Sie sind auf Seite 1von 369

EDITORIAL

MIR

n. A. CT~nMH

conpOTHBnEHHE MATEPHAnOB

H8AArEnbCT80 «8blCWAR WKOnA,.

Ha

UCnaNCHQM

113b1Hf'J

P. A. STIOPI N

RESISTENCIA

DE

MATERIALES

TRADUCIDO DEL RUSO POR

PEDRO GUTlERRU MORA

Cullld.U a "uta, 111 el'llel

Ihnlc

EDITORIAL

MIR . MOSCU

1961

CDU 620.IO.GOj.21_GtI

1/II"I'I<"80,J;~ LA. unss

I')EnE(;lfOS RU~k.V""on~

PREfACID

En muchos centro.!! soviéticos de enseñao:r.a suporior, incluso en los tecnológicos, de ingenieros y economistas, qulmlco-tecnoI6glco!, electrot(Ícnico~ y otros, la Resistencia de Moteriale!l se est\ldi'" por un progrnma reducido, calculado pnra 80-120 IIorlls e, incluso, mellos. En estas condicioMll resulla conveniente disponer de un texto

rtlducido, que contenga el material fundamental de 111. asignatul'R que se estudio

p.ra

las especillllidadas indicadas y tiellC el fin de proponer a los estudian-

tes nD curso abn"iado de Resistencia de Matt'riales. LIlS cnestiones fundam(';nules del curso VIIII ilustradas con e}emplos que no !lOo oumeroS03 y de caráct.er complicado. Se parte de que

el estudiante, paralelamente al estudio del material teórico, asisle

a las

de probleml.! mís complicados y realita las tareas que se le enea-

mlt'ndau

Tenieudo t'n cuenta que el paso al Si!tema htlernac:ional de unldil-

des (SI), por toda una serie de causas, requerirá UD tiempo prolongado, en este texto, al rellOlver les ejemplos numéricos. se admitió

Sin embargo, en el primer capítulo,

se dan

de unidades (SI) y lu relaciones ent.ro las unidades del sistema actual y las del SI. Al mislTlo tiempo, algunos ejemplos se r~uelven en dos v{lrianles, empleando los dos sistemas de Imidades de medio ciÓn. En la lercen\ edici6n fueroll iutroducldt)ll en el LC.xto algunos canlblos de redacción, ~ volvieron a resolver los ¡>jemplos de acuerdo

el sistemu de unidades r

las nocionel:! fundamentales sobre el Sistema InternllCional

hábitos en la solución

El presente texto está ellCrito de acuerdo wn el programa

c:lII.SeS

de

ejercicios,

donde

adquiere

para casa, sirviéndose de manuales especiales.

IKS.

con !lIS nue,·as tIIb1as del surtido de perfiles tlpiros (con asterillCO,

es

dec.ir, sc¡:-ún la redacción del año t963), y se oliminaron las erratas

y

errores que fueron

observados en la segunda edición rusa.

Al eonfcechmu el tuto se tuvieron en consideración los de!lC05 de las citedrall de HI's.i5Lenc:ia de Materiales de un", Sil'rie de centros

,

de enselianu superior. así como lo!! CUIISCjV:l' y las observaciones del

miembro numer<lriu de b. Academia de Cieneia.1 <le la URSS, pro- fesor E. J. Grigoliuk, del ductor _en ciomeias t!koiea!!, profesor A. P. Smi[JIov. dl!l doctor en eiellcia'l lecniCllS, pro{eMrA. S. Grigo-

El atllOr 811rov'-'C1uI esta oportu-

río,-, del doeenLc G. ~l. rtsl.:ovíeb.

nidad para exprt":!arICll ~ll prohlndo agrddceimicllto.

A Io.~ estndiantes que esllldiiln simuhalleamt'nte la ResisWIlCill

de Materialr

ingle.sa

1

y 1'1 idioma ¡IIgló!;:. rOIl,·iello reeonlljndarlcli 111. versión

le:'tto.·

de este

• P. Stcpin. Strl'''G'th <H 1II11teria/s.

I':dición ~. M.,

,_\lIH.,

HIG;j.

CAPITULO

1

CONSIDERACIONES FUNDAMENTALES

§ 1. Prop6llbs del texto. cResistencla de materlale

Las diversas eslructuras y maquinas, de cuyo diaeiío y construo- cion se ocupa el ingeniero en su actividad práctica, deben tener,

propicdad de resisleneia mecánica, os docir, deben

oponerse a la rotura al SN ~omelidas a la acción do fuerzas exteriores (cargas). Con esto propósito, los elenlünlos (piezas) de las estrllcturllS y lO'¡quina~ deiJer,in >!el' diseiiados del material correspondiente y tlJJler las deiJidas dilll('n~iolles. El primer propósito del lulo _Resistencia de Materialen cO/lsisle,

entre otras, la

pues. en la exposici6n de los mélorlos de cálcul() de la resistencia de las c()nslrm:ciones. Además de e~to, en lOuchos casos, es necesario determinar las variaciones de la formn y de [liS dimensiones (deformaciones), que

slIr¡.:ell ('n

ga.~.

los elementos tk

la~ construcciones sollletidlls a cllr-

Los {',IIC'!)OS ahsolnl,Llllente rígidos. inrlcformllble~, Que ,;c cslll- rlilHI en 111 Meciinicu 'l'eóricll, eJl realidad uo exi~lell,

Ills

cHrg>ls hllhiLuales de e;\: plolllcioil son pequeñlls y pueden ser detcctlldas

solnll1enle

sobre

la

i\leciollica '1'eoriCll prescinde de ellas. Sin el esludio do estlls defor- IllnciOlleS es imllos¡lIle resolver el problema de SUnH\ importllll('ill pMIl ('1 ingeniero, (lile consiste en hallar las comlicionC's el\ las ~,u;lle.~ puedc tenor lugar el fallo de la pieza, o aquell:ls eH lilS qnc In lliel" pII('IIf, servir sin taL Ilcligro. Al mismo liempo, en llIucho~ C:lSOS, rosulLa l1eces¡lrio l¡mil~r 1" magnitud de las doformilciones, a pe~lor .11' Sf'r esLf's pequeñll.~ rll comp¡'racion COII l,\s dimellsiono.~ do la propia piela, lmusLo '1110 011 C,LSO contrllrio, el funcionamiento normlll de In construcción lllll'dfl sor imposible. Pur ejemplo, durante In mecnni7.nciÚn de la llirz,L pn el 10rllO, como t:UIl!'t'CllClICill de la rleforrnación de aquóll"

tns leyes de C(luilibrio y de movimiento del sólido,

Cluro está,

con

l~s deforlllllcioues deL sólido que llCOmpaiian

fI

instrumentos

eS}:lecill.los

no

(e:.:tensómolros).

pec¡u('Íias

influyen

SlllLsihlemeute

por

lo que

LI\~ dcíormaciones

y de é!lte, puede ller afcet.da la precisiún de l. mecanizacioll, lo

que es inadmisible. Ll'l propiedad del elemento de 111 conslrucción de oponer!IC a IlIs deformaciones se denominl' rlgidu. De 4quí tl .egundo prop6ato dt:l ta:to: la tzporil:wn de lor miltXior tU t:6.leulo dl: 14 rigldn tU 1M tltmtntor dt lar conrtrw::cioner. El pl"Oblema siguienle de la Resistencia de Materiales está rela- cionado con el estudio de la estabilidad de la.s formas de equilibrio de los cuerpos reales (derormabIC.'l). Se entiende por elftublUd"d, lo l:apo.cidod de un t:le1n('filo d o1HJnerlt a grondtS ~rlurbtuioms dtl tquUtbrio ifl4lttrado, como remltDdo de accioms de ptrtur!Jación pt>qut,ia,. Como acción de perturbación puede ser cOIl1!iderada, claro eSl:·'. una vnriación poqueiin de la corga extcrior. Por eso el concC'lllU de e.'llllbilidad se define tnmbién de la manerA siguiente. El equilibrio de un demento es cflt"lJf e, si a una variat:ión peqll;',ill ck lo corga corresponde una variación peque,io. de los deformac/on",. En casos pilrliculares do solicitación. como criterio de estahili- dad, se puede considerar la capacidad de I1n elemenlo de IIHHlh'ner una IIOla lorma de equilibrio. Como ejemplo. vl'amos el casI.> de un elemento fino. !'Omt·tido a la acción de ulla luerzlt de compresión que actútl a lo largo de Sil cjt'. Este elemento mantiene su lorma rectilínea mientras la carga .lI(!a inferior a cierto vtlJor (v.lor crílico) que depende del material. oe la!! dimensiones y de las condiciones de apoyo del elementu. Allllcanur la carga su valor c:.rítico. :dmultáneamente a la forrnll rectilínea de equilibrio, resulta posible olrll, curvilínea, de ma)'nr peligro para el elemeulo. Ln IJérdida de estabilidad puede ocurrir partl "alores de la ('arga. no peligrosos desde el llunlo de visla de la resistencia o rigidf'7; del elemento. El krctr propó~llodel kxto consiste en ezpo~r lo~mitodas de cálculo lW la ertabilidad de los tlement06 de las construceienes. Al realizar los tipo.s indicados de cálculo, se debe tender a Ullll eeonomSa máxima del material, es decir, que las dimen.siOIll,lll de las

piezas de las máquinas y de las elltructuraa no deben ser superiores

a

las nece!l8rias. Claro está. para eso es indispensable un estudio

lo

m" amplio y profuudo po!.ible de las propiedades de los materia·

les empleados, así como de la.s característlca.s de llLS c.srga!. que

actúan sobre la pieza que se calcula. EslO se consigue por medio

de investigaciones experimentales rletalIadas y UD estudio minucioso

de la experiencia acumulada en el di.seño y mantenimiento de las construcciones.

parle, la Resistencia de Materiales se ve obligada, 111

deducir las fórmulas e.senciale!l para el calculo, a introducir loda una .serie de hipótesis y supollicionu para simplificar el prohlemA. Le valide:r. de e.stas hipótesis y .supo!1iciones. as¡ como el error II qua

Por otra

ellas conducen en los cálculos, se comprueba, comparando los rcsul- t_ados:del cálculo con 10."1 resultados del cxperimeo~o.

práctica

tienen, en la ma:roría de Jos caaos, configuraci6n bastante complej1\.

a los siguientes tipos

si¡nples:

1. Barra es UD cuerpo que tiene dos dimensiones pequeñas en comparaci6n ·con la tercera (Hg. 1.1, al. Como caso particular. puedo ser dA !lección transversal constante y de eje rectilíneo.

