You are on page 1of 60

SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

LA SILIMARINA,
CURA DE LA DIABETES 1,
LA DIABETES INSULINODEPENDIENTE

MATERNAJE: CUALIDADES QUE SANAN

DISMATERNAJE: DISFUNCIONES QUE ENFERMAN

SÍNDROME DIABETOGÉNICO: EL FRACASO DE GALENO

ORTOBULIMAREXIGÉNICOS: EL TRANSTORNO ALIMENTARIO AL INICIO

ÁBJUROS DE HIPÓCRATES: MÉDICOS PELIGROSOS

LA SILIMARINA: REMEDIO UNIVERSAL, PANACEA DE SALUD

APOCALIPSIS 6, 6: ”...ET VINUM, ET OLEUM NE LÆSERIS.“

ÁCIDOS GRASOS TRANS (AGT'S) Y SILIMARINA

ETAGERÍN Y GLUCOBALACE VS. PROTEHEPAR

HISTORIA CON EL CARDO MARIANO (SILIMARINA)

EL NACIMIENTO DE UNA MEDICINA MILAGROSA: EL CARDO


VOX POPULI, VOX DEI

LA PROFECÍA DE LAS PÓLVORAS Y DE LOS ÓLEOS DE ORIENTE

APÉNDICE: CARTAS DE IVÁN ARDILA Y LA RESPUESTA DE LA DOCTORA CLAUDIA ANGÉLICA


SOTO PEREDO, UAM XOCHIMILCO. INCLUYE DOCUMENTOS QUE PRUEBAN QUE LA UAM
INTENTA OCULTAR ESTE DESCUBRIMIENTO PARA LUCRAR CON ÉL EN EXCLUSIVA AL COSTO
QUE SEA.

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

MATERNAJE: AMOR NUTRICIO


PARA MENTE, CUERPO Y ESPÍRITU

1. ¿QUÉ ES EL MATERNAJE? Es el conjunto de dotes nutricias mentales,


físicas y espirituales

 a) de una madre con su progenie *anteriores al embarazo, *durante el


embarazo, *en la lactancia y *posteriores a ella,
 b) de un ser humano para consigo mismo a lo largo de su vida y
 c) de nosotros con el prójimo cuando éste tiene una necesidad que es
incapaz de satisfacer en alguno de estos ámbitos y podemos cubrir sin
menoscabo de la propia.
 d) de la humanidad con todas las jerarquías de seres sobre las cuales tiene
poder, desde un virión hasta un planeta (a algunos científicos no se les hace
posible que un prión o un virión tengan existencia propia aunque puedan
reproducirse, como los cristales de cuarzo, y existen muchas gentes que no
creen que la tierra pueda estar viva y que depende de nosotros conservarla
sana y alegre), pasando por todos aquellos cuya existencia como tales es
visible a simple vista o resulta lógica, real o de “sentido común”.

2. ¿DE QUÉ SE TRATA EL MATERNAJE MENTAL? Consiste en vigilar lo que


entra a través de los seis sentidos para que sea únicamente benéfico. La mente
es el sexto sentido. Si un sentido necesita un órgano que perciba un objeto
sensorial, el cerebro y las redes nerviosas y neuronales del cuerpo son en este
caso ese órgano. La percepción y el pensamiento son los objetos con los que
contacta la mente, como los sonidos con el oído.

3. ¿Y EL MATERNAJE FÍSICO? Es vigilar la respiración para que oxigene, la


ingesta para que nutra, los límites de las capacidades corporales para no
excederlos, el electromagnetismo y la sonoridad para que permanezcan en
fronteras que provean la gama de rayos, luces y sonidos que necesitamos para
cargarnos de energía. Es adquirir lo que crea, mantiene y transforma a las
potencias somáticas para su armónico existir y procurarle medicina a su
enfermedad y antídoto a su veneno.

4. POR ÚLTIMO, ¿EN QUÉ CONSISTE EL MATERNAJE ESPIRITUAL? En el


fomento y retroalimentación de las virtudes que garantizan el funcionamiento
armónico del alma: Esperanza, para no menguar en el infortunio. Confianza en
el sentido de la existencia y del sacrificio. Caridad que permite darle al otro sin
egoísmo. Compasión capaz de sintonizar con el estado del prójimo y hacernos
vibrar con él. Entrega y fe en Dios (o en el caso de los ateos a metas superiores
a sus egos para trascenderlos y sublimarlos).

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

DISMATERNAJE

"Sé cómo se cura la diabetes" dijo el niño, y las miradas de los adultos que lo
acompañaban se tornaron condescendientes y dispuestas a la paciencia que se
tiene con aquel que uno quiere pero que ha cometido una impertinencia.

Todo hubiera quedado allí porque esas mujeres no estaban dispuestas a


seguirle el juego a su temeraria afirmación, pero una voz interna me dijo "no
subestimes a los pequeños", y le dije

-¿Cuál es la cura que conoces?-

A los adultos no les suele agradar lo que los niños quieren decir porque las
palabras de un corazón limpio representan un riesgo para quuienes se han
acostumbrado a malversar la comunicación con la mentira, el invento, la
ocultación o el pretexto, y su respuesta por seguro incomodará a muchos por lo
que implica. El niño habló

-La leche materna.-

No mentiré: lo dicho por el niño me agarró en curva al tocar fibras en


verdad profundas sin que fuera plenamente consciente de que lo hacía; intenté
sanjar la cuestión con algo de gracia y atiné a comentar con tono de punto final

-¡Ha de ser una cura muy agradable!-

Y pasé presto a otra cosa, adulto al fin.

Sin embargo esas palabras siguieron dándole vuelta a mi cabeza durante


días y al sumergirme al fin para entender por qué me intranquilizaron descubrí
un mundo lleno de sabiduría, amor, belleza y dolor, sí, también un mundo de
dolor.

La leche materna no es cualquier cosa. Pocos son capaces de justipreciarla


percibiendo la magnificencia de ese lácteo don, de esa líquida gracia, de ese
blanco amor. No es únicamente el alimento completo por antonomasia de un
ser que descubre por primera vez al mundo, lo cual ya sería demasiado decir.
Es esto, y también mucho más que esto.

Es el río que contiene al ejercito matriarcal que defenderá de los enemigos


vivos e inanimados al pequeño vástago indefenso, es decir, en ese líquido vital,
vitalizante, vivo, viajan anticuerpos dispuestos a luchar hasta la muerte en

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

contra de virus, bacterias, hongos, parásitos y toxinas que de otra forma


pondrían en riesgo de enfermedad, envenenamiento o muerte al lactante.

Es el vehículo de una comunicación química precisa entre la madre y la


diminuta vida a su cargo; el bebé realiza automática e inconscientemente el
diagnóstico de sus deficiencias y necesidades comunicándolo al seno de mamá
y ella corresponde dando exactamente aquello que la sabiduría innata de su
hijo le ha demandado.

Es cauce de dos vías para el amor más profundo que existe, el níveo
cordel que ata a dos seres en el acto amoroso más evidente e incondicional.

Es lluvia nutricia para el infante, que al igual que el maná que Dios
ofrendó desde su Reino a sus hijos elegidos para salvarles, lo dá todo. Es el pan
exacto, el vino preciso para calmar sed y hambre de cuerpo y alma, además,
dado en tiempo y forma.

Dios dá a la madre oportunidad de emularlo: llena de tibia miel sus senos


disponiéndolos al banquete y en temprana hora anuncia con un evangelio de
amor su inminente Eucaristía con tal de que el nacido tenga el refrendo y la
memoria de la comida celestial que le aguarda y la añore de por vida. Sólo Dios
le calmará la sed y el hambre para siempre.

Viendo con estos ojos panópticos al fenómeno sin par de la lactancia no


queda más que darle razón al niño que al principio nos anunciaba conocer la
cura de la Diabetes; ésta es una de cientos de condiciones patológicas que
afloran en el organismo como consecuencia de los transtornos alimentarios, y
estos a su vez son una contradicción clara del fenómeno nutricio que exaltamos
líneas arriba en un afán de clarificarlo, pues en la lactancia integral se
cumplimentan en tiempo y forma todos los requerimentos que la nutrición
humana necesita, mientras que en la patología alimentaria el plato donde se
sirve la ingesta está hecho de caos.

A los prodiabéticos, prediabéticos y diabéticos no hay amor que les


mueva: en sus vidas sedentarias, faltas de motricidad, de motivos, intentan
recibir por la boca a la par de la dulzura y energía de los carbohidratos aquello
que en la leche de sus madres encontraron y que bien recuerdan en la
intimidad de sus corazones y estómagos, aquello que añoran de la querencia
materna, el amor sin condiciones que no hallan en ningún lado de sus vidas. Lo
buscan infructuosamente en lo que es dulce o está cargado de calorías, de
calor, pues rememoran que allí, en ese alimento primigenio, al mismo tiempo
que la miel y la calidez, yacía el cariño a manos llenas. Repiten el gesto sin

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

parar, compulsivamente, y mientras pierden en ese rito de búsqueda fracasado


la salud y sus cuerpos, no encuentran a mamá.

Todo transtorno alimenticio puede obedecer a una disfunción del arquetipo


materno interiorizado, es decir, a un deterioro o falta de crecimiento de las
capacidades individuales de autocuidado; dicho sencillo: quienes padecen una
enfermedad nutrimental son incapaces de reinstaurar de manera autónoma el
ritual de preservación que una lactancia sana implica.

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

¿POR QUÉ FALLA LA TERAPIA DE LA DIABETES?


EL FRACASO DE LA MEDICINA ANTE EL SÍNDROME DIABETOGÉNICO*

"Es muy terco: se va sin desayunar y cuando ya se está cayendo come


cualquier cosa por allí."
"Tengo 30 años con mi enfermedad controlada, de vez en cuando puedo
darme mis escapaditas sin problema."
"No toma la medicina; si le insistimos se enoja mucho con todos, ya ni le
decimos nada por miedo a sus reacciones."
"Mire: de algo tenemos que morirnos; me doy mis gustos pa'que por lo
menos la muerte me sepa bien."
"Es bien mañosa: compra sus panes a escondidas y anda comiéndolos
cuando nadie la ve; ¡ni modo que ande persiguiéndola!"
"Los mexicanos tenemos el gen de la diabetes. No podemos hacer nada."

Quejas y justificaciones, discursos que se complementan entre sí


perfectamente, dos pesos equivalentes en la balanza de la enfermedad ponen
al fiel a señalar un cielo que no espera al impío diabetogénico. Los terapeutas
del diabético, el enfermo mismo y las víctimas secundarias de la enfermedad se
preguntan por qué en un número creciente de casos el diabético llega a su
muerte como consecuencia de su padecimiento y no a un deceso por causas
tan naturales como la vejez. Incluso en algunas cabezas, la diabetes es
automáticamente una sentencia al pabellón del moribundo lento, a una
condena a muerte que llega paso a paso, como el SIDA. ¿Por qué falla la
medicina en curar si su fin es ese?, ¿en serio somos impotentes a la hora de la
sanación? La respuesta es simple. La diabetes no es la causa de la enfermedad
del diabético, sino la consecuencia de una enfermedad mayor: un transtorno
obsesivo-compulsivo de la personalidad que notoriamente lleva a cabo su

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

acción en los hábitos alimentarios. Así como el alcoholismo se origina


principalmente en una personalidad propensa a la adicción, podemos hablar de
una *predisposición a la diabetes como consecuencia de un transtorno
psicosomático que libra su batalla en las formas de la ingesta
convirtiéndolas en patológicas*. Propongo nombrarlo como Diabetogenia,
Personalidad Diabetogénica o Síndrome Diabetogénico* y caracterizarlo
detalladamente para volverlo visible y crear parámetros de detección precoz y
oportuna (medicina preventiva).

De la misma forma en que un ortoréxico no puede ingerir aquello que


considera insano, hipercalórico, hipovitamínico, lleno de contaminantes, o en
corto, todo lo que piensa que se aleja de su idea morbosa de lo que debe ser
una comida perfecta, y por ello perjudica su salud, su vida y a los que se
encuentran en su círculo de influencia directa, como amigos, familiares y
compañeros, así el diabético se lacera a sí y a los suyos si no obtiene una
atención que le sane en aquellos ámbitos deteriorados de su ser. Ambos casos
merecen un abordaje similar, una sanación que aluda también a la mente y al
espíritu sin dar prioridad sólo a la parte materialista mediante dietas
especializadas o fármacos iatrogénicos. Un terapeuta capacitado verá que el
tratamiento de los trastornos alimenticios pasa por atender al enfermo
integralmente y no atrevería una terapia unidimensional ante males que tienen
tantos niveles y por lo mismo requieren de múltiples ayudas.

No se puede atacar un enemigo que no se ve. Mientras se remita el origen


de la diabetes a manifestaciones secundarias -de un mal más profundo-
creyendo que son el lugar donde nace el padecimiento, jamás se logrará la
recuperación de ningún enfermo por completo. Dar por hecho que un abuso de
grasas, carbohidratos, grasas trans y azúcares es sólo una peculiaridad
alimenticia que vuelve a alguien propenso a contraer diabetes -y no admitir que
en realidad estamos hablando de conductas compulsivas que encajan en un
cuadro más amplio-, ha sido equivalente a creer (como en un principio se hizo
tan equivocadamente) que el cigarro sólo produce un hábito pernicioso y
molesto, no una adicción grave, mayoritariamente mortal, y que es fruto de la
casualidad que una persona sacrifique su voluntad en las garras de una droga.

Al usuario de un producto que imaginamos que sólo por obra de una


infortunada casualidad puede enfermar o esclavizar le daríamos sólo un consejo
amable y laxo, en el mejor de los casos.

A un adicto cuya conducta le afecta gravemente a él y a todos los que le


rodean le instaríamos a buscar tratamiento especializado con urgencia.

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

Trasladando estos ejemplos al cuadro diabético descubrimos la diferencia


sustancial entre aconsejarle a alguien comer menos grasa, azúcar o harina y
encomiarle encarecidamente a incorporarse a un grupo 24 horas de comedores
compulsivos anónimos para superar su trastorno.

Por cierto, las restricciones que la ley está imponiendo a la difusión


publicitaria del tabaco obedecen a razones que bien pueden aplicarse para
hacer lo mismo con los alimentos chatarrra y además con aquellos que
contienen azúcar refinado, aceites refinados, harinas refinadas y grasas trans
(aceites hidrogenados). Sin embargo en este caso, no es tan visible que estos
falsos alimentos causan más muertos que el negocio de sicarios que expenden
nicotina. ¿Hay alguien en los medios supuestamente críticos que analice con
afán salutífero los venenosos sucedáneos alimenticios producidos con estos
ingredientes vacíos de nutrimentos?

El trastorno alimenticio del diabético tiene que vérselas con las mismas
fuerzas oscuras que la adicción del fumador:

 Una sociedad permisiva que no llama las cosas por su nombre.

 Medios de difusión vendidos al mejor postor promoviendo productos que


causan compulsión y muerte.

 Estimulación constante impeliendo a recaer una y otra vez en compulsiones


malsanas.

 Terapeutas menguados para entender y tratar con éxito enfermos complejos,


crónicos y achacados de males que pueden serles mortales, discapacitantes.

 Una industria farmacéutica que hará TODO para que el enfermo no sane y en
cambio se convierta en usuario de medicinas que lo vuelven dependiente de
ella.

Con este panorama, la cura de un diabético se convierte en un milagro.

Y los milagros -permítanme recordarles- sí existen.

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

ORTOBULIMAREXIGÉNICOS

He acuñado este término para definir por su medio todas las causas conocidas
y por conocer que conducen a padecer los trastornos alimentarios englobados
con los términos ortorexia, bulimia y anorexia; la génesis de estos
desequilibrios homeostáticos es múltiple, y un abordaje unidisciplinario no ha
aportado conocimientos suficientes que lleven a su prevención cabal y mucho
menos a su curación absoluta. Por ello emprendo este análisis que no intenta
ser exhaustivo y sólo intenta dar unas cuantas pistas más sobre el posible
origen y subsecuente curación de estas tres obsesiones compulsivas.
Hay quienes remiten la causa primordial a un desfase entre la propia
percepción corporal y el canon impuesto por los mass media de la mujer
perfecta (o el físico masculino idóneo, si es el caso), en el caso de la anorexia y
la bulimia, olvidándose de remontar el origen más lejos todavía, cuando la
enfermedad estaba larvada en la sique del individuo presta a eclosionar cuando
las circunstancias fueran óptimas. Es hasta ese profundo enrraizamiento donde
quiero acudir, porque sólo desde ese punto se comprende en su amplitud la
circunstancia que da pie a caer en las redes de estas conductas rituales y
autoperpetuantes.

