Sie sind auf Seite 1von 398

DESARROLLO DE LAS

CAPACIDADES Y
HABILIDADES
HUMANAS
1

1
MARTIN SORIA

La Humanidad, siempre ha buscado descubrir su Verdadera Naturaleza y por


sobre todas las cosas, desea realizarse íntegramente en ella. El Dictamen
Natural, exigido por la Naturaleza Humana, ha sido investigado por científicos
iluminados e inspirados filósofos que han logrado intuirlo, sin descubrirlo por
completo, ni razonarlo en su justa medida. Por eso seguimos todos en esa
incesante averiguación, esperando descubrir y revelar el oculto misterio de
nuestra verdadera identidad e integridad; “misterio” que fundamente el
establecimiento de la auténtica Moral Natural, de las Normas, que por ser
justas, posibiliten el establecimiento de la Equidad, Paz y Orden Global. Esa
condición será alcanzada, cuando la humanidad descubra su Naturaleza y la
practique por completo. Descubrirla, exige elevar al máximo el desarrollo de
sus capacidades y habilidades.

2
Este ensayo, propone algunas normas que, de comprenderlas, pueden
aproximar al hombre contemporáneo, a su original estándar, horma que
encierra y contiene en su genoma y que por alguna razón, no ha sido capaz de
revelar. El análisis y comprensión de estas Normas, ampliará el diámetro de
sus conciencias y eso, es suficiente para que otros puedan en esa expansión,
gozar del beneficio logrado por quienes reconozcan el mérito del desarrollo de
sus capacidades y habilidades.

Las capacidades humanas son extraordinarias, lo mismo que sus habilidades.


El ser humano comienza a reconocerse capaz de hacer cosas extraordinarias
en su periodo adolescente, por eso vamos a comenzar abriendo el ensayo con
una amplia visión sobre la adolescencia. Después veremos cuáles son las
reglas que dictaminan la obligación del desarrollo y cómo opera el verdadero
progreso de la conciencia humana.

Les invito al estudio de esta obra en familia, en grupos o en pareja, con suma
atención para entenderlo y practicarlo con sus inmediatos. La experiencia de
compartirlo, creará una verdadera tormenta cerebral, llena de ideas y
significados sorprendentes.

Les doy las gracias anticipadas por su interés y les invito a descubrirse en este
ensayo.

3
INTRODUCCION A LA ADOLESCENCIA

Los adolescentes se enfrentan a tres grandes cambios importantes: el social, el


intelectual y el humano.

El social.- El individuo, al iniciar el proceso de su adolescencia, comienza a


descubrir las máximas necesidades globales y asumir su participación e interés
en ellas; en algunos casos, incluso, respondiendo al cumplimiento del deber
de resolverlas. En paralelo, se identifica individualizado, con identidad
propia, al mismo tiempo que reconoce las diferencias de los demás y las
compara con el ideal social que va forjando su capacidad de juicio y su sentido
común. En cada etapa del progreso, el individuo es honesto consigo mismo, al
mismo tiempo que busca y exige al resto, ser honestos con la Normalidad.

El intelectual.- El adolescente adquiere la consciencia del conocimiento


“verdadero” sin ser necesaria la certificación externa del padre, del maestro o
del líder, que, como antes lo hacían, ahora se lo certifiquen. En ese momento,
el resto, ya no es imprescindible para asegurarse en sus juicios o verdades.
El adolescente tiende a enfatizar la defensa de su conocimiento, calificando al
resto que defiende lo contrario, de: ignorante, si no entiende lo que él o ella
entienden, de flojo, si no cumple con lo que él o ella determinan ha de
cumplir, o de insensibles, si no captan lo que él o ella captan necesario. Sin
darse cuenta, de que cuando califican al otro de flojo, afirman con su
calificativo que el otro es siempre y en todo flojo; que cuando califican a otro
de ignorante, afirman que es ignorante siempre y de todo y que cuando
califican al otro de insensible, afirman que es siempre y en todo insensible.
Nadie saludable puede ser siempre y en todo insensible, insensato e
irresponsable. Algo cumple, algo sabe y algo siente, por lo mismo, estas
calificaciones dañan al adolescente que las afirma, porque declaran falsos sus
calificativos.
Otra tendencia intelectual en esta etapa adolescente es la de “idealizar”
generalizaciones, oponiéndose, al mismo tiempo a quienes generalizan lo
contrario a su ideal. En la adolescencia se adquiere el sentido de identidad y se
busca su justificación en la razón que lo declara necesario, por lo mismo, se
“idealiza”. Se determinan funciones en base a los recursos de conocimiento de

4
que se dispone. El problema en esta etapa es que el adolescente no dispone del
completo criterio de lo que es natural o normal por completo. Intelectualmente
surge la necesidad por lo normado, pero en paralelo es necesario descubrir y
reconocer las normas de la Naturaleza, aquello que determina el biotipo
humano de normalidad y para descubrir las normas de la Creación, el
adolescente ha de tomar en todos sus juicios la posición de juez maduro. Por
eso es necesario evaluar siempre de acuerdo a cómo evaluaría un ser maduro.
Qué haría un padre maduro en esa circunstancia, qué diría un maestro experto
sobre este u otro tema, cómo respondería un hombre responsable en tal o cual
circunstancia. Esta caracterización sensible, inteligente y responsable debe ser
ofrecida por sus padres, profesores o líderes. De carecer de este modelo de
madurez, el adolescente asumirá por imitación, la conducta, el juicio o las
preferencias de sus favoritos.
En estricto rigor, lo que espera el adolescente es encontrar ese modelo de
responsabilidad, de maestro orientador en la verdad y de modelo afectivo
maduro en la imagen de sus padres y en esta etapa en particular, en la figura
del padre. Un padre maduro que provee, un padre sincero que instruye y un
padre modelo de responsabilidad afectiva que ordena la familia en unidad
armónica. Esa autoridad del apoderado va a depender mucho del respeto de su
esposa. La madre del adolescente es la esposa de su padre y como esposa debe
mostrar al hijo el modelo de lealtad, confianza y respeto, que el adolescente
pueda asumir como modelo de respeto, confianza y lealtad a imitar. De este
modo, el hijo construye el vínculo filio-paternal con sus padres. Si la esposa
desautoriza, desconfía o reclama, acusa o rechaza a su marido, los hijos
carecen de modelo de respeto y lealtad, por lo mismo imitarán la conducta del
reclamo, acusación y rechazo hacia sus padres. El papel de la madre es
fundamental en la orientación del adolescente.

El Humano Biológico y Psicológico.- Biológicamente hablando, se identifica


con el género al cual pertenece y siente el atractivo por el género
complementario, o se identifica con el género opuesto y prefiere asociarse
con su complemento de género, según sea su orientación y preferencia sexual.
Adquiere el modelo de rol masculino o femenino y su comportamiento social
incorpora los modos adecuados a esa identidad de rol adquirida.

5
Psicológicamente, adquiere el sentido de globalización y de la Naturaleza
Humana, o del ideal filosófico, religioso o político que asume como deber
social. La apertura a este macro-sistema, lo motiva y estimula a ligarse en
agrupaciones con una visión universal compartida.

Las caracterizaciones de los cambios humanos son:


__La necesidad por encontrar su propia identidad,
__El interés por el origen y sentido de su existencia y
__La búsqueda de su maduración.
__La carencia de estas tres interrogantes puede producirles crisis de identidad,
crisis existencial y crisis vocacional.
La fuerza que motiva al encuentro con su propia identidad lo orienta en el
descubrimiento de su cultura, de su condición social, económica y humana.
Esto, hace que se produzcan con facilidad, roces de identidad con sus
inmediatos diferentes, porque sus diferencias no concuerdan con el Ideal de
identidad que él o ella labran y determinan ser el adecuado.
La curiosidad por descubrir quién es, porque es distinto, no cabe duda, pero
no conoce aún con exactitud en qué se distingue o en qué se asemejan y esto,
les produce una serie de inseguridades intelectuales, que en algunas ocasiones
pueden limitarlos en su sociabilidad.
Al interesarse por el descubrimiento de sí mismo, se olvida de su Naturaleza
Humana Compartida y asume que ese “si mismo” es algo resultante del
“status quo” social, económico o ideológico; por lo mismo, es fácil en esa
etapa, encontrar respuestas como: “Yo soy pobre y por eso no tengo las
mismas oportunidades” o “Soy cristiano, carpintero o torero” en lugar de ser
Humano. Esto se debe a la ignorancia de la identidad humana y ese es un
factor que lo declara adolescente.

Adolecer del completo conocimiento del biotipo humano natural, no es algo


que se reduzca al periodo de 7 años, entre los 14 y 21, no. La ignorancia de la
Naturaleza Humana puede llevarse con uno y conservarla de por vida. Esa es
la razón por la que existen tantas dificultades para establecer correctas
relaciones interpersonales. Si los mayores de 21 conocieran todos, la
Naturaleza Humana, sus fundamentos y su función, estaríamos todos
funcionando Humanamente por ser solo mayoría.
6
El mayor problema con el que se encuentra el joven adolescente es
precisamente ese, que la significación de su existencia es por cada humano,
explicada en modo diferente y eso, lo confunde y desconfía.
Cuando el joven es advertido de no correr riesgos peligrosos y sus padres,
maestros o líderes no le explican las diferencias entre el riesgo y peligro, lo
que están haciendo con el joven, es destruirle el verdadero sentido de
protección e impedirle el dominio sobre sí mismo.
El riesgo es una probabilidad y el peligro es una situación de hecho. En el
peligro existe la posibilidad de un daño inmediato y en el riesgo existe la
misma posibilidad pero a futuro. Riesgo es la contingencia de un daño.
A su vez, contingencia significa que el daño, en cualquier momento puede
materializarse o no hacerlo nunca. Riesgos corremos todos los días y en
cualquier lugar, pero no por eso los tememos o evitamos, el peligro es otra
cosa, es estar en las inmediaciones de sufrir un daño.
Al joven adolescente es necesario permitirle que corra riesgos siempre y
cuando sepa discernir los peligros y operar ante estos con prudencia.
La adolescencia es el periodo más intenso en esta categoría de arriesgarse.
Pareciera ser que al joven le atrae jugar en la cuerda floja, pero no es así.

Existen riesgos y peligros emocionales, intelectuales y motivacionales. Los


riesgos conductuales de subir en bici, moto, o auto y ponerlos a altas
velocidades pueden causar accidentes graves que perfectamente pueden
desajustar la vida de las personas. Los riesgos intelectivos de oposición de
ideas contrarias, también pueden acabar con la vida de las personas, por
ideales políticos o religiosos han fallecido muchos, pero, los riesgos y peligros
afectivos son mucho más graves porque dañan, no solo la vida, sino también
la integridad espiritual de las familias. Una decepción amorosa, una
separación o divorcio, duelen, no solo al que se divorcia, también daña a los
afectados: hijos, nietos, padres, suegros, cuñados, sobrinos. etc.
Una violación puede trastornar a la violada y a su familia. Por eso es necesario
reconocer las dimensiones del riesgo y también las del peligro.

La necesidad por encontrar la propia identidad.


Ante esta interpelación, debemos reflexionar sobre la posibilidad de que
exista o no esa “propia identidad”.
7
¿Cuál es la identidad propia de uno que nos hace diferentes al resto? Nos hace
diferentes: nuestra morfología o apariencia física, nuestras costumbres y
experiencias, nuestro conocimiento y modos de expresión y por sobre todo,
nuestra sensibilidad emocional, o preferencias.
Variabilidad e Inmutabilidad, existen contenidas en toda existencia, por lo
tanto, el ser humano debe contener aspectos inmutables compartidos por todos
y aspectos variables distintos en todos.
Veamos en qué somos físicamente diferentes y en qué somos similares (utilizo
el término similar, y no igual, porque la igualdad es una falacia imposible, no
existe nada igual a lo otro) Somos diferentes en la forma, en la apariencia, en
el color de la piel, tamaño y forma de los ojos, nariz, orejas, boca, manos, pies,
etc. Pero somos similares en compartir la misma caracterización humana
compuesta por cabeza tronco y extremidades.
Cada uno de los órganos humanos se asemeja a los del resto en sus funciones,
y se diferencian en tamaño, forma, color, etc. Somos distintos en la cantidad y
calidad de experiencia, y similares, porque todos tenemos experiencias.
Somos distintos en el conocimiento de las razones y similares en la defensa y
prioridad de nuestros propios criterios. Distintos en cómo se responde a una
sensación y similares en sentir las sensaciones. Por lo mismo, debemos asumir
que la Naturaleza Humana, es similar en todo humano y la identidad de cada
humano, es similar en su Naturaleza al mismo tiempo que la identidad del
individuo, es diferente en experiencias, conocimientos y costumbres.

Si cada humano es similar al otro en lo Humano, lo más importante a


descubrir, no son las diferencias de forma y tamaño, de cantidad o extensión,
de expresión o concepción, sino, aquellas similitudes en la decencia o función
que nos hacen verdaderamente dignos de calificar Humanos. Eso es lo que
todo adolescente espera. Al adolescente no le satisfacen respuestas como: tú
eres blanco y rubio, el otro es un roto negro y por ser blanco y rubio eres
mejor o peor, eso no satisface a la inteligencia de ningún adolescente, pero, lo
que si le satisface es sentirse como todo ser humano, capaz de madurar
emocional, intelectual y motivacionalmente, en la unidad vincular afectiva y si
le explicamos cómo madurar el dominio de sus sensaciones, de su evaluación
juiciosa y del cumplimiento de sus deberes humanos, le evitamos una futura
crisis de identidad.
8
¿Cuál es la identidad humana?
¿En qué nos diferenciamos del resto de las especies?
En el globo terráqueo existen tres tipos de especies, las sustancias compuestas
por moléculas, átomos o partículas, los vegetales y los animales. Todas y cada
una de ellas contienen una Naturaleza Directiva Inherente que los mueve en
pro del cumplimiento de una determinada función y un cuerpo o forma
externa. En esa Naturaleza Directiva Inherente, que podemos llamar también
mente selectiva, vegetativa o instintiva, existe una intención, una selección, y
un poder. Todo acto contiene intencionalidad, selectividad y poder.
Los vegetales nos muestran como buscan la luz, cuando algo se les interpone,
los animales nos muestran ser sensibles al afecto humano, o a la selección
natural. En todo lo creado existe alguna dosis de sensibilidad, de selectividad
y de voluntad.
La diferencia entre la naturaleza instintiva y la Humana es que el instinto,
responde automáticamente ligado a sus facultades sin poderse individualizar
de sus funciones, mientras que la Naturaleza humana puede individualizarse y
ejercer el domino voluntario sobre sus instintos. De hecho, esa es la función
que califica humanos. Al hombre sin control de sus instintos se le dice ser un
“animal”. Ese, es un aspecto similar en cada humano, que nos identifica
diferentes a otros reinos de la Naturaleza. Otro aspecto, es el de las diferencias
en sensibilidad, inteligencia y dominio.

Emoción, es la capacidad sensible que nos permite captar lo necesario y


responder con lo adecuado. Cuando sentimos frio, nos cubrimos; hambre, nos
alimentamos, miedo, nos protegemos. La respuesta a la necesidad es captada
necesaria por la sensibilidad emocional. Emoción, no es una sensación, la
sensación es algo de lo cual nadie puede sustraerse, pero la respuesta a dichas
sensaciones, es distinta en unos u otros. Por ejemplo, en Rusia, los Cristianos
Ortodoxos celebran el 19 de enero la Theofanía, introduciéndose desnudos en
el agua de un lago o rio helado. Lógicamente sienten todos frio, pero
superando al instinto de protección que les alerta de la experiencia de helarse
se sumergen, porque piensan que eso les limpia su espíritu. La sensación nos
llega a todos, pero cada uno la asume y responde de forma diferente. La
emoción es una capacidad, la sensación es una reacción a alguna situación
extrema y el sentimiento es el recuerdo de una sensación al ser comunicada.
9
Los sentimientos solo se comparten cuando entre emisor y receptor han tenido
la misma sensación, de otro modo, no llegan a comunicarse en ese plano
sentimental.

Todas las especies disponen de cierto grado de sensibilidad, todas captan lo


necesario y responden con lo adecuado, la diferencia entre ellas y nosotros es
que las especies captan lo necesario dentro del radio que les determina sus
instintos y nosotros, los humanos, disponemos de un radio infinito de
sensibilidad. El humano capta las necesidades ontológicas, ecológicas y
humanas y se responsabiliza por solucionar cualquier deficiencia. Los
animales operan en orden por lo mismo, no tienen necesidad de ordenarnos a
nosotros los humanos, pero los humanos somos responsables del orden, por lo
mismo, debemos responder libre y voluntariamente al cumplimiento del orden
mundial, social y ecológico, pero no lo cumplimos, por eso se nos hace
necesaria una figura impositiva que por la fuerza obligue a cumplir lo que
voluntariamente no cumplimos. El adolescente reconoce esa realidad.

Todo humano saludable es sensible a las máximas necesidades válidas para


todo. La expresión “el mundo está loco” nos indica que alguien ha de saber
cómo sería el mundo sano. Y esa frase es popular. Muchos la repiten. Si
muchos humanos saben que el mundo está loco, deben de tener algún estándar
del comportamiento decente.
La emoción humana es por todos compartida y espera seamos todos capaces
de captar las máximas necesidades válidas para todo y que respondamos a su
solución o establecimiento.
El intelecto humano también es distinto del intelecto del resto de las especies.
A pesar de que existen especies inteligentes, ninguna de ellas puede razonar
juicios de valor, ni definir lo que es verdad universal o absoluta. Los humanos
disponemos de una capacidad sensible que nos permite reconocer los juicios
justos de todo lo que nos interesa. Podemos llegar a descubrir nuestra
identidad, origen y propósito y además, podemos enseñárselo a otros. Eso no
ocurre en las especies naturales porque no necesitan educarse. Todas y cada
una de ellas cumple de forma instintiva y automática su función vital.

10
Intelecto es la capacidad sensible que nos permite reconocer el juicio justo de
las cosas, y para desarrollarlo, para disponer de buena memoria, debemos
rechazar todo aquello que carece de sentido, razón o juicio justo.
Todas las especies se mueven, actúan y se reproducen, nosotros también. La
voluntad del hombre es en algunos casos, aparentemente inferior a la de los
animales, porque nos cansamos con más facilidad o desistimos antes que ellos,
pero eso es solo en algunos casos. Aunque nuestra constitución muscular no
sea tan fuerte como la de los gorilas por ejemplo, si somos lo suficientemente
perseverantes como para conquistar aquello para lo que nos determinamos, de
eso existen varios ejemplos de personas como el pequeño Ghandi, que se
enfrentó a los métodos de guerra e impidió grandes enfrentamientos, o la
creación de imperios como los de Napoleón, Hitler, Stalin, Mao, Etc.
Lo más importante a destacar, en el caso del ser humano, es que dispone de
libre voluntad y que su libertad, definida como capacidad de optar por lo que
es siempre y para todo válido, le permite responder voluntariamente al
cumplimiento de la máxima necesidad válida para todo, lo que se traduciría en
-aquel que beneficia siempre a todos- y que por lo mismo, no perjudica nunca
a nadie, es libre de acusación o reclamo. Esa es la caracterización humana que
nos distingue del resto de las especies.
Somos todos capaces de responder libre y voluntariamente al cumplimiento
del máximo beneficio universal. Somos los únicos capaces de ordenar el
cosmos, y eso incluye a todas las especies. Por lo tanto, ¿Cuál es la Identidad
Humana? Humano es el ser capaz de captar las máximas necesidades válidas
para todo, capaz de reconocer las razones que declaran justa esa necesidad y
capaz, de responder voluntariamente al cumplimiento del máximo deber
valido para la Naturaleza de la Creación. Además de ser el conductor, director
y gobernador de los instintos de protección, mantenimiento y reproducción.
Por no cumplir con esa responsabilidad, se dice que el cerebro humano
funciona a un porcentaje mínimo de su potencial.

¿Cuál es el sentido de la existencia?


Esta es una enorme interrogante en la conciencia del adolescente. ¿Qué pinto
aquí? ¿Por qué existo y para qué? Aquí es donde se destapan algunas actitudes
de rechazo, acusación y desconsuelo en los jóvenes. La respuesta más popular
es que estamos aquí para ser felices, pero en un mundo de inmaduros en la
11
comprensión de la felicidad, se pierde el sentido de lo que eso significa y el
adolescente, es un excelente juez que analiza la situación y responde con un:
¿Para ser felices…como tú? O ¿cómo el pobre que no tiene para comer?
Todos sabemos que existimos para ser felices, pero son pocos, muy pocos, los
que facilitan serlo, o comprenden cómo lograrlo. Por eso es necesario
explicarles en qué consiste la felicidad y cómo conseguirla.

La felicidad es un estado que consta de tres atribuciones: bienestar, justicia y


plenitud. Aquí es donde se les debe enseñar de donde proceden estos tres
estados. Cuando se le explica que para lograr la felicidad es necesario
responder libre y voluntariamente al cumplimiento del máximo deber
necesario, que por ser válido para todos no perjudica nunca a nadie, el
adolescente puede en su intelecto, comprender que, si todos y cada uno de los
humanos respondiera responsablemente al cumplimiento de ese deber,
disfrutaríamos todos y cada uno del derecho a ser feliz. Aquello que beneficia
siempre a todo, no perjudica nunca a nadie. Pero el drama existe en liberar a
todos del egoísmo y ponerlos todos a responder voluntariamente al
cumplimiento del máximo deber necesario.
Con esto comprendido, los adolescentes sabrían que la falta de felicidad se
deriva del humano que irresponsablemente deja sin cumplir el deber de
responder al máximo deber necesario. Y comprendería también la razón por la
que en la adolescencia se adquiere ese sentido de responsabilidad que luego se
va perdiendo al ver la falta de cooperación en el resto de los humanos.

Si se le explica bien al joven, que la labor o la función humana saludable, es la


de responder siempre y en todo caso, al cumplimiento del máximo deber
necesario, que por ser válido para todo, no perjudica nunca a nadie, el joven
adquiere el sentido común de cómo deberían comportarse los humanos.
El otro tema que uno adquiere al decirles o explicarles esto, es el de tener que
responder a esa premisa, practicándola. De no hacerlo, queda uno como
hipócrita y eso es suficiente para que el joven abandone su responsabilidad. La
responsabilidad ha de ser mutua y la teoría ha de ser cumplida.
Esta verdad ha sido intuida muchas veces por muchos líderes sociales, pero no
se atrevieron a explicarla por el temor a ser tildados de insuficientes al ver que
sus decisiones no responderían a esas máximas necesarias.
12
Lo máximo necesario es en primer lugar, descubrir la Naturaleza Humana y la
Naturaleza de la Creación, junto con las Leyes de La Naturaleza. El estudio y
descubrimiento de la Naturaleza de la Creación nos permite descubrir cuál es
la Naturaleza Humana y sobre este conocimiento, podemos comprender las
leyes de la Naturaleza.

En la Creación se dan ciertas constantes, por ejemplo, la dualidad en las


posiciones necesarias para crear. De la nada no se crea nada, por lo tanto, la
creación exige de un estímulo creador, originario del impulso creativo y una
obra creada, pero para que la obra sea, ha de ser primero pretendida o
propuesta, estos tres aspectos, proposición, creador y objeto creado
posibilitan la consecuente realización del objeto pretendido, cuya consecución,
advierte de cuatro posiciones:
1-proposito, 2-sujeto, 3-objeto y 4-consecuencia. Entre estas cuatro posiciones
reside el secreto de cualquier consecución y además, el derecho a disfrutar del
beneficio conseguido, este es el secreto de la felicidad. Vamos a explicarlo.

Para que una creación propuesta exista en consecuencia con lo pretendido, lo


esperado ha de ser algo que se declare necesario. Lo necesario beneficia, se
ajusta y complace, por eso se necesita. Por lo tanto, la esperanza de todo lo
creado es que complazca. Si ampliamos esto al espectro humano, podría
decirse sin temor a equivocarse, que el origen del hombre fue la pretensión de
que complazca a su creador. Esto ni afirma ni niega la existencia de un
anterior humano, en el sentido morfológico, sino que determina o dictamina la
existencia de un origen que espera la consecución de una necesidad.

Sobre cuál es esa necesidad, no vamos a entrar ahora en detalle porque lo


iremos descubriendo en el camino, pero si quiero dejar bien claro, que, ya sea
a nivel genético, a nivel humano o energético, existe una necesidad que
justifica la existencia humana, del mismo modo, existe una justificación que
garantiza esa necesidad. Toda existencia se justifica en la necesidad que
satisface y eso es cierto para cualquier acto. Se dice que existencia es aquello
capaz de ser evaluado y al valorarlo satisface. Esta realidad intrínseca en toda
existencia es indiscutible, e insustraible, por lo tanto, es evidente.

13
Cuando el adolescente comprende que su existencia está fundamentada en la
necesidad de un principio, podemos luego ir explicándole los pormenores de
ese origen.
Decíamos hace un momento que, en estas cuatro posiciones exigidas en la
creación, existe contenido el secreto de la felicidad y vamos a volver sobre el
tema para aclarar esto. La pretensión o propósito necesario para crear, es
determinado fáctico, viable, posible y esperado por el sujeto que lo pretende.
Ya partimos de una esperanza a ser feliz en el encuentro con lo creado. Quizá
el crear un instrumento para jugar, no proporcione tanta felicidad como en el
caso del nacimiento de un hijo, pero es una dosis de complacencia la que se
percibe en ambos casos. Lógicamente, la esperanza máxima, es la de
reproducir a alguien similar, y en esa creación del hijo, existen muchos
momentos de felicidad; desde su nacimiento hasta su matrimonio, pasando por
su educación, desarrollo saludable y unidad afectiva. Pero volvamos
nuevamente a la mecánica de la relación creativa. Si el propósito pretende la
consecución de un bien necesario en su creación, deberíamos entender que en
todo lo pretendido existe ese condimento, todo lo que creamos es determinado
necesario y se espera que complazca. Si afinamos o agudizamos un poco y
volvemos sobre la definición de libertad, nos damos cuenta de que libertad es
la capacidad de optar por lo que es considerado válido y nuestra libertad, no
puede despegarse de esa máxima. Por lo tanto, todo lo pretendido es
declarado en algún modo necesario.
Si aplicamos esto a las relaciones humanas, el sujeto que se dirige a otro por
alguna razón que declara necesaria esa relación, debería hacer que el otro le
complazca en su respuesta, para eso, el sujeto ha de ser amable, sincero y
responsable en su aproximación al otro, para lo que considere o pretenda de él.
Lógicamente, cuando los dos encuentran la complacencia compartida, la
relación entre personas produce un bien común.

Para que se produzca ese bien común, el sujeto ha de cumplir con la


responsabilidad de beneficiar al otro, de confiar y confiarse en el otro y de
unirse en el afecto, o amabilidad con el otro: beneficiar o servir, convencer o
confiar y satisfacer o agradar. Aquí utilizo una palabra cuyo significado debo
compartir con usted. Afecto, es según yo lo entiendo, atender, entender y estar
atento a las necesidades del otro. Como ven, no tiene mucho del amor popular
14
que espera que el otro le responda, sino todo lo contrario, afecto en este caso,
asume la responsabilidad de entregarse por el bien del otro,
independientemente de cómo nos responda. Pero para garantizar la buena
respuesta del contrario, el sujeto debe obrar responsablemente. ¿En qué
consiste esta responsabilidad? En tres requisitos fundamentales: El sujeto debe
seducir con afecto, atendiendo, entendiendo y estando atento a las necesidades
del otro; persuadir con la verdad. Al decir persuadir me refiero a no arrogar en
el conocimiento, ni tildar al otro de ignorante, sino a persuadirlo con el juicio
justo de la razón pura que justifica una verdad y por último, motivarlo con el
ejemplo de lo correcto.

Si analizamos los rechazos de los demás o lo que nos provoca a nosotros


rechazar al otro, llegaremos a la conclusión de que rechazamos al
irresponsable que no cumple con el deber. Eso, es no cumplir con la necesidad
de motivarnos con el ejemplo de lo correcto. O, lo acusamos de su falsedad en
cuyo caso, el otro no nos persuadió con el juicio justo. O, lo reclamamos por
no atendernos, entendernos o estar atento a nuestras necesidades.
Estas tres son las razones del porqué reclamamos, acusamos o rechazamos a
los otros. Piénsenlo bien, porque no hay otras. Reclamamos, acusamos o
rechazamos, de uno u otro modo, las insuficiencias o los excesos del resto.

Ahora que hemos explicado que el sujeto debe seducir con afecto, persuadir
con verdad y motivar con el ejemplo de lo correcto, lógicamente podemos
asumir que el atendido, entendido y motivado respondería con algún bien a
nuestra entrega, ya sea con amabilidad, con confianza o unidad.
Ahora vamos a responder al adolescente, por qué razón le resulta tan increíble
el hecho de que nuestra existencia se justifique en la razón de ser felices. La
verdadera razón del ser humano es ser feliz, pero para lograrlo, cada uno de
nosotros ha de ejercer el dominio sobre la dinámica de las relaciones humanas.
Ha de entregarse siempre al otro atendiéndolo, entendiéndolo y estando atento
a sus necesidades fundamentales, no a las necesidades egoístas , enfermizas o
indecentes del otro. Para ejercer ese control sobre la dinámica de las
relaciones, el adolescente ha de entrenarse en el control y dominio sobre el
celo y en el control y dominio sobre los instintos. Vamos a profundizar un
poco en esto.
15
Celo es el servidor custodio de la unidad, me explico. Se sienten celos cuando
algo o alguien atenta contra algo o alguien que nos pertenece, esto es fácil de
comprender. Si alguien se acerca a mi mujer con la actitud de quitármela, se
despierta en mí una tensión que me motiva a protegerla. Hay dos formas para
hacer eso: una es acercarme a ella y atenderla, entenderla y estar atento a sus
necesidades, persuadiéndola con razones justas y motivándola con el ejemplo
de mi disposición a confiar en ella, a atenderla y a responder a sus
necesidades. En esta opción, al estar atento a sus necesidades, descubro si soy
más necesario para ella que el que se aproxima o no. Al persuadirla con la
verdad descubro si confía más en mí que en quien se le aproxima y al
motivarla con el ejemplo, descubro si le motivo yo más o menos que el que se
le aproxima. Este proceso permite descubrir, si soy o no soy preferido por
sobre el que se aproxima. La otra alternativa, la más popular, es la de rechazar
al tentador y enfrascarse en una discusión o pelea con él.

El celo es un protector custodio de la unidad pero en sus extremos se


transforma en recelo. El recelo reclama, acusa y rechaza, el celo por el
contrario, une, confía y responde con atención. Por eso decimos que los
“calugas” son celosos y llamamos también celosos a los violentos que
rechazan la proximidad del que amenaza su unidad. Como veis, existen dos
extremos del celo, a lo que denominamos recelo, la sobreprotección y la
indiferencia. El indiferente agrede a la tentación del tentador, mostrándose
indiferente ante la opción de la tentada. El sobreprotector impide a la tentada
hacer uso de su libertad al declararla objeto de su posesión. En ambos casos el
recelo limita o esclaviza. El recelo es un organismo represor, reprime la
alternativa, o reprime la posibilidad de optar.
El celo debe ser controlado dentro de la unidad y cuando produce tensión por
algún motivo, es necesario reconducirlo a la unidad. El adolescente ha de
ejercer el dominio del celo, ejercitando las virtudes de la prudencia, firmeza y
templanza. Las virtudes también son servidores custodios. La prudencia es el
servidor custodio de la opción válida. Nos ayuda a discernir de entre lo bueno
lo mejor. La templanza es el servidor custodio de las diferencias. Nos ayuda
frente a alguien o algo distinto a lo que esperábamos, y la firmeza es el
servidor custodio del cumplimiento del deber, es el custodio del proceso de
consecución de lo pretendido o propuesto.
16
El joven adolescente que se ejercita en la prudencia, firmeza y templanza
puede llegar a controlar el celo y sobre esa condición, debe asumir la actitud
de dominio sobre los instintos de protección, de mantenimiento y de
reproducción. Vamos a explicar en qué consisten.

El instinto de protección, alerta frente al peligro con una dosis de ansiedad y


otra de angustia. Ansía librarse del daño y se angustia frente a lo insoluble.
Cuando espera algo en extremo, ansía conseguirlo y esa conducta extrema,
fuerza su consecución con una dosis de prepotencia o egoísmo. Si, por el
contrario, se siente incapaz de conseguirlo, se angustia al verse incapaz. Estas
dos conductas se dan frente a la protección del instinto que nos advierte del
posible daño o dolor y que, por otro lado, nos declara en situación de riesgo a
no lograr lo deseado. Por ejemplo, un joven que se prepara sobre el slackline a
mantener el equilibrio, siente ansiedad por conseguirlo, pero cuando va
perdiendo el equilibrio, su instinto de protección lo alarma con una tensión,
entre la ansiedad de quererse mantener en la vertical y la angustia que aparece
en el momento de perder la vertical. La angustia o la ansiedad son dos
componentes del miedo que deben ser controlados por el adolescente.
Miedo es la suma de ansiedad y angustia desmedida. Angustia sentirse incapaz
y ansia lo pretendido. Saberse incapaz permite buscar los recursos necesarios
y pretender posibilita su conquista, pero el miedo impide todo proceso porque
paraliza, o motiva a evitarlo. El adolescente ha de superar el miedo,
controlando la ansiedad y la angustia.

El instinto de conservación, alerta frente a las necesidades biológicas


alimenticias o de descanso y ejercicio. Cuando faltan nutrientes, nos da
hambre, cuando estamos cansados nos da sueño y cuando nos falta ejercicio
nos agotamos. El sueño, el hambre y el agotamiento también deben ser
controlados porque en sus extremos, podemos padecer tanto de bulimia como
de anorexia y en el caso del descanso, en su desorden, puede llevarse al
extremo de causar trastornos musculares o de sueño. El adolescente ha de
ejercitarse en el control y dominio sobre las rutinas alimenticias y la calidad
de sus alimentos, así como sobre la rutina del descanso y ejercicio.

17
El instinto reproductivo es el más delicado y difícil de controlar. El instinto
reproductor es el custodio de la permanencia de la especie humana. Es el
responsable de la herencia y de la similitud entre humanos. Del instinto
reproductivo dependemos todos y en él, nos encontramos todos con las
similitudes humanas. La esperanza del instinto reproductor es la realización
del ser humano y para ser humano es necesario que su potencial genético sea
saludable. El ser humano contiene una dualidad especial, por un lado, existe el
animal humano instintivo y en paralelo a esto, existe la condición humana
caracterizada por el control y dominio de los extremos (exceso o carencia).

El instinto reproductor impulsa al ejercicio reproductivo, cuando aún nuestra


consciencia de la reproducción no dispone del conocimiento de su función.
Uno podría preguntarse ¿Por qué ocurre de ese modo? ¿Por qué se siente el
apetito, antes de entender a qué razón satisface ese apetito? Por una razón muy
sencilla, pero que ha sido un misterio a lo largo de la historia.

El hombre es un ser responsable. Y ¿eso qué significa? Que debe responder al


cumplimiento del deber por su propia voluntad. El deber reproductivo ha de
responder a la razón que lo justifica necesario y en la reproducción se juntan
muchas cosas, lo afectivo, lo cognitivo y lo conductual responsable. Para que
el encuentro reproductor sea responsable ha de beneficiar a todo, a los
participantes y a su Naturaleza Humana.

Como antes mencionamos, el hombre maduro es aquel que responde siempre


al cumplimiento del máximo deber necesario y porque beneficia en ello
siempre a todo, no perjudica nunca a nadie. Para que el funcionar reproductivo
sea siempre y para todos válido ha de beneficiar a todos los miembros de la
familia, a los padres a los esposos y a los hijos. ¿Cómo se logra esto?

Es curioso que tradicionalmente en los matrimonios existan padrinos ante un


juez o un cura. ¿Por qué se realizan de este modo? Claro que existen otros
modos, pero en nuestra cultura se da esta situación. Los padrinos o los padres
del novio y los de la novia, están presentes en la ceremonia, supuestamente
para asumir que están de acuerdo con la unión matrimonial de la pareja.

18
Yo no sé de qué modo se casaron los supuestos primeros antepasados de la
humanidad Adán y Eva, pero si he leído que lo hicieron contrariando la
voluntad del “dios” o “padres” que los originó y en esa unión, “sus padres”,
se sintieron dolidos hasta el extremo de desearles la muerte.
He pensado mucho en eso y creo que si algún hijo desconectara a sus padres
del afecto vincular, declarando que prefiere vincularse con alguna de sus
hermanas por sobre con sus padres, estos, se sentirían muy desgraciados.
No podemos negar que esto ocurre en multitud de familias a lo largo del
planeta, pero tampoco podemos negar la falta de confianza y trastornos
familiares que se derivan de ese hecho.

Lógicamente el adolescente carece del recurso parental y de la experiencia de


procurar proveer los recursos necesarios para la maduración de los hijos y su
lógica, en ese momento adolescente, es la de sentirse atraídos por el disfrute
del beneficio de la satisfacción y la máxima satisfacción esperada en ese
momento es la de madurar y transformarse en padres, sin disponer antes de su
justa significación.
Veamos algunos ejemplos para que nos quede en claro el cómo debería de ser,
viendo las consecuencias del cómo no funciona.

El ejemplo más claro es el de la violación. La violación de una joven trastorna


al grupo familiar por completo, hasta el extremo de ser, en algunos estados, el
delito castigado judicialmente con la máxima pena.
Para ahondar un poco en el tema busqué la definición en internet y encontré la
siguiente:
“La violación es una violencia de tipo sexual que se produce cuando una persona tiene acceso
sexual hacia otra, mediante el empleo de violencias físicas o psicológicas o mediante el uso de
mecanismos que anulen el consentimiento de los ofendidos. También se habla de violación cuando
la víctima no puede dar su consentimiento, como en los casos de incapaces mentales, menores de
edad, o personas que se encuentran en estado de inconsciencia. (Wikipedia)

En esta definición, se mencionan varias cosas que debemos comprender.


Violencias físicas o psicológicas indican la obstrucción de la libre voluntad
del o de la violada, por lo mismo, el actuar no beneficia a ambos, en cuyo caso
la relación no es correcta porque anula el consentimiento del ofendido u
ofendida. Pero continúa diciendo que si la víctima no puede consentir porque
es menor de edad o “inconsciente” y este adjetivo da para explicarlo de dos
modos:
19
Uno, en estado vegetal, o falto de consciencia y otro, menor de edad, que
supone un estado de inmadurez y falto de conciencia, sin (s) es decir, sin la
noción (conocimiento) de lo que provoca su actuar, también es considerado
violación.
De este análisis se desprende el hecho de que el actuar reproductivo o
intergenital, para que no viole el beneficio, la confianza y la satisfacción de
los afectados, ha de realizase sobre el reconocimiento de su justificación
válida. Antes de hacer el amor entonces, hay que comprenderlo. Esto no solo
es en este caso, si pensamos un poco, solo se hace lo que se sabe hacer.

El acto reproductor prematuro, como todo lo prematuro, no es maduro. Basta


pensar en ¿cómo se sienten los padres de dos adolescentes sin recursos, sin
criterio y sin la madurez en el control y dominio de la prudencia, firmeza y
templanza, cuando aparecen en la casa pidiendo a sus padres que le paguen la
clínica o los pañales del fruto de un embarazo prematuro? Tal vez algunos
piensen que no hay nada malo en eso, si disponen de recursos económicos,
intelectuales o de responsabilidad, pero lo que cualquier maduro reconoce es
que ese, que acepta ese producto prematuro, ignora el beneficio de lo que
significa ser maduro y por eso, no tiene más remedio que asumirlo.

Se dice, que se es mayor de edad a una determinada edad y sobre esa edad, se
asume la responsabilidad de los actos de cada uno, pero independientemente
de lo legal constituido, existe lo legal humano que nos dice que, todo humano
tiene derecho a la felicidad. Si tenemos ese derecho por naturaleza humana y
civil, deberíamos comprender también cuales son los deberes y obligaciones
civiles y humanas que garantizan el disfrute del derecho a la felicidad. Estos
deberes humanos deberían conocerse antes de iniciar procesos prematuros o
inadecuados de consecución, que nos priven o desconecten de esa felicidad.

El matrimonio prematuro o la reproducción prematura afectan la felicidad de


los padres, de los cónyuges y de los hijos. El adolescente debe hacerse
responsable por todos ellos antes de caer en el apetito inter-genital prematuro.
La familia es el núcleo gestor, no solo del gene, también lo es de la integridad
y felicidad humana. Una familia integra no es una familia monoparental,
disfuncional, desvinculada, desconfiada o inmadura en la responsabilidad de
responder todos al bien común familiar. Es una red de lazos consanguíneos

20
vinculados. Y no hay posibilidad de vínculo sin confianza, ni confianza sin
respeto, ni respeto sin responsabilidad. El adolescente irresponsable pierde su
cualidad normada en la naturaleza humana.

Para que el adolescente pueda establecer una correcta relación reproductiva,


ha de madurar antes en el control y dominio del celo y los instintos. Y el
dominio del instinto reproductor se establece cuando el acto beneficia a todos
los involucrados. Se tiene la tendencia a pensar que la reproducción es
únicamente entre dos, que eso no afecta a nadie más que a los dos que la
establecen, pero en realidad afecta a 7 personas, a los padres del marido, a los
padres de la esposa y al producto resultante de la relación. Por la unidad en el
afecto en la confianza y en la tradición de todos ellos, el sembrador es
responsable. Esto deben tenerlo muy claro todos los adolescentes, para que
puedan asumirlo. Esa es la principal orientación de la Educación. Ese el
fundamento de la orientación moral, el respeto al parentesco familiar.

La familia no es una asociación económica, social o profesional, la familia es


una sociedad vincular. Vínculo no es un enlace temporal, es la unidad en la
confianza que responde en todo a las necesidades máximas familiares. La
máxima necesidad familiar es la unidad en la pureza e integridad de todos sus
componentes.
Hemos visto ya la caracterización de la persona madura y nos hemos dado
cuenta de lo distantes que estamos de esa Naturaleza, a la que denominamos
Humana. Estamos lejos, no por nuestros padres, maestros o líderes, sino
porque nosotros no asumimos la responsabilidad de descubrir nuestros deberes
humanos y de realizarnos en consecuencia. La culpa no es del culpable, sino
del juez que la sentencia. Si el juez restituye la culpa, no hay culpable.

La razón por la que nos resulta tan complicado educar a nuestros adolescentes
es porque socialmente, estamos divididos en la comprensión de la Naturaleza
Humana. Todavía hay quienes piensan que la realización del hombre se
encuentra en el ejercicio de una profesión exitosa, como si el éxito fuese una
cualidad permanente en la historia. Y como si del éxito se desprendieran las
virtudes y el control de los extremos. Y cuando analizamos las vidas de los
exitosos, la mayoría de ellos ha logrado el éxito sacrificando a sus familiares.
21
Para terminar con el tema, decimos que el sentido de la vida es ser feliz y es
imposible ser feliz en un medio en el que los familiares no lo son. La felicidad
máxima se desprende del vínculo filio-paternal, fraterno-conyugal y paterno-
filial, maduros en la unidad, en la confianza y en la tradición normada de la
Naturaleza Humana. Si alguien sabe de alguna felicidad superior que la que se
desprende de una familia constituida en el dominio del celo, los instintos y las
virtudes, donde reina la unidad en el efecto, en el criterio y en las conductas
naturales ejemplares, que venga y me diga cómo, y humildemente rectificaré
mi pensamiento. Pero en lo que llevo de vida no encuentro felicidad superior
a esa que imagino. No puedo decir que la disfrute porque aún no la consigo,
pero es mi visión y sigo perseverando en ello.
Creo que hemos resuelto el tema de lo que somos y a donde vamos, aún nos
queda por descubrir de dónde venimos.

¿De dónde venimos?


Esta es otra gran interrogante en la conciencia de los adolescentes, muchos de
ellos desisten de indagar porque encuentran demasiadas incongruencias.
La idea de un dios originario es muy difícil de demostrar por la sencilla razón,
de que a ese dios se le asume la caracterización de ser misterio.
Misterio es algo desconocido y declaramos a -dios-, no solo desconocido, sino
también incomprensible, porque es tan grande, tan poderoso o tan justo, que
nuestra limitada inteligencia es incapaz de comprender.
Quien lo quiera creer de ese modo, bien para él, y quienes quieran investigar
en algún tipo de raciocinio que nos acerque a Su Naturaleza, pues que me
acompañe un rato y veremos a donde llegamos.

Lo que no cabe duda es que el humano es un ser creado. Yo soy fruto de una
dualidad paterno-maternal, tú eres fruto de otra dualidad materno-paternal,
mis padres, abuelos y tatarabuelos fueron fruto de la misma dualidad paterno-
maternal, lo que nos indica que el origen no pudo ser únicamente uno, sino
dos, o dos en uno, todavía no llegamos aclarar ese misterio, pero vamos a
descubrirlo. Son muchos los ejemplos de esta misteriosa dualidad. Pero
quedémonos un momento con la primera idea: “somos seres creados”.

22
Todas las especies son creadas. En toda creación existen cuatro posiciones:
causa y consecuencia sujeto y objeto. Nosotros, desde la posición de ser una
consecuencia, debemos descubrir la causa que nos originó. Pero resulta que
esa causa, no se manifiesta en forma corpórea, ni podemos comunicarnos con
ella por celular y preguntarle cómo nos hizo. Esa causa, por la lógica del
principio de causa y efecto, ha de existir. Si toda causa es a su efecto, así
como el efecto responde a la naturaleza de su causal originaria, lógicamente, si
somos efecto resultante, ha de existir una causa originaria. El tema es cómo
reconocerla o descubrirla, pero sigamos indagando.

La forma tradicional utilizada por la ciencia para descubrir las causas


desconocidas de los objetos conocidos, es mediante el estudio de las
características constantes que estos manifiestan. Vamos a ver cuáles son las
constantes de la Naturaleza, para de ese modo, deducir las facultades que
originaron dichas constantes naturales.
En todas las especies se establecen dos dualidades características, por un lado,
todas las especies ya sean partículas, átomos, moléculas, vegetales animales o
el hombre, contienen una naturaleza directiva inherente, mente vegetal,
instinto o conciencia que las dirige y todas ellas contienen un cuerpo, forma o
morfología que las identifica. Si en todas las especies existe esta constante de
funcionalidad y objeto que funciona, o pongámoslo de otro modo, si en todas
las especies existe una mente y un cuerpo, o un ánima que las anima y un
objeto animado, es lógico deducir que en el origen causal de dichas especies,
ha de existir también una Naturaleza funcional y una estructura que funciona,
de no ser así, el creador, sea lo que sea, no haría sido capaz de crear.

Por otro lado, existe en todas las especies una condición dual masculina o
femenina, macho y hembra, pistilo y estambre, catión y anión o positivo y
negativo. Si en la naturaleza de todo lo creado existe esta dualidad, es lógico
pensar que, en la naturaleza de la causa originaria, han de existir contenidas
también las condiciones de positividad y negatividad o masculinidad y
femineidad. Lo sorprendente de estas dos dualidades, mente y cuerpo y
masculino y femenino, es que en ambos casos están llamadas a unirse. Existe
en ellas una función reciproca interconectiva. La mente dirige al cuerpo que
responde a sus intenciones y lo masculino y femenino, mutuamente se atraen y
23
buscan la unidad para satisfacer a la razón reproductiva que garantice su
permanencia y las justifique especie. A esa fuerza existente que une se le
denomina “enlace”, “amor”, “verdad”, “bondad” ( de servir, de ser adecuado).
No importa el término, lo que importa es su existencia y porque existe en la
fusión de todo lo creado, debe ser parte integrante de su causal originaria.

Si el Origen es en sí mismo “unidad” “justicia” y adecuación o “bondad”,


estamos refiriéndonos a tres palabras con una significación dual. La unidad
no es singular es plural, así como el amor, la justicia o el bienestar. Uno se
siente bien por algo o con algo, se sabe justo en la ley y se ama a alguien.
Estas palabras, significan que para hacerse meritorio de su significado, el
origen ha de establecerse bueno, justo o unido con algo.
Antes de preguntarnos con qué algo o con quien se puede establecer esa
unidad, analicemos un poco la naturaleza creativa en sí misma.

Al crear el creador se entrega voluntariamente por la necesidad que lo motiva


a crear. Acabamos de decir algo muy importante, el creador no se reduce a
hacer lo que él quiere, sino que se entrega a la satisfacción de la necesidad.
Por ejemplo, es tarde ya y estoy cansado de haber estado escribiendo todo el
día y siento hambre. El hambre me motiva a alimentarme pero yo no he
creado el hambre, sin embargo, es una necesidad que me motiva a buscar
algún tipo de alimento, el alimento lo elijo yo, pero la necesidad no la he
creado yo. Otro aspecto es el de negarse por la necesidad. Yo continuaría
escribiendo pero la necesidad me impide seguir en ello y niego mi propio
deseo de escribir, por el cumplimiento de la necesidad de alimentarme. Este es
un ejemplo para entender la naturaleza creadora. La Naturaleza de la Creación
es incondicional, autónoma y responsable al mismo tiempo, porque responde
siempre al cumplimiento de lo necesario, esto se declara en todo acto creado.

Y ¿con qué algo puede sentirse válido un origen responsable, autónomo y


paterno-maternal o incondicional?
De entre todas las especies, es el hombre el único capaz de responsabilizarse
por la totalidad de las especies, el único capaz de reconocer las razones que
justifican a todas las especies, incluso a la creación entera y es el único
sensible con el potencial de captar y responder incondicionalmente al
24
beneficio natural global. Estas condiciones de ser capaz de sentir como un
padre gestor, de ser capaz de reconocer la naturaleza de la creación y de ser
capaz de cumplir responsablemente con el deber de ser maduro en el amor, en
la verdad y en la bondad, nos pone a todos en la posición de receptores de los
valores absolutos de plenitud justicia y cumplimiento del máximo deber. Nos
pone en igualdad de condiciones con las condiciones de la naturaleza creadora
de las especies naturales. Por lo mismo, podríamos declararnos hijos del
origen. Pero ¿cómo es ese Origen? Empecemos descartando cómo no es.

No puede ser morfológicamente limitado por una forma concreta, puesto que
el universo es demasiado amplio como para reducirse en un lugar del espacio
o en un momento del tiempo. Sobre todo, cuando comprendemos que tiempo
es la distancia entre una causa y su efecto y espacio es la distancia entre un
sujeto y un objeto. Y cuando llegamos a la conclusión de que, tanto el tiempo
y el espacio son distancias basadas en una regulación intelectiva. El creador
de la totalidad, absoluta y eterna, no puede ser reducido en una porción
imaginada con límites de espacio tiempo, determinados por el ingenio
humano. No puede estar comprendido entre dos extremos de una totalidad
creada por su propia naturaleza. Tampoco puede reducirse algo absoluto a
cierta morfología relativa a la apariencia de una de sus especies creadas,
cuando su caracterización es absoluta en cada especie.
No puede juzgar, porque al ocupar la posición de juez se está independizando
de la ley y si es siempre justo, lo siempre justo no tiene otra alternativa que
justificarse en la justicia y en eso, no existe juicio alguno, sino ley. Si Dios
juzgara, habría que asumir que creó algo no justo y perdería su identidad
absoluta. No puede castigar, porque el castigo, duele y daña, y de hacerlo,
perdería su condición de ser bueno, la visión de un dios castigador es un
absurdo, la Naturaleza no castiga nunca. El castigo no educa, no orienta, no
ajusta, solo daña. El castigo es un error humano. Y no podría separarse de su
creación porque perdería su cualidad conectiva absoluta.

Bueno, ya hemos visto algunas condiciones que no existen en el Origen


Causal de la creación. Lo que sí existe en ese origen, es un inmenso poder o
energía porque todo lo vivo existe en movimiento y transformación constante
y la energía, ni se crea ni se destruye, se transforma, por lo tanto es eterna, es
25
incambiable y existe siempre en todo, luego, es absoluta. En ese misterioso
origen de la creación existe una inmensa atracción que mantiene el cosmos en
completa unidad. Esa condición absoluta y conectiva existe contenida la
naturaleza creativa.

Todo acto contiene intencionalidad, selectividad y poder, derivados de la


Primera Fuerza Universal u Origen Creador. El Origen de la Creación es
Energía, pero no solo es energía en el sentido de ser fuerza, presión o empuje
sin ningún otro atributo que el de su poder… ¡No! La Energía a la que me
refiero es un poder director y dirigido hacia el cumplimiento de la razón que
justifica su existir. La Energía existe en un ambiente dual interconectado cuya
propuesta y pretensión es la conectividad. En esa conectividad exige al
hombre su respuesta voluntaria al cumplimiento del máximo deber necesario,
que lo califique y justifique maduro en el afecto, en el juicio justo y en el
cumplimiento de su deber de ser autentico, maduro y verdadero.

La esperanza del Origen Creador es nuestra esperanza humana, es la esperanza


de la especie, no solo de la humana, sino de todas las especies naturales. En
esta lógica se entiende que Dios existe en todo, que es uno con lo humano
porque espera su desarrollo y maduración en los aspectos similares de
responsabilidad, autonomía y libertad y que es consciente de esa esperanza, a
la espera, de que cada individuo adquiera en paralelo su grado de consciencia
decente.

Este Origen, sensible inteligente y creativo, consciente de la normalidad y


normado a sí mismo en ella, es nuestro Padre Espiritual Natural. No es el
padre natural biológico, pero si es el padre espiritual consciente de nuestra
semejanza vincular. No es materia, pero si es el fundamento de las estructuras,
o energía. No es el amor popular, pero es un constante atractivo. No es la
verdad del criterio social contemporáneo, pero es el ajuste de todo juicio. No
es la bondad del beneficio individual, pero, todo deber quiere cumplirse en El.
El Origen de lo completo es un ser Pleno, el origen de la justicia, ha de ser
justo y el origen de la bondad ha de ser bueno. Lo bueno, lo justo y lo pleno se
hizo semejante en la Naturaleza Humana, para reconocerse válido y la

26
naturaleza humana ha de realizarse, responsablemente plena, justa y buena,
para validarse y validarlo en el cumplimiento de su proposición.
Creo que, una vez comprendido esto, podemos decir que tenemos claro de
dónde venimos, qué somos y a dónde vamos. Cuando el adolescente
comprende esto y asume el compromiso de ejercitarse en las conductas de
dominio de la conciencia, del pensamiento y de las conductas podemos
afirmar que hemos educado al adolescente.

Las dificultades de la adolescencia se derivan del descontrol del celo y los


instintos, por eso, desde la posición de Padres, Maestros y Líderes, debemos
orientar, educar y ser ejemplares en el dominio de las virtudes, del celo y los
instintos, para que al imitarnos, los adolescentes se aseguren un futuro
normado en las Leyes de la Naturaleza. Las Leyes fundamentales de la
Naturaleza son simples y las vamos a analizar en profundidad en nuestro
ensayo. Sobre el fundamento de estas reglas analizaremos los Principios de la
Creación y la Naturaleza humana. Ya sabemos que toda expectación,
pretensión o propósito se justifica en la razón que lo declara necesario y que
toda necesidad se satisface en el cumplimiento del deber que justifica su razón
de ser. Por lo tanto, la especie humana satisface a la razón que la justifica
necesaria y nuestra misión como integrantes de esta especie, es la de descubrir
y comprender esa razón que nos justifica necesarios. Absolutamente todo
humano es producto resultante de una intencionalidad propositiva. La
necesidad originaria del estímulo que motivó al impulso reproductor que
generó al embrión que nos creó, se debe a alguna razón. Esa razón justifica
nuestro existir. Algunos creen que esa razón existe contenida en ellos, pero
cuando se analizan los fundamentos de la necesidad, nos damos cuenta de que
no es así.

Esta introducción es la antesala del desarrollo de los factores que a


continuación expongo. El ensayo consta de 5 libros en los que declaro
aspectos de importancia para todos, no solo para los adolescentes. Como antes
mencioné, adolescente es todo aquel carente del conocimiento de la
Naturaleza Humana y su función, y existen muchos “mal nombrados adultos”
que aún ignoran dicha Naturaleza y que luego de comprenderla podrán asumir
la responsabilidad de realizarse y madurar en ella.
27
La humanidad, es el objeto de una necesidad absoluta y eterna, que se justifica
en el valor que determina el cumplimiento del deber de ser normado para
disfrutar del beneficio de la creación entera. Valor es el atractivo conectivo de
las dualidades verticales causa y consecuencia y de las dualidades horizontales
masculino femeninas de todas las especies creadas. Valor contiene el deber
que ha de cumplirse y el disfrute del beneficio de lo cumplido. Todo deber es
motivado por la esperanza del beneficio de lo cumplido, y todo lo cumplido
beneficia y satisface en la razón que lo declara necesario. El deber siempre es
debido y el beneficio siempre se disfruta. El Origen de la creación se motivó
al cumplimiento del deber de realizar a un semejante, en la esperanza del
beneficio que ese semejante le proporcionaría. Pero el ser originado debe
madurar en libertad, justicia y responsabilidad absoluta, para establecer una
tradición absoluta y eterna, semejante a la Naturaleza que lo originó.
Ese es el deber de cada humano. El humano debe ser responsable y responder
al cumplimiento de su Naturaleza Humana, respondiendo siempre y en todo al
cumplimiento del máximo deber necesario, que por ser válido para todo, no
perjudica nunca a nadie. Ese tipo de Santidad Natural Humana, a lo que
denominamos “decencia” es la esperada por la propia Naturaleza de cada
individuo. Pensar que la pureza es imposible es perder la confianza en la
decencia que cada uno exige en el inmediato. ¿Con qué derecho exigimos la
corrección del otro sin corregirnos a nosotros mismos?

La corrección o rehabilitación en la decencia humana comienza en cada uno.


El otro, incorrecto o indecente, tiene la misma responsabilidad de corregirse.
Acusarle de incorrecto, no lo corrige, reclamar su error tampoco y rechazarlo
por su actuar o castigarlo, no restablece su accidente. Pero responder a la
necesidad si restituye. Lo que obliga a responder, restituir o realizar todo
aquello que el otro no cumplió, no resolvió o no descubrió. Este tipo de
pensamiento es nuevo para la conciencia contemporánea, reclamona,
acusadora, castigadora y despreciativa. Tan novedosa como lo fue en su
momento la célebre frase pronunciada por Jesús “Aquél que esté libre de
culpa, que lance la primera piedra”. Ser algo nuevo o viejo no es importante,
lo importante es asumir lo que esto significa.

28
DUALIDAD EN LA CREACIÓN DE UNA RELACIÓN
Toda creación o relación implica dos aspectos: pretensión y propósito.
Proposición o pretensión son fundamentos esenciales de cualquier relación, ya
sea esta creativa, intelectiva o sensitiva. Al iniciar una relación se pretende o
se propone algo. Ese “algo” pretendido o propuesto, se basa en la necesidad,
interés o deseo causal que lo origina. Porque se pretende se propone y se
propone porque se pretende. Esperar es necesario para conseguir y conseguir
es lo que motiva la esperanza. En esta realidad se evidencian la existencia de
un valor que se logra luego del cumplimiento de un deber, y cuyo
cumplimiento del deber, beneficia y satisface al causal que lo ha cumplido.
Dar, es siempre motivado por la pretensión consciente o inconsciente en
recibir. El deber es siempre en su cumplimiento motivado por el derecho a un
beneficio y el derecho se justifica en el cumplimiento de un deber.
Ninguna proposición puede no ser previamente pretendida. Ningún beneficio
puede surgir si no es del cumplimiento de un deber previamente establecido.
Toda relación creada establece dualidades verticales de causa y consecuencia
y horizontales de sujeto objeto.
Existen posibilidades complementarias y posibilidades opuestas en el
establecimiento de relaciones conectivas o desconectivas. Lógicamente en la
desconexión no se establece una relación propiamente tal, pero si se produce
una reacción frente a ese tipo de desprecio, descriterio o descalificación que
provoca la desconexión, por eso creo que es útil entenderlo.

Posibilidades conectivas:
Cuando se comparte un atractivo entre el sujeto y el objeto se unen.
Cuando se comparte un interés entre sujeto y objeto se unen.
Cuando se comparte un beneficio entre sujeto y objeto se unen.
Si al sujeto le atrae el objeto y este, se siente también atraído por el sujeto, es
probable que se unan en el atractivo. Si el sujeto se interesa por el objeto y
este, también se interesa por el sujeto, es probable que se entiendan. Y si el
sujeto encuentra beneficioso al objeto y este, también encuentra un beneficio
en el sujeto, probablemente se conecten en ese bien común. Estas tres son las
posibilidades de conectividad entre complementariedades. Pero las
posibilidades de disasociarse o desconectarse son muchas más.

29
Posibilidades desconectivas:
Al sujeto le atrae el objeto, pero al objeto no le atrae el sujeto ---RECHAZO
Al sujeto no le atrae el objeto, pero al objeto lo atrae el sujeto---RECHAZO
Al sujeto no le atrae el objeto, y al objeto no lo atrae el sujeto---RECHAZO

Al sujeto le interesa el objeto, pero al objeto no le interesa el sujeto ---


RECHAZO. Al sujeto no le interesa el objeto, pero al objeto lo interesa el
sujeto---RECHAZO. Al sujeto no le interesa el objeto, y al objeto no lo
interesa el sujeto---RECHAZO.

Al sujeto le conviene el objeto, pero al objeto no le conviene el sujeto ---


RECHAZO. Al sujeto no le conviene el objeto, pero al objeto le conviene el
sujeto---RECHAZO. Al sujeto no le conviene el objeto, y al objeto no le
conviene el sujeto---RECHAZO.

También existe la posibilidad de que al sujeto le atraiga el objeto y el objeto


no se interese por él, o que el sujeto se interese y no lo atraiga o que a uno le
convenga y al otro no le interese, etc, etc. Las posibilidades de conexión son
únicamente tres pero las de desconectarse son muchas.

Relaciones interpersonales
El ser humano existe inserto en un ambiente compuesto por elementos de la
creación a los que debe controlar y dominar y semejantes con los que debe
aprender a convivir de manera justa y apropiada, si es que quiere evitar
trastornos en las relaciones, que se deriven más tarde, en trastornos de
personalidad o trastornos sociales.
En una relación interpersonal, existen maneras de establecerla correctamente y
maneras de quedar insatisfecho en ellas. Cuando el sujeto que inicia, pretende
o propone, una relación con un semejante, piensa en el bien común, lo que
significa iniciar la pretensión con la determinación de mejorar, beneficiar,
ajustar al otro en lo que es justo y complacerlo con sensaciones agradables;
sobre esta pretensión, si seduce al otro atendiéndolo, entendiéndolo y estando
atento a sus necesidades para ayudarlo a resolverlas o cumplirlas, es muy
probable, que el otro responda motivado a atender, entender y estar atento al
sujeto responsable, interesado y preocupado por él.
30
Acabo de presentar la correcta actitud frente al establecimiento de cualquier
relación interpersonal. Para establecer relaciones adecuadas, acertadas y
atractivas, es necesario que el sujeto que inicia o pretende proponer una
relación, asuma el punto de vista de lo que beneficia siempre a todo.
Mantenga y no pierda su posición de sujeto propositivo de esa relación que
pretende. Mantenga y no pierda el dominio del proceso de consecución del
bien pretendido, sin caer en la tentación de los extremos que pudieran
desconectarlo de la conquista de su propuesta. Y finalmente, que multiplique
siempre el bien común, respondiendo siempre al cumplimiento del máximo
deber necesario, que por ser siempre y para todos válido, no perjudica nunca a
nadie.

La relación correcta o normada en consecuencia con la unidad, es aquella en la


que se atrae al otro convenciéndolo y motivándolo. Sin imposiciones ni
sometidos, sin condiciones ni condicionados; actuando y respondiendo libre y
voluntariamente al cumplimiento del bien común, a lo que se denomina
responsabilidad. Si el sujeto se entrega amablemente con sincera honestidad y
siendo un modelo ejemplar para el otro, el otro, responderá motivado a
cumplir, confiado a creer y atraído a conectarse o unirse con el sujeto por el
bien compartido. Esta relación de simpatía, entendimiento mutuo y
colaboración, es lo que se denomina una relación decente. Quien responde,
cree y cumple con esta dinámica, disfruta del valor del beneficio que se deriva
de su establecimiento. Quien niega su “ego” por lo que beneficia siempre a
todo, disfruta del bien común, porque el bien común le pertenece. Pertenece
aquello que se establece.

1-Cuando el sujeto piensa en su propio beneficio y toma el punto de vista de


lo que le beneficia solo a él, por sobre el cumplimiento del deber de resolver,
satisfacer o realizar el bien común, recibe del ambiente o del objeto con el que
pretende establecer una relación, el reclamo, la acusación y el rechazo por su
egoísmo. El objeto y el ambiente reclaman, acusan y rechazan la conducta
anormal de quien no resuelve, realiza ni responde a la cooperativa necesidad
de compartir el bien.

31
2-Cuando el sujeto invierte, pierde o no asume su posición y determinación de
pretender su propósito, el objeto ni se realiza ni resuelve, ni responde.
3-Cuando el sujeto pierde el dominio de su deber, al perder el control de los
extremos, o caer en la tentación de divorciarse de su finalidad, pierde la virtud
y muestra su imprudencia, debilidad y destemplanza y el objeto se siente
agredido, ofendido, agraviado, lastimado o herido.

4-Cuando el sujeto cae en la tentación del recelo, o celo extremo, y su actitud


recelosa, sobreprotectora o indiferente; arrogante o ignorante, impositiva o
inactiva, provoca el reclamo, la acusación o el rechazo del que ocupa la
posición de receptor (objeto), el objeto sobre exige y ansía al angustiarse por
la insuficiencia del sujeto. La sobre exigencia es una expresión de carencia de
afecto, carencia de sinceridad o falta de respeto, que desposiciona, descalifica
y desautoriza al sujeto y obliga al objeto a exigirle rectitud, honestidad, o
decencia.

Sujeto de una relación es quien propone o pretende lo necesario. Cuando el


objeto sobre exige al sujeto, impone a este su decisión, anulando así su
determinación, orientación y finalidad. Eso agrede al sujeto quien al hacer uso
de su defensa, ofende al objeto y entran ambos en la dinámica de la lucha
entre opuestos.

Frente al rechazo del objeto, el sujeto tiene como alternativa la posibilidad de


imponerse por la fuerza, para dejar clara su autoría como sujeto de su
pretensión, en cuyo caso el objeto, frente a la actitud impositiva del sujeto,
reaccionará a la defensiva y eso agrede al sujeto, o, el sujeto ofendido se toma
un tiempo para relajar la tensión y busca una nueva forma de seducir,
persuadir y motivar al objeto a responder sin sobreexigencias. En cuyo caso,
puede recobrar el atractivo, la atención y la motivación a respetar su
pretensión.
El sujeto es quien propone y debe asumir que frente a esa pretensión, cabe
siempre la posibilidad de acertar o de errar y ninguna de las dos es conocida
antes de lo propuesto.

32
Uno puede optar por el bien común, y ese bien, puede no ser asumido por el
otro. Por lo mismo, es preciso disponer siempre del recurso de mantener el
dominio, indultar o eximir de culpa al otro que se niega a responder al
cumplimiento del deber necesario; comprender la insuficiencia del otro de
manera compasiva y seguir en el proceso de la realización del bien común.
Eso es educar y educarse al mismo tiempo.

Hablar de educación es como guardar el equilibrio sobre la frágil y delicada


superficie velada que cubre la fosa más profunda de nuestra ignorancia
humana. Educar es tan delicado como definir la educación. Se pretende pero
no se comprende cómo debería ser la educación alternativa esperada y
adecuada. Nuestros jóvenes exigen mejorarla, sin exigirse a sí mismos su
propia mejoría. Piden excelencia en los procesos imprecisos de ignoradas
estructuras imaginarias y de fragmentarios, postulados en defensa de ideales
fraccionarios. Se formulan peticiones de educación integral sin conocer qué es
lo que integra. Acumulan múltiples exigencias para una sola misión, la de
educar. Y ¿qué es educar? ¿Acaso es hacer al joven igual al prototipo social
de ciertas características acostumbradas, o es hacerlo similar al Prototipo
Humano de su Naturaleza Original? (Más adelante explicaré en detalle el significado de la
Naturaleza original).

33
Estereotipos sociales existen tantos, como diferencias en costumbres o medio
ambientes; desde el prototipo social del hombre de las cavernas, hasta el
prototipo social del exitoso emprendedor contemporáneo, pasando por los
idealizados, ficticios o artificios, derivados de los ideales filosóficos y
mitológicos de cada cultura o generación.
Educar al hombre de acuerdo con los estereotipos sociales no ha sido
suficiente para realizar al ser humano indiscutible, autentico, o veraz.
Ninguna cultura, tradición o generación, ofrece el prototipo del biotipo
humano natural ejemplar, modelo de persona educada en consecuencia con su
verdadero potencial humano maduro. Incluso, podríamos afirmar sin temor a
equivocarnos, que ninguna cultura, antigua o contemporánea, ha ofrecido
claridad alguna sobre el potencial humano de sus capacidades. Ni sicólogos,
sociólogos, filósofos, siquiatras, biólogos o religiosos, se ponen de acuerdo en
cuáles son las capacidades humanas y las habilidades Naturales de la especie.

Sin el auténtico modelo de persona educada, difícilmente podremos orientar la


educación, en la orientación adecuada para la construcción normal del ser
humano decente. Pretendemos ajustar el diámetro de una circunferencia, de la
cual se ignora su longitud. El hombre normal, es Maduro Normado.
Y ¿cuáles son las normas de educación, regulaciones y deberes que maduran
al humano y que no perjudican a otros? Sin duda es solo una: “responder
siempre, libre y voluntariamente, al cumplimiento de la máxima necesidad
válida para Todo. Aquel que beneficia siempre a Todo, no perjudica nunca a
nadie”. Quien cumple el máximo deber, no debe nada.

A pesar, de ser esta la –Ley- que garantiza la Normalización Natural Humana,


unos creen que la educación se realiza en escuelas públicas o privadas y
reclaman porque consideran que si lucran o no lucran, es una mejor, o peor
que la otra. Otros creen que se educa en la familia y reclaman porque
consideran que un tipo de familia monoparental o pluriparental, de unión libre,
civil o religiosa, es una mejor o peor que la otra. Pero, poner la educación en
términos de mejor o peor por cantidad de conocimiento, o por decisión acorde
con el fragmento de moda, o estatus económico, no es definir el estándar
educativo Natural Humano. Sin Biotipo humano no hay modelo comparativo.
La expectación por un educado colectivo, exige determinar con extrema
claridad y precisión, en qué consiste lo -educado- responsable con la
Naturaleza Humana y qué deberes deben cumplirse y respetarse para
integrarse y responder a las necesidades sociales fundamentales.

34
La educación, supuestamente aumenta la calidad de vida y mejora el
ordenamiento Natural entre humanos. Mejorar el Ordenamiento Natural no
significa talar bosques para crear campos de golf artificiales, a pesar de que
socialmente se presuma de ser estos, significativos de una elevada clase social.
Ni tampoco se supone sea de buena educación, asfaltar superficies de cultivo
con rascacielos de hormigón armado, o eliminar los animales salvajes por ser
salvajes, cuando “ser salvaje” es lo más sagrado y natural que existe. ¿Cuál ha
de ser entonces la naturaleza del aprendizaje en la educación?
De eso nos vamos a encargar a fondo en este ensayo, pero, lo que el mercado
contemporáneo nos ofrece es un tipo de orientación competitiva, en donde la
nota califica y clasifica la calidad del aprendiz. Hoy, si eres un 7 o un 4 eres
distinto del otro, al ser distinto, eres automáticamente mejor o peor. Mejor
puntaje posiciona al alumno en mejor situación social, es mejor visto, más
estimado y respetado que el otro. El mayor de los problemas de la educación,
aparece cuando el mapa también esta desorientado.
El individuo adquiere el beneficio de la costumbre
por sobre el de su Naturaleza.

Cuando se inserta en las costumbres, el individuo


es catalogado “bueno, natural y normal”, aunque
no comprenda ni una pizca de la naturaleza que
determina lo que es definitivamente humano y ni
una pizca, de lo que significa bueno, natural y
normal. Y cuando se excluye en las costumbres es
catalogado rebelde, progresista o liberal, aunque no
proponga más que el rechazo.

La verdad está siempre presente para aquél que se hace consciente en el


reconocimiento de la misma. Humano, es un concepto y como tal, debe
contener significado. El significado de un concepto es la razón que justifica su
existencia, acción y multiplicación, en otras palabras, el significado de un
concepto debe justificar la razón de su origen, identidad y propósito. Por lo
tanto, el concepto humano, ha de justificarse en la razón que determine al
origen humano, a la identidad humana y al propósito del humano. Ese
significado sería la justificación del ser humano. El sentido u orientación en la
educación, debería ser por sobre el aprendizaje de los artificios técnicos,
excelencias académicas, o puntajes nacionales, el encuentro con la Verdadera
Significación Humana.

35
Si un niño se niega a ser evaluado por un docente en materias técnicas, porque
prefiere ser validado por sus padres en la moral de los vínculos afectivos, o en
el respeto por la ética de sus relaciones, y por su confianza en la lealtad al
compromiso de la unidad familiar. Ese niño vinculado con sus padres, que en
la prueba docente carece de información de matemáticas, ciencia o geografía,
¿sería justo que el docente que lo evalúe, lo considere ignorante por no
responder a su prueba?
¿Cuál sería más ignorante, el niño que conoce muchas operaciones
matemáticas o el que responde responsablemente al cumplimiento del máximo
deber necesario para la unidad familiar? ¿Qué joven sería más ignorante ante
la Naturaleza Humana, el joven que conoce las leyes de gravitación, las de
inercia y termodinámica, o el que reconoce y responde a las Normas de la
Naturaleza Humana? ¿Qué es más importante coleccionar aventuras o las
experiencias acertadas y adecuadas con el Ordenamiento Natural?
Imaginemos un inteligente insociable, o un insufrible irresponsable con
excelencia académica. ¿Sería preferible la excelencia académica por sobre la
responsabilidad? Una cosa es conocer la ley y otra muy distinta es ser legal.

Hay quienes piensan que las necesidades humanas son productos del deseo
individual de cada uno. Y en esa afirmación justifican las diferencias que
manifiestan frente al cumplimiento de las mismas. Si las necesidades humanas
fueran individuales, viviríamos más y comeríamos menos, viajaríamos más y
dormiríamos menos, estaríamos felices y satisfechos con la individualidad de
nuestra soledad y consecuentemente eliminaríamos la dependencia del
complemento filio-paternal o fraterno-conyugal, porque, esa necesidad de
entablar vínculos, no sería necesaria, sería solo un deseo. Pero no son un
deseo, son un deber. Nos debemos al padre para ser hijos, a la hermana para
ser hermano, a la esposa para ser marido y a los hijos para ser padres. O
¿alguno de ustedes piensa lo contrario?

Imaginemos que el ser humano por Naturaleza es libre, autónomo y


responsable y que dispone de un proceso de desarrollo en cuyos estratos,
existen momentos sensibles a necesidades humanas que deben ser satisfechas
y que solo decidiéndose a voluntad por el compromiso de descubrirlas y
realizarlas, el humano se realiza y se establece libre en ellas. Descubriéndolas
él mismo, se realiza autónomo y al cumplir responsablemente su realización se
establece responsable. Supuestamente, este ejercicio, madura al ser humano en
toda su dimensión afectiva, cognoscitiva y natural. Imaginemos ahora, que en
lugar de realizase libre, autónomo y responsablemente humano, el individuo
decide realizarse carpintero. ¿Podría ese carpintero decirse realizado

36
Naturalmente Libre, Autónomo y Responsable porque eligió profesión, la
descubrió por si solo y la realizó con su propio esfuerzo? ¿Qué es humano y
qué es carpintero? Si pensamos que son la misma cosa, entonces propongamos
al carpintero como modelo estereotipo de realización humana. Y designemos
que la realización del ser persona se deriva de la profesión de carpintero que
realices. Pero, realizar una profesión, debería ser definido, porque no es lo
mismo el carpintero que hace muebles de cocina que el que realiza un
Bargueño o el Sacrificio de Isaac de Alonso Berruguete.
Y ¿cómo se realiza un individuo en lo afectivo, o en lo intelectual en una
profesión como la del buzo, el alguacil de prisiones, un policía de asalto, o la
monja de clausura? ¿Podría realizarse en lo afectivo un minero solo talando el
hoyo toda su vida?
Si nos realizáramos humanos en base a una determinada profesión, la
importancia de Jesús se debería a que fue carpintero y ese debería ser el
modelo de conductas a imitar en lugar del evangelio. ¿Podría alguno madurar
en la moral siendo únicamente carpintero? Dejemos a un lado esa idea de la
realización profesional como orientación de la conquista humana. Ni el éxito
profesional, ni la profesión elegida, determinan o garantizan la felicidad de las
personas.

La educación ha sido orientada hacia la inercia del abismo que garantiza el


fracaso humano. Hacer profesionales, no es hacer humanos, es hacer artificios
para cumplir funciones sindicales o empresariales, no funciones afectivas,
autónomas o responsables. Hacerse millonario, exitoso o admirado por la
fama, o beneficio financiero no garantiza la felicidad de la persona, ni se
puede tomar por modelo de identidad humana al exitoso, ni al célebre
profesional. Y tampoco es modelo de identidad humana el pobre ignorante
desmotivado. Si buscamos proposiciones diferentes, debemos dejar de hacer
siempre lo mismo. Pensamos que porque cambia el conocimiento, han de
cambiar también los métodos educativos y eso sería lógico, si educar fuera
algo diferente en cada generación y para cada tipo de seres humanos, pero la
educación es siempre la misma para todos los humanos. Educar es hacer al
otro, humano. Para hacer al otro humano, curiosamente, no se necesitan
maestros. El otro se hace a sí mismo, porque es en sí mismo humano para
hacerse autónomo y debe hacerse responsablemente, es decir, respondiendo
por su propia voluntad, al cumplimiento del deber de ser humano. Humano es
alguien libre, no forzado por nadie. Es sensible al futuro beneficio. Esa
cualidad de imaginarse lo necesario para beneficiar a todos es lo que nos
caracteriza humanos. Lo necesario es futuro, la elección libre es por un futuro,
la esperanza es algo a cumplir.

37
Cada humano por sí solo, ha de
descubrir que es libre, autónomo y
responsable. Si no descubre eso, no
sabrá quién es, ni cómo es, ni para
qué sirve y cargará su crisis
existencial, de identidad y vocacional
sobre el lomo de sus futuras
generaciones. Una vez que descubre
que es libre, ha de conocer la libertad
y cómo establecerse en ella, de ese
modo logra la autonomía en el descubrimiento de su razón de ser, y si cumple
esa razón, se realiza responsable. En esa realización no es necesario un
profesor, ni un docente, ni un sicopedagogo, ni inspectores o regulaciones
ministeriales periódicas de disciplinas interplanetarias, solo es necesario que
se descubra humano en el entendimiento de la humanidad que existe contenida
en él desde que nace y que cumpla con el deber de ser auténticamente puro e
íntegro.

Si cada individuo en su pureza e integridad es único e irrepetible, ¿por qué la


educación actual exige medir a cada irrepetible frente a escalas similares
compartidas y enumeradas? ¿Por qué les exigen saber un máximo de cada
materia a todos y al mismo tiempo, los declara únicos e irrepetibles? ¿Por qué
razón un número ha de determinar la calidad de la persona? Y ese número…
¿Cómo se determina? ¿Alguien puede decirme si la calidad moral del
individuo se desprende de ser puntaje nacional?

En teoría todas los métodos de educación nos hablan de valores humanos


profundos: cooperación, inteligencia, solidaridad, igualdad, excelencia, pero
en realidad, el sistema de educación actual, prepara al alumno para que
compita con el contrario y ese no es un proceso para la paz, sino un
enfrentamiento para la guerra. Se enseña a ser egoísta, a defender la
supremacía, a lograr metas que otros no llegan a conseguir, a violentarnos
emocionalmente con los superiores y a discriminar a los inferiores. Se educa
en la exclusividad egoísta reclamando la incondicionalidad altruista.

La educación como se conoce hoy, promueve el carisma escénico y el


entretenimiento. Se ha transformado en un objeto de consumo reciclable, útil
para la sociedad consumista y para los dirigentes sociales pero inútil para el
aprendiz que espera ser Humano.

38
Los educadores han perdido su verdadera identidad y su finalidad. ¿No será
quizá, que esa unicidad irrepetible, que tanto proclamamos, no es más que el
producto del desarrollo individual de capacidades y habilidades similares
compartidas? Si fuésemos todos distintos, disimiles, o desiguales, ¿Por qué
abogan los líderes por la unidad y la igualdad? Y ¿para qué buscar una mejor
educación, en general? Si cada uno es distinto al otro, también sería distinto en
sus preferencias educativas. Por lo mismo, no se podría ni pensar en una
orientación o dirección educativa. ¿En qué se podría educar a diferentes? La
educación de calidad exige similares en calidad.

La calidad de un individuo se deriva de sus valores morales, éticos y estéticos.


Si su desarrollo moral, en el cuidado y dominio de sus conductas de respeto y
responsabilidad, de interés y honestidad y de determinación y cumplimiento
del máximo deber necesario, es maduro, adquiere una calidad distinta a la del
insensible, insensato e irresponsable, lógicamente, la calidad humana del
individuo, va a depender de su nivel de madurez en la cantidad de recursos de
sensibilidad, conocimiento y experiencia adquiridos.

DESAROLLA
1-¿Cuántos tipos de educación deberían existir?
2- La naturaleza humana ¿es múltiple, diversa, casual y dependiente de cada
individuo, o es aquella que responde a la razón que la justifica humana?
3- Educar ¿es exponer conocimiento, o es absorber conocimiento?
4- Educar ¿es en todo caso posible o en qué casos o circunstancias resulta
imposible educar?
5- ¿Qué diferencia encuentras entre educar e instruir?
6- ¿Se puede educar sin recursos de conocimiento?
7- ¿Se puede aprender sin interés?
8- Se dispone de recursos de información, conocimiento, docentes,
implementos y de alumnos sin interés en aprender. ¿Cómo los educarías tú?
9- Se dispone de alumnos interesados, recursos educativos, información, etc.
Y de docentes inadecuados en el establecimiento de relaciones humanas,
incapaces de asumir las diferencias de los alumnos, imprudentes y
destemplados. ¿Cómo los corregirías tú?
10- Disciplina, Instrucción y Respeto. Tres palabras claves en la educación.
Explica qué significado tienen para ti.
Disciplina- Instrucción- Respeto.

39
Providencia y Procedencia.
La historia humana ha zigzagueado entre momentos de intensidad y momentos
de indiferencia, momentos de guerra y momentos de paz, momentos de
descubrimientos y momentos de misterio, de expectación y de saturación.
La historia, en sus álgidos momentos se parece a Halloween. Se parece en la
actitud y consecuencias. La noche de las brujas los padres esconden huevos de
chocolate y compran dulces para los niños. Y ocurre lo siguiente:

Grandes expectativas.-Los niños saben que hay algo escondido que los gusta
y satisface. Saber que existe una razón que justifica buscar el chocolate,
motiva y estimula a descubrirlo. De igual modo, cuando en la historia humana,
se sensibiliza la conciencia social e intuye que existe el justificativo de la
Naturaleza Humana, esa intuición, esa esperanza, estimula la determinación al
descubrimiento y aparecen nuevos inventos como el motor eléctrico las leyes
de gravedad o los Fundamentos de la Creación.

Competitividad extraordinaria.-La noche de las brujas excita a los niños a


indagar en la búsqueda de los dulces y genera una competitividad
extraordinaria. Cada niño quiere y espera ser quien más descubra. De igual
modo, en los momentos de la historia donde se genera la expectativa de
encontrar la Naturaleza Humana, se establece una intensa competitividad en la
defensa de los postulados; así, los justificativos del cristianismo de Kant, por
ejemplo, se contraponen con los justificativos que Nietzsche postuló. La
ambición de Hitler se oponía a los Principios Democráticos de libre
participación en la elección de representantes. Los grandes empresarios,
también competían con los pequeños hasta absorberlos.

Extremas Diferencias sociales.-Otro aspecto que aparece la Noche de las


Brujas es el de las diferencias entre quien descubre muchos chocolates y quien
descubre pocos. De igual modo, en esos periodos de intensa expectación
social, porque se intuye la existencia de la razón que justifica la Naturaleza
Humana, se establecen grandes ilustrados, grandes empresarios o grandes
proyectos junto a indigentes en extrema pobreza, iliteratos ignorantes, y
dementes en extremo. Eso es lo que actualmente nos rodea.

La voluntad de realizarse se motiva y estimula en el momento que se cree


posible realizar. La razón de ser, solo se ilumina frente a la posibilidad del
reconocimiento del ser. Y emocionalmente, surge la esperanza de la conquista
en el momento que se cree posible conquistarla. Esos “momentos” disponen
de la aprobación social en algunos periodos de la historia, luego pasan, del

40
mismo modo que pasa la excitación de Halloween el día después de
celebrarlo.
Momentos de excitación histórica han habido varios, pero a nivel macro
conocemos dos. Uno fue el momento del imperio romano que abría las puertas
al cristianismo y otro, el momento actual, que abre las puertas a la posibilidad
de una dimensión Humana Madura.
En el Imperio Romano, se disponía de extensas carreteras, amplios medios de
comunicación, facilidad de intercambio entre culturas diferentes, ciertas
libertades sociales y algunos derechos humanos. Aspectos estos, suficientes
para extender una nueva visión, la visión del Ideal Cristiano.
En nuestro tiempo, se dispone de extensas autopistas, amplios medios de
comunicación, y facilidad de intercambio entre diferentes que disfrutan de los
Derechos Humanos. Aspectos estos, suficientes para extender una nueva
visión, la que se descubra acorde con la Naturaleza Humana. La visión del
Ideal Humano.

Estos momentos de importancia deben ser aprovechados, porque, perder la


posibilidad de descubrir la realidad de la Naturaleza, obliga al castigo
histórico de los extremos. Basta mirar la historia del cristianismo, para darnos
cuenta de la cantidad de sangre, sudor y lágrimas, que debieron ser
derramadas y sufridas por los cristianos, a causa de los trastornos de
personalidad que oprimieron en sus extremos, a quienes defendieron la fe en
una humanidad similar a la actual. Ese castigo se mantuvo hasta lograr la
institucionalización del mismo. Si no nos educamos, puede pasar lo mismo
con quien descubra Fundamentos Naturales ajustados y distintos a los
desajustes educativos actuales. La educación es fundamental para el
reconocimiento del juicio justo.

DESARROLLA
1-¿De qué forma estimula toda expectativa?
2- ¿Qué tipo de proposición desestimula o no estimula, desmotiva o no
interesa?
3- Cuando necesitas algo, ¿te desmotiva conseguirlo?
4- ¿Qué ocurre cuando algo obstaculiza tu pretensión?
5- Ponte en la situación en la que compras un regalo a un ser querido y
cuando se lo entregas, ves que el jardinero le regaló lo mismo. ¿Qué harías?
6- ¿Existe algún modo de reducir, o eliminar las diferencias sociales?
7- ¿Qué modelo de sociedad sin diferencias sociales conoces?
8- Explica cómo ordenarías una sociedad sin diferencias o sin diferentes.
9- ¿Qué se necesitaría para ordenar una sociedad?

41
Normas y Valores para el Orden.
Educación exige Normas y Valores. Si se ignora la Jerarquía de los Valores,
se pierden las Normas de Conducta frente a dicha jerarquía y se desubican los
actores en la relación. Para ordenar algo, se necesita un orden, de igual modo,
para declarar la importancia de una norma, se precisa de una jerarquía en la
cual ubicar dicha norma. Cuando un orden no dispone de regulación que lo
gobierne, se transforma en anarquía. Cuando un padre y un hijo ignoran la
importancia de sus posiciones y no guardan el respeto a la jerarquía de sus
valores y funciones (roles), padre e hijo se desligan. Lo mismo ocurre entre un
marido y su esposa o entre un director y un dirigido, o maestro y aprendiz.

Toda relación establece posiciones con una determinada individualidad, cuya


jerarquía debe ser reconocida y respetada. Si un sujeto inicia una proposición,
esta le pertenece y el objeto, ha de respetarlo por la autoridad que lo determina
ser autor de la pretensión o propuesta. El sujeto (emisor, propositivo, creador,
orientador o lo que fuere que activa el comportamiento) es en todo caso el
autor de su pensamiento, palabra, opinión, o exposición, por lo mismo,
siempre y cuando pretenda un bien común, merece ser respetado. Respetar o
valorar la libertad de opinión o de opción, no significa que se le impida al
objeto responder o proponer algo mejor. En todo orden de cosas existe un
reglamento y un reglamentado o un regulador y un regulado, el reglamento o
regulador es el sujeto y el reglamentado o regulado es el objeto que debe
respetar al regulador o al reglamento.

La sociedad es un enorme mercado de valores y no podemos, ni imaginar, que


todos los valores de un mercado sean considerados iguales. Del mismo modo
que existen autos de diferente diseño y calidad que, por lo mismo, tienen
distintos precios, las personas, (únicas e irrepetibles), a pesar de ser iguales en
capacidades y en el potencial de valor, ese potencial está desarrollado en cada
uno, de un modo diferente al otro. En esas diferencias, cabría decirse que
valen unos más y otros menos, porque atraen unos más y otros menos, porque
interesan unos más y otros menos y porque se necesita a uno, más que a otros.