Eos diversos elementos de éstas se reducen

, Las construcciOllell que

el

ingeniero encuentra

en

su

, Las construcciOllell que el ingeniero encuentra en su .) " { Fil. 1.2 La Iílle.'l

.)

, Las construcciOllell que el ingeniero encuentra en su .) " { Fil. 1.2 La Iílle.'l
, Las construcciOllell que el ingeniero encuentra en su .) " { Fil. 1.2 La Iílle.'l
" {
"
{

Fil.

1.2

La Iílle.'l que une lol'! cehtros de gravedad de sus secciones trllllS- vllrsalcs se denomina ejo de la barra.

2.

Placa

es

un

cuel'JlO

limitado

por dos

planos,

a

distnllda

¡>equeiía en

compoT:lciólI

con

las otras dimensiones

(fig.

1.1,

b).

3. Bóveda es un cuerpo limitado por dos superficies. a dislancia pequeiía en comparación con las otras dimensionel! (rig. 1.1. el. 4. Bloque es un cuerpo cuyas lres dimenloSiones son de! mismo ordell. En la Resistallcia de Materiales se estudinn princip¡\lrnellte Jos cu{>rpos que Henen forma de barra de sección constante y los sistenHIS

mftll simple~, constituidos par 6stns. Las bllrtllS se consideran sufi- cientemente rigidtls, es dl<Cir, no sufren defonnllciones conl!idl<rablc~ al ser sometidlls a cargas. En el caso de barrlL'l muy esbeltas (fig. 1.2) las dcfol"maciull<'s

puede

son

calcular las reacciones de apoyo. El cólculo de la distancitl 1" qU{'

presenta ¡:raudl'S

se diferencia considerablemente de la original llo

dificultades. Los métodos de cll!culo de barras ü!'lboltllS. plllCllS, bóvedlls

y bloques se estudian en la 'feoria de In Ellll'ticidad. ([ue está lilore

de algunas de la~ hipótesis que se introducen 1m la R<,sistenda de Materiales para facilitar los cálculos. Los métodos tlo la 'feOl"íll

de la Elasticidad permiten obteller tanto la sollld6n rigutos¡\ de los problemas que J'IO analizan en la Resistollcia de Materi3les. conw

la de otros problemas más complejos, dondo no es posible introducir

hipótesil! simplificativas adecusdu. El calculo de los sistemas formados por barras !re ~stlldil\ en la Teoría de las Estrllr.tllrlls ( Mer.íinica de las COill'-1 rllcciolleR).

"

tan

grandes

que

no

se

prescindir de cllns, incluso al

El

de.'larrollo de

dCII("ia.\l

IIfioes,

esLá

la

Ruislencia

estrechllmente

de

Materialu y

relacionado

al

de

de

la

las

otras

técnica,

de l. r.iate"ei. de 1 metKielN

de Celfleo. EII gre" IIIl!1dide

(",

EIIt."tiddad 1'01 ,',,"le.,.,IUIl cientffiC<Jl>, n. llnoke, J. Berlloolli, Il. Salnl.Venllnt,

A. Clltlch)'. G. J.llnu' )' oIrOll. 'IUO formulllrOll lu hipólOlli" ellenciall.'ll y obtu- viero" IIlgll"M OClleciOllO'l.

XVIII)

,1

1 fllmOllo ti.,III!lico. 'lIiomb.o da la A«ldeulia de CienCl18 de San l'8terllbur¡o.

~ emonl. e' ~illloXVII)' Mtá tiaedo e 1

da nleterieles y de le Teorie de le

El ~u'll'imie"todo l. dende que t

tribu)"er

",

Mer""""

t.

uobej

1 dClle.,.ollo da le re<li5U'nei

''JlI'ocilll

mellci6n

la

mag"ilica$

inv""tilj"aciooflll

( iglo

l

"nhartl

.;nl

Su trabajo aob.e el cáleul" de le

amplielllenle looevi.

hoy.

,Iebilldad

Irebe]

d

b.r.es Com-

de 1"" denlilicOl!

oriri-

de Zbu

primidll$ se Clnpl

Eo elll,(lo XIX •• dqnieren fl.ID. nlundiel 1

A fin,,",

del siglo X IX. q"e

1'.

S.

)'ulrOll. I

.u_ D.1. Zhul'lIvski,J. S. Gafovi

nedu etl le flexión. se .,.Ieuleo actu.lmente por le f6l"1II

a.'Ileneiones

h

1.

getlci.lell.

ki.

rsenl

"ul""ki r""Jiuí imponautes e inl

imporlll

o III.n .-.tido ""

cfe, ftObre el clilculo 01

in.·""lig.ci(1/"~,

le

IlII.b;lided

Delille c

d

balTll!l

del

oornl"imidall.

iglo

X X, el

¡.I.".

Acade",ic

rnle.u

- cr~o .úu "'''s. "ln11te«>n las ",alluHicall

papel do 1

cie"tíficos r

I\rilo

OIl

e"

el de

,rollo do l. It~~¡"t'll1cia ,le .\Ial

ohr •.• del {)rUr".or l. G. IlÍlbno"', "'

~l método ,Je ~nlllci6" de lolil

rial

111 ,tO«lIrro lo y

joumi

de l. rOl$i~",,,cie,

1\.

N.

~. olrOli. 'lue tiende"

de MalurJalt'll.

lleooisteneill ,lo Male-

loneie

to do 1"" m~tUlI'1<l do la H

,.i

c(>mplojO!! l'rohlolllllS do la

ame

n"'lIldlar.

l

, prollUO"lIto por núbnov, gl)Z. d

IIdml.ebl

le.ttOll ¡

"Iebilidlll

"m

treblljOll cienlíficOll .obre el Clitclllo

1'. Timo-

)' vibracion"" .Ie les "'lnI(lur

d

S.

~hen.ko c"'L_lilllyen "na frII" c(l"uibuci6" el dllSllrrol!o de le ReoÍlllencie d Melerl.I"".

Dur.nt

f'1 pode. 1IQ'·iikico uhi c

d ••

en

le

UItSS, "". rl!ld d

hu,lil"t

de

;"'·estil(llci6n dentifice

que lr.bajen :wbre el c:iilculo di

lu

.lruduru.

 

l

cienlificOll de MiOS Indilulal de

i""flSligeci6"

y

de

1

NCuelu de

,'lI5fliollnu o".-;or, rt0501v¡ernn mucho:< .,

el d""l"'oll" de le lee"i.e. c.ee'on ""ov,

pieleS de configuración

OOle",

d

gren

import."cie

par.

y efeclivOll m6tooOll de "'Iculo d

a

la

IIcedérnleo N. N.

al:<:i6"

d

ClI'll'lI.ll.

nevidónkov

Y. Seron!en lIobre la

efH.

di

comple]e lJOInetidu

E

It

,obro

Eepeelel""nle deben lI6I" eeñeledOll

Ill'Cl'1.r!O menciono. aqui llls o"ns <l,'¡

1M

llobre las hllllltOlli~ de roeillttlucio.

so"'otl,t

.teblllded

Ic.

1 académico S.

'f3isloneia, o pJOJ

nllo;

Y. S. V'lúov. qua tienen lVan eplleeci6n en l. 16coice moderna, sobl"a al cálculo

a carga" variables, 1M ,lelecadémiCoA. N. Din-

1

d

lecedoa

IrebajOll del

prof""or

da bur

da pared. deliedu '1 b6vadu.

lmporlantealllvefiipclon.luKOIl ,"Uudu por A. A. lIlU!lhln. E. 1. G.ri-

,oliuk. N. l. B_újov, V. V. BoIOItill, S. n. POIIOIIllltlov, A. R. R'lbelllt"ln, A. P. Smil'1l8Y, A. S. Grig6rlav, 1. A. Sim'fulidi, S. N. SoI<olov, V. 'l. M.tu- .blo y CUIJe cilllllili""" eovilftieoa

§

•n

2. S"(II•• lclone. Introducid le n.l.t.nelt de meterle l••

En la Resistencia de Materiales se introducen ciertas suposiciones (hipótesis) respecto a las propiedades del material. a las cargas y al carácter de su interaccion coo las pietas, para simplificar el compli- udo problema que representa el dlculo de los elementos de las

<,::opstrucciones. La comprobación experimélltal de las [(¡rmlllas que ,Se,bl!san ell las hipótesis que se enunciarán más adelallltl, denluestra que el error, a qne éstas conducen en los cálculos, es ill~ignificante

pUrllmonte

prá.cticos.

y se

puede

pl'tlscindir dl.' él,

ctu'lndo se

trntn

de

fines

l-ra

suposición.

