preferencias ha entra-

pata la selección- de un problema estará más

prevenirse de desviaciones que pudieran in-

que aquel que trabaja con la

tróducirse én tu-investigación

guiádo

asunto,

pretensión de estar

iientíficas. Si los crit"erios personales influencian inevitable-

los únicos medios para mante-

mente la elección del

ner el procedimiento científico dentro de lo razonable es el

solamente por consideraciones

constanie conocimiento de dónde y cómo entran tales criterios.

Sería erróneo, sin embargo, llegar a concluir que los cri-

terios personales son o podrían ser los únicos determinantes

en la Jelección de un tema de investigación.

las cuales la ciencia es im-

pulsada las que determinan las preferencias de los investiga-

a menudo imperceptible, sino que

también existe un número

res para proseguir la investigación de un asunto con preferen-

cia a otros. Distintas asociaciones establecen estímulos eco-

Ya no son sola-

mente las condiciones sociales bajo

dores en una forma sutil y

de poderosos y declarados inducto-

nómicos para el trabajo

temas. Posiblemente es

de investigación sobre determinados

más prestigioso tealizar trabajos de

investigación sobre el cáncer que el tratar de encontrar un re-

medio al

resfriado ordinario; pueden obtenerse m¡ás subven-

ciones para experiencias no sujetas a controversia a realizar

de temas que podrían

con animales que para la investigación

tener repercusiones

políticas; el

investigador de mercados

puestos mejor pagados que el psicólogo educa-

dor, Existen pocos' investigadores sociales que puedan permi'

puede obtener

tirse el lujo de ignorar el prestigio, las subvenciones para la

investigación y los ingresos personales. Esta situación de he-

cho influirá muy probablemente en la reducción de Ia liber'

tad efectiva de elección de los temas de investigación a me-

nos que una diversidad de agencias con intereses, objetivos

y criterios de valoración diferentes subvencionen la investi-

gación, de tal forma que el científico social dedicado a la in-

entrc cllos. En Estados Uniclos a la

vestigación pueda

hora actual, a pesar dc quc'cl ntimero cle difcrcnt.cs fucnlc's

elegir

snrpccló¡i r r.onrvruleclóN DE uN pRoBLEMA pr rxvpst¡c¡ctó¡* 4Z

de recursos para la subvención de las investigaciones es acep-

tablemente extenso, una considerable proporción

disponible para la investigación está concentrada en unas po-

del dinero

cas agencias gubernamentales y en unas escasas grandes fun-

daciones. Resultado de ello es que

estas organizaciones

de-

terminan en una gran proporción los problemas sobre los

cuales hay que rcalizar la investigación. Y esto es cierto tanto para las ciencias físicas como para las sociales.

Fonmur,acróN DEL pRoBLEMA pB rxvssrrcA,crólr

La selección de un tema para investigación no coloca in- mediatamente al investigador en una posición tal que le permi-

ta comenzar a considerar qué datos ha de recoger, por qué mé-

todos, y cómo los analizará. Antes de alcanzar estas etapas,

necesita formular el problema específico susceptible de ser in-

vestigado por procedimientos científicos. Desgraciadamente, no es raro" que un investigador trate de escalar rápidamente

de la selección de un tema a la recolección de observaciones.

En el mejor de los

la ta¡ea de formular un problema

casos, esto significa que se enfrentará con

después de la recolección

de datos; y en el peor de los casos, que no realizará una en-

cuesta cienlfica en modo alguno.

Es una

que la verdad

apreciación totalmente superficial la de afirmar

es hallada por medio del estudio de los he-

chos. Es superficial porque ninguna investigación puede

ser situada en su lugar de comienzo hasta que

que se encuentre alguna dificultad en una situación prác-

tica o teórica. Y es la

rigen nuestra búsqueda con

y a menos

dificultad, o el problema, 'os qui ¿i-

algún

orden entre los ñechos

de tal forma que la dificultad pueda ser superada (Cohen

y Nagel, 1934).

es una tarea dirigida a la solu-

en la formulación de la

investigación es reducir el problema a términos concretos y

La investigación científica

ción de problemas. La primera etapa

.

explícitos.