Su origen se remonta al momento mismo de la concepción, al instante


preciso en el que el óvulo fecundado se implanta en el endometrio de la mujer
que va a ser madre; si la recipiendaria de la nueva preñez no dispone en su
cuerpo de todos los nutrientes adecuados para el correcto desarrollo del feto,
ya podemos añadir un factor determinante para fertilizar el terreno de estas
enfermedades, pues el ser que crece va a recibir en su ingesta umbilical sólo
porciones de ciertos nutrimentos o en caso de otros, un nulo aporte, lo cual va a
improntar cada célula en desarrollo de un gradiente nutrimental desequilibrado,
medida desde la cual va a pugnar el feto en desarrollarse a pesar del
desequilibrio del sistema que lo sostiene. Pero la marca va a quedar de por
vida. Prueba de ello son los estudios realizados en madres que ingirieron
carbohidratos y grasas en demasía estando embarazadas, los cuales
propiciaron la proliferación de celulas lipídicas que impelieron el desarrollo de
niños y niñas gord@s que se convirtieron en adult@s obes@s a pesar de tener
dietas controladas. ¿Infancia es destino? Más que eso, el destino comienza a
escribirse desde antes.

Si la madre no dispone de recursos emocionales suficientes, o estos están


permeados de venenos emocionales (odio, ofuscación, tristeza, egoísmo, etc.),
la nutrición emocional queda también comprometida, y si tomamos en cuenta
la relación que la medicina china ejerce entre los órganos y las emociones, ya
podemos pensar que una madre que odia en algún sentido, visiblemente o no,

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

va a afectar, no sólo sus propios órganos, sino los del bebé que florece en sus
entrañas. La irradiación emocional, aunque no se encuentra medida todavía por
los instrumentos científicos ortodoxos, es un hecho para cualquiera que intente
reparar en la forma en la que alguien afectado de una emoción descollante
mueve a su entorno social. Y cuánto más sucede dentro de una placenta,
cuando ese bebé no puede oponer la intelectualización adulta, la voluntad
propia, o el correspondiente antídoto ante la emoción que llega a él como parte
del aporte energético que la madre realiza sin parar.

Hasta aquí la primera parte del análisis de las dádivas maternas, tanto
síquicas como físicas, en período gestante. Aunque el tema, por supuesto, da
para más.

Cuando el niño nace, a la par de las múltiples y apabullantes avalanchas


sensoriales, debe reconectarse de inmediato con el medio del cual provino, y el
cuerpo de mamá y sus senos se convierten de inmediato en el eje a partir del
cual se despliega su mundo creciente. Si en el vientre no debía clamar por
nada, porque todo le era dado sin que lo pidiera, ahora dice su primera palabra,
y ésta es un reclamo: el llanto. Llanto que la madre debe aprender a descifrar,
llanto que debe acallar satisfaciendo las apremiantes necesidades que a través
de él se enuncian. Una madre que fracasa en satisfacerlo puede alcanzar la
masa crítica que siente la base de una anomalía energética, pues en el niño se
genera un déficit que lo perseguirá hasta ser satisfecho, no importa cuánto
tiempo pase. No importa que deje de llorar...

Llanto satisfecho y lactancia exitosa, dos piedras angulares para la


fundación de una salud de hierro, tanto síquica como física.

Si ante su llorar y gemir no se sacian sus demandas, el estímulo que


genera su clamor aminora su paso, hasta que sobreviene el silencio, y la
pérdida de la relación entre un requerimiento sicosomático y su manifestación
visible. Si el niño tiene hambre, y no le dan alimento, ya tenemos el caldo de
cultivo para que cuando adulto ignore paulatinamente la señal corporal de la
necesidad de comer hasta que de plano la haga desaparecer del plano de la
consciencia. Si desea un aporte energético que eleve su temperatura corporal
hasta un estado placentero y no acuden esos brazos a pacificarlo, ya tenemos
el germen de un adulto que se ha convertido en alexitímico porque nunca
desarrollo por completo la expresión de sus necesidades, ya que ante sus
pedimentos no hubo respuesta que estimulara el que siguiera expresando sus
hambres de amor.

Cuando llega la segunda crisis de independencia del niñ@ sobre la madre

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

(la primera es cuando nace), es decir, cuando los vislumbres de una adultez se
ciernen hormonalmente sobre el cuerpo, suele ser el momento en el que surgen
los T.A (trastornos alimentarios), y esto, debido a que la interiorización que ya
se ha llevado a cabo del papel materno debe comenzar a funcionar a todo
vapor. Aquel, o aquella que haya interiorizado a una madre tóxica, poco o nada
nutricia, no va a tener recursos para empezar a velar por sí mism@
integralmente, y el primer bastión donde se llevará a cabo esa lucha perdida
será la comida, pues la comida es el símbolo arquetípico de la madre. La
introyección y apropiación de las funciones maternas se ejerce entonces con
todas sus virtudes y defectos cada vez con mayor intensidad, y si la
disfuncionalidad materna es mayor que su armonía, sobrevendrá la crisis. Crisis
de resolución, por supuesto, pues esa gama de síntomas son la segunda
generación de llantos que ese/esa adult@ vierte para que su madre (externa o
interna) satisfaga por fin lo que se dejó trunco alguna vez.

Por eso en el sistema de apoyo de un/a enferm@ es vital la presencia y


participación de la madre. Y por eso, en los hospitales donde se confinan los
casos más críticos y extremos, se habla, sin siquiera imaginar cuánta razón
acude al término, de la función de "maternaje" de los terapeutas que los
atienden. La maternidad incompleta que un día se creyó despedir para siempre
ahora vuelve como único medio para rescatar a sus huérfan@s involuntari@s.

No importa si la madre no está, está muerta, no quiere colaborar, o sí es


parte activa de la recuperación, pues ésta pasa por sanear el arquetipo y el
vínculo filial (aunque sea in absentia), y por introyectar de nuevo las funciones
maternas nutricias para que se disponga de recursos autónomos que generen
homeostasis e impidan nuevas recaídas.

Sólo teniendo un centro claro, una función propia de maternaje adecuada


y sana, se es capaz de la independencia y de la salud. No importa si la madre
externa es el icono ejemplar del defecto y el exceso, siempre y cuando la
interiorización y apropiación de las virtudes maternas modelo quede
completada y funcione a cada instante.La conclusión, es sencilla:
adoptémonos... Y antes de hacerlo, pensemos bien en qué clase de padres
queremos ser con nosotros mismos. Y dediquémonos en cuerpo y alma a
crearlos en nuestro interior.

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

ÁBJUROS DE HIPÓCRATES

La silimarina en la cirrosis,
el envenenamiento hepático
y la diabetes.

Había escrito un texto que consideré atinado y ocurrente sobre el Cardo


Mariano y los médicos. Lo sometí a las críticas de mi madre (Socióloga y
Periodista de la Sorbona de París) y de mi amada mujer (Profesora de Español
en una secundaria pública de Iztapalapa, es mi heroína preferida). Pensé que
me darían el palomazo sobre mis cuartillas y ambas coincidieron para mi
frustración en tacharlo de agresivo para la clase médica en su conjunto. Total
que decidí sepultarlo en la resma tradicional del olvido que todos los escribanos
tenemos en los resquicios de nuestros hogares. Hasta ahora; verán por qué.

Son decenas los batiblancas a los que les he hablado del Cardo como una
medicina prodigiosa y he subrayado los experimentos de la Doctora
Claudia Angélica Soto Peredo (Universidad Autónoma Metropolitana,
plantel Xochimilco) en los que en un modelo extrapolable a humanos
demostró la remisión total de la diabetes que produjo en los sujetos de sus
experimentos gracias a la acción de las diferentes moléculas de la
Silimarina que contienen los frutos de esa maravillosa planta. De hecho es
probable que sean en realidad cientos de Jurados Hipocráticos los que me han
escuchado loar tanto a la medicina, como a las dos mujeres que
intervinieron para que llegara a nuestras manos tan fenomenal cura
para la diabetes y para MILES de enfermedades más (sí, lo dije y lo sostengo:
miles; y lo demostraremos, aunque le pese a las trasnacionales farmacéuticas).

La Doctora Claudia Angélica Soto Peredo,


de la Universidad Autónoma Metropolitana,
plantel Xochimilco:

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

A pesar de mi verdaderamente imparable verborrea han sido pocos los


Doctorcitos y Doctorcitas (y en mayor medida Enfermeros y Enfermeras) que
han tendido sus oídos en una escucha real y consecuente con las implicaciones
de esas palabras espetadas sin pudor. De hecho, para mi asombro, he hallado
incluso hostilidad: la de aquel cuyo modelo del mundo corre riesgo de
caer en pedazos.

Debo confesar que me he divertido mucho a costillas de sus hígados


sulfurosos y a pesar de mis invariables corajes ante tanta cerrazón. Es toda una
anécdota cada indoctrinamiento que realizo sobre la medicina que ocupa mi
corazón, pues a pesar de las puertas que me cierran en la nariz, tengo ingenio
casi siempre suficiente para abrir una esclusa en la que ni esperaban que
alguien pudiera entrar con sus argumentaciones sólidas como arietes
invencibles. ¡Ja, no pueden contra la razón!

Esas orejas que tanto se han negado a entender me han enseñado que es
más difícil cambiar un paradigma dogmático de la realidad ¡que curar la
diabetes! Mire usté, caballero...

Por todo lo anterior, y porque hace unas horas me enteré de que la


diabetes se posicionó recientemente como la causa número uno en la
mortalidad de mis compatriotas, decidí transcribir el texto de marras. Esa
enfermedad que me espanta, no merece persistir; es un infierno optativo y
debe saberse ya. Dicen los que saben que el Sector Salud gasta más de su
presupuesto en la diabetes y los padecimientos y secuelas
relacionados con ella que en cualquier otra enfermedad; de hecho es
su principal merma económica. ¿Es posible que pudiendo remediarla
persistamos en voltear la cara hacia otro lado? Soy terco, demasiado. En mi
consciencia no ha de quedar el pecado de omisión de guardar silencio cuando
tengo algo tan importante que seguir diciendo.

En honor de esos hombres y mujeres que no quieren salud sino dinero, va


el escrito que pensé no transcribir nunca. Viene de ai, maistro:

La inyección del doctorcito.

Algunos médicos son muy inteligentes en Europa: como su profesión


consiste en ser responsables de saludes y vidas de sus pacientes -carga pesada
en exceso para cualquiera- liberan su presión y se relajan del trabajo tomando;
no se crea que destaco la inteligencia de los facultativos por usar este método
que sólo requiere de sentarse y empinar el codo en lugar de alguna disciplina

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

oriental psicosomática, nooo. Sería un sarcasmo cruel. Lo dije en serio, pero por
la parte que antecede a ese ritual báquico del rélax galénico, la que sólo los
chismosos conocemos pues es privadísima y además vergonzante. ¡A salir del
clóset muchachos!

Antes de ingerir cantidades pantagruélicas de bebidas embriagantes se


inoculan una sustancia muy especial, una que ha demostrado durante
milenios ser capaz de proteger al hígado de miles de venenos (aseguro
usar los 4 dígitos de manera legítima en sendos casos: en años y en tóxicos
respectivamente).

Entre esos venenos se incluye (cómo no) al temible alcohol y, escúcheme


bien, a la micotoxina criminal del hongo Amanita Phalloides, bien conocida por
encabezar la lista de agresores del hígado de origen natural. Es tan potente
esta molécula, como la que contrarresta sus efectos.

LA SILIMARINA:

Sí. Esa que ocupa 5 mililitros de la jeringa hepatoprotectora de los


doctores alcohólicos en una concentración de 120 miligramos benditos y
estandarizados, utilizada como medida urgente de la bien practicada
medicina preventiva. Los guerreros necesitan su escudo y su descanso, hélos
allí: francachela y remedito.

Si mi padre lo hubiera sabido a tiempo, no hubiera tenido que pasar por el


trago amargo de vivir una operación tan fea como el desvío de la circulación
portal por su cirrótico hígado atemperado a golpe de cuba y vino. La ignorancia,
hombre...

Ah, se me olvidaba un detalle. Si algunos tomadores compulsivos no se

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

ven borrachos, no se debe a que tomen con medida o moderación (o como se


quiera subterfugiar el aquelarre aquel). Que nadie llame a error en este sentido.
Si esos adictos aparentan sobriedad es porque los hígados trabajan a marchas
forzadas metabolizando TODO el alcohol que se zamparon a través de una
herramienta química que produce a mares el hígado de un tomador con el fin
de neutralizar esa porquería que sin empacho le meten. Su nombre es
Deshidrogenasa Alcohólica; ilustrador el mote de esa enzima orgánica, ¿eh?

En una esquina, ¡la Silimarina!


En la otra esquina, ¡la Micotoxina!

Abundemos sobre el asunto. Cuando un ser hechizado por el sombrerito


rojo con manchoncitos blancos del honguito mencionado decide comerlo,
sobreviene en su organismo una serie de reacciones químicas que atentan
contra su integridad; la más destacada es la hepatitis fulminante, ya que el
blanco preferido de la flecha envenenada de la Amanita es el hepatocito, la
célula hepática.

Muere el hígado entonces, y por su trascendencia como órgano rector de


la química corporal, también orilla al deceso al desdichado que pensó que ese
vegetal llamativo sólo lo llevaría de tour VTI al paraíso, no que lo dejaría de por
vida en él.

El vegetal hermano que efectivamente lleva a las visiones espirituales es


parecido al que mata, pero sólo la bruja del cuento sabe distinguir entre el
Phalloides y el Amanita Muscaria, y vaya usted a saber en qué pira de leña
verde mataron a esa abuelita chamánica los antecesores de Franco.
Gracias a los patólogos sabemos bien cómo se dá el trágico fin de los que
se atragantan con sombreritos de duendes malévolos, pues son ellos en las
labores forenses quienes se ocupan de los cadáveres para estudiar los males
que los llevaron a la plancha metálica donde laboran. En sus cortes
histológicos se pueden observar los hepatocitos destrozados después
de la artillería fúngica que los derrotó.

Y a otro tipo de científicos les debemos saber con precisión que si le


inyectamos en tiempo y forma a un envenenado por su bocadín de
champiñones la misma ampolleta que el doctor usa para evitar la cirrosis
¡sobreviene lo inesperado!:

Por arte de una magia singular en las células que recibieron el


antídoto no se vé el más mínimo daño, como no sea el que les causó al
separarlas con una jeringa especial el doctor encargado de tomar las muestras

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

de tejido para la biopsia. Porque verá, esas células que se ven rozagantes en la
mirilla del microscopio, pertenecieron a un órgano que seguirá vivo y saludable,
aunque al paciente que se las quitaron le duelan los dos piquetes (el del
antídoto y el de la biopsia) y le retumbe todavía el susto que se llevó por culpa
de sus peculiaridades culinarias.

Los irredentos iatrogénicos.

Volviendo a los insignes personajes del principio, esos que se automedican


y esgrimen con orgullo la divisa tan sonada de "prevenir, antes que lamentar",
mencionaba su inteligencia y lo recalco. Todavía tendría progenitor si hubieran
estado a su disposición esas ámpulas inoculables y el conocimiento que bien
usan los galenos sedientos y estresados.

Es una lástima que mi padre y su hígado transplantado terminaran


convertidos en cenizas por la ignorancia que ya no tiene quien leyó este
texto.