El

materIal se consickra macizo

(continuo).

F~s

.Jiscon·

tinlla de IR materia. Desde el punto de vista 'práctico, estll hipótesis

puesto que los granos de la mayoría

dI' los mntedllles de construcción son tan

caso de

mlltcriaies como la madera, el hormigón y la piedra, 105 coí1culos que se basan en la suposici61l de continllidlld del material dan resultados prácticos satisfactorios. Esto ~ explioa por el hecho de, que las dirnensione5 de las piezas reales son muy superiores a las

'Ipreciable se

peque/los, que sin error

dedr, no se tiene on consideración In estruoLura

tiene

plena

justificación,

puede/)

cOllsiderar continuos,

IItomistica,_

Incluso en el

dislancias entre los átomos.

Esta

suposicióll

nos

permitid. en ndel~le aplicar el

Ui)arato

malemático Ile las funciones cotlLillnas.

2-8 suposición. El m(lt~rial dI.' /1/, pieza es homogeneo, eJ. decir,

time pr&pit:dades idéluicas "1< lodos los puMos. Los illllLl'llt's son altl\-

mente homogéllNls, es dooir. sus prt)piedades son. prlÍcticamente,

iguilles

hormigón, 111 piedra, los phisticos con relleno. El horrniglÍn, {lar ejemplo, está rellenado pOI' piedras peque/las, grava, gravilhl, cuyos propiedades son disUnlas de las del cemento. Ln lIJ~lllol'i1 tienll lindos. de propiedadl;ls muy diferl;lntes de las del rest.o de Ilt madel'u.

En los matori>lles plásticos las propiedades de In re;¡illa S\lII distintas

en todos los punlos. ~Ienos homog6ne01s son 1<1 madera, el

dc las dcl relll;lrlo, Sin emhargo, como dCn!uesLnlll los c~perimelllus, los c;íkulos

bUl'illdos en la ,~llposición de llOrnogeneidau dellllal.efinl 110 111 piew,

dan

COJlSI,t1,cción.

rosllltndos satislaelorios para los maLeriales fundall1lJutall'S tlt'

3-a suposición.

El malatal dc la pteza es is6tropo, es decir,

,~llS

pr(lpiedadM en todas las direcciQ/l.es :ron igl.rtlel>.

La.'! iJlye~tigaciones dl'mncslran que lo~ cristilles que formato

mlll:hos materiales tienen propiedades muy disLintas segíln las

que se c.onsidercn. l'or ejemplo, la re.'li.'ltencia

tic los cristales de cohre en lns di.'l!inLas orielll:.cionl's se dHcroncia

en más de tres vece~, SilJ ernhllrí{o, en el caso de materiales COlllr[\e~to5 por granos Hnos, las propiedades en las digtjntns direcciolles St' igualtlll, debido

il 111 inmemsidad de cri.'ltale.'l orielltad"g ca"ticamllnte, re.'luiLanuo

diferentes direccione

posible interpreLar, práctic.IIJl1cnle, "stos 'lIoleriales COOlO isoLropos. En los materiales como 111 madera, el !tormig(,n )' lo~ pl(isticQS c,~lll interprct.ll.ci6n I'!s lícita con ciel'lfl apt'oximación.

direr,cioues

son diferentl's) se denominan anisótrol)().'I.

Estos

motoriales

(<:UYI\5

p('opiedllucs en

diferentos

"

Esle principIO permile en muchos casos sustituir un sislema de fuer~as por otro. estáticamente equivalente. lo que puede condu- cir a la simplificación del c"culo.

Por ejemplo.

al calcular un carril

(ng.

1.3) como una "iga de

apoyos múlliples

(traviesas). la

earga real que se lransmile de la

rueda y que se distribuye en el lirea de contacto según cierta ley (dificil de obtener), 9ll puede sustiluir por una (uer~a concentrada. Investigaciones teóricas y experimentales demuestran que, al t;alcular las fuer~u interiores en los puntos snuados del lugar de

FIl.

1.1

IlplicAción de la carga a una dis~allcia superior en t.5 ó 2 veces a la lIl¡t.~imll dimensión del área de conlnclo. ell posible sustituir unA

cMga por olrll estáticamente equivlllenlll. En ndolllnte, en los corr¡>8-

pontlientes lugMes dol to

l('~ill.

se lratarún olrllll supo~iciones e hipú-

lo,

§ 3. Sistemas de unidades de medición de las magnItudes mednlcas

Al estudillr la llesislencia de Materiales 1101 encontraremos con b.~ m~'lrnitudes: fuena. masa, trabajo, potencia. etc.

en

En in~nieria. hasta hace poco, el sistema de unidades m:i dihmdido era el MKS en el cual las unidades rundamentalps son:

unidad de longitud. nutro; unidad de luena, kUogrtlmo-lu~r~ (kgl):

u"idad do liempo. 8lefundo. E:ste sistema tiene ciertos incon,'enientes. Primero, la unidad básica. el kilograllll)o.luerta. es una magnitud wlriable que depende de la latitud del lugar. de la altura sobre el ui\'el c1el mar y varía aproximadl\menle altC!dedOT del O.2~~. Segundo. el sistema MK5 I't'.'!ultó Jl1l':r inacoptable par:l b!! unid:ldC'!! elé<:tricas )' mllgnéticas y, por lo lanto, no puede ser uni"er~l1. LIl XI Conferencia General de peSO!! y medidas. que lu\'o IUg3r en oclllbre de 1960. llego al acuerdo de eslllblec:er un sislema uni\'er- AAI práClico de unidades de medición, basado en seis unidades funtla- mentales que son: unidad de lonl(illld, melro: unidad tle masa, kUogromo; unidad de tiempo. 8legunda; unidad de temperatura, grado

L"tllS rnfl¡;"oitUlles se

miden

diversos sistemas de

unidades.

"

Kelvin·; unidad de inlcllsidad de la curtiente, am~¡o: uuido.d de

la intensidad de la luz, c"NUla. Este sistema de unidades se denomina

Silltonm

En lo que se refiere 8 la Resistencia de ;\laletia!es. la diferencia esencial entre el sistemll SI )' el sistema MKS consiste en que ell el primern se considera básica !P. unilllld do masa, kg, y la unidall

Unidades, SI.

intenlaciO'lol

de

de fut'ru. derivad •. En tl 8Últma SI por unldad di! /ucna R

IIna nttln-f1cwn dl:-

mina n~UJlflll y ~ drstglltl por N.

t

m/ttg l

A

una

mQSll

d~

tDma la /lUIr;Q qu~camll"ita

I

/"g.

E1to UIl!dad le dello-

E:u

I'\Ilarión

COII

cslo, clIInhian

tambien la:! uoidr,des de medi-

ciól1 de ot.ras magnitudes como d mumento, III lensi6n. la piltllueia,

Ne.

:El pliSO del ~¡stll¡nll ;\IKS 01 ~istelna Si

medillllle In:! relaciones siguientes:

y viener&\ se re¡ditll

ruer7.11,

 

1

kgl

9,80ü6;; !'í;~:dU N,

JN = U, lOi~17 l.gf ~ 0,1

kgf:

1

'==" IOkg,

 

I kg::::::O,1

prcsi(,n

kgff"wt~ 10 ~/eml::::: t~ N/m t .

I N/em'~O,t kgf/cm t

unidatl

I~ N/m u .,

mediciim de las lell:iliofleS, C5 1;¡'·;1

el PIS(> del sisterna MKS al sistema SI, puesto que 1 kgflcm~ ~ 1 úar:

Empl~lIndo estll unidad

no pnlvistll por el si

Para la medicil,n de hI prc!ióu e" muy oómOltu l'1 IJar,

liUlmll

de "

JNlr&

la

idades)' que es iguRI

;1

trabaJu (energla)

1 kgf.m:::;; 10 N.m;::::; 10 J,

t N.m~1 J<':::"O,1 kgf.rn.

La unidad de trabalo en el sIstema SI es el trabajo realizado por 1 f1eWlon en 1 metro. Esta unidad lit dtnomina /flu/e y ~ denota por J; potencia

kgf.m/seg_IO N.m/seg~IO J/st'j_IO W, CV_75 k¡:f.m/seg=736 W=O,736 KW. KW=IOOO J/sog_1000 N.m/scg-iOO kgf.míse¡.

j

i

Al

cero

de

b.

-:213.16·C).

•• GOST 76&$-61.

_la

Keh'in

eorrllllpood.

_273°

e

(uutlmflllt<l

"

En el ápendice IU

se

dan mas detalles sobre las dimension~s

de (Itras magnitudes mecániCAs. Eo el suplemento rT están dadas

In ntItaelonlM de los valores múttipl~sy divisores de la unidad. que

se obtIenen uni~ndo a la unidad rundam~ntal los prefijos micro, mili, hecto, m~ga. etc:.