A pesar de que la

selección de un tema de investigación

haya sido determinada por consideraciones ajenas a hJ cien-

tlficas, la formulación del mismo en

forma de problema de

investigación

investig,ación es el primer peldaño a subir en la

cicntffica y, como tal, dcbe cstar influcnciado primordialmente

48 MÉToDos DE INvESTTcAcIóN EN LAs RELAcIoNES socIALEs

por las condiciones del procedimiento

émbargo,

formuláción de preguntas significativas

minada área de investigación.

de la persona son

Cohen y Nagel (1934):

científico. No hay, sin

una regla sencilla que oriente al investigador en la

acerca de una deter-

Aquí, la experiencia y talentos

de la mayor importancia. Así lo destacan

La capacidad para percibir en una experiencia somera

la ocasión para definir un problema, y especialmente un pro- blema de iuga solución depende la de otros problemas, no

Es una señal de

posesión

áonde

del genio científico, sensible a las dificultades por

es un talentó común entrs los hombres'

otras personas menos dotadas pasan sin ser inquie-

tadas por la duda.

Todavía es posible enumerar algunas condiciones que la experiencia ha mostrado favorables a la formulación de pro-

blemas significativos. Entre éstas está la inmersión sistemá-

tica en el asunto tratado

ta, el estudio de la literatura existente sobre el tema, y la

por

medio de la observación direc-

prác-

discusión con personas que han acumulado experiencia

tica en el campo que se estudia 1. Y por la misma importan-

que tales condiciones tienen en la formulación de un pro-

yecto de investigación, contienen un peligro. En las ciencias

sociales, como en otras cualesquiera,

miento pueden interferir el descubrimiento de la observación

cia

los hábitos de pensa-

directa inesperada

y preliminar, así como de las lecturas y

discusiones previas, que pueden ser llevadas a cabo en una

forma de pensar constantemente crítica, curiosa e imaginativa.

La primera fase en la formulación es el descubrimiento de

necesitado de solución. Sin esta fase previa, la puede no ser procedente, como demuestran los

a continuación se describen. Todos los veranos, una

un problema

investigación

casos que

institución educativa de U. S. A. reúne durante seis semanas

unas doscientas personas jóvenes de uno y otro sexo de las

del país, cada cre-

de los jóvenes son

obreros o agricultores; otros son oficinistas o estudiantes. Son

seleccionados para este curso de verano teniendo en cuenta sus cualidades en cierne de líder que han demostrado en sus aso-

do y taza, están representados. Algunos

más distintas formas de vida. Cada región

I Véase el capftulo

suponen

3 para una detallada discusión de obictivos de

estos procedimicntos.

El valor

primario

de talcs

¡rrc-

llcvar a llt formulación clc

cstudio que

cncuestai

exploratorias es quc puedcn

guntas mls signilic¡tivas t¡ue,

tl.e olro nttt<lo, rro htlbicran sirlo posiblcs"

seLr,cc¡ót¡ v ron¡irutlclóN DE uN PRoBLEMA o¡ rNvrsrtclclóN 49

ciaciones sindicales o estudiantiles. La agencia que subven-

ciona el curso tiene como objetivo, al tiempo que proporcionar

a estos jóvenes una información acerca del mundo en que vi-

ven, facilitar una experiencia de vida en común, y técnicas para capacitar a cada uno de ellos en encontrar las aspiracio-

nes que el papel de líder pide en sus respectivas esferas de

vida de un modo más efectivo que antes. Los organizadores

equipo de cientí-

de esta aventura voluntaria invitaron a un

ficos sociales para discutir la posibilidad de realizar investi-

invitación era la mis'

ga'ciones en el curso. La raz6n de esta

que mueve a muchas agencias a Soiicitar la ayuda de los

cientificos sociales--el deseo de la institución de obtener segu'

ridades acerca del valor del

de que la ciencia podía establecer esta valoración sin duda

alguna--.

de la aventura educativa ernprendida con el curso de

verano. La discusión entre los financiadores del curso y los científicos sociales tenía como objetivo el transformar este te-

na, paso a"paso, en un problema de investigación.