Ahora bien, si usted quiere ser más que inteligente, le recomiendo


meterse al organismo, no una jeringuilla que sólo se debería usar como
antídoto en emergencias reales, sino unas buenas tabletas de Silimarina
diariamente, pues es uno de los antioxidantes más importantes de la lista
de los Top Thirty.

Le invito a leer más sobre esta medicina que sólo un Doctor lleno de amor
incondicional pudo haber creado, bueno, no un Doctor, una Doctora. Venga, lea
la narración apócrifa o real, mítica o histórica que le he preparado, y
sorpréndase.

En la Francia del 68 en la que mi padre estudió, se podía leer un grafiti


bellísimo. Con él quiero cerrar...

"seamos realistas: pidamos lo imposible" Amén.

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

APOCALIPSIS 6, 6: ”...ET VINUM, ET OLEUM NE LÆSERIS.“

“...No dañes el aceite, ni el vino.”, así culmina el sexto versículo del sexto
capítulo de las revelaciones de Juan, ¿y hemos escuchado, leído o visto que
signifiquen algo estas palabras proféticas? A los adictos a las explicaciones
catastrofistas del Apocalipsis les encantan los versículos donde dragones que
bufan alientos azufrosos se enfrentan con Ángeles lumínicos y bien encarados,
o aquellos en los que cuatro jinetes llegan a la Tierra como el caballo de Atila, a
desolarla. Quizá las cosas son menos joligudescas, más prosaicas; quizá en vez
de interpretar los símbolos con claves como la del código Da Vinci debamos
tomarnos la palabra AL PIE DE LA LETRA, porque las profecías a veces también
son literales; ésta, además de todo, es una orden clara.

Los profetas son los oradores de la vida, su palabra es vida, es pan de


vida; anuncian con antelación el mal para prevenir a aquellos que tienen ojos
para ver y orejitas para escuchar. Ahora, ojos y orejas se desgastan con
monitores y bocinas de cualquier tamaño, en una visión y una escucha que deja
ciegos y sordos literalmente a sus víctimas y que además a nivel simbólico
también los enceguece y ensordece a la verdad revelada. Ahora, en la calle, nos
podemos encontrar a jóvenes que con orgullo proclaman que no leen, mientras
en sus cinturas guardan la filosa espada de las ondas electromagnéticas de un
teléfono que no comunica y sí daña. ¿Alguien les ha hecho vivir la palabra en
sus corazones?, ¿se ocupan sus guardianes (padres, maestros, terapeutas,
guías espirituales) de vivificar sus mentes con el silabario de la verdad?

Y tú que me lees, ¿no te encuentras en el mismo caso? ¿Ya revisaste tus


hábitos lo suficiente como para saber si estás cumpliendo el mandato de Juan?
¿Sabes a qué te expones si no lo cumples? ¿Conoces el precio que tu vida y tu
salud están de hecho pagando por no percatarte de lo que significa y obrar en
consecuencia? Te puedo asegurar que también tú, como ese joven mediatizado,
enfermizo e ignorante, estás en un desconocimiento pleno de las implicaciones
para tu existencia de haber permitido que el aceite se dañara. Del vino
podremos hablar más tarde, pues también del cáliz hay mucho por decirse,
aparte de que le descubrieron una molécula que vuelve extremadamente
longevos a quienes la consumen y de que si no es orgánico y además le
añadieron potenciadores de sabor, puede causarte cáncer. De la cirrosis ni te
hablo.

En algún momento cercano los dueños de los medios de producción y del


mercado decidieron inculcarnos una idea sumamente perniciosa: si es blanco,
transparente, incoloro o insípido sin duda es mejor, más nutritivo y puro,
confiable y consumible. A partir de ese paradigma -quizá originado en el

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

racismo en contra de la humanidad de pieles coloreadas por parte de los


conquistadores de piel pálida y en la gran mancha de sus consciencias- se
comenzaron a refinar los azúcares, las harinas, los aceites y cuanta cosa fuera
posible blanquear para darle la apariencia de nívea virginidad, de pureza
inmaculada.

Por dar un ejemplo más de esta perversa proclividad te menciono los


tampones femeninos, cuya blancura se debe al sumamente irritante cloro con
el que le “limpian” el color al tóxico material con el que está hecho para
volverlo aceptable a las consumidoras incautas; ese prístino blanco irrita de
manera crónica la vagina y la cérvix impulsando no sólo las infecciones
recurrentes y un shock tóxico poco mencionado sino también el cáncer
cervicouterino, pues la inflamación que el cloro produce vuelve al epitelio débil
y enfermizo.

El aceite no podía quedarse atrás: le quitaron su color, su sabor y su olor;


con ellos se fueron nutrientes esenciales cuya carencia produce muchas
enfermedades. Ahora la moderna ciencia “descubre” que el consumo de aceites
que contienen Omega 3, 6 y 9 previenen la retinopatía y las cataratas.
Estimados científicos, permítanme decirles que el orden de sus enunciados si
altera el producto que se traga uno con su ciencia:

Donde dicen: “El consumo del arándano ayuda a la visión nocturna.”,


debe decirse: “La carencia del antioxidante proantocianidina en la dieta
produce ceguera nocturna en casos sensibles, por lo que una dieta que se
presuma completa debe contenerlos en dosis adecuadas; recomendamos el
consumo de arándanos frescos para enriquecer la dieta con esos nutrientes
esenciales.”;

donde dicen: “La amigdalina ayuda a matar las células tumorales de


cáncer que carecen de la enzima necesaria para desactivar el cianuro orgánico
que contienen”,
debe decirse: “Una alimentación que contribuya con suficientes
cantidades de vitamina B17 (amigdalina), puede evitar que las células aisladas
precancerosas y cancerosas migren hacia el estadio del cáncer y del tumor
maligno respectivamente pues en ciertos casos esa vitamina promueve la lisis
de la oncocélula reciente sin dañar a las que están sanas; aconsejamos como
medida preventiva completar la ingesta con las almendras de las semillas de la
ciruela, del chabacano, del durazno y de todas aquellas que tengan su sabor
almendrado característico, e instamos a la OMS a incluir esta vitamina como
parte del cuadro básico de nutrientes, a definir el porcentaje recomendado
diario de v.b17 mediante los estudios pertinentes y a realizar estudios

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

epidemiológicos que aclaren si la carencia de este nutriente es parte de la


etiología del cáncer”;

...por lo cual, donde recomiendan consumir ácidos grasos omega 3,6 y 9


para prevenir enfermedades, deben más bien declarar que su carencia las
produce.

Cuando ingerimos óleos industrializados metemos a nuestro organismo


sustancias para las cuales no está preparado pues no es una probeta de
laboratorio: le hemos añadido conservadores y solventes dañinos. Para colmo lo
consumimos después de esas alquimias malévolas, ya que le han robado
elementos literalmente vitales para nuestros cuerpos: antioxidantes naturales
que tenían la función de nutrirnos y salvaguardarnos del deterioro. A cambio de
purificarlo le hemos despojado de vida y salud.

Además de lo anterior, para poder procesar nuestro organismo esos sebos


de fábrica requiere justamente de aquellos ingredientes que la receta del
químico le hurtó, por lo que no sólo no nos da lo que necesitamos, sino que
además nos quita lo poco que tenemos de ello. De risa loca, en serio...

¿Ya estás suficientemente tenso, atento y asustado? Sígueme, lo que


viene es peor, leerás el infierno en la Tierra sin salirte un milímetro del tema del
aceite dañado.

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

ÁCIDOS GRASOS TRANS (AGT'S) Y SILIMARINA,


DOS CARAS DE UNA ENFERMEDAD
CAUSA Y CURA DE LA DIABETES: 370 000 000 PARA EL 2030

Si fueras accionista mayoritario en una corporación dedicada a producir y


vender insumos médicos y alimentos industrializados, y se encontraran
amenazadas tus ganancias por 2 datos vitales para tus consumidores, ¿hasta
dónde llegarías con tal de seguir engordando tu cuenta bancaria?, ¿les
ocultarías esa información? Si uno de esos datos implicara que un
ingrediente que usas masivamente para producir "alimentos" a bajo
coste y con mayor vida de anaquel (AGT'S) es causante directo de

• MALES CARDIOVASCULARES * INMUNODEFICIENCIA * CÁNCER Y *


DIABETES

¿dejarías de utilizarlo en tus productos aunque sustituirlo significara elevar los


costos de producción y reducir la vida útil de tus mercancías? Si el segundo
dato implicara que tu mercado actual y potencial de glucómetros,
insulina y medicina para diabéticos se vendría abajo en custión de
meses, porque de volverse operativo, se curarían todos esos
enfermos, ¿permitirías que se difundiera? Quizá contestarás que sí, que
cambiarías ese veneno por otra cosa y que promoverías que la gente
descubriera cómo prevenir la diabetes, los "by pass" coronarios, los
tratamientos oncológicos, y el uso indiscriminado de antibióticos. Pero tú eres
una gente como yo, no un multimillonario sin escrúpulos.
Por lo menos desde principios de los 70 se sabe que los ácidos grasos
trans (AGT'S) son causa de múltiples enfermedades, y las que
mencioné son sólo un pequeño muestrario de ellas. Sin embargo, en los
medios se dedica más tiempo a promocionar el consumo de productos que los
contienen que a advertir sobre los peligros que entraña ingerirlos. El motivo es
obvio: dinero. Si conoces a alguien aquejado por alguno de los males que
nombré, es muy posible que se lo deba a ellos. ¿Cómo podemos reconocerlos?
Lee los ingredientes con los que hicieron ese objeto de deseo que quieres
zamparte, si mencionan

• MARGARINA * GRASA VEGETAL * MANTECA VEGETAL


• * ACEITE VEGETAL HIDROGENADO O PARCIALMENTE HIDROGENADO

sin duda los contiene, porque los 5 son sinónimos de AGT'S. Se hallan en el
99% de la panadería comercial, en la mayoría de los helados y paletas
"cremosas", en chocolates hechizos (Tim Marín, JerChiss, Rinder, Milqui
Güey, Charlos Pinto, etc.), en "aguas frescas" de horchata artificial, en

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

yogures falsos, en "fórmulas" lácteas y cremas vegetales, y hasta en los lugares


más insospechados: me los topé en el suplemento de Ginkgo Biloba que
compré en Wal Mart, y ni siquiera los declaraba la etiqueta. Los encontrarás en
dosis diabetogénicas en la leche del “Chancro del 8”: MortiLeche, también en
la PutriLeche, y todas las que llevan “grasa vegetal”; en el “chocolate”
Awelita y en sinfín de porquerías que nos hacen creer que alimentan. ¡Échale
un ojo a lo que comes!, cuidado con la nueva línea de leche Mido, y ni hablar
de los panes de tía Broza y los del osito Limbo: dicen no tener agt's y sí los
tienen. ¿Sabes que quieren matarnos y enfermarnos? ¡$$$ $$$ $$$!
Terminando la lista te informo: en el número de II/'08 de la Revista del
Consumidor están los resultados de un estudio sobre las palomitas de
microondas revelando que sólo una marca de 40 presentaciones no tuvo
grasas trans (agt's). Fabuloso. ¿Te preguntas por qué son tan indigestas las
palomitas que expenden en los cines, por qué huelen diferente de las que hacía
la abuelita en el sartén? También las pizzas y las hamburguesas rebozan
sebo asesino, y lo calla la Profeco. Anotemos que en el número de IX/'07
esta revista denuncia los peligros de estos lubricantes químicos, y
tuerce el rabo a la hora de decirnos cómo identificarlos en nuestros alimentos a
pesar de que la ley establece que los nombres con los que te comento que se
denominan son los correctos. Por un lado supuestamente nos informa, por otro
es lo suficientemente confusa como para impedirnos discernir lo que podemos
comer sin enfermar y aquello que sin duda nos destruye la entraña. No es una
revista que responda a nuestros intereses, es un comercial velado de las
industrias promovidas por ella misma.

México participó en un estudio internacional a gran escala cuyo resultado


arrojó la estremecedora conclusión de que por lo menos el 40% de los
diabéticos deben su condición a consumir AGT'S. ¡Cuatro de cada diez!
¿Ya checaste si los consumen tú o los tuyos, ignorándolo? ¿Te has preguntado
por qué nadie te había informado de ese estudio que tus impuestos pagaron?
La causa principal de muerte en esta nación es la diabetes; si ya se sabe
sin lugar a dudas cuál es el principal diabetogénico, ¿por qué el H. Congreso de
la Unión no prohibe con una ley el uso de los A.G.T. como "alimento"? Espera,
viene lo mejor: en la Universidad Autónoma Metropolitana pantel
Xochimilco, la Doctora Claudia Angélica Soto Peredo descubrió que la
SILIMARINA:

I) regenera las células beta (ß) que producen insulina en el páncreas:

DIABETES INSULINO-DEPENDIENTE;

II) restablece el gradiente normal de la glicemia sanguínea:

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

BAJA EL AZÚCAR EN SANGRE;

III) permeabiliza la célula otra vez a la insulina:

DIABETES INSULINO-RESISTENTE.

Por lo que entiendo, lo anterior significa que la SILIMARINA cura la


mayor parte de las diabetes. Este revolucionario descubrimiento la hizo
acreedora al premio Canifarma 2003, ¿has oído de él? ¿No merecería que el
gobierno mexicano la promoviera para el Nobel de Medicina, por lo
menos? Estamos en el año 2008, ¿cuantos han muerto desde el lejano 2003 por
desconocer la SILIMARINA? En mi casa, puedo hablarte de la lenta y sufrida
muerte de mi tía Guillermina; seguro tú conoces a otra víctima más de primera
mano. Son, por seguro, miles los muertos y enfermos por causa de un
padecimiento prevenible y curable, la cuenta de caídos no se detiene: éste año
la diabetes se ganó el lugar número uno como asesina de nuestros
compatriotas. Además, es la principal devengadora de recursos médicos,
humanos y económicos del presupuesto nacional de la Secretaría de Salubridad
y Asistencia. ¿Podrían los diputados otorgar un lugar a la SILIMARINA en
el cuadro básico de medicamentos de la S.S.A.? Sí, claro que sí.
Exijámosles cumplir su labor. Y mientras tanto, podemos cambiar la vida de
alguien. Te invito a repartir esta información a tu gente, y a tu no-gente.
Hagamos el bien, sin mirar a quien. Entretanto, 2 laboratorios ofrecen
SILIMARINA con cantidades terapéuticas. Una marca es cara, la de General
Nutrition Center (G.N.C.; hallarás esta tienda afuera de las cajas de los
súpermercados o en los centros comerciales): Milk Thistle® ($289.90 el
frasco de 90 cápsulas). La otra, no tanto; es la de los laboratorios C.M.D.:
Etagerín® y se encuentra en tiendas naturistas. La tercera marca se expende
en farmacias y su nombre es Legalón® , todavía es más cara que Milk
Thistle® y además contiene mucha menos silimarina (a los laboratorios
farmacéuticos les encanta robarnos descaradamente), pero supongo que en
casos de verdadera urgencia el dinero es lo de menos.

SILIMARINA: 900 mg cada 24 horas

Tomo seis tabletas del Etagerín® diario (cuando la puedo conseguir,


porque anda escasa), una hora antes de los alimentos una, y después de
ellos otra, tres veces al día, es decir, aproximadamente 900 miligramos
de silimarina al día, o su equivalente en silimarina cuando ingiero otra
marca. No soy doctor, ni receto a nadie, sencillamente comento el uso
personal de un suplemento alimenticio maravilloso y te insto a imitarme.

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

Entérate más sobre él, escríbeme:

ivanardila@gmail.com

o visita mi página:

tepantzintlacaztalli.blogspot.com

Si no logras conseguir ninguna de las presentaciones de silimarina que


comento (Milk Thistle®, Legalón®, Etagerín®), existen todavía dos marcas
más, Protehepar®, la de las farmacias del “Doctor Simi”, y Glucobalance®
(se consigue en el teléfono 5559 4036, de lunes a viernes y de 9 a 6). Sin
embargo te insto a leer lo que escribí sobre la marca de Simi, porque si la
tomas, debe ser con ciertas precauciones que explico en el artículo “Etagerín y
Glucobalance Versus Protehepar”.