I 4. FUerzal nhrlores (cargll)

Las <:acgn que at:uian sobre las estructures y sus elam~ntosastAn constituidas por fuenas y pilres (momentos). Estas cargas pueden ser concentradas o distllbuldas.

no fuerus reales son fuerzas dis\.ribuidas sobre cierta área o "olumo». Por ejemplo. la presión ele la rueda sobre el enrril se ejcrco sobre \ID lirea muy reducida. origiull.dn por lll. deformaeión de III rlieda

y del carril (véase fi~. 1.3). Si" embargo. "1 dotcrminar lal! fllllr1.as

interiores que surgen en el carril y en In rueflll. en IngllJ"C's ~lIncil.'n. Icmente nlejndos del árell de contnct,o, e~ posible gejt'íln el principiv ¡tu SlIinl.-Vtmanl exvuosto ant(lriormente, sus~itulr 1" cllrga distri- buida por 9U resultante. lo qua simplifica el e'leltlo. En los lugares pwximo.s al área de contllcto do los (Io~ cuerpo!'. las (U('!'U5 intA!riores, que en csle caso se denoolinan fner:r;lll! dc contacto, no pueden ser ulf.uladas por los procedimientos de In ne.-isteneia de Mllteriale.". resultando llecl!!lJlriU rt!f.urrir la Toorilt lie lA Elasticjdad. L,,~ fuerzas COIle4lntuda.s !el miden tu k.i1ogntmn~ o ton"'lltln,¡

En

la

naturale:t8

existen

hienas

concent.radll.S.

lodas

Ills

(o eu newtone!. "€!g'Ún el,li$temll SI).

L1l5 cargas distribuidAS pueden ser de IllJMIrfirie (pM'Sión d('l "iento o del agua sobre una pared) o de vohllnen (pe.'OQ prupio lle Un cuerpo).

uerlllmentc, 110 con", UWl

~I pesn dc una bllrrlt se interpreta, g

fnerzll de voluDlp.n. lIino como una carga dislribuida a lo Iltr¡f" flc hl burrA (carga lineal), ya que las dimen~iollestrnns"6rs/llf!~SOIl Jllo'IJlll;l-

fial! en comparación con la longitud. La9 cargas dislrihuidllll se midoll ell ullidll\lo.~ de fllcna rdcrlflll!l 11 ltt unhllld de Joul{ilud, d(l área o de voLumen. '¡'nulo la.~ cllrgas

concentradas como ln.s di!!lribuidas pueden Sllr estÁtica!! o din,ímiC/ls. Las cargas cuya magntlud o punlo dt aplicación (o dir«ei6n) varia muy Imla1nCn/.(:. dI! tal manera '1Ut $It puede prncirniir de la~ actluacir)/lt$ qUt surftA, R' llaman. cargas estática •.

Cua'ldo actúilIl cargas de

me

tipo, las vibrac\ul\('!1 dll las e,¡lrw:

tUlas y SWl elementos 8011 \r1!'¡gnificanlcs. lAu (tJrgtJll que ~'(Irian. con el ttempa con unll ),.~lucidad C01Illidt'ra1Jft'

(ttJl'gas de pocwi.6n, por t/tmplll) ~ IltJman cargas dinumictU. 1,,,

acción de este tipo de fuenas ,'a a.compañada de vibracionC!l de !lI¡o.

de Ilts masas

estructuras, durante IlIs (11;l.les. /11 varillr ht \'

loeidlul

que vibraD, aparecen fue",as de inercia proporcionales (!lE'gún la .segund. ley de Newton) a las m'sas que o!leilan ya las aceleracione.,. La magnitud de estas fuertA!! de inereia puede superar en muchaa ,'C('C5 ti la de las cargllS estélleas. Lu le)"eS de variación de In cargas en Cunclón del tiempo pueden ser muy complejas.

la vuiación de la carga puode ser de caricUr

En ciertos caso:!

periódico, es decir, qu.e los valores maJCimos de la carga se repiton cada determinado intervalo de tiempo. Estas cargas .5lI deDOlnin:tD cargas de r';gimen estable o cargos de repetición periódica (lig. 1.4). El calelllo de la resistencia en el

cllSO de este tipo de cargas se nnaliza en el capitulo XII. En mudlOs otros casos la vlIriación do la carga en función del tiempo no tiene cllráctcf estable (rig. 1.5). Estas son, por ejemplo. la! que actúan sobre lu pieus de los automóviles, tractores, torno!!. así como lns que actúan sobre las estructurns (edificios, mástiles. ole) por elocto del viento, la nieve. ele. Estas son cargAS repetldM corrf!spondientes a reghnenes no e!!table.¡. Un e~tudio más profundo do estas clUll'aS se hace posible SOlarnllll- te recurriendo ti los melodos esladisticos y 11 métodos de la Teoría de Probllbilidades. qUIl se emplean para el Ilstudio de magnitudes

ocau!ionales. Como ejemplo. veamos la earga d~1 viento. que se considera ('n el c.álculo de las grúas ele torre, puenles. t'dificios y otras f1.1true- tllras. La velocidad del ,,¡enlo, de la qUIl depende la presi6n de éste. "aria continuamente en un mismo Jugar geográfico. Por ejemplo, t'1I la región de Moscu, seg6n las observaciones llevadas a cabo duranle un prolongado periodo de tiempo, la ,·elocl· di\d del viento varfa en un mar¡en muy amplio (lig. 1.6) Lll velocidad más frecuenle (33% de lodos los CMO"l) es de

3

veloeidades de 12 m/seg (2% de todos

los cnsos) y mayores aun. Por otro parle. hubo CIl.lOS de velocidades m,uy inferiores, incluso n\ll81 (poco frecuentes). Las curvas. como la analizada, se denominan curvas de dislrlblJ- cl611, Ellas nos dan una Idea clara de la dispersi6n (variabilidad) de esta magnitud,

l Qué velucidade! del "jento se deben de considerar para el cálculo?

PIlC('.cria lógico considerar en el cálculo la veloeidnd máx,illlll

primero, no existe ninguna garanda de que. durnnle

el periodo de .serviClio de la estructura. ésta nO!lerÁ sometida a viento~

más fuertes que los registrados anteriormente y segundo, no es económico calcular una estructura de corlo período de duración (por ejemplo, una estruclura de m/ldera) parll velocidades del viento que.se repiten UDa vez cad. 100 6 200 ailo5. Por le tanto, la magnitud de la carga que se cOMiderll en el cálculo, está estrecha.mente rela-

rolseg. Pero se observaron

registTada. Pero,

"

l' ~ ,,-' , TUmpp .
l'
~
,,-'
,
TUmpp .

"

"

P

Filo

U

t, t, l' 1 I I I I I "'
t,
t,
l'
1
I
I
I
I
I
"'

Ti~mpll

Fl~. 1

t

t, l' 1 I I I I I "' Ti~mpll Fl~. 1 t O'234$6T~S~HngHM$d~~M~2U~ V~Jocidad d(f/
t, l' 1 I I I I I "' Ti~mpll Fl~. 1 t O'234$6T~S~HngHM$d~~M~2U~ V~Jocidad d(f/

O'234$6T~S~HngHM$d~~M~2U~

V~Jocidad d(f/ vie-nro, ~n m/$

cionada

de

".ente n la mayoría de otros tipos de cargn. Al Cillcubr los estructuras, las magnitudell de lu cnrgas pilrli. el cíikulo se reglamentan por las condiciones técnicas }' las l\t)rmMI

de

de servicio de la t'strnctora y a Sil ,.'rafio

111

período

importancia. Todo lo UpuOSlO l'ellpecto a la eat¡a del viento, so refiero igllal~

di:sciio.

En

la

cunstl"Ucelón

de

lnlir¡uiuas,

('~tas Cargll!' so del~rlllinlln

ell función de la! colldieionl'S eoncreta!! de trabajo do la m:ír¡lI¡ntl;

nominal de la polencia. ilúmero de revohu;iones de sus piezas.

alor

calcn1:lr

de un automóvil de 3 toneladlU de capacidad, se considE'ra

el peso út il nominal, tres tonel,das. La posibilidad de una sobrerlltga

del ll.u\oltu'lvif se tiene en cuenta fijando las dimensiones d~' 10;0

piC13s COIl cierta reserva en su resistencia.

Sobre

1ll6s detnlle

12.

de esta reserva tll' seguridad !SC hnblnl'¡' con

In pie:r as

propio.

{'lerUS de

inercia,

etc.

Por

ejemplo,

p~

pnro.

In lUagnitll,¡

en

el

§

§ 5. Deformaoiones y dupla.umlantos

Como se illllicó anleriormente, todo~ los sólidos, bajo la >I.·civIl <lo las fI.erlaS exleriOrel:l, !le deforman en tula u otra mcd¡,tl. ('s

o ambns co~ail sim"lt.í-

dl:lCir, modifictln 5'15 dimensiones, su form"

110:\]I.enle.

I.,a

lJarlaclón de

[as dimellsiones

lln~lll~s del

s6Udo

se

'/1'11011"1111

delormadiíll Une(tl, la variación de los ángulos, IltjfO"l/Iur}{1II

iJlI.yulr,.I·.