Como es corriente en tales discusiones, los científicos so-

ciales comenzaron con la siguiente

ei valor

ma

programa, y

tenía la convicciól,

El tema de la proyectada investigación estaba claro:

pregunta: ¿Qué aspecto

quisiera usted comprobar de la totalidad de la empresa? Y ésta

fue seguida también

¿Qué

puede

de la acostumbrada contra-pregunta:

decirnos la ciencia social acerca de ello? El res'

to de la sesión demostró a ambos equipos las dificultades de

la formulación de la investigación. Después de ser superada la dificultad original, los repre-

sentantes de la institución explicaron con todo detalle sus ob- ietivos a largo plazo. Ya poseían un extenso conocimiento de

los problemas típicos y de los efectos inmediatos de sus esfuer-

zos primeros, pero sus propios objetivos de alto rango y sus

propósitos educativos les prevenígn de aceptar como medida

segura del éxito la evidente alegría de la experiencia entre los

jóvenes participantes.

Lo que buscaban era algo que apareciera

de los confines del marco educativo y a

por sí mismo fuera

través de la vida posterior

de cada participante, una vez ter'

Los problemas inmediatos de admi-

nistración del curso-selección, programa' organización, etc.-

cstaban aparcntemente bien llevados.

nlinada la convivencia.

Si bicn la discusión de los efectos a largo

plazo eta de con- de que la investi-

programa infe-

institución

side¡rlblc intcr'és, sc llcgó a la conclusión

girt'ión tle cs{<ls

rior' ;l krs

cfcctcls no cra

posiblc en un

vr'ittlc itñtls tlc invc'stigitciCtn, que ni la

50 MÉToDos DE INvESTIcACIóN EN LAS RELAc

ni los científicos sociales podían

También hubo acuerdo en

considerar en ese momento'

que la competencia y experiencia

de los educadores eran una guía más segura en la planificación

del programa

como aspiración a largo

plazo que los resultados en cuestiones de detalle'

de lbs

ésfuerzos de la investigación

En otras palabras, que si bien existía un asunto a investigar,

no era poiible formular un proyecto tos a largo plazo del trabaio del

sido distinta si

realizable sobre los efec- curso; la cuestión hubiera

el interés se hubiese dirigido a los efectos a

corto plazo. Sin embargo' a pesar de la negación de resultados

g"rr"r"i"r, la discusión permiiiO

isubproductosD en la iorma

vot y

d"t"os

Áu.tque este

obtener valiosbs e inesperados

de esclarecimiento de los obieti-

no todos los asuntos

implícitos en el programa de la institución'

ejemplo muestra que

en proyectos de inves-

iigación realizables es, afortunadamente, algo muy específico

dJ este ejemplo

pueden

ier fácilmente transformados

el que se fracasara en llegar a alguna base-de

ta qué fu"se posible al-gunl

frecuincia es posible

investigación' Con

identificar algún aspecto

partida ¿esdé

mucha más

del problema susceptible de ser formulado en una cuestión

específica apta para investigar

con los recursos que se poseen'

'Como

del

procéso de formulación de un proble-

déntro de un área determinada, vamos

y

Davidsen (próximo a

ma de invéstigición

a considerar un

publicarse)

iJnidos.