Reconocer quien vale más en una conversación, facilita reconocerse en la


posición adecuada de respetable respetado o, de acato en el respeto. Valer más
en un aspecto, no significa valer más en ser persona. Todo humano vale el
total de su potencial humano, pero el desarrollo de ese potencial produce las
variables de atractivo, de confianza y de respeto que nos diferencian en el
aprendizaje. Ni el maestro vale más que el aprendiz ni viceversa, pero uno
entrega y otro responde, el que entrega es responsable de la respuesta.

42
Los valores humanos tienen un amplio espectro de posibilidades. Somos más
o menos sensibles, más o menos inteligentes, más o menos responsables. El
respeto por el deber es un tipo de valor. El conocimiento de un determinado
juicio justo, o de una determinada razón es un valor. El afecto que otros
tengan por un individuo es un valor. Y no todos tenemos la misma cantidad de
amigos vinculados en el afecto que nos respeten, confíen y que se sientan
atraídos por nosotros. Por lo tanto, quien disponga del afecto mayor, ocupará
la posición en jerarquía superior en el afecto, frente a quien disponga de
menos vinculados, igual que quien dispone de un juicio más justo frente al
juicio desajustado o de más experiencia frente al carente de experiencia.

El respeto frente al valor es un deber, así como el beneficio del valor es un


derecho. Pero no por carecer del máximo conocimiento, del máximo de
experiencias o del máximo de vínculos afectivos, se merma a esa persona en el
respeto, confianza y atención afectiva. Esa persona, haga lo que haga, como
y donde lo haga, es un -ser humano- producto de la Naturaleza Humana y con

43
el potencial de ser Humano, por lo mismo, merece el mismo respeto a su
humanidad, que el más experto, más sabio y más sensible.
Ese respeto se denomina derecho a la honra. Respeto no es tolerancia ni
aceptación, respeto es responder a las necesidades Naturales, que por ser
siempre y para todos válidas no perjudican nunca a nadie.

El derecho al beneficio del valor, se deriva siempre del desempeño


responsable del deber que se ha cumplido.
En esta dinámica de respeto en el cumplimiento del deber y disfrute del
beneficio del valor que se ha cumplido, se establece el equilibrio en la
jerarquía de valores. El equilibrio es siempre cosa de tres, dos posiciones y
una norma, el orden. El orden siempre exige a dos, al deber de ordenar y al
beneficio de lo ordenado. Deber es siempre y en todo caso sujeto del derecho
y derecho, es siempre y en todo caso objeto del deber. Cuando se establecen
ambos en su función, se ubican y posicionan en el orden jerárquico de valor
que les corresponde y se armonizan. Cuando las Normas Constitucionales del
Derecho coincidan con las Normas de la Naturaleza Humana, se establecerá la
Justicia Humana en el Ordenamiento Jurídico Natural.

Hace tiempo que trato de simplificar aspectos de la Naturaleza Humana, que


en apariencia, resultan foráneos a la conciencia por ser fundamentales.
Lógicamente resulta extraño, incluso sorprendente, descubrir realidades
existentes nunca antes imaginadas. En eso reside el atractivo de este ensayo.

El observador actual, es un espejo roto frente a la realidad que refleja y


comprende en fragmentos, (realidad es todo aquello capaz de ser evaluado)
pero, esas porciones que reflejan la imagen completa, hacen dudar de cuál de
ellas será fiel reflejo de la realidad entera. Se tiene noción de normas, pero en
tintes velados o en fragmentos paralelos, que se ajustan al criterio de ciertos
grupos sociales, dentro de los cuales, se defienden válidas, no porque sean
justas, sino, porque se ajustan a los intereses de quienes las definen.

Lo curioso de observar es que pocos, o casi ningún


docente, comparte el estándar de maduración con el
colega del otro colegio o del curso paralelo. No
existe unidad en criterios educativos, ni en métodos
unificados, ni en una sola orientación. Pareciera ser
que la docencia orienta sola y exclusivamente en
posibilidades y no en el juicio justo. Esa es una de
las razones por la que reclaman algunos estudiantes.

44
DESARROLLA
1- Exponer aquellos valores que reconoces son humanos.
2- Qué definición darías de valor.
3- Qué entiendes por respeto.
4- Respetar lo que otro hace mal ¿es respeto? ¿Cómo llamarías a eso?
5- ¿Existen valores siempre válidos y valores no siempre válidos? Enumera 3
valores siempre válidos y 3 valores, no siempre válidos.
6- ¿Cuál sería la jerarquía de valor familiar, ubícalos por importancia.
Hijo 1
Hija 3
Madre 4
Padre 2
7- Explica la razón del por qué esa jerarquía.
8- A quien consideras de primordial respeto en un taxi al taxista o al cliente.
9- ¿Qué es más importante, la familia o la pareja?
10- ¿Puede alguna pareja ser feliz si la familia de él y de ella no los respetan?

Cada maestrillo se atiene a su librillo.


Cada maestro es experto en su maestría, pero si ignora el Estándar Natural del
Biotipo Humano, al cual deben asemejar en conductas, criterio y actitud a sus
alumnos, el maestrillo, descarría con su librillo.
Es más, incluso muchos maestrillos niegan la posibilidad de que exista una
filosofía antropológica o un Patrón Estereotipo Humano coincidente con su
Humanidad Natural, porque consideran que el significado de –humanidad- es
un artificio. Los mismos que niegan la Normalidad Natural, son los primeros
defensores de la ecología, o del Green Peace, y enemigos de la comida
chatarra. Esperan un ordenamiento negando la posibilidad del orden.

Diferencias han existido siempre a lo largo de la


historia pero ninguna diferencia ha conseguido
establecer una normativa de educación unificada.

Si el amor es la fuerza que une, y en esa unión se


declara válido y si la verdad es coincidente y por lo
tanto une, y en esa unión se reconoce válida y el
bienestar beneficia y por su beneficio une, y en esa
unión se experimenta válido, alguna razón debe
existir que justifique el orden y la unidad de los
valores.

45
Cada posición explica al elefante desde el punto de vista de donde se le
observe. El que está al lado derecho ve la porción derecha del mismo. El que
está frente al elefante ve la imagen frontal. El que está detrás ve la imagen
posterior. El de arriba ve la imagen superior, y cada uno de ellos defiende su
verdad como: “la imagen –del- elefante”. Ninguno de ellos conoce la totalidad
del elefante porque no salen de su ubicación, no lo ven por completo, pero
todos creen en la parcialidad de su fragmento de verdad, porque su verdad de
la imagen es cierta, pero insuficiente para explicar la totalidad del elefante.
Eso es lo que ocurre en el sistema educativo actual en el gobierno actual de
valores, en el concepto de familia, frente a la maduración del individuo, y
lógicamente en el ámbito de la ciencia y de las artes. Las porciones de los
parciales y de los partidos no pueden demostrar lo entero. Resulta extraño que,
entre tanto postulado filosófico, científico, o religioso, no haya ni siquiera
uno, que oriente al individuo en la maduración de su Naturaleza Humana, y
que no haya ni un solo humano todavía, que pueda decirse: entero, natural,
puro, e íntegro.

Hay familias cuya experiencia de respeto, confianza y unidad, no pueden ser


garantizadas por ninguno de sus integrantes o vecinos. Y la gente cuelga el
ideal de su creación en el perchero de las futuras generaciones sin darse cuenta
de que ese ideal, es su legado heredado y su ideario cotidiano. Idealizan su
ideal sin idear su Idea. ¿Cómo se puede decir uno realizado, sin cumplir con el
deber de ser consecuente con la idea originaria, si esa idea del origen a realizar
se desconoce?
Cuando se le dice al joven: “¡Debes ser incondicional para madurar, deja a un
lado tu egoísmo adolescente, sé más sociable, más prudente, firme y templado
con los otros!” El adolescente, generalmente contesta un –si-, por la boca y un
–no- en su convicción y conducta, pero la vida lo motiva a enamorarse y tener
hijos y estos, motivan a responder voluntariamente a sus necesidades. Y, sin
darse cuenta, luego de algún tiempo, el joven, que dejó de serlo, se hizo
incondicional, sociable y templado. Las normas Naturales, por fortuna,
regulan lo que el individuo no puede, no quiere o no sabe regular.
En el conocimiento no hay lugar para la casualidad o el azar. Lo justo se
asemeja y concuerda con la justicia.

Este ensayo, es un estudio minucioso de las razones y funciones características


de la especie humana, en el que examino la composición de los pilares que
sostienen la regulación y finalidad de sus normas. El descubrimiento de los
fundamentos del orden, motiva al estudiante en la investigación y análisis de
sus propias facultades.

46
Reconocer los principios que soportan, tanto a
las infraestructuras, como a las superestructuras
de la Naturaleza, facilita el reconocimiento de la
posición, función y finalidad humana, así como
del Orden Natural y de su composición.

Los enemigos de la virtud, del conocimiento y


de la sensibilidad son el exceso y la
insuficiencia; exceso y defecto que diría
Aristóteles. Por carencia o por imposición se
originan los trastornos. Tanto el uno, como el
otro, son extremos de la moderación del juicio
justo, es decir, fuera de la justicia o “ilegales”.
Analizando los fundamentos y procesos de la
creación, llegaremos a la conclusión, de que
dichos extremos son controlables, y de su dominio, se derivan los
fundamentos necesarios para el mejoramiento de la actividad humana. La
actividad es consecuencia de la actitud y esta, es predeterminada por la
libertad y preferencias de la Conciencia Humana.

La libertad elige siempre lo preferido, lo conveniente y lo urgente. Lo urgente


conveniente que se prefiere, vale. Y por ser válido se pretende y se disfruta en
su conquista. De donde se deduce que el ser humano, por ser libre busca lo
que vale, pero el valor contiene dos aspectos: función y fundamento. La
función beneficia a uno y el fundamento beneficia a todos. Cuando se elige el
beneficio de todo, uno se beneficia en su inclusión. Cuando se elige el
beneficio de uno se excluye al resto y ese resto, priva de la posibilidad de
agradecer al que se elige por sobre el resto. El agradecimiento alegra a quien
voluntariamente responde al beneficio compartido. Quien se prefiere por sobre
la totalidad, reduce el beneficio y lo limita al fragmento de su elección, por
eso, se debe elegir siempre lo que conviene al desarrollo de la Naturaleza
Humana.

He visto demasiadas diferencias, excesivas luchas, odios y rencores, hartos


opuestos, y bastantes excesos dolorosamente injustos. Y ninguno de estos
daños me ofrece estabilidad, confianza ni motivación para seguir indagando
en ellos a la espera de alguna solución diferente del error que manifiestan. En
los excesos o insuficiencias no se encuentra la moderación; en lo particular o
lo falso, no se encuentra justicia. En la verticalidad, no existen la derecha o la
izquierda, en la horizontalidad, no hay arriba ni abajo.

47
Tampoco hay unidad en el estudio de los opuestos o en el análisis de lo
diferente. Las diferencias solo son particularidades de la totalidad en la cual se
insertan. La variabilidad es exclusivamente una modificación de la constante
actividad que por su condición de variar es inestable, e inconmensurable,
condiciones estas, que hacen que sus razones sean en todo caso fragmentarias.
Hay quienes piensan que cometiendo errores se aprende, eso no es cierto. El
error no enseña a construir lo no logrado por haber errado, lo que si enseña es
a no volver a errar. Aun así, hay quienes prefieren seguir cometiendo errores a
la espera de que mediante los errores, injusticias o mentiras, satisfagan su
confianza, autoestima y decencia.

Es ilógico pensar que vamos a descubrir el orden reclamando, acusando y


justificando las desigualdades de cada objeto desordenado. Valor es la
cualidad que satisface y ni el reclamo, ni la acusación, ni el rechazo restituyen,
resuelven, ni realizan; por lo tanto, no satisfacen. Reclamar, acusar o rechazar
sin ofrecer soluciones, es opuesto al valor. Quien se opone al valor es un
cobarde. Aprender es siempre un regalo, aun cuando el dolor sea tu maestro.

En esencia, todo participa de lo mismo: del valor y su energía. Todo es valor y


energía. Valor es la cualidad que motiva al actuar y el poder activo que
construye es el movimiento derivado de la energía. La energía y el valor
existen en todo, desde el afecto y el instinto humano, pasando por la
naturaleza directiva inherente y la morfología de los cuerpos de las especies
Naturales, hasta la dualidad entre la orientación y velocidad atómica. Por eso,
he dejado a un lado la violenta rebeldía adolescente del luchador progresista
liberal y he dedicado más tiempo a la tranquila reflexión en el análisis de
similitudes, parecido, e igualdades que sostienen el progreso de la revolución
orbital cíclica, sostenida y permanente.

Declarar las diferencias no establece conocimiento alguno, solo determina -lo


extraño- a quien aprecia, o lo diferente a lo que se podría reconocer y que por
ser diferente no se re-conoce. Lo diferente solo aumenta las diferencias, no
define fundamentos.
Las diferencias están siempre sujetas o sometidas a algo. Esto es diferente a
aquello en… Ese algo es siempre por sobre las diferencias. Hablar de
particularidades no produce inteligencia. Lo más importante de cualquier cosa
es el reconocimiento de su fundamento, finalidad o función.

48
Los procesos de desarrollo de cada especie son necesariamente diferentes en
sus particularidades, pero totalmente similares en los fundamentos de la
finalidad de su Naturaleza Ordenada. Todas colaboran en y participan del
bien común cósmico. Del estudio de las constantes semejanzas, o igualdades,
se desprenden los fundamentos de este ensayo, que, luego de reconocer dichos
patrones, los coliga con las facultades humanas en la eficacia de su desarrollo.
Educar es hacer al otro, no opuesto ni diferente, sino, semejante al instructor
en sensibilidad, conocimiento, o conducta. Hacerlo similar implica tiempo y
condiciones.

Oficio es el dominio de una técnica y técnica es un hábito repetido. Para


educar es necesario de disciplina en la maduración del hábito al desarrollo,
durante un tiempo. Ese tiempo facilita el establecimiento de estructuras de
motivación, interés o deseo por el
entendimiento. El máximo motivador, lo más
interesante y lo más atractivo de toda la
creación, a la sensibilidad, inteligencia y
voluntad humana, es el descubrimiento de su
propia Identidad Natural. Al descubrir la
caracterización de la Naturaleza se descubren
el origen, la identidad y la finalidad de todos
y cada uno de los individuos de que está
compuesta. Y sobre esa base, podemos
iniciar el camino de la reconstrucción de una
sociedad humanizada y ordenada, madura,
educada, justa y adecuada, una sociedad
rehabilitada. Una sociedad Original.

¿Por qué razón es necesario descubrir y analizar los principios de la creación


para efectuar una mejor disciplina moral-artístico-educativa?
El arte, la educación y el oficio son procesos de consecución de logros
superiores. El artista idealiza y propone proyectos admirables, su esperanza se
deposita en la conquista de lo máximo en belleza, en interés o en calidad y la
educación, ha de complementar esa excelencia con los procesos de desarrollo
adecuados para conseguir el logro de las propuestas, que, por su hermosura y
excelente calidad, resulten ser interesantes, atrayentes y que satisfagan a la
máxima cantidad de personas capaces de disfrutarlas. Si observamos al artista
con la actitud de analizar qué espera de su arte, llegaremos a la conclusión de
que en todo lo propuesto busca siempre una máxima: lo más adecuado, lo más
original, lo más novedoso, lo más bonito, lo más… es siempre y en todo.

49
Voy a extenderme un poco en este análisis de comprender que el artista busca
lo máximo siempre y en todo lo que hace porque la tradición parece
confundirnos al decir que “hacemos lo que no queremos”.
Cuando pretendemos hacer algo, sea lo que sea, se siente el estímulo que
motiva a los impulsos nerviosos que generan el poder, la voluntad o la fuerza
necesarios para la creación de lo pretendido. Esos impulsos nerviosos son
determinados por la convicción de que se puede, se debe, interesa, o se desea
hacer. Para estar determinado, es antes necesario haberlo evaluado y
sentenciar, que eso que se pretende es lo preferido, que por alguna razón se
justifica necesario y por sobre cualquier otra alternativa se declara preferente.
Al ser preferente, califica ser lo máximo en importancia en ese preciso
instante en que se determina necesario. Este raciocinio, lógicamente no se
analiza en todo lo que hacemos, pero se establece siempre a pesar de no ser
conscientes de ello. Todo lo que determina al acto es en ese instante preferido.
Lo predilecto es siempre lo máximo, porque es por sobre cualquier otra
alternativa, luego, incluso cuando se decide no hacer nada, ese estar en reposo
es lo máximo elegido.

Lo máximo en excelencia y perfección existe realizado ya en la Naturaleza.


Del estudio de la misma, descubriremos normas que establecen formas de
pensamiento, que por su equilibrio y proporciones, motivan a imitar sus
fundamentos. La Naturaleza lidera al Bien Supremo, por lo tanto es líder, así
como también es maestro de la verdad suprema y padre originario de la unidad
suprema, en todas sus condiciones. De ella podemos aprender el máximo de
conocimiento, el máximo de habilidades y el máximo de atractivo. Esta es la
razón que justifica el estudio de la misma. Las máximas razones no provienen
del intelecto abstracto, se derivan de lo concreto.
Lo concreto está en el ambiente al que denominamos Natural. Nuestros
juicios, si no concuerdan con la Naturaleza de lo concreto, resultan
injustificables. Si nuestras obras son contrarias al orden de la ecología o de la
biología, se declaran enfermas y si nuestra orientación no coincide con el
ordenamiento cósmico se nos priva de la libertad de obrar, se nos declara
trastornado. La Naturaleza es el modelo a seguir e imitar.

La Naturaleza es neutra o neutral, ni es masculina ni femenina, porque


contiene a ambas; ni es únicamente causa ni consecuencias, porque contiene a
ambas, ni es exclusivamente reglamento ni regulado porque es el catalizador
de ambos. Por ser en el hombre y en su humanidad es necesario reconocerla y
hacerla participe de nuestro progreso individual, porque, cada humano se
realiza en la humanidad que desarrolla.

50
El ambiente contemporáneo deposita el predominio en la orientación
educativa sobre la obsesión del perfeccionamiento de los oficios y el
conocimiento técnico, sin advertir que, técnica es un hábito repetido, y en la
repetición disciplinada de un hábito, es preciso el uso de prudencia, templanza
y firmeza, virtudes estas, sin el dominio de las cuales, es imposible la
consecución de un oficio perfecto. Esta es la razón por la que algunos alumnos
carecen de hábitos de estudio, porque se les exponen los contenidos pero se
descuida la disciplina del desarrollo de los hábitos. Los educadores, en
ocasiones, presentan, exponen y explican tecnicismos, a quienes carecen del
dominio de las virtudes. Por eso, es nuestro deber asumir la responsabilidad de
descubrir los fundamentos de la motivación, del raciocinio y de lo necesario,
para orientar en ello el ejercicio de la prudencia, firmeza y templanza,
imprescindibles para el desarrollo responsable de los oficios.

Estos fundamentos no se encuentran en opiniones fraudulentas ofrecidas por


opinólogos, ni en excéntricas teorías justificadas por la fama de superfluos
“científicos” de la farándula, se hallan contenidas en el interior de la
Naturaleza Humana y se deducen del comportamiento de sus Normas
Naturales. Ser científico no certifica la justicia del juez que determina un
juicio. La justicia del juez la determina el juicio justo. La profesión no
garantiza la verdad, ser científico es una profesión. Lo mismo ocurre con los
preceptos o cánones religiosos. No por ser la afirmación ofrecida por un
religioso, la doctrina determina válida esa afirmación. La razón debe
justificarse en la Normativa Natural, no en la doctrina del credo que la
propone. Nos hemos acostumbrado a creer sin evaluar, a aceptar “verdades”
sin verificarlas y cuando existen demasiados credos sin justificar se confunde.
51
DESARROLLA
1- Cómo consideras que se puede llegar a la unidad de criterios:
a- haciendo una defensa de las diferencias.
b- buscando el reconocimiento de las igualdades.
c- polemizando hasta que surja la razón por casualidad.
2- ¿Consideras un exceso buscar la identidad humana o una carencia?
3- Si existen tantas filosofías para religar al hombre con su Naturaleza
Humana, ¿por qué crees que aún no se ha religado?
4- ¿Cuál crees tú que es el problema más importante a descubrir, para poder
ofrecer una educación integral?
5- ¿Qué tipo de disciplinas de aproximación a lo natural realizas o conoces
de alguien que realice y le funcionen?
6- ¿Qué entiendes por Naturaleza? Y ¿qué diferencias encuentras entre
Naturaleza y Naturaleza Humana?
7- ¿Qué tipo de Leyes Naturales conoces que varíen o que cambien?
8- ¿Qué sería lo prioritario en tu propia realización?
9- ¿En qué se diferencian tu desarrollo, del desarrollo de tu vecino?
10- Imagina a un exitoso imprudente, insolente e irrespetuoso ¿Pedirías a tu
hijo que lo imite?

¿Existen o no las Normas?


Ante la interrogante de si existen o no, Normas Naturales que determinen la
conducta legítima humana, (lo que aparentemente privaría de libertad al ser
humano) deberíamos iniciar ese estudio, determinando si la humanidad es
necesaria o no. Y si es necesaria, ¿para qué? A esta interrogante solo satisface
una respuesta fundamental. Podríamos entrar en la polémica discusión sobre si
la humanidad es o no necesaria para la Naturaleza en su contribución
biológica, pero de lo que no cabe duda alguna, es que la creación entera, sin el
humano que la valide, reconozca y aprecie, su belleza, justificación y su
función, no tendría ningún valor, ningún sentido y ninguna finalidad. Y si
declaramos al valor, como base esencial de todo acto, porque siempre y en
todo se pretende y se disfruta, ¿de qué serviría un cosmos creado sin poder ser
apreciado válido?

Hagámonos las siguientes preguntas y dejemos a un lado las respuestas


superficiales. ¿Qué creación hace un creador que no espere sea apreciada o
qué creación no es motivada por el deseo de disfrutarla? ¿Qué es lo que
motiva a disfrutar del beneficio de lo creado? Si lo que motiva a la creación es
el deseo a ser satisfecho o la razón que lo justifica necesario, el cosmos
satisface y justifica a la razón de su existencia. Y ¿Cuál es esa razón?

52
¿Quién, aparte del autor, podría valorar en la totalidad a su creación?
Lógicamente no otro podría validar o valorar a la creación en su totalidad.
Y ¿Cuál es esa necesidad que motiva a realizar algo tan inmenso como el
cosmos, para que solo uno sea capaz de validarlo? La única respuesta posible
es pensar en otro igual que comparta esa posibilidad de apreciarlo. Pensemos
en los valores del amor, la verdad o el beneficio, ¿qué justifica al amor en
singular, a la verdad sin concordancia o al beneficio sin beneficiado?
Absolutamente ninguna, no existe razón que justifique valido al amor en
singular, ni a la verdad sin justicia, ni al beneficio sin beneficiario. Y, resulta
que estos tres grandes valores son el eje central del Cosmos. En el universo,
existen todos sus componentes en perfecta unidad, se justifican en razones
constantes y absolutas y comparte el equilibrio del beneficio de un orden
absoluto. Si el macrocosmos es un ordenamiento de diferencias conectivas, la
conectividad es el fundamento esencial del cosmos. Conectividad implica a
dos, no existe conectividad en singular. La dualidad implícita en el orden
(orden y ordenado) ha de existir en el origen creador de lo creado. Esta
conclusión obliga a deducir que la creación responde a la necesidad de un
creador que espera conectividad, justicia y beneficio.
¿Qué existencia creada puede satisfacer completamente a un Origen Creador
conectivo, juicioso y responsable de su creación? La lógica humana nos dice
que otro ser similar en conectividad, en el raciocinio del juicio justo y
responsable. Ese ser dotado con la capacidad de optar responsablemente por el
cumplimiento de lo debido, con la capacidad de raciocinio y con la capacidad
de conectarse voluntariamente con el ordenamiento cósmico es el hombre.

El efecto de una causa es igual a la propuesta necesitada por esta, luego, causa
y efecto son iguales en la necesidad. ¿Cuál es la necesidad de cualquier deber?
No es otra que la de unirse en la satisfacción del cumplimiento mutuo: el de la
causa que lo origina y el del efecto correspondiente. La Naturaleza Humana
hizo al Humano para que este se una con ella en su Naturaleza, una vez
cumplido el deber de realizarse completamente humano, o maduro.

Sabemos que todo creador se siente pleno en el establecimiento de la completa


reciprocidad entre su obra y él. En este caso, exige reciprocidad emocional
afectiva, porque el origen del cosmos captó la necesidad de realizarlo;
reciprocidad en el ajuste con la justicia, porque justificó la razón de realizarlo
y todo acto se justifica necesario en su razón de ser. Y reciprocidad en la
responsabilidad conductual, porque cumplió con el deber de realizarlo.

53
El único ser capaz de responder completamente a esas cualidades de ser libre,
autónomo y responsable en la creación, es el humano, cuyos recursos
emocionales, intelectuales y motivacionales califican a la especie humana de
ser capaz de apreciar y reconocer en su madura condición, a la condición
propia similar del Origen Creador del Cosmos. La Naturaleza de la Creación y
la Naturaleza Humana, son ambas Naturales en las Normas de la Naturaleza
que comparten. El hombre Natural reconocería su Naturaleza Humana.

El Origen

Y, el Creador… ¿Qué es o quién fue? Estudiémoslo un momento.


El Creador al que nos referimos, es originario de todas las especies, hizo
multitud de diferencias, por, o para lo cual, dispuso de numerosas
posibilidades de opción o alternativas. Si pudo optar, debió tener capacidad
de opción a lo que se denomina libertad. De donde se deduce, que el Creador
es un “ser” libre. Cuando digo –ser- no me refiero a un cuerpo
morfológicamente determinado por los límites de una determinada proporción,
altura, anchura, gordura, sino a existencia, a ser, de estar, de existir. Es ser,
porque es y si es, es algo que está y si está existe.
El tema de nombrarlo Origen por ser originario, es un tanto confuso, porque
deja entrever la posibilidad de -un antes de o un después de- y eso no es del
todo cierto.

Todo lo creado se propone en un determinado instante y se realiza en un


espacio determinado, pero el valor que lo pretende no ocupa ni momento ni
lugar. El valor de la conectividad es constante, e inmanente, no se termina
nunca porque nunca empezó. El valor de la conectividad existe contenido en
todo siempre. No puede existir un deber sin el derecho al beneficio que lo
motive, ni beneficio que no responda al cumplimiento del deber que lo
establece. Esto nos indica que el valor no se origina, se establece en una
dinámica constante de dar y responder. Por lo tanto, el origen de la creación
sucedió en un momento y espacio determinados, pero, el valor que motivó al
acto creativo no se origina en la creación, existe siempre y en todo como
elemento esencial establecido y compartido.

¿Por qué decimos entonces, que existió un origen creador? Porque la creación
se originó en el inicio de su proceso, pero el valor que lo propuso no se
originó al crear. El valor es en sí mismo una dualidad compuesta de deber de
establecerse y derecho al beneficio del establecimiento.

54
Tradicionalmente se ha identificado al valor como propiedad de los objetos de
producir un beneficio o en otros casos como coraje, pero la existencia del
valor contiene mucho más que determinación o beneficio. El valor motiva y
beneficia. Al motivar, debe disponer de la estructura y función creativa. Si
pensamos en eso, estamos afirmando que en el valor, existen contenidos todos
los elementos exigidos en la creación, es decir: posiciones activo retributivo,
propósito centralizado en el activo propositivo, orden en las funciones, lo que
exige de selectividad, intencionalidad y poder (energía-fuerza), individualidad
interconectiva, identidad y desarrollo y por sobre todo libertad responsable
motivada a la realización de un beneficio compartido que motiva al constante
dinamismo creativo.

Con todo esto asumido como elementos contenidos en el valor, llegamos a la


conclusión de que no solo es cualidad, sino también existencia libre, autónoma
y responsable. Llegar a esta conclusión puede resultar sorprendente a quienes
acostumbren a pensar que el valor es solo coraje o cualidad. Pero si
analizamos al valor profundamente, llegaremos a asumir que está en todo, que
motiva a todo, que justifica a todo y que beneficia a todo. Entonces ¿qué es el
valor? Es una existencia presente, constante e inmanente, absoluta y eterna.

Curiosamente el origen es y está presente en todo lo que se origina. Si


afirmamos que todo acto se origina en un origen, el Origen está presente en
todo acto.

El origen de lo creado es existencia que está en el inicio del proceso de


desarrollo o creación de todo acto. El origen existe en todo proceso, y está
presente; por lo tanto, es. Y todo lo que es, es ser. Pero, no por ser presencia
constante, es decir, que está y existe, va a ser morfológicamente limitado en
una determinada forma. Forma es el contorno que delimita un cuerpo o un
espacio y el valor no ocupa espacio ni momento alguno, por lo mismo,
debemos rechazar esa posibilidad de que el valor contenga una determinada
morfología.

El factor originario de la creación, de cualquier creación, no es el cuerpo, es la


necesidad, interés o deseo que motiva y determina a obrar. El niño no se
inicia u origina en el cuerpo de los padres, se origina en la necesidad
copulativa que motiva a ambos a enlazarse. La motivación del enlace
copulativo tampoco se inicia en el instinto físico del hombre, instinto que
puede ser controlado a voluntad. Se origina en el beneficio esperado por quien
se determina a copular. Ese beneficio dictamina al deber de conseguirlo.

55
Ese dictamen se desprende del valor anhelado y ese valor es el inicio del
proceso reproductivo. El origen establece estructuras de consecución del
cuerpo transformado en consecuencia con la intención necesaria. Pero, como
ya hemos dicho, el valor no tiene cuerpo, forma o dimensión.

Tradicionalmente se ha pensado que el origen del hijo es el padre, pero eso no


es totalmente correcto. El cuerpo humano es un intermediario entre la
necesidad derivada del valor que capta necesaria la realización de un propósito
y las habilidades de transformación del cuerpo que realiza la propuesta. El ser
humano es un servidor de la necesidad y la necesidad es considerada válida,
en consecuencia con la conciencia del valor que la origina, por lo mismo el
origen de la creación no es un cuerpo, es el valor.

Pero la libertad del Origen del Orden, es especial y diferente a la humana


inmadura, porque el Orden, en la elección de alternativas, siempre elige
aquellas que son válidas siempre y para todo lo ordenado. Esto se deriva del
estudio de las Especies Naturales y de la razón que justifica valido todo lo
elegido por el Orden para ordenarse en su existir.

El Origen Creador existe en conectividad armónica con el orden pleno, justo


y adecuado de la totalidad, en todas sus manifestaciones reproductivas. Si
elige en función de un orden sobre el cual se ajustan sus creaciones en un
perfecto intercambio de dar y responder a la unidad de Todo, entonces, el
Creador es justo en su juicio, y quien es voluntariamente justo en su juicio se
denomina autónomo, (auto = uno mismo; nomo = ley) por lo visto, el Creador
del Universo, es -algo- autónomo en su justicia (una existencia ajustada a su
razón de ser necesaria).

De ser justo en su justicia, con respecto al orden de la conectividad absoluta,


en la unidad inter especie de la totalidad, ha de disponer de una voluntad
motivada hacia el cumplimiento del máximo deber justo. A esa voluntad
determinada a cumplir el compromiso del deber necesario, o máximo deber
justo, se le denomina responsabilidad. Ese -algo- Creador (existencia
originaria) responde siempre en todo con respeto al cumplimiento de cada
deber necesario para el establecimiento de la conectividad en la unidad inter
especie del ecosistema.
El Origen Creador es el máximo artista, científico y religioso en sí mismo. El
máximo ingeniero, físico y matemático. Demuestra cumplir las necesidades
globales a cabalidad sin dejar ninguna por resolver.

56
Esa –responsabilidad- aparentemente intransigente, es la que la Naturaleza de
la Unidad dictamina y espera que cada humano reconozca para establecerse
voluntariamente en ella, para realizarse libre, autónomo y responsable.

El Creador no dispone de voluntad de cambio porque al ser origen de toda


proposición, se origina siempre del mismo modo, en un momento y en un
lugar, para pretender el cumplimiento de su propósito y no tiene otra
posibilidad que la conquista de lo esperado, para justificarse origen. Si fuese
origen de una casualidad no existiría. Y si fuese origen cambiante, ¿cómo
establecería objetos consecuentes y conectivos?

El Creador necesita la unidad completa inter-conectiva entre los aspectos


fisiológicos o biológicos y los aspectos emocionales, intelectuales y vinculares
de su creación. Para unir los fundamentos biológicos con los fundamentos
psicológicos creó a la especie humana única, capaz de sentir las máximas
necesidades de la globalidad o totalidad de las especies, capaz de reconocer el
juicio justo de la Naturaleza y capaz de realizar todo lo necesario para el
establecimiento de la conectividad en la unidad inter especie. Esa es la razón
que declara necesaria a la Naturaleza Humana.

Ese –algo- Creador del cosmos, es por deducción lógica similar a su creación.
Decimos que esta es una deducción lógica, porque es derivada del principio
declarado válido por la ciencia de los científicos, que nos declara, que “todo
efecto es a su causa, así como la causa contiene aspectos del efecto”. Según
esto, el –algo- Creador del cosmos, debería ser en consecuencia, similar a las
condiciones sensibles, inteligentes y responsables humanas. Algo sensible,
inteligente y responsable, no se considera “algo”, se le considera: alguien.

El creador de algo puede ser otro algo, pero el creador de alguien semejante en
libertad, autonomía y responsabilidad es sólo alguien: “sus padres”.

Una máquina puede repetir piezas, pero no puede crear otra máquina igual a
ella. Las máquinas no se reproducen porque son un artificio. Para crear una
máquina igual a ella necesita libertad, criterio y voluntad, eso no se puede
depositar en ninguna máquina. Existe además otra gran diferencia entre los
padres de cualquier especie Natural y los padres del ser Humano, porque los
padres de cualquier especie reproducen a otro individuo similar pero los
padres Humanos reproducen a otro humano semejante, con la libertad de
convertirse en similar. Semejante tiene que ver con cualidades, capacidades,
atribuciones de calidad y similar tiene que ver con parecido.

57
El humano se hace humano voluntariamente porque ha sido creado
responsable, es decir, para que responda y respete su potencial de forma libre
y autónoma. De no hacerse similar al padre de forma libre, autónoma y
responsable, no podemos decir que es semejante. (Semejante es aquello que se
hace voluntariamente similar)

La razón que motivó al Origen Creador del Universo es solo una, la de esperar
reconocerse válido en el establecimiento del máximo valor vinculativo.

DESARROLLA
1- ¿Qué determina la realización del acto?
2-¿Qué consecuencia conoces ser inconsecuente con la razón que la
considera necesaria?
3-¿Qué califica y certifica la justificación de un acto?
4-¿Qué forma tienen los orígenes de las cosas?
5-¿En que se asemejan el origen y su consecuencia?
6-¿En qué se diferencian el origen y su consecuencia?
7-¿Qué facultad fundamental es necesaria para crear?
8-¿Cuál es la razón que justifica una necesidad?
9-¿Cuál es la forma del beneficio de una consecución?
10¿Cuál es el origen que motiva una necesidad?

Todo se comparte en el equilibrio vincular


La historia de la humanidad tuvo un comienzo embarazoso para su
descendencia. La humanidad, perdió la cualidad de madurar en el inicio de su
historia. Perdió la posibilidad de realizarse naturalmente en el cumplimiento
de las Normas de la Naturaleza Humana. Por eso, la sensibilidad de nuestros
antepasados y contemporáneos, se vio mermada en la captación de las
necesidades máximas; su intelecto se confundió entre la variabilidad de los
fragmentos defendidos válidos por el juicio de la razón adolescente de cada
individuo; y su voluntad, no respondió al cumplimiento de los máximos
deberes humanos.

Esa condición de insuficiencia, incoherencia e ineficiencia ha sido transmitida


y heredada por generaciones, que han hecho el máximo de su esfuerzo en
descubrir la razón que origino el error de ese inicio embarazosamente
desgraciado y que, por sumar tantos fragmentos de significación, ha sido tan
difícil de desfragmentar.

58
Por esa razón, la sensibilidad humana, desde que dispone del derecho a
manifestarse en libertad, exige el respeto a los derechos humanos declarados
en la Carta Magna o en la Revolución Francesa.
Derechos estos, que a pesar de no ser los que responden al cumplimiento del
máximo deber humano, aproximan, estimulan y motivan a su descubrimiento.

El encuentro con las Normas de la Naturaleza produce una sensación similar a


la del hijo del minero que nació en el interior de una cantera oscura y creció en
ella sin salir durante años de las negras profundidades, donde los únicos
colores que vio en los años de su desarrollo, fueron los grises derivados de las
llamas de carburo y de las linternas de gas. ¿Podéis imaginar la sensación de
ese joven, que después de estar varios años bajo tierra, aislado del mundo
iluminado, viviendo entre los estrechos límites de la cueva y en el vacío de las
profundidades, sale y se encuentra libre en la extensión del paisaje pre
cordillerano alumbrado por la intensa luz del sol?

Imaginaos un ciego que habiendo vivido mucho tiempo en su ciudad,


reconoce las calles por los sonidos y texturas de las paredes, y a los habitantes
de la ciudad por el sonido de su caminar, o por el aliento y timbre de sus
voces. Incluso tiene una vaga idea de los colores por los nombres que le dicen
y con los que asocia una determinada experiencia, pero no tiene una
comprensión de las distancias, ni del volumen, no alcanza a comprender la
dimensión 3D, porque nunca ha visto espacio alguno. Su noción del tiempo se
basa en las rutinas porque no ve luz alguna que le permita identificar espacios.
Imaginaos la sensación de esta persona que ha existido en tinieblas, sin
distancias ni colores, sin formas ni volúmenes, en un mundo de artificios
creados por suposiciones propias, imaginaos la sensación que tuvo el día que
le operaron y recuperó la visión.

Cuando se habla de la –Naturaleza- de las cosas, se incluye en el significado


del término, a la totalidad de la cosa. La totalidad implica su origen, identidad
y propósito. Se incluye en el significado de Naturaleza a la finalidad, el
proceso y estructuras de consecución, así como la Naturaleza de su existir.
Lógicamente en la Naturaleza de cualquier cosa, existen contenidas, la
necesidad que justifica su existencia y el derecho al beneficio de su
realización, puesto que toda necesidad es motivada por el beneficio del
derecho a disfrutarla, y todo derecho a disfrutar de un beneficio, es
garantizado por la necesidad de conseguirlo, más, el cumplimiento del deber
ser conseguido. En esta norma existe contenida la razón de existir, a lo que
denominamos Naturaleza.

59
Lo Natural se pretende y se propone por dictamen Natural. Oponerse a ese
dictamen es obrar contra la Norma de la Naturaleza y consecuentemente ese
obrar, se declara errático en sí mismo.
La Naturaleza obliga al cumplimiento del deber ser Natural, no por el capricho
impositivo de un criterio teórico propuesto por el arbitrio de una proposición
adolescente, sino por la lícita razón que justifica la existencia, acción y
multiplicación de la misma Naturaleza. Eso es dictamen.

La Naturaleza Humana se debe a la razón que la justifica necesaria. Esa razón


no puede ser un eterno misterio. Los misterios solo se justifican en quienes los
ignoran. Todo lo ignorado es ajeno al intelecto, pero no por ser ignorado
pierde su condición de poder ser reconocido. Intelecto es la capacidad sensible
que nos permite reconocer las razones que justifican una realidad. E intelecto
tenemos todos los humanos.
Porque somos una realidad intelectual existente, podemos reconocer la
existencia de toda realidad, en eso somos recíprocos. Y eso es lo que nos
permite reconocer las razones de lo existente.

No existe realidad alguna injustificada o injustificable. Existen, eso sí,


individuos cuyos intelectos ignoran la razón de dicha realidad, hasta que la
descubren y se educan en ella. Lo mismo ocurre con la Naturaleza Humana,
que es una realidad existente, pero que, por considerarse un misterio
indescifrable no se indaga en su descubrimiento.
El humano diferente de su identidad, se interesa, descubre e identifica más
cantidad de diferencias por sentirse diferente, que afinidades, por negarse a ser
igual a la Naturaleza Humana. Mientras que el humano que se considera igual
a la Naturaleza Humana, encuentra en esta todo lo que le asemeja similar.

Todo lo ignorado es complejo, confuso y desordenado hasta que se descubre.


Es complejo porque caben todas las posibilidades de identidad, origen y
propósito. Puede ser cualquier cosa, creada en cualquier momento o lugar y
por cualquier origen y sirve para tantas cosas como le queramos imaginar,
porque el misterio, no se sabe para qué sirve. Por el contrario, la razón de un
origen es solo una, la razón de una identidad es solo una y la razón de un
propósito es solo una, la finalidad de un propósito es solo una.

Todo acto se origina una sola vez en un solo momento y en un solo lugar, por
una sola causa. Su identidad es una sola y su finalidad es sola y
exclusivamente la del cumplimiento de su razón de ser. Una sola. El misterio
se sostiene en una sola razón: ser ignorado. Cuando se descubre, se elimina.

60
El ser humano busca la definición de su existencia, la metodología de un
correcto actuar y el proceso reproductor del bien supremo que lo califique,
certifique y garantice Verdadero.

Cuando el ser humano encuentre su verdadera condición de ser autentico en la


humanidad de su Naturaleza, habrá descubierto su propia realidad y la realidad
del existir. En ese momento se acabará su evolución, porque, ¿qué sentido
tiene la evolución de lo cumplido? ¿Qué sentido tiene el desarrollo de lo ya
desarrollado? La persona que descubra el manual de las capacidades humanas
y las madure, será el modelo de normalización humana madura y frente a ese
modelo de autenticidad se integrarán todos los descendientes de esa función
humana verdadera.
El descubridor de la Naturaleza Humana, adquiere la condición de ser un
verdadero iluminado, porque no existe mayor necesidad en el universo ni
mayor deber científico, filosófico o religioso, que el de religar al hombre con
su Naturaleza Original y el que descubra y explique cuál es esa Naturaleza
Humana, lógicamente adquiere el beneficio de su descubrimiento. Habrá
quien lo descubra y habrá también quienes se realicen en el cumplimiento de
ese manual humano. Descubrirlo es importante, pero lo más importante vendrá
cuando la mayoría de los humanos estén cumpliendo el manual.

La vida no es trabajo ni oficio alguno. Vida es el conjunto de fuerzas que


permiten la consecución de un propósito; sin ese propósito establecido, la vida
no tiene sentido. La vida es ser feliz y no se puede ser feliz sin darse o sin
responder agradecido. Darse con respeto por el bien supremo y responder al
bien supremo responsablemente son el secreto de la felicidad.

La felicidad no es singular o de uno solo, es dual, es de dos: del que espera y


logra ser, y del que se lo proporciona. Feliz es quien consigue la sensación de
plenitud en estar sano, en disponer de dominio o sentirse poderoso, en el
saberse inteligente y en sentirse valorado. Para sentirse sano, ha de recibir los
elementos saludables que se justifican en su salud; para sentirse poderoso ha
de disponer de la determinación en los estímulos suficientes para impulsarse a
la conquista y conquistarla. Para sentirse inteligente ha de reconocer la razón
del juicio que lo justifica lícito. Y para sentirse valorado, ha de disponer de los
valores que lo proporcionan y ameritan atractivo. El feliz, inteligente y
maduro, se hace en el otro y en lo otro, quien comprenda esto, progresará en la
justificación de la unidad.

61
La emoción percibe sensaciones, el intelecto reconoce el juicio justo y la
voluntad se determina en el estímulo que la motiva. La emoción busca y
espera complacerse en todo aquello que le hace sentirse plena. El intelecto
busca y espera el juicio justo, y la voluntad busca y espera el cumplimiento
del máximo deber.
Esta búsqueda y espera ha de ser cumplida y orientada por una conciencia
madura en la integridad y pura en su humanidad natural. Ha de ser juzgada por
un criterio justo en la naturaleza de las normas y por un sentido de
responsabilidad maduro en el cumplimiento de los máximos deberes.
La Humanidad espera la unidad entre el humano y su Naturaleza. Esa
esperanza lleva al hombre a proponer un ideal, un proceso de desarrollo y una
finalidad unitaria compartida, la finalidad de ser maduro en su humanidad.

Las diferencias tienen todas una misma conexión articular y un único


catalizador interconectivo, esa enzima catalizadora de las diferencias humanas
de comportamiento, criterio y afecto es el valor.
Si por ejemplo examinamos una situación de diferencias compartidas entre
dos conductores de auto que buscan cada uno una finalidad, veremos cómo se
mantiene la unidad en la finalidad de los dos. Tenemos a un taxista
conduciendo por la calle y a un papá que necesita llegar a la hora a dejar a su
hijo en el colegio. El taxista ve la luz naranja del semáforo y frena su auto, el
papá quiere pasarse el semáforo en luz anaranjada pero el taxi que va delante
se lo impide. Ambos propósitos son distintos. Uno quiere ir rápido y otro
quiere ir lento. Los dos diferentes se igualan en la misma función, -llegar- a
destino, pero uno urgentemente y otro lentamente. Los dos quieren disfrutar
del beneficio del derecho a llegar, el padre para dejar al hijo en el colegio a la
hora y el taxista para aumentar el precio de su trayecto. Vemos cómo
coinciden en la misma finalidad: el beneficio del derecho al cumplimiento de
su traslado. Si cada uno opta por lo que determina válido para cada uno, el taxi
obstaculizaría al auto del papá y el padre apuraría al taxista exigiéndole mayor
velocidad. En este caso ambos salen perjudicados. Si optan por lo válido para
los dos, el taxi se ubicaría en el lado derecho de la calzada y el auto del padre
en el lado izquierdo y ambos se liberan del otro y podrían avanzar a sus
respectivos ritmos, pero, a no ser que el resto de los automovilistas estuvieran
optando por el bien de todos, no llegarían muy lejos sin encontrar a otros
diferentes. De este modo llegamos a la conclusión de que la medida adecuada
para el bienestar de todos es que cada uno de los que conforman la totalidad
de automovilistas optara por el bien común. En ese aspecto se unifican todos
en el valor que los permite a todos disfrutar del beneficio del transporte. Esta
es la razón que justifica el bien común.

62
(Todo se comparte en el equilibrio vincular)
DESARROLLA
1-¿Cuál es el misterio más interesante que conoces?
2-¿Creer en un misterio justifica su razón de ser algo existente?
3-¿Confiar en una realidad ignorada satisface al intelecto?¿Se justifica
razonable quien confía en una realidad ignorada?
4-Si todo acto contiene intencionalidad justificación y poder ¿Podríamos
afirmar la defensa del origen de la creación injustificable?
5-¿Podría afirmarse que la Naturaleza Humana es injustificable, aun
habiéndose descubierto la Naturaleza de otras especies?
6-¿Cómo puede cumplirse responsablemente la función Humana cuando es
desconocida?
7-Si vida es el conjunto de fuerzas que permiten la consecución de un
propósito ¿Cómo se puede decir vivo quien ignora su propósito?
8-¿A cuántos beneficia la opción válida para cada uno?
9- ¿A cuántos beneficia la opción válida para todos?
10- La unidad ¿es producto de las diferencias o de las afinidades?

INDICADORES ACTUALES DEL ÉXITO

Éxito es una palabra latina exitus (“salida”) generalmente utilizada para la


connotación de “sobresalir”. Salir del anonimato o del proceso, con la
conquista bajo el brazo. En la actualidad el “éxito” se mide en base a
resultados económicos o profesionales. Económicos, por cantidades de dinero
y profesionales en calidad y cantidad de logros. En ambos casos se establece
un -poder-. Éxito y poder van siempre de la mano.

El éxito de una nación se mide en su PIB que es la cantidad de dinero que


genera su economía, así como el éxito de una determinada empresa, se mide
en términos de Beneficio Financiero. Incluso, a las familias actuales se les
asigna una clase A, B, C… dependiendo de sus ingresos, o recursos
financieros. Esto es un hecho muy común y como es mayoritariamente
compartido, se ha transformado en verdad, sin darnos cuenta de su falacia.

Fíjense un instante en ustedes, en sus apariencias. ¿No dirían que quien mejor
vestido esté o quien tenga el mejor auto o celular, vive mejor que el que carece
de los mismos? ¿Cuántas veces no acusamos a nuestros padres por no
disponer de lo que tiene el otro, o a nuestros maridos por sus escasos sueldos,
como si el dinero fuese el indicador del éxito?

63
El éxito económico no garantiza la felicidad en su conquista. Existen grandes
empresarios exitosos, cuyos beneficios no garantizan la unidad familiar, ni la
lealtad conyugal, ni la vinculación filio-paternal. Ninguno de los beneficios
económicos conlleva en sí mismo la felicidad de quienes los consiguen. El
aumento en el PIB no es un indicador de la felicidad de las familias que
componen la sociedad de una determinada nación. Estados Unidos, Rusia y
China, han sido superpotencias económicas y en cualquiera de ellas,
encontramos desconfianza, divorcios y divisiones sociales. Por lo tanto, el
éxito económico o profesional, no es garantía de bienestar. La felicidad se
deriva del respeto, de la confianza y del vínculo afectivo. La conquista del
vínculo filio-paternal, fraterno-conyugal y paterno-filial produce la felicidad
máxima. Esa es la verdadera realización del ser humano.

Éxito y felicidad son dos sinónimos con características propias. Al éxito se le


asume una conquista material y a la felicidad una conquista espiritual. La
diferencia ente el “capital humano” y el “animal humano” es solo una: el
valor, o los valores establecidos.
El éxito se asocia con la realización profesional y la felicidad se asocia con
disfrutar de lo conseguido. Cuando se prioriza el éxito por sobre la felicidad,
el exitoso se frustra, y cuando se prioriza la felicidad por sobre el éxito, la
sustentabilidad se descontinúa. Son complementos, pero uno es preferente y
otro preferido.
Preferir la felicidad de quienes construyen el éxito es bueno para todos, a eso
se le llama bien común y cuando es ecológico se le llama bien supremo.

64
Y preferir el éxito por sobre la felicidad de quienes lo construyen se le
denomina ambición y corrupción. Por lo visto, la naturaleza de las relaciones
humanas, nos obliga a buscar el bien común por sobre la ambiciosa pretensión
del éxito.

Cuando los indicadores del éxito son: el dinero, el poder, o la fuerza, la


naturaleza sensible de las personas se ve frustrada en su esperanza vincular,
porque se entienden las diferencias por cantidad. Cuando los indicadores del
éxito son: el vínculo, la verdad, el juicio justo, la razón, la cooperación, la
solidaridad, la transparencia y el afecto, la naturaleza sensible de las personas
se ve satisfecha en su esperanza de unidad, porque no existen diferencias.

Estamos abriendo las puertas a una nueva generación que espera libertad,
justicia y éxito. Por lo mismo, debemos educar en el reconocimiento y
cumplimiento de los deberes que garantizan los derechos exigidos; en el
reconocimiento y cumplimiento de las máximas alternativas válidas que
garanticen la verdadera libertad, y en el reconocimiento y cumplimiento, de
los valores máximos sociales y ecológicos que posibiliten el establecimiento
de una economía sustentable que garantice la protección de las necesidades
básicas de las personas.

Existen ciertas áreas del desarrollo que debemos custodiar: la dignidad


humana y la justicia social, la transparencia y participación democrática en la
toma de decisiones importantes, la solidaridad filantrópica o altruista y la
sostenibilidad ecológica. Estas áreas de convivencia, solo pueden mejorar en
el ejercicio del máximo de sus respectivos desarrollos, y esa es la labor del
arte, de la ciencia y de la sociedad. La sociedad espera el bien supremo que
incluya a cada individuo en él. La sociedad nos incluye, es decir, todos
participamos de la sociedad. Cuando reclamamos insuficiencias sociales,
estamos reclamando nuestras propias insuficiencias al no ser capaz de
resolverlas. Echar la culpa a la sociedad es signo de inmadurez. No es lo que
la sociedad haga por uno lo que garantiza al bien social, sino lo que cada uno
aporte a la sociedad para mejorarla, eso es lo que garantiza al bien social.

El arte es un medio para la conquista de la felicidad porque busca y espera lo


supremo, lo justo y lo máximo en su desarrollo. Las artes buscan maximizar
el bien común. Esa debe ser la finalidad de cualquier proyecto educativo y
debe en complemento, ser el máximo del interés, del aprendiz a ser feliz. Arte
es la actividad emocional de crear y de apreciar valores. Los valores de
plenitud, justicia y cumplimiento del deber garantizan el bienestar social.

65
DESARROLLA
1-¿Qué consideras éxito?
2-¿Qué condiciones exige el éxito para su conquista?
3-¿Qué aspectos destacarías en un hombre de éxito?
4-Diferencias entre un hombre feliz y un hombre realizado.
5-La felicidad ¿es algo que te entregan, o es algo que consigues?
6-La felicidad ¿se debe esperar, o se debe realizar?
7-¿Cuál sería la máxima felicidad y cómo conseguirla?
8-Explica la diferencia entre fama y prestigio.
9-Explica las diferencias entre la realización afectiva, la realización
intelectual y la realización profesional.
10-¿Puede un humano realizarse ajeno a la Naturaleza Humana?

ORDEN

Orden es la estructura que establece una reciproca conexión correlativa en la


unidad entre una causa y su consecuencia, mediante la correspondiente unidad
sujeto objeto. En el orden se conectan pretensión y consecuencia con posición
y función en un instante de tiempo y en un lugar del espacio.

La búsqueda de un nuevo orden social, educativo y económico ha sido


siempre una constante en la historia de la humanidad, que se ha mantenido a la
espera del encuentro por una sola y sencilla razón, la ignorancia del
significado “orden”. Busquen en los diccionarios el significado de este
concepto y verán la poca claridad que se ofrece al respecto.

Orden es un estado situación, en donde se ligan los aspectos de pretensión y


beneficio junto con los aspectos de creador y objeto creado. En ese estado de
concordia, entre el creador que crea lo necesario y se siente satisfecho, se
establecen el orden binario dual vertical y horizontal que permite tres posibles
comparaciones en cantidad: mayor, igual o menor, dentro de su reciprocidad
ordenada. Y el orden del conjunto o unidad trinitaria: centro y dos extremos,
que permite la extensión en calidad emocional afectiva, en calidad de ajuste a
la justicia y en calidad de la eficiencia y extensión del ejercicio del deber.

Todo orden existe siempre y cuando sea este evaluado. Sin alguien que
aprecie y reconozca al orden, el orden no se establece aunque en potencia
exista. El drama de la imposibilidad del encuentro con el orden y su
definición, ha sido causado por la incapacidad humana en apreciar la esencia
fundamental del orden. Se pensó que el orden era la demostración de una

66
secuencia, y lo es, porque la estructura que establece la reciproca unidad entre
una causa y consecuencia mediante la unidad sujeto objeto, se mantiene y
repite una y otra vez, pero la definición del orden no queda satisfecha con el
mero alineamiento horizontal. También se pensó en un tipo de mantenimiento
cósmico, al que se le denominó –orden- cósmico, y existe el orden cósmico,
pero esa definición tampoco satisface la significación completa del orden. Por
otro lado, se habló de los órdenes religiosos, también haciendo referencia a
sistemas lineales repetidos o jerarquías de autoridad, pero en ningún caso se
llegó a comprender el completo significado del orden y esa es la razón por la
que el nuevo orden social, educativo y económico esperado, ha permanecido
siendo esperado por generaciones.

Ahora disponemos del significado oculto del orden y decimos que: “orden, es
la estructura que establece la reciproca unidad entre una causa y consecuencia
mediante la unidad sujeto objeto”. Por lo tanto, podemos iniciar el
establecimiento del nuevo orden social, educativo y económico.

Una sociedad en orden, de acuerdo a nuestra significación del orden, sería


aquella que satisface su causal propositiva originaria, mediante la satisfacción
de cada uno de los miembros de que se compone.
Una educación en orden, de acuerdo con nuestra significación del orden, sería
aquella, en la que se reconoce la justificación de su causal propositiva
originaria, mediante el reconocimiento de cada uno de los miembros de que se
compone.
Una economía en orden, de acuerdo con nuestra significación del orden, sería
aquella en la que se dominan los procesos de construcción de la realización de
la causal propositiva originaria, mediante el dominio de cada uno de los
miembros de que se compone.

Dominio, conocimiento y satisfacción, son tres hermanos gemelos que deben


ir siempre de la mano sin soltarse. El ejercicio del dominio de los extremos,
debe permitir el reconocimiento del juicio justo y de este reconocimiento y
cumplimiento de lo reconocido necesario, se satisface el individuo.

Este es el mecanismo del orden que en el resto de las especies opera de forma
automática mediante el rigor del instinto, pero, que en el caso de la especie
humana, dispone de la libertad de respetar y responder voluntariamente a ese
rigor o, de ignorarlo e ignorarse en la ignorancia del mismo.

67
La libertad es una capacidad emplazada en el orden natural para ordenar al
orden de manera voluntaria, autónoma y responsable, de ese modo, se hace
cooperativa, correspondiente y correlativa, en la recíproca interacción del
individuo con su Naturaleza.
La capacidad de optar, es solo el potencial de una posibilidad; pero la
elección, determina el éxito o fracaso de la opción, dependiendo de si esta, es
o no, acertada, adecuada o satisfactoria. Cuando es satisfactoria plenamente,
es la que se ajusta a la necesidad y por lo mismo, es acertada y si satisface y es
justa, ha de ser buena y por lo tanto, adecuada. La elección adecuada no deja
lugar a casualidades, es siempre la que se ajusta a una necesidad y se ajusta
por ser esta la razón que la justifica necesaria, no por ser casualmente
necesaria, sino, por ser –causalmente- necesaria.

Existen dos tipos de libertad, la libertad del liberto y la del libertino. La


libertad del liberto excluye de reclamos, acusaciones o rechazos. La libertad
del libertino incluye reclamos, acusaciones y rechazos.
La Libertad del liberto responsable que cumple el deber máximo aceptable,
justo y necesario libera. La libertad del libertino esclaviza en los errores que
debe indemnizar.

La elección de lo preferido, siempre excluye a un rechazado, mientras que la


elección de lo preferente, por ser incluyente, porque a todos los incluye y si es
preponderante, es por todos necesitado. Si es preferente, se debe hacer y ese
deber, beneficia a la totalidad de los necesitados, no declara a nadie
rechazado, porque su cumplimiento beneficia a todos. Al elegir lo preferido y
excluir del beneficio del acto al resto, ese individuo se hace esclavo de su
deficiencia y recibirá reclamos, acusaciones y el rechazo de los no
beneficiados por su elección, mientras que en el caso del que eligió lo
preferente, lo más importante para la totalidad, lo preponderante que por
beneficiar al todo no perjudicó a ninguno, se libera de ser reclamado, acusado
o rechazado.
Esta norma de preferencias globales por sobre las individuales es la que
estimula al orden.

En la actualidad el hombre es enclavo de sus carencias. Esto se ve con


claridad entre las personas que deciden hacer una carrera privada o quienes
deciden hacer una carrera pública. El privado puede hallar el beneficio de su
actuar, pero siempre queda en lo privado esa circunstancia del beneficio
propio que merma la posibilidad de compartir con todos.

68
Lógicamente, los que deciden hacer una carrera pública, si no pecan de
corrupción y se entregan voluntariamente por el beneficio global, tienen más
posibilidades de disfrutar de la cooperación de la totalidad del beneficio.
Pero, desgraciadamente aún somos esclavos de nuestras carencias y decidimos
el beneficio preferido en lugar del preferente.

Si observamos los dolores y sufrimientos de la humanidad y los analizamos,


llegaremos a la conclusión de que son todos productos de alguna carencia.
Incluso los excesos son provocados por la carencia de dominio.
El humano se hace esclavo de sus carencias afectivas, de sus carencias
intelectuales y de sus carencias de dominio sobre las estructuras y los procesos
y de consecución.
Se hace esclavo de lo que no tiene al esperarlo sin estar seguro de contenerlo.
Carece de prudencia, firmeza y templanza y sufre las consecuencias por no
saber que las posee y por no responsabilizarse en madurarlas. Carece de
sensibilidad, justicia y determinación y sufre las consecuencias por no saber
que las posee y por no responsabilizarse en madurarlas. Carece del dominio
sobre los extremos emocionales, intelectuales y motivacionales y sufre las
consecuencias por no saber que de él depende dominarlos y para eso ha de
responsabilizarse en madurarlo. Carece del dominio sobre los instintos de
protección, conservación y reproductor y sufre las consecuencias por no saber
que de él depende dominarlos y para eso, ha de responsabilizarse en
madurarlo.
Aquí vemos con claridad que la educación no depende de otro distinto a mí,
por lo tanto, culpar al gobierno, al sistema, al ministerio de educación, a los
docentes o a los padres, no restituye en nada la calidad del desarrollo personal.
El inmaduro se hace esclavo de sus carencias y sufre las consecuencias de sus
insuficiencias. El inmaduro se daña y lastima en el dolor de sus carencias e
incluso se flagela en su desconsuelo.

De la carencia de dominio sobre el instinto reproductor surgen los daños más


graves y dolores psicológicos de las incompetencias, traumas, y heridas
emocionales más profundas y dolorosas, cuyas consecuencias se somatizan en
trastornos fisiológicos de sueño, alimentación o conductas.
La sensación de un embarazo prematuro o del hijo no deseado, trastorna la
estabilidad emocional de dos familias completas y del ambiente social.
De la carencia de dominio sobre el instinto de mantenimiento surgen los
apetitos extremos o la falta extrema de apetito, que en sus extremos, se
transforman respectivamente en bulimia o anorexia, sufridos por la familia.

69
Del descontrol y falta de dominio del hábito regular a conciliar el sueño,
surgen trastornos como el insomnio, la hipersomnia, que derivan en
somatizaciones como la fibromialgia, mononucleosis, sonambulismo, incluso
irritabilidad, dolores de cabeza etc. que afectan a la familia y a la sociedad.
Del descontrol y carencia de dominio sobre el instinto de protección surgen
los temores, las ansiedades y angustias por no asumir los riesgos. En sus
extremos, esos miedos son transformados en fobias o pánicos, como la
claustrofobia, la entomofobia, la xenofobia, el pánico escénico etc. que afectan
a la familia y a la sociedad.

La carencia de control y dominio sobre el celo extremo emocional, produce


desconfianza y rechazo entre personas, incluso odios permanentes o el
impedimento para reconciliarse.
La carencia de control y dominio sobre el celo intelectual, produce
inseguridad y desajustes que motivan el rechazo del conocimiento ofrecido o
recibido. Ese rechazo agrede a quien lo ofrece y este declara falso, o ignorante
a quien lo entrega y por lo mismo, se le ignora.
La carencia de control y dominio sobre el celo motivacional, o agrede en su
extremo violento o en lo irresuelto o inconcluso declara su insuficiencia.

En todos estos casos la carencia lastima y se transforma en dolor. Y en todos


estos casos la actitud fue elegida libremente, pero no podemos declarar
culpable de estos dolores y sufrimientos a la libertad, sino a la elección. La
responsable de nuestra esclavitud, sufrimiento y dependencia de nuestras
carencias no es la libertad, sino la falsa elección, la elección de lo incorrecto,
lo desajustado, lo insuficiente y eso es siempre y en todo caso aquello que se
declara preferido para un fragmento por sobre aquello que se declara
preferente por el deber de resolver, solucionar o satisfacer a la máxima
necesidad válida para todo. Bajo este análisis, podemos deducir que la
verdadera libertad es la capacidad de realizar el bien común, o mejor dicho, el
Bien Supremo. Consecuentemente la elección, verdaderamente libre es la
opción por el cumplimiento del máximo deber necesario. El hombre maduro
está siempre dispuesto a responder al cumplimiento del máximo deber
necesario.

El humano promedio contemporáneo elige lo que desea, o como vulgarmente


se dice “elige lo que le da la gana”. Lo que le da la gana, lo desea sin estar
seguro o sin saber cómo lo debe conseguir, en ocasiones, incluso le falta
voluntad, determinación y firmeza para conseguirlo y por eso no logra lo que
pretende y si lo consigue, no sabe si es o no es válido para todo.

70
Otras veces prefiere ponerse a disposición de las dependencias, del depender
de la suerte, de las oportunidades, de las posibilidades, o de la ayuda del
tercero imaginario. De este modo, se hace esclavo de los otros esperados de
los que depende. En este caso, se esclaviza de sus carencias. La mayor de las
carencias humanas es la desconexión entre el sentir, el comprender y el actuar.
Se siente necesario responder a un deber, se reconoce válido y urgentemente
necesario y no se responde. O se responde a soluciones innecesarias o
inapropiadas para el orden. Esa desconexión entre lo que se comprende que se
debe hacer y la voluntad puesta a disposición de lo contrario es el mayor
defecto del humano inmaduro que carece de suficiente determinación y
firmeza para responder al cumplimiento del deber.

El caso del que espera ser amado sin entregarse en atender, entender o estar
atento a las necesidades del ser amado y en sus carencias encuentra reclamos,
acusaciones o rechazos, también es un esclavo de su libertad preferida. Si en
lugar de optar por elegir lo preferido hubiese optado por la elección de lo
preferente para el amor, se habría entregado a atender, entender y estar atento
a las necesidades del prójimo y en su satisfacción, se habría evitado del
reclamo, la acusación o el rechazo, siendo agradecido, por el otro, respetado
y recibido en su agradecimiento.

Libertad es la capacidad de optar por lo que es siempre y para todo válido, en


ese sentido coopera en el ordenamiento de la totalidad.

DESARROLLA
1-¿Qué consideras orden, puedes definirlo?
2-¿Cuándo y cómo se establece el orden?
3-¿De qué modo pueden coordinarse los actores del orden para ordenarse?
4- ¿Puede establecerse un orden responsable sin libertad?
5-Dominio ¿Cómo entiendes el dominio dentro del orden?
6-¿Cómo debe establecerse la relación entre lo que se quiere y lo que se
necesita para conseguir ordenarse en un determinado orden?
7-¿Cómo crees que sería posible establecer el orden máximo social?
8-Explica cómo sería un individuo ordenado. ¿Cuáles son los aspectos que
debería controlar en el dominio de las conductas ordenadas?
9-Explica algunos ordenamientos no físicos que conozcas.
10-¿Puede crearse un orden por casualidad? Explica cómo.

71
LA MALFORMACIÒN DEL ORDEN EN LAS ARTES.

Desde finales del siglo XVIII y con el inicio de la versión de la igualdad para
todos, se ha impuesto en el criterio del ignorante, la idea de que el arte,
semejante al derecho, ha de ser igualitario. Estamos de acuerdo en que todo
humano en sus capacidades se asemeja al otro humano y por lo mismo, podría
decirse igual en su potencialidad emocional, intelectual o creativa, pero, de
ahí, a decir o a exigir que se limiten las ambiciones y desarrollo de la calidad
artística porque, en un determinado postulado ideológico se afirma que el
hombre y la mujer, los padres y los hijos, los abuelos y los nietos, los
virtuosos e indecentes son iguales… Eso, no es totalmente correcto.

La defensa de la igualdad echó por tierra a las escuelas como la Real


Academia de San Fernando, por ser exigentes en la selección y elección de sus
alumnos, lo que a la vista del populismo era un signo de discriminación
social. Algo así como decir que los top ten del tenis, son unos discriminadores.
Claro que, si uno de esos diez, era miembro o simpatizante del partido
progresista gobernante; en ese caso, su elección no discriminaba a nadie.

La tendencia a conceptualizar los trabajos escultóricos o pictóricos proviene


del principio de dividir a las masas, confundiendo sus ideas. En ningún caso es
producto de la racionalización del signo, porque no se pretende significar.
La conceptualización del arte es solo motivada por la expectativa a ser
calificado justo, sin razón alguna que lo justifique verdadero, razonable o
juicioso.
Las artes plásticas son un vehículo importante de la comunicación social. El
dicho de que una imagen vale más que mil palabras sigue siendo cierto.
Los progresistas lo saben y por eso, tratan de dividir la unidad de los
fundamentos tradicionales del arte en fragmentos estilísticos. En el arte, el
orden es una prioridad contraria a la proposición hegeliana de la lucha de
opuestos. El arte, es la unidad armónica entre el espectador y la obra, así
como entre creador y su trabajo. Al establecerse la unidad armónica, se
produce el orden. El orden sustentable, no se deriva de los opuestos en lucha,
sino, de los complementos recíprocos. Orden, es el establecimiento de la
recíproca relación de dar y responder, entre una causa y su efecto consecuente,
mediante la transformación de un objeto en consecuente con la pretensión del
sujeto que lo realiza, resuelve o espera. Esta tradición del orden absoluto
amenazaba las tendencias socialistas de la igualdad y por lo mismo, se inventó
la necesidad de eliminar al arte. La armonía es contraria a la lucha de opuestos
y sin lucha de opuestos no existe revolución progresista posible.

72
El primero de los órdenes contenidos en el arte es el temático. La propuesta o
el proyecto a realizar no es otra cosa, que una necesidad que espera ser
satisfecha. Al entendimiento de la satisfacción, la propuesta ha de ser
justificada por la intención correcta o adecuada. A esa intencionalidad se le
denomina orden temático. Cuando la propuesta es válida para todos, se
denomina universal y cuando es válida para el autor se dice que es personal.
Si el autor logra encontrar el elemento emblemático que significa e identifica
universalmente a su tema, se dice que trasciende, porque toca el atractivo o el
interés de la Naturaleza Humana. Sí, ese tipo de proposición temática,
contiene el implemento emblemático Universal, pero además, es realizado con
la caracterización individual del artista (autor), se establece la armónica
relación del orden personal y universal trascendente y contemporáneo. En esa
intersección entre la verticalidad (causa- consecuencia) y horizontalidad
propositiva (sujeto-objeto) se establece el orden temático.

Los progresistas han tratado de eliminar ese valor de las artes plásticas, porque
sabían que, de orientar las artes en esa dirección, se llegaría a la conclusión de
que el máximo de atractivo vincular entre el autor y su obra, así como entre el
espectador y el protagonista, sería el núcleo familiar vinculado y ese, es
precisamente uno de sus objetivos a destruir: la familia.
Cuando se destruye la defensa de la familia, lo único que queda para el
sentimiento Natural de pertenencia, es el estado. Para el progresismo, la
familia es un mero formulismo cultural. El amor es el opio de las masas según
dicen algunos o el placer del disfrute según dicen otros. Y el respeto a las
tradiciones está ya pasado de moda. Por lo mismo, que el arte vaya a
incomodar los ideales progresistas o revolucionarios de la lucha de opuestos,
es algo que los desacomoda y deben desorientarlo. La mejor manera de
romper la dirección del arte es confundiendo a sus profesionales. Por eso
hicieron tanto esfuerzo en asumir como abanderados de sus filas, a Picasso,
Roberto Matta y a tantos “usefull idiots” a los que utilizaron y utilizan como
propaganda ejemplar de sus ideas revolucionarias, que violentan y fomentan
la división y la confrontación entre opuestos.

Si negamos la temática del arte con falacias como “el arte por el arte” o “lo
menos es más” confundimos al mercado y eso, beneficia el avance del ideal
socialista, pero perjudica al profesional solidario que quiere hacer lo máximo
con sus habilidades. Todos saben que un ejército se fortalece cuando logra
debilitar o dividir a su enemigo, eso se sabe ya desde las conquistas de
Alejandro Magno. Lo peor es cuando el dividido no se da cuenta de su
debilitamiento.

73
Martín Niemuller, pastor protestante dijo en 1945:
“Primero vinieron por los comunistas y no hice nada porque yo no era
comunista. Luego vinieron por los judíos y no hice nada porque yo no era
judío. Luego vinieron por los sindicalistas y no hice nada porque yo no era
sindicalista. Luego vinieron por los católicos y no hice nada porque yo era
protestante. Y cuando vinieron por mí, no quedaba nadie para ayudarme”

Uno se extraña al ver la proliferación de fragmentos políticos, grupos


espiritualistas, etc. Unos iniciados por los mismos progresistas y otros, a la
inercia de la ambición adolescente de romper con lo establecido, abanderados
con el emblema de la apertura. Los progresistas han logrado destruir el
patrimonio Natural de la familia, abogando por el divorcio y la pseudo
“libertad” sexual. Ver estadísticas sobre el efecto del divorcio en la salud, en
la familia, en la educación y en la economía, para comprender las
consecuencias sociales de la promoción del divorcio y las libertades sexuales.

El progresismo liberal está destruyendo la moral y el respeto por las


instituciones que promueven una ética normada y por sus líderes publicitando
los defectos de algunos miembros de congregaciones religiosas, o la
corrupción de los representantes ideológicos. En Europa consiguieron destruir
el emprendimiento con tanto castigo público a los empresarios exitosos y
ahora vemos cómo se revuelcan por las calles mendigando los desechos de su
“heroica disciplina”. Comenzaron con el arte y terminaron con las empresas.
Cuidado con quienes buscan polemizar sin llegar a fundamento o juicio justo.
Cuidado con los que determinan que todo es relativo y que nadie es dueño de
su descubrimiento. Cuidado con quienes están destruyendo el arte al
despreciar la proposición temática. Sin tema, no hay discurso, sin discurso no
hay comunicación posible. Y sin oficio no existe la excelencia en calidad.

Otro orden importante en las artes es el compositivo que reúne aspectos de


idea e imagen. La creación comienza por ser ideada en el tiempo, para
transformarse posteriormente en la imagen de un determinado espacio.
Espacio tiempo, causa y efecto se establecen nuevamente en el valor
compositivo de las artes. El tiempo de imaginar algo importante es necesario,
así como también la ubicación en el espacio para establecer el orden.

También intuyen los populistas que si se ubican en su debida posición los


trabajadores y los empresarios, jamás se podría establecer la lucha de opuestos
entre ellos y se evitaría de ese modo, el sistema proletario revolucionario y
progresista que tanto se proclama y espera para el establecimiento de una

74
sociedad igualitaria. Por eso, pretenden desubicar las posiciones de ambos,
atacando a los líderes sociales o exitosos con acusaciones infantiles y llenando
la cabeza de los pobres con el odio a quienes les dan de comer todos los días.

Para el populista, el emprendedor es un ladrón (todos sin excepción) y los


trabajadores no tienen (ninguno) posibilidades por culpa del patrón. Nadie
sabe cuál es la culpa, ni nadie sabe por qué no tienen posibilidades, pero esa
propaganda debe ser bien repetida para que se la crean los pobres asalariados
que nunca llegarán a ser patrones en su sociedad ideal proletaria. Es decir, si
alguien tiene mucho que perder en el progresismo; es el pobre trabajador que
no sale de esa condición de trabajar. Al menos el rico ya lo disfrutó. La
tendencia al reciclaje, genera la conciencia de romper tradiciones. La defensa
de la velocidad de lo inmediato contraria a la disciplina del dominio, impide el
beneficio de lo bien hecho, y el estudiante adolescente pierde la confianza en
su ambición y talento. ¿Para qué ser abogado si todo cambia tan rápido? Estos
slogans se distribuyen socialmente en todas las áreas sociales y actividades
contemporáneas y benefician a quienes adoctrinan en los fundamentos
materialistas, en su progresivo proceso de dividir a las instituciones
tradicionales para fortalecer su postulado izquierdista revolucionario.

También existe el orden gráfico, especialmente en el arte de la plástica. Por


gráfica se entiende al trazo realizado con las manos. El orden gráfico es la
suma de su representativa dualidad: precisión y destreza. La eficiencia y el
dominio de los procedimientos técnicos realzan cualquier obra de arte.

Ni la eficiencia es conducta promovida por el socialismo, porque de ser así


estaríamos ante la búsqueda de lo supremo y eso, en el socialismo no existe;
todos son, según ellos, iguales, en la versión de ser al mismo tiempo relativos.

75
Consecuentemente esta convicción es contraria al emprendimiento tradicional.
Y la eficiencia abogaría por la verdad absoluta de lo adecuado o justo y eso,
no es lo que su fundador entendió por verdad, al decir que: “una mentira mil
veces repetida se transforma en verdad”.
Tampoco pueden públicamente defender la idea del dominio, porque estarían
afirmando que los procesos tradicionales son los que permiten la mejora del
desarrollo y ellos buscan todo lo contrario, imponer su criterio porque se
necesita un cambio continuo, de acuerdo a la permanente lucha entre opuestos.
Los conservadores, según el orden de los dominios serían por sobre los
revolucionarios experimentalistas, y eso, a los ojos del progresismo socialista,
resultaría contraproducente para sus expectativas de poder. Por eso han
logrado convencer a los americanos que el dibujo no es necesario para pintar.
Pero al hacer esto, han logrado también reducir la cantidad de diseñadores
importantes y el diseño es necesario en toda empresa fabricante de productos
manufacturados.

Otro orden que se establece en las artes plásticas es el tonal. Tono es el grado
de claro oscuro que contiene un color. Existen altos y bajos contrastes. La
naturaleza también nos muestra esta dualidad en armonía, no en lucha porque
en la Naturaleza no son opuestos, son complementarios. Lo de los opuestos es
solo un invento hegeliano de los siglos XVIII y XIX. Si te crees opuesto a tu
esposa y crees que debes luchar con ella para tener un hijo, ve y prueba a darle
un cachetón a ver qué resulta de esa lucha, si después de darse de golpes,
queda embarazada y te hace padre por la hinchazón de los puñetes, entonces
vienes y creamos una nueva rutina de concepción. E inventamos, no píldoras
anticonceptivas, sino cinturones que amarren a ambos juntos y desnudos en un
abrazo, para evitar así los nacimientos indeseados.

El arte plástico utiliza colores, del ordenamiento cromático se deriva el valor


de su atractivo. Los colores se dividen en cálidos y fríos. Lo cálido y lo frio
parecieran indicar lo atractivo y lo repulsivo. Lo agradable y lo no tan
agradable. En esta dualidad existe una particularidad que debe ser aclarada.
Cuando hablamos de lo desagradable estamos indicando aquello que a
nosotros no nos interesa recibir, no se dicta con eso que lo que nos desagrada
desagrade siempre y a todos.
Se indica que no nos interesa recibir eso, a lo que designamos desagradable.
De este modo queda claro que no por ser repudiado algo, ese algo repudiado
es siempre y para todos objeto de repudio.

76
En este sentido, el socialismo comete un grave error, al pensar que los
empresarios son siempre ladrones y que los trabajadores son siempre
incapaces de sobresalir porque carecen de oportunidades.
Si uno de los trabajadores toma prestada una carretilla y visita casa por casa
un vecindario y se ofrece para retirar escombros, o para cualquier labor por la
que pueda cobrar una remuneración y ganarse unos pesos, ese trabajador sería
la excepción de la regla y no se podría decir que no tienen oportunidades.
Habría que decir que algunos no aprovechan esas oportunidades. Y si un
empresario inicia su empresa cobrando un sueldo justo y beneficiando a los
trabajadores en proporción a sus rendimientos, entonces, la afirmación de que
todos son, perdería su sentido. Decir que -todos- es una falacia tan grande
como decir que nadie. Todos y nadie son siempre demasiado.

Quizá sea el orden técnico el más característico de las artes. La depuración de


los oficios es y ha sido tradicionalmente sinónimo de excelencia y por lo tanto
se lo denomina arte. En los oficios existen dos aspectos de valor, la
continuidad de la tradición y la espontaneidad de la experimentación. Todo
procedimiento técnico se inicia explorando posibilidades para encontrar la
mejor. Esa mejor se perfecciona en la experimentación, pero la exploración es
únicamente un complemento de la técnica, pero no es técnica en sí misma.
Cuando se habla del arte experimental o autodidacta, se está uno refiriendo al
arte sin oficio, arte sin maestros, cosa esta curiosa, porque sin oficio ¿Cómo se
pueden lograr objetos de calidad y excelencia admirables? Y sin maestros,
¿cómo se aprenden los procedimientos técnicos? Maestro es quien instruye y
si no te instruye una persona pero te instruye la Naturaleza, la Naturaleza
adquiere el significado de maestro. En este sentido, nuestros colegas
contemporáneos progresistas tienen mucha responsabilidad en el uso de
sentencias inapropiadas.

En primer lugar no se debe asociar el arte con experimentos, a pesar de que


algunas obras, hayan sido fruto de la “casualidad”. Generalmente no ocurre
eso. Ni la Sagrada familia fue una casualidad ni un experimento por novedoso
o sorprendente que parezca su estilo En cada piedra podemos apreciar la
meticulosidad de un oficio tradicional y con extremo dominio. La tradición
conservadora de los fundamentos esenciales de las artes mantiene la visión de
un ejercicio en busca de lo admirable, lo pleno, justo y adecuado. Esa
constante no debe variar a lo largo de la historia del arte, ni de la Naturaleza
Humana. Por eso es extraño ver que existan postulados contrarios a la
tradición conservadora de esos valores de plenitud justicia y cumplimiento del
deber.

77
Antes mencioné que el socialismo ha sido el gran opositor a esos valores de
plenitud justicia y cumplimiento del deber, porque declara al hombre
irresponsable, inseguro, e insuficiente (relativo) y por lo mismo, necesita de
un estado protector benefactor que lo proteja y acoja en las manos de sus
líderes, que por ser también insuficientes, inseguros e irresponsables,
responderán con la típica corrupción de la que acusan, a los empresarios
actuales.
El socialismo es una trampa para quienes quieren salir de su condición, digo
una trampa porque los lleva a una desgracia mayor, la de eliminar otra
posibilidad que no sea la de trabajar.
En Cuba no existe lotería (es ilegal) porque si te toca, te transformas en
capitalista y te encarcelan. Pero existen las apuestas “la bolita” por la
necesidad humana de sentir lo máximo que el socialismo trata de reducir. ¡Ni
posibilidad para la suerte te deja el socialismo! Con esa garantía de trabajar
para trabajar, existen y malviven millones de personas que votaron por la
soberbia de líderes como Hugo Chávez, que se adueñaron de la nación
eliminando a sus oponentes.

Popularmente se entiende por socialismo a la solidaridad en la igualdad entre


personas, lo que aparentemente es atractivo. La equidad es un valor, cuando
por equidad se entiende la repartición igualitaria de beneficios al
cumplimiento de deberes también iguales. Pero cuando la igualdad se lleva al
terreno de las posibilidades creativas, o de la libertad de emprender, la cosa
cambia.

Lo que el socialismo dispone es que el emprendedor debe limitarse a las


necesidades y prioridades que el estado dictamina. El arte socialista ruso fue
un panfletismo publicitario del sistema político imperante. Lo mismo que el
realismo socialista chino o de Corea del Norte. En esos países, los artistas
gozan de la libertad que el estado determina y de ese modo, es imposible la
creación de postulados originales.

Si queremos proteger el arte y las libertades humanas digan no al socialismo


por muy enmascarado que esté. Socialismo no es una comunidad donde se
reparten solidariamente las cosas entre sus miembros.
Ese tipo de organización solidaria y respetuosa del bienestar de la comunidad
necesita un bien supremo que la permita en libertad, respeto y voluntariedad,
no por fuerza militar. El socialismo es una doctrina donde el máximo valor es
el trabajo y la familia eres tú y tu compromiso social de trabajar por el
proletariado, es decir, por un estado en donde trabajar bajo presión es la única

78
alternativa. Un estado en donde los líderes son amiguetes, hermanos, primos o
parientes del gran jefe. Eso es lo que antes se llamaba monarquía absoluta o
sistema feudal. Es decir, los socialistas están en contra del fascismo,
imperialista absolutista para crear una sociedad fascista imperialista absoluta,
protegida por las armas de un ejército al servicio de un descarriado. ¿No es
irónico? Todo extremo es demasiado. En el equilibrio del centro, no existen
arriba ni abajo, ni izquierdas ni derechas. Los partidos no están enteros.

Un estado sin respeto por la Naturaleza Humana es un estado en el que no se


puede confiar.

El socialismo es anti familia. ¿Quién es la esposa de Fidel Castro, de Hugo


Chavez, de Kim Jon Il, Gadafi, o Mao Zedong? Curiosamente el originario del
socialismo, Lenin, tuvo una sola esposa Nadezhda Krúspskaya. En ese
momento no existía tradición socialista.

Los artistas deben tener mucho cuidado con los extremismos, tanto de derecha
como de izquierda, la equidad no tiene extremos, tampoco la tiene la justicia,
la verdad, la reciprocidad y el valor. Artista, es quien pretende lo supremo que
por ser siempre y para todos valido no perjudica nunca a nadie. Sin ese
atractivo universal y actual, el artista no hace arte. Las mayores expresiones
artísticas son las que muestran un atractivo extraordinario, no ordinario. El
arte exige un reconocimiento universal entero, no de un partido y unas
habilidades sin límites ni dictámenes sociales, económicos o culturales.

El arte debe independizarse de los partidos y orientarse hacia lo entero


máximo, justo y pleno. La conquista de lo más ajustado a la sensación de
plenitud, es atractivo y apreciado en todo momento y lugar. A las artes
máximas las denominamos Bellas Artes y lo bello, no solo complace, también
se ajusta y beneficia. La orientación artística del estudiante en las Bellas Artes
ha de dirigirse hacia la conquista de lo mejor, de lo más justo y de lo
admirable. Sin esta orientación, el arte no progresa y el artista no disfruta, eso
hace que la sociedad pierda la posibilidad de madurar. Cuando hablamos de
calidad, de vida, o de calidad humana, estamos insinuando mejoras y para que
esas mejoras sean posibles, los trabajadores deben orientar los procesos de
consecución de las mismas, en lo máximo, lo justo y lo valido para todos.
Sin respeto y responsabilidad en la ejecución y sin raciocinio justo o
sinceridad y sin motivación determinada a la conquista de un bien común no
existe ninguna garantía de progreso. Los progresistas deberían publicitar esto
en lugar de la lucha de opuestos o la relatividad evolutiva.

79
DESARROLLA
1-¿Qué tipos de atractivo deben poseer las artes?
2-¿A quién han de servir las artes?
3-¿Quién es el que debe proponer una obra de Arte?
4- ¿Qué debe limitar la creatividad?
5-¿Debe el arte someterse al juicio de un gobierno?
6-¿Quién evalúa y dictamina a la creatividad artística?
7-¿Puede el arte fijar límites en su calidad?
8-¿Cuántos estilos contrarios al sistema socialista se toleran en los países
socialistas actuales que conoces?
9-¿Qué debe promover el arte?
10-¿Si todos somos considerados socialmente iguales, cómo sería el arte en
una sociedad de iguales?

LAS DIFERENCIAS

Una de las grandes interrogantes, concernientes a la educación es el: ¿Por qué


nos debemos educar? Y otra no menos importante que la anterior es: ¿Cómo
nos debemos educar? La respuesta inmediata que nos imaginamos, es que nos
educamos, simplemente porque se nace en diferente condición del maduro
educado o experto. Nacemos y compartimos diferencias en todo tipo de
condiciones sensibles, intelectivas o conductuales. Cada uno adquiere
costumbres basadas en la repetición de un hábito y que al habituarse en ellas,
se deja de cuestionar su veracidad o adecuación. Generalmente, las verdades
se adquieren en la concordia entre lo observado y lo considerado válido. Si
desde la infancia hemos visto y validado una costumbre, ese hábito será difícil
de cambiar porque durante mucho tiempo se tuvo por válido, como por
ejemplo, matar a las arañas cuando se las ve en algún lugar y sin que se
consideren amenazantes. ¿Qué culpa tienen las arañas del hábito social
aprendido por quien las mata? Y, seguramente el asesino de las arañas,
justificará su crimen enfatizando que era venenosa. ¡No por ser venenosa
supone una amenaza! ¡También son venenosas muchas plantas del jardín y no
por eso se las muele a palos!

Debemos educarnos porque nacemos en inferioridad de condiciones


comparados con los maduros en el desarrollo humano. Todos somos diferentes
en el desarrollo de la Humanidad Natural. Unos son más humanitarios o
humanistas que otros y porque debemos descubrir y asumir esa “Humanidad
Natural”, debemos todos educarnos.

80
Los maestros solo son guías orientadores en el aproximarnos al entendimiento
y reconocimiento de la Naturaleza Humana.
Nacemos todos con el potencial capaz de intelectualizar y comprender la
Justicia Natural, pero debemos replantearnos la veracidad de nuestras
costumbres y criterios. Muchos de nosotros hemos creído tradiciones,
únicamente porque se nos han presentado válidas por las costumbres, pero que
no coinciden con la Humanidad Natural de la Conciencia Natural Humana.
Tradiciones inhumanas, en algunos casos crueles y que defendemos por ser
costumbres o tradiciones “religiosas” como la flagelación de los penitentes;
sociales como el consumo de alcohol o de drogas. No solo de drogas ilegales,
sino también de drogas legales que utilizamos para combatir estados de ánimo
que nada tienen que ver con químicos materiales. Creemos que los
estimulantes musculares modifican la determinación y libre voluntad del
individuo sin percatarnos que esa libre voluntad, es eso mismo, –libre- de
contaminantes.

Necesitamos educarnos en desarrollo afectivo, cognoscitivo y de dominio


sobre las habilidades humanas y en el reconocimiento de la Naturaleza
Humana que es la Naturaleza propia de todo humano.
Es fácil observar el comportamiento inhumano del ajeno, y muy difícil
reconocer el mismo comportamiento inhumano en el que observa. El que
juzga es juez y como tal, se asume lícito, pero en realidad no es así. El juez es
otro humano cuya evaluación del juicio, va a depender del criterio con que lo
evalúe y su criterio, puede ser suficiente o insuficientemente justo,
dependiendo de su nivel de desarrollo humano. Si juzga desde un estado de
inmadurez en criterio, su veredicto puede ser ilícito, y el correctivo del
acusado sería injusto. Para evitar la injusticia de la especie humana es
necesario reconocer la razón que justifica al ser Humano y esa razón, se deriva
del entendimiento de las normas de la Naturaleza Humana.