Cuando bs dilncnl!ioDcs aumentan se dic\! alargamienlol. (muLllo

disminuyen,

Si 11111 r1cformacionés son distintas l'n los divcrsos lu,,¡llt.~ .Id llÓlldo. enlonces ~ iotroduce el concepLo de deformación en un

ra.

Si en la superficie del s6lido, alredl'dor del punto que SoIl cOllsid

punto y direeei~n dados.

tratamos un p

l'lCCH'tamlellto.

queño

recttinguJol,

2,3,4 (fig. 1.7, a), al defol'mflr~

se el sólido, este rectángulo !lO tran!!.fornll\ en el caso ¡-eni!rnl CIl

pllralo1óJ;l'IlIllO 1 , 2

Las longitudes de los lados del reel/illgulo vilríllll (auult'lIl.an

posici<in

origílla!. La l'ariación de 1115 longitudes de los lados 1,2 Ó 3, 4 cafl~ct('ri­ uní la deformación lineal-completa en el punto dl/.do en dirección vertical. La variación do los lados 2, 3 ó 1, 4 caracteriurli la df'ror~ ruación lineal completa en dirección horizontal. La variación del 'ngulo inicial recto, farmado pOI' los lados dl.'l rectlingulo examinado, l' - a + ~ caraclf'l'ila la deformoci¡,n angular (ángulo de distorsión) en el punto dado.

o (IlsmillU)·en),

los

:1 ,

4

(Hg.

1. 7,

b).

y

propios tallo:! giran

respecto

a

su

"

La deformación lineal completa se"designa por t:. (dz), I:J. (dy), lil, etc, según 56 designe la longitud del segmento que se analiza. Para. liber¡¡rse de la influencia de las dimensiones de 108 lados del rectangulo se introdUl:e el concepto do deformación unitaria Bneal;

.,

8=l

L¡¡ deformación lille~1 f; es Ulla m:lgnitud adimensional. Se congi· del'/>. positiva cuando se N'fiere a un aumento de la IOllgitud' del

~gml'nto.

fil.

1.1

b)

Lu~ ensayos demuestrutI

que

las

deforml\cioll(!s

tllllto

lineales,

(O(>nlO f\llgulares, UllO vez retirada 18 carga, pueden desapllr6cer

completa o pllrci:lllllPnte ("lOrga). Lu.~ dejorm<lciones que

se

(segun

sea el mMMial y 111. magnitud de 11'1

dtspll~s de

retirar la ('argo,

se an.ulan

deno""i/tlln dejormaclones elástica~. La propiedad del s'¡lido de recupe- rar .tu forma inicial al retirar la carga se denllmina el(lxf·if:itlud. La>! deformactllnes Que qr.edan después de relirar la r,nrpo. S't! denomI-

nan "'CtJ'hluule1'l o pU~,,¡ticafl. La propiedad del material de admitir

dt/ormac/otU!$ utidualcs se denomina plasUci<7u.tl.

ConOCiendo las deformadone5 del cuerpo en todo! ~.1Il;Ifuntús y las eúndiciones dI! apoyo. se pueden calcular los desplazamielltrnl de

tonos los plintos del wJidú, es decir, re pued('ll indicnr lu pOljidón

qUI::l ellos ocupan (sus nneya'! coúrden~dIM) de~pllesde ser deformado

el c,'erpo. Para la explotación normal de una estrucl.llra, las deformaciones de SIlS elementos deber,\n ser, como regla gellCral, OUSliC8S e infe-

riores 11 ciertos VAlores admisibles. Estas condiciones que se expresan mediante ciertas ecuaciones, w denominan cOllrllclolles de rigidez.

En

ticas.

loJerar P<!'llleiías deformaciones plás-

algunos cnsos se

PIJc,]pu

i

6. MUodo d. las sllcciona,

Consid"'rll~mosque las fuen.as j¡lteriores (fuer~asde elasticidad),

la carga, se distribuyen

del

Más adclnnlc l!CJíal~rL!mOllcómo.re obilllll~nestall fUerl,8S en cllfin

que se eug"!IIdran en el sólido 111 Aplicar

de

material Ilel i"ólido.

una

manerll

cOlllillUll., según

III

suposiciún

de continuidad

punto dd

sólido.

HBllemo~ tlbora las resultantes de los e:s[uerl,Qs (incluyendo

Ills fnenas elA3tiCi\s

tllmbién Jos momenl(lS) Il las ql1e se reduce que lIporc<'en 1'11 una sen:iÓIl dodll.

'"

~f

:1 1

P,

;Y

'S.

l[~ Ljf

fll.

1.1

~

Pnm ello ~ ('mple8 el método de las llCCCiones que rOI1::tiillU: ell lo siguiellle. En el sólido. que ~ cllcueMra en llquilibrio (lig. 1.8), en el 'ligar que intllrel!n, Sí' trw~H mí'llllllmenle un8 Sl:lC<lión, por ejemplo, por a-a. Se retirll ulIa de iIlUS partes (l!'enerHlmentc aquella, sobre In que actúa" un número mayor de fuerzas): La illtenu~iún de ambag pll.rlcil se slIstiluyc por los o>lfueuos interiore~ que equilibr9n llls [u6nn~ exteriores, que actúan sobre la parte séparada. Si las fuerzas e"terio~ se encuentran en un mismo plano, parA equilibra.r1as es ncee5l'rin,

eo el ca:lO ¡relteral, aplicar 11. 1" sec:c:iún tre!! fuenas interiores: [uenll uial N, dirigida según el eje de 111 barra drnominalb fuerza axial.

otra fuerza transverS81 o cortaote Q que IIclúa en el fllano ue la lllK:Clón trensvetsal, Y- UI1 momento ,\f,l«., uhica.do en el plano ¡ter-

,plindicula.r al de ,ill.,/lE!cción,. ESle momento surge como conseCllt'nciu

de la ilexi(¡n de l'n bar.ral'-Y.lle~denol1linll momento f1ector. ", Después, se plint.enn las eeultcioncs de equilibrio de la. parle separad. del sólido, de las cu.le.s se obtienen N. Q y ;tfJI~e" EIl efeeto,~pro)'ec:tlllldolas [uenas que actúllll sobre la liarte lICparadll. sobreoel eje de la barra, o igualando II cero la suma de )a~proyeceiones, obtendremos N: proyectando las fucn:u !Obro 01 eje perpendicular al· de la barra, obtendremosQ e iguolanuo II cero la suma de los mo- mentOl! respecto a un punto a.rbitrario, encontraremo.!l ¡lI flec . Si las fuerzas e.üeriores, Incluyendo las reacciones de npoyos, no se ellcuontran en un mismo planu (prohlema tridimensional). entonces, on la sección trllnll\·orsal. en el i:1I90 IlOllernl, pueden aparecer G rllerz8s interiores, que son las c01l1pnnollles del vector

y momonto principales de lll!> fuern.s illteriores (fig. 1.9). ESlllS

tuertas interiores !<ID; la fuer7:ll. Ixinl N, l(lscortl\nlesQ~y Q", y lees

1I,omentos; Af v Al",••'V,"

Los dos primeros SOI\ momentos neclores

y el último lIf

85 un momenlo torsor que tiende a retorcer 11. barra. Pa"" calcular

que actúa en el plano de la sección tf&nJlveMlal,

est.a! seis fuenas serin

necesal'lll5 6

ecuacianell de

equilibrio,

es

decir, seni preciso; igualar a uro la! .!IllmU de lal! proyecciones de las fUerzas (.plicad~ 11 la parle separada) sobro los tres ejes de eoor- denadu o ¡gu.t.r a C@fO las lumAS de los moml!.rllos de las fuel'U1S respec.to a lre5 ejes de origen en el centro de gl'llVedllll de la J!eCCión.

P,

'.
'.

En la figurO 1.9 y en adelante se cOllside"nr6 el sil\U:mn dextró-

glru de eoordenadas.

COl) el

de la

bArrll.

El eje z, generAlmente. lo hiwcmos coinci,lir

Así, pues, pnra el cálculo Ile les f\lon;'lI ¡"lerion's es "('cesario:

1) lIuccion¡¡r la burta o el sistoma oe hl\rrll.~; 2) relirnr uno lle lag flarleg;

3) nplicMr en In seooión Ial! rueuillI qlle equililll'en las cllrgulI

exteriores que actúan sobre 111 parte sepllnlda;

de

En casos particlLlllrell pueuc ocurrir que en 1115 1lE:(:dolles lr.,ns-

versales lurjll:

t) Sólo UDa fUl'rza axid N. Este clSO dI' :IOlieiu.ción se denominll lncel6n, si la fuerza N actúa hacia aFuC!rll. }' compre!li6n. si 111 fllena estd lIiri¡¡:ida hacia la secciono 2) Sólo una fuena corlnnte O" 6 Q,. l~lItc 1'1I el caso de lIt'S1i.",,· miento puro,

4) calcular los vlllores de las fuenas iu\.<'riorl.'lI por ll\s (l(:uaCiOlOell

oquilibrio que

!le

plantean

paro

la pllrle ~pllra,llI.

3) Sólo 1m momE'nlo lorllOr M,

~. Aqui lenem0:5 tOrsiÓ'l.

4) Sólo un momento fleclor 11/" ú M,. ElIw t'S el caso de nes:iÓQ.

por

una

delorUlacl6n cOlUpuesta (o rtl!lilllencill eOllllluesta) tille nnalilllremos

al fjullt del te"t".

ejemplo,

5.

