Sie sind auf Seite 1von 7

ÉPOCA REVOLUCIONARIA

Antecedentes de la Revolución Mexicana:

En el periodo en el que se llevó a cabo la revolución mexicana, México acababa de salir de una crisis económica después de varios conflictos armados internacionales con países como Francia y Estados Unidos, irónicamente fue gracias al presidente, o dictador, que tantos mexicanos quisieron derrocar:

Porfirio Díaz

que

el

país

pudo

salir

a flote

con el implemento de nuevos

avances tecnológicos y sistemas de comunicación como son el automóvil, el

ferrocarril y el telégrafo. También se vio desarrollado en el aspecto industrial y cultural, con edificaciones como la Fundidora de Monterrey o teatros alrededor

de

la

nación.

A pesar de todos estos avances que propició el gobierno, tuvo su lado malo. Cuando Porfirio Díaz “perdió el piso” es decir, abusó de su poder, hubo otras consecuencias que afectaban a la nación en algunos aspectos. Por ejemplo:

La alta limitación económica que tenía la clase baja La nula democracia La falta de libertad de expresión con la ley Mordaza El arrebato de tierras a Indígenas

ÉPOCA REVOLUCIONARIA Antecedentes de la Revolución Mexicana: En el periodo en el que se llevó a
ÉPOCA REVOLUCIONARIA Antecedentes de la Revolución Mexicana: En el periodo en el que se llevó a

Antecedentes Económicos

Con la llegada de Porfirio Díaz al poder, así como la entrada de la tecnología que facilitaba el desarrollo industrial y laboral, se formó una nueva clase social conocida como clase MEDIA. Sin embargo, con la aparición de esto, la clase baja se vio afectada de manera fuerte, a tal grado que su accesibilidad a los recursos monetarios era casi nula.

Antecedentes Económicos Con la llegada de Porfirio Díaz al poder, así como la entrada de la

Otro de los problemas que creó un fuerte descontento en la sociedad por el impacto económico que creó fue el mal uso o repartición de tierras. Esto se debe a que desde la época de la conquista las ciudades principales y pueblos tenían tierras anexadas que comúnmente eran conocidas

como “Ejidos”, en 1856 Sebastián Lerdo de Tejada proclamó una ley que le

quitaba todas sus tierras a la iglesia y se las otorgaban a la población, pero el problema se da cuando Porfirio Díaz decreta o hace que estas tierras sean

parcelables, esto es, que sean trabajadas por la población al mando de un propietario, muy parecido al sistema de hacendados. Los nuevos propietarios, al ser ignorantes en cuanto a propiedades se refiere, eran fácilmente estafados por funcionarios o particulares. Como consecuencia, los campesinos tuvieron muy pocas tierras en las cuales labrar y aproximadamente, solo el 1% de las familias en México poseían alguna tierra, lo cual, obviamente generó un gran descontento entre la clase baja.

Otra causa importante en el aspecto económico sería el efecto colateral que

tuvo México por la crisis que se apoderó de Europa y Estados Unidos, lo cual disminuyó las exportaciones de México, a su vez generando desempleo y

aumento

la

clase

Antecedentes Económicos Con la llegada de Porfirio Díaz al poder, así como la entrada de la

de impuestos en alta.

Antecedentes Sociales

Durante el Porfiriato hubo muchos abusos contra la clase social baja, estos a menudo eran engañados cuando se les ofrecían prestaciones que parecían fáciles. Algunos ejemplos de eso pueden ser:

Las tiendas de raya: Eran tiendas situadas la mayoría de las veces junto a industrias con muchos trabajadores, los cuales eran obligados a comprar artículos en éstas. Créditos con enganches excesivos: al proletariado se le otorgaban créditos con intereses y enganches muy elevados, por lo cual, obtenían deudas de por vida. Además de que había tratos inhumanos dentro del trabajo, haya sido del campo

o de la industria, así como también el “Cuerpo de rurales” el cual era un cuerpo

policial que resguardaba la paz por medio de tratos violentos o no pasivos. Pero los antecedentes sociales más notables fueron los frecuentes levantamientos obreros, de los cuales sobresalen dos:

  La huelga de Cananea La huelga de río blanco.
La huelga de Cananea
La huelga de río blanco.
Antecedentes Sociales Durante el Porfiriato hubo muchos abusos contra la clase social baja, estos a menudo

Antecedentes culturales

Antes

de

la

revolución

mexicana,

en

México

surgieron

las

revoluciones

culturales e intelectuales. Cuando el modernismo

llegó

al

país

(1880) la

literatura dio

un

gran

giro;

de

ser letras

a

a

complacientes

al

régimen

porfirista,

iniciaron

criticar varios ámbitos de la nación ( Social, político

y económico).

 

Antes de comenzar la Revolución Mexicana, la literatura estaba concebida como una herramienta más para crear o reforzar la conciencia nacionalista y los sentimientos patrios del país que se

encontraban en plena formación. La obsesión de

los grandes pensadores de la época era establecer las bases sobre las cuales se debían sentar los principios de la nueva nación, tales como la ética y las leyes.

Los modernistas eran definidos como unos aguafiestas, como un puñado de sujetos incómodos que cuestionaban por primera vez al régimen porfirista.