¿Cómo debemos educarnos? Del modo más humano posible. Analizando el


comportamiento y los juicios inhumanos y reconociendo en ellos su opuesto
humano. Para eso, los reclamos, son un verdadero diccionario. Cuando se
reclama al flojo se está afirmando que debe ser responsable y responder al
cumplimiento del deber necesario. Cuando se reclama al imprudente, se está
pidiendo sea prudente, cuando se reclama algo, se está afirmando en ese
reclamo, el cumplimiento de su deber. Si analizamos cada reclamo y
apuntamos lo debido reclamado, llegaremos a la convicción de lo que el ser
humano debe hacer para realizarse humano y en esa Humanidad, excluye su
inhumanidad o comportamiento inhumano.

81
Esa manera de observar ha sido el instrumento utilizado para descubrir los
fundamentos que comparto con ustedes. Cada uno, ha de encontrar su modo
de madurar frente a los juicios justos y valores constantes aprendidos. Cada
uno debe hacerlo por si solo para calificar autónomo.

Responder a las necesidades inmediatas desarrolla la sensibilidad social,


grupal o familiar y el individuo, se sensibiliza a las máximas necesidades o
deberes globales. Al hacerse sensible al cumplimiento de estos deberes por
considerarlos necesarios, desarrolla el conocimiento de las razones que
justifican esa necesidad y en su voluntaria determinación a realizarla o
resolverla, se declara responsable. Ese método repetido transforma al
individuo en ajustado, adaptado y maduro.
Educarse es responsabilidad de cada uno.

Scheler dijo que poseeos una sensibilidad intencional original que hace
posible la intuición de los valores. Esa sensibilidad por lo necesario, por lo
urgente, por lo justo o interesante, es la fuerza propulsora de la educación.
Educarse no es solo adquirir conocimiento, es por sobre todo adquirir la
actitud de responder voluntaria e incondicionalmente al cumplimiento de los
máximos deberes naturales.

Educación exige de instrucción y disciplina. El sujeto que se educa ha de


ejercer la disciplina del reconocimiento de razones constantes y absolutas que
lo declaran racional. Algunos filósofos observan la categoría de humanidad en
el ente racional. Racional, no solo es quien razona juicios. Si sus juicios son
injustos se declara irracional incluso haciendo uso del raciocinio. El
raciocinio: “capacidad de análisis evaluativo entre un significado y su
correspondiente realidad”, solo se transforma en racional en la verdadera
razón que justifica la existencia, acción o multiplicación de lo evaluado.
Por eso cabe la posibilidad de ser intelectual sin ser inteligente, o de ser
inteligente sin ser intelectual.

La UNESCO en uno de sus informes declara: “No podemos educar


pertinentemente si no comprendemos la complejidad de nuestra humana
condición, de la condición de nuestro mundo y la relación inédita que hoy
emerge entre el devenir actual del mundo y el presente devenir de nuestra
especie. La incomprensión y la falta de una pertinente elucidación sobre la
concurrencia de problemas a la vez globales, vitales y urgentes amenazan la
continuidad de las especies, de las culturas y de las mayorías de las
sociedades del planeta”.

82
En este informe se declaran tres aspectos importantes para la educación 1- El
descubrimiento y reconocimiento de la Naturaleza Humana, 2- La
globalización de las necesidades máximas y 3- la urgencia en solucionar
dichas necesidades. Estos tres aspectos que los analistas de la UNESCO
intuyen, aun no disponen de argumentos racionales concretos sobre los cuales
fundamentar el postulado educativo.
La máxima urgencia radica en el descubrimiento de la Naturaleza Humana, no
de la interpretación personal, sino del Dictamen Natural Humano.
Modelos educativos hay muchos. Nosotros postulamos uno que consiste en el
desarrollo de tres grandes áreas fundamentales:

1-El área emocional captosensible.


2-El área intelectual cognitivoracional.
3- El área motivacional conductoconstructiva.

El desarrollo de la sensibilidad emocional se ejercita en la captación de las


máximas necesidades globales inmediatas. Lo que “obliga” a estar atento a
percibir lo necesario. Si cada uno iniciase el desarrollo de la sensibilidad,
atendiendo al cumplimiento de soluciones necesarias que mejoren las
pretensiones y propósitos de las personas e instituciones, disfrutaríamos todos
de una mejor calidad de vida.
El desarrollo del área intelectual o cognitiva se ejercita en el descubrimiento y
reconocimiento de las razones constantes e inmanentes. Lo que “obliga” a
interesarse y entender la verdad y juicio justo de las Normas Naturales. Si
iniciáramos todos, la disciplina y control del pensamiento, analizando el
conocimiento y expresando solo razones demostrables y constantes,
confiaríamos en el prójimo y disfrutaríamos de una sociedad más transparente.
El desarrollo de la motivación constructiva se ejercita respondiendo
voluntariamente al cumplimiento de los máximos deberes necesarios. Lo que
“obliga” a atender o responder al cumplimiento de lo necesario. El ejercicio
del cumplimiento del deber máximo produce una sociedad responsable.

Este postulado educativo “obliga” al ejercicio del dominio conductual,


intelectual y emocional. Dominio de las conductas y tradiciones Naturales,
dominio del pensamiento asertivo y dominio de los extremos emocionales o
de las sensaciones extremas.
El control de la actitud, de la ubicación y de la finalidad en las relaciones
humanas, “obliga” a ajustarse a las normas de una relación correcta. Normas
estas, que el individuo debe descubrir y reconocer completamente para
ajustarse en ellas.

83
DESARROLLA
1-¿Por qué nos debemos educar?
2-¿En qué nos debemos educar?
3-¿Quién nos debe educar?
4- ¿Un hombre o mujer educados en un determinado oficio, por tener oficio
sería educado?
5-¿Es educada la persona que sale de la mejor universidad del mundo?
6-¿Cómo se educa la sensibilidad?
7-¿Cómo se educa la inteligencia?
8-¿Cómo se educa la voluntad?
9-¿Qué debe promover la pedagogía?
10-¿Elige en importancia las 4áreas fundamentales a educar?

LOS SUPERDOTADOS

El ser humano, bajo el punto de vista de la Naturaleza de las Especies, es un


superdotado. Se le otorgó una superdotación en capacidades sensibles,
cognoscitivas y motivacionales. Nuestra memoria permite al organismo
significar codificar, almacenar y evocar la información hecha consciencia de
un lugar o momento presente, pasado, o futuro, real o imaginado.
La memoria es una inmensa biblioteca que almacena la información
determinada válida por la conciencia de cada uno. Por información se
entienden también las imágenes de experiencias pasadas, o adquiridas al ser
evaluadas y juzgadas válidas.

La memoria de un auténtico sincero, veraz o exento de hipocresía o


simulación, que actúa sin mentir, será distinta a la memoria del falso o
mentiroso. Entendiendo por mentiroso al cínico incrédulo, al hipócrita,
simulador o arrogante superficial. El sincero, almacena datos concretos,
verídicos y existentes, razones constantes e inmanentes, funcionalidades
viables, posibles y efectivas, que cuando necesita para evaluar la realidad de
lo inmediato novedoso, o el juicio sobre una posibilidad, facilita el juicio
justo.

El superficial incrédulo, simula conocer en su conformismo con lo que admite


sin evaluar y almacena información no verificada, casual, oportuna,
fragmentaria, con la que evaluará lo inmediato novedoso que se le presente a
ser reconocido, sin poder ajustarse al juicio justo, por carecer de certeza y
seguridad y con dicha información, tratará de encontrar el juicio más justo, de
acuerdo a sus propios recursos sobre posibilidades futuras.

84
La justicia de su juicio será proporcional al grado de asertividad de sus
recursos de memoria. El problema es que la información almacenada, al no
saberse cierta, ajustará en concordancia lo evaluado con su desajustada, o
insuficiente información.

La memoria en ambos casos es la misma en su capacidad, pero obviamente


distinta en su desarrollo. Las memorias iluminadas de los “superdotados” mal
llamados genios, suelen ser muy limpias en el tipo de información que los
caracteriza, por ejemplo: Stephen William Hawking en física, Daniel Tammet,
joven con extraordinaria memoria y habilidad para las matemáticas. Johann
Carl Friedrich Gauss, y Grigori Perelman en matemáticas. Miguel Angel,
Rodin y Gian Lorenzo Bernini en escultura, Franz Liszt en piano. Diego
Velázquez en pintura etc. Curiosamente la superdotación se tiende a asociar
con el ejercicio de la memoria o de las habilidades físicas.
El resto de los superdotados en otras áreas parece no tener el impacto de los
antes dichos, por ejemplo: Michel de Notre-Dame, “Nostradamus” no se
considera un superdotado en espiritualidad porque sus presunciones son
indemostrables, a pesar de que en algunos casos coincidan.

La memoria humana contiene la facilidad de ser evocada a voluntad, en


cualquier momento y en cualquier lugar. No tiene límites más allá del
recuerdo. Y para recordar un dato, este, debe haber sido reconocido
consciente, clara y precisamente. En otras palabras, ha debido ser un dato
necesario, justo y completamente fidedigno. Necesario es todo aquello que se
debe, o se siente que se debe conocer.

El primer requisito para el reforzamiento de la memoria es concentrarse en lo


que se debe, por sentirse necesario. Esa actitud va a depender del tipo de
exigencia personal del intelecto que desee madurar. El segundo requisito es el
reconocimiento de la significación que justifica esa necesidad o deber, el
reconocimiento de la razón que lo declara necesario y en tercer lugar, la
conversión o la transformación de la información en imagen. Cuando la
imagen coincide con la justa razón que declara necesario ese deber, y se es
consciente de su realidad, esa imagen grabada en la memoria, puede ser usada
como prototipo, o noción comparativa para evaluar nuevos conocimientos y
emitir juicios justos.
El desarrollo de la memoria se debe a la veracidad y certeza de la información
reservada en ella. La capacidad de almacenar y evocar datos de interés para
resolver problemas, solucionar errores y restaurar daños, es la inteligencia.

85
Los daños, los problemas y los errores no se solucionan con juicios
incomprensibles, ofrecimientos inadecuados, o razón sin fundamento.

DESARROLLA

1-¿Qué define al superdotado?


2-¿Qué nivel de desarrollo debe tener alguien para ser superdotado?
3-¿Define lo que es memoria?
4- ¿Diferencias entre recuerdo y memoria?
5-¿Se puede ser honrado sin ser sincero?
6-¿Se puede ser sincero sin ser justo?
7-¿Cómo se educa la memoria?
8-¿Cómo se pierde la memoria?
9-¿Qué se debe memorizar?
10-¿Menciona algo que no recuerdes? Explica por qué no lo recuerdas.

SECCIÓN I
Relación entre la Naturaleza de la Creación y los objetos creados por la
Naturaleza.
Crear implica varias cosas, por un lado, involucra un proceso y por otro, se
establecen estructuras de consecución del proyecto pretendido.
Al crear, se espera algo, incluso en la misma pretensión. La idea de lo
esperado existe como instancia imaginada antes de lo pretendido. De ese
modo, puede reconocerse válido el proyecto. De no contener esa facultad, no
se podría reconocer. Si ya se contiene lo esperado en idea, podemos afirmar
que lo pretendido en imagen, es la transformación de un contenido ideado. Lo
que denota que, entre causa y consecuencia, entre a priori y a posteriori, existe
un dar y responder cooperativo en la construcción de lo ideado. Estos
aspectos coparticipes de la creación deben ser debidamente analizados para el
reconocimiento de los procesos de transformación y desarrollo de la
creatividad humana.

Todo lo creado es resultado de una Naturaleza Creativa.


Llamamos -Naturaleza Creativa- al conjunto de atributos que permiten la
transformación de una idea en imagen. Y la escribimos con mayúsculas
porque es constante e inmanente en cada acto creado. La Naturaleza Creativa
es y está con el artista, maestro y padre originario de cada creación, generada
por el deseo de unidad, que espera establecerse conectada con el objeto
propuesto u objetivo pretendido.

86
La relación entre la creación y la Naturaleza Creativa se establece en el
instante en el que se asume la obra como terminada o cumplida. En el
cumplimiento de lo creado se establecen: reciprocidad, coincidencia,
concordancia y conectividad. ¿Qué significa esto? Estas cuatro palabras no
son del uso cotidiano y puede costarnos un poco asumir su significado, pero,
si entendemos que cuando nos entendemos se establecen esas cuatro palabras,
que cuando nos comunicamos, también se establecen, que cuando nos
amamos, también y cuando hacemos lo que hagamos, se establecen también,
entonces, debemos llegar a la conclusión de que entre lo creado y su
Naturaleza Creadora, existe una relación de conectividad indivisible.

La Naturaleza de la Creación denota sensibilidad, al captar necesario un


proyecto o una propuesta; también revela un juicio justo, al ajustar lo
propuesto con lo pretendido y demuestra responsabilidad, porque responde
voluntariamente al cumplimiento de esa necesidad en particular, lo que
expresa al mismo tiempo su respeto a la propuesta. Sensibilidad, juicio justo y
voluntad existen contenidos en toda pretensión. Esta Naturaleza Creativa dual,
es objeto de nuestro estudio a lo largo de este ensayo, porque contiene las
razones y atribuciones variables e invariables del proceso de desarrollo de la
creatividad.

La Naturaleza Creativa obedece y responde al cumplimiento de deberes


específicos considerados necesarios, puesto que, cada acto creado es en sí
mismo, la consecuencia derivada del cumplimiento de un deber necesario. El
cumplimiento de ese deber, motiva a repetirlo en el beneficio del derecho
adquirido en su consecución.
Puesto de otro modo, se considera necesario algo que al ser satisfecho se desea
repetir por el beneficio que produce. Esto, parece indicar que, el deber se hace
adicto al beneficio y el beneficio se hace adicto al cumplimiento del deber. Y
en esa interdependencia se unen ambos en la unidad, ajuste y complacencia.
Luego de examinar la Naturaleza Creativa y observar que se debe a una
esperanza pretendida por ser determinada válida, se puede deducir que la
estrella que guía y conduce a la Naturaleza Creativa es el valor. El valor
contenido en lo esperado, estimula la determinación a conseguirlo. Si se
siente necesaria la consecución es porque vale, si se entiende interesante es
porque vale, si se desea conquistar es porque beneficia y eso vale. Sin ese
psicotónico estimulante que motive la expectativa de la conquista, no existiría
la posibilidad de una Naturaleza Creativa. Po lo tanto, la Naturaleza Creativa
se debe al Valor. El Valor es el causal de la creatividad y la Naturaleza
Creativa es la estructura de su establecimiento.

87
El valor apetece, interesa y motiva a conseguirse y disfrutarse. Los objetos de
la creación son instrumentos para el establecimiento del Valor. Son un medio
para el cumplimiento de una finalidad específica, su objetivo.
Son codependientes de su Naturaleza y se satisfacen en ella. La Naturaleza
Creativa es de lo creado, lo mismo que la ecología es de los sistemas. Si un
ecosistema no coincide con la ecología (del griego «οίκος» oikos="casa", y
«λóγος» logos=" conocimiento”), lógicamente ese ecosistema desaparece. Lo
mismo ocurre con el objeto que no coincide con el objetivo de la pretensión de
su creador. Por lo tanto, el objeto, se debe al sujeto que lo realiza en
consecuencia con su idea causal originaria. De donde se podría deducir que
todo acto responde a una causal originaria y en consecuencia, no puede ser
producto de una oculta, misteriosa y arbitraria casualidad por azar, o de una
gran explosión ocasional.

Crear no es explorar, ni esperar a ver qué surge, desconectando lo creado del


objetivo pretendido, eso no es creación, a eso se le denomina accidente, los
accidentes no se esperan, ni se aceptan, se padecen y se evitan. Crear es una
pretensión de algo concretamente ideado, e, imaginado posible de realizar. Por
eso motiva a su realización. El accidente ni se espera ni se justifica, ni se
valida propio de un creador, ni por alguna razón se desea. El accidente no es
creación, es un juicio que justifica algo no deseado.

Tenemos la tendencia a pensar que los accidentes surgen y valen, sin darnos
cuenta de que cuando el accidente se asume válido, deja de ser accidente, para
transformarse en validado. Cuando se valida deja de ser accidente.
Ante todo, hemos de reconocer que el mundo y la humanidad son realidades
existentes en un momento y lugar, cuya procedencia se origina de igual modo,
en algún momento y lugar.
Afirmar esto, confunde a quienes consideran que la energía es eterna,
incambiable y absoluta, pero la energía no deja de ser eterna, ni incambiable
ni absoluta en su transformación. Por ejemplo: la arena es una constante en la
tierra, pero puede ser transformada en cuencos, vasijas, esculturas, paredes,
casas, edificios e incluso, en proyectos inmobiliarios, o mega estructuras
capaces de maravillar al mejor urbanista, sin por ello perder su naturaleza de
ser constante, porque, tanto las vasijas como las paredes, o las mega
estructuras vuelven a transformarse finalmente en granos de arena.

El escepticismo surge en tanto aparece en la transformación, la evidencia de la


ignorancia.

88
Obviamente, la transformación de arena, la propone y realiza algo, ya sea un
ser biológico o humano o una norma natural, sea esta: temperatura, presión,
vertiente o cierta oxidación química, o mezcla de sustancias con facultades
conectivas. Pero cuando se ignora quién o qué transforma la energía, en este
caso la arena, se cae en los extremos del escepticismo entre las posibilidades
de crearse sola o por obra de un desconocido misterio originario.

Lo mismo ocurre cuando se ignora una realidad. Cuando preguntas a alguien


que desconoce la realidad de Liechtenstein, que te diga cuál es su capital,
seguramente surjan numerosas posibilidades, y ante la multitud de alternativas
inseguras, surge el escepticismo al pensar que no saben cuál es la realidad de
su capital, lo que no exime a esa nación de poseer una capital. Pero cuando
haces la misma pregunta al que conoce su capital, la respuesta es simple y
precisa: Vaduz. Esa respuesta firme y precisa, a los ojos del escéptico,
también puede ser calificada intransigente, enfática o incluso en algún
extremo, puede llegar a ser considerada dogmática o fanática, pero la realidad
es esa, una, justa y libre. Libre de alternativas porque es una y al ser justa es
siempre válida (absoluta).

La Naturaleza opera con un poder extraordinario que responde a voluntades


normadas en consecuencia con el Orden Natural, que establece la unidad
ecológica normada que liga al macrocosmos con el microcosmos. Nadie pone
en duda que el poder de las reacciones químicas, por sí solo, e
independientemente de la voluntad humanan, puede destruir una enorme
construcción de ingeniería, ni se pone en duda que la fuerza de la Naturaleza
del coral es capaz de construir arrecifes más bellos que los tesoros más
valorados de cualquier museo. O que la fuerza de la presión entre placas
tectónicas, demuestra un poder extraordinario en la compensación de masas
de terreno. Estas fuerzas naturales, responden siempre a necesidades también
naturales. Pero nos falta la costumbre de indagar en el poder de las fuerzas de
la Naturaleza y en especial, nos falta la costumbre de buscar su justificación
máxima. El terremoto puede ser evaluado como la simple sacudida de una
placa tectónica o puede verse como porción del traslado o movimiento de una
dirección pretendida, a una ubicación adecuada, dependiendo de si se dispone
del juicio instantáneo únicamente o del juicio constante y completo del
trayecto del movimiento telúrico, después de un tiempo.

Aparentemente las cosas sufren modificaciones en sí mismas, pero, si


analizamos esa apariencia llegaremos a la conclusión de que no es así. La
oxidación de los cuerpos ocurre por la influencia externa del oxígeno.

89
Los cambios atmosféricos que aparentemente ocurren por si solos, son
producto de variaciones causadas por la temperatura. La temperatura es una
magnitud que refleja el nivel térmico de un cuerpo (su capacidad para ceder
energía calorífica) y el calor es la energía que pierde o gana, se da o se percibe
en ciertos procesos. Toda la materia está formada por partículas en continua
agitación: Incluso los sólidos, que a simple vista parecen estar en reposo, la
tienen. Esa energía generadora del movimiento circular ordenado en estricto
rigor, puesto que vuelve a su inicio una y otra vez, sin perder rumbo ni
dirección, explica que contiene intencionalidad (la de ir y volver),
selectividad (al responder a la razón que justifica su ir y venir cíclico sin
perderse en caminos alternativos) y poder (demostrado por la movilidad de sus
cambios).

Lógicamente no es la intencionalidad humana ilimitada en posibilidades y


limitada en el valor, pero es la intencionalidad de una pretensión conseguida,
el giro. Todo movimiento produce energía y esta, en su fricción aumenta la
temperatura. Pocos se hacen cargo de esto y menos son los que se atreverían a
afirmar que el frio absoluto no existe porque todo es energía. La realidad del
fundamento de la creación incluye aspectos profundos y difíciles de asumir
para el común de las personas ajenas a este tema, pero eso no significa que
dichos fundamentos no existan porque no se ha llegado a descubrirlos y
comprenderlos.

La evidencia de esta realidad nos dice que el poder, la selectividad y la


intencionalidad que nos distingue del resto de las especies no nos hacen
diferentes en los fundamentos del poder, de selectividad o de intencionalidad,
sino que nos distingue únicamente en el potencial de calidad y cantidad de
cada una de estas atribuciones.

La libertad humana es ilimitada en extensión y calidad de sus alternativas,


pero existe limitada por el valor que la motiva a optar, sin evaluación es
imposible la determinación a optar. Se opta por lo considerado válido. La
inteligencia humana dispone del potencial de razonar cualquier ajuste o
justificación de cualquier norma, es ilimitado en la capacidad de juicio, pero
limitado por la justicia del juicio que reduce la evaluación a la sentencia
considerada justa. Y la voluntad permite construir o destruir incluso el Orden
Natural de las especies, en ese sentido goza de la libertad creativa, pero
también opera dentro de los límites determinados por el sentido del deber que
motiva al actuar.

90
El poder de la Naturaleza humana es superior al de cualquier especie, porque
puede unir a todos frente a una necesidad compartida y resolver problemas
que de otro modo, le resultarían imposibles a la Naturaleza de resolver.

Siempre existe una causa originando todo efecto. Ignorar los fundamentos de
la creación es lo que impide al hombre conectarse con su propia Naturaleza.
La Naturaleza de la creación contiene en sí, la necesidad de realizarse y en esa
necesidad existe contenida la razón que justifica dicha necesidad. Esa razón
debe ser descubierta.

La transformación de la arena es propuesta, dirigida y realizada por un


“alguien” que contiene capacidad propositiva, de ajuste o juicio justo y de
poder o voluntad. Tanto el poder, el ajuste o la proposición son los adecuados
a la intención, para lo cual, es necesario el ejercicio de la prudencia firmeza y
templanza. Y la transformación de la arena, que es energía, en una vasija, que
sigue siendo energía, es realizada con el movimiento de las manos, con el
análisis de la visión, del oído, del gusto, o del tacto. Y se realiza en un
ambiente temporo-espacial (en un momento y lugar). Estas son las
condiciones de ese “alguien” transformador de la arena en vasija. Pero lo
curioso, es que ese “alguien”, en su estructura y funcionalidad, no solo está
compuesto de, sino que es en sí mismo energía. Luego, la diferencia entre la
energía del creador y la de lo creado, es solo morfológica y cuantitativa (forma
y tamaño). No en calidad o cualidad. Ambas contienen poder, selectividad e
intencionalidad.

El transformador de la energía debe disponer de capacidades propositivas,


selectivo-intencionales y poderosas para moverse en la dirección adecuada.

Además del equilibrio entre las virtudes y habilidades transformadoras. La


energía mental es transformada en movimiento dirigido y el poder del
movimiento dirigido, transforma la arena en mercancía, ya sea vasija,
escultura o proyecto inmobiliario.

Si la arena contuviera memoria, y libertad para conectarse, conservaría en ella


las experiencias de haber sido edificio o vivienda y se lo comunicaría al grano
de arena más cercano a ella. Como la arena no tiene consciencia de sí misma,
lo único que puede hacer es formar parte integrante de los mega proyectos en
los que participa, pero la energía que realiza el grano de arena si contiene
intencionalidad, selectividad y poder y en esa conciencia del obrar justo, en
pro de lo necesario, debe acumular la experiencia de las transformaciones de

91
la arena. De igual modo, la morfología humana alimenta a la Naturaleza
biológica de la creación y la Naturaleza Humana realizada en las experiencias
creadas, se conecta con la Naturaleza de la Creación.

La ciencia en estos últimos decenios ha llegado a la conclusión de que todo


acto, incluso el movimiento de una tensión eléctrica, contiene intencionalidad,
selectividad y poder. De ser así, no solo se establecen conexiones iónicas o
contactos entre dualidades eléctricas, sino que además, se establecen
relaciones de intercambio de información y de elementos sensitivos,
justificativos y activo-motivados por la conectividad.

Información existe en todo impulso motriz. Si existe información ha de existir


un informante y un informado, de no existir estos, la información no tendría
sentido. Hoy sabemos que una onda de radio recibe y transmite información
igual que un ser humano. Nos hemos comunicado con naves espaciales, no
con sobres y papeles trasportados por carteros, sino, por medio de ondas. Una
onda es movimiento y movimiento es fruto de energía. Por lo tanto, la energía
del movimiento, recibe información e informa. Se nos dice que las neuronas
del sistema nervioso se comunican e intercambian información, así como las
células. La gran interrogante es descubrir, si además, contienen consciencia de
la información o solo la refleja.
La Naturaleza de la Creación es una constante necesidad ordenada que espera
correlatividad, reconocimiento y reciprocidad conectiva con los objetos
creados por ella.

DESARROLLA

1-El objeto creado ¿dónde se origina?


2- Ejemplo de cómo el beneficio de la satisfacción motiva a repetirlo.
3-¿A qué se debe la Naturaleza Creativa?
4- ¿Algún ejemplo de materia que evidencie intencionalidad, selectividad y
poder?
5-¿Cómo puede existir transformación sin poder ni selectividad?
6-¿Qué determina la transformación de la materia?
7-¿A qué satisface un terremoto?
8-¿Qué espera la Naturaleza de la creación?
9-¿Ejemplo de algún objeto material que no contenga información?
10-¿Cuál es el límite de la libertad?

92
a-Relación entre la Naturaleza de la Creación y el Ser Humano.- Cuando
hablamos de Naturaleza de la Creación, estamos refiriéndonos a aspectos
operativos del gobierno de la creación entera. Nos referimos a la
“Constitución Celestial” al “Presidente de las Naciones” al “Aparato
Legislativo, Judicial y Ejecutivo Cósmico”, a la “Corte Suprema del Bien
Supremo, de la Justicia Suprema y de la Unidad Suprema”, a la estructura
completa de la actividad manifiesta en la motivación universal, de los
estímulos o impulsos que conducen al humano a actuar en un trabajo o en el
establecimiento de una obra de manera conectiva. Dichos estímulos o
impulsos son intensidades anímicas, sin forma imaginable, pero compuestas
por la información y poder necesarios para ser transformados en beneficio.
Son aparentemente movimiento, como todo lo derivado de la energía. Algunos
lo denominan “neuroacción transmitida o neurotransmisión”. Estímulos,
impulsos o movimientos, dirigidos a actuar motivados por la conquista de un
beneficio específico.

La Naturaleza de la Creación es el gobernador universal, constituido sobre los


fundamentos legislativos, judiciales y ejecutivos de la norma conectiva de la
unidad. El universo es la unidad de sus dualidades fundamentales, activo
retributivo, dar y responder, traslación y rotación, acción reacción, etc.

Para descubrir los fundamentos de la Creación es necesario el interés por lo


espiritual. La naturaleza de la materia es funcional no formal; es justificativa,
no demostrativa; es invisible, no visible. Por lo mismo, se necesita al
interesado en los fundamentos, con la capacidad de reconocerlos.

La Naturaleza de la Creación (1) es invisible a los ojos, no puede ser percibida


por los cinco sentidos físicos del cuerpo humano. Por lo tanto, cualquier
persona que prepondere o prefiera destacar solo lo percibido por los sentidos
físicos, no podrá reconocer la existencia de su Naturaleza.
La Naturaleza de la Creación, origina las especies naturales en la idealización
de una imagen preconcebida a realizar y predispone los recursos intencionales,
justificativos y de poder necesarios para la consecuente transformación
sustancial de la idea en imagen semejante. La Naturaleza de la Creación
originó al hombre semejante, para que cuando lograse su estado de
maduración en el dominio de su sensibilidad, conocimiento y
comportamiento, pudiera convertirse, voluntaria y responsablemente, en el
reflejo perfecto del sujeto máximo en sensibilidad, máximo en conocimiento
y máximo en el cumplimiento de su responsabilidad.

93
Este estereotipo o ideal humano es para todos. Si todos los seres humanos
maduraran en el respeto y responsabilidad, dispondríamos de una sociedad
compuesta por individuos en quienes confiar. Sobre la base de la confianza y
sinceridad compartida, podríamos todos vincularnos en la unidad afectiva con
amabilidad, seguridad y en paz.
De este modo, se establece la perfecta reciprocidad entre el sujeto: la
Naturaleza Humana y el objeto de la misma, el Ser Humano (2). En esa unión
se reconocen el bien supremo, la justicia suprema y la unidad suprema, de
donde se deriva la dignidad humana.

La relación entre la Naturaleza Humana y el Ser (3) Humano, ha de ser similar


a la relación entre la mente y el cuerpo del individuo. De igual modo, la
relación entre el artista y su obra, ha de ser consecuente. Si el artista no se
reconoce en su trabajo, no puede vincularse con él. Cuando el autor reconoce
haber dado lo máximo en su encargo y este, repercute recíprocamente con
belleza, se crea entre ambos una unidad inseparable. El artista, en ese caso,
ama su obra y por separarse de ella, exigirá mucho dinero. El precio de una
obra es siempre dependiente del valor y de la necesidad por el mismo
(demanda).

El ser humano contiene la capacidad de ser libre, por lo tanto, obra en libertad
(4), es capaz de ser autónomo, descubre y reconoce los juicios por sí solo,
haciendo uso de su autonomía (5) y responde voluntariamente al
cumplimiento de lo que considera que se debe hacer. En esto nos demuestra
que hace uso de responsabilidad (6).Contiene el potencial de realizarse a
voluntad, o de no realizarse haciendo uso de la misma voluntad.
El ser humano contiene en su mente una conciencia que le permite ser
consciente de sus actos, desde un punto de vista independiente de sus
instintos, por eso puede controlarlos. La limitación de los extremos de cada
instinto es propiedad característica de la especie humana. Esa categoría solo se
establece al madurar en el oficio del control del celo y los instintos.
Lo imperantemente humano característico de nuestra especie, es ese dominio.
Dominio que hemos ignorado y dejado al margen de nuestro caminar.
Nos hemos dedicado a hacer camino al andar, pero al mirar atrás, vemos que
no por mucho caminar se tiene garantizado avanzar.

La relación entre la naturaleza Humana y el ser Humano ha de ser recíproca en


la similitud entre la naturaleza de lo máximo necesario y su correspondiente
solución, entre la máxima justicia y su consecuente razonamiento y en el
cumplimiento del máximo deber necesario, valido para el todo natural,

94
espiritual y biológico. Visto de otro modo, el ser Humano y la Naturaleza han
de coincidir en la realización de las máximas necesidades naturales; han de
coincidir en el criterio de las Normas Naturales, que el humano ha de
descubrir y reconocer, y han de coincidir en el establecimiento de la unión
completa entre la Naturaleza Humana y la Naturaleza de la Creación, siendo el
humano siempre y en todo Incondicional, Justo y Responsable.

La Naturaleza de la Creación espera al Objeto perfecto de Su Creación para


reconocerse en él, para comunicarse con él y para unirse con él. El único ser
conocido en la Naturaleza que nos envuelve, que dispone de libre voluntad
creativa, de raciocinio para comprender las razones de la creación y que
contiene una sensibilidad capaz de captar las máximas necesidades válidas
para todo lo creado, es el ser Humano, pero para poder unirse con todo lo
creado en la justicia de lo justo, el ser humano ha de superar el egoísmo
adolescente de su periodo de desarrollo y madurar en la determinación de la
actitud incondicional, en el reconocimiento sobre el criterio justo y en el
dominio de las conductas responsables con el establecimiento de la máxima
unidad.

Naturaleza de la Creación Naturaleza Humana Ser Humano


Incondicional Incondicional Incondicional
Justa Justa Ajustado
Responsable Responsable Responsable

DESARROLLA

1-¿Explica la naturaleza de un objeto cualquiera?


2-Explica la gobernabilidad de un animal. Qué lo gobierna.
3-Diferencias entre la Naturaleza Humana y el ser humano.
4- ¿Cuáles son los instintos que conoces? Enuméralos.
5-¿Cuáles son los límites de los instintos?
6-¿Cuáles son las cualidades de la Naturaleza?
7-¿Con quién se siente plena la Naturaleza Humana?
8-¿Qué condiciones se ajustan con la Naturaleza Humana?
9-¿Qué entiendes por ser libre, autónomo y responsable?
10-¿Cómo supones sería un hombre justo?

95
b- Relación entre la Naturaleza de la Creación y el resto de las especies
Naturales.- Las especies Naturales incluyendo al Ser Humano, contienen
todas intencionalidad, selectividad y poder. Cada una de ellas, cumple una
finalidad necesaria para el desempeño de un deber asignado por su condición
Natural, por lo tanto, responden a una determinada intención ofrecida, sin ser
por ello predeterminados, y si responden, deben contenerla, a lo que
denominamos intencionalidad. También priorizan en la selección de
alternativas Naturales, de entre las probables, las adecuadas en cada opción; a
lo que denominamos –Selección natural- o, selectividad.
Y todas las especies cumplen una finalidad específica dentro de la estructura
de la Creación, para lo cual, hacen uso del poder. De donde se deduce que
toda especie contiene intencionalidad, selectividad y poder. El poder de las
especies no es independiente a la Naturaleza de las mismas, está ligado a sus
respectivos instintos. El poder humano es independiente a sus instintos a los
cuales puede controlar y dominar, por eso decimos que la humanidad espera al
ser humano responsable en el cumplimiento de su deber de Ser Natural.

Las especies naturales han sido utilizadas en la historia de la pintura y de la


escultura, en ocasiones como representación simbólica de las virtudes, como
por ejemplo, la imagen de un perro simbolizó en su momento la lealtad. Las
palomas representaron la fidelidad en el amor. El águila o el toro, la fuerza,
los ángeles alados representaron a los servidores espirituales custodios, etc.
Cada especie en particular contiene atributos naturales diferentes, pero a todas
y a cada una de ellas se les otorgó algún tipo de memoria, mediante la cual,
proponen, eligen y establecen condiciones coordinadas con la Normativa
Natural de la Creación. Curiosamente, todas cumplen dos propósitos el
propósito de conjunto y el propósito individual y en todo caso, las especies
naturales superponen, priorizan y prefieren satisfacer en primer lugar, al
propósito de conjunto por sobre el individual. Las hormigas por ejemplo, se
entregan al colectivo, para cumplir las normas de la naturaleza de oxigenar la
tierra y como buenas depredadoras, de recoger los restos y desechos naturales.
Las abejas y el resto de las especies hacen lo mismo, los buitres son los
basureros de la naturaleza, cada una de ellas en su contexto particular, reciclan
lo reciclable y colaboran en la solución de alguna Necesidad Natural.

Naturaleza de los propósitos por su importancia natural normada

1-PROPOPOSITO DE CONJUNTO 2-propósito individual


Preferente preferido

96
Poder, selección e intención, son aspectos complementarios con la necesidad
de la intención, con la razón que justifica su existencia y con el beneficio
derivado del derecho al deber cumplido. En esa convergencia se establece una
reciproca acción de dar y responder entre la Naturaleza de la Creación y las
Especies Naturales. Las Especies Naturales contienen todas, una Naturaleza
Directiva Inherente, derivada de la Naturaleza de la Creación que las “motiva
u obliga” al cumplimiento de su deber, también ofrecido por la Naturaleza de
la Creación. Bajo este punto de vista, no disponen de libertad para realizarse,
porque la determinación de realizarse existe contenida en la Naturaleza
Directiva Inherente en cada especie. A esta Naturaleza Directiva se le
denomina en unos casos Instinto, en otros Mente Vegetal, Impulso Natural, o
Condición Biológica. En todo caso, el cuerpo es la expresión de la Mente y la
Mente, debe ser la expresión de la Naturaleza propia de cada especie.
Menos en la especie humana, en el resto de las especies, cada una de ellas,
opera conectada de modo inseparable y sin contrariar su Naturaleza, con la
Norma Natural que las declara necesarias, pero la humanidad ignora su
auténtica Naturaleza Humana y por eso se contrapone a ella, la contradice y se
hace contrario de ella. No solo se contrapone en ella, sino que además, la
confunde, contradice y contraría.

El cuerpo se mueve en consecuencia con las órdenes de la Mente, y la Mente


ordena aquello que la Naturaleza Humana determina necesario. El Ser
Humano Maduro, obedece y responde siempre y en todo, a las Necesidades
Naturales de su Condición Humana. Cuando el hombre es consecuente con Su
Naturaleza, ambos, (él y ella) se sienten realizados en la reciprocidad que
establecen.

El hombre ha sido incapaz de resolver los problemas de su existencia, debido


a la ignorancia de su Naturaleza, rectora y gobernadora de su Especie. En la
relación entre la Mente y el cuerpo del hombre, la Mente es –sujeto-, y el
cuerpo es –objeto-. Del mismo modo, la Naturaleza Humana es –sujeto- y la
especie humana es –objeto- de la Naturaleza Humana. Pero, la Naturaleza
Humana se debe a la Naturaleza de la Creación, por lo mismo, la Naturaleza
de la Creación es –sujeto- de la Naturaleza Humana. Todo individuo se debe a
su Naturaleza, ante todo y por sobre todas las cosas. Por eso la educación del
ser humano ha de partir sobre la base del entendimiento y comprensión de los
fundamentos de la Naturaleza. Sin el reconocimiento de las Leyes de la
Naturaleza y los principios de la Creación, es imposible determinar la
Naturaleza Humana.

97
DESARROLLA
1-¿Qué consideras que prefiere la selección natural de las especies?
2-¿Qué especie natural no cumple una finalidad específica?
3-¿Si cada especie cumple con un propósito de conjunto y otro individual,
cual consideras de mayor importancia a ser satisfecho?
4- Poder, selección e intención se complementan con la necesidad, la razón y
el beneficio. Explica cómo.
5-¿El deber obliga o motiva?
6-¿Cómo entiendes que el deber obligue o motive?
7-¿Cuál sería lo equiparable a la mente de las moléculas?
8-¿Por qué es circular el movimiento de los átomos?
9-¿Cuáles son las alternativas de una función?
10-¿Qué es lo que distingue a un humano maduro?

c-La Naturaleza de la Creación.


Cuando dos fuerzas se oponen y entran en colisión, conflicto o se destruyen,
los desechos derivados de ese choque, vuelven a ser aceptados por la fuerza de
gravedad que los atrae en su perpetúa unidad. Lo mismo ocurre con la
naturaleza de los conflictos entre humanos. El tiempo tiende a absorberlos en
la normalidad. El poder de la atracción, es en todo superior al de la oposición
y el odio. El odio no es un elemento necesario, pero la atracción, si lo es. La
Naturaleza de la Creación se fundamenta en la unidad en el ajuste de sus
reciprocas similitudes. Por necesitar del similar se crea. La Naturaleza creativa
espera la similitud en la reciproca asimilación de lo propuesto o esperado.
Hacer lo que nos da la gana es pretender o proponer lo ideado necesario.
En la conquista de lo ideado se establece la reciproca similitud.

La Naturaleza de la Creación contiene los aspectos duales de causal y


consecuencia, deber y derecho, sujeto objeto, pretensión y beneficio. Esta
dualidad universal existe contenida en el origen de las especies. Sin esa
dualidad la creación es imposible. Sin pretensión, sin causa originaria y sin
objeto realizado consecuente con el deber ejercido, no existe posibilidad
alguna de disfrutar del beneficio de lo cumplido. De esto se deduce que la
Naturaleza de la Creación es dual.
La dualidad creativa de la Naturaleza se liga o vincula mediante los recursos
conectivos del intercambio, lo que obliga a deducir que entre causa y
consecuencia y entre sujeto y objeto, existen fuerzas de dar y responder que
responden al beneficio compartido de la reciprocidad conectiva. La fuerza del
dar contiene aspectos de lo que responde y lo que responde, contiene aspectos
del creador.

98
Esa es la razón que justifica la dualidad existente en las especies naturales, que
contienen todas, una Naturaleza Directiva Inherente y un cuerpo dirigido, al
mismo tiempo que sus cuerpos y sus Naturalezas responden a la dualidad del
rol masculino o femenino, macho y hembra, pistilo y estambre, catión y anión,
o positivo y negativo. La dualidad en las especies, se debe a la Naturaleza
Universal, originaria de las mismas. Por eso el cosmos se compone de centro y
periferia, ligado en el orden permanente de la compensación entre la dualidad
de sus fuerzas centrífuga y centrípeta, lo que facilita y posibilita la órbita en la
rotación y traslación de los planetas y partículas.

La Naturaleza de la Creación propone y dispone. Propone aspectos similares y


dispone de recursos similares, lo que posibilita la transformación de sus
recursos en posibilidades similares. Nihil est in intellectu, quod non prius
fuerit in sensu, dijo Tomas de Aquino. No hay nada en el intelecto que no
haya sido antes percibido por los sentidos, por lo mismo, entre los sentidos y
el intelecto existe conectividad en lo similar. Lo similar se reproduce en la
creación, como en la reproducción, los hijos se asemejan a sus padres en ser
sensibles, racionales y motivados. Esa condición obligada por la Naturaleza de
la similitud, indica que todo efecto es a su causa, como la causa es manifiesta
en el efecto.

Pensar que lo creado puede ser espontáneo o absolutamente independiente del


creador es totalmente irracional. Incluso en las mutaciones no inducidas y
declaradas espontáneas, resulta que solo se definen espontáneas, previo al
descubrimiento de sus orígenes.
Incluso la mutación es en todo caso, resultante del ADN que la origina, lo que
reduce la “espontaneidad” al desajuste de una mínima porción de cambio en la
secuencia de los nucleótidos del ADN. No es espontánea, es fruto de la
transformación de dos nucleótidos inconsecuentes (fuera de su secuencia).

La Naturaleza de la Creación es intencional, selectiva y poderosa, por lo tanto,


todo acto contiene intencionalidad, selectividad y poder. La intencionalidad de
ser efecto consecuente con su causa originaria. La selectividad, se deduce al
ser determinado diferente cada uno de los resultantes creados (especies,
sustancias, tejidos, órganos etc) y el poder de ser producto resultante a la
creación que lo origina.

Selectividad implica opción, o elección, de donde se deduce que ante la


selección, existe libertad. Libertad es la capacidad de optar y cuando la
libertad elige, elige siempre y en todo, aquello para lo cual se determina,

99
porque lo considera válido. Esto que nos resulta en ocasiones tan difícil de
asumir, lo podemos demostrar ante la evidente decisión de las
determinaciones humanas.
¿Quién y cuándo se determina alguien, mentalmente sano y saludable, a elegir
veneno para comer? Y ¿en qué instancias se determina conscientemente a
elegir la alternativa del veneno, sin decidirse previamente a envenenarse? La
decisión voluntaria implica el convencimiento de que la elección es la
adecuada. De donde se deriva que la elección voluntaria a envenenarse, es
producto resultante del convencimiento de ser lo que uno espera. Y lo espera
porque, por alguna razón, se considera válido o preferido.

Vamos a volar en la imaginación para poder entender, que la libertad solo


permite optar por lo que se considera válido. Ya sea válido para uno o válido
para Todo. Pero esta facultad incluyente, excluye toda posibilidad de optar
ajena, a lo considerado válido. Por ejemplo, en lo afectivo: difícilmente se
elige a la pareja más fea, más arrogante, más infiel, más despreciativa o
reclamona. En lo intelectual, tampoco existe la tendencia a elegir el peor
colegio, la peor educación, al amigo más falso y mentiroso, o al maestro más
ignorante. En lo motivacional, difícilmente se elige al imprudente, depresivo,
al ladrón, corrupto o delincuente. No se eligen porque son considerados
malos, injustos o irresponsables, lo que nos indica que la libertad contiene en
su elección, el discernimiento necesario para evaluar la alternativa y decidirse
por la que determina adecuada (válida). El valor, como entidad contenedora
del deber que motiva a buscarlo y el derecho al beneficio de conseguirlo, es la
columna vertebral del Orden Cósmico. La Naturaleza de la Creación es el
contenedor de todos los atributos biológicos y espirituales del Universo.

Debemos reconocer en la Naturaleza de la Creación, los elementos y


facultades que determinan sus consecuencias. Negar dichas facultades, una
vez reconocidas evidentes, en los productos consecuentes, es una injusticia
difícil de sostener. Por eso es importante reconocer la Naturaleza de la
Creación en todas sus facultades sensibles, intelectivas y operativas.

La especie humana es creativa y consecuentemente, espera y propone aspectos


contenidos en su Naturaleza Humana. Hasta la fecha, ningún humano ha
conseguido crear algo externo e independiente de sus recursos sensibles,
racionales o motivacionales. En el estricto sentido del significado, crear es
transformar un contenido en una nueva forma del mismo contenido. Por eso
decimos que la energía, ni se crea, en el sentido de originar algo ajeno a la
misma, ni se destruye en su transformación. Se modifica en imagen, pero

100
permanece en contenido. Esa es la condición Natural de la Energía. Existe y
permanece en sus diferentes formas de manifestarse. Y para manifestar cada
una de esas formas, establece procesos y estructuras de creación, cuya razón
es siempre constante y cuya manifestación es inmanente en todo.

¿Por qué es importante el reconocimiento de la razón que justifica los


procesos y estructuras de la creación? Porque somos una manifestación de la
razón constante e inmanente que nos origina y si reconocemos esa razón,
descubriremos cómo madurar en ella.

El Ser Humano adulto, en su estado de maduración, obedece y responde


siempre y en todo, a las necesidades Naturales de su Condición Humana.

Estamos refiriéndonos al adulto Maduro (7). Cuando el ser humano es


consecuente con su Naturaleza, ambos, Naturaleza y ser Humano se sienten
realizados en la reciprocidad que establecen.
El hombre ha sido incapaz de resolver los problemas de su existencia, debido
a la ignorancia de su Condición Humana Natural, (Naturaleza rectora y
gobernadora de su Humanidad). La ignorancia de la identidad de su existencia
ha generado crisis de identidad en algunos individuos, así como también se ha
generado, lo que denominamos: crisis existencial, por la ignorancia de los
procesos de realización humana y la ignorancia de su finalidad ha derivado en
crisis motivacional, en los individuos que no han podido reconocer su
Verdadera Orientación y Finalidad Humana. Si no se sabe dónde ir ¿cómo se
puede llegar?

Estas crisis derivan en conflictos de interés, orientación y motivación que


trastornan la normalización de las conductas, pensamientos, juicios y respeto a
las responsabilidades humanas.

Cuando el cuerpo físico de un hombre es “perfecto”, o maduro, no por eso se


dice que es un hombre de carácter. Aun cuando el cuerpo físico no es perfecto,
si tiene una mente sana, se puede decir que el individuo es un hombre de
carácter. Así, pues, el valor del hombre está en su mente, en su interior, no en
su cuerpo exterior. Carácter es la suma del producto de las experiencias del
deber cumplido que motivan al individuo, o del deber no cumplido que lo
avergüenza o desmotiva; suma de juicios que de ser en su justicia reconocidos,
lo aseguran o, si se desvirtúan en ella, lo desequilibran. Y suma de sensaciones
complacientes que afirman su autoestima o, de desagrado que lo debilitan en
ella.

101
El carácter se forja en base a la atención perceptiva, interés y en el atender al
otro, o a lo otro que interesa, atrae o se atiende.

En todo desarrollo humano, podemos observar alguna dosis de generosa


incondicionalidad.
La actividad es originada por un autor que se entrega por el acto a construir y
un acto, que se entrega y satisface al autor con quien se corresponde. En
ambos casos la entrega implica la negación de cada uno de ellos.
La incondicionalidad en la creación se desprende de los procesos de desarrollo
y consecución de cada finalidad. Toda proposición adquiere tal poder, que el
individuo entero se da por ella. De eso no nos damos cuenta, pero es una
constante realidad. Cada vez que surge una necesidad, anula al individuo por
completo y lo dispone en el cumplimiento de la misma. A todos nos ajusta
esto cuando uno se enamora. Pero no solo en eso ocurre, ocurre en distinta
intensidad siempre y en todo lo esperado o lo propuesto. Por eso, llegamos a la
conclusión de que la Naturaleza de la Creación, es Incondicional en el proceso
de realización de cualquier acto. No solo es incondicional, también se esfuerza
y determina en el cumplimiento de sus compromisos. No deja nada a medias.
Cuando la Naturaleza de la Creación, origina la transformación de una porción
de su energía, en la construcción de una célula, se determina en asumir el
esfuerzo de realizarla por completo. Esfuerzo y compromiso, son los
elementos contenidos en las virtudes de la prudencia, firmeza y templanza,
necesarias para la creación.

Decimos que la Naturaleza es Absoluta porque es siempre y para todo Natural.


Jamás altera su condición Natural. Conecta en todo, al Todo con todos y a
todos con el Todo. No excluye nunca y porque incluye siempre a Todo la
denominamos Absoluta. Su Naturaleza incluyente es incambiable.
La Naturaleza No Juzga, porque entiende, no reclama porque asume, y no
rechaza, porque incluye. Si la Naturaleza no reclama, no ajusticia y no
rechaza, el humano que desprecia, acusa o reclama, no concuerda con su
Naturaleza Humana.
Las normas no castigan, ni imponen u obligan, las normas solo indican los
procesos del beneficio, son orientadoras, no fiscalizan. Motivan a disfrutar del
derecho al beneficio de su justicia, no se imponen, su información dictamina.
Quien las cumple se beneficia y quien las viola, sufre las consecuencias de sus
errores. Las leyes no existen para expresarlas, o para aprenderlas, existen para
respetarlas y cumplirlas.

102
Lo Natural no tensiona, desacredita o rechaza a ninguna de las porciones de
las que se compone. Es un todo unido y unidad, sin posibilidad de dividirse,
pero, con la propiedad de transformarse. La Naturaleza transformante, admite
en su proceso, parciales escisiones de tiempo, a las que se denominan
momentos y de espacio a los que denominamos posiciones o lugares. Las
porciones de tiempo y espacio operan en función de la transformación, pero
más allá de eso, no pueden disentir, discrepar o diferir. Tiempo y espacio, solo
son diferencias intelectuales, no existencias.

La Naturaleza de la Creación, asume el rol de predominio frente a todo acto


creado. Ese predominio se deriva de su autoría. La Naturaleza adquiere
autoridad frente al resto de las especies que le rinden de algún modo pleitesía
o acatamiento. En la Naturaleza están sus normas: deberes y derechos,
procesos y beneficios. En ella se encuentran, nuestra finalidad, autenticidad e
integridad.
Para reconocernos debemos descubrirnos en la Naturaleza Humana y adquirir
la condición de ser incondicionales, absolutos y constantes en la inclusión o
conectividad recíproca con la Naturaleza. La Naturaleza de la Creación es
Incondicional, Absoluta e Incambiable.
Por ser incondicional, absoluta e incambiable en sus procesos creativos, sus
normas de consecución son de igual modo incambiables y absolutas en la
incondicionalidad conectiva.

Las Normas de la Naturaleza del comportamiento humano motivan al


individuo a:
1-Insertarse en el Ordenamiento Natural de las Especies. El ser humano ha
de estar siempre dispuesto a responder, incondicionalmente al cumplimiento
de la máxima necesidad válida para Todo. Porque aquello que beneficia
siempre a Todo no perjudica nunca a nada. Esta es una normativa natural,
porque es una necesidad constante e inmanente.

2-Reconocer los procesos y estructuras de consecución de la unidad. El ser


humano ha de estar siempre despierto a descubrir las razones constantes que
se ajustan a las necesidades válidas para todo. Porque la razón que justifica
una necesidad valida se ajusta a la validación de dicha necesidad.

3-Responder respetablemente al compromiso de atender, entender y estar


atento a la captación de las máximas necesidades válidas para Todo.

103
4-No Juzgar porque se entiende, no reclamar porque se asume, y no
rechazar, porque se incluye. No castigar, ni imponer u obligar; indicar
únicamente los procesos del beneficio, de la justicia y de la inclusión.

Se piensa que el castigo es correctivo o restituyente pero en ningún caso es


así. Encerrar al delincuente no restituye el daño causado. Castigar al alumno
por no saberse la materia no le enseña la materia. Seamos eficientes y
utilicemos los correctivos adecuados. La corrección comienza asumiendo la
deficiencia y capacitando al insuficiente.

En la actualidad tenemos religiosos que no religan, psicólogos que no


humanizan, profesores que no educan, líderes que desmotivan, padres que no
apadrinan, etc, etc. todo esto se debe a la insuficiencia en el conocimiento de
la Naturaleza Humana.

El interés de cualquier persona, orienta hacia encontrar al amigo, compañero


de trabajo, de colegio, empleado o socio de la empresa, que resuelva
problemas, que capte las necesidades de la totalidad de la empresa, del
colegio, del trabajo o de la familia y las resuelva. Se espera al que asume los
obstáculos como reto a superar lo ignorado con el interés por descubrirlo, y al
diferente con el atractivo a seducirlo. La Naturaleza Humana busca al
compañero similar, responsable y respetuoso. Agradecido de lo agradable,
convencido en lo confiable, motivado en lo vinculable. La indiferencia o
sobreprotección, la ignorancia o soberbia, y la violencia o flojera no atraen.

DESARROLLA

1-¿Explica lo que entiendes por Naturaleza de la Creación?


2-¿Cuáles son las dualidades contenidas en la Naturaleza de la Creación?
3-¿Qué entiendes por mutación?
4- ¿Cómo puede un gene, generar algo distinto al gene sin degenerar?
5-¿Qué entiendes por espontáneo?
6-¿De qué modo el ambiente puede alterar la información genética?
7-¿Es física la información contenida en los genes?
8-¿A qué motivan las Normas Naturales?
9-¿Quién origina a quien, las normas a lo normado o lo normado a las
normas?
10-¿Qué entiendes por auténtico?

104
¿Cómo se originan los Objetos Sustanciales?
Cuando el hombre hace cualquier cosa, primero se forma una idea en su
mente; de sus ideas provienen sus obras. De igual modo, la Idea de la
Creación se forja en la Naturaleza de la Creación y como la Naturaleza, es en
sí misma Energía (8), transforma su propia energía ideada en una forma
sustancial semejante de energía. Así creamos los humanos, nos surge la idea
inmaterial de hacer una casa y transformamos los estímulos mentales en
impulsos dirigidos a transformar la energía muscular en motriz, y las diversas
energías, pesos, densidades, objetos etc. en una imagen sustancial a la que
definimos casa.

Los científicos afirman que las partículas se transforman. Las partículas son
porciones de energía que se transforman en átomos, los átomos en moléculas
que también son energía y las moléculas en sustancias, tejidos etc., que
también son energía. Energía es intensidad de movimiento intencional,
selectivo y poderoso.

Lógicamente las cosas materiales no se transforman por si solas. Para que


aparezca el fuego es necesario de combustible, oxígeno y chispa. Sin estos tres
elementos el fuego es imposible. Existen mentes superficiales que afirman
poder hacer el fuego, pero, si se les pide que realicen combustible, oxigeno o
chispa, se quedan perplejos ante la imposibilidad de originarlos sin los
recursos ya originados. Otros tienden a pensar que el fuego surge por
casualidad, pero cuando se les pide que esperen hasta que por casualidad se
incendien las cosas, no disponen de fe suficiente para esperar. ¿Por qué razón
se postulan entonces, afirmaciones que no son reconocidas adecuadas?

Para que un mineral sea transformado en fierro, es necesario de la ayuda de


una temperatura elevada, aire y fuego. Para que ese fierro sea transformado en
una rueda, se necesitan otros recursos distintos de los utilizados para fundir el
metal. Para la transformación de la rueda en bicicleta, son necesarios más
recursos, más información y mayor poder.
Para la transformación de la bicicleta en un automóvil es preciso añadir otros
recursos. En cada transformación fue necesario intencionalidad, selección de
alternativas y el poder para transformarlas.

Ninguna de las categorías antes descritas: fierro, rueda, bicicleta o automóvil,


surgieron de su predecesor. Cada una de ellas, para ser creadas, debió ser
intencionada y ajustada a las necesidades de su funcionalidad. No son una
extensión arbitraria de la anterior categoría.

105
La bicicleta no surge casualmente en la secuencia del transporte. Una rueda,
por sus propios medios no puede transformarse en bicicleta. Pero la necesidad
captada por un sujeto, puede duplicar la rueda y pensar en el diseño de una
bicicleta, añadiendo más sensibilidad, más conocimiento y más voluntad.
Lógicamente, entre la rueda, la bicicleta y el auto originados por el mismo
autor, existirá similitud.
Las especies Naturales se asimilan entre sí, porque son originadas por la
misma Naturaleza.

La Energía contiene intencionalidad, selectividad y poder, de igual modo el


hombre contiene capacidades emocionales, intelectuales y motivacionales, es
decir, somos a Imagen y Semejanza del Origen Natural, que es en sí mismo la
Primera Energía Universal, intencional, selectiva y poderosa.

La Naturaleza genera posibilidades sensibles, cognoscitivas y motivacionales.


Si el efecto humano contiene sensibilidad, inteligencia y poder, lógicamente
su Origen Causal ha de contener también elementos considerables sensibles
cognoscitivos y motivacionales.
Crear solo es posible si se siente la necesidad de hacerlo, si se sabe cómo
hacerlo y si se puede hacerlo. Si la Creación existe, es porque existe la
Naturaleza que lo originó y sintió la necesidad de hacerla, supo cómo hacerla,
y pudo hacerla.
El estudio de la Naturaleza de la Creación, es el estudio de los fundamentos
que hacen posible la existencia, acción y multiplicación de todo lo creado y
sus categorías, dentro del Orden Cósmico. Descubrir las normas de la
normalización nos permitirá también normalizarnos en su justicia. Nadie
puede ajustarse sino es en la razón que lo declare justo.

Toda existencia se justifica en la necesidad que satisface, y toda necesidad se


justifica en la razón que la declara válida. Esto demuestra que el centro de
toda necesidad y de toda razón es el valor.

Análisis de la composición del Origen Creador


Para conocer al hombre, estudiamos sus obras y su conducta. De igual modo,
para conocer la Naturaleza de la Creación, es preciso conocer sus obras y
conductas. Haciendo uso del principio de causa-efecto: “Toda causa es a su
efecto así como el efecto refleja los aspectos de su causa”, podemos descubrir
la Naturaleza de la Creación, sobre el estudio de lo creado. Este es un proceso
de investigación tradicionalmente utilizado por científicos.

106
No es nada nuevo, ni extraordinario, pero es útil para descubrir las
posibilidades humanas y realizarlas para el beneficio de la totalidad de las
especies. En la Creación existen numerosas especies que podemos resumir en
seis categorías:

Hombres Mente Cuerpo (células)


Animales Instinto Cuerpo (células)
Plantas Mente Vegetal Cuerpo (células) EFECTO
Moléculas N.D.I. Cuerpo (átomos)
Átomos N.D.I. Cuerpo (partículas)
Partículas N.D.I. Cuerpo (Energía)

NATURALEZA Carácter interior Forma Exterior CAUSA


Idea- Propósito Estructura
(N.D.I. = Naturaleza Directiva Inherente)

El Ser Humano tiene una mente invisible y un cuerpo visible compuesto por
células. La mente invisible dirige la vida del cuerpo visible. Los animales
también tienen una naturaleza directiva inherente, el instinto, mente animal o
vegetal, que dirige los actos de los animales y plantas, cuyos cuerpos están
también compuestos por células. La mente del animal dirige la vida del cuerpo
del animal. Los cuerpos del hombre y del animal reflejan las características
del individuo y del animal. Sin la dirección de la mente animal, el cuerpo no
puede existir, actuar o multiplicarse. Las plantas también tienen una naturaleza
directiva invisible de donde provienen todas las cualidades de la planta. El
cuerpo de la planta está formado por células fisiológicas. Las moléculas,
átomos y partículas son compuestos de energía en movimiento ordenado,
orientado y dirigido, lo que se establece mediante la determinación de una
Naturaleza Directiva Inherente en cada una de ellas.

La Naturaleza Directiva es invisible y su densidad, intensidad o poder, son


manifiestos en el actuar de cada especie. Podemos decir entonces, que también
tienen una Naturaleza Directiva Invisible y una forma externa visible o
aparente.
Las características visibles son las que posibilitan la existencia, acción y
multiplicación, de cada especie, en el ambiente temporo-espacial. La
naturaleza directiva invisible opera de otro modo, en otro ambiente atemporo-
espacial (sin tiempo, ni espacio físico).

107
La necesidad no tiene cuerpo, el interés tampoco, los deseos no se ven, ni
pesan, ni miden porque son ilimitados, no tienen límites, son como la
redondez del anillo o la superficie de la esfera, no tienen límites. Las ideas
surgen como necesidad y se satisfacen en su realización, lo que se establece es
el valor de la similitud, de la concordia y del vínculo en la unidad de
complementos. Pero, a pesar de establecerse, esos valores, no son existencias
individuales, ni actúan, ni se multiplican. Únicamente se establecen.

La necesidad depende del necesitado, no es independiente de él, pero no le


pertenece. El interés también depende del necesitado y el deseo también es
elegido por la libre voluntad del que lo ejerce, pero en ningún caso le
pertenecen porque no son creados por él, son activos receptivos. Motivan pero
no pueden ser creados por el sujeto. La necesidad surge en potencia y se
ejecuta cuando se responde a su realización, antes no. Las necesidades se
producen fuera de uno, los deseos se originan dentro de uno. Los valores son
propiedad del que los establece, no son individualidades con identidad e
independencia propia, son consecuencias de la conectividad entre el deseo y
su transformación en beneficio.

La vida es una necesidad a vivir, como el hambre es una necesidad por comer.
Todos tenemos hambre y sabemos qué debemos comer, pero son pocos los
que se preguntan por qué. El porqué del hambre es más interesante que el qué
comer. El hambre es producto externo al individuo, generado en la naturaleza
de la biología humana. El qué comer es fruto del deseo del individuo. La
comida es el objeto del hambre y el hambre es el objeto de la naturaleza. Los
nutricionistas estudian qué se debe y que no se debe comer, eso es bueno
porque satisface al hambre, pero es mejor saber por qué tenemos hambre,
porque eso nos acerca a la Naturaleza.

Todos los nacidos vivimos, pero no todos los vivos sabemos lo que significa
nacer o vivir. Crecer lo hacemos todos, nos guste o no, lo hacemos. Pero
¿quién se pregunta qué es crecer? La vida satisface a una necesidad así como
el alimento satisface al hambre. El propósito de la vida es solo uno, es el
mismo para todo el que esté vivo, igual que el propósito del alimento es solo
uno para todos los que se alimentan: nutrir. El alimento nutre y satisface al
hambre. La vida o funciona en pro de la consecución de su propósito o
defunciona. La satisfacción del sentido de la vida surge del cumplimiento
responsable de su función vital.

108
La razón del crecimiento es invisible y difícil de encontrar, así como también
es invisible la razón alimenticia, pero el crecimiento se ve, como también se
ve el que engorda o adelgaza. Lo externo es visible, lo interno es invisible a
los ojos pero perceptible a la inteligencia del hombre. Si educamos al hombre
en la sensibilidad intelectual descubriremos la importancia de lo importante,
de lo contrario, seguiremos padeciendo las insuficiencias de lo insuficiente y
la ignorancia de lo ignorado.
Lo necesario, lo interesante y lo beneficioso, dependen del necesitado, del
interesado, y del deseo del que espera un beneficio, no son independientes al
receptor, a pesar de estar siempre presentes dentro y fuera de él. La necesidad,
el interés y el deseo son transformados en ideas al esperarlos, así como
también al reconocerlos o apreciarlos.

Las necesidades biológicas son parte de la Naturaleza Biológica que es la que


rige el comportamiento de las especies Naturales, pero el individuo de cada
especie, que sincroniza con su Naturaleza Biológica, en la conectividad, se
establece Especie Natural, o naturalmente en su especie. Cuando se excluye en
ella, la Naturaleza también lo excluye. Por ejemplo si un animal opta por
comer una planta venenosa se enferma y muere. Los animales en general no
suelen disponer de esa libertad, aunque pudiera ocurrir en algún caso por
error. Pero su instinto los protege de esos extremos.

El instinto es el protector custodio de la naturaleza biológica animal y este,


inexcusablemente, se debe a la Naturaleza Biológica del instinto de la especie
a la que pertenece. Lo mismo ocurre con las relaciones moleculares o
atómicas, cada una de ellas se debe a las relaciones que por su naturaleza se
les imprime. Ninguna de ellas puede establecer relaciones ajenas a su
naturaleza. El ser humano opera en ambos casos. Por un lado, contiene una
naturaleza biológica instintiva que rige su conducta natural, pero además,
dispone de responsabilidad y libertad para elegir si, voluntariamente actúa o
no, en consecuencia con las normas de su biología natural; o si se excluye de
ellas. Esta posibilidad es únicamente condición humana.

Disponer de libertad no garantiza, que el hacer uso de ella en contra del


cumplimiento de responsabilidad sea válido, justo o bueno para la libertad,
todo lo contrario. Disponer de libertad es sola y exclusivamente la facultad
humana que le permite acreditarse responsable. Libertad no es otra cosa que
disponer de la posibilidad de ejercer el derecho a la determinación propia. La
libertad no garantiza la bendición, ni el derecho al beneficio de lo que no se ha
cumplido.

109
Lo que se debe cumplir no se desprende de la libertad, se deriva de la justicia
de la Naturaleza directiva que permite la libertad. Es decir, del ajuste entre el
origen y lo consecuente. El acto es pretendido en su esperanza de lograrlo y es
conseguido en su consecuente realización, pero ni la pretensión ni la
consecución satisfacen. Satisface solo en su justicia recíproca. Si es justo
satisface. La libertad, entonces, es intermediaria entre la pretensión necesaria
y el beneficio disfrutado. Porque se pretende, se elige y solo se puede elegir lo
que se pretende.

De lo visto, se deduce que todas las especies se componen de una Naturaleza


Directiva interna Inherente y de un cuerpo o forma dirigida externa. Si toda
existencia creada contiene una naturaleza directiva interna y una forma visible
externa, la lógica nos dice que, en la Naturaleza Originaria de la Creación han
de existir contenidos, una naturaleza directiva Interna y una estructura o
cuerpo sustancial externo. La Naturaleza Directiva Interna de la Creación ha
de ser una conciencia del orden, porque en su estructura visible, el orden es
presente y se establece en la creación entera.

La creación nos muestra también ciertas características duales comunes en las


especies:

Humanos masculinos femeninos


Animales macho hembra
Plantas pistilo estambre
Moléculas catión anión EFECTO
Átomos positivo negativo
Partículas positivo negativo

NATURALEZA positivo negativo CAUSA


masculino femenino

La creación artística contiene aspectos duales en su estructura de valor. Así,


temáticamente hablando existen dos posibilidades: la de que se proponga una
temática universal o, individual. Compositivamente también. Existe la
posibilidad de componer en idea, o en imagen. Gráficamente también
encontramos otra dualidad, la del trazado con precisión o con destreza.
Tonalmente, dividimos la obra en altos y en bajos contrastes. Cromáticamente
hablando también encontramos la dualidad entre los colores cálidos y fríos.
Incluso en oficio encontramos dos aspectos: depuración y experimentación.

110
Todas las creaciones, desde el humano a lo más pequeño pueden ser divididas
en positivo y negativo o, masculino y femenino.
Así llegamos a la conclusión de que toda la creación, está compuesta por
dualidades verticales -causa y consecuencia -y dualidades horizontales -
positivo y negativo, o masculino y femenino-.
Las dualidades de la creación son complementarias, no opuestas. El cuerpo
complementa a la mente a la cual responde y la mente, se complementa en el
cuerpo que responde a las necesidades o proposiciones de la mente. La Mente
es la función y el cuerpo su funcionar. Cuando el cuerpo no funciona,
defunciona. Y al disfuncional se le denomina difunto.

• Para dirigirse es
necesario que
disponga de
intencionalidad.
• Para que adquiera y
mantenga una El origen creador ha
dirección, ya sea esta causa de contener también efecto
circular o no circular emoción intelecto y
es necesario el uso de libre voluntad
selectividad y para Intencionalidad, selectividad
poderla realizar es y poder existe en todas y
preciso disponer del cada una de las especies
naturales
dominio o poder humanos
necesario para ejercitar
el movimiento. animales

El ser humano además vegetales


de intencionalidad
moléculas
selectividad y poder,
contiene capacidades átomos
emocionales
partículas
intelectuales y libre
voluntad que le
permite ser el único
responsable de todas
las especies creadas

La Mente imagina mediante la Conciencia que responde a las normas de la


Naturaleza Humana y la Mente, refleja en los juicios de conciencia, la
conciencia de la norma a la cual se ajustan. Por eso, las razones de quien
emite un juicio, declaran el tipo de conciencia en la que son justificadas.
Por eso quienes declaran justo el amor libre (infiel, irrespetuoso y libertino)
declaran en su juicio no tener conciencia del amor, ni de la decencia.
Los complementos completan a sus respectivas complementariedades, los
opuestos no se conectan. Opuesto es aquello que no contiene parecido y
complemento es la cualidad que se diferencia de su similar en aquello que los
integra. Los opuestos desintegran la unidad, los complementos se integran.

111
Pensar que la lucha entre opuestos posibilita la construcción de un resultado
consecuente es imposible porque se basa en un origen inconsecuente, la
desconexión. Al desconectarse los opuestos se eliminan. Para ser opuestos han
de seguir ligados en sus diferencias, o contrariedades. Si por opuesto se
entiende al desconectado, ¿de quién puede declararse opuesto si en su
desconexión existe aislado o separado? En ese caso el opuesto se elimina.
Los opuestos no se adaptan, pero los complementarios, si se adecuan.

La base de cualquier negociación es la integración de complementos: el


emprendedor que –arriesga- su capital a cambio de un proyecto y el obrero
que –asegura- su sueldo (contrato) a cambio de un trabajo.
El proveedor ofrece un bien (mercancía) al consumidor y lo cambia por un
bien monetario. El gobierno que dirige la construcción del país y los
gobernados que aportan con su capital humano, se sostienen en su comple-
mentariedad.
La utilización política de la idea de que el pez grande se come al chico, ha
distorsionado la naturaleza propia del acto, donde el pez chico, complementa
al grande en su nutrición.

Todo lo que se come o es comido, ha de ser más pequeño que el que se lo


come, eso es normal y natural, porque ha de entrar por la boca, pero la
tergiversación de la norma para beneficios particulares, hizo de esta conducta
natural un ejemplo ilustrativo del error humano, de los que se aprovechan de
los más chicos. Al enmascarar el acto de alimentarse, con la lucha entre el más
grande y el más chico, o entre el rico y el pobre, se creó la convicción de que,
en lugar de ser complementarios, son opuestos. Y se fue aún más allá,
afirmando que, de la lucha entre opuestos se produce un bien común. Esta
dinámica es totalmente contraria a los procesos de desarrollo de cualquier
progreso. El progreso se basa en la cooperación, no en la lucha de opuestos.

En toda existencia, acción y multiplicación, existen complementos iguales en


valor pero distintos en su jerarquía posicional. El sujeto de una acción es
siempre preponderante por sobre el objeto, porque es quien asume la
realización de la relación. Del mismo modo que en una obra, el arquitecto será
preponderante por sobre los albañiles, sin que eso los denigre o rebaje en su
valor por ser colaboradores del arquitecto. Colaboran como el arquitecto.
En la verticalidad no hay derecha o izquierda y en la horizontalidad no existen
ni arriba ni abajo. El equilibrio entre lo vertical y lo horizontal establece la
estabilidad necesaria para la continuidad.

112
Para que exista un desarrollo progresivo, es necesario que los procesos estén
basados en un bien compartido, en la cooperación, coordinación y concordia
entre ambas partes. De la lucha de opuestos no se genera confianza mutua, ni
respeto, ni atracción, todo lo contrario, se generan rechazo, división y rencor.

El reclamo, la acusación y el rechazo desintegran, no incluyen, todo lo


contrario excluyen. Quien construye responde, no reclama, ni acusa o rechaza.
La naturaleza de las cosas siempre contiene un interior invisible propositivo y
un exterior visible constructivo. Si el exterior rechaza, acusa o reclama al
interior, o a la inversa, ambas partes se separan. Rechazar, acusar o reclamar
no construyen, ni restauran las insuficiencias que declaran. El rechazo entre
oferta y demanda no facilita el establecimiento del negocio, así como el
divorcio no arregla el matrimonio, o el rechazo entre amigos no facilita su
amistad. La acusación tampoco ajusta las diferencias, solo las declara y el
reclamo, no es suficiente para responder al cumplimiento de un deber. El
rechazo ante un deber, no lo cumple.

Pensar que la lucha, la oposición entre clases sociales, o el rencoroso


resentimiento, van a resolver los problemas sociales y a establecer la armónica
relación interpersonal, es una peligrosa fantasía. Ni el rencor, ni la acusación,
ni el reclamo, resuelven lo reclamado, legitiman lo acusado o conectan lo
disgregado. La lucha es la vulgar respuesta de quien carece del recurso
explicativo, de las habilidades comunicativas, del dialogo persuasivo, del
ejemplo motivante, o de la seductora conexión afectiva.

La exigencia de un beneficio ha de estar siempre motivada por el dialogo


persuasivo y orientado hacia el encuentro del bien común. Del beneficio
compartido. Del respeto, confianza y amabilidad; de la decencia, sinceridad y
responsabilidad entre ambos, y no serán nunca productos de la lucha entre
opuestos.
Inteligencia es la capacidad humana que nos permite resolver problemas, la
que se encarga de crearlos es la ignorancia. En cuanto a la inteligencia, se
aplica a los principios de las cosas inteligibles y sus fundamentos. La ciencia
sólo se refiere a las cosas que admiten demostración, y siendo los principios
indemostrables, la ciencia no se aplica a los principios, cuyo conocimiento,
sólo a la inteligencia y al entendimiento corresponde.

La sabiduría es un compuesto de ciencia y entendimiento, porque la sabiduría


está en relación a la vez con los principios y con las demostraciones que se
derivan de los principios y son el objeto propio de la ciencia.

113
En tanto que la sabiduría toca a los principios, participa del entendimiento; y
en tanto que toca a las cosas, que son demostrables como consecuencias de los
principios, participa de la ciencia. Luego, la sabiduría se compone de ciencia y
de entendimiento. El entendimiento, no necesariamente es demostrativo,
puede responder a asociaciones lógicas, razonables e incluso intuidas por
recursos de experiencia previa. La lógica, la razón y la intuición son
indemostrables y no por eso dejamos de utilizarlas. Vemos que en la creación
de un solo objeto intervienen muchos aspectos visibles e invisibles que
establecen posiciones en ciertas estructuras de pensamiento o de consecución
de propósitos.

Estos elementos sensibles y materiales que intervienen en la creación de


cualquier acto son siempre los mismos: (pretensión) proposición, (sujeto)
realizador, (objeto) transformación y (logro) consecuencia coincidente. Antes
mencionamos la relación vertical y horizontal como sostenedores del
equilibrio. Ambas son necesarias en la elaboración creativa.

En la realización de la actividad humana, así como en la intelectual, o en la


realización de una obra de arte, participan siempre y de forma inexcusable e
inseparable cuatro posiciones y cuatro funciones.
1-La función propositiva, posición causal del proyecto. (Propósito)
2-La función creadora, posición del sujeto responsable de la transformación
del objeto en recíproca consecuencia con el proyecto esperado o deseado.
(Sujeto)
3-La función retributiva, posición del objeto que responde a las expectativas
del sujeto leal a su proyecto y obediente ante el llamado a construirlo. (Objeto)
4-La función consecutiva, posición del logro realizado por el sujeto que
establece una acción de dar y responder con el objeto transformado
(Consecuencia).

Esta estructura de cuatro posiciones, opera mediante impulsos motivados por


la Naturaleza Directiva Inherente, contenida en la reciprocidad establecida
entre las cuatro posiciones, lo que denominamos: “valor”. Y, como esta
estructura es la base de la creación, la denominamos: “estructura base 4
posiciones”.

El sujeto capta, percibe, reconoce o asume una pretensión o proposición,


necesidad o deber de cumplir o deseo por proponer algo. Y transforma el
objeto de esa necesidad en consecuente con lo que debe cumplir.

114
La necesidad percibida por el sujeto se ofrece voluntaria e incondicionalmente
al existir para que el existente la resuelva. Sujeto es quien asume la
determinación de realizarla. El sujeto no es, hasta que analiza, asume y admite
que debe cumplir el compromiso de la resolución o realización del
cumplimiento del deber.

Curiosamente y aunque pensemos lo contrario, la necesidad no pertenece al


sujeto que la transforma en beneficio. Las necesidades surgen y el sujeto las
percibe, transforma, o resuelve.
Existe una diferencia entre necesidad y deseo. El deseo es electivo, o se elige
o no, es apetente. Si apetece se hace o si no, no. Elegir satisfacerlo o no, no
tiene grandes consecuencias. La necesidad es otra cosa, debe ser cumplida. Y
el no cumplimiento de la necesidad declara irresponsable al que no cumple.

La necesidad difiere del deseo en que el deseo es particular es electivo y la


necesidad es colectiva, social o natural. De la necesidad dependen otros, del
deseo dependes solamente tú. El deseo propone, la necesidad se debe. Las
necesidades son “deudas naturales” que deben ser indemnizadas. Las
proposiciones, proyectos o propósitos, son fruto de la elección libre de cada
uno, que, si se cumplen o no, benefician o frustran únicamente al que lo
propone.

Existen Necesidades Fundamentales Naturales Trascendentales, que atañen a


toda especie natural y a cada ser de una determinada especie, y necesidades
inmediatas no trascendentales o actuales. Por ejemplo, la necesidad de crecer,
multiplicarse y ejercer el dominio es fundamental y trascendente en cada
especie y la necesidad de evitar mojarse de la lluvia es actual y se satisface en
forma diferente en cada caso. La necesidad, ya sea fundamental o actual,
espera que un sujeto la capte y satisfaga. Esa necesidad es la causal de la
estructura de consecución de su satisfacción.
Pero en sí, la necesidad trascendental es un Principio. Es un principio y es el
principio de su consecución y para lograrlo, motiva al sujeto a transformar la
causal en consecuencia. Lo motiva, no lo obliga.

Los principios no obligan. Ninguna ley obliga, solo motiva a actuar


legalmente. Los que obligan son los jueces, no la ley, son los legislativos, los
fiscales, los que tratan que el otro se ajuste a la norma, pero la ley o la norma,
es solo una realidad constante que no puede obligar a nadie.

115
Existe una diferencia entre Principio y Causa. Se dice “principio” a aquello
que produce un efecto desde adentro y “causa” a lo que lo produce desde
afuera. A pesar de utilizarse ambos conceptos para significar el inicio de algo,
dícese –principio- a eso que comienza. También se utiliza para regular algo
que se debe atener a cierta norma.
Principio en este sentido, corresponde al ámbito de la idea y causa
corresponde al inicio de la imagen. El principio es trascendente e invariable
pues existe en toda idea, podría decirse que es aquello que justifica la
necesidad de la causa originaria de una imagen. Y por ser “aquello” que
justifica la realización de lo creado, es al mismo tiempo inmanente.
“Aquello” en este caso, se refiere a la finalidad y función, al fundamento de la
estructura y proceso, a cada uno de los “partícipes” visibles e invisibles en la
construcción de lo creado.

Puede decirse, entonces, que “principio es aquello que concurre intrínse-


camente a la constitución de la cosa y permanece en el efecto, como regulador
de sus funciones, o bien de las razones, por las cuales la cosa llega a existir”.
Mientras que se denomina “causa”, a lo que “concurre a la producción de las
cosas exteriormente, y adquiere su existir fuera de la idea, como origen del
proceso y del fin, al cual la cosa producida se ordena”.

Necesidad o principio son realidades perceptibles, no visibles que justifican la


existencia de lo creado, y que, en realidad, son los responsables de la
existencia y los únicos de donde se puede llegar a conocer y comprender la
realidad de las mismas. Toda existencia se justifica en su razón de ser y esa
razón es la que justifica válida la necesidad que lo propone y declara
necesario, por lo mismo: la realidad del acto se desprende del cumplimiento
de la función que lo propone.

Consecuentemente, el estudio de la existencia ha de admitir también el estudio


de sus fundamentos, por lo tanto, la ciencia por sí sola, no completa el
entendimiento de la realidad, a no ser que admita en ella, los fundamentos
ontológicos, epistemológicos y axiológicos que garanticen la veracidad de sus
juicios.
Se dice que lo científico es cierto, pero la veracidad de sus afirmaciones se
deriva del justificativo filosófico epistemológico. Aquí se establece una
tremenda contradicción. ¿Cómo puede la ciencia, siendo demostrativa, afirmar
válidas sus conclusiones sin un valor que determine ciertas sus afirmaciones?
El valor no es demostrable, es exclusivamente deducible.

116
• La relación entre causa y consecuencia es una relación entre:
• Interior y exterior
• Invisible y visible
causa
• Vertical y horizontal
• Causa y efecto
• Sujeto y objeto
• Por ejemplo:
• Mente Cuerpo s o
• Interior exterior
• Invisible visible
• Vertical horizontal
• Causa efecto
• Sujeto objeto
consecuencia

• Nota/ El término negativo no es en este caso un termino de valor, es un término para determinar la posición retributiva, para
responder al sujeto, que tampoco significa autoridad en el sentido impositivo, significa receptor de una necesidad que asume el
compromiso de realizarla.

De no contener una Naturaleza Directiva Inherente, la Creación no podría


responder al Ordenamiento Cósmico de Su Naturaleza Motriz. De no ser
necesaria la Creación no tendría ninguna razón que la justifique válida. Si se
justifica valida la Creación, debe responder a la Naturaleza del deber que la
justifica necesaria. Y si responde al cumplimiento de un deber, responde al
cumplimiento de una necesidad.

En la humanidad, la estructura fundamental de su Naturaleza es la Mente y el


Cuerpo. Las características duales de masculino y femenino resultan de esta
estructura. Esto significa que, el hombre y la mujer son primero Humanos y
después, son masculinos y femeninos. Ambos, masculino y femenino, tienen
Mente y Cuerpo. Por lo mismo, Mente y Cuerpo, es la estructura del Humano.
De igual modo, en la Naturaleza Originaria, las características de interior-
exterior son su estructura, y la dualidad de positivo-negativo, son atributos de
su estructura interior y exterior. Entonces, ¿Cuál es la estructura fundamental
de la Naturaleza Creadora? Son: El Espíritu Infinito de Unidad Máxima y el
Ordenamiento Cósmico que establece Su Energía Creadora.
La máxima unidad en importancia, es aquella que genera el máximo de
bondad, de belleza y de unidad afectiva. Esa máxima unidad es vincular en
respeto, confianza y afecto. Y la máxima vinculación posible en el respeto,
confianza y afecto, es la vinculación intrafamiliar e inter-familiar humana.

117
El ser humano es el único en la creación que está dotado de incondicionalidad,
juicio justo, dominio sobre su cuerpo y sobre el resto de las especies. La
Naturaleza Originaria es el sujeto del orden, de la ley y de la unidad completa.
Es el sujeto de lo eterno, de lo absoluto y de lo incambiable. Es sujeto de la
incondicionalidad absoluta, de la legalidad absoluta y del dominio absoluto. El
hombre es su objeto, es el objeto de la Naturaleza Humana, objeto de la
humanidad.
Esta capacidad humana de lograr lo máximo, justo y adecuado, motiva la
actitud creativa del hombre, a la conquista de logros excelentes, admirables y
atractivos.

Todo humano nace con talento para el arte, para la ciencia o para ejercer el
dominio sobre el beneficio de la creación. Por sobre sus talentos, está la
realización del ser auténtico en su humanidad originaria. Esta condición
humana existe en todos y es más atractiva y esperada que cualquier talento.
Cuando se ignora esta facultad inherente en la Naturaleza Humana, se
imaginan posibilidades de seres extraterrestres dotados con los misterios que
uno ignora. Eso es solo necesario en quien ignora la Naturaleza Humana.

Si el individuo asume la actitud, responsable de cumplir y cumplirse, de


ajustar y ajustarse, de ordenar y de ordenarse y de orientar y orientarse ¿Qué
razón de ser tendría la existencia de otros seres responsables, justos y
sensibles, capaces también de orientar y orientarse, de ajustar y ajustarse y de
cumplir y cumplirse responsablemente? ¿Qué sensibilidad sería capaz de
captar algo superior a las máximas necesidades válidas para Todo? ¿Qué
inteligencia sería capaz de reconocer un juicio superior al juicio justo? Y ¿qué
responsabilidad sería más responsable que aquella que cumple con el máximo
deber? Si reconocemos que ninguna sensibilidad puede ser superior a la que
capta la máxima necesidad válida para Todo, que ninguna inteligencia es
capaz de razonar juicios superiores al juicio justo y que ninguna
responsabilidad puede responder a un cumplimiento superior al del máximo
deber necesario, ¿Cómo podríamos afirmar la existencia de un ser superior en
sensibilidad, inteligencia o responsabilidad al humano?

Los resultados del trabajo humano que capta la máxima necesidad válida para
Todo, que se ajusta al juicio justo y que cumple el máximo deber, serán
apreciados, ajustados o reconocidos válidos por todos, siempre. Esta es la
verdadera orientación artística, científica y humana. De todos modos si existen
o no existen otros, ya se verá en el momento de descubrirlos, ¿Qué sentido
tiene despreciarse o rechazarse solo porque uno lo crea y el otro no lo crea?

118
Si la Naturaleza Humana existe para ordenarlo todo, ajustarlo todo y cumplirlo
todo, sería necio, por no decir insensato, pensar incluso en la posibilidad de
alguna especie superior a Todo.

El Humano ha de transformarse en el sujeto de sus obras y estas, deben


orientarse hacia la consecución del logro máximo que beneficie al máximo de
individuos. En la creación, Todo se da por todos, luego, todos deben
responder al beneficio del Todo. Aquello que beneficia siempre a todo, no
perjudica nunca a nadie. Esta es mi frase favorita. La frase que, como Dios,
espera que surja alguien que asuma el compromiso de realizarla.
Frase que se asume cierta, sin reconocer su fundamento porque su lógica es
evidente hasta que se trata de llevar a cabo y nos preguntamos: ¿Qué es lo que
beneficia siempre a Todo?

• El orden natural está


basado en la ley, en la
norma, en los principios
de la creación, base
esencial de los
fundamentos naturales
de cada especie.
• La ley permite la
existencia de la partícula,
la partícula se da al átomos
átomo, el átomo se da a moléculas
la molécula, la molécula
a la sustancia, la partículas
sustancia al vegetal, el
vegetal al animal, el sustancias
animal al hombre, y el
hombre … ¿a quien se
debe de ofrecer? Ley ,norma
principio ley

El hombre debe vegetales


ofrecerse al
cumplimiento de
la ley
responsablemente
¿? animales
libre y a voluntad

hombre

Todo para el uno que es uno para el Todo adquiere sentido en este gráfico.
Las capacidades humanas sensibles, inteligentes y constructivas, maduran en
el ejercicio de lo que satisface, se justifica y beneficia al mundo. La
sensibilidad del individuo que captó la necesidad de transformar el
computador en un objeto personal portátil, fue altamente apreciada y benefició
a muchísimas personas. La inteligencia de quien reconoció que toda la
creación contiene intencionalidad, selectividad y poder, abrió un mundo de
posibilidades en el entendimiento de la Naturaleza.

119
La construcción, de los mega proyectos actuales, beneficia a millones de
personas. Estos logros son todos productos resultantes del esfuerzo orientado
hacia las máximas conquistas.
La Naturaleza Originaria es el sujeto del orden, de la ley y de la unidad
completa. Es el sujeto de lo eterno, lo absoluto y lo incambiable. Es el sujeto
de la incondicionalidad absoluta, de la legalidad absoluta y del dominio
absoluto.

¿Qué otra especie podría reconocer la Naturaleza de su origen, sino aquella


originada con esa capacidad? A la humanidad le interesa reconocerse humana
por sobre todas las cosas. Y a los extraterrestres les interesará reconocerse
extraterrestres, como al elefante le interesa encontrarse en su Naturaleza. La
Naturaleza Humana busca ser feliz y la máxima felicidad no se desprende del
cumplimiento de sus deseos, sino del cumplimiento de su Naturaleza Humana.
La máxima felicidad que un humano es capaz de sentir, es cuando se siente
pleno. La máxima plenitud se encuentra en la unidad en el respeto, en la
confianza y en los vínculos afectivos entre padres e hijos, esposo y esposa,
hermanos, tíos y primos. De la unidad vincular afectiva familiar, se
desprenden la autoestima, autenticidad y pureza de la humanidad compartida.