V rias

fucl"lu

interiores

Hector

que y otTO torsar.

Il.tlúun

llimu1liHleomenw,

Telldremos aquí

tllI momellto

~l

§ 7. Tlnaionu

Anteriormente indic'bamos, y convicllt! N!peliflo. que tn ItI

seccIón trans\'ersaJ de la barra actúan fUl.'n.lllJ dislribuidal!l y no lb concentradas N. Q. AI I •• _ ete. La intensidad de aqut!lIu puede vari.r

de puolo

¿ Cómo 8e mida l. inlenllidlld de Ills fuen.es interiores on un punto dado de ulla secei6n d.da. por ejemplo. en el punlo A (fil:. 1.10)1 Elij.mo.s un áre.a pequeña I1F alrededor dal punto A. Sea I1R 1 resultante de las fuen.a! interiores que actúan sobf(' este área

punto de

la 8eeCióa y tener diferente direcci6

Entof'Ct'S.1II. magnilud ml!dia dc In fuerus i"leriorcll. correllpon· diente 11 la ullidad di! auperficic del área 61' eu cuestiono es

.n

p,. ""'V ,

(1.1)

L. magnitud P se denomina tensión medl. y earacteriu 1.

medie de lu fuerzu interiores. Disminuyendo las dimen·

intensidad

siona del lÍrea y pasando .1 límite obtenemos:

ti

AH

p- ~,.~~TF'

(t.2)

!Al Ilwgnitud p se denomina tenlliou real u, slmplemenl.e, tensión en el punto dado de la sección. Simplificando la cuestión se puede

~It(¡mlllar tnuiólI <l In. IlUr:ul interior corre.pondiente <1, la unidad de mperjlc/tt en dkho punto.

00 la" fórmulas (1.1) y (t.2) se deduce que la tensión se mide

r fuI' En al sistema f\lKS la tensión se mide en k1Jf/m ' , En la prlicUcll

que

en

!Ml emplean generalmente lu unidades

fi'~1I1

kgj/cm '

ó

kgt/mm '

no en'n previ!Ul.s en el COfTC!lpondiente siSlem"

En el sistema SI la tensi6n se mide

= m-'kg.g- ' .

en N/m' "'" "'.k~f'-' _

Puesto que en este sistem. las tenSionell reales se represent.n

VOl' números muy grandes se deben emplear múltiplO!! de estas unidades, por ejemplo. mq::~. o abreviadamente ~:.=olD- N/m'.

Fuesl.o que la modición del área en metros cuadrados no está de acuerdo con la esencia de la tensión, mnchos autores proponen emplear para medir las tensiones la unidad Nlmm\ que no está provista por los sistemas de unidades. La tensión completa p se puede sustituir por dos componentes (fig. 1.11, a). 1. LII normal al plano de la sección. Esta componente se anota por a y se denomina lenst6n normal.

por

La situada en· el plano de la sMci6n. Eala componente se denota y se denomIna tel~(ón tengenclal.

2.

t

fil.

1.11

,

La orientación de la tCll~ióo tangencio.l en e\ plUll0 di.' 111 !lección uelleude de h. cllrga 9"I:lorior y puede ser arbitraria. Parn mayor

comollidad, 't' se sustituye n. su vez por

según los ejes de coordenadas (rig. 1.0. b).

L¡}~ notaciones comunes de las tonsiones están indielldas en la

lig. 1.11. b.

señala el eje de coordenadas paralelo a ellll. La tensión normal de trar,ción se considera positiva y la da compresión, negativa. L¡¡ notación de las tensionell tangenciales tiene dos subíndices. El primero !lCJ'iala el eje paralelo a la normal al plano en que actúa la tensión dada y el segundo. el eje paralelo 11 la propia tensión. La descomposición de la tensión completa en normal y tangen- cial til'ile UD sentido físico bien definido. La tensión normal surge cuanrlo las pnrwcullls del material, que ~stán en contacto en el plano dado. tienden a separarse o, al rev¡!s, a acercarse. Las tcnsione=" tangenciales están ligadas al deslhamienlo de las partícul;]s del material, en el plllno de la sección en cueslj{)n. Si alrededor de un pUnto se escoge un elornlloto oc formil cúbica infinitamente pequeño. entonces en sus CRras actuarán tlo el cuo general las tensiones indicadas en la fig. 1.12. El conjunto de renslones que actlÚln en totks los planos elementales.

La tensión normal va provista de un suMndice que

sus cOmponen Les dirigidns

que se PUelhl1 trazar a través de un punto tkl sólido, forman el esta(lo

te"liionul d~ estro pun{¡j. Si en las cara.~ del cubo ae/úan solamenü

f"II";OIl cll JI ";u,,¡ 1"11 ,.",

!I los '''''11Msol,,,, los 'file ellas netlir/ll, Illfll/f1K 111'11/1"1/1"1,, El, fa 1\}\\ri;\ dI' 1:\ l':l;\l\ticid~,l ~, dl'lll\\l'':;\fa, que en C;l<lH ¡HllIlo

II'IIÚ"",·., /wrl/UI/(',>', esl(/~ IOl/la/l e/llom"re di'

,.

del

entre sí,

sMi.lo

solicitado,

e.xisteu

In'"

fll[lllo.~ prillcijl<11cs,

or(ognnllh',~

y

(J"

1.;1':; \l'II,:;i"nl',~

prillcipall'!' sc

,\csigHan

g"lIer,lh",mhl

por

n"

0,

cr,.

r

1.;\

1"

,wíxillla

ue ellas

(considernllllo

el

signo)

",i"ilm, (tellielltlo. l<lll,bicn, en

""'0"[<1

pi

Lo:; oli\'(~r!sos esludos

tensionales

SI'

Clll"iiirall

se dtlsi¡':ll<l rUlr

signo),

por

ell

fIllH:i;,n

fJ,

,\,,1

111111\1'1'0 ¡jlJ lensiones prillcillillcs, d¡(prenl/,s de cero. Si las lros tcnsiones principn!es son r1if('rpnle.' ,le cero, 1,1 c,,(ndo (('lIsi"nal se denominan;l trin.";ill o de \'ululIU'n (fil{. l. L'l).

,

o de \'ululIU'n (fil{. l. L'l). , y Fi~, 1.12 ~-­ /' Ó, Fi~, 1.13 Si

y

Fi~, 1.12

~-­ /'
~-­
/'

Ó,

Fi~, 1.13

Si ulla de l;\,:; tellsiolles ¡¡ri"cip"I,'.' l'':; igllal ;' r"r" y la" "\,.,,., n" .

1 ""1;1<10 (e""iollal SI' fI"llIa

l.tillxi~t1 o plall",

Si

SOl)

nulas ,lu"

len~i[)lles

IU'incipnlt>s,

01 estado ten"iuunl SI}

<1enomillll lIlonuuxial

CU¡)lIdo se conoco el estaúo Lensiollal du to.los los pUlIlo.' ,le t.l pieza. so pueúe apreciar su reSfslellda. En muchos CllSOS, la I'Csistencia do los elcmento.'> de las consttllC' dones, IjUO tienen forma do barra. se aprocia ¡lor el valor m¡,ximo de las tensiones que surgen en su.s secciones transversales. E.n el c,"so ro';s simple, cuando el eslado tllnsioua] Ilel ]JlInto peligroso del sólido es Iinoal, la condición de resistencin se escribe asi:

(1.3)

cr< [01.

donde (1 os la teusiún rual que surge ell el punto en cuestión r 1(1], la I,en~i¿'n admisible, cuya magnitud dtll)Pllde de llls propiedadc", del ml1terial. que se determinan experinwlILalrntllllo, )' do las {'olldi- ciones de Ir¡¡bajo del elemento de la COJlslrtH;ción que se <::lIl'lIla, Algun(~~ dntos sohre cómo se establecen lus l,ollsiones admi~ibles serán e.xjllleslos en el § 12.

o Iinoo!.

Se, dan Cll50S, cuando ge jutga sobre la resi,;tenó<J

por III yalor-

de las tensiones tanglluciales. En este caso, In condición de resisten· cia·se escribe de una manera amíloga a (-1.13),

cia·se escribe de una manera amíloga a (-1.13), Eu adelalJte se seiialará que, en alguno.!! casu.!!,

Eu adelalJte se seiialará que, en alguno.!! casu.!!, es mAs correcto plalltenr la condición de rcsis~ellciade la pieza mediante las c;lrglls

y no las leosione~, puesto que cuando las tllnSione.'! slMuzan Sil valor limite en el punto más peligroso, no siempre significa esto el fallo.

de

1.1. Calcular los esfuerzos en las barras AH y Be del

.'listemll representado en la l'i¡¡o. 1.14.

la

pie:¡:il.