"¡"*pto

estudio de Morris

sobre los estudiantes extranjeros. en Estados

Pirtiendo de su deseo de estudiar algún aspecto de

la

jero,'los

experiencia del hecho de ser estudiante en un país extran-

investigadores

un

gran

seleccionaron un tema general', No

número de cuestiones específicas tendrían

bbstante,

que ser'invesiigadas dentro de este área' Estudios explora-

torios habían

apuntado

un cierto número de direcciones

de que los estu-

interesantes. Así,

dor> y

,"gr"tó

sugirió la posibilidad

comenzando con

diantes en un país extranjero pasaran por

nes de adaptaóión,

una serie de sesio-

una fase de (especta-

.su

terminando con un cursillo de preparación para

el país que le

por la poiiciót que ocupa

en iombinación con

por

al país nativo. Otra idea derivada de los estudios explo-

es la posibilidad

de que la actitud de un es-

recibe esté influenciada en bue-

dicho estudiante en su país

ralorios pievios

tudiante iacia

na parte

^origei,

de

la actitud general hacia-el

país hüésped sostenida

áavía otra sugcrencia

la irlca dc quó ll¡

diversos grupos en su país' To-

prcvios fuc

país cluc ltr

deiivacla dc cstos estudios

actitucl clcl clstr¡rliuntc hacia cl

ssrrccróN v ronuur¡clóN DE uN PRoBLEMA os txvrstrc¡clóN

51

acoge puede e.star fuertemente afectada por el concepto que

hacia su país tengan

los miembros del visitado.2

En una palabra, que no era posible considerar todas es-

tas posibilidades dentro de los límites de un solo estudio. Una

de las primeras etapas, to qne condujera a

bles. Esta es con frecuencia una

por tanto, era la selección de un asun- una tarea de unas dimensiones maneia-

etapa

necesaria en las fases

iniciales de la

formulación del problema. El asunto elegido

para la investigación-ya

grama de una agencia

se trate de la evaluación del pro-

de actividades, o un diagnóstico de

la prospección de la opi-

supervisión de una comunidad, o

nión pública sobre actitudes u opiniones en cuestiones de

política internacional, o el desarrollo del espíritu coopera-

tivo en grupos reducidos-es frecuentemente de

dura que no pueden

tal enverga-

ser investigados

La

simultáneamente todos

los aspectos del problema.

tarea debe reducirse de tal

modo que pueda ser abarcada en un solo estudio o dividida

en un cierto número de sub-cuestiones que puedan ser lle-

vadas a cabo en estudios

Davidsen decidieron centrarse en la cuestión de

cómo las actitudes de los estudiantes hacia el país huésped son influidas por su percepción del concepto que los nativos

de éste tienen del país de procedencia del estudiante.

Una vez reducido el problema a términos en que razona-

blemente podía ser abordado en un solo estudio, procedieron a la preparación de varias fases interrelacionadas entre sí:

formulación de hipótesis, esclarecimiento y definición formal

de los conceptos utilizados en el estudio; especificación de las

clases de evidencia que podrían servir como indicativos de los

separados.

Morris y

<Jiversos conceptos

ncs de trabajon);

(es decir, el establecimiento de <definicio-

la consideración de las formas de relacio-

nar este estudio con otros que utilizan conceptos similares,

de tal forma que hubiera la

mayor contribución posible al

corrocimiento general

en este campo,

-E,stas fases están tan estrechamente relacionadas, que no

¡rtrcrlcn

scr estudiadas una por una. Cuando un investigador

fornrula sus hipótesis, debe definir los conceptos que entran

la relación de

crr cllils, y cn cstas definiciones debe reflejar

srrs cstudios con otros

semejantes y con un cuerpo general

tlt. lt:orírs. Sin crnbargo, en

bcneficio de la claridad de pre-

r;t.rrl;rt'iórr, l¿rs tlivcrsas fases deben ser discutidas separada-

J l'ucrlt. (r)n:iull;llso

el t'rr¡rítrrlo ll. p;rra rrna brcvc

t:sltt tillirna sugcrcncilt.

rro rlr.lor, ¡.:lt¡rlios t¡rrt.lltv;tfon lt

dcscripción de

52 MÉToDos DE rNvEsrrcAcIóN

EN LAs RELACToNES socIALEs

con cierto orden, Comenzaremos con la