El afecto paterno-filial es incambiable, en el tiempo o en el espacio. ¿De


dónde proviene este tipo de esperanza y entrega incondicional, absoluta e
incambiable? De la Naturaleza Humana. Todo Humano tiene una conciencia
del valor que espera belleza, verdad y bondad ¿De dónde viene esa
conciencia? De la Naturaleza Humana. En toda creación hay orden, ley y
principios ¿De dónde provienen? De la Naturaleza de la Creación.

La Naturaleza provee de todo lo necesario, opera en base a regulaciones


regidas por leyes o normas y dispone de intencionalidad para reciclar los
desechos naturales.
Los humanos buscan valor eterno, incambiable y absoluto, esto es así porque
la Naturaleza de la Creación es eterna incambiable y absoluta, contiene los
atributos de la noción de belleza, de verdad y de bondad, así como también
contiene la noción del máximo afecto, máxima justicia y máximo poder.
La Naturaleza Humana original es similar a la Naturaleza Original de la
Creación, en Su Incondicionalidad, Valores Absolutos y Dominio sobre todas
las cosas. El hombre es uno en su Naturaleza. Y la Naturaleza del hombre es
únicamente humana. Lo humano humaniza al individuo y en su desarrollo lo
madura. Lo que madura, no es el ejercicio, el ejercicio persigue una finalidad,
lo que madura es la conquista perseguida por el ejercicio.

120
DESARROLLA

1-¿Puede algo espontáneo, casual y arbitrario asemejarse a otro espontaneo


casual y arbitrario, y seguir siendo espontáneo, casual y arbitrario?
2- ¿A qué razón debe ajustarse el hombre para poderse declarar justo?
3-¿Qué ser de la creación además del humano puede resolver lo máximo lo
justo y lo adecuado?
4- ¿Puede la ignorancia resolver problemas?
5-¿Cuál es la razón que justifica al orden Natural?
6-¿Cuánto tiempo dura la belleza?
7-¿Cuál es el objeto que no contiene belleza?
8-¿Qué puede limitar a la libertad?
9-¿A quién perjudica el bien supremo?
10-¿Cuándo se muere el amor?

La relación entre la Naturaleza y la Creación.


El Universo perfecto centralizado en la Naturaleza de la Creación, es como un
hombre perfecto centralizado en su mente y es un cuerpo orgánico perfecto,
que se mueve de acuerdo, solamente con el objetivo de cumplir con el deber
de su Naturaleza. El universo, es el objeto sustancial de la Naturaleza, quien es
el sujeto invisible, y consiste de cuerpos individuales de verdad que reflejan la
dualidad de su Naturaleza. Cada ser, es un cuerpo individual de verdad.
Decimos que es un cuerpo individual de verdad, porque es completo, no
necesita más para ser lo que es. Se ajusta en su justicia y justificación.

La partícula es en sí misma una unidad completa, no necesita nada más de lo


que posee para ser partícula. El átomo, la molécula, las sustancias, tampoco
necesitan nada más de lo que son. Las plantas, cada una de ellas, son
completas en su individualidad. Los animales de cada especie son y están
completos, nada les falta, nada les sobra. Las neuronas no necesitan más de lo
que poseen para cumplir con su función.
Cada individualidad Natural está completa desde el momento en el que existe
realizada Naturalmente. Y si es Natural no es enferma. Una individualidad se
dice enferma, cuando contiene aspectos contrarios a los de su Naturaleza. Lo
Natural se reconoce en su Naturaleza.
Si un cerdo es perfecto en su calidad de ser porcino, no necesita evolucionar a
otro mejor porque está completo en su naturaleza porcina. Igual que un burro,
un perro, un gato o cualquier chimpancé. ¿Por qué razón debería evolucionar
un chimpancé si como especie, es lo que debe ser? ¡Un chimpancé!

121
El hombre, es consciente y su consciencia fue creada como Imagen Directa de
la Naturaleza de la Creación para reconocerse en ella y de ese modo, poderla
reconocer y realizarse en ella. El resto de las especies son una representación
simbólica de los atributos de la Naturaleza y fueron hechas, a imagen y
semejanza del hombre. De igual modo, el artista realiza imágenes similares a
la idea que las propone. Esa semejanza es la que se persigue desde el inicio de
su propuesta. Cuando se establece la reciprocidad entre idea e imagen, el
artista vibra de emoción, y se satisface. Cuando el autor no logra hacer
coincidir la imagen con la idea que propone, se frustra. Estas consecuencias
son reales, tanto en la relación entre el artista y su obra, como entre la
Naturaleza de la Creación y la Naturaleza Humana.

Cuando la Naturaleza (origen), y la Creación, se observan como un conjunto


armonioso, la Naturaleza Directiva es el sujeto de lo creado y las especies
Naturales son el objeto que responde a la Normativa de la Naturaleza. El
hombre es el centro conector de las especies con la Naturaleza, por eso
decimos que fue creado a Imagen y Semejanza de la Naturaleza que debe
descubrir, y a la cual, ha de responder voluntaria y responsablemente para
coincidir con ella.

Naturaleza es un término cuyo significado fácilmente se nos va de las manos.


Por un lado, se asume por Naturaleza a la suma de Especies Naturales, pero
también se asume por Naturaleza al conjunto de normas que equilibran el
Orden Natural. Incluso las funciones de cada especie, también son atribuidas
al término “Naturaleza”. De todo esto, podemos asumir que al decir
“Naturaleza” estamos refiriéndonos a la finalidad, a la normativa de conductas
y a la función de cada objeto Natural. En cierto sentido, por Naturaleza, se
entiende, al deber que cada especie ha de cumplir, para completar con el deber
ser Natural. De donde se deduce que la Naturaleza es un deber de cuyo
cumplimiento emana el derecho al beneficio Natural de lo normado en ella. El
beneficio de la Naturaleza lo disfruta entonces el que ha cumplido con el
deber ser Natural.

La filosofía oriental supuso los aspectos positivos y negativos -Yang y Yin-


de la Naturaleza, pero no lo conectaron con la dualidad causa y efecto de la
estructura de cuatro posiciones, exigida en la creación de todo acto. La
dualidad causa y efecto asume intencionalidad, selectividad y dirección en la
Creación, además de la dualidad positivo-negativa. Los occidentales han
hecho del principio causa y consecuencia una norma ignorando la dualidad
sujeto objeto.

122
Al reconocer que la Energía, no solo es materia externa, sino también
gobernador del orden en función de una normativa interna, podemos
comprender los atributos humanos como parte de la Naturaleza y encontrarse
en ella como parte integrante del orden.
Negar el orden cósmico es negar la máxima evidencia de la Naturaleza, y si se
asume un orden, ha de descubrirse la posición y función del ordenado en él.
La electricidad es un hecho conocido por la mayoría de las personas, pero no
todos asumen dentro de ella el potencial de iluminar. La electricidad es un
ejemplo de contenidos múltiples, luz, calor, fuerza, poder, intensidad,
dirección, movimiento, color, etc. Pero todo su potencial opera en base a
regulaciones extraordinariamente fieles a su gobierno. Si nos cuesta aceptar
que en la electricidad hay colores, fuego, y poder gobernado ¿Cómo no nos va
a costar reconocer que en la Naturaleza Humana existen los máximos
beneficios humanos? Por eso seguimos prefiriendo el auto más novedoso, la
casa más grande y la pareja más rica, al establecimiento vincular intrafamiliar.

La Naturaleza es un orden en perfecto equilibrio, en donde cada especie


cumple su función sin revelarse en ningún caso al cumplimiento de esa
función natural. Cuando el individuo de una determinada especie deja de
cumplir con la función exigida por el equilibrio de la Naturaleza, ese
individuo defunciona en su función. Cuando no puede cumplir con su función
vital, se muere.
Dentro del proceso de consecución del cumplimiento de esa función del
individuo de una determinada especie, existen servidores custodios del
cumplimiento de dicha función. Por ejemplo, la selección del máximo válido
para Todo, (selección natural) reproductor de una manada, va a ser evaluado
en competencia con otro macho que sirve de custodio del máximo beneficio
Natural.

El individuo de cualquier especie está dotado con capacidades sensoriales,


(sienten sensaciones sin poderlas comunicar) selectivo preferentes (se ajustan
a razones, sin razonarlas) e intenciona su voluntad al cumplimiento de un
deber necesario (sin comprender el porqué de la necesidad). Dispone de
capacidades y de habilidades, además de regularse por un celo instintivo que
mantiene su actuar dentro de los límites de su propio sistema.

Todas las especies son gobernadas por las fuerzas de la Naturaleza, incluso la
especie humana, pero, a los humanos, se nos cedió la posibilidad de descubrir
a la Naturaleza en su carácter, en su sensibilidad, en su raciocinio y en su
actuar.

123
Los humanos descubrimos que la Naturaleza es absoluta en el cumplimiento
de deberes, nunca deja de cumplirlos. Cualquier necesidad Natural, va a ser
satisfecha siempre por la Naturaleza. Descubrimos también, que la Naturaleza
es justa y se ajusta en todo a razón. No se sale nunca de sus normas. También
descubrimos que siente la necesidad de disfrutar del orden que generó, porque
llegamos a la conclusión de que todo acto es propuesto por la pretensión de un
beneficio, y el máximo del beneficio del orden interespecie es que todas las
especies se ordenen en él.

Ante esta necesidad el único desordenado de las Normas Naturales es el ser


humano, que no cumple siempre y en todo, con el máximo deber valido para
Todo; que no reconoce la razón que justifica válido ese cumplimiento del
deber necesario. Y que, por lo mismo, no se motiva voluntariamente a
cumplirlo. En ese preferir su propio bienestar por sobre el bien supremo, el
individuo humano se aparta de la Naturaleza y declara su egoísmo. El egoísmo
no produce valor ni recompensa máxima, por lo tanto, declara en él su
cobardía y hace cobarde a quien lo prefiere.

La Creación entera espera al humano que se realice Natural para poder ser
reconocida en él en su máxima dimensión. La creación es el máximo de
incondicionalidad, el máximo de justicia y el máximo cumplimiento
responsable del deber de ser uno, justo y pleno. La máxima unidad vincular y
Natural, la máxima justicia vincular y Natural y el máximo cumplimiento
vincular y Natural están en la caracterización, o en el prototipo paradigmático
de la Creación, esperando ser reconocidos y realizados.

La Naturaleza es la Constitución Universal de las Especies. En ella, todo se


normaliza en las normas de modo dependiente. La especie humana
independiente en su voluntad y capacidad de dominio sobre los instintos, debe
asumir el compromiso individual de normalizarse voluntariamente en el
cumplimiento de las Normas Naturales. Normalizar su tradición, su juicio
justo y sus conductas de dominio en el equilibrio de las diferencias
dictaminado por los valores absolutos. La libertad, la autonomía y la
responsabilidad, existen únicamente sobre la base del compromiso. El uso del
compromiso es lo que faculta a la libertad, a la autonomía y a la
responsabilidad. El único ser sobre el universo, creado con la capacidad de
asumir el compromiso de realizar a la Naturaleza plenamente, en su lícita
justicia y por completo, es el ser humano. Ser que debe transformarse en estar,
-de estar hecho-.

124
La Naturaleza Humana no es un ideal imaginario utópico, es una esperanza
por todos compartida y por ser esperada se desea. Todos esperamos el éxito de
la felicidad, eso no es ficción ni fantasía, todos nos imaginamos justos y
capaces de sentirnos atractivos, seguros y satisfechos. Esa imagen que dicta la
conciencia humana de cada individuo, debe realizarse en concordancia con la
idea natural mental. No debemos abandonarnos a la desgracia cuando
disponemos de la gracia de ser responsables. Para disfrutar del beneficio del
responsable solo se debe responder al cumplimiento del máximo deber.
Esa realización ha de ser cumplida de manera incondicional por la voluntad y
determinación del compromiso humano. El maduro, el inteligente y el sensible
pueden comprender esto.

Aquél que asuma el compromiso de responder al cumplimiento de las


necesidades máximas tradicionales, educacionales y emocionales; aquel que
se determine a orientar, educar y procurar el bienestar natural de sus familiares
y amigos, de sus parientes y vecinos, de sus paisanos y extranjeros, y logre
establecer la máxima unidad entre todos, coincidente con la Naturaleza
Humana, y con las Leyes de la Naturaleza, será atractivo, interesante e imitado
por generaciones. La humanidad vería en él al líder ejemplar, al maestro de la
sabiduría y al padre espiritual de las nuevas generaciones que han de madurar
frente al modelo natural.

DESARROLLA

1-¿Qué es un cuerpo individual de verdad?


2- ¿Cómo se establece la frustración?
3-¿Qué entiendes por Naturaleza?
4- ¿Qué aspectos fundamentales reconoces en el orden?
5-¿Explica cómo nos gobierna la Naturaleza?
6-¿Cómo puede el hombre contemporáneo ajustarse en las Normas de su
Naturaleza?
7-¿Qué tipo de compromiso debe asumir el humano actual para rehabilitarse
en las conductas, conocimientos y actitudes naturales?
8-¿Qué puede motivar al cambio necesario para la restauración del hombre?
9-¿Puede existir una filosofía del arte desconectada de una filosofía del
hombre?
10-Si un individuo enseña a 3 en un año y cada uno a otros 3, ¿cuantos años
serían necesarios para educar a la humanidad entera?

125
SECCION 2
Primera Energía Universal (Naturaleza de la Creación)
La Naturaleza es Eterna, Absoluta y existe por Sí misma y en Sí misma. Por lo
tanto, la fuerza que posibilita la existencia de la Naturaleza debe ser también
eterna, absoluta y que exista por sí misma. Esta fuerza original no fue creada,
porque es presencia constante en la Naturaleza del movimiento, desde
siempre, porque siempre es movimiento. A esta fuerza la denominamos
Primera Fuerza Universal (12). Energía interna y externa. Naturaleza de la
Creación. Naturaleza Humana.
La Primera Energía Universal es el fundamento del poder de la Naturaleza.
Así como toda la Creación (transformación) viene de la Naturaleza Original,
así, todas las energías necesarias para la existencia, acción y multiplicación,
provienen de la Primera Energía Universal.

La Primera Energía Universal, no solo es el poder de la Fuerza. Es, en sí


misma intencional, selectiva y constructiva. Contiene los atributos necesarios
para proponer, discernir y realizar sus proyectos. Cuando vemos cualquier
prueba de energía, en esa manifestación queda declarada la existencia de
intención, orientación, dirección, recorrido; de selectividad, porque contiene
afinidad y diferencias, pero elige de entre las afinidades la más apropiada. Y
poder creativo manifiesto en la maravillosa existencia de los productos
Naturales.
Recorrido alternativas

Energía--------------------------------- orientación
Dirección y frecuencia

La Primera Energía Universal orienta la fuerza de su poder en una


determinada dirección y transforma en recorrido su energía potencial. Dicho
recorrido en su extensión diferencia momentos, de donde se deriva el tiempo y
diferencia posiciones, de donde se deriva el espacio. Al generar espacio y
tiempo la energía se transforma en fuerza manifiesta inicial del recorrido
propuesto o pretendido. La permanencia de esa fuerza inicial giratoria,
provoca una tendencia centrífuga y centrípeta, entre las que se sostienen
centro y periferia. Derivadas de ese inmenso poder de atracción, sostenedor de

126
las dualidades fundamentales de acción y reacción, se facultan el potencial de
los recursos originarios del resto de las especies. Toda especie se origina en un
compuesto químico. Los elementos simples fundamentales de todo lo creado,
son fuerzas con intensidades y direcciones específicas que resultan en
cualidades diversas, que componen las estructuras de los enlaces covalentes o
iónicos. Covalentes moleculares, (sustancias blandas) o reticulares (sustancias
sólidas). O enlaces iónicos, metálicos o químicos (gases). Los tres estados de
la Naturaleza son originados por la Primera Energía, selectivo intencional y
poderosa. Curiosamente lo que sostiene los fundamentos de la materia es
exactamente igual a lo que fundamenta la naturaleza creativa: el enlace.

La finalidad de cada especie es el enlace vincular entre su finalidad y su


consecución, mediante el enlace entre sus características duales masculinas y
femeninas.
Ninguna especie permanece, a no ser que se enlacen sus complementarios
órganos reproductivos, y ninguna de ellas madura, sin el cumplimiento de esos
roles. Para que el individuo de una determinada especie, califique realizado ha
de reproducirse. Sin obtener la experiencia de paternidad o maternidad, no
cumple la responsabilidad dictada por la Naturaleza de perpetuar. La
Naturaleza es absoluta, no termina y para asemejarse en ella, el individuo
Natural ha de igualarse en la perpetuidad que la caracteriza.

Los fragmentos, o especies pueden ser eliminados, pero la Naturaleza que los
origina, no. Por eso decimos que es eterna y absoluta.
La Naturaleza Humana también contiene el potencial de ser eterna, absoluta y
de existir de modo independiente, siempre y cuando, el hombre cumpla su
deber de ser autentico en lo humano, y se deje regir por las Normas de la
Naturaleza. De no realizase humano, la humanidad podría extinguirse.

La conciencia que establece consciencias de experiencia, de conocimientos o


de sensaciones, permanecen en la memoria de la Naturaleza Humana, y esa
memoria, es compartida por otras consciencias del recuerdo, por lo mismo,
permanece en ellas, nadie sabe por cuánto tiempo.

La Naturaleza de la Creación contiene en su existir, individualidades duales


propositivo-intencionales y proyectos realizados consecuentemente, así como
también aspectos creativos y apreciables. Lo que califica a la Naturaleza de la
Creación creativa es su constante actividad. La Naturaleza de las cosas, no
solo es la razón que las justifica válidas, también es la función que satisfacen y
la finalidad que las origina, por eso es en sí misma activa o creativa.

127
Ninguna creación puede establecerse sin un propósito que la intencione y sin
un resultado consecuente con dicha intención, así como tampoco puede
cumplirse sin una Naturaleza Creadora y sin un objeto creado u objetivo
cumplido.
Como en todas las especies de la creación existen dualidades complementarias
directivo dirigidas y complementariedades masculino-femeninas, en la
Naturaleza de la Creación han de existir dichas dualidades directivo-dirigidas
y masculino-femeninas o positivo-negativas. Por lo tanto, la Naturaleza de la
Creación, en su individualidad es masculina y femenina. Pero también es
directora y dirigida. Una siembra y otra cultiva. Pero el sembrador es siempre
responsable del cultivo.

La Creación es una inmensidad infinita de diferencias ordenadas en la más


absoluta y armónica unidad singular. De donde se deduce que la Naturaleza de
la Creación es una extraordinaria unidad de infinitas diferencias en equilibrio.
Belleza es el equilibrio de las diferencias y la Creación es el máximo de
belleza por ser el máximo de diferencias en equilibrio.

Toda la creación está compuesta de transformaciones de Energía. La energía


ni se crea, ni se destruye, es eterna, absoluta e incambiable (constante y
continua). Si es constante es en todo y si es continua es siempre. Si está
siempre y en todo, es absoluta por ser válida para todo y si es incambiable no
admite otra modificación que su propia transformación. Porque es en sí
misma, se transforma en sí misma y se realiza en sí misma.
La Energía válida siempre y para todo, es el poder de pretender el beneficio
del valor, cumpliendo la responsabilidad de establecerlo. El máximo valor se
establece en el reconocimiento de lo máximo justo y pleno. El objeto realizado
es el que logra establecerse en el máximo valor pleno y justo.

Afirmar que la energía contiene intencionalidad, selectividad y poder, es algo


difícil de entender, porque asociamos la energía con aspectos meramente
físicos, como el calor, la presión, la radiación etc. pero, tanto el calor, como la
presión o la radiación son consecuencias del movimiento y para que algo se
mueva es preciso establecer una intención, dirección y recorrido. Orientación
contiene intención, dirección implica selección y recorrido implica poder.
Intencionalidad, selectividad y poder existen en la energía. La Naturaleza es
conectiva y para eso establece relaciones de dar y responder, sobre el dominio
del centro de valor, lo que implica la repulsión de alternativas no preferidas.
Establece el movimiento en tres etapas y con seis actitudes exigidas en el
cumplimiento de la respuesta.

128
DESARROLLA

1-¿Qué entiendes por Primera Energía Universal?


2- ¿Cuál es la diferencia entre energía y fuerza?
3-¿Cómo es posible sostener una fuerza en dirección circular sin
selectividad?
4- Define tiempo y espacio.
5-¿Existe alguna posibilidad de aceleración sin impulso?
6-¿La velocidad existe? ¿Cómo lo explicas?
7-¿Explica las dualidades contenidas en la energía?
8-¿Cuál es el objetivo de la Primera energía Universal?
9-¿Cuál de las dualidades complementarias de la energía es preferente?
10-¿Qué especie puede decirse madura sin el ejercicio de reproducirse?

La Acción de Dar y Responder


Cada ser está compuesto de elementos sujeto emisor y objeto receptor
correspondientes. En esta relación que unos entienden por -dar y recibir- y
que yo propongo como dar y responder, porque al recibir, solo se admite, pero
no necesariamente se agradece, y de ese modo, no se establece reciprocidad
entre sujeto y objeto. En esta acción se transforman elementos espirituales
(emocionales, intelectuales y motivacionales), en elementos imaginarios (en
imagen) Imagen que cuando coincide con lo ideado se agradece y complace.

Para establecer la relación entre un sujeto y un objeto, deben ofrecerse


aspectos de valor y estos deben recibirse y responder con el agradecimiento
que indique el agrado de lo recibido. Esa respuesta agradable, es la que
declara satisfecha la oferta.
Lo mismo ocurre en el caso de un objetivo a resolver; la solución declara
resuelto el problema y esa respuesta que declara resuelto el problema, agrada
al autor de la misma. Al cumplir un propósito ocurre lo mismo, se invierten
los recursos de tiempo y esfuerzo necesarios para el cumplimiento de lo
propuesto y es el deber cumplido el que declara suficiente y eficiente el
trabajo. Esa respuesta certifica la labor y retribuye con beneficio, por lo tanto,
decimos que la acción generadora del cumplimiento de cualquier acto es la
acción de dar y responder.

Las posiciones existen como sujeto-objeto, únicamente cuando se relacionan


el uno con el otro. Esa relación, correspondencia, reciprocidad o concordancia,
se establecen mediante la interacción de la Primera Energía Universal. La
acción entre sujeto-objeto causada por la Primera Energía Universal se llama:

129
acción de dar y responder. Cuando el sujeto y el objeto se motivan a
interactuar mediante la cooperación de dar y responder, decimos que
establecen un nivel correlativo.
Del mismo modo que en la elaboración de una obra de arte, el autor establece
la acción de dar atención, conocimiento y voluntad a la construcción de su
trabajo. Y el trabajo retribuye con elementos sensibles de agrado, de
justificación o de beneficio. Esta relación de intercambio de elementos
sensibles, cognoscitivos o motivacionales, son en sí mismos, la acción de dar
y responder.

La Acción de dar y responder obliga a ubicarse y respetar. Si por ejemplo


reclamas a la nana el comportamiento responsable y no respeta al dueño de
casa que la ordena responder al compromiso aceptado, la nana se desubica (no
se ajusta en su posición de objeto del jefe) y el amo de casa (sujeto) puede
rechazarla o despedirla por el incumplimiento de sus funciones. La ubicación
y respeto son aspectos exigidos en la acción de dar y responder.
La acción de dar y responder es similar a acción y reacción, generadoras de la
atracción y repulsión entre las cosas creadas. Otros pueden ver esto como
caracterización de roles: entregar y retener o expulsar y contener, o emitir y
reflejar, desalojar y entrañar, ofrecer y guardar, entrar y salir.

Acción es salir de si y llegar a otro momento o lugar. No se puede actuar hacia


sí mismo. Cuando el sí mismo se contiene en actuar se le denomina: reprimir.
No actuar. Esto se debe a que la Naturaleza es sensible al exterior, es
incondicionalmente responsable, responde, no se revela ante el deber que ha
de cumplir.
Emoción es la capacidad sensible que posibilita captar lo necesario y eso
necesario proviene siempre del exterior. Las necesidades biológicas de
protección, mantenimiento y reproducción se satisfacen con el exterior, con lo
otro externo: el ambiente, el alimento o la pareja.

La Acción tiene solo una posibilidad, la de salir de sí misma, y entregarse a


una nueva posición, solo puede expulsarse para ser recibida en otra posición.
Actuar es hacer algo, acción es el acto de hacer algo. La acción se entrega por
ese –algo- que realiza. La única posibilidad de la acción es llegar a otro
momento o lugar. Mientras que el actuar se limita a dar, o entregarse a sí
mismo por otro, la reacción posee variabilidad en su respuesta al actuar. Esta
caracterización de variabilidad e invariabilidad universal, se origina en la
acción de dar y responder.

130
Reacción contiene varias alternativas. Mientras que la acción es invariable y
absoluta la reacción es sorprendentemente variable. Puede entenderse como:
Reacciono y doy.- Reaccionó y se dio, en este caso es igual que dar.
Reacción contraria al dar.- Se opone a lo que se le ofrece, reacción contraria a
la acción.
Reaccionó a mi llamado y respondió. - Responde a la acción.

Acción es únicamente ir al exterior, es darse por el otro, es DAR.


Atracción y repulsión también contienen un doble sentido:
Atracción de atraer al otro o de ser atraído por el otro. Implosión.
Repulsión de rechazar al otro o de ser rechazado por el otro. Explosión.

En la acción de dar y responder, el sujeto solo dispone de una alternativa, la de


conseguir su propósito. El objeto puede: responder o no, sentirse realizado o
no, ajustarse o no, aceptar o rechazar al sujeto.
Esta variabilidad e invariabilidad se deben a la naturaleza del deber y del
derecho.

El deber solo puede cumplirse y el derecho beneficia, justifica, o satisface.

El sujeto es invariable en su proposición y el objeto es variable en su


respuesta. El sujeto admite únicamente su finalidad, el objeto puede ser
apreciado bello, justo o bueno por el sujeto. Pero para el establecimiento de
la variabilidad del objeto, este ha debido previamente ser cumplido por el
sujeto.

Cuando el sujeto y el objeto ejecutan la acción de dar y responder, a través de


la Primera Energía Universal, el estado de unidad que se obtiene se denomina
base correlativa (por ejemplo: el matrimonio).
A través de la acción de dar y responder son generadas las fuerzas para la
existencia, acción y multiplicación de las especies. Estas fuerzas se llaman:
Fuerzas de la Acción de Dar y Responder.
Existencia, acción y multiplicación son resultantes de la entrega. No son
fuerzas generadoras, sino reactivos a la generación. Lo generado existe, actúa
y se multiplica. Generar es únicamente uno, reproducir. Existir, actuar, o
multiplicar, por el contrario, contienen cantidad, calidad y estado: mucho o
poco; calidad: bien o mal; estado: existo, existí, o existiré. La existencia, la
acción y la multiplicación, poseen variabilidad frente a la invariabilidad del
que genera.

131
DESARROLLA

1-¿Qué entiendes por Acción de dar y responder?


2- ¿Algún ejemplo de relación donde se establece un dar y responder?
3-¿Algún ejemplo donde no se establece el dar y responder en una relación?
4- ¿Quién es el responsable en la relación, el dar o el responder?
5-¿Dónde se origina la motivación del dar?
6- Si la relación se origina en la necesidad, ¿por qué se reclama, acusa o
rechaza al sujeto que no la cumple, resuelve, o satisface?
7-¿Explica la acción de dar y responder entre la conciencia y el instinto?
8-¿Cuál es primera relación de dar y responder?
9- Explica un poco sobre la relación entre gratuidad y gratitud.
10-¿Qué ocurriría si no existiese la acción de da y responder?

La Naturaleza
Cuando usamos del término “naturaleza” podemos referirnos a la totalidad de
las especies creadas o a la funcionalidad de una especie determinada, por
ejemplo “En la naturaleza del caballo… y…el caballo está en la Naturaleza.”
Porque incluye en sí misma la totalidad y la particularidad, decimos que la
Naturaleza es dual. No solo es dual en su caracterización global y particular,
también contiene otras dualidades, como la de ser inmutable, constante e
inmanente.

Es dual en sus aspectos pretendido-propositivo y creativo-retributivo. Las


características duales de la Naturaleza ejecutan la acción de dar y responder en
ella, mediante la Primera Energía Universal y generan todas las fuerzas
necesarias para su existencia, acción y multiplicación.

ACCION DE DAR Y RESPONDER

SUJETO OBJETO

Primera Energía Universal

Sujeto-objeto, como entidad correlativa, a través de la Primera Energía


Universal, establece un nivel correlativo y ejecuta la acción de dar y
responder, formando una base correlativa (base existencial).
Por la acción de dar y responder son generadas todas las fuerzas necesarias
para que la creación exista, actúe y se multiplique.

132
Las características duales de la Naturaleza Humana de un artista, mente y
cuerpo, compuestos de inmutabilidad y variabilidad, de actualidad y
permanencia y de, posición y espacio, hacen uso de la memoria y de los
sentidos mediante la energía de su existencia, junto con la energía proveniente
de los materiales, establecen la acción de dar y responder para la elaboración
de los procesos de desarrollo de sus proyectos.
Una vez realizado el trabajo, se vuelve a establecer la dualidad entre lo
conseguido y el apreciador, quien haciendo uso de otra dualidad, la sensitiva y
la sensorial, disfruta del beneficio, del ajuste o de la correlatividad emocional
entre el objeto y su actitud apreciativa.

La dualidad es en todo manifiesta como complemento de la unicidad


constante, inmanente e inmutable, dentro de la cual, se establece la
interconexión entre ambas, mediante la acción de dar y responder, para volver
a la unidad. Por ejemplo: el presente, coliga al pasado con el porvenir en el
tiempo. Este, coliga a ese y aquel en su naturaleza. El centro, coliga a los
extremos en el espacio. La atención, coliga al que atiende con lo entendido en
el conocimiento, el esposo coliga a la esposa en lo humano, etc, etc.

La dualidad solo es posible mediante la interconexión establecida por la


Primera Energía Universal en la interacción de dar y responder que los coliga:
“al que ofrece con lo que corresponde”.
La necesidad de la acción de dar y responder para la existencia acción y
multiplicación, se puede ver en ejemplos de toda la creación, desde lo más
pequeño a lo más grande.

Átomos: Protón Electrón existencia y todos los movimientos de los átomos


Moléculas: Catión Anión existencia y todos los movimientos de las moléculas
Plantas: Pistilo Estambre existencia, acción y multiplicación de las plantas
Animales: Asimilación Desasimilación existencia acción y multiplicación del animal
Hombre: Arterias Venas existencia, acción y multiplicación de los humanos

Sin la acción de dar y responder, ningún ser o cosa puede existir, moverse o
multiplicarse. Cuando la planta interrumpe el dar y responder, la planta muere.
El dar y responder es necesario universalmente para el progreso en orden y
armonía. De su interacción depende el ritmo del movimiento. En toda relación
continuada se establece el ritmo que la sustenta en el tiempo. Cuando
concuerdan ritmo e intensidad, la continuidad permanece en armonía.

Dar y Agradecer motivan a la continuidad y hacen posible que perdure.

133
El desarrollo emocional del ser humano depende del interactuar entre el afecto
en atender, entender y estar atento a las necesidades del otro y la alegría que
esto produce en ambos, pero si no se agradece, se desmotiva la voluntad del
amable. El desarrollo intelectual también depende del interactuar entre el
interés de la persona y el descubrimiento y reconocimiento de los verdaderos
justificativos. Y la voluntad del individuo también depende del interactuar
entre el deber descubierto y su cumplimiento responsable. Cuando el
individuo interrumpe estas dinámicas de desarrollo, el individuo involuciona.

Hombre: mente cuerpo


Familia: esposo esposa padres hijos
Sociedad: hombre hombre; familia familia; grupo grupo
Nación: pueblo pueblo gobernante pueblo
Mundo: nación nación

Si no hay una correcta acción de dar y responder entre los miembros de una
familia, no hay felicidad en la convivencia familiar, social, o humana.
Para tener una sociedad armoniosa y próspera, todos sus miembros deben
cooperar en la realización de objetivos comunes. Una nación puede prosperar,
solo cuando existe una perfecta comunicación en ambas direcciones, entre el
gobernante y el pueblo, y entre los miembros del pueblo. Si no hay un dar y
responder adecuado, la nación se dividirá y destruirá. “Donde hay más de una
visión hay división”. La falta de control en las conductas extremas es una
declaración de inmadurez, de imprudencia, debilidad y destemplanza.

DESARROLLA

1-¿Aspectos duales en la Naturaleza?


2- ¿Explica la Relación entre la totalidad y lo particular natural?
3-¿Cuál es el fundamento que establece las condiciones de la existencia
acción y multiplicación?
4- Dar y responder ¿que debe tener para ser cooperativo?
5-¿Qué es mejor, que cada porción de la naturaleza se ajuste voluntariamente
al Todo o que el Todo ubique por la fuerza a cada uno en su función?
6-¿La naturaleza impone? ¿Cómo y en qué?
7-¿En qué se muestra la naturaleza indiferente?
8-¿Cuál es el objetivo de la Naturaleza?
9-En la acción de Dar y Responder, ¿Qué debe ser lo preferente la gratuidad
o la gratitud?
10-¿Qué especie no establece un dar y responder?

134
Cooperación social en pro del beneficio parcial o global.
El cosmos es una inmensa organización jerárquica de poder. Los poderes de
atracción y repulsión operan en pro de lo más poderoso en atracción o en
repulsión. Un asteroide puede orbitar por el espacio hasta encontrarse con una
fuerza de atracción superior a la suya y en ese caso, es absorbido por ella. Una
explosión segrega otros asteroides empujándolos al espacio hasta encontrar
alguna fuerza superior que los mantenga en órbita. El máximo poder, ocupa la
posición de sujeto sobre el mínimo poder. Esa relación entre ambos es
cooperativa, ambos colaboran para el mismo fin, unirse.

La Jerarquía Social Natural debiera ordenarse en base a la respuesta al más


sensible, más justo y más responsable.

Esta jerarquía natural, en la actualidad, no siempre se establece en las


relaciones sociales debido a la naturaleza contradictoria del ser humano
inmaduro. Se establece únicamente, entre quienes demuestran ser un tanto más
maduros en algún aspecto, sin ser completamente maduros. Por esa razón, por
su falta de madurez, los más poderosos absorben a los menos poderosos sin
garantizarles individualidad o independencia.

En la jerarquía social existe la posibilidad de que los dirigentes o


representantes de la nación, elijan la determinación a decidirse por el
cumplimiento de los máximos deberes necesarios para el bien de todo o de
decidirse por la defensa del cumplimiento de los deberes máximos que
beneficien a una porción social, a un determinado grupo. Ambas alternativas
son elegibles, pero las consecuencias de la elección generan diferencias
notorias entre una y otra.
Lógicamente la gobernabilidad ha de velar por todos. Por lo mismo, ha de
resolver aquellas necesidades máximas sociales. Aunque en momentos sea
necesario atender las urgencias particulares, cosa que debe ejercer el ejecutivo
de cada gobierno.

El enfoque del gobierno no puede reducirse al cumplimiento del beneficio de


su partido, sino, que debe obrar en pro de aquello que beneficia siempre a
todo, no me refiero al todo nacional, continental o mundial, me refiero al Todo
Natural. Bajo esta perspectiva, la existencia de los partidos no tendría sentido
porque si todos coinciden en resolver las máximas necesidades sociales,
cualquiera que fuera el partido, tendría el mismo objetivo que su opuesto, en
cuyo caso, en la resolución del máximo problema se transformarían en duales
complementarios. Esa debería de ser la política de todos los países.

135
De ser así, transformaríamos a los partidos en un movimiento entero y
acabaríamos por nombrar al Presidente de las Naciones, y al Gobierno de
Máxima Unidad Humana Universal. Las naciones unidas en la misma
finalidad unirían a las personas en el bien común del Bien Supremo, de la
Justicia Suprema y de la Unidad Suprema y se acabarían muchísimos
problemas.

Opción

Como vemos a continuación:

Máxima necesidad válida para las porciones Máxima necesidad válida para Todo
Diversos Ideales Ideal Natural Compartido
(Desorientación social, -cada uno por lo suyo-) (Orientación social –uno es todo-)
Rey no confiable para los fragmentos diferentes Rey confiable en la unidad
Desconexión entre opositores Conectividad entre semejantes
Presidente temporal y variable Presidente atemporal e invariable
Inseguridad social entre impredecibles Seguridad social entre predecibles
Ministros variables y temporales Ministros permanentes e invariables
Descoordinación social por diferencias Coordinación social ante necesidades
Senadores variables y temporales Senadores permanentes e invariables
Injusticias sociales por propuestas parciales Justicia social propuestas globales
Diputados variables y temporales Diputados permanentes e invariables
División civil por la defensa de lo preferido Civismo al responder a lo Preferente
Alcaldes variables y temporales Alcaldes permanentes e invariables
Arbitrariedad social (juicio propio) Equidad social (juicio justo)
Jueces variables y temporales Jueces invariables y permanentes
Ignorancia social (defienden lo relativo) Educación social (conocen las normas)
Docentes variables y temporales Docentes invariables y permanentes
Desvinculación familiar (priorizan diferencias) Vinculación familiar (priorizan la unidad)
Padres inmaduros, desconfiables padres maduros confiables y respetuosos
Crisis de identidad, existencial, motivacional Identidad social, familiar e individual.
Individuos sin orientación, confusos. Individuos maduros, justos y responsables.

ORIENTADOS EN EL BIEN DE UNO ORIENTADOS EN EL BIEN SUPREMO

Lo mismo es cierto para el mundo. Debe haber una buena relación de dar y
responder entre los pueblos y las naciones que forman el mundo. Pero solo
puede efectuarse una buena interacción de dar y responder entre, individuos,
familias, naciones y el mundo, cuando el Hombre, cada individuo, pueda
establecer una completa acción de dar y responder con la Naturaleza Humana.

136
La Naturaleza creó al hombre para que tuviera una constante acción de dar y
responder con ella en gratuidad y gratitud.

La Naturaleza es responsable de toda la Creación y la Creación entera debe


responder en consecuencia a su Naturaleza. Por lo tanto, la Naturaleza
Humana, espera la maduración del Hombre, también responsable por toda la
Creación, por la salud mental y física, por la educación justa y por la
economía del bien supremo.
Espera la libertad sin límites dentro de los límites de la libertad.
El hombre responsable, responde y porque responde al cumplimiento del
deber, respeta.
El respeto por la Naturaleza no es la tolerancia a permitirlo todo, lo bueno y lo
malo, eso es indiferencia. La responsabilidad responde, el respeto se exige.
Respeto es responder voluntariamente al cumplimiento del deber. El hijo
respeta al padre, al ubicarse en su posición de objeto leal y obediente al
instructivo u orientación del padre maduro y responsable en el cumplimiento
de las Normas Naturales. El padre respeta las normas cuando las cumple.
Respeto es responder, tolerar no es respetar, es solo permitir.

Para responder a las necesidades de toda la Creación el Ser Humano debe


captar siempre las máximas necesidades válidas para Todo y responder
voluntariamente a su completa realización. De este modo, el Hombre se hace
uno con Su Naturaleza.

Los atletas se cuidan en sus ejercicios, en sus rutinas, en sus alimentos, en sus
horarios de sueño y en el desarrollo de sus habilidades para ser mejores
deportistas. Unos lo hacen por honor, otros por el oro, o por batir sus records,
razones para el esfuerzo hay muchas, pero obtienen y comparten todos,
recursos de superación para que el resto se motive en ellos. El atractivo de las
olimpiadas es lo suficientemente poderoso para motivar a las naciones a
participar en ellas, ya sea compitiendo u observándolas.

Algún día se realizarán las olimpiadas del valor no competitivo, sino del valor
vinculativo en el que se destaque el campeón en responder más veces al
cumplimiento de la máxima necesidad válida para Todo, en descubrir la razón
que justifica dicha necesidad y en cumplirla. Aspirar a eso, exige fijar nuestra
atención en las Leyes de la Naturaleza.

137
Leyes de la Naturaleza:
1-Ley de Conectividad.- En la Naturaleza existe todo conectado en perfecto
equilibrio y armonía.
Por lo tanto, el ser humano debe conectarse siempre y en todo con la
Naturaleza Humana para conectarla con la Norma Natural.
Esta norma dictamina que ningún humano puede rechazar, acusar o reclamar
al otro por sus desajustes. Lo que debe, en todo caso, es ajustarlo motivándole
con el ejemplo de lo adecuado, persuadiéndole con lo correcto y seduciéndole
con afecto.

2- Ley del Dar y responder.- Toda existencia contiene una Naturaleza Dual en
variabilidad e inmutabilidad, en carácter y forma, en finalidad y función, en
emisor y receptor. Esta dualidad existe en complementos necesarios para el
cumplimiento de su finalidad. La dualidad busca el vínculo o enlace entre los
complementos de que se compone, por lo mismo, establece relación.

De esta norma se deduce que el ser humano, como entidad dual, existe para la
consecución del vínculo o enlace de sus complementariedades duales mente y
cuerpo, hombre y mujer. Esta norma dictamina la unidad entre Conciencia
Natural Humana y Cuerpo Sano, mediante el ejercicio disciplinado del
dominio sobre el celo, la virtud y los instintos, hasta madurar en ello y
establecer el enlace con su complemento de género en la reproducción de hijos
sanos y normados.

3- Ley de Dominio sobre el Centro.- El cosmos es una inmensa unidad ligada


sobre la atracción de un centro motor que lo ordena. Ese centro motor es la
Máxima Fuerza Universal.
Esta Norma dictamina la existencia de una Fuerza Mayor cuyo poder de
atracción es el máximo posible. De donde se deduce también la existencia de
un estímulo capaz de motivar el impulso generador de ese atractivo.
El máximo estímulo de atracción existente en la Naturaleza Humana es el
valor que se desprende de la unidad vincular normal entre padres e hijos y
entre esposo y esposa. Esto “obliga” o “motiva” al establecimiento de una
familia vinculada y verdadera, justificada en las normas de la Naturaleza
Humana. En cuyo sistema operativo, se pretenda siempre el máximo de valor
afectivo, el máximo de valor justificativo y el máximo de valor en beneficio.

4- Ley de Repulsión.- Al pretender siempre y en todo el máximo de valor, se


repelen alternativas menos preferentes.

138
Esta ley no implica rechazo voluntario a las alternativas no elegidas, como en
el caso de la entropía termodinámica, se refiere a la energía que se deja de
utilizar al ejercer un trabajo.
Al elegir una posibilidad se dejan otras. Esto nos indica que, lo que no es
elegido, no por no elegirlo, califica “malo”, califica como “posibilidad” no
elegida.
De esta norma, el humano ha de aprender que lo que no elige, no pierde por
ello, su potencial de ser elegido en otro momento o por otro humano y por lo
mismo, aquello que no se quiere, no es “malo”. Simplemente no se prefiere.

5- Ley del Proceso en tres etapas.- Todo lo creado conlleva implícito un


proceso inicio, medio y término. Nada se cumple sin proceso y estructura de
consecución. De esta norma se deriva la necesidad del esfuerzo y
determinación en la consecución de objetivos beneficiosos, raciocinios justos
o vínculos emocionales. Sin motivación, determinación y esfuerzo, no se
logran resultados. Estos resultados son siempre conquistados luego de cumplir
el proceso inicio, medio y término. Este proceso también se puede reconocer
como el proceso: origen, división y unión.
Si el ser humano asume que toda conquista implica un proceso y que este,
consta de una primera fase u origen en donde la pretensión es una con quien
pretende; de una segunda fase en donde lo pretendido es fabricado mediante la
dualidad sujeto creador y objeto creado, para la unidad en la concordia,
beneficio o unidad con la idea propositiva, el individuo asumiría con
templanza y prudencia la conquista de sus expectativas, sin exigencias ni
sobreespectación.

6- Ley de seis actitudes en el proceso.- Todo proceso es motivado por algún


tipo de actitud. En el comienzo de cualquier actividad, su inicio obliga a
separarse del estado de reposo o actividad, en la que se encuentre quien
pretende un nuevo acto. 1-Separación es lo primero que se establece al iniciar
cualquier proceso. 2-Fe en la consecución es el segundo aspecto de la
motivación de cualquier creador. Puede ser consciente o inconsciente de ello,
pero sin esa dosis de fe en lo esperado, no hay posibilidad de motivarse a
realizarlo. La fe busca 3-unidad con el proyecto y para establecer esa unidad
es necesario repartir las funciones de sujeto y objeto, ese reparto de funciones
establece una 4-división entre el activo y retributivo a transformar. Una vez
unidos en la fe y con la dualidad creativa trabajando para conseguir el
proyecto, la actitud se cautiva en la transformación de la pretensión en
propuesta, 5-cautividad que inicia un tiempo de 6- preparación para la
unidad.

139
Esta ley regula los procesos de consecución e imprime en cada uno de ellos
cierta actitud compartida. La historia manifiesta estos procesos como vamos a
descubrir más adelante.

7- Ley de Responsabilidad.- La creación entera responde al cumplimiento de


un deber, no puede ser automática porque contiene inmutabilidad y
variabilidad en ella y la variabilidad válida, no procede de automatismos. El
cumplimiento de la creación, indica la existencia de un origen que responde a
la necesidad del deber de realizarla. Pudo hacerla o no, pero por alguna razón
optó por realizarla hasta cumplirla. Todo deber cumplido implica cierta dosis
de responsabilidad en su respuesta. Esto se debe a que todo autor está dotado
de intencionalidad, selectividad y poder.

DESARROLLA

1-¿En qué se basa la solidaridad social?


2- ¿Explica cómo se podría establecer la economía del bien común?
3-¿Cómo se puede terminar con la pobreza económica?
4- ¿Cómo se puede terminar con la pobreza sensible?
5-¿Cómo se puede acabar con la pobreza intelectual?
6-¿La nacionalidad ha de estar por sobre la humanidad o viceversa?
7-Cuándo un presidente se equivoca, ¿es bueno no corregirlo?
8-Cuándo la sociedad se equivoca, ¿es bueno no corregirla?
9-Cuando el otro se equivoca ¿es bueno no corregirlo?
10-¿Qué diferencia existe entre tolerar y respetar?

La Relación entre la Primera Energía Universal y las Fuerzas de la


Acción de Dar y Responder.

Primera Energía Universal Fuerzas de la Acción de Dar y Responder


Invisible Visible
Interior Exterior
Vertical Horizontal
Causa Efecto
Sujeto Objeto
Capta Lo necesario
Ofrece Recibe
Responde al cumplimiento del deber

140
Las fuerzas de la Acción de Dar y Responder son generadas por la Primera
Energía Universal. Por eso, la Primera Energía Universal es la causa y sujeto
de todas las fuerzas de acción de Dar y Responder, que son el objeto y efecto
de la misma. Porque se debe amar se aspira a ser amado, no al contrario.

La Primera Energía Universal está dentro de la Naturaleza y las fuerzas de Dar


y Responder se manifiestan en el funcionamiento y existencia de todos los
seres de la Creación. Por tanto, la Primera Energía Universal es invisible,
interior y vertical, mientras que las fuerzas de acción de dar y responder son
visibles exteriores y horizontales. Esto puede compararse con la actitud del
autor que es objeto de la necesidad y la necesidad que es al mismo tiempo
objeto del deber, que de por sí, es objeto del beneficio.
El Deber Natural, es por sobre toda la labor creativa del artista. El Deber
Natural obliga a realizar las obras técnicamente correctas, con los materiales
adecuados y con la finalidad de beneficiar al Todo, para que el producto sea
apreciado por el máximo de observadores beneficiados.

La Fuerza de la Conciencia
La fuerza de la Conciencia actúa en todas las personas y conduce al ser
humano a hacer el bien. Cuando alguien se equivoca en hacer bien, siente
remordimientos de conciencia, o vergüenza. ¿Cuál es la fuente de la fuerza de
la conciencia? Toda fuerza es actividad, por lo tanto, todas las fuerzas se
generan en la acción de dar y responder; por eso, la fuerza de la conciencia
debe también ser generada por la acción de dar y responder.

Debe haber un sujeto con el que la conciencia, establezca una acción de dar y
responder, ese sujeto es la Norma Natural, o Justicia Natural que es la
expresión de la Unidad, Verdad y Bondad Suprema, derivadas del Derecho
Natural y realizadas en el cumplimiento de los Máximos Deberes Naturales.

Recordemos que el derecho se deriva del cumplimiento del deber y cuando no


se conoce o se cumple dicho deber, no se puede conocer el beneficio del
derecho que el cumplimiento de ese deber produce y garantiza a quien lo
cumple. El humano inmaduro está separado del Derecho Natural por su
ignorancia de la Normativa Natural. Inmaduro no es aquel que aún no ha
cumplido los 18 años, inmaduro es quien ignora la razón de su existencia, de
su origen y de su función o finalidad humana.

141
El objetivo del ser humano es asumir la posición de objeto de la Naturaleza y
realizarse en ella, reconociendo Su Razón y Su Justicia. Por lo tanto, aun en el
hombre inmaduro, la Mente Original quiere tomar la posición objetiva de la
Naturaleza Humana. Este deseo se manifiesta en la Conciencia Humana.

El humano inmaduro ignora su Naturaleza y su finalidad Natural, pero debido


a la dirección de su mente original, la conciencia siempre quiere dirigirle hacia
lo que él piensa que es bueno. Cuando la visión de la verdad del hombre, se
desvía de la Verdad Original, sus actos, que los hace de acuerdo con su
Conciencia, también se desvían del modelo original del bien.

El humano inmaduro está separado del cumplimiento del deber Natural;


separado, en este caso, no significa que sea independiente de él, sino que no lo
percibe en su totalidad. Por eso decimos que está separado de su Naturaleza
Humana, y efectúa una acción de dar y responder con el criterio de su
percepción inmadura de la normalidad. Tomando así la posición de objeto de
la insuficiencia. Por ejemplo, en la percepción y reconocimiento del amor
entre un adolescente y un adulto mayor. El amor es el mismo, en ambos casos
es la fuerza que une. Pero la experiencia del adulto mayor, reconoce en el
amor ciertas consecuencias sociales y espirituales que el adolescente aún no
alcanza a descubrir.

La Naturaleza Humana no puede incluirse en su completa dimensión, en la


percepción insuficiente de una realidad. No existe ninguna posibilidad de
negociar con la Naturaleza porque es Absoluta, Eterna e Incambiable.

El humano inmaduro excluye la Normalidad Natural de su actuar y por eso no


disfruta de los beneficios derivados del Derecho Natural. Por ejemplo, la
comprensión del adolescente de los procesos de maduración del recién nacido
son percibidos por su raciocinio de un modo diferente a como los comprende
el padre que lo maduró. Del mismo modo, en el proceso de desarrollo de un
oficio artístico, el aprendiz imagina los procesos de un modo diferente a como
los comprende el experto en ese oficio. Lógicamente en la disciplina del
ejercicio, el aprendiz adquiere los conocimientos y cuando madura en ellos
puede recibir la totalidad del beneficio, mientras que durante el proceso solo
adquiere beneficios proporcionales a su desempeño.

La Naturaleza es absoluta en sus reglas y quien no las cumple, las debe


cumplir, ese -deber cumplir- cuesta un esfuerzo superior y distinto al esfuerzo
del que cumple voluntariamente con su deber.

142
Para entender esto, podemos argumentar con el ejemplo del delantero de un
equipo de futbol que corre hacia la portería y mete gol. El esfuerzo en llegar a
la portería es el mismo cuando cumple con el deber de golear, que cuando no
cumple con ese deber. Pero cuando no cumple, se le suman al esfuerzo
muscular del recorrido, la presión del tiempo, del técnico, del estadio y el de
su propia frustración que ha de restaurar. Restaurar un error insignificante
cuesta solo insignificancias, pero restaurar un error trascendental, puede costar
la trascendencia y ese es el punto que se debe cuidar.

Hay cosas que pueden perderse y encontrarse y cosas que solo se pierden una
vez. Las virtudes de la prudencia, firmeza y templanza, pueden ser
restauradas. Incluso la honradez y la sinceridad podrían restaurarse en el
tiempo, pero la pureza en la decencia o la castidad, no se pueden restaurar.

La Naturaleza de la Decencia o de la Pureza es Absoluta y solo se establece en


su pureza o en su decencia, una vez perdida, no existe posibilidad de
reencontrarla.

Los padres y profesores deberían proteger a sus hijos y alumnos para que no
pierdan lo único que puede transformarlos en humanos, la pureza.
Los docentes y padres de familia, desconocen las consecuencias del perder la
pureza. Incluso hay quienes ven una conquista en el perder la virginidad.
La pureza del afecto vincular crea confianza y responsabilidad. Estas tres
características no se comprenden unidas y deben estar unidas. Se tiende a
pensar que puedes enamorarte de alguien en quien desconfías o que puedes
confiar en un irresponsable y no captamos que eso es imposible porque se
ignora lo que significa ser responsable y legal.

Para ganar la confianza de otro, es preciso que cumpla responsablemente los


deberes acordados mutuamente. Sin respeto responsable no hay confianza.
La responsabilidad del que cumple lo que quiere, no es responsabilidad hasta
que cumple lo que debe. Sobre la base de que el otro cumpla lo que debe hacer
para el beneficio mutuo, se genera la confianza. Esto es necesario
comprenderlo bien. Solo se puede confiar en alguien, sobre la base de su
comportamiento responsable. Y, sobre la base de la confianza, se establece el
vínculo afectivo. Nadie puede sostener que está vinculado con quien
desconfía. Y nadie puede sostener que confía en un irresponsable.

La Naturaleza Humana en sus genes contiene la posibilidad de que el humano


se haga responsable en el cumplimiento de su integridad.

143
Integridad es una palabra que por un lado, significa unir, integrar y por otro
lado, significa cumplimiento de todas sus funciones (integro es completo,
justo y sin fallos) El humano sin fallos que une al todo en su actuar se declara
íntegro y esa caracterización de unir al todo en su actuar califica puro.

Cuando se desune en el afecto, se desprecia, rechaza y desliga en su actuar


con el del otro, no se puede decir que lo ama. Amor es la fuerza que une y
para amar es necesario unirse. Pero la unión balanceada tiene un juicio justo.
Si se extrema la unión, se transforma en sobreprotección o pertenencia, si se
extrema en dirección contraria se dice que es indiferente o insensible al otro.
¿Cómo evitar la indiferencia o la sobreprotección afectiva? Entregándose
incondicionalmente el uno por el otro. Al entregarse uno responsablemente, es
decir, respondiendo por el bien del otro, el otro lo agradece y viceversa. En
esa interacción los dos normales se sienten agradecidos del otro y no existe
posibilidad de reclamo, acusación o rechazo.

Pero cuando uno se toma al otro para sí, el otro no tiene qué agradecer, todo lo
contrario, solo puede reclamar la falta de individualidad y la libertad que el
otro se toma de él.
Al jugar con el afecto entregándose por recibir al otro, el otro siempre sale de
ese juego con su corazón partido. Ambos se entregan mutuamente por el bien
del otro, pero en el camino, uno descubre que lo que busca es tenerlo o
poseerla y en ese momento suenan las antenas del contrario que se da cuenta
de que la entrega no es incondicional. En esa entrega condicionada por la
voluntad de uno de ellos se destroza la pureza del contrario que se dio sin
condiciones. Esto es similar a un negocio en el que de mutuo acuerdo dos
socios ponen un millón de pesos cada uno y en el proceso de consecución del
negocio, uno de ellos se toma el dinero del otro y lo utiliza para sus fines
personales. ¿Cómo se llama eso, robo, deslealtad, corrupción, traición? Un
poco de todos. Lo mismo ocurre cuando en una pareja el uno sea quien fuere,
hombre o mujer, se toma al compañero o compañera para sí mismo.

Cuando se toma su cariño (el cariño del otro, su conocimiento o su compañía)


no tiene grandes consecuencias, pero cuando se toma su cuerpo y se siembra
en él, con la condición de que le pertenezca al que se toma su virginidad, en
ese caso, la pureza del contrario se destroza en el desprecio por quien se robó
el afecto y su producto reproducido. Al no entregarse voluntariamente por la
unidad familiar, se destroza la familia en su unidad puesto que aparece en ella
un enemigo de la unidad. El enemigo de la unidad es el egoísmo del
separatista, de quien espera robarse al miembro de la familia para él o ella.

144
El enamorado debe entregarse a la familia por el bien de todo, no restar a la
familia un miembro, eso no integra al núcleo familiar, lo desintegra. El
individuo se debe a la familia, la familia al clan, el clan al pueblo, el pueblo a
la nación, la nación al continente, el continente al mundo. Ese es el Orden
Natural, puro e íntegro. La pureza no es la conservación del himen, la pureza
es la integración familiar completa en la Justicia Natural Vincular.

Debemos comprender que los valores del amor, la verdad, la bondad, etc. son
productos resultantes de la interacción voluntaria e incondicional de un sujeto
y un objeto que se entregan y responden a la unidad afectivo-vinculante, a la
unidad de la concordia en el reconocimiento de la verdad y a la unidad
reciproca en el beneficio. Solo de esa entrega incondicional y voluntaria se
derivan los valores. Imaginaos el caso de uno que quiere comprar lo que el
otro no vende o de quien vende lo que nadie quiere comprar, ¿podría en esas
circunstancias establecerse el precio de las cosas?

DESARROLLA

1- Porque se necesita amar se espera ser amado. ¿Puedes explicar esto?


2- ¿Qué entiendes por conciencia y en qué se diferencia de consciencia?
3-¿Cómo puede decirse natural lo insuficiente y en qué casos lo insuficiente
no sería natural?
4- El ser humano fue creado para asumir la posición objetiva de la
Naturaleza y realizarse en ella, ¿podrías explicar cómo?
5-¿Qué es enamorarse?
6-¿Cómo piensas que se establece un matrimonio natural?
7-¿Una familia natural es aquella que respeta el ecosistema, o aquella que
respeta la unidad vincular por sobre todas las cosas?
8-¿Qué entiendes por pureza?
9-¿Existirían mayores posibilidades de establecer la pureza individual si
existiera una pureza colectiva establecida?
10-¿Quién es el responsable de la pureza e integridad en la decencia humana
de cada uno?

145
La pérdida de la Naturaleza Original y su Restitución explicada según la
acción de Dar y Responder

El hombre:
El Ser Humano maduro en la decencia es uno con la Naturaleza Humana y es
el que establece una completa y permanente acción de Dar y Responder con
las máximas necesidades válidas para Todo (las Normas de la Naturaleza).
Cumple con el deber Natural y disfruta del beneficio del Derecho Natural en
el cumplimiento de su deber.

El ser humano guarda en su memoria recursos de experiencias. Recuerdos


íntimos universales que por su caracterización absoluta se transforman en
noción de prototipos interconectores vinculares.
Memoria es la suma de recuerdos conscientes almacenados en las capacidades
sensibles del ser. Existe una memoria sensible, una memoria intelectual y una
memoria motivacional. En la memoria humana se almacenan recuerdos de
sensaciones, conocimientos y experiencias.

Desde el origen de la humanidad, la Naturaleza ha posibilitado condiciones


para que el hombre descubra su realidad, su deber, su finalidad y la cumpla.
La restauración de la humanidad dormida en la ignorancia de su Naturaleza,
se podrá llevar a cabo, cuando el hombre descubra las Normas Naturales y
obre en consecuencia. Ese primer hombre que madure será el modelo ejemplar
a imitar.

Si los humanos establecen una perfecta relación de dar y responder a la


dirección de esas Normas, entonces, se podrá superar el sueño de la ignorancia
y disfrutar del despertar Ideal; es decir, del derecho al beneficio Natural de
todo lo creado, luego de cumplir con los deberes que la Naturaleza dictamina.
El descubrimiento de las Normas Naturales posibilita la emancipación del
hombre de su ignorancia, y facilita el camino de la auto-realización que todos
esperamos.

La autorrealización en la Naturaleza Humana, que establece Humanidad en su


decencia y pureza, podría ser establecida en solo tres generaciones
responsables. Pero para eso, es necesario educar a la generación actual en el
conocimiento del origen, identidad y propósito de la humanidad y en el
entendimiento del origen del mal.

146
Reconociendo la Naturaleza de la pureza vincular afectiva y las causas que
originaron la perdida de la identidad humana, se puede rehabilitar al humano
en su Verdadera Naturaleza.

El Ser y su Personalidad, comportamiento, pensamiento y sentimientos:


Existencia es todo aquello que puede ser evaluado y que por ser evaluado
existe. El ser es el sujeto capacitado para evaluar y porque puede evaluar es
consciente del Ser.
El ser humano puede representarse en el siguiente esquema:

1-El yo espiritual Entidad vincular psicológica establecida por estructuras


recíprocas de entrega y respuesta.

Emocional siente sensaciones y reconoce sentimientos, capta lo necesario.


Intelectual razona juicios justos y se ajusta en la razón del juicio.
Motivacional responde al cumplimiento del deber y se debe al cumplimiento
de su razón de Ser.
Consciente de su conciencia Humana y de la conciencia de la Naturaleza.
Libre de optar por la alternativa válida para Todo
Autónomo en el reconocimiento de la razón que justifica justo un juicio.
Responsable ante la voluntad de responder al cumplimiento del deber.
La Conciencia es la constitución reguladora de la unidad máxima, absoluta y
eterna.
El celo es el servidor custodio de la unidad, Su alerta se activa por carencia o
por exceso.

2-El yo físico Entidad de enlaces fisiológicos establecida por estructuras


químicas o neuronales.

Instintos. Tientan por carencia o alertan por exceso.


De protección Servidor custodio del peligro. Protege o defiende.
De mantenimiento Servidor custodio de la nutrición y descanso o ejercicio.
Nutre o desnutre, cansa o descansa.
De Reproducción Servidor custodio de la perpetuidad de la especie. Libera o
abusa, en cuyo caso esclaviza en la desgracia.
Sistema sensorial Vista, oído, olfato, gusto y tacto. Conectan con el ambiente.
(Conectores).

147
La Memoria:
El ser humano dispone de una memoria emocional receptora y almacenadora
de las sensaciones de agrado; de una memoria intelectual receptora y
almacenadora de conocimientos justos y de una memoria motivacional
receptora y almacenadora de experiencias válidas.

La memoria en potencia es la misma para todos los humanos, pero la memoria


en cantidad de recuerdos es distinta en cada uno. Unos recuerdan mayores
datos, lugares o experiencias que otros, pero la capacidad de la memoria del
ser humano es la misma en todos. Lo mismo ocurre con el resto de las
capacidades. La inteligencia del humano es la misma en cada humano en tanto
a que es capaz de reconocer el juicio justo de cualquier razón.
No existe humano inteligentemente superior a otro hombre, porque es fruto de
la Naturaleza Humana y ningún humano puede ser más que su Naturaleza
originaria. Por otro lado, no existe inteligencia superior a la capacidad de
reconocer el juicio justo. Lo que si existen son distintos recursos lógicos para
entender o reconocer una razón justa, dependiendo de la experiencia y el
análisis de cada uno.

Tampoco existe una voluntad superior al cumplimiento del máximo deber


válido para todo, o superior a la que cumple lo que se debe. No hay
posibilidad de una voluntad superior a la que cumple lo que se debe, ni hay
inteligencia capaz de reconocer más verdad que el juicio justo, que por ser
justo es razonable y no existe afecto superior al establecimiento de la unidad
en confianza y en respeto entre un padre un hijo vinculados.

¿Cuál sería la máxima sensibilidad frente a una necesidad? El ser satisfecha.


¿Cuál sería la máxima justicia de un juicio? El juicio justo.
¿Cuál sería el máximo beneficio del deber? El derivado de su cumplimiento.

El ser satisfecho en el cumplimiento de su justo deber, es insuperable.

El recuerdo o los recuerdos son conexiones psico-neuronales entre impulsos


eléctricos y estímulos de información, que imaginan la noción del prototipo
adquirido y lo transforma en proto-imagen consecuente.
La experiencia es transformada en noción de prototipo. Por ejemplo, la noción
(conocimiento) del frio, produce una sensación estándar (prototipo) -tiritar-.
Al recordar la sensación del frio, se imagina la experiencia concreta del tiritar.
Esa noción al informarla al informado de la noción, la reconoce y se establece
la comunicación en base a la memoria del recuerdo de la experiencia.

148
La memoria imagina la experiencia y almacena la imagen de la experiencia,
del conocimiento y de la sensación. El recuerdo idealiza la imagen, transforma
la información de la imagen almacenada en la memoria en idea y emite un
comunicado informativo de su idea.

Todos tenemos la misma capacidad en memoria, pero somos diferentes en la


consciencia de los recuerdos.

La memoria depende exclusivamente del aprendizaje y aprendemos aquello


que reconocemos o apreciamos, el reconocimiento de juicios justos posibilita
la memoria en su repetición. El juicio justo del orden ordena al conocimiento
en su justa importancia. La memoria no se pierde, se confunde. Una memoria
confundida tiene mayor dificultad para recordar aquello que es verdad que una
memoria sin confusión.
Nos olvidamos de lo que no nos interesa porque no es interesante. Cuando
almacenamos demasiada información sin interés es fácil no recordarla.
Actualmente el hombre adquiere demasiado conocimiento ajeno a su interés.
Se sabe mucho de lo innecesario, y poco o nada de lo fundamental. Se
conocen marcas de calidad, pero se desconoce cuál es la calidad de esas
marcas. Se conocen ciudades por su imagen pero no por su historia o
contenido. Se conoce a mucha gente sin conocer su identidad. Ahora se hizo
realidad esa frase de “una mentira mil veces repetida se transforma en
verdad”.

DESARROLLA

1- ¿Qué es ser humano?


2- ¿Qué es el celo?
3-¿Qué es la memoria?
4- ¿Qué es autónomo?
5-¿Qué es responsable?
6-¿Cuántos instintos hay?
7-¿De qué se compone la conciencia humana?
8-Explica cómo sería una sensibilidad emocional superior a la que es capaz
de captar lo necesario y responder con lo adecuado.
9-Explica qué debería tener una inteligencia superior a aquella que reconoce
el juicio justo de las cosas.
10-¿Qué condiciones mentales debería tener una especie superior a la
humana?

149
El Mundo
En el Mundo de los Humanos Naturales Maduros en la decencia, se comparte
la Normalidad, porque la mayoría de las personas, son adultos y tienen una
constante y permanente acción de dar y responder con la Naturaleza Humana.

Al ser esta inquebrantable e invariable, los adultos, atienden, entienden y están


atentos todos, a las máximas necesidades y se entregan voluntariamente a su
cumplimiento. Por lo tanto, llegan a ser personas responsables que atienden,
entienden y están siempre atentos a responder o resolver las máximas
necesidades válidas para Todo y quien responde al beneficio de Todo, no
perjudica nunca a nadie.

En ese mundo hay unidad en valores, criterios y tradición. La unidad en el


comportamiento responsable produce respeto, la unidad en criterios
razonables y sinceros produce seguridad y la unidad en la experiencia de los
valores afectivos de plenitud, justicia y responsabilidad provocan el atractivo
vincular afectivo compartido. En ese mundo maduro se vive y se ama, porque
se prioriza el amor maduro de darse voluntariamente por el bien de la
Naturaleza Humana y por el respeto a su decencia y pureza.

Estas personas pueden compararse con las células de un cuerpo saludable, que
se mueven de acuerdo con la forma en que la Mente dirige a su cuerpo. En
este caso, tienen todas, una correcta acción de dar y responder entre ellas y se
unen como se unen todas las células de un cuerpo.
El vecino de una persona es su “segundo Yo”. Es el objeto de valor al que
debe atender, entender y estar atento a sus necesidades fundamentales, de este
modo se crea una inmensa familia, la Familia Humana. Cuando se valora al
objeto, se le cuida, cuando no se valora al objeto, se desecha.

En la actualidad, la acción de dar y responder vertical entre el hombre y su


Naturaleza, se encuentra interrumpida por el desprecio que siente el hombre
por los objetos, a los que pretende poseer sin respetar. Por eso, los humanos
han perdido su Sujeto Natural, su Figura Central y con ello, perdieron el
Verdadero Sentido Común, o Bien Supremo. Y la acción de dar y responder
horizontal entre ellos, fue también interrumpida. Por lo mismo, no pueden
realizar la acción de dar y responder que se supone deberían. Por eso, el medio
contemporáneo está lleno de luchas, desprecios, desconfianzas y divisiones.
Que el otro divida, desconfíe o desprecie no justifica nuestros errores. Nuestro
deber es el de cumplir nuestra responsabilidad, no la del otro.

150
Las diferencias en la interpretación de la definición del hombre, de la religión
o del arte por ejemplo, son inmensas. Cada individuo defiende la validación de
su particular definición. Cada individuo postula un ideal humano diferente al
del resto.

Cada anárquico pretende ordenar políticamente al mundo a su manera. Cada


injusto postula un planteamiento educativo capaz de resolver el trauma de la
injusticia. Cada uno de los económicamente insuficientes, dispone del secreto
para ordenar las finanzas y la economía mundial. El tema de la salud también
debe resolverse de acuerdo a los postulados de cada enfermo. Y la educación,
ha de ser aquella que garantice la libertad de expresión, sin restricciones; de
libre pensamiento, aunque los pensamientos sean totalmente incoherentes con
la razón que justifica al juicio justo y que no viole, ni los derechos del niño,
(lógicamente ignorando los derechos de los padres y de la familia). El derecho
a ser feliz de cada individuo, de be ser garantizado por el otro, sin explicar las
diferencias entre el placer y el deber, entre lo que se quiere y lo que se espera
de uno.

La democracia es el postulado “garante” de la sociabilidad sin comprender


que quienes eligen a sus representantes ignoran lo que representan y lo que
deben cumplir. Se cree que la libertad protege la Naturaleza Humana y se
ignora que la elección del beneficio de los fragmentos desconecta a la
totalidad de los mismos. Se piensa que el individuo es el centro de la sociedad
mientras se ignora que ningún individuo aislado podría transformarse en
sociedad.

Estas incongruencias sociales son producto de ignorar funciones y límites,


deberes y beneficios, posiciones y respeto. Si el humano se hace hombre, el
hombre se hace humano y en esa simbiosis pueden todos asociarse, pero no
podemos ser distintos de la Naturaleza Humana y declararnos hombres, ni ser
distintos a los hombres y declararnos humanos.
El individuo debe madurar. El hombre maduro, restablecerá la acción de dar
y responder con la Naturaleza Humana, asumiendo la responsabilidad de
descubrirla y realizarse en ella para dejar un modelo de decencia ejemplar a
imitar.

La Naturaleza Humana no cambia ni cambiará. El ser humano debe ajustarse


en la Justicia de Su Naturaleza para legitimar las normas y normalizarse en
ellas. Solo de ese modo podemos madurar.

151
Madurar y envejecer son dos cosas distintas, que cuando se ignoran se asocian
por no comprender en qué consiste cada una de ellas. La mayoría de los
humanos contemporáneos piensan que madurar es envejecer coleccionando
años, porque solo han visto ese tipo de desarrollo, el de la piel. Pero la
verdadera madurez va por dentro, se establece en la actitud convicción y
determinación a realizarse al máximo en lo sensible, captando las máximas
necesidades válidas para todo. Realizándose al máximo en el descubrimiento y
comprensión de las máximas razones que se ajustan y justifican las leyes. Y
realizándose al máximo en responder voluntaria e incondicionalmente al
cumplimiento de los máximos deberes Naturales, y Sociales. De este modo, se
madura, asegura y realiza emocional, intelectual y motivacionalmente el
hombre.

El maduro cumple, reconoce, razona, coopera y responde amablemente con


cordura y simpatía. Es estable, seguro y asiste voluntariamente sin reclamos,
acusaciones, rechazos o rebeldía. Conoce su identidad e identifica, conoce su
origen y origina, conoce su sentido y hace sentido en sus conductas.

La naturaleza de la necesidad obliga al individuo a responder sus exigencias.


El sujeto que no responde al cumplimiento de la máxima necesidad no puede
decirse responsable.

La máxima necesidad no es el deseo del individuo es la obligación del deber


que ha de cumplir. Deberes o necesidades no son deseos, son Obligaciones
Naturales que provienen de la Naturaleza de las necesidades.
La necesidad de liberarse en el tráfico del taco, es creada por el grupo de la
totalidad, (grupo de autos atascados) no por la individualidad del conductor
del auto, sino por el conjunto que exige el bien común. En esa circunstancia,
la libertad del individuo declara su impotencia y exige salirse de esa situación.
El individuo, en esa circunstancia se entrega a la necesidad exigida por su
capacidad de ser libre, y lo angustia o ansía. No dispone de alternativa, a no
ser que controle el deseo de su capacidad natural de ser libre, pero la exigencia
de su capacidad seguirá exigiendo su libertad (condición natural).
Como ese ejemplo existen siempre situaciones en las que nuestros deseos han
de someterse a la voluntad exigida por las necesidades del ambiente.

Si analizamos esta realidad, llegaremos a la conclusión de que nuestra


individualidad se debe al cumplimiento de las necesidades y cuando estas son
cumplidas, damos rienda suelta al cumplimiento de nuestros deseos, que se
someten naturalmente al cumplimiento del máximo deber necesario.

152
¿Qué tipo de sensibilidad superior podría captar algo superior a la máxima
necesidad válida para todo? Ninguna sensibilidad podría captar una necesidad
superior a la que es válida para todo. ¿Qué tipo de inteligencia sería capaz de
reconocer una verdad o razón superior al juicio justo de la ley? Ninguna
inteligencia puede superar una verdad más certera que la justa. ¿Qué tipo de
voluntad puede existir capaz de realizar algo superior al cumplimiento del
máximo deber necesario? Ninguna voluntad puede superar el cumplimiento
del máximo deber válido para todo, por lo tanto, no existe en el universo
sensibilidad, inteligencia o voluntad alguna superior a la humana.

La historia en su ignorancia desconoce la finalidad de la misma y confronta al


individuo con su ignorancia una y otra vez, hasta convencerlo insuficiente.
Tales de Mileto propone que el agua es el principio de todas las cosas.
Anaximandro dice que es el Aperión, Anaxímedes dice que es el aire,
Heráclito que el fuego, Pitágoras que son los números y Parménides dice que
es el ser; los atomistas que el átomo. Ninguna de las 12 escuelas de
pensamiento: Jónica, Pitagórica, Eleática, Físicos, Atomistas, Estoicos,
Epicúreos, Escépticos, Neoplatónicos, Aristotélicos, Socráticos o Sofistas,
descubren la verdad. Opinan pero no descubren. La historia los actualiza para
evidenciar sus insuficiencias y certificarnos insuficientes, eso es lo que frena
al intelecto en su reconocimiento de la justicia. Quien se declara insuficiente
no reconoce suficiencias.

DESARROLLA

1- ¿Cómo te imaginas un mundo maduro?


2- ¿Qué conductas sociales limitarías o prohibirías?
3-¿Si fueses presidente/a qué norma declararías por sobre todo?
4- El maduro, ¿espera que le maduren o se madura libre y autónomamente?
5-¿Qué haces frente a quien no quiere madurar?
6-La decisión de negarse a madurar ¿es responsable? ¿A quién afecta y de
qué manera?
7-¿La elección de no querer madurar es libre?
8-¿Quién elige ser un delincuente tiene derecho a delinquir aunque con ello
perjudique?
9-¿Cuál es la diferencia entre un violador y un seductor?
10-¿Cuántos partidos políticos justifican la Naturaleza Humana y hacen
justos y maduros en ella a sus partidarios?

153
Necesidad
Lo necesario filantrópico de la Naturaleza, exige la respuesta voluntaria al
cumplimiento de su deber, el deber necesario obliga.
Existen dos tipos de necesidad: la necesidad fundamental y la necesidad
accidental. Las necesidades fundamentales no admiten otra posibilidad que la
de ser cumplidas por completo, como la necesidad de crecer, de multiplicarse
y de dominar la consecución del Orden Natural. Las necesidades accidentales
existen contenidas en la necesidad fundamental y admiten posibilidades, por
ejemplo, la necesidad fundamental de alimentarse, posee las necesidades
accidentales de elegir pan, arroz, lentejas, etc.

Lo necesario fundamental es siempre preferente y la necesidad accidental es


siempre preferida. El deber ha de cumplirse y el deseo ha de conseguirse. Lo
cumplido completa lo conseguido se disfruta. Lo completo o cumplido
produce el sentimiento de plenitud en todos, lo disfrutado produce el placer de
quien disfruta. El placer es de uno la plenitud es de todos. La necesidad que
satisface a todos es siempre por sobre la que disfruta uno.

Todo humano responde en todo lo que hace a la necesidad que lo motiva, por
lo mismo, la necesidad es siempre preferente. Sin necesidades no se vive, por
lo mismo, la vida está sujeta a las necesidades que justifican su existencia. Las
máximas necesidades son las fundamentales porque conectan a las
necesidades accidentales con la naturaleza de su justicia. Las necesidades
accidentales, no necesariamente conectan con la justicia de lo
fundamentalmente necesario. Por ejemplo y siguiendo con la alimentación,
alimentarse es fundamental, pero el deseo de comer puede llevar a optar por
comer algo no necesario o adecuado para el organismo.

El artista no es ajeno a su realidad Natural Humana, por sobre todo, debe ser
humano y después profesional. Debe, porque es necesario y esa necesidad es
siempre por sobre su deseo de pintar, esculpir o cantar. La falsa idealización
de la realización profesional genera innumerables traumas en el humano
contemporáneo. Se cree que el éxito profesional, realiza al individuo y lo
trasforma en persona madura. Eso, no solo es falso, sino que además es solo
una utopía. El arte es una profesión, la profesión de las máximas expectativas
emocionales, intelectuales y de la búsqueda de lo más alto, o elevado. Pero
como cualquier profesión es solo un útil, un servicio, un proceso para
conquistar algo, el dominio sobre las cosas.

154
Oficio es el dominio de una técnica y técnica es un hábito repetido. El hábito
no hace al monje, ni mucho menos hace personas, solo ayuda a construirlas,
pero lo que las realiza, no es el hábito al trabajo, es el reflejo de su pureza. La
integridad de la pureza es en sí misma un verdadero arte. El arte es una
profesión orientada en la conquista de la felicidad.
Arthur Schopenhauer dedicó el tercer libro de El mundo como voluntad y
representación a la teoría del arte y dijo: “el arte es una vía para escapar del
estado de infelicidad propio del hombre”.

El mundo está repleto de interconexiones poderosas selectivo intencionales,


neuronales, fisicoquímicas, o necesidades circunstanciales, si lo ponemos de
otro modo, podemos afirmar que el mundo está repleto de consciencia
receptivo intencional a lo que podemos denominar protoconsciencia o noción
de prototipos.

Cibernética es el estudio de los ajustes y control de las funciones mecánicas,


automáticas o auto reguladas. El término puede aplicarse en ambos casos, en
el de la máquina o en el de los seres vivos. En ambos casos, se responde a un
estímulo externo que impulsa un actuar y lo retroalimenta. Entendamos
retroalimentación como el proceso mediante el cual un organismo vivo detecta
una estimulación y lo usa en el control del proceso de producir estímulos.
Estímulo e impulso son en este sentido retroalimenticios. La labor del
termostato para controlar la temperatura de una casa puede ser un ejemplo de
cómo opera la retroalimentación.

Cibernética, puede también ser definido, como el dispositivo de control del


mecanismo operativo en el mantenimiento de la homeostasis o estabilidad
autónoma interna de los órganos del cuerpo, mediante la respuesta a estímulos
cuya tendencia es a afectarlos. Los estímulos pueden venir del exterior del
cuerpo (ambiente físico y social) o del interior del mismo (órganos internos,
corazón, hígado, etc.) pueden provenir también de los tejidos o de las células.

La Homeostosis guarda al organismo estable, frente a los numerosos estímulos


que recibe del ambiente exterior y del interior del cuerpo.
La actividad de la estabilidad homeostática es controlada por el cerebelo, bajo
centro nervioso, o centro hormonal reflejo, cuyas respuestas al estímulo son
mecánicas y por lo mismo, no conscientes o subconscientes.
Existen estímulos cuyas respuestas son realizadas por el bajo centro nervioso,
pero cuando el bajo centro nervioso no dispone de solución, envía el estímulo
al alto centro nervioso (córtex) para que este responda con lo adecuado.

155
Las respuestas del córtex o del alto centro nervioso, no son reflejas, son
conscientes. Este traslado de información nos dice, que en el bajo centro
nervioso existe protoconsciencia de la naturaleza del problema y al
reconocerse incapaz de resolverlo, lo envía al centro nervioso superior para ser
solucionado. Las células del cuerpo humano pueden comprender y analizar un
estímulo, incluso pueden tomar la decisión de responder o no. Esa habilidad
se denomina protoconsciencia, o consciencia reducida al rango de sus
posibilidades. El centro nervioso superior o córtex, ejerce el dominio sobre el
bajo centro nervioso reflejo, por eso, en ocasiones, puede controlar los
impulsos reflejos del bajo centro nervioso. El sistema límbico se encarga de
las reacciones instintivas.

El cuerpo, como el mundo, está repleto de información. Estímulo, información


y sensibilidad son tres aspectos interconectados a una reglamentación orgánica
compartida por la consciencia de un deber oficial que ha de ser oficiado por el
responsable del orden cósmico, el ser humano.
La norma, para el reconocimiento de su justicia, exige del normado en ella.
En este momento disfrutamos del mérito de la historia, en tanto disponemos
de un modelo de constitución como la de los Estados Unidos en donde La
Primera Enmienda garantiza la libertad de pensamiento y expresión, porque
prohíbe que la legislatura haga ley alguna con respecto a la adopción de una
religión o haga ley alguna que prohíba la libertad de culto, de expresión, de
prensa, de reunión o de petición. Gracias al sistema de libertades sociales del
liberalismo capitalista podemos estar aquí conversando diferencias. Pero esa
garantía no sabemos cuánto durará, ni cuándo será anulada.

La historia nos dice que las leyes se han violado en muchas ocasiones y que
los beneficios de las monarquías rusas fueron eliminados por el sistema de los
proletariados y los proletariados fueron eliminados por el liberalismo
capitalista, siguiendo esta lógica, el liberalismo capitalista también tendría su
punto y final en algún momento de la historia. Si no nos determinamos a
cambiar nuestra actitud egoísta, el egoísmo acabará con nosotros.

El egoísmo es una posibilidad entrópica que al ser optada o elegida, se


contrapone a la intencionalidad natural. Por ejemplo: ante la posibilidad de
una creación, el autor dispone de dos posibilidades: la de optar por realizarla o
la de optar por no realizarla. Al realizar su obra, niega la negación de hacerla.
Pero al negarse a hacerla niega la posibilidad de hacerla. La negación de la
negación, en este caso, es la afirmación de la realización.

156
Sin negar la actitud egoísta de no responder al cumplimiento de lo necesario,
al reconocimiento del juicio justo y al cumplimiento máximo del deber
exigido, el individuo se transforma en egoísta, cobarde e indiferente.

El egoísmo es cobarde, no se entrega por los valores. Atender al otro es


asumido como perder su tiempo, entender al otro es considerado como perder
su razón y estar atento a las necesidades del otro es perder la posibilidad de
estar atento a algo para él o ella. El valor del egoísta está en él mismo, por eso
se dice que se es cobarde. Se es cobarde, no por falta de coraje, sino porque no
adquiere valor compartido, para los demás no vale porque no responde al
cumplimiento de los deberes grupales o sociales.

El egoísta se caracteriza por ser necio ignorante, no se entrega por descubrir la


verdad, porque la primera información recibida la atesora verdadera. Además
se caracteriza por tener miedo. Teme entregar su certeza individual frente a lo
lícito universal y constante porque se siente perdiendo algo que posee, su
seguridad. No asume niveles nuevos de verdad. Un ejemplo de la
caracterización egoísta intelectual es cuando alguien afirma la verdad de un
significado y siendo este significado falso, defiende su certeza. El egoísta es
un necio que no responde a las necesidades o deberes, que no reconoce el
juicio justo y que no soluciona o satisface las máximas necesidades mutuas.
El egoísta es flojo, no por debilidad, sino por su indiferencia. Lo contrario a
flojo sería motivado a hacer. El egoísta necesita solo aquello que determina
necesario y su flojera, reduce más sus aspiraciones, por lo tanto, el egoísta,
además es pobre. Pobre, en este caso, no se refiere a cantidad de posesiones,
sino a la no participación de las mismas.

El egoísta no comparte, por lo mismo es solitario. No necesita de otro que no


sea él o ella. Por lo mismo, le cuesta conectarse, al no conectarse es
desconectado. Se desconecta en general porque desconfía del otro que
adquiere ante los ojos del egoísta la condición de diferente. Diferente,
generoso o no, inteligente o no, y afectuoso o no, al entendimiento del egoísta
las diferencias son siempre las contrarias y suelen dañarle en su autoestima
cuando descubre sus insuficiencias. Es inseguro porque carece de la
protección de los otros a quienes nunca atiende. No descubre porque no busca.
No hace porque no emprende. No se enfrenta a cosas nuevas porque para
descubrir lo nuevo ha de entregarse. El egoísta se olvida de la prudencia, de la
firmeza y de la templanza, se olvida de captar lo necesario para el bien
supremo, se olvida de reconocer la razón que justifica las necesidades y se
olvida de cumplir con los deberes.

157
Porque se olvida con facilidad el egoísta es despistado e imprevisible. Es
difícil confiar en él. Difícil respetarle y más difícil vincularse con él o con
ella.

En cierta medida somos todos un tanto egoístas, pero la caracterización del


egoísta es la que pertenece a los que extreman esta conducta.
El egoísta se prefiere a si mismo por sobre lo preferente, se prioriza por sobre
lo prioritario, elige sus necesidades por sobre lo necesario, razona en base a su
justificación y no en función de lo legítimo, y condiciona al otro a sus propias
preferencias por sobre el ofrecerse a las necesidades máximas que beneficien a
la totalidad. El egoísta es, o, insociable o sociable para su egoísmo.

Egoísmo es lo contrario al altruismo voluntario o filantrópico. Cumplir con el


deber obliga al altruismo voluntario porque el deber no pertenece al sujeto, los
deberes son producto de necesidades establecidas. Cumplir con el deseo es un
acto de determinación propia. Los deseos son propiedad del sujeto que los
declara necesarios para él, aunque su cumplimiento no beneficie al resto. La
elección de lo preferido por sobre lo preferente, cuando lo preferido
desconecta, desacredita o desvincula al resto o a alguna porción del resto
ordenado, esa elección se declara egoísta.

La Declaración Universal de los Derechos humanos es uno de los causantes y


promotores del egoísmo contemporáneo, al proponer al individuo por sobre la
familia. Solo el artículo 16 menciona a la familia como una sociedad entre
iguales. Quien escribió esta Carta, desconocía la identidad original de la
Familia y lo que consiguió es establecer sociedades egoístas e irresponsables.

DESARROLLA

1- La naturaleza del deber obliga a realizarlo y en eso se declara necesario


¿Puedes analizar y desarrollar esto un poco más?
2- ¿Por qué motiva una necesidad?
3-Para reconocer algo es necesario contenerlo, ¿puedes explicarlo?
4- ¿Por qué cuesta desprenderse del egoísmo?
5-¿A quién beneficia el egoísta y a cuantos afecta su egoísmo?
6-¿qué es más motivante lo que se debe o lo que se desea?
7-¿Cuáles son las características fundamentales del egotismo?
8-¿Cómo se originó el egoísmo?
9-¿Qué similitud encuentras entre el celo y el egoísmo?
10-¿Cómo se puede controlar y dominar el egoísmo?

158
SECCION 3
1 Proceso origen-división-unión
Cuando las características duales dentro de la Naturaleza, efectúan la acción
de dar y responder a través de la Primera Fuerza Universal, son propuestos el
hombre y la mujer, como dos seres sustanciales complementarios sujeto-
objeto. Cuando el hombre y la mujer alcanzan la madurez en la unidad
vincular conyugal y paternal, asumen la posición de objeto de la Naturaleza.
El objeto de la Naturaleza Humana, (sujeto) ha de ser la comunión vincular
en confianza y respeto mutuo entre un hombre y una mujer maduros (que han
crecido y multiplicado en el ejercicio del dominio sobre el celo y los instintos)

Las características duales de la Naturaleza, se multiplican a través de la acción


de dar y responder, en dos seres complementarios (divididos) para que estos
dos seres lleguen a unirse (Unión) a través de la acción de dar y responder.
Esta Unión toma la tercera posición objetiva (de objeto) de la Naturaleza.
Este proceso se denomina: Proceso Origen- División-Unión (O-D-U). Toda
multiplicación ocurre por el proceso O-D-U.
El proceso ODU se inicia con la Naturaleza Original Dual, cuya necesidad es
encontrar un semejante dual que se realice en ella.

Naturaleza Unión
Original
Sujeto Objeto División

Unión Origen

La razón por la que la Naturaleza Originaria necesita un semejante, es porque


necesita realizarse en él, justificarse en él y vincularse con él. El cumplimiento
de la razón del creador se establece al ser reconocido suficiente, válido y justo,
por un objeto semejante en experiencia, conocimiento y sensibilidad.
Ser reconocido exige de otro igual; realizarse es cumplir el establecimiento de
su función, (ser igual) y solo es determinado valido por aquel al que le vale
(otro igual).
La Naturaleza originaria espera un semejante similar que responda al
cumplimiento del deber reconocerla y realizarla, al realizarse en ella.

159
2- Finalidad de los Objetos Triples
Al instituir al ser humano, la Naturaleza Humana se transforma a sí misma en
necesaria para el sujeto que la requiere, para justificar a la razón que lo declara
necesario.
En esta dinámica se establece una estructura base de cuatro posiciones (1-
propósito, 2 sujeto, 3-objeto, 4-consecuencia) que se cumplen sobre un
proceso de tres etapas o momentos (inicio, medio y final).