Ejemplo

en la l'i¡¡o. 1.14. la pie:¡:il. Ejemplo a p -c ~ <t n"$()luciúll. Cll\culuftlOS lo~

a

p

-c

~

<t

n"$()luciúll. Cll\culuftlOS lo~ esruerlO.~ en las !.tarras AH y

Be IlOr

el móLodo dll las secciolle~. Para ello, trazamos la sección a-a ¡mr las barras, ignoramos In pllrle i1.:quierJa del sistema y anll1i1.amos

el cquilibrio

de

la

parte

dCrllcha,

Primeramente, sllponomo~ qlle los eSrUerl,O~ Oll ambas hflrraS son de ~n'ccióJl (los eSrn'-lr20S ,lo trUc.¡;ióll esl;Íll dirigi<los hacia afl1H"

del Iludo) y Jos designllmus por N, y N t . Plallt('amo~ llls ecuaciones

de equilihriu de 1" parte ><cpnraun:

~Y=O; -P-N~se!la=O. De aquí o!.tteuernos 11'2-- !su1~(:t .

El signo ncgll~jvo indica que 01 esfuerzo ,t1"2 I'S

como se

I,a sp.gundo ecullción do ('(jui1ibriu es;

y nu lie tracción,

supusu.

lie

comprl'SiÓ'h

!:X=O;

-N,-/I'2C08"''''0.

lntroouciendo aquí /1'2= -~, ol>tcndremos NI=Pctga.

Ejemplo

p

1.2. Determinor los estllcnos en

las barras AB

y

el)

Rutllutl6n.

Veamos el

equilibrio

de

la

parte

de

la

estructura

situada debajo de la sección. Igualando a CIlro lasuml de las proyeo-

eiones

ligadura

sohre

el eje horizontal. demuestra que el esfuet'1.o en h

que sirve de

apoyo (en el

punto Al,

es igual

horilontnl

"

(l('fO.

 

-,

,

"

,

 
 

8

 
 

"

N,.

 

,-

 

N_

"

       

'-

Iguala.ndo a cero la suma de los momentos de todas las luenu que actúan sobre la pacte sepaUlla, respecto al punto A. bailamos

!MA_O: -j.2+N cD ·3+6""O. De IIquí

resulta

NCD=-O.

Puesto que la suma de las proy~¡ones de ¡IlS mismas -sobre el eje verticul es nula, obtenemO!l:

!Y_O; N,w-3=O; de donde N

»_3

t.

ruenas

El si¡:no positivo del csfuer"w N

[1 illdien que su dirección coin-

-dde eon ht que está representada en la figuTa, es decir, el esfueno

es de tracción. St se emplease el Sistema Internacional de Medidas (SI) tendría-

moslaa variaciones siguientes. Lo carga de 3t, en newtones(N) seria ignala 3·tO' N Y el momento seria M -= 6·tOl N·m, en lugar de

Otm. El eaiueno N A B result8ría (de lu mismas ecuaciones de

equilibl'il'l) Igual a N A B =o 3 ·tO' N.

jlf

CAPITUlll

JI

TRACCION y COMPRESION

§

8.

Cálculc de

lIS

fuerrllt

Interlcrea

de tracción o compresión axial (central), en el

que las fuerzas

(fig. 2.1). Para obtener I~s fuerzllS interloreS (fuerzas axiales), recu- rrimos III mt;todo de las s~ciones.

de la barra

Veamos el caso

exteriores

actúan

11

lo largo del

eje

I a el a I ~ -t--k "
I
a
el
a
I
~
-t--k
"

N'*Qgri7mrJ

Fil.

"

2.1

"

_I

1~

I

I

"

¡,

,

Tracemos tlnll sección, In s6GCión a-a por ejemplo, y analicemos el equilibrio de Id parte separ(lda inrerior. Sustituyamos la Ilcción de la parte superior sobre la inferior por una fuerza axial que ini- cialmente dirigimos hacia afuera de la sección; es decir, suponemos que esta fuerza es do tracción. Plallteemos ahora la ecuación de equilibrio. Para eHo, proyectamos las fuerzas que actúan sobre la parte inferior. sobre el eje paralelo al de la barra, e igllalamos a cero la SUJnIl de las proyecciones. Así, obtenemos: N,""¡'" 8 - 5 = ll, es dedr, N, = -3t.

"~I sigl'lO menus indica que la direeeiuu qoe originalmente!C dio

lo que tll!lDUe5-

lO la fuerta inltrior /VI debe u.mlliar!Ml POr "-u OpUMlll

lra que en este ~.so la fueaa al:ial N, es de eompre~iól\ y no de Irll(,}<

ció" como hll.biD.mos supuesto. De manera .'jll(llejllute, se calcula la fuena luinl e" 1(1 sección ~b: N~ = St (tracción). Eo lIdclallte. wl1llidt!n1rt'mos tille la fuer"a axial correspOlllthmte II la trllCl"iím es positi"". La ley 00 ~'aritlción de las fuer1.lI~axial"s a lo largo dll la barra

El cjt!

~. el

de las ordenlldns. Illl direcd6n per¡xmdicular. Lo~ ~'nlorcs do 11'" fuorzits Il.'c:iale;¡ un ltls seecionc~ transversaLes rle la barra se lUtl1/l (tcniendo en euenla el signo) a \Ina e8Cala determinada, sobre el tit' de las ordcnadu. El diagrama de N, eOrre5p(Jndientl;l al enso IInali- :rado lInteriurmnnte. est.3 represclllado en la figura 2.1.

Ilu8lru.

de una

manera muy clara,

medi&ute ~u grlÍfico.

~

d", la~ ahci~llS do ¡\.~lo se orienla

pnr(llelnmente al de In

barra

f 9.

C6h:ula

de la. tenian

Si trnumos sollre la ~lIperlitle de una harra. pri!mátictl Ulla re,1 ole lílletl~ recias,. 1lOas paulelu y otras petpP.ndiculares ni ejll (fig. 2.2, 11) Y si sometemos 1ft ba.rra a una rUl!rza de tracción, ol•.'lt.'r-

, , "''' " , , d d " , " p p fll' 2.2
,
, "'''
"
,
,
d
d
"
,
"
p
p
fll'
2.2

varemos que, después deJa deformación, las rectas permanecen Orlo- gonale3 entre ~i en toda la superlicie, eJ:eepto Ima pequeñll, 10m, pro.r.ima al punto de aplicación de la fuet%ft. y de la que por ahora prescindiremos·. mientras que laa diatllJtcias enlre las rectas ~·.,íall (Hg. 2,2. b). Todas las rectas horhontales, la recta r:d, por einmplo•

"

En la flftU'i 2.2 esl. 1000a no .ti reprM<'Dtatla.

S{: rlespbum hada abajo. permaneciendo, ~in cmLargo, rectas r horizontales Es de suponer que en el InLerior de lB barril tiene Jugar el mismo fenómeno. es ue¡:;ir, que las seccllmes Iramwerso.le$ de la

barra, que eran planas y perpendiculan:s a su eje antes de la dejorrruu:lón, permanece,. planas y normales a ésle desp/l~s de ocurrir la dejorrruu:i.én.

Esta ,hipótesis, que tiene gran imponancia, llC conoce como hipó· lesl!! de las secciones planas o hipótesis do Bernoulli.

hipó-

tesis,

Lo e:<puesto sobre llls deformaciones, nos pcrmite sllponer que

en las secciones transverlSa.les de la barr(l actúau solamente tensiones

normales, distribuidas IUliformemllllte, Do la ecwl,cióll de equilibrio de la parte de la barra representada

en Il,l fig. 2,2, e obten!'effios: ZZ = O; -oF + P =

Los en~ayn~ confirman ll:\s fórmulas que se haSlll\ en esta

O, es decir,

p

a-y

(2.1)

En 1'1 caso general, cuando sobre la parte separailo. actíum varias

flil'I·Z"."

braicil de 11ls proyecciones de e~tils fuerzas, sobre el ~je de la barra. _Esl.il suma ('5 igual ti la fuena IIxia! N, es decir,

en .,[ numerador de la {"rroula (2.1) figur¡,ra la ~\lma 1l1ge-

N

a=-,-.

(2.2)

E.~lIl5 fórmulas son tambilÍu

válidas en el ca:í'v do comprc~iÓ'"

:~wlyo, que las tensiones de co,"prlJ~¡ón o;e consideran negat.ivas.

Eu esle C.IISO !ie calcula

no solamente la resistencia nc la barra

{'Ulllprimidu, sino tamhién, Sil !'estabilidad (vli"se Nlp. X).

§ 10. Cálnulo de 18S deformaciones y de loa desplazamientos

Lo." OOllll}'OS demuestran que al trllcc;onar \lila ¡'¡¡HU. Sil IOLJgitnr:l _11,11mcnta, misntl'llS que IlIs dimensinucs transvcrsales disminuyen (fi¡.:. ~.2, b). Cuando se trata tle compresilio, el fcnómclltl se in\'itll'll;'. Para muchos materiales .'Se cstablece experiml!\lla[mcnte q"l', ClJllIllJU las cargas se Cllcllüutran entre ciertos límites, entro la defor~ mnci,íll unltnón ¡¡noal R y la tensión (J existe 11I corr",l,1riún siguicnl,e:

(lUto .~I! tlenomiIlil

ley

tic

U

t=y'

oke.

Su t!nutll;i,1do o,~: lM def(lrmaciQr¡e~'

II.nilarias /tll('oles .wn pr(lp'wclrmules (l la'l It'nsiant's riVrmu{tt.,.

