Sie sind auf Seite 1von 4

Méndez J. / Ingeniería 6-1 (2002) 25-28

Normas en el campo electromagnético

Méndez Gamboa, José A. 1

RESUMEN

Todo fenómeno electromagnético clásico es descrito a partir de las ecuaciones de Maxwell, en estas ecuaciones se relacionan a los campos eléctrico (E) y magnético (B) y las densidades de carga (ρ) y de corriente (j); Las ecuaciones de Maxwell junto con la fuerza de Lorentz y la segunda ley de Newton nos dan una completa descripción de la dinámica clásica de la interacción de partículas cargadas y campos electromagnéticos.

En el presente trabajo se ofrece una deducción de las ecuaciones de Maxwell en forma covariante como ecuaciones de movimiento de una densidad lagrangiana. Así mismo, se obtiene, utilizando las teorías de norma, la densidad hamiltoniana de la electrodinámica clásica en las normas temporal y de Coulomb así como los corchetes de Poisson en dichas norma.

Palabras claves: Campo electromagnético, potencial escalar, potencial vectorial, norma.

INTRODUCCIÓN

Las ecuaciones que describen la dinámica de sistemas bajo la acción de campos electromagnéticos son las ecuaciones de Maxwell, éstas, en el vacío, en unidades racionales y considerando c=1 son,

r

∇⋅ E =ρ

∇×

∇×

r

B

r

E

=

+

r j

+

r

B

t

r

E

t

= 0

r

∇⋅ B = 0

(1)

r

r

Donde E

y B

de corriente.

son los campos eléctrico y magnético respectivamente, ρ es la densidad de carga y r j es la densidad

r

Podemos expresar los campos E

r

y B

r

en término de los potenciales escalar φ y vectorial A

r

E =−

r

A

t

 

r

r

−∇φ ;

B

= ∇ ×

A

(2)

en la forma,

Sustituyendo estos potenciales en las ecuaciones de Maxwell, esta se reduce a dos ecuaciones acopladas de segundo orden,

1 Profesor asociado B. Facultad de Ingeniería, UADY. jmendez@mda.cinvestav.mx

25

Méndez J. / Ingeniería 6-1 (2002) 25-28

2

r

A

2

φ

+

t

(3)

(∇⋅ )=−ρ

r

A

r

A

2

∂ 

t

φ

−∇ ∇⋅ +

r

A

t

2

r

=− j

Estas ecuaciones se pueden desacoplar eligiendo de forma adecuada los potenciales. Sin embargo hay que notar que si hacemos la transformación,

r A A = A +∇Λ

r

'

r

φφ'=φ

(4)

∂Λ

t

en las ecuaciones (2), obtenemos los mismos campos

que los originales. A estas transformaciones

se las conoce como transformaciones de norma y el resultado que se obtiene al aplicarlas a (2) indica que

las ecuaciones de Maxwell son invariantes de norma, es decir las ecuaciones no cambian al hacer transformaciones de este tipo.

r

r E y B

Utilizando notación covariante tenemos,

son

cuadrivectores y las ecuaciones (3) se escriben,

A µ =

(

φ,

r

A

)

, j

µ =

(

r

j

)

donde

ρ,

A

µ

y

j

µ

(

)

A −∂ ∂ A = j

µ

µ

ν

ν

µ

(5)

donde es el D’Alembertiano definido por,

1

≡∂ ∂ ≡ ∂ −∇

µ

µ

2

t

2

c

2

La ecuación (5) es la ecuación de onda. Podemos utilizar la invariancia de norma para

sin estas

restringir

A

µ

que,

por

otro

lado,

restricciones

µ no estaría completamente

determinada. A la elección de la restricción se le

conoce como proceso de fijar la norma. Se pueden elegir varias normas una es considerar,

A

µ A

µ

= 0

la cual se conoce como norma de Lorentz, esta nos reduce la ecuación de onda a,

+

A = j

µ

µ

Otra posible elección es la norma de Coulomb,

r ∇⋅ A = 0

la cual nos reduce la ecuación (5) a,

r

(

A −∂ ∂ A

µ

µ

0

0

)

= j

µ

una norma más es la norma temporal o transversa definida como,

A

0

= 0

La ecuación (5) puede ser obtenida como

de la densidad

ecuación de movimiento a partir lagrangiana,

L x =−

(

)

1

4

F

µν

F

µν

µ

j A

µ

(6)

donde

esfuerzos electromagnéticos dado por

F

µν

= ∂ A − ∂ A

µ

ν

ν

µ

es

F µν

=

0

E

E

E

x

y

z

E

0

x

B

z

B

y

E

B

0

B

x

el

y

z

tensor

de

E

x

z

B

y

B

0

26

Méndez J. / Ingeniería 6-1 (2002) 25-28

El tensor de esfuerzos electromagnético es invariante ante transformaciones de norma

, por lo cual L será invariante

A

µ

A

µ

+∂ Λ

µ

de norma si,

d

4

x j

µ

A

µ

=

4

[

d

4

x

µ

µ

µ

A

+

j

d x j A

d

4

x

µ j

µ

Λ

µ

+

4

d x

j

µ

µ

(

j

µ

µ

Λ

)

Λ −

Para

que

la

acción

S

=

4

d x

L

sea

]

invariante entonces se debe cumplir que,

µ j

µ

= =∇⋅ +

0

r

j

ρ

t

la cual es la ecuación de continuidad de la densidad de corriente.

Además del termino anterior aparece un término

extra,

derivada total. Sin embrago, esta cuasi-invariancia de la densidad lagrangiana resulta en la invariancia de la

lagrangiana

una

3

4

d x

( Λ)

µ

j

µ

.

