Sie sind auf Seite 1von 4

COLEGIO OFICIAL DE APAREJADORES Y ARQUITECTOS TÉCNICOS

COLEGIO OFICIAL DE APAREJADORES Y ARQUITECTOS TÉCNICOS ALICANTE MECÁNICA DEL SUELO Y ARCILLAS EXPANSIVAS En este

ALICANTE

MECÁNICA DEL SUELO Y ARCILLAS EXPANSIVAS

En este número continuamos con la sección dedicada al estudio de las patologías en la edicación, con la publicación de dos chas elaboradas por el arquitecto técnico Rafael Cebrián Picó.

CAPÍTULO 1: TERRENOS

Ficha 1.1. Mecánica del suelo

1. Origen y formación de suelos

Los suelos tienen su origen en los macizos rocosos preexis- tentes que constituyen la roca madre, sometida a la acción am- biental disgregadora de la erosión en sus tres facetas:

ß Física: Debida a cambios térmicos (dilataciones diferen- ciales entre los diferentes minerales) y a la acción del agua (arrastres de fragmentos ya erosionados; posible ac- ción directa por congelación). Estas acciones físicas tien- den a romper la roca inicial y a dividirla en fragmentos de tamaño cada vez más pequeños, que tienden a crear las partículas que van a formar el suelo.

ß Química: Originada por fenómenos de hidratación (paso de anhidrita o sulfato hemihidratado a yeso o sulfato di- hidratado), por disolución de sales como los sulfatos en el agua, oxidación de minerales de hierro, cimentación por agua conteniendo carbonatos. Esta acción tiende tanto a disgregar como a cementar.

ß Biológica: Producida por la actividad bacteriana, indu- ciendo putrefacciones de materiales orgánicos y mez- clando el producto con otras partículas de origen físico- químico, actuando de elemento catalizador.

2. Tipos de suelos

Para estudiar un material complejo como el suelo es nece- sario seguir una metodología con deniciones y sistemas de evaluación de propiedades, de forma que se constituya un len- guaje fácilmente comprensible por los técnicos de diferentes especialidades y países. Así se han clasicado los suelos en cuatro grandes grupos en función de su granulometría (Normas DIN, ASTM, AENOR, etc.).

ß Gravas: Con un tamaño de grano entre unos 8-10 cm y 2 mm; caracterizados porque los granos son observables directamente y no retienen el agua por la inactividad de su supercie y los grandes huecos existentes entre partí- culas.

fi cie y los grandes huecos existentes entre partí- culas. Figura 1.Formación de suelos. ß Arenas:

Figura 1.Formación de suelos.

ß Arenas: Con partículas comprendidas entre 2 mm y 0,06 mm; los granos todavía son observables a simple vista. Cuando se mezclan con el agua no se forman agregados continuos sino que se separan de ella con facilidad.

ß Limos: Con partículas comprendidas entre 0,06 mm y 0,002 mm; retienen el agua. Si se forma una pasta agua- limo y se coloca sobre la mano, al golpear con la mano se observa cómo el agua se exuda con facilidad.

ß Arcillas: Formada por partículas con tamaños inferiores a 0,002 mm; se trata ya de partículas tamaño gel y se ne- cesita que haya habido transformaciones químicas para llegar a estos tamaños. Están formadas, principalmente, por minerales silicatados, constituidos por cadenas de elementos tetraédricos y octaédricos unidos por enlaces covalentes débiles.

3. Distribución granulométrica

Para conocer la proporción de cada material que tiene un suelo se realizan análisis granulométricos, utilizando la vía seca para partículas de tamaños superiores a 0,075 mm y la granulometría por sedimentación mediante hidrómetro (vía hú- meda) para tamaños iguales o inferiores a 0,075 mm. Con los datos obtenidos se puede elaborar la curva granulométrica de un suelo.

iguales o inferiores a 0,075 mm. Con los datos obtenidos se puede elaborar la curva granulométrica
iguales o inferiores a 0,075 mm. Con los datos obtenidos se puede elaborar la curva granulométrica

23

iguales o inferiores a 0,075 mm. Con los datos obtenidos se puede elaborar la curva granulométrica

COLEGIO OFICIAL DE APAREJADORES Y ARQUITECTOS TÉCNICOS

ALICANTE

4. Plasticidad

La granulometría proporciona una primera aproximación a la identicación de un suelo, pero a veces queda poco claro, por lo que se utilizan unos índices, derivados de la agronomía, que denen la consistencia del suelo en función del contenido en agua, a través de la determinación de la humedad: peso del agua del suelo dividido por el peso del suelo seco. A este respecto, Attenberg denió tres límites:

ß Retracción y consistencia: Separa el estado de sólido seco y el semisólido.