:n J

la fórmuJ~ (2.3) E ('s un CO.,fic(Cllt\;l cuyo vnlor depcnd., d"

las pl'opiedades del mal,erial y $e oenominll

módulu

de

elasth:ldad

lollgiludinal o m

oul0

d(' e[;lslicidad de primer f,iénero,

[;:sl., ('ol)i;-

Mlidulo de elutlcldod

IDngltudlul

ueuu

l,,"~rUI.l

E, 1<J¡!/cm~

ACllrQ

CoLr"

M

Ocru

Alunl;ni'!

Hierro 11lnJido

l'l;i~t;r.o de fibra ,1

,

vi,lrl"

2,10"

,.

2.2 10"

1·10°

1·1~

O,li7:¡, 1O~ u, 7:,. 10'l -7- 1,6. 10" u.JI!. 10' -:- 0,40·10'

cient"

n',.,'cl

i"'a 1" rigidel.

del

mllterial,

es

decir.

~I.l cil¡JuddlUI

do

Pl.lesLo '1ue & es Uf'" magnitud adi,nCllsiOlllll, VC la fórlllula (2.3) ~e deduce qlln E ,01) mide en las mismas unida.des que (J, !) 5ea, (,,,

kgffcm·. En lit tnbla 2.1 Ile dlln los velores medio! de E pnra alp;UIlO>l maLeriales. 8n viversos 11l8nueles ge puede encoutrar el módu10 de tllnsticitlud JOllgiLudiJlo1 de otros mnLerialos que puedan interl.'S'I,l·. 'fenicndo en cuenta que 1: = ~ y 0= ~ , dE' (2.3) se obticn.' la fórmula que determina el alargami(lnto (acortamiento) absoluto,

01'(,OerllC

n

lns

dl,formaciones.

~l =

;~

,

(2.1.)

E;¡pe!'imentDlmente

 

establece

qoe

tllltr6

bs

dolorlIla clQnt's

unitarias

longitudinal

e y Ir~llSVerSJlI

e' c:'(i~lc

la

correl:lcUm

siguiente:

&'=-11&

(2.5)

En esta fórmula 11 es el coeficientc de deformación trans\'crsal (coeficiente de Polssoo), que CllrActeriza la cApacid-ad dol material oe admitir delornlacjones transversales. En la fórmula (2.5) el

a1argamiento se considera positivo y el acort~miento. negativo.

El valor do 11 para todos los material!:':::; oscila entre O"" IJ."" 0,5.

El coeficiente p. de deformnción trlHlS\'ersal para l;l mnyoría de lo~ materiales varia entre 0,25 y 0,35 (tabla 2.2). En el caso de deformaciones elhLic!\!", se pucdll considerar que 01 coeficiente de Poi!J,~on del acero es I-l. Z 0.3. Glnociendo el valOT de e', per la fórmula

&' = a; .

se calcula la deformación transversal absoluta 66.

6 es 1/1 dimensión

trllnsverso,l original.

(2.6)-

En esta fórmula

TlILI U

"

AOO10

 

0,25-0,33

PI(>mo

 

Cobr&

 

LIlt6n

0,32.0,42

Br:once

 

0,32-0,:15

Aluminio

0,32·0,36

HIerro

fundido

0,23-0.21

Zinc

0.21

VidriQ

0,2;,

l'¡edrll

0,16-0,31,

Hormigón

O,tl!l_O,l8

Cau&bQ

liAr

COl

h"

0,00

M

deru

0,07

Celul"i<ie

 

0,39

 

Cuando las barras son de Sllcdón variablll, (si el angulo de conici-

dad

a ~

secciones

12") (lig.

2(3), s>: puede admitir que Ills t¡msjonas en

1

11

11

1 1

2«{

\

li I '

   

>

,

1 ir,

 

,

I

 

i

 

-

 

:

 

¡

 

,

,

i   -   :   ¡   , , Fil. 2.3 la'!!' transversales se distribuyen

Fil. 2.3

la'!!'

transversales

se

distribuyen

uniformemente,

eg

decir,

se pueden Clllculur pOr la misma fórmula. (2.2) que se obtuvo para el

caso ele barras

de secci6n r.Ollstante.

"

Para obtelll'1' las defOl'fflllclOIlCIS do Illlll oan'l\ de sección vul·ial,l".

'Cn cuyas seccionell transversllles

lamos primeramente el <llargamiellto Ó (dz) dol elemontu d:., qlle es 1<1 -diferenciAl uellllargamiento absoluto tJ.l. De la lllY de Hooke hllUlllllOS

l\pllrn~.e una fucrza axial

N, Clt\c,,-

1I (d:) "" d (ól) '='

Nd-

1>; .

(2.7)

Integrando

la

expr<'sión

(2.7)

enlre

z=O

y

;;=</.

se obl.¡cl1e

'Cl nlargamiellto

l\bsoluto de

la

barra,

el:! d~iT,

 
 

, r N',

¡"'P'

M= J

 

(2.8)

Si

N

Y

E

"

son magnitudes constantes,

,

M=.!! E J P'

"

r~

entonces

(2.9)

Pura roder aplicar csta fórmula, es necesario conocer pre~'iamente 'Cómo varia F ell función de z.

Cuando se trata do haTras escalonados (lig.

illt",gwción

entonces 01 incremento ab1lo1uj", ,le lu

),

la

se sustituye por [tna suma y

longitud de la barra se ootiene como la suma alglJuraicu de 1,1s ut"1ormaciollcs de sus parl,lls, en los limitos de 1M cua.le.<s E, N Y F

son magnitudes constalltes,

 

(:UO)

Por ejemplo,

el1

el

caso de

la

barra

rcprc3011la,lu

en

/f,

1igul'"

2.4 tendremos,

'-'

='-' ,+'-' ,= E¡F,

~

"

J N~j'3

-.

E 3 P 3

'

donde N,=N 2 =P.

Calculemos ahora el alargllmiento de una IJal'rl'. de st:CCtOu 1.:0118-

"na

sometida

a la acci6n' de IIU propio peso, qUf~ tlqllivale II

~ante, carga d¡s~ribuida ulliformem9n~e a lo largo de la barra (fig. 2.5).

El peSO especííico del ml:l.terial de la barra lo dlolsigllaremo;l pur '¡.

VeUDiOS la

deformución

del

elemento dz,

que so enC.\lentra

a

U!la

distancia z del extr~mo inferior. Este elellle1l1o estli I,racciollado por la fuerza yF~, iguol al peso de la poJ'le de la barril llor dehuj" de 111 sección 7;. El «lllrgarniellto de este clemonto <.'5;

(2.11)

Ó(dz)=d(Ól)= 'r~:/"=Y3i".

El ala~gami&lIto absoluto de la ba~~a se halla integrando esta cll"presión entra :=0 y z=l es decir,

,

I1l= ~ ; zdz=~,

(2.12)

Esta expreslOlI se puedo escribir de otra forma,

si

la barra G=-rFl, o sea,

cuenLlI Que III peso propio de

G

'll=p'

De

III

Jórmula

(2,12),

ohtenllmos,

tanamos

en

111=':~

(2.13)

Asl, ¡Iues, el alargamiento ortginado por tI peso proploiUuna,barra.de

debido a una

slI'Cci6n

constantt es dOIf v/Jces menor que tt alargamiento

fuerza de magnitud igual al peso de la barra y apllcfUUJ. al ex/remo de ésta.

'¡JI

-

~

"

1

,

I

i

F,

F,

tp

Flg.

2.4

, , , I ~¡ , r , I - I
,
,
,
I
,
r
,
I
-
I

Fil.

2.S

La fórmula para el clilculo de las deformaciones de barras de ~ción variable, 80metldns a la acción de su propio peso, Stl obtiene :lhora sin dificlllead. Recomendamos al estudiante que la obtenga 61 mismo.

2.1. Üllculnr la fuerza axial N y las tensiones O" en las

ser.ciones transversales de In harra de acero de la fill'ura 2.6. Deter- minar también los dcsplazamielltos verlicales /) de las secciones transversales de la batra. Representar gráficamente los rosultados obtenidos, cOllsttllycndo los diagramas de N, C1 Y 6.

la

De la ecuación de equilibrio de la parto de la

harra por dehajo de 1-1, obteuemos: N, = P, _ lt (tracción).

De la l;ollllición de equilibrio de la parte inferior a ¡f-Il 56 obtiene:

harra por J-I y l/-l/.

Ejemplo

ReSfJhu::U;n.

Pnr1l.

obtener

N.

seccionamos

imaginariamente

-NlI + PI -

1'1 11 z= 3t (compresión),

P,

=

O.

es

decir,

-N u + t, -

1

=

0,

o

soa,

COl1struimus, n \lIla escala adecuada, el diagrama de las fllenas axiales, considerAndo que la fuerza adal de tracción N es po!!itivn y la de compresión, 1lI~¡::3liva.

•• • , Jf. ~ • r. r ~ , g b ¡:;-ltJ1I' < <
••
,
Jf.
~
r.
r
~
,
g
b
¡:;-ltJ1I'
<
<
Ji."
,
,

r-

1

~·II

,1#,-"

JI

J."7'"

.JI

~-+f

p'-It

FilI. 2.1

En

lal! :teCcioncs

trans\"crsnlcs

dd

tramo

inferior

1M U!IISiOl\1!1I son:

lOOO

., _ -,-_1 000 kgUcm' (tracción)

de

y

en

las del tramo lluperior.

011

3~ = -1500 kgflem'

(comprt:Si6u).

In

lo"rra