Naturaleza de la necesidad

Sujeto Objeto

Consecuencia

Cada una de las cuatro funciones y posiciones: origen, sujeto, objeto y


consecuencia recíproca (unión), deben asumir la posición de sujeto
responsable y objeto respetuoso de, y para los otros tres. Cada uno de ellos
debe asumir la responsabilidad de beneficiar a los otros tres, desde la posición
que ocupan. Al logro de ese estado se le denomina Estándar del Triple
Objetivo. El objetivo trinitario de beneficiar al Todo resumido en los otros
tres. El propósito por el cual cada posición espera unirse con las otros tres, se
llama Finalidad del Triple Objetivo, o finalidad de objetos triples.
Cuando cada sujeto se une con los otros tres, a través de la acción de Dar y
Responder, todos cumplen la Finalidad de Objetos Triples.

Esa relación solo es posible entre el Hombre y la Naturaleza. La Naturaleza


Humana es completamente coincidente con el ser humano maduro, por lo
tanto el verdadero ser humano maduro, se realiza en la completa coincidencia
con la Naturaleza Humana. Al coincidir el Sujeto Humano, con el Objeto
Humano en la Naturaleza Humana, se establece la consecuente finalidad de
objetos triples determinada por la Finalidad del Triple Objetivo.

Cuando la mente del hombre, dirige al cuerpo en base a la consecución de la


Naturaleza Humana se realiza la finalidad humana masculina y femenina
natural. Cuando el marido atiende, entiende y está atento a las necesidades
naturales, intereses naturales y funciones naturales de la esposa y los satisface,
resuelve y realiza, se establece la finalidad conyugal natural. Cuando el padre
atiende, entiende y está atento a las necesidades naturales, intereses razonables
y funciones filiales naturales, se establece la finalidad filio-paternal natural.
Esa es la Finalidad de Objetos Triples exigida por la Naturaleza Humana.

160
La finalidad del Triple Objetivo, se establece en la creación artística entre la
proposición, el autor, su trabajo y la consecución del logro de lo ideado. La
propuesta ha de satisfacer, convencer y motivar al autor, ha de ser posible de
transformar al objeto en consecuente con la proposición, con la idea del sujeto
y con el resultado esperado. El sujeto, en este caso, el artista, debe satisfacer a
la proposición, ha de realizar al objeto y ha de transformarlo en consecuente.
El objeto ha de responder al propósito, al sujeto y a su consecuencia y la
consecuencia debe responder correlativamente a la propuesta, al sujeto y al
logro del resultado.

a-Números que se desprenden del proceso origen división unión


El objetivo de la Creación es solo uno, la unidad completa en la reciprocidad
entre la normativa natural y la respuesta correspondiente de todas las especies.
La naturaleza espera por respuesta al objeto natural que cumpla la finalidad de
su objetivo.
Para participar o formar parte de esa unidad, el ser humano debe normarse en
la autenticidad de la unidad en tradición, criterio y finalidad.
Debe asumir su compromiso humano y comportarse como tal, atendiendo,
entendiendo y estando atento al cumplimiento del máximo deber necesario
para beneficiar al Todo. El máximo deber, no proviene de la materia a pesar
de ser la materia la máxima necesitada del cumplimiento del deber. El deber
solo es captado por el humano que lo reconoce y se hace consciente del
mismo. Los animales no cumplen deberes, ni exigen derechos, solo operan
motivados por la naturaleza del instinto o, de su N.D.I.

161
Para captar y reconocer un deber, es necesario ser consciente de asumir la
determinación y responsabilidad para cumplirlo. Esta orientación amplia el
radio de la sensibilidad, del conocimiento y de la responsabilidad humana.
Consciencia es un estado de vinculación, reciprocidad e integración entre
tensiones, nociones y actitudes vinculantes, recíprocas o confiables y
atractivas que establecen la unidad. Dicha unidad es siempre producto
resultante de la estructura base de cuatro posiciones: pretensión o proyecto,
activo realizador y receptor u objeto coincidente con lo esperado o lo
propuesto.

La base de cuatro posiciones es el fundamento de los números: 3, 4 y 12.


Debido a que hay 4 posiciones, 3 objetivos para cada posición y se cumplen
12 objetos en ella. Los números 3, 4 y 12 aparecen en los procesos de
consecución, a lo largo de la historia. Desde los tres periodos del desarrollo
humano: ovular, embrional y fetal, pasando por el periodo en el vientre de la
madre, en el vientre de la tierra y en el vientre del espíritu, hasta, el espíritu de
formación, espíritu vital y espíritu vinculado completamente con la Naturaleza
Humana. Tenemos tres capacidades, tres instintos, tres virtudes. Existen tres
reinos animal, vegetal y mineral, tres estados de la naturaleza sólido líquido y
gaseoso, tres aspectos del carácter emocional, intelectual y motivacional, etc.

El 4 también se repite con frecuencia en las estructuras de consecución:


proyecto, jefe, trabajadores y obra. Pretensión, sujeto que pretende, objeto
pretendido y consecuencia satisfactoria. El 4 es otro número constante en los
procesos de consecución. Cuatro puntos cardinales, para orientarse; cuatro
estaciones, para que se cumpla el año. Cuatro fuerzas en el movimiento.
Cuatro elementos aire, agua tierra y fuego, cuatro individualidades en el
núcleo gestor familiar: Naturaleza Humana conectiva (conectividad) padre,
madre e hijo etc.

El 12 es frecuentemente repetido en la unidad. Los doce caracteres humanos:


1-emocional propositivo 2-emocional activo 3-emocional receptivo
4-emocional consecutivo; 5-Intelectual propositivo 6-Intelectual activo
7-Intelectual receptivo 8-intelectual consecutivo; 9- motivacional propositivo
10- motivacional activo, 11-motivacional receptivo y 12-motivacional
consecutivo. Los doce hijos de Jacob que establecieron las doce tribus de
Israel para establecer la unidad. Los doce profetas que anunciaban la unidad
con el Mesías en el Apocalipsis. Los doce discípulos de Jesús que debieron
unirse con El. Los doce caracteres del Zodiaco representativos de las
diferencias en la unidad Humana, etc.

162
3-Base de Cuatro Posiciones
Cuando el ser humano, Padre, Esposa e Hijos cumplen la Finalidad de Objetos
Triples, a través del proceso Origen, División, Unión, centralizados en las
Normas de la Naturaleza, forman la estructura base de Cuatro Posiciones.

Esta base es el proceso modelo por el cual todos los sujetos y objetos de la
Creación pueden unirse con la Naturaleza de la Creación.
La Base de Cuatro Posiciones es el eterno objetivo de la Creación porque es la
base fundamental del valor afectivo, cognoscitivo y beneficioso. Es la
estructura del beneficio ecológico, social, familiar e individual. Es también la
base de la existencia, acción y multiplicación. Por sobre todo, es el
fundamento base de la actividad moral, ética y estética.

El vínculo, la verdad, la justicia y la bondad son productos resultantes del


establecimiento base de cuatro posiciones.
El vínculo no se puede establecer solo entre un sujeto y un objeto, si no existe
algo en común. Para establecer el vínculo es preciso de la conexión interna y
externa al mismo tiempo, vertical y horizontal.
El vínculo reproductivo, por ejemplo, se establece entre un sujeto y un objeto
que comparten el deseo reproductor estimulado por la necesidad de
permanencia. La amistad tampoco es solo cosa de dos, son dos que comparten
algo en común, las relaciones siempre se establecen sobre la base de cuatro
posiciones, no entre dos. Entre dos que establecen un nosotros compartido y
resultante de lo pretendido.

La estructura base de cuatro posiciones es el fundamento de la actividad, de la


existencia y multiplicación de todo lo creado. Toda existencia ha sido
intencionada y realizada por un causal originario.

163
En esa afirmación existen cuatro posiciones 1- propósito, 2- sujeto que realiza,
3-objeto realizado y 4- consecuencia con lo pretendido.
Se tiende a pensar que aquello que sucede de forma natural por las fuerzas de
la creación no es intencionado. La Naturaleza es un Orden y dentro de ese
ordenamiento natural todo lo que ocurre se establece en él. Bajo este punto de
vista universal, cualquier accidente actual, humanamente evaluado como
accidente, resulta no ser más, que un acto físico ordenado con la
intencionalidad del Orden Natural.

DESARROLLA

1- Describe el proceso origen, división, unión.


2- ¿En qué consiste la finalidad de objetos triples?
3-¿Puedes explicar la estructura base de cuatro posiciones?
4- ¿Qué números se desprenden de la estructura base de cuatro posiciones?
5-Explica algún ejemplo de estructura base de cuatro posiciones.
6-Explica algún ejemplo del proceso origen división unión.
7-¿Cuál es el significado del número doce y de dónde sale?
8-¿Ejemplo de cómo se establece l número 3-4-7 y 12?
9-¿Por qué decimos que la estructura base de cuatro posiciones es la base
esencial de la creación?
10-¿Puede establecerse un vínculo sin la estructura base de 4 posiciones?

4- El movimiento dentro de la Estructura Base de Cuatro Posiciones.


En la Estructura Base de Cuatro Posiciones, los cuatro componentes se unen a
través de la acción de dar y responder con la Naturaleza como centro y juntos
realizan un movimiento elipsoidal.

El movimiento elipsoidal continuo, centralizado en la Normativa Natural


significa que el Ser Humano, vive en seis relaciones direccionales con sus
semejantes físicos y con sus semejantes antepasados. Las seis direcciones son:
arriba, abajo, frente y detrás, derecha e izquierda. Arriba y abajo como
nuestros padres e hijos, o jefes y subordinados. Frente y atrás se refiere a
semejantes más o menos experimentados. Derecha e izquierda se refiere a
hermanos o hermanas o similares a nosotros. La variedad de posibilidades en
la creación es infinita en energía, ritmo, intensidad etc. Infinita en variabilidad
y absoluta en sus constantes fundamentos naturales pretendidos, de disfrute,
conocimiento o conquista.

164
El hombre es el centro del Universo y la Normativa Natural es el centro de la
Naturaleza Humana, por lo tanto, la Normativa Natural, es el centro del
movimiento elipsoidal de la Creación entera.
La historia de los cambios gira en torno al ser humano, produciendo
circunstancias de sensibilidad, de interés y de motivación que eleven la
conciencia del individuo al descubrimiento y comprensión de la Naturaleza de
la Creación, en su conocimiento, posesión o disfrute.

El Helenismo, el periodo del Imperio Romano, o el Renacimiento, han sido


etapas de la historia en donde la sensibilidad, el conocimiento y el respeto
crearon las condiciones para descubrir y reconocer aspectos de la Naturaleza
Humana.
Esos momentos decisivos en la historia para descubrir la Naturaleza humana,
fueron desperdiciados por las dudas de los escépticos y por la escasa
sensibilidad de los grupos sociales, en los cuales se encontraban las personas
que estaban madurando en la comprensión de su Naturaleza. Impedir la
propagación de la sensibilidad y del conocimiento, mermaron la posibilidad de
su expansión y el tiempo, terminó con aquellos orientados en la búsqueda de
las Normas Naturales.

5- La relación entre la Normativa Natural, el hombre y todas las cosas.


1- La Jerarquía de la Creación.
La Normativa Natural de la Creación, proyectó Su Ideal y Energía en la
creación de las partículas, con el objetivo de formar átomos que formaran
moléculas y minerales, que nutrieran a los vegetales para servir a los animales
y al hombre, quien debe ejercer su responsabilidad de responder siempre, a la
máxima necesidad válida para Todo, lo que transformaría al hombre en
heredero ordenado en el Ordenamiento Natural Normal. La Naturaleza creó el
Universo entero para la apreciación, recognición y dominio responsable de la
Especie Humana. Sin el Hombre, el Universo entero sería como un enorme
museo, el más fantástico de todos, pero sin visitantes que lo aprecien.

El artista también proyecta en su imaginación la finalidad de su labor. Se


imagina exitoso en una gran exposición llena de público, siendo requerido por
los medios de comunicación y con muchos proyectos y encargos, pero para
lograr eso, debe adquirir los recursos necesarios, de determinación y
disciplina, de prudencia, firmeza y templanza. En ocasiones deberá someterse
a las obligaciones menos agradables, como salir a vender sus obras casa por
casa, bajo la lluvia, el hielo o la nieve del invierno. Las tareas ingratas no son
indignas en sí mismas, lo indigno, es la actitud frente a esas tareas.

165
Pero muchas de esas cosas son necesarias para ir escalando en el desarrollo de
la dignidad de ser artista. En otros casos, deberá enmarcar sus cuadros con
lujosas maderas, o hacerse catálogos publicitarios. Todas estas cosas son
necesarias para la consecución del éxito del artista, de igual modo, todas las
especies naturales, desde las que cumplen las funciones más extrañas, fueron
necesarias para constituir un ambiente digno donde pudiera sobrevivir el ser
humano.

2-La relación entre el hombre y la creación. .


El cuerpo humano es un microcosmos de la naturaleza fisiológica externa,
compuesto por elementos sólidos, líquidos y gaseosos, sustancias minerales,
vegetales y animales. Elementos creados para la vida física del hombre. Por
eso, el cuerpo del humano es la representación externa del universo. Debido a
que contiene todos los atributos del mundo externo es estimulado por la
belleza exterior de la creación.
El Ser Humano, es también el centro interno de la creación. Los elementos
fisiológicos del hombre, que están hechos de materia, responden a su emoción,
intelecto y voluntad. Por lo tanto, toda la materia debe tener elementos de
intencionalidad, selectividad y poder correspondientes con la emoción, el
intelecto y con la voluntad humana. Estos elementos son la parte interna de la
creación.

El hombre es el objeto de la Naturaleza Humana. El objeto, se debe al sujeto


que lo realiza, conoce o disfruta. ¿Quién es el sujeto del hijo? El padre
maduro, justo y ejemplar. El padre maduro es responsable porque responde al
cumplimiento del máximo deber necesario válido para todo. Justo, porque
reconoce las razones constantes del origen identidad y propósito de la
creación. Y ejemplar, en la unidad vincular en confianza y respeto por los
otros. Un hombre respetuoso, confiable y vinculante, establece la unidad con
su auténtica razón de ser.
Curiosamente las artes han sentido, desde sus comienzos, la necesidad de
componer con figuras humanas. El cuerpo humano, en periodos de la historia,
fue el principal instrumento para expresar aspectos de la creación. Esto se
debe a que el cuerpo del hombre y de la mujer contienen aspectos de la
Naturaleza expresados en su máxima belleza.

Los griegos buscaban asemejar al hombre con los dioses mediante formas y
proporciones perfectas. Los romanos representaban al hombre en gloriosa
majestad para manifestar el dominio sobre sus enemigos.

166
El arte gótico elimina los contornos lineales para embellecer las figuras
humanas. En el Renacimiento se retoma la exaltación de los cuerpos, al mismo
tiempo que entra a considerarse también el exterior, el ambiente, la
Naturaleza. El arte barroco, deja a un lado la idealización de las proporciones
perfectas para ingresar en el ámbito de la realidad humana. Incluso las
tendencias vanguardistas actuales, integran en sus propuestas la figuración
humana buscando que el espectador pueda reconocer aspectos semejantes que
validen, o reconozcan para interesarse en ellos. La figura humana es la que
contiene el máximo de elementos vinculares porque es la Imagen Natural de la
Naturaleza.

3- El primer matrimonio de un hombre maduro y de una mujer madura.


En la acción de dar y responder entre un marido y una esposa maduros en las
conductas Naturales de respeto y responsabilidad; en el reconocimiento de la
Normativa de la Creación y en la sensibilidad de responder voluntariamente
siempre, al cumplimiento del máximo deber necesario, intercambian y
comparten masculinidad y femineidad formando una completa unidad,
llegando a ser la encarnación visible de la Justicia Natural.

Un Hombre Maduro es un ser sustancial que representa la suma total de todos


los sujetos de la creación. Entendiendo por sujeto al ser que emite, que
proyecta propone y entrega, que siembra y se hace responsable de su
sembrado. Un Hombre maduro es responsable y respetuoso, es justo y
razonable y es atento en la entrega de lo necesario para realizar a la mujer.
El hombre maduro, no es un individuo viejo, es un individuo integro. Maduro
es quien responde al cumplimiento de las máximas necesidades afectivas,
descubre, reconoce y comprende las máximas razones del juicio justo y
cumple el máximo deber exigido por su Naturaleza.

Es afectuoso, sincero y ejemplar. Atiende, entiende y está siempre atento a las


necesidades de su esposa y responde al cumplimiento de las mismas con
prudencia, firmeza y templanza. Controla los extremos del celo y domina los
instintos de protección, conservación y reproducción. Este es un sujeto
maduro. Ser sujeto u objeto no es ser mejor o peor, ser más o ser menos, ser
importante o no. Sujeto es quien siembra, por lo tanto, es responsable de su
sembrado y objeto, es quien cultiva y es responsable de su cultivo. Ambos son
iguales en importancia y diferentes en sus funciones complementarias.

167
Una mujer madura es un ser sustancial que representa la suma total de todos
los objetos de la creación, entendiendo por objeto al que responde, cultiva y
dispone de los nutrientes resolutivos para la realización del propósito de la
creación.

La mujer certifica al hombre y el hombre certifica a la mujer. El hijo certifica


al padre y la esposa al marido. Cuando el primer Hombre Maduro Natural
Normado, en atender, entender y estar atento a las necesidades naturales, a los
intereses justos y al cumplimiento del deber de realizar al complemento,
establece una relación con la primera Mujer Madura Natural Normada, la
Creación también se une con ellos representada por la Naturaleza de la
perfecta unión auténtica, centralizada en el Hombre que logra esa conquista.
La conquista del afecto, de la justicia y del dominio responsable. En ese
momento la Naturaleza y el Humano se hacen uno en la completa unidad
vincular madura. Ese es el Ideal de la Creación, y el Estándar Cósmico de la
Naturaleza.

Cuando los primeros Hombre y Mujer Maduros, se unen como marido y


esposa, el cosmos que fue creado con características duales, responde en su
armonía. Ambos se transforman en el centro de la bondad, de la justicia y de
la correlatividad completa entre el Humano y su Naturaleza. En su conquista
se establece autoridad. Autoridad del autorizado por la Naturaleza Humana
para cumplir con el deber inserto en ella. El Hombre y la Mujer que cumplen
este requisito, se transforman en normados, en ejemplares para sus
antepasados y para sus descendientes, en ellos se reúnen su pasado, presente y
porvenir. Esa unión justifica la realización completa del Objetivo de la
Creación. La normativa de la Naturaleza Humana habitaría en este matrimonio
y su logro, permanecería en ellos eternamente. La realización del hombre y de
la mujer, se establece en la unidad vincular filio-paternal y fraterno-conyugal.

Las condiciones de un adulto maduro son: la incondicionalidad frente al deber


máximo exigido; el control de los extremos emocionales (control de la
expresión de sensaciones). Control de los extremos intelectuales (control del
pensamiento y de la palabra). Y el control de los extremos conductuales
(control de la actitud agresiva o defensiva, indiferente o impositiva). El
dominio sobre el miedo, la ansiedad y la angustia; sobre los apetitos del
instinto y sobre la posición y función humana. El adulto maduro ejerce el
completo dominio sobre el celo, lo que le permite estar en completa armonía
con el medio ambiente, con las personas y consigo mismo.

168
Del mismo modo, cuando la idea y la imagen del artista se unen en perfecta
armonía, se establece la reciprocidad en el intercambio de valores entre el
sujeto creador y su objeto creado, el conocimiento, la posesión y el disfrute. El
resultado congratula la eficacia del sujeto y este se siente válido y crecido en
su autoestima por la consecución del cumplimiento de su deber.
El sujeto que realiza una obra, no se vincula en el estricto sentido de la palabra
con ella. Se conecta y disfruta, pero el trabajo no puede establecer una
recíproca relación de intercambio con él. El trabajo ofrece una fuerza
emocional al sujeto que lo aprecia, pero no intercambia esa fuerza emocional,
por eso, no se establecen vínculos entre las personas y las cosas. Lo que si se
establecen son dependencias anímicas, preferencias o sobreprotección, lo que
genera una falsa actitud de pertenencia. El vínculo es una completa
reciprocidad afectiva, cognoscitiva y motivacional entre padres e hijos
maduros, y entre madres e hijas maduras como veremos más adelante.

6- La Omnipresencia de la Normativa Natural.


Toda la creación está formada por las dualidades causa y consecuencia, sujeto-
objeto, a Imagen de la Naturaleza que la realiza. En la sociedad madura, el
sujeto y el objeto, ejecutan voluntariamente la acción de dar y responder a
través de la Primera Energía Universal, formando una estructura base de
cuatro posiciones centralizada en la Normativa Natural. La Naturaleza, existe
y obra en toda la Creación.

Al hablar de la existencia de la Naturaleza, nos referimos a las condiciones de


intencionalidad y consecuencia, finalidad y deber esperado por el
ordenamiento universal de las especies para el beneficio de las mismas. Todo
acto contiene unicidad o singularidad inmutable y dualidad variable. La
unicidad invariable es el valor y la dualidad variable es el deber y el derecho.
Deber y derecho existen en todo valor, pero el deber se puede o no se puede
cumplir, y el derecho al beneficio se disfruta o no, en ese sentido, la dualidad
es variable y la unicidad es siempre, la reciprocidad o valor.

Así como en el arte existen los doce valores: temático, compositivo, gráfico,
tonal, cromático, técnico, comunicativo, por originalidad, emocional,
intelectual, motivacional y armónico, que dictaminan la obligación de
conquistarlos, la Naturaleza de la Creación exige el cumplimiento de las
Normas Naturales de la especie humana.

169
El artista, es libre de asumir su deber de mejorar en el desarrollo del dominio,
de los doce aspectos del valor artístico, en su totalidad o de asumir solo
algunos o negarse a mejorar en ellos. Lo único que varía en estos casos es el
beneficio del derecho a lo adquirido. La normativa del arte seguirá siempre
presente exigiendo al artista su completa realización. Lo mismo ocurre con la
Normativa Natural del ser Humano. Existirán personas más o menos
responsables, más o menos seguras y más o menos sensibles. Existen quienes
establecen vínculos en la confianza y el respeto pleno con sus padres e hijos, o
hermanos y cónyuge y quien establece vínculos afectivos solo con algunos y
no con todos sus familiares y amigos. El establecimiento vincular es variable,
pero la necesidad de cumplirlos es inmutable. Todos necesitan establecerlos
para adquirir el derecho al beneficio de la felicidad.

DESARROLLA

1- ¿Qué es un hombre y una mujer realizados?


2- ¿Qué es un humano normal?
3-¿Cuáles son las normas de la Naturaleza Humana?
4- ¿Las Normas de la Naturaleza Humana son leyes inventadas por el hombre
o son los deberes humanos que dictamina la Naturaleza y el hombre las
descubre y se cumple en ellos?
5-¿Cuáles son las condiciones de un adulto?
6-¿Quién es el responsable de la creación, el sujeto que la propone o los
medios que la realizan?
7-¿Puede un sujeto realizar a un objeto que no responde?
8-¿Puede un objeto realizarse sin un sujeto?
9-¿Puede un sujeto realizarse sin un objeto?
10-¿Por qué decimos que el hombre es el objeto de la Naturaleza?

7- La multiplicación de los cuerpos fisiológicos.


Los cuerpos, lógicamente se multiplican en consecuencia con la proposición
causal que los origina. Ninguna máquina es capaz de reproducir máquinas
semejantes. La reproducción de las especies, tampoco es una cualidad creada
por el individuo de cada especie, a pesar de ser capaz de reproducirse.
La reproducción de las especies pertenece a la Naturaleza de la misma.
Ningún individuo es capaz de crear, independientemente de su Naturaleza, los
procesos reproductores de la misma. Por eso podemos afirmar que la
reproducción existe únicamente en la Naturaleza de la Creación.

170
Cuando los objetos creados son desarrollos aritméticos, útiles u obras de arte,
se multiplican mediante la suma de elementos sensibles que captan la
necesidad de resolverlos o realizarlos, de elementos de juicio que justifican las
razones por las cuales se declaran necesarios y del poder de la voluntad que
los transforma en imagen. Cuando el objeto es un ser vivo, la multiplicación
ocurre gracias a procesos de desarrollo selectivo, orientados hacia la finalidad
del cumplimiento genético que los realiza. En la creación ocurren siempre y
en todos los procesos las mismas funciones de consecución, funciones de
posiciones con una finalidad específica (activo retributivo), pero en todo caso,
la multiplicación de los cuerpos fisiológicos ocurre mediante el proceso
Origen División Unión, y con la acción de dar y responder entre propósito y
consecuencia y sujeto-objeto.

La multiplicación de los cuerpos se realiza en los cuerpos. No ocurre ninguna


multiplicación sin un cuerpo contenedor de los elementos a ser multiplicados.

La multiplicación de objetos se debe a la cualidad de los mismos, por ejemplo:


la arena es un cuerpo (objeto) que al ser acumulada se transforma en greda o
cemento y este, al ser agrupado en diferentes estructuras puede convertirse en
un proyecto inmobiliario. El proyecto vuelve a transformarse en tierra luego
de un tiempo y vuelve a ser arena. La multiplicación de los objetos de la
creación son transformaciones de lo ya existente. La imagen de una idea se
realiza mediante la transformación de energías.

El estímulo emocional es transformado en impulso voluntario, mediante la


acción de dar y responder en el proceso origen, división y unión, entre
realidades existentes energético-espirituales y fisiológicas. El estímulo está
facultado para movilizar energías. Toda fuerza es estimulada por la energía y
toda energía al ser estimulada es transformada en presión, empuje, dirección,
orientación y recorrido. La estimulación activa a la voluntad de poder que se
transforma en impulso. El impulso es visible, el estímulo no.

El positivismo filosófico y las tendencias del pensamiento práctico han


bombardeado la conciencia del hombre con la idea de que energía es algo
desconectado de los aspectos funcionales intencionales, selectivos y de poder.
La ciencia ha demostrado que energía es fuerza en dirección pero no ha
podido demostrar que la dirección de esa fuerza es intencional, sencillamente,
porque la intención pertenece al área del planteamiento lógico de la filosofía.

171
La lógica se fundamenta en la inferencia de una verdad que contiene una
premisa y una conclusión. Y para que la premisa sea verdadera, ha de
asumirse válida, en función de un bien supremo, de una verdad suprema y de
un valor supremo. Ese es el drama de la ciencia, que para que sea imparcial no
puede asumir la existencia de una verdad suprema, porque en ese caso estaría
validando la regulación de un absoluto filosófico. Ciencia y filosofía deben
unirse para entender la verdad absoluta.

El poder de la energía es indiscutible, pero ese poder no solo se esparce,


también se dirige, aunque en ocasiones parezca que se propaga en cualquier
dirección, como suele ocurrir con la irradiación de las partículas, pero en la
mayoría de los casos la energía se dirige en orbitas circulares orientada hacia
aquellas circunstancias que permiten o posibilitan su recepción.
Las partículas de un átomo orbitan circularmente y para que esto sea posible
es necesario dirección, orientación y recorrido.

Ni orientación, ni dirección, ni recorrido pueden derivarse de una explosión


casual o al azar. ¡Ni el Big Bang, ni el Gran Pun, pueden causar constantes e
inmanentes facultades! El recorrido es producto de fuerza, pero la orientación
y dirección, a pesar de poderse justificar mediante la compensación de otras
fuerzas, estas, están dispuestas de manera ordenada para que el movimiento
circular sea posible. El tema es si ese movimiento circular es producido por
una suerte de arbitrariedad casual de cierta compensación de fuerzas, o si es
producto de una selectividad intencionada.

En el cosmos, está todo forzosamente obligado a orbitar alrededor de un


centro. Curiosamente, las relaciones humanas, la comunicación, e incluso la
vida giran sin dar vueltas, alrededor de un centro común: “el valor”. El valor
de la existencia, acción y multiplicación. La energía, no solo existe, también
actúa y se transforma. Para actuar y transformarse es necesario
intencionalidad, selectividad y poder. Curiosamente también, de ese poder se
desprenden razones, beneficios y disfrute. La Naturaleza disfruta de los
beneficios de las razones que la justifican Natural.

Valor contiene deber (una suerte de motivación intencionalidad) y produce


beneficio (una suerte de derecho para quien lo establece). Si la vida gira
alrededor del valor y este es pretendido, y pretender, obliga o intenciona su
conquista, podría pensarse que el movimiento circular de una partícula,
también podría derivarse del deber de lograr su posición dentro de una
intención pretendida.

172
Después de todo, tan extraño es pensar que el movimiento circular es producto
de una intención, como pensar que orbitar en círculo es producto de la
arbitrariedad.

Lo que nos lleva a preferir la selectividad intencional por sobre la casualidad


arbitraria, es el hecho repetido en cada especie Natural del ejercicio selectivo
intencional, y el Dictamen Natural a la sucesiva secuencia o descendencia que
garantiza la permanencia de las especies. Si la creación, que es la
multiplicación de un cuerpo, fuese arbitraria, las consecuencias derivadas de
esa causa origen, seguirían siendo en todo caso arbitrarias, y terminarían al
agotar su potencial, en una sola generación, pero la realidad de las especies no
es así, disponen todas; desde los átomos, pasando por las moléculas, vegetales,
animales y el hombre, de un potencial reproductivo que establece la
permanencia de cada una de ellas. ¿Cómo se puede entonces, justificar una
secuencia, una serie o sucesión arbitraria?

¿Puede surgir la necesidad reproductiva de un enorme estallido o gran pum


(big bang) arbitrario o casual?

A no ser, que esa explosión haya sido provocada por algún tipo de
intencionalidad original, la función reproductiva sucesiva que perpetua a las
especies no se podría justificar en ninguna razón casual, puesto que se niega,
al afirmar que es arbitrario.

Toda razón se justifica en la necesidad que satisface. Sin una necesidad


originaria, no existe posibilidad de justificación, porque para justificarse, ha
de satisfacer o responder a la razón que la origina.
De acuerdo con esta lógica, afirmar razonable la creación originada en un gran
pum casual y arbitrario (big bang), contradice la lógica de la razón del juicio.

Las especies operan de forma intencional y selectiva frente a la regulación de


un Ordenamiento Natural. Curiosamente los mismos que defienden la postura
de un origen arbitrario, también defienden la postura de la Selección Natural.
¿Cómo es eso posible? ¿Cómo es posible que en una creación arbitraria y sin
sentido se establezca el sentido de las preferencias?
Para que exista preferencia, ha de existir también libertad y la libertad sólo se
estimula a elegir lo que considera válido, de donde se deduce, que existe una
esperanza en lo propuesto o esperado y eso, es lo que da sentido a la libertad, a
la preferencia y a la Selección Natural.

173
La expectación por lo esperado se justifica en la razón que lo declara
necesario, por lo mismo, el origen de la creación fue necesario para el Origen
Causal que lo propuso. Ese Origen, por lo tanto, no es casual, ocasional, ni
arbitrario, sino propuesto y pretendido por la razón que justifica su existencia.
Que la ciencia o los científicos ignoren esa razón y por eso ofrezcan teorías
casuales, ocasionales y arbitrarias, eso es otra cosa. Pero la ciencia no puede
negar que toda existencia, acción o multiplicación, se justifica en la razón que
lo declara necesario.

Algunos piensan y defienden la teoría de que el tiempo cambia la Naturaleza


de las cosas. Que el tiempo reproduce y crea, que el tiempo transforma.
Los humanos, por ejemplo, disponemos de relojes para medir algo que no se
mueve, el tiempo. Y metros, pies o yardas, para medir distancias de un espacio
infinito. Medir el tiempo o el espacio nos permite ubicar sucesos en la historia
y concordar fechas, momentos o lugares en un “algo” a lo que denominamos:
cronología, biografía, historia o geografía, pero que ni se mueve ni cambia.
Se mueve la tierra, pero no el tiempo, se cambia de lugar pero no de espacio.
Los momentos no pasan, suceden, no quedan, se constituyen. El tiempo no
pasa, permanece, lo que pasa es la experiencia que perdura grabada en el
recuerdo de la memoria. El espacio no cambia, cambian las posiciones dentro
de él.

El tiempo es, pero no está. Es en el intelecto que lo reconoce. Pero el intelecto


reconoce una diferencia entre momentos, pero no la existencia del momento
en un lugar. La diferencia entre ayer, hoy y mañana, no ocupa lugar en el
espacio, por lo mismo, no está, simplemente es en el significado, pero no está
en el espacio, a pesar de su paralela compatibilidad.
Lo mismo ocurre con los tamaños. Las dimensiones de largo, ancho, alto, son
solo distancias intelectuales, no existencias. El espacio existe, la distancia no.

Si asumimos que el tiempo no se mueve y si llegamos a la conclusión de que


es, pero no está, ¿cómo algo que ni se mueve, ni está, puede modificar una
realidad existente? Y ¿Cómo es posible que el tiempo, que es la distancia entre
una causa y su efecto, transforme una realidad existente, siendo una mera
diferencia? ¿Las diferencias crean?

Disponemos de cintas métricas para medir distancias del espacio infinito y por
lo tanto, sin distancia. El espacio no es distancia porque no se termina, pero
los humanos utilizamos las distancias para medir porciones del espacio.
¿Cuánto mide el espacio infinito?

174
Las medidas del espacio tiempo nos permiten conocer momentos o distancias.
¿Para qué nos sirven las medidas y los relojes si somos resultado de una
casualidad arbitraria? ¿Qué sentido tiene conocer fragmentos si no existiera el
Todo en donde ubicarlo? ¿Para qué ordenamos las especies, dentro de un
orden ecológico secuenciado por características funcionales (invertebrados,
vertebrados, mamíferos aves y peces, etc.) en un cosmos originado por el
desorden? Y ¿cómo justificamos válidos los axiomas matemáticos en base a la
justificación de un azar imprevisible o de una razón fluctuante, variable,
inestable y relativa? ¿Son casuales o arbitrarios: la proporción aurea, el
teorema de Pitágoras, el Principio de Pascal, las Leyes de Gravitación
Universal, o los Elementos Simples? ¿Cómo defender la verdad justificada
en el misterio de lo desconocido?

El arbitrio es solo una posibilidad entrópica (1) en la dirección de una


elección selectivo-intencional. Lo arbitrario se justifica únicamente en el
equilibrio de lo ordenado y lo ordenado es siempre propuesto por el sentido de
un orden. El sentido ha debido ser determinado por quien siente y quien
siente, justifica su sentir en lo esperado. Ese deber es siempre motivado por el
beneficio de la conquista.
Ningún resultado de una casualidad, contiene o dispone de los argumentos
para repetirse. Si la lotería nos tocara todos los días no la denominaríamos
suerte casual. Por lo demás, ¿a qué denominamos suerte? Y ¿a qué
denominamos casualidad?

Hubo una vez un campesino que perdió su caballo y su vecino le vino a


consolar diciéndole: ¡Qué mala suerte tuviste al perder tu caballo! El
campesino respondió: ¡No sé si es buena o mala suerte! El caballo regresó con
una manada de caballos salvajes. El vecino se le acercó y le dijo: ¡Qué suerte
tuviste! El campesino respondió: ¡No sé si es buena o mala suerte! El hijo del
campesino al domar los caballos se cayó y se rompió una pierna. El vecino
volvió a decirle al campesino: ¡Qué mala suerte! Y el campesino volvió a
responder: ¡No sé si es buena o mala suerte. El ejército llamó al hijo para ir a
la guerra y como estaba convaleciente con la pierna rota, no lo aceptaron. El
vecino volvió a decir al campesino: ¡Qué suerte la tuya!... ¿Qué es la suerte?

La lógica de la razón pura nos lleva a pensar que, selectividad intencional,


existe en todo lo creado. De donde se deriva que no somos consecuencia de un
origen arbitrario, o suerte de explosión grande, big bang, gran pum, sino que
somos producto resultante de una necesidad motivada hacia el encuentro de su
satisfacción.

175
(1) Aquí se entiende por Entropía a aquello que no es optado o elegido en una toma de decisiones.

Así como se transforma el oxígeno e hidrógeno en agua, o como el oscilógrafo


transforma impulsos eléctricos en imágenes o el altavoz transforma impulsos
eléctricos en sonido, del mismo modo, se transforman intensidades basadas en
las intenciones de los elementos químicos, físicos o biológicos. Del estímulo
se deriva el impulso, del impulso se deriva el movimiento, del movimiento las
direcciones y recorridos y de las direcciones y recorridos, la velocidad e
intensidad del movimiento. Intensidad es fuerza y fuerza es presión.
De la presión entre partículas “se establecen” (no por sí solas, sino por la
intención que las pretende) valencias eléctricas y de las valencias iónicas, los
átomos. Los átomos forman minerales y sustancias químicas que permiten la
existencia de moléculas, células y tejidos.

Toda reacción química es selectivo intencional. ¿Por qué no se mezclan el


agua y el aceite? La respuesta física sería, porque el aceite es una sustancia no
polar y el agua es polar. La pregunta inmediata sería y ¿por qué una sustancia
es polar y la otra no, si ambas son derivadas del mismo origen polar o no
polar? Si son producto de un origen polar, deberían ambas contener polaridad
y si son derivadas de un origen no polar, deberían ambas no poseer polaridad.
Si existen ambas polaridades y no son compatibles o mezclables, pero si son
mezclables con otras sustancias similares en su polaridad o carencia de la
misma, han de ser originalmente intencionadas en esa distinción. Eso es
selectividad, no casualidad. Es más, deberíamos asumir que el origen de
ambas ha de contener polaridad y no polaridad.

Sabemos que, entre los elementos simples, existen distintas intensidades


formuladas por distintas intenciones. De modo que, cualquier acto creado, es
producto resultante de una intención ideada, en pro de la razón que la justifica
necesaria. Motivación, razón y existencia son tres aspectos del acto. El acto es
manifiesto, física, química o espiritualmente.

La Naturaleza, no solo es Normada, es también propositiva y receptiva. Lo


justo se ajusta a la justicia y la justicia responde a una necesidad. La necesidad
contiene un deber y un derecho, el deber de realizarse para disfrutar del
derecho al beneficio de lo conseguido. Esta realidad dual existe implícita en la
Naturaleza y es la gestora y gobernadora del Universo. Cualquier teoría no
justificada en las Leyes de la Naturaleza es solo eso “teoría”, no Teorema.

176
No es que la Naturaleza contenga en si una afirmación y una negación, tipo
declaración de verdad y declaración de mentira. Ni que la negación de la
negación se transforme en una afirmación por negar la negación de su opuesto
negado. Esta retórica corresponde a la actitud del observador de la realidad, no
al contenido del valor de esa realidad, porque el valor no contiene opuestos,
sino complementos de deber y de derecho. Algunos tienden a pensar que
deber y derecho son opuestos, sin darse cuenta de que la fuerza que motiva al
ejercicio del deber, es el derecho al beneficio de su cumplimiento y lo que
permite y garantiza el derecho a disfrutar, es el cumplimiento responsable del
deber. Ambos estimulan porque valen, por lo tanto, no son opuestos.

El valor ni se afirma ni se niega, el valor se establece, por lo mismo, que la


multiplicación de los cuerpos sea una realidad entre los miembros de una
dualidad, no implica que uno de esos miembros deba ser afirmado y el otro
negado. El deber y el derecho, la obligación y la responsabilidad, la necesidad
y el beneficio, así como el hambre y el saciarse, no necesitan ser afirmados o
negados para existir. Solo deben ser establecidos. Cuando se establecen se
declaran reconocidos por la consciencia del ser consciente, que dispone de la
conciencia con los recursos de información necesarios para reconocer. No por
opuestos paradigmas, sino todo lo contrario, por paradigmas similares que en
el encuentro de sus semejanzas son reconocidos.

En la creación de cuerpos fisiológicos existen incluidos aspectos externos e


internos. Los externos son visibles, los internos invisibles. Pero, tanto los
internos como los externos, contienen intencionalidad, selectividad y poder.
La Naturaleza de lo interno es real, la de lo externo es ocasional.
Lo que vemos es solo la porción que enfocamos de una realidad, no es la
realidad completa, pero el reconocimiento de la realidad de lo que vemos es
completo. Lo que oímos, es solo una porción de sonido, pero el
reconocimiento de lo que oímos es completo. Por ejemplo vemos del caballo
una porción, la lateral, frontal, o trasera pero reconocemos al caballo por
completo.

El reconocimiento es real mientras que la imagen visual es ficticia. ¿Por qué


ficticia? Porque si se le cambia la luz cambia de color, si se lo ve a distancia
disminuye su tamaño, un daltónico lo ve diferente etc.

Las constantes son propositivas, lo variable es el proceso de consecución. La


Naturaleza de la necesidad se enfoca únicamente en su satisfacción, el disfrute
de los placeres en el proceso son fragmentos de plenitud.

177
Toda proposición se declara en su esperanza necesaria y está compuesta por el
poder de transformar algo que se ajuste a dicha necesidad. A ese -poder
cumplir a voluntad- con el deber de satisfacer dicha necesidad, se le declara
responsable. Toda proposición se deriva de una intención elegida, y su
elección se debe al uso de selectividad.

Discernir solo es posible al que contiene sentido de justicia y capacidad de


juicio, quien lo ejerce se declara autónomo (uno con la ley). Previo a la
elección de alternativas existía la capacidad de optar a cuya función y
finalidad se le denomina libertad. El uso de la libertad responsable provoca
beneficios en la estimulación del observador. Los beneficios previstos por la
conciencia del beneficiario despertaron la intencionalidad derivada de su
consecuente realización. Esa mecánica es trina, intención, selección y
beneficio. Beneficio que motiva la intención por realizarse e intención que al
construirse produce beneficio, aquí demostramos cual es el pulsar del
universo. Eso es norma en la creación, es la ley del dar y responder.

Incluso el fuego exige del oxígeno, combustible y chispa, o el calor que


posibilita la existencia de las cosas se deriva y produce de tres medios: por
movimiento, por luz o por frotación, asemejándose a la condición emocional
(movimiento) intelectual (luz) y motivacional (frotamiento). Existen tres
estados de la naturaleza: solido líquido y gaseoso. Tres momentos del tiempo,
pasado, presente y futuro. Tres dimensiones del espacio: largo, ancho, alto.
Las fases del desarrollo humano pasa por tres periodos: joven, adulto, y adulto
mayor. Incluso en el vientre materno se pasan por tres periodos: ovular,
embrional y fetal. El número tres existe en la consecución del valor y es por
eso que nos vale para ajustar observaciones.

Pero el tres, es consecuencia de la dualidad entre un dar y un responder. Dar


obliga a pensar en “algo”, dar algo y responder también obliga a “algo”
responder con algo. Ese –algo- cuando es compartido valido, motiva, ajusta y
agrada, por lo tanto une. Esa es la razón por la que es necesario que ambos,
tanto el que da como el que responde, estén siempre orientados y centrados en
ofrecer un bien común, la unidad. Esta trinidad exigida en la creación no
proviene de la arbitrariedad casual de una suerte de explosión, proviene del
valor originario y manifiesto en toda proposición o pretensión.

Ignorar la integridad del valor permite infinidad de alternativas, que no por ser
propuestas, garantizan la justificación de la verdad absoluta.

178
El tema no está en la explicación del observante, se descubre en la función de
lo observado. Para descubrir lo absoluto, es necesario de la conciencia
absoluta capaz de reconocerlo. La razón del porqué no se reconoce un idioma
extranjero es porque no se dispone de los recursos para entenderlo. Nadie
descubre aquello para lo cual no está preparado para reconocer.

A lo largo de la historia hemos confundido los fundamentos y hemos llegado a


fundamentar un origen trino. Eso es un error. El origen es solo uno, el Valor.
Valor contiene la dualidad del deber de establecerse y del derecho a disfrutar
del beneficio de lo establecido. Se establece mediante la acción de dar y
recibir, de donde se deriva el 2 o la dualidad. Y el 3 o la trinidad es
consecuencia del establecimiento de la dualidad sujeto objeto, centrada en el
Valor. Valor, sujeto y objeto son 3. Cuando el sujeto y el objeto se centran en
el Valor, son 3 posiciones distintas y un solo Valor compartido. Por lo tanto el
sujeto vale, el objeto vale y el Valor vale. El Valor está en el sujeto, el sujeto
está en el Valor del objeto y el objeto está en el Valor porque vale. Tres
posiciones distintas y un solo Valor compartido. Aquí aclaramos o
descubrimos el Misterio de la Trinidad.
Ningún misterio puede declararse indescifrable al intelecto humano que lo
desee descubrir.

DESARROLLA

1- ¿Cómo se multiplican los cuerpos?


2- ¿Puede reproducirse algo semejante por su propia decisión?
3-Si la reproducción es decisión propia ¿Por qué los hijos salen diferentes a
lo esperado?
4- ¿Quién es el verdadero creador originario de los cuerpos el sujeto o la
necesidad?
5-¿Quién crea la necesidad?
6-La obra de arte, ¿surge o se origina?
7-¿Cuál es la diferencia entre creación y transformación?
8-¿Por qué resulta tan difícil reconocer lo absoluto del fundamento?
9-¿Qué es primero el deseo o la función?
10-Explica cómo puede una casualidad repetirse y perpetuarse de generación
en generación.

179
8- Las Razones por las que todos los seres están hechos con características
duales.
Para que un ser exista necesita Energía. Esta Energía se genera por la Acción
de dar y Responder entre un sujeto y un objeto. Por tanto, debe haber sujeto y
objeto para la existencia de cualquier cosa. Todos los humanos tienen una
Naturaleza eterna (Natural). La eternidad existe en el movimiento circular
producido por la Acción de Dar y responder entre sujeto y objeto. En el anillo,
no existen ni inicio ni final, tampoco existen inicio, ni final en la superficie de
una esfera. Si en una circunferencia o en una esfera no existen principio ni
final y el fundamento de la creación es circular, deberíamos asumir que la
noción de un espacio o tiempo, son solo imaginarios significados intelectuales.

El sujeto ejerce una fuerza centrífuga sobre el objeto y el objeto ejerce una
fuerza centrípeta sobre el sujeto. Por balance entre estas dos fuerzas, el objeto
mantiene su órbita alrededor del sujeto, como vemos en el primer dibujo. El
Orden Natural no es arbitrario como vemos en el segundo dibujo. El
movimiento provoca velocidad, tensión, presión, reacción, choque etc.

La dualidad hace posible que la fuerza resultante de la energía, se oriente en


dirección correcta, que la compensación entre las fuerzas de atracción y
repulsión se equilibre en la reciprocidad que facilita el recorrido. La reciproca
compensación del equilibrio entre la orientación, intensidad y recorrido,
producen la presión que hace posible la continuidad del movimiento.
Del mismo modo que la reciproca compensación del equilibrio humano entre
el sentido de protección, mantenimiento y reproducción, facilita la continuidad
de la especie.
180
Las características duales facilitan la existencia vital entre los géneros
masculino y femenino, sujeto-objeto y viabilizan la eterna permanencia
interactiva entre el deber y el derecho al beneficio de lo cumplido (causa y
efecto).

Cuando se asume la unidad entre la dualidad vertical (causa-consecuencia) y


la dualidad horizontal (sujeto-objeto) y se comprenden integradas en sus
funciones, se puede, sobre ese fundamento, imaginar la permanencia absoluta
de la continuidad eterna. Nuestra finalidad es eterna, el proceso es ocasional.
La humanidad ha de cumplir su finalidad vinculativa para establecerse en el
valor constante y absoluto. Esa es su finalidad. El proceso del establecimiento
vincular es ocasional, dura un periodo, el necesario para su establecimiento.

La causa no puede hallarse sin un efecto que declare su existir. El efecto no es


posible sin una causa que lo haya realizado.

La realización implica al sujeto emisor, o creador y al objeto receptor o


creado. Este sistema operativo productivo, es indivisible, e indestructible. Y,
si entendemos que en la causa originaria existen: intencionalidad, selectividad
y poder, podremos comprender que estamos hablando de una estructura y
función operativa libre, autónoma e independiente, en su conectividad que
responde a la realización de lo que determina necesario. Esa es la realidad de
la Energía de la que estamos todos compuestos y que nos rodea en la
composición del espacio tiempo.

Hablamos de Energía como si nos refiriésemos al cambio de temperatura o de


presión, sin darnos cuenta de que la Energía es el conservador tradicional de
los impulsos. Y no logramos entender que todo impulso, reflejo o voluntario,
ha sido estimulado por la imagen de una idea necesaria. Energía es poder,
poder es capacidad de obrar y para obrar es necesario voluntad.
Voluntad es la capacidad sensible que posibilita el cumplimiento de un deber
y deber es la esperanza del derecho a un beneficio. Por lo tanto, si la Energía
es poder, la misma contiene en su poder el acto de voluntad motivado al
cumplimiento de un deber necesario.

Necesidad es todo aquello captado por la emoción, cuyo deber de cumplirse,


es justificado válido por alguna razón. Y con esto, estamos demostrando las
cualidades sensibles emocionales, intelectuales y motivacionales contenidas
en la Energía.

181
Tradicionalmente hemos basado el significado de energía en tener, por
comprenderlo como cantidad, pero todo lo que se tiene, es en cantidad y en
calidad y la energía no es excepción. Por lo tanto, la energía no solo es poder,
además es función y cuando se valida la función en un poder, se dice que es
un Ser. Ser, es la existencia de lo que es, y porque es, es Ser.

Ahora sabemos que la Energía es semejante a nuestra condición de ser


naturales, por lo tanto, es Ser Natural Originario del Orden Natural.

El -creo en y se cree que-. Los “credos” juegan y han jugado un papel


predominante en la historia de la asimilación de los significados de cada
concepto. El concepto “casa” es una imagen a compartir y el significado, es
imaginario en el reconocimiento del concepto por el sujeto que lo analiza y lo
juzga. Lo imaginario se idealiza y se cree. Se cree porque se considera válido
en función de una lógica comparativa también imaginaria, entre la noción del
prototipo contenido en la memoria y la significación del concepto analizado.

Cuando no se dispone de noción comparativa exacta, o previamente


reconocida válida, el significado del concepto se admite “válido” por la
naturaleza del intelecto insuficiente de absorber su completo conocimiento.
En esos casos, es posible que lo imaginado, no concuerde con el significado.

El intelecto, por si solo y en sí mismo, no está capacitado para admitir lo falso.

Lo falso no es inteligencia, ni inteligente, y por lo tanto no es inteligible, no se


reconoce. Intelecto es la capacidad sensible de reconocer y no puede
reconocer lo que no se conoce previamente. Quien no contiene el prototipo del
significado no puede reconocer, en cuyo caso imagina, se forma una imagen
que justifique su concordia y signifique el concepto. Esa imagen, no
necesariamente adecuada, produce conocimiento no necesariamente justo. Por
ejemplo, cuando se desconoce la composición química de un planeta, se
imaginan condiciones de vida en él y se justifica la existencia de seres vivos e
inteligentes habitándolo, eso ocurrió en los años sesenta o setenta con los
vuelos espaciales. Se defendía la existencia de marcianos.

Cuando no se reconoce válido un significado se determina falso, porque el


intelecto no está capacitado para absorber otra cosa distinta a la verdad. Esto
es semejante al por qué un PC no reconoce algunos programas de un MAC
hasta no ser formateados (transformados en lenguaje similar). Para reconocer
es necesario de lo similar, no de lo opuesto.

182
Los opuestos no se reconocen pero si se puede imaginar un “ficticio” similar.
Ese “ficticio” se denomina -credo-.

El Credo es un ficticio imaginario que en base a la noción de prototipo


contenida en la memoria, (imaginado) por evaluación estadística, se deduce
lógico, probable o posible. Pero se deduce válido por la estadística, o por la
lógica del contenido reconocido, no por la justificación de la razón que declara
su existir. Por ejemplo: Generalmente el 18 de septiembre llueve y arruina las
“fiestas dieciocheras”, por lo tanto, voy a salir de Santiago en esa fecha para
evitar el temporal. ¿Por qué te vas? Porque –creo- que lloverá. Creo en ese
caso, no implica raciocinio justificativo de la existencia del temporal, pero se
considera válido y cierto que lloverá. Lo mismo ocurre con otros credos.

En las elecciones pasadas, la estadística daba como ganador a Alamán sobre


Longueira. Los chilenos creyeron que ganaría Alamán, pero ganó Longueira.
Creer no certifica razón alguna. La razón se justifica en la necesidad que
satisface una existencia.

Todo credo es producto resultante de la evaluación estadística entre los


contenidos de noción que el individuo posee en su memoria y lo apreciado.
Solo creemos aquello que consideramos cierto por alguna lógica, o intuición,
pero no por razón. Por razón se justifica, no se cree.
Ningún credo garantiza la seguridad de lo esperado aun siendo posible
estadísticamente hablando. Las probabilidades no necesariamente prueban la
existencia de lo probable.

Se cree en probabilidades que no necesariamente prueban y se cree que por


estadística será cierto o no, el objeto de estudio. Ninguna de estas dos
posibilidades asegura, ni valida la significación de un concepto. Lo único que
determina la validación y veracidad de un concepto es la similitud, concordia
y ajuste en el juicio justo, entre el concepto y la significación que declare la
razón que justifica la realizad de la existencia en estudio.

Depositar la confiabilidad en el credo es lotería, no inteligencia. Ni la


verdadera ciencia, ni la verdadera religión, ni la verdadera filosofía, o
verdadera matemática, deben fundamentar sus “significados” en el credo.
Aunque en numerosas ocasiones lo realicen. La conciencia no madura en base
a suposiciones por muy probables que estas sean, madura en la justicia del
juicio justo.

183
El credo debe resumirse en su contexto de espectador, no de protagonista. Se
espera y se pretende porque se cree posible su conquista, ese –creer- es solo
expectación y dentro de ese contexto existe y se valida al credo. Fuera de ese
contexto se descontextualiza, se desubica.

Creer es esperar que “algo” ocurra, sea cierto o exista. No demuestra la


existencia, ni la certeza, ni la creación de ese “algo”. Creer es considerar algo
verdadero sin disponer de la demostración de su certeza. Por lo tanto, la
defensa del credo es la defensa de lo no demostrado. El credo es una
suposición cuyo fundamento y justificación se pretenden encontrar en un
futuro. Por ejemplo en el siglo XVII y XVIII se creía que la vida surgía por
generación espontánea y se decía que si ponías un grano de maíz junto a un
grano de trigo en una camisa sudada, por generación espontánea nacerían
ratones. Esta creencia de Van Helmont autor del experimento fue muy popular
en esos siglos y se sentían convencidos de que la generación espontánea era
verdad, porque aparecían ratones en las camisas. Hasta que Francisco Redi y
Luis Pasteur pusieron fin a esa posibilidad.

"Aquí no se trata de religión, ni de filosofía, ateísmo, materialismo o


espiritualismo, puedo inclusive añadir que no me importan a mí como
científico. Es una cuestión de hechos; cuando yo inicié estaba listo a ser
convencido por los experimentos de que la generación espontánea existía,
tanto como ahora estoy convencido de que sus defensores están con los ojos
vendados ". Louis Pasteur.

Existe la tendencia a creer en lo desconocido cuando se espera que eso


ignorado sea cierto, por ejemplo: se cree en los milagros porque se esperan.
¡Ojala existan y resuelvan el problema! Esa es la esperanza y el por qué se
esperan, cuando ocurre algo que se puede justificar “causal ignorada” del
beneficio, se justifica el concepto de milagro. Se espera la suerte y porque se
espera se cree en ella. El resultado, nada tiene que ver con suerte, sino con
posibilidad, pero al considerarse tan pequeña esa posibilidad se la considera
suerte.

Se cree en Dios, aun sin saber quién es, ni poderlo definir, pero la esperanza
de alguien que haga justicia, y castigue a los malos o que sea acogedor y nos
quiera como un padre, es tan deseada, que se establece esa idea imaginaria de
un “Señor allá en las nubes” esperándonos para hacernos felices o mandarnos
al infierno.

184
El deseo por la felicidad nos motiva a creer en Dios, sin comprender que la
felicidad es un estado de reciprocidad afectiva entre dos semejantes y es un
estado, que nosotros establecemos. Pero seguimos con la esperanza del dios
astronauta que castigue a los malos y nos premie a nosotros, lógicamente
después de perdonarnos. A cada uno lo salvará el dios todo poderoso que hace
posible lo imposible, pero al otro... al otro, lo juzgará y lo asará –eternamente-
(habría que comprender que cuerpo no termina nunca de quemarse) en un
fuego también eterno, pero sin combustible.

Se cree en los fantasmas por el deseo de que nuestros seres queridos difuntos
sigan con nosotros, pero no podemos demostrar su permanencia entre
nosotros. Igual se cree. Se cree en lo esperado. No se puede creer en lo que no
se necesita, no se justifica o no sirve. ¿Por qué, si el credo es solo una
expectativa, no se cree en lo increíble? Y ¿Por qué se cree si se dispone de un
intelecto que ajusta el juicio a lo justo?

Lo justo es determinado por la similitud entre criterio y razón.


Cuando la razón se justifica en el criterio se dice justo al juicio. El criterio es
producto de dos tipos de conocimiento, el normado y el adquirido cierto por
decisión propia. Por decisión propia, se puede decidir verdadero algo
imaginado, no normado. Cuando eso adquirido o determinado cierto es
comparado con la noción intelectual que se asemeja con el criterio adquirido
no normado, se produce la misma definición de juicio justo, en esa relación
independiente de lo normado. Por eso se cree. Se cree porque en consecuencia
con lo esperado por el criterio imaginado del individuo, se determina válido
lo coincidente con lo imaginado, aun a pesar de no ser correspondiente con la
Naturaleza de lo Normado.

Esa es la razón por la que se debe cuidar la fantasía. Fantasear para divertir o
entretener es un elemento útil, pero fantasear intelectualmente confunde. Jugar
entre adultos a fantasear divierte, un alto porcentaje de chistes contiene esa
dosis de fantasía y divierte, pero la fantasía en manos del inmaduro, desvirtúa
sus prototipos de justicia y adquiere en ella criterios desajustados con la
realidad. Una enorme cantidad de delitos son derivados de fantasías sexuales.

El juicio para que sea justo ha de ser también normado o coincidente con el
orden de la Naturaleza de la Justicia Universal, Absoluta y Eterna.

185
DESARROLLA

1- ¿Cuál es la razón por la que la creación está compuesta de dualidades?


2- ¿Cuál es más importante la dualidad vertical o la horizontal?
3- ¿Las dualidades surgen por si solas o existen contenidas en algo?
4- ¿Qué tipo de dualidad fundamenta las dualidades masculinas y femeninas?
5-¿Cuál es la dualidad originaria de todas las dualidades?
6-¿Cuál es la razón que justifica la dualidad?
7-¿Cuál es la trinidad original?
8-¿Cuál es el centro de la trinidad?
9-¿Se debe defender el credo por sobre la razón, o la razón por sobre el
credo?
10-¿Cómo se determina lo justo?

SECCIÓN 4
1-El Objetivo de la Creación
A- El motivo de la Naturaleza para Su Creación.
¿Cuál fue el motivo de la Naturaleza para comenzar su Creación? Podemos
comprender esto al investigar el deseo del hombre por la vida y el motivo de
su trabajo creativo.
El hombre no quiere estar solo. El hombre siempre quiere un objeto con el que
pueda establecer una acción de dar y responder que le produzca alegría. Según
esto, sabemos que el deseo del hombre es obtener felicidad y alegría. ¿De
dónde proviene esa necesidad? Ese deseo proviene de la Naturaleza Humana.
Es más, la Creación entera espera un bienestar, ese bienestar proviene de la
Naturaleza de la Creación. Según esto, podemos comprender que la
Naturaleza también espera bienestar, por eso busca ordenar los desórdenes
“naturales”. La Naturaleza busca y realiza bienestar y tendrá un completo
bienestar cuando la especie humana se normalice en la Justicia de sus Normas.

El objetivo de la Creación es el de recibir alegría, mediante la sensibilidad


humana similar a la Naturaleza Creadora de dicha sensibilidad. Para lo cual,
el ser humano, ha de ajustarse en las Normas de la Naturaleza; ha de realizarse
similar al juicio justo de la Justicia Natural y ha de cumplirse en la
responsabilidad de ser Libre, Autónomo y Responsable en la similitud
responsable, autónoma y libre de la Naturaleza Creadora.

186
La Naturaleza de la Creación, solo puede ser satisfecha al verse cumplido su
propósito de armonizarlo todo. La máxima armonía se logra cuando todas las
especies naturales cooperan en el Ordenamiento Natural.

B- El objetivo interno y el objetivo externo.


Cada ser creado tiene un objetivo que es también el objetivo de la Naturaleza
de ese ser. El Objetivo de la Creación proviene, no de la creación en sí misma,
sino de la Naturaleza del Creador que la construye. Toda Creación es dual en
lo interno y en lo externo, cada parte tiene su propio objetivo, el objetivo
interno y el objetivo externo. El objetivo interno de la creación es el de servir
al conjunto, a la especie, a la totalidad de la Creación y el objetivo externo, es
el de servir al individuo.
La categoría interior persigue el objetivo interno y la categoría exterior
persigue el objetivo externo. El interior del Ser Humano está representado por
su Mente Original que se manifiesta en Su Conciencia, y su categoría exterior
está representada por su cuerpo manifestado en el instinto.

La Conciencia siempre desea hacer el bien para Todos, por eso, el objetivo
interno tiene el deseo de servir al conjunto, mientras que el cuerpo físico del
ser humano, busca la satisfacción individual.
Por eso el objetivo externo es el objetivo de servir al individuo.
Para que un ser sea Natural, su objetivo interno y su objetivo externo, deben
establecer una dinámica acción de dar y responder sobre la preferencia del
conjunto Natural. Esta es la razón por la que el hombre debe responder
siempre al cumplimiento responsable de las máximas necesidades válidas para
Todo.

Para poder satisfacer las necesidades sociales, el objetivo interno preferente,


ha de ser siempre por sobre lo preferido por el apetito de los instintos. Los
apetitos del instinto han de ser siempre supeditados a la voluntad de la
conciencia, y la conciencia, ha de someterse siempre al Bien Supremo
derivado del cumplimiento de las Normas Naturales.

Cuando el hombre priorice el servicio público por sobre el individual, cuando


se enfoque en responder al cumplimiento de los deberes de conjunto por sobre
sus propósitos y deseos individuales; cuando sea capaz de controlar los
extremos afectivos, intelectuales y motivacionales y domine los apetitos del
instinto, servirá a sus semejantes, los entenderá y los atenderá de forma que
estos sentirán el atractivo de su presencia.

187
Cuando la mayoría de los humanos logren eso, y lo agradezcan, veremos por
primera vez un mundo en Paz, Justicia y Orden Social.

En ese ambiente Natural, la salud, la educación y el trabajo creativo serán


garantizados. Ese ambiente no es ideal o imaginario es el ambiente Natural
que se debe establecer y para lo cual, todos hemos sido capacitados en el
cumplimiento de nuestra responsabilidad. Curiosamente todos lo ideamos, y
esperamos que los de enfrente se comporten responsablemente; el problema es
que se espera del otro lo que uno no cumple. Decir que ese ambiente es
utópico, imaginario o ideal imposible, es declarar públicamente el abandono
de nuestra responsabilidad.

Un mundo en paz, justo y ordenado es un lugar en donde todos los objetivos


internos garantizan el cumplimiento de los objetivos externos, y todos los
objetivos externos son dirigidos por los objetivos internos, por eso, el
ambiente maduro es un cuerpo orgánico entretejido con los objetivos duales
de toda la creación en perfecta armonía.

El objetivo de la creación no es un invento humano, es el sentido y finalidad


de la emoción, de la razón y de la responsabilidad.

Nuestras capacidades esperan ser satisfechas y solo se satisfacen en el


establecimiento del Objetivo de la Creación. Pensar en la autorrealización
independiente es solo un credo y su defensa, se opone a la Naturaleza de
nuestro Verdadero Objetivo. El humano solo se realiza al ser humano. El
padre en el paternazgo, la madre en el maternazgo, los hermanos en la
confraternización y los amigos en la amistad. Ninguno adquiere de objeto
alguno, mayor beneficio que ese.

La realización humana es el desarrollo de la sensibilidad, de la inteligencia y


de la responsabilidad. Si orientamos a las generaciones jóvenes en el
desarrollo de la sensibilidad, enseñándoles a captar y responder a las máximas
necesidades, y a reconocer las máximas razones justas, en pocos años
notaremos un tremendo cambio social. El futuro depende de las condiciones y
establecimientos presentes. Los movimientos sociales de los indignados y de
quienes esperan mejoras educativas, piden al presente las transformaciones
que generen un futuro sin insuficiencias y eso obliga al individuo presente a
corregir su pasado y emprender la restauración de sus conocimientos, hábitos
y tradiciones. Si continuamos indiferentes a la responsabilidad de realizarlos,
sufriremos las consecuencias.

188
C -Objetos de bondad para el Equilibrio Natural.
¿Cómo se origina el Equilibrio Natural? El ser humano adquiere alegría
cuando se cumplen sus expectativas. Un ser también siente alegría cuando sus
características duales se complementan con las características duales de su
objeto. Cuando un artista proyecta su interior y su exterior en lo interior y
exterior de su obra y esta, lo refleja en consecuencia, el artista se siente
satisfecho.

Para el hombre, el objeto que puede reflejar sus características internas y


externas en su máxima extensión, es otro hombre. Para la mujer, el objeto que
puede reflejar sus características internas y externas en su máxima extensión
es otra mujer. El hombre se reconoce y reconoce al máximo en sus hijos y la
mujer se reconoce y reconoce al máximo en sus hijas.

El máximo de respeto mutuo se establece en el responder por ambos lados, al


cumplimiento de los máximos deberes humanos entre el hombre y su máximo
similar o semejante, su hijo hombre. El máximo de respeto mutuo se establece
en el responder por ambos lados, al cumplimiento de los máximos deberes
humanos entre la mujer y su máximo similar o semejante, su hija.
El máximo de confianza se establece en el intercambio de razones y juicios
justos que establecen la máxima sinceridad entre el hombre y su hijo y entre la
mujer y su hija. Y el máximo de unidad afectiva emocional se establece, del
mismo modo, entre el hombre sensible y su hijo sensible y entre la mujer
sensible y su hija sensible.
Por lo tanto, el máximo de unidad vincular en sensaciones similares, en juicios
y justificaciones similares y en comportamientos similares se establece entre
el padre y su hijo y entre madre y su hija.

El equilibrio Natural de las constantes masculino-masculina, femenino-


femenina, se establece por similitud Natural y el equilibrio entre marido y
esposa se establece responsablemente por elección y determinación propia de
la libre voluntad de cada cónyuge. El hombre ha de asumir las diferencias de
la mujer voluntariamente y la mujer ha de asumir las diferencias del hombre
también voluntariamente.

Para la Naturaleza Humana, el objeto que puede reflejar sus características


internas y externas en su máxima extensión es un “Humano Natural”,
consecuente con la Naturaleza Humana.

189
El hombre que responda a la maduración de su Naturaleza, será el objeto
máximo de la misma. La Naturaleza Humana es masculina y femenina, por lo
mismo, su máximo reflejo es la unidad masculino femenina.
Además, la Naturaleza Humana es creativo-propositiva, (propone y pretende)
por lo tanto, su reflejo máximo, ha de ser también creativo-propositivo, pero
es pura en la autenticidad, justicia y tradición, luego, exigirá el máximo reflejo
de pureza en la auténtica justicia trascendental. De donde se deduce que el
perfecto reflejo de la Naturaleza Humana es una pareja cuya reproducción sea
auténtica y ajustada con la normativa de la Naturaleza Humana.

Cuando los Padres han madurado en la Tradición Natural del comportamiento


responsable, en el reconocimiento del juicio justo y en la sensibilidad máxima
a sus hijos, y los reconocen suficientes para reproducir la Tradición Humana
Natural Normada y Madura, en el fruto de esa reproducción, se establecen el
máximo equilibrio vincular adecuado entre padres e hijos y entre los padres y
los hijos con la Normativa Natural de la Creación.

La pureza e integridad humana se desprenden del respeto en la confianza


vincular entre padres e hijos, mediante la unidad en el respeto, la confianza en
el juicio y el vínculo afectivo, entre esposo y esposa. Sin la completa unidad
en el respeto, confianza y vínculo entre esposo y esposa, es imposible
establecer la Unidad Vincular Completa entre padres e hijos. Por eso, el
respeto del esposo por la Naturaleza Humana ha de ser Completo y el respeto
de la esposa por el esposo leal y obediente a la Naturaleza Humana, ha de ser
Completo. Sin este requisito cumplido, no existe verdadera felicidad.

DESARROLLA

1- Cual fue el motivo de la Naturaleza de la Creación?


2- ¿Cuál es el objetivo interno y el objetivo externo de la creación?
3-Puedes explicar ¿cómo se establece el deseo interno de satisfacer al
conjunto?
4- ¿Cómo se satisface el deseo externo?
5-¿Cómo entiendes la actitud del servicio público?
6-¿Qué entiendes por unidad masculino femenina?
7-¿Qué diferencia existe entre el equilibrio natural y el equilibrio entre
marido y esposa?
8-¿Cómo se origina el equilibrio entre padres e hijos?
9-¿Proponer y pretender son dos aspectos de…?
10-¿Cómo se logra la pureza?

190
2-Los trastornos humanos merman la Naturaleza y la impiden disfrutar
del orden pretendido.
A causa de los trastornos humanos, la Naturaleza perdió una especie entera: la
Humana.
El objetivo de su Creación, fue secuestrado por la actitud inmadura de los
humanos ignorantes de su Naturaleza. La Naturaleza no soporta los trastornos
humanos. La Humanidad fue creada para ser Normada en su Naturaleza
Humana. Fue creada para completar el Objetivo de la Creación entera. Sin la
colaboración del Hombre Maduro, el Ideal de la Creación no podrá ser
establecido.

Si la Naturaleza es intencional, es porque contiene la necesidad de conseguir


lo que intenciona. Si la Naturaleza es selectiva, es porque discierne en su
autonomía y si es responsable es porque responde a las necesidades de manera
voluntaria. La Naturaleza de la Creación es en sí misma dual: física y
espiritual. La regulación y reglamentación de la Naturaleza física, responde a
normativas físicas, instintivas o funcionales, orientadas en la consecución de
la unidad de sus dualidades fisiológicas (enlaces) y la Naturaleza espiritual
responde a la reglamentación y regulación de las normas sicológicas y
conectivas en función de la unidad vincular afectiva (vínculos).

El ordenamiento de las especies Naturales responde a la necesidad de la


unidad fisiológica y ordenamiento de las funciones emocionales, intelectuales
y motivacionales, responde a la necesidad del ordenamiento espiritual. El
único capaz de establecer el Propósito Interno de la Creación, es el ser
Humano. La humanidad ha de entender su responsabilidad Natural y
cumplirse en ella.
¿Cuál es la máxima necesidad a cumplir? Lógicamente el Objetivo de la
Creación. El objetivo de la creación del hombre es la razón que lo justifica
necesario. El hombre que no cumple con el objetivo de su creación, no se
realiza Humano.

Para cumplir el Objetivo de la Creación del hombre, la humanidad ha de


reconocer lo verdaderamente humano. Reconocer lo humano posibilita e
identifica los trastornos no humanos, pero, del estudio de los trastornos, por
oposición, también se puede deducir la normalización humana.
La Máxima Sensibilidad Natural espera ser cumplida y satisfecha. ¿Cómo
creéis que se siente esta Sensibilidad Máxima al observar que los máximos
herederos del bienestar o beneficio de sus creaciones, la niegan, la rechazan y
se olvidan de que existe?

191
¿Cómo se sentirá la Naturaleza Humana frente a quienes piensan que esa
Naturaleza es el mayor de los misterios y que es indescifrable? ¿Os imagináis
frente a un hijo vuestro, que mirando hacia cualquier lado, no reconozca
vuestro parentesco porque piensa que jamás va a descubrir al padre que lo
sembró o a la madre que lo concibió? ¿Cómo os sentiríais en esa situación?
Si un hijo que no era consciente de su nacimiento ni tenía sus ojos abiertos en
el alumbramiento, ni podía hablar ni reconocer palabras, no tiene dificultad
para afirmar la paternidad de su padre, solo por las semejanzas en parecido.
¿Cómo es posible que los humanos, inteligentes, con lenguaje, ojos abiertos y
desarrollo científico, seamos tan reacios a reconocer la naturaleza del humano,
cuando se hace evidente en cualquier área de estudio? ¿Qué es lo que nos
ciega, es la Naturaleza en si misma o es nuestra propia inseguridad?

La Naturaleza perdió el aprecio y valoración de toda Su Creación, al obtener


la respuesta de una especie creada con la capacidad de reconocerla y
apreciarla, que prefiere ignorarla y despreciarla. Así se siente la Naturaleza
Humana.

La Naturaleza perdió su objetivo interno y perdió también su objetivo externo


porque la humanidad en sus trastornos, ignora ser objeto de su Naturaleza (su
objetivo) y actúa por debajo del estándar instintivo de los animales. Algunos
se cuidan físicamente, o se preocupan de su alimentación, pero ese cuidado
por lo externo, no puede completar al individuo porque le falta comprender los
trastornos de personalidad. Los animales no se suicidan; ni asesinan a los
miembros de su propia especie, no se drogan ni se hacen dependientes de los
apetitos, el hombre inmaduro e irresponsable si lo hace.

La carencia del entendimiento de las virtudes ha exagerado la propagación de


los vicios. Virtud y vicio son dos cosas totalmente opuestas y producen
también sensaciones diferentes: Plenitud y dolor. La virtud construye, el vicio
destruye. La virtud engrandece, el vicio reduce. De lo construido se siente la
autoría, de lo destruido se siente la vergüenza. La vergüenza frustra, tensa,
atemoriza, e inhibe. Pone al que la padece a la defensiva y eso agrede. La
construcción de lo virtuoso, se admira, se valora, se dignifica y atrae. Eso
engrandece al autor, a quien se le respeta su autoría y dispone así de autoridad
para enseñar.

Virtud vicio
Plenitud placer
Autoridad vergüenza

192
La Naturaleza perdió la posibilidad de establecer correctas relaciones de dar y
responder con su Creación, porque el temor humano violentó a la Creación, y
destruyó las conexiones entre especies. El responsable del equilibrio Natural
ecológico se desequilibró en su Naturaleza y desajustó la balanza de la
creación. Calentó la temperatura y enfrió la responsabilidad. La poca
vergüenza hizo mucho daño. El escaso raciocinio desajustó en demasía a la
justicia, y la poca sensibilidad generó multitud de insensatos.

El Humano se ha convertido en siervo de siervos. Su estado de ignorancia de


la Naturaleza Humana le lleva a contentarse con sus adicciones y desgracias.
Niega su Verdadera Naturaleza, mientras crea naturalezas ficticias. Artificios
de comportamiento, de justicia y conocimiento y de prioridades. La
humanidad actual trastornada es el enemigo máximo de la Naturaleza
Humana, porque se opone a ella.

La Naturaleza Humana no puede rechazar a la Humanidad porque la


Humanidad es el objetivo de la Naturaleza Humana, pero tampoco los puede
aceptar porque no responden al formato Natural. La Naturaleza espera que el
Ser Humano, por sí solo, descubra su Normalización Natural y se realice en
ella.

Ser Normal Natural no es producto de comer solo vegetales, ni de cuidarse de


no depender del vino. Ser Normal es disponer de la actitud incondicional para
ofrecerse voluntariamente siempre, a resolver o realizar la máxima necesidad
válida para Todo. Sin importar de qué se trate y sin reclamar por ello. Ese es el
actuar normal, pero en la actualidad se actúa por lo que se prefiere. Y se
prefiere ganar independencia animal y perder todo lo demás. Se prefiere la
protección de su individualidad por sobre la protección social, la protección de
sus libertades por sobre las responsabilidades y por eso lo perdió todo.

Nos cuesta entender por qué países que en Europa disfrutaron de tantos
beneficios sociales, los están perdiendo con tanta rapidez y no llegamos a
comprender, que para disfrutar del beneficio de los derechos, hay que cumplir
antes los deberes que generan y producen tales beneficios. El incumplimiento
del deber de ser normado, generó problemas que la humanidad no ha sabido
resolver.
Y ¿Qué perdió el ser humano? Perdió la posibilidad de ser atendido, entendido
y protegido por el resto de los humanos. Perdió la posibilidad de entenderse a
sí mismo y a los demás, lo que degradó su confianza en los demás y la
confiabilidad de los demás en él.

193
Perdió el respeto al cumplimiento de su realización y la realización del respeto
a su actitud irresponsable. Perdió su integridad, su pureza y la conservación de
una tradición de afecto, reconocimiento y respeto por su persona. Y lo peor,
perdió la oportunidad y la condición de la realización de su Naturaleza
Humana. Perdió el afecto colectivo, la seguridad colectiva la responsabilidad
colectiva y el derecho al beneficio de la totalidad. El humano actual no se
imagina lo que significa eso.

Al perderse, se transformó en un artificio. Lo artificioso afectivo del esperar


que le acepten, reconozcan o respeten, sin cumplir con el deber de atender,
entender o estar atento al que se espera responda, sin ser realizado, convencido
o motivado a responder. El hombre ha transformado el amor en vicio-
dependencia, el juicio justo en opinión y la realización en éxito profesional.
De esta orientación se deriva el artificio humano carente de humanidad y
saturado de humanismo, carente de libertad y despiadado en lo libertino, sin
discernimiento en la elección y sin capacidad de juicio, carente de dominio y
dominado por las carencias.

Estos trastornos deben ser rectificados, no por fármacos, porque no existen


fármacos que hagan cumplir las responsabilidades humanas, ni que
transformen en autónomo al individuo, ni que desarrollen la incondicionalidad
afectiva en atender, entender y estar atento a las máximas necesidades, justicia
o deberes. Deben ser restituidos por la responsabilidad de cada uno en sus
respectivos desequilibrios.

La mayor dificultad que existe en la educación es la indiferencia del aprendiz.

Incluso si el maestro se muestra indiferente el aprendiz puede por sí solo, con


su capacidad intelectual, llegar a descubrir el conocimiento, pero, lo que no
puede el docente, por muy bueno y capacitado que esté y por muchos recursos
de que disponga, jamás podrá educar al aprendiz indiferente.
Se nos bombardea con panfletos publicitarios donde explican que la educación
ha de ser entretenida, integral, didáctica, etc, etc. Pero en ningún caso se
indica que el aprendiz ha de responder con respeto, juicio justo y atención a la
orientación del maestro. Sin la participación del alumno, el profesor es solo un
“divorciado” y el alumno un “huérfano”. Lógicamente uno debe disponer de
os recursos educativos y otro del interés en adquirirlos. Cada posición ha de
cumplir con su función.

194
DESARROLLA

1- Diferencias entre virtud y vicio.


2- Diferencias entre placer y plenitud.
3-Explica algo que produzca vergüenza.
4-¿Cómo enseñarías algo a un indiferente?
5-¿Conoces algún trastorno de personalidad?
6-¿Puedes explicar cómo se produce el trastorno?
7-Explica una conducta artificial en el ser humano.
8-¿Qué perdió el ser humano en el inicio de su historia?
9-¿Cómo se rectifica el trastorno de una conducta artificial?
10-¿Con quién debe el hombre establecer una correcta relación?

3- Los objetos de bondad de la Naturaleza Humana.


La Naturaleza creó al hombre a su Imagen Natural, para que el Hombre
Maduro sea su cuerpo (objeto Natural), cumpliendo con el deber de crecer,
multiplicarse y ejercer el dominio sobre los instintos. El ser humano, también
experimenta la mayor alegría cuando crece hasta su maduración mental y
física, cuando multiplica su Naturaleza y ejerce el dominio sobre la Naturaleza
directiva del celo extremo y los instintos.

La Naturaleza Humana se conecta de forma correlativa con el hombre que ha


cumplido con el proceso de desarrollo (crecer, multiplicarse y ejercer el
dominio sobre la creación) porque el hombre es su objeto sustancial, su cuerpo
visible. Ese adulto maduro en el crecimiento, que se ha multiplicado y que ha
cumplido con la normalización del proceso de desarrollo de su hijo, hasta
madurar los enlaces vinculares: filio-paternal y paterno-filial, logrando
establecer la unidad en el vínculo fraterno-conyugal con su esposa, es un
Adulto Maduro.

La Naturaleza Humana es una Voluntad que nos domina y contrariamente a lo


que Aristóteles pensó,* ese dominio no causa dolor alguno, todo lo contrario;
del respeto a la voluntad de la Naturaleza, se goza del mayor de los beneficios.
El adulto maduro en el amor, en la verdad y en el cumplimiento de la
responsabilidad es un objeto de bondad de la Naturaleza Humana.

Si el primer antepasado de la humanidad hubiera establecido su maduración


en el verdadero paternazgo, estableciendo el verdadero parentesco maduro en
el control y dominio sobre los instintos y el celo, habría adquirido la categoría
de ser hijo espiritual y natural del Origen Creador.

195
Pero al perder su conexión con la Naturaleza Humana y entregarse al apetito
de los instintos, perdió el control del celo y la categoría de hijo espiritual;
lógicamente perdió también al padre espiritual en quien debió convertirse.
La humanidad, que debía ser hija espiritual del padre espiritualmente maduro,
lo perdió y desde entonces, únicamente somos hijos naturales, no espirituales,
de la Naturaleza Humana. Por eso somos más sensibles a la Naturaleza de los
efectos que a la Naturaleza de sus causales, o fundamentos.

a-Crecer.
Crecer es una necesidad inevitable y una bendición (1) ofrecida a las especies,
que permite madurar en la individualidad. El Hombre Maduro es un objeto
sustancial de la Naturaleza Humana. Su Mente capta las máximas necesidades
y cumple los máximos deberes válidos para Todo. Y su cuerpo, obedece y
responde siempre a la dirección de su mente y esta, obedece y responde a la
Conciencia Natural. Los objetivos internos y externos de la Naturaleza, se
reconfortan en el obrar del ser maduro interna y externamente.

Crecer es una bendición cuando se maduran la sensibilidad, la inteligencia y la


responsabilidad. El hombre que capta la máxima necesidad válida para Todo,
que reconoce las razones que justifican valida esa necesidad y que responde
voluntariamente al cumplimiento del deber de realizarla o resolverla, es un
hombre bendecido por el desarrollo del crecimiento.
Recibe el derecho al beneficio del cumplimiento de su deber. Beneficio
otorgado por la Naturaleza de las conductas, juicios y sensibilidades
adecuadas a la Normativa Natural de la Creación.

La Naturaleza ofrece al hombre un proceso de desarrollo natural normado en


consecuencia con las Normas Naturales, para hacerse coparticipe de todos
los beneficios que de la Naturaleza se desprenden. El individuo tiene la
posibilidad de optar por él, o en contra de él.
El ser humano crece en el dominio de sus conductas, para lo cual, ha de
disponer del poder de concentración en el dominio del instinto y en el control
de los extremos. *(La Gran Moral pag 14)

El control del celo, para no transformarlo en recelo y el dominio sobre los


apetitos, tentaciones y amenazas, hacen del hombre un ser maduro en las
conductas. Maduro en las conductas es capaz de conducir y conducirse en
cualquier orientación.

196
El sentido de justicia, la sensatez, el sentido común en la interpretación y
evaluación de las razones que justifican las constantes e inmanentes
características de cada categoría, hacen del intelecto humano un instrumento
inteligente y la percepción de las máximas necesidades válidas para todo,
desarrolla la sensibilidad del individuo.

Cada conciencia originada ha de ser Original en su maduración y para su


desarrollo completo, es necesario un proceso de crecimiento. El desarrollo no
es evolutivo, es consecutivo, sucesivo, no es adaptativo es adecuado, no es
arbitrario, ni al arbitrio de una decisión, es responsable en responder a la
Naturaleza del crecimiento humano. La Naturaleza Humana no es relativa a la
interpretación y justificación de cada humano, es absolutamente Humana en
sus reglamentos, deberes y obligaciones, así como también en sus derechos y
beneficios sensibles, cognoscitivos y motivacionales. Por lo mismo, la
dignidad humana, espera la maduración completa de la especie humana.

Crecer

Bien supremo Si es lo máximo en importancia, es válido, se


justifica y es bueno para la Naturaleza de la
Juicio justo Creación, ha de ser bueno, válido y necesario
Máxima Necesidad Valida para todo.

El sujeto: Atiende, Entiende y está siempre


Dispuesto a Cumplir con lo necesario que
beneficie a la Naturaleza Humana y que
consecuentemente lo beneficie a él, madura
Mente del sujeto en la autoestima, seguridad y pureza. Cuerpo del sujeto
Si orienta su mente en la conciencia de lo
pleno, lo justo y lo máximo. Si ejerce el
control del celo extremo y los instintos de
protección, mantenimiento y reproducción y
supera la tentación del apetito intergenital
prematuro, el adolescente se transforma en
adulto

Adulto

(1)Bendición (bondad derivada de hacer un bien)

197
b-Multiplicarse
El ser humano multiplica sensaciones, conocimientos y habilidades.
La máxima multiplicación posible que responde con mayor gozo, es su propia
reproducción genética: su hijo.
Cuando el hombre y la mujer maduros, se unen en matrimonio, y disponen de
argumentos para orientar, educar y proteger a sus hijos en el encuentro con su
Naturaleza Humana, multiplican la calidad humana en ellos. A partir de
familias maduras, se puede pensar en sociedades maduras en las Normas
Naturales. Cuando alcanzan la máxima unidad en el Orden Natural, la
sociedad se parece al cuerpo y mente de un hombre saludable.
La Normativa Natural, como la fuerza directiva de la sociedad, es comparable
a la Mente de un Hombre maduro, sabio y ejemplar (líder a imitar).

Los miembros de la sociedad son comparables a los miembros del cuerpo. En


este caso, la conciencia, a través del cerebro da órdenes y todas las otras partes
del cuerpo, responden con eficacia en unidad. En una sociedad madura, las
necesidades máximas serán las órdenes del cerebro social y todos los humanos
maduros, responderán voluntaria y naturalmente al cumplimiento o solución
de dichas necesidades máximas globales. Tal sociedad, es un objeto sustancial
de bondad, juicio justo y beneficio natural.

Una sociedad de individuos maduros formará una nación de hombres


maduros, varias naciones de individuos maduros orientarán y educarán a sus
seguidores en las Normas de la Naturaleza Humana, estableciendo un mundo
en paz, unido y ajustado a la Naturaleza de la Creación. La multiplicación de
generaciones de bondad Natural, es una necesidad humana.

En la sociedad actual existen generaciones de adolescentes, adultos y adultos


mayores inmaduros. Pero en la Sociedad Natural, existirá una generación de
adolescentes inmaduros y dos generaciones de maduros: una de adultos y otra
de adultos maduros. Los adultos mayores de ahora, serán los adultos maduros
después. Dos generaciones de adultos maduros serán mayoría absoluta sobre
la generación de adolescentes inmaduros. De ese modo natural en la madurez,
podrá establecerse la tradición normada de la especie humana. Todo lo que se
necesita es repartir este libro a la mayoría de los adolescentes para que
maduren y sean mayoría después.

La multiplicación de las constantes inmanentes es la verdadera tradición. La


tradición ajena a las razones justas desajusta los procesos de desarrollo
humano.

198
El ser humano, junto con la Humanidad ha de establecer la normalización de
la caracterización humana y repetirla hasta establecer una legítima tradición
conservadora de los máximos valores humanos.
El humano multiplica lo que necesita, lo que le interesa y lo que le satisface. A
todo esto, le pone un nombre: lo que quiere o lo que le gusta.
Le pone esta definición porque ignora que, a eso que define querer o gustar, es
precisamente, lo que debe cumplir. A todo humano le gusta multiplicar lo
mismo en su diversidad de modos o maneras. Lo preferente es aquello que se
necesita, interesa o beneficia y lo preferido es cómo se satisface lo necesario,
o con qué; como se reconoce lo interesante o con qué se ajusta el juicio a la
justicia y cómo o con qué se beneficia cada uno. Los modos o maneras de
satisfacerse son variables pero la constante en ser satisfechos es absoluta y se
repite y multiplica una y otra vez, por la sencilla razón, de que satisface y en la
satisfacción, existe contenida cierta dosis de motivación a repetir la sensación
del beneficio.

Si analizamos cuidadosamente de donde procede la necesidad de multiplicarse


o el interés por la multiplicación o el sentido de la multiplicación, llegaremos
a la conclusión de que el causal, la identidad y el sentido de la multiplicación
es el valor.

Nos motiva lo que vale, elegimos lo que vale y procuramos lo que vale. Y al
declararlo válido, lo determinamos realizado. Todo acto realizado y asumido
o declarado completo o cumplido, se determina por la razón que lo justifica
válido. Por lo tanto, todo acto realizado es un producto del valor, que existe
porque es válido y para satisfacer a la razón que lo justifica necesario.

Multiplicar es sumar un número tantas veces como sea necesario. En la


multiplicación de la Naturaleza, se suma a la Naturaleza Humana una y otra
vez. Por esa razón es necesario comprender cómo realizarse Natural en las
Normas Naturales para declararse normal o normado y hacer el ejercicio de
sumar, una y otra vez, esa misma Condición Humana, Natural o Normal en la
reproducción humana a lo que denominamos multiplicarse.

La multiplicación de Hijos espirituales y Naturales, verdaderos en la justicia


del juicio que justifica las razones de las Normas Naturales o Principios de la
Creación, hijos leales al verdadero paternazgo, e hijos responsables en el
cumplimiento del deber de ser maduros, posibilita el establecimiento vincular
en confianza y respeto natural, social e interconectivo.