ß Límite plástico: Separa el estado semisólido del plástico.

ß Límite líquido: Separa el estado plástico del semilíquido.

5. Los suelos desde una visión patológica

La acción antrópica en un entorno geográco concreto altera las condiciones del método natural, al realizar excava- ciones, explanaciones, aplicación de cargas al terreno, etc. La respuesta del terreno frente a esa alteración depende de su constitución y características, de los condicionantes geológicos del entorno, de las propiedades que están relacionadas con las acciones humanas y de la acomodación de la obra realizada al entorno natural. Por lo tanto, la respuesta del terreno es com- pleja, dependiendo de los materiales preexistentes en la zona y del tipo de acciones a que se los someta, pues supone un mo- vimiento de esas partículas a través de deslizamientos y giros entre ellas y depende de:

ß La proporción de materia sólida que exista en un volu- men unitario de suelo de referencia.

ß El tamaño y la distribución de las partículas.

ß El volumen relativo de los huecos.

ß El tamaño medio de los huecos.

Todo ello hace que en los suelos haya que analizar los pro- blemas de deformabilidad que introducen las cargas y acciones exteriores, así como los problemas de ujo del agua interior del suelo.

Ficha 1.2. Arcillas expansivas

1. Introducción

Una problemática relevante a tener en cuenta es la presencia de suelos arcillosos expansivos, cuya principal característica es la de producir retracciones e hinchamientos debidos a cambios de humedad que provocan en la mayoría de los casos daños estructurales importantes.

la mayoría de los casos daños estructurales importantes. Figura 2.Estructura química general de las arcillas. En

Figura 2.Estructura química general de las arcillas.

En nuestro país entre un 30 y un 35 % de las formaciones geológicas contienen arcillas expansivas, aunando a este proceso que el 70% de nuestro territorio se encuentra bajo climas con susceptibilidad de cambios de humedad en el suelo, con zonas en las que la sequía puede durar hasta ocho meses.

Existen otros suelos que también dan problemas de expan- sividad, como los derivados de la congelación de agua en el terreno, y los problemas de hinchamiento que se producen en las escorias de horno LD por existencia de cal libre o de óxido de magnesio al absorber agua. Así como los fenómenos de hin- chamiento por hidratación de anhidrita.

2. Origen y composición de las arcillas expansivas

Antes de afrontar qué patologías pueden producir las arci- llas expansivas, es importante conocer su origen y naturaleza. Las arcillas provienen de la alteración físico-química, por ac- ción principalmente del agua, de minerales que forman parte de otras rocas preexistentes, de tal manera que en función del grado de erosión y qué roca se altera, da lugar a una serie de minerales denominados “minerales de la arcilla”.

Las arcillas expansivas pertenecen a un grupo mineralógico de naturaleza química silícea denominado silicatos, y dependiendo de la distribución de los tetraedros de SiO4 -4 pueden ser losi- licatos o silicatos laminares, de tal manera que, dependiendo del

de los tetraedros de SiO4 -4 pueden ser fi losi- licatos o silicatos laminares, de tal
de los tetraedros de SiO4 -4 pueden ser fi losi- licatos o silicatos laminares, de tal

24

de los tetraedros de SiO4 -4 pueden ser fi losi- licatos o silicatos laminares, de tal

COLEGIO OFICIAL DE APAREJADORES Y ARQUITECTOS TÉCNICOS

COLEGIO OFICIAL DE APAREJADORES Y ARQUITECTOS TÉCNICOS ALICANTE tipo de arcilla, entre lámina y lámina se

ALICANTE

tipo de arcilla, entre lámina y lámina se dispondrán las moléculas de agua que provocarán el hinchamiento.

El grupo de arcillas que son más susceptibles de sufrir hin- chamientos o procesos de expansividad son las pertenecientes al grupo de las esmectitas, destacando la montmorillonita, non- tronita y saponita.