¿Por qué 370 000 000 para el 2030? Es el número de vidas que la
Organización Mundial de la Salud dice equivocadamente que tendrán diabetes
para ese año, y la OMS (que es parte de la ONU) está equivocada porque juntos
lograremos que nadie enferme de diabetes, y también que aquellos que la
padecen tengan una oportunidad verdadera para sanar de una vez por todas.
¿Crees que los milagros sólo los produce Dios?

Apocalipsis 6, 6: ”...Et vinum, et oleum ne læseris.”;

es decir: “...no dañes el aceite ni el vino.”

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

ETAGERÍN Y GLUCOBALANCE
VERSUS PROTEHEPAR

Desde hace meses he venido usando diario, junto con mi familia, el Etagerín, de
los laboratorios C.M.D., y he recomendado junto con él al producto de la
competencia, el que fabrican para las farmacias del Doctor Simi, Protehepar; sin
embargo, no lo había probado y sólo lo sugería como una alternativa en caso de
que la gente no encontrara en ningún lado al Etagerín, y eso en primer lugar,
porque la concentración de Silimarina que declaran los laboratorios C.M.D. es
más alta y en ocasiones el producto se puede comprar más barato que el
Protehepar. La única ventaja relativa que le veía al Protehepar era que en
prácticamente todas las farmacias del Dr. Simi se puede conseguir, es decir, es
mucho más disponible que el Etagerín. Pero esa ventaja podría palidecer por un
detalle que me saltó al estómago en estos días, pues decidí probarlo
personalmente. Ahi les va...

Si por principio de cuentas comparamos la cantidad de Silimarina


estandarizada que declaran tener ambos productos, podremos descubrir que
mientras el Etagerín dice tener 150 miligramos por comprimido, el Protehepar
en cambio tiene 100 miligramos por cápsula.

Ojo, en un caso hablamos de unos comprimidos que algunas personas


tienen que romper en dos o tres pedazos para poder tragarlos con facilidad
(Etagerín), y en otro, de unas cápsulas color rojo sangre de procedencia
artificial, pero más fáciles de pasar por la garganta (Protehepar); usted elija el
modo de administración. Yo, cuando trago el contenido de las cápsulas de
Protehepar, primero vacío la cápsula, pues conozco un poco de los daños que
producen en el organismo los colorantes artificiales y no recomiendo tomarlos
para nada, salvo en caso de verdadera urgencia y cuando no se encuentren
opciones disponibles.

Bueno, retomando el asunto del contenido, resulta que los comprimidos


del Etagerín contienen 50% más ingrediente activo, que es lo que nos interesa
tomar, ¿verdad?, y el Protehepar añade a la fórmula interesantes vitaminas y
minerales para ¿paliar? esa resta de Silimarina, o si lo queremos ver así, para
promover con interesantes nutrientes un producto que lleva un plus que otros
no, jejeje, pues no...!

Lamento tener que decirlo, pero entre sus ingredientes se encuentra el


carbonato de calcio, fuente interesante de calcio para los que además tienen
acidez gástrica (¿recuerdan los Tums?, los promovían no sólo como antiácidos
en Estados Unidos, sino también como una fuente segura de asegurarse el

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

calcio diario). El carbonato de calcio cambia el ph (potencial de hidrógeno, o


grado de alcalinidad-acidez de un medio), y en la pancita es indispensable tener
un ph adecuado y sin alteraciones, salvo casos de enfermedad, en los que
recomiendo equilibrarlo de formas naturales. Y mi estómago puede dar fe de
que el Protehepar le alteró de manera nada benéfica su acidez-alcalinidad. Esta
es la primera desventaja que le encuentro al producto del Doctor Simi, pero no
es la única. Vamos pues...

La segunda es que cuando uno toma calcio indiscriminadamente, en


gentes suceptibles pueden desarrollarse cálculos, ¡y no hablo de que de la
noche a la mañana los que no entendían de matemáticas resulten unos
sabihondos capaces de resolver los teoremas más oscuros!, no, hablo de
cálculos biliares, hepáticos, de esos que parecen piedras o racimos de uvas
diminutas y que sólo la cuchilla del doctor puede remover.

El Protehepar tiene además 4 vitaminas del complejo B, a saber: B1


(Clorhidrato de Tiamina, 5 mgs.), B2 (Riboflavina, 6 mgs.), B6 (Clorhidrato de
Piridoxina, 3.333 mgs.), y la que los vegetarianos más necesitan porque es
difícil de conseguir con una dieta así, la B12 (Cianocobalamina, 4 microgramos).
Estas vitaminas no son en realidad nada tóxicas, y además, como se disuelven
fácilmente en medios acuosos, no se almacenan en el organismo, sino que se
van con la orina fácilmente (por esta razón diariamente debemos conseguirlas
en la dieta, por cierto). Pero más allá de este aporte, creo que de verdad el
ingrediente del párrafo anterior sí puede resultar peligroso para algunos.

Es una ironía. Me acabo de enterar de que en algún estudio descubrieron


que la Silimarina interviene positivamente en evitar y reducir los cálculos y nos
va resultando que le adjuntaron justamente como inseparable acompañante un
carbonato de probada cualidad litiagénica (productora de piedras). Vaya con
esto.

Al final, usted decide cuál se toma, eso sí. Yo nomás no quiero resultar
iatrogénico en mis consejos y advertir a tiempo de los posibles efectos
secundarios de las terapias que menciono. Mida lo que han dado en llamar el
"riesgo costo-beneficio", saque sus cuentas, además, porque los lunes en cada
farmacia del Doctor Simi ofrecen el Protehepar con 25% de descuento, igual
que todos los productos; la llaman la hora de los más necesitados, y la verdad sí
he necesitado de esa hora, sobre todo ahora que no tengo para ir al dentista y
he podido comprar mi antibiótico más barato por asistir puntual a mi farmacia
placera.

Si decides conseguir el Glucobalance®, y andas por Coyoacán, date una

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

vuelta a una nueva tienda que está cerca de la Plaza, se llama Shenty
(Centenario # 33, teléfono 5659 5617). Allí hay Glucobalance® disponible.
No está de más comentarte que Glucobalance® tiene como vehículo
cbp (el medio en el cual se mezcla la sustancia activa para ser metabolizada de
forma óptima) una sustancia similar a la que utilizó la Dra. Soto en sus
experimentos.
Te repito el teléfono donde puedes realizar tus pedidos, si no deseas
caminar hasta Coyoacán o gastar en gasolina: 5559 4036, de lunes a viernes y
de 9 a 6.
Cada frasco de Glucobalance® tiene el contenido siguiente: 90 unidades
de 150 miligramos cada una al 80% de Silimarina.

Bueno, como ya escribí mi "disclaimer", puedo dormir con la consciencia


tranquila, aunque de cualquier manera, si alguno/a resulta por cualquier motivo
con cálculos, que le dé una revisada en internet a los temas "Kombucha", o
"Tibicos". ¿Por qué?, porque el líquido que producen esos cultivos contiene un
ingrediente que ha demostrado ser capaz de deshacer algunos cálculos sin
necesidad de intervenciones quirúrgicas. ¿Qué tal, eh?

HISTORIA CON EL CARDO

ENCONTRANDO AL MILAGRO

Cuando empecé a indagar en las propiedades del Cardo Mariano (Silimarina) mi


sorpresa fue mayúscula al descubrir que la lista de enfermedades donde su uso
es útil es larga, creciendo día con día. Mientras más lo investigan, más
propiedades le encuentran.
Primero conocí a la Silimarina ( que es el ingrediente activo de las semillas
del Cardo Mariano) como una maravilla que Dios creó para sanar nuestros
hígados. De hecho, como tuve un padre que enfermó su hígado de cirrosis con
alcohol, al conocer el Cardo supe que había encontrado la medicina que hubiera
querido darle a papá para evitar que enfermara tan rápido y muriera tan
pronto.
Y en un lapso de pocos meses a partir de encontrar el antídoto de mi
padre, una investigadora de mi propio país LOGRABA que la Silimarina hiciera
LO IMPOSIBLE, lo nunca visto por la ciencia médica:

1. La Doctora envenenó los páncreas de unos sujetos de experimentación con


una sustancia que fabrica la industria farmacéutica: Aloxana, o Aloxane en
gringolés (no tomarla nunca).
2. Y con darles Silimarina bastaba para protegerlos de la toxicidad del veneno
Aloxane, que produce diabetes al destruir las células Beta (β- Beta) del

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

Páncreas pues son las células productoras de insulina del cuerpo humano y
del cuerpo de ratones y ratas).
3. En otro grupo de sujetos les dió Aloxana sin darles al mismo tiempo el
antídoto (Silimarina= a Semillas de Cardo Mariano). Por supuesto enfermaron
de diabetes al destruírseles y envenenárseles el Páncreas.
4. Y aquí viene el milagro que cambiaría mi vida: en los sujetos diabéticos que
perdieron sus células productoras de insulina (las famosas células Beta β)
administrándoles Silimarina así como estaban, enfermos de la “incurable”
diabetes, sus células Beta β resucitaban. Por supuesto, la Diabetes se iba al
diablo.

En este punto ignoraba estar ante uno de esos caminos que se nos abren
enfrente cambiándonos la vida. Sólo sabía que en mis manos tenía una
información que debía estar en manos de todos los diabéticos del mundo, sin
embargo ¿quién iba a comunicársela?

A los que conocimos de esta cura increíble Dios nos había impuesto la
labor de compartirla y jamás lo hubiéramos adivinado antes de que ocurriera;
¿por qué sentía que era obligado compartir esta esperanza?
A mí me hubiera gustado conocerla a tiempo para retrasar y parar la
muerte de mi padre, la de mi abuela, y la de la mitad de mi familia materna. O
para que la tomaran y tuvieran una mejor calidad de vida, mayor resistencia a
las enfermedades y capacidad incrementada para retornar a la salud una vez
enfermos.
¿A los demás no les ocurriría lo mismo? Y con mayor razón: si el ser
querido de un enfermo desea conocer la medicina que le ayudaría a su
diabético, o a su cirrótico, ¿cuánto más le sería útil conocer directamente al
paciente su remedio? O al que quiere permanecer sano. O al que quiere
potenciar su sistema inmune y regenerar su organismo.

“¿ACASO SOY EL GUARDIÁN DE MI HERMANO?”

Pues sí, lo somos: guardianes de nuestros semejantes, y no en el sentido


de vigilarles como hacía la Gestapo en la Alemania nazi, o el CISEN en nuestro
país con los nuevos zapatistas o los opositores políticos, sino en el sentido de
velar con amor por los intereses comunes al prójimo y a uno mismo.
Todos estamos interrelacionados unos con otros y dependemos de los que
nos rodean mucho más de lo que nos atrevemos a admitir o a ver. Si un
servidor había encontrado una especie de panacea (panacea significa algo así
como remedio universal), entonces también tenía ante sí, aparejada al remedio,
la obligación de divulgar su existencia.
Entonces comenzaron una difusión y una indagatoria que no han

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

terminado. Busco desde ese momento compartir, con todos los que tengan
oídos que escuchan, las bondades de mi medicina favorita, y también no paro
en investigar qué nuevas propiedades le encuentran los científicos. De hecho,
me he involucrado tanto con estas moléculas benditas de Silimarina, que en
este momento mi proyecto principal de vida tiene uno de sus ejes allí.

PERO, ¿QUIÉN NOS DARÍA SILIMARINA?

La primera presentación que encontré del Cardo Mariano fueron unas


tabletas de la ahora extinta marca Hepagerín, maquilada por el laboratorio
CMD.
Cuando empezó a evaporarse de las tiendas naturistas el último lote del
Hepagerín volví a buscar al Cardo: me topé con la planta misma vendida en los
puestos de yerberos en el interior de los mercados tradicionales. Me hice litros y
litros de té de Cardo ignorando que el principio activo, la Silimarina, sólo se
encontraba en dosis terapéuticas en las semillas, y no precisamente era el té el
que podía extraerlo, pues de hecho, la Silimarina no se diluye con propiedad en
las infusiones. Gasté dinero y tiempo, pero el té no me quedaba tan mal si le
añadía miel.
La marca Hepagerín se convirtió en Etagerín y fue así como lo conseguía
después de abandonar el té simbólico e inútil. Las demás marcas que encontré
no terminaban de gustarme.
Por ejemplo: Protehepar. En el artículo donde hacía un análisis
comparativo (Etagerín versus Protehepar) mencionaba el daño que el carbonato
de calcio puede causar y que el Protehepar contiene; no es cualquier cosa este
peligro inherente al consumo de suplementaciones extra de calcio: piedras en
el cuerpo, cálculos.
Después de pasar por el infierno de tener a mi madre en una mesa de
operaciones, como una cortesía de sus cálculos vesiculares, no le deseo a nadie
vivir la misma historia. A mi madre le quedó una cicatriz enooorme en un
costado de su tronco (algo así como la huella de la lanza que abrió a Cristo), y
perdió en el quirófano un órgano necesario para su salud: la vesícula biliar.
Por cierto, debo hacer el comercial de la Silimarina para estos casos:
existen estudios que descubrieron a la Silimarina como un inductor de las
secreciones biliares, es decir, potencia los jugos gástricos; precisamente por
este motivo, la Silimarina juega un papel importante en la prevención de los
cálculos y en el mejoramiento de los jugos digestivos.
Desgraciadamente el estudio sobre el doble rol del Cardo en la vesícula
(como nutriente del órgano y como preventivo y curativo de las piedras) llegó a
mis manos también demasiado tarde, es decir, ya que mi mami había perdido
su bolsita de bilis (aún es biliosa, por cierto, ¡qué ironía!).
Luego está la marca líder: Milk Thistle. Es tan cara que no he podido

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

comprarla: $289.90 cada frasco. Y además de todo, también tiene calcio,


aunque en esta ocasión es menor la cantidad y parece que lo usan sólo como
conservador.
Y la marca más cara de todas, la que monopolizó el mercado
farmacéutico: Legalón. La única marca que tiene el derecho comprado a
declarar al frente de su caja que contiene silimarina, inmediatamente debajo de
la marca registrada Legalón. Las demás marcas no pueden declarar al frente
que contienen Silimarina o que provienen del Cardo Mariano. Lo tienen
prohibido por una agencia estatal de salud, la SSA (o Secretaría de Salubridad y
Asistencia). Y debemos preguntarnos ¿por qué les prohíben a los que venden
Silimarina decir al frente de sus productos que la contienen? ¿Y por qué motivo
tampoco pueden declarar que el contenido del producto proviene del Cardo
Mariano? Yo tengo varias teorías al respecto:

 Los laboratorios que producen Legalón han participado generosamente con


donaciones económicas a los miembros de la SSA para que generen leyes
que sólo a ellos o a los que paguen un dineral por el permiso les permitan
declarar que contienen Silimarina o Cardo Mariano al frente del producto.
 Esta segunda sospecha que narraré es todavía más maquiavélica que la
primera, y de hecho es a la que más le voy: a partir de que la Industria
Farmacéutica Trasnacional tuvo el conocimiento de que la Silimarina era la
cura de la diabetes, se encontró con el peligro de que el Cardo Mariano
desplazara del mercado sus medicinas. Desde este momento ha llevado a
cabo una campaña a toda potencia para atajarle el paso a la Silimarina y que
no llegue a los estantes en donde se encuentran sus medicinas dentro de las
farmacias. La marca que ya existía en esos estantes farmacéuticos desde
antes de éste descubrimiento tenía, y tiene, una dosis verdaderamente
inferior de Silimarina a la que se necesita para curar la diabetes, por lo cual
en las farmacias un diabético no tendría -ni tiene- acceso a Silimarina
suficiente para curarlo.
 Legalón es la presentación que menor cantidad de Silimarina contiene, y
comparándolo con los demás proveedores de Cardo Mariano resulta ser el
que vende más caro cada miligramo del principio activo. La relación costo-
beneficio del Legalón es extremadamente benéfica para la Trasnacional
Farmacéutica que lo produce y excesivamente cara para el paciente. Y en ese
importantísimo nicho de mercado que representa la farmacia, Legalón no
tiene ningún competidor. Ni uno solo. Las demás marcas proveedoras de
Silimarina se encuentran en otro tipo de negocio, uno donde las
Trasnacionales todavía tienen poco poder: las Tiendas Naturistas de
Nutracéuticos. O la Farmacia del Doctor Simi, con su dañina marca
Protehepar.
 No creas que estoy del todo en contra de la marca de Simi: Protehepar. De

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

hecho, la consumo cuando no me alcanza para comprar una marca mejor, o


de plano ya no encuentro ninguna marca que me provea de Silimarina. Pero
la consumo solamente yo. A mi madre, que tuvo cálculos, no se la daría más
que en una emergencia (como en un envenenamiento, de no encontrar otro
proveedor del Antídoto Silimarina), y a mi mujer, que tiene cálculos que le
estamos quitando con Tepache de Tibicos, también sólo en caso extremo se la
he tenido que dar. Prefiero obviamente el Etagerín, pero desgraciadamente lo
retiraron del mercado, igual que como hicieron con su producto anterior,
Hepagerín. ¿Por qué está haciendo esto CMD? Lo ignoro. Pensar que hay
mano negra detrás no me gusta nadita. Sin embargo prefiero ser muy
suspicaz que confiar en el poder de aquellos que quieren que haya enfermos
para explotarlos y volverlos dependientes de un sistema falso de salud. Como
los fabricantes de medicina para diabéticos que no les cura y sí les exprime el
cuerpo y los bolsillos.
 Es también una ironía involuntaria que la marca del Doctor Simi se haya
negado a recapacitar en la fórmula dañina que le añaden a la Silimarina en su
cápsulas de Protehepar. No sólo contiene Carbonato de Calcio, además el
cascarón de la cápsula está coloreado con los también dañinos colores
sintéticos o artificiales.