199
La multiplicación normal en la creación es siempre madura. Por lo tanto, la
Naturaleza Humana para multiplicarse Natural ha de realizar la reproducción
madura.

La multiplicación humana produce tradición. Tradición viene de “traditio”


entrega. Entre el hombre y la mujer se establece el atractivo de unirse por algo
que los beneficie a ambos. El mayor beneficio natural que los satisface y
justifica a ambos superiores en su naturaleza, es la conquista del parentesco
para lo cual, han de relacionarse en el intercambio de responsabilidades
genéticas. El tradente es el que entrega sus genes y el adquiriente es quien los
recibe y cultiva. Esta dualidad tradicional establecida por el padre y la madre:
tradente sembrador y adquiriente cultivador, facilitan la multiplicación de la
Naturaleza Humana.
Pero, tradición se ha venido haciendo desde hace siglos sin reconocerse las
diferencias entre el acto de entregar, adquirir y cultivar constitutivo o maduro
y el acto de cultivar, adquirir y entregar declarativo inmaduro.

c-Ejercer el dominio sobre los instintos


El ser humano maduro es libre, autónomo y responsable. Libre por optar
siempre por la máxima opción válida para Todo; autónomo por comprender
por si solo la razón que justifica la validez de las máximas razones y
responsable porque responde siempre al cumplimiento del máximo deber
necesario. Esta naturaleza posiciona al hombre por sobre el resto de las
especies. Lo posiciona por sobre el resto, porque es capaz de elegir de entre
todas las alternativas, aquella que beneficia al todo, a la totalidad de las
especies naturales, a la universalidad de los deberes, a la que resuelve, realiza
y satisface a la creación entera y con ello, a la Naturaleza de la Creación.

Somos libres e independientes para optar por la alternativa que uno considere
valida, o para optar por la alternativa necesaria a la que se deba responder en
su realización, por ser beneficiosa a la totalidad del orden natural.
Somos autónomos en el descubrimiento de las leyes, normas, principios y
razones constantes fundamentales trascendentes o e inmediatas, superficiales o
banales. Somos responsables de responder al cumplimiento de un deber
general o al cumplimiento de un deber particular.

El dominio responsable sobre el cumplimiento del máximo deber necesario, es


una bendición para quien lo cumple, porque disfruta del derecho al beneficio
de la Naturaleza en su totalidad.

200
Debido a que este mundo está hecho a imagen de un hombre perfecto, llega a
ser objeto sustancial del hombre y al cumplirse el dominio del hombre sobre el
mundo, el hombre logra ser objeto sustancial de las Normas de la Naturaleza.
Por lo mismo, el interior y el exterior de la Naturaleza Humana y del Humano,
se sienten estimulados por el mundo y ambos disfrutan en su correlatividad.
El logro de dicha correlatividad depende del dominio de las conductas,
pensamientos, sensaciones y en particular, depende del dominio sobre los
instintos.

1-El instinto de protección es el servidor custodio del peligro. Frente al


mismo, se activa la alarma del sistema nervioso y se siente una tensión
extrema. Esa tensión, angustia o ansía, dependiendo de si existe la posibilidad
de evitar ese peligro, daño o dolor, o de si se siente imposible de evitarlo.
La posibilidad de evitarlo crea la sensación de ansiedad por escapar de esa
situación peligrosa. La sensación de no poderlo evitar angustia por temer el
daño del peligro. Ambas sensaciones, la de ansiedad o la de angustia son
derivadas del temor. El miedo es la suma de ansiedad y angustia. Temer un
peligro en el momento en que ocurre es producto del instinto de protección.
Tenerle miedo al riesgo antes o después del peligro es un defecto.

2-El instinto de conservación o de supervivencia, es el servidor custodio de la


salud del individuo. De la nutrición y descanso, del ejercicio físico y del buen
ambiente. El instinto de conservación busca el equilibrio de los nutrientes, el
equilibrio de los ejercicios y del descanso, pero por exceso o por carencia de
descanso, de ejercicio, o de alimentación, el individuo se puede enfermar.

3-El instinto reproductor es el servidor custodio de la perpetuidad de la


especie. Es el generador de las nuevas generaciones que de ser puras son sanas
y de ser impuras son deficientes. Es el creador de la tradición, cuando el
tradente (de traditio entrega) y adquiriente, responden a su función de entrega
incondicional, voluntaria y compartida. Pero el instinto no tiene conciencia de
la Naturaleza Humana, solo dispone de su función biológica instintiva.

La conciencia Natural del ser Humano ha de ejercer el dominio sobre los


instintos, para no caer en la tentación de preferir los apetitos por sobre sus
funciones.

Los apetitos del instinto generan adición por la satisfacción placentera que
producen en sus procesos.

201
El placer es degustable, el beneficio nutritivo de un alimento lo establecen sus
nutrientes y no se notan porque se establecen, pero los procesos de
alimentación gozan del placer y del beneficio de los procesos de nutrición
mediante el gusto, tacto, olfato, etc. Los placeres son momentáneos, los
establecimientos permanentes. El ser humano ha de preferir lo permanente por
sobre lo momentáneo. Esa es la razón por la que debe ejercer el dominio sobre
los instintos y el celo.

El ser humano es responsable de responder al cumplimiento del máximo deber


necesario y el máximo deber humano necesario es el de superar la condición
animal del objeto mental y controlar al ser reflejo y mecánico que utiliza para
la construcción de su Naturaleza Humana. Sin el ejercicio de ese dominio, no
aparece el ser humano.

La historia humana no ha comprendido la importancia de este tema en su


profunda dimensión, por eso existen tantos desordenes y trastornos entre
individuos. Desordenes familiares, familias monoparentales, parejas separadas
o divorciadas, madres solteras, padres ausentes etc. Trastornos en la
alimentación, trastornos del sueño, sobreprotección, fobias, ansiedad y
angustia, adiciones y dependencias etc. El descontrol del celo y del instinto
provoca diferencias en el respeto y responsabilidad entre personas. Quien no
controla el celo, es imprudente, destemplado y variable. Su conducta provoca
inseguridad en los otros y su defensa ante esa inseguridad lo declara a él
también inseguro. El dominio del celo y los instintos, garantiza el derecho a la
libertad, a la personalidad, a la seguridad y a la participación. El derecho a
existir en libertad, seguridad y responsabilidad es propiedad del ser humano.

DESARROLLA

1- El ser humano debe crecer, multiplicarse y ejercer el dominio sobre los


instintos, ¿puedes explicar por qué?
2- ¿Cómo dominarías al instinto de protección?
3-¿Cómo dominarías al instinto de mantenimiento?
4- ¿Cómo dominarías al instinto reproductor?
5-¿Qué significa ser responsable?
6-¿A qué se debe responder siempre?
7-¿Cómo supeditarías lo que tú quieres a lo que se debe?
8-¿Cuántas veces hay que darse por el cumplimiento del deber?
9-¿Explica las características fundamentales que esperas en tu pareja?
10-Si quieres madurar, ¿podrías explicar por dónde empezarías?

202
Derecho a la Libertad.- Todo Humano es libre por Naturaleza. La libertad
Natural opta siempre por la máxima necesidad válida para Todo el Universo.
Si la Libertad Natural es la de optar por la máxima alternativa válida para
todo. El ser Humano tiene derecho a gozar de la misma libertad normada en
consecuencia con la finalidad Natural de beneficiar a Todos.
La libertad Natural al beneficiar siempre al todo, no perjudica nunca a nadie.
La libertad fragmentaria, si no es consecuente con la libertad Natural, ha de
ser corregida y de no corregirse, no merece el derecho al beneficio universal.

El derecho a la libertad, posibilita la libertad de expresión, que consiste en la


normativa de expresar sin reclamo, sin acusación y sin rechazo, sin mentir y
sin expresar juicios no certificados justos, para el establecimiento de una
verdadera comunicación afectiva, cognoscitiva y motivacional entre personas.

El derecho a la libertad de información, derivado del cumplimiento del


derecho a la libertad de expresión. Si se expresa únicamente la verdad, el
juicio justo, la razón que justifica la justicia del juicio y sin reclamos,
acusación o rechazo, el informado adquiere el debido derecho a la recepción
del pensamiento justo, de la razón pura y del conocimiento válido. El derecho
a la libertad de ser informado existe contenido en este fundamento: escuchar
juicios justos, razones constantes e inmanentes y pensamientos coincidentes
con las normas de la creación que atienden, entienden y están siempre atentas
al cumplimiento del deber.

Posibilita la libertad de pensamiento, que consiste en superar aquellos


pensamientos ajenos al orden íntegro del ideal humano, el control y dominio
del pensamiento negativo y la eliminación de pensamientos fundamentados en
creencias sin fundamento de juicio justo. La libertad de pensamiento no es la
posibilidad de creer, es la consecución del saber. El libre pensante que
fantasea o confabula no hace uso de libertad porque no opta por lo válido
universal. La libertad de pensamiento exige del pensamiento justo.

Posibilita la libertad de enseñanza.- El humano es por Naturaleza Humano y


ser humano solo es posible en el establecimiento de su Naturaleza Humana,
por lo tanto, la educación del individuo ha de ser lógicamente, la misma para
todos los humanos, la de hacerse humano: hombre o mujer. Cumpliendo sus
roles naturales paterno, y materno, filial, fraternal y conyugal. La posibilidad
de una libre enseñanza es solo una: educar en el desarrollo de la Naturaleza
Humana descubriendo y compartiendo el juicio justo de la Naturaleza de la
Creación.

203
También posibilita la libertad de Conciencia.- Si entendemos por conciencia
al servidor custodio regulador de la Normativa Natural, lógicamente la
libertad de conciencia se reduce a la Conciencia Natural de las Normas de la
Creación. Si existe y se descubre algún tipo de conciencia superior a la
conciencia reguladora de las Normas Naturales de la Creación, en ese caso,
dispondríamos de libertad de conciencia porque se podría optar por dos
opciones válidas para todo, pero si elegimos la máxima alternativa válida para
Todo en todo, pocas alternativas de conciencia más podríamos elegir.

Sobre la base del cumplimiento de estas responsabilidades, el humano


adquiere el verdadero derecho a asociarse por el bien supremo, adquiere el
verdadero derecho a trabajar por el bien supremo y adquiere el derecho a
reunión por el bien supremo y solucionaría los problemas sociales de
inseguridad y desconfianza y los derivados del desprecio, de la acusación y
reclamos.

Derecho a la personalidad.- Todo humano saludable posee en su contenido


genético, las facultades de conciencia y consciencia, derivadas de sus
capacidades, virtudes y habilidades. La Creación entera está compuesta por un
orden dentro del cual existe intencionalidad, selectividad y poder de
establecerlo. Porque universalmente es Natural disponer del contenido
emocional, intelectual y motivacional para ordenarse, el ser humano tiene
derecho al desarrollo de su personalidad idéntica a la Normativa Natural
universal y distinta en su caracterización humana personal.

Idéntica en el desarrollo de su capacidad sensible emocional, madura en la


captación de lo máximo necesario, idéntica en el desarrollo de su capacidad
intelectual madura en el reconocimiento del juicio justo, e idéntica en el
desarrollo de su capacidad motivacional, madura en responder libre y
voluntariamente al cumplimiento del máximo deber exigido por la Naturaleza
de la sensibilidad que lo captó y reconoció necesario de cumplir.

La Personalidad Humana Madura, capta lo necesario, reconoce su importancia


y responde al cumplimiento máximo del deber. Es responsable, confiable y
amable.

Derecho a la seguridad.- Todo humano Natural nace en un ambiente Natural


dotado con los elementos necesarios para la existencia acción y multiplicación
de sus facultades Naturales, lo que produce en él seguridad. El egoísmo ha
robado la seguridad a la Naturaleza Humana y debe restituírsela.

204
Para que el egoísmo del humano inmaduro pueda restituir la confianza en su
Naturaleza ha de madurar en el dominio de su responsabilidad. En un
ambiente en donde todos cumplen su responsabilidad, se establece la
confianza y seguridad. Todo humano tiene el derecho a un ambiente seguro y
responsable. La exigencia de las conductas responsables es una obligación
social de todos y cada uno de los humanos.

Derecho a la conservación de los recursos naturales.- La Naturaleza es


nuestro origen y finalidad, por lo tanto, el respeto por la conservación de los
sistemas y recursos Naturales ha de ser prioritario y principal para la especie
humana, capaz de custodiar la unidad ecológica de la diversidad de las
especies naturales.

DESARROLLA

1- Define ¿qué entiendes por libertad y cómo se establece?


2- Explica cómo la libertad sin responsabilidad se esclaviza del reclamo, de
la acusación o del rechazo.
3-La libertad de expresión ¿qué requisitos necesita para ser verdaderamente
libre?
4- ¿La libertad de pensamiento exige?
5-¿Cuál sería la verdadera libertad de conciencia?
6-¿Puede la libertad independizarse del valor que la motiva a optar?
7-¿Cómo se establece la libertad en la igualdad?
8-¿De qué somos realmente libres?
9-¿Qué derechos garantizan el uso de la verdadera libertad?
10-¿Se tiene derecho a una personalidad inhumana?

¿Cuándo se termina la Adolescencia y cómo comienza el adulto?


Este es un tema que ha sido difícil de entender a lo largo de la historia y que
exige del conocimiento profundo en temas como el ideal de las especies, los
valores absolutos, el reconocimiento del verdadero paternazgo, y otros más
que nos ayudan a reconocer la verdadera finalidad de la adolescencia en el
proceso de la creación.

Lealtad, confianza y dominio, son grandes palabras que contienen un


significado aún mayor en su profundidad y extensión, por eso vamos a tratar
de aproximarnos y descubrir el significado que contienen.

205
Entendemos por lealtad filial incondicional al verdadero paternazgo, al
establecimiento de la unión completa, sin dudas, sin resquicios impositivos,
sin presiones culturales, sociales, o económicas que influyan en la decisión
que ha de ser completamente incondicional y voluntaria, en la determinación
del hijo que se orienta en el cumplimiento responsable del deber Natural de
ser auténtico, en la experiencia vincular intrafamiliar completa entre padres e
hijos, hermanos y hermanas, abuelos y nietos, cuñados y cuñadas, sobrinos y
tíos, y primos y primas, amigos y amigas, uno y otro. Un ser sin enemigos.

Un adolescente vinculado con el verdadero paternazgo, que comprende los


Fundamentos Naturales del verdadero paternazgo y que se une en la confianza
con el padre que encarna el verdadero paternazgo incondicional Natural,
demuestra en su conducta y convicción, ser un adulto en la actitud. Y, si
además controla el celo extremo emocional respondiendo con afecto a los
defectos del otro, con seguridad ante la inseguridad del otro y con
responsabilidad, ante el cumplimiento del deber de responder,
voluntariamente a la máxima necesidad en importancia, muestra en su
conducta los recursos Normales de la Naturaleza Humana Madura.

La adolescencia se termina en el establecimiento del vínculo maduro en la


confianza intrafamiliar incondicional en el afecto, la verdad y la
responsabilidad. El adolescente se termina en las respuestas maduras, en el
asumir las responsabilidades y cumplirlas, en el reconocer el juicio injusto y
resolverlo, en el responder con afecto a los defectos. Esa actitud madura es la
actitud paterna. En ese instante el adolescente califica para asumir su tarea de
gestor del núcleo intrafamiliar. Sobre esa condición, califica para iniciar el
intercambio genital reproductivo de la Naturaleza Humana Pura e Integra.

El adolescente, cuando descubre y adquiere las leyes de la Naturaleza, los


Principios de la Creación y los Fundamentos de la Naturaleza humana, los
comprende y pone en práctica, ejerciendo el dominio sobre las virtudes de la
prudencia, firmeza y templanza; controla y domina el celo emocional,
intelectual y motivacional y controla y domina los instintos de protección,
conservación y reproducción y establece el vínculo filio paternal, en confianza
y respeto con su padre espiritual, adquiere la categoría de ser maduro. Sobre la
base de su establecimiento, el padre espiritual puede en ese momento,
bendecir su establecimiento y promoverlo al cumplimiento del desarrollo de
su deber familiar y social. De este modo pierde su condición de adolescente y
asume su responsabilidad adulta sobre la base de haberse establecido.

206
CONCLUSIÓN
El objetivo último de la creación será realizado cuando las Normas de la
Naturaleza sean asumidas, reconocidas y establecidas en el mundo físico por
una mayoría de Adultos Maduros, que establezcan una tradición de
generaciones, orientadas y entrenadas en la conducta del dominio de las
responsabilidades humanas. Esto, a los ojos del contemporáneo ignorante,
inserto en la sociedad actual, parece una realidad inalcanzable, pero la lógica
del desarrollo, nos dice todo lo contrario, vamos hacia allá.

Si sumamos a los padres, abuelos, bisabuelos, tatarabuelos y tatara-


tatarabuelos de una sociedad, el grupo de inmaduros adolescentes sería en
extremo reducido, comparado con el resto y la mayoría madura, que
orientaría, educaría y protegería el proceso de maduración de los adolescentes.
Esta superioridad numérica entre las generaciones maduras es la garantía de
que las nuevas generaciones, dispondrán de todos los argumentos de
protección, educación y orientación normadas que los permita madurar en la
atención, entendimiento y tradición Natural.

Adolescentes Padres Abuelos Bisabuelos Tatarabuelos Tatara-tatarabuelo


16 años 32 años 48 años 64 años 80 años 96 años

Los Adultos Maduros proveerán del liderazgo ejemplar en las buenas


costumbres a las nuevas generaciones, en las conductas adecuadas a los
procesos Naturales y estos, sobre la protección, educación y orientación de los
mayores, desarrollarán las capacidades emocionales, intelectuales y
motivadoras necesarias para el desarrollo y cumplimiento de sus finalidades
independientes.

El hombre responsable, responderá al llamado de su Naturaleza y cumplirá los


requisitos de su maduración, multiplicación y dominio sobre los procesos de
consecución de su realización.

Esta realización del Verdadero Líder, Verdadero Maestro y Verdadero


Hombre, Marido, Padres y Abuelos, quedará impresa en la tradición de la
Historia Humana para ser imitada por todas las personas sensibles, sinceras y
generosas que pueblen las generaciones del porvenir. Se establecerá la
verdadera tradición humana, (del “traditio” entrega).

207
La conservación de esta tradición moderada en el dominio sobre los extremos,
terminará con los extremismos y extremistas, con la violencia y los violentos,
con los robos y ladrones, con la ignorancia y los ignorantes. Si logramos
eliminar los extremos, la ignorancia y el desprecio de la sociedad, podremos
cimentar las bases de los afectos, de la educación y del arte. Sobre esta base
social, las artes alcanzarán el máximo de su desarrollo y producirán el máximo
de beneficios sociales.

El arte es el instrumento de los máximos desarrollos, de las máximas


habilidades, de la máxima asertividad, del máximo atractivo y admiración.
Ese es el momento y circunstancias esperadas por la moral, la ética y la
estética de cada humano para hacerse manifiestas.
En una sociedad conservadora del desarrollo vincular afectivo, de una
educación en las razones Naturales y de una tradición en el dominio de los
extremos, surgirá el modelo supremo de urbanismo, nutrición, salud,
educación, y trabajo para el bien de todos y cada uno.

La Norma de esa sociedad modelo Natural Humana, se basará en el optar


siempre y en todo por la máxima necesidad válida para Todo, porque quien
beneficia siempre a todo no perjudica nunca a nadie.

Todo, será preferente y preferido por todos en esa sociedad madura. Al optar
por la elección de la máxima alternativa válida, disminuirán los errores, los
desórdenes y las injusticias. Cada individuo será juez de sus aciertos y
desaciertos, de sus realizaciones y de sus frustraciones, de sus ánimos y sus
desánimos. Juez al mismo tiempo que fiscal y abogado defensor. Cada
conciencia madura será puesta en situación de evaluar pensamientos, palabras
y obras para validarlas o anularlas. La justicia Natural, será evidente a la razón
del ser maduro quien en base a dicha justicia evaluará sus actos.

Este grado de conciencia tomará su tiempo en establecerse pero se realizará


porque todos lo deseamos y ahora que lo comprendemos se nos hará más fácil
de establecer, lo único que es necesario es compartir este libro con cuantas
personas se nos acerquen y pedirles que lo analicen y compartan con los
suyos. Una hora diaria de su estudio será suficiente para transformar al
egoísmo en altruismo, el aislamiento en participación, el pasivo en
cooperador, el irresoluto en emprendedor. Una hora diaria de estudio es
suficiente para transformar al ignorante en inteligente, al rudo en amable y al
imprudente en responsable.

208
DESARROLLA

1- El paso entre un adolescente y un adulto, ¿depende de la edad o depende


de su comportamiento?
2- ¿Por qué razón la sociedad contemporánea determina que un día antes de
cumplir la mayoría de edad se es adolescente y un día después se es maduro?
¿Por qué pensáis que se define de ese modo?
3-Si cada humano responde al cumplimiento del máximo deber necesario en
una determinada comuna, ¿qué tipo de protección policial sería necesaria
para mantener el orden?
4- ¿Qué tipo de sicología y siquiatría debería implantarse en una comuna en
la que todos sus habitantes se enfocaran en cumplir la responsabilidad de
resolver los máximos problemas?
5-¿Cuántas familias monoparentales, divorcios, pensiones alimenticias
existirían en la comuna anterior?
6-¿Existirían robos, asesinatos, violaciones, corruptos o delincuentes en una
comuna en la que todos sus miembros responden responsablemente al
cumplimiento del máximo deber necesario?
7-¿Por qué no se responde responsablemente al cumplimiento del deber?
8-¿El cumplimiento del deber qué derecho determina?
9-¿Cuál elegirías como el máximo derecho?
10-¿Cuál consideras ser el máximo deber?

Ejercicios

1-Proponerse 7 días sin reclamar, acusar o despreciar al otro.


2-Proponerse 3 días de ayuno, tomando 3 litros de agua diarios.
3-Proponerse responsabilizarse por lo que otros dejan sin cumpliré en casa.
4-Proponerse 7 días de realizar una hora diaria de ejercicio físico.
5-Proponerse una hora temprana de despertarse durante 7 días y una hora fija
para irse a dormir.
6-Proponerse 7 días de alimentación sana.
7-Proponerse una hora diaria de estudio durante 40 días.
8-Proponerse superar el miedo durante 7 días en el área que consideren
necesario.
9-Proponerse enseñar lo que aprendieron a una persona durante 40 días.
10-Proponerse la amistad de quien les resulte más difícil durante 7 días.

Compartir su experiencia con otros.

209
PRINCIPIOS DE LA CREACIÓN
La Naturaleza Humana se debe a ciertas normas que rigen el comportamiento
de las especies y de las cuales participa todo humano, por lo que deben ser
reconocidas en los procesos del desarrollo de la integridad.

1-Principio de posiciones causa y consecuencia, sujeto y objeto.


La creación es una actividad y como tal, implica ciertos principios
fundamentales. Para que exista una relación es necesario en primer lugar de
posiciones. La relación se basa en una pretensión, en un proyecto o propuesta
que motiva el inicio de la relación creativa. Ese propósito se inicia en el
estímulo de quien lo pretende o propone, pero sin las posiciones de un causal
y su consecuencia y sin las posiciones de un sujeto que motive o realice, que
razone o justifique o que realice lo pretendido, no habrá conseguido establecer
la relación creativa, por lo tanto, posiciones causa y consecuencia y sujeto
objeto son imprescindibles en toda relación creativa.

2-Propósito centralizado en el Sujeto.- toda pretensión es captada necesaria


por un sujeto que la intenciona. De esta realidad se desprende este principio.
El propósito pretendido es asumido por la voluntad del sujeto que lo estima
necesario o preferente y sobre esa base lo realiza en consecuencia o
consecuente con lo pretendido.

3-Orden en las posiciones y en las funciones.- La relación conlleva


posiciones en jerarquía de predominio y funciones a cumplir. El propósito es
siempre por sobre todos, el sujeto que emite o transforma la realización del
objeto ocupa la segunda posición en predominio y el objeto que se realiza o
responde ocupa la tercera posición en jerarquía. En cuanto a las funciones, el
propósito ha de ser válido para el sujeto y para el objeto, el sujeto ha de ser
leal al propósito y realizar al objeto completamente, seduciendo con afecto,
persuadiendo con juicios justos y motivándolo con el ejemplo de lo correcto.
El objeto debe responder con el agradecimiento de su realización.

4-Reciproca armonía.-Al transformar el sujeto al objeto en consecuente con


la pretensión esperada, se establece la reciproca relación entre las cuatro
posiciones. En ese estado, podemos afirmar que se establece un bien
compartido u orden armónico.

5-Individualidad y Relación.- Cada posición al establecer la relación


adquiere una determinada individualidad, propositiva, emisor, receptor y
consecutiva.

210
6-Identidad y mantenimiento del desarrollo.- La relación produce
consecuencias que modifican en el proceso de desarrollo la identidad del
sujeto que lo ejecuta.

7- Motivación o movimiento circular en proyección.- Todo acto que el


sujeto determina valido cumple con el deber que da derecho al beneficio de su
conquista, ese beneficio motiva o alegra al autor quien vuelve a buscar más
beneficio, de este modo se establece el movimiento circular en proyección.

Estos siete principios de la creación, junto con las Leyes de la Naturaleza que
vamos a recordar a continuación, son el fundamento esencial de todo acto y de
todo actuar.

LEYES DE LA NATURALEZA

1-Ley de la dualidad correlativa.- La polaridad entre complementos o, la


simétrica dualidad en caracteres, y géneros, posibilitan la unidad, el orden y la
armonía. Es imposible la unidad si no es mediante, al menos dos que se unen,
tampoco existiría el amor sin dos que se aman, ni la verdad sin dos que
concuerdan, ni el beneficio, sin un beneficiado.

La dualidad es omnipresente en todo lo creado. Desde los géneros masculino-


femenino, macho-hembra, pistilo-estambre, catión-anión, positivo-negativo,
pasando por las distancias que contienen dos extremos, los momentos que
contienen un antes y un después, hasta la materia que contiene energía-fuerza,
la fuerza que contiene acción-reacción, todo manifiesta dualidad.
Todo está compuesto de finalidad y función, de existencia y fundamento.

Todo lo creado es conectivo, existe en conectividad permanente puesto que


todo es energía y la energía se comparte y conecta. La atracción es una
cualidad en la Naturaleza. Para que se establezca la conectividad es necesario
de dualidad.

Solo es posible la unidad cuando existen paralelos complementarios; a esos


paralelos se les denomina individualidad conectiva. La Naturaleza entera
existe en dualidades complementarias masculino-femeninas, positivo-
negativas. Hombres y mujeres, machos y hembras, pistilos y estambres,
catión y anión, valencias positivas y negativas. Todas estas individualidades,
se complementan en sus similares de género distintas o de valencias distintas,
no opuestas ni contrarias, sino complementarias.

211
La ley de correlatividad obliga a pensar en la dualidad por sobre la
singularidad, hasta ahora hemos tenido la tendencia a pensar en la unidad
singular, pero para que exista la unidad es necesario de dos que se unen, por lo
tanto la unidad en singular no existe. ¿A dónde nos proyecta esta realidad?
Nos obliga a pensar doble, a considerar siempre a las posiciones que
establecen esa unidad. Si hablamos de un producto, hemos de considerar al
productor en el producto. Si hablamos de un objeto, es necesario considerar en
él al sujeto que lo realiza. De este modo es imposible exigir los derechos de
uno sin considerar al otro en el disfrute de esos beneficios.

Los derechos del hombre han de beneficiar a la mujer, los derechos de la


mujer han de beneficiar al hombre. Las obligaciones del hombre han de
realizar a la mujer y las obligaciones de la mujer han de realizar al hombre. Lo
mismo entre padres e hijos. No se pueden proponer derechos de los hijos, sin
considerar el beneficio de los padres, ni derechos de los padres sin considerar
a los hijos. Si extendemos esto al área social, podemos pensar en los derechos
de los estudiantes y para ello es necesario incluir en esos derechos el beneficio
de los educadores y si consideramos los derechos de los educadores, hemos de
incluir en ellos el beneficio de los estudiantes.

Esta manera de pensar es completamente nueva y nos tomará un tiempo


asimilarla. Pero la Naturaleza dictamina en su dualidad conectiva la
participación de ambas partes, tanto en sus obligaciones, como en sus
derechos. Pensar en el trabajador sin considerar al empresario es un error, así
como pensar en el empresario sin considerar al trabajador. Hablar del artista
sin considerar el mercado es otro error. Messi, no sería Messi, sin la hinchada
y la hinchada no sería lo que es, sin un Messi que los atraiga y los conecte en
la unidad.

La ley de correlatividad es el fundamento de la unidad y como antes dije la


unidad son dos correlativos que se unen. ¿Qué es eso correlativo que los liga?
Son aspectos emocionales, intelectuales o motivacionales. Esta trinidad
sensible, inteligente y voluntaria, existe contenida en cada singularidad que
establece la unidad.

Todo ser creado contiene intencionalidad, selectividad y poder. Intenciona


porque siente la necesidad de actuar, selecciona porque juzga de entre las
posibilidades la más adecuada y actúa porque dispone de voluntad.

212
Existe una voluntad motora o mecánica que opera por la fuerza del instinto o
de la naturaleza directiva, propia del ser y existe una libre voluntad humana
que supera el automatismo y puede tolerarlo o rechazarlo y obrar en contra del
mismo. Ese tipo de “libre” voluntad solo existe en la Naturaleza Humana.

La libertad humana no permite obrar contra lo considerado válido, pero si


permite obrar por lo considerado válido para la Naturaleza de la Creación u
obrar por lo considerado válido para el individuo. Cuando la opción
considerada válida para el individuo no beneficia a la Naturaleza Humana o a
la Naturaleza de la Creación la elección en libertad, priva del derecho al
beneficio de la totalidad, y los que optan por esta alternativa, se excluyen de la
misma Naturaleza de la Creación, siendo por otros reclamados, acusados o
rechazados. Privados de libertad, censurados o marginados.

La selectividad es producto del juicio inteligente e inteligente es todo aquello


coincidente con las Normas de la Creación o con las Normas de la Naturaleza
Humana. El ser humano debe descubrir y reconocer las Normas Naturales para
calificar de autónomo., (auto=uno mismo; nomo=ley).

La intencionalidad es motivada por la sensación de carencia a lo que


denominamos necesidad. La necesidad no es producida por el sujeto
intencional, a pesar de que se dice que uno hace lo que quiere, lo que quiere es
siempre determinado por la Naturaleza Humana. Quiere afecto, verdad y
beneficio. Lo considerado necesario es siempre y en todo caso, algo que siente
necesario, interesante o complaciente.

La ley de conectividad nos dice que emocionalmente establecemos relaciones


de correlatividad emocional, intelectualmente establecemos relaciones de
concordia y motivacionalmente establecemos relaciones de similitud o
beneficio compartido.

2- Ley de intercambio dar y responder.- El universo entero está relacionado


e interconectado, por una fuerza compartida llamada Primera Fuerza Universal
(energía consciente, normada y creativa) Cuando se establece una relación de
sujeto y objeto, se forma un estándar correlativo con lo declarado necesario
que los conecta con la Primera Fuerza Universal, de donde procede la
necesidad que los conecta y de ese modo, se establece una relación de dar y
responder. El dar y responder es motivado por el valor y en especial, por el
beneficio derivado del derecho a disfrutar de eso que se declara necesario,
interesante o beneficioso, que es lo que motiva el actuar.

213
Cuando se establece entre los dos –causa y consecuencia- la relación de
intercambio de dar y responder, ambos se unen en la correlativa interacción, a
lo que denominamos “base correlativa”. Cuando el sujeto y el objeto se unen
en el establecimiento de una base correlativa, se conectan con la Primera
Fuerza Universal, generadora de las necesidades que los motivan a unirse.
Conectividad e intercambio, dar y responder existen en toda Creación.

Para que se establezca la unidad es necesario ofrecer un atractivo y responder


con otro atractivo. Las parejas se unen porque encuentran mutuamente un
atractivo. El artista crea una obra en la que reconoce algo atractivo. Eso
atractivo que nos motiva a la creación implica dar nuestra atención y recibir el
atractivo de su belleza, razón o beneficio.

El atractivo no solo es emocional, también despierta el interés el conocimiento


de algo cierto y previamente desconocido. El ser humano disfruta al descubrir
y realizar, al conquistar y pretender, al ajustarse y razonar, al proponer y
conseguir. El atractivo se desprende de la triple condición del valor. El valor
es dual en tanto a pretensión, se espera y se disfruta y es triple en la conquista:
emocional, satisface; intelectual, juicio justo, asegura y en lo motivacional,
deber cumplido, motiva.

Dar y responder es la base de la atracción y del aprecio. Para sentirse atraído


es necesario captar lo necesario, lo que implica poner atención, la atención es
dar y lo reconocido es recibido agradecido. El conocimiento está en lo
apreciado y responde a la atención del que lo aprecia y agradece.

Creación y apreciación son un ejemplo del dar y responder, se aprecia la


necesidad de crear y la creación responde a lo esperado en ella. Sin dar y
responder no existe posibilidad de establecer relaciones. En el cosmos todo
existe en perpetua relación de dar y responder. Las galaxias giran en torno a
un centro y se mantienen gracias a las fuerzas de tracción y repulsión, las
especies existen y se perpetuán gracias a la acción de dar y responder. La
acción de dar y responder existe en toda la creación y se encarga de la
existencia, acción y multiplicación de la naturaleza.

Dar y responder es la base de cualquier relación humana. Las relaciones


económicas se basan en la oferta y demanda, que es una forma de dar y
responder. La política es un dar y responder entre el ideal y el político o entre
el político y sus representados. La educación es un dar y responder entre
experto y aprendiz, la familia es otro dar y responder entre padres e hijos.

214
Porque en toda la creación existe un constante dar y recibir entre las
complementariedades, decimos que es norma y por lo mismo lo declaramos
ley. Dar y responder existen contenidos en el proceso de la creación.

3- Ley del dominio sobre el centro.- En la Naturaleza podemos observar


como los electrones giran en torno al protón central, en las células existe un
núcleo central, también en el sistema solar. El centro contiene en sí la dualidad
indivisible de forma y función, que hacen posible el dominio sobre el centro.
Así vemos que el núcleo central de la familia son los padres, representantes de
la función y de la forma, de quienes los hijos aprenden y se educan; ejerciendo
los padres, de este modo, el dominio sobre el centro de la familia.

Cuando hablamos del dominio sobre el centro, no nos referimos en modo


alguno al dominio opresivo o impositivo de uno por sobre el otro, todo lo
contrario. El dominio sobre el centro es un poder atractivo que provoca la
voluntaria respuesta incondicional al centro, cuya fuerza de atracción, se
apodera de quien se entrega voluntariamente a su dominio. Ese es el dominio
sobre el centro. Del mismo modo que el protón no se impone sobre el electrón,
ni el núcleo de una célula fuerza al plasma a rodearla, el ser humano ha de
ejercer el dominio sobre las cosas con el poder de su atractivo vincular.

La fuerza de atracción es el “magneto conectivo” que imprime en su atractivo,


la unidad que determina el dominio sobre el centro.

En toda conectividad existe un centro de atracción que posibilita la unidad.


Ese centro “domina” la relación porque esta se establece en base a este centro
conectivo. El centro conectivo de toda relación es el valor. A las dualidades
naturales las une el amor, el afecto, la amabilidad, la simpatía, todas estas
categorías son atractivas porque encierran en sí el valor de la unidad al que
denominamos afecto o amor. A los machos les atraen las hembras y a las
hembras les atraen los machos por el sentido de la unidad contenido en la
Naturaleza de la Perpetuidad de la especie natural a la que cada individuo
pertenece. Lo mismo ocurre con la conectividad entre pistilo y estambre o
entre catión y anión o entre lo positivo y negativo de las partículas. La fuerza
que los atrae es la Naturaleza de la Perpetuidad que las conecta para
reproducir nuevas individualidades.

La fuerza de atracción, en todo caso, es generada por la esperanza al beneficio


de lo creado. Todo deber es motivado por el disfrute del beneficio de lo creado
y todo derecho es derivado del cumplimiento del deber realizado.

215
Al cumplir algo, ese algo cumplido, gratifica al que lo crea con la satisfacción,
la razón que lo justifica necesario o la motivación a repetir el disfrute del
beneficio de lo logrado. Ese disfrute, justificación o satisfacción es un valor,
por lo tanto, el valor es el centro conector de toda la creación y el valor es el
verdadero centro de dominio cósmico.

Cuando hablamos de dominio estamos hablando de atracción, no de


imposición. La Naturaleza obliga incondicionalmente, no impositivamente.
Los animales no se unen por la obligación de un matrimonio socialmente
impuesto. Se unen voluntariamente por la esperanza inconsciente del
beneficio de la unión. Sienten la necesidad natural del celo que los impulsa a
la unión, pero no sienten la obligación impuesta por la naturaleza, sino que
intuyen, si es que se puede utilizar este término, que la unión los beneficia a
todos. Esta “intuición” o instinto los motiva al cumplimiento del deber de
cooperar en la conectividad inter-especie. Los motiva y beneficia, por eso lo
establecen. El centro de esa unión podemos decir que es el instinto, pero en
realidad es el valor de la unidad. Ese valor domina la Naturaleza de la
Creación entera. Por eso declaramos la existencia de la ley del dominio sobre
el centro.

4- Ley de repulsión para la unidad.- Para que el establecimiento de la


reciproca relación de dar y responder entre un sujeto y un objeto tenga lugar,
ambos deben separarse de su actividad previa y esa separación, supone un
rechazo al estado o situación anterior al de la unidad. También se ve esta
cooperación del fenómeno del repudio en la orientación por la unidad entre los
animales machos que se oponen entre si y luchan por la hembra mejor dotada.
Lo mismo ocurre entre dos polos positivos o dos polos negativos, se repelen
para posibilitar la unión entre complementos. Crear obliga a dejar algo.

Hablar de repulsión en la creación no es completamente exacto, pero existe la


actitud de separarse de aquello que no complementa la unidad. Por ejemplo
los polos de igual carga se repelen para posibilitar la unidad con sus
complementarios de distinta carga. En las especies, vemos como los machos
se repelen para lograr la unidad con sus hembras. Incluso la madre naturaleza
acepta la lucha entre los machos para que la selección natural determine al
mejor dotado. Esta selección mediante la lucha de opuestos, no es en realidad
una lucha entre opuestos, tampoco es una lucha de poder, es la forma de que
dispone la Naturaleza para catalogar al que más beneficia a la especie. Pero se
establece la repulsión del más débil por la preferencia del mejor dotado.

216
La creación ejerce esta dinámica al optar por cualquier alternativa. Libertad es
la capacidad de optar por lo que es válido y lo preferido es siempre lo que es
más valido. Al elegir lo que se considera preferido se rechaza el resto de las
alternativas. Este rechazo no es determinado, sino que ocurre por la elección.
Luego, elegir implica dejar de elegir otras posibilidades y este es el sentido de
la ley de repulsión. No se trata de un rechazo intencionado o despreciativo,
sino de un rechazo forzoso que opera en la Naturaleza de la Creación. Y
porque ocurre en toda elección lo declaramos norma, es decir, ley.

5- Ley del cumplimiento en tres etapas- Todo lo creado pasa por un periodo
de formación o inicio, un periodo de crecimiento o intermedio y un periodo de
terminación o cumplimiento. Nada nace maduro. Toda finalidad es antes
pretendida y entre la pretensión y la conquista existe siempre un proceso, por
lo tanto, son tres etapas.

Tres etapas, son en todo caso necesarias para el cumplimiento del proceso,
etapa de formación, de crecimiento y de cumplimiento. Un ser humano por
ejemplo, pasa por tres periodos antes de nacer: periodo ovular, periodo
embrional y periodo fetal. Luego nace y pasa en vida por tres etapas: etapa de
infancia, adolescencia y juventud. Incluso podemos ver otras tres etapas bajo
el punto de vista de la familia: hijos, padres y abuelos.
El tres podemos verlo también en las plantas: raíz tallo y hojas. O en los
estados de la naturaleza: solido líquido y gaseoso. O en el ser humano: cabeza,
tronco y extremidades.

6-Ley de las seis actitudes del proceso.- todo acto, presupone un proceso en
actitud que muestra seis características específicas fundamentales:
1-Separación, 2-Fe, 3-Unidad, 4-Division, 5- Cautividad y 6-Preparación para
la unidad.
Hacer algo presupone separarse de lo que se estaba haciendo previamente,
disponer de fe en lo que se espera. Unirse en mente y cuerpo con lo que se
pretende o se propone. Repartirse los aspectos de sujeto objeto, mente y
cuerpo. Mantenerse cautivado de la idea propuesta o pretendida. Y Prepararse
para la consecución o la unidad. Toda creación implica en su consecución las
seis actitudes generadoras de la motivación que posibilita su desarrollo.

En el proceso de consecución existen seis tipos de actitud que operan en el


desarrollo de la actividad. En primer lugar, crear implica la separación de lo
que se estaba haciendo para iniciar el proceso de consecución de un logro.
Separarse en este caso es dejar a un lado una cosa para iniciar otra distinta,

217
ambas cosas son distintas; lo que se hizo es una cosa distinta a lo que se
pretende hacer. De lo que se hizo es necesario separarse para emprender la
nueva proposición, por lo tanto la primera actitud que encontramos en el
proceso de consecución es la de separarse.

Para iniciar el proceso de consecución es necesario depositar en él alguna


dosis de fe. En este sentido, la fe, no es ciega, es un grado de confianza en que
se puede lograr lo pretendido.

La siguiente reacción frente a la pretensión de lo que se propone es


la unidad con la finalidad necesitada. El creador ha de unirse con la idea
imaginada para transformarla en imagen. Esa unión debe mantenerse durante
todo el proceso, pero se establece luego de separarse de lo que se estaba
haciendo y sobre el fundamento de la fe depositada en dicha necesidad.

Una vez establecida la unidad con lo pretendido se determina el autor a


cumplir con el proceso de la transformación de su idea en imagen y para eso,
debe repartir funciones de sujeto y de objeto a lo que denominamos estado
de división, no porque se separen el uno del otro, sino, porque se reparten
responsabilidades, por un lado, las funciones propias de las capacidades junto
con los recursos de las habilidades que hacen posible la realización de lo
pretendido.

En este momento el autor está cautivado con la idea que espera resolver o
realizar, por eso decimos que un periodo de cautividad existe contenido en el
proceso de consecución de lo propuesto.

Y por último, ante el cumplimiento de lo propuesto existe un periodo


de preparación para la unidad con lo esperado.

Esta secuencia, 1-separación, 2-fe, 3-unidad, 4-división, 5-cautividad y 6-


preparación para la unidad existe contenida en toda proposición creativa.
Llegar a descubrirla solo toma cierta concentración en el proceso. De esta
secuencia se derivan los procesos de la historia de la humanidad para la
conquista de la unidad entre la humanidad y su naturaleza humana.

7- Ley de responsabilidad.- En la creación existen unas funciones


automáticas y unas funciones responsables. El ser humano está dotado con el
potencial de obrar pro-natura o contra-natura. Está capacitado para optar por
lo válido para él o por lo válido para todo.

218
Esta capacidad de ser libre, presupone una disposición responsable. Luego, en
la creación, existe cierta responsabilidad contenida. La creación contiene
responsabilidad.

En la Naturaleza, las especies se dan todas por el beneficio de la Naturaleza.


Los ciervos no denuncian a los lobos que se los comen, los ratones tampoco se
asocian para linchar al gato que los asesina. Ni las ovejas se organizan contra
el perro pastor que las reprime y limita. ¿Por qué razón en la Naturaleza, no se
reclama ni se acusa ni se rechazan unos a otros y los humanos rechazamos,
acusamos y reclamamos? Porque las especies se deben al cumplimiento del
deber del Orden Natural por el automatismo del instinto y nosotros, los
humanos, disponemos de la libertad de controlar el reclamo, la acusación y el
rechazo a voluntad, lo que se denomina responsabilidad.

Responsabilidad es responder al cumplimiento del deber máximo que


beneficia a todo. Se tiende a pensar que responsable es el que cumple
cualquier cosa y es cierto que en el cumplimiento de cualquier cosa existe
implícita una dosis de responsabilidad, pero, si se responde a lo que se prefiere
por sobre lo preferente; si se hace lo que se quiere y no lo necesario para el
grupo o para la totalidad, los no beneficiados con esa respuesta, reclamarán,
acusarán o rechazarán al que se cree responsable. Un hijo puede ser
responsable con sus estudios e irresponsable con las necesidades familiares y
si no coopera con beneficiar a su familia, por muy buenas notas académicas
que logre, no logrará ser considerado responsable por sus hermanos.

Respeto es responder voluntariamente al cumplimiento de los Deberes


Naturales y ese -voluntariamente- nos declara responsables. Ningún humano
debe reclamar, acusar o rechazar a nadie, porque ni el reclamo, ni la acusación
o el rechazo solucionan lo rechazado, lo acusado o lo reclamado. Quien
soluciona opera responsablemente, quien reclama, acusa o rechaza y no
soluciona, no responde responsablemente. La ley de responsabilidad existe
para cumplirla voluntariamente, sin otro que nos lo imponga, sin nadie que
nos obligue. La obligación proviene de la Naturaleza Humana y a esa
Naturaleza se le debe responder incondicionalmente.

La ley de responsabilidad existe en la creación porque sin su cumplimiento no


se puede pensar en la realización del individuo. Ni se puede pensar en la
realización de la creación. La humanidad ha deshumanizado su naturaleza al
hacerse egoísta y no responder voluntariamente al cumplimiento de la máxima
necesidad válida para todo en todo momento y lugar.

219
SECCIÓN 5
1-El origen de la Creación del Universo.
Todo aquello que se pretende o se propone, dictamina la necesidad del actuar.
Al hacer algo. “Algo”, ocupa una posición esperada por alguien que lo desea.
Alguien y algo son dos posiciones horizontales en algún sitio (lugar o
espacio) para realizar lo pretendido o propuesto, por lo tanto, pretensión y
proyecto ocupan posiciones verticales en tiempo (antes y después) como Idea
y de espacio,(sujeto objeto) alguien busca algo en Imagen.

Toda idea para ser transformada en imagen exige un sujeto que la perciba, y
asuma la determinación de transformarla (1). Pensar que el movimiento existe
en sí y por sí mismo, sin un empujón que lo desplace es absurdo. La idea no
puede transformarse por sí sola en imagen. De igual modo, el sujeto no puede
transformarse a sí mismo en imagen, porque él no es la idea, para eso, el
sujeto necesita objetos de transformación que posibiliten la realización de la
imagen (2). El objeto es un elemento conectivo que se origina en la idea y se
transforma en imagen, para lo cual, ha de contener aspectos recíprocos entre lo
ideado y lo imaginado. Lo ideado motiva, en otras palabras, mueve a
realizarse y la imagen beneficia, alegra, estimula, y mueve al que lo aprecia, el
movimiento es el elemento compartido entre lo ideado y lo imaginado (3).

Pero no basta con la idea, el sujeto, el objeto y el movimiento para realizar el


acto; sin capacidades sensibles, no sería capaz el sujeto de captar lo necesario,
sin capacidades intelectuales, no reconocería lo necesario ni sabría cómo
resolverlo y sin poder, no lo realizaría, por lo mismo: capacidades
emocionales, intelectuales y motivacionales son necesarias en la
transformación de una idea en imagen (4). Captar comprender y poder son
aspectos importantes en la realización de un acto, pero sin prudencia, sin
firmeza o sin templanza, las capacidades no sirven de mucho, por esto, para
transformar una idea en imagen es necesario de virtudes (5).
Y las virtudes, no podrían ejercerse sin la colaboración de las habilidades
sensoriales, visuales, motrices etc., (6). Estos seis aspectos junto con los seis
que veremos a continuación fueron necesarios en la creación de todo.

El Universo fue creado por la Naturaleza Creativa en 6 etapas:

Separación Fe Unidad División Cautividad Preparación para la Unidad


De lo actual en lo con lo sujeto de la con la conquista
esperado pretendido objeto consecución

220
La Creación sigue secuencias ordenadas que predisponen los recursos
necesarios para una creación posterior. De igual modo, no se puede construir
una casa sin materiales de construcción, o no se puede conseguir la
consolidación de una especie si no se dispone de los recursos para que exista,
actúe y se multiplique. Pero tampoco se puede construir una determinada
especie si se desconoce o ignora su razón de ser, puesto que toda especie
satisface una determinada necesidad justificada necesaria.

Cada ser desciende del Origen Natural que lo concibió en la Naturaleza de su


especie. Y fue concebido por la unión de las características duales Naturales.
El hecho de que se parezcan unos seres a otros proviene, de que todos tienen y
comparten el mismo Origen Natural. Dicho origen necesita en ocasiones, de
condiciones previas que faciliten la creación de una especie posterior, del
mismo modo que el segundo piso de un departamento, solo es posible sobre el
primero que lo sostenga. Cada especie natural es plena, justa y completa, a
ninguna le falta o le sobra algún atributo Natural. Son como son y siendo
como son, son como deben ser.

Creer en la evolución casual al azar, supone afirmar que las especies son
todas imperfectas e inmaduras, innaturales y anormales y que por lo mismo,
deben evolucionar (cambiar para mejor, al azar). Pero ninguna especie nos
muestra deficiencia alguna, es más, el único deficiente es el hombre ignorante
de la Naturaleza, que asume por verdad extrañas posibilidades ajenas a las
Normas Naturales que excluye o desconoce. Creer es solo un acto de fe.
Ningún intelecto maduro puede asegurarse en lo creído hasta no ser
demostrado justo.
Las convicciones derivadas de los credos no demostrados son solo fantasías.
Ningún juicio justo se basa en lo que cree el fiscal o el defensor del caso, sino
en los hechos demostrados en el proceso.

Los defensores de la evolución por azar, argumentan la generación


espontánea como inicio de la vida y dicen que el desarrollo de las especies
implica miles de millones de años (tiempo), selección natural (preferencia del
más dotado), adaptación (conexión con el ambiente) y mutaciones
(deformaciones genéticas), todas ellas son los causantes de la evolución casual
(mejoramiento arbitrario). Pero no pueden demostrar la evidencia de los
cambios sufridos durante los miles de millones de años, porque no se han
estudiado estos cambios consecutivamente durante miles de millones de años.
La generación espontánea se probó falsa con las demostraciones de Luis
Pasteur.

221
Además, quienes defienden la generación espontánea como justificación
científica, contradicen con ello las bases fundamentales de la ciencia que
postula la validación del juicio, sobre la base de la demostración consecutiva
recíproca. En la espontaneidad no existe causal y eso contradice el
planteamiento descartiano del principio causa y efecto.

La selección natural es siempre limitada por la Naturaleza de la especie, que


obra en función de aquello que beneficia el cumplimiento de su razón de ser
(generalmente se manifiesta esa selección natural en la elección del
complemento reproductor). La Naturaleza prefiere siempre aquél que
beneficia más a la especie, nunca aquel que la transforme en otra diferente, de
ser así, observaríamos esa conducta en las especies actuales.

La generación espontánea es una respuesta característica de quienes ignoran


los procesos de la creación y la justificación del tiempo expresado en miles de
millones de años para producir los cambios, no tiene sentido. Tiempo es la
distancia entre una causa y un efecto. Esa distancia sólo puede atribuirla el ser
humano, sin cuyo intelecto, el tiempo no se justifica. El tiempo, no tiene cómo
modificar los cuerpos, porque no posee ni forma, ni imagen, ni fuerza capaz
de actuar sobre las especies Naturales. Si algo afectara a los cuerpos podría ser
la oxidación química, pero la oxidación, ni es espontánea ni constructiva.

La idea de la adaptación es falsa. Un naranjo no se adapta a las condiciones


climáticas o químicas del suelo escocés. Las especies se adecuan a las
condiciones difíciles hasta ciertos límites, pero superados estos límites no se
adaptan, se mueren, por eso, no se ven iguanas en la Antártica o pingüinos en
Miami. El Término adaptar significa hacer que un objeto o mecanismo,
desempeñe funciones distintas de aquellas para las que fue construido,
mientras que el término adecuar significa acomodar una cosa dentro de un
orden. Lo que hacen las especies es acomodarse a las inclemencias, no
adaptarse a ellas. Y sobre las mutaciones, generalmente son irreproducibles,
son meras alteraciones genéticas inesperadas, no congénitas, rarísimamente
repetidas en dos seres, macho y hembra, al mismo tiempo y en el mismo lugar,
por eso se las denomina mutación (alteración). Los evolucionistas en sus
inicios se declaraban no creyentes, pero, para defender la Teoría de la
Evolución es necesario de mucha fe.

El proceso de la Creación del Universo se realizó en seis etapas derivadas de


los seis apartados que podemos observar en el gráfico siguiente. Separación
del estado estacionario, fe en la consecución del proyecto pretendido, unidad

222
mente y cuerpo, división entre funciones sujeto y objeto, el autor sobre las
bases previamente establecidas hubo de cautivarse en el proceso de desarrollo
y preparación para el beneficio de su conquista. Esta simple secuencia
operativa de la creación ha existido oculta al entendimiento humano durante
generaciones y es la base de la constante construcción de todo acto humano.

Separación Fe Unidad División Cautividad Preparación para la Unidad


40 40 12 4 21 40

Para hacer algo pretendido, la primera condición que es necesario realizar, es


la de separarse de lo que se está haciendo en ese momento. Separación
completa del actuar anterior, o sea, es necesario excluir completamente lo
previo. Lo previo fue cumplido y se representa con el número de su
cumplimiento el 40. Se excluye al 40 que es el número del cumplimiento
previo.
Luego de separarse de lo anterior, es necesario estar convencido de que lo
pretendido, merece el sacrificio de la determinación de quien lo pretende, a
eso se le denomina fe. Fe, que ha de ser completa, porque de no mantenerse
durante todo el proceso de desarrollo, no se conseguiría el logro de lo
pretendido, por lo mismo, lo completo pretendido vuelve a ser representado
matemáticamente por el número 40.

Una vez separado de lo que se estaba haciendo previamente y con la


determinación de la fe, se hace necesario unirse con lo pretendido. La unidad
se refleja con el número 12, derivado de la finalidad de objetos triples,
contenida en la estructura base de cuatro posiciones.
La unidad con lo esperado exige en su consecución de la repartición equitativa
de funciones causa y consecuencia y sujeto objeto que lo materialicen, a esta
división equitativa se la representa con el número 4, símbolo de la nueva
etapa, luego de las tres etapas anteriores.

La división o repartición de funciones sujeto objeto en la construcción de lo


pretendido, exige el cumplimiento de tres etapas en donde se establezca la
estructura base de cuatro posiciones en cada una de ellas, que si lo sumamos,
nos da: 3 etapas: formación, crecimiento y cumplimiento, más 4 posiciones,
igual a 7, multiplicadas por tres periodos: inicio, medio y término, es igual a
21. Veintiuno es el número que cautiva en la conquista del proyecto
pretendido, cautiva porque no se puede evitar. Si no se efectúa completamente
su completa construcción, el proyecto no se realiza.

223
Para su ejecución completa se preparó el autor desde el inicio. Por lo tanto, el
periodo de preparación para la unidad causa consecuencia, sujeto objeto, es
completo y se representa con el número del cumplimiento, el 40. “Dios creó el
mundo en seis días y el séptimo descansó”

La historia humana, como veremos más adelante, se ha repetido en base a las


seis etapas del periodo de desarrollo de estos números y se ha secuenciado del
mismo modo que se secuencia el proceso de la creación por la sencilla razón
de que la historia, es un objeto creado y todo objeto responde a la razón que lo
justifica necesario. La razón es siempre justa y lo justo es siempre matemático.

Una esfera es un concepto, una palabra cuyo significado es idealizado o


entendido pero, solo es comprendido, cuando es demostrado. Uno de los
problemas más difíciles de resolver ha sido el de comprender la esfera.
En 1904, el matemático francés Henri Poincaré (1854-1912) conjeturó que el
resultado obtenido para la esfera n=2 del espacio de dimensión 3 tenía un
análogo para la esfera n=3 del espacio de dimensión 4. En otras palabras, en
el espacio de dimensión 4, toda variedad de dimensión n=3, cerrada y
simplemente conexa, sería homeomorfa a la esfera de dimensión n=3. Pero
Poincaré no consiguió probar su conjetura. Tampoco ninguno de sus
contemporáneos ni sucesores. Con el tiempo, la conjetura de Poincaré cobró
interés hasta convertirse en el problema abierto más notable de la Topología
geométrica, con destacables implicaciones para la Física. Más aún, llegó a
convertirse en uno de los problemas sin resolver más importantes de
la Matemática.

La esfera es un supuesto aglutinamiento de puntos, pero con puntos solamente


no se puede cerrar una esfera. Siempre quedarían espacios romboides entre
cuatro puntos contiguos ¿Cómo cerrarla? En noviembre de 2002, Grigori
Perelmán escribió en el arXiv el primero de una serie de artículos de libre
acceso en los cuales afirmó haber descrito una demostración de la conjetura de
geometrización, un resultado que incluye la conjetura de Poincaré como un
caso particular. Su respuesta fue que la esfera puede cerrarse con anillos. Aquí
tenemos la demostración de un misterio. Vemos cómo algo que fue un enigma
durante toda la historia humana, la composición de una esfera. Algo de lo que
todo está hecho, fue descubierto y demostrado, por alguien que pensó en
descubrirlo porque no lo consideró indescifrable.
Y fue demostrada matemáticamente, siendo una realidad, incluso imaginaria.
Ahora podemos decir sin temor a equivocarnos que la esfera contiene todas las
posibilidades geométricas y todas las razones aritméticas imaginables.

224
La intensidad en la actividad requiere el añadir o reducir elementos a la
condición previa (potencia, combustión, aceleración) añadir velocidad y
reducir tiempo en un espacio, son necesarios para una mayor intensidad.
Añadir velocidad para reducir el tiempo es necesario para una mayor presión.

La ciencia ha estudiado las relaciones en base a demostraciones de los efectos,


pero no puede explicar las causas. Los efectos son todos productos de causales
originarios. El estudio de esas causales corresponde al área de la filosofía.
Es necesario, que tanto los científicos como los filósofos, reconozcan su
incapacidad para entender completamente el desarrollo ontológico,
epistemológico y axiológico de las causales que producen la actividad por
ellas generadas. Hemos parcializado tanto el estudio de los fundamentos y
hemos discutido tanto sobre lo demostrable y lo indemostrable, que si
seguimos en esa dinámica, no se llegará nunca a comprender el porqué de las
cosas.
Del mismo modo que el investigador justifica ante el juez la voluntariedad o
involuntariedad del delincuente, el ser humano ha de buscar las causales que
originan la actividad humana.

Un mismo fenómeno puede ser interpretado de maneras diferentes, pero eso


no modifica en nada la naturaleza del fenómeno. En la Naturaleza de los
cambios, los cambios no son la Naturaleza, ni la Naturaleza es el cambio, pero
todo cambio es pretendido y producido por la Naturaleza del cambio. De
modo similar ni la mente es el cuerpo, ni el cuerpo es la mente, pero todo
movimiento del cuerpo es generado por la determinación de una mente que lo
motiva, y toda experiencia del cuerpo es recogida en la memoria de la mente
consciente que la atestigua.
La filosofía y la ciencia han de unirse en el entendimiento del fenómeno
Natural, y no en la defensa de la evidencia de sus efectos.
225
La enfermedad infecciosa más oscura y dolorosa que venimos padeciendo
desde el origen de la existencia humana es la ignorancia de nuestra Naturaleza
y la ignorancia del origen del mal.

La historia humana desde sus inicios ha buscado la restauración de esa


ignorancia poniendo al ser humano en situaciones de carencia para obligarlo a
buscar; en situaciones de desgracia para motivarlo a descubrir la felicidad y en
situaciones de ignorancia extrema para motivarlo al entendimiento, pero nunca
ha respondido con acierto, debido a la indiferencia, desconfianza y deslealtad
con la Naturaleza Humana y eso es lo que ha generado la división entre las
demostraciones científicas y las deducciones filosóficas.

El efecto de los procesos es evidentemente progresivo, por lo mismo, contiene


un inicio, un medio y un término, pero su inicio también se conforma de un
periodo de formación, de crecimiento y del cumplimiento de dicha etapa y así
con las dos restantes.
Esta caracterización del proceso relativo al número seis, está compuesta por
las seis funciones antes demostradas de: separación, fe, unidad, división,
cautividad y preparación para la consecución de lo planeado. En el génesis
está escrito que Dios hizo al mundo en seis días y el séptimo descansó.

La Primera Energía Universal también originó el cosmos de acuerdo con seis


etapas de desarrollo La Energía se transforma en tres tipos de Fuerzas:
Nuclear, electromagnética y de gravedad, que, en pro del cumplimiento de una
determinada intención, producen distintas intensidades para generar cuatro
tipos de Átomos, cuyas interacciones producirán cuatro tipos de sustancias,
que alimentadas por radiaciones ultravioleta, generan los fundamentos
esenciales para la vida, las proteínas.
Con las proteínas se originan las células de las especies, siempre designadas
por la intencionalidad, selectividad y poder de la Primera Energía Universal,
Origen Creador del Cómos y de la Naturaleza Humana.

F. Nuclear, F Electromagnética F Gravedad


Inicial Centrifuga-centripeta Orbital

226
Las Proteínas contienen: Albuminoides Carbono, Oxigeno, Hidrógeno,
Nitrógeno, Azufre,
Albúmina del huevo, Globulina, Fibrina , Albúmina de la sangre, Gelatina,
Oseína de los huesos, Gelatina, Colágeno de los tejidos conjuntivos,
Caseína de la leche, Creatina de la carne, Aminoácidos, Adenina,
Timina, Guanina, Citosina.
Las enzimas son catalizadores inmediatos. Distinguen entre moléculas muy
similares, sin estos catalizadores, las reacciones del cuerpo serían tan lentas
que sobrevendría la muerte. Las enzimas poseen dos características: Unir,
mediante la ligasa y rechazar mediante la rectrictasa.
Esto es similar a la función del celo, protector custodio de la unidad que
advierte de lo que escinde y lo rechaza.

El código genético.
El Ácido Dioxirribonucléico ADN Transmite información al área específica
donde se producen las proteínas. La vida (9) trabaja con lo que funciona.
Funciona lo que cumple una función. Cumplir es la realización de un deber.
Deber es la voluntad motivada por el beneficio de un derecho.
El derecho al beneficio, motiva a la voluntad del deber de conseguirlo. El
derecho al beneficio vale a la consciencia de la conciencia y el deber cumplido
vale a la esperanza de la conciencia.

227
La esperanza es el resultado de una expectación deseada o de una postulación
pretendida. Tanto la expectativa como la proposición son deseos por
beneficiarse de un derecho. La expectativa espera disfrutar de un beneficio.
Esa expectativa es asumida por el sujeto.

El código genético espera un receptor en sincronía, del mismo modo que la


necesidad espera un receptor en sincronía. La sustancia del código genético es
un mero objeto de la sincronía. Entre la radio y la emisora se establece
sincronía y por eso escuchamos la radio. La creación entera es producto de la
sincronía entre el creador y la obra por él creada. La conexión o el contacto es
necesario para la conectividad, pero esta se establece únicamente en sincronía.
La conexión y no el azar, permite los cambios homeomorfos que son una
biyección entre dos espacios topológicos.
Entre la Naturaleza y la sustancia genética química, ha de establecerse
conexión en sincronía para activar el funcionamiento de la vida.

Vida es información que un misterioso informante espera depositar en un


informado para que descubra por si solo el misterio y lo comprenda.
El sentido de la vida es precisa y esencialmente ese, el de encontrar al
informado que descubra y reconozca al informante, para abrir las puertas de la
comunicación entre ambos. El informante ansiosamente espera al informado
que se informe por sí solo, para calificar de autónomo y que cumpla por sí
solo, con el misterio descubierto de su finalidad humana, para hacerse
responsable y de ese modo, disfrute de la plenitud de ser libre.

La aceptación científica de la información en el ADN debería presuponer que


de existir información, han de existir también el informante y el informado.
Esta deducción, no es demostrativa, pertenece al ámbito de la filosofía
deductiva y por no ser demostrativa, la ciencia la excluye y determina que lo
único demostrable es la existencia de información. Esto es similar a quien
tiene un libro entre las manos y demuestra la existencia de información en el
libro sin afirmar, o negando la existencia de un escritor y de un lector del
libro. ¿Se justificaría la existencia de un libro sin el escritor que lo escribió, a
pesar de que un lector lo lea? ¿Diríamos que la película nos entretiene por sus
imágenes sin un camarógrafo que la filmó, o sin un director que la realizó?
Estos absurdos son los que la ciencia trata de justificar al negarse a afirmar
que la información es derivada de un informante que pretende con lo que
informa, ser reconocido por el informado.

228
DESARROLLA

1- ¿Recuerdas los seis periodos exigidos en la consecución de un propósito?


2- ¿Puede el ADN reproducir un ser cuyo gene no contiene?
3-¿Es el ADN producto de una casualidad o de una causalidad?
4- ¿Qué es una mutación?
5-¿Por qué la selección Natural pretende algo mejor y no al contrario?
6- Si la evolución es casual, ¿por qué se considera la Selección Natural como
instrumento de dicha evolución?
7-Define lo que es vida y muerte.
8-¿Puede un elemento simple decirse no selectivo al elegir otro covalente?
9-¿Qué es un catalizador?
10-¿Ejemplos de objetos creados de modo casual?

SECCIÓN 6-
A-El proceso de la Creación del Universo y el Periodo de Crecimiento de
la Creación.
El Universo fue creado por la Naturaleza creativa interna y externa, mediante
la acción de dar y responder y sobre la base de una intencionalidad,
selectividad y poder. En principio, la intención ideada, transformó su propia
energía estimulante en impulso temporo-espacial y se creó el movimiento (1),
luego la intensidad (2) de las diferencias en intensidad y en presión aparecen
los elementos simples (3), los gases (4), la radiación ultravioleta (5), las
proteínas (6) y con eso todas las células. Estos elementos en imagen existían
ya contenidos en idea, a nivel de proto-imagen pretendida.

El ácido dioxirribonucleico, ha de estar en sintonía y conectado para recibir de


la radiación ultravioleta, la fuerza intencional reproductora. Por ejemplo, la
fuerza reproductiva existe siempre como posibilidad, pero solo se activa en el
ser humano, cuando este está activo y emocionalmente sincronizado con ella.
La actividad es motivada por Energía. De igual modo los valores absolutos de
belleza, verdad y bondad, existen siempre como posibilidad, pero necesitan de
la sincronía de nuestra conciencia para poderse establecer. Del establecimiento
del valor se desprende Energía.

El ácido dioxirribonucleico posee intencionalidad, selectividad y poder. Todo


acto posee intencionalidad selectividad y poder. Si posee tensión en dirección,
ha de contener selectividad. Sin selectividad no podría enfocar u orientar su
dirección.

229
Si la conducta del ADN fuera controlada únicamente por las leyes físico-
químicas, sería totalmente mecánica.
El ADN manifiesta selectividad, nada ni nadie es igual a su predecesor, a
pesar del parecido.
Si en las enzimas se manifiestan: selectividad, intencionalidad y poder, si en el
ADN también, lógicamente, la Energía originaria de cada proposición, debe
en su composición poseer también intencionalidad, selectividad y poder. Si el
ADN, y las enzimas exigen sintonía, concordia y reciprocidad, la Energía,
Origen Absoluto de la Creación, máximo valor absoluto, debe esperar
establecer el máximo de reciprocidad absoluta en el valor.
¿Qué especie está capacitada para reconocer los máximos valores absolutos de
plenitud, justicia y cumplimiento? El Ser Humano Maduro en sensibilidad,
conocimiento y dominio (10). Ese es el sentido y la finalidad de la creación.

1-La necesidad de un periodo de crecimiento.


Todos los seres creados necesitan tiempo para alcanzar un estado de madurez.
Cuando existe una causa, transcurre tiempo antes de que aparezca el efecto.

Causa------Tiempo------efecto

En todos los cambios físicos y químicos de la materia, se requiere tiempo para


que se produzca el efecto. También fue necesario un periodo de tiempo para la
creación del universo. Llamamos al tiempo requerido por cada ser para
alcanzar su cumplimiento, el periodo de crecimiento.

Toda la creación alcanza su madurez después de haber cumplido o completado


un periodo de crecimiento. Pruebas evidentes del periodo de crecimiento:
Si en el proceso de la creación no hubiera habido un periodo de crecimiento,
la Naturaleza no hubiera necesitado tiempo para la creación del universo.
La Naturaleza no crea ninguna especie madura sin antes madurarla. En el
proceso de la maduración se está inmaduro y desde ese estado, es imposible
reconocer o comprender el estado de madurez.

La madurez se establece luego de haber cumplido o completado el proceso de


desarrollo de la existencia, acción y multiplicación. La maduración es una
experiencia individual, sin esa experiencia no se puede reconocer. Solo se
reconoce lo que se conoce. Después de lograda la maduración, no se puede
inmadurar. Del mismo modo que no se puede negar al campeón que ha
vencido el campeonato.

230
La razón por la que el ser humano perdió su condición humana o maduración
Natural, es porque nunca maduró en la consecución de su maduración normal.
Los primeros antepasados humanos no lograron superar su etapa adolescente y
aun todavía, la especie humana adolece de la comprensión de su Verdadera
Naturaleza Humana.
Si el humano maduro pudiera inmadurar después de haber madurado, la
Normativa Natural de la Naturaleza del crecimiento no tendría sentido. Las
especies madurarían e inmadurarían, se terminarían la existencia, acción y
multiplicación, de todas las cosas.

El ser humano perdió su condición humana al ignorarla.


Pero continuó su existencia regido por la fuerza de los instintos y por el nivel
de conciencia insuficiente alcanzado por la experiencia de sus fragmentos.
Los instintos externos controlan y gobiernan la existencia, acción y
multiplicación del cuerpo externo. La conciencia madura en la sensibilidad, en
el juicio justo y en la responsabilidad, realiza y gobierna la mente humana en
consecuencia con la Naturaleza del deber, de la razón y del beneficio Natural.
Pero, para eso, para ser responsable, autónomo y auténtico, el ser humano
debe descubrir su Naturaleza Humana. Solo después de descubrirla podrá
cumplir con sus expectativas naturales y normales.

El humano ha desviado su atención en postulados filosóficos, en rituales y


devociones, en credos y suposiciones insuficientes. Se ha fijado en reconocer
diferencias y defenderlas sin encontrar las constantes afinidades, por eso no ha
podido descubrir lo fundamental de Su Naturaleza Humana. Reconocer las
diferencias no necesariamente indica la Naturaleza de la razón que justifica
dichas diferencias. Queramos ser distintos o similares a nuestra Naturaleza, en
ambos casos se precisa tiempo para conseguir establecerlo. Pero debemos
superar la costumbre de dejar pasar el tiempo sin decidirnos a construirnos o a
destruirnos.

Esta costumbre ha derivado en insuficiencias en el cumplimiento de los


procesos de consecución. En especial en el área de las artes, vemos cómo los
productos insuficientes ocupan posiciones de respeto por aspectos ajenos al
arte propiamente tal. O, vemos también la evaluación arbitraria de los
contenidos, sin una regulación de los valores compartida.

La falta de unidad en el criterio de los valores fomenta la experimentación y


exploración sin un referente con el que ligar lo referido y los trabajos artísticos
fundamentados en la exploración propiamente tal, se transforman en meras

231
experiencias válidas para el creador, pero, al mismo tiempo extrañas para la
evaluación profesional. La exploración sin dirección es desorientación. La
experimentación sin fundamentos es improductiva. La producción sin
finalidad es arbitraria. Los oficios no se establecen en la exploración, se
reconocen en la tradición de los dominios sobre los procedimientos técnicos.

Si se repite la experimentación en el tiempo, aprovechando las preferencias de


cada experimento, la suma de experiencias creará el hábito necesario para
transformarse en técnica y el hábito repetido de una técnica se transformará en
oficio. De este modo vemos la necesidad de un periodo de tiempo para el
desarrollo técnico.

2- Las tres etapas ordenadas del periodo de crecimiento.


El periodo de crecimiento está formado por tres etapas: la etapa de formación,
la etapa de crecimiento y la etapa de perfección o cumplimiento. En todo
proceso de desarrollo existen un inicio, un intermedio y un final.

En la Naturaleza de lo creado existen, masculino, femenino y unión. La


eternidad está determinada por el movimiento circular y un círculo está
determinado por tres puntos: centro, posición inicial y posición final. Para la
estabilidad son necesarios tres puntos de apoyo. Para el equilibrio son
necesarios tres puntos: dos diferencias y sentido del equilibrio.

Para la construcción del movimiento es necesario de tres elementos:


orientación, dirección y recorrido. Para la construcción de un plano es
necesario de punto, línea y dirección, cuando se cambia la dirección de la
línea se forma un plano. El número tres se encuentra en el mundo Natural.
Tres reinos: animal, vegetal y mineral. Tres estados de la materia: solido,
líquido y gaseoso. Raíz, tallo y hojas en las plantas etc. El tres es derivado de
la trinidad contenida en el derecho emocional, intelectual y motivacional. La
unidad está compuesta por tres, un sujeto un objeto y la conexión. El amor
también se compone de tres, el hombre, la mujer y el atractivo compartido.

Los valores pueden ser todos apreciados en sus características sensibles,


cognoscitivas o motivacionales. De donde se deriva que el periodo de
crecimiento implique el desarrollo motivacional, intelectual y sensible.
El hombre cumple tres grandes periodos en la vida. El niño pasa por un
primer periodo de tres etapas en el vientre de la madre: periodo ovular,
embrional y fetal.

232
Al nacer al ambiente del segundo vientre, el vientre terrenal, también atraviesa
por tres periodos: infancia adolescencia y adultez. Como adulto pasa también
por tres etapas de: soltero, padre y abuelo. Paralelamente desarrolla su
maduración espiritual pasando por las etapas: de espíritu deformación, espíritu
vital y espíritu natural.

Fetal Adultez Padre Espíritu Natural

Embrional Adolescencia Cónyuge Espíritu Vital

Ovular Infancia Soltero Espíritu de Formación

El cumplimiento espiritual también se obtiene mediante el logro de tres etapas


de maduración vincular:

3-etapa paterno-filial
2-etapa fraterno-conyugal.
1-etapa filio-paternal.

3- Dominio indirecto de la Naturaleza.


La Naturaleza es perfecta. Para llegar a ser un objeto de la Naturaleza es
necesario ser perfecto. Un ser imperfecto no puede ser objeto de la Naturaleza
y la Naturaleza no puede controlar lo innatural. Todas las criaturas pasan por
un periodo de desarrollo para alcanzar su perfección. Durante ese periodo no
son perfectas y no pueden recibir el Control Directo de la Naturaleza.

La Naturaleza creó primero el Principio y luego la Creación. Por la fuerza del


Principio, (Principio o NDI (naturaleza Directiva Inherente a cada especie)
toda la creación recorre el periodo de crecimiento para alcanzar la perfección.
Durante ese periodo el cuerpo físico del hombre y la creación crecen
automáticamente hacia la madurez bajo el control y el poder autónomo del
Principio. Debido a que la Naturaleza domina el Principio, el ser humano está
dirigido indirectamente por su Naturaleza a través del Principio. Llamamos a
esto el Dominio Indirecto de la Naturaleza.

233
Toda la creación, excepto el hombre, alcanza la perfección por la Fuerza del
Principio (por la Fuerza de la Naturaleza de los Instintos, o por la Naturaleza
Directiva Inherente en cada caso en particular). El ser humano fue creado para
alcanzar su maduración física y espiritual cumpliendo con el deber de ser
normado en la Naturaleza humana, que debería descubrir y establecerse en su
existencia respondiendo voluntariamente al cumplimiento de la misma.

La Naturaleza hizo al hombre responsable y esa responsabilidad exige del


cumplimiento responsable. Cumplir responsablemente obliga a responder a
voluntad al cumplimiento de un deber. A voluntad exige libertad. El ser
humano es libre de construirse o de destruirse, se construye en el
cumplimiento del deber que determina su Naturaleza y se destruye en su
negación al cumplimiento del deber ser Natural.
Del buen uso de su libertad adquiere su dignidad. No existe la tarea indigna,
solo la actitud es indigna. Por eso es importante que la actitud sea la que
corresponde con el cumplimiento del debido proceso o Deber Natural.

La humanidad puede existir regida por la automatización de los instintos, pero


no puede madurar, a no ser que cumpla con el deber de realizarse en el
cumplimiento de la Norma Natural. Para eso, ha de ser consciente de su ideal
y potenciar la conciencia original hasta que adquiera el control de los
extremos y el dominio sobre los instintos.
El hombre desordenado, desajustado o desubicado que no domina sus
conductas y reclama sostener que no es responsable de sus vicios, porque si
comete falta, es porque se ve forzado a ello por la pasión y el deseo, es
inferior a cualquier animal.

El animal opera limitado por la fuerza del instinto que lo reduce e impide que
se exceda en él. El animal, no dispone de responsabilidad, autonomía y
libertad, por eso no puede excederse en sus instintos. Ni duerme más de lo que
el instinto determina, ni come, ni sobreprotege, ni es libertino ni indiferente, a
las necesidades propias del instinto. El humano es libre y dispone de dominio
sobre los instintos, por eso el que niega su responsabilidad, se niega ante el
dictamen de su Naturaleza y desordena la estabilidad de las especies
Naturales. Eso, lo transforma en inferior a ellas. ¿Por qué inferior? Porque, a
pesar de disponer de la capacidad de dominio sobre los instintos, no lo
cumple, mientras que las especies responden al ordenamiento de sus instintos.
Bajo el punto de vista del ordenamiento natural, el animal se ordena y el
humano incapaz de cumplir su responsabilidad se desordena y desordena al
resto en su desorden.

234
La fuerza de los instintos ejerce un poderoso atractivo sobre la Naturaleza
Biológica, esa es su labor. Pero la verdadera Naturaleza Humana es espiritual.
Al humano lo construye su carácter, no su envoltura física. El verdadero
atractivo humano se desprende de su conciencia, no de su apariencia. El
individuo adicto a los apetitos del instinto resulta despreciable. Esa es la razón
del porqué es necesario del control sobre la fuerza del dominio indirecto.

B-Razones por las cuales el hombre debe cumplir su responsabilidad:


El hombre fue creado como el cuerpo de su Naturaleza Humana y como
representante de su integridad y dignidad, debe encarnar todas las
características Naturales de su Normalidad, entre ellas, su capacidad creadora.
Por eso el hombre debe heredar la creatividad Natural, para reconocerse y ser
reconocido en ella. Como ser creado, no puede obtener la Naturaleza creadora
original sin cumplir su responsabilidad original. Por eso, la Naturaleza creó al
hombre responsable.

Cuando el hombre cumple su responsabilidad llega a ser co-creador del


hombre, junto con la Naturaleza, porque opta en libertad por el cumplimiento
de su deber de ser auténtico. Así llega a tener Verdadera Creatividad. La
Verdadera Creatividad es normada y coincidente con el Ordenamiento Natural
de las especies. Beneficia siempre a Todo.
La Naturaleza espera y necesita que el ser humano sea rector de toda su
creación. Esta soberanía exclusiva de la Especie Humana se desprende
únicamente del cumplimiento responsable del deber ser Normal.

La Voluntad de la Naturaleza es la de realizar su propósito espiritual de ser


plena, justa y cumplida en su propósito físico, y de proporcionar las
condiciones para el cumplimiento de dicha voluntad. Para eso, el Ser Humano
debe cumplirse responsablemente en la Justicia Plena. Eso significa que para
el cumplimiento de la Voluntad Natural, el Hombre y su Naturaleza deben
trabajar juntos.

El Hombre es el único capaz de cumplir su Naturaleza Humana, ningún otro lo


puede hacer por él. Si amamos nuestra vida, nuestras posesiones, nuestras
conquistas, logros, apariencia etc, deberíamos pensar de donde provienen y
agradecer a la Naturaleza que nos provee de lo que amamos.

Las madres quieren mucho a sus hijos y fácilmente se olvidan de agradecer a


la Naturaleza que se los ofreció. ¿No es eso indigno para la Naturaleza?

235
Por eso el hombre debe heredar la capacidad creadora Natural para
reconocerse y ser reconocido en ella. Como ser creado, no puede obtener la
Naturaleza Creadora Original sin cumplir su Responsabilidad Original. Por
eso, la Naturaleza creó al hombre responsable.

Cuando el hombre cumple su responsabilidad, llega a ser co-creador del


hombre, junto con la Naturaleza. Así logra tener Verdadera Creatividad. La
Verdadera Creatividad es normada y coincidente con el Ordenamiento Natural
de las especies.

La imaginación y el ingenio se desarrollan en la eficacia de las proposiciones.


La eficacia en responder, resolver o realizar aquello que corresponde con las
necesidades fundamentales de la Naturaleza proporciona experiencias
adecuadas, acertadas y completas. De estas experiencias de plenitud justicia y
adecuación, el hombre llega a conclusiones Naturales Normales.

La “humanidad” actual es ingrata con la Naturaleza.


El Hombre y Su Naturaleza deben cooperar juntos. La Naturaleza cumple
siempre en todo. La responsabilidad del ser humano se reduce a cumplir con
sus Deberes Naturales. No podríamos expresar la relación entre el trabajo de
la Naturaleza y el trabajo del hombre en figuras numéricas. Actualmente, el
trabajo del hombre ni siquiera puede ser comparado con el trabajo de la
Naturaleza. Desde el punto de vista de la totalidad de la obra, la porción de
responsabilidad del Hombre es muy pequeña.
Por ponerle números, podríamos decir que la Naturaleza cumple el 95% de la
responsabilidad y el hombre el 5% restante.
Sin embargo, desde el punto de vista del Hombre, el Hombre debe hacer lo
máximo para cumplir su 5% de responsabilidad, para el Hombre es como el
100% de sus esfuerzos.

Parte de responsabilidad de la Naturaleza 95%


+ Parte de responsabilidad Humana 5%
Realización de la Voluntad Natural Normal.

La Naturaleza Humana creó a la humanidad para que llegara a madurar en el


dominio responsable de la creación. Por consiguiente, el hombre no puede
restablecer su normalización sin antes restaurar el dominio sobre los instintos.
Cuando domine el Hombre la ansiedad y angustia extrema, (el miedo) (11),
los apetitos del instinto y las alarmas del temor, y reconozca la Naturaleza de
la Normalización de responder al cumplimiento del máximo deber necesario,

236
el Hombre reconocerá su propia identidad y cumplirá su responsabilidad de
ser Natural.

Hasta ahora, nadie conoció la parte de responsabilidad del hombre y se


pensaba que la Naturaleza se encargaría de todas las cosas, de este modo,
nunca se ha cumplido. Esta es la razón por la que el Cumplimiento de la
Naturaleza Humana se ha prolongado a lo largo de su historia.
Cuando el hombre alcance su Maduración en la Normalidad, disfrutará del
Derecho Natural y se convertirá en el perfecto objeto de la Voluntad Natural.
En ese caso, la Naturaleza dominará al Hombre Maduro como la Mente del
Hombre Maduro domina su cuerpo. Llamamos a eso el Dominio Directo de la
Naturaleza sobre el Hombre.

La Naturaleza creó al universo para el Hombre y al Hombre como Señor de


toda la Creación. Por eso, cuando el Hombre madura en su Naturaleza, ejerce
el control responsable directo sobre ella. Llamamos a esto el Domino Directo
del Hombre sobre la Creación. De este modo, la Naturaleza controla toda la
Creación a través del Hombre Responsable.

El ser humano es heredero del beneficio de todo lo creado. Todas las especies
Naturales, minerales, plantas y animales existen por el hombre y para el
hombre maduro. La humanidad entera madura sería beneficiaria de sus
facultades, pero al ser esta inmadura, está forzando el exterminio de
numerosas especies importantes, entre ellas la especie humana.

¿Cómo se hereda el beneficio de todo lo creado? Imaginemos que un


individuo, descubre las Leyes de la Naturaleza, los Principios de la Creación y
la razón y finalidad de la Naturaleza humana; imaginemos que responde al
cumplimiento del máximo deber necesario, controlando el celo y los instintos
y encuentra una mujer madura como él con quien contrae matrimonio a los 14
años. Al cumplir 44 años podrían tener 30 hijos y 120 nietos, a los 67 años
podrían tener 733 nietos, sin contar biznietos. Con esa cantidad de vinculados,
¿Qué le podría faltar a ese matrimonio?

Cuando el Hombre cumple su responsabilidad, comparte la sensibilidad,


inteligencia y habilidades de la Naturaleza y hereda la normalización dentro
del Orden Cósmico, ese Humano califica y se le puede decir perfecto en la
Naturaleza humana. La perfección del hombre es la perfección en la finalidad
humana espiritual y fisiológica.

237
En el universo hay dos dominios directos, el Dominio Directo de la Naturaleza
sobre el Hombre y el Dominio directo del Hombre sobre todas las cosas.
Cuando el hombre adquiera su dominio directo sobre todas las cosas, la
Naturaleza de la Creación recuperará todas las cosas en el dominio del hombre
y el hombre de dominio heredará toda la creación, todas las cosas.
En ese estado se cumple el hecho de que “Todo se comparte en el equilibrio
vincular”. Esta es la necesidad original de la educación.

El hombre educado es un ser maduro, inteligente, seguro y responsable, por lo


cual, adquiere autoridad responsable y respeto agradecido.
Se hace maduro en la captación de necesidades máximas, se hace seguro en el
entendimiento de las razones constantes y en el ejercicio del juicio justo, y se
hace responsable al responder voluntariamente al cumplimiento del máximo
deber necesario.

La disciplina a seguir por quien espera educarse es muy simple:


1-Captar la máxima necesidad válida para todo.
2- Reconocer la razón que justifica válida esa necesidad.
3-Responder libre y voluntariamente al cumplimiento de resolver o realizar
dicha necesidad máxima en importancia.

DESARROLLA

1- ¿Por qué es necesario de un periodo de tiempo para crear?


2- ¿Define tiempo?
3-¿Ejemplo de alguna creación sin proceso?
4-¿Qué porcentaje de esfuerzo es el que cumple la Naturaleza en la creación?
5-¿Cómo se puede disfrutar del beneficio de la totalidad de lo creado?
6- Explica los recursos que debe contener el individuo para ser maduro.
7- La Naturaleza Absoluta ¿qué tipo de objeto espera para comunicarse?
8-¿Cuál consideras que es la diferencia entre enseñar y educar?
9-¿Explica cómo la Naturaleza domina al Principio?
10-¿Explica cómo el Principio ha de ser dominado por el hombre?

238
C-Periodos sensibles en el desarrollo del ser humano.
Periodo sensible es tiempo en el que se perciben, descubren, captan y
reconocen, aspectos fundamentales de la Naturaleza Humana, motivados por
la propia Naturaleza. El ser humano manifiesta un aumento de la percepción
en ciertos momentos de su desarrollo, por necesidades fundamentales, como el
erguirse, caminar, comunicarse o asociarse.

Existe el momento de la necesidad, previo a la realización de cualquier acto o


proyecto. Cuando captamos descubrimos y para eso hay que estar atentos.
Cada sensibilidad aparece en el momento adecuado y ese periodo no se vuelve
a repetir. Es necesario reconocer esos momentos para que la sensibilidad sea
satisfecha en su totalidad. Si no se satisface el momento sensible al lenguaje,
por ejemplo, el sujeto puede tener después problemas en la comprensión y
comunicación verbal que deberán ser corregidos.

Existen periodos sensibles a la dependencia de la madre periodos sensibles a


la dependencia del padre; periodos sensibles al complemento de género y al
medio ambiente.

El niño nace en un ambiente que naturalmente debería ser preparado, así como
la Naturaleza nos muestra un Orden, el ambiente natural del niño debe ser
también ordenado.
Orden, Ley, y Continuidad, son tres aspectos del Equilibrio Natural en el que
nos encontramos. Toda sociedad se ordena en base a una jurisdicción o
potestad derivada de la soberanía del estado, que dictamina las conductas
responsables o tradición social. Orden Ley y Tradición son necesarios en la
continuidad de la especie humana, pero, ante todo ha de descubrirse el
Verdadero Orden Natural Humano, las Verdaderas Leyes de la Naturaleza y la
Tradición Responsable (que responde al cumplimiento del orden).

Responsabilidad y Respeto son complementos del orden. Responsable es el


que cumple con la máxima necesidad válida para Todo y Respeto es la
respuesta motivada por el cumplimiento del deber responsable que reconoce
su posición y función de ser leal, obediente y agradecido a quien ejerce la
potestad o apoderamiento responsable. Los hijos deben respetar (responder
con lealtad y obediencia a los padres, demostrando su categoría de objetos de
su responsabilidad) Los padres deben respetar a los hijos cumpliendo con su
responsabilidad de apoderado o ejerciendo la debida potestad sobre ellos.
Potestad no es un derecho, es el deber de realizar al objeto en su completa
justicia para que se derive de su cumplimiento el derecho al beneficio.

239
El orden genera confianza, seguridad y conocimiento. La regulación de la
rutina crea hábitos y de esos hábitos en la imitación van a depender los
recursos en el análisis posterior necesarios para la comprensión de la justa
tradición.

1-El periodo sensible al orden


El primero de los periodos sensibles es el orden. Orden en todas sus
dimensiones, biológicas, afectivas y conductuales. El niño en un ambiente
desordenado, alterado, tenso, inapetente, o irresponsable adquiere por
imitación dichas conductas y se habitúa a ellas.
No tiene principio ni final, es exigido durante todo el proceso de desarrollo del
individuo, pero es de suma importancia en los veintiún años primeros del
individuo, y en especial en los primeros siete años. Orden en el medio y orden
en lo afectivo, cognoscitivo y conductual.