,

la

integral

esta

es

L = d xL

La norma temporal

En la norma temporal se requiere que el

potencial

,

podemos obtener otro campo equivalente mediante una transformación de norma. Eligiendo,

configuración cualquiera del campo A

una

satisfaga

A x =

0

.

0

(

)

Dada

µ

(x

)

Λ

()

r

x t

,

=

t

t

0

d t A x t

r

,

0

(

)

el potencial transformado

temporal. Entonces la ecuación admisible como condición de norma.

A

µ está en la norma

es

A

0

(

)

x = 0

En

la

norma

temporal

la

densidad

lagrangiana adquiere la forma,

L

(

)

x =

1

2

[(A

r

&

)

2

(

− ∇×

A )] r j A r

r

2

La ecuación de movimiento para A 0 que resulta de la lagrangiana original (6) la imponemos como una constricción extra,

r

∇⋅ E =ρ

(7)

La cual es la conocida ley de Gauss.

Suponiendo, por simplicidad, que la

µ es constante y homogénea;

que por otro lado, si no lo fuera y dependiera de x, entonces, la lagrangiana adquiriría dependencia temporal explícita. Con esta simplificación

obtenemos que los grados de libertad son las

y sus momentos conjugados

componentes de A(x )

densidad de corriente

j

r

r

r

P

= −

E

. La densidad hamiltoniana queda,

H

=

1

1

r

E

2

+

2

2

(

∇×

A )

r

2

+

r j A r

Con la constricción (7). Adoptamos para los corchetes de Poisson la forma canónica,

{

E

j

(

)

t x A

,

r

,

k

(

t y r

,

)}

=

jk

δ δ

(

3

)

(x

r

y r

)

Estos corchetes, junto con H , conducen a las ecuaciones de Maxwell.

La norma de Coulomb

La definimos mediante la condición,

r

∇⋅ A = 0

(8)

Cualquier configuración del campo puede

llevarse a la norma temporal a través de una

transformación de norma, entonces, para ver si la norma de Coulomb es admisible, basta mostrar que cualquier campo que satisfaga la norma temporal

27

Méndez J. / Ingeniería 6-1 (2002) 25-28

puede transformarse a la de Coulomb. Sea

el

campo en la norma temporal, buscamos entonces una transformación

V

µ

A

µ

()x

= V

µ

()x

−∂ Λ()x

µ

(9)

de tal manera que satisfaga la condición (8), con estas

dos ecuaciones obtenemos que

ecuación siempre tiene solución, la cual es de la forma,

. Esta

2

r

Λ = −∇ ⋅ V

1 ∇′⋅ V ( x ) 3 Λ = ∫ d r 4 π ′
1
∇′⋅ V
(
x )
3
Λ
=
d r
4
π
′ r r
′−
r r
Por
lo
tanto,
la
norma
admisible.

de

(10)

Coulomb

es

La densidad lagrangiana (6) no contiene derivadas temporales de A 0 , por lo que esta no constituye un grado de libertad del sistema. Podemos determinar a A 0 en esta norma a partir de (9) y (10). De este modo obtenemos

1 ρ 0 A x ( ) 3 = ∫ d r 4 π ′
1
ρ
0
A x
(
)
3
=
d r
4
π
′ r r
′−
r r
La
dinámica
está
dada
entonces
por
la
densidad lagrangiana,
1
[(A
r
A )]
r
1
1
r r
2
L
(
x
)
&
)
=
− ∇×
(
2
− ρ
ρ + ⋅
j A
2
2
2

Con la restricción (8). En esta norma, la densidad lagrangiana no es manifiestamente local.

 

r

Los

momentos

conjugados

de

A

los

obtenemos

r

&

derivando la densidad lagrangiana con respecto a A , teniendo en cuenta la restricción (8). Al imponer la

r

condición Π = 0

resulta que,

r

Π=

r

&

A

=−

r

E

T

T es el campo eléctrico transversal.

La componente longitudinal del campo eléctrico es dada por,

Donde

r

E

r

E

A

L = −∇

0

La

resulta así,

densidad

hamiltoniana

en

H =

1 Π r +

2

1

2

2

(

∇×

r

A

)

2

+

1

1

ρ

2

2

esta

ρ

norma

r j A r

En esta norma los corchetes adquieren la

forma,

{ ()

j

A x E

,

k

T

()}

y

= −

(11)

δ

jk

j

+∇ ∇

x

k

y

1

2

δ

(

3

)

(x

r

r

y

con lo que obtenemos que los corchetes de Poisson no son canónicos en esta norma. Tomando la divergencia

respecto a x r en ambos miembros de (11) y usando (8), obtenemos 0=0. Es decir, en esta norma podemos usar la restricción antes de evaluar los corchetes, a diferencia de lo que ocurre en la norma temporal, en

la que la constricción sobre

∇ ⋅ es de primera

clase.

E r

En la teoría cuantizada las constricciones de primera clase se imponen sobre el espacio de estados. Las de segunda clase, que pueden ser evaluadas dentro de los conmutadores, son ecuaciones de

operadores. En general, el formalismo se simplifica

considerablemente cuando es posible imponer las

constricciones directamente sobre los operadores, como en la norma de Coulomb

REFERENCIAS

)

1. Méndez J. A. (2000). “Invariancia de norma y modos colectivos en mecánica cuántica”. Tesis de maestría, CINVESTAV, IPN unidad Mérida.

2. Jackson J.D. (1975). “Classical Electrodynamics”. John Wiley, New York.

3. Dirac P. A. M. (1964). “Lectures on quantum mechanics”. Belfer graduate school of science, New York.

28