Y entonces, en medio de un vacío de Silimarina barata y buena, y con


Silimarina de baja calidad o muy cara, apareció de la nada una marca nueva
que ni imaginaba que procedía de la idea que le daba a la gente en el primer
folleto que imprimí para enterarlos del milagro de la Silimarina. Primero se
llamaría Glucobalance, y como este nombre no lo admitieron las autoridades
(seguramente porque de alguna manera sugiere balancear la glucosa, el
azúcar), terminaría llamándose

CHARDON DE MARIE ...lo que en francés significa, como el atento lector ha de


pensar ya, CARDO DE MARÍA. De este significado, al nombre original, Cardo
Mariano, hay un paso nada más.

LA HISTORIA DE
CHARDON DE MARIE®

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

El primer folleto sobre el Cardo y mis concepciones marianas de salud que


difundí se llamó “Dismaternaje, el origen de la enfermedad”. Previo a
ofrecerlo al transeúnte le preguntaba si conocía algún diabético. De ser
afirmativa su respuesta, procedía a explicarle lo que descubrió la UAM y la
importancia que revestía ese conocimiento para cualquier enfermo de diabetes.
Un día alguien recordó al padre de su amigo, enfermo del universal
padecimiento, y decidió hacer lo que la mayoría no hace: darle un regalo
portador de esperanza. Así llegó “Dismaternaje...” a manos de Manuel, el hijo
de ese diabético; no se limitó a quedarse quieto en el limbo intelectual, decidió
hacer lo que nadie había realizado. Después de investigar por su propia cuenta
y de cartearnos por internet me avisó que me tendría una sorpresa pronto. El
día llegó y me confesó que estaba creando su propia marca de Silimarina. Por
supuesto, un servidor y su gente se pusieron muy felices: su Silimarina llegaba
en un momento en el que conseguirla era cada vez más arduo o caro.
Coincidiendo con su rimbombante anuncio, CMD, los laboratorios que
producían Etagerín, me avisaban desde su planta que habían decidido retirar
del mercado ese producto. Otra opción, Milk Thistle, de GNC, seguía estando
fuera de mi alcance ($289.90 son algo que no puedo juntar con facilidad, y es el
costo de cada frasco; ah, y tiene además algo de calcio, lo cual no es de mi
agrado). Y la marca de Simi, Protehepar, sólo me había dado excusas para no
quitarle el colorante a la cápsula y para seguirle metiendo carbonato a la
mezcla de su producto. ¿Qué nos quedaba a los usuarios del Cardo Mariano?
¿Legalón?, ¿la marca de los laboratorios farmacéuticos?, ¿esos mismos que no
quieren que los diabéticos sanen? Y además, ¡tan cara que es! Cada miligramo
de Silimarina cuesta mucho más que cualquier otra marca, y la dosis es tan
baja que un diabético tendría que comprar decenas de cajas por mes para su
tratamiento (cada caja cuesta como $100, hagan cuentas). Es más, hagamos
aquí mismo la comparación entre el producto de Manuel y la marca líder de
Silimarina farmacéutica:

Marcas: # de contenido costo por costo por Silimarina


tabletas o de frasco o gramo por unidad
comprimido Silimarina caja
s c/u
LEGALÓN 30 40 mg. $96 a $85 aprox. 1.2 gms.
(.040 mgs.) $120
CHARDON 90 120 mg. $199.90 $19 aprox 10.8 gms.
DE MARIE (.120 mgs.)

¿Qué tal? Es evidente la forma en la que las inescrupulosas compañías


farmacéuticas tratan de darnos gato por liebre.

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

Soy de la idea de apoyar preferentemente a micro empresarios


nacionales, y ese es uno más de los motivos por los que me dio alegría que
hubiera alguien con la suficiente iniciativa y voluntad como para ofrecernos a
un costo más o menos accesible un nutracéutico que todos necesitamos
(alérgicos a la Silimarina: abstenerse).
Además, Manuel no hizo los comprimidos de forma autónoma, al contrario,
tuvo la gentileza de preguntarme constantemente al respecto y gocé la
oportunidad de darle sugerencias y consejos que creo pertinentes, como el del
vehículo cbp que se debía utilizar: el medio en el que se estabilizó la Silimarina
para conservarla fresca por más tiempo y para metabolizarla de forma óptima
no fue el carbonato de calcio, como en la marca de GNC o el Protehepar (o peor
aún: parabenos, que tienen relación con el cáncer, en el caso de una marca que
ni nombro), sino uno similar al utilizado por la doctora de la UAM. Ella usó
carbopol, que es un derivado de la celulosa, y Manuel usó plurapol, una
sustancia equivalente, hecha de lo mismo.
Ahora falta el paso más importante: que esta medicina llegue a las manos
correctas y que una vez que haya recuperado la inversión inicial el productor de
Chardon De Marie® tenga a bien bajar su precio todavía más, para que se
encuentre disponible en los sectores más depauperados. Pero no nos
preocupemos, porque lo ha prometido. Ahora, a consumirlo y recomendarlo.
Como apenas comienza la distribución del primer lote de frascos de
Silimarina, aún no se encuentra en su nicho natural de mercado, que serían las
tiendas naturistas o de complementos alimenticios, aunque seguramente
estará allí dentro de poco. Por mientras podemos conseguir el Chardon De
Marie® directamente con Manuel al teléfono 5559 4036 o en la primera
tienda alternativa que lo ofrece: Shenty (Centenario # 33, teléfono 5659
5617), que se encuentra en Coyoacán, al lado de los destruídos Jardín
Centenario y Plaza Hidalgo. Pronto estará en Nutrisa, o en los puestos del metro
de Nutrisoya, pero para tener esa línea de distribución se requiere de un
esfuerzo adicional al gran trabajo que ya se ha realizado.
Felicitemos y apoyemos la primera marca mexicana que ofrece Silimarina
de buena calidad y a un precio justo, hecha exprofeso pensando en ser la
solución para el diabético que no ha encontrado alivio a su mal en la ciencia
iatrogénica de los laboratorios trasnacionales. Marca que nace a partir de un
descubrimiento que nos siguen ocultando, un descubrimiento que cambiará la
vida de 370 millones de personas que no deben enfermar de diabetes NUNCA, a
pesar de los augurios catastrofistas de la Organización Mundial de la Salud.
Ésta, lo repito, es la primera Silimarina en el mundo producida pensando en
aquellos enfermos que los batiblancas han sentenciado a creerse incurables, y
que lo seguirán siendo si creyeron en los doctores que no les curarán jamás. He
aquí una opción, he aquí una respuesta. ¡Descorchemos un buen vino, es día de
fiesta para todos! Te invito a festejar, hermano, ¡salud!, ¡SALUD, PARA TI Y PARA

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

LOS TUYOS, HOY Y SIEMPRE!


Al último, el Alfa: y a ti, Dios del Universo, Creador Magnánimo, gracias
por haber creado un remedio para males que 2000 años más tarde inventaría la
“civilización” moderna. Una vez más, te nos adelantaste, Padre Amoroso... No
habíamos caído aún, y ya tenías la pomada y la venda listas. Amén.

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

EL NACIMIENTO DE UNA MEDICINA MILAGROSA

José despertó y le contó a la virgen el sueño en el que un ángel les revelaba


que debían proseguir su camino, pues Herodes había ordenado matar a todos
los niños menores de dos años en Belén y su perímetro. María tomó a su hijo y
dispuso la partida, reunió sus pocas pertenencias y emprendió con el pequeño y
su esposo el viaje en borrico a Egipto.
Mientras huían y ella amamantaba al sediento y hambriento bebé, vieron
a lo lejos un escuadra de sicarios del tirano que se apresuraba a darles alcance;
la Virgen sabía que si descubrían al niño lo asesinarían sin miramientos, ya que
esa era la orden que el cruel monarca les había dado, y destetó a su hijo
desesperada buscando dónde esconderlo.
Descubrió un cardal a sus pies y decidió meter al bebé para cubrirlo con
sus ramas, hojas y flores esperando que lo escondieran de las miradas de los
soldados. Cuando lo metía sus senos, descubiertos por la lactancia y la prisa,
recibieron de lleno las espinas de esos cardos que clavándosele los empujaron
tanto que de ellos manó la blanca leche que Cristo ya no pudo mamar.
Entonces, ocurrió un milagro: el sagrado alimento de los senos de María
cayó en las hojas y al salpicarlas las tiñó de blanco, y al unísono, todos los
cardos de la misma especie reprodujeron el fenómeno quedando tintos de
lácteas manchas, que con temor, dolor y sangre los bendijeron para siempre.
Los infanticidas jamás encontraron a Jesucristo, pero había nacido una medicina
prodigiosa: El Cardo Mariano. ¡Gracias María, Madre de Dios, por tu milagro!
Post Scriptum: los restos de ese Cardo Mariano se encuentran en Tierra
Santa y son venerados y visitados por peregrinos, romeros y turistas.

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

VOX POPULI, VOX DEI

Después de leer El nacimiento de una medicina milagrosa uno podría


preguntarse “¿ocurrió en verdad así?” si anda de ánimo y buena fé, o “vamos,
es una historia para niños, es la ciencia la que le encontró propiedades
curativas” si camina entre senderos de probetas y microscopios. Los más
estrictos fundamentalistas espirituales dirán “no hay referencias en los textos
sagrados de ese evento, ni autoridad religiosa alguna valida lo dicho por el
autor”. Al final, nada de esto importa, aunque son de destacarse algunas cosas,
sólo por no dejarlas en el olvido:

5. He encontrado referentes históricos del Cardo Mariano que lo consideran


como una medicina pocos decenios después de transcurrido el suceso que
narro, situado justamente en el periodo en el cual Herodes era rey y Jesús un
niño de pecho. Antes de la fecha en la que se sitúa este hecho no he hallado
constancia histórica del uso de esta planta como remedio herbolario para mal
alguno.
6. Creer si fue María quien bendijo este espinoso vegetal con su sangre y su
leche queda a disposición del espíritu de aquellos que tienen fé; es optativo,
no obligatorio. Incontables son los casos en que La Reina ha bendecido algo o
a alguien de manera extraoficial y efectiva con su amor.
7. Con mucha constancia son mitos y leyendas los que permiten contar al
pueblo su historia como parte de la tradición oral para que, enmascarada y
protegida por la fantasía, perdure a través del tiempo y dé una lección a sus
descendientes que de otra manera se perdería. No creo que nadie quisiera
enterar de este milagro a Herodes o a sus descendientes y sucesores, ni creo
tampoco que de haberlo conocido estos últimos, lo hubieran publicitado, sino
al contrario y por obvias razones. Fue el pueblo el que se encargo de
transmitir el origen y existencia de un remedio, heredado por su regidora
para ellos y los suyos, de madre a hija, de boca a oído, de manos a ojos.
8. No quiero romper con la tradición de contar la historia que acompaña a esta
planta, le creo y también a sus personajes; por ella me explico el milagro de
esta medicina.
9. Conozco peregrinos que han regresado de Tierra Santa, y han visto en sus
lares aquel Cardo primigenio conservado como una reliquia que sigue dando
fe de lo ocurrido hace dos milenios. ¿Debería dudar de sus testimonios
gratuitamente aunque concuerden con la historia que consigno?
10.Al final, he encontrado dos tipos de gentes: las que creen y las que no, y han
sido sólo las que han creído quienes han tenido la oportunidad de verificar
por sí mismos si es verdad o no lo que la fé y la ciencia aseveran. “Benditos
los que creen”, dice Dios, y así es, ha sido y será por siempre. Abrámosle el
corazón a la fe: démosle una oportunidad al milagro.

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

LA PROFECÍA DE LAS PÓLVORAS Y DE LOS ÓLEOS DE ORIENTE

Hijita, hijito:

cuando se cumplió tu destino como anunciaron los hombres y mujeres


sagrados, y plantaron cruz y espada los salvajes de oriente en la piel que
bienamabas, era mi garganta la que lloraba por tu penar cuando se escuchaba
en las noches mi grito.
me transformé en la mujer del Tepeyac para que supieras que no te había
abandonado, que tu madrecita seguía allí, velando día y noche por tu cuerpo,
por tu alma.
y así en cada lugar te he dado mi figura para que por su medio, tus plegarias
lleguen a mis oídos, y tus ojos miren a los míos, de frente, para ver tu llanto y
escuchar tus tristezas, para sanar tus heridas: las del cuerpo, las del alma.
a tus tatas les fue dada palabra de que el blanco traería con él sus pólvoras, y
se les advirtió no comulgar con ellas, porque les llegaría la muerte, la
enfermedad, el dolor

y pocos guardaron en su corazón la palabra


y muchos se han dolido

por pólvora de harina, azúcar y jabón


pólvora de coca, fertilizante y pesticida
pólvora de asbesto, de plomo y cemento
pólvora de virus, bacterias y hongos
pólvora de vivos, de enfermos y muertos
pólvora de madera, carbón y gasolinas
quemando por fuera
quemando por dentro

es hora ya de recordar esta palabra hijito, hijita


es hora de acunarla en el corazón

do mora el mal se encuentra el bien de espaldas,


y con el mal vino el remedio
con él vino mi espina, con él vino mi leche
con él vino mi fruto, con él vino mi aceite
bebe de olivos y cardos sus preciadísimas mieles
úngete en mi santidad embelésate en mis mieses

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

CORRESPONDENCIA DRA. SOTO – IVÁN ARDILA


La correspondencia que ha mediado entre la doctora Soto Peredo (descubridora
de la cura mexicana de la diabetes) y un servidor, queda adjuntada a
continuación, a raíz de que en repetidas ocasiones se me ha inquirido sobre la
calidad de la relación que media entre la científica de la UAM (Universidad
Autónoma Metropolitana, plantel Xochimilco) y este escribano. Espero
sinceramente que quede establecido con claridad, a partir de la lectura de las
misivas, qué tipo de vínculo existe entre la Doctora y yo, pues mis lectores no
han tenido claro que ni siquiera conozco físicamente a la investigadora, por lo
que se me hizo necesario compartir las únicas comunicaciones que hemos
tenido.
Espero que se disipen las posibles dudas existentes leyendo las siguientes
epístolas, y también que se entienda con más amplitud cuál fue el origen del
libro que sigo haciendo crecer, y cuáles son mis motivaciones.
Es importante que entre aquellos que tienen interés en los
descubrimientos científicos que les atañen y los responsables científicos de
realizar esos mismos descubrimientos haya una comunicación ininterrumpida, y
por eso busqué la dirección de correo electrónico de la Doctora para poder
escribirle. Su buzón se encuentra en una página pública de la Universidad
Autónoma Metropolitana, y si alguien lo desea, puede también escribirle:
http://xcsc.xoc.uam.mx/investigadores/mail.php?oerroc=casoto@correo.xoc.uam.mx
Nota: este hiperenlace comunica con un servidor de la UAM y es del dominio público;
a continuación una imagen del destino del hiperenlace:

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

Doctora Soto:

Desde que descubrí que tenía la virtud de proteger al hígado, llevo varios años
rastreando las propiedades del Cardo Mariano (silimarina) pues mi padre padeció
cirrosis -era alcohólico-; ése fue uno de varios motivos que lo llevaron a morir y a dejar
dos familias sin su pilar masculino. A partir de su muerte me prometí descubrir las
curas que hubieran evitado su deceso. Esto, por parte de mi rama familiar paterna,
que es colombiana; por la materna, mexicana como el aguacate, casi la tercera parte
de mis tíos-abuelos han tenido la desgracia de perecer por las complicaciones de la
diabetes. Se imaginará la sorpresa y júbilo que sentí cuando le otorgaron el premio por
su casual descubrimiento: ¡la cura definitiva de la diabetes! -por cierto, ¿en verdad fue
tan fortuito, o andaba caminando por esos lares a propósito?-. De repente me topé con
una medicina que hubiera por lo menos prolongado la vida de bastantes seres
amados, si no es que les hubiera evitado morir por lo que murieron, causa nada
salvífica o heroica: hidratos de carbono en exceso. Ahora mismo algunos de mis tíos
siguen con la tradición familiar del refresquito de 2 litros por piocha diariamente y la
bolsa gigante de pan dulce, que para colmo incluye en su magistral receta la
cancerígena grasa hidrogenada, y para variar ya están corriendo en la recta final de
los diabéticos irredentos que están a punto de perder vista y extremidades. O sea:
están a días de conocer la medicina que les salvará el pellejo. Y, honor a quien honor
merece: lo último por su intervención Doctora. No me malentienda, esta carta no es
sólo para agradecerle lo dicho, también es para otros menesteres que a continuación
le expondré.
Leí con atención la patente, en particular los experimentos con esos malogrados
seres a los que administró el tóxico diabetogénico (aloxane), y quiero destacar la
proporción en la que tomaron Silimarina, pues habla de 120mg./Kg. de peso, lo que
trasladado a un humano como yo, de 90k., sería equivalente a una ingesta de 10
gramos de extracto. Eso suena a bastante, a píldoras del tamaño de un huevo, o
ampolletas inyectables tal y como se las imaginan los niñitos enfermos en sus
pesadillas, ¡gigantescas! Además, siempre menciona a la Silimarina acompañada del
omnipresente carbopol; a un lego desconocedor de sus propiedades le haría caer en el
error de pensarlo como parte de la terapéutica y no como simple vehículo que facilita
la administración o absorción del verdadero principio activo, que es el extracto del
Cardo Mariano, la Silimarina.
Creo que imagina por donde voy: pretendo creer que puso así la información
para despistar a los incautos y permanecer parcialmente con el secreto de la dosis en
sus manos. Esos 120mg. de Silimarina casualmente son la misma cantidad que tiene
cada tableta del único producto a mi disposición en la Ciudad de México que contiene
extracto estandarizado de Silimarina; supongo que tomando la dosis de esas tabletitas
queda dada una ingesta adecuada, así que he recomiendo a cuanta persona puedo

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

que los sextupliquen, dividiéndolos por las tres comidas típicas del día, e ingiriéndolos
una hora antes de comer. Dicho de otra forma: 2 tabletas de Etagerin una hora antes
de cada alimento. Claro, ¿verdad?; el carbopol queda en el olvido y la medicina
presente a menos, por supuesto, que nos aclare alguna de dos cuestiones:

1) ¿Es el carbopol verdaderamente necesario para que la Silimarina se absorba


bien, o cualquier excipiente cbp puede facilitar con igual eficiencia su absorción?
2) ¿Es extrapolable la ingesta que dio a las ratas (120 miligramos por cada
kilogramo de peso, a los humanos, o en realidad puso esa proporción para despistar?

Verá Doctora, siendo la Diabetes endémica de nuestro país, sería un crimen de


omisión vetar el acceso inmediato de la población al medicamento que puede detener
tanta enfermedad y muerte, y supongo que coincidimos en este punto. Le quiero
ejemplificar esto. En un hospital del Distrito Federal se llevó a cabo el protocolo para
aprobar el uso del ácido glicirricínico como un antiviral de uso tópico en lesiones
herpéticas o papilomatosas, como los fuegos labiales o corporales y el condiloma
acuminado, respectivamente; total que se aprobó. Se llama Epigen el chunchesito ese
y cuesta casi $300 en la farmacia París (que se supone barata). En el documento que
explica su farmacocinética y el proceso con el que se fabrica hablan de una activación
de la molécula de ese polisacárido por medio de electricidad, pero jamás son lo
suficientemente claros como para darle al paciente libertario la capacidad de duplicar
esa supuesta activación en casa o de fabricarse él mismo su pomadita o aspersor,
cuando sí existe la posibilidad de que alguien de bajos recursos se pertreche de la
medicina que lo curaría por sólo $20 en esa misma farmacia, ya que el famoso y
rimbombante Epigen está hecho con una raíz cuyo costo ya molida no excede de $10
por ¡100 gramos!, y si a esto le sumamos que es hidrosoluble y que una botellita
aspersora cuesta también algo similar, sólo tenemos que añadir agua y Voilà!!!
¡Qué cosa Doctora! Algo debe pasar entre el juramento Hipocrático y el
momento en el que el sanador decide tener una prioridad económica antes que la que
juramentó. Algo muy extraño. Y en ciertos casos entendible. Uno no come aire.
Pasando al siguiente tema, quiero compartirle algo que me enseñó mi madre: así
como los nombres de los lugares en la República cambiaron cuando llegaron los
conquistadores, quedando en algunos casos la mitad de su nomenclatura en
castellano y la otra parte en la lengua original de los pobladores (como “San Juan
Teotihuacan”, o multitud de casos), algo similar ocurrió con las plantas oriundas de
estas tierras, como la Siempreviva, cuyo nombre en lengua india desconozco, pero con
seguridad da a entender que sirve como medicina -no sólo quita algunas callosidades
de los ojos, investigadores mexicanos le descubrieron virtudes anticonceptivas-. Éste
fenómeno no es privativo de estas latitudes, pues en otros lugares de la Madre Tierra
las nomenclaturas han sugerido por lo menos que algo se cocinaba al interior de ese

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

cactus, de esa florecita, de esa hierba, de ese honguito. Hasta que llegaron, claro, las
nomenclaturas en latín, puramente descriptivas de cosas accesorias, y no
primordiales. Imagínese: el polisacárido de marras en latín es nombrado sólo como
“raíz dulce” (Glycyrrhiza Glabra), vaya...
¿Y qué con el Cardo Mariano? Ah, pues por aquí viene la sorpresa, la sopita que
ocupa nuestras cucharas.

“y por aquel que me arranca


el hígado con que vivo,
¡cardos!, no ortigas, cultivo,
y al cazo, su leche blanca”

Saquémonos esa espinita y comámonos los aquenios. El Marianum de su nombre


en latín –Sylibum Marianum- nos remite sin duda a María, la Virgen, la Madre de Dios.
La Nonantzin (nuestra madrecita) del Tepeyac, la Madre Tierra antropomórfica. ¿Quién
iba a pensar que el retorno de María se daría por medio de sus frutos? Curioso. No más
iconos en ayates, no más apariciones visionarias, no más imágenes vaporosas e
iridiscentes, sencillamente un cardo lechal que sana del cuerpo lo que entró por su
boca en exceso o en equívoco -como la amanita phalloides o la mortal, que no la
divina muscaria-. Claro que todavía muchos queremos ver a nuestra madre universal
empequeñecida en un cuerpo humano, algo tan evidente como el milagro de su
medicina sigue siendo una abstracción que los ojos no ven y que la mano no siente
-por más consciencia de lo microscópico y lo macrocósmico seguimos pensando que el
hombre es la medida de todo-. Peor aún, todavía quedan en la Tierra los rescoldos
humeantes de los hijos de los positivistas que imaginan un mundo al que lo sacro le ha
sido amputado. ¿A qué mundo pertenecemos Doctora Soto, en qué extremo estamos?
No sé si se ha percatado del momentum en el que la medicina se encuentra, tan
llena de curas inesperadas, de remedios sorprendentes, de nuevas enfermedades
incurables, de retornos triunfales de enfermedades que se creían erradicadas, ¡y de
otras tantas creadas por la mano del hombre!, para las que ni Dios tiene remedios en
su botica. Es un momento irrepetible, único, como nunca vimos antes, como no
imaginamos ver. Y allí, en ese tiempo, entablamos un diálogo que seguramente le
parece un tanto surreal. Y eso que aún no termina de arrancar esta misiva.
Nos encontramos en el nacimiento de una nueva medicina, producto de todos
los aciertos y yerros de las anteriores, somos los padres del corpus médico del futuro,
del compendio, de la glosa del Vademécum más grande jamás pergeñado, la simiente
del sanador del porvenir. Nuestra responsabilidad es inmensa, y ese es uno de los
motivos por los que le escribo estas palabras. Esta obra magna no debe ser producto
del esfuerzo de unos cuantos, ni parte de un secreto a voces, o sellado bajo una
patente inescrutable. ¡No! Los frutos de los hombres y mujeres del mañana serán

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

producto del esfuerzo de la gigantesca comunidad humana que comparte sin egoísmo
lo mejor de sus manos, de sus corazones, de sus cabezas. Así será.
Es probable que usted haya coqueteado con la idea de producir su propia marca
de Silimarina (adicionada del infausto carbopol, claro), y si descubrió que un servidor
puso en internet los hipervínculos necesarios para que la gente empiece a curarse de
sus transtornos por sí misma de seguro se descorazonó al creer que se le iban a fugar
en masa directos a comprar el Etagerin sus posibles clientes/pacientes. Si pensó o
concluye así, comprendo su equívoco. Más bien, ocurrirá el fenómeno contrario, y
mientras tanto, esa gente que ahora usará la marca que mencioné se estará curando
para que cuando llegue el momento de su producto, estén plenamente convencidos
de que funciona porque probaron uno antes que no era el de la meritita descubridora
con resultados. ¿A poco cree que los mexicanos somos desagradecidos?, ¿no somos
patriotas y solidarios con los nuestros?, ¿no somos los mejores publicistas
precisamente por lo chismolero que nos caracteriza? ¡Ah, mujer de poca fe!
Doctora, mis ojos me arden porque estoy escribiendo en una de esas pc´s que
usan monitor plano, de esos que llamo “sartenes”, pues los fríen. Le envío esta carta
mañana y continúo después con la segunda parte. Le invito a visitar mis blogs
entretanto:
tepantzintlacaztalli.blogspot.com y
360.yahoo.com/ivanardila
Sinceramente espero que la haya capturado esta carta y que comencemos un
nutrido diálogo por éste medio. En mis páginas podrá darse una idea de lo que pienso,
siento y hago, cosas que también me gustaría conocer de usted. El futuro llegó hace
mucho tiempo, y andamos rezagados, habrá que ponernos al tanto, habrá que poner a
la gente al día; de esto se trata, de ser parte de él, de ser parte de la esperanza de un
mañana, de devolvérsela a la gente, porque es un ancla en el futuro. La primera
piedra, con la que se funda, es con la fe. ¿Tiene usted fe Doctora?

Tepantzin Tlacaztalli Huitzilíhuitl

Mexihco Tenochtitlan

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

Sr. Iván:

Le agradezco su interés y me reservo el derecho de contestar el contenido total


de su carta que me parece muy ofensiva. Le aclaro que no me siento insigne ni
pretendo serlo.
Solamente le puedo decir que llevo más de doce años realizando mi
investigación y que tengo todo el derecho de patentarla para que otros paises no lo
hagan. Mi interés nunca fue el de lucrar con esto, mi familia es diabética y esto más
los millones de diabéticos que existen en el mundo es el motor que me ha movido a
llevar a cabo mi investigación. Como principio tengo una licenciatura en Química y
tengo una maestría y un doctorado en Farmacología otorgado por una institución
mexicana internacionalmente reconocida. Se perfectamente lo que estoy haciendo y lo
que escribo y no quiero sorprender a nadie. Mi investigación es seria pues mis
resultados se han publicado en revistas de reconocido prestigio internacional.
Por otro lado si usted se está tomando la libertad de recetar el medicamento que
menciona y a la dosis que usted ha decidido pues será bajo el riesgo de usted y del
que lo ingiera pues los estudios serios en humanos habrán de iniciar en poco tiempo
en uno de los hospitales del más alto nivel en México bajo la supervisión de
especialistas reconocidos.
Este descubrimiento es mío pero la propietaria de la patente es la Universidad
Autónoma Metropolitana donde hay un departamento de propiedad intelectual y su
"amable" carta debe de estar en conocimiento de este departamento. Por la acusación
que me hace de violar el juramento de Hipócrates crea usted que no lo hago, tengo
ética profesional y conocimientos (desconozco la preparación profesional de usted)
que indican que antes de aplicar un medicamento a la población en general deben de
hacerse estudios de Farmacología Clínica.

Atentamente
Dra. Claudia Soto

Universidad Autonoma Metropolitana


Unidad Xochimilco, Mexico, D. F.
http://www.xoc.uam.mx

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

Doctora Soto:

No fue mi intención ser "ofensivo", pero tomando en cuenta que si yo o alguien


de mi familia hubiera conocido de la silimarina a tiempo, probablemente mi tía Guille,
la que llamábamos "la mamá de los pollitos", repito: probablemente no hubiera
muerto de la forma en la que murió, es decir, partiendo de este mundo en pedazos y
con bastante sufrimiento.
Afortunadamente mi formación es de nivel secundario y sólo soy un escritor
diletante y un pretenso autodidacta, por lo que sin ningún empacho puedo darme el
lujo de recomendar, que no de recetar, pues no soy doctor, que la gente use la
silimarina bajo su propia responsabilidad, pues definitivamente sé que no les causará
ningún daño, como los iatrogénicos medicamentos que sólo se usan, bien lo dicen los
doctores que me encuentro, para "controlar" la diabetes. No quiero responsabilizarla
de la muerte de mi tía tan querida por todos nosotros, pero en lo personal sí me siento
responsable de no abrirle la puerta a una esperanza cierta a la gente que los
batiblanca descorazonan, para volverlos dependientes de sus terapias tan dañinas por
lo general.
Mi investigación sobre la silimarina va avanzada con los pocos recursos que
tengo, y estoy pronto a publicar un folleto o libro sobre el tema, en el cual agradeceré
que colabore conmigo. Nadie en este mundo es indispensable, pero realmente
podemos facilitarnos la vida unos a otros bastante. De cualquier manera sé que la
medicina llegará a quien la necesite, sin embargo encuentro muy gratificante ser
parte de la difusión de esta terapia, que no le debemos sino a la Madre Tierra.
Estoy muy agradecido con usted por la molestia que se tomó para responderme
las letras que le envié y espero que no se siga sintiendo ofendida por mi franqueza,
pues me cuesta demasiado andarme por las ramas. No me gusta la diplomacia, que sí
la cortesía. Y su gesto al contestar me es cortés sobremanera.
Lo que le he escrito ahora es verdaderamente poco en relación con lo que quiero
comunicarle. El tema es más extenso. Y en serio sería muy retroalimentador que
siguieramos con esta conversación.
De entrada le comento: el Ingeniero Ricardo Rosales Ledesma intento lo mismo
que usted con la vacuna MVA E2, y es el momento en el que alguna fuerza extraña
cerró de la noche a la mañana su laboratorio, ¿lo sabía? Siento que le advertí a
tiempo, porque le hablé para decírselo, para recordarle como se las gastan las
trasnacionales farmacéuticas, y él no quiso publicar en un libro, en un folleto, en nada
su (allí sí) invento. Créame, y se lo digo con el corazón en la mano: sólo sabiéndolo
todos y pronto, podremos parar a los que venden insulina inyectable, a los que sí
lucran con los glucómetros, a a quellos a los que no les interesa la salud de nadie, sino
el dinero de todos.
Tengo un plan para difundir esta medicina, y que nadie pueda parar su
desarrollo. Le pido su ayuda. Después de todo, no es para mí, es para todos. Rosales

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

cumplió con el protocolo de 5 pasos con su vacuna, y se dió en humanos. Rosales era
de la UNAM. Y a él lo pararon. ¿Conoce su historia? Pregunte doctora. Y verá que el
diablo sí anda suelto, y debemos estar unidos los que sí deseamos la salud.
Muchas dudas que le extendí quedaron sin respuesta; esperaré, si me da
esperanza, a que me las conteste en alguna ocasión cercana. Ah, y le comento: en el
mundo de los diabéticos (como en el de los cancerosos o el de los enfermos de "x"
cosa) ya se está corriendo el chisme: la silimarina les curará. Y además, CMD ya me
aceptó como cliente y estoy a poco de saber cuál es el precio de mayoreo de su
"Etagerín". Y para terminar: a todos les menciono, no está de más, su nombre: Claudia
Angélica Soto Peredo, investigadora de la UAM Xochimilco, descubridora de la cura de
la diabetes. Así sea.