Las arcillas pueden estar afectadas por tres tipos de cationes interlaminares, responsables de su mayor o menor capacidad de hinchamiento:

ß Sodio (Na): Genera gran hinchamiento, pudiendo producir incluso la disociación completa o separación de las láminas, teniendo como resultado un alto grado de dispersión y pro- piedades coloidales que dan lugar a propiedades especiales, como la de los lodos estabilizantes tixotrópicos o bentonitas.

ß Calcio (Ca) o Magnesio (Mg): Genera hinchamiento sin disociación.

Por lo tanto, desde el punto de vista geotécnico, los suelos plásticos o arcillosos son aquellos capaces de deformarse sin agrietarse ni de producir rebote elástico, cambiando su consis- tencia al variar el contenido de agua.

Existe una serie de ensayos para la estimación del grado de expansividad del suelo:

ß Límites de Attenberg: Determinación del límite líquido, limite plástico e índice de plasticidad.

ß Edómetro: Presión de hinchamiento, colapsabilidad, asientos, etc.

ß Humedad natural: Porcentaje de humedad contenido en el suelo.

ß Hinchamiento Lambe: Cálculo del volumen potencial.

ß Granulometría: Determinación del porcentaje de nos, clasicándolo en arcillas o limos.

3. Descripción de los posibles daños

Según hemos expuesto en el primer apartado, existen luga- res donde los cambios estacionales generan ciclos de humec- tación y desecación que, inevitablemente, dan lugar a cam- bios de volúmenes del suelo y desembocan en movimientos estructurales por asientos diferenciales, que pueden provocar las siguientes patologías:

ß Deformación de pavimentos.

ß Rotura de conducciones.

ß Rotura de la cimentación:

- Zapatas corridas o aisladas. Despegue de cimentacio- nes, grietas inclinadas por asientos diferenciales y grie- tas horizontales por empujes.

asientos diferenciales y grie- tas horizontales por empujes. Foto 1. Hundimiento por desecación de terreno -

Foto 1. Hundimiento por desecación de terreno

- Losas. Grietas de exión que pueden desembocar en giros y rotura.

- Muros de sótano. Grietas por empujes laterales.

- Pilotes. Rotura de pilastras por cambio de estado de carga, roturas por exión o cortante, hundimientos por retracción del suelo, etc.

4. Origen de las patologías

El origen de las patologías de las arcillas expansivas depen- de directamente de tres factores directamente que, además, pueden interaccionar entre sí y que son:

ß Tipo de cimentación, profundidad y presión transmitida al terreno.

ß Cambios de humedad por diversos factores, como los cambios estacionales, la rotura de tuberías de abasteci- miento o saneamiento, zonas de riesgo abundante, ár- boles de crecimiento rápido con alto grado de enraizado próximos a edicios, los que producen hidratación o des- hidratación.

ß Grado de expansividad: Deberá ser determinado por los ensayos del apartado 3.

ß Naturaleza geológica o geotécnica de suelo.

Sin embargo son las características del clima las que, nor- malmente, determinan la morfología de los agrietamientos.

Por lo tanto, diremos que cuando se construye un edicio, el área cubierta queda protegida de la evaporación predomi- nante. La modicación de las condiciones previas provoca un continuo aumento de la humedad en la zona en la que la eva- poración queda impedida. La temperatura del suelo en el área de la cubierta y protegida de la insolación desciende algunos grados, lo que da lugar a condensaciones del vapor de agua que hay en los poros del terreno. Disminuye así la succión y el suelo se hincha, además por termoósmosis entre el terreno cubierto, menos caliente, y el no cubierto de los alrededores,

se hincha, además por termoósmosis entre el terreno cubierto, menos caliente, y el no cubierto de
se hincha, además por termoósmosis entre el terreno cubierto, menos caliente, y el no cubierto de

25

se hincha, además por termoósmosis entre el terreno cubierto, menos caliente, y el no cubierto de

COLEGIO OFICIAL DE APAREJADORES Y ARQUITECTOS TÉCNICOS

ALICANTE

más caliente, se procede a una migración de vapor de agua ha- cia el centro del edicio. Siendo un procedimiento monótono, es decir siempre en el mismo sentido y, como consecuencia, produce un continuo levantamiento del terreno, mayor en el centro y menor en los bordes.