En el medio, el niño exige conocer cuál es el lugar de cada cosa que posee,
cual es el hábito de la normalidad en las conductas que le motivan a repetir la
rutina diaria. El orden de las costumbres familiares que lo vinculan con todos.
El orden es fundamental en el crecimiento y maduración de la personalidad
del individuo que participa y existe en un ambiente Natural Ordenado.

El niño que ve en los padres responsabilidad y respeto, lealtad y obediencia al


cumplimiento de los máximos deberes válidos para Todo, adquiere por
imitación la costumbre a completar los procesos, a terminar lo que inicia, a
respetar al adulto en la cooperación del bien común.

Caracterización del orden masculino y femenino. El hombre provee y


propone, entrega y deposita motivado por su función biológica de sembrar.
Esta caracterización propia del género masculino de proponer hace que el niño
en su ordenamiento sea preferentemente más desordenado que la niña en lo
que se refiere a retener aspectos cognitivos, o a retener vínculos afectivos, e
incluso a retener hábitos de conducta, especialmente en su primera etapa de
crecimiento, hasta superada la adolescencia. La actitud del niño es la de
emprender juegos, ejercitarse en las carreras, en trepar, colgarse o probar su
resistencia y fortaleza. Esta característica, en algunos casos competitiva,
produce la sensación de autosuficiencia e independencia, necesarias para el
desarrollo masculino.

240
El hombre debe dominar las virtudes, el celo y los instintos y por lo mismo,
dispone de más facilidad para controlar, e ignorar emociones, porque
jerarquiza con mayor facilidad y tiende por naturaleza a determinar lo
preferente, por eso es común en ellos generalizar, o asociarse al grupo de
poder, ser campeón o presidir y asumir roles de liderazgo.
El joven adolescente masculino tiende a perderse en ideales, ficticios o no,
hasta descubrir el verdadero ideal de la creación y a fortalecerse en el
dominio sobre las cosas para atraer al complemento femenino.

La mujer, biológicamente retiene, y por lo tanto dispone de recursos


cognitivos, explicativos y afectivos más intensos en la infancia que el niño.
Dispone por Naturaleza la actitud preferente a responder lo que facilita el
seguimiento a los padres y adultos. Suele expresarse verbalmente con más
claridad y expansión que el niño; capta estados de ánimo que le afectan y
retiene, a los que responde con más facilidad que el varón; recuerda y expresa
sentimientos con más frecuencia que el hombre. Es más frecuente en ellas la
conducta dependiente y la protección de sus objetos de juego.

La joven se adorna y embellece para atraer al mejor dotado en lo afectivo,


cognoscitivo o motivacional, espera al ordenado que facilite el ordenamiento
familiar, sin ser consciente de ello.

En ambos casos se espera y se disponen al orden.


La finalidad de estas funciones, obviamente los jóvenes las desconocen, pero
cumplen con el deber natural de complementarse, para así cumplir con la ley
natural de la perpetuidad.

El hogar en el que el niño o niña se inserten ha de ser un lugar ordenado en


sus rutinas, tradiciones, normas y conductas, así como también en el juicio,
respeto y control de los instintos y el celo, para que el niño adquiera la noción
del orden y la noción cíclica del cumplimiento de los deberes. De ese modo
asume las conductas responsables y se siente motivado luego de la
consecución de sus deberes.

En un hogar sin orden, el infante desconoce los límites y el respeto, por lo


mismo, se crean las condiciones mentales de la arbitrariedad, la variabilidad y
la falta de asertividad. Es muy probable que el infante en ese ambiente, repita
el desorden, no solo en la casa, sino también en el medio ambiente en el que se
desenvuelva.

241
2-Periodo sensible al equilibrio.
El niño adquiere la noción del equilibrio en sus primeros pasos, en el erguirse.
Y al erguirse se reconoce diferente, esa diferencia le obliga al equilibrio, pero
no solo al equilibrio biológico, también al equilibrio psicológico. En este
periodo el niño reconoce al padre y a la madre, los distingue de sus hermanos
y distingue al hermano de la hermana, a los hermanos de los amigos o
compañeros del jardín. El niño adquiere la noción de equilibrarse en el medio.
Para ajustarse en equilibrio es necesario previamente haber satisfecho el
periodo sensible al orden. Sin orden no sabe dónde ubicar sus diferencias.

Caracterización del equilibrio masculino y femenino. El hombre en sus inicios


previos a la superación adolescente suele esperar y establecer el equilibrio con
sus pares mediante juegos competitivos. Se siente seguro del superar al otro en
cualquier cosa, ya sea corriendo, lanzando cosas o, sabiéndose más alto y
poderoso que el otro. Esta conducta preparatoria para adquirir los recursos
necesarios para superar la tentación de los apetitos del instinto es característica
del hombre, quien encuentra el equilibrio en ocupar su posición dentro de la
jerarquía grupal o social.

La mujer espera y establece otro tipo de equilibrios que también busca o


espera demostrar algo. La mujer juega a elegir preferencias y a establecer
lealtades vinculares con sus pares, responde a la dirección de la más dotada,
de la mayor, de la más experta. Espera protección, seguridad y acomodo en
sus relaciones, reclamando, acusando y rechazando las insuficiencias de sus
pares. Es defensora de sus pertenencias y protectora de sus objetos de juego.
Esta caracterización se justifica en el sentido de su función materna. Una vez
superada la adolescencia es la primera en analizar la madurez del hombre y de
reprochar sus insuficiencias. La mujer es el fiscal del hombre y para eso se
prepara durante su pre-adolescencia. Al hombre le gusta declarar sus
conquistas, la mujer prefiere declarar los procesos. El niño se siente en
equilibrio con los que compite en conquistas y la niña se siente en equilibrio
con quienes conversa de los procesos. El equilibrio entre procesos y
conquistas, mantienen la producción y desarrollo del niño en equilibrio.

El niño aprende a equilibrar su actitud, su conocimiento y sus costumbres con


las costumbres, conocimientos y actitudes del ambiente. Cuanto más
equilibradas sean las relaciones humanas que se establecen en su entorno,
mayores posibilidades de equilibrarse dispondrá el niño. El equilibrio se
deriva de la compensación de aspectos distintos.

242
La familia debería ser el ejemplo de esa compensación entre diferentes, pero,
las amistades, los compañeros o similares pueden servir también en la
adopción del equilibrio.

Equilibrio es un concepto que indica dos aspectos fundamentales, la


verticalidad sin caerse hacia ningún lado y la compensación entre diferencias.
Cuando las diferencias se compensan en la verticalidad se establece el
equilibrio. En el equilibrio vertical y horizontal, no existen derechas o
izquierdas, ni por sobre, ni por debajo. Existe la perpendicularidad de una
inercia que posibilita la repartición equitativa de los 360 grados. El universo,
según las observaciones se mantiene siempre igual en su pulsar, a pesar de los
movimientos de sus sistemas. Esa igualdad es equilibrio.

3-Periodo sensible al lenguaje.


El niño en este periodo sensible adquiere comprensión del lenguaje al mismo
tiempo que explora en la repetición de los sonidos. En esta etapa de desarrollo,
el niño espera certeza, veracidad y juicios justos que eviten la confusión. Es
importante destacar que el niño es una persona y no un minusválido. Los
diminutivos y la fantasía no ayudan al desarrollo de su seguridad. El ocultar la
realidad lo merma en su capacidad intelectual. Cuando pregunta, el niño
espera una respuesta sincera que resuelva su inquietud.

Caracterización del lenguaje masculino y femenino. El varón selecciona del


ambiente lo importante igual que la mujer, pero las importancias entre ambos
difieren. Para la mujer la palabra es un medio para llegar al otro, de comunicar
e intercambiar sentimientos, lo que se debe a la naturaleza de sus cambios.
Mientras que para el hombre, el lenguaje es un medio para proponer, orientar,
resolver o ajustar al otro, no piensa tanto en el otro, sino en la solución.
El hombre es por naturaleza independiente y utiliza el lenguaje
preferentemente para orientar, educar, o resolver. La mujer es por naturaleza
receptiva, depende del que le entrega, y por eso utiliza el lenguaje para
acercarse o atraer al otro.

Para ser madre verdadera, mientras madura en su adolescencia, depende del


esposo que, al superar la tentación del apetito intergenital la confíe, y asegure
en su Naturaleza Auténtica. Los dos dependen, el hombre depende del valor
que debe descubrir y realizarse en él y la mujer depende del complemento
maduro en su autenticidad.

243
Frente a estas diferencias la mujer requiere de mayores recursos de
explicación que el hombre, y eso facilita su comunicación. El hombre suele
preferir el uso del lenguaje para reconocer funciones, principios, normas y
para resolver problemas o solucionar conflictos. Es más parco y simple.

Es importante ser certero, evitar los cuentos o la fantasía, a no ser aquella que
contenga algún valor que el niño pueda reconocer. La fantasía no valórica
desorienta y desordena la capacidad sensible, cognoscitiva y motivacional del
niño. La fantasía agresiva provoca la agresividad en el niño, las historias de
terror lo aterran, el uso del “coco” como amenaza lo confunde y este puede
imaginarse el “coco” detrás de cualquier expectativa riesgosa.

El castigo en esta etapa es un instrumento agresivo que solo daña la libertad,


autonomía y responsabilidad del niño. El corrector ayuda, el castigo daña.
El uso del lenguaje asertivo es constructivo el lenguaje subjetivo no lo
comprende en este periodo sensible, por lo mismo, es más lo que confunde
que lo que aporta.

4-Periodo sensible al concepto.


El niño despierta al conocimiento y diferenciación de los significados. En este
periodo sensible los conceptos y significados deben ser justos y apropiados,
no es útil usar “slang”. Decirle a un niño en esta etapa de desarrollo que es
“flojo” porque no recogió sus juguetes no lo ayuda al reconocimiento objetivo
del significado del concepto “flojo”. Flojo es demasiado ambiguo como para
asumirlo en su justa significación, lo mismo ocurre con el concepto “malo” o
“bueno”. El niño asume que su conducta es inapropiada y eso lo inhibe frente
al adulto, no porque reconozca que si deja sin cumplir su deber se debe
reconocer “flojo”, sino porque teme que el adulto lo recrimine.

Es importante en esta etapa orientar y conducir sin tildar con adjetivos su


conducta. El niño está aprendiendo y explorando, no tiene la certeza del
significado de lo que dice, por lo mismo no debe tomársele al pie de la letra y
mucho menos emitir juicios de valor sobre sus exploraciones o desaciertos. Lo
que el adulto debe, es marcar los límites de lo que debe o no debe decir, o
cómo debe decirlo o entenderlo.

Marcar los límites no es limitarlo, todo lo contrario, es explicarle las


consecuencias de su conducta. El niño debe comprender las consecuencias de
sus pensamientos y palabras. Distinto es reprimirle que advertirle.

244
Decirle “¡No!”, no basta para quien desea explorar y conocer, pero explicarle
con claridad que si continua insistiendo de forma tan enfática en lo contrario
que afirma el otro, este le va a agredir, eso es advertirle del peligro. Si él
decide continuar deberá asumir las consecuencias de su error, eso no pone en
contra a quien le limita, sino, le hace reconocer la utilidad de la advertencia.
Decirle “¡No!” únicamente lo opone a quien se lo dice porque piensa que él es
quien lo limita, del otro modo el limitado es él.

Los límites deben ser explícitos, objetivos y claros, nunca se debe mentir
sobre las consecuencias del actuar. Todo efecto tiene su causa originaria y el
niño debe reconocer esa causa, no debe temer al riesgo, debe comprenderlo.
Este periodo sensible al concepto lo motiva a la lectura y escritura, al mismo
tiempo adquiere el conocimiento de abstracciones, gestos que significan
alerta, cuidado, enfado, alegría, etc. Y de a poco adquiere la habilidad de
descubrir soluciones aritméticas, geométricas, geográficas, históricas, físicas,
químicas etc.

Caracterización masculina y femenina frente al concepto


El hombre suele asumir del concepto su significación fundamental, al mismo
tiempo que su significación global, o utilidad para una determinada finalidad,
mientras que la mujer asume del concepto aspectos sensibles emocionales, al
mismo tiempo que la caracterización propia del significado.
La mujer frente al significado del concepto suele ser más precisa que el
hombre, pero al mismo tiempo más particular, por eso es más probable que
encuentre dentro de cualquier generalización la particularidad que excluye la
regla.
Es más ordenada en el uso del concepto y más precisa en su utilización. Así
como también dispone de un mayor vocabulario. El hombre suele ser más
parco y flexible frente al significado, prefiere el uso de la solución por sobre el
significado del concepto en sí. Por eso es fácil que responda ante la inquietud
del ¿cómo te sientes?:- ¡Bien!

Estos cuatro periodos mencionados, son generalmente orientados y dependen


mucho de la figura materna. La madre es quien ordena la casa, la que sostiene
al infante en su verticalidad, la que atiende al desarrollo del lenguaje y quien
significa los conceptos en los niños.
En adelante, excluyendo el próximo que requiere a ambos, padre y madre, los
periodos sensibles que vamos a explicar a continuación exigen más de la
figura paterna.

245
5-Periodo sensible a la amistad (sociabilidad).
El niño se inicia en lo social, adquiere hábitos de conducta responsable,
respeta turnos, tolera diferencias, asume responder a necesidades participando
en juegos, fiestas y relaciones sociales. Aquí, el padre es quien debe declarar y
evaluar los límites, al mismo tiempo que cumple con ser ejemplo del actuar
maduro. Este periodo es de vital importancia en el desarrollo de las conductas
adecuadas y eficientes. El niño ahora es capaz de captar necesidades grupales.
En el juego competitivo se acostumbra a priorizar al grupo por sobre al
individuo. El partido lo ganan o lo pierden todos, y todos dependen de que
cada uno responda al deber de competir. Competir por un beneficio
compartido no es ningún problema, el problema es competir en desmedro del
otro. La competitividad es un instrumento del beneficio cuando se pretende el
mejoramiento, por sobre la superioridad.

Caracterización de la sociabilidad masculina y femenina.


En la juventud suelen manifestarse diferencias entre el hombre y la mujer en
el modo de socializar. El hombre se asocia con sus pares para “competir” (1)
con ellos, mientras que la mujer se asocia con sus pares para compartir con
ellas. Las mujeres se reúnen en grupos de intercambio, conversan, evalúan,
fiscalizan, etc. Los hombres buscan compañeros de juego, de competencias, de
deportes etc. El hombre ha de mostrar sus valores y la mujer su capacidad de
responder. Estas tendencias se justifican en la necesidad propia del hombre en
conquistar el dominio de sus habilidades y virtudes y en el caso de la mujer
en compartir sus beneficios, conocimientos y sentimientos con otros.

(1)Competir no debe tomarse como dejar al otro a un lado y superarlo, sino,


evaluarse en relación con el otro. Competir entre hombres tiene que ver con el
reconocer de qué tanto dispongo para ofrecer al otro. Y en el caso femenino su
actitud de compartir tiene que ver con el qué tanto puede ofrecer al
pretendiente para que este evalúe la capacidad de entrega de su pareja a la
familia.
Sentirse, o saberse suficiente, reconocerse seguro y disponer de recursos es lo
que ambos esperan. Es una relación de auto-reconocimiento, de autoestima y
suficiencia.
La sana competencia o la ambición en la consecución y expansión de los
valores de plenitud, eficacia, juicio justo y cumplimiento del deber es una
necesidad natural, no existe nada malo en ello.

246
De entre dos que compiten por ganar el partido de tenis, si los dos esperan lo
mejor de sí mismos y lo mejor para elevar el nivel de juego, ¿qué hay de malo
en eso? Ahora, si uno de ellos arroga de sus habilidades menospreciando al
contrario, el error es ese arrogar, o, menospreciar, no el competir.

El periodo sensible a la amistad contiene cierta dosis de competitividad que


debe ser bien orientada por los mayores y por el medio. Esta competitividad
tiene mucho de búsqueda del atractivo, de seguridad en sí mismo y de recursos
o habilidades sociales.
Este periodo sensible se entrelaza con la pre-adolescencia y el adolescente
debe destacarse por su identidad, e individualidad.
En esta etapa se busca ser diferente, inteligente y atractivo, lo que motiva al
siguiente periodo sensible.

6-Periodo sensible al virtuosismo.


Ahora el individuo capta que es necesario ser capaz de superarlo todo, de
dominarlo todo, de conocerlo todo porque de ese modo, logra sus mayores
expectativas de identidad. Pero no puede encontrar su identidad sin reconocer
antes su origen y sin reconocer su origen ni su identidad no puede reconocer
su sentido último, su propósito, su verdadera función humana.

Este es un momento delicado, tal vez el más delicado de toda su historia. El


joven en este periodo sensible hace cosas que solo se explican al conocer su
siguiente periodo sensible. Pretende superar al padre, a la madre, a los
hermanos, amigos y compañeros de juegos. Sabe que dispone de habilidades
extraordinarias pero no reconoce para qué le sirve ese virtuosismo.

La virtud que no se orienta en pro del respeto por la máxima necesidad valida,
que no va acompañada de prudencia, firmeza y templanza, se desvirtúa y
frustra. El joven no puede comprender por qué el otro responde poniendo en
duda sus opiniones si lo único que hizo fue enfatizar en la defensa de su
convicción. No puede reconocer que ese enfatizar sonó arrogante al
compañero. No puede entender que el otro responda con violencia al
empujoncito que él le dio, porque no comprende que lo que él consideró un
empujoncito fue un doloroso manotazo. En este periodo sensible es necesario
orientar en las conductas para que el joven adquiera el hábito a la prudencia, a
la firmeza y a la templanza y para que aprenda a reconocer que debe responder
a la máxima necesidad válida para Todo por sobre la respuesta a lo que él
quiere o prefiere.

247
Caracterización del virtuosismo masculino y femenino. El hombre manifiesta
el virtuosismo en el dominio de sus habilidades físicas, pero debiera mostrar
también en este periodo sensible el dominio de sus habilidades espirituales,
por ejemplo el control de los extremos, el dominio de posición y de función, la
habilidad de descubrir cuál es la máxima necesidad válida para Todo y
demostrar el dominio de su consecución, pero en este periodo se demuestran
preferentemente las habilidades propias del juego competitivo. Es el momento
del campeonato y del campeón que no entiende la razón que lo motiva al logro
de esa posición. ¿Por qué se quiere ser el mejor, el más inteligente, el más
seguro? Sencillamente porque se está llamado a serlo de manera natural.

El hombre es capaz de dominarse y dominarlo todo, con lo que se sentiría


suficiente; de reconocer el juicio justo de la razón que justifica el acto, con lo
que sentiría seguro y de establecer el máximo de unidad vincular con todo.
Ese es su Deber Natural para gozar del máximo de beneficio justo que lo
permita sentirse pleno, y por lo mismo, feliz. Este mandato, garantizado por su
condición humana, no lo asume el joven, porque sencillamente no lo busca y
lógicamente, aquello que no se busca no se descubre, aunque esté en uno.

La mujer también nos muestra el virtuosismo de su condición femenina.


Muestra el máximo de atractivo, el máximo de confianza y el máximo de su
afecto. La razón del por qué es en ese momento en el que la mujer muestra su
máximo atractivo es, lógicamente, para ayudar al joven adolescente a superar
el atractivo máximo del apetito intergenital prematuro y calificarse maduro en
esa prueba, la prueba del fin de su primer curso de 21 años. El hombre capaz
de superar el atractivo del apetito intergenital prematuro y fijar su atención en
el establecimiento vincular correcto con la naturaleza normada de las
relaciones interpersonales naturales, califica maduro, seguro, y con dominio
en la orientación de sus funciones. Ese es el mayor atractivo del hombre y la
mujer busca tentarlo, para saber si califica o no. Esa evidencia no es evidente a
los ojos y mentalidad adolescente.

Para establecerse autentico, autónomo y responsable, es preciso de este


periodo sensible al virtuosismo y superarlo prefiriendo el ejercicio del
dominio vincular intrafamiliar autentico, realizándose leal y responsable en
consecuencia con el verdadero paternazgo, o con la paternidad autentica.
El periodo sensible al virtuosismo tiene como motivo lograr el máximo
desarrollo de las habilidades físicas, para emprender el desarrollo de las
habilidades espirituales afectivo-vinculares, lógico-legales, y tradicio-
naturales.

248
Una vez superada la tentación del apetito intergenital prematuro, el joven
adolescente inicia su camino de maduración en el ejercicio de captar la
máxima necesidad valida siempre y para todos y para responder a ese deber de
resolver, o de realizar esa máxima necesidad, en ocasiones, es preciso de
coraje y seguridad en el dominio de las tensiones. Esta es una de las razones
por las que es necesario el ejercicio del control del celo y los instintos.

El joven adquiere en este periodo sensible la conciencia del poder por sobre
todas las cosas, por eso compite, para sentirse y saberse capaz. Se sabe capaz
en esta etapa de controlar las dificultades que le impiden o se oponen en el
camino de la consecución de su propósito, y cuando adquiere esta conciencia,
puede lograr su completa madurez.
La madurez se logra sobre el dominio de la lealtad y obediencia a los padres y
en particular al verdadero paternazgo responsable y maduro. Si el adolescente
prefiere la amistad de los amigos por sobre la orientación de sus padres en el
comportamiento responsable, el adolescente es inmaduro. Si prefiere la
amistad de la novia por sobre la vinculación, confianza y respeto hacia sus
padres, el adolescente es inmaduro. Para ser maduro, el adolescente debe
comprender y asumir que el amor de los padres supera en cantidad y en
calidad al amor que pueda sentir por cualquiera.

Nuestra realidad contemporánea no es una realidad humanamente muy


normal, las familias monoparentales son el resultado del 60% de matrimonios
separados, aun así, todo padre espera la felicidad de sus hijos, aunque no sepa
cómo establecer esa felicidad. Lo que sí sabe y espera es afecto, confianza y
respeto. Si conocieran la Naturaleza Humana, seguramente se rehabilitarían.

Los padres, responsables o no, son los creadores del adolescente que quiera
vivir o que desee estar vivo y por lo mismo, le deben la vida. Ningún amigo le
ha salvado la vida al adolescente tantas veces como se la salvó su padre o su
madre, eso merece respeto. Incluso en el caso de que los padres no hayan sido
responsables, esa condición de ser creadores de su vida, no la pierden por su
incumplimiento. Deber la vida a alguien significa que ese alguien es dueño de
ella. Esta realidad, aun siendo manifiesta en el antiguo testamento, ha sido
robada de la conciencia humana por los derechos del individuo y por las
costumbres sociales contemporáneas, pero el originario de la vida de cualquier
humano es su padre. Cuando el adolescente prefiere vincularse al padre por
sobre cualquier otra persona, el adolescente califica maduro.

249
7-Periodo sensible a la identidad, al ideal y al origen.
El adolescente despierta de repente a necesidades fundamentales que antes
nunca sintió necesarias. Ahora se cuestiona de donde viene, qué es y a donde
va. Se cuestiona lo que va a hacer con su vida, se cuestiona si existe o no
existe Dios y se cuestiona si es o no es perpetuo. Este es el periodo en el que
se identifica con ideales teóricos. Se reconoce idéntico al grupo de sus
preferencias. Si sus preferencias son naturales se identificará con lo natural
pero, si sus preferencias son ambiguas, ficticias, o fantasiosas, se identificará
con dichos ideales fantasiosos, ficticios o ambiguos. Esta es la razón por la
cual los adultos deben ser responsables de orientar al niño en la verdad y no
en la fantasía en los periodos sensibles previos. En este periodo es necesario
orientar, ajustar y realizar las capacidades humanas del joven.

El joven en este periodo es predominantemente sensible al reconocimiento de


su identidad de género. Genero viene de gene es el responsable de la
transmisión de los caracteres de una generación a la siguiente. Cuando esa
transmisión es insuficiente, inadecuada o injustificada se denomina
degeneración. La generalidad del género masculino es diferente a la
generalidad del género femenino en sus funciones y comportamiento. Por lo
mismo sus justificaciones son también diferentes.
El hombre y la mujer son iguales en valor y diferentes en función. La finalidad
imprime en cada uno el rol que ha de cumplir, en ese cumplimiento han de
ejercer roles diferentes, pero que complementen la realización de su finalidad.

El joven adolescente debe descubrir su verdadera identidad y es por eso que


en este periodo sensible se cuestiona su origen, identidad y propósito. De no
reconocer su verdadera identidad de género, se transforma en degenerado. De
no descubrir su función en la vida, defunciona y el hombre que no funciona es
difunto en su defunción. Si no descubre su verdadero origen se transforma en
desleal a su verdadera proposición, es decir, traidor ante su Naturaleza
Humana y de no cumplir su pretensión humana, se califica inhumano.

El inhumano, degenerado e inmaduro, que ante la Naturaleza de su función es


difunto, no puede transmitir a sus generaciones posteriores el verdadero
modelo de identidad, lo que causa graves trastornos de personalidad.
Este es el periodo en donde debe reconocer su verdadero origen, su auténtica
identidad y su propósito natural, porque debe responder al llamado de su
maduración normal de manera libre y responsable. Es importante acentuar
esto: “libre y responsablemente” por sí solo, sin reclamar o acusar a los
padres, maestros o líderes por no haberle enseñado. Es libre y responsable.

250
En este periodo sensible al Ideal de la Creación, es necesario motivarle,
persuadirle y seducirle en la comprensión del afecto, de la razón y de los
valores absolutos del auténtico linaje humano. El joven debe transformarse a
voluntad en líder ejemplar, en maestro del juicio justo y en padre espiritual de
su futuro.
Del cumplimiento y satisfacción de este periodo sensible va a depender su
pureza, su autonomía y su autenticidad, en otras palabras, su felicidad.

Caracterización de la identidad masculina y femenina. El joven varón


adquiere el modelo de identidad masculina del padre definido y la mujer lo
adquiere de la madre definida, el problema surge cuando los modelos de
identidad paterno o materno son indefinidos o inadecuados.

En la actualidad hemos llegado a convencernos de que ambos géneros son


idénticos e iguales, pero sin determinar en qué son idénticos, ni en qué son
iguales, lo que ha transformado al modelo paterno o materno en indefinido.

El varón dispone de los recursos físicos y espirituales para la protección,


generalización, y orientación en el ideal de la creación, es su responsabilidad
descubrir el ideal de las especies, el juicio justo y la realización del ideal
afectivo vincular intrafamiliar. Él es quien debe saber cómo, cuándo y dónde
sembrar el gene que transmita el verdadero linaje a su generación posterior.
Él es el responsable de su sembrado, por eso debe descubrir su verdadera
misión.
El hombre es quien determina cuando, donde y con quién quiere formar una
familia porque es quien deposita la semilla. La semilla, no la deposita la
mujer, ella la recibe del sembrador determinado a depositarla. Ella puede
seducirle, persuadirle y motivarle a sembrar, pero la elección, decisión y
determinación de sembrar es un impulso motivado por el estímulo
voluntariamente determinado a sembrar.

La mujer complementa esta labor siendo responsable del cultivo, para lo cual
debe también descubrir cuál es su misión conyugal y materna. Sin ese
conocimiento verdadero, su función puede transformarla en inmadura. Dejo
aquí en el aire esa función porque es tarea de cada uno descubrirla, para
transformarse en responsables, (quien responde al deber y lo cumple) pero el
conocimiento de esa verdadera función va a depender del juicio justo y de la
sensibilidad madura. Ambos, el hombre y la mujer deben descubrir su función
genética antes de ejercerla.

251
8-Periodo sensible al complemento genital.
Este periodo, caracterizado por la necesidad del enlace intergenital, intensifica
en este intervalo sensible el apetito genital. Ahora el joven debe discernir y
elegir de entre las mejores alternativas la correcta. Es un momento de suma
importancia para el futuro de su existencia afectiva, cognoscitiva y
conductual. Y es un tiempo en donde se establece una realidad determinante
para la maduración del individuo. Frente a si, tiene un instinto reproductor
completo y listo para su uso, ya maduro, pero la efectividad de ese uso debe
ser descubierta antes de utilizarlo, para usarlo en su justicia y de este modo
madurar la conciencia del individuo. Con lo que se completaría la maduración
del adolescente.

Pero para reconocer la verdadera función intergenital completa, el joven


adolescente debe romper los límites de su propia concepción y asumir la
construcción de un ideal, el Ideal de la Creación. En esa entrega al
cumplimiento del Ideal de la Creación se realiza en su heroísmo y valentía,
pero de no ser consecuente con el cumplimiento del Ideal de la Creación, el
joven pierde su valor original y esta cobarde decisión lo reclamará, acusará y
discriminará toda su vida.

El adolescente cree que conoce el amor, cree que sabe cómo se hace, y cree
que por lo tanto puede hacerlo, pero se fundamenta solo en el credo, no en el
descubrimiento de la experiencia válida. Por eso debe deducirla en base a la
razón que lo justifica válido.
Cree que sabe discernir pero no dispone de elementos de juicio suficientes por
si solo para determinar el juicio justo sobre el valor. Carece de la experiencia
del valor absoluto. Aún no dispone de la experiencia vincular intrafamiliar
completa lo que causa tensión en sus decisiones e inseguridad en sus propias
determinaciones.
Es importantísimo que tanto el hombre como la mujer adolescentes descubran
su verdadera función genética antes de ejercerla para evitar así trastornos en la
personalidad en ellos, en sus familiares y en sus descendientes. En este caso
ambos son responsables del sano desarrollo de sus futuras generaciones.

Es importante reconocer que el (mandamiento del padre) en este momento


adolescente de su desarrollo puede ser tomado como obligatorio, o impositivo
en cuyo caso pierde su función.
La figura paterna que es su orientador, experto y con el juicio justo, en esa
instancia de evaluar sus apetitos genitales pasa a ser tomado por el adolescente
como una amenaza impositiva, en lugar de orientador.

252
La orientación paterna adquiere en esta instancia el sentido de “deber
obligado” y eso es nuevo en la mentalidad de este niño que hasta ese
momento, su experiencia con el “deber” es que era “garantizado” por sus
padres.

Ese es el instante o la instancia de la transformación del ser dependiente de los


padres en independiente responsable y consecuente con la Normativa Natural
Incondicional de la Creación. Pero independiente vinculado en la unidad filio-
paternal, porque si se desvincula no cumple con la unidad. El juicio,
orientación o dirección del padre es ahora comparado con la propia evaluación
y juicio del adolescente y la certeza, o firmeza en el juicio del padre no suele
asumirla el hijo como lo que es: “un estado de seguridad”.

Esta seguridad presupone el compromiso de cumplir una obligación o deber


impuesto en él (el deber de reconocer la Naturaleza del Ideal de la Creación y
obrar en consecuencia) deber este en todo caso natural, que nada tiene que ver
con la identidad del padre que lo propone, asegura o promueve. Se trata del
derecho a ser maduro en el cumplimiento de sus exigencias.
Esta situación en donde se debe optar por lo válido incomprensible del valor
absoluto por sobre lo valido comprensible es una situación compleja, pero es
la situación que determina la transformación del adolescente en maduro. Esa
es la única posibilidad de descubrir el misterio de lo que hasta ese momento
resultaba incomprensible y de superar los límites del egoísmo instintivo
adolescente.

Por esa razón es necesario que entre padre e hijo exista respeto, confianza y
afecto vincular completo. El padre quiere lo mejor para su hijo, pero el hijo no
dispone de la experiencia de “lo mejor”. El joven en este periodo sensible
carece de la experiencia intergenital auténtica. Cree conocerlo, cree estar
seguro de que está maduro, pero no dispone de los argumentos de experiencia.
¿Cómo definir su madurez en el vínculo intergenital si aún no dispone de la
experiencia? En este momento el joven debe acercarse al padre y asumir su
consejo u orientación. El padre es el único responsable de su descendencia.

Es importante decir aquí que el adolescente de entre 14 o 18 años, no tiene


esos años de experiencia de vida consciente. A esos años hay que quitarle los
4 años en los que no supo hablar, los otros 4 en los que no entendía los
significados y los otros 4 en los que su experiencia no era otra que la de su
casa y su colegio. Mientras que los padres tienen bastantes años de rodaje.
Por lo mismo el adolescente debe confiar y respetar a los padres.

253
9-Periodo sensible al paternazgo.
En este periodo los casados sienten la necesidad de realizar su caracterización
paterno-materna. Se interesan por aprender del hijo su función paterno-
maternal. Lo que antes era visto con extrañeza ahora les resulta motivante e
incluso atractivo. Duermen para los hijos, comen para los hijos, trabajan para
los hijos. El hijo adquiere una función determinante en cada pretensión de la
pareja. El individuo se apaga y surge la persona, surge el deber familiar por
sobre el deber individual, cada miembro del núcleo gestor familiar se hace
público, cada uno se debe al núcleo y de ese modo aprenden a ser personas
públicas. En la sociabilidad reside la autoestima.

Ya no se piensa en qué se quiere hacer, ahora se piensa en qué se debe hacer.


Ya no se hace lo que beneficia a uno, ahora se realiza lo que beneficia a todos.
Ya no se cree en lo que conviene a uno, ahora se cree lo que ajusta a todos. El
Todo adquiere su sentido en esta etapa sensible.

En este periodo entramos en el pleno desarrollo de la capacidad afectiva,


cognoscitiva y motivacional. Nuestra motivación ahora se motiva a darse por
el bien de todos, algo que antes era impensable e injustificable. Los ideales
propios de cada uno ahora deben ajustarse al ideal familiar, y se entiende que
por sobre la profesión está la vinculación intrafamiliar. Todo el misterio se
acomoda a la realidad familiar. Lo que antes nos decían y nos pedían, ahora se
realiza y se entiende de modo natural. No cabe lugar para dudas. Y se adquiere
la noción de la pureza en la que antes no se creía, y se adquiere la noción del
respeto al que antes se le oponía. Y se entiende la necesidad de darse
incondicionalmente sin que nadie te lo pida.

En este periodo sensible se logra o se malogra la autenticidad del ser humano.


Se logra cuando se asume, se reconoce y se realiza y se malogra cuando se
desprecia, se ignora, o se rechaza.
Este periodo sensible al paternazgo se caracteriza por la autoevaluación y la
evaluación de los afectos. La pareja declara nuestras suficiencias e
insuficiencias. Los hijos hacen lo mismo.

El padre asume el rol responsable de responder a las máximas necesidades


válidas para toda la familia, (Todo) y la madre asume el rol responsable de
responder en paralelo a las máximas necesidades validas siempre para todos
(Todo). De este modo, el hijo adquiere el modelo de conductas acertadas,
válidas y máximas, lo que se transforma en núcleo vincular intrafamiliar
maduro en la autenticidad humana.

254
Esa es la verdadera caracterización funcional familiar. El adulto maduro se
sensibiliza en la seducción incondicional, en la persuasión intelectual y en la
motivación voluntaria. La vida va ubicando al humano en las situaciones de
necesidad, de interés y de desear el cumplimiento del deber por sí solo, sin
otros que lo obliguen o se lo impongan. Este periodo sensible al paternazgo
obliga al reconocimiento de los valores humanos, porque debe depositarlos en
sus descendientes, debe declarárselos y debe realizarlos con ellos.

Antes de formar una familia, lo que decían los adultos sobre la familia eran
solo opiniones, que incluso causaban risa al adolescente. Ahora, esas
opiniones resultan ser la cotidiana realidad de su existir. El adolescente que
antes oía con sorpresa y desdén a los padres cuando les decían que los hijos
deben ser leales y obedientes con sus padres, ahora pretenden que sus hijos les
obedezcan y crean en él. Aquellos que pensaban que el amor a la novia era
superior al de sus padres, ahora no pueden creer que sus hijos no les digan
donde estuvieron cuando salieron con sus novias. Aquellos que defendían la
independencia en la adolescencia, ahora reclaman cuando su esposa no les
dice donde estuvo o con quien.
¿Por qué ocurre esto? Porque es distinto el enlace sin compromiso al vínculo
del compromiso. Cuando se hace el amor es diferente a cuando se dice que se
ama.

Hablar cuesta poco, vincularse cuesta la vida entera. Cuando se forma una
familia, en ella entran en funcionamiento los aspectos vinculares, antes son
solo amistades sin compromiso.

El paternazgo dentro del parentesco consanguíneo es el estrato más alto en la


jerarquía familiar, presupone el máximo de los aspectos de valor, el máximo
de excelencia, de inteligencia y de unidad. El padre es el conectivo vincular de
toda su jerarquía. Ha de ligar a la madre, a los hijos, a los nietos, a los yernos
y a las nueras, a los consuegros y demás afectados con su linaje. Él es el
orientador, el juez y el maestro que como líder de su tribu, debe responder
responsablemente al dictamen de la conectividad Natural (primera de las leyes
de la Naturaleza) estableciendo relaciones de dar y responder regidas por los
valores absolutos de plenitud, justicia y cumplimiento del deber de vincular.
Ha de repeler el reclamo, la acusación y el rechazo durante todo el proceso del
establecimiento vincular intrafamiliar, asumiendo la responsabilidad de
respetar y responder al dictamen natural de ser feliz haciendo felices a sus
consanguíneos.

255
10- periodo sensible a la realización natural frente al medio ambiente.
Este es el momento del cumplimiento, del sentirse, saberse y reconocerse
realizado en el establecimiento vincular intrafamiliar y social. Este estado es
compartido entre el hijo y el verdadero paternazgo encarnado en la figura
paterna madura de los padres. El medio ambiente ahora es entero en la unidad
de sus complementos.
Una familia unida, confiada y responsable ante la máxima necesidad valida
siempre y para Todo, no perjudica, ni daña, ni escinde ni desajusta nunca a
nada, ni a nadie.

Aquello que es válido siempre y para Todo no perjudica ni enajena nunca a


nadie.

Este tipo de conciencia individual y colectiva es la única en garantizar la


autenticidad humana. Es la única en resolver los trastornos de personalidad, la
única en resolver los problemas de educación, salud y tradición normada. Es la
única que garantiza las relaciones humanas, los derechos del hombre, las
relaciones interpersonales, e internacionales. La única en transformar la
condición adolescente del humano en madura. Es la perseguida y esperada por
la historia de la humanidad.
Cuando esta tradición se establezca, el ser humano podrá disfrutar del
beneficio garantizado por su Naturaleza. Ese día podrá decirse que la especie
humana habrá cumplido con su razón de ser y de ese cumplimiento se derivará
la ansiada felicidad de las personas. Hasta ese entonces estaremos dando
vueltas en torno a postulados inmaduros e insuficientes.

La verdadera realización del individuo es imposible sin la verdadera


realización de la especie humana. Pensar que el individuo puede realizarse en
algo distinto de lo humano es solo ficción. Si por realización se entiende
satisfacer las máximas aptitudes del individuo, por mucho que se defienda lo
contrario, las máximas aptitudes del humano son aquellas que lo justifican
satisfecho. Y para que el humano se declare y sea reconocido satisfecho ha de
haberse construido responsable del cumplimiento del equilibrio vincular en el
que todo se comparte, lo sensible, lo conocido y lo beneficioso para todos.
El ser humano ha sido creado para ser feliz y no podrá ser feliz hasta que el
Todo sea feliz. Por eso que el beneficio del todo, exige el cumplimiento de la
máxima necesidad valida siempre y para Todo.

Imaginemos una sola generación enfocada en la preferencia del Todo por


sobre el uno.

256
Una sola generación de 21 años. Si en esos 21 años desde el primero hasta el
último, el primer año un maestro educa a 12 maestros para que esos 12
maestros eduquen el año siguiente a otros 12 maestros y así sucesivamente
durante 21 años. Tendríamos en una generación a 8.916.100.448.256 personas
educadas, en un año más, a 106.993.205.379.072 educados.
Estas cifras son extraordinarias. Lógicamente parece imposible a los ojos del
escéptico, pero no a su raciocinio porque, también lógicamente, parece más
que probable, si contamos con los medios de comunicación, televisión, cine,
publicidad, radio etc etc. Con esos medios incluso parece absurdo dudar de esa
posibilidad.

Fijar la atención en resolver y realizar la máxima necesidad válida para Todo


en todo momento es el deber de ser auténtico. Este mandato natural debe ser
reconocido por las Naciones Unidas, por los ministerios de educación y por
los líderes y representantes de la sociedad.

257
LEXICO PRIMERA PARTE
(1)Entendiendo por naturaleza a la finalidad de las especies y a las normas que posibilitan
el cumplimiento de esa finalidad.
(2) Por Humano, en este contexto, se entiende al Ser dotado con las capacidades sensibles
(emocionales), capaz de captar o sentir, las máximas necesidades válidas naturales;
capaces de reconocer las máximas razones justas, y capaz de responder voluntaria y
responsablemente al cumplimiento de los máximos Deberes Naturales. Humano en esta
perspectiva, es el Ser capaz de controlar y ejercer el dominio de sus sensaciones,
conocimientos y conductas y conectarlas con la naturaleza de las normas absolutas de la
Creación.
(3) Ser- Existencia intencional, autónomo-selectiva, capaz de ejercer el dominio sobre los
procesos del desarrollo de su finalidad y con el potencial reproductivo.
(4) Libertad es la capacidad de optar, pero, la verdadera libertad, la libertad madura, es la
capacidad de optar por lo que es siempre y para Todos válido. El siempre y para Todos
válido son los raíles que permiten la libertad del tren. Ningún tren optaría en libertad por
salirse de sus raíles, del mismo modo, ningún ser humano optaría en libertad por hacerse
esclavo de limitarse en su egoísmo. Optar por lo que es válido para uno porque nos da la
gana, nos quita la posibilidad de ser reconocidos libres por el resto a los que ignoramos en
nuestro actuar preferido. Veremos más adelante el desarrollo de la verdadera libertad.
(5) Autonomía es un compuesto de auto= uno mismo y nomo=ley, por lo que entendemos
que autonomía es: por un lado, la obligación por descubrir la ley, por si solo y por otro
lado, la de realizarse voluntariamente en consecuencia con la ley.
(6)Responsabilidad es responder voluntariamente al cumplimiento de un deber. También lo
explicaremos más adelante en su totalidad.
(7) Humano maduro es aquel que, luego de descubrir las normas de la Naturaleza de la
Creación, las reconoce y cumple voluntariamente con la responsabilidad de realizarse en
ellas. Más adelante expondré en detalle en qué consiste la maduración del Ser humano.
(8) Energía es el Estímulo intencional originario, selectivo, poderoso, manifiesto en el
impulso de una fuerza. Capacidad para resolver un trabajo. Como capacidad contiene los
atributos de intencionalidad, selectividad y poder. En este ensayo se entiende la energía no
solo como fuerza, además la energía contiene atribuciones creativas que en el estudio de
este ensayo iremos comprendiendo.
(9) Vida es el conjunto de fuerzas que posibilitan la consecución de un propósito.
(10) Tradicionalmente esta palabra-dominio- se ha asociado a imposición, en este caso, el
significado de dominio es únicamente el de benefactor. Dominar la creación no es
oprimirla, es ordenarla, ajustarla a su naturaleza y beneficiarla. Este es nuestro
significado de dominio.
(11)Miedo es aquí considerado, no al instinto de protección que nos alerta y protege del
peligro, sino al temor que impide hacer algo por lo que se presupone puede eso responder.
El miedo es aquí considerado al juicio previo o posterior al peligro.
(12)Generalmente, cuando se habla de energía se tiene la tendencia a entenderla como
poder o trabajo, a lo sumo, como fuerza. Pero los efectos resultantes de cualquier poder o
trabajo energético contienen además, varios aspectos a considerar. Incluso, si nos
limitamos al estudio de la fuerza, en ella existen manifiestos tres aspectos: orientación,
dirección y recorrido. El recorrido justifica la dirección y orientación. La dirección
justifica la orientación y el recorrido. La orientación justifica al recorrido y la dirección.

258
Si existe justificación es porque lo dictamina la energía. De donde se deduce que la energía
no solo es poder, es además justificación.
Toda justificación obedece y responde a una razón. La razón que justifica la existencia
acción y multiplicación de la energía, manifiesta la justificación de una intención.
Cualquier veredicto justo se ajusta a una determinada justicia y toda justicia es fruto de un
beneficio compartido. Beneficio es la satisfacción de una necesidad. Por lo tanto, la
poderosa energía originaria del Universo creado, lo realizó con su poder, basado en la
justicia de una razón determinada necesaria. La energía contiene en si misma
intencionalidad, selectividad y poder. Esta realidad solo puede descubrirse en la
investigación de todo lo creado.
Observemos por ejemplo los elementos simples de la materia. Unos se unen con otros y
otros no. Unirse o no implica selección. Las células también seleccionan los químicos que
admiten o rechazan, las plantas admiten ciertos químicos y ciertas temperaturas o
condiciones, la misma selección natural opera en los animales y en el hombre.
Si todas las especies seleccionan y son producto resultante de una causa originaria, y
denominamos a esa causa originaria Energía, lógicamente esa Primera Energía debe
contener también selectividad. La selectividad se establece en base a una intención, por lo
mismo, también contiene intencionalidad y si realiza la acción de seleccionar, contiene
poder.
La fuerza central del universo, es la atracción producto de la acción de dar y responder,
entre dualidades complementarias independientes, positivas y negativas.
Para el establecimiento de la atracción es necesario que la fuerza inicial sea transformada
en centrífuga cíclica, en otras palabras, que la dirección de la fuerza se dé y responda,
vaya y vuelva, entregue y reciba, cumpla un deber y se beneficie de su cumplimiento. Esta
dinámica necesaria para el establecimiento de la atracción es la misma que el hombre
debe ejercitar para construir el atractivo de los vínculos, de la justicia y del cumplimiento
del deber de ser auténtico, autónomo y autorizado por el cumplimiento de su
responsabilidad natural humana, por la misma Naturaleza.

La fuerza inicial genera 2 fuerzas centrífugas inversas, complementarias. De ese modo se


originan el tiempo y el espacio. Para que la fuerza sea circular es necesario
intencionalidad, selectividad y poder.
La Energía no solo produce fuerza, también continuidad, permanencia, asistencia,
interacción, correlatividad, ajuste, creatividad, originalidad, tensión y distensión, extremos
y moderación. Podríamos enumerar una lista interminable de derivados de la energía.
Derivados que denotan la existencia de libertad, de autonomía y de responsabilidad.

259
La realidad de la energía es inexcusable en sus contenidos. El apreciador libre, es quien
puede excusarse de entenderlo o de ignorarlo. Todo depende de la inteligencia y decisión
del observador.

-Naturaleza tiene una connotación multi significativa, por un lado, lo natural es lo


regulado acorde a la naturaleza y por lo mismo, naturaleza debe ser regulador, regla,
reglamento, norma, o ley. Pero lo natural se cumple en la naturaleza, lo que nos obliga a
asumir que en la naturaleza ha de existir el deber de ser cumplido el propósito natural.
Hablar de Naturaleza es hablar de muchas cosas en una sola palabra. Naturaleza implica
posiciones causal y consecuencia, activo retributivo, propósito y resultado, orden en
posiciones y en funciones, armonía recíproca, individualidad e identidad en relación de
intercambio, mantenimiento de desarrollo, valor, libertad, responsabilidad, virtudes,
capacidades, habilidades, posibilidades discernimiento y tantas otras cosas que se me
quedan en el tintero. Naturaleza es consciencia de lo regulado por la conciencia. Lo que la
naturaleza espera y busca es siempre y en todo, lo natural. Si la naturaleza espera algo
natural, debemos afirmar que lo natural espera algo natural, ¿Cómo es eso? ¿Cómo algo
puede esperar lo mismo? Pues esa es la razón de la naturaleza y la justificación de lo
natural. Pensemos por un momento en el valor, el valor contiene en sí mismo deber de
conseguirlo y derecho al beneficio de su conquista. El deber incluye pretensión y beneficio.
Por el beneficio se pretende y se pretende por el beneficio. ¿Estamos claros en eso? ¿Se
pretende por el beneficio? Si se pretende por el beneficio, debemos afirmar que el beneficio
satisface la pretensión. Luego, necesidad y satisfacción son dos aspectos contenidos en la
pretensión o proposición. La proposición, es necesaria porque vale y el valor es el
contenedor de la naturaleza de todo lo realizado.

260
SEGUNDA PARTE

SECCIÓN I
Ambiente Sustancial invisible y Ambiente Sustancial Visible.
a-La Relación entre el ambiente sustancial visible y el ambiente sustancial
invisible.
Todos los seres se componen de dos entidades, una interna invisible (su
Naturaleza, finalidad, función, operatividad) y otra externa, su cuerpo visible.
Si todos los seres se componen de la dualidad interna y externa. Lógicamente,
el cosmos debe estar también compuesto de una Naturaleza Interna y de una
Naturaleza Externa. La Naturaleza Interna determina la naturaleza externa, así
la Naturaleza Humana determina la humanidad de su naturaleza.

Denominamos “Mundo”, al ambiente objetivo visible. Si existe el cosmos


objetivo visible, existe también un ambiente cósmico invisible sujetivo (sin -b-
de sujeto directivo), al que lógicamente podemos denominar del mismo modo:
“Mundo”. Generalmente se denomina mundo al conjunto de todas las cosas
que existen, incluyendo lo que está fuera del planeta Tierra.
En la Tierra y fuera de ella, existen todas las cosas en dualidad: forma y
función. Todo lo existente se justifica en su razón de ser. Nada existe sin
alguna razón que justifique su existencia, por lo tanto, razón y existencia son
dos aspectos contenidos en todo acto.

La razón que justifica una existencia se certifica en la necesidad que lo declara


necesario, por lo mismo, todo acto, responde a la necesidad que justifica su
existencia. Y lo existente es, y si es un hecho, fue realizado y para realizarlo
fue necesario de algún poder. Poder, justificación y necesidad existe en todo lo
creado. Ese poder, esa validez y esa necesidad han de existir en alguna
capacidad contenida por y en alguna dimensión, a dicha dimensión no material
la denominamos “mundo” invisible.

Con los ojos vemos el ambiente visible, determinamos espacios y guardamos


el equilibrio. Con la conciencia determinamos las distancias y la verticalidad
y horizontalidad de los cuerpos, esa noción perceptual declara la existencia de
un ambiente interior, no visible a los ojos del ajeno, pero perceptible a nuestra
imaginación y capacidad de asociación. El ambiente fisiológico ocupa lugar y
tiempo en su morfología, pero el ámbito de la memoria, opera en el
establecimiento de reciprocidades. Establece recuerdos, conocimientos,
nociones y necesidades. Esas cosas surgen y urgen a compartirlas y
disfrutarlas.

261
A nivel de consciencia no existe visión como la entendemos físicamente, (no
existe retina con células fotosensibles impactadas por una longitud de onda,
porque ni existen células ni magnitudes) existen percepción, correlatividad y
concordancia.
La consciencia establece un valor actual y presente reconocido. Al reconocer
imagina, pero esa imagen no es la que ve físicamente con los ojos, es la que se
deriva de lo comprendido. Espiritualmente no se ve la forma del ser, se
percibe la imagen comprendida. Si el ser es reconocido agradable, se formará
una imagen agradable de él en la memoria y si lo reconoce desagradable, se
formará una imagen desagradable. Pero si no se conoce, no es posible
imaginarlo.

En la imaginación interviene tambien la expectación procedente de la actitud.


Si, por ejemplo, alguien ve una persona bonita y su actitud es la de anhelar su
compañía, la imagen ideada de esa persona supera en atractivo a la belleza
formal de lo observado con los ojos. Si pretende algo más que su compañía,
aumentan sus expectativas; esa actitud, embellece aun más lo imaginado.
El tipico enamoramiento no es más que el producto de esta mecánica.
Por eso es necesario que el individuo descubra la justicia de lo máximo
permanente, lo máximo importante, lo máximo natural, para poder imaginarlo
espiritualmente en su justa medida y disfrutar al compartirlo.

El ser espiritualmente insuficiente o inmaduro, carga consigo todas las


limitaciones de que dispone en vida en el mundo fisico. Le será imposible
relacionarse con sus enemigos, del mismo modo que le resulta imposible
relacionarse con ellos en el mundo físico y de no existir confianza plena con
otro ser, no dispone de confianza para reconocerse en él.
El ambiente espiritual es un ambiente de reciprocidad, confianza y vínculos
afectivos. No es un infierno en llamas para el inmaduro, sino un infierno de
insuficiencias que impiden la conexión. En la convivencia humana ocurre lo
mismo, nos comunicamos con quienes respetamos, confiamos y queremos y
no nos comunicamos con los contrarios.
El mundo espiritual es un mundo de convivencias recíprocas, bajo el punto de
vista de la Naturaleza Humana.
.
El ambiente espiritual está compuesto por información interconectiva. La
unidad es la base de la comunicación inter-espiritual. En esa interconexión no
se puede ocultar nada, aquí se puede pensar una cosa y decir otra, “allí”, no
existe esa posibilidad, porque el ambiente espiritual es interconectivo.

262
La Naturaleza Humana obliga por dictamen al individuo, a adquirir la
experiencia de una vida natural para gozar eternamente del establecimiento
vincular intrafamiliar completo y para que de ese modo, adquiera la conducta,
tradición, conocimiento y carácter capaz de conectarse libremente con la
humanidad entera, en los valores humanos de hermandad, libertad y
responsabilidad.

Las impresiones sensoriales, provenientes de los sentidos, han de ser


evaluadas antes de ser determinadas, pero las impresiones sensitivas producto
de la conciencia, carecen de evaluación, ya fueron validadas en la consciencia
del ser, al establecerse y adquirirlas, y se perciben sin exclusión como se
entregan, sin posibilidad de ocultar, negar, o cambiar nada.

La comunicación espiritual se establece mediante sincronía o correlatividad


emocional, reconocimiento y concordia, y mediante el establecimiento de
reciprocidad vincular afectiva. Quien carezca de la actitud de entrega
incondicional permanecerá indiferente en su exclusión.

La entrega incondicional ha de ser madurada en vida para que la conciencia


disponga de la posibilidad de conectarse en el vínculo, en la reciprocidad y en
reconocimiento de aspectos similares, de no lograrse esa madurez de
conciencia, al temer las diferencias de otra conciencia se impide la conexión.

Entre la conciencia invisible y el ambiente visible, se establecen conexiones


psico-físicas o neuro-transmisoras entre información e informe.
Cada conciencia se hace consciente del informe obtenido y esa información, al
ser coincidente con la información de otra conciencia, posibilita el
reconocimiento en la similitud y permite la unidad interconectiva. Esta es la
razón que justifica la función y necesidad del respeto mutuo, de la confianza y
afecto entre personas.

En vida se establecen juicios en el reconocimiento de una sentencia. Para


determinar si (a) es válido o no, se compara con el elemento (b) y se determina
su parecido o su contrariedad, en base a un elemento (c) prototipo o norma.
Si se determina válido se asume, si no se rechaza. Lo asumido vale y se
retiene, lo rechazado no.
A nivel espiritual lo retenido válido concuerda con lo valido retenido por otra
conciencia. De ese modo se establece la comunicación mental o espiritual.
El ambiente físico es temporo-espacial, el ambiente espiritual es conectivo.

263
Sin elementos conectivos de verdad, amor y responsabilidad, la existencia
espiritual es imposible. Por eso dijo Jesús: “…deja que los muertos entierren a
sus muertos. (Lucas 9:60)”.

La conciencia solo se reconoce en la consciencia recíproca. La habilidad se


reconoce en el beneficio del trabajo, el significado se reconoce en el juicio
conocido, la sensación se percibe en la correlatividad entre ánimos.

Las sensaciones son alarmas generadas por excesos o carencias del Orden
Natural. El conocimiento es fruto de la concordia o coincidencia con lo
naturalmente normado y la voluntad es motivada por la esperanza de un
beneficio. Nuestras capacidades humanas, obligan a la conectividad, por eso
se justifica el culto político a la igualdad, pero no la igualdad en derechos,
sino, la igualdad en obligaciones responsables, eso genera el verdadero
derecho a disfrutar del beneficio establecido.

El frio es una sensación de intensidad inferior a la temperatura corporal; el


hambre es una insuficiencia alimenticia, el sueño o cansancio es una
intensidad de agotamiento superior al estado de actividad normal. La angustia
es una intensidad anímica, la ansiedad también, los apetitos también.

264
Todas estas diferencias en intensidad, son controladas por la actitud de la
conciencia humana, pero ni ocupan lugar, ni espacio, pertenecen al otro
mundo, al mundo sustancial invisible. Ese mundo no debe temerse porque es
más real que el fisiológico. Es el mundo humanamente natural perteneciente a
la Naturaleza Humana.

Mundo, en la actualidad escaso de beneficiarios, porque se compone de


Incondicionalidad Responsable, de ajustes en la Justicia Humana y de belleza
afectiva en el dominio de la Entrega Incondicional por el Beneficio Natural
Global, y son raros los habitantes dotados con esos recursos de experiencia.
Son pocas las experiencias almacenadas en este “ambiente” o “memoria” que
pueden reconocerse en el recuerdo de esa consecución. Tan pocas, que el
primero que madure heredará todas sus bondades.

Del mismo modo que disponemos de un ambiente físico para nuestra


composición física, a la que denominamos cuerpo físico, compartimos nuestro
diario existir con otro ambiente no físico, dispuesto para nuestra composición
espiritual, a lo que denominamos cuerpo o dimensión espiritual.

Nuestro cuerpo espiritual existe en un ambiente al que calificamos Mundo


Espiritual y nuestro cuerpo físico existe en un ambiente al que llamamos
Mundo Físico. Ambos mundos existen interconectados a través de la
Naturaleza Humana y ambos son sustanciales en distintas intensidades.
La velocidad de la memoria es incomparable con cualquier velocidad física,
pero en ambos casos son velocidad.

La ignorancia de la Naturaleza Humana ha producido realidades espirituales


fantasiosas y carentes de justificación. Estos “supuestos” han confundido al
ser humano en la comprensión de su espiritualidad. Los dos mundos están
hechos según el modelo imagen del Ser Humano quien tiene todas las
características duales de la Naturaleza.
El Mundo invisible puede ser percibido por los cinco sentidos espirituales del
hombre (1) y el Mundo sustancial visible es percibido por los cinco sentidos
físicos del hombre.
La espiritualidad se percibe a nivel de consciencia. La consciencia es un
estado de reciprocidad, reconocimiento, correlatividad y similitud. Se es
consciente de lo que concuerda, es reconocido y establece una reciproca
correlatividad sensible.

265
Las madres “adivinan” necesidades en sus hijos porque se establece una
reciproca correlatividad afectiva. Los científicos descubren razones porque se
establecen reprocidades cognoscitivas. Los artistas establecen genialidades en
la reciprocidad creativo- apreciativa. Este tipo de coincidencias reciprocas
benefician a la sensibilidad, inteligencia y motivación de las personas, sin que
podamos demostrar sus procesos ni sus estructuras. No se pueden demostrar
porque no existen, son establecimientos espirituales, estados de ánimo. El
alma está compuesta por estados de ánimo.

La sincronía espiritual es manifiesta en numerosas maneras que predisponen


estados de ánimo. Por ejemplo: la conexión inter actitudinal, cuando vemos la
actitud valiente de alguien nos envalentonamos, cuando captamos la alegría de
alguien nos reímos con ellos, en ocasiones sin saber por qué; o compartimos el
llanto por empatía. Las vibras del defensivo, nos ponen a la defensiva, la
tensión del enojado, nos enoja, y tensa, etc. Estos son ejemplos manifiestos de
conectividad.

El yo espiritual está creado para dirigir al cuerpo físico y no al contrario.


Podemos reproducir fenómenos físicos pero no podemos reproducir
fenómenos espirituales. Esto se debe a que el espíritu es directivo (de
finalidad) y no práctico (de función). El espíritu conduce y el cuerpo físico es
conducido. De lo dirigido podemos ver su dirección pero no su finalidad o,
propósito. La finalidad o propósito de las cosas no se ve con los ojos, se
deduce de la interacción entre causa y consecuencia. La deducción no
demuestra, pero si justifica, del mismo modo, la verdad no se demuestra, se
deduce porque se justifica válida. Por eso la ciencia basada en demostraciones
evidentes, no puede demostrar la existencia de la verdad deducida, aunque se
justifique válida.

La deducción es un juicio intelectual producto de una evaluación comparativa,


establecido por: (una ley) la Norma natural, (un juez) la Conciencia Original o
adquirida, (un fiscal) la percepción propia del individuo y un (defensor) la
Naturaleza del acto sometido a juicio.
Este “tribunal” espiritual, está siempre trabajando para que cada uno de
nosotros, pueda llegar a conclusiones justas, que permitan imaginar la realidad
interna invisible de lo externo visible. Al imaginarlo, lo transformamos en
“visible” (reconocible, o reconocido). Lo que se reconoce, se imagina igual a
lo observado. Pero lo observado se ve con los ojos físicos y lo que se imagina
se percibe reconocido. Solo se puede imaginar lo previamente reconocido.

266
Los científicos esclavos de la demostración evidente, manifiestan una
conducta hipócrita, ignoran que sus juicios de verdad, no son evidentemente
demostrativos, sino espiritualmente deducidos. ¿Por qué razón se justifica que
2x2 son 4, sino es base a una deducción lógica, asociada a una realidad
cuantitativa deducida, cuando en realidad son: 1+1+1+1, o 3+1? Y ¿qué son
2+2, sino un producto imaginado cuyo significado es deducido y no
demostrativo? Y ¿Quién puede demostrar evidentemente la existencia del
tiempo o del espacio, base fundamental de toda magnitud material?

Lo espiritual gobierna nuestro ambiente material y este, se justifica en la


conectividad espiritual. Toda materia se justifica en razones intelectuales y en
finalidades animadas por la razón de su existir.
Es absurdo tratar de demostrar la existencia del cigarrillo sin deducir que esta
se debe y justifica en el apetito del fumador. La ciencia no podría encontrar la
razón que justifica al cigarrillo, porque no puede probar demostrativamente la
existencia del apetito.

Espíritu es el ánimo que constituye un estado de plenitud, verdad o


cumplimiento.

DESARROLLA

1- Explica la relación entre el ambiente visible e invisible


2- Los estados de la Naturaleza física son sólido, líquido y gaseoso.
Los estados de la Naturaleza espiritual son plenitud, justicia y valor. La
temperatura puede unir a los tres estados de la naturaleza física. ¿Qué es lo
que une a los tres estados de la Naturaleza espiritual?
3-¿Cuáles son las características espirituales?
4-¿Sabes cuáles son los nutrientes espirituales?
5-¿Cómo se comunican las sensaciones?
6- ¿Qué es necesario para que dos intelectos se reconozcan?
7- ¿Cómo motiva una voluntad a otra?
8-¿Cómo se llaman los órganos que nos conectan con el mundo físico?
9-¿Cómo se llaman las capacidades que nos conectan con lo espiritual?
10-¿Envejece el espíritu?

267
b-La posición del hombre en los dos mundos.

1-El hombre es un microcosmos de todo el cosmos.


La Naturaleza creó el Mundo sustancial invisible, proyectando su naturaleza
interior y exterior del yo espiritual del hombre en una “forma” (2) sustancial.
Por tanto, el yo espiritual del hombre es un microcosmos del Mundo
Sustancial Invisible.
La Naturaleza creó el Mundo sustancial visible, proyectando la naturaleza
interior y exterior del yo físico del hombre en una forma sustancial. Por tanto,
el yo físico es el microcosmos del Mundo Sustancial Visible.
El hombre se compone del yo espiritual y del yo físico. El cosmos también se
compone del Mundo Sustancial Invisible y del Mundo Sustancial Visible. Por
tanto, el Hombre Maduro es un microcosmos de ambos mundos y es la
completa Imagen de la Naturaleza.

2-El hombre es el Señor de los dos mundos.


El Yo espiritual y el ambiente espiritual o Mundo Sustancial Invisible, están
compuestos por los mismos elementos vinculares espirituales (vínculos) que
establecen los valores del afecto, verdad y bondad (de bien hecho). Y el
Mundo Sustancial Invisible está hecho según el modelo del Yo espiritual,
conectivo en la Consciencia Reciproca (Identidad Humana).
El establecimiento vincular construye el carácter del espíritu. El ambiente
espiritual permite el establecimiento de la espiritualidad del Yo distinto.
Un hombre de carácter es incondicional ante los deberes válidos para todos, a
los que se entrega a resolver o realizar.

El Yo físico y el ambiente físico o Mundo Sustancial Visible, están


compuestos por los mismos elementos catalizadores que forman las
sustancias sólidas, líquidas y gaseosas (enlaces). Y el mundo sustancial
visible, está hecho según el modelo del Yo físico (animal humano) en el
desarrollo, multiplicación y respuestas a las necesidades biológicas.
El establecimiento de los enlaces, construye la imagen del cuerpo físico. El
ambiente físico permite el desarrollo de la maduración del Yo similar.
Un cuerpo físico maduro es aquel que responde y se entrega al llamado de la
naturaleza de los instintos, sin extremarse y bajo la gobernación de la
conciencia humana.

Por lo tanto, el Yo espiritual, es el sujeto del Mundo Sustancial Visible, y el


Yo espiritual puede dominar al Mundo substancial invisible.

268
El hombre fue creado como Señor de ambos Mundos: del Mundo Substancial
Visible e Invisible. El Hombre Maduro es el Señor de los dos Mundos.

La espiritualidad del ser Humano está supeditada a la actitud frente a las


cosas, frente a la vida y frente a su Naturaleza. La Mente Espiritual, capaz de
controlar su actitud, será capaz de controlar también aciertos y desaciertos,
encuentros y desencuentros, logros y frustraciones. Esta es la razón por la
que se debe controlar la actitud.
El otro, o lo otro, no son causal de mis sensaciones, aun cuando las
provoquen. La sensación se establece y se siente, son reacciones propias de
uno. Quien la percibe debe controlar su manifestación. De ese modo se
mantiene una actitud confiable y segura.

Los animales no se acusan sus estados de ánimo, se protegen por instinto pero
no se echan en cara las culpas de sus actitudes. En la naturaleza de las especies
no existen ni el reclamo, ni la acusación ni el odio. Existe, eso sí, el instinto de
protección.

3-El hombre es el Mediador o centro de armonía de los dos mundos.


El Mundo Sustancial Visible tiene la forma de un Hombre Perfecto. En el
hombre, solo el cerebro piensa. Los otros miembros no tienen este papel.
De manera semejante en el Mundo Sustancial Visible, solo el hombre tiene
espíritu, el resto no lo tiene. Esto se debe a que solo el ser humano puede
adquirir consciencia de la Naturaleza de la Creación. Espiritu es la cualidad
de ser consciente de tu Naturaleza y por lo mismo, permite realizarse
voluntariamente en ella. Ser consciente de la proposición pretendida por el
Origen que lo pretende y propone, vincula al consecuente con su causal.
Espiritu es ese vínculo establecido libre, autónoma y responsablemente.

El Mundo Sustancial Invisible y el Mundo sustancial Visible han sido creados


como sujeto y objeto para que establezcan una relación de dar y responder
entre ellos. Pero el Mundo Sustancial Visible, no puede tomar decisiones
espirituales, ni una acción de dar y responder con el Mundo Sustancial
Invisible por si mismo, porque no tiene percepción espiritual, -consciencia-.
El Mundo Sustancial Invisible es solo espiritual y el Mundo Substancial
Visible es solo material. Estos dos mundos no tienen elementos en común, por
lo tanto, para establecer una acción de dar y responder entre ellos necesitan de
un mediador. Ese mediador es el Hombre Maduro.

269
Del mismo modo que no existe otra conexión entre la idea de un artista y la
obra de arte, que no sea la del proceso de transformación, de un elemento
pretendido en otro realizado, entre el mundo espiritual y el mundo físico, no
existe otra conexión que no sea la transformación de las capacidades
emocionales intelectuales o motivacionales en sensacion de plenitud, justicia
o juicio justo y bondad. Por ejemplo: entre la bondad del ser campeón y el
campeonato, no vuelve a existir conexión alguna.

El deber y el derecho por ejemplo, son opuestos conectados por el valor.


Deber sentirse bien es una expectativa y disfrutar del derecho al gozo de lo
establecido no espera absolutamente nada. Esta aparente caracterización
antagónica se justifica en el valor que motiva a la expectativa y satisface en su
conquista. El Hombre Maduro es el equivalente al valor entre el Mundo
Sustancial Invisible y el Mundo Sustancial Visible.

La consciencia es una conectividad reciproca de similitud entre dos aspectos


complementarios, en donde se producen vínculos en el reconocimiento de una
realidad. En la conectividad vertical del reconocimiento causa y consecuencia,
y horizontal sujeto objeto, se establece el valor de lo reconocido y se almacena
en la memoria del que establece la consciencia de ese valor.
Consciencia es la transformación de un juicio comparativo, en valor.

El Mundo Sustancial Invisible y el Yo espiritual están hechos de los mismos


elementos. Por tanto, pueden tener una acción de dar y responder. El Yo físico
y el Mundo Sustancial Visible están hechos de los mismos elementos. Por lo
mismo, pueden tener una acción de dar y responder.

En el Hombre Maduro, su Yo espiritual, que es el sujeto y su cuerpo físico que


es el objeto pueden tener una perfecta acción de dar y responder entre ellos.
Así pués, solo a través del Hombre Maduro el Mundo Sustancial Invisible y el
Mundo Sustancial Visible pueden comunicarse, relacionarse o conectarse el
uno con el otro. Por ello, el Hombre Maduro se llama mediador o centro de
armonía entre los dos mundos.

La función espiritual del hombre es como la de un aparato de radio o


televisión. Si el hombre hubiera logrado madurar psíquicamente, de manera
natural, podría percibir libremente los fenómenos espirituales de igual modo
que un aparato de radio recibe las ondas.

270
Sobre el conocimiento de las Leyes de la Naturaleza se sabe que todo es
conectivo, con esta base, se determina que, aunque existan diferencias entre
padres e hijos, la lógica de la Naturaleza Humana obliga por dictamen natural
a reencontrarse. Cualquiera que conozca las Leyes de la Naturaleza podría
adivinar el encuentro entre ese padre y su hijo. Lo mismo ocurre con el
conocimiento de los procesos de consecución, cualquiera podría adivinar que
después del periodo de separación viene el de fe y que después se establece la
unidad y sobre esa base se dividiran los aspectos activo retributivo con sus
lógicas consecuencias de diferencias que deben ser equilibradas con el uso de
las virtudes. El Hombre Maduro comprende la Naturaleza de los procesos y
eso al entendimiento del ignorante, resulta ser milagroso.

Mundo Físico
Mundo espiritual Instinto
Mente Naturaleza

El hombre es mediador entre la naturaleza de lo necesario que se debe cumplir


y de lo que apetece o se desea cumplir. Para ajustarse, ha de tener muy clara
la idea de lo necesario, porque no se puede aplicar indistintamente a todas las
cosas. Lo necesario proviene de la totalidad y lo apetecido o deseado proviene
de la individualidad.

Lo necesario no se aplica nunca al apetito del placer, sería absurdo justificar


que alguien se ha visto forzado por el placer a seducir a la esposa de su amigo
y por lo tanto es inocente, o le mató al otro al verse forzado por la defensa de
su mentira y eso no lo responsabiliza de la situación, por lo tanto el asesino
no es culpable. Estos casos son absurdos.

El ser humano es responsable de captar las necesidades globales y de


responder a su cumplimiento, en eso es mediador. El humano contemporáneo
adquiere la globalización de su sensibilidad al reconocer las necesidades
globales. El individuo egocéntrico, nacionalista, regionalista o partidario, pasó
a la historia.
El humano actual es globalitario, por lo mismo, debe resolver los problemas y
necesidades máximas, válidas para la totalidad de las especies.

271
Se es intermediario entre lo espiritual y lo físico, entre lo ideado y lo
imaginado, entre lo necesario y lo cumplido, entre deber y derecho. El hombre
es intermediario como el valor es reciproco.
La posición intermedia corresponde a los transmisores, conectores,
catalizadores, enzimas, etc. Todos ellos son aglutinantes que aúnan o unifican;
el ser humano es el unificador de la Naturaleza de la Creación.

c-La correlación entre el yo espiritual y el yo físico del hombre.


la estructura y función del hombre.

El Yo físico
El Yo físico tiene una mente física y un cuerpo físico. La mente física es el
sujeto emisor, director y moderador del cuerpo físico, y este, es el objeto
receptor, dirigido y moderado por la mente o conciencia del sujeto. La mente
física dirige las acciones instintivas para la existencia, acción, protección,
nutrición y multiplicación del cuerpo físico.
El Yo físico, necesita alimentos para su mantenimiento y crecimiento.
Alimentos positivos y negativos. Los alimentos positivos no tienen forma
visible y vienen del cielo (totalidad): calor, luz y aire. Los alimentos negativos
tienen forma y vienen de la tierra (parcialidad): comida y agua.

Las categorías de positivo o negativo no se refieren a positivo igual a bueno y


negativo igual a malo. Lo positivo es ofrecido por la Naturaleza de la Creación
y lo negativo es recogido por la Naturaleza Humana. Se complementan.
El yo físico existe en un ambiente tridimensional y transubstancial sólido,
líquido y gaseoso. De modo semejante, el yo espiritual existe en una
dimensión espiritual de sensaciones, conocimientos y recuerdos de
experiencia.

272
El Yo Espiritual
El Yo espiritual se compone de Mente Espiritual y Cuerpo Espiritual.
La Mente Espiritual es el sujeto (proceso) y dirige al cuerpo espiritual que es
el objeto (estructura). La Mente Espiritual es la parte más valiosa del Hombre
y es el lugar donde la conciencia humana de la normalidad puede existir una
vez descubierta (Yo espiritual). Debido a esto, el hombre puede llegar a ser el
Señor y Heredero de Toda la Creación.

El Yo espiritual, una vez descubre su Naturaleza, puede comunicarse


libremente con ella. Una vez que la conciencia madura, todo juicio intelectual
se comunica con la conciencia, todo ánimo propositivo se motiva en la
percepción del cumplimiento completo que beneficia a todo, todo vínculo
afectivo se establece sobre la base del bien común, de ese modo nuestro
cuerpo espiritual, o carácter se comunica con la conciencia establecida.
El Yo espiritual no tiene elementos físicos, por lo mismo, existe eternamente
en el Mundo Espiritual (mundo de las ideas, de las proposiciones, de las
necesidades, de los vínculos, conocimientos y reciprocidades). Se establece y
existe establecido y como en el estado, no existen ni lugares ni momentos, su
existencia es constante e inmanente.

El hombre está hecho del contenido interno de la Naturaleza por lo tanto,


puede comunicarse directamente con ella. Y ¿cómo se comunica si no hay
espacio ni tiempo? El tipo de comunicación no es verbal, es recíproco, entre
aspectos espirituales; se establece a nivel sensitivo, (perceptual) no sensorial
(sensitivo).
Si un antepasado, por ejemplo, tuvo ciertas experiencias, conocimientos o
sensaciones que encuentran en la necesidad de un descendiente, la posibilidad
de establecer una recíproca conexión en el establecimiento de valores, este
antepasado puede utilizar la sensibilidad del sensible depositando en ella algún
aspecto de su establecimiento y esto, en la sensibilidad del sensible, opera
como prototipo de comparación, de donde este puede justificar algo de lo que
no creía tener noción, a lo que tradicionalmente se ha denominado inspiración.
Sucede en muchas ocasiones en la vida diaria del individuo, pero para darse
cuenta de ello, debe estar en un estado de percepción sensible. Unos
reconocen estos estados de influencia espiritual y otros no.

La comunicación espiritual es semejante a la comunicación entre neuronas.


Las neuronas no se tocan, ni “se hablan” pero se comunican. Intercambian
información. Su comunicación no es sensorial, es conectiva.

273
El Yo espiritual necesita alimentos espirituales para su maduración en la
tierra. Alimentos positivos entregados por la Naturaleza y negativos recogidos
por cada individuo. Los alimentos positivos son los elementos de vida de la
Naturaleza Humana (Totalidad): el afecto, la verdad y la bondad. Y los
alimentos negativos, son los elementos de vitalidad provenientes del cuerpo
físico (Parcialidad): salud y buenas obras.

Cuando el Yo físico sigue las instrucciones de la Mente Espiritual centralizada


en la Voluntad de la Naturaleza, o en las Normativas Naturales, entonces, el
Yo físico, ofrece energía estimulante para el crecimiento del Yo espiritual. Y
el Yo espiritual entrega elementos espirituales al Yo físico.

El Yo espiritual, para entendernos, decimos que “vive”, pero no vive en el


sentido físico. Existe y esa existencia no tiene fin, porque no tiene límites.
Vivir es el transcurso entre que se nace y se muere, pero el establecimiento
espiritual existe en consciencia y la consciencia no tiene inicio ni fin.

Pensemos en la estructura base de cuatro posiciones necesaria para la creación


de cualquier ser. Antes de que el propósito sea descubierto y asumido por el
sujeto de la creación, existe la pretensión de realizarlo. Esa pretensión no nace
en vida alguna, puesto que existe en la imaginación del que pretende
realizarla. Es previa a la vida, entendiendo por vida al conjunto de fuerzas que
permiten la consecución de un propósito. Y la realización consecuente con el
propósito pretendido, beneficia una vez que está cumplido, es decir, después
de que el conjunto de fuerzas que permiten la consecución del propósito hayan
hecho su tarea.

Así vemos que la pretensión y el beneficio, o el deber y el derecho, son antes y


después de los procesos, por lo mismo, se deduce que, la necesidad es
anterior a la vida y el disfrute del beneficio de lo cumplido es posterior a la
vida. ¿Cuál es la necesidad de vivir y quien debe ser el beneficiario del
cumplimiento del proceso de maduración del que vive? Lógicamente el
creador. Mi creador es mi padre, y el creador de mi padre, es el suyo y así
sucesivamente. Por lo tanto, el centro de la creación entera, su médula espinal
es la relación vincular en la confianza plena y en el respeto mutuo entre los
padres y los hijos. De ese modo se establece la comunicación espiritual entre
los dos en la similitud de sus conductas, en la semejanza de pensamientos y en
la paridad de estímulos sensibles.

274
Podemos poner el ejemplo de Adán y Eva. Mientras exista la consciencia de
su existencia, Adán y Eva existirán en consciencia y nos conectaremos con
ellos siempre que se establezca una reciproca relación, independientemente de
que estemos en el mundo físico o en el mundo espiritual. Unos se conectarán
con el Adán y Eva imaginados y otros, imaginarán la realidad de Adán y Eva.
Los que imaginaron realidades de Adán y de Eva, establecieron conexión
recíproca con ellos en ese reconocimiento de sus realidades. Bajo este punto
de vista, los primeros humanos existirán siempre en la consciencia humana
independientemente del cómo los imaginemos, o cómo los queramos llamar,
pero solo quienes imaginen su realidad, se comunicarán espiritualmente con
ellos porque los primeros antepasados de la humanidad siempre existirán.

Las células del cuerpo físico, reciclan sus desperdicios para obtener
combustible limpio, a este proceso se le denomina: “autofagia”. Lo interesante
es que cuando el individuo hace ejercicio, corre, nada etc. este proceso se
acelera y el individuo se siente activado. En la autofagia se entrega a las
células la energía que las alimenta en condiciones de estrés; y el ejercicio es
una forma de estresar al cuerpo, algo que también ocurre con la falta de
alimentos, que es otra emergencia que enfrenta el cuerpo.

El proceso autofagia juega un papel protector de enfermedades y contra el


envejecimiento. Esta actividad generada por el yo físico produce y entrega al
yo espiritual elementos de vitalidad. Cuando este proceso falla, se desarrollan
enfermedades como la distrofia muscular, diabetes, Alzheimer, cáncer etc.
El ayuno moderado crea la necesidad en el cuerpo de suplir la energía de que
es privado, en ese ejercicio, beneficia al cuerpo porque opera el proceso
autofagia en él. El espíritu estimula al cuerpo a producir impulsos y los
impulsos, estimulan al espíritu a energizarlos. Entre ambos se establece
comunicación energética estimulante que motiva el equilibrio en su unidad.

2- La relación entre el yo físico y el yo espiritual


El Yo Físico y el Yo Espiritual de cada persona tienen una relación activa y
variada. Esta acción es mutuamente beneficiosa para ambos: el Yo físico y el
Yo espiritual.

1-El Yo espiritual no puede crecer sin los elementos de vitalidad del Yo físico.
Por tanto, el Yo espiritual necesita al Yo físico para realizar su objetivo y
alcanzar la madurez.

275
2-Las acciones que contribuyen a la realización del Objetivo de la Naturaleza
Humana dan elementos válidos de vitalidad al Yo espiritual y este llega a ser
válido.
Si el hombre actúa contra las Normativas Naturales, entonces, da elementos
de vitalidad inválidos al Yo espiritual y este obra en consecuencia resultando
inválido su actuar. Lógicamente llega a ser considerado inútil.
El Yo espiritual entrega al Yo físico la misma cantidad y calidad de elementos
espirituales que elementos de vitalidad recibe del Yo físico.

Válidos elementos de vitalidad buenos elementos espirituales


El yo espiritual llega a ser cada vez mejor
Inválidos elementos de vitalidad inválidos elementos espirituales
El yo espiritual es cada vez peor

La actividad física acertada o retributiva a las proposiciones de la libre


voluntad de la Mente Original, genera bienestar, ánimo, optimismo, ilusión,
esperanza y deseos por emprender nuevos objetivos.

La frustración derivada de la libertad de acción insuficiente, genera depresión,


decepción, y desánimo. La frustración no es espiritual, no es reciprocidad, ni
concordia, ni sincronía ni correlatividad, por lo mismo, no es espíritu, es una
decepción. Es la tensión violenta o rabia derivada de un fracaso.
Frustración es el reconocimiento del error, que por saberse no logrado, ansía
su cumplimiento. Toda frustración ansía, crea tensión extraordinaria. Por eso
es necesario superar las frustraciones aceptándolas como accidente, no como
finalidad. Pensar en fracasar ya tensiona. Lo que exige la supresión del miedo.

El sentido del deber contenido en la conciencia alerta de las insuficiencias, las


injusticias y los errores. Ese alertar, al no ser respetado, o atendido, es
trasformado en acusación. Es el: ¡Ya te dije que te iba a ocurrir! Posterior al
acto que te declara errado, por eso duele, o avergüenza. No se debe acusar.

El reclamo, la acusación y el rechazo no construyen elementos, ni de vitalidad,


ni espirituales, por lo tanto, son solo una pérdida de tiempo. Ningún reclamo
acusación, o rechazo restituye el error, por eso deben suprimirse del lenguaje.
Si sumas la cantidad de tiempo que alguien utiliza en reclamar acusar o
despreciar, se lo restas al tiempo que vivió y llegarás a identificar qué tan
maduro o inmaduro es.

276
Los elementos espirituales provienen de lo válido, lo acertado, y lo cumplido.
El espíritu recibe belleza, verdad, bondad, y se estimula en ello. El yo físico
recibe nutrientes, buen ambiente y ejercicio, eso impulsa o acelera su
actividad. La actividad física en su actuar correcto, produce bondad, justicia y
valor, activos estos espirituales que estimulan la mente del hombre a buscar
más alegría en nuevas experiencias. Para mantener esta dinámica, es preciso la
elección de la opción válida para Todo.

3- Puesto que todas las cosas que hace el hombre se transforman en elementos
de vitalidad y se transmiten al yo espiritual. El Yo espiritual es como una cinta
registradora de visión en la que se puede ver toda la vida del hombre. Se ve lo
bueno que hizo y lo malo también. En el mundo espiritual el delincuente no
puede ocultar su delito porque establece conectividad con quienes han
experimentado las mismas experiencias y se reconoce en ellos. El ladrón
reconoce al ladrón, el asesino al asesino. No se puede evitar, porque no hay
nada con qué ocultarlo. El mundo espiritual es un ambiente vincular,
reciproco, similar. Solo te unes con quien te facilita la unidad y para eso, han
de ser reconocidos.
Los buenos naturalmente van a ser reconocidos en sus bondades por otros
buenos y los cobardes van a ser despreciados y rechazados por otros no
válidos, que al identificar sus delitos los rechazarán, porque el mal no es
conectivo, es repulsivo. La “naturaleza de lo malo” es la de ser rechazado.

4- En el hombre que comete acciones malas con su cuerpo físico y da


inválidos elementos de vitalidad al yo espiritual, su yo espiritual, no puede
crecer y se queda inmaduro, desajustado o inseguro y desconectado. Ese
espíritu marginal, incapaz de asociarse, juntarse, abrirse al otro, padece y sufre
por el daño de su insuficiencia. Es un ser espiritualmente inválido, cuya
minusvalía lo devalúa ante los demás.
Para compensar esto, el hombre debe hacer buenas cosas que rediman sus
errores, dando buenos elementos de vitalidad a su espíritu.
Si el hombre falla en hacer esto mientras está con su cuerpo físico en la tierra,
pierde la oportunidad para esta compensación y cuando su cuerpo físico
fallece, su mente espiritual continúa esclava de sus descompensaciones.

La redención de los errores solo se realiza en vida en la tierra. Vida es el


conjunto de fuerzas que permiten la consecución de un propósito. En espíritu
no existen procesos, solo existen estados y establecimientos recíprocos. Por lo
tanto, la conciencia del hombre cuando pierde su yo físico, debe estar limpia.

277
Kant pensó, que la conciliación entre el espíritu y la Naturaleza era el modo
más bello del estado de la conciencia y su filosofía manifestaba, no solo la
necesidad de esta conciliación, sino también el reconocimiento racional de la
libertad y la conciencia, que según sus propias palabras: “se descubre y se
sabe infinita”.

La razón por la que nuestra Naturaleza nos hizo un lugar donde se pueden
conseguir los propósitos, es porque espera la realización de los mismos, para
gozar del beneficio de su cumplimiento. Del mismo modo que para descubrir
la valentía de un hijo, es necesario ponerle en situación en donde pueda
demostrar una conducta valiente. Lógicamente su conducta puede ser riesgosa,
incluso peligrosa, pero si demuestra su valor superando las dificultades, ese
valor será recordado, compartido y perpetuado siempre en su memoria.

La vida es una oportunidad única, no existe posibilidad de volver a vivir, del


mismo modo, la muerte es también una oportunidad única, porque los muertos
no vuelven a morir. Esa oportunidad de madurar la conectividad vincular, o se
realiza o se rechaza, y si se rechaza, se pierde la salud espiritual eternamente,
se asume la discapacidad mental espiritual eterna.
Esto es semejante al feto que decide no ejercitar sus miembros en el vientre de
la madre, vivirá sin mover sus miembros los 80 años de su vida con las
consecuencias lógicas de su incapacidad.

El ser humano fue creado para madurar en la tierra su yo físico y su yo


espiritual. No puede existir un ser perfecto espiritualmente que no haya sido
perfecto previamente en la tierra. Perfecto no es un robot automático que
responde en todo, siempre como artificio. Perfecto es aquel que reconociendo
la importancia de responder a lo necesario, lo cumple responsablemente. Ser
responsable en el beneficio que recibe de ello, se determina siempre y en
todo, a la elección de alternativas válidas para Todo. Las personas
responsables no son máquinas, ni robots, esos son artificios; son maduros en el
dominio de su voluntad, puesta al servicio del beneficio Natural.

5- La percepción del afecto del Yo espiritual del hombre se desarrolla durante


su tiempo de vida en la tierra. Para sentir el Amor Natural Maduro es
necesario que, tanto el cuerpo físico como el espiritual, estén maduros en la
incondicionalidad máxima Natural. La generosidad Natural es completa, no
divorcia, no rechaza, no reclama ni acusa, no reduce sus beneficios a lo
preferido. La generosidad afectiva Natural es absolutamente generosa.

278
Cuando el ser humano establece bases de cuatro posiciones, o acciones de dar
y responder a la calidad Natural Humana, incondicional y absolutamente
generosa, en esta base, el hombre experimenta el máximo del beneficio,
derivado del derecho por haber cumplido su Deber Natural Normado. Ese es
el estado de perfecta unidad entre mente y cuerpo y es al mismo tiempo la
conciliación perfecta entre la finalidad y la función humana.

El padre y la madre que obran en consecuencia con las Normas Naturales del
afecto hacia sus hijos disfrutan de la conexión Natural y su Yo espiritual
madura en ello. Lo mismo ocurre en las relaciones interpersonales. Toda
relación basada o fundamentada en el beneficio mutuo, en donde se
intercambian elementos afectivos, racionales y motivacionales, o donde se
establece el atenderse, entenderse y motivarse a estar siempre atentos a las
máximas necesidades, es Normal.

6- El crecimiento del yo espiritual


El Yo espiritual madura en la experiencia de sus conquistas válidas. El
espíritu crece en el contacto con los objetos que posibilitan el establecimiento
de la bondad, la verdad o la vinculación. Crece en tres etapas paralelas a las
tres etapas de desarrollo físico, en el ambiente físico:

Etapa de perfección Espíritu natural


Etapa de crecimiento Espíritu vital
Etapa de formación Espíritu de formación

El Yo espiritual solo puede madurar sobre el dominio del yo físico. La


maduración del Yo físico es instintiva (automática). El instinto por si solo
busca los nutrientes que lo maduran, pero la conducta Natural del Yo físico es
determinada por la conciencia del Yo espiritual.

Para que la Conciencia Espiritual madure, es preciso que el Yo físico sea


controlado por la Norma Natural que exige lo correcto en alimentación y
descanso, en riesgo y seguridad, y en la reproducción madura. Si el humano
se normaliza en la alimentación y descanso, en la seguridad y riesgo, pero se
entrega al apetito intergenital prematuro, reproduce prematuros espirituales,
reproduce insuficiencias que transforman su descendencia en insuficiente
espiritualmente (3).