Tepantzin Tlacaztalli Huitzilíhuitl,

aprendiz de hombre-medicina,
Mexihco Tenochtitlan.

Estas cartas se pueden encontrar en este par de hipervínculos,


que llevan a sendas páginas en el blog de un servidor,
tepantzintlacaztalli.blogspot.com ,
del mes de abril del 2007:

http://tepantzintlacaztalli.blogspot.com/2007/04/carta-para-la-doctora-claudia-anglica.html
http://tepantzintlacaztalli.blogspot.com/2007/04/ms-sobre-la-cura-de-la-diabetes-la.html

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

ORIGINALMENTE, ESTE TEXTO SE ENCONTRABA EN LA DIRECCIÓN DE


INTERNET QUE ADJUNTO, PERO DECIDIERON QUITARLO DE LA PÁGINA:

DESARROLLA INVESTIGADORA DE LA UAM ESTUDIO QUE PODRÍA CONTRIBUIR A MEJORAR


LAS CONDICIONES DE VIDA DE PERSONAS DIABÉTICAS

Así lo señaló la doctora Claudia Angélica Soto Peredo, profesora-investigadora del Departamento de
Sistemas Biológicos de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), quien recibió el Premio Iris Estrada 2008
otorgado por el Instituto Nacional de las Mujeres, por la investigación Compuesto de silimarina y carbopol que
recupera la función endócrina del páncreas en un modelo experimental de diabetes mellitus.
El compuesto de silimarina y carbopol, cuyo principio activo es extraído de la planta cardo mariano silybum
marianum, se usa desde hace tiempo como un fármaco antioxidante y regenerador de células hepáticas, por lo que
surgió la idea de evaluar si el efecto regenerativo registrado en el hígado sería posible en otros órganos como el
páncreas, productor de la hormona insulina que regula la concentración de glucosa en la sangre.
Dedicada desde hace 14 años al estudio de los efectos producidos por la silimarina, la doctora Soto Peredo
informó que en la primera etapa se utilizó el fármaco en un modelo de ratas diabéticas para valorar su efecto
antioxidante, ya que en la diabetes mellitus intervienen de forma importante los radicales libres; por tanto el efecto
antioxidante podría proteger al páncreas de los radicales libres que la misma elevación de glucosa causa en el
organismo.
Los resultados fueron positivos porque mostraron que la silimarina sí protege al páncreas de radicales libres
y que disminuye la presencia de glucosa “a niveles normales”. Además redujo también la concentración de estos
átomos en sangre, páncreas e hígado y aumentó en el organismo un compuesto denominado glutatión, que es un
captador endógeno de radicales libres.
También se observó que el compuesto protegió morfológica y estructuralmente al páncreas y se realizaron
además estudios de inmunohistoquímica para comprobar la presencia de insulina, ya que es la hormona
responsable de que la glucosa entre a las células y que en diabéticos tipo 2 no funciona como debe y en diabéticos
tipo 1 prácticamente no existe.
“Quisimos comprobar si realmente había un efecto de la estructura morfológica del páncreas, pero también
hicimos los estudios de inmunohistoquímica para constatar la presencia de insulina en las células”.
Posteriormente se inició otra investigación o estudio para verificar si además del efecto protector, tenía
también uno regenerador. El resultado fue que en los animales a los que se les dejó desarrollar la enfermedad, ésta
se revirtió por efecto de la silimarina, alcanzando niveles equivalentes a los de un animal normal.
La doctora Soto Peredo, autora del artículo “Estudio de toxicidad crónica del antiarrítmico Anti Avi sobre el
funcionamiento hepático”, aseveró que

“se realizaron los primeros estudios en pacientes (cinco) con diabetes tipo 1 en colaboración
con el Servicio de Endocrinología del Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional La Raza –
quienes mostraron estar sintetizando su propia insulina–...”

¡¡¡¿¿¿”...sin embargo, es necesario contar con un número mayor de pacientes (más de 50) para
efectuar estudios clínicos adecuados.”???!!!

SIC SIC SIC SIC SIC SIC!!!!!!!!!!!


YO PREGUNTO: SI LAS LLAMAS CARBONIZAN A UN INOCENTE,
CUÁNTOS QUEMADOS SE NECESITAN PARA COMPROBAR QUE EL FUEGO QUEMA???

La académica agregó que este nuevo uso de silimarina para el tratamiento de la diabetes mellitus ya está
patentado en México y en la Unión Europea –y está próximo a registrarse en Estados Unidos– con la denominación
Protocolo y resultados del uso de la silimarina para el tratamiento de la diabetes mellitus.
En México 10 por ciento de la población padece diabetes mellitus y cada hora mueren cinco personas a
causa de este padecimiento. Según la Organización Mundial de la Salud en el mundo hay 197 millones de
diabéticos y se calcula que para el año 2025 dicha cifra aumentará 150 por ciento.
Lo anterior, dijo la investigadora, hace necesaria la búsqueda de nuevos fármacos que no sólo controlen la
enfermedad, como los que hoy existen, sino que estén dirigidos a ayudar a los pacientes a sintetizar su propia
insulina. La doctora Claudia Angélica Soto Peredo es profesora-investigadora del Departamento de Sistemas
Biológicos de la Unidad Xochimilco (Teléfono: 5483-7265).

http://www.comunicacionsocial.uam.mx/boletines/indice/oct-24-08a.html

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

Doctora Claudia Angélica Soto Peredo:


Le escribo esta breve carta para requerirle información sobre el estudio realizado
con cinco pacientes diabéticos en el Hospital de Especialidades del Centro Médico
Nacional La Raza.
Según sus aseveraciones, el 100% de estos pacientes consiguieron sintetizar de
nuevo su propia insulina endógena, lo cual demuestra que la Silimarina logra
regenerar el páncreas lo suficiente como para que genere otra vez proinsulina, y este
resultado obviamente es de interés común a todos los aquejados de Diabetes Tipo 1
(insulino-dependiente); siendo así, le pido en nombre de los interesados en conocer a
fondo sus experimentaciones que nos haga el favor de darnos los siguientes datos:

1 - ¿Cuál fue la dosis utilizada de Silimarina?


2 - ¿Cuánto tiempo duró la ingesta de Silimarina hasta ver que se restablecía la
producción endógena de la hormona (la insulina)?
3 - ¿Cómo supieron que el cuerpo estaba generando otra vez el péptido (la
insulina)?
4 - ¿Se les está realizando seguimiento a esos pacientes y se les sigue dando
dosis de sostén del fármaco?, ¿o apenas obtuvieron el resultado abandonaron a los
sujetos de experimentación?
5 - ¿Hay algún otro estudio en curso con más pacientes diabéticos que incluya
otras variables en su modelo teórico, como hábitos alimentarios?
6 - ¿Existe la posibilidad de entrevistar a los pacientes del experimento de
marras?
7 - ¿Me da usted una entrevista para hacer un reportaje sobre sus
investigaciones, por favor?

Le agradezco su atención, como siempre, a mis palabras. Espero su pronta


respuesta.
YAHYA IVÁN ARDILA ANZÚRES -ESCRITOR INDEPENDIENTE-;

27 DE OCTUBRE DEL 2008, CIUDAD DE MÉXICO.

LA IL_LAHA IL_LAL_LAH MUHAMMADAN RASUL_LUL_LAH

NO HAY DIOSES SINO DIOS Y MUHAMMAD ES SU MENSAJERO.

esta carta se encuentra en:

http://tepantzintlacaztalli.blogspot.com/2008/11/censura-institucion-publica-informacion.html

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

RESPUESTA DE LA DOCTORA SOTO PEREDO:

Sr. Ardila:

Para la cita que me pide, y para asuntos relacionados con


investigaciones de académicos, únicamente podré recibirlo el 12 de
noviembre a las 11:00 horas en Prolongación Canal de Miramontes # 3855,
piso 4o. ala poniente, Col. Ex-Hacienda de San Juan de Dios, Delegación
Tlalpan, en la Sala de Juntas de Vinculación.

Al llegar a la entrada avise que va a una entrevista y le pedirán una


identificación oficial.

Dra. Claudia Soto

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

EL EPISODIO TRISTE DE UN CABALLERO TRAICIONADO


Hoy me presenté en la UAM porque la Doctora Claudia Angélica Soto Peredo había
prometido darme una entrevista, y para mi sorpresa en vez de acudir la investigadora
a la cita -tal y como había acordado conmigo a través de un correo electrónico-
quienes fueron a mi encuentro eran licenciados de una notaría a quienes la Doctora
encargó entregarme un documento en el que me instaban a censurar de mi blog
información vinculante entre el descubrimiento de la Dra. (la cura de la diabetes 1), y
una marca que provee Silimarina (las moléculas que regeneran las células beta del
páncreas), "Chardon De Marie".

http://publicalpha.com/periodico-reforma-combaten-diabetes-con-silimarina/

Verdaderamente el caso es de un gran humor involuntario: una investigadora


encuentra la cura de un padecimiento supuestamente incurable, y pugna por prohibir
la difusión de sus afortunados experimentos y que los aquejados del mal de marras
(diabetes 1) puedan encontrar una marca mexicana con la cual curarse. Pensándolo
bien, no es humorístico, es trágico; ¿tragicómico? El atento lector decidirá. Yo me
limito, por el momento, a aprovechar mis derechos constitucionales a expresarme
libremente, y en usufructo de ellos, en mi malamente censurado medio alternativo y
civil de comunicación, mi blog, le enseño al vidente las tres hojitas en las que la
sinrazón campea para que él mismo saque sus conclusiones.

También le hago a quien sea una atenta invitación a leer el libro que escribí ex
profeso para dar a conocer el descubrimiento que nuestros impuestos pagaron (la
UAM es una institución que funciona gracias a presupuestos estatales que se generan
con la recolección hacendaria de nuestros dineros) en ésta misma página o en el
enlace siguiente:

http://www.scribd.com/doc/5813531/SILIMARINA-Y-MEL-1

...o a pedírmelo a mi correo electrónico:

ivanardila@gmail.com

Mi ganancia no es lucrar con una medicina en exclusiva -como al parecer quiere


hacer la Dra. Soto y la UAM-, mi ganancia me la da Dios, alabado sea, al poder
compartir con quien lo desee, información vital para la salud de los suyos y de los no-
suyos (haz el bien, sin mirar a quién, en serio; Dios recompensa).

Hoy, justamente hoy, que le asignaron más recursos a la UAM (una palomita
para las Cámaras), la honrosa institución decide contratar a una notaría para
intimidarme, para censurar información del domino público y de interés social (la
causa 1 de muerte en México es la diabetes). Les insto a los directivos de la casa de
estudios -en vez de gastar su dinero (nuestro dinero, ¿recuerdas?) en intimidar a un

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

informador de la sociedad civil que hace uso de medios alternativos de información- a


dedicarlo en cosas verdaderamente trascendentes. ¿Cuánto cobraron los licenciados
por ir a tratar de asustarme hoy?

Y a esos diabéticos que atendieron en un experimento que demostró sin lugar a


dudas que la Silimarina regenera la capacidad endógena de producir insulina, los
invito a hacer uso del derecho a la información que tienen, y a pedir, por las buenas, o
a través de la ley del IFAI, sus expedientes médicos para que estén verdaderamente
enterados de lo que se les hizo y nos lo compartan a todos, entre otras cosas, para
conocer las dosis de Silimarina que necesitaron para volver a generar insulina. Si la
institución médica que los atendió los ha dejado sin Silimarina para continuar, si lo
desean, sus tratamientos, me comprometo personalmente a proveerles de Silimarina
de buena calidad para que prosigan si así lo eligen. Los invito a ver las noticias de hoy,
porque en La Jornada salió una nota sobre el derecho a la información sobre sus
expedientes que tienen los pacientes de cualquier institución médica, ya que en caso
de negárselas, el IFAI obligará de manera coactiva a la institución a entregar sus
documentos.

Vean la nota:

http://www.jornada.unam.mx/2008/11/12/index.php?section=sociedad&article=045n3soc

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

http://www.jornada.unam.mx/2008/12/05/index.php?section=politica&article=052n1pol

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

BOLETIN CONTRA LA CENSURA DE LA UNIVERSIDAD AUTONOMA


METROPOLITANA; ACCIONES POR REALIZAR .
http://tepantzintlacaztalli.blogspot.com/2008/11/boletn-conra-la-censura-de-la-uam-y.html

As Salam Aleikum.

http://es.wikipedia.org/wiki/Censura:

La censura es el uso del poder, por parte del Estado o de algún grupo influyente, para
controlar la libertad de expresión. La censura criminaliza ciertas acciones o la
comunicación de las mismas. En un sentido moderno, la censura consiste en cualquier
intento de prohibir la información, los puntos de vista o formas de expresión como el
arte o el habla vulgar. La censura se lleva a cabo con el fin de mantener el status quo,
controlar el desarrollo de una sociedad, o suprimir la disconformidad de un pueblo
sometido. Por eso, es muy común la censura en la religión, los clubes y grupos
sociales, y los gobiernos. Sin embargo, también existen muchos grupos que se oponen
a la censura.
_______________________________________________________________________________________

Nayarit: darán hasta 6 meses de cárcel a quien propague

mensajes perturbadores por Internet


"Quien genere, difunda o propague mensajes de correo electrónico ...
... cuyo propósito sea ...
... menoscabar la autoridad estatal
o presionarla para tomar alguna determinación ...
será castigado con prisión de uno a seis meses."

NOTA ENTERA EN EL HIPERVÍCULO:

http://www.jornada.unam.mx/2008/12/27/index.php?section=estados&article=024n1est

_______________________________________________________________________________________

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

"PONERLE UN CUATRO A ALGUIEN, TENDERLE UN CUATRO": CON ENGAÑOS, SIMULACIONES,


SUBTERFUGIOS O APARIENCIAS, CONSEGUIR QUE UNA PERSONA SE PONGA EN UNA
SITUACIÓN DESFAVORABLE DONDE ES ATRAPADA, ACOSADA, CONSTREÑIDA, ARRINCONADA.
TRAMPA HUMANA FABRICADA CON EL USO DEL INTELECTO AMIGDALÍNICO POR AQUELLOS
SEGUIDORES DE MAQUIAVELO QUE TIENEN POR PRINCIPIO LA MÁXIMA: NO IMPORTAN LOS
MEDIOS, SINO LO QUE SE CONSIGUE CON ELLOS. DICCIONARIO DEL CASTELLANO COLOQUIAL
Y DE SUS FRASES AMORALES Y DIABÓLICAS, PRIMERA EDICIÓN, ÚNICA DEFINICIÓN, AUTOR:
IVÁN ARDILA ANZÚRES, EDITORIAL PATO LÍN.