5. Prevención de las patologías

Para prevenir la aparición de las patologías anteriormente descritas será necesario seguir una serie de recomendaciones, tanto a la hora del diseño del proyecto como en la ejecución material, que deberán aplicarse según proceda en cada caso:

ß Profundidad de apoyo. La solución de cimentación pro- puesta (zapatas, pozos de hormigón, pilotes, etc.) deberá apoyar a una profundidad suciente para que las capas de sustratos sean menos susceptibles de sufrir cambios de humedad y oscilaciones en el nivel freático.

ß Esfuerzos. Los esfuerzos transmitidos por la cimentación hacia el sustrato deberán estar compensados con la ten- sión máxima de trabajo del terreno, así como la previsión de asientos, y presión de hinchamiento, de tal modo que estos esfuerzos no superen la tensión de trabajo. Por lo tanto, es preciso controlar la transmisión de cargas sobre el terreno de una manera regular y constante, y sin cam- bios sustanciales entre cada zapata o pilote que genere posibles asientos diferenciales o distorsiones angulares, lo cual concluirá con una disminución en la acción sobre las arcillas expansivas.

ß Sistemas de cimentación. Los pozos, zapatas, pilotes, etc., deberán en todos los casos estar perfectamente arriostrados en dos direcciones, con vigas de atado ade- cuadamente armadas. Deberán separarse del terreno en todas sus caras con una capa de zahorra de unos 15 cm. que amortigüe los posibles empujes del suelo sobre las mismas. Deberá evitarse en todos los casos el apoyo di- recto de soleras sobre el sustrato expansivo.

ß Conducciones subterráneas. Deberán controlarse tanto en proyecto como en la ejecución todas las conducciones subterráneas, saneamientos, canalizaciones y tuberías, para evitar roturas o fugas de agua que alteren el estado de humedad del suelo y movimientos del sustrato. Las juntas entre tuberías deberán ser exibles. Colocación de un lecho de hormigón bajo las tuberías rellenándose y compactándose adecuadamente con suelo granular no. Realización de arquetas y registros.

ß Urbanización exterior. Aceras amplias y pavimentaciones extensas impermeables debidamente armadas, para evi- tar roturas, dispuestas de forma perimetral, con pendien- tes hacia afuera y cunetas en el borde exterior.

ß Drenajes. Sistemas de drenaje perimetral efectivos, con tubos dren profundos y sistemas que eviten la colmatación

tubos dren profundos y sistemas que eviten la colmatación Figura 3. Fisuraciones en elementos no estructurales.

Figura 3. Fisuraciones en elementos no estructurales.

de los mismos (geotextiles, etc.) y que permitan la correcta evacuación de las aguas superciales.

ß En la ejecución. Deberá evitarse la exposición prolongada del sustrato de apoyo, excavándose y hormigonándose en el menor tiempo posible.

6. Reparación

Las actuaciones a llevar a cabo son complejas y de ele- vado coste, siendo estrictamente necesaria la obtención de parámetros geotécnicos especícos, para que el cálculo del recalce o refuerzo sea el preciso para que la patología no evo- lucione, siendo los principales métodos de reparación:

ß Recalces en cimentación, mediante bataches o micropi- lotaje.

ß Zócalos armados y atados a la cimentación.

ß Empleo de contrafuertes.

ß Rigidización de marcos y puertas.

7. Conclusiones

La cimentación sobre arcillas expansivas es posible siempre y cuando se disponga de un estudio geotécnico completo, pre- vio a la realización del proyecto, ya que nos permitirá tomar las medidas adecuadas para cada situación. Y, por otro lado, será estrictamente necesario tomar las precauciones necesarias para no producir cambios de humedad durante la ejecución.

Rafael Cebrián Picó Arquitecto Técnico

necesarias para no producir cambios de humedad durante la ejecución. Rafael Cebrián Picó Arquitecto Técnico 26
necesarias para no producir cambios de humedad durante la ejecución. Rafael Cebrián Picó Arquitecto Técnico 26
necesarias para no producir cambios de humedad durante la ejecución. Rafael Cebrián Picó Arquitecto Técnico 26

26

necesarias para no producir cambios de humedad durante la ejecución. Rafael Cebrián Picó Arquitecto Técnico 26