279
Nuestros antepasados cayeron en esa tentación una y otra vez, por ignorar las
Normas de la Naturaleza. La Naturaleza no germina frutos inmaduros, lo
inmaduro o insuficiente, no se reproduce. El fruto inmaduro no germina, el
fruto a destiempo se pudre, el fruto sin nutrientes se seca.
Si la Naturaleza responde a momentos adecuados y en nutrientes con recursos,
el ser humano ha de reconocer cuales son esos recursos y nutrientes de su
espiritualidad para sembrar, de forma adecuada, cuando su semilla esté
madura física y espiritualmente, en el momento adecuado, para que su
siembra dé fruto maduro y con las condiciones físicas y espirituales que
garanticen la normalización del verdadero ser humano que se genera.

7- En el hombre maduro en la comprensión de las Normas Naturales, el Yo


espiritual, percibe con claridad las justificaciones espirituales, con sus sentidos
espirituales maduros en la sensibilidad. Esto se realiza mediante la acción de
dar y responder entre el Yo espiritual y el Yo físico.
Este tipo de unidad entre el Yo espiritual maduro y el Yo físico maduro, hace
que la percepción espiritual se establezca en toda función física, lo que
aparece como conducta biológica Natural manifiesta.
En la actualidad, eso no se establece por la desconexión entre la Naturaleza
Humana y la ignorancia del receptor, incapaz de reconocerla. El humano
actual, incongruente emocional, intelectual y conductualmente, no puede
percibir la consciencia de la Naturaleza de la Creación. Alcanza a percibir
necesidades, propias o de los fragmentos que reconoce, pero, al no reconocer a
la Naturaleza de la Creación en su totalidad, no logra captar las máximas
necesidades válidas para Todo.

8- La vida del yo físico y del yo espiritual.

Vida del Yo Físico --------100 años promedio


Existencia del Yo Espiritual------Eterna

Existe el hambre y los alimentos, el hambre se siente, los alimentos se comen,


el hambre no se ve, pero se siente, los alimentos se ven y se ingieren, pero los
alimentos que satisfacen el hambre establecen la nutrición del individuo, la
nutrición, ni se siente, ni se ve, ni se come, se establece. ¿Podríamos afirmar
que, porque no se siente, ni se ve, la nutrición no existe? La nutrición es el
fundamento de la alimentación. Es más, la nutrición es la razón que justifica al
hambre y al alimento. ¿Se muere o se termina la nutrición cuando se acaban
los alimentos, o el hambre? Incluso aunque el individuo se muera, la nutrición
permanece en otros seres vivos.

280
Por lo tanto, la nutrición ni vive, ni muere, existe en su justicia y se justifica
en ella. Como la nutrición se justifica en todo lo existente, es eterna. Y la
humanidad, ¿se muere o termina con la muerte del individuo?

Uno puede creer o no, que es un ser eterno en conciencia. Pero lo que no
puede negar, es que las experiencias conscientes interconectan su consciencia,
porque la consciencia es un estado de reciprocidad entre causa y efecto,
sujeto-objeto. Por lo tanto, el acto consciente no es una singularidad, sino que
involucra a la necesidad (proveniente de la Naturaleza) al objeto (también
proveniente de la Naturaleza) y a la satisfacción o valor que se establece
(también proveniente de la Naturaleza) y al sujeto emisor y receptor del
beneficio (también proveniente de la Naturaleza). De este modo, se reconoce
que la consciencia de la conciencia, opera en la Naturaleza Original, al mismo
tiempo que en la Naturaleza Humana. Y, ni la Naturaleza Original, ni la
Naturaleza Humana viven, por lo mismo, no pueden morir.

Algo que existe, como la Naturaleza, pero que no vive ni muere, debe ser
perpetuo. La Naturaleza de la finalidad humana, así como la Naturaleza que
la origina, son previas y posteriores a la vida. Ambas naturalezas existen, pero
no viven y si no viven, no mueren. El sentido de la vida no vive ni muere,
tampoco vive ni muere su realización, lo que vive y muere es el proceso de
consecución. Vive mientras se madura y muere cuando se establece. El drama
actual, es que se muere la posibilidad sin ser establecida.

La Naturaleza es la causa del universo, pero es una causa sensible, inteligente


y creativa. Como causal intencional, necesita de un efecto consecuente con su
naturaleza. Ese tipo de consecuencia lo establece la Naturaleza Humana. La
Naturaleza de la Creación ha existido desde el origen del cosmos y si termina,
terminaría con el cosmos cuando este se termine. Si ustedes fijan una fecha de
término para el cosmos, esa fecha será la fecha del fin de la Naturaleza. Esa
sería la fecha del fin de su propia Naturaleza Humana. Creerlo o no, no
modifica en nada la existencia y finalidad, ni de la Naturaleza Original, ni de
la Humana.

El ideario imaginario no se encuentra encerrado en el cuerpo morfológico del


individuo. Por eso surgen ideas similares, en momentos contemporáneos, y en
lugares diferentes. El ideario es motivado por las necesidades máximas y las
necesidades no viven ni mueren. Podemos comprenderlo con el proceso
creativo del artista. El creador tiene una idea en su mente, idea que lo motiva a
realizarla.

281
La idea es la generadora del proceso de realización de la imagen en el cuadro.
La imagen en el cuadro, casi refleja la naturaleza de la idea, pero la verdadera
esperanza del creador de la imagen, es la satisfacción de la idea, con ella
compara su trabajo y la imagen del cuadro. Al terminar de realizar la imagen,
se congratula al encontrarla similar a la idea y siente complacencia.

Pasa un tiempo y accidentalmente se quema el cuadro. La quema de la obra la


hizo desaparecer, pero, ¿desaparecen también con ella, la idea y la
complacencia del artista? La verdadera realidad de la obra, la que justifica su
razón de ser, fue siempre la idea. Y la realización de la misma, solo se justifica
en la razón que la declaró justa, en la mente del autor. Del mismo modo, el
Humano ideado por su Naturaleza, debe asemejarse a la Naturaleza que lo ha
ideado hasta justificarse Natural en la Consciencia Cósmica de la Creación. Y
en esa Consciencia Cósmica permanecerá su Humanidad para asociarse con
otra Humanidad establecida.

Todo el mundo quiere obtener beneficios. Pero ¿cuál es el verdadero


beneficio? Mucha gente al hablar de beneficio piensa en términos económicos,
cosas materiales, contacto físico. El verdadero beneficio es vincular, es
espiritual, se deriva de los valores humanos de plenitud, justicia y
responsabilidad. El contacto físico sin confianza mutua, sin afecto vincular o
sin responsabilidad, no se puede sostener en el tiempo. El valor humano se
desprende de la maduración espiritual. El hombre maduro es el que dispone de
la virtud de controlar los vicios, el celo y los extremos.
Esta Naturaleza vincular se ve reflejada en la actitud de los padres hacia sus
hijos y de los hijos hacia sus padres. El establecimiento de los vínculos
afectivos, es derivado de la incondicionalidad generosa en el beneficiar al
otro, para que el otro beneficie a todos.

Beneficiar al otro, sin orientarlo y conectarlo con el beneficio del todo, no


puede sostenerse en el tiempo, porque en algún momento aparecerá el no
beneficiado por su actuar y lo reclamará. Por lo tanto, el verdadero beneficio
es la maduración del Yo espiritual. El Yo espiritual en el Mundo espiritual,
conoce esta verdad, pero debido a que ya no tiene cuerpo físico, es demasiado
tarde para que utilice su conocimiento en perfeccionar su propio espíritu en la
tierra. La Naturaleza Humana contiene esta verdad, pero el Humano debe
reconocerla para certificarse autónomo y responsable de su cumplimiento.

282
La condición humana actual impredecible y contradictoria, que siente lo
correcto y hace lo incorrecto, solo puede descubrir esta verdad con la ayuda de
su fe, y con la determinación absoluta en descubrir y experimentar los valores
humanos absolutos de plenitud justicia y responsabilidad.
¿Quién es el hombre más feliz? El hombre más feliz es el que conoce esta
verdad y puede utilizar su cuerpo físico para madurar su conciencia espiritual
mientras existe vivo en la tierra.

Cien años de vida comparada con el tiempo que lleva existiendo la Naturaleza
es un suspiro. El lapso de vida que tenemos, es menos de un segundo
comparado con la eternidad. Y la maduración del Yo espiritual, debe
realizarse en ese pequeñísimo lapso de tiempo. Cada momento en la vida
física es la más valiosa oportunidad de tener una acción perfecta de dar y
responder con la Normativa Natural, de este modo, se obtiene la verdad, la
autenticidad y la maduración de la Naturaleza Humana Original.
Buda, Jesús, Confucio, y muchos otros, optaron por la vida Natural y sufrieron
las consecuencias de la ignorancia de quienes no los comprendieron, pero su
normalización permanece liderándonos incluso miles de años después de sus
muertes.

9- El destino del Yo espiritual.


La Naturaleza no determina si el Yo espiritual madura o pierde su posibilidad
de madurar. Eso queda determinado por el estado de desarrollo que el hombre
haya obtenido en la tierra. Para entender esto, debemos pensar de forma
espiritual: pensemos cómo y con quien nos relacionamos y con quien no
deseamos conectarnos. Nos relacionamos con las afinidades y no nos
relacionamos con las diferencias de los distintos o disímiles.

Nos interesan las diferencias complementarias, pero no las diferencias en


criterio, nos atraen las diferencias físicas complementarias, pero no las
diferencias físicas desproporcionadas. Si esto ocurre en vida, con nuestro Yo
espiritual, en el mundo espiritual sigue ocurriendo lo mismo. En vida, nos
cuesta unirnos espiritualmente con los irresponsables, porque no nos respetan,
no responden a los acuerdos. Nos cuesta relacionarnos con los arrogantes o
ignorantes porque, o nos devalúan con lo que conocen, o nos ignoran frente a
lo que conocemos, eso mismo ocurre una vez estemos en el mundo espiritual.
Si nos acostumbramos a despreciar, seremos despreciados, si acusamos, nos
acusarán y si reclamamos nos reclamarán, eso es normal. A nadie le amarga
un dulce, pero todos reaccionan frente a lo amargo.

283
El Mundo espiritual es la Naturaleza del espíritu y si no se ha reconocido esa
Naturaleza en vida, en espíritu no se pueden establecer conexiones. Sin
conexiones el espíritu está aislado. El aislamiento en vida es solo por un
momento, en espíritu es eterno. La existencia eterna espiritual, es vincular.
No se parece a lo físico. Así como lo físico tampoco se parece al vientre de la
madre en el que nos formamos. En el vientre de la madre no entendíamos para
qué servían las piernas si no se podía caminar en él, ni los ojos, si no se podía
ver, ni las orejas, si no se oía nada en él, o los brazos, si no había nada que
tocar, o la boca sin nada que comer, pero ahora entendemos lo que entonces
no tenía sentido.

Ahora estamos en el vientre de la tierra y tenemos necesidades vinculares sin


saber por qué o para qué. Nos sentimos obligados a cumplir un ideal sin
entender por qué. Nos sentimos obligados a responder a la máxima necesidad
sin entender por qué. Nos sentimos obligados a controlar el celo, sin entender
por qué. Y se nos alerta del control de la tentación del apetito intergenital
prematuro, sin entender por qué. Si comprendiéramos todos, que la pureza en
la integridad y la maduración en la incondicionalidad afectiva facilitan el
intercambio conectivo que es el ambiente del Mundo espiritual, estaríamos
todos abiertos al intercambio y cooperación. Quienes comprenden esta
realidad sufren por la ignorancia de quienes lo ignoran, sufren por su
aislamiento espiritual y por su estado inmaduro e irresponsable.
El espíritu busca y espera afecto, sinceridad y bondad (de lo bien hecho). En el
intercambio de estos elementos el espíritu se siente satisfecho y seguro.

10- La multiplicación del Yo espiritual.


La multiplicación del Yo espiritual es posible solamente durante el tiempo de
la vida física. Este es el mérito del nacimiento de un niño: que el Yo espiritual
sea reproducido en el mundo físico.
El Yo espiritual empieza a formarse en el tiempo de la concepción, se
desarrolla a través de la gestación y empieza a existir cuando el niño respira
después de nacer.
La respiración es el primer signo de independencia física (aliento de vida), y el
segundo es el llanto que paga el duelo del embarazo y declara la sensibilidad
espiritual independiente del infante.
La independencia conectiva de un hijo es eterna, es un ser independiente, pero
conectado al originario quien transmite elementos de vitalidad y elementos
espirituales al descendiente, esa es una de las razones por la que el recién
nacido percibe y reconoce a los padres, desde antes de adquirir consciencia de
ellos.

284
La entidad espiritual también sigue un proceso de desarrollo en etapas: la de
formación, en donde se asimilan conductas y conocimiento por imitación; la
de crecimiento en donde el adolescente adquiere el juicio independiente y la
del cumplimiento vital vincular, en donde el individuo adquiere su
conectividad interhumana e inter generacional.

La humanidad exige una verdadera tradición en las conductas adecuadas a la


Naturaleza Humana. Una tradición vincular entre padres e hijos, una tradición
en responder al cumplimiento del máximo deber necesario, una tradición en la
percepción y establecimiento de los máximos valores de plenitud, justicia y
juicio justo y cumplimiento del deber máximo necesario. Una tradición en el
control de las virtudes el celo y los instintos. Una tradición sin reclamos,
acusación o rechazos. Una tradición basada en atender, entender y estar
siempre atento a las necesidades del necesitado. Con esta tradición de
responsabilidad y respeto a los deberes y obligaciones naturales se puede
garantizar el derecho al gozo del beneficio de sus conquistas. Este es el
verdadero destino de la humanidad y el verdadero ejercicio de la realización
integra del ser humano.

Querer realizarse es querer establecer esta tradición. Nadie puede negar que lo
pueda hacer porque dispone de todos los recursos para cumplirlo. Justificar
que no puede porque los medios no se lo permiten es un acto irresponsable,
por no decir de cobardía.

DESARROLLA

1- Explica lo que entiendes por espiritual, o por espíritu.


2- Explica los nutrientes espirituales positivos y negativos.
3-¿Cuáles son los establecimientos espirituales?
4-¿Cómo se crece espiritualmente y dónde se crece?
5- ¿El espíritu es masculino o femenino? Explícalo.
6- ¿Existe la reproducción espiritual? Explícalo.
7- Enumera las tres etapas de desarrollo espiritual.
8-¿En qué lugar del cerebro están almacenadas las necesidades?
9-¿En qué lugar del cerebro están las alternativas por las que opta la
libertad?
10-¿Qué es un maduro y un inmaduro espiritual?

285
3- La relación entre el Yo espiritual y el Yo físico del hombre inmaduro
contradictorio.
Para el desarrollo y crecimiento del Yo espiritual es necesario responder a la
Normativa Natural de la Creación, compuesta por los elementos espirituales y
los elementos de vitalidad.
Los elementos espirituales: afecto, verdad, responsabilidad son –sujeto- de los
elementos de vitalidad: estímulos derivados del dominio y control sobre los
instintos.
Según esto, podemos comprender que los elementos espirituales son más
importantes que los elementos de vitalidad, pero los dos son necesarios.

Debido a la falta de responsabilidad de nuestros antepasados, en cumplir con


el deber de ser maduros en la Naturaleza Humana, se originaron tradiciones,
costumbres y criterios diferentes, incluso opuestos a la Normalización. Vicios
que han creado un mundo físico desordenado, desajustado y tenso. La lucha,
la injusticia y el odio, son generadores de una seudo humanidad temerosa y
temeraria. Hoy no existe confianza entre los miembros de la Naturaleza
Humana, no hay respeto y no existen vínculos entre humanos extranjeros.
Incluso se prefiere la arrogante tendencia a sentirse diferente a los extraños.
El otro humano es considerado extraño porque se ignora la Naturaleza
Humana compartida. Se ignora, pero se intuye, por eso se glorifica el esfuerzo
de los exploradores o de quienes deben superar, la tentación del celo y el
apetito de los instintos por la conquista de un bien supremo. El orgullo del
héroe, del sabio y del genio lo disfrutamos todos. De donde se deduce que
todos poseemos ese potencial. Pero al ignorarlo, lo despilfarramos.

En un ambiente de inmaduros, no se reciben elementos espirituales. Incluso si


los das, la mayoría, no te responden con lo mismo; se aprovechan de la
bondad de los más maduros espiritualmente. Este ambiente debe cambiar.
Debido a esto, por mucho que reciba buenos elementos de vitalidad de su
cuerpo físico, al hacer buenas obras, no se puede devolver la misma calidad de
elementos espirituales a su cuerpo físico.

Los elementos espirituales se forman por la combinación de los elementos de


vida (salud, cuidados y buen ambiente) y los elementos espirituales
(propuestas, conquistas, virtudes) dentro del Yo espiritual.

El poder para ejecutar obras válidas se genera por la acción de dar y


responder entre los elementos de vitalidad y los elementos espirituales.

286
Pero el hombre contradictorio, inseguro, insuficiente e inmaduro, no recibe los
elementos espirituales correspondientes a los elementos de vitalidad. No los
recibe, porque aunque los reciba, no tiene los recursos de maduración para
asumirlos, comprenderlos o responder a ellos en su justa medida. Debido a
esto, le es muy difícil continuar su vida de obras válidas.

Por eso resulta tan difícil rehabilitar a un delincuente, porque no dispone de


los recursos morales, éticos y estéticos que le permitan reconocerse mejor
siendo responsable que siendo delincuente. Y esa es la razón por la cual
algunos delincuentes son rehabilitados por misioneros de iglesias, porque
reconocen en los misioneros o en las doctrinas, un modelo de humanidad
superior al de ellos.

Sin recibir los elementos espirituales (afecto, verdad, responsabilidad), el Yo


espiritual no puede crecer adecuadamente aunque el cuerpo físico del hombre
crezca y madure completamente. Físicamente maduros podemos ser todos;
solo el tiempo y el instinto se encargan de ello. Pero ser maduros en la
comprensión de la Normativa Natural y maduros en su establecimiento, es otra
cosa.
El hombre contradictorio e inmaduro, con su espíritu impedido, no puede
ofrecer elementos de calidad estimulantes a su cuerpo físico, a cambio de los
elementos de vitalidad que recibe de su cuerpo físico cuando efectúa una
buena acción, porque no reconoce el valor en su actuar. Su cuerpo obra bien
pero su intelecto arroga o discrimina, hace un bien y egoístamente se adjudica
el mérito de su conquista, o hace un bien e ignora compartirlo. Esta forma de
ser es contraria a la Naturaleza Humana, pero es común en nuestra sociedad
actual y es por muchos inmaduros compartida.

A medida que el hombre restaura gradualmente sus vicios, su condición,


recibe una cierta cantidad de elementos espirituales, de acuerdo con el grado
de desarrollo alcanzado.
La naturaleza confusa y contradictoria del humano actual somete al individuo
al dominio de la irresponsabilidad, mentira y desconexión, separándolo de su
Verdadera Naturaleza, Madura en el dominio, justa en el conocimiento y
conectiva en la incondicionalidad afectiva. Basta con pensar en la cantidad de
costumbres antinaturales que se practican a nuestro alrededor y que las
asumimos válidas, o la cantidad de teorías y creencias que asumimos ciertas.
Y lo más frecuente es entregarse a las actitudes de rechazo, rencor o reclamo
contra los otros y contra uno mismo.

287
Estas tendencias que se dicen o parecen válidas, se justifican adquiridas y se
repiten una y otra vez, pero enferman, dañan y duelen. Van mermando las
defensas internas y externas hasta acabar con la vida de las personas.
El humano actual está sometido a la voluntad de la ignorancia popular.
El riesgo de este actuar es peligroso para la especie humana en su totalidad.
Si no le ponemos límites al desprecio a la acusación y a los reclamos entre
personas, perderemos la posibilidad de madurar.

Esto queda manifiesto en el sometimiento al apetito de los instintos en el que


se encuentra la mayor parte de la sociedad adolescente actual. La especie
humana contemporánea se desconoce sometida a la imposición de los
instintos, e ignora lo sometida que está a las exigencias de sus deseos. Los
mayores trastornos civiles se derivan del descontrol de los extremos. La
obesidad, la anorexia, el alcoholismo, el tabaquismo, la ansiedad o la angustia,
son aspectos derivados del descontrol de la conciencia sobre la Naturaleza de
los instintos. El individuo se hace adicto-dependiente de sus propias
obediencias y se esclaviza en ellas hasta que se siente sometido. En ese
momento carece ya de libertad para liberarse de la adición que siente por ellas
y lo único que obtiene es el dolor de su impotencia.

Esforzándose en la determinación de superarse en el desarrollo espiritual, el


humano puede crecer y madurar gradualmente. Pero, para lograr esa
maduración ha de controlar sus instintos. El hombre inmaduro tiene un límite
para recibir los elementos espirituales Naturales, porque está inserto en un
ambiente de inmaduros. Este límite será superado cuando se establezca la
mayoría de los Humanos Maduros en una región o en el establecimiento de
una Colectividad Normal Humana Madura.

Para eso, es necesario establecer colectividades productivas autosustentables,


y un servicio financiero colectivo retributivo, que facilite el bienestar de todos.
El establecimiento de una comunidad autosustentable en la salud, educación y
producción de bienes compartido, comienza en nuestro núcleo familiar. La
familia es el centro motor de la vinculación. Ante todo se debe educar a una
familia completa que comparta su conocimiento con otra familia y así
sucesivamente. No es necesario crear comunas ni emplazamientos distintos al
lugar en el que se encuentren. La transformación del bienestar aparece por sí
solo, producto del cumplimiento de las responsabilidades adecuadas.
Compartiendo el conocimiento se realizan las mejoras en el medio ambiente
en el que se eleva la calidad humana.

288
d- La mente del hombre explicada según la relación entre la mente
espiritual y la mente física.
La relación entre la mente espiritual y la mente física es una relación de
interno y externo. La mente del hombre es la unión de su mente espiritual
interna y de su mente física externa, a través de la acción de dar y responder.

Normas
naturales

Mente Mente
espiritual Física

Mente
original

1-La Mente Original


En el Hombre originalmente Maduro, su Mente Espiritual y su mente física
realizan la acción de dar y responder centralizadas en la Normativa Natural
Humana. Llamamos a esta unidad la Mente Original del Hombre. Esta Mente
Original o Potencial Humano existe contenido en cada humano, se la
denomina Conciencia Original.

La Mente, tiene preferencias Naturales, como la de socializar, porque es


producto de una asociación entre padre, madre y valor, y dispone de libertad
para optar por lo que es válido para el conjunto. Toda Mente Original prefiere
eso: captar las máximas necesidades, reconocer las razones justas constantes
universales, y disponer su voluntad hacia el cumplimiento de lo que se debe
hacer; eso es preferido por toda Mente Original, de este modo, se orienta en la
consecución del Bien Supremo Insuperable, en el entendimiento de la Verdad
Suprema y en el ejercicio de la Unidad Suprema. De ese modo lograría su
desarrollo y realización Normal.

Pero la mentalidad adquirida durante generaciones, de comportamiento


irresponsable y egoísta frente a las máximas necesidades válidas para todo; del
entendimiento de falsas razones, y del desprecio por la máxima unidad, ha
hecho que el hombre, adquiera nociones distintas a las Normas Naturales.

289
Y al adquirir tradiciones ajenas a las Humanas que por costumbre se
justificaron válidas pensó que obraba bien, actuando en consecuencia con la
costumbre, aun reconociendo que ese bien no le proporcionaba la felicidad
esperada. Su conciencia adquirida justifica su actuar en la costumbre de su
desgracia. Aun así, su Naturaleza Original siempre presente en él, espera y
busca ser cumplida.

La conciencia adquirida de falsas nociones establece falsos pensamientos,


palabras y falsas tradiciones. Los falsos comportamientos cometen errores en
su actuar y los errores son identificados por el otro, inconsecuentes con las
Normas de la Creación. Las inconsecuencias Naturales enferman pero como
bien dijo Hipócrates: “no existen enfermedades sino enfermos”. Erráticos en
el actuar.

Lógicamente se desconfía y se teme del actuar imprevisto de esas conciencias


falsas adquiridas, y esas mismas conciencias sin equilibrio, adquieren una
naturaleza imprevisible, desconfiable, variable e irracional, a esa naturaleza
desequilibrada la denominamos mente caída. La mente caída reclama su
insuficiencia, acusa su inmadurez y rechaza los deberes a cumplir, porque
siente que carece de recursos para cumplirlos. Esa impotencia, inseguridad y
carencia de entrega, realiza el egoísmo en ella y ese egoísmo es rechazado por
la Norma Natural. La mente caída tiende a encerrarse en el círculo del vicio.
No ve virtud. Se ciega en su propia oscuridad, vacilación e insuficiencia.

La mente caída justifica sus faltas en las imperfecciones del otro. Si el otro
fuma ¿por qué no yo? Si el otro miente ¿por qué no yo? Si el otro roba ¿por
qué no yo? El yo justificado en los defectos del otro adquiere la condición
defectuosa de los justificados. Quien legitima una injusticia se hace ilegal en
ella, aun siendo declarado lícito por su justicia.
La mente caída es propia del que cae en la tentación del apetito de los instintos
y el celo, por sobre el dominio de los mismos. Quien obra sin control del
apetito declara su cobardía. Quien se entrega al recelo con frecuencia declara
en ello su cobardía. Quien reclama, acusa o rechaza al otro humano por sus
defectos declara su cobardía. El cobarde, cae una y otra vez en la tentación del
apetito, por eso se dice que su mente caída lo impulsa a caer. El humano, para
ser maduro debe controlar y dominar sus conductas, para no caer en el apetito
del instinto ni en el repudio del recelo.

290
2- La Conciencia.
La mente espiritual y la mente física realizan la acción de dar y responder
centralizadas en la verdad y llegan a unirse. Llamamos a esta conciencia la
Conciencia del hombre. Si el hombre no hubiera perdido su Condición
Humana Natural, podría poseer la verdad perfecta sobre la Naturaleza
Humana y sus Normas. Dispondría del sentido común con el que comparar sus
juicios. En un Hombre Natural Maduro, la Mente Original y la Conciencia,
forman una completa y perfecta unidad. Llamamos -Mente- al conjunto de las
capacidades humanas: emocion, intelecto, voluntad; capacidad de elección,
juicio y memoria, capacidad de proyectar, de abstraer y generalizar. Y
llamamos -Conciencia- al regulador custorio del buen uso de las facultades.

El hombre traumado por la conciencia adquirida del desprecio, de la acusación


y del reclamo; traumado en la actitud egoísta de la indiferencia y
sobreprotección, de la ignorancia y arrogancia, de la flojera o imposición,
adquiere la conciencia condicionada por la preferencia del –Sí mismo- y
responde preferentemente a las necesidades del ego. Esta conciencia despótica
adquirida, compara las intenciones del incondicional con las suyas y las
desprecia, por pensar que son irrelevantes porque el otro, o los otros se
aprovechan de esa bondad. O piensa que entregan porque les sobra y solo lo
que les sobra. De algún modo busca negar su egoismo con alguna
justificación, niega o rechaza la certeza porque no tiene noción de lo absoluto
y piensa que todo es relativo; y no cumple, porque no considera que se deba
hacer otra cosa, que lo que beneficia al -Sí mismo-.

Verdad

Mente Mente
espiritual Física

Conciencia

La desviación entre la Mente Original y la conciencia adquirida ocurrió en el


primer adolescente humano que prefirió el enlace con su hermana por sobre el
vínculo de su padre.
291
Cuando el adolescente prefiere tomarse a la hermana contrariando al padre,
suceden cosas extraordinarias. Cuando hablo de hermana, me refiero a
cualquier amiga cuya vinculación posible hasta el momento de decidir estar
con ella, por sobre la voluntad del padre que le pide que se espere, es
meramente amistosa o a lo sumo confraterna.
La hermandad es diferente a la paternidad en tanto una es vertical y la otra
horizontal. Lógicamente, la paternidad y filialidad vertical es más importante
que la confraternización o hermandad horizontal.

Cuando el padre, conociendo las insuficiencias del adolescente le prohíbe salir


con su amiga en calidad de hermana y el adolescente prefiere salir y sale con
la amiga negando o rechazando el mandato del padre, ocurren, como antes
dije, cosas extraordinarias. El adolescente solo dispone de un lazo de
hermandad con su amiga, pero con su padre tiene un vínculo de por vida.

Cuando el adolescente prefiere a la amiga en calidad de hermana por sobre al


padre que le pide que se espere.
1-El padre pierde la confianza en el hijo adolescente del que pretendía una
respuesta madura, como la de ubicarse frente al padre y decirle: “Tú me diste
la vida, la alimentación y cuidados, la salud educación y experiencia de lo que
soy, ¿cómo no voy a preferirte a ti por sobre a mi hermana o amiga? ¡Si me
pides que deje de salir con ella, te obedezco, me quedo y no salgo!
2-El hijo, al perder el respeto por el padre, se avergüenza de sí mismo y acusa
al padre de su pretensión desconsiderada o irresponsable.
3- El hijo pierde la confianza de su amiga, que al ver que el padre no confía en
él, duda también de su confianza.
4- Volver a recuperar la confianza del padre toma mucho tiempo y
condiciones de sacrificio.
5- La desconfianza entre ambos impide el vínculo afectivo y el joven
adolescente justifica su conducta negando la existencia de ese vínculo. Así se
originó la caída de los primeros antepasados.

A causa de las diferencias entre la verdad adquirida del adolescente y la


verdad absoluta reconocida por el Hombre Maduro, la sociedad ha estado
confundida. Cuando el hombre inmaduro se reconcilie con la verdad, la
Conciencia y la Mente Original se unirán. La conciencia del hombre actual
debe reconciliarse con la Naturaleza de la Mente Original Humana, para
establecer la Conciencia Natural Normada.

292
La Mente Original es el elemento interno de la Mente y la Conciencia es el
elemento externo de la mente. La Mente Original no varía, no cambia es la
expresión directa de la Naturaleza, pero la conciencia cambia cuando adopta
verdades fragmentarias o deberes diferentes al Deber Máximo Valido para
Todo, o cuando prefiere lo individual por sobre lo universal, lo intrascendente
por sobre lo trascendente.

3- La mente indecente.
El hombre inmaduro está bajo el dominio de los fragmentos de su criterio y
bajo el dominio del poder de los instintos a los cuales obedece y se somete.
Por tanto, en muchos casos, la Mente Espiritual y la mente física del hombre
inmaduro realizan una acción de dar y responder contra su propia Naturaleza
Original centralizada en el criterio fragmentario y en los apetitos del instinto.
Llamamos a esta unión de la mente espiritual y de la mente física, centralizada
en la parcialidad preferida por el individuo que ignora los valores absolutos:
“la -mente indecente-”.

La mente indecente es licenciosa y deshonesta, no se conecta con la Justicia


Natural. Es profana, carnal, corrupta y depravada. Se justifica válida en la
deshonra y corrupción social. Se justifica justa en la mentira de los demás, y
se justifica responsable en la indiferencia de sus compañeros.

La mente indecente es incoherente entre el sentir, comprender y actuar. No


hace lo que sabe que debe hacer, ni siente la injusticia de lo que no cumple, ni
reconoce los deberes que le dan derecho. Ni se beneficia del derecho porque
ignora sus deberes. Pero se justifica en el egoismo de su conciencia
(adquirida). Se justifica decente en su semejanza con su propia justicia
indecente. El más raro en un hospital siquiatrico es el doctor, lo mismo ocurre
al injusto, en su injusticia se asume justo.
La mente indecente es una especie de memoria de los resultados egoístas
adquiridos a lo largo de la historia humana. Es el producto de las desviaciones
mantenidas en las costumbres, de generación en generación.

Por ejemplo: la costumbre de la independencia entre padres e hijos es asumida


por la mayoría de las personas como algo normal y natural. Es un derecho
legal de la constitución de la mayoría de los pueblos. Pero la Naturaleza
humana no puede establecerse en el vinculo intrafamiliar humano completo si
los hijos son independientes y se separan de sus padres en su Naturaleza
Humana. Lo mismo ocurre con el divorcio, con la emancipación, etc. No es
que deban vivir en el mismo suelo, pero si, siempre conectados en lo vincular.

293
La unidad no es solo un posicionamiento físico, es además una recíprocidad
emocional, intelectual y motivacional.

El equilibrio es producto de la conectividad vertical y horizontal. En la


verticalidad, no hay derecha ni izquierda y en la horizontalidad, no exiten altos
o bajos. La mente decente y la conciencia decente entienden que los extremos
derecha e izquierda, arriba o abajo denotan desequilibrio. La conciencia
decente no acepta extremos. Espera y pretende el equilibrio, la unidad y el
cumplimiento del deber de realizar el Bien Supremo, de comprender la
Justicia Suprema y de responder al cumplimiento de la Unidad Suprema.

Equilibrio es orden, el orden es equilibrio, ambos mandan y dictaminan en la


obligatoriedad de concordar. Obligan a cumplir con el deber de equilibrarse u
ordenarse para gozar del derecho al beneficio del cumplimiento del deber de
ocupar su posición, o ubicación. El desubicado o desposicionado frente a la
decencia del equilibrio naturalmente ordenado se transforma en indecente.

Fragmento
de verdad
Mente Mente
espiritual Física

Mente
indecente

La mente indecente tiende a extremarse con facilidad, tiende a defenderse


porque la Naturaleza Original la reconoce inadecuada. Y, a agredir cuando se
encuentra frente a verdades o criterios superiores o frente a diferencias
mayores o menores a las suyas, porque lo legal del contrario declara su
injusticia. Es una mente inmadura que necesita del maduro que demarque los
límites y que controle sus insuficiencias afectivas, cognoscitivas y
conductuales. Es una mente en estado adolescente. La mente inmadura en el
dominio de los extremos, se extrema en la indiferencia afectiva y en la
sobreprotección, también se extrema en la ignorancia de la justicia y en la
arrogancia frente al que ignora. Y por supuesto, que flojea frente a deberes o
impone los deberes al otro.
294
Estos extremos, característicos del adolescente deben ser inducidos y
ajustados al equilibrio entre personas. Pero, sin un modelo a imitar, resulta
difícil que el indiferente emocional, asuma la respuesta adecuada del sensible,
o que el arrogante intelectual asuma la certeza del sensato, así como que el
flojo asuma la responsabilidad del correcto. Difícil porque el indiferente ante
la deferencia del contrario, justificaría su indiferencia como deferente. La
ignorancia frente al sensato descalificaría su sensatez justificando sensata su
ignorancia y la irresponsabilidad del flojo ante el responsable calificaría de
innecesario ese cumplimiento, por la defensa de su indiferencia.

La naturaleza contradictoria tiende a contrariarlo todo, en eso se justifica


lícita. La polémica del contradictorio justifica su contrariedad en la porfía, no
en el valor, porque carece del mismo. La naturaleza contradictoria adquirida
del individuo, que posee una conciencia traumada, siente que el correcto
emocional es considerado, pero no lo considera necesario; sabe que el justo
reconoce la justicia, pero no lo reconoce verdadero y disfruta del beneficio de
la beneficencia, pero no lo considera bueno para los demás, porque considera
que los otros no son buenos. La mente caída o contradictoria es egoísta, ilícita
y cobarde. No cumple con el deber de auto valerse o autoafirmarse.

La conciencia adquirida opera en paralelo con la conciencia original, esa es la


razón por la que una misma persona puede obrar consecuentemente frente a
ciertas necesidades y momentos después inconsecuentemente frente a otras
necesidades; se muestra deferente en un momento y en otro indiferente.

La conciencia original evalúa a la conciencia adquirida, y cuando la adquirida


supera a la original ocurre el error, porque opera por defecto, pero cuando la
conciencia original supera a la adquirida opera por afecto, consecuente con lo
necesario. Por eso es necesario ejercitar lo original, lo verdadero, lo válido
universal y eterno para desarrollar la supremacía de la Conciencia Original.
La naturaleza adquirida, debe ser superada por la Conciencia del Valor en
cada humano para lograr el establecimiento de la integridad en la pureza de la
Naturaleza Humana. ¿Por dónde empezar?

La mente decente y la mente indecente son ambas dependientes de la actitud.


La actitud a pesar de su mutua dependencia con el cerebro, dispone de cierta
independencia del mismo, lo utiliza como receptor de sus determinaciones a
pesar de su mutua dependencia. Incluso, la actitud puede apagar la conexión
cerebral, por ejemplo la actitud de entrega en un orgasmo, tanto masculino
como femenino, desconecta el cerebro.

295
La zona del cerebro ubicada detrás del ojo izquierdo conocida como
corteza orbitofrontal, sencillamente se apaga. ¿Qué significa esto? La
corteza orbitofrontal es la parte del cerebro encargada de los procesos
que implican la razón y el control. Cuando se tiene un orgasmo, se
pierden la razón y el control por completo. Esto fue estudiado a finales
de 1990 y mediados del 2000 en unas investigaciones que se hicieron
en la Universidad de Groningen en Holanda.

La actitud del ser humano, debe orientarse en elegir la opción válida en todo,
para eso, ha de condicionar su prudencia en la elección, al análisis de
preferencias, previo a la elección de alternativas, hasta determinar la validez
de las mismas. Esta realidad de condicionar su voluntad, es necesaria en el
caso del individuo que se está orientando en la restauración de su naturaleza
contradictoria o inadecuada.

Para saber si la elección se ajusta a la Norma Natural Humana, el individuo


debe hacer condiciones de estudio de los Principios de la Creación y de la
Naturaleza Humana, hasta reconocer la justicia de lo licito y de ese modo
elegirlo por sobre lo ilícito. Para cumplir con el deber elegido y reconocido
válido, el individuo ha de ponerse condiciones de disciplina en el dominio
sobre los procesos y en el dominio sobre los instintos y el celo.

Ante todo y por sobre todas las cosas, es necesario superar al -ego- superar el
predominio del yo por sobre la preferencia del Todo, es una tarea severa en
extremo para el novato incondicional. A nadie le interesa negarse para darse
por otro que no sea él. Mucho menos, en un ambiente en donde nadie se da
por él. Esta primera tarea es producto consecuente de una extraordinaria
determinación.
El atleta ha de superar el cansancio, e incluso el agotamiento por el beneficio
de la marca, pero recibe el premio de su conquista, y el reconocimiento de sus
pares y espectadores.

En el caso del novato incondicional, si supera el apetito de su descanso o el


apetito de su alimentación o el apetito de su seguridad, no recibe otra
respuesta que la de su conquista personal. Nadie lo reconoce ni responde a su
conquista, solo lo valida su Conciencia Original y su Naturaleza Humana,
pero, mientras el atleta se hace meritorio del reconocimiento del estadio, o de
la sociedad, no se siente reconocido en la Naturaleza Humana, nada más que
en la conquista de su medalla.

296
Mientras que el novato en la superación del ego, por beneficiar al Todo, que
controla los apetitos del instinto y el celo extremo, se califica en cada intento
más maduro, más normado, más normal y más humano.

Controlar los apetitos no es fácil, controlar los extremos del celo tampoco. En
estos casos, es necesario de una disciplina regulada y orientada en la
determinación de superarse. El respeto y la responsabilidad no se establecen a
la primera, tampoco se establece a la primera la confianza o el vínculo, para
madurar estos valores, es preciso tiempo y regularidad en el entrenamiento del
desarrollo de los procesos. El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional.

Si analizamos la cantidad de ejercicios que ha de cumplir un atleta olímpico


para una sola prueba, podemos darnos cuenta de la cantidad de ejercicios de
control del celo, que serán necesarios para adquirir el dominio frente a
cualquier diferencia del diferente. El atleta trabaja su cuerpo para un tiempo
reducido, entre 20 y 30 años; el dominio sobre los instintos madura la calidad
humana para siempre.

La mente indecente se controla en la decencia, la mente inmadura en la


responsabilidad, la mente ignorante en la certeza, todas ellas tienen solución,
pero la solución depende enteramente de la determinación de la actitud.
La orientación de la actitud siempre depende del regulador que justifica su
actuar. Esa es la razón por la que es necesario del estudio profundo en el
entendimiento de los Valores Absolutos y de los Principios de la Creación.

Esta labor de encuentro de los valores ha de ser competitiva (1) en el


verdadero sentido de la palabra. Es necesario crear grupos de apoyo
competentes para el encuentro de los fundamentos del equilibrio, del orden, de
la armonía y del progreso sustentable de las relaciones humanas estables.
Grupos de amigos, familiares, compañeros etc. con los que se fijen estrategias
orientadas en la consecución de un bien compartido. Este grupo de apoyo
evaluará los procesos y definirá las conquistas a lograr. De este modo, como
participando de un juego enriquecedor, el grupo y cada participante comparten
los beneficios de su orientación en el reconocimiento de las Normas Naturales.

La superación de la conciencia indecente o egoísta, se establece en grupo.


Somos todos originados en un grupo familiar compuesto por siete miembros,
que fundamentan la creación de cada individuo, cuatro abuelos, dos padres y
el nacido suman siete.

297
Por lo mismo, deberíamos comenzar por integrarnos en un grupo compuesto
por siete personas, cuatro sostenedores y tres creadores de los doce caracteres
derivados de las tres capacidades: emocionales, intelectuales y motivacionales
en sus cuatro posibilidades
1-propositiva
2- sujetiva,
3-objetiva y
4-consecutiva.
En un grupo compuesto por siete amigos, orientados en la conquista de los
máximos valores que en común acuerden establecer, disfrutarán de un proceso
de desarrollo del respeto, de la confianza y de la unidad confraterna
compartida. Además de establecerse, la concentración en la orientación
disciplinada de estrategias, que pueden variar con el tiempo y orientarse en
finalidades para el bien del grupo, el beneficio de todos, motiva a los
participantes a negarse por el bien Supremo. Es la experiencia de la conquista
del beneficio incondicional, la que motiva al individuo a negar su egoísmo.

Hay personas que, por las circunstancias que fueran, nunca tuvieron la
experiencia de entregarse generosamente por el bien del otro. Y hay muchas
personas que esperan tener esa experiencia. El grupo de apoyo puede
proporcionar circunstancias y posibilidades de superación que en medios más
concurridos y en ambientes no cooperativos les sería difícil de afrontar.
Valores, estrategias, grupos de apoyo, y disciplina, son una pequeña empresa
para los emprendedores que deseen construir un ambiente para la estabilidad
de su futuro. Reunirse un momento a la semana no le quita tiempo al descanso
cuando ese tiempo es compartido en el encuentro de un bien común.

Sabemos que el independizarse no nos integra, todo lo contrario, nos


desintegra, que el contradecir o contrariar con contrapropuestas no descubre ni
ajusta juicios, sabemos que evitar responsabilidades no cumple los deberes, ni
satisface necesidades. Si se busca mejorar, es necesario comenzar el proceso
de restitución de los errores y rehabilitación de las conductas humanas. De los
errores, no se descubren valores. Nadie acumula millones cada vez que pierde
el loto. Valor es la cualidad que satisface, error es la cualidad que frustra una
satisfacción. ¿Cómo se puede llegar a donde algo nos lo impide? ¿Podría
decirse que gracias a ese algo que nos impide llegar, llegaremos antes o
mejor? ¿Se logra la satisfacción cuando algo nos la impide? Pensar que se
aprende de los errores es una tontería. Lo que se aprende del error es que no se
debe repetir.
(1)Competir (com-petere) buscar juntos o también encontrarse.

298
DESARROLLA

1- Explica la relación entre la conciencia decente y la indecente.


2-¿ Qué origina la conciencia indecente?
3-¿Por qué resulta dificil controlar la conciencia indecente?
4-¿Cómo se te ocurre que el humano podría superar sus defectos?
5-¿Qué tipo de determinación hay que tener para recuperar la verdadera
identidad?
6- ¿Qué hacer cuando te entregas al beneficio de alguin que se aprovecha de
ti?
7- ¿Quién es el que debe rehabilitarse?
8-¿Cuál es el defecto más dificil de superar?
9-¿Qué tipo de sociedad es necesaria para que se cumpla el bien supremo?
10-¿Qué consideras más importante, ser balon de oro o ser integro?

Ejercicios
-Formen grupos de 7 familias y se reunen un día cada semana en la casa de
cada una de las 7 familias.
-Elijan un tema del libro, lo leen todos y conversen sobre el mismo.
-Apunten en un cuaderno las conclusiones a las que llegaron sobre ese tema de
estudio.
-Sobre las conclusiones a las que llegaron, propongan estrategias de
consecución.
-Tomen un café o jueguen algo entretenido.

299
SECCIÓN 2

EL VALOR
A-Explicación del Valor según Aristóteles
(De La gran Moral de Aristóteles)
Por lo pronto, hallándose el valor en relación con la audacia y con el miedo,
es bueno saber con qué especies de miedo y de audacia se relaciona. El que
teme perder su fortuna, ¿es un cobarde sólo por este hecho? Y si uno se
manifiesta firme cuando le ocurre una pérdida de dinero, ¿es por esto un
hombre valiente? Más aún: ¿basta que uno tenga miedo o que se mantenga
firme en una enfermedad para decir que en un caso es cobarde y que en otro
es valiente? El valor no consiste en estas dos clases de miedo y de serenidad.
Tampoco consiste en despreciar el rayo y los truenos, y todos los demás
fenómenos terribles que están fuera del alcance humano. Despreciarlos no es
ser valiente; es ser un loco. Y así, el verdadero valor se manifiesta sólo
cuando recae sobre cosas respecto de las que es lícito al hombre tener miedo
y audacia; y entiendo por tales las cosas que la mayor parte o todos los
hombres temen. El que permanece firme en tales situaciones es un hombre de
valor.
Sentado esto, como el hombre puede ser valiente de mil maneras, es necesario
averiguar ante todo en que consiste precisamente el ser valiente.
Hay hombres valientes por hábito, como lo son los soldados, porque saben
por experiencia que en tal lugar, en tal momento y en tal situación no se va
absolutamente a correr ningún peligro. El hombre que cuenta con todas estas
seguridades y que por este motivo espera los enemigos a pie firme, no por
esto es valiente, porque si no se reunieran todas las condiciones que en tales
casos se requieren, no sería capaz de esperar al enemigo. Por consiguiente,
no se deben llamar valientes los que lo son por efecto del hábito y la
experiencia. Y así, Sócrates no tuvo razón para decir que el valor es una
ciencia porque la ciencia no se hace tal sino adquiriendo la experiencia de
ella por el hábito. Pero nosotros no llamamos valientes a los que sólo resisten
los peligros por efecto de su experiencia, ni ellos mismos se atreverían a
darse este nombre. Por consiguiente, el valor no es una ciencia. Puede uno
hasta ser valiente por lo contrario de la experiencia.
Cuando no se sabe por la experiencia personal lo que puede suceder, puede
uno estar al abrigo del temor, a causa de su inexperiencia; y, ciertamente,
tampoco puede tenerse por valientes a los de esta clase. Hay otros que
parecen valientes por la pasión que los anima: por ejemplo los amantes, los
entusiastas, etcétera. Tampoco son estos hombres de valor, porque si se les
arranca la pasión de que están dominados, cesan en el acto de ser valientes.

300
El hombre de verdadero valor debe ser siempre valiente. Ésta es la razón
porque no se atribuye valor a los animales. Por ejemplo, no se puede decir
que los jabalíes son valientes, porque se defienden llenos de irritación a causa
de las heridas que reciben. El hombre valiente no puede serlo bajo la
influencia de la pasión. Hay otra especie de valor que podría llamarse social
y político. Vemos hombres que resisten los peligros por no tener que
ruborizarse ante sus conciudadanos, y se nos presentan como si tuvieran
valor. Puedo invocar aquí el testimonio de Homero cuando hace decir a
Héctor: «Polidamas por de pronto me llenará de injurias». Y el bravo Héctor
ve así en su interior un motivo para combatir. Tampoco en nuestra opinión es
éste el verdadero valor, y una misma definición no podría aplicarse a todas
estas clases de valor. Siempre que suprimiendo un cierto motivo que hace
obrar, el valor cesa, no puede decirse que el que obra por este motivo sea, en
realidad, valiente. En fin, otros parece que tienen valor por la esperanza de
algún bien que esperan; éstos tampoco son valientes, puesto que sería un
absurdo llamar valientes a los que sólo lo son de cierta manera y en
circunstancias dadas. Por consiguiente, en nada de lo que va dicho se
encuentra el valor. ¿Quién es, en general, el hombre verdaderamente
valeroso? ¿Cuál es el carácter que debe tener? Para decirlo en una palabra,
el hombre valiente es el que no lo es por ninguno de los motivos que quedan
expresados, sino porque es de suyo siempre valiente, ya le observe alguno, ya
nadie le vea.
Esto no quiere decir que el valor aparezca absolutamente sin pasión y sin
motivo, sino que es preciso que el impulso nazca de la razón, y que el móvil
sea el bien y el deber.
El hombre que, guiado por la razón y por el deber, marcha al peligro sin
temerle, este hombre es valiente, y el valor exige precisamente estas
condiciones. Pero no debe entenderse que el hombre valiente carezca de
miedo en el sentido de no experimentar accidentalmente la menor emoción de
temor. No es ser valiente el no temer absolutamente nada, porque si tal cosa
pudiera admitirse, vendríamos a parar en que las piedras y las cosas
inanimadas son valientes. Para tener verdaderamente valor, es preciso saber
temer el peligro y saber afrontarle, porque si se resiste sin temerlo, ya no se
es valiente. Además, como ya dijimos arriba, al dividir las especies de valor,
éste no se aplica a todos los temores ni a todos los peligros; sólo se aplica
directamente a los que pueden amenazar la vida. Tampoco el verdadero valor
tiene lugar en un tiempo cualquiera, ni en cualquier caso, sino en aquellos
lances en que los temores y los peligros son inminentes, ¿Será uno valiente,
por ejemplo, por temer un peligro que no pueda verificarse hasta año
después? Muchas veces se cuenta uno seguro porque ve el peligro lejano, y se

301
muere de miedo cuando está cerca. Tal es la idea que nos formamos del valor
y del hombre verdaderamente valiente.

EL VALOR ORIGINAL

a- Definición y determinación del Valor.


Ya hemos explicado que la Naturaleza tiene características duales de interno y
externo y características duales de positivo y negativo. Por tanto, todos los
seres de la creación también tienen las características duales de interno y
externo y de positivo y negativo. Aquí lo interno es sujeto y lo externo es
objeto, positivo es sujeto y negativo es objeto.
Sin sujeto objeto nada puede existir como ser. Entonces, ¿Cuál es la relación
entre sujeto y objeto?

El sujeto existe para el objeto y el objeto existe para el sujeto. Cada uno de
ellos existe para el otro y sin su contraparte ninguno puede existir en su
condición de ser maduro o realizado.

El sujeto está en la posición central y dirige al objeto. Ambos, sujeto y objeto,


son designados por la naturaleza de lo necesario. Lo necesario vale, por lo
mismo, quien determina las posiciones de sujeto y de objeto es el valor.

Las posiciones son mediadoras entre lo esperado y lo disfrutado. Sujeto y


objeto son intermediarios iguales en valor, no es uno más que el otro, ni el
otro más que uno. Ambos son catalizadores que enlazan la proposición con su
consecuencia, unen el deber esperado con el derecho al beneficio de
disfrutarlo.

Valor no es precio, el precio es un acomodo entre oferta y demanda, el valor


es necesario por ser beneficioso. El valor no se demanda porque se exige
necesario. El valor de los alimentos se pierde en el saciado, pero en el
hambriento se exige necesario. La deferencia o indiferencia frente al alimento,
no varía el valor del mismo. Su valor potencial no cambia, solo cambia su
valor actual. Ahora lo como, o ahora no lo como, pero lo puedo comer
siempre que quiera.

Valor es la cualidad contenida en el objeto que satisface al sujeto que lo


aprecia.

Entonces, ¿cómo se determina el valor del ser?

302
Normativa
Natural
Deseo Objetivo del
natural hombre

Hombre de
valor original
Hombre
maduro

El valor del ser, es la cualidad o naturaleza que da sentido a la existencia del


ser y posibilita al ser alcanzar su objetivo, según la Normativa Natural o, la
voluntad del hombre maduro o de ambos. Todos los seres adquieren su valor y
manifiestan este valor, cuando el sujeto y el objeto se unen con el sujeto como
centro, de acuerdo con la voluntad y dictamen de las Normas Naturales.

Todos los seres en la creación responden a la Naturaleza que les creó con un
determinado propósito de conjunto e individual.
Por tanto, solo cuando el sujeto y el objeto de un ser, realizan la acción de dar
y responder en consecuencia con las Normas Naturales, pueden ser seres
valiosos o formar seres valiosos. Valor (1), es la cualidad contenida en el
objeto que satisface, concuerda o beneficia, al sujeto que lo aprecia. El valor
se espera, se establece y se disfruta. Mientras se espera no se posee, al
establecerse, se convergen, coinciden y establecen correlatividad entre las
dualidades de que se compone el valor, de modo que, se equilibran las cuatro
posiciones y no se siente nada en absoluto. Pura paz, reconocimiento y unidad.
Lo que queda en el individuo de la experiencia del valor, es únicamente el
recuerdo del beneficio. Ese recuerdo del gozo de disfrutarlo es el que nos
motiva, despierta nuestro interés y estimula la necesidad por repetirlo o
conseguirlo nuevamente.

El único problema que tiene el valor es que agrada y porque beneficia se calla
y como se calla, con el tiempo se olvida. Por el contrario, la frustración duele
y porque duele se busca ayuda y obliga a comunicarlo. Por eso dijo Alfonso X
“el cántaro vacío hace más ruido que el lleno”. Quien necesita llama, pregunta
o reclama lo que disfruta el que tiene.

303
b- El valor del hombre y sus objetos
1- el valor del hombre
El hombre tiene Mente y cuerpo. La Mente es el sujeto y el cuerpo es el
objeto. La Mente existe para el beneficio del cuerpo y el cuerpo existe para
cumplir los logros y conquistas propuestas por la Mente. Pero la Mente está en
la posición central y debe dirigir al cuerpo. Cuando la Mente y el cuerpo del
Hombre se unan por la acción de dar y responder entre ellos, con la Mente
como centro, que está unida con la Normativa Natural de la Naturaleza,
adquieren el valor del acto perfecto lo que declara al hombre, un hombre
perfecto en su actuar. Este hombre de valor original, un hombre maduro, toma
la tercera posición objetiva de la Naturaleza, y así se establece la base de
cuatro posiciones.

La tercera posición objetiva es aquella en la que se establece la reciprocidad,


concordia y parecido entre las posiciones y la proposición cumplida, es la
posición del valor. El hombre adquiere valor en los objetivos que este cumple.
Un famoso futbolista, por ejemplo, adquiere mucho valor en tanto satisface la
ambición competitiva de una cantidad de aficionados, pero si en su vida diaria
pasa el tiempo durmiendo siestas, o flojeando; como humano, no adquiere el
mismo valor que como futbolista.

El centro de la base cuatro posiciones es la Normativa Natural y por lo tanto,


la Naturaleza de las Normas Naturales determina el valor del ser humano.
Por Naturaleza todo humano vale el máximo de su potencial, pero es el
desarrollo de ese potencial el que designa el valor conseguido por ese
potencial. Por eso vemos individuos con las capacidades humanas en un
determinado estado de desarrollo que nos indica el respeto, la confianza y los
vínculos por él establecidos. En unos casos amerita el respeto y en otros casos
ese respeto se merma o reduce en sus incumplimientos o insuficiencias.

El potencial de ser lo máximo está en todos, el logro de lo máximo está solo


en quien lo ostenta y el nivel de valor establecido por cada individuo,
dependerá del grado de sensibilidad, inteligencia y respuestas que haya creado
el individuo en vida. El valor potencial no conquistado no interesa a nadie,
porque no dispone del objeto de aprecio. La fe del hombre exige obras, sin
obras no hay como evaluar el potencial de valor humano. Muchos piensan que
por disponer del potencial, merecen el mismo respeto que quien dispone de
logros y conquistas. La parábola de los talentos sirve para entenderlo por
completo.

304
Normativa
Natural
Deseo Objetivo del
natural hombre

Hombre
de valor
original
Hombre
maduro

La humanidad existe diferenciada en masculino y femenino. Ambos, el


hombre y la mujer, alcanzan su madurez al completar el periodo de
crecimiento y cuando forman una unidad como marido y esposa maduros, el
marido llega a ser sujeto inyector y la esposa llega a ser objeto receptor. Esta
dualidad entre quien entrega y quien recibe, debe ejercitarse a nivel espiritual.

El hombre ha de transformarse en el emisor afectivo incondicional


responsable, que entrega atención, entendimiento y cuidados, provee de los
elementos vinculares y recursos de protección, salud, educación y desarrollo
de las habilidades de su esposa e hijos y la mujer ha de responder con la
gratificación de lo entregado. Atender, entender y estar atento a las
necesidades de la esposa, sobre la base de proveer de los recursos vinculares
afectivos (amabilidad, simpatía cooperación y entrega incondicional) sobre los
recursos de protección, conocimiento y económicos que faciliten y permitan el
desarrollo de las habilidades de la esposa y de los hijos, motiva a la esposa a
responder con amabilidad, confianza, seguridad y respetuosamente al marido.
El marido maduro existe para su esposa y la esposa madura existe para su
esposo.

Cuando realizan ambos una buena acción de dar y responder basada en el bien
común, en la cual el hombre asume el compromiso de responder al
cumplimiento responsable del deber de ser auténtico marido, maduro en el
afecto y legítimo en el cumplimiento de las Normas Naturales, la pareja
madura adquiere valor.

305
El marido que atiende, entiende y está atento a la mujer, y siembra en ella
cuando dispone de los recursos de salud, educación y protección alimenticia
necesarios para el desarrollo de su siembra, al ser bien recibido por la mujer se
transforma en sembrador, y representa al cielo protector custodio de su
generación. Su protección y custodia en recursos humanos, alimenticios,
habitacionales, educativos y afectivos, representa a la totalidad de los
nutrientes espirituales ideales, y se transforma así en el responsable del
sembrado.
La esposa es tierra, representa los nutrientes de la vida. Ella es mediadora
entre los hijos y el padre y su respeto hacia el marido protector custodio,
ligará a sus hijos en el respeto por su padre Ambos cooperan en el desarrollo
de lo generado con la caracterización de sus roles complementarios diferentes.

2- El valor de los objetos del hombre.


Hay muchas posiciones en las que el hombre puede colocarse como sujeto o
como objeto. El valor del hombre llega a ser el más elevado cuando el hombre
se coloca como objeto ante el sujeto más grande o se coloca como sujeto ante
el objeto más grande.

Si un hombre vive sólo para sí mismo, se convierte en un hombre egoísta y


nadie le respeta. Él llega a ser el hombre de menor valor.
Si un hombre vive para su familia entonces los miembros de su familia le
estarán agradecidos y le responderán al afecto con afecto. Sin embargo las
demás personas no sentirán lo mismo.
Si un hombre vive solo para sus parientes, se convertirá en un hombre
relacionado solo con sus parientes y seria amado solo por los parientes, no por
otras personas.
Si un hombre vive para su sociedad, se convertirá en un hombre amado solo
por la sociedad en la que vive, pero no por la gente de fuera de su sociedad.
Si un hombre vive solo para el mundo físico, entonces no ganará un lugar
importante en el mundo espiritual, y no será bien recibido ni amado por los
seres espirituales en el mundo espiritual.

Si un hombre vive para el mundo y el cosmos, para realizar y cumplir la


máxima necesidad válida para Todo, entonces vive para cumplir la Norma de
la Naturaleza Humana. Vive para el beneficio de todos, sociedades, familias,
individuos, él mismo. De este modo adquiere el valor más grande.

306
Hombre él mismo hombre su nación
Hombre su familia hombre el mundo
Hombre sus parientes hombre el cosmos
Hombre su sociedad hombre la naturaleza

La Naturaleza quiere unir al hombre y al universo, por eso quiere que el


hombre reconozca esta realidad y se una en la perfecta armonía con todo,
respondiendo, resolviendo y realizando la máxima necesidad válida para
Todo.

La Naturaleza es la máxima expresión de Unidad. Justicia y Cumplimiento,


como sujeto absoluto espera un objeto absoluto que cumpla con la Máxima
Unidad Justa. Esa es nuestra responsabilidad.
La Naturaleza espera al hombre maduro en la experiencia del bien supremo,
de la justicia suprema y de la unidad suprema. Supremo es distinto de lo
mejor, lo mejor es siempre superable pero lo supremo es insuperable.
El Bien Supremo, la Justicia Suprema y la Unidad Suprema existen contenidos
en lo mismo, en el Enlace Vincular Intrafamiliar Completo. De esa unidad
entre todos y cada uno de los miembros de la familia se deriva el valor
máximo sobre los objetos afectivos de la creación.

Si el establecimiento de esa realidad se expande hasta el máximo nivel social,


el valor del individuo adquiere el más alto valor. La unidad intravincular
familiar depende del cumplimiento de la responsabilidad de la figura paterna.
Si el padre provee con atención entendimiento y responsabilidad, los
miembros de la familia responderán motivados por el ejemplo de la
responsabilidad del padre. Esa motivación voluntaria a responder, realiza los
vínculos en el afecto. Ningún hombre normal cambiaría al amor por el dinero;
incluso el anormal, cambia dinero por el amor.

3- El Valor de la Creación.
La Naturaleza hizo toda la Creación para el Hombre y el Hombre, fue creado
como el Señor de toda la Creación. El Hombre es el sujeto y la Creación es el
objeto. El Hombre existe para la Creación como su sujeto y la Creación existe
para el Hombre como su objeto.
Cuando el Hombre Maduro y la Creación, realizan la acción de dar y
responder con el Hombre Normal, Maduro como centro, quien por ser Maduro
es uno con la Naturaleza en sus Normas, el valor de la Creación queda
determinado y establecido. Este valor es una combinación del esfuerzo
directivo del Hombre y de la Creación.

307
Cuando vemos esta relación desde el punto de vista del deseo del Hombre
para la Creación y el objetivo de la creación, entonces podemos explicarlo
como sigue:
Cuando el deseo del hombre maduro, que está en la posición de sujeto y el
objeto de la creación, que está en la posición del objeto, realiza la acción de
dar y responder y forma una unidad, queda determinado el valor de la
creación. Entonces el valor de la creación toma la tercera posición objetiva de
la naturaleza, formando la base de cuatro posiciones. (La proposición es
objeto de la necesidad (1), el sujeto es objeto de la proposición (2) y el objeto
transformado en consecuencia válido, es objeto del sujeto, del objeto y de la
proposición (3).
Debido a que el hombre perfecto es uno con su Naturaleza, siendo en
sustancia el modelo de las Normas que la caracterizan, el Hombre Maduro o
perfecto llega a ser el estándar del valor de la Creación.

Las artes son ejemplo de esta explicación, cuando es necesario realizar una
obra que beneficie a la totalidad de los espectadores y el artista la realiza, el
valor del artista adquiere el atractivo que todos los espectadores, por ejemplo
Velázquez con las Meninas, Rodin con su pensador o con el beso, Picasso con
el Guernica etc. Al ser autor de una obra admirable, la obra imprime en el
autor la calidad de ser admirable. Ningún genio adquiere ese calificativo sin
haber originado algo genial. Por eso es necesario madurar en el dominio sobre
los instintos y el celo para ser Señor de la Creación.

DESARROLLA

1- ¿Qué es valor?
2- ¿Cuáles son los valores insuperables que conoces?
3-¿Dónde existe el valor, en el sujeto o en el objeto?
4-¿Cuánto vale la creación?
5-¿Quién pone precio a las cosas?
6- ¿Por qué suben o bajan de precio las cosas?
7- ¿Cuál es el valor preferente?
8-¿Enumera valores no absolutos?
9-¿Cómo entiendes que la creación sea objeto del hombre?
10-¿Cómo entiendes que el humano sea el objeto de la Naturaleza?

308
4- estándar del valor:
En una sociedad normal, madura en la Normalización Humana porque se
respetan y se cumplen las Normas de la Naturaleza, de:
1-Ser incondicional ante la maduración del vínculo intrafamiliar universal
completo.
2-Reconocer la identidad, origen y finalidad humana, construyéndose en ella,
en cada etapa del periodo de desarrollo.
3-Ejercer el control y dominio del celo, tanto espiritual como fisiológico.
4-Establecier las relaciones interpersonales en base a la correcta dinámica de
la relación.

En una sociedad sin reclamos, sin acusación ni desprecio, los miembros de esa
sociedad libre, autónoma y responsable, serían moderados en sus relaciones,
prudentes, firmes y templados y disfrutarían del respeto, la confianza y la
unidad inter-individuos. Esa sociedad podemos iniciarla cada uno de nosotros
en este momento.
En una sociedad normada con esas condiciones, los individuos pueden
madurar, seguros y en unidad, sin robos ni desprecio, sin agresividad o
indiferencia, o sin ignorancia ni mentiras.

El estándar de valor es la propia Naturaleza quien es Absoluta. Por


consiguiente, una vez que cualquier ser, cumpla su objetivo y asuma la
posición de objeto de la Naturaleza, adquiere un Valor Absoluto. Los valores
máximos en importancia e insuperables en su bienestar son:
El valor de la Plenitud emocional; sentirse pleno, plenamente satisfecho no
admite más.
El valor de la justicia, reconocer la máxima verdad de lo justo, no admite más.
El valor del cumplimiento del deber. El máximo deber cumplido, no admite
más.
Estos son los valores por todos deseados y que a todos satisfacen, en eso son
Absolutos.

La posibilidad de establecer una familia natural, una tribu natural, un pueblo,


una nación y el mundo natural, existe con nosotros desde siempre.
El drama es que nosotros, que tanto la esperamos, exigimos, y añoramos;
nosotros, no hacemos nuestra labor de realizarnos en lo Natural. Nosotros y no
los otros. Cada uno de nosotros, se justifica en el juicio del insuficiente que
lleva dentro, de su conciencia inmadura y su orgullo, su arrogante prepotencia
egoísta justifica su actitud en el otro, que no hizo lo mismo que él y deja de

309
hacer por él. Esta conducta es la que nos margina a todos de disfrutar del
beneficio de lo correcto, de lo completo y de lo satisfactorio.

Si pudieran comprender la cantidad de beneficios que estamos arrojando a la


hoguera solo por el egoísmo de nuestra ceguera, lloraríamos las 24 horas del
día durante el resto de nuestras vidas.
Estamos perdiendo el beneficio de la cooperación altruista, del cuidado
voluntario universal, de la seguridad en la confianza mundial, del afecto
garantizado desde el primer día de nuestro nacimiento hasta el último día de
nuestra existencia. Y todo esto, lo perdemos porque esperamos que el otro
inicie el camino en mi lugar.

Esperamos, a ver cuándo nos entregan el beneficio de lo no cumplido. Eso da


pena. Da pena ver cómo se exigen derechos humanos, y derechos a las
personas, sin ni si quiera comprender que para disfrutar del beneficio de
cualquier derecho, ha de cumplirse antes, el deber de realizarse en ello.
Es penoso ver cómo se espera el cambio del “no sé dónde, y del no sé qué”,
sin asumir la responsabilidad de cambiar. Es penoso ver a quienes exigen
cooperación sin cooperar, liderazgo sin liderar, enseñanza sin enseñar,
productos y beneficios sin producir ni un solo beneficio a los demás.

Para adquirir valor, el individuo ha de valer, y para valer debe contener


aspectos atractivos, de interés y motivantes que despierten en el otro el
atractivo, el interés por esta persona y se motiven a unirse con él. Valor es un
factor esperado o deseado y solo se desea aquello que produce un beneficio,
para que el individuo produzca un beneficio ha de valer.
Debemos terminar con la actitud de esperar a que el otro sea perfecto para
perfeccionarse uno. Cada uno es responsable de madurar independientemente
de lo inmaduro que sea el otro. La actitud normal no es la de esperar, es la de
cumplir. Responsable es quien cumple con el deber, no quien espera a ver si el
otro cumple, ese es solo un espectador.

En la vida no se puede ser espectador, hay que ser protagonista.

El que vive es uno y solo dispone de una oportunidad. Nadie regresa después
de morir. Esperar a ver si el otro cumple o no, es como esperar a ver si al otro
gana el premio primero, para participar del concurso. Si no participas no
ganas.

310
Ejemplos:
a-Cuando un artista maduro en su Naturaleza, tiene una relación de dar y
responder con las pinturas y materiales que utiliza para realizar su imagen en
el lienzo y crea una pintura. Esta pintura es producto de la unión del sujeto,
(hombre) y su objeto, (los materiales que usa). Cuando esta pintura satisface
el deseo del hombre que está unido con el deseo de la Naturaleza, (la
Naturaleza desea lo pleno, lo válido y lo adecuado con sus Normas, el deseo
de la Naturaleza es siempre el máximo valido para Todo) entonces, adquiere
el valor de la creación y toma la tercera posición objetiva de la Naturaleza.

En el cumplimiento del máximo deber necesario adquiere el valor del máximo


responsable de la necesidad satisfecha, y por lo mismo, involuntariamente se
apodera de la misma al transformarse en su apoderado (su autor), lo que
imprime en él la autoridad. En ese logro, su Naturaleza y la Naturaleza
Humana se hacen una.

b- Cuando un hombre maduro mira una pintura, el hombre está en la posición


de sujeto y la pintura en la de objeto. Su unión es la apreciación del hombre de
la pintura; cuando esta apreciación satisface el deseo o deber Natural, llega a
tener el valor de la creación y adquiere un valor absoluto.

En otras palabras, el artista es reconocido responsable de cumplir con la


máxima necesidad Natural válida para Todo. Aquí vemos que el
reconocimiento del artista, es por sobre el reconocimiento del objeto creado.

311
El objeto puede ser muy lindo pero si el autor no se ajusta a, lo naturalmente
necesario, el cuadro es bello, o contiene elementos de valor inmensos, pero el
artista al ser inmaduro, no llega a descubrir todos los elementos de interés que
este contiene. Y eso, merma el valor o calidad del cuadro.

En la actualidad, los estándares de valores, tanto en la estética, como en la


moral, varían de acuerdo a ideologías fluctuantes y fragmentarias que hacen
de la elección del valor, una suerte de beneficio individual o compartido por el
fragmento ideológico que así lo determina. Y los fragmentos de esa ideología
se contraponen con los estándares de valor de otros fragmentos,
transformándose así, en estándares insuficientes para la mente insuficiente del
partido al cual se acomodan, pero no son los estándares del entero.

El hombre inmaduro no tiene ideología madura porque de tenerla, dejaría de


ser inmaduro y maduraría en ella, el individuo inmaduro está separado de la
Normativa Natural y la ideología estándar de valor absoluto, solo puede venir
de la Naturaleza de lo Absoluto. Así pues, no podemos encontrar un estándar
absoluto de valor en el mundo actual de los partidos, hasta que no se logre el
estándar de lo entero.
El hombre de valor es el que trabaja por la humanidad para alcanzar el
objetivo de la creación y resolver el Orden Natural Humano que tanto espera
nuestra Naturaleza.

El inicio de la normalización comienza en el respeto a las Normas y su


responsable cumplimiento. La Primera de las Normas Naturales es la entrega
incondicional por resolver la máxima necesidad válida para Todo.
Cumpliendo esa Norma, se normaliza la relación entre el hombre y la
Creación.

Nadie puede hacer al otro responsable, si no, el otro, que responde


voluntariamente, libre y por sí solo, al cumplimiento del deber necesario. La
responsabilidad empieza y termina en uno mismo. No se da, no se explica, no
se entrega. Se cumple o no se cumple.
Quien responde cumpliendo lo que se debe, se realiza responsable y quien
evita responder o no responde voluntariamente, no se realiza responsable. Así
de absoluto es el valor de la responsabilidad.

Nadie puede hacer al otro entender, sino el que reconoce lo expresado. El


reconocimiento de lo enseñado es entendido sola y exclusivamente por el que
lo reconoce cierto, válido, verdadero, justo, sincero o existente.

312
Por muy bueno que sea el maestro y por mucho contenido que conozca, si el
aprendiz, no reconoce lo expresado porque está perdido en otros pensamientos
o porque no atiende, o no quiere entender, el aprendiz no aprende lo enseñado.
Por lo tanto, la enseñanza es propiedad del maestro y el aprendizaje es
propiedad del aprendiz. Si por el contrario el aprendiz quiere aprender y su
maestro no dispone de conocimiento, tampoco se establece el aprendizaje. Así
de absoluto es el valor de la verdad.

Nadie puede hacer al otro sensible a una necesidad, sino aquel que por sí solo
capta y asume el compromiso del deber que ha de cumplir. Los deberes se
declaran necesarios, una vez son captados y reconocidos obligatorios de
cumplir. Se siente que se debe comer cuando la naturaleza alimenticia obliga a
ser satisfecha en la alimentación. Así de absoluto es el valor de la satisfacción.

c-El Valor Original de un hombre perfectamente maduro.


El hombre fue creado para ser el cuerpo sustancial de la Naturaleza Humana,
la imagen Natural, el hijo Natural de la Naturaleza, el representante y
gobernador de las Normas Naturales en la creación.
Así pues, cuando el hombre alcanza la perfección en el dominio del celo y del
instinto, de la justicia, responsabilidad y unidad vincular universal e
incondicional, toma la posición objetiva de la Naturaleza y realiza una acción
de dar y responder con ella, formando una completa unidad. De esta manera,
la Naturaleza mora en el espíritu del hombre y dirige su vida.
Por lo mismo, el hombre maduro o perfecto llega a ser uno con la Naturaleza y
se realiza Natural en la Normalidad. Así decimos que el hombre maduro es:

1- un hombre de valor natural. Reflejando la Naturaleza en su actuar, pensar


y sentir.
2-un hombre de valor eterno. Al ser perfecto objeto de la Naturaleza eterna,
vive en ella eternamente con su espíritu en el Mundo espiritual.
3-un hombre de valor único. Cada individuo es una parte única de la infinita
Naturaleza Creadora.
4-un hombre de valor cósmico. El cosmos está creado según el modelo del
hombre.
Ser Natural, Eterno, Único y Cósmico es el potencial Humano a realizar. No
es “un ideal”, es: “el Ideal”. Que, no por ser ideal, es inalcanzable, todo lo
contrario, es la idea ideada para el Verdadero Humano, es la propuesta
pretendida. Es su sentido, su misión, su esperanza y su completa realización.

Por eso, decimos que el hombre es la total imagen sustancial del cosmos.

313
Este hombre de valor original es el hombre que la Naturaleza quiere tener en
la tierra y en el mundo espiritual. Es el esperado por cada humano. Tal
hombre, es un hombre de verdad y autoridad. Todos los hombres han querido
llegar a ser como este hombre. La creación entera anhela a este hombre.
Está grabado el ideal del humano maduro en nuestra conciencia y en nuestros
genes y debemos obedecer a ese mandato, de manera voluntaria sin otra
imposición que la de nuestra propia voluntad.

El Hombre Maduro es leal y obediente a la Naturaleza Humana, respeta y


responde siempre y en todo al cumplimiento de la máxima necesidad, se
interesa y justifica las máximas razones justas, además, capta en el otro lo que
necesita y se entrega por resolverlo. En un ambiente de personas atentas a
entender y dispuestas a atender a lo necesario, no se necesitaría nada más que
lo actual, el resto estaría satisfecho. Compartirían, cooperarían, confiarían, se
comunicarían, atenderían, entenderían y disfrutarían de cada instante, en la
estima, seguridad y rectitud de cada uno.

DESARROLLA

1- Explica cuáles son las normas de la Naturaleza.


2- ¿Cómo se reconoce la razón que justifica una necesidad válida para todo?
3-¿De dónde se saca la determinación al cumplimiento del máximo deber?
4-¿Cómo sensibilizarse a las necesidades ajenas a las propias?
5-¿Por qué es necesario sensibilizarse a las máximas necesidades?
6- ¿Qué valor adquiere el hombre maduro en la sensibilidad?
7- ¿Qué valor adquiere el hombre maduro en el juicio justo?
8-¿Qué valor adquiere el hombre responsable?
9-¿Por qué resulta atractivo el ser sensible?
10-¿Por qué resulta interesante el interesado?

d- emoción intelecto, voluntad; belleza, verdad y bondad.


La mente del hombre tiene tres funciones esenciales: Emocional, Intelectual y
motivacional. Esto se debe a que al obrar, se siente lo necesario, se justifica
en su razón de ser necesitado y se realiza la transformación haciendo uso de
voluntad. Sentir, saber y poder, son evaluadores y corregidores intermedios
entre el deber y el derecho, que, al percibir el beneficio del derecho, o el
derecho al beneficio, se motivan a actuar por conseguirlo. Al conseguirlo, lo
reconocen válido y disfrutan del placer emocional, de la seguridad intelectual
y del beneficio de la virtud del ser su autor.

314
A través de su emoción, intelecto y voluntad el hombre busca, belleza, verdad
y bondad respectivamente, porque la belleza, la verdad y la bondad satisfacen
a las capacidades humanas. La Naturaleza Humana es rectora de nuestras
conductas, determinando las que son adecuadas así como las que no son
adecuadas. Mediante la inspiración conduce al hombre a obrar en pro de la
consecución de los valores máximos, los más ajustados y los mejores; aquellos
que complacen siempre y en todas circunstancias a todas las especies. Esta
orientación Natural es Norma en la especie humana y cada uno, desde su nivel
de percepción, de entendimiento y de virtud, la ejercita.

Toda capacidad ha de ser madurada. La Sensible mediante el ejercicio de


captar siempre la máxima necesidad válida para Naturaleza de la Creación. La
Intelectual reconociendo siempre la justicia del juicio y la motivacional
cumpliendo siempre los máximos deberes Naturales. La máxima sensibilidad
es aquella capaz de captar las máximas Necesidades Naturales Universales. La
máxima inteligencia es aquella capaz de reconocer las Normas Naturales y su
justificación racional. La máxima voluntad es la que cumple con el máximo
Deber Natural exigido o necesario. El producto de estas máximas son
beneficios máximos también. El bien Supremo, la Justicia Suprema y la
Unidad Suprema. Pilares estos, de la Corte Suprema de cualquier país.

Del captar la máxima necesidad y ser está satisfecha se desprende el máximo


de placer, gozo o complacencia, a lo que denominamos Plenitud. Plenitud es
la sensación de complacencia suprema.
Del reconocimiento de las máximas razones que se ajustan a la Justicia
Natural se deriva el Juicio Justo. El juicio que se ajusta a la verdad constante
es juicio supremo. Del cumplimiento del máximo deber necesario se
desprende el máximo de beneficio del sentir que se ha Cumplido.
El cumplimiento del deber máximo es la responsabilidad suprema. Plenitud,
Juicio justo y Cumplimiento, son los máximos valores existentes, que por ser
insuperables y por todos esperados, les denominamos Absolutos.

La plenitud vincular es la raíz de la emoción y es más profunda que cualquier


sensación de complacencia, es siempre buscada para el desarrollo de la
autoestima, de la individualidad e independencia que posibilita obrar en
libertad, autonomía y responsabilidad. La sensación de plenitud es una
expresión de la vinculación plena. Dentro de la mente original del hombre hay
una acción de dar y responder entre la emoción y el intelecto.

315
La voluntad es motivada por el derecho a disfrutar del beneficio esperado y
derivado del cumplimiento del deber que la motiva, esa acción de dar y
responder ocurre cuando la necesidad se ajusta a razón o cuando la razón se
juzga necesaria.

El sujeto original del hombre es su Naturaleza Humana, esta, estimula a la


Mente Original del hombre a obrar en pro de la consecución de los valores
absolutos que complacen, justifican y benefician. Por consiguiente, la mente
del hombre persigue belleza, verdad y bondad originales que correspondan
con la belleza, verdad y bondad originales de la Naturaleza Humana.

NATURALEZA EMOCIÓN INTELECTO VOLUNTAD


HOMBRE EMOCIÓN INTELECTO VOLUNTAD
BELLEZA VERDAD BONDAD

Mente
original

Emoción Intelecto

Voluntad

Las tres funciones son indivisibles en su trinidad. Esta trinidad, es solo una en
esencia, a pesar de que en su obrar, cada singularidad perciba de un modo
diferente al de la otra. Es similar a los ángulos de un triángulo. El triángulo es
solo uno, pero cada ángulo se orienta en direcciones diferentes a los otros dos,
sin dejar por eso de ser parte del triángulo. Lo mismo ocurre con la Naturaleza
Humana que al ser la máxima unidad, contiene la esencia de los vínculos
completos: filio-paternales, fraterno-conyugales y paterno-filiales.
Por lo tanto, está compuesta de tres posiciones que la encarnan, la del padre, la
de la madre y la del hijo. Cuando el padre es maduro, encarna la Naturaleza
Humana y es Uno con ella, cuando la Madre es Madura, encarna la Naturaleza
Humana y es Una con ella, y cuando el Hijo Madura, encarna la Naturaleza
Humana y es Uno con ella, de este modo La Naturaleza Humana es en ellos y
ellos en la Naturaleza Humana, tres personas distintas y una sola Naturaleza
Humana. Esta trinidad operativa posibilita la trinidad trascendente de abuelos
padres e hijos.

316
El motivo de la Naturaleza para la creación del hombre y del universo es su
deseo por ser feliz. El intelecto es la guía para alcanzar la meta de alegrar a la
Naturaleza, en la felicidad humana. Y la voluntad da el impulso para
disfrutarla. La Alegría es tensión adecuada, es al mismo tiempo estímulo e
impulso. La fuerza se destruye lo mismo cuando se practican ejercicios
exagerados que cuando no se ejecutan los convenientes. Para que surja la
alegría ha de hacerse lo conveniente.

El arte, la ciencia y la religión son una proyección de la Mente Original del


Hombre. El arte es la realización del deseo por la belleza; la ciencia es la
realización del deseo por la verdad, y la religión es la realización del deseo
por la bondad. Las tres funciones de la mente del hombre desarrollan estas tres
esferas y de ellas, se derivan las grandes necesidades sociales de salud,
educación y trabajo. La salud mental, física y ambiental. Educación moral,
ética y estética. Trabajo derivado de la minería, (minerales) la actividad
agraria (especies naturales) o de los servicios (productos elaborados). Incluso
a nivel familiar, los abuelos son más ligados con lo emocional, los padres con
lo intelectual y los hijos con la movilidad y voluntad.

Mente del Hombre


Emoción Intelecto Voluntad
Arte Ciencia Religión
Poder Legislativo Poder Judicial Poder Ejecutivo
Salud Educación Trabajo

El mundo ideal de la creación, es el mundo en donde todos los objetivos de las


religiones y ciencias ya se han cumplido. Por tanto, en este mundo, la
creatividad del hombre puede ser desarrollada y realizada completamente en
su grado más alto. Un mundo ideal es un mundo de belleza, verdad y bondad.
El mundo ideal solo puede construirse cuando se sabe cómo; antes de eso, es
imposible o utópico. Utópico es distinto de ideado, lo ideado está en el plano,
o en el manual, lo utópico no contiene ante proyecto. Cuando está aprobado el
anteproyecto, el proyecto solo necesita tiempo y estructura para su realización.

Todo humano sabe que el Mundo Ideal comienza en el cumplimiento de la


máxima necesidad válida para Todo y termina cuando todos responden al
llamado de las máximas necesidades, pero la Naturaleza, espera solo a
aquellos que se determinan a cumplirlo. A esos, les entrega el derecho al
beneficio Natural.

317
Obviamente hay mucho que cambiar y muchas diferencias que aceptar antes
de ver la realización de un ambiente de unidad mundial. El drama más difícil
de superar, es el de la comunicación.

La comunicación es fundamental para el entendimiento, pero el problema


surge cuando en lugar de entrar en una comunicación por los valores
absolutos, se entra en la comunicación para la defensa de las predilecciones
relativas a alguno de los que entran en esa relación.
Comunicar es depositar en el otro, aquello que esperamos nos comprenda, y
en su comprensión nos podemos certificar comunicados.
Algunos artistas proponen y promueven la libertad de expresión sin percatar
que no es suficiente con la libertad de expresión para comunicarse. Sin el
reconocimiento de lo expresado, no existe comunicación posible.

Comunicar no es suficiente cuando se miente o no se emite un juicio justo. La


comunicación ha de ser sincera y ajustada. El hombre actual emite muchas
palabras vanas y muchas frases necias. La libertad de expresión y de
conciencia lo autoriza. Tanto la libertad de conciencia como la libertad de
expresión, deben optar por lo que es siempre válido para todo, lo que
eliminaría dichas libertades.

La libertad de pensamiento ha de optar siempre por lo que es válido para todo,


de donde se deduce que el pensamiento valido siempre y para todo, sería justo,
de este modo se elimina la libertad de pensamiento.
Cuando entendemos la naturaleza de la libertad, se comprende que no existe
otra opción, ni elección de alternativa que no sea otra que la válida para todo.
Esa es la verdadera libertad.

DESARROLLA

1- Define a la emoción.
2- Define el intelecto.
3-Define a la voluntad
4-¿Son independientes la sensibilidad, el conocimiento y la voluntad?
5-¿Qué tipo de valores satisfacen a las capacidades?
6- ¿Cuáles son tres valores absolutos?
7- ¿Por qué se justifican absolutos los valores anteriores?
8-¿Cuál sería la norma fundamental del mundo ideal?
9-Define qué es comunicar.
10-Define alguna proyección de la emoción, del intelecto y de la voluntad.

318
e- Amor orden y belleza
1-Amor orden y belleza.
Cuando el sujeto y objeto realizan la acción de dar y responder y establecen la
base de cuatro posiciones, llamamos a la fuerza emocional que el sujeto da al
objeto, amor, y a la fuerza emocional que el objeto devuelve al sujeto, belleza.
Amor es darse por el bien del otro para el bien del Todo.

Cuando el otro se beneficia y se realiza en el bienestar, conocimiento y unidad


establecida entre sujeto y objeto, ambos, sienten el atractivo del beneficio
conseguido. En ese estado se experimenta el amor, el orden y la belleza.
Tanto el amor como la belleza son estímulos de complacencia que producen
orden, paz y unidad. Pero uno, es ofrecido y el otro es recibido. Amar es darse
por el bien del otro, la belleza es alegría producida por la recepción del afecto,
es una respuesta. La belleza solo es posible sobre la base del aprecio, al
apreciar, se atiende, entiende y se está atento al bienestar del otro. Belleza es
la respuesta motivante, interesante y correlativo-vincular entre quien da y
recibe lo que se le responde.

El amor no es una sensación, es un compromiso. Amar al otro es responder a


sus necesidades fundamentales, cuidarlo y protegerlo con lo que le realiza
saludable, educado y maduro en sus capacidades y habilidades humanas.
Amar al otro, es preocuparse por el establecimiento de su pureza, integridad y
autenticidad. Es responsabilizarse por hacerle responsable, justo y saludable.

Responsabilizarse por hacerlo Natural y porque su Naturaleza sea mantenida


de generación en generación. Amar al otro es compartir con él o ella, el
proceso de maduración de su Naturaleza Humana en la pureza de la
incondicionalidad afectiva, en el raciocinio y reconocimiento del juicio justo y
en el asumir el compromiso de realizarlo completamente para que su gen,
logre la concordia con el estándar de maduración genética Natural
completamente sana, justa y responsable.

Enamorarse es asumir la responsabilidad de –realizar al otro- en la Pureza de


la Naturaleza Humana, realizándolo como objeto del amor. Es entregarse
voluntariamente por responder a sus necesidades Naturales; cuidarlo,
protegerlo, orientarlo, atenderlo, entenderlo y entregándose por su maduración
en el respeto, confianza y unidad afectiva. En ningún caso y de ningún modo
es atraerlo para atraparlo, esperarlo para poseerlo, o, exigirle cariño ni
apropiarse de él. Eso no es amor, eso es un secuestro. Es una violación de su
derecho a ser feliz, independiente y responsable.

319
El amor maduro se entiende luego de madurar a los hijos, antes de eso, solo se
imagina. Si dispusiéramos de padres maduros en el afecto, de padres maduros
en el entendimiento y comprensión del amor, y de padres maduros en el
ejercicio vincular, padres que han logrado la unidad familiar completa entre
padres e hijos, esposo y esposa y hermanos, cuñados, suegros, sobrinos, y
nietos, tendríamos en ellos el modelo a imitar.
Pero al no tener este tipo de padres expertos en la pureza, en la justicia y en la
integridad vincular, los modelos de que se dispone para justificar nuestros
errores son los del falso paternazgo errado e insuficiente, inmaduro e
incompleto, y por eso, cuesta entender la realidad del amor, del orden y la
belleza.

Porque no se entienden se decide que son lo que cada uno interprete de ellos,
por lo tanto, relativos. Esa conclusión es sumamente ingenua, porque el amor
es siempre y en todo caso la fuerza que une y la belleza, es en todo caso, la
fuerza emocional que el sujeto percibe del objeto que aprecia. La sensación de
complacencia es compartida en ambos casos y nunca puede desligarse ni del
amor, ni de la belleza, por lo mismo, tanto el amor como la belleza son
siempre valores en el sentido de que complacen siempre y por lo mismo
ordenan. Como complacen siempre a todos, se determinan absolutos.

Amar no es esperar al otro o esperar del otro. Amar es un acto incondicional


de total entrega, incluso en los momentos en los que el otro se transforme en
enemigo. Si entendemos el afecto de ese modo, allanamos el camino de la
unidad vincular intrafamiliar y social.
La fuerza del amor es activa y la fuerza de la belleza es receptiva. El amor es
solo entrega, la belleza es múltiple en sus manifestaciones y beneficios. El
sujeto es responsable de la entrega y el objeto es responsa