Carta para la Doctora Claudia Angélica Soto Peredo,


con copia para el licenciado Eduardo Martínez Urquidi, notaría 56,
con copia para Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Rectoría General,
con copia para Universidad Autónoma Metropolitana (UAM-A) Unidad Azcapotzalco,
con copia para Universidad Autónoma Metropolitana (UAM-I) Unidad Iztapalapa,
con copia para Universidad Autónoma Metropolitana (UAM-X) Unidad Xochimilco,
con copia para el Departamento de Propiedad Intelectual de la UAM,
con copia para General Nutrition Center, productor de Milk Thistle,
con copia para Farmacias Similares, productor de Protehepar,
con copia para CMD, productor de Etagerín,
con copia para Second Thought, productor de Chardon De Marie,
con copia para Productos Realeza, productores de otra marca de Silimarina,
con todas las copias necesarias para la opinión pública y los medios oficiales y alternativos
de comunicación de México y el mundo.

Doctora Soto: seré breve. En las hojas que me entregaron el día de ayer, con
un tono pretendidamente amedrentador, los licenciados a cargo del que
supongo es "mi caso" me "instan a eliminar de mi página de internet
tepantzintlacaztalli.blogspot.com cualquier referencia a la UAM, a la patente
que pagó la Universidad o a usted" y además, el colmo, la puntilla, el
acabose:

"a abstenerme, en todo tiempo y por cualesquier medio de comunicación de


mencionarlas en relación con cualquier producto o proporcionar información
referente a las mismas que no esté autorizada por esta Casa de Estudios."

Qué tal. El departamento legal de una Universidad pública, óiganlo bien:


PÚBLICA, intentando con medios legaloides CENSURAR a un informador
nacido de la SOCIEDAD CIVIL, amparado además por el derecho
CONSTITUCIONAL a informar y a ser informado. ¿De qué información se
trata, en este caso?

De conocer y hacer conocer las marcas registradas legalmente en la


República Mexicana que contienen Silimarina, ingrediente que en sendos
experimentos, uno con ratas y otro en humanos, demostró regenerar las
células productoras de insulina del páncreas, Es decir, de dar a conocer la
cura de la diabetes 1 y el cómo conseguirla.

Por ser de interés público esta información, les comunico que no sólo

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

destacaré más todavía la única marca que provee EXCELENTE SILIMARINA,


Chardon De Marie, en aras de que los aquejados de diabetes 1, la diabetes
insulinodependiente, sepan cómo pueden proveer a sus maltrechas
glándulas de secreción interna con las moléculas que la Dra. Soto demostró,
sin lugar a dudas, que las regenerarán (en este caso las células beta del
páncreas), sino que, y tomen nota muy bien:

1) Destacaré de igual forma TODAS las marcas que existen el en país que
proveen Silimarina, haciendo una crítica puntual a sus ventajas y
desventajas.

Marcas como Milk Thistle, la de la transnacional General Nutrition Center,

como Etagerín de los Laboratorios CMD,

como Protehepar, maquilada exprofeso para las Farmacias Similares y algo


iatrógena,

como Legalón, la más cara, la que menos tiene, y la única que está en
farmacias,

marcas como la que está por sacar al mercado los Laboratorios Productos
Realeza,

y todas las que empresarios micro y macro, nacionales y extranjeros decidan


fabricar.

2) Subrayaré la relación existente entre los experimentos realizados en


cobayas humanos y ratoniles y la posibilidad de que en sus casas, la gente,
tenga la capacidad de emularlos con la meta de curarse tal y como fueron
curadas las ratitas y los sujetos de experimentación, pues esa relación
existe, y es verdad que la Silimarina cura, y que en la UAM se demostró.

3) Iniciaré una campaña nacional de información utilizando todos los datos


de los cuales dispongo para esta información llegue hasta donde Dios quiera
en este maltrecho país.

4) Con el poco inglés que sé, comenzaré la campaña internacional


informando a los interesados de que en cualquier lugar del mundo donde
haya un GNC pueden proveerse de Silimarina, de inferior calidad a la marca
Chardon De Marie, que se expende en México CON TODOS LOS REGISTROS
LEGALES, PERTINENTES Y NECESARIOS PARA EL CASO, pero silimarina al fin y
a disposición internacional de los quejados de Diabetes 1.

5) Al ser usted una investigadora de una institución pública, está sujeta al


escrutinio de todos los medios de información, sean institucionales, privados

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

o de la sociedad civil, pues la Constitución, eje legal de México y Ley


Superior del País a la que se supeditan todas las demás leyes, consagra
claramente nuestro derecho ciudadano a informar y a ser informados, por lo
que seguiré explayándome puntualmente de las informaciones que este caso
genere, con meta clara en el fin público que también otra ley, y en este caso
coactiva, consagra: la Ley Federal De Acceso A La Información. El único
ambito informativo vedado a los ojos del público es su vida privada, y de ella
no tengo conocimiento, no quiero tenerlo, y si lo tuviera, discreción
ejerciera.

6) Mi humildad económica me impide utilizar recursos para gestionar ahora


ante el IFAI sendas demandas de información, una para la UAM, y otra para
el hospital donde se hicieron los experimentos, pero en cuanto pueda
levantaré las actas correspondientes para que en caso de ser sujetos o
instituciones obligados por esa ley, se vean en el imperioso reclamo de
acceder a informar al detalle sobre sus actividades y los datos generados
por ellas.

7) De persistir el departamento legal de la UAM en sus intentos de


censurarme, ejerceré TODAS las acciones legales para pararlos en seco en su
acoso artero y en sus fallidos callabocas. Dos padres periodistas, repito, y
sociólogos, ambos nacidos del 68 parisino y alumnos de la Sorbona. No, aquí
no pueden. Mi sangre hierve. No tolero la censura. ¿Quién fue el que dijo
"...podré no estar de acuerdo en lo que dices, pero defendería con mi vida tu
derecho a decirlo.", Voltaire? En fin.

El que avisa, no traiciona, Doctora. Ojalá y sus consejeros decidan por fin
entrar en razón y brindarle en serio la oportunidad de que el diálogo se
ejerza, pues otra no ha sido mi meta. Con verdadera amistad:

Yahya Ata Alláh (mi nombre musulmán), Iván Ardila Anzúres (mi nombre
civil); No hay más Dios que Dios y Muhammad es su mensajero.

tepantzintlacaztalli.blogspot.com
ivanardila@gmail.com

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

CENSURA
http://es.wikipedia.org/wiki/Censura

La censura es el uso del poder, por parte del Estado o de algún grupo influyente, para
controlar la libertad de expresión. La censura criminaliza ciertas acciones o la
comunicación de las mismas. En un sentido moderno, la censura consiste en cualquier
intento de prohibir la información, los puntos de vista o formas de expresión como el
arte o el habla vulgar. La censura se lleva a cabo con el fin de mantener el status quo,
controlar el desarrollo de una sociedad, o suprimir la disconformidad de un pueblo
sometido. Por eso, es muy común la censura en la religión, los clubes y grupos
sociales, y los gobiernos. Sin embargo, también existen muchos grupos que se oponen
a la censura.
La censura puede ser explícita, como una ley que se aprueba para impedir que cierta
información sea publicada o difundida (por ejemplo, en Australia en teoría la
legislación es de las más restrictivas del mundo occidental, si bien no se aplica; o en
mayor medida en China, donde no se permite la entrada de ciertas páginas Web), o en
la forma de intimidación gubernamental (como la llevada a cabo en EE.UU. contra
numerosos artistas e intelectuales con ideas comunistas en los sesenta) o hasta la
censura popular, en donde la gente tiene miedo de expresar o apoyar ciertas
opiniones por temor a perder su trabajo, posición social, credibilidad académica, o
incluso su propia vida.
La censura es un aspecto típico de las dictaduras y otros sistemas políticos
autoritarios. En los países democráticos está generalmente mucho menos
institucionalizada, ya que en estos países se le da mucha importancia a la libertad de
la expresión. La censura es también endémica en ciertos grupos religiosos,
especialmente los grupos religiosos totalitarios, más notablemente los Testigos de
Jehová.
Sin embargo, existen casos de censura en países que tienen gobiernos en apariencia
democráticos, y no sólo en sus administraciones nacionales, también se ven los
avances contra la libertad de prensa en administraciones municipales y comunales. En
este caso se utilizan medios de presión más sutiles, como eliminar programas críticos
con el gobierno ya sea directamente de las televisiones o radios públicas, o a través
de presiones políticas y económicas a los órganos de dirección de las privadas.
Ante casos como estos, ciertos pensadores consideran que los nuevos métodos de la
censura incluyen otras tentativas de suprimir perspectivas o ideas, como la
propaganda, la manipulación de los medios de comunicación, la política de spin, o la
desinformación. Estos métodos, colectivamente, funcionan difundiendo información
engañosa, lo cual hace al público menos receptivo hacia otras ideas.
Otros señalan como censura: la supresión de acceso a los medios de difusión de
agencias gubernamentales, como la Comisión de Comunicaciones Federal en los
Estados Unidos de América, un periódico que no publica comentarios con los que no
está de acuerdo la editora, o una sala de conferencias que no se deja alquilar a un

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

orador en particular. Esta posición es cuestionada por algunos: para Ayn Rand
(opuesta a cualquier tipo de censura gubernamental), la negativa de un editor a
publicar a un autor, de un dueño de cadena televisiva o de radio a permitir la
expresión de determinadas opiniones, o del dueño de una sala a permitir una
determinada conferencia, no puede llamarse en modo alguno "censura", sino que es
un derecho legítimo del dueño a determinar el uso de sus bienes, consecuencia lógica
del derecho a la propiedad. Las contradicciones de su posición surgen de su rechazo
de las licencias de monopolio que otorga el Estado en el campo de las emisoras de
radio y televisión y la financiación estatal de las artes.
Los “refugios de datos” y los sistemas para compartir archivos, como Freenet, pueden
hacer más difícultosa la censura.
_______________________________________________________________________________________

EL CONGRESO DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, DECRETA:

LEY ORGANICA DE LA UNIVERSIDAD AUTONOMA METROPOLITANA *


_______________________________________________________________________________________
ARTICULO 2

La Universidad Autónoma Metropolitana tendrá por objeto:


I. Impartir educación superior de licenciatura, maestría y doctorado, y cursos de
actualización y especialización, en sus modalidades escolar y extraescolar,
procurando que la formación de profesionales corresponda a las necesidades de
la sociedad;
II.Organizar y desarrollar actividades de investigación humanística y
científica, en atención, primordialmente, a los problemas nacionales y
en relación con las condiciones del desenvolvimiento histórico; y
III.Preservar y difundir la cultura.

_______________________________________________________________________________________
ARTICULO 29

I. Aprobar los proyectos de investigación que se propongan dentro de la división;


II. ...
III.Cuidar que el personal académico y administrativo cumpla eficazmente
las funciones de su competencia;

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

LA CARTA QUE NUNCA RESPONDIÓ LA SEÑORA SOTO PEREDO

De: Iván Ardila, ivanardila@gmail.com


Para: CLAUDIA ANGELICA SOTO PEREDO,
casoto@correo.xoc.uam.mx,
casoto@cueyatl.uam.mx

Doctora:

No sé a qué boca malintencionada habrá prestado oído, o qué cerebro infatuado generó tal
desacierto como el que ahora nos envuelve. Pero sé en claro algo: mi intención ha sido buena siempre,
en todo momento he jugado limpio y con manos abiertas, sin esconder nada o actuar de manera
traicionera.

Prometí hace dos años publicar un libro sobre el uso de la Silimarina como la cura de la Diabetes,
y lo he hecho, con tan pocos recursos, que sólamente he podido tenerlo en formato pdf para enviárselo
a más de mil personas en la esperanza de que lo usen, lo reenvíen, y cambiemos la salud de los
enfermos. Por este libro, que ha sido mi obra más trascendente, no he obtenido un centavo, muy por el
contrario, he dedicado todos los recursos que he tenido para crearlo, difundirlo y promoverlo. Yo no
cuento con estipendios estatales Doctora, soy verdaderamente un escritor pobre y con bellas
intenciones.

Le pido en este momento que deje de entorpecer nuestros trabajos, tanto el suyo, como el mío;
es un contrasentido no sólo absurdo sino lastimero que la misma descubridora (que no "inventora") de
la cura de la Diabetes 1 sea la primera interesada en vedar el acceso de los diabéticos
insulinodependientes a una medicina que puede revolucionar sus vidas, sólo porque las marcas que la
expenden no son las que quisiera producir la UAM.

Doctora, bendiga su vida. Déjeme realizar mi trabajo en paz. Como vió, he sido rápido en
contestar el gesto artero del que fuí víctima. He desplegado para ello sólo unos cuantos medios de los
cuales un informador capaz dispone. Usted no tiene idea cuánta difusión generaría éste caso que usted
está creando: "la descubridora de la cura de la diabetes lucha en contra de la difusión de su
descubrimiento sólo porque las marcas que existen no son de ella".

Puedo escribir un libro sobre esta tragicomedia, un libro que se vendería mucho. No me
importaría estar encarcelado siendo preso de consciencia gracias a los malos oficios de sus leguleyos y
tinterillos. Allí, desde mi celda, seguiría escribiendo. No me importaría que me cortaran la lengua como
a Víctor Jara. Así, con un lapiz y papelitos como José Revueltas desde el apando de Lecumberri,
persistiría en mi labor.

Ese libro Doctora, ese libro en el que se enuncia la mezquindad, el egoísmo, el abuso de los
dineros del pueblo que no se le regresan en la forma de conocimiento, es el libro que se me vendería
más. Y el que menos quiero escribir.

No intente censurar a un informador que se jugaría la vida por lograr que cambien las vidas de
370 000 000 diabéticos Doctora. Usted no puede contra eso.

Hagamos la paz. El libro que quiero escribir es un libro con tres metas:

1 - Dar el reconocimiento al creador de la Silimarina, a Dios (alabado sea); darle el agradecimiento que
merece por habernos regalado tan singular medicina.

2 - Dar conocimientos exactos a los lectores sobre las formas de evitar la enfermedad y sobre los usos
en diversos padecimientos de la Silimarina.

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

3 - Dar el crédito merecido a la mujer que tuvo la genial idea de investigar si un conocido regenerador
orgánico era capaz de regenerar los páncreas diabéticos.

Esas son todas mis metas, lo demás ha sido incidental.

Le ruego que reconsidere su postura y sus implicaciones éticas. Profundamente.

Yo quisiera ser su amigo Doctora, su aliado; si estoy saliendo a la palestra es porque tengo que
defenderme de las agresiones que usted y su mal intencionado equipo han fraguado en contra mía.
Tengo que defender también un bien mayor: el derecho de los enfermos de México y del mundo a saber
qué usos tiene la Silimarina y dónde pueden conseguirla. ¿Soy ético en esto, Doctora?

Hay mucho que hablar, muchísimo. Si rehusa el diálogo, seguiré escribiendo este largo texto
cuya destinataria es usted y los que nos observan, incluídos Dios y sus ángeles, genios y hombres,
demonios y robots informáticos. Este diálogo usted lo ha truncado desde el principio e incluso, con lo de
ayer, lo ha traicionado: ha faltado a su palabra. ¿Se siente bien con ello, cree que es justa? No me deje
aquí sin su palabra, monologando con el público ingente sin escucharle a usted, la primera
interlocutora.

Si lo desea, hacemos borrón y cuenta nueva, y comenzamos otra vez, y con el pie derecho. Yo no
le guardo rencor, al contrario. La entiendo, pero no la justifico.

Soy gente de paz, Doctora, pero no toleraré la injusticia: en la podredumbre del mundo tienen
más responsabilidad de ella los que permiten que los injustos obren, que los injustos mismos. Vamos,
razonemos. Hagamos las paces.

Yahya Ata Alláh


Iván Ardila Anzúres
--
La il_laha il_lal_lah
Muhammadan rasul_lul_lah

No hay dioses sino Dios


y Muhammad es su mensajero.

13 DE NOVIEMBRE DEL 2008.

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com
SILIMARINA, CURA DE LA DIABETES

tepantzintlacaztalli.blogspot.com / ivanardila@gmail.com