Antecedentes Políticos

El gobierno de Porfirio Díaz, como ya se mencionó, en un principio fue bueno, ya que impulsó al país hacia un gran crecimiento industrial. Pero a medida que pasaba el tiempo este fue empeorando, hasta que llegó en crisis debido al gran envejecimiento que presentaba el presidente, así como su camarilla, los

cuales se autodenominaban “Los científicos” por tener un amplio conocimiento en varios ámbitos. Al inicio del
cuales se autodenominaban “Los científicos” por
tener un amplio conocimiento en varios ámbitos.
Al inicio del Porfiriato, el poder de Díaz se basaba en
un equilibrio entre sus seguidores, y los de Bernardo
Reyes, también conocidos como “Reyistas”, cuando
este equilibrio se rompe, empiezan a formarse varias
concentraciones políticas alrededor de la república,
en lugares como: Chihuahua, Morelos y Yucatán, lo
cual, generó descontento. Pero, la gota que derramó
el vaso, fue una frase dicha por Porfirio Díaz durante
una entrevista con James Creelman, en la cual el
presidente expide lo siguiente:
-He esperado con paciencia el día en que el
pueblo mexicano estuviera preparado para
seleccionar y cambiar su
gobierno en cada elección sin el peligro de
revoluciones armadas y sin estorbar el progreso del país. Creo que ese día ha
llegado.-
llegado.-

A partir de esta frase, se crearon partidos antirreeleccionistas, democráticos y Reyistas, así como también el libro escrito por Francisco I Madero como crítica

Antecedentes Políticos El gobierno de Porfirio Díaz, como ya se mencionó, en un principio fue bueno,

al

gobierno

de

Porfirio Díaz.

A fin de cuentas, Díaz decidió volver a postularse

como

presidente,

pero

ahora

con

un

contrincante: Madero.

Francisco I. Madero

Madero inició su papel en la época revolucionaria al escribir un libro llamado “La

sucesión presidencial de 1910” en la cual criticaba de manera positiva y no muy

agresiva, a

Porfirio Díaz

y

a

su

gobierno, esto

influyó a que numerosas

personas con experiencia y conocimientos en campos políticos y militares, se unieran a su causa de no reelección, entre ellos: Venustiano Carranza, Luis Cabrera y Francisco Vázquez Gómez.

Madero realizó

3

giras

por toda

la

república para promover clubes

antirreeleccionistas, con

lo

cual

se

fundó el Partido Nacional Antirreeleccionista (PNA) que designó

candidatos para las siguientes elecciones.

Francisco I. Madero Madero inició su papel en la época revolucionaria al escribir un libro llamado

Madero fue aprehendido por órdenes del juez de Distrito de San Luis Potosí mientras se encontraba en Monterrey, acusado de incitar a la rebelión, por lo que fue trasladado y confinado en la prisión del Estado. Cuarenta y cinco días después fue puesto en libertad bajo fianza, aunque sin la posibilidad de salir del Estado. Durante este mismo periodo se realizaron las elecciones

presidenciales.

Francisco I. Madero Madero inició su papel en la época revolucionaria al escribir un libro llamado

Plan de San Luis

Las elecciones se realizaron el 26 de junio de ese año, resultando electos Díaz y Corral. Durante el mes de septiembre se llevaron a cabo numerosas celebraciones con motivo del centenario de la independencia. Para tal ocasión asistieron embajadores y ministros plenipotenciarios de diversos países que mantenían relaciones internacionales con el país: de España acudió el representante personal de Alfonso XIII el marqués Camilo de Polavieja, quien llevó el uniforme de José María Morelos y Pavón para entregárselo al gobierno mexicano; por los Unidos asistió el embajador especial Curtiss Guild; concurrieron además Carl Buenz embajador especial de Alemania; Chan Tin Fang, embajador de China; el mayor general Enrique Loynaz de Cuba; y Paul Lafebre de Francia entre otros.

El 6 de octubre Madero escapó de San Luis Potosí con destino a San Antonio, Texas, se reunió con sus familiares y partidarios. Allí redactó junto con un pequeño grupo entre los que destacaban Juan Sánchez Azcona (ex-reyista) y Roque Estradaun documento conocido como Plan de San Luis, el texto apareció fechado el 5 de octubre en San Luis Potosí. El plan convocaba a la lucha armada;declaraba nulas las elecciones para presidente, vicepresidente, magistrados de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y diputados y senadores; se reconocía como presidente provisional y “Jefe de la Revolución” a Madero; y se insistía en reivindicaciones de carácter social para indígenas y obreros. Asimismo, señaló el 20 de noviembre como la fecha en que todos los mexicanos debían levantarse en armas contra el gobierno. Junto con este documento, Madero escribió un manifiesto dirigido al Ejército Federal, en el que se le exhortaba a unirse al movimiento revolucionario.

Conciudadanos:- No vaciléis pues un momento: tomad las armas, arrojad del poder a

los usurpadores, recobrad vuestros derechos de hombre libres y recordad que nuestros

antepasados nos legaron una herencia de gloria que no podemos mancillar. Sed como

ellos fueron: invencibles en la guerra, magnánimos en la victoria.- SUFRAGIO

EFECTIVO, NO REELECCIÓN.